AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 30 Mayo 2018

Rajoy y Renzi también son culpables de la crisis de deuda
Juan Ramón Rallo elconfidencial 30 Mayo 2018

A los mercados financieros les ha vuelto a entrar el miedo con la situación política de Italia y de España. Todavía nos hallamos bastante lejos de un pánico descontrolado, pero sí estamos asistiendo a señales que sin duda apuntan hacia un incremento de la incertidumbre dentro de la eurozona: en el último mes, las primas de riesgo de España e Italia se han duplicado, no solo porque los tipos de interés de la deuda pública española e italiana han aumentado sino también porque los del bono alemán se han reducido (en casi 40 puntos básicos durante los últimos 10 días) y, a su vez, el dólar se ha revalorizado alrededor de un 5% frente al euro. O dicho de otra manera, el capital está saliendo de la periferia europea con destino a Alemania y, a su vez, del conjunto de la eurozona con destino a otros activos refugio globales como el dólar.

En este sentido, se ha convertido en un lugar común culpar de las actuales tensiones financieras a los políticos populistas/antisistema que pretenden acceder al Gobierno en Italia (Movimiento 5 Estrellas y Liga Norte) o que aspiran a condicionar las políticas de un posible nuevo Gobierno en España (Unidos Podemos). Y, desde luego, que se amague con romper el euro en Italia o con relanzar el déficit público en España invita a la inquietud financiera, esto es, a rehuir la exposición patrimonial a semejantes riesgos.

Ahora bien, permítanme enfocar la cuestión desde otro ángulo: no para exculpar de sus responsabilidades a las anteriores formaciones políticas, sino para extender semejante responsabilidad a otros partidos que en la actualidad pretenden colgarse la medalla del rigor, de la estabilidad y de la credibilidad. A la postre, si el ascenso al poder de plataformas populistas enciende los temores en el conjunto de la eurozona, es porque Italia y España son bombas latentes para la misma. ¿Y por qué son bombas latentes? Pues por sus elevadísimos volúmenes de deuda pública, los cuales contaminan los balances no solo de sus respectivos bancos nacionales, sino también los del resto de la banca europea.

En particular, el sector público italiano adeuda 914.637 millones de euros a la banca italiana; y, a su vez, el sector público italiano y la banca italiana (cuya solvencia depende de la del primero) adeudan 91.821 millones de euros a la banca francesa, 44.477 millones a la banca alemana y 51.079 millones a la banca española. Por su parte, el Estado español adeuda 471.404 millones de euros a la banca española; y, a su vez, el sector público español y la banca española adeudan 41.857 millones de euros a la banca francesa, 34.541 millones de euros a la banca alemana y 56.163 millones a la banca italiana. Dejo fuera de estas cifras los 341.179 millones de euros en deuda pública italiana y los 241.601 millones de euros en deuda pública española que se hallan en manos del BCE merced al QE, los cuales son imputables en un 18% a Alemania, en un 14,1% a Francia, en un 12,3% a Italia y en un 8,8% a España.

Por consiguiente, las políticas populistas que puedan llegar a implantarse en Italia o en España constituyen un peligro potencial para la eurozona como consecuencia del Himalaya de deuda pública con que ambos países han contaminado todo el sistema bancario de la eurozona. En caso de que ambos países estuvieran muchísimo menos endeudados y de que, como resultado, su solvencia no corriera peligro, entonces los 'aventurismos' políticos transalpinos o ibéricos resultarían mucho menos relevantes para el resto del continente.

¿Y qué han hecho los políticos prosistema, proeuropeos y pro-rigor presupuestario para contener la extensión de semejante plaga financiera en Italia y en España? Absolutamente nada: si observamos la evolución del 'stock' de deuda pública de ambos países desde el inicio de la crisis, comprobaremos que su crecimiento ha sido ininterrumpido desde el año 2007. En particular, la deuda pública italiana se ha expandido desde el 99,7% al 131,4% del PIB, y la española desde el 35,5% al 98,3%. Uno podría ciertamente argumentar que la explosión de pasivos estatales durante las etapas recesivas fue una lacra inevitable y, por tanto, inimputable a los políticos que ocuparon el cargo durante esos años. Y aun estando en desacuerdo con la totalidad de semejante enunciado, al menos tendría una cierta lógica subyacente. Pero lo que resulta completamente indefendible es que, durante la nueva etapa de crecimiento económico, la deuda pública heredada de la crisis no se haya reducido ni en Italia ni en España.

O expresado de otro modo, los políticos que ahora levantan la bandera de la estabilidad económica para alertar contra el riesgo que suponen los gobernantes populistas han sido los que no han movido ni un dedo para disminuir la magnitud de ese riesgo. Han sido Renzi y Gentiloni en Italia o Rajoy en España los que durante años se han negado a desactivar la bomba financiera de la deuda pública y los que ahora se rasgan las vestiduras por el hecho de que pueda terminar cayendo en manos de pirómanos-populistas: si finalmente sucediera, su negligencia sería corresponsable del consiguiente desastre.

Pedro I 'El Estabilizador'
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 30 Mayo 2018

Ayer la prima de riesgo española se disparó y la italiana lo había hecho anteayer. La Unión Europea tiene motivos para mirar con preocupación al sur, porque el tercer y el cuarto país de la construcción europea han entrado en barrena por motivos exclusivamente políticos. Si añadimos la pésima estructura de la economía transalpina, con un déficit tremendo y la indigencia energética de España, que la convierte en rehén del precio del petróleo, sólo un ejercicio cuidadoso de las responsabilidades económicas puede evitar una recaída en una crisis como la de hace ocho años. Pues bien: Italia vuelve a la peligrosa manía de desobedecer, Bruselas mediante, el mandato de las urnas; y España se adentra, por culpa de la Izquierda antiespañola y de la diabólica estructura centrífuga del Estado de las Autonomías, madre de todos los separatismos, en una era de disgregación que no ha hecho más que empezar.

Porque tal vez mañana quede claro que Pedronono se lanzó a la piscina de la moción de censura sólo para chupar cámara, fiando a su suerte lo único que, como a Rajoy, le preocupa: La Moncloa a cualquier precio. Pero no cabe descartar -porque como decía anteayer, números cantan- que el separatismo y la tribu tinaja aprovechen el lío y hagan presidente al hombre que tiene en su mano la desestabilización de España. En nombre, eso sí, de la estabilidad. Mariano está dispuesto a resistirse a la razonable y patriótica solución de aceptar mañana la convocatoria de elecciones anticipadas, siquiera para honrar lo que tantas veces repitió en los cuatro años perdidos de la mayoría absoluta: "la economía es lo único importante". Si lo fuera, siquiera en su magín, viendo a España despeñarse hacia la ruina en que nos dejó Zapatero, salvaría incluso su nombre para la Historia. Temo que no lo hará. Y Pedro I El Estabilizador, porque dice que viene a eso, a estabilizar la democracia que previamente ha desestabilizado, logrará el sueño de pisar La Moncloa al precio de pisotear a la Nación. ¿Que no salen los números? A mí me salen.

Pablo, o sea, Pabla, abonado a la condición gemelar, ha dicho que si Pedro/Pedra no gana la moción de censura, presentará otra la semana que viene. ¡Será por mociones! El caso es que si Rajoy no se va, y parece que no se va, esto -economía y política- se va a freír espárragos.

Adolescencia
Ignacio Camacho ABC 30 Mayo 2018

Este ataque de volatilidad que sufre la política española es propio de una crisis de adolescencia. Los cambios súbitos, compulsivos, de prioridades por parte de los actores públicos reflejan una inquietante falta de estrategia, de incapacidad no sólo para proponer soluciones sino para detectar y jerarquizar los problemas. La moción de censura socialista representa el paroxismo de esta insuficiencia: parte de un diagnóstico equivocado, ofrece una terapia incorrecta y recurre para aplicarla a unos partidos de deslealtad constitucional manifiesta. Un asalto al poder por el poder mismo, sin planificación, sin proyecto, sin programa siquiera, tan desprovisto de cualquier atisbo de ideas que sus propios promotores ponderan como único mérito el del factor sorpresa.

Hace apenas una semana existía un vago consenso en identificar el conflicto separatista como principal problema de España. Las críticas que recibía el Gobierno se centraban en su desdén por esta cuestión básica, en su empeño por otorgar preferencia a las negociaciones presupuestarias. En medio de un debate nacional presidido por la retadora xenofobia de Torra y las dificultades legales para extraditar a Puigdemont desde Alemania, las dos grandes fuerzas dinásticas renovaban su compromiso para mantener intervenida la autonomía catalana. Pero a raíz de la sentencia Gürtel, con su condena tan contundente como esperada, el desafío nacionalista parece haber desaparecido del mapa, por más que haya aflorado una peligrosa crispación civil en la simbólica pugna por las cruces de las playas. Rivera reclama de pronto el elixir mágico de unas elecciones que el miércoles pasado, en la votación de Presupuestos, pudo haber precipitado retirándole a Rajoy su peana. Y el mismo Pedro Sánchez, que había avalado el cerco a los nacionalistas con su palabra, los invita ahora a sumarse a la presunta regeneración de una escena institucional degradada.

Esta exhibición colectiva de acné político tiene un precio y no es barato. En primer lugar, la sensación de inestabilidad que está devastando los mercados. En segundo, el oxígeno que suministra a un independentismo cuyo proyecto de ruptura sigue intacto. Y en tercer término, quizá el más importante, el evidente desconcierto que provoca en los ciudadanos, cuya opinión sobre sus representantes lleva mucho tiempo presidida por un severo desencanto. El fenómeno más significativo de las encuestas es la preocupación por Cataluña, patente desde el último verano. Y quienes así lo manifiestan se sienten estupefactos al ver cómo sus dirigentes se enfrascan en un pulso endogámico entre una oposición inmadura y caprichosa y un Gobierno agazapado, superado por las erupciones recurrentes de su volcán de fango.

Pero la incógnita catalana sigue ahí, atravesada en el rellano, y ahí continuará cuando la política púber despierte como en el cuento del dinosaurio.

La trama del PSOE: 30 causas, 600 imputados y 4.000 millones bajo sospecha
ESdiario 30 Mayo 2018

Mientras Sánchez apela a la "ética" para intentar asaltar la Moncloa, su partido protagoniza el mayor escándalo de corrupción de la historia de España con unas cifras de vértigo.

El juicio de los EREs en Andalucía está siendo, en la misma línea que la ingente instrucción previa, una exhibición casi impúdica de todos los males de un régimen clientelar que se ha perpetuado en aquella tierra, a base de dinero público, con el PSOE al frente y los responsables del mismo elevados a presidentes del conjunto nacional de la organización.

Esto último es importante. Manuel Chaves y José Antonio Griñán no sólo fueron titulares de la presidencia autonómica de la región más grande de España; también encabezaron a su partido en todo el país, lo que le confiere a éste una responsabilidad total en el escándalo: si a Rajoy se le ha señalado por la trama Gürtel, sin estar ni siquiera imputado y con una sentencia que recalca que ni conoció ni consintió la vergonzosa corrupción en su partido; ¿qué tendrá que hacer Pedro Sánchez y la cúpula socialista cuando empiecen a caer las condenas por la participación o incluso el liderazgo de algunos de sus referentes en este deleznable montaje?

Las tramas andaluzas suman unas cifras sin parangón y obligan a todo el PSOE a explicarse con detalles

La sombra de la corrupción en Andalucía es larga en el tiempo, enorme en la cuantía, evidente en el impacto y masiva en los afectados: hay treinta procedimientos judiciales abiertos; 4.000 millones de euros bajo sospecha y casi 600 imputados. No hay un caso similar en España y probablemente no lo haya nunca en el que una trama delictiva haya actuado desde las instituciones con el conocimiento y la participación de éstas, tal y como parece evidente en el caso que nos ocupa.

Un testimonio definitivo
Junto a las incontables pruebas y diligencias practicadas que, sólo en el caso de los EREs, atestiguan un desvío de más de 850 millones y tienen a 270 personas imputadas, un testimonio relevante ofrecido ante el Tribunal ha terminado por despejar las dudas que, a pesar de todo, alguien pudiera albergar: la asesora María José Rofa, gestora de los fondos hasta 2011, desveló ayer en el juzgado que todos estos manejos eran conocidos por Chaves y Griñán.

La magnitud del escándalo sólo es comparable con la dimensión del daño provocado por un régimen clientelar que, mientras practicaba el paternalismo con dinero de todos y se garantizaba una fidelidad al poder de casi todos, condenaba a Andalucía a las peores cifras de desempleo juvenil de toda Europa y la sumía, en general, en un atraso educativo y económico indigno del potencial que atesora.

Que Sánchez imparta clases de ética mientras mira para otro lado en Andalucía destapa que sólo le importa el poder

¿Hay que creer que Ferraz nunca fue consciente? ¿O al contrario el poderío del PSOE andaluz, con estos tejemenajes, explica que también ocuparan las máximas responsabilidades en la organización nacional? O dicho de otro, ¿no fue precisamente ese nepotismo, delictivo según las acusaciones, lo que elevó al máximo nivel a los hoy encausados?

Que en ese contexto Sánchez se permita presentar una moción de censura absurda e inviable apelando a la "ética", es simplemente inaceptable. Y que lo haga contando, como única opción, con los votos de partidos que combinan presuntos delitos contra la Constitución con causas penales por corrupción, caso de la antigua Convergencia, alcanza la categoría del cinismo más absoluto.

El cinismo de Sánchez
Si a Sánchez le preocupa de verdad la corrupción, un cáncer de la democracia que felizmente extirpan los jueces, tiene en Andalucía un inmejorable escenario para exhibir esos principios y poner en práctica sus medidas. Porque si alguien ha dopado las Elecciones captando voluntades masivamente, es el PSOE andaluz, referente y líder del PSOE en toda España.

Lecciones de ética política con Pedro Sánchez
Pablo Molina Libertad Digital 30 Mayo 2018

Rajoy puede dimitir tranquilo, estamos en muy buenas manos. ¿Qué podría salir mal?

Los socialistas han llegado a la conclusión de que España necesita un impulso ético y ellos son los más indicados para proporcionárselo. Ese fue, en esencia, el corolario del debate celebrado este lunes entre los barones del PSOE, en la reunión convocada para otorgar sus bendiciones a la moción de censura de Pedro Sánchez (a ver si hay suerte esta vez y se pega el trompazo definitivo).

De ética habló la presidenta de la Junta de Andalucía, en cuya opinión el Partido Popular "está inhabilitado" para seguir gobernando España después del escándalo del caso Gürtel. Susana Díaz cree que su partido es, en efecto, la fuerza regeneradora que necesita España en estos momentos. Díaz inició su carrera política en 1999 como concejala del Ayuntamiento de Sevilla. Allí, precisamente allí, surgió el escándalo apabullante de los ERE fraudulentos con el caso Mercasevilla, en el que se destapó una trama corrupta para cobrar ayudas ilegales cuya investigación, dirigida por la juez Alaya, se extendería más tarde a otros ámbitos hasta dar con el famoso fondo de reptiles de la Junta. 855 millones de euros desaparecidos de las arcas autonómicas y casi 500 imputados, entre ellos los presidentes de Andalucía y del PSOE Manuel Chaves y Juan Antonio Griñán, otorgan a las opiniones de Susana Díaz sobre regeneración política, qué duda cabe, una gran autoridad moral.

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, coincidió con su colega andaluza en la necesidad de regenerar la democracia española a través del PSOE. García-Page ya era consejero del Gobierno castellano-manchego en 1997. Allí, precisamente allí, surgió el primer escándalo de la quiebra de las cajas de ahorro, que más tarde se convertiría en una cascada de bancarrotas en la banca pública gestionada por los mandarinatos autonómicos. Caja Castilla-La Mancha fue la primera entidad en ser intervenida por el Gobierno, que tuvo que inyectar 9.000 millones de fondos públicos para evitar la ruina de los impositores.

Pero no solo Susana Díaz y García-Page consideran que el PSOE es la fuerza providencial que España necesita en estos momentos. En eso mismo coincide Ximo Puig, dirigente desde 1983 del PSOE de Valencia, una organización política investigada por la Justicia bajo la acusación de haber reproducido exactamente los mismos mecanismos de financiación irregular del caso Gürtel.

Los tres han dado su aval a Pedro Sánchez y ofrecen a los españoles la hoja de servicios de su partido como el mejor aval para dignificar las instituciones y acabar con la corrupción. Para culminar esa empresa de limpieza democrática tratarán de hacerse con los votos partido fundado por Jordi Pujol, otros 3.000 millones a la buchaca. En la operación, redondeando el conjunto, están también los marqueses de Galapagar.

Rajoy puede dimitir tranquilo, estamos en muy buenas manos. ¿Qué podría salir mal?

Promover el español contra la putrefacción del actual régimen político
Pío Moa gaceta.es 30 Mayo 2018

Seminario “La posición de España en Europa”, segunda sesión: en el siglo XVI España creó uno de los ámbitos culturales más vastos de la historia y el primero a través de los océanos. ¿Cómo ha evolucionado y cuáles son sus perspectivas actuales? En el Centro Riojano de Madrid, Serrano 25, el viernes próximo a las 19,30
************
El mito de Al Ándalus no es inocente. Siempre se usó como instrumento para socavar la nación española https://www.youtube.com/watch?v=1dhPYJimk7A
*********************
Está en marcha una campaña de recogida de firmas por el grupo “Hablamos español” para garantizar la enseñanza en el idioma común. La mera existencia de esta campaña lleva en sí misma la denuncia de la ilegalidad o inconstitucionalidad de los gobiernos desde la transición, una demostración más de cómo los partidos han ido impulsando al país a una democracia fallida.

Según la Constitución, el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. No es que sean definiciones muy claras, debido al carácter un tanto chapucero de dicha ley, pero lo son suficientemente. El castellano se declara oficial porque es el idioma español por excelencia, el común y más hablado en todas las regiones, el que posee mayor bagaje cultural y utilidad real con enorme diferencia sobre las lenguas regionales. Llamarle “castellano” introduce cierta ambigüedad, como si fuera una lengua regional más, cuando a su origen en Castilla se han añadido incontables aportaciones de todas las regiones, además de los países hispanohablantes. En sí mismo, el español es el signo de identidad más potente de los españoles y el más decisivo lazo cultural con otros muchos países hispanohablantes.

La política cultural e idiomática, desde la transición, ha consistido en un permanente e inconstitucional acoso a la lengua común en las regiones bilingües, utilizando las lenguas regionales como instrumentos de la división, la falsificación de la historia y el odio inherentes a los separatismos. Lo cual no podría haber ocurrido sin el permanente apoyo financiero y político de los gobiernos del PSOE y del PP, incluso de instituciones como el Tribunal Constitucional “hecho por los partidos para hacer constitucional lo que es evidentemente inconstitucional”, empezando por la “inmersión lingüística” en las lenguas regionales. En diversas regiones se declaró “lengua propia” la regional, entendiendo implícitamente como ajena o extranjera, o abiertamente enemiga, a la común española. De esta política, cuyos resultados nefastos comprobamos a diario, el mayor y más anticonstitucional responsable ha sido el duopolio oligárquico (y por lo demás corrupto) PP-PSOE. Sin sus complacencias, financiaciones e ilegalidades, los separatismos no habrían podido avanzar como lo han hecho empleando como arma las “lenguas propias”. Porque además esos partidos se han preocupado de marginar y denigrar cualquier resistencia a tales derivas. Y el PP, especialmente, ha imitado en Valencia, Baleares o Galicia las medidas de inmersión lingüística de los separatistas.

La Constitución dice también que las distintas modalidades lingüísticas” son un “patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección. Obsérvese que ya no se trata solo de lenguas regionales, sino también de “modalidades”, como pueden ser el bable, el castúo o cualquier otra, en gran medida simples formas defectuosas del español, o vulgarismos. En muchos lugares se han utilizado ¡desde la escuela! para promover un lenguaje chabacano, cutre y obsceno. Al igual que en el caso anterior, este “respeto y protección”, negados a la lengua común, han sido utilizados sistemáticamente contra esta, es decir, contra la idea misma de España, por los políticos tanto centrales como autonómicos.

El ataque disgregador a la lengua que nos une y que constituye nuestra mayor riqueza cultural, se completa con el intento de crear un país bilingüe español-inglés a partir de la enseñanza pública, con el inglés sería el idioma superior de cultura. Se trata, por así decir, de gibraltarizar España, en lugar de españolizar Gibraltar. Lo vengo denunciando desde hace años, y en vano por ahora.

¿Cómo explicar tales actitudes? Gregorio Marañón definió la política del Frente Popular como “estupidez y canallería”. Y es difícil definir con otras palabras la política seguida por gobiernos y partidos separatistas contra el idioma común; en un proceso que no busca ni puede buscar otra cosa que disgregar España, aniquilar sus señas de identidad y reducir a la impotencia cualquier oposición. Estos son los hechos, y no debe despistar a nadie la retórica justificativa con que intentan encubrirlos unos políticos que están llevando al país a su crisis más grave desde la república. Tales hechos pudren literalmente al país entero y exigen urgentemente una reacción que aniquile a los partidos que pretenden aniquilar a España, la ley y la democracia. Afortunadamente parece que estamos en los comienzos de esa reacción. También en este terreno es necesario algo parecido a una reconquista.

************
Todo español debería conocer la Reconquista, que ha permitido que España no esté culturalmente en el Magreb. Conocerla es un antídoto contra la obtusa denigración y disgregación de España, tan practicada por los cosmopaletos, hoy tan abundantes, por desgracia
La reconquista y España
************
*Aplicar la ley de memoria histórica es atacar los fundamentos más elementales de la democracia, sustituyéndola por una tiranía contra las libertades.

*La ley de memoria histórica no puede ser aplicada en una democracia, porque es totalitaria, falsificadora y enaltecedora de los asesinos. El PP es tan cómplice de ella como de los separatismos. Ese partido debería desaparecer y dejar espacio a otros más decentes, como VOX.

*Hungría y Polonia, que se alzaron contra el imperio soviético, representan hoy la única esperanza de regenerar una UE cada vez más totalitaria, sometida a gobiernos LGTBI

*Un régimen que fomenta y financia el separatismo, que premia a la ETA en las instituciones, que favorece la colonia de Gibraltar, que tiene leyes totalitarias como la de memoria histórica o las de género, NO ES NI PUEDE SER UNA DEMOCRACIA
***************
–Le supongo satisfecho de su vida… (Luis del Pino)
–Ni satisfecho ni insatisfecho. Más bien desconcertado https://www.amazon.es/Adi%C3%B3s-tiempo-Recuerdos-sueltos-relatos-ebook/dp/B075L82G5B … … … … …

El PP copia las excusas del nacionalismo
Fran Carrillo okdiario 30 Mayo 2018

Es común en la clase política de todos los tiempos la utilización de la sinécdoque como elemento retórico que define una situación precisa. Como parte del relato, esta figura de porte literario ha permitido, en momentos de crisis, una huida hacia adelante buscando amortiguar un impacto político determinado. La moción de censura impulsada por Pedro Sánchez, a destiempo y sin capacidad de maniobra política por sus insuficientes diputados, ha destapado el uso de estrategias comunicativas en Moncloa que parecían reservadas a los partidos separatistas periféricos. Éstos, en reiterado despropósito, expresaban que todo ataque al nacionalismo suponía de facto, un ataque a Cataluña. Hablan cada día de los catalanes como un todo único e indivisible. Un mantra convertido en eslogan electoral perpetuo desde tiempos del pujolismo repetido por todo hijo de Cambó. Ya sabíamos que el juego de cualquier nacional populista es el de proyectar en el otro los defectos propios, mediante un lenguaje feroz que intenta vincular la criminalidad de sus actos a la responsabilidad ajena por no entenderlos.

Ahora vemos que la moción imposible de Sánchez es igualmente una moción contra España, según el argumentario del PP. Más allá del abuso conceptual que supone este extremo retórico, las semejanzas discursivas no dejan de crear perplejidad. Craso error replicar la táctica del adversario cuando está más que desacreditada. De la misma forma, expresan en Génova, con la fiereza del separatista, su rechazo a las sentencias judiciales, las cuales sólo valen cuando no te afectan. Si actúan de manera independiente, se ordena en maitines desacreditarlas. Las leyes no pueden ser más importantes ni legítimas que los votos, vino a decir Rajoy, que cuando se pone maquiavélico hasta Montoro le teme. Pero recuerda el silogismo al que Puigdemont lanzó mientras consumaba su fuga. La raíz es la misma: dos partidos enterrados por la corrupción que resisten en los sondeos por la fertilidad de un suelo electoral cada vez menos fecundo.

Dos partidos unidos por la pésima gestión política y comunicativa de sus crisis, dos partidos casados con el despropósito alarmista y caótico de quienes lo dirigen. Hernando, con su verbo cáustico, viene a ser el Torra castizo: un incendiario por cuyo desagüe gotea la confianza perdida de un electorado desilusionado. España es un país de sinécdoques, una nación de tropos que designan certezas y realidades pero que también esconde adjetivaciones sibilinas. La sinécdoque es la demagogia esnob de quien pervierte el lenguaje a sabiendas de su atroz resultado. Apelar a ella en cada comparecencia pública, como destino fatal de todo argumentario, supone atacar los instintos primarios de la tribu. Maíllo y Hernando son las sinécdoques del PP.

Todo está lleno de conceptos que nublan el debate político en vez de abrir espacios que iluminen la discrepancia saludable. El lenguaje, cuando no contribuye a aclarar posiciones diferenciadas, se convierte en un obstáculo permanente. Por eso, cuando uno convierte el ataque personal o grupal en un plebiscito colectivo acaba por entender la patria como un culto mesiánico al líder de turno, se llame Pujol o Rajoy. Mientras tanto, Sánchez, del que ya sabíamos que no tenía discurso, descubrimos que tampoco tiene proyecto para el país. Superado por el tiempo y las encuestas, su desesperación por forzar su acceso a la Moncloa no evitará su retorno al ostracismo político a medio plazo. Sigue sin entender que, en política, hay que estar en los medios, pero sin estar en el medio. A menos que estés de acuerdo en tu condición de tonto útil y necesario. España es ahora una nación histórica que depende de una moción histérica.

La verdad sobre la política antiterrorista
Ernesto Ladrón de Guevara  latribunadelpaisvasco.com 30 Mayo 2018

En estos tiempos de partitocracia pestilente, de desdibujamiento de la España constitucional, de vacío de valores, de falta de compromiso con la verdad, de conductas yermas de cualquier principio ético, se agradece que haya alguien como Rogelio Alonso, profesor de la Universidad Juan Carlos I, de los muchos, buenos y honestos que existen en esa Universidad, que ha saltado a los medios de comunicación por el caso Cifuentes y que no merece ese lastre de imagen.

Rogelio Alonso es un experto especialista en terrorismo, de prestigio internacional.

Ha sido entrevistado por el periódico "El Mundo", y sus declaraciones han dejado al desnudo la corrupción que ha habido en materia antiterrorista, así como las graves consecuencias de haber cerrado el tema ETA dejando una herencia de impunidad, de injusticia con las víctimas y de hegemonía de los cómplices y beneficiarios de ETA, de expoliación de las libertades y de blanqueo de las realidades derivadas de la ausencia absoluta de pluralismo democrático y social en el País Vasco durante décadas.

La entrevista contiene una densa concentración de verdades como resumen muy sintético del libro “La derrota del vencedor”, cuyo título refleja el hilo argumental de este ensayo de Rogelio Alonso. Es un documento fundamental para un relato fideligno, inexcusable para quien quiera hacer luz sobre lo ocurrido en España en materia de terrorismo y sus connotaciones y connivencias perversas.

Voy a intentar recoger en unas pocas citas lo que a mí me ha parecido más significativo, con el riesgo de que esas frases dejen deshilvanado el nudo argumental de dicha entrevista:

"[…]La ideología por la que ETA mataba ha salido indemne, es decir, hoy en el País Vasco, igual que en Navarra, hay todavía un clima de ‘exclusión moral’ que afecta a los no nacionalistas”.

“El PNV nunca ha aceptado que el proyecto político nacionalista necesariamente queda contaminado por la violencia terrorista. El PNV, además, ha cuestionado instrumentos de la política antiterrorista que eran fundamentales para proteger a los ciudadanos no nacionalistas que estaban siendo intimidados y aterrorizados por la organización terrorista. El PNV, ha legitimado implícita y en ocasiones también explícitamente, a una organización terrorista. Y el PNV se ha beneficiado de esa violencia porque la violencia lo que ha generado es una sociedad en la cual los ciudadanos no nacionalistas se han visto privados de derechos y libertades fundamentales”.

En relación a las políticas antiterroristas y de ilegalización de los partidos que sostenían y alimentaban el terrorismo, de los gobiernos de Aznar, dice “[…]Y ese proceso se revierte cuando se producen las negociaciones con el Gobierno de Rodríguez Zapatero y luego con el Gobierno de Mariano Rajoy, que no tiene ni los arrestos morales ni políticos para taponar esa indecencia […] hemos pasado a un final que el propio Gobierno llama ‘sucio’, porque no coincide con el modelo o el proyecto que el PP presentó en un determinado momento [...] (con) la presencia de los representantes políticos de ETA en las instituciones. Esa es la impunidad real, que pone en evidencia la incoherencia de Rajoy cuando promete que no habrá impunidad […] y para el cual destina millones, por ejemplo a través del Memorial de Víctimas, pretende […] ‘embellecer la impunidad’ Ese relato se centra en buscar una explicación que sea cómoda y confortable para los partidos democráticos.”

“Cuando el PP llega al Gobierno acepta la estrategia del PSOE. Y este es otro de los logros de ETA; el hecho de que un gobierno democrático no tenga la decencia de ser claro con sus ciudadanos, de que el gobernante utilice la mentira frente al gobernado, porque el contrato social y político en democracia exige decir la verdad. Sin embargo, el PP pone en práctica una política que en público niega que esté siguiendo, mientras que en privado la acepta y la defiende.”

Y atención a esto que sigue, que es clave en la lucha contra el secesionismo y el conglomerado ETA-nacionalismo: “El PP no está dispuesto a asumir el combate ideológico, político y social que se requiere para defender una determinada política que supusiera un final muy diferente.” Para mí, esta es la clave del problema.

“Y lo que nos encontramos es que no solo el PNV acude en auxilio de ETA. También el PSOE. Y posteriormente el PP va a respaldar a quienes han actuado en auxilio de ETA y van a aceptar ese modelo de final que rompe con el que el PP había intentado introducir en el periodo de Aznar”. Y se pregunta Rogelio Alonso: “¿Qué hace el Gobierno de la nación para proteger a otros ciudadanos que no disfrutan de sus derechos y libertades, como consecuencia de la intimidación nacionalista? Los dirigentes del PP, a los que se les llena la boca prometiendo verdad, memoria, dignidad y justicia son los primeros que vacían de contenido y significado político a sus propias víctimas. […] No se puede recordar a las víctimas sin exigir la deslegitimación de esos asesinatos y aunque lo verbalicen en algunas ocasiones, no lo exigen con los instrumentos del Estado de derecho”.

Y pone un ejemplo que a mí, como antiguo portavoz y Secretario del Foro Ermua, me afecta directamente: “En las llamadas unidades didácticas para estudiantes de 4º de la ESO se han eliminado a Basta Ya y al Foro Ermua, los dos movimientos en torno a los cuales se va a vehicular una respuesta cívica sin parangón en la sociedad vasca, quienes van a romper la espiral del silencio que el nacionalismo había impuesto para atenazar a los no nacionalistas, quienes van a ayudar a los ciudadanos desprestigiados a sentirse algo protegidos. Movimientos que no reivindicaban sólo la Paz, como Gesto por la Paz, sino la Libertad, porque también en una dictadura puede haber paz.”

Ni más ni menos. Mi sensación es que se nos ha hecho transparentes a los activistas por la libertad, por la democracia y por la paz. Tras once años con escoltas, amenazados como objetivos prioritarios de ETA, con graves consecuencias en nuestro entorno familiar, económico, laboral y social; y con problemas derivados de aquel clima de acoso a la gente del Foro Ermua y de Basta Ya, no se nos reconoce nada y se nos liquida civilmente excluyéndonos del papel de protagonistas de la resistencia cívica en aquellos años de plomo y fuego. A mí, de hecho, se me negó la medalla al mérito constitucional que se concedió a gente que se negaba a ponerse en las pancartas en las manifestaciones y concentraciones contra ETA.

Lo dicho por Rogelio es de una contundencia y verdad inapelables, y supondría en cualquier sociedad civilizada un motivo de grave censura, por la indignidad de quienes teniendo en sus manos la responsabilidad de Estado, no han cumplido sus deberes constitucionales.

La corrupción no solamente es la económica -de gravedad inusitada-, también es la política, la que resulta de una connivencia con realidades sangrantes, como son la injusticia de que quienes han sido cómplices con la extorsión, con la persecución y con el crimen, o conniventes, sean los que ejerzan el poder en el País Vasco y en Navarra. Como si nada hubiera sucedido. Y, que, además, se permitan deconstruir las realidades de sangre, fuego y persecución. Y, que, para más abundamiento, blanqueen o adulteren de forma ruin, miserable e inmisericorde lo que sucedió. Ocultando la realidad, la verdad, a las nuevas generaciones.

Gracias, Rogelio, por decir la verdad, por expresar con claridad lo que algunos veníamos diciendo desde el páramo del desierto de los altavoces de la comunicación que hacen la ola al poder corrupto.

Cree que el castellano es "una lengua impuesta por el estado"
La nueva consejera de Cultura de Quim firmó contra el bilingüismo en 2016
Joan Guirado okdiario 30 Mayo 2018

Laura Borràs, la consejera de Cultura de Quim Torra, fue una de las firmantes el año 2016 -cuando dirigía el Instituto de las Letras Catalanas- del manifiesto del grupo Koiné contra el bilingüismo, en el que se exigía que en la nueva ‘república catalana’ sólo existiera el catalán como lengua oficial.

El texto, titulado ‘Por un verdadero proceso de normalización lingüística en Cataluña’, acusaba al franquismo de haber usado la inmigración para “colonizar” con el castellano. Según los firmantes, “el mecanismo para conseguir la implantación del castellano en Cataluña fue y continúa siendo la bilingüización forzosa de la población”.

Los firmantes creen que “el régimen dictatorial del general Franco completó en dos generaciones ese proceso mediante la represión politicojurídica del uso del catalán, la enseñanza obligatoria en castellano” que, aunque con la llegada de la democracia permitió una cierta recuperación, aún provoca que “en las zonas más pobladas lo utilizan mínimamente”, hasta “convertirse en una especie de dialecto del castellano” que consideran “una lengua impuesta por el estado”.

Aunque el documento incomodó al gobierno de Carles Puigdemont, sobretodo a la parte de ERC, liderada por Oriol Junqueras, que siempre había defendido la cooficialización de las dos lenguas, el líder de JcCat la fichó para las elecciones del pasado 21D para ir de cinco en su lista.
******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña: no se deben hacer más concesiones
EDITORIAL El Mundo 30 Mayo 2018

En pleno recrudecimiento del desafío soberanista, tras la elección de un xenófobo como Quim Torra como president, el Círculo de Economía -que organiza las jornadas de Sitges- se ha descolgado con una ocurrencia inviable a la que se ha sumado Foment del Treball. El influyente lobby empresarial, acostumbrado a macerar sus posiciones en la viscosa ambigüedad del catalanismo, propone que el Estatut adquiera rango constitucional para "despojarlo de su función de distribución de competencias".

Durante muchos años las organizaciones empresariales de Cataluña movieron el árbol del nacionalismo para recoger las nueces de sus contratos. El lamento de la patronal catalana por la deriva separatista llega tarde y lo último que conviene ahora es modificar el marco estatutario. Primero porque el Estatut vigente ya emana del orden constitucional y, en consecuencia, cualquier reforma debe someterse la voluntad de las Cortes, que es donde reside la soberanía nacional . Y segundo, porque elevar uno nuevo a norma constitucional no haría más que impulsar por la puerta de atrás una suerte de Estado confederal. Al nacionalismo no se le apacigua con más concesiones, sino con firmeza y determinación a la hora de hacer cumplir la ley.

El caro precio de la ambición

EDITORIAL El Mundo 30 Mayo 2018

Según se acerca la moción de censura va quedando más clara la irresponsabilidad con que Pedro Sánchez ha gestionado esta herramienta de excepción. Lo que recién conocida la sentencia del caso Gürtel quiso presentar Sánchez como una obligación moral justificada por la dureza del fallo contra el partido del Gobierno, hoy aparece como el atajo improvisado de un líder devorado por la ambición. Si de verdad le interesara la regeneración institucional, Sánchez debería haberse preocupado de reunir primero los apoyos y presentarla después, no al contrario. Si de verdad le desvelara el bien común, jamás aceptaría el respaldo de los partidos que protagonizan un desafío abierto al orden constitucional cuyo precio es la fractura de la convivencia. Y si de verdad confiara en su liderazgo, habría accedido a convocar elecciones para que los españoles lo avalaran.

Ahora la situación está fuera de control. A ello se suma la decisión de Quim Torra de desbloquear la formación del Govern -descartando a los cuatro consellers vetados-, lo que inexorablemente comporta la desactivación del artículo 155. En estos momentos, la legislatura está muerta y la precipitación de Sánchez, unida a la expectativa de hacer caer al Gobierno, ha desatado una indecorosa carrera en la oposición para ver quién se apunta la cabeza de Rajoy y concurre con la ventaja propagandística de semejante trofeo a las próximas elecciones. Si la moción de Sánchez dirigida contra Rajoy buscaba en realidad retratar a Rivera, de modo que pudiera achacarle la culpa de la permanencia de Rajoy en Moncloa y arrebatarle así el discurso opositor que Rivera venía capitalizando, la moción anunciada por Pablo Iglesias si no fructifica la de Sánchez se dirige en realidad contra el líder socialista, que podría verse en la desairada posición de tener que secundar la iniciativa de su rival por la izquierda después de haber fracasado en su intento personal. Rivera, por su parte, estaría sopesando apoyar a Sánchez solo si es para convocar elecciones y manteniendo los Presupuestos y ampliando el 155, una condición que choca con el inminente levantamiento de la intervención de la autonomía catalana.

El interés general de los españoles parece hoy relegado por la seducción del poder. La prima de riesgo se ha disparado y la Bolsa sigue cayendo. El Gobierno no ha dudado en atribuir esa deriva a la deslealtad del PSOE, obviando el factor de la inestabilidad en Italia, pero más allá de este argumento partidista los mercados detectan riesgos y la recuperación necesita certezas que no da el Parlamento. La actitud de parte del Ejecutivo -como el inadmisible cuestionamiento de los jueces formulado por la ministra de Defensa en sede parlamentaria- delata la resistencia de unos a asumir su responsabilidad y la avidez de otros por sustituirles. Y mientras, los separatistas asisten satisfechos al resquebrajamiento del bloque constitucional.

Urge un acuerdo entre partidos con sentido de Estado para fijar ya el adelanto electoral. Y que la democracia haga su trabajo para sacar a España de este bloqueo.

Adiós Mariano; hasta nunca Soraya
Fernando Díaz Villanueva. vozpopuli 30 Mayo 2018

Si el presidente del Gobierno consigue resistir será en penosas condiciones y no más de un año. Todo pasa por elecciones a corto plazo y por la jubilación de Rajoy, a quien parece que se le ha acabado la suerte
El jueves pasado, hasta minutos antes de que la Audiencia Nacional hiciese pública la sentencia del caso Gürtel, Mariano Rajoy se las veía felicísimas. Con los presupuestos recién aprobados tenía en el bote dos años más de poltrona, hasta bien entrado 2020, tiempo más que suficiente para retomar la iniciativa política y acabar con Ciudadanos.

Dos años es mucho tiempo, y al laminado integral de los naranjitos se apuntarían encantados tanto los socialistas como Podemos y, por descontado, los nacionalistas. El futuro, una vez más, sonreía al insumergible Mariano, que lleva cuarenta años en política y que, como un leño arrojado en los rápidos de un río, se menea pero no se hunde.

En esas estaba cuando pasó lo que todos ya sabemos. Un rosario de penas ejemplares con balazo directo al partido. Aquello dinamitaba el plan bienal de amarrarse al poder mientras ingeniaba el modo de seguir en él otros cuatro años tras las elecciones de 2020. Porque Rajoy, como otro gallego ilustre que gobernó entre 1939 y 1975, es de los que creen que él nació para mandar y que sólo la parca puede retirarle.

El ensueño rajoyano se vino abajo en 24 horas, la legislatura saltó por los aires y Rajoy ha empezado a atisbarlo a cámara lenta, como todo en él. Por de pronto, no ha reconocido la gravedad de los hechos (ni lo hará), ni ha mostrado la más mínima intención de pedir disculpas por la parte que le toca como presidente del PP desde hace más de una década. Está convencido de que esto no va con él a pesar de que el caso Gürtel le salpica personal y políticamente.

¿O acaso no mantenía una fluida relación privada y profesional con Luis Bárcenas? Fue él quien le ascendió y le hizo tesorero jefe del partido. Con otros también mantuvo gran sintonía en el pasado. Con Eduardo Zaplana, por ejemplo, que acaba de ingresar en prisión acusado de blanquear unos dineros que presumiblemente vendrían del cobro de comisiones ilegales cuando presidía la Generalidad valenciana.

O con Rodrigo Rato, con quien compartió gabinete y muchas horas, pero que luego expulsó del partido con deshonor y pena de telediario. Ni siquiera se dignó a decírselo en persona. Envió a un sicario. Más o menos lo mismo que hizo hace sólo un mes con Cristina Cifuentes. Este hombre es así. Como capo de los Gambino hubiera dejado a John Gotti, conocido como Don Teflón porque todo le resbalaba, de mero aprendiz.

Pero, a pesar de que, como buen cacique que es, vive para la intriga y la puñalada, no estaba preparado para la que le tenía reservada el simple de Pedro Sánchez. El viernes pasado sintió la punzada de que, a poco que el diablo se ponga a enredar, le van a desalojar del poder antes de lo que creía. No contaba con una moción de censura que, aunque constituye una torpeza inmensa para su promotor, cambia de golpe el tiempo político.

Digo torpeza porque para Sánchez es una catástrofe segura. Si la gana y se convierte en presidente de Gobierno lo hará con el apoyo de Podemos y los nacionalistas. Pero no podrá pasar mucho tiempo en La Moncloa. Tendrá que convocar elecciones y ahí el batacazo será brutal. Si la pierde habrá hecho el ridículo más espantoso. Un ridículo del que se aprovechará Albert Rivera, que en principio se conforma con un adelanto electoral sin más.

Para que la moción prospere Sánchez necesita 176 escaños, pero él sólo tiene 85. Podemos y sus franquicias ya han anticipado que le prestarán sus 71, pero siguen faltando veinte, los que aportarían ERC, PdeCat, PNV y Bildu. Con todos suman 180, suficiente para sacar a Rajoy del banco azul y ponerse él. Pero, claro, hablamos de muchos partidos, cada uno de su padre y de su madre. Eso implica hacer demasiadas concesiones, algunas incluso que ni Sánchez ni ningún otro político puede atender, como la de soltar a Junqueras y compañía, que no están en la cárcel porque lo haya dicho el presidente de Gobierno, sino por la decisión de un juez.

Es, por lo tanto, una moción que nace muerta. Es probable que Sánchez se estrelle por segunda vez como ya le pasó a principios de 2016 con aquella sesión de investidura. Lo que propone Ciudadanos tiene más posibilidades de éxito en el medio plazo. Rivera puede impedir que Rajoy gobierne sólo con proponérselo. Carecerá de apoyos para sacar adelante proyectos legislativos y cualquier tipo de acuerdo. A eso habría que sumarle el previsible castañazo que se va a dar el PP en la municipales del año próximo que, según están las cosas, promete ser antológico.

Con la moción registrada y en marcha no se puede convocar elecciones. Pero hay caminos intermedios. Podría Rivera canjear sus escaños por los de los nacionalistas a cambio de que se Sánchez se comprometa por escrito a convocar elecciones. Éstas serían ya de cara al otoño pero con Rajoy fuera de la Moncloa y sin posibilidad alguna de volverse a presentar. Cabría también la posibilidad de que Sánchez y Rivera acordasen un candidato neutral para que convocase elecciones al día siguiente de la investidura.

Todo pasa por elecciones a corto plazo y la jubilación de Mariano Rajoy, a quien parece que se le ha acabado la suerte. De esas elecciones saldría un Parlamento nuevo con un PP muy tocado, un Ciudadanos recrecido y tal vez la entrada de partidos nuevos por la derecha, como VOX, que en los últimos meses ha ganado muchos simpatizantes por lo de Cataluña.

Si Mariano consigue resistir será en penosas condiciones y no más de un año. Se limitará a prolongar una agonía absurda que habrá de concluir con el descalabro de las municipales. Ganaría tiempo pero no esperanzas. Tras esta tormenta no va a escampar. Su tiempo ha terminado. El suyo y el de Soraya con su patulea de Nadales y Montoros. Nadie les echará en falta porque nadie les quiso nunca.

Nuevas caras para el mismo golpe de Estado
EDITORIAL Libertad Digital 30 Mayo 2018

No contento con proclamar que su compromiso como nuevo presidente de la Generalidad no es otro que el de impulsar el ilegal proceso secesionista que pusiera en marcha Artur Mas en 2012, el racista Joaquim Torra pretendía hasta este miércoles incluir a dos prófugos de la Justicia –Lluís Puig y Antoni Comín– y a dos presos preventivos –Josep Rull y Jordi Turull– en su equipo de gobierno.

Es cierto que el Gabinete Rajoy decidió por este motivo hace unos días no autorizar la publicación en el Diario Oficial de la Generalidad del decreto de nombramiento de los nuevos consejeros, decisión que ha avalado este miércoles la Abogacía del Estado. Ahora bien, resulta obvio que eso no era ni es suficiente. Y es que lo decisivo no es impedir que el sucesor o testaferro de Carles Puigdemont materialice su desafío al Estado de Derecho en compañía de sujetos con causas pendientes con la Justicia, sino evitar que desde la Generalidad se siga adelante con el golpe de Estado supremacista.

Al fin y al cabo, ni Artur Mas, ni Carles Puigdemont ni ninguno de sus consejeros fueron en su día sujetos con causas pendientes con la Justicia, y eso no les impidió perpetrar, una vez llegados al Gobierno de la Generalidad, las primeras fases de este golpe de Estado en forma de proceso secesionista. Por eso lo decisivo no es que Torra haya renunciado a incluir en su Gabinete a unos implicados en la segunda fase del procés, sino el hecho de haya puesto en marcha la tercera fase del mismo.

Aunque el Ejecutivo de Rajoy pueda ahora ocultarlo con mayor facilidad, lo cierto es que el compromiso de Torra con el procés de Mas y Puigdemont es tan firme como su voluntad de seguir recurriendo al dinero del contribuyente para financiar sus visitas a quien lacayescamente llama "presidente de la República Catalana en el exilio". En definitiva, un delito de malversación de fondos públicos como el que perpetrará el día que viaje a Alemania a rendir pleitesía a Puigdemont en compañía de sus nuevos e inmaculados consejeros.

¡Fuera caretas!
NICOLÁS REDONDO TERREROS El Mundo 30 Mayo 2018

La diferencia entre la democracia y otros sistemas políticos reside en que en ésta el Gobierno asume la responsabilidad de todas sus decisiones, y hasta de lo que no ha decidido. Esta regla de oro de las democracias occidentales, aunque engorrosa para los gobernantes, tiene la virtud de poder cambiar rumbos, discursos y estrategias; también justifica los cambios de personas y de gobiernos. En los sistemas políticos autoritarios, en cambio, los éxitos son de los dirigentes y los fracasos, que son siempre achacados a enemigos del pueblo, a veces internos y en ocasiones externos, se desvanecen entre el silencio y la represión. ¡La posibilidad de cambios es la máxima fortaleza de las democracias!

Fue justo esta premisa básica del funcionamiento democrático la que me hizo pensar en la necesidad de convocar unas elecciones generales tras los comicios autonómicos de Cataluña. Después de aquellas elecciones autonómicas pensé que la apuesta estratégica del Gobierno ante el desafío independentista había dado como resultado la cronificación del conflicto catalán. El resultado de la tardanza y la tibieza en las reacciones del Ejecutivo, de unas esperanzas injustificadas en que lo anunciado por los independentistas no se terminaría cumpliendo y de entender la Justicia como un parapeto en el que evitar las responsabilidades políticas, ha sido unos cuantos políticos catalanes presos, otros tantos fugados en Bélgica, Suiza y Alemania, y volver a gobernar en Cataluña continuando, de una forma u otra, con la estrategia de ruptura con el resto de España, reduciendo la sociedad catalana a sus adictos.

El resultado electoral en Cataluña no sólo permitía a los independentistas gobernar, también en el bando constitucional los catalanes dejaban un mensaje explícito: por un lado, convertían a Ciudadanos en el primer partido de aquella comunidad y, por otro, situaban al partido del Gobierno en la última posición entre las fuerzas parlamentarias. La idea de que el tiempo político de la legislatura se había acabado ha ido adquiriendo más fuerza durante estas últimas semanas en las que el Ejecutivo ha negociado los Presupuestos con los nacionalistas vascos, crecidos ante un Gobierno cuyo único margen era abrir la bolsa para conseguir su apoyo. Mientras negociaba las cuentas con los nacionalistas vascos eran evidentes sus limitaciones para enfrentarse con la política a los gravísimos actos del recién elegido presidente de la Generalitat -me impresiona cómo Rajoy es mucho más contundente cuando defiende su puesto que cuando se debe enfrentar a los nacionalistas-.

Pero todas estas razones son discutibles;serán muchos los que consideren que no se pudo hacer nada antes ni nada distinto y que el resultado no se le puede achacar sólo a Rajoy y a su Gobierno, aunque sea el único al que los españoles podemos pedir cuentas por la situación. La idea de la convocatoria electoral era hasta la semana pasada exclusivamente personal. Pero la sentencia que confirma una caja B del Partido Popular y niega crédito a las explicaciones evasivas de algunos testigos, entre ellos el propio presidente Rajoy, fortalecen definitivamente la impresión de final de un ciclo, de final de un tiempo político, de la conclusión de la legislatura.

La democracia se basa en un conjunto de ficciones y mitos que son, sin embargo, ideológicamente reales y éticamente necesarios para que la democracia sea democrática. Muchos de estos mitos y principios en los que se ha basado la democracia liberal y social de la posguerra han empezado a ser discutidos por unas sociedades sacudidas por la crisis económica, los cambios provocados por la revolución tecnológica y la globalización. Se mezclan explosivamente en las sociedades occidentales sentimientos pesimistas -el futuro de nuestros hijos ni está asegurado ni será mejor que el nuestro- con la proliferación de ilusiones utópicas -las nuevas tecnologías parecen convertir esas utopías en realidades cotidianas-, hasta poner en crisis la política tal y como la hemos entendido hasta hoy. En ese torbellino, los políticos, en gran medida sobrepasados, pueden hacer poco para dar seguridad y esperanza a los ciudadanos; entre esas escasas posibilidades que tienen está la de hacerse cargo de sus responsabilidades públicas y personales, sin esconderse en mayorías parlamentarias o privilegios judiciales.

En España se suele oír que somos muy permisivos con la corrupción, pero olvidamos, en unas ocasiones voluntariamente y en otras debido a nuestro sempiterno pesimismo, vestido en unos casos de coquetería eventual y en otros con el ropaje dramático del nihilismo, que la exigencia moral de una sociedad es inevitablemente el producto de la interacción de ella misma con las instituciones, con los políticos, con sus representantes.

La ejemplaridad no es un recurso de buenistas impenitentes o de santurrones de capilla, es base imprescindible de una democracia democrática. En realidad, la prueba más evidente de la fortaleza de una democracia es el tiempo que les cuesta a los políticos asumir sus responsabilidades cuando han cometido un error o cuando es evidente que suponen una pesada carga para sus conciudadanos.

La sentencia del caso Gürtel, teniendo en cuenta lo que ha sucedido a su alrededor y lo que está por llegar, debería obligar al presidente del Gobierno a presentar su dimisión. Pero los dimes y diretes, las ansias y los apresuramientos de algunos partidos de la oposición han impedido una reflexión general sobre la responsabilidad de Rajoy. Hoy, debido a su loco ímpetu, estamos hablando más de la moción de censura de Pedro Sánchez y sus posibles apoyos que de la responsabilidad del presidente. La premura del Partido Socialista en presentar una de las soluciones posibles sin esperar ni acordarla con nadie y los apoyos indeseables que la moción puede tener, facilitará que, a pesar de que la permanencia de Rajoy es una carga para el país, algunos esgriman el quebranto de la economía o la inestabilidad política como argumento para desactivarla.

¿Pero, existen otras soluciones? Yo veo dos, una anterior a cualquier otra y una segunda que me parece inevitable. La primera es la dimisión -una vez convencido Rajoy de que en la soledad en la que se encuentra no puede gobernar el país y enfrentarse con superioridad ética, garantías y apoyo parlamentario al conflicto catalán- en un plazo de tiempo determinado proponiendo un candidato de su partido a la presidencia del gobierno. Esta solución sería incontestable, está en su derecho y daría un ejemplo reconfortante a la ciudadanía, liberando a su partido de un pasado que les perseguirá mientras él sea su máximo dirigente. Para que sucediera esto, los dirigentes de su partido, viendo cómo ha reaccionado en los primeros momentos, deberían hablar en ese sentido. Conseguirían poner a salvo su legado y, sobre todo, conseguirían sobrevivir electoralmente.

Sin embargo, la reacción de los partidos es previsible, incluso en organizaciones que han mostrado sobradamente el valor personal y cívico de sus integrantes en momentos muy comprometidos; tienden a encogerse y a ver en los razonamientos externos un insulto, en las críticas una amenaza y en los consejos la intención de acabar con ellos. Por ello, ante el muy previsible enrocamiento de la clerecía del PP, la única solución razonable será la convocatoria de unas elecciones anticipadas, por los medios parlamentarios y democráticos que estén al alcance de la oposición. Unas elecciones, aunque sean anticipadas, no crean inestabilidad; al contrario, tranquilizan y no generan más riesgos que el mantenimiento de una situación insostenible.

Me resulta sorprendente que en un periodo en el que los partidos han decido votar todo, hasta lo menos trascendente (uno de los grandes partidos, también embargado por sus líderes, ha votado estos días sobre la vivienda de su secretario general), se muestren reacios a dar la palabra a la sociedad española en una situación verdaderamente grave y urgente.

Deshagan los socialistas el camino impulsado por el apresuramiento que les ha llevado a tener que explicarse, perdiendo una iniciativa que el destino les regalaba, y concierten, si el presidente no asume debidamente sus responsabilidades, la forma de ir a unas elecciones generales. No hay inestabilidad que enfrentar si vamos a elecciones; no es posible ni es el momento de llevar a la práctica el programa socialista, no hay tiempo. ¡Es la hora de la ciudadanía! Si actúan cabalmente pueden tener éxito y ganar credibilidad; si van por el atajo, el fracaso y el descrédito están asegurados.

Nicolás Redondo Terreros es miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO.

EN LAS AULAS
Llamada de atención de la Eurocámara a Cataluña por vetar el castellano
La Gaceta

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PE) ha informado este martes de que ha preguntado a la Generalitat de Cataluña por la situación del castellano en el sistema educativo y ha recordado que, según una sentencia del Tribunal Constitucional, esta lengua es vehicular, al igual que el catalán.

“Esta comisión decidió solicitar explicaciones y más información sobre el respeto y la aplicación por parte de las autoridades educativas de Cataluña de las sentencias del Tribunal Supremo que fijan en un 25% el uso del castellano en las aulas”, ha asegurado por carta la presidenta de la Comisión de Peticiones, Cecilia Wikström.

El envío de esta misiva se ha producido un mes después de que la Comisión de Peticiones decidiese investigar la situación del castellano en el sistema educativo catalán a raíz de una petición presentada por Ana Losada, una representante de la Asamblea por una Escuela Bilingüe.

La presidenta de la comisión decidió entonces dirigirse a la Consejería de Educación de la Generalitat de Cataluña para exigir una clarificación sobre el uso del castellano en las aulas.

Ante la negativa de Torra para nombrar un nuevo Govern sin miembros fugados o en prisión provisional, el Ejecutivo central decidió hace unos días prorrogar la aplicación del 155, por lo que las diferentes consejerías siguen dependiendo de Madrid.

El Gobierno ya amagó con ofrecer de cara al curso 2018-2019 una casilla en la matrícula para que los alumnos pudiesen emplear el castellano como lengua vehicular en sus estudios. Sin embargo, rectificó poco después ante las críticas generadas en el seno del separatismo, apoyadas por otros partidos como el PSC o Podemos.

“Esta Comisión proseguirá el examen de la petición tan pronto como disponga de una respuesta”, ha señalado Wikström en la carta, en la que reitera su voluntad de conocer “las consecuencias para las familias que se trasladan a Cataluña de la inmersión total en catalán en las escuelas”.

La impulsora de esta petición, la eurodiputada de la Alianza de los Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) Beatriz Becerra, ha destacado en un comunicado que “es muy importante que el Parlamento Europeo recuerde al gobierno autonómico la obligación de no discriminar a los ciudadanos por su lengua materna”.

“Queda claro que, donde las autoridades españolas no siempre han sido capaces de actuar, las europeas sí lo hacen“, ha concluido Becerra, quien espera que, “con el artículo 155 en vigor”, la petición de la Eurocámara sea atendida “de inmediato”.

La Eurocámara en el limbo
Nota del Editor 30 Mayo 2018

Ya se me ha olvidado la solicitud que se envió a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo y de, me imagino, la estúpida respuesta recibida. Y peor aún es el castigo infligido por el Tribunal Europero de derechos (In)Humanos, que desestimó la demanda sin explicación alguna, mediante acto de un solo juez holandés asistido por una letrada catalana. Toda la información en sus correspondientes páginas, pero no me molesto en buscar dada la experiencia.

El círculo de la miseria
Alejo Vidal-Quadras gaceta.es  30 Mayo 2018

El Círculo de Economía es un foro de reflexión y análisis fundado en 1958 por un pequeño grupo de profesores y empresarios catalanes bajo los auspicios de la mítica figura de Jaume Vicens Vives. Ha tenido desde entonces veinte presidentes entre los que figuran en su primera etapa personajes vinculados al régimen anterior seguidos a partir de la Transición por una lista de nombres afines al pujolismo y también algún ex-ministro de Aznar. Actualmente está encabezado por Juan José Bruguera, presidente de Inmobiliaria Colonial. Se trata, pues, de una entidad claramente inserta en el establishment catalán y siempre próxima al poder político de turno, con un resbaladizo equilibrio entre los que han mandado en la Generalitat y los sucesivos inquilinos de La Moncloa. Sus opiniones y planteamientos en los grandes debates políticos y económicos de cada momento se han caracterizado por una mezcla cuidadosamente ponderada de pretendido rigor técnico, neutralidad ideológica y suavidad en la crítica, aderezada esta última con un matizado halago a los gobiernos nacional y autonómico del día. Es decir, una combinación de pusilanimidad, oportunismo, adulación y defensa de los propios intereses por encima del interés general, del compromiso ético o de la verdad. Los talleres de pensamiento surgidos de la sociedad civil pueden y deben jugar un papel muy relevante a la hora de orientar el criterio de los votantes y es lógico que tengan una línea conceptual determinada. Es precisamente esta pluralidad la que enriquece el panorama de discusión pública y permite contrastar perspectivas y comparar propuestas en beneficio del conjunto de los ciudadanos. Sin embargo, organizaciones como el Círculo de Economía, obsesivamente atentas a no desviarse ni un milímetro de la corrección política e instaladas cómodamente en la equidistancia, no sólo no sirven a la sociedad en la que operan, sino que contribuyen con su permanente y calculado ejercicio de nadar y guardar la ropa a enquistar los problemas o, lo que es peor, a propiciar soluciones profundamente equivocadas y tremendamente dañinas.

Basta leer el último documento del Círculo titulado “Propuestas para mejorar el autogobierno de Cataluña y el funcionamiento del modelo territorial del Estado” para darse cuenta de que a la hora de abordar el presente enfrentamiento entre las fuerzas separatistas y el Estado de Derecho los exquisitos miembros de su Junta Directiva, en su apocado deseo de complacer a todo el mundo, acaban poniéndose al servicio de los golpistas. Y es que estos ilustres próceres, madurados por largos años de actividad académica o de calentar sillón en consejos de administración, deberían saber, como le hizo ver sabiamente Tomás Moro a su yerno que le instaba a plegarse a los deseos del rey para salvar el cuello, que es imposible derrotar al diablo vendiéndole previamente el alma.

Ya desde su mismo arranque la larga nota del Círculo revela su enfoque desviado, enmascarado, eso sí, bajo la apariencia de la objetividad y la imparcialidad. Sus redactores sientan la peligrosa tesis de que igual importancia tiene el imperio de la ley, base de una democracia que merezca tal nombre, que lo que denominan “principio democrático”, o sea el respeto a las “legítimas aspiraciones y preferencias” de los pueblos. Esta colocación en un plano de igualdad del cumplimiento de la legalidad en un Estado democrático y la voluntad cambiante de las urnas es un error grave de concepto. Las leyes emanan precisamente de la voluntad de los ciudadanos expresada en las elecciones a través de sus representantes en la cámara legislativa y cualquier modificación del ordenamiento vigente se ha de hacer mediante el procedimiento constitucionalmente fijado. En el caso del separatismo catalán, la pretensión de hurtar al sujeto constituyente, los españoles en su totalidad, la soberanía

nacional, para definir arbitraria e ilegalmente un nuevo ámbito de decisión sobre lo que es del conjunto prescindiendo de sus cinco sextas partes no es democracia, es golpismo puro y duro. Por tanto, los dos principios, el de legalidad y el que la Junta del Círculo denomina “principio democrático”, no se sitúan en el mismo nivel, sino que el segundo debe estar sometido al primero. En cuanto a su reiterada llamada al diálogo, trae a la mente una escena en la que un ladrón armado irrumpe en una joyería y exige que se le entregue el botín a punta de pistola. ¿Qué tipo de dialogo puede entablar el dueño del establecimiento con el delincuente que le asalta? ¿Qué negociación puede acometer el Gobierno de la Nación con un individuo cuyo proyecto explícito es la destrucción de esa Nación a cuyos ciudadanos -incluyendo a los catalanes que no son nacionalistas- califica como “carroñeros, víboras, hienas, inmundicia, bestias con forma humana”? ¿O con otro, que además es el jefe espiritual del anterior, que ha huido de la justicia y corretea por Europa calumniando y desacreditando a España mientras percibe un sueldo del contribuyente español?

Dice el Círculo que la sentencia del Tribunal Constitucional que devolvió al marco legal el inconstitucional Estatuto de 2006 fue un “error político de gran magnitud”. ¿Y no será que el error lo cometieron los que impulsaron y aprobaron en el Parlamento de Cataluña una norma que sabían desbordaba flagrantemente la Ley de leyes y cuyo propósito era la provocación y la creación de un clima de tensión preparatorio de la rebelión violenta del 1 de Octubre? Afirma también el que se tiene por cerebro económico de Cataluña que existe un amplio malestar social sobre el funcionamiento del Estatuto y sobre el modelo territorial del Estado. Sin embargo, el Círculo omite que ese malestar ha sido auspiciado y excitado durante cuatro décadas por los medios de comunicación públicos, por las escuelas en manos de la Generalitat y por periódicos, televisiones y radios privados regados con gigantescas subvenciones para que hiciesen funcionar a máxima presión esta fábrica continua de odio irracional a todo lo español. No deja de ser asimismo curioso que en las nueve densas páginas del documento, no aparezca una sola mención a la extensa e intensa trama de corrupción construida por los partidos separatistas, tanto para apoyar su perversa causa como para llenar sus bolsillos particulares, y que es altamente probable que el furor secesionista no sea otra cosa que una huida hacia adelante motivada por el deseo de sustraerse a la acción de los tribunales del Estado.

Una vez leída y padecida la prolija relación de falsedades, medias verdades y omisiones con la que el Círculo de Economía aspira a orientarnos hacia la recuperación de la seguridad jurídica, la armonía social y las empresas fugadas, se siente uno inclinado a sugerir a la veterana institución un nuevo nombre más apropiado a su papel viscosamente componedor: Círculo de la Miseria, la miseria material y moral que afligiría a Cataluña si cometiésemos la irresponsabilidad de seguir el camino que nos señala.

El cinismo de los empresarios catalanes
José García Domínguez Libertad Digital 30 Mayo 2018

No, no es justo ese juicio sobre los empresarios catalanes que algunos rumores periodísticos atribuyen a Manuel Valls. Y es que se está faltando a la verdad cuando se sostiene que no hicieron nada mientras se maquinaba el proceso de construcción nacional desde la Generalitat. Bien al contrario, la élite del empresariado local se implicó, y desde bien pronto, en el itinerario de la degradación y voladura controlada del orden legal dirigido desde la Plaza de San Jaime. Se implicó callando. Callando como muertos y como meretrices, que es la muy particular forma que siempre tienen esos exquisitos caballeros –y señoras– de salvar sus muebles. Porque lo que durante todos estos años ha hecho, y sigue haciendo, ese alto empresariado que se agrupa en torno al Círculo de Economía es un alarde olímpico de cobardía que estará llamado a pasar a los libros de Historia. He ahí, sin ir más lejos, ese papel bochornoso que acaban de firmar los miembros todos de su Junta Directiva. Un papelito en el que esos caballeros y señoras, los mismos que salieron corriendo despavoridos con su dinero bajo el brazo rumbo a Madrid tras la asonada de octubre, reproducen, aplauden y suscriben el argumentario propagandístico íntegro de los golpistas. Y ello haciendo una exhibición a partes iguales de cinismo político e ignorancia jurídica difícil de igualar. Pues solo desde la indigencia intelectual cabe sostener que

Cataluña es la única comunidad autónoma que no tiene aprobado por referéndum de sus ciudadanos su norma institucional básica, el vigente Estatuto de Autonomía.

¿Nadie les habrá explicado que la gran mayoría de los estatutos hoy en vigor no han sido sometidos nunca a referéndum alguno de ratificación? ¿Puede ser que a estas alturas aún desconozcan que solo cuatro territorios autónomos, los cuatro que se acogieron en su día a la vía del artículo 151 de la Constitución, han realizado ese tipo de consultas directas a la población? Por lo demás, ¿hasta dónde llega la ignorancia y dónde comienza el simple y puro cinismo? Difícil saberlo. Porque tras ese lamento falsario se esconde un mito propagandístico, el tan propalado por los publicistas del separatismo de que el Estatut de 2006 fue ferozmente mutilado a su paso por el Tribunal Constitucional. La verdad, por el contrario, es que de sus 223 artículos y 22 disposiciones adicionales el Constitucional solo puso objeciones, y parciales, a 14. De hecho, el único retoque de calado fue la anulación del intento de crear un poder judicial catalán segregado del español. Mas lo estupefaciente irrumpe en escena justo a continuación. ¿O cómo calificar que el club que agrupa a lo más granado del empresariado catalán haya dado en abrazar la principal consigna de los antisistema? Porque solo los antisistema argumentan, al igual que el señor presidente del Círculo de Economía, que el ordenamiento legal vigente y el principio democrático remiten a dos órdenes no solo distintos sino eventualmente susceptibles de entrar en conflicto entre sí.

Para el Círculo de Economía, al igual que para la CUP, Puigdemont, los Jordis y los etarras, resulta que una cosa es el principio democrático y otra el de legalidad. Dicho de otro modo, para los más altos directivos de las más importantes empresas catalanas las leyes, nuestras leyes, las normas de obligado cumplimiento que se votan en las Cortes, pueden carecer de legitimidad democrática en la medida en que emanan de un sujeto soberano distinto del pueblo catalán. Y eso lo firman de su puño y letra desde jordi Gual Solé, presidente de CaixaBank, y Jaume Guardiola, consejero delegado del Banco de Sabadell, hasta Amancio López Seijas, un modesto emigrante oriundo del agro gallego que comenzó trabajando de recepcionista en Barcelona y ha acabado presidiendo el gigante hotelero Hotusa. Pero no se piense que termina ahí la cosa. Qué va. Porque esos caballeros y señoras, tan amantes todos de la seguridad jurídica, se permiten recomendar que los partidos, el Gobierno y el Parlamento desobedezcan al máximo tribunal de nuestro país, el Constitucional, y tiren al cubo de la basura la sentencia de 2010 sobre el Estatuto de Cataluña. ¡En nombre de la seguridad jurídica! Porque eso mismo es lo que también dice el papelito. Han entendido bien, sí. El señor de La Caixa, el señor del Sabadell, el señor de la parroquia de Lugo y el resto del sanedrín rector del Círculo de Economía postulan que la descarada provocación cometida por el tripartito en su día, aquel primer borrador del Estatut que convertía a Cataluña en un Estado libre asociado a España, sea elevada ahora al rango de "Constitución catalana". El núcleo del guión que da forma a todo el agit prop separatista (nos hemos visto obligados a emprender el camino de la secesión porque el malvado Estado español dictó una sentencia injusta y vejatoria), convertido en programa oficial de la crema y nata del empresariado doméstico. El mismo empresariado que quiere que España le salve la cartera y los donuts al precio que sea para el contribuyente. Y aún habrá quien siga diciendo que los empresarios nunca han hecho nada. Almas cándidas.

Carta a la amiga sevillana de Junqueras
Javier Caraballo elconfidencial 30 Mayo 2018

Todos te conocimos, apreciada Eugenia, por el programa de televisión en que participaste, hace ya tres años, cuando el independentismo catalán encandilaba su hoja de ruta hacia la república de Cataluña. A Jordi Évole se le ocurrió entonces, y su idea acabó arrasando en la audiencia, que el máximo líder del independentismo, Oriol Junqueras, se sentara a charlar con una familia sevillana, tu familia, contraria a la independencia catalana. Aquello fue en 2014 y debe haber pocos trabajos periodísticos con una carga de contenidos más subliminal, más oculta, que aquel programa en el que participaste. Por eso todavía dura su estela y, por eso, tú sigues siendo una referencia para el independentismo.

Quiero que me entiendas bien, Eugenia, porque no se trata de ningún reproche, pero seguro que entiendes que en un problema tan complejo y tan tenso como el que se vive en Cataluña, lo ideal es presentar ante los españoles una estampa idílica de la situación que nada tiene que ver con la realidad. Y, sobre todo, utilizar Andalucía, como en aquel programa, a una familia de un pueblo de Sevilla, porque nada hay más efectivo para el independentismo catalán que encontrar a un andaluz que lo defienda. Incluso mejor que un nieto de emigrantes andaluces, como ocurre con Gabriel Rufián. Dicho de otra forma, para quien insulta a los andaluces no hay mejor disfraz que el de un andaluz que defienda a los independentistas.

El arte de la política, como el de la guerra, es el arte del engaño, de la simulación, por eso tiene tanta aceptación entre nuestros dirigentes políticos el ensayo milenario de Sun Tzu, un manual de estrategia, de persuasión y de conocimiento para la batalla. Este, Eugenia, es uno de los consejos del general chino: “Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas”. Pocas veces el independentismo se ha vestido con la piel de cordero como aquella vez, en el programa de televisión en el que participaste, haciéndonos ver a todos la terrible injusticia que se comete con ellos y lo disparatado de pensar que en Cataluña no existen ni imposiciones, ni exclusiones ni sectarismo. Todo es respeto y consideración, dicen.

Créeme que en Cataluña hay amigos que han dejado de verse y familias que se han separado. Créeme que existe tensión en los trabajos y gente que se siente amenazada. Créeme que hay muchos que han optado por el silencio, por no hablar, para no complicarse la existencia. Créeme, en suma, Eugenia, que el interés del independentismo en aparentar normalidad, tolerancia y respeto es porque el problema mayor de Cataluña es el contrario, la ruptura social entre catalanes.

Nadie mejor que Oriol Junqueras, apreciada Eugenia, por su voz y por su imagen de bonachón, para desmentirnos aquello que vemos. Todavía recuerdo la versión, casi de guardería, con la que nos explicó a todos en tu casa el referéndum ilegal que se empeñaron en hacer y que nos ha conducido a la situación en la que nos encontramos: “La consulta es como un novio que va a ver a su novia para dejarla y decirle que seréis muy buenos amigos. Sería decirle que a mí me irá mejor solo y a ella también. La novia es encantadora, pero la suegra, que en este caso sería el Gobierno del PP, es insoportable”.

Fíjate, Eugenia, lo poco que tiene que ver esa versión almibarada del pensamiento independentista con lo que luego ocurre, con la verdad de odios y desconsideración hacia la gente como nosotros: a quien han votado para presidente de la Generalitat es un tipo que lo que piensa de España, y especialmente de los andaluces, es que somos una raza inferior; para Quim Torra, en Cataluña “la gente ya se ha olvidado de mirar al sur y vuelve a mirar al norte, donde la gente es limpia, noble, libre y culta”. Oriol Junqueras, como sabrás, también lo ha votado.

Desde la cárcel, donde sigue de preso preventivo, también lo ha votado. Si vuelves a encontrarte con él, si lo visitas en la cárcel, seguro que volverá a explicarte que nada de eso tiene importancia al lado de la suegra insoportable; incluso es capaz de ampliar su símil con la novia, o el novio, encerrado en la habitación por culpa de la suegra que no lo deja salir. Te lo digo porque hace unos días el periodista que os presentó a los dos, Jordi Évole, se ha ido a la cárcel a visitarlo y, según ha contado, estuvieron hablando de ti, “Eugenia, nuestra amiga sevillana que ahora se ha empeñado en hacer conocer a mujeres catalanas y andaluzas la realidad de aquí y de allí, pasando de prejuicios, de estereotipos, de rencores”.

Tanto tiempo después, Eugenia, vuelves a convertirte en una referencia necesaria para el independentismo. Por eso me he acordado y he decidido escribirte esta carta. Porque otra vez querrán que seas tú la que hable, las que nos diga a todos, desde tu casa en un pueblo de Sevilla, que no hay derecho con lo que está pasando, que no se puede vivir con rencor, que los odios siempre acarrean tempestades y se está sembrando mucho odio. Pero eso lo pensamos todos, Eugenia, con la diferencia de que nunca desde aquí se han convocado manifestaciones para decir que los catalanes nos roban, o que son un pueblo innoble y sucio. Si vas a la cárcel a verlo, si otra vez participas en el programa, no nos mires con cara de suegra insoportable, ni siquiera al Gobierno del Partido Popular, por mal que te pueda caer Mariano Rajoy.

Cuando ingresaron en prisión, dijiste que te producía “un cabreo absoluto y una pena enorme”, y luego añadiste que “si las leyes no sirven para proteger a la gente, que cambien las leyes”. También en eso podemos estar de acuerdo, que las leyes sirven para proteger a la gente, que somos todos. De hecho, eso es lo primero que dice la Constitución, la misma Constitución que los independentistas catalanes ni acatan ni respetan: “Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo y consolidar un Estado de derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular”.

Repara en eso último, el imperio de la ley es la expresión de la voluntad popular. Hacer cumplir la ley, por lo tanto, es un mandato expreso de todos los españoles que votaron en masa esa Constitución para que los protegiera. Pero si las leyes no sirven, o pensamos que no sirven, que se cambien las leyes. Lo que nadie puede hacer es saltarse las leyes, ignorarlas o incumplirlas. Eso es lo que ha hecho tu amigo Oriol y por eso está en la cárcel. Si esa circunstancia te produce un cabreo y una pena enorme, imagínate, apreciada Eugenia, cómo te sentirías en un país en el que nadie cumple las leyes porque ha vuelto a vencer el odio.

Sociedad Cívica pregunta a la Universidad de Islas Baleares si habrá Selectividad en castellano

OKDIARIO 30 Mayo 2018

La asociación Sociedad Cívica Balear ha exigido este martes al rector de la Universitat de las Islas Baleares (UIB), Llorenç Huguet, que “aclare” si en las pruebas de Selectividad para el acceso a la universidad de este año los alumnos podrán solicitar los enunciados de los exámenes en castellano, como en la pasada convocatoria.

En un comunicado, la entidad que preside Cosme Brull ha calificado de “inconstitucional e inaceptable” el nuevo reglamento de usos lingüísticos de la universidad y han manifestado su desconfianza en que este año “los estudiantes puedan ejercer el derecho a elegir libremente en qué lengua se quieren examinar”.

Por ello, Sociedad Cívica Balear ha instado al rector a “dar una explicación” y a “comprometerse a proteger el derecho de los alumnos que se presenten a la prueba”.

Asimismo, la entidad ha avanzado que el próximo 7 de junio se reunirá con el rector para transmitirle su “absoluta disconformidad” con el nuevo reglamento lingüístico “que atenta contra los derechos de los castellanohablantes”.

También en Cataluña
Este lunes OKDIARIO ya desvelaba en los estudiantes que quisieran examinarse en castellano en Cataluña tendrían que solicitarlo expresamente una vez que comenzara la prueba en catalán. En concreto, el protocolo implica que tendría que levantar la mano y decirlo en público para que el profesor vaya a buscar el cuadernillo en castellano, que no se encontrará en el aula. Esta medida obliga a los estudiantes castellanoparlantes o que simplemente prefieren esta lengua a retratarse públicamente y, de paso, a perder tiempo.

Por ello, varias asociaciones como Catalanes por la Ley, El Club de los Viernes, Cataluña por España, Hablamos Español, Somatemps y la Coordinadora de Tabarnia ya han pedido a la Consejería de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña que investigue estos “hechos irregulares en las pruebas de Selectividad que tienen lugar Cataluña”.

La cúpula de Mossos se burla de la orden del fiscal de retirar propaganda golpista
Nacho Doral okdiario 30 Mayo 2018

Los manifestantes de Tabarnia apaleados por separatistas denuncian a los Mossos por inacción

La Fiscalía de Cataluña ha ordenado a los Mossos d´Esquadra actuar de oficio y retirar la propaganda golpista con la que se intenta intimidar a los catalanes en sus calles, parques y playas. Su nuevo teniente fiscal, Pedro Ariche, llamaba este lunes durante su toma de posesión a intervenir contra la “ocupación irregular del espacio público para evitar situaciones de confrontación“. Pero la orden ha sido recibida por los mandos que siguen al frente de las comisarías de Mossos con burlas y la contraorden de ser permisivos con lazos, cruces y pancartas: “No se trata de impedir, sino de sobrevivir”, comunican verbalmente a los agentes.

Fuentes de la policía autonómica de Cataluña confirman a OKDIARIO que ese “es el mensaje que se está transmitiendo a las unidades de Mossos ante cualquier incidente con el mundo independentista”. La orden es que si los CDR o grupos de secesionistas invaden la vía o el dominio público, como en las playas de Canet de Mar o Mataró, deben abstenerse de actuar y pasar de largo: “Nos piden que evitemos el punto del incidente y que no pasemos”, explican a este periódico.

Los jefes del Cuerpo de Mossos d´Esquadra (CME) recomiendan que desaparezcan las patrullas, puesto que “así tampoco se pasa ningún tipo de comunicación por las emisoras, y no queda constancia“. Además, otra de las órdenes es evitar interactuar con la Policía Nacional o la Guardia Civil: “Nos dicen que no nos paremos con ellos“.

Burlas a la Fiscalía
La explicación es que la cúpula que sigue al mando tras la defenestración del golpista Josep Lluís Trapero en aplicación del artículo 155 “no quiere ver patrullas de mossos con policías estatales para evitar esa imagen”. Por eso, el mandato, según confirman dichas fuentes es “el distanciamiento”.

Aunque no les ha causado sorpresa, dado el reiterado incumplimiento de la Ley y la Constitución que se ha seguido aplicando aún siete meses después de la aplicación del 155 (y bajo mandato directo del Ministro del Interior Juan Ignacio Zoido), el tono de mofa con las palabras del nuevo fiscal y las advertencias de los mandos sí han provocado la indignación en el cuerpo.”Los mandos se reían este martes con el discurso del fiscal ordenando actuar de oficio. Las burlas están circulando en los grupos de whatsapp. Como también el cabreo de muchos compañeros, que ven como otra vez nos van a impedir cumplir la Ley” explican desde el CME.

La percepción generalizada, informan a OKDIARIO, es “la misma de cuando la Fiscalía nos ordenó actuar para impedir el referéndum ilegal del 1-O“. La cúpula de mossos continúa absolutamente igual, quizá con un poco de más precaución en la transmisión de órdenes puesto que ahora se intenta evitar al máximo dejar constancia por escrito”, apuntan.

Pero las consecuencias son las mismas: “No quieren atender ni aceptar las indicaciones de la Fiscalía de Cataluña y para ello, lo que han planificado de nuevo es que hagamos lo mínimo para evitar que puedan recriminar su inacción y acabar en investigaciones y sanciones”, señalan.

Todo ello después de que el fiscal Ariche conminara al CME en presencia de su máximo responsable, Ferrán López (ex segundo de Trapero y que culpó de los disturbios del 1-O a la Guardia Civil) a la retirada lazos y cruces amarillas o carteles por la ‘libertad de los presos políticos’ con que los golpistas amedrentan a la media Cataluña que no comparte su delirio y que, según el fiscal, “no tienen nada que ver con la libertad de expresión”.

El nuevo fiscal: “Nunca estaréis solos”
El número 2 de la Fiscalía en Cataluña quiso dirigirse a los ciudadanos que han sufrido o siguen sufriendo “actos de coacción, amenaza, discriminación o de rechazo público en razón de sus ideas, origen o por su voluntad firme de respetar la legalidad, o que han sido señalados públicamente por cualquiera de estas circunstancias”.

Y lo hizo con la misma frase que empleó el Rey Felipe VI el pasado 3 de octubre tras el referéndum ilegal, al asegurarles que: “No están solos y nunca lo estarán, ya que la Fiscalía estará pendiente de estos actos incompatibles con la pacífica convivencia que se exige a una sociedad democrática”.

Los que parece no van a estarlo son los responsables de velar porque se cumplan las leyes y que los catalanes no lleguen a las manos ante la deriva totalitaria que ha emprendido el secesionismo con su presidente, el nazi Quim Torra a la cabeza. Por orden de sus mandos, los Mossos vuelven a mirar hacia otro lado mientras la tensión en la calle podría desbordarse en cualquier instante.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pide quitar los símbolos políticos en espacios públicos
OKDIARIO 30 Mayo 2018

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, ha apelado este martes a la responsabilidad de políticos y organizaciones para preservar los espacios públicos “de cualquier connotación de tipo político“, para evitar enfrentamientos entre los ciudadanos que, en su opinión, a nadie agradan.

En rueda de prensa este martes en la Audiencia Provincial de Gerona, Barrientos ha visto “preocupantes” algunas imágenes de los altercados que se han producido en los últimos días por el uso de espacios públicos para reivindicaciones políticas.

“Todos los derechos individuales han de ser protegidos, pero no deja de ser una norma de convivencia que los derechos individuales encuentran límites en la preservación de otros intereses”, ha reflexionado.

En este sentido, ha recordado que “los límites los fijan las cámaras parlamentarias” a través de las leyes y ha instado a los representantes políticos a cambiar las normas si consideran que estos límites tienen que ser modificados.

Barrientos ha comparecido ante los medios junto al presidente de la Audiencia de Gerona, Fernando Lacaba, tras reunirse la Sala de Gobierno del TSJC en la sesión semanal de la Comisión Permanente.

JxCat pide mantener los símbolos independentistas
Mientras tanto, la diputada de JxCat Gemma Geis ha propuesto este martes a los grupos acordar una declaración institucional del Parlament a favor de la libertad de expresión tras los últimos capítulos que se han sucedido de retirada de lazos y cruces amarillas en el espacio público.

En rueda de prensa, ha dicho que lo han planteado a los grupos en la Junta de Portavoces de este martes: “A raíz de las actuaciones fascistas que hemos visto en las playas y en el Ayuntamiento de Barcelona, creemos que merecen una declaración institucional”, y ha añadido que esta declaración debe ponerse del lado de la garantía de la libertad de expresión.

La reunión de la Mesa de este mismo martes ha rechazado un punto de una propuesta de C´s que pedía un informe a los letrados sobre la simbología en la Cámara porque el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha anunciado que reunirá a los grupos para hacerles una propuesta al respecto que quería consensuada con todos.

Geis ha explicado que, como su grupo es “institucional”, acudirá a la reunión propuesta por Torra, que todavía no tiene fecha, y ha explicado que están dispuestos a dialogar siempre que el acuerdo no suponga un retroceso en la libertad de expresión.

La propuesta de resolución presentada por C´s pide que se respete la neutralidad en la Cámara que ven “vulnerada” por la colocación de lazos amarillos en los escaños del Govern.

Gesi ha criticado la propuesta del grupo naranja: “Tras la supuesta neutralidad, está una negación de la democracia y del derecho a la libertad de expresión”, ha dicho.

En Santa Coloma (Barcelona)
El PP se abstiene y el PSC vota a favor de una moción en defensa de los ‘profesores del odio’
Luz Sela okdiario 30 Mayo 2018

Una moción presentada en el Ayuntamiento de Santa Coloma (Barcelona) en defensa de los profesores del instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca, que tacharon a los guardias civiles de “animales”, “perros rabiosos” o “salvajes” en presencia de sus hijos, alumnos del centro, salió adelante este lunes con el apoyo del PSC y la abstención del PP. La iniciativa partió de SOM Gramenet, partido que concurrió con Podemos en las pasadas elecciones. Solo Ciudadanos votó en contra.

En la moción se insta a “mostrar la solidaridad con el profesorado y toda la comunidad educativa” de este instituto “y otros que se puedan encontrar en una situación similar”. Además, se reclama al departamento de Enseñanza “que facilite las explicaciones oportunas y que haga público el informe de la inspección educativa que exoneraba al profesorado”, se exige el “inmediato” archivo del procedimiento judicial y otros similares “contra los docentes de la escuela pública catalana” y se manifiesta el “absoluto compromiso con la convivencia y la paz” en, dice el texto, “todas las personas que viven en nuestro país, así como en el resto de pueblos del Estado español”.

En el texto de la iniciativa se da una visión sesgada de los acontecimientos, siempre en defensa de los nueve profesores del Palau denunciados por la Fiscalía.

Feijóo reactiva el mausoleo de Fraga que paralizó en 2013 con un edificio de 17 M
Tras paralizar la obra, el presidente de la Xunta acaba de anunciar que se reanuda aquel “enorme y costoso elefante blanco”, como llegó a calificarlo el periódico 'The Guardian'
Pablo López. Vigo elconfidencial 30 Mayo 2018

La Ciudad de la Cultura de Galicia es ese complejo imaginado por Manuel Fraga sobre un monte de Santiago que debía discutirle el protagonismo a la mismísima catedral. Corría 1999 y nadie en el PP osaba cuestionar lo que disponía don Manuel; ni siquiera Alberto Núñez Feijóo, que, como vicepresidente del último Gobierno de Fraga, dejó atado en un Consello de la Xunta de julio de 2005, cuando el PP ya había perdido las elecciones, la contratación de los dos últimos edificios. Las obras quedaran inacabadas porque, ya como presidente, y apenas un año después de enterrar al fundador del partido, Feijóo decretó su paralización. Ahora acaba de anunciar que se reanuda aquel “enorme y costoso elefante blanco”, como llegó a calificarlo el periódico 'The Guardian', con la creación de un nuevo edificio de uso universitario.

“La Galicia que decidió hacer el proyecto era la de la bonanza y la que yo gestiono es la de la crisis”, sentenció en 2013 el presidente de la Xunta para explicar la paralización de las obras, que llegó cuando el gasto ya se había disparado por encima de los 300 millones de euros, 200 millones más de los presupuestados. Ahora apela al 'sentidiño' económico para justificar una decisión “responsable para las arcas públicas”: la de construir sobre la estructura de lo que iba a ser el Teatro de la Ópera la sede del hasta ahora inexistente Consorcio Universitario de Galicia. Es “la más económica de todas las alternativas disponibles”, sostuvo, ya que construirlo en otro lugar “costaría 30 millones” y su gasto excede en apenas siete millones el presupuesto necesario para derruir lo construido.

El nuevo edificio que Feijóo acaba de anunciar tiene un notable valor simbólico, aunque su presupuesto se mueva en unos parámetros muy inferiores a los que inicialmente aceptaba su antecesor en el PP de Galicia. Lo que es más discutible es su utilidad, como se ha encargado de subrayar la oposición. “Seguir dilapidando 17 millones más en terminar el mausoleo de Fraga. ¿Esta quiere ser la guinda de la era Feijóo en Galicia?”, se preguntó Ana Pontón, del BNG, que recordó que las obras se paralizaron mediante un acuerdo en el Parlamento de Galicia aún en vigor. Xoaquín Fernández Leiceaga, del PSdeG, dijo que 17 millones serían una “cantidad importante” si se sumasen a otros fines como “la financiación de la investigación”, y Antón Sánchez, de En Marea, criticó el regreso “al despilfarro” y precisó que “debe haber otras prioridades”.

Más que un símbolo de la bonanza, la Ciudad de la Cultura lo fue de la opulencia. Su creador, el arquitecto estadounidense Peter Eisenman, reconoció en una entrevista en 2010 que no se cansó de advertir de que la cosa no saldría barata. “Nosotros decíamos que sería demasiado caro. Él [Manuel Fraga] respondía: ese no es su problema. Decíamos que en la biblioteca cabían 250.000 libros y pedían un millón. Eso hemos hecho”. Tampoco los sobrecostes asustaban al fundador del PP. “El tiempo pasa y las cosas tienden a subir”, se justificaba. Lo importante para él era que, una vez acabada, Galicia tendría, “además del Pórtico de la Gloria y las torres barrocas de la plaza [del Obradoiro], algo que será capaz de sonar en todo el mundo”.

Seguir dilapidando 17 millones más en terminar el mausoleo de Fraga. ¿Esta quiere ser la guinda de la era Feijóo en Galicia?

En ese contexto de polémica se movió siempre el proyecto. El Consello de Contas, por ejemplo, concluyó que el Gobierno de Fraga “abdicó de la gestión prudente de los recursos públicos”. Durante la comisión de investigación impulsada durante el breve mandato del Gobierno bipartito (2005-2009), se puso de manifiesto que el responsable máximo de controlar ese presupuesto era el cuñado de Mariano Rajoy, que accedió al puesto de director financiero de la Fundación Cidade da Cultura sin apenas experiencia profesional. Se trata de Manuel Fernández Balboa, hermano de Elvira, la mujer del hoy presidente del Gobierno, que accedió al cargo a los 29 años con un currículo que cabía en un folio. Su experiencia profesional se limitaba a becario por un año en Caixa Pontevedra y jefe de explotación provincial del Grupo Dragados. En su formación académica, solo constaba una licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales y un máster MBA.

Del entorno de íntimos de Rajoy, lo que en círculos políticos se conoce como el clan de Pontevedra, surgió también otro nombre importante de la Ciudad de la Cultura: el de Alfredo Díaz Grande, marido de la diputada Pilar Rojo, a quien se encomendó la coordinación del concurso internacional que encargó a Peter Eisenman el proyecto, de acuerdo con el empeño personal de Fraga. En su intervención ante la comisión, Díaz Grande aseguró carecer de memoria suficiente para explicar su contrato ni sus retribuciones, y dejó sin respuesta todas las preguntas que le formularon los portavoces del PSdeG y del BNG. “Han pasado ocho años y no me acuerdo de más historias”, zanjó.

El informe final de la comisión de investigación, que se aprobó con el voto en contra del PP, atribuyó todo lo sucedido con la Ciudad de la Cultura a “un sueño” de Fraga, recogiendo una expresión del propio expresidente en su comparecencia ante la comisión. “Un sueño del entonces presidente que no fue fruto de ningún proceso racional de estudio, reflexión y participación”, sino que fue creciendo “impulsado por directrices políticas y partidarias carentes de racionalidad económica y administrativa, en especial a partir de las elecciones de 2001”.

Tras escuchar a los más de 30 comparecientes y examinar los miles de documentos remitidos por la Xunta al Parlamento, el informe aprobado denunciaba las deficiencias de contratos y adjudicaciones relacionadas con el proyecto, así como el vínculo establecido por la fundación con empresas en cuyos órganos directivos figuran antiguos altos cargos de la Xunta.

En la comisión de investigación salió a relucir otro de los aspectos más borrosos de la Ciudad de la Cultura, el de la piedra rosada que debía revestir los seis edificios del complejo, una cuarcita que se extraía en la cantera del entonces alcalde de Ortigueira, Antonio Campo, del Partido Popular. Según deslizó la Xunta, por decisión de Eisenman. Según desvelaría este después, por orden del Gobierno gallego. Ocurrió que en 2008, a mitad de la obra, tal y como habían advertido varios informes, se agotó el filón de la piedra y hubo que buscar un material de características similares en el estado brasileño de Minas Gerais para traerlo desde allí.

La gran hipocresía
Carlos Dávila okdiario 30 Mayo 2018

Tiene razón el preso Bárcenas. Solo ahora, que se sepa, los partidos se están financiado legalmente. Puedo aportar tres testimonios. El primero es del propio Bárcenas. Hace algunos años en casa de un conocido común, me contó: “Los empresarios han sido siempre los grandes engrasadores de Alianza Popular, primero, y del PP después. La fórmula (en la que yo participé) era ésta: “Quien podía, o sea la CEOE, giraba cuotas patronales extraordinarias a las grandes empresas, las cuotas llegaban a la casa y el jefe de los empresarios actuaba como “caja de compensación” y, a voluntad, enviaba los dineros recaudados al partido. Como resultaba que quien se comportaba como tal “caja de compensación” no tenía que sufrir inspección alguna, el resultado es que por un lado entraba dinero blanco y por otro salía dinero negro”.

Esto es lo que contaba Bárcenas. El constituyente Roca, tantos años responsable máximo de Convergencia, utilizaba para su caja de partido otro modelo. Decía: “Todo el mundo se cree que a nosotros nos financian las grandes empresas, pues no: nos ayudan primordialmente los “botiguers”, los tenderos de alta, media o baja condición. Ellos nos pagan una contribución incluso mensual y nosotros nos ocupamos de no hacer ley alguna que les pueda perjudicar”.

Tercer testimonio. Hubo un tesorero del PSOE, médico de profesión, que cuando estalló el gran escándalo de los dineros negros del partido, pagó justo por todos los pecadores, y se dolía así: “Algún día voy a hacer como Mitterrand: “Voy a coger el micrófono en una fiesta electoral de esas en las que incluso se come jamón del bueno, y voy a decir a los militantes que ahora se quejan: “¿Vosotros creéis que esta fiesta la estáis pagando vosotros?, Venga, anda, ya sabéis que la paga esos bancos a los que ponemos escurrir””.

Antes el PSOE no perdió por la corrupción; ahora el PP es muy probable que sí. ¿Por qué diferente tabla de medir? Fácil: porque entonces la izquierda creía que sus pecados eran necesarios para vengarse de lo mucho (es un decir) que habían sufrido con Franco. La derecha sin embargo no tolera que los suyos se enriquezcan, tampoco quiere saber cómo se pagan sus mítines. Enorme hipocresía. Un testimonio final: al principio de los 90, un enorme periodista radiofónico, Alejo García, aquel que “legalizó” el Partido Comunista en Radio Nacional, me llevó a comer un “pescaito” en el malagueño Alhaurín el Grande con el pagador y engrasador de Santiago Carrillo, Teodulfo Lagunero. Este dijo como de rondón: “A mí me disculpan que un millonario como yo le entregue millones a Santiago; si estuviera pagando a la derecha me llevarían al cadalso”.

Esta es la tónica. Gran hipocresía. Aún está vigente.

Bou: “El documento del Círculo de Economía es una majadería”
El presidente de Empresaris de Catalunya considera que las propuestas del 'lobby' económico suponen 'de facto' conceder la independencia "de forma pactada"
María Jesús Cañizares cronicaglobal 30 Mayo 2018

“Estoy horrorizado”. El presidente de Empresaris de Catalunya, Josep Bou, es muy crítico con el documento que acaba de publicar el Círculo de Economía titulado Propuestas para mejorar el autogobierno de Cataluña y el funcionamiento del modelo territorial del Estado. Lo califica de “barbaridad”, “cuento chino” y “majadería”. Entre otras medidas, el lobby económico sugiere un nuevo Estatut con rango de "constitución catalana", blindar la lengua catalana y elevar el autogobierno.

“Me he quedado horrorizado con ese documento. En la burguesía catalana la frase ‘lo que convenga’ siempre ha sido una constante. Siempre han defendido sus intereses privados. Les importa poco lo que está sucediendo. Es penoso que no actuaran en su día y que ahora hablen proponiendo medidas para complacer al nacionalismo”, dice Bou en declaraciones a Crónica Global.

"Un 'procés' más acelerado"
Advierte de que esas propuestas suponen “conceder la independencia de facto, pero pactada legalmente. Es una barbaridad”. Advierte el presidente de Empresaris de Catalunya de que “siempre hay que negociar, pero dentro del ordenamiento jurídico”, así como de que el escrito del Círculo de Economía “es un error porque solo contribuye a que el procés vaya más deprisa”.

De sus palabras se deduce que está de acuerdo con el rapapolvo que Manuel Valls, ex primer ministro francés, dio a un grupo de empresarios en una cena reciente. Valls les culpó de no haber hecho nada por frenar la deriva nacionalista. “Valls tenía razón. Procede de un país donde se entiende que hay que respetar la ley. Está escandalizado y a los asistentes a esa cena, entre los que se encontraban nacionalistas, les salió el tiro por la culata”.
Comprar una vivienda es uno de los momentos más importantes en la vida. En Ibercaja aportamos experiencia para ayudarte en este proceso Antes de empezar a buscar vivienda, hay que sentarse a echar números para saber cuánto podrías pagar, sin olvidar añadir al precio de compra otros gastos e impuestos. Para conseguir buenas condiciones, la cuota de la hipoteca que pagues no debería ser superior al 35% de tus ingresos. Una vez elegida casa, antes de dar una señal, pide una nota al registro y comprueba que está al corriente de pagos

Misión empresarial en Berlín
Bou forma parte de una comitiva formada por 10 empresarios y profesionales que este viernes se desplazará a Berlín para reunirse con asociaciones del país germano con la finalidad de explicarles la situación económica y social de Cataluña.

“Berlín es una ciudad muy interesante porque es la capital de Alemania, motor económico de la UE. Queremos explicar a los empresarios de allí que Cataluña no es una región sometida ni marginada por el Gobierno español. No hay motivos ni argumentos para defender la independencia”, argumenta.

El mayor autogobierno
En este sentido, recuerda que “las revoluciones o las sublevaciones se producen cuando no hay justicia social o se pasa hambre. No es el caso. Cataluña es la región más rica de España y, junto al País Vasco, son las regiones con más autogobierno”. Que Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, se encuentre fugado en Berlín “no es lo fundamental de este viaje, aunque es evidente el alud de propaganda independentista que se ha hecho allí”.

¿Se entrevistará esta asociación de empresarios con Quim Torra? “Es un mandado, un títere cuyos hilos son movidos entre bambalinas por Puigdemont. Nosotros siempre nos entrevistamos con todos, pero es un fanático. Y no podemos luchar contra eso”.

El PP tiene que expulsar a los ediles de Santa Coloma
OKDIARIO 30 Mayo 2018

Ciudadanos no puede ser el único partido que defienda los principios constitucionales ante el odio separatista en Cataluña. Si Partido Popular y Partido Socialista dudan en eso, la esperanza de los ciudadanos que quieren vivir con arreglo a la ley se resentirá gravemente. Se sentirán indefensos ante la sinrazón y el hostigamiento de los golpistas. Tensión social cercana a la humillación y al enfrentamiento físico que los partidarios de nuestra Carta Maga tienen que sufrir en el trabajo, en la calle y hasta en las playas. Incluso en los centros escolares a través de sus propios hijos, ya que los separatistas no respetan ni a los menores de edad. Por eso resulta intolerable que PP y PSOE se hayan abstenido y hayan votado a favor, respectivamente, en una moción en defensa de los profesores del odio. Ya sabemos de la cercanía del PSC con los independentistas, pero es impropio del PP. La dirección nacional debería expulsar a los ediles de Santa Coloma.

Esta moción, presentada en el Ayuntamiento de esa localidad barcelonesa, partió de SOM Gramenet, una confluencia de Podemos en las últimas elecciones. De manera incomprensible, sólo Ciudadanos votó en contra de un texto que defendía a los docentes que insultaron, vejaron y demonizaron a los guardias civiles que intervinieron en el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre. Lo peor de tan abyecta estrategia de adoctrinamiento es que lo hicieron en plena clase y delante de los alumnos. Muchos de ellos, hijos de los propios guardias civiles, que tuvieron que escuchar calificativos como “animales”, “perros rabiosos” o “salvajes”. Ataques intolerables contra unos profesionales que velaron por el cumplimiento de la ley y lo hicieron siempre con paradigmática proporcionalidad. De ahí que, ante semejante situación, el bloque constitucionalista deba estar más cohesionado que nunca.

Posturas laxas y conniventes como las mostradas por el Partido Popular y el Partido Socialista en el Ayuntamiento de Santa Coloma suponen un retroceso de la vigencia del Estado de Derecho en Cataluña. ¿Cómo se puede defender a unos docentes que educan en el odio, la mentira y el enfrentamiento? ¿Qué defensa merecen maestros que señalan a un grupo de niños frente a todos los demás por el mero hecho de ser hijos de guardias civiles? Flaco favor le hacen, además, a sus formaciones a nivel nacional. Especialmente el PSC, que sigue coqueteando con los independentistas a pesar de que esa misma tendencia les dio los segundos peores resultados de su historia en las últimas elecciones autonómicas. Ahora que Pedro Sánchez busca apoyos para su moción de censura, siguen dejando claro de qué pie cojea la formación al otro lado del Ebro. La principal censura que debería hacer el PSOE es a los enemigos de España.

Salvaje adoctrinamiento infantil en Lérida: ponen a los niños a recortar cruces amarillas
OKDIARIO 30 Mayo 2018

El adoctrinamiento infantil por parte de los separatistas en Cataluña no solo no tiene visos de cesar, sino que cada vez ofrece imágenes más inquietantes como esta que ha sido recogida en el municipio leridano de Borjas Blancas. Allí nos hemos encontrado con una imagen, difundida por Societat Civil Catalana, que ilustra a la perfección el más crudo y directo uso de los niños para propagarlas ideas separatistas y desafiantes con la legalidad.

Como si se tratase de una actividad escolar, un colegio de la mencionada localidad de Borjas Blancas ha sido convertido en escenario de una mezcolanza de toda la iconografía de apoyo a los presos golpistas que en los últimos tiempos viene azuzando Cataluña. Ahí, en una calle al lado, están padres y niños sobre una enorme alfombra amarilla y bajo las fotos de los golpistas presos llegando el camino de cruces amarillas, que diseñan y forman en mesas todos juntos, padres, niños, profesores…

El Ayuntamiento de la localidad, liderado por el convergente Enric Mir, interpeló a Societat Civil Catalana a través de Twitter para defender esa actividad, aseguando que “la imagen está tomada en la calle, no en el interior del colegio. Corresponde a una iniviativa conjunta de numerosas asociaciones del pueblo que están realizando actividades lúdicas en las calles”.

Estas actividades lúdicas son nuevas muestras del adoctrinamiento infantil que se viene realizando en Cataluña. Hace poco informábamos en OKDIARIO de las celdas que en la capital provincial Lérida se habían colocado para que los niños pudieran sentirse ‘presos políticos’. O del adoctrinamiento salvaje en Vic, donde se hicieron corear a los niños proclamas golpistas en la festividad de Sant Jordi. Hasta la televisión pública catalana ha llegado a emitir programas infantiles, en pleno 155, en los que se explicaba a los niños por qué Puigdemont y compañía “son presos políticos”.


Recortes de Prensa   Página Inicial