AGLI Recortes de Prensa   Jueves 24  Enero 2019

Acabemos con el terror y el hambre del dictador Maduro
OKDIARIO 24 Enero 2019

Ha llegado el momento de acaba con Nicolás Maduro y que el dictador sea apartado sin ninguna contemplación del Gobierno de Venezuela. Los venezolanos, sometidos durante décadas a las arbitrariedades y el terror de la dictadura chavista, primero con Hugo Chávez y más tarde con Maduro, merecen que la comunidad internacional en bloque les apoye en esta nueva etapa de esperanza, democracia real y libertad que parece vislumbrarse gracias a Juan Guaidó. Un ‘mesías’ que, ante la algarabía de miles de personas que marchaban en el centro de Caracas contra la tiranía del Ejecutivo salido de unas urnas sin garantías constitucionales, se ha proclamado “presidente encargado” del país latinoamericano y se ha comprometido a llevar a cabo una transición democrática que libere a los oprimidos venezolanos del chavismo.

Tras la autoproclamación, Guaidó –delfín del opositor Leopoldo López– ha conseguido el espaldarazo internacional a este valiente movimiento teñido de libertad que Venezuela llevaba años intentando alcanzar. El presidente de la Asamblea Nacional ya ha sido reconocido como líder legítimo por toda América Latina–a excepción de Cuba, Bolivia y México–, así como por EEUU y Canadá. En España, el Gobierno de Pedro Sánchez, se ha parapetado tras las tibias declaraciones oficiales realizadas por la UE, sin pronunciarse de manera oficial, aunque tras las declaraciones de Josep Borrell, parece que es reticente a reconocer la legitimidad de Guaidó alegando que no van a hacer “seguidismo de nadie” y escudándose en “la unidad de acción” de la Unión Europea.

Más osados que el PSOE han sido PP, VOX y C’s que han pedido al Ejecutivo socialista que reconozca al nuevo presidente; mientras que Alberto Garzón y Pablo Iglesias tildan esta liberación del pueblo venezolano de “golpe de Estado” y piden que el ejército proteja “la democracia y la paz”. Una armonía social que, a tenor de los datos del Observatorio Venezolano de la Violencia, no es más que un delirio: Venezuela cerró 2018 como el país más violento del continente latinoamericano donde más de 7.000 muertes fueron a manos de las fuerzas de seguridad.

Venezuela, una de las naciones más ricas del mundo en recursos naturales como el petróleo, está profundamente devastada económica y socialmente por la ruinosa gestión de un Ejecutivo infecto de casos de corrupción. Según datos oficiales de ACNUR, hay alrededor de 375.000 solicitantes de asilo y más de 3 millones de refugiados que se han ido del país huyendo del hambre, el déficit de medicinas y servicios esenciales, así como de la inseguridad y las amenazas de un sistema dictatorial que usa la violencia para controlar a los ciudadanos y privarles de lo más preciado que brinda la democracia y que ahora Guaidó tiene la misión de recuperar: la libertad y los valores democráticos.

¡Viva Venezuela libre!
EDITORIAL Libertad Digital 24 Enero 2019

Los que callaron ante todas las tropelías y los atropellos a la legalidad del narcorégimen chavista claman ahora contra un supuesto "golpe de estado".

Todo parece indicar que la tiranía bolivariana que lleva justo dos décadas sojuzgando y arruinando a los venezolanos está entrando en sus últimos días. Juan Guaidó se ha proclamado este miércoles presidente de Venezuela y lo ha hecho, además, siguiendo estrictamente los mecanismos constitucionales.

Es, por supuesto, una gran noticia, aunque la ilusión porque una nación hermana como Venezuela esté en camino de recuperar por fin su libertad se vea en este momento empañada por la preocupación, pues es imposible obviar que este camino no va a ser fácil y probablemente el final del régimen exija un terrible sacrificio de vidas inocentes: es lo esperable de la narcotiranía bolivariana que ya ha demostrado de sobra que no tiene ningún problema en sostenerse sobre el hambre y la muerte de su propio pueblo.

Será una nueva constatación de la villanía de un socialismo que, por muy adaptado al siglo XXI que quisiese presentarlo el maldito Hugo Chávez -sin duda uno de los personajes más despreciables de las últimas décadas- no es sino lo que ha sido el socialismo real desde que lo pusiera en práctica Lenin hace ya más de cien años: miseria, explotación, violencia y terror.

En estas horas complicadas hay que elogiar la rápida respuesta que ha tenido Donald Trump a la hora de reconocer al nuevo presidente, una decisión que ha sido seguida rápidamente por buena parte de los países del área, que están dejando a Maduro y su narcorégimen donde debían estar desde hace mucho: en el ostracismo internacional.

En el plano doméstico, también hay que felicitarse por la reacción fulminante de Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, que han cumplido con lo que cabe esperar de cualquier dirigente político que crea mínimamente en la democracia, y se han puesto del lado de la libertad y del pueblo venezolano, exigiendo que la reacción del Gobierno sea la misma.

Sin embargo, dando muestra una vez más de su incapacidad y de su bajísima estatura moral, Pedro Sánchez y su ministro de Exteriores, el sobrevaloradísimo Borrell, han preferido colocarse de perfil y escudarse en la Unión Europea en una actitud lamentable, pues lo que debería hacer España es justamente lo contrario: liderar la respuesta comunitaria a favor de la democracia y la libertad.

Realmente es impresionante cómo, en lo que será sin duda una presidencia muy corta, Sánchez no se va a dejar ningún error por cometer ni ninguna indignidad por perpetrar. Más antes que después lo pagará muy caro en las urnas.

Igualmente repugnante, si no más, aunque también esperable, está siendo la reacción de las sucursales del bolivarianismo en nuestro país. Los que han callado ante todas las tropelías, los asesinatos, los presos políticos, los amaños electorales y los múltiples atropellos a su propia legalidad que ha cometido el narcorégimen primero de Chávez y después de Maduro claman ahora contra un supuesto "golpe de estado" que es en realidad una nación tratando de volver a la democracia.

Si bien a estas alturas no es posible sorprenderse por el modo en el que odian la libertad y desprecian a los venezolanos, resulta insoportable la obscenidad con la que se manejan los que, afortunadamente sin éxito, han tratado de importar a nuestro país el modelo que tanta miseria y tanta sangre ha llevado a Venezuela y que ahora, por fin, parece encarar su final. Un final ante el que es comprensible que estén nerviosos, porque sin el control del régimen puede estar muy cerca el día en el que todos sepamos al detalle las indignidades cometidas a costa del hambre del pueblo venezolano.

Ellos no, pero nosotros hoy sí que podemos gritar y gritamos: ¡Viva Venezuela libre!

Con la democracia en Venezuela
 larazon 24 Enero 2019

La situación de Venezuela es insostenible. La degradación política y económica del régimen chavista ha llevado a Nicolás Maduro hasta un callejón sin salida: bajo su mandato y la custodia del chavismo más radical es imposible que pueda haber una evolución hacia una democracia plena. La represión empleada contra la oposición y la población ya no es suficiente para mantenerse en el poder, de ahí que sea necesario que haya un compromiso decidido por parte de la comunidad internacional, especialmente de los estados latinoamericanos y la Unión Europea.

España debe tener un papel central en estos momentos en apoyo a un cambio real en el país. La situación abierta por el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, al declararse presidente interino por considerar ilegítimo el mandato de Maduro abre una nueva perspectiva, ya que ha recibido el apoyo de toda la oposición y de los líderes en el exilio, de la Conferencia Episcopal venezolana, de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de manera explícita de Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Costa Rica y Paraguay, además de que Donald Trump ha apoyado con un comunicado la acción de Guaidó, así como Canadá.

Las movilizaciones en Caracas son masivas y el apoyo internacional recibido abre la puerta a que el presidente virtual emprenda un proceso de transición bajo bases sólidas. Hay que recordar que en enero de 2017 el Parlamento venezolano de mayoría opositora fue anulado por el chavismo, aunque ha seguido funcionando. Desde que Maduro se aseguró su permanencia en el poder hasta 2005 en unas elecciones donde no se respetaron los controles de limpieza mínimos, Venezuela ha entrado en una situación insostenible, con una caída en picado de su economía y una represión sin medida. El FMI anunció que la inflación del país alcanzaría el 14.000 por ciento a principios de este año, con una caída del PIB del 15 por ciento. El petróleo venezolano ya no asegura la supervivencia: si en 2008 producía más de tres millones de barriles, en 2007 no llegó al millón. Pese a estas circunstancias, Maduro se aferró al poder sin ninguna perspectiva y sin más apoyo que el del Ejército, por lo menos hasta ahora, ya que hay un gran descontento en las Fuerzas Armadas y se contabiliza en cuatro mil el número de miembros de Guardia Nacional detenidos por sedición.

Maduro tomó posesión de la presidencia en su mandato extraordinario el pasado 10 enero en una ceremonia que evidenció su absoluto aislamiento y el evidente riesgo que supone para la paz mundial. La presencia en Caracas de los dirigentes de Cuba, Rusia, China e Irán no deja dudas de que el crédito que busca para sostenerse tiene un precio muy alto. Desde ayer, la crisis del régimen chavista se ahonda aún más y las perspectivas de solución pasan irremediablemente por el cambio democrático. Por parte de la UE se espera una respuesta común, más allá de las «medidas restrictivas selectivas» que los Veintiocho ya han adoptado y que se traduce en un embargo de armas y material que pueda ser utilizado en la represión, además de impedir viajar a la UE a dirigentes del régimen. España, según ha manifestado Josep Borrell, espera una posición común de los socios europeos. Ese momento ha llegado, toda vez que un grupo formado por España, Francia, Italia, Portugal y Holanda pidieron hace semanas a la jefa de la Diplomacia europea, Federica Mogherini, que pusiera un marcha un grupo de contactos para explorar soluciones que abran una vía hacia la democracia en Venezuela. Sólo una acción diplomática conjunta podría conducir a una situación inviable del régimen venezolano y el fin de la dictadura.

Podemos y una parte del PSOE se retratan de nuevo con su respaldo a Maduro
EDITORIAL @AntonioRNaranjo esdiario 24 Enero 2019

Por acción u omisión, la izquierda española se está retratando de forma lamentable con su respaldo o indiferencia hacia el drama venezolano, que no admite ni equidistancias ni silencios. No lo ha mantenido Podemos, ni sus partidos satélites como IU, pero en el sentido opuesto al razonable: llamar Golpe de Estado a la resistencia democrática y constitucional a la tiranía de Maduro, deudora de la de Chávez, es de una indignidad extrema.

Especialmente en un contexto de represión, que se ha cobrado trece vidas en las últimas horas; de persecución de la oposición desde hace años; de asalto a las instituciones para imponer un monocultivo ideológico tiránico y, sobre todo, de hambruna masiva en un país que se abonó a la democracia incluso antes que España.

El origen chavista
El origen chavista de Podemos es incuestionable, desde un punto de vista ideológico y financiero en lo relativo a sus fundadores, y su intento por distanciarse cínicamente para no pagar una alta factura en España ha quedado en evidencia por el lamentable apoyo de Iglesias, Monedero o Garzón al sátrapa que martiriza a su pueblo.

Podemos se retrata negando la democracia en España y apoyando la tiranía de su amigo Maduro en Venezuela

Tampoco lo ha hecho muy bien el Gobierno de Sánchez, sin llegar a ese extremo. Puede ser comprensible la búsqueda diplomática de una respuesta conjunta de toda la Unión Europea, timorata una vez más; pero es incomprensible la falta de discurso político en un país que debe ejercer su autoridad moral e histórica en Latinoamérica en los grandes momentos.

¿Y Zapatero?
Especialmente cuando Zapatero, exlíder socialista, no se modera en llenar ese vacío con lisonjas al régimen que, bajo la supuesta buena intención de facilitar el diálogo, en realidad lo blanquean.

El reconocimiento al autoproclamado presidente Guaidó, que se sirve del precepto constitucional de llenar el vacío de un presidente que se niegue a tomar posesión en la Asamblea Nacional, es indispensable para deponer a Maduro y encauzar a aquel bello país por el cauce de la democracia auténtica. Ésa que existe en España, aunque lo niegue vergonzosamente Podemos; y no existe en Venezuela, aunque allí haga la vista gorda.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

1-O: una matanza sin muertos
Pablo Planas Libertad Digital 24 Enero 2019

"Un tribunal alemán juzgó a Puigdemont y decidió que no había ni rebelión ni sedición". He ahí la última deposición de Quim Torra, sustituto del antedicho, en sede parlamentaria. La dirigente de Ciudadanos Inés Arrimadas no salía de su asombro. "¿Dice que Puigdemont fue juzgado en Alemania? ¿Acaba de afirmar eso aquí? ¿Que Puigdemont ha sido juzgado? ¡Y lo reafirma con la cabeza! ¿Usted es licenciado en Derecho? Madre mía, madre mía", dijo Arrimadas en su turno de intervención mientras Torra, ciertamente, asentía desde su escaño con cara de pánfilo.

La jefa de la oposición en Cataluña ha tratado de explicarle a Torra que lo que pasó en Alemania es que un tribunal regional negó la extradición del cabecilla del golpe, no que hubiera sido sometido a un juicio y exonerado de los delitos más graves que se le imputan. Un esfuerzo melancólico el de Arrimadas. Torra miente y a lo mejor hasta sabe que miente, pero han dicho ya tantas mentiras los separatistas que a saber si es consciente.

El proceso separatista es una suma de mentiras que empieza en los tiempos de Pujol, cuando presumía de honradez y la parentela se llevaba la pasta a Andorra en bolsas de basura, continúa con Mas, que no ha dicho una verdad en su vida, prosigue con Puigdemont, que se cree Napoleón, y tiene ahora a un cualificado representante en la persona de Quim Torra, que miente hasta cuando calla.

Una de las mentiras que han hecho más fortuna en Cataluña es la de que la Policía Nacional y la Guardia Civil causaron mil heridos el 1 de octubre de 2017, cuando el referéndum, a su vez otra mentira que los separatistas cuentan con todo lujo de números y detalles. Mil heridos. En concreto 1.066 personas atendidas in situ o en hospitales y centros de primera asistencia. En fin, un infierno.

Sin embargo, tamaña brutalidad policial se saldó tan sólo con la pérdida de un ojo de un ciudadano apellidado para más inri Español, que recibió el impacto de una pelota de goma mientras pululaba exaltado entre medio centenar de sujetos que acosaban a un grupo de policías nacionales en una ratonera del Ensanche de Barcelona. La Cruz de Sant Jordi le han dado recién, distinción que sin embargo no han tenido huevos de conceder a Marta Torrecillas, que los más fieles seguidores del procés recordarán que se trata de aquella muchacha que dijo que un madero le había roto todos los dedos de una mano, uno a uno, mientras abusaba sexualmente de ella. Guardiola, Piqué y Colau le dieron crédito.

En la provincia de Lérida estuvo a punto de morir un anciano, que pasó varias semanas ingresado en el hospital del Valle de Hebrón de Barcelona. El hombre sufrió un infarto. Un policía nacional le practicó los primeros auxilios. Podría decirse que le salvó la vida. Y ya. No obstante, el separatismo se aferra a los datos de la Consejería de Sanidad de la Generalidad, cuyo penúltimo titular, Toni Comín, se fugó con Puigdemont.

Esto de la matanza sin muertos del 1-O está de actualidad porque el ministro de Exteriores, Josep Borrell, explicó ante sus colegas de la Unión Europea que el día de autos sólo hubo dos ingresos hospitalarios relacionados con el simulacro de referéndum y que en líneas generales el proceso se alimenta de fake news. Borrell hace lo que puede, que no es mucho. Está en la senda de Margallo y Dastis, que porfiaban, pero sin grandes rendimientos.

El relato separatista es caballo ganador en el exterior. Forma parte del atractivo turístico de España la Leyenda Negra, que el Supremo es la Inquisición y la ETA, una organización de demócratas. Fiesta, tapas y sanfermines. Persiste el error de considerar que es al ministro de Exteriores y no al de Interior a quien compete el golpe de Estado.

La situación es todavía peor en materia informativa. El separatismo dispone de medios ingentes. Todas las televisiones de España son suyas. Lo extraordinario es que todavía haya balcones con banderas de España incluso en Cataluña. El discurso mediático mayoritario es que hubo más de mil heridos, pero omite que la mayoría refieren lipotimias y arritmias. La consigna separatista, recordarán también los fans del tema, era parapetarse tras ancianos, niños y mujeres. A mayor abundamiento, decenas de personas que refirieron ataques de ansiedad días después de los hechos fueron convenientemente atendidas y registradas como víctimas del 1-O. Alegaban que la permanente repetición de la jugada en TV3 no les dejaba dormir.

Una televisión bajo sospecha
Teresa Giménez Barbat okdiario 24 Enero 2019

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo seguirá teniendo vigilada a TV3, a raíz de las denuncias de falta de pluralidad presentadas por los ciudadanos Cristian Escribano y Sergio Santamaría. Mientras el primero tildaba a la televisión autonómica catalana “de instrumento en favor del separatismo”, el segundo reprobaba que “el contenido y la línea editorial de la CCRTV sólo tienen por objetivo la defensa del camino a la independencia”. Tras la ronda de alegaciones, el presidente de la comisión PETI, el eslovaco Pál Csaky, concluyó que inquirirá sobre la cuestión a las autoridades españolas y catalanas y remitirá información a la Comisión Europea para que pueda formarse una opinión al respecto. La cuestión, en cualquier caso, será abordada por el Parlamento que emane de las urnas el próximo mes de mayo. Por otro lado, mi propuesta de que el Comité de Cultura se pronunciara también teniendo en cuenta que la Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual aprobada hace poco en el Parlamento insiste en la exigencia de pluralidad y de libertad de expresión fue aceptada por el presidente. Ya no vale la excusa de que es un tema de cada país: ahora ya es europeo.

Los eurodiputados nacionalistas –e incluyo en esta categoría a Marina Albiol -EUPV– blandieron una vez más el argumento de la audiencia, ciertamente apreciable. No obstante, y como viene siendo costumbre, obviaron precisar que el liderazgo de TV3 es indisociable del culto a la nación y la adulación del público nacionalista. No es aventurado afirmar, en suma que la cadena que dirige el ínclito separatista Vicent Sanchís ha hallado en el conflicto catalán, o, por mejor decir, entre catalanes, el perfecto sustituto del Partido del Sábado, el Gol a Gol y la Champions League. Con la ventaja de que el procesismo, a diferencia de la Liga de Fútbol Profesional, no cobra derechos de emisión.

Por su parte, el Consell de l’Audiovisual de Catalunya, el CAC, suele alegar, en defensa de la pluralidad de TV3, y en particular de sus servicios informativos, mediciones del tiempo dedicado a los partidos políticos. Así, por ejemplo, en el de mayo-agosto de este año, la formación que encabezaba el ranking era el PP-PPC, con el 12%, seguido del PDeCat (7%) y JxC (4,1%), lo que demostraría, según dicho órgano, que la primacía nacionalista no se corresponde con la realidad. El porcentaje del PP, similar al de otros medios, se explica por el caudal de noticias –en absoluto positivas en el caso de TV3–, que generó la sucesión de Mariano Rajoy. Con todo, la endeblez metodológica de esta clase de cómputos radica en el hecho de que no tienen en cuenta aquellos espacios que, bajo la etiqueta de magazines, albergan comentarios editoriales (siempre tendenciosos) y tertulias políticas donde la mayoría de los participantes profesan el nacionalismo –tal es el caso del programa ‘Tot es mou’–.

Más allá de las habituales evasivas, el goteo de ejemplos de manipulación es incesante. El último que comenté en estas mismas páginas se produjo en un documental de la casa que llevaba por título ‘Estudiar bajo sospecha‘, y que estaba centrado en la incidencia del 1-O en la comunidad educativa a partir del caso del Instituto Palacio de San Andrés de la Barca. Lean la entradilla de la pieza: “Las escuelas se convirtieron el 1 de octubre del año pasado, como en cada proceso electoral, en centros de votación“. “Como en cada proceso electoral”, en efecto, situando en el mismo plano las convocatorias legales y las ilegales.

Lo importante, empero, no es que TV3 se descuelgue frecuentemente con alguna que otra obscenidad partidista, sino que ha hecho del partidismo un método. Porque TV3 no se entiende sin la filosofía que animó su creación, es decir, sin el intento de normalizar un discurso contrario a España, y en el que más del 50% de la población de Cataluña aparece caracterizada como ajena a la verdadera nación o directamente anticatalana. Así que, la decisión final del Comité de Peticiones es una victoria en toda regla del sentido común y de la obligación de imparcialidad en los medios, poniendo bajo justa sospecha a uno que en los últimos años ha devenido en indisimulado órgano del independentismo y flagrante altavoz del procés.

Toni Cantó, ¿el Balki de la nueva TV3?
Cristina Seguí okdiario 24 Enero 2019

Ya va siendo hora de apagar el pitillito de después e ir bajando del cenit electoral andaluz celebrado con la pompa de una boda caló tras el derrocamiento socialista. Ahora hay que girar la cabeza hacia la Comunidad Valenciana, pues ésta cumple ahora 4 años siendo víctima propiciatoria del comunismo más rancio y fascista, así como del golferío separatista catalán encarnado en Compromís y el PSPV. Con más de 40 sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) contra las políticas educativas de Puig, la mayoría por discriminación del castellano en las aulas, y una arquitectura clientelar aparejada por Puigdemont tan sólo equiparable a la sostenida en Cataluña y a la del feudo perdido por Susana Díaz. Valencia está destrozada y con una rodilla hincada en la tierra por culpa de eso que el PP y Ciudadanos llaman “consenso”. Esa cosa epidemiológica, cursi y sumisa que, no sé, se le debe pegar a uno en el culo al sentarse en un escaño y que debe obligar a los de Bonig y Rivera a llamar “amigos y personas respetables fuera del Hemiciclo” a comunistas y separatistas. La región levantina exige dejar de normalizar a los enemigos declarados de su ciudadanía y ese es el terreno más fértil para Abascal y los naranjas cuyo principal enemigo es, desde hace mucho, su falta de compromiso.

Valencia y su región es, ahora mismo, el laboratorio nacional de las medidas más totalitarias y liberticidas que únicamente han pasado desapercibidas gracias al monopolio informativo del golpe de Estado perpetrado en Cataluña. Aunque una inequívoca parte de él transcurría en el antiguo Reino en el que ya está implementada toda la realidad fáctica golpista: 20 años de educación entregada al catalanismo por parte del PSPV y el PP, millones euros corriendo como la pólvora por sus entes públicos, y A Punt, el aparato de propaganda de Puig y Puigdemont acordado en una reunión entre el presidente valenciano y Mas en Menorca en 2015, como requisito inapelable para que el urdidor del 9-N, forzara a Compromís a investir al socialista con el peor resultado de su historia.

Frente a esta realidad, Ciudadanos ha designado a Toni Cantó como candidato para el Parlamento valenciano, cuando su objetivo debería ser rectificar las cagadas más inexplicables de su partido. Ante sus ojos tiene el dirigente naranja la gran oportunidad de hacer de Burt Lancaster o del noño de Balki de ‘Primos Lejanos’ al perpetuar los errores de Rivera gracias a la desmemoria y la falta de información del electorado.

Los valencianos quedaron atónitos el día que Ciudadanos decidió votar a favor de la creación y apertura de A Punt, la mencionada televisión nacionalista comandada por la agente política de TV3 que lanzaba brindis públicos al sol por el llamado derecho a decidir. Otra consecuencia a la claudicación de Ciudadanos, tan enfermo por el pánico en los momentos claves y tan partidario de la bisoñez y la falacia de que tener una televisión pública en cada región es un derecho inalienable de todo ciudadano, así como su derecho a respirar, a prosperar y a su igualdad ante la ley. Ahora Cantó, aspirante a presidir la Comunidad, arremete contra Compromís y el PSPV por acusarle de “odiador” por pedir la despolitización de la TV3 que él mismo ha creado. Lo único cierto es que, para servir, Cantó tiene la obligación de cerrar ese engendro de 68 millones de euros de presupuesto y un 0,8% de audiencia creado ad hoc para defender a los “presos políticos” y toda la epidemia amarilla que, también por culpa de su partido, los valencianos no tienen más remedio que seguir financiando. No obstante, el único compromiso que, con respecto a este asunto, se le arranca al valenciano pescado en UPYD es el de “abrir la televisión a los profesionales, abrir la televisión a vosotros”. O sea, la mariconez política, así como su renuncia explícita a la valentía y a que su partido abandone el acervo de La Nada. La aceptación explícita de su papel como ‘Balky de la nueva TV3’.

En un artículo publicado por Alerta Digital
La Ministra de Defensa impone al teniente coronel Area Sacristán una sanción de ocho días sin sueldo por defender la unidad de España
Alerta Digital - La Tribuna del Pais Vasco 24 Enero 2019

Cobardes y rastreros con los golpistas catalanes, justicieros con los militares patriotas y con apego al honor. La ministra de Defensa, Margarita Robles, a propuesta del instructor jurídico, impondrá una sanción de 8 días sin sueldo al teniente coronel de Infantería, Enrique Area Sacristán, por un artículo de opinión publicado en Alerta Digital el 31 de agosto.

El ministerio de Margarita Robles establece que el alto mando ha vulnerado el régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas infringiendo la neutralidad política por reflexionar sobre el conflicto catalán.

Reproducimos íntegramente el artículo por el que ha sido sancionado el teniente coronel y doctor por la Universidad de Salamanca:

“A medida que las nuevas circunstancias pluralistas han ido descomponiendo la unidad de los sistemas de valores, han aparecido diversas reacciones posibles a las que pueden recurrir las sociedades y sus dirigentes políticos responsables para lograr la cohesión social que tu estás dilapidando con la Ley de la Memoria Histórica, el conflicto catalán, el conflicto vasco y tus alianzas con la extrema morada izquierda que quiere dilapidar la Nación española como los artistas políticos del sexenio revolucionario.

La solución a los problemas que tenemos en nuestra Patria no se puede hallar en el restablecimiento de valores del pasado, específicamente de la II República, perdidos durante los 40 años del Régimen del Generalísimo, el perdón de los padres de la Constitución de ambos bandos y otros 40 años de democracia en los que no se han tenido en cuenta valores como la venganza, el rencor y la confrontación renacidos por tu irresponsable dirección sino todo lo contrario.

En el crisol de las sociedades pluralistas resulta posible la “estrategia de la vuelta atrás” fomentando valores y actitudes en unas sociedades, como la vasca y catalana, de adoctrinamiento en el odio y el rencor que se está divulgando o desarrollando en todo el territorio nacional.

Actualmente, el pluralismo no es sólo un fenómeno presente dentro de las Comunidades Autónomas, sino también entre ellas al percibir unos desequilibrios de reparto económico y poblacional absolutamente injustos y desequilibrados fruto de la discriminación positiva que impulsó, precisamente quien ahora es denostado: el Generalísimo.

La interacción entre Comunidades implica inevitablemente conflictos normativos de uno u otro tipo, sin que importe si se cree de verdad en las diferencias normativas o si sólo se utilizan para justificar intereses particulares enfrentados.

Prácticamente todas las sociedades humanas experimentan conflictos, como los provocados por PODEMOS en lo referente a los intereses de clase, aspiraciones políticas como la tuya personal o animadversión étnica como los partidos identitarios.

Las sociedades que conforman la Nación se mantienen unidas por diversas fuerzas, intereses comunes, la mera costumbre, la falta de alternativas, un bienestar económico razonable, una experiencia histórica común y concepciones compartidas acerca de sus adversarios y de sus aliados, consolidadas todas ellas por medio de las Instituciones que en España tienen diferentes objetivos dentro de un mismo sistema y que desde algunas de ellas se quieren corromper desde dentro por movimientos antisistema e inconstitucionales desde el más estricto sentido del término. No hace falta ser un sociólogo durkheimiano ortodoxo para aceptar que, tarde o temprano, nuestra sociedad se verá en problemas graves como están ya ocurriendo si no se encuentra aunada por orientaciones normativas comunes que no siempre han sido promulgadas por instituciones oficiales como el Estado, la Iglesia o tal o cual Movimientos ideológicos. Se trata de tradiciones normativas dadas por supuestas, en nuestro caso por la Constitución y la fase de transición, difundidas entre la población y mantenidas por lo que Thomas Luckmann ha denominado la “comunicación moral en la vida cotidiana” que tu has crispado. Sin embargo, si tomamos la expresión en un sentido estrictamente sociológico, esas tradiciones también deberían estar institucionalizadas de manera formal e informal.

Muchas de las Instituciones de mediación de esta sociedad están comprendidas bajo la expresión de “sociedad civil” prácticamente inexistente en España por lo que la labor de mediación la deben hacer las Instituciones formales que los supuestos líderes dirigís.

Pero, por otro lado, se deben señalar también los límites de estas Instituciones intermediarias como ocurre en Cataluña con los Ayuntamientos, la Generalidad, los medios de comunicación, o los Mossos que discriminan a la mitad de la población, para la solución del conflicto ligado a la identidad cultural que, hasta no hace mucho tiempo y por motivos particulares, eran étnicos y religiosos que erosionan hábitos de civilidad y polarizan la sociedad en campos ideológicos antagónicos.

Concluyo así, que las instituciones de mediación en Cataluña y Vasconia deben reducir su intensidad hacia una de las partes para no exasperar a las mismas por activa o por pasiva e indicar la importancia de atender al carácter de las ideas y los valores que deben inspirar a estas.

Me consta que todo lo dicho o gran parte de ello son declaraciones teóricas de solución de conflictos, pero no soy ajeno a las soluciones derivadas de la aplicación de la violencia legítima que, como última salida y si no entran en razón las partes, el Estado tiene la obligación de aplicar antes, durante y después del estallido real del enfrentamiento civil.

Lo que sí me queda claro como sociólogo es que existe un problema que hay que solucionar con la buena voluntad de las partes, pero que, si ésta no existe, como militar nos quedaría la solución armada en la que se aplicará la Ley de Estados con toda su contundencia, pero, eso sí, sin rencor por nuestra parte ni ánimos de venganza que para eso somos profesionales y ustedes españoles, aunque no les guste. No les quepa la menor duda a los dirigentes de todas las partes en lid.

COMUNICADO DE ALERTA DIGITAL
Tras conocer la sanción al teniente coronel Area Sacristán, ALERTA DIGITAL ha emitido el siguiente comunicado:

“Con la ex magistrada Margarita Robles al frente del Ministerio de Defensa se sigue la tradición socialista de purgar a los mejores mandos, los más patriotas, los más honorables. Obedecer implica, en diverso grado, la subordinación de la voluntad a una autoridad, el acatamiento de una instrucción, el cumplimiento de una demanda o la abstención de algo que prohíbe. La disciplina militar es, por su parte, un factor de cohesión que obliga a mandar con responsabilidad y a obedecer lo mandado.

Sin embargo, tanto la obediencia como la disciplina tienen un límite: El límite de la obediencia es la conciencia y el límite de la disciplina es el honor. La conciencia es la facultad de decidir y hacerse actor y autor de los propios actos y responsable de las consecuencias que de ellos se siguen, según la percepción del bien y del mal -la moral- que sólo ofrecen los Diez Mandamientos de Dios. El mayor prestigio y fuerza moral del Ejército es su primer elemento; y asegurar la moralidad de sus individuos la base fundamental de la existencia de esta institución

El honor es pues la cualidad moral que impulsa a un militar a actuar rectamente, siempre en defensa de la Patria, cumpliendo su deber y de acuerdo con la moral. El honor ha de ser la principal divisa de un soldado; debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás. Así ponía Calderón de la Barca en labios del Alcalde de Zalamea: ‘Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma ¡sólo es de Dios!’

En ninguna circunstancia el mando o superior jerárquico tiene derecho a mandar algo que vaya contra el honor o contra la propia conciencia. Un mando militar no tiene derecho a mandar a sus subordinados nada que vaya contra la verdad, el bien, y la justicia más elemental, la cual está por encima de todas las leyes positivas.

Y si el superior jerárquico pudiera llegar a hacerlo en algún momento, tenemos la grave obligación de dejarnos guiar por el honor y la conciencia, antes que obrar la injusticia. Si lo hubiésemos hecho siempre así, hubiésemos evitado a nuestra España tristes y dolorosos fracasos.

La llamada obediencia debida o cumplimiento de órdenes delictivas, injustas o criminales impartidas por el superior jerárquico, podrá ser causa eximente en Derecho Penal, pero no nos exime de la responsabilidad moral de nuestras acciones, si son malas e injustas. ¡Nuestras, sí!, aunque otra las haya mandado. El ser humano es un sujeto moral, capaz de obrar el bien y rechazar el mal, como ser que se expresa y crece en la experiencia de su acción. Por ello, la acción humana -siempre personal- identifica a la persona y la pone en juego, para bien o para mal, sobre sí mismo y sobre su destino.

La nueva sanción al teniente coronel Area Sacristán nos señala que, en esta España moralmente cochambrosa, obrar así, en conciencia y con honor, tiene un precio muy caro.

Por eso precisamente, el honor y la conciencia son las cualidades de los hombres verdaderamente libres y, aunque dejarse guiar por ellas es de precio inmensamente alto, recordemos siempre que el compromiso con España es infinitamente más trascendente que cualquier norma o ideología inventada por el hombre.

El teniente coronel Area Sacristán es un patriota cabal y valiente, es un hombre justo, es un hombre bueno, virtudes éstas que la ministra sectaria de Defensa no tiene ni alcanzará a tener nunca.

Tras la sanción al teniente coronel Area Sacristán por sostener en público lo que cualquier militar patriota y decente suscribiría con su propia sangre, nos gustaría que este Gobierno actuara con la misma determinación con los que quieren romper España desde dentro de las instituciones. Este caso arbitrario e injusto también nos evoca el comienzo del mítico vigésimo verso del Cantar de Mío Cid: ‘¡Dios, qué buen vassallo! ¡si oviesse buen señor!'”

TRANSFIERE PRISIONES
Víctimas de ETA denuncian al Gobierno por ‘ceder al chantaje de la izquierda abertzale’
La Gaceta  24 Enero 2019

Denuncia que supone ceder el derecho a la legítima justicia de las víctimas del terrorismo a los nacionalistas, cuyo único objetivo es lograr la impunidad de los terroristas de ETA.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) manifiesta su total oposición a la transferencia de la competencia de prisiones al Gobierno Vasco porque significaría “transferir el derecho de las víctimas a la legítima justicia a los nacionalistas”, en palabras de Consuelo Ordóñez, presidenta de la organización.

“Los nacionalistas nunca han querido ser carceleros y gestionar la competencia de prisiones. Si ahora quieren serlo es para abrir las puertas de las cárceles. Su preocupación es buscar la vía para ayudar a los etarras encarcelados a salir, es decir, la impunidad”, ha denunciado.

En este sentido, Covite apunta a que, una vez los nacionalistas tengan en su poder la gestión de la competencia de prisiones, los funcionarios de prisiones ya no dependerán de Instituciones Penitenciarias, sino del Gobierno Vasco. Esto supondrá que el juez de vigilancia penitenciaria que apruebe las liquidaciones de condena o las progresiones de grado tomará estas decisiones basándose en los informes que habrán elaborado funcionarios de prisiones dependientes del Gobierno Vasco.

Covite denuncia que el Gobierno esté dispuesto a “ceder al chantaje de la izquierda abertzale y del PNV” para aprobar los presupuestos, lo cual supone “dejarse arrastrar por la indignidad de los nacionalistas”.

El caso de la excarcelación del etarra Bolinaga demostró que el único interés del Gobierno Vasco era poner a un secuestrador y asesino de ETA en libertad, y se dio así porque el anterior Gobierno de Mariano Rajoy cedió a la presión de los nacionalistas y trasladó a Bolinaga a una cárcel del País Vasco.

“Sabían que así los informes de salud de Bolinaga los iba a hacer el servicio público de salud vasco, Osakidetza. El Gobierno Vasco tuvo el informe médico a medida para poder excarcelar a Bolinaga”, afirma Consuelo Ordóñez.

“Los sucesivos gobiernos de este país han cedido a las presiones de los nacionalistas y, para contentarlos, han transferido los derechos de las víctimas”, añade.

La excarcelación de todos los presos de ETA es la última exigencia de la banda terrorista de ultraizquierda que queda por completar para cumplir con la hoja de ruta que esta negoció con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

“Las otras dos exigencias, la de la legalización de los brazos políticos de ETA y la de un final sin vencedores ni vencidos ya han sido satisfechas. Lo último que nos queda por ver es cómo se vacían las cárceles de presos. Es indigno que nuevamente un Gobierno democrático ceda a los chantajes de los nacionalistas para cumplir la hoja de ruta de ETA. Es decepcionante”, sentencia Consuelo Ordóñez.

El canalla en libertad, Ordóñez en el cementerio

Álvaro Martínez ABC 24 Enero 2019

Javier Ordóñez tenía catorce meses cuando Valentín Lasarte entró en el restaurante «La Cepa», en el casco viejo de San Sebastián, y le descerrajó un tiro en la cabeza a su padre, Gregorio Ordóñez. Por entonces, Mikel Albisu, apodado «Antza», ocupaba la dirección de la banda etarra, a la que había accedido tras la desarticulación de la cúpula que se escondía en Bidart... ¿Qué ha sido de ellos?

Han pasado 24 años de aquel asesinato y una de esas crueles casualidades de la vida (y de la muerte) quiso que Antza quedase ayer en libertad tras cumplir solo 14 años de prisión en Francia, una condena ridículamente corta si tenemos en cuenta que desde que él llegara a la dirección de la banda hasta su detención ETA mató a 109 personas. Es un disparatado recontradios que con semejante historial ahora mismo la Justicia no tenga abierto ningún procedimiento penal contra quien dirigió la estrategia etarra desde 1993, es decir que España no tenga ninguna cuenta pendiente más con quien marcaba la hoja de ruta de los distintos grupos criminales que asesinaron a esas 109 personas. Cuando Albisu fue apresado en Francia se intervinieron 1.200 kilos de amonal y cloratita y centenares de pistolas y fusiles.

Sigamos. Cuatro años lleva ya en la calle Valentín Lasarte, la otra hiena de esta historia, que además de matar a Ordóñez aquel triste día de enero participó activamente, antes y después, en otros siete asesinatos, los de José Antonio Santamaría, José Manuel Olarte, Enrique Nieto, Alfonso Morcillo, Mariano de Juan y Fernando Múgica, bien apretando el gatillo (y siempre por la espalda, como hacen los cobardes) bien conduciendo o escoltando a los verdugos que dispararon. Diecinueve años pasó en prisión de los 370 a los que fue condenado en las distintas sentencias. El canalla de Lasarte se acogió a la vía del supuesto arrepentimiento para salir antes de la cárcel pero desde que goza de libertad no ha aportado un solo dato para el esclarecimiento de los crímenes etarras que aún quedan por resolver. Ni uno. Así de «arrepentidos» los quiere ETA.

Lasarte y Antza andan libremente por la calle; Javier se tiene que conformar con visitar en el cementerio de Polloe la tumba de su padre, al que ETA no le permitió decirle ni una vez «papá». ¿De verdad que hemos ganado los buenos?

La pregunta indignada de la viuda de Goyo Ordóñez que hunde a Sánchez y Mendía
ESdiario 24 Enero 2019

La casualidad ha hecho coincidir la puesta en libertad del exjefe de ETA, Mikel Antza, con un nuevo aniversario del asesinato del dirigente popular. ¿Qué vendrá después?, pregunta Ana Iríbar

Una fatal coincidencia, pero que resume a la perfección el doble drama que padecen las víctimas del terrorismo. Este miércoles, regresará libre a su San Sebastián natal el exjefe de ETA, Mikel Antza. Ha cumplido su pena en Francia y sobre él, paradójicamente, no pesa petición alguna en España.

Y este mismo miércoles, también, familares y dirigentes del PP recuerdan en los jardínes que llevan su nombre en Madrid -con la presencia del propio Pablo Casado-un año más a Gregorio Ordóñez, el exconcejal guipuzcono asesinado vilmente por la banda terrorista eñ 23 de enero, tal día como éste, de 1995.

Con motivo de este nuevo aniversario de un crimen que conmocionó a España y abrió la veda etarra contra los políticos, su viuda Ana Iríbar, firma una emotiva y preocupada tribuna en el diario El Correo en la que alza la voz sobre lo que opinan las víctimas sobre la gestión del Gobierno del fin del terrorismo.

"Yo me pregunto, ¿qué planes tiene nuestra clase política, nuestro Gobierno, para resolver todas las cuestiones relacionadas con la Justicia y los crímenes cometidos por ETA? ¿Les inquieta que se mantenga activo el proyecto político de ETA?, se pregunta Iríbar.

"¿Qué vendrá después? Somos testigos de cómo la culpa última y responsabilidad primera, la de los asesinos, se disipa entre acercamientos, homenajes, su vuelta a casa entre vítores", se lamenta.

"La de sus cómplices, entre políticas de conciliación. En pasillos y órganos de gobierno. Pero quieren más. Quieren que los familiares de las víctimas perdonemos. Quieren que olvidemos, que además callemos. Quieren, incluso, que nos 'conciliemos' con individuos con historial criminal como Otegi", apostilla, en una clara referencia a la cena que compartió la líder del PSE, Idoia Mendía, con el líder de Bildu.

David Pasarin-Gegunde. Presidente de Bilbaínos, Iniciativa por Bilbao
El "harakiri" vasco
  latribunadelpaisvasco.com 24 Enero 2019

Cuando era estudiante se nos animaba a los jóvenes a formarnos para ser competitivos por que “el tiempo de las fábricas” había terminado. Teníamos que especializarnos, aprender inglés, euskera y prepararnos para un futuro altamente tecnológico. Ese era el modelo para Euskadi: calidad y conocimiento.

Las últimas declaraciones de la señora Artolazabal, consejera de Políticas Sociales, van en una línea radicalmente opuesta demandando la llegada a nuestra tierra de más de 10.000 inmigrantes al año. Es importante reseñar que estas personas desconocen nuestros dos idiomas además de carecer, en la mayoría de los casos, de formación y experiencia laboral.

Como cualquiera puede prever, sin una llegada de empresas intensivas en mano de obra (se van a China) o un modelo turístico masivo (carecemos de sol para ello) es imposible absorber la mano de obra que la consejera erróneamente solicita. Olvida Artolazabal que estamos en plena industrialización 4.0, en la que nos están sustituyendo por robots en lugares como las cajas de los supermercados o los peajes de las autopistas.

Es por lo tanto imposible que en un entorno como el actual se cree empleo no cualificado de forma masiva. Absolutamente imposible. El Gobierno Vasco nos está abocándonos a un harakiri demográfico de difícil solución, esta hipotecando nuestro futuro económico, diluyendo nuestra cultura (por no hablar del euskera) y generando un efecto llamada difícilmente soportable para una sociedad, como la nuestra, de algo más de dos millones de personas.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial