AGLI Recortes de Prensa   Lunes 4 Junio 2018

El Estado de las baronías
Amando de Miguel Libertad Digital 4 Junio 2018

En los amenes del franquismo se me ocurrió publicar mi impresión de que en realidad nos encontrábamos ya en el postfranquismo. Mi razonamiento era que entonces las personas interesadas por la política se planteaban cómo organizar la transición democrática que se nos venía encima. Ni siquiera había que esperar al "día de la gran orfandad", como se decía con ironía en las cenas del diario Madrid. Lo mío fue un tiro por elevación.

Me llamó Fraga Iribarne a su despacho mussoliniano para abroncarme. Después de algunas apelaciones a su autoridad moral sobre mí (había sido yo su ayudante en la cátedra, sin sueldo), me espetó tonante:

-De Miguel, le prohíbo a usted escribir.
-Perdone, don Manuel, me podrá usted prohibir publicar, pero no escribir.
-Eso es una falta de respeto, y usted lo sabe. Coja ahora mismo esa puerta y márchese.

Me marché y no hubo nada. Mi escasa imaginación me impidió anticipar entonces que don Manuel Fraga Iribarne iba a ser uno de los principales adalides de la Transición. Él dirigió los trabajos de la Constitución de 1978.

Pues bien, ahora me atrevo a suscribir lo que tantos otean, que fenece la transición democrática con su invento de la España de las autonomías. Se cumple el ciclo de 40 años, los mismos que duró el franquismo o el sistema de turno pacífico de la Restauración de Cánovas.

Ahora sabemos que, aparte de sus méritos, la Transición democrática tuvo que conceder ciertos privilegios a los nacionalistas vascos y catalanes, preteridos que fueron por el franquismo. Resulto así que, a partir de 1979, en el Congreso de los Diputados se reservó un espacio decisivo a los minúsculos partidos nacionalistas, vasco y catalán. Con ello se incumplía una de las condiciones de la democracia: que todos los partidos intentaran representar al conjunto del pueblo español, naturalmente, cada uno con su ideología. No fue solo una presencia simbólica. Durante toda la Transición los nacionalistas vascos y catalanes han sido los colaboradores necesarios de los Gobiernos de España, los de derechas y los de izquierdas. Tanto es así que el actual presidente del Gobierno no lo es por el resultado de las urnas sino por la decisiva complicidad de los partidos nacionalistas, ahora ya secesionistas, más la ralea populista.

La tarea primordial del régimen que sucede a la Transición debería ser imponer el principio de que todos los partidos en las Cortes fueran nacionales, no regionales. Pero la realidad es la contraria. Lo que se ha instalado en España (ahora se dice "Estado") es un sistema de partidos (ahora se dice "formaciones") dominados por los barones regionales (ahora se dice "territoriales"). A su vez la España de las autonomías es ahora el Estado de las baronías, pues cada región campa por sus respetos. Lo cual significa que no hay Constitución que pueda resistir tamaño desatino. La salida más probable de este laberinto es la menos deseable: la maldita guerra civil. Los psicólogos nos dicen que, cuando una escasa probabilidad es contraria a las intensas expectativas se produce una grave frustración, la cual conduce a la violencia. Claro que siempre nos quedará el fútbol.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

CONVOCADAS POR VOX
Miles de personas reclaman nuevas elecciones en España
Rosa Cuervas-Mons gaceta.es 4 Junio 2018

La cita era a las 20.00 en los ayuntamientos de todas las ciudades de España. En Madrid, el escenario se cambiaba por la Plaza de Colón. Y allí se han congregado este domingo miles de personas, banderas España en alto, para reclamar una nueva convocatoria de elecciones.

Organizado por VOX, el acto ha contado con la presencia y las palabras de la presidenta de VOX Madrid, Rocío Monasterio, el secretario general de la formación, Javier Ortega y el presidente del partido, Santiago Abascal, encargado de leer el manifiesto oficial del encuentro:

“Hace menos de un año, el pasado 30 de septiembre, acudimos a estas mismas plazas para detener un golpe de Estado. Aquel gesto, en pocos días se convirtió en un grito de dignidad en todas las calles, en todos los balcones de España. Logramos despertar la conciencia de todos aquellos españoles que creen en una Nación de ciudadanos libres e iguales. Rompimos el silencio y fuimos un instrumento al servicio de los españoles. Fuimos su correa de transmisión. El gobierno y sus socios intentaron apaciguar las legítimas reclamaciones de los españoles con la aplicación de un artículo 155 a medida del separatismo. No sólo no acabaron con él, sino esa dejación de funciones ha sido determinante para investir a Pedro Sánchez.

Hay que volver a las calles, a las plazas. Hay que lucir con orgullo nuestra bandera y recordarles que estamos aquí. Hoy acudimos para exigir a Pedro Sánchez que renuncie a la investidura que le han dado los votos de los golpistas, del comunismo podemita y de la ETA política. Acudimos para exigir a los representantes de la soberanía nacional, a todos y casa uno de ellos, que acaben con esta legislatura de la infamia. Que den voz a los españoles.

Queremos que los partidos dejen de jugar con el futuro de España en pactos infames con quienes quieren romperla, ya sea para aprobar unos presupuestos como hizo Rajoy con el PNV, o como hace ahora Pedro Sánchez para okupar la Moncloa. Queremos que entiendan algo que deberían saber, porque lo han jurado o prometido… que lo primero es España, no sus partidos ni sus intereses.

¡ELECCIONES YA!
¡LEVANTAD VUESTRAS BANDERAS!
¡ESPAÑA, LO PRIMERO!
¡ABAJO EL GOBIERNO DE LOS ENEMIGOS DE ESPAÑA!
¡VIVA ESPAÑA!”

Además de estas palabras, Abascal ha animado a los asistentes a mantener la esperanza en la fuerza de España: “Cada vez son más los españoles en pie. Tened fe en el porvenir de España”, ha dicho, para añadir, eso sí, que hay que estar alerta porque “quienes quieren debilitar España tienen hoy más fuerza y están más cerca del poder”.

Entre gritos de ‘Santi presidente’, Abascal ha querido manifestar a los congregados en Colón que este domingo la convocatoria de VOX no era para pedir ni votos ni apoyo: “Hoy estáis aquí convocados por VOX, pero no estáis aquí por VOX, sino por España. Nosotros no hemos venido a esta plaza para pediros un apoyo electoral sino para dar voz al pueblo español, para que a los españoles se nos permita votar y que cada uno vote lo que quiera. Hemos pasado en muy pocos días del Gobierno de la dejación de funciones al de la traición al Estado. Los partidos políticos que intentaron un golpe de Estado son hoy capaces de determinar el Gobierno de los españoles, lo que evidencia la podredumbre del sistema partitocrático”, ha señalado.

El himno de España
Tras las palabras de Abascal, el acto ha finalizado con el himno de España, coreado con vivas a España.

Ussía no tiene piedad con Rajoy en una carta de despedida que le deja de cobarde
ESdiario 4 Junio 2018

Una frase de despedida del ya expresidente del Gobierno ha desatado la ira y la indignación del periodista que le ha puesto la puntilla al líder del PP sin contemplaciones: "Ridículo".

Algunos días después, ya en frío, Alfonso Ussía dedica una carta a "Don Mariano" desde su tribuna de La Razón que no ha pasado desapercibida y en la que asegura que le resulta "incomprensible su derrota en la Moción de Censura. Ignoro quién le ha aconsejado, una vez más y van… la pasividad, el regodeo que procura la brisa poco antes de convertirse en vendaval".

A su juicio, "una dimisión a tiempo y la convocatoria de elecciones eran los pasos adecuados y justos". Porque se pregunta Ussía "¿cómo confiar en el PNV, después de más de un siglo de traiciones? Traidor Esteban, llaman en Bilbao al portavoz en el Congreso".

Sin embargo, "todo está hecho y no hay marcha atrás. Creo que es usted un hombre bueno muy mal aconsejado. En eso se diferencia de su predecesor en el PP, José María Aznar, que era menos bueno que usted y su soberbia le impedía oír consejos. Sólo aceptaba chismes de mediocres".

Una de cal y una de arena, le da Ussía a Rajoy, que asegura que "en el año 2018 su gran frase de despedida suena a ridículo: "Ha sido un honor ser Presidente del Gobierno y dejar una España mejor que la que encontré". ¿Cree, en verdad, don Mariano, que ha dejado una España mejor? Olvídese de la economía, que es fluctuante y desleal. ¿En verdad es mejor la España que deja que aquella que recibió?".

Alfonso Ussía explota contra el "hortera de bolera americana" del PSOE: "Me manda el asco"

El periodista no tiene piedad al señalar que "la España que recibió, don Mariano, era una nación sana y harta de la presidencia de un perverso estúpido. Era una España que confió en usted mayoritariamente, dotándole de una mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado. Y esta España que deja es una nación sin Estado, cohibida y en manos de un petimetre que le ha dado la vuelta pactando con todos los que odian a España, incluidos los que usted había enriquecido para aprobar los presupuestos".

Por el contrario, "no es mejor la España que preside un okupa que no ha ganado nada en las urnas. No es mejor España la que ofrece a sus millones de votantes una derecha en bancarrota, desprestigiada por su indolencia. No es mejor España la que ha vuelto a dar alas a los separatistas en Cataluña porque usted no se atrevió a aplicar el artículo 155 con la contundencia y severidad que requería la situación".

Más aún, añade, "usted le encomendó a Soraya, la que tanto le ha perjudicado, el seguimiento catalán, y permitió que la chulería independentista mantuviera el poder real de la calle. Bueno, don Mariano, también nos deja, y multiplicado por diez, el silencio ante el odio de ese problema. Usted, con su mayoría absoluta, pudo haber revocado la Ley del rencor, la Ley de la Memoria Histórica, y no se atrevió. Usted, con su mayoría absoluta, podría haber emprendido la reforma de la ley electoral, tan injusta, tan rebosada de agravios comparativos entre los españoles. Y no sólo no se atrevió, sino que gracias a ella ha sido usted expulsado por esa amalgama de antiespañoles, estalinistas y proterroristas que se sientan en un escaño del Congreso por una bolsita de votos que caben en un paquete de Pipas Facundo".

En resumen, "usted recibió una nación en mal Estado, pero con Estado, y nos deja una nación recuperada económicamente, sin prestigio internacional, con el Estado en ruinas y entregada a un pacto entre traidores, perdedores, cantamañanas, estalinistas, independentistas y proterroristas cuyos votos, en su totalidad, son imprescindibles para que Gobierne el títere que le ha dado la patada. ¿Es mejor esta España que aquella que se encontró? No, don Mariano. España en manos de una caricatura barata del pésimo Zapatero".

"No, don Mariano, usted nos ha dejado una España enferma, a la que poco a poco, y con la ayuda de Dios, el patriotismo y el trabajo, la haremos sanar sin su intervención", concluye.

Presidente o 'Pelelesidente'
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo  4 Junio 2018

Hoy comienza la demolición del régimen constitucional español o su restauración por Pedro Sánchez. Hoy, el líder del PSOE, apoyado en su día a las puertas de Ferraz contra Susana Díaz por el mismísimo catanazi Torra -aliado el viernes, enemigo mortal el sábado- debe decidir si intenta culminar el proyecto de Zapatero en 2004, que suponía liquidar la Transición y la monarquía constitucional votada por los españoles en 1978, asociando a la ETA y los separatistas a la construcción un nuevo régimen republicano que proscribiera, como en la II República, a la derecha nacional. Pero también puede aprovechar el escasísimo tiempo que le den sus fugacísimos aliados antes de pasarle una factura que España no puede pagar sin suicidarse.

Por una de esas paradojas de la vida política, este presidente por accidente, que accidente mortal es llegar a la Moncloa con los votos de la ETA, el PNV y el golpismo catalán, tiene la oportunidad de enmendar la gran traición de Rajoy. A aquel PP se le votó -hoy no lo haría ni la mitad- para deshacer los desastres de Zapatero y, salvo el empleo, los deja peor que los encontró. A este PSOE no lo han votado los españoles sino los enemigos de España instalados en las Cortes por una infame Ley Electoral, para rematar la faena emprendida el 11-M y que sólo la crisis económica impidió completar a ZP. Si éste tenía la tara de legitimidad del aprovechamiento de la masacre para cambiar el voto popular, Sánchez tiene la de que no llega a través de las urnas sino negándolas, para evitar que los españoles voten a Albert Rivera.

Si su presidencia sigue la línea del abyecto discurso contra su aliado cuando Podemos impidió que llegase a La Moncloa, será un pelelesidente, un monigote de 22 partidos que no tienen en común el odio a la corrupción (cómo van a odiarla la tribu de los ERE y la banda de Alí Pujol) sino a España y a la Libertad. Si lo catapultan por encima de las urnas y de su propio partido es para ejecutar el golpe de Estado catalán y extenderlo a toda España. En unos meses podría, sin embargo, chasquearlos y legitimarse. Depende de si quiere disfrutar dos años de zozobra traicionando a la Nación o diez semanas de reivindicación personal y política. Lo esencial, como decía ayer Paco Rosell, es entender que nos jugamos el régimen. El Gobierno es lo de menos.

CONVOCATORIA EN COLÓN
El esperanzador discurso de Santiago Abascal: ‘España sigue en pie’
La Gaceta  4 Junio 2018

La convocatoria de VOX reclamando elecciones en España convocó a miles de personas en la madrileña plaza de Colón.

VOX vivió este domingo una jornada histórica. La formación logró reunir a miles de personas en la plaza de Colón en un acto organizado para exigir al nuevo gobierno de Pedro Sánchez la convocatoria de elecciones.

Santiago Abascal, al que las encuestas colocan ya en el Congreso de los Diputados, fue el encargado de leer el manifiesto de la consulta: “Queremos que los partidos dejen de jugar con el futuro de España en pactos infames con quienes quieren romperla, ya sea para aprobar unos presupuestos como hizo Rajoy con el PNV, o como hace ahora Pedro Sánchez para okupar la Moncloa. Queremos que entiendan algo que deberían saber, porque lo han jurado o prometido… que lo primero es España, no sus partidos ni sus intereses”, sentenció.

A continuación, el líder de VOX dedicó unas palabras de ánimo a los asistentes: “Debemos tener fe en el futuro de España, en el porvenir de nuestro país. Venimos de Barcelona y cada día más españoles están dispuestos a pelear”.

“España permanecerá porque tiene la fuerza de una trayectoria histórica. España se puso en pie para defender el golpe. España no se va a volver a tumbar nunca”, aseguró Abascal, que también lanzó una advertencia a los allí congregados: “Hay que tener esperanza, pero todos debemos estar alerta porque aquellos que se declaran abiertamente enemigos de España tienen hoy más fuerza y están más cerca del poder”.

Abascal rechazó que se tratase de VOX y recordó que la asistencia estaba abierta a todos aquellos que quisieran defender España. “Hoy no estáis aquí por VOX, estáis aquí por España. Nosotros no hemos convocado esta movilización para pedir vuestro apoyo, sino para dar voz al pueblo español. Queremos que los españoles puedan votar”, aseveró.

“Estamos aquí para defender la libertad de todos los españoles”, concluyó Abascal entre gritos de “Santi presidente”.

Multitudinario acto en Barcelona
Esa misma mañana, VOX congregó a más de dos mil personas un gran acto en Barcelona en el Hotel Barceló Sants. Abascal explicó las principales propuestas del partido que lidera para España, como la devolución de las competencias de Educación, Sanidad y Seguridad al Estado, la defensa de las fronteras frente a la inmigración ilegal y el islamismo radical y la ilegalización de partidos separatistas.

Frente a la sinrazón de Merkel y su apuesta por la inmigración masiva, criticada por países como Hungría, Austria y ahora Italia, el presidente de VOX apostó por frenar la avalancha de inmigrantes musulmanes y apostar por reforzar los lazos con los países hispanoamericanos: “Hay que regular la inmigración. No es lo mismo la inmigración procedente de los países hermanos latinos que la inmigración islamista”.

“Nosotros defendemos la prisión permanente revisable, la derogación de la memoria histórica, el Plan Hidrológico nacional y la supresión de las Autonomías en cualquier lugar de España”, enfatizó, en un claro mensaje al Partido Popular, que incumplió el 90% de sus promesas electorales una vez alcanzó el poder con mayoría absoluta.

Los españoles de segunda y el futuro
Pedro de Tena Libertad Digital 4 Junio 2018

Sólo disponemos del voto para cambiar el destino que se nos ha impuesto, pero...

Lo que ha quedado más que claro tras el esperpento sufrido desde el pasado jueves por todos los ciudadanos de la nación española es que hay españoles de segunda y españoles de primera. de primera son, desde 1978, no nos engañemos, los que forman parte de los partidos políticos separatistas, con sus brazos armados y menos armados, que dominan el País Vasco y Cataluña. Llevan camino, además, de apropiarse de las Islas Baleares y de Valencia, tal vez de Galicia. También son de primera las élites de los partidos políticos habituales, desde el PSOE a Podemos, con sus mareas sindicales y mediáticas, que necesitan el presupuesto púbico, nuestro dinero, para hacer y deshacer sus proyectos de poder. Súmense a ellos las cúpulas de las grandes empresas que controlan los medios de vida básicos, desde el empleo a la energía y al dinero, desde los ladrillos al asfalto, desde la tierra y las materias primas a los medicamentos, desde la información a… y añádanse los líderes y sucedáneos de la Universidad, de la Justicia y de la Iglesia Católica. No pretendo, como es lógico, hacer una enumeración exhaustiva.

Luego estamos los españoles de segunda, muchísimos más y, presuntamente, muchísimo mejores (si bien no es meritorio no robar o matar o lo que sea porque no se pueda). españoles de segunda, que nacimos cuando todo estaba repartido y que hemos tenido que trabajar y pelear por hacernos un hueco en la vida, vivimos en todas las tierras de España, incluso en el País Vasco y en Cataluña, donde, aunque no lo parece, somos la mayoría pero estamos sometidos a la imposición separatista consentida por el Estado y abandonados por un Estado que debía defendernos. Tenemos, legítimamente, diferentes ideas acerca de que hacer con el dinero de nuestros impuestos para afrontar los retos del futuro. Hemos tenido la suerte de no vivir ninguna guerra, de haber vivido con cierta libertad y mucho mejor que nuestros padres. Hemos votado a diferentes partidos por razones ideológicas, o familiares o sentimentales, o por ignorancia o porque sí. Pero todos nos sentimos parte de la nación española, queremos mejorar y mejorarla para hijos y nietos y deseamos sentirnos dignos de su historia y de su porvenir en la historia mundial que nos toca vivir. Sólo disponemos del voto para cambiar el destino que se nos ha impuesto, pero...

Somos la mayoría nacional pero somos una mayoría desorganizada sobre la que se abalanzan, como buitres, todos los manipuladores de la Historia, de los hechos, de las doctrinas, de los datos, de las estadísticas y de lo que haga falta para orientar nuestras emociones y sentimientos hacia sus ansias de poder. Nos dividen y vencen. Necesitamos una organización –no simplemente un partido–, a cuyo frente haya personas de referencia por su valía y por su honestidad, por su eficiencia, por su sensibilidad y por su respeto hacia esta mayoría que somos los españoles de segunda. Desde Mayor Oreja a Rosa Díez, desde Nicolás Redondo a Mikel Buesa, desde Albert Rivera a Antonio Escohotado, desde Federico Jiménez antos a Carlos Herrera, desde Vargas Llosa a Arturo Pérez Reverte, desde Alberto Núñez Feijoó a José María Fidalgo , desde Santi Abascal a Cayetana Álvarez de Toledo y a Inés Arrimadas, y un etcétera larguísimo… cabrían, cabríamos cómoda y tolerantemente en ella y desde ellas, podríamos salvar la nación y salvarnos con ella.

Cuando desperté, Pedro Sánchez, el Tenebroso, aún no había convocado elecciones y yo seguía atenazado por una camisa de fuerza.

Pedro, un viajecito a Galicia te sentará estupendamente, lo mismo que ona ojeada a las finanzas de los sindicatos
Nota del Editor  4 Junio 2018

Iba a borrar el artículo pero me resisto. Meter en el mismo grupo de personas preocupadas por España a dos pájaros como el tal Núñez y el tal Fidalgo me produce estupor, sobre todo si lo hacen periodistas que se suponen bien informados. Y como de Rivera y Ciudadanos tampoco me fío, pues al final casi debería borrarlo.

Convocatoria de empleo público
Dictadura lingüística en Baleares: Armengol exige también que los jardineros sepan catalán
Luz Sela okdiario 4 Junio 2018

La dictadura del catalán de la presidenta balear, Francina Armengol (PSOE), se extiende más allá del ámbito sanitario y educativo. Profesiones, como los jardineros, deben demostrar también su nivel de idioma en el acceso al empleo público en distintas localidades de la comunidad.

Así consta en la última convocatoria de empleo público en el Ayuntamiento de Alaior, para la bolsa de trabajo de jardineros. Entre los requisitos se pide “acreditar el conocimiento de lengua catalana correspondiente al nivel de certificado B1, mediante la aportación del título o certificado oficial correspondiente, expedido por el Instituto de Estudios Baleáricos, la Escuela Balear de Administración Pública, la Escuela Oficial de Idiomas o equivalentes”.

A los aspirantes que no dispongan de la acreditación oficial se les exigirá la “superación de una prueba específica de acreditación del nivel de conocimientos que se exige, cuyo resultado se calificará de apto/a o no apto/a, y que en todo caso será eliminatoria”.

El conocimiento de lengua catalana puntuará, como máximo 1 punto si el aspirante acredita el nivel superior (C2). Es la misma puntuación que reciben otras cualidades, como disponer de un título universitario —licenciatura, grado o diplomatura— “directamente relacionado con las tareas” asociadas al empleo. Por ejemplo, una ingeniería forestal.

El candidato que acredite el máximo nivel de catalán tendrá más puntos, por ejemplo, que otro que disponga de una titulación de formación profesional de grado superior, aún relacionada directamente con el empleo. O un máster oficial de jardinería o paisajismo.

También se puntúan menos que el catalán otras actividades de formación, por ejemplo, en productos fitosanitarios, por lo que apenas se otorgan 0,75 puntos.

Examen eliminatorio
El examen de catalán es, de hecho, el primero de la fase de oposición.”Es un ejercicio de carácter obligatorio y eliminatorio que consiste en la realización de ejercicios de conocimientos de la lengua catalana”.

La calificación podrá ser ‘apto’ o ‘no apto’. “Sólo las personas que acrediten conocimientos —nivel B1— o las que hayan sido declaradas aptas podrán continuar en el proceso selectivo. En caso contrario, quedarán eliminadas”.

Quienes superen la prueba de catalán tendrán acceso al siguiente examen, de conocimientos teóricos, que consistirá en un test de 25 preguntas sobre el temario.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La economía de Sánchez: más impuestos, más deuda y más gasto

Roberto Centeno elconfidencial 4 Junio 2018

Aprovechando la catastrófica gestión de Mariano Rajoy, un jefe de Gobierno que habiendo obtenido el mayor grado de poder estatal, autonómico y local en 40 años lo ha despilfarrado totalmente con una negligencia y una cobardía tan inauditas que han dejado España al borde del desastre, un Pedro Sánchez que ha hundido al PSOE al peor registro de votos de su historia, sin la menor idea de país, se hace con el poder sin pasar por la urnas gracias al apoyo de un nuevo Frente Popular con la izquierda, los proetarras de Bildu —que ya han explicado que su apoyo a Sánchez “es para debilitar España”—, igual que el PNV, que exige un Estado confederal, y los golpistas catalanes, para “negociar de Gobierno a Gobierno”. Pero lo mas importante ahora es saber qué es lo que piensa hacer el nuevo presidente.

En lo económico, para tranquilizar a los mercados, se declara europeísta y dice que utilizará los PGE 2018 del PP —“nos los comeremos con patatas, pero sin corruptos en la mesa”, diría Pablo Iglesias—, lo que es falso porque añade todas las subidas de impuestos y gasto de su propuesta: nuevo expolio fiscal de 6.500 millones de euros a los 'ricos', es decir, a la clase media; subida de IRPF a las rentas 'mas altas' cuando los ricos, gracias a las sicavs, unos mecanismos jurídico-fiscales que implantó el PSOE en los años ochenta, están exentos de impuestos; nuevos impuestos 'medioambientales' sobre gasóleos, lo que recaerá sobre las rentas mas bajas, el transporte y los autónomos, sobre la electricidad y el gas; impuestos sobre la banca (3.000 millones) que repercutirán en el acto sobre los clientes, y una mayor fiscalidad sobre el ahorro de las familias (del 23 al 35%). En cuanto al gasto, sube en 8.000 millones por la 'subida' de pensiones —que bajarán por los mayores impuestos—, universalización de la sanidad y más gasto 'social'.

Sánchez se presenta como garante de la estabilidad presupuestaria, lo que es incompatible con su programa de gasto y con la desaceleración económica externa e interna, por mucho que aplaste a impuestos a la clase media y a la clase trabajadora. Pero, como afirma Carmen Calvo, que puede ser vicepresidenta, “el dinero público no es de nadie”. De momento, la economía se ha desacelerado en el primer trimestre al 0,7%, lo que significa un 2,8% elevado a tasa anual, la creación de empleo ha pasado de crecer a ritmos del 3% al 2,6% en el primer trimestre de 2018, y la inversión productiva, que llegó a alcanzar crecimientos del 7,9%, se ha desplomado al 2,3%, y las exportaciones se han desplomado desde el 8,9% en 2017 al 1,8% en el 1T18. Pero lo peor está por llegar. Los vientos de cola que impulsaban a la economía española, hundimiento de los precios del petróleo y barra libre del BCE a tipos de interés cero, no es que hayan amainado, es que se han convertido en un huracán de proa.

Al igual que Rajoy y los suyos, en el PSOE parece que tampoco se han enterado de lo que representa la subida de los precios del petróleo y del tipo de cambio del dólar. A 77 $/barril el crudo Brent el pasado viernes frente a los 67 $/ barril previstos en los PGE del PP que ahora Sánchez hace suyos, y con expectativas de mayores subidas futuras más un tipo de cambio euro/dólar de 1,16 frente al 1,20 previsto, estamos un 19% por encima de lo presupuestado, y habida cuenta de que, según el Ministerio de Economía, cada 10% de incremento del precio del crudo reduce el crecimiento en 0,7 puntos y destruye 150.000 puestos de trabajo, aplicado a los siete meses que restan de año, representaría en 2018 una reducción del crecimiento de 0,8 puntos y una destrucción de 166.000 empleos.

Pero lo peor se producirá en 2019 y siguientes, cuando los PGE del PP prevén una ¡bajada del precio del crudo a 63 $/barril!, y el mismo tipo de cambio euro/dólar en 1,20. Si estimamos un precio del crudo Brent para 2019 de 85 $/barril de acuerdo con el consenso del mercado y mantenemos el tipo de cambio actual, la diferencia con lo presupuestado es un incremento del precio del crudo en euros del 40%, lo que supone una caída del crecimiento en 2,8 puntos y la destrucción de 600.000 puestos de trabajo. Es decir, crecimiento cero a partir de 2019 en crecimiento y en empleo. El deterioro será brutal, por ello la banca española está reduciendo deuda pública a toda velocidad, 18.500 millones entre marzo y abril, tanto, que el BCE es ya casi el único comprador. ¿Donde va a obtener el nuevo Gobierno los 230.000 millones de euros que necesita anualmente para refinanciar vencimientos y deuda nueva cuando el BCE deje de comprarla y los tipos de interés suban? Sánchez ignora esta realidad, espero que Borrell se lo explique, aunque pronto descubrirá que estamos al borde de la quiebra.

Por lo que se refiere a las pensiones, la OCDE acaba de señalar que el sistema está quebrado y se pregunta “¿quién va a pagar la factura?”. En 2018, solo el gasto adicional de actualizar las pensiones con el IPC elevará el déficit a unos 21.660 millones de euros —financiados con 15.160 millones deuda ya previstos y con 6.500 millones del Fondo de Reserva, que se verá reducido a menos de 2.000 millones—, y cantidades superiores en años siguientes. La no aplicación de la Ley de Sostenibilidad, que afecta a 350.000 nuevos pensionistas año, supondrá déficits adicionales de 1.500 millones en 2019, y cantidades mayores los siguientes. Y esto no puede arreglarse con subidas de impuestos a la clase trabajadora y a la clase media, y la solución, acabar con el despilfarro autonómico, no esta en el programa de Sánchez, como no estaba en el de Rajoy.

De todas maneras, aparte de subir impuestos, subir deuda mientras pueda e incrementar el gasto, la prioridad de Sánchez es, como ha denunciado Rivera, “recortar drásticamente los derechos y libertades” y satisfacer las demandas políticas del PNV y de los golpistas catalanes. Para lo primero, está el control de los medios de comunicación, empezando por RTVE, y luego la aplicación estalinista de la Ley de Memoria Histórica, con la que pretende expulsar de sus puestos a los funcionarios que no compartan la visión frentepopulista de la Guerra Civil, una visión totalmente falsa y radicalmente sectaria, e incluso penas de cárcel para los que públicamente osen exponer la verdad.

Pero hay un tema mas grave, si cabe, con el que Sánchez puede sentar un precedente nefasto para la unidad de la nación: el nuevo estatuto vasco. Dicho estatuto, que los golpistas catalanes exigirán también, prevé convertir al País Vasco y Navarra en un país con derecho a decidir confederado con España, algo infinitamente peor que la independencia, ya que les permite de un lado conservar íntegro el expolio al resto de España, que supera entre el cupo y el IVA de los productos vendidos fuera de su territorio y nunca devueltos mas de 12.000 millones de euros anuales, mientras se convierte en Estado independiente a todos los efectos y con una ventaja política añadida: pueden condicionar totalmente la política de España mientras que España no puede intervenir para nada en su 'país confederado'.

Otra cuestión es la excarcelación de los golpistas y su amnistía. En octubre de 1934, y como consecuencia del golpe de Estado perpetrado contra el legítimo Gobierno de la República, la cúpula de los sediciosos catalanes fue condenada y encarcelada. En febrero de 1936, todos ellos fueron liberados por el Frente Popular, algo que sin duda Sánchez intentará repetir de nuevo para el pago de los votos otorgados por los golpistas actuales. Lo de que solo tratará de promulgar leyes y tomar decisiones de amplio consenso se refiere al consenso de quienes le han votado, no ciertamente de lo que los españoles votarían hoy. Veremos qué ocurre en los primeros 100 días.

Más de 2.000 barceloneses llenan el gran acto de VOX: ‘La España por venir’
La Gaceta  4 Junio 2018

Santiago Abascal, presidente nacional de la formación, quien ha definido este acto como “el más grande de la historia de VOX”.

VOX ha congregado a mas de dos mil personas un gran acto en Barcelona en el Hotel Barceló Sants con Santiago Abascal, Javier Ortega, Rocio Monasterio, miembros del equipo de VOX Barcelona, liderado por Lola Martín, y coordinadores de municipios de la provincia, así como entidades y personas de la sociedad civil de Cataluña que han venido defendiendo en las multitudinarias manifestaciones de Barcelona de los últimos meses la vuelta a la legalidad en Cataluña y la unidad de España.

En el acto se ha explicado a los barceloneses todas las iniciativas políticas y jurídicas que está realizando VOX para seguir persiguiendo a los organizadores del referéndum ilegal del 1 de octubre y para garantizar que se cumpla el Estado de Derecho en Cataluña. El acto ha sido presentado por Jorge Buxadé (abogado del Estado y Vocal del Comité Ejecutivo de VOX) y Rocío Monasterio (Vicesecretaria Nacional de Acción Social de VOX).

Entre gritos de apoyo a la Guardia Civil, la Policía, y de ‘Puigdemont a prisión’ los allí congregados han escuchado las propuestas de la formación para Barcelona, de cara a las municipales de 2019.

Abascal perfila la acción de VOX
Santiago Abascal ha explicado las principales propuestas del partido que lidera para España, como la devolución de las competencias de Educación, Sanidad y Seguridad al Estado, la defensa de las fronteras frente a la inmigración ilegal y el islamismo radical y la ilegalización de partidos separatistas. Santiago Abascal también analizará la situación política, como la moción de censura de Pedro Sánchez y el posible adelanto electoral.

El líder de VOX ha sido recibido entre gritos de presidente. Unas de las primeras cosas que ha hecho durante su intervención en el acto de Barcelona ha sido agradecer a Rafa Nadal que pida un adelanto electoral: “Agradecemos la valentía que tiene Nadal. No se calla ante las críticas de la izquierda más radical”.

Frente a la sinrazón de Merkel y su apuesta por la inmigración masiva, criticada por países como Hungría, Austria y ahora Italia, el presidente de VOX ha apostado por frenar la avalancha de inmigrantes musulmanes y apostar por reforzar los lazos con los países hispanoamericanos: “Hay que regular la inmigración. No es lo mismo la inmigración procedente de los países hermanos latinos que la inmigración islamista”.

“Nosotros defendemos la prisión permanente revisable, la derogación de la memoria histórica, el Plan Hidrológico nacional y la supresión de las Autonomías en cualquier lugar de España”, ha enfatizado, en un claro mensaje al Partido Popular, que incumplió el 90% de sus promesas electorales una vez alcanzó el poder con mayoría absoluta.

La lucha judicial contra el separatismo
El secretario general de VOX, Javier Ortega-Smith, ha subido al estrado para defender la postura del partido como acusación popular contra el golpismo: “La acusación popular de VOX es la del pueblo español que encabezado por el Rey, levantaremos la bandera de la unidad y lucha de nuestra nación”.

Además, ha criticado el 155 descafeinado que puso en marcha el Ejecutivo y que ha llegado este sábado a su fin, con un presidente de la Generalitat que amenaza con materializar el proceso rupturista: “Se aplicó un 155 descafeinado, que no acabó con la intervención mediática separatista de TV3, el adoctrinamiento en las escuelas y el control de los mossos”.

“Cuando sacamos las esposas a Puigdemont en el Palace no fue un gesto, sino una certeza”, ha indicado Rocío Monasterio, que además ha ejercido de maestra de ceremonias.

“VOX no habla sólo de la crisis nacional sino también de la crisis moral que sufre España”, ha destacado.

La líder de la formación en Madrid también ha desgranado algunos otros temas que centran el proyecto del partido, como la crisis demográfica o el fin de las subvenciones a entidades feministas radicales: “No queremos que los recursos se vayan a las feministas radicales, que quieren enfrentar a las mujeres con los hombres”.
Acto multitudinario

Al acto han asistido entidades y personas de la sociedad civil de Cataluña que han venido defendiendo en las multitudinarias manifestaciones de Barcelona de los últimos meses la vuelta a la legalidad en Cataluña y la unidad de España y cuyos representantes han sido invitados al acto, entre ellas Convivencia Cívica, Españoles y catalanes, Somatemps, Mossos por la Constitución y Hermandad de legionarios.

Esta concentración, titulada “La España por venir”, se produce después de que en los últimos meses VOX haya crecido de forma exponencial en la provincia de Barcelona, coincidiendo con la difusión de su política contraria al diálogo con los partidos separatistas, a la crítica por la aplicación débil e insuficiente del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno de Mariano Rajoy y por la contundente acusación popular mantenida por VOX en el Tribunal Supremo contra los organizadores del golpe de estado llamado “procés”, y sostenida por un equipo de 30 juristas voluntarios coordinados por Pedro Fernández, vicesecretario jurídico de VOX, y Javier Ortega, secretario general.

VOX tiene un papel destacado en este macroproceso gracias a las querellas que interpuso en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona contra Santiago Vidal, Lluís Salvadó y Carles Viver Pi i Sunyer en enero de 2017 y la querella que interpuso en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra la mesa del Parlamento de Cataluña y el Gobierno de la Generalidad en septiembre de 2017. Más recientemente, VOX se ha querellado contra Roger Torrent, presidente del Parlamento autonómico, y tres miembros de la Mesa, por delitos de prevaricación y desobediencia, al admitir los querellados la tramitación por el Pleno de la modificación de la Ley de Presidencia de la Generalidad y Gobierno de Cataluña; así mismo se ha querellado contra Quim Torra, presidente de la Generalidad, por delitos de encubrimiento, conspiración para la rebelión y odio, como consecuencia tanto de las manifestaciones e intenciones reconocidas por el querellado, como por su participación directa el 1 de octubre.

En los próximos meses se configurará un equipo en la ciudad de Barcelona que el partido dará a conocer cuando anuncie quién será su cabeza de lista para las elecciones municipales de mayo de 2019. VOX espera poder presentarse en los principales municipios de la provincia y obtener representación en la mayoría de ellos, incluida Barcelona.

¡Elecciones!
Arturo García gaceta.es 4 Junio 2018

Miles de españoles se manifiestan en toda España para exigir la convocatoria inmediata de elecciones.

Una marea de rojigualdas poblaban este domingo la madrileña plaza de Colón. La selección española disputaba un partido preparatorio para el Mundial de Rusia que comenzará en unas semanas, pero esta vez el motivo era muy diferente. Miles de ciudadanos salieron a las calles para plantarse ante nuestra clase política y exigir la convocatoria inmediata de elecciones.

Desde el pasado 1 de octubre, cuando los independentistas trataron de fracturar la unidad de España en un golpe de Estado propiciado por la inacción de Mariano Rajoy, los ciudadanos han perdido el miedo a lucir sus símbolos y en no pocos balcones continúa colgada la bandera nacional, la de todos nosotros.

Hoy los separatistas, nacionalistas y filoetarras son más fuertes que nunca. Sánchez se ha valido de todos ellos para alcanzar el poder y los españoles serán los encargados de pagar la costosa factura. No obstante, como La Gaceta ha señalado en numerosas ocasiones, la distancia ideológica entre el PP y el PSOE cada vez es más reducida.

Mariano Rajoy se negó a derogar las principales leyes ideológicas del partido socialista cuando gozaba de mayoría absoluta. El expresidente del Gobierno no ha tenido reparos en negociar con los independentistas y sólo tras el intento de golpe de Estado se decidió a aplicar un tibio artículo 155. En Bruselas, España se ha limitado a ser un mero observador y asumir las políticas comunitarias decretadas por la canciller alemana, Angela Merkel.

El PP comienza una nueva etapa en la oposición y el cambio de discurso ya es más que evidente. Tras la aprobación de los Presupuestos, los populares celebraron la responsabilidad del PNV, una formación que horas antes había aprobado reconocer la nacionalidad vasca en el País Vasco, al que habían sobornado con más de 500 millones de euros. Apenas diez días despues, Andrea Levy ha anunciado que presentarán enmiendas a sus cuentas para evitar el beneficio de la formación del lehendakari Íñigo Urkullu.

Melchor de Jovellanos definió como nadie en 1808 ese orgullo español ante las afrentas e injusticias: “Quien deja de ser amigo de mi Patria deja de serlo mío. España no lidia por los Borbones, ni por Fernando. Lidia por sus propios derechos. Derechos originales, sagrados, imprescriptibles, superiores e independientes de toda familia o dinastía. España lidia por su religión, por su Constitución, por sus leyes, sus costumbres, sus usos… En una palabra: España lidia por su Libertad”.

Los motivos por los que Rajoy merecía salir del Gobierno son incontables: corrupción, cesiones a los nacionalistas, políticas económicas contrarias a la familia, abandono de los valores tradicionales del partido e incumplimiento de su programa electoral al completo. Sin embargo, los españoles no se merecen a Sánchez.

Como bien explica Fernando Paz, con Sánchez en Moncloa, España está en manos de sus enemigos; y de los peores de sus enemigos: los internos, los que la odian con esa intensidad sólo explicable como pasión fraternal. En palabras de Amadeo de Saboya a su regreso a Italia: “Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados, tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la Nación son españoles”.

Este domingo se cumplía un año del asesinato de Ignacio Echeverría a manos de terroristas islámicos en Londres. Sirvan estas líneas de recuerdo a uno de nuestros héroes, un hombre que decidió poner la otra mejilla frente al fundamentalismo y salvó la vida de decenas personas. Lo mejor de todos nosotros.

Golpismo parlamentario

Juan Van Halen ABC  4 Junio 2018

Estrenamos séptimo presidente del Gobierno en democracia. Los suspicaces le acusan de ser veleta en sus convicciones, no de fiar, sin experiencia suficiente, y por ello poco adecuado para llevar el timón de España en momentos difíciles y en el contexto tan complejo y lleno de interrogantes de la Unión Europea. Sin embargo destaca en muchas cosas si se le compara con sus antecesores. Es el primero que llega por una moción de censura, el primero que nunca ha ganado elecciones al frente de una candidatura, el primero que al ser elegido no es diputado, el primero que en su toma de posesión prescinde de la Biblia y el crucifijo, y el dirigente que en dos convocatorias electorales sucesivas ha recogido los peores resultados de la historia de su partido.

La biografía parlamentaria del nuevo inquilino de Moncloa no es brillante; accedió al Congreso en dos ocasiones por renuncia de sus predecesores en la lista, y previamente también por carambola consiguió su acta de concejal en el Ayuntamiento de Madrid. Como creo poco en la suerte, le reconozco decisión, paciencia y tesón. Cuando cae se levanta y ha tenido que hacer no pocas piruetas. Habría que hablar más que de su ambición de su obsesión por llegar.

La moción de censura es un procedimiento constitucional impecable pero la fórmula supone nada menos que la aspiración a un cambio en la cabecera del Gobierno y es asunto demasiado serio para convertirlo en frivolidad instrumental. No debe conllevar que se retuerzan sus motivos envolviéndolos en falsedades. No es un «quítate tú para ponerme yo». Detrás de una moción de censura está la realidad de la Nación, sus ciudadanos, la posibilidad de seguir adelante o de retroceder. Un diputado de biografía inane, ocupante de fincas y salteador de supermercados, abrazó al candidato recién elegido vistiendo una camiseta que proclamaba: «Voto sí solo para echar a Rajoy». Menudo sesudo mensaje de bienvenida al futuro.

Si la moción de censura no se apuntala en el rigor sino en la mentira, si falsea sus motivos, si es un batiburrillo pactado sin la altura de miras que requiere el caso, se convierte, de hecho, en un golpe de mano parlamentario, de modo que la representación nacional es utilizada torticeramente. En nuestra historia hay antecedentes. Por no remontarnos más lejos, en un periodo ahora admirado por algunos, un golpe parlamentario arrojó de la presidencia de la República a Niceto Alcalá-Zamora, incómodo para la deriva de la izquierda hacia el radicalismo, y situó en ella a Manuel Azaña, bizcochable como se comprobaría. Y una Comisión de listas presidida por Prieto en las Cortes otorgó en 1936 una cómoda mayoría a la izquierda trasteando los resultados de las elecciones previas.

Desmintiéndose a sí mismo, el nuevo presidente del Gobierno se acogió a los apoyos del multiforme populismo -que enmascara al leninismo antisistema-, independentistas y republicanos catalanes, el grupúsculo vasco heredero de terroristas, y otros especímenes políticos de variada procedencia, con los votos decisivos del nacionalismo vasco en cuya coherencia había confiado ingenuamente el Gobierno censurado. Tan abiertos tenía sus brazos acogedores el candidato a presidente que en sus intervenciones ante sus señorías no pudo concretar propuestas para no ahuyentar apoyos.

Se repitió que el motivo de la moción era ético: instalar la honradez en la política española. Para ello se esgrimió la sentencia, no definitiva y con un voto particular, que había servido oportunamente en bandeja un juez conocido por sus ideas radicales de izquierda, de las que existen evidencias, que sin tener que ver con la causa de que se trataba, recogió caprichosamente en la sentencia su atrevido criterio sobre la falta de credibilidad del anterior jefe del Ejecutivo cuando fue citado como testigo, y además la sentencia entró en los meandros de una supuesta caja-B, asunto que tampoco figuraba como cuestión en los hechos que se enjuiciaban.

Falso era también que se hubiese condenado penalmente por corrupción al partido que gobernaba antes de la moción. Los únicos partidos condenados por corrupción desde la recuperación democrática fueron PSOE y CiU. Tan oportuna y útil sentencia se refería a unas elecciones de hace más de diez años en dos municipios de la Comunidad de Madrid, pero ello no impidió que los proponentes y adheridos a la moción reiterasen una causa general contra el conjunto del partido gobernante. Una falsedad indecorosa que desvirtúa la justificación de la moción y la convierte en un golpe de mano.

No resulta tranquilizador sino inquietante que el partido de los ERE, el del 3% de comisiones, los sucesores de etarras, los populistas antisistema, y los independentistas catalanes -estos últimos ya dieron golpes de Estado en 1931, 1934 y lo repitieron en 2017- se hayan unido «para acabar con la corrupción y llevarnos a una España más decente». Sus antecedentes aportan nulo crédito a tan encomiable propósito. Todo lo fían a los compromisos del nuevo presidente, cuya coherencia política le convierte en fervoroso seguidor del Groucho Marx de «estos son mis principios, si no le gustan tengo otros». Circulan vídeos reveladores de estos bandazos.

Hay un partido perdedor en este invento y no es el censurado: Ciudadanos. Dio el pistoletazo de salida para la moción socialista al sobredimensionar, mintiendo, la cacareada sentencia, al anunciar su ruptura con el anterior Gobierno, y al proclamar que la legislatura había concluido. Y resulta que la carrera la han ganado otros. Sobreactuando y encandilado más por lo demoscópico que por lo real, exigió elecciones inmediatas. Pero la convocatoria está ya en manos del presidente al que no le convienen elecciones. Con el partido más votado en la oposición, Ciudadanos, acuciado de urgencias, perderá fuelle. A muchos votantes se les han abierto los ojos. También circulan vídeos que retratan los dobles y triples juegos del líder de esta formación que, petulante, se cree capaz de curar mágicamente todas las dolencias políticas que nos acechan.

La moción que hemos vivido mantenía sus motivos reales ocultos y eran falsos los proclamados. El resultado: un golpe de mano parlamentario. Me temo que la positiva herencia de Rajoy se malbarate y se dañe gravemente por la acción de los manirrotos y los desnortados que, entre otras ignorancias, no saben de compromisos europeos. Ya se anuncian exigencias inviables de algunos de los colaboradores necesarios para el éxito de la moción de censura. Lo que quede de legislatura será un guirigay. Con 84 diputados no se puede gobernar, sobre todo para quien no ha gobernado ni una comunidad de vecinos. Luego, otra vez a empezar.

Juan Van-Halen es escritor y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia

La urgente unidad de las derechas

Antonio Ríos Rojas  latribunadelpaisvasco.com 4 Junio 2018

A veces le gusta a uno pensar que tenía razón Ortega y Gasset cuando dijo que “ser de derechas o de izquierdas son dos de las muchas formas que tiene el ser humano de ser imbécil”. Pero a veces uno se ve también forzado a pensar que no ser de derechas ni de izquierdas es una de las muchas formas que tienen los seres humanos de ser budistas. Y es sobre todo en España cuando uno se ve impelido a este último pensamiento. Es cierto que el mundo se ha uniformado, que el liberalismo ha anestesiado las conciencias, que las diferencias entre el centro derecha liberal y la social-democracia se han reducido. Pero esta reducción es a todas luces menos real en España, y no precisamente para bien.

No se puede sentenciar lo que leí hace unos días a un admirado escritor de derechas: “Entre Rajoy y Sánchez la única diferencia consiste en la barba”. Esto no es verdad, y creo no hablar sólo por mí mismo cuando apelo a examinar lo que todos nosotros hemos sentido estos últimos días cuando Pedro Sánchez se ha hecho con el poder en España. ¿Verdad que si ustedes son sinceros sienten que no es lo mismo?

Esa reducción mencionada no es plenamente verdadera porque en nuestro país, especialmente desde la llegada de Zapatero al Gobierno, la izquierda ha sumado a las tendencias neoliberales un añadido fundamental, aquello de lo que se nutrió en la primera mitad del siglo XX y aún del XIX: el odio atroz, el tiempo de la ira, la restauración apocalíptica contra todos los que no sean como ella. La izquierda ha desenvainado de nuevo la espada de la ira y del odio, no al exigir una supuesta justicia social –lo cual sería justo, legítimo, necesario y en absoluto exclusividad de la izquierda- sino al querer, ochenta años después, arrancar de nuevo las raíces de este país, las pocas raíces que todavía le quedan al país, las raíces de su historia y de sus tradiciones, pues sólo así puede la izquierda creerse a sí misma que sigue viva.

La izquierda en España no se ha contentado con alimentarse de multiculturalismo, feminismo, inmigración islamista a destajo, ideología de género. No, para ella resultaba vital alimentar el odio, reestablecer el tiempo de la ira, esta vez con piel de cordero. Ha considerado toda la historia de España, especialmente desde 1936 hasta 2004, como la historia de un error que ha de ser reparado. Ha pretendido devolver a España a aquella situación en la que el Frente Popular se hizo con el poder para evitar el nuevo triunfo de las derechas en la II República, un triunfo para el que no bastó sólo la rastrera unión de socialistas, comunistas, anarquistas e independentistas, sino un pucherazo electoral, hoy demostrado exhaustivamente con la obra magna “1936. Fraude y violencia electoral del Frente Popular”, de Manuel Álvarez y Roberto Villa (Espasa, 2017).

Esta ha sido la actitud de la izquierda española desde la irrupción apocalíptica del iluminado Rodríguez Zapatero. Por ello, en España tiene que haber contrarréplica, tienen que levantar la cabeza unas derechas dispersas, acomplejadas, relegadas y sólo permitidas como vivencia interior. Las derechas claman por romper las estrechas barreras subjetivas a las que las han reducido. Claman por defenderse.

En España debe seguir hablándose de derechas y de izquierdas mientras esta última siga erigiéndose engreídamente en adalid de la moral, del bien, de la justicia, y esputando en la cara a todos los que no son de su bando, los insultos de “fachas”, “fascistas”, “nazis” o incluso esputando –o insinuando cobardemente- que somos potenciales asesinos en masa (cualquiera que se haya asomado a las redes verá que esto está al orden del día y no sólo son gamberros de profesión quienes lo hacen, sino profesores, abogados, médicos…).

Es más necesario que en ningún otro país el que en el nuestro las derechas se unan y levanten la cabeza contra la izquierda, y soy consciente de los usos que hago del singular y del plural. Gustavo Bueno vino a sostener en “El mito de la izquierda” que la derecha era más unitaria, consistente y realista que las izquierdas, por eso tendía a hablar de “la derecha” contra “las izquierdas”. Hoy han cambiado las tornas. Es la derecha la que se va dispersando en España en múltiples ramas, mientras las izquierdas van tomando una unidad metafísica fundamentada en una libertad que hoy viene a “consustanciarse” sobre todo en la ideología de género y en el odio a la tradición y a la propia nación española.

Hace unas semanas leía un amable e interesante artículo de Pedro Insua en el que éste refutaba las tesis de Jiménez Losantos y Pío Moa. Según estos últimos la izquierda española fue siempre y sigue siendo hoy antiespañola y aliada de los nacionalismos separatistas. Insua ofrecía gran multitud de textos en los que pretendía demostrar que la izquierda española fue siempre defensora de la unidad de España (ojalá lean estos textos los socialistas sanchezanos de hoy). Pero lamento dar la razón a Jiménez Losantos y a Pío Moa contra Insua. Estos textos de Insua son sólo benditas y sanas excepciones. Creer que la izquierda española ha sido una férrea defensora de la unidad de España es estar en la inopia por muy filósofo materialista que –como Insua- uno diga ser. Y es que la izquierda española se ha alimentado del odio a lo más propio de España, su catolicismo y su imperialismo fruto de su lucha contra el islam.

Combatir a un “orden establecido” fue para la izquierda española combatir al catolicismo, a la idea de imperio y a la posterior de nación española, y fue al combatir esta unidad como acrecentaron una corrosiva sensibilidad hacia aquellos separatistas que habían tenido que sufrir “el peso cruento de la unidad inquisitorial española”. Para esa izquierda carnívoramente anticatólica el catolicismo queda reducido a superstición o reelaborado como mero anunciador del comunismo bajo la idea de un mítico cristianismo primitivo. Las gestas del imperio español quedan reducidas ante la máquina reparadora de la izquierda española en mera “manifestación de la barbarie hispánica”. Decía san Pablo que en Cristo vivimos, nos movemos y somos, y la izquierda española vive se mueve y existe en el odio más atroz a todo lo que ha significado España en la historia. Losantos y Moa tienen razón. Ya pueda la izquierda española decir de boquilla que ama a España o como suelen decir, “a los pueblos de España” (como si la derecha no creyera de suyo en la evidencia de los pueblos, en la riqueza y variedad de las regiones españolas) que ese “amor” es sólo la contrapartida del odio al pasado y a la historia de España.

Las izquierdas van despojándose del plural, unidas y reunidas más o menos explícitamente en el odio a la tradición y al pasado de España como la historia de un error. Ese es su eje de unión, desde el cual llevan ventaja a unas derechas que, por si fuera poco, se han recluido en laboratorios filosóficos o literarios desde los que están empezando a reprimir y a condenar algo tan humano como la pasión o el sentimiento.

Creyendo que el sentimiento y la pasión son cosas pestilentes y roussounianas, las derechas han permitido tomar ventaja a la izquierda. Lleva ventaja la izquierda porque las derechas, convertidas en derechas de salón, en derechas librescas ansiosas de un reconocimiento intelectual que les ha faltado durante 50 años, están más ocupadas en engalanarse para conferencias que en echarse a la calle pancarta en mano. Más preocupadas de que sus expresiones o artículos se parezcan a perfectos capítulos de un libro que a un discurso vivo donde la razón y la pasión se compenetren como la fe y la razón se compenetraban en el catolicismo y en el imperio español. Cometemos quienes somos de derechas la enorme paradoja de alabar a una España continuadora del derecho romano en los autores de la Escuela de Salamanca, olvidando que sin la movilización, la conquista y la colonización, sin la pasión y la fe, ese derecho de gentes no tendría posibilidad alguna de existir. Hasta empezamos a avergonzamos de presentar a nuestro don Quijote como un idealista y lo reconvertimos en un racionalista aristotélico. Esto no puede ser. Estos son complejos y nada más que complejos y quienes cargamos con ellos pretendemos ocultarlos vistiéndonos con libreas ilustradas de intelectualismo, u ocultando bajo apretadas gorgueras nuestras venas apasionadamente indignadas cuando la amenaza de la descomposición de la nación nos toca en el corazón. Por todo esto la izquierda nos lleva ventaja. Ella ha podido reavivar una estrategia “guerra civilista” porque ha aprendido lo que las derechas aprendieron antes y durante la guerra civil: La unión hace la fuerza.

Los que fijándose en Ortega y Gasset –entre ellos el mismo José Antonio Primo de Rivera- pretendieron negar la dualidad entre derechas e izquierdas no hacen sino reavivar los complejos de la derecha, pues son precisamente los de izquierdas quienes presumen de ser de izquierdas mientras los de derechas se esconden en ese budismo aséptico que les lleva a avergonzarse ya no sólo de expresar su simpatía o militancia hacia las derechas sino incluso a sentir un pequeño complejo de culpa por ello. Con el fin de recabar votos tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera intentaron en su momento seguir la estrategia orteguiana cuando insistieron que sus partidos políticos no eran ni de derechas ni de izquierdas. Finalmente el primero acabó manifestando orgulloso ser de izquierdas, pasando por ello al lado del bien, de la justicia, la igualdad, la dignidad, mientras que Rivera, acomplejado, acabó declarándose de “centro”.

La diferencia entre derecha e izquierda ha de ser mantenida mientras exista en España una izquierda que nos llame fachas, nazis, o asesinos a los que somos de derechas. Negar esta dualidad es servirles a ellos la victoria en bandeja, y es claudicar ante nosotros mismos, víctimas de nuestros propios complejos.

Pero quiero llegar al asunto más importante de estas líneas. Luchar desde la derecha requiere que las derechas se unan. Las derechas más sociales y nacionales han de unirse con esas derechas más regionales e incluso con ese centro derecha liberal, centro derecha liberal a quien una derecha libresca dice que “con ellos ni agua”, creyendo que ese centroderecha liberal es la misma cosa que representa Pedro Sánchez. (Repito; examinemos lo que hemos sentido cuando Pedro Sánchez ha alcanzado el poder con el sí de Bildu y Esquerra). Y esa centroderecha debe a su vez sacudir sus complejos y unirse también a la derecha más social y nacional, así como a la más regional que no haya caído aún en el demonio del separatismo.

La derecha en España no es fuerte porque una parte de ella se ha convertido en una derecha de sofá que sigue los pasos del mundo moderno y del mercado, mientras que las otras derechas se han convertido en derechas de salón, librescas, blogueras e intelectualoides. Estas últimas acaban siendo unas derechas de diseño, que desarrollan una enorme capacidad para detectar conspiraciones mundiales, pero que se han vuelto miopes para ver y reaccionar ante conspiraciones más inmediatas e inminentes, cegándose para ver el peligro en nuestro propio suelo, en el propio vecino. De tanto filosofar han acabado como Hamlet, a quien Ramiro de Maeztu le pedía a gritos que despertara y actuara.

Las derechas están profundamente desunidas en España, y en parte lo están porque unas derechas de biblioteca se empeñan en decir que PP, Ciudadanos, Psoe y hasta Vox, son lo mismo. Nos preocupamos más de ser antisionistas o prosionistas, imperialistas o estatalistas, fueristas o centralistas, ateos o creyentes, clericales o anticlericales. Y no pretendo decir en ningún momento que estas cuestiones sean secundarias. No. Se trata de que esas cuestiones no son las que te están quemando la casa.

Operatoriamente no son lo primero, aunque esencialmente estén en la base. Cuando la casa se quema no puede uno meditar sobre la teoría de los cuatro elementos y de la relación del fuego con el aire. Hay que apagar el fuego. Esas derechas de salón, tan de librea como librescas, viven en un sin vivir analizando si conviene ponerles queso a las berenjenas, o si éstas deben ser de la propia región o importadas, mientras que el horno se nos quema y la casa amenaza con convertirse en cenizas. Uno puede armarse de valor y salvar su casa y a los suyos, incluso entiendo que algunos quieran salir corriendo para salvar la vida propia (huir del fuego lo hacen los animales y nosotros no dejamos de serlo). En todo caso, lo que no puede hacerse es discutir sobre el queso o sobre la esencia de la procedencia de las hortalizas cuando el horno amenaza con estallar y reducir a cenizas la unidad del país.

La situación de España no exige ni la “altura de miras” que reclaman quienes creen que pactando y cediendo se soluciona un país que ya no puede ceder más de lo que ha cedido históricamente sin riesgo de morir de raquitismo, ni la situación de España exige tampoco las gafas de lejos que nos estamos diseñando y tanto nos gusta usar a quienes nos consideramos de derechas. Necesitamos urgentemente unas gafas de cerca. Ni altura de miras místico-levitativas, ni miradas cósmico-universales, ni gafas de media visión, sino gafas de cerca para ver precisamente el peligro que cierne a nuestra Patria. Somos miopes para lo básico y lo básico que se nos quema es la unidad de nuestra nación a costa de ceder hoy más que ayer pero menos que mañana, así hasta quedarnos raquíticos. Esto que digo no responde a ningún centralismo represor, es mero sentido común.

Si las derechas quieren apagar el incendio se necesita unidad y respeto entre las propias derechas. En 1936, las derechas no vacilaron a la hora de ver el verdadero peligro. Carlistas, falangistas, monárquicos, tan distintos como eran, supieron qué era lo básico a defender. Ellos vieron mejor y con mucho más realismo de lo que lo vemos nosotros, cegados por las redes, el hecho clave, que un fundamentalista democrático-socialista no puede ver, el hecho evidente y progresivo de que se nos quema la casa. Quizás a ellos ya les llegaba el olor a quemado de sus iglesias y conventos. Pero, ¿es qué estamos esperando hoy a oler la madera de los altares o de las tallas? ¿Creemos que la quema va a ser igual que entonces? La quema causada por la izquierda se está produciendo de otro modo. Se quema nuestra propia historia, se echa leña al fuego de la leyenda negra, se nos tilda de fachas y de asesinos.

Es una situación insoportable. No se queman iglesias, de momento, sino que, muy al contrario, se utiliza el agua. Desde 1978 se han venido echando cubos de agua a la leve llama que aún hacía que nuestro corazón se elevara ante la sacralidad de una iglesia, reservando al fuego el privilegio de alimentar el odio a nuestro propio pasado y a nuestra propia historia. De forma laica o a lo sumo luterana se viene reduciendo lo sagrado a algo meramente interior, privado. Ese es el laicismo progresista de Zapatero, de Sánchez. El sagrario ha sido sustituido por el televisor, donde La Sexta es la Capilla Sixtina y el fútbol el eterno y diario Domingo de Resurrección. Todos estamos presos de unas redes mucho más poderosas y anquilosantes que aquellas de las que hablaba el cristianismo al querer hacer pescadores de hombres. Las redes que ponen cerco no sólo a la razón, sino también –y esto se olvida- a una fructífera pasión. Un levantamiento violento se hace hoy tan imposible como detestable e indeseable, pero tenemos nuestros brazos para alzarlos en manifestaciones y decir ¡basta!, tenemos nuestras manos para depositar en las urnas nuestro ¡basta! Y tenemos nuestra pasión y nuestra razón para convencer a los contrarios, -incluso a los sediciosos- de la necesaria unidad de nuestra patria. Las derechas han filosofado tan bien como los izquierdistas frankfurtianos lo hicieron en su momento, pero aquellos, no vacilaron en actuar, movieron masas, salieron a la calle, mientras que nosotros, de momento nos quedamos meditando en las redes, engañándonos al decir que en ellas está “la auténtica realidad”. Sí, la izquierda, en su multiculturalismo y en su mundo utópico, hace gala de un mayor realismo que las derechas. Estemos alerta, porque yo huelo a quemado en la propia casa, y seguro que usted también.

Sánchez no puede mirar para otro lado en Cataluña

Editorial EL RUGIDO DEL LEÓN ESP 4 Junio 2018

El primer gesto del supremacista Torra tras levantarse el 155 ha sido colocar una pancarta en catalán y en inglés en la fachada del Palau de la Generalitat denunciando la existencia de "exiliados" y "presos políticos" en España. Más allá de una patraña y una inmoralidad se trata de un acto ilegal.

La ley establece que la Administración ha de ser imparcial, neutral. Sin embargo, las autoridades separatistas catalanas hace tiempo que utilizan el aparato del Estado en favor de sus partidarios y en contra de los constitucionalistas. Las cosas no han cambiado en los 218 días en los que la Generalitat ha estado intervenida por el Gobierno.

Estética repulsiva
En la neogótica toma de posesión de los consellers, Torra dejó clara su apuesta. La estética es importante y, en el caso catalán, recuerda demasiado a la de la Alemania de los oscuros años 30. El resultado, en las calles, también es similar: símbolos sectarios ocupando el espacio público, escaparates rotos, comercios señalados, insultos y amenazas a personas por pensar de otra forma...

El vídeo que hoy publicamos en EL ESPAÑOL de la celebración de la Patum de Berga (Barcelona), una fiesta declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco, no necesita de muchas explicaciones. Sencillamente da miedo. Y escenas similares empiezan a ser habituales en muchos rincones de Cataluña.

La pancarta
Ante esta situación, el Estado no puede permanecer de brazos cruzados. Torra ya ha apelado a Pedro Sánchez para iniciar conversaciones, pero el presidente del Gobierno no debería hacerlo mientras no retire la ignominiosa pancarta del balcón de la Generalitat, un insulto para los demócratas.

Rajoy lo fió todo a los jueces mientras dejaba pudrirse la situación en Cataluña. Los resultados saltan a la vista. Sánchez no puede mirar para otro lado ni tampoco confundir la acción política con poner en almoneda la Constitución. La que prometió "hacer guardar" el sábado.

Dos días que conmovieron a España
Ricardo Ruiz de la Serna gaceta.es  4 Junio 2018

Las leyes de mayor contenido ideológico que se aprobaron durante las presidencias de José Luis Rodríguez Zapatero siguieron vigentes e intactas en su mayoría.

Antes de atribuir culpas, conviene comprender qué ha sucedido en la política española esta semana. Mariano Rajoy parecía tenerlo todo bajo control hace apenas una semana y hoy su equipo ha vaciado ya los despachos para que el nuevo Gobierno pueda tomar posesión lo antes posible. Por la Carrera de San Jerónimo ha pasado un huracán y ha barrido a Mariano Rajoy en los dos días de la moción de censura.

Quizás uno debe preguntarse cuándo comenzó todo, es decir, dónde arranca esa ruta que condujo al declive de un presidente que, en su primera legislatura, tuvo mayoría absoluta. Sería injusto no admitir el esfuerzo que aquel ejecutivo hizo, aún a costa de incumplir promesas electorales y compromisos programáticos, por evitar que la economía española se deteriorase aún más y se terminara en una situación como la griega. Sería exagerado afirmar que él “salvó la economía” sin hacer referencia al esfuerzo que todos los españoles tuvieron que hacer soportando la dureza de los ajustes. La recuperación, por otra parte, dista de ser completa. El mercado de trabajo está precarizado. Los salarios son bajos y, a menudo, insuficientes para satisfacer las necesidades básicas de una familia. La temporalidad sigue lastrando el empleo. El número de pensionistas crece y el de cotizantes baja. También ahí se sienten las consecuencias del invierno demográfico que atraviesa España.

Tal vez el comienzo del fin deba buscarse, más bien, en el plano político. Junto a las promesas incumplidas, hay que recordar las tareas pendientes de aquella primera legislatura de mayoría rotunda. Las leyes de mayor contenido ideológico que se aprobaron durante las presidencias de José Luis Rodríguez Zapatero siguieron vigentes e intactas en su mayoría. Las tímidas reformas que se realizaron en materia de aborto, por ejemplo, fueron pruebas elocuentes del temor al cambio. Lejos de liderar, Rajoy prefería la reacción a la acción y esperaba que las ocasiones se presentasen en lugar de ir a buscarlas. En un modo de gobernar que recordaba al final del Imperio Austrohúngaro, prefería los pactos generadores de tiempo que las ofensivas políticas creadoras de cambios. La confianza en que el tiempo todo lo cura sustituyó a la voluntad de transformar España que aquellos votos demandaban. “Siempre que llovió, escampó” hasta que la lluvia se convirtió en un Diluvio que lo anegó todo.

El primer toque de atención fueron las elecciones europeas de 2014, en que el PP bajó de 24 a 16 escaños. Era una advertencia evidente, pero casi nada cambió. Las elecciones municipales y autonómicas de 2015 revelaron que el descontento era persistente y no se resolvía sólo con medidas de “gestión”. La sombra de la corrupción crecía. Ciudadanos iba ensanchando su espacio político. El PP necesitaba el apoyo de otros partidos para seguir gobernando en feudos históricos de mayorías absolutas. Cuando llegó diciembre de 2015, la caída fue estrepitosa: se había perdido la mayoría absoluta. De 186 diputados, el PP pasó a tener 123 y, tras el periodo de la presidencia en funciones y la repetición de elecciones, apenas mejoró hasta los 137.

Así, los ejecutivos posteriores a 2015 vivieron hipotecados y dependientes de pactos y concesiones que daban una posición de fuerza a sus oponentes. Lo que antes habían soslayado por temor, ahora se les volvía imposible por debilidad. La ocasión perdida de la primera legislatura había pasado y la había sustituido un laberinto de acuerdos que nunca satisfacían por completo a nadie. La economía no lograba compensar las inacciones, las vacilaciones, los retrocesos.

Entonces llegó la intentona golpista en Cataluña y se reveló la debilidad de aquel Gobierno. La ayuda mutua entre los nacionalistas vascos y catalanes y la desorientación política a la hora de hacer frente al separatismo terminaron rematando una legislatura que había nacido casi fallida. El mejor escenario era ganar tiempo hasta 2020 con el apoyo del PNV.

Y ese apoyo falló.
Necesitaremos tiempo para poder emitir un juicio sobre estos años. Hay muchas páginas que debemos recordar -me vienen a la memoria el caso Bolinaga, los homenajes a etarras y la fuga de Puigdemont- para comprender cuándo se produjo esa crisis en la derecha española que ahora se revela en toda su crudeza. Hay memorias que no sé si se escribirán pero que, desde luego, me gustaría mucho leer. Hay documentos que todo historiador tendrá que consultar y leer cuando trate de hacer balance de este tiempo -ahí está la sentencia del caso Gürtel, que precipitó los acontecimientos aun sin ser firme- y hay archivos que algún día se abrirán a la consulta para que sepamos, por ejemplo, la verdad sobre el llamado “final de ETA”. Entonces podremos valorar en toda su extensión la trascendencia de estos dos días que conmovieron a España.

El 'procés' toma Baleares: familias peleadas y consignas de 'Madrid ens roba'
El debate sobre el "derecho a decidir" y la lucha de lazos amarillos y banderas españolas se extiende en las calles de Mallorca, mientras medio Gobierno apoya a la Generalitat catalana
David Brunat elconfidencial 4 Junio 2018

Una calle peatonal en el centro de la ciudad. Es sábado por la mañana. A un lado, hay una carpa blanca con dos grandes carteles en los que se lee 'Madrid nos roba' y 'Otro país es posible'. Bajo la carpa hay una estelada y una sábana de 'Libertad presos políticos'. Voluntarios con camisetas amarillas hablan con los transeúntes y les explican que España es un país opresor que les está expoliando. Unos 20 metros más allá hay otra carpa, esta de color verde. En su interior, hay una gran bandera española con una corona monárquica. También hay voluntarios hablando con la gente. Aquí les dicen que viven bajo una dictadura catalanista que odia a los españoles. A un lado se reciben donativos por la independencia y se venden pines con un lazo amarillo. Al otro, se recogen firmas para derogar el catalán como lengua vehicular en las escuelas. Son 20 metros que reflejan el proceso de ruptura de una sociedad. En este caso, no la catalana sino la balear, porque todo esto ocurre en el centro de Palma.

Lejos del ruido de Cataluña, la batalla entre independentistas y constitucionalistas avanza en Mallorca. Está comenzando a tomar los espacios públicos, las conversaciones privadas y también el Parlamento. Se replican el discurso de Cataluña ("Madrid nos roba" contra "el supremacismo catalanista") y también las entidades nacidas al calor del ‘procés’. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) es aquí la Asamblea Soberanista de Mallorca (ASM); Sociedad Civil Catalana es Sociedad Civil Balear, sucursal establecida hace solo unos días. Òmnium Cultural es la Obra Cultural Balear (OCB), entidad que se remonta a 1962 pero ha tomado en los últimos años el mismo discurso rupturista que su hermana catalana. Se crean partidos políticos con el argumento único de la lengua, como Actúa Baleares, y aparecen plataformas ciudadanas para frenar el nacionalismo pancatalanista que promueve parte del Gobierno balear. En definitiva, germina la semilla de la batalla por la identidad ocho años después de que empezase a florecer en Cataluña.

En el horizonte de todos, una fecha: año 2030. Es el objetivo del soberanismo balear para organizar un referéndum por la independencia. Por delante, pues, 12 años de campaña para que el actual 13% de apoyo social al soberanismo ascienda al 47% que ha sostenido el proceso catalán. O para que se desplome a las tasas marginales que ha tenido en los últimos 40 años.

"Nos da miedo lo que ha pasado en Cataluña y vemos que algunos partidos políticos y entidades quieren replicarlo aquí. Con lo que pasó en octubre en Cataluña se ha ido el celofán que cubría el discurso de que solo se trata de cultura y lengua, que es lo que llevan diciendo los nacionalistas en Baleares desde hace 30 años. Ahora ya sabemos que en cuanto puedan se van a saltar la Constitución, lo demuestran dando apoyo a todo lo de Cataluña. Ceden locales públicos para promocionar el secesionismo o a gente que odia a España, como Valtònyc, y vemos que esto solo puede ir a más", resume Antonio Daudero, miembro de la asociación Convivencia Balear.

Esta entidad cívica ha aprovechado el impulso de la plataforma Mos Movem, que tomó con gran éxito las calles de Mallorca y Menorca en febrero en contra del decreto sanitario que quería obligar a los médicos de Baleares a tener un título de catalán. Finalmente, tras la presión del sector sanitario y de parte de la ciudadanía, el Govern balear concederá a los profesionales una moratoria de dos años para acreditar un nivel básico si quieren prosperar como funcionarios. Este paso atrás, claro está, ha sido muy criticado por los círculos catalanistas.

Colonización lingüística
"Jamás en Mallorca ni en las islas había habido un problema así, pero este Gobierno del pacto (PSOE-PSIB, los ecosoberanistas de Més y Podemos) ya ha demostrado de qué lado está. Hay familias peleadas y gente discutiendo en los bares, te insultan y amenazan si te pronuncias en redes sociales. Aquí hay mucha gente que se siente colonizada por Cataluña y que no puede más, ha sido un proceso a cámara lenta y ahora ya es muy difícil hacerle frente", indica Manuela Cañadas, también de Convivencia Balear, quien reconoce que su relación con su familia política se ha resentido por su defensa abierta del castellano en las escuelas y en las instituciones públicas.

Margalida Miquel, presidenta de la Asamblea Soberanista de Mallorca (ASM), se indigna ante esta llamada de alarma: "Aquí solo ven un conflicto quienes quieren imponer otra cosa. El estatuto de autonomía dice que el catalán es la lengua propia de las Islas Baleares y se aprobó por unanimidad una ley de normalización lingüística. Nunca nadie, ni el PP, puso en duda algo tan básico. ¿Cómo va a ser una imposición defender lo que te es propio?", se pregunta. "Los mallorquines, por carácter e historia, somos muy poco conflictivos. Quienes buscan conflicto son otros. Quien diga que aquí la gente está peleada desconoce el carácter mallorquín".

Unos y otros miran hacia el Govern balear tratando de descifrar en qué aguas navega, si en las de la solidaridad con el independentismo catalán o en las de la Constitución. Días atrás, el presidente del Consell Insular de Mallorca, Miquel Ensenyat, asistió al 'sopar groc' (cena amarilla) en favor de los políticos catalanes presos, al que también acudieron familiares de estos venidos de Barcelona, y levantó ampollas en parte de la sociedad balear. En la cena se recaudaron unos 13.000 euros para la caja de solidaridad de Òmnium y la ANC.

La vicepresidencia del Govern y cuatro consejerías están en manos de Més, una coalición que respalda públicamente a Carles Puigdemont, Quim Torra y al independentismo catalán, y que reclama el "derecho a decidir" de Baleares. A la presidenta autonómica, Francina Armengol (PSOE-PSIB), también se le ha recriminado repetidamente su buena sintonía con la actual Generalitat catalana.

Expolio fiscal
Para Josep de Luis, presidente de la OCB y organizador de la cena amarilla, es poco menos que un deber democrático apoyar a los políticos encarcelados y al 'procés'. Es más, cree que lo que está pasando en Baleares es precisamente lo que “encendió la chispa” en Cataluña. Una supuesta opresión de la cultura propia por parte del Estado unida a un expolio fiscal. “Aquí pasará lo mismo si España no logra exterminar esa carcoma uniformizadora. El problema está en la Castellana, y hay que verlo desde allí. España debe decidir si quiere ser diversa, plural e integradora o seguir siendo como es. Aquí estamos sufriendo un expolio del 15% del PIB, es una barbaridad, es lo que se hacía con las antiguas colonias de ultramar. Una cosa es compartir y otra que te roben", indica.

El expolio fiscal es otro símil con Cataluña que está calando hondo. La misma consejera de Cultura balear, Fanny Tur (Més), lo explica a este diario. "Que haya que pagar de nuestros impuestos todos los AVE con estaciones desiertas y aeropuertos y que tengamos un sistema de comunicaciones tan precario en Mallorca y Menorca es muy grave. Es curioso que los tres territorios que conforman los Països Catalans tienen las balanzas fiscales más en negativo, y Baleares muy por encima del resto. Existe un expolio del Estado, nos tratan como a colonias quitándonos los recursos sin que haya retorno. Usan los territorios [de los Països Catalans] como botines de guerra para ganar votos en otros lugares. La gente empieza a ser consciente de esto. Luego se extrañan de que no haya sentimiento de Estado".

Según pregona la ASM en su parada callejera de los sábados, el 48% de los impuestos que pagan los baleares termina en Madrid, "3.500 millones de euros cada año que no vuelven", mientras los servicios públicos, aseguran, se desmoronan. De repente, un afable anciano se acerca a la carpa callejera de la ASM. "Un poquito para la causa", dice antes de depositar 10 euros en la hucha. "¿Y lo de Valtònyc, como lo tenemos?", pregunta. Luego se despide y se va.

Sa Fundació, una entidad creada en 2013 para defender la lengua y cultura baleares, ve este combate político con resignación. Ellos son el elemento autóctono que no tiene equivalente en Cataluña, pues defienden la promoción de su lengua y cultura, que ellos entienden como balear y en ningún caso catalana, a la vez que reconocen su apego a España.

"Lo de Cataluña ha hecho aflorar lo que algunos decíamos que estaba pasando y muchos no creían, que tras la unidad de la lengua está el objetivo de la unidad política. Cuando se puso en marcha el proyecto nacionalista de Jordi Pujol, se empezó a alimentar un movimiento pancatalanista en Baleares, Valencia y el Alguer a través de una red clientelar financiada desde Barcelona. Se subvencionaba la lengua siempre que fuera la normalizada catalana, es decir, la forma de hablar de Cataluña, y la cultura si antes era aprobada por ellos", afirma Gari Durán, vicepresidenta de Sa Fundació y exsenadora por el Partido Popular.

"Hablamos de un negocio bastante importante del que comen muchas familias, y en el momento en que se ha visto amenazado, ha habido una reacción", insiste Durán. “Profesores, cursos, acreditaciones de catalán, premios literarios, editoriales, periódicos, la universidad, los sindicatos de enseñanza, todo eso es mucho dinero y puestos de trabajo”.

Joan Pons, director de Sa Fundació, añade: "Lo que parece increíble es que digan que España es un país opresor cuando son ellos quienes llevan 30 años oprimiendo al pueblo balear sin que nadie, empezando por Madrid, les haya parado los pies. En el estatuto ya pusieron que el catalán es la lengua propia de Baleares, y con la ley de normalización lingüística, que promueve solo la forma de hablar de Barcelona, han hecho que estemos perdiendo hablantes de mallorquín y menorquín a marchas forzadas. En una década, hemos perdido más de un 10% de hablantes de nuestras modalidades".

Adoctinamiento en las escuelas
Tanto los balearistas como las plataformas en favor del castellano coinciden en un punto: el adoctrinamiento en las escuelas públicas. Según denuncian, los profesores enseñan un catalán normativo impuesto desde Cataluña con libros de Lengua e Historia editados en Barcelona. Los profesores, o son catalanes o se han formado en universidades catalanas, y transmiten a los niños el sentir nacionalista catalán en el marco cultural de los Països Catalans, denigrando el mallorquín y menorquín a dialecto menor para usos informales.

"Durante 30 años se ha ido alimentando este ogro del odio a España y a todo lo español. Esos niños que empezaron a estudiar bajo las tesis catalanistas, con mapas de los Països Catalans en las paredes y libros editados en Barcelona, son los que ahora están gobernando. Solo quieren borregos que hablen un idioma porque viven de ese negocio clientelar de la enseñanza de catalán subvencionada. Son 1.700 personas en el entorno directo de las academias y las titulaciones obligatorias para ser funcionario y más de tres millones de dinero público", aseguran desde Convivencia Balear.

"No puedes tener una educación aséptica", responde el presidente de la OCB. “Las escuelas deben educar a niños con espíritu crítico, capaces de criticar nuestra reivindicación por la lengua y también instituciones ancladas en la Edad Media como la monarquía. Los mismos que hablan de adoctrinamiento veían muy bien un concurso en las escuelas de hace años que preguntaba '¿qué es para ti un rey?'. ¿Pues por qué no se puede hacer un concurso de 'qué es para ti una república'?".

La directora general de Política Lingüística del Consell de Mallorca, Aina Sastre, niega que se discrimine el uso propio del mallorquín e interpreta ese argumento como un ataque a la cultura común de Baleares, Cataluña y Valencia. "En la anterior legislatura del Partido Popular [2011-2015], pasamos de un presupuesto de 200.000 euros a solo 500 en política lingüística. Eso demuestra la obsesión contra la normalización del catalán en esos sectores. A la gente que viene de fuera debemos darles herramientas para que aprendan el idioma, y existe un estándar de catalán como lo hay en castellano. Están usando la lengua para sacar rédito electoral y ahora tienen la fijación de que la lengua y cultura catalanas son malas". Las escuelas baleares, reivindica Sastre, no adoctrinan sino que cohesionan, y así lo demostraron los padres apoyando masivamente la educación en catalán.

Cristòfol Soler es el político que propició esa ley de normalización lingüística tan polémica como mano derecha del primer presidente balear, Gabriel Cañellas (1983-1995). El caso de Soler es único en España. Un expresidente autonómico por el Partido Popular (1995-1996) que abandona el partido en 2014 para ser, un año más tarde, presidente de la Asamblea Soberanista de Mallorca. "Aquí en la isla no se quiso entender la etapa de 1715, pero fue entonces cuando nosotros empezamos a depender de Madrid. De Barcelona no habíamos dependido nunca, los historiadores confirman que cada isla disponía de un autogobierno total. No hemos dejado de depender de Madrid desde entonces. Yo estuve en la Consejería de Hacienda un tiempo y pude comprobar el expolio a nuestras islas. Eso, junto a otras muchas cosas, me hizo convencerme de que el soberanismo es la única solución", confiesa bajo la carpa de la ASM, luciendo una camiseta amarilla.

Soler lo tiene claro: con la mitad más un voto, Mallorca será independiente el día que haya un referéndum. Y luego Menorca, Ibiza y Formentera deberán decidir su futuro. "Tratamos de aprovechar el 'know how' de la ANC y ver qué podemos cambiar nosotros allí donde ellos han tenido problemas", indica. Por ahora, es solo una aspiración, pero en el lado constitucionalista se la toman muy en serio en tanto que parte del Govern balear está en esa sintonía.

Así lo cree Convivencia Balear: "Se está manipulando a la gente desde el Gobierno autonómico y las escuelas con ideas como el expolio o la represión de España para llevarlos al independentismo. Vivimos en unas islas abiertas a todo el mundo y mandamos a nuestros hijos afuera para que se formen en un mundo global. No queremos que esto se convierta en un gueto de catalanohablantes donde todos piensan igual y donde los profesores buscan a los niños en el patio de la escuela para decirles que hablen en catalán, como está pasando. La situación es muy preocupante".

La Consejería de Cultura trazó una Ley de Consultas para que cualquier cuestión pueda ser debatida en referéndum en Baleares y que el resultado sea vinculante. La misma presidenta, Francina Armengol, aseguró a finales del año pasado que saldría adelante y que sería "pionera" en España. El Consejo Consultivo de Baleares ha declarado días atrás inconstitucional ese anteproyecto de ley, aunque sus dictámenes no son vinculantes para el Gobierno autonómico.

Palabras, frases, dichos y hechos en torno al 11-M
Gabriel Moris Libertad Digital 4 Junio 2018

Algunos, creo que muchos, nunca podremos 'olvidar lo inolvidable'.

Aunque pueda parecer baladí, he decidido dedicar algo de tiempo a recordar y transcribir cosas que, por mi situación personal y familiar, no me producen satisfacción, más bien todo lo contrario. Todo sea en aras de la verdad.

Yo sigo pensando que un macrocrimen como éste tuvo sus antecedentes y sus consecuencias, como algunos vivimos a diario, y casi todos los españoles lo hacemos, fruto de la fatal deriva que aquello nos trajo.

Este ejercicio puede tener el valor de descubrir lo que hemos hecho entre todos, de manera más o menos espontánea. Seguro que muchos nos sentimos aludidos en este recuerdo que guardamos desde hace más de catorce años.

– "Nunca mais". La frase aludía al accidente del Prestige. Los incendios –provocados o no– de Galicia no la asumieron como propia.

– "No a la guerra". Se refería a la de Irak, en la que España no era beligerante sino que participó en misión de paz. No fue así en la del Golfo.

– "Ha sido ETA, "¿Quién ha sido?", "Queremos saber", "Paz". Todo esto se dijo y se escribió a raíz del 11-M. Todo ello quedó en el éter. En Atocha aparecieron multitud de palabras y frases anónimas escritas en pro de las víctimas y sus familiares. Mi agradecimiento a todas las buenas gentes que así lo hicieron. Es una pena que hayan desaparecido del lugar donde estaban.

– "Si el explosivo es Goma 2 ECO, la autoría es de Al Qaeda, y si es Titadyn ha sido ETA". Fuera de los trenes sólo apareció Goma 2 ECO. Las muestras de los trenes (inventariadas) desaparecieron, y 23 muestras que procedían de los trenes, que habían sido lavadas por los Tedax para su análisis, contenían Titadyn; éstas se recibieron en la pericial de explosivos realizada en los laboratorios de la Policía Científica, carecían de documentos probatorios de la cadena de custodia y sin boletín de análisis del laboratorio de los Tedax. Resumiendo, sólo en las muestras de esta pericial se detectan componentes de Titadyn.

De cualquier forma, la sentencia dictada atribuyó su origen a Mina Conchita, que sólo operaba con Goma 2 ECO. ¿Alguien puede explicar por qué?

– "España se merece un Gobierno que no le mienta". Durante estos catorce años, ¿ ha habido algún Gobierno –central o autonómico– que nos diga la verdad del 11-M? Tampoco ha habido ningún partido político interesado en buscar la verdad.

¿No resulta extraño que ninguno de nuestros representantes quiera saber?

La misma mañana del 11-M, en una conocida cadena de emisoras se dijo que de ese día negro debía salir un tiempo nuevo.Me temo que aún no hayamos empezado a vislumbrar el cumplimiento de esa profecía. A no ser que ese tiempo nuevo se refiriera a nuestra convivencia durante estos años. Agravada en los últimos días.

La comisión parlamentaria de investigación se cerró sin cumplir con su objetivo: dilucidar las responsabilidades políticas de los atentados. La fecha coincidió con la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo. Éstas se vieron apoyadas por la presencia del presidente del Gobierno. Es una anécdota. Las víctimas del 11-M asistimos silentes a la sesión de cierre del espectáculo del Congreso, en la tarde del mismo día. Un agravio.

– "Ahora, que hable la Justicia". Con esta lacónica frase se cerró la Comisión. La Justicia habló, pero de aquella manera: un autor material, sin autores intelectuales, sin móvil de los atentados, sin iter criminis, sin deducciones de testimonio, olvidando la desaparición de los trenes, sin detectar pruebas falsas, dejando a un lado Leganés, etc. Y archivando todas las querellas presentadas después.

– "Queremos saber toda la verdad". Con esta frase se han celebrado y se celebran concentraciones en más de 50 ciudades. Se lanzó una petición al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional, a través de la plataforma Change.org. Estas iniciativas no han evitado los atentados terroristas posteriores al 11-M, ni generado ninguna reacción en las instituciones que tienen el monopolio de nuestra protección. Sólo el nivel 4 de alerta.

– "Desde el 11-M, todo es 11-M". Algo de razón lleva el autor anónimo de esta frase. Tanto es así que, a pesar del tiempo, no he visto ningún escrito rebatiéndola con argumentos.

Algunos, creo que muchos, nunca podremos olvidar lo inolvidable. Esta triste realidad no se corresponde con el sentir y el obrar de los que rigen nuestros destinos desde el minuto cero de los atentados. A mí me resulta incomprensible este evidente comportamiento.

Espero que, antes o después, España tenga algún día los dirigentes que su noble pueblo se merece. Basta recordar a dónde nos llevó un tal Antonio Pérez.

La cruzada sin fieles de Uxue Barkos
EDITORIAL El Mundo 4 Junio 2018

Miles de navarros han salido este fin de semana a las calles para gritarle a su Gobierno que el delirante proyecto de vasquización que está implantando es una cruzada sin fieles. El Ejecutivo del cuatripartito nacionalista y de izquierdas -Geroa Bai, Bildu, Podemos e IU- liderado por Uxue Barkos sufre tal sordera y ceguera que pretende imponer el euskera a una sociedad ajena a los problemas identitarios que desea azuzar. Muestra inequívoca de lo alejado que está de la realidad social de la Comunidad Foral.

Como clamaban los manifestantes, el euskera forma parte de su cultura, pero es hablado por una minoría. Por ello, primarlo sobre el castellano a la hora de que las empresas opten a contratos o en los baremos que Barkos ha establecido para acceder a la función pública solo responde a un intento impúdico de avanzar en la euskaldunización -pisoteando por el camino los principios de igualdad, mérito y capacidad. Un paso más hacia la consecución de su Euskal Herria mitológica que engloba a las tres provincias vascas, el País Vasco francés y Navarra.

Su ambición ideológica es tal que discrimina a sus ciudadanos hasta el punto de utilizar el idioma como un rasgo excluyente con el que adueñarse de la estructura funcionarial.

Una periodista francesa tira de la manta y rebela cómo la chantajeó Puigdemont
ESdiario unidad de la lengua

La corresponsal de "Le Monde" en España, Sandrine Moral, ha escrito un libro que no gustará al independentismo, puesto que desvela conversaciones privadas y la compra de aliados.

Todo tiene una explicación, y ahora se entiende mejor por qué algunos medios internacionales hablan maravillas del procés.

La corresponsal de Le Monde en España, Sandrine Moral, asegura en el libro En el huracán catalán que, hace un año, desde el PDeCAT le ofrecieron meter publicidad en su periódico a cambio de que hablara bien del proceso independentista.

En la obra, que acaba de salir a la venta, también revela que Carles Puigdemont le aseguró en 2016 que estaba convencido de que podían "hacer caer" a Mariano Rajoy.

La periodista francesa explica en el libro la conversación que mantuvo con el director de Comunicación del PDeCAT en junio de 2017 en un hotel de Barcelona. "Hablamos en un tono informal, acerca del referéndum del próximo 1 de octubre. Le expongo mis dudas sobre su legitimidad, sobre las garantías que pueden ofrecerse en el caso de una consulta organizada unilateralmente, sobre las consecuencias que entrañará retar a Madrid", explica.

Y continúa: "Él se siente molesto ante mi escepticismo. Considera que estoy siendo demasiado crítica con el independentismo. Y me suelta una frase que me deja helada: 'Si compramos dos páginas de publicidad de Le Monde, escribirás lo que tus jefes te digan...' Al ver mi indignación, me responde avergonzado: 'Bueno, así funcionan las cosas aquí'".

En el huracán catalán. Una mirada privilegiada al laberinto del procés comienza en 2012 con el pistolezado al proceso independentista dado por Artur Mas y prosigue con el papel de ANC y Òmnium Cultural, la presión a los informadores, la escalada de tensión y la desobediencia masiva con la celebración del referéndum del 1 de octubre y la declaración de independencia.

La obra incluye también conversaciones privadas mantenidas con los protagonistas. Entre ellos, un off the record que tuvo con Puigdemont tras una entrevista que le realizó en 2016. "Estamos convencidos de que podemos hacer caer a Rajoy", le aseguró argumentando a la vez que para él "esto es un duelo" y estaba "decidido a vencer".

Otra de las conversaciones reflejadas en En el huracán catalán fue con Oriol Pujol, quien se mostró convencido de poder "forzar" al Estado a negociar un referéndum alegando que Convergència era mucho más que un partido: "Convergència es el país", aseguró.

Uno de los asesores de Artur Mas también le confesó poco antes de las elecciones de 2012 que preveía que se iba a producir un enfrentamiento y la advirtió de que "En los próximos años, esto va a ser Vietnam. Cataluña está a punto de convertirse en un lodazal". No se equivocaba.

Raúl Macià, 7 meses de cárcel por una denuncia falsa de los Mossos d'Esquadra
Los separatistas acosan en el colegio a la hija de 9 años del catalán que puso la bandera española
M.A. Ruiz Coll okdiario unidad de la lengua

El catalán que puso la bandera española en el Ayuntamiento de Balsareny (Barcelona), Raúl Macià, ha denunciado que los separatistas han acosado en la escuela a su hija de 9 años durante los siete meses que ha permanecido en prisión por una denuncia falsa de los Mossos d’Esquadra.

La niña se vio obligada a abandonar las clases durante una semana tras sufrir descalificaciones por parte de algunos padres y recibir en su teléfono móvil mensajes de whatsapp como el siguiente: “Hija de puta, tu padre está en la cárcel porque es un facha”.

Raúl Macià abandonó el centro penitenciario de Lledoners el pasado 11 de mayo, después de que el Juzgado de Instrucción número 7 de Manresa constatara que la denuncia de los Mossos que le condujo a prisión era completamente falsa: la Policía autonómica le acusaba de haber intentado sabotear un acto independentista de la ANC, un desfile de antorchas, cuando recorría las calles de Balsareny junto a otras parejas y sus hijos de corta edad el pasado 10 de septiembre.

En su declaración ante la juez, los Mossos reconocieron que pusieron en marcha el dispositivo policial contra Macià siguiendo instrucciones de la ANC y de tres concejales de ERC en el Ayuntamiento de Balsareny. Los ediles independentistas habían facilitado a los Mossos el nombre de Raúl Macià, que pocas semanas antes había alcanzado una gran notoriedad en las redes sociales tras poner la bandera española en su Ayuntamiento.
“Hija de puta, tu padre está en la cárcel”

La abogada de Macià, María Juher i Layret, está a la espera ahora de que la Audiencia Provincial de Barcelona resuelva el recurso de apelación en el que pide que vuelvan a quedar imputados los tres Mossos d’Esquadra, por un delito de falsa denuncia contra su representado. De este modo, exigirá que abonen los daños y perjuicios que han ocasionado a Raúl Macià al permanecer injustamente en prisión durante siete meses.

En declaraciones a OKDIARIO, Macià ha denunciado que durante su estancia en prisión su hija de 9 años ha sido señalada por los padres de otros alumnos y ha recibido mensajes con insultos en su teléfono móvil. Por este motivo, Raúl Macià estudia ahora emprender acciones judiciales contra los acosadores o contra el propio centro escolar.

“Mi hija ha sufrido ‘bullying’ en la escuela donde estudia, por parte de padres de otros alumnos y de los hijos de estos, que señalaron a mi hija con el dedo y la insultaron. Incluso le escribieron mensajes de whatsapp llamándola hija de puta y diciéndole: ‘Tu padre está en la cárcel y es un facha'”, relata Raúl Macià.

Este acoso a la pequeña se ha producido después de que varios periódicos independentistas financiados por la Generalitat pasaran varias semanas injuriando a su padre, al que calificaron de “fascista” y “neonazi”.

La televisión pública TV3 se ha sumado a este linchamiento al incluir a Macià en la edición del programa 30 minuts emitido el pasado 25 de mayo y titulado Arriba España, con el que el canal de la Generalitat intentaba identificar a los constitucionalistas con la extrema derecha.

El programa obviaba que Macià ha quedado absuelto de todos los cargos que le atribuían los Mossos, e incluía varias falsedades como que ha estado en prisión por una denuncia de violencia de género. Algo completamente falso.

Prepara una querella contra TV3 por injurias
La letrada de Macià ya ha remitido a TV3 un escrito de rectificación, para que sea leído en horario de máxima audiencia, como paso previo para interponer una querella contra el canal autonómico si no accede a esta petición. Del mismo modo, María Juher está preparando acciones judiciales contra varios diarios independentistas que injuriaron a su cliente durante su estancia en prisión.

En el vídeo que acompaña a esta noticia, Macià explica que tras salir de prisión su prioridad ha sido “recuperar el tiempo perdido con mi hija, con mi familia y mis animales. Estoy intentando rehacer mi vida y recuperar estos siete meses que me han arrebatado injusta e ilegalmente“.

“He estado más de siete meses privado de libertad por una denuncia falsa, en la que he sido absuelto”, señala Raúl Macià, “no me conformo con el hecho de que me saquen de prisión después de 228 días porque sea inocente y aquí no ha pasado nada. Los que me denunciaron falsamente deben pagar por ello. Si hace falta, recurriremos al Tribunal Supremo“.

Macià denuncia el “lichamiento” que ha sufrido por parte de los medios independentistas: “Me han llamado nazi y fascista, cuando soy simplemente un constitucionalista que defiende su patria de todas esas ratas peludas que tienen a la región catalana secuestrada y sometida a su caciquismo y su tiranía“.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial