AGLI Recortes de Prensa   Viernes 19  Octubre 2018

Nace “España Siempre”: una plataforma ciudadana que aboga por eliminar las Autonomías
España Siempre http://espanasiempre.com
OKDIARIO 19 Octubre 2018

Un grupo de intelectuales, periodistas y profesionales de distintos sectores así como militares en la reserva ha puesto en marcha este jueves la plataforma ciudadana “España Siempre”, que defiende la eliminación de las Comunidades Autónomas.

El proyecto ha sido impulsado por el ex ministro de UCD Ignacio Camuñas y entre sus miembros se encuentran entre otros el director de cine José Luis Garci, el académico Luis Alberto de Cuenca, el escritor Fernando Sánchez Dragó, el ex dirigente del PP catalán Alejo Vidal Quadras, el catedrático Amando de Miguel o el arquitecto e historiador Ivan Vélez junto al general Rafael Dávila y el almirante José María Treviño, ambos en la reserva.

Según destacan en su manifiesto, “con la supresión del Estado autonómico y la implantación del ‘Estado Unitario’ se produciría un ahorro sustancial de recursos públicos que podrían rebajar la presión fiscal que soporta la sociedad española”.

“Son millones” los españoles que “desean una España democrática sin autonomías” y no se ven representados por los actores políticos del actual arco parlamentario, aseguran los fundadores de esta plataforma, partidarios de “una nueva ley electoral que permitiera a los ciudadanos elegir a sus representantes directamente”, sin “el odioso sistema de listas cerradas y bloqueadas”.

En su “Propuesta de reforma del modelo territorial”, los fundadores de esta plataforma argumentan la necesidad de “una España sin autonomías”, con “un solo Gobierno, un solo Parlamento y un único Tribunal Supremo”, para impedir la ruptura del país y garantizar una nación “de ciudadanos libres e iguales”.

Las autonomías han supuesto “un obstáculo indudable para la libertad e igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos”, a juicio de este colectivo, que advierte asimismo de que “el Estado autonómico se ha convertido en una poderosa y eficacísima agencia de colocación que utilizan los partidos políticos para mantener a sus militantes y darles sustento”.

Además, sostienen que el Estado autonómico “ya ha demostrado con creces que es innecesariamente complejo en su funcionamiento, excesivamente costoso y despilfarrador y puede llegar a poner en peligro incluso la paz y la unidad política” de España.

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ya ha anunciado a través de su perfil en la red social Twitter que se ha unido a la plataforma firmando el manifiesto por la supresión de las Comunidades Autónomas: “He firmado el manifiesto de España Siempre por una España sin autonomías. Un solo gobierno y un solo parlamento para toda España. Os animo a todos a firmarlo”, ha escrito.

Un exministro de UCD funda una plataforma para suprimir las autonomías tras la crisis del «procés»
Ignacio Camuñas asegura que el régimen actual no es efectivo ante los secesionistas
Gregoria CaroG ABC 19 Octubre 2018

El conflicto soberanista no sólo ha enfrentado a la Administración catalana contra el Estado, sino que ha generado que la sociedad civil comience a replantearse si el sistema de autonomías es eficiente. Una desconfianza que ayer se materializó con la creación de la Plataforma España Siempre.

«La situación en Cataluña es muy grave, es necesario que los españoles reflexionen sobre la estructura que ha posibilitado este golpe de Estado», explica a ABC Ignacio Camuñas, exministro de UCD y fundador de la iniciativa. «Llevamos trabajando prácticamente todo el año en la articulación del documento», añade.

«En 1978 el Nacionalismo de corte separatista en España era prácticamente inexistente o de muy reducida dimensión. En 2018, 40 años después, el separatismo se asienta poderosamente en Cataluña, amenaza con extenderse de manera significativa en el País Vasco y trata de abrirse paso peligrosamente en Navarra, Valencia y las Baleares», explica el manifiesto. Por ello, consideran que las autonomías nacidas con la Constitución del 78 han proporcionado «toda clase de medios» a las nacionalistas.

En el texto también defienden la «necesidad de transformar el Estado autonómico actual en un Estado unitario» y descentralizado que mantenga los ayuntamientos y las diputaciones de carácter provincial. Asimismo, matizan que el régimen resultante debe ser «respetuoso con las particularidades lingüísticas y culturales» de cada comunidad.

Estado unitario
La idea, por tanto, es lograr «un solo Gobierno, un solo Parlamento y un único Tribunal Supremo» que hará una España de ciudadanos «libres e iguales». Según explica en el documento, un régimen autonómico no es compatible con «nacionalismos sediciosos» porque éstos ponen en peligro la convivencia ciudadana y la unidad de España. El texto también denuncia que las autonomías son demasiado «complejas en su funcionamiento», así como que resultan «excesivamente caras» y facilitan la corrupción.

Camuñas fue vicepresidente del comité ejecutivo de Vox, el partido político más crítico con el sistema territorial actual, hasta que dimitió en 2014. El fundador de la plataforma comenta ahora a este diario que sus pretensiones no discurren por la vía política y que España Siempre nace al margen de los partidos.

«Nuestro trabajo es hacia la opinión pública porque es quien manda y quien presionará a los grupos políticos, que no tendrán más remedio que seguirles», aclara el exministro.

Expandirse a toda España
Lo esencial para la plataforma emergente, reconoce Camuñas, es «trabajar fundamentalmente en las redes sociales» para dar a conocer sus diferentes actividades a los ciudadanos y poder así extender el Comité de Acción, constituido en Madrid, a cada una de las provincias españolas.

El manifiesto ha sido firmado por profesionales de distintos sectores, entre los que destacan el cineasta José Luis Garci, el escritor Fernando Sánchez Dragó, el exmagistrado del Tribunal Supremo Adolfo Prego, el periodista Hermann Tertsch el filósofo Gabriel Albiac.

Las claves
Buscan un Estado unitario, la plataforma España Siempre defiende «un solo Gobierno, un solo Parlamento y un único Tribunal Supremo».

Las autonomías implantadas en la Constitución del 78 han dado alas a «las fuerzas sediciosas», explican.

Quieren suprimir las autonomías, pero respetar «las particularidades lingüísticas y culturales».

Un sistema descentralizado, es decir, apuestan por mantener los ayuntamientos y las diputaciones.

Particularidades lingüísticas
Nota del Editor 19 Octubre 2018

El desmontaje del tinglado autonómico es complicado por las situaciones personales de todos los que viven del cuento, y por ello, la primera medida debería consistir en derogar todas las leyes de lenguas regionales. Por lo que eso de mantener las "Particularidades lingüísticas" es un disparate. En cuanto a mantener los ayuntamientos también hay que matizarlo, ya que en la actualidad son un cortijo que tiene los mismos males que las autonomías. Y lo mismo respecto a las provincias, no tienen sentido y menos volver a recrearlas

Bruselas, el final de la escapada de Sánchez
EDITORIAL El Mundo 19 Octubre 2018

La respuesta de Bruselas al plan presupuestario del Gobierno supone un duro golpe, pero estaba advertido. A las autoridades europeas no les afecta la propaganda gubernamental: examinaron el cuadro macroeconómico y no tardaron en localizar sus dos mayores defectos. Primero, que esas cuentas no venían avaladas por el Parlamento español, que aprobó en su día una senda del déficit distinta de la que envió Nadia Calviño, cuyo cacareada sintonía con Bruselas queda en entredicho. Y segundo, que el balance de ingresos y gastos sencillamente no cuadra. El Gobierno confiaba en colarse por la gatera del desafío italiano, pero España sigue teniendo el mayor déficit de la eurozona. Se lo avisó la oposición, a la que Sánchez tildó de «ultra» para desviar la atención de su insolvencia. Todo con tal de no reconocer su fallida huida hacia delante por mantenerse en el poder. Lo que incluye la bochornosa negociación en la cárcel entre Iglesias y Junqueras.

La realidad acaba vengándose. Como bien dijo el presidente, la política europea no puede ser considerada exterior: es un contrapoder democrático más. Por su debilidad parlamentaria, Sánchez pretendió saltarse las cámaras legislativas; ahora deberá aceptar su control si quiere unos Presupuestos propios.

Los Presupuestos de la vergüenza descalifican definitivamente al doctor Sánchez y a su cómplice Iglesias
EDITORIAL Libertad Digital 19 Octubre 2018

Como venimos explicando en Libre Mercado, las cuentas públicas pergeñadas por Pedro Sánchez y su socio comunista Pablo Iglesias para el año próximo llevan implícito un brutal incremento del gasto. Desde un punto de vista meramente técnico, estos Presupuestos son garantía de un aumento espectacular del déficit público y de una nueva recesión, que caerá a plomo sobre las espaldas de la exánime clase media.

Además de tener consecuencias catastróficas para pymes y autónomos, estos Presupuestos están viciados de origen, han sido elaborados de forma ilegal al no haber sido aprobados en el Parlamento la desviación de déficit propuesta por el Gobierno y el techo de gasto.

Pero lo peor es que los frentepopulistas Sánchez e Iglesias van a cometer la felonía incalificable de negociarlos con los cabecillas del golpe de Estado que está perpetrando el separatismo supremacista catalán. No otro objetivo tiene la ominosa reunión que va a mantener este viernes el acaudalado comunista Pablo Iglesias con el fanático golpista preso Oriol Junqueras.

Sin vergüenza, el Gobierno trata de desmarcarse de esta iniciativa de su socio, pero por supuesto nadie le concede el menor crédito. Tampoco en esto. Ningún Gobierno puede degradarse tanto como para mendigar el apoyo de unos indeseables acusados nada menos que de atentar contra el orden constitucional. Pero el descalificable doctor Sánchez es capaz de cualquier bajeza con tal de seguir donde desde luego los votantes no han tenido la menor intención de ponerlo.

Sánchez se está revelando una auténtica calamidad. No tiene la menor legitimidad moral para seguir gobernando. El daño que está haciendo al Estado y a la Nación es inmenso.

Bruselas no se cree a Sánchez
 larazon 19 Octubre 2018

Ciertamente, tiene razón el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando aduce que no debe exagerarse la decisión de la Comisión Europea de remitir a España, junto a otros cinco países, una carta admonitoria sobre el posible desajuste de las cuentas públicas. De hecho, y como bien recalcó Sánchez, el mismo procedimiento de aviso se puso en marcha en 2016 y 2017, sin mayores consecuencias posteriores. Dicho esto, haría bien el jefe del Ejecutivo en reflexionar sobre el porqué de las diferentes reacciones que ha suscitado el mismo hecho, –especialmente, entre los mercados financieros, donde la prima de riesgo española se disparó ayer un 9,67 por ciento, hasta marcar los 131 puntos–, y reconocer que en la marcha de la economía operan otros muchos factores, más allá de la mera voluntad de los gobernantes de turno.

No es, además, la primera vez que los hechos desmienten casi de inmediato las afirmaciones optimistas de nuestro Gobierno, con la correspondiente pérdida de la confianza. No es aceptable que el pasado miércoles se filtraran desde la Moncloa apreciaciones absolutamente optimistas sobre la acogida de Europa al proyecto presupuestario, cuando la realidad era muy diferente. Que Bruselas no iba a dar por válidas unas cuentas públicas cuyos ingresos fiscales previstos son, cuando menos, dudosos –España, por ejemplo, calcula una recaudación de la «tasa Google» de 1.200 millones de euros, cuando Bruselas estima que la recaudación global de los 27 países comunitarios por este impuesto no llegará a los 5.000 millones–, era evidente.

Esta falta de concreción en el balance contable de ingresos y gastos viene siendo la norma a lo largo de todo el proceso de gestación de los Presupuestos, con cifras que varían según el ministro que las presente, y denota la desorientación de un Gabinete rehén de su propio populismo. Tal es así, como hemos señalado en nota editorial anterior, que pareciera que el Gobierno socialista ya ha descontado que no va a conseguir aprobar los PGE y sólo trata de ganar tiempo a la espera de una coyuntura electoral que considere favorable.

Con un agravante muy significativo: las cuentas públicas acordadas entre el PSOE y Podemos necesitan el apoyo de los partidos nacionalistas que, sin duda, introducirán sus propias exigencias de gasto, además de pretender, como en el caso de los separatistas catalanes, una más que improbable benevolencia judicial. No en vano, desde el propio partido socialista han surgido voces alarmadas ante la sola posibilidad de que el presidente del Gobierno hubiera delegado en el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la negociación presupuestaria con ERC y el PDeCAT, voces que, sin duda, están detrás de las últimas declaraciones de Sánchez, reclamando para sí mismo y para el PSOE la responsabilidad de cualquier acuerdo con los nacionalistas.

Con idependencia de la peripecia política interna española, lo que desearía la Comisión Europea es un proyecto presupuestario que pusiera el acento en la contención del gasto público, más que en un hipotético incremento de los ingresos fiscales. Pero, en cualquier caso, y dada la posición de riesgo sistémico que representa la actitud díscola del Gobierno italiano, Bruselas va a exigir al Gobierno mayor claridad contable, que es, precisamente, de lo que adolece nuestro Ejecutivo. Europa, no lo olvidemos, está de nuevo ante un posible cambio de escenario económico que, como es habitual y así lo demuestran los indicadores financieros, va a perjudicar más a los socios periféricos –España, Grecia, Italia y Portugal– que, ayer, vieron subir los intereses que deben pagar por los bonos a 10 años. No parece que sea el mejor momento para entregarse al populismo electoralista de la izquierda.

Nacionalismo en el siglo XXI
GABRIEL TORTELLA El Mundo 19 Octubre 2018

NO HACE falta ser un lince para advertir que el nacionalismo es el principal problema de España al menos desde la Transición (si no antes) y que es muy difícil imaginar su final. El nacionalismo vasco, con su vil acompañamiento de terror y extorsión, protagonizó las últimas décadas del siglo pasado. La derrota de las prácticas más execrables del nacionalismo vasco dio lugar a una especie de apaciguamiento transitorio; pero el nacionalismo catalán, con métodos de presión, extorsión y exclusión más solapados pero no menos viles, ha tomado el relevo en la actividad de zapa y derribo. Esta situación plantea múltiples problemas intelectuales, uno de los cuales, de lo más apasionante, es el de cuál sea la naturaleza del nacionalismo.

Conviene advertir que no se trata sólo de un problema español, aunque aquí haya adquirido rasgos gravísimos. En muchos otros países europeos hay problemas parecidos, si bien por ahora menos amenazadores: pensemos en Escocia, en Córcega, en el Véneto, en Flandes, en Baviera, en la separación de Chequia y Eslovaquia, en Crimea y el este de Ucrania, en Chechenia, etcétera. Y, más allá de Europa, pensemos en Quebec, en Chiapas, en Tibet (caso muy especial), en Kurdistán, en Yemen... El nacionalismo separatista parece esparcido por todo el planeta. ¿Tiene esto explicación? Si la encontráramos, quizá pudiera ofrecernos un atisbo de solución para nuestros problemas.

¿Qué es el nacionalismo? Es difícil de explicar, porque los hay de varias clases según las latitudes y los condicionantes históricos, culturales y étnicos. Como las naciones son entidades políticas formadas de manera en gran parte arbitraria, es difícil definir y discriminar. Pero los especialistas distinguen dos tipos de nacionalismo: para unos es un factor de modernización; para otros es un factor de retroceso. Ambas caracterizaciones son ciertas; todo depende del momento histórico.

Observemos que la nación (una comunidad política soberana cuyo principio es que todos sus miembros son iguales ante la ley y participan igualmente en la formación del gobierno) es una institución bastante reciente. Las primeras naciones son Inglaterra, Estados Unidos y Francia, formadas a finales del siglo XVII y principios del XVIII, a las que siguió una primera oleada de estados del nuevo tipo, unas de antiguo origen, como España, Portugal, Holanda, Bélgica, Suecia y Dinamarca en Europa; otras, como casi todas las naciones americanas, desgajadas de los imperios inglés, español y francés. En Europa oriental se dio un caso inverso: una nación recién formada fue deglutida por dos imperios y medio: Rusia, Austria y Prusia, que amigablemente trocearon y se repartieron Polonia. Pero otras naciones de abolengo histórico fueron emergiendo durante el siglo XIX: Grecia, Italia, Alemania (ésta en forma de imperio, aunque es dudoso cómo clasificar a Alemania, porque era un imperio con algunos rasgos de nación).

Lo interesante es observar que las nuevas naciones se fueron formando a imitación de los primeros modelos, y lo hicieron por oleadas. Hemos visto ya la primera, la que tuvo lugar a partir de la Primera Revolución Mundial de finales del siglo XVIII y principios del XIX. La segunda gran oleada tuvo lugar después de la Primera Guerra Mundial, al desintegrarse cuatro de los imperios en liza (ruso, austriaco, alemán y otomano). En Europa oriental aparecieron los países balcánicos (Yugoslavia, Bulgaria, Montenegro, Albania), más Hungría, Austria, Rumanía y la renacida Polonia, más las repúblicas bálticas y Finlandia. De la partición del Imperio otomano lo más parecido a una nación que encontramos es la propia Turquía; el resto fueron protectorados y monarquías semifeudales que sólo muy lentamente fueron adoptando forma nacional. China había derribado la secular monarquía imperial en 1912 y adoptado la forma republicana, aunque fue casi inmediatamente presa de una profunda inestabilidad. Irlanda, la última gran colonia europea, se independizó en 1922. Esta verdadera eclosión nacional fue en gran parte obra del presidente Woodrow Wilson, inspirador de la Sociedad de Naciones, cuya obra adoleció de considerable precipitación, y contribuyó a las graves tensiones internacionales que dieron lugar a la Segunda Guerra Mundial.

El final de ésta marcó la tercera gran oleada, con la disolución de los imperios británico (desde 1931, Commonwealth), francés, belga y holandés, de modo que accedieron al status nacional gigantescas naciones asiáticas como la India, Pakistán, Indonesia, Filipinas y otras menores, entre ellas Israel, un caso especial. Es también el momento en que la mayor parte de los países africanos alcanzan ese estatus.

La cuarta y última oleada vino derivada del fin de la Unión Soviética y del comunismo en Europa. Varios países con una condición de independencia formal y sujeción real, como las repúblicas bálticas, Bielorrusia, Ucrania, Turkestán, Uzbekistán, Armenia, Georgia, etcétera, se convirtieron en naciones independientes. Simultáneamente tuvo lugar el desmembramiento de Yugoslavia y su partición en una serie de naciones como Eslovenia, Serbia, Croacia, Montenegro y Macedonia.

Estas sucesivas adiciones produjeron la actual situación, en que la mayor parte de la superficie terrestre está ocupada por naciones formalmente independientes. Si en 1945 la Organización de Naciones Unidas estaba compuesta por 51 países, hoy lo está por 193. Quedan ya muy pocos flecos en este tapiz de naciones que cubre la tierra. En este aspecto, el nacionalismo, aunque sin duda con éxito desigual, ha sido un factor de modernización.

Entonces ¿qué explicación tiene el nacionalismo actual, cuando el nuevo modelo de estado-nación se ha extendido ya por toda la faz del planeta? La respuesta es sencilla: hoy no se trata ya de modernizar las estructuras políticas o de liberar a ciertas poblaciones de los yugos coloniales o imperiales. Lo que persigue el nacionalismo del siglo XXI es simplemente desmembrar o trocear naciones ya existentes. En román paladino, los nacionalistas actuales pretenden hacerse un sayo para ellos con la capa que pertenece a todos sus conciudadanos. Y no se trata de hacerse un sayo que abrigue a todos los miembros de la pretendida nueva nación; se trata de confeccionar un abrigo confortable para la camarilla nacionalista que promueve la separación y que, naturalmente, espera convertirse en el árbitro y gobernante de la nueva micro-nación por mucho tiempo, o para siempre si es posible.

El nacionalismo actual es, simplemente, el quítate tú para ponerme yo de una burguesía local frustrada que quiere convertirse en Gobierno soberano. Ya no se trata de modernizar, sino de monopolizar; ya no se persigue la reforma, sino la tajada. Ése fue el caso de Quebec en Canadá, donde a los separatistas les falló el plan por el canto de un duro. Parecido fue lo de Escocia en 2014, que falló por mayor margen. En ambos casos salió la fallida nación seriamente malparada. La viabilidad de la hipotética micro-nación es lo de menos: para los nacionalistas de hoy es infinitamente mejor ser cabeza de ratón que cola de león, y a lograrlo dedican las veinticuatro horas del día; y si lo hacen subvencionados por la nación de la pretenden separarse, tanto mejor para ellos. El enemigo acepta ser, tras cornudo, apaleado; "dando tales muestras de sumisión a nuestra causa, encima no podrán echarnos la culpa del desaguisado", se dicen los aguerridos nacionalistas del siglo XXI: y no dejan de llevar algo de razón.

En cuanto al bienestar de sus futuros súbditos, eso es lo de menos para el nacionalista de hoy: véase si no la indiferencia con que los separatistas catalanes han visto sus promesas de bonanza económica desmentidas crudamente por la realidad tras sus amagos de independencia: son ya más de 4.500 las empresas que han huido en los últimos doce meses del prometido paraíso nacionalista catalán. ¡Qué más da! El bienestar de los súbditos catalanes es algo secundario: lo principal es que la camarilla alcance el poder absoluto como sea. Éste es el credo del nacionalismo del siglo XXI.

Gabriel Tortella, economista e historiador, es autor de Capitalismo y Revolución, y coautor de Cataluña en España. Historia y mito (con J. L. García Ruiz, C. E. Núñez y G. Quiroga), ambos publicados por Gadir.

Una apuesta por la libertad
Jesús Pérez-Lanzac Muela (*) esdiario 19 Octubre 2018

Es usual en los últimos tiempos hablar del liberalismo sin tener un claro sentido de lo que en realidad significa. Sin embargo, una gran parte de la población española (según el CIS julio 2018, en septiembre 2018 no se hace la pregunta), se declara liberal (10,6%), la tercera opción tras la socialista (14,8%) y conservadora (11,7%).

El liberalismo, además de la cualidad y actitud de las personas que son tolerantes y abiertas, es, en el ámbito político, la matriz de las sociedades democráticas avanzadas: derechos y libertades individuales, separación y equilibrio de poderes, intervención mínima del estado en la sociedad civil, primacía de la ley, propiedad privada frente a los poderes absolutos, etc., por lo que es entendible la adscripción al liberalismo de grandes capas de población, con independencia de sus opciones políticas concretas.

Hay que ser verdaderamente libres para, resistiendo al despropósito del silencio y desmarcándose de lo políticamente correcto, entrar a fondo y a saco en los fantasmas de las ideologías dominantes

En España, sin embargo, apenas ha sido políticamente relevante, a pesar de ser cuna de la palabra, y causa de numerosos episodios trágicos en su defensa y de los principios que, por primera vez, los informaron en la Constitución de 1812. Quizás el liberalismo sea, hoy día, transversal, de forma que está presente como corriente dentro de diferentes formaciones políticas, desde el PP, Ciudadanos, Psoe, incluso en la fracción más antiestatista y autogestionaria de Podemos.

Nuevos retos, como la cuarta revolución industrial, la robotización, la rápida movilidad de bienes y servicios, aplicaciones biomédicas avanzadas, movimientos masivos de emigración etc. exigen respuestas ágiles y eficaces en sociedades abiertas. El liberalismo hoy debe preparar y adecuar los derechos individuales y colectivos para competir, si no subsistir, en la cambiante sociedad mundial.

Frente al populismo, que se cierra al futuro como efecto de la globalización, el liberalismo hoy debe proponer la apertura a los nuevos retos manteniendo los principios de libertades, derechos y dignidad individuales bajo el precepto del compromiso cívico con la virtud, su germen inspirador.

Corrigiendo desigualdades y evitando la exclusión social, porque no hay libertad si no hay oportunidad de ejercerla. (ubi libertas ibi veritas). Nada tiene que ver el liberalismo con el mal llamado neoliberalismo, neologismo que parece referirse al estado actual del desarrollo social, porque está contra toda acumulación de poder que impida o limite el libre ejercicio de los derechos individuales.

Los riesgos
Y esto es pertinente frente a los monopolios, oligopolios y posiciones dominantes, patologías del libre mercado, que es preciso evitar para un pleno desarrollo de la sociedad civil y de los individuos que la componen. Siempre hay que estar atentos a los riesgos que supone estar bajo el control de grandes corporaciones y del dominio intervencionista del estado, que ponen en peligro la libertad.

Pero no sólo se es liberal en lo económico, sino en todas las facetas de la vida. Los liberales defendemos el compromiso cívico con la virtud, esto es, la permanente actitud abierta y vigilante, desde la moral y la ética ciudadana de la sociedad civil, frente a las ideologías dominantes, la verdad impuesta por el poder y sus aparatos administrativos y mediáticos y ante los nuevos retos que se avecinan.

Así, la libertad de pensamiento, expresión y crítica es un principio que los ciudadanos debemos ejercitar sin miedos. Sin embargo, el ruido y ofuscación de lo mediático, atento sólo a la inmediatez efímera de la noticia, parece haber sustituido al pensamiento y a la discusión de ideas, haciendo difícil el ejercicio de la crítica fundamentada.

Y el ejercicio libre y valiente de la crítica es un signo irrenunciable del pensamiento y de la ciencia, sin el cual no se producirían avances en la civilización. El Club Liberal, reconociendo el talante abierto y la trayectoria de estudio y trabajo en su vida y en su obra de uno de nuestros más fecundos pensadores, ha otorgado su Premio Libertad 1812 a Antonio Escohotado.

Porque hay que ser verdaderamente libres para, resistiendo al despropósito del silencio y desmarcándose de lo políticamente correcto, entrar a fondo y a saco en los fantasmas de las ideologías dominantes y producir textos tan proteicos como “Los enemigos del comercio (una historia moral de la propiedad)”. Y se da la paradoja de que los tres volúmenes que lo componen, con más de dos mil páginas, se convierten en un éxito de ventas, como su clásica “Historia general de las drogas” tal es el grado y necesidad de conocer la verdad que padecemos.

Uno de los nuestros
Antonio Escohotado, con una denodada voluntad de saber y la libertad como bandera, se adentra en los vericuetos de las construcciones teóricas para desentrañar sus huecos, saltos y rellenos ideológicos, sin ningún miedo y venciendo los prejuicios de la propia imparcialidad.

A lo largo de su vida y fecunda obra, ha demostrado en la práctica la distancia e independencia del verdadero estudioso respecto a los poderosos. Es irrelevante que lo consideremos liberal o socialdemócrata, lo importante es que sus cualidades de tolerancia, rigor en el estudio y valentía en tratar el pensamiento hacen que lo consideremos uno de los nuestros, ejemplo de apuesta por la libertad.

Jesús Pérez-Lanzac Muela pertenece al Club Liberal 1812, que ha concedido desde Málaga el Premio Libertad a Antonio Escohotado.

Así se entrenan las Juventudes Marxistas Leninistas en sus campamentos de verano
OKDIARIO 19 Octubre 2018

https://www.dailymotion.com/video/x6vpo0t
En este peculiar vídeo que les ofrecemos se ve cómo se entrenan y se preparan para “la batalla” los miembros de las Juventudes Marxistas Leninistas. Se trata de un grupo de jóvenes organizados para realizar todo tipo de actividades mediante las cuales quieren estar preparados el “combate”, según ellos mismos aseguran.

Estos miembros de las Juventudes Marxistas Leninistas se dedican a homenajear y tratar de expandir su particular visión del comunismo, una ideología que ha provocado más de cien millones de muertes a lo largo de la historia, especialmente en China y en la URSS.

Son ya dos veranos los que este grupo lleva organizando su campamento de verano, el pasado 2017 y este 2018, y difundiendo sus actividades a través de las imágenes que les mostramos en el vídeo.

Allí se dedican a homenajear a las figuras históricas del comunismo, además de alternar ejercicios físicos diversos -incluyendo entrenamientos con guantes de boxeo y palos- con otro tipo de actividades más lúdicas y de esparcimiento. Todo ello siempre acompañado de consignas diversas que ellos mismos resumen en la “organización, formación, combate”.

Según el adoctrinamiento que se propugna en esta asociación, “la juventud comunista debe ser el puño de toda la juventud que no se resigna a la vida de miseria a la que están condenados, debe ser un ejemplo de abnegación y sacrificio que fortalezca al Partido Comunista de toda la clase obrera”.

Es pertinente recordar que el comunismo ha causado las siguientes cifras de muersos por países: China, 82 millones; URSS, más de 21 millones; Corea del Norte, 4,6 millones; Camboya, 2,4 millones; Afganistán, 1,5 millones; Yugoslavia, 1,2 millones; Alemania, 815.000; Mozambique, 729.000; Etiopía, 725.000; Rumanía, 435.000; Checoslovaquia, 262.000; Venezuela, 252.000; Polonia, 235.000; Hungría, 210.000; Angola, 125.000; Colombia, 105.000; Albania, 100.000, etcétera.

Pero estas Juventudes Marxistas Leninistas se dedican a organizar campamentos de verano donde homenajear a líderes comunistas y enseñar a los participantes técnicas para participar en peleas.

Adoctrinamiento vasco
El presidente de las víctimas del terrorismo catalanas: “Me han manipulado para blanquear a ETA”
Raquel Tejero okdiario 19 Octubre 2018

Los alumnos vascos de 4º de la ESO a 2ª de Bachillerato recibirán este curso clases en las que se proyectarán cinco vídeos sobre los últimos 60 años de la historia del País Vasco marcados por el terrorismo de ETA. José Vargas, presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo catalana, fue entrevistado para que su testimonio formara parte de este material. No ha quedado contento. “Está totalmente manipulado”, asegura.

OKDIARIO ha hablado con Vargas para conocer de primera mano cómo fue la creación de este vídeo y su opinión sobre la utilización del mismo.
“No se puede consentir que haya un relato de igualdad como si fuese un conflicto con dos bandos”, declara. Según la víctima, el vídeo está encaminado a “adoctrinar a los niños”.

Por propia experiencia, Vargas cree que el material no es apto para la proyección delante de los menores. Según relata, él y su mujer, ambos víctimas del atentado de Hipercor, accedieron a la grabación de un reportaje pero no al resultado final del mismo. “Cogieron un minuto y medio de los ocho minutos de toda la grabación con aquellas declaraciones que hacemos donde no nos quejamos de los asesinos”, afirma.

Un ejemplo es cuando Rosa, la mujer de Vargas, relata su encuentro con uno de los terroristas en la cárcel: “Sólo aparece cuando dice que el asesino pidió perdón veinte veces y no el resto de lo que dijo”. “Esto es manipular y le vamos a pedir al Gobierno Vasco que nos retire del vídeo”, asegura.

El presidente de la asociación pretende que el Gobierno acceda a ello y que no se tengan que emprender medidas legales. A pesar de ello, afirma estar dispuesto a hacerlo si es necesario.

“Aquí hay unos que han puesto unas bombas y otros que somos unas víctimas”, se queja Vargas. El entrevistado dice sentirse “ninguneado y engañado” con lo ocurrido.

Además recalca que en el final del video se presenta al terrorismo como parte de un “conflicto” en el que se justifica lo hecho haciendo alusión a las “torturas de la Policía” a los asesinos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Los opinadores cualificados.

Vicente A. C. M. Periodista Digital 19 Octubre 2018

PASCUAL SALA OPINA QUE NO HUBO DELITO DE REBELIÓN EN EL GOLPE DE ESTADO.

Ya casi nadie puede dudar de que desde la izquierda se está lanzando una campaña de blanqueo del golpe de Estado perpetrado por el Gobierno de la Generalidad y ratificado por el Parlamento autonómico dominado por mayoría independentista. Desde hace ya algunas semanas han aparecido diversas voces, tanto desde el Gobierno de Pedro Sánchez como de diferentes cargos y ex altos cargos del PSOE y sus federaciones, abogando abiertamente por la libertad de los presos golpistas, pidiendo la rebaja de las calificaciones de los delitos e incluso insinuando un futuro indulto. Y ahora a este coro se le suman las voces de magistrados de todo pelaje y condición pero que tienen en común haber militado en ese grupo de claro signo izquierdista llamado “jueces para la democracia”. Y el último en unirse a la coral ha sido el expresidente del Tribunal Supremo, del CGPJ y del Tribunal Constitucional, D. Pascual Sala Sánchez que, en una clara injerencia e interferencia con un proceso judicial que aún no ha comenzado y que tampoco tiene definidas por la Fiscalía las acusaciones en firme, aporta su personal punto de vista opinando que en ese golpe de Estado no se puede establecer el delito de rebelión.

Sus declaraciones son, cuanto menos, inoportunas y tendenciosas y ponen en cuestión el Auto del juez Pablo Llarena, aunque hipócritamente se cubre diciendo que él no dispone de los elementos de juicio que maneja el juez. Dice que “Para mí es muy difícil, casi imposible, que exista un delito de rebelión y muy problemático, por no decir que tampoco, el de sedición”. Califica la situación de la prisión provisional diciendo que “las prisiones, desde el punto de vista político, no ayudan a resolver los problemas políticos”. Y define la situación en Cataluña como “es un problema fundamentalmente político”. Unas opiniones que no difieren de las mantenidas por los partidos golpistas que intentan ponerlo todo en el ámbito de la política cuando la realidad es que los actos cometidos avalados por esa política fueron delictivos.

Pare este juez, parece que los hechos que ocurrieron en los meses previos a la declaración unilateral de independencia fue una especie de escenificación de los independentistas donde se produjeron “desordenes” y “quizá” actos de desobediencia en las Instituciones al Tribunal Constitucional. Pero todo circunscrito en el ámbito meramente político como forma de plantear un hipotético acto de secesión, con una declaración política de independencia sin valor jurídico y la gente en las calles manifestándose celebrándolo como si fuera una gozosa realidad. Eso simplemente es hipócrita y obvia la comisión de graves delitos claramente tipificados en el código penal, incluido el de malversación de fondos públicos que ni siquiera menciona este vetusto magistrado para ese referéndum ilegal con urnas de bazar. Ni lo de la gente acosando a los agentes judiciales en el cumplimiento de su deber no fue violencia, tampoco el destrozo y saqueo de los coches de policía que fueron usados como púlpitos improvisados por los Jordis.

Y la verdad es que estoy hasta las mismísimas de estos opinadores cualificados envueltos en sus togas y puñetas que pontifican, desacreditando a ilustres colegas sin que nadie les haya pedido (o quizás sí, por aquello de incordiar y de formar opinión pública) que dejen caer sus sesudas reflexiones en medios de comunicación como RAC_1 (Radio Cataluña 1), como maná de alimento al independentismo, en su cruzada de desprestigio de la democracia y de la Justicia de España de la que estos miserables han formado parte hasta hace bien pocos años. Una campaña que se suma a la de esos otros que abogan por las soluciones políticas a lo que fueron actos penalmente sancionables y olvidarse del asunto y de judicializar la política. Porque claro, ¿Cómo no comprender que aplicar la ley sea un acto que entorpece y dificulta la labor política? Lo importante para estos cínicos es hacer lo que consideran política, pero que contempla el que nadie les pida responsabilidades por sus actos. La cuestión es que se pretende que no se consideren delitos actuaciones como la de solemnizar en un Parlamento nada menos que una declaración de independencia despreciando la legalidad vigente y dando legitimidad exclusiva a un referéndum declarado inconstitucional, sin las mínimas garantías democráticas de control de censos, urnas, colegios electorales no oficiales, etc. Eso a Pascual Sala Sánchez le deben parecer “detalles menores" sin la menor relevancia, ya que en su prodigiosa mente a los actos de violencia los considera solo “desórdenes”, ni siquiera algaradas callejeras.

Y si esto se produce antes de conocerse las calificaciones finales de los delitos y el comienzo del juicio oral, no quiero pensar qué pasará una vez comience el juicio y se sienten los acusados en el amplio banquillo frente al Tribunal. Estos opinadores ya se están encargando de crear un ambiente de desconfianza en el sistema judicial acorde con la campaña de desprestigio emprendida por los fugitivos que no se van a sentar junto a sus resignados compañeros de Gobierno. Cualquier sentencia que no sea la de absolución será considerada represora e ilegítima. Eso sí, no faltarán los lazos amarillos, ni las manifestaciones y concentraciones frente a sedes de partidos y dependencias judiciales y supongo que frente a la Sala donde se decida ubicar al Tribunal juzgador de este proceso mal llamado del 1 de octubre y que se extiende a un periodo comprendido entre el 6 de septiembre y el 27 de octubre del 2017. Y eso si la situación no se descontrola y se impide la entrada en prisión de los condenados o directamente se les libera una vez hubieran regresado a sus prisiones.

Igual también estos opinadores tan sesudos piensan como el asesor de Carles Puigdemont y de Joaquim Torra, que para ayudar a que la política vaya más deprisa es mejor que haya muertos sobre la mesa. La ETA pensaba lo mismo para conseguir doblegar al Estado y obtener la independencia de Euskal Herría y puso sobre la mesa casi mil muertos y más del doble de víctimas, Y ahí está BILDU politiqueando. Y todos recordamos a esos de Terra Lliure que parecen para estos sujetos que debería volver al protagonismo. ¡¡Hace falta cinismo y desvergüenza para expresarse así públicamente!!

¡¡¡GOBIRNO OKUPA DIMISIÓN!!! ¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!
¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

Iglesias y la ostentación del poder
Ignacio Varela elconfidencial 19 Octubre 2018

Estábamos a punto de que hoy se produjera la situación aberrante de ver al líder de un partido que no está en el Gobierno negociando los Presupuestos del Estado con el de otro partido, encarcelado y acusado de rebelión contra ese mismo Estado, con la aparente conformidad pasiva del presidente del Gobierno. La declaración que ayer tuvo que improvisar Pedro Sánchez en Bruselas no resuelve el problema de fondo de su política de alianzas, pero salva al menos el decoro elemental.

Pablo Iglesias, siempre excesivo en sus exhibiciones de poder e influencia, no le ha dejado a su socio de La Moncloa otro camino que salir públicamente a establecer lo que debería resultar obvio: que en nombre del Gobierno negocia el Gobierno.

Todo habría estado más claro desde el principio si no se hubiera permitido que en un documento oficial apareciera el logo del Gobierno de España mezclado con el del partido político, al lado y al mismo nivel. A partir de ahí, Iglesias entró en una deriva que ya se ha visto antes en él: la necesidad compulsiva de exhibir groseramente el poder que tiene, pero también —y sobre todo— el que no tiene. Hay dos claves en su personalidad política que deben siempre tenerse presentes:

La primera es que, como todos los políticos formados en el leninismo, Pablo Iglesias está firmemente convencido de que lo único realmente transformador es el ejercicio del poder. Todo lo demás, los debates de ideas, las movilizaciones sociales, los programas y los discursos, incluso el partido, solo tiene sentido y utilidad en la medida en que te aproximan al objetivo de alcanzar el poder, retenerlo y expandirlo hasta sus últimas consecuencias.

La segunda es que para Iglesias la estrategia y la comunicación no son dos piezas complementarias de la acción política, sino que están esencialmente fusionadas. El poder solo es real cuando se hace visible y se muestra como un trofeo de caza. Y cuanto más ostentosa sea la exhibición, más poderoso devienes.

El detalle heráldico del logo de Podemos junto al del Gobierno no fue inocente en absoluto. En realidad, era mucho más importante que el contenido del documento que encabezaba. Conquistado el emblema, lo que se dijera en las 50 páginas de texto era mero contexto, porque el mensaje central ya estaba en la cabecera.

Lo mismo sucede con la entrevista de hoy en la prisión de Lledoners. Si Iglesias quisiera solo entablar una negociación con ERC sobre los Presupuestos, podría haber hecho una visita discreta a Junqueras. O aún mejor, haberse reunido con Pere Aragonès, que es quien maneja ese negociado en el Govern.

Pero nunca se trató de eso. Iglesias anunció a bombo y platillo la entrevista con tres días de antelación para provocar un 'efecto llamada': espectáculo a la entrada y a la salida. Una vez más, la almendra está en el acto en sí, no en el contenido de la conversación. Esta entrevista no es una sesión negociadora, para eso hay momentos y lugares mucho más adecuados. Es ante todo una demostración de mando en plaza por parte de ambos (y también un reconocimiento mutuo de galones).

Iglesias se muestra como el ministro para Cataluña que Sánchez no nombró, y a la vez se proclama pieza imprescindible para la solución del conflicto: puestos a desinflamar y dialogar, yo puedo llegar a donde no podrían Batet ni Borrell, ni siquiera Iceta. Si se necesitan los votos del independentismo para que este Gobierno siga existiendo, solo yo puedo proveerlos.

Por otro, Iglesias señala públicamente a Junqueras como el líder independentista con el que el Estado puede y debe negociar para encauzar el conflicto, el hombre de Estado catalán, el Gerry Adams de esta situación. Y Junqueras reconoce a Pablo como interlocutor válido de la política española para comenzar a reconducir juntos, hacia la solución final, a sus respectivos socios y rivales.

El mensaje implícito es claro y tiene destinatario: Sánchez sobrevivirá en La Moncloa mientras Iglesias y Junqueras se entiendan y concuerden en ello. Sánchez no solo necesita a los independentistas ahora: los seguirá necesitando para sostener un eventual Gobierno en la próxima legislatura. Pero para llegar a ese momento en condiciones de reproducir la mayoría Frankenstein, es preciso que no se vuelen los puentes en el accidentado recorrido que queda hasta entonces. Iglesias y Junqueras son los bomberos que pueden controlar mancomunadamente los fuegos que inevitablemente se irán produciendo.

Sacar adelante estos Presupuestos es mucho más importante para el líder de Podemos que para el PSOE. El Gobierno podría continuar perfectamente el resto de la legislatura con los Presupuestos de Rajoy; de hecho, algunos de sus miembros lo desean secretamente, porque son conscientes de que ni el gasto comprometido será controlable, ni los ingresos prometidos llegarán en la cuantía necesaria, ni será presentable el adefesio resultante de una negociación a cara de perro con el PNV y los nacionalistas catalanes; y que siguiendo por este camino, el país colapsará más pronto que tarde, aplastado por la deuda.

Pero si para el laboratorio monclovita aprobar los Presupuestos es poco más que un capítulo más en la tarea de construir la leyenda de Pedro el Indestructible, para Iglesias es el pivote de su estrategia actual. Lo que justifica y sostiene la actual coalición de gobierno. Lo que justifica ante los suyos todas las renuncias y aparentes sometimientos al socio principal. El primer mojón de un camino que continuará obligando a Susana Díaz a apoyarse en Podemos para gobernar en Andalucía, seguirá copando el mayor número posible de gobiernos municipales y autonómicos y culminará con uno de estos finales:

Si tras las elecciones hay mayoría entre la izquierda y el secesionismo, no habrá un presidente y un vicepresidente, sino dos copresidentes, cada uno con su mitad de gobierno. ¿Recuerdan lo de Touriño y Quintana en Galicia?

Si gana la derecha y gobiernan PP y Ciudadanos, el PSOE terminará de desmigajarse tras haber entregado su identidad y su respetabilidad por unos meses de gobierno en el alambre y el líder efectivo de la oposición y alternativa de gobierno, llámese Pablo o Irene, residirá en Galapagar.

Políticamente hablando, entre Pedro y Pablo solo puede existir sexo sin amor, ambos lo saben. Pero lo de hoy en Lledoners puede ser el principio de una hermosa amistad.

Los presupuestos más caros del mundo
Roberto L. Blanco Valdés La voz 19 Octubre 2018

Cumpliendo el decisivo papel de la prensa en democracia (informar puntual y verazmente a sus lectores) La Voz de Galicia publicó el 14 y 17 de octubre dos series de artículos donde economistas y fiscalistas independientes de reconocida competencia analizaban el pacto presupuestario del Gobierno con Podemos. Críticos todos, en mayor o menor grado, con las reformas fiscales acordadas, en un punto manifestaban plena coincidencia: en que los ingresos previstos son irreales y no podrán responder, ni de lejos, al proyectado gran crecimiento de los gastos.

Ese juicio se une al de los muchos expertos que consideran que, en una situación de clara ralentización del crecimiento, tales presupuestos, de aprobarse, influirán negativamente en el empleo y el consumo, lo que provocaría una caída de la recaudación fiscal (directa e indirecta) que solamente podría cubrirse con más deuda y empeorando, por tanto, el déficit previsto. En suma, un círculo vicioso que podría echar por tierra la recuperación que tantos sacrificios ha costado.

Pero, frente a cualquier argumento racional, se alza una suprema y única verdad: que quienes critican el acuerdo son unos señoritos que viven como reyes a quienes les importan un pito los humildes. Es lo que tiene el populismo (y el acuerdo Gobierno-Podemos es puro populismo): que divide el mundo entre los buenos y los malos. Los buenos son los populistas (que defienden a «la gente», nuevo concepto que arrasa lo que se le pone por delante) y los malos todos los demás.

Los presupuestos acordados por Sánchez con quien prometió un día que nunca pactaría (los entonces populistas de Podemos) serán un lastre para nuestra economía. Pero su aprobación exigirá, además, pagar un precio político sencillamente inasumible en democracia: entregar a dos partidos golpistas la llave de la legislatura. Golpistas sí: «Y, por cierto, menuda forma de golpe de Estado lo ocurrido en Cataluña, no el 1 de octubre, sino el 6 y 7 de septiembre». ¿Qué de quién es tan clara afirmación? Pues de Felipe González. El mismo Felipe González que entre 1982 y 1996 lideró un Gobierno socialista.

Para darse cuenta de en qué agujero negro se ha metido el Ejecutivo que preside Sánchez basta citar la última payasada del procés presupuestario: Iglesias (cuyos diputados en Cataluña han votado a favor de abolir la monarquía, rompiendo así una de las bases del consenso constitucional) se autoproclama emisario del Gobierno y anuncia que visitará al líder de ERC para arrancarle un sí a los presupuestos. ¿Una conferencia en la cumbre? No: ¡en la cárcel!, donde Junqueras espera un juicio en el que al parecer la fiscalía pedirá para él, entre otras, la pena de 20 años de prisión por rebelión.
En eso han convertido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias la política española: en lo que, de no ser, como es, una tragedia, constituiría una comedia de enredo, una insuperable astracanada.

Independentismo en Cataluña
Iglesias admite en privado que hablará con el golpista Junqueras de un ‘arreglo’ con la Fiscalía
Segundo Sanz okdiario 19 Octubre 2018

El líder de Podemos dice que acude a Lledoners desconociendo lo que le planteará el líder de ERC
Desliza en una conversión informal con periodistas que el encuentro en la prisión será prolongado

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, no sólo dialogará de Presupuestos este viernes con el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, en prisión preventiva por el golpe separatista en Cataluña. También estará sobre la mesa una eventual rebaja de penas por parte de la Fiscalía, cuya máxima representante, María José Segarra, lo es a nombramiento del Gobierno de Pedro Sánchez. En una conversación informal con periodistas este jueves en el Patio del Congreso de los Diputados, Iglesias reveló que desconocía por completo el planteamiento que le formulará Junqueras, insistiendo en que el encuentro en la cárcel de Lledoners (Barcelona) se ha gestado a iniciativa del líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

En ese sentido, Iglesias se mostró abierto a dialogar de todo, si bien su principal objetivo es recabar el apoyo de ERC al acuerdo presupuestario que Unidos Podemos-En Comú-En Marea ha cerrado con el Ejecutivo socialista de Sánchez. El secretario general de Podemos es partidario de que Junqueras, el resto de exdirigentes de la Generalitat y los ‘Jordis’ sean puestos en libertad (él los llama “presos políticos”), pero considera que su situación procesal no debería condicionar la aprobación de los Presupuestos.

En cualquier caso, el líder de Podemos reconoció en privado a los periodistas que no iba a Lledoners con ninguna previsión sobre las cuestiones a tratar, fundamentalmente porque ni Junqueras ni su entorno le habían adelantado demanda alguna. Quien sí lo hizo públicamente mientras Iglesias mantenía este corrillo con la prensa en la Carrera de San Jerónimo fue el portavoz de ERC en la Cámara baja, Joan Tardà. “Oriol Junqueras dirá a Pablo Iglesias cuál es la posición de Esquerra Republicana. No nos sentaremos en ninguna mesa de negociación. No hace falta que nos inviten si antes el Gobierno de España no hace una declaración solemne, política, instando a la Fiscalía, cosa que puede hacer porque lo permite el reglamento de la Fiscalía, a retirar las causas”, señaló Tardà en declaraciones a TV3. Más claro, imposible.

Sin límite de tiempo
En la conversación informal con los periodistas, Iglesias tampoco precisó el tiempo que estaría reunido con Junqueras en la cárcel, pero dio a entender que el encuentro de la cárcel de Lledoners sería prolongado. OKDIARIO ya informó el miércoles que la dirección de este centro penitenciario, bajo competencia de la Generalitat de Quim Torra, daría las máximas facilidades para la celebración de esta cita. Iglesias accederá a la prisión en condición de autoridad, sin límite de tiempo de la visita. Además, los dos políticos tendrán a su disposición una sala habilitada para reuniones, frente a las dependencias que se usan para las visitas rutinarias a los reos, y en la que podrán estar también asesores de ambas partes.

El régimen habitual de visitas es bien distinto y sólo permite una conversación de cuarenta minutos con el recluso con un cristal por medio y utilizando un telefonillo. Unas condiciones que habrían dificultado la negociación entre Iglesias y Junqueras.

Por su parte, el PSOE quiso desmarcarse de la visita del líder de Podemos al presidente de ERC. La portavoz del Grupo Socialista en la Cámara baja, Adriana Lastra, aseguró que no sabía “de lo que va a hablar el señor Iglesias con el señor Junqueras”, al tiempo que recalcó que “donde se pactan y se negocian los Presupuestos es en el Congreso de los Diputados con el resto de fuerzas parlamentarias”.

Iglesias se hace con el control del gobierno español
“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton
Miguel Massanet diariosigloxxi 19 Octubre 2018

La ambición personal y su afán de instalarse a perpetuidad en el gobierno de España, han movido a Pedro Sánchez a firmar lo que, con toda seguridad va a lamentar dentro de un tiempo. Un acuerdo de colaboración que se ve, claramente, que no es solamente para apoyar los PGE del 2.019, sino que se trata de extenderse a toda la legislatura y, quien sabe, si con intención de prolongar la entente para después de las generales del 2020, si es que no se tienen que adelantar por cualquier otro motivo; si los números cuadran para construir una mayoría suficiente para mantenerse en el poder. Los resultados de este convenio ( P.Iglesias ya ha conseguido darle el marchamo de “entre iguales”, a pesar de la diferencia de escaños) ya se dejaron claros en los comentarios de la ministra de Hacienda, señora Montero, respecto a dicho acuerdo en el sentido de que, a partir de ahora, no se hará nada en el gobierno que no se haya “consultado” con Podemos, lo que, para cualquier buen entendedor, significa que no haya recibido el “placet” de los comunistas bolivarianos.

Como ya comentamos en anteriores escritos, el que ha salido claramente beneficiado, de cara al futuro de su partido, que estaba pasando por una crisis motivada por desavenencias internas y por un cierto desprestigio, ha sido su líder, señor Iglesias, al que algunos sectores de su partido libertario han venido tachando de autoritario y dictatorial, que habían dejado muy dañadas sus perspectivas electorales, situándoles en una situación de desventaja ante los anunciados comicios municipales y legislativos; una situación que, precisamente, venía muy influida por la recuperación de votos del PSOE, que la moción de censura contra Rajoy les había proporcionado.

Lo que parece es que, quieran o no quieran, el bipartidismo o, si se prefiere, la división en dos bloques antagónicos, uno de ellos formado por el ramillete de partidos de izquierdas y comunistas y, por conveniencia, los independentistas; el otro por los partidos más tradicionalmente defensores de la actual Constitución, que estarían conformados por el PP y Ciudadanos, con la inclusión de algún pequeño partido nacionalista de inspiración cristiana, que se les pudiera añadir. Lo peor es que, el pronóstico que se podría hacer de semejante perspectiva no puede ser más pesimista para los intereses de la nación española y de todos aquellos que conocemos los efectos producidos por estos políticos comunistas, seguidores del comunismo soviético ruso, que ya han experimentado en América latina donde, especialmente en Venezuela, Nicaragua, Bolivia y también Ecuador, se han instalado en el poder. Los resultados de su forma de administrar la riqueza en aquellos países ( ricos en recursos naturales) no pueden haber sido más decepcionantes, no solamente en cuanto a los resultados económicos que han llevado a aquellas naciones a seguir viviendo en la pobreza ( ya no hablemos de la Venezuela de Maduro, en la que cualquier atisbo de democracia desapareció hace tiempo y donde, los ciudadanos, se ven obligados a abandonar su país a causa de la gran represión llevada a cabo por el dictador que los gobierna, mientras existe una miseria y carencia de productos necesarios para alimentarse y de medicinas, que ya les resulta imposible resistir más, si no fuera porque un ejército corrupto y vendido al dictador impide cualquier cambio de régimen)

Es evidente que no tardarán en producirse las desavenencias entre los dos capitostes de este acuerdo, incluso antes de que, al menos, para seguir manteniendo sus respectivas identidades y para aplacar a sus votantes más díscolos que pudieran pensar que, si se trata de defender el anarquismo y el poder de la calle, perece que no cuadra demasiado sujetarse al imperio de la ley y de las reglas administrativas, algo que deberán aparentar los gobernantes, si realmente la coalición comunista llegara a ganar las legislativas de 1,920. Pero el mal que esta alianza pude causar a la economía española, a las relaciones de España con la CE, puede que circunstancialmente engañada por unos números que, desgraciadamente, no van a reflejar la realidad; cuando llegue el momento en el que se aperciban de que, España, ha vuelto a las andadas de antaño, gastando más de lo que se recauda; algo que, indefectiblemente, va a llevarnos a una situación semejante a aquella en la que nos dejó el gran engañabobos e inepto de Rodríguez Zapatero, de tan nefasto recuerdo y causante de un 90% de los males que actualmente afligen a este país.

Y ahora entraremos en una nueva modalidad en la que, el señor Iglesias, tradicionalmente favorable a los independentistas catalanes, va a iniciar sus buenos oficios ante el recalcitrante Junqueras, que no ha dado su brazo a torcer en cuanto a convenir acuerdos con España, manteniendo una postura equívoca en la que, por una parte despotrica contra el “Estado opresor” reclamando la independencia, pero por otra resulta estar a matar con la política rompedora de Puigdemont y su títere en la Generalitat, el señor Torra. Y todo esto ante la indiferencia de un pueblo, el español, que parece permanecer ajeno al grave problema que se nos presenta a todos, los de derechas y los de izquierdas, cuando lo que va a suceder en nuestra nación, si sigue esta política de despilfarro en el gasto, de ataque a la economía de las empresas, aumentándoles los impuestos y los costes laborales, y disminuyendo lo que deberían ser inversiones en mejoras que permitieran a nuestros emprendedores mantener su competitividad frente a las empresas extranjeras, algo que con el gobierno del PP iba teniendo éxito y amagaba una evidente mejora de nuestra situación como país.

Lo peor es que, la experiencia de lo que fue nuestra Guerra Civil y las consecuencias de la llegada a España de los “comisarios” rusos para tomar el mando de las operaciones y, de paso, dejar constancia de sus métodos “expeditivos” de tratar al personal bajo su mando, algo que se le puede agradecer al Dr. Negrín y a su equipo de negreros, que controlaba lo que pasaba en la península para informar de ello a sus jefes de Moscú, aquellos que organizaron los famosos “frentes populares” en todos los países europeos, expeditivamente eliminados en Alemania por los nazis de Hitler. En nuestro caso, la indudable pericia de Sánchez para moverse dentro de los intrincados vericuetos de las maquinaciones secretas, del chantaje, de la propaganda sesgada en contra de los adversarios políticos y, al mismo tiempo, su habilidad para manejar a sus adictos, la misma que le valió ser reelegido como secretario general de su partido, cuando hacía unos pocos meses que había sido defenestrado sin contemplaciones de él; contrasta y viene lastrada por la ofuscación que es capaz de producir en su cerebro sus prisas por conseguir el poder, lo cómodo que se encuentra aprovechándose de sus ventajas y la suma candidez e ignorancia de cómo se las traen los comunistas, cuando se trata de derrocar a quienes se fían de su lealtad, confiando en que nunca los van a traiciona.

Es evidente que, para el señor P.Iglesias, esta ha sido la primera etapa de su plan para hacerse con el poder; no en plan de subordinado como parece haber aceptado al firmar este acuerdo con Sánchez, sino un camino que le va a permitir meter baza en toda la gestión gubernamental, de hecho ya ha conseguido aumentar los permisos de los padres, incrementando los impuestos en toda España, convirtiéndose en una pieza fundamental en la estrategia de apoyo a los separatistas y transformándose, pronto se verá, en un cancerbero de los empresarios, poniendo en práctica lo que es propio de los regímenes totalitarios, como es la limitación de las libertades individuales y su intervención en el ámbito de las empresa privada, promocionando la presencia de empresas estatales que les hagan la competencia. Nada nuevo que no se haya utilizado en los casos en los que un estado dictatorial, de los muchos que han existido a lo largo de la historia, ha burocratizado la industria y ha militarizado la economía del país.

Puede que, en estos momentos, Bruselas esté más preocupada de lo que está sucediendo con Salvini en Italia y con los presupuestos que han presentado ante la UE en los que no hacen caso de las limitación de gasto que se les impusieron y han prescindido de los consejos que repetidamente han recibido de las autoridades económicas de la comunidad europea. Una circunstancia que, a criterio de los analistas, puede hacer que no se fijen demasiado en las incongruencias que existen entre ingresos y gastos, los primeros hinchados y los segundos minusvalorados, y les den, a los que los presentaron la posibilidad de que demuestren que están en lo cierto, reservándose para más adelante, el dar las advertencias, el pedir las explicaciones y el aplicar las correcciones y las sanciones que, un incumplimiento de lo establecido en los presupuestos presentados, pueden acarrear a la nación española. Lo que sucede con estos regímenes autoritarios es que, prescinden de cualquier limitación democrática que les impidiera llevar a cabo aquello que les conviene y beneficia; desentendiéndose de los tribunales (el caso de Venezuela ha sido la muestra más evidente de hasta dónde puede llegar en su desvergüenza un dictador) y prescindiendo de las protestas de la oposición, aún en el caso de que todavía la tengan lo que todavía los convierte en más peligrosos para la gente corriente.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, no nos queda más remedio que denunciar a aquellos que intentan, mediante marrullerías e intentos de puentear las instituciones ( el Senado, por ejemplo), el poner en marcha lo que puede significar un cambió de nuestra democracia para implantar un sistema opresivo y destructivo de nuestras instituciones, intervencionista y dictatorial, que conduzca a nuestro país a otro caos, parecido al de Venezuela, el país que ponen como ejemplo los señores de Podemos.

Rasgos de putrefacción del régimen actual
Pío Moa gaceta.es 19 Octubre 2018

P. Ud afirma que el actual sistema político está podrido, pero viene diciendo algo semejante desde hace muchos años, y su programa con Luis del Pino se llama “involución permanente”. ¿Cómo es posible tal cosa sin que el sistema se derrumbe?
–Para entenderlo conviene analizar la evolución de España desde la transición. En La Transición de cristal expliqué cómo el diseño de Torcuato Fernández Miranda de una transición de la ley a la ley, desde el franquismo y no contra el franquismo y sí contra aquel frente popular que se iba formando, empezó a ser falseada pronto por Suárez y los democristianos. Estos no tenían más discurso que el de “parecernos a Europa” o “entrar en Europa” y “olvidar el franquismo para mirar al futuro”. Como comprenderá, eso era pura palabrería mágica, pura vaciedad de pensamiento y de análisis, y si no llevó a algo peor fue porque la herencia del régimen anterior era muy sólida. De todas formas, en gran medida se trató de errores muy difíciles de evitar en una experiencia históricamente nueva. Lo grave, ya lo he dicho, es que los errores nunca fueron analizados ni se corrigieron, con lo que se fueron agravando.

P. Pero la cuestión sigue en pie: ¿puede un sistema pudrirse durante cuarenta años sin desmoronarse?
–Vamos por partes. Como digo, la espléndida herencia del franquismo explica muchas cosas, explica en parte esa resistencia aunque sea por inercia. Un elemento fundamental e inconfesado de degradación fue la actitud hacia la ETA. El caso es que con respecto a ella, todos los partidos tenían cierto complejo, porque la ETA sí luchó realmente contra el franquismo, al revés que los políticos nuevos, exceptuando a los comunistas. Y antifranquismo y democracia se confundieron rápidamente como si fueran la misma cosa. Es más, la democracia se debería a la ETA, que al asesinar a Carrero Blanco habría roto los muros de contención del franquismo. Por eso se mantuvo durante años y años la tesis de la “salida política” y del “diálogo”, que significaba el reconocimiento del asesinato como un modo de hacer política y corroía el estado de derecho. Esa política solo cambió en la última etapa de Aznar, con resultados magníficos. Y precisamente esa fue la única corrección de un error fundamental, que afectaba a lo más íntimo del sistema político y lo degradaba sin cesar. Piense usted que los gobiernos decían no tener trato con la ETA, engañando a los ciudadanos, y era la ETA la que de vez en cuando decía la verdad al respecto, para ridiculizar a los políticos. ¿Qué clase de democracia es esa en que los terroristas dicen la verdad y los gobiernos mienten? La política de Aznar tuvo una importancia excepcional, que no ha querido verse, pues casi acabó con la ETA y abrió la posibilidad de un proceso de regeneración más amplio de la democracia, que el mismo Aznar había impedido antes al “pasar página” de las fechorías del PSOE de González. Y fue en ese momento cuando, después del atentado del 11-m todo empeoró con Zapatero.

P. ¿Empezaría ahí lo que ud llama putrefacción del sistema?
–Sí, así es. Las cosas fueron bastante mal desde la transición de Suárez, pero el esbozo de frente popular que pretendía la ruptura fue derrotado en el referéndum de 1976 no volvió a reconstruirse del todo. Ha sido con Zapatero cuando ha vuelto a tomar forma , como una alianza de hecho entre separatistas e izquierdas que en España nunca fueron democráticas. Sería el tercer frente popular. Esa alianza permitió que Zapatero rescatase a la ETA de la ruina, premiase sus crímenes y la convirtiese en potencia política. No debe olvidarse que el PSOE comparte en un setenta por cien o más la ideología de la ETA. O que impusiese una ley de memoria histórica tan falsaria como totalitaria. Puede ud recordar que la complicidad con la ETA motivó enormes protestas de masas, que resultaron inútiles al adueñarse de ellas el PP de Rajoy y conducirlas a la nada. Por entonces yo advertí de que aquellas políticas proetarras iban unidas a un nuevo impulso de los separatismos, todo ello contrario a la Constitución y al más elemental sentido de la democracia y el estado de derecho. E intenté fomentar un movimiento por la Constitución, que fracasó por completo. Fracasó ante todo por el boicot de hecho del PP de Rajoy, que se comportaba más como auxiliar que como oposición al PSOE, sumándose progresivamente a todas sus políticas; y también por la práctica ausencia de cultura democrática en España. Pero el PP es el principal responsable de una putrefacción que no puede superarse, a mi juicio, sin la desaparición del duopolio oligárquico, realmente mafioso, PP-PSOE. Porque esos partidos no van a cambiar, aspiran a volver a lo mismo, sobre todo el PP, cuya concepción de la democracia es un sistema de amigotes que se reparten el poder y los dineros, “crony democracy”, al modo del capitalismo de amigotes. Azaña lo describió en unas frases que he rescatado a menudo: política incompetente, tabernaria, de amigachos, de codicia y botín sin ninguna idea alta”.

P. Desde entonces acá han pasado catorce años. ¿Qué salidas podemos esperar?
–Catorce años de involución permanente han llevado a una descomposición parcial del régimen con surgimiento de nuevos partidos, alguno de ellos simplemente demencial pero promovido por el PP; a un golpe de estado permanente desde Cataluña y con la complicidad de Rajoy y de Sánchez; a un gobierno no elegido, cómplice abierto de los separatistas y de la ETA, que simpatiza con los regímenes de Maduro o de Castro y actúa tiránicamente en la misma dirección que estos, que promueve leyes para suprimir las libertades de opinión, expresión, investigación y cátedra. Un sistema sin otra política exterior que la simbolizada por Gibraltar y la cesión progresiva de soberanía, con la falsificación sistemática de la historia desde el poder como base ideológica, con una corrupción metida hasta el tuétano, la colonización cultural por el inglés y el desplazamiento progresivo del español como lengua de cultura… En resumen hemos llegado a una democracia fallida, porque un régimen con tales características, con leyes totalitarias como la de memoria histórica o las de género, que aspiran a controlar hasta nuestros sentimientos, ya no es democrático y exige una corrección muy de fondo. Ya he dicho que tengo ciertas esperanzas en VOX. En todo caso es preciso que dejemos de contemplar “con ojos estúpidos” lo que está pasando ante nuestras narices, porque hay una experiencia histórica a la que referirnos. Insisto en que es preciso un discurso general y una alternativa política para que la putrefacción del sistema no acabe destruyéndonos.

¿Y si el muerto fueras tú?
Antonio Robles Libertad Digital 19 Octubre 2018

La degradación del procés deja cada día muestras más ruines de la condición humana. La última, la del gurú ideológico de Puigdemont, uno de los más cobardes atiza fuegos en la sombra, Agustí Colomines: "Sin muertos, la independencia tardará más".

No lean lo que dice, escuchen cómo lo dice. Hay dos interpretaciones, la que toma el exabrupto como amenaza y la que espera con ansiedad algún muerto en el propio bando para rasgarse las vestiduras. La acertada para quienes hemos sufrido su inclinación patológica a considerarse víctimas mientras actúan como verdugos es la segunda. Pero la primera no deja de servir para amenazar.

Llueve sobre mojado, ya en 2010 reclamó públicamente una "revuelta civil" y arengaba a la tropa con la necesidad de "avanzar hacia la crisis constitucional que hemos de provocar como sea". Y volvía a la carga en la conmemoración del 1-O, llamando cobarde al Gobierno de Torra para culminar el proceso "como sea": "Quien no esté dispuesto a sostener el combate contra el Estado y prefiera el conformismo es mejor que abandone el Govern ahora". El mismo personaje soberbio que el pasado junio en Sevilla largó aquello de "que se joda España".

Este burgués, niño bien, que hizo de comunista en las juventudes del PSUC, es amigo y compartió clase en la escuela con el terrorista Carles Sastre, asesino de J. M. Bultó, y se pasó con armas y bagajes al pujolismo para vivir del negocio nacional (director de Uneascocat, presidente de Linguapax, director de Estudios Nacionales e identitarios del IIP, director de EAH de la UOC, secretario de la EPUF, entró de la mano de Artur Mas en la Fundación Trias Fargas, instrumento del 3% del Palau que cambió el nombre por Fundación CatDem para lavar el atraco…). Su último cargo fue el de director de la Escuela de Administración Pública de la Generalidad, hasta su destitución por el 155. Su responsabilidad era la selección del funcionariado público (¿?). Hoy está detrás de la Crida de Puigdemont.

La apelación a los muertos para lograr acelerar el proceso a la independencia es una perversión de la apología de la violencia. Porque pretende hacer pedagogía con la frialdad de un análisis racional. La obscenidad de los campos de exterminio nazis fue, antes que nada, una planificación racional. Agustí Colomines calcula la eficacia del proceso de la misma manera, racionalmente. Pero si hay algo en él detestable es la utilización de los demás. Pide valentía, evalúa costes y beneficios de la muerte, pero desde la más abyecta cobardía. ¿Cómo se atreve a pedir valentía a los demás, si su vida es una cobardía reiterada, acurrucado siempre tras la sombra de los mesías? ¿Cómo se atreve a pedir coherencia a los otros, si lleva toda una vida sin salir del armario, parapetado, primero tras una mujer encantadora, nieta del general Rojo, y ahora con una novia 21 años menor que él, historiadora como él, para ocultar su condición sexual en una época donde tal condición ya no está penada?

Estos brotes de violencia literaria empiezan a ser absorbidos por el entorno nacionalista con la asiduidad con que agasajan al etarra Otegui en el Parlamento o lo traen a TV3, y la familiaridad con que la entrevistadora Mònica Terribas lo lleva a cenar al finalizar, en plan compis. La misma familiaridad otorgada al terrorista Sastre, presentado como "gran reserva del independentismo", y ocultaron sus 30 años de condena, o al creador de Terra Lliure, Bentanachs. Como la impunidad con que uno de los creadores de la ANC, y talibán lingüístico, Miquel Strubell, se permite decir en 2015: "¿Qué importaría si quien nos hubiese traído la independencia fuese asesino, pedófilo, torturador, etc.?" La misma impunidad de un presidente Torra que anima a los CDR a "apretar" poco antes de asaltar el Parlamento.

La prueba más palpable está en esas manadas de buenos nacionalistas que forcejean entusiasmados en las calles por lograr un selfi con Otegui en días de aquelarre.

La Fiscalía no puede permitir esto
OKDIARIO 19 Octubre 2018

Los estudiantes del País Vasco padecen un fenómeno abyecto. Ahora, la educación en las aulas también la imparten los asesinos de ETA. Una decisión siniestra del Ejecutivo regional que encabeza Iñigo Urkullu. Una ofensa para la democracia. Un ataque directo al respeto incuestionable que debería regir la relación entre cualquier institución pública y las víctimas del terrorismo. ¿Se imaginan a un familiar de cualquier afectado teniendo que soportar en su propia aula la versión de una asesina? Es lo que va a pasar cuando Carmen Guisasola, con cuatro asesinados en su abyecta nómina criminal, aparezca en las imágenes del documental ‘Las Huellas Perdidas’.

Urkullu se equivoca gravemente en su viraje hacia la radicalidad. Desde la Transición hasta nuestros días, el Partido Nacionalista Vasco siempre ha sido un aliado natural del constitucionalismo. No obstante, la obsesión del actual lendakari por no perder terreno electoral ante los proetarras de Bildu le está llevando a abrazar unas prácticas y postulados que lo hacen partícipe de una connivencia de facto con los violentos. No parece, desde luego, que ni Carmen Guisasola ni Julen Madariaga —fundador de la banda terrorista y condenado por colaboración con ETA— sean las dos personas más adecuadas para hablarles a los menores sobre la historia vasca.

Para no blanquear la barbarie que asoló la sociedad de la región durante la dictadura del terror que aplicó ETA a lo largo de medio siglo, lo que habría que explicar de manera constante en las aulas son los 900 asesinados y 16.000 heridos que dejaron los terroristas como testimonio de su maldad absoluta. De ahí que haya que rechazar de plano el plan de Urkullu para adoctrinar a los estudiantes. Antes de la proyección de este documental, ya existía un proyecto piloto para impartir una “memoria reciente” de la región. Entre otras cosas, esa “memoria”, muestra a los miembros de ETA como parte de una “revolución juvenil”. Desde OKDIARIO, nos unimos a la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) y a COVITE en la exigencia de la retirada de esta campaña de blanqueamiento que el Gobierno vasco está haciendo a los violentos.

"Señalémoslos": las técnicas de acoso de los nazis contra los judíos llegan a Cataluña
Tres personas han visto sus nombres, lugares de residencia y matrículas de coche en carteles amenazantes; en ellos se hace un llamamiento a "dar la voz de alarma si los véis por la calle"
David López Frías elespanol 19 Octubre 2018

Lo hacían los nazis con los judíos: señalarlos. Eran las directrices de Hitler: pintar las puertas y las fachadas de los judíos alemanes para que todo el mundo supiese que allí residía o trabajaba un enemigo del régimen. Ahora, 80 años después, la historia se repite en Cataluña. Carteles amenazantes y pintadas en los domicilios de tres residentes del pueblo que no son independentistas. Eso es lo que ha aparecido en la vía pública de los municipios de Sallent y Balsareny (Barcelona). Este último es el mismo en el que una pareja sufrió la quema de su bandera española en el balcón de su casa.

Precisamente esta pareja es una de las afectadas. Tanto Cristina Arias como Jordi Cervantes son algunos de los protagonistas de los carteles amenazantes que han colgado por todo el pueblo. Una especie de octavillas colgadas en paredes de algunas calles con la foto, el nombre completo, la matrícula del coche y hasta las rutinas de algunas personas contrarias a los postulados independentistas.

Lo hacían también los etarras. Porque ahora en Cataluña no solamente están pegando carteles. Paredes próximas a las viviendas de las víctimas también han aparecido pintadas con spray negro. Allí se puede leer el nombre de algunos de los acosados acompañados de dianas , en lo que se interpreta como una amenaza de muerte.
Señalémoslos

Los carteles, además, son muy explícitos: lo que promueven es señalar (literalmente) a todo aquel al que los independentistas consideren disidente. Al que piense distinto. Con la orden "assenyalem-los" (Señalémoslos), varios habitantes del pueblo (miembros, según algunos vecinos, de las CUP y de Arrán) han marcado a tres de sus vecinos por sus discrepancias ideológicas.

Los cambios de Letizia: pone otra cara en su viaje a Roma Los cambios de Letizia: pone otra cara en su viaje a Roma Raúl Rodríguez La aparición pública de la reina en la capital de Italia ha dejado prueba de un nuevo retoque estético en su rostro. Letizia luce un Delpozo y los pendientes de su boda en su 'duelo' con Brigitte Macron Los trajes del 12 de octubre de Letizia: del tul rosa al negro riguroso

El tercer afectado es Óscar González, otro de los que tampoco comulga con los postulados separatistas. Es el único que no reside en Balsareny sino en Sallent, un municipio próximo en el que también han aparecido las amenazas de muerte. Además del cartel con su foto, nombre y lugares que frecuenta, los autores de los carteles han pintado la fachada de su casa con su nombre y una diana. Como es habitual en estos casos, los acosadores justifican sus acciones acusando a las víctimas de ser miembros de la extrema derecha (a pesar de que son ellos los que están utilizando métodos más propios del nazismo). Una acusación que consideran más que suficiente como para mantener el acoso.

En dichos carteles aparecen incluso los lugares por los que pueden ser vistas dichas personas. Bares o zonas que frecuentan habitualmente. No contentos con eso, piden en el cartel que si alguien los ve por el municipio, den la voz de alarma. El cartel acaba con el clásico “el fascismo avanza si no se le combate”. Es la forma de actuar de la extrema izquierda catalana: señalar al que discrepa y pervertir el lenguaje de modo y manera que se le atribuya a las víctimas el papel de agresores. Curiosamente es la misma frase que utilizaron los CDR para declarar la guerra a los Mossos, que pasaron de ser "la nostra policía" el 1 de octubre a ser 'fascistas'.

"No nos implicamos"
EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con Cristina Arias, que se mostró reticente a hablar, “porque no queremos dar más publicidad a esta gente”. Cristina se confiesa “sorprendida porque hace tiempo que no nos encontrábamos ningún ataque. Ni yo ni mi marido salimos a quitar lazos ni nos implicamos mucho más en el tema, precisamente porque ya hemos tenido problemas”, cuenta, recordando que quemaron la bandera de España que colgó en su balcón, entre otros ataques.

Cristina niega, tal y como le acusan en los carteles, ser miembro del grupo ultraderechista Hermanos Cruzado, “ni de ningún otro grupo. Ya nos hemos acostumbrado a este tipo de cosas por el pueblo y por otros de la zona”. Respecto a poner el caso en manos de las autoridades, ha avanzado que todavía no han puesto denuncia, pero que "estamos en ello, porque algo habrá que hacer con esto".

No es un caso aislado. Quitar lazos, asistir a manifestaciones o mostrarse contrario a la doctrina de los CDR supone de forma casi automática asegurarse un acoso. Le sucedió también a Jaime Vizern, portavoz del GDR Bages. Vizern, que además de implicarse activamente en la retirada de lazos amarillos tgambién fue a Waterloo a intentar ver a Puigdemont, vio como le pintaban otra amenaza de muerte en la puerta de su casa. En la pintada se podía leer "Tic, tac, boom". Del mismo modo, a un compañero suyo del GDR le siguieron ahsta casa y le destrozaron el coche. Son las consecuencias de enfrentarse a los independentistas radicales.

Se da la circunstancia de que la mayor parte de estos casos (al menos los casos citados en este artículo) se dan en la comarca del Bages, uno de los principales feudos independentistas. Allí los CDR campan a sus anchas y se permiten amedrentar y hostigar a todos los que piensen diferente.

Nueva asignatura en el País Vasco
Una ex etarra con varios asesinatos y un condenado por colaboración llevarán la historia de ETA a las aulas
Segundo Sanz okdiario 19 Octubre 2018

Guisasola participó en la muerte de un sargento, un policía, un marinero y un comerciante
Las víctimas piden a Urkullu la retirada de la unidad didáctica por “blanquear a ETA”

Los cinco vídeos del programa Herenegun! (Anteayer) que el Gobierno de Íñigo Urkullu (PNV) quiere proyectar en las aulas para enseñar la historia de ETA incluyen el relato de seis exetarras, entre ellos Carmen Guisasola, con varios asesinatos a sus espaldas, y Julen Madariaga, uno de los fundadores de la banda criminal y condenado por colaboración con la organización terrorista.

La que fuera miembro del ‘Comando Vizcaya’ en los años de plomo aparece en la cinta respondiendo a una presentadora de la televisión autonómica vasca EiTB que le formula la pregunta “¿Por qué entraste en ETA?”. Guisasola contesta: “En mi juventud era muy normal que un joven entrara en ETA. El ambiente era idóneo para eso. Tras la Guerra Civil, el franquismo metió el miedo hasta la médula en la sociedad. Pero para los jóvenes ETA suponía una revolución”.

Guisasola, que se acogió a la denominada vía Nanclares para etarras arrepentidos, salió de prisión en 2014 con el fin de la doctrina Parot tras haber estado 24 años en la cárcel. Integró varios comandos de ETA entre 1982 y 1989 y fue condenada a decenas de años de cárcel por participar en cuatro asesinatos: un sargento de la Guardia Civil, un policía municipal, un marinero y un comerciante.

En cuanto a Julen Madariaga, cumplió más de tres años de prisión en la cárcel de Bois d’Arcy, en el sur de Francia, al ser condenado en 1988 a cuatro años de prisión por “asociación de malhechores” y colaboración con ETA. La policía gala descubrió documentos relacionados con ETA en su domicilio de localidad francesa de Arbone. El que fuera después dirigente de Aralar tenía una empresa con sede en Biarritz dedicada a la fabricación de grifos. Según la Justicia francesa, Madariaga facilitó a la organización terrorista materiales imantados para elaborar artefactos explosivos.

En la cinta, Madariaga aparece bromeando jocosamente con el peneuvista Federico Bergaretxe sobre el origen del nombre de ETA (la primera opción fue Aberria Ta Askatasuna, es decir, ATA, pero se descartó porque estas letras significan “pato” en euskera vizcaíno). Además, este fundador de la banda llega a decir que era necesario entonces iniciar “otra guerra” contra el “Estado español” como en el 36.

Otros exetarras que salen en las cintas son José Félix Azurmendi, exdirector del diario Egin procesado por apología del terrorismo, Xabier Izko de la Iglesia y Xabier Larena, acusados en el Proceso de Burgos del asesinato del jefe de la Policía Melitón Manzanas, y el abogado Martin Auzmendi, miembro de ETA político-militar desde 1974 hasta 1976.

El Gobierno de Urkullu quiere llevará a las clases el próximo abril un proyecto piloto para impartir una asignatura sobre la “memoria reciente” del País Vasco, en la que se abordará la historia de la banda terrorista ETA entre 1960 y 2018. Para ello, el plan del Ejecutivo de Íñigo Urkullu es que los profesores proyecten en las aulas la serie documental Las Huellas Perdidas, emitida ya por la televisión autonómica vasca EiTB, y que a partir de ahí realicen reflexiones con los alumnos, dinámicas participativas y trabajos en grupos.

La que fuera dirigente del 'Comando Vizcaya' de ETA Carmen Guisasola, entrevistada en el documental 'Huellas Perdidas'. / Foto: EiTB
Carmen Guisasola, entrevistada en el documental ‘Huellas Perdidas’. (Foto: EiTB)

Inicialmente, la unidad didáctica Herenegun! irá dirigida a los escolares de “un número aproximado de 8 centros educativos, seleccionados de entre centros públicos y concertados”, pero el objetivo es que antes de que finalice la presente legislatura pueda llevarse a todos los centros de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato de la comunidad.

Burla a las víctimas
Diecinueve asociaciones de víctimas han exigido al Ejecutivo vasco la retirada de este material. Consideran que este proyecto “alimenta la teoría del conflicto e intenta justificar las acciones asesinas de ETA, cuando la verdad de lo sucedido durante más de cincuenta años en España ha sido la existencia de unos asesinos, quienes apretaban el gatillo, y de las víctimas, las que ponían la nunca”. Sólo aparecen en los vídeos seis de víctimas de ETA. Sin embargo, el legado mortal de la banda asciende a 858.

A través de un comunicado conjunto publicado la Fundación de Víctimas del Terrorismo expresaron su rechazo entidades como COVITE, Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Asociación Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo (ACFSEVT), Asociación Dignidad y Justicia, Fundación Miguel Ángel Blanco, Fundación Gregorio Ordóñez, Fundación Manuel Broseta, Fundación Tomás Caballero, Fundación Fernando Buesa, Fundación Alberto Jiménez-Becerril y Asociación Andaluza Víctimas del Terrorismo (AAVT).

Por su parte, en otra burla más a las víctimas, el Gobierno de Urkullu, a través de su secretario de Derechos Humanos y Convivencia, Jonan Fernández, manifestó que es “una infamia” afirmar que el programa Herenegun! “justifique o legitime la violencia”. Según Fernández, se trata de “un buen material pedagógico”, hecho “sin injerencias políticas”.

La Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) y la Agrupación de Enseñanza de Sociedad Civil Catalana llevan a los partidos políticos su informe sobre adoctrinamiento
Marina Alías vozpopuli.es 19 Octubre 2018

Los autores del informe Instrumentalización nacionalista del sistema educativo en Cataluña: el caso del 1 de octubre, un trabajo de más de 330 páginas que han elaborado durante un año para evidenciar casos de la utilización de las aulas de la comunidad autónoma con fines políticos por parte del nacionalismo, han exigido este jueves en el Congreso de los Diputados que tanto los partidos políticos, como la ministra de Educación, Isabel Celaá, se lean el documento.

Las asociaciones que respaldan el informe aseguran sentir "indefensión" por parte de los poderes públicos

La Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) y la Agrupación de Enseñanza de Sociedad Civil Catalana,junto a la portavoz de Educación de Ciudadano, Marta Martín, y el responsable de Educación de Ciudadanos, Xavier Pericay, denuncian la existencia de una "trama" para que el nacionalismo gobierne en la escuela catalana y se acabe consiguiendo la independencia. "El Programa 2000 de Jordi Pujol se ha ejecutado a la perfección", considera Ana Losada, presidenta de la AEB.

"¿Quién está al frente de los sindicatos de enseñanza mayoritarios? ¿Quién accede a los puestos de mayor responsabilidad? ¿Quiénes son los inspectores educativos? ¿Quién lleva las asociaciones de padres? ¿Quiénes son los directores de los centros escolares?". Con esta batería de preguntas Losada ha tratado de explicar la "indefensión" que sienten por parte de los poderes públicos.
500 evidencias en cien centros

El informe, que ya publicó este diario, cuenta con 500 evidencias acontecidas en 100 centros educativos de Cataluña desde el pasado 1 de octubre y señala que estas responden a una "actuación perfectamente coordinada" entre el Gobierno autonómico, los inspectores, los sindicatos, las direcciones, los profesores, las AMPAS y entidades sociales como Òmnium Cultural, Plataforma per la Llengua o Somescola.

Entre las evidencias que mencionan, existen comunicados de colegios animando sus alumnos a asistir huelgas y muestras de conexiones entre las AMPAS y los CDR

Según denuncian los autores del informe, y secunda Ciudadanos, el "entramado" es el resultado de la estrategia trazada por el mencionado programa que circulaba por las consejerías y por las altas esferas de CiU "para trazar las estrategias que los nacionalistas trataban de introducir en los sectores sociales".

Entre las evidencias que mencionan, existen comunicados de colegios animando sus alumnos a asistir huelgas; muestras de conexiones entre las AMPAS y los CDR; ejemplos de adoctrinamiento en libros de texto y pruebas de la posición ideológica del centro a través de escritos y de la permisividad de todo tipo de simbología independentista.
'Dedazos' y miedo a represalias

"Es una trama gestada desde el poder, desde los sucesivos Gobiernos de la Generalitat y ha sido un proceso de continuidad basado en la autonomía del centro y en la existencia de consejos escolares controlados por los partidos independentistas", ha apuntado Pericay.

Además, tanto las asociaciones como la formación naranja han vuelto a poner de manifiesto que el Servicio de Inspección en Cataluña está copado por inspectores interinos y advierten de que "así va a seguir siendo" porque, según los comparecientes, "nunca saldrán oposiciones abiertas y libres para seguir otorgando las plazas a dedo".

Marta Martín ha emplazado a la ministra de Educación, Isabel Celaá, y al Gobierno a no seguir "ignorando" que "el adoctrinamiento es un hecho". "No cabe ni un minuto más de informes en cajones. En Cataluña hay niños y niñas, además de maestros y profesores, cuyos derechos están siendo dilapidados. No podemos hacer dejación de funciones, hay que amparar a estas personas", ha defendido.

Tras asegurar que muchas familias tienen "miedo a las represalias" que puedan vivir sus hijos en los colegios si se deciden a denunciar casos de adoctrinamiento, la presidenta de la AEB ha reivindicado que "no puede ser que nunca sea el momento apropiado para este debate".

El Defensor del Pueblo
El informe llega al Congreso un día después de que el Defensor del Pueblo compareciese este miércoles en una comisión para responder a las quejas sobre adoctrinamiento en Cataluña que ha recibido: un total de 28.

Si bien destacó que se trata de un volumen poco "significativo" atendiendo al número de escuelas que forman parte del sistema educativo catalán, Francisco Fernández Marugán advirtió de que "un solo caso" ya es "preocupante".

Su mensaje fue interpretado por las fuerzas nacionalistas e independentistas de la Cámara baja como una ausencia de caso y acusaron a Ciudadanos de "sobreactuar y politizar" el modelo educativo catalán.

Preguntada por su valoración ante la respuesta del Defensor del Pueblo, Ana Losada, presidenta de la AEB, celebra que, al menos, el adoctrinamiento en las aulas catalanas que denuncia haya sido objeto de debate.

"Cuando no tienes a quien recurrir, es como encontrar un vaso de agua después de muchos días pasando sed en el desierto", ha comparado.

El pancatalanismo valenciano, financiado y creciendo
Fernando Giner, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia esdiario 19 Octubre 2018

Las máximas autoridades valencianas, con el presidente Ximo Puig a la cabeza, no se cansan de proclamar que el pancatalanismo, en la Comunitat, es un “fantasma”. Pese a repetir este mantra sistemáticamente, desde que Compromís y el PSPV llegaron al poder en las principales instituciones valencianas, se han preocupado de que a ese “fantasma” no le falte sustento. Alimentar algo etéreo no parece que sea de sentido común. Lo que nos lleva a pensar que, en vez de un “fantasma”, nos encontramos ante el hermano malvado que esconden en el desván. Atendiendo al razonamiento de Puig, nuestros dirigentes se han gastado millones de euros en algo que no existe, en humo. De ser cierto sería, como mínimo, irresponsable.

Lamentablemente, el pancatalanismo es real, y se manifiesta ahora con más fuerza, precisamente porque se le ha hecho crecer durante décadas artificialmente. Como no ha logrado convencer a casi nadie por sí solo, se le ha cebado de dinero público para ganar peso social, y eso ha hecho que, cuando ha llegado el momento, adquiera presencia e influencia en nuestras instituciones. Una presencia que siempre tiene la mirada puesta en la conquista de la calle y en la plasmación final de la falacia de los ‘països catalans’. Valencianos que comulguen con el separatismo hay muy pocos, pero la misión de las entidades que promueven el pancatalanismo en la Comunitat Valenciana consiste en cambiar ese estado de cosas en el mínimo tiempo posible. Tener financiación constante les ayuda sin duda a entrar en el juego.

Catalanismo es defender las señas y particularidades de Cataluña, y eso es algo digno de respeto. Pancatalanismo, por contra, es intentar que esas señas sean asumidas por territorios vecinos. Es expansionismo, imperialismo e imposición. En la Comunidad Valenciana se han gestado institutos, fundaciones y entidades que, bajo una fachada de supuesta intelectualidad, se dedican a esa tarea. De ellas destacan dos: Escola Valenciana, cuyo objetivo principal es adoctrinar en la enseñanza y en las fiestas populares de pueblos y ciudades; y Acció Cultural del País Valencià (ACPV), que tiene por sede un magnífico edificio en pleno centro de Valencia cuya hipoteca millonaria paga religiosamente la Generalitat de Catalunya. Sí, la de Catalunya. Sin complejos.

Catalanismo es defender las particularidades de Cataluña, y eso es algo digno de respeto. Pancatalanismo es intentar que esas señas sean asumidas por territorios vecinos.

Si seis presidentes de la Generalitat de Catalunya, incluidos los dos que pertenecían al PSC-PSOE, han promovido y subvencionado proyectos como los de Escola y ACPV, es porque los objetivos de ambas entidades coinciden con lo único que une a los seis: una catalanidad mal entendida, sectaria y, a menudo, interesada. Nadie da tanto dinero a cambio de nada.

En contratos y subvenciones, desde 1984, la administración catalana lleva invertidos más 32 millones de euros en el conglomerado de entidades de las que ACPV es el buque insignia. Las instituciones valencianas, en menos de cuatro años, desde 2015, han gastado en pancatalanismo casi 2 millones.

Puig y Oltra son responsables de esta deslealtad hacia los valencianos, financiando un pancatalanismo desestabilizador que se añade al independentismo.

Si denunciable es la actitud de injerencia de las autoridades catalanas, execrable resulta la de las valencianas. Dirigentes como Ximo Puig, Mónica Oltra, Joan Ribó, Jorge Rodríguez y Toni Gaspar son responsables de esta deslealtad hacia los valencianos, financiando un pancatalanismo que juega el papel de agente desestabilizador añadido al independentismo.

Puig, que dice que el pancatalanismo es un “fantasma”, recibió sin complejos en su despacho oficial a la directiva de ACPV, esa directiva que hace unos meses visitaba en la prisión al presidente de Omnium Cultural. Esa es la verdadera postura oficial de nuestro presidente. Cs tiene como prioridad cortar el grifo de dinero público al pancatalanismo. No cesaremos en el empeño, porque es la clave para acabar de una vez por todas con ese falso “fantasma” que, pese a lo que diga el PSOE y Compromís, hoy goza de buena salud porque ellos mismos se han empeñado en sobrealimentarlo.

Los hijos del PP y Cs en Cataluña: exilio, encierro o anonimato
Pablo Planas (Barcelona) Libertad Digital 19 Octubre 2018

El proceso separatista tiene consecuencias que los partidos nacionalistas niegan con vehemencia. Una de ellas es la fractura social, la configuración de dos bloques antagónicos cuyas diferencias se acentúan al punto de resultar insalvables. La traducción práctica de la ruptura es el complejo día a día de las familias de los políticos contrarios al separatismo. Por ejemplo, las hijas del exdelegado del Gobierno en Cataluña, el popular Enric Millo, han sufrido en primera persona los efectos de la "revuelta de las sonrisas" a la que se opuso su padre. La mayor se ha marchado al extranjero, la del medio ha dejado de ir a la Universidad y estudia a distancia y la pequeña ha tenido que cambiar de colegio, según informa el digital catalán "e-notícies".

Llueve sobre mojado. Una hija de Josep Ramon Bosch, expresidente de Sociedad Civil Catalana, estuvo a punto de ser linchada en una discoteca por "culpa" de su padre. Albert Rivera ha recibido sobres con balas en su domicilio y se señala constantemente el negocio de sus padres. Inés Arrimadas, Xavier García Albiol, Alberto Fernández y Jordi Cañas, entre muchos otros, están en la misma situación. Los familiares y especialmente los hijos de políticos del PP y Ciudadanos han recibido el consejo de no identificarse como "parientes de". Los descendientes y allegados de jueces y fiscales en Cataluña están en la misma tesitura. El consejo de seguridad es pasar desapercibidos en sus entornos académicos y profesionales.

El separatismo ejerce una presión absoluta en la calle, las escuelas, los trabajos y las redes sociales. Una expresidenta del Parlament de Unió, Núria de Gispert, abandera la campaña de la jauría digital separatista para echar a Inés Arrimadas de Cataluña. Una hija de Millo recibe mensajes del siguiente tenor en sus redes sociales: "Todavía no se ha muerto el hijo de puta de tu padre. Ojalá se muera de un cáncer lento y doloroso... El mundo sería mejor sin él". Lo ha escrito, según el referido digital, un individuo que se llama Enric Carreras Puigbó, músico de Jazz avecindado cerca de Tarrasa (la ciudad natal de Millo), un tipo que reproduce en sus cuentas mensajes a favor del éxodo de los ciudadanos contrarios a la república catalana: "Arrimadas denuncia que se está produciendo un éxodo por culpa del procés. Por primera vez deseo que tenga razón".

A pesar del encono provocado por el proceso separatista, los políticos golpistas y sus familias no reportan casos de acoso y persecución.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial