AGLI Recortes de Prensa   Martes 24 Abril 2018

El español, gran activo de la Marca España
EDITORIAL El Mundo 24 Abril 2018

Un idioma hablado por más de 572 millones de personas (el 7,8% de la población mundial) supone un activo cultural y económico que España debe aprovechar. Por eso, es una buena noticia el programa anunciado por el Gobierno para promover el español en el extranjero y fortalecer su potencia global. Al igual que ha hecho el equipo de Macron en Francia, es necesario que las autoridades españolas se comprometan en el relanzamiento del idioma a través de la Marca España o de cualquier otra fórmula, ya que el proyecto está aún sin definir. Para las empresas exportadoras es de vital importancia que en los países de destino de sus productos se hable español, y que se articulen nuevas fórmulas para aprovechar que el español es la tercera lengua más utilizada en la Red y que el 7,7% de todos los usuarios de internet se comunican en nuestra lengua.

Como cada año, la entrega del Premio Cervantes es un buen momento para tomar conciencia de la influencia del español en el mundo a través de la literatura y de la red de institutos Cervantes. Pero ha de asumirse como una tarea de Estado, que implique al mayor número de ministerios y de instituciones en el cuidado y fomento de nuestra lengua y en el provecho de sus potencialidades.

Urge depurar de hispanófobos la escuela catalana
EDITORIAL  Libertad Digital 24 Abril 2018

Desde que el separatismo catalán comenzó los preparativos para su golpe de Estado, se han multiplicado las agresiones a los catalanes que quieren seguir siendo españoles. Catalanes que ven menoscabados sus derechos a manos de elementos separatistas, tanto más despreciables cuanto más poder tienen o se les deja tener.

Tras el referéndum liberticida del 1 de octubre, la presión de los nacionalistas se ha intensificado sobremanera en los medios de comunicación dependientes de la Generalidad, odiosas maquinarias de agitprop antiespañol, y en el ámbito de la enseñanza, donde los peores enemigos de Cataluña hacen y deshacen a su antojo.

Indeseables repulsivos comidos por el fanatismo han descargado su resentimiento infame sobre hijos de guardias civiles y policías que tienen la desgracia de padecerlos como profesores. Sirva como ejemplo de la gravedad de la situación la denuncia que pesa sobre nueve docentes acusados de vejar a unos niños culpables de tener unos padres comprometidos con la defensa de las libertades, no con quienes quieren dinamitarlas. Los hechos recogidos en la denuncia del Ministerio Público son indignantes y dan escalofriante cuenta del calvario que la canalla separatista está infligiendo a tantos menores de edad.

Más allá de la calificación jurídica que este caso en particular merezca, resulta imprescindible someter a depuración la escuela catalana, en manos de fanáticos de la peor calaña indignos de la misión que jamás se les debió asignar: la formación de los niños del Principado. Urge aplicar con contundencia el artículo 155 de la Constitución por el tiempo que haga falta, para que nunca más un hijo de un guardia civil se vea aterrorizado por profesores que no lo son porque han decidido ser perros de presa de una ideología abominable.

España, aunque no lo crean, tiene futuro
Juan Laborda www.vozpopuli.com 24 Abril 2018

España sí que tiene futuro, pero pasa por una reforma que establezca la separación de poderes, el control sobre el poder político, y la igualdad de acceso al sistema de todos los ciudadanos, de manera que el ascensor social funcione

España atraviesa una profunda degradación política, económica, social, y, en el trasfondo de todo, moral. La última felonía, difundida por ciertos medios acólitos, la creencia de que España habría superado en renta per cápita a Italia. ¡No! Y ustedes saben bien el porqué: un PIB sobreestimado entre un 17% y 18%. El sistema está agotado. Ya no valen maquillajes encaminados a asear el Régimen, véase operación Ciudadanos, para que, dando la impresión de que algo cambia, todo quede igual. El futuro está en nuestras manos y pasa ineludiblemente por asumir nuestras obligaciones como ciudadanía, presionando y avanzando hacia un sistema donde la libertad e igualdad de acceso sean sus rasgos distintivos.

Todos nuestros problemas como país -salarios míseros, pensiones, baja población ocupada, futuro lúgubre de nuestros jóvenes, desigualdad creciente, impuestos desorbitados, desconfianza en la clase política, descentralización fallida del Estado, corrupción…- responden a una pregunta clave, ¿cómo se gobierna España? Permítanme para ello recomendar dos libros fundamentales, básicos, desde dos ópticas distintas, pero plenamente convergentes en el análisis del problema. Por un lado, “Catarsis” de Javier Benegas y Juan Manuel Blanco, publicado por la editorial Foca, y cuya aproximación se hace desde una óptica liberal. Por otro, el libro de Andrés Villena, desde el 15M, “¿Cómo se gobierna España?”, resumen divulgativo excepcional de la tesis doctoral del autor, publicado por la editorial Comares.

¿Cómo se gobierna España?
Benegas y Blanco en “Catarsis” detallan cómo el hedor que transpira desde las cloacas del Régimen del 78 es insoportable, nauseabundo. Nuestra democracia es de muy baja calidad, regida por un sistema de acceso restringido dominado por los privilegios, la corrupción, el caciquismo, el intercambio de favores y las barreras a la participación. El libro está lleno de anécdotas que, partiendo de una excepcionalidad, se han convertido en la norma.

Villena en “¿Cómo se Gobierna España?” demuestra, usando modelos de ecuaciones estructurales, que los gobiernos patrios son redes partidistas copadas por sectores de influencia política, parlamentaria, autonómica, empresarial y universitaria. Como consecuencia España acaba siendo gobernada a golpe de puerta giratoria bajo la presencia de algunos grupos de poder no elegidos por los ciudadanos. En definitiva, la gestión del poder recae en grupos afines no controlados por los ciudadanos, núcleo político, donde las puertas giratorias son el rasgo distintivo.

Este análisis podría complementarse con otra idea fundamental para entender nuestro devenir, y que ha marcado el futuro de nuestro país. ¿Cuál ha sido el papel asignado a España dentro de la Unión Europea, y asumido y jadeado por nuestras élites políticas y económicas? Como consecuencia del papel que nos asignaron, España no sólo ha ido perdiendo paulatinamente peso e influencia en la esfera internacional. La cuestión es que además hoy carecemos de unas élites, políticas y económicas, medianamente preparadas para defender con uñas y dientes el bienestar y el futuro de sus conciudadanos. Nuestro problema, en definitiva, es la mediocridad de quienes nos dirigen. Jamás habíamos caído tan bajo. El resultado, la falta de un relato de pasión e ilusión en la defensa de los intereses de nuestros conciudadanos.

Nuestro declive dentro de Europa
Si echamos la vista atrás, el origen de los problemas actuales se remonta a mediados de los 80, justo con la entrada en vigor del Tratado de Adhesión a la Comunidad Europea, cuando las élites patrias cedieron ante las del norte y centro de Europa. Asumieron sin más una reconversión industrial y una liberalización y apertura de nuestros mercados de bienes y servicios, que unidos a la libre movilidad de capitales, acabó siendo absolutamente nefasto para nuestro devenir futuro. El papel que nos “asignaron” implicaba una desindustrialización masiva, una tercerización de la economía y una bancarización excesiva.

El problema se agudizó cuando el Banco Central Europeo, allá por 2002, implementó una política monetaria excesivamente expansiva, con el objetivo último estimular la economía teutona para que Alemania no tuviera que expandir su crecimiento vía política fiscal. Ello aceleró e infló hasta límites insospechados la burbuja inmobiliaria patria. Pero no contentos con tanto dislate, nos dieron doble ración de cicuta, ya que los pasivos bancarios garantizados se acabaron convirtiendo en deuda pública, impidiendo una restructuración privada de la deuda a costa de acreedores, básicamente foráneos.

En definitiva, y derivado de lo que describen Benegas, Blanco y Villena, nos hemos convertido en un país de camareros y crupieres, salarios bajos, endeudado hasta las cejas, sin futuro. Eso sí, nuestras élites patrias, profundamente rentistas, bajo una amalgama de normas y regulaciones destinadas a favorecer a las grandes empresas amigas, están forradas, sin aportarnos absolutamente nada. Y todo ello bajo la mirada atenta de unos medios de comunicación aduladores del poder, y desleales con sus conciudadanos.

España tiene futuro
Aunque cada día que pasa es más complicado, España sí que tiene futuro. Pasa irremediablemente por una reforma que establezca la separación de poderes, el control sobre el poder político, y que se garantice la igualdad de acceso al sistema de todos los ciudadanos españoles, de manera que el ascensor social funcione. Porque a fecha de hoy no somos iguales ante la ley. Las élites obtienen descaradamente un trato de favor desde todos los poderes del Estado. Es necesario, en definitiva, una profunda regeneración de la vida pública que devuelva la capacidad de decisión a los ciudadanos y a la sociedad civil, y orille sin miramientos a todos aquellos que han secuestrado nuestra democracia.

Cuando ello ocurra, nuestros problemas económicos y sociales se irán desinflando porque, pese a nuestras élites, y, paradójicamente, España es emprendedora, con un tejido exportador empresarial excepcional que, desde 1994, no deja de aumentar sus ventas por el mundo tanto a nivel intensivo como extensivo. Y todo ello a pesar de un sistema impositivo, unas normas y regulaciones que favorecen al Ibex 35, profundamente rentista, y que apenas genera valor añadido en nuestra querida España. Pero para ello, hoy y ahora los españoles tenemos unas obligaciones, luchar por garantizar la libertad y una igualdad de acceso que unos pocos nos han hurtado. De nosotros depende.

TRAS EL 1 DE OCTUBRE
La Fiscalía denuncia a 9 profesores por humillar a hijos de guardias civiles
La Gaceta  24 Abril 2018

La Fiscalía de Delitos de Odio ha denunciado a nueve profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) por sus comentarios en clase criticando la actuación policial el 1-O, pese a la “humillación” que sabían que podían causar a alumnos hijos de agentes de la Guardia Civil.

La denuncia, que según el ministerio público será instruida por el juzgado de instrucción número 3 de Martorell (Barcelona), acusa a los nueve profesores de lesionar la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad y a cinco de ellos también por un delito de injurias graves contra los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Según el escrito de la Fiscalía, los profesores denunciados de este instituto de Sant Andreu de la Barca -donde la Guardia Civil tiene su mayor casa cuartel de Cataluña-, hicieron en clase el día 2 de octubre comentarios tildando a los agentes de la Guardia Civil de “animales”, “bestias que solo saben dar palos“, “parecen unos perros rabiosos”, “salvajes” e incluso pidieron a los hijos de los agentes que levantaran la mano, señalándolos así frente a sus compañeros.

Seis de los profesores ya comparecieron ante la Fiscalía el pasado 4 de enero, en unos interrogatorios en los que los docentes alegaron que fueron los alumnos los que plantearon espontáneamente un debate sobre las cargas policiales del 1-O, tras un minuto de silencio contra la violencia.

Por el contrario, la Fiscalía subraya que los comentarios en clase de los profesores, que provocaron que varios alumnos rompieran a llorar y que sus padres les tuvieran que ir a buscar al colegio, se produjeron en el contexto de “profunda hostilidad” contra las fuerzas de seguridad protagonizado “por una parte de la sociedad catalana que defiende postulados independentistas”.

Según el ministerio público, los nueve profesores rompieron con su actuación los principios rectores del sistema educativo, como son el respeto de los derechos y los deberes que se derivan de la Constitución, del Estatuto, la convivencia, la inclusión escolar y la cohesión social, así como la exclusión de cualquier tipo de proselitismo o adoctrinamiento.

En la denuncia, la Fiscalía de Delitos de Odio recalca que los docentes eran conocedores del “patente clima de rechazo social” contra la Guardia Civil y de la “gran polarización” que afectaba a la sociedad catalana por las “graves tensiones derivadas del proceso independentista”, que “estaba y sigue sufriendo dicha sociedad, caracterizado por una gran agitación, fractura y enfrentamiento de carácter social”.

Además, argumenta que los profesores denunciados también eran conscientes del “menoscabo moral” y de la “humillación” que sus comentarios podían comportar entre sus alumnos, muchos de ellos hijos de agentes de la Guardia Civil.

‘Son unos animales y unos bestias’
La Fiscalía detalla que un profesor aseguró el 2 de octubre, en clase de matemáticas de cuarto de ESO, ante unos 30 alumnos, que no estaba en disposición de dar clase normal porque la Policía y la Guardia Civil le habían tratado “a palos, porque son unos animales y unos bestias que solo saben dar palos”, abriendo un debate entre los alumnos sobre las cargas policiales del referéndum ilegal del 1-O.

Este mismo profesor también aseguró en la siguiente clase que estaba muy triste y no tenía ganas de dar clases por la “violencia desproporcionada” ejercida por la Guardia Civil y la Policía.

Una profesora de catalán aseguró que los agentes de la Guardia Civil “son unos animales, solo saben dar palos”, ante lo que una alumna de 15 años rompió a llorar, aseguró que su padre no era así y pidió salir de clase porque se sentía señalada y humillada ante el resto de compañeros de aula.

‘¿Quiénes son hijos de guardia civil?’
Según la denuncia, otra profesora, de inglés, también condenó la “violencia” del 1-O y, tras mostrar en clase una fotografía en la que aparecían unos cincuenta agentes de la Guardia Civil, aseguró que parecían “perros rabiosos”, ante lo que una alumna trató de explicar entre lágrimas que su padre estaba haciendo su trabajo.

Esta misma profesora también preguntó en clase de primero de ESO a sus 25 alumnos “¿quiénes son hijos de Guardia Civil?”, con el objetivo, según la Fiscalía, de “señalarlos como hijos de Guardia Civiles, evidenciarles ante el resto de compañeros y generarles sentimientos de culpa con la consiguiente humillación, dado el ambiente hostil que se respiraba en todo el instituto al atribuir a los Guardia Civiles la condición de violentos”.

‘¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?’
Según la Fiscalía, los docentes también “exigieron” a todos los alumnos que bajaran a las 12.00 horas al patio para protestar por la “violencia” policial durante el 1-O y para “defender la independencia”.

Una profesora de Naturales avisó a los alumnos: “el que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que se baje al patio”, mientras otra docente, también de Naturales, se dirigió a un alumno de 12 años y le dijo en clase: “¿estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?”.

Según la denuncia, una tutora de primero de bachillerato también se dirigió a los alumnos para decirles que estaba “indignada” con la Guardia Civil “porque han sido unos salvajes”, al tiempo que les animó a protestar a las 12.00 horas en el patio.

Una alumna replicó que ella no pensaba ir al patio, porque iba al Instituto a estudiar y no a hablar de política, ante lo que la profesora le respondió: “pues eso es lo que hay, si no te gusta, ahí tienes la puerta”, según la denuncia.

Ya no matan
Ana Velasco Vidal-Abarca  Libertad Digital 24 Abril 2018

Nos dicen que los terroristas han sido derrotados sin contrapartidas. Y quieren que nos lo creamos.

Nos esperan el olvido y la soledad. Dirán que siempre se recordará a las víctimas, que recibirán el reconocimiento que merecen. Pero es mentira. Las víctimas serán olvidadas. Solo las recordarán sus familias, en la intimidad del hogar y del dolor. Así será, inexorablemente, porque es necesario para unos, indiferente para otros y los que deberían impedirlo no lo harán.

Dicen que ya no habrá más muertos. Es un alivio inmenso. Podremos vivir sin miedo, esa emoción primaria y paralizante que nos ha atenazado durante tantos años. Quizá esa sea la razón del Síndrome de Estocolmo colectivo que estamos padeciendo. Nuestros agresores ya no van a atacarnos más, han decidido erradicar los crímenes de su actividad futura. Nos perdonan. Nos dejan vivir. ¡Y dicen que nos respetan! Por eso debemos darles las gracias y estar muy contentos. A cambio piden poca cosa, que nos olvidemos de todo, que les dejemos ser y estar, pasearse, vanagloriarse, representarnos, contarnos sus historias -no todas, solo las que no comprometan a sus compañeros- y, sobre todo, que sus víctimas no les molesten. Nada de justicia, mucho silencio y si acaso algo de difusión si alguna se muestra proclive al perdón y la reconciliación de igual a igual.

Están tranquilos. Saben que ocurrirá así. A pesar del ruido, de las palabras altisonantes, de la sincera indignación de muchos ante su infame propaganda. Su estrategia funciona. Aunque no engañe. Porque los que pueden impedirla no lo hacen. Y no lo hacen porque les parece bien que los que mataron a tantos españoles se rehabiliten y formen parte de nuevo de la sociedad. Como si nada. Hace mucho tiempo que decidieron que estaban dispuestos a pagar ese precio.

Tienen futuro. Incluso conquistarán el poder que anhelan y transformarán la historia a su antojo.Convertirán el mal en bien. Explicarán que a veces matar es legítimo y necesario -según a quién, porque no todas las vidas son iguales- y que tuvieron que hacerlo para conseguir llegar a donde están. Pero que han renunciado a volverlo a hacer y por eso ya no se les puede reprochar nada. Y como no se les puede reprochar nada, las víctimas y su cansina reclamación de justicia no deben molestar.

Mientras, los que podrían haber impedido este escenario indigno, injusto, cobarde y tramposo, nos dicen que los terroristas han sido derrotados sin contrapartidas. Y quieren que nos lo creamos.

Ya no matan. Lo demás no importa.

Ana Velasco Vidal-Abarca, es periodista, hija de Jesús Velasco, asesinado por ETA y de Ana María Vidal-Abarca, fundadora de la AVT. Miembro de Covite y del patronato de la Fundación Villacisneros.

Sin perdón
Ignacio Cosidó www.vozpopuli.com 24 Abril 2018

ETA no obtuvo rédito alguno por matar y tampoco lo obtendrá ahora por plantear su disolución, un final que es consecuencia exclusiva de la fortaleza de la democracia

En el antiguo Colegio de Huérfanos de la Policía Nacional hay una gran placa de acero en la que están grabados los nombres de todos los miembros del Cuerpo que dieron su vida por España y por nuestra libertad luchando contra el terrorismo. Erigimos ese memorial para que su espíritu de sacrificio impregnara a las nuevas generaciones de policías nacionales y para que su memoria heroica no pueda borrarse nunca de nuestra historia. En esa larga lista de caídos, hay 144 que cayeron vilmente asesinados por ETA. A ninguno de ellos, ni a sus familias, la banda asesina ha pedido jamás perdón. Quizá sea mejor así.

Es difícil calibrar el dolor acumulado por esas familias. Muchas de ellas se llevaron del País Vasco el cadáver de sus esposos o de sus padres una noche de forma casi clandestina y durante muchos años vivieron ese dolor en soledad y ante la indiferencia de la sociedad y de las instituciones. Se ganaron día a día su dignidad gracias también a un movimiento asociativo que ha nadado en muchas ocasiones contra corriente y que tardó demasiado en ser justamente reconocido.

El anuncio de ETA de disolverse definitivamente me ha traído a la memoria sus caras, las manos estrechadas, los abrazos dados, las palabras imposibles de consuelo. ETA muere con la misma dosis de infamia que la ha acompañado en toda su historia, insultando de nuevo a sus víctimas al catalogarlas de buenas y malas, balbuceando una pretendida justificación de una barbarie que no tiene justificación alguna, buscando un beneficio político de la derrota a manos de hombres y mujeres valientes como tantos policías o guardias civiles que dieron su vida por defender la nuestra.

Ninguno de esos objetivos podrá alcanzar en este estertor final la banda terrorista. Las víctimas no podrán ser humilladas porque ningún cínico comunicado de unos asesinos derrotados podrá manchar su memoria, ni su dignidad, ni la superioridad moral que las asiste a todas. Ni uno solo de sus crímenes podrá ser justificado en aras de un proyecto totalitario que jamás tuvo opción de torcer la voluntad democrática de los españoles. No obtuvieron rédito alguno por matar y tampoco lo obtendrán por plantear ahora su disolución, un final que es consecuencia exclusiva de nuestra fortaleza y de nuestra determinación y en ningún caso de su voluntad.

No fue fácil para una democracia joven como la española derrotar a una banda terrorista tan sanguinaria y fanática como ETA. No es fácil luchar contra asesinos sin ningún tipo de escrúpulo con las armas exclusivas de un Estado de Derecho particularmente garantista. Los asesinos nos golpearon con saña durante décadas y causaron un inmenso dolor en toda la sociedad española. Es posible que cometiéramos errores, como unas penas injustamente bajas para los asesinos durante mucho tiempo, pero en todo momento perseveramos en una voluntad colectiva de lograr la victoria de la libertad sobre el terror. Jamás nos rendimos. Y tenemos todos el legítimo derecho de sentirnos orgullosos como españoles por haber logrado con tan alto sufrimiento esa victoria.

En esa victoria las víctimas del terrorismo han estado siempre en primera línea. Dándonos la fuerza moral para seguir la lucha, ofreciendo el ejemplo de quienes nunca apostaron por la venganza, sino que confiaron en la justicia, guiándonos con su dignidad en los momentos de duda o confusión. A ellos, a quienes dieron su vida por defender nuestra libertad y nuestra patria, y a sus familias, debemos esencialmente esta victoria. Nada ni nadie podrá mancillar nunca su heroísmo.

España Acusados de un presunto delito de odio
“Son bestias que solo saben dar palos”, así hablaban los profesores que humillaron a hijos de guardias civiles

La Fiscalía denuncia que los docentes llegaron a exigir" a los alumnos que bajaran a protestar contra la "brutalidad policial" de sus padres.
E.E. El Espanol 24 Abril 2018

Los guardias civiles son "bestias que solo saben dar palos". "Animales" que parecen unos "perros rabiosos" y unos "salvajes". Quienes así hablaban sobre los agentes eran nueve profesores del Instituto de Sant Andreu de la Barca investigados por un presunto delito de odio. Según la denuncia presentada por la Fiscalía, los nueve docentes, lejos de cumplir con su obligación de educar a los menores, dedicaron la mañana del pasado 2 de octubre a humillar presuntamente a los hijos de los guardias civiles que cursaban clase en ese centro, llegando incluso a pedirles que levantaran la mano para que fueran señalados por el resto de sus compañeros.

"La Guardia Civil es mala y pega a la gente"
Un día antes, los padres de los chicos fueron parte del dispositivo que, en cumplimiento de las órdenes judiciales, trató de impedir la celebración del referéndum ilegal del 1-O. Se da la circunstancia de que ese instituto linda con el cuartel de la Guardia Civil más importante de toda Cataluña en número de efectivos. Por eso es muy común que sus clases estén pobladas por hijos de agentes de campo.

Ahora, la denuncia, que según el ministerio público será instruida por el juzgado de instrucción número 3 de Martorell (Barcelona), acusa a los nueve profesores de lesionar la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad y a cinco de ellos también por un delito de injurias graves contra los cuerpos y fuerzas de seguridad.

"¿Quienes son hijos de Guardia Civil?"
La Fiscalía detalla que un profesor aseguró el 2 de octubre, en clase de matemáticas de cuarto de ESO, ante unos 30 alumnos, que no estaba en disposición de dar clase normal porque la Policía y la Guardia Civil le habían tratado "a palos, porque son unos animales y unos bestias que solo saben dar palos", abriendo un debate entre los alumnos sobre las cargas policiales del referéndum ilegal del 1-O. Este mismo profesor también aseguró en la siguiente clase que estaba muy triste y no tenía ganas de dar clases por la "violencia desproporcionada" ejercida por los cuerpos policialesUna profesora de catalán aseguró que los agentes de la Guardia Civil "son unos animales, solo saben dar palos", ante lo que una alumna de 15 años rompió a llorar, aseguró que su padre no era así y pidió salir de clase porque se sentía señalada y humillada ante el resto de compañeros de aula.Según la denuncia, otra profesora, de inglés, también condenó la "violencia" del 1-O y, tras mostrar en clase una fotografía en la que aparecían unos cincuenta agentes de la Guardia Civil, aseguró que parecían "perros rabiosos", ante lo que una alumna trató de explicar entre lágrimas que su padre estaba haciendo su trabajo.Esta misma profesora también preguntó en clase de primero de ESO a sus 25 alumnos "¿quiénes son hijos de Guardia Civil?", con el objetivo, según la Fiscalía, de "señalarlos como hijos de Guardia Civiles, evidenciarles ante el resto de compañeros y generarles sentimientos de culpa con la consiguiente humillación, dado el ambiente hostil que se respiraba en todo el instituto al atribuir a los Guardia Civiles la condición de violentos".

Obligación de protestar
Según la Fiscalía, los docentes también "exigieron" a todos los alumnos que bajaran a las 12.00 horas al patio para protestar por la "violencia" policial durante el 1-O y para "defender la independencia".Una profesora de Naturales avisó a los alumnos: "el que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que se baje al patio", mientras otra docente, también de Naturales, se dirigió a un alumno de 12 años y le dijo en clase: "¿estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?".

Seis de los profesores ya comparecieron ante la Fiscalía el pasado 4 de enero, en unos interrogatorios en los que los docentes alegaron que fueron los alumnos los que plantearon espontáneamente un debate sobre las cargas policiales del 1-O, tras un minuto de silencio contra la violencia.

Por el contrario, la Fiscalía subraya que los comentarios en clase de los profesores, que provocaron que varios alumnos rompieran a llorar y que sus padres les tuvieran que ir a buscar al colegio, se produjeron en el contexto de "profunda hostilidad" contra las fuerzas de seguridad protagonizado "por una parte de la sociedad catalana que defiende postulados independentistas".

Según el ministerio público, los nueve profesores rompieron con su actuación los principios rectores del sistema educativo, como son el respeto de los derechos y los deberes que se derivan de la Constitución, del Estatuto, la convivencia, la inclusión escolar y la cohesión social, así como la exclusión de cualquier tipo de proselitismo o adoctrinamiento.En la denuncia, la Fiscalía de Delitos de Odio recalca que los docentes eran conocedores del "patente clima de rechazo social" contra la Guardia Civil y de la "gran polarización" que afectaba a la sociedad catalana por las "graves tensiones derivadas del proceso independentista", que "estaba y sigue sufriendo dicha sociedad, caracterizado por una gran agitación, fractura y enfrentamiento de carácter social".Además, argumenta que los profesores denunciados también eran conscientes del "menoscabo moral" y de la "humillación" que sus comentarios podían comportar entre sus alumnos, muchos de ellos hijos de agentes de la Guardia Civil.

El infierno del Sant Andreu tras el 1-O: «Mi hijo se ha sentido marginado y humillado»
Bartolomé Barba, coordinador en Cataluña de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), confirma que no sólo hay hijos de guardias civiles afectados –«la cuestión es que estás con ellos o contra ellos»
 La Razon 24 Abril 2018

El 1 de octubre de 2017, el hijo de Paqui Luque, de 14 años, sacó tiempo para jugar con la «Play» y relajarse de su rutinaria vida estudiantil en el instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca de Barcelona. Al día siguiente, la madre recibió una llamada del chaval a media mañana para contarle que «les habían sacado al patio para manifestarse contra la Guardia Civil por los palos que dio ayer». Ella recuerda que el chico le preguntó «qué había pasado y qué había hecho la Guardia Civil». Paqui fue de inmediato «a sacarle del centro» y habló con el director «para pedirle explicaciones», pero «eran todo evasivas». Asegura que vio «cómo sacaban a los alumnos al patio a protestar» y añade que «había niños que decidieron quedarse dentro y un profesor de guardia fue clase por clase y les dijo que tenían que ir al patio. Les obligaron a salir a todos».

Después de lo sucedido y del acoso especialmente virulento con los hijos de guardias civiles, «estos niños se manifestaron en apoyo a sus compañeros en la puerta del instituto una mañana», y Paqui Luque estuvo allí con ellos, pero además hizo pública su denuncia en los medios de comunicación para pedir que «dejaran la política al margen de los centros educativos».

Fue a partir de ese momento cuando «nos dijeron que paráramos, pero cuando ellos eran parte del problema les tendimos la mano y lo rechazaron». Luque lamenta que en el instituto «no han querido dialogar, porque se podía haber solucionado con una charla entre padres y profesores pero no quisieron».

Tras aquel agitado primer trimestre «la cosa parece que se ha calmado bastante, pero mi hijo se ha sentido marginado y humillado durante ese tiempo, y que viva eso en su centro educativo, donde va cada día a estudiar, a un niño le afecta». Afirma que «el trato hacia él de algunos profesores ya no fue el mismo» cuando la vieron a ella «ante las cámaras». «Me lo han echado de clase sin motivo, le han chillado y le han faltado al respeto sin motivo». El chico respondió con entereza: «Sé que lo estás haciendo por mi bien, haz lo que tengas que hacer, que yo aguanto», quiso animar a su madre, pero el trance le costó recibir asistencia psicológica durante varios meses.

Bartolomé Barba, coordinador en Cataluña de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) y padre de dos de los nueve menores cuyas familias han presentado denuncia, confirma que no sólo hay hijos de guardias civiles afectados –«la cuestión es que estás con ellos o contra ellos»– y comparte la inquietud por las secuelas psicológicas. «Los chavales están preocupados, sus padres están denunciando a sus maestros y eso les supone una losa de presión», además de «fundadas sospechas» acerca de las calificaciones que puedan recibir este curso. Ninguno se ha cambiado de centro, pero «sí algunos profesores». Barba cree que «podían haberlo hecho el día después [del 1-O]; podían haberse quedado en casa y no venir a acosar a menores».

Sí hay miedo y sí hay intimidación en Cataluña
Se produce un síntoma perverso en la comunidad nacionalista: el exculpatorio de estos incivismos, la negación de que se estén produciendo y su consideración irrelevante o inocua
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 24 Abril 2018

He llegado a la conclusión de que voy a denunciar ante la policía al titular de la siguiente cuenta de correo electrónico: k3m@gmail.com. Porque cada vez que escribo un artículo, sea del tema que fuere, referido a la situación política, económica o social de Cataluña, recibo en El Confidencial un 'e-mail' injurioso y vejatorio, en unos términos irreproducibles. El último, a propósito de mi 'post' titulado "La cara oscura de la revolución de las sonrisas" (14 de abril pasado). Viniendo de donde vengo —el País Vasco—, veo que semejante energúmeno no llega a emular siquiera a los que ahora piden perdón a sus víctimas “sin responsabilidad” en el supuesto “conflicto” que habría justificado su atroz historial. Pero es higiénico socialmente que esta gente que, desde el anonimato, trata de coaccionar y vejar, reciba la correspondiente disuasión por su conducta incívica, cuando no delictiva.

Traigo a colación esta anécdota personal (desde luego, mínima y relativamente habitual) porque ayer los comités de defensa de la república suscribieron pintadas intimidatorias en el exterior del domicilio de Salvador Illa, secretario de Organización del PSC. Los socialistas las denunciaron y es de suponer que también lo hará Ciudadanos, cuya sede central en Barcelona amaneció igualmente con pintadas. No es la primera vez que ocurre. Tampoco son nuevas las amenazas al negocio familiar de los padres de Albert Rivera en Granollers, que las enfrentan con buen ánimo y valentía. Ocurre lo mismo con las sedes del PP. Es sabido también que se han ampliado los servicios de escoltas en la comunidad. Existe un listado de episodios coactivos, xenófobos e intimidatorios que, uno detrás de otro, ofrecen un panorama preocupante en la Cataluña de hoy.

Pero mucho peor que estos episodios es el que ayer también denunció el ministerio fiscal. Según su escrito al juzgado de instrucción nº 3 de Martorell (Barcelona), nueve profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) lanzaron comentarios humillantes contra agentes de la Guardia Civil en presencia de hijos de los funcionarios que acuden al centro. Uno de los denunciados reclamó a los alumnos que “levanten la mano los hijos de guardias civiles”. Me remito a la información de Beatriz Parera, ayer en El Confidencial, sobre este caso. La crónica es escalofriante y si los hechos denunciados se acreditan, resultarían gravísimos.

La sociedad catalana en su conjunto tiene un alto sentido de la estética política y una autoestima elevada sobre su civismo colectivo. Se percibe a sí misma como inmune a expresiones violentas, amenazantes o intimidatorias. Los responsables del 'procés' se afanan en insistir en el carácter pacífico, casi festivo, de sus expresiones callejeras y se escandalizan cuando el fiscal llevó a una detenida de los CDR ante la Audiencia Nacional con imputación de delitos de terrorismo que el juez central dejó en desordenes públicos.

Pero son también catalanes los que, desde los medios de comunicación y a través de una cada día más amplia literatura ensayista sobre el proceso secesionista, están denunciando tanto el silencio como la intimidación que sufren quienes no dan por bueno el relato separatista y no se atienen a él.

En Cataluña hay un ambiente denso, de enfrentamiento soterrado entre familiares y entre amigos que han dejado de serlo o que circunvalan las conversaciones políticas para poder mantener unas relaciones formalmente normales. Incluso catalanistas de pro como Joan Manuel Serrat o Isabel Coixet, o catalanes que lo son por vivencia y por voluntad, como el escritor Javier Cercas —sirvan a modo de ejemplo—, han sido insultados y zarandeados en la redes y en determinados medios de comunicación por expresar opiniones contrarias al 'procés'. Nadie significativo en el secesionismo se ha inmutado ni ha salido en su defensa.

Los nacionalismos —todos— son muy peligrosos, y en fase de efervescencia o ebullición se descontrolan y generan elementos radicales que terminan por sofocar las conciencias de los moderados y sensatos. Este proceso de radicalización es el que se está produciendo en Cataluña, aunque muy hábilmente enhebrado a través de la victimización colectiva. El nacionalismo es una creencia, una fe, casi un dogma. Apela a los sentimientos mucho más que a las razones, de ahí que su frustración resulte extremadamente peligrosa porque desahoga su impotencia a través de la imposición, el miedo y la coacción. Y podría generar manifestaciones de odio.

De lo que sucede en Cataluña, debería preocuparnos no solo el deterioro político e institucional sino, sobre todo, la pérdida de los referentes cívicos y, en consecuencia, la frecuencia inquietante con la que se suceden acontecimientos que buscan el miedo y la intimidación. Se produce un síntoma muy perverso en la comunidad nacionalista: el exculpatorio de estos incivismos, la negación de que se estén produciendo y, especialmente, su consideración irrelevante o inocua.

Apreciar a los catalanes —la inmensa mayoría, ciudadanos con una correcta conciencia cívica— exige advertirles de que sean ellos los que pongan pies en pared contra quienes protagonizan la erosión de su convivencia y con el resto de los españoles. Paren esa dinámica ahora que es posible hacerlo. Porque sí hay miedo en Cataluña, porque sí hay intimidación en Cataluña, porque hasta es posible que haya odio infiltrado entre los intersticios del separatismo. Que no se engañen.

Un guardia civil con dos hijos humillados: "Es un sistema educativo pervertido"
La polémica ha surgido después de que la Fiscalía haya denunciado a nueve profesores que faltaron al respeto a varios menores por el simple hecho de ser hijos de guardias civiles
R.R. El Confidencial 24 Abril 2018

Este lunes, la Fiscalía de Delitos de Odio denunciaba a nueve profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona), después de humillar a los hijos de los guardias civiles que acuden al centro con comentarios fuera de lugar, todos ellos después de los incidentes del 1-O. Un día después, Carlos Alsina en el programa 'Más de Uno' de 'Onda Cero' entrevistó a uno de esos agentes que cuenta con dos hijos en el colegio y avisó: "No lo vamos a tolerar".

Bartolomé Barbá, padre de un hijo y una hija que estudian en el centro educativo, denunció públicamente la situación: "Los padres hemos dicho 'basta ya', porque llevamos mucho tiempo mirando hacia otro lado y hemos sido de alguna manera parte del problema y no de la solución. Aunque esto viene de lejos, en algún momento habrá que empezar a decir que hay líneas rojas que nunca se deberían de haber traspasado. Es un sistema educativo pervertido".

En el escrito presentado este lunes, los fiscales relatan situaciones como la que vivió Pol, de 12 años, que llegó tarde a clase por acompañar a un compañero al botiquín. Tras pedir permiso para entrar y sentarse en su pupitre, Lucía, su profesora, le espetó: "¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?". "El menor de 12 años se puso a llorar porque no entendía el comentario", explica la denuncia. Hechos como estos son los que han hecho estallar a los padres.

"Si les han dado palos o no, lo desconozco, pues la Guardia Civil no se dedica a eso. Si por una actuación policial alguien ha sufrido algún incidente, y a raíz de eso no se encuentra en condiciones para dar clases, lo que deben de hacer es no acudir. Estamos perdiendo el norte. Si alguien tiene una idea respetabilísima y cree que se lo tiene que extrapolar a los chavales en el colegio, se equivoca porque no lo vamos a permitir", confirma Barba, miembro de la Asociación Española de Guardias Civiles.

Barba confirma que "no se circunscribía exclusivamente a hijos de guardias civiles", pero sí tiene claro que "lo eran la mayoría". Esa situación es la que ha provocado el enfado de los padres de los menores: "Alguien se piensa que esto va en el precio: que en Alsasua nos pueden pegar, que no hay que pedir perdón por los guardias civiles asesinados y que, para mayor aberración, se puede acosar a nuestros hijos después de que alguien pensara equivocadamente que no tendría mayor recorrido".

De igual manera, confirmó que muchos de los profesores que actuaron de esta manera "han solicitado algún cambio de destino, e incluso hay alguna baja psicológica", aunque no entiende el motivo de que hubieran continuado dando clase pues, "si no estaban bien después de los sucesos del 1-0, tampoco deberían de haber ido al colegio y nos podíamos haber ahorrado todo esto". Eso sí Barba, lo tiene claro: "Se está intentando defender un sistema educativo lamentablemente pervertido".

El fuego del dragón independentista.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 24 Abril 2018

EL DÍA DE SAN JORGE CONVERTIDO EN UNA JORNADA INDEPENDENTISTA EN CATALUÑA. / RAJOY ASEGURA QUE LA COSNTITUCIÓN CONTIENE SU PROPIO MECANISMO PARA SATISFACER A LOS QUE QUIEREN UN REFERÉNUM PARA SALIR DE ESPAÑA.

Ayer lunes, día laborable, aunque por la cantidad de gente en la calle no lo pareciera, el independentismo intento y logró a medias apoderarse de la tradición para transformarlo en una jornada de reivindicación política enfocada a exigir la libertad de los políticos presos. Pero como muy bien recordaron Cataluña desde otros rincones de España a Mariano Rajoy por su referencia exclusiva a Cataluña, ayer también fue el día de Aragón. El caso es que este día fue declarado por la UNESCO en 1995 como el día mundial del libro, algo que ya formaba parte de la tradición de Aragón y Cataluña desde mucho antes donde se tiene la costumbre de realizar intercambios o regalos de libros. Y en el caso de Cataluña, se acompaña con el regalo de una rosa. En esa tradición, las rosas tienen su propio significado dependiendo de su color. Y aquí es donde el independentismo ha querido apropiarse del color amarillo que Carles Puigdemont y sus compinches tomaron como símbolo de denuncia por las medidas de intervención del 155 y principalmente por los procesos judiciales abiertos tras el cese del Gobierno de la Generalidad con la prisión provisional de los principales responsables del golpe de Estado, algunos huidos de la justicia como el propio Carles Puigdemont.

La cosa es que el significado de las rosas de color amarillo es el de “amistad, satisfacción y alegría”, el de las rojas es “pasión, amor” o el de las blancas “pureza, inocencia”. Pero para los golpistas, este color amarillo ya forma parte de su mochila reivindicativa, de su atuendo y la forma más chillona de demostrar su compromiso con el proceso independentista. Comenzó con el uso de lazos en solapas y blusas, bufandas, pañuelos y hasta prendas de vestir. Y aquí, en esta celebración tradicional no han dudado en meter sus sucias zarpas y desvirtuarla con esa apropiación mezquina de símbolos. Fue patético ver cómo el Presidente de la Mesa del Parlamento autonómico, Roger Torrent, en su hortera representación a la que ya nos tiene acostumbrados dando boato y trascendencia a cualquier acto pro golpista e institucional, puso su rosa amarilla en una especie de altar realizado con una pancarta en la que se pedía “libertad para los presos políticos”.

Bufonadas aparte, es indudable el éxito en ventas de esas rosas de pétalos amarillos, que llegaron a ser las segundas más vendidas durante la jornada con más de 600.000 ejemplares. La primera en ventas, como es costumbre, volvió a ser la rosa roja. Otro símbolo que no es exclusivo y caracteriza a otros como, por ejemplo, al PSOE donde es ya clásica la imagen del puño cerrando agarrando una rosa roja. Tampoco faltó la aparición del fugitivo Puigdemont y su mensaje de apropiarse este día mundial como una aportación del pueblo catalán a la cultura, obviando la tradición de Aragón. Dijo cosas como “Es una de las aportaciones que somos capaces de hacer como pueblo y es la manera que tenemos de explicar cómo queremos ser y de qué manera queremos continuar viviendo como catalanes pero también abiertos al mundo”.

Y es verdad que también el independentismo, dentro de su ridiculez y esperpento ultra nacionalista, quiso nada menos que apropiarse del escritor más universal de nuestras letras en castellano, Miguel de Cervantes Saavedra, del que decían que era catalán. Un mensaje el de Puigdemont lleno de rosas y libros que esconde la podredumbre de los CDR y de la violencia, la coacción y el desprecio por aquellos que no comparten sus objetivos. Basta recordar a esos nueve profesores que de forma mezquina, ruin y miserable se cebaron con niños inocentes a los que señalaron y vejaron identificándoles como hijos de violentos Guardias Civiles. Porque la cultura que propalan es la del odio y desprecio por todo lo que sea ser o sentirse español, por la cultura de España en todas sus expresiones y en la manipulación descarada de la Historia creando fantasías y rehaciéndola en un relato que la tergiversa de forma obscena. Y esa es la cultura que dicen los golpistas que tienen que preservar y con la que construyen país. Lo que construyen es un campo de concentración con más de la mitad de la población sometida a esa coacción, la que no quiere la violencia ni la independencia.

Son aún muy pocas las voces en las que se pide que no se permita que los golpistas se apropien del color amarillo. Y es verdad que los símbolos para que sean eficaces deben de ser impactantes y sencillos. Los colores sólidos “chillones” y llamativos rojo, amarillo, han sido usados por la naturaleza desde siempre como verdaderos semáforos para advertir sobre situaciones donde puede estar en riesgo nuestra vida. El rojo se asociacon peligro inminente es el color de la sangre, el amarillo es de alerta, mientras el verde nos transmite seguridad por ser un entorno ancestral, el color de los árboles, del bosque. En fin, el mensaje colorista es muy fácil de percibir y de asumir y pronto se crea una asociación inconsciente. Es por eso que efectivamente, aunque no sea lo mas importante, hemos de impedir que llegue a asociarse ese color con lo que es una reivindicación revolucionaria de un golpe de Estado y el intento de sus promotores de salir impunes de sus responsabilidades penales transmitiendo una falsa imagen de concordia y pacifismo.

Pero hay algo más que me irrita profundamente y es la actitud de Mariano Rajoy. Algo que vengo denunciando desde hace tiempo y que me induce a refirmarme en la idea de que este sujeto no puede seguir ni un minuto más al frente del Gobierno de España. En el grave desafío del independentismo catalán, su actitud ha sido desde el principio de componedor, de no meterse en líos, de buscar acuerdos y apaños, de satisfacer a los secesionistas con la misma estrategia llevada por todos los anteriores Gobiernos de España, mediante el pago del chantaje financiando a través del FLA y con sucesivas concesiones de competencias las continuas e insaciables reivindicaciones de los nacionalistas independentistas. Un chantaje muy similar al que se ha pagado al independentismo vasco del PNV, al que se califica de nacionalismo moderado como antes se hizo con el de CiU. Un error que solo ha servido para aumentar el problema y llegar a esta situación límite donde está en peligro inminente la unidad de España.

Mariano Rajoy, en esa estrategia de componendas opacas y discretas lejos de la luz y de taquígrafos, ha llegado a declarar que “la Constitución tiene su propio mecanismo para dar satisfacción a los que quieren hacer un referéndum para salir de España, pero no es un mecanismo fácil”. Es el enésimo intento de convencer a los golpistas de que vuelvan al camino del pasado, de mantener el estatus quo donde iban avanzando y beneficiándose de una autonomía mucho más provechosa que la misma independencia que demandan. El mensaje de “con nosotros estaréis mejor que solos”. Es por ello que volvió a pedir al fugitivo Puigdemont que “Convendría que Puigdemont y sus acólitos dejen de tener secuestrada la política catalana y den una salida a esta situación”. Ya lo intentó cuando le pidió que convocase elecciones autonómicas y no siguiese con el proceso de “desconexión”. El resultado ya lo conocemos.

Mariano Rajoy parece dispuesto a hablar de todo, incluso de plantear un referéndum pactado. Lo malo es que para ello todos los españoles nos debemos pronunciar en referéndum, ya que la soberanía es indelegable y no se puede trocear ni mercadear con ella. Para que eso fuera posible debería haber otra Constitución y seguir los pasos previstos que no es que no sean fáciles, es que son lo suficientemente estrictos como para hacer desistir a cualquiera de intentarlo. No es imposible, pero si altamente improbable. Así que lo mejor que puede hacer Mariano Rajoy es insistir en que vuelvan a la legalidad, porque de no hacerlo, el Estado de Derecho seguirá defendiéndola hasta las últimas consecuencias con los medios legales que tiene a su disposición y que Mariano Rajoy solo ha querido o ha sido obligado a aplicar de forma bastante liviana. Lo malo es que ya ha declarado que no piensa "ahondar" en las medidas de intervención aunque se llegue a tener que celebrar nuevas elecciones. Con ello se descarta por ejemplo la intervención de TV3 y RAC1, medios propagandísticos de los golpistas. Una actitud cobarde que dista mucho de la que fue en su día la respuesta del Gobierno de la República ante un hecho similar dado por el golpismo catalán.

Los mensajes subliminales tipo Gila de “aquí hay un asesino y no soy yo”, ni son apropiados ni son eficaces. Basta con ceñirse a la ley y dejar que la Justicia haga su trabajo sin interferir de forma tan obscena como lo han hecho miembros del Gobierno de Mariano Rajoy. Este debe estar para colaborar con la justicia y no para entorpecer su labor. Y eso va por todas las Administraciones y Gobiernos autonómicos de los que ya tenemos demasiados ejemplos de su injerencia descarada y trabas a la labor de los jueces encargados de causas que afectan directamente a esas Administraciones, como el caso de los falsos ERE’s en Andalucía, Gurtel y Púnica en Madrid, Aigues en Valencia, 3% en Cataluña, etc.¡Dejen a la Justicia en paz!

¡Que pasen un buen día!

Unos cien energúmenos de los CDR linchan a un militar en Figueras
Rompieron el cristal delantero del cabo por el mero hecho de llevar una bandera de España en el interior de su coche.
Libertad Digital 24 Abril 2018

Un centenar de integrantes de los autodenominados Comités para la Defensa de la República (CDR) han atacado en Figueras a un militar de la base de Sant Climent de Sescebes, informa Fernando Lázaro en El Mundo.

Según relata el periódico, este lunes por la tarde organizaron una manifestación en apoyo a los golpistas encarcelados con parada en el cuartel de la Guardia Civil en el recorrido.

Un cabo primero de la Base Militar Sant Climent de Sescebes pasó por allí con su vehículo en el momento en que los vándalos se manifestaban cuando fue atacado. Portaba un lazo con los colores de la bandera de España en el espejo retrovisor interior del coche y esto bastó para que fueran a por él.

Los salvajes le rodearon y le rompieron el cristal delantero a golpes. El militar abandonó rápidamente la zona temiendo por su integridad física.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Sólo en España se ataca al español

 La Razon 24 Abril 2018

El 23 de abril, aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, de William Shakespeare y de Garcilaso de la Vega «El Inca» –todos fallecidos en 1616–, se celebran el día mundial de lengua española, instituido por la ONU; el día internacional del libro y, en España, tiene lugar, además, la solemne ceremonia de la entrega del Premio Cervantes, que preside Su Majestad el Rey. En esta ocasión, el galardón más importante de la literatura en lengua española se entregaba al escritor y periodista nicaragüense Sergio Ramírez, prolífico autor centroamericano y confesado heredero literario de Rubén Darío, que es tanto como decir hijo predilecto del idioma español, el mismo que comparten 572 millones de personas en el mundo y la segunda lengua con mayor proyección internacional, detrás del inglés.

En efecto, nuestro idioma está en plena expansión mundial, no sólo por el crecimiento vegetativo de los hablantes nativos –que son 477 millones, según el anuario de 2017 que edita el Instituto Cervantes–, sino porque se ha convertido en una de las lenguas extranjeras más estudiadas, con 21 millones de alumnos actualmente, y porque se expande notablemente en Estados Unidos, donde es el idioma más demandado en todos los niveles del sistema educativo. Como señalaba ayer el «Hispanic Council», el 14 por ciento de los 435 congresistas y el 13 por ciento de los 100 senadores norteamericanos utilizan el español con frecuencia, dentro de su política habitual de comunicación. Hay muchos más datos que abundan en la buena salud de nuestro idioma –el tercero más empleado en internet; el segundo en las redes sociales Facebook y Twitter, incluso en urbes anglófonas como Nueva York y Londres– y que explican la buena salud de la industria editorial española, que ya es la tercera del mundo por su capacidad exportadora de libros. En definitiva, que según todas las proyecciones, en 2050 hablarán español 754 millones de seres humanos, con México y Estados Unidos como los dos países con mayor número de hispanohablantes. Y sin embargo, frente a esta historia de éxito, frente a la realidad de una lengua en franca expansión y que supone un inapreciable instrumento para el desarrollo económico y cultural de España, es en nuestro país donde sufre los mayores ataques por parte de los sectores nacionalistas, y no sólo, que han hecho de la promoción de las lenguas regionales propias un arma arrojadiza contra la identidad común y la convivencia de todos los ciudadanos.

La imposición del conocimiento de los idiomas vernáculos, incluso, dialectales, a quienes pretenden trabajar en cualquier parte del territorio nacional, no sólo atenta contra el derecho de todos los españoles a usar el español, sino que se convierte en un medio de exclusión laboral y social que nos empobrece a todos. No se trata, por supuesto, de pretender eliminar unas lenguas que forman parte de nuestra riqueza como nación y que, además, están reconocidas y protegidas por nuestra Constitución, sino de alertar contra una política lingüística sectaria, que, como el caso de el País Vasco y Navarra con el euskera, pretende imponer un idioma en lugares y poblaciones donde no se ha hablado nunca, o que, como ocurre con el catalán en Valencia y Baleares, busca a través de la expansión idiomática la uniformidad artificial de unos territorios que siempre tuvieron voces propias. Por no referirnos a los problemas que genera en la enseñanza a los niños de origen familiar castellanoparlante, obligados a estudiar en otra lengua. No. No es defensa de los idiomas propios, sino su conversión en herramienta para separar.

Civismo catalufo
Pablo Planas  Libertad Digital 24 Abril 2018

Esa gente está convencida de que la Marcha Real es la cumbre sinfónica del fascismo. Le llaman el "lolo-lolo" y atribuyen la carencia de letra al analfabetismo intrínseco del pueblo español.

De entre los muchos sacrificios por la república que están dispuestos a llevar a cabo los catalanistas destaca el de ataviarse con prendas y lazos amarillos, color que rivaliza con la estrellada en el imaginario separatista. El amarillo es incómodo, fácil de combinar, pero asociado al mal fario, la prensa sensacionalista y la ictericia. Ha sido adoptado por el catalanismo para exigir la liberación de los golpistas y mostrar su adhesión inquebrantable al presidente Puigdemont, que trama un partido único tipo amanecer dorado, ni de izquierdas ni de derechas, sólo catalán.

La requisa de algunas camisetas amarillas en los accesos al Estadio Metropolitano en la final de la Copa del Rey constituye un episodio muy celebrado en las filas separatistas. Mención especial en los deportes de TV3 a la mujer que obligada por una agente de la Policía Nacional se desprende con un beso de la samarreta que tal vez la había vestido en las últimas cinco concentraciones por los presos. Otra heroína anónima para la maquinaria propagandística, más madera en la caldera del rencor.

Un periodista de la misma cadena se fue a disfrutar de la final en su tiempo libre acompañado por un hijo de once años. Dice en el Twitter que elementos de la seguridad del recinto intentaron decomisarle un silbato, sacarle del asiento y, lo peor, que hicieron llorar al niño. Menos mal, añade el reportero en la red social, que la criatura "ha visto que la dignidad, la democracia y la libertad están por encima de la injusticia". Tal cual, en los prolegómenos de un partido de fútbol cuya sustancia para miles de aficionados barcelonistas e independentistas consistía en silbar el Himno Nacional, insultar al Rey y despreciar al resto de los españoles.

Planazo. Excursión culé/separatista a Madrid. Una tipa es trending topic por su jura de la camiseta y un periodista de TV3 vive la aventura de su vida soplando el pito en presencia de un hijo suyo. Tremendas víctimas de la represión del Estado otomano, héroes modernos de la libertad de expresión, reflejos vivos de un pueblo que sufre bajo la tiranía del artículo 155.

Esa gente está convencida de que la Marcha Real es la cumbre sinfónica del fascismo. Le llaman el "lolo-lolo" y atribuyen la carencia de letra al analfabetismo intrínseco del pueblo español, subespecie de primates peldaños abajo del superhombre catalán. Odian esos sones con el mismo ardor con que berrean Els Segadors en la Plaza Mayor de Madrid ante un contingente de la Policía Nacional. ¿Cómo? Pues sí, en medio del aterrador desprecio a los más elementales derechos catalanes, peldaños arriba de los humanos, la coral del CDR (Comité de Defensa de la República) del Fútbol Club Barcelona interpretó el tan perseguido himno autonómico de Cataluña frente a un destacamento de piolines de la muerte. Pilar Rahola, la editorialista jefe de TV3 y La Vanguardia, solaza a sus seguidores en redes con la singular estampa, "avui a Madrid, Catalunya triomfant", de los boixos nois en el corazón de la Villa y Corte. Pelos como escarpias se le pusieron a la musa del proceso ante tamaña exhibición de dignidad, democracia y toda la vaina.

Gran demostración de civismo catalufo de unos quince mil hiperventilados, fanáticos azulgranas, intransigentes separatistas, milicias amarillas de Farabundo Puigdemont en el centro de España. Viaje en autobús con bocadillo incluido y acción relámpago de los más comprometidos en el interior de la capital. Otra victoriosa escaramuza de la república fuera de casa mientras prosiguen las amenazas en campo propio.

Nueve profesores amarillos
Marcello Republica 24 Abril 2018

La Fiscalía del Estado ha presentado denuncia por violación de Derechos Fundamentales de los niños y por injurias graves contra los cuerpos de seguridad del Estado contra los nueve profesores, del instituto Palau Sant Andreu de la Barca de Barcelona, que el pasado 2 de octubre (después del referéndum ilegal del 1-O) acosaron, increparon y descalificaron ante sus compañeros a niños alumnos del citado colegio que eran hijos de Guardias Civiles.

Una conducta delictiva e infame contra niños asustados e indefensos por parte de unos profesores indignos de tal profesión que se comportaron como unos nazis con sus agresiones y que merecen ser expulsados de la enseñanza y condenados por sus flagrantes delitos de los que también son corresponsables los directores del centro.

Los nueve profesores son el verdadero rostro democrático del ‘procés’ y el ejemplo -llevado al extremo canalla de agredir verbalmente a los niños- de lo que ha ocurrido y está ocurriendo en la enseñanza catalana en estos años de preparación detallada del golpe de Estado catalán del 27-O por parte de una organización golpista. Una banda de la que varios de sus dirigentes se encuentran en prisión preventiva pendientes de juicio, mientras otros están huidos de la Justicia.

Ayer, festividad de Sant Jordi en Cataluña, los ciudadanos afines al proceso independentista lucían lazos y rosas amarillas en apoyo a estos presos que organizaron el golpe catalán. Lazos y rosas que seguramente llevarían en sus solapas estos personajes que dicen ser profesores pero del odio del separatismo catalán.

Los profesores Ruth y Jordi de 4 de ESO dijeron a sus alumnos hijos de Guardias Civiles que sus padres eran ‘animales y bestias que sólo sabían dar palos’ o que actuaban como ‘perros rabiosos’.

Y de ese tenor se produjeron otras agresiones verbales a los niños hijos de Guardias Civiles a los que exigieron identificarse ante sus compañeros y a los que obligaron a asistir a una concentración en el patio del colegio para protestar contra los hechos violentos del 1-O.

Convirtiendo así el instituto que se paga con dinero público español en una escuela de odio contra España, los Derechos Humanos de las personas más vulnerables de la sociedad como son los niños y contra la legalidad.

¿Qué nos cobrará ETA esta vez?
Bildu y PNV, de quien dependen los presupuestos, pugnan por atribuirse el mérito de excarcelar a los presos etarras
Isabel San Sebastián ABC 24 Abril 2018

Para proceder de algo que oficialmente no existe, hay que ver cuánto ruido ha hecho el último comunicado de ETA. ¿No habíamos quedado en que estaba derrotada? Es todo tan falso, tan burdo, que produce náuseas.

Me niego a entrar en el contenido de ese panfleto inmundo, empeñado en justificar medio siglo de terror que ha cambiado para siempre la faz del País Vasco, robándonos a muchos nuestras raíces. Desde su forma, tan pegajosa como la sangre derramada por sus pistoleros, hasta su fondo, tan miserable como para diferenciar entre víctimas inocentes y víctimas merecedoras de serlo, todo ese escrito rezuma vileza. Es vileza. Veneno de víbora acostumbrada a reptar por el fango que constituye el hábitat natural de la banda.

No reproduciré en estas páginas ni una sola de las expresiones propias de los terroristas, que políticos y periodistas repiten como loros. Ellos empezaron a ganar la batalla del relato el mismo día en que algunos tontos útililes aceptaron referirse a la «lucha armada» para describir un coche bomba detonado a distancia o un tiro de parabellum descerrajado en la nuca. Y lo peor es que en muchos casos esta contribución a su causa ni siquiera se debió a la cobardía o la complicidad, sino a la simple estupidez o al afán de exhibir «progresía», hoy exactamente igual que ayer.

La versión que pretenden hacernos tragar es conocida: ETA fue vencida por el Estado de Derecho, anunció el cese de sus acciones terroristas sin obtener contrapartidas y ahora se limita a certificar lo que constituye una situación de hecho, porque necesita proporcionar a sus bases un argumento plausible que justifique la entrega de las armas. Digan lo que digan, se nos asegura, no conseguirá nada, como tampoco lo consiguió cuando decidió perdonarnos la vida. ¡Mentira!

La verdad es que sí hubo contrapartidas al anuncio de cese de la violencia. ¡Y gordas! La principal fue la legalización «de facto» (aunque no «de jure») del tentáculo político de la organización criminal, cuya retirada de la circulación democrática había causado un daño decisivo a los propósitos terroristas. Un daño que, unido a la actuación implacable de los cuerpos de seguridad y la justicia, habría conseguido la derrota definitiva e incondicional de los del hacha y la serpiente si el gobierno de Zapatero, y después el de Rajoy, no se hubiesen avenido a pactar con ellos. La segunda, no menor, la derogación de la doctrina Parot, unida a la apertura de esa «vía Nanclares» que constituye un fraude en toda regla al concepto de «arrepentido» judicial. Merced a esas dos medidas, decenas de asesinos multireincidentes han salido a la calle mucho antes de cumplir sus penas, sin otro requisito que firmar un papel diciendo que lo sienten. Y el goteo no cesa. ETA ni se rindió ni fue derrotada. ETA cambió de rostro y de estrategia porque le convenía y se lo permitimos. La pregunta es ¿cuánto vamos a pagarle ahora por este vómito infame destinado sin lugar a dudas a obtener algún beneficio?

Bildu y PNV pugnan desde hace mucho por llevarse al agua el gato de los presos etarras. Por colgarse ante el electorado más radical la medalla de su impunidad. Los de Ortúzar tienen ventaja, ya que en su mano está la aprobación de los presupuestos. La condición de acercar a los terroristas y excarcelarlos progresivamente fue puesta sobre la mesa desde las primeras conversaciones con el Gobierno del PP, aunque nadie lo reconozca. Llámenme malpensada, pero a mí este comunicado me suena a coartada para hacerlo sin causar demasiado escándalo. ¡Al tiempo!

ETA como destino turístico
¿Puede encontrarse la normalidad en el simple hecho de visitar como un turista esos lugares, que antes eran prolongaciones del terror, y contemplarlos como vestigios de algo pasado?
Javier Caraballo El Confidencial 24 Abril 2018

Se te ocurrió visitar una 'herriko taberna' por el mero morbo turístico de haber estado allí. Cuando lo dijiste, ya lo sabes, tuve que volver la mirada hacia ti porque no daba crédito a lo que estaba oyendo. Hablábamos del comunicado de ETA, de si teníamos que sentirnos ofendidos por el lenguaje que utilizan, si debe afectarnos que se pongan otra vez una capucha y pidan un perdón selectivo, como si algunas de las víctimas se hubieran merecido su terror y otras no. Dije que ETA no debe afectarnos ya en sus acciones, que nada debe apartarnos de la única certeza de que han sido derrotados, porque esa es la confusión que buscan.

Fue entonces cuando contaste lo de tu viaje a San Sebastián, años después de aquel anuncio de la ‘tregua definitiva’ de ETA, que no era tregua sino derrota. Entraste en una de las 'herriko tabernas' del casco viejo decoradas con toda la parafernalia batasuna, los carteles de los presos etarras, las ikurriñas colgando como boinas y las pegatinas de lucha contra la energía nuclear, que nunca faltan en esos ambientes, como si vestirse de ecologistas los pudiera humanizar.

Acodada en la barra, sentiste el placer profundo de contemplar que todo aquello no era ya más que exorno, el decorado de una barbarie pasada; el símbolo más expresivo de que todos esos habían sido derrotados. Pediste un vino, señalaste una foto y el camarero te dijo algo de un 'gudari', “un luchador de los derechos sociales del pueblo vasco”, mientras al fondo había algunos jóvenes medio borrachos cantando algo en euskera. ¿Puede encontrarse la normalidad en el simple hecho de visitar como un turista esos lugares, que antes eran prolongaciones del terror, y contemplarlos como vestigios de algo pasado?

La complejidad social y el daño provocado por la banda asesina son tan enormes que, una vez que ha pasado el terror, hablar o intentar razonar sobre la propia normalidad se hace muchas veces imposible. No me refiero, desde luego, a la cautela policial que hay que seguir manteniendo siempre sobre esa gentuza, y mucho menos al esclarecimiento de los crímenes que quedan por resolver, sino a la dificultad que entraña hablar del fin de ETA y de la necesidad de ir dando pasos hacia la normalización. Hay quien piensa que normalización es sinónimo de claudicación, y se olvidan de lo fundamental: que han sido derrotados, que los hemos vencido.

Acuérdate de que hasta con la película de los ‘Ocho apellidos vascos’ hubo quien se escandalizó porque lo consideraba una muestra de frivolidad y de olvido hacia las víctimas. No era eso, sino lo contrario. Por eso, cuando me lo explicaste, entendí tu gesto, atrevido y provocativo; ese enfoque tuyo de buscar la derrota de ETA hasta en el patetismo de su iconografía. También esos son pasos necesarios para profundizar en la derrota y avanzar en lo más importante ahora, la descongestión de una sociedad que ha vivido muchos años amordazada mentalmente. El país de los callados.

¿Era el miedo el que se convirtió en indiferencia o, para muchos, el miedo solo era la excusa de su indiferencia? Todavía tendrán que pasar muchos años para que la sociedad vasca se vuelva sobre sí misma y analice todo lo que le ha pasado en estos años, la enorme conmoción social que ha provocado la barbarie etarra. Apenas ha comenzado ese proceso de reconocimiento de la verdad con la extraordinaria novela de Fernando Aramburu, pero eso solo es el comienzo, un extraordinario comienzo.

Aramburu ha contado muchas veces que la novela surgió —si se puede expresar así, porque faltaban todavía muchos años para que la escribiera— el día que dos terroristas, disfrazados de obreros, asesinaron a Enrique Casas, secretario general del Partido Socialista de Euskadi. Cuando les abrió la puerta, le dispararon dos tiros y huyeron; Enrique Casas se desplomó delante de uno de sus hijos mientras gritaba “sois unos cobardes, cabrones”. Era el año 1984. Su viuda, Bárbara Durko, le pidió al obispo de San Sebastián, José María Setién, que le dejara llevar el cadáver a la catedral del Buen Pastor para poder acoger a todas las personas que iban a acudir al duelo, y ese tipejo con báculo y sotana se negó.

Fernando Aramburu se fijó en el ataúd, en la Casa del Pueblo, y se dijo a sí mismo: “En ese momento supe que algún día tendría que escribir sobre esto". Muchos años después de la tregua, habrá muchos miles de vascos que es ahora cuando comienzan a hablar con libertad, a recordar con libertad y hasta a rememorar con estupefacción aquello que sucedió y que, incluso, llegaron a verlo normal. Acuérdate de lo que, ese mismo día, contó a tu lado Arantxa: “Me tiemblan las piernas cuando pienso ahora que estábamos en casa, se oía una explosión cercana, y la vida seguía tal cual porque ya todo aquello se había convertido en algo habitual”.

“Durante años y años, decenas de miles de chivatos han perseguido a decenas de miles de personas porque han acobardado mucho más que matado”, sostiene con su lucidez habitual Maite Pagazaurtundua, otra de las víctimas de ETA. Léelo bien porque con esa sola frase ya nos podemos imaginar la profundidad de los daños sociales que dejan los asesinos etarras.

La herida de ETA es mucho más profunda que la que ha dejado en los muertos y en sus familias; es bueno subrayarlo y repetirlo para sentirnos más orgullosos todavía de haber vencido, de haberlos derrotado. Era tanta la dificultad, tanto el terror que habían sembrado en los momentos más oscuros de la lucha contra esa organización asesina, que podría parecernos que nunca lograríamos ganar, que era imposible. Y no ha sido así. Como lo sabemos, como siempre lo recordaremos, que elijan ellos las frases para su derrota, como en el comunicado en el que anuncian la disolución.

No podemos consentir que nos provoquen; mucho menos que generen malestar o indecisión. Que sigan hablando de ‘conflicto en Euskal Herria’, que mantengan sus alucinaciones perversas de país sometido, que no tengan ni la dignidad de pedir perdón a todas las víctimas; que pongan ellos las palabras de su derrota, porque esa es la única realidad y jamás la van a poder cambiar.

La Euskadi que tanto calló
Carlos Gorostizawww.vozpopuli.com 24 Abril 2018

La batalla no sangrienta del relato es ahora lo que nos preocupa y nos ocupa, porque hay poco de lo que enorgullecerse, y a la clase dirigente le gusta salir siempre guapa en los libros de historia

El comunicado de ETA en el que anuncia su disolución resultó tan previsible como todos los anteriores, salvo en que pide perdón a las llamadas víctimas colaterales, las que nunca hasta ahora merecieron para la banda más consideración que la que se daba a los destrozos físicos que causaban sus bombas alrededor de las víctimas buscadas.

Entiendo que el comunicado pide disculpas al entonces niño que pateó en Rentería una mochila abandonada en la calle sin saber que contenía una bomba que le arrancaría la pierna, pero que nada hay que decir sobre la pierna arrancada a Eduardo Madina con una bomba en su coche. También supongo que la disculpa se extenderá a los trabajadores que murieron en Ordizia por la bomba con la que trataron de matar al concejal Iñaki Dubreuil, que se salvó por metros. La duda es si este perdón alcanza a las víctimas nunca reconocidas, como los jóvenes gallegos asesinados en Francia por ETA o a la niña Begoña Urroz, de pocos meses, la primera persona con la que “se estrenó” la banda en 1960 matándola con una bomba incendiaria en la estación donostiarra de Amara.

Estas víctimas, las reconocidas y las ocultadas, no “formaban parte del conflicto”, según nos dice ahora ETA, y eso deja claro que sí lo hacían los guardias civiles, los policías, los ertzainas, los afiliados a la UCD, los políticos electos, los parroquianos del bar de la Casa del Pueblo de Portugalete, los cocineros civiles del cuartel de Intxaurrondo, los periodistas no afectos, los concejales no nacionalistas, los chefs que no pagaban.

Hoy ETA ha perdido definitivamente, pero mientras existió, hubo ganadores. Vaya si los hubo, algunos bien conscientes de quién les allanaba el terreno"

Efectivamente, no tragar o no callar ante lo que proponía y defendía el nacionalismo vasco radical te hacía “parte del conflicto”, así que para no serlo mucha gente calló y a lo largo de interminables años de podredumbre tomó forma en Euskadi un discurso biempensante y socialmente muy exitoso, que era a un tiempo protector e inmoral y que a lo largo del tiempo tuvo como algunos de sus eslóganes más significativos “algo habrá hecho”, “tú no te metas en líos” o “ya sabía dónde se metía”.

Esa actitud social expulsó a las tinieblas sociales y políticas a muchísimas personas, de toda clase y condición, y el espacio público que les negaba una sociedad timorata y conformista como es la vasca, fue ocupado por quienes sí se acomodaban a lo que ETA admitía o, al menos, toleraba. Hoy ETA ha perdido definitivamente, pero mientras existió, hubo ganadores. Vaya si los hubo, algunos bien conscientes de quién les allanaba el terreno, como Arzalluz con aquel: “Ellos agitan el árbol y nosotros recogemos las nueces”, y otros con el engreimiento suficiente para no ver lo evidente, como Joseba Egibar cuando dijo en la tribuna del Parlamento Vasco: “A quien perjudica objetivamente ETA es al nacionalismo vasco”, y lo hizo delante de los parlamentarios constitucionalistas cuyos escoltas les esperaban en la puerta.

La iglesia vasca, siempre al quite de quien esté ganando la partida, ha pedido perdón esta misma semana “conscientes de que también se han dado entre nosotros complicidades, ambigüedades, omisiones, por las que pedimos sinceramente perdón”, para, a renglón seguido, evocar inmediatamente las necesidades de los presos. Tanta prisa hoy como santa paciencia tuvieron antes.

A nadie se le puede obligar a ser un héroe y los vascos no lo fuimos. Lo que no vale es hacerse pasar por uno de ellos cuando la tormenta ya pasó. A ETA la derroto la democracia española y el trabajo y sacrificio de las fuerzas de seguridad. Se consiguió con la ayuda valerosa de muchos vascos, con la abstención comprensible de la mayoría, pero contra la actitud renuente y ventajista de una élite social vasca, económica, religiosa o política, mayoritariamente instalada y acomodada al calor del nacionalismo. Por eso es por lo que la batalla no sangrienta del relato es ahora lo que nos preocupa y nos ocupa, porque hay poco de lo que enorgullecerse, y a la clase dirigente le gusta salir siempre guapa en los libros de historia.

Borja Sémper y los presos de ETA
Cayetano González  Libertad Digital 24 Abril 2018

Está el PP vasco en una situación como para permitirse el lujo de que su portavoz –y presidente guipuzcoano–, Borja Sémper, diga que la actual política penitenciaria en relación a los presos de ETA "se puede adecuar a la realidad del momento", aunque añadiera, como para rebajar la gravedad de su aseveración, que habría que hacerlo "sin prisa" y con "decisiones reflexionadas".

¿A qué momento se refiere Sémper"? ¿Al del abyecto comunicado de la banda terrorista del pasado jueves, en el que pedía perdón sólo a las víctimas que no tuvieron "una participación directa" en lo que ella llama el "conflicto", pero no a las que considera que sí estaban implicadas en el mismo: guardias civiles, policías nacionales, militares, ertzainas, periodistas, jueces, concejales y cargos públicos de UCD, AP, PP, PSOE y UPN? ¿Cómo se puede ser tan torpe, tan frívolo, tan superficial, como para plantear esta cuestión tras la deposición de la banda terrorista?

Es lo que les faltaba a Rajoy y al PP: seguir ahondando en la brecha que abrieron hace años con la sociedad española y con una buena parte de las víctimas del terrorismo a raíz, por ejemplo, de la liberación de Bolinaga, el torturador-secuestrador de Ortega Lara, o con la inacción del Gobierno a la hora de evitar que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos derogara la denominada Doctrina Parot, que tuvo por consecuencia la puesta en libertad de bastantes etarras y violadores en serie.

Por eso no es suficiente que Pablo Casado o Alfonso Alonso se queden en desautorizar las declaraciones de Sémper, o que éste, ante el follón que ha montado internamente con sus declaraciones, quiera matizar lo que dijo, como ha hecho este lunes en Es la Tarde de Dieter. Hay que recordar que este Sémper que ahora dice esto respecto a los presos de ETA fue el mismo que hace un tiempo manifestó que "el futuro de Euskadi habrá que construirlo con Bildu" y el mismo que no tuvo ningún reparo en hacerse una foto en la Plaza de la Constitución de San Sebastián con el entonces diputado general de Guipúzcoa y miembro de Bildu Martín Garitano. Alguien que se equivoca tanto y de forma tan persistente en una cuestión tan esencial no puede ser el que ocupe el puesto que en su día ocupó Gregorio Ordoñez ni puede ser el portavoz oficial de los populares vascos, a no ser que estos quieran pasar, en las próximas elecciones autonómicas, de partido irrelevante a prácticamente extraparlamentario.

La cuestión de fondo es qué piensan en el Gobierno y en la Moncloa. En 2011 Rajoy heredó, porque él lo quiso, el proceso de negociación política que Zapatero había llevado a cabo con ETA, convirtiéndose de esa manera en un actor más del mismo, al que también se sumó en su momento el PNV, que sabe aprovechar todas las circunstancias, todas las debilidades de quien gobierna en España, para sacar el mayor rédito político. Ya lo dijo Arzalluz en su día: "Madrid es un zoco, donde todo se compra y todo se vende".

Si Rajoy necesita a corto plazo los votos del PNV para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, ¿alguien duda de que el partido de Urkullu y Ortuzar va a poner encima de la mesa la exigencia del acercamiento de los presos de ETA al País Vasco? ¿Y qué hará entonces Rajoy? ¿Cambiará principios y valores por votos en el Congreso? Para cuando ese momento llegue, que llegará, no estaría de más que el presidente del Gobierno tuviera en cuenta lo que dijo hace tres meses una dirigente de las Nuevas Generaciones del País Vasco, Beatriz Álvarez Fanjul, cuando, en un acto del PP en Galicia, le preguntaron qué creía que les diría hoy Gregorio Ordoñez:

Nos diría que no tuviéramos complejos. Políticos como Goyo no quedan, ninguno, ni en el País Vasco ni en España… Goyo no era políticamente correcto, levantaba muchas ampollas, pero decía grandes verdades. Iba a ser alcalde de San Sebastián. ¿Y cómo está el PP en San Sebastián ahora? Porque también hay que hacer un poco de autocrítica… Igual es que entonces teníamos un mensaje claro, unas ideas claras; igual es que teníamos determinación, unos objetivos, unos principios que muchas veces hemos dejado de lado. Y eso es lo que creo que Goyo nos diría: vuelve al inicio, vuelve a tus principios, convence, ilusiona, influye en la sociedad vasca.

Rivera disimula pero colabora con el PNV
Pablo Sebastián Republica 24 Abril 2018

Se escandaliza Albert Rivera de la petición del lehendakari Iñigo Urkullu al presidente Mariano Rajoy para que conceda y transfiera al País Vasco el control de la Seguridad Social diciendo el líder de Cs harto de razón: ‘ya basta de insolidaridad y privilegios’.

Dice Rivera y dice bien pero diría mejor si de una vez deja de dar apoyo a Rajoy, el presidente de las corrupciones variadas del PP, el que huyó de sus responsabilidades españolas en Cataluña y el que pretende llegar a 2020 sentado en la cúpula del poder trampeando a la desesperada por aquí y por allá (si tiene que decapitar a Cifuentes lo hará) además de ofrecer toda clase de regalos al nuevo soberanismo vasco recién instalado el PNV y el gobierno de Vitoria.

Y todo ello mientras Urkullu reclama el derecho de autodeterminación para su pretendido nuevo Estatuto y alardea de deslealtad constitucional cuando exige que se retire el artículo 155 de la Constitución de Cataluña o acusa a España, como hizo el jefe del PNV Ortuzar en el ‘Aberri Eguna’, de ‘tener presos políticos’ en relación con los golpistas catalanes.

Y ¿con esta tropa desleal y anti española de Urkullu irá Rivera de la mano para votar conjuntamente los Presupuestos de 2018 cuando se apague el 155 de Cataluña? Y todo ello en medio de un sinfín de favores y regalos (públicos y ocultos) del Gobierno de Rajoy al de Urkullu como el nuevo Cupo y fondos para infraestructuras, en franca discriminación con el resto de regiones de España y mientras en el Ejecutivo de Vitoria se pide más y más como la Seguridad Social y en el PNV se acogen como héroes a los dirigentes del golpe de Estado catalán.

Creímos que ‘el domador de los tiempos’ en la política española era Rajoy subido, lívido e impávido, en el cajón del Don Tancredo que ubicado está en el centro del Ruedo Ibérico. Pero empezamos a tener la impresión de que Albert Rivera, que levita con el horizonte de victoria electoral que le anuncian las fanfarrias y timbales de las encuestas, le ha tomado el gusto al reloj de arena y no cesa de darle vueltas (como Penélope al telar) para no enfrentase de una vez por todas con Rajoy.

Por ello a Rivera, que por fin ha dibujado una línea roja en presos de ETA y en la Seguridad Social vasca, no le produce ningún resquemor político acudir de la mano de Urkullu a votar los Presupuestos de 2018. Lo que es significa avalar los favores de Rajoy al gobierno de Vitoria por desmedidos que sean, cuando a lo mejor lo que debería de hacer Rivera es denunciar por ‘prevaricación y malversación’ la compra ‘flagrante’ con dinero público (y puede que con soberanía nacional) de los votos del PNV para aprobar los Presupuestos de 2018 y la permanencia del Rajoy en el poder hasta 2020.

Se dirá que esta ceremonia de ‘compra de votos’ a los nacionalistas para investiduras, aprobación de Presupuestos o contra las mociones de censura, siempre ha sido así desde el inicio de la Transición. Lo que fue un error de González y Aznar que debieron haber pactado neutralizar en el Congreso -mediante abstenciones mutuas- a los partidos nacionalistas en cuestiones de gobernabilidad y de máximo interés nacional lo que nos habría ahorrado el desafío y el golpe de Estado catalán.

Esta vez el precio que paga Rajoy para continuar en el poder es muy alto y está envenenado por el debate sobre la soberanía y la unidad de España una vez que el PNV incluyó el artículo 155 como parte del ‘chantaje’ a Rajoy y también al ‘Gobierno de España’.

Entonces ¿a que está jugando Rivera y con quién? Muy duro –y puede que consecuente con sus pactos en Madrid- se ve a Cs con el caso del máster de Cifuentes, pero medio complaciente se le aprecia con el PNV y el Gobierno vasco e incluso con Rajoy, estando en juego lo mucho que ahora lo está en cuestiones sobre la unidad de España, la soberanía nacional y la solidaridad ínter regional.

ETA y la ruptura de España

Ricardo Chamorro Gaceta.es 24 Abril 2018

Una vez más ETA pretende ser la protagonista y sacar rédito político a su propia disolución mediante el comunicado que la semana pasada envió a los medios.

Un comunicado posterior al anuncio de levantamiento de veto a los presupuestos generales del Estado por parte del PNV para beneplácito del PP, y anterior al comunicado de los obispos vascos lamentando complicidades, ambigüedades, omisiones, de aquella iglesia vasca. Personalmente siento cierto desasosiego que esta esperada comunicación de los obispos se realice en un contexto de aparente coordinación con el comunicado de disolución la banda terrorista ETA.

Ayer en el sur de Francia, se anuncio por parte de mediadores internacionales e izquierda secesionista, que Kanbo (Francia) acogerá el próximo 4 de mayo un Encuentro Internacional para Avanzar en la Resolución del Conflicto en Euskal Herria, según los convocantes que será «primordial para avanzar en el proceso de paz definitivo», según han anunciado el Foro Social, Bake Bidea y el Grupo Internacional de Contacto

La declaración de Aiete
Es vergonzoso cómo los políticos disimulan ante lo evidente de que la disolución de ETA sigue la hoja de ruta iniciada por Zapatero y continuada con Rajoy en el Gobierno de España, a través de la hoja de ruta que culminó con el respaldo internacional de la declaración de Aiete en 2011 en San Sebastián.

En dicha declaración de Aiete, Kofi Annan, ex secretario general de la ONU; Gerry Adams, presidente del Sin Feinn; Bertie Ahern, décimo primer ministro de Irlanda; Jonathan Powell, político laborista inglés, diplomático de tiempos de Tony Blair; Pierre Joxe, socialista francés ex ministro de interior y defensa de Francia; y Gro Harlem Bruntland, política socialista noruega que ocupó el cargo de primera ministra de Noruega en tres ocasiones (1981, 1986-1989, y 1990-1996); todos ellos llamaron primero a ETA a “hacer una declaración pública de cese definitivo de la actividad armada y solicitaron diálogo con los gobiernos de España y Francia para tratar exclusivamente las consecuencias del conflicto”.

También está muy implicado el abogado mediador internacional Sudafricano Brian Currin, fundamental en la transición de Sudáfrica y que en 2010 intervino en la denominada “Declaración de Bruselas”, actuando como facilitador de la izquierda abertzale, en la que varias personalidades internacionales, entre ellas cuatro Premios Nobel de la Paz, pidieron a la organización armada Euskadi Ta Askatasuna (ETA) el abandono definitivo de las armas y la verificación internacional del mismo.

El académico de la Universidad de Tel Aviv y especialista en Medio Oriente Alberto Spektorowsky, miembro del Grupo Internacional de Contacto, declaro a Radio Euskadi que “ahora entramos en una nueva fase en la que se puede hablar no sólo de postdesarme, de postviolencia, sino de postETA. Eso es muy importante”, dijo Spektorowski, que avisó que en adelante “se entrará en quién le saca petróleo a la piedra o en quién no, en cuestiones que entran en el ámbito de la discusión política”.
Declaraciones de la izquierda vasca

El secretario general de Eusko Alkartasuna, Pello Urizar, declaró el 21 de abril que el último comunicado destaca que ETA “ha cumplido una de las exigencias de la hoja de ruta de Aiete”.

Otegi sigue la misma línea y se ve fortalecido por los apoyos internacionales que arropan su proyecto.

Proyecto de ruptura
Es evidente la fuerza internacional y las conexiones globales que tiene el proyecto de ruptura de España, algunos quitan hierro al asunto y casi nadie profundiza en la importancia del trabajo global que ha realizado el secesionismo de la mano de los poderes políticos y económicos más siniestros del planeta. Esas conexiones explicarían la situación de los golpistas catalanes en Europa, y la razón de la aceleración del proceso de ruptura en Cataluña, una situación creada y forzada ante un dialogo político que provoque la ruptura de la España que conocemos hacia una confederación estatal con tutela internacional de los poderes globales.

Jaime Mayor Oreja, ex ministro del Gobierno de España, dice desde hace mucho tiempo que esto es un proyecto de ruptura de España por fases. En una de sus ultimas entrevistas se reafirma: “ETA no es sólo una banda terrorista, es un proyecto de ruptura de España, y este proyecto está más vivo que nunca”.

El proyecto de ruptura está muy vivo y con varios frentes abiertos, es necesaria la reacción firme del pueblo español, nos roban la nación española y algunos están sirviendo de pantalla para que no seamos del todo conscientes.

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?
“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio
Miguel Massanet  diariosigloxxi 24 Abril 2018

Cuando un tema que preocupa a la ciudadanía se prolonga excesivamente en el tiempo, llega un momento en el que deja de ser, sea por hastió, por cansancio o por aburrimiento, lo que hoy en día se denomina trending topic, para acabar por convertirse en una verruga que se tiene, molesta pero, finalmente, con la que se aprende a convivir si no hay otro remedio que permita extirparla. Y si resulta que, por añadidura, como sucede con el endémico tema del separatismo catalán, el estar obligado a estar pendiente de su solución, el esperar a que se encuentre un arreglo que pueda obviarlo o cuando, finalmente, se llega a la molesta conclusión de que no tiene remedio; se llega a una situación en la que, los ciudadanos y los mismos políticos, se dan cuenta de que no se puede parar el devenir de las cosas y que es necesario pasar por encima, puentear o hacer una elipsis sobre aquel molesto tema que impide regresar a la normalidad cotidiana, de modo que, al fin, se deja enquistado el problema y se empieza a dar salida a todos aquellos otros temas que estaban a la espera de que el molesto quiste desapareciese.

Precisamente, durante los pasados días, han ocurrido algunos hechos que nos han permitido, aunque fuere tímidamente, recuperar un poco la confianza de que aún queden resquicios de esperanza que permitan esperar que, mientras el tema de la insurrección de los independentistas catalanes siga su curso, se tomen las medidas precisas para hacerle frente, tanto dentro de la esfera de los tribunales de Justicia que lo están juzgando, como del trabajo policial que es preciso mantener vivo para no permitir que, los rebeldes, puedan salirse con la suya en su intento de dividir España. En efecto, hemos visto con agrado como el señor Rajoy y la presidenta de Andalucía, la señora Susana Diaz, han sido capaces de entrevistarse para cambiar opiniones, para que la responsable de la política andaluza pudiera exponer las dificultades que afectan a los ciudadanos sobre los que gobierna y, todo ello sin que, en dicha entrevista fuera necesario mantener una tensión, mostrarse agresivos o mal educados o utilizar la famosa frase del señor Pedro Sánchez de que “ no es no” que, por cierto, nunca ha llevado a ninguna parte más que a crear un muro de incomprensión que corta toda posibilidad de resolver las cuestiones que precisan entendimiento.

No se ha tratado de un hecho aislado por el señor Lambán, de la comunidad aragonesa, también se ha expresado en un sentido parecido cuando ha asegurado que “el modelo de financiación no debe negociarse entre partidos, sino entre comunidades autónomas”, evidenciando que lo que les conviene políticamente a las directivas nacionales de las formaciones políticas encaminadas a sus estrategias electorales no, necesariamente, coincide con los problemas específicos de cada autonomía que, como es evidente, tienen necesidades que, en ocasiones, no tienen por qué coincidir con las de las otras autonomías ni, mucho menos, con los intereses corporativos de las directivas nacionales del partido. Y por si alguien no entendiera la apuesta del señor Lanbán, dejó muy clara cuál era su postura remachando con la siguiente explicación: “Yo me atendré estrictamente a la defensa se los intereses de Aragón, y eso significa que mis posiciones son más próximas a una comunidad gobernada por el PP que otra gobernada por el PSOE, entenderé que estoy cumpliendo con mi misión”. En la comunidad valenciana su presidente el señor Ximo Puig, abundó en reclamar que no se demorase más la necesidad de la reforma de la financiación de las diversas autonomías, necesidades urgentes de un cambio de modelo, cuando se expresó categóricamente: “Si no, el desastre será definitivo”.

Los presidentes autonómicos, tanto del PP como del PSOE, parecen haber llegado a la conclusión, por otra parte perfectamente entendible, de que no se puede esperar a Cataluña, aunque todos coinciden en reconocer que sería preferible que la Generalitat formara parte de las negociaciones. No obstante, es evidente que los políticos catalanes están absorbidos por otras preocupaciones que, al parecer, les hacen relegar el tema de la financiación por detrás de sus preocupaciones por formar un gobierno, en lo que parece que no llevan camino de ponerse de acuerdo, seguramente, teniendo en cuenta que ya queda menos de un mes para que se cumpla el plazo que pondrá en marcha el mecanismo de unas nuevas elecciones; lo que puede hacer pensar que están decididos a apurar el tiempo antes de elegir a quién será el próximo candidato sin que, de momento, nadie se atreva a dar por descartado a ninguno de los que se han propuesto hasta ahora, incluido el mismo señor Puigdemont.

Aunque es difícil saber lo que tendrá en mente el líder del PSOE, el señor Pedro Sánchez, se debe reconocer que su intervención en el congreso de los socialistas europeos, al que ha sido invitado por el Partido Socialdemócrata alemán (SPD), para asistir al mismo en Wiesbaden; ha sido de apoyo al gobierno del PP en cuanto a la defensa de la unidad de España y, en contra de las aspiraciones nacionalistas de los catalanes que apoyan el independentismo de Cataluña. Sánchez defendió la postura del Estado alertando de que “el secesionismo es una amenaza no sólo para España, sino también para Europa” por ser “contraria a los valores y proyecto europeo”, sin que estas manifestaciones impidieran criticar al PP y su inacción que ha permitido que, los separatistas, actuaran a su aire durante todo el tiempo en que se han enfrentado al Estado español. Se calló el que, durante todo el tiempo que le achaca de retraso al PP, ellos estuvieron maquinando propuestas inaceptables, pretendiendo solucionar el problema independentista creando una España federal, algo que en ningún momento han querido aceptar los separatistas porque sabían que ello significaría, prácticamente, una situación similar a la de las actuales autonomías.

No deseamos dejar de hacer referencia a los tribunales de Justicia alemanes que parecen estar en una encrucijada en la que, el tribunal de Schleswig-Holstein, con su apresurada y poco meditada resolución sobre el caso del cumplimiento de la euro-orden para la extradición del prófugo de la Justicia, señor Puigdemont. Las críticas generales motivadas por la negativa del tribunal a acceder a la petición del TS español, y su repercusión en la prensa mundial, a lo que contribuyó en gran manera las declaraciones inoportunas de la ministra alemana de Justicia, que apoyó con sus palabras poco meditadas la resolución del tribunal de Schleswig-Holstein, algo que le reportó una severa corrección del Gobierno alemán; han dado pábulo a que alguien haya movido resortes en la judicatura alemana. La petición de datos al TS español sobre la posible actuación de la policía española en el 1.O; sus dudas sobre el tema de “malversación de fondos públicos”, dan la impresión de que los alemanes antes de proceder a una entrega del huido de la Justicia española a las autoridades españolas, pretenden juzgar el caso en Alemania y no, como debiera ser, la mera existencia en Alemania de una Ley que castigase como delito semejante a la ley penal española del delito de “revolución”; sino que pretenden entrar en el fondo del tema intentando indagar aquello que, precisamente, se considera competencia del TS español, en lo referente a si, Puigdemont, es reo de incitación a la revolución de Cataluña en contra del Estado español.

Claro que, la torpeza de Montoro, no se sabe si pretendiendo defender su gestión de control referente a los fondos que se le han ido enviando a la comunidad catalana o, bien que, en un afán incomprensible de meter baza en un tema que no le correspondía, precisamente en un momento crucial en el que los alemanes estarán dispuestos a agarrarse a un clavo ardiendo, con tal de quitarse de encima una situación que, sin duda, les resulta muy incómoda debido a que, la postura poco colaboradora del tribunal alemán, ha despertado entre los españoles un sentimiento de antipatía hacia los alemanes que nunca, hasta ahora, había existido. La impresión que ha dado la salida de tono del ministro ha sido de general reprobación entre todos los ciudadanos españoles que no participan del sentimiento nacionalista e independentistas de los catalanes y resulta poco menos que inexplicable que, a estas alturas no haya ya presentado la renuncia o, directamente, el señor Rajoy no haya decidido cesarle debido a que no es la primera vez que este antipático ministro le viene creando dificultades al gobierno.

Sin duda que, el hecho de que desde el ministerio de Hacienda español se ponga en duda lo que las investigaciones de la policía nacional y la guardia civil han descubierto, y en las que se está basando la estrategia del magistrado Pablo Llarena para acusar al prófugo de los delitos que se le imputan, habrá servido para que los fiscales y los tribunales alemanes muestren aún más sus reticencia a acceder a la petición de España de la extradición del señor Puigdemont que, como era de esperar, está en sus mejores momentos de su fuga, en libertad en Berlín, desde donde sigue con su política de acusar a España de ser una nación donde no se respetan los derechos de las minorías, en este caso de la catalana.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos una doble sensación de que, en este caso, nos induce a una especie de optimismo, cuando hemos visto que ha habido una cierta reacción del partido de la oposición del señor P.Sánchez de apoyo, en un foro internacional de la UE, de la postura del Gobierno español referente al tema de los insurrectos catalanes; que, a la vez, nos incita a preocuparnos ante la posibilidad de que, los jueces alemanes, en este caso el TS de aquel país, se dejen arrastrar por la torpeza de Montoro y permitan que Puigdemont, un sujeto especialmente peligroso si se le deja libre por toda Europa, siga con su labor de desacreditar a España, a su gobierno y a la justicia. Esperemos que se supere este escollo y el principal culpable de todo este mal entendido sea puesto a buen recaudo en las cárceles españolas, mientras se sustancia el proceso que deba juzgarle de los presuntos delitos de los que se le viene acusando.

La Eurocámara pide a Cataluña que explique por qué margina al castellano en la escuela

Le reclama que cumpla los fallos del Supremo que imponen que el 25% de las clases sean en español.
Juan Sanhermelando El Espanol 24 Abril 2018

El debate sobre la discriminación lingüística en Cataluña ha llegado este martes a la Eurocámara. La comisión de Peticiones ha examinado dos quejas sobre el sistema de inmersión lingüística en la educación catalana y las multas a los comerciantes que no rotulan en catalán en sus negocios, respectivamente. Los eurodiputados del PP, Ciudadanos y UPyD han apoyado a los denunciantes, mientras que el representante de ERC ha negado que en Cataluña se discrimine por motivos de lengua. Al término del debate, la comisión de Peticiones ha acordado enviar una carta a la Generalitat pidiéndole explicaciones sobre el incumplimiento de los fallos del Tribunal Supremo que imponen que un 25% de las clases en los colegios financiados con dinero público sean en castellano.

"Nos podemos poner más o menos emotivos sobre esta cuestión, pero las sentencias hay que cumplirlas", ha zanjado la presidenta de la comisión de Peticiones, la liberal sueca Cecilia Wikström. Wikström se ha referido a la situación de las familias que deben mudarse a Cataluña durante un corto periodo de tiempo y que no tienen por qué renunciar a su lengua materna. "Restringir el libre movimiento de familias va contra los valores de la UE", ha resaltado. Las dos peticiones se mantienen abiertas a la espera de las explicaciones. La Eurocámara estudia además enviar una misión a Barcelona para examinar la política lingüística de la Generalitat.

En contraste con el activismo de la Eurocámara, la Comisión Europea se ha lavado las manos. Alega que tanto la inmersión lingüística en la enseñanza como las multas a los comercios que no rotulen en catalán son cuestiones de competencia exclusivamente nacional y que por tanto deben resolverse en España. "La elección de la lengua en la enseñanza o el uso de las lenguas en la educación son una competencia exclusiva de los Estados miembros, la Comisión no puede inmiscuirse", ha señalado el portavoz del Ejecutivo comunitario que ha intervenido en el debate.

La petición contra la inmersión lingüística ha sido defendida en Bruselas por Ana Losada, representante de la Asamblea por una Escuela Bilingüe. "La administración catalana no respeta los derechos lingüísticos de los alumnos de los alumnos castellanohablantes", ha denunciado Losada. La inmersión lingüística obligatoria en catalán es discriminatoria para los niños cuyos padres tienen que desplazarse temporalmente a Cataluña por trabajo y se traduce en una mayor tasa de abandono escolar entre los niños castellanoparlantes, ha sostenido.
La lengua como instrumento de construcción nacional

Para la eurodiputada liberal Beatriz Becerra, vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos, "las personas que hablan castellano están discriminadas en Cataluña" y "el Estado les ha fallado porque no ha hecho lo suficiente para evitarlo". La popular Rosa Estarás ha arremetido también contra el modelo de inmersión lingüística porque "significa que una de los dos lenguas sufre y se atenta contra un derecho fundamental". Por su parte, Teresa Jiménez Barbat, de Ciudadanos, ha acusado a los independentistas de "utilizar la lengua como instrumento de construcción nacional".

El representante de Esquerra Republicana en el debate, Josep Maria Terricabras, ha acusado a los denunciantes de "fabricar un problema inexistente". Asegura que la inmersión lingüística fue votada por el PP y que los niños catalanes salen de la escuela conociendo el castellano mejor que la media de niños españoles. Terricabras ha pedido que se cierre la petición y no se envíe ninguna carta a la Generalitat. Por su parte, la eurodiputada socialista Soledad Cabezón ha acusado al PP y a Ciudadanos de hacer electoralismo con este debate para ganar más votos en las elecciones municipales. En contraste, su compañero de partido, Juan Fernando López Aguilar, ha aceptado mantener abierta la queja por respeto a los denunciantes.

La presidenta Wikström se ha mostrado sorprendida por lo acalorado del debate y ha pedido a los eurodiputados españoles que le expliquen en detalle cuáles son las diferencias entre el castellano y el catalán y si son equiparables a las que existen entre el sueco y noruego, cuyos hablantes pueden entenderse entre ellos. "¿Por qué tanto problema si se pueden entender?", se ha preguntado.

"El problema es el nacionalismo", le ha contestado el otro peticionario, Carlos Silva, de la asociación Impulso Ciudadano. Silva sostiene que las multas lingüísticas de la Generalitat constituyen una vulneración de la libertad de empresa y vulneran los derechos de los consumidores castellanohablantes.

Carta de un guardia civil en Cataluña a Méndez de Vigo: «La madrasa que han hecho en los colegios es una barbaridad»
El agente Barlotomé Barba es uno de los padres que llevaron a la Fiscalía la situación que vivieron sus hijos el pasado 2 de octubre
Europa Press La voz 24 Abril 2018

Bartolomé Barba, agente de la Guardia Civil en Cataluña y padre de dos de los niños que fueron señalados en las aulas del Instituto Palau de Sant Andreu de la Barca por la profesión de sus padres, insta al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, a «extremar el celo» para prevenir «adoctrinamientos».

Barba es uno de los padres de alumnos de ese centro que llevaron a la Fiscalía la situación que vivieron sus hijos el pasado 2 de octubre, cuando según afirmaron, hasta 9 profesores, ahora denunciados por la Fiscalía, les señalaron por ser hijos de guardias civiles y les obligaron a participar en una protesta en el patio contra la «violencia policial» de la víspera, día del referendo ilegal en Cataluña.

En declaraciones a Onda Cero, ha señalado que en el instituto Palau, en el que tiene matriculados a su hijo y a su hija, «todavía se están realizando algunas actividades con menores que deberían estar tuteladas» y ha reivindicado una mayor vigilancia al respecto. «Llevamos mucho tiempo mirando para otro lado, pero basta ya. No lo vamos a tolerar. Es un sistema educativo evidentemente pervertido», ha sentenciado.

Para Barba, en este caso particular, «era evidente» de dónde venían las órdenes para que los profesores llevaran a cabo actividades como el mencionado acto de protesta por la «violencia policial». Asegura que se personará para formar parte de la acusación particular contra los profesores denunciados. Se queja de que en esta situación, los padres ni siquiera tienen una responsable autonómica de Educación, ya que la exconsellera del ramo, Clara Ponsatí, se encuentra «exiliada» en Escocia, el país al que huyó de la justicia española por su implicación en el 'procés'.

En declaraciones a la Cope, ha afirmado que «la madrasa que han hecho en los colegios» los independentistas «es una barbaridad». Según ha explicado, aquel 2 de octubre «hubo varios casos» y padres que tuvieron que acudir al centro a «sacar a los menores». Él recogió a su hija, mientras su hijo quiso permanecer en el instituto.

De acuerdo a su relato, el chico se quedó «castigado en clase» con otros niños que se opusieron a participar en la mencionada concentración, pero finalmente «fueron a buscarles para sacarles al patio a manifestarse contra la violencia policial».

Para este agente de la Guardia Civil que trabaja en Cataluña, «lo más normal» hubiera sido que ante la queja, la dirección del centro se pusiera en contacto con los padres y se resolviese el asunto «por vía administrativa», pero «no fue así» y la respuesta del instituto fue «básicamente decir que los menores mentían».

«Esto no tiene ni pies ni cabeza. Pretender decir que esto es un invento, cuando al día siguiente salen 200 niños a la puerta del colegio diciendo lo que han hecho los profesores, y no solo hijos de guardias civiles, hay otros niños que no estaban de acuerdo con la versión que estaban dando del 1 de octubre y les obligaron a salir al patio», ha detallado.

En su opinión, «los menores han dado una lección de madurez a sus padres, porque con quién se está metiendo el profesor y a quién está señalando es al amigo».

Adoctrinamiento Cataluña
Un guardia civil en Cataluña pide ayuda a Méndez de Vigo: “Basta ya de adoctrinamiento”
OKDIARIO 24 Abril 2018

Bartolomé Barba, agente de la Guardia Civil en Cataluña y padre de dos de los niños que fueron señalados en las aulas del Instituto Palau de Sant Andreu de la Barca por la profesión de sus padres, insta al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, a “extremar el celo” para prevenir “adoctrinamientos”.

Barba es uno de los padres de alumnos de ese centro que llevaron a la Fiscalía la situación que vivieron sus hijos el pasado 2 de octubre, cuando según afirmaron, hasta 9 profesores, ahora denunciados por la Fiscalía, les señalaron por ser hijos de guardias civiles y les obligaron a participar en una protesta en el patio contra la “violencia policial” de la víspera, día del referéndum ilegal en Cataluña.
“Mucho tiempo mirando a otro lado”

En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, ha señalado que en el instituto Palau, en el que tiene matriculados a su hijo y a su hija, “todavía se están realizando algunas actividades con menores que deberían estar tuteladas” y ha reivindicado una mayor vigilancia al respecto. “Llevamos mucho tiempo mirando para otro lado, pero basta ya. No lo vamos a tolerar. Es un sistema educativo evidentemente pervertido”, ha sentenciado.

Para Barba, en este caso particular, “era evidente” de dónde venían las órdenes para que los profesores llevaran a cabo actividades como el mencionado acto de protesta por la “violencia policial”. Asegura que se personará para formar parte de la acusación particular contra los profesores denunciados.

Se queja de que en esta situación, los padres ni siquiera tienen una responsable autonómica de Educación, ya que la exconsellera del ramo, Clara Ponsatí, se encuentra “exiliada” en Escocia, el país al que huyó de la justicia española por su implicación en el ‘procés’.

La agresión de Alsasua «sigue punto por punto» las instrucciones de ETA
Tres agentes autores de un informe que vincula la paliza al terrorismo etarra declaran que la banda “fagocitó” la campaña para echar a la Guardia Civil
Ricardo Coarasa. Madrid. La Razon 24 Abril 2018

La agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) en la madrugada del 15 de octubre de 2016 siguió “punto por punto” las instrucciones de la banda terrorista ETA recogidas en un manual incautado a la banda terrorista, a finales de los años 90, para “dinamizar” la campaña que persigue expulsar a las Fuerzas de Seguridad del País Vasco y Navarra.

Así lo han asegurado en el juicio a los supuestos agresores tres agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil que elaboraron el informe que vincula la agresión al hostigamiento impulsado por ETA a las Fuerzas de Seguridad para lograr su expulsión del País Vasco y Navarra. Y es que, según aseguraron al tribunal, pese al cese de la actividad armada de la organización criminal en 2011 esa campaña “continúa”.

En la “alternativa KAS” de la banda terrorista, recordaron los peritos, “se incluía como condición sine qua non” la marcha de la Policía y la Guardia Civil. Una iniciativa que se plasmó en la campaña “Alde Hemendik” (que se vayan) puesta en marcha por la izquierda abertzale y que “fue fagocitada por ETA” según los agentes, que han examinado 76 “zutabes” (boletines internos de la organización criminal) en los que se hace referencia a esa iniciativa.

“ETA es un frente armado -precisaron- pero necesitan de un conglomerado que viene detrás, el mal llamado terrorismo callejero o de baja intensidad. En Alsasua año tras año ha habido incidentes de este tipo y compañeros nuestros han sido atacados”.

Tras el cese de la violencia anunciado por ETA, explicaron, diversas organizaciones satélites de la banda (como Segi, Ekin o Askatasuna, que ya habían sido ilegalizadas por el Tribunal Supremo años atrás) anunciaron su disolución. “Se están blanqueando, pero los objetivos estratégicos de ETA no han cambiado ni un ápice”, precisó uno de los agentes.

“¿Esta campaña está activa en Navarra a partir de 2011?”, les ha preguntado el fiscal José Perals. Según los agentes, aquella se ha trasladado a movimientos sociales en localidades navarras como Echarri Aranaz, Lecumberri o la propia Alsasua, donde “no quieren la presencia de la Guardia Civil”.

En Alsasua, recordaron, se pusieron en marcha en 2012 unos “comités antirrepresivos” para denunciar el supuesto hostigamiento de la Guardia Civil, cuyo máximo exponente fue el “Ospa Eguna” (Día de la Huída”) de ese mismo año, repitiéndose en años sucesivos.

Desde meses antes, un bar de la localidad, regentado por una mujer y su hija cuyas parejas eran guardias civiles, sufrió el acoso de los radicales a través de pintadas, rotura de cristales y quema de contenedores, explicó uno de los autores del informe.

Lo sucedido en Alsasua, ha afirmado otra agente, “sigue punto por punto” un manual incautado a ETA a finales de los años 90 en el que la banda terrorista “encargó a Askatasuna que dinamizara esa campaña” para echar a la Guardia Civil y a los policías. “Lo que hay que conseguir es que no entren en los bares”, instaban los terroristas en ese manual. “Sería el comienzo de la fase del aislamiento”, añadían. Para ETA, el objetivo de echar a los agentes tenía tres fases: ambientación, socialización del rechazo y aislamiento y expulsión.

Con los actos organizados por movimientos como “Ospa Mugimendua” en Alsasua para reclamar la expulsión de la Guardia Civil (comidas populares, jornadas festivas) lo que se lleva a cabo, dijo uno de los peritos, es la “socialización del rechazo” que “margina a una parte de la población”. El posterior “hostigamiento”, explicó, llega a impedir entrar en los bares tanto a ellos como a sus familias, un aislamiento necesario para llegar a su “expulsión”, el objetivo último.

Las pruebas de que el ataque de Alsasua fue premeditado
Un agente -que ayer declaró como testigo y este martes comparece como perito- enumeró cuatro actos vinculados a los acusados para explicar el caldo de cultivo previo al ataque
L. P. A. ABC 24 Abril 2018

No fue fruto de la casualidad por un encontronazo en una noche de fiesta. Un perito de la Guardia Civil, jefe del servicio de Información de Navarra, considera que la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) fue «indudablemente premeditada», y no «un hecho casual».

El agente -que ayer declaró como testigo y este martes comparece como perito- enumeró cuatro actos vinculados a los acusados para explicar el caldo de cultivo previo al ataque, que tuvo lugar en la madrugada del 15 de octubre de 2016.

Manifestación contra las puertas abiertas
El 15 de junio de 2016, la Guardia Civil de Alsasua celebró una jornada de puertas abiertas, habituales en toda España. El movimiento Ospa, que promueve la expulsión de las Fuerzas de Seguridad y al que pertenecen varios acusados, se manifestó en contra.

Ospa Eguna, el día contra la Guardia Civil
El Ospa Eguna es el día en el que este colectivo de la izquierda abertzale escenifica su reivindicación, con un evento a finales de agosto. En 2016, tuvo lugar el 27 de agosto. No hubo incidentes, pero se lanzaron bengalas y los acusados tuvieron contacto con el teniente agredido.

Acto del sector duro de los abertzales
Una manifestación por los presos etarras canalizada por el ala más radical, «el entorno de la disidencia de ETA», se celebró en la localidad de Echarri Aranaz en septiembre de 2016. Dos acusados estuvieron. Se repitió en Pamplona el 11 de marzo de 2017.

Contra la Patrona de la Benemérita
Solo tres días antes del ataque a los dos agentes y sus parejas, el 12 de octubre, el movimiento Ospa se manifestó contra una misa por la Virgen del Pilar, la Patrona de la Guardia Civil. Participaron dos acusados. Tuvo lugar frente a la iglesia de los Capuchinos e Alsasua.

También porpugna el catalán como lengua vehicular
Cáritas firma el manifiesto a favor del referéndum ilegal
Luz Sela okdiario 24 Abril 2018

El Gobierno del 155 autoriza una guía que dice que hablar catalán “es de buen cristiano”

Cáritas, asociación perteneciente a la Iglesia Católica, apoya el manifiesto de la independentista ‘Plataforma por la Lengua’ para promover la imposición del catalán y que defiende el “derecho a votar”. Entre las entidades firmantes aparecen también los sindicatos CC.OO. y UGT, el Fútbol Club Barcelona, SOS Racismo, Fundesplai o la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña.

El manifiesto ‘El catalán, lengua común’ impone el catalán como la “lengua vehicular de la enseñanza” y con la que “construir la sociedad”. Sus impulsores defienden además que “la adopción del catalán debe ir acompañada también de medidas que faciliten la adquisición de los derechos sociales y políticos: el derecho a la vivienda es inseparable del derecho al trabajo, del derecho lingüístico o del derecho a votar”.

“Las administraciones e instituciones públicas deben apostar por un modelo educativo inclusivo, que no segregue al alumnado. El catalán debe ser la lengua vehicular de la enseñanza”, se lee en uno de los puntos del manifiesto firmado por Cáritas.

En otros se defiende que “en este contexto de diversidad lingüística, el catalán es la lengua que nos une”, que “es una herramienta de inclusión social” para “ser reconocidos” y que “es sinónimo de cohesión” y “no de confrontación”. “Queremos vivir en catalán”, reza el texto.

Todo esto lo firma Cáritas, que en su día ya se acercó a los planes independentistas, cuando su división en Vic apareció entre las adhesiones al Pacto por el Referéndum.

Hace apenas unos días, se supo además que uno de los empleados de esta asociación religiosa, Ibon Orrantia, había registrado la web del Pacto, por encargo de la Generalitat, como declaró el pasado 27 de marzo en el Juzgado de Instrucción número 13.

Orrantia se encargó de crear los dominios, que en un principio registró a su nombre, y después los traspasó a la Generalitat. Explicó además que participó en distintas reuniones con dirigentes independentistas y que su relación con la Generalitat venía de “dos o tres años atrás”. Entre sus clientes está también la entidad independentista Òmnium Cultural.

Días después de la celebración del referéndum ilegal, responsable de Cáritas en la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Jesús Fernández- obispo auxiliar de Santiago de Compostela- compartió la “preocupación” por la situación en Cataluña y avisó de la necesidad de “orar” ante la “vorágine” separatista.

“Pedimos oración a aquellos que son creyentes, acompañada de una reflexión, de un parar. Llega un momento que uno dice ‘ya está bien de lo mismo todos los días’. Estamos un poco cansados. Así que creo que sería oportuno parar esa vorágine, pensar un poco y orar”, destacó en la presentación de la memoria anual de la asociación.

Adoctrinamiento de refugiados
La independentista ‘Plataforma por la Lengua’ ha firmado además recientemente un convenio con Cruz Roja para adoctrinar a los refugiados en la lengua catalana.

El proyecto ‘Abre los ojos’ defiende animar a los técnicos y voluntarios de la Cruz Roja a “reflexionar sobre la gestión de la diversidad lingüística y puedan hacer uso del catalán como lengua común, de manera que se pueda tener en cuenta la realidad lingüística de Cataluña en el proceso de acogida de refugiados “.

Según este proyecto, los técnicos que atiendan a los refugiados en Cataluña les repartirán ejemplares del tríptico ‘El catalán, lengua de arraigo’ , en el que, entre otros, se defiende el catalán como lengua para lograr ventajas laborales.

La asociación es además responsable de varias guías dirigidas a la población extranjera, como ‘Bienvenidos al catalán’, elaborada en colaboración con el Consejo Evangélico de Cataluña, y en la que se dice que hablar catalán es de buen cristiano.

“El apóstol Pablo nos diría que, si queremos hacer llegar el evangelio a los catalanes, debemos sentirnos catalanes. Y ser catalanes no solamente significa vivir en Cataluña y aprender el catalán. Es mucho más. Significa entender y amar esta tierra, esta cultura y a su gente. Es cierto que podemos pasar años y años en Cataluña sin siquiera hablar catalán ni amar esta tierra y a su gente. En realidad, muchos lo hacen así. Pero ello no significa que esta sea la manera correcta de hacer las cosas. Y aún más. No significa que sea una manera bíblica de hacer las cosas”, se puede leer en el folleto.



Cantan en favor de los terroristas de Alsasua
Zartako-K, el grupo proetarra que contratan ayuntamientos vascos y navarros: “Soy terrorista”
Carlos Cuesta okdiario 24 Abril 2018

Se trata de un grupo de música de Tafalla. Su nombre es Zartako-K. Lo contratan ayuntamientos del País Vasco y Navarra como el de Tolosa, Tafalla o Ansoáin. Y sus postulados y sus letras llaman “terrorista” al Gobierno, al que “escribe en la lista negra”, porque, según ellos, en esa “lista negra” se está metiendo a todos los “independentistas” por el hecho de serlo.

Entre esos independentistas el grupo Zartako-K afirma que se mete a “Ascapena, Otegüi, Indar gorri, Titiriteros y Zartako-K” [escritos de ese modo]. Nombres relacionados todos ellos por sus simpatías por el entorno abertzale o incluso etarra.

Una de las letras que exhibe en sus conciertos el grupo Zartako-K llama “terrorista” al Gobierno por hacer, según sus palabras, una lista negra donde se mete a los independentistas, aunque sea por tener “una ikurriña colgada con la ropa de la colada” o “una pistola de bolas”.

“Méteme en la cárcel. Que soy terrorista. Soy una amenaza para los españolistas. Si estas en a lucha independentista dentro de no mucho nos veremos en la lista negra”, afirma su canción estrella.

La estética del vídeo de Zartako-K muestra a jóvenes con la cara tapada con un pañuelo. Jóvenes que acaban paseando por las calles entre ikurriñas y con guadañas, azadas y hachas, todos ellos, con el rostro oculto tras sus pañuelos.

El cierre de la canción pide ir “al oculista” en caso de no darse cuenta de lo que, según ellos, está ocurriendo en el trato político y judicial al entorno abertzale. Porque “entonces verás al verdadero terrorista. Ese que escribe en la lista negra”.

Con los detenidos de Alsasua
Una lista donde se ve escribir a mano los nombres de “Ascapena, Otegüi, Indar gorri, Titiriteros y Zartako-K”, (literalmente de esa manera).
Con ese historial, el grupo, que acaba de cumplir diez años, ha afirmado que lo celebra con “dos fechas muy especiales en Iruñea y Donosti en favor de los detenidos de Alsasua”.

“La primera, en Iruñea”, se realizó el pasado sábado 14 de Abril a las 20:00 horas, tras la manifestación “para protestar ante el despropósito de su caso, y será en la calle y gratuito, realizándose en colaboración con la Herriko Taberna, en esta y junto a la banda Bide Bakarra”, señalan ellos mismos.

“La segunda fecha será en Donosti el viernes 4 de Mayo y en la que han contado con la colaboración de la sala Doka y el grupo Txorroskilo que en este su quinto aniversario abrirán la velada. El dinero integro de las entradas (excepto gastos de gestión), que ya están a la venta por 4/6 euros, se donará a los familiares de los encausados”.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial