AGLI Recortes de Prensa   Lunes 30 Abril 2018

Cuando Rajoy se metió a arreglar las pensiones… y lo estropeó
Miguel Alba. vozpopuli  30 Abril 2018

No llamó a ningún ministro del ramo. A ninguno de la cosa económica. ¿Para qué? En el arte político de los últimos tiempos, el de la cortedad de miras, todo vale por un puñado de votos. Es la triste moraleja construida por un presidente del Gobierno empeñado en cerrar esta legislatura sin otra tanda de recortes. La condición sine qua non era sacar adelante estos presupuestos. A horca y cuchillo si hacía falta. Lo cierto es que el Gobierno de Mariano Rajoy se la juega con estas cuentas porque las próximas, las legítimas de 2019, tendrán que ser mucho más restrictivas. Asegurarse el Presupuesto en 2018 abre la vía de una posible prórroga el año venidero, ejercicio en el que podrían volverse a convocar elecciones generales. Y es más cómodo y triunfal afrontar las urnas con una buena ración de pan y circo que con otra incómoda tanda de recortes. Todo por lograr el apoyo a los Presupuestos, pensó Rajoy. El presidente, que sin encomendarse al sanedrín económico, perfiló una entrevista secreta con el peneuvistaAndoni Ortúzar para darle otro cheque en blanco -aún retumba el famoso cuponazo- a cambio del ‘sí’ vasco a las cuentas públicas. Nada sabían Cristóbal Montoro, Fátima Báñez o el imberbeRomán Escolano de la famosa cita. De ello se quejan amargamente en las últimas horas a quienes quieren escucharlo.

¿Compensa este desaire a Rajoy a todo su bloque económico? ¿Compensa a Rajoy haberse cargado la penúltima oportunidad de hacer sostenible el sistema de pensiones? Hay motivos para pensar que así es. España saldrá del déficit excesivo este mismo año y lo que viene después no será fácil. Bruselas empezará a pedir mayores ajustes para volver al equilibrio presupuestario y desviará la lupa hacia la deuda pública, un parámetro que sigue desbocado y que acabará 2018 en un nuevo máximo histórico. Ya lo dijo la Autoridad Fiscal hace solo una semana: si España hubiera dejado atrás este procedimiento tendría que haber hecho un ajuste de unos 15.000 millones este mismo año y no un Presupuesto expansivo como el que ha planteado el Gobierno.En este contexto, no parece tan negativo el hecho de que España sea el único país europeo en este procedimiento. Lo dicho: todo vale por un puñado de votos. Incluso llevar la contraria a la propia ideología.

El pacto secreto con el PNV para salvar el Presupuesto pasa por anular de facto la reforma de 2013, la que elaboró el mismo Ejecutivo de Rajoy hace ya más de cuatro años y que se basa en dos pilares: el índice de revalorización que sustituyó al IPC y el factor de sostenibilidad que pretende ligar las pensiones a la esperanza de vida. Ahora todo queda en agua de borrajas. El acuerdo suspende temporalmente el nuevo índice de revalorización, vuelve al IPC y retrasa cuatro años la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, hasta 2023. Eso asegura al Ejecutivo una legislatura entera sin aplicar su propia reforma. Y el que venga después, que decida. O que arreé.

Si algo han repetido hasta la saciedad los mayores expertos en pensiones estos meses es que las reformas de 2011 y 2013 aseguraban la viabilidad del sistema en el futuro. La combinación de los dos cambios iba a contener el fuerte aumento del gasto que provocará el reto demográfico y a hacer viable uno de los mayores pilares del estado de bienestar español. Pero hoy esta afirmación está herida de muerte. Todo por obra y arte de Rajoy. Para pagar el regalito ligado de la subida del IPC, que costarán unos 1.500 millones y 1.800 millones en 2019, el Gobierno hará algunas propuestas al Pacto de Toledo, como la creación de un impuesto a las grandes tecnológicas cuyos ingresos se destinarán a pagar las pensiones. Una medida que lejos de ser la panacea, no sirve ni de parche. Además, el Gobierno destinará los ahorros en el gasto por el pago de intereses de la deuda y parte de lo que tenía previsto destinar al rescate de las autopistas, puesto que el coste será menor al inicialmente previsto. Igualmente, escuchará otras propuestas del resto de partidos en la Comisión del Pacto de Toledo.

El pacto secreto no sólo ha soliviantado a los ministros de la cosa económica. También ha herido susceptibilidades dentro del propio PP. En algunos despachos de Génova abogan por reabrir el pacto para, al menos, no retrasar a 2023 la puesta en marcha del factor de sostenibilidad. “No hacerlo sería una aberración”, sostiene un dirigente popular. Él, como otros peperos, critican la cortedad de Rajoy al elevar la revalorización del 0,25% fijado por la reforma hasta el IPC. “No debe ser consciente que una subida tan elevada se consolida cada año y es otra fuente importante de tensión al sistema”, asegura. Entre los expertos económicos, Fedea ha defendido en varias ocasiones la posibilidad de blindar solo las pensiones mínimas ligándolas al IPC y mantener el índice de revalorización actual para el resto. Esto costaría un 0,4% al año, algo asumible, mientras que volver a tomar de referencia la inflación para todas las prestaciones obligaría a tomar medidas muy duras para poder financiarlo, como, por ejemplo, subir el IRPF un 35% en 2040.

Pese a que la reforma de 2013 no era la gran salvación, ni mucho menos, sí ponía una realidad matemática en forma de ley. Para calcular el gasto de pensiones tomaba en cuenta dos componentes. Por un lado, el crecimiento de los ingresos de la seguridad social. Si el número de trabajadores y/o los impuestos que estos pagan al sistema aumenta, el sistema tiene más recursos, y las pensiones aumentan. Si no lo hace, o crecen con lentitud, las pensiones crecerán lentamente. Por otro lado, la ley también tiene en cuenta el coste de los pensionistas en base a cuántos años van a estar recibiendo pensiones. Cuanto mayor sea la esperanza de vida a los 65, más difícil será para los trabajadores actuales sostener esos pagos. La fórmula incluye unos cuantos ajustes adicionales (las medias se calculan a 11 años vista, para suavizar el impacto de las recesiones, por ejemplo), pero el efecto final es muy simple: si en España aumenta el número de trabajadores y/o su productividad y con ello las cotizaciones a la seguridad social en proporción al número de jubilados, las pensiones suben. Si esa proporción disminuye, las pensiones bajan. Esa es la aritmética del sistema.

Por tanto, la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones no responde a un capricho de los Dioses de Bruselas, entonces. Es simplemente la ley adaptando el sistema a la realidad de una demografía, la nuestra, que es cada día que pasa más atroz. España ha sido uno de los últimos países de la Unión Europea en adoptar un factor de sostenibilidad en este aspecto, ya que nuestros baby boomers llegan más tarde que en el resto del continente y teníamos una población relativamente más joven. La hora de la jubilación de los nacidos en los cincuenta y sesenta ha llegado, sin embargo, y la ratio entre trabajadores y jubilados ha empezado a caer en picado. A esto se añade que los nuevos jubilados cada vez tienen períodos de cotización más elevados, lo que implica mayores contribuciones y pensiones más altas. En paralelo, los trabajadores que empiezan ahora a cotizar lo hacen con unas bases notablemente más bajas que la media del sistema (alrededor de 1.800 euros al mes) y, especialmente, que aquellos que están abandonando o a punto de hacerlo su vida laboral. Una diferencia que los sindicatos llegan a cifrar entre el 35% al 40%. Al cocktail aún le falta la guinda, que llegará en un par de décadas. Será el momento de la jubilación de la generación del 'baby boom'. “La tensión del sistema será máxima entonces”, reconoce alguien que participó en los últimos trabajos del comité de sabios para las pensiones.

Toda esa lógica ha sido despreciada en el nuevo acuerdo de Rajoy con el PNV. Una subida dirigida en un doble plano: el apoyo a los presupuestos y calmar a la calle, a la masa de pensionistas cabreados. Los mismos que seguirán igual de cabreados cuando vean que la subida ligada al IPC, en caso de llegar a concretarse –hay una puerta de atrás si existe acuerdo dentro del Pacto de Toledo para ligarlo al IPC pero con factores correctores- apenas llegará a entornos de 20 euros al mes en la mayoría de los casos. La lógica para hacer sostenible el sistema obliga a lo contrario. A una rebaja del 1%-2% durante, al menos, un par de décadas para que la solidaridad intergeneracional siga existiendo, y los que pagan ahora puedan gozar de una mínima pensión pública en el futuro. ¿Quién se atreve a poner el cascabel a ese gato si la congelación de las pensiones ha sido históricamente un arma electoral arrojadiza en el bipartidismo? Rajoy está visto que no.

@miguelalbacar

Juicio histórico a ETA por lesa humanidad
EDITORIAL El Mundo 30 Abril 2018

Tras cinco años de indagaciones y más de 6.000 folios, la Audiencia Nacional ha puesto punto final a la investigación contra cuatro dirigentes de la banda terrorista ETA por delitos de lesa humanidad. La juez Lamela, tal como publica hoy EL MUNDO, cierra la instrucción avalando el auto de procesamiento dictado en su día contra José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera; Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki; Mikel Carrera Sarobe, Ata; y Ángel Iriondo Yarza, Gurbitz. Se trata de cuatro sanguinarios terroristas que ejercieron de máximos responsables de los aparatos políticos y militares de ETA a partir de octubre de 2004, que es cuando se incorpora al Código Penal el delito de lesa humanidad. Que ahora se sienten en el banquillo por crímenes contra la humanidad sella la victoria del Estado de derecho frente a una organización cuyo abyecto historial ha aterrorizado a la sociedad española durante más de cuatro décadas.

El artículo 607 del Código Penal contempla la comisión de delitos de asesinato, traslado forzoso y deportación, entre otros, cuando "dichos delitos se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil o parte de ella y, en todo caso, si los hechos se cometen en razón de la pertenencia de la víctima a un grupo o colectivo perseguido por razones políticas, étnicas o religiosas". En este caso, las víctimas denunciaron que la dirección de ETA, prevaliéndose de una fuerte jerarquización interna, puso en marcha una política de persecución y expulsiones forzadas de la población. Según el procesamiento, Txeroki sería responsable de cinco asesinatos; Ternera -en paradero desconocido-, de dos; Iriondo, de seis; y Carrera Sarobe, de siete. Su enjuiciamiento constituye un hecho histórico en la medida que es la primera vez que se juzga a dirigentes de ETA por delitos de lesa humanidad, lo que supone una victoria inequívoca del Estado de derecho.

Su procesamiento tiene particular relevancia porque llega en vísperas de que los estertores de ETA anuncien su disolución. Por muchos comunicados insultantes que emita para blanquear su pasado criminal, la banda terrorista ha sido derrotada. La Justicia, en coalición con el resto de poderes del Estado, ha hecho su trabajo y prueba de ello es el primer juicio por lesa humanidad. La sociedad española no quiere el falso perdón de ETA. Quiere su extinción, la entrega de su arsenal y la colaboración en el esclarecimiento de los más de 300 asesinatos sin resolver. A cambio, ni absolución histórica ni tampoco beneficios penitenciarios para los presos. La democracia debe perseverar hasta el final en su fortaleza, lo que exige no sólo el sometimiento al imperio de la ley sino la decidida voluntad de vencer el infame relato que ETA trata de imponer en su ocaso.

Podemos entierra al PCE
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 30 Abril 2018

Gaspar Llamazares publicó una tribuna este sábado en EL MUNDO, El suicidio de IU, digna de reflexión. Porque levanta acta de un hecho sorprendente: todos los electores se alejan de sus partidos, salvo los de IU, cuyo número crece mientras los de Podemos bajan. Sin embargo, hace dos años que el Pitufo Gruñón se sumió en la bancada podemita.

Que un partido comunista devore a otro entra en la lógica del comunismo del siglo XXI, que con el mismo fin que en el XX -la dictadura totalitaria del Partido-Gobierno-Estado-, busca fórmulas electorales que no espanten con el Gulag o aburran con el Kremlin. La paradoja es que Podemos es mucho más totalitario que Izquierda Unida, no digamos que el viejo PCE, y toda marca electoral busca suavizar una imagen demasiado dura. ¿Qué está pasando en IU?

Lo que pasa, la diferencia entre los rojos de ayer y los morados de hoy no la veía Llamazares cuando presidía IU, pero la explica muy bien esta frase:
"No callaré frente a un relato falso sobre la Transición que pretende asimilarla a una restauración monárquica impuesta por la oligarquía de la Dictadura con la atribución a nuestra izquierda de un papel subordinado, sólo, como si las libertades democráticas fuesen una concesión y no una dura y dramática conquista de la izquierda y los movimientos populares. Sería como negar la Historia, pero sobre todo sería una afrenta a los que, estos sí, se dejaron la piel en la resistencia a la Dictadura, con un rol básico de los comunistas, pero también de socialistas, republicanos, anarquistas y demócratas, en general, para luego comprometerse con los mismos valores, generosidad y firmeza en la movilización social y en el pacto por la democracia".

Llamazares olvida la media España franquista que pactó con el PCE. Yo estaba allí y no había más oposición: extrema izquierda comunista, separatista, terrorista y anti-PCE. Recuerdo una noche en Bocaccio con Gerardo Iglesias, cuando creó IU, hablando sobre cómo el PCE podía asumir el carácter nacional del PCI en Italia, jubilando el antifranquismo retórico y la sumisión al nacionalismo, obra del PSUC, que también preocupó a Anguita. Esta es la clave: si el comunismo defiende la Transición que hizo a medias con el franquismo o asume la teoría de la ETA sobre el Régimen del 78. O se reivindica o se entierra.

El Primero de Mayo y la desilusión de los trabajadores
Pedro de Tena  Libertad Digital 30 Abril 2018

Faltaba el descrédito de la política y de los políticos de la derecha en la España de los últimos años para completar una desilusión absoluta de los trabajadores.

Es conocido que el 1 de mayo se consagró como día de los trabajadores y del trabajo asalariado en general tras las huelgas ocurridas en Estados Unidos tal día de 1886 en reclamación de las ocho horas de trabajo, ocho de instrucción y presencia familiar y ocho de descanso. Tras la disolución del orden feudal y la revolución industrial, la situación económica y social de los trabajadores hacinados en las grandes urbes pagados con salarios de hambre fue terrible, tanto que suscitó una fuerza social contraria a su miseria: la asociación obrera, luego sindicatos. Ninguna teoría social que se precie puede prescindir de la realidad de los millones de trabajadores asalariados que, día a día, hacen posible que la sociedad y el Estado funcionen. Pero no es mi propósito hoy tratar de estas teorías, desde el liberalismo al comunismo, sino considerar el hecho de que año tras año vamos comprobando cómo los trabajadores expresan su desilusión hacia quienes supuestamente dicen representarlos ausentándose masivamente de los actos que se convocan.

Conocido es el dicho, atribuido a un puñado de pensadores, de que quienes prometen traer el cielo a la Tierra terminan convirtiéndola en un infierno. Se recuerda muchas veces, asimismo, para darle un toque español al idealismo barato, aquel caso de quien se indignó contra la II República porque, tras su imposición en 1931, había que seguir yendo a trabajar. Desde el siglo XIX, se ha predicado la revolución social como método de emancipación de los trabajadores. Pero tras las experiencias comunista y nacionalsocialista se comprobó que esas supuestas transformaciones sociales conducían a una dictadura, no del proletariado, sino sobre todo el mundo, incluido, y muy especialmente, el proletariado y sus viejas organizaciones sindicales. La imagen soviética y maoísta de millones de personas sin posibilidad alguna de desarrollar algo de individualidad o alcanzar alguna mejora en libertad fue más que suficiente para desilusionar a cada vez más trabajadores de esos predicadores de paraísos.

En España, a los desengaños sucesivos de unas organizaciones sindicales ligadas políticamente a las izquierdas y penetradas hasta el tuétano por los mecanismos de corrupción procedentes del Estado y sus propios líderes sucedió el descrédito de los partidos políticos de la izquierda, cuyos comportamientos han conducido más de una vez a graves crisis económicas que han tenido letales consecuencias sobre el empleo y la posibilidad de desarrollar una vida personal en libertad y creciente bienestar. Faltaba el descrédito de la política y de los políticos de la derecha en la España de los últimos años para completar una desilusión absoluta de los trabajadores.

Los millones de trabajadores asalariados españoles que cobran menos de 24.000 euros al año sólo esperan hoy librarse del paro y el desierto empresarial, de la presión fiscal agotadora, y tratar de mantener los niveles de compensación social que permiten mejorar desde la educación a la seguridad social y, tal vez, convertirse en pequeños empresarios. Lo que necesitan, necesitamos, es que el sistema democrático no acabe con estas mínimas esperanzas. Pero no está claro

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Rajoy, el hombre que susurraba a los separatistas
José García Domínguez  Libertad Digital 30 Abril 2018

En breve tendremos a la máxima autoridad del Estado en Cataluña, se llame como se llame, conspirando día y noche para destruir el orden constitucional de la Nación.

Mariano Rajoy, ese excelente gobernante para el mundo que fue del siglo pasado, ha decidido que tiene que haber cuanto antes un sanedrín de separatistas intransigentes, doctrinarios y asilvestrados dirigiendo de nuevo la Generalitat de Cataluña. Una contingencia perfectamente evitable con la ley en la mano, la de contemplar en el poder a los insurgentes de octubre, que le va a costar la Moncloa al Partido Popular, algo clamorosamente evidente que ese hombre de otro tiempo y de otro tempo deviene, sin embargo, incapaz de comprender. Rajoy es la viva encarnación de la mentalidad tradicional de la derecha política española de siempre. Una mentalidad estrecha y miope consistente en creer que los buenos resultados en la gestión tecnocrática de la economía todo lo resuelven. Y si queda algún cabo suelto ya lo arreglará por su cuenta el simple paso de los días. Son así, qué le vamos a hacer. En consecuencia, y puesto que Rajoy ha adoptado la firme determinación de que los artífices de la asonada de octubre vuelvan a sentar sus reales en la Plaza de San Jaime para recibir el mando de sus subordinados directos, esa segunda fila del Estado Mayor del procés en cuyas manos dejó el Gobierno la aplicación real y efectiva del 155, en breve tendremos a la máxima autoridad del Estado en Cataluña, se llame como se llame, conspirando día y noche para destruir el orden constitucional de la Nación.

Alguien, ese o esa golpista que viene en camino, de quien lo único que sabemos con certeza es que no responderá por Puigdemont. Porque la penúltima argucia leguleya que esta semana entrante va a ensayar Junts per Catalunya a fin de reponer al Payés Errante está abocada, como todas las que la precedieron, al fracaso. En alguna nota a pie de página del gran libro de los astros está escrito que el destino de Puigdemont es ser el Papa Luna del país petit. Y lo será de por vida, aunque solo fuese porque otra salida no le queda. Lo que ahora van a intentar los separatistas amparándose en su mayoría de escaños en el Parlament es modificar la Ley de la Presidencia de la Generalitat, una suerte de ley orgánica autonómica, a fin de posibilitar –en base al argumento jurídico de que el Pisuerga sigue pasando por Valladolid– que el Payés sea investido in phantasma. Pero la modificación de esa ley no se va a aprobar en el hemiciclo de la Ciudadela. Y si se aprobase, daría igual. No se aprobará porque el padre de familia Roger Torrent ya ha sido advertido mediante el preceptivo escrito con remite del Tribunal Constitucional de que no puede, y bajo ningún concepto, dar trámite a esa reforma, so pena de incurrir, ¡ay!, en un delito penal de desobediencia.

El padre de familia Roger Torrent sabe, pues, lo que le esperaría en caso de animarse a jugar con fuego. Pero aunque la modificasen, decíamos, el Payés seguiría sin poder ser investido. Y ello porque, diga lo que diga la Ley de la Presidencia de la Generalitat, el Reglamento del Palament exige de modo expreso e insoslayable la presencia física del candidato durante la sesión de investidura. Y el Reglamento no lo pueden cambiar. No, no pueden. Porque para iniciar el trámite conducente a modificarlo tendría que estar constituida con anterioridad la Comisión del Reglamento. Y resulta que, por imperativo legal, no se puede constituir si antes no ha sido designado el Gobierno de la Generalitat en la Cámara. Es un pez que se muerde la cola. En consecuencia, resulta sencillamente imposible nombrar a Puigdemont. Im-po-si-ble. ¿Y será Artadi la tapada? Yo no estaría tan seguro.

"Los de Ciudadanos son zafios", dice Ortuzar
España, en manos del PNV
www.latribunadelpaisvasco.com 30 Abril 2018

El PNV se jacta de tener a España bajo su bota gracias al acuerdo que el Gobierno del PP ha alcanzado con los nacionalistas vascos para aprobar los prespuestos. "Nunca nuestro partido ha influido tanto en la política española", ha explicado Andoni Ortuzar, presidente del principal partido de Euskadi, quien, además, en entrevistas con diferentes medios de comunicación se ha mostrado de haber evitado "un desastre en Madrid" derivado de un posible adelanto electoral que "solo beneficiaba a Ciudadanos".

"Por primera vez, la alternativa al PP no iba a ser de izquierdas, sino más de derechas y peor que el PP. Hemos hablado con todos los partidos y se han confesado: nos decían '¿al final, entrareis, no?'", ha explicado para mantener que "la izquierda española tiene que espabilarse, porque es quien más puede rentabilizar ese tiempo que hemos ganado".

Ortuzar no duda en dejar entrever que prefiere un Gobierno de la extrema izquierda del PSOE-Podemos en Madrid, antes de que el sistema político del que tanto se beneficia su partido quede en manos de Ciudadanos. "Este partido quería que el PNV votara la devolución de los presupuestos y que se convocaran elecciones en otoño e intentó emponzoñar la situación haciendo correr bulos sobre el cupo vasco o los presos de ETA. Son zafios y se equivocaron", ha recalcado.

Sobre el hecho de respaldar los presupuestos de un partido como el PP, afectado por varios casos de corrupción, Ortuzar ha mantenido que "los electores tendrán que poner en su sitio a Rajoy y a su partido", y ha opinado que "todos quieren hundir al PP, pero nadie pone la cara para ser la alternativa. Y así le están poniendo una alfombra roja a Rivera para que entre en la Moncloa. No se dan cuenta de lo que viene; hacen funambulismo político".

Tras precisar que en este momento, el PNV "no se ha comprometido a nada" en relación a las cuentas públicas y "no estampará su firma hasta el 23 de mayo", Ortuzar ha explicado en relación a que su partido exigía la desactivación del 155 en Cataluña para entablar la negociación con el PP que "la devolución de los presupuestos hubiera supuesto un adelanto electoral, y a Cataluña le interesa una política española poco convulsa".

"Los catalanes no pueden avalar públicamente esto, pero les conviene esta decisión y, antes de tomarla, lo hemos consultado con ellos", ha dicho, y ha recordado que el propio presidente del Gobierno, en una reciente declaración "hablada" con el PNV, dijo que la constitución de un gobierno catalán "acabaría con el 155 y abriría una nueva etapa en la que iba a haber diálogo".

"Si ya son los catalanes los que deciden que les conviene más unas elecciones autonómicas, yo lo respetaré profundamente, y me dará ocasión para repensar mi decisión" de vincular el 155 con el respaldo a los presupuestos".

Violencia, quema de símbolos y burlas: los vídeos que muestran la realidad de la Guardia Civil en Alsasua
El juicio por las agresiones a dos agentes de la Benemérita ha revelado algunas de las vejaciones sufridas en el pueblo navarro
Marco Naya. Luis P. Arechederra. ABC 27

El juicio a los ocho individuos acusados por la agresión de dos agentes de la Benemérita y sus parejas ha revelado muchas de las vejaciones, provocaciones y burlas a las que se enfrenta la Guardia Civil en Alsasua. Todas ellas tienen el objetivo de tratar de expulsar a los agentes del pueblo navarro y denigrar la labor de los Cuerpos de Seguridad.

Para ello, como aparece reflejado en los siguientes vídeos, se utiliza la violencia contra los agentes de la Benemérita, se queman símbolos asociados al colectivo policial, se caricaturizan los desfiles militares para compararlos con el nazismo o, entre otras cosas, se siembran de estiércol las carreteras de la comarca.

El procedimiento judicial abierto en la Audiencia Nacional se acerca a su inminente final y los acusados se enfrentan a penas de más de 50 años. En el caso de que los jueces sentencien de acuerdo a las peticiones de la Fiscalía, los ocho individuos juzgados serán condenados por terrorismo.

Violencia en la «Ospa Eguna»
Este vídeo muestra el denigrante trato recibido por la Benemérita durante una intervención para retirar unas carrozas en Alsasua durante la celebración del «Ospa Eguna» y el «Alde Hemendik» (cuya traducción es algo como: «¡que te pires!»). En dicho cometido, los agentes son sometidos a multitud de provocaciones, insultos e incluso agresiones.

En las imágenes, la reportera del portal vasco Ahotsa.info, Alda Pozueta, entrevista a Adur Ramírez, uno de los acusados por la agresión en este pueblo navarro que, en la actualidad, permanece encarcelado. El supuesto agresor, con un discurso victimista, llega a referirse a los agentes de la Guardia Civil como «perros» y explica cómo han levantado barricadas con mesas en torno a las carrozas para dificultar su retirada. Además, define la jornada en la que se encuentran como un «potente movimiento popular» que busca «pedirles que se marchen de aquí». Por lo demás, otros jóvenes comentan que seguirán con los actos previstos y se lamentan, continuando con el lenguaje victimista, de que la Benemérita les fastidie la fiesta.

Queman símbolos de la Guardia Civil
La plaza mayor de Alsasua se convierte en la anfitriona de la quema de símbolos de la Benemérita como un tricornio gigante o figuras de guardias civiles por parte de unos individuos vestidos con pieles que transmiten una imagen «tribal» e irrisoria del evento. También aparecen numerosos encapuchados con bengalas que golpean a modo de broma a los vecinos mientras simulan pertenecer al citado cuerpo policial.

También se incluyen decenas de pintadas y pancartas en las que les exigen a los policías que se marchen del pueblo. «Iros de aquí hacia España» o «Estado asesinos, stop», son algunos de los mensajes que transmiten de este modo.

Estiércol en las carreteras y pintadas
Las actuaciones de los extremistas durante el día de la «Ospa Eguna» persisten tras la puesta de sol. Varios encapuchados esparcen estiércol a lo largo de las carreteras y posteriormente hacen pintadas al borde de estas para dejar su marca a través del anagrama de «Ospa», en un cargado color amarillo.

La letra de la canción que se reproduce junto a las acciones vandálicas también va acorde con la habitual recriminación de este grupo: que la Guardia Civil se marche del pueblo. «Largo de aquí, les hemos dicho y no lo han entendido. Los «txakurras» (perros) día y noche, aquí no vale el miedo, lo mandaremos fuera de aquí», recita.

Burlas al Rey y comparación de la Benemérita con nazis
En un vídeo cargado de ironía y con intención de burlarse de la Monarquía y las fuerzas de seguridad del Estado, Alsasua entera se moviliza, en 2009, para caricaturizar con el noticiario franquista «No-Do» un desfile militar denominado «La parodia del Rey». Logrados disfraces de guardias civiles, pequeñas carrozas de helicópteros y hasta una orquesta que interpreta el himno de España acompañan a un hombre disfrazado del Rey Juan Carlos I que saluda «a sus tropas».

Hasta aquí todo correcto. La problemática surge cuando, a modo de burla, los supuestos soldados realizan el saludo a la romana (el mismo que hacían nazis) para dirigirse al Rey y portan una bandera con la esvástica del «Tercer Reich» junto a la española. Su objetivo: tratar de desprestigiar a las instituciones representadas asociándolas con los símbolos de la Alemania nazi. Todo ello para finalizar con un mensaje que aparece en el vídeo: «Si seguimos juntándonos y luchando contra ellos, conseguiremos echarlos de una vez por todas, ¡que se vayan ostias!».

Escabechina en el examen de catalán del IB-Salut: el 72% suspende el escrito
MAYTE AMORÓS. Palma. El Mundo 30 Abril 2018

La alta tasa de fracaso en las pruebas de lengua catalana del Govern hace saltar las alarmas, a falta de la prueba oral

Si los profesionales sanitarios de Baleares se presentaran a las pruebas PISA, se convertirían en el farolillo rojo en fracaso escolar. Al menos, a tenor de los resultados de los últimos exámenes que ha realizado el personal del Servicio balear de Salud (IB-Salut) para sacarse el título de catalán, que arrojan un alarmante porcentaje de suspensos del 72%. «Algo falla cuando el porcentaje de fracaso es tan alto: o no nos preparan bien en los cursos o los exámenes no son apropiados o la corrección es demasiado estricta», apuntan los sindicatos CSIF y Simebal.

La Escuela Balear de Administración Pública (EBAP) acaba de publicar la lista de calificaciones de la convocatoria extraordinaria de la prueba escrita de catalán para el personal que depende del Servicio de Salud de las Islas Baleares y las notas constatan un fracaso notable:de los 114 presentados, 82 suspendieron (un 72%). Curiosamente, la tasa de suspensos es más alta en el nivel B1 (más bajo) con un 75%. Así, de los 28 examinados, 21 fueron no aptos, mientras que en el nivel B2 bajó al 70,9%: de 86 alumnos, 61 no superaron la prueba. «Y aún falta la prueba oral, que podría hacer una auténtica escabechina», alerta Carolina (nombre ficticio), una auxiliar administrativa del IB-Salut, que acaba de catear el B2 por tercera vez.

Afortunadamente, Carolina tiene el B1 y podrá presentarse a las oposiciones pero muchas de sus compañeras no lo tienen y no podrán optar a una plaza fija. «Hay hasta el 11 de mayo para presentar el título de catalán. Ya no les da tiempo porque no llegan a los próximos exámenes de catalán de mayo».

El Govern acaba de aprobar un polémico decreto que exige el catalán como requisito para trabajar en la sanidad pública balear, una traba que no existe en ninguna otra CCAA. La norma, impulsada por la presidenta socialista Francina Armengol y sus socios nacionalistas de Més, pide el nivel B1 para médicos y enfermeras, y el nivel A2 para auxiliares de enfermería y celadores.

El fuerte rechazo social obligó al Pacte a rebajar el nivel (de B2 a B1 y de B1 a A2) y dio una moratoria de dos años para sacarse este título. Pero desde CSIF alertan de que sólo da este plazo al personal sanitario y, por tanto, discrimina a los auxiliares y administrativos del IB-Salut, que deben acreditarlo si quieren presentarse a las próximas oposiciones.

«Creíamos que el Govern abriría la mano con estos exámenes, ante la escasez de profesionales sanitarios y no sanitarios con esta acreditación lingüística y con las oposiciones a la vuelta de la esquina, pero cada vez los ponen más difíciles, el nivel es más alto y la corrección es excesivamente estricta. No sabes ya qué pensar... Si todo esto es un negocio de tasas y cursos», se queja Carolina desde Menorca, donde mejores resultados han obtenido.

De los 12 examinandos del B1 en Menorca, sólo aprobaron cuatro. Es decir, suspendieron ocho (un 66,6%). Y el B2 lo cateó el 60% de los presentados: seis de diez.

La isla que peor nota sacó fue Ibiza, donde ningún aspirante aprobó el B1 (tres de tres), al igual que en Formentera (dos de dos). Con el nivel B2 hubo más suerte: de los 12 presentados en Ibiza, dos aprobaron, o dicho con otras palabras un 83% fue no apto, mientras que en Formentera hubo un 66,6% de suspensos (de seis, cuatro catearon y dos fueron aptos). En Mallorca, de los 11 presentados para el B1, aprobaron sólo tres. Suspendió el 72,7% (ocho). Y de los 58 que hicieron el B2, 41 no pasaron la prueba (un 70,6%) frente a 17 que sí lo hicieron.

Nivel elevado
Los examinandos se quejan de que el nivel que se pide en los exámenes de catalán del Govern balear es muy elevado y, además, falta tiempo para estudiar. «Hemos tenido que sacar horas de nuestro tiempo libre y de estar con nuestras familias», lamenta Carolina, que como muchos otros colegas se plantea irse al Instituto Ramon Llull, a Madrid, para sacarse este título. Asegura que examinarse allí es más sencillo y más rápido (el oral y escrito se hacen el mismo día)que en las Islas, tal y como informó EL MUNDO en 2016.

En el Institut Ramon Llull de Madrid la prueba de catalán se hace en un día, puede suspenderse alguna de las partes y los resultados llegan antes. En cambio, los exámenes en Baleares tienen mala fama desde hace años porque no hacen nota media si no se aprueban todas las partes y eso provoca que muchos alumnos cateen por haber suspendido únicamente una de las cinco pruebas. «Normalmente caemos en la gramática», detalla Carolina, que lo considera una «injusticia» y una trampa para poder renovar las tasas y alimentar «el negocio de los exámenes de catalán». Eso sí, la exigencia de catalán para trabajar en la Administración pública ha sido un revulsivo para las matrículas de cursos de lengua catalana. En tres años ha subido más de un 120%.

El Govern balear no niega la fuga de estudiantes a Madrid. Ya afirmó el año pasado a este rotativo que le consta incluso que hay una nueva picaresca para evitar las pruebas en Palma. «Hay gente que se matricula en la Part Forana, en Manacor, porque piensa que es más fácil que en Palma, aunque el examen es el mismo. El boca a boca hace estas cosas», argumentan. ¿Son más difíciles los exámenes de Baleares? Sí y no. Posiblemente la explicación está en el grado de exigencia del profesor que corrige la prueba, reconocen desde el Govern.

Desde el Sindicato Médico, al igual que CSIF, reivindican que el catalán sea un mérito y no un requisito, y consideran que la tasa de suspensos es «preocupante». Entre los posibles motivos, plantean una exigencia superior en los exámenes o una baja preparación previa en los cursos (para presentarse a esta convocatoria del EBAP los aspirantes debían haber asistido al 80% de las clases).

«Es un desastre que apenas el 30% de las personas apruebe. Y esto significa que disminuye el porcentaje de tener buenos profesionales», critica Simebal, que admite que no todo el mundo tiene facilidad para los idiomas. «Hay médicos que se han sacado una carrera de Medicina pero quizás tienen dificultades para aprender idiomas, y eso no significa que sean peores profesionales o que no vayan a ejercer bien. Es injusto que se les discrimine por la lengua», denuncian, al tiempo que alertan del efecto disuasorio del decreto.

Intelectuales y víctimas exigen a ETA esclarecer 358 asesinatos
Alertan contra que el intento de blanqueo de los etarras busca un final sin impunidad
L. L. C. ABC 30 Abril 2018

Intelectuales y víctimas del terrorismo han hecho recuento de los crímenes sin resolver de ETA, les ha salido una cifra mínima de 358, y han decidido emitir un manifiesto alertando de que la banda «quiere poner el contador a cero», esto es, acabar sin pagar por sus delitos.

El escrito ha sido difundido a pocos días de que en el sur de Francia se escenifique el «final» de los pistoleros en un acto que, -tal y como avanzó este diario el sábado a partir de fuentes de la lucha antiterrorista-, responderá a lo debatido en las cárceles y plasmado por los etarras en un testamento que no habla de «disolución» ni de «desaparición» de la organización, como tampoco contempla su arrepentimiento o la colaboración con justicia o policía para resolver los asesinatos pendientes.

Fernando Savater, Maite Pagazaurtundua, Joseba Arregi, Consuelo Ordóñez, Teo Uriarte, Martín Alonso y Luis Castells han sido los promotores de este manifiesto, como también lo fueron hace un año del titulado «Por un fin de ETA sin impunidad», que ha recabado el apoyo de 45.000 ciudadanos y que fue difundido con ocasión del falso acto de desarme de ETA en Bayona.

Como aquel, el último comunicado rubricado ya por un centenar de víctimas e intelectuales advierte de que la banda tiene «oportunidad de encarar todo esto» para no generar «una doble victimación en aquellos a los que persiguió, acosó, hirió o asesinó», en referencia al escarnio añadido que suponen los intentos de los terroristas por desfigurar y manipular lo ocurrido. Los firmantes expresan especial rechazo al perdón selectivo que los etarras pidieron solo a algunas víctimas en su escrito publicado el 20 de abril en dos diarios vascos, en el que retrataban sus crímenes como resultado de un inexistente «conflicto» con el Estado.

«Es una nueva humillación. Nadie está bien muerto, ninguno debió ser asesinado», dice el manifiesto, que ve en ese mensaje excusatorio de ETA poco más que una pretensión de los asesinos por cumplir con el «requisito impuesto» por los «autodenominados mediadores internacionales» para «salvar la cara» ante ellos.

Asimismo, se da la voz de alarma sobre el empeño de los etarras por invocar la teoría de que combatieron porque hubo una guerra, contexto en el que intentan «dar a entender que todos hemos sido responsables del terror». «La impunidad moral, social y política intenta abrirse espacio aprovechando las ganas de la sociedad e un final de ETA», avisa el manifiesto.

Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC han subrayado que, aunque las siglas de ETA desaparezcan «lo que no desaparecerán son los delitos y las responsabilidades criminales», de modo que la persecución de los no más de diez etarras que están en la calle y la aplicación del Estado de Derecho al resto continuará, ponga la banda en escena o no su final. El perdón a medias que han pedido -recalcaron- no alcanza «ni de lejos» a lo que la ley requiere para iniciar un mínimo «recorrido de inserción».

Las mismas fuentes indicaron que el epílogo consensuado por la práctica totalidad de los etarras presos -lo que equivale a hablar de prácticamente toda la organización- no contiene «ni un solo elemento, ni uno solo, de autocrítica moral». Por el contrario, sí dedica «folios y folios» de los 38 que constituyen el documento a autojustificar la sangre que derramaron.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial