AGLI Recortes de Prensa   Martes 4  Septiembre 2018

¿Subir impuestos para solucionar el déficit? (I)
José María Gay de Liébana okdiario 4 Septiembre 2018

Estos días, los sumos sacerdotes de las finanzas públicas, fariseos confesos algunos de ellos, sean del signo político que sean, so pretexto de que todos hemos de contribuir comme il faut al sostenimiento de las cargas públicas y arguyendo la falaz premisa de que nuestra presión fiscal está por debajo del infierno de otras latitudes, se lanzan en pro de esa azarosa cruzada que tiene por objeto subir los impuestos, apretando las clavijas a las empresas en el impuesto sobre sociedades, retorciendo el pescuezo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas al pobre contribuyente —la clase media y menos media— y ensañándose con quienes ellos consideran ricos, que son esos personajes que con esfuerzo, denuedo, preparación, mucho estudio o tal vez gracias a sus adiestradas dotes artísticas y siempre con ánimos elevados, se van abriendo camino en la vida y perciben un salario bruto del orden de los 150.000 euros o más.

En un país, uno diría que de miseria, donde el primer cargo político se embolsa, en bruto, unos 80.000 euros anuales, es obvio que cualquier individuo cuyas rentas excedan de esa cifra sea tildado de ricachón y burdo capitalista por esa comparsa política que únicamente busca su lucro personal, servirse de la ciudadanía y vivir del chollo mientras van arruinando al Reino, endeudándolo a extremos preocupantes y gastando sin ton ni son aunque, eso sí, viviendo a cuerpo de rey –precisemos que de los de antes porque ahora lo de la monarquía cotiza a la baja—. La clave económica para enderezar el rumbo de las deficitarias Cuentas Públicas españolas, según ellos, no es otra que la de subir impuestos con lo cual se soluciona el problema. ¡Ni idea tiene esa gente acerca de cómo se cuadran los descarriados números!

El quid de la cuestión radica en el virus del gasto público que sigue avanzando y al que no se pone freno, sencillamente porque a los sumos sacerdotes de nuestras finanzas públicas no les conviene. Son ellos, los unos y los otros, los de esta bancada del hemiciclo y los de la de enfrente, los de atrás y los de delante, alternándose en los turnos de las labores gubernamentales, los que nos están llevando a un callejón sin salida por su falta de responsabilidad y tino en la gestión de los guarismos públicos. En 2012, el gasto público en España ascendió a más de 460.000 millones de euros, excluyendo la asistencia financiera del rescate que en aquel intrigante año se elevó a prácticamente 40.000 millones de euros.

Si de verdad el gasto público, como tanto se jactaba el anterior Gobierno y el paladín de sus finanzas públicas, personaje de triste y funesto recuerdo que ha fustigado sin escrúpulos a empresas y contribuyentes actuando contundentemente contra ellos y cargándose a su habitual clientela a la hora de votar, hoy, en 2018, tal gasto público no sumaría más de 491.000 millones de euros. Por tanto, de entonces acá, el gasto público se ha incrementado en 30.000 millones de euros y toda esa verborrea de los recortes no ha consistido más que en frenar y reducir gasto social y de educación en pro de destinar cada vez mayores recursos para sostener todo ese teatro cada vez más aparatoso que es la industria política; es decir, se recorta el gasto básico en sanidad en aras de que se financien las mamandurrias y prebendas de tanto protegido al que amamantar cobijados en las filas políticas y en el inmenso aparato de la Administración.

Cuando homenajeas a la ideología de los 100 millones de muertos
Editoriales OKDIARIO 4 Septiembre 2018

La Memoria Histórica de Podemos es sectaria y distorsionada. Al tiempo que se afanan en apoyar al Partido Socialista en la exhumación del dictador Francisco Franco —para así sacar rédito político ante sus votantes más radicales— y piden la retirada de calles y plazas vinculadas a militares conservadores a lo largo y ancho de toda España, participan en Alcorcón en un homenaje a Karl Marx, el hombre que inspiró la corriente política, económica y filosófica más mortífera y despiadada del siglo XX: el comunismo. Si la formación que dirige Pablo Iglesias tuviera un mínimo de objetividad histórica, se abstendría de condenar unas tiranías y ensalzar otras.

No obstante, carentes de cualquier coherencia e imbuidos también por las ideas del ideólogo prusiano del siglo XIX, hacen un guiñapo con la Memoria Histórica que tanto enarbolan y rinden tributo al padre espiritual de genocidas como Lenin o Iósif Stalin. Ambos sátrapas, inspirados por las ideas de Marx, robaron cualquier posibilidad de democracia en Rusia mediante la dictadura del proletariado. Una nomenclatura que, no obstante, no les impidió matar a los obreros que osaban ir a la huelga o mandar —en el mejor de los casos— a los disidentes a aquellos gulag de los que tanto y tan trágicamente habló el Premio Nobel de Literatura Alexander Solzhenitsyn, quien dejó para la posteridad una magnífica obra donde denunciaba el horror que se vivió en aquellos campos de exterminio.

Eso en Rusia, porque idéntico balance se podría hacer, incluso más, en la China de Mao Zedong, donde se estima que la represión comunista ha acabado con la vida de más de 82 millones de personas desde los años 50 del siglo pasado hasta hoy. En total, una doctrina que ha dejado tras de sí más de 100 millones de muertos y muchísimos más represaliados repartidos por más de 30 países de Europa, África, Asia, América y Oceanía. Una ignominia construida a propósito de los preceptos de Karl Heinrich Marx, hombre al que Podemos —fuerza comunista radical de España— no tiene ningún problema en rendir homenaje en el bicentenario de su nacimiento a través de figuras tan conspicuas como Ramón Espinar o Ione Belarra. ¿Cómo pueden hablar de Franco cuando loan a Marx? ¿Cómo se atreven a hablar de Memoria Histórica cuando son incapaces de condenar a Santiago Carrillo o Pasionaria? Eso y no otra cosa es Podemos: un constante intento de reescribir la historia, ya sea en España, Cuba, Rusia o Venezuela.

La toma de RTVE
EDITORIAL  Libertad Digital 4 Septiembre 2018

Mientras siga siendo pública, RTVE está condenada a ser mangoneada por los unos y por los otros, unos políticos y unos periodistas sinvergüenzas que no la quieren para otra cosa.

Una de las tareas en que Sánchez ha puesto más empeño desde su abrupta irrupción en la Moncloa ha sido la de poner RTVE al servicio de su Gobierno. Desgraciadamente, no cabe sorprenderse, pues todos los medios públicos acaban convertidos en órganos de propaganda del Poder. Ahora bien, lo cierto es que cuando gobierna la izquierda las purgas son mucho más despiadadas y tienen bastante menos eco mediático.

Tras el decretazo con el que Sánchez despreció el proceso en curso para renovar el Consejo de Administración de RTVE, ésta está en manos de una administradora única de un sectarismo diamantino, es decir, muy socialista. Un centenar de profesionales han sido removidos de sus puestos sin otra justificación que el izquierdismo que la nueva dirección quiere imponer en la casa, sobre todo en unos informativos que parecen sacados de una usina bolivariana.

En este proceso de poner los medios públicos a su servicio los socialistas han contado con el apoyo entusiasta de Podemos, la formación ultraizquierdista con la que el Gobierno viene sacando adelante todas sus medidas liberticidas. El propio Pablo Iglesias ha dejado claro en numerosas ocasiones que en su proyecto político es crucial el control exhaustivo de los medios. De nuevo, poca sorpresa cabe aquí: Iglesias el comunista hace lo que hacen los comunistas siempre que pueden: perseguir con saña la pluralidad y sustituir la información por el agitprop.

La toma frentepopulista de RTVE está contando con el silencio cómplice o el aplauso entusiasta de buena parte de los trabajadores de esos onerosísimos medios que los ciudadanos están obligados a mantener. Trabajadores indignos que han terminado de retratarse: hace sólo unos meses posaban de luchadores por la libertad y ridículamente vestían de luto en sus famosos viernes negros en defensa de la pluralidad informativa y ahora... lo dicho... están ahí, callados como cobardes ante el verdadero peligro o repugnantemente ufanos porque por fin los suyos han tomado la plaza.

Mientras siga siendo pública, RTVE está condenada a ser mangoneada por los unos y por los otros, unos políticos y unos periodistas sinvergüenzas que no la quieren para otra cosa. No dejen de pensar en ello siempre que algún indeseable le largue la obscena letanía del "servicio público".

José Manuel Opazo: "Nos jugamos España y no podemos esperar al mañana"
esRadio  Libertad Digital 4 Septiembre 2018

El próximo día 9 de septiembre hay convocada en Barcelona una gran manifestación contra el separatismo que ha llevado a Cataluña a la grave situación de enfrentamiento que se vive actualmente. El convocante, el empresario José Manuel Opazo, ha contado en el programa Es la Mañana de Federico de esRadio los motivos que le han llevado a congregar a la sociedad civil.

El empresario, que fue Guardia Civil durante varios años, ha contado que la idea de llamar a la sociedad civil "fue a raíz de ver los pactos que hacía el señor Sánchez con sus compañeros de viaje". José Manuel Opazo asegura que le pareció "una cosa indecente e impensable" ver que "el señor que gobierna ahora mismo se ha unido a personas que han cogido un arma y han pegado un tiro en la nuca a personas de su partido. Y todavía les da 500 millones de euros".

Para Opazo ese fue el momento en el que se dijo que "esto tiene que parar, no podemos seguir por ahí porque esto va a acabar muy mal". Cree que "vamos a la destrucción de España si no nos unimos todos los demócratas y paramos esto".

El empresario piensa que estamos en un momento crucial para la historia de nuestro país y ha dicho que "nos estamos jugando España y no podemos esperar a mañana". Por ese motivo da el pistoletazo de salida a la movilización de la sociedad civil con la manifestación que se celebrará en Barcelona el próximo domingo.

Opazo ha dicho que es el momento de la sociedad civil y que, frente a la "debilidad de las instituciones", para que "no se pierda terreno" hace falta que "suban personas que tengan coraje" para plantar cara y que se haga política "en la que el ciudadano sea la clave".

La manifestación del 9 septiembre en Barcelona
El empresario José Manuel Opazo ha contado que hay "unas 69 asociaciones que están trabajando para coordinar de forma gratuita a la gente que va a la manifestación" y que "unos 250 voluntarios salen a colgar lonas en los puentes" anunciando la fecha y los motivos de la convocatoria.

Esta manifestación, que espera que sea "para decirles a los políticos que tendrán a gente en la calle" si vuelven a llevar a los ciudadanos a una situación como esta, reunirá no sólo a gente de toda Cataluña sino a gente de toda España.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, anunció ayer en esRadio que su partido se irá a la manifestación y José Manuel Opazo ha contado que el PP ha dejado libertad a su afiliados para que acudan también. Cree que en este momento "tenemos que estar unidos".

Ha pedido "a todos los ciudadanos" que "acudan a la manifestación" porque, asegura, "no vamos a dejar solos a los catalanes que se han plantado contra el nacionalismo". José Manuel Opazo está convencido de que "esta batalla la vamos a ganar y tenemos que demostrar al presidente Sánchez que este no es el camino a seguir, esto no es socialismo".

La manifestación empezará a las 12:00 horas en la avenida del Paralelo de Barcelona e irá hasta la Plaza de España. Para coordinar bien a todo el mundo que acuda ha pedido que se envíe un mensaje por WhatsApp al número 645545115 con su nombre y DNI.

VOX (IV) necesita un discurso histórico coherente y veraz
Pío Moa Gaceta.es 4 Septiembre 2018

La izquierda y los separatistas tienen una coherente versión histórica de la historia reciente: en 1936 Franco y los suyos dieron un golpe de estado contra un régimen democrático, que llaman la república, la cual amenazaba los privilegios de los “enemigos del pueblo y de la libertad”. Luego instituyeron una dictadura feroz, durante cuarenta años. Y tras la muerte del dictador, sus seguidores y beneficiarios impusieron una transición democrática a medias, desde el franquismo y no contra él, reteniendo gran parte de su poder. Y hoy ha llegado el momento democratizar plenamente a España, integrarla en Europa, etc. Este esquema histórico es el que subyace a todas sus políticas y argumentario.

La derecha resolvió aceptar en gran parte el discurso anterior, oponiéndole solo la consigna de la “reconciliación” y una actitud de echadora de cartas “mirando al futuro”. Con ello demostraban una pobreza política, intelectual y moral extrema, se veían despojados de la calidad de demócratas, obligados a “demostrar” que no eran franquistas a sus oponentes, “demócratas” por naturaleza, los cuales podían exigirles más y más “pruebas” y concesiones. Así se privaban de una política consecuente y clara, se refugiaron pronto en la cuestión económica, y sobre todo escupían sobre las tumbas de sus padres y abuelos. Esta increíble miseria de la derecha tiene sus raíces en el Concilio Vaticano II, que rompió con el franquismo, dejándolo sin ideología, y respaldó moral y físicamente a los vencidos en la guerra civil.

El discurso histórico del antifranquismo es perfectamente coherente, aunque falso en todos sus aspectos, y el de la derecha ni siquiera puede llamarse discurso político o intelectual. Es la nada. El Frente Popular no fue la república, sino la destrucción de ella mediante el golpe de estado de unas elecciones fraudulentas seguidas de un verdadero régimen de terror. Se compuso de partidos separatistas y totalitarios acompañados de los mariachis republicanos de izquierda, a su vez golpistas desde 1933. Carecía, por tanto, de toda legitimación democrática Y por ello mismo, los partidos que después se identificaban moral y políticamente con el Frente Popular estaban en la misma posición. (Diré de pasada que esta evidencia decisiva he sido el primero o de los primerísimos en señalarla e insistir en ella).

Si VOX quiere significar en política algo diferente de la congregación de partidos-mafias, y no diferir solo en cuestiones menores o de matiz que pueden llevarle a ser uno más o a ser absorbido por el PP, debe dotarse de un discurso no menos coherente que el de la izquierda y separatistas, pero verídico. Y que en líneas generales podría ser el siguiente.

a) Franco no derrotó en 1939 a una democracia, sino a un frente popular disgregador y totalitario, salido de unas elecciones fraudulentas. Y no tuvo oposición democrática, sino comunista y/o terrorista, porque era preciso asegurar un país próspero y sin odios antes de replantearse una democracia, y todo el mundo lo entendía más o menos conscientemente. Y eso fue lo que hizo el franquismo.

b) Franco volvió a derrotar después de muerto a un nuevo frente popular en ciernes. Fue en el referéndum de 1976, cuando la inmensa mayoría del pueblo votó por una democratización desde el franquismo y contra una amalgama de partidos izquierdistas y separatistas (“rupturistas”) que se identificaban con los derrotados del 76. Con la novedad de incluir a grupos cristianos y similares salidos del confusionismo sembrado por el Vaticano II.

c) Los frentistas no renunciaron a las tesis que les daban la citada coherencia, sino que aprovecharon las ventajas que les proporcionaba la democracia para socavarla, bien conscientes de la utilidad que representaba una visión de la historia, aunque fuera falsaria. Con Zapatero lograron fuerza suficiente para anular la transición, deslegitimar por fin al franquismo, y con él a la monarquía y a la democracia, agravando los problemas de separatismos y el impulso totalitario, bien manifiesto en un tipo de propaganda, en leyes como la de la memoria histórica o la de género, o en la recompensa política a los asesinatos de la ETA.

d) Cumplida esta primera parte, quedaba aún ultrajar al hombre que los había vencido por dos veces y destruir de alguna manera, física o simbólicamente, el Valle de los Caídos, que con su mera presencia denunciaba la falsedad del discurso frentista y de sus políticas derivadas.

Exponer y explicar incansablemente este esquema puede dar a VOX la fuerza política y moral de la que carece el resto de la derecha, y limpiar de basura y telarañas el esperpéntico panorama político actual. Podrá decirse que es una tarea difícil y a largo plazo, como la que debieron afrontar los frentistas en 1976. Creo que es difícil, pero no tan a largo plazo. Porque es lógico, comprensible, revela el embuste contrario, explica la situación cada vez más dramática a la que están arrastrando al país, y gran cantidad de personas pueden entenderlo.

Algunos aconsejan a VOX aliarse con otras fuerzas como Ciudadanos y el PP frente a las amenazas inminentes hoy en marcha. Creo que esa alianza o acuerdo es hoy imposible, porque esos partidos siguen girando en torno al discurso de los frentistas, haciéndolos cómplices de estos. Y porque desdeñan abiertamente a VOX. Solo desde un claro deslindamiento de posiciones serían posibles acuerdos parciales. De otro modo la ceremonia de la confusión estaría servida una vez más, y probablemente VOX desaparecería, absorbida por el “nuevo” PP y por Ciudadanos.

************************
Involución permanente, con Luis del Pino: Carta abierta al Papa. Algo sobre “El erótico crimen…”: https://esradio.libertaddigital.com/sin-complejos/involucion-permanente.html :
El erótico crimen del Ateneo: La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundo de [Moa, Pío, Moh, Ul-Sih]Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas

https://www.amazon.es/El-er%C3%B3tico-crimen-del-Ateneo-ebook/dp/B07GD83ZN8/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1534250734&sr=1-1&keywords=er%C3%B3tico+crimen+del+ateneo
*******************
* Alguna gente no entiende que la carta abierta al Papa no tiene por objeto convencerle o alertarlo de lo que él sabe de sobra, y que probablemente no hará el menor caso. Tiene por objeto exponer a la Iglesia ante su responsabilidad si no se opone al crimen que está fraguando el gobierno. La carta será útil en la medida en que miles de personas la difundan.

*Casado propone sustituir la ley de memoria histórica por una “ley de la concordia”. Este idiota cree, como la izquierda, que la historia puede decidirse por ley. Comparten una mentalidad totalitaria.

*Es un dato definitivo que el partido más guerracivilista y corrupto de la historia reciente de España esté dirigido por un fulano relacionado familiarmente con el negocio de la prostitución homosexual

*Los partidarios de ultrajar la tumba de Franco forman el sector social más ignorante, cargado de odio, engañado y explotado por los partidos más antiespañoles y antidemocráticos: ETA, separatistas, socialistas, Podemos, el mismo PP, Ciudadanos… Corruptos e indecentes

*Resumen de la situación: Un macarra vinculado al negocio de la prostitución homosexual quiere ultrajar los restos de Franco. La monarquía, respetuosa, pues vale. La Iglesia, respetuosa con tanta pederastia, lo apoya. los demócratas de pandereta, también respetuosos con el macarra

*En una democracia de pandereta (desde ETA al PP, pasando por Podemos, todos son aquí “demócratas”), un macarra ligado a la prostitución homosexual se permite ultrajar los restos del mayor estadista de España en siglos.

*El indecente Osoro animando a la familia Franco a que claudique ante el macarra de la prostitución homosexual y su gobierno de tiorras

*Creo que el dato de la relación del presidente de España con el negocio de la prostitución homosexual, empeñado en ultrajar la tumba de Franco, resume y simboliza la realidad de una democracia de pandereta, bananera o fallida.

*Quienes llaman a Franco “dictador” para ocultar sus inmensos logros para España, no son demócratas sino son parásitos de la democracia. De una democracia que Franco hizo posible y ellos están destruyendo.

*El dato que describe mejor la situación en España es EL RESPETO. Respeto a un gobierno de macarras y tiorras. El respeto a lo que no es respetable siempre implica falta de respeto a lo que sí lo es: al general que convirtió a España en un país próspero y libre de los viejos odios.

***********************
La Reconquista es la historia de la lucha entre dos naciones y culturas radicalmente opuestas: España y Al Ándalus

Firmo SÍ al Manifiesto
Carlos Dávila okdiario 4 Septiembre 2018

Les cuento para que lo tengan en cuenta: un profesional de la demoscopia de los que no dependen de la soldada oficial de Tezanos, el jefe del Centro de Investigaciones Socialistas —escribo Socialistas y no Sociológicas—, ni de los diezmos que reparte el gurucillo Redondo desde las Semillas monclovitas, me escribe esto: “Desde su muerte nadie ha hecho tanto favor a Franco como el reciente Collar del Cóndor Boliviano”. O sea, Sánchez me parece que se apellida. Le pregunto a mi comunicante si es que tiene noticia de que se esté realizando alguna encuesta sobre la popularidad retornada de Franco, y me replica castizamente que “no sé porque lo ignoro”.

Pues lo mismo me sucede a mí, aunque bien es cierto que en el pasado farragoso me he topado con decenas, decenas, de personas que me advertían de algo tan curioso como esto: “Le están resucitando”. Y encima nos echamos septiembre a los costados y aparece un manifiesto que, humildemente, me apresuro a firmar de la A a la Z. Con certeza que para la caterva de bodoques que hoy por hoy se alojan en el Palacio Presidencial —nunca desde el 17 un centro de Gobierno fue tomado tan a las bravas— los miles de suscriptores del documento son o unas ratas fascistas con efecto retardado, unos pedigüeños que se han quedado sin probar el suculento bocado de Sánchez, o gentes de todo jaez que no comprenden, como rezábamos en nuestros acuartelamientos militares: “El bien que se nos hace en este campamento de todas las narices”.

Es posible, a lo mejor hasta seguro, que Sánchez crea que ha venido a salvarnos de tanta mediocridad política y tantísima corrupción y que todavía, como en el Evangelio, “vino y los suyos no le comprendieron”. Es posible: observando cómo la pasada semana se dirigía a embalarse en un avión de nuestra Fuerza Aérea a paso ufano y castrense, este cronista pensaba: “Este hombre cree acaba de recuperar la civilización occidental”.

Escribió Camus que “la estupidez insiste siempre”, lo cual me lleva a ser profundamente pesimista ante lo que no espera, a no ser que los citados hombrecillos del presidente se den cuenta de que están haciendo un pan como unas tortas. Esta Europa de ahora mismo ni está para Urban húngaros, ni para Sánchez hispanos. La Unión se merece otra cosa. Por ejemplo, el manifiesto de Leguina, Savater y demás amigos. Pero, claro, como a los mencionados ocupantes de La Moncloa, les trae por un higa las reflexiones o manifiestos ajenos, es muy recomendable que empecemos por dar la murga en las rúas; la calle no es del pobre y converso Marlaska, sino de los españoles hartos de las majaderías exhumatorias del líder universal de Sánchez y sus demás polluelos.

La familia Franco pide al Defensor del Pueblo que recurra ante el Constitucional la exhumación
Carlos Cuesta okdiario 4 Septiembre 2018

La familia pide por escrito al Defensor del Pueblo que recurra ante el Constitucional el real decreto de la exhumación de Francisco Franco. En un documento al que ha tenido acceso OKDIARIO, los Martínez Bordiú y Franco denuncian la “falta de urgencia” del decreto presentado por el Gobierno de Sánchez, su consecuente inconstitucionalidad y, por lo tanto, reclaman al Defensor del Pueblo que tome cartas en el asunto y traslade el asunto de inmediato al Tribunal Constitucional.

El abogado que ha presentado la súplica al Defensor del Pueblo es Luis Felipe Utrera Molina. Y él, “en representación” de Carmen, María de la O, María del Mar, José Cristóbal, María Aránzazu y Jaime Felipe Martínez Bordiú y de Francisco Franco Martínez Bordiú, han depositado este mismo lunes el documento que hoy muestra este diario con fecha de registro del “3 de septiembre”.

En el documento presentado la familia deja constancia expresa de que “como es público y notorio” el cadáver del dictador fue “inhumado […] hace casi cuarenta y tres años”.

El escrito explica que “que la forma jurídica utilizada por el Gobierno para proceder a la exhumación de los restos mortales del Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde, anterior jefe del Estado español, ha sido la del Real Decreto Ley”. Y que, por lo tanto, y según el artículo 86 de la Constitución Española, debe acreditarse la “extraordinaria y urgente necesidad” del citado acto. Y que, pese a esta exigencia constitucional, según la familia y su equipo jurídico, en ningún momento se acredita esa urgencia.

“El Gobierno busca justificar su decisión en una solicitud contenida en un informe (no vinculante ni ratificado posteriormente) emitido en 2014 (esto es, hace más de cuatro años) por el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre las desapariciones forzadas e involuntarias”, señala el escrito. Y añade que “el Real Decreto Ley se ve obligado a reconocer que la situación actual ha sido tolerada por largo tiempo, que es de carácter estructural y que dura décadas”.

La súplica al Defensor del Pueblo recuerda en ese momento que “la doctrina del TC exige […] estar en una situación excepcional que justifique la arrogación por parte del poder Ejecutivo de la facultad de dictar una norma con rango de ley, propia del legislativo. Y señala que, en este caso concreto y visto lo visto, “no se puede entender en modo alguno que concurra tan presupuesto”.

Y no se san, según su criterio, “puesto que las resoluciones e informa en que pretende basarse no exigen, por su propia naturaleza, una actuación urgente e inmediata (como lo demuestra el hecho de que lleven años sin ser implementados).

Por todo ello, los Franco reclaman al Defensor del Pueblo que interponga “recurso de inconstitucionalidad en el plazo legalmente establecido” contra el decreto de exhumación de Franco.

Se trata de la primera respuesta directa al Gobierno tras haber aprobado el decreto. Y del primer aviso de la familia Franco que, como adelantó OKDIARIO, anunció ya su negativa tajante a la exhumación y la preparación de acciones legales para frenar la salida de los restos del dictador del Valle de los Caídos.

¿Por qué los lobistas de Soros dañan nuestra democracia?
Jorge Mestre okdiario 4 Septiembre 2018

El millonario especulador, George Soros, parece sentirse muy cómodo con la situación política —y seguramente económica— de España. Ante un Gobierno sobrevenido como el de Pedro Sánchez, sin propuestas ni programa para la ciudadanía, la red de lobbies del millonario financiero ha encontrado en el Ejecutivo español una oportunidad para ir colocando sus diferentes proyectos de ingeniería social.

Detrás de cada uno de los anuncios de Sánchez, como los relacionados con violencia de género, memoria histórica, Valle de los Caídos, comisiones de la verdad… hay un grupo de presión de Soros impulsándolo disfrazado de falsa ONG, fundación o ‘think-tank’. Me gustaría detenerme en la cuestión migratoria que va a dar mucho que hablar este mes de cara a la cumbre de la UE de Salzburgo del 20 de septiembre y donde Soros tiene un plan para España que el Gobierno de Sánchez lo ha hecho suyo.

El director de la ESI (European Stability Initiative), Gerald Knaus, lobista del plan “Soros-Sánchez” lleva mes y medio remitiendo decenas de cartas a los estados de la UE, a la Comisión Europea y al Parlamento Europeo para que apoyen la idea de crear campos de refugiados en España que podría ser debatido en Salzburgo.

Ya ha conseguido que el presidente de los liberales del Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, lo apoye públicamente como puede leerse a continuación:

¿Qué hace una persona que no forma parte del Gobierno de España, que es además lobista, predicando por toda Europa lo que debe hacerse en nuestro país? Para nada tiene que ver las cifras de inmigrantes que tratan de llegar a España con las que lo hacían hace tres años a las costas griegas o italianas, pero Alemania y Francia no quieren más problemas en sus gobiernos a cuenta de la inmigración y están dispuestos a darle a España el dinero necesario para que los inmigrantes se queden aquí. Para que se entienda llanamente, el objetivo es aplicar el modelo griego en suelo español.

La creación de campos de refugiados en España no es ninguna solución por muchos millones de euros que Merkel y Macron prometan. Se ha visto claramente como han funcionado de mal en Grecia. Aparte de las cuestiones humanitarias, hay razones legales por las que no se puede retener a los inmigrantes en nuestro territorio. Como es sabido, 72 horas es el plazo máximo que se dispone inicialmente para tenerlos en custodia policial. Posteriormente, o van a los CIE, o quedan en libertad por todo el espacio Schengen. Y eso no lo quiere ni Francia, ni Alemania, porque muchos de los inmigrantes acaban dentro de sus fronteras y, por ejemplo, la estabilidad del gobierno de coalición que preside Angela Merkel depende mucho de la política migratoria.

Hay muchas más preguntas sobre la mesa que deberían ser respondidas por el Ejecutivo en un ejercicio de transparencia y responsabilidad. Tenemos derecho a saber si Gerald Knaus ha sido contratado por algún ministerio para elaborar el Plan Sánchez de política migratoria o a cambio de qué está haciendo esta actividad lobista por toda la UE. La democracia se basa en cumplir y respetar el contrato que los gobernantes establecen con una gran mayoría ciudadana. Todos los intentos desde fuera de los representantes del pueblo español, elegidos democráticamente, para impulsar políticas u objetivos que no están dentro de un programa de gobierno dañan el sistema democrático y amenazan la credibilidad de nuestra democracia.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Por la libertad y la palabra

Hermann Tertsch ABC 4 Septiembre 2018

El 9 de septiembre hay convocada en Barcelona una manifestación para exigir a Pedro Sánchez que cumpla su palabra y convoque elecciones porque una inmensa mayoría de los españoles, lo dicen las encuestas, no lo considera legitimado para tomar las decisiones que está tomando sin ser elegido. Esa manifestación debería ser el comienzo de una movilización general en toda España para que plazas y calles se llenen de ciudadanos que demanden elecciones inmediatas y exijan respeto para la voluntad popular a este Gobierno, que tiene la osadía de decir que a los españoles no les convienen ahora las elecciones o que sería un despreciable «contar votos malamente».

Los españoles se juegan mucho más que ese saqueo fiscal planeado. Se juegan su libertad y la unidad de la patria, confirmados ya los planes de Sánchez del choque de «las izquierdas» contra «las derechas» en su siniestro intento de ganar ahora la guerra civil de hace 80 años. Ese despreciable proyecto lo asume y hereda de Zapatero, hoy muy significativamente ya la mano derecha de Nicolás Maduro, un dictador narcocomunista que debe acabar ante Tribunal Penal Internacional de La Haya por los crímenes contra su pueblo. Sánchez se ha negado a tachar de dictador a Maduro y comparte con él no solo los consejos de Zapatero. También la alianza con los comunistas españoles de Podemos, cuyos dirigentes fueron decisivos en la deriva del chavismo hacia la dictadura. Como lo son ahora en convertir el programa del nuevo Frente Popular español en una rápida operación para hundir al país en la dependencia, en la desinformación y mentira histórica, el abuso y la servidumbre.

Una semana después de esa manifestación por la libertad y la unidad de España frente a los intentos de destruir la nación y someterla en pedazos a tiranías marxistas, hay otra gran convocatoria, también en Barcelona, el día 16. Será la primera gran manifestación a favor de la libertad de elección de lengua y del uso del español. Convocada por la asociación Hablamos Español, una iniciativa joven de inmensa vitalidad que crece sin cesar, recoge firmas y goza ya de numerosos apoyos. Pretende hacer lo que no hicimos en cuarenta años y hoy pagamos dramáticamente: defender el derecho de todo español a estudiar, trabajar y vivir en lengua española en todos los rincones de España. La traición a este derecho se inició muy pronto. Ahí está ya en 1981 el Manifiesto de los 2.300 de un grupo de intelectuales encabezados por Amando de Miguel y Federico Jiménez Losantos que lo denunciaron. Sufrieron represalias, este último un atentado, y la mayoría acabó fuera de Cataluña. Ahí comenzó la «limpieza cultural», el pogromo contra el español que ha alcanzado una brutalidad propia de odios balcánicos. La terrible indiferencia general por este maltrato del nacionalismo gobernante contra mayorías castellanohablantes ha sido fomentada por todos los gobiernos de España, tanto del PSOE como del PP, para no irritar a sus socios. Pero la expulsión del castellano de las regiones con nacionalismos es mucho más que una disputa cultural. Pretende erradicar la presencia y las huellas de la lengua común para poner en duda la propia existencia allí de ese pasado común. Desde la toponimia a las lápidas, de los archivos a los carteles, se pretende que desaparezca todo testimonio de la huella de España y la lengua española. Por eso hablar o escribir de «Girona» o «Lleida» o «Araba» o «Iruña» cuando se habla o escribe en español es colaborar con el pogromo hispanófobo. Fíjense hasta qué punto están implicados nuestros políticos y periodistas el la fatal deriva. Fíjense hasta qué punto la lucha por la lengua común es la lucha en defensa de la libertad.

El español y los español hablantes
Nota del Editor  4 Septiembre 2018

Cualquier planteamiento que incluya el derecho a utilizar cualquier lengua regional en qualquier institución española es un disparate. Hay que dejarse de tonterías respetuosas con las lenguas regionales: es absolutamente necesario e indispensable derogar todas las leyes de lenguas regionales. Cualquier otra opción significa oficializar el atropello actual de los derechos humanos y constitucionales de los español hablantes,

En cuanto cualquier institución española tenga la obligación de aceptar cualquier lengua regional, la convierte automáticamente en una zona de exclusión para los español hablantes. Algunos constitucionalistas dicen que el deber de conocer el español está en la parte no normativa de la constitución y en el mismo sitio está el disparate de la cooficialidad de las lengua regionales. La ílógica constitución española, a pesar del retorcimiento de los sucesivos tribunales anti constitucionales, establece claramente el deber de conocer es español y no establece deber de conocer lengua regional alguna.

La vuelta al Estatut inconstitucional
 La Razon 4 Septiembre 2018

Desconocemos si la propuesta planteada ayer por Pedro Sánchez sobre la elaboración de un nuevo Estatuto en Cataluña es formal o habrá que inscribirla en ese extraño cortejo que mantiene con Joaquim Torra con la intención de apaciguar su ansia desestabilizadora. Sin duda, se trata de un encantamiento que supone grandes riesgos. La propuesta habrá que darla por buena, aunque no es la primera vez que el PSOE-PSC lo pone encima de la mesa –en boca de Miquel Iceta el pasado 18 de junio: «Merecería la pena estudiar la reforma del Estatuto de Cataluña que anuló el Constitucional»– creyendo que si se mantiene el mismo articulado podría colmar las aspiraciones independentistas.

Sánchez lo planteó con unos graves errores –también desconocemos si intencionados, puede que embebido por la dialéctica nacionalista– que conviene aclarar antes que nada. En primer lugar, ha hablado de votar en referéndum sobre el «autogobierno», «no por la autodeterminación». Las instituciones de autogobierno de Cataluña, de manera concreta la Generalitat provisional, fue restituida con un real decreto aprobado por el Gobierno de Adolfo Suárez el 29 de septiembre de 1977, a la vuelta de Josep Tarradellas, antes incluso de que se votase el Estatuto en 1979. Es decir, hace 40 años que los derechos políticos de Cataluña son reconocidos.

En segundo lugar, Sánchez llegó a decir que es el único territorio «que tiene un Estatuto que no ha sido votado por los ciudadanos». Es una falsedad que puede alimentar el victimismo nacionalista, pero que en sí mismo engendra un error que, de no subsanarse, estará en la base de ese futuro Estatuto. Los catalanes votaron en un referéndum el 18 de junio de 2006 (73,9% votos a favor y un 48,8% de participación) y posteriormente, en junio de 2010, el Tribunal Constitucional falló que 14 artículos eran anticonstitucionales y otros debían someterse a interpretación. De recurrirse ahora, el control del TC sería previo a la consulta y no al contrario, algo que nos ahorraría situar aquel momento como el detonante del «proceso», o que Sánchez diga que los catalanes no votaron su Estatut.

Por si se quiere recuperar los artículos anulados por el Alto Tribunal, habría que recordar que hubo una voluntad por parte del Tripartito (PSC, ERC y ICV) de desbordar el marco constitucional con competencias que quebraban la unidad del Estado. El Consejo Consultivo de la Generalitat llegó a detectar hasta 19 inconstitucionalidades en el texto referidas a financiación y derechos históricos, muchas de las cuales no fueron corregidas. Debería saberlo Sánchez, ya que el PSC recurrió algunos puntos o que el Tripartito más CiU acordó en junio de 2005 que el nuevo texto definiría a Cataluña como «nación», lo que obligó a que el PP abandonase definitivamente la comisión, un objetivo del «pacto del Tinell».

El riesgo vuelve a repetirse, pero aumentado. Puigdemont-Torra no quieren un nuevo Estatut, menos aún reformar el actual, y de aceptarlo como salida al callejón sin salida en el que se encuentra el desafío independentista cabe preguntarse si se reeditaría el artículo 6 apartado 1 en el que situaba como lengua «preferente» de la Administración el catalana sobre el castellano; las atribuciones de un Consejo de Justicia de Cataluña al margen del Consejo del Poder Judicial; o el diseño de un Agencia Tributaria para recaudar todos los impuestos estatales. La situación ahora es más compleja y su tramitación sería imposible y no deseable al necesitar las dos terceras partes del Parlament para aprobarse o dejar una parte fuera de él, lo que consagraría la división civil de Cataluña.

Es la soberanía, no el autogobierno
EDITORIAL El Mundo 4 Septiembre 2018

El presidente del Gobierno ha inaugurado el curso político tras el parón estival con un anuncio turbador: «un referéndum por al autogobierno, no por la autodeterminación». El matiz último sobra, porque ni Pedro Sánchez ni Quim Torra ni nadie que no sea el conjunto de los ciudadanos españoles, depositarios de la soberanía nacional, puede decidir unilateralmente sobre el destino político del todo o de una parte del territorio español. Que es a lo que aspira el separatismo, y la razón por la que la oferta apaciguadora de Sánchez nace condenada: porque hace tiempo que el independentismo perdió el interés por un Estatuto integrado en el ordenamiento constitucional. Sus dirigentes, que mantienen clausurado el Parlament -entre otras razones para que no se oiga la voz de la oposición, forzada a hacer política en la calle-, no quieren votar para actualizar el modo de entenderse, sino para consumar el deseo de romper.

Pero no se trata únicamente de un esfuerzo abocado a la melancolía. Este gesto de Sánchez, que obedece a su necesidad de sobrevivir en el poder con los votos entre otros de los separatistas, inflige al discurso constitucionalista un grave daño, pues asume el falaz marco mental que alimenta al soberanismo. Cuando Sánchez asegura que se puede hablar de más autogobierno para Cataluña, a modo de tramposa tercera vía entre la Constitución vigente y la ruptura unilateral, los españoles se preguntan qué falta por entregar. Lleva razón Pablo Casado cuando advierte de que ya no quedan más materias por descentralizar, aunque en la progresiva cesión de competencias al nacionalismo tienen tanta responsabilidad los gobiernos socialistas como los populares. Tal política de cambalache a cambio de votos en las Cortes solo ha servido para azuzar la voracidad nacionalista, y acelerar su paso de la deslealtad a la insurrección.

¿Qué quiere decir Sánchez cuando afirma que «Cataluña tiene un Estatuto que no votó»? ¿Que el Tribunal Constitucional, en vez de enmendarlo en sus extremos ilegales, debería haberse subordinado a la voluntad política de la Generalitat? Este presidente se está precipitando por la misma senda errónea de su antecesor Zapatero, que se comprometió a aprobar lo que saliera del Parlament, invadiendo competencias del Poder Judicial y preparando la inevitable frustración de los ilusos.

Llegados a este punto, la machacona apelación al diálogo político nos retrotrae al pensamiento mágico y tiene tanto sentido como afrontar una epidemia con homeopatía. No es Sánchez el que tiene que formular ofertas; es Torra el que tiene que regresar al pragmatismo del límite constitucional o atenerse a las consecuencias.

«El hecho final tiene que ser una votación», ha prometido Sánchez. Cierto: solo unas elecciones generales podrían liberar al PSOE del chantaje constante al que lo están sometiendo los enemigos de la unidad de España.

Torra gobierna España
OKDIARIO 4 Septiembre 2018

Pedro Sánchez ha dado un paso más para entregar la viabilidad del Estado a los separatistas. Con el apoyo público a un “referéndum sobre el autogobierno en Cataluña”, el presidente da más alas a sus proclamas y deseos de ruptura. El jefe del Ejecutivo hace este anuncio en un momento en el que, además, están más radicalizados que nunca desde el golpe de Estado del pasado 1 de octubre. El propio Quim Torra asegura que “llegaré hasta el final, sólo debo lealtad al Parlament”. En vez de aplicar un nuevo 155, tal y como exige la situación, Sánchez opta por seguir abriendo la mano. Obligado por esos 84 diputados con los que trata de sostener un Gobierno imposible. De persistir en ello a base de concesiones, será una ruina segura para España.

El actual Ejecutivo es tan débil que es Torra quien gobierna realmente la nación. El xenófobo independentista propone, dispone y ejecuta. Pedro Sánchez se limita a consentir. Afortunadamente, la oposición funciona y tanto Partido Popular como Ciudadanos han actuado con celeridad a la hora de cuestionar el anuncio del presidente del Gobierno para defender los insoslayables principios constitucionales. Resulta muy preocupante que Sánchez ahonde en la idea del “autogobierno”. De consumarlo, supondría un nuevo Estatuto de Autonomía que no sería más que un remedo del que ya fuera rechazado por el Tribunal Constitucional (TC).

Aquel célebre Estatut de 2006 tenía 14 artículos inconstitucionales, entre ellos los que se referían al Consejo de Justicia de Cataluña o a la contribución de la región a los impuestos estatales. ¿Se imaginan que ese “autogobierno” que apoya Sánchez permitiera juzgar a los golpistas con un Tribunal propio? Pedro Sánchez ha de rectificar si no quiere propiciar, entre otras cosas, que un pirómano de la política como Quim Torra acabe nombrando a los jueces en Cataluña. El Gobierno no puede seguir posicionándose del lado de los separatistas. De lo contrario, España pagará una factura inasumible y el propio Partido Socialista quedará destruido. Ni si quiera sus votantes más fieles podrán entender cómo para gobernar España se puede poner en jaque la propia Constitución.

Un presidente irresponsable que coquetea con la idea de referéndum en Cataluña
ESdiario 4 Septiembre 2018

Sea de independencia o de reforma del Estatut, es inadmisible que Sánchez coquetee con una propuesta inviable, dañina y destinada en exclusiva a contentar a sus socios.

En la víspera de que, muy probablemente, Quim Torra anuncie sin ambages su hoja de ruta independentista y a una semana de una Diada transformada en aquelarre separatista; el presidente del Gobierno jugó peligrosamente con la idea de impulsar un referéndum en Cataluña.

Que lo ciñera más al autogobierno que a la independencia es adjetivo; lo sustantivo es que utilizó un sinónimo de consulta para agradar a sus socios de moción de censura justo cuando éstos van a renovar un desafío con el mismo objetivo que el pasado octubre pero distintos medios, exclusivamente para esquivar la aplicación de otro 155 y el procesamiento judicial de sus cabecillas.

Jugar con la idea de cualquier referéndum en pleno auge del desafío soberanista es irresponsable en un presidente de España

Es simplemente irresponsable que Pedro Sánchez juegue con las palabras y los conceptos de esa manera, calculadamente interesada, y que pretenda que le suenen a la vez a cosas distintas según quienes sean los receptores: a los independentistas, a algo parecido a lo que ansían; y al resto de españoles, a una propuesta intermedia compatible con la Constitución.

¿Qué reforma?
La reforma de un estatuto ya tiene un procedimiento fijado con unos trámite precisos que no necesitan de la aquiescencia del Gobierno: citar como aportación personal un supuesto referéndum de convalidación de esa ley autonómica del mayor rango es una falacia y una obviedad, salvo que se aspire con ello a parecerse, siquiera retóricamente, a lo que reclama el soberanismo.

Y muy probablemente sea ésa la inquietante intención del presidente, incapaz de entender que este desafío no se contesta sólo con leyes, sino también con conceptos. Un referéndum de secesión es ilegal y, en el caso de no serlo, sus consecuencias son inútiles: la Constitución ya define cuál es el camino para modificar la composición territorial de España, que incluye la disolución de las Cámaras, previa reforma respaldada por dos tercios del Congreso, y la convocatoria de una consulta nacional.

La última trampa de Podemos
Es inviable, sin más, y tanto Sánchez como Torra lo saben. Pero al segundo le viene bien mantener la tensión al objeto de liderar al bloque independentista, socialmente en auge. La cuestión es que al primero tal vez le venga bien también para mantener sus escuálidos apoyos parlamentarios y alargar al máximo la legislatura; pero es evidente que a España eso le daña.

Inaceptable
Resulta dramático comprobar, por enésima vez, que los intereses y cálculos individuales de Sánchez están muy por encima de las necesidades del país que preside. Y que siempre estará dispuesto a todo con tal de defender sus expectativas más allá de lo presentable.

Sánchez: un bombero torero metido en política
Javier Igartua Ybarra okdiario 4 Septiembre 2018

Manolete, ¿si no sabes torear para que te metes? Esta frase tan taurina se puede aplicar a los menos de 100 días de Sánchez al frente del Gobierno de España. La primera medida de Sánchez fue sacarse una foto en gafas de sol en el avión como si estuviera en la película ‘La Ciudad no es para mi’. La segunda fue coger el avión privado para ir a un concierto, digno de la película ‘Cateto a babor’. Pero, sin duda, el filme en el que más pega es ‘El silencio de los corderos’, donde las víctimas del terrorismo y los españoles en general tenemos que aguantar como se nos burla y se nos roba España, mientras ETA y los golpistas siguen en sus escaños y los demás perdiendo.

Más títulos como director incluidos en esta película que está representando en menos de 100 días: ‘Atrápalos como puedas’, donde los batasunos acosan a la Guardia Civil. Hay que proteger y cuidar a nuestros ángeles de la guardia. Aquellos que, sin ir más lejos, salvaron mi propia vida: mi querida Guardia Civil. Más películas de Sánchez: ‘No me chilles que no te veo’, en la que el presidente no se dio cuenta cuando estuvo en Cataluña de las ofensas al Rey. Rato, porque las vio todo el mundo menos él.

Sánchez es ‘El Graduado’, donde sus mayores son Podemos y aquellos que quieren romper España. Veremos como acaba la escena. Sánchez está en ‘Pacto con el diablo’, un hombre obsesionado por mantenerse en el poder. También quiere ser ‘El lobo de Wall Street’, comiéndose la herencia económica tan positiva del Gobierno del Partido Popular. España va en caída y no veo atisbos de mejora con el Okupa de La Moncloa. Menos samba y más trabajar. ‘Memorias de África’ y humanidad con los que vienen a España en patera obligados por las mafias y por buscar un futuro mejor para sus hijos. Claro que sí, pero primero ayudar a los españoles que están muchos en una situación económica muy difícil y dejar de ser usted, señor Sánchez, un ‘Pirata del Caribe’ y, así, mantener una política de inmigración ordenada donde se evite el efecto llamada y se ordene y regule la llegada a España.

‘El show de Truman’ es la gestión en Televisión Española donde parece más ‘Sonrisas y lágrimas’, pues la purga entre los profesionales que ahí trabajan o trabajaban es escandaloso. A este paso, no va a quedar nadie. Es lo que pasa cuando das al de La Tuerka peso en esas decisiones. Mejor quédese en ‘La Playa’, señor Sánchez, pues así nos evitará a los Españoles un ‘Titanic’. Esto me recuerda haberlo vivido antes, un poco como la película ‘Atrapado en el tiempo’. ZP ha vuelto y con ganas de liarla. La versión de Sánchez es más joven. Espero no ser el ‘Único testigo’ y que mas gente vea esto y echemos, con la ley en la mano, en forma de nuevas elecciones al okupa de la Moncloa.

¡Las coxas claras!
Vicente A. C. M. Periodista Digital 4 Septiembre 2018

PEDRO SÁNCHEZ INSISTE EN QUE SE VOTE EN CATALUÑA EL ESTATUTO CON MÁS AUTOGOBIERNO. JOAQUIM TORRA EXIGE VOTAR SOBRE LA AUTODETERMINACIÓN.

Pedro Sánchez tiene un problema de fondo y es que ni entiende ni comparte lo que la Constitución de España propuso a los españoles a fin de dar satisfacción en lo posible a las reclamaciones identitarias de unas, en aquel tiempo, minorías. Porque el error de bulto ha sido querer confundir la descentralización administrativa y el acercamiento de las Instituciones a los ciudadanos a nivel local, provincial y regional mediante un sistema de establecimiento de autonomías más o menos coherentes y lógicas, con un sistema de territorios inconexos e independientes con objetivos propios. Y no es así ni nunca ha sido esa la intención. Y la verdad es que desgraciadamente la propia Constitución dejó abierta la especulación al establecer las dos singularidades consideradas históricas y heredadas de otros tiempos que nada tenían que ver con las modernas democracias. Me refiero a las excepciones de El País Vasco con el reconocimiento de su autonomía previa durante la República con el llamado “Concierto Vasco” y a los Fueros de Navarra.

Pedro Sánchez y, lo que es peor, una parte relevante del PSOE desde la etapa del despreciable José Luís Rodríguez Zapatero que tanto mal ha causado a este país, se ha abonado a la idea de hacer una enmienda a la Constitución al reconocer la existencia de diversos “pueblos” dentro de España diferenciándolos del reconocido como “pueblo español” que no es sino el conjunto de todos los ciudadanos nacidos o que han obtenido legalmente la nacionalidad en España. Y no solo intentan diferenciar lo que la Constitución califica de “singularidades” como hechos socio culturales y a veces lingüísticos, sino que admite que los territorios donde existen esas singularidades tengan la categoría de “naciones”. La conclusión es, por consiguiente, el mantra falaz que propugnan de que “España es una nación de naciones” o que España es un "Estado plurinacional”. Y esa afirmación carente de base histórica ni social, es la que sirve de perfecta excusa para que los nacionalistas independentistas vean legitimadas sus aspiraciones a obtener la independencia de lo que consideran sus territorios nacionales.

Y es precisamente este discurso el que mantiene vivo un debate que nunca debó plantearse y debía haber sido cortado de raíz, en vez de adoptar posiciones de interesada connivencia permitiendo el auge del independentismo y el adoctrinamiento identitario y excluyente a cambio de apoyos mercenarios a la gobernabilidad de España en el Parlamento de España. Un error de absoluta irresponsabilidad cometido por las dos fuerzas políticas mayoritarias PSOE y PP que se han ido alternando desde la transición en el Gobierno de España y el mando de la mayoría de las autonomías hasta que las fuerzas independentistas tuvieron suficiente base social como para acceder al poder y se sintieron con fuerza suficiente para lanzar su desafío. Una situación que pone en peligro inminente la propia supervivencia de España como nación y deja a los ciudadanos al capricho de unos gobernantes que hace tiempo han perdido el sentido de Estado y carecen de los valores y convicciones de aquellos que propiciaron el consenso y la redacción de la Constitución tras salir de una larga etapa de dictadura y una cruenta guerra civil.

Pedro Sánchez y su equipo de Gobierno están jugando un juego en el que solo pueden perder, pero cuyas consecuencias serán nefastas para España y los españoles. Porque lo primero es saber por lo que se lucha y se quiere alcanzar. Hay que saber distinguir primero de donde partimos y cuan segura es nuestra posición; segundo hacia dónde queremos ir dentro de los posibles destinos que nos den mayor seguridad y tercero, cual es el mejor camino que debeos tomar para protegernos en el avance hacia nuestro destino. Pedro Sánchez y el PSOE se han lanzado sin haber hecho ninguna de esas consideraciones, a pecho descubierto y confiando solo en sus fuerzas, en su determinación y en su agilidad de movimientos en un campo con fuego cruzado. El final es totalmente predecible y terminará por caer abatido. No es un movimiento ni siquiera heroico, sino insensato y suicida.

Porque hay conceptos que deben tenerse absolutamente claros y que no permiten interpretaciones semánticas que jamás estuvieron en la intencionalidad de quienes los formularon. Y es verdad que no existe una verdad absoluta, pero sí un consenso generalizado y aceptado por las mayorías. El que exista el daltonismo no significa que la mayoría que no lo padece no vea subjetivamente los mismos colores, aunque sea imposible comprobar que lo percibido sean las mimas realidades. Y lo mismo pasa en todos los ámbitos de la convivencia humana. Todo son consensos, pactos de reglas de comportamiento y normas de relación en colectivos. La ley, que nos delimita nuestro campo de acción y preserva los derechos de todos los individuos dentro del colectivo.

La Constitución de 1978 es nuestra ley por la que nos debemos regir y respetar. Los conceptos principales son claros y no pueden estar sometidos constantemente a revisión, porque entonces sería imposible lograr consensos duraderos. Al parecer el PSOE y sus dos últimos dirigentes, Zapatero y Sánchez, precisamente porque no creen ni comparten esos conceptos fundamentales los ponen en cuestión y están dispuestos a suprimirlos. Pero es que, además, parece no importarles las consecuencias de sus acciones de lograr llevarlas a cabo. Así que creo conveniente recordar algunos de los conceptos esenciales vertidos en la que es nuestra ley de leyes de la que se derivan y legitiman todos los poderes del Estado, autonomías incluidas. Recomiendo a mis conciudadanos que refresquen sus conocimientos releyendo la Constitución y saquen sus propias conclusiones de si se está respetando.

ARTÍCULO 1
1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

ARTÍCULO 2
La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

ARTÍCULO 3
1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

ARTÍCULO 8
1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.
2. Una ley orgánica regulará las bases de la organización militar conforme a los principios de la presente Constitución.

ARTÍCULO 14
Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

ARTÍCULO 137
El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses.

ARTÍCULO 138
1. El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad, consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español, y atendiendo en particular a las circunstancias del hecho insular.
2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

ARTÍCULO 139
1. Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte
de territorio del Estado.
2. Ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español.

Creo que va siendo hora de que Pedro Sánchez y sus secuaces tengan claros estos conceptos que parecen tener oxidados o simplemente quieren ignorarlos.

¡¡¡GOBIERNO OKUPA DIMISION!!! ¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!
¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

Quim y Carles Escobar Gaviria
Torra apelará mañana sin piedad a las pasiones más bajas de su público, para quien independencia no es una opinión, ni una idea, ni un sueño, ni siquiera una utopía, sino una forma de vida
Salvador Sostres ABC 4 Septiembre 2018

La independencia se ha vuelto en Cataluña una droga, entre el éxtasis y el crack. Mucho viaje y a toda velocidad, Convergència, con Quim Torra y Puigdemont a la cabeza, son los primos Pablo y Gustavo Escobar Gaviria.

Los independentistas están tan entusiasmados con el viaje que no quieren ni oír hablar de efectos secundarios y compran toda la droga que encuentran, y cuando se les acaba el dinero, piden un préstamo. No les importa la realidad, ni la derrota, ni que sus propios líderes les estén engañando y se aprovechen de su ingenuidad para continuar enriqueciéndose regentando la autonomía.

Esquerra conoce las graves consecuencias que para la salud tiene lo que Torra y Puigdemont venden, pero no se atreve a decir la verdad, por el miedo que muchas madres tienen de que sus hijos dejen de quererlas si no les dan dinero, y se lo dan aunque saben que lo gastarán en las drogas que van a matarles.

Mañana escucharemos un discurso de fuegos artificiales, muy en la línea de la promesa de Puigdemont de que volvería a España si podía ser investido presidente, aunque tuviera que ir a la cárcel. Torra continuará oficiando de «dealer» del «procés», vendiendo su crack emocional adulterado, sin promesas concretas y con palabras untadas de una épica retórica que sólo puede ser tomada en broma cuando viene de quien promete «no acatar» sentencias judiciales y mantiene encerrados a los líderes independentistas presos, con la llave de sus celdas bien guardada en su bolsillo. Para disimular su fraude, el presidente de la Generalitat apelará sin piedad a las pasiones más bajas de su público, para quien independencia no es una opinión, ni una idea, ni un sueño, ni siquiera una utopía, sino una forma de vida. Y por ello, aunque podría parecer que pronto van a quedarse sin promesas vacías que incumplir, Torra y Puigdemont no dejarán de insistir en su trapicheo porque saben que la turba ciega está dispuesta a creerse cualquier cosa con la única condición de que nadie les despierte de su éxtasis republicano.

Junqueras es demasiado inteligente para no llevar mucho tiempo incómodo con las mentiras convergentes, cuyo único propósito es además mantenerse en el poder, precisamente en detrimento de Esquerra. Pero es también demasiado cobarde para decir la verdad, y si a veces dice algo, lo decir en voz baja, y mal dicho, y sin explicar el contexto, y entonces se asusta porque la turba le llama traidor y «botifler». Junqueras sabe que está en la cárcel por su culpa, y que por miedo a perder un puñado de votos ha acabado perdiendo la libertad, lo que constituye toda una metáfora.

El líder de ERC sabía que la independencia no estaba preparada, que las llamadas estructuras de Estado no existían, y aún así saltó al abismo dejándose llevar, no tanto por Puigdemont, como por el pavor a que le llamaran gallina. Sí, Junqueras quiere dejarlo, pero padece tal un síndrome de Estocolmo respecto de sus dealers Puigdemont y Torra, y del mundo convergente en general, que le acaban siempre arrebatando el trono cuando más cerca se cree de ganar. En 2014 le engañaron con la consulta del 9 de noviembre, que Mas vació de contenido político; en 2015 se dejó marcar el gol por la escuadra de aquella candidatura unitaria que se llamó Junts per Catalunya y que sólo sirvió para que Convergència continuara en el poder. El año pasado sabía que declarar la independencia era un suicidio, y por no quedar como «el que no se atrevió» está en el cárcel, mientras que quien le tomó el pelo es el héroe de la causa y puede viajar prácticamente por todo el mundo libre. Junqueras quiere dejarlo, pero nunca ha dejado de comprar la droga, y cuando la policía le cachea, le encuentra la merca entera. Entonces él cree que se salvará diciendo que es «un hombre de paz», pero evidentemente hay una celda con su nombre.

Ayer, en una carta desde la cárcel, reclamó a los independentistas que no insultaran a los constitucionalistas y estableció una bella parábola sobre la amistad entre personas que no piensan lo mismo. Con machete y taparrabos, la masa independentista le asaltó en las redes sociales «Traidor» fue lo más reproducible que le llamaron, y hasta llegaron a reclamar que la eventual república catalana le organizara un juicio como el de Nüremberg para condenarlo por colaboracionista.

Los «dealers» continúan forrándose con su sustancia cada vez más adulterada, Junqueras no se atreve a decir lo que sabe y se recrea en su nostalgia desde la cárcel. Y en el independentismo quedan cada vez menos cerebros limpios.

"Nada de pactos con terroristas ni separatistas": las claves de la manifestación del 9 de septiembre en Barcelona
La marcha partirá del Paralelo a las doce y desembocará en Plaza de España. Apoyan PP, VOX y Cs, aunque su cúpula aún no "ha decidido" si asistirá.
Jesús Fernández Úbeda  Libertad Digital 4 Septiembre 2018

El empresario José Manuel Opazo, poco después de haber sido entrevistado en Es la mañana de Federico de esRadio, ha ofrecido una rueda de prensa para detallar cómo será la manifestación que ha convocado para el próximo 9 de septiembre en Barcelona, con el lema "Nada de pactos con terroristas ni separatistas", y en la que se exigirá al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que celebre elecciones.

Opazo ha informado de que la manifestación partirá del Paralelo a las doce, habrá dos pancartas –con los lemas "Recuperemos la dignidad" y "Nada de pactos con terroristas ni separatistas"– y desembocará en la Plaza de España, donde intenvendrán unos ponentes que el empresario ha querido dejar "un poco en el aire", pero que serán "catalanes": "Gran parte de ellos ha tenido que abandonar Cataluña. Alguno viene desde Bélgica o desde Madrid".

La manifestación cuenta con el apoyo de unas sesenta de unas sesenta organizaciones, entre las que destacan la Asociación Catalana de Víctimas del Terrorismo, Somatemps, Empresarios de Cataluña, DENAES, Hablamos Español o la Unió de Mossos per la Constitució. En cuanto a partidos políticos, apoyan PP –"Hará un comunicado de prensa y enviará una delegación"–, VOX y Nosotros. Cs deja "total libertad" a sus afiliados para asistir, aunque "la cúpula no se ha decidido" porque "tiene miedo de que sea una manifestación de extrema derecha".

Opazo ha dicho que "el PSOE no es esto que está haciendo el señor Sánchez" y que su "aspiración" pasa por la convocatoria de elecciones: "Si lo consigo, bien; si no, me quedaré frustrado". En su opinión, el éxito de la convocatoria "lo debemos medir a medio-largo plazo" y, a la hora de "hablar de cifras", señala que "sólo son importantes si son muy muy grandes". Por ahora, la organización habla de 35-40 autobuses que partirán desde puntos de toda España.

El empresario ha declarado que "los políticos nos han traído aquí y nosotros –los ciudadanos– debemos marcar la línea roja". En ese sentido, ha lamentado que "el pulso ciudadano, en España, no existe". "Todo lo que no puedes controlar da miedo. Da miedo salir de la zona de confort", ha añadido.

Opazo ha advertido sobre "el camino que estamos recorriendo", señalando que "Pedro y Pablo" tienen el modelo de Nicaragua, Venezuela o Irán, poniendo como ejemplo la metamorfosis de TVE, "una limpieza al más puro estilo nazi". Además, ha aventurado que "los políticos presos van a ser liberados antes de la Diada. Y no va a pasar nada. Todo quedará en una falta administrativa al funcionario de prisiones".

Independentismo catalán
José Manuel Opazo, organizador de la manifestación del 9-S: “En Cataluña ya hay hostias en las calles”

OKDIARIO 4 Septiembre 2018

CiudadanOK entrevista a José Manuel Opazo, un ciudadano al que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, insultó gravemente en un artículo antes de su nombramiento como dirigente autonómico por pedir a una aerolínea que además de en catalán rotulara en español. Opazo es también impulsor de una gran manifestación convocada para el próximo 9 de septiembre en Barcelona y que llevará por lema “Ni con terroristas ni con separatistas”, para pedir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no pacte más con los partidos radicales.

“Yo creo que Torra llamó ‘bestia’ a todos los españoles”, explica Opazo en relación al ya célebre artículo que en su día recuperó OKDIARIO. Y explica que “los de Bildu ya sabemos que tendencia política tienen y que son soportados por terroristas, lo de los secesionistas ni siquiera es eso, son racistas. El hecho de que sean racistas y terroristas los que soportan a este Gobierno (de Sánchez), es el que me ha hecho moverme”, dice.

“Lo que no puede pasar y no debe pasar es que nos acostumbremos a que esa gente, a partir de ahora sin resistencia ciudadana van a sentarse y a decidir quién es el Gobierno”. Y añade que con la marcha “reclamamos que devuelvan la dignidad al ciudadano de tener representantes políticos dignos”.

Además aclara que “es una manifestación sin ningún tipo de color político ni de connotación política. Queremos que vengan todos los partidos, incluso el Partido Socialista”, ya que para él no se trata de una manifestación contra ninguna formación sino contra la forma de hacer política de un señor en concreto”.

Además, Opazo se muestra preocupado por las situaciones violentas a las que se han tenido que enfrentar los ciudadanos anónimos que defienden la normalidad democrática en Cataluña, especialmente aquellos que retiran lazos amarillos y otros símbolos secesionistas como la mujer a la que un trabajador del Ayuntamiento de Barcelona pegó una paliza ante sus hijos pequeños o el hostelero de Blanes al que amenazan los violentos CDR por no colocar lazos en su local: “En Cataluña ya hay enfrentamiento civil. Ya hay hostias en la calle”.


Recortes de Prensa   Página Inicial