AGLI Recortes de Prensa   Lunes 18 Junio 2018

Pedro Sánchez y el guerracivilismo liberticida del PSOE
EDITORIAL  Libertad Digital 18 Junio 2018

El presidente del Gobierno recupera el siniestro objetivo del infame Zapatero de demonizar y deslegitimar al centro-derecha.

Poco ha durado la imagen de modernidad y centralidad de un Ejecutivo que se vendió como de gran capacidad técnica Y que habría confeccionado Pedro Sánchez con la idea de deslumbrar a la ciudadanía en el ámbito de la gestión y asegurarse así la victoria en las próximas elecciones generales. Pues bien, no lleva ni dos semanas en el poder y ya ha anunciado una ofensiva parlamentaria en toda regla para demonizar y deslegitimar a la derecha con las mismas armas que empleó el infausto José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los personajes más siniestros de la etapa democrática.

No otra cosa busca el PSOE con su nueva vuelta de tuerca a la infame Ley de Memoria Histórica en forma de propuesta de modificación que devendrá proyecto de ley para "cerrar aquellas fisuras por las que se fugaba, gracias a la derecha española, el cumplimiento de la ley", según proclaman los socialistas con analfabetismo y sin vergüenza por voz de su secretario de Justicia y Nuevos Derechos (sic), Andrés Perelló.

De salirse Pedro Sánchez el liberticida con la suya, la legitimidad democrática la dictarán en España los que idealizan la época de las chekas, el asesinato masivo de católicos, el exterminio de religiosos, la quema de iglesias, la destrucción del patrimonio nacional y el enfeudamiento de la Nación a la URSS del megacriminal Stalin. Tan es así, que los que discrepen de la tan falsaria como repugnante interpretación sectaria que de la II República y la Guerra Civil hace la peor izquierda serán perseguidos por la Justicia, lo que hará de ésta una mera herramienta al servicio de la injusticia y la mentira dedicada a aniquilar cualquier disidencia ideológica.

La aprobación del proyecto del zapatérico Sánchez tendría consecuencias mucho más graves de lo que PP y Ciudadanos pretenden hacer creer. Los dos partidos que representan al centro-derecha vienen contemporizando con las pretensiones sectarias de socialistas y comunistas en este asunto como consecuencia del terrible complejo que atenaza a sus líderes cada vez que salen a la palestra la II República, la Guerra Civil y el franquismo. La clave no está en la exhumación del cadáver de Franco o en el destino del Valle de los Caídos. El verdadero objetivo de Sánchez y sus intoxicadores es expulsar de la vida política a los que no comulguen con las premisas ideológicas impuestas por la izquierda desde el Gobierno, un Gobierno comandado por el PSOE, con su pasado criminal y criminógeno, tan tremendamente responsable del colapso de la República y del estallido de la Guerra Civil.

Lo que se dirime, por tanto, es la propia supervivencia política de liberales y conservadores, y la posibilidad de disputar el poder a la izquierda en condiciones democráticas. Así las cosa, la inacción de PP y Ciudadanos ante esta ofensiva no sería solo una intolerable muestra de cobardía, sino la peor traición posible a los españoles que quieren dejar atrás los rencores del pasado y forjar un futuro en democracia, paz y libertad.

El fantasma de la demagogia asola España
Pedro de Tena  Libertad Digital 18 Junio 2018

Creía Marx que el fantasma que recorría Europa era el comunismo. Como en tantas otras cosas, se equivocó. El comunismo ha durado bien poco. Pero nos ha legado un fantasma peor que heredó de la Revolución Francesa. El verdadero fantasma que recorre Europa y el mundo casi entero es la demagogia, una mala arte de la política que se opone a cualquier pensamiento racional y a cualquier respeto a los ciudadanos. En España, la demagogia está adquiriendo la fisonomía de una epidemia política. La verdad, ¿para qué? La libertad, ¿para qué? Los hechos, peor para ellos. La ética de la convicción, anda ya. Sólo importan la conquista y la conservación del poder por los medios que sean. La tradición occidental de la relevancia de la observación de la realidad, la certificación de los hechos comprobados, la valoración de sus consecuencias y la construcción de proyectos para el bienestar del mayor número ha dado paso al barullo de la distracción de las multitudes y el infame cultivo de sus más bajos resortes sentimentales para imponerles fines ocultos y destinos ajenos.

Sabido es desde los clásicos que los demagogos expropian a los ciudadanos de su dignidad de parte esencial de la república y que corrompen sus corazones con halagos, espectáculos, regalos para compra de votos y demás instrumentos de degradación del gobierno. Pero ni el mismo Aristóteles habría imaginado un demagogo tan corrosivo como Pedro Sánchez. En nombre de la democracia, está manejando España y su futuro con menos del 25 por ciento de los escaños del Congreso. En nombre de la democracia, está utilizando los mecanismos de un Estado de Derecho para organizar una descomunal y gratuita campaña de propaganda electoral que le permita perpetuarse sin elecciones o con ellas. En nombre de la democracia, está embistiendo a sus adversarios internos del PSOE con cargos y dineros que pagamos todos los españoles. En nombre de la democracia, ha roto los consensos básicos de los partidos constitucionalistas, creíamos, que permitían contrarrestar el golpe de Estado del separatismo y, a la vez, está traicionando a sus socios de investidura, atrincherado en el decreto ley.

El demagogo Sánchez pretendió pasar por encima de sus propios actos y palabras en el caso de Màxim Huerta, pero le salió mal. Sin embargo, impone que su ministro Planas no está imputado aunque lo está a instancias del Tribunal Supremo, nada menos. La verdad no le importa. Los préstamos del Tesoro para pagar las pensiones eran perversos cuando los pedía el PP pero no lo son cuando los pide su Gobierno. ¿Y lo de los inmigrantes del barco Aquarius, o lo de las concertinas? Es vergonzoso. ¿Y lo de la Cruz de los Caídos y Franco mientras el gran responsable, junto con otros, claro, de la guerra civil, Largo Caballero, tiene estatua en la Castellana de Madrid? Pero no importa, porque sólo es relevante que lo que se diga o haga le mantengan en el poder sin tener mayoría para gobernar.

Ortega llamaba "borrachera demagógica" al paso previo al estrangulamiento de una civilización, algo sólo a la altura de los peores demagogos. La asfixia de una nación es más sencilla. Y añadía:

La demagogia esencial del demagogo está dentro de su mente y radica en su irresponsabilidad ante las ideas mismas que maneja y que él no ha creado, sino recibido de los verdaderos creadores. La demagogia es una forma de degeneración intelectual…

Lamentablemente, los españoles estamos viviendo bajo un Gobierno demagogo, una de las peores depravaciones de la democracia. Qué gran herencia nos ha dejado Rajoy. Dios se lo pague.

Aquarius: inmigración, refugiados, humanitarismo y propaganda
Fernando Paz Gaceta.es 18 Junio 2018

La invitación a que el Aquarius recale en nuestras costas por parte del gobierno español ha tenido una considerable repercusión más allá de nuestras fronteras, por cuanto el de la inmigración es un asunto que divide a la Unión Europa desde hace tiempo.

Una división que está poniendo seriamente en duda el mantenimiento de la propia unión. Hoy, y sobre todo a causa de este tema, la fractura europea es un horizonte político ciertamente posible.

Un debate letal
Y es que la postura ante la inmigración revela una división más profunda: la que en este momento separa a quienes comparten el proyecto globalista de quienes defienden la soberanía de los Estados.

El enfrentamiento entre una otra se perfila cada vez con mayor nitidez. No afecta solo a la emigración, sino que implica al conjunto de todos los asuntos que están sobre la mesa en Europa: la natalidad, la familia, la ideología de género, la libertad, la privacidad, la defensa, las relaciones exteriores.

La ubicación de los proyectos políticos a la derecha o a la izquierda ya es solo un recuerdo, del que apenas restan unas cada vez más débiles inercias. Ha sido sustituido por el posicionamiento en la defensa de la soberanía o en la entrega de esta a los organismos transnacionales.

El debate de la emigración, generado por quienes han determinado que Europa debe disponerse al servicio del proyecto mundialista, amenaza con la ruptura de la unión.

Un argumentario tramposo
Una y otra vez, el argumentario del globalismo – como en tantas otras ocasiones – comienza con la preceptiva apelación al emotivismo: en este caso, con la visión de cientos de personas que, hacinadas en un barco que atraviesa el Mediterráneo, se juegan su vida por alcanzar Europa.

El proceso lo conocemos, y se llama victimización. A partir de la victimización, el debate racional resulta casi imposible. Sólo importa que el dolor y la pena nos alcance: conseguido eso, el objetivo está asegurado.

Nadie que no sea un completo desalmado puede desentenderse del destino de esos cientos de personas que se encuentran en tan precaria situación. Todos deseamos que sus vidas sean salvadas, no importa el coste. La visión de las mujeres, muchas de ellas embarazadas, y de los niños de corta edad, desvalidos, ahorra todo debate.

Resulta evidente, sin embargo, que la situación está siendo aprovechada por determinadas fuerzas para hacer propaganda. Una propaganda que evita a todo trance centrase en los aspectos de fondo de lo que está sucediendo.

¿Por qué están en el agua? Mafias
Las miles de personas que atraviesan el Mediterráneo cada año no llegan hasta ahí por casualidad. En su mayoría, hoy están saliendo de Libia. Y salen de allí porque el Estado libio ha sido destruido, y lo ha sido de modo deliberado por las potencias que están imponiendo el Nuevo Orden Mundial.

A partir de esa destrucción, el terreno ha quedado abonado para las mafias. Las políticas de acogida más demagógicas (en las que se excluye, de entrada, la necesidad perentoria de que la emigración haya de ser legal, ordenada y regulada desde los países de acogida) favorecen a las mafias, que se encuentran de este modo estimuladas.

Si miles de personas navegan el mar cada año con grave riesgo para sus vidas, ello se debe a la labor de las mafias, que aprovechan las situaciones que otros propician en su favor. Las mafias depositan a cientos de personas en las costas libias para que sean recogidas por los buques de las ONG´s.

¿También las ONG´s?
Esas mafias se ven complementadas por el trabajo de numerosas ONG que, so capa de un trabajo humanitario, desempeñan una verdadera labor de promoción de este tipo de emigración. Muchas de ellas están participadas por la Open Society de George Soros, quien ha admitido abiertamente su papel de impulsor de los procesos migratorios.

Por esta razón, cada día se abre paso con más fuerza la idea de que, cuando menos, las ONG tienen una parte de responsabilidad de los miles de muertes que acaecen en el mar. En este sentido, el ministro de interior, Juan Ignacio Zoido declaró en Bruselas en julio de 2017 que “hay que concienciar a las ONG que se está para ayudar, y no para favorecer o potenciar la emigración irregular.”

No hace falta añadir mucho más.

Matteo Salvini ha querido recordar en pleno episodio del Acquarius, que hay en este momento otras dos naves frente a las costas de Libia (el Lifeline y el Seefuchs) que, con bandera holandesa, están a la espera de hacerse con el cargamento humano que las mafias han depositado allí.

Aunque las ONG sugieren que se ocupan de los barcos que encuentran en alta mar, la verdad es muy diferente. La verdad es que en muchas ocasiones recogen a los inmigrantes frente a las costas norteafricanas y no en alta mar, en situación precaria, para llevarlos más tarde a Italia, tal y como ha mostrado la organización Gefira, que montó un dispositivo de seguimiento de estos buques en el otoño de 2016 y demostró el trasiego desde Libia hasta Italia, que realizan con sospechosa regularidad.

Propaganda gubernamental
Que el rescate del Acquarius ha tenido una dimensión esencialmente propagandística no es algo que ignore casi nadie. Un nuevo gobierno que llega al poder, necesitado – dados sus escasos apoyos parlamentarios – de una política de gestos de calado ideológico: el barco rechazado por Italia le ha brindado una ocasión de oro para hacer gala de sus convicciones progresistas.

Poco importa que se trate de un gobierno que mantiene las vallas de Ceuta y Melilla; que fuera un gobierno socialista quien instalara las concertinas sobre esas vallas, casi nadie lo recuerda.

Lo esencial es que, a falta de realizaciones concretas en el terreno legislativo, el ejecutivo de Sánchez se ve precisado de llevar a cabo este tipo de iniciativas. Sánchez sabe que no puede disponer de nuestras vallas fronterizas en el norte de África, porque lo son también de la Unión Europea, y él está aquí esencialmente para obedecer.

Desde Italia, Salvini ha querido recordar al ejecutivo socialista de Madrid que, en la medida en que el gobierno impulse este tipo de medidas, está colaborando con las mafias y fomentando el que se ponga en peligro la vida de millones de personas. Pues aunque el mensaje se ha dirigido a las ONG que colaboran con la inmigración, no cabe duda de que resulta extensible a Pedro Sánchez: “Que sepan estos señores que Italia ya no quiere ser cómplice del negocio de la inmigración clandestina y que, por lo tanto, deberán buscarse otros puertos (no italianos) a los que dirigirse”.

Asistencia humanitaria y propaganda
En España, no han faltado ayuntamientos que hayan brindado ayuda a los refugiados (epígrafe bajo el que se ha agrupa una infinitud de casos que, en buena parte, no se corresponden con esa condición).

Pero las cifras que proporcionan las instituciones son contradictorias. Por ejemplo, el ayuntamiento de Madrid asegura haber acogido a 3.748 refugiados desde 2016, aunque la UE dice que han sido 2.792 para toda España.

Resulta evidente que se trata de una maniobra puramente propagandística, aunque de fondo hay una cuestión importante: el número de los acogidos se mide por su inscripción en los CIES, que rara vez se corresponde con las cifras reales.

Y ello por una razón: los subsaharianos, indocumentados, son muy difíciles de repatriar, por cuanto se niegan a revelar su procedencia o, sencillamente, la inventan. Por esa razón, y porque tampoco resultan especialmente conflictivos, no tienen problemas en formar parte de las estadísticas. Sin embargo, argelinos y marroquíes, sabedores de que pueden ser fácilmente repatriados, evitan los CIES a toda costa, con lo que las cifras oficiales presentan una notable desviación con respecto a la realidad.

¿Refugiados?
Según ACNUR, un refugiado es un persona que se ha visto obligada a huir de su país por causa de un conflicto, de persecución o por violación de los derechos humanos. Los presuntos refugiados que llegaron a Europa en los últimos años no podrían acogerse sino a la primera de las causas, esto es, a la huida de un conflicto.

Sin embargo, alguna de las características de dichos refugiados se compatibiliza mal con la pretensión de que huyan de la guerra.

Los desplazados (que no refugiados) que llegaron a España el año pasado eran, en una proporción de tres sobre cuatro, hombres entre los 18 y los 45 años. Sólo un 14% eran menores de edad, y un 9% mujeres. Y es que, en muy buena parte, no son refugiados, sino emigrantes económicos.

La condición de estos emigrantes queda de manifiesto con la frecuente negativa de estos a permanecer en los países menos desarrollados del Este europeo, exigiendo asentarse en Alemania, Francia o los países escandinavos. Los que, pese a todo, son enviados a regiones no deseadas, suelen huir más tarde hacia los anteriores.

Sistema de cuotas
La Unión Europea ha venido imponiendo un sistema de cuotas a los Estados miembros al margen de la voluntad de cada cual a través del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el cual ha determinado que la Comisión Europea tiene potestad para obligar a los países miembros en esta materia.

La decisión ha encrespado los ánimos de los Estados que recurrieron la decisión comunitaria, en una sentencia que muestra la creciente politización de los órganos judiciales europeos. La imposición de cuotas de inmigración por parte de los eurócratas ha producido una enorme irritación en los países centroeuropeos, que no han cumplido los asentamientos asignados: ni Hungría, ni Chequia, ni Polonia han aceptado la decisión de Bruselas.

Las quejas de estos últimos están indudablemente fundadas, por cuanto los planes de reubicación previstos por la Unión Europea, incumplen la Convención de Dublín, que obliga a los emigrantes a permanecer en el primer Estado al que hayan llegado dentro de las fronteras de la UE.

Por eso Peter Szijjarto, ministro húngaro de Exteriores, ha calificado esta política de “irresponsable”. Consciente de lo que está en juego, ha clamado que “la verdadera batalla sólo está empezando”. Los órganos comunitarios cada vez están más politizados. Y se obstinan en ignorar las necesidades de sus socios más débiles. Hungría ha denunciado que “la política ha violado las leyes y valores europeos”.

El sistema de cuotas está muerto, pero la división producida por él, estás más viva que nunca, porque la UE no renuncia, en lo sustancial, a su política migratoria.
La batalla, en efecto, solo está empezando.



El barco Aquarius: un habitual del tráfico de seres humanos
Pedro de Tena  Libertad Digital

Ha sido un expolicía, José Manuel Sánchez Fornet, además amigo del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero y de Podemos, el que ha dicho lo que muy pocos se atreven a decir: "Se puede ver en las redes sociales un vídeo de la empresa GEFIRA, que controla el tráfico marino en el Mediterráneo, donde se informa que los buques Aquarius y Luventa en 2016 realizaban ya viajes de Italia a Libia habitualmente y que en dos meses trasladaron a 40.000 inmigrantes."Además, la bandera del Aquarius es la gibraltareña.

Estos barcos, añade Fornet,"parten de Italia, se paran poco antes de llegar a la costa libia, recogen la "mercancía" humana y regresan a Italia. No es en alta mar. No existe riesgo vital. No es por casualidad. Están muy cerca de las costas libias y son actos deliberados, planeados, con aviso de las mafias que trafican con personas y que provocan un efecto llamada masivo, incitando a los migrantes a hacerse a la mar confiados en que serán rescatados muy cerca de la costa y acaban muriendo ahogados porque ni dos ni doscientos buques darían abasto al "suministro" de víctimas que producen las mafias".

En el Confidencial Andaluz, el ex secretario general del Sindicato Unificado de Policía, conocido por sus manifestaciones críticas y políticamente incorrectas, ha reconocido que el ya famoso gesto de Pedro Sánchez hacia los 629 inmigrantes llegados en el Aquarius pueden ser considerados una llamada de atención sobre el problema de la inmigración, pero nunca un gesto de solidaridad ni de humanitarismo.

Fornet pone de manifiesto la complejidad del problema dado que "en menos del tiempo que ha tardado en desplazarse el Aquarius desde las costas italianas al puerto de Valencia, solo en las playas de Cádiz han llegado más de mil migrantes en numerosas pateras. No digo que haya habido relación causa-efecto o "efecto llamada" entre lo uno y lo otro, sino que el buen tiempo alienta a los hambrientos que llevan meses viviendo como animales en zonas costeras y en torno a las vallas de Ceuta y Melilla a tratar de alcanzar su Dorado".

Añade: "Resulta incoherente en un discurso político traer a 629 migrantes en un barco desde las costas de Italia al mismo tiempo que se devuelven a Marruecos a cientos de ellos en caliente, sin darles opción a plantear petición de asilo como refugiado en función de las normas acordadas por la ONU en 1951".

Incluso se refiere a la perplejidad de un Estado vecino como Marruecos que ve como España "quedaba muy bien ante la opinión pública española y la internacional, mientras ellos soportan en su territorio una presión migratoria de la que nadie habla en Occidente salvo para denunciar, y con razón, los brutales métodos usados por su policía para reprimir los asaltos a las vallas de Ceuta y Melilla".

Las pateras no tienen espectáculo
Este domingo, el mismo día que el barco Aquarius atracaba en Valencia con poco más de 600 inmigrantes a bordo ante decenas de políticos socialistas y centenares de periodistas, llegaban a los puertos de Tarifa y Motril casi el doble de inmigrantes procedentes de África. Más de 1.100 en más de 70 pateras con grave riesgo de sus vidas que, como siempre, han sido acogidos por la Guardia Civil, Salvamento marítimo, la Cruz Roja y las personas voluntarias que siempre ayudan sin espectáculo alguno.

Pero es que el viernes pasado el mismo número de inmigrantes que trajo el Aquarius, más de 600, llegaron a las costas gaditanas y andaluzas necesitándose habilitar, cuenta El Mundo, polideportivos en Tarifa y Jerez para atender a quienes no tienen periodistas que le escriban ni políticos que le reciban. El sábado llegaron 400 y desaparecieron en las aguas.

El pasado mes de enero se daba a conocer que un total de 20.126 migrantes llegaron a las costas españolas a lo largo de 2017, casi cuatro veces más que en 2016, cuando fueron 7.367 las personas que arribaron en embarcaciones irregulares a Canarias, Andalucía y Murcia, de acuerdo a los datos oficiales de las distintas delegaciones del Gobierno recogidos por Europa Press.

Como desde hace décadas, Andalucía ha sido el punto de la geografía española al que más inmigrantes han llegado en embarcaciones irregulares a lo largo del año, la mayoría de ellos, rescatados en el mar por los servicios de Salvamento. En total, fueron 803 pateras y 17.614 personas, 1.663 de las cuales arribaron sólo en el mes de diciembre en 72 botes. La cifra supone un incremento del 185,2% en el número de inmigrantes y del 94,5% en el de pateras respecto del año 2016.

La Región de Murcia ha visto cómo se han cuadruplicado los inmigrantes llegado a a sus costas respecto de 2016, cuando llegaron 529 migrantes. En 2017 fueron 2.089, la cifra más alta desde que hay registros, pues en 2009, el año que se había batido récord de llegadas, se contaron 732 personas.

Sólo en Canarias se ha observado una tendencia diferente. En 2017 llegaron 16 embarcaciones a sus costas, las mismas que un año antes, pero el número de ocupantes ha bajado, pues se contaron 423 migrantes, de los que 37 eran menores de edad, frente a los 663 que recibieron en 2016.

No se olvide que, en 2017, 223 inmigrantes han muerto o desaparecido en el mar cuando intentaban llegar a España, según el proyecto Missing Migrants de la Organización Internacional de las Migraciones.

Gibraltar corrompe toda la política exterior e interior de España
Pío Moa Gaceta.es 18 Junio 2018

En relación con la nueva amenaza a las libertades invocando la ley de falseamiento histórico, empezaré mañana en este blog la serie “Breve historia de una asociación de malhechores: el PSOE”, que espero convertir en libro.

La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)
*********************

Tres lemas sobre Gibraltar a difundir al máximo esta semana. Es necesario que la cuestión de Gibraltar esté presente y llegue a la conciencia del mayor número de españoles.

*Gibraltar es mucho más que una colonia invadiendo nuestro territorio. Es el retrato de toda una clase política española corrupta y entregada a los intereses del país invasor.

*Al abrir la verja de Gibraltar, el PSOE renunció a una política internacional independiente y convirtió a España en un país lacayo al servicio de la potencia que invade nuestro territorio. Fue mucho más que un acto aislado.

*Al desaparecer la amenaza soviética, España debería haber vuelto a su política de neutralidad. En cambio se convirtió en un país lacayo de la OTAN (Usa e Inglaterra) situación bien resumida en un hecho: Gibraltar”
************************
En los siguientes puntos pueden resumirse los problemas tratados en los dos seminarios sobre Gibraltar, el segundo de ellos dedicado a la posición de España en Europa:

1. España soporta la única colonia existente en Europa. Es un trozo de nuestro territorio invadido por una potencia extranjera en un punto estratégicamente clave, en el centro del eje defensivo Baleares-Gibraltar-Canarias. Este mero hecho impide que España pueda ser amiga o aliada de la potencia invasora.

2. Gibraltar resume asimismo la posición de España en la OTAN como gobierno y ejército cipayo, al servicio de intereses ajenos, bajo mando ajeno y en idioma ajeno. Y empleada como peón en operaciones contra países musulmanes y de acoso a Rusia, operaciones ajenos o abiertamente contrarias a nuestros intereses.

3. Gibraltar ejerce además un efecto corruptor y desmoralizador sobre la política española en general, y de absorción de recursos y empobrecimiento en el entorno del peñón, que cuenta con la mayor tasa de paro de España, contrabando y droga de España, siendo España en conjunto uno de los mayores consumidores de drogas de Europa.

4. Gibraltar simboliza igualmente el proceso de colonización cultural, auténtica “gibraltarización” por medio del inglés, exhibido como lengua superior y de prestigio por nuestros políticos y agentes anglómanos, y destructor de nuestra cultura. El inglés se presenta como la lengua de la ciencia, la economía, el arte, la milicia… desplazando al español paulatinamente a lengua familiar y de subculturas. Esta amenaza, que los partidos prefieren ocultar, tiene mucha mayor gravedad que los ataques al español en algunas regiones españolas

5. El problema de Gibraltar surge del tratado-imposición de Utrecht, invalidado desde el principio por su vulneración sistemática por parte de Londres, vulneración que continúa hasta hoy. De modo unilateral, Londres acabó de liquidar el tratado al declarar colonia a Gibraltar en los años 60, cuya “autodeterminación” aseguraría su posesión indefinida por Inglaterra. En 1965, la diplomacia española derrotó a Inglaterra en la ONU, que admitió la soberanía española e instó a su devolución. Londres hizo caso omiso de la resolución, mostrando una vez más, su política de intimidación y de fuerza. El gobierno de Franco cerró entonces la verja, convirtiendo la colonia en una ruina para Londres.

6. Una política persistente de España utilizando a fondo sus ventajas políticas, diplomáticas y económicas, habría convertido la invasión inglesa no solo en una ruina sino en un escándalo internacional y obligado a Londres a retirarse antes o después. Sin embargo, en 1982 el PSOE anuló totalmente la ventaja española, regalándola a Londres: abrió la verja y convirtió a Gibraltar en un emporio económico para Inglaterra, que parasita a España y ejerce un poderoso poder corruptor sobre la política española en su conjunto.

7 . Gibraltar, por tanto, no es un problema puntual y aislado, pues afecta profundamente a toda la política e intereses exteriores de España. España no necesita depender de la OTAN, y menos en posición de país satélite o peón de brega. Nuestro único enemigo potencial hoy por hoy es Marruecos, un país mucho más débil que España en todos los sentidos. Precisar a la OTAN frente a Marruecos solo demostraría una absoluta falta de capacidad y de voluntad para defendernos, cosa por otra parte cierta si nos referimos a los gobiernos actual y recientes. Además, la OTAN no cubre las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, prueba de un designio a largo plazo de entregarlas a Marruecos. España (una España débil) conviene a la OTAN por su posición geoestratégica, pero la OTAN no conviene a España.

8. La relación de España con la OTAN se agrava por cuanto la desaparición de la amenaza soviética hace factible y deseable la vuelta de España a la política de neutralidad más fructífera, con mucho, desplegada tradicionalmente por España. Por el contrario, hoy el ejército español es obligado por los gobiernos españoles a actuar en misiones ajenas o incluso contrarias a nuestros intereses (Yugoslavia, Afganistán, Libia, ahora Rusia…) bajo mando e interés de potencias representadas precisamente por Gibraltar: Inglaterra es la segunda potencia más importante de la OTAN en muy estrecha relación con Usa. Solo una posición española de neutralidad, lo que no equivale a hostilidad, ganaría para España respeto internacional y le facilitaría presionar por la paz en otras regiones del mundo, en particular las más próximas.

9. Gibraltar no afecta solo a nuestra política exterior, sino también y de modo decisivo y profundo, a la interna. Ha ido tomando forma una oligarquía de partidos apoyada en la demagogia y la falsificación histórica, que obra contra los intereses nacionales, el estado de derecho y la democracia. Su actitud hacia Gibraltar es indisociable de la promoción y financiación de los separatismos, hasta convertirlos en una amenaza gravísima. O del rescate de ETA, antes en la ruina, para premiar sus crímenes con legalidad, dinero público y presencia institucional. O de la ilegal entrega de “toneladas de soberanía” a la burocracia de Bruselas. O de la amenaza a las libertades más básicas en nombre de una totalitaria “memoria histórica”… Ni siquiera países del Tercer Mundo aceptan la invasión de su territorio haciéndose los “amigos” de la potencia invasora y tratando de mostrarse como “aliados fiables” de ella. Es difícil pensar en un grado mayor de abyección por unos partidos cuyos dos rasgos más precisos son la aversión o el desinterés hacia España y una corrupción escandalosa.

10. Obviamente es inútil pensar que gobiernos surgidos de esas oligarquías vayan a cambiar algo en relación con Gibraltar y todos los problemas relacionados. La reivindicación del peñón debe generar un movimiento popular y convertirse en un ariete contra unos partidos que no solo han creado al país gravísimos problemas, sino que están destruyendo desde dentro la democracia y la misma España.

GIBRALTAR ES EL SÍMBOLO DE NUESTRA LARGA DECADENCIA, IMPOTENCIA Y CONVULSIÓN INTERNA. POR ESO MISMO SU REIVINDICACIÓN PUEDE MARCAR EL COMIENZO DE UNA RECUPERACIÓN EN PROFUNDIDAD.

YA ES OFICIAL EN EL BOE
La primera decisión de Sánchez como presidente: Dar 9 millones a sindicatos
La Gaceta  18 Junio 2018

Unos días después de que el presidente del Gobierno concediese esta ayuda a los sindicatos, UGT y CCOO desconvocaron las movilizaciones que iban a protagonizar este fin de semana por toda España.

La primera medida de Pedro Sánchez tras llegar al poder fue aprobar la concesión de subvenciones por valor de nueve millones de euros a los sindicatos.

El BOE cifra la cantidad que el Gobierno concede a las entidades sindicales en 8.883.890 de euros. La inyección de liquidez, según explica ABC, se decidió el pasado 5 de junio pero no se ha visto oficializada hasta este sábado, cuando ha sido publicado en el BOE.

La cantidad es similar a la destinada en los años anteriores a las centrales sindicales. Lo que ocurres es que, por ejemplo, en 2017 no se aprobó hasta medidados de agosto. Sánchez se ha dado prisa y lo ha adelantado al mes de junio, solo cuatro días después de que prosperase la moción de censura.

Los sindicatos desvonvocaron movilizaciones
Curiosamente, seis días después de la concesión de esta ayuda, los sindicatos decidieron desconvocar las movilizaciones programadas para el 16 de junio. Fue el día 11 de junio, dos días antes de reunirse con Sánchez en Moncloa, cuando UGT y CCOO indicaron que habían tomado esa decisión para “dar una oportunidad a la negociación” con la patronal de cara a lograr un pacto para la subida salarial.

Ambos sindicatos advirtieron en un comunicado de que “aunque ha habido un cambio relevante en las circunstancias de la negociación, aún no se ha llegado a ningún acuerdo” con la patronal.

Y dos días después de desconvocar las movilizaciones, el 13 de junio, tuvo lugar la reunión de los dos líderes de UGT y CCOO con Pedro Sánchez en Moncloa. Pepe Álvarez y Unai Sordo instaron al presidente del Gobierno a derogar la reforma laboral de 2012 pero sin volver al marco anterior, sino avanzar hacia un modelo más ‘’inclusivo y democráctico’’.

Tras el encuentro mantenido en Moncloa con Sánchez y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, a la que también asistió la patronal, los secretarios generalescomparecieron ante los medios para calificar de positiva la reunión y celebrar que fuera la primera del presidente.

Y de propina…
Y el 14 de junio, CCOO también decidió cancelar la huelga que tenía convocada para este verano en Renfe y Adif.

El sindicato precisó en un comunicado que esta decisión “no debe tomarse como un punto final” de la conflictividad y otorga “un tiempo prudencial” para que el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y las nuevas direcciones de las empresas que se nombren den “respuestas satisfactorias” a sus reivindicaciones.


******************* Sección "bilingüe" ************************

Hacia la insostenibilidad de la deuda y la ruptura de España
Roberto Centeno El Confidencial 18 Junio 2018

El nuevo Gobierno socialista, gracias a cuatro ministros presentables entre 17, lidera de momento las encuestas. Pero el populismo, la ineptitud y el sectarismo de la mayoría, el hachazo fiscal que prepara la ministra de Hacienda, que elevó impuestos en Andalucía al máximo del país, y el entreguismo inaudito a los enemigos de España, con un Estatuto vasco que permite el expolio más la independencia, el abandono a su suerte de tres millones de catalanes y la entrega de dinero sin control a los sediciosos para destruir la nación, les hundirá de nuevo. Empecemos por la ministra de Sanidad, Carmen Montón, cuya filosofía durante su desastrosa gestión en Valencia fue que la Sanidad pública sea un nicho de empleo de los sindicatos. El 46% de los empleados en la misma son enchufados sindicalistas o políticos, al igual que los gestores de los hospitales.

El Gobierno tripartito de esa comunidad encargó a la Sindicatura de Cuentas una auditoría de los conciertos con la sanidad privada, con la finalidad de eliminarlos. Sus conclusiones fueron justo lo contrario a lo que buscaban, ya que la auditoría demostró que dichos conciertos reducían el costo en un 25%, las listas de espera de 120 días a 40, de 50 indicadores de calidad, 48 eran superiores en los hospitales concertados, y la inversión por habitante era el doble que la de los hospitales públicos. Los concertados invierten en material de diagnóstico de primer nivel y los públicos, en salarios de los enchufados de UGT y CCOO —'Con la salud no se juega' es su eslogan favorito, es decir, 'con nuestros enchufados no se juega'—.

La ahora Sra. ministra de Sanidad de España prohibió la publicación y difusión del informe, y fue liquidando todos los conciertos con el sector privado. Solo en dos años de su gestión los costes de la sanidad pública se incrementaron en 1.500 millones de euros, pero para la Sra. Montón esto del déficit y el gasto no va con ella. Y no solo disparó el gasto, sino que redujo la calidad e incrementó las listas de espera, y eso no es gasto, eso son vidas. Su objetivo ahora es que “la universalidad de la sanidad es irrenunciable”, es decir, el gratis total a los ilegales, lo que unido a que el irresponsable de Marlaska, que piensa reducir las barreras de entrada, multiplica exponencialmente el efecto llamada, propalado a los cuatro vientos por la cadena Al Jazzera y otras que señalan España como el país coladero de inmigrantes.

A esta locura suicida se une el nuevo impulso al turismo sanitario. Miles de inmigrantes traen a sus familiares a España para tratamientos costosísimos, desde trasplantes de cadera y de hígado a diálisis y otros, pasando en muchos casos por delante de los españoles, o envían millones en medicinas a sus parientes, un disparate que no sucede en ningún país del planeta. La 'universalidad' y el turismo sanitario costarán más de 3.000 millones (no los 1.100 estimados) anuales, robados literalmente a la clase media y a la clase trabajadora. El descontrol del gasto en Sanidad desde que fue transferida a las CCAA es total y absoluto, un escándalo nacional, que nos cuesta casi el doble de lo que debería.

Pasemos ahora a Teresa Ribera, ministra no de 'Energía' sino para la 'Transición Ecológica', una memez no ya marxista-ecologista sino lo siguiente, pero no es una broma, empobrecerá gravemente a las familias y dañará la competitividad de la nación, llevando el precio de la energía al nivel más alto del mundo desarrollado. Esta irresponsable pretende cerrar el carbón y las nucleares, ya lo hicieron en los ochenta desmantelando cuatro centrales nucleares gigantes, lo que ha encarecido en forma permanente el recibo de la luz en 2.700 millones de euros año. Pero los españoles tenemos mala memoria y peor información.

Si ahora el nuevo Gobierno socialista cierra, como pretende, las centrales de carbón y las nucleares, ese disparate nos costaría a los españoles 8.700 millones de euros anuales. Adicionalmente, plantean la subida de impuestos a la producción eléctrica en 800 millones, por las emisiones de CO2 y 'daños medioambientales', en total 9.500 millones de euros equivalente a un 50% de subida en el recibo de la luz, que ya hoy es el segundo más caro de Europa. Pero esto no es todo, Sánchez quiere añadir además los impuestos 'ecológicos' a las gasolinas, a los gasóleos, al gas y a la electricidad, “porque no afecta a los trabajadores”. Solo en carburantes supondrán un incremento de impuestos de 3.900 millones de euros.

A todos estos hachazos fiscales, que empobrecerán a millones, se unen subidas programadas de 6.500 millones de euros a los 'ricos', es decir, a los trabajadores especializados y la clase media, 3.000 millones de impuestos a los bancos, que trasladarán de inmediato a los clientes, y una subida histórica de 12 puntos de la imposición al ahorro de las familias. España se situará así a la cabeza de la OCDE en presión fiscal sobre la clase media. Esto, unido a la finalización en diciembre de la compra de deuda por el BCE, casi el único comprador actual de la deuda española, y al inicio de subida de tipo en 2019, creará unas condiciones económicas y financieras insostenibles para obtener en los mercados los 230.000 millones de euros que necesitamos anualmente para no suspender pagos.

Para acabar de arreglarlo, en el primer trimestre de 2018 se ha batido el récord de endeudamiento, con 16.300 millones de euros, el 5,6% del PIB, cifra que no coincide con la de déficit, en torno al 3%, lo que significa que están camuflando gasto corriente como de capital que no computa como déficit, y los próximos trimestres serán peor, por el agravamiento de la desaceleración ya iniciada. Y las pensiones no solo están quebradas, como acaba de afirmar el Tribunal de Cuentas, es que son infinanciables: 3.000 millones más de déficit por una inflación mayor de lo esperado, 9.000 para pagar la extraordinaria en unos días, y lo mismo en diciembre, más un agujero mensual de 1.000 millones de euros (10.500 millones de gasto y 9.500 millones de ingresos por cotizaciones sociales) que tiene que ser cubierto por el Estado. Nos van a aplastar a impuestos, mientras dedican ríos de dineros a los golpistas catalanes, al PNV y a los 'sin papeles'.

Y luego los bancos, cargados de deuda pública hasta las orejas, y no solo de España sino también de Italia, los segundos tenedores de deuda italiana después de Francia y equivalente al 5% del PIB. Y con más de un 20% del PIB de deuda española, su supervivencia depende de que el Estado se la devuelva, pero con un ratio de deuda total/PIB del 137% (no el camelo del 98% de la deuda PDE, con que Gobierno y medios engañan a los ciudadanos), eso es algo metafísicamente imposible. Tanto bancos como aseguradoras están solos ante el peligro de la deuda de las AAPP, y a partir de diciembre, sin San BCE que venga a ayudarlos. Parece que nunca pasa nada y que los problemás se solucionan solos, nada más falso, pasará, no lo duden, y cuando pase será a velocidad de vértigo.

Pero si en lo económico vamos directos a un largo y oscuro valle de sombras, en lo político el tema es infinitamente más grave, porque es la unidad de la nación más antigua de Europa y la tercera del mundo la que Sánchez está a punto de destruir. Como le dijo Patxi López —algo que le ha costado ser ministro—: “Pero, Pedro, ¿tu sabes lo que es una nación?”. En su ignorancia oceánica, Sánchez habla de un Estado federal sin saber que los estados federales se han dado voluntariamente esa forma para integrar partes que estaban separadas, lo que no es el caso de España. Menos sabe aún que en los estados federales el gasto no centralizado es de un tercio del gasto total, mientras que en España es ya de dos tercios.

Pero, sobre todo, tiene que pagar el peaje a los enemigos de España que le han nombrado y le mantienen como presidente. En el minuto uno quitó el control de gasto para que los golpistas de la Generalitat puedan financiar cómodamente toda su maquinaria propagandística de odio, la persecución y discriminación implacables a los no nacionalistas, la reapertura de 'embajadas', y la preparación de un nuevo golpe de Estado. Van a acercar a los golpistas presos, y amnistiarlos después, como en febrero del 36. Esto ha producido una euforia tal entre los independentistas que el 'conseller' de Exteriores de la Generalitat ofrece ya la nacionalidad catalana a Baleares, Aragón y Valencia. Pero lo más grave sería la aprobación del Estatuto vasco: la destrucción inmediata de España como nación.

Significado histórico-político de una Comisión de "Expertos" para el futuro del Valle de los Caídos
Pedro Carlos González Cuevas. Historiador latribunadelpaisvasco 18 Junio 2018

De un tiempo a esta parte, y por obvias razones o sinrazones políticas, el Valle de los Caídos se ha convertido en una especie de cuestión nacional. Ayer el nuevo gobierno de Pedro Sánchez anunciaba su voluntad de trasladar los restos de Franco del interior de la basílica. En mayo de 2017, la mayoría del Parlamento aprobó una proposición no de ley en la que se instaba al gobierno a garantizar la exhumación de los retos de Francisco Franco enterrados en el célebre monumento. Nadie votó en contra. Con gran disgusto de Federico Jiménez Losantos, no lo hizo el partido político “centrista” denominado Ciudadanos. El Partido Popular, representante cualificado de lo que Peter Solterdijk define como “razón cínica”, se abstuvo. Y no hace mucho los socialistas Ramón Jáuregui y Carlos García de Andoin publicaron un artículo en El País, titulado “Un memorial del Valle”, en el que instaban a “la derecha” a cumplir las medidas recomendadas por una supuesta Comisión de “Expertos”, reclutada torticeramente en 2011 por el mortecino gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Tanto Jáuregui como Andoin son juez y parte, ya que el primero fue presidente y el segundo secretario de dicha Comisión. Y afirman, en el artículo, que ésta fue “cuidadosamente elegida y pactada con todas las fuerzas políticas”. ¿Es esto cierto?. En mi opinión, no; y voy a demostrarlo.

Nombrada por el Consejo de Ministros, la Comisión de Expertos estuvo presidida por Ramón Jáuregui Atondo, y compuesta por Virgilio Zapatero Gómez, Pedro José González-Trevijano Sánchez, Carmen Molinero Ruíz, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, Alicia Alted Vigil, Manuel Reyes Mate, Amelia Várcarcel Bernaldo de Quirós, Hilari Raguer i Suñer, Feliciano Barros Pintado –que relevó a la anteriormente designada Carmen Sanz Ayán-, Ricard Vinyes Ribas, Francisco Ferrandiz Martín y Carlos García de Andoain Martín.

La Iglesia católica española rechazó su presencia en la Comisión. El cardenal Rouco Varela decidió que no se debía dar legitimidad alguna a los trabajos de la Comisión, si bien en un principio se había optado por nombrar dos personas que representaran a la Iglesia católica. Sin embargo, según parece, el gobierno sólo aceptó a uno de los nombres propuestos, Monseñor Fernando Sebastián, arzobispo emérito de Pamplona y Tudela, y, además, quiso imponer a un eclesiástico afín al proyecto gubernamental. El presidente de la Conferencia Episcopal, junto a monseñor Fernando Sebastián, se negó a formar parte. En la Comisión, la presencia de la izquierda historiográfica, intelectual y política resultó abrumadora. En realidad, se trataba de un ajuste de cuentas de la izquierda y del progresismo cristiano contra el “nacional-catolicismo”.

Su presidente, Ramón Jáuregui Atondo era militante del PSOE desde 1973, secretario general de la UGT en Guipúzcoa y el País Vasco, diputado, presidente del PSE-EE, vicelendakari, secretario general del Grupo Parlamentario Socialista. Siempre se ha distinguido por su voluntad de pacto con los nacionalistas vascos y por el diálogo con los sectores católicos progresistas. Y en octubre de 2010 había sido nombrado Ministro de la Presidencia.

De idéntica militancia política era Virgilio Zapatero Gómez, catedrático de Filosofía del Derecho y ex-rector de la Universidad Complutese de Alcalá de Henares. Universitario de parva obra, Zapatero Gómez es autor de una mediocre y acrítica biografía de Fernando de los Ríos Urruti. El 23 de febrero de 2017 fue condenado a ocho meses de prisión por su participación en el caso de las tarjetas black, al ser declarado culpable del delito de apropiación indebida. Igualmente, fue expulsado del PSOE por Pedro Sánchez.

Pedro José González-Trevijano Sánchez puede considerarse un liberal-conservador afín al Partido Popular; es rector de la Universidad Rey Juan Carlos y catedrático de Derecho Constitucional. Igualmente afín a la derecha, auque también a los nacionalistas periféricos, era Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, antiguo miembro de Unión del Centro Democrático y luego militante del Partido Popular; ponente de la Constitución de 1978. Su padre, Miguel Herrero García fue colaborador de Acción Española, admirador de Charles Maurras. Su trayectoria es la de un "burkeano", es decir, la de un liberal-conservador. De perfil político mucho menos definido era Feliciano Barrios Pintado, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, y miembro de la Real Academia de la Historia. Lo mismo podemos decir de Carmen Sanz Ayán, a la que sustituyó Barrios Pintado, catedrática de Historia Moderna en la Universidad Complutense y miembro de la Real Academia de la Historia.

De izquierdista y antifranquista puede describirse la trayectoria intelectual y política de Carmen Molinero Ruíz, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Barcelona. Autora de obras como "La captación de las masas" o "La anatomía del franquismo", junto a Pere Ysás Solares. Sus opiniones sobre el tema de la “memoria histórica” son las típicas y tópicas de los activistas intelectuales de las izquierdas. Contra no pocas racionalidades y evidencias, considera que, a lo largo de la guerra civil, la violencia republicana fue ejercida “desde abajo” y que afectó básicamente a los representantes del poder tradicional, es decir, el clero y los católicos; mientras que la franquista fue “radicalmente diferente”, porque se practicó “desde arriba” y porque tenía como objetivo “construir un nuevo poder político”, “acabar con la democracia en fase de consolidación”, “doblegar la resistencia de las corrientes democráticas y de las anticapitalistas sobre todo”, “la venganza y la sumisión”, “una voluntad aniquiladora condicionada por la cultura católica de aquel tiempo”. Por ello, considera necesario “incorporar la memoria del antifranquismo al bagaje colectivo, cosa que todavía no se ha hecho”. “Recuperar la memoria histórica como base de la ciudadanía democrática es un deber de justicia histórica, afirma la calidad de la democracia y es un inversión de futuro porque no se debe olvidar que la identidad se construye en buena medida con el material de la memoria”.

Nada distante de estas posiciones se encontraba, y suponemos que se encuentra, el antropólogo Francisco Ferrándiz Martín, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Autor de obras como "Espiritismo y sociedad en Venezuela", "Fontanosas 1941-2006: Memoria en carne y hueso", "Fosas comunes, paisajes de terror", "De las fosas comunes a los derechos humanos. El descubrimiento de las desapariciones forzosas en la España contemporánea". Ferrándiz Martín ha participado activamente en multitud de exhumaciones de las fosas comunes de los combatientes republicanos. Y, como Carmen Molinero, se declara partidario de políticas de la memoria “sin medias tintas”. En concreto, el Valle de los Caídos es considerado por este autor como “la última frontera en el desaprendizaje del franquismo y de su topografía de la memoria”.

Por su parte, Alicia Alted Vigil es profesora de Historia Contemporánea en la UNED; en un principio, ha dedicado sus estudios a la política cultural del franquismo durante la guerra civil, en especial a la etapa de Pedro Sainz Rodríguez al frente del Ministerio de Educación Nacional; luego se ha centrado en la República española en el exilio. Destaca su admiración hacia la figura de Manuel Azaña. Su tendencia izquierdista y antifranquista es nítida.

De clara filiación socialista era –y es- la filósofa Amelia Varcárcel y Bernaldo de Quirós, actualmente catedrática de Filosofía Moral en la UNED. Entre 1993 y 1995, fue consejera de Educación, Cultura, Deportes y Juventud del Principado de Asturias, bajo la égida del PSOE. Su trayectoria académica ha tenido dos vertientes, filosofía y feminismo. Entre sus obras, destacan "Sexo y filosofía", "Del miedo a la igualdad", "La política de las mujeres", "Feminismo en un mundo global", etc. En su último libro, "La memoria y el perdón", abunda, aunque tangencialmente, en el tema de la “memoria histórica”: “En España este tema de la memoria está abierto. Palpita. Y por eso es difícil abordarlo desapasionadamente. Sin embargo, hay que hacerlo (…) La memoria del mal realizado produce todavía miedo y resentimiento. No se ha elevado a discurso conceptual. Y vendría bien hacerlo. Tomar la frialdad del análisis es casi obligado”. Pero, en esta obra, no lo hace.

Más comprometido y militante con el tema de la “memoria histórica”, Ricard Vinyes, profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Barcelona, es autor de libros como "La formación de las Juventudes Socialistas Unificadas", "El soldat de Pandora", "Irredentas", "El daño y la memoria", etc. En 2004 recibió el Premio Nacional de Patrimonio por el comisariado de la exposición Las cárceles de Franco. Su perspectiva ideológica es la de un nacionalista catalán de izquierdas, que no duda en hacer suya la ecuación “Holocausto= Fachas= UCD= AP”. Se muestra partidario de la independencia de Cataluña. Identifica al PP catalán con la CEDA y a Ciudadanos con Falange, por su “perpetuo hostigamiento a la cultura democrática de este país” y por su “matonismo verbal”. En la introducción al libro colectivo "El Estado y la memoria", Vinyes se muestra partidario de lo que denomina “memoria de Estado”, una “política pública de memoria”, identificada con las experiencias vitales de las izquierdas antifranquistas. De acuerdo con este planteamiento totalitario, Vinyes se muestra partidario, entre otras cosas, de “volar el Valle de los Caídos”, ya que lo considera “un parque temático de la victoria del crimen político”.

Manuel-Reyes Mate Rupérez es Profesor de Investigación en el CSIC y puede ser conceptualizado como un teólogo-político de izquierdas. Muy ligado al PSOE, fue Director del Gabinete Técnico del Ministerio de Educación y Ciencia entre 1982 y 1986. Desde esa plataforma, inspiró e impulsó la creación del Instituto de Filosofía del CSIC, de cuyo Patronato fue Presidente desde 1987 hasta 1990, fecha en la que fue nombrado Director del Instituto hasta 1998. En plena era Zapatero, se le concedió el Premio Nacional de Literatura-Ensayo por su obra La herencia del olvido. Seguidor de Walter Benjamín, Manuel Reyes Mate es un autor monotemático. En realidad, siempre ha escrito el mismo libro, cuyo argumento ha reiterado hasta la saciedad: la razón de los vencidos. Como en el caso de Benjamín, este autor juzga necesario defender la idea de que cada presente se abre a una multiplicidad de futuros posibles. En cada coyuntura histórica existían alternativas, que no estaban a priori condenadas al fracaso. Esta apertura del pasado significa también que los llamados “juicios de la historia” no son en absoluto definitivos e inmutables. El porvenir puede reabrir expedientes históricos cerrados; rehabilitar a víctimas calumniadas; reactualizar esperanzas y aspiraciones vencidas; redescubrir combates olvidados o juzgados utópicos o anacrónicos. En este caso, la apertura del pasado y la apertura del futuro se encuentran íntimamente ligadas. Para Manuel Reyes Mates existe un deber de memoria, porque ésta es un dique para la barbarie representada por Auswichtz. En ese sentido, el teólogo-político nada tiene que decir de otros genocidios, matanzas o barbaries, como el exterminio de los indios de las praderas en Norteamérica, el de los armenios, el Gulag, Dresde/Hamburgo/Hiroshima/Nagasaki, Paracuellos del Jarama, Katyn, la persecución religiosa durante la guerra civil española, etc, etc. Sin embargo, está muy claro que la perspectiva de este autor resulta deliberadamente selectiva y niega en todo momento la posibilidad de dicha equiparación. Por ello, resulta, al menos en nuestra opinión, absolutamente escandalosas sus opiniones sobre la guerra civil y el régimen de Franco, al que relaciona directamente con el Mal Absoluto: “La Iglesia católica, obsesionada con el comunismo, colaboró con el fascismo callando, bendiciendo sus cañones o declarándose parte beligerante junto al fascismo contra la legalidad republicana, como ocurrió en España (…) Pero quizá a ninguna Iglesia como a la española afecte el deber de la memoria ya que ninguna como ella se echó en manos del fascismo. No sólo bautizó una guerra fratricida de Cruzada, sino que intervino con todas sus fuerzas, materiales y espirituales, en el triunfo de la misma ideología que levantó las cámaras de gas y los hornos crematorios. Creo que los católicos españoles no hemos tomado aún conciencia de lo que eso supuso: una Iglesia hermanada con los actores del mayor crimen contra la humanidad conociendo y sirviendo de cobertura espiritual a la masacre española”. Ni una palabra sobre las quemas de conventos durante la II República y mucho menos sobre las matanzas de sacerdotes a lo largo de la guerra civil. Claro que, según estas teorías, todas las “víctimas” no son iguales. Bastaría con leer semejante monstruosidad para llegar a la conclusión de que esa insistencia agónica en la memoria –selectivamente perfilada, además- resulta incapaz de realizar no sólo las necesarias distinciones históricas, sino de garantizar la solución a los distintos conflictos provocados por la barbarie. En realidad, lo que esta ridícula teología política provoca es la perpetuación de la guerra y de las injusticias. Pero hay algo más; contribuye a banalizar la barbarie. Desde su perspectiva, todo se vuelve genocidio; todo el mundo que no nos gusta se convierte en nazi. En fin; hemos dedicado demasiado tiempo y demasiado espacio al señor Manuel Reyes Mate; y creo que no lo merece.

Nacionalismo catalán radical, progresismo católico y antifranquismo se unen en la persona y en la obra de Hilari Raguer i Suñer, historiador y sacerdote. Autor de obras tales como "La pólvora y el incienso", las biografías de nacionalistas catalanes católicos como "Carrasco y Formiguera" o del general Domingo Batet Mestres, Raguer i Suñer ha sido y es un crítico radical de la Iglesia española, a la que acusa de “franquista”; y ha negado el carácter de mártires a los sacerdotes asesinados en la zona republicana a lo largo de la guerra civil. Igualmente identifica la “memoria histórica” con los opositores al franquismo.

Por último, hay que señalar la trayectoria del secretario de la Comisión, Carlos García Andoain, un hombre del PSOE encargado de “tender puentes” con el mundo católico. Ha sido concejal en el ayuntamiento de Sestao, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, director de formación de laicos en la diócesis de Bilbao. Aboga por “un laicismo incluyente y constitucional”. Es autor de una tesis doctoral, aún no publicada que yo sepa, sobre el pensamiento religioso de Fernando de los Ríos Urruti. Gran teólogo, sin duda. Y es que los socialistas españoles tan sólo pueden rendir culto a intelectuales mediocres.

Esta era la imparcialidad y pluralidad que nos prometía Ramón Jáuregui. Puro cinismo.

Dada la preponderancia izquierdista, las conclusiones eran inequívocas: construcción de un “memorial”, construcción de un centro de interpretación; y, por supuesto, la exhumación de los restos de Francisco Franco, que era lo que se perseguía. Lo demás, como hubiera dicho Pío Baroja, era cacharrería.

Por su parte, la minoría conservadora de la Comisión, representada por Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, Pedro González Trevijano y Feliciano Barrios Pintado, suscribieron un voto particular, en el que manifestaban su desacuerdo con la propuesta de traslado de los restos de Francisco Franco, que, a su juicio, “resultaría hoy impropia en nuestro contexto europeo y occidental, donde no se ha dado nada semejante”. Además, era incoherente con la decisión de no intervenir en la Basílica. Y concluían, a mi juicio con acierto: “Una parte no pequeña de los españoles considerarían que la exhumación supone una descalificación de un largo período de la historia de España y a otra parte resultaría muy ingrato el traslado de los restos del general Franco con la dignidad que corresponde a un Jefe del Estado. Y todo ello en una circunstancia en que la opinión está y estará más dividida y radicalizada por las graves circunstancias económicas, sociales y políticas presentes”.

Y es que esa Comisión carecía de legitimidad desde el principio dado la forma en que se reclutó. Me consta que prestigiosos historiadores de izquierda se negaron a participar en la pantomima. De otros, por desgracia, no podemos decir lo mismo. Allá cada cual con su conciencia.

COVITE
Víctimas alertan en el País Vasco francés de ‘la gran mentira sobre ETA’
La Gaceta  18 Junio 2018

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite se ha desplazado este sábado a la localidad vascofrancesa de Bayona para alertar de que construir “la gran mentira” sobre la banda, “la negación de su historia de terror”, solo llevará “a la impunidad”.

En esa ciudad, representantes de Covite, así como el filósofo Fernando Savater, el escritor Martín Alonso y la eurodiputada de UPYD Maite Pagazaurtundúa se han reunido con el colectivo francés Memoire et Vigilance, crítico con la cumbre internacional que el pasado 4 de mayo certificó en Cambó-les-Bains la disolución de la organización terrorista.

Todos ellos entienden que ese acto del fin de ETA fue un “teatrillo” en el que la banda y su entorno político “desaprovecharon la oportunidad” de condenar “la historia de terror” de la banda y, en cambio, “escenificaron un supuesta disolución y revelaron su estrategia de blanqueamiento de la historia”.

Estas consideraciones las han hecho en una rueda de prensa de la que han informado en un comunicado, en el que además reprochan a ETA no haber pedido perdón a las víctimas ni haber ayudado a esclarecer los 358 asesinatos que quedan sin resolver.

Pagazaurtundúa ha presentado un informe titulado “Anormalidad democrática en el post-terrorismo: Agradecimientos a ETA y homenajes a etarras en el País Vasco”, que habla de “los desafíos que plantea el nuevo escenario del post-terrorismo”, “plagado” de celebraciones y recibimientos a miembros de la banda para conseguir la construcción de esa “gran mentira”.

“Tras Cambó han aparecido nuevos enaltecimientos y agradecimiento público a ETA por el terror ejercido durante más de 50 años. El partido lobista de ETA ha intensificado la agenda de la mentira. Aceptar la construcción de la ‘Gran Mentira’ por parte de los que mataron y atemorizaron, además de tremendamente cruel con las víctimas, es un error para una sociedad que debe mirar al futuro desde la ley, la justicia y la libertad”, señala el texto.

Savater ha dicho, por su parte, que “evitar un embellecimiento falsario de la historia de ETA es importante no sólo para comprender mejor el pasado y evitar la impunidad de los culpables, sino sobre todo para defender el presente y el futuro del contagio con los objetivos separatistas y contrarios a la ciudadanía democrática de la banda criminal”.

Martín Alonso ha criticado que los llamados “artesanos de la paz” aparecieran cuando ya ETA había dejado de matar y no hicieran “ningún comentario serio” al comunicado de la organización terrorista “con ese incalificable semiperdón”.

“El papel de tantos expertos, mediadores, observadores, verificadores, artesanos y asimilados se resume en dar respetabilidad a unas reivindicaciones alucinatorias, difuminar a las víctimas y la responsabilidad ante ellas”, ha subrayado.

El responsable de Memoire et Vigilance Maurice Goldring ha denunciado “la impostura en la que los antiguos abertzales radicales quieren hacer que se les reconozca a la vez que se lleva a cabo el blanqueamiento, haciendo olvidar sus crímenes y barbarie”.

“Han conseguido a reunir al conjunto de la sociedad vasca menos algunas personas, pero es suficiente unos pocos para que la impostura aparezca claramente”, ha advertido, según indica la nota.

Los deberes de "educación cívica" y lingüística de una escuela separatista
La "Escola Thau" pide a los alumnos que sondeen entre sus compañeros qué idioma hablan en casa.
Pablo Planas (Barcelona)  Libertad Digital 18 Junio 2018

"Pregunta a los compañeros de clase qué lengua hablan habitualmente en casa". Esta es la "encuesta" que tienen que hacer los niños de la escuela Thau de Barcelona entre sus compañeros. Se trata de un ejercicio de "educación cívica" de la asignatura de catalán. Aunque no lo parezcan, son los deberes que se reparten al término de las clases.

Los escolares de este centro, de gran tradición catalanista, también tienen que ir al quiosco y comprobar cuántos diarios están escritos en español y cuántos en catalán. Una vez resuelta cada cuestión, deben apuntar el número de niños que en casa hablan español, catalán u otras lenguas y lo mismo tras el repaso a la prensa.

Bajo el epígrafe "Conviene que sepas", se "informa" a los alumnos de que "el catalán es la 'lengua propia' (en negrita en el original) de Cataluña, es decir, es la lengua que hemos usado siempre los catalanes para relacionarnos entre nosotros a lo largo de la historia".

También se les cuenta que en Cataluña hay dos lenguas oficiales, pero que "el catalán ha sido una lengua prohibida y perseguida durante muchos años a lo largo de la historia", que vuelve a ser oficial desde 1979 y que "las campañas de 'normalización del catalán' (también en negrita) pretenden conseguir que todos los catalanes conozcamos la lengua propia de Cataluña".

El centro del mitin de fin de curso
Dado el contexto escolar, el número de niños que en casa hablan lenguas diferentes al catalán formaría parte de familias catalanas que necesitan una "campaña de normalización" para adoptar la "lengua propia", esa que se ha hablado incluso antes que el latín, "siempre" y "a lo largo de la historia" entre los catalanes.

El centro concertado que reparte estos deberes entre sus alumnos es el mismo del mitin en el patio del profesor separatista. Carola Miró, esposa del presidente de la Generalidad, Quim Torra, es profesora de esta escuela.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial