AGLI Recortes de Prensa   Domingo 8 Julio 2018

España aumentaría su PIB un 5% reduciendo el tamaño del Estado
Diego Sánchez de la Cruz  Libertad Digital 8 Julio 2018

Desde hace varias semanas, Pedro Sánchez ha insistido en que España necesita recaudar más impuestos para financiar un Estado del Bienestar "de primera". De hecho, el nuevo presidente ha defendido abiertamente un aumento de los ingresos de Hacienda equivalente a 40.000 millones de euros. Sin embargo, aunque el líder socialista parece asumir que más gasto deriva en más eficiencia, la evidencia empírica nos dice algo muy distinto.

Un informe especialmente influyente en este sentido es el que publicó la OCDE en 2016. Firmado por Jean-Marc Fournier y Asa Johansson, el documento se centra en estudiar el nivel de efectividad observado en el gasto público de los países desarrollados. La conclusión del trabajo es clara: cuanto más aumenta la recaudación, menos crece la economía y menos efectividad tienen los distintos programas financiados por las Administraciones Públicas.
https://www.oecd.org/eco/The-effect-of-the-size-and-the-mix-of-public-spending-on-growth-and-inequality-working-paper.pdf

España ocupa el puesto 23 en el ranking que mide la percepción de eficiencia del gasto público en la OCDE. Por detrás de nuestros países aparecen nueve jurisdicciones, entre ellas Italia y Grecia, que ocupan el último puesto de la lista. En el extremo opuesto, como ejemplo de mayor eficiencia, figuran países del Norte de Europa: Finlandia, Dinamarca, Suecia, Noruega…

Jean-Marc Fournier y Asa Johansson muestran que el aumento del PIB derivado de los aumentos del gasto público arroja una curva decreciente. Por tanto, perseguir las recetas que favorece Pedro Sánchez redunda en una desaceleración económica que, de hecho, puede llegar a traducirse en un escenario de recesión. Disparar los impuestos no sale gratis.

La recomendación que hace el informe de la OCDE es totalmente opuesta a las tesis de Pedro Sánchez. Jean-Marc Fournier y Asa Johansson consideran que España es uno de los países desarrollados que más puede aumentar su PIB si reduce el tamaño del Estado.

En el caso de Italia, Grecia o Francia, las ganancias de un programa de austeridad serían especialmente elevadas. España no se mueve en cifras tan significativas, pero sí podría disparar un 5% el tamaño de su economía si, en vez de ampliar la recaudación y el gasto público como sugiere Sánchez, hace todo lo contrario y contrae el tamaño de las Administraciones y el alcance de los impuestos.

La derecha necesaria
Con Pablo puede salir mal, con Soraya no puede salir bien
Hermann Tertsch ABC 8 Julio 2018

España no tiene el gran partido de la derecha política sana, razonable, lógica, sensata y democrática que necesita. De una derecha orgullosa de serlo y decidida a defender su ideario y su proyecto. Con respeto a sus adversarios democráticos pero con firmeza en la exigencia de ese respeto de los demás. Si en su día el PP surgió para serlo, hace tiempo que se frustró la esperanza de que fuera la fuerza inequívoca de defensa de la propiedad y la libertad, de la ley y el Estado de Derecho, de la unidad nacional y sus símbolos e instituciones, el respeto a la tradición y el culto a la historia común, de la libertad religiosa, del derecho a la vida, los fundamentos judeocristianos, culturales y de civilización, libertad económica y guerra al abuso fiscal, fin del despilfarro, racionalización de Estado y territorialidad, defensa de la libertad de educación, de la lengua española y de los derechos del individuo y la defensa occidental. De ser la fuerza que proclame, sin salvedades ni excusas, que la nación, la legalidad, la libertad individual y la propiedad son pilares de un proyecto defendido con firmeza, entusiasmo y la convicción de saberlo la mejor senda para una España libre y próspera en Europa.

En España aún hoy se «proclama» uno de izquierdas, pero se «confiesa» o «reconoce» de derechas o, peor, de «centroderecha». El ridículo complejo del franquismo, que la izquierda tan bien alimentó, ha tenido paralizados a todos los que tenían talento y posibilidades para luchar por todo ello. Ha hecho estragos el miedo a perder el carnet de ciudadano de pleno derecho por ser tachado de facha o franquista. Y es que la cobardía es una plaga nacional. Con esa eficaz mordaza se ha silenciado todo el discurso en defensa de la libertad como fuente de felicidad y de riqueza imprescindible -en la educación, en la universidad, en el debate público y en los medios de comunicación- para que una sociedad abierta y moderna genere la savia necesaria para renovarse y regenerarse. A los complejos clásicos alimentados con la cantinela mentirosa del antifranquismo se suma la debilidad conceptual y de criterio de una derecha blanda, acomodaticia y falta de convicción. Todo ello se degradó bajo su ahora jubilado presidente hasta la total negación de promesas y principios, desprecio de los valores y rechazo a quienes los recordaban por parte de un PP y un gobierno dedicados meramente a su propia supervivencia en el poder.

Tras el nada honorable capítulo de la moción de censura, la derecha española tiene la oportunidad de acabar con muchos de sus pecados originales. Bajo la presión de otros dos partidos que le disputan el espacio de la derecha nacional, que son Ciudadanos y Vox. El PP tiene una opción de renovarse con ese profundo cambio de actitud que marca la candidatura de Pablo Casado. O hundirse con la continuidad de la mayor culpable de los peores estropicios. El PP puede desaparecer también con Casado. Con Soraya Sáenz de Santamaría parece garantizado.

El caballo ganador y la yegua de Troya
Federico Jiménez Losantos  Libertad Digital 8 Julio 2018

Aunque la ganadora de la primera vuelta de las elecciones internas del PP haya sido SSS gracias al censo sucio andaluz (o sea, sin limpiar ni depurar como Madrid) manejado por Javier Arenas Bocanegra, Moreno Bonilla y otros acreditados perdedores, el vencedor moral y seguramente material en la segunda vuelta será Pablo Casado, única garantía de que el PP no será enterrado en la cripta de UCD por el sepulturero democristiano. Es verdad, como decía aquí el domingo pasado, que no tenemos garantías de que Casado no acabe traicionando los viejos principios del PP, como hizo a medias Aznar y ha hecho por completo Rajoy. En cambio, tenemos la seguridad de que Soraya no traicionará lo que jamás ha conocido salvo para combatirlo, apuñalarlo por la espalda y entregarlo atado a sus televerdugos. Con Casado, cabe alguna duda. Con Soraya, ninguna. Es la muerte del PP.

El bache en el ADN de Doña Diáloga
Ayer, en El Mundo, Soraya concedía una minientrevista de género, de ésas con el sexo por delante y las ideas por detrás: el machismo antañón, ahora femirrojo, en el que la mujer es, ante todo, mujer, no un ser humano más; y es censada como un sexo que necesita protección -ayer la del varón, hoy la del Estado- con leyes discriminatorias que niegan cualquier igualdad ante la ley de las personas, tengan lo que tengan entre las piernas. La mujer que, según Margallo, ha tenido más poder en España desde Isabel II, acaso desde Isabel la Católica, aunque para usarlo infinitamente peor, dice:

¿Se ve como la primera mujer presidenta del Gobierno?
Sí. Y creo que sería para el partido y para España algo muy positivo, para practicar con hechos la igualdad de oportunidades que forma parte del proyecto del PP y que están demandando muchísimos españoles. Yo creo que ya va siendo hora de que haya una mujer presidenta del Gobierno.

O sea, que la discriminatoria Ley de Violencia de Género, que en su día prometió derogar el PP, como la de Memoria Histórica, y no derogó, es ahora el horizonte ideológico de esta descuidera de las frases hechas. Ayer, cualquier política del PP hubiera dicho que lo importante es que la persona esté capacitada para ejercer un cargo, cuyo desempeño es bueno o malo para todos los españoles, tengan el sexo que tengan, incluso si no tienen. Y que la meritocracia establecida en el PP, incluso antes en AP, ha llevado a los cargos más importantes del Estado a mujeres que estaban porque valían, no por el lavabo en el que entraban. Esa igualdad de oportunidades en el PP ha tenido al frente del Gobierno y el partido a dos mujeres: ella y Cospedal. ¿No va siendo hora de que concilien y dejen paso a un hombre bastantes años más joven?

Pero lo mejor es el truco que se saca Soraya de la manga bocanegra para no enfrentarse a Casado en segunda vuelta, según las normas de su siervo Maíllo que ella misma recordó a Casado cuando pidió que pudieran votar todos los afiliados y no sólo los inscritos: "Las normas están para cumplirlas". Y añadieron al unísono las ashishinas: "No se pueden cambiar a mitad del partido". Esta es la nueva doctrina racista de Baby Macbeth:

"Yo soy la lista más votada en un partido en el que la defensa de que gobierne la lista más votada forma parte de nuestro ADN. Siempre lo hemos defendido. Por eso, desde el aval que da ser la lista más votada, y serlo en la mitad de las circunscripciones, trabajaré por la unidad."

Ese "ADN del PP" tiene más baches que el que nos achaca Torra. No ha habido un congreso abierto desde el de Hernández Mancha y Rajoy ha incumplido en los diez años de privanza sorayina, que son los de la traición al PP de Aznar, todos los plazos legales para convocar congresos. ¡Hasta tres años de retraso acumuló! ¿Desde cuándo está en "el ADN del PP" eso de votar o que mande la lista más votada, si sólo ha votado Don Dedazo?

Sin que le acoten o repregunten, Soraya confunde maliciosamente el que gobierne la lista más votada, que el PP ha pedido cuando no ha tenido mayoría parlamentaria, municipal o autonómica para gobernar, con que lo haga la lista más votada en primera vuelta, que puede no serlo en segunda. Es una trampa tan grosera que llamarla saducea, en recuerdo de Torcuato Fernández Miranda, resulta demasiado injusto. ¡Qué zafiedad intelectual!

La culpa del Golpe es de Arrimadas
Hay una razón fundamental por la que Soraya no debería seguir ni al frente ni a la cola del PP ni de ningún otro partido español: su estrategia de contemporización, financiación y colaboración con el golpismo catalán. Ha sido tan descarada, tan obscena, tan corrompida y corruptora esa política, que todo lo que se ha hecho hasta ahora y pueda hacerse en el futuro para defender a la Nación y el orden constitucional, deberá hacerse contra ella. Los dos refrendos golpistas, presentados por ella como actos insignificantes que no alteraban la legalidad vigente ni la vigencia de la legalidad. Durante años, representó la "política de diálogo" con los separatistas que este año pasado, en Septiembre y Octubre, se tradujo en un Golpe de Estado a plena luz del día, sin que ella fuera capaz de prever ni la existencia de las urnas, ni la financiación de los preparativos, ni la huida de los responsables, con Puigdemont a la cabeza. Ni el CNI que ella dirigía, ni el Ministerio del Interior, a ella subordinado, nadie se enteró de nada. Humilló a la Policía haciéndola subirse al "Piolín" en vez de a los barcos de la Armada. Millo, el nacionalista que ella nombró delegado del gobierno, insultó después a la policía y lloriqueó por la carga que le ordenó el juez.

Hizo más. Fue tan cobarde que llegó a pedir públicamente al todavía Presidente de la Generalidad, después del Golpe, que simplemente dijera que no había proclamado la República, como acababa de hacer, para no tener que aplicar la Ley, el artículo 155 de la Constitución. "Nunca nadie lo ha tenido tan fácil", dijo la Abobada del Estado, humillando lo que debía defender. Toda su cobardía, complicidad y vileza terminó en fracaso. Pero tras haber arrastrado los principios, pignorado la Ley e incumplido sus obligaciones básicas, va y presume de encabezar la resistencia al golpe.

Como si no hubiera hecho nada, le preguntan: "Si es presidenta del PP, "¿qué planteará para recuperar al partido en Cataluña?". Y responde:
"En Cataluña por primera vez los constitucionalistas se han movilizado y creo que a ello contribuyó el Gobierno y el PP. No se había producido nunca. Lo que hay que hacer es fortalecer allí la presencia del Estado. Ésa es la clave. El Estado es el Gobierno pero también los partidos políticos. Es un momento para sentarse, buscar la unidad del PP catalán y conectar con esa movilización social que demanda mayor presencia en Cataluña. Yo he hecho un enorme esfuerzo de presencia allí, a veces pública, muchas veces privada, hablando con mucha gente, otras solamente acompañándoles. Necesitan que les acompañemos, que no se sientan solos. Pero para eso el Estado tiene que estar muy presente. No hay soluciones inmediatas cuando los independentistas pueden estar en el entorno de los dos millones de votantes, pero el resto hasta los cinco son constitucionalistas. Es una pena que Arrimadas no haya sabido visualizar la victoria del constitucionalismo. Creo que es hora de que el PP haga esa visualización."

Perdón por la larga cita, pero semejante mendacidad pide literalidad. Ahora resulta que no fue el Rey sino Mariano, o sea, ella, la que sacó a la calle a un millón de personas con banderas nacionales. Sólo por modestia sus televisiones no lo retransmitieron. Y la culpa de la falta de "visibilidad" del "triunfo del constitucionalismo" la tiene Inés Arrimadas, que ha sacado diez veces más escaños que el PP. Fue Soraya la que se negó a recurrir el voto delegado de Comín, como pidió Inés, permitiendo así la elección del catanazi Torra, porque era una imposición del PNV para apoyar a Rajoy. ¡Y ahora resulta que la que plantó cara al golpe no fue Inés sino Soraya! La que de vez en cuando iba de visita y daba millones a los medios del Golpe, dando lecciones a la enemiga más visible del separatismo. ¡Sin Vergüenza!

¿Por qué teme Soraya a la segunda vuelta?
Y si ha sido la más votada, la que ha ganado, la que tiene tanta gente a su favor, ¿por qué quiere Soraya saltarse sus propias reglas y evitar que haya segunda vuelta, aunque sólo voten compromisarios y no afiliados? Si tanto apoyo disfruta, ¿por qué renuncia a él? ¿Por humildad o por pánico?

Sucede que, por más trampas que haga Arenas Bocanegra y por más que pese el sucio censo sin limpiar de Andalucía, cortijo de sus derrotas, a Soraya sólo la ha votado el 34%. El otro 66% no la puede ni ver. Y aunque cuente por regiones rebañiegas los compromisarios, cada uno podría votar en secreto al único que puede suponer la continuidad del PP, mientras que ella sólo asegura su inmediata fractura y disolución a corto plazo. Por eso miente, presume de lo que debería avergonzarla y quiere que no se vote más. Es que a ella podrían no votarla. Y su fin acarrear el renacer del PP.

La gran pregunta es: ¿aparte de su ambición, representa Soraya algo en el PP? Pues sí: la sumisión al PSOE y el respaldo de cierta derecha a la reforma de la Constitución, o sea a la liquidación de la Soberanía Nacional. La Soraya de Godó, Cebrián, Roures y Ferreras es el caballo de Troya para destruir España desde dentro. Como, en su línea de sumisión a la Izquierda, asume la retórica sexista, operemos simbólicamente al caballo y dejémoslo en yegua, madera muda ante la ciudad de Príamo. Me cuesta no decir mula.

Un país de mierda.
Pedro de Hoyos Periodista Digital 8 Julio 2018

España está en el sitio que han querido los partidos. Los gobernantes con su ineptitud para gobernar y los opositores con sus egoísmos y su ineptitud para ser oposición.

Pero mientras tanto los ladrones se llenaban los bolsillos con nuestros dineros. Nos robaban en lo poco, escondiendo la seguridad social de un ayudante, o en lo mucho, robando de los ERE’s o de las obras públicas. Unos se lo llevaban a Suiza, otros se lo gastaban en mariscadas, otros lo repartían entre sus amigos. Solo los suyos.

Al tiempo los pobres eran más pobres, sus contratos más cortos y peor pagados, con mayores exigencias y con más compromisos. Sus salarios más reducidos.

Como los obreros no podían gastar y las empresas no tenían ingresos, los comercios se hundieron, despidiendo a sus empleados. Como los empleados no podían comprarse casa las constructoras se hundieron, despidiendo a sus trabajadores. Como los trabajadores no podían ir de vacaciones cerraron hoteles y restaurantes y despidieron al personal.

Pero nos seguían robando, de las empresas públicas, de los contratos, de las subvenciones, de los EREs. De las becas universitarias.

Los como los obreros no tenían ingresos seguían hospedados en casa de sus padres, viviendo de las pensiones de sus padres. Vivían sin casa propia, sin familia propia, sin vida propia. Solo hasta que los padres murieron. Cuando los padres murieron no hubo más y el país se fue a la mierda.

Pero mientras tanto los ladrones se llenaban los bolsillos con nuestros dineros. Mientras nos robaban en lo poco o en lo mucho, de los ERE’s o de las obras públicas. De las becas universitarias o de la Seguridad Social de un ayudante.

España está en el sitio que han querido los partidos. Pero los españoles siguen votándoles. Bueno, no siempre.

Ja, ja, ja... 13 ejemplos de políticos españoles con sentido del humor
No destacan los políticos españoles por su sutileza y sentido del humor sino más bien por su teatral artificiosidad, pero siempre hay excepciones.
El ataque de risa de Margallo en La Sexta tras defender Ferreras su independencia de Soraya.
Cristian Campos El Espanol 8 Julio 2018

1. "Si es demasiado perfecto, es probable que sea mentira" es una verdad periodística perfectamente aplicable a esas anécdotas políticas de cuya veracidad no ha quedado prueba documental alguna. Siempre queda la certeza, eso sí, de que si no fue el político el ingenioso sí lo fue, desde luego, el que se inventó la anécdota que se atribuye a ese político.

Es el caso de la historia atribuida a cierto diputado español republicano cuyos electores le reprocharon que no hablara jamás en el Parlamento. "Le hemos votado precisamente para que intervenga", le dijeron esos electores. "¿Cómo que no intervengo?", respondió él. "Miren lo que pone en el libro de sesiones: 'Rumores, gritos, pataleos, silbidos…'. Ahí estoy yo".

Demasiado ingenioso para ser cierto. Pero dejemos la puerta abierta a la posibilidad de que ese diputado haya existido alguna vez en la realidad. Si es así, que lo nombren Santo Patrón de los Diputados. Se lo merece más que nadie.

2. Que José Manuel García-Margallo no tenía la más mínima posibilidad en las primarias del PP frente a Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Casado y Dolores de Cospedal era una obviedad. Además, no hay asesor de comunicación sobre la faz del planeta capaz de disimular el desastre sin paliativos que supone haber recibido únicamente 680 votos de un total de poco más de 58.000. Pero el exministro de Asuntos Exteriores tuvo la salida más ingeniosa de la noche cuando apareció frente a los medios para reconocer su derrota y decir esto: "Quiero dar las gracias a los militantes que me han votado. Son tan pocos que podré hacerlo personalmente".

3. La Biblia del anecdotario parlamentario español es el libro Las anécdotas del Parlamento. Se abre la sesión, de Luis Carandell. Es ahí donde aparecen la mayoría de anécdotas que corren a día de hoy por internet, incluida la más famosa de todas ellas, el famoso "no es lo mismo estar dormido que estar durmiendo" de Sagasta que luego remató Camilo José Cela con su mítico y mil veces repetido "no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo".

4. Es en ese libro de Carandell donde aparece una de mis anécdotas preferidas. Ocurrió durante una sesión del Parlamento de la República. El diputado democristiano Ángel Ossorio y Gallardo se quejaba amargamente de las enormes desgracias que azotaban a la patria española cuando pensó que sería buena idea rematar su discurso tremendista con un sentido "¿¿¿Y qué será de nuestros hijos???". Desde el fondo del Parlamento, una voz le contestó: "Al suyo le hemos hecho subsecretario".

5. La anécdota de Ossorio y Gallardo ha tenido su remake involuntario gracias a una de las nuevas y flamantes consejeras de RTVE española. Esa Cristina Fallarás que se quejaba amargamente durante una charla de la época en la que "no podía alimentar a sus hijos" pero que reconocía, apenas unos segundos después, que lo que más había echado de menos tras su desahucio y su "entrada en la pobreza radical" era su crema hidratante.

Sí, lo de Fallarás es humor involuntario. Pero humor al fin y al cabo.

6. Ángel Ossorio y Gallardo parece haber sido la principal influencia del discurso político de Podemos, una pesadilla barroca de tremendismos, desesperanzas y malos augurios que parece haber sido diseñada por un grupo de politólogos tras una indigestión por sobredosis de garbanzos negros: pobreza infantil, miseria obrera, exilio de los jóvenes, cultura de la violación, franquismo sociológico…

No es el sentido del humor, en definitiva, la principal característica de la estrategia política de Podemos. Pero hasta un reloj parado acierta la hora dos veces al día, y Podemos acertó con ese vídeo promocional del programa Salvados en el que Iglesias y Errejón se reían de su omnipresencia en los programas de La Sexta.

7. Mariano Rajoy ha dejado muchas dudas tras su marcha. La principal de ellas, la motivación última de su desprecio por la iniciativa política, que es lo mismo que decir por la política. Nadie duda, sin embargo, que Mariano Rajoy era un excelente orador con un fino sentido de la ironía. Esto es, cuando andaba despierto.

De sus muchas salidas ingeniosas me quedo con la que le atizó en el Congreso de los Diputados a Pedro Sánchez, en agosto de 2016, cuando este andaba instalado en aquel machacón "no es no" que tanto daño hizo al PSOE: "No abuse, señor Sánchez. Me ha dicho que no y es suficiente. No hace falta que me lo argumente. He entendido todas las partes del no".

8. Inés Arrimadas lo tiene fácil. Frente a ella se encuentran tres partidos separatistas instalados en el delirio y para los que Cataluña es una república independiente oprimida por una potencia extranjera. Inmejorable materia para la sátira política, como se puede observar.

Para los anales, aquella ocasión en la que Marta Rovira, de ERC y ahora fugada de la Justicia, le afeó a Inés Arrimadas -que acababa de ganar las elecciones autonómicas catalanas- que hablara "como si hubiera ganado las elecciones". La frase de Arrimadas "es que eso [la negación de la realidad de Marta Rovira] ya no es un tema político, es de otro ámbito" quedará para la posteridad en el diario de sesiones del Parlamento autonómico catalán. No hay manera más elegante de mandar al contrincante al psiquiatra para que le ajuste las tuercas que le bailan.

9. No es fácil ser Rey en España. Felipe VI no lo tiene fácil, con los populismos nacionalistas y de izquierdas abogando por una república en el mismo instante en que ocupa el Gobierno el presidente con los apoyos más endebles en cuarenta años de democracia.

Pero tampoco lo tuvo fácil Fernando VII, del que se cuenta que se le erizaron todos los pelos de la cabeza cuando Francisco Martínez de la Rosa le habló de su proyecto de crear un Parlamento de dos Cámaras: "¿¿¿DOS??? ¡¡¡Pero si no puedo con una!!!" dicen que contestó.

10. Pero para maravilloso, el exabrupto atribuido al presidente del Poder Ejecutivo durante la Primera República, Estanislao Figueras: "Ya estoy hasta los cojones de todos nosotros". Sincera confesión que recuerda al viejo chiste de Chumy Chúmez en la portada del Hermano Lobo de 2 de agosto de 1975: "¡O nosotros o el caos!". "¡¡El caos, el caos!!". "Es igual, también somos nosotros".

11. A Francisco Cambó se le atribuye esta respuesta a Santiago Alba: "El señor Alba se empeña en que seamos separatistas. ¡No logrará su intento! ¡Le hemos cogido gusto a la política general!". Nótese la diferencia con los líderes actuales del catalanismo, esos que han perdido el gusto por la política general, es decir la nacional, en beneficio de la regional.

12. La penúltima de las anécdotas de esta lista hay que atribuírsela a Fernando Álvarez de Miranda, el primer presidente del Congreso de los Diputados tras la promulgación de la Constitución del 78. Cuentan los diarios de sesiones que durante un debate parlamentario, el diputado catalanista Ramón Trías Fargas, que tenía en ese momento el turno de palabra, le pidió un poco más de tiempo para desarrollar su exposición.

Trías Fargas: Déjeme el señor presidente tres minutos más, pues estas cosas no se han podido decir durante cuarenta años.
Álvarez de Miranda: Si todos los que no han podido hablar durante cuarenta años lo hicieran durante tres minutos, no terminaríamos nunca.

13. "Ole sus cojones. Yo le voto". Vale la pena dedicarle cuatro minutos a la historia, explicada por Julio Anguita durante una asamblea local de IU, de cómo el más fiero de los ultraderechistas de Córdoba acabó prometiéndole el voto al más fiero de los comunistas de la ciudad. La política ya no se hace así. Por suerte o por desgracia: eso lo deciden ustedes.

Estallido de violencia en las "no-go zones" francesas
www.latribunadelpaisvasco.com 8 Julio 2018

Nantes: bandas de fánaticos islamistas, radicales de extrema-izquierda y hordas de delincuentes convierten a Francia en un polvorín multicultural

Francia teme que Nantes sea un "polvorín" cuya explosión haga arder a los suburbios de París y otras grandes ciudades, donde los guetos multiculturales y las "no-go zones" son un campo de minas que puede estallar en cualquier momento. Según relata el periodista Juan Pedro Quiñonero, "noche tras noche, desde el martes pasado, los barrios de Breil, Bottière, Bout de Pavés, Bellevue y Dervallières, en la periferia suburbana de Nantes, son víctimas del mismo escenario inflamable: cuando cae la noche, bandas de adolescentes y jóvenes atacan edificios públicos, coches y comercios, que son apedreados o incendiados. Gendarmes y agentes antidisturbios responden rápida y expeditivamente, neutralizando los estallidos de violencia, que vuelven a repetirse en otro barrio, horas más tarde".

La instrucción del caso de Aboubacar Fofana (22 años), delincuente habitual muerto a tiros de un gendarme cuando intentaba rehuir un control policial, ha añadido confusión e incertidumbre. El CRS (miembro de las Compañías Republicanas de Seguridad, antidisturbios) que disparó al joven de origen magrebí, fichado por la policía, comenzó dando una versión que él mismo ha desmentido días más tarde. Según su primer relato, el autor del disparo mortal habría actuado "en defensa propia" y Fofana habría intentado darse a la fuga antes de atropellar a los CRS que deseaban interrogarlo, con una maniobra "muy brusca" de su coche. En la segunda versión, emitida ya cuando políticos, instituciones y medios de comunicación habían comenzado a airear las banderas de la "islamofobia" y de la "violencia policial", el joven magrebí habría sido víctima de un "disparo accidental".

Y continúa diciendo Juan Pedro Quiñonero: "En Nantes, como en la periferia de París, las bandas de jóvenes (magrebíes y subsaharianos, muy mayoritarios) viven al margen de los códigos culturales, sociales y políticos convencionales. La desintegración familiar y la precariedad más absoluta coinciden con una escolaridad ultradeficiente y una integración muy rudimentaria".

"Aquí y allá, las mafias que trafican con seres humanos, estupefacientes o armas ofrecen dinero fácil, la prostitución infantil y adolescente crea 'asociaciones' de nuevo tipo, y la violencia callejera se convierte en un 'deporte' de nuevo cuño, en detrimento de la seguridad ciudadana más elemental.

La noche del miércoles al jueves, los bomberos de Nantes (285.000 habitantes) recibieron más de mil llamadas de hombres, mujeres o familias que decían sentirse amenazados ante el espectáculo nocturno de los coches incendiados, los comercios asaltados a pedradas o cócteles molotov.

La violencia "tarantina" que se propaga por Nantes y su periferia desde hace varios días se percibe en París y el resto de Francia como un síntoma inquietante. Reaparece el fantasma de un "verano caliente" en capitales de provincia con semejantes problemas de radicalización islamista y delincuencia multicultural. Especialista en sociología de los suburbios, Louis de Saint-Amour analiza la crisis de este modo: "Es un clásico en la historia de las crisis de la 'banlieue' (barrio), desde 2015, cuando el gobierno de la época tuvo que recurrir al ejército para restaurar el orden. El escenario es siempre el mismo. Un incidente, con o sin derramamiento de sangre, mete fuego a estallidos de violencia, que no es fácil sofocar. Nadie sabe si Francia vivirá o no vivirá un verano caliente. Pero el gobierno debiera tomar medidas preventivas".

El periodista, escritor y editorialista de Le Figaro, Ivan Rioufol, nacido en Nantes y que trabajó como informador en esta ciudad desde 1976 a 1984, explica que, entonces, a mediados de los años ochenta del pasado siglo, la ciudad era muy tranquila, incluso en sus zonas más populares. "Hoy, Nantes se ha convertido en el Líbano. La historia de esta ciudad es la historia de la Francia reciente".

Rioufol recuerda cómo en 1984 realizó una investigación periodística sobre la mezquita de Malakoff, situada frente al antiguo estadio Marcel Saupin de la ciudad. "Esta antigua capilla de San Christopher, construida después de la guerra, fue dada por el obispo para el culto musulmán en 1980. En poco tiempo, lo que comenzó siendo un pequeño centro de culto se convirtió en una construcción apta para 1.200 personas con un minarete de 17 metros. A esa mezquita-catedral se agregaron otras cuatro mezquitas a lo largo y ancho de la ciudad, sin tener en cuenta las que existen en las zonas vecinas. Esta influencia del Islam ha ido acompañando permanentemente al nuevo asentamiento de barrios de la clase trabajadora, bajo el estímulo de los sucesivos municipios socialistas. En Nantes, como en otros lugares de Francia, la indiferencia de las autoridades públicas ha permitido que una contra-sociedad, principalmente islámica, se consolide en sus territorios. Breil, Malakoff, Dervallières son los nombres de las fortalezas que rompen con la República. La policía y los gendarmes que arriesgan su vida en esos territorios son vistos frecuentemente como fuerzas de ocupación. Ha llegado el momento de preguntarnos quiénes son los responsables de todo esto".

Hablar de "zonas de exclusión" en Francia era, hasta hace poco, tabú, a pesar de que las Administraciones llevan décadas hablando de "zonas sensibles". Hasta tenían una lista de ellas, que incluye cinco pertenecientes a Nantes. Pero hablar del tema se consideraba "racista" o "islamófobo", casi siempre ambas cosas. En mayo de 2016, Patrick Kanner, ministro francés de Áreas Urbanas, acosado por los periodistas, reconoció por fin la verdad: "Nos consta que hoy existe un centenar de barrios en Francia que presentan posibles similitudes con lo que ha ocurrido en Molenbeek". Se estaba refiriendo al tristemente conocido barrio de Bruselas, controlado por el salafismo, que se ha convertido en el epicentro de la yihad en Europa.

Tal y como explica el experto Yves Mamou, lo que es una novedad es que las zonas de exclusión ya no se limitan a los suburbios, donde los migrantes y musulmanes han solido concentrarse. Las zonas de exclusión, mediante la inmigración masiva, han surgido ahora en el corazón de París, Burdeos, Toulouse, Marsella, Grenoble y Aviñón; distritos "privatizados" por doquier por una mezcla de traficantes de drogas, fanáticos salafistas y bandas juveniles islámicas. Las principales víctimas son las mujeres. Ellas —tanto las musulmanas como las no musulmanas— son acosadas, y algunas agredidas sexualmente.

Los políticos, como de costumbre, están plenamente informados de la situación que se le infringe a las mujeres. Un informe de 2014 del Alto Comisionado para la Igualdad reveló que en las llamadas "áreas urbanas sensibles" aproximadamente una de cada diez mujeres ha sufrido violencia física o sexual.

Otro informe entregado al Gobierno en septiembre de 2016, de la organización France Médiation, aportó detalles significativos:
Las áreas públicas están "ocupadas" exclusivamente por hombres "estacionados" en ellas, y a las mujeres apenas se les permite pasar a través de ellos. [...]

No es un caso único en esta ciudad: en los últimos diez años, las mujeres se han visto excluidas de los espacios públicos.

"Tienes que alejarte, no provocar. Siempre salgo con mis hijos y así no hay problemas".

En algunos lugares, los grupos de hombres "monopolizan" los espacios públicos y a veces bloquean los accesos a los edificios.

Las mujeres se ven obligadas a evitar el ascensor para esquivar las miradas y comentarios que a veces son desagradables. Tienen que subir por las escaleras —sucias y oscuras— varias plantas.

Las cafeterías están ocupadas exclusivamente por hombres; las mujeres no se atreven a entrar en ellas, evitan incluso pasar por delante.

A pesar de todo ello, el presidente Emmanuel Macron ha reducido sustancialmente los planes para rehabilitar las 'banlieues' (Zones Urbaines Sensibles -ZUS-) de Francia, y en su lugar ha pedido a los alcaldes y asociaciones locales de la sociedad civil que encuentren soluciones a nivel de base.

Miklós Cseszneky. Experto en Relaciones Internacionales
“Las zonas prohibidas”, una obra que alerta del suicidio de Occidente
 latribunadelpaisvasco 8 Julio 2018

Raheem Kassam, el conocido redactor de Breitbart News, publicó hace unos meses “Zonas prohibidas: ¿Cómo llega la ley charía a un barrio cerca de ti” (No Go Zones: How Sharia Law Is Coming to a Neighborhood Near You) – en el que intenta profundizar en el delicado asunto de la inmigración musulmana y sus efectos en las sociedades occidentales. En su obra, Kassam hace preguntas fundamentales con respecto a las zonas prohibidas (no go zones) de mayoría musulmana. ¿Existen? ¿Dónde están? ¿Pueden los no musulmanes entrar allí? Algunas de las respuestas sorprenderán al lector.

En las primeras páginas de su libro el autor define el concepto de “zona prohibida”como: “Un área en la que la probabilidad de ser atacado, abordado o maltratado por la apariencia de uno o debido a la intolerancia de los ciudadanos, es más alta en promedio que en cualquier otro lugar de la ciudad o país en cuestión. Una zona prohibida puede referirse a un área donde la policía necesita la autorización o el permiso de una figura religiosa o líder comunitario antes de entrar, o donde el estado de Derecho se ha desmoronado o ha sido suplantado por un conjunto de reglas extranjeras.”

Con el objetivo de ampliar su previa experiencia personal y para obtener información de primera mano, Kassam ha viajado a diferentes países occidentales y visitado varios barrios de inmigrantes, que mantienen lazos alarmantes con el terrorismo islamista, y en los cuales, los forasteros no son bienvenidos: desde Malmö (Suecia), Molenbeek (Bélgica) y Roubaix (Francia), hasta Dearborn (Michigan) y Minneapolis (Minnesota), en los Estados Unidos. “Las zonas prohibidas” también contiene entrevistas exclusivas con conocidos expertos y políticos, como Daniel Pipes, Steve Emerson, Sebestyén Gorka, Oliver Lane, Ami Horowitz, Nigel Farage, Geert Wilders, Marion Maréchal-Le Pen y Viktor Orbán. Asimismo, incluye mapas y diagramas que demuestran la correlación entre la formación de guetos radicalizados y la inmigración masiva de musulmanes.

Las investigaciones de Kassam intentan demostrar las consecuencias negativas de un cóctel letal, cuyos principales ingredientes son la inmigración masiva, el fracaso de la asimilación, el fundamentalismo islamista y los prejuicios izquierdistas y antioccidentales de muchos medios y políticos. Para apoyar su tesis, el autor analiza una amplia gama de fuentes: estadísticas, encuestas, bases de datos gubernamentales etc. Por ejemplo, en el Reino Unido, su país natal, el 18 por ciento de los jóvenes musulmanes no informaría a la policía sobre un ataque terrorista planeado. Así mismo, el 40 por ciento de los musulmanes británicos está a favor de la introducción de la ley sharia en Inglaterra.

Kassam considera que las cada vez más patentes restricciones a la libertad de expresión en los países occidentales son una fatídica e implícita manifestación de la sharia. La acusación rutinaria de islamofobia contra cualquiera que critique el islam, o siquiera indague sobre sus doctrinas y prácticas, es un buen ejemplo de la creciente censura político-religiosa.

En el prólogo de su libro, Kassam reconoce que separar las emociones de este debate es difícil, sobre todo para alguien como él, nacido y criado en una familia musulmana, y que todavía tiene muchos amigos y familiares musulmanes practicantes. Sin duda, el autor hace un gran esfuerzo por ser factual y objetivo, pero no consigue la gran síntesis que pretende. “La extraña muerte de Europa” de Douglas Murray está mucho mejor escrito y aborda el tema con más profundidad. Sin embargo, los defectos de estilo y metodológicos de “Las zonas prohibidas” no son óbice para que se convierta en una de las lecturas más relevantes de nuestros tiempos. Puede que Kassam se equivoque en un par de detalles, o que algunas de sus suposiciones estén poco fundamentadas, pero las cuestiones que se plantea en su obra son todas válidas e importantes. Las respuestas que demos a esas preguntas incómodas e inquietantes determinarán el futuro de la civilización occidental.

(Kassam, R. (2017). No Go Zones: How Sharia Law Is Coming to a Neighborhood Near You. Washington: Regnery Publishing.)
(*) Este texto fue publicado originalmente en la web Kosmo-Polis

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El Gobierno debe evitar concesiones a los soberanistas

EDITORIAL El Mundo 8 Julio 2018

El encuentro de mañana en Moncloa entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat servirá de termómetro para conocer los límites de la política que Pedro Sánchez quiere aplicar para hacer frente al desafío soberanista. El nuevo Ejecutivo socialista pretende recuperar la "normalidad" iniciando una etapa de conversaciones con Torra, a pesar de que éste ya ha advertido que sus objetivos inmediatos pasan por la libertad de los golpistas procesados y por la celebración de un nuevo referéndum de independencia. Dos pretensiones que no están en la mano del Gobierno. Con toda legitimidad, Mariano Rajoy se mostró siempre reacio al diálogo mientras los independentistas no abandonasen su actitud intransigente y contraria a la legalidad constitucional. Hemos de esperar que esta nueva política de distensión, cuyo primer paso ha sido el acercamiento de los encarcelados a prisiones en Cataluña, no derive en concesiones que vayan más allá de los límites de la Constitución.

En este sentido, reconfortan las declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno a este periódico. Con total rotundidad, Carmen Calvo afirma en la entrevista exclusiva que publicamos hoy que "no hay presos políticos en España" y que en nuestro país "no está reconocido ni existe el derecho de autodeterminación, como no lo está en ninguna democracia". Calvo, además, asegura categóricamente que no habrá un nuevo referéndum en Cataluña, aunque se muestra muy optimista con los resultados del artículo 155, cuya aplicación ella misma negoció con la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Lo cierto, sin embargo, es que la rapidez con la que se celebraron nuevas elecciones en Cataluña impidió una actuación más amplia y profunda contra las estructuras golpistas y propició una nueva victoria en las urnas de los independentistas, que vuelven a trabajar por dinamitar el consenso constitucional.

Pero además del respeto a la ley, el Gobierno tiene que dejar muy claro que no cederá ante ninguna de las peticiones independentistas que cuestione la soberanía nacional y rompa con la integridad y la solidaridad territorial. Varios sectores del PSOE se han manifestado públicamente a favor de una reforma de la Constitución de 1978 para convertir nuestro Estado de las Autonomías en una federación de estructura incierta. España es un proyecto político con una dilatada historia nacional, que en los últimos 40 años ha logrado consolidar un Estado democrático y de derecho en el marco de la Unión Europea. Sería irresponsable por parte de Sánchez continuar con su política de gestos hacia unos independentistas que han demostrado en muchas ocasiones despreciar la igualdad de todos los españoles ante la ley. Afirma la vicepresidenta que su Gobierno no es rehén de ninguna hipoteca con los nacionalistas que les ayudaron a llegar al poder. Además de ser cierto, debe parecerlo. Jugar a la ambigüedad sería temerario e imprudente.

Diez propuestas para encauzar (y resolver) la cuestión catalana

¿Qué hacer con Catañuña? La célebre pregunta no tiene respuesta oficial, pero sobre la mesa hay propuestas. Algunas estarán en el encuentro de este lunes entre Sánchez y Torra
Carlos Sánchez El Confidencial 8 Julio 2018

¿Qué hacer? La célebre pregunta de los revolucionarios rusos continúa sin respuesta. Desde luego, en Cataluña. Eso no significa, sin embargo, que no haya propuestas para resolver lo que en tiempos de la II República se llamaba 'cuestión catalana'. Las hay. Unas con más respaldo y otras con menos. Unas más atrevidas y otras más conservadoras. Unas más reformistas y otras más rupturistas respecto del 'statu quo' actual. Pero la hay. Todas, o casi todas, en una dirección: renovar el pacto constitucional de 1978, completamente superado para casi la mitad de los catalanes.

El Círculo de Economía de Cataluña (el Cercle) ha lanzado una de las últimas propuestas, pero antes lo había hecho un grupo de constitucionalistas liderados por el profesor Muñoz Machado; algún 'padre' de la patria (como Miguel Herrero); un expresidente del Gobierno (Rodríguez Zapatero) o, incluso, Units per avançar, las cenizas de lo que un día fueron los democristianos dentro de Convergència i Unió. También la diputada de Podemos, Carolina Bescansa, ha hecho la suya, aunque sin el respaldo de la formación morada. Igual que un variado grupo de politólogos, constitucionalistas o profesores de historia que reclama avanzar en el sentido de una reforma federal de la Constitución. O, por lo menos, caminar hacia lo que algunos constitucionalistas han denominado "incorporación de las técnicas federalistas" a la reforma de la Constitución.

Este es un sumario sucinto de las propuestas más destacadas que podrían estar en el inicio de las conversaciones entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quin Torra, que se reúnen este lunes. Las propuestas van más allá que una mera retirada de recursos de inconstitucionalidad presentados por el anterior Gobierno, como parece pretender Moncloa, o la recuperación de las comisiones bilaterales para resolver problemas competenciales. De hecho, van al fondo del asunto para hacer posible la célebre conllevanza orteguiana.

1.- Reconocimiento de Cataluña como una comunidad nacional. Esta propuesta la ha recogido el Círculo de Economía, y pretende el reconocimiento de Cataluña como comunidad nacional con fuertes elementos culturales y políticos propios. Esta demanda no supone la reclamación de privilegios respecto de otras comunidades que, como en el caso de las comunidades forales o las insulares, tienen también otros elementos diferenciales. Se trata, por lo tanto, de una cuestión más simbólica que real. El fuero antes que el huevo. Sin este reconocimiento —o alguno parecido— no será fácil encontrar un arreglo político estable.

2.- El nuevo Estatut como norma institucional básica de la comunidad autónoma. Existe un cierto consenso entre quienes buscan alternativas a la cuestión catalana en la necesidad de elevar el rango legal del Estatuto (ahora una ley orgánica) para convertirlo en la "norma institucional básica de la comunidad autónoma", tal como establece el articulo 147.1 de la Constitución. De esta forma, el Estatuto quedaría despojado de su función de distribución de competencias, que pasaría a corresponder en exclusiva a la Constitución. A cambio, el Estatut recogería todas las cuestiones internas exclusivas de la comunidad, como la lengua, la educación, la cultura, el funcionamiento interno del autogobierno en todos los ámbitos competenciales que le son exclusivos, la ordenación territorial, administración pública o la financiación. Para evitar la excesiva conflictividad competencial, lo que se propone es garantizar la participación de las comunidades autónomas en la determinación de las regulaciones básicas del Estado a desarrollar por los gobiernos regionales.

3.- El Estatut lo aprueba la Comunidad Autónoma y no es necesaria una consulta a todos los españoles. En todos los sistemas de distribución territorial del poder político, la norma institucional básica, la aprueba la entidad, la comunidad autónoma, la región, el estado federado o regional. No es necesaria, por lo tanto, una segunda consulta a todos los españoles. Esto es así debido a que el Estatuto no es una ley orgánica del Estado. No es una norma compartida, de doble sesgo. Solo es una norma autonómica y, por coherencia, solo la aprueba la comunidad afectada. Es evidente el riesgo de que esa norma vulnere la Constitución, pero para evitarlo se sugiere que el control constitucional se haga mediante un procedimiento previo y no a posterior, como sucedió con el Estatut de 2006, que fue descosido parcialmente por el TC después de ser respaldado no solo por el parlamento, sino también, por un referéndum legal. En palabras del documento coordinado por el profesor Muñoz Machado, "sería conveniente configurar al Estatuto como el equivalente a las constituciones de los territorios en los sistemas federales; subordinado, obviamente, a la Constitución".

4.- Senado. Hay consenso —entre otras cosas porque la propia Constitución de 1978 así lo establece—, en que es necesario transformar el Senado en una verdadera cámara territorial que aborde todas aquellas cuestiones que afectan a la cooperación intergubernamental y a la protección del autogobierno de las comunidades frente a las injerencias del gobierno y de la administración central. La reforma puede ir en el sentido de un modelo como el del Senado alemán o de otras formulas mixtas que existen en otros modelos de Estado similares al español. También existe un amplio consenso en que un Senado de representación territorial puede desempeñar un papel fundamental como órgano de integración, tanto para garantizar la participación autonómica en las decisiones del Estado como para reducir la conflictividad en el ejercicio de las competencias. Es paradójico, en este sentido, que una cámara sin apenas atribuciones, haya sido la que haya lanzado la 'bomba atómica' autonómica, que es la aplicación exhaustiva del artículo 155 de la Constitución.

5.- Financiación autonómica. Se parte de una realidad. Las actuales diferencias en recursos disponibles por ciudadano y año entre las distintas comunidades autónomas de régimen común y, especialmente, entre estas y los regímenes forales son muy elevadas. Lo que se plantea, en concreto, es que haya mayor correspondencia entre lo que se recauda en una comunidad y lo que se percibe posteriormente (el llamado principio de ordinalidad). Pero también mayor corresponsabilidad fiscal. Es decir, que haya mayor coherencia entre la capacidad para recaudar y para gastar, y que está en el origen de muchos desequilibrios fiscales. Se reclama, igualmente, la necesidad de incorporar a las comunidades forales a los mecanismos de solidaridad, como han pedido multitud de expertos en los últimos años. La generalización de los sistemas forales —para las CCAA que lo deseen— solo sería posible con mecanismos de cohesión. Algo que exigiría la incorporación de la financiación autonómica a la Constitución (hoy descansa en la Lofca, una ley orgánica).

6.- Capacidad normativa. En este punto, la mayoría de expertos pide redefinir la capacidad normativa, de gestión, de recaudación e inspección de las CCAA. De esta forma, se asegura, se mejorará la robustez del sistema a la vez que se promueve una asignación eficiente y una gestión mas responsable por parte de los gobiernos regionales. El modelo que se propone permitiría a las regiones recibir de forma directa, y dentro del mismo ejercicio fiscal, los ingresos que le corresponden.

7.- Agencia Tributaria compartida. Actualmente, existen muchas disfunciones. La recaudación va por un lado y la inspección por otro, principalmente en los tributos cedidos, Por ello, lo que se plantea es una coordinación efectiva entre la Agencia Tributaria y sus homónimas en las comunidades autónomas. Algo que exigiría, entre otras cosas, la interconexión informática entre distintas administraciones. Muchos expertos han sugerido la idea de crear una agencia tributaria compartida única, como existe en algunos países muy descentralizados.

8.- Reparto de recursos. Lo que está sobre la mesa es una mejora del actual sistema de reparto de recursos financieros entre las distintas CCAA con un mecanismo más transparente que asegure un nivel adecuado de equidad entre ellas. El objetivo es asegurar que todos los ciudadanos puedan recibir unos servicios públicos fundamentales equivalentes con independencia del lugar en que residan. O, dicho de otra manera, que dos individuos con el mismo nivel de renta y de necesidades pero que residen en distintos lugares de España puedan recibir unos servicios públicos básicos similares mediante una carga fiscal similar, lo cual exige acabar con el dúmping tributario entre comunidades autónomas.

9.- Participación de las CCAA en los órganos constitucionales. Actualmente, los parlamentos autonómicos no intervienen en la designación de los integrantes de distintas instituciones del Estado cuya actuación les afecta directamente, especialmente el Tribunal Constitucional. En Alemania, por ejemplo, los länder intervienen en la designación de los magistrados constitucionales.

10.- Disposición adicional en la Constitución. Esta vía la defienden algunos juristas y constitucionalistas, entre ellos Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. Básicamente, consiste en equipar a Cataluña con los territorios forales, cuyos derechos están amparados por la propia Constitución, que deja bien claro que "la actualización general de dicho régimen foral se llevará a cabo, en su caso, en el marco de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía". Obviamente, siempre que Cataluña participe en los mecanismos de cohesión y solidaridad interregional.

¿Y Carrillo, y Pasionaria, y Companys, y Stalin?
EDUARDO INDA okdiario 8 Julio 2018

Lo de la Memoria Histórica, acertadamente rebautizada por muchos españoles como Desmemoria Histórica, es un delito de lesa humanidad democrática. Lo mejor que hemos hecho en 500 años largos de historia en común ha sido el Pacto de la Transición, que supuso mandar al baúl de los recuerdos esas dos Españas acentuadas durante la Guerra Civil y prolegómenos pero que es tan secular como proverbial. ¿Acaso nadie recuerda ese formidable cuadro del no menos formidable Francisco de Goya y Lucientes Pelea a garrotazos, que data exactamente de hace 199 años? La España liberal frente a la absolutista, la afrancesada frente a la rebelde, los carlistas frente a los isabelinos, franquistas versus republicanos, en resumidas cuentas, Abel contra Caín. El cuento de nunca acabar.

Que no nos engañen ni nos tomen por gilipollas. Aquello no fue ni siquiera un intento del peor presidente de la democracia, José Luis Rodríguez Zapatero, de intentar ganar la guerra que habían perdido sus abuelos. No. Es todo mucho más sutil, creo yo. Representó ni más ni menos que un intento del Gobierno de España de tapar sus fracasos macroeconómicos en un año, 2007, en el que empezaban a salir del armario los peores síntomas de la brutal recesión que habría de llegar por culpa de un gasto público desbocado y del laissez faire-laissez passer con las entidades financieras de capital público. Lo que se dice una cortina de humo. Y de libro para más señas.

Lo peor de todo es que esta infausta ley pretendía situar la legitimidad democrática no en ese 1978 que fue un pequeño paso para cada uno de nosotros y un gran salto para España sino en un lejanísimo 1936 en el que unos malos empezaron a guerrear contra otros malos. Un 1936 que jamás se entendería sin ese otro golpe de Estado que fue 1934. El Frente Popular no hizo sino exacerbar las más bajas pasiones de comunistas, anarquistas, socialistas e independentistas (los mismitos, por cierto, que ahora gobiernan España), que se dedicaron a asesinar curas, a violar monjas y a practicar la tétrica costumbre de la saca y el paseíllo con todos aquéllos que para su desgracia no pensaban como ellos.

La tercera ley de Newton señala que “por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo (empuje), éste realiza una fuerza de igual intensidad, pero de sentido contrario sobre el cuerpo que la produjo”. Y eso exactamente es lo que se produjo, en términos políticos, naturalmente, en ese febrero de 1936 en el que las izquierdas tomaron la calle con las consecuencias por todos conocidas. Sus barrabasadas fueron respondidas por otras de igual proporción por parte de militares, tradicionalistas y monárquicos varios, que estallaron al contemplar la impunidad con la que se quitaba la vida al oponente político y religioso.

Un servidor, que se educó en la Institución Libre de Enseñanza, detesta tanto esas dos Españas como ama esa Tercera a la que dio nombre Salvador de Madariaga. La España de Ortega, Marañón, Claudio Sánchez-Albornoz, Menéndez Pidal y si me apuran del segundo Sainz Rodríguez, el bueno, el reconvertido, el arrepentido. La de los que querían una democracia liberal en la cual fuese posible vivir en paz, libertad y progreso. Esto es, la España que alumbró la Constitución de 1978, la que alumbró Adolfo Suárez y la que consolidó Felipe González.

Tal y como resalta hasta la saciedad el mejor hispanista vivo, Stanley G. Payne, la Guerra Civil constituyó una contienda “de malos contra malos”. Por eso no entiendo ese afán por presentar falsamente como unos bienaventurados demócratas a Carrillo, Pasionaria, Largo Caballero o Prieto y acertadamente como unos sátrapas asesinos a Franco, Sanjurjo, Mola y demás apóstoles del golpe de Estado de julio de 1936. Tan malos-malísimos eran los unos como los otros. Y tan cierto es que la franquista fue una dictadura fascista como que si hubieran vencido sus enemigos hubieran implantado una tiranía comunista a las órdenes de la Unión Soviética que, por cierto, no era precisamente una democracia sino una satrapía con miles de terribles campos de concentración (el gulag) en los que se asesinó a no menos de 100 millones de personas.

Aunque a mí me provoca mal fario esto de desenterrar cadáveres, me parece bien que el dictador Franco salga del Valle de los Caídos, que a mi juicio debería quedar como un lugar exclusivo para el culto religioso. Básicamente porque fue un tirano que asesinó a miles de personas amén de las libertades de los españoles durante 39 años. Pero antes de eso habría que retocar la Ley de Memoria Histórica para impedir ese embuste histórico que supone que los unos queden como los santos que no son y los otros como los diabólicos seres que sí fueron. Eso de dividir por decreto a los españoles entre buenos y malos es precisamente lo que hacían Franco y el Frente Popular.

La exhumación de Franco no puede ni debe quedar huérfana. Ha de ir acompañada de la exhumación de Santiago Carrillo del callejero de toda España. Conviene no olvidar que siendo un veinteañero este pájaro ordenó fusilar en Paracuellos del Jarama, en el lateral de una de las pistas de Barajas, a 6.000 personas, entre las que había un número ingente de religiosos, dirigentes de la CEDA y, ahí es nada, 50 niños. ¿Puede dar nombre a una calle un malnacido de este calibre? Obviamente, no, es una atrocidad ética. Hay que quitarle de inmediato ese vergonzoso honor en todas y cada una de las ciudades de España en las que el cartel del sádico asesino aparece al principio y al final de una vía pública, que normalmente no suele ser de segundo orden. Empezando, por cierto, por la que le otorgó Ana Botella.

Tan impresentable como que Lluís Companys tenga bustos, calles, avenidas y hasta ¡¡¡un estadio olímpico a su nombre!!! El presidente de la Generalitat firmó en los años 30 no una, ni dos, ni tres, ni 10, ni 100, ni 1.000 sino ¡¡¡8.129 sentencias de muerte!!! La mayoría curas y monjas y dirigentes de la CEDA en Cataluña. La desertización moral de la región quedó pocas veces tan clara como en 2001 cuando la Generalitat del ladronazo Pujol regaló al criminal el nombre del Estadio en el que se celebraron esos Juegos Olímpicos del 92 que representan lo mejor de lo mejor de la España constitucional.

¿Y qué me dicen de Indalecio Prieto que con su guardia personal, La Motorizada, se dedicaba a apiolarse a todo el que le apetecía? ¿O de un Largo Caballero al que en el callejero se le premiaron las 2.000 muertes que dejó tras de sí su Revolución de 1934? ¿O de esa Pasionaria más mala que la quina que en sede parlamentaria [Josep Tarradellas dixit] aseguró sin cortarse un pelo el 12 de julio de 1936 que era “la última vez” que hablaba allí un José Calvo-Sotelo que sería balaceado hasta la muerte 72 horas después? Cuantitativa y cualitativamente es mucho más impresentable el hecho de que Josif Stalin, el tirano soviético, goce del reconocimiento que supone una calle en la localidad madrileña de Torrejón de Velasco. Me cuentan que otras vías ilustres de municipios de España recuerdan al mayor asesino de la historia de la humanidad. Mientras, podemitas y socialistas quieren arrancar la placa de Santiago Bernabéu, cuyo único delito fue convertir al Real Madrid en el mejor equipo de la historia, y la de Salvador Dalí, que nos puso en el mapa de la cultura mundial.

Memoria Histórica, sí, pero justa y no revanchista. Que no olviden lo que apuntaron Cicerón y el gran Jorge de Santayana: “Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”. Se les olvidó apostillar que sucede lo mismo con los que la reescriben. Cuidado porque el guerracivilismo está otra vez en boga y cada vez estamos moralmente más cerca del 36. Mientras tanto yo grito al cielo ¡viva la Tercera España!

Sánchez y Torra, vestigios del franquismo
IÑAKI GIL El Mundo 8 Julio 2018

La cuadrilla está fascinada por los prolegómenos del encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra, mañana en la Moncloa, que va camino de dejar pequeña la cumbre Trump/Kim.

El Gobierno ha ofrecido «diálogo sin cortapisas» por boca, entre otros, de su vicepresidenta, Carmen Calvo. Y aquí se nota la mano del spin doctor de un Gobierno que sí comunica. Pudo decir sin condiciones, sin restricciones, que son sinónimos según el diccionario. Pero dijeron «cortapisas» que, según la Real Academia, procede del catalán antiguo. Detallazo. Gesto. Apertura. ¡Qué diferencia con el PP!

¿Y cómo respondieron desde la plaza de Sant Jaume? Pues, según uno de la cuadrilla que es un poco rotundo, con dos y un palito.

Los dos temas que Torra pondrá sobre la mesa son, en sus propias palabras: «Cómo culminamos el proceso de independencia, cómo hacemos efectiva esta república y cómo ejercemos los catalanes nuestro derecho de autodeterminación», y «la situación de los presos políticos y de los exiliados».

En La Moncloa suena Starman de David Bowie, que también era un friki: «Hay un hombre de las estrellas esperando en el cielo. Le gustaría venir a visitarnos. Pero cree que nos va a impresionar».

Tranquil, Pedro, tranquil. Diálogo. Sin cortapisas. El palito del temario es la existencia en Cataluña de «vestigios del franquismo». Toma. La cuadrilla se pone a investigar.

El viernes un periodista catalán le preguntó a la ministra portavoz, Isabel Celáa, por los «vestigios». «Alguno debe quedar» dijo, sin perder la compostura, que para eso es de Bilbao. Y en la misma intervención reiteró la voluntad del Gobierno de exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos aunque aún «no tiene la fórmula legal ni la fecha».

¿Vestigios? Hum... Y entonces caí en que un escritor, catalán, tiene el mapa de los vestigios del franquismo.

«La mayoría de los españoles vivos no conoció la dictadura [Franco murió en 1975, hace 43 años], ni siquiera la difícil etapa de la Transición, y tienen del franquismo una idea vaga, fomentada por el uso melodramático de aquella etapa desafortunada por parte de la literatura, el cine, el teatro y la televisión. Hay una industria del franquismo y del victimismo poco ética, pero inocua si no se la instrumentaliza y no perdura cuando acaba el espectáculo». ¿Será Pedro Sánchez, nacido en 1972, víctima del franquismo melodramático?

Sigo leyendo al arqueólogo de los vestigios, Eduardo Mendoza (Qué está pasando en Cataluña, Seix Barral): «Especialmente en Cataluña, la figura de Franco y su dictadura se sacan en procesión para justificar actuaciones o invalidar las del contrario». Quim Torra, que no había cumplido los 13 cuando murió Franco, es uno de esos costaleros.

El antifranquismo melodramático es componente esencial del relato independentista. Da igual que vayan a cumplirse 82 años del comienzo de la Guerra Civil. Parte de una visión idealizada de la República, borra sus excesos, funde a negro el franquismo y empalma con el recurso del PP al Constitucional contra el Estatut para culminar en la «brutal represión» del 1-O, «justificada» días después por el Rey Felipe VI.

En realidad, Torra es presidente autonómico porque tuvo más votos en el Parlament surgido de unos comicios autonómicos. Por mucho que hable del plebiscito del 1-O, del president en el exilio Puigdemont, de presos políticos y otras marcianadas.

Sus provocaciones han sido continuas, incluido el boicot al Rey. Sánchez, consciente de su debilidad parlamentaria, sólo ha respondido a la última. Impugnará la moción que el jueves aprobó el Parlament reafirmándose en la declaración fundacional del procés que ya fue anulada por el Constitucional. ¡Qué menos después del recibimiento que tuvieron los políticos presos tras su traslado a cárceles catalanas!

El Gobierno lo fía todo a que haya «reciprocidad» tras el encuentro en La Moncloa. Y a que su «agenda cargada de asuntos» se trate en un segundo encuentro.

Sánchez que, de modo más sutil, también vaporiza ese franquismo melodramático por su relato, hará algún gesto. ¿Anulamos el consejo de guerra que condenó a Companys? Lo hizo la Ley de Amnistía pero por dar gusto a Starman que no quede.

Mucha cordura van a tener que derramar Josep Borrell y el cuerpo diplomático. Bien hecho. Pero no estaría de más que alguien aquí (o sea, en Cataluña y Barcelona) responda a la ficción indepe. ¡Habrá que fichar a Manuel Valls!

Y leer a Mendoza: «Comparar el presente con el franquismo es una aberración que llega a extremos inadmisibles. No fue el Gobierno actual el que hizo fusilar a Companys. Lo hizo fusilar Franco pero no por ser catalán sino por ser el enemigo. Invocar en estos días su nombre con el propósito manifiesto de establecer un paralelismo roza la vileza en la medida que manipula a una víctima que merece todo el respeto».

Torra y el último «ahora» de Sánchez

Roberto L. Blanco Valdés La voz 8 Julio 2018

Las dos palabras más bellas de nuestro idioma no son ¡Te quiero!, sino ¡Es benigno!». Quien así habla, ¿cómo no?, es el genial hipocondríaco Harry Block que compone Woody Allen en Desmontando a Harry, una cinta inolvidable.

Si tuviéramos que escoger, ¿qué palabra definiría mejor a Pedro Sánchez? Podría ser «ahora», en su uso periodístico actual. Cuando en un titular se escribe «ahora» («El partido tal afirma ahora…», «El político cual sostiene ahora…») todo el mundo entiende que la persona u organización a quien va referida la noticia ha cambiado de posición. Y Sánchez -lo sabe todo el mundo- cambia de posición como cambia de camisa.

El último sonado «ahora» que ha protagonizado nuestro flamante presidente del Gobierno se refiere a las materias de las que está dispuesto a hablar con el de la Generalitat. Tras la vergonzosa y sectaria componenda con Podemos, el PNV y los golpistas catalanes para hacerse con el control de RTVE, Sánchez proclama «ahora», en pago de los votos recibidos, que no habrá límites en los temas que mañana tratará con Joaquim Torra. «Ahora», porque antes de ese apoyo de los partidos golpistas seguía habiendo un límite que conocía todo el mundo, en el que estaban de acuerdo el PP, el PSOE y Ciudadanos: que no se hablaría jamás de autodeterminación y referendo.

Tal límite no impide, claro está, que Torra pueda ir a la Moncloa a plantearle a Sánchez lo que quiera. ¿Cómo impedírselo? Pero su importancia simbólica esencial venía traduciéndose en un firme compromiso de los partidos constitucionalistas: su mutua lealtad en el absoluto rechazo a la pretensión de los nacionalistas de relacionar el problema catalán y lo que llaman el derecho a decidir.

El cambio de posición de Sánchez en un asunto de tanta envergadura, cuya respuesta agradecida por parte de los secesionistas fue aprobar de inmediato una moción de la CUP en el Parlamento autonómico reafirmando el proyecto de construir una república catalana independiente, solo puede tener dos posibles finales, ambos desastrosos. Que el presidente opte por buscar un chanchullo constitucional para colarnos la celebración de algún tipo de consulta, lo que sería el principio del fin del Partido Socialista. O que, pasándose de listo, se crea Sánchez que puede engañar a Torra y a los suyos, lo que más pronto que tarde pondrá contra las cuerdas al Gobierno. Pues -lo escribía ayer en La Voz Fernando Ónega-, «quien conozca mínimamente la mentalidad y la estrategia independentista sabe que cada acción, cada gesto y cada palabra tiene la intención de avanzar hacia su meta. La consigna es ni un paso atrás».

Sánchez juega con fuego, obligado por la misma mala cabeza que le llevó al lugar donde hoy está: a la presidencia de un Gobierno inverosímil con 84 diputados y unos aliados imposibles. En el pecado, como dijo Carrillo a los dirigentes de UCD, llevará la penitencia.

Ríete tu del disgusto de la Selección
Carlos Herrera plancha a Pedro Sánchez revelando la "pestilencia" que se nos avecina
 Periodista Digital 8 Julio 2018

El periodista no se ha andado por las ramas a la hora de dibujar el panorama desolador que está a punto de "abochornar" a todos los españoles

Hace unos días el exseleccionador nacional Vicente del Bosque aseguró que a España la había eliminado del Mundial de Rusia el "antifútbol".

Y este 6 de julio de 2018, Carlos Herrera asegura en su columna de ABC que el símil le sirve para hacer algunas pinceladas sobre el "gobierno sobrevenido mediante moción de censura": "víctima de una suerte de antipolítica consistente en aliarse con los peores socios posibles".

Y es que, según Herrera, "Sánchez debe su cargo a formaciones tan ejemplares como los independentistas catalanes, los proetarras vascos y los clarividentes del séptimo día de la ultraizquierda de Podemos". En resumen: "usureros de la antipolítica", que "quieren cobrar sus dietas como sea y a ser posible pronto".

"La política no consiste en comportarse como mercaderes cortoplacistas empachados de fraseología demagógica, barata, simple y de arquitectura intelectual absolutamente endeble. El noble ejercicio de la política, que es administrar los recursos comunes para organizar la vida de las personas y garantizar cierto acceso al bienestar o, cuando menos, cierta evitación del malestar, es uno de los patrimonios de la vida relativamente moderna mediante el cual se han evitado conflictos mayores y se han proporcionado sólidos pasos a los seres humanos hacia estabilidades sociales imprescindibles".

En voz alta se pregunta "¿qué tiene que ver la política, pues, con convertir a Podemos en muleta de un gobierno como el de Sánchez, o con hacer de racistoides indeseables como Torra y cualquiera de sus vomitivos portavoces unos admisibles compañeros de conversación y/o negociación?" y él mismo se contesta:

"Sánchez, buen pagador, no ha tardado dos días en anunciar que trasladará presos etarras al País Vasco, en poner a los presos soberanistas a recaudo de los mismos soberanistas que exigen su libertad, en dar carta de naturaleza a las exigencias autodeterministas y en entregar, como regalo de bodas, la radiotelevisión pública a una banda de extrema izquierda como Podemos que va a transformar la radio y la televisión en un remedo de publicaciones de periodismo adolescente y sectario al estilo de aquellas en las que ha ido a buscar a los primeros candidatos para el cargo de máximo mandatario".

Carlos Herrera lo tiene claro:
"Si alguien cree que ese mangoneo, ese bochornoso espectáculo de mercachifles, ese intercambio de cromos gastados tiene algo que ver con la política es que no ha conocido cómo la política puede ser desarrollada por personas con densidad moral y elevados principios tanto históricos como circunstanciales poco habituales en los tiempos que corren".

Así, concluye:
"esperemos impacientes por comprobar hasta qué punto Sánchez puede ser víctima de la antipolítica de la misma manera que la infausta, aburrida e inútil selección de fútbol lo ha sido del antifútbol".

Y advierte:
"Los primeros pasos establecen, en proyección, un panorama desolador en el que cualquier pestilencia es posible, pero el problema no estriba en cómo puede perjudicar al "polite" presidente ese chalaneo con lo peor del parlamentarismo español: la suerte que corra su gobierno es lo de menos, el problema está en que los perjudicados vamos a ser nosotros. Lo que luego les pase a ellos debería traernos sin cuidado".

Telediarios podemitas
Valentí Puig Cronica Global 8 Julio 2018

Fueron necesarias tantas prótesis, incluso antagónicas, para urdir la moción de censura contra Rajoy que los primeros pasos del gobierno de Pedro Sánchez no han podido dar la imagen del timón llevado con mano firme. La bulímica suma de votos necesarios para la moción determina no pocas de aquellas decisiones que un presidente del Gobierno ha de poder tomar sin pagar demasiado. A diferencia de un gobierno de coalición, son pactos mutantes, con puntos ciegos, multidimensionales y de intereses fraccionados. A la espera de la aplicación del sistema de concurso público en RTVE, el nuevo gobierno ha actuado por un decreto-ley cuya aprobación ha tenido visos de mercado persa en el que Podemos prepondera como gran capitán. A contrapelo de los grandes profesionales con que cuenta RNE y TVE, veremos telediarios podemitas y será muy ilustrativo considerar cómo se nos informa sobre el hambre y el caos en Venezuela.

Sánchez tenía la ventaja de que el marianismo --como en todas sus estrategias de comunicación-- hizo una política premoderna en RTVE, sobrecargándola de mediocridad casposa, tanto en la cúpula como en los opinantes. De modo que la oportunidad de Sánchez era un reset completo, un remozado de modernidad. Tal vez lo intente al aplicarse la reforma de RTVE en su día, pero el fundamento transaccional del decreto-ley no induce al optimismo. Y, en sí misma, la futura operatividad del sistema de concurso público también es una incógnita. Incluso los más críticos con el Gobierno Zapatero aceptan que no lo hizo mal con RTVE.

El modelo de la BBC, como toda institución humana, no puede ser una idealización pero con todos sus defectos implica una voluntad de servicio público que RTVE ha abandonado desde hace mucho tiempo. El impacto presupuestario de la crisis de 2008 fue abrumador pero un Estado no puede desasistir, por ejemplo, a la prestación pública del canal 24 horas, como presencia global, al igual que la BBC o la Deutsche Welle. Incluso la Rusia de Putin tiene su canal internacional.

En el pasado, Pablo Iglesias decía sin ambages que prefería el control de la televisión a un área concreta de gobierno. Supongamos que eso fue un exceso expresivo. Aún así, cabe la sospecha de que Podemos va a intentar imponer su agenda política en RTVE, especialmente en los informativos. Es una forma de agit-prop, directo o indirecto. Ya no puede hablarse de la radiotelevisión pública en España como de asignatura pendiente. Más bien es una asignatura suspendida sine die. Ahora la pregunta es si vale la pena dedicar tantos recursos públicos a una institución que está al servicio de los intereses más crudos de la política y no de la ciudadanía que tiene derecho a ser informada para decidir sobre su propio futuro y el de España. Después de la caspa marianista, unos telediarios podemitas van a extenuar el futuro racional de TVE. La única alternativa, y también perversa, sería acabar aplicando el sistema de la lottizzazione por el que el informativo matutino quede en manos del PSOE, los mediodías sean para PNV --con PDeCAT y ERC-- y las noches para Podemos. Informe semanal podría ser para Compromís. El declive de TVE va a poner de moda los canales de dibujos animados.

Más homenajes a etarras que cuando ETA existía: "La Fiscalía no denuncia y la Ertzaintza los camufla"
El Observatorio de la Radicalización de Covite ha detectado más de cien actos de enaltecimiento del terrorismo en lo que va de año, por los 76 del mismo periodo en 2017.
Claudia Marqués El Espanol 8 Julio 2018

El colectivo de víctimas del terrorismo Covite ha denunciado que "España es el único país de la Unión Europea que permite que se homenajee en las calles a terroristas sanguinarios orgullosos de su pasado, con el riesgo que entraña para las nuevas generaciones". La asociación ha contabilizado 106 actos de enaltecimiento de ETA durante los seis primeros meses de 2018 en su Observatorio de la Radicalización, lo que supone un 32% más respecto a los 76 registrados el año pasado.

Consuelo Ordóñez, presidenta de la organización, cree que "los homenajes han crecido" desde la disolución de ETA porque los favorables al terrorismo se sienten nostálgicos". Además cree que estos actos aumentarán con la llegada de las fiestas de verano, por lo que "van a estar muy atentos para denunciarlos".

Legislación
En cuanto a la legislación actual, la Ley de reconocimiento y reparación a las víctimas dice que el Gobierno vasco debe prohibir estos actos de enaltecimiento, pero según Ordóñez, son ellos los que "conceden permisos para que se celebren en la vía pública". Estos homenajes también están penados por el artículo 578 del Código Penal pero la presidenta considera esta legislación es "ineficiente, ya que desde hace tres años no se consiguen sentencias condenatorias por estos hechos". La razón de que esto ocurra es "que la Fiscalía ha dejado de denunciarlos".

Las asociaciones de víctimas reaccionan con escepticismo ante el desarme de ETA.

La presidenta ha cargado también contra la Audiencia Nacional por "responder a las denuncias con argumentos indecentes, considerando un acto de alegría que un etarra- Andoni Gabiola en Lekeitio- se siente en la silla del alcalde y todo un pueblo le homenajee pidiendo la amnistía de los presos". Ha comparado este hecho con "sentar a un yihadista en el Ayuntamiento de Barcelona", lo que considera "impensable".

La presidenta del colectivo también expresa su descontento hacia la Ertzainza porque "se excusan diciendo que no ven nada y camuflando los enaltecimientos" como concentraciones "futbolísticas". Covite tiene esperanza en Jesús Loza, el nuevo delegado del Gobierno en el País Vasco, ya que "está condenando los hechos expresamente" y creen "que está interesado en que se erradiquen".

Número de homenajes
De los casi cien actos de homenaje, 46 han tenido lugar en Guipúzcoa, 27 en Vizcaya, 25 en Navarra, nueve en Álava, tres en otras provincias y uno en Francia. Entre ellos, 38 han sido homenajes a miembros de ETA tras salir de prisión una vez cumplida su condena o por fallecimiento, de los cuales 25 fueron en Guipúzcoa, nueve en Vizcaya, tres en Álava y uno en Navarra.

El mes en el que se registraron más homenajes a etarras fue marzo, con un total de 21, la mayoría dedicados al etarra Xabier Rey, quien se suicidó en la cárcel Puerto III de Cádiz, y cuyo féretro fue portado en Pamplona por "destacados portavoces de la izquierda abertzale", señalan desde Covite.


En cuanto a los enaltecimientos registrados, siete hacen referencia a fiestas populares en las que se ha alabado de forma explícita a ETA o se han portado retratos de etarras para pedir su excarcelación. Los 26 restantes incluyen desde la creación de una asociación en memoria del etarra Txabi Etxebarrieta, el acto de inicio de los "nuevos tiempos" que celebró Sortu en el que "jalearon a los etarras muertos", manifestaciones por la amnistía de los presos de ETA o el "escrache" a la casa cuartel de la Guardia Civil de Oñate (Guipúzcoa).

Prevención
La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha asegurado que "la desactivación de las siglas de ETA no implica que desaparezca su proyecto político totalitario y excluyente, que está ahora en las instituciones más vivo que nunca".

Covite ha reclamado "de forma urgente que se apliquen políticas de prevención de la radicalización en el País Vasco y en Navarra para que las nuevas generaciones no tomen como ejemplo a seguir a terroristas sanguinarios orgullosos de su pasado".

"El culto al terrorista es sistemático en las calles del País Vasco y Navarra debido a la inacción de las instituciones y a la pasividad de la Justicia", denuncia Ordóñez, que insiste en la "necesidad de deslegitimar a ETA social, política y culturalmente".

Garrido nombra a Pedraza comisionada para las Víctimas del Terrorismo tras arroparla Casado
Carlos Cuesta okdiario 8 Julio 2018

Ángel Garrido nombra a Ángeles Pedraza Comisionada para las Víctimas del Terrorismo tras el acto con Casado. Este domingo en el acto que está convocado en Las Rozas, el presidente de la Comunidad de Madrid va a anunciar el nombramiento de Ángeles Pedraza como Comisionada de las Víctimas del Terrorismo y con el fin de que puede comprobar y garantizar que son atendidas de acuerdo a la nueva Ley para la Protección, Reconocimiento y Memoria de las Víctimas del Terrorismo de la Comunidad de Madrid.

La norma aún se encuentra en tramitación en la Asamblea de Madrid. Pero Garrido ha querido acelerar el nombramiento de Pedraza que, además, estará presente en el acto de este domingo.

El acto de Garrido en Las Rozas ocurre, además, 24 horas después de que el candidato a la Presidencia del PP, Pablo Casado, haya protagonizado un homenaje a las víctimas del terrorismo en el bosque de los Recuerdos del madrileño parque del Retiro precisamente con Ángeles Pedraza, presidenta hasta 2016 y durante seis años de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Pablo Casado ha decidido, de este modo, arropar a Pedraza y las víctimas. Y Garrido ha decidido nombrarla Comisionada para su protección.
Pedraza no ocultó este sábado su agradecimiento a Casado. “Pablo no está aquí por las recientes elecciones [en el PP] sino porque es un referente moral. Y nos acompaña a nosotros, que hemos cometido un pecado: ser españoles y defender la libertad”, afirmó Pedraza en el acto.
Para la portavoz de la AVT “Un gran país no es sólo el que se ocupa de la economía sino de los valores más importantes: La unidad de España, la familia y las víctimas del terrorismo”.

Casado aprovechó el acto para reafirmar su compromiso con las víctimas y para anunciar que impulsará una ley de memoria, dignidad y justicia que, entre otras cosas, intentará prohibir los homenajes a los etarras y relanzar, por el contrario, los homenajes honoríficos en los distintos municipios de España dedicados a las víctimas del terrorismo.

Casado anunció también una reforma educativa para que “nuestros hijos aprendan lo que ha pasado en España”, en especial referencia, precisamente, a que los niños aprendan en los colegios la verdadera historia de la barbarie de ETA y la labor heroica y pacífica de las víctimas.

Este domingo Garrido, en la misma línea, dejará claro el respaldo a la AVT con el nombramiento igualmente de Ángeles Pedraza.

Boicot 'indepe' a calzados Mascaró

La empresaria y propietaria de la empresa balear se ha convertido en el blanco de una campaña en las redes sociales para boicotear sus productos
Redacción Crónica Global  8 Julio 2018

Varios perfiles de Twitter de índole independentista han iniciado una campaña para difamar a la empresaria menorquina Úrsula Mascaró, propietaria de una empresa de calzados que lleva de nombre su apellido.

Nacida en Ciudadela, Menorca, en 1969, Úrsula ha defendido siempre la cultura propia de las Islas Baleares. Ahora, con el auge del independentismo en Cataluña y el contagio que ello supone en algunos sectores residentes en las islas Baleares, Úrsula creo la plataforma MosMovem, para evitar que el independentismo catalán se apoderara de las instituciones baleares.

Catalán obligatorio en los hospitales
Estas cuentas alertan con mensajes a los turistas catalanes que este año planeen viajar a las paradisiacas playas de Menorca en sus vacaciones de verano sobre la presunta actuación en contra de la lengua catalana de la empresaria.

Los independentistas aseguran que la plataforma Mos movem fue creada para "arrancar el catalán de sus usos oficiales de las Islas Baleares". Estas acusaciones se desprenden de la polémica surgida en los centros sanitarios de las Islas. Úrsula creó este movimiento después de enterarse que los facultativos del hospital Mateu Orfila de Menorca habían decidido marcharse al conocer que el Govern balear de Francina Armengol, Més per Mallorca, y Podemos les obligaban a tener el título B1 de catalán para optar a traslados y ascensos. Además, para nuevas contrataciones también se exigía esta titulación.

Falta de facultativos
Médicos y enfermeros denunciaron el año pasado esta situación y la plataforma civil cuenta ya con miles de apoyos. Muchos de ellos, defienden que en Menorca se habla menorquín, una lengua de procedencia latina --como el catalán y el valenciano-- y con una gran similitud, pero que tiene su propia historia. Además, sostienen que no se exige como requisito indispensable para trabajar en puestos públicos.

Mascaró defendió en una entrevista a El Español que los menorquines han aguantado durante más de 20 años la absorción de su identidad por parte de los catalanistas. "Definitivamente, sí. Aquí somos gente tranquila y paciente. Nos dijeron que hablamos catalán en lugar de balear y no nos quejamos. Nos dijeron que nuestra cultura es la catalana y también consentimos. Más o menos hemos ido aguantando, pero llevamos 20 años así y la gente ya está cansada. Que toquen la Sanidad ha sido la gota que colma el vaso y ahora viene la conquista de la Educación".

Pero ya están hartos. Ahora, los independentistas más extremos intentan que le pase factura en su empresa.

¿Cómo reacciona ante el boicot?
Úrsula está en contra de este tipo de acciones. En la misma entrevista reconoció comprar marcas catalanas. "Y yo sigo comprando espetec Casa Tarradellas y agua Vichy, estoy en contra de los boicots". Asimismo, reconoce que en las redes sociales corren tuits y campañas en contra de su empresa. Aun así, su marca tiene mercado en el resto de Europa, Estados Unidos y Asia, por lo que no todos sus ingresos responden al mercado nacional.

Además, cuenta con una gran variedad de productos que le han abierto varios segmentos de mercado. Zapatos de temporada, colecciones para novia, accesorios y los conocidos como esenciales con un estilo más clásico. Además, el precio de sus productos es para un comprador de clase media-alta con un margen de benefico elevado. El precio de salida del par más barato es de 185 euros, pero modelos más sofisticados pueden alcanzar los casi 400 euros.

Pese a este boicot comercial, la menorquina también ha recibido amenazas hacia su persona y su integridad física. "Te mereces una paliza como un perro", pero reconoce que no tiene "miedo".

Los CDR amenazan a VOX: "Pim, pam, pum, que no quede ni uno"
La presidenta de VOX Tarragona denuncia numerosos ataques vandálicos contra el hotel que alberga el Campus de Verano de la formación.
Libertad Digital 8 Julio 2018

Los Comités de Defensa de la República han hecho gala una vez más de lo que subyace tras la "revolución de las sonrisas". Más de 200 personas, la mayoría adolescentes, han intentado boicotear el Campus de Verano de VOX en Tarragona con gritos y amenazas a los asistentes, según ha denunciado el partido político a través de un comunicado.

Al grito de "pim, pam, pum, que no quedi ni un" (que no quede ni uno), los CDR "lanzaron las consignas más típicas de los años negros en el País Vasco y señalaron a los asistentes como si fueran los judíos de la Alemania nazi de los años 30", ha asegurado Isabel Lázaro, presidenta de VOX en Tarragona.

Lázaro afirma que saldrán reforzados "a pesar de los ataques de los sicarios del golpismo, los llamados CDR". También ha denunciado que durante toda esta semana se han producido ataques vandálicos contra el hotel que alberga el evento, donde se ha arrojado pintura contra la fachada, además de "presionar a los vecinos para secundar su vandalismo y concentrarse delante del hotel durante la inauguración del campus".

Desde VOX, ha afirmado Isabel Lázaro, "no daremos ni un paso atrás" y ha añadido que "VOX seguirá luchando para que ningún catalán tenga que pedir perdón de sentirse orgulloso de ser español en España".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial