AGLI Recortes de Prensa   Viernes 6 Julio 2018

Pedro Sánchez: mucho peor que un error
EDITORIAL  Libertad Digital 6 Julio 2018

A pesar de que el desafío separatista no hace sino cobrar fuerza, con las autoridades regionales catalanas dispuestas a seguir adelante con el golpe de Estado del 1 de octubre, en el Gobierno nacional hay un gran optimismo ante el encuentro que tendrá lugar el próximo lunes en la Moncloa entre Pedro Sánchez y el racista Quim Torra.

Fuentes del Ejecutivo socialista aseguran incluso que hay señales positivas en el mundo separatista, y la ministra catalanista Meritxell Batet, encargada de los enjuagues con los liberticidas, sale con buenas vibraciones de sus conversaciones con Elsa Artadi, mano derecha del racista Torra e íntima del cobarde prófugo Carles Puigdemont.

El planteamiento del Gobierno ante el golpe de Estado separatista no puede ser más preocupante. Probablemente muchos votantes socialistas estén escandalizados por la actitud ancilar de Sánchez ante los que quieren destruir la Nación, porque a estas alturas solo hay dos alternativas posibles: o el Ejecutivo está en manos de unos inconscientes incapaces de ver las gravísimas consecuencias de sus actos, o son unos miserables y unos traidores a los que solo les preocupa seguir en el poder, al que se han encaramado no por el respaldo de la ciudadanía en las urnas sino por obra de una moción de censura apoyada por neocomunistas, golpistas y albaceas de la organización terrorista ETA.

El gran problema aquí planteado no es que haya fuerzas políticas comprometidas con la destrucción de España: para desmontar siniestras operaciones de ese tenor, el Gobierno, la Justicia y el resto de las instituciones democráticas cuentan con mecanismos más que suficientes. Lo más grave, lo que pone en riesgo la supervivencia de España como nación, es que los encargados de proteger el orden constitucional actúen al dictado de sus principales enemigos como verdaderos quintacolumnistas. El oportunista, el amoral Pedro Sánchez tiene todas las trazas de ser algo mucho peor que un error.

Vivir en la confrontación
Bieito Rubido ABC 6 Julio 2018

Alguien en la bienintencionada y democrática España creía que un pacto con los independentistas y golpistas arreglaría el problema catalán. Ingenuos. Se olvidaban de que la razón de ser de los separatistas es la confrontación. Nueva oportunidad, por tanto, para Rivera, cuyo discurso sigue siendo el único claro frente a los sediciosos. Se volverá a mirar y a escuchar otra vez al líder de Ciudadanos. A la espera de que el PP, con nuevo presidente, retome su firme papel de la defensa de la unidad de España. Difícil se le presenta el panorama a Sánchez, que ocupa La Moncloa sin haberlo votado los ciudadanos y con 84 exiguos escaños. A ver cómo explica ahora el dirigente socialista que su pretendida «distensión», más entendida como claudicación, solo ha servido para ahondar en la fractura social. A lo mejor no le quedará más remedio que aplicar el 155, pero ahora con TV3 incluido. De lo contrario -que no se engañen ni Pedro ni Pablo-, el pueblo español los empujará al desván de la Historia. Lo del Parlamento autonómico catalán es la evidencia de que Sánchez se equivoca y que Cataluña sigue siendo nuestro primer problema.

Lo que pasa en España
Amalio de Marichalar ABC 6 Julio 2018

¿Alguien es capaz de explicarse qué es lo que está pasando en España, donde vivimos una situación de golpe al Estado desde octubre del año pasado y de pregolpe desde varios meses antes? El golpe de Estado anterior se cortó radicalmente y nadie consideró que entrar en el Parlamento gritando y con una pistola en la mano fuera un hecho no punible, por ser, por ejemplo, un hecho teatral, aunque, eso sí, de muy mal gusto. Puestos a buscar excusas se pueden buscar, hasta considerar que fuera una broma pesada o una locura pasajera. Pero no. Como es lógico y natural, desde el primer segundo no cupieron interpretaciones posibles. Sin embargo, hay una gran diferencia con el actual, en el que estamos desde hace nueve meses -con interrupción provisional del 155-, viviéndolo en directo, liderado, organizado, promovido, patrocinado y ejecutado por el propio poder constituido y los partidos que le soportan, que además, gracias a la Constitución, puede presidir la Generalidad y, para más inri, representa al propio Estado y a sus leyes.

No solo esto, sino que el propio Parlamento regional, el anterior y el actual, quiebra, transgrede, incumple y desafía todos los días la ley y la constitución -«aunque no sea delito»-, pero, eso sí, un referéndum, una solemne declaración de independencia, aún en vigor y sin derogar, que yo sepa, y de proclamación de la República catalana son solo un chiste.

Más aún, el anterior presidente de la autonomía, huido de la Justicia, y el actual, con el auspicio del anterior, han retado inadmisiblemente al Jefe del Estado y al Gobierno de la nación, en su solemne discurso en el Parlamento autonómico, así como en su toma de posesión, y ahora en Tarragona y Gerona. ¿Cómo se van a restituir las ofensas, ataques, amenazas, vejaciones, «sean delito o no», al Rey, que es el Jefe del Estado que nos representa, y ofenden a todos los españoles? ¿Debemos llamar a Francia o a Alemania para que nos enseñen lo que hay que hacer ante tamaña provocación? Debe de ser que se ha vuelto «loco» unas horas solo, y casualmente cuando sale en los medios nacionales e internacionales, o actúa institucionalmente. Basta de bromas... A ningún otro español se nos pasa una, cuando nos ponen solo una multa de tráfico, lo cual me parece bien.

Solo hay una cosa buena -dentro de la enorme gravedad de la situación-, y es que todos los españoles hemos descubierto el engaño masivo en el que hemos estado viviendo: cómo se ha hecho un adoctrinamiento desde hace décadas de los más desprotegidos, cómo se ha inoculado una enseñanza perversa a los escolares, cómo se han utilizado los medios y comprado voluntades para conducir a la sociedad, cómo ha fluido el dinero para incentivar a tantas organizaciones -«embajadas» para adoctrinar internacionalmente, siempre con dinero de todos los españoles- y cómo se ha manipulado sigilosamente y con amenazas. Nada que ver con una respetable ideología que quiera convivir en un Estado de Derecho, por mucho que no se esté de acuerdo con ella.

Descubierto está el plan de rebelión, reconfirmado por los autores todos los días, jactándose de ello.

No caben más contemplaciones. Al anterior y al actual Gobierno de la nación, o al que venga, se le acabó y se le ha acabado el tiempo de la dilatación e «interpretación», puesto que no existe «interpretación» ninguna a este golpe institucional al Estado.

¿Alguien imagina hoy mismo, sin atajar, esta situación tan grave en el Algarve, en Portugal, o en Baviera, en Alemania? No hay palabras.

Amalio de Marichalar es Presidente del Foro Soria 21 para el Desarrollo Sostenible

Antonio Escohotado: "La derecha desapareció en masa tras la II Guerra Mundial"

El autor de Los enemigos del comercio participó en el XI Foro Atlántico de la Fundación Internacional para la Libertad.
Jesús Fernández Úbeda  Libertad Digital 6 Julio 2018

En su 77 cumpleaños, Antonio Escohotado tranquilizó al personal que, preocupado por la posverdad o la situación política/social patria, asistió a la mesa de debate "El futuro de España", enmarcada en el XI Foro Atlántico de la Fundación Internacional para la Libertad –comandada por Mario Vargas Llosa–. Este viernes, en la Casa de América, el autor de Los enemigos del comercio dijo que "no tenemos muchas razones para preocuparnos: si la verdad se puede valer sola, y la mentira necesita el apoyo del Gobierno, hay más activo, más patrimonio en un lado que en el otro".

Escohotado arrancó su intervención señalando cómo "cuando el mundo, realmente, se está quitando de encima buena parte de sus problemas, predomina el llorón, el embustero, el que dice las cosas a medias". En este sentido, refiriéndose a la situación política en Cataluña, dijo: "Dado el clima moral y la difusión de los embustes, si los catalanes independentistas hubiesen tenido algo menos grotesco que el señor Puigdemont, que el señor Junqueras, ¡uy, Dios mío, dónde estaríamos ahora! Pero no lo tienen".

El autor de Historia general de las drogas dijo que "la derecha desapareció en masa tras la II Guerra Mundial", con la excepción de España, donde "duró un poco más", y que "se fue yendo al centro". "¿Por qué hay derecha –preguntó el filósofo–? Porque la izquierda necesita un espejo que la afirme".

Escohotado afirmó que quienes "quieren que los últimos sean los primeros" tienen como armas "el odio, el resentimiento, el complejo de inferioridad". Este sector, que "recibió con desolación que la URSS había implosionado", ha encontrado una vía de escape con el altermundismo, con el que se cumple "la restauración general del censor".

Aun así, Escohotado señaló que "no tenemos muchas razones para preocuparnos. Si la verdad se puede valer sola, y la mentira necesita el apoyo del Gobierno, pues claro, hay más activo, más patrimonio en un lado que en el otro". "Tenemos que tener muy presente que la verdad se defiende sola y se va a seguir defendiendo sola", concluyó.

Los tres enemigos de la nación
La portavoz de Libres e Iguales, Cayetana Álvarez de Toledo, señaló que a España se le ataca, principalmente, desde tres frentes: el nacionalista, el de la identidad de género y el de las "falsas identidades ideológicas". La exdiputada del PP alertó de que "las ideas que sembraron de muerte a Europa hace años, pues ahora las tenemos que combatir". Sobre el nuevo feminismo, denunció que "va creando dos comunidades: una de hombres y otra de mujeres", que "se empieza a tolerar la discriminación legal" y que hay una "tergiversación de la propia idea de lo que es un hombre, de lo que es una mujer, y de las relaciones entre ellos".

Además, Álvarez de Toledo se refirió a esa "mentira" que señala que el centro-derecha español es "heredero del fascismo" y sólo la izquierda es "democrática". El objetivo final de todo esto, según la portavoz de Libres e Iguales, pasa por "la impugnación de la Transición, de la Constitución y de la figura del Rey".

Posverdad en vena y palos a 'El País'
Le siguió Arcadi Espada, quien dijo que la actual "es una época cargada de mentiras, de mentiras en un sentido político, periodístico, sobre todo". El periodista dijo que el golpe al Estado de los separatistas catalanes es una "operación burda, ruda" de posverdad, "una de las mentiras organizadas que, supongo, se estudiarán": "Representan de la A a la Z una serie de mentiras apoyadas por el dinero público, la radiotelevisión pública, etcétera. No hay ninguna razón verdadera que justifique la catástrofe moral y política a la que ha llegado Cataluña".

Además, el columnista de El Mundo dijo que la moción de censura contra Rajoy es otra "singular, caricaturesca operación de posverdad, proyectada desde la sentencia malintencionada, aunque verídica", "torticeramente interpretada por los medios españoles".

La ponente final fue la experiodista de El País Maite Rico, despedida por la nueva directora del diario de Prisa, Soledad Gallego Díaz: "El punto y aparte en el país, España, ha coincidido con el punto y aparte de El País, periódico, mi periódico hasta la semana pasada". "Acostumbro a hacer valer mi independencia de criterio, y eso es algo que no gusta a algunos", agregó.

Además, Rico dijo que "los problemas estructurales ahí seguirán, como la irresponsabilidad y el revanchismo, y la opinión pública, embelesada con el buen rollito y el talante". "El futuro de España lo veo, francamente, muy negro", terminó.

La obsesión de controlar RTVE
CARLOS ELÍAS Y XOSÉ SOENGAS El Mundo 6 Julio 2018

Existe un viejo proverbio guerrillero que dice que nadie renuncia a sus privilegios aunque se demuestre que son injustos, hay que arrebatárselos. Los políticos españoles tampoco quieren renunciar al control de RTVE, por eso hay que impedir que sigan teniendo ese privilegio, porque es una característica propia de los regímenes totalitarios.

No se trata de criminalizar la política, pero es necesario denunciar el secuestro que se hace de los medios públicos con el objetivo de controlar la información y convertirlos en aparatos de propaganda del Gobierno. El espectáculo formado para elegir presidente de RTVE evidencia hasta qué punto les interesa a los partidos convertir el ente público en una plataforma electoral. El comportamiento vergonzoso que protagonizaron las formaciones políticas demuestra que son necesarios, y urgentes, muchos cambios en la sociedad para que los representantes de las instituciones y de los partidos comprendan que se deben a sus electores. La obligación de los políticos es garantizar que el bien común prevalezca por encima de los intereses particulares, y en las propuestas para dirigir RTVE demostraron todo lo contrario.

RTVE no ha conseguido liberarse de un control político intolerable en una democracia porque PSOE y PP, los dos partidos mayoritarios, la han utilizado como aparato de propaganda durante décadas, al servicio de sus intereses ideológicos, porque son conscientes de que es una de las mejores armas para mantenerse en el poder. La democracia modernizó las instituciones, pero la televisión no consiguió liberarse de los vínculos que establece el poder político para controlar la información. La estructura de RTVE favorece ese control porque se basa en unos esquemas que tienen capacidad para intervenir en la independencia del trabajo de los redactores. La clave está en la fórmula que se utiliza para el nombramiento de los cargos directivos, que los convierte en comisarios políticos.

Los vínculos entre el periodismo y la política son habituales y se hacen más evidentes cuando profesionales acreditados de la televisión pública aparecen avalando programas electorales. Para evitar esta dependencia política es necesario que la elección de los consejeros y del presidente se rija por un sistema donde se contemplen exclusivamente méritos profesionales, evaluados por expertos. El hecho de que los nombres propuestos para dirigir el ente público sean candidatos de un partido ya cuestiona su neutralidad, con independencia de su trayectoria profesional.

Los autores de este artículo (junto con la profesora Ana María López Cepeda) hemos publicado en la Revista Latina de Comunicación Social una investigación titulada El tratamiento de la información política e institucional en TVE. En este trabajo señalamos que "la estructura actual de RTVE está configurada por un organigrama que dispone de los elementos y de los recursos necesarios para garantizar una información veraz, rigurosa y plural, por eso, para que exista censura o manipulación, tienen que darse una serie de circunstancias: que haya redactores dispuestos a transgredir las normas que se contemplan en el Manual de estilo de RTVE o directivos con la capacidad de imponer un enfoque que no se corresponde con criterios periodísticos. Cuando los elementos que han sido pensados para garantizar la calidad de la información se convierten en aliados de intereses políticos o ideológicos, desaparece el rigor".

Los medios de comunicación públicos son necesarios en la sociedad porque cumplen una función insustituible, pero su politización hace que muchas veces sean cuestionados por los ciudadanos porque no responden a lo que se espera de ellos. Cuando son parciales, cuando fomentan la espectacularización o cuando no permiten que las minorías tengan una presencia cualitativa pierden su razón de ser.

Las protestas del 15-M reclamaban una renovación integral de la sociedad, con cambios urgentes para modernizar las instituciones y acabar con la corrupción. RTVE y la Agencia EFE no pueden obviar esas demandas. Igual que los demás organismos, necesitan modernizar su estructura y su gestión para garantizar el pluralismo, el rigor y la calidad de la información. La actual dependencia política de RTVE impide que muchos de sus trabajadores ejerzan su profesión con libertad y esto afecta a su prestigio profesional. Las denuncias sobre censura y manipulación son habituales por parte de los redactores.

Todos los contenidos que se emiten en RTVE tienen que responder a las características y a las exigencias que definen los parámetros de calidad de un servicio público, sin intereses políticos ni comerciales. Es incomprensible comprobar cómo una parte importante de la programación de RTVE está adjudicada a productoras privadas, que tienen unos objetivos comerciales, algo incompatible con las exigencias de un servicio público. Y lo más preocupante es que muchos de estos espacios externalizados emiten contenidos informativos, con el riesgo de perder el control de la línea editorial.

La BBC ha servido de inspiración para las demás televisiones británicas, mientras que RTVE no es el mejor ejemplo para nuestros canales autonómicos, muchos de los cuales han reproducido los mismos esquemas de la televisión estatal: control político de la información y adjudicación de parte de la parrilla a productoras privadas, vinculadas a empresas que, en muchos casos, están relacionadas con sectores afines al Gobierno.

El deterioro de la televisión pública, especialmente el de los informativos, repercute en la credibilidad de la profesión periodística porque la politización de la información se percibe como una forma de engaño, sobre todo en una sociedad globalizada como la actual. Ahora, gracias a Internet y a las redes sociales, han cambiado los modos de consumo de la información. Los ciudadanos tienen la oportunidad de acceder a otros canales, buscar alternativas para informarse y comparar las noticias que se emiten en RTVE con las versiones de otros medios. Así es como se evidencia la censura, la manipulación y el control de los contenidos.

En la investigación titulada El tratamiento de la información política e institucional en TVE, que mencionábamos antes, un análisis de los informativos de 2017 demuestra que "el 74% de los temas de información institucional tienen un enfoque que favorece, refuerza o avala la imagen del Gobierno y de los organismos afines". Los políticos son conscientes del poder que tiene la televisión para influir en la opinión de los ciudadanos, por eso están tan interesados en controlar la información para utilizarla en beneficio propio. ¿Debemos financiar con nuestros impuestos propaganda política e institucional?

Los datos de nuestro estudio de 2017 reflejan que desde TVE se pretende dar una imagen positiva del Gobierno y del Estado. En la información política, el 80% de las noticias referidas al PP tienen un enfoque favorable para el propio partido, el 11% un enfoque neutral y el 9% un enfoque crítico. En el caso del PSOE, el 59% de los enfoques son favorables, el 10% neutrales y el 31% críticos. En las noticias protagonizadas por Podemos los enfoques favorables suponen el 17%, los neutrales el 25% y los críticos el 58%. Y los temas vinculados con Ciudadanos tienen un enfoque favorable el 65%, un enfoque neutral el 20% y un enfoque crítico el 15%. En el tratamiento informativo de los líderes también existen diferencias notables. Los enfoques de Mariano Rajoy son favorables en el 89%, neutrales el 6% y críticos el 5%; los de Pedro Sánchez son favorables el 42%, neutrales el 31% y críticos el 27%; los de Pablo Iglesias son favorables el 25%, neutrales el 41% y críticos el 34%; y los de Albert Rivera son favorables el 54%, neutrales el 29% y críticos el 17%.

Con estos datos, ¿qué político va a querer renunciar al control de RTVE?
Carlos Elías es catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Xosé Soengas es catedrático de Comunicación Audiovisual en la U. de Santiago de Compostela.

Lanzmann en la retina
Elías Cohen  Libertad Digital 6 Julio 2018

'Shoah' es una obra monumental, imperecedera; uno de los grandes documentos del 'siglo de los genocidios'.

No sabemos cómo definirán los historiadores el siglo XX. Desconocemos si harán hincapié en el gran salto tecnológico, en las guerras mundiales o en la cultura popular. El filósofo Gabriel Albiac escribió que será conocido como el siglo de los genocidios, y ciertamente no seremos capaces de pasar por encima de uno de los siglos más fascinantes de la Historia sin hablar de los asesinatos masivos de grupos enteros de personas por el simple hecho de ser o pensar diferentes.

El Holocausto ha sido y es el paradigma de los genocidios. Sus horrores nos hacen estar alerta ante cualquier brote totalitario que surge en las sociedades libres. Un trauma en la conciencia occidental que ha traspasado generaciones y que ha definido el sistema de relaciones internacionales y los controles que establecen todas las democracias para evitar el ascenso de las tiranías o la represión de minorías o grupos concretos. En consecuencia, es uno de los temas más tratados, y definitorios, del siglo XX.

Claude Lanzmann, fallecido este jueves a los 92 años, ha sido testigo y relator de ese capítulo central del pasado siglo: el genocidio industrial e indiscriminado de 6 millones de judíos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Su documental Shoah, de nueve horas de duración, aclamado mundialmente y definido como "obra monumental", hizo un íntimo y crudo ejercicio de introspección en torno a los protagonistas de uno de los momentos más oscuros de la Humanidad. Sin utilizar ninguna imagen de archivo, a través de los testimonios de víctimas, verdugos y testigos, Shoá es un examen de conciencias, un intento de contestar la sempiterna pregunta: ¿cómo pudo pasar? Es, también, un documento inapelable y valiosísimo contra la recurrente y siempre motivada moda de negar o minimizar el Holocausto.

Lanzmann siempre despreció la ficción que se ha hecho sobre el Holocausto, la consideraba una transgresión. Juzgaba, además, que imágenes explícitas sobre los crímenes en los campos de concentración eran una obscenidad y las lágrimas que provocaban en el público, "un goce, una catarsis". Lanzmann era periodista, y su obra gira en torno a la difusión de la verdad y no a la creación de relatos; y se la tomó muy en serio. "Cuando veo lo que he hecho a lo largo de mi vida, creo que encarné la verdad. Nunca jugué con esto", llegó a decir. El prestigioso crítico Roger Ebert dijo de Shoah: "No es un documental, ni es periodismo, ni propaganda ni política. Es un acto de testimonio".

Más allá del negacionismo que propalan los nazis y los islamistas, hay un hartazgo por la constante producción de películas, libros y documentales sobre el Holocausto. Es verdad que muchos supervivientes, y no sólo Lanzmann, han renegado de La vida es bella, de La Lista de Schindler o de La Raffle, por no ajustarse a lo que ellos vivieron o, directamente, por explotar el tema. Son debates espinosos pero legítimos. Sin embargo, es imposible negar el valor pedagógico de la ficción y del ejercicio artístico para explorar un acontecimiento que ha marcado a fuego las conciencias occidentales.

Lanzmann no hizo ficción, ni buscó concienciar. Sólo descubrir la verdad sin cortapisas y sin maquillajes. La cámara frente a la persona, el testimonio sobre el relato, la investigación sobre la suposición, la historia sobre la especulación. Tan empecinado fue en su búsqueda de la verdad y del sentido del Holocausto, que el rodaje de Shoah le llevó once años.

Aunque su origen judío le vinculara al Holocausto, siempre valoró su distancia relativa con los campos de concentración para rodar Shoá. De hecho, afirmó que no habría podido hacerlo si hubiera sido prisionero en alguno de ellos. Aun así, su cercanía a los hechos es evidente –luchó en la Resistencia francesa contra los nazis–.

Lanzmann tuvo una biografía trepidante. Vivió un romance con Simone de Beauvoir y, según contó en su autobiografía, no se quedó a vivir en Israel porque la noche antes de partir se había acostado con ella. Dentro de esa relación pasional, fue invitado por Jean-Paul Sartre a escribir en su revista Les Temps Modernes, incluso a dirigirla.

No obstante, no todo fueron éxitos profesionales, viajes, luchas políticas y romances. Hace unos meses sufrió la peor de las pérdidas: la muerte de su hijo de 23 años, de cáncer. Lanzmann dijo entonces:
La muerte no es evidente. Yo no defiendo para nada la muerte. Sigo creyendo en la vida. Amo la vida con locura, aunque la mayoría de veces no sea divertida.

Lanzmann muere, pero su obra sobrevive en nuestras retinas. El esfuerzo de Lanzmann por informar y tratar de comprender es una lección esencial para el mundo volátil y ambiguo en el que estamos atrapados. Su documental Shoah es una obra imperecedera que nos adentra en los pasajes más tenebrosos del siglo XX.

Cuba, el socialismo y la libertad
El autor reflexiona sobre las opciones políticas que, bajo una imagen idealizada, proponen sistemas de gobierno que restringen las libertades y los derechos de los ciudadanos.
Diego Barceló Larran El Espanol 6 Julio 2018

Cojo el metro y veo sentado a un señor mayor con una camiseta que pone “Viva la revolución-Fight for Freedom” (lucha por la libertad). La leyenda está ilustrada con la bandera cubana y la imagen del Che Guevara.

¿Qué es el socialismo? Es la restricción deliberada de la libertad de acción del ser humano. Unas veces, moderada, como es el caso de la socialdemocracia. Otras, de forma extrema, como en el comunismo. Pero no nos confundamos: la socialdemocracia y el comunismo, así como todas las formas intermedias de socialismo, tienen una naturaleza común. Solo difieren en el grado en el que restringen la libertad.

Las demasiadas décadas de propaganda que ya acumulamos no podrán variar la realidad: Cuba no es un país que respete la libertad de sus ciudadanos. Eso no es una impresión personal. Por ejemplo, el Índice de Libertad Económica, que elabora la Heritage Foundation, coloca a Cuba como el tercer país más represivo, apenas por delante de Venezuela y Corea del Norte. El Índice de Libertad de Prensa, que publica la Freedom House, sitúa a Cuba en el puesto 193 de 199 países, por lo que es calificada de “no libre”. A una conclusión similar llega el Índice de Libertad digital y en Internet, también de la Freedom House, donde se denuncia, entre muchas otras cosas, que la proveedora estatal de telefonía móvil (Cubacel) filtra de manera sistemática mensajes de texto con palabras tales como “democracia”, “dictadura” y “derechos humanos”.

Qué significado tiene, entonces, el “Fight for freedom” de la camiseta del señor del metro? Es una burla macabra hacia quienes perdieron su vida intentado huir de la isla y también hacia los que cada día sufren la represión castrista. Es otra pieza de la misma propaganda cínica que sigue intentando dar una imagen romántica a una tiranía que fue cruel desde su inicio. Fue el mismo Che Guevara quien dijo públicamente, en las Naciones Unidas, en diciembre de 1964, que “tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamiento, sí; hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario”.

Podemos, partido que apoya a Sánchez, persigue las mismas políticas que se aplican en Cuba y Venezuela

Probablemente sin darse cuenta, quienes comercian con Cuba, quienes invierten en Cuba e incluso quienes viajan a Cuba, contribuyen, cada uno en su medida, con el mantenimiento de ese régimen liberticida.

Es habitual que quienes nacen es un país libre, como España (aunque la nuestra sea una libertad socialdemócrata, con muchísimas limitaciones), den la libertad por descontada. Que se tome la libertad como algo garantizado, seguro, permanente. Tan garantizada y segura que incluso hay quien cree simpático ponerse camisetas con leyendas que promueven la tiranía. Creo que es un error peligroso. La libertad es, en algún sentido, como la salud: hay que preservarla cada día; cualquier desarreglo puede estropearla.

Ojalá estas fueran reflexiones extemporáneas. El principal apoyo de Pedro Sánchez en la moción de censura que lo ungió presidente del Gobierno fue Podemos, partido que desea para España las mismas políticas que se aplican en Cuba y Venezuela. En la medida que puedan, y mientras los demás los dejen, intentarán avanzar con su agenda contraria a la libertad. Por eso debemos tener más presente que nunca el caso cubano. Y recordar que la libertad siempre puede restringirse, aunque esas restricciones se presenten como “nuevos derechos”, “cuestión de decencia” o intentos por alcanzar objetivos nobles como la “igualdad” o la “equidad”.

*** Diego Barceló Larran es director de Barceló & asociados.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Un nuevo paso hacia el Estado plurinacional.

Vicente A.C.M.  Periodista Digital 6 Julio 2018

PEDRO SÁNCHEZ EMPEÑADO EN DESTRUIR ESPAÑA CEDIENDO SOBERANÍA E IMPONIEDNO LA INMERSIÓN LINGÜÍSTICA EN TODA ESPAÑA.

¿habrá alguien que pare a este sujeto en su carrera hacia la destrucción de España? No solo va a mantener una reunión con los golpistas tratando de pactar concesiones que nunca serán admitidas por el Parlamento de España,- no al menos el actual-, como el de la cesión de Soberanía a quienes pretenden destruir España y declararse independientes. Este sujeto quiere además institucionalizar aquello que ha servido como instrumento de disgregación y adoctrinamiento de algunas partes de la sociedad española en un sentimiento nacionalista excluyente antiespañol. Se trata de que intenta imponer la llamada “inmersión lingüística" en toda la Administración pública dependiente del Estado. Es decir, extender el uso de las lenguas consideradas cooficiales en aquellas autonomías donde se reconoce su uso en plan de igualdad con el idioma común de España, el español, a todas las administraciones del Estado en cualquier lugar de España.

Esta propuesta que además incorpora otras aberrantes exigencias, pretende de hecho dar rango de igualdad al español o castellano, hablado por más e 450 millones de personas en el mundo con otras lenguas minoritarias y locales como el gallego, el vasco o el catalán, hablado por apenas unos pocos millones. Una reforma incompatible con el espíritu y la letra de lo que recoge la Constitución de España que en su artículo 3 indica lo siguiente:

“1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.”

Esta propuesta entra dentro del paquete de “buena voluntad” que este okupa monclovita quiere ofrecer al xenófobo antiespañol independentista Joaquim Torra en la reunión que mantendrán el próximo lunes 9 de julio en Madrid. Una reunión que el mismo Torra ha reconocido en el Parlamento autonómico de Cataluña que incluirá la petición de culminar el proceso de implantación de la República.

Creo que aquellos que siempre han abanderado la defensa de la legalidad vigente deben hacer todo lo posible para terminar esta deriva descarada hacia la destrucción de España. Pedro Sánchez no solo ha accedido al poder de forma obscena apoyado por los enemigos de España, sino que se presta gustoso a favorecer la disgregación de nuestra Patria haciendo concesiones a esos enemigos que solo pueden ser calificadas como Alta Traición. Y creo urgente y necesario el que esas fuerzas políticas hagan un frente común frente al avance de este nuevo Frente Popular de una izquierda desquiciada dispuesta a todo con tal de mantenerse en el poder al que ha llegado por esta vía de indignidad sin pasar por las urnas.

No debemos consentir que se imponga un programa ilegítimo por no haber sido votado ni aprobado por la mayoría de los españoles, que atenta contra la Unidad de España y contra los principios esenciales de convivencia que nos dimos todos aprobando la Constitución, que estos miserable prometieron defender, cumplir y hacer cumplir. Una Ley no puede modificar aquello que la Constitución no contempla y que, para su modificación, requiere un proceso perfectamente establecido que estos miserables pretenden saltarse de forma impune.

Es nuestro deber denunciarlo y exigir a esos partidos que ahora se concentran en luchas intestinas por el poder, que antepongan los intereses de todos los españoles sobre sus limitados y bastardos intereses partidistas. Solo les pido que cumplan con aquello que dicen defender pero que llegado el momento eluden enfrentarse de forma cobarde y tan traidora como aquellos que pretenden imponer su modelo demencial de Estado plurinacional. Porque una cosa es el respeto por las “singularidades” y considerar “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”, y otra cosa es imponérnosla a las bravas en toda la Administración del Estado, a empresas, a medios públicos de comunicación y otras áreas de la vida ciudadana. Ni el gallego, ni el Euskera, ni el Catalán son idiomas oficiales en el territorio global de España, sino solo en las respectivas demarcaciones territoriales administrativas, que no naciones, en las que su uso ha sido o es habitual e histórico.

Esta ley, de aprobarse, debería ser denunciada ante el tribunal Constitucional por incumplir de forma flagrante con el artículo 3 de la Constitución de España. La pena es que el PP y CIUDADANOS parecen estar centrados más en sus cuitas personales y de partido que en hacer de verdadera oposición a estos verdaderos okupas que acabarán por destrozar nuestra casa común desmontando grifería, tuberías, cableado y cuadro eléctrico, carpintería exterior, etc., dejando el inmueble de nuestra nación en un solar inhabitable cuando sean obligados a desalojarlo.

Solo espero una respuesta acorde con este nuevo desafío de un partido y un Presidente de Gobierno dispuesto a todo para “normalizar la vida política” (véase demoler lo hecho por el PP) de forma ilegítima lo que no se atrevería a plantear abiertamente a los españoles en campaña electoral.

¡Que pasen si pueden un buen día! Y si mantienen una actitud indiferente es que nos mereceremos lo que nos pase.

Víctimas de la antipolítica

Carlos Herrera ABC 6 Julio 2018

Dice Vicente del Bosque que a España la eliminó del Mundial el antifútbol. Ciertamente no he profundizado en el artículo y no he tenido tiempo de saber si el seleccionador español se refiere al practicado por la propia selección o al que jugaron sus rivales, pero el símil me sirve para algunas pinceladas, siendo la más inmediata que el gobierno sobrevenido mediante moción de censura también puede ser víctima de una suerte de antipolítica, consistente en aliarse con los peores socios posibles. Sánchez debe su cargo a formaciones tan ejemplares como los independentistas catalanes, los proetarras vascos (incluidos peneuvistas) y los clarividentes del séptimo día de la ultraizquierda de Podemos. Y a cada uno ha de cumplimentar; no son formaciones políticas que obren por altura de miras o preceptos de sensatez común: son usureros de la antipolítica y quieren cobrar sus ditas como sea y a ser posible pronto. ¿Debemos conceder a maniobras como las que estamos presenciando la categoría de «política»? ¿Debemos resignarnos a entender que estas cosas son las que engendran ese reino de lo posible al que hemos equiparado el concepto político?

La política no consiste en comportarse como mercaderes cortoplacistas empachados de fraseología demagógica, barata, simple y de arquitectura intelectual absolutamente endeble. El noble ejercicio de la política, que es administrar los recursos comunes para organizar la vida de las personas y garantizar cierto acceso al bienestar o, cuando menos, cierta evitación del malestar, es uno de los patrimonios de la vida relativamente moderna mediante el cual se han evitado conflictos mayores y se han proporcionado sólidos pasos a los seres humanos hacia estabilidades sociales imprescindibles. ¿Qué tiene que ver la política, pues, con convertir a Podemos en muleta de un gobierno como el de Sánchez, o con hacer de racistoides indeseables como Torra y cualquiera de sus vomitivos portavoces unos admisibles compañeros de conversación y/o negociación? Sánchez, buen pagador, no ha tardado dos días en anunciar que trasladará presos etarras al País Vasco (no así a otros vascos presos por otro tipo de delitos), en poner a los presos soberanistas a recaudo de los mismos soberanistas que exigen su libertad, en dar carta de naturaleza a las exigencias autodeterministas y en entregar, como regalo de bodas, la radiotelevisión pública a una banda de extrema izquierda como Podemos que va a transformar la radio y la televisión en un remedo de publicaciones de periodismo adolescente y sectario al estilo de aquellas en las que ha ido a buscar a los primeros candidatos para el cargo de máximo mandatario. Si alguien cree que ese mangoneo, ese bochornoso espectáculo de mercachifles, ese intercambio de cromos gastados tiene algo que ver con la política es que no ha conocido cómo la política puede ser desarrollada por personas con densidad moral y elevados principios tanto históricos como circunstanciales poco habituales en los tiempos que corren. ¿Qué clase de memorias podrían escribir individuos como los protagonistas de este último y prodigioso mes? ¿Alguien cree que podrían tener algún interés más allá de la morbosa curiosidad por conocer el grado de desenvolvimiento en el manejo de la simpleza semántica en la que desarrollan su actividad?

Esperemos impacientes por comprobar hasta qué punto Sánchez puede ser víctima de la antipolítica de la misma manera que la infausta, aburrida e inútil selección de fútbol lo ha sido del antifútbol. Los primeros pasos establecen, en proyección, un panorama desolador en el que cualquier pestilencia es posible, pero el problema no estriba en cómo puede perjudicar al «polite» presidente ese chalaneo con lo peor del parlamentarismo español: la suerte que corra su gobierno es lo de menos, el problema está en que los perjudicados vamos a ser nosotros. Lo que luego les pase a ellos debería traernos sin cuidado.

Las minorías separatistas pretenden acabar con la España constitucional
Un botón basta como muestra
Miguel Massanet diariosigloxxi  6 Julio 2018

No han tardado las huestes socialistas del gobierno del señor P.Sánchez en entrar a saco con todo aquello que, de alguna manera, habían conseguido los miembros del minoritario gobierno de don Mariano Rajoy, en su tímida respuesta a los embates soberanistas iniciados por los catalanes y seguidos a distancia, con suma prudencia, pero sin perder puntada, por los no menos fanáticos y convencidos abertzales del señor Urkullu que, con más astucia pero no menos pasión que sus colegas catalanes, no quieren estar tan lejos de ellos como para renunciar a las conquistas, muchas o pocas, que éstos pudieran conseguir del Estado español, pero cuidándose de no estar tan cerca para el caso de que, un fracaso del independentismo catalán, les pudiera afectar negativamente a ellos también.

La V columna separatista incrustada en el nuevo gobierno del señor Sánchez, la “activa”, “resabiada” y partidaria de un estado catalán independiente, la ministra neófita Meritxell Batet, no ha tardado en mostrase decididamente partidaria de un acercamiento a los planteamientos catalanistas, sin tomarse la molestia de disimularlo. Empezó hablando de una reunión de “gobierno con gobierno” entre señor Sánchez, presidente del Gobierno español y el señor Quim Torra, también virtual presidente de una “comunidad”, solamente esto, del reino español. Únicamente los separatistas catalanes se habían atrevido a tratar de tú a tú al Gobierno de la nación española, lo que aumenta la gravedad del desliz de la ministra y demuestra el estado de disposición del actual gobierno a pactar con los catalanes, para agradecer “sus servicios”, lo que fuere necesario para intentar conseguir lo que para ellos, sólo es disminuir la “crispación” con ellos y, para el resto de españoles que nos sentimos humillados ante una situación tan rocambolesca, no es más que un grave acto de deslealtad a la nación española.

Parece ser que, la señora Batet, ha tomado la decisión de entrar a saco con las varias impugnaciones contra medidas del Gobierno catalán, evidentemente contrarias a lo dispuesto en nuestra Constitución, interpuestas por el gobierno del PP ante el Tribunal Constitucional, todo ello con la evidente intención de la ministra, según sus propias palabras, de “reducir la conflictividad con Cataluña”. ¿Cómo casa esta actitud tan tolerante, esta postura tan negociadora o esta forma de plegarse al plan de actuación de los soberanistas catalanes, que han venido exigiendo “diálogo” sobre todos los temas incluidos, como dice el señor Tardá, el tema del “referéndum del derecho a decidir”, con la actitud valiente y favorable a la aplicación del 155, manifestada por el señor Sánchez, cuando apoyó la aplicación de aquella medida constitucional en la comunidad catalana?, ¿Qué ha sido lo que ha cambiado desde antes de la aplicación, en Cataluña, de determinados recortes a sus facultades autonómicas, apenas unas pocas, y la actual situación en la que han conseguido del Gobierno de España, gracias al apoyo de los independentistas vascos y catalanes, si es que es cierto que no les prometieron nada a cambio para conseguir dicho apoyo, que justifique este cambio de actitud del PSOE? Mejor que no les apliquen “la máquina de la verdad” no fuera que saltara hecha añicos ante tantas falsedades.

La siguiente operación, harto significativa, si como es obvio en esta ocasión los favorecidos han sido los de Podemos, una formación que ha pasado por momentos de graves conflictos internos, tanto en el caso del enfrentamiento de P.Iglesias con el señor Errejón; como ante esta actitud impensable en un directivo de un partido comunista, consistente en pretender justificar la compra de una casa enorme, de 600.000 euros, en uno de los lugares exclusivos de la comunidad madrileña, con el débil argumento de que iba a ser padre y necesitaban más espacio ¡Así se las ponían a Fernando VII! Y lo más kafquiano de todo ello: lo someten a referendo de los votantes de Podemos y, todos estos que se pasan la vida criticando a los “ricachones” que viven en moradas semejantes a la adquirida por su líder, deciden que deben hacer una excepción con el caso del señor de la coleta, porque ¡es un comunista de pro y se merece vivir en una “chabola” que cuesta 600.000 euros, sin pararse a pensar en lo contradictorio que llega a ser un dispendio semejante, cuando hay infinidad de destinos que se les podrían dar a un puñado tan grande de monedas europeas para mejorar la vida de las personas que se encuentran bajo el nivel de la pobreza y que, con tanto ahínco, todos ellos se dedican a defender, cuando critican a los burgueses de la “casta”.

Lo cierto es, y es fácil advertirlo si uno vive en Cataluña y pulsa la opinión de la ciudadanía, aquella que es partidaria de separarse de la España que los “roba” o que “ha encarcelado sin motivo a sus líderes revolucionarios” de los que piden su libertad. La verdad es que, cada día se habla menos de los exiliados en Bélgica, Alemania o Suiza, todos perfectamente instalados, con sus pagas completas y viviendo la plácida vida de aquellos cuya única ocupación es comer, divertirse y dormir (solos o acompañados, que a todo tienen derecho estos padres de la patria catalana) sabiendo que no les va a faltar el dinero que les llega puntualmente procedente de los impuestos de los ciudadanos catalanes; que aquel optimismo que invadió al soberanismo catalán a pocos días de la implantación del 155 y que, justamente cuando se aplicó esta medida excepcional, vino seguido de un bajón, un temor y un retraimiento, acompañado con el éxodo masivo de empresas que cambiaban su sede social a otras partes de España, otra vez, por extraño que pueda parecer, se puede advertir un resurgimiento de este catalanismo radical, después de que este señor, Quim Torra, un simple lacayo del señor Puigdemont, parece que ha decido emular y superar a su mentor, mostrándose más agresivo, más incontinente en su forma de expresarse, más propicio a la falta de respeto hacia las autoridades españolas y, por supuesto, más atrevido a la hora de formular sus exigencias, convencido de que él es quien está en posesión de los triunfos y de la debilidad de su interlocutor, el presidente del Gobierno, que se sabe en minoría y cuya única salvación estriba en conseguir que los separatistas lo sigan apoyando para mantenerse, al menos hasta que finalice esta legislatura, en la poltrona del Gobierno.

Cuando uno ve las encuestas que publican algunos periódicos adictos a los separatistas y contrarios al anterior gobierno del PP, respecto a que la ciudadanía se muestra más convencida de que la economía irá mejorando es posible que no hayan tenido en cuenta, por formar parte de todos estos crédulos que se tragan sin pensar en ello todo lo que les tramiten las TV o los periódicos, hoy completamente dependientes de los partidos comunistas y secesionistas, los datos que todavía no han repercutido, porque no han tenido tiempo para ello, como ha sido el caso de los magníficos datos de empleo del mes de junio que, aunque ahora se los puedan atribuir los del PSOE, es evidente que se han debido a la buena actuación de los anteriores gestores de la política de trabajo. Veremos cuando, como ya se ha venido anunciando, se proceda a cambiar la reforma laboral que llevó a cabo el PP a instancias de la CE y se les vuelva a dar carta blanca a los sindicatos para interferir en la marcha de las empresas, algo que sucedía habitualmente antes de que las mencionadas reformas se hubieran puesto en marcha.

Un botón basta como muestra. El cine catalán, del que tantas maravillas cuentan los críticos catalanes y los medios de información de la autonomía, un cine clientelar, egocéntrico, donde lo que prima es pertenecer a la casta separatista o formar parte del gremio de los progresistas antisistema. Pues bien, el barómetro más eficiente para valorar la calidad de este cine, del que tanto presumen los catalanes, no se corresponde con sus resultados económicos y con el número de asistentes a la reproducción de sus películas. En el 2017, según un periódico tan nacionalista como es La Vanguardia, la recaudación del cine catalán se redujo, pasando de 63 millones de euros en el 2016 a 37 millones, casi la mitad del año anterior, en el 2017. Se podría pensar que fue un tropiezo o que se debía al encarecimiento del IVA, no obstante este año, 2018, no parece mejorar porque la tendencia es la misma que en el año anterior. Un signo que podríamos añadir al del turismo que también ha bajado aunque los expertos lo justifican diciendo que, aunque han sido inferior en personas, se ha recaudado más; una pobre excusa porque todos sabemos que en otros tiempos todos los hoteles de Barcelona estaban rebosantes, lo que indica que la situación política que se vive en Cataluña no sirve de acicate para animar a los turistas extranjeros a que vengan a visitar a los catalanes, pensando que en tales condiciones de inseguridad, es más prudente no arriesgarse. ¡Ah! Y resulta llamativo que las nuevas autoridades autonómicas empiecen a reclamar que, las empresas que abandonaron Cataluña ante los acontecimientos que dieron lugar al 155, regresen de nuevo a sus antiguas sedes; cuando lo que sigue sucediendo es que el éxodo, puede que menos numeroso que en los tiempos de crisis total, siguen produciéndose como un cuentagotas que, en cualquier momento, si el problema sigue sin solucionarse, es muy posible que se vuelva a reproducir un segundo éxodo masivo que acabe de ponerle la puntilla a la economía de toda Cataluña.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos el convencimiento de que, en lugar de conseguir la reducción de la crispación que pretende el señor Sánchez, con su actitud de acercamiento a las posturas catalanas; mucho tememos que consiga lo que no parece haber previsto, que la crispación que pretenden calmar de entre los separatistas catalanes, se vaya reproduciendo progresivamente en el resto de ciudadanos españoles, hartos de que a los catalanes se les permita ser los que pongan en solfa el progreso de la nación española. Algún día, señores míos, alguien deberá poner remedio a un estado de cosas, que ya hace tiempo que viene amenazando con acabar con la España de la concordia y la vida apacible, para llevarnos de nuevo a aquellos momentos en que estuvimos a las puertas de tener que ser redimidos desde Europa. Ahora dudamos que quisieran hacerlo y es posible que llegue un momento en que decidan darnos la patada y nos expulsen de ella. Que nadie dude de que, si se implantan las doctrinas de Podemos, esta posibilidad puede llegar a ser del 100%.

La mano tendida
Manuel Toscano. vozpopuli  6 Julio 2018

La llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, tras derribar al gobierno de Rajoy con una moción de censura hábilmente ejecutada, ha suscitado tantas expectativas como interrogantes. Se trata de ‘un cambio de época en la política española’, ha declarado el nuevo presidente. Y como tal ha sido recibido por una parte importante de la opinión pública y por los medios afines; de creer a algunos comentaristas, parecería que la fisonomía del país ha cambiado de la noche a la mañana.

Como suele suceder, el entusiasmo choca inevitablemente con la realidad. La pretensión de inaugurar un tiempo nuevo por parte del nuevo gobierno contrasta con la precaria base parlamentaria que lo sustenta. El partido del gobierno cuenta con 84 diputados y los partidos de la oposición controlan la mesa del Congreso, donde tienen mayoría. Más aún, el triunfo de la moción de censura fue posible gracias a lo que Santos Juliá ha llamado ‘la coalición del rechazo’, una inesperada coalición negativa con la que el Partido Socialista concitó el voto favorable de las fuerzas políticas más dispares, de Unidos Podemos al PNV, pasando por los independentistas catalanes y hasta Bildu. Aunque Sánchez ha manifestado su voluntad de agotar los dos años que quedan de legislatura, eso va a depender de cómo gestione los apoyos de aliados tan dudosos como inseguros. Se ha discutido mucho sobre supuestas hipotecas y compromisos políticos adquiridos con tal fin, que Sánchez ha negado. Sin embargo, los números mandan.

De ahí la inquietud que generan los gestos y declaraciones del nuevo gobierno a propósito de la crisis abierta en Cataluña por el independentismo. Aunque el nombramiento de Josep Borrell como ministro de Exteriores fue recibido inicialmente como una buena señal, otras cosas resultan difíciles de entender. Ha habido críticas por la falta de reacción ante los ataques de los secesionistas contra el Rey o la tibieza ante el incidente protagonizado por Torra en el Smithsonian Folklife de Washington. A la vista del perfil de Torra, quien defiende públicamente ‘crear otro 1 de octubre’ para hacer efectiva la república, resulta discutible la decisión de levantar la supervisión de los gastos de la Generalitat o concederle una entrevista en La Moncloa, aparentando una normalidad que no es tal. Como preocupante es el traslado de los dirigentes independentistas procesados a las prisiones catalanas, llevado a cabo esta semana. Por más que se presente como una simple medida administrativa, ¿es prudente dejar su custodia en manos de quienes los consideran presos políticos y están dispuestos a presentarlos como mártires de la causa? Hablamos de una administración penitenciaria dirigida por los partidos que protagonizaron el quebrantamiento del orden legal y que, lejos de haberse retractado de su aventura ilegal, insisten en mantener el desafío al Estado.

Se trata de gestos y concesiones que se ofrecen, antes de cualquier negociación o así se dice, en aras de la distensión y para propiciar el diálogo con el gobierno catalán y las fuerzas políticas nacionalistas. ¿Representa esto un viraje político decisivo o se trata de un mero cambio en las formas que no afecta a lo sustancial? Lo ocurrido en la sesión de control al gobierno del pasado 27 de junio resultó bien ilustrativo. Recordemos que Gabriel Rufián, con el estilo zafio que acostumbra, advirtió al presidente que, por muchas palmaditas en la espalda, llamadas, comidas y promesas de cargos que les hicieran, los republicanos no se iban a olvidar de ‘los nueve secuestrados en Estremera, Alcalá Meco y Soto del Real’. En su respuesta, Sánchez se limitó a afearle que llamará ‘hooligans’ a los ministros Batet y Borrell. ¡Rufián faltando a la cortesía parlamentaria! Con todo, tras recordar que el nuevo gobierno no atizará el ‘agravio territorial’, lo más significativo fue el cierre de su intervención, pues caracteriza el sentido de esa mano tendida al diálogo: “Ojalá, a partir del próximo 9 de julio, podamos emprender un camino que restañe muchas de las heridas que, durante estos últimos seis años, como consecuencia de la falta de criterio y de estrategia del anterior Gobierno, ha causado la fractura social que existe ahora mismo en Cataluña”.

Hay que leerlo atentamente. En sede parlamentaria el presidente del Gobierno no considera oportuno ni necesario rechazar la alusión a los ‘secuestrados’ en prisiones españolas, dos veces repetida por el siempre sutil parlamentario de ERC. Más importante aún, Sánchez no duda en atribuir al anterior gobierno del PP la responsabilidad exclusiva por la fractura social abierta en la sociedad catalana. La impresión que deja el intercambio parlamentario es clara: Sánchez busca el entendimiento con los partidos que lideraron la intentona separatista, mientras culpa de la crisis catalana al PP. En esa dirección apunta la recuperación del relato según el cual la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut fue el agravio fundamental que dio alas al independentismo. Son razones para temer que la política de Sánchez pase por romper el bloque constitucionalista para explorar las posibilidades de una mayoría alternativa con populistas y nacionalistas.

Un día antes de la sesión en el Pleno del Congreso salió el auto de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que desestima los recursos presentados por los abogados de los dirigentes independentistas en prisión contra el procesamiento dictado por Llarena en marzo pasado. Hay consideraciones que merecen atención en los fundamentos jurídicos, como la parte en la que el auto se refiere a ‘cierta banalización de lo ocurrido’ en la que insisten las defensas, cuando presentan los sucesos de septiembre y octubre como la defensa de un proyecto político legítimo mediante una movilización ciudadana pacífica y festiva. La Sala recuerda que ‘los hechos presentan una inusitada gravedad en un sistema democrático’, pues se trató de una sublevación o levantamiento dirigido por las autoridades de la Comunidad Autónoma, que decidieron de factoderogar la Constitución y el Estatuto. Es perfectamente legítimo defender públicamente la independencia de Cataluña, pero es cosa bien distinta ‘utilizar las vías de hecho para imponer ese criterio de parte sobre la ley vigente’, vulnerando así los derechos que la ley garantiza a todos. Y también que la aplicación de la ley penal no puede quedar suspendida con la excusa de que se persiguen objetivos políticos.

Esa banalización de los hechos es comprensible como estrategia de defensa de los encausados, pero no debería trasladarse a la opinión pública, como viene sucediendo en Cataluña. En septiembre y octubre presenciamos una sublevación en toda regla contra una democracia constitucional con objeto de imponer el proyecto político de una minoría al conjunto de la sociedad catalana, violando para ello la ley y poniendo en riesgo los derechos de los ciudadanos. De ahí las graves consecuencias penales a las que se enfenetan los políticos independentistas procesados. Ningún intento de distensión o de diálogo puede banalizar lo ocurrido o restarle gravedad, como me temo que algunos pretenden. Y eso significa atribuir la responsabilidad principal de la crisis abierta en Cataluña a quienes se levantaron contra el orden constitucional, sembrando la división en la sociedad catalana. De lo contrario, nada bueno cabría esperar de ese diálogo.

El doble frente separatista
José Javaloyes Republica 6 Julio 2018

Hay un frente exterior del separatismo en Cataluña, compuesto con las incidencias generada con el activismo de los prófugos del entorno de Carles Puigdemont, al que acompaña la injerencia rusa desde primera hora, propiciada desde labores de las “embajadas” que el prófugo principal dispuso durante las vísperas de su golpe de Estado, y que Quim Torra, sucesor suyo en la Presidencia de la Generalidad, ha dado en reponer como palanca del Procés que prolonga el mismo golpe.

Pero ese frente exterior se acompaña de una cadencia política interior, vertebrada desde la propia dinámica de la discontinuidad en el Gobierno de la Nación, desde el punto y hora en que para poderse substanciar fue preciso el concurso aquiescente de los propios partidos del catalanismo separatista. No habrían éstos votado toda fórmula que suscribiera la continuidad de lo que en términos de cohesión nacional significaba el PP.

Este otro frente parece que va a suponer más peligro para la unidad de España que el representado por el laboreo canceroso de las estrategias rompedoras que operan en el exterior. ¿Qué otra cosa se le ha perdido a Quim Torra en su inmediata visita a la Moncloa que no sea repetir su tabarra de la estricta separación de Cataluña que el adiós España hasta nunca más? Nada ha dejado entrever este siniestro personaje que no sea su ontológica aversión a España y lo español.

De otro punto, no puede menos que subrayarse la definición de la Fiscalía escocesa por las antípodas de belgas y alemanes en lo tocante a la eventual extradición de Clara Ponsatí, compañera de fatigas de Puigdemont en la fuga hasta Bruselas.

Macià Alavedra: la condena de los fundamentos del pujolismo (1)
Carlos Jiménez VillarejoCronica Global 6 Julio 2018

Como es sabido, Macià Alavedra formó parte de los gobiernos de Jordi Pujol? desde 1980 hasta 1997. Diecisiete años. En este año, se retira de la política institucional de CiU pero no del aprovechamiento de sus relaciones institucionales para su enriquecimiento personal y familiar, como acredita la sentencia del caso Pretoria. Durante todo ese periodo, en el que se sientan las bases del actual desafío independentista, comparte gobierno con el president Pujol que, desde 1980, estuvo defraudando a la Hacienda Pública. Lo que no impidió que Alavedra dijese del president: "Era un hombre de austeridad absoluta y le interesaba poco el dinero".

Retirado de la política institucional, es nombrado presidente de Autopistes de Catalunya, sociedad concesionaria de la Generalitat, manteniendo, pues, sus estrechos vínculos con el aparato institucional. Además, presidió las sociedades Abertis Logística y Kern Pharma.

Desde esta posición de poder económico y, por mediación, político, realiza las conductas delictivas que describe la sentencia con un evidente afán de enriquecimiento.

Dice así: "La cuantía de los fondos que durante los años 1997 a 2003 Macià Alavedra percibió por su actividad ilícita ascendió --cuando menos-- a 6.080.405,41 euros, de los cuales 452.088,88 derivan de la actividad delictiva cometida por su labor de intermediación en las adjudicaciones públicas realizadas en las localidades de Sant Andreu de Llavaneres y Badalona, 185.600 por aparente actividad de intermediación realizada en el año 2004 en el municipio de Hospitalet de Llobregat sin que consten el origen y justificación de dicha comisión, 290.337,69 euros de un pago recibido de Gas Natural; 288.000 euros de pagos realizados por la sociedad BUIC --instrumental de Lluís Prenafeta a la que más adelante nos referiremos-- y 9.604,17 euros de intereses percibidos, desconociéndose el origen último del resto de sus ganancias --4.854.774,67 euros--, si bien, al igual que las cantidades anteriores, ocultó su existencia a la hacienda pública española, eludiendo, por tanto, el cumplimiento de sus obligaciones fiscales".
¿Cómo pagar 60% menos en el seguro del coche? Hace 4 meses decidimos cambiar la compañía con la que tenemos asegurado nuestro coche porque estábamos cansados de pagar 480 € al año con Mapfre. Cada vez que veíamos en el buzón la carta de Mapfre nos poníamos de mal humor, pero esto dejó de ser un problema cuando descubrimos la nueva compañía a través de la cual hemos asegurado nuestro coche. Os contamos cómo hemos conseguido pagar un 60% menos Haz click para leer este contenido

"Para conseguir su opacidad así como la desvinculación de su origen ilícito y posterior afloramiento utilizó, en connivencia con su esposa Doris Malfeito --contra la que no se dirige acusación al haber fallecido-- y de los también acusados Gloria Torres Pladellorens y Philip Mc Mahan Bolich, un entramado societario y financiero constituido por sociedades domiciliadas en territorios off shore así como por cuentas abiertas en entidades bancarias andorranas a través de las cuales canalizó sus fondos".

"Para asegurar la opacidad de estos fondos hizo figurar como titulares de estas cuentas tanto a su esposa como a Gloria Torres, encargando a Philip Mc Mahan Bolich que, bajo sus órdenes, asumiera su gestión diaria y directa, función que ejecutó realizando una gestión muy activa con continuas inversiones en compras y ventas de valores. Asimismo, es quien organizó, tal y como había planificado Macià Alavedra, el plan para repatriar a España parte del dinero --300.000 euros-- que este tenía oculto en sus cuentas de Andorra”.

"Las cantidades que ocultó cada año a través del entramado societario y financiero que describiremos a continuación fueron las siguientes:
1997: 2.643.743,46 euros
1998: 1.192.182,05 idem
1999: 9.604,17 idem
2000: 296.450,22 idem
2001: 22.398,94 idem
2003: 88.000,00 idem
2004: 100.000,00 idem
2005: 100.000,00 idem
2006: 700.000,00 idem
2.008: 290.337,69 idem
Total: 5.442.716,53 euros".

A continuación, la sentencia describe puntualmente las estrategias de ocultación y reinversión utilizadas por Alavedra y sus cooperadores.

Lo que acabamos de exponer es una brevísima muestra de la actividad delictiva analizada en la sentencia.

Pero, además de este pronunciamiento condenatorio, siguen pendientes todas las causas penales contra los miembros de la familia Pujol, la investigación de la percepción ilícita del 3% por CiU por el juzgado central número 5 y otros procesos contra dicho partido. El poder judicial es un instrumento indispensable para perseguir la corrupción y cualquier otra forma de abuso de poder. Es un elemento esencial del Estado democrático que nadie, nadie, podrá eludir.

La Guardia Civil le sitúa también a la cabeza de los golpistas catalanes
Jaume Roures, el multimillonario de extrema izquierda dueño de Mediapro y fundador de La Sexta, fue detenido en 1983 acusado de colaborar con la banda terrorista ETA
www.latribunadelpaisvasco.com 6 Julio 2018

Jaime Robles Lobo, el multimillonario de extrema-izquierda dueño de Mediapro y fundador de La Sexta y del diario Público que se presenta públicamente como Jaume Roures, fue detenido en 1983 acusado de colaborar con ETA.

Por aquel entonces, Roures, que jamás terminó la escuela básica, militaba en la Liga Comunista Revolucionaria, un grupo asentado fundamentalmente en Cataluña de ideología trotskista que mantenía excelentes relaciones con los terroristas vascos.

Concretamente, Roures fue acusado de colaborar en la constitución del comando Barcelona y de haber alojado en su domicilio al etarra lñaki Ibero Otegui, secuestrador del empresario Saturnino Orbegozo, que fue liberado por la Guardia Civil tras varias semanas de secuestro y apenas unas horas antes de que fuera a ser asesinado.

Más de 30 años después, y convertido ya en un magnate y especulador de la comunicación audiovisual gracias a las dádivas que en su momento le concedió el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero al adjudicarle a dedo la puesta en marcha de La Sexta, Jaume Roures ha vuelto a toparse con la Guardia Civil. La Benemérita le sitúa a la cabeza de la estrategia de comunicación diseñada par la celebración del ilegal referéndum del 1 de octubre de 2017. Así lo considera al menos en un informe entregado al Tribunal Supremo que explica que el propietario y fundador de Mediapro, productora de La Sexta, "podría integrarse en el Comité Ejecutivo" que se plasmó en el documento 'EnfoCats' en calidad de "profesional experto en el ámbito de la comunicación".

El informe revela que Roures habilitó un centro de prensa desde donde el Gobierno golpista catalán informó "sobre el desarrollo y el resultado del referéndum ilegal" y que Mediapro "produjo el vídeo [del] 1-O difundido por la cadena de televisión TV3 en el que se narraron los acontecimientos relacionados con el referéndum, se enaltecieron a las personas que fueron capaces de hacerlo efectivo y se difundieron los mensajes que interesaban a la causa independentista".

Los investigadores detallan que "los máximos responsables del movimiento independentista son conscientes de que en sus acciones de comunicación juegan un papel fundamental los medios de comunicación social" por lo que "contar con el soporte de un proveedor de servicios audiovisuales de la entidad Mediapro permitiría difundir el mensaje soberanista a un público mucho mayor".

El documento elaborado por la Guardia Civil detalla tres llamadas, captadas por los investigadores por orden judicial, en las que el ex cargo del Departamento de Economía Josep Maria Jové habla con varias personas sobre la supuesta implicación de Roures en el proceso soberanista y detalla que pretendían crear un "documental que tenía que girar alrededor de todos porque se trataba de hacer un documento para la historia", posiblemente en referencia a la producción de Mediapro respecto al 1-O.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial