AGLI Recortes de Prensa   Viernes 30  Noviembre 2018

¿Es anticonstitucional criticar las autonomías?
Ricardo Chamorro Gaceta.es 30 Noviembre 2018

Se está generalizando en los medios de comunicación calificar a VOX como un partido que atenta a la Constitución por reivindicar una reforma constitucional y recuperar competencias hacia un Estado unitario en igualdad para todos los españoles, sin autonomías.

El Estado español es un Estado unitario por definición, lo que no quiere decir centralista, nunca compuesto o federal. Este carácter unitario ya se determino en las Cortes Generales y Extraordinarias de Cádiz en 1812 que ejercieron el poder constituyente originario del pueblo español, las cuales rechazaron frontalmente cualquier asomo de extravagante y extranjerizante federalismo.

El Estado se descentraliza administrativamente a través de entidades autónomas que son las administraciones locales, Diputaciones o Comunidades Autónomas. Estas entidades administrativas sirven al Estado para garantizar derechos a los ciudadanos en igualdad. El desarrollo autonómico en clave antinacional ha sido la clave del fracaso del propio modelo de las autonomías, unido a un descontrol por parte del Estado que en vez de velar por los derechos de los españoles en igualdad ha interpretado la descentralización como un dogma sin pararse a analizar los pros y contras en relación a la cohesión nacional.

VOX con su propuesta fortalece la Constitución, los demás la relativizan
Es curioso que nadie llame partido que atenta a la Constitución al PSOE que en la declaración de Granada, expresamente, pide una reforma de la Constitución hacia un Estado Federal asimétrico, rechazando la propia tradición jurídica constitucional española, así como la actual Constitución y la igualdad entre todos los españoles; o a Cs que va en la misma línea de reforma federal; o a PODEMOS que pide expresamente una reforma hacia un Estado Plurinacional que pretende fulminar la base de nuestra constitución, empezando por todo el Título Preliminar.

Curioso que los medios manipulen de esta forma a los ciudadanos Españoles remarcando que VOX ataca la Constitución olvidando lo anterior. El PP, en cambio, orienta ahora su discurso hacia la recuperación de competencias pero defendiendo las autonomías. ¿Acaso solo puede pedir la Reforma Constitucional la izquierda y que nadie les llame anticonstitucionales?

Qué VOX pida una reforma del Estado de las Autonomías para garantizar la Soberanía Nacional y la igualdad de todos los españoles, contribuye a fortalecer principios básicos de la Constitución en beneficio del pueblo español, precisamente el pueblo español es el sujeto político soberano.

Los partidarios de un Estado sin autonomías marcaron este verano su máximo desde 2014 y volvieron a superar el 21 por ciento en el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Si unimos el anterior dato junto a aquellos que quieren menos autonomía y competencias para las CCAA, tendríamos un 30 por ciento de españoles que prefiere un Estado más unitario y en igualdad, que el actual.

En este ultimo CIS el 37,5 por ciento optaría por dejar tal cual el Estado de las Autonomías. Optaría por mas autonomía para las CCAA solo un 14,6 por ciento y por un Estado que concediera el derecho de independencia de las autonomías solo el 9,8 por ciento.

¿Cómo es posible que ante estos datos que reflejan la opinión del pueblo español, el cual es el sujeto político soberano, alguien niegue la posibilidad democrática de proponer una reforma radical del sistema autonómico, mientras se fomentan reformas federales que no representan ni al 15 por ciento del pueblo español?

VOX no pide romper la soberanía o la nación española como pide PODEMOS (artículo 1.2 y 2 CE); VOX no pide acabar con la igualdad de los españoles (artículo 14 CE) como si hace el PSOE con el federalismo asimétrico, beneficiando a las regiones ricas frente a las más pobres, beneficiando fiscalmente a catalanes frente a andaluces.

VOX pide una reforma en beneficio de todo el pueblo español sujeto de la Soberanía Nacional y en beneficio de la Nación Española, fundamento de la propia Constitución, que es muy distinto a lo que les atribuyen para desprestigiarlos.

¡Recentralización!
Cristina Losada  Libertad Digital 30 Noviembre 2018

El Partido Popular se muestra ahora favorable a devolver al Estado la competencia en educación. Las competencias educativas serían de ámbito nacional y las comunidades autónomas se dedicarían a administrarlas, dijo Casado en una de las explicaciones de la propuesta. Hay que detenerse en ese "ahora": ahora que el PP está en la oposición; ahora que tiene competidores en la derecha; ahora que tiene un nuevo líder y ahora que ese nuevo líder se esfuerza por establecer diferencias con el PP gubernamental. Fue un Gobierno de UCD el que transfirió la educación a las comunidades autónomas, pero el PP nunca se había manifestado abiertamente en contra. Hasta ahora. Hasta este giro, sólo un partido con representación parlamentaria había propuesto que la competencia educativa estuviera en manos del Estado. Fue UPyD.

Los motivos de este giro son, como suelen serlo en política, fruto de la nueva situación que afronta el PP y de la nueva corriente de opinión que ha surgido después del golpe separatista. Anomalías que existen desde hace años, como el adoctrinamiento en la escuela o la expulsión del idioma español de las aulas, suscitan un rechazo mayor desde que quedó a la vista el grado de deslealtad al que son capaces de llegar los Gobiernos autonómicos nacionalistas. Pero, sean cuales sean los motivos y las circunstancias, la propuesta merece considerarse por sus propios méritos. Incluso una propuesta meramente oportunista puede ser una buena propuesta.

La cuestión interesante es que no parece que vaya a ser posible. No tiene pinta de que se vaya a poder hablar seriamente de la posibilidad de que la competencia en educación sea del Estado. Lo mismo ocurriría si fuera la sanidad. Exactamente igual. Porque el tema, en estos casos, no es quién puede gestionar mejor tal o cual competencia, sino, ¡horror!, la recentralización. La discusión gira ipso facto en torno a si queremos volver a un Estado centralizado o no. Y cuando se dice volver, como cuando se usa el término recentralizar, ya se sabe qué se está diciendo. Se está diciendo Franco. ¿Se podrá debatir de algo en España sin Franco?

De momento, no. Y, de ese modo, no hay debate posible sobre el reparto de competencias. No se puede discutir el principio de que todo está mejor en manos de las autonomías, porque discutirlo levanta enseguida un artificioso temor al regreso del Estado franquista. Un temor prefabricado que sirve para impedir la discusión racional sobre el asunto. Y detrás del cual se parapetan intereses transversales. El establishment político autonómico no suele estar dispuesto a reducir sus zonas de poder. Zonas que le permiten, entre otras cosas, controlar instrumentos tan importantes como el empleo público y ampliar el propio tejido administrativo. Tocar eso es tocar lo más sagrado. ¡Son las cosas de comer! El grito contra la recentralización, con todo lo que evoca, convierte en sacrílega –por franquista– cualquier pretensión de modificar, a favor del Estado, el statu quo del reparto.

Esto es lo hay, como suele decirse. Revela que la atribución de competencias no se considera en términos de pura administración, sino puramente políticos. Más aún: puramente nacionalistas. Significa dar por supuesto que el Estado Autonómico no obedece a la idea de acercar la Administración a los ciudadanos, como tantas veces se repite, sino a la idea de encauzar a los nacionalismos disgregadores. Una cosa es que los constituyentes quisieran eso y otra, que tengamos que guiarnos siempre por aquel deseo frustrado. El reparto de competencias ha de guiarse por criterios de funcionalidad. Y de respeto a la ley. Lo cual incluye la vigilancia necesaria para garantizar que esos criterios se cumplen.

La propuesta del PP habrá que verla en detalle, pero de entrada aparece una objeción. Cómo va a garantizar que el Estado y, en definitiva, los Gobiernos centrales se vayan a comportar de manera distinta a las autonomías en materia educativa, cuando los Gobiernos centrales son los que han consentido los abusos y deslealtades que ahora, recién ahora, descubrimos y rechazamos.

Las traiciones de los partidos políticos
Javier Tejedor Gaceta.es 30 Noviembre 2018

Hace ya mucho tiempo que llegué a la conclusión, fruto de la lectura y el estudio, de que el PSOE es el partido que más daño ha hecho a España.

Colaboró en la proclamación de la II República en 1931 -desde mi punto de vista ilegítima-, ya que se proclamó con los resultados electorales de unas elecciones municipales –no era un referéndum Monarquía o República, vamos fue un golpe de estado en toda regla- que además no ganaron los republicanos. El propio gobierno del Rey no garantizó la seguridad a Alfonso XIII lo que provocó su marcha, pues estaba reciente el asesinato de toda la familia real rusa a manos de los comunistas bolcheviques.

En 1934 el PSOE y la UGT alentaron un golpe de estado que fracasó. Como consecuencia Largo Caballero fue detenido e Indalecio Prieto huyó a París.

Durante la II República, los socialistas instigaron, permitieron y participaron en el asesinato de miles de religiosos y civiles católicos, en la violación monjas, en la profanación de tumbas, en el asesinato de personas inocentes únicamente por su manera de pensar, en la quema de iglesias y conventos, en el robo y expoliación del arte religioso, en la quema de libros religiosos, etc.

Además el PSOE robó todo el oro del Banco de España, que era una institución privada en aquella época. Los socialistas saquearon todos los bancos públicos y privados, desvalijando todas las cajas de seguridad que en ellos había. Robaron obras de Arte del Museo del Prado.

Dieron un pucherazo en las elecciones de 1936 envueltas en un clima de intimidación, violencia y con más de 300 asesinatos, como recientemente, lo han demostrado los historiadores Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García tras años de trabajo y arduo estudio, revisando las actas de dichas elecciones que fueron manipuladas para dar el triunfo al Frente Popular de izquierdas plasmándolo todo ello en una tesis. Al menos 50 escaños de los 240 conseguidos por la coalición de izquierdas serían cuando menos dudosos y fruto de la manipulación, con urnas con más votos que votantes, escrutinios sin testigos, actas cuajadas de tachaduras y reescrituras, etc. Dicho fraude lo han publicado en un libro titulado “1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular”.

Tampoco debemos olvidar, que la guardia personal de Indalecio Prieto -miembro del PSOE y presidente de la Comisión de Actas en el seno del Congresos de los Diputados de España- en compañía de milicianos socialistas, secuestró y posteriormente asesinó a uno de los Jefes de la oposición, José Calvo Sotelo. Anteriormente lo habían intentado con el otro, José María Gil Robles que fueron a buscarle a su domicilio particular, pero como no estaba y se libró.

Fruto de todos estos delitos, se instauró un sentimiento de terror entre los ciudadanos que no eran de izquierdas, pues había desaparecido el orden y la autoridad de las calles y cuya consecuencia final, fue el estallido de la Guerra Civil.

Ya en la democracia actual, el PSOE es el partido que ha sido condenado por financiación ilegal y cuyos dirigentes han generado la mayor corrupción pública en la democracia española. Así como los principales causantes de la politización de la justicia, ya que fue el Gobierno de Felipe González, quien promovió y aprobó la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, por la que los jueces dejaron de ser independientes, ya que a partir de su entrada en vigor, ya no pudieron elegir mas a los miembros del Consejo General del Poder Judicial, ni a los del Tribunal Supremo, ni a los del Tribunal Constitucional, a partir de entonces, lo harían los políticos.

De PODEMOS mejor no hablar, porque son los defensores del comunismo, que tiene más de 110 millones de asesinatos a sus espaldas y ha demostrado que en todos los países donde se ha instaurado, solo ha producido muerte, miseria, ruina y hambre. La mejor prueba de ello, es que todos los emigrantes en busca de prosperidad a lo largo de la historia siempre han ido y van hacia países capitalistas y no hacia países comunistas. Actualmente en América lo demuestra la caravana que acaba de llegar a la frontera Estados Unidos con Méjico y que está formada por miles de personas que no van a Nicaragua, Cuba o Venezuela. En Europa se demuestra con la llegada masiva y continua de inmigrantes procedentes de países islámicos en busca de prosperidad y ayudas económicas.

Su líder Pablo Iglesias prometió antes de ser elegido Diputado que nunca se cambiaría de su vivienda en el barrio obrero de Vallecas, y recientemente se ha comprado una mansión de lujo en una de las zonas más caras de la Comunidad de Madrid, la zona noroeste. Echenique lo mismo, se ha mudado al lujoso barrio de Salamanca, en Madrid.

Aznar sacó a España de una crisis económica, eso sí, a qué precio. Dilapidó la mayoría del patrimonio empresarial público español. Vendió a un precio inferior al valor de mercado, empresas que producían grandes beneficios, con mercados cautivos, con poco riesgo financiero y de sectores estratégicos, muchas de ellas en la actualidad en manos extranjeras.

Aznar también fue quién retiró de Cataluña a la Policía Nacional y Guardia Civil en sus funciones de orden público, seguridad ciudadana y tráfico, además de ceder al Gobierno Catalán las mayores cuotas de IVA e IRPF. Las recientes condenas de corrupción del PP vienen de la época de Aznar.

También los presidentes que el PP puso al frente de las tradicionales Cajas de Ahorro, quebraron la mayoría de ellas, por no decir todas, como las Cajas Valencianas, Caja Madrid, Caja Duero, Caja España, etc.

Pero con Rajoy el PP no pudo caer más bajo, con sus traiciones e incumplimientos electorales como por ejemplo, la promesa electoral de derogar la Ley de Memoria Histórica que con mayoría absoluta no lo hizo.

También, con mayoría absoluta en el Senado, ante el golpe de estado perpetrado en Cataluña, únicamente suspendió la Autonomía para convocar elecciones y no hasta la obtención de la sentencia firme sobre el intento de Golpe de Estado en Cataluña, ya que en dicha Comunidad no se cumplen las sentencias judiciales que afectan a las leyes catalanas, se adoctrina a los niños en las aulas ensenándoles a odiar a España y existe una manipulación continua contra España en TV3, la cual debiera haber cerrado.

No vale la falsa excusa de que no lo hizo porque no contó con el apoyo del PSOE, ni Ciudadanos. No los necesitaba, tenía mayoríoa absoluta en el Senado.

Entregó La Sexta -televisión que había creado Zapatero- que estaba quebrada al Grupo Atresmedia para que siguiera promocionando a Pablo Iglesias, contribuyendo con ello a la creación de un monstruo como PODEMOS. “Fruto de aquellos polvos tenemos hoy estos lodos”, ya que provocó que mucha gente de izquierdas que no hubiera participado en las elecciones lo hiciera y votara a PODEMOS como voto de castigo a la clase política resurgiendo así la ideología comunista.

El PP de Rajoy también subió los impuestos y la presión fiscal a pesar de haber prometido electoralmente bajarlos, en su lugar, podía haber bajado el gasto público. Además aumentó la deuda pública del 70% al 100% respecto al P.I.B., vamos igual que Zapatero. Eso son políticas de izquierda.

La diferencia económica más grande entre la derecha y la izquierda es la bajada de impuestos. La política económica de derechas explicada de una manera sencilla, se basa en crear riqueza bajando los impuestos, para que las empresas y los ciudadanos tengan más dinero para invertir y consumir, y así crear más puestos de trabajo y generar más ingresos en impuestos, pero a tipos más bajos ya que, hay mas volumen económico.

Pero se consagró con la mayor traición de todas, al no presentar su dimisión, permitió que Sánchez fuera nombrado Presidente del Gobierno de España.

Y con Casado nada ha cambiado en el PP. Recientemente no se ha opuesto al cambio de nombre del Instituto Calvo Sotelo en Galicia, en aplicación errónea de la Ley de Memoria Histórica, ya que a Calvo Sotelo le asesinaron antes de que estallara la guerra civil.

Hace pocos días el Juez Marchena ha dejado en evidencia al PP de Casado, al intentar entregar a la izquierda la mayoría en el C.G.P.J. en comandita con PSOE y PODEMOS, a cambio de controlar la Sala del Supremo donde están juzgando los casos de corrupción del PP. Y la última de todas, anunció públicamente que recurriría el Real Decreto-Ley 10/2018 que permite la exhumación de Franco, por carecer de extraordinaria y urgente necesidad, concluyó el plazo y no lo hizo. Siempre pensé que el PP cumplía sus promesas electorales y que no era corrupto. Pero me equivoqué.

Ciudadanos solamente apoyó la aplicación del Artículo 155 de la Constitución española por su interés personal para convocar elecciones, porque sabía, que las encuestas le daban el triunfo y no por el interés de España.

Por todo ello en las próximas elecciones yo voy a votar a VOX por dignidad, coherencia democrática y para que aprendan los políticos, que sus incumplimientos, traiciones y corrupciones tienen consecuencias y que primero es el interés de los españoles, antes que el suyo o el de sus partidos.

VOX dice lo que mucha gente piensa pero nadie se atreve a decir. Sus medidas están llenas de sentido común.

VOX es la esperanza de España y la España viva.

Vox, regalo de torpes
Fernando Ónega La voz 30 Noviembre 2018

Desde hace tiempo lo venimos anotando: en términos de partidos políticos, el fenómeno del año se llama Vox. Y cada día me sorprende más. Resulta que este partido se presenta a las elecciones andaluzas. Su campaña es absolutamente singular: no tiene carteles, no hace publicidad, su candidato no es entrevistado por los grandes medios informativos y, por ser extraparlamentario, no participa en los debates de las televisiones públicas. Por si le faltara algo, los demás partidos y bastante opinión publicada le han declarado la guerra, lo sitúan en la extrema derecha, le llaman racista o lo consideran la imitación española de Marine Le Pen.

Sin embargo, fíjense con qué datos se acuestan todos los días sus dirigentes. Todas las encuestas anticiparon que tendrá uno o varios diputados en el Parlamento andaluz. Dicen que ha multiplicado por tres la intención de voto. Y hay trabajos demoscópicos que aseguran que le «roba» 5.700 votos diarios al Partido Popular y 1.140 a Ciudadanos. He escrito votos diarios, aunque a todos nos sorprenda. Si las elecciones se retrasaran un mes más, dejaría al PP literalmente en cueros y a Ciudadanos temblando. Cuesta creer que sea verdad, pero es lo que dicen los que analizan la procedencia de cada intención de voto que se confiesa. Y este cronista no tiene formación ni método para discutirlo.

Trato de buscar una explicación. Hay un votante minoritario que rechaza la inmigración y el Estado de las autonomías, es crítico con la Unión Europea y fuertemente nacionalista español que estaba esperando un partido así. La repentina conversión del Partido Popular a algunos de esos principios ideológicos es interpretada por ese votante como oportunista y poco creíble y, por tanto, se quedan con el original, como cada vez que un partido intenta copiar a otro. Pero hay algo más: son esas fuerzas políticas perjudicadas por Vox las que le están haciendo la propaganda electoral. ¿Para qué quiere carteles o participar en debates electorales, si los demás lo hacen por ellos?

No hay día que algún líder conservador no los critique en público, dándoles una relevancia que no tiene. En las últimas fechas, las posibles alianzas con Vox han sido el ingrediente básico de la campaña, alimentado por Susana Díaz, a quien beneficia el reparto del sufragio conservador. Y encima, Casado y Rivera hacen lo imposible para que parezca que se inspiran en las propuestas de Vox. No me digan que no son torpes quienes así actúan. No me digan que no es necio quien en campaña electoral se dedica a regalar imagen y presencia al adversario que trata de ocupar su terreno. Es el colmo de la impericia, por no decir falta de inteligencia. Y digo solo impericia para no ofender.

Si las elecciones se retrasaran un mes más, dejaría al PP literalmente en cueros y a Ciudadanos temblando. Cuesta creer que sea verdad, pero es lo que dicen los analistas

Lo que se juega en Andalucía
Emilio Campmany  Libertad Digital 30 Noviembre 2018

Evidentemente, los andaluces se juegan mucho en las elecciones del próximo domingo. Sin embargo, al resto de los españoles también nos afectará, y mucho, el resultado. Para empezar, el PSOE andaluz es el último baluarte socialista que se ha resistido a ser colonizado por Podemos. Pero después del 2 de diciembre, en el mejor de sus posibles resultados, no podrá evitar tener que gobernar con la ayuda de Teresa Rodríguez. Que se confirme que votar al PSOE es votar a Podemos no es baladí. Pablo Iglesias no se limita a desear una reforma de la Constitución, sino que pretende liquidar el régimen de 1978 y alumbrar una república confederal bolivariana que reconozca el derecho de autodeterminación a los pueblos de España. Que el último bastión del que un día fue el PSOE constitucional se deje arrastrar por ese carro plantea la posibilidad de que todo él se apunte a la liquidación del régimen. Eso dejaría en el espectro político un inmenso vacío para un partido de izquierda constitucional.

Para la derecha también son importantes estas elecciones. Si Vox lograra tener suficientes escaños para formar grupo parlamentario, se haría evidente que votar a la formación de Santiago Abascal ya no es tirar el voto a la basura. Esto puede tener importantes consecuencias para unas elecciones generales en las circunscripciones grandes donde obtienen escaños otros partidos, además del PSOE y el PP. Los mayores perjudicados pueden ser los populares, ya que muchos de sus electores votan con desgana por exclusivas razones de utilidad. Si se demuestra que es posible votar con eficacia similar a un partido que defiende los valores que el PP traicionó, es difícil calcular hasta dónde puede llegar la sangría.

Por otra parte, el PP se presenta con un candidato que es hijo predilecto del PP traidor de Rajoy. Un mal resultado podría atribuirse al susodicho, pero la implicación de Casado y Teodoro García Egea en la campaña les hará corresponsables y pondrá en entredicho su liderazgo.

La debilidad del candidato de Ciudadanos, ex PSOE que ha estado manteniendo en el poder a Susana Díaz, no ha impedido que las encuestas sean relativamente favorables para la formación naranja. La responsabilidad del éxito, si llega a confirmarse, es de Inés Arrimadas, que puede llegar a ser vista por los seguidores de Ciudadanos como la mejor candidata en unas elecciones generales, por delante del propio Rivera.

Lo que no será fácil averiguar, pero habrá que intentarlo con la ayuda de los sociólogos, es qué porcentaje de votantes de Podemos piensa pasarse a Vox. Si se confirma que son un número considerable, el fenómeno puede generalizarse. No sería de extrañar, pues ha ocurrido en toda Europa. Quienes más padecen las consecuencias adversas de la inmigración ilegal viven en los supuestos calderos de votos de Podemos. Si parte de estos electores optan por Vox en atención a que es el único partido que se propone frenar la inmigración ilegal, las consecuencias electorales en el futuro pueden ser sísmicas.

Todas ellas son buenas razones para que los españoles estemos atentos a lo que decidan los andaluces el próximo domingo.

Andalucía necesita enterrar el "peronismo rociero" de Susana Díaz
EDITORIAL esdiario 30 Noviembre 2018

Andalucía tiene en su mano darse una oportunidad a sí misma y dársela al conjunto de España este domingo, con un cambio regenerador que acabe con el retraso de 36 años de régimen.

Los andaluces elegirán este domingo quién preside la Junta, gobernada durante 36 años por un mismo partido, el PSOE: es un caso casi único en Europa, especialmente sorprendente por el nefasto balance en la gestión después de tantos años.

Las cifras de paro, corrupción, renta per cápita o fracaso escolar son en Andalucía de las peores de todo el continente, y no solo de España, pese al inmenso potencial humano, económico, cultural o turístico que atesora una región que además simboliza como pocas una idea de España constitucional, abierta, acogedora y grata.

Ese resultado es aún más sangrante si se coteja con el sobresaliente esfuerzo que, por casi cuatro décadas, han sostenido España y Europa por reequilibrar la brecha socioeconómica de Andalucía, resumida en un dato demoledor.

Sólo las instituciones europeas han depositado en manos de los distintos presidentes andaluces más de 100.000 millones de euros en este tiempo, una cifra espectacular a la que hay que sumarle la procedente de España: desde 2008, en plena crisis, ninguna otra comunidad ha recibido del Estado más dinero para inversiones.

Más paro y corrupción
No hay razón, pues, para que Andalucía tenga, a la vez, el peor paro juvenil de Europa y la mayor corrupción del continente, aunque sí existe una explicación: la transformación del PSOE en un aparato clientelar que ha convertido el poder en un elemento de captación de voluntades y no de progreso colectivo.

La Junta es en realidad un régimen que, a costa del erario público, tiene como principal objetivo perpetuar al PSOE en el poder, creando redes de intereses que, a cambio del voto, procuran dádivas a cientos de miles andaluces que se pierden con ello algo mucho mayor y mucho mejor.

Ese clientelismo feudal es parejo e inductor de la galopante corrupción y de la falta de transparencia allí instaladas, con un poder nepótico que trabaja antes para eternizarse que para transformar la sociedad que en realidad lo mantiene.

El potencial de Andalucía ha sido malversado durante 36 años por una política feudal que empobrece a una tierra formidable

Y por mucho que las encuestas recojan una dificultad para el cambio, hay que confiar en que éste sea posible cuando el sondeo pase de ser virtual a concretarse con el voto en una urna. La oportunidad es inmensa y tendría otro efecto beneficioso al margen del perentorio relevo de Susana Díaz: emitiría un mensaje nacional a Pedro Sánchez, aferrado a un Gobierno a la deriva y deudor de los peores apoyos.

Una oportunidad al cambio
Andalucía tiene una oportunidad para sí misma, pero también para el conjunto de España. Superar el miedo y la costumbre, dos ingredientes básicos del peronismo rociero que ahora encarna Susana Díaz, obrará el milagro, regenerará la democracia y lanzará un mensaje de autofirmación andaluza y española en tiempos de negación y ataque a los pilares de la Nación. Todo eso se juega este 2D.

Celáa dice que la inmersión lingüística es como "mandar a hijos a Inglaterra"
ESdiario 30 Noviembre 2018

La ministra de Educación considera que no hay problemas para el aprendizaje del español en las aulas catalanas y vascas y lo compara con mandar a los escolares a estudiar al extranjero.

Lo de estudiar el español en las aulas catalanas, vascas o gallegas resulta tan natural, según la ministra Isabel Celáa, como mandar a los niños a estudiar idiomas al extranjero. Ésta es la peculiar idea de la inmersión lingüística que tienen la ministra de Educación, según dejó dicho durante su comparecencia en el Congreso para avanzar las claves en la reforma de la LOMCE, que también incluye novedades sobre la enseñanza en lenguas cooficiales.

Celaá, que dejará vía libre a las autonomías para distribuir las horas de enseñanza en español y en otras lenguas, dijo que su propuesta trata de combinar el aprendizaje del español en las comunidades con otra lengua, cuyo aprendizaje también debe garantizarse. "Se hace hincapié en la necesidad de que todo el alumnado termine la educación básica con el nivel adecuado en la capacidad de expresarse oralmente y por escrito en una y otra lengua".

La ministra insistió en que con la reforma todos los alumnos terminarán la ESO con el nivel adecuado en ambas lenguas y defendió "el aprendizaje del castellano con la presencia adecuada de las lenguas propias de cada comunidad".

También hizo una defensa del modelo de inmersión lingüística. En su respuesta a los grupos, Celaá dijo que su gobierno no tiene "nada en contra" de la inmersión lingüística y defendió el sistema: "Es un procedimiento de aprendizaje de las lenguas legitimado por el Constitucional, si bien ha de ser compensatoria".

Y en este punto, puso varios ejemplos, comparando a los alumnos españoles que se ven obligados a estudiar en otra lengua cooficial por la imposibilidad de estudiar en castellano en nuestro país con extranjeros que vienen a España o niños españoles que se van a otro país: "Cuando una familia envía a sus hijos a Inglaterra, lo que va a hacer el niño o la niña es inmersión. Cuando un inmigrante que tiene una lengua distinta a la española viene al colegio a España, lo que va a hacer es inmersión lingüística".

"Perfectamente aceptada"
"La inmersión está perfectamente aceptada dentro de lo que significan herramientas para el aprendizaje de una lengua", sostuvo Celaá, y señaló lo apropiado de "la utilización vehicular de la lengua para aprender contenido".

La ministra, que fue interrogada en varias ocasiones sobre el incumplimiento sistemático de las sentencias en Cataluña, señaló que el nivel de competencia de los alumnos "en cada una de las lenguas" será "objeto de un análisis permanente por parte de los centros" que permitirá corregir "las disfunciones". Y señaló que "la utilización" de una u otra lengua "en ningún caso podrá ser objeto de discriminación".

Responsabilidad de todos /El fraude PP/ Evolución europea
Pío Moa Gaceta.es 30 Noviembre 2018

Estoy vetado (mejor, suspendido) en tuíter y facebook. No pienso volver porque me parece intolerable, después de haber investigado, analizado y escrito tanto durante estos años, quedar a merced de mamarrachos indocumentados y déspotas de las nuevas ideologías, que pretenden controlar hasta los sentimientos de la gente. Sin embargo las redes siguen siendo instrumentos útiles si las utilizan muchas personas y con un mismo objetivo. No se puede suspender de golpe a miles de personas… si esos miles acuerdan trabajar informalmente pero en la misma dirección.

Por lo tanto, me limitaré en adelante a este blog. Esto significa una audiencia insignificante, como sigue siendo “Una hora con la historia”. Que quede en algo más que testimonial va a depender de que los lectores y oyentes conscientes de la situación que vivimos se movilicen para enlazar y comentar en las redes o por correo o de otros modos, estos contenidos.

Creo que la putrefacción del régimen del 78, comenzada con Zapatero, está entrando en un grado de descomposición que amenaza seriamente la libertad y la propia continuidad de España. Y ante semejante deriva todos somos responsables y ya no caben las quejas, en el fondo derrotistas. Por mi parte, me esfuerzo en suministrar análisis y argumentos, sin los cuales la lucha política se convierte en una especie de riña de locos. Llamo, por tanto, a mis lectores a romper el muro de silencio haciendo llegar estos análisis y argumentos al mayor número de personas, y a debatirlos en la medida de lo posible. Porque repito, todos somos responsables.

Oigo que el PP se quiere sumar a la manifestación convocada por VOX o Denaes este 1 de diciembre. Este es el mayor peligro posible. Recuerden cómo Rajoy y su pandilla de señoritos golfos encabezaron las manifestaciones contra la complicidad de Zapatero con la ETA, cuando estas estaban en marcha, y las llevaron a la nada, para proseguir después la política de Zapatero. Recuerden cómo montó manifestaciones contra el saqueo del archivo de Salamanca para, una vez en el poder, continuar el saqueo Y tantas fechorías semejantes. Llevo mucho tiempo advirtiendo que ese partido es el mayor peligro para España y para la democracia. Un partido-mafia de profesionales del engaño, siempre hábil en abortar cualquier alternativa a su podredumbre y que ha perdido el poder justamente por su corrupción, dejándonos en Herencia al Doctor. Un partido auxiliar, que no oposición del nuevo frente popular. Invito a mis lectores a divulgar lo más posible este breve mensaje. Que el engaño no sea eterno.

*******************
europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

¿Cuál es el secreto de la superioridad de la cultura europea, sobre las demás, al menos hasta la II Guerra Mundial? En mi libro sobre Europa la atribuyo a la raíz cristiana, y examino su desarrollo, que en síntesis sería este:

La religión es el núcleo de todas las culturas, y al cristianismo lo distingue una especial y fuerte tensión entre la razón y la fe (con manifestaciones secundarias entre el poder religioso y el político, etc.) En su primera edad, que he llamado de supervivencia (“alta edad media”) y podía llamarse también de las invasiones o de los monasterios, la cultura, heredada de Roma, devastada por las invasiones germánicas y luego por nuevas oleadas desde el sur, el norte y el este, sobrevivió en gran medida gracias a la orden benedictina, a sus monasterios e influencia intelectual. Así, no es injusto llamar “padre de Europa” a San Benito de Nursia (y abuelo al Escipión de la II Guerra Púnica). En esta época la especulación religioso-racional y filosófica tuvo poca importancia, pues la necesidad de sobrevivir a las amenazas exteriores y a la barbarie interior ponían en todo un sello de urgencia práctica (esa urgencia, poco proclive a la especulación, se manifestará en España más prolongadamente durante la Reconquista, por la permanente amenaza islámica).

Es cuando Europa se estabiliza (edad de asentamiento o baja edad media) y se siente capaz de alguna contraofensiva (las cruzadas) en torno al año 1000, cuando la tensión se va haciendo más explícita, manifiesta en un intenso pensamiento filosófico protagonizada en gran medida y rivalidad entre las órdenes franciscana y dominica y entre Oxford y París. La especulación afectaba a la concepción de la divinidad, de la política y en general de la propia condición humana. La tensión se explicita en constantes debates e ideas, sumamente incómodos pero también productivos en todos los órdenes de la sociedad. Con todo, la “incomodidad” llegaría a convertirse en antagonismo con Lutero, gran debelador de la razón en beneficio de la fe. El catolicismo trató de mantener un equilibrio ponderando la complementariedad de ambos componentes de la tradición, equilibrio que se demostraría inestable y que, al tratar de institucionalizarse después de Trento, empobrecería el pensamiento.

El resultado fue la rebelión de la razón contra la fe en la Ilustración, que abocó a la Revolución francesa, supuesto triunfo de la Razón. La nueva época produjo, o bien coincidió con, el auge de la ciencia y la técnica en la revolución industrial, que marcan el apogeo de Europa, extendido al mundo entero por primera vez en la historia humana. La razón debería proporcionar al hombre verdades universales y forzosas, pero en lugar de ello originó ideologías contradictorias, de modo que a la nueva época desde entonces cabría llamarla edad de las ideologías. Hasta abocar en el siglo XX al choque de las tres más fuertes, el liberalismo, el marxismo y el nazismo. La II Guerra Mundial debe entenderse y enfocarse, a mi juicio, como la guerra de las tres ideologías, choque tras el cual Europa entra en franca decadencia.

Naturalmente, este es un esquema muy esquemático que no hace justicia a la inmensa riqueza de los desarrollos sociales en todos los ámbitos, desde los filosóficos a los militares, pasando por los económicos y los políticos, artísticos, etc. Pero creo que podría considerarse el esqueleto de lo que ha sido el desarrollo de la civilización europea hasta hoy.

MITIN DE VOX EN ALMERÍA
Abascal: “Mientras otros dice “atrás Andalucía, nosotros gritamos ‘adelante España'”
La Gaceta  30 Noviembre 2018

Los diputados de VOX, señala Abascal, constituirán “las llaves de San Telmo para echar la corrupción y el comunismo chavista”.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado que todos los partidos se han “puesto nerviosos” y están “hablando” de este partido. “No estábamos en el debate y lo protagonizamos”.

Abascal se refería así a las alusiones a su formación durante el encuentro entre los candidatos del PSOE, PP, Cs y Adelante Andalucía: “No se contaba con nosotros para nada pero no dejan de hablar de Vox. Alguno se ha puesto tan nervioso que llevan cuatro semanas hablando sistemáticamente del voto útil”, ha manifestado en relación al PP, durante su intervención en un mitin en el palacio de exposiciones y congresos de Aguadulce, en Roquetas de Mar (Almería).

Ha dicho que aunque desconoce cuáles serán los resultados de los comicios de este fin de semana, lo que dicen las encuestas de Almería es “extraordinario”. “Ya dicen que somos la tercera fuerza política, adelantando incluso a los de ‘Atrás Andalucía’. Eso no es casualidad, mientras unos dicen atrás Andalucía, nosotros adelante España”, ha aseverado.

“No sé si adelantaremos a ‘Atrás Andalucía’, a Ciudadanos o al PP pero vamos a hacer algo histórico. Más allá de uno, dos, tres u ocho diputados, son las llaves de San Telmo para echar la corrupción y el comunismo chavista”, ha asegurado.

Así, considera que Vox ya ha “ganado” porque ha conseguido que otros partidos “digan lo que para ellos era indecible”.

“El PP está hablando de inmigración ilegal y recuperación de competencias, un rato porque Feijóo ha salido a llamar al orden y ya ha rectificado (…) Hemos visto a Cs dando mítines en Alsasua (…) A Pedro Sánchez hablando de Gibraltar, mal, pero hablando”, ha apostillado.

Asimismo, ha criticado a Susana Díaz: “Ha salido la sujeta que preside la Junta a decir que somos xenófobos, racistas, machistas, incluso se ha atrevido a decir que justificamos la violencia contra las mujeres, contra nuestras abuelas, mujeres, madres e hijas, sin ningún tipo de defensa”.

De este modo, ha reiterado que su formación a lo único que se opone es a una “ley injusta” que “no combate” una violencia que se “sigue produciendo” ni las “denuncias falsas contra muchos hombres”, reclamando otra que “proteja eficazmente” a las mujeres de los maltratadores y a “nuestros hijos” de algunas “desaprensivas.

Abascal ha afirmado no obstante que a Vox no lo van a “asustar ni a llevar al rincón del cuadrilatero como a la ruleta naranja o la derechita cobarde”, y ha sostenido que ya vaticinó en Vista Alegre que los llamarían “fachas” por “pensar como pensamos y decir con naturalidad las cosas que decimos en casa”.

“Que nos llamen lo que quieran, no vamos a perder un minuto justificándonos ante los que han llevado a España a la ruina, a la división y al enfrentamiento”, ha apuntado, añadiendo que contra Vox se ha iniciado una campaña de “insultos” y “difamación”, incluso contra sus familias.

“Vox va a recibir el voto patriótico de la España viva. Por encima de ideologías, lo que os importa son tres o cuatro cosas que son de sentido común y que hemos heredado de nuestros padres y madres (…) La fuerza que veis aquí es la de la de la nación española. Esa España viva, que estaba silenciada y escondida, que se ha levantado y no va a volver a postrarse”

Abascal ha concluido que el próximo 2 de noviembre “le vamos a dar un susto de aupa a todos aquellos que estaban tan contentos”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Arcadi y los 'voxófobos'
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 30 Noviembre 2018

Por lo que antiguamente llamaban "los duendes de la imprenta" y ahora un software pillarejo, ayer se coló en la columna de Arcadi Espada una frase que parece de Pilar Rahola en La Vanguardia, insultando a Vox:

"Se trata de un partido que propugna la discriminación de las personas por su lugar de origen. Varias decenas de miles de andaluces que marcharon a trabajar a Cataluña y que contribuyeron decisivamente a construir lo que Cataluña es saben de qué va eso: ni siquiera pueden educar a los hijos en su lengua materna cuando esa lengua materna sea el castellano, lengua oficial del estado. Vox es ese partido que hoy llama charnegos a los magrebíes".

Digo que parece de Rahola o algún otro vocero del prusés porque, a diferencia de lo que es costumbre en Arcadi, la frase es rigurosamente falsa. En ningún sitio o momento, en ningún mitin de Vox o declaración de Abascal se ha llamado charnegos a los magrebíes. Es Vox el partido discriminado por los medios por demasiado español, como el PSC, CiU y ERC discriminaban al PP en el Pacto del Tinell, como Pujol en su libro La inmigración, problema y esperanza de Cataluña al inmigrante andaluz: "Un ser destruido, que si alguna vez llegaran a mandar, destruiría Cataluña"; o como decía de mí tras publicar Lo que queda de España y firmar el manifiesto de los 2.300 María Aurèlia Capmany, la intelectuala (Ocaña dixit) orgánica del PSC: "Aquests tíos ya duríen esser tots fora!".

Ese PSC de Maragall y Montilla, como explica Rafa Latorre en su excelente libro y ha sostenido siempre Arcadi, creó el movimiento de desobediencia a la legalidad en Cataluña, cargó en la calle contra la sentencia del Constitucional, antes de leerla, por "ahogar los sentimientos con leyes", dobló las multas por rotular en español y defiende el indulto a los golpistas. Pero es al que corteja incansable Manuel Valls, candidato de Arcadi y otros voxófobos a la alcaldía de Barcelona.

Vox es infinitamente más constitucional que el PSC y el único partido que en sus mítines recogía firmas para "Hablamos español", porque defiende el derecho de los niños a educarse en español en toda España. Y también la obligación constitucional de expulsar de España a los ilegales. Contra la única legalidad discriminatoria que está Vox es contra la Ley de Violencia de Género. Arcadi y yo, también.

Deslealtad en Euskadi
EDITORIAL El Mundo 30 Noviembre 2018

PNV, EH Bildu y la coalición Elkarrekin Podemos han hecho uso una vez más de los derechos que les ofrece la Constitución para arremeter duramente contra ella mientras se olvidan de sus deberes. El partido nacionalista y los abertzales se han aliado para votar conjuntamente un alegato contra la Carta Magna y decidir que el Parlamento Vasco no celebre ningún acto de conmemoración del 40º aniversario de nuestra norma fundamental. La deslealtad institucional manifiesta de ambos partidos en una fecha cargada de tanto simbolismo -poner en valor el mayor periodo de democracia de la historia de España- solo es equiparable a su hipocresía: junto a la coalición de la que forma parte el partido de Pablo Iglesias, reclaman una reforma constitucional que incluya "el principio de autodeterminación".

Resulta desesperante que cuanta más pedagogía se realiza a raíz del conflicto catalán, tratando de explicar en innumerables ocasiones que el derecho a la autodeterminación está reservado para los pueblos sometidos, más se extiende la falacia, que solo puede responder a la ignorancia jurídica o a la mala fe supremacista.

Pero esta deriva populista -más grave en el caso de la formación de Iñigo Urkullu, que en otras ocasiones sí ha mostrado cierto sentido de Estado- desgraciadamente no es nueva. En junio, PNV y Bildu ya acordaron unas bases del futuro Estatuto vasco entre las que se encuentran el derecho a decidir y romper el Estado autonómico para imponer un modelo "bilateral" entre España y Euskadi. Bien harían en girar estos días la vista a Cataluña para ver el coste de ignorar los problemas reales.

Hartazgo en la sociedad catalana
 La Razon  30 Noviembre 2018

La Generalitat de Cataluña afronta estos días una oleada de protestas y reivindicaciones laborales que afectan a los profesionales de la Sanidad, la Educación y otros servicios públicos, como los Bomberos, sobre quienes pesan todavía buena parte de los recortes presupuestarios que impuso la crisis. Hasta ahora, la tensión social provocada por el proceso separatista, que tuvo especial incidencia entre unos funcionarios que dependen, precisamente, de los impulsores del movimiento independentista, había puesto sordina al malestar de amplios sectores de la población, cuyas demandas eran sistemáticamente ninguneadas por una Administración que trasladaba su responsabilidad «al Estado» o mantenía, paladinamente, que se trataba de asuntos menores frente al desafío primordial de «construir la república».

Y, sin embargo, el deterioro de los servicios públicos era sentido cada vez con mayor intensidad por la población, hasta el punto de que el Principado, por ejemplo, ha pasado a encabezar, con Canarias y Castilla-La Mancha, las listas de espera quirúrgica, con una media de 132 días, frente a los 47 días de Madrid o La Rioja. Basta recordar que la Generalitat llegó a acumular retrasos de más de 700 días en el pago a los proveedores farmacéuticos, obligando a intervenir al Gobierno central con el Fondo de Liquidez Autonómica. El Ejecutivo de Quim Torra es el que menos fondos dedica a la Sanidad, el 23, 2 por ciento del Presupuesto, frente al 37,97 por ciento de la Comunidad de Madrid. En Educación, la partida presupuestaria para este ejercicio –la misma que en 2017, ya que no se han aprobado los Presupuestos autonómicos– supone 500 millones de euros menos que en 2010, con un déficit de docentes que los sindicatos calculan en casi 6.000 plazas. Hablamos, por supuesto, de una de las comunidades autónomas españolas con mayor presión fiscal, la única, por cierto, que no ha modificado los tramos del IRPF tras la reforma del 2015, lo que hace que los trabajadores catalanes con rentas bajas y medias sean los que más pagan de España.

La Generalitat es, también, la que más impuestos propios impone, la que más grava fiscalmente los hidrocarburos y la que tiene un tipo más alto para el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos Documentados. El problema no es sólo que una parte de estos ingresos haya sido dedicada por los responsables políticos nacionalistas a cubrir los costes del desafío secesionista, con gigantescas campañas de propaganda a todos los niveles, sino que la gestión del día a día ha venido lastrada por unos esfuerzos dedicados al «procés» dignos de mejor causa. Es una realidad que los últimos gobiernos de la Generalitat han abdicado de su responsabilidad en la gestión de los problemas reales de la gente, creando, como ya hemos denunciado, una red clientelar que ha hecho del movimiento separatista un modo y un medio de vida, pero mantenido con el dinero público.

Todo lo que no servía a su proyecto de ruptura con el Estado no ha tenido cabida en su actuación y la respuesta ante las inquietudes ciudadanas fue agitar el victimismo y culpar a Madrid por una política de reducción presupuestaria que venía impuesta por la crisis. Ni siquiera el cambio de escenario económico y financiero, de franca recuperación, ha tenido su cabal reflejo en la Cataluña de los gobiernos nacionalistas. Así, las protestas en las calles han mutado su fisonomía, han recuperado su espontaneidad y ya no reclaman utopías indeseables, sino el traslado a la sociedad de una vez por todas de los efectos de la recuperación. Los gobernantes del Principado deben volver a la normalidad institucional, al respeto de la Ley y a la recuperación de las prioridades de una sociedad que se reclama partícipe del Estado de bienestar.

La mafia de la contratación pública en Cataluña
Carles Enric okdiario 30 Noviembre 2018

Una de las webs más interesantes para aquellos que escribimos historias sobre Cataluña es la de contratación pública de la Generalitat. Allí podemos encontrar todos los concursos públicos de las instituciones catalanas y, como no, podemos extraer conclusiones siempre interesantes. Sirva para avezar las investigaciones judiciales, en teoría bajo secreto, de los Mossos, por el tema de la consellara Laura Borras, pero cada uno de forma individual puede comprobar que ese caso es simplemente la excepción que confirma la regla. Con sólo unos minutos uno puede ver que el mangoneo y el filibusterismo están a la orden del día. Los contratos denominados menores son aquellos que no requieren concurso.

Entre nosotros, los otorgados a dedo. Hasta el 9 de marzo del 2018, con la nueva Ley de Contratación Pública, era todos los inferiores a 18.000 euros. Desde entonces, son solo los inferiores a 15.000 euros. Los concursos con valor de 17.999 en 2018 son alrededor de 50 antes del cambio de la Ley, en dos meses y nueve días. Desde entonces, en los siete siguientes meses, son sólo dos. Es más, hay casi tantos con ese valor a un euro del límite del “no dedo” en esos primeros 70 días del año 2018 como en todos los días del 2014 al 2017. Por su parte, del valor 14.999 hay cero contrataciones en esos primeros 70 días del 2018, y cerca de 40 desde ese momento. Llámenle casualidad o numerología.

Pero quien apuesta en la Generalitat al número 17.999 ha cambiado desde marzo por el 14.999. No hace falta decir que luego tenemos la ilegal división de los concursos. Algunos aberrantes con más de 30 contrataciones, todas de 17.999 euros, aunque sean cosas diferentes, en unos años, por ejemplo, a la empresa Ara Vinc. Otros parecen menos sangrantes, aunque sean indicio de delito, como en el caso de la consellera. En la institución donde mandaba es fácil identificar hasta cuatro personas que dividen un trabajo de unos 60.000 euros para que ninguna parte supere los topes del dedazo. Todos curiosamente con un pasado en la UOC donde la consellera Borras fue profesora hasta su extraño despido.

Como les decía al principio, sí disponen de tiempo dediquen un rato a buscar en esa base de datos y verán temas que más que transparencia son de vergüenza ajena. Extraña que con evidencias tan claras un juzgado investigue supuestamente sólo a Borras. El problema es más endémico de lo que algunos quieren ver. Cuando un enjambre similar a la mafia se ha instalado en un gobierno no valen sólo acciones puntuales. Hay que eliminar esa forma de vida nauseabunda del resto de personas decentes de una forma clara y directa. Podría empezar cualquier fiscal, si fueran independientes, a bajarse los Excels de la web y preguntarse por qué las cosas extrañas están tan a la vista que nadie se haya preocupado en denunciarlas todos estos años. No falla sólo la Generalitat, fallan también los mecanismos de control.

El pueblo catalán, harto ya de su nación
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 30 Noviembre 2018

Que la obsesiva pulsión nacionalista produce en quienes la padecen el mismo efecto que las drogas -alterar la percepción de la realidad hasta extremos de delirio- viene demostrado de forma concluyente por la historia. El nacionalismo es una grave patología social, con cuya tinta se han escrito algunas de las páginas más negras en los dos últimos siglos de nuestro continente.

Nadie duda ya de la demostrada capacidad de los nacionalismos para desplazar del espacio público cualquier otra cuestión. Durante el último lustro el procès catalán de construcción de una nación, por definición pétrea y homogénea, se ha impuesto, hasta hacerlos desaparecer en apariencia, sobre los problemas de una población que, como todas, es también, por definición, plural política, económica, cultural y socialmente.

Los conflictos que ahora, no por casualidad todos a un tiempo, han estallado en Cataluña en diversos colectivos (bomberos, médicos, estudiantes, docentes y otros funcionarios autonómicos) son prueba palpable de un fenómeno que antes o después tenía que llegar: el despertar de un pueblo que, ¡por fin!, parece haberse liberado de la droga nacionalista con la que sus gobernantes autonómicos habían conseguido anestesiarlo.

Pueblo, y esto es lo llamativo, que llevaba varios años desgobernado en la esfera regional, pues, desde 2010 por lo menos, todos los esfuerzos de la Generalitat se han dirigido al único objetivo de preparar una insurrección secesionista. Que tal insurrección haya terminado, como para cualquiera resultaba previsible, en una derrota estrepitosa, no quiere decir que los golpistas no hayan antepuesto a ese desvarío todo lo demás. Incluyendo, por supuesto, la gestión de los muchísimos asuntos que competen al Gobierno autonómico de uno de los territorios más descentralizados que existen en el mundo.

Por eso, inevitablemente, han acabado al final por emerger los muchos problemas que el procès había conseguido encubrir bajo la disparatada retórica de esa república catalana independiente que ha tenido enajenada a casi la mitad de Cataluña, mientras sus desafíos de verdad no hacían otra cosa que crecer en medio de un desgobierno pavoroso.

La indecente reacción de las autoridades regionales frente a ese pueblo harto ya de la nación (que ha sustituido las esteladas por pancartas reivindicativas) demuestra hasta qué punto el Gobierno catalán vive fuera por completo de la realidad. Eduard Pujol, portavoz de JxCat, pide «no distraerse de cosas que no son esenciales» y no centrarse «en las migajas»: la sanidad, la seguridad o la educación. Eso, las migajas, representan para los independentistas lo que sería para cualquier gobernante responsable los capítulos esenciales en la gestión. Los dirigentes de Cataluña se han convertido en unos extraterrestres con el insólito apoyo -digámoslo todo- de no pocos de los que ahora al parecer han despertado de tan terrible pesadilla.

¿Esta incitación al odio saldrá gratis?
OKDIARIO  30 Noviembre 2018

La Fiscalía debe investigar el abyecto mensaje que cuelga del árbol de Navidad de la Universidad de Gerona. ¿Qué tipo de centro educativo permite deseos que se resumen en “matar a los guardias civiles”? Lamentablemente, este es el caldo de cultivo que se está generando en Cataluña por la laxitud del Gobierno de Pedro Sánchez y el ponzoñoso bombardeo propagandístico que jornada tras jornada lanzan desde los sectores del independentismo radical. Hace tan solo unos días, la fiscal general del Estado, María José Segarra, pedía una “reflexión sosegada” sobre los delitos de odio para actuar de manera “proporcionada, disuasoria y garantista”.

Está bien que así sea, pero la pervivencia de nuestro Estado de Derecho también exige que se actúe de manera contundente contra este tipo de desmanes, así como contra aquellos que los provocan con su irresponsabilidad gestora o declarativa. Rebajar el clima de tensión resulta fundamental antes de que tengamos que lamentar algún hecho de consecuencias irremediables. Para ello, es fundamental que el Ministerio Público investigue el origen de este tipo de consignas abyectas. Intolerables en cualquier caso, pero, más si cabe, cuando va contra representantes públicos como los guardias civiles, encargados de garantizar el orden cívico y el cumplimiento de la ley.

Consignas como “matar a los guardias civiles” recuerdan a los peores años de plomo del País Vasco. De hecho, no es la primera vez que los radicales catalanes intentan batasunizar sus acciones —ahí está el caso de Arran— y generar un clima de tensión irrespirable para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que están destinadas en Cataluña. Ante este contexto, y ya que el actual Ejecutivo ha renunciado a cualquier medida disuasoria, la justicia tiene que actuar sin cortapisas. Para eso está el artículo 510 del Código Penal que pone coto a este tipo de amenazas que, de consentirse, irán creciendo hasta ser la gasolina que alimente el fuego de un enfrentamiento civil. Esperemos que muy pronto no sea demasiado tarde.

Un libro que adoctrina sobre un 'imperio catalán' llega hasta las Baleares
ESdiario 28 Noviembre 2018

Ciudadanos exige la retirada de un manual de Primero de Bachillerato que narra la supuesta historia de los "Países Catalanes" y de la existencia de un proyecto imperial.

El adoctrinamiento nacionalista catalán suma y sigue en las aulas. Y no solo en las de Cataluña, sino también en las de las Baleares, donde un manual escolar defiende que las islas forman parte de un supuesto 'imperio catalán'.

El presidente de Ciudadanos en Baleares y portavoz en el Parlament balear, Xavier Pericay, ha pedido este martes la retirada de los centros educativos de la comunidad de un libro de la editorial Anaya que enseña "el proyecto imperial" de los Países Catalanes, que incluye a las Islas Baleares.

Pericay ha reclamado la intervención de la Alta Inspección Educativa para instar a la Conselleria balear de Educación a retirar este manual de Primero de Bachillerato de los centros escolares donde se estudia, después de que este partido haya encargado un informe sobre su contenido.

Este informe, ha señalado Pericay, evidencia el "adoctrinamiento en las aulas a través de alteraciones históricas". En concreto, el libro habla de un proyecto de Cataluña "incluso anterior a su existencia, un proyecto imperial que remite a los llamados Países Catalanes, en los que se incluye a Baleares", ha denunciado Pericay.

El diputado naranja ha reivindicado que los alumnos de Baleares no pueden ser educados con manuales que "tergiversan la historia". El libro en cuestión, según Pericay, ofrece un enfoque absolutamente "ideologizado, lleno de falsedades y manipulaciones con el objetivo de hacer creer a nuestros jóvenes que la historia es otra de la que fue".

Finalmente, el portavoz de Cs Baleares ha manifestado que existe "una voluntad expresa de justificar, a través de la tergiversación de la historia, la unidad política de los llamados Países Catalanes".
Recortes de Prensa   Página Inicial