AGLI Recortes de Prensa   Jueves 17  Mayo 2018

Un 155 para evitar que Torra cumpla su palabra
EDITORIAL Libertad Digital 17 Mayo 2018

Tras casi seis años de abierta y pública rebelión institucionalizada en Cataluña, resulta deprimente volver a tener que abordar el debate de si es necesario que los golpistas pasen "de las palabras a los hechos" para suspender la administración regional en aplicación del articulo 155 de la Constitución. Ya en 2012, con ocasión del público y gravísimo compromiso de Artur Mas de llevar a cabo en Cataluña un proceso secesionista que "no pararán ni tribunales ni Constituciones" y, más concretamente, con su anuncio de perpetrar una consulta secesionista a finales de 2014, se planteó esta esperpéntica cuestión de si era necesario esperar a que los golpistas mandatarios regionales consumaran todos los delitos que nos había anunciado para suspender la administración autonómica en tan abierta y confesa rebeldía.

El debate ya entonces resultaba deprimente por cuanto abordaba una cuestión estrictamente política –la de poner o no en suspenso una determinada administración pública– como si de una decisión judicial se tratara. El artículo 155 de la Constitución no es un artículo del Código Penal y no afecta a personas sino a instituciones. No pretende castigar sino impedir. Era, por ese motivo, perfectamente aplicable como forma de evitar que la propia administración autonómica regida por Artur Mas pudiera ser utilizada para atentar contra los intereses de España. Aunque no sean obviamente incompatibles, una cosa es evitar políticamente el delito y otra muy distinta castigarlo penalmente. Lo primero obliga a intervenir antes; lo segundo necesariamente después.

A este respecto se manifestó el entonces Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, al señalar que la eventual suspensión de la autonomía catalana como forma de evitar cualquier ilegalidad como la del 9-N correspondía exclusivamente al gobierno. Eso, por no recordar al desaparecido ex presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, al denunciar en 2013 cómo "al reto de los representantes de la Comunidad catalana no se está respondiendo, como debería hacerse, por las autoridades centrales del Estado. Primero, replicar con argumentos (que los hay) y luego recordar que en la Constitución figura el artículo 155.

Nos encontramos ante una impasibilidad nefasta".
Pues bien. Esa "impasibilidad nefasta" la mantendría nuestra indolente clase política y periodistica durante el resto del mandato de Artur Mas tanto como durante todo el tiempo que tardó su sucesor, Carles Puigdemont, en cumplir su palabra y discurso de investidura perpetrar todos los nuevos delitos de desobediencia y de malversación de fondos públicos que desembocaron en la segunda consulta secesionista y en la sediciosa Declaración Unilateral de Independencia del pasado mes de octubre.

Esa misma "impasibilidad nefasta" es la que, más adelante, ha llevado a nuestra clase política constitucionalista a desvirtuar su ya de por sí tardía aplicación del articulo 155 para transformarla en surrealista mecanismo de convocatoria electoral. Esa "impasibilidad nefasta" es la misma que ahora hace oídos sordos al clarísimo compromiso a favor del golpe de Estado que se viene perpetrando en Cataluña desde 2012 por parte del nuevo presidente de la Generalidad, el radical y redomado racista Quin Torra. Esa misma "impasibilidad nefasta" es la que vuelve a utilizar por tercera vez esa mema y pretenciosa excusa de que "hay que esperar" precisamente porque no concibe la aplicación del 155 como forma de evitar que los golpistas pasen de las palabras a los hechos.

De esa impasibilidad nefasta de PP y PSOE, Ciudadanos debe huir para pasar a combatirla.

El algodonal catalán
Cristina Seguí okdiario 17 Mayo 2018

Bastan aproximadamente cinco días en Cataluña para entender la idoneidad del ungimiento de Quim Torra por parte del conducator prófugo. “Alemanizo” la condición de Puigdemont porque, al menos gracias a la elección de Torra, los que escribimos por fin podemos referirnos al nacionalismo catalán, en los justos términos y sin que los pánfilos del buenismo se nos echen encima, como la derivada del nazismo antisemita. Y, a toda su estructura clientelar implantada en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Baleares, como los criaderos pangermanistas de una nueva raza que, aunque promocionada como una nueva estirpe de contextura más homérica e inteligente, en definitiva, no tiene más expectativas que ser el nuevo Bichón Maltés con pedigrí de la República.

El “The Best of Class del estándar indepe”. No lo digo yo. Lo repite incansable en su discurso el muñón Puigdemoníaco de Torra: “Raza, “ganado”, “pureza”, “bestias” y “mezcla” son sólo algunas de las palabras que no sólo circunscriben la existencia del no nacionalista a un núcleo zoológico, sino que también pasean de la correa al votante indepe y hablan de cómo éste ha acatado voluntariamente su contribución explícitamente seminal en el proyecto de construcción nacional. Ese es el calibre del complejo de media sociedad catalana que ha tolerado que la ANC conferenciara sobre “los niños que esnifaban pegamento porque llegaban de Andalucía” o persiguiera a los hijos de los guardias civiles en Cataluña.

Puigdemont es consciente de esa realidad, y de ahí que haya que reconocerle su habilidad al elegir a Torra, quien conjuga las cualidades necesarias para representarla. En primer lugar, posee ese tremendo torrente de potencial voluntarista que suelen albergar los delincuentes de poca monta conscientes de sus escasas posibilidades de supervivencia fuera de la estructura clientelar armada durante décadas de concesiones al nacionalismo. Lo que comúnmente se conoce como el prototípico subnormal fidelizado capaz de hacer cualquier cosa con tal de no perder esa sensación de ser aclamado. En segundo lugar, es el propio Torras quien se reconoce a sí mismo como un recadero sin pretensiones y en interinidad. El último idiota en apagar la luz antes de entrar en Estremera. La quintaesencia del nacionalismo que ha empleado su influencia y su sobrefinanciación en defender el sometimiento voluntario de parte de los catalanes con pánico a la emancipación del poder político y que, como los negros de los algodonales de Carolina del Sur de 1800, creían que, gracias a un estado de esclavitud, alcanzaban el punto álgido de su longevidad, su máxima perfección física y moral, y prerrogativas a cambio de evitar el levantamiento y la desobediencia de los propios. A cambio de contribuir a su persecución activamente.

Sorprende el estupor de Sánchez ante la elección del nuevo terrateniente del algodonal catalán que tomará posesión del cargo esta mañana con nocturnidad, sin la bandera española y sin jurar lealtad a la Carta Magna y al jefe de Estado. El secretario general del PSOE actúa como si nunca lo hubiera visto antes cuando es su partido el que llegó a amenazar al hotel Check In Pineda en Pineda del Mar con cerrarles el hotel de no expulsar a la Policía Nacional en octubre. Cuando es el PSOE el partido que ha extendido la esclavitud al nacionalismo con diligente hispanofobia gobernando en la Comunidad Valenciana y Baleares, los dos núcleos de construcción nacional separatista junto a Cataluña de los que ya parte un éxodo de funcionarios, sanitarios y padres por no poder elegir la lengua en la que han de educarse sus hijos. Limpieza étnica suavizada por la cotidianidad. Racismo políticamente correcto.

Lo de Cataluña ya no es regional
Antonio García Fuentes Periodista Digital 17 Mayo 2018

A la vista de lo que hace y declara el nuevo y “electo presidente” de la autonomía catalana; “ni lo dejan instalarse en su despacho”, puesto que su rebeldía y sublevación va delante de él en todo momento y es claro que si se enfrenta “a lo bestia” a la ley constitucional, la destitución la lleva consigo y el asunto de la república, sigue latente y candente, por lo que todo lo hecho no sirve para nada. Por ello hay que ir preguntando muchos por qués, que indudablemente surgen por sí mismos ante tanto obstáculo como se sigue poniendo para una posible normalidad, hoy más que lejana es que es imposible.

¿Por qué ocurre lo que ocurre? ¿Por qué a nadie parece interesarle la normalidad de (o en) España? ¿Por qué de la mal llamada unión europea siguen poniendo pegas y obstáculos incomprensibles? ¿El interés final es hundir mucho más a España? ¡Aquí hay muchos gatos/tigres encerrados! ¿Quién habla claro en este país de mierdas? ¿Es que se pretende el que haya muertos en las calles o carreteras de Cataluña por motivos revolucionarios? ¿Qué en definitiva nos están “cociendo” a todos los españoles?

Al propio tiempo los dos “viejos” partidos nacionales (PSOE PP) en las encuestas aparecen, disolviéndose como azucarillos en infusiones vegetales y apropiadas para curar retortijones en las sucias tripas de quienes padecen estas molestísimas enfermedades, ya crónicas en la política hispana.

Es más, es que da la sensación que ni al actual jefe de gobierno o al del Estado, les interesa lo más mínimo el que todo esto se solucione; y nos lo dicen “los tiras y aflojas de Rajoy o el sepulcral silencio del propio rey, que no olvidemos se dice que encarna al propio Estado y éste está ya en grave estado que augura males mayores”.

Por otra parte en “el orden interior de España”; ya ocurren casos tan graves como el apaleo a plena luz del día, de un grupo de guardias civiles, amén de los cotidianos enfrentamientos del, “ya ejército de las drogas, enfrentado abiertamente al ejército regular y al que hace recular abiertamente”; sí y en concreto… ¿Qué está pasando y va a pasar en España y a no tardar mucho tiempo? ¿Por qué no se empieza disolviendo la autonomía catalana y tras de ella todas las demás, pues es la enfermedad que nunca debimos padecer en España? Aquí radican todos los males que padecemos.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

El castillo de naipes de Puigdemont
Arturo García gaceta.es 17 Mayo 2018

La Unión Europea vuelve a fallar a España en uno de los momentos más comprometidos de su historia. ¿Cómo explicar que ningún partido en el Congreso de los Diputados censure la posición de Bruselas?

En su genial interpretación de Adolf Hitler en ‘El Hundimiento’, Bruno Ganz trata de cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial con una nueva ofensiva en el frente ruso. Mientras sus lugartenientes guardan silencio, el Führer comienza a organizar los teóricos batallones que aún permanecen compactos al este de Berlín. O al menos eso cree él. Sus generales le han ocultado el curso de la contienda y Hitler se limita a mover un compendio de divisiones inexistentes ante la mirada tensa de todos los presentes en el búnker.

Algo similar le ocurre a Carles Puigdemont, que continúa maniobrando desde la capital alemana para no perder su cuota de protagonismo en el despropósito independentista catalán. No demasiado entusiasmado con la investidura de su esbirro Quim Torra, el fugado ha puesto en marcha las estructuras paralelas y ha creado un ‘Consejo de la República’, una suerte de Ejecutivo que operará desde el exterior para avanzar en el proceso constituyente.

Durante el debate de investidura, Torra prometió abrir un nuevo período en el proceso constituyente a partir de tres puntos fundamentales: un “Consejo de la República” en el “espacio libre de Europa”, el Gobierno y el Parlamento en Cataluña. Este lunes, el nuevo presidente aseguró que su único objetivo es restituir a Puigdemont como ‘presidente legítimo’.

¿Adivinan ustedes cuál fue la respuesta de Mariano Rajoy? Diálogo y más diálogo. Mientras en Cataluña los separatistas preparan una nueva ofensiva para fracturar España, el Gobierno se esconde en Moncloa y decide levantar la aplicación de un artículo 155 que en realidad nunca fue tal. En menos de una semana, Torra ha retirado la careta al proceso independentista y ha mostrado sin ambages la intención última de los independentistas.

La maquinaria secesionista vuelve a echar humo. TV3 y las diferentes terminales mediáticas centran sus esfuerzos en blanquear la figura de Torra mientras alientan el acoso y la persecución contra aquellos que han decidido hacer cumplir la ley. Como el juez Pablo Llarena, obligado a viajar con hasta cuatro escoltas en una imagen que retrotrae a épocas oscuras y recientes de la historia de nuestro país.

El filósofo John Locke aseguraba que no hay un sólo error que no haya tenido sus seguidores. Lo hemos visto en Cataluña, donde son miles los que se niegan a aceptar los errores de los golpistas; y en el Gobierno, incapaz de realizar autocrítica alguna incluso cuando los resultados electorales comienzan a darle la espalda por primera vez.

La lógica marianista va más allá del británico Locke. Rajoy prefiere aplicarse los principios del irlandés James Joyce: “Los genios no cometen errores. Sus errores son siempre voluntarios y originan algún descubrimiento”. No le falta razón al bueno de Rajoy, Cataluña ha servido a los españoles para entender que el PP no defiende ya la integridad territorial y que la Unión Europea es una institución incapaz de socorrer a uno de sus socios históricos en uno de los momentos más comprometidos de su historia.

Ciudadanos es la salvación
Agapito Maestre Libertad Digital 17 Mayo 2018

Servilismo, vanidad y falta de convicción, fáciles de distinguir en la situación política española, impulsan a Rajoy y Sánchez a despreciar con cierta mesura la principal cualidad de Ciudadanos. No se trata de eficacia ni de unas especiales cualidades morales e intelectuales, ni siquiera se refiere a su defensa de la unidad de España, razón última de la aparición de este partido en la escena española, sino de su coherencia a la hora de defender el sujeto político de la democracia española: la nación. Ciudadanos llegó para salvar el asunto central del país, a saber, la existencia del propio país. No es una contradicción sino una verdad de hecho, que se mueve entre una idea y un sentimiento, entre un concepto y una metáfora. Se expresa en un sencillo mensaje: Ciudadanos defiende la unidad de España y lo hace con educación y sencillez. O sea con coherencia.

Entonces, ¿por qué Rajoy y Sánchez no se han reunido con Rivera para atajar la locura totalitaria que quiere imponer el xenófobo Torra en Cataluña? Seguramente, porque odian la coherencia de un partido que pone por encima del partido la defensa de la nación. Y, por eso, se adelantó a la propuesta de futuro de Rajoy y Sánchez, es decir, hay que aplicar ya con rigor el artículo 155 de la Constitución y suspender la autonomía de Cataluña. Frente al totalitario discurso de Torra, y frente a los cambalaches de Rajoy con el PNV, es menester que PP y PSOE sigan la coherencia de Ciudadanos: instaurar el sentido nacional de la democracia posfranquista. O se suspende la autonomía de Cataluña o corre el riesgo de desaparecer el Estado-nacional español.

Harían bien el PP y el PSOE en escuchar a Ciudadanos. Es digno de imitar el sentido nacional y no partidista de la democracia que tiene este partido desde su aparición hasta hoy. Por eso, me parece muy oportuno que, en este momento crítico de la democracia española, lance una plataforma ciudadana para consolidar la democracia. Repito, pues, lo expresado hace mucho tiempo: Ciudadanos ofrece generosamente a sus adversarios un patrón para medir su calidad política. Esa unidad de medida democrática se llama ciudadanía española. Gracias a que en esa expresión el adjetivo tiene idéntico peso que el sustantivo, Ciudadanos ha reanimado la democracia española. Renueva cada día el estado del espíritu público que nos trajo el sistema democrático a la muerte de Franco. Ciudadanos está devolviéndole al hecho democrático su genuina autenticidad histórica. Es la gran ocasión, para que todo un pueblo, el español, pueda llegar a ser sujeto de una experiencia moral, algo que no está al alcance de todo el mundo, a saber, que el ser humano es genuinamente humano en lo público, donde pronunciamos, gritamos, cantamos y hasta bailamos con dos sencillas palabras: "Soy español".

Es normal que sea ahora, ante la última amenaza del totalitarismo del secesionismo catalán, cuando Ciudadanos lance una plataforma ciudadana para la defensa de España. Por cierto, nadie se equivoque, esa plataforma va más allá del proyecto de Macron en Francia, entre otros motivos, porque el francés no tenía que defender la unidad de su país. Ciudadanos está demostrando con creces que es, definitivamente, más que un partido, un gran partido de la nación. Quizá por eso ganó las elecciones en Cataluña y, seguramente, ganará las próximas elecciones generales. Y, quizá por eso, Rajoy y Sánchez quieren ningunear a Rivera. Hacen mal. Eso le da aún más votos a Ciudadanos.

Ciudadanos es mas de lo mismo, Vox es la solución
Nota del Editor 17 Mayo 2018

Hay información suficiente para percatarse de que Ciudadanos es mas de lo mismo, así que centrémonos en defender Vox. Habrá alguna faceta que no le guste, pero nadie es perfecto y por ahora es el único grupo que defiende España y a los españoles. Así que difunda la palabra y consiga votos para que no sea culpa suya que España siga yéndose al garete

¿Es ‘sostenible’ nuestra forma de gobierno?
Luis Riestra. vozpopuli 17 Mayo 2018

En España cae la natalidad.
La semana pasada, mientras explorábamos nuestro ciclo económico y nuestro patrón de crecimiento, se demostraba una vez más una vez más que los españoles no tenemos ningún problema para producir lo que necesitamos y dijimos que lo que realmente era insostenible es la casta política que padecemos. Toca pues explorar la viabilidad sistémica de nuestra forma de gobierno a la vista de sus resultados.

Pero antes de revisar la estadística, permítanme recodar que existen tres formas de gobierno, que son: Dictadura, Oligarquía y Democracia. Luego están las formas de Estado, que son: Monarquía y República, ocurriendo que cada una de ellas podría convivir con distintas formas de gobierno, siendo claro que la forma de Estado no implica la forma de gobierno. Por supuesto, todos presumen de demócratas pero nadie quiere un gobierno representativo con división de poderes, es decir, democrático, con lo que el gobierno se torna disfuncional, ruinoso y sociópata. Pasemos pues a los datos.

Gestión y deuda públicas
Uno de los indicadores de gestión pública que considero más útiles es el ratio Deuda Pública respecto al PIB (siguiente gráfica; veracidades aparte, la previsión del FMI es imposible) pues, si los políticos gastan bien, dicho ratio no debería aumentar, ¿no? Ya se ve que el resultado es pésimo y se aproxima, de nuevo (lo estuvo en tiempos de Zapatero), a la “insostenibilidad”; de no ser por los acuerdos (supervisión, respaldo, control, etc.) con la UE, ya habríamos quebrado. Hubo un bajón del ratio, pero, como saben, fue falso y producto de la orgía inmobiliaria y expolio de cajas y particulares.

Hay que considerar que nuestro orden, que tiene sus raíces en la República y la Guerra Civil, buscaba evitar que nos matáramos entre nosotros y, con la Transición (a la oligarquía), mantiene vivos aquellos mitos para mejor expolio y perpetuación en el poder de unos partidos políticos que, como era predecible, son bastante corruptos e incompetentes.

Déficit y ciclo económico
Hubo un tiempo en que en España se planteó este tema, pero ya se ve que el ZP tenía otros planes de “cambio y transformación social”, aparte que hubiera supuesto sujetarse a criterios objetivos, así que nunca más. Lástima, que me hubiera gustado conocer las ideicas de los economistas del régimen. Hoy solo diré que, por estar en la fase de expansión, deberíamos estar cerca del superávit fiscal (siguiente gráfica), algo que solo ha ocurrido con la burbuja, y eso que vamos con tipos de interés de una represión financiera brutal. ¿Y cuando venga una recesión o suban los tipos de interés qué? Harán lo de siempre: más deuda y más impuestos, pues el correcto ajuste del gasto público afectaría a las Administraciones Públicas, pesebre del que todos parasitan. Se entiende pues que no les interese la representatividad del votante, pues entre ellos hay contribuyentes netos que saben lo duro que es trabajar en el sector privado, así que exprimirán más a los contribuyentes netos, los actuales y los futuros, siendo los más castigados lo más pobres, como de costumbre.

PIB nominal y “sostenibilidad”
El mayor obstáculo para reparar el balance macro es hacer que crezca la producción total de bienes y servicios a precios de mercado (el PIB nominal) de forma correcta (alerta que hemos hecho sin ningún resultado, otra) y, una vez más, visto el aumento de la deuda pública, lo han hecho fatal (El PIB nominal de España se estancó casi diez años), que ya se ve que el toqueteo fiscal keynesiano habitual no funciona y hace la deuda pública menos sostenible.

Pero lo peor para España no viene ahora, que estamos, aunque no lo crean, en un momento económico dulce (el político es delirante), sino a partir de 2022-2024 cuando entre en acción el efecto recesivo de la demografía, tema que vimos en “Fractura generacional y quiebra estatal” y cuya previsión de PIB nominal y deuda se ha cumplido bastante bien. Por cierto, ese efecto demográfico no se palia con inmigración a la Merkel, al contrario, lo pone peor, como hemos analizado varias veces.

‘Sostenibilidad’ financiera
¿Y por qué no hemos quebrado ya? Por la UE y el euro, obviamente, que dan una potencia financiera descomunal al sistema (y a los errores de gestión). Por supuesto, la partitocracia también afecta al sector privado y por eso, cuando hemos analizado los países latinoamericanos y, aparte de dar previsiones de tipo de cambio que han funcionado muy bien, lo hemos hecho diciendo las cosas de forma tal, que quienes conocen los estudios de ciertos departamentos habrán sabido leer entre líneas las habrán visto. Así que no debería haber ninguna sorpresa con esos países.

El resultado de dicha potencia financiera ha sido un endeudamiento exterior brutal en términos de PIB nominal oficial, que esa es otra más que vista, la del PIB, que ya tratamos en 2010 y no le vamos a hacer el trabajo a los funcionarios. Así, España tiene un endeudamiento bruto con el exterior de casi 200% del PIB (línea azul), que, tras restarle las inversiones españolas fuera, el endeudamiento neto de España es casi el 90% del PIB, aunque mejorando; la deuda exterior de su Estado (Central, Autonómico, Municipal, etc.) equivale a casi el 50% del PIB.

El tema de la “insostenibilidad” de la deuda pública ya lo tratamos “Dos gurús y nuestra insuficiencia fiscal crónica”, donde analizamos casos de la historia similares y vimos que tiene solución, dura, pero la tiene. Lamentablemente, “la casta”, española y europea, seguramente haga como en Japón, del que copiarán la parte que les interesa y donde su partitocracia ha llevado la deuda pública sobre el 250% del PIB nominal, eternizándose en sus desmanes; de hecho, como advertimos en “España en el espejo japonés”, se ha seguido un camino muy parecido y así lo demuestra la mala reforma bancaria - aún andan con liquidaciones de activos inmobiliarios - y que también criticamos. Será más “japonés”, salvo que la UE destruya la partitocracia italiana, la que tanto rebufo da a la nuestra; va ser que no, ¿no creen? Lo cual nos lleva al siguiente punto

Estado fuerte y sociedad fallida
Desde el tiempo del último timo republicano, pero sobre todo durante la dictadura, se ha venido confundiendo a España con su Estado, engaño establecido por quienes impiden a los españoles elegir representantes para así, desde el Estado, mangonearles según sus fobias, prejuicios, dogmas y corrupciones y todos mamando de “lo público”, con sus medios de manipulación masiva y su oligopolio televisivo subsidiado.

El resultado de ese experimento psicótico es una degradación moral palpable de manera cotidiana, de la crisis de los masters, con todos los chorizos políticos lanzando la primera piedra, a las mentiras nacionalistas, el acoso de profesores a los hijos de guardias civiles, los orgullosos y sonrientes selfies con terroristas, la destrucción de la cultura autóctona en Valencia y Baleares, la epidemia de bulling escolar o la indignación colectiva mayestática al parecer según la raza de la manada criminal, o subsidios a ciertos colectivos -normalmente hispanófobos- mientras cunde la pobreza de los mayores, por solo nombrar algunos ejemplos pero sin olvidar, por supuesto, el parámetro que lo resume todo: el raquítico y suicida índice de natalidad, propio de una Sociedad enferma.

Esos males y muchos otros que conocen son el resultado de los desmanes de la “Generación de políticos sociópatas” y sus discípulos encumbrados gracias a un sistema electoral de listas de listos, donde cinco personas más dos con derecho de pernada, algunos de los cuales odian a España, o han recibido financiación exterior, están destruyendo con sus inventos y delirios al sujeto constituyente español. Así que, hasta que éste no salga de su servidumbre voluntaria e imponga un sistema electoral uninominal a doble vuelta que le permita elegir representantes, seguirá su destrucción demográfica, porque munición tienen de sobra para continuar con su forma de gobierno sociópata,la cual seguirá degenerando hasta traernos las mayores de las desgracias, no lo duden.

Y no se engañen, esto no va de pensiones o autonomías, que también, sino de algo mucho más serio, de la supervivencia del sujeto constituyente español. ¿O es que acaso piensan Ustedes inmolarse para salvar a la oligarquía de partidos estatales?.

La dura realidad de la Gran Sustitución
Renaud Camus lagaceta.eu 17 Mayo 2018

Si hay un hecho que angustia hoy a muchos franceses es realmente la sustitución progresiva, étnica, cultural y civilizacional de la nación francesa.

Francia se está "desfrancizando". ¿Quién tiene la culpa? ¿Alguien piensa que el francés de a pie se hace la pregunta? Yo lo dudo. Los cándidos dicen que algunos nos imaginamos un Atila inexistente a nuestras puertas. Esos "algunos" somos cada día más. Decir Atila es decir violencia, pillaje, violación, en resumen: todas las barbaries que llegan con las invasiones. Pero estas violencias pudieran incluso no existir y la cosa no sería mejor. Existen, claro está, pero sin ellas, las zonas fuera de la ley (barrios en poder de los inmigrantes que imponen sus ley al margen de las del Estado francés) son territorios de predominio demográfico de personas que no consideran a la cultura francesa como la suya. Y esas zonas son cada día más grandes. Si dentro de 50 años, el conjunto del territorio francés se parece a lo que se ha convertido Marsella, Lille o Roubaix, creo que podemos poner un punto final en nuestros libros de Historia.

"Permanezcamos cartesianos, el miedo es contraproductivo", se oye decir aquí y allá. Si embargo, cuando el miedo será sinónimo de instinto de supervivencia y saldrá de los cajones insoportablemente rancios del FN, ¿no será acaso demasiado tarde? Frente a la multicultura encantadora, utopista, casi innovadora (ya que nunca fue conceptualizada anteriormente), y sin embargo, frente a una multicultura cada vez más invivible, hay personas que piensan que es el idioma francés lo que salvará nuestra identidad. Se trata, para ellos, de un denominador común que resistirá cualquier contingencia.

Si creemos que no nos queda en nuestro arsenal más que el francés para definirnos en el plano identitario, podemos preocuparnos sobre el estado en que nos encontramos. ¿Olvidamos acaso que el latín murió como lengua vernacular entre los siglos VII y X, es decir 200-400 años después de la caída del Imperio Romano de Occidente? Esa muerte no llegó enseguida, pero llegó al final. Luego no, la francofonia no es un remedio a tener en cuenta.

La Gran Sustitución no es un concepto, lamentablemente. Es mucho peor que un concepto, es una realidad cotidiana, es algo que las personas pueden observar cada vez que caminan por la calle. Es simplemente el cambio de pueblo. Hay un pueblo en un país determinado. Mediante un movimiento extremadamente rápido, y que además se va aclerando, hay otro pueblo, lo que implica necesariamente otra civilización, ya que es un concepto muy despreciativo de los pueblos, de los individuos, pensar que con otra población que tiene su propia cultura, su propia civilización, se puede seguir teniendo el mismo pueblo. La Gran Sustitución es simplemente la sustitución de un pueblo por otro: en las calles, en el metro, en las universidades, en las escuelas, sobre todo en las cárceles, ya que es ahí donde el reemplazo está más avanzado que en otras partes.

Yo digo que la crisis económica representa un fenómeno secundario frente a la crisis identitaria. La inmigración masiva y la hegemonía financiera de la oligarquías supranacionales son dos realidades unidas entre sí. Esta situación nos lleva a preguntarnos: ¿A quiénes beneficia la Gran Sustitución? Todo está estrechamente interconectado. La crisis (el cambio de pueblo y de civilización) es para Francia una crisis más importante que la Guerra de Cien Años o la derrota de 1940, y por lo tanto más importante que la crisis económica es esta masiva y devastadora inmigración, ya que con otro pueblo, tendremos otra historia. No niego la gravedad de la crisis económica, pero hemos tenido otras crisis económicas y muy graves, dos o tres por siglo de promedio... ¡ Pero se sale de ellas! En cambio, si tenemos otro pueblo, salimos de la Historia. En cuanto al hecho de que la crisis económica tiene repercusiones sobre el cambio de pueblo (y viceversa, por cierto), eso es evidente, pero es cierto también para la escuela, para la situación cultural en general.

En cuanto a quíen beneficia el cambio de pueblo, siempre podemos acusar a uno y a otros, por ejemplo la gran finanza internacional, los intereses nacionales que por supuesto ganan mucho en disponer lo que yo llamo el "hombre reemplazable", es decir una ficha en un tablero, que se puede deslocalizar incondicionalmente, lo que es evidentemente el concepto más despreciativo y más bajo que se puede tener del individuo. Podemos incriminar a los EEUU, podemos incriminar a Europa, que es como un país salido de la Historia, ese es el drama. Es el hecho de que probablemente las catastrófes de la mitad del siglo XX han finalmente llevado a esta salida de la Hisotria que constatamos a diario, que hemos podido constatar hace poco, cuando veíamos de manera absolutamente ridícula y siniestra la manera como era celebrada la liberación de los rehenes (del supermercado judio). Se sentimentaliza de manera extrema el acontecimiento, se le pregunta a las familias cuáles son sus sentimientos por el regreso de "papá", como dicen en su estúpido idioma ridículo. Todo eso pone al descubierto la abdicación de toda dignidad, un rechazo de participar a la Historia, es decir considerarse como un actor de la situación histórica.

¿Qué remedios aplicar al gran mal que sufrimos? No creo que sea demasiado tarde, ya que en la medida de mis medios trato de actuar, de movilizar la mayor cantidad de gente posible. No dejo de lanzar llamadas a lo que llamo el "NO al cambio de pueblo y de civilización" y convoco a todos a unirse alrededor de este rechazo, que implica ciertamente un cambio de gobierno. Hay que deshacerse de lo que llamo los "reemplacistas", que se benefician de la Gran Sustitución. Por ejemplo, el poder socialista ya cuenta electoralmente con los reemplazantes, su clientela electoral es esa. Creen tener en esos reemplazantes la garantía de su permanencia eterna en el poder.

Tenemos que unirnos todos los que están horrorizados por esta epecie de desvanecimiento de una civilización que fue grande, prestigiosa, hermosa y que carece de motivos para ser abandonada en favor de otras que no valen otro tanto, en todo caso no en el territorio que fue el lugar de sus prestigios.

El FN es parte de la solución a este problema. No soy enemigo del FN. He pedido el voto para Marine Le Pen... Dicho esto, no todo el mundo se unirá al FN. Hay en este partido aspectos que mucha gente no está dispuesta a aceptar y por lo tanto tiene que estar al lado del FN el conjunto de los que están decididos a decir NO a este desastre, a este cambio de pueblo. Es posible que haya una reacción en las poblaciones de Francia y Europa para formar una verdadera fuerza que se manifestaría de toda las maneras convenientes. Es por eso que he creado el NCPC ("No al Cambio de Pueblo y de Civilización") e invito a mis compatriotas a unirse a este movimiento. Y no solamente a los franceses, ya que el problema no es sólo de Francia, y hay que pensar en escala europea en esta Europa que se ha declarado ciudad abierta y que consiente esta clase de suicido, esta colonización por sus antiguos colonizados, como los dijo tan acertadamente Vladimir Putin hace ya 10 años.

Hamas y la explotación de la muerte
Rafael Bardají gaceta.es 17 Mayo 2018

Como parte del Grupo Militar de Alto Nivel, he podido visitar la frontera con Gaza y tener acceso a los mandos y soldados israelíes que la están defendiendo.

En una Europa donde el discurso de sus élites culpa a las fronteras de muchos de sus males y en una España donde, a tenor de las declaraciones de nuestro presidente, solo los separatistas parecen creer todavía en ellas, es prácticamente imposible entender que otros países sí creen en las suyas y estén dispuestos a defenderlas incluso por la fuerza cuando son violentadas. Lo estamos viendo estos días con motivo del asalto a la verja fronteriza entre Gaza e Israel por parte de los palestinos y la respuesta por parte del ejército israelí. Nuestro apocado ministro de exteriores no ha tardado en criticar a Israel, por su supuesta “respuesta desproporcionada” a la vez que se ha mostrado totalmente mudo para lanzar la más leve crítica sobre los dirigentes de Hamas, los incitadores de la violencia que estamos viendo.

Tengo que decir que no me extraña, porque vivimos bajo un gobierno pusilánime en todos sus frentes, domésticos e internacionales. Y porque es la continuación del doble rasero que suele aplicársele siempre a Israel, pues es al único país que no se le aplica la presunción de inocencia, sino todo lo contrario: se le obliga permanentemente a demostrar que no es culpable.

Las ganas genéticas de condenar automáticamente a Israel por cualquiera de sus actos -o inacciones- ha llevado a perder de vista a quien se está queriendo proteger, a Hamas, una organización terrorista que gobierna Gaza con mano de hierro desde que acabó, mediante un golpe de estado, con la autorizad de Fatah hace más de 10 años.

Como parte del Grupo Militar de Alto Nivel, una organización internacional que reúne a ex-jefes y mandos de Estado Mayormente de los cinco continentes, he podido visitar la frontera con Gaza y tener acceso a los mandos y soldados israelíes que la están defendiendo. Hoy contamos con algún miembro del Grupo desplegado en la zona y recabando información. Por lo que yo he podido saber:

1) Lo que la prensa presenta como manifestaciones pacíficas y espontáneas no son, en realidad, ni pacíficas ni espontáneas. Los responsables de Hamas han invertido tiempo e importantes recursos en la movilización social, empujando a los habitantes de Gaza a concentrarse sobre la verja que les separa de Israel. Columnas de autobuses repletos de manifestantes no se generan de forma espontánea. El lanzamiento de piedras, cocteles molotov, cometas incendiarias, y cargas contra la verja, difícilmente pueden ser descritas como acciones pacíficas.

2) La táctica de la última carga de esta misma semana, sin embargo, ha cambiado sustancialmente. En anteriores marchas, los cuadros operativos de Hamas involucrados en la movilización de los manifestantes, se camuflaban entre ellos en un intento de acercarse a la frontera y penetrar en suelo israelí. Por eso, de los 56 manifestantes muertos en la semanas pasadas, cuarenta pudieron ser identificados como militantes de Hamas y otros grupos radicales. A fin de preservar a sus milicianos, Hamas ahora no permite que sus cuadros participen en los asaltos a la verja, sino que los mantiene en retaguardia, a más de 700 metros, con la única tarea de conducir a sus ciudadanos a la zona de seguridad establecida por Israel. Para que sean tiroteados. Y si hay muertos, mejor que mejor.

3) Las fuerzas de defensa de Israel se han comportado en todo momento con una gran profesionalidad y moderación. Primero, se han lanzado panfletos advirtiendo a la población de Gaza del riesgo de acercarse a escasos metros de la verja; Segundo, se ha advertido en árabe por megafonía de dichos riesgos, llamando a la dispersión de los manifestantes; tercero, se ha llamado por teléfono a hogares y compañías de autobuses para que no sirvieran a los propósitos de Hamas; cuarto, se ha dispersado mediante drones gases lacrimógenos y sustancias pestilentes antidisturbios; si los manifestantes se acercaban demasiado, se hacían disiparos de advertencia sobre sus cabezas; y solo si se acercaban peligrosamente a la verja, se disparaba primero de manera incapacitante (a las piernas). El disparo letal ha sido siempre el último recurso ante situaciones de grave peligro para la integridad de la frontera.

4) Muchas de las imágenes retransmitidas desde la franja de Gaza, debidamente controladas por Hamas, son simplemente una burda manipulación. Baste analizar cómo un mismo adolescente supuestamente muerto por disparos de la IDF parece posteriormente vivito y coleando en otras fotos, y muestro de nuevo en localizaciones diferentes. Los ejemplos abundan.

Pero parece que nada de eso importa. Israel es el culpable y Hamas, la víctima. Da igual que sepamos a ciencia cierta que los dirigentes de Hamas buscan precisamente esas imágenes y que conducen a su gente a un matadero, porque eso es lo que les da rédito. Tras años de intentar doblegar la voluntad de defensa de Israel mediante terrorismo y miles de cohetes contra poblaciones y civiles, Hamas sabe que ellos no pueden lograr nada, pero que si ponen a la opinión pública internacional de su lado, la presión sobre Israel será insoportable. No estamos asistiendo a manifestaciones vulgares, son movilizaciones de civiles con fines de guerra, algo que está tajantemente prohibido por las leyes internacionales.

Es más, quienes, como el ministro Dastis, pide moderación y proporcionalidad en el uso de la fuerza, no aportan nada práctico sobre cómo defender una frágil verja ante el empuje de decenas de miles de asaltantes. ¿Cómo lo harían ellos? ¿Dejándoles pasar?

Es una pena que los gobernantes europeos y, por lo que nos toca, los españoles, hayan renunciado a defender nuestras fronteras. Al contrario, parecen empeñados en borrarlas por completo. Igualmente, parecen ignorantes ante las nuevas formas que adoptan los conflictos y las guerras, ignorando por completo las experiencias de los últimos años. Claro, que para muchos los ejércitos son sólo un objeto decorativo o, en el mejor de los casos, una herramienta para sostener parte del tejido industrial.

Pero hay que recordarlo con fuerza: las naciones tienen toda la legitimidad, amparada por el derecho internacional, a defenderse frente a agresiones. Los pobres e inocentes palestinos que nos muestran las imágenes ni son tan pobres ni tan inocentes. Puede que sí estén oprimidos, pero por sus propios, corruptos y totalitarios gobernantes, sea en Gaza o en Cisjordania. Y si no me creen, pregunten a cualquiera del millón y medio de árabes-israelíes que viven en Israel, si preferirán mudarse a Gaza o Cisjordania para perseguir su sueño de un estado independiente y salvarse así de la opresión judía. Se llevarían una gran sorpresa.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El 155 y la memoria de pez
Jorge Vilches. vozpopuli  17 Mayo 2018

Escribía Ortega y Gasset en “Meditaciones del Quijote” que existen hombres decididos a no asirse a la realidad, a vivir en un mundo construido por sus deseos y ambiciones. Esas personas buscan dotarse de un aire salvador fundado en la voluntad, y no en su persona, trayectoria y circunstancias. Y sentenciaba: “De querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico a lo cómico”.

La ansiedad mostrada por Albert Rivera en la cuestión del 155 lleva a Cs a ese tránsito orteguiano tan peligroso para un partido. El torrente continuo de encuestas electorales de resultados variopintos le ha hecho creer que lo importante es lo que ahora se aparenta, pero no lo que se fue o es. El éxito de esa táctica reside en crear una memoria nueva mediante declaraciones que desdigan o deshagan lo que se dijo o hizo. No es difícil. La memoria de pez es habitual en esta sociedad del espectáculo repleta de preverdades, posverdades y fakenews.

Sin embargo, recuerdo que el 16 de septiembre de 2014, García-Margallo, entonces ministro de Asuntos Exteriores, anunció la posibilidad de suspender la autonomía de Cataluña por el referéndum ilegal que el independentista Mas iba a convocar. El mismo día Rivera declaró en los pasillos del Parlament que no se podían “matar moscas a cañonazos”.

A cada uno lo suyo. Ese referéndum se apoyaba en la ley de consultas orquestada por los independentistas y que contó con el apoyo del PSC de Iceta. Los socialistas no vieron entonces ningún problema en que se celebrara la votación separatista, alegando que no había solución al problema sin que los catalanes se expresaran en las urnas. Claro que el PSOE de González y el PP de Aznar ya habían pactado en numerosas ocasiones con CiU, incluida la caída del lerrouxista Vidal-Quadras, en una senda que continuaron Zapatero y Rajoy. El que esté libre de pecado que tire el primer Estatut.

Rivera no vio necesidad del 155 en 2014 contra el referéndum ilegal, y tampoco en 2017. De hecho, el 6 de julio de ese año pidió “firmeza”, “serenidad” y “unidad de los partidos constitucionalistas” para evitar la consulta separatista, y luego “actualizar” el texto de 1978 con un “corte federal”. Es más, declaró que aprobar dicho artículo sería dar armas al independentismo, y que por eso no lo aconsejaba.

Suma y sigue. El 3 de septiembre de 2017, a menos de un mes del 1-O, Rivera y el resucitado Sánchez comunicaron a Rajoy que no eran partidarios de aplicar un 155 que se había “demonizado”. Aquí es preciso recordar que Podemos y sus medios amigos emprendieron una campaña que vinculaba el citado artículo constitucional con el franquismo, el fascismo y la negación de la democracia. Fue entonces cuando Bescansa dijo aquello de que a la formación populista le faltaba un “proyecto nacional”. Casi resultaron ser sus últimas palabras políticas.

El Gobierno, con sentido de Estado pero sin visión electoral -cómo no-, subordinó el 155 al acuerdo entre los constitucionalistas, no a la situación en Cataluña. Muchas voces dentro del PP pidieron a Rajoy una muestra de fuerza y autoridad que no llegó hasta que se produjo el golpe de Estado, la conculcación ilegal e ilegítima del orden constitucional en aquella autonomía.

La respuesta de Cs en Cataluña a las leyes golpistas fue proponer una moción de censura, cuya aritmética -entonces no era argumento exculpatorio- llevaba al fracaso. Luego vino el esperpento del 1-O, el fracaso del Gobierno y la indignación general.

Menos mal que ahí estuvo el Rey, cuya actitud culminó en su discurso del 3 de octubre, con la siguiente explosión de españolismo en calles y balcones. Eso lo cambió todo, y Ciudadanos, viendo el efecto popular y la oportunidad de sacar rédito electoral, cambió de opinión y se mostró partidario de aplicar el 155. Rajoy consiguió entonces su consenso constitucionalista a cambio de que su aplicación fuera breve y superficial, pero solo al objeto de celebrar elecciones inmediatamente. Así lo dijo Rivera a Rajoy el 2 de octubre. El PSOE puso como condición no tocar TV3, y los tres senadores de Cs lo apoyaron sin rechistar el 27 de dicho mes.

Las ansiadas elecciones del 20-D confirmaron el éxito de Cs para transformarse en la bolsa de votos útiles contra el golpismo, gracias a una fantástica campaña de propaganda y a un increíblemente torpe PP. Visto el éxito de su giro al 155, de aquel resultado electoral y de lo que cantan las encuestas, Rivera quiere más. Incluso aplicar de forma preventiva el otrora denostado artículo tras la elección de Quim Torra, declarado nacionalsocialista. De ahí que Rivera salga más en la prensa y en el Congreso para criticar al Gobierno que para denunciar el golpismo.

Calma, porque ante un golpe de Estado y un proyecto separatista y supremacista la respuesta no es la lucha electoralista entre las fuerzas constitucionales, sino la unidad. Esto lo han entendido perfectamente Rajoy y Sánchez, quienes han anunciado un 155 contundente si Torra comete alguna ilegalidad. El motivo es que los valores a cuidar en esta complicada situación no pasan por la algarada telegénica, sino por la lealtad y la responsabilidad, si no se quiere ir, como escribió Ortega, de lo trágico a lo cómico.

Hechos y palabras
Alejo Vidal-Quadras gaceta.es  17 Mayo 2018

Un individuo está en su casa disfrutando pacíficamente de la paz doméstica en compañía de su cónyuge y de sus hijos de ambos sexos menores de edad. De repente entra por la ventana un tipo enorme de aspecto patibulario con antecedentes probados de criminal compulsivo armado con un hacha gigantesca y anuncia con voz cavernosa que se dispone a matarle de un tajo, que a continuación piensa hacer lo mismo con su pareja y que una vez liquidados los dos, procederá a asesinar a sus vástagos no sin antes haberlos sometido a todo tipo de torturas y vejaciones. Entonces, sin alterarse ni un ápice ni levantarse de su sillón, la víctima en ciernes le comunica al inminente agresor con tono tranquilo que lo que ha dicho no le ha gustado y que antes de llevar a cabo cualquier acción disuasoria o protectora de los suyos esperará a ver si los hechos acompañan a sus palabras.

Una vez leído lo anterior usted duda si el tipo en cuestión es un idiota, un cobarde o un perturbado, porque ante una amenaza de este calibre a la propia vida y a la de aquellos a los que más quiere, lo que hace una persona dotada de una mínima entereza y amor por los que están bajo su amparo es saltar como un resorte, buscar el objeto punzante o contundente más a mano en este instante y neutralizar al atacante jugándose la piel en el intento.

Pues bien, el Presidente del Gobierno, tras escuchar el discurso de investidura de esta perfecta combinación de racismo, odio irracional y fanatismo que es Quim Torra, en el que ha comunicado al resto de España que se dispone a liquidar la unidad nacional, aniquilar civilmente a más de la mitad de los catalanes, ciscarse en la Constitución y las leyes y obedecer en todo a un prófugo de la justicia que pasea sus delirios por Europa, ha adoptado, por increíble que parezca, la incomprensible actitud del padre de familia descrito en el primer párrafo de esta columna.

Las encuestas vaticinan un sensible descenso del Partido Popular en las próximas elecciones locales, autonómicas, europeas y generales, indicando la posibilidad real de que se sitúe en segunda o tercera posición, perdiendo así la condición de primera fuerza que ocupa desde 2011. Después de la inaudita respuesta de la silueta borrosa que habita los salones del palacio de La Moncloa al desafío del vicario del alucinado en busca y captura, que en cualquier país serio del mundo hubiera provocado el mantenimiento automático de la aplicación del artículo 155 corregido y aumentado y por tiempo indefinido, parece claro que lo que han venido prefigurando los sondeos de opinión a lo largo del último año se va a quedar muy corto.

¿Qué se supone que habrían hecho la esposa y los hijos del inútil que les deja a merced del matarife en serie en caso de poder escapar? Obviamente dedicarle el mayor de los desprecios y no volver a mirarle nunca a la cara. Aplicado el símil al resultado en las urnas del PP, al partido de la gaviota le aguarda una debacle sin precedentes y si Rajoy vuelve a ser cabeza de cartel por sexta vez, la pura y simple desaparición.

Albert Rivera ha comprendido la verdadera naturaleza del problema que tenemos los españoles, que no es otra cosa que nuestra propia existencia como entidad histórica, económica, social, política y jurídica identificable, y de ahí su airada exigencia de no levantar el control del Estado sobre la Generalitat. El equipo dirigente de Ciudadanos ha tomado conciencia de su misión en esta hora trágica de nuestro devenir colectivo y por eso le ha pedido a Rajoy que no entregue de nuevo a los golpistas los instrumentos institucionales, educativos, financieros, policiales y de comunicación que necesitan para culminar su destructiva tarea.

?No hay que esperar a los hechos porque ya están aquí desde que Artur Mas convocara la consulta ilegal del 9-N y desde que el Parlamento de Cataluña aprobara las leyes de Transitoriedad y del Referéndum. El golpe está en marcha, no se ha interrumpido ni un minuto y la alocución del flamante Presidente de la Generalitat lo ha explicado sin resquicio de disimulo. ¿Cómo es posible que un gobernante no ya competente, sino con un resto de decoro, permita que los enemigos mortales de la Nación que se ha comprometido a preservar se dediquen a hacerla pedazos y encima les pague la fechoría?

Hay quien se muestra impaciente por situarse para siempre en la hornacina vacía que termina la fila en la que se encuentran ya expuestos por sus indudables méritos Audax, el Obispo Opas, el conde don Julián, Carlos IV, Fernando VII y Jordi Pujol, por citar algunos conspicuos ejemplos de honor, valentía, honradez y lealtad.

La corrupción de ayer y hoy ahoga a Puig
OKDIARIO 17 Mayo 2018

El presidente de la Generalitat Valenciana, secretario general del PSPV, y uno de los líderes socialistas más significativos a nivel nacional está ahogado por la corrupción. Tanto la del pasado como la del presente. Si mira hacia atrás, se le presenta como un fantasma muy real de la gestión irregular la información que les ofrece en exclusiva OKDIARIO: su PSOE saqueó en los años 80 el 2,5% de los intereses de la cuenta de la Diputación de Valencia. En aquella época, Ximo Puig asentó las bases de lo que es su actual carrera política y lo hizo como hombre de confianza —jefe de Gabinete de Presidencia, en concreto— del entonces todopoderoso presidente autonómico Joan Lerma. Cuesta mucho creer que no supiera nada de aquellos tejemanejes.

Puig estaba entonces en las escalas más altas a nivel orgánico tanto en la región como en su partido. Esa revisión de la trayectoria del líder socialista tiene un documento crucial: ‘Gestiones realizadas por el PSPV-PSOE’. Explica las operaciones que esta formación hizo con la conocida entidad financiera Citibank para adquirir dichos intereses. Los aspectos cualitativos y cuantitativos de este caso que ahora ven la luz hacen inexcusables unas explicaciones urgentes por parte del presidente de la Generalitat Valenciana. Más, si cabe, después de los casos de financiación irregular que cercan al partido que dirige en el presente. Puig aseguraba hace tan sólo unos días que “actuaremos en consecuencia”. La cuestión es si está legitimado para investigar nada tras la noticia que les ofrece este periódico.

Habrá que ver ahora si los socialistas son tan duros con sus propias irregularidades como lo fueron con las del PP en Valencia. Por ahora, el portavoz del PSPV-PSOE, Jorge Rodríguez, ha comenzado con mal pie al intentar tapar la financiación en B de la formación criticando al Partido Popular. La táctica de mirar hacia otro y localizar enemigos recurrentes no les servirá de nada. Las informaciones son concluyentes y se amontonan una sobre otra sin que el PSOE valenciano tenga salida aparente más allá de asumir responsabilidades. Si el pasado miércoles publicábamos que la financiadora del PSOE regional iba a concursos amañados con otras dos empresas suyas, ahora está la exclusiva que explica cómo la formación que manejaban Lerma y Puig se quedaba con un abundante porcentaje del dinero de la Diputación. Ximo Puig debe dar explicaciones hoy mismo. Mañana es tarde.

No es la forma, es el fondo
 larazon 17 Mayo 2018

No carece de razones el instructor de la causa por el golpe antidemocrático en Cataluña, el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, cuando advierte de que la existencia de un auto de procesamiento formal contra los exconsejeros de la Generalitat Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, huidos en Bélgica, es, jurídicamente, de rango superior a una orden de detención nacional, puesto que el mismo auto contiene por definición el conjunto indiciario y los fundamentos legales. Pese a ello, la Fiscalía de Bélgica ha hallado una aparente disonancia entre los sujetos de la primera acusación y los que figuran en el auto de procesamiento, que, a su entender, invalida por defecto de forma la demanda de extradición. Sin entrar en las causas últimas de una decisión sorprendente, puesto que los fiscales belgas se habían mostrado al principio del caso favorables a la ejecución de la euroorden –que luego fue retirada para evitar una entrega por delitos menores–, también parece razonable que, ante las demandas de mayor precisión remitidas al Tribunal Supremo desde Bruselas, éste hubiera tratado de ajustarse en lo posible al procedimiento legal más familiar a la Justicia europea, sobre todo, teniendo en cuenta el precedente del camionero rumano Nicolau Bob-Dogi, detenido en Rumanía a petición húngara, cuya entrega fue denegada porque no existía una orden de detención nacional. Este caso, que, por supuesto, iba a ser alegado por la defensa de los separatistas fugados, sentó jurisprudencia y aconsejaba una modificación de los términos jurídicos de la petición española.

El asunto, sin embargo, tiene mucho más calado que una mera cuestión formal, que, por supuesto, en los procedimientos judiciales es muy importante respetar, puesto que viene del origen mismo de la demanda española ante las autoridades belgas, cuando el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los tres exconsejeros huyeron a Bruselas, en un acto premeditado y preparado, para sustraerse a la acción de la Justicia. Tal es así, que toda la peripecia judicial de los huidos viene determinada por la incalificable actitud inicial de la Justicia belga, que lejos de acoger las demandas de un Estado democrático impecable, socio de su país en la Unión Europea y en la OTAN, que había sufrido un ataque a su integridad territorial, a su ordenamiento constitucional y, por ende, al principio de soberanía nacional, planteó cuestiones procedimentales, aunque sería más exacto tildarlas de leguleyas, para no atender a lo que era de derecho.

Que si en Bélgica, país sometido a fuertes tensiones territoriales por razones etnolingüísticas, se considera un delito el intento de secesión de una parte del territorio, era de aplicación la misma regla a lo sucedido en España con la declaración unilateral de independencia de Cataluña, acto delictivo que, además, venía precedido de un proceso de agitación e incitación a la revuelta callejera, llevado a cabo desde las propias instituciones legales, con injustificables actos de violencia y de desobediencia a los dictámenes y órdenes de las autoridades judiciales. Este es el fondo de la cuestión que cualquier defecto de forma que se pueda alegar no conseguirá desvirtuar. Aunque entendemos la frustración y la indignación de quienes, en el cumplimiento de su deber y actuando bajo el imperio de la Ley, se enfrentan a una inacción culposa, no compartimos el posible rechazo del Tribunal Supremo a incoar otro procedimiento de extradición ante los tribunales belgas, puesto que es preciso que los políticos separatistas sean llevados ante los jueces, con todas las garantías de nuestro Estado de derecho, para responder de sus acciones. La verdad, la Justicia y la razón están de nuestra parte y, al final, prevalecerán.

Toma de posesión fraudulenta.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 17 Mayo 2018

SE VA A PERMITIR UNA CEREMONIA DE TOMA DE POSESIÓN SIN VALOR JURÍDICO ALGUNO/ LA JUSTICIA BELGA COLABORACIONISTA CON LOS GOLPISTAS DESDE EL PRIMER MOMENTO.

Hoy, tras la publicación en todos los documentos oficiales BOE y DOGC, del nombramiento del 131 Presidente de la Generalidad, el radical xenófobo Joaquim Torra i Pla, se va a producir el acto protocolario de la toma de posesión del cargo. Un acto al que la Generalidad le ha dado desde siempre una gran relevancia y boato, pero que ha estado marcado por algo que sería impensable en el resto del Estado, que la fórmula empleada para la toma de posesión no cumple con los requisitos legales de prometer o jurar acatamiento a la Constitución de España y lealtad al Rey. Tal es así, que la que emplearon los predecesores Artur Mas y Carles Puigdemont, solo contemplaba lo siguiente: “¿Promete cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalidad con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña, representado por el Parlamento?

Una fórmula que en otras tomas de posesión como la empleada en El País Vasco para el Lehendakari que contempla lo siguiente: “Tomo posesión y asumo el cargo de lehendakari del gobierno del país vasco, así como de la condición de representante ordinario del estado en su territorio y prometo cumplir las obligaciones de mi cargo con lealtad a la corona, al estatuto de autonomía de Guernica y demás leyes vigentes”. Eso sí con toda la parafernalia de hacerlo ante el famoso árbol de Gernika y bailes de Aurresku incluidos. La fórmula más o menos estándar recogida en Real Decreto Ley 707/1979 que en su artículo 1 dice: “En el acto de toma de posesión de cargos o funciones públicas en la Administración, quien haya de dar posesión formulará al designado la siguiente pregunta: ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo... con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución, como norma fundamental del Estado?”

En el caso de la fórmula empleada por los últimos presidentes de la Generalidad, que no incluye ninguna mención al acatamiento de la Constitución, el TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Cataluña) sentenció que los que la usaron (Puigdemont y sus consejeros), “no tenían obligación legal de hacerlo por no figurar en ningún reglamento ni en el Estatuto de Autonomía”. Una aseveración que obvia la existencia del RDL citado anteriormente. El TSJC dio por no admitida la denuncia y ni la Fiscalía del Estado, ni el propio Gobierno de España hicieron absolutamente nada por denunciar esta burla de la ley. Una actitud permisiva y remisa de hacer cumplir algo tan esencial como es el acatamiento de la Constitución y lealtad al sistema de Gobierno democrático que nos hemos dado. Porque si se permite que un alto cargo del Estado, como es el caso de los Presidentes autonómicos y Consejeros, solo prometan o juren acatar la voluntad de sus respectivos “pueblos” y Parlamentos autonómicos, ¿Con qué justificación legal podrán alegar la comisión de delitos de rebelión o sedición?

Alguien que públicamente dice no acatar, ya sea de propia voz o por escrito, ni someterse a la Constitución de España ni al Estatuto de la Autonomía que va a presidir o representar, cuya existencia la legitima solo esa Constitución, no puede acceder oficialmente a su cargo. Es inadmisible la desidia del Gobierno de España y de la Fiscalía General del Estado, así como la perversa interpretación del TSJC al no admitir a trámite la denuncia de Unión Cívica Española ante la toma de posesión de Carles Puigdemont y de sus consejeros. Así que ahora lo incongruente es exigir lealtad a quien expresamente no quiso asumirla, dejando abierta la puerta a la comisión de toda clase de tropelías, como fue la de impulsar el proceso independentista y culminarlo con una declaración unilateral parlamentaria de independencia.

Hoy sigue el pulso de los golpistas intentando escenificar la excepcionalidad de la intervención de la autonomía, para ellos “País Catalán”, a través del artículo 155 de la Constitución de España, que nunca han acatado. Su intención es darle un carácter excepcional y reducirlo a la mínima expresión, sin presencia de público invitado, ni de medios de comunicación salvo los públicos, por supuesto de la Generalidad TV3, RAC 1, no nacionales. Otra manipulación para acrecentar el victimismo, con la justificación de que oficialmente la intervención seguirá hasta que se forme el Gobierno de la Generalidad y para ello, lo primero es la toma de posesión del Presidente Joaquim Torra. Y esta nunca se debería permitir hasta que cumpliese con la legalidad, la de prometer o jurar acatar la Constitución y su Estatuto de Autonomía refrendado por el Parlamento autonómico y sancionado por el Parlamento español. Es decir, reconocer la jerarquía de las leyes de España y la dependencia de las legitimidades.

No reconocer esto es lo que nos ha llevado a que se planteen legitimidades que no tienen cabida en la Constitución vigente, como es el querer establecer que España es una nación de naciones en una especie de federación de territorios, en los que algunos aspiran a ser independientes. No reconocer lo básico y dejar que aquellos que aspiran a esa independencia sean libres jurídica y personalmente de no acatar la ley, en este caso la Constitución y el propio Estatuto, es poner las condiciones para que se produzcan hechos como los que han sucedido en la autonomía de Cataluña y que pueden extenderse a otras autonomías. La rebelión, la sedición, la desobediencia, la malversación de fondos públicos, la violación de derechos fundamentales de aquellos que no comparten los objetivos independentistas, son solo una consecuencia lógica fruto de la permisividad, de la inacción y de la dejación en el cumplimiento del deber de la defensa de la Constitución y de la legalidad vigente.

El Gobierno de España ha permitido que se vulnere la legalidad, a pesar de las múltiples sentencias de los Altos Tribunales de España, Supremo y Constitucional, Y solo ha actuado cuando era muy real el peligro de desmembramiento de España por la actuación decidida de los sediciosos golpistas. Y ha sido esa actitud remisa y casi cómplice la que ha permitido la huida de varios de los máximos responsables del golpe de Estado y que ahora estemos sufriendo el bochorno y el oprobio de ver cómo nuestro poder judicial es objeto de desdén y de burla por parte de sistemas judiciales extranjeros, de los teóricos “socios” solidarios de una UE que está abocada irremisiblemente al fracaso con este tipo de actitudes.

La noticia de ayer saltó como una bofetada más por parte de la Justicia de Bélgica, que se suma a la de Suiza, Escocia y Alemania, donde el Tribunal Superior del Estado de Schleswig-Holstein, cuestiona los delitos reflejados en la euroorden tramitada por el Tribunal Supremo de España contra el principal golpista y prófugo Carles Puigdemont. En el caso belga, la justificación para la denegación de la extradición a España de los exconsejeros se basa en un supuesto “defecto de forma” de la euroorden al no coincidir los delitos entre esta y la orden de detención emitida a nivel nacional. Una justificación que el juez Pablo Llarena ha rechazado y acusado a esos tribunales de desconocimiento de los procedimientos jurídicos españoles y de la prevalencia del Auto de Procesamiento sobre la orden de detención emitida, cuyo principal objetivo solo consiste en poner al reclamado ante el tribunal que le reclama, sin entrar en el fondo de los delitos imputados, que sí que están ya perfectamente definidos en el Auto de procesamiento en el que se basa la euroorden.

Es realmente vergonzosa la actitud de los tribunales de esos países de la UE que ponen en seria duda la voluntad de ir a una integración que no sea exclusivamente económica. Porque si se legisla en lo fundamental, asumiendo la confianza y respeto por los poderes judiciales de cada país, que reconocen la homologación de los sistemas democráticos de los países que comparten espacios de libre circulación de personas y bienes, es incongruente poner toda serie de trabas, impedimentos y cuestionamientos improcedentes e incluso algo más, a cumplir con algo tan esencial como atender una euroorden de extradición emitida, como en este caso, por el más alto Tribunal de España en temas procesales, el Tribunal Supremo. La actitud de esos tribunales extranjeros es claramente negativa y radicalmente beligerante con el sistema judicial español al inmiscuirse en asuntos que solo competen a un Estado miembro de la UE y del espacio Schengen.

Esta sentencia, que además en el caso belga es ¡¡irrecurrible!!, solo sirve para dar alas a los golpistas fugados y para que puedan alegar persecución política y demás mentiras usadas en su discurso victimista. Cuando su huida ha sido solo eludir cobardemente a la justicia de España para no responder por sus graves delitos que el Tribunal designado del Tribunal Supremo deberá concretar en sentencia cuando se celebre el juicio. Impedir la extradición es colaboración con el golpe de Estado y pone en grave cuestión la voluntad de colaboración entre Estados de la UE y su propio futuro. Y esto el Gobierno de España tiene el deber de hacerlo de una vez patente actuando en consecuencia y amenazando con incumplir estas y otras disposiciones, e incluso plantear realizar referéndums sobre la conveniencia de seguir perteneciendo a este engendro de UE. Nada en la Constitución de España nos obliga a pertenecer a un club donde no solo se nos secuestra la Soberanía, sino que se pisotea y se cuestiona nuestra independencia judicial y nuestra democracia. Es inadmisible.

En este momento siento una profunda decepción y además una ira incontenible por el degradante trato recibido por parte de la justicia de esos países que solo contribuyen y se transforman en cómplices del separatismo. Solo me cabe desear a Bélgica y a esa Confederación Helvética el mismo destino de desmembración de sus respectivos países que ellos nos desean a los españoles y a España protegiendo y amparando a los golpistas catalanes fugados dándoles cobijo.

¡Que pasen un buen día!

Historia de un cabecilla de los CDR
Pablo Planas Libertad Digital 17 Mayo 2018

Si alguien cree que Quim Torra va a acatar la Constitución de los españoles en su toma de posesión, ya puede ir olvidándose de semejante pretensión. Pero es que ni por imperativo legal. Torra no va a ser menos que Puigdemont, cuyo juramento fue el equivalente a una declaración de guerra. En aquella ocasión, enero de 2015, asumió el riesgo la entonces presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, quien, embargada por la emoción, preguntó al presidente investido: "¿Prometéis cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalidad con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament?". "Sí, prometo", respondió él.

Allí no hubo ni Constitución, ni Estatuto, ni bandera nacional ni fotocopia del Rey. La trampa consistió en alegar que Puigdemont ya había prometido respetar la Constitución por escrito y por imperativo legal al recoger su acta de diputado. Cierto. Y a continuación añadía: "Y por expresión democrática de la voluntad ciudadana, aviso que quedo a disposición del nuevo Parlamento, del presidente y del Gobierno de la Generalidad de Cataluña para ejercer la autodeterminación de nuestro pueblo soberano y proclamar el Estado catalán libre y soberano". Todos los diputados de la coalición que formaron convergentes y ERC prometieron lo mismo y en los mismos términos. ¿Qué pasó? Eso paso. La operación Diálogo una semana después.

Así es que este jueves no habrá toma de posesión de Torra sino más de lo mismo, pero en una sala más pequeña, un acto íntimo con la familia, los imprescindibles y los inevitables, como en una vieja boda de penalti. Torra, espíritu cultivado y sensible, está poseído por el espectro de Macià y no quiere canapés ni copichuelas de cava, sino un trance austero y colocar después un lazo amarillo en la balconada de la Diputación, que es como marcan los golpistas el terreno conquistado. En Alemania o el Reino Unido tal situación es impensable. A la que el Torra de Baviera hiciera la más mínima gilipollez le caía la perpetua. Sin embargo, la justicia de Bélgica aduce un defecto de forma en la euroorden del magistrado del Supremo Pablo Llarena para negar la extradición de tres exconsejeros del último Gobierno catalán. No es precisamente improbable que en Schleswig-Holstein y en Escocia sigan el ejemplo belga, cuyo sistema judicial está especializado en proteger a etarras. Por ese lado más vale dejarlo estar. Si el Gobierno de Rajoy no aprecia malversación en lo del 1-O, menos van a apreciar rebelión los jueces y fiscales de terceros.

Un centenar de peligrosos constitucionalistas partidarios del bilingüismo, catedráticos, profesores y maestros disidentes, catalanes y españoles, han enviado una carta a Rajoy en la que suplican al presidente del Gobierno de España que tenga a bien impedir el nombramiento como presidente de la Generalidad catalana de un cabecilla de los Comités de Defensa de la República (CDR) a fin y efecto de paliar la venganza. No ayuda a tranquilizar los ánimos que el funcionario del Gobierno que controlaba el Departamento de Interior de la Generalidad del 155 haya puesto pies en polvorosa. Y mucho menos contribuye a la calma el que Torra se haya declarado partidario de recrear las condiciones atmosféricas apropiadas para que tras la madre de todas las Kristallnacht entren los tanques por la Diagonal. Lamentablemente, demasiado tarde para evitar los paseos por la Arrabassada.

Confirmado. Torra es racista. Un racista de tomo y lomo que como todos los racistas se lleva de puta madre con los negros que tienen pasta y tiene amigos españoles. Un racista viajado. Ojo, dos años en Ginebra que ha estado el payo. No hay discurso o entrevista en la que no nos recuerde que el nacionalismo no se cura viajando, pero el tío es un turista del agit-prop. Tiene amigos del Tea Party que posan con la estelada, se retrata delante de Ferraz (en Madrid, qué osadía) en apoyo del federalista Sánchez para que trasladen el Senado a Barcelona, no paga los peajes de las autopistas de las empresas catalanas en Cataluña porque él y toda su familia son camisas viejas de los CDR de cuando la R era la erre del referéndum para ocupar los colegios y odia a más de la mitad de la población catalana. This is Torra.

Odios y temores
Luis Alejandre larazon 17 Mayo 2018

Obvio repetir las calificaciones y conceptos insultantes vertidos por el recién nombrado Presidente de la Generalitat. Con la boca pequeña tuvo que pedir disculpas el día de su investidura que no pudo borrar un fondo de odio a España y a todo lo que representa. Y no se trata de un advenedizo a la política haciendo méritos. Se trata de una persona con formación intelectual, teóricamente alta, procedente de «Unió» el partido de Duran Lleida que junto a la Convergencia de Pujol, dominaron la vida política –y económica– de Cataluña. Y no ha sido solo él. En sede del Parlament se han escuchado estos días, coincidentes alegatos en los que el odio formaba parte importante del discurso. Parafraseando a un escritor bien conocido en Barcelona, Michael Ignatieff, se ha reivindicado el «honor del guerrero» de padres y abuelos que fueron sojuzgados por España desde 1714 , durante siglos ninguneados, que sirvieron a la benévola Republica del 31 y luego durante el franquismo y la transición, adalides de la lucha eterna por la libertad de su pueblo. A alguno le falló la memoria al no incluir en la amplísima referencia de méritos, pequeñas notas a pie de página como Banca Catalana, el Palau, o el 3%. De estos partidos y de un dirigente que dominó la vida catalana durante décadas, nace la actual clase política. Les había fallado el amplio sistema de mordidas y clientelismo y se arroparon en el odio de su nacionalismo excluyente.

Cuando Ignatieff resumía consternado la cruel guerra de los Balcanes de los noventa, señalaba: «en tres años se había retrocedido los cuatrocientos que separan el final del feudalismo de la aparición de los estados-nación modernos; en tres años había retrocedido la tolerancia y convivencia entre etnias y pueblos». Añadiendo: «nótese el orden causal: primero cae el Estado que está por encima de las partes; luego aparece el miedo; en un segundo momento la paranoia nacionalista y enseguida la guerra». Porque «el nacionalismo crea comunidades del miedo, grupos convencidos de que solo están seguros si se mantienen juntos».

Del odio como semillero de rebelión y del temor, también nos habló Maquiavelo haciendo suya la máxima romana «oderint dum metuant», que el pensador florentino interpreta como «si no puedes ser amado –le dirá al Príncipe en el capítulo XVIII de su conocida obra– debes asegúrate el ser temido». Deja claro que es mejor el concepto dual: ser amado y temido. Pero en caso de colisión debe prevalecer el segundo. «El exceso de clemencia –añade–acarrea muchas veces sufrimiento al pueblo». En versión actual sería lo políticamente correcto, la cesión al chantaje gota a gota, añadiendo «porque los seres humanos son fieles en la abundancia y egoístas en la necesidad; también son perversos y rompen fácilmente los vínculos de gratitud; sin embargo el miedo al castigo nunca les abandona del todo».

Por supuesto la máxima, que puede ser válida políticamente, no es extrapolable a la ética. Me quedo con nuestras Reales Ordenanzas Militares ( Artº 65.) cuando sentencian que «el cabo como jefe más inmediato del soldado se hará querer y respetar de él» precisamente en este orden, contrario al de Maquiavelo.

Me preocupa el momento actual, querido lector. Sé que no podemos llegar a lo mismo, pero hoy estamos más cerca del desastre de Yugoslavia, que hace un año. Para los que vivimos aquello, tenemos claro que fueron minorías nacionalistas las que arrastraron a grandes sectores de su población a la guerra. Aquí no solo las tenemos en Cataluña. En el País Vasco y en Navarra, teóricamente enterradas las hachas, quedan vivas, y bien vivas, las serpientes de parecidos nacionalismos. Por supuesto se llevan bien entre ellos. No hace falta ser un Carod Rovira para entenderlo.

Y una aturdida –¿y cobarde?– Europa, sigue con sus históricas incertidumbres. Las mismas que no supo esgrimir cuando estalló Yugoslavia: «Debo reconocer a Croacia por razones históricas»; «yo a Eslovenia por lengua y cercanía»; «yo a Serbia porque me ha comprado aviones de combate»; «yo necesito una salida al Mediterráneo». Al final, tuvieron que ser otra vez los Estados Unidos, vestidos de bombarderos OTAN, los que cerrasen el conflicto. Y lo cerraron a su manera: dividiendo la empresa en ruinas en varias filiales, a fin de –supuestamente– sanearlas. Igual que en 1918 o en 1945. No hace falta que Rusia intervenga, como insinúa la inteligencia alemana, con sus servicios secretos en elecciones o en animar nacionalismos disolventes: se basta sola Europa, con sus miedos, incapaz de constituirse en potencia sólida, donde no solo prevalezcan libertades y derechos sino también deberes y obligaciones.

Quizás debido a los «baches en mi cadena de ADN», como le dictó su soberbia a Torra, estoy seriamente preocupado.

Defiendes el independentismo y no lo sabes
Javier Caraballo elconfidencial 17 Mayo 2018

Las crónicas de estos días han repetido con increíble pasmo que Quim Torra ha sido elegido el 131º presidente de la Generalitat de Cataluña. Bastaba un somero repaso por los principales periódicos y medios digitales, comenzando por El Confidencial, para comprobar la extraordinaria coincidencia de que en todas las informaciones se destacara ese dato asombroso, aunque solo en algunas, especialmente en medios catalanes, se subrayaba que “Torra es el presidente 131º desde que ocupara el cargo Berenguer de Cruïlles en 1359”.

El detalle es importante porque, dicho así, con el número a secas, 131 presidentes de la Generalitat, puede suceder que alguien no repare en lo importante, que es la fecha a la que se eleva el origen de la nación catalana, casi siglo y medio antes de que Colón descubriera América. Es curioso, pero solo en un periódico vasco se podía encontrar un matiz que en el resto se ignoraba: “El nuevo presidente de la Generalitat es el décimo desde la Segunda República y el 131º, según la numeración soberanista que remonta la existencia de la Generalitat al siglo XIV”.

Este detalle es fundamental, “según la numeración soberanista”, porque ya nos deja claro que no se trata de un hecho histórico, que la Generalitat no existía en el siglo XIV, que todo se debe a la invención independentista, de ahí la relevancia de que en España todo dios repita como papagayos los delirios catalanistas. Y se hace, además, en las mismas informaciones y comentarios en los que se habla del desvarío del independentismo catalán sin reparar en que, de forma subliminal, todos ellos han caído ya en ese mismo delirio. Es decir, que mucho criticar el adoctrinamiento de la educación en Cataluña, la “fábrica de crear independentistas”, que dicen algunos, cuando resulta que todos van repitiendo aquello en lo que se fundamentan las reivindicaciones inventadas de que Cataluña es una nación histórica a la que se le ha arrebatado el Estado.

El origen de esa 'boutade' aceptada sin reparos tiene incluso respaldo legal, porque se incluyó tal cual en el preámbulo del último Estatuto de Autonomía, en el que se dice literalmente que “el pueblo de Cataluña ha mantenido a lo largo de los siglos una vocación constante de autogobierno, encarnada en instituciones propias como la Generalitat, que fue creada en 1359 en las Cortes de Cervera”. Ese es el origen de la mentira, y está en una ley.

Es una mentira doble, porque en 1359 no nació la Generalitat de Cataluña y ni siquiera existía un reino de Cataluña, como correspondería a ese periodo de la Edad Media. Lo que se creó ese año fue la Diputació del General, un organismo destinado a la recaudación de impuestos, y por mucho que el nombre de Generalitat provenga de ahí, es un disparate histórico que solo sirve a la causa independentista decir que fue entonces cuando se designó al primer presidente de Cataluña y que la institución permanece en el tiempo hasta llegar a este Quim Torra.

Por esa misma ‘regla de tres’ de las versiones de la historia, en Asturias, que sí tenía un reino, los presidentes actuales del Principado deberían empezar a contarse desde Don Pelayo, primer monarca del reino, ídolo de los astures. Y en Andalucía, si se quiere, se puede modificar otra vez el Estatuto y comenzar la lista de presidentes de la Junta de Andalucía desde Argantonio, rey de Tartessos, que según los historiadores griegos, que según Heródoto, fue la primera civilización de Occidente, seis siglos antes de que naciera Jesucristo. Y luego va sumando reinos árabes y califas de Al Andalus, que tanta inspiración les provoca a los (afortunadamente) pocos independentistas andaluces. O Castilla y León, que puede exhibir ante el mundo entero la certeza de haber convocado en 1188 las primeras Cortes, pioneras del parlamentarismo de Europa y de cualquier otro continente.

En el disparate, en la manipulación de la historia, en la utilización del pasado, todos los pueblos de España podrían iniciar una carrera interminable, porque cada uno de ellos, en un país con 3.000 años, tendría razones para argumentar su independencia. Pero no ha sido así, ni ha ocurrido nunca así, y nuestra realidad se resume en una confluencia de gentes, de costumbres, de terruño y de paisaje que nos ha hecho comunes y distintos: se llama España. Por eso, ahora que lo estamos pasando mal, ahora que amenazan todo aquello que hemos conseguido, se hace más necesario que nunca que abramos los ojos. Y sin pudor, porque no existe, solo con la razón y con la historia, exijamos a todos nosotros que, por lo menos, no nos hagamos corresponsables y cómplices inconscientes de la mentira independentista.

El héroe de pistola de Quim Torra
Cristina Losada Libertad Digital 17 Mayo 2018

Quim Torra es un admirador de Daniel Cardona. Hace cuatro años, el ahora presidente de la Generalitat escribía que Cardona había sido uno de los "pioneros de la independencia" y ensalzaba su "joven audacia", su "indómita intransigencia" y su "tozuda voluntad de ser cueste lo que cueste". Le entusiasmaba que estuviera "en las antípodas de tantos cosmopolitas perdidos en el espacio sideral y de tantos extremistas de centro, incapaces de entender que haya gente que dedique su vida a un ideal". Y celebraba la recuperación de Cardona y similares personajes como una señal de que "las líneas paralelas del independentismo y el catalanismo se han hecho una sola, más recta, más gruesa, más imparable".

Torra estuvo entre los asistentes destacados a un homenaje que se le rindió a aquella figura negra. Cardona (1890-1943) fue miembro de Estat Català, fundador de Bandera Negra, luego de Nosaltres Sols! y de la clandestina Organización Militar Nosaltres Sols!, integrada en el Partit Nacionalista Català, a su vez integrado en el reconstituido Estat Catalá, y cofundador, ya en el exilio, del Front Nacional de Catalunya. Estuvo implicado en "acciones armadas" y se sospechó que había tenido contactos con la sección extranjera del partido nazi alemán. Cardona no disimulaba su racismo.

En los textos que publicó en diversos periódicos (La Tralla, L’Estat Catalá, Nosaltres Sols) no deja lugar a dudas: "El nacionalismo, que es un hecho natural y tiene una base científica, no debe ni tiene nada que temer de estas falsas teorías que se alzan a su derecha y a su izquierda. La razón de su existencia la debe a la realidad de la Naturaleza, al cumplimiento de las leyes étnicas". "Un cráneo de Ávila no será nunca como uno de la plana de Vic. La Antropología habla más elocuentemente que un cañón del 42", dejó escrito en 1923. No ahorraba elogios a Sabino Arana. El nacionalismo catalán, dijo también, tenía la obligación de "ir contra la degradación de nuestra raza".

Este personaje, y no hemos hecho más que empezar a hablar, es uno de los referentes de Quim Torra. Pero, más que en aquel homenaje explícito, su sintonía con Cardona se deja ver en uno de los artículos que publicó en 2009. Narra ahí que se topa en la calle, en Barcelona, con "grupos de chicos y chicas que hablan en castellano". Una molestia. De que "sales a la calle y nada indica que aquella sea la calle de tus padres y tus abuelos: el castellano avanza implacable, voraz, rapidísimo; abres los diarios y miras la televisión y te hablan de cosas que no tienen nada que ver contigo y con tu mundo". La invasión está por todas partes. Los invasores y la lengua invasora avanzan implacables y destructores. Torra terminaba disculpándose por su pesimismo, debido quizá –decía– a que acababa de asistir a unos partidos de fútbol infantiles: "A una mañana multicultural, diversa, mestiza, de convivencia plural, plurilingüe, cosmopolita, integradora, sostenible y abierta". Ninguno de esos rasgos le complacía.

En cuanto lo leí pensé en Cardona. Porque ese sujeto tiene una pieza en la que bien podría haberse inspirado Torra. El tema es idéntico: los invasores y la lengua invasora en las calles. Las fobias son las mismas. Las anécdotas más numerosas y sabrosas. En aquel entonces, en los periódicos se escribía extensamente. Se publicó en L’Estat Català, la revista que editaba el diputado Francesc Maciá, el 15 de marzo de 1923. El título: "La Ocupació castellana". En el libro de Francisco Caja La raza catalana aparece prácticamente íntegro, traducido al español. De ahí cito.

"Nada más despertarnos, y ya tenemos el enemigo ante nosotros. De él es el primer Dios os guarde. Subimos al tranvía y el cobrador castellano nos pide el importe. A nuestro lado oímos el castellano más cerrao, como si estuviésemos en el barrio madrileño de Lavapiés".

"Vamos al limpiabotas, y es castellano; vamos al barbero, y nos habla castellano. Las barberías barcelonesas son un foco de españolismo. Si hemos de esperar tanda tenemos que pasear nuestros ojos por unos semanarios madrileños –Mundo Gráfico, Nuevo Mundo– donde vemos a los héroes españoles liberados. Cuando os toca el turno os es necesario hablar, con una angustia insufrible, del general Navarro, del sargento Vasallo, de Gaona, de Sánchez Guerra o de la bayadera Granito de Sal…".

"Salimos porque nos sentimos pagesos en nuestra casa. Vamos al banco, y otra vez el castellano. Castellano el ordenanza, castellano el jefe de la sección correspondiente. Vamos a una dirección y la portera es castellana. El noventa por ciento de las porterías de la capitalidad catalana están regidas por castellanos".

"Si el catalán es un devoto cristiano, ya puede ir buscando con tiempo su director espiritual. En los jesuitas campa el castellano como si uno se encontrase en el Café Fornos de Madrid. (...) en el Colegio de San Ignacio es donde se educa a una juventud catalana con un pensamiento irreductiblemente español".

"En castellano típico se habla en los cabarets y music-halls de diversa graduación y clase. El music-hall es una batería que bate continuamente a las huestes catalanas. Allí, la doble y oscura tarea de la desnacionalización. El Paralelo castellano ha matado a más juventud catalana que todas las tierras rifeñas juntas (...) Allí, a uno le dicen ‘príncipe’ y ‘bien mío’ y cosas dulces en castellano. Allí el hombre se siente macho y ajustándose la faja cree ser algo extraordinario al comprobar que se hace con todas unas artistas como la Palillos o la Cartagenera".

"¡Ay de la masía solitaria! ¡Ay del camino trillado que sube la montaña verde y ufana! ¡Ay de la huerta en donde florece el manzano y canta el arroyo de agua cristalina! ¡Nunca más, oh casa pairal, oirás las pisadas firmas de tu hereu! (...) El hereu no volverá. Ahora se ha hecho un hombre. Madrid, el Madrid putrefacto te lo ha matado".

"¡Oh, padres catalanes que no queréis que vuestros hijos se metan en política y les regateáis con esta excusa el permiso para que aporten su esfuerzo a la causa noble de la Patria! ¿No vale más que caigan tendidos por un tiro de broving (sic) que no que caigan por siempre más en este surménage moral y físico?

"Guerra a esta invasión castellana. España nos tiene sometidos como un pueblo conquistado. (...) ¿Qué expoliación más directa que esta mutilación constante del alma de los catalanes?".

"¿No nos tiene sometidos España en una guerra constante y deliberada? ¿No perdemos nosotros, los catalanes, cada día que se levanta el sol, una hueste muerta por el enemigo? ¿Cuándo acabaremos con este alud invasor de catedráticos, de maestros, de oficiales, de capellanes, de tanguistas y bailaoras?"

"La causa de Cataluña no pide ahora políticos. La causa de Cataluña requiere una brownin (sic) en cada bolsillo para hacer que se respete nuestro derecho y nuestra dignidad de catalanes ofendidos por una sumisión vergonzosa".

Esto es para saber de quién y de qué estamos hablando. Es la "joven audacia" de Cardona la que habla. La audacia y la intransigencia que entusiasman a Torra. Este era Cardona. El pionero, el adelantado, el faro y guía, el hombre que dedicaba su vida a un ideal, el maestro que dio una lección, todo ello según Torra. "¡Qué bellísima lección!", exclamó el hoy presidente de la Generalitat en su artículo de homenaje. ¿La lección de que hay que poner una Browning en cada bolsillo, señor Torra?

Rajoy dimite de España
Fran Carrillo okdiario 17 Mayo 2018

Cuesta creerlo. Pero hoy el Gobierno de España es quien sostiene al independentismo catalán. No debieron en Moncloa leer a Burke cuando esgrimió aquella incontestable sentencia que acusaba del triunfo del mal a la dimisión de los hombres buenos. Tampoco pasó por sus estantes las advertencias de Zweig alertando del miedo irracional que promueven entre las asustadas masas los líderes mesiánicos. Conservador como el filósofo irlandés, el presidente prefiere ver los hechos antes que ordenar acciones. Sigue tensando la cuerda de los tiempos antes que liderar conforme a un mandato establecido. Todo lo dejan a Llarena, que está haciendo de Llarena y de Rajoy, pero es el Gobierno central quien debe frenar al gobierno protofascista de Cataluña. Y no parece estar por la labor. Cada investidura en el Parlament constata la apuesta sectaria de un nacionalismo que ha devenido racista en fondo y formas.

La hemeroteca digital separatista es una anécdota en el sentir histórico de un movimiento marcado por el estigma del odio. Las Bases de Manresa consolidaron a fines del XIX la arquitectura supremacista que hoy vemos. En esta nueva Renaixença totalitaria, el nacionalismo se quita las prepotentes caretas que siempre le han caracterizado y que el falso sentido de Estado que nos vendió el pujolismo durante años tuvo escondidas. Su relato atávico, que rebusca en el pasado un supuesto ADN superior, influye en tanta gente porque la contraparte hace mutis por el foro. La exclusión manifestada en el discurso de impostura de Torra no es una escisión en la historia del independentismo de butifarra. Antes incluso que los nazis, ya hubo quién escribió del superhombre catalán, la raza catalana y demás perlas étnicas supremacistas. Así, Pompeu Gener, un publicista barcelonés de principios del XX, decía: “No podemos ser mandados por los que nos son inferiores. Somos catalanistas y no regionalistas porque el regionalismo supone iguales derechos y eso es falso. Como hombres —los catalanes—, valemos más” (‘Herejías’, 1903).

Da miedo. Porque toda limpieza étnica, propia de un sentir ideológico totalitario, empieza por las palabras. Cualquier intención de borrar al disidente siempre ha comenzado con el lenguaje. Una vez normalizado el discurso de hegemonía racial, la acción posterior será un mero cumplimiento del programa político. Agrieta las carnes escuchar a un subordinado del Estado proferir insultos y manifestaciones xenófobas contra la población que ahora tiene que representar. Ese “la república somos todos”, repetido sin cesar por Torra en su kukluxkaniana intervención, en un trasunto versallesco de “El Estado soy yo”, manifiesta que no hay plan fuera de ella en el independentismo. Pero cuando todo es república, nada es república. Se constata, en fin, que vivimos en la política inédita, que supera los estadios de comprensión que la posmodernidad garantizaba. Se les has dado tanto, se les ha permitido tanto, que ahora se sienten legitimados a no renunciar a nada, aunque nada sea lo que debieran conseguir por la vía de la ruptura y la rebelión.

El gobierno, este gobierno, sigue creyendo que podrá apaciguar a los golpistas porque, en su raro proceder, hay un elemento de persuasión que lograrán entender. Pero no hay manera de derrotar al nacionalismo por vía de la seducción. La historia nos dice que las armas o la ley, o la combinación de ambas, acaba por triturar la resistencia del sedicioso. El fascismo se acabó cuando se liquidó a los líderes fascistas, no seduciendo a sus seguidores. El régimen nazi murió definitivamente cuando se detuvo a los líderes que sobrevivieron al asedio de Berlín, no construyendo campañas de tranquilización de masas. Al golpista no se le dan palmadas en el hombro. Se le detiene, se le procesa, se le juzga y se le condena. Pero quien debería tener los redaños de hacerlo ha dimitido de España.

Torra se burla de España, el Rey, Rajoy, Sánchez y Rivera
Pablo Sebastián republica 17 Mayo 2018

De la mayor gravedad es lo que está pasando en España con motivo de la toma de posesión de la presidencia de la Generalitat por Quim Torra. Un fascista que, sin acatar expresamente la Constitución, La Corona y la Ley, quitando la bandera de España y prohibiendo la presencia de miembros del Gobierno español en el acto, se ha convertido en el nuevo presidente de la Generalitat y máximo representante del Estado español en Cataluña.

Y lo ha logrado ante la asombrosa pasividad de los poderes del Estado (que se consuelan con la sola lectura por el secretario general de la Generalitat del decreto de nombramiento de Torra firmado por el Rey y el presidente del Gobierno) y mientras él nuevo mandatario catalán pregonaba a los cuatro vientos que él solo reconoce la legitimidad del Parlament, que su prioridad es la República catalana y que el verdadero presidente de la Generalitat de Cataluña es el prófugo y el golpista Carles Puigdemont, al que ha ofrecido su plena sumisión.

Y semejante esperpento y chulería, que deja en la peor de las evidencias el orden constitucional que el Rey Felipe VI exigió defender al Gobierno de Rajoy en su contundente discurso del 3 de octubre pasado, fue aceptado y consentido sin rechistar por el Jefe del Estado, don Felipe de Borbón, por el presidente Rajoy y por los líderes de la oposición Pedro Sánchez y Albert Rivera.

Cuando lo lógico, democrático y constitucional, visto lo que había declarado previamente Torra, hubiera sido que el ministro de Justicia y notario mayor del Reino, Rafael Catalá, hubiera exigido a Quim Torra por un requerimiento, el expreso acatamiento de la legalidad y la Constitución como condición previa para la validez del decreto real de su nombramiento como presidente de la Generalitat. Y en caso de no aceptar el requerimiento Torra no podría ser investido presidente de la Generalitat.

Pero el rey Felipe VI no quiere volver a dejar en evidencia a Rajoy (como ya ocurrió el 3 de marzo de ahí su insulso discurso de Navidad), y Rajoy ya solo piensa en que el PNV le apruebe los Presupuestos de 2018 para poder estar en Moncloa hasta mediados de 2020.

Y Rivera y Sánchez se han convertido en acólitos complacientes de Rajoy y en cómplices del chantaje del PNV (que incluye concesiones a presos de ETA como ayer se descubrió) y de la negativa de Rajoy a recurrir, desde el Gobierno y ante el TC, la delegación del voto en la investidura de Comin y Puigdemont.

Y el peor de todos ellos es Rivera que dice defender lo contrario de todo lo que acepta y se traga al servicio de Rajoy, para que el PNV no le estropee a Rajoy su presidencia hasta 2020 y a Cs su calendario electoral ideal, lo que constituye otra vergüenza nacional.

A partir de ahora y con Torra en la Generalitat nos esperan días gloriosos de circo catalán y continuo agravio constitucional. El que Rajoy dice ahora a Sánchez y Rivera que él controlará con la amenaza de un nuevo 155. Pero eso sí una vez que PNV y C´s le aprueben los Presupuestos de 2018 y él se relaje convencido de que permanecerá en Moncloa hasta 2020 y que en los dos años que le quedan de presidente ningún juez se atreverá a volverle a llamar a declarar por la múltiple corrupción del PP que no cesa de manar.

Y claro, si los máximos representantes del Estado se dejan burlar por Torra como lo vimos ayer, se entiende que la Justicia de Bélgica y Alemania no se tomen en serio las confusas y erráticas euroórdenes del juez Llarena en sus hasta ahora fallidos procedimientos de extradición.

Señor Rajoy
David R.  latribunadelpaisvasco.com 17 Mayo 2018

Los presidentes, tras ejercer su democrático mandato, pasan a ocupar páginas de la historia, páginas más brillantes o más oscuras; usted ya ha entrado en ellas, pero en las peores de la actual democracia española, y no solo como un presidente pusilánime y dubitativo, que se sienta a observar cómo pasan los grandes problemas de la sociedad, sin ser capaz de enfrentarse a ellos con la suficiente capacidad, premura y decisión.

Usted pasa a las más oscuras páginas de nuestra historia como el Presidente que toleró la fractura de España a manos de unos delincuentes racistas catalanes, a los que no sólo dejó hacer lo que quisieron, sino que incluso financió con el dinero de todos los españoles. Deje de destruir, váyase a Galicia, a Santa Pola, o a donde sea, pero no siga haciendo daño.

Es curioso que en su particular maratón de destrucción, todos observemos cómo ya no le quieren ni la mayoría de los militantes de su partido, que ya le están abandonando, hartos, cansados y asustados. ¿De qué se trata? ¿Únicamente de ganar elecciones? ¿y España y los españoles? En 1966, el sociólogo Otto Kirchheimer desarrolló el concepto de "Catch all Party" (Partido atrápalo-todo) referido a aquellos partidos que más allá del programa o las ideas tienen como objetivo prioritario conseguir el máximo número de votantes. Medio siglo después, usted a inventado el "Destroy Party" (Partido Destructor), que además de centrarse en ganar elecciones, a su paso, como el caballo de Atila, arrasa, incluso a sí mismo.

Mientras tanto, en Cataluña asistimos a la elevación del esperpento hasta cotas difíciles de concebir y entender. La realidad supera la imaginación, y la distorsión es tan grande que se está llevando a cabo un nuevo "constructo", en planos de realidad paralelos, cuya virtualidad depende en gran medida del nivel de aceptación de una parte de la sociedad catalana, que está enferma, y de otra parte del recorrido espacio-temporal que el Gobierno de España permita.

Con un presidente títere teledirigido desde 1.864 kilómetros de distancia (el racista Torra) que concluye su discurso de investidura con un alegato a la República Independiente de Cataluña... teniendo por respuesta la mano tendida del Sr. Rajoy.

Pero al que se le permite que controle una fuerza armada de 17.000 hombres y mujeres que ya han demostrado su deslealtad al ordenamiento jurídico español. De un sistema educativo que es el instrumento básico de adoctrinamiento del secesionismo catalán, en el que se ha instalado el supremacismo, y los niños son rehenes de la mentira y han perdido el derecho a una educación de calidad en el idioma de los españoles.

Hay que hablar catalán porque somos diferentes, y somos diferentes porque hablamos catalán, no como ellos; viene de lejos la maniobra, viene desde la Transición y fue rematada con la Segunda Ley de normalización lingüística de 1998, tan de lejos que ha calado demasiado, y ahora todo está empapado, y el que no sabe o no quiere nadar se ahoga en las putrefactas aguas del supremacismo racista, seguro que alguno de estos sujetos estará pensando seriamente en medir parámetros antropométricos.

Sabido es que lo que ha ocurrido en Cataluña ya se puede recordar y escribir, con una mezcla de pena, rabia y asombro. La sociedad catalana está rota, completamente fracturada con una herida de la que ya mana violencia, y por cuyos recovecos se cuelan los virus y las bacterias del populismo; los demagogos han venido para quedarse.

Este pseudo-presidente (El Quim) también va a controlar la más poderosa y costosa maquina de publicidad que existe en Occidente desde los tiempos de III Reich, la televisión y radio de la Generalitat. El altavoz más potente y penetrante.

La nación catalana no existe, nunca existió, por eso es imperativo construirla utilizando para ello todos los recursos disponibles; la perturbada mente de los secesionistas no es capaz de imaginar idea más prometedora, vale la pena vivir por ella y para ella, arrastrando a las próximas generaciones, que merecen esa arcadia feliz, y que son el cemento base de su futuro y pervivencia. El proyecto es tan grande que merece muchos esfuerzos; que son 4.000 empresas menos si la causa es justa; qué importa el dinero si no es mío, si es el dinero de las bestias; y si además, la causa genera comunión, su razón se torna salvificadora, es la sublimación de la perfección frente a la barbarie de las bestias españolas, que adolecen de evidentes defectos genéticos en su ADN.

El Sr. Rajoy, no sabemos si con alto o bajo nivel de pasmo, pero con una parsimonia que ya es comentario en todos los foros, observa el desastre. En Europa empiezan a saltar alarmas. Pero el Sr. Rajoy está a otra cosa.

El mismo que en el País Vasco ha llevado a término una política de pactos con el otro nacionalismo periférico, el del ultra-racista Sabino Arana, el del PNV. A cambio de unos presupuestos y un muy discutido cálculo del Cupo en el marco del anacrónico Concierto (que nadie se atreve a explicar con detalle y cifras, porque son impresentables). El Sr. Rajoy, que a cambio de dinero ha puesto encima de la mesa a los presos de ETA y la modificación de la política penitenciaria.

Y Sr. Rajoy, no me diga que no es cierto, porque basta con visitar estos días la cárcel de Martutene (San Sebastián), hablar con los funcionarios y con los presos que allí cumplen condenas menores, para saber, como ya saben ellos, que van a ser dispersados para realojar a presos de ETA.

Sr. Rajoy, por dinero está haciendo, con el PNV, algo de extrema gravedad contra todos los españoles, pero muy especialmente contra todas las víctimas de ése monstruo que ha sido ETA y la no desaparecida Izquierda Abertzale. Esta acercando a los presos de ETA.

Mientras pasea muchos kilómetros, en Cataluña se avecina un calendario infernal, un verano tórrido plagado de incidentes, el verano de la vergüenza, porque va a ser intolerable tener que tolerarlo. Nunca una nación fue tan sistemáticamente insultada, con tal intensidad, en tan poco tiempo. Los españoles no nos merecemos esto.

En ninguna democracia occidental un racista confeso como "El Quim" podría ser ni presidente de un club de futbol de tercera. Aquí se le tiende la mano para que escupa más agusto su veneno.

La sociedad está harta y cansada, una sociedad que según el último CIS (abril) esta prácticamente más preocupada por la situación política que por la económica, teniendo como primera preocupación el paro, pero como segunda la corrupción y siendo la tercera la política y los políticos. Una sociedad batiendo records de desmovilización y desencanto, con demasiadas razones para ello.

Es una situación que afecta al buen funcionamiento de la democracia.

El nacionalismo catalán está preparado, desafiante nos apunta con una pistola cargada, en cuya recámara hay alojado un cartucho de grueso calibre presto a ser percutido; en ése cartucho la bala tiene gravada una inscripción: "elecciones".

Sr. Rajoy, cuando se vaya, o le echen, el daño ya estará hecho. Pero está a tiempo de no seguir alimentando el agujero negro, que como es sabido se caracteriza por tener un "horizonte de sucesos", la frontera más allá de la cual es imposible regresar. El horizonte no se encuentra marcado por ninguna señal en particular, simplemente, está ahí. Las malas noticias solo llegan después; quienquiera que lo atraviese únicamente podrá caer, caer y caer, hacia una profunda oscuridad.

Rajoy mintió a las víctimas de ETA
Marcello republica 17 Mayo 2018

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha mentido con descarado a las víctimas de ETA cuando el pasado día 8 de mayo, con motivo del anunció de disolución de la banda terrorista, el presidente declaró de forma solemne en la Moncloa que no hará ningún tipo de concesión a ETA, y lo mismo reiteró dos días después ante los representantes de las asociaciones de víctimas del terrorismo.

Pues bien, a la vista de lo publicado este jueves 17 de mayo por El País parece claro que Rajoy prepara traslado de presos de ETA al País Vasco desde antes, incluso, que la banda anunciara su disolución y como una nueva concesión del Gobierno de España al PNV para que este partido le diera al Gobierno de Rajoy su apoyo a los Presupuestos de 2018.

Lo que falta por saber es si Albert Rivera conocía los movimientos de Rajoy con los presos de ETA y los aprobaba, o si también fue engañado por el presidente del Gobierno. Porque si Rivera fue engañado está claro que por ello y otros motivos (cupo vasco y exigencias del PNV en relación con la retirada del 155 de Cataluña) C´s debería de retirar su apoyo a los famosos Presupuestos de 2018.

Presupuestos por los que Rajoy está dispuesto a pagar, en soberanía nacional española, dinero e incluso con concesiones a ETA, lo que haga falta con tal de poder aprobar las Cuentas Públicas de 2018 para poder continuar en la Moncloa hasta el año 2020.

El diario El País dice que Instituciones Penitenciarias (un organismo dependiente del Gobierno) envió a primeros del pasado mes de febrero un correo confidencial a los directores de cárceles donde hay presos de ETA pidiéndoles información sobre los niveles de aceptación de los presos enfermos de ‘las vías legales facilitadoras de su reinserción’. El mensaje exigía una respuesta urgente antes del 26 de febrero.

En ese tiempo Rajoy negociaba con el PNV su apoyo a los Presupuestos y era público y notorio que el lehendakari vasco Iñigo Urkullu exigía a Rajoy concesiones en el ámbito de los presos de ETA, y llegó a decir que ‘Rajoy era muy receptivo y sensible a ese problema’. Por lo que no hace falta ser un lince para entender que Rajoy, aunque no lo pusiera por escrito, ya había aceptado la condición de Urkullu de acercar los presos de ETA al País Vasco.

De manera que estamos ante otro lamentable episodio del desgobierno y mentiras de Rajoy amén del desastre de sus Ministros (de Justicia, Interior y Exteriores) y de la falta de firmeza y contundencia ante el desafío independentista catalán.

Y ¿será cómplice de todo ello Albert Rivera porque los Presupuestos de 2018, cuyos pactos con el PNV huelen que apestan, favorecen a C´s de cara al futuro calendario electoral? Si eso es así Rajoy, con la bendición de Rivera, tendrá derecho de hacer lo que le de la gana con ETA aunque el engaño y mofa a las víctimas de la banda no lo podrá ocultar.

'President' provisional, corrupción permanente
Carlos Jiménez Villarejo cronicaglobal 17 Mayo 2018

El nuevo president de la Generalitat, por más provisional que sea, está obligado a conocer el bagaje delictivo del partido que, aunque haya cambiado de nombre, lo ha encumbrado a tan alta instancia pese a sus escasos méritos personales. Hablamos de Convergència Democràtica de Catalunya, ahora PDeCAT.

La historia delictiva de dicha formación, como debe saber, es muy antigua pues se remonta a Banca Catalana, cuando su partido ya exaltaba los sentimientos nacionalistas para ocultar sus culpas. Pero fue acentuándose con el tiempo hasta un presente, aún pendiente de varias causas penales por corrupción. La situación se agravó desde la declaración autoinculpatoria de Jordi Pujol del 25 de julio de 2014 sobre su actividad defraudatoria desde 1980 --nada menos que 34 años-- y la causa penal incoada contra él mismo, su esposa Marta Ferrusola y sus hijos.

Precisamente ante estos hechos y la realidad creciente de la corrupción, consideramos necesario hacer un balance judicial de la misma para ilustrar al president y a la ciudadanía con una imagen aproximada de conductas que, si bien no están plenamente explicitadas, reflejan cómo la derecha nacionalista catalana --fundamentalmente CDC-- ha gobernado con evidente abuso de poder, una completa ausencia de ética pública y una desmedida codicia. Ahora, pretenden la independencia de Cataluña para, entre otros fines, conseguir su impunidad, como ya se acordaba, bajo la fórmula de la “anulación del proceso”, en el artículo 79.4 en la abiertamente ilegal Ley 20/2017 del Parlament, del 7 de septiembre de dicho año. Pueden estar seguros de que no la obtendrán.

Nos parece oportuno referirnos a dos antecedentes, necesarios para comprender el tratamiento institucional de apoyo que el Gobierno del Estado (PSOE) prestó a la corrupción de los gobiernos de Pujol y que el president desearía ocultar.

Convertise en millonario con 55 años, ¿Cómo? Miguel, de 55 años, lleva casado veintisiete años y tiene dos hijos de 22 y 25. Hasta el 23 de octubre de 2016 era soldador en una empresa de construcción, con un sueldo de 1.200 € al mes. Desde el 24 de octubre trabaja desde casa, ganando al mes una cantidad variable, pero nunca inferior a 5.000 € Haz click para leer este contenido

1. Lluís Prenafeta, precisamente su maestro a través de la Fundació Catalunya Oberta, fue investigado por la Fiscalía en 1990 por razón de su incompatibilidad como consejero de Iberia de Seguros con el cargo de secretario general de Presidencia, asesorado por Piqué Vidal. El fiscal general del Estado prohibió el ejercicio de acciones penales. Denunciado por particulares ante los juzgados de instrucción de Barcelona, el caso, con el asesoramiento del letrado Piqué Vidal, fue archivado por el juez Pascual Estevill. Luego, este juez fue propuesto por CiU como vocal del Consejo General del Poder Judicial.

2. En el caso CARIC (Comisión de Ayuda a la Reconversión Industrial de Cataluña), investigado por la Fiscalía, por un delito de malversación de caudales públicos, el fiscal general también prohibió el ejercicio de acciones penales contra los responsables del mismo que, entre otros, eran once consejeros de los gobiernos de Pujol.

3. Proceso contra el magistrado Lluís Pascual Estevill y Joan Piqué Vidal --letrado de Jordi Pujol en el proceso por la quiebra de Banca Catalana-- y otros, por delitos de detención ilegal, cohecho, falsedades y demás. Se dictó sentencia condenatoria.

4. Proceso por la trama de corrupción y fraude fiscal en la Delegación de Hacienda de Barcelona. Sentencia condenatoria firme. Por delitos, fundamentalmente, de prevaricación, cohecho y falsedad documental. Los condenados fueron, entre otros, José Luis Núñez i Clemente y Sánchez Carreté (asesor fiscal durante muchos años de Jordi Pujol Soley).

5. Proceso y condena, ya firme, en el caso Turisme de Catalunya (Unió Democràtica de Catalunya). Por un delito de malversación de caudales públicos.

6. Proceso por el caso Adigsa (CiU). Es la primera causa que se incoó a raíz de la afortunada denuncia del president Maragall sobre el "problema" del cobro ilegal del 3% por CiU en los contratos públicos. Adigsa era la sociedad Administració, Promoció i Gestió S.A., empresa pública dedicada a la promoción de viviendas sociales públicas. En las fechas de los hechos, fundamentalmente 2003, su consejero delegado era Josep Antoni Fontdevila Nadal. Desde el ámbito de sus competencias, realizaron conductas delictivas que motivaron que la Sección 22 de la Audiencia de Barcelona, el pasado 19/7/2017, dictara sentencia condenatoria por los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad documental contra dicho consejero delegado y seis acusados más.

7. Proceso y condena, ya firme, por el caso Pallerols. Unió Democràtica de Catalunya​ fue condenada como "partícipe a título lucrativo". Delitos de fraude de subvenciones, malversación de caudales públicos y falsedad documental.

8. Proceso y condena, igualmente firme, por el caso Ferrocarrils de la Generalitat por delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

9. Proceso por el expolio del Palau de la Música, contra Fèlix Millet, Jordi Montull y, entre otros, Daniel Osàcar (tesorero de CDC). La sentencia de la Sección Décima de la Audiencia de Barcelona se publicó el 29 de diciembre de 2017. En ella se condena a CDC como partícipe a título lucrativo por haber obtenido delictivamente 6.676.105 euros. Conducta que resulta “palmariamente acreditada” en el apartado Décimo Primero de los Hechos Probados bajo el título "Relaciones entre el Palau de la Música, Ferrovial-Agroman y Convergència Democràtica de Catalunya”. Osàcar fue condenado por un delito de tráfico de influencias y otros dos de blanqueo de capitales y de falsedad documental. Por ello, en el apartado 13 de las condenas, se acuerda el comiso de dicha ilícita ganancia. Lo que ha determinado que se acordase el embargo judicial de varias sedes de Convergència Democràtica de Catalunya.

10. El proceso contra el exalcalde del PSC de Santa Coloma de Gramenet, Prenafeta y Alavedra, pilares del pujolismo, y otros, por el caso Pretoria. Formulada acusación fiscal contra los exconsejeros de Pujol por los delitos de tráfico de influencias y blanqueo de capitales. Juicio oral celebrado, pendiente de publicarse la sentencia.

11. Proceso, en fase de instrucción, en el Juzgado número 3 de Reus, por el caso Innova, contra ex altos cargos del Departament de Salud del Gobierno de CiU, presidido por Artur Mas, y del Ayuntamiento de Reus. La Fiscalía solicita penas de prisión --entre 8 y 10 años-- para los principales acusados de la pieza principal, que investiga contratos y pagos ilegales hechos desde el Ayuntamiento de Reus a altos cargos sanitarios. Entre ellos, se encuentran el exalcalde de la ciudad Lluís Miquel Pérez (PSC), el exdirector de Innova Josep Prat y Carles Manté, exdirector del Servei Català de la Salut (CatSalut). La acusación, en esta pieza separada, es por los delitos de prevaricación, falsedad documental, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias.

12. Proceso contra altos cargos de la Associació Catalana de Municipis (CiU). Se dictó sentencia condenatoria por la Sección 21 de la Audiencia de Barcelona el 18 de octubre de 2017 por los delitos de malversación de caudales públicos y falsedad documental contra Josep Maria Matas y Francesc Xavier Solà.

13. Proceso contra el exalcalde de Lloret de Mar y exdiputado de CiU Xavier Crespo Llobet. Condenado por el TSJC el 5 de noviembre de 2015 por delitos de prevaricación y cohecho a la pena de inhabilitación especial.

14. Proceso contra altos cargos de la Agencia Catalana del Agua (CiU). Contra quien fuera su gerente, Joan Lluís Quer, por delitos de malversación de caudales públicos y otros por adjudicaciones presuntamente ilegales. Aún en fase de instrucción.

15. En el Juzgado de Instrucción número 1 de El Vendrell se produjeron actuaciones, registros y detenciones relacionadas con el cobro del ya famoso 3% por miembros de CDC, por las adjudicaciones de obras públicas. Posteriormente, el Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional, desde el 18 de abril 2018, ha asumido la competencia para continuar la investigación. Según la AN, los hechos investigados podrían constituir “delitos de financiación ilegal de partido político, blanqueo de capitales, prevaricación, cohecho, malversación de caudales públicos, fraude contra la administración, alteración de precios en concursos y subastas públicas, tráfico de influencias y falsedad en documentos mercantiles”.

Estas son las causas contra la familia Pujol:
16. Juzgado Central número 5. Diligencias Previas 141/2012, contra Jordi Pujol Soley, Marta Ferrusola Lladós, Jordi, Pere, Marta, Josep, Oleguer y Mireia Pujol Ferrusola y Mercé Gironés Riera, por delitos de fraude fiscal, blanqueo de capitales y falsedad documental. Solo un dato. En este proceso consta que en el año 2000 Pujol Jr. abrió una cuenta corriente en la Banca Reig de Andorra con un importe de 307 millones de pesetas. Nada más y nada menos.

17. Procedimiento Jurado 3/14-A contra Oriol Pujol Ferrusola y otros por cohecho y falsedad documental (caso ITV). Pendiente de juicio oral.

Eran justas las conclusiones de ICV en la comisión de investigación del Parlament conocida como del caso Pujol: "Durante los años de gobierno de Jordi Pujol se adoptó una actitud tolerante, cuando no cómplice o encubridora, respecto de las irregularidades o mala praxis [...] que afectaban a personas relevantes de la coalición gobernante".

Ante esta realidad indiscutible, el llamado president debería reconocer sin reserva alguna, en primer lugar, la plena legitimidad y necesidad del poder judicial para conocer y perseguir no solo la corrupción sino cualquier clase de violación de los derechos, valores y leyes democráticas. Igualmente, su compromiso con las instituciones del Estado español, incluidos los jueces y tribunales, y con todos los ciudadanos de Cataluña, de no adoptar decisiones que representen la ruptura de Cataluña con el actual marco constitucional. En otro caso, ahí estará el poder judicial.

La Guardia Civil interviene los bienes de más de 50 etarras para indemnizar a las víctimas
Según explica el Ministerio del Interior, son condenados tanto por atentados terroristas como por acciones de 'kale borroka', que tienen pendientes deudas contraídas con el Estado
El Confidencial 17 Mayo 2018

La Guardia Civil, en colaboración con la Audiencia Nacional, está desarrollando una operación para intervenir numerosos bienes muebles e inmuebles propiedad de más de cincuenta personas condenadas por diferentes delitos de terrorismo relacionados con ETA. Entre esas personas hay varios históricos de ETA, como Idoia López Riaño, conocida como 'La Tigresa', en libertad desde 2017 tras 23 años presa; Mercedes Galdós Arzuaga, 'Bitxori', exintegrante del 'comando Nafarroa' y libre desde 2005 tras cumplir 19 años de prisión o Enrique Letona, libre desde 2004, informaron fuentes de la investigación.

Según explicó el Ministerio del Interior, se trata de condenados tanto por atentados terroristas como por acciones de 'kale borroka', que tienen pendientes deudas contraídas con el Estado por el pago de responsabilidades civiles, y que ascenderían a más de ocho millones de euros. En el marco de esta operación, denominada 'Zerga' (impuesto en euskera), que continua abierta, fueron bloqueadas y embargadas más de 45 cuentas bancarias de diferentes entidades financieras, se identificaron catorce propiedades inmobiliarias pertenecientes a los condenados y se interveno sobre una treintena de nóminas, que serán retenidas en la parte que supere el salario mínimo interprofesional.

La Guardia Civil se incautó de un vehículo Toyota RAV4 propiedad de Roberto Carlos Vecino Santamaría, que estaba aparcado en el polígono industrial Beurko de Barakaldo (Bizkaia), y también retiró en el boulevard de Salburua, en Vitoria, una furgoneta blanca propiedad de un condenado por terrorismo en respuesta a una orden judicial para proceder a indemnizar a las víctimas, según confirmaron fuentes de la Delegación del Gobierno en el País Vasco. El Ministerio del Interior difundió un comunicado en el que informa de que entre los investigados en esta operación se encuentran al menos 10 miembros de ETA, entre ellos algunos históricos activistas de la banda, y más de 40 responsables de acciones de violencia callejera, constitutivas también de acciones terroristas al formar parte de la estrategia diseñada por la banda.

Las investigaciones, desarrolladas durante el último año, permitieron comprobar que numerosos miembros de ETA y su entorno, a pesar de no haber satisfecho las deudas económicas contraídas, eran titulares de bienes o desarrollaban actividades laborales y económicas sin que realizaran acción alguna para satisfacer esas obligaciones. La Guardia Civil retiró de la vía pública un total de cuatro vehículos, entre ellos una autocaravana embargada, y actuó sobre catorce propiedades inmobiliarias, la mayoría viviendas, pero también locales comerciales y plazas de aparcamiento, en Guipúzcoa, Vizcaya, Álava, Navarra y La Rioja.

El Servicio Común de Ejecutorias de la Audiencia Nacional emitió escritos dirigidos a los respectivos registros de la propiedad para que procedan a hacer el apunte correspondiente para impedir la venta o transmisión de estas propiedades si no se procede previamente al pago de la deuda. El Ministerio señaló en el comunicado que esta operación pone de manifiesto que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tras el anuncio de ETA de su disolución, seguirán trabajando para que los terroristas salden sus deudas con la Justicia, "sean estas del tipo que sean, incluidas las económicas", por lo que seguirán investigando para localizar y detener a los terroristas con causas pendientes

El último gesto del Ayuntamiento de Pamplona a favor del nacionalismo
El Consistorio convoca una plaza de abogado con el único mérito de saber euskera
Pablo Ojer ABC 17 Mayo 2018

Ayer, a media mañana, la portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, pedía «que se diga un solo caso en que en esta Comunidad a alguien le haya impedido el hecho de no ser euskaldun desarrollar su derecho civil». En la misma comparecencia, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, expresaba que «nos gustaría que se demostrara con hechos que se está impidiendo la igualdad de acceso a la función pública».

Diez minutos de reloj antes de estas declaraciones, el Ayuntamiento de Pamplona emitía una nota de prensa en la que se anunciaba la convocatoria de pruebas selectivas para la contratación temporal del puesto de Licenciado en Derecho. La prueba consiste en un examen tipo test que tendrá una valoración máxima de 50 puntos, aunque bastará con obtener 25 para aprobar el examen. Después de hacer la prueba viene el momento de tener en cuenta los méritos que inclinarán la balanza hacia unas personas u otras.

El interesado en optar a esta plaza ya puede ser doctor en Derecho, experiencia en las instituciones más prestigiosas o tener todos los máster que haya podido hacer, que no le valdrán de nada. El único mérito que se valorará para sumar puntos será tener conocimientos de euskera. Y nada menos que 8 puntos si se tiene un nivel B2 y 10 si el nivel es C1. Es decir, un euskaldún que obtenga 41 puntos en el examen, lo que viene a ser un 8,4 de nota, quitará el puesto al no euskaldún que haya obtenido un 10. Vale más saber euskera que los máximos conocimientos de Derecho.

La prueba
Diez minutos antes de pedir pruebas, el Gobierno de Uxue Barkos ya las tenía sobre la mesa. «Siendo esta convocatoria municipal y dependiendo de un Ayuntamiento en donde gobierna el partido de la presidenta Barkos en coalición con otros grupos políticos, bien sirva este ejemplo para ver el nivel de imposición y marginación que sufre la inmensa mayoría de la ciudadanía de Pamplona y de Navarra que quiere acceder a un puesto público de trabajo y no habla el euskera, así como la falta de rigor de la propia presidenta Barkos», respondía la portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Pamplona, Maite Esporrín, a la petición de las consejeras del Gobierno de Uxue Barkos.

Los socialistas recordaron que ellos mismos fueron impulsores de la Ordenanza Municipal del Euskera, pero se mostraron contrarios «a la interpretación excluyente y discriminatoria que el alcalde Asiron (Bildu) y los grupos políticos que le apoyan están haciendo de la misma, en claro perjuicio de la mayoría ciudadana».

Los 'mossos españolistas' piden a Rajoy que no los deje solos porque temen represalias
Los 200 agentes autonómicos que reclaman al Gobierno poder pasar a la Policía Nacional consideran que están ante una objeción de conciencia: "Yo me hice policía para cumplir la ley"
Roberto R. Ballesteros elconfidencial 17 Mayo 2018

Un portavoz del denominado Colectivo Pasarela, el grupo formado por más de 200 'mossos' que reclaman al Gobierno poder pasar a la Policía Nacional, ha dado la voz de alarma ante El Confidencial. El agente, que prefiere mantenerse en el anonimato por temor a sufrir represalias, aseguró que si Moncloa no sigue de cerca las decisiones que ahora comienza a tomar el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y vigila si debe seguir aplicando el artículo 155 de la Constitución española, los que saldrán peor parados serán los policías autonómicos.

"Lo que no pueden hacer es dejarnos solos; si no los supervisan, muchos agentes van a caer", aventura el mencionado representante del grupo de funcionarios, que prevé una nueva lluvia de sanciones a quienes no obedezcan a ciegas a los nuevos mandos que ponga el futuro Govern. "Habrá muchas repercusiones, porque ellos te expedientan y te comes ese expediente", sentencia el portavoz del colectivo, que el pasado miércoles se reunió con representantes de la comisión de Interior del Partido Popular en el Congreso y que también ha mantenido encuentros con Ciudadanos. "Ambos dicen que nos comprenden, pero también que no es fácil regular la pasarela a las fuerzas de seguridad", añade el 'mosso', visiblemente preocupado por la posible vuelta a la situación previa al 155.

"Esto en realidad es una objeción de conciencia; tu jefe te dice que no cumplas la ley, pero yo me hice poli precisamente para cumplirla", subraya el agente, con mucho cuidado de no revelar dato alguno que permita a su entorno identificarle. "Estoy seguro de que nos van a volver a poner en la misma tesitura, porque van a intentar caminar de nuevo sobre la delgada línea de la ilegalidad, como han hecho hasta ahora", agrega el 'mosso'. "Alquien que manifiesta que no va a cumplir con la legalidad, cómo va a dirigir la policía", se pregunta el portavoz del colectivo, quien insiste en destacar cuál es su cometido. "Yo soy policía y la policía cumple la ley", reitera.

El agente defiende que el Ministerio del Interior regule por fin la pasarela que contempla la Ley de Personal de la Policía Nacional con el fin de que los 'mossos' que lo soliciten puedan acceder a la corporación. Quieren de este modo poder acceder a plazas en todo el territorio nacional y alegan que tienen derecho a ello por el principio de libertad de movimiento por todo el territorio nacional. Argumentan además que en ocasiones sus familias se encuentran a cientos de kilómetros y que deben poder acercarse a ellas.

El portavoz del colectivo entiende que el clima tras la entrada de Quim Torra puede parecerse al que había antes de la aplicación del 155, aunque matiza que no cree que sea tan explícito, sino algo más sibilino. "Supongo que los jefes no serán como Josep Lluís Trapero, serán más cautos, porque saben lo que les puede pasar, que pueden ser investigados por delitos muy graves", sostiene el representante de estos más de 200 'mossos'. Asegura también, sin embargo, que algunos mandos que fueron desplazados con la aplicación del 155 ya están jactándose de que pueden volver.

Este jueves, de momento, el nuevo presidente de la Generalitat vetó la presencia del Gobierno central a su toma de posesión. Negó que asistieran ni la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ni el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, máximos responsables del poder político en Cataluña tras la entrada en vigor del artículo 155. De hecho, ningún representante del Gobierno de España acudió a la cita, según fuentes de Moncloa, porque "desde la Generalitat" han intentado poner al Ejecutivo al nivel de una delegación gubernamental, cosa que no ha sido aceptada por Rajoy. "El Gobierno considera que el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución", insisten las mismas fuentes.

Una vez tomen posesión todos los 'consellers' que nombre Torra, el Gobierno central levantará la vigencia del 155 y la Generalitat recuperará su autogobierno. No así la intervención económica que ordenó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que continuará mientras siga viva la desconfianza institucional entre ambas partes. En cualquier caso, si el clima de tensión prosigue —cosa perfectamente posible con Torra al frente—, tampoco es descartable que vuelva a aplicarse el 155.

ANTE EL TSJC
VOX se querella contra Torra y pide su inhabilitación inmediata
La Gaceta  17 Mayo 2018

Por presuntos delitos de encubrimiento, conspiración para la rebelión y odio en sus declaraciones tras la investidura y por su participación directa en el 1-O.

VOX ha interpuesto una querella criminal ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra el recién elegido presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, por presuntos delitos de encubrimiento, conspiración para la rebelión y odio en sus declaraciones antes y después de la investidura.

Según la formación, en sus manifestaciones muestra estar dispuesto a “continuar con el golpe de Estado llevado a cabo por el prófugo Carles Puigdemont y su procesado gobierno autonómico” y por su participación directa en el 1 de octubre.

Los hechos cometidos por Quim Torra, a juicio de VOX, incurren en los referidos delitos. “Ha quedado patente su intención de continuar desde la presidencia de la Generalitat con los mismos objetivos del golpe de Estado del 1 y 27 del octubre pasado, actuando como eficaz testaferro del procesado huido de la Justicia Puigdemont”, dice.

En su querella, solicita con carácter urgente la inhabilitación de Quim Torra y la retirada del pasaporte para evitar una huida de España.

“Desde su propio discurso de investidura Torra ha aceptado llevar a cabo los fines golpistas del 1-O para la proclamación de una república independiente en Cataluña, vulnerando así los principios del Estado de derecho e hiriendo gravemente a la unidad de España”, ha explicado Javier Ortega en relación con el delito de conspiración para la rebelión. “En relación con el delito de encubrimiento, se ha convertido en el testaferro directo de quien va a ocupar realmente la Presidencia, que es el prófugo Puigdemont, que se encuentra en Alemania y a quien ha rendido pleitesía”, ha añadido.

“La provocación al odio la ha cometido al verter contra los españoles proclamaciones de carácter supremacista, xenófobo, racista y vejatorio”, ha dicho.

En cuanto al tribunal competente, ha señalado que, según el Estatuto de Cataluña, la querella debe presentarse ante el TSJC, sin perjuicio de que esta pueda inhibirse, por conexión de hechos o delitos, a favor del Supremo, para que el procedimiento se una a la causa seguida en este tribunal por el “procés”. La querella ha entrado en el registro del TSJC y está pendiente para su admisión a trámite.


A CUENTA DE DON PELAYO
La lección de historia de Pérez Reverte a un senador de Compromís
La Gaceta  17 Mayo 2018

El escritor había protagonizado un sonoro enfrentamiento en redes sociales con Carles Mulet.

Arturo Pérez Reverte ha difundido este fin de semana un artículo como respuesta a Carlos Mulet. El senador de Compromís tachó de “mito del franquismo” a Don Pelayo y el escritor ironizó en redes sociales al comparar al parlamentario nacionalista con el senador romano Marco Tulio Cicerón.

Reverte ha decidido ir un paso más allá al recuperar un artículo publicado el 25 de agosto de 2013 en su sección del XL Semanal, Patente de Corso: “El mismo Pelayo, que era asturiano, un tal Íñigo Arista, que era navarro, y otros animales por el estilo [] crearon así el embrión de lo que luego fueron reinos serios con más peso y protocolo, y familias que se convirtieron en monarquías hereditarias”.

Frente a los argumentos defendidos por el senador de Compromís, Reverte explica que “Don Pelayo fue seguramente uno de esos bandoleros irreductibles, que en un sitio llamado Covadonga pasó a cuchillo a algún destacamento moro despistado que se metió donde no debía, le colocó hábilmente el mérito a la Virgen y eso lo hizo famoso. Así fue creciendo su vitola y su territorio, imitado por otros jefes dispuestos a no confraternizar con la morisma”.

El origen del debate está en una sesión del Senado. Foro Asturias presentó una moción en la Cámara Alta en la que se solicitaba la emisión de un sello y una moneda conmemorativa de la coronación de la Virgen de Covadonga y del “origen del Reino de Asturias y de España con don Pelayo”, que Mulet tachó de “rancia, franquista y ridícula”.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial