AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 4 Julio 2018

El estúpido servilismo de Sánchez ante los golpistas catalanes
EDITORIAL El Mundo 4 Julio 2018

Un día después de que el Ministerio del Interior, a través de Instituciones Penitenciarias, autorizara el traslado de los golpistas presos a cárceles catalanas, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha anunciado un "diálogo sin cortapisas" con el sedicioso Joaquim Torra, palabras que han llenado de lógica esperanza a los que desean que el Gobierno de la Nación respalde la tercera consulta secesionista que pretenden perpetrar en Cataluña, y que sería tan ilegal y liberticida como las anteriores.

Tanto el traslado de los golpistas presos como las irresponsables palabras de la vicepresidenta responden a un inmoral y contraproducente esfuerzo por contentar a quienes se han juramentado para dinamitar el marco autonómico y constitucional para la creación en Cataluña de un Estado independiente. Por mucho que el Gobierno quiera ocultarlo, lo cierto es que la Administración regional catalana sigue en manos de unos sediciosos que no se cansan de proclamar que su objetivo no es otro que proseguir el proceso secesionista que iniciara en 2012 Artur Mas y que continuara el fugado Carles Puigdemont, a quien los separatistas –empezando por Torra– consideran el presidente legítimo de Cataluña. Teniendo presente que las competencias en materia penitenciaria están transferidas y que el director de prisiones de la Generalidad ha expresado su solidaridad con los golpistas presos hasta el punto de lucir por ellos el ominoso lazo amarillo, cualquiera se puede hacer una idea del trato privilegiado que van a tener Oriol Junqueras y su deplorable compañía.

El Gobierno de Sánchez podrá cerrar los ojos ante la reapertura de las embajadas catalanas, el nombramiento de la golpista prófuga Meritxell Serret como delegada de la Generalidad en Bruselas y las proclamas progolpistas que el supremacista Torra vocea todos los días. Pero lo cierto es que esa ceguera voluntaria, así como la oferta de un "diálogo sin cortapisas", es interpretada por los separatistas como lo que es: una muestra de debilidad y, por tanto, un estímulo para que los liberticidas, lejos de volver a la legalidad, se mantengan en la senda insurreccional.

Persistir en la senda del diálogo y de la cesión ante el separatismo, además de una inmoralidad contraproducente, constituye además una supina estupidez, absolutamente letal para los intereses electorales del propio PSOE. Salvo que albergue el absurdo temor de que los separatistas se sumen al PP en una surrealista moción de censura... como la que le llevó a la Moncloa, Pedro Sánchez no tiene por qué pagar nada a ninguna de las formaciones que le ayudaron a deshacerse de Rajoy. Los separatistas tendrían mucho más que perder que los socialistas en caso de que se celebrasen elecciones generales en un futuro próximo. Es más, dado que la derecha se encuentra profundamente dividida por mor de los estragos que ha causado el rajoyismo en el PP, el PSOE bien podría volver a ser el partido más votado si atendiera al hartazgo que las reclamaciones nacionalistas causa también en buena parte del electorado de izquierdas.

Pero Pedro Sánchez no está en esa onda. Pedro Sánchez está en la onda oportunista y apaciguadora que tanto daño puede hacer a España.

Cuando la mentira es la norma.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 4 Julio 2018

DIALOGO FRANCO, ABIERTO Y SIN CORTAPISAS CON LOS GOLPISTAS EN CATALUÑA

Carmen Calvo ha dado la cara por parte del Gobierno de Pedro Sánchez para avisar de que la agenda de la reunión del próximo día 9 de julio con el xenófobo antiespañol independentista radical Joaquim Torra se producirá dentro de un diálogo “franco, abierto y sin cortapisas”. Es decir, lo mismo que le exigía su interlocutor “sin apriorismos”, pero con un sentido diferente, ya que los golpistas sí que ponen condiciones y es la de realizar un referéndum pactado. O lo que es lo mismo, un referéndum vinculante donde si sale el voto favorable a la indepndencia esta se deberá permitir. Por otra parte, Carmen Calvo asegura que “la legalidad” estará presente durante todo el encuentro. O traducido al español corriente, que si que existirá un apriorismo y es el que impone la Constitución de España.

Y es que uno por poder hablar, puede hacerlo de todo incluso de la comisión de delitos como sería pactar con un tercero algo que por ley está vedado, como es la delegación de la Soberanía Nacional a una parte concreta de la sociedad de un determinado territorio para decidir sobre una posible secesión de ese territorio. Se puede hablar de todo, pero hacerlo a sabiendas de que de lo hablado y pactado nada será realizable, no solamente es inútil sino del género idiota. Y no tengo a estos del partido del capullo como tales, aunque a veces me entren serias dudas. Lo malo es que partiendo de esa realidad, alguien se empeñe en transmitir una imagen que solo es un bluf, una mentira, una farsa para mostrar un postureo político de moderación ante lo que solo puede tratarse como lo que es, una reunión para comunicar que el Estado de Derecho se opondrá con todos los medios que dispone a un nuevo intento de secesión. Y eso, aunque este PSOE de Pedro Sánchez esté ansioso por quitarse este problema de encima traicionando a España y a todos los españoles.

Ese referéndum nunca podrá ser pactado por que esa coalición temporal de intereses entre partidos antiespañoles no dispone de la mayorá necesaria para darle salida en el Congreso de los Diputados, ya que requiere la aprobación de los dos tercios de las Cámaras. Así que lo único que pueden transmitir es que esos partidos secesionistas deberán plantear sus reclamaciones dentro del marco democrático existente y esperar conseguir el apoyo del resto de fuerzas parlamentarias. Una situación que podría verse modificada si en algún momento se reformase la ley electoral y esos partidos secesionistas tuviesen la representación real que les correspondería por los votos conseguidos sin aplicar fórmulas correctoras por circunscripciones tal y como actualmente permite la ley D’Hont.

Carmen Calvo ha afirmado también que en algún momento España tendrá que encarar la reforma de la Constitución y que deberá hacerse “con el debate social y político correspondiente, pero también sin ningún tipo de temor”. Para añadir a continuación que las Constituciones son “mapas que tienen que coincidir con el territorio…que tienen que estar ajustados”. Y claro, aquí hay que hacer alguna apreciación sobre estas declaraciones tan lamentables. En primer lugar, una cosa es hacer reformas de mejora y otra proceder al derribo y construir sobre el solar de lo que había, incluso parcelándolo para nuevas construcciones. Cuando habla de debate social y político, ¿se refiere a plantear la disgregación de España que ni de lejos está entre las prioridades de los españoles? O ¿se refiere exclusivamente a cuestionar la Constitución para acomodarse a las exigencias de unas minorías y unos partidos políticos que solo intentan separarse de España y sin asumir costes ni deudas de ningún tipo?

Pero es que lo que más irrita de esta impresentable colaboradora del nefasto Zapatero, es el que las Constituciones son mapas que deben estar ajustados. Y yo que creía que eran una expresión de las voluntades de los pueblos libres para unificarse en torno a un proyecto común como nación y donde se establecían un conjunto de regulaciones de esa convivencia. Jamás me imaginé que fueran simplemente unos mapas con definición de fronteras ajustadas que establecieran barreras definidas entre diferentes colectivos sociales. Que yo sepa, el mapa de España hace tiempo que está definido y legitimado por una convención internacional de la ONU que reconoce las fronteras de todos los países del mundo. Y estos mapas están perfectamente ajustados, claro que no a gusto de todos.

Y aquí es donde los secesionistas y tal parece que le PSOE están dispuestos a dialogar para modificar ese mapa y “ajustar” lo que, hasta la irrupción de los separatistas con la complicidad por inacción y permisividad de los diferentes Gobiernos de España tras la transición de la dictadura a la democracia, ya estaba consolidado. Porque lo que se ha permitido durante estas últimas décadas ha sido fomentar el sentimiento nacionalista en determinadas regiones de España, a la par que el odio a todo lo que sea ser y sentirse español. Y mucho ha tenido que ver el que en esa Constitución de 1978 se optase por la vía de la atomización en 17 autonomías, algunas de ellas mono provinciales como la de La Rioja, Cantabria, Murcia y las mono municipales como las Ciudades de Ceuta y Melilla. Una aberración que lo que ha provocado ha sido un desajuste general en lo que antes era un todo homogéneo llamado España.

Aquí lo que está seriamente desajustado y fuera de la realidad es este nuevo PSOE donde un ambicioso Pedro Sánchez ha llevado a su partido a consensuar una moción de censura aceptando el apoyo de los enemigos de España, que son todos aquellos partidos políticos que desean que España sea demolida hasta sus cimientos y construir sobre su solar sus nuevas naciones independientes y soberanas. Y a esa traición es a lo que el PSOE está ofreciendo un diálogo abierto, franco y sin cortapisas. Una vez más el socialismo español que representa este PSOE pretende traicionar a España y a los españoles que no deseamos que nuestra patria sea diseccionada y repartida entre las hienas que llevan décadas esperando su oportunidad.

Está bien recibir al nuevo Presidente del Gobierno de la Generalidad, dentro de lo que debería ser una normalidad institucional. Lo que no está bien es que este encuentro se transforme en un nuevo espectáculo del desafío secesionista y como una victoria en la que ellos sí que vienen con apriorismos, el de que el Estado de Derecho les permita hacer algo que solo puede aprobar el Parlamento de España que acto seguido debería disolverse y someterlo a referéndum de todos los españoles. Porque se trata de ceder la Soberanía Nacional que reside en el conjunto del pueblo español y no en los supuestos “pueblos” no reconocidos por nadie, ni siquiera por la ONU. El PSOE no está legitimado, y mucho menos tras su asalto al poder como okupa sin pasar por las urnas, para pactar nada con los golpistas salvo exigirles que cumplan de una vez con la legalidad y abandonen la vía de la desobediencia y de la rebeldía. No están legitimados para hacer otra cosa ni decir que sin “cortapisas” porque lo que harían sería una ilegalidad de la que deberán asumir toda la responsabilidad política y penal.

¡¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!! ¡¡OKUPAS FUERA DE LA MONCLOA!!

¡Qué pasen si pueden un buen día!

Cortesía del Estado
Ignacio Camacho ABC 4 Julio 2018

Más allá de cualquier encuadre de óptica política, todo análisis sobre el Gobierno de Pedro Sánchez debe partir de dos hechos irrefutables ocurridos de forma sucesiva. El primero, que en octubre se produjo en Cataluña una rebelión contra el Estado y el segundo, que en junio el PSOE llegó al poder con el voto de los partidos separatistas. Sólo desde un candor arcangélico se puede obviar la posibilidad de que ese apoyo carezca de contrapartidas, y la ingenuidad resulta siempre una mala consejera en política. Visto con la necesaria perspectiva, el traslado a cárceles catalanas de los líderes de la revuelta presos supone algo más que un gesto de humanidad con ellos y sus familias. Porque las competencias penitenciarias están transferidas a la Administración de la autonomía, y eso sencillamente significa que los autores del golpe quedan a partir de ahora bajo la custodia de sus compañeros golpistas.

Sucede además que, al mismo tiempo y el mismo día, la Generalitat ha concedido a Puigdemont los privilegios propios de un expresidente: coche, chófer, escolta y personal de oficina a su servicio. Y que ese detalle de atención con un prófugo de la justicia es posible porque el Gobierno de España lo ha permitido al renunciar al control presupuestario de la autonomía que complementaba las medidas del Artículo 155. Dicho de otra manera, las canonjías del dirigente huido son otro guiño de cortesía con el independentismo. El jefe de la insurrección se va a pasear por Alemania pagado, arropado y protegido por el Estado contra el que lanzó su desafío. Quizá no esté lejana la hora en que le pase al erario público las minutas de sus abogados y los costes de su residencia en el exilio.

Toda esta obsequiosidad simbólica no puede responder sólo al pago de facturas por el respaldo prestado. Ni siquiera al mantenimiento de un statu quo precario. Sánchez está tratando de construir un eje de alianzas de poder a medio plazo, en el que incluye también una línea de interlocución preferente con el nacionalismo vasco. En Cataluña sigue para ello la estrategia de Miquel Iceta, convertido en su consejero áulico, que se basa en limar las barreras de rechazo que frenaron las expectativas del PSC y limitaron sus resultados. El presidente ha hecho cálculos y sabe que para ganar las próximas elecciones necesita incrementar en territorio soberanista su facturación de escaños.

Claro que esa apuesta tiene un doble reverso. Por un lado, los votos que en el resto del país pueda perder en tan arriesgado juego; por el otro, que los secesionistas nunca acaban de darse por satisfechos y pueden volver a tensar la situación en cualquier momento. En otoño, la distensión sanchista debe pasar una prueba de fuego: los responsables de la revuelta serán juzgados en el Supremo y con una media de quince años de condena por delante habrá que ver si se conforman con los gestos.

El Gobierno impuesto
Fran Carrillo okdiario 4 Julio 2018

A finales del XIX, con la crisis de Cuba penetrando en las hechuras hambrientas de un pueblo necesitado de glorias pasadas, ya palpable el ocaso de la Restauración y el turnismo, una frase parlamentaria circuló entre los corrillos sociales de la época: “El inconveniente de las farsas sin bambalinas ni local adecuado es que el público se entera muy pronto”. La frase la recoge Joaquín Costa en su libro ‘Caciquismo’, aunque bien podría haber sido una ocurrencia de Maura, tan preclaro para el retrato personal del contrario. En la actual era de la gestocracia, el presidente fotopolítico que ahora ocupa Moncloa se esfuerza por reivindicar la sentencia. Desde que Gramsci otorgara a la guerra cultural el summum ideológico decisivo en el control de las masas, la política buenista del siniestrismo ha venido oscilando entre la propaganda y la doctrina. Lenin se mesaba la calva mientras veía en cada obrero un bolchevique para toda la vida. El mundo giró a la izquierda y desde entonces no nos hemos recuperado de tanto relativismo moral. Todo es bueno o malo dependiendo del código de barras político. Ya sabemos que los productos a la izquierda del stand nunca caducan aunque sepan a detritus.

Leo tribunas ordenadas, veo telediarios felices y escucho tertulias tranquilizadas. España es ese país donde las emergencias sociales acaban donde empieza una moción de censura. El mantra favorito de la izquierda en oposición se diluye en el mentidero de la historia cuando cruza el umbral del voto y adquiere poder. Entonces deja de sonar la música fúnebre que venía anunciando el apocalipsis, porque ya está aquí la democracia. Todos éramos persas hasta que Pericles conquistó Atenas para los buenos. Y entonces le dio la televisión pública como recompensa. La compañía del plasma, ese corrillo mediático y siniestro que repetía ad nauseam que Rajoy era un político distante y alejado, que abrían sus reflexiones criticando sus ausencias ante la prensa, impone el silencio y la omertá cuando idéntico comportamiento lo hacen otros. Tiempos y costumbres, que dirían los clásicos. Da igual cuando suceda. La izquierda, como teología de liberación política, siempre ocupará un espacio de superioridad moral innegable.

Se acabó el pesimismo, pero ¡vivan las ‘caenas’! Cuando la economía sonríe, el ciudadano descansa. Sin embargo, si sonríe es porque alguien ha hecho que sonría. Es lo que tiene la política de afectos y efectos. El simbolismo es importante cuando no lo conviertes en una feria gestual. No dejamos de vivir en una sobreactuación episódica y constante. La buena nueva socialista anuncia estos días, entre gafas sonrientes, que sube impuestos para “mejorar el Estado del Bienestar”. En realidad destroza al emprendedor que con tesón saca adelante su negocio, a la clase media que trabaja sin cesar. Con más impuestos no se mejora el Estado del Bienestar, se destruye la sociedad civil, a esos obreros de famélica legión a los que dicen representar, pero a quienes nunca han tenido en cuenta, por mucho que cuenten. Estamos en la última fase del proceso: del Estado protector al Estado paternalista, y ahora, al Estado subsidiario. No lo olvidemos: subir impuestos tiene un componente soterrado más decisivo que el de pagar necesidades básicas de la sociedad del bienestar: comprar la voluntad ciudadana mediante el bucle impositivo del voto.

Pagas, con ello te doy servicios y ya te recordaré gracias a quién los tienes. Cuando aumentas la carga impositiva sobre aquellos que mantienen al Estado y lo haces en una legislatura corta, aumentas el riesgo de no controlar el efecto rebote, aunque marques la agenda política y mediática. Ahí se abre un espacio para voltear sondeos primerizos que reflejan siempre la alegría del cambio reciente. De momento, al gobierno impuesto del presidente fotopolítico, eso no le preocupa. Sigue su rumbo, orientado en dos direcciones: en la colocación de la foto y en la foto de la colocación. Primero, los nuestros, y después, los gestos. Dientes, dientes, que la gestocracia requiere sonrisas.

Sánchez ofrecerá a Torra un aplazamiento y quita parcial de la deuda catalana
Carlos Cuesta okdiario 4 Julio 2018

El Gobierno de Pedro Sánchez ofrecerá a Quim Torra un aplazamiento y quita parcial de la deuda catalana en la reunión que mantendrán el próximo 9 de julio.

El presidente catalán acude a la cita con Sánchez con un guión fijo e inamovible: el de avanzar de nuevo hacia el referéndum ilegal. Pero Moncloa no quiere hablar de ese asunto. Eso sí, el equipo de Sánchez está dispuesto a preparar un escenario financiero difícilmente rechazable para Cataluña: un esquema en el que sus 77.478 millones de euros de deuda, una parte fuese directamente condonada y asumida oficialmente como deuda del Estado, y en el que otra parte pudiese contar con grandes facilidades de pago por medio de aplazamientos del pago de intereses y otras facilidades de pago.

Se trata de una vieja idea que ya barajó el Partido Socialista hace un año. Una idea que, de hecho, fue defendida personalmente por José Luis Ábalos: su plan incluía un nuevo aumento de la inversión destinada a esta región, y la conversión de la deuda autonómica en deuda puramente nacional, al menos en parte. Es decir, lo que se denomina como mutualizar la deuda catalana: diluir entre todo el territorio español una montaña que, hoy por hoy, asciende a 77.478 millones de euros.

El PSOE pretende diluir la deuda catalana entre todo el territorio español
La argumentación exterior ya ha sido esgrimida en ocasiones por Ábalos: “El Estado debe contribuir a resolver (la deuda) para que no colapse la institucionalidad en Cataluña y que pueda atender los servicios que presta”. El plan, por supuesto, supondría mantener un plan de facilidades financieras con cargo a las arcas nacionales hasta que las supuestas dificultades de financiación de Cataluña se solventasen.

El plan de quita parcial no afectaría a toda la deuda catalana, sino exclusivamente a una parte de la deuda de la que es acreedor el Estado, un volumen que ronda los 52.000 millones. Sobre esa parte se negociaría la mutualización parcial. El resto es lo que se vería acomodado con un aplazamiento de los plazos de devolución y una rebaja en los tipos.

El plan –con gran probabilidad– tendría que ser ampliado al resto de territorios. Pero, ante la mayor deuda de Cataluña, la región más beneficiada sería la que preside precisamente Quim Torra.

Deuda autonómica
Hay que recordar que los gobiernos autonómicos deben más 150.000 millones de euros. Esta montaña de deudas con el Estado se ha acumulado a causa de los continuos rescates concedidos por el Gobierno central desde el año 2012 a través del Fondo de Financiación a Comunidades Autónomas, un concepto que engloba dos partidas: el famoso Fondo de Liquidez Autonómica (FLS), y los fondos de Facilidad Financiera.

Esta ingente cantidad en ayudas ha servido para evitar el colapso de las autonomías a excepción de dos territorios: País Vasco y Navarra, que disfrutan de su particular esquema de financiación. De los otros 15 gobiernos autonómicos, el Estado ya es el principal acreedor en nada menos que ocho de ellos.

Según los datos oficiales la deuda viva de las autonomías con el Estado supera ya los 150.000 millones. Un volumen que se hace especialmente decisivo en Andalucía, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia y la Comunidad Valenciana. La Administración del Estado ha asumido en todas ellas el papel de soporte financiero. Y es que la incapacidad de estas regiones de colocar deuda por sus propios medios ha llevado al Estado a ser el propietario de más del 60% de la deuda de sus respectivos gobiernos regionales.

El caso catalán es el más exagerado. En esta región el Estado se acerca al 70% de porcentaje acreedor con respeto al total de su deuda pública. Es decir, que el Estado corre con el riesgo de más de 52.000 millones de deuda de Cataluña.

Tramposo y pelota
OKDIARIO 4 Julio 2018

Pablo Echenique demuestra con su actitud que atesora algunas de las cualidades más comunes del mal político. Manipula, hace trampas y, encima, es un redomado pelota con sus superiores. En ese sentido, el secretario de organización de Podemos ha vuelto a sacar este martes los pies del tiesto al decir que “a pesar de los miserables que la han intentado destruir, España sigue teniendo una de las mejores sanidades del mundo”. El recado peyorativo ha venido a propósito de felicitar el reciente nacimiento de los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias. Algo que ha hecho en redes sociales para elevar la lisonja a la categoría de vergüenza ajena. Además, le ha servido para usar a los niños como parte de la burda manipulación que fundamenta y estructura cada mensaje de la formación morada.

No obstante, el cinismo y la falta de principios de Echenique no queda ahí. Al margen de insultar gravemente a los pocos medios y periodistas que informan con rigor sobre los tejemanejes de Podemos, orquestó una consulta interna para dirimir la aceptación, o no, del casoplón de Iglesias y Montero de cara a la militancia. Consulta que, como demostró OKDIARIO, fue tan falsa como la pretendida actitud socialdemócrata que adoptó Pablo Iglesias durante un tiempo. De aquellas votaciones opacas y manipuladas ahora emerge una edil de Podemos que descubre cómo se orquestó todo en el proceso de verificación. Por ejemplo: cuando el total de votos indicaba 111, los votos verificados eran 310. Algo que es del todo imposible y denota nulo rigor en torno al proceso.

Esta manera de proceder fortalece la certeza de cualquier español que sea capaz de mirar la actividad política con asepsia: el negociado que coordina Echenique está dominado por la manipulación y las trampas. Los dogmas que en realidad articulan el desempeño de Podemos. Da igual que Pablo Iglesias vaya desnudo de principios por la vida política española —como si fuera un remedo actual del célebre relato de Hans Christian Andersen—, ante cualquier barbaridad dialéctica o de acción por parte del secretario general de Podemos, ya está Echenique para aplaudir impúdico y tratar de superarla con una nueva ocurrencia. Es lo que tiene la política radical, no importa cuanto desbarre el líder supremo —que diría Augusto Roa Bastos—, siempre hay quien está dispuesto a desbarrar más aún para demostrar una suerte de desquiciada lealtad.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El Gobierno, con el Golpe

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS  El Mundo 4 Julio 2018

Aunque detengan a cien mil corruptos de diez mil municipios en diez minutos, dicen que por una trama que cobraba para poner más semáforos y, por ende, más multas, lo realmente grave, ayer y hoy, es la entrega de los golpistas catalanes a sus bases "de arraigo" (Sánchezpixit et dixit), fechoría que coloca al Gobierno en el bando del Golpe y en contra del que lo combate. Aunque legal, era falso e ilegítimo el argumento de la moción de censura, la sentencia del amigo de Garzón según la cual el PP era un partido corrupto y Rajoy mentía a los jueces, pero no se le deducía falso testimonio. Ceder en sólo un mes a todas las reivindicaciones de etarras y golpistas es mucho peor y pone al Gobierno en situación de clara ilegitimidad.

Sánchez miente al declarar "sustanciada la instrucción del caso". Poco después de decirlo, conocíamos más pasos de Llarena sobre la imputación de malversación de fondos. Es un proceso que el juez ha explicado minuciosamente y en correctísimo español en el auto de procesamiento de Puigdemont y que sólo deja una salida al Ejecutivo: perseguir el Golpe, que continúa, o sumarse a él, que es lo que ha hecho. Pero hace más: Carmen Calvo respondió ayer a la demanda de ERC de un "referéndum pactado" con el Gobierno, o sea, ilegal, y prometió "un diálogo sin cortapisas", que así llamará ella a la Constitución: "La Cortapisa". Como el Gobierno no tiene facultades para promover ese referéndum contra la Constitución, entendemos que está dispuesto a cargársela. Eso votó, rompiendo la disciplina parlamentaria del PSOE, la ministra Batet, ahora encargada de masajear diaria y obscenamente a los golpistas, que para una nacionalista como ella son "todos los catalanes". Vamos, que echa de Cataluña, política y realmente, a la mitad que es y se siente catalana y española.

Nanomarlaska, antaño Grande, dice que a los presos terroristas y golpistas se les da "un trato individual". Falso. Lo prueba que los visitara Iglesias (felicidades) y los traslade en bloque, no de uno en uno, a lo que Sánchez llama "zona de arraigo". Ese "arraigo" es la base social del Golpe, al que el Gobierno suma apoyo logístico, y es más grave que la moción dizque por corrupción: borra la legitimidad de origen por la ilegitimidad de ejercicio. Por una moción entró Sánchez, por otra moción puede salir.

La Moncloa no valía esta ignominia

OKDIARIO 4 Julio 2018

Pedro Sánchez ha conseguido prender la mecha del enfrentamiento civil en Cataluña con su irresponsable gestión política. Independentistas y constitucionalistas se han peleado hasta llegar a las heridas y la sangre a las puertas de la prisión de Lledoners, lugar a donde han de llegar los golpistas presos en su trasladado desde Madrid a Barcelona. Se le atribuye a Enrique IV la famosa frase de “París bien vale una misa”, pues tuvo que convertirse al catolicismo para poder reinar. Si bien aquel acto le valió un enorme honor al monarca francés, no es menos cierto que, desde luego, La Moncloa no vale una ignominia como la que están padeciendo todos los españoles por culpa de Pedro Sánchez.

No hay nada más desolador para una democracia que el choque violento entre sus ciudadanos. El Gobierno del Partido Socialista está exacerbando las más bajas pasiones con unas decisiones totalmente equivocadas y, lo que es peor, interesadas. Interesadas porque no son más que el pago a los apoyos que posibilitaron que Pedro Sánchez entrara en La Moncloa sin pasar por las urnas. Aquel apoyo Frankenstein de populistas, independentistas y proetarras ha provocado una serie de cesiones por parte de los socialistas que no hacen otra cosa sino intensificar la tensión social hasta límites intolerables, tal y como hemos podido ver en las inmediaciones del presidio de San Juan de Vilatorrada.

Si el presidente del Gobierno tuviera un atisbo de sentido de Estado, tras los incidentes de esta pasada noche cancelaría la reunión con Quim Torra. Ya ha podido comprobar de qué sirve atender todas las peticiones de los separatistas. Ahí tiene la diabólica aparición de los CDR —la kale borroka catalana— para buscar la confrontación en los exteriores de la cárcel. Si Sánchez no reacciona ante lo que está pasando, las consecuencias pueden ser trágicas, ya que la escalada de violencia será impredecible. El mismo hombre que apoyara a Mariano Rajoy para aplicar el 155 es hoy cómplice con su torpeza de las veleidades de los sediciosos. Ya sea por acción u omisión, si este preocupante contexto va a más, la Historia juzgará a Sánchez como máximo responsable.

Pactar es doblegarse

RAÚL DEL POZO El Mundo 4 Julio 2018

El procés fue un farol sin respaldo europeo, porque ningún país de la UE apoya un cambio de fronteras que los nacionalismos tantas veces trazaron con sangre.

Una vez más, los separatistas no han comprendido que la independencia no se consigue con una revolución de sonrisas, sino con una insurrección armada o con un imposible cambio de la Constitución que permita la autodeterminación a la que no tienen derecho. De su última gotera hay que contar los presos, las empresas que huyeron, los políticos que se escaparon y el pufo que nos dejaron.

Sin embargo, alentados por su propia bola, exigen pactar de Estado a Estado para forzar un referéndum que, según ellos, ya celebraron y ganaron. Siguen galleando a pesar de que todas sus utopías resultaron insignificantes. Como ya comentó Baroja, con su fanatismo lacrimoso y masoca de una cursilería pintoresca, han logrado que se unan las dos Españas: ahora hay sólo una, que se asoma a los balcones mientras han nacido dos Cataluñas que se enfrentarán un día.

Casi nadie cree, ni en Cataluña ni en el resto de España, que vaya a tener algún resultado la entrevista de Pedro Sánchez y Quim Torra. Van a chupar cámara en un diálogo de mala fe. Si Pedro Sánchez quiere sobrevivir y no acabar como un traidor, no tiene otra opción que rechazar el referéndum que le va a proponer Torra. Ni hay tiempo nuevo ni nueva oportunidad o puerta abierta; ni un Gobierno de izquierdas ni uno de derechas puede entregar la soberanía de la nación a unos aventureros que no representan a la mayoría de catalanes.

Pedro Sánchez ya ha pasado a la historia y no puede terminar su capítulo siendo el que redujo España a una Castilla ensanchada con cuatro comunidades exigiendo autodeterminación. Lo más que puede ofrecer el presidente del Gobierno son las 46 peticiones que Puigdemont hizo a Mariano Rajoy. No tiene por qué pedir perdón por el 155 ni por haber llamado supremacista al racista Quim Torra.

Miquel Roca piensa que la designación de Sánchez ha abierto una ventana de oportunidades. Aconseja menos gesticulación y más eficiencia y advierte de que avanzar en la voluntad de pacto no puede tener en el trasfondo la amenaza del unilateralismo. Reconoce que progresar será difícil y fracasar será mucho más fácil. Para evitarlo, las dos partes deberían renunciar a sacar provecho del fracaso y pensar que no hay que jugárselo todo a unas conversaciones, sino a un diálogo que no acabará nunca. Pero los separatistas no van a renunciar a la autodeterminación ni a liberar a los presos sin juicio; de no hacerlo así, terminaría su protagonismo. Para el Gobierno de España pactar con los del putsch es una forma de doblegarse.

Sánchez y la verdad de sus 84 diputados
.Roberto L. Blanco Valdés La voz 4 Julio 2018

Cómo calificar el espectáculo dado por el presidente del Gobierno y Pablo Iglesias a cuenta de su pacto para nombrar -sin éxito, al primer intento- un nuevo Consejo de RTVE? De bochornoso: por opaco, sectario y trapalleiro. Ese juicio ha sido ampliamente compartido, con críticas incluso desde las filas del PSOE, algunos de cuyos dirigentes han señalado que la imagen proyectada difícilmente habría podido ser peor.

No insistiré, por tanto, en lo que constituye una obviedad. Ocurre, sin embargo, que la negociación entre el PSOE, Podemos, el PNV y los partidos golpistas catalanes ha dejado no solo al descubierto la intención de Iglesias de controlar RTVE -con la increíble e inexplicable anuencia del presidente del Gobierno- y la, no menos inexplicable e increíble, decisión de este último de dejar fuera de un acuerdo esencial a la mitad del Congreso y a la mayoría absoluta del Senado. No: la negociación ha puesto al descubierto un hecho esencial, pero olvidado tras la novedad del cambio del Gobierno: que, salvo acuerdo con el PP y/o con Ciudadanos, Sánchez no podrá sacar nada adelante en las Cortes sin el apoyo del golpismo catalán.

Golpismo que ha vuelto a dejar claro, por si alguien lo hubiera olvidado, que cualquier pacto que pretenda alcanzarse con sus diputados, indispensable para superar la suma de los de Ciudadanos y el PP, pasará por el reconocimiento de los llamados «legítimos derechos del pueblo catalán»: es decir, del derecho a la autodeterminación, que llevaría aparejado la celebración de un referendo sobre la independencia catalana.

ERC insistió en ello sin tapujos cuando el PSOE y Podemos recabaron su apoyo para hacerse con el control de RTVE. Los líderes republicanos manifestaron que tal cuestión no les preocupa, porque ERC juega en otra liga: en la de irse del país. Y entre las muchas cosas que a los de Junqueras pueden criticarse no está, desde luego, la incoherencia de tal razonamiento: apoyaron la moción de censura para echar a Rajoy con la esperanza de que la mayor debilidad parlamentaria del nuevo Gobierno y el infinito oportunismo de su presidente mejorarían sus posibilidades de arrancarle a uno y otro lo que sabían que jamás obtendrían del PP. Y en eso están: lo conocía quien aceptó convertirse en presidente con su apoyo y no puede llamarse a engaño ahora.

Por eso, desde ya mismo, debemos estar muy vigilantes, pues cada vez que Sánchez cuente con los votos de los diputados del golpismo catalán será legítimo preguntarse qué precio ha pagado a cambio el Ejecutivo nacional.

La vicepresidenta del Gobierno proclamó ayer que «nos disponemos a intensificar un diálogo abierto, franco, democrático, sin cortapisas» con la Generalitat secesionista. Si hay pacto sobre la dirección de RTVE con el apoyo de ERC y el PDECat sabremos a ciencia cierta que ese «sin cortapisas», cuyas consecuencias se verán, habrá sido el precio pagado en este caso.

Un referéndum innegociable
 La Razon  4 Julio 2018

Poner encima de la mesa el derecho de autodeterminación –o de decidir, su versión suave– en la reunión que Joaquim Torra mantendrá el próximo día 9 de La Moncloa con Pedro Sánchez es persistir en un error que condujo al desastre en el que se encuentra la vida política en Cataluña. Decimos error, aunque sería más correcto hablar de error premeditado, pues forzar una consulta bajo este derecho en un país que ejerce plenamente la democracia supondría abrir un proceso insurreccional –en el grado que se quiera–, como así advirtió el desaparecido Solé Tura a raíz de la no inclusión de esta prerrogativa en el texto constitucional, del que fue redactor.

Sin embargo, el independentismo –más una parte de la izquierda cuyo empacho ideológico le lleva a estar enganchados todavía a los movimientos anticolonialistas y guevaristas– persiste en reclamar la autodeterminación aún sabiendo que Cataluña es parte de un Estado democrático, próspero y reconocidos sus derechos políticos, sino porque es la estrategia de confrontación seguida, la única que le permite acumular fuerzas y prolongar el conflicto. Persistir en querer forzar al Estado a celebrar un referéndum para decidir la independencia no sólo va en contra de la Constitución, sino que supone aceptar a la fuerza un derecho que no existe en ninguna democracia. Por lo tanto, el planteamiento de Torra de acudir a La Moncloa para negociar un referéndum está fuera de la política de lo posible, embarraría aún más el «proceso» y daría alas a la radicalización de los sectores independentistas que han entrado en una etapa de agresividad preocupante. Es un camino que ya ha sido ensayado y que ha demostrado su profundo fracasado: se ha roto la unidad civil y Cataluña está partida en dos.

Por el precedente de días a atrás –sobre todo en las dos grotescas apariciones del mismísimo presidente de la Generalitat en Tarragona y Washington–, todo indica que el documento entregado a la presidencia del Gobierno no se moverá de los aspectos identitarios y movilización del independentismo: referéndum, presos y algún enganche simbólico con la izquierda. Analizado todos los pasos dados por el secesionismo para ejercer el «derecho a decidir», todos han ido sistemáticamente incumpliendo la legalidad y dejando fuera la mitad de los catalanes: aprobación en el Parlament del «derecho imprescriptible e inalienable de Cataluña a la autodeterminación» (27 de septiembre de 2012); la Generalitat crea el Consejo para la Transición Nacional para preparar el referéndum (23 de enero de 2013); se aprueba una nueva ley de consultas y Mas firma el decreto del 9-N (26 y 27 de septiembre), lo que provoca que el Tribunal Constitucional ordene su suspensión (31 de octubre); el Parlament declara que «no se supeditará a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del TC» (9 de noviembre).

Y tras su celebración y burdo engaño se reemprendió de nuevo el mismo camino: el Parlament aprueba las leyes de desconexión y referéndum, lo que fue un verdadero golpe de Estado (6 y 7 de septiembre de 2017); convocatoria de referéndum del 1-O y la consiguiente prohibición del TC (7 de septiembre) y su celebración final con un desafío inadmisible al Estado de Derecho. Desde ayer, los dirigentes independentistas están en cárceles de Cataluña: ese ha sido el máximo recorrido del «proceso». Insistir en ese viaje sólo puede llevar al enfrentamiento, que posiblemente sea lo que busquen ante la imposibilidad de que la vía unilateral salga victoriosa. Sánchez ha abierto consultas con el presidente de la Generalitat, pero si lo que está encima de la mesa es de nuevo un referéndum de autodeterminación, podemos adelantar su fracaso. Al presidente del Gobierno sólo le cabe convencer a Torra, un ejemplo de ultranacionalista, de que el independentismo debe volver a la ley, si eso es posible.

La silenciosa epifanía de los presos vascos
Amando de Miguel LD 4 Julio 2018

La ETA dejó de matar cuando empezó a cumplir sus objetivos.

Los términos de la polémica son bien claros. Si a uno le cae bien el Gobierno de Sánchez (o espera sacar algo de él), viene obligado a decir que está muy bien lo de acercar a los presos de la ETA a las cárceles vascas. (Todos dicen "presos de ETA" porque en vascuence no hay artículos). Si uno no espera nada del Gobierno de Sánchez, se percatará de que lo de acercar los presos de la ETA al País Vasco no pasa de un cándido eufemismo. Es fácil cavilar que, a continuación de tal acercamiento, el paso siguiente será la transferencia de la política penitenciaria a las autoridades vascas. Al final, se dejará caer algo parecido a una amnistía. Ya se ha producido en parte, al no investigarse cientos de asesinatos de la ETA. La razón de un proceso tan sinuoso es muy sencilla. Sánchez, con menos votos que nunca en la historia reciente de su partido, debe el cargo al Gobierno del País Vasco. Los favores hay que devolverlos. Es una regla de gente bien nacida.

Cabe argumentar que, dado que la ETA ha sido derrotada e incluso se ha disuelto, no tiene mucho sentido que haya presos de tal histórica banda. Pero el supuesto es falso. La ETA dejó de matar cuando empezó a cumplir sus objetivos. Sus herederos gozan de puestos en el Parlamento vasco y en el español, aparte de en otras instituciones. El avance decisivo ha sido que Euskadi camina francamente hacia la independencia sin esconderse. La prueba es que su Gobierno dialoga de igual a igual con el Gobierno de España ("del Estado", dicen los vizcaitarras). De ahí que sea decisivo el forcejeo para ver si los presos vascos deben volver a casa. Esa casa es un término con varias significaciones, tanto en vascuence como en castellano o en catalán.

El cuento anterior (ahora se dice "relato") se puede aplicar del mismo modo a los presos catalanes que intentaron hace poco una sublevación, alzamiento, sedición o como se llame. Resulta que los independentistas catalanes, con asiento en las Cortes Españolas, también han hecho el favor de aupar a Sánchez hasta la Moncloa. Así que, de nuevo, para cumplir con las normas de la cortesía, hay que devolver el regalo. Nada más equitativo que tratar de que los presos catalanistas regresen a casa. Primero, a unas cárceles donde no tengan que mezclarse con individuos indeseables. Enseguida, la amnistía y el homenaje. ¿Será por dinero?

Ahora se ha descubierto un nuevo derecho de los delincuentes: deben estar presos cerca de sus familiares. Es una maravilla de compasión. La consecuencia lógica es que, para ser justos, en la siguiente fase salgan a la calle. Pasó a la historia la pena de destierro, tan típica de los antiguos romanos. Todo eso de la cercanía de los presos a las familias está muy bien, aunque no se aplica a los delincuentes extranjeros. La prueba es que bien lejos se encuentran de sus tierras de origen cuando se ven encarcelados en España. Pero los vascos y los catalanes son de "los nuestros", al menos para esta ocasión. Después de todo, nos unen la liga de fútbol, la Renfe y los episodios meteorológicos. Es lo que va quedando de la vieja nación española.

Todo esto sucede porque al Gobierno de Sánchez lo que le interesa de forma primordial es perdurar. De momento, su acción prioritaria es devolver favores, ir colocando de forma sistemática a sus hoplitas en donde circule el dinero público. Eso es el poder; todo lo demás son macanas. Cuando toda esta ingeniería se haya desplegado, podrán convocar elecciones, naturalmente para ganarlas con toda limpieza democrática. Otra cosa es que para entonces quizá ya no se pueda seguir hablando de España, ni siquiera de un Estado más o menos federal. Pero todo eso solo son menudencias.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Pretoria y la corrupción de la "sociovergencia" catalana

Jesús Cacho. vozpopuli 4 Julio 2018

Casi nueve años han tardado los tribunales en dictar sentencia sobre el llamado “caso Pretoria”, las operaciones urbanísticas desarrolladas entre 2002 y 2009 en las localidades barcelonesas de Santa Coloma de Gramanet, San Andrés de Llavaneras y Badalona. Comisiones a punta pala. La Audiencia Nacional ha condenado a 7 años, un mes y 27 días de prisión al exdiputado del PSC Luis Andrés García Sáez, alias Luigi, al que ha correspondido la mayor pena en razón al “trascendental” papel por él jugado como “intermediario” o “conseguidor” en las tres operaciones. Al ex alcalde del PSC en la muy popular y trabajadora Santa Coloma y amigo personal de Luigi, Bartomeu Muñoz –con casa en el Paseo de la Bonanova, una de las zonas más caras de Barcelona, izquierda caviar- le han caído 5 años, 8 meses y 28 días de cárcel, mientras que su teniente de alcalde, Manuel Dobarco, ha sido inhabilitado para ocupar cargo público durante 8 años y medio. La sentencia condena a penas menores a los convergentesMacià Alavedra y Lluís Prenafeta, ex consellers de la Generalidad en los tiempos de Jordi Pujol, que han sido condenados a un año, 11 meses y 27 días de prisión, pero han logrado eludir la cárcel después de que se avinieran a cooperar con la Fiscalía.

Una sentencia durísima para el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) que hoy lidera ese gran bailarín que es Miquel Iceta, el hombre que tan importante papel ha tenido a la hora de concretar el apoyo de los nacionalistas a la moción de censura que derribó al Gobierno Rajoy. El fallo del tribunal sostiene que Luigi, diputado del PSC entre 1980 y 1988, intervino en las operaciones “ideando y liderando las mismas y desarrollando actividades esenciales para seleccionar a los posibles inversores, a los que ofertaba el plan de negocio, y favoreciendo la aprobación posterior de los cambios urbanísticos por los que percibía contraprestaciones y comisiones tanto para él mismo como para los diversos cargos públicos e intermediarios…”. Durísima también la que le espera a otra de las vacas sagradas del PSC, el que fuera alcalde de Sabadell entre 1999 y 2012 Manuel Bustos, a quien la Audiencia de Barcelona acaba de sentar en el banquillo como imputado en la “operación Mercurio”, por la que se enfrenta a penas de entre dos y seis años de prisión, multas, y muchos años de inhabilitación. Es lo que tiene confundir el municipio que gobiernas con tu cortijo.

Una sentencia que, sin embargo, se ha tragado la tierra en menos de 24 horas. La izquierda y su control de los medios. Otro tanto ha ocurrido con la cornada que el Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia propinó el pasado miércoles al presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Onteniente Jorge Rodríguez, detenido junto a otras cinco personas vinculadas al PSOE y a Compromís por su presunta implicación en una tal “operación Alquería” contra la corrupción. Rodríguez era también portavoz y secretario de Comunicación del PSPV-PSOE que dirige esa eminencia gris llamada Ximo Puig. La “limpieza” del PSC, como la del PSPV, ha quedado a la vista. Como los chorros del oro. Pero se trata de hablar de la corrupción del PP. El mismo Pedro Sánchez que tachaba de insoportable la corrupción de los populares tras la durísima sentencia Gürtel, pasa ahora de puntillas por la dimisión del presidente de la Diputación de Valencia, por el caso del ex alcalde de Sabadell, y por las duras condenas de cárcel de Luigi y de Bartomeu. ¿Dónde está ahora la corrupción insoportable que hacía inevitable la moción de censura?

¿Y no sería necesaria, señor Sánchez, otra moción para mandar a su casa al inefable Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valencia? ¿Y no sería conveniente una limpieza general, tal vez una liquidación por derribo, del PSC, esa desgracia que le ha salido al PSOE y, de paso, a España? Pedro el honrao mira, sin embargo, hacia otra parte, mientras se ocupa del traslado de presos a Cataluña, en realidad del pago de las hipotecas contraídas a cuenta del apoyo de los independentistas a la moción de censura que le hizo presidente. En la entrevista que se concedió en TVE (“Una televisión pública que no esté al servicio de ningún Gobierno ni de ningún partido”, respondió con desparpajo a Ana Blanco) a los pocos días de aterrizar en Moncloa, se refirió reiteradamente a la necesidad de “regenerar la vida democrática”. Nuestro regenerador campeón podía empezar por ahí, por el PSC y por el PSPV, que del PP ya se ocupan cumplidamente los tribunales, aunque sabido es que aquí solo interesa la corrupción de los populares, porque la de los demás o es pecata minuta o su recordatorio viene simplemente a incordiar las almas puras de nuestra virginal izquierda.

Dos juguetes rotos
El caso Pretoria es la más depurada versión de la corrupción “sociovergente” (PSC+CiU), siempre tan evidente y sin embargo tan escondida, tan guardada, que durante décadas embelleció el “estanque dorado” catalán. Un espejo en el que se reflejaba la imagen del capo di tutti i capi, Pujol, y de dos de sus lugartenientes más destacados. Al contrario que don Jordi y su familia, protegida por el sistema contra toda acechanza, Macià y Lluís son hoy dos juguetes rotos. Las fotos de la vista oral celebrada en marzo de 2017 mostraban ya a un Alavedra avejentado, víctima de los estragos del tiempo, muy lejos de aquel brillante y bien relacionado dinamizador social en que llegó a convertirse, pleno de charme, eslabón de engarce entre CiU y la burguesía adinerada local, que no había cena de tronío organizada por la buena sociedad barcelonesa que no lo tuviera por inevitable invitado. Más siniestro era su papel como "comisionista de Vía Veneto", el famoso restaurante barcelonés donde a los postres cobraba las mordidas y de paso colocaba los cuadros de su señora, la pintora Doris Malfeito, cuya obra, en la época dorada de los ochenta y noventa, figuraba en todos los salones elegantes.

Macià vive hoy en condiciones precarias: viudo, sin hijos, con diálisis diaria y casi en residencia. Uno de los Puig y su antigua amiga, Gloria Torres, cuya existencia salió a relucir tras el estallido del caso, lo pasean de vez en cuando por la Costa Brava. No irá, sin embargo, a la cárcel. La fiscal del caso, Ana Cuenca, que pedía seis años y diez meses de prisión, sustituyó esa petición en sus conclusiones finales por otra inferior a los dos años, previo abono de una multa de 10,3 millones que el acusado hizo efectiva sin pestañear. “Tanto en Badalona como en Sant Andreu de Llavaneras, creo que la comisión fue del 4%, que en este tipo de casos es una comisión habitual”, cantó la gallina. Con un par. Macià exculpó sin embargo a Artur Mas, quien “no intervino para nada” en ninguno de los pelotazos objeto del litigio, a pesar de las abundantes referencias al astuto que pueden escucharse en las conversaciones grabadas por la policía.

A parecido pacto llegó Prenafeta, el ex secretario general de la Presidencia de la Generalidad (1980-1990), un histórico del pujolismo, una figura más farragosa, más oscura, un conseguidor puro a quien Pujol y Marta Ferrusola acogieron bajo su protección y convirtieron en una especie de valet de chambre para toda clase de recados. Dinero suyo, de los Pujol (protector de Jordi jr.) y del partido. Un déspota venido a menos, hoy sin un duro, especie de caduco retablo dispuesto a tomar el sol en la solana de una fría tarde de invierno, pero en su tiempo un tipo con mucho poder como hombre de la absoluta confianza del amo, dispuesto a cubrirle hasta donde fuera menester, incluso en los líos amorosos. Carente de ambiciones personales como para aspirar a presidir la Generalidad, fue Prenafeta uno de los padres políticos de Mas, que incluso hizo sus pinitos como gestor de una de las empresas de la familia. Tampoco tuvo nunca esa ambición Alavedra, siempre lleno de miedos, demasiado cobarde como para mojarse en la deriva enloquecida hacia la independencia emprendida por CiU de los últimos años. Ambos limitaron su papel a ser los cardenales de esa Iglesia de corrupción en que ha terminado convertido el templo nacionalista fundado por el pontífice Pujol.

Gibraltar, signo de decadencia y de recuperación
Pío Moa Gaceta.es 4 Julio 2018

Frases breves a difundir al máximo
*Gibraltar es clave y cifra de la decadencia de España. Por eso un movimiento enérgico por su recuperación puede y debe ser clave para el restablecimiento.

*En el siglo XIX y gran parte del XX, España se convirtió en un semiprotectorado político inglés y cultural francés. Fue un siglo anglofrancés, y el más hundido de nuestra historia. Gibraltar lo simboliza a la perfección

* Gibraltar no solo invade nuestro territorio. Es también una fuente de corrupciones, negocios opacos y de parasitismo sobre el entorno. Con la complicidad de autoridades y periodistas comprados por lo que podríamos llamar “el oro de Gibraltar”, amasado parasitando a España.

*************
europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

Artículo
A principios del siglo XVI los ingleses ocuparon Gibraltar en un acto de piratería y luego se lo quedaron por el leonino Pacto de Utrecht. Pacto que vulneraron desde el primer momento. En el siglo XVIII España todavía era una gran potencia política y militar, capaz de infligir a la marina inglesa la mayor derrota de su historia junto con la batalla de Lisboa, y de ocasionar a su país numerosas derrotas en América y en las Canarias. Sin embargo fue incapaz de recobrar Gibraltar, pese a varios intentos. Aquel fue un siglo de influencia francesa preponderante en España.

El siglo XIX se inaugura con la invasión francesa e Inglaterra como aparente aliada, alianza que se traduce inmediatamente en la pérdida del Imperio americano que de frente no habían logrado destruir los ingleses. España pasa a ser una potencia de tercera categoría, de hecho se convierte políticamente en un semiprotectorado inglés y culturalmente francés. Es un siglo anglofrancés que se prolongará hasta bien entrado el siglo XX. En él la reivindicación de Gibraltar queda somo simple gesto testimonial que no se traduce en nada concreto, excepto en tiempos de Franco, para volver después a una situación peor que la anterior, con España convertida en una semicolonia con grandes pérdidas de soberanía, en que su ejército, cipayizado, se ve arrastrado a operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en lengua ajena.

En resumen, Gibraltar es la clave y cifra de una decadencia debida a invasiones extranjeras y a políticos digamos vendidos. Por eso mismo su reivindicación en un movimiento popular que debe iniciarse ahora puede ser el signo de un resurgir nacional y democrático. Es una tarea de gran aliento que hay que emprender de una vez, llevando la cuestión a la conciencia de la gente y a primer plano de la política, a fin de acabar de una vez con unos partidos hispanófobos y liberticidas, hoy en crisis aunque falte todavía el partido que dé voz y organización a los millones de descontentos.
*************
**Leo y oigo que la tumba de Franco y el Valle de los Caídos son solo cortinas de humo del gobierno “para distraer de lo importante”. La tumba de Franco y el monumento son absolutamente importantes. La izquierda y los separatistas lo saben muy bien, la derecha también, pero es incapaz de plantar cara.

De hecho, la tumba y el Valle van a ser la piedra de toque de la democracia. Ahí se retratará todo el mundo y se verá si la democracia puede salvarse o no.
************
Los mitos del franquismo (Historia) de [Moa, Pío]

Picotazos
*Son necesarios miles de retuits: RT Es precisa una gran campaña “#YoDefiendoaFranco” porque -venció a comunistas, separatistas y golpistas -Nos evitó la guerra mundial -Su oposición no fue democrática. Fue comunista y terrorista -Dejó un país próspero y reconciliado

*La memoria histórica sobre la ETA no debe referirse ante todo a las víctimas sino a la colaboración de ZP y Rajoy con ella, premiando sus crímenes en chanchullos clandestinos a espaldas de la población. Debe exigirse la publicación de sus actas.

*La Soraya es simplemente una intrigante barata cuya vaciedad intelectual y moral, e infantilismo, se revelan a cada paso en su desaforado afán de poder.

*Los socialistas son siempre muy solidarios. Solidarios con los ladrones, es decir, consigo mismos.

*Ante las fechorías de izquierda y separatistas, las derechas siguen el lema de los gudaris en la guerra civil: “Rindámonos antes de que sea tarde”.

*En adelante me referiré a los separatistas catalanes como “catalufos”, para diferenciarlos de los catalanes propiamente dichos. Y al separatismo como catalufismo.

*Hay un abuso enorme y totalitario en que una organización cualquiera, en este caso la UNESCO, se arrogue los intereses de la humanidad, nada menos. Por lo menos los comunistas se contentaban con “representar” a los proletarios. Esto es peor.

*Cuando alguien se dedica a acusar de “facha” o “machista”, ya sabemos que nos encontramos ante un cretino de difícil remedio.

*Si VOX se deja dominar por el miedo a defender a Franco está ya perdido. Espero que reaccione.

*Ortega Lara se fue del PP porque vio cómo el PP de Rajoy, Casado, Soraya, Cospedal y compañía premiaban los asesinatos de la ETA, siguiendo a ZP. Y ahora Casado pretende hacer demagogia con su nombre. Hace falta mucha bellaquería…

*Las feministas quieren ir a los sanfermines con camisas negras para protestar del “machismo”. es que las camisas negras son más sexy y provocativas. Aparte de sus reminiscencias fascistas.

*La profanación de la tumba de Franco por el gobierno proetarra, proseparatista y corruto es un acto criminal, El silencio de la Iglesia, la monarquía y los partidos les hace cómplices. Hay que recordárselo, a ver si reaccionan.

*El catalán era de uso normal en el franquismo. La enseñanza pública era en el idioma común, como en Francia o Inglaterra. El catalán es lengua interesante, pero muy poco útil y con escaso bagaje cultural, mínimo si lo comparamos con el español común de origen castellano.

*Tanto el PP como el PSOE han pisoteado sistemáticamente la Constitución desde hace mucho años. Y se presentan como “constitucionalistas”. La farsa interminable.

*Quienes verdaderamente han tratado como un perro a Ortega Lara y a las demás víctimas de la ETA, y al estado de derecho, han sido ZP y Rajoy. No se olvide.

*Hay judíos extremadamente fanáticos. Tuve una discusión en LD con uno sobre la expulsión de los judíos de España, y varias sobre Franco. Franco ayudó a los judíos, al revés que los anglosajones. Y no tenía ninguna obligación de ayudarles, porque la mayoría le eran hostiles

*******
La Reconquista Y España
La Reconquista no se dio en España aislada de Europa y el mundo mediterráneo, sino en estrecho contacto con ambas. El paso del siglo IX al X fue en extremo difícil en Europa: no solo por los ataques islámicos, vikingos y magiares, sino también porque el papado, centro espiritual de la cristiandad, entró en su “Siglo de hierro”, de una increíble abyección. Hay quien interpreta que el hecho mismo y no haberse hundido por él demostraría una protección divina. En “Una hora con la historia”: https://www.youtube.com/watch?v=vGrHsyaiYHw

Carteles de presos de ETA y Resistencia Galega
Errejón estaba de copas en un bar proetarra cuando fue protagonista de la pelea en Santiago
Nacho Doral okdiario 4 Julio 2018

Destrozan el móvil de una joven que grabó una pelea con Errejón como protagonista en Santiago

El altercado que protagonizó el dirigente de Podemos, Iñigo Errejón, el pasado sábado en Santiago de Compostela tuvo lugar en un pub que luce carteles a favor de los presos de ETA y de Resistencia Galega, organización terrorista de extrema izquierda cuyo objetivo es la independencia de Galicia.

El bar en cuestión se llama ‘Avante Galiza’ y es un lugar señero para el separatismo gallego desde hace años. En sus paredes y techos hay colgadas banderas ‘esteladas’, ikurriñas y de la Alemania comunista, además de pancartas del colectivo de presos etarras Etxerat, con el lema ‘Euskal presoak eta iheslariak etxera’ (Prisioneros y refugiados vascos a casa). También hay carteles de la organización ‘Que Voltema Casa!’ (‘¡Qué vuelvan a casa!’), que pide la excarcelación de una decena de terroristas de la banda Resistencia Galega.

Una herriko taberna gallega
El grado de antiespañolismo de este pub proetarra es tal que ha llegado a vender cerveza portuguesa con tal de no servir la más consumida en esta comunidad autónoma, ‘Estrella Galicia’. Así lo atestiguan algunos clientes con los que ha hablado OKDIARIO y que lo definen de este modo: “Es una especie de herriko taberna con dos plantas y con más ‘marcha’, un sitio de parada obligatoria en la zona vieja para la gente de extrema izquierda”.

En su interior, es habitual que suene a todo volumen rock rap propalestino, ska o rock radical vasco. Con canciones denunciadas por apología del terrorismo como ‘Sarri sarri’, del grupo vasco Kortatu, que celebra la huida de dos presos de ETA. Esta es la música que ambienta el bar en el que se encontraba el diputado y candidato a la Comunidad de Madrid cuando se vio envuelto en la trifulca.

Errejón iba acompañado de otras dos personas, y en un momento dado una pareja le reconoció en el interior del local, acercándose a él. Según algunos testigos, el dirigente podemita propinó “un pequeño empujón a uno de los jóvenes con el fin de apartarle, y que no tuvo mayores consecuencias”.

Errejón se dio a la fuga
El gesto de Iñigo Errejón provocó la protesta del joven y una discusión a gritos en la que su pareja comenzó a grabar con el teléfono móvil la escena. En medio de la discusión, y al percatarse de que le grababan, el de Podemos se marchó corriendo, seguido de sus dos amigos.

Según indican fuentes policiales a OKDIARIO, al cabo del rato regresaron los dos sujetos, ya sin Errejón, que se enzarzaron en una bronca con la pareja. Al parecer, querían que la chica borrara los vídeos grabados de la pelea. En medio del forcejeo, incluso intentaron arrebatarle el teléfono móvil, tirándoselo al suelo .

Hasta el lugar se desplazó la Policía Local, a la que la pareja relató que había sido agredida por los amigos del secretario de Análisis Estratégico de Podemos , y que además les habían intentado quitar el móvil, que acabó destrozado al impactar contra el suelo. Una escena muy similar a la que protagonizó hace sólo unos meses en otra trifulca callejera en la misma zona de Santiago otra dirigente podemita, la diputada destrozacoches Paula Quinteiro

Los agentes levantaron acta de lo sucedido y les indicaron que si querían interponer denuncia debían acudir a comisaría. Algo que finalmente no hicieron según confirma la Policía Nacional.

POR LA POLÍTICA DE DISPERSIÓN
La respuesta DEFINITIVA al victimismo de los familiares de etarras
La Gaceta  4 Julio 2018

En pleno pago de favores del Gobierno de Sánchez a quienes le ayudaron a llegar a Moncloa, el mensaje del tuitero Jesús Arroyo (@GenteQueLucha) al hijo de un etarra que se lamenta por la dispersión carcelaria de los asesinos de la banda no tiene desperdicio:

“Tengo 24 años y me he pasado más de 20 recorriendo el Estado de punta a punta por la dispersión. Con lluvia, nieve, sol y lo que tocase en el momento. Y hay quien pretende hablar de turismo carcelario, como si fuera divertido. Es insultante”, escribía en Twitter Eneko Ander, ‘víctima’ de la política de dispersión de presos etarras al ser hijo de uno de esos presos de la banda terrorista. Responde Arroyo: “Tengo 46 años y no puedo recorrer España de punta a punta para darle un abrazo al peluquero y extraordinaria persona que nos cortaba el pelo en la mili en Granada porque gente como tu padre lo reventó con una bomba al paso de su furgoneta. Da gracias a Dios y no llores”.

A partir de ahí fueron muchos los que salieron a defender al simpatizante de Bildu Eneko Ander. Éste, incluso, decidió responder y no le fue demasiado bien: Eneko Ander replicó que había “víctimas que se manifiestan contra la dispersión” y “encuentros entre víctimas de diferentes violencias”. Cómo se explica, se pregunta el abertzale.

“Se explica porque en vuestro caso familiar al que quería manifestarse tu padre lo resolvía con un tiro en la sien, como en el caso de Yoyes. Deberías aquí y ahora pedir perdón por el daño que tu familia ha hecho y dejar de lloriquear porque tienes que hacer unos kilómetros”, dice Arroyo.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial