AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 27 Junio 2018

La idiocia como forma de Gobierno
Editorial La Tribuna del País Vasco 27 Junio 2018

A pesar de ser extremadamente grave y preocupante, el gran problema del Gobierno de extrema izquierda de Pedro Sáchez no es que sea un Ejecutivo con un apoyo escaso en el Parlamento y sustentado únicamente por formaciones políticas independentistas y radicales. El gran drama de este Ejecutuvo es su idiocia, una deficiencia profunda para interpretar la realidad basándose en datos objetivos y empeñado en ver el mundo exclusivamente a través de emociones infantiles, eslóganes frívolos y símbolos que son una farsa.

Una prueba palpable de esta ineptitud profunda que se extiende como la pólvora desde La Moncloa, es un tuit hecho público ayer por el Gobierno de España en el que, textualmente, se afirma lo siguiente: ".@sanchezcastejon evalúa sus recientes encuentros con líderes europeos tras visitar esta mañana a #AngelaMerkel en Berlín. Las manos del Presidente marcan la determinación del Gobierno".

Y, como no podía ser de otra manera, el Gabinete de Comunicación del Gobierno incluye en su comentario diversas imágenes de las manos presidenciales. Es decir, que lo de Pedro Sánchez con Angela Markel no fue una cuestión de diálogo político, de argumentos, de explicaciones, de intercambio de información, de reflexiones sosegadas entre presuntos líderes europeos... no, al parecer, el encuentro de Sánchez con Merkel fue una cuestión de hacer manitas, de transmitir datos a través de los movimientos de las extremidades, de enviar mensajes subliminales mediante los gestos. En fin, la estupidez hecha voz de mando. Randolph H. Pherson, ex-analista de la CIA y CEO de Globalytica, en una entrevista exclusiva que publicará próximamente la Revista Naves en Llamas, lo expresa muy claramente: “La incapacidad de los políticos para vertebrar discursos racionales es un riesgo global para la seguridad”. Que no nos pase nada.

Presidente Instagram
Desde el pasado 2 de junio, España es otra
Luis Ventoso ABC 27 Junio 2018

Hasta el 2 de junio de 2018, día del feliz advenimiento del presidente Sánchez, España se encontraba en situación de emergencia nacional, según informaba un clamor televisivo. Cierto barbado Atila, hoy exiliado en Santa Pola, había sumido al país en la corrupción, la incompetencia y la desesperanza absolutas. Aquel mandatario malandrín se ocultaba «tras el plasma». El Parlamento estaba «paralizado», «sin pulso legislativo», incapaz de aprobar una sola ley. La sanidad y la educación pública llevaban largo tiempo «desmanteladas por el PP». La situación en Cataluña se encontraba «bloqueada», pues el caprichoso Mariano se emperraba en no dialogar con los buenos de los sediciosos. España crecía por tercer año consecutivo por encima del 3% y las cifras de paro se recortaban aceleradamente, pero ahí no debía verse nada bueno: «Todo es empleo basura». La «ley mordaza», o de «la patada en la puerta», nos mantenía acongojados -o vocablo similar-, y aquella España de Rajoy era más represiva que la China de Xi Jiping. Por último, habíamos perdido nuestro lugar en Europa y los telediarios de TVE eran tan increíblemente tendenciosos que provocaban reflejos a lo perro de Pavlov: no podías verlos y no salir corriendo a votar al PP.

Por fortuna todo ha cambiado. «Hasta parece que se respira mejor», le escuché exclamar a un tertuliano-botafumeiro en los primeros días del «Gobierno bonito». Los problemas se han evaporado. El presidente Sánchez solo ha aceptado una jabonosa entrevista en TVE, sin una sola repregunta, pero aquí nadie dice nada. La sanidad y la educación siguen donde siempre, pero ya no hay quejas. De economía ni se habla y de repente nadie recuerda la corrupción. Las iniciativas legislativas de Sánchez suman cero, pero sus exegetas destacan que el Parlamento florece tonificado. El diálogo con los golpistas va viento en popa: la pinza PSOE-Podemos ha empezado a debilitar el Estado y los separatistas se lo agradecen anunciando que intentarán otro golpe. En la UE seguimos exactamente donde estábamos, ni más ni menos, y TVE está a punto de ser tomada por decreto para convertirla en un megáfono del único pensamiento admisible, el presunto progresismo.

Pero no seamos cínicos. Hagamos un análisis ecuánime. Tras ganar las elecciones (¿o es que en democracia no gobierna quien ha vencido en las urnas?), el presidente Sánchez está tomando medidas muy demandadas por los españoles: estudia gestos con los asesinos de ETA y los golpistas separatistas; anuncia una drástica ley de eutanasia contra la mayoría católica del país; y parece dispuesto a desmontar lo que queda del Estado en el País Vasco, porque toca pagarle el favor al PNV. Pero hay algo más relevante, una decisión solo al alcance de un gran estadista: Sánchez va a desenterrar a Franco, medida urgentísima que disparará el PIB y facilitará que las familias lleguen sin agobios a fin de mes.

Expulsado Mariano a su Santa Elena de Santa Pola, por fin se abordan las cuestiones importantes: Sánchez va en el avión con gafas de sol, trota en vídeo y anoche La Moncloa subió a su Twitter oficial una loa gráfica a las manos firmes del providencial mandatario. El primer Presidente Instagram de nuestra democracia. Ahí es nada.

Sánchez y los límites de la democracia
Roberto L. Blanco Valdés La voz 27 Junio 2018

Las elecciones generales son un procedimiento para designar a quienes conformarán las Cortes Generales, una de cuyas Cámaras debe elegir al presidente del Gobierno. Pero las generales son algo más, de importancia primordial: el momento en el que los partidos realizan sus ofertas al cuerpo electoral y contraen con él solemnes compromisos. Solo así pueden los votantes exigir responsabilidad a los votados por la forma en que han cumplido o incumplido el mandato recibido.

Pedro Sánchez no ha ganado la presidencia en elecciones. Más allá de la deslealtad constitucional que supone haber aceptado llegar a la Moncloa con el apoyo de los partidos golpistas catalanes, la moción de censura que lo ha convertido en presidente es, pues, la fuente de legitimidad de su poder y marca, por ello, los límites a los que Sánchez debe sujetarse: aquello para lo que pidió el apoyo del Congreso.

¿Un programa? No, un montón de vaguedades, entre las que solo había tres clarísimas ideas: regenerar la vida política española (es decir, echar a Rajoy y a su partido), dar estabilidad al país (con un Gobierno apoyado por 84 diputados y no por 137) y convocar nuevas elecciones. Sánchez lo resumía en un tuit el mismo día que comenzó el debate en el Congreso: «Defiendo esta moción de censura por coherencia, responsabilidad y democracia. Propongo un Gobierno socialista, paritario y europeísta que cumplirá con la Unión Europea y la Constitución. Su hoja de ruta: estabilizar, atender las urgencias sociales y convocar elecciones».

Sin embargo, en la entrevista en Televisión Española -madurada tras un largo silencio de casi dos semanas- ese propósito esencial ya había cambiado: Sánchez anunció que su propósito era ¡agotar la legislatura! Sí, la que acaba de prometer en el Congreso que disolvería en cuanto se acabase la emergencia nacional que, según él, justificaba la censura.

Hoy es ya público y notorio que todo lo dicho por Sánchez en la Cámara era un cuento para justificar un sencillo «quítate tú que me voy a poner yo a ver si así logró salir por fin del agujero electoral en que he metido a mi partido». Si ello es grave, pues supone engañar al país entero, mucho más lo es que el presidente haya abierto sin pensárselo dos veces una agenda de cuestiones de importancia política, económica y social trascendental.

Anteayer se entrevistó con el presidente de la Comunidad del País Vasco para hablar del acercamiento de los presos de ETA a cárceles vascas, la transferencia de las prisiones y el traspaso de los servicios de la Seguridad Social. ¡Nada más y nada menos! ¿Es eso «atender las urgencias sociales» o algo que remotamente se le parezca? En absoluto: es meterse de hoz y coz en asuntos esenciales de la política española, para los que Sánchez carece del más mínimo mandato popular. Es, dicho claro y pronto, pasarse de la raya que separa la acción legítima de un gobernante democrático de la que obviamente no lo es.

Señor presidente, primero las víctimas de ETA; luego los presos
ESdiario 27 Junio 2018

Con 312 asesinatos sin aclarar, priorizar el futuro de los presos de ETA sobre el de las víctimas es indecente. Sólo se explica por las deudas que Sánchez tiene con el nacionalismo.

Es imposible no encontrar una relación directa entre las cesiones, el discurso y la actitud del nuevo Gobierno hacia el separatismo catalán y el nacionalismo vasco y el apoyo, decisivo, que ambos le dieron a Pedro Sánchez para convertirse en presidente sin ganar en las urnas.

Por mucho que el jefe del Ejecutivo pretenda en vano presentar sus compromisos en un supuesto talante derivado de su capacidad de diálogo, a nadie se le escapa que es el pago de la factura que explica cómo el PNV, que había pactado el cupo y los Presupuestos Generales con el PP en unas condiciones muy ventajosas ya, respaldo una moción de censura sin precedentes en Europa para llevar a La Moncloa a un candidato con 53 escaños menos que el partido ganador de los comicios: simplemente, podría sacarle más, sorteando incluso algunas líneas rojas.

Una es, desde luego, dedicar más tiempo al futuro de los presos de ETA que a las víctimas de sus crueles andanzas. Y es lo que está haciendo el Ejecutivo al plantear antes el acercamiento de reos por terrorismo que la satisfacción de sus represaliados. Lo dicen las víctimas y, simplemente por sentirlo así, tienen razón.

Con 312 asesinatos sin aclarar, empezar por los presos en lugar de por las víctimas es intolerable

Son ellas quienes reclaman algo que la sociedad española, empezando por sus representantes políticos, debieran concederles motu proprio: recuerdo, homenaje, compensación y dignidad. Y cuando hay 312 asesinatos sin aclarar, poner como prioridad la aproximación de presos a cárceles vascas e incluso la cesión al Gobierno vasco de la política penitenciaria, es humillante.

Una indecencia
No sólo por los hechos concretos en sí, sino por el contexto político en que se inscriben de homenajes reiterados a terroristas cuando regresan a sus pueblos y de una equidistancia aparente en demasiados ámbitos que, con la excusa de consolidar la paz, sitúan en un plano parecido a quienes mataban y a quienes morías. Esto es una indecencia, simplemente.

Que las propias víctimas hayan renunciado a participar en un homenaje del Congreso programado horas después de la reunión de Sánchez y Urkullu es sintomático y exige una reacción inmediata de la clase política. Especialmente cuando, a la vez, los mensajes que emite el Gobierno con respecto al nacionalismo son igual de inquietantes: no tanto por las decisiones que pueda tomar, que también, cuanto por el blanqueamiento que supone en el caso de Cataluña, asfixiada por un secesionismo antidemocrático al que Sánchez o Iglesias conceden una autoridad y reconocen unas necesidades que no proceden.

El presidente Sánchez no tiene ningún derecho a alimentar los desvaríos de Torra o Urkullu

El capítulo de ETA pone a prueba la resistencia moral, ética y humanitaria de una sociedad; y ni el cese de las balas ni la disolución de la banda merecen el más mínimo premio, especialmente si incluye la renuncia a contar este negro capítulo en los términos correctos: ha de haber buenos y malos y malos y vencedores y vencidos, pues una confusión al respecto ofende a quienes pagaron el más alto precio, debilita la democracia y avala la supervivencia de las razones que impulsaron el horror.

Sus facturas
Si Sánchez tiene facturas pendientes con sus aliados, debe abonarlas él. Y si no puede, que no lo haga a costa de los intereses colectivos, especialmente en espacios de consenso contra el terror que no pueden convertirse en moneda de cambio para consolidarse en un puesto que no le dieron los votos.

Solidaridad a cambio de votos
OKDIARIO 27 Junio 2018

La solidaridad a cambio de votos no es solidaridad, sino una utilización inaceptable de las personas. Tal y como desvela OKDIARIO, el PSOE pretende suavizar los requisitos para que puedan votar más inmigrantes en futuras elecciones municipales. Un error que, además, podría convertirse en una gran irresponsabilidad. Con una medida como ésta, el partido que actualmente ocupa la presidencia del Gobierno no haría el análisis reposado que exige la situación. Muy al contrario, lanzaría otra medida de efectismo político que, en primer lugar, sería perjudicial para los propios inmigrantes, ya que nadie les podría garantizar unas condiciones de estancia dignas en nuestro país.

Podrían votar, sí, pero no sabrían cómo podrían vivir. El propio ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, insistió en la víspera de la llegada del Aquarius que su entrada en España suponía “un acto simbólico, efectivo que pretende poner de relieve frente al Consejo Europeo la necesidad de que nos enfrentemos a un problema de todos”. Un contexto que se solucionará entre todos los países miembros o supondrá una sima en la Europa comunitaria. Nadie niega la necesaria solidaridad ante las catástrofes humanitarias que asolan África en forma de guerra y hambre. Es responsabilidad de la UE ayudar en lo posible. No obstante, dicha colaboración no puede significar la mera utilización de los propios inmigrantes.

Las ocurrencias y el efectismo político son perniciosos a medio y largo plazo. Este mismo martes, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente español, Pedro Sánchez, han tratado el asunto en la víspera del importante Consejo Europeo que tendrá lugar en Bruselas el jueves y el viernes. Alemania es un buen ejemplo de los problemas que puede causar una política de inmigración errónea e insostenible. En conciencia y por justicia, los inmigrantes que logren el permiso de residencia deben tener las máximas garantías posibles de una vida digna. El actual Gobierno debería pensar más en la sostenibilidad de la inmigración por parte del Estado que en rentabilizarla en forma de votos.

El nuevo régimen
Amando de Miguel  Libertad Digital 27 Junio 2018

El Gobierno socialista solo cuenta con un aliado para llevar adelante sus decretos: Podemos.

El sistema del turno pacífico (y corrupto, claro) entre los dos grandes partidos de notables (liberales y conservadores), diseñado por Cánovas en 1876, duró poco más de una generación. Vino enseguida una época de gran inestabilidad, que acabó como el rosario de la aurora, por decirlo suavemente.

El invento del consenso entre los grandes partidos de masas (populares y socialistas) ha durado también poco más de una generación, de 1976 hasta ahora mismo. La corrupción es ahora más fuerte que hace un siglo, entre otras razones, porque la tarta económica que llaman PIB se ha hecho mucho más suculenta. No solo eso; lo fundamental es que el Gobierno interviene mucho más en la economía que hace un siglo. Tanto en un caso como en otro, los actores políticos no se percatan bien de que, llegado un momento, el esquema se agota. La inercia es la fuerza decisiva del acontecer histórico.

Ahora tenemos a los socialistas en el Gobierno, pero con tan exigua minoría en el Congreso de los Diputados que no van a poder dictar nuevas leyes. Así pues, gobernarán por decreto y se limitarán a gestos simbólicos, ideológicos, retóricos, aunque al final también cuesten dinero, mucho dinero. Un ejemplo lo tenemos en la nueva Dirección General para inquirir los fusilamientos del franquismo. ¿Por qué no también los fusilamientos de José Antonio Primo de Rivera, Ramiro de Maeztu o Manuel Bueno? Me limito a citar tres casos de plumas egregias, que se eliminaron por la brava a comienzos de la guerra civil.

Lo anterior nos dice que el Gobierno socialista solo cuenta con un aliado para llevar adelante sus decretos: Podemos. La influencia de estos jóvenes herederos del anarquismo va a ser decisiva, precisamente porque no se sientan en el Consejo o Conseja de Ministras y Ministros. Es decir, influyen sin responsabilidad.

Mayor es aún la crisis de los populares, sobre todo porque no gobiernan en la nación. Solo les cabe aliarse con Ciudadanos, cuyos dirigentes vienen a ser los que no pudieron medrar en el Partido Popular. Populares y Ciudadanos son demasiado propincuos como para pretender ir cada uno por su lado. Pero ya se sabe, en España los adversarios de verdad son los cercanos. Es lástima que no se aproveche la ocasión para formar un gran Partido Conservador con todas las fuerzas que no son de izquierdas. Bien puede constituir la mayoría sociológica del país.

En definitiva, adiós al bipartidismo, aunque figure como imperfecto, pero fue la marca de la Transición. Lo que asoma ahora es un multipartidismo también imperfecto. Al menos a los políticos les gusta que haya ahora más puestos a repartir. Solo con la lista de los asesores de los altos cargos y sus respectivos jefes de prensa o de gabinete se puede confeccionar una nutrida nómina de paniaguados. Añádase el dato de que cada vez hay más ministerios (con nombres cada vez más largos), lo que supone más directores generales y secretarios de Estado. Además, según el esquema constitucional, los que gobiernan no se eligen por el pueblo, sino que se cooptan según los acuerdos de los partidos. Ellos constituyen la verdadera osamenta del cuerpo político. De ahí que se pueda constituir un Gobierno con el mínimo apoyo de votos.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Recobrar Gibraltar, clave necesaria para una España independiente.
Pío Moa Gaceta.es 27 Junio 2018

Alfonso II el Casto es una figura clave en la historia de España: superó la amenaza inminente de aniquilación de Oviedo, normalizó la reivindicación del reino hispanogótico y creó el Camino de Santiago: https://www.youtube.com/watch?v=XZWpeMfoHwA&t=228s
La Reconquista Y España
***********************
–Inglaterra es muy consciente de que sus intereses no son los de España. Por eso retiene la colonia piratesca de Gibraltar. Los gobiernos PP y PSOE creen que la posición de España como lacaya de Londres les conviene.
-Inglaterra defiende sus intereses (Gibraltar). La casta política española defiende también sus intereses: los de Inglaterra.
-Gibraltar ha sido desde el principio un factor de corrupción de la política española: pronunciamientos en el siglo XIX, apoyo a separatismos, chantaje, contrabandos, operaciones opacas..
*************
Pensemos en este dato: España soporta una colonia extranjera , y no en un punto cualquiera de su territorio, sino en el mismo centro de su eje defensivo Baleares-Gibraltar-Canarias, orientado hacia el norte de África bajo el supuesto de que no tenemos enemigo real en el resto de Europa. Ahora bien, ese punto clave de nuestra defensa estratégica está en manos de una potencia extranjera cuyos intereses al respecto difieren por completo de los nuestros. Marruecos es nuestro único enemigo potencial –en principio–, con su amenaza permanente sobre Ceuta y Melilla y sus ambiciones nunca olvidadas sobre Al Ándalus. La diversidad de intereses queda de relieve, entre otras cosas, en el hecho de que Ceuta y Melilla no estén cubiertas por la OTAN, lo que indica un designio a largo o medio plazo.

No debe olvidarse que Inglaterra está fuertemente respaldada por Usa, y entre las dos forman el cerebro y la columna vertebral de la OTAN, comparten información reservada que no difunden a otros países, etc. Su interés fundamental en Gibraltar consiste en el control del estrecho, una larga tradición. Por allí pasan al año cientos de miles de barcos, mercantes y militares, submarinos, etc. Se dice que ese control no puede quedar en manos de España porque esta no es un país fiable, ya que así como carece de verdadera política exterior, su política interior puede dar cualquier bandazo. Y, en efecto, así es. Ahora bien, tampoco son fiables para nosotros Usa e Inglaterra, y la mera invasión de nuestro territorio pone de relieve la imposibilidad de una amistad. Además, ni el canal de Suez ni el del Bósforo y Dardanelos están controlados por una colonia militar impuesta por Inglaterra o Usa, como tampoco otros estrechos de gran valor estratégico y comercial. Es decir, España acepta lo que no toleran países como Egipto o Turquía. Ello aparte, hoy puede controlarse aceptablemente el tráfico mundial por satélite. Este dato pone de relieve otra dimensión del problema.

Así, esta invasión de España tiene un sentido más amplio y simbólico: constituye un insulto y una amenaza permanentes, con la advertencia de que su colaboración con las potencias anglosajonas debe ser la del lacayo con el amo. A la OTAN le interesa una España débil y manejable, y es llamativa su coincidencia de intereses en este sentido con Marruecos, el islamismo en general y los separatismos. Y si echamos un poco la vista atrás, veremos que tanto el PP como el PSOE han sido los agentes de esa satelización de España, que va más allá de lo político y militar para entrar en el terreno cultural más decisivo a la larga. Ciertamente la coincidencia OTAN-islamismo-separatismos es parcial: la situación geoestratégica de España resulta demasiado valiosa para llevar su debilitamiento hasta la fragmentación del país y guerras o graves disturbios civiles, cosa que sí conviene en cambio a islamistas y separatistas. Pero la posibilidad de chantaje con estos últimos para que España acepte su posición de satélite de Inglaterra e indirectamente de Usa, no precisa mayor comentario.

Para que España pueda sentirse segura, Gibraltar debe serle reintegrada, y este debe ser un punto clave en la política española. Solo a partir de ahí puede haber una colaboración que no sea la del lacayo con el amo. Una colaboración de acuerdo con los intereses de España, que pasan claramente por una neutralidad no hostil y en favor de la paz, principalmente en África. Y esa situación ideal exige por una parte la liquidación del sistema de partidos creado en la transición, sistema hoy en profunda crisis; y por otra el surgimiento de una alternativa para los principales problemas del país y el de Gibraltar en lugar destacado.
*******************
–Creo que la potencia de una idea se manifiesta en su capacidad de generar cultura. Y hoy la derecha es totalmente incapaz de hacerlo. La Falange, por ejemplo, dio lugar a una serie de poetas, escritores diversos, algún desarrollo del pensamiento de José Antonio, algunos pintores, o a la maravilla del Valle de los Caídos. Pero eso fue hace muchos años. Hoy casi toda la cultura tiene el sello de la izquierda. Es un sello falso o falsario, pero en contra no hay casi nada. Pasa como con la política: unos no necesitan pensar porque ya tienen todas las claves: masonería y sionismo. Otros tampoco necesitan pensar: ya lo hizo Zapatero por ellos. Ni siquiera son capaces de apreciar y fomentar lo poco nuevo que sale aquí y allá.

¿Franco? ¿Quién es Franco?
Miguel Ángel González. vozpopuli  27 Junio 2018

Se pregunta uno cuántos años son necesarios para que la historia venga y entierre las pasiones de la vida. Los casi cuarenta años de franquismo (¡casi cuarenta años!) han pasado y solo los que tienen más de esa edad vivieron aquel tiempo. Casi ninguno de los actuales dirigentes políticos, por tanto, tiene conciencia ni memoria de haber vivido en una dictadura. Todo viene de oídas. Y más de oídas aún al tratarse de una clase política de barniz cultural: pocos son lo que leen historia y pocos quienes conocen la historia de su propio país. Pero el ambiente tertuliano se ha impuesto como medida: no hay escrúpulo para hablar de lo que no se sabe con tal de cumplir objetivos, bien sea un poco de pasta o bien un puñado de votos. Franco es también hoy un nombre de oídas, y quienes lo esgrimen tras los cuarenta años de su gobierno autoritario y los cuarenta de su muerte (¡viva Franco!, ¡muera Franco!) reproducen solo una consigna, un eslogan enternecedor de cuando el abuelo y todo eso.

El franquismo es un buen tema de historia. Hay ya libros magníficos para hacerse una idea, desde la guerra civil hasta 1975. Luego puede uno valorar diferentes actuaciones, procesos, represión, obra pública, desarrollismo, apertura. Muy aburrido, como suele ser el conocimiento de los hechos. Para eso, en todo caso, el historiador necesita testimonios y, cuando los protagonistas se mueren, solo quedan ya restos materiales. Entre esos restos materiales son preciosos también los edificios, los mausoleos, los mismos cadáveres. La momia de Lenin, por ejemplo, y a pesar de la feligresía de que sigue gozando, es un resto extraordinario que al menos puede servir para seguir mirando a quien generó tanto daño. Joder, fuiste tú. ¿No estaría bien ir a un museo de Berlín, qué sé yo, y poder ver el cadáver momificado de Hitler? Sí, sí, este fue. ¿Y por qué no con Franco?

Hacer una damnatio memoriae de Franco sería históricamente injusto, porque haríamos entonces una damnatio memoriae de todos los compatriotas de aquel tiempo y casi casi de nosotros mismos. La tumba de Franco, de hecho, en ese mausoleo con basílica, acompañada de otros tantos y tantos muertos, no solo tendría que seguir ahí por siempre, sino que debería ser de visita obligada para escolares y adultos despistados. Con carteles y explicaciones escuetas y claras. Este es, aquí yace quien durante cuarenta años gobernó a los españoles bajo régimen dictatorial, mientras los españoles vivieron todo ese tiempo como se suele vivir en cualquier otra parte, con aceptación y acomodo. Este fue el gobernante de unos súbditos que lo jalearon muchas veces y lo lloraron cuando murió de muerte natural. Esa muerte natural es desde luego un detalle curioso que debería enseñarse en las escuelas, con acompañamiento de vídeos y hemerotecas. Memoria histórica.

Durante los cuarenta años de Franco casi nadie era antifranquista. El antifranquismo es un concepto ya de democracia. Al principio hubo que inventarse credenciales y retocarse los curricula. Y luego ya, con la monarquía parlamentaria más madura, todos habían sido antifranquistas sin necesidad de papeles. Lo que sigue siendo un misterio es cómo se sostuvo un dictador durante cuatro décadas en un país habitado por millones de oponentes. Unos oponentes que se hacían funcionarios, periodistas de postín, empresarios, obreros especializados. Unos oponentes que iban a la universidad, al fútbol, de vacaciones y tomaban sus licores y sus drogas. Unos oponentes que, cuando tocaba, aplaudían al Caudillo. Algunos de esos quieren hoy sacar a Franco del Valle de los Caídos y querrían arrasar cualquier símbolo o seña de entonces. Y quién no: ese edificio gigante es el compendio de un tiempo muy largo en el que ellos vivieron y, velis nolis, contribuyeron a sustentar. Ese monumento es un dato de difícil disolución, de mucha más difícil disolución que las manchas antiguas de una biografía.

El gobierno de Sánchez y sus seguidores, más allá de jugadas políticas, quieren sacar a Franco de su mausoleo y hacer justicia histórica. Tierno oxímoron. Quieren todavía que la guerra la ganen los buenos y quieren ahora, cuando todo ha quedado aseadamente pasto de la historia, que aquel tiempo no exista y sus reminiscencias se saquen de la realidad. Que se elimine de la faz de la tierra cualquier recuerdo de quienes tanto mal hicieron. Pero una persona sensata está en la obligación de reclamar su contrario: que se conserve como oro cualquier testimonio de entonces y sirva de recordatorio de cómo una población adulta, una vez más en el mundo, puede primero devastarse a sí misma para luego vivir calentita bajo una obediencia libre de responsabilidades. Un cartelito que lo diga a la entrada del monumento y una visita obligada para cada español.

El que tiene que ir al banquillo es Trias
OKDIARIO 27 Junio 2018

¿Hay algo peor que un político corrupto? Aunque parezca mentira sí: un político corrupto que se querella contra los periodistas honrados que han desvelado sus latrocinios y les monta una campaña de difamación con ayuda de tribuletes a sueldo o amiguetes como el ¿periodista? podemita e independentista Jordi Évole. ¿Hay alguien más inmoral que Xavier Trias, ex alcalde de Barcelona y líder de la oposición a Colau en la actualidad? Rotundamente, no. El corrupto político catalán, persona de confianza del capo di tutti capi, Jordi Pujol, metió una querella a Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta y Fernando Lázaro cuando destaparon en El Mundo sus cuentas en el banco UBS en Suiza. Los periodistas no hablaban de oídas sino que basaron sus exclusivas en documentos policiales que acreditaban, con todo lujo de detalles, los más de 12 millones de euros que el entonces alcalde de la Ciudad Condal escondía en el paraíso fiscal helvético.

La estrategia del a la sazón alcalde, en comandita con su abogado, Xavier Melero (conocido como Javier Melero cuando defendía al íntimo de Trias, Javier de la Rosa), fue querellarse contra los periodistas que habían osado poner en solfa la honorabilidad del muy corrupto Trias, un niño mimado de la alta sociedad barcelonesa. A la par, urdieron un plan, con la colaboración de medios podemitas como Infolibre, El Diario o ese ruinoso Público de su tronco Jaume Roures e independentistas como La Vanguardia, para asesinar civilmente a los tres informadores. Informadores que han sacado, entre otros muchos asuntos, el caso Faisán, Urdangarin, Pujol, los sobresueldos y la financiación en B del PP, los sms de Rajoy a Bárcenas, Ignacio González, las cuentas en Suiza de Granados, el contrato de Neymar, que acabó con la dimisión de Rosell, el robo en el híper de Cristina Cifuentes o el chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero. Tres años y medio después, La Sexta reveló que Trias aparecía como cotitular de cuentas en Suiza y otros paraísos fiscales.

El desahogo del personaje llegó al punto de negar la mayor cuando la TV que dirige Antonio García Ferreras le enseñó nuevas pruebas de su inmoralidad y sus ilegalidades offshore. Esperemos que el falsario, defraudador y corrupto Trias pague por su millonario patrimonio al margen de la Hacienda española que, según los indicios de la Policía, provendría del cobro de comisiones ilegales. Inda lo pudo decir más alto pero no más claro en el transcurso del juicio que ha ganado al ex alcalde: “Lo increíble y paradójico es que quienes estemos sentados en el banquillo seamos tres periodistas que nos limitamos a contar la verdad y no un defraudador con cuentas en paraísos fiscales como el señor Trias”. Esperemos que la Agencia Tributaria no le haga un Infanta, le inspeccione, lo procese y le haga pagar el multón que se merece. E incluso pida cárcel para él si ha rebasado, como parece, el límite del delito fiscal que marca el Código Penal. Hacienda somos todos… también el offshore Trias.

La pasividad del PSOE ante los nacionalistas
Vicente Torres Periodista Digital 27 Junio 2018

Es Javier Fernández quien lo dice, el presidente asturiano, y critica la pasividad de todos los no nacionalistas, entre los que incluye al PSOE.
Se equivoca en este aspecto, porque la culpa, en su mayor parte, de la situación a la que hemos llegado, es del PSOE. El problema, además, ya no es sólo de España, sino que el porvenir del propio PSOE está amenazado a causa del nacionalismo. Desde el principio de la reciente democracia española el partido fundado por Pablo Iglesias está infestado de nacionalistas, que se dicen socialistas, en varias regiones españoles. El nacionalismo es una doctrina que desvirtúa totalmente el ideario socialista, convirtiéndolo en otra cosa que no tiene nada que ver.

El hecho de admitir como socialistas a estos nacionalistas camuflados tuvo su continuación en la complicidad de socialistas y nacionalistas en aquellos primeros tiempos de la democracia en España y que tuvo como consecuencia que se les concedieran tantas prerrogativas y privilegios a quienes ahora están en disposición de destruirlo. De hecho, son aliados del gobierno socialista y ya se sabe que esos nunca regalan nada y son aviesos en grado sumo.

Claro que también hay nacionalistas en el PP e incluso en Ciudadanos, pero esos lo son por haberse contaminado a causa del ambiente. Toda esa propaganda que lanzan los nacionalistas, junto con sus trasnochadas chorradas, penetran fácilmente en las débiles mentalidades de las personas menos avisadas y más proclives a comulgar con ruedas de molino. Los hay que se hacen nacionalistas por interés, porque así encuentran trabajo más fácilmente, o para no desentonar con sus amigos, pero también los hay que adoptan esta ideología porque son tontos.

Efectivamente, los que conservan la cabeza sobre sus hombros, los que se dan cuenta de que el nacionalismo es una peste que no puede traer nada bueno, quedan vendidos y a merced de los insanos.

VÁLIDA EN TODO EL PAÍS
El pleno rechaza la tarjeta sanitaria única para todo el territorio español
La Gaceta  27 Junio 2018

Ciudadanos no ha logrado sacar adelante en el Congreso su propuesta de tarjeta sanitaria única, ya que los distintos grupos parlamentarios consideran que conlleva una crítica injustificada a la descentralización del sistema sanitario público.

La formación naranja ha llevado al pleno una proposición no de ley para ampliar a todo el territorio nacional la receta electrónica, la tarjeta sanitaria única y la historia clínica digital, para que así “cualquier ciudadano pueda ser atendido y reciba sus medicamentos en cualquier punto de España”.

“Es necesario que a los españoles se les deje de llamar desplazados cuando están dentro de su país. Por eso queremos avanzar hacia la libre circulación sanitaria y para ello tendremos que asegurarnos que las prestaciones también son iguales”, ha explicado en la tribuna el diputado de Ciudadanos Francisco Igea.

La iniciativa, que es una “autoenmienda” a otra proposición no de ley presentada por Ciudadanos en el 2016, solo ha contado con el apoyo del Partido Popular y ha sido rechazada por la mayoría de los grupos de la Cámara, que han recordado a Ciudadanos que la interoperabilidad en las recetas electrónicas ya opera en quince comunidades autónomas.

A la par, se recupera la sanidad universal
Mientras el Congreso rechaza eliminar las trabas territoriales para el acceso a la sanidad que sufren muchos españoles ”desplazados” a otras comunidades, el Gobierno y las CCAA siguen trabajando para recuperar la sanidad universal.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, ha asegurado este lunes que el diálogo con las comunidades autónomas para recuperar la asistencia universal “está dando sus frutos”, por lo que se podrá “llegar a buen puerto” en el Consejo Interterritorial.

Representantes del ministerio y los consejeros de Sanidad de las comunidades se reunirán este jueves en el Consejo Interterritorial que presidirá Montón y cuyo único punto del orden de día será devolver atención sanitaria a los inmigrantes en situación irregular, a los que en 2012 se les retiró la tarjeta sanitaria.

“Creo que es algo importante que en solo 18 días nos hemos puesto a atender lo urgente que es devolver la sanidad universal pero también normalizar las relaciones con la sociedad civil y con las comunidades autónomas”, ha destacado Montón en declaraciones a los medios antes de inaugurar la Asamblea de representantes del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad.

Los letrados del Congreso tumban el decreto de RTVE y humillan a Sánchez
J.R.V esdiario 27 Junio 2018
.
Otro bochorno jurídico para Pedro Sánchez. Y van dos en apenas tres semanas. La iniciativa para renovar de forma urgente la cúpula de la televisión pública no se sostiene legalmente

Dicen los veteranos que a la hora de legislar las prisas no son buenas consejeras. Que se lo digan sino a Pedro Sánchez, al que los letrados del Congreso de los Diputados han sacado los colores este miércoles. Tanto, como para dejar en el más absoluto de los ridículos a la que es, hasta ahora, la iniciativa estrella del nuevo Consejo de Ministros socialista: la renovación por la vía de urgencia de la cúpula de RTVE.

Y es que los expertos de la Cámara Baja han puesto el grito en el cielo por la chapuza jurídica del Real Decreto aprobado el pasado viernes por el gabinete de Sánchez. El conocido por PP y Ciudadanos como el decretazo de la izquierda para asaltar la televisión pública a toda velocidad.

Lo peor es que es la segunda vez que PSOE y Podemos caen en el mismo error, la proposición de ley que aprobaron hace un mes para el concurso público ordinario para RTVE también fue tumbado por los letrados.

Los letrados del Congreso dejan en ridículo a Montero y Robles por chapuceras
El informe de los Servicios Jurídicos del Parlamento no tiene desperdicio y es demoledor para el Palacio de La Moncloa. De hecho, advierte que el decreto ley de Sánchez supone que los candidatos a ocupar el Consejo de Administración de la Corporación no puedan ser sometidos al preceptivo examen parlamentario.

Más aún, el nombramiento de los nuevos consejeros se produciría antes incluso de que la Cámara vote la convalidación o derogación de la norma que provoca el relevo. Un hecho rocambolesco.

El informe ha sido encargado por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tras recibir el decreto ley del Gobierno -que fue aprobado el pasado viernes-, ya que corrige las bases del concurso público que las Cortes Generales ya estaban a punto de poner en marcha. De hecho, este mismo jueves el Senado tenía programada la reunión de la Mesa de la Cámara para arrancar el proceso.

El documento de los letrados recuerda al Gobierno que el Congreso y el Senado deben elegir a los diez consejeros antes del 8 de julio y que, si la Cámara Alta no cumple su función, dado que el PP tiene mayoría absoluta y se opone a ese proceso urgente, en la Carrera de San Jerónimo habrá que convocar nuevas sesiones plenarias en apenas diez días. Lo nunca visto.

Sánchez toma TVE por decreto y le entrega parte a Podemos y los independentistas

De esta forma, según advierten los juristas, hasta el 18 de julio podrían tener que llegar a celebrarse hasta siete plenos en el Congreso para completar la renovación de RTVE. En cambio, la votación para la convalidación o derogación del decreto que ordena este relevo puede ser posterior, ya que para ello se dispone de 30 días.

Debido a lo precipitado de los plazos, los servicios jurídicos recomiendan evitar la convocatoria de la Comisión Consultiva de Nombramientos y prescindir de la intervención de la Mesa para la apertura formal de un plazo de presentación de candidaturas. Los aspirantes, por tanto, no tendrán que comparecer ante el Congreso, tal y como se especifica en la Ley, y así se podría acelerar el proceso para cumplir con las fechas tras la urgencia mostrada por el PSOE y sus aliados.

De estos consejeros, uno deberá convertirse en el presidente de la Corporación, pero para ello las Cortes deben haber completado la elección de los diez consejeros, y por tanto también los cuatro que elige el Senado. En ese caso, la votación del presidente deberá realizarse en una tercera sesión plenaria el 6 de julio, y teniendo en cuenta que ocurrirá lo mismo que con el anterior proceso, será necesario recurrir a una segunda vuelta 48 horas después, el domingo 8 de julio, para nombrar definitivamente al designado.

Más problemas: julio es un mes inhábil
Para convocar estos plenos, teniendo en cuenta que según la Constitución julio es un mes inhábil a efectos parlamentarios, los letrados señalan que si el proceso empieza antes de este sábado, las sesiones serían convocados a solicitud de los grupos parlamentarios o de una quinta parte de los miembros de la Cámara, mientras que si se recurre al periodo extraordinario -en las vacaciones parlamentarias-, deberá intervenir el Gobierno, la Diputación Permanente o la mayoría absoluta del Congreso.

Y si los plazos no se cumplen y no se consigue renovar el Consejo de Administración de RTVE en los tiempos requeridos por el decreto ley, este mismo texto recoge que será el Gobierno quien nombre a un administrador provisional único, que también deberá ser sometido al Pleno del Congreso, con el mismo sistema de votación en dos rondas que en el proceso anterior. Es decir, el nuevo presidente provisional sería elegido a dedo por La Moncloa.

Por último, el informe jurídico afea al Gobierno de Sánchez que haya modificado con su decreto la composición del comité de expertos que escoge a los candidatos, así como el orden y momentos en que deben comparecer ante Congreso y Senado, por lo que las Cámaras deben adaptarse a esta nueva regulación.

Todo un embrollo del que va a ser víctima el Parlamento, sin que muchos allí sepan a ciencia cierta a qué vienen tantas prisas para acelerar un trámite que estaba ya encarrilado.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Acercar a etarras no es normalizar
EDITORIAL El Mundo 27 Junio 2018

Nunca hasta ayer un presidente del Gobierno había declarado abiertamente y en comparecencia oficial su voluntad de acercar a los presos de ETA a las cárceles del País Vasco. Y nadie lo había hecho por una razón: porque desde que se firmó el Pacto Antiterrorista -un instrumento clave en la lucha contra la banda asesina que ha permitido finalmente su derrota-, el PP y el PSOE habían compartido una estrategia que incluía la política penitenciaria. Por eso resulta inadmisible, desleal y antiestético que Pedro Sánchez, el día después de recibir al lehendakari Iñigo Urkullu en La Moncloa, anuncie que es preciso avanzar en la "normalización" de la sociedad vasca y que la manera de concretar ese avance pasa por cumplir la más vieja e insistente demanda del nacionalismo vasco y de la izquierda abertzale.

Es verdad que la dispersión de los terroristas encarcelados obedecía a una circunstancia tan extraordinaria como es la violencia organizada durante cinco décadas por una facción armada del nacionalismo vasco, sanguinaria anomalía con la que el Estado hubo de enfrentarse antes y después de instaurada una democracia plena y cuando todas las bandas criminales de corte marxista-leninista de Europa habían dejado de matar. Derrotada y disuelta ETA, es posible y legítimo explorar el fin de las medidas excepcionales. Pero ese final no lo puede decidir de manera unilateral un partido de Gobierno sin contar con el otro, porque eso revelaría que el PSOE de Sánchez está dispuesto a sustituir a su acompañante histórico en la lucha antiterrorista, optando por el PNV -cuyo voto en la moción permitió el desalojo de Mariano Rajoy- y pretiriendo al PP. El sanchismo reedita así la estrategia del cordón sanitario formulada y practicada en tiempos de Rodríguez Zapatero, algo por otro lado previsible teniendo en cuenta los socios de censura que hicieron presidente a Sánchez.

Pero es que además de la política, están las víctimas. Está su memoria, su dignidad y su justicia. El argumento invocado por Sánchez -la "normalización"- ha provocado en ellas un escalofrío, y ya planean movilizaciones de protesta. Como ha señalado Maite Pagaza (antigua militante socialista), "la verdadera hoja de ruta pone a la víctima en el centro y comienza por imposibilitar el enaltecimiento de los terroristas". Normalizar la democracia en Euskadi significaría que quienes han padecido la violencia y el odio experimentaran para variar la protección del Estado en todos los puntos del territorio nacional, incluyendo Alsasua, por ejemplo. Acercar a asesinos que no han mostrado arrepentimiento ni voluntad de colaborar con la Justicia en los más de 350 casos sin resolver -según exige la consensuada vía Nanclares- no normaliza nada, a no ser que llamemos normalizar a pagar la factura de un heterodoxo acceso al poder.

Las trolas de Pedro Sánchez
Liberal Enfurruñada okdiario 27 Junio 2018

“Los ciudadanos españoles se merecen un Gobierno que no les mienta” fue la explosiva frase que ante las cámaras de televisión leyó Rubalcaba en nombre de Zapatero la noche electoral previa a las elecciones de 2004 que ganó ZP contra todo pronóstico, gracias al uso partidista que hizo el PSOE de los atentados del 11-M. Algunos años después, Pedro Sánchez, en una reunión de su Grupo Parlamentario dijo aquello de “Rajoy es un fraude, mintió para llegar al poder, ha mentido desde el poder y mentirá para perpetuarse en el poder”. Ambas frases hay que aplicárselas a él: Pedro Sánchez es un fraude que mintió para llegar al poder y sigue mintiendo para mantenerlo. Los españoles no merecemos un presidente que nos mienta. Todo en Sánchez es falso, todo impostado, sólo hay cartón piedra y barniz detrás del que ya es conocido como ZP II.

El pasado 25 de mayo, en la rueda de prensa que dio Sánchez tras presentar la moción de censura contra Rajoy, una periodista le preguntó si su plan era agotar los dos años de legislatura o convocaría elecciones lo antes posible, a lo que el presidente respondió “nosotros convocaremos elecciones, sí, cuanto antes, por supuesto”. Sólo tres semanas después, en la primera entrevista que concedió a TVE una vez investido, afirmó sonriente que “aspira a agotar la legislatura y convocar elecciones en 2020”. En octubre de 2015 afirmó: “Yo no estoy dispuesto a gobernar a cualquier precio, no voy a ser presidente del Gobierno a cualquier precio”, frase a la que añadió que “si el PSOE no gana las elecciones no habrá un presidente socialista” porque “atajos no valen”. Pero ha sido investido con los votos de Bildu, de Podemos y de los partidos golpistas catalanes.

El currículo vitae del presidente Pedro Sánchez ha sido construido mentira sobre mentira, hasta el punto de que se ha ganado el apelativo de currículo ‘fake’. Presumía de ser Director de Relaciones Internacionales en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), cuando en realidad fue durante unos meses un simple técnico dependiente del Departamento de Relaciones Institucionales. También se atribuía un máster en Liderazgo Público por el IESE que en realidad sólo era un programa de mucha menor carga lectiva. Además decía que había sido ‘Jefe de Gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas en Bosnia’, cuando la triste realidad es que las labores que desempeñó fueron la de uno más de los miembros del gabinete, sin jefatura ninguna. 10 años lleva mintiendo en su currículum, aunque el Gobierno dice que ‘no le consta’ que haya ninguna ‘disfunción’ en el currículum ‘fake’ de Sánchez.

Se opuso con uñas y dientes al proyecto de presupuestos del PP que ahora defiende a sangre y fuego. Prometió que derribaría la reforma laboral del PP pero ya ha renunciado a hacerlo porque dice que llegado al Gobierno “se tienen mayores dosis de pragmatismo”. Y también ha descartado renovar el sistema de financiación autonómica porque “no va a dar tiempo”. Todo lo que defendía en la oposición ya es humo que se lleva el viento. Para alcanzar el poder prometió a los vascos la transferencia de las competencias de prisiones, desbloquear un nuevo Estatuto nacionalista y el traspaso de las transferencia pendientes, incluida la caja única de la Seguridad Social. Y a los golpistas catalanes les garantizó acercarles a sus presos y la celebración de otro referéndum de autodeterminación. Todos ellos pueden esperar sentados, porque ni Sánchez ni su asesor Iván Redondo, el hombre del pelo ‘fake’, tienen ningún respeto por la verdad y sólo harán lo que egoístamente más les convenga a ellos.

Zamarreño: 20 años del asesinato de ETA sin resolver que el juez da ahora por investigado

La Audiencia Nacional asegura en un auto remitido a Argentina que ya fueron "sancionados" los autores del crimen; la viuda, el Defensor del Pueblo y la Oficina de Víctimas lo niegan
Roberto R. Ballesteros El Confidencial 27 Junio 2018

Tal día como hoy hace 20 años los lectores de los diarios de papel desayunaban con la noticia de que la banda terrorista ETA había asesinado una jornada antes al concejal del PP de Rentería (Guipúzcoa) Manuel Zamarreño, un hombre casado, con cuatro hijos y que había sustituido seis meses antes en el cargo municipal a José Luis Caso, acribillado de un disparo en la cabeza el 11 de diciembre de 1997. Los etarras pusieron una bomba en una moto y la hicieron estallar cuando Zamarreño regresaba a su casa tras comprar el pan. Era el sexto concejal que la banda mataba desde que casi un año antes había acabado con la vida del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco.

El asesinato de este último edil del PP fue resuelto por la Justicia y el etarra Francisco Javier García Gaztelu alias Txapote -que fue quien apretó el gatillo y le metió dos tiros al joven concejal según sentencia de la Audiencia Nacional- cumple condena en prisión por este crimen. Los familiares de Caso y Zamarreño, sin embargo, no pueden decir lo mismo y 20 años después continúan sin saber quién mató a los dos ediles porque ningún juez ha condenado a nadie por ninguno de los dos asesinatos. Así lo destacaron con claridad las eurodiputadas Maite Pagazaurtundua y Teresa Jiménez Becerril ante el Parlamento Europeo el pasado 18 de junio.

"Tengo la suerte de que la policía detuvo a los asesinos de mi hermano y todos ellos cumplen condena desde 1999, pero las familias de Caso y Zamarreño no saben aún quién les mató a ellos; no saben ni quién apretó el gatillo", afirmó con rotundidad Jiménez Becerril justo después de que el presidente de la asociación de víctimas Dignidad y Justicia, Daniel Portero -hijo del fiscal jefe de Andalucía Luis Portero asesinado por ETA en 2000-, compareciera ante la Eurocámara para reclamar a las autoridades comunitarias que pidan explicaciones a España por estos dos asuntos y los otros 377 casos sin resolver que se atribuyen a la banda terrorista.

Portero destacó que a petición de Dignidad y Justicia el Parlamento Europeo envió cuatro cartas a representantes institucionales españoles con el fin de que estos explicaran por qué había tantos crímenes sin autor conocido. "Solo tenemos dos respuestas a esas cuatro misivas", dijo Portero, quien calificó de "vagas y generales" las contestaciones de esas dos, del exministro de Justicia Rafael Catalá y la Fiscalía. "Ni el presidente de la Audiencia Nacional ni la fiscal Dolores Delgado -hoy sustituta de Catalá en el ministerio- han respondido", insistió el representante de la asociación de víctimas, que pidió reiterar la carta a esta última en su nueva condición de ministra, una iniciativa que respaldó Pagazaurtundua

Portero denunció esta falta de respuesta e insistió en que una comisión del Parlamento Europeo debe desplazarse a España para pedir explicaciones en persona a los responsables institucionales. Argumentó además que la Audiencia Nacional acaba de faltar a la verdad precisamente en relación a los casos sin resolver de Zamarreño y Caso. En un auto fechado el pasado 14 de febrero, sostuvo el representante de las víctimas, el titular del Juzgado Central 6, Manuel García Castellón, asegura que ambos asuntos "han sido sancionados". "Miente" en este punto el magistrado del alto tribunal, gritóPortero ante la Eurocámara el pasado 18 de junio (minuto 16.54).

En concreto, el auto al que se refiere el portavoz de Dignidad y Justicia -al que ha tenido acceso El Confidencial- fue dictado por el Juzgado Central 6 en respuesta a la petición del juez argentino Rodolfo Canicoba Corral, que investiga los dos asesinatos y que reclamó toda la documentación relativa a ambos procedimientos judiciales. El escrito explica en su fundamento jurídico único que las conductas de quienes perpetraron los dos crímenes, si bien no han sido juzgadas por el delito de lesa humanidad que investiga el magistrado argentino, ya "fueron sancionadas por aplicación de otros tipos penales, fundamentalmente los previstos en el capítulo VII del título XXII que regula los delitos de terrorismo". "La Audiencia Nacional miente", subrayó Portero en referencia a este punto que utiliza como argumento el juez español, que rechazó entregar a Argentina la documentación reclamada al entender que no se pueden volver a investigar porque son "cosa juzgada". "La petición citada supondría en la práctica un juicio de revisión de la actuación jurisdiccional de nuestros tribunales en estos casos", insistió el auto del Juzgado Central 6.

Portero se quejó también de la postura de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que apoyó esta respuesta del magistrado García Castellón. "La Fiscalía se contradice a sí misma", arguye, ya que en un informe de 15 de enero de 2017 el ministerio público sostuvo que los asesinatos de Caso y Zamarreño aún no están resueltos. El propio Defensor del Pueblo, que remitió un informe a la Fiscalía General del Estado con el listado de los 379 asesinatos de ETA sin resolver, confirma en una carta remitida al abogado que representa a Dignidad y Justicia, Miguel Ángel Rodríguez Arias, que los asuntos de Zamarreño y Caso estaban en esa extensa relación y que no hay información nueva sobre ellos.

"La Fiscalía viene informando regularmente al Defensor del Pueblo de los avances procesales que se producen en relación a los crímenes no resueltos; no se ha recibido información en estos años respecto a Zamarreño y Caso, por lo que no consta en esta institución que se haya producido, en estos casos, un cambio procesal con respecto al momento en que se presentó la queja (2014)", arguye la institución en la misiva remitida al letrado y fechada el pasado 9 de mayo. En la misma línea se pronunció la Oficina de Asistencia a las Víctima de la Audiencia Nacional en noviembre de 2015 en una carta enviada a Dignidad y Justicia. "Le comunico que en las bases de datos de esta oficina no existe constancia de la existencia de alguna condena penal por los atentados mortales contra José Luis Caso y Manuel Zamarreño", subrayó el departamento sobre la firma de la coordinadora Carmen Alba Figuero.

Los 379 asesinatos de ETA sin resolver en la UE
El mismo 9 de mayo pasado, además de la carta del Defensor del Pueblo, las viudas de Caso y Zamarreño, Juana Pérez Cabello y Marisol Fernández Roperuelo, rubricaron sendas misivas dirigidas al juez Canicoba Corral, responsable de la investigación de los casos sin resolver por el delito de lesa humanidad en Argentina, con el fin de dejarle claro al magistrado que aún no se conoce quién o quiénes asesinaron a sus maridos ni hay tribunal alguno que haya esclarecido cómo se produjeron los hechos que acabaron con ambos concejales muertos. "Tras 20 años esperando justicia en España, los asesinatos de nuestros difuntos esposos continúan sin resolverse y sin que nadie haya sido condenado por su participación, ni como delito de terrorismo ni mucho menos como delito de lesa humanidad", aclaran ambas viudas, que respaldan la iniciativa del juez argentino.

"Queremos expresarle nuestro completo apoyo a la causa iniciada por Dignidad y Justicia en Argentina en nuestra defensa y en la de todas las víctimas de casos sin resolver que ninguna de las dos hubiésemos podido iniciar por nosotras mismas por carecer de los medios necesarios", subrayan las dos viudas, que se ofrecen a declarar y se muestran partidarias de que la Audiencia Nacional facilite toda la documentación reclamada por Canicoba Corral, quien puso en marcha el procedimiento tras la denuncia de la asociación de Portero que pedía investigar los casos sin resolver por la vía de la autoría mediata, que pretende enjuiciar a los jefes de ETA como autores intelectuales de los asesinatos ante la imposibilidad de encontrar a quienes apretaron el gatillo.

La Audiencia Nacional abrió una causa por esta vía pero únicamente contra los responsables que tuvo la banda desde el 1 de octubre de 2004 hasta la actualidad, dado que fue ese año cuando entró en vigor en el Código Penal la normativa que regula el delito de lesa humanidad, ilícito por el que Dignidad y Justicia pretende condenar a los jefes de ETA en relación a los asesinatos sin resolver. El caso abierto en la Audiencia Nacional investiga por lo tanto a los responsables de la organización desde ese año y llevó al procesamiento de cinco de ellos. La postura poco clara de la Fiscalía en este caso, sin embargo, llevó a episodios esperpénticos como el que protagonizó uno de los procesados cuando cumplió condena en Francia, las autoridades galas lo entregaron pero ningún miembro de las fuerzas de seguridad le esperaba en el aeropuerto.

Acercar a presos etarras sin colaborar ni repudiar a ETA
La disolución de la banda a la que apela el presidente serviría para no tener que reconocer el daño.
R. G. Barrio / F. C. . Berlín/Madrid. La Razon 27 Junio 2018

«ETA ha sido derrotada». Así de categórico se mostró ayer en Berlín el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Y lo hizo tras su primer encuentro bilateral con Angela Merkel, junto a quien aseguró que la política penitenciaria de los presos de la banda terrorista debe ser revisada. Un día después de su reunión con el lendakari, Íñigo Urkullu, Sánchez subrayó que ETA ha desaparecido tras ser derrotada por la democracia española y al ser preguntado por el acuerdo que se alcanzó para crear una comisión bilateral sobre el acercamiento de presos etarras a cárceles vascas, el presidente defendió un cambio de la política penitenciaria actual porque «debemos aproximarnos de otra manera a una realidad que ya es completamente distinta». «Por una sencilla razón: porque ETA ha sido derrotada. Lo que le pido al conjunto de fuerzas políticas es que éste no sea un elemento de división cuando la democracia derrotó a ETA», reiteró.

Así que partiendo de ese mensaje, que «ETA ha desaparecido» y que la realidad de los presos es «distinta», podría abrirse la puerta a que numerosos reclusos etarras fuesen trasladados a cárceles del País Vasco sin necesidad de repudiar a la banda terrorista, alegando que no pueden desvincularse de algo que no existe o condenar unos hechos de una organización criminal ya acabada.

Es la «trampa» que ven los más críticos con el acercamiento, como las víctimas del terrorismo, que reclaman como condición «el repudio a ETA como condición mínima» y de forma individual, no colectiva.

Sin colaboración
Pero esa exigencia no se queda ahí, porque también puede darse el caso de un acercamiento de reclusos a penales vascos sin que se ofrezcan a colaborar con la Justicia, pues la decisión final sobre el acercamiento o no de un preso la tiene Instituciones Penitenciarias. De hecho, para un traslado o para la solicitud de un permiso penitenciario no es necesaria esa cooperación. Eso sí, para las asociaciones de víctimas, como la AVT, «aunque no es un requisito para acercar presos, para nosotros es la manera de valorar que hay sinceridad y voluntad» de reparar el daño.

El caso más conocido de acercamiento fue la denominada «Vía Nanclares», con la que se marcaron una serie de requisitos, además de la buena conducta: desvinculación de ETA (por escrito), repudio del terrorismo, pago de la responsabilidad civil y arrepentimiento. Sin embargo, en ningún caso era algo obligatorio, al igual que la colaboración con la Justicia, que se llegaba a nombrar pero no se exigía. Era una especie de «gesto más» y que, tal y como confirman las víctimas, no se trata únicamente de delatar a otro terrorista con nombre y apellidos, sino de ofrecer datos que permitan avanzar en las investigaciones que hay abiertas para esclarecer asesinatos todavía sin resolver.

Es distinto en el caso de acceder al tercer grado o a la libertad condicional, pues en este punto sí que se trata de un requisito expreso para lograr los beneficios que corresponden a cada uno de los grados.

De esta forma, la promesa de Sánchez, según varios juristas consultados por LA RAZÓN, permitiría cumplir el deseo de los etarras de ser trasladados cerca de sus familias sin cumplir unos requisitos mínimos de rechazo a la violencia terrorista, en general, y a la de ETA, en particular. Y la justificación de Sánchez del cambio de realidad da pie a ello. Incluso los presos etarras podrían verlo y «venderlo» como una cesión del Gobierno.

De hecho, a la hora de solicitar ese acercamiento, el propio preso o su abogado podrían alegar que no es lógico repudiar lo que no existe. Y es aquí donde las víctimas no están de acuerdo, pues mantienen que pese a que la banda se haya disuelto, supuestamente, la presión puede llegar tanto de colectivos de presos como del brazo político de ETA. Es por esa presión por la que en su día se optó por una política de dispersión, para que los terroristas no se retroalimentasen entre sí al estar juntos o cerca de sus familiares y grupos de apoyo.

Iglesias, vicepresidente en la sombra
 La Razon 27 Junio 2018

La precipitada manera de llegar a la presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez obligó a que los acuerdos que alcanzó con quienes apoyaron la moción de censura no se hicieran públicos. El objetivo era acabar con Mariano Rajoy y no importaba el precio. Tampoco Sánchez expuso un programa de gobierno, aun siendo una moción constructiva. Pero eso es ya pasado, guste o no. Sin embargo, el Ejecutivo ha echado a andar y, aunque sí sabemos que para recibir el apoyo del PNV la condición era mantener los Presupuestos Generales del Estado, que tanto favorecen al País Vasco, que los ofreció como si hubiesen sido redactados por el PSOE, guarda en un absoluto secretismo cuáles son los pactos alcanzados con el resto de socios (Podemos e independentistas catalanes).

Era lógico que Sánchez no anunciara en las sesiones de la moción de censura que su propósito era acercar a los presos de ETA para tener el favor de los nacionalistas vascos –ni su electorado lo hubiera entendido–, pero una medida de esta trascendencia debería exponerse en sede parlamentaria y, previamente, a los partidos firmantes del Pacto Antiterrorista: PP y Cs.

Es sintomático que Podemos esté sólo como observador, equidistante figura que, sin embargo, no le impide tener más información de los planes de Sánchez sobre el plan de acercamiento de los presos etarras que los firmantes del pacto. Es, además de injusto, un grave precedente para una cuestión de Estado. Sánchez eligió Berlín, tras su encuentro con Angela Merkel, sin duda el lugar menos indicado para anunciar su predisposición a tomar una medida tan importante.

El segundo tema de Estado –hasta ahora rubricado por un acuerdo entre los entonces llamados partidos constitucionalistas, pacto que los socialistas ya han abandonado– es el desafío independentista en Cataluña. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, actuó en su encuentro del pasado martes en Barcelona con el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, como un vicepresidente del Gobierno en la sombra. En tanto que no forma parte del Ejecutivo no está obligado a explicar el contenido exacto de su reunión, aunque dejó claro el mensaje: «No es sensato que en España haya presos políticos».

Efectivamente, es un mensaje que rompe la unidad de criterio mantenida con los socialistas y los partidos constitucionalistas de que en Cataluña se había producido un verdadero golpe contra la legalidad democrática y que la acción de la Justicia sólo podía actuar en el sentido de procesar a los instigadores de aquellos actos. Si la declaración de Iglesias calificando a España como un Estado totalitario forma parte del «gesto» exigido por el ultranacionalista Torra y Puigdemont, sería conveniente que Sánchez concrete cuáles son los planes para restablecer la legalidad constitucional y estatutaria en Cataluña.

El presidente de la Generalitat ya ha advertido que es necesario volver a convocar otro 1-O para «implementar la República». Ni un gesto del independentismo, ni una aceptación de que las aciagas jornada del 6 y 7 de septiembre cuando se borró de un plumazo la Constitución y Estatut fueron un error, si se quiere, pero sobre todo un ataque en toda regla al Estado de Derecho. El «vicepresidente» Iglesias parece también ignorarlo, incluso sintoniza plenamente con la idea del fin del «régimen del 78» –incluida la Monarquía parlamentaria, objetivo principal elegido ahora por el independentismo–, sin embargo Sánchez, como presiente del Gobierno, debe explicar cuanto antes su posición sobre un tema con el que sigue estando en riesgo la integridad territorial y la convivencia en Cataluña. Torra ha elegido a Iglesias como interlocutor con el Gobierno, por lo que Sánchez tiene que aclarar cuanto antes si aceptará un referéndum y cómo defenderá la legalidad.

Iglesias, el tonto útil de los golpistas... y del PSOE
EDITORIAL  Libertad Digital 27 Junio 2018

Decididamente, Pablo Iglesias no renuncia a ser el tonto útil de todo movimiento nacionalista antiespañol, por reaccionario, excluyente e incivil que sea: apenas un día después de reunirse con el presidente de la Generalidad, el supremacista Quim Torra, en Barcelona, el líder de Podemos ha visitado este martes al exlíder de Òmnim Cultural, Jordi Cuixart, en la cárcel madrileña de Soto del Real, donde también ha podido ver a Jordi Sánchez, excabecilla de la ANC que concurrió en las listas de Junts per Catalunya en las últimas elecciones regionales.

Dado que el sedicioso presidente de la Generalidad acaba de proclamar su intención de celebrar "otro 1 de octubre", a fin de "llegar a la independencia y hacer efectiva la república", resulta bochornoso que Iglesias tenga la desfachatez de blanquear esas maniobras golpistas asegurando que en su entrevista con Torra constató que "la vía unilateral no sigue en la agenda catalana".

Más lamentable resulta, con todo, la solidaridad del neocomunista con los igualmente liberticidas Jordi Cuixart y Jordi Sanchez, a los que, sin vergüenza, ha calificado de "presos políticos", cuando lo que hicieron fue liderar concentraciones violentas y operaciones de asedio a las fuerzas del orden en los ominosos días de octubre del año pasado.

"Hemos sido recibidos como autoridades, por lo tanto,no hemos hablado a través del cristal y hemos podido estar en una sala", ha comentado Iglesias con una satisfacción bochornosamente pueril. No tiene demasiadas razones para estar contento. Porque esa visita, como, en general, la cercanía de los podemitas a los nacionalistas, es algo que beneficia al PSOE y perjudica electoralmente a los neocomunistas.

Efectivamente, tal y como señalan todoslos sondeos, el hartazgo de muchos españoles ante las reivindicaciones nacionalistas incluye a mucho votante de izquierda y de extrema izquierda. La percepción de Podemos como compañero de viaje de los nacionalistas es el principal lastre para la formación que lidera Pablo Iglesias, de lo cual se beneficia un PSOE que, a su vez, pierde en beneficio de Ciudadanos a un electorado más moderado pero igualmente harto de los guiños al nacionalismo.

SoraYA la de CatalunYA
Carmelo Jordá  Libertad Digital 27 Junio 2018

Anda Soraya Sáenz de Santamaría haciendo campaña para presidir el PP y lo hace, amén de en ceremonias báquico-karaokeras, prometiendo a los afiliados populares una victoria electoral que la propia interesada da por segura, no sabemos muy bien por qué, ya que hasta la fecha la exvicepresidenta no se ha presentado nunca como cabeza electoral ni a las municipales del Villaminganillo del Río, en caso de que exista tan noble localidad.

Sáenz de Santamaría habla mucho en su campaña de su futura victoria electoral o de la unión del partido, pero mucho menos de ideas, como por otra parte es lógico: a la candidata no se la ha visto nunca en proximidad de una idea, un valor o un principio.

De lo que no habla nada, y eso es realmente curioso según se mire, es de lo que debería ser su gran aval para presentarse como la solución al embolado en el que está metido el PP:su experiencia y su gestión como vicepresidenta durante casi siete años y como mano derecha parlamentaria de Rajoy durante otros cuatro.

¿Y por qué no habla la exvicepresidenta de su gestión? Pues por una razón sencilla: porque todo lo que ha tocado ha sido un desastre mayúsculo. Pongamos ejemplos: Soraya es la máxima responsable del dibujo de un mapa mediático que es el peor de la historia para España y el más antiPP. A ella debemos agradecerle todos –pero especialmente el PP– la supervivencia de Prisa, el duopolio televisivo y el poder de los Ferreras, las Pastor y los Évole. Enhorabuena, SoraYA.

Ha sido también la responsable de aquella operación Diálogo que ustedes recordarán y para la que hasta le abrieron un despacho en Barcelona, ciudad a la que viajaba a que Junqueras le sobeteara los hombros y para inaugurar periódicos, pero sólo aquellos que escriben ny en lugar de ñ; periódicos nacionalistas o exquisitamente equidistantes, pero nunca españolistas, periódicos hipersubvencionados, periódicos de CatalunYA, que son los que le gustan a SoraYA.

Ha sido, sobre todo, la responsable de que se hayan celebrado no uno sino dos referéndums ilegales y de que el segundo fuese parte esencial del golpe más peligroso contra la integridad territorial de España en un par de siglos. Ella es la responsable del CNI que antes del 1-O nos aseguraba campanuda que la votación no se iba a celebrar, pero no nos podía contar cómo lo iba a impedir. Ahora sabemos que callaba porque no tenía ni puñetera idea de cómo impedirlo.

Y también ha sido, no lo olvidemos, la presidenta de la Generalidad del 155, que no ha sido capaz de dar una mínima sensación de presencia del Estado, que no ha hecho sino ceder más y más terreno a una horda separatista que ha seguido usando los medios, las autopistas y las calles e incluso los organismos oficiales para seguir con el golpe, mientras la presidenta de la Generalidad no hacía nada.

Los últimos episodios del desastre catalán, que son los peores, son en gran parte responsabilidad de Soraya Sáenz de Santamaría. Y esta es una culpa tan grave que sin duda pasará a la historia por ello: SoraYA, como escribe ahora en su torpe pseudocampaña electoral, es y será para siempre la que hizo todo lo posible para que CatalunYA no volviese a escribirse con Ñ.

Lo que es inconcebible, y jamás pasaría en un país sano ni en un partido sano, es que alguien con ese bagaje se presente a nada.

El auténtico franquismo catalán
Xavier SalvadorCronica Global 27 Junio 2018

Durante meses, con reiteración y animosidad, el nacionalismo se ha encargado de revivir el franquismo para atribuir esa condición al último Gobierno del PP. A la vez lo relacionaba con el propio aparato del Estado y con sus actuaciones. No han estado solos: la progresía divina se agregó a un discurso coincidente con el independentismo. La izquierda más radical también hacía renacer el franquismo para impregnar a sus adeptos de la tesis siguiente: lo que vivió España durante 40 años seguía vivo en la actualidad.

Al escucharlos, la primera reacción era de incredulidad por su falta de rigor y objetividad, pero después emergía un monumental enfado con quienes persistían en esa torticera relación. Su descaro sobrepasaba todos los límites al conceder idéntico nivel a los últimos gobiernos españoles de la etapa democrática y la restricción de libertades y el totalitarismo que vivió el país mientras Francisco Franco? estuvo al frente de su gobernación. Recordemos, por si algunos lo han olvidado, que el general duró hasta que el hecho biológico cumplió su labor y lo desplazó del mando.

Siempre se tiene la sospecha de que algunos políticos de edad, sobre todo en el ámbito nacionalista, usan la apelación al franquismo con tanta imprudencia como falsedad. Entre otras razones, sucede porque en algunos casos su combate contra la dictadura fue tibio, inexistente o, simplemente, en sus personas o familias, se producía una cierta connivencia con un régimen que ahora denuestan como si resultase del todo ajeno a sus actuaciones y, más aún, a las de sus antepasados.

Lo cierto es que del franquismo a la democracia se transitó con un exitoso pacto nacional de convivencia, pero con un hormigonado legado que en todos lados costó arrinconar. El franquismo no fue sólo una dictadura política, fue un régimen de restricción en el que el clientelismo, el amiguismo, la falta de transparencia y la actitud caciquil impregnaban el mundo de la administración, la empresa y, sin duda, a buena parte de la sociedad civil.

¿Cómo pagar 60% menos en el seguro del coche? Hace 4 meses decidimos cambiar la compañía con la que tenemos asegurado nuestro coche porque estábamos cansados de pagar 480 € al año con Mapfre. Cada vez que veíamos en el buzón la carta de Mapfre nos poníamos de mal humor, pero esto dejó de ser un problema cuando descubrimos la nueva compañía a través de la cual hemos asegurado nuestro coche. Os contamos cómo hemos conseguido pagar un 60% menos Haz click para leer este contenido

Por eso, cuando se lanza una mirada retrospectiva y se recuerda que en la mayor parte de España los alcaldes franquistas siguieron ocupando sus puestos bajo las siglas de la Unión de Centro Democrático (UCD), o en Cataluña bajo la marca de Convergència i Unió (CiU), resulta aún más sorprendente que algunos nacionalistas arrojen el concepto franquismo a la plaza pública de debate como si se tratara de un arma letal ajena. Alejada, por supuesto, de sus nuevas actitudes y reivindicaciones.

Es obvio que el tiempo ha transcurrido y que la sociedad evoluciona, por fortuna de manera positiva y a una enorme velocidad. Acumulamos las mismas décadas de democracia que de dictadura anterior. No es menos cierto, por otra parte, que del legado del último franquismo no se han erradicado todas sus reminiscencias. Es más, la corrupción, el clientelismo y la actitud caciquil perduran en parte en algunos municipios catalanes. Muchos de ellos, sobre todo aquellos más pequeños en los que la izquierda no ha tenido oportunidad de gobernar, han mantenido prácticas rayanas en aquello que parece haberse puesto de moda evocar como crítica al conservadurismo o al constitucionalismo.

Fíjense en cómo en la comarca barcelonesa del Maresme un alcalde en ejercicio resuelve sus problemas domésticos gracias a la brigada municipal. El problema no es que un empleado de la corporación local le repare una avería en su casa (eso es simplemente ser un aprovechado), sino cómo el primer edil nacionalista encara el asunto (es todo un experto en municipalismo convergente) y maneja las fórmulas del clientelismo más abyecto en la conversación que hoy aportamos.

Estas actitudes se sustanciaban en otros momentos con un cierto grado de comprensión de los propios partidos políticos. Hoy, esos mismos que apelan a los tiempos de la dictadura de forma recurrente y equívoca, no pueden permitir que continúe al frente de ningún municipio un político con una actuación como la que se ha conocido.

Dirán que es una conversación antigua, dudosa, fruto de algún ajuste de cuentas... Como les enseñó su maestro Jordi Pujol: dicen, dicen, dicen... Pero tras conocer la historia del alcalde de Sant Vicenç de Montalt podemos exigir que de una vez se abstengan de tildar de franquistas a todos aquellos que no piensen como ellos en términos de estructura del Estado. Si lo prefieren, si apuestan por perseverar, que nadie dude de un hecho indudable: de existir un franquismo subyacente en España el nacionalismo es muy responsable y se halla, en Cataluña, la mayor parte.

Inflamantes
ARCADI ESPADA El Mundo 27 Junio 2018

El Parlamento europeo ha partido por la mitad los planes de la eurodiputada Teresa Giménez Barbat. Dentro de unos días tenía previsto inaugurar en Bruselas una exposición modesta, pero intencionada, en que un grupo de escritores elegían y comentaban una foto representativa de un momento importante en la peripecia constitucionalista en Cataluña. Así Savater y el Ja sóc aquí!. David Jiménez Torres y la pierna herida de su padre, Federico. Ignacio Vidal-Folch e Hipercor, Victoria Camps y Ernest Lluch, Vidal-Quadras y el Foro Babel o Xavier Pericay y el nacimiento de Cs. Yo escribí sobre los alegres saltitos de Maragall bajo el ceño pujolista, la remota noche de la nominación olímpica barcelonesa. En el mismo lote constitucionalista estaba prevista una representación de El sermón del bufón, la pieza autobiográfica de Albert Boadella. Una suerte de homenaje al más veterano y divertido discrepante del nacionalismo. Pero el Parlamento europeo ha prohibido la exposición y la obra. Las razones que se invocan son puramente extraordinarias: el Parlamento no puede acoger exhibiciones de naturaleza "provocadora". Aún mejor que "provocadora" sería escribir "inflamatoria", que es lo que sugiere a primera vista el original inflammatory. La razón real de la decisión, como dijo una de las cuestoras que la tomaron, la eurodiputada Catherine Bearder, es que los separatistas catalanes pudieran sentirse molestos y hasta discriminados: hace algunas semanas el Parlamento tampoco dio permiso para que se instalara la exposición Presos políticos, de Santiago Sierra. La decisión merece poco comentario, aunque nítido: el Parlamento europeo equipara la inflamación separatista a la democrática. O sea: la funesta y apaciguadora doctrina del asunto interno llevada a la sala de exposiciones.

En estas condiciones morales y políticas, que Macron, Renzi y Rivera estén planeando una acción conjunta europea es una buenísima noticia. La confusión parlamentaria europea permite, por ejemplo, que separatistas y constitucionalistas militen en el mismo grupo, en razón de su vaga adscripción liberal. Pero esas agrupaciones decaen ante la drástica realidad. Como recalcan los promotores de la nueva plataforma, la única división que hoy importa es la que separa a populistas de progresistas. Unas calidades de convivencia imposible. Aunque bien se empeñen en demostrar lo contrario gentes como la Bearder, en su exquisito tratamiento equiparable de demócratas y golpistas.

(Coda provincial: La articulación de un espacio político común entre Macron y Rivera deja a Pedro Sánchez donde merece, que es al otro lado).

Animalismo y nacionalismo
Mariana Boadella / Christian Gortázar El Confidencial 27 Junio 2018

Animalismo y nacionalismo tienen aspectos en común, y curiosamente también los tienen con las religiones. Sus activistas y dirigentes suelen cumplir los componentes de la definición de Yinger de religión funcional. Éstos incluyen una conversión ferviente y sentimiento de comunidad; creencias y un código de conducta acorde; así como cultos elaborados, con símbolos o rituales compartidos. Esto es así tanto para el animalismo, como para el nacionalismo. Y hay otro aspecto en común: ambos grupos están convencidos de su superioridad moral frente al resto.

Los nacionalismos surgieron en Europa hacia finales del siglo XIX, y defienden la existencia de características comunes a una comunidad (el hecho diferencial). Ello justificaría la segregación política respecto a otras comunidades de mayor o igual entidad. Los símbolos y rituales nacionalistas, como la estelada o las marchas con antorchas, denotan un carácter pseudo-religioso. Además, la vinculación entre nacionalismo y cristianismo se evidencia tanto en el País Vasco como en Cataluña, donde siempre han estado en comunión y donde Loyola, Begoña o Montserrat son santuarios tanto religiosos como nacionalistas.

En Cataluña, el nacionalismo ha sustituido al catolicismo. El independentismo es un movimiento social, una fe que ha entrado a sustituir la esperanza que proporcionaba la religión. Da un “sentido de la vida” a muchas personas gracias a la utopía de un país mejor, un paraíso en la tierra, lo que les hace sentir especiales y superiores al resto. El movimiento ha resurgido en un momento marcado por una crisis económica y en el que era fácil desanimarse ante un futuro poco esperanzador. Especialmente para aquellos que perdieron sus trabajos y para los jóvenes, quienes más buscan ese sentido de la vida. El poder aferrarse a una ideología que promete un paraíso después de la separación del resto de España, ha sido la salvación para muchas personas que quizás estaban ávidas de que algo diera sentido a sus vidas.

Aunque cuenta con precedentes históricos en la filosofía utilitarista de finales del siglo XVIII, el animalismo arranca en el siglo XIX, cuando se promulgaron las primeras leyes que contemplaban aspectos de protección animal. Pero el verdadero auge del animalismo tiene lugar en el siglo XX. En 1975, el australiano Peter Singer publica 'Liberación Animal'. En esta biblia del animalismo, Singer defiende la no discriminación a un ser vivo por el sólo hecho de pertenecer a una especie distinta, de igual forma que no se debe discriminar a las personas por su sexo o raza. Aunque el animalismo a diferencia del nacionalismo carece de vinculación obvia con la Iglesia, muestra características de las religiones con sus símbolos (puños y patas) y rituales (veganismo). Y muchas personas, particularmente los urbanitas solitarios, se refugian en este nuevo credo. De nuevo, se trata de buscar un sentido a la vida, una idea, una esperanza.

Otro aspecto en común entre ambos pensamientos es su desubicación, su pérdida de referencias con el entorno. Con frecuencia, esto lleva a sus adeptos a defender opiniones que están fuera de la realidad. En el caso de los nacionalismos, se generan grupos excluyentes o tribus cuyos integrantes (los buenos catalanes o los vascos vascos), apenas se preocupan por escuchar las ideas ajenas a su causa. Todo su mundo gira en torno a personas, instituciones y medios que comparten sus principios. Eso explica por qué los 'consellers' encarcelados no vieron venir los procesos judiciales que les afectan. En cuanto al movimiento animalista, su desubicación y falta de referencias son consecuencia del alejamiento del medio rural y por tanto de la naturaleza, a la que paradójicamente creen proteger. Ambas tribus retroalimentan su radicalismo dentro del grupo mientras se muestran refractarias a toda influencia externa. Sorprendentemente, a pesar de su radicalismo, tanto las propuestas nacionalistas como las del animalismo, van ganado espacio en nuestra sociedad.

Desafortunadamente, ambos grupos tienden al fanatismo, sea en forma de algaradas callejeras, o de performance anti-taurinas. Las consecuencias de algunas actuaciones son nefastas: “dar la libertad” a los visones de granja en Teruel o en Galicia, por ejemplo, supuso una catástrofe ecológica para los ecosistemas fluviales. El daño a la imagen y a la economía de Cataluña y España causado por el nacionalismo catalán resulta igualmente nefasto. Ambas corrientes creen tener el monopolio de la realidad, y algunos de sus adeptos terminan por defender sus ideas de manera violenta. En casos extremos, tristemente, se llega al terrorismo. Interesante pero cierto, no sólo existe el terrorismo nacionalista, que se ha cobrado casi 1000 vidas en España, sino que viene creciendo el terrorismo animalista.

Las ideas animalistas y nacionalistas extremas penetran tanto en ideologías de izquierda como de derecha. Esto es curioso ya que las raíces burguesas del nacionalismo lo asociarían más a partidos conservadores, mientras que la izquierda es de tradición internacionalista. Y el animalismo supone un igualitarismo entre especies que lo acercaría más a la izquierda, pero es reivindicado también por grupos de la ultraderecha. Otro aspecto en común entre ambos pensamientos es su progresiva penetración en la sociedad. Ello tiene lugar de distintas formas, por ejemplo a través de la legislación: normas autonómicas que obligan a usar el idioma local en lugar de defender la igualdad, o regulaciones sobre bienestar animal cada vez más restrictivas y difíciles de compatibilizar con la investigación biomédica o con los usos y necesidades del mundo rural. Incluso existen sinergias entre los pensamientos animalista y nacionalista, como cuando se dictan leyes anti-taurinas como herramienta política del nacionalismo.

También la educación y el entorno en el que se forman las nuevas generaciones contribuyen a la difusión de estos credos. En el caso del animalismo, la fuente es una sociedad cada vez más alejada del mundo rural, en la que un niño difícilmente verá una gallina escarbar o un cerdo hozar, pero consume cientos de horas de dibujos animados con animales hablando y comportándose como personas. No es de extrañar que surjan sentimientos negativos frente a la tauromaquia, la caza, o incluso el consumo de carne: el “síndrome Bambi”. De igual manera, aunque en este caso de forma planificada, los niños educados en comunidades de fuerte arraigo nacionalista reciben una educación sesgada, que tergiversa la historia para resaltar los valores y virtudes de la comunidad cercana en detrimento de otras. Ambas situaciones dan lugar a un cambio de valores que resulta difícil de revertir. En casos extremos se alcanza el fanatismo, igual que en las religiones. Y el medio rural y la comunidad científica (caso del animalismo) o toda la sociedad y el estado de derecho (caso del nacionalismo) llevan las de perder.

La estrecha relación entre nacionalismo y religión hace muy difícil discutir con sus defensores. E igual ocurre con el animalismo. El nacionalismo ya condiciona más de lo debido la vida parlamentaria, una situación que alcanzará mayor entropía cuando también el animalismo acceda al parlamento. La sociedad debe estar alerta y defenderse. Es importante evitar que el oportunismo político dé lugar a transferencias de poder excesivas hacia los nacionalistas, o a concesiones a los animalistas que resulten difícilmente compatibles con la supervivencia del mundo rural. Los credos animalista y nacionalista no pueden imponerse, igual que no aceptaríamos que se nos impusieran posturas religiosas integristas. Revertir el síndrome Bambi y el nacionalismo radical requiere tiempo y cambios profundos en la educación y en la sociedad. Ojalá estemos a tiempo de contribuir a esos cambios, y de disfrutar sus efectos.

La Guardia Civil descubre un documento que sitúa a Artur Mas en la cúspide del 3%
Los investigadores localizaron en la sede de Convergencia un power point interno que atribuye al expresidente de la Generalitat un papel clave en el cobro de donaciones ilegales de empresarios
José María Olmo El Confidencial 27 Junio 2018

La Guardia Civil ha encontrado una prueba que involucra a Artur Mas en la gestión de la caja B de Convergència (CDC). Los investigadores localizaron un 'power point' en la sede de la formación que describe sus mecanismos internos de funcionamiento y confirma que el presidente era el responsable de supervisar y coordinar el trabajo de los departamentos de tesorería y gerencia, los dos pilares que sostuvieron durante más de una década la presunta trama de financiación ilegal del 3%.

El documento aún está siendo analizado por los expertos en delitos económicos de la Guardia Civil pero ya ha provocado que las actuaciones sitúen a Mas, presidente de CDC entre 2012 y 2016, como presunto cerebro de una organización delictiva que habría captado fondos opacos por importe de al menos 1.040.800 euros solo entre 2008 y 2013. El documento no solo acredita que el expresidente de la Generalitat (2010-2016) tenía la obligación de estar al tanto de la actividad de su tesorero y su gerente. También estipula que estos altos cargos debían rendir cuentas de su labor ante la máxima autoridad del partido, según ha podido saber El Confidencial.

El 'power point' otorga una nueva dimensión al caso, que arrancó en 2014 tras hallar pruebas de la financiación ilegal de Convergència en una causa que aparentemente se circunscribía al municipio de Torredembarra (Tarragona). Las pesquisas habían cercado a varios de los colaboradores de Mas, como el tesorero Andreu Viloca y, sobre todo, su mano derecha Germá Gordó, gerente de la formación hasta 2011, secretario general de su primer Govern y consejero de Justicia en el segundo. Sin embargo, el expresidente de la Generalitat había salido indemne de las diligencias practicadas hasta la fecha.

El documento lo ubica ahora como correa de transmisión entre dos esferas que necesitaban comunicarse para burlar la ley sin ser detectadas. Por un lado, las diligencias señalan que Viloca y su predecesor, Daniel Osácar, condenado ya por el caso Palau, se encargaban de gestionar el cobro de las donaciones ilegales de los empresarios que querían conseguir contratos de obra pública y servicios en las instituciones controladas por CDC.

En un ámbito distinto actuaba el grupo que debía amañar los concursos para favorecer a los donantes. Hasta 24 adjudicaciones que suman 218 millones de euros habrían sido manipuladas. Gordó lideraba supuestamente esta otra estructura, secundado por el presidente de la Autoridad del Puerto de Barcelona (APB), Sixte Cambra; el expresidente del ente Barcelona Infraestructuras Municipales (Bimsa) Antoni Vives y los exdirectores generales del organismo público Infraestructuras de Cataluña Joan Lluís Quer y Josep Antoni Rosell, entre otros altos cargos convergentes. Lo que hace el 'power point' es colocar a Mas como nexo de ambas esferas, la pieza del engranaje que permitía que el partido y el Govern operaran de un modo perfectamente sincronizado.

Los investigadores también habrían logrado acreditar que CDC y las dos organizaciones satélite que usó la formación para captar las presuntas donaciones ilegales, CatDem y Fórum, operaban bajo el principio de caja única, es decir, circulando por las mismas cuentas y con la tutela de idénticos dirigentes. De este modo, el dinero de los empresarios habría servido para financiar los gastos de funcionamiento ordinario del partido e incluso sus campañas electorales, incurriendo así en una presunta financiación ilegal.

La Guardia Civil ya apuntó la existencia de una caja única en un primer informe incorporado al sumario de la operación Petrum el pasado enero. No sería la primera vez que Convergencia utilizaba ese mecanismo para hinchar irregularmente sus ingresos. La sentencia del Palau dictaminó que el partido aprovechó la Fundación Trias Fargas, antecesora directa de CatDem, para canalizar el cobro de donaciones ilegales. Al menos 630.000 euros salieron del Palau de la Música. También hicieron aportaciones grandes adjudicatarios de obra pública como la constructora Ferrovial. El dinero llegó a las cuentas de la formación mediante créditos falsos. La sentencia concluyó que esta trama operó entre 1998 y 2008.

Lo que se investiga ahora sería su continuación al menos hasta 2015. En febrero de ese año se produjo el amaño de la licitación del túnel de las Glòries de Barcelona, que ascendió a 60 millones de euros. Es la última atribuida a esta segunda época y una de las más cuantiosas, aunque las pesquisas siguen abiertas y la lista de amaños podría crecer. Hasta 23 investigados han acudido en los últimos días a la Audiencia Nacional para prestar declaración ante el juez José de la Mata, que se hizo cargo del caso el pasado abril, después de casi cuatro años de investigación en el Juzgado de Instrucción número 1 de El Vendrell (Tarragona).

COVITE
Víctimas de ETA advierten a Sánchez sobre las cesiones al Gobierno vasco
Sandra Toro Gaceta.es 27 Junio 2018

“Defendemos que haya una condición fundamental para que los presos sean acercados: el repudio a ETA”, afirma el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) tras la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el lehendakari, Íñigo Urkullu, en la que han pactado crear una comisión bilateral para la “normalización” de la política penitenciaria y el acercamiento de presos etarras a las cárceles vascas con el objetivo de “evitar el desarraigo social de las personas penadas y facilitar su reinserción”.

“Si el acercamiento está orientado a la reinserción, el mínimo exigible para un condenado por terrorismo es el rechazo tajante a la organización a la que perteneció y bajo cuyas siglas ejerció la violencia”, defienden las víctimas, a la vez que recuerdan que “los últimos Gobiernos del PSOE y del PP han establecido condiciones para que los presos de ETA cumplan condena en prisiones cerca de sus domicilios, de manera que la distancia que los separa de sus casas esté en sus manos”.

La organización liderada por Consuelo Ordóñez ha advertido en declaraciones a La Gaceta que se opone “de forma contundente” a la cesión de la competencia de prisiones al Gobierno vasco. “Los nacionalistas no han querido ser carceleros y gestionar la competencia de prisiones, si ahora quieren serlo es para abrir las puertas de las cárceles”, denuncian.

Las víctimas tienen claro que la preocupación de Urkullu “es buscar la vía para ayudar a los etarras encarcelados a salir, es decir, impunidad”. Y recuerdan al PSOE que “si se transfieren las competencias de prisiones al Gobierno vasco se estarían transfiriendo los derechos de las víctimas a los nacionalistas”.

Entre los temas abordados en la reunión destaca uno que ha “preocupado especialmente” a los miembros de Covite: la posible retirada del recurso ante el Constitucional por la ley de abusos policiales.

“Que el presidente del Gobierno se haya mostrado dispuesto a “encauzar” la retirada del recurso de inconstitucionalidad planteado hace un año por el Gobierno del PP contra la ley de víctimas de abusos policiales significaría dejar en manos de los nacionalistas una cuestión que corresponde al poder judicial, que es quien tiene que decidir quién es víctima y quién no lo es”, alertan desde la asociación.

“Se trata de una cuestión muy grave y esperemos que el Gobierno de Sánchez la estudie en profundidad, sea cauto y mantenga el criterio del anterior Ejecutivo”, señala el colectivo, que insiste en que “lo que pretende el Gobierno vasco en esa ley es constituir un tribunal administrativo paralelo al judicial para dar un reconocimiento oficial a supuestas víctimas de abusos policiales… De esta manera podrá perpetuar una falsa teoría de un conflicto entre dos partes dándole un empaque institucional”.

“Que en 90 minutos de reunión el lehendakari no haya puesto sobre la mesa ni una sola reivindicación ni tarea pendiente en torno a las víctimas del terrorismo y sí las principales reivindicaciones de los presos de ETA deja claro cuáles son las prioridades del nacionalismo vasco”, lamentan las víctimas.

MENORES DE SEIS AÑOS
La escalofriante manera en la que el separatismo explica el 1-O a los niños
La Gaceta  27 Junio 2018

En la obra se acusa a la “policía española” de provocar “más de mil heridos” y golpear a “demócratas que querían votar”.

La editorial Edicions Sidillá publicó el pasado mes de abril un libro infantil sobre la jornada del referéndum ilegal del 1 de octubre en el que se acusa a la Policía Nacional de provocar “más de mil heridos”.

La obra, promocionada por activa y por pasiva a través de los medios de comunicación públicos, considerados instrumentos de agitación del proceso separatista, lleva como título “L’1 d’octubre explicat a la menuda” -El 1 de octubre explicado a la pequeña-, ha sido escrita por el gerundense Adrià Pujol e ilustrada por Marta R. Gustems y está dirigida a niños menores de seis años. Dibuja una sociedad monolítica en lo político, multiétnica y partidaria de un separatismo de corte festivo, tal y como ha detallado el periodista y publicitario de esta casa Rafael Núñez Huesca en un hilo publicado en la red social Twitter.

En sus páginas se dice que “ser demócrata quiere decir estar a favor de que la gente se exprese”, se deja entrever de forma evidente que España y su Estado “dieron la espalda al pueblo catalán y a sus políticos”, y se establece una dicotomía entre oprimidos y opresores, entre pueblo y ‘policía española’, entre rosas y porras y, en definitiva, entre libertad y represión.

Los autores cuentan -en primera persona del plural- la jornada de la consulta ilegal con párrafos como el siguiente: “La policía pegaba con porras, disparaba tiros con balas de goma, arrastraba a la gente tirándola del pelo, insultaba y daba patadas”. Ante ello, la gente “resistía de forma pacífica y protegía los colegios electorales”. Ni hablar de los más de 400 policías y guardias civiles que resultaron heridos de diferente consideración en el dispositivo desplegado para retirar urnas e intervenir material electoral.

En otra viñeta dibujan a cuatro agentes golpeando a una joven que sangra por la cabeza y señalan que “hubo más de mil heridos por culpa de la policía española”: “abuelos y abuelas (…) simpatizantes de partidos políticos diferentes, gente de todo tipo acabaron en el hospital (…) y ventanas rotas, puertas reventadas, gente apalizada, etc”.

También se dedica otra ilustración a la abuela que hace ganchillo mientras custodia una urna y al policía que con un pistola en el cinturon detiene a un joven con su papeleta y una rosa amarilla. “El 1-O ganamos los demócratas”, asevera, antes de animar a “no dar ni un paso atrás”.

Es preciso señalar que el informativo del canal infantil de la televisión pública catalana TV3 ya emitió un programa especial para explicar -con un lenguaje adaptado a niños de entre 8 y 12 años– el 1 de octubre y los preparativos que se llevaron a cabo para garantizar la celebración de la consulta ilegal -poniendo especial atención en las estrategias para esconder las urnas y las papeletas-. En este sentido, atacó a los agentes de la Policía Nacional diciendo que los Mossos d’Esquadra “fueron algunos sitios, pero no se enfrentaron a la gente” mientras que ellos “usaron la violencia para entrar en los puntos de votación”.

Las víctimas: «No podemos ser el pago a los nacionalistas»
C.S. Macías. Madrid. La Razon 27 Junio 2018

Las víctimas del terrorismo exigen que la nueva política penitenciaria no priorice a los verdugos por encima de ellas, y que no se olviden de que hay más de 300 crímenes todavía sin resolver y los etarras en prisión aún no han colaborado con la Justicia.

María Ángeles Alemán, viuda de Felipe Caparrós, uno de las víctimas del atentado de Hipercor y de uno de los etarras que cumple beneficios penitenciarios, acogido a la vía Nanclares, Caride Simón, no quiere que los terroristas se muevan de donde están. «Si a sus familias les cuesta mucho vivir sin ellos, me da igual. Yo ya no tengo a mi marido», y asegura que «Sánchez no es nadie para escoger y venderse de esta manera por un pago a los nacionalistas». Alemán pide que cumplan íntegramente sus penas «y se pudran en la cárcel sin ningún privilegio» que dice que no es más que una excusa para salir de prisión. «No me creo nada ni quiero el perdón de ninguno porque no es real». Caparrós tenía dos hijos, una de 11 años y otro de 15 meses, cuando estalló la bomba en Hipercor. «A mis hijos les quitaron el poder disfrutar de su padre, ¿y eso quién lo arregla?», dice, y le duele que «tengamos que cuidar de las familias de los terroristas porque tienen que viajar a verlos, pero nadie se ha ocupado de nosotros».

Rosa Peláez, otra víctima del atentado de Hipercor que salvó su vida de aquella masacre asegura que si «Sánchez se ha preguntado cómo se va a trasladar la familia de quien ha sido asesinado o si esto le importa».

Peláez se entrevistó en su día con el etarra Caride Simón dentro del plan de «resocialización» con los presos que se acogieron a la vía Nanclares y recuerda que le preguntó «qué había hecho yo para que me rompiera la vida», indica. Dice que desde entonces nada ha sido igual y que ya no sabe ni comprar y no puede ir al Hipercor como hacía antes. Considera que Sánchez «se ha metido en La Moncloa para hacer todo esto», y que en medio de promesas «sólo quiere el poder».

Por su parte, la eurodiputada del PP Teresa Jiménez-Becerril, hermana del asesinado por ETA Alberto Jiménez-Becerril, reclamó ayer al presidente del Gobierno que no regale a los presos de la banda «privilegios que no merecen». Tras conocer el anuncio de Sánchez en Berlín respecto al posible acercamiento al País Vasco de presos de la banda terrorista, la eurodiputada popular afirmó que «lo que los españoles esperan de un presidente es que sea capaz de exigirle a ETA que resuelva los casi 400 crímenes que siguen sin ser resueltos y no regalarles unos privilegios a los terroristas que no merecen». «Hace falta tener más empatía con los terroristas que con sus víctimas para tomar esa innecesaria e injusta medida que no le reclama la sociedad española y hacerlo sin pedirle a los terroristas ninguna colaboración».

Maite Pagazaurtundua, hermana de Joseba Pagaza, asesinado por ETA, exigió a Urkullu que su «nueva política» priorice a las víctimas del terrorismo «sobre los agresores»

ASÍ LO VIENE HACIENDO DESDE 2013
Covite no irá al homenaje del Congreso a las víctimas de ETA ‘por dignidad’
La Gaceta  27 Junio 2018

Covite ha denunciado que el resto de fuerzas políticas no critiquen la presencia de “herederos de ETA” en la Cámara Baja.

El Congreso de los Diputados -el mismo lugar en el que partidos como EH Bildu, que se niega a condenar a ETA, tienen representación- rinde homenaje a las víctimas del terrorismo. Pero no todos estarán presentes. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) tiene “dignidad, coherencia y respeto” y ha decidido que -como viene haciendo desde 2013- no formará parte de esa foto debido a la presencia en la Cámara Baja de “los herederos políticos de ETA”, en alusión a EH Bildu.

El acto, presidido por Ana Pastor y en el que participarán representantes de asociaciones de víctimas, se celebra anualmente desde que en 2010 la Cámara aprobó una declaración institucional para recordar el asesinato de la niña Begoña Urroz en 1960 en un atentado que se atribuye al DRIL.

Según ha informado el Congreso, su presidenta, Ana Pastor, abrirá el acto y dará la palabra a María del Mar Blanco, diputada del PP y presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. El acto finalizará con un minuto de silencio.

Covite no asistirá a este homenaje ya que, “por dignidad y coherencia”, no participa en un evento que se celebra en “una institución en la que están representados partidos políticos que no condenan la violencia ni repudian a ETA”.

En su opinión, resulta “incoherente” homenajear a las víctimas del terrorismo mientras “se permite que los herederos políticos e ideológicos de ETA”, quienes “promueven un relato en el que se exalta a la banda terrorista”, están presentes “en instituciones democráticas como el Congreso de los Diputados, parlamentos autonómicos y ayuntamientos”.

Covite ha denunciado además que el resto de fuerzas políticas no critiquen la presencia de “herederos de ETA” en la Cámara baja.

La asociación de víctimas sostiene que, aunque “se hayan desactivado” las siglas de ETA, no se ha acabado el “proyecto político totalitario y excluyente” que la organización terrorista pretendía “imponer”.

“Ahora son sus herederos políticos los que están luchando por alcanzar ese proyecto mediante la vía política, justificando las acciones criminales de los terroristas”, ha argumentado Covite.

El colectivo de víctimas ha insistido en que “mientras una parte de la población continúe legitimando el terrorismo etarra, ETA seguirá viva y será necesario deslegitimarla”.
La diputada que pidió ‘un chaparrón de aplausos’ para los etarras de la T4

Marian Beitialarrangoitia es uno de los motivos por los que Covite no asiste al homenaje del Congreso. La parlamentaria de EH Bildu pidió durante un acto público un aplauso para los etarras autores del atentado contra la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas en el que dos personas perdieron la vida.

“Antes de nada, este ánimo, abrazo y este chaparrón de aplausos, lo más caluroso posible, a Igor Portu, Mattin Sarasola y a todos los presos políticos vascos que se encuentran dispersados en las cárceles de Francia y España. ¡Os queremos!”, dijo el 12 de enero del 2008 durante la presentación de las candidaturas de Acción Nacionalista Vasca (ANV) en Pamplona.

También injurió gravemente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado al tachar de “torturadores” a los agentes de la Guardia Civil.

Pero su historial no terminó ahí. En marzo de 2015 criticó una operación de la Guardia Civil contra el entorno de ETA por considerarlo “un ataque grave a la convivencia”.

Tan sólo un mes después se posicionó en contra de la detención de miembros de la banda terrorista y calificó a la organización que agrupa a los familiares de los presos como una “asociación de víctimas”.


Recortes de Prensa   Página Inicial