AGLI Recortes de Prensa   Domingo 3  Marzo 2019

Ustedes, futuros votantes ¿se han preguntado… y después qué?
“Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.” Abraham Lincoln.
Miguel Massanet diariosigloxxi   3 Marzo 2019

Resulta una verdad de Perogrullo comentar que ya hemos entrado, desde hace días, en lo que se podría definir como una etapa en la que los políticos mienten mucho más de lo que suelen hacer de costumbre. En efecto, el que alguien diga que la campaña electoral para las elecciones legislativas del día 28 de Abril todavía no ha empezado, es que ha decidido olvidarse de la realidad y seguir permaneciendo en el sueño de los idealistas. Y lo más llamativo de todo esto es que, quien gobierna en estos días España, los socialistas del partido de Pedro Sánchez, como si ignoraran que han sido ellos mismos los que han convocado las elecciones, han sido los primeros que se han saltado a la torera la fecha de inicio de la campaña electoral (12 de Abril, Viernes de Dolores) poniendo su máquina de propaganda, su batería de promesas electorales convenientemente cargada con la pólvora sin bala de las promesas ilusorias, con el oportunismo de quien, de antemano, conoce el resultado de la lotería y con la consigna general, para todos sus afiliados, de que no dejen títere con cabeza, no pierdan la ocasión de denigrar a sus adversarios políticos y, por encima de todo, que no se atrevan a decir ni una sola verdad de lo que pasaría al día siguiente de las elecciones, si se consumara la peor desgracia que le pudiera ocurrir a la nación española, si las urnas dieran la posibilidad a las izquierdas de formar una mayoría absoluta en la que estuvieran incluidos los socialistas, los comunistas de podemos y los separatistas catalanes y vascos; por mucho que a nadie le resultaría difícil pronosticar lo que podría ocurrir, en España, si tal posibilidad se llegara a materializar como consecuencia de los próximos comicios.

Es evidente que estamos en manos de unos señores que han decidido que ha llegado el momento de dar el golpe de gracia a la nación española. Individuos de la catadura del señor Pedro Sánchez, de su fanatismo frentista, de su inquina hacia todo lo que suene a derecha o moderación; de sus rencores, mantenidos durante todos los meses en los que fue defenestrado de la secretaría general de su partido por sus propios colegas; de sus ambiciones personales que siempre ha puesto por encima de los intereses de la nación española; de su subordinación a Podemos y de su rendición ante el chantaje al que viene siendo sometido por los nacionalistas catalanes y los comunistas de Pablo Iglesias, que le obligan a mantener políticas vergonzosas ante temas de un contenido ético y moral como el de la dictadura Venezolana y de su evidente secuela de miseria, muertos y personas detenidas y torturadas por el sátrapa Nicolás Maduro. Su posicionamiento equívoco, poco claro e indeciso respecto a una condena expresa y rotunda sobre el régimen totalitario venezolano y su deriva bolchevique, no puede entenderse si no se toma en cuenta la necesidad que tiene el señor Presidente del gobierno español de mantener una buena relación con aquellos partidos que le ayudaron en su moción de censura y que espera que ahora, una vez hayan pasado las elecciones, le vuelvan a apoyar para que, si es posible, le ayuden a formar de nuevo una de las llamadas “cadenas sanitarias” en contra de los partidos de la oposición, para imponer en España el régimen estalinista que ya tiene proyectado y que sigue demostrando que tiene intención de poner en práctica, aprovechando la impunidad con la que se le permite actuar, para poner los cimientos de un nuevo estado “republicano” y basado en el socialismo más radical que le exigen sus futuros compañeros de legislatura.

Pero quizá, debido a que a veces los árboles no nos dejan ver el bosque, estamos tan obsesionados intentando pensar que es imposible que el mal consiga vencer en nuestra patria, que dejamos de valorar lo que pude suceder cuando, una vez establecido el nuevo equipo de gobierno, en el caso de que las izquierdas lo consiguieran formar, empiecen a gobernar todos estos que ahora, que todavía no están en condiciones de hacer todo lo que les gustaría imponernos, nos han dado abundantes muestras de lo que son capaces de hacer, incluso cuando apenas han tenido tiempo de gobernar durante 8 meses. Empezando por los efectos dentro de nuestro país y en cuando a los ciudadanos españoles, ya se nos ha anunciado que va a haber la creación de nuevos impuestos, que se van a aumentar los ya existentes y se potenciará el impuesto de Sucesiones, actualmente considerado como injusto e incautatorio por la mayoría de los expertos en temas económicos de tal manera que, en muchas autonomías, se aplica el mínimo o no se aplica. El aumento del salario mínimo ya se va notando en el frenazo a la contratación de desempleados durante los últimos meses y en lo que hace referencia al aumento de las pensiones, ya empieza a notarse de tal manera que, el Gobierno, ha tenido que aprobar un préstamo del Estado a la Seguridad Social, por un importe de 13.830 millones de euros, para pensiones. ¿De dónde saldrán estos recursos? ¿Del incremento de impuestos que todavía no se han implantado o de acudir a la financiación externa, aumentado la ya insoportable Deuda pública (cercana al billón de euros) con más deuda? ¿Y qué va a pasar con las ampliaciones previstas del permiso de paternidad (llegará a las 16 semanas) y cómo las empresas van a tener que soportar el aumento del coste de la mano de obra?

La insensatez de poner fecha de caducidad al diésel y a los vehículos de gasolina, como se esperaba, ya ha tenido sus consecuencias prácticas. El resultado ha sido que las ventas de coches han caído por sexto mes consecutivo. (En febrero los turismos y todo terreno bajaron un 8´8% y el segmento de particulares, un11´7%). La empresa TELSA está cerrando tiendas para reducir costes. Uno de los últimos decretos-ley del actual Gobierno ( uno más de los que miran de cara a la galería, aunque saben que no pueden llegar a aplicarlo) es el que regula el alquiler de viviendas ( sin incentivos fiscales adicionales) una más de las muestras intervencionistas de estas izquierdas, empeñadas en privar a los ciudadanos de sus derechos, de la libertad de contratación, de poder sacar fruto de sus ahorros durante la vejez y un atentado contra el derecho constitucional de la propiedad y de los frutos obtenidos de ella. Intervencionismo, estatalización de la economía, limitación de las libertades y derechos de los ciudadanos que, para más INRI, como ya sucedió con la regulación del sector del taxi y los efectos que semejante medida ha tenido, cuando se ha delegado su regulación en las autonomías, propiciando que en cada una de ellas pueda regir una regulación distinta. Ahora, con el tema de los alquileres, se va a hacer un seguimiento en cada población para que, finalmente el Gobierno, en lugar de legislar para todo el territorio y tener que afrontar una avalancha de recursos de anticonstitucionalidad, también pretende delegarla a las autonomías con lo que lo que se persigue, de hecho, que las autonomías se conviertan en pequeñas naciones, federales o confederales, a las que, cada vez más, se les vayan a ampliar sus facultades legislativas en perjuicio de las del Gobierno central. ¡Muy agudo, señores socialistas!

No hay nuevos PGE, no hay más dinero y no están previstas las nuevas partidas (que alguien las ha valorado en un incremento del gasto público de 16 mil millones de euros) y las elecciones las tenemos a la vuelta de la esquina. ¿Cómo se las va a poder arreglar el nuevo gobierno, si es de izquierdas, para cumplir con sus promesas, convalidar todos los numerosos decretos que está promulgando y pretender seguir haciéndolo, incluso en periodo electoral, si se da la circunstancia de que no hay tesorería suficiente para poder pagar ni los gastos propios del periodo anterior a todos estos nuevos proyectos? Luego, nos vendrán con las habituales excusas de que no pueden ponerse en funcionamiento todas aquellas mejoras que habían prometido e, incluso, algunas que se pusieran en marcha por medio de decretos-ley (¿tan urgentes eran que no podían esperar a que el nuevo gobierno saliera de las urnas?) ¿No se dan cuenta de que todas las ilusiones que pueden haber creado en todos aquellos ilusos que todavía se creen lo que dicen los políticos, pueden provocar un desencanto en los electores que acabe por convertirse en un rechazo hacia ellos?

Pero, aparte de las cosas que hemos resaltado de orden interno del país, sólo unas pocas de las muchas que podríamos haber mencionado, existe otro aspecto de la situación que excede de los límites de nuestra nación para afectar al resto de la Europa a la que conocemos y que, con toda seguridad, va a tener mucho que ver con lo que en Bruselas piensen de todos estos despilfarros, sin dotaciones económicas, que pretenden poner en marcha estos señores que no saben si van a poder consolidar, después de las elecciones, todo aquello que se han comprometido a poner en marcha. Ya no es una novedad las advertencias que se han venido haciendo a España respecto a las dudas, bastante fundadas, que tienen en Europa respecto a cómo se van a poder financiar las mejoras sociales que pretenden imponen los señores del Gobierno. ¿Cómo le va a ser posible al gobierno que salga de las urnas, si ganan las izquierdas, poner de acuerdo a todas las autonomías, algunas muy perjudicadas por las preferencias que se les viene dando a los catalanes? ¿Es posible que la estupidez de este gobierno no le haya permitido pensar que, si no se puede contener el déficit público del país, en Bruselas se lo vayan a tomar broma y den el tema por solucionado?

Empecemos por considerar que la UE va a pasar por unas elecciones en las que, una parte del electorado, parece que ha asumido la filosofía populista, otra que es partidaria, como la GB de abandonar Europa con su brexit, de salir de la UE y, una tercera, que son los partidos de derechas y centroderecha que están inquietos ante el rumbo que está tomando la economía mundial, sus relaciones con los EE.UU y las presiones que está ejerciendo Rusia, en su intento de dividir los países que forman la UE, pretendiendo infiltrarse para tomar posiciones que impidan a Europa reforzar su política armamentística que, como es evidente, no sería lo que mejor les convendría a los rusos. En estas circunstancias, la posibilidad de que España abra un nuevo frente de carácter populista y, por añadidura, de extrema izquierda, como se barrunta que puede llegar a suceder, sería un mazazo para los partidos de derechas que son los que, por ahora, tiene la mayoría dentro de la CE. No es probable que se tomaran el tema español con la paciencia con la que se tomaron las amenazas de Grecia y, es muy probable, que no tuvieran la menor intención de consentir que otro país gobernado por una extrema izquierda, continuara lastrando la economía, no precisamente muy boyante, del resto de países que se vienen considerando como el verdadero meollo económico de toda Europa.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, recomendaríamos a todos los que, el día 28, como antesala a la serie de citas electorales que todavía tenemos pendientes ( las autonómicas y municipales y las europeas), se tomen en serie el voto que van a emitir y no se dejen guiar por sus sentimientos o tendencias políticas más o menos extremistas o por meras simpatías ideológicas y sí se dediquen a valorar lo que pueda repercutir en sus vidas, en su trabajo, en su economía, en sus posibilidades de mantener el actual tren de vida que les permite ejercer su libertad de disponer a su antojo de aquellos ahorros de que dispongan y de los que obtienen para complementar su sueldo; el que se pueda producir, como consecuencia de un vuelco electoral favorable a las izquierdas y al separatismo, un cambio radical en lo que ha venido siendo, hasta ahora, el sistema de libertades, el respeto por la propiedad privada y un sistema de pensiones que, si no es tratado con cuidado y sentido común pudiera llegar, en poco tiempo, a quebrar todo el sistema vigente, dejando a todos los que actualmente dependen de él, en una situación de miseria absoluta. Es preciso plantearse el precio que deberíamos pagar si quienes intentan introducir un sistema similar al de Venezuela en nuestra nación, consiguieran salirse con la suya.

Casado blindará el ahorro de los españoles para la jubilación

La propuesta económica del PP amplía la actual desgravación de los planes de pensiones a todo tipo de activo real o financiero.
P. Montesinos Libertad Digital  3 Marzo 2019

Pablo Casado sigue desgranando su contrato con España de cara a las elecciones generales del 28 de abril. En el capítulo económico, garantizará el blindaje fiscal del ahorro de los españoles para la jubilación, según anunció en Ferrol. El líder del PP estuvo acompañado de Fátima Báñez, que previsiblemente formará parte de las listas y a la que puso de ejemplo frente al "ministro del paro" Celestino Corbacho, el nuevo fichaje de Ciudadanos. "Las comparaciones son odiosas", dijo.

La propuesta de Casado, que será incluida en su programa, es abrir el ahorro privado para la jubilación de todos los españoles, y no sólo a los que "tengan capacidad económica de contratar un plan de pensiones". Con el modelo actual, según el equipo económico del PP, los españoles únicamente pueden ahorrar para su jubilación en planes de pensiones, lo cual "no sólo es una barrera a la libertad económica sino una limitación del bienestar".

La medida incluye una novedad importante: "La jubilación no será otra oportunidad para que Hacienda se coma el ahorro de los españoles", según las fuentes consultadas. Por eso, a la hora de rescatar todo el ahorro, al jubilarse, Casado se compromete a que "no se tendrá que pagar ningún impuesto ni por lo que se invirtió, ni por los intereses, rendimientos y ganancias que haya generado".

En síntesis, si se cumplen los planes del PP, se extenderán los beneficios fiscales que hoy tienen los planes de pensiones a cualquier otro tipo de activo, como acciones o depósitos de fondo de inversión. "Y si a lo largo de la vida, se decide cambiar de producto de ahorro, no tendrá que pagar impuestos por hacerlo", según quedará por escrito en el programa electoral.

En el PP ponen un ejemplo: "Si una pareja en la que ambos trabajan y cada uno gana 20.000 euros al año que pague una hipoteca de 758 euros al mes, podrá ahorrarse al año más de 2.000 euros". El pago de la hipoteca se convertiría así en un producto de ahorro, además de compra.

"En vez de constreñir las oportunidades de ahorro, el PP quiere ampliarlas, dando a los españoles todas las opciones posibles para que, junto a la pensión pública y sin detrimento de esta, pueda complementarla", remataron las fuentes consultadas del equipo económico de Casado.

El PP elimina el pago de impuestos para todo el ahorro y vivienda que se rescate en la jubilación
Carlos Cuesta okdiario  3 Marzo 2019

Se trata de la medida estrella del PP de cara a las próximas elecciones: la eliminación completa del pago de impuestos para todo producto de ahorro que se constituya como largo plazo y que se rescate tras la jubilación.

La medida incluye las viviendas, con lo que fondos, acciones, planes de pensiones, pisos o cualquier otra fórmula de ahorro se beneficiará de tres fuertes incentivos si el importe se mantiene ahorrado hasta la jubilación: el primero, que se difiere durante la vida del ahorro el pago del IRPF; el segundo, que se podrá pasar el importe de un producto o vivienda a otro sin pagar IRPF en el momento del cambio; y el tercero, que en el momento de rescatar el dinero en la jubilación, el pago será literalmente de cero euros -queda libre del IRPF-.

Se denomina blindaje de ahorro para la jubilación. Y va tener cabida en él una estructura de ahorro en cualquier activo real o financiero que vaya destinado a ahorro para la jubilación. Por lo tanto, dentro de él, puede haber ahorro en planes de pensiones, en planes de ahorros, inversión en viviendas, incluida la vivienda habitual, o en otros tipos de activos.

Al poder formar parte la vivienda habitual de ese blindaje, supondrá un gran beneficio para todos los españoles, ya que se aplicará la desgravación fiscal actual en el IRPF de los planes de pensiones a todos los productos de ahorro que los contribuyentes decidan que destinan como ahorro para su jubilación, con el mantenimiento de dicho ahorro hasta la misma, con la importancia que tiene la vivienda habitual en el ahorro de los españoles.

Quienes ahora disfruten de la deducción por inversión en vivienda habitual, podrán optar por mantener la actual deducción o incluir dicha vivienda habitual en este blindaje del ahorro para la jubilación y disfrutar, entonces, de esta desgravación.

Esta medida incentiva el ahorro, lo diversifica y da cabida en los beneficios fiscales del mismo a las personas que invierten en vivienda habitual, pero que no tienen más disponible para realizar aportaciones al ahorro en planes de pensiones.

Es una medida que beneficiará a un buen número de contribuyentes, pues permitirá ahorrar para la jubilación en todo tipo de activos, y especialmente a los que ahora no pueden aportar ahorros adicionales a los de compra de vivienda.

El contribuyente podrá cambiar, además, a lo largo de la vida de dicho ahorro, hasta su jubilación, la composición de los activos de dicho blindaje, sin penalización fiscal.

Y en el momento de rescatar dicho ahorro cuando llegue la jubilación, si así lo decide el contribuyente, no tendrá penalización, es decir, estará exento de pagar impuestos por el rescate de dicho ahorro, tanto el capital aportado como los intereses o rendimientos generados.

Cantos de sirenas
Nota del Editor  3 Marzo 2019

Resulta difícil evitar comentar esta información. Por un lado, solo afecta en el lado positivo a millones de jubilados que constituimos, con mejor o peor salud, un coste equivalente al que ya sufragamos cuando nos tocó ser exprimidos por todo tipo de impuestos, y en el negativo afecta a quienes tengan que ser exprimidos con mas intensidad para compensar.

En vez de dedicarse a que el estado sea más eficiente, lo que permitiría reducir la presión fiscal y el atropello fiscal, se ponen a cantar para comprar votos. Así que si se unen a la orquesta que defendemos la desaparición de las autonomías, bienvenidos.

Atropello fiscal porque hay mutlitud de impuestos que son claramente un robo: intereses por depósitos, que no tienen en cuenta la inflación y la larga termina todo el capital sus manos ; impuestos por segunda vivienda que a la larga termina con la propiedad en sus manos; planes de pensiones que producen pérdidas y que a medio plazo desaparece la "inversión" que se hizo para reducir un poco la carga impositiva del salario ganado (en algunos casos, tras constantes pleitos con hacienda que se empeñaban en computar primas de seguro por cobertura de riesgos como aportaciones netas de capital).

Magallanes contra los nacionalismos
José María Lancho ABC  3 Marzo 2019

La primera vuelta al mundo y las figuras de Fernando de Magallanes y del Cano (Elcano) han abierto el apetito a los nacionalismos ibéricos. Hablar de conmemoración es llamar a comer a esa fiebre, a estos fenómenos de adoración del poder colectivo.

Decisiones de reivindicación nacional portuguesa sobre la vida de Magallanes y sobre la ultimación, aunque posterior a su muerte, de un viaje que se convirtió en la primera e imprevista vuelta al mundo, alarman la suspicacia española y comprometen el éxito de un acontecimiento que marca el nacimiento de una Era y de una definición de lo hispánico.

Por parte del nacionalismo portugués, que ha ido creciendo, como tantos en esta Península (en la ibérica y en la euroasiatica), el asunto viene a enfocarse respecto a una nacionalidad portuguesa de Magallanes. Pero eso es vaciar los personajes de aquella epopeya como a un cubo y echarlo al cieno del anonimato.

Si el resultado moral de estas fuerzas ideológicas, que prescinden de lo que hay de racional y universal en Magallanes y del Cano, es la confrontación usual y la fractura, históricamente es un enorme fraude, destinado a la perpetuación de las obsesiones del grupo «nacional», y al precio de siempre: la reducción del sentido común a un elemento de desorden.

Lo cierto es que Magallanes, por decisión propia, formalmente se desnaturaliza como portugués en 1516, por escrito, habiendo obtenido permiso de su hasta entonces rey. Pocas bofetadas recibió Manuel I como aquella despedida de Fernando de Magallanes. Con esa elocuencia, y no otra, de carácter y valor personal, comienza a narrarse uno de los viajes que han de acompañar, como la expedición de los 10.000 o el descubrimiento de América, la memoria del camino humano, aun cuando nuestro idioma se olvide y nuestro orden político deje de tener conexión alguna con aquellos hechos.

Conmemoramos un pensamiento hispánico creador, las realizaciones de un entendimiento y una voluntad como comunidad. Magallanes se da cuenta de la insuficiencia de las partes y busca, en la entonces conformación de lo hispánico, la oportunidad para la realización de uno de los propósitos mayores de la Corona de Castilla: llegar a las islas de las especias por Occidente. En aquellos momentos portugueses, castellanos y aragoneses se llamaban españoles, y la organización política de ese elemento identitario fue una cuestión que no se limitó sólo a la corte de Fernando el Católico y sus descendientes. Magallanes se naturalizó castellano por todos los medios que permitía el derecho de esa Corona: desnaturalización del Reino de Portugal, vasallaje al rey Carlos de Castilla, avecinamiento sevillano, se casó con una mujer naturalizada castellana, sin embargo nunca odió su componente portugués. Desgraciadamente no podemos decir lo mismo de muchos historiadores portugueses y algunos otros europeos, para ellos Magallanes fue un traidor, un monstruo. Francisco da Silva Telles, Osorius, el entretenido fanático André Thevet… Pero en derredor a la luz de Magallanes se advierte toda una élite de navegantes, comerciantes y científicos portugueses que buscan en Castilla la promesa de un espacio común y mayor. Incluso el socio y la «carta» secreta de Magallanes: Serrano había abandonado antes que su amigo, en las fronteras últimas del imperio portugués, su empleo y las cadenas de la ley que le ligaban con su país de origen, convocando, desde su exilio como consejero del rey de la isla de Ternate, a Magallanes y a Castilla a las Islas Molucas.

Los nacionalismos deberían alimentarse de hechos, si no para evitarla al menos para retrasar su habilidad específica para la locura colectiva. El auténtico protagonismo del gobierno de Portugal en el viaje de Magallanes fueron todos los intentos fallidos por impedir el viaje. El embajador portugués, Da Costa, primero intentó la disuasión y el soborno con Magallanes, luego presionar al rey Carlos, después filtrar que incluso el obispo portugués Vasconcellos había propuesto ya, al rey don Manuel, el asesinato de Magallanes. Pero en los hechos no pescan los nacionalismos.

Cuando del Cano acuerda con sus compañeros el regreso a Europa por la vía de la India, comienza una de las cacerías navales más desesperadas, famosas y largas de la historia a través de los mares de tres continentes, algo que bien ha descrito el historiador Agustín Rodríguez. Espinosa, el otro capitán español compañero del Cano, que intenta el regreso a Europa a través del tornaviaje a América, tiene peor suerte. Sólo el 10% de la tripulación capturada de aquel capitán sería escupida a España desde las prisiones portuguesas después de muchos años. Cada una de esas vidas llevadas al límite o a la extinción conservarán siempre algo que definirá nuestra comunidad.

Hay personas para las que los hechos carecen del poder de desengañarles de los cuentos. Pero esas personas deben saber que el cuento infantil, a diferencia del cuento/mito nacional, es una forma de acceder a la realidad no de sustituirla.

Magallanes representa una de las formas más creativas y con más carácter de afirmación de lo hispano. Si alguien quiere conmemorar algo, que sea a aquel y a aquellos que escogieron el camino que llevaba mas lejos, haciendo sitio a los mejores como noción de comunidad. Es obvio que ese es el único camino que una vez abrimos y que nadie ha sido capaz de cerrar.

Frente a las identidades cerradas del nacionalismo, fruto primero y último de ese árbol que aspira en su enfermedad a ser la unidad social natural, Magallanes afirmó para lo hispánico la primera identidad abierta de la modernidad.

José María Lancho es abogado

Deriva escalofriante
Sánchez asalta ideológicamente hasta a la Guardia Civil
Hermann Tertsch ABC  3 Marzo 2019

Estaba claro que Pedro Sánchez no tendría ningún escrúpulo a la hora de aprovechar los recursos que le facilita la Presidencia del Gobierno para su campaña electoral y su ya delirante proselitismo demagógico. Pero lo que sucede estos días supera con mucho lo que es el abuso del privilegio y el clásico ventajismo. Estos días se multiplican las razones de alarma. Ya no están solo en el lenguaje prepotente y despreciativo hacia los adversarios políticos y la oposición como no se recordaba en España. Lenguaje y tono que evoca directamente aquel Parlamento de la II República que Sánchez declara ejemplar y su gran referente. Aquel Parlamento en el que se hacía apología de la violencia para imponer la dictadura del proletariado y se amenazaba de muerte a la oposición. Amenazas no siempre vanas. Ni siquiera son el peor signo de alarma esos supuestos «decretos sociales» que nada tienen de sociales, porque sus efectos devastadores sobre la economía y el empleo son ya perfectamente previsibles. Que son pura compra de votos al estilo más zafio, con un aumento del gasto para el erario que la sociedad española pagará muy caro y sin mucho esperar. Que demuestran no solo la irresponsabilidad del Gobierno y la mayoría que lo apoya. Todos ellos son culpables directos de todo el daño que ya están haciendo.

También demuestran, por si alguien todavía lo dudaba, que a Sánchez el bienestar, la seguridad y el futuro de los españoles le importan una higa. Por conseguir engañar a una mayoría que le garantice la prolongación de su delirante paso por la Presidencia del Gobierno es capaz de dinamitar hasta los más elementales equilibrios y anclajes de la economía nacional. Es imposible no asociarlos a los más catastróficos referentes del izquierdismo iberoamericano. Practica la limitación de precios de alquileres con desprecio a la propiedad como los comisarios de Chávez obligaban a los comercios a bajar los precios de los productos. El ingenuo público venezolano aplaudía los precios más bajos. Hoy come basura.

Con ser todo esto gravísimo, la máxima alarma llega de la ofensiva ideológica en la Administración del Estado. Las cuentas oficiales de servicios, cuerpos y organismos estatales han aparecido con llamamientos ideológicos feministas en adhesión a la agitación para la grotesca convocatoria de huelga de mujeres para el 8-M. Estremece ver que se convoca desde los ministerios y órganos estatales. Escalofriante es ver la cuenta oficial de la Guardia Civil con el mensaje del feminismo de guerra ideológica de género del izquierdismo más radical. Peor aún, ver los mensajes en Twitter del Instituto Armado en los que miembros uniformados se unen a una fantasmal y demagógica campaña contra la «pobreza infantil», un remedo de aquella alarma cínica y falsaria contra la supuesta hambruna infantil que convocó Manuela Carmena en campaña electoral. Por este camino no tardarán en usar a la Benemérita para sacar de madrugada de sus casas a quienes se nieguen a participar en esta repugnante orgía de demagogia izquierdista que es la actualidad mediática del sanchismo en el poder.

Tezanos se hace del PP
Luis Herrero ABC  3 Marzo 2019

Me cuentan mis espías paraguayos que a Sánchez las cosas le están saliendo mejor de lo esperado. La idea del voto útil ha calado —y lo sigue haciendo cada vez más— en el electorado de la izquierda. En el de la derecha, todavía no. El miedo al fenómeno Vox está propiciando que los votantes desencantados con Podemos emprendan el camino de vuelta a las urnas del PSOE, en vez de refugiarse en la abstención, y que los socialistas recelosos de Sánchez aguanten el tipo, con la nariz tapada, en lugar de apoyar a Ciudadanos —que ya es visto como un triunviro de la alternativa— o de quedarse en su casa a la espera de tiempos mejores. La consecuencia es que el PSOE ya está muy cerca del 30%. Así lo reflejarán las encuestas más serias en sus próximas entregas. No aventuro, informo.

En la derecha, en cambio, la idea de la utilidad del voto aún no condiciona las conductas de sus electores. Si la cosa sigue así, el 28 de abril no alcanzará la mayoría absoluta. Los datos son elocuentes: habrá casi tres millones de votos que no se traducirán en escaños. Solo Vox tirará a la basura un millón trescientos mil de los dos millones y medio que le otorgan los pronósticos. Todos aquellos que no se concentren en las únicas diez provincias donde la ley d’hont le adjudica representación parlamentaria serán poco más que papel mojado. Ciudadanos, por su parte, no sacará provecho efectivo de otro millón de los cuatro que parece tener consolidados. El PP malgastará más de 500.000. Esas son las cuentas, hoy por hoy, que se manejan en los laboratorios demoscópicos.

El problema es que las transferencias de voto, en el bloque de la derecha, no son tan automáticas como en el de la izquierda. Hay una porción muy significativa de votantes de Ciudadanos que jamás respaldará a Vox. La mayoría de los que recalaron en el partido de Rivera por puro cabreo con el PP y que ahora se sienten más cómodos manifestando su enfado mediante el apoyo a Abascal ya han consumado su cambio de apuesta. A Ciudadanos, desde que clareó su intención de no pactar con el PSOE —lo que le convierte en compinche forzoso de Vox—, le está haciendo más daño la decreciente inmigración de votantes socialistas por el flanco izquierdo que la emigración de los suyos por el flanco derecho. Casi todo lo que pierda Ciudadanos a partir de ahora —o lo que deje de ganar— redundará en beneficio de la izquierda.

El crecimiento potencial de Vox pasa, por lo tanto, por un mayor debilitamiento del PP. Pero las encuestas no detectan que tal cosa esté sucediendo. Algunos expertos cavilan que podríamos asistir durante la campaña a un fenómeno inverso al que se produjo en Andalucía, donde el partido de Abascal dio el gran estirón en la última semana de campaña. Si cunde el temor a que la suma de los partidos del bloque de centro-derecha se queden por debajo de los 176 escaños y siga abierta la posibilidad de que la mayoría Frankenstein vuelva a hacerse con las riendas del país, muchos «desertores» del PP pueden reconsiderar su conducta. De la misma manera que el temor a Vox ha reordenado las preferencias de la izquierda, el miedo a más de lo mismo puede reordenar las del otro lado del arco ideológico.

Por eso sorprende tanto la predicción del CIS. Al concederle a la suma de PSOE y Podemos la friolera de 190 diputados —esa es la traducción concreta del 48 % que les concede la encuesta— está alimentando los dos efectos que más perjudican los intereses de Sánchez: por una parte desincentiva la movilización de la izquierda (¿para qué ir a votar si la victoria es cosa hecha?) y por la otra promueve el voto útil del centro-derecha (¿para qué apoyar a Vox si eso beneficia al adversario?). Tal parece que Tezanos haya fichado por el PP. Pero no. Pincho de tortilla y caña a que en la encuesta pre electoral, que incluye la adjudicación de escaños en cada circunscripción, el pronóstico cambia de signo. Al enemigo, ni agua.

Votos a la basura o votos a la mierda
Nota del Editor  3 Marzo 2019

Yo lo tengo muy claro, a la "izquierda", no la puedo votar, sólo una vez cometí ese error y voté a Glez; y así nos ha ido. Al PP le voté otra vez, cuando temí que Zapa saliera, y así nos ha ido. Así que prefiero tirar mi voto a la basura (votaré a Vox) y no a la mierda (no votar a Vox).

Viernes de Dolores
Sánchez ha convertido al Consejo de Ministros en el comité electoral del PSOE
Antonio Burgos ABC  3 Marzo 2019

Tomen el almanaque que tengan más a mano y cuenten viernes de aquí al 28 de abril. Que ya son viernes. Y recen lo que sepan. Porque en estos viernes en que se reúne un Consejo de Ministros que quiere morir matando puede ocurrir de todo. Han dado en llamarlos «viernes sociales», por no decir socialistas. Porque a este PSOE sí que no lo conoce ya ni la madre que lo parió, que fue un señor que ha roto en sensato, don Alfonso Guerra, el que hacía de policía malo con Felipe González, cuando yo creo que en realidad era al revés.

De aquí al 28 de abril este Gobierno tiene más peligro que un cable pelado en un charco. Debía de estar en funciones, haciendo y decidiendo lo mínimo imprescindible para que siguiese funcionando la maquinaria del Estado, para que la Administración pueda ir todos los días a hacer la compra, para que funcione el agua caliente del cuarto de baño, esas cosas del sota, caballo y rey de la casa común. Y en su lugar, se ha puesto en funciones de tarde y noche a decretar como los locos de cara al tendido, demagógicamente, haciendo la campaña electoral de Sánchez con el dinero de todos. ¿Cuánto nos cuestan los decretazos electorales de cada viernes de dolores, ay, dolor, del Consejo de Ministros? ¿Cómo están dejando las arcas públicas? Como una patena de limpias. ¿A cuanto están elevando el déficit? A altura de velocidad de crucero del Falcon como mínimo.

En este último viernes, el Gobierno nos ha pegado treinta decretazos, treinta, de los que apenas nos hemos enterado de los dos que más les interesaban, los que más votos de la izquierda podían atraer y más ovejas descarriadas del radicalismo devolver al redil desde Podemos: el de la ampliación del permiso por paternidad y el de los alquileres. Que paguen otros. Que paguen los empresarios que tienen que buscarse a quien con un contrato temporal sustituya al padre que está cambiando pañales a la criatura. Que paguen los dueños de pisos alquilados, so capitalistas, que queréis vivir de las rentas. Y venga votos a mí, que ahí tengo a Tezanos que, encima, también con el dinero de todos, me hace unas encuestas a medida que ni el mejor sastre: no me hacen ni una arruga para poder gobernar en el futuro, ojú, con los que me quedan, con los que me apoyaron en la moción de censura contra Rajoy, con los que acabarán cargándose a España.

Viernes de Dolores se llama tradicionalmente al anterior al Domingo de Ramos, cuando las Lolas celebran su santo. Pero este año, todos hasta después de la Pascua Florida serán Viernes de Dolores, incluido el 26 de abril, que me figuro será el cierre de campaña. Campaña que con toda la poca vergüenza del mundo ha comenzado ya Sánchez en estos Viernes de Dolores, de dolores de cabeza, de dolores por cómo están dejando la economía hecha unos zorros: ha convertido al Consejo de Ministros en el comité electoral del PSOE y en su aparato de propaganda en campaña, todo en una pieza. Y además, sin freno ni marcha atrás, al revés de los corazones de Jardiel Poncela. Si los españoles conservan su cordura y eligen una opción distinta a la locura que representa Sánchez, que nos lleva derechitos a la destrucción de España a manos de los separatistas y a manos de su propio ego, se verá que mucho de lo perpetrado por el Consejo de Ministros con toda premura demagógica en estos Viernes de Dolores, vulgo «sociales», ya no tiene remedio. Para eso lo tiene atado y bien atado todo, mejor que la exhumación de Franco, con la Diputación Permanente del Congreso. Y lo que más indigna es que, además, llamen «reales decretos» a esta forma de hacer campaña electoral con dinero público y desde el aparato del Estado. Es mezclar a Su Majestad con esta locura de cada viernes. Vamos, como si cada viernes le hicieran una escultura-ninot como la lamentable de ARCO. Espero que al menos el Viernes Santo lo dejen tranquilo y no tenga que firmar ningún real decreto.

Institucionalización del sectarismo
Editorial ABC  3 Marzo 2019

El eco de la denuncia de ABC forzó ayer al Ministerio de Asuntos Exteriores a rectificar y a anular la obligatoriedad -fiscalizada por el Ministerio de Justicia- de incluir un logotipo dedicado al «exilio republicano» en los correos de las embajadas y los consulados de España. Como en tantas otras ocasiones, el Gobierno de Pedro Sánchez acierta cuando da marcha atrás, aunque sea como consecuencia del estupor que provocan sus formas de conducirse por el poder ejecutivo. La utilización de las instituciones para la campaña electoral del PSOE y de Pedro Sánchez no se agota en el ejercicio abusivo y dilapidador del real decreto-ley. Los socialistas dieron un paso más al estampar en las comunicaciones del cuerpo diplomático el emblema republicano. La iniciativa era por sí misma frentista, porque el reconocimiento que merecen los cientos de miles de refugiados que salieron de España tras la victoria franquista no justifica la utilización de los colores de la bandera republicana. Esta enseña es un símbolo anticonstitucional -lo es porque la Constitución establece los colores de la enseña nacional- y, por tanto, inadmisible en la imagen institucional del Estado. Además, es un símbolo superado por el consenso constitucional y utilizado precisamente por quienes quieren romper el pacto constituyente de 1978 y la concordia de la Transición.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de los diplomáticos fue una segunda circular, propia de regímenes totalitarios, que ordenaba a embajadas y consulados a comunicar al Ministerio de Justicia la utilización del logotipo republicano. Se trata de una muestra de la servidumbre absoluta de las instituciones del Estado a los pies de un partido y que corona la trayectoria de Pedro Sánchez, marcada por la confusión entre lo público y lo partidista. Además de dar marcha atrás de forma acelerada, el Gobierno debería explicar por qué motivo tenían los miembros del cuerpo diplomático y los funcionarios de las embajadas y consulados dar cuenta al Ministerio de Justicia del uso del emblema republicano.

Pedro Sánchez se jacta en su libro de su buena relación con el Jefe del Estado, una manifestación más de la vida virtual del presidente del Gobierno. Con estas iniciativas irresponsables sobre el exilio republicano y la imposición de la bandera tricolor en comunicaciones oficiales en el extranjero, Sánchez ha echado gasolina en la hoguera antimonárquica para ganar enteros frente al electorado más izquierdista. ABC ha logrado detener una iniciativa que, desde dentro del Estado, atenta contra sus instituciones y símbolos. Ni la Junta Electoral, ni las Cámaras legislativas, aunque estén disueltas, deben permanecer al margen de un atropello que, si no se frena, irá a más.

El insustancial centro de Rivera
 larazon  3 Marzo 2019

Una opción liberal y de centro es una oferta que, sobre el papel, siempre es atractiva. Así se define Ciudadanos. Irradia moderación, sentido común, diálogo... A ello ayuda sentirse heredero de Adolfo Suárez, cómo no, socio del elitista Macron y que Albert Rivera cite en el mismo mitin a Churchill, Roosevelt, Kennedy, Gandhi y Mandela. Una buena marca para la mercadotecnia política o, dicho por Rivera ayer mismo, «proyecto transversal e inclusivo». Pero, ¿hay algo más?

Otra cosa es darle forma con un programa concreto, lo que obliga a maniobrar hacia un lado y otro del espectro ideológico para conseguir hacer valer sus votos y su precaria existencia política, de manera que al poco el electorado no sabe si es un partido de centro izquierda o de centro derecha y en qué se diferencia de unos y otros.

Ciudadanos se presentó en el mapa político español de la mano de Albert Rivera –después de una valerosa posición mantenida en Cataluña– en las elecciones de 2015, en las que obtuvo 40 escaños y el 13,9% de los votos. En las de 2016 su representación se redujo a 32 diputados y un pérdida de 400.000 electores. Gran parte de aquellos votos prefirieron irse al PP, y, en el mismo tanto por ciento, los indecisos de Cs optaron por apoyar al PSOE. La claridad siempre se premia. En aquellos días, Pedro Sánchez anunciaba un acuerdo con Ciudadanos para su investidura, que Rivera aceptó –abortada por Pablo Iglesias–, aunque al final apoyara a Rajoy.

El partido naranja se encuentra de nuevo ante el mismo dilema o, más que duda, ambigüedad, buscando votos a un lado y otro o anunciando fichajes, desertores del PP o del PSOE –«los desencantados» los ha definido Rivera–, que han dejando sus antiguas formaciones por conflictos que tienen más que ver con la ambición personal que con la política, lanzando, en definitiva, un mensaje basado en que el centro es recoger de un lado y otro para abrirse un espacio entre los dos grandes partidos. De su defensa de las elecciones primarias dentro de su plan de regeneración política ya nadie se acuerda, sobre todo cuando sus nuevos fichajes no deberán pasar ese filtro o hacerlo de manera teatral.

El objetivo de dar el sorpaso al PP, como Podemos quería hacer con el PSOE, puede convertirse en un mal sueño y, sobre todo, un mal cálculo tras la irrupción de Vox y el trasvase de votos a esta formación, como indican todos los sondeos. Rivera no sigue la lección de los partidos centristas europeos, con algo más de experiencia de gobierno, el FDP alemán y el Liberal Demócratas británico –hoy reducidos de 57 a 8 diputados arrastrados por el Brexit–, con una clara función de bisagra. Ayer mismo, el líder de Cs ponía el pacto andaluz como ejemplo para evitar que el independentismo tenga la llave del gobierno de España, sin embargo, no perdió la ocasión para centrar sus dardos más duros contra el PP acusándole de dejar que se «celebrara al consulta independentista del 9-N y en el 1 de octubre no actuó de verdad hasta que se declaró la independencia».

No es lo mejor que se puede decir a un futuro socio y dicho por quien no estaba a favor de la aplicación del 155 no deja de ser irónico y de la incoherencia llamativa. Hacer política siguiendo los consejos de las encuestas lleva a este tipo de frivolidades: ahora dice que nunca llegaría a un acuerdo con Pedro Sánchez, pero ya nadie se cree que si entre ambos consiguieran sumar los votos suficientes, Cs apoyaría al PSOE . En febrero de 2017 Ciudadanos redefinió ideológicamente el partido y eliminó las referencias al «socialismo democrático» por el «liberalismo progresista», pero en nada cambió el rumbo de partido, que sigue una trayectoria sinuosa no se sabe hacia dónde. Cs sufre un grave problema de indefinición ideológica. Es una marca a la que le falta contenido.

Ciudadanos, los riesgos del «partido veleta»
La polarización de la campaña coloca el centro en un valor a la baja y los pactos a derecha y a izquierda son hoy una amenaza para la «credibilidad» de la formación naranja. Los de Rivera están obligados a jugárselo «al todo o nada» para buscar un «sorpasso» al PP.
Carmen Morodo. Madrid. larazon  3 Marzo 2019

Pedro Sánchez tiene lo que buscaba, una campaña polarizada entre el bloque de la derecha y el de la izquierda. Y los primeros movimientos que ha dado Ciudadanos (Cs) en el contexto electoral evidencian que la formación naranja intenta recolocarse con dificultad en un marco que teme que pueda no serle propicio. El problema es que pactar a derechas y a izquierdas ya no es un valor en alza, y si ganas por un lado es muy difícil no perder por el otro. El clima en el que se celebran estas elecciones no tiene nada que ver con el que acompañó a las generales de 2015. Entonces Ciudadanos pudo seducir al votante popular que estaba harto de la corrupción del PP de Mariano Rajoy y de otras decisiones políticas y económicas adoptadas por su Gobierno. Pero, sobre todo, de la corrupción.

El coste de ser un «partido veleta», el coste de que los pactos a un lado y a otro ya no sumen en el balance general lo ha visto venir Albert Rivera con los datos que manejan en su partido. Dentro de la formación naranja hay miedo a que en una situación de máxima tensión como la actual, donde el debate se plantea en términos de elegir entre el bloque de izquierdas, más el independentismo, y el de derechas, el voto a Cs pierda parte de su razón de ser. Si ser capaz de pactar a un lado y a otro era antes un valor en alza, ahora el debate que se ha abierto en Ciudadanos es que afecte a la credibilidad de la marca y les convierta en un partido que no es de fiar ante un electorado que se posiciona frente a dos patrones, reeditar a nivel nacional el pacto de Andalucía o la suma de la izquierda y el pacto de ésta con los independentistas. Tan claro han visto el agujero que les estaba abriendo en estos momentos el runrún sobre su disposición a pactar con el PSOE, si sumaban, que han tenido que llevarse la contraria a ellos mismos, porque hasta el día de antes negaban que su intención fuera pactar con Cs y Vox siempre que diera la suma. El coste electoral, confirmado con las muestras de campo en la mano, fue lo que obligó a Rivera a llevar a la Ejecutiva de Cs la propuesta opuesta a lo que había estado sosteniendo hasta entonces, y que ha sido su patrón de actuación, para firmar ante su máximo órgano de dirección que jamás pactará con Sánchez. Jugada de alto riesgo dirigida a detener la caída en los sondeos internos.

En estas elecciones Cs arriesga más que en ninguna otra. En los comicios de 2015 se presentó con el lema de que no pactaría con el PP de Mariano Rajoy, y primero intentó no hacerlo, y buscó el acuerdo con el PSOE, y después terminó pactando con el PP e invistiendo a Rajoy presidente del Gobierno. Ahora, hasta la foto de Colón la estrategia de la formación naranja pasaba por no atarse a nadie en pactos postelectorales, y negó por activa y por pasiva que el modelo del acuerdo andaluz fuera a ser su patrón tras las autonómicas y municipales. Su «no» a Sánchez implica reconocer que sólo le queda el pacto con el PP y con Vox, y su futuro depende, por tanto, de jugárselo al todo a conseguir el «sorpasso» a los populares, hipótesis que en estos momentos no entra en los cálculos de la mayoría de las encuestas.

La decisión de la Ejecutiva de vetar a Sánchez y no dejar más salida que el pacto con PP y con Vox; los fichajes a derecha y a izquierda, «incomprensibles» hasta para una parte del partido; o la salida de Inés Arrimadas de Cataluña, como maniobra «in extremis» para reforzar la candidatura de Rivera a nivel nacional. Todo ello forma parte de una estrategia improvisada para responder a un contexto electoral en el que Ciudadanos no se siente cómodo y en el que están obligados a apostarlo todo para intertar lograr un «sorpasso» al PP. Ante la imagen de un pacto a tres, con PP y con Vox, el voto útil puede jugar más a favor de los populares. Un miembro de la dirección nacional de Cs lo explica en estos términos: «Vox nos quita por la izquierda; Sánchez, por la derecha; y el centro es un valor en baja en el actual contexto político».

Pero la trascendencia de esta batalla electoral para el futuro de Ciudadanos va más allá de estas elecciones. En el partido de Rivera son conscientes de que la polarización es una amenaza para su objetivo de asentarse con un papel que no les limite a la condición de partido bisagra. «Si renunciamos a la condición de alternativa al PP, el contexto puede arrastrarnos de la misma manera que está haciendo con Podemos». Con un nuevo Partido Popular enfrente, Ciudadanos se lo tiene que jugar al todo o al nada.

Temed a los políticos con regalos
FRANCISCO ROSELL El Mundo  3 Marzo 2019

Hace años, en los prolegómenos de los Carnavales de Cádiz, Curro Romero fue homenajeado con una cena tras asistir el diestro al ensayo de una de las agrupaciones principalísimas del Concurso del Gran Teatro Falla. A los postres, el anfitrión animó al maestro a que dijera unas palabras, aun sabiendo lo poco dado que es a los discursos. No en vano, el faraón de Camas ha hecho del silencio su elocuencia. Cuando abre la boca, sentencia con palabra de buena ley. Le ocurría talmente a Belmonte, según Rafael El Gallo, su cofrade de tertulia en el histórico bar Los Corales, cuando eran rarezas de turista en una calle Sierpes que condensaba el alma de Sevilla. El Gallo glosaba así su picajosa amistad con El Pasmo de Triana: "Fíjese si somos amigos éste y yo que nos pasamos cinco horas juntos sin decirnos palabra. No sé qué filósofo ha dicho -Juan lo sabrá porque se ha leído todo- que amigos con quienes se pueda hablar hay muchos, pero con los que se pueda estar callado existen pocos".

Cuando uno de los asistentes al agasajo se sintió obligado a hacerle un proverbial quite que le ahorrara a Curro Romero el mal trago de la plática, como si se tratara de un morlaco de mal fario y peor intención, el espada de Camas desplegó el capote y lució un demorado lance: "No, hombre, no. Si lo que cuesta no es hablar, sino estarse callado. Eso sí que es difícil". Es lo que cabe argüir precisamente con relación a esta campaña de nueve meses ya que Sánchez arrancó con su "investidura Frankenstein" el primer día de junio de 2018 y que se estirará hasta el último domingo de abril con las elecciones legislativas. Si un contable se tomara la molestia de meterle el lápiz al coste de las ofertas hechas desde entonces, pero con especial acelero desde que convocó la cita con las urnas, concluiría que nadie, en 40 años de democracia, ha aparejado mayores medios públicos para pugnar por ser reelegido.

Si corriera a cuenta de su bolsillo o de la tesorería del PSOE, su semblante adoptaría el gesto cariacontecido del cliente eufórico que recibe la factura tras invitar a tutiplén, pero su dispendio de altos vuelos lo abonará un contribuyente que, a la vuelta de las urnas, constatará lo irremediablemente caro que resulta lo "gratis, cueste lo que cueste". Sánchez rememora aquel clásico "¡Echa vino, montañés, que lo paga Luis de Vargas,/ el que a los pobres socorre/ y a los ricos avasalla!". Versos que el poeta-mayoral Fernando Villalón dedicó a aquel guerrillero antinapoleónico que degeneró en capitán de bandoleros al mando de Los siete niños de Écija. "¡Qué más da!", cavilará quien derrocha a manos llenas y constituye un político gravoso para España.

Tampoco ningún otro inquilino del Palacio de la Moncloa se ha valido tanto de la despótica fórmula del decrétese para saltarse a pídola el Parlamento con la Legislatura finiquitada y las Cortes disueltas, recurriendo para su convalidación a una Diputación Permanente que está para asuntos de emergencia no precisamente electoral. Arrollado por el tiempo, como el Conejo Blanco de la Alicia de Lewis Carroll repitiendo monocorde con su reloj de leontina: "¡Ay, Dios mío! ¡Ay, Dios mío! ¡Llegaré demasiado tarde!", Sánchez se confecciona un traje a la medida de su conveniencia a base de decretazos y arruina las probabilidades ajenas. Todo ello merced a su propio "artículo 42", como aquel del que se valía el antojadizo rey del País de las Maravillas para hacer su santa voluntad y expulsar a la descorazonada Alicia.

A este fin, Sánchez se emplea con tal demagogia tratando de vender los efectos medicinales de sus ungüentos electorales que evoca a cierto cura mexicano que publicitaba las maravillas del cielo a una variopinta feligresía en la que figuraban especies humanas más diferentes si cabe que aquellos animales que cobijó el Arca de Noé: campesinos, artesanos, tenderos, agiotistas, autoridades, prostitutas, curanderos y caciques. En un momento del sermón, para asegurarse de que todos habían entendido bien los portentos descritos, el párroco pregunta: "Vamos a ver. ¿Quiénes quieren ascender a la gloria?". Y todos levantaron la mano, excepción hecha de un añoso jornalero. El perplejo clérigo le inquiere la razón y éste lo desarma con lógica aplastante. "Es que este viaje va muy lleno". Es lo que acaece en esta Jauja de los llamados "viernes sociales" -remedo propagandístico de "los domingos rojos" del sevillano ayuntamiento comunista de Marinaleda- en el que un Consejo de Ministros de estos puede prometer que lloverá café, como la canción de Juan Luis Guerra, si es que no directamente maná caído del cielo.

Otro tanto cabe decir, desde luego, con las medidas incluidas en su correlato de decretos-leyes hechos a ciegas, aunque no a tontas. A ciegas porque se basa en unos ingresos ficticios, pero no a tontas, desde luego, pues busca permanecer en el poder al precio que sea. Con cargo al erario, el PSOE sufraga el clientelismo y se preserva votos agradecidos en estas vísperas tensas prodigando lo que no hay en los escritos. Gastar es el verbo que mejor conjugan quienes disparan pólvora del Rey en función de que lo que es de todos no es de nadie. A la hora de manejar la olla del presupuesto, aquí no hay "santo temor al déficit" que valga, sino que se eleva exponencialmente hipotecando a las futuras generaciones.

Por lo general, los ciudadanos advierten tarde las consecuencias de los regalos envenenados, como ya se constató con aquellos obsequios de los que se sirvió Zapatero para lograr su reelección de 2008 ahondando la crisis económica. De hecho, son tan antiguos como la Eneida de Virgilio. Allí se recrea el mito griego en el que Laocoonte, sacerdote de Apolo, fracasó en su tentativa de alertar a sus compatriotas troyanos contra el peligro que escondía el gran caballo de madera que los griegos dejan como presente a las puertas de sus murallas. "¡No confiéis en el caballo, troyanos! Sea lo que sea, temo a los griegos incluso si traen regalos", fueron sus palabras. Cayeron en saco roto y con ellas Troya. En el vientre del equino gigante, se agazapaba un escogido grupo de soldados que destruirían la ciudad.

No parece que este modo de conducirse se corresponda con esa "democracia ejemplar" que empleó Sánchez como señuelo para desalojar a Rajoy del poder con el voto de Podemos e independentistas. Pese a no aprobarle los Presupuestos, estos mantienen los lazos precisos para renovar las arras matrimoniales en función de lo que depare el 28 de abril. Como los ojos del río Guadiana, reaparecería el pacto congelado con su cauce crecido.

Con los primeros, ha acordado un disparatado decreto sobre alquiler de viviendas que sume en el desconcierto a propietarios e inquilinos, amén de generar incertidumbre en el sector inmobiliario; a los segundos, les ha servido en bandeja de plata la cabeza de turco del ministro Borrell dando pábulo a la revelación que hiciera en enero el diputado Rufián de que Podemos sondeó a ERC para apoyar las cuentas a cambio de que el titular de Exteriores tomara las de Villadiego y se le pasaportara al Parlamento europeo. Rufián dio la hora adelantada de lo que finalmente ha acaecido, pese a haberse opuesto como gato panza arriba el ministro cobarde, por excedencia, de Sánchez.

Tezanos desvirtúa el CIS, prefigura y fabrica la realidad
Dentro de ese uso y abuso de medios públicos, juega un papel primordial la manipulación del CIS a cargo de su máximo responsable, José Félix Tezanos, quien sigue actuando como si se debiera a la Ejecutiva del PSOE con la única diferencia de que su nómina se la sufraga ahora el Estado. Cuando está reciente la avería causada de la encuesta andaluza, este centro gubernamental ha sorprendido este jueves con un nuevo sondeo que catapulta a Sánchez a la estratosfera: triplica casi la estimación de voto de la segunda fuerza (el PP) y rondaría la mayoría absoluta junto a un desollado Podemos. Atendiendo a la burda selección de la muestra y de las preguntas, esta nueva entrega del bacteriano CIS de Tezanos sería exigible que llevara, como las precedentes, un precinto con la advertencia latina Caveat emptor (Tenga cuidado el comprador). Tezanos ha hecho cisco el CIS, al igual que el Gobierno se cisca con los medios de comunicación públicos donde se insulta y veja a sus rivales con zafiedad criminosa.

El presidente del CIS no hornea estudios demoscópicos para escrutar el estado de opinión sino para crearla, desvirtuando su condición de instrumento de calibración de la vox populi. De ahí que lo que debe ser un avión de reconocimiento lo haya transformado en un bombardero contra las posiciones adversarias. El CIS prefigura y fabrica la realidad, de tal guisa que, si los ciudadanos perciben una situación como real, sus consecuencias acaban siéndolo, en línea con lo que -ya en 1928- el sociólogo americano Merton bautizó como "profecías que se autocumplen". Tezanos alberga la secreta esperanza que Pablo Picasso explicitó, al entregarle a Gertrudis Stein un retrato en el que la escritora estadounidense decía no reconocerse: "No tiene por qué preocuparse, pues algún día usted se le parecerá".

Posicionando a Sánchez como líder destacado en el hipódromo electoral, el algoritmo Tezanos configura las condiciones para que éste concentre, de un lado, el voto útil de la izquierda arramplando con los sufragios socialistas que emigraron a un Podemos en una situación de decrepitud tan prematura que es tan digna de estudio como su eclosión en las elecciones europeas de 2014. Paralelamente, con esta encuesta tan salseada, espanta el miedo de quienes no toleran un pacto de Sánchez con los independentistas al entender que, con esa suma, se libraría de sus cadenas. ¡Como si Sánchez pudiera romper del todo con los 21 puntos de su claudicación de Pedralbes con Torra!

Bajo ese falso señuelo, las encuestas manufacturadas por Tezanos ejercerían la fascinación del espejuelo sobre la pobre alondra a la que encandila y hace fácil presa de la red del cazador. Ante esa evidente circunstancia, cuesta tanto no ver lo que tenemos delante de nuestras narices como difícil de callar, como Curro Romero apuntó en aquel ágape rondando los días grandes del Carnaval de Cádiz.

Disolución de la familia y salario del ama de casa
Pío Moa gaceta.es  3 Marzo 2019

Comunico a mis lectores que los texto de este blog se reproducen en www.piomoa.es
Este sábado en “Una hora con la Historia”, en radio Ya (digital) trataremos el tema de la mujer en el franquismo.
El tema anterior en YouTube: Miseria del antifranquismo: https://www.youtube.com/watch?v=S5iW87zLNQ4
************

Algo tienen que ver con el tema siguiente estos libros:
El erótico crimen del Ateneo: La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundoAdiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas

Según los últimos informes, la familia está prácticamente desintegrándose en España.
Hay cada vez menos matrimonios, solo una cuarta parte religiosos, los divorcios se han duplicado en los últimos 13 años, siendo ya por entonces muy elevados, tres de cada cinco matrimonios se rompen por divorcio o separación , y uno de cada tres antes de los diez años.

No es difícil ver de dónde viene este fenómeno: fundamentalmente de las ideologías feministas y LGTBI, que pintan la maternidad y el hogar como maldiciones para la mujer, al varón como agresor natural de la mujer (no otra cosa significa la supuesta “violencia de género”), disuadiendo de paso al varón de cualquier compromiso duradero. Todo lo cual se combina con el descrédito del matrimonio normal equiparándolo a la parodia del gaymonio; con el pedestre hedonismo transmitido por la televisión e internet y la “macarrización” de las relaciones sexuales; con la conversión del espacio público según el modelo de los barrios de orostitución… Embellecido todo como conquistas de “la libertad”.

También es fácil ver algunas consecuencias. Una de ellas, la gran masa de abortos y la reducción de la natalidad en España una de las más bajas del mundo. El número de nuevos nacimientos está muy por debajo del nivel de sustitución de la población actual, lo cual significa que esta será cada vez más vieja y con menos impulso vital, uno de cuyos problemas, pero desde luego no el único, será el pago de las pensiones. Los demagogos aseguran que las pensiones se pagarán mediante la afluencia de inmigrantes y la “multiculturalización” de la sociedad. En España, y en la Unión Europea, la política hoy dominante es: abortismo, inmigración y multiculturalidad. Una política demente con aire de suicidio social programado.

Las víctimas más evidentes son los niños: unos 90.000 se ven afectados cada año por los fracasos matrimoniales (que no se presentan como fracasos, sino, nuevamente, como conquistas de “la libertad”). Es decir, aparte del trauma que supone para los niños la disolución de la familia en la que encuentran su seguridad, está el ejemplo que reciben y el desconcierto moral. Por otra parte, aun en los matrimonios más duraderos, una alta proporción de padres han renunciado a educar a sus hijos, dejando esa labor a la televisión y a los mensajes, mayoritariamente triviales, chabacanos y contradictorios, que reciben de internet, empezando por el enorme consumo de pornografía. Obsérvese también el empeño totalitario de los partidos en sustituir el papel educativo de los padres por la imposición de sus ideologías desde la infancia. En estos fenómenos tienen su origen plagas como las drogas y el alcoholismo juvenil, los suicidios infantiles y adolescentes, todavía escasos pero en aumento, los fracasos escolares, el matonismo y acoso en las aulas, etc.

¿Hay remedio a esta tendencia que se presenta como inevitable o incluso positiva? Se habla de incentivos a la natalidad, pero estos han fracasado o tenido poco éxito. Lo primero, obviamente, sería desarrollar un discurso claramente orientado contra el feminista-abortista-LGTBI. Y una buena iniciativa práctica sería la vieja propuesta, desechada por la turbia retórica feminista, del salario del ama de casa. A nadie se obligaría a ser ama de casa, pero quienes optaran por esa salida podrían contar con una base mínima que reconociese la enorme importancia de esa tarea y le asegurase cierta independencia en caso de fracaso matrimonial. Que sospecho disminuiría desde los enormes niveles actuales.

************
Para las redes sociales

*Los separatismo se componen de dos movimientos psicosociales: un narcisismo pueril (“somos superiores”) y un victimismo enfermizo (sufrimos mucho porque nos mandan los inferiores)

* Separatismos, feminismos y similares han descubierto el método más simple para imponer sus tiranías disuadiendo la oposición: hacerse las víctimas

* El PP usa un truco para arrebatar votos a VOX: pretende tener ideas muy parecidas a las de VOX, por lo que votar a este puede dar el triunfo al PSOE. Pero votar al PP es como votar al PSOE. El voto más inútil posible.

*Dicen muchos que Casado es sincero en sus nuevas posturas. Si lo fuera denunciaría la política de Rajoy, que él ha seguido sin la menor crítica; y se libraría de los Feijoo, Maroto, Nocilla y similares. Pero van a ser estos los que se libren de él.

* Si los golpistas están en el banquillo se debe a VOX, no al PP y al PSOE, ansiosos de reemprender sus “diálogos” mafiosos. Al margen del tribunal, VOX tiene la oportunidad de dejar en su sitio a los partidos progolpistas PP y PSOE. Pues ellos son los que han creado el golpe de estado permanente que vivimos.

*”¡Pero hombre, fíjese de una puñetera vez en quiénes son los antifranquistas! ¡Son los políticos separatistas y proseparatistas, los antidemócratas de la memoria histórica y las leyes de género, los corruptos que corrompen todo lo que tocan, desde las cajas de ahorros a la universidad…! ¿Y se fía usted de lo que dicen esos fulanos y fulanas?”

*************
Debido al cambio de emisora a Radio Ya, el programa Una hora con la Historia se encuentra en seria dificultad económica, por lo que reiteramos a nuestros oyentes la necesidad de sostenerlo. Algunas personas creen que la labor cultural debe ser gratuita, en parte porque mucha de ella es subvencionada por los gobiernos, que nos obligan así a todos a contribuir aunque se trate de una cultura muy dudosa. Todos sufragamos, nos guste o no, la propaganda y otras actividades de la “memoria histórica”. Y “Una hora con la Historia” trata precisamente de contrarrestar esa propaganda seudocultural y seudohistórica. No tenemos subvenciones ni las queremos, queremos en cambio que nuestros oyentes comprendan la importancia de recuperar nuestro pasado, se sientan comprometidos con la labor que realizamos y contribuyan a ella. De este modo se puede contrarrestar fácilmente la memoria antihistórica.

La cuenta para contribuir es esta del BBVA “Tiempo de ideas”:
ES09 0182 1364 3302 0154 3346.

La dominación socialista sobre la información de Canal Sur: apoteosis del sectarismo y de la manipulación
Pedro de Tena Libertad Digital  3 Marzo 2019

El periodista Rafael Porras, hoy director de El Mundo Andalucía, narró cómo funcionaba esta dominación en un caso concreto, pero no anecdótico: Isabel Pantoja. Escribió: "Cuando aquella mañana sonó la extensión 5511 del teléfono del palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, la funcionaria que descolgó el aparato no quería creer que su interlocutora era la principal protagonista de la actualidad nacional. La misma que todas las tardes y noches aparecía en todas las cadenas de televisión del país. La protagonista de casi todas las conversaciones. Por un momento, pensó que podría tratarse de uno de los muchos imitadores de los programas de radio de humor. Pero no, se trataba de la propia Isabel Pantoja, la tonadillera, la viuda de Paquirri, la misma que estaba protagonizando un tórrido romance con el alcalde de Marbella, Julián Muñoz, un noviazgo televisado prácticamente en directo por las televisiones. La Pantoja quería hablar con el consejero de Presidencia de la Junta, el todopoderoso Gaspar Zarrías."

La Pantoja, amiga privilegiada de Zarrías, exigía que se dejara de hablar de sus amores y dineros en Marbella –con un tal Julián -, en la radio televisión pública andaluza. Y contó Porras que fue fulminante. Dicho y hecho. Del cotilleo total al mutismo absoluto. ¿Y aquellos periodistas, comentaristas, técnicos? Nada. Silencio absoluto ante la imposición del sátrapa de Canal Sur. Por si no bastaba, Zarrías colocó a su primo José Carlos Alarcón Arévalo al frente de la estructuración de los medios de comunicación en Andalucía durante casi dos décadas, reparto o censura de licencias de radio y TV incluidas. Par remate, colocó a la esposa de su primo, María Paz Albors Patuel, como secretaria del director de la RTVA.

Tras la victoria política de José María Aznar en marzo de 1996 - lo que da una idea del poder del PSOE en la RVA -, muchos afines colocados en la RTVE pasaron a Canal Sur, por ejemplo, Amalia Sánchez Sampedro, Tom Martín Benítez, José Antonio Gurriarán, Manuel Campo Vidal y el propio Paco Lobatón. Incluso, para rizar el rizo y para demostrar el amparo a lo propios, llegó a ficharse a Cándido Velázquez-Gastelu, ex presidente de Telefónica, que había constituido, de acuerdo con Prisa, el monopolio de la televisión digital que fue rechazado por la Unión Europea.

El mecanismo era perverso porque ni siquiera el Partido Andalucista, muleta del PSOE en 8 años de la vida andaluza en los que no obtuvo mayoría absoluta, logró controlar ni un átomo de Canal Sur TV a pesar de que incluso llegó a nombrar a sus directores. ¿Por qué? Porque los mecanismos de dominación estaban y están por debajo de la línea política de mando de modo que, gane el partido que gane dados los procedimientos empleados desde su fundación, el control real está asegurado.

Para conseguir el control interno, se creó la figura del director de antena en radio y televisión, con competencias superiores al propio director de la televisión, lo nombrase quien lo nombrase. En informativos, pieza clave del mensaje "ideológico" y "moral" del PSOE andaluz a los ciudadanos andaluces, el diseño fue partidista tanto en la radio como en la televisión. Se trataba de informar amplia y panegíricamente de todo lo que beneficiaba al régimen y de no informar, tapar con ruidos o simplemente desinformar de lo que no interesaba al régimen y de pastar dulcemente en los campos en los que no existía interés específico inmediato o mediato: flamenco, fútbol, cocina, dolor humano, música, arte, historia andaluza, personajes (en este caso, según su lealtad al régimen), etc.

Una anécdota gloriosa de Tom Martín Benítez en Canal Sur Radio fue que, a primeros del año 2012, en una entrevista con José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía, no hizo ni una sola pregunta sobre el escandalazo de los ERE provocando más que cabreo, la hilaridad general.

Cuando el director general fue Rafael Camacho, ex portavoz de Manuel Chaves en la Junta de Andalucía e íntimo amigo6, fue Zarrías quien impuso las líneas de mando con rotundidad y claridad. Zarrías siempre había mandado mucho en Canal Sur, pero nunca como entonces. Para el "enano de Cazalilla", como le llamaban, lo importante era controlar al controlador y se trajo de su provincia a Antonio Ramírez para dominar la información.

Posteriormente, ya en 2016, Ramírez, director de Antena de Canal Sur TV, fue señalado por benefició a través de un negocio familiar - Restaurante Casa Salva, cerca de la Plaza del Museo en Sevilla- de las contrataciones de la RTVA con el presidente de Ausbanc Luis Pineda (en prisión) y su productora de TV, Agroeditora. La documentación sumarial del Caso Ausbanc/Manos Limpias a la que tuvo acceso El Confidencial Andaluz aseguraba que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz investigaba facturas emitidas por el restaurante de un alto cargo de la RTVA, Antonio Ramírez, a Ausbanc.

Tan poderoso ha sido el PSOE en su dominación de Canal Sur TV que contaba Rafa Porras que "hasta los delegados de la emisora en las ocho provincias son nombrados, al igual que los representantes de las consejerías de la Junta, en función de los criterios de los secretarios locales del PSOE, de forma que las desconexiones informativas territoriales responden a las distintas «sensibilidades» provinciales" socialistas. Naturalmente, la Fundación Audiovisual de Andalucía y el consejo de Administración de la RTVA estaban dominados por el PSOE.

Como no podía ser menos, la inmensa mayoría de los tertulianos que comentaban la actualidad eran hombres y mujeres simpáticos al régimen. Sólo algunos, los menos molestos, eran llamados algunas veces a ocupar esas sillas. La mayoría de los periodistas que publicaban noticias que el régimen no quería que se supieran, que eso es periodismo, no fueron llamados nunca en treinta años.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Este es nuestro Expediente Picasso
Jesús Cacho. vozpopuli   3 Marzo 2019

Confieso que contemplar a Mariano Rajoy contestando el miércoles a las partes en el juicio que se sigue en el Supremo contra los responsables del golpe de Estado protagonizado por el separatismo catalán, verle dudar, tratar de escurrir el bulto y mentir como un bellaco, me produjo una indisimulada satisfacción. Porque en algún momento dio la impresión de que Mariano había abandonado su condición de testigo para pasar a ocupar el banquillo de los acusados, el banquillo de los responsables de esta gran farsa/tragedia que ha vivido España. Por un instante tuve la sensación de que allí se juzgaba a los responsables del golpe, desde luego, pero también a quienes, por su cobardía y su incapacidad para cumplir con su deber, dejaron hacer a los enemigos de la nación y permitieron que el desafío llegara hasta el final. Allí se examinaba el destrozo catedralicio perpetrado por este zote incapaz de enmendar el rumbo de España con todo a favor, con los 187 escaños de que dispuso a partir de noviembre de 2011. Allí se exponía, a los ojos de todo un país, la realidad de un Gobierno que resultó ser la media naranja del golpe de Estado separatista, razón por la cual ese Gobierno debería estar en el banquillo, no sé si en el mismo banquillo, pero en un banquillo.

Mariano confirmó lo que ya sabíamos, que él pasaba por allí, que no hizo nada porque no está en su naturaleza hacer nada que incomode su condición de paseante crepuscular por la playa de poniente. Él se reunió con mucha gente, porque él habla con todo el mundo, ¿sabe usté?, pero gobernar es muy difícil, y no voy a meterme en líos ni tomar decisiones que no me competen, la soberanía nacional, por ejemplo, no me dirá usté que no lo advertí, la soberanía nacional no se negocia y tal y tal, porque corresponde al conjunto del pueblo español y tal y cual, de modo que tocaba una buena siesta, la invernada del dejar hacer, y vayan días y vengan ollas que decía el bueno de Sancho, y ya se arreglará, que el tiempo lo cura todo, porque además "nunca pensamos que fueran a ser capaces de llegar tan lejos" (Bermúdez de Castro el jueves en Onda Cero), y así, con esta corte de cobardes, en esa inacción criminal, en la más clamorosa dejación de responsabilidades, el problema llegó a engordar al punto de poner en riesgo la existencia misma de la nación.

El teatro del absurdo de este manso distraído no consiguió el miércoles, sin embargo, enmascarar la realidad de lo ocurrido a partir de 2012, mayoría absoluta del PP, y la grave responsabilidad por él contraída en el desarrollo de los acontecimientos. De ponerlo en evidencia se encargó Francesc Quico Homs, un hombre que conoce como pocos la sala de máquinas del independentismo (de la máxima confianza de Artur Mas como portavoz y consejero de la Presidencia del Govern), empotrado ahora en el lote de abogados que defiende a Sánchez, Turull y Rull, las tres carabelas del prusés hacia la tierra prometida. Con Mariano a su merced, Homs le fue recitando algunas de las iniciativas que el separatismo puso en marcha a partir de 2012 y que no merecieron respuesta del gran Mariano, tal que el reiterado incumplimiento por el Gobierno de la Generalidad de las sentencias del Constitucional; tal que la declaración de intenciones del recién llegado Puigdemont leyendo su hoja de ruta hacia la independencia; tal que la aprobación por el Parlament de las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica, la llamada "desconexión"… ¿Por qué el Estado no reaccionó entonces? ¿Por qué no aplicó el 155 en ninguno de aquellos lances?
Dos culpables; sólo uno en el banquillo

Fue Homs el que vino a poner de manifiesto que quien permitió que el procés llegara hasta donde ha llegado, incumpliendo sus obligaciones constitucionales de perseguir el golpe desde sus inicios, fue Mariano Rajoy Brey y su Gobierno. Fue ese Rajoy que, parapetado en Moncloa, asistió desde noviembre de 2011 a lo que ocurría en Cataluña como un espectador distraído, como si el incumplimiento de la Ley, la reiterada vulneración de la Constitución, no tuviera nada que ver con él. Lo que Homs puso de manifiesto, en suma, es que en el golpe de Estado protagonizado por el separatismo catalán hay dos culpables: uno por acción y otro por omisión, aunque solo uno se sienta estos días en el banquillo, de donde se deduce que, al menos en términos políticos, el Gobierno de Rajoy también debería estar en ese mismo banquillo. ¿Deben los españoles permitir a este señor irse tranquilamente a su casa? ¿Debería exigírsele algún tipo de responsabilidad, más allá de la política que está clara? ¿Habría alguna posibilidad de sentarlo en otro banquillo con la instrucción de una nueva causa? ¿Sobre qué presuntos delitos?

Como en el famoso Expediente Picasso (general de División Juan Picasso), la causa abierta para determinar las responsabilidades del llamado "Desastre de Annual", verano de 1921, alrededores de Melilla, con la muerte de 13.000 soldados españoles masacrados por la incuria y soberbia de los altos mandos militares –el general Silvestre, íntimo amigo de Alfonso XIII–,como en tantas cosas entre lo dramático y lo histriónico ocurridas en este país desde tiempo inmemorial, se trataría de saber si el Gobierno de España, con mayoría absoluta cuando se pergeñó el golpe de Estado en Cataluña, debe ser objeto de algún tipo de censura o sanción penal por su demostrada incapacidad para hacer cumplir la ley en aquella región de España. De saber si, junto al banquillo que juzga a los autores del golpe, debería existir otro donde se sentaran los responsables de haberlo consentido, los que, con la Ley a favor, permitieron, víctimas de su molicie, su ineptitud y sus miedos, que las cosas llegaran hasta el punto donde han llegado. Este es nuestro Expediente Picasso.

El general Sanz Roldán informaba diariamente, como es su obligación, a la señora vicepresidenta, quien a su vez ponía al corriente de las novedades al señor presidente, pero ambos decidieron no hacer nada"

Para sorpresa de casi todos, Homs vino a suplantar la que muchos creían tarea de Vox, pero el partido de Abascal, que podía haber entrado a matar a Mariano y Compañía, optó por absolverlo, decidió no hurgar en la herida de la criminal desidia marianil, seguramente porque tiene planes de futuro con el nuevo PP de Pablo Casado, razón por la cual Mariano logró salir vivo del trance, como vivos salieron, aunque cubiertos de barro hasta las orejas, los miembros de su Gobierno que también testificaron el miércoles. Caso de Soraya, la listísima abobada del Estado, que, como se esperaba, empezó haciendo demostración de su capacidad para meterse entre pecho y espalda una nueva oposición, sobrada y sobreactuada, con esa su sonrisa de autosuficiencia que se fue quedando en mueca en cuanto las defensas de los acusados empezaron a apretarle las clavijas. Lo que siempre ha sido la doña: nada con gaseosa. Ella nunca supo nada. El CNI sí lo sabía: con cerca de 3.000 agentes, buena parte de ellos radicados en Cataluña, el Centro lo supo todo y por su orden. El general Sanz Roldán informaba diariamente, como es su obligación, a la señora vicepresidenta, quien a su vez ponía al corriente de las novedades al señor presidente, pero ambos decidieron no hacer nada. Optaron por esconderse. Ambos mintieron el miércoles como bellacos, porque lo único que les importaba era salvar su pellejo.
Los enemigos de la nación son españoles

Mención aparte merece la performance de un Cristóbal Montoro capaz de presentarse ante el Supremo sin haber preparado su declaración (total perplejidad en Génova), y no digamos ya Zoido, exministro del Interior, máximo responsable de la seguridad, que el día de autos no estaba sobre el terreno, no conocía el dispositivo, no lo diseñó él, no sabe quién dio las órdenes de cargar… Zoquete Zoido tampoco sabe nada, pero sí sabe que no fue él. Sea lo que fuere, no fue él. Las ratas huyen del barco, endiñando la responsabilidad a sus subordinados. Lo que demuestra que no es Rajoy el único culpable de lo ocurrido, ni mucho menos; lo son también quienes le acompañaron en la travesía, las Sorayas, los Montoros, los Zoidos, los cientos, los miles de zoquetes que consintieron y renunciaron a alzar la voz y denunciar. Son muchos los responsables de que "esto" haya llegado hasta aquí, dentro y fuera del PP. Entre la sociedad civil, en la clase empresarial y financiera, en la intelligentsia, si es que alguna vez la hubo. Demasiados los españoles empeñados en empequeñecer, en humillar a España. Como denunció Amadeo de Saboya en su carta de despedida, la mayoría de los que "con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles".

Para desgracia de todos, la sombra ominosa de Mariano Rajoy Brey sigue gravitando sobre la nación. El fiasco de su Gobierno culminó con el detalle "heroico" de poner el Poder en manos del amoral que hoy nos gobierna en funciones, todo un peligro para la prosperidad, probablemente también para la convivencia, de los españoles, a quien el gran Mariano elevó de la nada al infinito con su cobarde huida del Congreso en la tarde del 31 de mayo pasado. Ahora, ese sinvergüenza sin escrúpulos tiene muchas posibilidades, con las mismas compañías, con las mismas servidumbres, las mismas esposas en torno a sus muñecas, de ser presidente del Gobierno de España para los próximos 4 años. Este es Mariano: el responsable de que el país esté a punto de jugarse su futuro a cara o cruz el 28 de abril. ¡Muchos en el PP aún siguen haciéndole la ola!

"Democracia es votar" y seis trolas más del independentismo
Javier Caraballo elconfidencial  3 Marzo 2019

La declaración de todos los procesados por la revuelta catalana ante el Tribunal Supremo ha marcado, una a una, las siete grandes consignas en las que se sustenta el independentismo para, por un lado, intentar demostrar que no ha existido ningún delito y, por otro lado, hacer culpable a la democracia española de lo ocurrido en Cataluña. Se trata de mantras que, aunque pueda ser dudosa su validez ante un tribunal de Justicia, han demostrado una extraordinaria eficacia en la propaganda, nacional o internacional, porque todos ellos, elaborados con una apariencia de veracidad y dosis de victimismo, se acaban asumiendo como incuestionables, tras repetirlos constantemente. Es como la insistencia en que no se puede encarcelar a dos millones de personas en Cataluña, como sugirió la alcaldesa Ada Colau durante su declaración como testigo, sin reparar en que, al decirlo, lo único que se demuestra es que en España nadie va a la cárcel por sus ideas, amparadas por la Constitución, sino por la infracción de las leyes con el pretexto de defensa de esas ideas. Por eso hay dos millones de independentistas en libertad y sólo veinticinco procesados. A lo largo del último año, mientras se instruía esta causa, algunas de las personalidades más relevantes de España han desmontado esas consignas en El Confidencial. Siete principios contra siete trolas.

Primera trola: “Democracia es votar”
Javier Gomá. Jurista y filósofo.
“La democracia tiene un aspecto formal, que es votar, y un aspecto material, que es qué se vota. Si vas a votar a favor de que a todos los rubios se le corten las piernas, se cumple el aspecto formal, pero todo el mundo sabe que no se cumplirá el aspecto material. Invocando a la mayoría, nunca se pueden atropellar los derechos de la minoría. En la teoría general del constitucionalismo está esa doble distinción, una parte formal, en la que se enumeran los derechos individuales y colectivos, y una segunda parte material, en la que se detalla la distribución del poder, entre instituciones ejecutivas, legislativas y judiciales. Cuando se habla del derecho al referéndum del 1 de octubre como un derecho de la democracia, será un derecho formal, pero desde el punto de vista material era evidente que se trataba de un paso más tendente a la consumación de un delito colectivo. Dos millones de españoles, que sean neoliberales estrictos, pueden votar que no quieren pagar impuestos, pero aunque sea su ideología no puede prosperar en el marco constitucional”.

Segunda trola: “Otras Constituciones recogen el derecho de autodeterminación”
Manuel Aragón. Magistrado emérito del Tribunal Constitucional.
“Es imposible. Ni en nuestra Constitución ni en ninguna otra, porque en el momento en que se introduzca el derecho de autodeterminación, deja de ser una Constitución como tal. Sería un tratado internacional o como se quiera llamar, pero ya no podría considerarse una Constitución, porque se habría cargado lo fundamental, el concepto de la unidad de la soberanía, que es concreto, no es difuso, ni puede estar en riesgo permanente porque alguien quiera romperlo. Quiero decir que movimientos secesionistas en la historia hay muchos, normalmente violentos, pero, desde el punto de vista jurídico, incluir el derecho de autodeterminación en una Constitución es, simplemente, introducir en ella el principio de su propia destrucción. Por eso, lo ocurrido fue un levantamiento contra el orden constitucional, un golpe a la Constitución promovido desde las propias instituciones del Estado. En aquellos momentos muchos españoles, entre los que me encuentro, y muchos amigos míos, tuvimos la sensación de que en España esos días parece que teníamos una especie de Estado fallido. A partir del discurso del Rey, muchos españoles respiramos: "Menos mal, el Estado sigue estando ahí, la Constitución sigue ahí". Por eso los independentistas atacan a Felipe VI, porque saben que si tumban al Rey, tumban a España y la Constitución. Así de claro".

Tercera trola: “Sólo reclamamos diálogo”
Antonio Elorza. Historiador.
“El diálogo, tal y como se plantea en Cataluña, es una consigna de agitación. Elegir entre referéndum o referéndum no es diálogo. Como con ETA, que el diálogo que se pedía era rendirse a ETA. Eso nunca lo puede aceptar el Estado, aunque otra cosa, como ha dicho Felipe González, es que mantengas caminos abiertos de interlocución que supongan la implicación de los nacionalistas en una reforma de la Constitución o en una nueva situación de Cataluña dentro del Estado constitucional. Eso sí es diálogo. Pero vamos, que, en la actualidad, nada de esto parece posible porque la única voluntad del nacionalismo catalán es romper el jarro, con el agravante de que las últimas elecciones les han dado fuerza para seguir desafiando al Estado. ¿Qué haces? ¿Aceptas un golpe de Estado? Siempre están con lo mismo; el tópico de la judicialización… Es como si alguien se salta un semáforo en rojo y, cuando se le multa, dice que el problema de la circulación no se resuelve con guardias. Es absurdo; una democracia no puede actuar de otra forma cuando alguien infringe la ley desde el principio”.

Cuarta trola: “Es la historia de España contra Cataluña”
Carmen Iglesias. Directora de la Real Academia de la Historia.
“No es más que una fantasía propia de los regímenes autoritarios, y los separatistas catalanes tienen una tendencia totalitaria muy clara. Son elementos comunes muy conocidos: un chivo expiatorio, que en este caso es España, el “España nos roba”, y una fantasía histórica. Decir que la Generalitat existe desde hace siglos es una fantasía, al igual que la manipulación de la Guerra de Sucesión como una guerra contra Cataluña, porque fue una guerra internacional. Lo que sí ocurrió es que la oligarquía catalana de entonces le juró fidelidad a Felipe V, que se lo dio todo, y permanecieron a su lado hasta que la escuadra anglo-holandesa se situó frente a Barcelona y se pasaron al infante Don Carlos, pensando que iba a ganar. La historia fue otra, en definitiva, y el separatismo beneficia siempre a las clases poderosas. Si hiciéramos un estudio de las familias que mandaban en Cataluña, no en el siglo XIV, pero sí desde el siglo XVIII hasta la actualidad, veríamos cómo se reproduce una oligarquía catalana que nunca pierde. Ahora, esas grandes familias abanderan el independentismo y les hacen creer a los demás que la independencia les va a traer el paraíso perdido. La inmersión lingüística, por ejemplo: lo que se crea es una mano de obra barata”.

Quinta trola: “No fue un golpe de Estado”
Alfonso Guerra. Exvicepresidente del Gobierno.
“Jurídicamente, es la misma cosa. Tejero dijo, 'la Constitución no vale' y los independentistas han dicho lo mismo. Jurídicamente, no hay ninguna diferencia. Lo que pasa es que hay gente que no quiere aceptarlo, porque les duele aceptar la realidad. Es lo mismo. Como mínimo, en Cataluña ha habido tres intentos de golpe de Estado: 1931, 1934 y 2017. ¿Y dicen algunos que exageramos cuando se condena lo sucedido? Hombre… deberíamos aprender, porque siempre es lo mismo y siempre basado en una gran mentira. Es que no puede ser… Hay que tener las cosas claras, y hay mucha gente que no las tiene: aquí lo que ha pasado es que un partido político, nacionalista catalán, que proclamó en las Cortes que jamás sería independentista, que eran autonomistas, llega un momento en el que dice, ahora no, ahora somos separatistas. En el debate del Congreso del 22 de julio de 1978 dijeron eso, que se podía confiar en ellos, que ya se habían autodeterminado con esta Constitución, que nunca serían independentistas ni separatistas. 'Confíen en nosotros, que creemos en esta España democrática'… Lo dijeron, sí, y les creímos. ¿Fuimos unos pardillos? Probablemente. Porque no era verdad”.

Sexta trola: “Antes que la ley está la democracia”
Fernando Savater. Filósofo.
“Aquí todavía se tiene la idea de que el gobernante está por encima de las leyes. Se piensa que el gobernante, una vez que ha sido elegido legalmente, pasa automáticamente a estar por encima de las leyes mientras que en otros países, sobre todo anglosajones y escandinavos, cuando un gobernante sale elegido es cuando está más vigilado para exigirle el cumplimiento de las leyes. Aquí, cuando tras las Cortes de Cádiz se intenta implantar un sistema democrático, centralizado e igualitario, enseguida surgen grupos reaccionarios, fundamentalmente movimientos religiosos; la Iglesia católica, de hecho, ha sido un elemento nefasto en la historia de España. La degeneración de todo eso es el carlismo, que se transforma en nacionalismo, que es el mal endémico de la democracia en España, en el XIX, en el XX y en el XXI. Las dos regiones más protegidas y beneficiadas por el Estado son el País Vasco y Cataluña y son las dos que tienen intenciones separatistas. No se dan cuenta de que su desarrollo ha sido a costa del resto de España, no es que se hayan lanzado a la aventura, por su cuenta y riesgo, y les haya salido bien”.

Séptima trola: “Es un movimiento pacífico y festivo”
Paco Frutos. Exsecretario general del PCE.
“Me hace gracia cuando dicen eso de que no hay violencia… Es verdad, no han sacado los tanques a la calle, como hizo Tejero, porque la Generalitat no los tenía, no sé si esperaba tenerlos, pero la violencia larvada existe, se percibe, y tiene una repercusión directa sobre la gente. La expresión más clara de esa violencia larvada es el miedo a hablar; también eso ocurría en el franquismo. La pregunta que más me repito, que no consigo contestarme, que me deja perplejo, es cómo hay tanta gente que se deja engañar en Cataluña… Se han dejado lavar el cerebro de tal forma que ya no son capaces de distinguir nada de la realidad. ¿Cómo es posible eso, y en Cataluña, con el proceso histórico que hemos vivido desde el franquismo? Si hay quien dice que RTVE y los medios públicos españoles están manipulados, TV3 y Catalunya Ràdio son agentes directos de Goebbels. La sociedad se ha roto, familias, amigos, compañeros de trabajo… Han creado un enfrentamiento que ya veremos si es reparable”.

Denuncian ante Unicef que la escuela catalana adoctrina a los niños “como en la Alemania nazi”
M.A. Ruiz Coll okdiario  3 Marzo 2019

Niños utilizados para cortar carreteras durante la huelga general convocada por el asesino de Terra Lliure Carles Sastre, escuelas engalanadas con lazos amarillos y con pancartas a favor de los “presos políticos”, niños cubiertos con la estelada, utilizados como imagen icónica de las manifestaciones independentistas, libros de texto que manipulan la historia para alimentar el mito de una Cataluña oprimida durante siglos por el resto de España.

La asociación Cataluña Pueblo de España, fundada en Lausanne (Suiza), ha denunciado en una carta dirigida a la directora general del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Henrietta H. Fore, la manipulación de los niños por parte del independentismo y el adoctrinamiento que se produce en las aulas de Cataluña.

El presidente de la entidad, François Meylan, explica en su escrito que Cataluña “sufre una profunda fractura social, causada por actos de discriminación, manipulación y violencia psicológica o incluso física por parte del aparato separatista catalán” y apela a la necesidad de garantizar en la región los principios que defiende Unicef en su carta fundacional: “La supervivencia, la protección y la satisfacción de los niños son imperativos del desarrollo universal cuyo respeto es esencial para el progreso de la humanidad”.

“¿Cómo se puede lograr este desarrollo de los niños en la autonomía catalana”, se pregunta François Meylan, “si están sometido desde una edad temprana a las presiones de un mecanismo de adoctrinamiento y propagandista? Les hacen creer que viven en una región ocupada, a veces por un enemigo, España, y a veces por un enemigo interno que piensa de manera diferente. En tal clima, ¿en qué adultos pueden convertirse? ¿Responde esto a la misión de Unicef?”

En su carta dirigida a la directora general de Unicef, explica que la asociación Cataluña Pueblo de España fue fundada el año pasado en Lausanne (Suisse), está integrada por voluntarios que residen en distintos países para “luchar contra el nacionalismo y el supremacismo en la autonomía catalana en España y Europa, con el fin de evitar una futura guerra en el continente”.

La carta dirigida a la sede de Unicef en Nueva York incluye una galería fotográfica que muestra cómo el independentismo utiliza a los menores para ponerlos al servicio de su causa política: los pequeños aparecen como protagonistas de los actos convocados por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), pero también en los programas infantiles de TV3 explicando por qué quieren que Cataluña se independice de España. “Una situación que recuerda a la de la máquina inteligente, fría y sin amor de la Alemania nazi“, escribe François Meylan.

También dedica un apartado a denunciar el adoctrinamiento en las aulas que se produce en Cataluña, que fue acreditado en un informe de la Alta Inspección que los dos últimos ministros de Educación han preferido guardar en un cajón.

“En Cataluña se reescribe y falsifica la historia“, relata, “los libros escolares se transforman en manuales de adoctrinamiento. Se reprime el uso del español en el patio de recreo, a pesar de que es la lengua materna del 55% de la población catalana”. En los libros de texto, se compara a Cataluña con Francia, Italia o Inglaterra, a pesar de que jamás en su historia ha sido un Estado.

“Peor aún”, añade, “se educa a los niños en una lógica de guerra de liberación contra un opresor que no existe“. Algo que equivale a “inducir en el niño la negativa a explorar una realidad distinta a la suya, aquella con la que fue adoctrinado”. En opinión del presidente de Cataluña Pueblo de España, todo ello se traduce en adultos que actúan con mecanismos de defensa propios del trastorno narcisista: “ven la vida de forma exclusivamente binaria: blanco y negro … presa y depredador. Se vuelven extremadamente tóxicos para los que lo rodean“.

En vista de lo anterior, señala François Meylan, “es fácil comprender el daño profundo y duradero que sufre la población catalana (de 7,5 millones de habitantes, al menos dos tercios no son separatistas) por parte del aparato separatista”.

Meylan explica a la directora general de Unicef que todo ello tiene un trasfondo delictivo: “La utilización de una policía política, los Mossos d’Esquadra, la existencia de los autoproclamados Comités de Defensa de la República (CDR) que se comportan como matones, la malversación de fondos públicos en la propaganda y la manipulación de las masas y en el enorme caso de corrupción del político Jordi Pujol y su clan del 3%”.

Por todo ello, pide a Henrietta H. Fore que tome las medidas necesarias para garantizar la protección de la infancia, utilizada por los independentistas como un elemento más de propaganda y de manipulación para conseguir, en las generaciones futuras, la ansiada mayoría secesionista.


Recortes de Prensa   Página Inicial