AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 27  Febrero 2019

Escandalosa campaña desde el BOE
 larazon  27 Febrero 2019

Aunque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no parezca consciente de lo ocurrido, lo cierto es que la llamada a las urnas del próximo 28 de abril responde a un hecho político insoslayable: que su Gabinete no consiguió la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, la ley maestra de cualquier ejercicio y el único instrumento idóneo para desarrollar un programa político digno de ese nombre.

Es decir, que nos hallamos en la actual tesitura electora por el fracaso palmario de un Gobierno que fue incapaz de articular una mayoría parlamentaria en torno a su proyecto, tal vez, porque los socios que se agruparon para sacar adelante su moción de censura contra Mariano Rajoy tenían unas intenciones y buscaban unos objetivos que poco o nada tenían que ver con la gobernabilidad del país, su estabilidad y la gestión de los intereses generales.

Era, pues, inevitable, disolver las cámaras en favor de unas nuevas mayorías, como así hizo Pedro Sánchez, y, siguiendo los usos habituales en las democracias parlamentarias, gestionar la etapa de provisionalidad del Gobierno desde la deseable neutralidad de quien sabe que va a verse sometido al veredicto del pueblo, que es el depositario de la soberanía nacional y el árbitro sobre el que todo bascula.

Sin embargo, asistimos al espectáculo impensable, inédito desde los albores de la Transición, de un Gobierno con su fecha de caducidad tasada, que en lugar de gestionar ese tiempo, no sólo retrasa la convocatoria electoral hasta el 5 de marzo, ampliando innecesariamente el plazo de 54 días que marca nuestra Ley electoral, sino que pretende plasmar una acción política mediante el uso torticero de los reales decretos, un instrumento ejecutivo excepcional, mucho más cuando se utiliza en períodos electorales.

Pero es que, además, esta práctica se está llevando a cabo de manera escandalosa, sin el menor pudor, y poniendo al servicio del partido del Gobierno y de su principal candidato unos medios públicos de los que sólo puede disponer en razón de su cargo. Con todo, lo peor no es el concepto patrimonialista del Estado, que ha caracterizado muchas de las actuaciones y, sobre todo, actitudes de Pedro Sánchez en sus escasos ocho meses de gobierno, sino que la utilización del BOE como pródigo instrumento de campaña electoral compromete el futuro de las cuentas del Estado, en un país, no deberían obviarlo los ciudadanos, que afronta una deuda pública cercana al 100 por cien de su PIB, –por la que se pagan 30.000 millones de euros al año en intereses–, y una Seguridad Social deficitaria en 19.000 millones de euros, que, además, debe hacer frente este año de 2019 a un gasto en jubilaciones de 153.000 millones de euros.

Pero ninguna de estas cifras, que aconsejarían unas políticas de contención del gasto, mayor amortización de la deuda y una bien estudiada reforma del sistema de pensiones, parecen ser capaces de impedir esta reedición de la barra libre de gasto que ya vivimos, y, luego tuvimos que lamentar, con el anterior gobierno socialista.

En definitiva, propaganda, demagogia y crudo partidismo a cuenta de todos. Porque el problema no es tanto que, ante una contienda electoral, el partido del Gobierno se aproveche de las lógicas e inevitables ventajas de quien ocupa el poder, como que saltándose todos los usos no escritos de las democracias avanzadas haga de su posición ejecutiva un ariete contra el resto de los partidos políticos que compiten en las urnas. Las formas, tan importantes en política, y el respeto a las reglas del juego deberían presidir la actuación de un Gabinete que, como ya hemos señalado, está a la espera del juicio de los ciudadanos, que, dicho sea de paso, conforman una sociedad madura y curada de electoralismos.

Serrat en Colliure
Antonio Burgos ABC 27 Febrero 2019

Al que hasta hace poco llamaban Doctor Falcon, por sus viajazos a costa de todos nosotros, le dicen ahora Doctor Lo Mónaco, por lo del colchón de La Moncloa. Y no satisfecho con hartarse de gobernar a decretazos cuando tiene a las Cortes ya disueltas y las elecciones generales convocadas, ahora hasta ha utilizado a los muertos para hacer campaña con vistas al 28 de abril. Igual que hay un turismo sanitario, Sánchez ha inventado el turismo electoral funerario, con su viaje a Colliure, Montauban y Argelés-sur-mer, con el pretexto de honrar a los que marcharon al exilio tras la victoria de los nacionales en la guerra. Y al primer tapón, zurrapa. Se ha querido apuntar el tanto de ser el primero en rescatar en nombre de España el recuerdo de don Manuel Azaña, el que en su famoso discurso de 1938 pidió «Paz, piedad, perdón». Justamente lo contrario que han venido haciendo Zapatero y su continuador el Doctor Lo Mónaco al desenterrar el odio entre las dos Españas con la malhadada Memoria Histórica. Con una ignorancia enciclopédica o un olvido doloso, Sánchez se ha atribuido la primacía en hacer justicia a la memoria de Azaña cuando, como recordaba ayer Francisco Vázquez en su Tercera de ABC, ya en 1978, recién restaurada la Monarquía y restablecidas las relaciones diplomáticas con México, el Rey Don Juan Carlos acudió en el Distrito Federal novohispano a visitar a la viuda de Azaña, a doña Lola Rivas Cherif, quien a su 84 años, como ha recordado Vázquez, dijo a S.M.: «Cuánto le hubiera gustado a don Manuel Azaña vivir este día, porque él quería la reconciliación de todos los españoles».

Justo lo contrario que pretende este ocasional visitante de la tumba de Montauban, en la que depositó una corona de flores que formaban la bandera de España. Y cuando vi por la TV que se acercaba a la tumba corona en mano, pensé: «Verás, verás tú como la corona lleve los colores de la bandera de la II República y no los del Reino de España». Menos mal que no. Pero luego se fue a Colliure, como si fuera el primero que rescataba y honraba la memoria de Antonio Machado, como si aquí nadie hubiera antes recordado a aquel a quien le preguntaba su madre durante el viaje al destierro si faltaba mucho para llegar a Sevilla. Aquella Sevilla de la hora de la muerte, recordada mil veces en el alejandrino que encontraron en su gabán: «Estos días azules y este sol de la infancia». La Sevilla en cuyo puente de Triana se conocieron sus padres, Ana Ruiz y Antonio Machado Álvarez, aquel día en que media ciudad se fue a novelerear mirando las aguas del río donde decían que habían subido los delfines.

Con el funeral viaje de Sánchez a Colliure parece como si Antonio Machado hubiera estado prohibido durante la dictadura. Cuando todos los estudiantes aficionadetes a la Literatura teníamos el volumen de su antología, publicado no por una editorial minoritaria, sino en la popularísima y muy asequible Colección Austral de Espasa-Calpe. Como podían comprarse en las librerías «Los complementarios» o el «Juan de Mairena» en la edición argentina de Losada. A Machado se le honró durante el franquismo de la mejor forma: leyendo sus versos u oyéndolos cantados en la voz de Serrat. Pues media España aprendió de memoria y honró en plena dictadura los poemas de Antonio Machado gracias a Joan Manuel Serrat, que les puso música en una acertadísima selección. Fue su quinto elepé y su segundo en castellano. Serrat sí que fue a Colliure con su disco «Dedicado a Antonio Machado, poeta», con el que España entera, ¡en 1969!, en plena dictadura, conoció sus poemas: del «Cantares» de la saeta, al «Llanto y coplas» de Don Guido, «aquel trueno vestido de nazareno». Así que machadianamente hay que decir a Sánchez: caminante, no hay camino para ti, hijo, ni a Montauban ni a Colliure; ese camino lo han hecho muchos antes que tú lo utilices electoreramente.

Fantasías moderadas de ayer y hoy
Emilio Campmany Libertad Digital 27 Febrero 2019

El PSOE juega en estas elecciones a la centralidad, a la moderación, a la socialdemocracia europeísta, progresista y reformista. Quiere presentarse como la estrella del comedimiento que atraiga a su campo gravitatorio a todos aquellos a quienes espantan los excesos, los dogmas y la desproporción. Este ambicioso plan del PSOE de presentarse como el más moderado de los partidos a un electorado mayoritariamente moderado choca sin embargo con varios inconvenientes. El primero es que el PSOE, desde que lo cogió Zapatero, a quien Dios confunda, dejó de ser moderado. Ahora es un partido radical de izquierdas. No sólo, sino que Sánchez lo hizo aun más extremista. Esto da sus frutos. De hecho, parte del electorado de Podemos está volviendo al PSOE gracias a esa radicalización. El segundo inconveniente para ser visto como un partido moderado es su disposición a dar a los separatistas catalanes lo que sea con tal de que lo sostengan en el Gobierno. Es verdad que el PSOE todavía no ha violado la Constitución, pero difícilmente puede ser visto como moderado quien pacta, tolera y compadrea con quienes quieren destruir la nación.

Pero el mayor obstáculo estriba en la evidencia de que el electorado ha dejado de ser moderado. Hoy, la polarización ha dejado a los moderados en minoría. Antes, la gente no votaba a quienes comulgaban con sus ideas si podían ser tachadas de extremistas, como la pena de muerte para asesinos terroristas y violadores o la ilegalización de partidos separatistas o la derogación de las comunidades autónomas. Aunque tuvieran esas ideas, los electores preferían votar opciones moderadas. Pero eso ya no es así. Hoy, cada vez más, al electorado le gusta votar a los que tienen sus mismas ideas, por poco moderadas que sean.

El relativo éxito de Ciudadanos no es fruto de su centralidad. Es consecuencia de su vehemente defensa, nada moderada, de la unidad de España frente a los muy moderados cerdeos del PSOE y las también moderadas tibiezas del PP. Y si hoy le va mal en las encuestas no es por escorarse a la derecha, sino porque ahora hay partidos de derechas dispuestos a defender la unidad de España con la misma vehemencia. Si el PSOE crece no es por su moderación, sino por la crisis de Podemos. La fractura del partido de Pablo Iglesias, sus escisiones y grietas, sin olvidar el marquesado de Galapagar, todo hace que el electorado de extrema izquierda prefiera la radicalidad del PSOE, que encima tiene posibilidades reales de gobernar. Por último, el crecimiento de Vox se debe precisamente a que, para bien o para mal, el electorado ya no quiere ser moderado, sino votar a quienes defiendan sus ideas, y le da igual que puedan ser tachadas de extremistas porque, aunque lo sean, son las suyas.

Los socialistas pueden acusar a Ciudadanos de ser de extrema derecha y pueden equiparar a Vox con el Frente Nacional francés, que ahora ya no se llama así. Pero eso no esconderá que quienes han transigido con quienes quieren destruir España han sido ellos y no otros. Y eso, por muy moderado que sea el elector, será determinante a la hora de decidir qué votar.

Maldad, ruindad, rencor
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 27 Febrero 2019

Oneroso Sánchez, que es el presidente más desvergonzado de nuestra historia, no tiene bastante con la momia de Franco y ha ido a por las de Azaña y Antonio Machado, a ver si asaltando tumbas mantiene el momio de La Moncloa. Pero como no sabe nada del pasado de España, ni cercano ni remoto, ha proferido ante los muertos una serie de gansadas atroces. La peor, decir que, hasta ahora, digo, hasta Él, nadie les había "pedido perdón". La memez cum laude, que hasta Él no se les había podido leer.

Antonio Machado, al que Sánchez declaró soriano y pese al atroz poema dedicado a Líster "Si mi pluma valiera tu pistola...", nunca estuvo prohibido. Del libro de Formación del Espíritu Nacional de primero de Bachillerato recuerdo un romance mejor: "Una tarde parda y fría / de invierno; los colegiales / estudian, monotonía / de lluvia tras los cristales". En cuanto a Azaña, en los primeros 80 del siglo pasado publiqué dos antologías -Ensayos y Discursos-, en Alianza Editorial, que no se leyeron porque, la verdad, no se vendieron. Pero, al poco tiempo, van y aparecen por casualidad, en un armario de la Dirección de Policía, cajas con documentos, textos originales y fotografías de Azaña. Y el ministro del Interior, Barrionuevo, hombre culto y que sí conocía mis antologías, me invitó a identificar el material, con David Solar, Tussell y otros más sabios. Recuerdo cuando vi dos libros que se creían perdidos: Fresdeval y Vida de Don Juan Valera, Premio Nacional años antes de la proclamación de la II República. En Diario 16 quedó el relato de aquella tarde inolvidable.

Pero lo que en 1994 me llevó a escribir La última salida de Manuel Azaña, premio Espejo de España, que presentaron el jefe de la oposición, José María Aznar, y el propio Barrionuevo, son los textos en clave nacional escritos durante la Guerra -La velada en Benicarló, Diarios, cartas-, en los que arremete contra la pérdida de la idea de España y la traición del separatismo catalán y vasco. Ahí conté lo mejor que pude la tristísima muerte de Machado y la estremecedora de Azaña, cuyas últimas palabras en nuestro suelo fueron las del 18 de julio de 1938, en Barcelona: "Paz, Piedad, Perdón". El socio de Torra, cuyo epitafio sería "Maldad, Ruindad, Rencor", puede verlas en mi vieja antología, a ver si se le cae la cara de vergüenza.

Desmontando a Pablo Casado
Juan Soto Ivars elconfidencial 27 Febrero 2019

Cada vez que Pablo Casado sonríe yo me lo imagino en su casa, frente al espejo, con una foto de una clínica dentista en una mano y tratando de imitar esa contracción de los músculos cigomáticos que tanto gusta a los infraseres. Tú sonríe mucho, le habrán dicho, y vierte en todas tus actuaciones ante la cámara una sensación vertiginosa de dinamismo. Mueve las manos, muévelas más, habla sin parar, sin ton ni son. Menciona palabras modernas y deslúmbralos, que no entiendan nada. En el siglo XXI, cuando las viejas patrañas quieren venderse como nuevos hallazgos, el discurso político queda invadido por el léxico pervertido de la tecnológica vacuidad. Voy a transcribir sus palabras:

“Ya me habéis escuchado alguna vez hablar, en el tema sanitario, en el tema educativo, en el tema del transporte, en el tema de la longevidad, de las pensiones, ¿no? Órganos artificiales, análisis de retina, la inteligencia artificial, la robótica, la computación cuántica, etcétera, etcétera. Pero hay un punto al que yo quiero ir, y que vamos a proponer en esta reforma de la Administración, que es el Blockchain administrativo. Me explico. El Blockchain sabéis que es la certificación punta a punta. Lo que utilizan, por ejemplo, las criptomonedas. Esto que se oye mucho, bueno, que ya lo habéis oído. Y también los bancos ahora, ¿no? La certificación de transacciones punta a punta. ¿Por qué no se puede hacer eso en la Administración?”.

El discurso engañaviejas del yerno perfecto. 'Spoiler': solo quiere llevarse vuestra herencia. Tratad de contar las veces que Casado se referirá a la tecnología y a internet. Intentad apuntar todas sus referencias banales a lo nuevo y lo viejo de aquí a las elecciones, a la vitalidad, a la energía. Necesitaréis un algoritmo. El PP quiere inducir con esta marioneta animatrónica una idea de renovación y fin de la caspa, pero no hay renovación en las ideas, solo del lenguaje y la cara visible. Tras el Marianato corrupto y gris, el Casadismo viral. Cualquier día lo veremos pedaleando en una bicicleta de reparto de Glovo de la misma forma que lo vimos subido a un tractor para engatusar a los agricultores. Aires nuevos, sí: como cuando Ruffus Shinra se adueña de Midgar tras el asesinato del padre en 'Final Fantasy VII'. Incluso le han puesto un corazón con la bandera de España al logo: el PP se ha hecho 'emoji'.

Cada vez que este hombre sube al estrado presenciamos el odioso fingimiento de la novedad y la velocidad, pero si atendemos al contenido, resulta tan viejo como las loas al ferrocarril y el motor de combustión en los poemas futuristas de los años veinte. Casado, que sonríe como quien se pone una máscara, es una máscara para un partido que intenta sacarse un Rivera de la chistera para combatir la sangría de jubilados que Vox le podría practicar en las provincias de la España vacía. Las encuestas de intención de votos son preocupantes. El zorro se acerca a Palencia, Murcia y Burgos, y el PP es el granjero octogenario que corre en pijama con una escopeta en una mano y el orinal en la otra para ahuyentar al depredador del corral de las gallinas.

Pero me basta rascar con una uña mordida para desmontar a Pablo Casado. Ponedle con la imaginación una corbata verde y descubriréis que su dinamismo y su verborrea llena de referencias al futuro están plagiados del dinamismo y la verborrea llena de referencias al futuro de los agentes de Tecnocasa. Lo oigo hablar del aborto y es como si quisiera hacerme creer que en Silicon Valley están en contra. El tipo sube encíclicas papales a la nube. Dice: “Yo, que tenía que ver una ecografía todos los días a partir de esas semanas 20, 21, simplemente creo que es bueno conocer que lo que llevas dentro ya es una vida autónoma, ¿no? Yo cuento mi experiencia personal, que es verdad que la política cada vez es más personal y cada vez es más de tus circunstancias, como pasa en Estados Unidos”.

Como pasa en Estados Unidos, sí: decía Santiago Alba Rico que la derecha lleva siendo una fuerza revolucionaria desde 1989 y que la izquierda todavía no ha aprendido que su potencial será, en un mundo donde el futuro es un vendaval financiero que erosiona lo ganado, el de representar un freno conservador. Algo parecido a lo que dice Juan Manuel de Prada desde su postura católica, reaccionaria y sentimental: que los vendedores de robots de la derecha son, pese a su oposición al aborto, los verdaderos destructores de la familia. Casado no es más que el portavoz de los destructores de los vínculos. Te defenderá al feto no nacido porque no le interesa lo visible: las consecuencias de este abominable dinamismo globalizador.

Advertía Juan de Mairena, es decir, Antonio Machado, que no es lo mismo ser original que novedoso. La cita podría ilustrarse con una foto de Pablo Casado. Es la manufactura de esta temporada. El chándal de los noventa inspirado en los videoclips de Rosalía. La nada, pero una nada metastásica. Devoradora.

ESTRATEGIA NACIONAL ANTITERRORISTA
La amenaza yihadista en España: Retorno de combatientes y la radicalización en cárceles
Redacción gaceta.es 27 Febrero 2019

El Gobierno ha puesto en marcha un nueva Estrategia Nacional contra el Terrorismo para 2019-2022, con el foco puesto en los retornados, la radicalización en las cárceles y la financiación de la actividad terrorista y proselitista, sin olvidar la atención a las víctimas y la construcción de una narrativa propia para España.

Publicada este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), esta estrategia, que fue aprobada por el Consejo de Seguridad Nacional el pasado 21 de enero de 2019 para sustituir a la que caducó en 2017, ha sido coordinada por el Ministerio del Interior a través del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

Con la participación de varios ministerios, el dirigido por Fernando Grande-Marlaska ha querido tener en cuenta en su diseño las aportaciones de un grupo de expertos del ámbito universitario, de la sociedad civil y de las víctimas del terrorismo.

“Nos enfrentamos con lo mejor a la peor amenaza para la libre convivencia ciudadana. Y lo hacemos con determinación, firmeza y mirando al futuro con esperanza”, subraya Marlaska en el prólogo del documento, de 78 páginas.

Por primera vez se hace pública una estrategia antiterrorista, si bien el documento no recoge los aspectos más operativos que, por lógica, tienen que ser más reservados.

La radicalización, el extremismo violento, la captación y el adoctrinamiento con fines terroristas forman parte de las amenazas que han adquirido un mayor protagonismo.

Una amenaza que en España procede, en su mayor parte, de la actividad de actores solitarios y células auto-radicalizadas en nuestro propio territorio, como pudo comprobarse en este último caso en los atentados de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils.

Pero el peligro también puede venir de los retornados de zonas de conflicto. Más de 230 españoles o residentes en España se desplazaron a Siria a Irak para unirse a grupos terroristas. Un 25 % han fallecido en zonas de conflicto, pero se calcula que un 20 % (más de 40 personas) han retornado.

Aunque no se sabe si todos ellos han vuelto a España o algunos se han quedado en Europa, las fuerzas de seguridad mantienen un control exhaustivo de los que tiene controlados, porque suponen un riesgo dado su entrenamiento en las zonas conflicto y su potencial como captadores.

De este modo, uno de los mayores retos es evitar que se conviertan en figura de referencia para los jóvenes mermando su capacidad de atracción y su poder reclutador.

Por tanto, se desarrollarán programas integrales específicos de tratamiento y seguimiento para los retornados, con especial atención a las perspectivas de género y edad.

A Interior le preocupa especialmente la radicalización en las cárceles, por lo que la estrategia plantea darle una vuelta a los actuales planes para aumentar el número de reclusos que se apunten voluntariamente a los programas de desradicalización, ya que en el mejor de los casos la cifra no ha superado los 15.

En la actualidad, hay unos 140 presos condenados y preventivos por yihadismo, a los que hay que añadir unos 120 susceptibles de ser captados o con capacidad para captar.

Asimismo, la estrategia prevé acciones para asegurar una aplicación efectiva de las penas de libertad vigilada para penados por terrorismo que sean excarcelados.

Otra de las líneas de actuación está encaminada a cortar las vías de financiación del terrorismo y del extremismo violento, por lo que se potenciarán las unidades de investigación financiera de los organismos de seguridad e inteligencia y el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC).

No descarta la estrategia modificaciones legislativas y se decanta por un marco normativo que garantice la figura del testigo protegido y la actividad del agente encubierto, especialmente en la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento.

En suma, una estrategia basada en las 4 P: prevenir, proteger, perseguir y preparar la respuesta. Todo ello, con más medios personales y materiales, con la participación de la sociedad en su conjunto, con la colaboración internacional y con el consenso político.

Y en el centro de todo ello, las víctimas. “La consideración, respeto y protección integral de las víctimas debe mantenerse como un eje prioritario y referencia de la acción del Estado contra el terrorismo y el extremismo violento”, resalta el texto.

La estrategia propone una continua actualización de los niveles de alerta con un sistema eficiente de selección de objetivos a proteger y la revisión de los sistemas de coordinación de información sobre éstos, especialmente el Catálogo Nacional de lnfraestructuras Críticas.

La colaboración ciudadana seguirá siendo esencial. No es vano, gracias al programa Stop Radicalismos se han recibido casi 7.000 comunicaciones ciudadanas, de las que un 34 % tenían interés policial, hasta el punto de que se han abierto más de 150 investigaciones.

Con respecto al terrorismo autóctono, la nueva estrategia, que se evaluará anualmente, considera que no representa una amenaza relevante, pero se debe continuar con la investigación, con la defensa de la memoria de las víctimas y con “la transmisión de una narrativa que resalte la lucha de la democracia frente al terrorismo“.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El nacionalismo frente al espejo
El relato de Forcadell y Cuixart ignora la cara totalitaria del independentismo que Hannah Arendt describió
Pedro García Cuartango ABC 27 Febrero 2019

Decía Italo Calvino que lo importante del relato no es la voz sino el oído. Eso lo saben muy bien los independentistas que se sientan en el banquillo del Supremo, que, al entrar el juicio en su tercera semana, siguen centrando su estrategia en construir un relato ético y estético para eludir sus responsabilidades penales,

Esto es lo que hicieron ayer Jordi Cuixart y Carme Forcadell, que con diferentes discursos se presentaron como ejecutores de un mandato democrático para no acatar «las leyes y decisiones represivas» del Estado español.

Cuixart incidió en que desde Òmnium, la organización que presidía, se secundaron las manifestaciones populares que tenían como finalidad la defensa de los derechos cívicos y de la autodeterminación de Cataluña.

«Tuvimos que movilizarnos para defendernos del ataque del Estado. Fue un ejercicio de dignidad colectiva», señaló. Y luego apeló a «una resistencia espontánea y no violenta» para poder llevar a cabo la consulta del 1 de octubre.

Cuixart comparó lo que sucedió en Cataluña ese día con la brutal represión del Gobierno chino contra quienes protestaban en la plaza de Tiananmén, que provocó alrededor de 500 muertos en junio de 1989. Y luego citó a Gandhi y Martin Luther King para legitimar al independentismo catalán.

No hay nada peor para una causa que la exageración, pero además, sin el más mínimo pudor intelectual, Cuixart aseguró que la teorización de la insurrección civil y de la lucha contra el totalitarismo se halla perfectamente fundamentada en el pensamiento de Hannah Arendt.

Ello refleja la misma impudicia intelectual de Raúl Romeva cuando se intentó apropiar de la figura del humanista Castellio porque, si hay alguien que repudiaba los excesos del nacionalismo y de los discursos identitarios, era Hannah Arendt. Su obra es el mejor alegato contra lo que representan personajes como Cuixart y Forcadell.

Como apuntó el presidente de Òmnium, Arendt había defendido la desobediencia civil pacífica, pero lo hizo en el contexto de un régimen criminal como el de Hitler, que había pervertido las leyes para justificar su caudillismo. Por eso, la extrapolación de Cuixart es una burda manipulación.

En segundo lugar, Arendt describió en su libro «Los orígenes del totalitarismo», publicado en 1951, cómo el poder es capaz de apropiarse de las ideas nacionalistas para convertirlas en una forma de Estado. Estaba pensando en el Volkgeist o espíritu popular, un concepto con el que los juristas nazis justificaban el desprecio a la ley del nacional socialismo.

Propaganda
Arendt observaba también cómo el regimen totalitario de Hitler había movilizado las masas con una propaganda que exaltaba la supremacía de la raza aria y legitimaba la persecución de las minorías. En definitiva, se criminalizaba la disensión política y se colocaba la voluntad del Führer por encima de la ley.

Buena parte del análisis de Arendt, que era judía y renunció a la nacionalidad alemana, sirve para describir la ideología y las prácticas del independentismo catalán.

Sobre ello nos ilustró ayer la propia Carme Forcadell en su declaración ante los jueces del Supremo cuando defendió la primacía de la mayoría parlamentaria nacionalista sobre las leyes y las decisiones del Tribunal Constitucional.

La fiscal Consuelo Madrigal la arrinconó cuando le preguntó si ella se arrogaba el papel de intérprete de la legalidad constitucional al negar la validez de sus resoluciones. A lo que ella respondió que la mesa del Parlament no está para impedir la tramitación de propuestas, aunque no se ajusten al ordenamiento jurídico. Madrigal le preguntó si estaría dispuesta a tramitar una ley que defendiese la esclavitud.

La expresidenta del Parlament se acogió a la inviolalidad y a la soberanía de la Cámara para justificar la declaración unilateral de independencia, que calificó de «política» en un intento de minimizar sus consecuencias. Pero ella sabía muy bien que esa resolución contravenía la Contitución y sobrepasaba las competencias de los diputados catalanes.

Los relatos de Forcadell y Cuixart no se sostienen por su maniqueísmo y su desprecio a lo sucedido. Hannah Arendt ya nos advirtió sobre el mesianismo de estas ideologías: «Antes de que los líderes se apoderen del poder para encajar la realidad en sus mentiras, su propaganda se halla caracterizada por el extremado desprecio de los hechos». Y los hechos son que no están en el banquillo como presos políticos, sino como políticos presos.

Un Doctor en el poder
Pío Moa gaceta.es 27 Febrero 2019

Para las redes sociales:

*La defensa de los trabajadores por el Doctor Profanatumbas y sus socios golpistas es aproximadamente tan real como su doctorado

*¿Por qué las redistribuciones de renta de los socialistas terminan siempre en redistribuciones de la miseria? Largo Caballero: un millón de parados. Felipe González: tres millones. Zapatero: cinco millones. El Doctor Profanatumbas se propone batir la tercera marca.

*El Doctor siempre dialoga. ¿Con quiénes? Con los golpistas, con los etarras, con los separatistas, con la dictadura de Maduro… Es todo un dialogante. Cada uno de esos chanchullos hunde un poco más a España y a la libertad.

*El Doctor no defiende a las mujeres. Defiende la histeria contra la maternidad y contra el varón, y las leyes totalitarias de género.

*El Doctor, como el feminismo histérico, odia ante todo la “desigualadora” maternidad. Cree que los inmigrantes vienen a pagar las pensiones de una de las poblaciones más envejecidas del mundo por falta creciente de niños.

*El Doctor Profanatumbas representa fundamentalmente tres cosas: la disgregación de España en “diálogos” con sus socios golpistas; la satelización del país a instituciones foráneas; y el empobrecimiento social aliñado con demagogia.

*La democracia solo funciona en países con cierta renta y sin excesivos odios sociales. Ambas cosas fueron un logro de Franco. El socialismo en España siempre creó pobreza y odios, lo mismo que los separatismos. El Doctor Profanatumbas sigue la misma línea.

*El Doctor quiere profanar la tumba de Franco en nombre de la democracia. La democracia fue posible gracias a la obra de Franco y el Doctor la está hundiendo en compañía con sus socios separatistas y proetarras.

*El Doctor no solo ha mentido con su doctorado: no ha cesado de mentir desde que okupó el poder. Miente hasta cuando calla. Puede decirse que es un embuste ambulante.

*Zapatero pisoteó la Constitución rescatando a la ETA de la ruina y convirtiéndola en potencia política, facilitando el camino del separatismo catalán al golpismo, imponiendo leyes antidemocráticas como las de memoria histórica o de género. El PP siguió las mismas políticas y ahora su heredero el Doctor pretende ir aún más allá.

*¿Es posible que a estas alturas alguien medianamente inteligente y con alguna memoria vote al Doctor? Es posible, gracias a muchos años de claudicación del PP.

La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

***********
Preston y compañía, no tanto contra Franco, sino contra la verdad histórica, y con una tosquedad que asombra, pero impuesta por personajes como Ansón y Cebrián. En “Una hora con la Historia”:
https://www.youtube.com/watch?v=S5iW87zLNQ4

Las razones del turismo guerracivilista y funerario de Sánchez y Torra
El Criticónico esdiario 27 Febrero 2019

La repentina "pasión funeraria" de Sánchez por los muertos ilustres de la República tiene explicación y antecedentes históricos, que repasamos en este espacio con memoria.

Se acercan las elecciones y en lugar de respetar y celebrar la España nacida de la Constitución de 1978, algunos de nuestros/suyos líderes se embarcan en un tenebroso turismo funerario y guerracivilista. Hace unos días veíamos al xenófobo Quim Torra visitando, acompañado del revivido exlendakari Ibarreche, el paso por el que el 6 de febrero de 1939, huyeron Luis Companys y Jose Antonio Aguirre (el exlendakari asumió el riesgo de dejar París para cumplir su promesa a Lluís Companys de acompañarle en su salida de España/Cataluña).

Paso en el que en 2009 se colocó una placa recordando esta ¿efeméride? de huida. Ibarreche, emocionado por el recuerdo histórico, ha manifestado que "el pueblo vasco llora con el catalán", al que ha deseado "buena suerte". Dentro de esta explosión de turismo funerario, Sánchez ha viajado a las tumbas de Antonio Machado y Manuel Azaña; en el Airbús del ejército del aire que permitía llevar cómodamente al grupo de voceros que le acompañaban. Por dinero que no sea.

El guerracivilismo
El presidente "casi" en funciones, con los restos de Franco agarrados al Valle de los Caídos, insiste en su política de seguir utilizando el guerracivilismo funerario para tensionar la calle y alimentar a sus seguidores; acusando a Rivera y Casado poco menos que de complicidad con la muerte del poeta sevillano; al que, en otro de sus lapsus, le presentaba como nacido en Soria. En ese mismo 6 de febrero del 39, el Presidente Manuel Azaña también cruzaba la frontera con Francia para no volver; presentando su renuncia al cargo, seis días más tarde.
Lo que el presidente de la República decía de los aliados de Pedro Sánchez

Viendo que el difunto Francisco Franco se resiste a abandonar el Valle de los Caídos; avergonzando al Sánchez que inició su mandato con el anuncio de que no pasaría allí las vacaciones de verano y ya ha celebrado las Navidades y todo apunta que tampoco saldrá esta Semana Santa, ha decidido mantener la tensión guerracivilista de la Desmemoria Histórica; aprovechando el 80 aniversario de la muerte del poeta Machado.

Efectivamente nuestro presidente Falconetti ha ido a rendir homenaje a las tumbas de Antonio Machado y Manuel Azaña; muertos en el exilio. Machado murió el 22 de febrero del 39, de pulmonía en Colliure, cerca de la frontera; un mes después de su llegada y dos días antes que su madre. Ha empezado por la ofrenda a Manuel Azaña.

La tumba de Azaña
Azaña falleció el 3 de noviembre del año siguiente, en Montauban, (Zona de Vichy) por la complicación de una antigua afección cardíaca. Sobrevivió 18 días a Companys, fusilado en Montjuich el 15 de octubre anterior. Es evidente que la visita a la tumba de Azaña es un yaqué, pues no coincide ninguna fecha.

También rinde homenaje a los republicanos exiliados, visitando el campo en que fueron concentrados y mal alimentados. No olvidemos como en su visita a Méjico hizo otro tanto pero olvidando interesarse por el tesoro del VITA. Partidismo a tope y campaña que le han empañado unos 200 independentistas, al hacerle un escrache durante su ofrenda a Antonio Machado.

Hace unos días veíamos al xenófobo Torra visitando, acompañado de Ibarreche, el paso por el que el 6 de febrero de 1939, huyeron Luis Companys y Aguirre

Entre mentiras y medias verdades sobre el asunto, el Gobierno no va a parar. Sánchez se propone ensanchar la brecha que abrió Zapatero, crispando, resucitando «las dos España» y haciendo política de aquel espanto.

Volviendo, en fin al 36, donde parece que se encuentra mucho más a gusto que en el 78, cuyo espíritu reconciliador abrazaron la inmensa mayoría de los españoles. Así un viaje "casi privado" con ausencia por tanto de autoridades francesas y nada institucional, pues no había representación de otras autoridades del Estado como la presidenta de las Cortes o dirigentes de otros partidos, lo ha utilizado para darse visibilidad y seguir con su campaña electoral.

Con dinero público
Eso sí, aprovechando los medios del estado y su posición en Moncloa; pagado con el dinero de todos los españoles y utilizado, otro yaqué, para atizarle al contrario que no se pliega a sus deseos.

En febrero de 1939, se había acordado que los cuatro presidentes partieran al mismo tiempo, pero finalmente Azaña y Negrín se adelantaron. Horas después les siguió una comitiva formada por Companys, Aguirre, altos cargos de la Generalitat y del Gobierno Vasco.

En el Km 8 de Agullana hacia La Bajol se desviaron, escoltados por el comandante Escofet y sus hombres, por un camino de cabras ascendiendo el collado de Lli y luego descendieron hacia Les Illes. Negrín fue el único que regresó a la zona republicana, para seguir la lucha y organizar la evacuación para lo que reunió un gran tesoro que se envió en el VITA, en marzo, con el fin de pagar barcos para trasladar refugiados a Méjico; pero Indalecio Prieto se incautó del VITA y manejó los fondos para ayudar mediante el JARE, Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles. Nunca se supo el valor de lo transportado ni como se gastó.

Curiosa es la manía de los independentistas catalanes de celebrar sus derrotas; bien es cierto que tienen pocas victorias que celebrar. Esperemos que sigan así.

Se repetía, en febrero del 39, la actuación insolidaria de vascos y catalanes con respecto a la República. Cuando a finales de agosto de 1938, las tropas franquistas ocuparon todo el País Vasco, los gudaris vascos se rindieron en lugar de seguir la lucha desde Santander.

Perdida su autonomía, declinaron seguir luchando por la República. En febrero del 39, los soldados catalanes, tampoco intentaron pasar a la zona republicana (centro /Valencia) para seguir luchando por la República.

Cuixart y Forcadell
José García Domínguez Libertad Digital 27 Febrero 2019

Las revueltas no solo precisan de héroes y mártires; también necesitan tontos.

Las revueltas, desde muy antiguo es sabido, no solo precisan de héroes y mártires; también necesitan tontos. Hijo de una carnicera murciana y de un obrero manual de Badalona que habló en castellano toda su vida, Jordi Cuixart encarna en su persona el paradigma de un clásico de la intrahistoria sociológica de Cataluña: el del charnego íntimamente atormentado por el déficit de pureza nacional genuina que delatan sus orígenes duales. Aquí, en el país petit, resultan muy habituales, y desde siempre, los casos de estudio clínico como el suyo; esto es, que el hijo de la murciana o del andaluz resulte ser por norma el más fanático, intransigente y radical de la colla independentista de la comarca. No por casualidad, tantos antiguos miembros de Terra Lliure resultan ser nietos de extremeños. El charnego que vive como un insufrible tormento su tara germinal en el ADN identitario, así Cuixart, es siempre el militante más proclive a dejarse llevar por el impulso suicida que conduce a la inmolación, ese mecanismo catártico que, merced a la vía de sufrimiento, permite compensar de algún modo el vacío esencial que aprisiona su alma de buen patriota.

Pujol era un ladrón; Mas, un cínico; Puigdemont, un aventurero sin escrúpulos. Ese basto y romo Cuixart, en cambio, es un creyente sincero. Por eso, porque se lo cree de verdad, pese a sus muy toscos recursos oratorios y su palmaria falta de pedigrí social, lo pusieron en su día al frente de Òmnium, acaso la más burguesa de todas las entidades que integran el tejido insurgente catalanista, una asociación controlada y dirigida desde su fundación misma por ese exclusivo club de las trescientas familias del que tanto solía hablar Millet antes de su ingreso en prisión. Los comunistas recurrieron en su tiempo a la tan literaria figura del tonto útil. Mucho más prácticos, los señoritos de la élite catalanista prefieren usar a los tontos a secas. A nuestro Jordi le esperan muchos años a la sombra. Pero será feliz cumpliéndolos por Cataluña, nadie lo dude.

De Carme Forcadell, la otra golpista estrella llamada a deponer ahora ante el Supremo, yo siempre he estado convencido de que sería una mujer en verdad temible si su inteligencia estuviera a la altura de su fanatismo. Pero, gracias a Dios, no es ese el caso. Otros dirigentes catalanistas, tan supremacistas en la intimidad como ella pero dotados de las luces que a la pobre Carme le fueron negadas, jamás se atreverían a berrear ante un micrófono que, por ejemplo, los votantes todos de Ciudadanos, el partido político que ganó las últimas elecciones regionales en la demarcación, no son miembros del pueblo catalán. Esa hez retórica tan racial, con su inequívoco hedor tan años treinta, es una munición de brocha gorda que ni siquiera los más hiperventilados se atreven a exhibir en el foro público. Forcadell era la excepción. Y no otro, por cierto, fue el aval que le abrió las puertas de la Presidencia del Parlament. Una atalaya, la del Parlament insurrecto, desde la que llevaría a la práctica en Cataluña la doctrina de un jurista alemán del que, por lo demás, quizás nada sepa.

Hablamos, claro, de Carl Schmitt. Y es que a la Carme le sobraba mucha testosterona, pero le faltaban demasiadas lecturas. De ahí que tal vez aún siga desconociendo a estas horas que lo que ayudó a cometer desde el Hemiciclo de la Ciudadela fue un revival del decisionismo, la célebre teoría totalitaria del Derecho. El pensamiento jurídico de los camisas pardas que se fundamentaba en la idea de que el Derecho depende en última instancia de una decisión política, no de normas abstractas e impersonales. En lógica consecuencia, para los discípulos catalanes de Carl Schmitt, y al igual que para sus antecesores germanos, llegado el caso la voluntad política se situará siempre por encima de la Ley. He ahí, condensado, el 1 de Octubre. En fin, como el sufrido Jordi, tampoco la Carme daba para mucho más.

511.000 euros contra 115.000
El Gobierno Vasco dedica cuatro veces más recursos a apoyar la producción literaria en euskera que en español
www.latribunadelpaisvasco.com 27 Febrero 2019

El euskera apenas es la lengua materna de un 9% de los ciudadanos vascos y es un idioma apenas utilizado socialmente por el 10% de los habitantes de esta comunidad, pero el Gobierno de Vitoria, en manos del PNV, dedica 4.45 veces más recursos económicos a apoyar la producción literaria en vascuence que en español.

Concretamente, el Consejo de Gobierno ha aprobado subvenciones por un total de 511.800 euros destinadas a ayudar económicamente la edición literaria en euskera, mientras que se destinarán 115.000 euros a la producción en lengua castellana.

A modo de ejemplo, el año pasado se apoyaron a través de estas ayudas un total de 32 proyectas editoriales de carácter literario: 22 en la modalidad de euskera y 10 en castellano.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial