AGLI Recortes de Prensa   Viernes 18 Enero 2019

SEGÚN DATOS DEL BANCO DE ESPAÑA
La deuda pública aumenta en 8.248 millones en noviembre, hasta 1,169 billones
Redacción gaceta.es 18 Enero 2019

La deuda del conjunto de las Administraciones Públicas aumentó en noviembre en 8.248 millones de euros, hasta alcanzar los 1.169.224 millones, según los datos actualizados hoy por el Banco de España.

Estos datos reflejan que el incremento se debe principalmente al aumento de la deuda del Estado, que sumó 9.151 millones de euros en noviembre, con lo que pasó de 1.020.528 a 1.029.679 millones.

Además, la deuda de las comunidades autónomas subió de 292.410 millones a 292.825 millones (415 millones más), en tanto que la Seguridad Social pasó de una deuda de 34.863 millones a una de 41.193 millones (6.330 millones más), como consecuencia del préstamo concedido por el Estado para abonar la nómina de las pensiones de noviembre, que incluye la paga extra de Navidad.

Las corporaciones locales fueron las únicas que redujeron su deuda, al pasar de un endeudamiento de 26.913 millones a 26.391 millones al cierre de noviembre, 522 millones menos.

Del total de la deuda en noviembre, la gran mayoría estaba a largo plazo (944.042 millones) y el resto, a corto plazo (67.670 millones), en préstamos (152.818 millones) y en efectivo y depósitos (4.694 millones).

La credibilidad del déficit español
Primo González republica 18 Enero 2019

La credibilidad de los Presupuestos sigue generando decepciones. La lista de expertos y analistas que ponen en duda la posibilidad de que se cumplan algunas de cifras básicas, algunos de los compromisos ineludibles que acompañan a todo Presupuesto público, es cada vez más amplia. En los últimos días la agencia S&P ha insistido en la previsión de los ingresos fiscales, que considera excesivamente optimista. La Fundación Funcas, uno de los organismos de análisis económicos más fiables y de mayor prestigio del país, acaba de pronunciarse en una línea similar.

Que las cifras de ingresos previstos no lleguen a ajustarse a la realidad tiene su importancia. Quiere decir simplemente que el Gobierno no va a disponer del dinero que piensa gastar. Lo que suele ser fijo es lo que se gasta. Lo que se ingresa, en el caso de un Presupuesto público, depende de muchos imponderables. En este caso, parece que el establecimiento de previsiones de ingresos está sobrevalorado. Había que justificar gastos, incluso inversiones. Y las cifras normales no daban para tanto. No resulta extraño, por todo ello, que frente a estimaciones del Gobierno de aumento de la recaudación del 7,8%, algunos expertos (Funcas, en concreto) consideran que el aumento más realista de la recaudación se situará en torno al 4,7%, lo que descabala de forma apreciable el esquema presupuestario que ha presentado el Gobierno y con el que se juega su credibilidad ante los agentes económicos.

La economía tiene unas ciertas reglas que se cumplen generalmente con aceptable aproximación. Los ingresos fiscales de este ejercicio anual se verán en cualquier caso impulsados por la subida de algunos impuestos y tasas. Pero algunos de ellos tienen un cierto grado de volatilidad porque dependen de los sujetos tributarios, individuales o empresariales, que pueden modificar sus conductas para reducir su carga fiscal, a veces incluso sin incurrir en ninguna clase de anomalía. Otras veces, por desgracia, incumpliendo la ética que debe presidir la actuación tributaria y fiscal de los sujetos económicos.

Si los ingresos se han inflado de forma excesiva, poco rigurosa o incluso inapropiada, la consecuencia es bien sabida: habrá más déficit, ya que los gastos se llevan siempre a cabo, ya que responden a promesas políticas, electorales en ocasiones, que fijan la fidelidad de los votantes.

El déficit ha entrado, por lo tanto, en una posición de falta de credibilidad. Se han barajado diversas hipótesis. La del 1,3% del PIB que defiende el Gobierno y que es, por así decirlo, la previsión oficial. Está luego la otra, más permisiva, del 1,8% del PIB, que pretendía defender el actual Gobierno pero que en Bruselas no ha gustado en absoluto. Y está, por último, la previsión que manejan algunos analistas a la vista del cuadro presupuestario publicado. Esta tercera versión conduce a un déficit del orden del 2,1% al 2,2% del PIB. Alguna estimación incluso le eleva un poco más.

Es esta tercera versión la que está tomando cuerpo de naturaleza en buena parte de los análisis que se están dando a conocer en los últimos días. Ello puede tener consecuencias poco favorables para la credibilidad de la política económica gubernamental y, en todo caso, para la valoración de la Deuda Pública que España tiene que emitir a lo largo de los próximos meses, lo que conllevará un aumento del gasto por costes financieros superior al previsto.

Susana, Juan Manuel y doña Truhana
Juanma Moreno toma posesión este viernes como presidente de la Junta de Andalucía con el reto de dejar atrás 40 años de gobierno socialista.
Pedro de Tena (Sevilla) Libertad Digital 18 Enero 2019

Que Susana Díaz, a pesar de su apariencia de roca compacta, era arenilla molida por el aparato partidista del PSOE andaluz se ha puesto de manifiesto en los últimos años. Por una parte, su manejo inadecuado de los tiempos la ha conducido a dos desastres históricos. El primero, marear tanto la perdiz frente a un Pedro Sánchez, herido, pero no muerto, la precipitó al vacío regional tras un infierno en las primarias. El segundo, tardar más de la cuenta en convocar las elecciones andaluzas la ha conducido a no disponer de puerta que abrir ni portón por donde escapar.

Además, ha sido incapaz de una reflexión, no ya moral, que es algo fuera del alcance de muchos, sino estratégica. El PSOE andaluz llevaba años perdiendo votos, al igual que el PSOE nacional. No haber sido capaz de comprender a tiempo la hecatombe Zapatero, aumentada y corregida por Sánchez, le impidió proponer un cambio esencial del PSOE hacia una socialdemocracia sin adjetivos y nacional sin vacilación, algo que hubiera aceptado la mayoría social y política de un PSOE harto de la deriva hacia la nada y el radicalismo comunista y bolivariana de Podemos y otros extremismos.

Por si fuera poco, su incapacidad para gestionar la economía y las oportunidades de una de las regiones más importantes de España, tal vez la que más a pesar de su ambigua y tradicional apatía, ha devenido en evidencia clara para los que han comparado sus cifras con las de Cataluña, País Vasco y otras regiones. No ha detectado el "andalucismo popular" que crecía en el Sur visto que, cuarenta y dos años después de las manifestaciones de 1977, Andalucía es mucho menos igual que otras comunidades.

Pero el error de percepción puede extenderse a quien ahora tiene la responsabilidad de gobernar el Sur: don Juan Manuel Moreno Bonilla, que ha tenido una primera gran suerte –y así lo ha reconocido noblemente–, pasando de la morgue política al edén de San Telmo en uno de los milagros más inesperados de la historia política reciente.

Una segunda gran suerte se concentra en el olvido de su trayectoria que conllevará el ejercicio del poder. Ha perdido siete escaños desde 2015 y ha contribuido a perder 24 desde 2013. No fue elegido inicialmente de forma democrática sino digitalmente por Mariano Rajoy y se prestó a ello dando paso a una guerra civil en el PP andaluz y a su desgaste electoral. Para resumir terminando digamos que, además, se alineó con la perdedora Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias populares que ganó Pablo Casado presidiendo un PP con heridas muy abiertas.

Una tercera gran suerte ha sido no haber sufrido la venganza de todos aquellos a los que ha maltratado, que no han sido pocos, cuando creyó que Rajoy y su menina iban a ser eternos y disponer de una de las organizaciones más sufridas y leales de España, que es el PP andaluz, el de la base, el de la resistencia al régimen, el de los pueblos medianos y pequeños, no el de sus no muy edificantes dirigentes.

Pero ahora puede cometer el error de doña Truhana que rima con Susana pero no hay más. Otro don Juan Manuel, éste más que grande en el mundo de la literatura española, en su famosa obra en la que el conde Lucanor y Petronio trenzan una serie de relatos e historias, contó la fábula de doña Truhana. Ambos acordaron que era tener buen seso atender a las cosas ciertas y no a las falsas, así que se zambulleron en la aventura de la Truhana.

Esta mujer llevaba una olla de miel sobre la cabeza para venderla en un mercado local y empezó a imaginar todo lo que podría comprar si vendía su producto a buen precio. Por ejemplo, huevos que le darían gallinas y capones, con cuya venta compraría ovejas y luego y luego… Tanto imaginó que le entró una risa incontrolable que provocó la caída del pote de miel de su cabeza y que se estrellaran sus sueños de futuras riqueza y grandeza contra el suelo.

El escrache a la democracia protagonizado por la propia Susana Díaz, el PSOE andaluz que controla, Podemos, IU y algunas asociaciones desesperadas por el fin de las subvenciones, ya le ha puesto sobre aviso. Susana Díaz, ante el ataque inmisericorde de Pedro Sánchez y Ferraz para que dimita por las buenas o se avenga a unas primarias en todos los planos para echarla, va a atrincherarse con base en Andalucía y ya se sabe cómo se las gastan los arrinconados.

Un segundo aviso procede de la administración paralela de la Junta y su continuidad. Susana Díaz ha escrito una carta a los funcionarios con fecha 14 de enero que entre otras cosas dice que la labor de sus empleados públicos ha sido decisiva para garantizar los servicios públicos de calidad y ofrece su compromiso para "impedir cualquier retroceso de lo ya alcanzado". Simultáneamente, en entes "paralelos" se reafirmaba la batalla contra los cambios, se ponía en manos de afamados bufetes –Cuatrecasas– el litigio laboral de los afectados y se diseña lo que va a ser la primera gran batalla de la legislatura.

Un tercer aviso procede de la propia naturaleza del PP: esto es, su incapacidad de reaccionar ante leyes promulgadas unilateralmente y sin diálogo por la izquierda con un mínimo de diligencia, prontitud y eficacia. Recuérdese el Plan Hidrológico, la Ley de Educación y la aplicación del artículo 155, de nuevo en boca de un sector del PSOE. Derogar leyes aprobadas democráticamente es algo que el PSOE ha hecho sin inmutarse y sin que pase nada. Tome nota, don Juan Manuel.

El cuarto aviso procede de la ambigüedad de alguno de sus socios, Ciudadanos, partido al que sólo le falta un escaño para disponer de mayoría absoluta en suma con el PSOE de Susana Díaz. Imagínense que alguien de Podemos, o de Izquierda Unida, en un prodigio de metamorfosis, se pasase al grupo parlamentario de Ciudadanos en la forma que fuese. Pues ya habría mayoría suficiente para otro espectáculo sobre el que puede fantasearse lo que se quiera.

La olla de miel que lleva en la cabeza, la presidencia de la Junta de Andalucía, puede conducirle a ser el artífice de la regeneración del Sur y en buena medida de España, de la sustitución del paro por el empleo, de la corrupción por la moralidad pública, del adoctrinamiento por la educación de verdad, del enfrentamiento civil por la reconciliación, del atraso por la convergencia… Ojalá así sea, pero advierta que su cazuela puede romperse y regar de pesadillas el suelo andaluz.

Los poderes del presidente de la Junta de Andalucía son muchos. Su investidura es este viernes y el cambio es necesario para millones de andaluces. Por ello, haría bien en ejercitarse en el arte de la prudencia –hasta ahora parece alumno aventajado en la disciplina–, y en el arte, incomprendido por la mayoría de los políticos españoles, de escuchar a los críticos, a los que no ejercen de lolainas ni de palmeros o agradaores a su alrededor y a muchos de los que llevan decenios combatiendo el régimen instaurado en 1982. Aunque hay quien teme que será en vano, reconozca que no es mucho pedirle. Otros le exigirán mucho más, en cargos, Mercedes y euros contantes y sonantes.

No les queda ná...
Carlos Herrera ABC 18 Enero 2019

No habrán de pasar más de dos o tres lunas antes de que conozcamos la composición del Gobierno de Moreno al frente de la Junta de Andalucía. Independientemente de los nombres que lo formen -digamos que no se esperan grandes sorpresas-, ese gabinete se enfrenta a un ramillete de desafíos capaz de asustar a cualquiera. Hay cosas que la ilusión y el vapor de estos días resultan incapaces de amortiguar, y casi todas pasan por desarmar y desalojar una estructura casi indesmontable: la que ha formado un partido político a lo largo de casi cuarenta años de ejercicio del poder en la confianza, ojo, de que difícilmente sería removido de sus estructuras.

Pero las dificultades también discurren por otro sendero: el gobierno PP-Cs despierta una serie de expectativas que difícilmente podrá cumplir por muy buena voluntad que luzca y por mucha dedicación y valentía que le eche. Podrá bajar los impuestos y aligerar los trámites para los inversores que crean en las posibilidades de Andalucía, pero de repente no van a caer en manada los creadores de riqueza y los dueños del dinero; podrá estimular la creación de puestos de trabajo, pero el paro no va a bajar de un mes a otro hasta cifras homologables con otras regiones o países; podrá mejorar estructuras educativas, pero el fracaso y el abandono escolar no son cosa de dos días ni de dos años; podrá racionalizar las estructuras sanitarias, pero las listas de espera se van a poner ellas mismas en lista de espera y no se disuelven de la noche a la mañana, ni las urgencias multiplican por tres sus instalaciones y profesionales en unas semanas; podrá recortar el gasto superfluo pero reajustar los diversos capítulos en los que se desparrama el dinero público no es tarea de unos meses; podrá intentar racionalizar Canal Sur, pero hasta para nombrar director general deberá contar con el PSOE, no digamos para reducir una radiotelevisión de 1.500 trabajadores que, a excepción de los informativos, encarga todos los programas a productoras externas.

Las cosas no se arreglan en unos meses ni en un año, ni posiblemente en dos o tres, teniendo, además, que asumir que les culpen de cualquier desahucio, crimen machista, violación en manada o tragedia con inmigrantes. Es decir, cuando ya se hayan apagado las velas del pastel y todos hayan marchado a casa, ellos saben, Moreno y también Marín, que empieza lo difícil.

Sin embargo no podrá ser excusa para ejecutar lo que saben que se espera de ellos. A pesar de ser un gobierno de dos patas deberán mantener cohesión interna, tendrán que acostumbrarse a que los susanistas o el resto de socialistas les hagan la vida imposible en la calle y deberán aguantar a un Gobierno central presidido por un tipo sin escrúpulos que no les va a ayudar absolutamente nada. Y desde el mismo lunes deberán comenzar a inspeccionar el estado en el que le han dejado las cosas por una sencilla razón: queremos saberlo todo. Y si para eso han de pasar un tiempo abriendo cajones y falsos techos que lo hagan. Queremos saber cuántos colocados a dedo hay ahí dentro mantenidos con el dinero que nos han venido confiscando a los andaluces, cuántas fundaciones son de verdad y cuántas son una filfa, cuántas asociaciones se han dedicado al pesebreo y cuántas al noble fin encomendado, cuántos centros de interpretación de la almeja y el mejillón, grupos de formación, cursos de danza del vientre, empresas instrumentales, mariscadas y puticlubes venimos pagando los ciudadanos con el único dinero que hay, que es el nuestro. No va a ser fácil por cuánto son muchos años haciendo uso del poder y, por lo tanto, de los resortes administrativos necesarios para el camuflaje de las cosas. Pero ni siquiera ello es excusa. Gocen de fortuna y muestren dedicación. La causa lo merece.

Un nuevo tiempo para una vieja izquierda
Gonzalo Duñaiturria okdiario 18 Enero 2019

El éxito de VOX en las pasadas elecciones andaluzas no sólo ha supuesto un aldabonazo a la política española y a su clase dirigente en particular, sino que nos ha mostrado una vez más y bien a las claras el verdadero carácter, la verdadera “faz democrática” de la izquierda. La izquierda toma la calle para no perder un poder corrupto ocupado durante cerca de cuarenta años. Ganar en la calle lo que se perdió en las urnas. La palabrería progre que de forma perenne se manifiesta mediante falacias y que todavía hoy cautiva de forma inmisericorde al lumpen de la ignorancia. La historia sirve en muchos casos para certificar lo evidente. Porque hoy ya en España, el dogmatismo que supura la “memoria histórica” empieza a ser cuestionado.

Ese plan de venganza y revancha que pretende olvidar y olvida a unos mientras sólo se trata de recordar y se recuerda a otros, ha quedado en entredicho, sobre todo porque quienes fueron verdaderos protagonistas, de uno y otro bando, se abrazaron hace muchas décadas. La ciudadanía comienza a atisbar que quienes pretenden obligar a “pensar” y a “recordar” manipulando las más íntimas experiencias vividas por el individuo, su verdadera historia, no han hecho más que adulterar nuestro tiempo reciente, nuestra evocación más profunda y personal, restaurando un pasado pervertido con supuestos hechos nuevos de viciada historia con la consiguiente categorización entre “buenos” y por lo tanto demócratas y “malos” o añorantes de la dictadura.

Porque muchos españoles y españolas consideran que hombres y mujeres son iguales ante idénticos hechos y que sobre premisas discutibles y chiringuitos cortijeros, no es aceptable que se otorgue a un sexo unas condiciones jurídicas superiores a los del otro, asestando una mortal puñalada al principio de igualdad y de presunción de inocencia. Y frente a la lógica de la razón y la justicia, se coteja y replica mediante griterío y agresión. Porque no nos engañemos, ya no engañan. La violencia no tiene género por mucho que reclamen contra una vil crueldad cuyo mayor castigo sería la prisión permanente, castigo que abominan por “fascista”, mientras la practican reclamando el derecho al aborto libre, el acto más violento y más injusto cometido contra el más exánime e indefenso. Es la táctica marxista, que aplica la lucha de clases a las relaciones entre el hombre y la mujer con el único objetivo de demonizar al varón.

La nueva España es ya incrédula ante esta izquierda carcomida y sus falsos “derechos sociales”. Frente a la lógica individual y privada, innata a todo ser humano, se opone una visión grupal y homogénea de derechos desde la tensión, la confrontación y siempre la contradicción. Porque la sociedad empieza a observar como son incontables las incoherencias de esta izquierda, teniendo como tendón de Aquiles su afán por el control total, que históricamente ha traído racionamiento, escasez y hambre. Ya empieza a conocer la ciudadanía a esta izquierda de micrófono y buen vivir, aferrada a principios dogmáticos bajo los cuales han conducido a una irremisible penuria.

Es un odio inoculado desde más allá de los tiempos del cual destila la revancha como síntoma más evidente. Sin darse cuenta de que se trata de un odio que les impide evolucionar hacia lo positivo, hacia lo humano, pues como hidra tiene atada la libertad, hidra llena de resentimiento bajo el único objetivo, si pierden el poder, de buscar la hostilidad y el enfrentamiento. Es señal de debilidad, de esa endeblez que se adquiere cuando es vacío y yermo lo que se promete. Porque como bien dijo Alphonse Daudet, escritor francés: “El odio es la cólera de los débiles”.

La UE quiere ser de izquierdas
Emilio Campmany Libertad Digital 18 Enero 2019

El Parlamento Europeo ha aprobado una propuesta por la que se pretende que la UE pueda sancionar con la congelación de fondos a Estados miembros que no respeten el Estado de Derecho. Se sancionará a quienes emprendan reformas que violen la independencia judicial, entorpezcan la lucha contra la corrupción o violen los derechos fundamentales o los de las minorías. La fórmula es tan vaga que apenas oculta que el propósito es sancionar a todo aquel que se aparte de los valores impuestos en toda Europa por los socialistas con la cobardona anuencia de la derecha democristiana y meliflua. De hecho, la propuesta ha tenido por ponentes a una socialista española y un popular finlandés, y contado con los votos de los grupos popular y socialista y, por lo tanto, también con los del Partido Popular español.

El propósito es disponer de instrumentos con los que cercenar la independencia de los Estados miembros cuando pretendan ejercerla haciendo cosas que a los socialistas no les gusten. Se citan como situaciones a reconducir las de Hungría y Polonia. Pero la realidad es que el precedente que ha motivado la iniciativa es el de Polonia, a la que se le abrió expediente sancionador por querer rebajar la edad de jubilación de los magistrados de su más alto tribunal. No cabe duda de que, con esa medida, el Gobierno polaco pretendía desembarazarse de jueces molestos y colocar en su lugar a otros más afines. Pero, como ocurre en España, el problema no es con qué edad se jubilan los jueces, sino que el Gobierno pueda nombrarlos arbitrariamente. Como esto último no lo pueden censurar porque en muchos Estados miembros, como el nuestro, se hace y los socialistas, especialmente los españoles, quieren seguir haciéndolo, condenan una medida que el Gobierno polaco tiene perfecto derecho a adoptar, sea cual sea la finalidad que se esconda tras ella.

Polonia hincó la cerviz finalmente por lo mucho que depende financieramente de Europa, pero eso no quita para que el caso sea de una obvia injerencia ilegítima por parte de las autoridades europeas. Por eso, ahora quieren establecer un procedimiento legal con el que poder impedir, sin dudas legales, que los Gobiernos democráticamente elegidos apliquen el programa con el que ganaron las elecciones si éste se aleja de los postulados de la izquierda.

Lo sectario del procedimiento se pone de relieve al tratar la cuestión fundamental de quién será el encargado de decir que un Estado miembro está alejándose de los valores europeos cercenando la independencia judicial o menoscabando los derechos de nadie. El documento establece que la iniciativa partirá de la Comisión a la vista de, entre otros, el dictamen que realice un comité de expertos. A nadie le extrañará que Carmen Calvo, por ejemplo, acabe siendo miembro de ese comité.

Si, ahora con Casado, el PP sigue votando en Europa propuestas de este tipo, ¿qué garantía hay de que cuando vuelva al Gobierno no traicionará por enésima vez a sus votantes, rindiéndose de nuevo a la izquierda?


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Herederos del franquismo
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS Libertad Digital 18 Enero 2019


Una razón básica para eliminar la infame Ley de Memoria Histórica, a la que en Andalucía añaden el estrambote de "democrática", cosa que sólo se le podía ocurrir a la horda corrupta y totalitaria que allí lleva cuatro décadas pastando en Presupuesto, es que cabría distinguir a los analfabetos de los que denigran a las víctimas del terrorismo. Teresa Rodríguez, por ejemplo, cuando llama a Abascal "el pistolero de Bilbao" está insultando a tres generaciones, las de la familia Abascal, que se han jugado la vida y la hacienda contra los pistoleros etarras, defendiendo lo que la que acaba de descubrirse nacionalista andaluza quiere destruir: España y su Constitución.

Cristina Losada recordó ayer en Libertad Digital la toma de posesión de Santi Abascal como concejal en Llodio, rodeado de los asesinos de la ETA y/o sus simpatizantes, entre los que parece estar Teresa Rodríguez, porque, como Susana Díaz y el grupo del PSOE, se negó a aplaudir a Moreno cuando recordó a los políticos andaluces asesinados por la ETA. Llamar "pistolero de Bilbao" a alguien que ha tenido que ir a clase y a la clínica donde nacía su hijo con escolta, es una burla a todos los que se han jugado la vida y muchas veces la han perdido combatiendo el terrorismo separatista. O sea, como el hacendado Iglesias, pero al revés. Gracias a gente como Abascal y Ortega Lara, El Kichi no tendrá que llevar escolta a la clínica donde nazca el niño de Teresa Rodríguez, que delinque riéndose de las víctimas vivas de la ETA y se niega a aplaudir a las muertas.

Y mientras la odiadora vocacional comunista atacaba a los partidos de centroderecha por el terrible delito de "querer convertir la Ley de Memoria Histórica en otra de reconciliación", Díaz, odiadora calculadora, les acusaba de "pactar con los herederos del franquismo". A ver: herederos del franquismo lo somos todos, incluso los pocos antifranquistas que lo fuimos durante la dictadura, no ahora. Y la democracia la trajeron los franquistas -Juan Carlos I "heredero de Franco a título de Rey", y Suárez, secretario general del Movimiento- tras pactar con un PCE que se parecía muy poco a esta Izquierda Basura. El que se ha limitado a heredar lo que hicieron franquistas y antifranquistas ha sido el PSOE, gran beneficiario de aquel pacífico cambio de régimen. Y encima los insulta.

Abascal rechaza el “cordón sanitario” dictado por “el gallo francés”
OKDIARIO 18 Enero 2019

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha rechazado este jueves en Zaragoza el "cordón sanitario dictado –contra su partido– directamente por Macron desde El Elíseo", a quien ha tildado de "gallo francés" y ha apostado por la "alianza con los españoles", pronosticando que Vox "muy pronto inundará las urnas" de toda España.

Santiago Abascal ha llenado la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, con más de 2.000 plazas, a las 20.00 horas de este jueves, en una jornada en la que se han registrado incidentes en el distrito Universidad, próximo al lugar del evento, ya que grupos radicales han volcado contenedores y otro mobiliario urbano, motivando la intervención de la Policía Nacional, que ha detenido a seis personas.

El dirigente de Vox ha dicho que “el okupa del Palacio de La Moncloa” ha invocado el “cordón sanitario”, al igual que “la veleta naranja”, criticando así tanto al PSOE como a C’s, tras lo que ha aseverado que el problema de España no es Vox, sino la “emergencia nacional” creada por los separatistas y “el Frente Popular que se ha instalado en La Moncloa” con apoyo de los independentistas.

Ha aludido a las recientes elecciones andaluzas al afirmar que Vox ha traído “un cambio que parecía imposible” y que va a causar un “terremoto” porque ha derrotado el denominado “voto útil”, al que ha contrapuesto los valores y sentimientos nacionales.

Abascal ha observado que “se ha sumado” al “cordón sanitario” el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, “diciendo cuáles tenían que ser los pactos”, así como un portavoz del PP vasco -que no ha citado– “que decía que no había que pactar con la extrema derecha de Vox y decía que había que tender la mano al PNV”.

También ha dicho que “hace 200 años que ningún francés se atrevía a intentar dirigir la política española” y que “hoy no tenemos a Agustina de Aragón, tenemos muchas Agustinas de Aragón” y a los cadetes de la Academia General Militar.

Ha abundado al expresar que “encima de la veleta naranja se ha puesto el gallo francés”, aseverando que “ellos sabrán cuál es su obediencia” porque “la nuestra es servir a los valores y sentimientos de la mayoría de los españoles”.

Alternativa diferente
En su intervención, Abascal ha dicho que Vox es “una alternativa diferente” porque “vive para que España viva y eso marca la diferencia”, apelando a “la fuerza extraordinaria de la Nación española, que ha sido acosada por sus enemigos demasiado tiempo”, exigiendo que “el orden constitucional, la unidad de la Nación y la libertad sean las coordenadas que rijan la política, y no la traición y el desorden”.

Para el líder de Vox, “todos esos sentimientos, esas convicciones, ese sentido común están siendo atacados por las oligarquías políticas y mediáticas con un cordón sanitario contra Vox”, a lo que se suma -ha asegurado– “una manipulación de una parte importante de los medios”, a todo lo cual “contribuye la alerta violenta lanzada por Podemos al día siguiente de las elecciones andaluzas, una demostración de que la extrema izquierda nunca acepta los resultados electorales”.

En opinión de Abascal “ese cordón sanitario ha tenido consecuencias”, en explícita alusión a los disturbios producidos en torno al Auditorio, donde “unos centenares de individuos, poseídos por el odio” han actuado con violencia. Ha pedido un aplauso para la Policía Nacional, a lo que ha respondido efusivamente el auditorio.

Asimismo, ha alertado de que “las amenazas de muerte en las paredes, el terrorismo callejero como en los peores tiempos, han vuelto a escena en Cataluña y por toda España”, en referencia a los ataques contra las carpas informativas de Vox “de manera sistemática”, pero ha dejado claro que “no nos vamos a detener”.

Frente a quienes convocan “manifestaciones ilegales animadas por aquellos que acaban de ser derrotados, con el grito guerracivilista de ‘No pasarán”, Abascal ha respondido que “hemos pasado y vamos a pasar todos aquellos a los que solo nos puede el ánimo de la convivencia y el amor por un país mejor”.

En opinión de Abascal “no funciona el cordón sanitario, la manipulación” porque “hay cosas imparables”. Se ha preguntado “si no es de sentido común defender la unidad de la patria, el derecho a la vida para proteger a los más débiles, la libertad de aquellos que quieren emprender un negocio sin trabas administrativas o la libertad de poder hablar la lengua castellana” y rechazan “la inquisición del feminismo supremacista”.

También ha defendido la igualdad de los españoles ante la Ley y la propiedad privada “frente a los okupas”, las tradiciones, la identidad nacional, la historia “extraordinaria” de España ante “la leyenda negra, de la que los progres nos quieren convencer” y ha propuesto subir los salarios de las Fuerzas de Seguridad de ámbito nacional, aseverando que “España es ganadora y lo ha sido históricamente”, por lo que “España no se rinde”.

Abascal ha subrayado que Vox se financia “exclusivamente” gracias a sus simpatizantes “de manera voluntaria mientras los demás se financian directamente a través de los impuestos”, con los que se financia a “partidos buenos, malos y peores”.

Resistencia
El acto ha contado con la presencia de José Antonio Ortega Lara, quien ha dado a todos la bienvenida a “la resistencia frente a esa estrategia para disolver la Nación española por aquellos que intentan subvertir el orden constitucional”, rechazando la “campaña de acoso y derribo por la izquierda” que sufre Vox tras las elecciones andaluzas, lamentando que los partidos de izquierdas “no respetan” la democracia cuando los resultados les son desfavorables “y llaman a la algarada callejera”.

“Nosotros no hacemos escraches a nadie, no impedimos que otros partidos celebren sus actos, no queremos tomar el poder por asalto y tampoco derribar el régimen constitucional para sustituirlo por otro totalitario”, ha expresado Ortega Lara, quien se ha preguntado “quiénes son los verdaderos fascistas”.

Se ha quejado de que el Gobierno socialista “lleva tiempo insultándonos”, animando a todos a “no perdernos en los insultos”, tras lo que ha alertado de que los separatistas quieren “minar” las bases legales del Estado de Derecho y de la Nación “hasta destruirla totalmente”.

Ortega Lara ha recordado que Vox acepta la Constitución aunque aspira a “reformarla” en aspectos que han funcionado “mal”, pero siempre por el procedimiento legal establecido.

También ha criticado a Ciudadanos, partido que ha sido abucheado por todos los participantes en el mítin, señalando que “teníamos simpatía” por este partido en sus inicios, cuando se quejaban de que eran vilipendiados en Cataluña, pero “ahora proponen un cordón sanitario contra Vox”, de manera que “pasan de víctimas verdugos”.

El dirigente de Vox ha rechazado la inmigración ilegal, negando cualquier acusación de racismo, y ha recordado que el candidato de C’s a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, expulsó a romaníes en su etapa al frente del Gobierno de Francia “porque decía que no se integraban en Francia“. Del mismo modo, ha dicho que el actual presidente de la República francesa, Manuel Macron, “aun teniendo media Francia incendiada por las revueltas sociales tiene tiempo de venir a España a impartir lecciones”.

José Antonio Ortega Lara ha defendido una regulación de la lucha contra la violencia de género no “desde la ideología”, sino desde “el sentido común”, afirmando que la actual ley afecta a principios constitucionales básicos, como la igualdad ante la Ley, alertado contra el “loby feminista supremacista”. También ha pedido el reconocimiento de todas las víctimas de la guerra civil ante la actual Ley de Memoria Histórica.

La política hidráulica debe ser “un instrumento de cohesión nacional”, reclamando un Plan Hidrológico Nacional “donde el agua sea considerada un recurso nacional para atender a las cuencas deficitarias”.

«En Galicia se pretende levantar 'apartheids' lingüísticos, por eso hay que proteger el español»
«Si el PP quiere pensar que es monolítico aquí, allá ellos, también el PSOE creía que nadie les desalojaría en Andalucía»
Carlos Punzón La voz 18 Enero 2019

Abogado y exboina verde, Javier Ortega Smith (Madrid, 1968), secretario general de Vox, llega mañana a Galicia para impulsar la implantación de su partido en las provincias de Pontevedra y Lugo, las que le faltaban en la comunidad, y acercar más los argumentos de su controvertido credo ideológico a las inquietudes de sus potenciales votantes gallegos. De entrada reclama que se «proteja el español en Galicia, frente al apartheid lingüístico de los que quieren imponer el gallego»; que se recentralicen competencias para «igualar» los derechos de los ciudadanos en todo el Estado, y, en definitiva, que España tenga un timón único.

-¿Se tomará una mariscada en Galicia? Lo digo porque el presidente de la Xunta mantiene que poco más de Galicia conocen ustedes.
-A mi no me gusta el marisco y además, el criterio de austeridad que he establecido para los viajes del partido por toda España, aunque choque con la amabilidad de los que nos reciben en las tierras que visitamos, es que nosotros comemos el menú del día. Por lo tanto no habrá mariscada en Galicia. Pero en todo caso, conocemos Galicia como cualquier otra tierra de España, pero la ventaja de defender un proyecto de ámbito nacional es que los diagnósticos son similares y las respuestas idénticas y sin diferencias.

-Si Vox llegase al Parlamento de Galicia, ¿sus parlamentarios hablarían gallego?
-No tendrían ningún problema, pero nosotros con las lenguas no hacemos bandera política. Las basamos en un principio de libertad. La imposición de una lengua es una forma de totalitarismo y se ha defendido como una forma de diferenciación, no para proteger un patrimonio cultural o lingüístico. A ellos no les valdría que dijésemos: pues que se estudie gallego en toda España. Se inventarían otra cosa para remarcar el hecho diferencial. Hay una lengua común, que es el español que es un patrimonio de todos los españoles y que como dice la Constitución hay el deber de conocerla y el derecho a poder usarla. Y ese derecho es el que está siendo conculcado con esas imposiciones.

-En Galicia el gallego se defiende y se articula su uso por ley, no por decisiones discrecionales.
-Las leyes de normalización para nosotros son leyes de anormalización, porque no hay nada más anormal que poner trabas o prohibir la lengua común. Queremos que cualquier español, que todo el mundo que resida en Galicia tenga garantizado que puede educar a sus hijos en la lengua materna, y si es el español, la lengua común, pues hacerlo con perfecta libertad. Y segundo, que la relación con la Administración tiene que poder hacerse en ese mismo idioma. No tenemos ningún problema con el gallego, faltaría más, pues es una parte de la cultura española, pero sí tenemos un problema con cualquiera que utiliza la imposición del gallego o ponen trabas al español para defender privilegios

-Insisto, pues desde 1988 hay una ley que declara al gallego como la lengua oficial de los ayuntamientos de la comunidad, por ser principal patrimonio cultural de Galicia, por ejemplo.
-Pero no es que el español esté arrinconado en la calle pero se pretende desde las instituciones. Las leyes de normalización lingüística de la época de Manuel Fraga, que por cierto, luego fueron copiadas en Cataluña, Baleares y Valencia. van en ese sentido. Nosotros lo que decimos es que la ley lo que tiene que garantizar es el derecho a usar y conocer en plena libertad la lengua española. No puedo entender que haya jóvenes en España que no estudien perfectamente el español o la historia de España en su totalidad y eso no es incompatible con que se estudie el gallego. Pero el español no puede dejar de estar protegido su uso, es un vehículo de la unidad de España, no como los apartheid lingüísticos que, también en Galicia, se pretenden levantar, las nuevas fronteras lingüísticas de España.

-El PP gallego les ha mandado un aviso: «no hay hueco para Vox en Galicia».
-Está en su derecho de creerse que es la única fuerza hegemónica y monolítica en Galicia. También el PSOE creía que era el único partido que podía gobernar Andalucía, y gracias a los votos de Vox ha dejado de ser así después de 36 años. Nuestro proyecto es el de una España unida pero sabiendo encajar la diversidad de las distintas regiones de España en un proyecto único y unido. Tenemos mucho que decir aquí con ese proyecto vertebrador único que otras fuerzas políticas que juegan a una especie de galleguismo, de nacionalismo de bajo nivel. Vamos a defender la solidaridad entre españoles, a defender las infraestructuras, a ponerle freno a la ideología de izquierda en muchos temas, por ejemplo las llamadas memorias históricas, o la ideología de género, a defender la bajada de impuestos, a luchar contra la despoblación y envejecimiento, y o se hace todo esto desde una política global o no se resolverá. Los problemas de Galicia, los retos de Galicia tienen muchísima mejor solución y fuerza si los acometemos desde un proyecto nacional y no mirándose el ombligo desde Galicia. Galicia va a tener un futuro mucho mejor si forma parte de un proyecto nacional y no solo pensando en Galicia, Galicia y todo en Galicia y lo solucionamos en Galicia, no. Somos españoles, y por eso defendemos Galicia.

-¿Rechaza entonces por ejemplo la idea acuñada desde la derecha por Manuel Fraga de la Administración única, del autogobierno como forma de organización racional?
-La gran falacia de las comunidades autónomas es que la administración cuanto más cerca esté del ciudadano es más eficaz. Y lo único que ha hecho es convertirse en una traba entre el servicio público y los recursos. La verdadera administración cercana, la que está al lado de los españoles de a pie es la municipal, que es a la que se le han detraído recursos importantísimos. Nuestra idea de descentralización pasa por las diputaciones provinciales y el apoyo a los ayuntamientos. Si las autopistas, la educación, la sanidad se gestionan desde un ministerio nacional, que actúe con la totalidad de los recursos, con criterios de verdadera solidaridad, no habría zonas de España con autopistas fabulosas y otras con carreteras miserables; unos con AVE, otros sin un tren decente; hospitales saludables en unos sitios y otros a medio construir... Las comunidades autónomas provocan despilfarro y división entre los españoles, unos de primera, otros de segunda, de tercera... dependiendo donde te haya tocado vivir.

-La Diputación de Pontevedra emitió esta semana una publicidad institucional abogando por ni un paso atrás en la defensa de los derechos de las mujeres y aludiendo a Vox como amenaza de las mismas. Es una respuesta a sus postulados.
-El gran problema que están encontrando los poderes establecidos con nosotros es que creen que el discurso oficial que emiten sobre Vox es el que percibe la calle, y la verdad es que están a años luz. Quieren hacer creer que Vox está contra las mujeres, por su desprotección, cuando es justo lo contrario. En Andalucía, del 100% del presupuesto de la Junta para la atención de mujeres, el 78% se iba a regar 2.000 asociaciones de estas de feminismo radical, que viven de todo eso, y solo el 2,8% del presupuesto llegaban en ayudas directas a mujeres maltratadas. Eso es lo que les ha encabritado, que hayamos descubierto la gran mentira. Vox quiere proteger a las víctimas, a todas, no hacemos distinción de si son hombres o mujeres, niños o ancianos, ni si són homosexuales o heterosexuales. Queremos leyes más amplias y acabar con ese negocio que se ha montado alrededor de este tema.

-Pero decir que hay gastos en organizaciones de ayuda a la mujer y que deben desaparecer es como decir que también tiene que desaparecer Cáritas, por ejemplo, cuando su trabajo es más que necesario. Hay redes de atención a las mujeres, casas de acogida de dichas organizaciones que no son capaces de cubrir por sí solas las administraciones. ¿No son injustos con su generalización?
-Yo le hablo de datos exactos. Solo llega el 2,8% a ayuda directa a las mujeres maltratadas en Andalucía, el resto se queda en sueldos, asociaciones y demás. Usted tiene razón, la sociedad civil puede hacer una gran labor, pues le pido que mire el porcentaje que gasta Cáritas en ayuda directa y lo que se queda en gastos de administración, en su caso esta segunda parte es ínfima. Claro que tiene que haber ayudas para las víctimas de la violencia intrafamiliar, y casas de acogida, y ayuda psicológica y económica incluso para los que se puedan haber quedado en la calle, pero lo que decimos es que tienen que ser gestionadas directamente por la Administración para no se quede por el camino con gente que está viviendo de ese entramado. Es lo que nos dicen muchas asociaciones de mujeres que de verdad quieren ayudar a las víctimas. Nosotros no tendremos duda en querer acabar con el maltrato en la familia, de las mujeres, de los hombres y de los niños. Una víctima es una víctima, no me hable de estadísticas.

-Déjeme que vuelva a aspectos electorales ¿Dependerán en Galicia alguna alcaldía o la misma Xunta de Vox?
-Seremos decisivos. Eso es lo que espero y confío, ese es nuestro objetivo. Tengamos el resultado que tengamos, que seamos decisivos. Las encuestas ya nos dan también diputados de Galicia en las Cortes, pero lo realmente importante no es el número, es que seamos decisivos, insisto. No negociaremos sillones, sino políticas.

-¿Podrían entonces votar a un alcalde del PSOE?
-Pues mire usted. Si me pone ante la tesitura de que los votos de Vox sean decisivos para que fuese una persona u otra alcalde, si las políticas que defiende Vox la asume y se compromete con ellas un alcalde socialista, tendrá nuestro apoyo. No tendremos ningún problema, aunque lo que prefiero es que el alcalde sea de Vox. Entre siglas y política, lo que defenderemos serán acuerdos políticos, medidas concretas. Y a partir de entonces decidiremos si apoyamos cada iniciativa o no. No nos casaremos con nadie.

ARTÍCULO EN LA RAZÓN
Alfonso Ussía rompe en dos a Teresa Rodríguez por sus chanzas contra Vox: "Lávese la boca, maleducada"
"Teresa Rodríguez: En España, los pistoleros, los criminales, los asesinos, y los canallas han sido los terroristas de la ETA. Los que usted trata, saluda y charla con extremada afabilidad"
Juan Velarde Periodista Digital 18 Enero 2019

Alfonso Ussía le dedica este 18 de enero de 2019 un palo tremendo a la líder podemita en Andalucía, Teresa Rodríguez, por sus vómitos y acusaciones contra el líder de Vox, Santiago Abascal.

El escritor y columnista de La Razón pone a la mujer de José María González, 'Kichi', alcalde de Cádiz, de ignorante para arriba:
Teresa Rodríguez, la señora de Kichi y portavoz de Podemos en el Parlamento de Andalucía, no es culta. Habla muy mal, y no por su acento cerrado sino por la cerrazón ideológica de sus palabras y descalificaciones. Está obsesionada con Santiago Abascal, y cuando se le nublan las ideas arremete contra los Reyes Católicos, que para ella, mucho lo intuyo, eran Balduíno y Fabiola. Con Abascal se ha portado con vileza. Quien es amiga de Otegui y los herederos de la ETA no puede referirse a un vasco resistente que ha vivido amenazado por los terroristas como el «pistolero de Bilbao», cuando los pistoleros han sido y lo siguen siendo los terroristas etarras camuflados en Bildu, partido por el que Teresa Rodríguez siente una especial predilección. Por otra parte, Santiago Abascal obtuvo el permiso de armas reglamentario por el riesgo que corría su integridad y su vida, y no es de Bilbao. Es alavés, de Llodio si no me equivoco, de donde vienen las raíces de los Urquijo y los Ussía, un servidor entre ellos.

Apunta el columnista del diario del Planeta:
Teresa Rodríguez, de la que mi endocrino y dietético, el doctor Díaz-Salvani Partigós, dice que ha ensanchado bastante en los últimos tiempos y le recomienda una mejor y más equilibrada elección alimenticia, está muy mal educada. No se puede insultar en la tribuna del Parlamento de Andalucía a 1.804.884 ciudadanos andaluces. Los que no han votado a las izquierdas corruptas del PSOE, a las izquierdas marisqueras del PCE, a las izquierdas asaltamercados del SAT y a las izquierdas estalinistas de Podemos. Insultar simultáneamente calificando de miserables a 1.804.884 andaluces, está muy feo, y le enfanga el respeto institucional que concede la libre elección democrática. Como escribió Phelan Grenville Wodehouse del diputado laborista Steven Grandrouse "cuando habla en la Cámara de los Comunes demuestra su semejanza intelectual con la inteligencia de las almejas".

Recalca el falso feminismo de Teresa Rodríguez:
Y la coña marinera del feminazismo, tan escueta y brillantemente cuestionada por Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer, tan olvidada -¡Como tantas!-, por las profesionales de la cosa: -¿Dónde estaban las feministas cuando apareció el cadáver de mi hija?-. Fácil respuesta. Contando el dinero de las subvenciones que les regalamos obligatoriamente todos, o casi todos, los españoles, y que ahora temen perder.

Critica lo de los insultos al líder de Vox:

Pero lo del "pistolero de Bilbao" es intolerable. Como tampoco es admisible calificar a los tres dirigentes no marxistas de los partidos del cambio político en Andalucía de "tres hombres con las corbatas muy grandes y los corazones muy pequeños". Argumento indumentario de necedad necesitada de alivio. Y tampoco resulta inteligente la demagogia empleada en defensa de los que carecen de techo cuando el jefe de Teresa Rodríguez y dirigente máximo, resuelto timonel de Podemos, ha adquirido por 600.000 euros - los primeros, que la cifra es más alta-, un chalé en una reserva natural con piscina y amplios jardines. "Yo no puedo permitirme ese lujo", le soltó el nuevo Presidente de la Junta, Juanma Moreno, hijo de andaluces emigrados a Cataluña para asegurar su futuro en épocas de extrema pobreza.

Y remacha:
Fletar autobuses y animar a la violencia contra los parlamentarios elegidos por el pueblo no son acciones de recibo. Pero como en Andalucía, la tierra milagrosa, siempre suceden hechos divertidos y extravagantes, me permito destacar el protagonizado por el cazador Cañamero y sus acólitos del SAT. Acudieron al Parlamento a boicotear la investidura de Moreno, y cuando llegaron se había terminado la sesión. Rodearon un Parlamento vacío, con heroico frenesí y muy deficiente información horaria.

Teresa Rodríguez: En España, los pistoleros, los criminales, los asesinos, y los canallas han sido los terroristas de la ETA. Los que usted trata, saluda y charla con extremada afabilidad. Acepte la desinteresada recomendación de mi endocrino, sea feliz y lávese la boca.
Recortes de Prensa   Página Inicial