AGLI Recortes de Prensa   Domingo 25  Noviembre 2018

La alternativa
FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ El Mundo 25 Noviembre 2018

Meterse a profeta es hacer oposiciones a un planchazo, pero las circunstancias lo exigen. Estamos al borde del abismo y a punto de dar un paso al frente. Al Frente Popular, para ser exactos... Ya lo tenemos aquí, pero es de hoja caduca. Lo grave será si se repite. Parece difícil, pero del sufragio universal cabe esperar cualquier dislate. Lo de Andalucía es un test. Allí se escenifica al milímetro la contumaz esgrima de las dos Españas. A un lado, el contubernio entre los ultras de Sánchez, maquillados por Susana Díaz, y los de Stalin.

Al otro, la posibilidad de que Rivera, Casado y Abascal sumen los votos necesarios para gobernar o, por lo menos, para sembrar la buena hierba del centro derecha. Los dos primeros, digan lo que digan, tienen el deber de entenderse con el líder del partido que hoy por hoy se empeñan en ignorar. Un acuerdo entre los tres a posteriori del escrutinio -a priori no parece probable ni sería aconsejable- es la única alternativa posible al frentepopulismo que de no producirse ese pacto se nos vendría encima.

Vox -ése es mi vaticinio- va a conseguir muchos más votos de los que las encuestas, los politólogos y el wishful thinking de sus casi correligionarios, mal que les pese, les auguran. Su arreón en las elecciones andaluzas y, sobre todo, en las del mes de mayo va a ser arrollador. Ya iba siendo hora. Por fin tendrá amplia presencia en nuestros hemiciclos un partido similar a los que en toda Europa han puesto patas arriba cuanto la agonizante Unión Europea representa.

En los últimos días he hablado con gente de peso en el PP y en Ciudadanos. Aún están ciegos, pero el próximo domingo recobrarán la vista. Insisten en frenar a Vox con la estrategia del avestruz. Lo hacen no por inquina, sino por estar convencidos de que les arrebatará votos. Yo no lo creo. A Ciudadanos, que todavía es un partido de tinte socialdemócrata, no le quitarán ni uno. Al PP, sí, reclutados entre los que Rajoy y Montoro pusieron en fuga, pero no habrá sangría, sino goteo. Vox cosechará, mayormente, los votos de quienes, asqueados por la insensatez de la corrección política y por la ramplonería, las triquiñuelas y el latrocinio de los políticos, habían decidido no acudir a las urnas. Vox no hurta sufragios ni al centro ni a la derecha. Al contrario: los rescata y los suma. Considérenlo los andaluces y obren en consecuencia. Yo, que podría votar a cualquiera de los tres, no tengo derecho al voto.

La UE destapa el engaño de Sánchez: mantendrá el artículo sobre Gibraltar que beneficia a Reino Unido
Carlos Cuesta okdiario 25 Noviembre 2018

Pedro Sánchez renunció a reclamar la cosoberanía de Gibraltar donde debió hacerlo: en el acuerdo del Brexit, tal y como adelantó OKDIARIO. Y ahora el presidente del Gobierno pretende engañar a la población afirmando que un pacto sin validez imperativa para Reino Unido es la solución. Las comunicaciones mantenidas entre la UE y el representante británico ante la Unión, Tim Barrow, han rechazado la reforma del artículo 184, el que recoge el planteamiento sobre la soberanía de Gibraltar. Y no lo harán, porque pasada ya la negociación del acuerdo, ninguna de las partes quiere arriesgarse por un asunto que Sánchez pudo exigir en el momento de la negociación. De hecho, el presidente español podría haberlo hecho porque hace un año el Gobierno del PP logró el derecho de veto.

Sánchez asegura, sin embargo, que él ha conseguido las garantías para que no sea así. Y afirma que cuenta con una triple garantía: una declaración conjunta del Consejo Europeo y la Comisión Europea que asegura que el artículo 184 no es aplicable al ámbito de la definición territorial; un supuesto pacto con Reino Unido para mantener la versión de que el citado artículo no afecta a Gibraltar –cosa que ha negado directamente la primera ministra May y ante lo que no ha habido más comunicado por parte de Moncloa-; y un supuesto apoyo moral del Consejo Europeo y la Comisión Europea, que según Sánchez, respaldan a España en este asunto.

Sin validez jurídica
El problema de todo ello, sin embargo, es que nada tiene validez jurídica frente a la fuerza del acuerdo del Brexit, que sí reviste el carácter imperativo de un tratado internacional. Por lo tanto, diga lo que diga Sánchez, lo cierto es que nada de todo ello puede tumbar el artículo 184. O, dice de otra manera, nada va a permitir que España vuelva a disponer de la fuerza de presión a Reino Unido de la que ha dispuesto en el que momento en el que podría haber exigido un cambio en la soberanía o el bloqueo de sus acuerdos comerciales con la UE.

La UE, así se lo ha confirmado ya a Reino Unido, ante quien ha confirmado que no piensa alterar el artículo 184 por este asunto y que, por lo tanto, firmará el acuerdo tal cual estaba ya redactado en estos momentos. El resultado de las negociaciones, por lo tanto, es un completo fracaso histórico para España.

Y es que se ha esfumado la posibilidad de reformar el acuerdo de retirada que es lo que tiene valor de tratado internacional. Lo anunciado por Sánchez, de hecho, tan sólo tiene valor de declaración política interpretativa de la conducta futura. Pero es que en esa conducta, España tendrá que negociar sin la presión de poder bloquear a Reino Unido en la UE. A partir de ahora tendrá que hacerlo en solitario.

El Gobierno de España, en definitiva, ha capitulado de su responsabilidad de defender la soberanía de España en el Peñón y, lo más grave es que, además, ha renunciado al acuerdo unánime de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, alcanzado en marzo por el Gobierno del Partido Popular, por el cual ya estaba asumido por el Reino Unido que nada se podía negociar sin el acuerdo de España, y que había un derecho de veto de cualquier cambio en la relación de Gibraltar con la UE sin el acuerdo del Parlamento español.

Sánchez ha renunciado de este modo, al punto 24 del Consejo de abril del 2017, donde se señalaba que “una vez que el Reino Unido haya abandonado la unión ningún acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin acuerdo entre el reino de España y el Reino Unido.” Al no haber incorporado este mandato aprobado por los 27, diga lo que diga Sánchez, España acaba de firmar una cesión histórica.

Andalucía: un puzzle político inédito, incierto y fragmentado
EDITORIAL El Mundo 25 Noviembre 2018

Si los pronósticos no yerran, el mapa resultante de las elecciones andaluzas arrojará un panorama extraordinariamente complicado para facilitar la gobernabilidad, lo que puede abocar a un largo periodo de interregno hasta la investidura. La encuesta de Sigma Dos que hoy publica EL MUNDO refleja que, al día siguiente del 2-D, Andalucía amanecerá con un puzzle político inédito, incierto y fragmentado. Inédito por la eclosión de Vox, un partido hasta ahora marginal y cuyo ascenso tiene visos de trasladarse al conjunto de la política nacional. Incierto porque el Partido Socialista tendría en su mano la reelección de Susana Díaz como presidenta de la Junta, pero sin una mayoría estable de gobierno. Y, finalmente, fragmentado porque la tradicional polarización entre PSOE y PP puede dar paso definitivamente a una pluralidad parlamentaria que bascula desde el radicalismo de Adelante Andalucía hasta la derecha extrema de Vox.

Aunque se mantendría como primera fuerza política, la encuesta que publicamos certifica el lento pero incesante declive de los socialistas. Esta formación obtendría no más de 40 escaños, siete menos que en los anteriores comicios. Esto significa que, pese a la putrefacción de un régimen larvado a lo largo de cuatro décadas de clientelismo, Díaz podría continuar en San Telmo. Para ello, estaría obligada a pactar, bien a la izquierda con la lista de confluencia de Podemos e Izquierda Unida, bien a la derecha reeditando el pacto que ha mantenido con Ciudadanos a lo largo de los últimos tres años.

Por otro lado, el PP mantendría la hegemonía del centroderecha pero con pocos escaños de ventaja sobre Ciudadanos, que duplicaría su presencia en el Parlamento andaluz. La irrupción de Vox, espoleado por el discurso migratorio y territorial, con hasta cuatro escaños condicionaría cualquier alternativa de gobierno a la suma de PSOE y Adelante Andalucía, aunque la distribución de escaños en ocho circunscripciones puede modificar sustancialmente el resultado por un puñado de votos. Si el PP evita el sorpasso de Cs será un alivio para Pablo Casado. En cambio, si no lo logra, y además Díaz sigue al frente de la Junta, agudizará la crisis de un partido que ya se ha visto muy mermado en otras comunidades con peso demográfico como Cataluña.

El triple fracaso.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 25 Noviembre 2018

PEDRO SÁNCHEZ PIERDE EL ÓRDAGO Y CEDE ANTE LA UE ACEPTANDO ESTIPULACIONES SIN VALOR JURÍDICO.

No sabemos cual ha sido el contenido de las conversaciones mantenidas entre el Gobierno de Pedro Sánchez con los representantes de la UE. Lo que sí sabemos es que las propuestas falaces de la “triple garantía” carecen de valor jurídico ya que no forman parte del Acuerdo principal de 185 artículos con sus anexos y protocolos. Se trata de una especie de ampliación al Acuerdo político, donde los socios de la UE se comprometen a que nunca firmarán un acuerdo con Reino Unido que incluya al Peñón en su ámbito territorial y que España siempre tendrá la última palabra en lo relativo a la relación UE y Gibraltar. Igualmente, la UE hace una interpretación del artículo 184 del Acuerdo por el que “ese artículo no prejuzga el ámbito territorial de los acuerdos futuros con Londres y, por tanto, no se da por incorporado Gibraltar a esos posibles acuerdos”. Sobre este particular el Gobierno del Reino Unido ha emitido al parecer una nota aceptando esa interpretación.

He de admitir que esa información no la he podido contrastar con los documentos que se dice que se van a incluir, que son meras declaraciones del Consejo Europeo y de la Comisión Europea sobre el ámbito territorial de los futuros acuerdos. Y es que precisamente el Acuerdo del Brexit en el ámbito territorial recogido en el Artículo 4 incluye a Gibraltar y a otros territorios como parte integrante del Reino Unido y, por consiguiente, formando un todo dentro del Acuerdo. Decir Reino Unido incluye a estos satélites coloniales. Si se quería hacer excepciones y delimitar el ámbito territorial es precisamente en este Artículo 4 donde debería haberse incluido las aclaraciones y la excepcionalidad del caso de Gibraltar, única colonia con frontera terrestre con un Estado de la UE. El incluirlo en una declaración política carece de valor y es simplemente “papel mojado”.

Por otra parte, la inclusión del artículo 184 por parte del Reino Unido solo tenía el objetivo de blindar el ámbito territorial y no hacer excepciones de posibles conflictos donde la UE no fuera el único interlocutor de los futuros acuerdos. Se quería evitar a toda costa abrir la caja de Pandora de posibles conflictos con países, como precisamente ya sucede con el tema de la descolonización de Gibraltar y el contencioso con España. Así que lo de que el Reino Unido ha emitido “una nota” en la que dice aceptar la interpretación del Consejo de la UE sobre el articulo 184 no supone ninguna garantía de que aceptaría el que España tuviese voz y veto a futuros acuerdos respecto a la colonia de Gibraltar, sobre todo si en algún momento el Reino Unido decidiese otorgarle un estatus de nación como la de Irlanda del Norte y concederle representación en el Parlamento británico.

La rotundidad de la Primera Ministra Teresa May en sus declaraciones, muestra que el Reino Unido no está dispuesto a dialogar sobre la descolonización de Gibraltar ni de compartir o ceder la soberanía a España. Lo de Gibraltar siempre será territorio del Reino Unido no deja lugar a dudas. Así que en la lógica británica cualquier aspecto que afecte al Reino Unido es también aplicable al resto de sus territorios de ultramar y bases militares según lo relacionado en el Artículo 4 del Acuerdo de salida de la UE. Algo que ha sido aceptado por los negociadores de la UE sin excepciones al admitir la inclusión de la garantía exigida por el Reino Unido en el Artículo 184.

Todo lo demás es pura tramoya, buenas palabras y promesas que no se van a cumplir. Por ello, resulta decepcionante y humillante el que Pedro Sánchez haya aceptado esta propuesta sin haber tenido el valor de mantener su órdago de no firmar este Acuerdo que lesiona gravemente los intereses de España y sus aspiraciones de reunificación territorial. Con su presencia y firma del Acuerdo, Pedro Sánchez está cometiendo un acto de traición a España y a los españoles que además solo intenta tapar su absoluta negligencia a la hora de velar por los intereses de España y su absoluta incapacidad como estadista para mantener una posición de justa firmeza en un asunto en el que a España le asiste la razón.

La UE ha preferido mantener un Acuerdo que perjudica a un país miembro y ceder a las exigencias de quien ha decidido abandonarla de forma egoísta y pensando exclusivamente en sus intereses. Una felonía que no se puede lavar con buenas palabras de apoyo y falsas promesas. La UE ha preferido evitar el conflicto con quien se va amenazando hacerlo de malas maneras y a la gresca en plan "hooligan" si no se atiende a sus exigencias, que defender a un Estado miembro de un abuso de posición por parte de un país que mantiene una colonia en territorio europeo y se niega a dialogar para terminar con esa anacrónica y vergonzosa situación, a pesar de las resoluciones del ONU.

Lo peor es que Pedro Sánchez quiere vender a los españoles como un éxito de una “triple garantía” lo que no es sino un triple fracaso. El que ha dejado la situación clara ha sido el Ministro de la colonia Fabián Picardo al decir que los compromisos de la UE con España “son trozos de papel que no tendrán efectos legales” y cuando Teresa May dijo que “La posición del Reino Unido sobre la soberanía de Gibraltar no ha cambiado y no cambiará. Estoy orgullosa de que Gibraltar sea británico y siempre voy a estar al lado de Gibraltar”.

España no se merece un Gobierno que le miente siempre ni dirigentes que se acobardan a las primeras de cambio.

¡¡¡GOBIERNO OKUPA DIMISIÓN!!! ¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!
¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

La 'Mujer Araña' del régimen andaluz
FRANCISCO ROSELL El Mundo 25 Noviembre 2018

Solo, fané y descangayado, como en el tango de Gardel. Así es la lastimosa imagen que ha proyectado el Gobierno al cabo de una semana de horror en la que Pedro Sánchez ha buscado consuelo poniendo tierra de por medio. Disfrutó de una excursión diplomática en La Habana, acompañado de quien está dispuesta a desplazar a la Reina del trono de primera dama. Gustándose a sí mismo, ensalzó la dictadura de los Castro y se olvidó de las víctimas de su inmisericorde represión. Entre tanto, en consonancia con la tradicional política corsaria de Inglaterra con Gibraltar y aprovechando la incomparecencia del Gobierno, Theresa May se valía del remate de la negociación sobre el Brexit para dejar fuera de juego a España.

Nuestro Pedro sin Tierra, dispuesto a relativizar todo lo que tenga que ver con la soberanía nacional, ya había anticipado que Gibraltar no sería un problema. Así fue hasta que constató que la premier británica se valía de ese triunfo para cerrar las fisuras internas en torno al tratado sobre el Brexit. Ello insufló los titulares patrióticos de los tabloides de un Reino Unido dispuesto a trocearse, pero a no perder reminiscencias coloniales de su imperial ayer. Al final, al borde de la campana, salvó el K.O. Pero difícilmente pueden lavarle la cara unos añadidos al Acuerdo de difícil validez jurídica.

Previamente a su escapada cubana, había saltado por los aires su cambalache judicial con el PP, merced a la negativa del magistrado Marchena a dejarse trajinar para darle aire de respetabilidad al gatuperio, lo que le honra y prestigia a una Justicia en solfa, y sus socios de moción de censura le infligieron un manteo como al que a Sancho Panza hizo vomitar las entrañas.

Los secesionistas de ERC humillaron hasta la ofensa al ministro Borrell -bufido ensalivado o no, al margen- sin que nadie sacara de veras la cara por él para no agravar la precariedad gubernamental. Pocos gestos tan expresivos como los de su vecina de banco azul, la ministra Delgado, agarrándole del brazo. "Pepe, contente, que nos pierdes el Gobierno", debió manifestarle. Retrotrajo al debate de investidura de marzo de 2016 cuando Iglesias recordó al aspirante Sánchez el pasado de los GAL -"manchado de cal viva"- de González sin que el líder socialista fuera demasiado allá en la defensa del ex presidente, consciente de que lo necesitaba como compañero de viaje. Ahora los neocomunistas de Podemos dan por muerta la legislatura y se preparan para unas elecciones en ciernes.

Parece ponerse punto final al largo adiós de una corta legislatura pendiente de la batalla andaluza y de los pactos que puedan configurarse, teniendo en cuenta que su naturaleza puede hipotecar el mayo electoral. Sánchez habrá de deambular como un pato cojo hasta esa cita con las urnas, si es que no lo hornean y trinchan antes. Debe estar arrepentido de no haber forzado la máquina y haber convocado elecciones conjuntas con su enemiga íntima Susana Díaz. La presidenta andaluza afronta el próximo domingo un plebiscito que abre un baile que pondrá en danza comicios administrativos de ámbito local y autonómico, europeos y generales. Un proceso a prueba de resistencia como aquella a la que fueron sometidos los desesperados protagonistas del drama cinematográfico Danzad, danzad, malditos.

En este ciclo electoral con la puerta entreabierta, el PSOE parte con la ventaja de perfilarse como ganador de la cita meridional. La cuestión estriba en saber quién será esta vez la pareja. Díaz ya ha sido asistida en este menester por IU (hoy en coalición con Podemos, bajo la marca Adelante Andalucía) como socio de Gobierno (bienio 2013-2015) y por Ciudadanos como aliado parlamentario (trienio 2015-18).

Durante su quinquenio presidencial tras reemplazar a su Pigmalión Griñán, hoy en el banquillo con Chaves, ha jugado con picardía con ambos pretendientes. Comparable a la de aquel dux al que los francos, al emprender la cuarta Cruzada en 1202, recabaron ayuda para el traslado de sus ejércitos a Palestina "para vengar la ofensa a Jesucristo con naves y cuanto sea necesario para cruzar los mares". El dux, ciego y de 90 años, accedió a cambio de que, camino de Tierra Santa, ayudarán a los venecianos a sofocar una revuelta en la costa de Dalmacia. Cumplido el objetivo, les emplazó a desviarse a Constantinopla y, a base de darle largas, la Cruzada no alcanzó jamás Tierra Santa.

Con diferentes ardides, tanto IU como Cs comprobaron como Díaz incumplía sus compromisos. Si bajo el cobijo de IU el PSOE hizo el relevo generacional (que no la regeneracional) de los dinosaurios a los bebesaurios del régimen, sustentando incólume su estructura clientelar, los afeites de Cs han servido para que la hija de un ayer comprometedor se maquille y sea percibida como algo distinto. Claro que, a diferencia de entonces, Teresa Rodríguez no es Diego Valderas. No ya por la antipatía que se profesan una y otra, sino porque IU era una formacion crítica con el sistema, pero dentro del mismo. La nueva coalición está por su destrucción y por el derecho de autodeterminación dentro de ese Estado plurinacional argüido por Lenin en sus tesis bolcheviques para tomar el poder en Rusia. Tampoco Cs está por reeditar su acuerdo. Pero puede tragarse sus noes para que Díaz no se eche en brazos de los Clinton (anticapitalistas) de Cádiz.

Si la primera vez (2015) la presidenta bajó anticipadamente el telón de la legislatura para que la campaña no coincidiera con el paseíllo judicial de dos ex presidentes y la cuerda de ex altos cargos implicados en el fraude millonario de los ERE, tres años después ha repetido la jugada para anticiparse al desenlace judicial. Díaz se beneficia de que, en Andalucía, tras 40 años de gobiernos socialistas Nunca pasa nada, retomando el título de aquella película de Juan Antonio Bardem que retrata el ambiente asfixiante de las ciudades provincianas del franquismo en las que el tiempo parecía entelarañado. Igual que en la localidad imaginada por el hermano y tío de la conocida saga de actores, cuando se desata alguna tormenta en Andalucía, se aguarda a que se haga la calma y las cosas vuelvan a su ser, regresando a los fingimientos y a las andadas. Así suma décadas de espectáculos nada edificantes de corrupción, abuso de poder, despilfarro e incompetencia. Todo se consume en un "mañana lo haré" para al día siguiente continuar haciendo lo mismo.

Cierta vez, un conocido empresario olivarero, Antonio Luque, al frente de la cooperativa Dcoop, de Antequera, ironizó con que los andaluces podían ser de izquierdas, de derechas o de centro, pero votaban rutinariamente al PSOE. El PP lo ha vivido en carne propia. Incluso con ocasión de la amarga victoria de Arenas en 2012. Dándole por ganador, muchos acudían en tropel a sus actos y el día de marras doblaron la papeleta con el anagrama del PSOE amparándose en que tenían que pensar en el familiar que trabajaba en la Junta o en la ayuda que recibían. Ello, junto a la subida fiscal de Montoro y la agitación sindical en torno a la reforma laboral de Báñez, le hurtó la mayoría absoluta que precisaba.

Así se explica que, al cabo de estos 40 años de nada, el PP aspire a consolidar esa segunda plaza que evitaría un sorpasso de Cs. Caso contrario, se comprometería el proyecto de Casado, si es que no acarrea una reformulación del centroderecha, tras fraccionarse lo que tanto costó unir a Aznar refundando el PP. Contrariamente a aquello de que "las medallas de plata son las únicas que no se ganan, sino que se pierden", en este brete, ésta sería motivo de gran contento para un partido apremiado por Cs y por un emergente Vox. Aprovechando la inacción de Rajoy y el problema de la emigración, los de Santiago Abascal le restarán votos y, de paso, favorecerán las expectativas de Díaz, como Mitterrand con Le Pen padre o González con Jesús Gil, al que indultó como Franco.

Durante tres décadas, desde la llegada de Borbolla en 1985 para enterrar el caudillismo de Escuredo y su "nacionalismo de clase" hasta la salida de Griñán en 2013, Andalucía se gobernó bajo los parámetros de un populismo institucional, esto es, un sistema corporativista con el PSOE como partido-autonomía estableciendo una relación clientelar en masa. Cuando el agio con el dinero de los parados y la crisis produjeron un incendio que asoló la autonomía y deslegitimó al PSOE como partido guía, Díaz se afirmó por medio de un populismo personalista. Un peronismo a la andaluza en el que, orillando las siglas del PSOE si menester fuera, establece un vínculo directo con el "pueblo", al que "tanto debo y tanto quiero", al modo de las folclóricas. A medida que arriaba la bandera de la virtud, más alzaba la enseña andaluza para tapar trapicheos y corrupciones.

De este modo, se pasa de la patrimonialización de la autonomía por el PSOE, como ha venido haciendo desde el 28-F de 1980 en adelante, a una personificación de la misma en una presidenta con un populismo de copla. Su electorado se confunde con el espectador-tipo de Canal Sur. Díaz busca su legitimidad, por encima de cualquier otra consideración. Establecido ese nexo, configura una política escapista de modo que sus incandescentes discursos contra la corrupción le hagan salir indemne del despilfarro fraudulento de cientos de millones destinados a combatir un paro del que, paradójicamente, el PSOE ha hecho lucrativo negocio y botín.

A este menester impregna de retórica su lenguaje y se vale de su imprecisión ideológica para defender una cosa y su contraria, justificándolo en que se debe a "la gente".

En consecuencia, la Estrella del Sur puede salir airosa por mor de la legión de crédulos que se indignan con la corrupción, pero no mueven el voto. A resultas de ello, sus eventuales coaligados podrían adquirirle otro auto de segunda mano, tras el chasco del otro que les vendió.

Pero, en verdad, lo que está en juego este 2 de diciembre no es principalmente la cortedad de miras de sus socios de gobierno o de Parlamento, sino la de los andaluces. Ya veremos, dijo el ciego. A veces, cuando nunca pasa nada, acaba pasando de todo. No parece el caso. Envuelta en la telaraña de poder de 40 años de régimen clientelar en Andalucía, Díaz se ha convertido en una auténtica mujer araña, cuyo porvenir alumbrará el de Sánchez en este tiempo de descuento que parece vivir su Gobierno.

¿El estado de la Nación? Rematadamente mal, gracias
Juan José Laborda. vozpopuli  25 Noviembre 2018

Es tal el ambiente político que para que tus compañeros no piensen que eres un traidor no queda más remedio que aflorar beneficios inconfesables, como el de ‘dominar la Sala Segunda desde detrás’

Escribí hace unas semanas lo que me comentaron varios magistrados con los que estuve en un acto privado: “¡Ya no queda sino el Rey!”, me dijeron, al valorar que la Justicia en España estaba tan desprestigiada como los demás poderes del Estado. Entonces se lamentaban de la torpeza increíble del Tribunal Supremo con el asunto de las hipotecas. Días después se produjo el acuerdo entre el presidente del Gobierno con Pablo Casado, líder del PP, designando al magistrado Manuel Marchena como candidato de ambos dirigentes políticos a ostentar la presidencia del Tribunal Supremo y del Consejo del Poder Judicial.

Durante la semana posterior hubo muchas críticas, incluso una denuncia judicial, por el método irregular de nombrar a Marchena para ese puesto. Y en esto, Ignacio Cosidó, portavoz del PP en el Senado, nombrado recientemente por Pablo Casado, desencadena una tormenta política, y también en la opinión pública, al conocerse una comunicación a sus senadores en la que aseguraba que el pacto para nombrar a Marchena permitía a su partido controlar “la Sala Segunda desde detrás”, o sea, controlar a los magistrados que tienen la última decisión en sentencias penales. Pero se extiende la duda de si fue Cosidó su autor intelectual. Obviamente, cuando se descubrió ese indigno y perjudicial WhatsApp, a Manuel Marchena no le cupo otra salida que renunciar a ser candidato a la presidencia del Tribunal Supremo.

La gravedad de la situación para el Estado constitucional -anótese el cercano juicio de los dirigentes catalanes independentistas en el Tribunal Supremo- obligaría a los partidos constitucionales a buscar una solución, con altura de miras y visión de futuro. Aunque mi opinión favorable sobre el método de elección del Consejo del Poder Judicial sea volver a lo que funcionó antes de 1984, es decir, volver al método constitucional de que los jueces elijan los 12 vocales del Consejo y dejar los ocho restantes a la designación del Congreso y del Senado, creo que esa u otra solución debería ser algo más que la consecuencia de una enmienda, votada a última hora en el Senado, aprovechando que se está tramitando una ley más o menos adecuada por su contenido.

El momento exige consenso entre los partidos. Cuando se firmaron, por ejemplo, los Pactos de la Moncloa, los grandes acuerdos socioeconómicos, los dos Pactos Autonómicos, o las dos reformas de nuestra Constitución, los firmantes se mostraron juntos, pues ese gesto solemnizando el acuerdo tuvo también la intención de pedir a la sociedad comprensión y colaboración con los objetivos de aquel entendimiento político. Sin embargo, a día de hoy, el estrépito de una bronca miserable es lo único que llega desde las Cámaras parlamentarias a la ciudadanía.

Pero actuar con todos los requisitos formales del consenso no se limita a la cuestión del método, por muy importante que sea, de elección del Consejo del Poder Judicial; esa sería sólo una parte de los acuerdos imprescindibles para salir de la presente situación, entre los que son urgentes el encontrar objetivos compartidos para la operación política de integrar Cataluña en el Estado constitucional, algo que no será fácil, y que puede durar una generación.

Sin embargo, los signos no son propicios a los acuerdos. Lo significativo no fue, en mi opinión, que Cosidó hiciera circular entre sus senadores un mensaje insensato, sino por qué Casado eligió a Cosidó como nuevo portavoz senatorial de su forma de actuar en política. Desde luego, Cosidó tiene una larguísima trayectoria de gestos desabridos y exagerados en sus relaciones con sus rivales políticos, y además ha dado bastante miedo, porque siempre ha parecido estar en el lado oscuro de la fuerza y sus relaciones con el policía Eugenio Pino, y con el chófer de Bárcenas, que están siendo investigadas por la Fiscalía, cuadran bastante bien con la imagen que proyecta.

¿Hasta cuándo soportará Sánchez los apoyos ‘rufianescos’? La necesidad de convocar nuevas elecciones está a punto de convertirse en clamor en la calle, harta de tanta simulación

Hay datos que indican que el WhatsApp atribuido a Cosidó no fue escrito por él, sino que el portavoz reenvió su contenido a sus senadores, confiado en el hecho de que su autor real era un importante dirigente del partido, conocedor de los términos de la negociación que culminaría con la candidatura del magistrado Manuel Marchena. Quien filtró a la prensa el desgraciado WhatsApp creyó, como todos al principio, que sólo perjudicaba a Ignacio Cosidó; ahora el escándalo podría llegar a los máximos dirigentes.

En cualquier caso, son las consecuencias de un morboso ambiente político, según el cual hay que inventar beneficios inconfesables, como dominar “la Sala Segunda desde detrás”, para que tus compañeros conmilitones no piensen que eres un traidor, ya que buscas acuerdos con los rivales. En el otro lado del espectro político, el del Gobierno, ¿hasta cuándo soportará los apoyos rufianescos como los de la semana pasada? Pienso que en cuanto la opinión pública comience a pedir nuevas elecciones, harta de tanta simulación, el presidente del Gobierno disolverá las Cámaras.

La insoportable levedad de España
Alejo Vidal-Quadras. vozpopuli 25 Noviembre 2018

El saltimbanqui que padecemos como presidente del Gobierno se ha puesto duro y ha ido por el mundo amenazando con vetar el acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido que permita por fin clarificar la salida de la vieja monarquía británica de un continente integrado al que ni Westminster ni el 10 de Downing Street han visto nunca como una empresa colectiva que construir, sino como un mercado en el que medrar. El motivo de la intransigente posición de Pedro Sánchez era Gibraltar, esa espinita clavada en el sur de España desde hace tres siglos porque un Habsburgo débil, enfermo y corto de luces fue incapaz de tener descendencia dejando su imperio a la intemperie expuesto a la voracidad de los diversos buitres coronados que dominaban el cielo de la época.

El Brexit ha sido el mayor error estratégico cometido por Inglaterra -y es correcto decir Inglaterra, porque ni Escocia, ni Irlanda del Norte ni el Gran Londres, ese conglomerado cosmopolita y multirracial que es la demostración viva de la globalización, votaron a favor de abandonar la UE en el estúpido referéndum convocado por un premier insensato- desde Guillermo el Conquistador. Si hay una prueba de la teoría de que no hay nada acertado, eficiente, noble y excelso que los políticos no puedan arruinar es el Brexit, una imbecilidad difícilmente superable, de la misma categoría que la invasión de Irak por la coalición liderada por George W. Bush, brillante operación que nos trajo inestabilidad, guerra y terrorismo en cantidades industriales en una región del planeta ya de por sí inestable y clave para la economía mundial.

No cabe duda que el Brexit, dentro de la desgracia que representa para Europa en su conjunto, ofrecía a España una excelente e inesperada oportunidad de ganar ventaja en el enquistado conflicto de Gibraltar. La historia de abusos, violaciones del Tratado de Utrecht e insolencias impunes del Reino Unido como potencia colonizadora del Peñón es muy larga y desde luego indignante. Apropiación del istmo, contrabando, facilitación de la evasión fiscal, ensanchamiento indebido de aguas territoriales y otras tropelías han jalonado la espinosa relación entre nuestro país y el ocupante de este pedazo de nuestro territorio a lo largo de muchos años. Como todo aquel que da un paso en falso, el Reino Unido ha quedado al optar por el Brexit en una posición débil, también en la cuestión gibraltareña. Dado que la Roca no es parte del Estado Miembro que desea salir de la Unión y es definido como una colonia por Naciones Unidas, es el momento para el Estado Miembro que aspira legítimamente a ver restaurada su integridad territorial de hacer valer sus derechos dentro del marco del acuerdo de salida.

Hasta aquí todo bien. Sin embargo, las cosas no han discurrido como España esperaba y hasta el tramo final de la negociación los términos tanto del acuerdo como de la Declaración Política que lo acompaña no contemplaban de manera explícita que cualquier arreglo futuro entre la Unión Europea y el Reino Unido sobre el estatus de Gibraltar debe contar con el consentimiento de España y ser fruto de un diálogo bilateral entre España y el Reino Unido. Esta omisión era tanto más insólita por cuanto las Orientaciones previas establecidas para guiar el proceso sí lo especificaban claramente.

Si bien la reacción airada del actual Gobierno español y su órdago de votar en contra del acuerdo era comprensible, cabe preguntarse por el motivo de esta ignorancia de los indiscutibles derechos e intereses de España a nuestras espaldas y en los días de cierre de la negociación por parte del equipo de Michel Barnier y de la Comisión. Por doloroso y humillante que suene, todo apunta a que el asunto de Gibraltar ha sido considerado secundario frente a otros aspectos del acuerdo y que se nos percibe como un socio de escaso peso que por mucho que ponga ahora el grito en el cielo será incapaz de hacer valer sus pretensiones y de ganar los aliados imprescindibles para torcer el brazo del Consejo Europeo y del Gobierno británico.

Esta clase de situaciones no se gestan en unas horas ni son el producto de una coyuntura o de un episodio aislado, son el resultado de un tiempo muy largo en el que cada Estado Miembro se va labrando una reputación y un prestigio que a la hora de resolver una dificultad afloran y tienen efectos tangibles. La desagradable verdad es que Zapatero, Rajoy y ahora el doctor por la cara no han transmitido en Bruselas la imagen de solvencia, competencia y seriedad que consiguen que un país sea respetado en los foros comunitarios.

Cuando te mueves por las reuniones, almuerzos, desayunos, cenas y conciliábulos de los imponentes y acristalados edificios de la Rue Belliard y de la Rue de la Loi, donde se gestan y se configuran las grandes decisiones europeas, has de expresarte con fluidez en inglés para poder contactar directamente con tus iguales, has de cumplir las reglas que mantienen fuerte a la moneda común, no has de necesitar ayudas porque has puesto las cajas de ahorro en manos de desaprensivos e inútiles, no has de estar cargado de casos de corrupción, no has de permitir que tu país esté en peligro de deshacerse por la amenaza de una pandilla de separatistas de tres al cuarto y has de respetar la separación de poderes y la independencia judicial. Por desgracia, en todos estos temas y otros asimismo relevantes hace bastante tiempo que no estamos a la altura propia de una nación de nuestra envergadura histórica, nuestro volumen demográfico, nuestro tamaño físico y nuestro producto interior. Esta inconsistencia se paga y el pataleo de última hora sobre el ninguneo del que hemos sido objeto respecto al tratamiento de Gibraltar en el acuerdo del Brexit es un síntoma más de la insoportable levedad de España causada por gobernantes que no merecemos, pero que incomprensiblemente hemos elegido.

Paisajismo ideológico
Vivimos en un paisaje de falsas percepciones construido por una ideología izquierdista
Hermann Tertsch ABC 25 Noviembre 2018

Oigo en la radio que las mujeres españolas tienen miedo a andar solas por la calle. Veo que las televisiones han convertido la «violencia machista» en la obsesión a la que todo político se ha de plegar. Cuando las calles de España son las más seguras del mundo. Y en la lista de violencia mortal contra mujeres está en la cola. Estamos en la apoteosis de la alarma ideológica. Siempre selectiva. Convierte unos casos de agresión sexual y violación en escándalos de inmensa repercusión social. Otros de igual gravedad los ignora o relega para su pronto olvido. Oculta aquellos que perjudicarían a otro de los grandes mensajes utilizados por política y medios para la creación de este artificial paisaje ideológico. Junto a la violencia machista, la ideología de género, el frente LGTB, el animalista y otras puntas de lanza del discurso izquierdista, está la lucha contra la llamada «xenofobia».

Como tal se entiende toda crítica a la inmigración ilegal y a sus efectos negativos, toda demanda de mayores controles de las fronteras, la protesta contra la delincuencia de inmigrantes ilegales y la denuncia de la industria del tráfico de inmigrantes. Sus actores son las redes traficantes y organizaciones que se autodenominan «no gubernamentales» (ONG), pero casi siempre se financian con dinero del erario. Cuya prosperidad depende de su presencia en los medios, sus aliados para extraer fondos de las administraciones públicas. Es ya una evidencia que muchas utilizan medios fraudulentos para sus fines, tanto los operativos para facilitar la inmigración ilegal como los publicitarios. Con más motivación ideológica que humanitaria, tienen con los medios una complicidad de beneficio mutuo. Que cuestiona seriamente la credibilidad de la información sobre la tragedia inmigrante, su principal mecanismo de financiación.

Para no entorpecer ese frente, se reprimen y evitan las noticias sobre violencia machista inmigrante. Generan sentimientos negativos hacia alguien no europeo que no cuadra en la ficha adecuada del culpable, un hombre blanco occidental y heterosexual. Tiene prioridad sobre la protección de la mujer blanca y española el mensaje de la lucha contra la xenofobia. Sucede en toda Europa, desde aquella Nochevieja en Colonia y otras ciudades alemanas a la criminal trata de menores blancas por la red paquistaní en Rotherham. Al igual pasa con las noticias sobre violencia de mujeres o de parejas LGTB. Con un cuerpo mediático ideológicamente casi homogéneo, es importante cómo se trata la noticia. Pero lo fundamental es la selección de la misma. Se reprimen las que surgen sobre éxitos políticos, económicos o sociales de gobernantes enemigos, véase Donald Trump o Viktor Orban. Se oculta información negativa sobre Irán que patrocina a grupos comunistas como Podemos y se multiplica todo lo que hagan detestables a los saudíes, aliados de Israel y EE.UU. Así vivimos en un paisaje de falsas percepciones construido por una ideología izquierdista que quiere acabar con todas las resistencias a su implantación del mundo feliz. Nos asustan mientras nos roban la cartera, la verdad y la libertad.

Elecciones en Andalucía
La profecía autocumplida del escaño de Vox altera la convivencia de las 115 nacionalidades en Almería

El discurso contra la inmigración del partido de Abascal inflama los ánimos de la provincia con la renta per capita más alta de Andalucía, pero sobrepasada por la presión migratoria
Jorge Sáinz vozpopuli.es 25 Noviembre 2018

Desde que la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dio un escaño a Vox por Almería en las elecciones andaluzas del próximo 2-D, no se habla de otra cosa. Los periodistas que llegan de Madrid preguntan en los bares a parroquianos, camareros y taxistas asombrados por el fenómeno Los políticos de cualquier partido que vienen a hacer campaña en la provincia se ven obligados a responder más preguntas sobre Vox que de cualquier otro tema. El escaño es casi una profecía autocumplida. Y eso que no se ha votado.

No hay una sola razón que explique lo que está pasando en Almería. Y mucho menos los reportajes que, como éste, tratan de aclararlo. Almería es la provincia con mayor renta per capita de Andalucía y sus invernaderos de agricultura intensiva son únicos en Europa. La economía tiene en el turismo otro de sus ingresos vitales, a pesar de que las comunicaciones con el levante andaluz dejan mucho que desear.

Almería es la provincia de la península con mayor número de extranjeros residentes. Suponen un 18,8% de sus poco más de 700.000 habitantes. El porcentaje supera con creces la media andaluza (7,5%) y la española (9,5%), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se calcula que en esta provincia conviven hasta 115 nacionalidades diferentes, la mayoría provenientes del África subsahariana.

Presión migratoria récord
La inmigración es un problema no resuelto en Almería. Vox ha encontrado un caldo de cultivo ideal. Su discurso está calando en una población castigada por una tasa de paro que roza el 24%. El discurso netamente anti inmigración de Santiago Abascal ha encontrado un creciente granero de votos, que según los responsables políticos de la provincia amenaza una convivencia que ya es muy frágil de por sí.

"Tenemos problemas, sí. Pero hay un equilibrio y ese equilibrio se está alterando", explica un responsable municipal de Almería recordando con horror los sucesos racistas de El Ejido a finales de los 90.

La llegada de pateras por el mar de Alborán, en la zona del cabo de Gata, ha desbordado los centros de atención de la provincia. Cuentan en Almería que la Guardia Civil no da a abasto. "Las informaciones que salen en los medios son apenas una décima parte de las embarcaciones que llegan realmente", explican. Los centros y albergues están al límite. Y los menas (menores no acompañados) campan por algunos municipios sin que nadie se ocupe de ellos. Hay bolsas de delincuencia que preocupan a las autoridades.

Las cifras de pateras en lo que llevamos de otoño se acercan peligrosamente a los récords de la llamada crisis de los cayucos en 2006. Sólo esta semana, Salvamento Marítimo ha rescatado a más de 1.420 inmigrantes en aguas del mar de Alborán. Casi 56.000 han accedido de forma irregular a España hasta mediados de noviembre, un 155% más que el mismo período del año anterior según datos de Interior.

Almería pide al Gobierno más policías y más ayuda para hacer frente a esta oleada migratoria. La demagogia de los políticos de todos los colores, dicen, ha hecho mucho daño. "Me gustaría que vinieran a ver algunas de nuestras escuelas: tenemos que hablar hasta en cuatro idiomas", explican. También acusan a la Junta de Andalucía de darles secularmente la espalda. "No nos tratan igual que al resto", argumenta.

Almería, bastión del PP
La provincia ha sido un bastión histórico del PP. Una aguja en un pajar socialista durante los últimos 40 años. Javier Arenas, que lideró el PP más fuerte de la historia en Andalucía, se presentaba a las elecciones como cabeza de lista por Almería.

La irrupción de Ciudadanos y el escaño de Vox, según el CIS, dejaría al PP con tres escaños en Almería -obtuvo 5 en 2015-, frente a dos diputados del partido naranja, el de Vox y cinco del PSOE.

"Nuestro proyecto está en las antípodas de Vox"
El líder del PP, Pablo Casado, se ha volcado en esta recta final de la campaña andaluza. Durante un mitin en Almería este fin de semana, endureció su discurso migratorio ante la presión electoral de Vox. "No pueden abrirse las puertas a todo el que llega, tiene que hacerlo en condiciones, en forma legal, con documentación en regla", dijo. "El jueves llegaron a nuestras costas más de 800 inmigrantes, nada de eso dice el Gobierno socialista y parece que nada va a hacer".

Por su parte, el candidato de Ciudadanos a la Junta, Juan Marín, ha optado por no hacerle el juego a Vox. "Estamos en las antípodas del proyecto de Vox", dijo Marín en un acto en Almería. "No venimos a levantar muros, venimos a levantar puentes para intentar conseguir que entre todos los andaluces y españoles seamos capaces de sacar adelante un país que merece la pena y que tiene que ir a Europa, en materia de inmigración y de otras cuestiones, pidiendo paso y no permiso, como hasta ahora ha venido haciendo".

ALERTAN CONTRA LOS ‘CANTOS DE SIRENA’
La campaña del PP: Casado y los suyos siguen disparando contra VOX
Agencias. España gaceta.es 25 Noviembre 2018

Una crónica de Patricia de Arce (EFE)-. El PP admite su preocupación por la irrupción de Vox en Andalucía y el riesgo de que logre algún escaño el próximo 2 de diciembre, y por eso en Almería ha mandado un mensaje a sus votantes tradicionales, el de que no escuchen los “cantos de sirena” de la formación conservadora.

El líder del PP, Pablo Casado, pasaba este viernes su jornada de campaña andaluza en esta provincia en la que Vox podría lograr un escaño, según el CIS preelectoral andaluz, aunque otros sondeos creen que será en otras circunscripciones en las que esa formación conseguiría entrar en el Parlamento andaluz.

Los populares almerienses no esconden su preocupación por esta posibilidad, sobre todo en una provincia como ésta, en la que el discurso contra la inmigración del partido de Santiago Abascal puede calar en cierta parte del electorado.

Inmigración… discurso calcado
A la inmigración se ha referido Casado en su intervención en un acto con mayores esta mañana en Almería en el que ha insistido en que no puede haber “papeles para todos” y ha dado su apoyo a las fuerzas de seguridad para defender “sin complejos” las fronteras. Y ha recalcado que quienes lleguen al país deben hacerlo de forma legal y tienen que respetar la cultura, las libertades, los derechos y la Constitución española, porque, si no, “se han equivocado de país”… Curiosamente, el mismo discurso que, desde hace años, mantiene Santiago Abascal, al que Casado acusa de lanzar cantos de sirena.

Casado ha vuelto a apelar al voto útil y ha señalado que, si el PP lograse concentrar el voto de centroderecha en Andalucía y ganase así los comicios, provocaría que a Pedro Sánchez le quedasen “dos telediarios” en la Moncloa. Y aunque sí ha citado a Ciudadanos para advertir de que el partido naranja ha sostenido a Susana Díaz y podría volver a hacerlo, no ha hecho referencia alguna a Vox.

Ya lo había hecho antes, de forma implícita, la cabeza de lista por la provincia, Maribel Sánchez, cuando ha contrapuesto la “seriedad” del PP y su presidente con las promesas imposibles de cumplir de Vox. La candidata no ha citado en concreto a Vox, pero sí ha hablado de esas “otras marcas” que presentan programas que no pueden cumplir.

“Hay que ser serios como Pablo, que en educación va a quitarle todas las competencias que pueda a las comunidades autónomas para que haya un mismo temario y un mismo nivel” en todo el país y para que los alumnos andaluces “no lideren el fracaso escolar”, ha dicho.

Y ha recalcado que, al contrario que otros, el líder del PP “no ha dicho que vaya a quitar las comunidades autónomas”. “Porque os estaría engañando, habría que pegarle fuego a la Constitución, no os dejéis llevar por ese canto de sirena”, ha concluido.

“Franco, cristiano ejemplar”…
Pío Moa gaceta.es 25 Noviembre 2018

Para una reedición del libro Franco, cristiano ejemplar, del benedictino Manuel Garrido, me pidieron un prólogo. El objeto de la reedición era sobre todo entregar ejemplares a los obispos, aprovechando una reunión de ellos. Según me cuentan, la entrega dio lugar a algunos pequeños espectáculos no muy edificantes por parte de varios obispos, algunos de los cuales ni siquiera se atrevieron a coger el ejemplar. Bastantes obispos se encuentran en el duro dilema de poner en evidencia a los profanadores como auténticos delincuentes que se saltan todas las leyes y derechos… o poner en evidencia su propia bajeza moral si se desentienden del ultraje a los restos de quien salvó a la Iglesia del exterminio. Hay que decir que la responsabilidad de los jefes de la Iglesia no es solo ante la Iglesia misma, sino ante la sociedad entera, porque se trata de un ataque a la verdad histórica y a las libertades, que nos afecta a todos. A continuación el prólogo:

los mitos del franquismo-pio moa-9788490603499la reconquista y españa-pio moa-9788491643050europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

Que un no creyente prologue un libro destinado a resaltar el carácter de Franco como buen católico, suena a paradoja. Sin embargo puede explicarse bastante bien con unas frases de la carta abierta al papa que publiqué hace unos meses: “Sin ser creyente, siento gran respeto por la cultura católica, raíz fundamental de la cultura española. Solo tengo que viajar un poco por el país para percatarme de la acumulación inmensa de arte, belleza y cultura en general que ha producido; y repasar la historia para constatar el altísimo número de escritores, artistas y pensadores generados por la Iglesia española, y por la Iglesia en general, a lo largo de siglos”.

Sin embargo la actitud más común entre los no creyentes ha sido en España el desprecio a esa inmensa cultura, caricaturizándola como un cúmulo de oscurantismo e inquisición; y el intento de sustituirla por ideologías diversas cuyos logros no han sido lo que se dice felices. Lo cual plantea problemas interesantes y no resueltos, como he expuesto en mi libro sobre Europa. Así se ha forjado una auténtica inquisición anticristiana que no persigue a pequeñas minorías desafectas, como la de siglos pasados, sino que busca cercenar lo que sigue siendo raíz y tronco de nuestra cultura.

El desprecio y la caricatura propagandística han engendrado una persecución que dejó de ser intelectual para volverse masiva y sanguinaria, ignorando cualquier derecho, juicio o garantía judicial. Al contrario que la Inquisición histórica, ya que esta sale constantemente a relucir. En sus tres siglos de existencia, la Inquisición causó en torno a 2.000 muertes. En solo tres años de persecución, los autonombrados progresistas y emancipadores del género humano causaron unas 7.000 víctimas mortales solo entre el clero, de obispos a monjas y seminaristas, aparte de un número imposible de precisar, pero sin duda muy alto, entre laicos por el simple hecho de practicar su religión. Asesinatos realizados a menudo con un sadismo escalofriante.

Además de los asesinatos, la persecución se cebó en templos, muchos de extraordinario valor artístico, en monasterios, bibliotecas antiguas y valiosísimas, en prueba palpable de lo que entendían por cultura los perseguidores. La profanación de tumbas y las ceremonias de ultraje a los cadáveres fue otra de las actividades agregadas por aquel Frente Popular, una alianza de totalitarios y separatistas a la que una propaganda chocantemente irreal describe como demócrata y progresista. Miles de templos, esculturas, pinturas, cientos de miles de libros quedaron devastados en un verdadero holocausto cultural, tercero de los sufridos por España, el primero con la Invasión napoleónica y el segundo con la Desamortización de Mendizábal. Esta Gran Persecución ha sido una de las más sangrientas y brutales sufridas por la Iglesia en su historia.

Toda guerra causa víctimas de un lado y otro, pero para entender aquella debemos atender a los objetivos de cada bando. Los del bando perseguidor de la Iglesia quedan claros por su propia composición política: totalitarios y separatistas, más algunos golpistas, todos ellos bajo la tutela de Stalin. Pues no en vano disponía Stalin del oro español entregado por el gobierno del Frente Popular, y obraba a través de un partido comunista agente directo suyo y que pronto se convirtió en el más decisivo de la izquierda. En cuanto a sus contrarios, la salvaguarda de la integridad nacional y de la cultura cristiana fueron sus dos motivaciones principales, expuestas en el lema “por Dios y por España”. Se dice que España tiene un problema al no haber superado la guerra ochenta años después. Y es verdad, porque si se oculta o se falsea lo que defendían unos y otros no será posible entender nada, y las heridas, que realmente se cerraron poco después de la contienda, se reabrirán como algunos pretenden.

Debemos recordar algo más sobre esta obsesión arrasadora de entonces: la ofensiva empezó ya en 1931, al mes de proclamada la república, en la llamada “quema de conventos”. Que fue mucho más que de conventos, pues ardieron también importantes bibliotecas y centros de enseñanza, y un considerable acervo artístico. En los años siguientes continuaron los ataques, más parciales pero constantes. Y en octubre de 1934 se recrudecieron cuando socialistas, comunistas y separatistas catalanes se alzaron contra la república en una guerra civil –así proclamada y que allí comenzó realmente– para implantar un régimen de estilo soviético y desguazar la nación. Entonces menudearon los asesinatos de sacerdotes y seminaristas, especialmente en Asturias, pero también en Cataluña, y, nuevamente, la destrucción de bibliotecas obras de arte e iglesias, entre ellas algunas joyas del románico.

El fracaso de aquella revolución detuvo los atentados durante cerca de un año y medio hasta que, después las elecciones de febrero de 1936, demostradamente fraudulentas, el Frente Popular demolió los restos de legalidad republicana y se lanzó a una nueva oleada de destrucción de iglesias y edificios religiosos, registros de la propiedad e históricos, y de hostigamiento a clérigos y católicos. Luego, la reanudación de la guerra cinco meses después, desencadenó sin trabas la Gran Persecución. Señalemos que la misma afectó solo a la mitad del país, porque la otra mitad quedó enseguida bajo el dominio de los contrarios. De otro modo las cifras mencionadas habrían sido mucho mayores.

La persecución causó gran impacto en Europa y América, y no solo entre los católicos, pues la barbarie desplegada remitía a las peores épocas de la historia europea. Cabe señalar también que algunos católicos, incluso algún sacerdote, colaboraron en la persecución, justificándola de diversos modos. De modo especial el PNV, autoproclamado católico y aliados a los perseguidores, lo hizo en el plano internacional, ocultando la magnitud de los crímenes y ofreciendo justificaciones. Unos catorce curas pertenecientes a ese partido radicalmente racista y separatista fueron fusilados por los nacionales, no por ser curas sino por sus actividades políticas. La propaganda separatista utilizó tal hecho para enturbiar la realidad de la persecución.

Debe señalarse que lo referido entra de lleno en la definición aceptada de genocidio: “intento de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal”. Y fue el único genocidio perpetrado en la guerra civil.

Estos hechos plantean numerosos problemas morales y políticos. Desde luego, sus autores no mataban y destruían porque sí, lo consideraban una necesidad para implantar un sistema de máxima libertad que en la práctica construía la máxima esclavitud, como ha demostrado una y otra vez la experiencia histórica. Se trata de un desvarío moral e intelectual que permanece, o mejor dicho, resurge desde hace algún tiempo y puede generar nuevos episodios de barbarie. Los políticos e intelectuales autores o promotores del masivo crimen, o sus herederos políticos, jamás han expresado el menor pesar o remordimiento, y hoy vuelven a promover atentados, todavía menores pero cada vez más abundantes.

Y así nos encontramos ante el plan de un atentado simbólico del mayor alcance político: el ultraje y profanación de los restos de Franco, y la destrucción o transformación ideológica del Valle de los Caídos. Este monumento, probablemente el más majestuoso y armónico construido en el mundo en el siglo XX, conmemoró en primer lugar la victoria sobre el totalitarismo y los separatismos, y luego adoptó un carácter de reconciliación admitiendo restos de caídos del bando vencido. Una reconciliación que no están dispuestos a admitir de ningún modo los nuevos políticos seguidores del Frente Popular, que han formado uno nuevo, el tercero, con las mismas premisas ideológicas que el vencido en la guerra. Y por eso es indispensable recordar la historia, para entender a qué atenernos al respecto

De todas estas cosas he hablado en abundancia y quien quiera puede consultar mis libros y artículos, por lo que no me extenderé aquí. Resumiré sencillamente que si a alguien se debe que el exterminio de la Iglesia no se completase es a Franco. Así, a él debe la Iglesia uns gratitud infinita. Y no menor los no creyentes con sensibilidad para la cultura y la historia de España. Añado, aunque tampoco me extenderé, que no menos gratitud deben a Franco los demócratas, ya que su régimen no tuvo oposición democrática, sino comunista, y que él creó las condiciones –prosperidad y reconciliación– para una democracia no convulsa como la republicana. Democracia hoy empujada nuevamente a una grave crisis por un nuevo frente popular, constituido por izquierdas y separatistas, que, como el anterior nada tienen que ver con la libertad y la democracia

Por todo ello, a un no creyente le resulta asombroso que la Iglesia, o al menos la jerarquía eclesiástica, no esté haciendo la menor oposición a la profanación de la tumba de quien la salvó, literalmente, del genocidio. Esa actitud, moral y políticamente estupefaciente, tiene sin embargo una raíz que también conviene exponer, por si puede rectificarse: el régimen de Franco se declaró confesional, benefició extraordinariamente a la Iglesia y gozó del agradecimiento de esta durante más de veinte años. Sin embargo todo cambió con el concilio Vaticano II. Este no se limitó a rechazar la confesionalidad, cosa muy razonable, sino que proclamó el diálogo con los marxistas y obró con hostilidad creciente al régimen español. Así, influyentes sectores eclesiales apoyaron al terrorismo de la ETA, a los separatismos en general, y a los comunistas. Es decir, a los herederos precisamente de sus exterminadores en la guerra civil. Que por lo demás se proclamaban ateos o indiferentes religiosos en su casi totalidad.

En los comienzos de la transición democrática, aquellos grupos intentaron un segundo frente popular de ruptura con el franquismo, pero fracasaron: en el referéndum de diciembre de 1976 el pueblo votó por inmensa mayoría la democracia “de la ley a la ley”, desde y no contra el franquismo, y sí contra la ruptura. Si aquel segundo frente popular fracasó fue por su debilidad, la cual habría sido mucho mayor sin los apoyos recibidos de la Iglesia. No me extiendo tampoco sobre las derivas posteriores de la transición, pero es preciso recordar aquel referéndum, interesadamente olvidado por unos y otros.

Así pues, los separatistas y totalitarios, más o menos disfrazados, de los actuales partidos de izquierda tienen motivos, aunque espurios, de agradecimiento a los beneficios de la Iglesia del Vaticano II. Beneficios que pagan con un agresivo desprecio, cabría sospechar que no del todo inmerecido.

Supongo que muchos creyentes católicos sentirán desconcierto por esta actitud de la jerarquía eclesiástica, complaciente ante un intolerable ultraje a los restos y la memoria de aquel a quien tanto debe la Iglesia. Y, por cierto, no nos sorprende menos a los no creyentes con sensibilidad moral, cultural e histórica.

Valpuesta: Los primeros chispazos de la lengua castellana
Saturnino Ruiz de Loizaga  latribunadelpaisvasco.com 25 Noviembre 2018

Saturnino Ruiz de Loizaga, nacido en Tuesta (Álava) en 1939, es sacerdote franciscano. Dueño de una ingente erudición y con una sólida preparación científica, Ruiz de Loizaga, licenciado en Teología por la Universidad Lateranense (Roma 1970), doctor en Teología por la Pontificia Universidad Antonianum (Roma 1990) y licenciado en Paleografía, Diplomática y Archivística por la Escuela de Paleografía Vaticana (Ciudad del Vaticano 1985), es autor de 20 libros y de más de un centenar de artículos científicos sobre temas medievales. Saturnino Ruiz es el descubridor de las primeras palabras en lengua castellana, escritas en el siglo IX, y en este artículo escrito en rigurosa exclusiva para La Tribuna del País Vasco, aporta datos trascendentales y de elevado interés interés tanto para eruditos de la historia de la lengua como para todo aquel que quiera descubrir los orígenes del español en el occidente de Álava, a caballo con la parte más oriental de Burgos, allí donde nació Castilla.

Aunque no es para mí el momento más idóneo y natural para tratar de cartularios o becerros de Valpuesta, ya que uno tiene mil cosas sobre la mesa, no obstante me voy a recrear sugiriendo y compartiendo con ustedes una serie de ideas, conceptos y consideraciones en relación con los mismos.

Valpuesta es una modesta aldea enclavada en el Valle de Valdegovía, valle del occidente de Álava y que comparten las provincias de Álava y Burgos. Aquí en Valpuesta surge en el siglo IX un monasterio, ‘una catedral’ y una diócesis: Santa María de Valpuesta. En su escritorio hace 11 siglos se escribieron los famosos Cartularios o Becerros de Valpuesta. Los cartularios son libros en pergamino donde se copiaban las escrituras que recogen las propiedades, donaciones, compraventas, testamentos, etc. de una institución.

Valdegovia es un valle único, -como el valle de Arán en Cataluña-, es una unidad diferenciada del País Vasco. Teniendo como centro y capital afectiva la ciudad de Miranda de Ebro. Un valle lleno contrastes naturales (Sobrón-Valderejo), de historia, costumbres, de lengua. Y nos duele que de este valle tan documentado no se valore su realidad, histórica, cultural y lingüística. No creo que exista entre el siglo IX y el XIII una comarca mejor documentada en el resto de España. Esta comarca histórica debe su fuerte personalidad, entre otras cosas, a que aquí nació una lengua, el castellano. La pequeña localidad de Valpuesta alberga la ex-colegiata, donde se gestaron las primeras palabras escritas en castellano. Diré más, en Valdegovía y comarcas vecinas, el castellano se habló antes que en el reino de León y que en toda Castilla comprendida entre el Duero y Tajo.

El Archivo Histórico Nacional conserva actualmente en los estantes de la Sección de Clero Regular estos Becerros que contienen prácticamente toda la documentación de la iglesia de Valpuesta en sus primeros siglos. El Becerro Gótico (o Antiguo) consta de 187 documentos (diplomas o pequeñas cartas), escritos en diferentes momentos, por más de una treintena de escribanos, y abarca el arco temporal comprendido entre el año 804 y el año 1140, con algún documento posterior. El Becerro Galicano contiene 138 cartas del libro antiguo y tres que no constan el aquél, trasladadas por el canónigo de Valpuesta Rodrigo Pérez de Valdivielso, en 1236.

De manera que, siguiendo la evolución de esos cartularios, podemos seguir casi semana por semana, y no año por año, los acontecimientos, las vicisitudes de nuestros pueblos. Podemos seguir los nombres y apellidos de infinidad de familias de nuestras aldeas al menos antes del año 1200. Os invito a adentraros por ese manadero o caudal de noticias para captar el ritmo de la vida de un monasterio –Santa María de Valpuesta-, para revivir el ambiente cotidiano de cualquier pueblo, villa o aldea de la cuenca Omecillo-Ebro, el paisaje de la zona, la fe de nuestros mayores, el santoral, la familia, la incertidumbre de la vida, el valor y fluctuación de los precios, la transacción de propiedades, al vasallaje, los métodos de labranza, de cultura, etc., así como la larga lista de personajes, fincas, piezas y predios con sus linderos respectivos. Sería interesante poseer un Corpus Documental de todos los documentos antes del año 1200 relacionados con la comarca de Valdegovía, pues, la riqueza documental sería verdaderamente impresionante.

Los monasterios y catedrales eran las editoriales de aquellos años, mediante el penoso y lento trabajo de los copistas, que en muebles incómodos y rudimentarios, con tintas de hollín desleído en agua y plumas de ave copiaban y copiaban las obras que llegaban a sus manos, adornándolas con miniaturas e iniciales exuberantes (letras).

Sobre el romance castellano que aflora en el Cartulario de Valpuesta ya había sido evidenciado por distintos y prestigiosos estudiosos a partir de la publicación del Cartulario por el hispanista francés Barrahu-Dihigo en 1900. A principios del siglo XX, año 1917, Macho Ortega, con buen sentido crítico, hizo un pequeño estudio semántico de los diversos vocablos del famoso privilegio de Valpuesta (año 804). En la década de los años 30, el paleógrafo e historiador jesuita García Villada, en un trabajo serio y documentado, dedica también un pequeño estudio a la evolución y gestación del romance latente en las cartas de Valpuesta.

Pero fue Menéndez Pidal a lo largo del siglo XX, quien, con más atención y esfuerzo, dedicó muchas páginas al proceso del castellano primitivo, de modo especial en su libro Orígenes del Español. Estado lingüístico de la Península Ibérica hasta el siglo XI (Madrid 1926).

Los escribanos del escritorio de Valpuesta pretendían redactar todos los documentos en latín; pero, por una parte, carecían de conocimiento profundo de este idioma e incurrían en errores imputables a la lengua que hablaban; y, por otra parte, se veían forzados a utilizar esta última cuando tenían que consignar términos no latinos (o cuyo equivalente latino desconocían), como los antropónimos y topónimos. De manera que en la redacción incluían algunas frases, giros, palabras, términos y oraciones, usadas por la población pero impropias del latín en el que escribían, como cuenca, en lugar de conca; fuero por forum, fresno por fraxinum, conceio por concilium, piele (piel) por pellem, madera por matera, etc., características del romance castellano que estaba naciendo. Algunas veces de este léxico lingüístico se han filtrado en los pergaminos valpostanos palabras, como: andadura, cabeciles, calzada, casa, corro, cuencas, cuero, ganato, giro, mazanos, novillo, sabana, molino, orreo, paregios, camisa, perare, plumazos, pozale, pielle, raia, carrera, bracas, tino, tio, nuera, soprinos, sobrinos, coñados, yermanos…

A los escribas y notarios que redactaban sus escritos en latín se les deprenden, pues, palabras, frases y formas típicas del habla vulgar o romance, y nosotros, recogiéndolas con cuidado, podemos reconstruir en parte el lenguaje de la conversación de entonces.

He aquí –abundando en lo que venimos diciendo- algunos ejemplos del códice de Valpuesta que se presentan como indicios y manifestaciones claras del romance que se hablaba en la comarca de Valdegovía en aquellos tiempos:

Año 911: sapemus in veritate, en vez de scimus in veritate.

Año 939: Una mujer de Alcedo de nombre Guntroda dal monasterio de Valpuesta una viña y en cambio le viene dado un potro castano et una piele (un potro castaño y una piel). De advertir, por ejemplo, que potro proviene o deriva del latín pultrus.

Año 944: aparece la voz ‘casa’ en vez de domus; capo (cabezal) en vez de caput; uso de la palabra matera (madera) en vez de lignum; eglesia en vez de ecclesia; carne en vez de caro; serna en vez de senera; ganato en vez de pecus.

Año 950: Manzanos en vez de pomíferos o pomares; perare (peral) en vez de picus; cebaria en vez de ordio; cassios iermanos >hermanos…

Un repaso por los pergaminos de Valpuesta nos proporciona ciertamente una serie de anillos en donde ya está en germen la formación del castellano: con vino en vez de cum vino; presa de molino; carrera que vadit de Tuesta ad Elceto; casas que fuerunt de nostro padre…

Muchos de estos vocablos constituyen las primeras, las más antiguas manifestaciones, indicaciones, menciones del idioma castellano. De manera que, sin lugar a dudas, las primeras voces, términos escritos en lengua romance se encuentran en el becerro de Valpuesta. No en vano el Diccionario Etimológico e Hispánico de Juan Corominas, instrumento indispensable para conocer el origen, la génesis y el desarrollo histórico de las palabras de lengua castellana incluye muchas de ellas entre las primeras dataciones.

Por último, hemos visto, a través de estos pequeños documentos, cómo nace el romance castellano, cómo se da esa evolución, cómo se cuela entre el latín y eso es importantísimo para explicar los primeros pasos de nuestra lengua.

Abundando en lo que venimos diciendo tenemos también un documento íntegramente escrito en castellano. Así, pues, antes del poeta riojano Gonzalo de Berceo (1190?-1246) ya poseemos, por ejemplo, una escritura con la lengua del pueblo. Se trata de la donación que hace Fortún Sánchez de Butrana a los canónigos de Santa Maria de Valpuesta:

Esto sea sabudo a los que son y a los que seran: que Fortun Sángez de Butrana dio una tierra al molin de arriba por anneversario a los chanonigos de Valposta e metio? ena tierra a domino Garcia, maestro de Valposta (año 1200).

El 23 de noviembre del año 2010 fueron presentados en una nueva versión los dos volúmenes de la obra titulada los Becerros Gótico y Galicano de Valpuesta, editados por la Real Academia Española y el Instituto Castellano Leonés de la Lengua.

El vicedirector de la Real Academia de la Lengua Española, José A. Pascual, en el prólogo del libro, escribe que el equipo de paleógrafos que han estudiado los diplomas de los códices a lo largo de siete años de investigación, dirigido por José M. Ruiz Asensio, catedrático de la Universidad de Valladolid, e integrado por los profesores Irene Ruiz Albi y Mauricio Herrero Jiménez, han realizado un trabajo “que me atrevería a considerarlo definitivo”.

Los autores del trabajo sostienen que los documentos del monasterio burgalés incluyen “términos que son los primeros vestigios del castellano y los más antiguos que se han encontrado hasta ahora”, y también, que acreditan una mezcla de registros orales y escritos, es decir, de romance y latín, “que ampara fenómenos fonéticos, morfológicos y lexicográficos del castellano. Asimismo opinan que el estudio realizado aporta una edición “definitiva y fundamental para el estudio de la lengua romance, en la época de los orígenes”.

Resumiendo:
Escribía Dámaso Alonso que el “latín llega a ser español a lo largo de una evolución lentísima y constante, y nunca podemos cortar por un punto y decir: Aquí está el español recién nacido”. Ciertamente, y bien es sabido que, el castellano no sólo nació en Valpuesta sino también en Oña, Cardeña, San Millán, en León… pero sus huellas escritas más antiguas e importantes, mientras un hallazgo fortuito no nos depare otro testimonio anterior, hay que buscarlas y estudiarlas hoy por hoy en los pergaminos de Valpuesta. En Valpuesta tendríamos, pues, los primeros y verdaderos chispazos de la lengua castellana.

Y constatar, que a menos de tres kilómetros de Valpuesta, -donde nace el castellano-, existe una flamante e importante ikastola, ubicada precisamente en un pueblo que lleva el nombre romance de Villanueva, y mira por dónde dicho topónimo mayor de Villanueva (de Valdegovía) (año 949) se nos presenta en la documentación, como la decana, la más vieja, la más antigua de todas las Villanuevas hoy existentes en la Península Ibérica.

Pues bien, aquí en Valdegovía se nos está borrando, se nos está quitando algo tal esencial como es la lengua materna, genuina, que tuvo el manadero más importante en este valle de Valdegovía. Los Derechos humanos más elementales vienen, pues, aquí, conculcados, pisoteados. La lengua vehicular, normalmente utilizada en Valdegovía desde el siglo X en adelante ha sido siempre el romance-castellano. Un servidor, hasta que fui al estudiantado de Aránzazu para cursar mis estudios, no sabía que existía el vasco y ni había oído hablar en vasco. Discriminar una lengua es discriminar personas. Venimos agredidos por una cultura que no ha sido nunca la nuestra. La lengua es de sus habitantes no de un territorio, llamado hoy Euskadi. “Un pueblo que renuncia a su lengua pierde también el alma”. Es como ver a alguien desnudo, mejor dicho, despojado de su ropa a la fuerza. “Si una lengua sacude los cimientos de un Estado, eso significa que ese Estado se ha construido en tierra ajena (Escola Tagore). “El nacionalismo pide pluralidad al Estado y la niega donde gobierna e incluso aplasta la disidencia"., decía Fernando García de Cortázar en un curso veraniego en Santander. Y la Iglesia calla y calla, mostrando aparentemente una escasa sensibilidad moral y democrática al respecto. No obstante que el papa Francisco hablando repetidas veces de la violación de la dignidad humana, como es el caso que a uno se le quite su propia lengua, ‘es una herida a la creación’.

Nuestra madre nos enseñó a hablar.

Nos repitió amorosamente esas primeras palabras difíciles para nuestra lengua de niños.

Luego nos guió, paciente, por las primeras letras de una cartilla maternal sin amarguras.

Nos hizo el gran regalo del idioma, que acaso no hemos utilizado nunca para darle gracias.

¿Cuánto gasta el Gobierno Vasco en promocionar la cultura latino-romance en la zona?

Leía hace unos años que la literatura en Castellano recibía por primera vez ayudas de Lakua (28 de julio de 2010). El Gobierno de Patxi López daba por primera vez un una subvención específica en la historia de la Administración vasca de 100.000 euros para la producción literaria en castellano. Una cifra que da risa. Por otra parte, leo en periódicos recientes que el Gobierno Vasco está gastando dinero en la promoción de la lengua quechua. ¡O tempora, o mores! (Oh tiempos, oh costumbres! ¡Quam rem publicam habemus! ¿En qué país estamos? ¿Qué Estado tenemos?

LA CUNA DEL CASTELLANO ESTÁ EN VALPUESTA O EN SAN MILLÁN
¿Dónde se escribieron las primeras palabras en castellano? La pregunta tenía hasta hace poco tiempo una única respuesta: en el monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja).

En el año 1977 España celebró el milenario de su lengua. Ramón Menéndez Pidal pensaba que las Glosas Emilianenses habían sido escritas en la segunda mitad del siglo X; dentro de este período fue elegido arbitrariamente el año 977 para celebrar, en el año 1977, el milenario de la lengua española. Pero la datación de las Glosas propuesta por Menéndez Pidal no se puede sostener hoy. Las Glosas Emilianenses son probablemente de la segunda mitad del siglo XI y, seguramente se deben a la reforma cluniacense, cuyos efectos sobre la aparición de los textos romances en el norte de España son comparables a los ejercicios por la reforma carolingia en Francia.

Los expertos, pues, coinciden en señalar que las Glosas no corresponden a la segunda mitad del siglo X, como opinaban Gómez Moreno, García Villada y Menéndez Pidal, sino que había que trasladarlas al menos un siglo más tarde. Esta es la opinión de algunos estudiosos de temas riojanos, como Díaz y Díaz, el padre agustino Olarte y el paleógrafo J. M. Ruiz Asencio. En opinión de éstos, las Glosas son más recientes de lo que se creía, quizás de la segunda mitad del siglo XI, y tratan de probarlo con racionamientos históricos y paleógrafos. No creo conveniente traer aquí sus válidas razones. Solamente afirmar que para Ruiz Asencio las Glosas no serán sino meros ‘ejercicios gramaticales’, escritos hacia el año 1075, por tanto, un siglo después de lo que afirmó Menéndez Pidal. Por otra parte, la influencia de San Millán durante el siglo X fue muy relativa, incluso menor que la del monasterio de Albelda. Hasta los años de Sancho el mayor de Navarra (992-1035), san Millán cobrará importancia.

¿Las Glosas Emilianenses son castellanas?
Las notas marginales del códice 60 de San Millán no son tan antiguos como se creía, pues como hemos señalado son de finales del siglo XI, y no del siglo X. Sin embargo, varias actas del cartulario de Valpuesta se redactaron en el siglo X y puede que alguna en el siglo IX. No sólo no les favorece la antigüedad. Tampoco la lingüística apoya las tesis riojanas. Sencillamente porque los rasgos de las glosas no responden al castellano primitivo. No son castellanas. No es esta una opinión lanzada a la ligera. La mayoría de los profesores sabe y enseña en sus aulas que las características fonéticas de las glosas son navarro-aragonesas. Cuantos filólogos las han estudiado llegaron a la conclusión según la cual las glosas reflejan navarro-aragonés antiguo. Así lo manifestaron Menéndez Pidal, Manuel Alvar, Rafael Lapesa, González Ollé, Díaz y Díaz, Sampson y Wright. Incluso hasta los hermanos García Turza y Miguel Alonso Muro oriundos de la Rioja no dicen que son castellanas, ya que las atribuyen a un dialecto riojano.

El padre de la filología española, Menéndez Pidal dice que en los Glosas “vemos el habla riojana del siglo X muy impregnada de los caracteres navarro-aragoneses.

Para el lingüista e historiador R. Lapesa (Historia de la lengua Española (Madrid 1980) “están en dialecto aragonés”.

El gran filólogo y dialéctico M. Alvar, las atribuye a un dialecto nacido en un cenobio riojano “sin excluir una impronta navarro-aragonesa (El dialecto Riojano (Madrid 1976).

W. D. Elcock (The Romance Languages, Londres 1975) escribió que llevan “el sello inequívoco de la región de Navarra”, y el alemán Yugen Woldf, después de estudiar las 20 glosas emilianenses más representativas, afirma que “no presentan ni un solo rasgo específicamente castellano”, y, tras compararlas con los cuatro dialectos posibles –el castellano, el riojano, el navarro y el aragonés-, subraya que “todas las características, en cambio, se atestiguan en aragonés antiguo”.

Simplificando: Ni por la antigüedad de las Glosas, ni por la lingüística se puede defender que la Cuna del castellano estuvo en la Rioja, como se dice habitualmente. Podemos, además, añadir otra razón de orden histórico sobre el posible lugar del nacimiento. No puede estar en la Rioja, porque esta región empieza a castellanizarse a finales del siglo XI, cuando pasa a poder del rey Alfonso VI (1065-1109), rey de Castilla y León. Antes había sido musulmana y después navarra. Mal pudieron hablar allí el castellano antes de la primigenia Castilla. La castellanización de la Rioja hay que situarla propiamente en el siglo XII.

En definitiva, podemos afirmar que la comarca del Omecillo-Ebro y más concretamente en el cenobio de Valpuesta (siglos X-XII) vemos cómo año tras año y casi sin darse cuenta, su gente rompió a hablar como un niño en un idioma que se desgajaba lentamente del latín medieval.

Aquí, en Valdegovía, Tobalina, Losa, Mena, tierras de Pancorbo… el latín romano se fue haciendo romance entre rezos, espadas y arados. En estas tierras que configuraron la Castilla Vetula (o Vieja) se gestó una de las aportaciones culturales y espirituales más importantes, el idioma castellano que hoy hablan más de 560 millones de habitantes.

Como se sabe, La Rioja gasta un dineral en seguir manteniendo San Millán como la Cuna del castellano y le está dando sabrosos, importantes y pingües réditos. Hace medio año el Gobierno de la Rioja organizó una Conferencia sobre los Orígenes del castellano, conferencia que tuvo lugar en la sede de la Embajada española de la Santa Sede en Roma. No se citó para nada Valpuesta. ¡Qué vergüenza!

La Academia de la Lengua Española, en noviembre de 2010, había avalado los “Cartularios de Valpuesta” como los documentos más antiguos donde aparecen las primeras palabras escritas en castellano. Son, por lo tanto, más de 100 años más antiguos que sus “primas”, las Glosas Emilianenses del monasterio de San Millán de la Cogolla y casi 175 años anteriores a las burgalesas “Glosas Silenses”, constituyendo estos tres documentos una auténtica trinidad explicatoria del origen escrito de la lengua castellana.

Últimamente han vuelto a ser noticia los Cartularios de Valpuesta, ya que este auténtico tesoro del castellano va a entrar a formar parte del registro de Memoria del Mundo de la Unesco, un reconocimiento similar a la declaración del patrimonio de la Humanidad, pero para documentos de gran relevancia internacional. “Esta solicitud ha sido formulada desde la Subdirección General de Archivos del Ministerio de Cultura. Es esta una noticia de excepcional importancia para Burgos, puesto que supone reconocer nuevamente, y por una autoridad internacional prestigiosa en el ámbito cultural como es la Unesco, el valor que el Cartulario de Valpuesta tiene como documento más antiguo en el que se recogen las primeras palabras del castellano. Pero la pasividad e ineficacia de las administraciones con competencias en cultura en la ciudad de Burgos, provincia (Diputación) y comunidad autónoma (Junta de Castilla y León) no han sabido responder, no se han hecho eco de la "importante solicitud”, lo que supone una muestra más del abandono y desidia con la que se trata la lengua castellana y a los cartularios de Valpuesta, que debieran ser considerados como una riqueza cultural única para la provincia de Burgos. Y no sé porqué me viene a la mente aquella expresión de Machado: “Castilla miserable, ayer dominadora, envuelta en sus andrajos, desprecia cuanto ignora. ¿Espera, duerme o sueña?". Y es que tanto Burgos, como su provincia, en estos momentos está como anestesiada, obtusa, agónica y no se da cuenta de que el castellano o español es hoy un negocio, además de un bien cultural. De hecho se estima que el 15 por 100 del producto interior bruto (PIB) está vinculado a esa lengua. Actualmente 20 millonesde personas están aprendiendo el español.

Entre las iniciativas a valorar para dar más protagonismo a Valpuesta una solución sería la creación de pósteres, de carteles a lo largo de la carretera informando dónde se encuentra la cuna del castellano, comenzando por Briviesca y continuando por Pancorbo y Miranda. Un proyecto fácil y barato, pero clave y de gran proyección y de interesantes y excelentes perspectivas para la comarca.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Edmundo bal, rebajado de categoría y con recorte salarial
Así purgó Justicia al abogado del Estado: pedía 25 años por rebelión y sí había violencia

Beatriz Parera elconfidencial 25 Noviembre 2018

El cese fulminante del abogado del Estado personado en la causa sobre el 'procés' se ultimó este miércoles, pero venía arrastrándose desde hace semanas. En los días previos al fin del plazo para la presentación de escritos de acusación ante el Tribunal Supremo, Edmundo Bal ultimó los detalles de la que era su solicitud original de cara al juicio en el que se sentará Oriol Junqueras y otros 17 políticos catalanes. En ella, según informan fuentes del entorno de la Fiscalía, solicitaba la misma pena que el Ministerio Público para el 'exvicepresident', 25 años por rebelión, y penas coincidentes de hasta 17 años para el resto de procesados. Sostenía que se produjo en los días previos y posteriores al referéndum un clima de violencia dirigida a promover la explosión de un conflicto.

El escrito que nunca llegó a entregarse seguía una línea similar al del Ministerio Público y se refería también a la serie de episodios que propiciaron un ambiente de tensión máxima: desde los acontecimientos del 20 de septiembre ante la Consellería de Economía pasando por los enfrentamientos en los colegios electorales el día de la votación y los actos de protesta de la huelga que se convocó después. Desde las altas instancias del Govern, se alentaron y amplificaron las movilizaciones en la calle y se propició el encierro en los centros escolares con plena consciencia de que promovía el enfrentamiento.

La población se empleó, de este modo, como una fuerza intimidatoria cuya acción se combinó con un uso de los Mossos d' Esquadra. La Policía Autonómica, al servicio del Govern que entonces dirigía Carles Puigdemont cumplía instrucciones de la ejecutiva autonómica que colisionaban con su obligación de proteger el orden constitucional. El escrito guardaba completa coherencia con el auto de procesamiento del juez instructor Pablo Llarena y no se asemejaba para nada al que finalmente se presentó.

Este fue el escrito que fue entregado a la abogada general Consuelo Castro, nombrada por la ministra Dolores Delgado tras su llegada al Ministerio de Justicia. No convencieron ni el fondo ni la forma y se reclamó al abogado del Estado ahora purgado que elaborara otros dos borradores: uno intermedio en el que solo se mantenía la acusación por malversación, en atención al uso de fondos públicos destinados al referéndum y el proceso de independencia, y el último de ellos en el que se debía acusar por sedición, como finalmente se hizo.

Curiosamente, tampoco este último escrito contentó a la responsable de los servicios jurídicos del Estado, por lo que no fue el original de Bal el que se presentó ante el alto tribunal el pasado 2 de noviembre. No se respetó ni su contenido ni las solicitudes de condena, menores que en el proyecto del, hasta el miércoles, jefe de Penal de la Abogacía. Las penas solicitadas para los 18 acusados oscilaron entre los 12 años de prisión y la multa, menos de la mitad que la del Ministerio Público. Se apreciaba el uso de una fuerza tumultuaria —agitación social, dice en varios puntos— pero no de la violencia necesaria para el tipo de rebelión.

Pérdida de categoría
El relevo de Edmundo Bal del puesto al que llegó en 2002 —una auténtica represalia según comentan muchos de sus compañeros— tendrá para él más consecuencias, más allá de la pérdida de la responsabilidad en el área. Las fuentes consultadas aseguran que será relevado de la máxima categoría en la que hora se encontraba, un nivel 30, y pasará a un 28. Es decir, volverá al grado de base, en el que ingresan todos los abogados estatales tras aprobar la oposición.

También habrá repercusiones económicas de la decisión y el cese repercutirá en una merma de sus ingresos anuales considerable. Bal se encuentra a la espera de que se le adjudique un nuevo destino que, según los consultados, le desvinculará no solo de la jefatura que ostentaba sino también del área. No se le permitirá, por tanto, seguir trabajando en penal y pasará a otra especialidad.

El Ministerio de Justicia justificó su decisión en una pérdida de confianza provocada por su negativa a asumir "instrucciones". En base al Reglamento del Servicio Jurídico del Estado, esgrimió el principio de dependencia que obliga a cumplir las órdenes de la jefa, en este caso Castro, en quien el departamento que dirige Delgado deposita el peso de la decisión. Bal no accedió a firmar el escrito definitivo y este fue presentado con la rúbrica de su superior.
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial