AGLI Recortes de Prensa   Viernes 11  Mayo 2018

Torra: el golpe sigue
EDITORIAL Libertad Digital 11 Mayo 2018

Finalmente, el golpista prófugo Carles Puigdemont ha deshojado la margarita y puesto sobre la mesa un candidato cuya elección es viable legalmente: el indeseable Quim Torraserá con toda probabilidad el presidente de una Generalidad que el huido espera poder seguir controlando a cobarde distancia, con lo que el escenario de unas nuevas elecciones se aleja.

Se despeja así una incógnita, pero dista mucho de ser el final de nada: pretender que con la investidura del indeseable Torra y con un Gobierno regional tan separatista como el anterior se va a volver a algo parecido a la normalidad institucional no puede sino considerarse un ejemplo insuperable de ceguera voluntaria.

El indeseable Torra no es un paso hacia la referida normalidad, no es un nacionalista moderado con el que se pueda pactar, sino un despreciable fanático con el que únicamente se puede acordar la disolución de España, nación a la que detesta con un supremacismo verdaderamente ridículo y estupefaciente, habida cuenta de su bagaje y catadura.

No obstante, hay que reconocer que el encumbramiento de este sujeto sí sirve para algo: para constatar que la aplicación del artículo 155 de la Constitución no ha servido para nada, que las elecciones precipitadamente convocadas por Rajoy fueron un error político mayúsculo, fruto de una cobardía intolerable en un presidente del Gobierno, y que el golpe de Estado continúa.

Se ha desperdiciado una oportunidad histórica para hacer realidad lo que tanto proclama este Gobierno mentiroso: en Cataluña, como en cualquier otra parte de España, sólo se puede hacer política dentro de la legalidad y del respeto a la Constitución. Peor aún: no es en absoluto descartable que, cuando el Principado tenga un nuevo Gobierno antiespañol y por ende anticatalán, se abra un proceso negociador en el que todo esté sobre el tapete, salvo, claro está, la proscripción de los liberticidas que están devastando Cataluña.

La obscena lucha por el poder
Amando de Miguel Libertad Digital 11 Mayo 2018

No es solo que los partidos políticos compitan por ver cuál de ellos se hace con el gobierno de cualquiera de las Administraciones Públicas. Digamos que esa pugna supone una carrera legítima y hasta vistosa. No hay más que ver el contento general que nos producen a los contribuyentes las jornadas electorales.

Lo sorprendente y no tan agradable es que esa misma competición tiene lugar también dentro de cada partido, de forma a veces un tanto rastrera. Da la impresión de que lo único que les interesa a sus dirigentes es asegurar su puesto en las listas de las candidaturas para las próximas elecciones. Para lo cual se disponen a emplear todo tipo de armas, incluso, si llega el caso, falsificar el currículum o disfrazar los latrocinios. Pero sobre todo los aspirantes a subir por la escala del poder aprenden a ser sumisos con los que están en el ápice del partido. Les ayuda mucho dominar el arte de no decir nada sustantivo en público o ante los medios. Pero al tiempo vienen obligados a hacer muchas declaraciones y contestar a todo tipo de entrevistas más o menos ficticias. Quien no sale en los medios de comunicación o en las redes sociales no está en el mundo. Hace falta mucha inteligencia para no perecer ante tales dificultades. La lucha por el poder semeja el esfuerzo épico de Spencer Tracy hasta conseguir dominar al pez espada.

Me acojo, una vez más, a la luminosa idea del fulanismo, que acuñara hace un siglo Miguel de Unamuno. Veía él entonces que los partidos políticos no eran tales, con sus sonoras etiquetas, sino "facciones" en torno a personalidades eminentes. Las cuales descollaban por su capacidad de comprar voluntades. Pues bien, seguimos igual. El fulanismo es nuestra verdadera constitución política. La prueba es que apenas se pueden leer u oír (ahora se dice "escuchar") comentarios sobre la política sin que se acompañen de nombres propios.

La gran diferencia de la España actual respecto a la de la Restauración de hace más de un siglo es que ahora el llamado "sector público" de la economía representa una porción mucho mayor de la tarta productiva. Lo cual quiere decir que, aposentado uno en un despacho público, puede hacer muchos más favores y tiene todos los gastos pagados. El sueldo es lo de menos. No hace falta llegar a la vulgaridad de la corrupción política para que un hombre público se lucre como servidor del Estado. Baste con que aproveche los infinitos medios que le permitan situarse cómodamente en la sociedad: él, su cónyuge, su prole y sus amigos.

Ahora se entiende por qué la pelea por medrar dentro de cada partido parece tan cruel e inmisericorde. No digamos si el combate se libra contra los otros partidos. Los puestos de verdadera influencia son escasos; solo se puede subir por la pirámide del poder desplazando a los que ocupaban antes el escalón correspondiente. El resultado es que la lucha por el poder se convierte en una especie de selección al revés. Es cierto que triunfan los más audaces, pero también con frecuencia los mediocres, los que no se andan con muchos escrúpulos de conciencia.

Bien es verdad que también cuenta la tradición intelectual de la vida pública española. En su virtud, los políticos deben parecer mínimamente ilustrados. Es la parte atractiva de los combates por escalar las cumbres del poder. Tanto es así que no importa mucho falsificar el currículum académico.

Se me dirá que exagero, y puede que sea verdad. Pero hágase una elemental prueba. Selecciónese una muestra de las declaraciones de los políticos, se encuentren en el poder o en la oposición, a lo largo de unos meses. Se verá que muy pocas veces son capaces de aportar, no ya una solución, sino un planteamiento de los problemas reales que acucian a los españoles (que ellos llaman "ciudadanos"). Pocos padres de la patria se muestran preocupados por el hecho de que los españoles tengan que pagar cada vez más impuestosen su amplio sentido. Incluye tasas, multas, recargos, precios políticos, licencias, permisos, plusvalías, etc. Todo lo demás es farfolla.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

La incapacidad de los políticos amenaza el futuro de España
Miguel Massanet diariosigloxxi 11 Mayo 2018

Políticos, sindicalistas y separatistas, en un ejercicio de obcecación y estupidez colectiva, parecen dispuestos a echar por la borda todo el trabajo de generaciones de españoles para construir una España capaz de competir en igualdad de posibilidades con el resto de naciones europeas.

Lo cierto es que hemos entrado en una etapa en la que cualquier síntoma de sensatez, atisbo de razón o asomo de cordura, parecen haber quedado apartados de la mente de quienes parece que, haciendo un mal uso de la representación que les otorgaron los ciudadanos españoles al elegirlos en las urnas, parecen confabulados para dar al traste con todo el bienestar que, a fuerza de años de trabajo, de esfuerzos personales, de sacrificios y privaciones, varias generaciones de españoles de la posguerra civil, lograron para la nación española, después del gran Armagedón de muerte y destrucción consecuente a tres años de enfrentamientos fratricidas entre españoles de distintas facciones e ideas políticas.

Parece que no nos damos cuenta de que, de nuevo, estamos dinamitando puentes de amistad, entendimiento, concordia, confraternización, tolerancia y respeto mutuo para caer, después de ochenta años de paz, en los mismos vicios, errores, enfrentamientos, discrepancias y odios que fueron los que llevaron a nuestros antecesores a olvidar la sensatez y la capacidad para negociar que, en definitiva, los condujo a un callejón sin salida que culminó en el alzamiento nacional del 18 de julio de 1936. Era algo que se venía cantando, pero los políticos no supieron valorar el peligro de encajonarse en sus féretros de egoísmo y fanatismo que, finalmente, los llevaron a dirimir sus diferencias por medio de cañones, bayonetas y cientos de miles de muertos.

Una parte de España, mal conducida por una serie de traidores a la patria y ciudadanos adoctrinados en contra del respeto a las leyes, de la cohesión de todos los españoles en pro de un objetivo común capaz de situarnos en uno de los primeros puestos de la Europa comunitaria y de la necesaria buena convivencia entre todos los que integramos este espacio de maravillosa naturaleza en la que vivimos los privilegiados que hemos nacido entre los pirineos y el estrecho de Gibraltar, sin olvidarnos de nuestras franquicias insulares de Baleares y Canarias y nuestras avanzadillas africanas de Ceuta y Melilla; pretende que, el Estado español, todo ello en virtud de no se sabe que obtusas y disparatadas ideas sobre el concepto de democracia, ceda por las buenas una parte de nuestro suelo patrio en el Este de la península Ibérica, para que en él se constituya el germen de la división del país, que comenzaría por la segregación de Cataluña y, a partir de este primer hito, seguramente proseguiría por los vascos, los valencianos, los baleáricos, los gallegos y así siguiendo, hasta que nuestra nación quedara irreconocible, dividida en pequeños estados, sin que ninguno de ellos tuviera ninguna posibilidad de mantenerse por sus propios medios y fácilmente colonizables por quienes se aprovecharían de su debilidad, para imponerles sus leyes draconianas.

Otros, entre ellos unos sindicatos que se han olvidado de cuáles son sus verdaderas funciones como representantes de la clase trabajadora, para meterse en camisas de once varas y, haciendo dejación de su calidad de españoles y representantes de todos los trabajadores y no solamente de los de una comunidad determinada de la nación española que, por añadidura, parece que, al menos una parte de ellos, pretende conseguir, saltándose los preceptos constitucionales, por los medios que fueren, la independencia de España. ¿Son estos los mismos sindicatos que vienen recibiendo subvenciones a través de los PGE? Si es así, ya sería el momento de empezar a pensar si se les debería privar de ellas ya que, al parecer, ellos parecen dispuestos a renunciar a la nacionalidad española y, en consecuencia, a los beneficios de ser ciudadanos de España.

Pero, dónde verdaderamente están sonando, con insistencia e impertinencia las sirenas de alarma, es en lo que se entiende como clase política, es decir todos aquellos ciudadanos que, de una forma u otra, están relacionados con la Administración pública y que tienen la función y el deber de atender, cuidar, ayudar, legislar, prestar servicios comunes, garantizar el orden, la defensa interna y externa del país y cuidar de la sanidad pública, como servidores públicos o funcionarios adscritos, todos ellos, al servicio de la patria. Es obvio que, en el panorama de partidos políticos que actualmente forman parte de nuestras dos cámaras representativas, el Congreso y el Senado, existe una verdadera y preocupante carencia de personas capacitadas, razonables, sensatas, dotadas de facultades para promulgar leyes y para decidir lo más conveniente para los españoles; de modo que se producen situaciones, como las que nos ocupan estos días, en las que vemos como dos partidos condenados a entenderse, como son el PP y Ciudadanos, para evitar que España, en un futuro inmediato, pudiera caer en manos de una izquierda comunistoide, integrada por extremistas incapaces de gobernar con sensatez y dependientes de los nuevos rebrotes del comunismo internacional, representado en este caso por los comunistas bolivarianos capitaneados por Maduro, el sátrapa dictador que está convirtiendo su país en un cementerio de muertos vivientes abocados al hambre, la carencia de medicinas, la inanidad y la opresión intolerable de un régimen totalitario en el que, la alusión a la democracia constituye un delito de lesa humanidad; capaz de dar al traste con todo lo conseguido hasta este momento.

En efecto, cuesta entender que dos partidos constitucionalistas, dos formaciones en las que apenas existen diferencias fundamentales en sus respectivas ideologías, los únicos que, hoy en día, pueden hacer frente a este frente de partidos de carácter antisistema, populistas, ácratas y de extrema izquierda, que pugnan por acabar con nuestra democracia para llevar a España fuera de Europa, sin importarles lo que ello pudiera suponer para el pueblo español y para nuestra supervivencia como nación europea. Algo inconcebible si se tiene en cuenta que, como le sucedió a Grecia, todo aquel que no se ajuste a las reglas impuestas por el Parlamento de Bruselas, está irremisiblemente condenado a ser expulsado de la comunidad, con todo lo que ello supone en cuanto a la falta de subvenciones, créditos de los bancos europeos, ayudas y préstamos para obras sociales y para fomento de diversas actividades que, al quedar fuera del ámbito europeo, se perderían por completo; lo mismo que la libertad de tránsito y los beneficios relativos a la libertad de comercio y supresión de aranceles en lo que respeta a todas las naciones integrantes de la UE; sean incapaces de entenderse y, aún más, de mantener una relación mínima de cortesía entre ellos.

Así es y, por mucho que nos cueste asimilar que se produzca este enfrentamiento, a cara de perro, entre el PP y Ciudadanos, no nos queda otro remedio que admitir que, según se desprende de los últimos rifirrafes producidos entre ambos partidos en el Parlamento de la nación, cada día que pasa, y a apenas dos años de la legislativas si no es que, a causa de la minoría con la que gobierna el PP, en el interregno no se produzca alguna circunstancia que le obligue a don Mariano Rajoy a tirar la toalla y adelantar los comicios lo que, al menos desde nuestro modesto punto de vista, podría llegar a crear una situación extremadamente peligrosa, dadas las perspectivas electorales que, en estos momentos, se les atribuyen al partido de derechas, seguramente los resultados, si bien claramente favorables a Ciudadanos, es muy posible que en lo que respeta a los populares, no fueran tan satisfactorios como sería deseable, al menos por lo que respeta a los intereses de España como miembro de la Comunidad Europea.

Es evidente que, sin un acuerdo posterior a las próximas elecciones (nos podemos despedir por el momento de mayorías absolutas), va a ser preciso que, lo que quede el PP y el partido de Ciudadanos, lleguen a entenderse y pacten un acuerdo de gobernabilidad si no se quiere que, la coalición del PSOE con cualquier otro partido de las izquierdas o los propios separatistas catalanes y vascos, pudieran hacerse con el gobierno de la nación, una posibilidad que, al menos para los ciudadanos de centro y centro derecha sería verdaderamente funesta para lo que se entienda como futuro de la nación española y de sus habitantes. El dar la imagen, a sus propios votantes, de que no existen los lazos adecuados para que, en un futuro, se pudiera esperar un entendimiento entre los dos partidos sólo hace que el personal se desmoralice, se despreocupe de la política y acepte, estoicamente, lo que se le venga encima sin oponer la resistencia debida.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, nos parece que, tanto Ciudadanos como el PP y sus respectivos dirigentes, deberían tener en cuenta que, aunque es evidente que muchos de estos enfrentamientos dialécticos en el Parlamento sólo tiene efectos de cara a la galería, corren el peligro que, para muchos de los ciudadanos españoles que, en su día, van a tener que pensar a quién se le otorga el voto o, y ahí esta el peligro de la desmoralización, si se decide no acudir a votar pensando que, suceda lo que suceda, los defensores del orden y de las libertades tienen todas las de perder ante un frente comunista-separatista que se pudiera hacer con el poder en España. Esperemos que exista la suficiente sensatez, entre los partidos defensores de la Constitución, como para impedir que meras disputas personales o ambiciones de tipo electoral puedan acabar por romper una alianza en la que, la mayoría de españoles defensores de la democracia, el orden y la seguridad jurídica, tengamos la seguridad de que tanto la propiedad privada, como las libertades individuales y las prestaciones sociales queden garantizadas por nuestra Constitución y a salvo de la gran amenaza comunista

El relato real no debe olvidar a los acólitos de ETA
Gonzalo Duñaiturria okdiario 11 Mayo 2018

Tras el vomitivo comunicado de ETA de la semana pasada, debemos ser conscientes del falso relato que se ambiciona “vender” donde unos pretenden blanquear su asesina conducta y otros despojarse de sus claras connivencias. Muestra de esto último ha sido el papel hipócrita de parte del clero vasco, la farisaica actitud del PNV con sus “nueces” y la cobarde indiferencia de segmento no pequeño de la propia sociedad vasca. Durante más medio siglo ETA han obtenido la simpatía de un sector de los sacerdotes y religiosos vascos. Empezando por aquellos que se han prestado a colaborar, convocar e incluso encabezar marchas y manifestaciones de apoyo y jaleo a la mafia, y terminando por los que, yendo más allá, han sido detenidos y condenados por colaborar con los criminales. Con hechos como negar sistemáticamente cobijo espiritual a las víctimas para sus funerales, han ofrecido total impunidad a los asesinos, cobertura intelectual e incluso una cierta pátina de ficticia base religiosa.

Condenar las acciones criminales de la banda nunca fue su prioridad, cuando si lo fueron sus apoyos a las aspiraciones por “un Pueblo Vasco liberado de toda opresión”. No fueron todos, pero sus actuaciones jamás respondieron a lo que se debe suponer el papel de la Iglesia católica. Sin dicho proceder, ETA sería más pasado y la dignidad de las víctimas habría sufrido mucho menos. El PNV ha mantenido siempre un equilibrio equidistante con el mundo terrorista, denunciando con la boca pequeña determinados atentados, que no todos, mientras desde su impostura se negociaba con Madrid, a sabiendas de su importancia en el mercadeo electoral y parlamentario. Y Madrid transigió siempre. Ejemplos tenemos de ello, como la frase del funesto Arzalluz pronunciando aquello de que “unos mueven el árbol y otros recogen las nueces”, o cuando gracias al PNV, se colocó a Ternera en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco.

¡Qué escupitajo a toda la sociedad, qué bajeza y qué ruindad! Siempre tuvieron una doble alma, si es que alguna vez tuvieron alma. Y esa parte de una sociedad cómplice, con la indolencia como aliada, con ese cobarde mutismo frente a lo que no se quiere oír, a lo que no se quiere ver. Ese sonoro silencio que señalaba con el dedo para que otros descargaran sus pistolas. Escudo de la indiferencia y del “algo habrá hecho”, justificativo y putrefacto. Una parte de la sociedad dando la espalda a la realidad y cuya miseria moral llegó a convertir, y aún hoy perdura, a los verdugos en víctimas y a las víctimas en sayones. Una sociedad que aceptó que las únicas garantías imperantes eran las que marcaba ETA. Época donde bajo este tipo de sociedad la mayoría de los asesinados eran despedidos en actos casi clandestinos con una escasísima presencia de público y donde el protagonismo y el apoyo institucional se escondía de forma encogida y amilanada.

Que sociedad aquella que homenajeaba, y aún hoy sigue haciéndolo, a aquellos esbirros de ETA que certeramente morían en enfrentamientos con las fuerzas de orden público y eran despedidos en sus localidades entre multitudinarias muestras de apoyo?. O a los que salen de prisión comiendo gracias a nuestros impuestos. Pero tranquilos todos. ETA ya no mata. Tiene la suficiente fuerza política como para seguir guiando a la sociedad vasca. Sigue con la sonrisa de muchos, con la complicidad irrefrenable del nacionalismo y la tibieza de esa “nueva izquierda” cuya faz es la extrema izquierda de siempre. La necrosis social continúa y las posibilidades de cura no barruntan optimistas esperanzas. Ya lo dijo Voltaire, escritor y filósofo francés: “Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable”.

Salafismo, el gran virus de Europa
Arturo García gaceta.es 11 Mayo 2018

Matar a los infieles, ejecutar a homosexuales o imponer un califato islámico. Estas afirmaciones, que bien podrían haber sido pronunciadas por algún caudillo del Estado Islámico, sirven de base doctrinal para la formación de imanes en la Gran Mezquita de Bruselas. Un ejemplo que ilustra a la perfección la deriva que ha tomado Europa, donde los principales dirigentes son incapaces de hacer frente a uno de los grandes virus del continente: el salafismo.

Esta doctrina islámica, que tomó preeminencia en Bélgica tras un acuerdo del rey Balduino con su homólogo saudí Faisal en 1960, se ha impuesto en numerosos barrios de Bruselas, en el archiconocido Molenbeek y en otros tantos menos mediáticos. La sharia se hace presente en estos lugares y la enseñanza financiada por el Estado está basada en modelos islámicos.

Un fenómeno que se repite en todos los países europeos, incluido España. En los últimos años, Cataluña se ha convertido en uno de los principales focos de salafismo a nivel europeo e imanes expulsados de países como Argelia encuentran en la comunidad autónoma el acomodo ideal. Todo ello ante la mirada impasible de los sucesivos gobiernos, incapaces de tomar decisión alguna al respecto, y de una Unión Europea que parece no comprender la naturaleza del problema al que toca poner coto.

La oleada de ataques islamistas que desde 2015 sufre el Viejo Continente no ha hecho sino poner de manifiesto una realidad que sólo unos pocos políticos se atrevieron a denunciar: los sistemas de seguridad no estaban a la altura de la amenaza, los imanes radicales operaban con total impunidad en sus mezquitas y las autoridades habían perdido el control de decenas de barrios islámicos. Angela Merkel, Emmanuel Macron o incluso Theresa May -Mariano Rajoy en estos debates ni está, ni se le espera- se negaron en un primer momento a aceptar la nueva realidad, pero meses después no les quedó más remedio que aceptar que Europa había cambiado para siempre.

Tres años después, sin embargo, la situación no ha cambiado en exceso. Es de justicia reconocer que las modificaciones en materia de seguridad han logrado frenar notablemente el empuje de las células radicales, pero Bruselas se ha negado a articular un plan para frenar el adoctrinamiento a jóvenes musulmanes de toda Europa y poner en marcha programas de integración viables. Apenas una tirita en una profunda herida que ya ha causado centenares de muertos.

Una nueva generación de musulmanes crece educada en el odio a Occidente, el desprecio a la mujer y la necesidad de atacar a los infieles en centros financiados con dinero público. Quizás cuando los Merkel y Macron de turno traten de hacer frente a la situación sea otra vez demasiado tarde para Europa y sus ciudadanos.

Se me viene a la mente una frase de Arturo Pérez Reverte que ilustra a la perfección la inacción europea ante el problema salafista: “Sócrates y Séneca se suicidaron por inteligencia, y la Europa que ellos iluminaron se suicida por estupidez”.

Investigados cuatro docentes por acosar a hijos de guardias
F. Velasco. larazon 11 Mayo 2018

De los nueve profesores del Instituto de Sant Andreu de la Barca denunciados por la Fiscalía de Barcelona por «señalar» a hijos de guardias civiles tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, el titular del Juzgado número 7 de Martorell ha archivado la causa respecto a cinco de ellos, a los cuales se les investigaba en relación con hechos sucedidos el 2 de octubre. En estos casos, el instructor considera que no existen indicios de que los docentes realizaran ninguna acción contra esos alumnos. En cambio, mantiene abierta la investigación respecto a otros tres profesores, pero ha abierto un procedimiento para cada uno de ellos, al sostener que las conductas atribuibles a cada uno son distintas y, por tanto, no se trata de hechos conexos. En estas tres causas se investiga si han podido incurrir en los delitos de discriminación y contra la integridad moral.

Al margen de estos procedimientos, el Juzgado de Instrucción nùmero 3 de Martorell tiene abiertas otras diligencias contra otro profesor, quien tiene ya la condición de investigado, del mismo centro escolar. En este caso, los hechos que se le atribuyen tuvieron lugar el 20 de octubre, con motivo de la convocatoria de una huelga estudiantil independentista en la que instó a identificarse a los hijos de los agentes. En concreto, habría pedido en clase a sus alumnos que «levanten la mano los hijos de los guardias civiles». Los delitos por los que se siguen son los mismos que en el Juzgado número 7.

En un principio, la denuncia de la Fiscalía recayó en el Juzgado de Instrucción número 3, pero éste decidió «dividirla» en función de cuándo sucedieron los hechos relatados. De esta forma, decidió inhibirse parcialmente respecto a los que tuvieron lugar el día 20 de octubre, que por turno de reparto correspondió al juzgado que ahora ha archivado la causa respecto a cinco profesores. En todo caso, esa inhibición ha sido recurrida por el Ministerio Público, por entender que todos los hechos deben ser investigados en un mismo procedimiento y, por tanto, instruidos por un solo magistrado.

En la denuncia, la Fiscalía recogía frases supuestamente vertidas por los profesores contra los hijos de guardias civiles del tenor de «la Policía y la Guardia Civil son unos animales y unos bestias que sólo saben dar palos», «El que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que se baje al patio» o «¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?».

El Ministerio Público detalla en su denuncia el «comportamiento humillante y sectario» que infligieron supuestamente los profesores a esos alumnos, lo que generó en ellos situaciones de «ansiedad», «abatimiento» e «inquietud», además de exponerlos al «rechazo» y «hostilidad» de sus compañeros de aula. Con su actitud, afirma la Fiscalía, esos docentes denunciados rompieron los principios rectores del sistema educativo, como la inclusión social.

EN CATALUÑA
Imputados tres profesores por señalar a los hijos de guardias civiles

La Gaceta  11 Mayo 2018

La Fiscalía acusa a los docentes de un delito contra los derechos fundamentales en su modalidad de lesión de la dignidad por motivos de discriminación y otro de injurias graves contra cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

El juez de instrucción número 7 de Martorell (Barcelona) ha decidido abrir diligencias a tres de los profesores del IES Palau de Sant Andreu de la Barca denunciados por la Fiscalía, que se suman a un cuarto ya investigado por otro magistrado, y ha archivado el caso para otros cinco docentes.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el titular del juzgado de instrucción número 7 ha admitido a trámite la denuncia de la Fiscalía contra tres docentes por sus intervenciones en clase el pasado 2 de octubre sobre el referéndum ilegal del 1-O, en que presuntamente criticaron la actuación de las fuerzas de seguridad, acusados de los delitos de discriminación y contra la integridad moral.

Paralelamente, el titular del juzgado de instrucción número 3 de Martorell investiga a otro profesor del centro que también fue denunciado por la Fiscalía por emplazar a alumnos hijos de guardias civiles a identificarse en clase, en una intervención ante los alumnos del pasado 20 de octubre.

La denuncia del ministerio público se dirigía contra nueve docentes, aunque los juzgados de Martorell decidieron dividirla en dos procedimientos, en función de la fecha en que tuvieron lugar sus intervenciones en clase: el 2 de octubre -un día después del referéndum- o el 20 de ese mes, en vísperas de la celebración de una huelga estudiantil independentista.

El titular del juzgado de instrucción número 7 de Martorell ha abierto un proceso penal a cada uno de los tres profesores que intervinieron el día 2, en el que todavía no les ha citado a declarar como imputados, y ha archivado la denuncia contra otros cinco, al entender que sus afirmaciones en clase en relación con el referéndum no constituyen delito.

De esa forma, son cuatro en total los docentes investigados del instituto de Sant Andreu de la Barca, municipio en el que residen numerosos guardias civiles con sus familias dado que allí se encuentra uno de los mayores cuarteles del instituto armado en Barcelona.

La Fiscalía acusa a los docentes de un delito contra los derechos fundamentales en su modalidad de lesión de la dignidad por motivos de discriminación y otro de injurias graves contra cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

‘Que levanten las manos los hijos de guardias civiles’
En su denuncia, el ministerio público mantiene que los nueve profesores criticaron la actuación policial para impedir el referéndum y crearon un clima de hostilidad hacia los hijos de los guardias civiles, en sus intervenciones en clase los días 2 de octubre y 20 de octubre pasados.

Según el ministerio público, David, profesor de una asignatura optativa de 3º de ESO al que investiga el juzgado de instrucción número 7, pidió en clase que levantaran la mano “los hijos de los guardias civiles” y, a los que así lo hicieron, les dijo que entendía que no se sumaran a la huelga “por la condición” de sus padres y porque éstos no eran independentistas.

El profesor les emplazó entonces a acudir al instituto en las jornadas de huelga y a asistir a clase con normalidad, de forma que, sostiene la Fiscalía, puso en “evidencia” ante todos los alumnos a los hijos de los guardias civiles, “señalándolos de esa forma para ser blanco del rechazo y la hostilidad de sus compañeros de aula”.

Asimismo, el ministerio público denunció a otros ocho profesores del IES Palau por los comentarios que hicieron en clase el 2 de octubre, en que según el ministerio público tildaron a los guardias civiles de “animales”, “bestias que solo saben dar palos”, “perros rabiosos” o “salvajes”, también en presencia de hijos de agentes del instituto armado.

REUNIÓN CON LAS VÍCTIMAS
Consuelo Ordóñez deja en evidencia a Rajoy por sus políticas con ETA
La Gaceta  11 Mayo 2018

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez, ha reprochado este jueves al jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, la “decepción y desconfianza” provocados por su Ejecutivo desde que ETA anunció el cese de la violencia y le ha pedido cumplir una serie de compromisos.

Ordóñez, hermana del concejal del PP Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA, ha sido una de las 25 personas representantes de asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo que se han reunido con Rajoy esta tarde en el Palacio de la Moncloa después de que la pasada semana la banda terrorista anunciara su disolución.

En su intervención en la reunión, facilitada por Covite, su presidenta ha lamentado que esta cita no se celebrara antes de la del Pacto Antiterrorista, que ha tenido lugar esta mañana, y ha subrayado que este no es el final de ETA que esperaban ni la sociedad ni las víctimas.

Tras lamentar que ETA haya llevado la iniciativa al final, ha considerado que el Gobierno está en su derecho de decir que ETA está derrotada.

“Pero para Covite el final que imaginábamos para una organización derrotada tenía a las fuerzas de seguridad como únicos protagonistas de la foto de la desarticulación, del desmantelamiento y, en definitiva, de la derrota”, ha añadido antes de acusar al Gobierno de “hurtar” esa foto. Además ha pedido a Rajoy que se detenga al etarra Josu Ternera porque dice no creerse que no sea posible.

Consuelo Ordóñez ha señalado que, desde que ETA anunció hace siete años el cese de la violencia, el Gobierno “ha hecho cosas que como mínimo no esperábamos y, como máximo, nos han causado decepción y desconfianza”.

Así, ha asegurado que al actual Ejecutivo no le ha interesado investigar e informar de qué armas se estaban destruyendo, ni tampoco desmentir públicamente la “pantomima” del desarme del año pasado en Bayona y “ha guardado silencio ante las campañas de mentiras del nacionalismo”.

“El Gobierno ha rogado a ETA que se disuelva cuando su obligación como Gobierno era disolverla”, ha añadido antes de criticar que el Gobierno no les haya recibido cuando han intentado exponerles sus planteamientos.

Pese a la “pérdida de confianza”, ha dado una oportunidad para recobrarla si el Gobierno cumple una serie de compromisos.

En concreto, que desactive políticamente a ETA, frene que la libertad siga “secuestrada” en el Pas Vasco y Navarra y exija a sus herederos políticos que condenen la violencia.

Asimismo, ha pedido a Rajoy que el Gobierno luche contra el falseamiento de la historia y cumpla su programa de desarrollo de la política penitenciaria de reinserción individual.

Al respecto, ha explicado que las víctimas siempre han estado al lado de la ley y, por ello, si los presos de ETA rechazan la violencia, no tendrán nada que decir si el Gobierno los acerca a cárceles del País Vasco y de Navarra.

De la misma forma, Ordóñez ha pedido a Rajoy que garantice que no cederá la competencia de prisiones al Gobierno vasco.

También ha sido crítica en su intervención Ana Iríbar, la presidenta de la Fundación Gregorio Ordóñez y esposa del concejal del PP asesinado por ETA, quien ha lamentado el “continuismo” que cree que ha seguido en el actual Gobierno de la política antiterrorista del que presidió José Luis Rodríguez Zapatero y ha calificado de “decepcionante e injusto” el final que ha tenido ETA.

El policía entrevistado reconoce su alegría tras lograr marcharse de Cataluña.
Alberto, el policía nacional que decidió irse de Cataluña cuando veía 'Cars' con su hijo
David López Frías elespanol 11 Mayo 2018

Lo único ficticio de esta historia es el nombre del protagonista, al que llamaremos Alberto por no desvelar su nombre real. “El resto de datos los puedes dar sin problema. Soy de Jaén, agente Policía Nacional. Nací en 1983 y llegué a Cataluña en 2012”, se presenta. Él es uno de los agentes afortunados al que se le ha concedido el traslado a otro destino fuera de Cataluña en el concurso de méritos que se publicó el 8 de mayo.

Alberto ha trabajado todos estos años en la Jefatura de Policía de Barcelona. Cuando salió de la academia, pidió como destino Cataluña porque “era un lugar en el que se vivía bien". "Nosotros hemos vivido bien hasta ahora, vaya”, reconoce. Tanto que incluso pensó en echar raíces aquí. “En lugar de alquilar, compramos piso. Nos metimos en una hipoteca pensando en quedarnos. De hecho, mis hijos nacieron en Barcelona. Son catalanes. Un niño de 4 años y una niña de 2”.

Precisamente sus hijos han sido uno de los factores principales por los que ha pedido marcharse de aquí. “En los últimos años ya habíamos tenido problemas. Vecinos que dejan de saludarte, conocidos que te niegan la palabra… Si me afecta a mí solo me da igual. El problema es cuando esto toca a mis niños”.

Rayo McQueen, el detonante
Y ese momento llegó. Fue después del referéndun ilegal del 1 de octubre. Alberto explica: “A mi hijo de 4 años le encanta Cars, la película de dibujos animados que va sobre coches. La habremos visto juntos miles de veces y nunca había pasado nada. En esa película hay una escena en la que Rayo McQueen (el coche protagonista) se desvía un poco de la autovía y entra en un pueblo un poco pasado de velocidad. Entonces el sheriff sale detrás de él a perseguirlo. Ya te digo que la habremos visto mil veces. Pues ese día, poco después del referéndum, mi hijo me dijo que quitase la película. Me extrañó mucho y le pregunté por qué. El niño, medio asustado, me contestó que el sheriff iba a hacerle daño a Rayo McQueen, porque los policías son malos. Le tranquilicé y le pregunté quién le había dicho eso. Me dijo que en el cole. Que les habían dicho que la policía pega a los buenos que están sentados sin hacer nada. Ese fue el momento en el que me di cuenta de que esto iba a ser definitivo. Que me largaba de aquí”.

Alberto prefirió no ir a hablar con los profesores “para que no acabaran señalando o marginando" a su hijo. "De hecho yo nunca he dicho que soy Policía Nacional. El niño empezó la escuela cuando ya había odio contra nosotros, así que siempre he dicho que soy guardia jurado y que por eso tengo unos horarios raros que hacen que a veces pueda ir a buscarlo al cole y otras veces vaya mi mujer”.
Música protesta en el parvulario

No obstante, y aunque decidió no hablar con los profesores “porque ya sabíamos que nos queríamos largar de aquí cuanto antes y no quería que lo poco que le quedase a mi hijo en Cataluña fuese un tormento para él”, sí que fue más veces a buscarlo al colegio. Allí se encontró alguna sorpresa desagradable: “En la escuela hay una especie de hilo musical. Desde el día del referéndum ponen canciones protesta, de independencia… Mira, en unos días se van de colonias. He estado mirando el sitio por internet y tienen esteladas puestas. Son niños. Someten a los niños a eso, quieran o no quieran. Y si se enteran de que uno es hijo de un policía nacional va a tener muchos problemas”.

Los 7 hitos del adoctrinamiento escolar en Cataluña
Que su hijo tendrá problemas si los profesores se enteran de que su padre es Policía Nacional no es algo que se imagine; es que lo sabe: “Un compañero mío tiene una niña de 2 años y ha tenido problemas en la guardería. Ya no en el colegio, sino en la guardería. Son críos que no saben ni hablar, qué culpa tendrán. Pues el compañero me decía que cuando se enteraron de la profesión de su padre, la trataban distinto”, lamenta.
"Si la policía es mala, ¿a quién acudo yo?"

Alberto asegura que no es el primer problema que ha encontrado en la relación de los niños con el independentismo catalán: “Eso ya no en mi casa, sino fuera. Fue un caso que nos dejó bastante tocados, a mí y a los compañeros que estábamos en ese momento. No hace mucho que vino una señora mayor con su nieta a la Jefatura de Tráfico de Barcelona. La niña tendría 6 o 7 años. La abuela nos pedía que tranquilizásemos a su nieta porque le tenía miedo a la policía. Le habían explicado en el colegio que la policía pegaba a los inocentes. Y desde entonces esa niña tenía una especie de lío en la cabeza y preguntaba a su abuela si la policía era mala, a quién iba a acudir ella si le pasaba algo. Le estuvimos explicando a la cría, le hicimos bromas, salió de allí riéndose. Pero luego te pones a pensar y es una cosa muy grave”.

A Alberto le han concedido el traslado esta misma semana. “Yo soy de Jaén, pero no pedí volver a casa. Pedí irme de aquí. Donde fuese. Me ha tocado Puertollano (Ciudad Real). Y el día que me lo dijeron y se lo comuniqué a mi mujer, ella lloraba de alegría. Dime tú quién va a llorar por cambiar una gran ciudad como Barcelona por un sitio como Puertollano. Pero es que ya necesitábamos salir de ahí”.

Explica Alberto que ya no era solamente una cuestión de educación de los niños, “que también". Pero ya era un tema social. "De vecinos que nos han dejado de hablar. Antes saludabas y te contestaban. Ahora les dices 'buenos días' y miran para otro lado. Te quedas con una sonrisa de tonto. Hasta que no te encuentras en una situación así no puedes darte cuenta de lo absurdo que es todo esto”.

De la fiesta a la pesadilla
Al final se van “porque esto cada vez va a peor". "Si le vieras alguna posibilidad de mejora, todavía. Pero al revés. Esto se ha radicalizado de tal forma que es inaguantable. Se han inventado una realidad en la que los malos somos nosotros. En este contexto nunca voy a poder sentirme integrado. Ni yo ni mi familia. Cuando llegamos era distinto. En los dos últimos años ya hemos visto que es imposible. La celebración de la Diada ya no es un acto festivo para todo el mundo. Es un día político con un solo pensamiento. Es un día que se ha radicalizado; sólo hay consignas políticas y todas en la misma dirección, sólo hay lugar para el independentismo. Si, además, eres Policía Nacional, eres el enemigo. ¿Cómo vas a querer formar parte de eso? ¿Cómo vas a querer salir a la calle? ¡Si esa es la gente que le está diciendo a tu hijo que su padre es malo y que le pega a la gente!. A tus dos hijos… que también son catalanes”, zanja Alberto.

TRAS POLLENSA Y CAPDEPERA
Los otros municipios baleares que subvencionan a quien sólo rotula en catalán
La Gaceta  11 Mayo 2018

Actúa Baleares ha reclamado que la demanda interpuesta contra los Ayuntamientos de Pollensa y Capdepera (Mallorca) por destinar ayudas públicas a las empresas que únicamente rotulen en catalán se amplíe a otros municipios como Calvià y a los Consejos de Mallorca, Menorca e Ibiza: “Las diferentes administraciones insulares destinan para estas subvenciones más de 500.000 euros anuales. Desde los 300.000 euros del Consejo de Mallorca, los 30.000 del Consejo de Menorca o los 9.000 del de Ibiza, hasta los 8.000 de Calvià o los 5.000 euros de Pollensa, entre otros municipios”.

La formación liderada por Jorge Campos agradece que por fin la Abogacía del Estado haya presentado las demandas, ya que la Fundación Círculo Balear -de donde surge Actúa- es la entidad que desde hace años viene presentando reclamaciones para que la Delegación del Gobierno actúe contra este tipo de medidas lingüísticas discriminatorias como ya sucedió recientemente con la demanda contra el Ayuntamiento de Palma.

El partido fundamenta sus reclamaciones en varias sentencias del Tribunal Constitucional que indican que no debe primarse una lengua cooficial sobre la otra y que se debe adoptar un régimen de igualdad lingüística. “Algo que claramente se vulnera cuando se destina el dinero de todos los ciudadanos a subvencionar a las empresas que utilicen el catalán únicamente”, denuncia.

La “defensa que el PP balear ha hecho de las subvenciones catalanistas criticando las demandas presentadas” no ha sorprendido al presidente de Actúa, Jorge Campos: “El PP balear ha adoptado estas mismas políticas discriminatorias cuando ha gobernado. Con un PP catalanista y un Cs que se limita a las declaraciones sin pasar a los hechos, el único partido que en Baleares está dando la batalla legal y social contra la imposición del catalán es Actúa”, ha afirmado.

Finalmente Jorge Campos se ha comprometido “a no destinar un sólo euro público a subvencionar el catalán. Esas partidas presupuestarias las destinaremos a las necesidades reales de los ciudadanos”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

No se negocia con la dignidad de las víctimas
EDITORIAL El Mundo 11 Mayo 2018

La reunión del Pacto Antiterrorista anunciada por Mariano Rajoy tras la disolución de ETA venía precedida por cierta confusión intencionada, promovida por el PNV, respecto de la política penitenciaria. El lehendakari Urkullu declaró que el presidente Rajoy era «sensible» a las demandas de acercamiento de presos etarras una vez disuelta la banda. El infame comunicado, leído por un sanguinario criminal en busca y captura como Josu Ternera, no dejaba espacio a generosidad alguna por parte del Estado: antes bien se mofaba de las víctimas, reivindicaba su macabro historial como imprescindible para lograr un «pueblo vivo» y apuntaba el lanzamiento de un procés vasco que consumase sus objetivos políticos de siempre: un Estado vasco independiente de extrema izquierda.

En semejantes circunstancias, y teniendo en cuenta la interlocución privilegiada que mantiene Rajoy con el partido de Urkullu como socio presupuestario, el Gobierno estaba obligado -por respeto a sí mismo, a las víctimas y a todos los españoles- a desmentir la apertura de cualquier proceso negociador que incluyera beneficios penitenciarios para los terroristas. Eso es lo que ha hecho Rajoy y lo que ha corroborado el ministro Zoido con una rotundidad que les compromete. En primer lugar ante las víctimas, que ayer fueron recibidas en Moncloa en una reunión no exenta de cierta tensión: les cuesta creer que no se planea un acercamiento de presos y se lo hicieron saber a Rajoy, quien empeñó su palabra y a ella debe atenerse. Las víctimas fiscalizarán su compromiso. Ayer le recordaron al presidente los 379 crímenes de ETA sin resolver, a cuyo esclarecimiento debería colaborar todo preso que aspire a beneficios penitenciarios, tal y como ya establece la norma. Rajoy, que tan contundente fue cuando lideraba la oposición, ha de seguir siéndolo en el poder.

En línea con las víctimas, otros dos socios presupuestarios del Gobierno -Cs y UPN- han advertido a Rajoy de que la política penitenciaria no es negociable por mucho que presione el PNV. En el extremo opuesto, PNV y ERC ayer decidieron ausentarse de una reunión a la que asistieron representantes de PP, PSOE, Podemos, Cs, PDeCAT, UPN, Foro Asturias, Partido Aragonés, CC y UPyD. Es incomprensible que ni jeltzales ni republicanos quieran estar presentes en una reunión de portavoces de ideologías muy diversas pero coincidentes en lo más básico: la unidad de los demócratas frente al terror que tantas veces ha azotado nuestro país, sea de signo nacionalista o yihadista. El nacionalismo tiene razones políticas que la razón moral desconoce. Por eso el Gobierno no puede ceder a sus demandas en materia tan trascendental como la memoria, la dignidad y la justicia de los damnificados por seis décadas de terrorismo despiadado.

Una marioneta para la confrontación
Editorial larazon 11 Mayo 2018

La designación del diputado autonómico Quim Torra como candidato a la investidura de la Generalitat de Cataluña, decisión personalísima del ex president huido de la Justicia española, Carles Puigdemont, supone una pésima noticia para la futura estabilidad política e institucional del Principado y, por poco que nos equivoquemos, su elección demuestra la voluntad del separatismo catalán de mantener la confrontación con el Estado. El personaje, que ocupaba el puesto número 11 en la lista de Junts per Catalunya en los últimos comicios, nos lleva a las peores muestras del fanatismo y radicalidad del independentismo, rayanas en la obsesión xenófoba, que, desafortunadamente, han provocado la dolorosa fractura social en la propia región. Suyas son expresiones del jaez como «los españoles sólo saben expoliar», «vergüenza es una palabra que hace años que los españoles han eliminado de su vocabulario» o «lo que sorprende es el tono, la mala educación, la pijería española, sensación de inmundicia», que nutrían su cuenta de twitter y que, ahora, ha borrado apresuradamente.

Con todo, lo peor no es la falta de respeto hacia quienes no comparten su visión de las cosas que son, por cierto, más de la mitad de los ciudadanos catalanes a quienes pretende gobernar, sino el triste papel político de subordinación a Puigdemont que sin duda está llamado a jugar. El propio comunicado del expresidente Puigdemont, en el que hacía oficial el nombre de su sucesor, deja pocas dudas al respecto de lo que está por llegar, puesto que habla a las claras de una solución provisional, que sólo puede ocultar la intención filibustera de poner fin a la legislatura cuando convenga a los intereses personales del dirigente fugado, siempre condicionados, no hay que olvidarlo por su negro horizonte penal. A menos que Quim Torra, en un arranque de lealtad democrática al conjunto de la población de Cataluña, ponga por delante su deber de servicio a los intereses generales y su obligación institucional a cumplir y hacer cumplir la Ley, nos aguardan largos meses de incertidumbre y tensión. Porque lo cierto es que Puigdemont pretende, como quien maneja un títere, mantener la ficción de un gobierno en el exilio que, además, y es lo esperpéntico, rija los destinos de Cataluña.

Supone, también, un portazo y un desprecio a las ofertas de diálogo y colaboración del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reiteradas ayer mismo, que eran la salida lógica y deseable a una encrucijada imposible. Cabía esperar que Puigdemont, que trata de impedir por todos los medios a su alcance que el Principado vuelva a la normalidad, designara este perfil ideológico y psicológico que le garantiza mantener su actual influencia en el control de la instituciones. Pero, por otro lado, lo sucedido en Cataluña demuestra que ha regresado a la región el estado de Derecho y el respeto al orden constitucional. La obediencia a la Ley no es optativa y el nuevo presidente de la Generalitat está emplazado a cumplirla. Las astucias, fraudes de Ley y añagazas de trileros cada vez tienen menos recorrido en el juego político. No podemos ser optimistas con el futuro de Cataluña en los próximos meses, aunque nos gustaría equivocarnos y comprobar que el futuro presidente se independiza de la mano que hoy mueve sus hilos. La comunidad necesita estabilidad y eso pasa por la reanudación de la interlocución normal con el Gobierno de la nación y el resto de las instituciones. Hay múltiples desafíos pendientes, como la nueva arquitectura financiera de las autonomías, que exigen compromiso y un mínimo de lealtad. Pero, en cualquier caso, el Estado seguirá velando por los derechos y los intereses del conjunto de los catalanes. De eso sí que tenemos razones para estar seguros.

Cataluña: un agotador e inagotable culebrón
Roberto L. Blanco Valdés La voz 11 Mayo 2018

Como es de todos conocido, culebrón, además de un aumentativo de culebra, es el nombre con el que se designa habitualmente a esas teleseries -mayormente latinoamericanas- que no solo están en antena mucho tiempo, sino que lo hacen a base de inventarse bruscos giros de guion donde cualquier cosa puede suceder, sobre todo si es inesperada y escabrosa: novios que resultan ser hermanos, padres supuestamente fallecidos que reaparecen de la noche a la mañana, casados que no lo están en realidad y solteros que, secretamente, se habían unido en matrimonio. Cosas así, todas muy chiripitifláuticas.

Pues bien, eso que los secesionistas catalanes llaman, poniéndose estupendos, el procés, con la ya inútil pretensión de darle seriedad a lo que es desde hace mucho tiempo una verdadera payasada -de consecuencias trágicas, sin duda, para Cataluña y para España en su conjunto- se ha convertido en un interminable culebrón, cuyos principales personajes transmiten la misma seriedad que los de Simplemente María, Floricienta, La esclava Isaura, Cristal o Abigail.

Su último capítulo, ¡de momento!, es la designación ayer de Quim Torra como candidato a la presidencia de la Generalitat por parte de un Puigdemont convertido, no se sabe con qué legitimidad, en el gran pachá del independentismo catalán.

La designación de Torra constituye, en primer lugar, una derrota estrepitosa de la primera parte designante, Carles Puigdemont, un personaje de opereta, que, de forma incomprensible para un sujeto de sus habilidades y sus méritos, ha conseguido que uno de los países más avanzados del planeta, donde viven cuarenta y seis millones de personas, lleve varios meses pendiente de sus pintorescas ocurrencias y sus delirantes ambiciones.

Pero la designación de Torra abre además un serio interrogante: el de si, tras su discurso de investidura, será capaz de evitar al mismo tiempo el voto negativo de la CUP y la intervención de la autonomía catalana como consecuencia de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El desafío es muy difícil, pues lo que le vale a la CUP para abstenerse (el anuncio de que seguirá adelante con el delirante plan secesionista) no permitirá a Torra normalizar la situación en Cataluña. Y, por el contrario, tal normalización (el anuncio de que el disparate secesionista se acabó) le asegura al candidato el voto negativo de la CUP.

En tal atolladero han metido a Cataluña, por su mala cabeza y su irresponsabilidad sin límites, los independentistas, con el pachá fugado a la cabeza. Nadie más que quienes se han echado al monte de la ilegalidad y la acción delictiva contra el Estado democrático y quienes los han apoyado con sus votos tienen la culpa de que la política catalana se haya convertido en un inmenso camarote de los hermanos Marx, donde el lío es formidable y solo se oye la voz de quien, desde Alemania, está empeñado en pedir dos huevos duros.

Duro encuentro de Rajoy con las víctimas de ETA: "¿Cómo explica que Ternera esté sin detener?"
"Acabe con el paseíllo de los terroristas por TV3, que se acabe de una puñetera vez", le pide José Vargas, el presidente de víctimas de Cataluña.
Pablo Montesinos Libertad Digital 11 Mayo 2018

Una parte de las víctimas del terrorismo no se fía. Mariano Rajoy convocó a representantes de asociaciones y fundaciones a una reunión en Moncloa para disipar sus dudas y reiterarles que nada cambiará en su política antiterrorista tras el último movimiento de ETA. "No habrá impunidad", les aseguró. Pero tuvo que escuchar reproches muy duros. Ana Iribar, la viuda de Gregorio Ordóñez, le espetó: "Cuando usted dice que no ha habido ni habrá impunidad, ¿cómo explica que queden más de 300 asesinatos sin resolver o criminales como Josu Ternera sin detener?".

Fue un encuentro en ocasiones tenso, de más de dos horas de duración. Se dieron cita en Moncloa más de 25 víctimas. Rajoy les transmitió que "no habrá ningún tipo de cambio en la política penitenciaria". Marimar Blanco salió satisfecha, y habló de una cita "entrañable". No encontró motivos para la crítica. "Queríamos trasladarle nuestro miedo de que no se mantuviera la política de dispersión, pero nos ha tranquilizado", se sumó Maite Araluce, de la AVT.

"Difiero", comenzó su intervención Consuelo Ordóñez. "He salido igual que he entrado", lamentó la hermana del concejal popular asesinado por la banda terrorista. "Este no es el final de ETA que queríamos ni la sociedad ni las víctimas ni tampoco el final de ETA que nos merecíamos", trasladó a Rajoy. "Las víctimas no necesitamos el perdón de los terroristas, sino la aplicación del estado de derecho para desmantelarlos", le dijo a puerta cerrada. Ante los medios, admitió que sigue dudando del jefe del Ejecutivo. "No me ha quedado claro" si cederá o no competencias o habrá cambios en las política penitenciaria, según su diagnóstico.

Iribar le hizo a Rajoy siete preguntas durísimas. "¿Qué ha exigido este Gobierno a ETA durante sus conversaciones?", fue una de ellas. Según las fuentes consultadas, el presidente le contestó: "Nunca he negociado ni he enviado a nadie a negociar. Nunca me he saltado la ley con los etarras". "Ahora, ya no es tiempo para tanta sensiblería fingida, tanta paz de pacotilla y tanto perdón de Dios. Ahórrensela. Lo que necesitamos es justicia y enterrar los restos de ETA en el único lugar que le corresponde: el de la infamia", afirmó después Iribar, ya en declaraciones a los periodistas.

Varias víctimas aseguraron que les gustó el discurso de Rajoy, que ahora están más tranquilas que antes, pero avisaron de que estarán vigilantes. José Vargas, el presidente de víctimas de Cataluña, fijó la atención en lo que ocurre en su comunidad y exigió al jefe del Gobierno el control de TV3. "Acabe con el paseillo de los terroristas por TV3, que se acabe de una puñetera vez, que no haya más apología del terrorismo", le pidió, según desveló después ante los periodistas.

Intentó templar ánimos Teresa Jiménez Becerril. "El presidente nos ha pedido que le creamos. Cada uno que haga lo que quiera, pero yo le creo", afirmó, y se dirigió expresamente a Consuelo Ordóñez. "Vamos a estar muy alerta para que todo esto sea verdad y para que todo esto se cumpla", remató.

Según Moncloa, tras el despacho, todas las víctimas aplaudieron a Rajoy y se hicieron una foto con él. "No ha habido tensión", aseguraron fuentes gubernamentales. Además del presidente, también participaron en la reunión Juan Ignacio Zoido y José Luis Ayllón. Carmen Martínez Castro acompañó a la sala de prensa del complejo a las víctimas que quisieron hacer declaraciones ante los medios de comunicación.

Las siete preguntas demoledoras de Ana Iríbar a Rajoy sobre ETA
La viuda de Gregorio Ordóñez lanzó al presidente siete preguntas reprochándole su política antiterrorista.
Libertad Digital 11 Mayo 2018

La viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, ha hecho un durísimo discurso en la reunión que ha mantenido Rajoy con los representantes de las víctimas. En su intervención ante el presidente del Gobierno, la presidenta de la Fundación Gregorio Ordóñez le ha hecho siete preguntas que han dejado en evidencia al Ejecutivo y su política antiterrorista:

- "¿Se sienten cómodos sus compañeros del PP cuando comparten ayuntamientos, diputaciones, parlamentos autonómicos como el vasco y el navarro y Congreso de los Diputados con representantes de EH-Bildu?

- Esa especial sensibilidad que Urkullu advierte en su actitud con los presos etarras, ¿significa que este Gobierno ha acordado su acercamiento o incluso su puesta en libertad? ¿Explica admeás que no se haya detenido todavía a José Antonio Urruticoechea para ahorrarle algún trámite?

- ¿Qué ha exigido este gobierno a ETA durante sus conversaciones?

- Cuando usted dice que no ha habido ni habrá impunidad, ¿cómo explica que queden más de 300 asesinatos de ETA sin resolver? ¿O criminales como Josu Ternera sin detener?

- ¿Hasta cuándo un Estado negociando sus presupuestos generales con partidos abiertamente declarados anti constitucionalistas y visiblemente enfrentados al orden democrático institucional de nuestro país?

- ¿Teme usted que el nacionalismo vasco empuje ahora con la fuerza -que ya no amenaza -de sus compañeros ex etarras para defender una relación de mutuo respeto entre el estado español y una normalizada y pacífica Euskal Herria? ¿O sencillamente no es éste un problema para su gobierno?

- Cuando sigo viendo en fotos a individuos como Joseba Permach o Arnaldo Otegi o Rufino Etxeverría, flamantes dirigentes en organizaciones como Bildu y Sortu -sabido es de todos que el cambio de pistola por acreditación de demócrata no les ha costado demasiado caro- me pregunto qué pensaría de todo esto Gregorio Ordóñez. ¿Cree usted que se sentiría orgulloso de su partido y del papel del Gobierno en materia antiterrorista?"

- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/espana/2018-05-10/las-siete-preguntas-de-ana-iribar-a-rajoy-sobre-eta-1276618519/

TRAS LA CHARLA EN FORMENTERA
Guardias civiles: ‘No consentiremos que el odio al Cuerpo llegue a Baleares’
La Gaceta  11 Mayo 2018

La asociación quiere saber “qué medidas piensa tomar el Ministerio del Interior -sigue en vigor el artículo 155- con esta mosso de Esquadra por haberse extralimitado en sus funciones”.

“¿Piensa el Gobierno defender las competencias de la Guardia Civil o habrá más cesiones?”. Es la pregunta que se hace la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) después de que el Instituto de Enseñanza Secundaria Marc Ferrer, el único que existe en la isla de Formentera (Baleares), decidiera sustituir a la Benemérita por los Mossos de Esquadra en la última charla sobre ciberacoso impartida a los alumnos.

Fue la jefa del grupo central de atención a la víctima de la Policía catalana, Andrea García, la encargada de impartir la conferencia a los alumnos el pasado lunes. Lo hizo, además, vestida con su uniforme reglamentario.

Los guardias civiles han dicho “¡basta!” y aseguran que “no vamos a consentir que desde Cataluña, donde hasta los profesores se permiten acosar a nuestros hijos, se extienda a Baleares la exclusión, el odio y el desprecio a nuestra profesión”.

Desde la AEGC explican que “los Mossos no tienen ninguna competencia policial en la comunidad balear”. “O de la noche a la mañana Formentera ha pasado a ser la quinta provincia de Cataluña o claramente la charla impartida constituye una extralimitación de competencias”, han manifestado.

Los agentes del Instituto Armado están molestos. Y es que, “salvo cambios en las últimas horas del Estado autonómico de nuestro país, las competencias de seguridad en Baleares son exclusivas de la Guardia Civil”. Recuerdan, además, que es a la Benemérita “a la que acuden cuando tienen un accidente o denuncian un robo por una agresión, porque los Mossos tienen limitada su actuación en la región”.

La asociación quiere saber “qué medidas piensa tomar el Ministerio del Interior -sigue en vigor el artículo 155- con esta funcionaria por haberse extralimitado en sus funciones y cómo va a defender las competencias de la Guardia Civil -hasta la fecha encargada de ofrecer estas charlas junto a la Policía Local-”.

“¿El Gobierno va a pasar por alto este nuevo desprecio hacia el trabajo que hacemos? ¿Va a seguir haciendo más concesiones a costa de los guardias civiles? ¿Y qué tiene que decir el Gobierno balear de esta intromisión en sus competencias? ¿Van a mirar para otro lado como si no hubiera ocurrido nada? ¿Van a pedir responsabilidades por la celebración de esta charla y van a recabar información sobre los gastos ocasionados por la mosso, su desplazamiento, su estancia y sus gastos de manutención?”, pregunta AEGC, que afirma esperar “que los responsables justifiquen cada euro gastado”.

Bauzá no puede explicar la actuación del PP en Baleares ante la imposición del catalán
En Es la tarde de Dieter, el expresidente de Baleares ha preferido no valorar la actuación de los populares ante el conflicto lingüístico.
Paloma Cuevas Libertad Digital 11 Mayo 2018

Lo ocurrido en la localidad mallorquina de Pollensa ha removido al PP de Baleares. El consistorio de esta localidad, gobernado por una coalición de independientes, el PSOE, los independentistas de Mes y Esquerra Republicana, aprobó conceder subvenciones a comercios y empresas que rotulen sólo en catalán. La medida también fue apoyada por el PP de esta localidad que, además, ahora se opone al recurso que ha presentado la Abogacía del Estado.

La actitud de los populares de Pollensa ha abierto una crisis en el partido que el pasado miércoles se reunía de urgencia para abordar el asunto. En Es la tarde de Dieter hemos intentado ponernos en contacto con algún miembro del PP de Pollensa y de la dirección del PP balear pero ha sido imposible. Quien sí ha hablado con esRadio ha sido el expresidente balear y senador del PP, José Ramón Bauzá.

En Es la tarde de Dieter, Bauzá, ha dicho que no puede aclarar la actuación de los populares. "Yo solamente puedo explicar aquellas acciones que yo tomé como presidente del Partido Popular que era mi responsabilidad como presidente del Gobierno, y estas decisiones pues no me toca a mí explicarlas y por lo tanto pues yo sí que le puedo decir que mientras yo fui presidente del Partido Popular una de las primeras decisiones que tomé fue quitar el catalán como requisito para entrar en la administración".

Acusa a Armengol de dejar a Baleares sin médicos
La sanidad balear no atraviesa sus mejores momentos. A las fugas de profesionales hay que sumar que más de mil sanitarios han sido excluidos de las bolsas de empleo por no acreditar el catalán, un requisito impuesto por el gobierno de Francina Armengol.

Esta situación ha sido fuertemente criticada por el expresidente balear que ha lamentado que "una niña como Carla que vive en Ibiza se ha quedado sin neuropediatra porque la neuropediatra no sabe catalán o como especialistas en radioterapia o en las urgencias médicas no pueden acceder a una plaza porque alguien ha tenido el capricho, en este caso, el gobierno radical extremista y nacionalista catalanista de la señora Armengol", de que "eso es lo más importante".

Tras el éxodo de médicos
Armengol impone ahora el requisito del catalán a los aparejadores
Luz Sela okdiario 11 Mayo 2018

El Gobierno de Baleares, que dirige Francina Armengol (PSOE) con sus socios nacionalistas de Més y Podemos, ha trasladado el requisito lingüístico del catalán a otras profesiones, como los aparejadores. Así figura en las convocatorias de empleo publicadas recientemente en las que como exigencia para conseguir el trabajo figura disponer de un nivel avanzado (B2) de lengua catalana.

El Gobierno balear persevera así en su imposición lingüística, pese a las críticas surgidas por el requisito en el ámbito sanitario.

La exigencia del catalán ha dejado fuera de las bolsas de empleo del Servicio balear de Salud (IB-Salut) a 1.100 profesionales en distintas categorías, desde especialistas en radiodiagnóstico a técnicos de laboratorio. Es decir, seis de cada diez aspirantes no pudieron pasar el corte por no disponer del requisito lingüístico.

El temor a no disponer de personal ha provocado que algunos centros de salud busquen médicos a la desesperada, recurriendo incluso a las redes sociales.

Tras la polémica, el Servicio Balear de Salud aseguró que los excluidos formarán parte de una “lista subsidiaria” para cubrir vacantes, una vez se agote la bolsa de empleo oficial lo que, en cualquier caso, no les asegura trabajo.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial