AGLI Recortes de Prensa   Sábado 9  Marzo 2019

Regalo flores a cambio de votos
José María Gay de Liébana okdiario  9 Marzo 2019

Palabras, palabras y palabras. Parole, parole, parole… que cantaba Mina. Sólo palabras se escucharán durante las próximas semanas saliendo de la boca de los políticos. No descartemos, además, que también les veamos regalando flores en los mercados, regando los oídos a los auditorios con benditas profecías económicas de una España mejor, llamada a liderar Europa! ¡O vayan ustedes a saber! ¡Por un voto, un millón de promesas y lindas palabras! Aterrizamos en el mundo real. el PIB per cápita en España está en 25.000 euros anuales, muy por debajo de la media de la Europa de los 28, casi 30.000 euros. Y el salario medio en nuestro país no llega a los 26.000 euros anuales.

Cerramos 2018 con 18,8 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, a distancia considerable de los 19,8 millones de empleos de 2007. España está infectada por un crecimiento no inclusivo: desigualdades de renta, riqueza y oportunidades, con pronóstico severo tirando a peor. El 27% de nuestra población se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social. Y el modelo productivo se concentra, como tantas veces reiteramos, en servicios de bajo valor añadido y con nuestro sector industrial manufacturero contribuyendo con menos del 13% al PIB.

Entretanto, los viernes al sol de nuestro Gobierno, ornamentados con vastas y generosas medidas de corte social, con toques populistas e ínfulas electoralistas, dan pábulo a un desbordado gasto público que, así por encima, podría suponer un agujero –si se suman las entregas a cuenta a las Comunidades Autónomas– de varios miles de euros para 2019. Quienes asuman las responsabilidades de gobernar España tras las inquietantes elecciones tendrán que lidiar con un repunte del déficit que solo podrá acarrear medidas nocivas bien por la vía de mayores ingresos que es lo mismo que decir más impuestos o a través de podar gasto social que es lo mismo que decir recortes de esos que enervan al respetable que da rienda sueltas a protestas callejeras.

¡Un beso y una flor!, como cantaba Nino Bravo por un voto, ¡todo vale! Pero, dicho lo anterior, la pregunta clave: ¿qué tal anda nuestra economía? Digamos que por el momento con cierta firmeza de la demanda interna frente a un entorno exterior algo complicado. El crecimiento actual de la economía española, no tan robusto como dicen, al menos es más sostenible: no todo son aquellos vientos de cola –bajo precio del petróleo, depreciación del euro…– que estimularon nuestra economía temporalmente.

Si la demanda interna tira del crecimiento, el sector exterior pierde brío, contagiado por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que por el momento parecen relajarse a modo de tregua, y por la espada de Damocles de ese Brexit que podría dañar a Europa y, en particular, a nuestra economía, muy sensible a Reino Unido que representa un gran socio comercial y el principal emisor de turistas que llegan a España, con más de 18 millones en 2018, con superávit comercial en nuestras transacciones. Por añadidura, el panorama europeo está algo turbio, con un anémico crecimiento de la Eurozona. De momento, en 2019 tenemos avance económico, pero con tendencia a moderarse por la madurez del ciclo y el empeoramiento del sector exterior. Habrá que ver si el empleo sigue empujando y si las aún cómodas condiciones financieras animan al consumo y la inversión, con una inflación moderada y el temor a los ajustes fiscales a golpe de decreto-ley electoral que nuestro Gobierno vaya prodigando durante estas semanas

Votar a Vox es votar a Sánchez
Ramón Pérez-Maura ABC 9 Marzo 2019

Empecínense cuanto quieran. Narciso Michavila y su siempre fiable Gad3 nos han hecho una fotografía inequívoca del escenario electoral: en la hora presente, PP y Vox sumarían los mismos votos que obtuvo el PP en 2016. Pero la división del voto traduciría eso en 24 escaños menos. El gozo de Pedro Sánchez es sin igual: así se las ponían a Fernando VII.

Hay en Vox un voto de resquemor, sin duda. Una denuncia de las políticas del PP durante el mandato de Mariano Rajoy. Fueron años en los que se dio prioridad a rescatar al país de la quiebra y de ser intervenido. Y eso se hizo a costa de preterir una parte relevante del programa electoral. Tras la renuncia de Rajoy el propio partido tuvo unas elecciones internas de una limpieza incuestionada, un espejo en el que podrían mirarse los promotores de muchas primarias de la hora presente, desde los candidatos socialistas al Ayuntamiento de Madrid hasta los de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León. Y el resultado en el PP fue la victoria del candidato que representaba la alternativa al continuismo del rajoyismo. Mas eso dio igual a los que ya tenían en marcha su propio chiringuito. Y ahora exhiben un resentimiento que evoca el clásico «¡Que se joda el coronel, que yo no como el rancho!» Las patadas se las van a dar los votantes de Vox en sus propias espinillas.

Hay asuntos en los que, efectivamente, Vox y el PP están muy muy lejos y las próximas elecciones europeas son el mejor ejemplo de ello. El pasado lunes me tocó moderar el primer debate ante las elecciones europeas organizado por la Unión Paneuropea. Las ideas defendidas por el representante de Vox, el abogado del Estado Jorge Buxadé, están en las antípodas de las que defiende el PP. Esencialmente porque Vox denuncia esta Europa que ha dado a España el desarrollo que hemos logrado en los últimos treinta años. Una España a la que llegaron de toda Europa unos fondos que nos dotaron de unas infraestructuras muy superiores a las que tiene hoy, por ejemplo, el Reino Unido -desde donde escribo estas líneas-. El discurso del representante de Vox alcanzó tal extremismo que en un momento fue interrumpido por el representante de Podemos, Marco Candela, para decirle que él estaba de acuerdo en lo que Vox proponía en un punto concreto, lo que generó la carcajada del centenar de personas presentes en el salón de actos de la APM -bastantes de pie-. Buxadé también proclamó reiteradamente que van a ir a Europa a defender a España. De lo que cabe deducir que creen que nos ha ido mal y quizá que nos hubiera ido mejor si no hubiéramos estado en Europa. En la única Europa política que había, en ésta. Cada cual saque sus conclusiones.

Pero el distanciamiento entre estos partidos que se da en los comicios europeos no es tal en las elecciones generales. Como es lógico son dos partidos con dos programas. Pero con muchos puntos en común, como no puede ser de otra forma cuando Vox ha sido creado a partir de la suma de antiguos afiliados del Partido Popular. Esos votantes tienen ante sí la responsabilidad de decidir si es tanto lo que les separa del PP que prefieren que siga en La Moncloa el actual inquilino. Si lo que hemos visto a lo largo de estos diez meses es mejor para España que un Gobierno del PP, sin duda con apoyos. Pero esos apoyos serán inútiles si Pablo Casado no obtiene un resultado muy por encima de lo que aventuran hoy los sondeos. Entonces se demostraría que votar a Vox fue votar a Sánchez.

PaPadura, CaCadura, caradura
Nota del Editor  9 Marzo 2019

A ver quién, en su sano juicio, puede votar al PP. Hay que tener mucha cara o andar muy despistado para "modular" la opinión de los aún creyentes del PP para que sigan votándole, de modo que parezca que algo cambia y todo siga igual. Porqué se empeñan en ningunear a Vox, la única alternativa para un voto serio y español.

Adoctrinamiento en las aulas
Santiago Navajas Libertad Digital 9 Marzo 2019

Un instituto andaluz tenía previsto castigar a los alumnos varones para que sufrieran en sus propias carnes el heteropatriarcado que las mujeres han sufrido históricamente. Como si el pecado original de la masculinidad se transmitiese a través del cromosoma Y, de modo que tuvieran que expiar lo que podríamos denominar la "culpa de la testosterona". El castigo para los chicos consistía en quedarse en clase mientras las alumnas se iban al recreo. El problema es que la dignidad de las personas exige hacer responsable a cada persona por lo que ha hecho dicha persona no sus ancestros o el colectivo bajo el que puede ser etiquetado. Por ello hay un artículo de la Constitución que reza:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Aunque es verdad que la Constitución no dice nada del "género", una especie de "sexo social", la última frontera del izquierdismo para generar división, crear resentimiento, manipular a la gente y generar privilegios para los sectarios de su tribu.

Lo del instituto andaluz no es anecdótico sino que es el síntoma del programa que lleva a cabo un grupo de profesores que se consideran más bien "guerreros pedagógicos", consistente en captar estudiantes con tendencias radicales, y/o avasallar a alumnos inocentes, para adoctrinarlos para sembrar semillas ideológicas de cara a las luchas partidistas del futuro. Los pequeños nacionalistas de hoy serán los que den mañana el próximo golpe de Estado. Las juventudes ecologistas serán las próximas levas de los antivacunas y antinucleares. Las feministas alevines que hacen "huelga" en los centros educativos serán las próximas ministras de Justicia que modifiquen la Constitución para acabar con la presunción de inocencia de los hombres heterosexuales cis-género.

Comisarios políticos en lugar de profesores se dedican a explotar la debilidad ideológica de sus alumnos en pleno proceso de formación para destruir lo que consideran errores "pequeño burgueses": la educación propiamente dicha, la libertad personal, el sistema constitucional, el Estado de Derecho, la simetría penal sin discriminaciones, la presunción de inocencia, el honor, el patriotismo… todos ellos "errores" e "ilusiones" de los que supuestamente hay que "despertarlos" para llevar a cabo una revolución que solo será posible si se trabaja la ortodoxia y la acción revolucionaria a la que se sacrificará la familia, los amigos y el matrimonio, así como la verdad, la libertad y la justicia.

En lengua orwelliana, al adoctrinamiento lo denominan "inculcar valores cívicos". La crítica al feminismo hegemónico será sistemáticamente catalogado como "comportamientos y discursos machistas" y se criminalizará a los opositores al dogma dominante como si estuvieran "discriminando a las mujeres y victimizando a los hombres". No se dejará ni que escuchen música ni vean vídeos o películas tranquilamente porque todo lo contaminarán de política siguiendo el cliché feminista-leninista de que "lo personal es político", anulando la autonomía tanto de la estética como de la ética. Si sus padres tildaron a John Ford de fascista, los nuevos inquisidores tratan de machista a cualquiera que cante al amor romántico ya se llame Joaquín Sabina, Serrat, Mecano, Alaska y Dinarama, Loquillo o Maluma.

La joya de la corona de esta "educación para ciudadanía feminista" consiste en talleres de masculinidad donde se trata a los alumnos como si fuesen enfermos que tienen que someterse a terapia para así convertirse en "hombres nuevos", una especie de "renacidos" que abandonen esas manías heteropatriarcales que se empeñan en reproducir los chicos como jugar al fútbol, ser competitivos, pegarse e insultarse amigablemente y tratar de ligar (y luego consolarse por su fracaso). Tras haberlos (de)construido según la ideología de género tendríamos unos niños y adolescentes susceptibles de ser captados para los comandos que aparentan ser ovejas feministas pero que en realidad son lobos marxistas.

En ciertas zonas de Andalucía se pronuncia "aulas" de manera que parecen decir "jaulas". La extrema izquierda -siguiendo a uno de sus gurús, Michel Foucault- consideró la institución educativa semejante a las prisiones o los manicomios en cuanto que serían centros de represión y disciplina. Hasta que la izquierda consiguió el poder y el control de dichas instituciones. Desde entonces ha convertido las escuelas, institutos y universidades en centros de adoctrinamiento donde castigar y vigilar a los alumnos que se salgan del guión políticamente correcto y del feminismo de género. Han convertido las aulas en jaulas. Y esta vez no como una cuestión fonética, sino ideológica.

Infausta Celaá
Jesús Rul. vozpopuli  9 Marzo 2019

Vacua y falaz la gestión de la ministra de Educación, que sigue negando la evidencia de que en algunos territorios los libros de texto son medios de adoctrinamiento que atentan contra la objetividad y vulneran el pluralismo

La gestión de la señora Isabel Celaá al frente del Ministerio de Educación del Gobierno Sánchez, con carencias objetivas de legitimidad y legalidad (ver “Legalidad y legitimidad del gobierno Sánchez”), se ha caracterizado en 9 meses por la vacuidad, las falacias y el entreguismo a los nacionalismos fragmentarios, como queda explicito en sus recientes declaraciones a Europa Press, en detrimento de la Nación y la dignidad de los españoles.

1.- Sostiene Celaá que “el castellano no está discriminado”, que “el castellano ya es lengua vehicular en las escuelas vascas y catalanas” y que (el castellano) “no está en riesgo de exclusión o discriminación”.

-Hechos discriminatorios que la contradicen: se discrimina a los españoles al exigirles como requisito un grado de conocimiento del catalán para acceder a puestos de trabajo; se presiona y sanciona a empresas por rotular sus negocios en castellano; se discrimina a los alumnos al imponerles la inmersión lingüística en catalán y excluir el castellano en los usos y costumbres orales y escritos de la vida escolar; se discrimina y segrega a los alumnos al imponerles la “atención escolar individualizada” (STS 10.02.2013) como respuesta a la demanda de enseñanza en castellano de las familias.

En definitiva, se utilizan las lenguas cooficiales como arma de identidad diferenciada con fines ideológicos de segregación lingüística y política.

-En contra de lo que afirma, el castellano no es lengua vehicular en las escuelas. Tanto es así que el Tribunal Constitucional (sentencia 31/2010) y el Tribunal Supremo (diversas sentencias) han tenido que intervenir como garantes de los derechos lingüísticos de los ciudadanos ante la pasividad irresponsable de los Gobiernos de la Nación, estableciendo un mínimo del 25 % del tiempo lectivo semanal. Los gobiernos nacionalistas lo han de ejecutar “caso a caso” por mandato judicial pero eluden aplicar el derecho jurisprudencial a todas las escuelas.

En algunas autonomías el castellano se ha ido relegando hasta ser tratado como una lengua extranjera en los usos y costumbres de la vida oficial y escolar

2.- Sostiene Celaá que hacer del castellano lengua vehicular de pleno derecho en toda España afectaría al “bloque constitucional”.

-Hechos que la contradicen. La locución “bloque constitucional” carece de rigor sistemático y jurídico. Tanto el constitucionalismo como el Derecho constitucional coinciden en que la Constitución es ley de leyes; es decir la ley fundamental, cuyo marco y contenidos determinan, sin exclusión, todo el entramado de derechos, deberes, principios, instituciones y normas de la actividad legislativa y reglamentaria. En consecuencia, los estatutos de autonomía son leyes orgánicas (art. 81 CE), cuya legitimidad se funda de forma exclusiva y excluyente en la Constitución. Corrobora lo dicho, por ejemplo, la sentencia del Tribunal Constitucional 31/2010 que declaró inconstitucionales determinados preceptos del Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006.

El artículo 3 de la CE establece que “el castellano es la lengua española oficial del Estado” y que “Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.

Hasta el presente, este derecho fundamental no se ha desarrollado mediante una ley orgánica como correspondería (art. 80 CE). Por el contrario han sido las autonomías con lenguas cooficiales las que han hecho desarrollos normativos, caracterizados por el dominio de las lenguas cooficiales en detrimento del castellano que se ha ido relegando, en muchos casos, como lengua extrajera en los usos y costumbres de la vida oficial y escolar.

3.- Sostiene Celaá que “el sistema de inmersión lingüística es constitucional”.

-Contrariamente, ninguna sentencia constitucional avala la discriminación por razones lingüísticas, sino todo lo contrario. El modelo de inmersión lingüística en una lengua distinta a la materna, familiar o habitual es un simple sistema de aprendizaje. Los gobiernos catalanes –nacionalistas y socialistas- han impuesto obligatoriamente la inmersión lingüística en catalán a los alumnos de habla castellana. Esta imposición es discriminatoria con relación a los alumnos de habla habitual catalana que aprenden en la lengua familiar, conculca derechos constitucionales (igualdad, conocer el castellano) y es un hándicap para el éxito escolar de los alumnos: el 90% de los alumnos catalanes que repiten curso en la educación obligatoria son de lengua familiar castellana. OCDE-PISA 2015.

Señora Celaá, sus afirmaciones sobre la ‘constitucionalidad’ del modelo de inmersión catalán son motivo de dolor y sufrimiento para muchas familias

4.- Sostiene Celaá que el adoctrinamiento es mínimo de sólo un 0,2% de los libros de texto.

Esta afirmación va más allá de la ignorancia y entra de lleno en la mala voluntad para eludir responsabilidades y confundir.

-Los hechos que la contradicen son abrumadores. Los estudios llevados a cabo tanto por el Sindicato de Profesores AMES, como por la Asociación de Profesores por el Bilingüismo y por Historiadores de Cataluña coinciden en que los contenidos de los libros de texto y materiales de Ciencias Sociales, Geografía e Historia contienen diferencias notables en el tratamiento de estas materias en los libros editados en catalán en comparación con los editados en castellano, incluso de la misma editorial. Los rasgos diferenciales en el caso catalán son:

- Tratamiento histórico y geográfico preferentemente exclusivo de Cataluña y excluyente o casi excluyente de España, y con rasgos nacionalistas.

- Contenidos con enfoque ideológico nacionalista, con tratamiento parcial o poco imparcial, con sesgos y errores opuestos al carácter educativo de los libros de texto.

El relato de estos libros, que son los que mayoritariamente se usan en los centros educativos, les convierte en medios de adoctrinamiento y les invalida como instrumentos educativos: atentan contra la objetividad, vulneran el pluralismo y la neutralidad ideológica.

Señora Celaá, si quiere tener un conocimiento veraz de lo que sucede visite centros educativos en Cataluña. Quizá no se atreva o no se lo permitan. En un tema tan sensible, sus afirmaciones son motivo de dolor y sufrimiento para muchas familias.

El BCE certifica la zombificación de la economía
Daniel Lacalle  elespanol 9 Marzo 2019

“Money’s too tight to mention”. Valentine Brothers.

No hace falta reiterar la evidencia de la ralentización de la Eurozona y el deterioro acelerado de las principales economías, pero el BCE lo hizo el jueves. Cercenó sus propias expectativas de crecimiento para la Unión Europea de hace tres meses en más de un 50%.

Ante la clarísima ralentización, el único país de la OCDE que quiere aumentar de manera masiva los impuestos y el gasto corriente es el nuestro, España. Y con ello, muestra que las estimaciones revisadas a la baja pueden empeorar.

El primer error en la Eurozona es pensar que es un problema de liquidez. El Banco Central Europeo ha inyectado más de 2,8 billones de euros de estímulo monetario y tipos cero, y el resultado no puede ser más pobre. Porque esa enorme inyección de liquidez ha servido para disfrazar los enormes desequilibrios de Estados que se han negado a hacer las reformas estructurales necesarias. Los tipos bajos y la enorme liquidez han sido la excusa para abandonar una agenda reformista seria y fiarlo todo a unos ingresos fiscales que probablemente empiecen a desplomarse junto a la producción industrial y las decisiones de contratación.

Europa ha perdido una oportunidad única de aprovechar la recuperación para hacer su economía más dinámica, competitiva y sólida. España lanzó importantes reformas pero no solo las ha abandonado sino que el Gobierno piensa que todos los ajustes deben hacerse vía mayor expolio a familias y empresas. Con ello, planta las raíces de la próxima –y más severa– crisis.

Los Estados europeos, que se han beneficiado desproporcionadamente de tipos completamente desconectados de la realidad de riesgo y que ya se han gastado todo el ahorro de sus intereses de la deuda, han pensado que a los extremismos se les combate con más desequilibrios y más gasto estructural, y se encuentran con la realidad de que no solo se ponen escollos al crecimiento, sino que alimentan aún más el argumentario de esos extremistas. Cuando introduces en la mente de la gente la idea de que el dinero es gratis y crece en los árboles, tienden a creérselo.

¿Por qué? Porque una política monetaria diseñada para dar tiempo a que se llevasen a cabo reformas profundas se ha utilizado como excusa para incentivar el gasto, la deuda y tomar más riesgo. Efectivamente, como hemos dicho desde hace años, los tipos bajos y la alta liquidez no reducen el riesgo, lo disfrazan.

La producción industrial, índices manufactureros, confianza del consumidor e indicadores de tendencia económica han empeorado de manera notable hasta los peores niveles en tres años.

Según el BIS, un 10% de las empresas en las seis mayores economías de la Unión Europea son zombis (aquellas que no pueden cubrir sus gastos por intereses de deuda con beneficios recurrentes).
El Banco Central Europeo se encuentra en una trampa de liquidez porque los gobiernos siguen pensando que el problema de falta de productividad, crecimiento y deuda es de “escasez de demanda” y que son ellos los que tienen que gastársela. Y es un error constante de diagnóstico. No puedes incentivar la demanda destruyendo los incentivos a crecer, consumir e invertir.

No, el problema de la Eurozona o de España no es de falta de gasto ni mucho menos de falta de ingresos, es un problema de exceso de intervencionismo e impuestos que ahogan los sectores productivos mientras la política monetaria y fiscal beneficia desproporcionadamente a los sectores menos eficientes, más endeudados y de menor productividad.

Es un grave problema, porque la Unión Europea no se da cuenta de que la guerra de bancos centrales no se puede ganar cuando no eres la moneda de reserva del mundo y no tienes el dinamismo ni la balanza financiera de Estados Unidos. No solo por eso; es que el problema de la Unión Europea no es de falta de liquidez ni de tipos bajos, es que los agentes económicos están asfixiados en un sistema de desincentivos al crecimiento y el empleo.

La solución a la Unión Europea –y a España con ella– no va a venir de mayores desequilibrios financiados a costa de los salarios reales y los ahorros de sus ciudadanos. Es hora de cambiar un modelo que –sin quererlo, no nos engañemos–beneficia de manera mucho más agresiva a los sectores de baja productividad, los subvenciona y los zombifica, y le pasa la factura a los demás en forma de mayores impuestos.

No es que la política del Banco Central Europeo haya fracasado, es que los Estados han despilfarrado la oportunidad. Y piensan que la solución es despilfarrar más.

Y la solución, por primera vez en la Unión Europea de los planes eternos de gasto que solo dejan estancamiento, son políticas de oferta: reducir la pesadísima carga fiscal, aligerar la carga burocrática, aprovechar los elementos únicos y excepcionales de cada economía europea en vez de igualar constantemente a la baja, y reducir la pesada carga de gastos corrientes, en vez de hacer una carrera a ver quién gasta más. Unir esfuerzos en una regulación tecnológica y financiera que sea sencilla, atractiva y sólida para ser líderes, no daños colaterales, del cambio global.

China ha implementado esta semana la mayor bajada de impuestos de su historia, y Estados Unidos lo hizo hace un año y medio. La Unión Europea, aumentando sus desequilibrios y costes fijos, se convierte en un perfecto peón a sacrificar en una negociación entre EEUU y China. Es como un atleta que se presenta a una carrera con treinta kilos de más y dos bolas de acero encadenadas a los pies.

Mario Draghi no tiene la culpa de que no se hagan reformas estructurales que no dependen del BCE, pero el BCE sí tiene la culpa de mantener un sistema de incentivos perversos cuando sabe que se abusa de él.

Los gobiernos seguirán apuntándose una bajada de prima de riesgo de la que no son totalmente responsables, porque la demanda en el mercado secundario de sus bonos si el BCE no inyectara liquidez sería inexistente a estos tipos. Pero lo triste es que nuestro Gobierno está ignorando todas las señales de ralentización y poniendo enormes escollos al crecimiento mientras gasta mucho más sabiendo que el destrozo tendrá que gestionarlo otro. Y entonces le echarán la culpa a los “recortes” y a que el BCE no apoya.

La política monetaria expansiva es siempre contraproducente cuando el principal beneficiario, el sector público, la usa para desplazar y asfixiar al contribuyente. Y los riesgos de zombificación se convierten en realidades.

Propaganda socialista desde el BOE
 larazon 9 Marzo 2019

Como hemos denunciado reiteradamente, si nos hallamos en la actual tesitura electoral es a cuenta del fracaso palmario del Gobierno de Pedro Sánchez, que fue incapaz de articular una mayoría parlamentaria en torno a su proyecto de Presupuestos Generales, que es el instrumento idóneo para desarrollar un programa político digno de ese nombre, tal vez, porque sus socios de aluvión en la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy buscaban unos objetivos que se compadecían poco con la gobernabilidad del país, su estabilidad y la gestión de los intereses generales. Obligado, pues, al adelanto de las elecciones generales, lo lógico y lo que marcan las leyes no escritas de los usos democráticos, era que el Gabinete saliente hubiera mantenido la mayor neutralidad institucional, atendiendo a aquellos asuntos marcados por la urgencia o predeterminados por el calendario.

Sin embargo, y bajo la peregrina argumentación de que se trata de un Gobierno completamente vigente hasta el cierre de las urnas el próximo 28 de abril, el Ejecutivo socialista ha utilizado el BOE y el atril del Consejo de Ministros para llevar a cabo una escandalosa campaña electoral, promulgando una larga serie de decretos que se pretenden «sociales», pero que, en realidad, no son más que parches al proyecto presupuestario fracasado, eso sí, publicitados con todos los medios públicos a su alcance.

Que la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, reconociera paladinamente que era conveniente mantener la neutralidad que impone el periodo electoral y se refiriera como justificación a la denuncia presentada ante la Junta Electoral Central por el Partido Popular, que todavía está en fase de resolución, sólo confirma lo que venimos diciendo y conocen todos los periodistas que siguen las ruedas del Prensa en Moncloa: la deriva mitinesca, en ocasiones tosca, de las intervenciones de la portavoz del Consejo y de algunos ministros, que no se recataban a la hora de rechazar las actuaciones e iniciativas de los partidos de la oposición con los tintes más negros de la demagogia.

Pero si ayer se mantuvo una cierta contención verbal, volvió a reiterarse el uso del BOE en la maquinaria de propaganda socialista, esta vez con una batería de medidas de indudable alcance populista, como la ampliación de las ayudas a hijos de familias desfavorecidas o la extensión del subsidio a los parados de larga duración a los mayores de 52 años, sin más sostén presupuestario que unas previsiones de ingresos por incremento de las cotizaciones cifradas en 3.300 millones de euros que nadie en el Gobierno puede garantizar. Seguirán más decretos de este tipo, incluso aunque se llegue al filo de las urnas, porque, como reafirmó Celaá, se trata de un Gobierno pleno de potestades ejecutivas, que no entra en funciones hasta después de las elecciones.

La argucia, sin embargo, se descubre fácilmente ante las dificultades que encuentra ese Gobierno de pretendida eficacia para abordar las reformas legislativas de calado, como la legislación laboral, ante la falta de apoyo parlamentario en la diputación permanente de las Cortes. Hay que insistir, pues, en que asistimos a un espectáculo inédito desde la Transición, protagonizado por un Ejecutivo en minoría parlamentaria, con su fecha de caducidad tasada, que pretende sustituir una acción política fracasada mediante el uso torticero de los reales decretos, un instrumento ejecutivo excepcional, mucho más cuando se emplea en período de elecciones.

En resumen, propaganda partidista a cuenta de todos, que convierte la posición ejecutiva del PSOE en un ariete contra el resto de los partidos políticos con los que compite en las urnas. Pero tan burda, que no creemos que llegue a calar en una sociedad ya curada de electoralismos a base de barra libre presupuestaria.

Reivindicación franquista de Antonio Machado
Jesús Laínz Libertad Digital 9 Marzo 2019

Para agitar un poco más la Guerra Civil ahora que, con las elecciones a la vuelta de la esquina, conviene, como diría el inmortal ZP, que haya tensión, Pedro Sánchez ha viajado al sur de Francia a reivindicar la Segunda República mediante el homenaje a dos ilustres republicanos allí enterrados, Manuel Azaña y Antonio Machado. Según el inquilino de la Moncloa, este homenaje ha llegado "tarde, muy tarde", y ha tenido que ser él quien les muestre "el respeto de su patria que un día les fue negado". Centrémonos hoy en Machado y comprometámonos a dedicar otro rato al presidente Azaña.

Porque el poeta, simpatizante de los partidos izquierdistas, fue un activo propagandista del bando republicano, miembro de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética y admirador de Stalin:

"Moscú, aunque salude con el puño cerrado, es la mano abierta y generosa, el corazón hospitalario para todos los hombres libres, que se afanan por crear una forma de convivencia humana que no tiene sus límites en las fronteras de Rusia. Desde su gran revolución, un hecho genial surgido en plena guerra entre naciones, Moscú vive consagrado a una labor constructora, que es una empresa gigante de radio universal (…) La Rusia actual, la Gran República de los Soviets, va ganando, de hora en hora, la simpatía y el amor de los pueblos; porque toda ella está consagrada a mejorar las condiciones de la vida humana, al logro efectivo, no a la mera enunciación, de un propósito de justicia".

Estos párrafos, y algunos más de contenido parecido, habrían bastado para justificar, en el ardor bélico de aquel tiempo, la enemistad hacia Machado de una España nacional recién vencedora de un bando republicano aliado de la Unión Soviética. Sin embargo, en noviembre de 1940, pocos meses después de su muerte en Colliure, se publicaba en Madrid el primer número de la revista falangista Escorial, dirigida por Dionisio Ridruejo y Pedro Laín Entralgo, destacados dirigentes de la propaganda del nuevo régimen. Con el título El poeta rescatado, Ridruejo incluyó en él, "como escritor falangista con jerarquía de gobierno", un emocionado artículo de homenaje a quien había sido su maestro en años pasados y su enemigo político en los recientes, artículo que habría de encabezar las obras completas de Machado editadas un año más tarde. Confesando su "amor, ternura y admiración" por él, afirmó que "ningún otro poeta contemporáneo ha entrado en mí más hondo" y que "con muy pocas reservas, le creo el poeta más grande de España desde el vencimiento del siglo XVII hasta la fecha". Y, lamentando que se hubiera alineado con el bando enemigo, le reivindicó con estas palabras:

"Basta ojear las páginas de este libro para asegurarse que, pese a todo, nosotros no podemos resignarnos a tener a Machado en un concepto de poeta nefando, prohibido y enemigo. Por el contrario, queremos y debemos proclamarlo –cara a la eternidad de su obra y de la vida de España– como gran poeta de España, como gran poeta nuestro".

Esta admiración por la obra de Machado no fue exclusiva de Ridruejo. Por ejemplo, el jesuita guipuzcoano Antonio Garmendia de Otaola publicó en 1949 Lecturas buenas y malas a la luz del dogma y de la moral, enciclopédico repaso de la literatura universal de considerable influencia entre el público lector deseoso de orientación moral. No es fácil encontrar en las páginas de Garmendia un autor que se salve. De Homero a Baroja, pasando por Boccaccio, Balzac, Cervantes o Quevedo, siempre aparece algún defecto, ya sea la inmoralidad, el ateísmo, la procacidad o el antipatriotismo. Ni siquiera se libraron de su veto algunos notorios defensores del régimen, como Azorín o Jardiel Poncela. Este último, tan ardiente apologista de Franco que prefería llamarle "San Francisco Franco Bahamonde", recibió el Premio Nacional de Teatro en 1947, lo que Garmendia consideró un enorme desafuero "porque no conseguimos explicarnos que en la patria de los mártires por Dios y por España se haya podido propinar un bofetón tan claro a la decencia nacional". También rechazó la concesión del Premio Nacional de Literatura en 1943 al falangista Rafael García Serrano por La fiel infantería, libro condenado –y retirado y no vuelto a publicar hasta 1958– por el cardenal Pla i Deniel por juzgarlo escéptico y volteriano y considerar inadmisible que los soldados nacionales fueran de putas y dijeran palabrotas. Por el contrario, el republicano Antonio Machado mereció ser definido por el censor como "poeta de la expresión clara y el pensamiento hondo", y su obra, como "lo más valioso de nuestra poesía del siglo XX".

Del interés prestado a la obra machadiana a lo largo del régimen franquista es buena prueba el libro que Concha Espina publicó en 1950, De Antonio Machado a su grande y secreto amor, en el que sacó a la luz las cartas, hasta entonces inéditas, que el poeta había dirigido a una enamorada anónima cuya identidad –la poetisa Pilar de Valderrama– no se desvelaría hasta 1981.

La obra de Machado se reeditó continuamente y se estudió de forma destacada en todos los colegios de España. Un solo ejemplo: el manual de Literatura española contemporánea de la editorial Anaya (Lázaro Carreter y Correa Calderón, 1964), calificó Campos de Castilla como "una de las cumbres de nuestra poesía contemporánea", La tierra de Alvargonzález como "la pieza maestra de la poesía narrativa contemporánea" y Una España joven como una "obra excepcional" dentro de las de "tema patriótico", de "fundamental presencia" en la obra machadiana.

Cuarenta y cuatro años después de su muerte, Pedro Sánchez desea sacar a Franco de su tumba por los mismos motivos electorales por los que ha visitado la de Machado para ofrecerle el "respeto de su patria que un día le fue negado". Sánchez, evidentemente, ignora lo arriba explicado, del mismo modo que también ignorará algunos párrafos del poeta sevillano –aunque él le crea soriano– que quizá le conviniese conocer:

"De aquellos que se dicen gallegos, catalanes, vascos, extremeños, castellanos, etc., antes que españoles, desconfiad siempre. Suelen ser españoles incompletos, insuficientes, de quienes nada grande puede esperarse (…) Razón tienes, diosa mía, cuando me dices que la República –¡tan deseada!, yo confieso haberla deseado sinceramente– nos ha defraudado un poco. La cuestión de Cataluña, sobre todo, es muy desagradable. En esto no me doy por sorprendido, porque el mismo día que supe el golpe de mano de los catalanes lo dije: los catalanes no nos han ayudado a traer la República, pero ellos serán los que se la lleven. Y en efecto, contra esta República, donde no faltan hombres de buena fe, milita Cataluña. Creo con don Miguel de Unamuno que el Estatuto es, en lo referente a Hacienda, un verdadero atraco, y en lo tocante a enseñanza, algo verdaderamente intolerable".

Durante el franquismo, régimen dictatorial surgido de una guerra civil en el que unos partidos ejercieron de vencedores y otros de vencidos, se homenajeó sin matices ni problemas la obra de un poeta que había militado entre estos últimos. Pero hoy, en un régimen democrático en el que, por su propia esencia, no puede haber ni vencedores ni vencidos, se prohíben homenajes a la obra del poeta Agustín de Foxá por facha.

El legado de corrupción de Susana Díaz
Editorial El Mundo 9 Marzo 2019

El cambio político en la Junta de Andalucía está poniendo al descubierto algunas de las prácticas corruptas que el socialismo, creyéndose impune, desarrolló en esa comunidad durante cuatro décadas. Y no se trata de épocas remotas. Según desvela EL MUNDO, el marido de Susana Díaz, José María Moriche, cobró de dos subvenciones millonarias concedidas por la Junta -entonces gobernada por el PSOE- a la federación andaluza de UGT, en la que el perito judicial ha detectado desvíos importantes de fondos públicos.

El Juzgado de Instrucción 9 de Sevilla, que investiga desde 2013 la supuesta trama diseñada por UGT-A para financiarse de forma irregular, sostiene que el sindicato coló la nómina de Moriche en 102 cursos distintos de tres subvenciones por valor de 25 millones de euros. Estaríamos ante cantidades presuntamente malversadas porque "no consta" el contrato o convenio que exige la ley entre UGT-A y el Instituto de Formación y Estudios Sociales para que dicho instituto ejecutara los cursos. No ha sido pequeña la desfachatez socialista en Andalucía, pero que el marido de toda una ex presidenta se lucre con dinero público por trabajos no realizados constituye un escándalo especialmente bochornoso.

La falta de alternancia en el poder deparó un régimen poco ventilado en el que el nepotismo llegó a convertirse en una seña de identidad: recordamos el caso Manuel Chaves y su hija Paula. El castigo electoral del pasado diciembre no puede desligarse de casos de corrupción tan escandalosos como los ERE, todavía sub iudice, o el fraude en los cursos de formación. Los andaluces concedieron en las urnas al centro-derecha la responsabilidad -entre otras- de regenerar a fondo las instituciones, y no le perdonarían que no lo hiciera. De momento, el Gobierno de PP y Ciudadanos está levantando alfombras y ha encargado una necesaria auditoría tras la que a buen seguro aflorarán las irregularidades propias de un régimen clientelar. Así, por ejemplo, esta semana hemos conocido el maquillaje de medio millón de pacientes en las listas de espera que perpetró Díaz y que ahora deberá atender el Ejecutivo de Juanma Moreno.

Profesor holandés: “Ningún país occidental ha logrado integrar con éxito a los musulmanes”
lagaceta.eu 9 Marzo 2019

Ruud Koopmans afirma que ningún país occidental ha logrado integrar con éxito a los musulmanes .

“Los musulmanes son mucho peores para la integración que otros grupos de inmigrantes, y no hay duda de que en la mayoría de los otros grupos de inmigrantes, vemos un gran progreso de una generación a otra.Aunque no está completamente ausente en los musulmanes, el cambio es mucho más lento ", dijo recientemente al periódico danés Berlingske .

Alrededor del 65 por ciento de los musulmanes turcos y marroquíes en seis países europeos consideran que la sharia es más importante que la ley secular del país en el que viven.

Los musulmanes se consideran separados de otros grupos no musulmanes y se abstienen de una interacción más amplia con aquellos que están fuera de su religión.

La interpretación fundamentalista del Corán, que prevalece entre los musulmanes, impide que se integren en los países occidentales.

Y hasta el 50 por ciento de los musulmanes en Europa tienen creencias fundamentalistas. En contraste, la proporción de fundamentalistas entre los cristianos es mucho menor, con menos del 4 por ciento, según los datos de Koopmans.

"Concluyo que el mundo islámico se está quedando a la zaga del resto del mundo en lo que respecta a la democracia, los derechos humanos y el desarrollo político y económico", dijo Koopmans a Berlingske, atribuyendo esto a las opiniones conservadoras sobre el papel de las mujeres, la baja inversión en la educación infantil y la propaganda fundamentalista.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sistemática erradicación del castellano
EDITORIAL ABC 9 Marzo 2019

La dejadez de los sucesivos gobiernos centrales de todo signo ha permitido que la Generalitat haya situado la enseñanza en castellano en niveles marginales, que no sólo no respetan el bilingüismo propio de una comunidad con cooficialidad lingüística, sino que relegan el idioma común a todos los españoles por detrás del inglés. Los datos son incontestables. Los ha reunido Cs en un informe con el que desmonta la falacia de la Generalitat sobre el refuerzo del castellano en zonas catalanohablantes. De casi tres mil centros, solo 659 tienen un proyecto lingüístico específico. Pero de este número, solo 22 colegios, es decir, el 6,43%, imparte una asignatura no lingüística en castellano; frente a 128 centros que lo hacen con un idioma extranjero. Lo mismo sucede con las actividades extraescolares. Únicamente el 1,17% de los centros tiene alguna de estas actividades en castellano, frente al 13,46 que las ofrecen en inglés o en otro idioma extranjero.

La conclusión es la misma a la que han llegado entidades defensoras del bilingüismo en el sistema educativo catalán: el castellano es peor tratado que el inglés, con el solo propósito de erradicar cualquier vínculo emocional o social de las nuevas generaciones de catalanes con lo español. La parodia propia de bufón protagonizada por Junqueras en la Sala Segunda del Tribunal Supremo -«yo amo España, amo a la gente y la cultura española», decía- queda al descubierto con estas estadísticas que ayudan a entender el clima de hostilidad que divide la sociedad de Cataluña y enfrenta gratuitamente las identidades catalana y española. Poner fin a esta situación perversa del monopolio nacionalista en la educación es otra responsabilidad del nuevo gobierno que surja del 28-A; claro está, debe ser un gobierno que contemple la marginación del castellano en Cataluña como un ataque a la igualdad entre españoles, y no como una moneda de cambio para repetir en La Moncloa. Y detrás de Cataluña, Baleares sigue sus pasos de la mano del gobierno social-nacionalista.

Solo un 6,4% de la escuela catalana refuerza el castellano
Un informe de Cs desmonta el argumento del Govern de que en zonas de mayoría catalanohablante se aumenta la presencia del español
Esther Armora ABC 9 Marzo 2019

Uno de los argumentos que esgrime desde hace años el gobierno catalán es que el actual modelo de inmersión lingüística en las escuelas es flexible y que está abierto a aumentar la presencia del castellano en aquellas zonas educativas en las que hay mayoría de alumnado catalanohablante. La realidad señala que este argumento se cae a pedazos, un hecho tan incontestable como la posición de desacato permanente en el que vive instalada la Generalitat de Cataluña a propósito de la catarata de sentencias judiciales que, de manera infructuosa, obliga a respetar una presencia mínima de castellano en las aulas.

Un estudio realizado por el grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs), al que ha tenido acceso ABC, revela que de los 659 centros educativos que tienen actualmente un proyecto lingüístico (PL) definido (respecto a un total de 2.949 que existen en Cataluña), únicamente 22, un 6,43 por ciento del total, imparten una asignatura no lingüística en español, frente a un total de 138 que imparten materias no lingüísticas en inglés (un 20,9 por ciento). Según el análisis, la mayoría de estos 22 centros no se encuentran en zonas donde el catalán es la lengua hegemónica de los estudiantes, en contra de lo que asegura la administración autonómica, que llegó a reconocer la necesidad de aumentar allí la presencia del castellano.

«No es una impresión. Es la conclusión que se extrae del análisis de los casi 700 centros que tienen plan de lenguas en su proyecto educativo. En el resto de centros no hemos encontrado un proyecto definido y muchos de los que hemos decidido analizar tampoco tenían muchos detalles sobre la presencia real de las lenguas en el aula», denuncia en declaraciones a ABC la diputada de Cs Sonia Sierra, coordinadora del trabajo. De hecho, según el estudio, solo un 51,90 por ciento de los centros presentan el detalle de las horas que imparten en cada una de las lenguas (un total de 342), tal y como es preceptivo.

El informe de la formación naranja constata, en lineas generales, que el castellano, lengua cooficial en la comunidad, «no solo está discriminado» con respecto al inglés y otras lenguas extranjeras en el horario lectivo, sino que también es «ninguneado» fuera del currículo. En este sentido, el estudio señala que solo cuatro centros (un 1,17 por ciento del total) oferta alguna actividad extraescolar en español, frente a un 13,74 por ciento de los colegios e institutos que brindan extraescolares en inglés (un total de 47 centros) y 20 centros (5,85 por ciento) en lengua extranjera no inglesa.
Una sola asignatura

De los 22 centros que dan más castellano, un total de 17 (77,28 por ciento) imparten una sola asignatura más aparte de la de lengua, cuatro ofrecen dos asignaturas (18,8 por ciento) y solo uno (4,54 por ciento) imparte tres materias. Con respecto a las materias elegidas para dar en español se mantiene la tendencia de «recurrir a asignaturas más prácticas que teóricas, fáciles, las típicas materias», denuncia Sierra. Entre las elegidas se encuentran Matemáticas, horas de Tutoría, Arte, Religión, Plástica....

Cs llevaba meses reclamando al departamento de Educación los proyectos lingüísticos de los centros catalanes, aunque la administración se negaba a proporcionárselos. Finalmente, les facilitó las direcciones de las webs de los 2.949 centros educativos que hay en Cataluña (escuelas e institutos), y el grupo parlamentario de Cs ha estado meses analizándolas para extraer el informe.

En este contexto, y en una interpelación parlamentaria la pasada semana, la diputada de Cs exigió respuestas sobre los datos que refleja el estudio al consejero de Educación Josep Bargalló, aunque, según afirma, éste «no me respondió a nada». «El tema lingüístico está tan politizado que rehúye hacer cualquier debate pedagógico porque los datos son aplastantes y desmontan sus argumentos», apunta Sonia Sierra. Cs reclama para las escuelas catalanas un modelo trilingüe de enseñanza, con una mayor presencia del castellano, pero también del inglés: «No solo nos preocupa el castellano: la falta de presencia del inglés en las aulas es muy preocupante, sobre todo si comparamos la situación de Cataluña con otros países europeos». Precisamente, el pasado jueves el pleno del Parlamento catalán rechazó parcialmente una moción de Cs que instaba al Govern a modificar la Ley de Educación de Cataluña para que el castellano y el inglés pasaran a ser también lenguas vehiculares.

Evitar casos de acoso
Pese a los votos a favor de Cs y PP, la suma en contra del resto de grupos impidió que se aprobara tanto este punto de la moción como el que pedía garantizar que las familias puedan escoger la lengua de escolarización de sus hijos habilitando «un procedimiento objetivo, transparente y eficaz». Tampoco prosperó, aunque el PSC-Units se sumó al grupo naranja y a los populares, la propuesta de garantizar la protección de datos privados y académicos de los alumnos y sus familias para evitar casos de acoso.

Los grupos que no aprobaron estas medidas reprocharon a Cs que su líder, Albert Rivera, difundiera en Twitter datos de los profesores de un instituto de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) investigados por vejar a alumnos hijos de agentes de la Guardia Civil tras el 1-O. Al defender la moción, la diputada de Sonia Sierra aseguró que la inmersión lingüística «es un modelo caduco que no se hace en ningún lugar del mundo de lo malo que es».

Abascal arremete contra Casado: "Dice una cosa en Cataluña y otra en Galicia"
ESdiario  9 Marzo 2019

El líder de Vox critica al presidente del PP por lo que considera una incoherencia en su discurso en torno a las lenguas oficiales y le echa en cara un ejemplo de lo más contundente.

El líder del Vox, Santiago Abascal, ha arremetido contra el presidente del PP, Pablo Casado, por "permitir" al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lanzar una oferta de empleo público en el que se requiere dominar el idioma gallego. "Casado dice una cosa en Cataluña y le permite hacer a Feijoó la contraria en Galicia. El PP es incapaz de sostener la misma posición durante 2 minutos seguidos", le ha afeado Abascal en un mensaje en su cuenta en Twitter.

A mes y medio de las elecciones generales, el líder de Vox vaticina que esto al PP le va a costar votos. "Los españoles apostarán el 28-A por el partido que tenga un mensaje nacional y diga lo mismo en toda España", pronostica Abascal.

Esta semana se publicó convocatoria de las oposiciones para cubrir 269 plazas en el Servizo de Prevención e Defensa contra Incendios Forestais de la Administración gallega.

El concurso-oposición constará de dos pruebas y una tercera para evidenciar el conocimiento de lengua gallega, y de la que quedarán exentas de realizarla aquellas personas que acrediten contar con el certificado Celga 3 o equivalente. Todos estos ejercicios serán eliminatorios u obligatorios.

Castellví la lía parda
Pablo Molina Libertad Digital  9 Marzo 2019

Por más que los tertulianos nacionalistas de TV3 opinen lo contrario, lo cierto es que el desarrollo del juicio a los golpistas catalanes nunca ha hecho pensar en la posibilidad cierta de una absolución. Pero es con la declaración de los testigos que estuvieron en el engranaje del golpe cuando las esperanzas de los lazis se están viniendo irremediablemente abajo.

Ha habido testimonios de cargo importantes de funcionarios como el del Práctico del puerto de Palamós o, muy especialmente, de la secretaria judicial que dirigió el registro de la consejería de Junqueras diez días antes del butifarrèndum (© dolçacatalunya). Sin embargo, ninguno ha tenido el efecto demoledor de la comparecencia de Manuel Castellví, comisario de Información de los Mossos cuando Puigdemont y el resto de la tropa separatista organizaban el golpe de Estado.

El ex jefe de Inteligencia de la policía autonómica catalana declaró en el Tribunal Supremo a petición de la fiscalía y, desde el primer minuto, se vio a un hombre contra las cuerdas, superado por las circunstancias que, entre balbuceos constantes, trataba de eludir su responsabilidad en unos hechos (la negativa de los mossos a cumplir los mandatos judiciales impidiendo el butifarrèndum) cuya tozudez impiden cualquier salida mínimamente airosa. El fiscal Zaragoza olió la sangre y no tuvo piedad de él.

Castellví hizo el ridículo al describir el papel de su departamento durante los preparativos del butifarrèndum. Con el sudor perlándole la frente y la boca cada vez más reseca, el responsable de los espías de la Generalitat aseguró que la actividad de los CDR dos semanas antes de la consulta ilegal consistía fundamentalmente en organizar chocolatadas (sic). Ni detectó actividades ilegales tendentes a organizar tumultos ni olió siquiera por donde iban las urnas y las papeletas destinadas al butifarrèndum.

Ahora bien, apaleado en una esquina del rincón por el fiscal hizo una afirmación definitiva que podría, muy bien, sustanciar la condena por rebelión a todos sus ex jefes. Y es que Castellví reconoció que los dirigentes de la Generalidad sabían que iba a haber violencia el 1 de octubre (hubo múltiples advertencias, entre ellas la suya) y, a pesar de eso, siguieron adelante con la consulta. Más aún, los mossos a sus órdenes desoyeron los mandatos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para que impidieran las votaciones y, en su lugar, actuaron prácticamente como una fuerza parapolicial que trató de impedir la acción de la Policía Nacional y la Guardia Civil, los únicos cuerpos que aquel día hicieron honor a su compromiso con la defensa de la ley y el orden constitucional.

Los tertulianos separatistas están que echan las muelas y el inframundo lazi muy enrabietado con este Castellví, hasta el punto de que la policía autonómica le ha tenido que poner protección. Pero ojo, porque esto no ha terminado. El ex comisario tiene que volver al Tribunal Supremo el próximo lunes a responder a las preguntas de las defensas de sus ex jefes y ahí sí que se puede liar la mundial. Entre las ganas de Junqueras y los demás de hacerle pagar su deslealtad y las propias responsabilidades de Castellví por no impedir el golpe de Estado, no es de extrañar que al término de su declaración, antes de recoger el documento nacional de identidad, le pregunte a Marchena "¿Me llevo las sábanas de casa o me las dan en la prisión?".

Otro favor de Sánchez a los terroristas: acerca a presos etarras y de Resistencia Galega
Carlos Cuesta okdiario 9 Marzo 2019

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere ganar votos de los partidos radicales. Y no se le ha ocurrido mejor manera de hacerlo que acelerar el traslado de presos a cárceles cercanas para demostrar su comprensión. Primero fueron presos etarras, ahora ya las órdenes incluyen a miembros de Resistencia Galega.

Las indicaciones de traslados más recientes han incluido a cuatro presos etarras. Y los nuevos procesos de traslado incluyen ya a Roberto Rodríguez Fialhega, Eduardo Vigo Domínguez y Adrián Mosquera Pazos. En este último caso no fue probada su pertenencia a Resistencia Galega –el Tribunal Supremo lo absolvió en sentencia del delito de pertenencia a organización terrorista–, pero mantuvo la condena de siete años de prisión contra Mosquera Pazos por un delito de tenencia de explosivos.

Ellos forman parte de un colectivo –al que se sumaban en su momento Raul Aguilheiro Cartoi y María Osorio Lopes, como miembros de Resistencia Galega, y Carlos Calvo Varela, que negó su pertenencia a esa banda terrorista– que englobaban penas por actos de violencia callejera, tenencia de explosivos o colocación de bombas de fabricación casera en entidades bancarias, sedes de partidos, o medios de comunicación.

Y en el caso de todos ellos, la campaña política de Podemos y En Marea, coordinada con Causa Galiza, no tardó en surgir, especialmente en la dirección de presionar al PSOE para que concediese beneficios penitenciarios. La consigna era afirmar que, a diferencia de los guiños socialistas hacia los presos golpistas catalanes o los terroristas de ETA, la misma “comprensión” no surgía con los separatistas gallegos.

Ya trasladó a cuatro presos etarras
Pero esa comprensión ya ha llegado: justo en la cercanía de la fase electoral y justo cuando Pedro Sánchez se disputa los votos con los partidos de extrema izquierda en cada plaza española. Los citados presos se encontraban dispersos por prisiones como las de Ocaña, Dueñas o Mansilla de las Mulas. Ahora las prisiones gallegas son ya las elegidas para acogerles.

Y no se trata de los únicos gestos. Porque lo cierto es que en los últimos meses –y pese a las quejas del PNV– los presos etarras también han acelerado su llegada a prisiones vascas. Es el caso de Olga Comes Arambillet, Jesús Guinea Sagasti, Aurken Sola Campillo e Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón: y son simplemente algunos de los ejemplos de una larga lista aprobado por Grande-Marlaska en poco más de 4 meses –el colectivo total asciende a la quincena– de traslados de presos de la banda terrorista.

La versión oficial dada destacó que los cuatro presos habían aceptado la legalidad penitenciaria. Y con ello, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ordenó su traslado. Comes ingresó en prisión el 4 de diciembre de 2012 y cumple condena de 9 años, 1 mes y 15 días por depósito de armas y municiones conectado con banda armada. Guinea ingresó en prisión el 7 de abril de 2010 y cumple condena de 12 años por depósito de armas y desórdenes públicos.

Sola entró en prisión el 1 de noviembre de 2008 con condena de 20 años por depósito de armas, tenencia de explosivos y colaboración con banda armada. Y Yáñez ingresó en prisión el 28 de octubre de 2010 con condena de otros 20 años por depósito de armas y municiones, colaboración con banda armada y falsificación de documento oficial. Grande-Marlaska, además, ha aprobado en las mismas fechas dos traslados más, los de dos miembros del GRAPO.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial