AGLI Recortes de Prensa   Viernes  26  Octubre 2018

Verdad de carga profunda
Durante demasiado tiempo hubo miedo a ofender a quienes viven de la mentira histórica
Hermann Tertsch ABC  26 Octubre 2018

Más allá de las malas bromas que gasta ese prestidigitador fracasado que es José Félix Tezano para enchufarnos sus fabulaciones por cortesía del CIS, las cosas se han puesto interesantes. No porque Pedro Sánchez se haya hecho el ofendido porque le han dicho algo muy cierto: que es socio de los golpistas, colabora con los golpistas y es lo que es gracias a los golpistas, a los que él corresponde con el continuo desarme del Estado. Cuando, para aferrarse al cargo que asumió con una promesa traicionada, está dispuesto a tener de socios a una banda de asesinos y secuestradores, a otra de delincuentes que proclamaron una república en una región española y a todos los enemigos de España y la Constitución, no se puede tener la piel muy fina. Ni pretenderse muy digno en esta siniestra alianza que había jurado jamás haría. La dignidad no se simula como una tesis.

Además, el propio Sánchez en el Congreso y Carmen Calvo ayer confirman las palabras de Pablo Casado. Han asumido la defensa de los golpistas en la calificación del delito frente a los cargos que presenta la acusación. Así, el Gobierno está con los golpistas en este juicio. No quieren sentencias serias que sean disuasorias para cualquier nuevo golpe. El Gobierno quiere liberar cuanto antes a los golpistas para poder hacer negocios con ellos. Igual que los comunistas de Podemos y los demás que ven cerca sus pequeñas tiranías en los despojos de la nación y geografía españolas.

Los españoles que saben algo de historia son conscientes de lo importante que es que los cabecillas del golpe sean condenados a largas penas por rebelión y sedición y que las cumplan como lo hicieron los jefes del golpe de Estado del 23-F. Es necesario para neutralizar definitivamente el peligro del Estado fracasado y de un brote incontrolado de tiranías de izquierda chavista y nacionalistas comunistas, esa muerte de España. En 1917, salvo Indalecio Prieto, que se escabulló, los responsables de la huelga revolucionaria que causó un estallido de odio, violencia y muerte, entre ellos Largo Caballero y Besteiro, fueron detenidos, juzgados y condenados a reclusión perpetua. Meses después, estaban en las listas de las elecciones a las Cortes. Y los liberaba una amnistía que firmó Alfonso XIII. En 1934 ocurrió lo mismo. Los golpistas condenados por la República, Lluis Companys a 30 años, eran liberados con el triunfo fraudulento del Frente Popular. Poco después llegaba el golpe del otro lado y volaba por los aires un régimen ya pelele de la izquierda revolucionaria. El liberado Companys volvió a Barcelona y se convirtió en un azote culpable de miles de asesinatos y fusilamientos de inocentes. Fue una tragedia que lo fusilara Franco. Si lo hubiera hecho la República cinco años antes, se habrían salvado miles de víctimas del propio Companys. Y quizá se había salvado la II República misma.

Ahora, la gran novedad está en que Pablo Casado y Albert Rivera no tienen miedo a usar verdades de carga profunda. Han sido 35 años de insultos a España en el Congreso sin que nadie recordara a ERC la sangre inocente que vertió. Se ha hecho. El PSOE es otro con siglas que no soporta una memoria histórica con mínima decencia. Durante demasiado tiempo hubo miedo a ofender a quienes viven de la mentira histórica. Así era imposible defender la verdad. Ahora surge en toda España una ofensiva por la verdad. Sin miedo. Contra esa mentira histórica que el Frente Popular quiere convertir en Código Penal para intentar acabar definitivamente con la libertad de los españoles.

Acoso vergonzoso a la Justicia
EDITORIAL El Mundo  26 Octubre 2018

El Tribunal Supremo ha dado por finalizada la investigación del golpe de octubre y ha ordenado la apertura de juicio oral a los 18 procesados. Pero mientras la Justicia hace su trabajo, el Ejecutivo está tratando de acosarlo por descarnado interés político. No se puede extraer otra conclusión del análisis de los últimos movimientos, desde la visita a la cárcel de Lledoners de Pablo Iglesias -de donde salió con un mensaje obsceno, de tan evidente: "Ahora le toca moverse al Gobierno"- hasta las incontables manifestaciones de dirigentes socialistas y ministros en contra de la calificación penal decidida por el Supremo: el delito de rebelión. El mismo presidente del Gobierno apeló a Federico Trillo para justificar su cambio de postura, pues si en la oposición abogaba por la actualización del delito de rebelión que cubriera las modalidades golpistas ajenas al componente militar, no exhibe la misma contundencia ahora que ocupa La Moncloa gracias entre otros a los dos partidos que perpetraron la agresión al Estado de derecho y a la unidad.

Digámoslo con claridad. Estamos ante una operación política en la que participan todos los partidos que colaboraron en la moción de censura, con el PSOE a la cabeza. El partido que más años acumula al frente del Gobierno en democracia ha dado numerosas muestras en el pasado de no sentir demasiado respeto por la separación de poderes, del mismo modo que también el PP ha tratado de manejar a los jueces en su beneficio, y este periódico los ha criticado a ambos en tales circunstancias. Pero no hay precedentes de lo que está ocurriendo: que el partido del Gobierno se alíe con los enemigos declarados del Estado para pactar, a cambio de poder presente y futuro, la impunidad de una intentona cuya gravedad se explica rápido: de haber fructificado, la España que conocemos habría desaparecido. Si no sucedió fue porque un puñado de jueces no se avino a enjuagues. Por eso el indulto no sería solo una humillación histórica: también el mejor acicate para otro golpe. Esto explica que el Supremo estalle contra las presiones ejercidas del Gobierno y advierta que "se está asimilando como normal la destrucción del Estado de derecho".

Puesto que la Fiscalía se ha negado hasta la fecha a someterse al plan del Ejecutivo, Sánchez trata ahora de maniobrar con la Abogacía del Estado para que apoye la calificación de sedición, algo más benévola, junto con la malversación. Un gesto como el que Iglesias reclamaba y que Joan Tardà exigía como precio del respaldo de ERC a los Presupuestos. No se podrá decir de Sánchez que no hizo lo posible por aliviar el horizonte penal de los golpistas a cambio de seguir de presidente. Busca cimentar una coalición de fuerzas nacionalistas y populistas bajo el estandarte de una izquierda presunta que acordone al centroderecha en la oposición al precio de degradar las instituciones.

La Sala Segunda no cede ante el golpe
ABC 26 Octubre 2018

La Sala Segunda del Supremo mantiene el rumbo de la causa penal contra los dirigentes del proceso separatista en Cataluña, demostrando a la opinión pública en qué consiste la independencia del Poder Judicial. Los magistrados del Alto Tribunal dieron ayer a conocer dos autos que confirman la terminación del sumario del juez Llarena y abren juicio oral contra los procesados. Ahora, el Ministerio Fiscal y la acusación particular tienen cinco días para presentar sus acusaciones. Este trámite explica que el Gobierno esté presionando públicamente al Ministerio Público para que no acuse por el delito de rebelión. La injerencia del Ejecutivo en la labor de la Fiscalía está alcanzando niveles anticonstitucionales al pretender quebrar el principio de legalidad que rige la actuación de los fiscales. El Gobierno se atreve a interpretar el Código Penal para llegar a la conclusión de que el delito de rebelión solo lo cometen fuerzas militares y con las armas, ignorando el respeto que debe no solo al criterio constante de la Fiscalía General del Estado, sino a las decisiones ya tomadas por la Sala Segunda en los autos de procesamiento y de ratificación de este auto. Esta estrategia de presión al Ministerio Fiscal emplaza a la fiscal general del Estado, María José Segarra, a preservar la autonomía de la institución y a seguir respetando, como ha hecho hasta ahora, el criterio de los fiscales de Sala encargados de la acusación.

Es preocupante que el Gobierno exhiba sin pudor su interés en que los golpistas catalanes salgan poco afectados del proceso penal. Los socialistas han puesto en el debate público el indulto de los posibles condenados, varios ministros han criticado abiertamente el mantenimiento de los procesados en prisión provisional y el Ejecutivo se plantea ahora modificar el Código Penal para dejar impunes comportamientos como los que han protagonizado Junqueras y el resto de compañeros de banquillo. Una reforma penal así beneficiaría a los posibles condenados, porque tendría el efecto retroactivo de dejar sin efecto la condena y sería lo más parecido a una amnistía, prohibida por la Constitución.

Si es presidente del Gobierno gracias a un grupo de golpistas; si negocia los presupuestos generales del Estado con golpistas encarcelados; si secunda la defensa de los golpistas contra el delito de rebelión; si desprotege penalmente instituciones, como la Corona, atacadas por los golpistas; si ofrece a los golpistas la cabeza de la Constitución para lograr sus votos, y si legitima al jefe de los golpistas, Quim Torra, que ayer mismo dijo que «nos enfrentaremos a estas sentencias con la determinación del 1 de octubre y la fuerza del 3 de octubre», ¿qué espera Pedro Sánchez que diga de él la oposición? ¿que se merece el premio al constitucionalista del año?

Reírse de la ley es el principio del fin de la democracia
OKDIARIO  26 Octubre 2018

Pedro Duque e Isabel Celaá. Isabel Celaá y Pedro Duque. Tanto monta, monta tanto, uno que otro a la hora de erigirse como verdaderas antítesis de lo que debe ser un representante institucional ejemplar. OKDIARIO publica en exclusiva que el ministro astronauta que no quería pagar impuestos también incurrió en el falseamiento de un documento oficial —idéntico caso al de la portavoz del Gobierno— al tratar de ocultar en su declaración de bienes la empresa que compatibilizó ilegalmente con su desempeño ministerial. Hizo un Celaá y volvió a demostrar que la ética del Gobierno socialista cotiza muy a la baja tan sólo cuatro meses después de llegar al poder aupado por independentistas, comunistas bolivarianos y nacionalistas vascos.

Tanto Pedro Duque como Isabel Celaá no han dejado de reírse de los españoles con sus falsedades e irregularidades. Se supone que Pedro Sánchez basó su moción de censura en el principio de la “ejemplaridad” para echar a Mariano Rajoy, pero lo cierto es que a lo largo de su corto periplo en La Moncloa ha dejado una concatenación inacabable de escándalos, amén de una economía en estado de alarma —la prima de riesgo se ha disparado un 14% desde que gobierna el PSOE—, unos presupuestos con el gasto disparado y una situación de caos generalizado en Cataluña que sólo hace aumentar por la debilidad parlamentaria del Ejecutivo.

Con ese contexto, se hubiera agradecido que, al menos, tanto los ministros como el presidente del Ejecutivo hubieran ejercido sus respectivos cargos con escrupuloso arreglo a las reglas de la ética y la moral en la vida pública. No obstante, lejos de eso, los casos de Pedro Duque e Isabel Celaá —sus mansiones ocultas y sus mentiras descubiertas por este periódico— ejemplifican perfectamente la esencia propagandística de cartón piedra que define al actual Ejecutivo. Pregonan todo lo que incumplen y, por tanto, se ríen de la ley, que es lo mismo que propiciar el principio del fin de la democracia. La tragedia para España es que no hay el más mínimo sentido de Estado en este Gobierno. Si les importara más el futuro de los ciudadanos que mantenerse en el poder a cualquier precio, mañana mismo Duque y Celaá dejarían de ser ministros.

El copresidente
Antonio Martín Beaumont esdiario  26 Octubre 2018

A Sánchez no le importa ya la Constitución ni lo que supuso. E Iglesias quiere ser el presidente bis. Una alianza que quiere llegar a 2020 para, a partir de ahí, eternizarse con sus socios.

Todos los movimientos de Pablo Iglesias se dirigen ahora a armar un frente que mantenga a Pedro Sánchez en el poder, con él mismo de copresidente: una alianza del PSOE con Podemos que cuente con la complicidad del PNV, los secesionistas catalanes y la ultraizquierda vasca para contrarrestar al “demoniaco” centro derecha, al que “es imprescindible purgar”.

De momento, tal empresa permite a Sánchez gobernar con una soltura mucho mayor que la que presagiaban sus escasos 84 diputados. “Llegaremos al final de la legislatura”, repite Iván Redondo, su jefe de gabinete. Y probablemente no habla a humo de pajas. El plan puede acabar encallando en el encrespado Congreso de los Diputados, pero Sánchez necesita trabajarse la “estabilidad parlamentaria” de aquí a 2020.

Hace tiempo que Sánchez dio por finiquitado el constitucionalismo y lo que representa.

Así que el presidente del Gobierno mira para otro lado, deja hacer a Iglesias y se cuida mucho de no desautorizarle, por más que se haya transformado en el “mediador” con los líderes outsiders del independentismo, Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, y con el gobierno vasco. Mediación, claro está, que va más allá de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Entre otras razones, porque La Moncloa ya tiene engrasadas sus vías de interlocución directas para ese objetivo.

Poco parece importarle al líder del PSOE que un plan como ése pueda arrastrarlo por un camino de ruptura con la Constitución de 1978 que suponga, además de la voladura de los fundamentos de la Transición, una nueva e imprevisible etapa política para España. La estrategia de futuro, a medio plazo, parece confirmarlo.

Contra el Rey
Vean cómo los morados no desaprovechan ninguna ocasión para arremeter contra el Rey Felipe VI. Un gran obstáculo. Poco les importa mezclar, en un totum revolutum, la muerte del periodista crítico Yamal Khashoggi, la venta de armas a Arabia Saudí y las relaciones de la Corona española con sus príncipes. Todo le vale a ese populismo que se zambulle siempre en el “y cuanto peor mejor”. Ciertamente, hace tiempo que Sánchez dio por finiquitado el constitucionalismo y lo que representa.

Así lo ratificaron sus apoyos en la moción de censura. Y quienes viven el PSOE desde dentro advierten de que “el partido está atado a Pedro y nadie alzará la voz con las elecciones encima”. Así pues, y pese a las elevadas dificultades para salirse con la suya, los socialistas viven atrapados en una tela de araña tejida por Sánchez e Iglesias.

No es fácil excluir la rebelión
Manuel Marín ABC  26 Octubre 2018

En España se ha creado un estado de opinión virtual, según el cual bastaría con que la Fiscalía o el Estado renunciaran a acusar de rebelión a los procesados por el 1-O para dar bajonazo judicial a este proceso, o para poner el contador del separatismo a cero y alcanzar acuerdos políticos que rebajen la inflamación secesionista. Las invasivas «sugerencias» que hace en público el Gobierno a la Fiscalía General, como «gesto» o contrapartida a ERC o el PDECat para lograr la aprobación de los Presupuestos, rozan lo obsceno. Ese latente estado de opinión ha sentenciado ya, sin juicio, que no existe la autoría de rebelión porque nunca hubo violencia, y que como máximo pudo producirse una inducción a la sedición, lo que rebajaría sensiblemente las peticiones de cárcel para los acusados. Así, se extiende la idea de que si el Ministerio Público no acusa por rebelión, no solo no podrá haber condena por ese delito, sino que «no hay caso».

Sin embargo, y para lamento del independentismo y de sectores del Gobierno, la separación de poderes y la autonomía del Ministerio Fiscal existen. Los cuatro fiscales encargados de esta causa pertenecen a la cúpula de la carrera fiscal. Y aunque tienen sensibilidades ideológicas y trayectorias dispares, mantienen una férrea unidad de criterio jurídico en este caso. La fiscal general es consciente de que, ni aun recibiendo supuestas instrucciones, sugerencias, indicaciones o insinuaciones del Gobierno, tendría margen de maniobra efectivo para alterar el criterio aceptado sobre la rebelión, que durante un año de instrucción ha sido firme. Se expondría a otra «rebelión»: la de sus propios fiscales subordinados.

Y aun en la extraña hipótesis de que la Fiscalía rectificase su opinión, el Tribunal podría seguir juzgando -y condenando- por rebelión ya que Vox ejerce una acusación independiente garantizada por la llamada «doctrina Atutxa», que «libera» al Tribunal de la obligación de enjuiciar solo lo planteado por el fiscal. Sirva un detalle aún vigente en este proceso: la Fiscalía reclamó la excarcelación de Joaquim Forn por motivos de salud, y el Supremo la denegó compartiendo el criterio de Vox de mantenerlo en prisión. El ponente de esta decisión no fue precisamente un «derechista peligroso», e hizo caso omiso de la Fiscalía. Habrá juicio por rebelión.

"La política es así"
Antonio Robles Libertad Digital 26 Octubre 2018

El presidente de la nación se nos ha ofendido. ¡Válgame Dios! Acaba de romper relaciones con Pablo Casado porque le ha faltado el "respeto institucional". Cualquiera lo diría, ¡el doctor Sánchez poniéndose digno en defensa de nuestras instituciones! Quizá por eso se ofendió tanto al ser advertido de su posible colaboración con el golpismo: "¿Usted no se da cuenta de que es partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España?". No es difícil advertir que lo que le está advirtiendo Pablo Casado es que pactar con el nacionalismo sólo sirve para darle aire, para volver a las andadas en cuanto las circunstancia le sean propicias. Y en ese sentido Pedro Sánchez es partícipe y responsable del próximo envite golpista.

La vara de medir ofensas es tremendamente interesada en nuestra izquierda. ¿Cómo puede tener Pedro Sánchez la desvergüenza de romper relaciones con el líder del PP por considerar una falta de respeto institucional su reproche y a la vez considerar compatible con el respeto a las instituciones la declaración de independencia unilateral del Gobierno de la Generalidad? ¿Por qué se escandaliza por un mero intercambio de golpes retóricos en el Congreso, y sin embargo con quienes insultan al jefe del Estado, queman la Constitución, tratan como fuerzas de ocupación a las Fuerzas de Seguridad, insultan a nuestros jueces, ultrajan nuestros símbolos y desprecian a la nación española dentro y fuera de España es condescendiente y pacta acuerdos en perjuicio de la soberanía nacional? ¿No es ofensa infinitamente mayor pactar con los herederos de ETA o ir a la cárcel a conspirar con golpistas presos? ¡Qué falta de escrúpulos!

La política se ha llenado de fuleros, cínicos, sinvergüenzas, ignorantes, caraduras, amorales, egoístas, sectarios… sin ningún sentido del bien común ni de Estado y cuyo afán es medrar a cualquier precio.

Desde el intento griego de ejercer la política desde la ética, nunca más se ha considerado tal colaboración compatible. A riesgo de caer en la bisoñez, quizás ha llegado la hora de exigir un comportamiento ético mínimo en el ejercicio de la política, y poner de moda valores como la lealtad a las leyes, a los compromisos adquiridos, a la coherencia entre el decir y el hacer, a la honestidad y la honradez y, por qué no, al respeto a la patria, ese respeto que no es otra cosa que la defensa del bien común, del Estado de Derecho y de la memoria colectiva de todos cuantos nos precedieron y de quienes heredamos buena parte de lo que somos.

Es preciso desterrar de nuestra política lo que nuestra historia no ha logrado. Nos sobran vivales, corruptos, cainitas, cínicos, impostores y ventajistas territoriales. Nos sobra Pablo Iglesias cuando se escandaliza por la venta de corbetas a Arabia Saudí y justifica sobornos de Irán para montar su televisión. Nos sobra su cinismo, su retórica hueca, capaz de maldecir o defender una cosa y su contraria al mismo tiempo sin ruborizarse. Y siempre en nombre del interés de cada momento.

Vean, escuchen este vídeo y no se alteren. "La política es así", nos dice el maestro ciruela, que no sabía leer y puso escuela.

Si no sentimos arcadas ante tanta desfachatez, es que el problema no son nuestros políticos, sino quienes les votamos. Y si es así, entonces habremos de revisar nuestro sistema educativo y nuestros medios de comunicación. Ambos estarían fracasando en la labor esencial de educar e informar para lograr una nación de hombres libres e iguales capaces de discernir con criterio propio. Con criterio propio me refiero a criterio fundado, porque criterio tenemos todos. Aunque votemos sin fundamento alguno.

PS. La política no es así, Pablo y Pedro. Eso no es política, es bazofia manoseada por políticos sin escrúpulos capaces de usurpar su dignísima labor. La política es la noble actividad de organizar la sociedad con el fin de lograr el bien común sin hacernos daño. La más ardua de las tareas humanas.

Ni vaga ni imprecisa
ABC 26 Octubre 2018

Firmado por el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, el informe por el que el Ministerio Público desestima una querella de Vox contra Pedro Sánchez por el plagio de su tesis doctoral contiene una serie de valoraciones y apreciaciones que ponen en duda las informaciones de ABC sobre esta cuestión. Nuestro periódico sostuvo y sostiene que hubo plagio, no entró en si era un acto penal. El fiscal Navajas aboga por la inadmisión de la querella de Vox en función del «difícil encaje» en el Código Penal de la controvertida actividad académica del presidente del Gobierno. No hay por tanto para la Fiscalía rastros de falsedad documental, ni de prevaricación ni de tráfico de influencias -como aseguraba Vox- en el trabajo doctoral que firmó Pedro Sánchez. Pero ABC sostiene que lo que sí había y sigue habiendo es un plagio, un burdo ejercicio de recortes bibliográficos que la propia empresa de software a la que recurrió La Moncloa para tratar de blanquear la imagen del doctor Sánchez, PlagScan, estableció en un 21%.

Formado jurídicamente, pero aparentemente mal informado, el fiscal aprovecha su informe para tachar de «vaga e imprecisa» la información de ABC sobre un plagio no solo evidente, sino que deja entrever sus grotescas costuras, pasadas por alto por un tribunal amañado. No hay comillas ni citas textuales, sino simple apropiación, en una obra cuajada de errores (se plagió de forma apresurada una serie numerada e incompleta, abundan los nombres mal copiados y se llegaron a volcar incluso notas de prensa). ABC ha expuesto esas trampas académicas a la opinión pública para que determine la responsabilidad política del presidente. Estamos donde estábamos, y a disposición de Sánchez para que sea un tribunal quien determine las dimensiones de su plagio. Si hay algo vago e impreciso es su título de doctor.

Tezanos pone el CIS a los pies de los caballos
EDITORIAL Libertad Digital  26 Octubre 2018

Tras su sorprendente barómetro de septiembre, había no poca expectación por la nueva entrega del estudio demoscópico del CIS. Finalmente, la publicación de los datos correspondientes a octubre ha superado las peores expectativas.

José Félix Tezanos ha vuelto a cambiar el método para el cálculo final de la estimación de votos, rompiendo por segunda vez en dos meses la serie histórica del CIS. Desde el punto de vista técnico es una barbaridad injustificable, ya que si algo tiene –tenía– el instituto demoscópico público es una base de datos de resultados de muchos años, que ahora queda rota por el capricho de su sectario presidente, indigno del cargo por su obsceno partidismo.

El desastre es absoluto incluso en el corto plazo: estos cambios de método hacen que esta encuesta del CIS en realidad no se pueda comparar ni con la del mes pasado. Con esto Tezanos logra cerrar el círculo del despropósito y la contradicción, ya que en una polémica entrevista de hace unas semanas decía que con sus encuestas "no pretende acertar" sino "señalar las tendencias", y si algo hace imposible un método de análisis que cambia cada mes es, precisamente, leer las tendencias y cómo evoluciona la intención de voto mes a mes.

Afortunadamente, gracias a los estudios más serios de las empresas privadas sí podemos tener información útil sobre la evolución de la opinión pública, pero no deja de ser muy grave que una institución como el CIS llegue a un punto de desprestigio tal y, sobre todo, demuestre que este Gobierno es capaz de cualquier cosa con tal de obtener un beneficio ínfimo, al fin y al cabo sólo dura unos minutos, visto el escandaloso nivel de manipulación del descalificable Tezanos.

En efecto, la manipulación es tan burda que en realidad sólo sirve para desprestigiar al CIS, al propio Tezanos –que tampoco tenía un prestigio profesional deslumbrante– e incluso al doctor Sánchez, que no pierde oportunidad de demostrar que no da, ni de lejos, la talla mínima que hay que exigirle a un presidente del Gobierno de España.

VOX elige al juez de familia Francisco Serrano como candidato en Andalucía
Arrasa en las primarias de Sevilla con un 84% de los votos; los sondeos internos le otorgan representación en esa provincia.
Mariano Alonso Libertad Digital  26 Octubre 2018

VOX ya tiene candidato a la Junta de Andalucía. La formación liderada por Santiago Abascal, que tras su éxito en Vistalegre decidió concurrir a las elecciones autonómicas del dos de diciembre en todas las provincias, ha elegido este viernes al juez de familia Francisco Serrano, al imponerse con un 84% de los votos en las primarias de Sevilla, derrotando a otros seis candidatos.

Serrano, que ya fue candidato en 2015 sin obtener representación, es conocido por su oposición a lo que él mismo denomina como el "lobby de género". Su nombre saltó al conocimiento de la opinión pública tras una polémica decisión en 2011, cuando fue inhabilitado por ampliar un día y medio, en contra del criterio de otro juzgado, el régimen de visitas de un menor a su padre, separado.

La razón de ese cambio es que el niño pudiera participar en una manifestación de la célebre madrugá sevillana de Semana Santa. El Tribunal Supremo le inhabilitó a diez años por ese incumplimiento del que él mismo se mostró consciente, aunque posteriormente el Tribunal Constitucional revertió esa decisión.

Confían en entrar por Sevilla
Sevilla y Málaga serán las provincias donde más se concentren los esfuerzos de la formación conservadora, que maneja encuestas internas que le otorgan representación en Sevilla. VOX consideraría un éxito entrar por primera vez en un parlamento autonómico, casi un lustro después de la creación del partido.

La competencia electoral ya la ha acusado el PP, cuyo diputado por Almería, Rafael Hernando, acusó recientemente a Abascal de permitir con su concurrencia a los comicios que se perpetuase el Gobierno del PSOE en esa comunidad. Hernando también dijo, justo después del acto de Vistalegre, que la irrupción "de un partido de ultra derecha era un sueño de la izquierda".

La presencia de Abascal, con un 30% de conocimiento de los electores sevillanos según los sondeos internos que manea VOX, será constante durante toda la campaña, e incluso aparecerá en los carteles.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Casado y/o Rivera
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo  26 Octubre 2018

Este miércoles marcará un antes y un después en lo que Rosa Díez planteaba en su tribuna del martes y yo comentaba y respaldaba aquí al día siguiente: la necesidad de que los españoles nos plantemos en serio ante el golpe de Estado que no es ni ha sido nunca de ni sólo en Cataluña, sino en España y contra España. La calificación final del Supremo sobre los delitos de rebelión, sedición y malversación de los golpistas, los más graves del Código Penal, porque un golpe de Estado es la vulneración de todas las leyes y garantías existentes, avala la gravedad de lo que tan brillantemente denunció Pablo Casado y, de otra forma, pero con idéntico contenido, expuso Albert Rivera: la complicidad, que es participación, del Gobierno del Frente Popular y Separatista con los golpistas, de cuyo apoyo vive.

El PSOE al que apeló el líder de Cs, que estuvo también formidable en fondo y forma, no existe. Susana Díaz aspira sólo a seguir en la poltrona con los bolichicos de Podemos. Ya no es alternativa a Sánchez, que es como decir a Iglesias, a Junqueras, a Puigdemont, al PNV y a bildutarras y oteguicheteguis, o sea, a la ETA. A la Generalidad del catanaziTorra y a este Gobierno Roures, diseñado por comunistas y separatistas para gloria de Falconetti sólo le queda huir hacia adelante. Hacer la guerra al Supremo y lamentar la extinción del PP de Rajoy y Soraya, que compartía con el PSOE la estrategia de aislar a Ciudadanos, porque la izquierda y el separatismo no saben vivir sin cordones sanitarios. Lo último de Rajoy antes de ser defenestrado fue tratar de sacar de la trena a Forn (el que en el atentado de las Ramblas distinguía entre muertos catalanes y españoles), para seguir dialogueando y financiando, genuflexos, al golpismo mediático.

Ahora lo intenta con febril torpeza Carmen Calvo, convirtiendo a la Abogacía del Estado en cipayos del golpismo y redoblando las presiones del hampa judicial, con Don Pasqualone fungiendo de Enric Juliana y Dolores Delgado de bacigalupa de las cloacas. Inútil. Si Casado y/o Rivera siguen firmes, o sea, unidos frente al Golpe, Pedrisco (Jorge Bustosdixit), los bolichicos y los rufianes tienen poco que hacer. Y lo que hagan les saldrá caro.

Por cierto, la superioridad intelectual del centro y la derecha frente a la izquierda y el golpismo fue apabullante. Como la moral.

La traición de Pedro Sánchez.

Vicente A. C. M. Periodista Digital  26 Octubre 2018

PEDRO SÁNCHEZ DEFIENDE SIN PUDOR QUE NO HUBO REBELIÓN EN EL GOLPE DE ESTADO DADO HACE UN AÑO POR EL GOBIERNO Y EL PARLAMENTO DE LA GENERALIDAD.

Habló el Doctor Sánchez en plan jurista y en otro ejemplo de rendición cobarde ante las exigencias de los golpistas catalanes a cambio de su apoyo parlamentario, ha declarado sin ningún tipo de rubor y con total desfachatez en sede parlamentaria que el delito de rebelión está ligado con el uso de las armas según lo que ya propuso el PP en el año 1994 por medio del Diputado Federico Trillo. Ya solo le faltó añadir lo de los muertos en la línea de lo que declaró ese ideólogo separatista, Antoni Abat Ninet, como condición para que se avanzase más deprisa. Y no solo ha sido Pedro Sánchez, sino que a este infecto coro de voceros que realizan una injerencia inadmisible entre poderes del Estado, se le ha sumado la vicepresi Carmen Calvo, que usa los mismos argumentos. Una posición que influye directamente en estos días donde tanto la Fiscalía como la acusación particular como la Abogacía del Estado deben presentar al Tribunal Supremo sus conclusiones de acusación definiendo los delitos.

Es una auténtica vergüenza comprobar la falta total de ética y de dignidad por parte de los máximos cargos del Gobierno de España de este PSOE radical, dispuestos a satisfacer las exigencias de sus socios parlamentarios con tal de obtener el apoyo a los PGE y garantizarse la continuidad en el Gobierno retrasando al máximo legal permitido la convocatoria de elecciones generales. Aquello que muchos nos temíamos se está cumpliendo: la nueva traición del PSOE a España y a los españoles imponiendo una doctrina frente populista radical basada en el apoyo de los enemigos de España, lo peor de una sociedad podrida y apátrida que vota a opciones nacionalistas, proetarras, totalitarias y secesionistas cuyo objetivo es destruir a España rompiéndola en mini Estados independientes.

Este desesperado empeño de intentar influenciar sobre la Justicia no es nuevo, ni exclusivo de este PSOE. También el Gobierno del PP de Mariano Rajoy ha protagonizado vergonzosas actuaciones durante su mandato de casi siete años, incluida una mayoría absoluta parlamentaria en ambas cámaras. Basta recordar el escandaloso asunto de la suelta indiscriminada de presos peligrosos y etarras a consecuencia de una revisión de la llamada “doctrina Parot”. O la defensa descarada de la Infanta Dª Cristina para librarla de las graves imputaciones derivadas del enriquecimiento ilícito en el caso Noós, en la que se cumplió aquello que dijo Rajoy “ A la Infanta le irá bien”. O la indigna y torpe aplicación descafeinada de las medidas de intervención de la autonomía de Cataluña tras el golpe de Estado del que mañana se cumple un año. O la falta de previsión y torpeza permitiendo la huida de casi la mitad del Gobierno golpista de la Generalidad a países refugio cuya Justicia desprecia a España y pone en duda su democracia.

Ahora, la idea que se quiere imponer no es ya que no se produjo el delito de rebelón porque no se usaron armas ni hubo “ violencia suficiente” para doblegar al Estado de Derecho, como bien se han encargado los tribunales de un Estado Federal alemán y de Bélgica en sentenciar, sino que se pone en duda la comisión del delito de sedición y el que se hubiera producido incluso la declaración unilateral de independencia en esa sesión del Parlamento de Cataluña del 27 de octubre del 2017 con una votación secreta para que no se pudiera identificar a los diputados que votaban a favor de la secesión e impedir su posterior imputación. Y eso además de la perversa postura defendida por los golpistas de que “votar no es delito”, obviando que esa votación así planteada había sido declarada ilegal por ser inconstitucional. Una perversión de la realidad que intenta rehacer el relato de lo que realmente ocurrió en aquellas semanas previas, el día del referéndum ilegal y las posteriores sesiones del parlamento autonómico que culminaron en aquél vergonzoso 27 de octubre con la declaración de independencia.

Y a eso hemos de añadirle la desfachatez de un ambicioso Pedro Sánchez que ha aprovechado su oportunidad imponiéndose y doblegando a los críticos de su partido, que ahora callan como cobardes ratas sumándose incluso de forma entusiasta a este asalto al poder apoyados en los enemigos de España en el que los extremistas bolivarianos de PODEMOS le han ofrecido el “abrazo del oso”. Nunca creí que dirigentes como Susana Díaz o García Page se prestaran a apoyar a quien consideraban un traidor a su partido al que cesaron en aquella escandalosa tarde en la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid y que ha terminado por recuperar el poder en unas cainitas primarias y silenciarlos. Un PSOE que nos recuerda a aquél otro radical de la segunda República, que no dudó en aliarse con comunistas, anarquistas y lo peor del arco revolucionario de la ultraizquierda y que con su actitud de connivencia con actos de terrorismo y persecución ideológica provocó el enfrentamiento civil con casi un millón de muertos. Eso es mucho mas de los diez muertos que insinuaba el ideólogo de ERC para que triunfe la secesión.

Pedro Sánchez y su Gobierno han entrado en un camino de indignidad y prepotencia peligroso, donde van a tener en frente a una buena parte de la sociedad española. Su alineamiento con las posiciones de los golpistas por intereses puramente partidistas y de ambición personal, chocan frontalmente con lo que los españoles esperan como respuesta a un acto de ataque contra la unidad de España y que está poniendo en serio riesgo el futuro y la convivencia. Esta descarada injerencia y parcialidad intentando influir en la calificación de los delitos es totalmente inadmisible e intolerable. Y que no duden de que habrá una respuesta contundente a este intento de pervertir la legalidad y amparar a los delincuentes golpistas, incluso llegado el caso con la concesión de un indulto.

Pueden estar seguros de que no van a conseguirlo.

¡¡¡GOBIERNO OKUPA DIMISIÓN!!! ¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen dia!

¿Hay que dar golpes de Estado para que te den más dinero?

OKDIARIO  26 Octubre 2018

La economía española empieza a tiritar, pero Pedro Sánchez decide premiar a los independentistas catalanes con el dinero de todos los españoles. Fácil, si seguimos el estólido razonamiento de su vicepresidenta Carmen Calvo: “El dinero público no es de nadie”. Pero sí, sí es de alguien, exactamente de todos los españoles que con sus impuestos contribuyen a afianzar servicios esenciales para el Estado como la Sanidad, la Educación o las Infraestructuras. Un dinero que Sánchez tiene a bien regalar a los que quieren romper España. Mientras la mayor parte de las comunidades cumplen con el objetivo de gasto y se comportan con arreglo a la ley, el actual jefe del Ejecutivo premia con 2.200 millones de euros al año a Torra y sus acólitos.

Da la sensación —perniciosa y triste sensación— de que para que te den más dinero o te tomen en serio hay que dar golpes de Estado como el que tuvo lugar el 1 de octubre de 2017. ¿Qué pensarán los votantes del PSOE en Extremadura, carente de un tren digno? ¿Qué dirán en Andalucía, donde Susana Díaz trata de mantener la formación en modo ganador a pesar del desgobierno de Pedro Sánchez? No pueden sentir otra cosa que indignación con su secretario general al comprobar que una Generalitat dominada por el secesionismo se lleva un importante botín para arreglar sus infraestructuras y aplazar la deuda.

Pedro Sánchez sigue pagando cuantiosas prebendas a los golpistas con tal de mantenerse en el poder el mayor tiempo posible. La cuestión no es el interés general de los españoles, la clave está en los intereses particulares del presidente del Gobierno. Para ello, está dispuesto a disparar el gasto público y enlazar impuestazo tras impuestazo con tal de tener contentos a los que aseguran su permanencia, por muy exigua e hipotecada que sea, en La Moncloa. Ya lo decía William L. Mackenzie King: “Las promesas que hicieron ayer los políticos son los impuestos de hoy”. Y esos gravámenes atacarán a la clase media, a los autónomos que menos ingresan y a los inversores, asegurando así una nueva recesión que paralizará la economía. No obstante, a Pedro Sánchez le da igual. Con contar con el respaldo de sus socios, aunque traten de romper España, se asegura su personalísima poltrona presidencial.

Estrechos hombros para tanto armiño
Emilio Campmany Libertad Digital  26 Octubre 2018

El PSOE y el Gobierno y su presidente llevan semanas tratando de imponer respeto por Sánchez. El argumento es que el presidente del Gobierno es una institución que merece toda la consideración. Se quejaron de los abucheos, intolerables por estar dirigidos contra tan alta instancia del Estado. Se rasgaron las vestiduras por las chanzas a cuenta del patético intento de equipararse a los reyes en el besamanos. La gota que ha colmado el vaso es la acusación de ser "partícipe" del golpe de Estado que están tratando de perpetrar los separatistas catalanes. Sánchez es el presidente legal y legítimo de España y no puede ser objeto de un trato tan denigrante, dicen.

Creen los socialistas, especialmente los más estólidos, los de la escuela de Carmen Calvo, que es el cargo el que obliga a la reverencia y no las obras de quien lo ocupa. Y es justamente lo contrario. Son los hechos del titular los que engrandecen el cargo y no la altura de éste lo que da empaque al que lo ejerce. Neville Chamberlain y Winston Churchill fueron ambos primeros ministros y la consideración que los dos merecen de su pueblo es muy diferente. Por no irnos tan lejos, basta recordar la figura de Adolfo Suárez. La deferencia de la que disfruta no proviene de haber sido presidente del Gobierno, ni siquiera de haber dirigido la Transición conforme al guion de Torcuato Fernández Miranda. Lo crucial fue el coraje que demostró cuando permaneció dignamente sentado entre las balas disparadas por los subfusiles de los golpistas. Mientras, la gran mayoría de diputados, muy prudentemente, se escondieron bajo sus escaños. Es imposible saber qué hubiera hecho Adolfo Suárez de haber sido un diputado raso. Pero como presidente del Gobierno hizo lo que cabía esperar de alguien que ejerce tal cargo. Y se ganó el respeto de todos los españoles. Y, con él, ennobleció la función que desempeñaba.

Sánchez, en vez de mantenerse altanero frente a los golpistas, se apoya en ellos para conservar la poltrona. Haciéndolo, embarra la institución que representa comprándola a quienes quieren destruir España. Tiene a tres ministros dimitidos y a otros tres que deberían haberlo hecho. Y, para colmo, consiente que un comunista a sueldo de las dictaduras venezolana e iraní negocie con los golpistas catalanes, los separatistas vascos y los filoetarras su continuidad como presidente del Gobierno.

Sánchez no merece ningún respeto. Quienes le recuerdan que todos los días ultraja el oficio que desempeña o ponen en duda su legitimidad para presidir el Consejo de Ministros o muestran al escarnio público sus traiciones a la nación que gobierna no faltan al respeto al presidente del Gobierno. Al contrario. Es precisamente la falta de respeto que Sánchez muestra hacia el altísimo puesto que ocupa lo que convierte no ya en derecho sino en obligación el mostrar cómo se sostiene en él y a cambio de qué. Es Sánchez quien denigra la institución de presidente del Gobierno, no quienes denuncian cómo la afrenta.

El golpe y sus metáforas
RAÚL DEL POZO El Mundo  26 Octubre 2018

Hay una confusión babélica del lenguaje político al abordar el conflicto de Cataluña. Los independentistas proclaman que defienden sus libertades y su derecho a la autodeterminación de manera pacífica y democrática. Los constitucionalistas analizan el procés como un ataque a las leyes y a la soberanía de la nación. En esta guerrilla de metáforas enrevesadas, al final de la escapada la guerra es de palabras, un juego semántico, y hasta se olvida que hubo una clara deslealtad al Estado democrático, protagonizada por unos conspiradores que cometieron un delito que en otras épocas era castigado con dureza.

Pedro Sánchez, que necesita votos para durar, aunque sean de los villanos, ha retirado los embajadores a Pablo Casado y le ha emplazado a que retire la acusación de golpista: «Si mantiene esas palabras, usted y yo no tenemos nada más que hablar». El presidente ha recurrido como argumento de autoridad a Federico Trillo y su teoría, según la cual sólo los militares cometen delito de rebelión. El Gobierno sigue esposado a los rebeldes y estudia una treta para que los abogados del Estado, o los fiscales, rebajen la rebelión hasta la sedición.

¿Qué hubo: sedición, rebelión, pronunciamiento, payasada, putsch? ¿Nacimiento de una nación amamantada por la loba estatal, intentona, farol, proclamación de una república marrullera, una síntesis de la farsa y la tragedia? ¿Un golpe de teatro o un golpe de Estado? En una época en la que la masa es manipulable, como lo son las serpientes por los encantadores, los rebeldes, sediciosos o románticos siguen hipnotizando a dos millones de personas.

Aznar ha afirmado que lo de 2017 fue un golpe que sigue sin ser desactivado. Tendremos que recurrir a los maestros del pensamiento para definir lo que es un golpe. ¿Es la toma del poder de un modo repentino y violento por parte de un grupo armado? Esa definición a estas alturas es insuficiente. Un golpe se puede dar en una cervecería, en un cuartel, en una alcoba, en un parlamento. No es imprescindible la violencia, aunque pueda estallar después en forma de limpieza étnica o éxodo. Puede destruirse o desguazarse un Estado sin disparar un tiro, aplicando el supremacismo secreto, el terror psicológico, organizando una huelga salvaje de altos funcionarios.

Se llamó golpe de Estado al que dio Napoleón para proclamarse emperador o al que dio Napoleón el Pequeño para hacerse llamar Napoleón III. Curzio Malaparte lo cuenta explicando cómo una minoría se impone a una mayoría aunque no haya derramamiento de sangre. Y José María Aznar, que hace muchas pesas y medidas, insiste: el golpe de Estado de Cataluña no ha sido desarticulado.

La izquierda ciega
Javier Orrico Periodista Digital 26 Octubre 2018

Hace unas semanas, tras la manifestación de Barcelona en defensa de la unidad de España y del bilingüismo, escuché y leí que los manifestantes habían chocado con un grupo de “antifascistas” que les increpaban. Y que, finalmente, les impidieron el acceso al espacio ¡público! en el que habían sido autorizados a concluir su manifestación. Es decir, que un acto de libertad de expresión legal había sido boicoteado por los nazis separatistas con la aquiescencia de la policía catalana responsable del orden, que se dedicó a mirar.

Lo que me pareció curiosísimo, como siempre en España, era que los verdaderos neonazis se presentaran como antifascistas y que, además, semejante falsedad fuera admitida y multiplicada, también como siempre, por los medios de comunicación.

O propaganda. Asombra que nuestras televisiones, públicas y privadas, todas de izquierdas, periódicos, emisoras de radio asuman la denominación de antifascistas para los que, por ejemplo, proponían en su bar tapas de “guardia civil ANDALUZ a la brasa” Vivimos, en efecto, sobre una sociedad enferma, ‘fake’, en la que las palabras ya no nombran los hechos.

Casi a la vez, esos mismos medios, “progresistas”, se alarmaban del ascenso de la ultraderecha sueca. Y de nuevo me pregunté por qué nadie cae en la cuenta de que el mayor ascenso del radicalismo neonazi en Europa ha tenido lugar en España desde la llegada de la democracia. Y que ha sido la democracia española la más castigada desde los ámbitos del racismo, la xenofobia y el rechazo al otro, cubiertos, eso sí, de una pátina de izquierdismo que es el que dio legitimidad y cobijo intelectual a la banda de asesinos vascos que durante cuarenta años se paseó de la mano del terror por España. Y que es el mismo izquierdismo ciego que hoy apoya, comprende o comparte el movimiento golpista de Cataluña. Estoy hablando de la extrema izquierda ‘achaletada’ y de la socialdemocracia post-Zapatero, el briboncete hoy al servicio de la dictadura chavista de Venezuela.

Creímos entonces, hace diez años, que el PSOE habría aprendido que no puede seguir eternamente aliado con dos de los movimientos racistas más apestosos de Europa, los nacionalismos catalán y vasco. Ni con los podemitas, que sueñan con su decapitación política. Pero no. No creo que Sánchez sea un sepulcro blanqueado y una mala persona como Zapatero, pero tampoco sé qué prevalece en él, si la incompetencia o la ambición (me había salido una palabra preciosa: la ‘incompeteNecia’).

Aceptemos que Sánchez, pensado por Iceta, cree que hay que darles salida a los golpistas, rebajarles las penas, indultar a unos sí y a otros no, y dejarlos que se cuezan en su odio. Pero los golpistas no pueden acogerse a un pacto con el Estado, porque a lo que más temen no es al Estadillo expañol: es a los suyos, a los CDR de sus propias familias. Las facturas se las van a pasar los comités de la porra que ellos crearon y alentaron y que no están dispuestos a aceptar el fiasco. Por eso ponen condiciones inaceptables, porque necesitan la intervención del Estado que les salve la caradura. Salvémoslos.

Se trata de una ocasión única para suspender la autonomía durante diez años y erradicar el nazi-separatismo de Cataluña o, al menos, dejarlo reducido al 10-15% en que estaba antes de Pujol: devolver la enseñanza a manos del Estado, cerrar los medios de comunicación golpistas, implantar el bilingüismo, disolver los ‘Mossos’ y abrir las plazas de funcionarios a todos los españoles. ¡Ah!, y cerrar el PSC. Y para todo esto es imprescindible que la izquierda vuelva a ser española: la de González, Guerra y Javier Fernández, que fue por poco tiempo una esperanza.

Y un milagro: que los ciegos vean.

Mayor Oreja: “España tiene un frente popular populista nacionalista que nos mal gobierna”
OKDIARIO  26 Octubre 2018

El ex ministro del Interior de José María Aznar y actual presidente de la Fundación Valores y Sociedad, Jaime Mayor Oreja, ha participado esta tarde en el acto convocado por la entidad “El Frente Popular: sus fundamentos y antecedentes históricos”, en el que ha denunciado que “España, que tiene su punto más débil en la nación, tiene un frente popular populista nacionalista que hoy nos mal gobierna”, en relación a los acuerdos del PSOE con Podemos y los independentistas.

Mayor Oreja ha situado el origen de esta situación en las negociaciones con ETA iniciadas por el ex presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero: “El Frente Popular populista nacionalista tiene en el acuerdo marco de ETA y Rodríguez Zapatero su antecedente más próximo. Ambos pactaron un acuerdo marco, en el que ETA dejaba de matar y Rodríguez Zapatero, en contrapartida, abría un proceso en el que se comprometía con una transformación moral, cultural, territorial de España”, ha dicho.

El ex ministro también se ha referido a la reciente reunión de Zapatero con el etarra Arnaldo Otegi y ha negado que esta tuviera nada que ver con la negociación presupuestaria: “No van de enviados de nadie, ni mucho menos van a negociar los presupuestos del 2018, que a ETA le dan igual, y que por ellos ya estarían aprobados. Simplemente van a celebrar y a solemnizar la toma del poder del gobierno de España a través del proceso que ellos inician. Rodríguez Zapatero, por un lado, y por otro ETA con Josu Ternera y Otegui a la cabeza. ¿Cómo no van a celebrarlo, a recordarlo, a rememorarlo?”.

El presidente de la Fundación Valores y Sociedad también ha tenido palabras para Podemos, a quien considera “el otro gran protagonista del Frente de hoy” y que quiere actuar “como perejil de todas las salsas” en todos los asuntos de calado. Contra ese frente popular, Mayor Oreja pide “la consolidación abierta, sin miedos, sin complejos de una alternativa”.

El juez De Castro dice que el fin de ETA no prueba el fin de la “peligrosidad” de los presos
OKDIARIO  26 Octubre 2018

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, ha destacado la necesidad de analizar de forma individualizada las peticiones de reclusos de ETA para modificar su situación en prisión, dado que la disolución de la banda el pasado mes de mayo “no prueba” por sí sola la “desvinculación” de los reclusos de los objetivos de la organización, ni que haya desaparecido su potencial “peligrosidad”.

De Castro ha planteado esta reflexión en una intervención grabada que ha sido proyectada en el seminario ‘Víctimas y Política Penitenciaria’ de la Fundación Fernando Buesa, que se celebra entre este jueves y viernes en Vitoria-Gasteiz.

El juez de la Audiencia Nacional, cuya presencia en este foro había sido anunciada por la organización, no ha podido acudir finalmente al acto, aunque ha remitido un video con su punto de vista respecto a la situación actual de la política penitenciaria en el Estado español.

De Castro se ha referido a las solicitudes que han presentado desde principios de año alrededor de un centenar de presos de ETA para mejorar su situación penitenciaria a través de una progresión de grado, la mayoría de las cuales han sido rechazadas.

Cambio total
El juez ha afirmado que estas peticiones evidencian un cambio “total” en la actitud de los presos de ETA, que históricamente han mantenido una postura “silente u omisiva” y no planteaban, “de forma consciente”, peticiones que afectasen a la ejecución de sus penas privativas de libertad.

De Castro ha afirmado que ante las solicitudes que plantean ahora los presos de la banda para acceder a una progresión de grado que les permita mejorar su situación en prisión o incluso disfrutar de permisos, las juntas de tratamiento de los centros penitenciarios han de adoptar decisiones “ajustadas” a la situación de cada interno.

El magistrado ha recordado que el sistema penitenciario español se rige por el principio de “individualización”, y no ampara a “grupos determinados”. De esa forma, en el caso de los presos de ETA, se ha de atender a la situación “personal” de cada uno de ellos, teniendo en cuenta cuestiones como que hayan asumido “los hechos delictivos” que hayan cometido, y que hayan mostrado signos “inequívocos” de abandonar los “fines terroristas”.

Este es el motivo por el que, según ha dicho, la “mayoría” de los terroristas en situación de primer grado –el más severo del régimen penitenciario– siguen manteniendo “intervenidas” sus comunicaciones, pese a la desaparición de ETA.

De Castro ha citado una resolución de la Audiencia Nacional que señala que la disolución de ETA no “prueba” por sí misma que un presos de la banda “se haya desvinculado” de la misma, ni que haya desaparecido su potencial “peligrosidad”, en la que se basa la decisión de intervenir sus comunicaciones.

El juez también ha aludido a la situación de los reclusos de ETA en segundo grado, sobre los que ha destacado que pueden acceder a una modificación de su situación penitenciaria si cumplen los requisitos establecidos para ello.

El magistrado ha subrayado la importancia de que los presos de ETA “asuman el hecho delictivo y las consecuencias del mismo”. Además, ha manifestado que también es necesario que “abandonen los fines de la organización terrorista y asuman valores de naturaleza democrática”.

En su intervención, José Luis de Castro también ha aludido a la situación de las víctimas de la organización terrorista, y se ha mostrado partidario de establecer un “protocolo” que regule la atención que se presta a este colectivo.

El mensaje grabado del juez De Castro ha estado precedido por la intervención presencial de la ex vicepresidenta del Tribunal Constitucional Adela Asua, que ha afirmado que la ley “debe premiar las actitudes de reconocimiento del daño” por parte de quien ha cometido un delito, aunque “no puede exigir” ese tipo de comportamientos, ya que la legislación es un instrumento demasiado “tosco” para canalizar actitudes de “perdón”.

Catalán en el patio y en el comedor escolar: la inmersión lingüística se mantiene

A pesar de la ampliación de horas en castellano en algunos municipios propuesta por Bargalló, un documento demuestra la imposición de la lengua catalana en la vida diaria de los centros
María Jesús Cañizares cronicaglobal  26 Octubre 2018

Sucedió en 2007. El entonces consejero de Educación, Ernest Maragall, visitó un centro escolar en Olot y constató que los niños de esta ciudad gerundense no saben hablar castellano. La polémica estaba servida, pues CiU, entonces en la oposición, acusó al tripartito de sucumbir a la tercera hora de castellano impulsada por el Gobierno de Zapatero. Algo que nunca se llegó a aplicar en Cataluña.

Once años después su compañero de filas en ERC, Josep Bargalló, actual titular de ese departamento, ha puesto negro sobre blanco esas carencias en un documento igualmente controvertido y que le ha valido críticas, tanto del mundo independentista, que defiende el modelo de inmersión lingüística, como de sectores favorables al bilingüismo escolar. Se trata del documento El modelo lingüístico del sistema educativo en Cataluña. El aprendizaje y el uso de las lenguas en un contexto educativo multilingüe y multicultural.

"Donde el castellano no tiene fuerza social"
Y dice así: “En los contextos en los que el castellano no tiene fuerza social y no es la primera lengua de buena parte de los alumnos habrá que hacer un enfoque didáctico cercano al que usamos con las segundas lenguas (inmersión lingüística en el caso del catalán). Si el número de horas de exposición a esta lengua no fuera suficiente para alcanzar, al terminar el sistema educativo, el mismo nivel de catalán y de castellano, el centro deberá decidir, en su proyecto lingüístico, incorporar bloques de contenidos curriculares en castellano y planificar actividades que potencien la expresión oral de los alumnos”.

La medida ha sido interpretada como un antes y un después en 30 años de inmersión. Sin embargo, más allá del refuerzo en ciudades como Olot o Vic, por poner dos ejemplos, donde el independentismo se ha consolidado y cualquier concesión a la lengua castellana no supone una amenaza, las directrices del Govern en ese sentido siguen siendo monolingües.

El pasado mes de junio, la Consejería de Enseñanza envió a los centros escolares un documento de once páginas, al que ha tenido acceso Crónica Global y se puede leer en este enlace, que bajo el título Documentos para la organización y la gestión de los centros, aborda el tratamiento y uso de las lenguas en el sistema educativo. El texto no deja lugar a dudas: “La lengua catalana no es únicamente una lengua objeto de aprendizaje. Es la lengua de la institución y, por tanto, la lengua de uso habitual en todos los espacios del centro”. Ese uso vehicular se hace extensivo incluso a ámbitos extraescolares.

“En las manifestaciones culturales y públicas y en las actividades de proyección externa del centro se utiliza la lengua catalana como vehículo normal de expresión”. Y “en las actuaciones del centro en que intervienen instituciones y entidades del entorno se utiliza normalmente la lengua catalana, con el objetivo de garantizar la continuidad y la coherencia educativa, tanto por lo que hace referencia al aprendizaje como al uso, con la finalidad de contribuir a la cohesión social”.

Asimismo, “se traslada a los profesionales encargados de la gestión de las actividades no docentes (comedor escolar, actividades extraescolares, etc.) información sobre los usos lingüísticos de la escuela acordados en el proyecto lingüístico”.

En la rotulación de los espacios del centros “es la lengua catalana, lengua de referencia del sistema educativo. La presencia de otras lenguas en el espacio físico del centro (paredes, rótulos, etc.) se circunscribe a las producciones de los alumnos”.

La moción de Ciudadanos
La diputada de Ciudadanos, Sonia Sierra, invocó este informe ayer durante una intervención en el Pleno del Parlament para defender una moción, subsiguiente a la interpelación al Govern, sobre el inicio de curso escolar. La Cámara aprobó propuestas de la formación naranja relativas a garantizar la eliminación de barracones y las ratios alumnos/aula (entre 25 y 35, según el nivel educativo); que todos los alumnos sordos dispongan de intérpretes de lengua de signos; que los alumnos autistas puedan acceder a los comedores escolares; disponer de monitores para el alumnados con necesidades, y habilitar un presupuesto educativo ampliable en función de las necesidades.

Cataluña creará un cuerpo de inspectores para controlar que no aumente el castellano
Esther Armora ABC  26 Octubre 2018

La Generalitat creará un cuerpo de inspectores propio para que sea el gobierno autonómico y no el Estado el que controle que «se respeta el papel del catalán como lengua vehicular en la enseñanza», según pretende el ejecutivo autonómico. Así lo anunció el jueves el consejero de Enseñanza catalán, Josep Bargalló, en plena tormenta política por el nuevo modelo de usos lingüísticos en la escuela, presentado esta semana.

El nuevo ente profesional dará un giro al actual cuerpo de inspección de la Generalitat (formado en un 80 por ciento por interinos elegidos por el departamento de Enseñanza, tal y como adelantó ABC). Según confirmó este departamento, estará constitutido por «líderes pedagógicos» y una de sus principales atribuciones será que estos profesionales velen por el cumplimiento de la inmersión en catalán. Las mismas fuentes consultadas por este diario declinaron dar más detalles sobre este nuevo colectivo y aseguraron que este proyecto «se presentará más adelante».

Filtro para los proyectos
Bargalló admitió que estos inspectores velarán por la coherencia de los proyectos lingüísticos en una zona y detectarán si son adecuados. «Si no se cumple y no da resultados seremos nosotros quienes lo detectaremos», aseguró el titular de Enseñanza del Govern. En la práctica, eso supone que la decisión final sobre si se da o no más castellano no la tendrán los centros educativos, tal como mantiene desde hace años el departamento de Enseñanza, sino la Generalitat de manera directa. Bargalló recordó también que están fijados por normativa los mínimos de horas en catalán y que la lengua autonómica debe ser la vehicular.

Tal como avanzó ABC y el Govern ha reiterado en estos últimos días, el nuevo modelo lingüístico, presentado el lunes por la Generalitat, «confirma y mantiene la inmersión», es decir, se perpetúa la situación hegemónica del catalán en las aulas, aunque abre, por primera vez, la puerta en horario lectivo a otras terceras y cuartas lenguas de origen del alumnado (chino o el árabe), y refuerza el papel del inglés.

Respecto a la posibilidad de que las escuelas aumenten la proporción de castellano en entornos de mayoría de alumnos catalanohablantes. Bargalló reiteró que no es una propuesta nueva y que «el nuevo modelo lingüístico no modifica el papel del catalán y el castellano en las aulas». Así lo demuestran los documentos oficiales que la Generalitat ha enviado a los centros en estos últimos años. ABC ha tenido acceso al de junio de este año, en el que ya se apunta a los centros esa posibilidad, aunque, en la práctica, según denuncian voces del sector, «no se está llevando a cabo porque se impone la inmersión».

En el mismo informe, «Documentos para la organización y la gestión de los centros», con sello de la Generalitat, se insta también a los profesores a que el catalán sea también la lengua «de interacción entre docentes y alumnos» y apunta que los profesionales que se encargan de los servicios de comedor y las extraescolares «deben tener conocimiento del proyecto lingüístico del centro».

La Fundación Franco llevará a Sánchez a los tribunales por prevaricación si intenta ilegalizarles
Carlos Cuesta okdiario  26 Octubre 2018

El Gobierno tiene lista ya la reforma del Código Penal para que la apología del franquismo sea delito

La Fundación Francisco Franco peleará en los tribunales contra cualquier intento de ilegalización y está dispuesta a llevar al presidente Pedro Sánchez ante la Justicia por prevaricar si decide dar ese paso.

La Fundación Franco ha decidido salir al paso después de que el Parlamento Europeo emitiese una resolución contra las asociaciones favorables al fascismo y al nazismo. Una resolución en la que no ha mencionado concretamente al franquismo, pero que ha sido empleada por determinados sectores para hacer circular la idea de que el pronunciamiento de la Eurocámara abre la vía a una ilegalización de la Fundación española.

Los responsables de la Fundación niegan rotundamente que su organización sea ilegal, señalan la cantidad de asociaciones favorables a planteamientos dictatoriales que existen en la izquierda y alertan de que se defenderán en los tribunales y hasta el final si se intenta tumbar su entidad.

“Toda vez que hasta el Parlamento Europeo en una resolución liberticida, sectaria y antidemocrática sin precedentes, ha tenido a bien considerar nuestra mera existencia como un peligro para la democracia (no deben serlo, al parecer, las Fundaciones Federico Engels, Largo Caballero o Karl Marx), parece necesario aclarar algunos aspectos con el objeto de que tanto los medios de comunicación como el público en general, puedan tener elementos de juicio suficientes para valorar la justicia y la legalidad de una propuesta semejante”, señala la Fundación Franco en un comunicado.

El texto continúa explicando que “en primer lugar, debemos reiterar que la Fundación Francisco Franco se ajusta escrupulosamente, tanto en sus fines, como en su funcionamiento, a lo dispuesto en la legalidad vigente, constituida básicamente por la Ley 50/2002 de Fundaciones y en la legislación de desarrollo. Nuestros fines fundacionales –que es lo que verdaderamente preocupa y molesta a la extrema izquierda- tienen un indudable carácter general como puede verse a través de su redacción, que conoce bien el Gobierno”.

El comunicado destaca los fines de “difundir y promover el estudio y conocimiento sobre la vida, el pensamiento, el legado y la obra de Francisco Franco Bahamonde”, “difundir y promover el estudio y conocimiento del Estado que rigió los destinos de España entre los años 1936 y 1977” o “el fomento y desarrollo de la educación, la investigación científica y técnica y de cualesquiera otras actividades culturales”.

“Pero si se llegase a cuestionar –la capacidad de asombro en este país ya es infinita-, resulta indudable que ello afectaría directamente a la legalidad de Fundaciones de la órbita del Partido Socialista como las Fundaciones Pablo Iglesias y Largo Caballero, Fundación Alfonso Perales, Fundación Gabriel Alomar, Fundación José Barreiro, Fundación Matilde de la Torre, personajes todos estos de mucho menos relieve que Francisco Franco y desconocidos en su mayoría para todos los que no formen parte del Patronato de las mismas”, añade el texto de la Fundación.

La nota señala a continuación que “y qué decir de las Fundaciones de la órbita de Izquierda Unida como la Fundación Catorce de Abril, Fundación Zabaldiak, Fundación Idi Ezquerra, Fundación de Investigaciones Marxistas, Fundación Rey Corral y Fundación Horacio Fernández Iguanzo”.

“Vivimos tiempos recios y sabemos que el gobierno frentepopulista no dudará en retorcer la legislación o en cambiarla si fuera necesario para deshacerse de una Fundación cuyo principal peligro reside en que se empeña, con sus escasos recursos, en recordar a los españoles la verdad de una época que está siendo salvajemente manipulada o simplemente borrada”, aclara en su comunicado la Fundación.

Por todo ello, los miembros de la Fundación Franco advierten: “Entérense bien los acomodados diputados del Parlamento Europeo que claman por nuestra ilegalización que lo único que exaltamos en esta Fundación es el respeto a la verdad y a la historia amenazada hoy más que nunca por una epidemia de manipulación sin precedentes en un país civilizado”.

El texto del comunicado continúa así: “Se engañan quienes se creen que nos vamos a arrugar. Los hombres y mujeres que defendemos el baluarte de la verdad desde esta modesta Fundación somos inasequibles al desaliento y estamos acostumbrados a enfrentarnos con el miedo, con la indiferencia y con la más abierta hostilidad”.

La nota difundida por la Fundación señala finalmente que “sabemos que nos enfrentamos a enemigos poderosos, pero frente a quienes no creen en el Estado de derecho y están dispuestos a pisotear cobardemente la libertad de expresión, la libertad de cátedra, la libertad de pensamiento, de asociación y los demás derechos y libertades fundamentales consagrados en la Constitución Española, sepan los españoles que nosotros reafirmamos nuestra confianza en la justicia y en el orden constitucional y anunciamos desde ahora mismo, que llevaremos hasta el final la defensa de esta casa, humilde y precaria, pero que cuenta con dos pilares indestructibles: la fe en Dios y el amor apasionado a España”.


Recortes de Prensa   Página Inicial