AGLI Recortes de Prensa   Martes 29 Mayo 2018

¡Sí a la moción de censura! Preparando una agenda transformadora
Juan Laborda vozpopuli.es 29 Mayo 2018

España vive una profunda crisis social, económica, y política. Todas ellas convergen y se sintetizan en una honda depresión moral. Y es en este caldo de cultivo donde algunos nacionalismos periféricos han medrado para introducir, además, una crisis territorial. La crisis de España, en definitiva, es generalizada. No solo afecta a la clase política gobernante, que también, es extensible a unas élites económicas, intelectuales y académicas, en líneas generales dóciles con el poder, todo por mantener un statu-quo, sus ”privilegios”. Como corolario obvio nunca en los últimos cuarenta años España había pintado tan poco en la esfera internacional. Las élites actuales son sin duda las más mediocres de nuestra joven democracia. Pero también nosotros, los ciudadanos, tenemos nuestra ración de culpa, especialmente la clase media. Hemos validado con nuestro voto dichos comportamientos.

Esta degradación moral alcanzó bajo el actual partido en el poder niveles de hedor insoportables. Tras la primera sentencia por el caso Gürtel, el actual ejecutivo debería haber dimitido. No solo no lo han hecho, sino que además se han autodenominado garante de la estabilidad patria. ¡Pero qué estabilidad ni qué carajo! España, país de ensambladores, camareros y crupieres, tiene la tasa de paro más alta de la OCDE, alcanzando límites insufribles cuando la ajustamos por precariedad y temporalidad. Los salarios son míseros, y nuestros jóvenes no tienen ningún futuro aquí. ¿De qué estabilidad hablan? ¿Que la economía está creciendo desde 2014? Sí, pero por factores no atribuibles a ellos: la relajación del ajuste presupuestario, con la aquiescencia de Bruselas; la entrada de flujos financieros foráneos en nuestra economía, derivados de la política monetaria del BCE; y la bajada no prevista del precio del petróleo y otras materias primas. Y como corolario, una deuda soberana récord histórico. Pero estos vientos empiezan a soplar en contra.

En realidad quienes nos desgobiernan aprovecharon la crisis para beneficiar al 1% más rico. No lo digo yo, lo detallan los datos oficiales de Banco de España o de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Implementaron una devaluación salarial que no ha servido para aumentar la competitividad de nuestras empresas. ¿Saben que han hecho nuestras empresas con las bajadas salariales? ¡Subir precios para mejorar márgenes, aumentando aún más la participación del factor capital en la renta nacional a costa de las familias y de los trabajadores! Eso, lo deberían saber, es social y económicamente ineficiente. El desprecio de nuestros gobernantes por los más débiles y humildes alcanza cotas insoportables.

Una hoja de ruta constituyente
Tras la sentencia Gürtel no quedaba otra que convocar una moción de censura. En este sentido, Pedro Sánchez ha hecho lo que tenía que hacer. Además era el único que legalmente lo podía hacer. Mucho nos hubiésemos evitado si allá por 2015 Podemos y Cs hubiesen pactado con Sánchez una hoja de ruta constituyente encaminada a solucionar los gravísimos problemas de España. Aunque con retraso, aún estamos a tiempo de al menos programar otra que ponga las bases de una sociedad mejor. Pero me temo que los tactismos, ahora de Rivera, como antes de Iglesias, descarrilarán esta nueva oportunidad. Espoleados por unos sondeos, cocinados por aquellos que quieren que todo siga igual, la formación naranja parece que ansía unas elecciones anticipadas.

Déjenme soñar y pensar que al final la oposición se pone de acuerdo y pacta una hoja de ruta. Esta hoja de ruta ya la detallé hace un año. Permítanme recuperarla. El preámbulo de la moción de censura podría explicitarse así: “Durante los dos próximos años este gobierno de transición consensuado con las fuerzas políticas y sociales pondrá las bases que permitan una regeneración y rearme moral, económico y social de nuestro país”. Pero para ello deberá explicitar un conjunto de cambios legales, reformas y propuestas que sean el común denominador de todos aquellos que quieran dar la vuelta a la situación actual.

Es necesario llevar a cabo un conjunto de reformas que hagan de España una democracia de facto y de iure. Cosas básicas, elementales. Viendo atónitos los escándalos que circulan estos días es necesario apuntalar una separación efectiva de poderes. Es ineludible una ley antimonopolio que prohíba explícitamente la participación en el accionariado de medios de comunicación de bancos y otros vehículos de inversión, y viceversa. Es fundamental terminar con las puertas giratorias de políticos y funcionarios. Las grandes empresas, especialmente aquellas que viven del Boletín Oficial del Estado, deben entender de una vez por todas que les será más rentable invertir en formación de sus trabajadores, en innovación de procesos o productos, que en políticos y/o funcionarios. Y, por higiene democrática, es fundamental acabar con todo aquel personal de la administración pública colocado a dedo por los partidos de turno -amigos, familiares, militantes…-, mientras se refuerza el correspondiente a los pilares básicos de nuestro estado del bienestar: educación, sanidad, justicia, dependencia, inspección, seguridad,….

Desde un punto de vista económico el gobierno de transición “promoverá todas las reformas económicas y sociales encaminadas a un modelo productivo más eficiente, económica, ecológica y energéticamente; y, obviamente, mucho más justo -la pobreza se está cebando con los jóvenes, con los más débiles-". Hay que acabar con el capitalismo de amiguetes y el Totalitarismo Invertido en que se ha convertido España, donde la igualdad de oportunidades son meras palabras huecas que hace tiempo el viento se llevó. Es necesario repensar la educación de nuestros hijos y nietos como el motor clave para que alcancen su auténtica libertad, no sometidos a ningún proceso de alienación, y, obviamente, para que el ascensor social funcione. No es de recibo, al menos para mí, que según el barrio en el que se nazca, los niños y niñas de este país están predestinados a ser carne de cañón.

Hoy en día es más necesario que nunca algo de lo que carecemos, nuevas élites audaces que promuevan una profunda reforma fiscal -aumentar la imposición a rentistas, mientras se baja la del factor trabajo, el IVA y la de las pequeñas y mediana empresas-; lucha sin cuartel contra los oligopolios patrios, y, muy especialmente, un cambio radical del actual marco energético. El objetivo es claro: iniciar una fase de incremento y modernización de nuestro aparato productivo. Ello será complementado con una lucha sin cuartel contra la creciente desigualdad, mientras se defiende políticas redistributivas. La evidencia empírica demuestra que la baja desigualdad después de impuestos está altamente correlacionada con un crecimiento más alto y duradero, y que las políticas redistributivas no tienen un impacto negativo en el crecimiento, al revés, el gasto en sanidad y educación es positivo.

Déjenme soñar y pensar que al final un grupo de hombres y mujeres buenos, de diferentes ideologías, se ponen de acuerdo en sentar las bases de una España más libre, justa y próspera. Y un deseo final: ansío que aquellos que actúen por tactismo y descarrilen esta oportunidad ojalá lo acaben pagando en las urnas.

Pedro Sánchez es un peligro público capaz de todo para lograr el poder
ESdiario 29 Mayo 2018

El líder del PSOE no impulsa una moción de censura, sino un asalto al poder en el que prescinde incluso de la opinión de los españoles y supone su entrega al independentismo más rancio.

Si de verdad Pedro Sánchez estuviera convencido de que sus intereses coinciden con los de los españoles, forzaría inmediatas Elecciones Generales de una manera bien sencilla: impulsando una moción de censura, probablemente con Ciudadanos y Podemos respaldándola, con un único punto del día. Designar a un presidente independiente para convocar a los españoles a las urnas en el menor tiempo posible.

Seguramente no es la mejor opción tampoco, pues España necesita estabilidad para responder con solvencia al desafío catalán y para superar una crisis que dista mucho de estar enterrada; pero sería legítimo si se piensa, como Albert Rivera y Ciudadanos, que la corrupción tiene más agotados a los españoles que el reiterado paso por las urnas: se entrega a ellos la decisión, que es lo normal en una democracia, por mucho que recurrir a ello por tercera vez desde finales desde 2015, en pleno desafío soberanista y con la crisis aún golpeando, sea cuando menos discutible.

Pero el líder del PSOE sabe perfectamente que los ciudadanos no le quieren en La Moncloa, como demuestran los dos intentos encabezados por él para lograrlo, ambos saldados con sendas derrotas históricas en sus siglas. Y sabe también, del mismo modo, que el único modo de acceder a la presidencia del Gobierno en asaltándola de la mano de los mismos partidos políticos y dirigentes que llevan años dedicados a destruir la Constitución.

Nada de esto es opinable, pues la aritmética parlamentaria es la que es, toda vez que Rivera ya ha anunciado que no respaldará a Sánchez si su plan es gobernar, por tiempo indeterminado, y no disolver las Cámaras para pasar por las urnas. Y ésa es, precisamente, la intención del irresponsable dirigente socialista.

Segunda intentona
Que no es más que la continuación de lo que ya intentó tras ser derrotado por Rajoy dos veces en pocos meses, tras paralizar durante un año el país por su insólita contumacia en contradecir el designio de los votos y llegar a un puesto que no era suyo.

Por mucho que el PSOE se empeñe en vender la idea de que Sánchez es coherente, y que por eso en el pasado dimitió, la realidad es justo la opuesta: hace unos meses se tuvo que marchar tras intentar pactar con los nacionalistas y encontrar la oposición de al menos la mitad de su propio partido.

Y ahora, derrotada esa resistencia interna tras ser presentada como un apoyo a Rajoy y no como una barrera frente al soberanismo, vuelve a las andadas. Porque Sánchez no presenta una moción de censura "ética", como señalan sus portavoces más seguidistas, sino para lograr el poder con cualquiera y a cualquier precio.

El PSOE solo puede llegar a Moncloa con los partidos que quieren destruir la convivencia en España. No hay más sumas posibles

Siendo muy grave la corrupción y evidente la necesidad de regeneración del PP, con la salida voluntaria de Rajoy cuando termine la legislatura y su sustitución por una cara nueva, es casi cómico que el PSOE apele a la higiene pública para tratar en vano de justificar su asalto: el actual presidente del Gobierno es responsable político de lo que ocurre en su Gobierno y en su partido, y por eso es aconsejable que deje paso cuando acabe el ciclo, pero ni está imputado ni se sienta en ningún banquillo de acusados ni su partido ha sido condenado penalmente por unos hechos, ciertamente repugnantes, que datan de hace casi quince años.

Ética oscilante
Algo que los socialistas no pueden decir de sus dos últimos presidentes, a la vez máximos responsables de la Junta de Andalucía: Chaves y Griñán sí se enfrentan a condenas muy serias(de cárcel incluso en el segundo caso), por hecho cometido en fecha mucho más reciente que la saldada, por cierto, en la primera condena de la trama Gürtel. Cosa distinta es que políticamente este caso y otros tantos por dirimirse en los juzgados tengan un inocultable impacto que obliga a los populares ha adoptar medidas regeneradoras.

Pero, por encima incluso de ese cinismo, hay algo insoportable en la estrategia de Sánchez: contar con los mismos dirigentes sobre los que pesan causas penales gravísimas y el 155, es directamente indecoroso y perfila la siniestra catadura política de un personaje definitivamente convertido en un peligro público. Quizá parte del soberanismo no le acompañe en su moción de censura egoísta, pero que el líder socialista haya echado cuentas contando con ellos lo dice todo de su insolvencia política y falta de escrúpulos personales.

Rajoy presiona al Congreso y la Justicia
Pablo Sebastián republica 29 Mayo 2018

Estamos viviendo momentos cruciales en la historia reciente de este país con motivo de la sentencia de Gürtel que condena al PP y a destacados dirigentes de este partido, proyectando una grave responsabilidad sobre el presidente Mariano Rajoy.

El que, por enésima vez, pretende salir indemne de esta nueva crisis ante las divergencias y desencuentros de los partidos de la oposición que corren el riesgo de perder la oportunidad de la merecida moción de censura que ha presentado Pedro Sánchez en una fatua discusión convertida en una ridícula hoguera de vanidades pueblerinas e irresponsables.

Pero mientras bailan los ratones de la Oposición el gato Rajoy mueve sus hilos e influencias y fuerza la convocatoria urgente del debate de la moción de censura para el próximo día 31 de mayo. Y logra el veto al magistrado Prada (que firmó la condena de Gürtel) para que no esté –gracias al voto de calidad y gestiones del presidente del CGPJ, Carlos Lesmes- en la visitilla que decidirá sobre el ingreso en prisión de Rosalía Iglesias, la esposa de Bárcenas, quien ha amenazado con implicar a Rajoy en Gürtel si Rosalía entra el miércoles en la cárcel.

Rajoy mueve los hilos evitar: su aparatosa salida del poder en el caso de triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez; la nueva confesión de Bárcenas con pruebas que lo implicarían de manera directa en la corrupción del PP; y la posibilidad de que dirigentes del PP pidan su dimisión para así abortar la moción de censura (como ya ocurrió con Cifuentes en Madrid) y buscar un adelanto electoral pactado con PSOE y Cs y sin Rajoy al frente del cartel del PP.

Ante esta grave situación Sánchez debería ofrecer la convocatoria cercana (en el otoño) de las elecciones generales, una vez quitado al PP el control de RTVE y de la Fiscalía anti corrupción. Y el líder de Cs se debería sumar a la censura, que Pablo Iglesias apoya sin condiciones desde Podemos, para expulsar de una vez por todas a Rajoy de la Moncloa.

Sobre todo porque Rivera debe entender que lo ocurrido con Lesmes huele mal y a presunta prevaricación del presidente del CGPJ y del Supremo, con la intención de salvar a Rajoy de las posibles revelaciones de Bárcenas en el caso que su esposa Rosalía entre en prisión. Revelaciones que podrían incluir pruebas determinantes sobre la implicación de Rajoy en Gürtel y en la doble contabilidad del PP.

Y ¿cuántas veces y en qué casos ha puesto Carlos Lesmes tanto empeño y actividad para alterar un tribunal de ‘vistillas’ que el próximo miércoles (víspera del debate de la moción de censura) decidirá si Rosalía entra en prisión? Todo apunta a presiones de Catalá o de Moncloa para evitar que Bárcenas haga público todo lo que tenga de Rajoy. Pero está claro que el empeño en apartar al magistrado Prada se debe al miedo que le tienen a Bárcenas.

Además nunca se ha visto una convocatoria urgente de moción de censura contra el presidente del Gobierno, como la impuesta por la presidenta del Congreso Ana Pastor para favorecer a su presidente y amigo, desbordando las normas habituales de la cortesía parlamentaria para impedir a Sánchez que gane tiempo y busque aliados.

Confirmando -con esto y lo ocurrido con Lesmes- la situación desesperada de Rajoy y el daño a las instituciones que Gobierno, el Poder Judicial y la presidenta del Congreso pueden causar a este país en su empeño de salvar a Rajoy. Un Rajoy que no tiene salvación porque tarde o temprano caerá, y si es más tarde que pronto arrastrando en su hundimiento al Partido Popular.

COMO DICEN LAS ENCUESTAS
Esto se oirá en el Congreso de los Diputados cuando llegue VOX
La Gaceta  29 Mayo 2018

En el escenario hodierno, una pregunta concreta asalta a los simpatizantes de VOX: ‘¿qué hará el partido si llega al Congreso de los Diputados?’

En los últimos meses, ingentes sondeos conceden a VOX representación en el Congreso de los Diputados. Así, la más reciente encuesta publicada por El Español, por ejemplo, le atribuye al partido de Santiago Abascal un diputado y un 1,9% en intención de voto para las próximas elecciones. En este escenario, una pregunta concreta asalta a los simpatizantes de la formación: ‘¿qué hará ésta si llega al Congreso de los Diputados?’

Lo explicó – de modo muy sintético y esquemático – el secretario general del partido, Javier Ortega-Smith, en un acto celebrado el pasado mes de abril.

En términos económicos y administrativos, la postura de VOX es meridianamente clara: por un lado, aboga por la supresión del impuesto de donaciones y de sucesiones y por la rebaja de todos los impuestos; y, por otro lado, se decanta por la eliminación de las comunidades autónomas y la consecuente recuperación de la organización territorial anterior: la provincial.

En términos políticos, las claves del proyecto de VOX estriban en la defensa de la unidad de España tanto en Bruselas como en Cataluña, la derogación de la actual legislación abortista, la abolición de la Ley de Memoria Histórica, la supresión de las leyes LGTB que se han ido aprobando en diversas comunidades autónomas – y que amordazan a los ciudadanos -, una reforma constitucional que cierre la puerta a la anexión de Navarra al País Vasco y una modificación de la Ley de Partidos Políticos encaminada a proscribir los partidos independentistas.

España y la UE
En un mitin celebrado la pasada semana en La Coruña, el presidente de VOX, Santiago Abascal, reflexionó sobre el propósito de Ciudadanos de constituir los cacareados ‘Estados Unidos de Europa’: Esos mismos que invocan el Artículo 2 de la Constitución contra los separatistas, no se dan cuenta que indivisible e indisoluble no es lo mismo“, ha señalado Abascal. ‘Indivisible es que España no se puede dividir, e indisoluble, que no podemos disolver nuestra soberanía y entregársela a otras naciones, o disolverla en el contexto internacional, y menos aún entregársela a una burocracia de Bruselas que ni nos entiende ni nos respeta’.

En respuesta a quienes acusan a VOX de racismo, Abascal ha manifestado el espíritu esencialmente español del partido; un espíritu que es, pues, opuesto al racismo: ‘Para los españoles, el color de la piel nunca ha sido problema. Para los de VOX tampoco’, señaló Abascal, quien recordó la Hispanidad como ‘la mayor obra de hermanamiento que ha hecho nunca ningún pueblo’.

Ni Sánchez ni Rajoy; España
Isabel San Sebastián ABC 29 Mayo 2018

Muchos miembros sensatos del PP han dejado de preocuparse por el previsible hundimiento de su grupo para centrar su atención en una cuestión harto más angustiosa: la probabilidad de que el terremoto dañe los cimientos de la nación española.

En el partido del Gobierno hay patriotas capaces de colocar los intereses de España por encima del escaño o la poltrona. No son los que ponen cara a las siglas en televisión, pero los hay. Y llevan tiempo advirtiendo de la hecatombe que se avecina. La que sobrevendría inevitablemente si la moción de censura presentada por Pedro Sánchez saliera finalmente adelante, con el apoyo de Podemos y la constelación de grupúsculos separatistas cuya razón de existir es liquidar la democracia y romper nuestra unidad. Una posibilidad tan aterradora como real, dado que el líder socialista en quien depositaba sus esperanzas Rajoy para frenar el avance de Rivera se ha propuesto llegar a La Moncloa a toda costa, sea cual sea el precio a pagar por ocupar temporalmente esa residencia.

En los aledaños del poder popular se sabía perfectamente cuál iba a ser la sentencia del caso Gürtel y, pese a ello, se forzaron los tiempos con el afán de aprobar los presupuestos generales a cambio de otorgar al PNV concesiones injustificables. El jefe del Ejecutivo era consciente de la condena que estaba punto de caer sobre su partido, del mismo modo que está al tanto, hoy, de las grabaciones que obran en poder de Luis Bárcenas. Grabaciones altamente comprometedoras para varios dirigentes con despacho en Génova, según dicen quienes han tenido acceso a ellas, que el extesorero amenaza con sacar a la luz si su esposa, Rosalía Iglesias, acaba entrando en prisión. ¡Más madera para las calderas populistas!

Si el círculo de pretorianos que rodea al presidente no tuviera como único objetivo su propia supervivencia, indisolublemente unida a la de su mentor, le estarían aconsejando ahora mismo presentar la dimisión irrevocable y facilitar la formación de un gobierno de transición encargado de convocar elecciones lo antes posible. Un gobierno constitucionalista, presidido por una persona de consenso. Un gobierno susceptible de cerrar el paso a golpistas, secesionistas, totalitarios, cómplices de terroristas y demás ralea entusiasmada con la idea de apoyar un proyecto Frankenstein sustentado en la ambición personal de un hombre carente de escrúpulos, a quien ya su propia formación hubo de parar los pies en el pasado. En el PSOE actual no hay fuerza suficiente para repetir la jugada, aunque sí diputados leales a la Carta Magna que estarían encantados de respaldar una iniciativa así. También en el PP, donde cunde el desánimo ante un futuro político negro además de una inquietud creciente por lo que puede ocurrirle al país. Y por supuesto en Ciudadanos, que llama abiertamente a las urnas.

El peligro de que Sánchez se salga con la suya es innegable, y la forma de impedírselo no es jugar con él al «gallina», a ver quién se asusta antes; quién tiene más que perder a la postre. Porque quien pierde a la postre es España, amenazada de muerte. Mariano Rajoy pertenece al pasado juzgado en la Audiencia Nacional, por más que mire hacia otro lado fingiendo que no le atañe. Él estaba allí, en la cúpula de PP, participando en las decisiones. Por acción o por omisión, fue corresponsable de lo sucedido y debe marcharse a casa junto al resto de líderes salpicados por la corrupción.

La crisis es de tal gravedad que solo queda una salida: devolver la voz a la ciudadanía y confiar en que acierte al votar.

Una moción de censura para una nueva Restauración
Miguel Alba. vozpopuli  29 Mayo 2018

En aquella España trasquilada de igualdades, plagada de corruptelas, y sin ensoñación alguna de estado del bienestar, la política encontró un hueco para la esperanza. Aquel turnismo liderado por Cánovas del Castillo y Sagasta. No fue la solución de todos los males, sin duda, pero sí ejerció de suficiente bálsamo para recomponer las relaciones sociales en torno a un proyecto común de país, imperfecto pero con matices sobre los que asirse. Aquella España de finales del siglo XIX parecía no tener solución, como sucede ahora con esta nación del 5G. La sentencia del caso Gürtel, como primer dedo acusatorio al partido del Gobierno y a su líder Mariano Rajoy, ha activado el final de un periodo histórico que ya no da más de sí. No estamos ante una revolución social ni ante un simple golpe palaciego: estamos ante un momento parlamentario que puede tener repercusiones en un sentido u otro según como se desarrolle, dentro de esa larga agonía histórica bautizada como crisis de régimen. Lo que está en juego, por tanto, es si entramos ya abiertamente en una fase de restauración y quién la encabeza, o si se agudiza la crisis política.

Es el momento de una nueva restauración. Capaz de implosionar esas estructuras del estado carcomidas por las cloacas, la corrupción o el amiguismo. Capaz de ser valiente con las reformas económicas pendientes y no vivir a golpe del populismo de la calle. Una restauración con políticos limpios y valientes ante la complicada tarea de encontrar un amplio consenso en materias sobre las que no se pueden traspasar sus líneas rojas. Una nueva época que obligará a reabrir el debate constitucional sin que haya que entenderlo como una afrenta al espíritu de la Transición. De no hacerlo, correremos el riesgo de nadar todo un océano para morir en la orilla. De no hacerlo, correremos el riesgo de una restauración únicamente de parte. Podría adquirir fórmulas extrañas e inesperadas, como la de una revolución pasiva encabezada por un Pedro Sánchez capaz de gobernar con el apoyo de una izquierda en barrena y de unos independentistas noqueados. Sánchez y el PSOE han presentado la moción de censura casi obligados por las circunstancias. Ante una sentencia dura contra el PP, estaba en juego su rol de oposición, sobre todo cuando los socialistas han tenido un perfil bajo durante los últimos meses o directamente seguidista con el PP en lo que respecta a la crisis territorial. Podría ocurrir que, dada la lógica anti-PP que se ha impuesto en los últimos meses, el PSOE cuente con el apoyo de todas las fuerzas políticas con excepción de Ciudadanos y el PP, por lo que su moción de censura triunfe y Pedro Sánchez sea el nuevo presidente del gobierno con tan sólo 84 diputados. La opción de Ciudadanos es más transparente: la actual relación de fuerzas parlamentaria no se corresponde con la realidad y son necesarias nuevas elecciones para que Ciudadanos gobierne con el apoyo del PP. Esta restauración no sería simplemente una recomposición de la derecha.

El IBEX está por el cambio, más aún cuando el cambio que esperan y desean no cuestiona la hegemonía del centro-derecha. Al contrario, más bien la afianza durante la próxima legislatura. Las elecciones catalanas han insuflado más ambición -que no le falta- a Albert Rivera. Quedar primero en Cataluña (aunque lejos de poder gobernar) y humillar al PP con 36 escaños contra 4 es algo que el líder de Cs lleva semanas queriendo capitalizar. ¿Cómo? Marcando perfil para erigirse como una alternativa sólida al PP (lo que implica gestos de distanciamiento) y consolidarse también como una garantía frente a la izquierda.

Rivera, hasta la sentencia de la Gürtel y la resaca de la moción de censura, tenía buenas expectativas, pero problemas de agenda. Si quiere ser presidente tras las próximas elecciones -difícil, no imposible- debía separarse de Rajoy, con cautela pero sin piedad y sin parecer ni un asesino ni un irresponsable. Atacarle, desgastarle y, al mismo tiempo, ayudar a gobernar. Nada fácil. Pero tampoco podía dejar de pedalear. Por eso, abrió frentes -el de la reforma electoral- acercándose a Podemos. Sus intereses coinciden: jubilar a la Ley d'Hondt para aumentar la proporcionalidad entre votos recogidos y escaños obtenidos. Es un objetivo positivo, pero el excesivo roce con Iglesias tiene riesgos y a nivel fáctico es una batalla perdida porque, con la actual composición del Congreso, no se puede aprobar contra la voluntad del PP y el PSOE, que no quieren experimentos.

Pero la decisión clave de Rivera -y en la que se puede jugar su carrera- es la de los tiempos. ¿Cuándo le convienen las próximas elecciones? ¿Antes de las municipales y autonómicas de la primavera del 2019 o después? La respuesta de estadista es que después. Pero ¿y si en las municipales y autonómicas el PP y el PSOE -que tienen más implantación- le distancian? ¿Perdería el aura de líder emergente? Nada más conocerse la sentencia de la Gürtel, Ciudadanos salió en bloque solicitando elecciones. Tras la reflexión del fin de semana, no descartan un candidato transversal (ni Sánchez ni Rivera) como líder de esa moción de censura y de un gobierno que dé estabilidad hasta que se convoquen elecciones.

Unos comicios construidos en base a un nuevo contrato e ideario político sobre qué hacer con España. En caso contrario, volveríamos a la misma casilla de salida. Con el sempiterno bloqueo en el horizonte del corto y medio plazo. Aunque las encuestas predicen un parlamento fragmentado como el actual, pero con un orden distinto de los cuatro grupos principales en el que el ahora cuarto pasaría a primero, el primero a tercero y el tercero a cuarto, y donde serían posibles tanto una mayoría de centro-derecha como de centro-izquierda con Albert Rivera como fulcro de la palanca y presidente de Gobierno, los acontecimientos discurren a tal velocidad que no se puede descartar un corrimiento de tierras mucho más acentuado, con la práctica desaparición del Partido Popular y su sustitución por Ciudadanos como representante genuino de los millones de españoles que quieren libertad, orden, seguridad, unidad nacional, integración europea y una Administración eficiente y no invasiva.

Una posibilidad que dibuja un gran nubarrón en el horizonte del PNV, que vuelve a tener la llave del futuro de Rajoy. Mucho peor que el artículo 155 -su excusa perfecta para sestear con su apoyo a los Presupuestos- está siendo la ofensiva de Ciudadanos, que ha decidido utilizarlo en su ‘fuego cruzado’ con el PP. A Rivera no le importa que su discurso contra el Concierto y el Cupo le granjee más animadversiones que votos en el País Vasco. Porque piensa en el resto de España. Y si su discurso recentralizador encontró tanto predicamento en Cataluña que llegó a ganar las elecciones del 21-D, Rivera cree que ya está preparado para gobernar en todo el país. Y ante esa posibilidad, el PNV teme perder su posición privilegiada en la relación bilateral con el Gobierno de Rajoy que se consolidó en los pasados acuerdos presupuestarios. El problema no es que Ciudadanos “acaba de llegar”, como se lamentaba Aitor Esteban. También eran nuevos los de Podemos y lograron ‘desnortar’ al PSOE. El problema para el PNV, si Ciudadanos acaba ganando la próxima partida electoral, es que se acabaría la ‘manga ancha’ en las negociaciones. Rivera lo pondría en su sitio. En los 5 escaños de los 150 que componen el hemiciclo y en el 0,6% del censo de toda España, como le gusta recordar. Por lo tanto, si la alternativa es Ciudadanos, al PNV le interesa que siga gobernando el PP.

Por el momento, la economía no varía su buen rumbo pese a la crisis política. La pujanza que España está demostrando en el plano económico indica que tenemos un futuro brillante si conseguimos que nuestros representantes públicos y nuestros gobernantes, en vez de presentar un nivel medio netamente inferior al de la ciudadanía a la que administran, se pongan simplemente a la altura de sus compatriotas. Para que nuestros mecanismos de selección de élites políticas sitúen a los mejores en los lugares de máxima responsabilidad y no, como ha venido sucediendo, a lo peor de cada casa, son indispensables reformas institucionales profundas que afecten a la ley electoral, a la estructura territorial del Estado, a la educación y al modelo productivo. Si el Gobierno y la mayoría parlamentaria que surja de las próximas y necesarias elecciones generales se pone sin desmayo y con determinación a esta tarea indispensable, tendría éxito esta nueva restauración. Hagámoslo posible entre todos.

@miguelalbacar

El PSOE y la ética y el doble rasero de Pablo Iglesias
EDITORIAL Libertad Digital 29 Mayo 2018.

Pedro Sánchez ha justificado ante el Comité Federal del PSOE la presentación de una moción de censura contra Mariano Rajoy apelando a un imperativo ético motivado por la degradación de la vida política que habría reflejado la sentencia del caso Gürtel. Según Sánchez, los socialistas deben dar un paso adelante para regenerar la democracia, que el PP habría pervertido gravemente, y desalojar a Rajoy de la Moncloa.

Verdaderamente, esto lo ha dicho el secretario general del PSOE.

Del felipismo filesio a la indestructible tela de araña andaluza, la peripecia del partido de Sánchez está marcada a fuego por la más desaforada corrupción, a pequeña y descomunal escala, con incursiones en el crimen mafioso de Estado. En Andalucía, precisamente, está concluyendo estos días la vista oral del caso de los ERE fraudulentos, en los que fueron malversados unos 1.000 millones de euros del presupuesto de la Junta. En el banquillo de los acusados se sientan nada menos que dos expresidentes de la Junta de Andalucía y también del PSOE, Manuel Chaves y Juan Antonio Griñán, que se enfrentan a duras penas por la gestión discrecional del llamado fondo de reptiles, por medio del cual se desvalijaron las arcas de la Administración andaluza.

La última genialidad de Sánchez podría mover a la carcajada si no fuera porque las consecuencias pueden a llegar devastadoras para España. Y es que para salirse sin vergüenza con la suya necesita el apoyo de Podemos, referente español de uno de los regímenes más corruptos del planeta, el encabezado por el asesino de estudiantes Nicolás Maduro.

En Podemos no quieren quedarse atrás en desvergüenza y el potentado Pablo Iglesias ha echado su cuarto a espadas en este esperpento exigiendo a Sánchez el abandono de la vida pública si su intentona fracasa. Iglesias, que fracasó estrepitosamente en la moción que presentó el mero año pasado, no pensó en aquel entonces en retirarse de la política; menos lo hará ahora, en que ha conseguido que las lacayunas bases de su partido-secta se pongan en bochornosa evidencia al bendecir su adquisición de una residencia de lujo en una exclusiva zona residencial de Galapagar, tan lejos de la populosa barriada madrileña de Vallecas.

Sánchez e Iglesias se han embarcado en una operación política de la peor estofa oportunista para aprovechar la coyuntura que les ofrece el duro castigo de la Justicia al partido del Gobierno. Pero España es mucho más que el PP y, por supuesto, que Rajoy. Para llegar al Gobierno no basta con decir que el actual es malo. Hay que demostrar una solvencia y una ética que ni el PSOE ni, mucho menos, Podemos están en disposición de ofrecer a los españoles, por más que sus líderes se desgañiten asegurando lo contrario.

Juego de pillos
Cayetano González Libertad Digital 29 Mayo 2018

El grado de descomposición de la política en nuestro país ha llegado hasta tal punto que la mayor parte de los dirigentes políticos mueven sus fichas pensando única y exclusivamente en sus intereses personales o partidistas, que suelen ser cortoplacistas, mediocres y desde luego muy alejados de lo que esos mismos dirigentes proclaman constantemente con tanta ligereza: el interés general.

Cuando la gravedad de la situación es de tal magnitud que lo lógico y más democrático sería dejar que los ciudadanos pudieran opinar, es decir, celebrar con urgencia unas elecciones generales, resulta que el que, de acuerdo con la Constitución, tiene en exclusiva la potestad de disolver las Cortes y convocar elecciones, que no es otro que el presidente del Gobierno, se enroca en la Moncloa y se niega en redondo a esa posibilidad. Pero es que el líder del principal partido de la oposición opta por echar mano de una herramienta prevista en la Constitución y presentar de manera precipitada una moción de censura que para salir adelante debería contar con el apoyo de los partidos independentistas catalanes, del PNV, del brazo político de ETA y de Podemos. ¿Qué hace el PSOE con esos compañeros de viaje? Buena pregunta para ser contestada por Pedro Sánchez.

Mientras tanto, Ciudadanos, cogido por sorpresa por este movimiento táctico del PSOE, defiende, y con razón, que lo que necesita España son unas elecciones generales. Esa reivindicación sería más creíble si el partido de Rivera se lo hubiera pensado mejor y el pasado miércoles no hubiera propiciado, con su voto a favor de los Presupuestos Generales del Estado, la continuidad de Rajoy en la Presidencia del Gobierno. Porque si, como dijo el líder de Ciudadanos, la sentencia de la Gürtel, conocida al día siguiente de ese apoyo parlamentario, supone un antes y un después en su relación con el Gobierno del PP, habría que preguntarle a Rivera si es el único español que no esperaba una sentencia de ese estilo y unas condenas como las que se produjeron.

A este juego de pillos en el que tristemente se ha convertido la política se ha sumado la presidenta del Congreso, Ana Pastor, convocando de manera urgente, aunque dentro de los plazos que permite el reglamento de la Cámara, el debate de la moción de censura para el jueves y el viernes de esta semana. Así favorece los intereses personales y partidistas de Rajoy, que obviamente son también los suyos, y perjudica teóricamente los de Pedro Sánchez, dejándole a este con muy poco margen de tiempo para conseguir los apoyos necesarios para sacar adelante la moción.

La situación es realmente endiablada, porque, por un lado, no parece lógico que Rajoy siga un minuto más al frente del Gobierno, después de lo que ha pasado en las últimas semanas. La sentencia de la Gürtel ha sido letal para su partido, del que es presidente desde octubre de 2004. Este lunes ha vuelto a entrar en prisión quien él nombró tesorero del PP. Hace un mes tuvo que irse a su casa, por el famoso video de los botes de cremas y por el famoso máster, la presidenta de la Comunidad de Madrid. Esta pasada semana entró en prisión el expresidente de la Comunidad de Valencia y exministro de Aznar Eduardo Zaplana. Están pendientes varias sentencias de casos de corrupción que afectan al PP. Con este panorama, la continuidad de Rajoy al frente del Gobierno y del PP –que sigue cayendo en picado en las encuestas– se convierte ya en un grave problema para todos, empezando por los populares.

Lo más sensato sería que, bien con motivo de la moción de censura presentada por Sánchez o en otra posterior, los tres partidos de ámbito nacional que están en la oposición –PSOE, Podemos y Ciudadanos– pactaran sacar a Rajoy de la Moncloa, pero con el compromiso de convocar de manera inmediata –por ejemplo, a la vuelta del verano– elecciones generales. Es lo que dicta el sentido común y también es lo más democrático: dejar que la gente hable y decida en las urnas.

El cadáver, los buitres y los gusanos
Antonio García Fuentes Periodista Digital 29 Mayo 2018

Es como veo e imagino a la España actual tras los infinitos ataques y las abundantes epidemias sufridas en los últimos cuarenta años; y dónde los que debieran haberla defendido y robustecido, puesto que hubo abundantísimos recursos, que dejaran los gobiernos de Franco, fueron cada cual a realizar sus negocios, a quedarse con los grandes despojos, o como mínimo a asegurarse pagas substanciosas y nada más; mientras al pueblo, al común de los españoles, nos han empobrecido hasta grados que no creí posibles por lo miserable de los mismos. No es necesario detallar, recuerde usted mismo sus propias experiencias y los expolios sufridos que culminan de momento en el estado limosnero de las pensiones oficiales y el estado de, “alquiler al Estado de los bienes privados, sometidos a cargas impositivas que son confiscatorias por demás”.
Así se llega a la situación de que ya “la res pública está muerta”, pero aun así entre sus enormes restos quedan carnazas inmensas, a las que vienen los buitres y luego los gusanos, para devorar la pitanza que puede alimentarlos aún a muchos de ellos y de por vida.

El último culpable es a mi entender el actual Rajoy Brey, que junto al anterior Rodríguez Zapatero, han sido los dos jefes de gobierno que más han endeudado a la actual España (ver deuda pública en dicho tiempo) y sin conseguir saneamientos dignos de mención y que nos aseguren períodos de recuperación económico social alguna.

Rajoy ya anda “por ahí” como un zombi o “muerto viviente” y sin atractivo alguno para el votante mínimamente responsable, que no lo votará diga lo que diga ya que sus mentiras le inhabilitan de por vida. De paso ha destruido de tal forma su partido, el que hoy lleno de “fantasmas”, solo le queda disolverse y desaparecer, puesto que no ha sabido aprovechas ni “su mejor rama”, cual es la de Galicia, capitaneada por Alberto Núñez Feijoo y el que como cuando vivía Fraga Iribarne, es de los escasos miembros de su partido que pueden aspirar a dirigir “el cuerpo nacional”, pero al que ha dejado “morir” antes de dejarle paso, tal ha sido su ceguera y egoísmos.

Pedro Sánchez, del PSOE, como dedicado únicamente a cazar “su porvenir dinerario”; se ha lanzado en picado para aprovechar la nueva coyuntura (recuerden la anterior con otros aliados) que le lleve a poder sentar su culo en el sillón de la Moncloa”; con lo que se aseguraría una paga vitalicia así como principesca y todos los anexos, que el sinvergüenza de Felipe González Márquez, se impuso a sí mismo en jugada política que le marca como miserable de la política española, por el buitreo de la misma; y o la que disfruta igualmente el muy inútil Rodríguez Zapatero, por haber “estado en el lugar apropiado en su momento justo; y de lo que igualmente se benefician todos los que pusieron su culo en la poltrona del jefe de gobierno español, así como sus viudas e hijos y “demás familia”; lo que incrementó la carga de parásitos de que padecemos en esta muy parasitaria España de “los enchufes y sanguijuelismo público”.

Los separatistas vascos y catalanes y “demás gusanos políticos”; ya se relamen de gusto, de todo lo que pueden sacar de “la muerta España”, sin escrúpulo alguno, como no lo han tenido, de todos “los sanguijuelismos” anteriores, puesto que como ellos no se consideran españoles, su “santa misión” es robar recursos a la “nación madre”, que les dio el ser y sentirse “tan grandes” como su desmadrado egoísmo actual les dicta y del que no sienten remordimiento alguno como lo demuestran constantemente.

Y así todos y cada uno de los políticos españoles (“sálvense las excepciones que puedan existir”) que van a vivir, la imposición de censura impuesta al “muerto Rajoy” y que de paso, nos van hacer pagar al resto de España, como indefensos contribuyentes esclavos de unas circunstancias que siempre nos son desfavorables, sencillamente por cuanto nadie piensa en el pueblo español como el ente importante que nutre a este territorio que aún se denomina España, en el conjunto internacional de naciones de esta “mierda de planeta que conocemos como la Tierra”. Amén.

Dicho todo esto ¿qué nos importa a los españoles ni Rajoy ni quién pueda heredarlo, si los serán similares a los parásitos que nos vienen devorando sin compasión alguna? herederos Nos han convertido en pobres y despreciables parias políticos propiedad de una clase ya establecida y que no cederá nada de sus muchos privilegios y que solo nos quiere para que les paguemos todos sus caprichos.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

Líbranos señor de Núñez
Nota del Editor 29 Mayo 2018

La gran oportunidad que tendríamos en Galicia si el tal Núñez se largara solo se ve entorpecida por el destrozo que dejaría en Madrid. Eso sí, los vendedores de pinganillos se forrarían.

¡No somos supremacistas!
Cristina Losada Libertad Digital 29 Mayo 2018

Los 'excesos' de Torra no llamaron la atención ni encendieron las alarmas porque forman parte de la normalidad discursiva del independentismo catalán.

Los artículos y tuits xenófobos de Quim Torra han recibido una contundente respuesta del separatismo catalán. No para condenarlos, válgame Dios, sino para justificarlos. La reacción más popular es denunciar una tergiversación desvergonzada de esos textos por parte de los mesetarios con la finalidad, siempre presente, de atacar a los catalanes. Pero también se han cocinado argumentos que, sin descartar la tergiversación, permiten reducir las expresiones más bestias de Torra a una bechamel de puras licencias retóricas.

Nadie esperaba, yo tampoco, que salieran en tromba a reprobar las expresiones de xenofobia, y mucho menos a repudiar al autor. Pero cómo imaginar que se llegara a alegar que no son xenófobas ni racistas porque no discriminan a nadie "ni por su origen ni por su color de piel". Así consta en algún pormenorizado análisis del artículo más conocido de Torra. Un argumento que olvida que el hoy presidente se ensañaba con las bestias del "pequeño bache en su cadena de ADN" por hablar en español y pretender que en Cataluña se hable también en español, cosa que Torra no considera "natural", como se sabe por otro artículo suyo. Por el idioma, no por el color. Por el idioma común de los españoles.

Uno de los cabecillas del golpe procesados, Jordi Sànchez, en prisión provisional en Soto del Real, está entre los que han tomado distancia de lo escrito por Torra para mejor disculparlo. El hombre que dirigió el acoso a la comitiva judicial en la Consejería de Economía en septiembre, el mismo que vimos subido a un coche destrozado de la Guardia Civil, hace la maniobra en tres tiempos. Dice de entrada que no será él quien justifique aquellos mensajes y expresiones, sigue diciendo que Torra ya ha pedido perdón repetidamente y acaba por decir que no son para tanto, "una licencia desafortunada en el tipo de lenguaje, con metáforas indebidas". Cuando alguien empieza con "no seré yo quien justifique", va a terminar justificando.

¡Si se hubiera quedado ahí, en disculpar a Torra recurriendo a la licencia para metaforizar! Pero no hay prudencia. Y Sànchez, que no la tiene, ha querido aprovechar la ocasión para dejar sin mácula supremacista al nacionalismo catalán. Nunca "se alimentó ni alimentó a ningún tipo de supremacismo", dice. Ni en sus orígenes ni cuando las teorías racistas estaban más extendidas, afirma. Y remata: "No se puede encontrar ningún autor de referencia ni texto influyente". Bueno, pues es justo al revés.

En esos momentos históricos del catalanismo político y el nacionalismo catalán a los que se Sànchez se refiere lo difícil es encontrar autores de referencia y textos influyentes que no formulen las diferencias con el resto de España como diferencias raciales y que no vean la llegada de inmigración procedente del resto de España como una amenaza para la conservación de la raza, la cultura, la lengua y el auténtico ser de Cataluña. La negación de ese pasado, accesible para cualquiera que se anime a leer esos textos, sólo se puede atribuir o a la ignorancia cerril o a la mentira podrida. O Sànchez no ha leído a sus clásicos o miente. Y la mentira, como mil veces dijeron los maestros de esas artes oscuras, es más eficaz cuanto más alejada de la verdad.

Por librar de mancha supremacista al nacionalismo catalán histórico, Sànchez quiere hacer creer que no se contaminó ni siquiera en la época en que las teorías racistas campaban a sus anchas, según lo presenta, por Europa. En vez de usar la estrategia habitual de construir un contexto en el que prácticamente todo el mundo era racista para diluir el racismo de los precursores, dice que no, que no se contagió. Que cuando el racismo, según su tesis, era tendencia, el nacionalismo catalán fue valerosamente a contracorriente: solito, único, excepcional. Vamos, otra demostración de superioridad.

Lástima que, mientras la lavandería separatista trabaja en limpiar lo de Torra, los bocazas del separatismo sigan trabajando. Así uno podía leer de manera simultánea el artículo de Sánchez diciendo que nunca fueron supremacistas y que siempre han sido inclusivos y un tuit de Núria de Gispert diciéndoles a los dos principales dirigentes de Ciudadanos en Cataluña que no hagan estupideces porque "no estáis en Cádiz, estáis en Cataluña. Y la burla y el desprecio no los entendemos". Los de Cádiz, ya se sabe. Gispert es de ese nacionalismo inclusivo de toda la vida que dice que los líderes de Ciudadanos no son catalanes y los quiere echar de Cataluña.

Todo el encaje de bolillos para defender a Torra te lo deshacen de una patada los bocazas desinhibidos. Lo cual nos lleva al núcleo del asunto. Y es que ninguno de los que ahora deploran y disculpan lo de Torra ha explicado cómo es posible que sus licencias desafortunadas y sus metáforas indebidas –esos mensajes y expresiones que, según Sánchez, no representan a ninguno de los que "apostaron democráticamente por la República Catalana"– no despertaran la menor crítica entre esos ejemplares demócratas cuando fueron publicados. O ninguno de ellos leyó jamás a Torra o los que le leyeron no hallaron nada indebido ante su prosa. Y es de cajón que los medios digitales donde publicó esas piezas no apreciaron nada desafortunado, puesto que las publicaron. De modo que por lógica llegamos a esta conclusión: los excesos de Torra no llamaron la atención ni encendieron las alarmas porque forman parte de la normalidad discursiva del independentismo catalán.

Un gráfico salvaje con todas las corrupciones del PSOE andaluz hunde a Sánchez
M. Blasco esdiario 29 Mayo 2018

En Andalucía, los imputados del PSOE se cuentan por cientos: 600. Y más de 4.000 millones bajo sospecha. Normal que Susana Díaz no quiera opinar sobre la moción de censura.

Susana Díaz se ha limitado a afirmar que confía en el criterio de Pedro Sánchez para no entrar a valorar la moción de censura. Por la cuenta que le trae.

La presidenta de la Junta de Andalucía y el socialismo andaluz tiene mucho que callar, en pleno juicio de la rama política de los EREs.

Por su banquillo de los acusados, conviene recordarlo, han desfilado recientemente los dos últimos presidentes de la Junta, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que también lo fueron del PSOE.

¿Puede un partido como el PSOE, carcomido por la corrupción en Andalucía después de 36 años gobernando, impulsar una moción de censura contra el PP, cuando los jueces de Gürtel condenan al PP en sentencia no firme, como responsable civil a título lucrativo?

Las comparaciones son odiosas, y en este sentido en las últimas horas está circulando un gráfico que elaboró meses atrás ABC y que muestra la corrupción del PSOE de Andalucía en toda su crudeza. Éste:

En este gráfico, además de los EREs, figuran ocho escándalos más, repartidos en 30 procedimientos judiciales con cifras de vértigo: casi 600 imputados y más de 4.000 millones bajo sospecha.

En los EREs el fraude asciende a 855 millones de euros, con 270 imputados. En los cursos de formación hay 3.000 millones extraviados y 196 imputados. El caso de los fondos europeos Jeremie, que presuntamente siguió durante la Presidencia de Susana Díaz, dejó un agujero de 185 millones de euros.

El caso Invercaria, uno de 60 millones, con 52 imputados. En el caso Marismas se habla de 40 millones y hay 22 imputados. El fraude Bahía Competititiva de Cádiz son sólo 21 millones de euros, que suena hasta a poco. Los avales a empresas que lleva el juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla son 82,5 millones.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La moción de censura de unos políticos egoístas
Liberal Enfurruñada okdiario 29 Mayo 2018

Los próximos jueves y viernes el Congreso debatirá la moción de censura que Pedro Sánchez presentó contra Mariano Rajoy y en ese debate nadie defenderá el interés general de España. Todos intentarán exclusivamente alcanzar o mantener el poder. Nadie actuará pensando en nosotros. Ninguno merece nuestro voto ni nuestro respeto y no tendrán el mío nunca más, porque me avergüenzo de todos ellos. Con la que está cayendo, en mitad del golpe de Estado independentista, con la unidad de España puesta en duda y el prestigio de nuestra justicia y nuestra democracia sometido a escrutinio en media Europa, sus señorías se van a entretener con un debate que sólo les interesa a ellos, que sólo les beneficia a ellos. Son sin duda los peores dirigentes de nuestra reciente historia.

En 2016 Sánchez consiguió los peores resultados de la historia del PSOE, empeorando el récord anterior, que también era suyo. Y con 85 diputados pretende ser investido presidente del Gobierno de España, asegurándose así la pensión vitalicia, el chófer, la escolta, la oficina, y todas las prebendas de nuestros expresidentes. Y para ello no dudará en pactar ni siquiera con “el Le Pen de la política española”, como hace diez días llamó a Quim Torra, cuyos votos reclama ahora para derrocar a Rajoy. O con los amigos de los etarras, que han dicho que apoyarán una moción de censura que respete el derecho a decidir y que acabe con los “recortes” del PP. La historia del PSOE demuestra que de ellos siempre hay que esperar lo peor. Albert Rivera, como siempre, mueve a Ciudadanos al ritmo que le marcan las encuestas y como su comportamiento en Cataluña hace que ahora le sean favorables, ya no piensa en otra cosa que en elecciones.

Al día siguiente de aprobar los presupuestos del PP, Ciudadanos exigió elecciones anticipadas. Igual que cuando reclamó más dureza en la aplicación del artículo 155 que ellos se habían negado a aplicar para detener el referéndum ilegal del 1-O. Nacieron socialdemócratas pero se transformaron en liberal progresistas cuando las encuestas se lo recomendaron. Cualquiera sabe cuál será el próximo giro al que las prisas por alcanzar el poder les empujarán. Por su parte Pablo Iglesias, después de que las bases le aprueben el casoplón de más de 700.000 euros, debe estar ya pensando en ver cómo les convence de que se va a sacrificar de nuevo comprándose un Porsche Cayenne para Irena y un Maserati para él. Después de depurar su partido relegando al ostracismo a todos los que han votado contra ellos.

Y Rajoy empeñado en mantenerse cueste lo que cueste. Por el caso Gürtel el PP ha sido el primer partido condenado por corrupción en España. Y a partir de ahora irán cayendo las sentencias de la Púnica, de Bárcenas, de Lezo, etc. Decenas de piezas separadas que dejan como un trapo mugriento al PP de Aznar, del que Rajoy formaba parte. Los casos son tan sucios y desprestigian tanto a su partido que sólo podrían superarlo si dimitiera Rajoy dando paso a nuevas caras que refunden su partido. Pero en vez de eso Mariano se aferra al poder tratando de convencer a sus votantes para que vuelvan a ir a las urnas tapándose la nariz. Aunque las encuestas empiezan a fijarse en Santiago Abascal. Vox representa lo que ha dejado de ser el PP y sus propuestas suponen lo que la mayoría de votantes esperaban de Rajoy, todas sus promesas incumplidas. La posibilidad de creer en lo que se vota, sin conformarse con lo menos malo. Ojalá su voz se escuche pronto en las instituciones.

Catalanismo en grageas

Alfonso García Figueroa. vozpopuli  29 Mayo 2018

Como esos cómodos anti-cucarachas que retardan sus efectos para ahorrarnos la visión de los insectos agonizantes, la inmersión lingüística ha sido el modo más limpio de exterminar charnegos sin el fastidio de tener que expulsarlos

Era la última ensoñación en voz alta de la señora V, bendecida con innumerables apellidos catalanes. En aquel Mataró posfranquista y transicional adonde fui a parar con mi familia desde el Perú, mi madre solía contarme las ocurrencias de la vecina como si ello le ayudara a reponerse de su pasmo.

- Una pastillita, ¿a quién? ¿para qué?  ¾ le pregunté a mi madre, intrigado.
- Pues a los andaluces, para que hablen en catalán de una vez…

Lo que aquella señora tan catalana, tan católica y con tanto seny no soportaba era la mera cercanía de aquel ceceo meridional, aquellos cantares aflamencados, aquellas colmenas de viviendas destartaladas, aquellos bares de extrarradio, aquellas procesiones rocieras fuera de lugar. Lo que la señora V no soportaba era, en fin, encender la radio y no encontrarse con “La Balanguera”, sino al Fari cantando su hit, “A mi madre”, a petición unánime de miles y miles de radioyentes andaluces, murcianos y extremeños. Claro que si tomaran una pastillita… ¡Ay si la tomaran!: Eso lo arreglaría todo. Sí, si tomaran la pastillita, todo sería diferente… Déu n’hi do, quina germanor! Por fin, todos los catalanes de verdad (es decir, catalanoparlantes por gragea o genealogía) ascenderían totsplegats a Montserrat cantando el Virolai con el grupo d’esplai, para culminar ¾¡Ay, ay, ay!¾ algún orgasmo múltiple (¡Junts pel siiiiii, siiiii, siiiii!) o turbación análoga que la senectud acaba por sepultar en el recuerdo.

Ante el argumento de la pastillita, tres dudas me asaltaron. La primera era cómo podía ocurrírsele a una señora tan católica algo tan espeluznante; la segunda, cómo podía expresar en voz alta algo tan espeluznante; y la tercera, cómo podía manifestarle algo tan espeluznante a una víctima potencial que ¾cabría esperar¾ algún reparo opondría a esos anhelos eulingüísticos. Al fin y al cabo, ¿no sería acaso lo más coherente por parte de la señora V que exhortara a mi madre a administrar de inmediato la pastillita a toda su charnega estirpe (si acaso, endulzada con un trago de agua del Carmen, por facilitar la deglución)? Pero no lo hizo. Hoy, tantos años después, quizá tenga explicación para la sinceridad, monstruosa pero inconsecuente, de la señora V. Quizá en el fondo ella nos quería; si bien, eso sí, nos quería como una anécdota de la charneguez. Éramos pura clase media en tránsito, que no se confundía con esa gente de las barriadas apestadas de andaluces, extremeños y murcianos y tampoco formábamos parte de las fuerzas de ocupación demográfica movilizadas por Franco en los paritorios con el fin de interrumpir con odiosa desenvoltura surenya la monotonía apacible de las sardanas. Y como tampoco formábamos parte de la soldadesca del linaje opresor destacada allí, podíamos escapar a la ecuación sociolingüística de que el castellanohablante es, salvo cuenta corriente en contra, un paria sin oficio ni beneficio, cuando no un maleante o un sicario (una aversión a lo hispano que recuerda a la del par intelectual de la señora V, Mr. Trump). Nada nuevo, al fin y al cabo: Seres humanos de primera y de segunda, culturas superiores e inferiores, invariablemente repartidas a norte y sur de algún punto arbitrario (el Ebro, aquí; el río Bravo allá por América). ¿Y, claro, cómo no va a defenderse la cultura superior de la inferior que la invade? ¿Y qué hay de malo en erigir un muro o prescribir una pastillita?

Pues bien, esa pastillita se hizo realidad. Las plegarias a la Moreneta fueron atendidas y se sintetizó en los laboratorios de Convergència & Co. bajo los auspicios de dos partidos políticos: el PSOE y el PP. En su inocente cajita blanca hallamos un nombre inquietante: “Inmersión Lingüística”. En la película que recubre las grageas, un agradable gusto a falso progresismo y catolicismo lerdo con que engañar al paladar de la conciencia. En su prospecto de papel de Biblia y Gaceta Oficial, una recomendación: “Para una perfecta asimilación, adminístrese al charnego o charnega con un trago de falsa integración”. Los matasanos catalanes de todos los partidos no han dudado en prescribirla y, como en el caso del muro, habrán sido sus pacientes, los inmigrantes, quienes con sus impuestos habrán pagado la minuta y la receta. Quin negoci, noi!

Naturalmente, la profilaxis de la pastillita no tuvo un efecto inmediato en la población y ahí radica buena parte de su encanto terapéutico. Como esos cómodos anti-cucarachas que retardan sus efectos para ahorrarnos la perturbadora visión de los insectos agonizantes, así la inmersión lingüística representa el modo más limpio de exterminar charnegos sin el fastidio de tener que expulsarlos y retirarlos de las fabriquetas del textil. Ha bastado una generación para comprobar su eficacia. Por ello, hay que reconocer que el Laboratorio Pujol-Ferrusola ha hecho un trabajo concienzudo, del que la señora V hoy se sentiría orgullosa. Que el Laboratorio gozara de la confianza de accionistas tan obsequiosos como el PP y el PSOE resulta, en cambio, más sorprendente y triste, porque el principio activo de la pastillita de la inmersión lingüística es el totalitarismo, el desprecio y el odio, y han funcionado a la perfección. El desprecio ha extirpado de muchas crías charnegas la cultura castellanohablante de sus orígenes, mientras sus padres iban pasando a mejor vida (lo que incluye el retorno a Andalucía, por cierto). El odio a lo español ha servido para enseñarles a olvidar a quienes se desvivieron por criarlos generosamente y, por ello, a nadie debería de extrañar que hoy sean ya muchas las crías charnegas en el buen camino de ser catalanas de verdad y que incluso militen en la causa que veja a sus propios padres. Ciertamente, la ceguera es el efecto secundario más grave de la pastillita, pero poco se puede hacer ya por corregirla tras décadas de monolingüismo pueblerino y odio a lo español bajo la cobertura legitimadora del presunto socialismo del PSC, cómplice cínico de este proceso de limpieza lingüística.

Como cualquiera puede comprobar, lo que está sucediendo en Cataluña no es sino la prueba fehaciente de la eficacia de las medidas de inmersión lingüística y las señoras bien de pastillero. Nuestros políticos han dejado durante décadas que la sociedad catalana se intoxicara con la pastillita, pero lo que no previeron ni les importó es que causara el desangramiento de nuestro Estado por sus mismas entrañas. La verdad es que ya no sé qué será de él, que en tan poco se ha tenido. Lo que sí sé es que suspender la administración de la pastillita constituye el único remedio para salvar a la minoría castellanohablante abandonada en Cataluña a su suerte y el último recurso para preservar los derechos de los no afectos al régimen corrupto de la era post-pujoliana. Por cierto, que lo olvidaba: la señora V, pujolista hasta el tuétano, se declaraba franquista antes de la muerte de Franco. Evidentemente, sus ideas nunca cambiaron gran cosa. Un nacionalista es siempre el nostálgico de alguna opresión, y eso se nota.

Diez claves de lo que está pasando en Cataluña, memorias de un viaje reciente
Coincide mi visita con los primeros altercados en las playas a cuenta de las cruces por la 'muerte de la democracia', esa que sus impulsores eliminarían de un plumazo tan pronto llegaran al poder
Alberto Artero elconfidencial 29 Mayo 2018

Volver a Cataluña después de semanas sin hacerlo y ver cómo el ambiente se ha vuelto a enracecer de manera preocupante. Hay menos esteladas en los balcones, como también han menguado las banderas de España que antes copaban las terrazas de los barrios señeros de Madrid. Han sido reemplazadas, al menos en la capital catalana, por lazos amarillos grafiteados en cualquier lugar posible, asfalto incluido. La estética ha salido perdiendo en la medida en que todo se ha hecho cada vez más chusco.

Coincide mi visita con los primeros altercados en las playas a cuenta de las cruces por la ‘muerte de la democracia’, esa que sus impulsores eliminarían de un plumazo tan pronto llegaran al poder. No hay cabida para todos en el mundo secesionista. La tensión es evidente. El hastío y la radicalización, también. Dos días de intensas reuniones en las que llego, en mi aproximación cenital a un problema de demasiadas aristas, a las siguientes conclusiones, alguna ya apuntada.

1. El independentismo necesita para conseguir sus objetivos de una España y una Europa débiles. La corrupción del PP y lo que está pasando en Italia son agua de mayo para sus intenciones. Es su mundo ideal. No hay contrapoder, por más que en el ámbito comunitario, de momento, nadie los tome en serio. De momento. De ahí que iniciativas como la moción de censura de Pedro Sánchez sean de una irresponsabilidad política y de una estulticia táctica insuperables.

2. Todo nacionalismo basa su discurso en dos premisas: la tergiversación y el victimismo. Para ahondar en el segundo, los estrategas del ‘procés’ defienden impulsar una resistencia ‘pacífica’ que provoque la reacción de los no independentistas y los lleve a ser los ‘causantes’ del conflicto, los que no respetan la libertad. En invierno, cortes de carreteras que van a la Cerdanya. Ahora, acciones en las áreas de descanso vacacional. El propio Puigdemont alienta estas acciones. Aquellos que se oponen, por más que estén en su derecho, son presentados como fascistas que no reconocen el valor del voto del pueblo catalán. Evitar caer en la provocación es clave.

3. Para que la realidad así manipulada sea percibida como real por la ciudadanía, tanto local como internacional, es necesario contar con el control de los medios de comunicación. El papel de TV3 y de la radio pública catalana a tal efecto es imprescindible para el proceso. De ahí que sean cada vez más las voces dentro del 'establishment' catalán que defienden abiertamente su intervención. Sin ella, y sin la recuperación de las competencias en educación (hay que ver lo que dicen ya los libros infantiles del 1-O), hay poco que hacer. Se podrá posponer el problema, pero no solventarlo. Vendrá de manera recurrente con renovado brío, como acaba de suceder con la llegada de Torra. Es esencial el trabajo en el exterior, otra laguna gubernamental en la gestión de este tema.

4. El papel de los comités de defensa de la república es fundamental. Han tomado el relevo de Òmnium o la ANC y ejercen como guardianes de la ‘legalidad’. Acogen a gente de toda clase y condición, que actúan de manera pasiva (como informantes) o activa (a través de la coacción), y tienen entre uno de sus objetivos la captación de nuevos miembros. Su neutralización se antoja imposible y la mayoría de la gente con la que hablé sugiere actuar sobre su financiación. Sin embargo, la contribución de sus miembros es más de tiempo que de dinero. Ahí está el sostén extraparlamentario de todo el camino independentista. El elemento clave a futuro.

5. A día de hoy, Cataluña y su principal ciudad, Barcelona, son administraciones sin Gobierno. Por imposibilidad la una, por incapacidad la otra. No hay un escenario en el que la gente pueda desenvolverse con garantías, lo que quiebra la confianza y la inversión. En contra de lo que creen sus dirigentes, no hay vuelta atrás posible a muchas salidas de corporaciones y profesionales. La parálisis es evidente. Basta hablar con los taxistas. Sin embargo, los nacionalistas no se caen, porque no quieren, porque no pueden, de este guindo. Más duro será ese momento, cuando llegue. Pero a nadie le interesa que ocurra. No siempre la alternativa es otro destino dentro de nuestro país.

6. No solo eso, la laxitud de ambas instituciones propicia que lo ilegal campe a sus anchas a lo largo y ancho del territorio catalán. Cayó en mis manos el programa de fiestas de una calle de la capital y era un panegírico del independentismo lleno de agravios, referencias a los presos políticos y demás parafernalia populista. Es difícil pedir a los Mossos, cuyos vecinos de puerta son de toda clase y condición, que hagan mucho más de lo que su propio deseo de no ser señalados aconseja. De ahí que muchos constitucionalistas defiendan también una ocupación de los estamentos garantes de la legalidad de manera directa, no meramente supervisora.

Alguien habló de Ulster.
7. Tabarnia es una ilusión en Cataluña. No está en el discurso de la calle. No se contempla como una alternativa. Sin embargo, hay una coincidencia de pareceres entre las élites ilustradas en que podría ser una solución si llegara a concretarse de algún modo, manera de implosionar el proceso desde dentro. Por riqueza y población, por historia y tradición, limitaría en gran medida las posibilidades de una escisión tal y como está planteada. Hay que trabajar por hacerlo algo concreto ,más allá del histrionismo de Boadella. Y aun así.

8. Un elemento esencial para que pueda tomar cuerpo es lo que suceda con la alcaldía de Barcelona. Las encuestas dan un empate a tres entre ERC, los comunes y Ciudadanos. La tentación del partido de Ada Colau es asociarse con los partidos independentistas, lo que provocaría un viaje sin retorno hacia ninguna parte de los impulsores del proceso. La capital es clave, y es necesario empezar a trabajar desde ya en un escenario que evite lo que sería un desastre para los intereses españolistas. Hace falta inteligencia a largo y pragmatismo a corto.

9. De acuerdo con la gente con quien me reuní por aquellas tierras, sería fundamental, precisamente para fomentar la gobernabilidad, y no solo en Cataluña, un cambio de la ley electoral que implante la segunda vuelta y favorezca de este modo el juego de mayorías. Tal y como está ahora mismo el patio político, parece una quimera. Pero la experiencia reciente pone de manifiesto su necesidad presente y futura. Esa es la gran tragedia de Rajoy, amén de que le persiga el pasado corrupto de su partido, del que no puede no ser parte, aunque solo sea por mirar hacia otro lado: haber resuelto la mayor crisis financiera de la historia de nuestro país y dejar dos problemas que no existían al inicio de su legislatura, el territorial —parido por ZP— y el legislativo.

10. Se avecina un otoño caliente, memoria del golpe de Estado que se produjo ante la pasividad del Gobierno de España el 6 y 7 de septiembre de 2017, la Diada del 11 y el aniversario del 1 de octubre, fecha en que muchos se creyeron que había una posibilidad cierta para que la independencia viera la luz, hasta el punto de dirigirse a algunos de los mayores proveedores de servicios públicos para ver cómo dar continuidad a los mismos. Tanto como eso. Resulta crítico mantener el pulso y no entrar al trapo de la respuesta exagerada. Pero también reforzar el apoyo a los ‘unionistas’, que se han sentido muy solos ante tanto dislate. "Aquí se han permitido pulsos impropios de un Estado de derecho" (sic).

Como ven, el patio anda revuelto. Vaya que sí. Es precisamente en esas circunstancias en las que mejor se mueven los que propugnan la segregación de Cataluña del resto del Estado español. Por eso, en el otro bando, es momento de unir, no de separar; de agregar, no de dispersar; de combinar determinación y reflexión; de hacer política, que no es sino dejar a los que vienen detrás algo mejor de lo que se encontraron los que ahora nos gobiernan. Ese será el juicio de la historia sobre ellos. ¿Aprobarán?

Estos no pueden ser socios de ningún gobierno de España
OKDIARIO 29 Mayo 2018

El actual Partido Nacionalista Vasco no puede ser socio de ningún gobierno de España. Ahora que Pedro Sánchez sigue empeñado en consumar una moción de censura que desestabilizaría nuestro país, el PNV sería un apoyo clave para conseguir sus objetivos parlamentarios. No obstante, si el líder socialista alberga todavía un mínimo de responsabilidad constitucional, no puede llegar a ningún acuerdo con aquéllos que están empeñados en seguir los pasos de los independentistas catalanes. Si tradicionalmente la formación vasca han defendido un tipo de nacionalismo autonómico en consonancia con el Estado de Derecho, ahora intentan saltárselo y para ello imitan el modus operandi desarrollado por los golpistas en Cataluña. Incluso su propia dialéctica. Hasta tal punto de que quieren llamar “Delegación Internacional” a su oficina de representación en Madrid.

“Una delegación de Euskadi en el exterior”, como indica la propia página web institucional de la región, que se una a otras seis embajadas, 16 oficinas comerciales y 181 Euskal Etxeak —Casa de Euskadi— que recuerdan a la estructura representativa que trataron de montar los separatistas comandados por el huido de la justicia Carles Puigdemont. Estos pasos adelante del nacionalismo vasco se dan en un contexto de inestabilidad en España. Agravado, sin duda, con el anuncio de una moción de censura imposible por parte de Pedro Sánchez. Imposible, eso sí, a menos que conceda a independentistas catalanes y nacionalistas vascos más de lo que permite la Constitución. Entre otras cosas, el PNV exigiría la soberanía para el País Vasco y Cataluña para votar en contra de Mariano Rajoy. Por tanto, Sánchez conseguiría que fuera peor el remedio que la enfermedad.

El actual PNV ya inició su particular camino a ninguna parte cuando la pasada semana acordó un nuevo Estatuto con los proetarras de Bildu para recoger que “el Pueblo Vasco es una nación” y “el derecho a decidir”. A través de él pretenden dar a los ciudadanos la nacionalidad vasca, así como no tener control del déficit, poseer seguridad social independiente y un sistema jurídico propio, entre otras prebendas. Una manera de retomar el Plan Ibarretxe que ya rechazara el Congreso de los Diputados en 2005 y que ahora bien podría llamarse Plan Urkullu. La estratagema para soslayar la legalidad vigente es notoria, así como la intención de dar pasos de gigante hacia la independencia. Algo que, por supuesto, no puede permitir el Estado. De ahí que la moción de censura de Pedro Sánchez sea una utopía. Sin el apoyo de los separatistas, no le salen las cuentas. Con el apoyo de los separatistas, —incluidos los herederos de ETA—, se acaba España.

Fascistas en Cataluña
Pablo Planas Libertad Digital 29 Mayo 2018

Como ni siquiera se ha librado, la batalla de la propaganda está perdida en Cataluña.

Torra es un demócrata y Arrimadas, una facha. Ese es el punto de partida en medios, círculos y centros de poder catalanes. De los productores de La revuelta de las sonrisas llega Los fascistas son ellos, en relación a quienes muestran sus reticencias a la conversión de los espacios comunes en vertederos de propaganda separatista. Los autores Els carrers seran sempre nostres (las calles serán siempre nuestras) siguen marcando tendencia.

Se lleva el amarillo por los "presos políticos" y los "políticos exiliados" y quien disiente es un fascista de la peor especie, listado que por peso electoral encabezan los diputados de Ciudadanos y sus partidarios. Eso no significa que los peperos, irrelevantes en Cataluña pero que gobiernan en "Madrid", se vayan de rositas. Ni siquiera se libran los del PSC, a pesar de la propuesta de indulto preventivo de Iceta. Hasta Colau está bajo sospecha, y eso que los autobuses municipales también se utilizan como soporte publicitario de las entidades y partidos independentistas.

El separatismo no sólo controla los medios públicos y los subvencionados. El separatismo es la fuente oficial, institucional, autorizada y de máxima solvencia, surtidor de la materia prima del procés.

Como ni siquiera se ha librado, la batalla de la propaganda está perdida en Cataluña. La información no cotiza. El relato separatista se infectó hace años. El Círculo de Economía, por ejemplo, club de empresarios y ejecutivos catalanes con ínfulas académicas y políticas, acaba de emitir un papel en el que culpa al Gobierno, al Estado, a la Corona y a España entera de que industriosos catalanes sean capaces de votar a la CUP. Por si acaso, la mayoría de los socios y patrocinadores del dicho Círculo han trasladado sus empresas a Madrid, esa cosa zafia que les reprime y oprime tanto, incapaz a su parecer de emitir una propuesta del agrado de la banda de Pujol, Mas, Puigdemont y ahora Torra, que lejos de ser considerados unos racistas fascistas supremacistas pasan por campeones de la democracia y el diálogo.

Y así es cómo los que llaman "bestias" a sus congéneres son en Cataluña tíos de una humanidad intachable. Y quienes no están de acuerdo son unos fachas inhumanos y asquerosos incapaces de solidarizarse con el sufrimiento de los héroes que han pegado un golpe de Estado contra más de la mitad de los catalanes al son de Los Segadores, fans del rapero Valtonyc y del cantante de La Polla Records, mártires de la libertad para matar guardias civiles.

Contratos públicos y Planes de Euskera
Joseph de Ibero  latribunadelpaisvasco.com 29 Mayo 2018

El pasado 13 de abril el Parlamento aprobó la Ley Foral de Contratos Públicos del Gobierno nacionalista de Nafarroa (lo de nacionalista es calificativo de “Gara”). Ni hay que decir que, a pesar de la retórica modernizadora y de paladines de la lucha contra la corrupción, tiene unas cuantas chapuzas al mejor estilo del Gobierno Barkos y alguna bofetada a la normativa de la UE.

Durante su tramitación, los diversos grupos políticos fueron de la mano, sin estridencias, tal vez convencidos de que al tratarse de una norma muy técnica lo mejor era aportar soluciones. Sin embargo, el virus de la politiquería, mal endémico de la partitocracia española (en esto los nacionalistas son muy españoles también), tenía que aparecer.

Algún nacionalista vino en ayuda de los partidos de la derecha constitucionalista (UPN y PP) e introdujo una enmienda sobre planes de euskera. Dicho y hecho. Ya había un casus belli y la derecha podía aparentar su papel de muro de contención de la amenaza vasca. A su vez, los otros podían defender las esencias de la Arcadia Euskalherriaca frente a la agresión española. Todos felices con el guión.

Una vez activadas las alarmas, acto seguido se agita a la llamada sociedad civil (en realidad asociaciones de empresarios financiadas con subvenciones públicas) poniendo el grito en el cielo diciendo que esa imposición va contra toda la legislación europea y que va a arruinar a las empresas. Por último, el rotativo de Cordovilla despliega su artillería.

¿Realmente es tan grave el tema? Si nos fijamos en el texto, lo que dice es que se va a exigir a los subcontratistas de un contrato, donde haya que prestar atención al público, que elaboren un plan de formación de euskera para sus trabajadores (me olvidaba lo de trabajadoras, pero no logro acostumbrarme a usar el lenguaje de los presentadores del circo con eso de señoras, señores y niños).

En primer lugar ¿en qué cabeza cabe que se pida únicamente algo a los subcontratistas y no al que ha firmado el contrato con el Gobierno o el Ayuntamiento? Eso es una chapuza que nos muestra qué clase de tropa es el cuatripartito. Pero lo que ya es de traca es la explicación que ha dado la encargada de la cosa en Bildu. Resulta que nos dice que no entiende a la derecha, que se puede cumplir la norma con solo pasar una octavilla (les puede la jerga revolucionaria) con el nombre y dirección del euskaltegi. ¡Acabaramos! Resulta que esto no va de euskara, lo que se trata es de ciriquiar.

Y ¿qué dice la derecha y sus terminales financiadas con subvenciones públicas? Pues que se trata de una carga inasumible para las empresas y que va a hacer que las empresas pierdan dinero y no sean competitivas y como la competencia en el mercado se regula en en la UE van a acudir a Bruselas, deslizando la idea de que se van a enterar estos del cuatripartito.

Reconozco que es una norma muy chapucera, pero no se puede decir que vaya contra las normas europeas de la competencia, porque éstas permiten una medida de este tipo ya que nadie puede decir que, en un territorio con dos lenguas oficiales, la atención al público es un tema que nada tiene que ver con las lenguas cooficiales. En realidad la cuestión tiene más que ver con la Ley Foral del Euskera (así la ha rebautizado el cuatripartito) que con las normas europeas.

Me temo que las empresas no van a asumir más costos que los implica la existencia de una ley que establece dos lenguas cooficiales. Creo que la derecha constitucionalista debería examinar cómo ha dejado en manos de gobernantes arbitrarios tanto poder y no perder el tiempo en debates estériles.

Si el debate y el peligro son ficticios, uno, que está escarmentado con la clase política, empieza a maliciarse con la idea de que esto es como el juego del cuco, que grita en un sitio pero pone los huevos en otro.

Y por ahí debe ir la cosa cuando la palabra género aparece 16 veces en todo el texto frente a las 6 veces que aparece la mención a calidad-precio, que parece que es algo más propio de una ley que debe mirar cómo se gastan los dineros públicos. Eso por no entrar a analizar los casos en que esa mención supone la exigencia a las empresas de difundir y aplicar la ideología de género. Pero de esto no dice nada la derecha constitucionalista, bien porque no se enteran, bien porque les da lo mismo o mucho más grave, porque asumen sus planteamientos y de derecha solo les queda la defensa del dinero, preferentemente a los que tienen mucho.

Sociedad Civil Balear no quiere que pase «algo parecido» a lo ocurrido en Cataluña
La nueva entidad nace con vocación de ser un «movimiento transversal» al margen de los partidos políticos
Josep María Aguiló. Palma de Mallorca ABC 29 Mayo 2018

El Auditórium de Palma acogió este lunes la presentación oficial de la nueva entidad Sociedad Civil Balear (SCB), que ha nacido al margen de los partidos políticos y que presidirá el empresario jubilado Bartomeu Berga. «No queremos que en Baleares pase algo parecido a lo ocurrido en Cataluña, nuestra voluntad es trabajar en favor de la unión de la sociedad balear», señaló Berga durante la rueda de prensa ofrecida junto con los integrantes de la primera junta directiva de la entidad.

Dicha junta está conformada, además de por Berga como presidente, por el notario Álvaro Delgado como vicepresidente, Gabriel Le Senne como secretario, Xim Fortuny como tesorero y Toni Planas, Joan Enseñat y Daniel Comas como vocales.

«Sociedad Civil Balear nace con vocación de ser un movimiento transversal que cuente con todos los ciudadanos, de cualquier ideología, que crean en las Islas Baleares como la comunidad defensora de sus lenguas y su cultura, además de integrada en una España unida, plural y solidaria», indicó la entidad en un comunicado.

Críticas al catalanismo
Entidades como Sociedad Civil Catalana, Mos Movem o la Fundación Jaume III han sido algunos de los referentes que se han tenido en cuenta a la hora de poner en marcha Sociedad Civil Balear, que defiende el actual marco constitucional y que declara su intención de huir de «extremismos».

El manifiesto fundacional fue leído por Delgado, quien advirtió acerca de la necesidad de «una movilización de amplio espectro para combatir las tesis ideológicas del separatismo balear, que se van imponiendo en todas las esferas públicas». La nueva entidad defiende, por otra parte, el «bilingüismo espontáneo», en el que conviven el mallorquín, el menorquín, el ibicenco o el formenterense con el castellano.

«Hasta ahora, el catalanismo separatista insular no ha dado un paso atrás y ha sido así porque casi todos los partidos han aceptado sin rechistar sus tesis ideológicas, que van imponiendo en todas las esferas públicas como si fueran verdades científicas, sin que nadie haya sido capaz de construir un relato alternativo a su tiranía lingüística, cultural y educativa», recalcó el vicepresidente de la entidad.

Los estudiantes catalanes obligados a retratarse en público si quieren la Selectividad en español
Borja Jiménez okdiario 29 Mayo 2018

Todos los cuadernillos para examinarse de Selectividad en Cataluña están redactados exclusivamente en lengua catalana, por lo que, si un estudiante quiere hacer el examen en español, ha de decirlo en público para que el profesor vaya a coger el cuadernillo en castellano, que no se encuentra en el aula. Este hecho obliga al estudiante a los estudiantes castellanoparlantes a retratarse públicamente y, de paso, a perder tiempo.

“Los estudiantes que desean hacer el examen en lengua española deben pedirlo expresamente al encargado de repartir los cuadernillos. En ese caso, sale del aula un profesor o el coordinador y se dirige al despacho donde están los ejemplares en lengua española para recoger uno y entregarlo a la persona interesada. En ese intervalo de tiempo, un poco largo normalmente, en el aula se han empezado a dar las instrucciones para la realización del examen y quien no haya recibido aún el suyo no puede seguir las explicaciones con el cuadernillo delante“, explican diversas asociaciones de Cataluña en una denuncia remitida a los organismos de educación pertinentes.

Los estudiantes que desean hacer el examen en lengua española deben pedirlo expresamente al encargado de repartir los cuadernillos

Hablamos de un hecho que pone en una situación de desventaja al estudiante que no hable catalán, creándole un nerviosismo innecesario y añadido que, por causa de su opción lingüística, le hace además perder tiempo de examen. Precisamente por este motivo, Aixeca’t-Levántate, Catalanes por la Ley, El Club de los Viernes, Cataluña por España, Hablamos Español, Somatemps, Coordinadora de Tabarnia y el Sindicato AMES han remitido una denuncia a la Consejería de Enseñanza de la Generalitat, la Secretaría del Consejo Interuniversitario, las Comisiones Permanentes, la Inspección Educativa y al Ministerio de Educación para que analicen estos “hechos irregulares en las pruebas de Selectividad que tienen lugar Cataluña”.
Denuncia

La convocatoria de pruebas de acceso a la Universidad (PAU) tendrá lugar en Cataluña los días 12, 13 y 14 de junio y los días 4,5 y 6 de septiembre. Un examen de gran importancia para los miles de alumnos de Bachillerato y de Grados Superiores que se presentarán para iniciar unos estudios que les han de conducir a resolver su futuro personal y profesional.

Las lenguas oficiales son dos, español y catalán y, por tanto, asiste el mismo derecho a todos los estudiantes a realizar una prueba tan importante para su futuro en cualquiera de ellas

A juicio de diversas asociaciones, estas pruebas, escrupulosamente pensadas para que todos los alumnos puedan realizarlas en igualdad de condiciones, “presentan un serio problema en Cataluña”. “Como todos los ciudadanos catalanes sabemos, las lenguas oficiales, y por tanto vehiculares, de Cataluña son dos: español y catalán y, por tanto, asiste el mismo derecho a todos los estudiantes a realizar una prueba tan importante para su futuro educativo y profesional en cualquiera de ellas, sin que su opción lingüística pueda causarles perjuicio alguno”, explican los denunciantes.

Sobre el fin de ETA
JOSÉ ANTONIO NIETO El Mundo 29 Mayo 2018

En relación con las afirmaciones que, en el marco de una entrevista a Rogelio Alonso, se publicaron el sábado en EL MUNDO, y que se dirigen a poner en tela de juicio aspectos cruciales de la política antiterrorista de este Gobierno, a continuación le apunto los principales datos objetivos y argumentos de peso que, en mi opinión, alejan de toda duda el compromiso gubernamental en la lucha contra el terrorismo y en la defensa de las víctimas:

Cuando el Gobierno de Mariano Rajoy inició su andadura estableció una política antiterrorista propia e independiente de compromisos anteriores. Una política antiterrorista que tuvo un principio claro: aplicación estricta de la ley, especialmente con aquellos que mayor dolor han producido a la democracia española.

Este Gobierno se ha guiado en su política antiterrorista por una actuación de firmeza, sin concesiones ni transacciones. Si ha habido una crítica permanente y reiterada por parte de los terroristas al Gobierno durante estas legislaturas ha sido la de firmeza en sus posiciones. Y lo expresan con varias expresiones recurrentes: inmovilismo, cerrazón, muro, bloqueo... Todas ellas son expresiones de los terroristas en sus comunicados y documentos internos, que no dejan lugar a dudas de la posición política del Gobierno. Uno de los dirigentes más influyentes de ese mundo lo reconocía en un documento interno: "tenemos enfrente un muro, un muro que no lo puedes derribar colocándote enfrente a él y golpeándolo con todas tus reivindicaciones". Y la propia ETA, antes de anunciar su fin, reconocía expresamente en una misiva que se hizo pública en los medios de comunicación que el Gobierno español hizo imposibles sus planes.

A este respecto, los datos objetivos son claros y contundentes:

Con el actual Gobierno, en las diferentes legislaturas, 180 personas han sido detenidas por su relación con ETA. Ello supone un detenido cada 12 días durante este periodo, una cifra especialmente relevante teniendo en cuenta que, tal y como afirman las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cada vez se hacía más difícil realizar detenciones dada la decreciente existencia de peces en la pecera.

Han caído todos los líderes que mandaban en ETA cuando se produjo el cese definitivo de las acciones terroristas, en octubre de 2011. Líderes tan significativos como Izaskun Lesaka, David Pla e Iratxe Sorzabal. Éstos dos últimos en la operación Pardines de la Guardia Civil, que significó descabezar a ETA y dejarla sin referentes. Un golpe de gracia al organigrama terrorista, que se convirtió en una estructura desecha y sin cabeza. En definitiva, los terroristas que anunciaron que ETA dejaba de matar no consiguieron nada por ello: fueron expulsados de la mesa en la que esperaban sentarse a negociar y después fueron detenidos, y ahora se encuentran en prisión.

Se han seguido realizando detenciones de huidos de la justicia en Francia y otros países, tanto de Europa como de Sudamérica; se incautaron diferentes arsenales de ETA en Francia; y se realizaron cuatro operaciones consecutivas contra el frente de cárceles de ETA en España (en septiembre de 2013, enero de 2014 y enero y marzo de 2015), con un impacto importante en la única estructura que tenía ETA activa en España.

Se han llevado a cabo más de 900 iniciativas por las Delegaciones del Gobierno en Euskadi y Navarra, y del propio Ministerio del Interior, sobre acciones presuntamente ilegales de la izquierda abertzale. Además, se ha conseguido que Francia entregue a España los documentos, armas y efectos incautados a ETA en los últimos 20 años. Una entrega histórica que servirá, sin duda, para avanzar en la investigación de casos sin resolver y en la memoria de las víctimas del terrorismo, a través del Centro Memorial.

Y, también en este campo, hay que citar las más de 100 detenciones por enaltecimiento del terrorismo, muchas de ellas por menospreciar a las víctimas del terrorismo.

También en política penitenciaria, como parte ineludible de la política antiterrorista, el Gobierno del Partido Popular ha mantenido una línea de firme aplicación de la ley. Hoy por hoy, son más de 240 los presos relacionados con ETA, que van a seguir cumpliendo sus condenas. En estas legislaturas han sido muchas las voces que, en público o en privado, han tratado de presionar al Gobierno para un cambio en la política penitenciaria con los presos de ETA. Sin embargo, el Gobierno se ha mantenido firme en sus principios.

Los análisis de expertos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son claros y contundentes: ETA está derrotada operativamente y el grueso de lo que queda de ETA está en prisión.

Esta situación, la derrota operativa y policial, es la causa principal de que lo poco que quedaba de ETA anunciara su final. Esa es la realidad, ni más ni menos. A nadie más que a los que aplaudieron los crímenes de ETA les beneficia, les interesa y les complace proclamar que han ganado. Solo desde la ceguera intelectual o, lo que es peor, desde el más vil retorcimiento de la realidad impulsado por un afán de vindicación personal, puede entenderse afirmar la victoria de los terroristas sobre nuestra democracia.

El terrorismo de ETA acaba sin conseguir ninguno de sus objetivos estratégicos. Ni independencia ni socialismo. Y en esto hay consenso entre los distintos expertos antiterroristas: el acta de fin de las siglas no es sino la certificación de su derrota, la asunción formal de su final forzado. En definitiva, el acta de su capitulación.

Por último, tal como afirmó el presidente del Gobierno en su declaración del pasado 4 de mayo, los terroristas no consiguieron ningún rédito por matar, tampoco por dejar de hacerlo hace ya algunos años. Y no van a obtener tampoco nada por anunciar su disolución. Los crímenes de ETA se seguirán investigando; sus delitos se seguirán juzgando y, en su caso, condenando; y las condenas se seguirán cumpliendo. No hubo ni habrá impunidad.

José Antonio Nieto es secretario de Estado de Seguridad.

Viaje de Navarra al infierno
Nota del Editor 29 Mayo 2018

Pues vaya, si los terroristas vascos han sido derrotados no se que hacen en Navarra.

Rogelio Alonso: "El Gobierno de Rajoy reconoce en un documento que ha optado por un 'final sucio' de ETA"
Federico entrevista a Rogelio Alonso por su libro La derrota del vencedor sobre el final de ETA.
esRadio / Libertad Digital 29 Mayo 2018

Rogelio Alonso, uno de los mayores expertos en materia terrorista, ha presentado en Es la Mañana de Federico su último libro La derrota del vencedor. En libro contiene documentos inéditos en los que ETA habla de su final inminente, debilitada durante la segunda legislatura de Aznar, o cómo el PP de Rajoy reconoce que han optado por un "final sucio" de la banda de asesinos.

Rogelio Alonso ha explicado que "el libro demuestra la derrota del vendedor" ya que "la democracia española ha tenido logros muy significativos en la lucha antiterrorista, gracias a políticas coactivas iniciadas en la segunda legislatura de Aznar". Gracias a esa política se consiguió "la ilegalización del brazo político de ETA y se fuerza a la organización terrorista a detener sus crímenes".

Sin embargo, "ha habido una dejación y falta de voluntad en los últimos cuatro gobiernos presididos por Zapatero y Rajoy para complementar esa derrota operativa con una derrota policial e ideológica". Rogelio ha recordado que "ETA no mataba por una pulsión emocional sino para imponer unos objetivos políticos nacionalistas". Por tanto, "si su violencia era política tiene unas consecuencias políticas" y en ese sentido "la verdadera derrota de ETA exigía un combate ideológico y político al que renunciaron Zapatero y Rajoy".

Rogelio Alonso ha recordado cuál era la postura de Rajoy frente al terrorismo mientras estaba en la oposición y cómo cambió "por completo" cuando llegó a La Moncloa. De hecho, "uno de los documentos inéditos que recoge el libro es cómo el propio gobierno del PP reconoce que ha optado por un final sucio de ETA". Es más, "la política del PP acepta lo que el propio partido llamó herencia envenenada de Zapatero y Rubalcaba", una política que se inicia "con unas negociaciones que no concluyen en 2008 sino que continúan hasta 2011".

Por ese entonces la negociación había cambiado, "ya no se trataba de dirigentes de ETA sentados cara a cara sino de una negociación con intermediarios y manteniendo un doble discurso". Lo que hace Rajoy al llegar al gobierno es "no aceptar la política antiterrorista que llevaba en su programa, la de Aznar". Una política, ha explicado Rogelio, que hace que ETA "hable en sus documentos de muerte política, vislumbraba un final por aniquilamiento y sólo se mantenía como moneda de cambio para el brazo político".

La política antiterrorista de Zapatero y Rajoy "se conforma sólo con que ETA deje de matar, algo que se había conseguido prácticamente en el período anterior". Así lo demuestran en 2004 "documentos reservados que dicen que ETA está prácticamente desaparecida y sólo puede ser rescatada si el PNV acude en su auxilio, algo que hacen tanto los nacionalistas vascos como el PSOE y que luego refrenda el PP".

¿Por qué lo hace el PP de Rajoy? En opinión de Rogelio Alonso "no tienen el liderazgo suficiente para defender una política antiterrorista que requiere numerosos sacrificios" ya que la violencia "el terrorismo de ETA no sólo es física sino psicológica, política, institucional, mediático…" En definitiva, "es la violencia que genera un clima de exclusión moral y política como el que existe hoy en la sociedad navarra y vasca".

Alonso ha explicado que el proceso de final de ETA "es una hoja de ruta que se ha negociado en Noruega y Suiza que se mantiene en privado aunque se niega en público". Según él, la prueba es que en esa hoja de ruta "hay una serie de concesiones que se han materializado, entre ellas la legalización del brazo político de ETA -que se hace en época de Zapatero a través de un fraude de Ley con un TC excediendo sus competencias-", pero que al llegar al poder el PP "no sólo no ilegaliza ese brazo como había prometido, sino que también legaliza a la otra parte, Sortu, y también de manera fraudulenta".

LUCHA CONTRA EL TERRORISMO
El material entregado por Francia ha permitido esclarecer un asesinato de ETA
La Gaceta  29 Mayo 2018

El director del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, ha asegurado este lunes que la documentación incautada a ETA que ha sido entregada a España por las autoridades francesas “ha permitido esclarecer un asesinato” de la banda terrorista del que no se conocía su autoría.

Con los “primeros análisis” que se han llevado a cabo se ha encontrado documentación que “va a permitir identificar a los autores”, ha señalado Domínguez, que no ha ofrecido detalles del caso, durante su intervención en el IV seminario de Lucha contra el Terrorismo, patrocinado por el Instituto Universitario de Investigaciones de Seguridad Interior y que se ha celebrado en San Sebastián.

La jornada ha sido organizada con el objetivo de recordar al guardia civil José Antonio Pardines, la primera víctima de ETA, cuando se cumplen 50 años de su asesinato el 7 de junio de 1968, así como para homenajear al conjunto de víctimas y “poner en valor” el esfuerzo y sacrificio realizado por la sociedad española y el Estado de Derecho” en la lucha contra el terrorismo.

El seminario ha sido inaugurado por el director de Cooperación de la Diputación de Guipúzcoa, Fernando San Martín, y el teniente general de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, quien ha agradecido a las instituciones la celebración de este evento en “el corazón de Guipúzcoa, donde se produjo el mayor número de asesinatos” por parte de ETA, “entre ellos 100 guardias civiles”.

Ceña ha remarcado que el Instituto Armado continuará “poniendo a los delincuentes en manos de la justicia”, como lo demuestra la última operación de incautación de bienes de etarras, para que los terroristas “respondan” de las responsabilidades de sus acciones y ello “contribuya a reparar y resarcir a las víctimas”.

El general de división de la Guardia Civil Pablo Salas ha explicado que “desde hace dos semanas” la Benemérita está trabajando en el material integrado por alrededor de 7.250 objetos y documentos incautados a ETA entre 1999 y 2014 entregados a España por parte de las autoridades francesas.

“Hay esperanzas” de que sirva para ayudar en algunos de los casos que están pendientes de esclarecer, ha señalado Salas, quien ha indicado que esa es “una de las prioridades” del Cuerpo.

Salas ha indicado que desde el anuncio del cese de la violencia de ETA en octubre de 2011, la Guardia Civil ha elaborado “cerca de un centenar de informes” y ha podido esclarecer “alrededor de una veintena de casos que estaban sin resolver”.

Ha subrayado, respecto de las armas entregadas por ETA en 2017, que siguen en manos de las autoridades francesas, “que son las que llevan a cabo las investigaciones”, aunque ha remarcado que no cree que puedan obtenerse datos de ellas ya que “la mayoría proceden de un robo en una fábrica francesa y probablemente no hayan participado en ningún hecho delictivo”.

Durante su intervención, Salas ha indicado que, tras el acto en el que se escenificó el fin de ETA en Cambo-les-Bains (Francia) el pasado 4 de mayo, la Guardia Civil seguirá con su actividad policial para detener a los miembros de la banda terrorista huidos, esclarecer atentados y estudiar aquellos casos “que podrían haber prescrito con el objetivo de conocer a los autores y fomentar la memoria”.

Durante la jornada tendrá lugar la presentación del vídeo “Nacional I: historia de la primera víctima de ETA”, elaborado por la Fundación de Derechos Humanos Miguel Angel Blanco, que ha sido dirigido por Felipe Hernández Cava.

Recortes de Prensa   Página Inicial