AGLI Recortes de Prensa   Domingo 12 Agosto 2018

La gran farsa
Nada es verdad, empezando por la nueva TVE «plural e independiente»
Luis Ventoso ABC  12 Agosto 2018

La primera medida de Sánchez tras ocupar el poder de mano de los enemigos de España y sin ganar unas elecciones no fue económica. Tampoco social, aunque se ponga estupendo hablando de una España más justa. La primera medida fue un decreto urgente para someter a RTVE a la férula del PSOE y Podemos. La coartada era que el ente público se encontraba en situación «anómala, excepcional y de emergencia». En una entrevista de cámara en la Moncloa con los periodistas Ana Blanco y Sergio Martín, el flamante presidente Sánchez explicó que «mi compromiso es que RTVE no esté al dictado de ningún Gobierno ni partido». A uno de aquellos dos profesionales, Martín, ya lo han laminado de «Los Desayunos», que presentaba y dirigía con eficacia y buena audiencia. ¿La razón? No era un progresista pata negra. Ya viene un repuesto fetén de la etapa zapaterista.

Tras colocar a Rosa María Mateo al frente de RTVE, para lo que no está formada ni capacitada, Sánchez anunció una televisión «pública, plural y de calidad». Por motivos profesionales suelo seguir el canal de noticias 24 horas. Ya ha virado hacia el PSOE, igual que los telediarios. Baste con ver, por ejemplo, como enfatizan el supuesto caso Casado y como soslayaron en los telediarios la polémica del empleo de la mujer de Sánchez, que centraba esta semana la conversación política y mediática del país. Ayer Sánchez recibió a Merkel en Doñana. La canciller y Rajoy mantenían una buena relación y ella ya había hecho dos visitas oficiales en su etapa. Cuando las ruedas de prensa de Rajoy con un líder foráneo coincidían con un Telediario, se hacía una conexión breve y el desarrollo continuaba en el 24 horas. Ayer, en la TVE «plural que no está al servicio de ningún partido», el Telediario fue interrumpido para conectar con Doñana y emitir en directo una chapa de Sánchez de cinco minutos, ahíta de tópicos sobre la UE. Cuando iba a hablar Merkel, cortaron. Al final del informativo volvieron a endilgarnos a Sánchez.

Todo es una farsa. TVE ha sido sometida con urgencia porque este es el Gobierno de la propaganda. Maniatado en el Congreso y con unos socios antiespañoles e imposibles, el Ejecutivo no tiene más objeto que el culto a presidente, con la ilusión de que en los próximos comicios mejore. Todo es gas, como el ridículo sofisma que se ha inventado Sánchez para despejar su chapuza migratoria: «La inmigración no llegó con este Gobierno, con este Gobierno ha llegado la política migratoria». Como español, ayer sentí sonrojo por la deslealtad de Sánchez, quien ante la mandataria alemana se soltó a hablar mal del anterior Gobierno de España, cuando en realidad controló las fronteras bastante mejor que él, pues aquí solo existe un hecho irrefutable: antes no había el descontrol que comenzó tras el torpe logo de bienvenida del «Aquarius».

Vacuidad. Propagandas. Poses cansinas de «espejito, espejito, ¿quién es presidente más chachi de la UE?». Permita que los ciudadanos voten. Deje que refrenden en las urnas si es cierto su latiguillo de que «ahora los españoles se reconocen por fin en su Gobierno».

La 'Curva de Rahn' que ignora Pedro Sánchez: más gasto público implica menos crecimiento
D.S.C. diegodelacruz  Libertad Digital  12 Agosto 2018

Un debate fundamental para abordar la sostenibilidad de las finanzas públicas es el del tamaño que han alcanzado sus estructuras. Pedro Sánchez ha hablado de elevar su peso hasta niveles cercanos al 45% del PIB, apelando a la necesidad de "converger" con los umbrales de gasto que se observan en algunos de los principales países socios de la Unión Europea.

Pero, ¿cuál es el punto óptimo del gasto público? ¿Acaso podemos aumentarlo sin más, ignorando el impacto que acarrean las subidas de impuestos? Quizá la mayor eminencia que nos podemos encontrar en este campo de análisis es Richard W. Rahn. El economista estadounidense es conocido por haber desarrollado la Curva de Rahn, que cruza el peso del Estado con el ritmo de crecimiento económico. Rahn entiende que las Administraciones Públicas deben mantener el peso del gasto público por debajo del 25% del PIB. De lo contrario, las tasas de crecimiento descienden de manera progresiva conforme aumenta el tamaño del Estado.

Otro economista que ha estudiado esta cuestión es el italiano Vito Tanzi, que fue director del Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo Monetario Internacional entre los años 1981 y 2000. Tras publicar numerosos trabajos sobre la materia, ha concluido que el punto óptimo del gasto público se ubica alrededor del 30% del PIB. A partir de dicho umbral, que es cinco puntos más alto que el identificado por Rahn, nos encontramos con estructuras innecesariamente costosas, que no se traducen en mejores resultados socioeconómicos.

También Livio di Matteo ha concluido que las Administraciones Públicas no consiguen mejorar sus resultados en materia socioeconómica una vez el gasto total se sitúa en niveles superiores al 30% del PIB. Una vez se rebasan esos niveles, los rendimientos serían inferiores en clave de crecimiento, seguridad, sanidad, educación…

Por su parte, James A. Kahn también ha estudiado esta cuestión. En su caso, coincide en que un gasto superior al 30% del PIB resulta especialmente dañino, pero añade, además, que el punto óptimo puede situarse en un intervalo más reducido, comprendido entre el 15% y el 25% del PIB.

Occidente, en la parte negativa
En la mayoría de países de nuestro entorno, los niveles de gasto público se sitúan muy por encima del punto óptimo identificado por Rahn, Tanzi, di Matteo y Kahn. De este modo, cuando Pedro Sánchez sugiere que un gasto público en el entorno del 40% del PIB es insuficiente no solo sugiere importantes subidas impositivas, sino que también plantea un alejamiento aún mayor de los niveles óptimos de gasto.

Los trabajos del Centre for Policy Studies señalan, además, que con niveles más bajos de gasto público se pueden conseguir mejores resultados en materia de crecimiento sin perder calidad en servicios como la salud y la educación.

En España tenemos un buen ejemplo de que esto es así. Entre 1996 y 2004, los gobiernos de José María Aznar redujeron el gasto público del 44,2% al 38,6% del PIB, pero dicho ajuste fue de la mano con numerosos avances socioeconómicos. Así, entre 1996 y 2004, el PIB per cápita aumentó un 64%, la inflación media se redujo del 4,3% al 2,2%, el número de mujeres ocupadas aumentó un 58%, la riqueza neta de las familias se duplicó, el número de ocupados pasó de 12,6 a 17,6 millones de personas, el paro cayó del 22,8% al 11,5%, los asalariados con empleo indefinido aumentaron un 58%...

De modo que la teoría y la evidencia empírica sugieren que el objetivo sanchista de disparar el tamaño del Estado resultará empobrecedor para el crecimiento y ni siquiera se traducirá en mejores resultados socioeconómicos.

Una trampa saducea burda.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 12 Agosto 2018

JOAQUIM TORRA OFRECE OLVIDARSE DEL 1 DE OCTUBRE Y LA REPÚBLICA A CAMBIO DE UN REFERÉNDUM PACTADO.

Yo no sé si este xenófobo ultranacionalista radical nos toma por imbéciles o por esos animales a los que nos comparaba en sus mensajes de tweeter. Hay que ser tan estúpido como él para creer que semejante propuesta tiene algún recorrido. Y claro llego a pensar que así ve a su receptivo y comprensivo inquilino de la Moncloa. Porque hay que ser muy estúpido para caer en esta trampa tan burda en la que ofrece cambiar algo sin ningún valor como la farsa de referéndum del 1 de octubre del 2017, y la pantomima de la declaración unilateral de independencia en forma de República del 27 de octubre en el Parlamento autonómico, por algo que sí que tendría un valor incalculable al reconocer de facto el derecho de auto determinación de los ciudadanos en Cataluña al permitirles realizar un referéndum para decidir nada menos sobre la independencia de ese territorio de España, robando la soberanía al conjunto del pueblo español. Y de burda que es, lo que inquieta es que este sujeto piense que tiene alguna posibilidad de que su interlocutor se avenga a pactarlo.

Y es que Pedro Sánchez y esta farsa del PSOE han dado ya demasiados pasos que hacen sospechar algo más que simples acuerdos como contraprestación al apoyo de las fuerzas golpistas catalanas PDeCAT y ERC en el Congreso de los Diputados a la moción de censura que hizo posible el asalto a la Moncloa por parte de Pedro Sánchez y sus secuaces. Basta recordar la disposición del nuevo Ejecutivo socialista al traslado de los presos golpistas a cárceles ubicadas en Cataluña y su propuesta de que los catalanes se pronuncien en referéndum sobre un Estatuto de Autonomía que incluya aquello que el Tribunal Constitucional anuló en su día tras el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PP. Un pacto que incluye un referéndum de un Estatuto que entre otras cosas reconoce a Cataluña como nación soberana y sería el cimiento perfecto para reclamar la independencia.

Y es que no se puede jugar con las palabras ni tratar de pervertir sus significados, porque cada uno lo interpreta a su manera y de forma que puede ser totalmente opuesta. Porque lo que Joaquim Torra propone es precisamente que sea un pacto con el Estado el que le permita realizar un referéndum legal, constitucional y vinculante, en el que no importa tanto el resultado sino poder usarlo como antecedente para poder volver a repetirlo cuando las condiciones sociales de apoyo al independentismo les sean favorables. Ya solo es cuestión de ir avanzando en el adoctrinamiento para que se produzca un vuelco en el voto y se consiga la victoria, aunque sea por solo unos escasos miles a favor de la segregación.

Lo que no parece clara es la respuesta de Pedro Sánchez, al que le ha pillado ya disfrutando de sus vacaciones oficiales en el Palacio de las Marismillas en el parque natural de Doñana, donde ha invitado a la Canciller alemana Ángela Merkel este fin de semana para relajada y discretamente tratar asuntos de Estado como el de la devolución por Alemania de los inmigrantes ilegales subsaharianos que llegaron a ese país procedentes de España. Aunque no creo que se incluya en la agenda la reciente bofetada al Tribunal Supremo de España por parte del Tribunal Federal del Estado de Schleswig-Holstein denegando la extradición del fugitivo Carles Puigdemont. Y es que ya dije que Pedro Sánchez se quiere parecer al Caudillo del ue se decía que no descansaba, que siempre está vigía y al mando del timón de España. Lo malo es que el rumbo que ha elegido Pedro Sánchez es el mismo ue ya tomó en su día su compañero José Luis Rodríguez Zapatero y es el que nos lleva directamente a estrellarnos contra los farallones y hundirnos.

Pero aun siendo esta estratagema de Joaquim Torra tan burda, lo que debería preocupar es precisamente ese fugitivo que se mueve libremente como el pájaro de cuenta que es. Porque tenemos que recordar que este sujeto es el que realmente manda y Joaquim Torra es como un muñeco de guiñol manejado por él y al que le pone voz. Y es que Carles Puigdemont no para de maquinar cómo legitimar su regreso en olor de multitud. Y eso pasa necesariamente por armar desde su refugio y en cuantos foros internacionales pueda, tal ruido mediático que siga siendo un dolor de cabeza para el Gobierno de España. Sus amenazas pasan por reventar actos, provocar disturbios con los CDR y calentar la Diada para enfurecer a sus masas de lobotomizados fanáticos exigiendo la liberación de los presos y la vuelta a casa de los “forzados a exiliarse”. Su plan consiste en anular a la disidencia, es decir a ERC aprovechando que su líder está preso y tiene limitadas al máximo sus apariciones y discursos políticos.

Un plan maquiavélico, “astuto” que diría Artur Mas, por el que Carles Puigdemont está dispuesto a ceder supuestamente protagonismo a cambio de obtener el control total de una candidatura de unidad acudiendo a las elecciones locales bajo unas siglas que engloben a todas las fuerzas golpistas. EL estaría dispuesto a renunciar a su famosa “Crida “ por otro nombre y siglas. EL objetivo sigue siendo acumular poder a su famoso Consejo de la República y Asamblea de cargos electos con sede en su casa de Waterloo en Bélgica y desde allí mover todos los resortes de la Generalidad. Su apuesta sigue siendo presentar hechos consumados y forzar ese referéndum pactado bajo la amenaza de paralizar la autonomía. Y claro, cuenta con que esta vez ni Pedro Sánchez ni sus colaboradores se atreverán a proponer medidas de intervención bajo el artículo 155 de la Constitución y estarán receptivos a ceder ese referéndum.

Lo único que puede poner en riesgo los planes de Carles Puigdemont es su soberbia y engreimiento a la hora de evaluar la posibilidad de una detención y extradición. Al parecer estaba firmemente dispuesto a cumplir con su palabra de “volver a tierra catalana” asistiendo en septiembre a una invitación de un acto en Perpiñán (Perpignan en francés y Perpinyá en catalán) en la región de la Occitania en Francia. Un error del que fue avisado por sus abogados y que le ha obligado a renunciar. Pero ya se sabe que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Es solo cuestión de tiempo y de estar atentos a cualquier nuevo error de este engreído sujeto que tiene mucha morriña por su terruño y su gente.

Por lo pronto, mejor prestar atención a lo que dice por su propia voz o por boca de otros muñecos de guiñol, Torra. Artadi y demás marionetas del golpismo militante.

¡Que pasen si pueden un buen día! Y no lo olviden, el mal nunca descansa y siempre está vigía y alerta. Así que no se duerman cuando les toque su turno de guardia.

Las 10 polémicas de Sánchez en sus 72 días de Gobierno
Igor Marín Ochoa. vozpopuli  12 Agosto 2018

El presidente socialista está a 18 jornadas de cumplir la moratoria de los 100 días y ya está metido (o le han metido) en tantos charcos como ha sido posible

72 días y 500 noches, parafraseando a Joaquín Sabina, lleva Pedro Sánchez habitando la Moncloa. 72 días marcando la agenda política de España, en esto el éxito es innegable, y 500 noches de insomnio por las polémicas que voluntaria o involuntariamente protagoniza el Gobierno del PSOE desde que aterrizó en el poder. Que el mandato de Sánchez iba a ser movido era algo que todos sabíamos.

Pedro Sánchez es el mismo que se fue dando un portazo al PSOE cuando Susana Díaz dio el 'golpe de Estado' que acabó con su Secretaría General. Es el mismo que atacó a la Prisa de Cebrián y a la Telefónica de Alierta en los micrófonos del efectista Évole. Es el Sánchez de la bandera de España en el escenario, de la Ejecutiva interminable del partido y, aún así, sin cabida para los críticos. Pensar que por la Presidencia, a pesar de la estudiada y acertada moderación, iba a pasar sin romper nada era mucho confiar.

Aquí van, por lo tanto, diez de las polémicas que -con razón o sin ella- se han generado. Casi una por semana.

Política de inmigración
Zapatero retiró a las tropas de Irak a las pocas horas de llegar a Moncloa. Un golpe de efecto de consecuencias imprevisibles que mandó un mensaje al interior y al exterior del país: España había cambiado. Sin ser tan drástica ni arriesgada la 'jugada', Pedro Sánchez logró su golpe de efecto y sus primeras fotos en los medios internacionales dándole un puntapié a Salvini y trayendo a España a los inmigrantes del Aquarius que Italia rechazaba. Bien por la solidaridad de un país que ha sabido acoger. Mal por el error de cálculo de las consecuencias.

Después de aquello, la inmigración ha estallado en las manos del Ejecutivo socialista. Con comunidades autónomas -incluidas las gobernadas por el PSOE- que dicen no dar más de sí, con fondos escasos (a pesar de haber arrancado fondos extra de la UE); con una opinión pública que percibe que los inmigrantes son tres veces más de los que en realidad están en España; con un PP que, como en el caso del terrorismo, no tiene pudor en hacer demagogia y fotos con los negros que huyen de la pobreza, la guerra y el hambre; y, lo más grave, con una falta de previsión de las consecuencias que tendría anunciar que llegar a España es fácil.

Tanto se ha errado en el mensaje que se ha lanzado a las mafias que trafican con personas en el Mediterráneo que en apenas dos meses el Gobierno de España ha tenido que mostrar otra cara y recuperar las duras políticas de inmigración del PP. Las expulsiones y los CIE vuelven a funcionar.

La inmigración ha estallado en las manos del Ejecutivo socialista. Con comunidades autónomas que dicen no dar más de sí, con pocos fondos y la vuelta de los CIE y las expulsiones

Impuesto a las transacciones bancarias
El 'Robin Hood' de la política. Cobrar impuestos a los más ricos para repartirlo entre los más pobres. La idea de imponer una tasa a las transacciones financieras ronda en la cabeza del PSOE desde hace tiempo. En una época en que la economía productiva pierde peso y la financiera se lo arrebata parece razonable que el movimiento de capital no productivo contribuya cada vez más a las arcas de todos. Pero el cómo hacerlo, cuándo y con quién (algo tendrá que decir la UE de todo esto) son matices lo suficientemente importantes como para no lanzar globos sonda.

De momento, Santander ya ha anunciado que la aparición de esa tasa les hará plantearse su estructura en España. Y el propio Gobierno ha tenido que echar el freno y lanzar el balón hacia adelante a la espera de que la medida esté más madura.

Exhumación de Francisco Franco
Con el apoyo mayoritario del Congreso pero como la penúltima de las preocupaciones de los españoles, Pedro Sánchez busca con la salida del dictador del Valle de los Caídos un golpe de imagen ideológico que le sirva para mantener contentos a sus socios de Podemos y, de paso, recuperarles parte de los votos que se fueron del PSOE a la formación morada. Una jugada bien pensada... si se hubiese ejecutado bien.

Las idas y venidas, tejes y manejes, dimes y diretes y toda la retahíla que se quiera sobre la inminente salida del cuerpo de Franco del Valle de los Caídos se ha vuelto contra el Gobierno. Anuncios, como el de la exhumación antes del verano, sin cumplir; expectativas sin cubrir; polémicas estériles; enfrentamientos con la Iglesia y la familia... y el dictador, de momento, sigue reposando en su vergonzoso mausoleo. Mucho ruido para una medida simbólica y pocos réditos. De hecho, por ahora, lo único conseguido es que las visitas a un lugar de memoria bochornosa se hayan incrementado exponencialmente.

Uso del avión del presidente (y fotos en su interior)
El presidente del Gobierno quiso marcar la diferencia con su antecesor desde el principio. El estilo gris de Mariano Rajoy, la sensación de vacío, de falta de ideas del anterior presidente le puso en bandeja modificar la imagen de la Moncloa a nada que se aportase algo de color. Pero se pasó de tono.

Las fotos de Sánchez corriendo por los jardines presidenciales y jugando con el perro han sido la antesala de una serie de despropósitos. A estas imágenes 'pret a porter' se unieron las de un imitador de JFK que parecía sacado de un todo a cien. Fotos en blanco y negro con camisa blanca y gafas de sol a bordo del Air Force One patrio. El símil con el malogrado expresidente americano era similar al de la TIA de Mortadelo y Filemón con la CIA estadounidense. De chiste.

Pero ahí no ha acabado la polémica del uso del avión del presidente. Pedro Sánchez y a la ahora famosa Begoña Gómez se montaron un 'finde' de musicota en Benicassim. No está mal que los gustos musicales de la Presidencia se actualicen (¿qué escucharía Rajoy?) pero sí queda feo hacerlo en la aeronave oficial y no ofrecer las explicaciones pertinentes. Al final, tendrá que hacerlo en el Congreso porque así se lo han solicitado tanto PP como Cs.

Acercamiento de presos de ETA
El traslado de dos presos de ETA de Asturias a Vizcaya ha resucitado a la parte más retrógrada del PP. A pesar de la disolución de la banda y de que las medidas tomadas son legales, lo reconocen las propias víctimas, Pablo Casado y sus huestes han recuperado el discurso de la época de María San Gil y han decidido convertir la situación de los terroristas encarcelados en bandera de su discurso. De momento, se imponen las tesis del Gobierno de Sánchez a pesar de los intentos de hacer creer que este traslado forma parte del acuerdo entre el PSOE y el PNV... a pesar de que la concesión de tercer grado de uno de los presos la aprobó el Ejecutivo de Rajoy.

De todas formas, aunque la ley lo ampare y algunas víctimas -conviene siempre recordar que el PP y el PSOE y otros partidos también son víctimas- reclamen moderación y ausencia de demagogia a los de Pablo Casado, todavía hay muchas heridas abiertas y el Gobierno de Sánchez debería buscar el consenso con otras fuerzas, especialmente el propio PP y Cs, en un tema delicado. Y el PP, a su vez, debería tener la altura de miras necesaria para entender que la construcción del relato de lo que fue y causó ETA es política de Estado cuando gobiernan... y también cuando están en la oposición.

Contratación de su mujer por parte de una fundación
Cuando Sánchez aterrizó en la Moncloa, su mujer anunció que dejaría su empleo para evitar cualquier tipo de conflicto de intereses. Unos días después, la Fundación del IE ha confirmado que contrataba a Begoña Gómez para un puesto de nueva creación relacionado con África. Horas antes, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, proponía un programa Erasmus euroafricano. Mucho interés repentino del Ejecutivo por África.

Al margen de que la pareja del presidente pueda trabajar fuera de la Moncloa y no se limite a ser un 'florero', las formas, el lugar, los patronos de la fundación, el momento elegido para la comunicación y la falta absoluta de aclaraciones han dado pie a diversas teorías de la conspiración sobre el objeto de este fichaje y sus consecuencias. A un presidente que exige transparencia, y que además ha criticado públicamente al IE, se le debe pedir de forma inmediata que rinda cuentas. No lo harán ni el PP ni Cs.

El fin del diésel
Hay un dicho popular que es más falso que un duro de madera: hablar es gratis. La ministra Teresa Ribera dijo el 11 de julio en el Congreso que "el diésel tiene los días contados". A partir de ahí, la confusión más absoluta entre fabricantes, vendedores, conductores y administraciones locales. ¿Qué significa que tiene los días contados? ¿Cuántos días? ¿Qué hacemos con los diésel que ya existen? ¿Qué hace quien se acaba de comprar uno o está a punto de hacerlo? Un charco en toda regla en el que la ministra chapoteó de lo lindo. Tanto que su colega de Hacienda, María Jesús Montero, ha tenido que salir a corregir y sacar la pata de su compañera. De momento, el diésel se queda como está. En el futuro...
Nombramientos de altos cargos

#DedazosSánchez se ha convertido, gracias a Ciudadanos, en 'trending topic' de las redes españolas. Los ceses y nombramientos son habituales en todos los cambios de Gobierno, pero algunos de los realizados por Sánchez (Óscar López a Paradores, Jordi Sevilla a REE, José Félix Tezanos al CIS, Juan Manuel Serrano a Correos...) son llamativos por poner a cargos políticos muy cercanos a él en puestos relevantes de empresas públicas.

RTVE
Fracaso sin paliativos. Y, además, con tintes cómicos. El pachangueo de las propuestas de candidatos a dirigir RTVE hasta la celebración del concurso de selección, por fin en marcha, se convirtió en un esperpéntico vodevil que, de no ser algo serio, parecería escrito por un guionista de 'La Codorniz'. Candidatos que se caen antes de llegar al Congreso (Arsenio Escolar, Ana Pardo de Vera y Andrés Gil). Votaciones tan numerosas como estériles en las Cámara alta y baja, votos que se pierden y hacen caer a quien parecía el elegido (Tomás Fernández Flores) para acabar, tras el ridículo, dando por decreto la dirección de una empresa del tamaño de RTVE a la periodista Rosa María Mateo, que toma las riendas de forma temporal hasta que se desembrolle, si se logra algún día, el entuerto en el que han metido a un ente público ya herido por la manipulación que ha sufrido por parte de los gobiernos de turno.

Votaciones tan numerosas como estériles en las Cámara alta y baja, votos que se pierden y hacen caer a quien parecía el elegido para acabar, tras el ridículo, dando por decreto la dirección de una empresa del tamaño de RTVE a la periodista Rosa María Mateo

La cocina quemada del CIS
¿Todas estas polémicas benefician al PSOE? Si hacemos caso al CIS, le vienen de lujo. Pero es que esta es otra polémica de las que adornan al recién estrenado de Sánchez. Las acusaciones de exceso de cocina han sido casi unánimes con datos que, desde luego, no pintan nada bien. La presencia de José Félix Tezanos como director del CIS, desde luego, no ayuda a hacer creíbles unos datos electorales con un crecimiento del PSOE tan espectacular como increíble.

La memoria de los vivos
Liquidan los testimonios de atroces verdades que pronto negarán
Hermann Tertsch ABC 12 Agosto 2018

Está pasando por todos los rincones de España. Sucede en silencio. Sin que apenas alguien lo perciba más que cuando ya solo es ausencia. Son placas, lápidas o medallones, son modestos memoriales o apenas una inscripción, son cruces y columbarios en cementerios o capillas. Son nombres y tablas informativas con breves leyendas dentro y fuera de las iglesias, en edificios públicos y privados, en plazas céntricas, en calles perdidas y en parajes solitarios en el campo. Son piezas de nuestra historia que desaparecen silenciosamente. Son los testimonios de sufrimiento, de muertes y crímenes, de matanzas inauditas, de hechos que horrorizaron al mundo con la persecución de civiles inocentes y la mayor matanza de religiosos jamás habida.

Cierto es que durante 40 años no se honró a combatientes caídos de las filas del bando perdedor ni a víctimas inocentes de quienes después fueron vencedores. Pero el llamamiento a la reconciliación empezó pronto para la crueldad infinita de aquella guerra. El propio Valle de los Caídos fue concebido como un símbolo de reconciliación en el que reposaran juntos los antiguos enemigos. Y tras la muerte de Franco el régimen se disolvió en la transición en un sistema de libertades que, con todas sus debilidades hoy tan manifiestas, permitió un notable éxito en el desarrollo del bienestar y una vida en razonable convivencia.

La decisión de dinamitar la continuidad histórica de este proceso y reactivar la Guerra Civil como factor político se produjo bajo el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Tres lustros después, el hostigamiento contra toda opinión discrepante adquiere visos dictatoriales. Autoridades nacionales, regionales y locales borran los testimonios de las matanzas perpetradas por las fuerzas socialistas, comunistas y separatistas, hoy aliadas de nuevo para mantener al actual gobierno. Borran todo testimonio del terror rojo para negar que jamás existiera. La Iglesia, que debe su supervivencia física a la suerte de la guerra, accede sumisa a que se borren las huellas de sus mártires. Con la permanente propaganda de medias verdades y mentiras absolutas se deforma a la juventud desde la escuela y los medios. Para la agitación contra la reconciliación nacional y para descalificar, marginar y callar a quienes rechazan la falsaria versión de la izquierda de que el alzamiento militar fuera contra una democracia. Y no contra el caos y la inminente amenaza de la dictadura bolchevique. No otro fin que esta persecución tiene la Ley de Memoria Histórica y su perversa segunda fase. Mientras en la derecha nadie aboga por una nueva dictadura, este Frente Popular agita en el enaltecimiento de las fuerzas totalitarias de la izquierda, responsables reales del fracaso de la II República y del estallido de la guerra. Quieren hacer desaparecer todo testimonio que les quite la razón. En los medios en que son hegemónicos esos testimonios han desaparecido ya. Ahora se desvanecen los recuerdos en las piedras en nuestra geografía. Si logran imponerse les seguirán los libros. Para que la verdad se desvanezca con la memoria de los vivos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Del Pacto del Tinell al Pacto del Máster
Federico Jiménez Losantos  Libertad Digital  12 Agosto 2018

Estado del Golpe de Estado de otoño de 2017 en el verano de 2018 (I).

Esta semana hará un año de la masacre islamista de Barcelona y Cambrills, cuya abyecta manipulación por el separatismo catalán, con la sonámbula aquiescencia del Gobierno de Rajoy y la todopoderosa Soraya, que se echó a llorar y se escabulló heroicamente cuando los separatistas rodearon e insultaron al Rey culpándole del atentado "por vender armas a Arabia Saudí", como si fuera cosa suya y no del Gobierno, fue el primer capítulo de la movilización que perpetró el Golpe de Estado, culminado el 1 de octubre con la proclamación de la República Catalana, aunque, en rigor, todas las garantías legales a la Oposición y a la ciudadanía ya habían sido abolidas en dos jornadas de septiembre por el Parlamento regional.

Lo que Domingo Gascón ha llamado El golpe post-moderno (Ed. Debate, 1918), aunque por algunos de sus rasgos de pronunciamiento entre miliciano y policial (mozos de Escuadra golpistas del Mayor Trapero) cabe también llamar decimonónico o pre-moderno, tuvo lugar en los medios y no en las instituciones representativas, en la calle y no en un Parlamento que ya se había puesto él mismo fuera de la Ley, en la televisión antes que en la realidad mostrenca. Pero como un año después ni aquel Gobierno ni el actual, hijo ilegítimo de la desidia del anterior y de las fuerzas políticas que lo perpetraron, han dejado claros los términos de la respuesta del régimen constitucional al golpismo que busca liquidarlo, es previsible que en unos días veamos la reposición del espectáculo, con la misma cadencia:

Algarada antiespañola con el Rey como pararrayos.
Desaparición de los órganos coactivos del Estado: en Rajoy por cobardía, en Sánchez por neta complicidad "dialogante", a lo Soraya, con el Golpe.
Reafirmación de los golpistas de 2017 en la Diada del 11 de septiembre, apoyados en su verdadero partido político: los medios de comunicación con TV3 a la cabeza millonariamente subvencionados por la Generalidad de Torra con el dinero de todos los españoles, como Mas y Puigdemont ya hicieron gracias a los fondos generosa y delictuosamente entregados por el Ministerio de Hacienda, ayer de Montoro y hoy de Calviño, como prueba de la permanente "voluntad de diálogo" que nos ha conducido hasta aquí; y...
Tensa espera del juicio instruido a los golpistas en el Tribunal Supremo.

Estas circunstancias, junto a otras también recurrentes, no deberían hacernos olvidar, sin embargo, la raíz de este golpe de Estado que no ha triunfado ni fracasado del todo, y que, por tanto, sigue vivo. Y es lo que ha recordado Mayor Oreja en una Tercera de ABC: 'Un acuerdo marco letal'. Aunque, como democristiano, Mayor Oreja suscite la lógica desconfianza en el ciudadano común, tiene acreditado no sólo un emotivo patriotismo sino una rara capacidad de adivinación de los peligros nacionales. Desde lo que en el primer Gobierno Aznar llamó "tregua trampa" de ETA, nunca ha fallado en sus pronósticos. Por desgracia, sólo en aquel Gobierno, del que, aunque bastante aislado, formaba parte, el presidente le ha dado la razón. Tal vez por eso hemos llegado a esta situación, dramática cuanto ridícula.

El implacable análisis de Mayor Oreja
El artículo de Mayor es, sencillamente, magistral. Y por su sencilla claridad, resulta espeluznante. He aquí los puntos básicos de su reflexión:

"Todo, absolutamente todo lo que está sucediendo en términos políticos en España no puede sorprendernos, porque nada de lo que sucede es fruto de la casualidad y del azar. Hace más de una década, a partir del año 2004, el Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero y ETA suscribieron un compromiso que para comprender su significado podríamos caracterizar e identificar como un "acuerdo marco". Ambos protagonistas acordaron un proceso una vez que no fueron capaces de alcanzar un acuerdo concreto sobre la única y gran reivindicación del movimiento nacionalista: la autodeterminación, el derecho a decidir, el derecho unilateral de secesión, escojan ustedes la denominación más adecuada."

"El proceso pactado, que se formuló en términos de proyecto "estándar" de resolución de conflictos, consistía básicamente en lo siguiente: ETA dejaba de matar y Rodríguez Zapatero se comprometía a una transformación radical de España en términos morales, territoriales y de carácter social" (…)

"El proyecto político de Rodríguez Zapatero significaba la marginación y el aislamiento del Partido Popular, versus pacto catalán del Tinell, y simultáneamente, la incorporación progresiva de ETA y de su proyecto a la democracia española. En consecuencia, ello significaba impulsar un inequívoco "vista la izquierda", utilizando un símil militar, en todos los ámbitos, singularmente en el orden cultural y moral. El proceso arrancó, fue dando sus frutos y paulatinamente, hizo que tanto el Partido Popular como el Partido Socialista perdieran su razón de ser y de existir en Cataluña y en el País Vasco."

"No se puede olvidar que antes de este acuerdo marco, tanto los nacionalistas vascos y catalanes habían pactado con ETA su proyecto de ruptura, en Estella en septiembre de 1998 y posteriormente en Perpiñán en enero de 2004. Por todo ello, tras el efímero Plan Ibarretxe, el proceso impulsa que el nacionalismo catalán sustituya a ETA en la vanguardia de la ruptura del movimiento nacionalista, y de esta manera llega el procés. Mal que les pese a muchos nacionalistas catalanes, el procés es un corolario del proceso en el que, recordemos, inicialmente no estaban ni el PNV ni la antigua Convergència y Unió".

"El tercer hito que destacaría es el frente popular populista-nacionalista que se constituye en España el pasado mes de junio, tras una moción de censura contra el presidente Rajoy. La moción de censura tras la publicación de la sentencia del caso Gürtel fue un pretexto, una mera excusa. El frente popular populista-nacionalista es simplemente otra consecuencia de aquel acuerdo marco, de aquella dirección emprendida. El presidente Sánchez continúa simplemente la estela del proyecto Zapatero, de una alianza potencial con ETA, y lo intenta en el arranque de la legislatura, pero la impaciencia desmesurada de Podemos y el lógico temor y miedo de una buena parte del PSOE lo impidió. Pero antes que después, en la primera ocasión y pretexto, una vez que Pedro Sánchez recupera el poder en su partido, lo iba a volver a intentar y así lo hizo."

"El acuerdo marco, hablo ya del presente y del futuro inmediato, tiene que actualizarse y traducirse en términos políticos más allá del procés, de la metamorfosis de ETA y del recién llegado frente popular. Aquel proceso que se puso en marcha tendrá que cristalizar en algo más que en una fotografía. Tiene que concluir en un nuevo proceso, un proceso llamémoslo "pseudo constituyente", que arranque con la reforma del Estatuto de Cataluña y culmine con la reforma de la Constitución española, como ya han dejado caer tanto el presidente Sánchez como su ministra de Política Territorial y Función Pública."

Estos tres puntos están claros. El cuarto, no desarrollado aún, parte o debería partir de la llegada de Casado a la Presidencia del PP:

"Cuando estoy terminando de redactar este artículo, Pablo Casado se ha convertido en el nuevo presidente del Partido Popular, y se constituye en una esperanza para este difícil reto que se deduce del diagnóstico descrito. Habrá refundación, regeneración, renovación de nuestro espacio político en la medida en que primero se comprenda y se asuma la existencia de este proceso, fruto de aquel acuerdo marco que acabo de describir, para de este modo entender la envergadura del reto en el ámbito cultural, moral y social que tenemos por delante." (…)

"El proceso, aunque en ocasiones chirría, está más vivo que nunca, tiene más poder que nunca y por ello, cualquier refundación del centro-derecha español exige una envergadura moral singular, ya que el debate, más que nunca, se ha situado en el ámbito cultural, en el seno y corazón de nuestra sociedad."

¿Qué es el Pacto del Máster?
De aquí parte nuestra reflexión. Me parece evidente que el Pacto del Tinell se ha actualizado como Pacto del Máster con el mismo fin que en 2004: liquidar al PP, pero no aislando a un partido satanizado sino asesinando civilmente a su nuevo líder, enemigo declarado del Proceso, para anular a la Derecha como obstáculo político esencial.

Hay un precedente, hijo también del PSOE y de la manipulación de los medios, que la izquierda dominaba casi tanto como ahora: al poco de llegar Aznar a la Presidencia del PP, el Gobierno, la policía y un juez de su cuerda hicieron estallar el caso Naseiro, un episodio de financiación ilegal de la antigua AP con el que se pretendía salpicar al nuevo líder de la derecha y anular su discurso contra la corrupción. Es decir, cortar el efecto moral del impulso antes de que echara a volar.

La diferencia es que, entonces, Aznar, que se enterró tres días en Canarias preocupadísimo, antes de plantar cara, tuvo a su lado a una parte respetable -o al menos, respetada- de los medios, y entre todos, junto a las irregularidades en la instrucción del caso, éste zozobró. En el caso del Máster de Casado, se ha comprobado que no hay una sola cadena de televisión, apenas una de radio, sólo dos diarios de papel y dos o tres de internet que hayan salido en defensa del líder del PP. Y ello aunque la instrucción del caso ha ido más allá de la prevaricación notoria, pero difícilmente demostrable, de las ambiciones de una juez.

Si no nos hubiéramos acostumbrado al derecho de los medios de extrema izquierda ayuntados con jueces extremadamente ambiciosos de liquidar a cualquier político del PP, mecanismo que el PP de Rajoy y Soraya ha convertido en norma para eliminar a gente molesta de su partido, la kafkiana, tendenciosa y disparatada instrucción del caso por la juez Rodríguez-Medel, con el objeto no sólo implícito sino descaradamente explícito -y por ende, prevarigalupador- de destruir por completo la imagen pública del nuevo presidente del PP, habría levantado un clamor de indignación en medios supuestamente afectos al orden constitucional. Porque, insisto, el ataque a Casado por parte de la Izquierda y de la derecha sorayina y arenosa, que increíblemente la hay, se debe al obstáculo que supone para el Frente Popular su liderazgo en el PP. De ganar el Congreso del PP, no le hubiera pasado a Soraya algo parecido, porque ya ha demostrado cumplidamente que su política es la misma del PSOE: templar gaitas, 'dialoguear' y, en última instancia, rendirse, o sea, aceptar lo que temía Mayor en su artículo y el catanazi Torra ha ofrecido: alguna paz a cambio de un referéndum.

Para irregular, la instrucción del caso
Lo peor para el crédito personal y profesional de la instructora del "caso Master" -el crédito político en la Izquierda es ya ilimitado- es que Ignacio Escolar, denunciante del máster de Cifuentes aunque él no haya terminado siquiera Periodismo, que así es este pájaro-flauta, anunciara en su blog que era él el que había instruido a la jueza sobre los posibles casos de irregularidades en el "máster" de Álvarez-Conde que en realidad no era máster sino habilitación para futuros estudios de doctorado que Casado no realizó y, por tanto, nunca aprovechó. Y si malo es que un periodista conocido por su sectarismo totalitario y odio al PP, amén de nula ética profesional, presuma de que fue él quien indicó a la jueza cómo debía ir contra Casado (sin denuncia, ni caso como tal, cabe entrever, si no asegurar, que la animadversión política y la persecución personal son las bases reales de la instrucción del caso) más grave es que la jueza, en la exposición de motivos para que sea el Supremo el que ejecute o indulte al que ella ha condenado, exhiba una prosa de periodista panfletario, no de juez instructor.

Hablar del "regalo" del máster a quien ha pagado las tasas y cumplido todos los trámites legales que la Universidad impone es digno de Escolar. Y de Pre-Escolar, asegurar, con un par o dos, que Álvarez-Conde le hizo ese "regalo" por su "relevancia política", ¡hace diez años!, cuando era un joven diputado autonómico. ¡Ni Rappel!

Pero lo que en cualquier país no acostumbrado a linchamientos mediático-judiciales daría lugar a una denuncia por prevaricación y a la apertura de un expediente disciplinario por falta más que grave, son los dos presuntos delitos con los que la jueza busca enterrar a Casado: "prevaricación administrativa" y "cohecho impropio". ¿Cómo va a prevaricar el alumno si ha cumplido con la ley, en el caso de que el profesor actúe irregularmente? Hay precedentes legales que la jueza, ciega en su persecución, se ha negado siquiera a considerar. En cuanto al "cohecho", ni propio ni impropio: ¿Cómo pudo cobrar el que pagó? ¿Qué pruebas tiene la jueza? Ninguna. Sugiere que hay que buscarlas.

Y es que, como ha significado el abogado De Pablo, la propia jueza (que privó a Casado de la declaración voluntaria en aplicación del Artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) enjuicia criminalmente y condena moralmente a Casado, presidente del PP, al sugerirle al Supremo que falsificó unos trabajos que no tenía por qué conservar y que, sin embargo, presentó en rueda de Prensa. Y que el Alto Tribunal debe pedirle ordenador, trabajos, autentificación, etc. Vamos, que como no puede instruir o insultar más, el Supremo debe seguir instruyendo un caso que, si no lo es, parece de total corrupción judicial. ¿O es que esta sucesión de irregularidades, teñida de arbitrariedades, puede pasar por la instrucción de un caso? ¿Y es éste tan grave como para destruir personal y políticamente al jefe de la Oposición, en un momento de peligro para la supervivencia del régimen constitucional?

Por supuesto que no. Todos los que hemos sido alumnos y profesores sabemos que no. Puede que la misma jueza lo sospechara, si su ascensión a los altares caníbales de la Izquierda se lo permitiera. Pero si existe el Caso Master (y no el caso Begoña Gómez de Sánchez, que será "cohecho propio") sea consciente o semiconsciente la jueza que lo ha co-instruido con el zurupeto Escolar, es sólo porque la Izquierda quiere lograr lo que casi logró el Pacto del Tinell: echar al PP de la política española para poder dinamitar definitivamente el régimen democrático nacido en la Transición, que es lo que quiere la ETA, busca el separatismo catalán, impulsa el PSOE y hubiera aceptado, con algún mohincito, un PP presidido por Soraya Sáenz de Lomismo.

Los diez errores de Sánchez: así se desmorona en 60 días la imagen del gobierno
Javier Ruiz de Vergara esdiario  12 Agosto 2018

Entre la inexperiencia, las ansias de poder y las facturas a pagar a los socios de la moción de censura, La Moncloa ha embarrancado en los enchufes, RTVE, la inmigración o el taxi.

Este fin de semana España se adentra en la semana más festiva del año y miles de españoles van a disfrutar de las fiestas de la Virgen de agosto, que recorren todos los puntos de la geografía nacional. Y también los políticos cuelgan las botas. Tal vez un buen momento para hacer balance.

Desde que el pasado 2 de junio Pedro Sánchez prometió su cargo de presidente del Gobierno ante el Rey Felipe VI hasta este viernes, en el que el líder del PSOE sigue disfrutando de sus vacaciones en Doñana, han transcurrido 70 días, los dos meses de funcionamiento del nuevo ejecutivo socialista.

Sin embargo, lejos de lucir su etiqueta de Consejo de Ministros "solvente y telegénico", el gabinete naugrafa víctima, fundamentalmente, del propio inquilino de La Moncloa, que ha encadenado al menos diez agujeros negros en su breve gestión.

Mazazo en La Moncloa: la Policía revela a Marlaska que llegará el doble de ilegales
La primera ha sido la política migratoria, devenida estos dos meses en una oleada de irregulares que la mayoría de los expertos atribuyen a la precipitada gestión del caso Aquarius. Una decisión, la de aceptar en Valencia el buque, sin atender las recomendaciones de los expertos de la Policía y la Guardia Civil.

El segundo debe del Gobierno ha sido la política de nombramientos sin complejos que ha llevado a la mitad de la Ejecutiva del PSOE a las empresas públicas más codiciadas y con mejor remuneración. Correos, Paradores, Red Eléctrica, el CIS y embajadas como las de la OCDE y la UNESCO han acabado en manos de amigos del líder socialista.

El Gobierno se mantiene de perfil ante la guerra entre el taxi y las VTC.
Como tercer pero en la gestión del Gobierno cabe resaltar el esperpento en la renovación de la cúpula de RTVE. Un decretazo improvisado para que Podemos tomara posiciones en la televisión pública, un bochorno en el Congreso y finalmente el nombramiento de Rosa María Mateo como administradora provisional... para apenas tres meses.

Ridículo y bochorno del Gobierno en el Congreso: fracasa por un voto su plan para asaltar RTVE
La gestión de la crisis catalana, la reunión con Quim Torra y los desplantes continuos del independentismo pese a la mano tendida del nuevo Gobierno ha sido para muchos el cuarto error de Sánchez, que prematuramente levantó el control de Hacienda a las cuentas de la Generalitat.

La quinta imprevisión de La Moncloa fue la de la negociación sobre la senda de déficit y el techo de gasto para 2019. Podemos, ERC y PDeCAT infringieron al PSOE su primera derrota parlamentaria y ponen en serio peligro la aprobación de los primeros presupuestos de Sánchez y la continuidad de la legislatura.

El uso del Falcon para asistir al concierto de The Killers en Benicasim desató un terremoto mediático en toda regla.
Por sexta ocasión, Sánchez embarrancó ante la opinión pública con su propia agenda. Y desató críticas unánimes por usar un avión oficial del Ejército para asistir a un concierto de su grupo favorito, The Killers, en el Festival de Benicasim. Y, lo más criticado, improvisando una extraña cumbre en Castellón con el presidente valenciano, Ximo Puig.

El fulminante cese del coronel Manuel Sánchez Corbí como jefe de la UCO puso patas arriba a la Guardia Civil y ha elevado al máximo la tensión entre el Instituto Armado y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, uno de los miembros del gabinete más chamuscados en estos apenas dos meses. La séptima polémica que ha salpicado a La Moncloa.

Pedro Sánchez copa las estructuras del estado con altos cargos del PSOE
Víctor Ruiz de Almirón. Guillermo Ginés. ABC 12 Agosto 2018

Más de una veintena de miembros de la Ejecutiva del PSOE ha terminado ocupando puestos de relevancia en diferentes niveles de la Administración tras la llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno, algo que ha derivado en que la actividad propia de la formación haya brillado por su ausencia desde comienzos de junio. Pero la parasitación de la Administración por parte de las filas socialistas trasciende al ámbito de la actual dirección y alcanza a antiguos dirigentes socialistas. En la esfera política destaca especialmente el nombramiento de José Félix Tezanos como director del CIS. Histórico integrante socialista, muy próximo a Alfonso Guerra en los años 90, Pedro Sánchez lo encumbró a su más alta responsabilidad -tras ganar las primarias en 2017 y designarlo como secretario del área de Estudios y Programas del PSOE- como director del CIS. Tras una semana de incertidumbre, Tezanos renunció de manera temporal a sus funciones en la dirección. Pero haber sido el demoscópico de cabecera de Ferraz, con claros sesgos a favor del PSOE en sus anteriores estudios privados que luego se demostraron muy divergentes de la realidad, ha supuesto un duro golpe para la credibilidad del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Pero su nombramiento no ha sido el único que ha escandalizado. Óscar López ha sido designado como nuevo presidente de Paradores. Cercano a Sánchez en su primera etapa y número tres del partido durante el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba, su nombramiento ha sido blanco de críticas de la oposición porque López no es un experto en política turística y porque su nuevo salario asciende a 180.000 euros al año. Pero a la vez se ha interpretado dentro del partido como un castigo político porque López no acompañó a Sánchez en su campaña para recuperar la secretaría general. Se le considera una de las mentes más preparadas del partido y que ahora ha sido relegado.

De los nombramientos de Pedro Sánchez tras acceder al cargo alguno de los más polémicos son los que situaron a Pablo Zuloaga y Diego Conesa, líderes regionales del partido en Cantabria y la Región de Murcia, como delegados del Gobierno en sus respectivas autonomías. Algo que se interpreta sin ninguna duda como un intento de suplir su falta de relevancia pública de cara a las elecciones autonómicas de mayo de 2019, en la que ambos serán candidatos autonómicos. Sánchez también utilizó las delegaciones de gobierno para lanzar un mensaje a la interna. En Valencia y Castilla-La Mancha impuso nombres sin consultarlo con los presidentes autonómicos, y en Andalucía eligió para el puesto a un miembro de su Ejecutiva e histórico rival de Susana Díaz, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Uno de los fieles en los días duros del sanchismo y que se quedó fuera de los puestos de Gobierno.

Una de las últimas incorporaciones al entramado gubernamental fue la de Iban García del Blanco, muy cercano a la vicesecretaria general Adriana Lastra y secretario de Cultura de la Ejecutiva Federal del PSOE, como nuevo presidente de Acción Cultural Española, dependiente del Ministerio de Cultura. También destaca la de Manuel Escudero, secretario de Economía del PSOE y que será embajador ante la OCDE.

Las empresas públicas
La cúpula de las principales empresas públicas se han llenado de personas de confianza de Pedro Sánchez tras su llegada a la Moncloa. El último caso ha sido el nombramiento de Jordi Sevilla como presidente de Red Eléctrica Española (REE), el operador del sistema eléctrico español. Sevilla cuenta con una larga experiencia en el PSOE, donde ha sido desde ministro de Administraciones Públicas (2004-2007), asesor del grupo parlamentario socialista en el Congreso (1998-2000) y secretario de Política Económica y Ocupación de la Comisión Ejecutiva Federal. En esta legislatura, Sevilla incluso sonó como posible ministro esta legislatura, un cargo por el que iba a cobrar casi ocho veces menos respecto a los 546.000 que percibirá como presidente de Red Eléctrica. Finalmente fue elegido para dirigir un grupo para mejorar la eficiencia de las Administraciones Públicas. Precisamente, como ministro del ramo aprobó el Estatuto del Empleado Público que preveía remuneraciones por rendimientos entre los funcionarios y regular la figura del directivo público. Ahora él lo será y podrá predicar con el ejemplo.

Más allá de Red Eléctrica destaca el nombramiento de Juan Manuel Serrano, antiguo jefe de gabinete de Pedro Sánchez hasta su llegada al Gobierno, y que hora ha sido nombrado presidente de la sociedad estatal de Correos y Telégrafos. Serrano es uno de los creadores de la figura de Sánchez. Leal a él desde 2014 y de los pocos que siguió su lado tras su defenestración en 2016. Ahora el presidente del Ejecutivo ha premiado su lealtad con un cargo por el que recibirá más de 190.000 euros. Pero a la vez su nombramiento supone apartarlo de lo que él tanto ambicionaba; haber seguido junto al presidente después de haberlo acompañado hasta La Moncloa. Uno de los principales retos de Serrano al frente de la sociedad estatal será conseguir la paz social con los sindicatos, que han celebrado varias movilizaciones en las últimas semanas.

Dependencia de Fomento
Por su parte, Isaías Táboas ha sido escogido por el Gobierno para dirigir Renfe. Secretario de Estado de Infraestructuras de Fomento con José Blanco y fue número dos de la Generalitat cuando esta estuvo presidida por José Montilla, afronta el desafío de la liberalización del transporte de viajeros en tren, prevista en toda la UE para finales de 2020. Un proceso que abrirá el monopolio del operador ferroviario a la competencia.

Mientras, los mandos de AENA han recaído en un exportavoz del PSC: Maurici Lucena. Economista de profesión, el nuevo presidente del gestor aeroportuario ha decidido por el momento mantener al completo el plan estratégico que García-Legaz perfiló escasas semanas antes del cambio de Gobierno, que pasaba fundamentalmente por impulsar la internacionalización de la compañía (Japón es uno de los destinos predilectos) y mantener el desarrollo inmobiliario perfilado en Madrid-Barajas Adolfo Suárez y Barcelona-El Prat. Y es que el carácter de cotizada de la empresa pública, que está participada al 49% por inversores privados, la hace especialmente vulnerable a los cambios. Con todo, AENA cuenta con una robusta posición financiera y ganó 1.232 millones de euros en 2017.

También Adif está concentrando sus esfuerzos en este responder a esta apertura. En el caso del administrador de las infraestructuras ferroviarias españolas, sin embargo, el Gobierno ha optado por mantener una línea continuista, designando presidenta a Isabel Pardo de Vera, número dos del hasta el momento primer ejecutivo de la empresa pública, Juan Bravo. Un relevo con el que el Gobierno espera reducir los números rojos de esta empresa estratégica, que perdió 200 millones de euros en 2017. Otros nombramientos sonados han sido el de Vicente Fernández, hasta el momento interventor general de la Junta de Andalucía, como nuevo presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), en sustitución de Pilar Platero. Hombre de confianza de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tiene experiencia en el sector público empresarial, al haber presidido la Agencia Andaluza de la Energía.

El acercamiento de los presos de ETA a las cárceles vascas, para muchos una decisión equivocada por prematura, ha puesto en guardia a las víctimas. Pero es el precio que Sánchez ha tenido que pagar al PNV por los cinco votos más decisivos en la moción de censura contra Rajoy.

Aparece un viejo tuit de Pedro Sánchez que arruina por hipócrita el fichaje de su esposa

Las vacaciones del presidente, apenas dos meses de su llegada al cargo, apelando además a una especie de "emergencia social", ha desatado numerosas críticas, incluso en el propio PSOE.

Y como colofón a esta lista de diez pifias del nuevo Ejecutivo, la polémica contratación de la esposa del presidente, Begoña Gómez. Un fichaje por el Instituto de Empresa que augura muchas primeras páginas.

Así llega al ecuador del verano Pedro Sánchez y su gobierno para la agenda del cambio. Un Sánchez que comenzó su mandato aceptando la dimisión de su ministro de Cultura, Máxim Huerta, unas horas después de ser nombrado. Sin duda, un mal presagio.

Tumban un contrato de 8 millones a Colau por imponer el catalán
Ignasi JorroCronica Global 12 Agosto 2018

Revolcón a un contrato de ocho millones de euros del Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau, por imponer el catalán. Un sindicato ha tumbado un concurso público del segundo mayor consistorio de España porque obligaba a los vigilantes de seguridad a identificarse únicamente en una de las dos lenguas cooficiales en Cataluña.

La licitación en cuestión buscaba a guardias jurados sin arma para vigilar las dependencias adscritas al Instituto de Cultura de Barcelona (Icub). El presupuesto era de 8,015 millones de euros para dos años, una jugosa cantidad a la que muchas empresas hubieran aspirado. No obstante, el organismo dependiente del ayuntamiento cometió un error de principiante --o políticamente intencionado-- e incluyó en las plicas de contratación la obligación de que los vigilantes debían identificarse sólo en lengua catalana.

Contra el criterio del Supremo
Ello no pasó inadvertido para el sector de la seguridad. La obligación de que los vigilantes portaran su placa identificativa en catalán la aprobó la Consejería de Interior en 2012 (INT/15/2012). No obstante, la orden fue recurrida por la Fiscalía General del Estado, a quien el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio la razón. Cuatro años después, en 2016, el Supremo rechazó un recurso de la Generalitat, confirmado el criterio del TSJC y alegando que el Gobierno catalán se había excedido en sus competencias.

Ello no ha sido óbice para que el Ayuntamiento de Barcelona tratara de sortear esa parte de la jurisprudencia. El Instituto de Cultura de Barcelona (Icub), que depende del área del concejal Jaume Asens, sacó a concurso la vigilancia de sus dependencias con una exigencia: quería que sus vigilantes llevaran la placa ovalada con fondo blanco y de ocho centímetros sólo en lengua catalana, contraviniendo la sentencia del Supremo. La licitación fue lanzada en agosto en tres lotes con un presupuesto de ocho millones de euros.

Frenada
La agrupación ADN Sindical interceptó la contrata pública y conminó al Ayuntamiento de Barcelona a corregir las bases de contratación para ajustarse a la normativa vigente. El Icub, que ahora dirige Marta Clari tras la marcha de Valentí Oviedo a la dirección general del Patronato de la Fundación Gran Teatre del Liceu, contestó de malas maneras a la parte social. De hecho, el día 8 de agosto trató de eludir la normativa con una añagaza: respondió que corregía las bases para que los vigilantes llevaran la placa "al menos en catalán", según la documentación oficial a la que ha podido acceder este medio.

Ello, no obstante, sigue vulnerando la jurisprudencia, ya que la sentencia del Tribunal Supremo de 2016 subraya que la Generalitat "carecía de competencia sectorial para regular la actividad de seguridad privada y tampoco por razón de su competencia en materia lingüística podía incidir en esta materia". Finalmente y tras otro requerimiento, el viernes de esta semana el Icub ha entrado en razón y ha informado de que "en relación al pliego técnico, los distintivos de los vigilantes deberán cumplir lo que prevé la normativa vigente". Esto es, estarán en castellano.

"Es una cuestión legal"
Preguntado por la cuestión, un portavoz de ADN Sindical ha recordado que la obligatoriedad de portar los distintivos identificativos en lengua castellana "no es una cuestión de debate político, se trata simplemente de ceñirse a la ley". La misma agrupación ha recordado que el organismo cultural, el Icub, ya fue advertido por la Consejería de Interior por utilizar a auxiliares de seguridad en lugar de vigilantes en actos callejeros para ahorrarse dinero, con el consiguiente peligro para el público asistente.

El caso del Instituto de Cultura de Barcelona es parecido al del Ayuntamiento de Roses (Girona), que encajó un varapalo en su contratación para vigilantes del paseo marítimo para el verano porque exigía que se identificaran exclusivamente en catalán. El consistorio comandado por Montse Mindan (PDeCAT) tuvo que corregir la licitación para que el concurso público no fuera impugnado.

Contactado por este medio, el departamento de prensa del Icub ha retornado los requerimientos informativos alertando de que sus miembros estaban de vacaciones.

Recortes de Prensa   Página Inicial