AGLI Recortes de Prensa   Miercoles 18  Abril 2018

Barreras lingüísticas
JOSÉ COCA PRADOS El Mundo 18 Abril 2018

A lo largo de la historia se han construido murallas y sistemas similares, con fines no siempre defensivos. La muralla china (siglo V a. C.) protegía al imperio chino de los ataques de mongoles y manchúes. El muro de Berlín (1961-1989) para evitar la evasión a Occidente de ciudadanos de los llamados países de «socialismo real», en busca de libertad y mejores condiciones de vida. El muro EEUU-México (iniciado en 1994) trata de impedir la inmigración ilegal a EEUU desde los países del sur del continente americano. España, un gran imperio del pasado, necesitaba también su muralla (aparte de las medievales, que hoy sólo tienen fines turísticos) y ha optado como material de construcción por las lenguas o dialectos locales, estableciendo las barreras lingüísticas.

En los años 60 y 70 una de las mayores aspiraciones de los licenciados, particularmente en campos científicos y técnicos, era trabajar en las áreas industriales de Madrid, Bilbao, Barcelona o Zaragoza. Y no era difícil encontrar trabajo dada la creciente industrialización de España con nuevas zonas de desarrollo, como el polo químico de Tarragona, en el que se establecieron numerosas empresas nacionales y extranjeras. Nadie se planteaba conocer otro idioma distinto del español, a menos que la empresa fuese alemana, en cuyo caso era recomendable conocer el inglés y mejor el alemán.

En la actualidad es prácticamente imposible en las autonomías con lenguas cooficiales conseguir trabajo, ya que los escasos puestos existentes, están reservados para los indígenas de la comunidad. Muchos graduados brillantes ya desisten de buscarlo, ante la perspectiva de tener que aprender un idioma irrelevante y de formar una familia en la que la descendencia tendría serias limitaciones. Ante esa disyuntiva, prefieren emigrar a otro país, de idioma español u otro relevante internacionalmente y los ya establecidos en esas comunidades, con buen criterio, se trasladan a otros lugares.

¿Cómo ha podido llegarse a esta situación en España? Si se analiza el fenómeno desde el punto de vista universitario, hay que constatar que desde los años 70 las facultades de letras tuvieron un declive en los estudios de lenguas clásicas y en los de filología y literatura española. Las principales salidas profesionales de esos estudios eran los centros de bachillerato y en menor grado la universidad. Saturados de profesorado los institutos y colegios, muy cercenados los programas de humanidades en el bachillerato y habiéndose pasado de 12 a más de 80 universidades, con múltiples sedes provinciales, había que buscar nuevas titulaciones para justificar los funcionarios innecesarios. Las lenguas locales fueron el gran filón para los nuevos profesores, que se encargarían de la enseñanza y de paso al adoctrinamiento de los jóvenes escolares. No vale la pena entrar en los aspectos políticos, económicos y de secesión que se han producido simultáneamente, porque los resultados están a la vista.

Hace años participé como presidente (nombrado por la Agencia Catalana) en una comisión para la evaluación de programas de Ingeniería Química de varios centros catalanes. Hubo reuniones por separado con profesores, alumnos y representantes de la industria. En la reunión con los profesores varios de ellos decidieron que ésta fuese en catalán. Yo les dije que comprendía el catalán, pero no sabía hablarlo, y si se trataba de evitar el español, proponía que yo contestaría en francés, inglés o alemán, a su elección. Se aceptó el criterio del director del centro y la reunión fue en español. La verdad es que salvo un profesor griego, que hablaba bien inglés, el resto de los profesores lo hablaban macarrónicamente o no lo sabían. En la reunión con los industriales sugerí dar oportunidades a la contratación de licenciados brillantes de universidades no catalanas. La respuesta fue tajante: no queremos tener problemas por el idioma en nuestros grupos de trabajo.

Ante el elevado número de universidades, las barreras lingüísticas existentes, y escaso número de industrias de un cierto relieve en España, no ha de extrañar el éxodo de científicos, ingenieros, químicos y matemáticos al extranjero. Es cierto que las primeras etapas han de realizar trabajos para los que no se necesita la titulación (sirven de tregua para aprender el idioma), a veces la aventura no culmina con éxito y hay que regresar a España. La presencia en esos países de un buen número de titulados y profesores del Este de Europa (ante la desaparición del muro de Berlín), con buena preparación, hace que la competencia sea aún más difícil. Algunos universitarios regresan a España a través de las ayudas que han establecido los gobiernos nacional o regionales, intentando cambiar su situación de contrato en el extranjero por una plaza que pueda conducir al añorado «funcionario español». Por desgracia, en este grupo no suelen estar ni los mejor preparados, ni los que tienen mayor iniciativa y experiencia. Sería más lógico solicitar a la diáspora universitaria que sugiriese formas de incorporarse al sector productivo de España, siguiendo los esquemas por los que tuvieron que acceder a su puesto en el extranjero. Se conseguiría así un entorno más competitivo, en el que la enseñanza universitaria y la investigación pública tuviesen mayor nivel y sentido, contribuyendo al desarrollo industrial y económico del país, algo que no ocurre en la actualidad en la mayoría de los casos.

Es necesario reflexionar, aunque sea misión imposible, sobre las barreras lingüísticas que se han establecido en España. A veces se ha jugado con los idiomas locales, como elemento distintivo y para captar votos de un pequeño sector, cuando lo importante es formar bien a los alumnos, que éstos evalúen bien al profesor, y dejarse de frivolidades, que tienen su coste y no conducen a ninguna parte. El español lo hablan 500 millones de personas y España no representa ni el 10% de ese conjunto. El español ya tiene vida propia, con independencia de los españoles. Aunque el fracaso educativo y la segregación en comunidades con barreras lingüísticas llegan a ser dramáticas, también se pueden crear oportunidades en las comunidades de habla únicamente española cuando las empresas, instituciones financieras, centros médicos y universidades privadas cambien de ubicación. La olvidada opresora Castilla y Andalucía, por su acceso al mar y cercanía al continente africano, pueden tener un gran potencial en el futuro, si son capaces de atraer a las mejores cabezas para conseguir su necesario y tantas veces postergado desarrollo. Y ya deberían ponerse en acción, dada la favorable coyuntura actual.

Las universidades deberían liderar esa reflexión, porque si su endogamia aumenta aún más, con las barreras lingüísticas, muchos estudiantes decidirán estudiar en universidades extranjeras, en las que tendrían una mejor formación y a la vez aprenderían el idioma que les va a servir para encontrar trabajo.

José Coca Prados es catedrático emérito de Ingeniería Química.

Poderosa réplica a la humillación
EDITORIAL El Mundo 18 Abril 2018

Conviene leer despacio las 38 páginas del auto en el que el Tribunal Supremo expresa su contundente respaldo al criterio del magistrado Pablo Llarena, de paso que desestima el recurso de Jordi Sànchez contra la decisión de mantenerlo en prisión y negarle el permiso extraordinario que permitiría su investidura. Conviene leerlo despacio porque contiene el expresivo relato de un golpe de Estado contemporáneo, de sus circunstancias reales y de sus consecuencias legales. Pero sobre todo porque supone la más poderosa respuesta institucional a la humillación infligida a España por la decisión del tribunal regional de Schleswig-Holstein.

En su exposición de hechos, el Supremo evita la jerga técnica y adopta una prosa de claridad y dureza diamantinas. Así lo exigía por ejemplo la infame comparación que perpetró el tribunal alemán entre el proceso separatista catalán y unas protestas contra la ampliación del aeropuerto de Fráncfort. La contestación es impecable: «Lo que aquí realmente sucedía era que después de más de dos años dedicados a laminar el ordenamiento jurídico estatal y autonómico, y de oponerse frontalmente al cumplimiento de sentencias básicas del Tribunal Constitucional, se culminaba el proceso secesionista dentro de un país de la Unión Europea, con una democracia asentada, poniendo las masas en la calle para que votaran en un referéndum inconstitucional oponiéndose a la fuerza legítima del Estado que protegía unos supuestos colegios electorales». Esos fueron los hechos. No se puede añadir mucho más.

Pero el auto añade mucho más. No sólo ratifica los indicios del delito de rebelión fundamentados extensamente por el juez Llarena. Y no sólo ridiculiza la consistencia jurídica de la sentencia del tribunal regional de Schleswig-Holstein, tan apresurada y neciamente aplaudida por el papanatismo hispanófobo de guardia, el nacional en primer lugar. Además, y ya que ha de pronunciarse sobre posibles delitos forzosamente asociados a la actividad política, el Supremo desliza una crítica -oblicua pero inequívoca- al Gobierno por la pasividad con que contempló el anuncio y gradual puesta en práctica del guion secesionista hasta su consumación en la declaración unilateral de independencia tras el referéndum ilegal de octubre. Denuncia el auto que los separatistas «camparon a sus anchas entre 2015 y 2017», y constata que el referéndum, pese a las promesas de Rajoy y Sáenz de Santamaría, se terminó realizando. Sin garantías ni validez, pero hubo urnas. Líneas amargas para una Administración que ve cómo el mismo Supremo comparte el reproche a la inacción política que desde este periódico se ha venido formulando contra el Ejecutivo de Rajoy.

Es tarde para desear alternativas. Sólo cabe esperar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tome nota y devuelva el prestigio a la figura de la euroorden.

El Supremo da una lección a Alemania
 larazon 18 Abril 2018

Los magistrados de Schleswig-Holstein prestaron en su día un pobrísimo favor a la causa europea con el auto sobre Puigdemont. Si por ellos fuera, la euroorden no existiría y los delincuentes podrían encontrar santuarios a la vuelta de la esquina. Acabar con el principio de confianza mutua, como auspició la instancia germana, significaría impunidad. La Justicia es otra cosa.

La magistratura española lo recordó ayer. Fue en un excepcional auto de la Sala de Apelaciones del Tribunal Supremo, formada por los magistrados Miguel Colmenero, Francisco Monterde y Alberto Jorge Barreiro (que actuó de ponente), que desestimó el recurso planteado por Jordi Sánchez contra la decisión del juez Llarena de denegarle la libertad para asistir a la primera investidura el pasado 12 de marzo. Se trata de una exposición jurídica contundente y rigurosa que, por encima del refrendo en líneas generales del trabajo del instructor, constituye un severo reproche al tribunal de Schleswig-Holstein, al que coloca ante el espejo de sus insuficiencias.

El fallo español es enérgico y suma párrafos incontestables que describen con rigor quirúrgico las conductas de los encausados secesionistas, pero sobre todo los desmanes de los magistrados alemanes, más allá de que entraran a enjuiciar la causa atropellando la naturaleza y sentido de la euroorden. Los magistrados españoles recuerdan que el tribunal alemán comparó el proceso secesionista dentro de un país de la UE con las revueltas organizadas contra la ampliación del aeropuerto de Frankfurt, lo que definen con prudencia como «no razonable», y que para nosotros es un puro disparate que nos cuesta considerar inocente. «No se trataba de ampliar o no una de las pistas del aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona) y que ello generara la protesta de miles de manifestantes para impedirlo». «Lo que aquí realmente sucedía era que después de más de dos años dedicados a laminar el ordenamiento jurídico estatal y autonómico, y de oponerse frontalmente al cumplimiento de sentencias básicas del Tribunal Constitucional, se culminaba el proceso secesionista dentro de un país de la Unión Europea, con una democracia asentada», afirmaron los jueces españoles, que añadieron que se hizo «poniendo las masas en la calle para que votaran en un referéndum inconstitucional oponiéndose a la fuerza legítima del Estado que protegía unos supuestos colegios electorales».

Es una descripción de los hechos definitiva para cualquier jurista solvente, medianamente interesado y que no esté condicionado por la propaganda golpista o no milite en la trama contra la democracia española. Verdad judicial, verdad toda ella, sustentada por pruebas abrumadoras para todo aquel que quiera aceptarlas. Por lo demás, el auto no esquiva el debate sobre el delito de rebelión. Los magistrados concluyen que es razonable su aplicación en cuanto que se atacó la soberanía nacional y la unidad territorial de la nación protegidos por la Constitución y que se hizo, no por medio de «una muchedumbre de personas», sino por aquellos que ostentaban «los poderes constitucional y legalmente establecidos» en la comunidad y que los utilizaron para tratar de «desgajar del Estado las instituciones» que dirigían. No obstante, dejan abierta la posibilidad de que se acuse de sedición si jurídicamente la violencia no puede ser constatada con suficiencia.

Estamos ante un auto aleccionador que en sí mismo supone un testimonio de cargo contra un tribunal, en este caso, alemán, que sirvió mal al Derecho y de paso a la democracia como principio de convivencia. Que se hiciera por impericia o con conocimiento de causa a sabiendas de lo que acordaba queda para la controversia. Todo hubiera sido más simple si los jueces de Schleswig-Holstein se lo hubieran planteado como lo expuso el Supremo: ¿Y si los hechos se hubieran cometido en un Land de Alemania?

VOX LLENA EN MADRID
‘España no necesita 17 parlamentos; nos basta con uno’
Rosa Cuervas-Mons gaceta.es 18 Abril 2018

El partido de Santiago Abascal presenta en Madrid el programa con el que, según las encuestas, desembarcará tanto en el Europarlamento como en el Congreso de los Diputados. Dos horas de la, posiblemente, declaración de intenciones política más sincera de los últimos tiempos (al menos en España).

El salón del madrileño Hotel Wellington hasta la bandera. Voluntarios repartiendo sillas supletorias, jóvenes y no tan jóvenes sentados en las escaleras, en pequeños huecos en los pasillos… “Ahora ya no tenemos que quitar sillas para disimular los espacios, ahora faltan sillas”, bromea un relajado Santiago Abascal. Está en terreno conquistado. El público ha ido allí a escuchar lo que VOX tiene que decirles.

Y no es poco. Discursos de la presidenta del partido en Madrid, Rocio Monasterio; del secretario general, Javier Ortega Smith y del presidente nacional, Santiago Abascal. Se trata de saber qué se propone este partido inasequible al desaliento que ya es conocido de las empresas demoscópicas -VOX ya figura en el reparto de escaños de las nacionales y la europeas- y de medios de comunicación que hasta ahora lo miraban muy por encima del hombro.

Su protagonismo en el proceso judicial a los golpistas catalanes -una denuncia de VOX ante el juzgado 13 de Barcelona desató las primeras actuaciones judiciales- ha aupado al partido y le ha dado la visibilidad que hasta ahora los grandes medios le negaban. Es su momento -el lleno en el hotel lo confirma- y no van a desaprovecharlo. Hablan alto y claro.

Comienza Rocío Monasterio. Recuerda que VOX es ese partido que, además de hablar de la unidad de España (esa tarea se la deja a Ortega Smith), critica el actual Plan Hidrológico Nacional que permite que Murcia muera de sed mientras el Ebro se desborda.

VOX es, también, el partido que quiere fomentar la natalidad, el que critica los vientres de alquiler y ansía derogar la ley del aborto y el que promete un futuro Ministerio de la Familia. Frente a ‘Ciudablandos’y a la derecha del PP, “que hace política mirando al banco de la izquierda para ver si sonríe”, está VOX, que “habla claro y ocupa los espacios vacíos” que lo están por el miedo de quienes, hasta ahora, debían llenarnos.

“Hay que hablar de esas cosas; hay que señalar que dentro de poco deberemos elegir entre Autonomías o pensiones; hay que decir a los sindicatos golpistas que no van a romper España con nuestro dinero; hay que decir que sobran la mitad de los políticos, que se vayan a la cola del paro y vean la emoción que da tener que pagar a un proveedor a tiempo o conseguir un cliente nuevo”. Aplausos en el salón.

Inmigración
Monasterio sigue. Y no evita lo políticamente incorrecto. “Hay que decir que no queremos dejar pasar a todo el que llame a nuestra puerta; que quien venga tendrá que adaptarse a nuestros valores, que no queremos ver a mujeres sometidas por el burka”. Más aplausos.

Pero, para esa España por venir, concluye Rocío Monasterio, “necesitamos su ayuda”. Petición directa a la audiencia. Que hagan de altavoz, que permitan que el mensaje de VOX llegue a muchos más.

Tiempos difíciles
Son tiempos difíciles, comienza Ortega Smith. El secretario general de VOX, el abogado que junto a Pedro Fernández se ha convertido en pieza esencial del proceso judicial contra los golpistas catalanes, lamenta que “quienes debían haber defendido a España” hayan preferido estar en “juegos y trapicheos”. Son tiempos difíciles, pero “el pueblo español jamás ha defraudado en la historia de España”. El salón es un aplauso.

Smith se confiesa: su salto a la política hace dos años no fue por gusto, sino por sentido de la obligación. “Rescatar a España de las garras de la cobardía y la traición”. Recuerda los valores aprendidos en su casa y heredados de las generaciones anteriores, recuerda la España de bien, a los ciudadanos con los que ha luchado codo con codo para reclamar algo tan justo como la igualdad salarial (se refiere Ortega Smith a la lucha de JUSAPOL y otros sindicatos de Policía y Guardia Civil para obtener el mismo sueldo que las policías autonómicas). Homenajea a “hombres de bien” como el fiscal general Maza, fallecido en pleno proceso contra el golpismo catalán, y recuerda que no aceptó “ni una sola de las presiones del Gobierno”. Agradece también a la prensa -”a los periodistas valientes que no se arrodillan ante el poder. A los que velan por la independencia, el rigor y la objetividad- su ayuda y, con los recuerdos cumplidos, comienza a repasar el programa de VOX.

No a la memoria histórica. No a la ley del aborto. No a los impuestos de sucesiones, donaciones y plusvalía. Sí a la mayor rebaja fiscal de la historia para que los españoles sean libres para poder crear empleo. Sí a la independencia real del Consejo General del Poder Judicial. Sí a la devolución de las competencias de Educación y Sanidad al Gobierno central. Sí a dotar de recursos dignos a las Fuerzas Armadas. Sí a una reforma constitucional, la que permita ilegalizar a los partidos separatistas. Sí al español en toda España: “que ni un solo español se vea privado de su derecho a hablar en español”. Y fin al vivir “arrodillados ante Angela Merkel”.

VOX, recuerda Ortega, es “el partido de los valores. No haremos componendas ni acuerdos”, dice. Y lejos de sentirse solos, se saben acompañados de “los españoles que aceptan defender lo que merece la pena ser defendido: España, la libertad y la igualdad”.

¿Aventura pasajera?
Recuerda Ortega Smith que, en los inicios de la andadura, los agoreros decían que aquello de VOX era una aventura pasajera. “Hemos venido para quedarnos, dijo el presidente del partido, Santiago Abascal”, rememoró Ortega. “No vamos a parar hasta transformar España de arriba a abajo. Ha llegado el momento de decir ‘basta ya’”. Convencido de que “pronto en el Congreso se va a oír alto y claro la voz de millones de españoles”, Ortega pide, como hiciera antes Rocío Monasterio, la ayuda de todos los presentes. De esa valiente “resistencia” de España.

‘Esto no es normal’
Llega el turno de Santiago Abascal. El presidente de VOX, que lleva meses recorriendo España y llenando salones de toda la geografía nacional, se dirige a la audiencia. “Falta un año para las elecciones y estáis aquí. Esto no es normal”, señala para subrayar “hasta qué punto hay personas esperanzadas y políticamente huérfanas”. En estos 48 meses de andadura – “VOX es un niño”, dice Abascal- el partido ha cometido, a juicio de su presidente, muchos errores, “pero también algunos aciertos”. Y los repasa:

La perseverancia: “Nadie dice lo que nosotros pensamos. ¿Por qué nos ha tocado? Porque no había nadie más dispuesto a decirlo. Nos hablan del voto útil. ¿No ha sido útil el trabajo de Pedro y Javier en los tribunales? ¿No ha sido su trabajo más útil que los más de cien escaños de Mariano Rajoy?”. Señala Abascal que, si sin representación parlamentaria han sido capaces de esto, qué será cuando haya “un puñado de valientes hablando alto y claro en las Cortes Generales”.

Segundo acierto: la coherencia. “Territorial y en el tiempo”. VOX, señala Abascal en clara alusión a partido de Albert Rivera, dice lo mismo aquí que en Baleares o Barcelona y dice lo mismo ahora que hace 14 meses. “Porque creemos en una nación de españoles libres e iguales”.

Tercer acierto: la claridad. “La autenticidad. No todos aplaudís todo. A algunos os gustará una parte de nuestra forma de pensar y a otros otra, pero nadie podrá decir que VOX esconde sus cartas en la mesa para llegar más lejos, como hacen otros”. Una claridad que, sentencia, no siempre tiene consecuencias positivas…

‘Sois fachas’
“Por estar aquí; por pensar así, ya sabéis lo que sois. Sois fachas”. Risas entre la audiencia. “Sois fachas por amar a vuestra patria; sois retrógrados por tener fe; xenófobos por defender las fronteras y hasta racistas, algo que nunca jamás hemos sido los españoles”.

Consciente de que VOX y sus seguidores cargan con “todas las etiquetas del discurso puré de los progres”, recuerda, tranquilo, que con esas etiquetas y ese discurso su partido ha irrumpido en las encuestas y ha doblado su afiliación. “En Barcelona se ha multiplicado por tres”.

Abascal, que ofreció las que podría calificarse como definiciones del año político – “Rajoy es el albacea testamentario de la política de Rodríguez Zapatero y Montoro el auxiliar de los abogados de Puigdemont”- resumió al final de su intervención lo que sería la política administrativa de su partido: “España no necesita 17 parlamentos; nos basta con uno. España no necesita 17 tribunales supremos; nos basta con uno. España no necesita 17 Gobiernos; nos basta con uno. Queremos una España políticamente centralizada y administrativamente descentralizada”.

Para eso, recuerda, VOX necesita una mayoría de dos tercios que “todavía” no van a tener. “Pero si podemos decir ahora que queremos devolver las competencias de Sanidad, Justicia y Educación”, subraya. “No nos da miedo que nos llamen lo que no somos, pero sí vamos a decir lo que pensamos”. “O pensiones o Autonomías; o becas escolares o Autonomías; o el estado de bienestar para todos los españoles o el estado de bienestar para los políticos de las autonomías”.

Dos horas después del comienzo de la intervención de Rocío Monasterio, y con el salón todavía hasta la bandera, Abascal recuerda que “hay mucho por hacer”. VOX camina hacia el Congreso, y no va solo.

EN NAVARRA
Más de dos mil personas, con las víctimas de Alsasua: ‘Viva la Guardia Civil’
La Gaceta  18 Abril 2018

El filósofo Fernando Savater ha leído un manifiesto en el que ha criticado que las instituciones públicas navarras “se han puesto del lado de los agresores”.

Cerca de 2.500 personas se han concentrado este martes en el centro de Pamplona, según la delegación del Gobierno, en apoyo a los dos guardias civiles agredidos hace año y medio en Alsasua por un grupo de jóvenes, con motivo de la vista oral que desde ayer juzga los hechos calificados como terrorismo.

El acto, convocado por la Asociación Cultural Doble 12, y apoyado por colectivos de víctimas de ETA como COVITE o la navarra ANVITE, y por partidos como PP, UPN, PSN y Ciudadanos, ha reunido a unas 4.000 personas, según los organizadores y 2.500 según la delegación del Gobierno, sede ante la que han mostrado una pancarta con el lema “Estamos con vosotros María José, Pilar, Óscar y Álvaro”.

Hasta el lugar se han acercado centenares de personas, algunas con banderas españolas y navarras, para arropar también a los padres del teniente agredido, cuya madre, Inmaculada Fuente, ha calificado de “increíble” el apoyo recibido en un día “muy difícil pero muy positivo”, ya que ha comenzado con la declaración de su hijo ante el tribunal en Madrid y ha finalizado con el acto en Pamplona.

“No os podéis imaginas lo que esto supone para nosotros. Es increíble y no nos esperábamos esto para nada. Nunca agradeceremos bastante que en un sitio como este, donde aún hay miedo, tantísima gente esté aquí apoyándonos”, ha subrayado para advertir: “Sabemos que los navarros son buena gente pese a una pequeña parte, pero Óscar -su hijo- ha estado aquí muy a gusto hasta que le hicieron marcharse”, ha dicho.

Poco antes comenzaba el acto, en el que el filósofo Fernando Savater ha leído un manifiesto con críticas a las instituciones públicas navarras porque “se han puesto del lado de los agresores” y “no han mostrado el menor signo de solidaridad con las víctimas. Y lo han hecho en nombre de todos los ciudadanos navarros”, por lo que la concentración pretendía por el contrario apoyar a los agredidos.

“Los dos agentes fueron golpeados por ser guardias civiles. Sus parejas fueron atacadas por ser novias de guardias civiles. Y todo ello siguiendo el manual de instrucciones diseñado por ETA”, ha dicho, para advertir que el caso en algunos sectores en un nuevo ejemplo del “mecanismo” por el que “convierten a las víctimas en verdugos y a los verdugos en ciudadanos comprometidos con una causa justa”.

En nombre de la Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA (ANVITE), Paz Prieto, ha abierto las intervenciones con su deseo de que pueda verse “que la inmensa mayoría de los navarros estamos con vosotros”, ha dicho tras mostrar su “vergüenza” por la “imagen” que se está dando de los navarros con estos hechos.

También la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), Consuelo Ordóñez, ha defendido este “acto de desagravio” para las víctimas de la “brutal paliza” de Alsasua, y ha agradecido la “solidaridad” y la “dignidad” de quienes han acudido a la convocatoria, en la que además se ha guardado un minuto de silencio por las víctimas de ETA, momento en el que los asistentes han comenzado a rezar un “padrenuestro”.

Las intervenciones han estado interrumpidas por numerosos gritos de “vivas” a España, la Guardia Civil y Navarra, y el grupo se ha disuelto entre aplausos tras sonar el Himno de Navarra.

Por parte de las formaciones políticas asistentes, la presidenta del PPN, Ana Beltrán, ha querido arropar a los agredidos, que “no se sientan solos”, que sepan que “el PP de Navarra está con ellos”, mientras que la secretaria general de UPN, Yolanda Ibáñez, ha recordado que “siempre hemos estado apoyando a las víctimas” y era su “obligación y deber” estar en el acto.

Desde Ciudadanos, su portavoz de Interior, Miguel Gutiérrez, quien ha acudido junto a la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha dicho que era “de justicia” acudir, mientras que por el PSN Guzmán Garmendia ha mostrado el respaldo a las “víctimas” de la agresión “porque hoy era un día para estar con ellos”.

Un manifiesto en Pamplona
Santiago González El Mundo 18 Abril 2018

Ayer, al término de la manifestación en solidaridad con las víctimas de Alsasua, Fernando Savater leyó un manifiesto excelente.

La brutal agresión que dos guardias civiles y sus novias sufrieron en octubre de 2016 en Alsasua resume el medio siglo de terrorismo que hemos vivido en Navarra. Los dos agentes fueron golpeados por ser guardias civiles. Sus parejas fueron atacadas por ser novias de guardias civiles. Y todo ello siguiendo el manual de instrucciones diseñado por ETA en su campaña Alde Hemendik (Fuera de aquí) contra las Fuerzas de Seguridad.

Después de la agresión, comenzaron a funcionar los mecanismos de odio que ETA y su entorno se han esforzado en asentar en nuestra sociedad y que convierten a las víctimas en verdugos y a los verdugos, en ciudadanos comprometidos con una causa justa.

Durante meses, las instituciones públicas navarras se han puesto del lado de los agresores. Han intentado presionar a al poder judicial y han restado importancia a la gravedad de los hechos. A los matones los han revestido de bondad llamándoles "los jóvenes" o "los chavales" de Alsasua y a la agresión la han llamado "pelea de bar", en un intento de repartir responsabilidades y de blanquear el relato, porque si ETA no hubiera existido, este episodio nunca habría ocurrido.

Y lo más importante, no han mostrado el menor signo de solidaridad con las víctimas. Y lo han hecho en nombre de todos los ciudadanos navarros.

Las instituciones han caído, además, en una grave contradicción. Mientras enarbolaban la bandera del feminismo, han dejado solas a dos mujeres agredidas brutalmente en nuestra comunidad. Mientras lideraban campañas contra el acoso, obviaban premeditadamente a las dos mujeres víctimas de la manada radical de Alsasua. Por ser novias de guardias civiles, no han merecido protección, ni reconocimiento. Al contrario, se han ganado el olvido y hasta el desprecio.

Basta ya. En esta concentración queremos apoyar a las víctimas y, en especial, a María José y a Pilar. Ellas han sufrido no solo las lesiones físicas de una agresión durísima, sino la onda expansiva de acoso, persecución y miedo que se inició después de aquella noche de 2016. Hoy estamos aquí para decirles alto y claro que estamos con ellas.

Las víctimas del terrorismo se manifiestan en Pamplona por los guardias civiles de Alsasua
OKDIARIO 18 Abril 2018

Cerca de 2.500 personas, entre ellas varias víctimas del terrorismo, han participado este martes en una concentración convocada en Pamplona para mostrar su apoyo a los dos guardias civiles agredidos en Alsasua, coincidiendo con la celebración en la Audiencia Nacional del juicio por estos hechos.

El acto, convocado por la Asociación Cultural Doble 12, ha sumado la adhesión del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), la Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo (Anvite), Vecinos de Paz, la Asociación por la Tolerancia y Recuperar Navarra.

En la concentración han participado víctimas del terrorismo como Paz Prieto, hija de José Luis Prieto, militar asesinado por ETA; Rosalía Saiz Aja, viuda del subteniente del Ejército Francisco Casanova, asesinado por ETA; o María Caballero, hija del concejal de UPN Tomás Caballero, también asesinado por la banda terrorista.

Además, han acudido al acto la delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba, los ex presidentes navarros Miguel Sanz y Jaime Ignacio del Burgo, y los principales dirigentes de UPN, PSN, PPN y Ciudadanos. No ha habido representantes del Gobierno de Navarra.

La concentración, frente a la sede de la Delegación del Gobierno en Navarra, se ha desarrollado con el lema ‘Estamos con vosotros. María José, Pilar, Óscar y Álvaro’, en referencia a los guardias civiles y sus parejas.

La fecha escogida para la concentración coincide con el segundo día del juicio por la agresión, una sesión en la que las víctimas han prestado declaración.

Los padres de un Guardia Civil agredido
En la concentración estaban los padres de Óscar, uno de los dos guardias civiles agredidos. La madre, que ha atenido a los medios de comunicación, se ha mostrado agradecida por el apoyo recibido. “No os podéis imaginar lo que esto supone para nosotros. Es increíble. No nos esperábamos esto para nada. Es de agradecer. Nunca agradeceremos bastante que en un sitio como este, donde aún hay miedo, tantísima gente este aquí apoyándonos”, ha señalado.

Ha reconocido que el día de hoy “ha sido muy difícil pero ha sido muy positivo”. Además, ha dicho que “a los navarros nosotros los queremos y sabemos que son buena gente”. “Hay una pequeña parte que no, pero son buena gente. Óscar ha estado aquí muy a gusto hasta que le hicieron marcharse. Él hubiese vuelto, él ha estado a gusto”, ha señalado.

La quiebra del sistema bolivariano
Fernando Díaz Villanueva. vozpopuli  18 Abril 2018

Se celebró este fin de semana en Lima la Cumbre de las Américas. Algo descafeinada, por cierto. Donald Trump canceló su asistencia en el último momento porque tenía que atender asuntos más urgentes que le reclamaban en Siria. Maduro, por su parte, aceptó de mala gana no poder ir, pero tampoco pataleó demasiado. Muchos son los problemas que tiene y el no asistir a una cumbre que realmente sólo sirve para exhibirse es el menor de todos ellos.

Lo que la cumbre de este año vino a certificar fue el entierro del socialismo del siglo XXI, aquello que Hugo Chávez denominaba, hinchado como un balón de playa, "alternativa bolivariana para las Américas", y que se ha terminado demostrando como una maldición que castiga a Hispanoamérica desde hace ya veinte años.

Lejos quedan los años dorados del chavismo, hace más de una década, cuando los bolivarianos se paseaban por el continente desafiantes. Aquello, decían, era el futuro. Fidel Castro siempre señaló el camino a seguir, pero el comandante se había adelantado a su tiempo. Le tocó lidiar con la Guerra Fría, los bloques antagónicos, el riesgo de una conflagración nuclear y, claro, no pudo dedicarse a expandir la revolución y el evangelio de los pobres por la América hispana, que era la que había visto nacer al redentor y a sus barbudos. Ellos pondrían al día el mensaje y harían lo que Fidel siempre soñó hacer.

Un futuro que ya es pasado porque nadie quiere hoy oír hablar de bolivarianismos. Al socialismo del siglo XX le llevó setenta años colapsar, al del siglo XXI le ha bastado con veinte. El emblema de esta quiebra estruendosa es el descenso a los infiernos de la revolución en Venezuela, ahogada entre gases lacrimógenos, hambre y presos políticos.

Esa es la orilla a la que ha ido a morir, pero el socialismo del siglo XXI no nació en Caracas, sino en Sao Paulo. En julio de 1990, a instancias del Partido de los Trabajadores de Brasil, acaudillado por el popular sindicalista Luis Inazio Lula da Silva, se constituyó un foro en esta ciudad brasileña para reunir a todos los partidos izquierdistas del hemisferio. La idea no era suya, sino de Fidel Castro. Lula fue siempre un hombre de acción con pocas lecturas pero muy hábil para conocer la dirección del viento y saber colocarse.

Castro se encontraba en aquel momento fuertemente cuestionado tras la caída del muro de Berlín. Las repúblicas populares del Este de Europa iban sucumbiendo una tras otra y todos se preguntaban cuánto le quedaría al déspota de La Habana. La izquierda latinoamericana, el "perfecto idiota" inmortalizado por Montaner, Mendoza y Vargas Llosa, corrió en auxilio del diplodocus habanero. Había que replantear el método de acceso al poder. La cuestión era conquistarlo por las buenas, sin disparar un sólo tiro, que en los tiempos modernos eso de empuñar un arma estaba muy mal visto.

Contra todo pronóstico la cosa funcionó. Lo hizo, además, en el momento y el lugar exacto. En 1998 Hugo Chávez, un coronel golpista reconvertido en mesías justiciero, se hizo con el poder en Venezuela justo antes de que el precio del crudo se disparase. Le siguió el propio Lula da Silva, que en 2002 alcanzó la presidencia brasileña tras arrasar en las urnas. Luego irían cayendo un país tras otro: Argentina en 2003, Uruguay en 2004, Bolivia en 2005, Nicaragua y Ecuador en 2006, Paraguay en 2008, El Salvador en 2009.

En 2011, con la excepción de Chile, Colombia, México y algunas repúblicas centroamericanas, toda Hispanoamérica estaba gobernada por partidos miembros del Foro de Sao Paulo. Pero para entonces ya la idea hacía aguas y había empezado a perder atractivo. No todos los países habían resultado tan fáciles de someter como Venezuela, en la que el Gobierno dispone a placer de la principal fuente de riqueza a través de una empresa estatal.

A la muerte de Hugo Chávez a principios de 2013 el descrédito del bolivarianismo era ya inapelable. El socialismo del siglo XXI había terminado pareciéndose demasiado al del siglo XX. Allá donde un Gobierno "paulista" se instauraba retrocedía la libertad individual y la economía comenzaba un lento pero inexorable deterioro.

Se produjo, además, otro fenómeno. Los bolivarianos resultaban ser tan corruptos como los gobernantes anteriores, en algunos casos incluso más. Con el estallido del caso Odebrecht, una constructora brasileña que puso en cobro a toda la clase política de la región, lo único que les quedaba, el honor, se vino a abajo.

Es revelador que Lula da Silva se encuentre entre rejas 28 años después de alumbrar el Foro de Sao Paulo. Al otrora flamante líder del PT no le han pillado por una manzana, sino por muchas peras. En la cárcel acaba de entrar por recibir un soborno (un lujoso tríplex en la localidad costera de Guarujá) de una constructora, pero esta es sólo una de las siete causas que tiene abiertas, todas por corrupción.

El encarcelamiento de Lula ha recibido la condena de todos sus pares del Foro, pero más retórica que otra cosa, con la boca pequeña, como queriendo pasar página rápidamente. Lula está ya amortizado, como Maduro, como Kirchner, como Correa... Les queda Evo Morales, pero ya ha comenzado su descenso. Nombres todos que marcaron una época y que en todos los casos en lugar de traer libertad y desarrollo han perjudicado seriamente a la primera y han imposibilitado o retrasado el segundo. Prometieron una comida gratis y ni eso fueron capaces de entregar.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Rajoy contra Llarena

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 18 Abril 2018

CUANDO leí la entrevista de Jorge Bustos a Montoro anteayer me quedé atónito, pero no sorprendido. Ya he comentado aquí -sin hipérbole- que el Gobierno de Rajoy debería ser juzgado por auxilio a la rebelión en el golpe de Estado catalán, que, como acredita Llarena, comenzó cinco años antes con el proyecto de desconexión de Mas, que Rajoy se negó a combatir entonces -prefirió dialogar, hasta por carta- y sigue financiando ahora. De las embajadas a TV3 y el inmenso pesebre mediático separatista, de los Mozos a la propia Generalidad, el dinero que afana Montoro con su terror fiscal (la Amnistía es para los iniciados) se dedica a mantener vivo el golpe. Lo demuestran el juez de Barcelona, la Audiencia y el Supremo, con las pruebas que la Policía y la Guardia Civil rescataron de las zarpas de los Mozos golpistas.

Pero lo de Montoro es algo más y mucho peor: un respaldo al tribunal de Schleswig-Holstein y al Gobierno alemán en su desprecio a la euroorden. Es la misma genuflexión de Rajoy ante Merkel en Argentina y el mismo día de la declaración de los golpistas ante Llarena, reforzando las tesis de la defensa de los golpistas que son las mismas de la Ministra de Justicia alemana, cuya destitución debió pedir el Gobierno el día en que nos trató como a una dictadura asociada a la UE. Recordemos: presumió de conocer la sentencia de antemano, la respaldó y añadió que no había delito de rebelión ni "sería fácil que el Gobierno demostrara el de malversación de fondos". Montoro lo suscribe. Ayer, el Frankfurter citaba a Montoro para respaldar a Merkel y su apoyo al golpe. Y también Junqueras y Tardá se lo agradecieron y anunciaron que lo citarán como lo que es: testigo de la defensa del golpe.

Montoro miente descaradamente, como cuando su ministerio respaldó a la infanta Cristina admitiendo deducciones que reconocía falsas. Amén de abofetear al Supremo, revela que a Rajoy le resulta cómodo que Berlín se quede a Puigdemont. Este es un Gobierno en desbandada que mantiene el lío de Cifuentes para tapar su responsabilidad en Cataluña. Y la insostenible postura alemana, que ha diseccionado implacablemente Enrique Gimbernat, le conviene sobre todo a Montoro, que afirmó en el Parlamento ante Rivera que no se había gastado dinero público en el Prusés. Rivera dijo que le tomaba la palabra. Hágalo.

Miserables y rufianes.

Vicente A. C. M. Periodista Digital 18 Abril 2018

MONTORO DEFIENDE SU GESTIÓN EXCULPANDO A LOS GOLPISTAS DE HABER USADO FONDOS PÚBLICOS EN EL REFERÉNDUM ILEGAL. / LAMELA DEJA EN LIBERTAD A TRAPERO. LLARENA SE MUESTRA SERENO Y FIRME ANTE LA CHULERÍA DE LOS GOLPISTAS.

Las declaraciones del Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, han sido todo un balón de oxígeno para los golpistas, sobre todo para los fugitivos como Carles Puigdemont pendiente en Alemania de su posible extradición a España, precisamente por el delito menor de malversación de fondos públicos, equivalente al de corrupción que contempla la legislación en ese país. Montoro ha vuelto a asegurar que “Yo no sé con qué dinero se pagaron esas urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público”. Para añadir a continuación que “Por eso hay una investigación judicial en marcha. Pero la malversación no requiere solo desvío de fondos: es también abrir un recinto público para un acto político ilegal, por ejemplo”. Apoya su tesis en que la intervención y control semanal de las cuentas de la Consejería de Economía de la Generalidad garantiza saber a qué va destinado cada euro que se gasta.

No deja de sorprender el que se acuda a unas medidas de intervención que tuvieron lugar en fechas muy posteriores al 1 de octubre, mientras que los fondos procedentes del FLA o de los que la Generalidad dispuso en meses anteriores fueron administrados sin control alguno. Es más, los propios golpistas se jactaron de tener todo dispuesto para poder celebrar el referéndum con total garantía. Pare ello aseguraron disponer ya de las urnas, papeletas de votación, censo electoral y la infraestructura de colegios electorales. Era tal su arrogancia que desafiaron al Gobierno de España a localizarlos. De hecho, uno de los esperpentos de aquel día lo protagonizaron esas urnas que aparecieron como por arte de magia y que incluso algunos Mossos se encargaron de que llegaran a su destino en los colegios. Así que las afirmaciones del Ministro Montoro, además de ser inoportunas e irresponsables, son muy arriesgadas y cuestionan los informes policiales en los que el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo ha basado buena parte de sus Autos en la instrucción y en el procesamiento, por el que pide un resarcimiento económico mancomunado de cerca de dos millones de euros. ¿Se equivocan la Guardia Civil y el juez?

Y la verdad, es que, si se trata de credibilidad, me decanto sin ningún género de dudas por creer a la Guardia Civil en sus pesquisas y en la documentación incautada, antes que creer a un Ministro que se puso a sí mismo como aval al garantizar algo que ni ha querido, ni ha podido hacer. Y eso sumado a la mezquina política de seguir financiando a los golpistas durante estos años, a sabiendas de que estaban dilapidando fondos públicos en temas como las embajadas, propaganda separatista, subvenciones millonarias a asociaciones civiles independentistas como la ANC y OMNIUM, impagos de facturas como la de farmacia de la Seguridad Social, recortes en Sanidad, etc. Y todo bajo la débil excusa de no privar a los ciudadanos de sus derechos y servicios públicos. Una política de constante cesión al chantaje de quienes tuvieron tiempo y oportunidad de escamotear y manipular contratos mientras gozaron de autonomía hasta bien entrada la intervención.

Todo parece llevar a la vieja táctica de auto exculpación ante la evidencia de haber fracasado en lo que era una exigencia fundamental, la del control del gasto mediante la fórmula de dar solo financiación “finalista”. Esto es, facilitar los fondos solo ante la certificación de los gastos incurridos para determinados servicios y no dejar en manos de los golpistas la distribución a su antojo en otros capítulos. Porque ¿Cuántas veces el Ministro ha sufragado la deuda de Farmacia con las sucesivas inyecciones desde el FLA? Montoro sabe perfectamente que no puede garantizar nada, ni siquiera después de haber intervenido las cuentas, fiándolo todo a unos simples informes de alguien como la interventora de cuentas que sorprendentemente no fue sustituida por alguien de confianza del propio Ministerio. Haberla dejado en su cargo demuestra la nula voluntad de hacer ese control estricto.

Y es verdad que en el pasado ha habido motivos más que suficientes para que este cuestionado Ministro hubiese sido cesado y destituido, cosa que se ha solicitado repetidamente en el Congreso de los Diputados sin éxito. Sin embargo, creo que estas declaraciones son totalmente inadmisibles e inapropiadas en un momento en que España y su Justicia se juegan su credibilidad. Estas declaraciones solo sirven a los intereses de los golpistas, sobre todo de los fugados como Puigdemont que incluso puede verse librado de la extradición y quedar en total libertad por la torpeza manifiesta, que bien podría ser intencionada en un intento de eludir responsabilidades, caso de que los informes policiales demuestren la falsedad de aquellas. No solo hubo rebelión, sino también malversación en todos los sentidos, de fondos y de medios públicos. Eso además de traición manifiesta y desobediencia por parte de los dirigentes máximos de los Mossos.

Y aquí enlazo con la noticia de que la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional ayer, en solo quince minutos, comunicó al exMayor de los Mossos su procesamiento para inmediatamente volverlo a dejar en libertad con la medida cautelar de no abandonar España. Supongo que no contempla la posibilidad de una fuga, dados los antecedentes de quienes se enfrentan a condenas por sedición de hasta 15 años de prisión y otros delitos menores que también suman. No creo que un policía de su rango y formación, sabedor de lo que puede ser para él estar en la cárcel,- que no tiene que ser la de Estremera precisamente -, no tenga la tentación de buscar algún destino exótico donde poder ofrecer sus servicios de escolta, seguridad, y aquellos propios de su oficio. Y si Carles Puigdemont y otros lograron fugarse sin problemas, no creo que este sujeto lo tenga más difícil.

Por su parte, el juez Pablo Llarena comenzó ayer la ronda de comparecencias de los que han sido citados en su Auto de procesamiento para comunicarles formalmente los delitos que se les imputan y por los que van a ser juzgados. Los primeros en asistir fueron Oriol Junqueras, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Unas comparecencias calcadas en las que se negaron a responder a todos los personados, salvo a las preguntas de sus bogados defensores. Unas declaraciones llenas de chulería transformadas en un mitin político de apología del independentismo, con descalificaciones como las realizadas por Jordi Sánchez al juez Llarena al decirle que “no podía ser a la vez juez y víctima”, en una mezquina referencia al acoso familiar que sufre precisamente por parte de los CDR ligados totalmente a la ANC. Algo típico de miserables mafiosos.

Lo mejor fue la respuesta serena y firme del juez al decirle que si tenía motivos para recusarle que lo hiciese en la Sala de apelaciones. De hecho ya lo hizo ante el organismo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, que aún no se ha pronunciado. Lo que si ha servido esta comparecencia es para demostrar la unidad de acción en la estrategia de defensa de negar la mayor en los principales delitos de la acusación. Lo único que sí reconocen es que la declaración unilateral de independencia fue real y no simbólica, cosa que si defienden otros como Carme Forcadell, la abuela compungida, que se agarra a la versión de que todo era una especie de teatro, de farsa bufa, sin ningún efecto jurídico. La cobardía en grado sumo. Al menos estos tres personajes mantuvieron su posición de desafío y no desaprovecharon la ocasión para lanzar su soflama y atacar al juez que les mantiene en prisión.

En fin, estamos entre miserables en los dos bandos, cada uno intentando salvar “su trasero” para lo que no dudan en recurrir a sucias estrategias. Nada inesperado en este tipo de gentuza acostumbrada a mentir. Creo que va siendo hora de que por fin se haga justicia, a pesar de los impedimentos que desde uno y otro lado ponen a los jueces para poder hacerla.

Sigo pidiendo la dimisión de este Gobierno de Mariano Rajoy, la convocatoria inmediata de elecciones generales para librarnos de todos estos miserables enemigos de España.

¡Que pasen un buen día!

reprochan que entonces sí habría entrega
La pulla del Supremo a los jueces alemanes: ¿era necesaria una masacre el 1-O?
Los magistrados del alto tribunal rebaten los argumentos de los magistrados de Schleswig-Holstein, a los que llegan a acusar de falta de rigor
Beatriz Parera elconfidencial 18 Abril 2018

El Tribunal Supremo ha escogido una opción poco habitual para despacharse a sus anchas con el tribunal del Land de Schleswig-Holstein que le niega juzgar a Carles Puigdemont. La Sala de lo Penal ha utilizado un auto en el que declina conceder al expresidente de la ANC Jordi Sànchez la libertad provisional para mandar un claro mensaje a los jueces alemanes, en respuesta a su manera de abordar la petición de entrega. A lo largo de ocho folios y medio, tres magistrados resumen la postura del alto tribunal español y lanzan múltiples pullas y reproches. Estos son algunos de los más destacables:

- No es una rebelión de la masa sino que se lanzó desde la cumbre del poder autonómico. El auto destaca que lo sucedido en Cataluña no fue una rebelión de una muchedumbre de personas, más o menos organizada, contra el Estado español para tomar sus centros de poder. Las personas que la protagonizaron "eran sujetos que ocupaban oficial y legítimamente los poderes constitucional y legalmente establecidos en una comunidad autónoma".

- Camparon a sus anchas dos años. Los magistrados aseguran que las personas que dirigían el 'procés' en sus distintos niveles "camparon a sus anchas durante los años 2015-2017" para seguir la hoja de ruta que se marcaron. Y es que, al estar actuando en su condición de miembros del Gobierno o de la Administración autonómica y como integrantes en otros casos del Parlamento de Cataluña, "tenían toda clase de facilidades y posibilidades para poder realizar las conductas inconstitucionales que consideraron pertinentes para conseguir sus objetivos secesionistas".

- La 'otra' violencia. Como estaban dentro del Gobierno autonómico y no pretendían tomarlo por la fuerza, en lugar de valerse de una violencia al uso pervirtieron los medios jurídicos con los que contaban para utilizarlos en su beneficio. La violencia física pasaba a un segundo plano. No la necesitaban y solo era preciso utilizarla en algún cruce o tránsito puntual de la hoja de ruta que se habían marcado. Ese fue el caso del referéndum del 1-O.

- Ante los obstáculos, el poder de la masa. Los primeros "problemas" con los que se encontraron los acusados —dice el TS— fueron las detenciones del 20 de septiembre y, por supuesto, el día de la votación. El 1-O era para ellos un peldaño imprescindible en su andadura hacia el objetivo de la secesión. De frente se toparon con "la fuerza legítima del Estado", que desplegó a 6.000 agentes.

- Pudo haber una masacre. En este escenario, "lo más previsible e inevitable" era que sucediera lo que sucedió. El choque entre los dos millones de personas que salieron a la calle a votar y la policía y guardia civil se produjo. "Es increíble que el resultado quedara reducido a un número importante de heridos leves", dice el auto. También asegura que si hubieran intervenido un número bastante mayor de policías, "es muy probable que todo hubiera acabado en una masacre". Y entonces sí sería muy factible que el resultado de la euroorden fuera muy distinto, agrega.

- Se produjo la violencia suficiente para doblegar al Estado que exige Alemania. El referéndum, sin las garantías mínimas exigibles para otorgarle la legitimidad de origen y de ejecución, sí acabó realizándose y sus organizadores anunciaron el resultado final.

- Nada que ver con el ejemplo de las manifestaciones en el aeropuerto. En este punto, el auto arranca fuerte. "No se precisa realizar un complejo análisis jurídico para colegir que se trata de dos supuestos fácticos que nada tienen que ver el uno con el otro", indica. Los magistrados del Supremo reprochan a los alemanes su falta de rigor al hacer esta comparación y dicen que no hay símil posible entre una protesta de miles de personas como reacción a la ampliación de unas instalaciones con un grave proceso secesionista.

- El 'procés' no es como un conflicto en El Prat. "Debe quedar claro que en nuestro caso no se trataba de ampliar o no una de las pistas del aeropuerto de El Prat de Llobregat y de que ello generara la protesta de miles de manifestantes para impedirlo. Lo que aquí realmente sucedía era que, después de más de dos años dedicados a laminar el ordenamiento jurídico estatal y autonómico y de oponerse frontalmente al cumplimiento de sentencias básicas del Tribunal Constitucional, se culminaba el proceso secesionista dentro de un país de la Unión Europea, con una democracia asentada, poniendo las masas en la calle para que votaran en un referéndum inconstitucional oponiéndose a la fuerza legítima del Estado, que protegía unos supuestos colegios electorales", dice el auto.

- Si Alemania se viera en una de estas... Otro reproche a los jueces alemanes. El TS dice que si los hechos que se han venido cometiendo en España se hubieran perpetrado en un Land de Alemania, con los mismos factores de evolución, tiempo y resultado, no parece muy factible que todo ello se saldara con una sentencia condenatoria meramente simbólica, como se dice en la resolución del Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein.

- Dejan 'caer' el delito de sedición. Como cierre del punto dedicado a la rebelión, los tres jueces recuerdan que la Fiscalía ya dejó abierta la puerta en su escrito de querella para que, en el supuesto de que no se constatara suficientemente el elemento de la violencia, se aplicara a la conducta delictiva el tipo penal de sedición.

RECHAZA EL RECURSO DE SÁNCHEZ
El Supremo rebate la resolución de Alemania y concreta el delito de rebelión
La Gaceta  18 Abril 2018

El Alto Tribunal responde a Alemania y critica la decisión de no extraditar a Puigdemont por rebelión: ”si los hechos que se han venido cometiendo en España se hubieran perpetrado en un Land…”.

El Tribunal Supremo ha rebatido los argumentos del tribunal alemán que cuestionó la existencia de violencia en el ‘procés’ y adelantó su probable negativa a entregar a Carles Puigdemont por rebelión, al afirmar que no es razonable comparar esta causa con las revueltas del aeropuerto de Frankfurt.

LEA AQUÍ ÍNTEGRO EL AUTO DEL SUPREMO https://gaceta.es/wp-content/uploads/2018/04/auto-supremo-alemania.pdf

Lo ha hecho en un auto de la sala que revisa los recursos contra las decisiones del magistrado Pablo Llarena, en el que confirma la prisión preventiva para Jordi Sánchez (JxCAT) pero ante todo aprovecha para puntualizar lo decidido por el tribunal de Schleswig-Holstein y abrir la puerta a juzgar los hechos por el delito de sedición.
La violencia física es secundaria en este caso

En su auto, los jueces españoles fijan el concepto del delito de rebelión y concretan que cuando ésta es dirigida por personas que ostentan el poder en una comunidad autónoma, se genera la suficiente presión sobre el Estado como para que no sea necesaria la concurrencia de la violencia que se considera imprescindible en otros casos de rebelión.

Considera que “la violencia física”, que en principio es un elemento imprescindible para constituir el delito de rebelión, pasa a “un segundo lugar” cuando éste se comete desde un poder constitucional establecido.

La Sala especifica que no se trata de una “rebelión de una muchedumbre de personas, más o menos organizada, contra el Estado español para tomar sus centros de poder”.

En realidad, añade, las personas que llevaron la iniciativa en la ejecución de los presuntos hechos delictivos eran “sujetos que ocupaban oficial y legítimamente los poderes constitucional y legalmente establecidos en una comunidad autónoma”.

Por ello, según la Sala, en lugar de valerse de la violencia para tomar el poder central del Estado trataban de desconectar o desgajar del Estado español las instituciones autonómicas cuyos poderes ejercían.

Para ello contaban con los medios jurídicos que les habían proporcionado la Constitución y el Estatuto de autonomía a través de unas elecciones legítimas, “instrumental jurídico que acabaron utilizando con fines totalmente contrarios a los dispuestos por las normas que legitimaban su función”.

“Especialmente para realizar el referéndum de independencia”. Los magistrados destacan al respecto del 1-O que el Gobierno español desplazó a Cataluña a unos 6.000 agentes que tenían la obligación de que se cumplimentaran las sentencias y resoluciones del Tribunal Constitucional, prohibiendo la declaración de un referéndum declarado inconstitucional.

Sin embargo, pese a todas las advertencias de los tribunales y de las autoridades gubernativas, “los protagonistas del procés prosiguieron con su hoja de ruta e indujeron a unos dos millones de personas a que salieran a la calle para votar ilegalmente”.

El resultado fue que, como era “totalmente previsible e inevitable”, hubo violencia y más de cien enfrentamientos físicos entre personas que fueron a votar y la Policía.

Responde a Alemania
Pero sobre todo, la Sala II responde a la resolución del tribunal alemán al asegurar que “no es razonable”, como hacen, comparar el proceso secesionista dentro de un país de la UE con las revueltas organizadas contra la ampliación del aeropuerto de Frankfurt.

En este caso, explican los magistrados, “no se trataba de ampliar o no una de las pistas del aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona) y que ello generara la protesta de miles de manifestantes para impedirlo”.

“Lo que aquí realmente sucedía era que después de más de dos años dedicados a laminar el ordenamiento jurídico estatal y autonómico, y de oponerse frontalmente al cumplimiento de sentencias básicas del Tribunal Constitucional, se culminaba el proceso secesionista dentro de un país de la Unión Europea, con una democracia asentada”, afirman.

Y todo ello, añaden, “poniendo las masas en la calle para que votaran en un referéndum inconstitucional oponiéndose a la fuerza legítima del Estado que protegía unos supuestos colegios electorales”.
Tras dos años más de ilegalidades

Los magistrados dicen los dirigentes catalanes “después de más de dos años de ilegalidades parlamentarias y gubernativas perpetradas en cadena, acaban sacando a la calle nada menos que a dos millones de personas para acceder a unos colegios electorales que se hallaban protegidos por 6.000 policías“, una misión “imposible” para frenar una votación que tenía como objetivo fracturar el Estadio.

Por ello los magistrados no dudan en afirmar que los líderes secesionistas “incuestionablemente violentaban los principios del sistema político y jurídico que se plasma en la Constitución”.

A la Sala lo que más le llama la atención de la argumentación del tribunal alemán es que empieza con un ejemplo hipotético muy adecuado a Cataluña, como es preguntarse que sucedería en Alemania si el presidente de un Land (equivalente a una comunidad autónoma española) incurriera en una conducta como la perpetrada en Cataluña.
¿Qué hubiese hecho Alemania?

“Pero a las pocas líneas abandona ese discurso sin profundizar en él y se desliza repentinamente hacia el supuesto fáctico de la pista del aeropuerto, huyendo así del pantanoso ejemplo comparativo que tan adecuado y pertinente resultaba”, señalan los magistrados.

En este sentido, subraya que “si los hechos que se han venido cometiendo en España se hubieran perpetrado en un Land de Alemania con los mismos factores de evolución, tiempo y resultado, no parece muy factible que todo ello se saldara con una sentencia condenatoria meramente simbólica como se dice en la resolución del tribunal regional superior de Schleswig-Holstein”.

Y aprovecha su resolución para recordar que la Fiscalía dejó abierta la puerta en su querella para que, en el supuesto de que no se constatara suficientemente la existencia de violencia para imputar el delito de rebelión, este fuera sustituido por sedición.

Alsasua: contra la memoria

Josep Maria Cortés cronicaglobal 18 Abril 2018

La kale borroka catalana de los CDR no empata por el hecho de no haber sido considerada terrorismo. El atentado de Alsasua, en pleno juicio oral, empata menos, porque allí hubo violencia dura. En el norte de la Diputación Foral de Navarra, limítrofe con Vizcaya, te preguntan: ¿Si no estabas de acuerdo, qué hiciste tú contra ETA? Es impropio. ETA mataba, y el resto, no. Entre el terror miliciano y el miedo se pierde el sentido de la realidad. Las víctimas inocentes no tienen ninguna obligación de convertirse en héroes. ¿O es que ahora también les vamos a pedir currículum de guerra a las buenas gentes atemorizadas por los prepotentes armados? Además, conviene no olvidar que la víctima convertida en héroe suele ser el preámbulo de la mentira, como escribió Javier Cercas en El impostor.

El empate es una indignidad. No hay empate posible entre quienes coreaban a ETA​ y quienes vivían en silencio. Ahora, el juicio oral del caso Alsasua nos devuelve la violencia ejercida contra dos guardias civiles indefensos y sus parejas, y el perdón a los agresores a cargo de un entorno cultural de Euskal Herria que silencia a la víctima y justifica al verdugo. La normalización del acto criminal (pelea de bar) nace en la mitificación del pasado. Dichosa memoria. Frente a ella, hay dos remedios que siempre funcionan: el respeto y la cultura, dos corredores de fondo que acaban ganando. Veamos el ejemplo de la Alemania nazi: mientras Hitler afirmaba que "los judíos, impotentes y degenerados, no tienen la pureza del sentimiento artístico alemán", dos grandes de las letras de origen semita, como Stefan Zweig y Joseph Roth, iniciaban una correspondencia que todavía nos ilumina. El Tercer Reich duró mientras mantuvo en vilo sus bayonetas, pero el nexo Zweig-Roth es inmortal; es parte de la semilla pacifista que alumbra sencillamente el milagro de Europa.

En el mundo de la ficción, La marcha Radetzky de Roth fue un relato de resistencia, como lo es, salvando las distancias, Patria de Fernando Aramburu o como lo son, en otro orden de cosas, los ensayos muy coyunturales de la Cataluña actual lanzados por Santi Vila o Joan Coscubiela, y especialmente la celebrada tesis del postprocés de Jordi Amat, bajo el título de La conjura de los irresponsables.

La intención es la misma: resumir desde alguna trinchera la muerte de la ciudad ("El valor añadido del mestizaje", escribió Le Corbusier) en manos de la nación-religión; expresar el epítome de lo urbano o la conversión de la cultura universal en el ruidoso vacío del presente en el que solo sobreviven el comercio, la industria del ocio y el fetichismo de la mercancía. La nación catalana de la era del procés es un cascarón vacío, montaraz y vocinglero. Pero además, su metrópoli, Barcelona, ha sido fertilizada por el griterío indepe, ante la dejación impávida de una izquierda soi-disant comunera.

Ante el juicio de Alsasua se dirime la proporcionalidad entre delito y pena. Iñaki García Arrizabalaga no entiende por qué a uno de los agresores de Alsasua le piden 62 años, mientras el miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas que secuestró y mató a su padre en 1980 fue castigado solo con 33 años. Iñaki --¡felicidades valiente!-- participa en los encuentros entre víctimas y etarras arrepentidos auspiciados por Interior, en un intento de cicatrizar heridas del pasado. Al otro lado del terror, es un buen momento para recordar el caso de Ion Arretxe, dibujante y escritor, detenido en Rentería en 1985, trasladado al cuartel de Intxaurrondo donde fue torturado y donde conoció a Enrique Rodríguez Galindo, el ex jefe de la Guardia Civil al que le cayeron 71 años de cárcel por el caso Lasa-Zabala. Los abusos de Intxaurrondo fueron castigados por la justicia. No vale recordar solo la tortura, como tampoco vale recordar solo los asesinatos de ETA. La justicia se ha aplicado en ambos casos y la memoria no puede mejorar ni empeorar lo que ocurrió.

Ahora, en Alsasua, la cartografía de la culpa exige pruebas. Y por más que las instituciones autonomista y municipal se muevan arbitrariamente hacia el lado de los atacantes, solo avanzaremos a base de pruebas. El Parlamento navarro y la alcaldía de Pamplona se volcaron el pasado fin de semana apoyando una gran manifestación que sirvió de pretexto al argumento exculpatorio, según el cual, la paliza propinada a un teniente y un sargento de la Guardia Civil fue una simple pelea de bar. Argumento falaz. Lo contrario, el uso de la kale borroka criminal para amedrantar a los cuerpos de seguridad que una parte de la población quiere expulsar de Navarra se acerca más a la verdad. Pero desgraciadamente conduce a la versión de la Audiencia Nacional, cuando acusa de terrorismo a los ocho ciudadanos que atentaron contra los dos agentes y sus parejas, en un abuso que pudo resultar fatal. La confusión procede de la modificación del Código Penal realizada en 2015 ante la amenaza de los lobos solitarios del yihadismo. Entonces, se legisló en caliente, para poder inculpar a las células autónomas del ISIS que castigaban a las ciudades europeas. Y se legisló mal. Se amplió el Código Penal dejando a los jueces un margen de interpretación demasiado amplio. Se tocó el código intocable que sirve como reverso negativo de la Constitución. Se retorció el lado oscuro de nuestros derechos.

La primera versión de Alsasua --la pelea de bar-- es una excusa imperdonable para enmascarar un acto criminal. La segunda versión parte de la base de que la guerra de ETA se mantiene, y que la banda criminal la está ganando a título póstumo. Pero se equivocan quienes hacen del pasado un memorial histórico para justificar su tumulto frente a la sombra (solo sombra) de aquel pasado. El supuesto neofranquismo español que denuncian los indepes catalanes es precisamente esto, una revisitación inútil de lo que no volverá.

Si no nos deshacemos de la impertinente memoria, se formará un vacío a nuestro alrededor. Tendremos que huir hacia los confines, acompañados de cocheros con barba y caftán. Será como nadar en un lago cristalino, donde puedes respirar bajo el agua.

"Gent de pau" en Alsasua y amigos del 3%
Los presos independentistas no reniegan de la república ante Llarena Torquemada. El increíble currículo menguante del exdoctor, excirujano y exdiplomado Tomás Burgos
Pablo Planas cronicaglobal 18 Abril 2018

Las madres de los borrokas de Alsasua y sus letradas sostienen que los niños no hicieron nada malo, que les han arruinado la vida y que el intento de linchamiento de dos guardias civiles fue una bronca de borrachos por una multa de tráfico. En TV3 están desolados. Dan bombo a que no hubo ni empujones. Los alsasuarras también son "gent de pau". Todos somos Alsasua, la muy ilustre villa de siete mil habitantes enclavada en el valle de la Burunda.

Cinco de la mañana del 15 de octubre de 2016 en la Taberna Koxka. Declaración de la novia de un teniente de la Guardia Civil (El País) en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional: "“Nadie salió en nuestro auxilio, nadie trató de frenar el ataque o de llamar a la policía o la ambulancia. La gente lo alentaba y aplaudía. Temí por mi integridad y sobre todo por la vida de Óscar”, ha añadido".

De la vida en Alsasua. Sigue la nota del diario: "Uno de los momentos en los que la joven ha perdido la entereza ha sido al acordarse de sus progenitores. “Su vida comienza a ser un infierno, con pancartas frente a casa, en el portal, se nos raja el coche, se nos destroza la máquina de bolas del bar, pancartas día sí día no… Lo que más se me ha quedado clavado es una pancarta que pegaron grande al lado de mi casa y que ponía “Herriak ez du barkatuko” [“El pueblo no perdonará”, en euskera]".

El pueblo son las Nekanes del pelo morado y los chicos de la capucha al fondo de la barra. No les gustan los picoletos. Alsasua es "errepublika".

elpais.200Más pueblo. Los amigos del tres por ciento (El Mundo) aconsejaban a las empresas "de fuera" que se catalanizaran si querían ser admitidos en el Círculo Trilero. Se trata de un informe de la Fiscalía Anticorrupción: "En el caso de esta compañía (Oproler), el primer paso para "catalanizarse" pasó, explica el fiscal Anticorrupción José Grinda, por la contratación como delegado en Cataluña de Josep Maria Bassols, marido de Núria Bassols, una juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que Mas fichó como comisionada de Transparencia. La contratación de Bassols tuvo como objetivo, prosigue la Fiscalía, "conseguir los favores de Germà Gordó", entonces mano derecha de Artur Mas en la Generalitat y la persona a la que todos los empresarios implicados en el caso 3% señalan como la figura clave a la hora de negociar las entregas de dinero a cambio de licitaciones públicas".

Ni Córcega ni Sicilia, Cataluña. El territorio es suyo. Queda perfectamente expresado en el mantra "els carrers seran sempre nostres". Si quieren prosperar, catalanícense, contraten a un nacionalista.

Dicen los medios afines a la causa republicana que sus presos se están quedando a gusto con el juez Llarena. Rull mismo le habría dicho que conseguirá la independencia por sus hijos, para que no tengan que vivir en este país. El relato consiste en que Llarena es Torquemada mientras sus víctimas, que se retuercen en un potro de tortura, no reniegan de la república, sino todo lo contrario.

El Tribunal Supremo ha aprovechado el recurso de Sànchez para dar su opinión respecto a la decisión de los tres jueces de Schleswig-Holstein respecto al supuesto de la rebelión. Esto es que aprovechando lo del Pisuerga tres magistrados del Supremo se entregan al noble arte de la controversia con tres colegas germánicos. Guerra judicial. La cosa promete.

En Nació Digital muestran una cierta curiosidad por el caso de Tabarnia a cuenta de la presentación de un libro de Jaume Vives, que comparecía flanqueado por el editor Alex del Rosal, Joan López Alegre y Tomás Guasch. Texto: "Tabarnia cada cop pren més cos. A part del seu president a l'exili, Albert Boadella, i de ministres com el d'Esports, Tomás Guasch, cada cop suma nous elements a la seva suposada realitat nacional. L'última adquisició és el superheroi oficial del país fictici, el jutge del Tribunal Suprem Pablo Llarena, segons ha confessat aquest dimarts l'impulsor i portaveu del moviment, Jaume Vives, en la presentació del seu llibre, Tabarnia, la pesadilla de los indepes (Libros Libres). Un portaveu que és tot un personatge".

La combinación Vives y Llarena suscita un párrafo palpitante de indignación: "El periodista ha explicat que va coincidir "amb el gran Llarena a l'AVE", el qual veia "com un heroi al qual no sabia" com dirigir-se: "Vaig mirar si portava capa, però no, era un superheroi sense capa". Finalment, li va dir: "Gracias por lo que haces, sigue así, no desfallezcas". I el magistrat-superheroi va anar a fer un cafè amb ell al bar del tren -segurament curt de criptonita-, temps durant el qual Vives va descobrir que el jurista és un "home senzill, normal i corrent, simpàtic, amb sentit de l'humor" a qui els independentistes "converteixen en un dimoni". De les interlocutòries europees que posen en dubte el seu criteri, ni mu".

Caso Cifuentes. Descojono en las redes. La presidenta devuelva el Nobel. Derivada interesante. El increíble caso del secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, en Ok Diario. Es el hombre del currículo menguante. Era médico, era cirujano, era diplomado por tres escuelas tres de negocios y soltero de la añada del 62. Soltero de oro, médico y cirujano. En su declaración de títulos en el Congreso se ha quedado sólo con lo de soltero. Un fenómeno.

18 de abril, santoral: Atanasia, Elpidio, Molasio y Perfecto.

Caso Alsasua, oxígeno para ETA
Mariano Gasparet cronicaglobal 18 Abril 2018

La campaña de victimización de “los muchachos de Alsasua” demuestra que sin entregar las armas ni arrepentirse de sus crímenes ni renunciar a los infamantes ongi etorri ETA tiene margen para vencer en estado de letargo.

Las manifestaciones de apoyo a los ocho agresores imputados, a los que se presenta como chivos expiatorios de un Estado echado al monte de la arbitrariedad, tiene como contrapartida la condenación moral y emocional de sus víctimas, responsables indirectos del calvario judicial de los chicos.

La solidaridad con los agresores, oportunamente explotada por el mundo abertzale, contribuye a frivolizar el hostigamiento que siguen sufriendo guardias civiles y policías nacionales, es un regalo para los herederos de ETA, que recibe oxígeno cuando se le presumía boqueando.

Con lo de Alsasua comprenden que la violencia de baja intensidad -si se puede llamar así a un linchamiento- y su maridaje con los populistas antisistema y los nacionalistas periféricos dan opciones a continuar la lucha con otros métodos. Esto lo vio pronto Otegi, aplaudido por Podemos y recibido con alfombra en el Parlament y en las manifestaciones indepes.

Uno de los dos guardias civiles que fueron molidos a palos por una jauría en el bar Koxka acabó marchándose del pueblo donde quería establecerse. Lo de menos es que su salida de Navarra obedezca a un traslado voluntario, o a uno compasivo ordenado por sus superiores. Lo terrible es que la banda ve cómo acaba saliéndose con la suya si contemporiza y readapta sus métodos criminales a un estado de opinión proclive a manipular la imagen que los españoles tienen de su democracia.

Puede que la paliza de Alsasua no sea un acto terrorista, puede que pedir 50 años de cárcel sea desproporcionado, pero de lo que no hay ninguna duda es de que lo que pasó aquella noche no fue una simple pelea de bar como insistentemente proclama Juan Carlos Monedero.

Dar por sentado que la renuncia de ETA a los coches bomba y los tiros en la nuca debe llevar aparejada la revisión de la tipología penal del terrorismo es conjeturar demasiado. Sobre todo porque, como se puede deducir de lo ocurrido hace dos años en Alsasua, estamos aún muy lejos de descontaminar a la sociedad vasca y navarra del odio que sirvió de nutriente a la banda.

Alsasua: hasta que la muerte los separe
Fran Carrillo okdiario 18 Abril 2018

Se habla estos días, a raíz de lo acontecido en Alsasua, del controvertido concepto de terrorismo, de si una indecente “pelea de bar” fue para tanto, acostumbrados a las discusiones macarras como estamos. Sin ir más lejos, en Sevilla se atizaron el otro día en plena feria en la caseta de los comisionistas, que es como hay que llamar a los sindicatos subvencionados, trincones de comisiones estatales, vulgo dádivas que pagamos todos. Pero volvamos a Alsasua. La política en España perdió su decencia cuando decidimos convertir a Otegi en portavoz mediático de la inmundicia. El Estado de Derecho claudicó en el momento en que un terrorista es alzado entre vítores y trompetas en la más absoluta impunidad. No hay mayor insulto a una víctima del terror que ver a los followers del asesino, matones profesionales, sonreírte en la cara, mientras procesionan su odio por las calles sin la menor desvergüenza. Fue en ese momento en que, al modo hobbessiano, muchos dejamos de creer en las personas. Sobre todo, cuando éstas actúan igual que un ñu enfurecido. Sin razón, ya no nos queda más que apelar a la justicia, concepto que un terrorista, perdón, presunto, nunca podrá comprender.

Alsasua es el triunfo definitivo del terror frente al orden, la banalización del odio y el mal sin humanidad ni compasión. Es la superioridad del ‘canis lupus’ frente al ‘zoon politikon’. Asesinos que escupen a asesinados. Y hombres libres que lo aplauden, espejo de una sociedad enferma. Somos el único país de Europa donde apalizar a quien tiene la obligación de protegernos es ensalzado por diputados como Rufián, que dos siglos antes hubiera sido guillotinado, no por rebelde sino por bufón, por equiparar a España con Turquía en un ardid de mala fe tribunera, cotidiana costumbre en tan populachero actor de comedia.

El terrorismo moral no es peor que el físico, pero se sufre más. Porque huele el miedo del que se alimenta el odiador para perpetrar sus amenazas. ETA asesinó a 849 personas en su historia totalitaria y matona. Sus hijos, sus delfines, sus seguidores, esos matones abertzales refugiados en la cobardía de la manada, pretenden resucitarla en sus hediondas tabernas, donde escupen a diario contra España entre chacolís y pinchos.

Si la política es diálogo, convivencia, consenso y respeto. Si la política es escucha, cercanía, confianza y fiabilidad. Si la política son formas, maneras, miradas y comportamientos, el nacionalismo es la antipolítica. No fueron sólo unos cuantos macarras, admiradores del tiro en la nuca, los causantes de la paliza a una pareja de la Guardia Civil. A esa responsabilidad contribuyeron parte de una sociedad movilizada, previa anestesia mediática, un gobierno foral que se pone de parte del agresor y numerosas y diferentes voces públicas, incapaces de trazar las fronteras de la ignominia y el desafuero. Hemos convertido a los malos en héroes, mientras, desde este lado, los buenos siguen empeñados en no hacer nada. Hasta que la muerte los separe.

Lista y sueldazos de los altos cargos cesados por el 155
Entre las 252 destituciones figuran Puigdemont, sus consejeros, secretarios y 156 eventuales, con retribuciones que superan con creces la del presidente Rajoy
María Jesús Cañizares cronicaglobal 18 Abril 2018

Un total de 252 ceses de altos cargos de la Generalitat, cuatro dimisiones previas, dos dimisiones para tomar posesión como diputado y una renuncia por asuntos personales. Este es el balance, al que ha tenido acceso Crónica Global, de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, una medida con la que el Gobierno español puso fin al proyecto de independencia unilateral de Carles Puigdemont y que ha evidenciado de nuevo las altas retribuciones que se repartían en Junts pel Sí –CDC y ERC— en la anterior legislatura, muy superiores al sueldo del presidente Mariano Rajoy (79.756 euros). Solo así se entiende la resistencia de muchos dirigentes independentistas a perder esos cargos.

Según los datos facilitados a este medio de comunicación por el Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, desde que el pasado 27 de octubre entró en vigor la aplicación del 155, el Gobierno ha cesado a un total de 252 altos cargos del Govern. Incluye este listado al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, con un sueldo nada despreciable de 139.582 euros anuales, así como el exvicepresidente Oriol Junqueras y los doce exconsejeros, que cobran 110.759 euros.

Ceses de altos cargos del Govern por el 155 y sus sueldos

El caso Molons
Durante la vigencia del 155, el Ejecutivo español ha cesado a dos secretarios generales –de las consejerías de Interior y Economía--, cuya retribución asciende a 85.769 euros, los mismos que cobraba Antoni Molons, ex secretario de Difusión y Atención Ciudadana, que fue apartado de sus funciones el pasado 16 de marzo después de que fuera detenido por la Guardia Civil durante una operación para esclarecer el supuesto uso de fondos públicos para el referéndum del 1-O.

El Gobierno también ha cesado a 156 cargos eventuales, cuyos sueldos oscilan entre los 35.651 euros y los 75.123 euros, así como al director del Consejo Asesor para la Transición Nacional, Carles Viver Pi i Sunyer, que cobraba 110.407 euros. Albert Royo, secretario general del Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat), fue destituido el 1 de noviembre –cobraba 85.769 euros--. También fueron cesados los 20 trabajadores de Diplocat.

Los 'embajadores'
El 155 se llevó por delante a los 13 delegados en oficinas en el exterior –las polémicas embajadas--, incluido el de Madrid, con sueldos anuales equiparados a director general, es decir, 82.209 euros. Los 36 trabajadores que prestaban servicio en esas delegaciones internacionales fueron despedidos. La medida constitucional afectó, asimismo, a los 7 delegados territoriales de la Generalitat, que cobraban, cada uno, 82.209 euros.

El listado facilitado por el ministerio alude a los dos secretario generales –de los departamentos de Justicia y Sanidad-- y los dos directores generales que dimitieron el día antes de que entrara en vigor el 155. Otros dos directores lo hicieron cuando se constituyó el nuevo Parlament tras las elecciones del 21D, pues el cargo era incompatible con su condición de diputado.

La directora general de Función Pública de la Generalitat dimitió por “asuntos personales”, aunque el cese más polémico y más reciente es el de la directora del Institut de Seguridad Pública de Cataluña, Annabel Marcos, tras descubrirse que había trasladado en su coche urnas para utilizarlas en la votación del referéndum del 1 de octubre.

No se descarta que, este viernes, tras el Consejo de Ministros, se anuncien más ceses de cargos.

Con actores con lazos golpistas
La monja separatista, el cordobés Montilla y Rufián, en la nueva campaña para la imposición del catalán
Nacho Doral okdiario 18 Abril 2018

La Plataforma Por la Lengua (asociación independentista que promueve la imposición del catalán) lanzará una nueva campaña de dictadura lingüística con la monja argentina separatista Lucía Caram, el socialista cordobés José Montilla y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, junto a otros políticos y actores que apoyan la excarcelación de los golpistas. Algo llamativo cuando los tres se expresan con dificultad en catalán, y son castellanoparlantes.

La autodenominada ‘ONG del catalán’, uno de los altavoces del independentismo y que ha recibido múltiples subvenciones de la Generalitat golpista (620.000 euros sólo en 2018, y que suman más de 4 millones de euros en seis años), no ha tenido reparos en su competencia lingüística y ha optado por elegir a rostros conocidos del ámbito político, social y cultural de Cataluña que se han mostrado en contra del artículo 155.

Carácter “instrumental”
El expresidente y actual senador por el PSC José Montilla uno de los responsables de la deriva separatista que adoptó el socialismo catalán durante sus cuatro años al frente de la Generalitat. Fue multado por no votar a favor del 155 y nunca ha destacado por su elocuencia en esta lengua. Nacido en Iznájar (Córdoba), su escasa destreza con el catalán le obligaba a leer discursos y notas en este idioma.

El dirigente socialista, que llegó a llamar ‘antipatriota’ al nacionalista Artur Mas y que gobernó en un tripartito integrado por el PSC-PSOE con los independentistas de ERC e ICV, aparece en el vídeo destacando no el uso de la lengua como arma política y de segregación en la sociedad de Cataluña, sino “el carácter instrumental y el sentido de pertenencia a la comunidad” que le da el catalán.

Otra cara visible es la de la monja argentina Lucía Caram, popular por su omnipresencia mediática en los medios de comunicación del separatismo y que interviene narrando una anécdota con la que trata de demostrar su ‘adaptación’ a la imposición lingüística. Caram asegura que cuando la operaron y salió del quirófano, en lugar de usar su lengua materna “insultaba en catalán” .

Para los ‘Países Catalanes’
Ni el andaluz Montilla ni la argentina Caram destacan por su dominio del idioma que la Plataforma per la Lengua quiere llevar ‘a todos los ‘Países Catalanes’, pero al menos tienen una intervención algo más elaborada. No es el caso de la protagonizada por el diputado y portavoz de ERC Gabriel Rufián, quien se limita a aparecer en el vídeo respondiendo a la pregunta de cuál es su clase de butifarra favorita. “Blanca, pero la negra también está muy buena”, se le escucha en una frase casi enteramente en español.

Esa es la aportación de ‘Juanga’, como se hacía llamar en Bobadilla, el pueblo de Jáen de sus padres y abuelos hasta que se convirtió al independentismo. Según sus propios familiares, “como negocio para ganarse la vida en la política de Cataluña”. A sus 36 años y natural de Santa Coloma de Gramanet, el diputado que asegura que los CDR no son violentos, que se hace fotos con el terrorista Arnaldo Otegi y que suele protagonizar numeritos reclamando la excarcelación de los golpistas, no es ni por asomo catalanoparlante.

Lazos golpistas en el vídeo
Los tres citados participan en la nueva campaña independentista de dictadura lingüística y en la que la Plataforma Por la Lengua exige que “debe seguir siendo el elemento de cohesión social en los Países Catalanes y nuestros territorios”. No en vano, otro de los que aparecen en el vídeo ya con un discurso más elaborado es el actor independentista Lluís Marco, que luce el lazo golpista prendido en la solapa.

Esta asociación que ha llegado a auspiciar el ‘apartheid lingüístico’ para que no se hable en español a los inmigrantes pone de manifiesto “la importancia de no dar un paso atrás”. Incluso esgrimen haber perdido “300.000 catalanoparlantes en los últimos 15 años”. Por ello, en la campaña de sensibilización y que presentarán oficialmente el martes 24 de abril aseguran haber escogido a “rostros populares que pese a que no tuvieron el catalán como primera lengua pero que la han adoptado y que demuestran que el catalán les une”.

Otros de los que han colaborado son el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Gerardo Pisarello y que el pasado domingo se sumaba con la alcaldesa Ada Colau en Barcelona a la manifestación en apoyo de los golpistas, el activista argentino y ex líder de Podemos Cataluña Albano Dante Fachin, o la alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlon, una de los altos cargos del PSC que ha criticado no sólo la aplicación del artículo 155 sino las decisiones judiciales de investigar y procesar a los responsables del intento de golpe de Estado.

EN RADIO Y TELEVISIÓN
El Gobierno del 155 riega con 1,3 millones a los medios catalanistas
La Gaceta  18 Abril 2018

La resolución está firmada por Joaquim Nin, secretario de Presidencia de la Generalitat imputado por rebelión y malversación en la investigación policial por los preparativos del referéndum ilegal del 1-O.

El Diario Oficial de la Generalitat ha publicado la resolución en la que convoca subvenciones para medios privados que emitan en catalán o aranés por un montante de 1.319.000 euros.

Esta firmado por Joaquim Nin, secretario de Presidencia de la Generalitat imputado por rebelión y malversación en la investigación policial por los preparativos del referéndum del 1-O que dirige el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona.

Se trata de dos partidas diferenciadas, televisión y radio. La primera de ellas está dotada con 615.000 euros para “subvenciones estructurales a emisoras de televisión en catalán o en aranés de titularidad privada”. Respecto a las radios, la dotación presupuestaria de las ayudas asciende a 704.000 euros con cargo a los presupuestos de 2018.

El hecho de que sea el Gobierno presidido por Mariano Rajoy, que insiste en que en Cataluña “se ha vuelto a la normalidad” tras la aplicación del 155 el que controle todavía la Generalitat tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución no es motivo para impedir la promoción de la causa secesionista a través de estos medios. En los últimos años, la Generalitat regó con 7,4 millones los medios de comunicación privados: 6,1 fueron a publicaciones en papel y digitales, y 1,3 millones -como ahora- a radios y televisiones.

TV3 sigue como instrumento del odio
A la subvención de medios públicos separatistas hay que sumar la inacción del Ejecutivo con TV3, que sigue al servicio de los golpistas tal y como demostró en la entrevista del pasado domingo al expresidente Carles Puigdemont.

La líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, este lunes registró una batería de preguntas en el Parlament dirigidas a la corporación para saber por qué se ha hecho y cuánto ha costado. La entrevista, dijo, es “absolutamente impropia” para una televisión pública, antes de lamentar que TV3 se haya puesto a las órdenes de un fugado de la justicia.

Arrimadas insistió en que TV3 no está sujeta a ningún control parlamentario y es por lo que la semana pasada Ciudadanos pidió en la Cámara catalana que se pusiera en marcha esta comisión de medios audiovisuales -que aspiran a presidir- con el fin de conseguir que la televisión pública se ponga al servicio de todos los catalanes.

Compra de medios de comunicación en Cataluña
El Gobierno del PP permite a un imputado por sedición que firme subvenciones de 1,3 millones de euros a radios y televisiones en catalán
www.latribunadelpaisvasco.com 18 Abril 2018

Según informa el digital AD, la aplicación del artículo 155 de la Constitución no está afectando al funcionamiento "normal" de la Generalitat de Cataluña (intervenida por el Gobierno de Rajoy), al menos no en lo que se refiere a las subvenciones para medios de comunicación privados que emiten en catalán o aranés.

Joaquim Nin, secretario de Presidencia de la Generalitat investigado por sedición en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, ha firmado la resolución que publica este martes el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña en la que se convocan subvenciones para esos medios que ascienden a 1.319.000 euros.

Se trata de dos partidas diferenciadas, televisión y radio. La primera de ellas está dotada con 615.000 euros para "subvenciones estructurales a emisoras de televisión en catalán o en aranés de titularidad privada, correspondiente al año 2018".

En cuanto a las radios, la dotación presupuestaria de las ayudas asciende a 704.000 euros con cargo a los presupuestos de 2018.

La Generalitat suele destinar algo más de siete millones de euros anuales a subvencionar a medios de comunicación privados para "fomentar el uso del catalán". La gran mayoría de ellos apoyan al independentismo golpista. Además de los 1,3 millones para radios y televisiones, las publicaciones en papel y digitales reciben alrededor de seis millones de euros.

El firmante de la convocatoria de las ayudas, cuya resolución es de fecha 4 de abril, Joaquim Nin, fue imputado por sedición con motivo de su papel en los preparativos del referéndum ilegal del 1 de octubre. Declaró ante el juez el 26 de julio del año pasado.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial