AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 14  Noviembre 2018

Pasteles marianistas de la confitería Catalá
Emilio Campmany Libertad Digital 14 Noviembre 2018

No hay quién entienda el acuerdo por el que Casado ha cedido al PSOE la mayoría en el Consejo General del Poder Judicial a cambio de la presidencia del Tribunal Supremo. Mucho menos se entiende que tan delicada negociación se haya encomendado a Rafael Catalá, por mucho que el ministro marianista apoyara en su momento a Casado frente a Soraya. Coincide además con el momento en que Casado, sin que nadie se lo haya pedido, se haya desligado del marianismo con ocasión de la dimisión de Cospedal. Y, sin embargo, va don Pablo y come con Rajoy precisamente ahora, mientras tan perjudicial pacto judicial se alcanzaba.

Todo resulta tremendamente inquietante cuando se cae en la cuenta de que el presidente de la Sala y del tribunal que iba a juzgar a los presuntos rebeldes separatistas es catapultado a una presidencia de limitada importancia una vez que la mayoría del Consejo está en manos del PSOE. Para justificar esta increíble bajada de pantalones, en Génova alegan que tocaba renovar el Consejo y había que ceder para llegar a algún arreglo. En absoluto. Antes que esto, mejor hubiera sido seguir con los que estaban hasta que el PSOE se conformara con nombrar a nueve de los veinte y dejar que el PP designara a los once restantes y al presidente, que para eso fue, con diferencia, el partido más votado en las últimas elecciones.

Para colmo, los muy pazguatos, de manera sorprendente han aceptado que ninguno de los dos partidos pudiera vetar a los propuestos por el otro para que no hubiera bloqueos en la negociación. Esto ha permitido que en el Consejo entre gente tan hostil al PP como de Prada, el redactor de la sentencia de la Gürtel, base argumental de la moción de censura de Sánchez, y el juez Andreu, sospechoso de pertenecer al clan de Villarejo, con Garzón y Delgado a la cabeza. Y todo a cambio de poder colar a dos grises parlamentarios del PP sin que el PSOE rechistara. Poca remuneración para tanta cesión.

Es posible que Marchena haya ofrecido garantías de seguir controlando lo que ocurra en la Sala de lo Penal desde la presidencia del Supremo, pero no parece muy probable que pueda hacerlo cuando corresponde a los socialistas, por medio de la mayoría que a partir de ahora tendrán en el Consejo, nombrar al nuevo presidente que sustituirá a Marchena allí.

Por otra parte, la dirección del PP no ha filtrado a los periodistas que siguen la información de su partido ninguna explicación que aclare por qué han aceptado un acuerdo tan desfavorable. Esto hace sospechar que las razones son inconfesables. Probablemente, tan inconfesables como las que tuviera Rajoy para cometer los desmanes que cometió. ¿Así es cómo quiere Casado recuperar al electorado del PP? ¿Con acreditados pasteles marianistas de la reconocida confitería Catalá?

Rajoy ha vuelto
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 14 Noviembre 2018

No es casualidad sino, tal vez, causalidad que Rajoy haya vuelto a aparecer en público junto a Pablo Casado el mismo día en que el sucesor que él no quería perpetrara la mayor traición del PP a sus votantes desde la de Mariano en 2008, a la vuelta de Méjico. Aquello obedecía a un plan de supervivencia personal: que tras las grandes batallas en el Parlamento y en la calle en torno al 11-M, al pacto de ZP con la ETA y a la Ley de Memoria Histórica, la izquierda mediática y política admitiera a Rajoy en lugar de Gallardón como sucesor eventual de ZP, aunque nunca como alternativa. Y eso pasó, al precipitarse la crisis económica: que Rajoy llegó a Moncloa con una mayoría más que absoluta y el PSOE en desbandada.

Era la hora de las reformas estructurales, la primera de las cuales era y es la despolitización de la Justicia. Rajoy anunció en su investidura que, según venía en su programa electoral, renunciaría al reparto de vocales del CGPJ. Gallardón, flamante ministro de Justicia, fue aún más claro en las Cortes: "Vamos a acabar con el obsceno espectáculo de ver a políticos nombrando a los jueces que pueden juzgar a esos políticos". Hasta yo lo aplaudí en estas páginas. Pero pocos meses después el PP se unía al PSOE para hacer justo lo contrario: nombrar al 100%, no al 80%, del CGPJ. A esa obscena tradición de traiciones se ha unido Casado, obedeciendo a un oscuro chantaje cuyos términos desconocemos, pero que, a diferencia de Rajoy en 2008, no asegura su futuro político personal, sino que lo entierra.

Casado rinde dos cosas esenciales, no a la izquierda política sino al hampa judicial: los Garzón, Delgado, De Prada y Andreu, cuya relación con el hampa policial de los villarejos conocemos en detalle, así los prostíbulos ilegales para conseguir "información vagina" y chantajear a empresarios, políticos y jueces. Primera: el reprobado Catalá negoció con la reprobada Delgado -mientras Casado pedía su dimisión- regalar la mayoría en el CGPJ (11 a nueve) a sociatas y podemitas, teniendo el empate (10 a 10). Segunda: quitar a Marchena del Tribunal que juzgará a los golpistas, como quería la izquierda hampona, podemita y monclovea. ¿Y a cambio de qué? ¿De un Supremo benigno, presidido por el huido Marchena, si tocara juzgar a Rajoy y sus ministros? Nunca se vio crimen tan atroz por razón tan miserable.

¿Pacto en la Justicia?
SANTIAGO GONZÁLEZ El Mundo 14 Noviembre 2018

Parmenio se esmeró al trinar en mi blog el pacto entre Rafael Catalá y Lola Delgado: el acuerdo para el CGPJ que tenía como fin, es un decir, despolitizar la Justicia: "Despolitización de la justicia, hijo. Nada huele así. Adoro el olor de la despolitización de la justicia por las mañanas". (Tte. Col. William 'Voir' Kilgore. Apocalypse Now). Es un acuerdo que efectivamente huele a napalm, con el doctor Plagius en el papel del teniente coronel Kilgore en su helicóptero y las huestes del PP haciendo de aldea vietnamita.

Catalá y su partido han sido unos pardillos al sacrificar su ser por la presidencia del CGPJ para el jefe de la Sala 2ª del Supremo, Manuel Marchena. El PP dispondrá de nueve vocales frente a los 11 que tendrán el PSOE y su inflorescencia podemita. Marchena no podrá ejercer su voto de calidad porque nunca llegará a producirse la condición necesaria, que es el empate. Ni podrá juzgar a los golpistas catalanes.

Este diario titulaba ayer: "El PP facilita en el CGPJ y en el 1-O una mayoría progresista". Mayoría progresista, minoría conservadora, este es el lenguaje en que se explica toda la prensa, incluida la conservadora, señal evidente de que la izquierda ha ganado la batalla del lenguaje y la del uso de las palabras.

¿Puede dividirse a la gente entre progresistas y conservadores, diría Orwell? ¿Hay alguien que no esté a favor del progreso de la humanidad o que no desee conservar los rasgos más positivos de nuestra civilización? El marqués de Galapagar y su churri han predicado con el ejemplo: progresan adecuadamente. Y Errejón, que cree que los venezolanos hacen tres comidas al día y le parece bien. Debo confesar que en esto he empezado a tener algunas dudas. El domingo pasado salí a comer con la familia. Hice 6 o 7 llamadas para encontrar un restaurante. Tuve la impresión de que Bilbao estaba tomado por los venezolanos de Errejón y que, efectivamente, hacían tres comidas, o sea tres almuerzos por barba al día.

Finalmente y después de haber sacrificado a Cospedal, ¿con qué argumentos va el PP a exigir la destitución de la ministra de Justicia por mentir sobre Villarejo y haber mantenido aquellas conversaciones tan inapropiadas, tan salaces? Catalá la blanqueó con el pacto.

Cuando la izquierda nos precipitó a Leteo
Javier Barraycoa gaceta.es 14 Noviembre 2018

Con este título, el artículo promete ser pesado y rocambolesco. Pero da igual. Si no somos capaces de soportar un escrito breve que nos invita a reflexionar, es que España está perdida. Nos debemos remontar a la mitología griega para entender lo que pretende Pedro Sánchez y los que le manejan, como a uno de esos muñecos de José Luis Moreno. La mitología griega, que siempre juega con nuestras debilidades sublimándolas o ridiculizándolas, nos habla de un río llamado Lete o Leteo. Era un regato doblemente terrorífico. Por un lado, atravesaba el Hades o inframundo habitado por los muertos. Por otro, había que beber su agua para cruzar de la vida a la muerte, pues provocaba la pérdida de memoria. Perder los recuerdos de lo vivido era la condición para poder sobrevivir en el infierno de los muertos. Pues ¿cómo podríamos soportar un inframundo si tuviéramos recuerdos añorantes de una mejor vida ya pasada?

Aunque no se lo crean, esto tiene mucho que ver con personajillos como Zapatero o Pedro Sánchez y su obstinación por el adoctrinamiento en la Ley de Memoria histórica. Ésta consiste esencialmente en que nuestra generación olvide el pasado y la siguiente simplemente lo desconozca. No en vano, la pedagogía moderna se jacta de haber conseguido sustituir las técnicas de memorización por la creatividad. Por cierto, es una creatividad que no se sujeta a ningún canon y por tanto simplemente es caos sin finalidad, o sea, muerte. No es ajeno que Leteo signifique “olvido”. Y será o no casualidad, Leteo era una divinidad nacida de Éride o también conocida como la Discordia y hermana de Hipno (Sueño) y Thanatos (Muerte), tres atributos que parecen definir perfectamente nuestra sociedad.

La transición española, tras el golpe de Estado del 23-F, se convirtió en una realidad política dominada por una hegemonía cultural y ontológica de la izquierda. Ésta campó a sus anchas ante una más que acomplejada derecha (no dejaremos de repetir que la derecha es la hermana tonta y anonadada de la izquierda, pero hermanas al fin). La primera fijación de la izquierda fue convencernos de que habían ganado la Guerra Civil en 1939, o al menos, la acabarían tarde o temprano en el imaginario colectivo. Y en eso estamos. Esto sólo ha sido posible bautizándonos en las aguas de Leteo. De ahí que a la orgía contracultural se hayan sumado las hermanas Discordia, Somnolencia y Muerte. Y esto define perfectamente el proyecto de esta izquierda revolucionaria: una sociedad enfrentada encarnizadamente, desmemorizada y agonizante.

Pero no podemos caer en la desesperanza. La mitología griega nos muestra otro cauce de aguas milagrosas: el río Mnemósine, también en el Hades, cuyas aguas permitían recordar todo lo que el Leteo había borrado de la memoria. Según el mismo relato mitológico, Mnemósine se remansó transformándose en Mnemosina, la madre de las musas que personifica la memoria. Y ella nos devuelve a la vida arrebatada por el olvido de Leteo. No sé si estas descripciones ayudan al lector a entender la metáfora, pero hay que convencerse que, sin verdadera memoria de nuestro pasado, perdemos parte de la vida que nos transmite. Configurar una pérfida Ley de memoria histórica, consistente en eliminar todo lo que nos evoque el pasado, es una perversión contra la vida de un pueblo y la subsistencia de su psiqué colectiva; a la par de que la condición para la pérdida de la armonía necesaria para conseguir el bien común.

Cuenta Hesíodo, en su Teogonía, que los hombres pueden formular palabras de verdadera autoridad y verdad sobre otros hombres, en la medida que ese don lo han recibido de Mnemósine. O, en Román paladino, el asentarse en el pasado y el recuerdo de lo que hicieron nuestros mayores, nos otorga la autoridad para orientar a las futuras generaciones; al igual que el padre conserva la memoria del linaje familiar. Y la izquierda quiere una sociedad en la que nadie tenga autoridad: ni el padre sobre el hijo, ni el maestro sobre el discípulo, ni el anciano sobre el joven. Sólo acepta la ejecución del autoritarismo del Estado sobre el despreciado individuo. Todo su discurso no es más que un falso relato que regala el oído de los muertos-vivientes que residen en el Hades llamado Estado. Veo la cara infantiloide y aburguesada de Pedro Sánchez, escucho su insufrible jerigonza políticamente correcta y gramaticalmente incorrecta, escudriño sus ojos alelados y no crean que veo un triste pelagatos. Adivino detrás de esa máscara mal ajustada, el rostro que representa una sociedad nihilista, sin amor por el pasado, ni esperanza por el futuro. Sólo odio por el presente que le atrapa.

Ante ello, sólo me cabe gritar ¡recordemos, recordemos, recordemos: nunca olvidemos! No permitamos que la Ley de (des)memoria histórica acabe con hálito de nuestra alma colectiva. Pertenecemos aún al mundo de los vivos, a la historia real, y no caeremos en su trampa de falacias envenenadas que sólo conducen a la muerte de los pueblos. Porque nuestros muertos están vivos y sus vivos ya están muertos en vida.

Los podemitas no nos van a callar
Liberal Enfurruñada okdiario 14 Noviembre 2018

El podemita Alejandro Sánchez Moreno, que incita al odio, amenaza y acosa a un redactor de OKDIARIO, forma parte de un grupo de extrema izquierda liderado por el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, dedicado a acosar, a difundir datos personales, y que incluso llegan a ofrecer dinero a quien descubra la identidad de tuiteros anónimos, según desveló el diario La Razón el pasado 3 de octubre en un artículo titulado ‘Así organiza la extrema izquierda su guerrilla tuitera’. También forman parte de ese grupo el responsable de redes sociales de Podemos, Mario Gálvez, el periodista del equipo de comunicación de Facua, Juan Miguel Garrido, el responsable de la cuenta de Izquierda Unida en Twitter, Miky de la Cueva y los usuarios de varias cuentas anónimas de extrema izquierda muy populares, como Protestona, Asilvestra0, Doña Merkel, etc. Sus conversaciones fueron filtradas a la red del pajarito azul que las bautizó como #FacuoGate.

Tal y como funciona esta red de acoso de podemitas liderada por Rubén Sánchez, actuó el candidato de Unidos Podemos a la Junta de Andalucía por Sevilla y profesor de instituto de secundaria, Alejandro Sánchez Moreno, contra el redactor de OKDIARIO Alejandro Entrambasaguas, quien había publicado, junto a Teresa Gómez, la exclusiva sobre el fraude fiscal de Dani Mateo. El podemita animó a sus más de 30.000 seguidores de Twitter a que averigüen y difundan su domicilio, para así poder ir a insultarle a la puerta de su casa, porque no le había gustado que el periodista había dado la noticia de que el actor Dani Mateo, el ‘cómico’ que se sonó los mocos con la bandera de España, oculta dos viviendas en una sociedad patrimonial para pagar menos impuestos. El motivo de su enfado era que el redactor de OKDIARIO había publicado una fotografía de Dani Mateo en la puerta de un bar que se encuentra en la misma calle de su vivienda.

La falta de respeto y la inquina que muestran los podemitas de este grupo de acoso liderado por Rubén Sánchez contra todos los medios de comunicación que son críticos con Podemos, pero especialmente contra OKDIARIO, resulta obsesiva. Los insultos a nuestro director, Eduardo Inda, el periodista que más casos de corrupción que afectan a todos los partidos del arco parlamentario y a todas las instituciones de España, son constantes y desmedidos. Algunos de ellos han llegado a crear una web que parodia e insulta constantemente a nuestro medio en todas las redes sociales, página en la que se lucran con anuncios publicitarios. Imitando al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se dirigen a nosotros continuamente por el apelativo de OkCloacas. Y a mí personalmente han llegado a denunciarme en los juzgados por una broma que le gasté a Alejandro Sánchez Moreno, con el único objetivo de averiguar mi identidad, denuncia que, por supuesto, el juzgado desestimó inmediatamente.

El modelo de acoso de estas redes de extrema izquierda antisistema lo han copiado del aplicado en Venezuela. Intentan aquí, como hicieron allí, amedrentar a los medios de comunicación independientes para intentar así que no se publique ninguna noticia que perjudique a Podemos, como allí han conseguido que no se difunda la corrupción y los crímenes del chavismo. Cuando la extrema izquierda ocupa el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial, como ya hicieron en Venezuela y han empezado a hacer aquí, tan solo el llamado cuarto poder que representa la prensa libre puede significar un freno para ellos y una última defensa para la democracia. Nosotros no nos vamos a dejar avasallar, sobre todo contando con el respaldo y el apoyo de todos vosotros.

El que no tenía “nada que ver”
OKDIARIO 14 Noviembre 2018

Las medias verdades suelen constituir las peores mentiras. El actual portavoz del Partido Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, dijo hace algo más de un mes que “al poco tiempo de llegar a la dirección de la Policía me encontré con Villarejo, me saludó, y esa ha sido la única relación que he tenido con él”. La exclusiva de OKDIARIO demuestra que hubo algún encuentro más. Muchos más, de hecho. Tantos como para que Cosidó, entonces director general la Policía y número tres en el escalafón de Interior, pudiera coordinar desde su despacho la operación con la que la cúpula ministerial pretendía recuperar los documentos en poder de Luis Bárcenas y que comprometían a Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Javier Arenas. Curioso el hábito que tenían en Interior entonces: en vez de denunciar las prácticas ilícitas, ejecutaban un plan sin control judicial que no hacía más que fomentarlas.

Para el desarrollo de aquella operación, el contacto entre Cosidó y Villarejo tuvo que ser constante por pura necesidad, ya que fue el comisario quien captó como topo a Sergio Ríos Esgueva, el hombre que trabajaba como chófer de la familia Bárcenas. Un dispositivo sin la más mínima base legal en la que se usaron 48.000 euros procedentes de los fondos reservados —destinados en teoría a luchar contra el narcotráfico y el terrorismo— así como un enchufe en el Cuerpo Nacional de Policía con el objetivo de sobornar al conductor y así tratar de garantizar la impunidad de unos pocos con los recursos de todos los españoles. Estos hechos descubiertos gracias al trabajo de la Fiscalía Anticorrupción y de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) pueden conllevar delitos de malversación, prevaricación, cohecho y, quizá, cohecho impropio. Todos ellos tipificados en el Código Penal —artículos 420, 404, y del 419 al 427 respectivamente— y con posibles penas de cárcel. Ante estas evidencias, Ignacio Cosidó no tendrá más remedio que articular palabra.

Resulta llamativo que la locuacidad que mostró a principios del mes de octubre para desmarcarse de Villarejo se haya convertido ahora en un regio mutismo cuando este periódico ha tratado de ponerse en contacto con él. No obstante, y para no tener “nada que ver” ni con Villarejo ni con el uso irregular de los fondos reservados, ha sido identificado por al menos tres de los responsables de la operación como la persona que daba las órdenes. Cosidó era entonces el hombre más importante de Interior tras el ministro Jorge Fernández Díaz y el secretario de Estado Francisco Martínez Vázquez. La justicia tendrá que investigar hasta las últimas consecuencias, por más que ello signifique contar con la declaración de todos ellos. Mientras tanto, Ignacio Cosidó tiene una charla pendiente con el presidente del Partido Popular, el intachable Pablo Casado. Ahí, el silencio y las evasivas le valdrán de poco. Muy convincente tendrá que ser para que no se le ponga cara de Rafael Vera.

Inmigración
Sánchez admite una presión migratoria “imprevista” y destina 5 millones para traductores
Luz Sela okdiario 14 Noviembre 2018

El Gobierno de Pedro Sánchez ha sacado a licitación pública la ‘contratación del servicio de interpretación de declaraciones orales y traducciones escritas en lenguas distintas del idioma castellano, tanto de forma directa como inversa, en el marco de las actuaciones policiales en el ámbito nacional’. El valor estimado del contrato asciende a 4.923.150 euros, para los próximos dos años.

En la memoria justificativa para esa contratación, el Ejecutivo explica que “la privilegiada situación geográfica del territorio español, así como las expectativas de bienestar que se dan en nuestro país, han motivado en los últimos años, un incremento exponencial de personas extranjeras que llegan a él, lo que ha provocado que la presión migratoria soportada haya sobrepasado cualquier previsión”.

El Ejecutivo continúa argumentando que “si bien la gran mayoría de los ciudadanos extranjeros que llegan a nuestro país lo hacen con la intención de buscar un trabajo y establecerse legalmente en el territorio, también llegan personas que toman parte en diferentes actividades delincuenciales o cuya entrada simplemente se produce de forma irregular, sin respetar la legislación vigente”. “Por otra parte, otro grupo de personas, en calidad de víctimas, denunciantes o testigos, se ven involucradas involuntariamente en diferentes gestiones ante los servicios policiales”, detalla la memoria.

Debido a esta situación, admite el Gobierno, “la demanda de servicios de interpretación de idiomas extranjeros para la realización de los acometidos que tiene encomendados la Dirección General de la Policía, tales como tramitación de expedientes de expulsión, instrucción de diligencias, traducción de documentos y otros soportes informáticos, se ha multiplicado en los últimos años”. Este incremento, prosigue, “ha provocado que los servicios de interpretación prestados directamente por el personal laboral adscrito a la Dirección General de la Policía resulten insuficientes“, con lo que “resulta necesario acudir a la contratación con empresas externas”.

1,5 millones más
En septiembre del año pasado, el Gobierno de Mariano Rajoy sacó a licitación la contratación del servicio de traductores para la Policía con un coste estimado significativamente inferior, 3.412.912,96 euros. Es decir, un millón y medio menos que el ahora publicado.

Sin embargo, con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, la adjudicación quedó interrumpida. Desde la Secretaría de Estado de Seguridad se argumentó que las dos empresas que competían para hacerse con el contrato no acreditaban “suficientemente la adscripción de medios personales”, establecidos en el pliego de condiciones, y el concurso se declaró desierto.

En la memoria justificativa del contrato, el Ejecutivo justifica ahora que, en la intención de “dar un servicio de máxima calidad” se revisaron los pliegos de bases y se exigieron nuevos requisitos “con el compromiso de adscripción al contrato de un número de intérpretes, según el idioma solicitado, con una serie de exigencias tanto de titulación como de experiencia”. Las empresas licitadoras, se explica, no pudieron acreditar ese compromiso. El Gobierno alega que, por todo ello, resulta ahora “imprescindible” poner de nuevo en marcha el expediente de contratación.

Los socialistas defienden la subida del importe del contrato respecto a los últimos, del PP, “como uno de los elementos imprescindibles para conseguir un aumento de la calidad de la prestación del servicio y evitar las quejas y sugerencias que puntualmente han sido presentadas anteriormente por distintos organismos”.

Récord de inmigración
Según los últimos datos publicados por el ministerio de Interior, casi 50.000 personas llegaron a España entre el 1 de enero y el 15 de octubre por vía marítima y terrestre, frente a las 19.134 que lo hicieron en el mismo periodo del año pasado. Es decir, un 154% más.

La mayoría de los migrantes han llegado en patera, 43.467, una cifra que dista de la del año pasado, cuando arribaron 14.195, lo que supone un incremento del 206%. El número total de embarcaciones con inmigrantes que han llegado a España entre enero y mediados de octubre ha sido de 1.636 frente a las 851 del año anterior.

Con estos datos queda reflejado que el número de inmigrantes sigue en aumento y deja atrás la cifra alcanzada en 2006, año de la denominada crisis de los cayucos, cuando entraron sólo por Canarias casi 32.000 personas.

En cuanto a los inmigrantes que han llegado por tierra en este periodo han sido 5.202 inmigrantes, los que han entrado a través de las vallas fronterizas con Marruecos de Ceuta (1.633) y Melilla (3.569). El año pasado, en el mismo periodo, llegaron a la península a través de Ceuta 1.811, mientras que por Melilla fueron 3.128.

Centros desbordados
Recientemente, el Gobierno admitió que los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta y Melilla están desbordados.

En una respuesta por escrito a una pregunta en el Congreso, el Ejecutivo de Pedro Sánchez explica que la ocupación en Ceuta, a fecha 27 de agosto, era de 1.057 personas, lo que representa un 206% de su capacidad. En el caso de Melilla, era de 1.192 personas, es decir, un 152% de su capacidad.

La Fundación del Valle enviará a los diputados el bestseller prohibido por Sánchez que desmonta el guerracivilismo
Carlos Cuesta okdiario 14 Noviembre 2018

La Fundación del Valle de los Caídos no se rinde tras la prohibición en la librería oficial del Valle del bestseller que desmonta el guerracivilismo de Pedro Sánchez. Si el libro acaba de ser prohibido en esta librería por orden de Patrimonio, la Fundación se prepara ya para comprar libros y enviarlos a cada diputado español para que conozcan el contenido del libro Los presos del Valle de los Caídos de Alberto Bárcena.

La editorial del libro señala que “frente a la leyenda negra del Valle de los Caídos”, el libro de Bárcena “narra cómo fue la vida de los presos. El autor apoya sus afirmaciones en los documentos del Archivo del Palacio Real de Madrid, que conserva los expedientes de la construcción del Valle de los Caídos”.

La tesis del libro se basa en que “en el Valle de los Caídos no hubo trabajos forzados, ni Cuelgamuros fue un campo de concentración. Los presos del Valle solicitaron ir allí por las ventajas que representaba para ellos: la redención de penas por el trabajo; el salario igual al de los obreros libres que también trabajaron allí y con las mismas condiciones laborales presos y libres; y, sobre todo, la instalación de sus familias junto a ellos, cuando lo solicitaron, en cuatro poblados que se construyeron dentro del Valle con su escuela, hospital, economato e iglesia”.

Pero la historia del libro se ha convertido ya en todo un culebrón. Y es que Pedro Sánchez ha empezado a aplicar la censura en las instalaciones donde se encuentra la tumba del dictador. Y una de las víctimas de su prohibición de libros ha sido, de hecho, el libro del historiador Alberto Bárcena.

El libro se ha convertido ya en un superventas con cinco ediciones que se puede adquirir en cualquier gran tienda como El Corte Inglés, o por cualquier gran distribuidor de Internet como Amazon. Pero donde nadie la podrá adquirir es en la tienda oficial del Valle de los Caídos, porque ha sido censurada. Y lo ha sido porque la versión que cuenta no se parece en nada a la del Gobierno.

La tienda oficial del Valle está gestionada por concesión pública. La concesionaria es Palacios y Museos, una empresa que se define en su propia página web de la siguiente manera: “Palacios y Museos es la empresa líder en España especializada en la gestión integral de tiendas en museos y otras instituciones culturales”. Y añade “nuestros principales objetivos son el desarrollo de la actividad comercial y la promoción del patrimonio cultural en espacios tales como museos, palacios, catedrales, monumentos y todo tipo de exposiciones, tanto permanentes como temporales”. Pero, por lo visto, no han considerado que “desarrolle la actividad comercial” un libro que se vende en todas partes a toda velocidad. Eso sí, cuenta una versión del Valle de los Caídos opuesta a la del Gobierno de Pedro Sánchez.

Pero lo cierto es que Palacios y Museos, precisamente por esos argumentos, no es el responsable de la censura. Y es que de quien depende en esta concesión -y por lo tanto para continuar con el negocio en el Valle de los Caídos- es de Patrimonio del Estado, organismo público que ya ha hecho acto de presencia en el Valle para favorecer la exhumación de Franco. Y lo ha hecho sin permiso de la Abadía y sin esperar a que hubiera acuerdo con la familia del dictador.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Falta unidad en la defensa de la unidad de España
EDITORIAL Libertad Digital 14 Noviembre 2018

La reunión de formaciones constitucionalistas, prevista para este miércoles y auspiciada por Pablo Casado como una primera toma de contacto para hacer un frente común en defensa de nuestro Estado de Derecho frente al persistente desafío separatista catalán, así como para elaborar una agenda común en materia económica o educativa, parece ya condenada a un sonoro fracaso. Para empezar, algunos de los partidos convocados, como Coalición Canaria o el Partido Aragonés, ya han declinado la invitación alegando que "no tienen nada que demostrar" o rechazando "una competición para ver quien es más constitucionalista". Ciudadanos, por su parte, aunque estará presente, no estará representado por su líder nacional, Albert Rivera, sino por el vicepresidente primero del Congreso, Ignacio Prendes.

La verdad es que no se puede reprochar a Albert Rivera su apenas disimulado desprecio por esta reunión, un día después de que el PP de Casado se repartiera con PSOE y con Podemos el nombramiento de los miembros del Consejo General del Poder Judicial, burla a la separación de poderes que constituye en sí misma una burla a nuestro Estado de Derecho. Con todo, el desencuentro de ambas formaciones constitucionalistas no deja de ser una pésima noticia, más aun cuando el PSOE ha dado este mismo martes una nueva muestra de complicidad con los separatistas al votar con ellos contra una proposición del PP, respaldada por Ciudadanos, con la que se pretendía garantizar el respeto a los símbolos nacionales y la neutralidad de las instituciones y el espacio público.

Lo cierto es que, ante el histórico y gravísimo desafío a la nación y a la Constitución españolas que seguimos padeciendo, agravado decisivamente por un presidente de gobierno dispuesto a pactar lo que sea y con quien sea con tal de gobernar con los peores resultados electorales de la historia de su partido, todo esfuerzo por lograr la máxima unidad entre PP y Ciudadanos es poca. Es más: esa unidad, que debería a aspirar, incluso, a alguna clase de colaboración o acuerdo de cara a las próximas elecciones generales, tendría que ser también extensible, tras los comicios, a toda formación constitucionalista que, sin abogar por concesiones a los separatistas, sea firme defensora de la unidad de España y obtenga representación parlamentaria.

Si, en este sentido, resulta deplorable el acercamiento del PSOE a las formaciones golpistas catalanas –véase también el nuevo ofrecimiento de Sánchez a Torra para negociar juntos un nuevo "estatut"- no menos suicida resulta el "cordón sanitario" que algunos quieren imponer contra una formación liberal-conservadora como VOX, a la que muy distintos sondeos insisten en otorgar representación parlamentaria en las próximas elecciones.

Lo que parece evidente es que sin una mayor unidad de los partidos políticos en defensa de la Constitución -defensa que puede contemplar una reforma de la misma que, para variar, no trate de contentar a los nacionalistas-, no será posible preservar o, mejor dicho, restablecer la ya en tantos aspectos quebrada unida de España, entendida como nación y como Estado de Derecho.

La cuña
El PP ha sacado al ponente del juicio del «procés» de su sitio justo cuando el Gobierno trata de minimizar el delito
Ignacio Camacho ABC 14 Noviembre 2018

Bien está: vamos a aceptar como mal menor el bochorno del Poder Judicial. Concedamos, en un despliegue de generosidad intelectual, que ese oscuro trapicheo bipartidista pueda ser el trasunto de la soberanía popular de la que emana la Justicia. Demos por no oído, con sordera cortés, el chirrido de las puertas giratorias entre la política y la judicatura. Confiemos, que es mucho confiar, en la independencia sobrevenida de senadores y diputados que han concurrido a las elecciones bajo unas siglas. Dispensemos incluso la escandalosa falta de respeto a la formalidad democrática que supone anunciar el nombre del presidente del CGJP antes de que se constituya el órgano que debe elegirlo...

-Eh, oiga, no. Por ahí no se puede pasar. Es una obscenidad inaceptable.
-Vale, de acuerdo. Pongamos entonces que nos resignamos. Y olvidemos, para no caer en la melancolía, aquella promesa de «cambio revolucionario» en el sistema que Sánchez hizo en la investidura fallida de 2016…

-Es que entonces, como diría Carmen Calvo, no era jefe del Gobierno.
-Por eso. Pero aun así, hay algo que no cuadra en el tejemaneje. Y es qué diablos gana el PP quedándose en minoría en ese sórdido trueque.

-Escoger la presidencia del Supremo. ¿Le parece poco?
-Pues depende. En principio parece una compensación apreciable. Sin embargo, ese mismo tribunal debe renovar en los próximos años el 45% de sus miembros. Carece de lógica que el partido más fuerte del Congreso renuncie a la mayoría que decide los nombramientos. Además de tragarse la inclusión del juez, por llamarlo de alguna manera, que redactó en la sentencia Gürtel la frase sobre Rajoy que detonó la moción de censura. Por no hablar de la nueva configuración que la salida por elevación de Manuel Marchena deja en la Sala que juzgará la insurrección catalana.

-Pues el exministro Catalá le dijo ayer a Herrera que ese juicio no está en riesgo. Que Marchena, aunque deje de ser ponente, ejercerá su auctoritas y que en cualquier caso los componentes de esa Sala mantienen una firme unidad de criterio.

-Es que las cosas han cambiado. Para empezar, la magistrada que sustituye al nuevo presidente es de Jueces para la Democracia, asociación que se ha declarado a favor de considerar el golpe como sedición. Y el Gobierno ha obligado a la Abogacía del Estado a pronunciarse en el mismo sentido… O sea, que la atmósfera es distinta. Y que el poder ejecutivo, y la mayoría del legislativo, que es el que elige al Consejo, son proclives a suavizar la consideración del delito. Hay una sospechosa cuña de estrategia política que el Gabinete ha introducido como un calzo en el juicio…

-Y entonces… ¿en virtud de qué bien jurídico tendríamos que minimizar toda esa vergüenza de la que hablábamos al principio?

Cien años de nacionalismo tribal
Josep Maria Cortés cronicaglobal 14 Noviembre 2018

El nacionalismo catalán es una forma de tribalización. Buena parte de una generación se ha visto empujada a perder los mejores años de su vida en los escuadrones de Saló, defensores de fem república (ANC, Òmnium, CDR, entre otras organizaciones civiles), a imagen de aquella miserable república social italiana dirigida por la Wehrmacht junto al griterío del Duce. La Europa autoritaria quiso montar en Italia una especie de Círculo de Jena, al que Goethe (un siglo antes) había reunido a la cultura alemana, junto a la ciudad de Weimar, capital del ducado de Sajonia y de la república entera. Y esta misma Europa autoritaria, ahora en manos de políticos como Salvini, Orban y compañía, apuesta por la segregación catalana con una capital, Barcelona, convertida en la Stalingrado nacionalista, doliente y defensora de letanías nación-pueblo. Nada les produciría más satisfacción a las asilvestradas falanges del Este y de la Italia tedesca que instalar aquí el germen destructor de la UE, después de que Milán, sede de la Lombardía, no haya aceptado someterse totalmente al yugo de la Lega Norte.

Los nativistas quieren recuperar la Barcelona de les tombes flamajants. Pero se olvidan de que aquí hay memoria, como se repite en la ópera Los Hugonotes, interpretada numerosas veces en el Liceu y en la Scala, donde el proscenio se traslada a la Francia de Enrique de Navarra, en el momento en que el rey renuncia al luteranismo, con aquello tan sobado de “París bien vale una misa”. Pues, lo dijera o no (el historiador Guillermo Fatás lo niega rotundamente), así pensamos muchos: la Constitución del 78 bien vale muchas misas. Y Barcelona por supuesto que las vale. Solo hace falta la convicción necesaria para desalojar dialécticamente a la turba indepe, que campa por nuestras calles al ritmo simbólico del Ein feste Burg, aquel himno de Lutero tan vistoso, en la obertura de la citada pieza lírica de cinco actos.

Encerrase es una forma de marginar a tu pueblo en el momento crucial en el que la Europa franco-germánica glosa la potencia del continente, como lo hizo el pasado fin de semana en París, en la celebración de los cien años del Armisticio y el Tratado de Versalles. El nacional-populismo no está ni se le espera en la apuesta de futuro, mal que le pese al propio Donald Trump, el gran ogro melancólico, de la América cóncava, doblada sobre sí misma. Encerrarse de nuevo es lo que ha hecho Artur Mas esta semana, pero su intento de apoderarse de la Crida de Puigdemont suena a la última campana del boxeador golpeado; especialmente ahora, después de la condena del Tribunal de Cuentas por el referéndum de cartón-piedra del 9N.

Y del mismo encierro participa el asalto de Puigdemont a ERC para ir juntos a las europeas?; caen ambos en saco roto, se precipitan desde la alta torre, rasgando con las uñas la piedra resbaladiza. De momento, el PDeCAT se rearma con una bajada de planteamientos espectacular. Las corrientes hegemónicas dentro del nacionalismo apuestan ya por el llamado factor Recoder, tal como lo definen quienes propugnan al exconseller y exalcalde de Sant Cugat Lluís Recoder, como nuevo líder para rearmar al partido heredero de Convergència. La idea de un PDeCAT rehabilitado para la política es el camino para incidir, junto a ERC y PNV, en la gobernabilidad de España. Suena todo a campanillas de Navidad, a hueco. Pero es eso o nada, porque no hay camino para el soberanismo fuera de la Constitución y de la Ley. Empieza a verse la luz al final del túnel: independentismo capota ante una mayoría constitucionalista, que lentamente recobra el resuello, después de un lustro negro de desconsuelo y frustración.

En el mercado de la política, los mensajes se utilizan como si fueran recursos naturales: nadie piensa en reemplazarlos. Este es el drama nacionalista; no renueva su discurso, solo lo sustituye por hojas de ruta y pantallazos, como si la gestión del tiempo fuera su único programa. En los interregnos, la intelectualidad indepe busca su mejor doctrina: individualizar los rasgos específicos del pueblo que vive sobre el suelo sagrado de la etnia. Polonia, Hungría, Austria y la República Checa están en ello y, si su sentimiento de pertenencia atraviesa nuestras fronteras, el genocidio nazi solo habrá sido el prólogo de un horror planetario.

La nación aísla: nadie podría pensar que el Sturm und Drang de los románticos alemanes acabaría en campo de concentración. La Cataluña del pogromo contra el disidente está más cerca de lo que pensamos; aunque, ahora mismo, los dirigentes nacionalistas aparenten estar lejos de una conducta tribal, su discurso de liberación conjuga la peligrosa metralla de la exclusión.

Los cachorros de la CUP pintan de amarillo la casa de Llarena en Sant Cugat
El grupo de violentos presume en las redes sociales de su último ataque contra el magistrado del Supremo
Esmeralda Ruiz Libertad Digital 14 Noviembre 2018

Ocho meses después del último ataque de Arran a la casa en la Cerdaña del magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, los también denominados cachorros de la CUP han vuelto a atacar esta madrugada otra de sus viviendas, en este caso en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) pintándola de amarillo.

Los radicales grabaron el momento que han subido incluso a las redes sociales donde se pueden ver a dos encapuchados lanzando contra el portal de la vivienda del magistrado del supremo hasta dos cubos de pintura amarilla que han acabado rociando también por el suelo y en el interfono del bloque de pisos.

En este video, la organización juvenil de la CUP intenta justificar este nuevo ataque señalando a Llarena "como el máximo símbolo de la represión al independentismo".

"Hemos vuelto a señalar que Llarena y el sistema que le apoya son los responsables de cada presos político, de cada juicio que gana la banca, de cada sentencia que tolera violaciones, de cada desahucio". Esto es lo que se podía leer en otra serie de mensajes que ha movido el grupo violento Arran en las redes sociales donde también han amenazado con que lo siguiente será "romper la baraja de jueces, políticos y reyes que viven a costa de nuestra miseria".


 


Recortes de Prensa   Página Inicial