AGLI Recortes de Prensa   Sábado 19 Mayo 2018

Los contribuyentes están indefensos ante Hacienda
EDITORIAL Libertad Digital 19 Mayo 2018

Cristóbal Montoro se ha convertido por méritos propios en el peor ministro de Hacienda de la historia de la democracia, y no sólo por haber protagonizado la subida de impuestos más gravosa que, por desgracia, han tenido que sufrir los españoles, sino por la absoluta indefensión a la que están sometidos los contribuyentes a la hora de lidiar con Hacienda.

Montoro ha sido, y sigue siendo, un pésimo ministro por haber disparado la fiscalidad como nunca antes lo había hecho nadie, hasta el punto de adelantar por la izquierda al nefasto PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. No en vano, bajo la dirección de Mariano Rajoy, el PP ha subido todos y cada uno de los grandes impuestos, desde el IRPF y el IVA hasta el Impuesto de Sociedades, y lo ha hecho, además, en plena recesión, dificultando así la pronta y sólida recuperación de la economía nacional.

Asimismo, España, gracias a esta errónea política presupuestaria, todavía registra el mayor déficit de la zona euro, superior al límite máximo del 3% del PIB que exige la normativa comunitaria, por encima incluso de países que tuvieron que ser rescatados, como es el caso de Grecia, Irlanda y Portugal. Fruto de este constante y abultado agujero fiscal, la deuda pública ronda el 100% del PIB y alcanza una cifra récord en términos nominales, tras aumentar a un ritmo inédito en los últimos años. Todo ello pone en un brete a la economía española, cuya estabilidad y buena marcha no dependen tanto de sus fortalezas intrínsecas como de la favorable coyuntura exterior. Así, en caso de que las turbulencias financieras regresen a los mercados, España volverá a atravesar serias dificultades.

Pero es que, además, por si todo esto fuera poco, la gestión de Montoro también se ha caracterizado por sembrar la inseguridad jurídica al frente de Hacienda, de modo que el contribuyente se encuentra indefenso ante las habituales actuaciones arbitrarias y abusivas de la Agencia Tributaria, cuyo único fin es recaudar lo máximo posible sin importar las consecuencias, tal y como acaba de denunciar un nutrido y prestigioso grupo de catedráticos de Derecho Financiero y Tributario.

La denuncia que realizan estos académicos da buena cuenta de la nociva forma de actuar que ha demostrado el PP en materia fiscal, ya que, además de invertir la carga de la prueba, sustituyendo la presunción de inocencia por una intolerable "presunción de culpabilidad", Hacienda ha dejado de contemplar al contribuyente como un ciudadano para empezar a considerarlo como un simple "súbdito", sin derechos que lo asistan, más allá de pagar todo lo que se le exija sin rechistar. Esta forma de actuar, impropia de un Estado de Derecho serio y consolidado, tan solo ostenta un "afán recaudatorio" a cualquier precio, pisoteando incluso los "derechos y garantías" de los contribuyentes, según el citado documento. Prueba de ello es que, de los 1,6 millones de reclamaciones interpuestas contra Hacienda en los últimos años, cerca de la mitad estaban bien fundamentadas, evidenciando así el brutal atropello que está cometiendo el Estado.

Estos catedráticos no son los únicos que han denunciado esta indefensión, puesto que los asesores fiscales llevan años alertando de la inseguridad jurídica que existe hoy en materia fiscal, así como los numerosos abusos que protagoniza la Agencia Tributaria en su labor de inspección y liquidación de impuestos. Esta situación resulta inadmisible. El Gobierno debe restaurar el marco de derechos y garantías que asiste a los contribuyentes y cesar de una vez por todas a Montoro por ser el responsable directo, aunque no el único, de semejante desaguisado.

Contribuyentes y ciudadanos
Nota del Editor 19 Mayo 2018

Los contribuyentes estamos indefensos ante Hacienda y los ciudadanos estamos indefensos ante las tropelías que ejecutan los profesionales de la política en todos los niveles desde Bruselas, donde la última es manifiestamente insultante (jubilación a los 50 y pensiones mensuales de 9.000E) hasta los ayuntamientos donde se aplican sueldos, subidas, dietas, comisiones y pensiones que les dá la gana, pasando por el congreso, senado y regiones donde comenten las mismas tropelías. Los zorros cuidando el rebaño y la ciudadanía viendo la TV basura cuando no manifiestamente delictiva (TV3). Ah, y eso sin contar la corrupción, enchufes y demás apaños. En suma, un país, ni eso, tinglado de juzgado de guardia.

NO ES SUFICIENTE EL 155
Nuestra defensa de la unidad de España
Vox. La Gaceta  19 Mayo 2018

El viaje de Quim Torrá a Alemania y sus delirantes declaraciones, en las que pretende iniciar un proceso constituyente y restituir al prófugo golpista Puigdemont al frente de la Generalidad, ponen a nuestra Patria en una situación de auténtica excepción y suponen una reactivación del golpe de Estado que vivimos durante el mes de octubre. La pasividad ante la rebelión de un Gobierno incapaz de hacer valer nuestros derechos en Bruselas y en Berlín nos condena a contemplar como se repiten los inaceptables y delictivos acontecimientos de los últimos meses.

El Gobierno, el Partido Socialista, y Ciudadanos, no pueden continuar fingiendo la vuelta a una inexistente normalidad democrática. Ya no es suficiente la aplicación de un artículo 155 que, aplicado de forma vacilante y acomplejada, se ha revelado como inútil para terminar con la rebelión.

La respuesta tampoco es un pacto sin contenido como el que han alcanzado estos dos partidos. Es absurdo decir que estarán vigilantes por si Quim Torras comete alguna ilegalidad. Ya lo ha hecho. La realidad es que el nuevo presidente de la Generalidad ha confesado en su discurso de investidura que llevará a cabo los objetivos golpistas del 1-0 y que trabajará para la Declaración de una República Independiente en Cataluña, vulnerando con ello la Constitución, el Estado de Derecho y atacando la unidad de España.

El PP y el PSOE han ofrecido a resto de partidos políticos leales a la Constitución y a España adherirse a su pacto. Desde VOX aceptamos tan amable invitación siempre que el pacto se refuerce con medidas imprescindibles y más contundentes. En concreto proponemos que unos de los puntos de ese pacto sea iniciar los trámites de una reforma constitucional por la que se prohíban todos los partidos y asociaciones que, según sus fines o el comportamiento de sus afiliados, pongan en riesgo la unidad de España. Hasta la entrada en vigor de la citada reforma, pedimos que se mantenga vigente el artículo 155, interviniendo todos los medios de comunicación públicos en Cataluña, los centros educativos y tomando la dirección efectiva de los Mozos de Escuadra.

Mientras tanto, continuamos redoblando nuestros esfuerzos ante la Justicia. Esta misma semana hemos presentado en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña una querella criminal contra el nuevo presidente de la Generalidad por los delitos de conspiración para la rebelión y encubrimiento del prófugo de la justicia Puigdemont. También nos hemos querellado contra Torra por un delito de odio por todas las manifestaciones de carácter xenófobo y racista realizadas contra todos los españoles.

Confiamos en que la querella sea aceptada a trámite y se tomen las medidas cautelares que hemos pedido y que consisten en su inhabilitación para ocupar cargos públicos y en la retirada del pasaporte, para que no nos encontremos ante un nuevo prófugo de la Justicia.

Para nosotros la Unidad de España está por encima de cualquier otra consideración. No consentiremos que esta asociación de malhechores se burle de la Constitución y pisotee los derechos de los españoles. Seguiremos actuando contra los golpistas. Como hemos hecho hasta ahora. Orgullosamente solos, ejerciendo con honor la acusación en nombre del pueblo español. Convencidos de que nos asiste la razón y el derecho.

Seguiremos trabajando sin descanso en los tribunales. Y pronto, muy pronto, esperamos que el pueblo español nos otorgue su confianza para hacerlo también desde las instituciones.

Bajada de pantalones
Luis Herrero ABC 19 Mayo 2018

Para entender lo que está pasando necesitamos la ayuda de algún preclaro mentalista que escrute los pensamientos ocultos de Rajoy. Sin más ni más, no hay quien se aclare. Todo parece un disparate. Que el Gobierno rinda la dignidad nacional en el acto de toma de posesión del máximo representante del Estado en Cataluña, celebrada con vergonzante opacidad, sin bandera de España en la sala, sin ministros en la comitiva y sin referencia alguna al Rey o a la Constitución en el texto de la promesa del cargo es un contradiós. Y una bajada de pantalones en toda regla.

Esto dijo Enric Millo a EFE hace menos de tres semanas: «Cuando llegue el momento de la toma de posesión, la logística, el formato, el protocolo y la simbología constitucional y estatutaria será la que corresponde y la organizará el Gobierno. Es así y no hay ninguna duda. Los símbolos institucionales y constitucionales estarán garantizados». Que alguien explique el porqué de un cambio de criterio tan súbito y copernicano. Y que la explicación sea unívoca.

El jueves pasado volvimos a tener la sensación de que los gobernantes del PP manejan los argumentarios como pollos sin cabeza. Mientras el ministro de Justicia decía que el acto «puntual, formal y protocolario» de la toma de posesión no era «muy relevante», el portavoz parlamentario explicaba que estaban estudiando la posibilidad de invalidarlo porque su bochornosa puesta en escena era «un hecho fundamental». ¿En qué quedamos? ¿Aún le quedan a Millo ganas de ponerse estupendo? ¿Rajoy seguirá mirando a otra parte mientras las señas de la Nación desaparecen del atrezzo institucional en Cataluña?

El 155 estará vigente hasta que los miembros del nuevo Gobierno autonómico tomen posesión de sus cargos. Mientras tanto, todo el poder, incluso el de la liturgia protocolaria, sigue en manos -por delegación- de una Soraya Sáenz de Santamaría que hasta donde yo sé no ha movido un músculo para cambiar el estado de las cosas. Rivera está en lo cierto: da la impresión de que Rajoy tiene mucha prisa por quitarse de encima el muerto de Cataluña. No sería extraño descubrir que está haciendo gestiones ante los «ministrables» autonómicos que le están dando calabazas a Torra para que acepten formar parte del Gobierno catalán de una maldita vez.

Si el 155 no decae, el PNV no apoyará los presupuestos y el Gobierno perderá la opción de extender la legislatura hasta su fecha de caducidad natural. El PSOE le apoya en eso. Sánchez también necesita tiempo para sacar a su partido de las turbulencias demoscópicas que le empujan hacia el desastre. Así que, miradlo, ahí está el viejo bipartidismo haciendo causa común para convertir la excepcionalidad constitucional en una herramienta de castigo y no de prevención de los desafueros separatistas.

Sánchez y Rajoy, o viceversa, sólo se movilizarán ante la comisión de hechos consumados. Les importa una higa que las amenazas provengan de los que han demostrado sobradamente que nunca amenazan en balde. El pensamiento -ha dicho Catalá más de una vez- no delinque. Pero eso no es verdad. Si lo fuera, la conspiración no tendría acomodo en el código penal. Además, la política no está para castigar el delito (para eso está la Justicia), sino para disuadir a los delincuentes. Por eso se endurecen penas, se aprueban nuevas leyes o se ponen en marcha planes de prevención.

La buena política actúa ex ante. Los jueces actúan ex post. Los de Estremera no deben su cautividad al 155, pero con un 155 a tiempo no hubieran tenido la oportunidad de consumar su delito y se hubieran ahorrado el mal trago carcelario. La gran pregunta es: ¿actuaría Rajoy de otro modo si las encuestas no olieran a azufre y la aprobación presupuestaria no dependiera del sí del PNV? Pincho de tortilla y caña a que sí. Aunque a ver quién lo demuestra.

DISCURSO DE AVRAMOPOULOS
La Unión Europea alienta la otra oleada migratoria: ‘Nunca tendrán barreras’
Arturo García Libertad Digital 19 Mayo 2018

El jefe de migración de la UE no esconde las intenciones de los dirigentes comunitarios: “Necesitamos más mano de obra”.

Las próximas generaciones de europeos deben prepararse para convivir con la inmigración. Estas declaraciones del jefe de migración de la UE, Dimitris Avramopoulos, evidencian el objetivo último del órgano comunitario, que hace unos meses prometió que no pondría “trabas” a las corrientes migratorias.

Estamos en contra de la construcción de vallas, por el contrario, estamos a favor de construir puentes con los países vecinos”, aseguró Avramopoulos, en clara referencia a Hungría. Hace años que Viktor Orbán se convirtió en el enemigo público número uno de Bruselas por rechazar el sistema de cuotas y las políticas migratorias de la UE.

“Ningún rincón del continente podrá escapar a la inmigración procedente del tercer mundo. Todos los estados miembros deben respetar a los órganos comunitarios”, sentenció el dirigente. Hace unas semanas, Bruselas ya advirtió que aquellos países que no estaba dispuestos a aceptar sus exigencias, podrían ver reducida notablemente la partida presupuestaria dedicada a sus infraestructuras. Un chantaje en toda regla que recibió rápida réplica de Orbán: “Nunca renunciaremos a nuestras raíces cristianas”.

“La migración es nuestra nueva realidad. Ha llegado el momento de comenzar a pensar, hablar y actuar sobre la migración de una manera más integral y de largo plazo, implementando políticas destinadas a promover la integración y la inclusión”, sentenció Avramopoulos, antes de asegurar que “necesitan alcanzar una reforma de asilo integral y justa antes de junio”.

El griego explicó que “cuando se trata de migración, estamos en el camino a largo plazo” y que está “profundamente entrelazada con sus políticas de economía, comercio, educación y empleo”.

Las palabras de Avramopoulos se unen a las pronunciadas por Jean-Claude Juncker y certifican los planes del globalismo para la nueva Europa que llevan poniendo en marcha desde el mes de septiembre desde 2015, cuando estalló la mal llamada “crisis de refugiados” tras la ruptura del acuerdo migratorio con Turquía.

Las fronteras europeas se abarrotaron entonces de miles de inmigrantes que buscaban alcanzar Europa. Aunque la prensa internacional y los principales líderes políticos quisieron cubrir lo que ocurría bajo el pretexto humanitario, la realidad era bien diferente: los verdaderos refugiados eran solo una pequeña porción del flujo de migrantes -varones y en edad de trabajar- que llenaron los centros de acogida de las principales ciudades.

Meses después, Angela Merkel tuvo que dar marcha atrás a su política migratoria y el ‘Welcome Refugees’ quedó en el olvido. Bruselas maniobró entonces para plantear a la opinión pública que la inmigración era “vital” para el futuro del continente.

El informe de la ONU
“La inmigración ha evitado que Europa sufra un retroceso poblacional desde que comenzó este siglo”. A finales de año, La ONU lanzó un informe que muestra que, desde el año 2000, el Viejo Continente ha acogido a 22 millones de nuevos migrantes que representan 78 millones en total, una cifra sólo superada por Asia, donde viven en la actualidad 80 millones.

El jefe de Migraciones de la ONU, Bela Hovy, desveló que el 74% de todos los migrantes internacionales estaba en edad de trabajar (tenían entre 20 y 64 años), una cifra que contrasta con el 57% de la población general en esa misma situación.

Los migrantes se concentran en unos pocos países. En 2017, veinte naciones acogían a dos tercios de ellos y diez alojaban a la mitad.

El país con más migrantes (49,8 millones) es Estados Unidos, seguido de Arabia Saudí, Alemania y Rusia (con unos 12 millones cada uno) y Reino Unido (donde viven unos 9 millones).

Más del 60% de los migrantes reside en Asia o Europa (con 80 y 78 millones, respectivamente), mientras 58 millones viven en América del Norte, 25 en África, 9,5 en Latinoamérica y el Caribe y 8,4 en Oceanía.

En cuanto al origen de los migrantes, la mayoría proviene de Asia (106 millones), Europa (61 millones), Latinoamérica (38 millones) y África (36 millones).

Los Balcanes y la influencia turca
El canciller federal austríaco, Sebastian Kurz, exigió en Sofía, antes del inicio de la cumbre de los Balcanes, dar a esos países “una perspectiva europea” para evitar que crezca en esa región la influencia turca.

En declaraciones a la prensa, Kurz recordó que durante un tiempo la Unión Europea (UE) le dio “insuficiente perspectiva” a los países de los Balcanes, “lo que fue todo menos positivo”.

“Estoy contento de que esto haya cambiado. La cumbre de hoy es un acto simbólico, que puede activar más dinamismo. Es que si no hay perspectiva europea en los Balcanes entonces crecerá la influencia turca y de otros, lo que es malo para la región y para nosotros”, dijo.

Según Kurz, esto puede causar la “radicalización” en algunos sectores, el crecimiento de “tendencia nacionalistas” y crear “una división fuerte entre las diferentes etnias y entre musulmanes y no musulmanes”.

Austria, que es muy crítico con el gobierno islamista de Turquía, presidirá en el segundo semestre del año la UE y el canciller destacó hoy que su “claro objetivo” será alcanzar progresos concretos para esos países balcánicos en su acercamiento a la UE.

En ese sentido, destacó que es “muy optimista” respecto a las perspectivas de Serbia y Montenegro.

Las lecciones del populismo italiano: 70.000 millones anuales en gasto que disparan el déficit
Cynthia Díaz Nobile okdiario 19 Mayo 2018

El pacto económico sellado entre el partido de extrema izquierda, Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga Norte supone un gasto económico a las arcas públicas italianas de 70.000 millones de euros anuales. Se trata de un país con un 131,80% de deuda sobre PIB (2,2 billones de deuda) y con un escaso crecimiento anual del 1,4%.

Las fuertes bajadas de impuestos, reformas en el sistema de pensiones, subsidios generosos para los desempleados o aumento de salarios son solo algunos ejemplos de las medias de este pacto que provocan un aumento en la inestabilidad del país.

Entre las recetas estrella, los populistas proponen un sistema que han llamado “cuota 100”. Se trata de un mecanismo que permitirá jubilarse cuando la edad y la contribución sumen 100 años. Asimismo existe una segunda posibilidad para la jubilación: superar el umbral de los 41 años cotizados con independencia de la edad natural.

El acuerdo entre los populistas contempla introducir “una ley mínima de salario por hora” que fija un sueldo base para todas las profesiones y acabe con el actual mecanismo, por el que cada sector determina la remuneración de sus trabajadores.

La lacra del desempleo en Italia
Italia cuenta con una tasa de desempleo escandalosa. El pasado mes de marzo el paro alcanzó el 11 %, mientras que la tasa de desempleo juvenil llegó hasta el 31,7 %. Por este motivo, la renta para los ciudadanos, impronta del M5S, es un subsidio de 780 euros mensuales para las personas desempleadas que podrán percibir durante un máximo de dos años. Si bien en este tiempo los centros de empleo enviarán ofertas que se ajusten a sus perfiles profesionales y solo podrán rechazar tres.

Para reducir la deuda pública, Liga y M5S desterrarán los recortes y las políticas de austeridad en favor del crecimiento, la demanda interna y las inversiones que respalden “el poder adquisitivo de los hogares”.

Algunas de estas recetas son las que tanto Podemos como el PSOE introdujeron en sus programas económicos, con la esperanza de implantarlos en nuestro país. Y pese a que Europa no les va a permitir hacer muchas de estas medidas, lo que está descontando el mercado es que el están entrando en una senda de anuncios populistas contra advertencias de Bruselas.



******************* Sección "bilingüe" ***********************

La cosecha antifranquista
Jesús Laínz Libertad Digital 19 Mayo 2018

¡Qué Transición tan magnífica hemos hecho! ¡Qué inteligentes, qué modernos y qué tolerantes hemos sido todos! ¡Qué buenos somos y qué felices estamos! ¡Y menuda lección hemos dado de civismo y democracia! ¡Somos la envidia del mundo, el asombro del universo!

Hemos zanjado los problemas que España arrastraba desde el siglo XIX. Hemos enterrado las dos Españas para siempre. Ya nunca más habrá enfrentamientos civiles, ni crispación política, ni tensiones separatistas. Todos hemos firmado un pacto constitucional que acomoda en España a derechas, izquierdas y nacionalismos, que nunca más tendrán razones para desear la secesión.

Pero lo más importante es que tenemos que ser los más antifranquistas de todos, para que no nos acusen de cosas feas. No prestemos atención a la agitación guerracivilista que pueda venir por parte de la izquierda y los separatistas, pues no tiene importancia. Al fin y al cabo son cosas que no van más allá de lo simbólico y sentimental, sin efectos prácticos ni jurídicos ni políticos. Y, además, irá menguando con el paso del tiempo. ¡Qué más da la damnatio memoriae, y que quiten las calles a los unos y se las dediquen a los otros, y que derriben el Valle de los Caídos o lo conviertan en una sala de bingo, y que se enseñe a los niños una historia de buenos y malos, y que se condene el franquismo en el Parlamento, y que se promulgue la Ley de Memoria Histórica, y demás cosas sin consecuencia práctica alguna! No nos opongamos, que nos acusarían de fachas, y cualquier cosa menos eso.

Dejemos que la izquierda haga y deshaga lo que le apetezca en el ámbito ideológico. Dejémosla diseñar la sociedad, la opinión pública, la enseñanza, la moral, la familia y hasta la antropología y el derecho a la vida. Además de que los izquierdistas son más cultos, inteligentes y moralmente superiores, representan el progreso en todos los ámbitos, por lo que oponernos a ellos sería cosa de fachas, y cualquier cosa menos eso.

Aunque dijimos que con la llegada de la Constitución y el Estatuto de Guernica la ETA desaparecería por perder su razón de ser, lamentablemente ha seguido cometiendo cientos de crímenes. Pero mientras sigan matando sólo a militares y guardias civiles, pelillos a la mar. Luchar contra ellos con toda la fuerza del Estado nos pondría a la altura de Franco. Así que, mientras negociamos en secreto con los terroristas, saquemos a los asesinados por la puerta trasera de la iglesia y enterrémoslos con disimulo. Y tratemos a los presos etarras con benevolencia: concedamos amnistías, pongamos penas muy cortas e incluso permitamos que al salir los homenajeen. Hacer lo contrario sería de fachas, y cualquier cosa menos eso.

Miremos para otro lado mientras los nacionalistas vascos y catalanes instauran su hegemonía social y cultural en sus regiones. Hay que compensarles. ¡Pobrecitos! ¡Con lo mal que se lo hizo pasar Franco! Permitámosles incluso vulnerar las leyes y la Constitución y que discriminen la lengua española en las aulas y la Administración. No olvidemos que bilingüismo es fascismo, como repiten ellos en sus manifestaciones. Y deben de tener razón, pues de esas cosas saben un montón. Defender la lengua común de todos los españoles, por muy mayoritaria que sea también en el País Vasco y Cataluña, sería hacer lo mismo que Franco. Y cualquier cosa menos eso.

Y si adoctrinan totalitariamente a los niños mediante mentiras que provocan el odio a España, no olvidemos que oponernos a ello sería hacer lo mismo que Franco. Y no nos empeñemos demasiado en que los separatistas tengan que cumplir leyes y sentencias judiciales, pues eso es cosa de Estados policiales fascistas, y cualquier cosa menos eso.

Si conciben el Estado autonómico como perpetuamente centrifugable, incluso hasta llegar, saltándose la Constitución, al vaciamiento del Estado, tampoco nos enfademos por ello, pues lo contrario sería centralismo opresor, lo mismo que hizo Franco, y cualquier cosa menos eso.

Si se empeñan en construir redes paradiplomáticas contra lo establecido en la Constitución sobre las relaciones exteriores de España, tampoco tiene importancia, pues no tiene efectos prácticos; y si desarrollan las policías autonómicas hasta convertirlas en enemigos interiores del Estado, miremos para otro lado y no nos preocupemos demasiado, pues al fin y al cabo todos acabamos siendo aliados en la UE y la OTAN, que es lo que cuenta. Oponernos a ello sería casposo, militarista, imperialista y dictatorial, cosas muy fachas, y cualquier cosa menos eso.

Y si ahora han dado un golpe de Estado, la ley nos obliga a impedírselo. ¡Qué le vamos a hacer! ¡Con lo poco que nos gusta hacer cumplir la ley! Pero impidámoselo poco, haciendo que aplicamos el artículo 155 pero sin aplicarlo, pues ya nos están acusando de Estado fascista que oprime la voluntad democrática de los catalanes, y cualquier cosa menos eso.

Y si siguen utilizando la televisión autonómicapara agitar el odio, organizar el golpe y promover la violencia, no lo impidamos, pues sería censura y la censura es cosa franquista, y cualquier cosa menos eso.

Lo importante es la economía. Eso es lo único en lo que se fija la gente. Bajemos el paro, arreglemos un poco las cuentas, y ya veréis que lo que enseñen en los colegios, lo que se proclame en el Parlamento, lo que se cuente en las películas, lo que digan las leyes y lo que se repita en prensa, radio y televisión no tendrá efecto alguno en los votantes de las próximas generaciones.

¡Pero hay que ver qué injusta es la vida y qué manía nos tienen en el extranjero! Pues a pesar de que fuimos nosotros los que desmontamos el franquismo, los que promulgamos una Constitución que borró de un plumazo todo vestigio suyo y que fue aprobada con entusiasmo por los separatistas y por la izquierda, comunistas incluidos, y rechazada con amargura por los pocos franquistas que quedaban, nos sigue persiguiendo la acusación de franquistas. Y a pesar de todo lo que hemos hecho en los últimos cuarenta años contra el franquismo, su recuerdo, su legado, su legislación, su obra, su memoria, su imagen y su reputación, la izquierda sigue acusándonos de franquistas y la prensa extranjera se ha tragado hasta el fondo la propaganda separatista de que éste es un Estado neofranquista.

Señal de que nos hemos quedado cortos. Así que tendremos que insistir y profundizar en ello. Vamos por buen camino. Se nota sobre todo en el espectacular aumento de votos que vamos a tener en las próximas elecciones.

www.jesuslainz.es

Y después de Cataluña, Navarra
Ramón Pérez-Maura ABC 19 Mayo 2018

Vivimos una notable ofensiva nacionalista en Navarra. Los quebraderos de cabeza que en estos días da Cataluña a todos los españoles se verán pronto multiplicados en Navarra, cuyo actual Gobierno tiene como único objetivo político la integración del Viejo Reyno en la Comunidad Autónoma Vasca. Y, cuando eso suceda, se habrán sentado las bases para que los filoetarras que hoy están tan instalados en el poder en múltiples ayuntamientos del País Vasco y Navarra, den un paso al frente para pedir la independencia. Como ocurriera en Cataluña con Convergencia, al llegar esa hora el PNV dará el paso al frente para liderar la manifestación. Todo menos que les roben el protagonismo. Ya conocen el principio de que unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces. Pues eso.

A lo largo de esta legislatura que arrancó en 2015, Navarra ha estado gobernada por un cuatripartito encabezado por Uxue Barkos, la dirigente de Geroa Bai, una coalición vasquista promovida desde el PNV que suma nueve escaños en el Parlamento Foral. Junto a ellos está Izquierda Unida (dos escaños), Podemos (siete) y Bildu que suma ocho parlamentarios. En total 26 en un parlamento de 50 electos. Bildu está encabezado en navarra por un representante histórico del abertzalismo y figura destacada en la dirección intelectual de los que ahora han cambiado de estrategia y creen más rentable no matar: Adolfo Araiz. Ésa es la persona que tiene a Barkos en sus manos y a quien Barkos tiene que contentar cada día para poder seguir ocupando el palacio de Gobierno. Mientras tanto, se suceden graves incidentes como el ataque a los Guardia Civiles y sus parejas en Alsasua, donde la presión ambiental impide a los testigos decir la verdad de lo que allí ocurrió.

En paralelo a esa medida, vemos la voluntad de poner el uso del vascuence como requisito para ser funcionario, a pesar de que sólo dice hablarlo el siete por ciento de la población. En una comunidad en la que hay unos 2.900 funcionarios, se están creando otros 2.000 puestos de funcionarios: ese siete por ciento de la población tendrá un acceso privilegiado a esas plazas en la Administración Pública. Verde y con asas, botijo.

Esta misma semana, el ayuntamiento de Pamplona, cuyo alcalde, Joseba Asirón, pertenece a Bildu, ha convocado una plaza de abogado para el ayuntamiento de Pamplona. Según las normas del concurso, quien saque un diez en el examen puede quedar relegado por quien saque un 8,4, si éste habla vascuence. Lo mismo estamos viendo en la sanidad y en otras áreas.

La conclusión evidente es que ETA está logrando desde las instituciones lo que no consiguió con las armas. Yo seré el primero en aceptar que tienen derecho a defender las ideas que quieran. Pero también creo que estamos viviendo una muestra más de irresponsabilidad por parte del PSOE, que pone al PP en la necesidad de tener que pactar con el PNV para poder sacar unos presupuestos adelante. Y menos mal que Unión del Pueblo Navarro ha decidido exigir al Gobierno por escrito que no se hará un acercamiento de los presos. Porque no nos engañemos: el PNV en Navarra está en el Gobierno. Barkos y Urkullu han hecho por primera vez una declaración conjunta de ambos Gobiernos para celebrar el anuncio de ETA de su renuncia a las armas. Y la hicieron en Navarra, una comunidad que necesitan para dar el paso hacia la independencia. Con una disposición transitoria en la Constitución que permite la convocatoria de un referendo para hacer esa integración.

La Repúblika invasora
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 19 Mayo 2018

A esta altura de los acontecimientos ya es imposible cerrar los ojos y evadirse de la realidad. Una parte del territorio del Reino de España, compuesta por las cuatro provincias catalanas, ha sido invadida por fuerzas que se identifican a sí mismas como de nacionalidad no española, o sea extranjeras. Fuerzas que tienen su Estado Mayor en Berlín, con ramificaciones en otros puntos de Europa, y que delegan la autoridad local en un colaboracionista designado por el jefe supremo de los invasores.

Operación contranatura
El proceso de okupación se desarrolló paulatinamente a partir de 1981, cuando asumió el gobierno del territorio codiciado un banquero fallido, dueño de una fortuna mal habida oculta en paraísos fiscales y portador de una ideología trufada de componentes racistas. El objetivo encubierto de su política económica, social y cultural consistía en cortar los vínculos que unen a Cataluña con España, utilizando trampantojos míticos y atizando rencores atávicos para crear un nuevo país. Ahora estamos presenciando el desenlace de esa operación contranatura que puso en marcha Jordi Pujol.

Poco a poco fue cobrando forma, dentro de Cataluña, una repúblika virtual, donde una casta endogámica acaparaba el poder y monopolizaba el sistema educativo, los medios de comunicación, las corporaciones civiles y –gracias a un sistema electoral fraudulento– las precarias mayorías parlamentarias. Según cómo soplan los vientos de las rivalidades entre las bandas supremacistas, algunos políticos reconocen que esas mayorías parlamentarias no reflejan las mayorías sociales, porque sus dos millones de votantes quedan muy por debajo de los otros 3.550.000 ciudadanos que completan el censo, pero a la hora de repartirse el botín todos obran como si estos ciudadanos no existieran.

Fenómeno patológico
La Repúblika virtual es un fenómeno patológico –emparentado con la barbarie de Venezuela o Zimbabue– que está en las antípodas de las repúblicas civilizadas de nuestro tiempo. Funciona dentro del Reino de España pero quienes la gobernaron y quienes actualmente realizan malabarismos para secuestrar torticeramente parcelas de poder actuaron y actúan como okupantes extranjeros, movidos exclusivamente por la rapacidad sin límites y por el odio a sus compatriotas históricos.

Su repúblika no tiene leyes, exceptuando una de transitoriedad que entroniza el absolutismo y anula la separación de poderes. No tiene Constitución ni medios democráticos para elaborarla. No tiene instituciones civiles libres de tutelas oficiales. Incluso las centrales sindicales cooptadas por el régimen supremacista se comportan disciplinadamente como las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista), apéndices del corporativismo franquista. Y este engendro travestido de repúblika es el ariete con el que los invasores emprendieron la conquista de Cataluña.

Hay que pararlos
Es evidente que si se aplicara rigurosamente el artículo 155 de la Constitución sería posible sofocar un alzamiento interno. Pero estamos ante una invasión perpetrada por una repúblika pilotada desde el extranjero, con el apoyo de colaboracionistas autóctonos. Esta invasión ya ha okupado importantes cabezas de puente desde donde agrede a España y a todos los españoles, empezando por los que habitan Cataluña y siguiendo por los naturales de Valencia y las Islas Baleares. Hay que pararlos.

La señal visible de las cabezas de puente ya implantadas en Cataluña son los letreros que jalonan las carreteras con la leyenda "Municipi de la República Catalana". Opina Llàtzer Moix, refiriéndose a estos letreros ("Un presidente `provisional´", LV, 13/5):

Lo cual, habida cuenta de que dicha República únicamente existe en sueños, no solo es una muestra de realidad virtual, sino que además arrastra a pueblos reales hacia la irrealidad. Pregunta recreativamente filosófica: ¿puede existir algo contenido en un marco exterior inexistente?

Poco les importa la filosofía a los invasores. Para ellos estos municipios son tierra conquistada.

Cornudos y contentos
Los invasores no se conforman con la conquista de la tierra. También ambicionan apoderarse de las mentes. Durante la Segunda Guerra Mundial, la radio alemana transmitía propaganda nazi leída en inglés por William Joyce, alias Lord Haw Haw, dirigida a los oyentes británicos y estadounidenses. Y la radio italiana difundía las peroratas fascistas, también en inglés, del consagrado poeta Ezra Pound. Cuando los aliados ganaron la guerra, Lord Haw Haw fue ahorcado en Gran Bretaña y Ezra Pound fue ingresado en un asilo psiquiátrico en Estados Unidos.

En Cataluña, los lenguaraces de la Repúblika tienen el raro privilegio de poder divulgar sus patrañas desde el mismo territorio que se proponen arrebatar al Reino de España, utilizando la televisión y la radio públicas financiadas con los impuestos que pagamos las víctimas de sus desafueros. Cornudos y apaleados, como lo certifica Pilar Rahola cuando aplaude con alborozo las claudicaciones de la Moncloa, que tolera esta malversación y otras fechorías. Escribe la pirómana: "Y el tono de Mariano Rajoy ha bajado muchos decibelios" ("Grieta", LV, 15/5). Me corrijo: cornudos, apaleados y, en el caso de Rajoy y su equipo, contentos.

El foco de adoctrinamiento tóxico no se circunscribe a los medios de comunicación de masas. Más grave aun es que los invasores continúen inyectando su veneno impunemente (¡ay, artículo 155!) a través del sistema de enseñanza. La reacción de los cabecillas de la Repúblika invasora y de sus agentes es furibunda cuando la justicia y los movimientos sociales constitucionalistas ponen en entredicho el lavado de cerebros infantiles. Estos opresores despliegan todo su arsenal fóbico y despotrican contra el elemental deber pedagógico de enseñar a los niños españoles –sean murcianos, catalanes, vascos o extremeños– la lengua, la historia y la geografía de España. Sus argumentos identitarios se entroncan con las pútridas teorías racistas y xenófobas del siglo pasado.

Callan por miedo
Es precisamente la exacerbación de estos comportamientos discriminatorios en el seno de la Repúblika virtual, la que obliga a recurrir a los mensajes anónimos para denunciar acosos y humillaciones por motivos sectarios en las escuelas. En "Escuelas bajo sospecha" (LV, 10/5) y "La escuela como munición" (LV, 11/5), Francesc-Marc Álvaro y Carles Mundó, respectivamente, pintan una imagen idílica de las escuelas catalanas y presentan la iniciativa sobre las denuncias como una deriva inquisitorial. Inquisitoriales y racistas son las denuncias vigentes contra los comerciantes que rotulan en español.

Álvaro y Mundó escriben con la visión distorsionada –como la de su cómplice el Síndic de Greuges, Rafael Ribó– por su lealtad maniquea a la Repúblika tribal. Se desentienden de la represión despiadada con que maestros, padres, sindicatos y ayuntamientos castigan a las pocas familias que tienen la intrepidez, no ya de denunciar acosos, sino de pedir que se cumplan las sentencias judiciales sobre empleo del castellano como lengua vehicular. En la Repúblika idealizada por sus hijos bien remunerados, muchos discrepantes callan por miedo, como en todos los regímenes totalitarios. El anonimato es su tabla de salvación.

Y quienes pueden, huyen. ¡Ya son 4.550 las empresas que han abandonado Cataluña (Expansión, 18/4), intimidadas, no por un bombardeo metafórico, sino por las amenazas muy palpables del supremacismo beligerante, amancebado con los antisistema! ¿Las contabilizan los señores Álvaro y Mundó, cazadores de denunciantes anónimos? El empobrecimiento de su amada Repúblika les importa un rábano. Parafraseando a María Antonieta, dicen: si no tienen pan que coman esteladas.

Recurrir a la OTAN
No nos engañemos, el miedo sigue rampante. El artículo 155 había producido una relativa sensación de alivio pero, como hemos visto, Cataluña seguía sometida en los medios de comunicación y el sistema de enseñanza al yugo de la Repúblika invasora. Joaquim Torra i Pla, testaferro del pastelero loco (Coscubiela dixit) con ínfulas de embrión de Führer, promete cercenar la relativa libertad de la que disfrutábamos y reimplantar todo el peso del yugo. Cancelación de todas las medidas normalizadoras del 155, reforzamiento de las arbitrariedades que este había dejado intactas, sainete constituyente, mamarrachos de cogobierno en Berlín y Barcelona (Consejo de la Repúblika y Asamblea de Electos), subordinación a los energúmenos de la CUP y los CDR. Esta vez los invaores republikanos prometen ser implacables..

La liberación del territorio de Cataluña okupado por estos invasores ya no se puede confiar solamente al artículo 155. Tampoco a la ecuanimidad de los jueces alemanes. Estamos ante el asalto a una parte del territorio del Reino de España por una manada que se autodefine como no española e incluso, por boca del testaferro Torra, como antiespañola. Lo que corresponde es quela Comunidad Europea acuda en ayuda de la nación agredida y detenga, allí donde se encuentren, a los cabecillas de la invasión. Sin olvidar que, en caso extremo, podemos y debemos recurrir a la OTAN en defensa de nuestras libertades, de nuestros derechos y de la integridad de España.

PD: Creía que solo en Sicilia era concebible la celebración de un acto público de homenaje a un padrino de la Mafia. Me equivoqué. La encumbrada morralla política y social de la Repúblika se reunió en la sala Juan XXIII del CIC para rendir pleitesía a su capo emérito, Jordi Pujol ("Luces y sombras", LV, 8/5).

El plan B del separatismo: asaltar los ayuntamientos
Miquel Giménez. vozpopuli  19 Mayo 2018

Son conscientes que la Generalitat va a estar bajo mínimos durante bastante tiempo. Así pues, los separatistas han decidido lanzarse a la conquista de ayuntamientos importantes para hacer de ellos sus cuarteles de invierno, esperando que escampe.

Pistoletazo de salida en Barcelona
Conscientes del significado político, económico e incluso simbólico de la capital catalana, es lógico que las formaciones separatistas hayan fijado como objetivo en su diana política al ayuntamiento de Barcelona. Estos días hemos conocido encuestas que daban a Esquerra una posible victoria en las municipales – y eso que su candidato Alfred Bosch es de una mediocridad rayana en lo sobrenatural – y el declive de Ada Colau. Su electorado no le perdona ese ir y venir con el independentismo, algo que Xavier Doménech ha intentado corregir a la desesperada en la sesión de investidura de Quim Torra. Los Comuns no están para demasiadas maniobras ideológicas y observan, con lógico temor, como han pasado de ser la primera fuerza votada en Cataluña en las pasadas generales a ir bajando y bajando en los sondeos. Eso es lo que pasa por querer jugar siempre a caballo ganador, se acaba perdiendo. Por otra parte, el discurso xenófobo de Torra provoca pavor en los neo comunistas, lo que ha ahuyentado del todo la posibilidad de un tripartito Esquerra/ PSC /Comuns. Torra está dejando a su paso un erial, como el caballo de Atila. Los primeros en saberlo son sus propios correligionarios, que están con la camisa que no le llega al cuerpo, especialmente tras haber recibido de los líderes europeos y los medios internacionales un severísimo varapalo.

De ahí que la ex convergencia se haya apresurado a presentar a la ex consellera Neus Munté como su rutilante estrella de cara a los próximos comicios locales. Tras unas primarias casi clandestinas, la dirigente del PDECAT lograba imponer su candidatura con un holgado 67,73 por ciento de los votos frente a su rival Carles Agustí. Tampoco es que acudieran a votar esas mayorías apabullantes a las que nos tienen acostumbrados los separatistas cuando hacen sus cuentas, que nada tienen que envidiar a las que hiciera en su día el Gran Capitán. A las urnas neoconvergentes fueron solo un treinta y seis por ciento de los convocados -1.675, cifra nada astronómica – lo que confirma que la tontería de hacer primarias solo sirve para que vayan los cuatro de siempre y voten al candidato oficial. Pero el show debe continuar, piensan los partidos, y como sea que el pueblo pide más democracia y más transparencia, no cuesta nada organizarles espectáculos del agrado del siempre respetable público. En fin. A lo que vamos.

Munté forma parte de los dirigentes del PDECAT que nunca vieron del todo aquella estrategia suicida de Artur Mas y luego de CarlesPuigdemont consistente en ir pasando pantallas sin saber muy bien hacia donde se iba. Abandonó el Consell Executiu – o se lo hicieron abandonar, nunca se sabe – a tiempo para no verse implicada en toda la balumba judicial que ha venido después. Proviene de la UGT, en la que ejerció de abogada laboralista, tiene eso que se llamaba antiguamente talante y parece querer heredar la línea del ex alcalde Xavier Trías, a saber, liberal en lo económico y social demócrata en lo social. Su programa en los próximos meses: calle, calle y más calle. Ahí tiene su ventana de oportunidad, porque en Barcelona estamos ayunos de tocar “chicha” política, por no hablar de que a los actuales dirigentes de Colau ni se les ve ni se les espera. Estos se limitan a pasárselo bomba con sus sueldazos y, por no ir, no van ni a sus despachos. La ciudadanía barcelonesa está harta del jajajiji de estos progres aficionados, hijos de la subvención y la revolución de boquilla. Ahí piensa Munté sacar votos que la permitan quedar por encima de Esquerra. Hay medio millón de votos separatistas en la ciudad de Barcelona que conquistar, y Trías solo obtuvo 17.000 en las pasadas elecciones, si bien es cierto que, sin el proceso, podría haber obtenido bastantes más.

Pero lo más singular es que en sus primeras declaraciones, Munté se haya mostrado ya totalmente beligerante con la posible candidatura de Manel Valls por Ciudadanos. Ahí ha sacado la ex consellera toda su bad milk, porque el auténtico peligro que temen los neo convergentes es una alcaldía barcelonesa en manos de un candidato abiertamente constitucionalista. Si sumamos a eso que la estrategia del separatismo es convertir a los entes locales en sus nuevos cuarteles de invierno, la batalla municipal se presenta interesante.
Ciudadanos y Esquerra, principales objetivos de Munté

El PDECAT está asumiendo un planteamiento que, cosas de la historia, es calcado al del PSC de las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado. A imitación del modelo francés, se basa en la conquista del poder municipal para, desde ahí, intentar conquistar un escalón superior. El mismo Valls es un buen ejemplo. De ahí que Barcelona, junto con Lleida y, en menor grado, Tarragona – en Girona ya gobiernan – se hayan convertido en una prioridad para el partido heredero de Jordi Pujol. Para llegar a las alcaldías precisan candidatos de perfil moderado, que no tengan implicaciones judiciales y que sean capaces de formar coaliciones de gobierno, porque la época de las mayorías absolutas hace tiempo que quedó atrás.

Saben que, teniendo fiscalizada a la administración autonómica y con un Torra que acabará más pronto que tarde teniéndoselas que ver con la justicia, su única alternativa para mantener una cierta cuota de poder es la de los entes municipales. Gobiernan ya en numerosos municipios medios y pequeños, pero les hace falta meter en su saco a los buques insignia, y saben que Ciudadanos ganó el pasado diciembre en no pocos de los feudos que ansían gobernar. Por otra parte, su deseo de mantenerse por encima de Esquerra les obliga a llevar a cabo una política agresiva, de voto útil, de apelación al sentimiento del electorado separatista conjurando el miedo a que Ciudadanos acabe por obtener alcaldías de renombre. No pudiendo atacar directamente a Esquerra - ¿con quién iban a pactar después, solamente con las CUP? – no envidio a quienes tengan que diseñarle la pre campaña a Munté. Mantener ese equilibrio va a ser más difícil que lograr que Pilar Rahola no interrumpa dando voces en un debate televisivo.

Tengo para mí que Trías, buen conocedor de Barcelona y con una extensa red de amigos en ese tejido social que conforma las ciudades y al que tan poco caso suelen hacerle los políticos al uso – él y Alberto Fernández Díaz quizás sean los últimos en practicar el sano ejercicio de patearse la calle – la aconsejará en ese sentido. Si Munté quiere ganar en Barcelona deberá currárselo a pulso, máxime si tiene delante a un toro de la envergadura de Valls. De Colau no hablo, porque la demagogia de la ex actriz parece convencer cada vez más a todos los que la votaron pensando que los desahucios, la pobreza o las desigualdades iban a desaparecer en Barcelona, habiendo pasado justo lo contrario.

Lo sustancial es que, si en las próximas municipales, el separatismo en su totalidad y el PDECAT en lo concreto no logran hacerse con esas alcaldías emblemáticas, perderán mucho peso en la política catalana, muchísimo. Les va en ello su propia supervivencia, porque desde Barcelona, por ejemplo, uno puede plantarle cara al estado, a la Generalitat o al sumsum corda. Pasqual Maragall lo sabía muy bien, y acabó dando el salto de un lado de la plaza de Sant Jaume al otro. Por no hablar de que el ayuntamiento de la Ciudad Condal tiene superávit, es decir, pasta en cantidad, y la falta de fondos de la cosa estelada se va haciendo cada vez más angustiosa para ellos y sus compis yoguis. Hay presupuesto para repartir y muchos cargos, carguitos y carguetes para ofrecer, tanto en la cosa municipal como en la Diputación barcelonesa. Por eso lo de Munté, que ha pasado casi desapercibido para medios y analistas, no es ni mucho menos un tema menor.

Que está la cosa muy malita, a pesar de que la calculadora de Montoro tenga las pilas medio caducadas. No sé si me entienden.

Un talibán del independentismo
OKDIARIO 19 Mayo 2018

Quim Torra está demostrando ser un auténtico talibán del independentismo. Dice el diccionario de la Real Academia en su segunda acepción que la palabra ‘talibán’ significa “fanático intransigente”. Una definición justa para el desempeño del recién estrenado president de la Generalitat. Los más de 400 artículos que escribió antes de coger las riendas de Cataluña están preñados de xenofobia y supremacismo. Entre su concatenación inacabable de barbaridades, otra más: “Quiero un president de la república catalana intransigente, paramilitar y feroz”. Eso decía antes de ocupar su cargo. Ahora, aposentado en el sillón de poder, sigue en sus trece. Jura el cargo sin bandera de España, sin foto del Rey y sin acatar la Constitución. La justicia española ha de tener un ojo vigilante sobre él. Escrutar cada uno de sus movimientos y procesarlo en cuanto viole la legalidad vigente.

El títere de Carles Puigdemont en el Parlament ya ha dicho que piensa restituir al sedicioso Josep Lluís Trapero al frente de los Mossos. Del mismo modo, considera que el golpe de Estado que se consumó el pasado 1 de octubre fue un “bellísimo delito de sedición”. España no debe ni puede permitir esta onerosa exaltación de la ilegalidad por parte de un cargo público. Por mucho que Torra escribiera estas palabras antes de ser investido, el pensamiento de entonces permanece en la persona que es ahora. Lo decían los senadores de la antigua Roma —padres del derecho y la política moderna— con quirúrgica exactitud: “Verba volant, scripta manent”. La evidencia de que las palabras vuelan y lo escrito permanece se personaliza en el propio Quim Torra.

Lejos de aminorar el tono o pedir disculpas por el fondo xenófobo de sus artículos, ha seguido echando gasolina al fuego separatista. Así, aquella frase en la que definía a los españoles como “bestias carroñeras, víboras, hienas con una tara en el ADN” no es más que la explicación de por qué apoya a los violentos CDR, su aliento a los mossos golpistas o sus exigencias de un diálogo-chantaje al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero sin exigencias. Un hombre así es sinónimo de catástrofe y enfrentamiento civil en Cataluña. Un peligro público que la justicia tendrá que vigilar muy de cerca para actuar ante el primer indicio de ilegalidad.

La brava Inés versus Quim el talibán
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 19 Mayo 2018

Asuntos similares, actitudes diferentes. Inés Arrimadas nunca injurió a Cataluña y Quim Torra siempre denigró a España. La buena y la mala uva están servidas. Inés ha de soportar frases racistas como: “Una mora que va de europea”, y otros sarcasmos que la tildan de “Hijadeputa”, directamente. El humor catalán tiene la misma gracia que un sapo. Eso lo sabemos todos. Es un humor autóctono, muy suyo, con el que sólo los catalufos se parten de risa. En cambio, los apodos que definen al pelele de Puchi, son guasones, dignos de humoristas de Tabarnia: “Torracollons, Quim Jong Torra”, etc.

Prefiero mil veces más a Kim de la India, según la novela de Sir Rudyard Kipling, que a Quim de Blanes, zafio mercader nacido en la comarca de La Selva de Gerona, una selva chunga comparada con la hindú. Y prefiero a Errol Flynn de actor, que a este desagradable títere que viene de jurar a escondidas su cargo falaz, sin la bandera de España, despreciando la Constitución y eludiendo al Rey. Quim merece el mote de “presidente chistorra”, debido a su similitud con un chorizo. La Generalidad no había caído tan bajo desde la dinastía de los sátrapas —Puyol, Mas, Puig…—, ni producido gobernantes tan codiciosos como aquellos. Parece que la cantera no se agota.

A este dicharachero talibán que preside el espejismo de la república catalana, le debo haberme enterado de que, por ser español, soy “una bestia carroñera con una tara en el ADN”. ¡Mira tú por dónde, y yo que creía que no era nada! Cinismo aparte, dejo a Joaquín Leguina, lúcido expresidente de la Comunidad de Madrid, que tenga a bien defender a los tarados, entre los que estoy: “Torra es un imbécil por insultar a los españoles. ¿En 1714 vivía este gilipollas?”, ha dicho el gran político en relación a un tuit que vomitó el mercader nazi, en el que nos acusaba de estar invadiendo Cataluña desde entonces. Este papanatas no puede presidir una comunidad autónoma porque anda fuera de su acuerdo. Está pidiendo a gritos un electroshock.

¡Menos mal que Inés Arrimadas es una mujer para la historia! Aún así, ¡pobre Inés, lo que te espera! Tener que aguantar al energúmeno de Torra, tal cual está ahora, sin terapia, ni lobotomía, sin vacuna contra la rabia y completamente desquiciado, va a ser la misión más dura y arriesgada de toda tu carrera política. Pues intentar hacer que razone un talibán, siendo tú mujer, por brava y noble que seas, que lo eres, es como pedirle a la gentuza con la que te enfrentas que eche el freno y no vuelva a abrir sus 14 inútiles y fantasmales embajadas. Sólo tú, Inés, puedes lograr que algo cambie en Cataluña.

Mantengan la bandera de España en sus balcones
Gonzalo Duñaiturria okdiario 19 Mayo 2018

La chabacanería soberanista no podía dejar de perder vergonzoso protagonismo en el Gran Premio de España de Fórmula 1 celebrado el pasado fin de semana en el circuito de Montmeló. Como afirma la Federación Española de Automovilismo, que se ha quejado por la utilización del himno catalán en dicho evento, se hizo un uso malintencionado de la bandera y el himno de Cataluña, que estuvieron fuera de lugar. Infecto manejo de los símbolos por los secesionistas, aturdiendo a los asistentes con una interminable versión de ‘Los segadores’ mientras apenas en tiempo y de forma imperceptible se interpretó el Himno Nacional español, el único que debería haber sonado. Frente a la afrenta, la heroicidad. Los pilotos españoles Fernando Alonso y Carlos Sainz presumieron de bandera española después de mostrar su incomodidad con los pitos al himno de todos.

Decidieron hacer un gesto de enorme simbolismo que les encumbra a los altares del destino. Dos hombres y un destino, el de la valentía, el honor, el arresto y las agallas. El ofrecimiento y el voto del orgullo nacional trazado y dibujado sobre el asfalto de Montmeló, ondeando al unísono la bandera española. En el anverso de la nobleza y la decencia, la ruindad y la villanía. Una gota más en ese vaso chulesco y desafiante de ejemplares displicentes capaces de nombrar presidente de la Generalidad, representante del Estado en Cataluña, a un declarado cómplice y testaferro de un presunto delincuente. Siguen envalentonados ante la falta de respuesta contundente del Gobierno, más preocupado por lanzar vanas amenazas que por dar un puñetazo en la mesa y sajar de forma definitiva actitudes agravadas desde hace tiempo, pero toleradas desde hace décadas y cuyo final puede llegar a ser más trágico de lo que muchos piensan.

La estrategia de la provocación ante la falta de una tajante y contundente respuesta. Quizá el Rey esté obligado a firmar el Decreto de nombramiento, pero si no lo estuviera, muchos, que no yo, argumentarán que debe hacerlo por prudencia. Que falta de claridad entre nuestra clase política. Prorrogar el actual 155 no tiene amparo legal, pero sí la aplicación de uno nuevo, contundente, de bisturí, una gran dosis de quimio al cáncer secesionista. El independentismo quiere el conflicto aprovechándose de un inquietante silencio por impostura política. Utiliza los medios, manipula la educación y la cultura, obliga al pensamiento único y maneja a su antojo adulteradas consignas excluyentes. Torra, semejante personaje y al que, tras el fracaso de ese 155 light, se le va a otorgar el poder sobre un presupuesto como el de la Generalitat y el mando y control sobre cerca de 18.000 policías. Una bomba de relojería. La melindrosa clase política no es consciente de las consecuencias que la actual situación puede suponer.

Y la primera de ellas, no disimulada por el tal Torra, el no restablecimiento de la normalidad, la exacerbación del mal llamado “conflicto”, el agravamiento del falso “choque de trenes” y en definitiva, la confrontación abierta. Regalarle desde la inacción los medios para perpetrar sus locuras convierte a muchos en “cooperadores necesarios”. Como una hidra, el secesionismo ya tiene un nuevo provocador y lo ha elevado a sus mugrientos altares. Pero el verdadero presbiterio de hoy lo ocupa una imagen con dos hombres. Y nos representan a muchos. Y no son políticos. Dos deportistas que orgullosos de su bandera gritan a los cuatro vientos el deber como españoles y el honor de representarla. Ni Torra ni aquellos que de forma activa o pasiva pretender destruirla u ocultarla lo conseguirán. Como dijo el gran Douglas McArthur, militar norteamericano: “Deber, honor, nación… Las tres palabras que nos dictan lo que debería ser, lo que puede ser y lo que será”.

Hay que verlo para creerlo
Gregorio Morán cronicaglobal 19 Mayo 2018

Después de muchos años gobernados en Cataluña por la derecha nacionalista, en ocasiones con la aportación de la izquierda sumisa, henos ahora metidos de hoz y coz con un presidente de la Generalitat de extrema derecha, racista y xenófobo.

La componente religiosa aparece como signo de exclusividad del supremacismo. No es banal que la mesa de conversaciones entre el presidente huido de la justicia, y de sus responsabilidades, con este fantasma salido de las cloacas de la subvención pública, Quim Torra, intelectual doméstico y cuyo único empleo social fue, como en una broma macabra, vendedor de seguros de una compañía suiza, esa mesita, digo, esté presidida por la imagen de la Virgen, La Moreneta, el símbolo de Montserrat y del catalanismo más apegado a las tradiciones conservadoras.

Hemos entrado, pues, en el terreno del nacional catolicismo catalanista, y si alguien se ofende por sus bellaquerías racistas y xenófobas, “lo sienten”. Es decir, los ciudadanos de segunda no podemos pedirle más a nuestro pastor de almas y pueblos. Habría que empezar con la consideración de que su lenguaje es anterior a la introducción de la ciudadanía. Su mundo perdido de la libertad --imagino que espiritual y sólo para cruzados de la fe-- terminó con el Antiguo Régimen de 1714. A Quim Torra debe la ciudadanía de Barcelona la paralización del Mercado del Born, esencia de un pasado de señores y vasallos, donde instaló una inmensa sábana como enseña del más rancio catalanismo (gracias a tan magna iniciativa patriótica, el incompetente y también cristiano viejo Federico Trillo, ministro del Ejército a la sazón, emuló la gesta instalando otra bandera-sábana junto a la madrileña plaza de Colón). ¿Por qué los payasos políticos no acabarán de admitir que su lugar, digno y exento de consecuencias, es el circo mediático?

Racismo, xenofobia y La Moreneta. Con eso se construyó el carlismo dominante en tantas zonas de España, la provincia de Girona sin ir más lejos, semillero actual del nacional-catolicismo catalán que amenaza nuestra ciudadanía. Lo único que cambiaba eran las vírgenes. A cada uno la suya. No es extraño que para estos ultramontanos el reverendo Jaime Balmes, que trató infructuosamente de introducir cierta civilización en aquel mundo de violentos de alma y cuerpo, sea considerado el ejemplo periodístico más reseñable de la prosa española del siglo XIX. Un desprecio, por ignorancia provinciana y eclesial, hacia Mariano José de Larra, liberal y creador de la prosa que volvería a introducir el castellano en la gran literatura de la que llevaba ausente casi un par de siglos.

Cataluña tiene un presidente de la Generalitat que no puede, o debe, usar varias dependencias del Palau de la plaza Sant Jaume porque pertenecen al Ausente. Pero la colección de genialidades chuscas no queda sólo ahí. La izquierda radical de la CUP apoya esta su última oportunidad de influir en el Parlamento, y avala con su gesto aupar a un reaccionario meapilas y xenófobo. En su candor de criaturitas a la búsqueda de su día de gloria antes de integrarse en los negocios paternos, creen que un régimen puede cambiarse con una declaración, un corte de autopistas y una intimidación a los adversarios. La república es una cosa seria que no admite líderes de chichinabo pagados con dinero público. No se derrota a un Estado con un piquete adolescente, igual que no se crea una Generalitat fuerte con empleados y funámbulos.

La broma de un diario digital que publicó un artículo utilizando las mismas expresiones que Quim Torra, el presidente-marioneta, usó respecto a los no catalanes, pero refiriéndolo a ellos mismos, provocó una cascada de indignación en el macizo de la raza catalana --¡ya ven, ahora hay que habituarse al lenguaje de posguerra!--. Hasta que se dieron cuenta del sarcasmo y retiraron sus letanías victimistas de las redes sociales. Este es un país que tiene un gran sentido del humor, siempre y cuando se refiera a los otros.

El triunfo, no electoral sino de compadreo y miedo ante la oportunidad de gobernar y distribuir el presupuesto, no es lo más grave. Ni siquiera que el poder efímero de un neofascista desvergonzado, con señora profesora en el colegio más racista de Cataluña, el Thau, creado por el difunto Joan Triadú, un fanático de los dos legados incuestionables de la catalanidad, lengua e Iglesia. Tampoco eso.

Lo inquietante es que el ambiente de violencia​ está subiendo de grados. E igual que sucede cuando alguien se dedica a provocar, sin otro ánimo que exacerbar al adversario, ocurre siempre que en ese momento aparecen puñados de voluntarios para comprobar si la gasolina desparramada son Aromas de Montserrat o líquido incendiario. Se masca la violencia. Hay quien sueña con ella.

La Generalitat permite dar clase sin máster pero no sin catalán
La última convocatoria para contratar personal interino docente en los centros públicos en Cataluña ha ido acompañada de una rebaja de los requisitos formativos pero no afecta a las exigencias lingüísticas
Miquel Vera. Barcelona ABC 19 Mayo 2018

¿Contratar profesores sin el máster exigido para dar clases en Secundaria? Sí. ¿Profesores con dicho título pero que no acrediten un nivel suficiente de catalán? No. Esta es la situación que ha indignado a parte de profesorado de Cataluña que ve como la última convocatoria para contratar personal interino docente en los centros públicos ha ido acompañada de una rebaja de los requisitos formativos que se pide a los profesores que, no obstante, no afecta a las exigencias lingüísticas.

«El máster que ya no pide la Generalitat es indispensable porque garantiza la calidad a nivel pedagógico, es lo que capacita a los profesores. Es más importante que otras titulaciones», denuncia a ABC, Ferran Barri, coordinador del sector educativo del sindicato CSIF, que ha recurrido la convocatoria al entender que los criterios de selección son contrarios a derecho.

Desde CSIF advierten que actualmente hay profesores que a pesar de tener el máster, que se exigía hasta ahora para ser profesor de Secundaria, ven como otros docentes sin ese título les pasan por delante por el mero hecho de acreditar el nivel de catalán que requiere la Generalitat. Desde el sindicato también critican la escasa previsión del gobierno catalán, que, abrumado por la falta de profesores, ha rebajado las exigencias que plantea para dar clases.

CSIF anunció ayer, en una rueda de prensa con el presidente del sindicato, Miguel Borra, y sus responsables de educación que recurrirán la convocatoria para que la formación pedagógica prime en el acceso a la función pública.

Los sindicatos serios respetan la ley
OKDIARIO 19 Mayo 2018

Si en España hubiera más colectivos como la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), la credibilidad de los sindicatos no estaría al nivel del subsuelo. Mientras los miembros del CSIF hacen un trabajo encomiable plantándole cara al xenófobo Quim Torra, tanto UGT como CCOO muestran una intolerable actitud de connivencia con los separatistas. Incluso han participado en sus manifestaciones a favor de los golpistas encarcelados, algo que no es propio de colectivos serios, ya que la credibilidad se gana cuando el respeto a la ley es incuestionable. Dado el contexto en el que se encuentra Cataluña, la labor del CSIF se antoja imprescindible en estos momentos.

Esta central sindical colaborará con el Ministerio de Educación en la denuncia de abusos sobre profesores constitucionalistas. También dará protección legal y proyección mediática a los afectados por las ilegalidades separatistas. Una iniciativa que se antoja más perentoria que nunca si tenemos en cuenta que la Generalitat está manejada por un ultra como Quim Torra. Un representante que con su irresponsabilidad y radicalismo alentará los más bajos instintos de aquellas facciones sediciosas que entienden la política como una imposición a través de la fuerza, la coacción y el chantaje. Por todo ello, los componentes del CSIF tendrán que trabajar a destajo para que no haya ilegalidad sin la correspondiente denuncia y proteger así a los trabajadores en todos los ámbitos de la sociedad.

Algo en lo que deben estar amparados y apoyados por el Gobierno, que tiene que tomar un papel activo ya sea en forma de procesamiento contra los que infrinjan las normas o, directamente, aplicando de nuevo el artículo 155 de la Constitución, pero con una vertiente mucho más expeditiva. Sin embargo, lo que resulta intolerable es la actitud de un Govern que segrega entre españolistas e independentistas como si la región se rigiera por los lacerantes efectos de un apartheid de nuevo cuño. Afortunadamente está la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, ya que si los trabajadores que respetan el Estado de Derecho tuvieran que depender de la labor de UGT o CCOO verían sus derechos reducidos a la nada. Por desgracia, estos sindicatos llevan demasiado tiempo girados hacia el sol que más calienta en cada territorio y bajo cada circunstancia.

El gran sindicato de funcionarios planta cara a Torra: pide a su gente que denuncie las ilegalidades
Carlos Cuesta okdiario 19 Mayo 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha decidido plantar cara a Quim Torra y ha vuelto a activar el mecanismo de denuncia de ilegalidades separatistas para que los empleados públicos -afiliados a ellos o no- puedan denunciar los actos contrarios a la Constitución y la ley que les pueda exigir el nuevo Govern golpista.

La protección, además, no se limitará a denunciar los actos. A partir de ese momento el sindicatos CSIF se encargará de denunciar el hecho para intentar frenar la ilegalidad y, además, de dar protección legal y proyección mediática a los afectados por las ilegalidades separatistas.

La actitud apolítica y totalmente defensora de la legalidad llama la atención en comparación con el respaldo a planteamientos separatistas que están teniendo UGT y CCOO en Cataluña.

CSIF, que colabora ya con el Ministerio de Educación en la denuncia de abusos sobre los profesores, ha realizado ya esta práctica en el pasado más reciente. Pero considera conveniente refrescar este sistema ante la evidencia de prácticas ilegales bajo el 155 y, mucho más, previsiblemente, a la luz de los anuncios que ha realizado el nuevo Presidente regional catalán Quim Torra.

El objetivo es simplemente “velar por la seguridad jurídica”. Porque, por ejemplo, los “docentes en Cataluña sufren a diario dificultades en el ejercicio de su profesión y se sienten señalados políticamente por el independentismo en sus centros educativos”, tal y como señala CSIF.

CSIF, de hecho, ha trasladado ya al Ministerio las presiones que sufre el profesorado en Cataluña por parte de instituciones de la Generalitat y simpatizantes del independentismo en el ejercicio diario de su profesión.
En este contexto, Educación, tras las gestiones de CSIF, ha solicitado toda la información posible al respecto para determinar las circunstancias que han motivado la suspensión de actividad de un profesor del Instituto de Enseñanza Secundaria de Barcelona.

CSIF asimismo ha interpuesto un recurso contra la última convocatoria de personal interino docente en los centros públicos de Cataluña al entender que los criterios de selección son contrarios a derecho. Esta convocatoria, de manera excepcional, abre la puerta a la inscripción en las bolsas de trabajo a personal que no cumple con los requisitos de titulación obligatorios, tanto a nivel autonómico como a nivel estatal. De hecho, elimina el máster necesario para los profesores a cambio de primar más la lengua catalana.

Y es que la Generalitat ha instaurado un sistema de selección de docentes que permite ejercer sin la titulación obligatoria, siempre que se hable en catalán. La Ley Orgánica de Educación establece que para poder ejercer la profesión docente en los niveles posteriores a Infantil y Primaria debe ir obligatoriamente acompañada de la formación pedagógica y didáctica de nivel de Posgrado y, por tanto, estar en posesión de la titulación requerida, en concreto, un título oficial de máster. Sin embargo, la convocatoria de la Generalitat pretende esquivar este requisito.

La Generalitat ya intentó echar por tierra esta regulación en el pasado, mediante un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el Real Decreto que determina las condiciones de formación. En este sentido, el Alto Tribunal resolvió en 2014 la constitucionalidad, vigencia y aplicación en todo el Estado de esta normativa. La intención de la Administración de admitir en la bolsa de trabajo a personal docente sin la titulación obligatoria puede suponer una disminución del nivel educativo ofertado, vulnerando el derecho a la educación en toda su extensión y por ende puede producir un perjuicio para el alumnado. Además, se puede generar un agravio comparativo y discriminatorio respecto a los centros privados, donde los docentes sí que tienen la titulación mínima exigida por Ley.

Policías nacionales acosados en Cataluña: "Aquí ya no se puede vivir"
Desde el 1 de octubre, la presión social ha aumentado sobre los miembros de las Fuerzas y Seguridad del Estado, con ataques incluso a las comisarías
Carlos Frías vozpopuli.es 19 Mayo 2018

Marcos Veiras es policía nacional en Barcelona, y desarrolla su trabajo en unidades de extranjería. Llegó allí hace siete años desde Galicia y desde hace tres pide volver a su tierra. La última hace apenas unas semanas. "Aquí ya no se puede vivir". Marcos nos atiende por teléfono desde un bar de Barcelona: "Me he tenido que salir fuera, uno no sabe quién puede estar sentado a tu lado con la oreja puesta", asegura.

En los dos últimos ejercicios, 560 agentes han decido hacer la maletas y marcharse lejos de Cataluña. "Pero lo peor de todo es el número de agentes que lo han pedido y no se les ha concedido", explica a este periódico. El 80% de los compañeros de Marcos vienen de otros puntos de España.

Para Veiras hay dos planos por los cuales un policía quiere marcharse de Cataluña. El social, el más evidente, se viene agravando desde la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre. "Cuando los independentistas saben que eres policía te empiezan a descartar socialmente". Le pasó a su mujer, que tuvo que salirse de un grupo de WhatsApp en el que estaba con compañeros de su trabajo. Los comentarios después de la simulada votación se hicieron insoportables, y "la empezaron a apartar" en el ámbito laboral.

"Fuera, perros"
En su propia casa tampoco se encuentra tranquilo. "Encima de nosotros viven independentistas que tienen puesta la estelada en el bacón. Antes, cuando lavaba el uniforme, lo colgaba fuera. Ya no puedo". Dice que muchos compañeros reciben insultos en sus buzones. Notitas dobladas que les 'invitan' a marcharse. "Fora, gossos (fuera perros) es lo que suelen escribirnos", asegura Veiras. Eso mismo le gritaban a él cuando tendía su ropa de trabajo.

En los últimos días los Comités de Defensa de la República (CDR) han aumentado el acoso contra la Policia Nacional y la Guardia Civil. Hasta el punto de que se han producido "pintadas y lanzamientos de huevos" contra comisarías y cuarteles. "La situación a veces es peor que la que era en el País Vasco, porque allí sabías que era la ETA pero aquí es toda una sociedad", afirma Veiras, a lo que añade que "tampoco podemos confiar en todos los Mossos porque muchos son independentistas y actúan con total impunidad".

La otra arista a la que Veiras achaca que cientos de policías hayan pedido marcharse de Cataluña se encuentra en el propio trabajo. "Nosotros trabajamos por objetivos, y nos piden las mismas detenciones que hace 10 años cuando saben que los compañeros se están marchando. Y los que llegan nuevos, que son muchos menos, tienen que aprender, y eso conlleva un proceso", explica.

Según sus cálculos, sólo en Barcelona la Jefatura Superior de Policía tiene 178 plazas desiertas. Esto se traduce en cambios de turnos y cambios de puestos cada dos o tres meses. "Hay gente que hace información o temas judiciales que están cubriendo seguridad en las puertas de los edificios". A él de vez en cuando le toca dar apoyo en los Centros de Internamiento de Extranjeros.

El alto coste de la vida en Cataluña también lastra las ganas de quedarse en una comunidad autónoma que no siempre es lo más benévola para profesiones como las de Veiras. "El precio de los pisos es terrible. Ganando 600 euros menos que los Mossos, algunos compañeros tienen que vivir en pisos pateras". Pero aún así con todo, "los casos más sangrantes son los de quienes son de aquí, los que tienen una familia y un arraigo aquí y no lo tienen tan fácil para marcharse".

Extranjeros en la propia tierra
"Soy charnego y me siento catalán, pero los independentistas me hacen sentir vergüenza. Quieren que me vaya de mi ciudad por sentirme también español". Quien habla es Pedro, también policía nacional, y que ha pedido que se le cambie el nombre en este reportaje. Porque él por ahora se va a quedar en Barcelona. "Aunque no descarto pedir el traslado si esto sigue así".

Su padre, también miembro del cuerpo en su día, vivió los tiempos duros de los atentados terroristas. Por eso sabe de primera mano que por precaución es mejor no decir su profesión según en qué sitios. "Mi profesión es mi profesión, e intento que cuando salgo de trabajar se quede fuera de mi vida. Pero no quiero estar pendiente de la gente con el lacito amarillo que te mira mal, de aquel que sabe que soy Policía y que entonces ya no le gusto", afirma.

El 155 se ha quedado en un 124 muy light
La presión se nota cada día para quien viste un uniforme con la bandera de España. Se nota que el ambiente está enrarecido. Tampoco ayuda la posición del Gobierno central: "Aquí hay el 155 se ha quedado en un 124 muy light”. Aunque para los protagonistas de este reportaje el “abandono del ministerio del Interior” viene de lejos. “Tanto el PP como el PSOE, cuando han necesitado apoyos para gobernar, han tirado de la antigua CiU”. En 2005 eso se tradujo en que los Mossos d’Esquadra empezasen a patrullar por las calles catalanas al asumir la seguridad ciudadana y el orden público.

Él tiene amigos independentistas y sabe que hay temas que directamente no pueden tocar cuando se juntan para unas cervezas. Sabe que sus compañeros que vienen de fuera tienen varios hándicaps añadidos. El primero que te hablen en catalán cuando uno dice que no lo entiende. “Si eres andaluz o gallego, hay sitios donde te hacen el vacío”. Pero también sabe que hay diferencias entre las grandes ciudades y los pueblos. Entre Barcelona o Badalona con Cambrils o Premiá de Mar. “Entre Tabarnia y Tractoria”.

Pedro tiene clara dos cosas. La primera es que el problema radica en dar a la Generalitat la competencia educativa. “Si hubiesen vigilado lo que se daba en los colegios igual no habríamos llegado a este punto”, sugiere. La segunda es que si se diese un plus de peligrosidad, como todavía se hace en el País Vasco y Navarra o en Ceuta y Melilla, el goteo de policías gallegos, andaluces, valencianos, madrileños y del resto del país se cortaría. “Vivir aquí es carísimo, y si encima no se sienten queridos, entiendo perfectamente que se quieran ir”.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial