AGLI Recortes de Prensa   Jueves 31  Enero 2019

Venezuela: ¿a qué juegan Sánchez y Borrell?
EDITORIAL Libertad Digital 31 Enero 2019

Aunque Pedro Sánchez haya, por fin, calificado de "tirano" a Nicolás Maduro, la actitud del Gobierno español ante el criminal y radicalmente ilegítimo régimen que subyuga Venezuela sigue siendo de una cobardía rayana en la complicidad. El calificativo de "tirano", que Maduro merece desde que sustituyó a su semejante Hugo Chávez, no libra del oprobio al Gabinete Sánchez, que sigue sin reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado o interino de Venezuela, sino que hace de su posición algo aún más bochornoso e incoherente. Y es que, si Maduro es un tirano, ¿a qué se debe la renuencia del Gobierno a reconocer que es Guaidó quien debe llamar a unas elecciones genuinamente democráticas?

Todo parece indicar que, bien sea debido a los ominosos tejemanejes con el chavismo del expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, bien sea debido al apoyo parlamentario que brinda a Sánchez la extrema izquierda chavista de Pablo Iglesias, el presidente del Gobierno está esperando a que sean otros países comunitarios los que fijen la posición común de la UE. En lugar de liderar en Europa la lucha contra el chavismo criminal, Sánchez prefiere dejarse llevar por la corriente que se le presente. Esta actitud es tanto más infame por cuanto España debería hacer lo que se espera que haga motu proprio: dirigir la política europea hacia Hispanoamérica.

Aún más indignantes son las declaraciones con las que se ha descolgado este miércoles el ministro de Exteriores, el bluf Josep Borrell. "España no quiere un cambio de régimen en Venezuela", ha dicho sin vergüenza; lo que quiere, ha añadido, es que los venezolanos puedan expresar libremente "quién quieren que les gobierne". De no creer lo de este ministro que luego se indigna si se reprocha a su Gobierno que no haga declaraciones de apoyo a los demócratas venezolanos mucho más claras y contundentes, como ya han hecho otros Gobiernos europeos.

Con un presidente y un ministro de Exteriores de esta ralea, no es de extrañar que la imagen internacional de España esté quedando por los suelos con ocasión de la crisis venezolana. Afortunadamente, partidos como el PP, Ciudadanos y Vox están en una onda muy distinta. Especialmente acertado estuvo este miércoles el líder de los populares, Pablo Casado, cuando afirmó que España debe no sólo liderar la lucha europea contra Maduro y a favor de Guaidó, sino poner el foco en "la congelación de todos los activos del narcoestado bolivariano" y en "el embargo de sus propiedades inmobiliarias" en territorio europeo.

Esa es la actitud y esa es la idea: estrechar el cerco sobre los criminales y socavar su régimen liberticida. No hay un minuto que perder, pues el tiempo corre en beneficio de Maduro y su gang y en perjuicio de los luchadores por la libertad de Venezuela.

Diálogos infames
Isabel San Sebastián ABC 31 Enero 2019

La izquierda autoproclamada «progresista» ha usado y abusado tanto de la palabra «diálogo» que, no contenta con pervertirla, está logrando otorgarle una connotación negativa. El diccionario define «diálogo» como «acción de hablar una con otra o más personas, contestando cada una a lo que otra ha dicho antes». Nada hay en esta definición que anime a pensar en el diálogo como una fórmula mágica para solucionar problemas complejos. Tampoco se presenta el término como sinónimo de claudicación. El diálogo es una mera herramienta neutra, ni buena ni mala; una forma primaria de comunicación, incapaz de resolver absolutamente nada por sí misma, cuya conveniencia, oportunidad, margen y viabilidad dependen de cada circunstancia. Atribuirle un poder taumatúrgico milagroso equivale a escudarse en él con el fin de no hacer nada, o bien, y esto es lo que más abunda, emplearlo como pretexto para justificar lo injustificable.

Aquí, en España, fue Zapatero el primero en apelar al «diálogo» indefinido, inconcreto, insustancial e ilimitado como una especie de mantra recurrente cada vez que se topaba con una situación difícil. Ante las preguntas incómodas, sonrisita y «diálogo». Ante el chantaje separatista, sonrisita y «diálogo». Ante la evidencia de una crisis económica de proporciones gigantescas, sonrisita y «diálogo». Ante los terroristas de ETA, sonrisita y «diálogo». Un diálogo casi siempre estéril, a menudo inconfesable y las más de las veces a caballo entre lo inútil y lo infame. ¿O no es infame, además de inútil, otorgar la misma condición de interlocutor al verdugo y a la víctima? ¿Qué diálogo puede establecerse entre el carcelero liberticida y el encarcelado por la libertad? ¿De qué pueden charlar la pistola y la nuca?

No es casual que la dictadura chavista recurriera a él como «mediador» a sueldo, asignándole la tarea de blanquear ante el mundo la brutal persecución sufrida en Venezuela por la oposición democrática. Tampoco lo es que los hijos españoles de ese régimen representado hoy por Nicolás Maduro, encuadrados en Podemos y sus «círculos», traten de ocultar su complicidad con el dictador apelando al mismo «diálogo» entre el opresor y los oprimidos. Ni que su hijo político, Pedro Sánchez, balbucee patéticas súplicas al tirano para que convoque elecciones, en lugar de liderar con valentía una postura común que conduzca al inmediato reconocimiento del presidente Juan Guaidó por parte de la Unión Europea. Todo forma parte de la misma lógica equidistante, pusilánime, ruin y miserable.

Con el usurpador Maduro ya no hay nada que dialogar, salvo las condiciones de su rendición, que deberán negociar los venezolanos entre ellos. Tampoco puede establecerse diálogo alguno con unos taxistas como los de Madrid, echados al monte, que cortan calles, bloquean el tráfico, insultan a ciertos viandantes, dañan gravemente vehículos VTC y perjudican a millones de ciudadanos, con total impunidad, en apoyo a unas exigencias destinadas únicamente a proteger su monopolio. Ningún diálogo encuadrado dentro de los márgenes de la Constitución satisfará jamás a los independentistas catalanes, cuyos hechos demuestran a las claras su peculiar manera de entender ese concepto: nosotros imponemos, vosotros tragáis. Todas las conversaciones mantenidas durante los últimos treinta años, todas las cesiones, las transferencias, las inversiones, los privilegios, los miramientos sin cuento han conducido al mismo callejón sin salida de victimismo, insatisfacción y desafío renovado, lo que debería tapar la boca a quienes siguen apostando por el bálsamo milagroso de Zapatero-Fierabrás. Pero nada. Erre que erre, la progresía hispana sigue aferrada a la fe en un ídolo de barro moldeado por sus seguidores para servir la mentira, la impotencia y la cobardía. Esa es su interpretación del «diálogo».

Una Wiki recoge todas las trampas y falsedades de Sánchez
SánchezPlag, el test final de los internautas: el 52% de la tesis del presidente está plagiado o tiene errores
Segundo Sanz okdiario 31 Enero 2019

La wiki (espacio colaborativo) denominada SánchezPlag —primer apellido del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y diminutivo de 'plagiarism', plagio en inglés— ha detectado que al menos el 51,9% de la tesis doctoral del jefe del Ejecutivo está plagiado o contiene errores, según la investigación online a la que ha accedido OKDIARIO.

Se trata de la prueba definitiva que certifica que el trabajo de postgrado del líder socialista, calificado con cum laude, debe ser revisado por la Universidad Camilo José Cela (UCJC) de Madrid. Tal y como ocurrió con los ministros alemanes Karl-Theodor zu Guttenberg (2011) y Annette Schavan (2013), que perdieron el cargo a raíz de que sendas wikis, GuttenPlag y SchavanPlag, destaparan las irregularidades de sus tesis doctorales.

Así, SánchezPlag, la wiki que ha sido alimentada por ciudadanos de forma altruista desde que estallara el Tesisgate el pasado septiembre, señala que al menos 177 páginas de las 341 que componen el trabajo ‘Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público (2000-2012)’ albergan textos sin referenciar correctamente, con párrafos plagiados o fusilados de otras fuentes, o incluyen faltas de ortografías y otro tipo de errores (sobre todo bibliográficos) que no se pueden considerar plagio como tal.

Es decir, como mínimo un 51,9% de la tesis del presidente del Gobierno nunca debió pasar el filtro académico para su presentación y menos aún el visto bueno de los componentes del tribunal evaluador, que le premió con un cum laude (máxima puntuación) para la obtención de su doctorado en Economía. Hasta ahora, Moncloa ha mantenido que tras la aplicación de los programas Turnitin y PlagScan sólo se puede hablar de “coincidencias” al 13% y al 0,96%, respectivamente.

Sin embargo, hay que recalcar que estos software anti-plagio no detectan, por ejemplo, papeles internos del Ministerio de Industria que Sánchez copia en su tesis pero que no son públicos. Al frente de este ministerio estuvo Miguel Sebastián entre abril de 2008 y diciembre de 2011 , esto es, durante la época en que Sánchez preparó el grueso de su tesis.

Página por página
El esquema que sigue SánchezPlag es el mismo que emplearon las wikis sobre las tesis de los ministros anteriormente citadas. El análisis se realiza página por página del trabajo universitario y en cada una se identifica a través de una plantilla o ficha dónde el autor no ha referenciado correctamente (cayendo así en el plagio) o dónde ha cometido errores de bulto. De esta manera, en 29 páginas de la tesis de Pedro Sánchez se dan estas dos circunstancias a la vez.

Por ejemplo, véase la página 239. El contenido de la wiki SánchezPlag no sólo coincide con la ficha que sobre esta página hizo para OKDIARIO el cazaplagios que provocó la caída de los ministros alemanes, Martin Heidingsfelder, sino que incluso la mejora, identificando también fallos de ortografía y bibliográficos.

En esa página 239, Sánchez copia párrafos del artículo “Metodología de la Secretaría de Estado de Turismo y Comercio para la selección de mercados prioritarios”, publicado en el Boletín económico de Información Comercial Española (BICE) en 2005. La lupa de SánchezPlag explica así la irregularidad cometida por el presidente: el artículo ha sido “referenciado, pero (Sánchez) ni entrecomilla, ni parafrasea adecuadamente; ni los cambios tipográficos permiten determinar que es una cita casi textual”.

Una explicación que cuadra con la que ofreció el cazaplagios Martin Heidingsfelder a OKDIARIO en su despacho de Nuremberg (Baviera) el pasado octubre. El examen de este experto sobre la página 239 lo dejó por escrito en dicha ficha, que entregó en mano a este medio. En ella afirma que la sentencia comprendida entre las líneas 22 a 25 fue “copiada casi totalmente”. “La misma se encuentra sin referencia a la fuente original bibliográfica, como si él hubiera creado con sus propias palabras”. Es decir, Sánchez se limitó a poner una nota al pie de la fuente, pero no la referenció correctamente (no concretó las páginas 5-6) ni empleó “comillas”, una anomalía que también observa Heidingsfelder.

El 54% de Veronica Sass
La ficha que hizo este experto para OKDIARIO lleva el sello de VroniPlag, nombre de marca que utiliza Heidingsfelder tras emplearlo en el caso de Veronica Sass, hija del que fuera presidente de Baviera y candidato a canciller por la CSU (Unión Socialcristiana), Edmund Stoiber . “Vroni” es el diminutivo de “Veronica”.

En marzo de 2011, Heidingsfelder y otros promotores crearon la wiki VroniPlag para analizar la tesis doctoral presentada por esta abogada. Detectaron que Sass plagió el 54% de las páginas de su tesis doctoral en Derecho y terminó renunciando a su título.

Ahora, la wiki SánchezPlag incluso amplía el chequeo de Heidingsfelder (éste sólo lo hizo de algunas páginas para OKDIARIO) y constata, por ejemplo, que una de las notas al pie de página, la de los autores Pérez Raposo y Leonel Cerno, luego no aparece en el índice bibliográfico. Esta wiki sobre el trabajo universitario del presidente del Gobierno sigue todavía abierta para recibir más aportaciones.

El dinero público no es de nadie porque no existe
OKDIARIO 31 Enero 2019

Para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al igual que para su vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, el dinero público no sólo no es que no sea de nadie, es que, además, parece que posee el don de la invisibilidad cuando se habla de los habituales viajes del socialista. Según una respuesta del Ejecutivo en el Portal de Transparencia, las dos semanas de vacaciones de Navidad de Sánchez junto a toda su familia –su esposa Begoña Gómez y sus dos hijas, perrita incluida–, en la isla de Lanzarote y Doñana no han supuesto ningún desembolso extra para nuestro erario público.

Con respecto a la residencia lanzaroteña de La Mareta, el Ejecutivo directamente rechaza la petición de información sobre la estancia vacacional; mientras que en lo relativo a la finca de Almonte (Huelva) sí que se acepta la pregunta, pero asegura que “no se generó ningún gasto de las partidas generales de mantenimiento y suministros de los que disponen anualmente para el funcionamiento del Palacio de Marismillas”. Con esta respuesta parcial, el Gobierno vuelve a poner en evidencia que está llevando a cabo una gestión absolutamente opaca y que, además, está faltando de manera obscena a la verdad porque, tanto para ir a Lanzarote como a Doñana, así como para regresar a Madrid, Sánchez hizo uso del Falcón, varias obras de arte fueron trasladadas desde el Palacio Real a La Mareta con un coste de más de 9.800 euros o se adjudicaron contratos de seguridad por valor de casi 6.000 euros.

El dinero público, a pesar de la grotesca afirmación por todos recordada de la ex ministra de Cultura socialista, es de todos y cada uno de los españoles que pagan sus impuestos de manera religiosa y honrada. Es un bien crematístico que se pone en manos de los representantes políticos para que lo manejen de manera responsable, una cualidad que, a tenor de la respuesta en el citado portal gubernamental, brilla por su ausencia cuando hablamos de la transparencia del Ejecutivo. Los gastos que generan los viajes de Sánchez, tal y como determinó el Consejo de Transparencia, son de interés público y, por lo tanto, deben ser publicados de manera clara y sin vaguedades.

Recuperar las políticas de Estado y el sentido de pertenencia a España

Ernesto Ladrón de Guevara  latribunadelpaisvasco.com 31 Enero 2019

Leo que Sánchez, es decir su Gobierno sin legitimidad de origen por no nacer del voto ciudadano sino de una componenda parlamentaria, ha dado luz verde a la Generalidad de Cataluña para la compra de material de guerra. Se entiende que son armas de guerra las armas largas de gran alcance y precisión con alta frecuencia de disparo. La compra de esas mismas armas fue bloqueada por el Gobierno de Rajoy por entender que era improcedente esa adquisición, ya que el Gobierno secesionista pretendía formar un ejército en Cataluña, lo cual inducía a las peores previsiones. A esas armas le acompaña munición de guerra, tal como viene recogido en el BOE.

No quiero suponer que esta tenebrosa cuestión esté motivada por estupidez o ignorancia, pero tampoco cabe en mi cabeza que sea por razones espurias o de simple traición a la seguridad del Estado. Sería demasiado grave. En todo caso, es realmente preocupante.

Este Gobierno carece de la necesaria responsabilidad y visión de Estado como para ser consentido por los ciudadanos, sobre todo porque se están tomando decisiones sin que hayamos sido consultados en las urnas para elegirlo. El hecho de que unos diputados electos decidan aupar a un señor que no ha alcanzado el beneplácito de las urnas no da pátina de legitimación. Eso creo yo, aunque son pocas las voces que claman en esta dirección. Igual el que está equivocado es este articulista.

En todo caso, urge dar una solución a esta situación de un espacio electoral, el del centro izquierda, que está huérfano. Originariamente, Ciudadanos, partido nacido en Cataluña para dar respuesta a la deriva independentista desde una óptica de izquierdas, abandonó ese espacio, renegando de él, por decisión de Albert Ribera que pretendía desplazar al PP del espacio del centro. Como resultado, tenemos un conglomerado de izquierda populista al que se ha sumado el PSOE de Sánchez que no representa al electorado socialdemócrata con vocación constitucionalista y enemigo de tentaciones rupturistas y segregacionistas. El PSC, y en menor medida el PSE vasco, han llevado al socialismo a un camino sin retorno y a posiciones de derrumbe; y podría ser que de desaparición a no mucho tardar, como sucedió en Grecia y actualmente en Francia. Con lo cual, la izquierda no encuentra su lugar, por retornar al cascarón neomarxista que tan malas experiencias a la humanidad ha proporcionado hasta ahora.

Los inicialmente promotores de Ciudadanos -aquel partido que atrajo las simpatías y esperanzas de los que siendo de izquierdas en Cataluña se sentían igualmente catalanes y españoles- constituyeron hace unos meses un partido que ocupa un espacio abandonado: el del centro izquierda nacional. Ese partido “dCIDE” fue fundado por Antonio Robles y Santiago Trancón, entre otros intelectuales y activistas con una trayectoria de resistencia al nacionalismo, mantenida en el tiempo, y con un mensaje ideológico que combate en el terreno de las ideas al nacionalismo. De momento es una opción muy poco conocida, que no acaba de despegar; pero no la perdamos de vista porque tiene mucho recorrido y sobre todo coherencia en el mensaje y sustancia intelectual, cosa que no es nada frecuente en la arena política.

En la Convención del PP este fin de semana se ha reconducido con mucha destreza la deriva hacia la nada que dejó como estela el presidente derrotado tras la moción de censura de Sánchez. El nuevo líder del partido nacido de las cenizas de UCD, el señor Casado, parecía proyectar una imagen de personaje político poco maduro para dirigir una estructura política como es la que ha concitado los apoyos del centro y de la derecha electoral durante algo más de un par de décadas. Sin embargo, la conclusión que saco yo, tras el seguimiento de dicho encuentro de los populares (que no es lo mismo que de los populistas, que se están desmoronando), es que Casado ya es un líder que ha alcanzado la mayoría de edad y está imprimiendo a la derecha de este país otro aire, otra energía, y un halo de ilusión que se había perdido. El discurso programático y declarativo del señor Casado tiene solidez, tiene sustancia y tiene argumentario para dar soluciones a los principales problemas de España, que son muchos. Yo había abandonado definitivamente el voto al partido de Rajoy, pero me lo estoy replanteando.

No obstante, hay que despejar algunas incógnitas antes de decidir el voto. Por ejemplo; si en el pasado los programas electorales y las declaraciones programáticas se las pasaban por la entrepierna en el PP, quién nos dice que no vaya a suceder de nuevo, en virtud de intereses partitocráticos que subordinen el bien común y las políticas de Estado a objetivos cortoplacistas. O la priorización de la simple toma del poder político para luego no ejercer las responsabilidades de gobierno dando respuesta a las dificultades sistémicas de España.

Otra interrogante es saber cómo van a gestionar esos objetivos y planteamientos de principio político con una minoría mayoritaria, en el mejor de los casos, que obligue a buscar apoyos en el redil nacionalista, como recurrentemente está sucediendo. Me extraña que no se planteen la necesidad de una reforma de la Ley electoral que impida que unos nacionalistas, que no llegan al 2% de las papeletas depositadas en las urnas en toda España, condicionen las políticas de Estado y la viabilidad de España como nación. Yo no entiendo cómo no se aborda programáticamente esta cuestión nuclear. Lo cual me hace pensar que sean palabras, palabras, palabras, como en la canción.

Por ejemplo, me limito a replicar esta frase que es representativa de las soflamas sin contenido real: “Y reduciremos el déficit y la deuda pública que de forma insolidaria repercutimos en impuestos a nuestros hijos y nietos”. Queda muy bien y es muy acertado. Pero si, como todos sabemos, la fuente que provoca ese déficit y deuda pública es la estructura autonómica en la que está configurado el Estado, que es como un sumidero por donde se va el presupuesto y se derrocha, engordando a los monstruos independentistas y fortaleciéndolos, no se da solución al problema estructural y sistémico. Por tanto, habremos de colegir que eso no tiene ninguna perspectiva de ser real, de ser cierto. Entonces, una vez más, tengo que pensar que es un brindis al sol, un canto para la galería, para quedar bien, a sabiendas de que no será posible.

Y no escribo más para no alargarme. Pero algo me indica que estas proclamas tan bellas e interesantes son papel mojado, y que para que sean creíbles tienen que tener credibilidad. Y ahí es donde tropezamos con una piedra difícil de retirar de ese camino para la recomposición de un partido que tiene como símbolo una gaviota, la cual está lastrada por un peso que no le deja levantar el vuelo.

Pero, por algún punto de partida hay que empezar. No está mal.

José Manuel Rodríguez Pardo, filósofo: “El islam es incompatible con la democracia”
islamwatch.eu lagaceta.eu 31 Enero 2019

Según el filósofo e investigador español José Manuel Rodríguez Pardo, el islam es incompatible con la democracia, desde su base teológica. Señala que España es un objetivo yihadista a largo plazo.
Para el estudioso del mundo islámico, los ataques en Europa se seguirán lamentando debido a que el terrorismo religioso musulmán se transformó y hoy ya puede reclutar a ciudadanos educados democráticamente y convertirlos en yihadistas en poco tiempo.

-La mayoría de los gobiernos y decenas de medios occidentales no utilizan o les cuesta calificar de “musulmán“, “islámico“, “fundamentalista religioso” a los terroristas que desde hace unos años masacran a decenas de personas en Europa. ¿Esto se debe al temor a la islamofobia?
-Se debe en efecto al temor a ser tildados de islamófobos. La propaganda biempensante ha establecido que todas las creencias son iguales, incluyendo aquellas que atacan precisamente esos principios sobre los que esa ideología “buenista” se sostiene.

Pero no se puede poner en pie de igualdad a unas confesiones religiosas cristianas, que no predican atacar los pilares sobre los que se asientan nuestras sociedades occidentales, con las diversas variedades de islamismo, cuyo sentido es precisamente atacar a nuestras sociedades por infieles, y por ello destruirlas.

-El atentado en Niza, donde se masacró a 84 personas, tuvo carácter islamista. El Estado Islámico reivindicó la matanza del ciudadano tunecino que embistió contra la gente. Este modus operandi fue diferente a otros atentados. ¿Este es el terrorismo islámico del siglo XXI?
-El terrorismo como procedimiento es aleatorio aunque necesita dejar una huella, una marca reconocible. Por eso es necesaria la reivindicación y mantener la amenaza como algo que puede repetirse en un futuro indefinido.

También sucede que si la parte atacada no se reconoce como atemorizada, si no cede al chantaje, tal terrorismo no sería efectivo, no lograría su objetivo; el negarse a reconocer que el terror desatado en Niza no tiene que ver con el islam, es una prueba de que estos ataques logran su objetivo, y en consecuencia se seguirán produciendo.

En el caso de Niza, está claro que se cambió el modus operandi para despistar a las fuerzas del orden, que estaban buscando a yihadistas con explosivos o armados con fusiles y ni se imaginaban que el arma del crimen fuera a ser un camión.

-Ser un lobo solitario y terrorista islámico hoy es más fácil, ¿aprovecha esta situación el Estado Islámico, paradójicamente utilizando recursos y medios del siglo XXI, reclutando gente a través de internet?
-Los medios de reclutamiento ya no son los que antaño se suponían como propiamente musulmanes, tales como las mezquitas. En efecto, hoy día cualquier persona puede abastecerse de información a través de internet tecleando “lobo solitario“, “yihad contra los infieles“, “muerte a Occidente” y expresiones similares.

Es más, la propaganda a través de canales de video como YouTube, donde los yihadistas banalizan la violencia, son sin duda un reclamo ideal para jóvenes musulmanes, que encuentran en estos grupos un referente y un ideal de vida donde es fácil lograr ascender y conseguir poder. Es la promesa de un futuro mejor, donde pasarán de ser anónimos o marginales a ser verdaderos líderes con poder real sobre otras personas.

-¿Atacan Europa y, especialmente, Francia en represalias por las guerras en Medio Oriente o porque París es un símbolo del laicismo, secularización y libertades individuales que ellos aborrecen?
-Principalmente atacan Europa en general y Francia en particular porque llevan décadas de introducción lenta y planeada de elementos musulmanes en dichos países, de cara a la islamización progresiva del mundo occidental.

Barrios enteros en Francia están dominados por la sharia o ley islámica, hay hospitales donde se practica la ablación del clítoris; en Londres y Rotterdam ya tienen alcaldes musulmanes. En el caso del terrorista de Niza era un tunecino residente en Francia, pero los atentados de 2015 en el país galo y de marzo de este año en Bélgica fueron obra de ciudadanos franceses y belgas, inmigrantes de segunda generación asentados y teóricamente alejados del fundamentalismo. Tan sólo teóricamente, puesto que estaban esperando el momento propicio para atacar.

-¿Considera que hay sesgos ideológicos en los análisis que se hacen sobre el Estado Islámico? Es decir, ¿cuesta conseguir análisis más o menos exactos u objetivos sobre el califato más allá del a cuestión militar?
-La cuestión del Estado Islámico necesita de un análisis que involucre una serie de elementos no sólo militares o logísticos, sino también históricos, de política, teología o de filosofía. Todos estos saberes no son algo ya cerrado sino que constituyen un verdadero campo de batalla ideológico, donde la polémica y el partidismo siempre están presentes.

Algo bien sabido por los propios musulmanes, que se han encargado de difundir vía petrodólares una visión idealizada del mundo islámico, en la que el islam es una religión de paz cuasi evangélica, y donde no existe la yihad o guerra santa o queda reducida a una manifestación espiritual inocua. Para mantener cierta objetividad es necesario triturar todas estas falsedades tan profundamente asentadas.

-Políticos y teólogos repiten que el islam es una religión de paz, que todo lo que hacen los yihadistas está en contra de su libro sagrado ¿Es el islam contrario a la democracia, a la libertad o a los derechos humanos?
-El islam es una religión de paz en tanto que busca imponer su forma de pensar y su estilo de vida al resto de países, su paz. Los musulmanes emigrados a Europa son intolerantes por definición, no toleran crucifijos, la comida “haram” (prohibida) como el cerdo o el alcohol ni nada que se asimile a lo que denominan como corrupción de los cafres o infieles.

Como el Corán prescribe que es necesario hacer la guerra santa o yihad contra esos mismos infieles, ya sea con las armas o no tolerando su forma de vida y negándose a seguirla y a adaptarse a nuestras costumbres, en ese aspecto la diferencia entre los musulmanes teóricamente pacíficos y los yihadistas es más de método que de doctrina, pues ambos se inspiran en la literalidad del Corán.

Un Corán que obliga a que cualquier otro conocimiento esté sometido a sus dictados, de lo contrario debe ser proscrito, a que todo se someta a la voluntad de Alá y a negar que las “gentes de libro”, esto es judíos y cristianos, estén rectamente guiados, aunque en versiones más radicales y recientes del islam estas “gentes de libro” deban ser directamente exterminadas sin contemplaciones. Está claro que el islam es incompatible con la democracia, la libertad y los derechos humanos, en el sentido de la tradición occidental.

-El Estado Islámico se declara seguidor de Mahoma y por eso creó el califato en junio de 2014. ¿El mismo fundador del islam ya había creado un Estado teocrático?
-El Estado Islámico que fundó Mahoma en el año 622 de nuestra era se presentó como expresión de la voluntad de Alá y de su profeta. Es más, desde entonces hasta la caída del último Califato, el Imperio Otomano, en 1924, el modelo de los sucesivos estados islámicos ha sido el de la teocracia.

Incluso hoy diversos estados musulmanes de tendencias opuestas, como los wahabbitas de Arabia Saudita o el Irán de los ayatolás, señalan en su constitución que siguen los preceptos eternos establecidos por Mahoma en el nombre de Alá.

-En su libro “El Estado Islámico. Desde Mahoma hasta nuestros días”, sostiene que el islam todavía tiene una deuda pendiente con España desde la expulsión de los mahometanos en el siglo XVII. ¿Considera que en los próximos años, si estos grupos se fortalecen, decidan atacar la península Ibérica o algunas de las islas españolas para recuperar lo que perdieron durante la Monarquía Hispánica?
-Bin Laden afirmó en el año 2001 que no se repetirá la tragedia de Al Andalus, la España dominada por los musulmanes en la Edad Media, en referencia a un territorio que los musulmanes perdieron y que contemplan recuperar, como otros muchos que suelen aparecer recubiertos como una gigantesca mancha sobre el mapa mundi.

La mentalidad musulmana es ahistórica, para ellos que un territorio haya sido musulmán y no lo sea hoy es mera apariencia, puesto que el islam sigue anclado en el siglo VII como una época ideal en la que dominaba el mundo, y ello ha de volver a ser así porque así lo dicta la voluntad de Alá. En ese sentido, España es un objetivo a largo plazo de los yihadistas, que suelen citarlo en sus reivindicaciones y amenazas periódicas.

-¿Sirve aún la guerra convencional contra los fundamentalistas religiosos?
-La guerra en Oriente Medio contra el Estado Islámico está recogiendo sus frutos, en tanto que la coalición que involucra no sólo a Estados Unidos y sus aliados, sino al otro bando antagónico, el de Irán y Rusia, combina todo tipo de ataques desde el aire y sobre el terreno.

Sucede, no obstante, que eso no detendrá a los yihadistas a la hora de usar de ataques terroristas como los mencionados, y precisamente no disponer de un estado digno de tal nombre, sino de grupos dispersos en diversos lugares y prestos a atacar en cualquier momento, ayuda a que la amenaza contra los países infieles sea algo difuso y difícil de prever y de controlar.

INVESTIGADOR
José Manuel Rodríguez Pardo (Gijón, España, 1976) es doctor en Filosofía por la Universidad de Oviedo (España) e Investigador asociado de la Fundación Gustavo Bueno. También es miembros del Consejo de Redacción de las revistas El Basilisco y El Catoblepas.

Es autor de los libros: El alma de los brutos en el entorno del Padre Feijoo (2008); La independencia del Paraguay no fue proclamada en Mayo de 1811 (2011) y El Estado Islámico. Desde Mahoma hasta nuestros días (2016). Dirige el blog La lengua del Imperio.
****************


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La parafilia del PSOE con Maduro
Cristina Seguí okdiario 31 Enero 2019

Durante la última semana Sánchez ha recibido dos sopapos históricos a sus políticas y al liderazgo personal esclerótico que Iván Redondo, su gurú estratégico, le ha debido comprar al por mayor a algún tendero taiwanés de Cobo Calleja. El primero, el internacional, el propinado por Nicolás Maduro, quien le ha conminado a celebrar elecciones generales en España antes que él porque, según ha dicho, “Sánchez es presidente sin ningún voto popular”. El segundo, el de Pere Aragonés, el separata de ERC que ha aclarado que la aplicación del ‘Decreto Calvet’ en Cataluña que dejará a más de 1.000 trabajadores del VTC en la calle ha sido la consecuencia inmediata de la humillación cuasi bovina de Jose Luis Ábalos al transferir la competencia a los ayuntamientos y las CCAA. Que el ‘Monchito del narcotráfico castrista’ y un tubérculo andante del independentismo noqueen al de Moncloa, nos da una clara idea de la magnitud del problema que tiene España con semejante impedido ejerciendo de Jefe del Ejecutivo.

Con respecto a Maduro y el recrudecimiento de la represión chavista en Venezuela, lo realmente impensable hubiera sido ver a Sánchez reconociendo sin ambages a Guaidó como presidente del país caribeño. ¿Cómo iba el líder del Gobierno de España a primar los más de 40 asesinados y 400 secuestrados que Maduro ha puesto sobre la mesa esta semana cuando Sánchez es, precisamente, el sujeto que ha ofrecido más de 500 millones extra a Cataluña cada año a un presidente autonómico que amenaza a la nación y al Estado con la vía eslovena? Como presidente del país que más peticiones de asilo de venezolanos recibe, ¿cómo iba Sánchez a pensar en el mayor éxodo humanitario de toda la historia de Latinoamérica cuando, en la región de España que más privilegia, los guardia civiles tienen que sacar a sus hijos de los colegios por el acoso independentista.

El argumento más repetido por los analistas que, durante estos días, han intentando explicar el rechazo del presidente a liderar una oposición ofensiva mundial contra Maduro, a dejar de cazar gamusinos franquistas para cazar a un dictador de verdad, ha consistido en su dependencia de Iglesias. No obstante, no es el podemita el pionero en establecer unas relaciones comerciales con Maduro que ya eran el caladero de negocio del ex presidente Zapatero. Sánchez no puede reconocer a Guaidó porque, en los últimos diez o doce años, la relación del PSOE con el chavismo y otros regímenes tardocomunistas como el de Brasil de Rousseff , Ecuador, y Bolivia, ha sido explícitamente parafílica. Sus federaciones autonómicas han votado pertinazmente contra las Proposiciones No de Ley (PNL) que exigían la liberación de los presos venezolanos de la dictadura bolivariana, y bastaba asistir a cualquiera de esos plenos para comprobar empíricamente que no había equidistancia, sino una admiración de los socialistas por el criminal que les llevaba a unirse sentimentalmente con él otros liberticidas latinoamericanos.

Asistí a uno de esos plenos hace dos años y medio. Y me bastó para comprobar in situ que los salvavidas progres eran, en realidad, el hampa bolivariana en la versión política del pincho y el botijo. Era el jueves 14 de abril del 2016 cuando el Partido Popular de la Comunidad Valenciana presentaba una PNL a favor de la “pronta liberación de los presos políticos en la República Bolivariana de Venezuela”. Dicha declaración fue reventada por los 47 votos en contra de Compromís, del PSPV y de Podemos ante la presencia de Leopoldo López padre que se encontraba en el Parlamento valenciano a 100 metros del CEPS de Roberto Viciano, el ex Fuerza Nueva y padre del involucionista fraude jurídico en la Venezuela de Chávez, levantado durante el Gobierno socialista en Valencia como red clientelar chavista entre el PSOE y el chavismo regando a la izquierda política de la capital del Turia con 7,2 millones de euros entre 2003 y 2011 según la Asamblea Nacional Venezolana. Decía Sánchez esta semana que el PSOE es todo lo opuesto a Maduro. El PSOE es, orgánica, financiera e ideológicamente, la concubina que le calienta la cama al chavismo.

La indecencia de Sánchez lo inhabilita para gobernar
OKDIARIO 31 Enero 2019

Pedro Sánchez, por decencia y respeto hacia la comunidad académica española que sí ha trabajado –y trabaja– con esfuerzo y tesón sus tesis doctorales, debería dimitir de su cargo como presidente del Gobierno y dejar paso a un nuevo ciclo político y gubernamental donde prime la honestidad en todas sus formas. Sobre el socialista ha recaído una nueva losa de oscuridad, ya no sólo es la alianza con los golpistas catalanes y los proetarras de EH Bildu lo que debería sacar a Sánchez de La Moncloa de manera inmediata, sino también la pesada losa del plagio de la tesis que presentó en 2012 ante un tribunal académico, supuestamente honesto a la hora de poner la calificación final, de la Universidad Camilo José Cela (UCJC). Ésta, además, que ante los hechos destapados optó por el inmovilismo, debería poner en marcha una investigación interna seria que arroje luz sobre lo acontecido y depurar responsabilidades.

Tal y como desveló OKDIARIO en exclusiva el pasado mes de septiembre, Sánchez recurrió a las artes más deleznables que existen dentro del sector educativo: la copia de párrafos enteros de informes del Ministerio de Industria y, además, por si la burla académica no hubiera sido suficiente, utilizó los servicios de Carlos Ocaña, el ex jefe de gabinete del ex ministro Miguel Sebastián, que le hizo de ‘negro copista’. Unas pesquisas informativas, por cierto, por las que el jefe del Ejecutivo amenazó con tomar acciones legales si no había una rectificación, algo que no ha ocurrido aún, a pesar de haber transcurrido 140 días desde aquel intento de intimidación. Ahora, un nuevo hallazgo informativo reafirma el escándalo de la apropiación del trabajo ajeno por parte del presidente socialista. La wiki SánchezPlag, que está analizando una a una las 341 páginas de la tesis doctoral del líder del PSOE, ha concluido que hay errores y plagio en 177 de dichas páginas, es decir, más de la mitad del trabajo universitario del presidente español ha sido pirateado.

No es la primera vez que la prensa destapa un caso de plagio en una tesis doctoral por parte de representantes políticos. En Alemania, el ministro de Defensa Theodor zu Guttenberg y la titular de Educación Annette Schavan fueron políticamente fulminados por plagios académicos y abandonaron el Gobierno germano ipso facto. Sánchez, siguiendo el ejemplo de los alemanes, tendría que renunciar a su cargo de inmediato porque el plagio, de alguna manera, es otra forma de corrupción y España no necesita –ni merece– un presidente que no ha sido elegido en las urnas, que se salta las normas, que recurre a prácticas indecentes y que, además, contribuye al desprestigio del colectivo académico del que depende parte de nuestra prosperidad como país.

Homúnculos
«Es difícil encontrar político más insignificante y con menos dotes intelectuales al tiempo que más inmaduro que Junqueras»
Juan José R. Calaza ABC 31 Enero 2019

Hace tantos años que ya no recuerdo a cuál de los siguientes neologismos di, con cierto éxito mediático, cuño e impronta: necionalista, nazionalista, nacionalitarista. No me arrepiento de haber contribuido a la «crispación» política -como me reprochó un pelagatos de la izquierda lerda-, sabedor de que el peor insulto que podían escupirle a una persona en algunas regiones de la periferia, a veces preludio de asesinato, era español. Con estos antecedentes, propongo hoy homúnculo/homunculus al ser término muy gráfico y descriptivo respecto a los urdidores de la fraudulenta chapuza del así llamado procés. Chapuza imposible de cohonestar por mucho que gasten en indisimulada y costosa propaganda avalada, por ejemplo, por el PEN Club en el «NYT».

De diez millones de palabras que estimativamente hay en los Newton Papers, un millón tratan de alquimia. Por extraño que parezca a ojos de la ciencia actual, Newton -el físico más genial que ha habido, junto con Maxwell y Heisenberg- dedicó casi la mitad de su vida a buscar la piedra filosofal, grial de las ciencias ocultas. Inquietamente culto y adinerado, Keynes adquirió, en varias subastas, prácticamente la mitad de los manuscritos alquímicos de Newton y los estudió antes de donarlos al fondo de la Universidad de Cambridge, alma mater de ambos.

Informándome en Keynes, seguí a tientas la senda de Newton, aunque más lúdicamente que él, y encontré mi modesta piedra filosofal en «De homunculis» (circa 1529-1532), atribuido a Paracelso. Si bien el descubrimiento no me permitió transformar la paja en grano ni la arena en oro, me enriqueció como para entender un poco más, nunca es suficiente, de dónde proviene la admiración acrítica de la masa estabulada y espesa del independentismo catalán a unos líderes tradicionalmente tan mediocres -ambiciosos o masoquistas, no sabría decir- que llevan cien años de derrota en derrota. No obstante, lo verdaderamente desconcertante, lo que provoca casi conmiseración y una especie de interpuesta vergüenza ajena -«Íbamos de farol», dijo implorando clemencia la golpista escapada a St. Andrews- es que se cumple tercamente el aforismo de Monterroso: «Los enanos se reconocen entre ellos».

Homunculus/homúnculo es un ser mítico, hombrecillo o humanoide creado artificialmente en laboratorio (a partir de esperma y estiércol de caballo, por ejemplo), intento imperfecto e inacabado de ser humano. Ocurre que no es inapropiada metáfora plantear que la ingeniería social educativa, administrativa y mediática del independentismo catalán cree, artificiosamente al modo de los alquimistas, abundosas cohortes de homúnculos/ homunculi políticos en laboratorios ideológicos con el dinero que España, dicen, les roba. A veces la experimentación fracasa y, pasado el tiempo, los más maduros intelectualmente se escapan de entre las cerradas mallas de los alquimistas independentistas. Ciertamente, romper mentalmente el eslabón que aherroja los jóvenes al nacionalismo tiene mérito habida cuenta que más del sesenta por ciento del profesorado de secundaria se considera republicano y separatista.

Cuando le comuniqué el descubrimiento de mi piedra filosofal semántica -y el interés de la alegórica metáfora que enlaza los homúnculos con los enanos de Monterroso y las embridadas masas independentistas-, Fernando Savater confirmó que Goethe, en su maldad, hace aparecer un homúnculo en la segunda parte de «Fausto». Sin embargo, el descubrimiento hubiera resultado de poca utilidad si no me hubiese dado de bruces, por así decir, con unas encuestas que presentaban a Junqueras como el político más valorado por los independentistas. No me quedó adarme de duda: la masa social independentista catalana está formada por homúnculos políticos. Preciso, en breve acotación, que «hombre», cuando se refiere a la especie, es de género epiceno, indicando tanto el macho de la especie humana como la hembra. En consecuencia, los homúnculos pueden ser mujeres. Que se lo pregunten a Carme Forcadell, que iba matoneando Parlament adelante hasta que el Estado le paró los diminutos pies de homúnculo. Los cuatro.

Y es que Junqueras es paradigmático como homúnculo de malograda hombría. Resulta difícil encontrar hombrecillo político más insignificante, con menos dotes intelectuales al tiempo que más inmaduro. Tanto que impregna su gestualidad de lloriqueos adolescentes, pamplinas melodramáticas y teatralización de un heroísmo del que carece («Me clavo en el pecho la espada que ya no me servirá para combatir», escribió desde Estremera en plan guionista de una de romanos). Esto es, puro victimismo infantiloide y lacrimal interpretado para un público de homúnculos en consonancia.

¿Cómo hemos llegado aquí? ¿Cómo los homunculi catalani se han engallado hasta desafiar a la nación más antigua y heroica de Europa? La respuesta es doble. 1. Los homúnculos se reconocen entre ellos. 2 Por el ocaso del Estado español en Cataluña. Es sabido, cuando el Sol está en el ocaso un enano proyecta tanta sombra como un gigante.

Juan José R. Calaza es Economista y matemático

El ejército personal de Torra
Pablo Planas Libertad Digital 31 Enero 2019

Suena a cosa de Mortadelo y Filemón, Torra como si fuera un jefe de Estado más los pretorianos de Puigdemont, pero hay armas por medio.

La política catalana tiene una vis cómica ciertamente notable. La aparición mariana de Oriol Junqueras en forma de holograma en un mitin de ERC es el último episodio de su transformación en un líder evangelista. Se cuentan con los dedos de una mano los artículos escritos en prisión que no contengan pasajes bíblicos o referencias espirituales. La experiencia religiosa no forma parte en su caso de la intimidad, sino que ahora es un rasgo acusado de su figura pública. Puigdemont se refiere a él en tono despectivo como "el beato". Claro que en ERC al prófugo le apodan el Pastelero Loco o, para abreviar, Puigdemente. Cosas de socios de gobierno.

Junqueras y Puigdemont se profesan un odio africano y una inquina tan grande que ni se preocupan en disimular. El primero considera que está en la cárcel por la fuga del segundo, mientras que el huido culpa al preventivo de haber precipitado los acontecimientos que les condujeron a la ruina cuando él estaba por la labor de convocar elecciones.

Luego está la despedida del fin de semana de autos, cuando, después de mantener dos reuniones en sendas masías de la parte francesa, Puigdemont se despidió de la concurrencia con un "el lunes, todos en los despachos". Junqueras y algún otro no pillaron el punto de humor gerundense en el comentario.

Por no hablar del recurso de Puigdemont en el Tribunal Constitucional contra el presidente del Parlament, el republicano Torrent, cosa que más que cómica es alucinante. El tipo que se fotografió con cinco requerimientos del TC para chulear de que se pasaba las resoluciones por el arco del triunfo pide amparo ahora al susodicho tribunal porque ERC se negó a investirlo presidente a distancia. Este miércoles se ha cumplido un año de que el antedicho presidente de la Cámara catalana suspendió el pleno para restituir a Puigdemont.

A pesar de todo, el separatismo intenta mantener su precaria unidad del mismo modo que sostiene al Gobierno de Pedro Sánchez, por la teoría del mal menor. Puede que ahora mismo la secesión de Cataluña no parezca un riesgo inminente. Tal como están las cosas entre el líder de ERC y el vecino de Waterloo, lo primero que podría pasar en una hipotética república catalana sería una guerra civil entre carlistas de Puigdemont e iluminados de Junqueras.

Concurren, sin embargo, los mismos elementos de riesgo que condujeron al referéndum ilegal del 1-O y a la proclamación de la república. Acaba de decir el ministro del Interior, Grande-Marlaska, en una entrevista que en Cataluña están las cosas mejor que nunca, que "la convivencia no ha ido a peor sino todo lo contrario".

El caso es que los últimos fines de semana se han caracterizado por toda clase de altercados y agresiones de elementos separatistas contra personas de Vox, PP y Ciudadanos. Desde el Día de la Constitución se ha recrudecido la caza contra quienes se atreven a montar carpas o actos no nacionalistas en Cataluña. El sábado pasado, en Torroella de Montgrí, localidad natal de la presa y exconsejera de Trabajo Dolors Bassa, un concejal de Ciudadanos fue alcanzado en pleno rostro por una lata de cerveza lanzada por un separatista. El alcalde del pueblo, de ERC, se despachó con el siguiente tuit:

Qué queréis que os diga, hoy más orgulloso que nunca de Torroella de Montgrí y nuestra gente.

Ese mismo fin de semana, Xavier García Albiol fue increpado por pacíficos padres de familia que detectaron su presencia y la de su hija pequeña en un espectáculo infantil. ¿De verdad están mejor las cosas, ministro?

A mayor abundamiento, la Consejería de Presidencia de Elsa Artadi acaba de arbitrar la creación de la guardia personal del presidente de la Generalidad, un grupo de élite de los Mossos para proteger a Quim Torra, el iluminado de la vía eslovena, comando especial que será extensivo a los expresidentes a fin de de montarle lo mismo a Puigdemont. Suena a cosa de Mortadelo y Filemón, Torra como si fuera un jefe de Estado más los pretorianos de Puigdemont, pero hay armas por medio, material de guerra que acaba de adquirir la Generalidad con la autorización del Gobierno de Sánchez como prueba de buena voluntad para que le aprueben los Presupuestos.

Es verdad que todo esto puede hacer mucha gracia recordando el concepto huelga de hambre de estos personajes. Igual que el chiste del Cervantes catalán, el holograma virginal de Junqueras, la casa de la república en Waterloo y el caso de Joan Bonanit, el muchacho que no ha dejado de desear buenas noches a los golpistas presos en Lledoners altavoz en ristre. ¿Qué va a ser de esa criatura ahora que los trasladan a Madrid? Esto de Cataluña es el deshueve total, coñazo procesista, pero ahí tienen al rey de la ratafía, con un ejército personal que ni Maduro ante la emergencia de cualquier conato de 155. Se acaban de crear los Tontons Macoutes de Torra y Puigdemont. ¿La convivencia en Cataluña? Fenomenal, según Marlaska.

Educación
La Generalitat exige a Sánchez que retire al Estado toda competencia lingüística en la escuela catalana
El gobierno catalán pidió una nueva "redacción" de la ley educativa para "que quede claro" que la Generalitat era la máxima "autoridad educativa" en materia lingüística en la comunidad autónoma
Marina Alías vozpopuli.es 31 Enero 2019

La Generalitat presiona al Gobierno para que retire al Estado toda competencia lingüística en Cataluña a través de la nueva ley educativa que la ministra Isabel Celaá presentará en el Congreso de los Diputados en los próximos días.

Según las autoridades autonómicas, este tipo de competencias deben recaer exclusivamente en el gobierno catalán ante posibles interpretaciones judiciales. Y, de acuerdo al consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, la ministra de Educación le habría mostrado su aprobación.

Bargalló ha asegurado que abordó con Celaá una nueva "redacción" del apartado referido a competencias lingüísticas en la Ley de Educación del Gobierno para que "quede más claro" que la Generalitat es la máxima "autoridad educativa" en materia lingüística en la escuela catalana.

Esto serviría para clarificar términos de cara a "según qué jueces" y dejaría al Estadosin competencias lingüísticas en la comunidad autónoma. En una entrevista en el programa de actualidad Mès 324, en TV3, el consejero de Enseñanza ha contado que la ministra Celaá "tenía un borrador que decía que la competencia lingüística era materia de las autoridades educativas y lo hablamos".

Autoridad educativa
Bargalló se refería al borrador del anteproyecto de Ley Orgánica por la que se Modifica la Ley Orgánica de Educación (Lomloe). En concreto, a la 'Disposición adicional trigésimo octava' sobre la lengua castellana, las lenguas cooficiales y las lenguas que gocen de protección legal. Y pidió una especificación para que la Generalitat figurase como "autoridad educativa" en Cataluña.

En el texto original del ministerio se atribuye a las "administraciones educativas" la potestad de fijar la proporción del uso de la lengua castellana y la lengua cooficial como lengua vehicular, así como las asignaturas que deban ser impartidas en una u otra lengua. Pero la Generalitat exige que el documento definitivo, que está por llegar a la Cámara Baja, clarifique cuáles son esas "administraciones".

De acuerdo al relato del consejero de Enseñanza catalán, él mismo preguntó a la ministra: "¿Para usted qué quiere decir autoridad educativa?". "Para mí esto quiere decir que en Cataluña solo hay una autoridad educativa que es la Generalitat, pero para usted, ministra, ¿qué quiere decir?", continuó.

"Una redacción más clara"
"Y nos dijo: quiere decir lo mismo que para ustedes. Hagamos una redacción que quede más clara...", cuenta Bargalló. "Y ahora estamos en la redacción que quede más clara, porque la redacción, tal como estaba, en manos de según qué juez podría significar algo diferente de lo que entendemos nosotros y de lo que la ministra nos ha asegurado que ella también entendía", ha reconocido en TV3.

Vozpópuli se ha puesto en contacto con el Ministerio de Educación para que responda al testimonio del consejero de Enseñanza catalán sobre la supuesta conversación mantenida con Isabel Celaá, pero han declinado hacer declaraciones.

Preguntado por estas negociaciones previas a la elaboración del texto definitivo de la llamada 'Ley Celaá', el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, ha afirmado este miércoles que desconocía las declaraciones de Bargalló y que, personalmente, le gustaría que los estudiantes españoles pudieran aprender "no solo lenguas extranjeras" sino también de "otras comunidades autónomas".

Además, el 'número 2' de Celaá ha rechazado que la enseñanza de un idioma suponga "adoctrinamiento". "Sobre el tema lingüístico hay mucha parafernalia, y es un tema mucho más serio que como a veces se trata. A veces se están haciendo equiparaciones de que enseñar en una lengua es adoctrinamiento, y lo debo rechazar", ha manifestado.

Lo que dice el borrador
El borrador del Gobierno ya eliminaba de la Lomce la obligación establecida por la Justicia de impartir clases en castellano en una proporción "razonable". El derecho al bilingüismo en los centros públicos está reconocido en distintas resoluciones judiciales del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Los dos últimos consideran que el 25% de las clases en castellano es una proporción razonable. Pero este concepto desaparece de la ley educativa del Gobierno.

"Las administraciones educativas fijarán la proporción del uso de la lengua castellana y la lengua cooficial como lengua vehicular, así como las materias que deban ser impartidas en cada una de ellas, pudiendo hacerlo de forma heterogénea en su territorio, atendiendo a las circunstancias concurrentes", reza el escrito.

Sin embargo, las autoridades catalanas van más allá y pretenden que la redacción refleje que las competencias lingüísticas en Cataluña sean exclusivas de la Generalitat. Cabe esperar a conocer el texto definitivo que la ministra de Educación presentará próximamente en el Congreso.

Según el propio departamento de Educación, este incorporará alguna de las propuestas remitidas por las comunidades autónomas, así como parte de las enmiendas aprobadas en el Consejo Escolar del Estado.


Recortes de Prensa   Página Inicial