AGLI Recortes de Prensa   Jueves 28  Marzo 2019

Un andaluz secesionista
Juan Francisco Martín Seco republica  28 Marzo 2019

In illo tempore, aquel en el que los sindicatos tenían protagonismo y los problemas sociales ocupaban el centro de la actividad política, se decía que “no hay cosa más tonta que un obrero de derechas”. Hoy ya no se oye, pero no porque no haya obreros, sino porque no se sabe muy bien dónde empiezan y dónde terminan las derechas. Pero tal vez cabría acuñar, sin embargo, otra que dijese algo así: “No hay cosa más tonta que un andaluz, un extremeño o un gallego etc secesionista”. Viene esto a cuento de la asistencia del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) a la manifestación independentista catalana (aunque en realidad era todo menos catalana) del pasado 17 de marzo en Madrid.

Se entiende mal que los habitantes de las regiones más deprimidas, que lógicamente son beneficiarias de los mecanismos redistributivos del Estado, sean independentistas, como resulta también difícil de explicar que desde la izquierda se persiga la desintegración del Estado cuando, a pesar de todos sus defectos, es el único baluarte que tienen contra el poder económico. Hace mucho tiempo que resulta imposible justificar la postura de IU y de Podemos, que de forma progresiva han ido identificando sus actuaciones y posiciones con las reivindicaciones de los sediciosos. Comenzaron justificando el derecho a decidir y han terminando participando en una manifestación a favor de los golpistas y en contra de la Constitución y de la Justicia.

Según dicen, en la manifestación del día 17 tras Torras y Mas se situaron toda clase de grupúsculos antisistema y de pequeñas formaciones independentistas, provenientes de las distintas partes de España: canarios, mallorquines, valencianos, castellanos, vascos, etcétera. Nunca he entendido demasiado lo de antisistema. Se puede estar contra la globalización, contra la Unión Monetaria, contra el liberalismo económico, pero contra el sistema, así en abstracto, no sé muy bien qué quiere decir. Hoy por hoy, no parece que exista una alternativa mejor, aun con todos sus problemas, que la democracia representativa y la economía social de mercado. La única vía posible es mejorarlas y corregir sus vicios y carencias. Por otra parte, no se comprende que, si la transformación se plantea desde la izquierda, los líderes a seguir sean Mas y Torra.

Se ha puesto de moda criticar el régimen del 78. Lo que así se denomina no es un sistema distinto del que en estos momentos existe en la mayoría de los países europeos, con sus virtudes y sus miserias. En la comparación, en cuanto a libertades y garantías, en muchas ocasiones saldría vencedora España. Es cierto que el sistema político actual que tomó forma con la Constitución del 78 nació en circunstancias muy especiales y lleno de condicionantes, pero ¿en qué país no ha sido así? La política no se adecua a las matemáticas y las constituciones no se redactan con compás y tiralíneas ni son construcciones teóricas perfectas. Se elaboran con pactos, negociaciones y cesiones mutuas. La política es el arte de lo posible y en ella la perfección no existe.

Cuando muchos de los que ahora gritan contra el régimen del 78 se dedicaban tan solo a jugar a las canicas o incluso no habían nacido, éramos un gran número los que criticábamos reiterada y profusamente los defectos del sistema. Pretendíamos librarnos del agua sucia de la palancana, pero con sumo cuidado de no tirar al mismo tiempo el niño que estaba dentro. Del 78 acá ha pasado bastante tiempo y muchas cosas han cambiado. Gran parte de las imperfecciones de entonces se han superado, pero quizás han surgido otras, derivadas no tanto del sistema como de la incompetencia y nefasto desempeño de los encargados de gestionarlo. Buen ejemplo de ello es en lo que se está convirtiendo el Estado de las Autonomías. Hoy se quiere arrojar por el desagüe el agua junto con el niño. Incluso a algunos, como a los golpistas catalanes, les importa muy poco el agua sucia, de lo que pretenden librarse es del niño. Por eso resulta tan inexplicable que la izquierda se preste a ser compañera de viaje de los que, con absoluta deslealtad, están dispuestos a quebrantar el Estado y miran con desprecio y superioridad a los demás españoles.

Habría que sorprenderse, si no fuese porque nos tienen curados de espanto, de que IU Madrid en un tuit convocase a manifestarse el pasado 17 de marzo tras los supremacistas Torra y Mas con el argumento de que sin derecho a decidir no hay democracia. Frase que, si aparentemente tiene visos de veracidad, constituye una trampa retórica muy burda y bastante manida. Porque el problema radica precisamente en saber lo que cada uno tiene derecho y puede decidir. La democracia constituye el sistema que ordena el método y la forma de decisión. La libertad de cada uno termina donde comienza la libertad de los demás. Si cada uno pretendiese decidir sobre todo, y sin límite alguno, estaríamos instalados en la anarquía y serían los más débiles los que no decidirían nunca.

El neoliberalismo económico también defiende el derecho a decidir, libertad económica. Que cada uno decida sobre el destino de todo su dinero. Nada de sistema fiscal progresivo, nada de pensiones públicas, que todos los ciudadanos vayan al colegio y al médico que quieran (siempre que puedan pagárselo, claro). El derecho a decidir de los ricos deja sin capacidad de decisión, e incluso de subsistencia, a los menos afortunados económicamente. Conceder el derecho a la autodeterminación a los habitantes de Cataluña impide que los andaluces, extremeños, castellanos o madrileños decidan acerca de la estructura y configuración del Estado español, a lo que tienen derecho. La soberanía, y por lo tanto el derecho a decidir, pertenece a la totalidad de los españoles. Una parte no puede decidir sobre lo que corresponde al todo, y casi siempre que pretende hacerlo es porque es la parte más opulenta y se resiste a perder su posición privilegiada.

Los líderes de Podemos e IU han metido a sus organizaciones en un charco cenagoso del que les va a ser imposible salir. ¿Cómo convencer a las clases populares de Andalucía, Asturias, Castilla, Aragón y en general de toda España que sus intereses son los mismos que los de Puigdemont, Torra y el resto de los golpistas? Tontos, de esos con los comenzamos el artículo, no hay tantos. ¿Cómo persuadirles de que su situación va a mejorar -ni siquiera la de los catalanes- con la desintegración del Estado? No tiene nada de extraño que sus resultados electorales sean cada vez peores y vayan perdiendo adeptos.

Solo los errores de Podemos, de IU y de las confluencias están haciendo que el PSOE crezca. Es el tradicional abrazo del oso. Sánchez, de cara a las elecciones, disimula lo más posible su vínculo con los independentistas, aunque no tanto como para que pueda impedir su repetición futura. Él sabe perfectamente que -a pesar de los trasvases de votos de Podemos y el plus que la ley electoral le asigna ante la división de la derecha- solo puede gobernar si se apoya de nuevo en los golpistas y les concede muchas de sus reivindicaciones. De ahí la purga que ha hecho en el grupo parlamentario. No se trata de venganza, aunque a lo mejor también. Principalmente tiene como finalidad garantizarse que los diputados socialistas estén dispuestos a votar la mayor salvajada si es el jefe el que la propone.

www.martinseco.es

El español, también un tesoro económico
Núria Vilanova. vozpopuli  28 Marzo 2019

La lengua española constituye no solo un patrimonio social y cultural de incalculable valor, sino también una ventaja competitiva para nuestras economías y empresas

Con el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española en marcha en Córdoba (Argentina), en presencia de Felipe VI, del presidente Mauricio Macri y de la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, y con la participación de 250 expertos, entre ellos el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, creo que no debemos olvidar que nuestro idioma no es solo un patrimonio sociocultural de valor incalculable. Es también un poderoso motor de desarrollo económico para España y toda la Comunidad Iberoamericana. Una fuente de riqueza material de primer orden, como ha recordado el Rey de España en alguna ocasión.

En mis habituales viajes a Latinoamérica hay un hecho que me sigue conmoviendo. Tras cruzar el Atlántico y muchas horas de vuelo, al bajar del avión siempre hay una voz que me da la bienvenida en mi idioma: con otro acento, pero en español. Ese es un tesoro que poseemos los hispanohablantes por el mero hecho de serlo. Una herencia que nos hace “ricos” culturalmente y que también proporciona a nuestros países influencia geoestratégica (“poder blando”) de carácter económico, empresarial y comercial.

Como ha señalado Grynspan en la inauguración del Congreso, “el mayor tesoro de Iberoamérica es su inmensa diversidad, una diversidad que existe no solo en nuestra cultura, sino también en nuestra biosfera, historia y geografía. Nuestro idioma es reflejo y portento de esa diversidad, de esa capacidad de convivencia; pues convivir no es otra cosa que saber vivir en la diversidad”.

El idioma español es una potencia con peso específico que se resume en datos relevantes: 21 países de habla hispana como idioma principal; 453 millones de hablantes nativos (que serán 570 millones en 2050); el 6,16% de la población mundial (sin contar con los hispanohablantes en EEUU) y un poder de compra del 9 % del PIB mundial. En 2017 el informe de Fundación Telefónica, ‘El valor económico del español’, señalaba que nuestra lengua generaba el 16% del PIB y del empleo en España y que el contenido en español de las industrias culturales (en educación, comunicaciones, servicios culturales e industria editorial) representaba casi el 3% del PIB español, unos 30.000 millones de euros al año.

La relevancia económica del español proporciona un valor añadido a las empresas a ambos lados del Atlántico, como bien sabemos en el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI): favorece la internacionalización cuando lo incorporan como una ventaja comparativa. Ser el segundo idioma del mundo en número de hablantes nativos, solo superado por el chino mandarín, ayuda a la penetración mundial de una empresa en español. Lo mismo que actuar en un idioma que es el tercero más usado en Internet, por detrás del inglés y del chino.

Desde un punto de vista empresarial, la existencia de un idioma común es uno de los elementos que explica la expansión de las empresas españolas en Latinoamérica desde los 90 y ha sido un factor decisivo para que las multilatinas mexicanas, colombianas, peruanas o argentinas hayan desembarcado en España desde 2008. La comunidad de lengua, en ambos casos, ha sido factor decisivo para explicar esos altos flujos de inversión bidireccional. No en vano lo expertos apuntan que el español explica por sí mismo el hecho de que el comercio entre países iberoamericanos se haya cuadriplicado en las últimas dos décadas y que las inversiones se hayan multiplicado por siete frente a otras partes del mundo.

Un idioma común se convierte en factor clave y puente para profundizar este tipo de relaciones dentro del espacio empresarial iberoamericano. La lengua es un gran facilitador de los flujos económicos internacionales, herramienta de competitividad y factor principal de internacionalización para las empresas: reduce costes de transacción y acorta distancias culturales entre empresarios y mercados. La Comunidad Iberoamericana, apoyada en un idioma común, tiene más opciones para dinamizar los vínculos económicos, comerciales e inversores, para potenciar su rol en el escenario internacional, para adquirir mayor peso económico global.

Pero este enorme potencial no nos debe conducir a la autocomplacencia. Este tesoro debe ser cuidado y acrecentado por los poderes públicos, la sociedad y los empresarios iberoamericanos, porque la lengua no se cuida sola. Ángel Badillo, en un informe del Real Instituto Elcano, señalaba que el peso relativo de la población hispanohablante en el mundo está reduciéndose y que le surgen rivales: el francés y el portugués. La respuesta a ese reto pasa por apoyar nuestro idioma creando mecanismos de cooperación multilateral entre países hispanohablantes. Como ha apuntado Grynspan en el Congreso, se necesitan más ‘start-ups’, plataformas, y aplicaciones iberoamericanas, “porque no podemos contentarnos con que nos traduzcan el nuevo mundo, tenemos que crearlo. Y esto solo se puede lograr con más ciencia, más tecnología y más innovación, con más espacios para el talento y la creatividad en español”.

El idioma Español y la inteligencia artificial
Pablo Sebastián republica  28 Marzo 2019

El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, ha lanzado una clara señal de alarma en el VIII Congreso de La Lengua en la Córdoba argentina sobre el riesgo que corre el idioma español ante la imparable batalla idiomática que entre el Inglés y el Español se está celebrando en el ámbito de la ‘inteligencia artificial’. Un territorio sofisticado pero real donde la Compañía Telefónica es líder en nuestro país y Europa y tiene en América Latina una clara posición de presencia e influencia.

Estamos, como ha dicho y escrito Pallete (en un artículo publicado en la tercera página de ABC) ante un debate crucial para el presente y el futuro del idioma Español. Y no solo frente al actual predominio digital del Inglés, sino también ante el creciente deterioro de la ‘calidad’ de la lengua española. La que hoy día ocupa el segundo lugar del mundo por detrás del chino, pero que puede quedar en cuarto lugar tras el Inglés, Chino, Ruso y Alemán.

Pallete lideró la revolución tecnológica en Telefónica, reformando la Compañía desde su ámbito tradicional del negocio de voz, en clara decadencia por su actual uso casi gratuito, en pos del ámbito digital, las redes de la inter comunicación para la alta velocidad (5G), la gestión de datos, las plataformas de los servicios sociales y también en el ámbito pujante de la ‘inteligencia artificial’. Una revolución que ha convertido a la Compañía española en lo que nosotros calificamos como la nueva ‘Telefónica Tecnológica S.A.’.

Y es, desde el conocimiento digital y las nuevas tecnologías que hoy imponen su ley en ciudadanos de todo el mundo, desde donde Pallete, con conocimiento de causa, advirtió del riesgo real que corre el idioma español si pierde la batalla de la ‘inteligencia artificial, frente al Inglés y otras lenguas. Dejando los primeros puestos de este ranking y a la vez sufriendo un creciente deterioro por uso ‘sintético’ y digital de nuestro idioma en Internet lo que incluye una dramática pérdida de ‘calidad’ del idioma Español.

Naturalmente, esta crisis en ciernes no es solo tarea de las empresas tecnológicas españolas y de la RAE –ya están colaborando en ello- sino que necesita de un impulso político del Gobierno de la nación. Lo que no parece fácil en un tiempo en el que la inestabilidad política del país y la incertidumbre se proyectan sobre el resultado de las elecciones del 28-A. Elecciones en cuyos debates y programas electorales nada hemos visto y oído del mundo tecnológico, digital y los problemas del idioma Español en el ámbito de la inteligencia artificial e Internet.

De ahí la importancia de la voz de alarma del presidente Pallete en el VIII Congreso de La Lengua sobre el Español. Pero es tarea del nuevo gobierno español (y de otros de Latinoamérica y también las Cumbres Iberoamericanas) el legislar y actuar en la defensa del idioma Español y en su presencia de liderazgo en la ‘inteligencia artificial’, preservando la ‘calidad’ de nuestro idioma y su proyección mundial.

Defender el español
 El Mundo  28 Marzo 2019

EL VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebra en la ciudad argentina de Córdoba, vuelve a certificar el activo global que constituye un idioma que comparten más de 500 millones de personas en todo el mundo. Tanto el Rey como Mauricio Macri, en calidad de anfitrión, subrayaron durante la inauguración el papel capital que juega el español como nexo iberoamericano y como punta de lanza de un patrimonio lingüístico que se asienta sobre las raíces de una historia compartida a lo largo de siete siglos.

Los más de 200 escritores, académicos y profesionales de todo el mundo que asistirán a las jornadas de este congreso debatirán sobre el estado de salud del español, con especial atención a su futuro en América. No hay duda del potencial enorme que representa el idioma para la proyección cultural de toda la comunidad hispanohablante. Se trata, en todo caso, de preservar este patrimonio de amenazas como la que supone la política de persecución del castellano de Trump a través de una estrategia orientada a detener el avance del español en territorio americano. Este giro irresponsable ha suscitado un cambio de actitud en EEUU, donde los niños ya no quieren hablar en español y se insulta a sus hablantes. La política de English only, que se suma a la demagogia extemporánea con la que el presidente mexicano manipula el legado de la Hispanidad, no solo es nociva para EEUU, sino que supone un desafío que merece una respuesta proporcional en aras de evitar un acoso inaceptable. Es un deber de autoridades y académicos defender el español como una riqueza irrenunciable, llena de futuro.

Vox va a por todas y ficha a un inspector del Banco de España para su programa
Israel García-Juez esdiario  28 Marzo 2019

Rubén Manso Olivar es un reconocido liberal y tiene dos ideas muy claras: la propuesta de Vox debe pasar por la bajada de impuestos y la reducción del desbocado gasto público.

Rubén Manso Olivar es la persona que ha designado Vox para diseñar su programa económico de cara a las elecciones generales, según ha podido saber ESdiario. Además de candidato al Congreso como número dos de la lista por Málaga, Manso es inspector del Banco de España y actualmente se encuentra en periodo de excedencia de sus funciones en este organismo.

Doctor y licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, decidió dejar la entidad supervisora para dedicarse a la Universidad y a la actividad privada. Coincide también que es teniente reservista del Ejército de Tierra.

Su actividad docente se ha centrado en la Universidad de Alcalá, en el Instituto de Estudios Bursátiles y en la Escuela Militar de Intervención, entre otros muchos lugares.

Reconocido liberal en lo económico, ha trabajado para el Banco Zaragozano, para Eurobank del Mediterráneo y, desde 2015, es administrador único de Banco de Madrid a petición de las autoridades andorranas.

Su condición de inspector del Banco de España suele motivar que se le coloque a gestionar situaciones de gran complejidad, en las que se necesite la experiencia de un servidor público con el enfoque de un ejecutivo liberal.

Según la información de este periódico, su nombramiento es una petición directa de Santiago Abascal y llega respaldado por otro de los fundadores del partido verde, Iván Espinosa de los Monteros. Orgánicamente, dependerá del vicepresidente de la formación, Víctor González Coello de Portugal.

Cuenta en Madrid con uno de los despachos profesionales más reconocidos y que ha ayudado en procesos en los que han estado involucradas algunas cajas de ahorro, y de momento ha sido nombrado como portavoz del Área Económica.

Manso, tal y como ha podido saber este diario, plantea un recorte de impuestos y de gasto público. También pide un plan de amortización de la deuda pública, pues le preocupa una inminente subida de tipos en una economía como la española fuertemente endeudada.

La ruina del socialismo andaluz es alargada
OKDIARIO  28 Marzo 2019

La exclusiva que hoy aporta OKDIARIO es una prueba más, por si hiciera falta, de para qué han servido cerca de 40 años de socialismo en Andalucía. Tras el escándalo que revelábamos ayer –más de 109.000 personas sin recibir el dinero de la ley de dependencia–, hoy ofrecemos a nuestros lectores otro dato aún más estremecedor: Andalucía tendrá que devolver a la Unión Europa novecientos millones de euros –sí, 900 millones– porque el PSOE, literalmente, olvidó gastarlos. Es decir, que la Comunidad Autónoma andaluza –al margen del plan de rescate a Cataluña– no sólo es la región más asistida de España, sino que, para más inri, haciendo doblete al doblete, esas mismas ayudas se han dilapidado de la forma más surrealista de todas: no llegándose a gastar.

Al margen de la manifiesta torpeza, ¿hay alguna lógica, algún planteamiento de fondo que permita explicar una hoja de resultados tan magra? Tal vez podría ser la siguiente: la verdadera preocupación de los gobiernos socialistas andaluces simplemente era crear una ancha red clientelar, permitiéndoles así revalidarse una y otra vez en el poder a través del voto cautivo. No parecía ni siquiera contemplarse el objetivo de crear una economía productiva y competitiva en una tierra singularmente bendecida por el talento humano y la naturaleza.

En resumen, negligencias mayúsculas, unidas a planteamientos teóricos erróneos, han dilapidado el tremendo potencial de la tierra andaluza para ponerlo al servicio de sus políticos, cuando tendría que ser justo al revés. Tras casos de corrupción como los ERE’s o los fondos de formación, ahora: 900 millones de euros sin gastar. Y lo que queda por salir.

Cómo evitar que una gran victoria del centro derecha sea su peor derrota
EDITORIAL  esdiario 28 Marzo 2019

Los líderes de PP, Cs y Vox deben encontrar ellos la fórmula para evitar que su mayor victoria conjunta, con millones de votos de diferencia, pueda ser inútil y llevar a Sánchez al poder.

La certeza de que el bloque de centro derecha superará en votos al de izquierdas, incluso por goleada, va además acompañada de la confirmación de que los partidos que se ubican en ese espectro no pondrán demasiados problemas para entenderse: el PP y Cs probablemente gobernarán en coalición, en esa hipótesis, y Vox será un exigente apoyo de investidura y tal vez después.

Y sin embargo, ambas evidencias pueden no ser suficientes para evitar que Pedro Sánchez siga en La Moncloa, sustentando por un Podemos debilitado y un independentismo interesado y voraz, con una paradoja histórica: con la mayor diferencia entre ambas opciones y tal vez el mayor número de votos a favor del centro derecha que nunca, su división y la Ley D'Hont puede hacer inútil su rotunda victoria.

Ante este fenómeno, no es sencillo encontrar una respuesta sin dañar los legítimos intereses de cada uno de los partidos y, aún más, de sus votantes: pedirle a un ciudadano que no vote lo que realmente quiere para no favorecer lo que rechaza no es habitual, y son los líderes políticos quienes deben encontrar la fórmula para lograr el resultado que sus formaciones y sus seguidores quieren.

Más altura de miras
Para ello, hace falta una altura de miras que hasta ahora no se ha percibido. Ni el PP ni Cs ni Vox han sido capaces de traducir su disposición al acuerdo en una fórmula que posibilite el máximo aprovechamiento de los votos que van a tener entre los tres, seguramente superiores en dos o hasta tres millones a los que logren PSOE y Podemos.

Ni PP ni Cs ni Vox han sido capaces de traducir su disposición al acuerdo en una fórmula que posibilite el máximo aprovechamiento de los votos que van a tener entre los tres

Y que tengan claro el acuerdo postelectoral pero no la fórmula previa evidencia que, por mucho que les interese dotar a España de un Gobierno ajeno al nacionalpopulismo de los socios potenciales de Sánchez -cuando no del propio líder del PSOE-, ahora priorizan los objetivos parciales de sus formaciones y quienes las componen.

El riesgo
La oferta de Rivera a Casado es el mejor ejemplo de lo positivo pero tal vez tardío o insuficiente de un pacto posterior al 28 de abril, cuando quizá no haya nada ya que pactar. Y la actitud previa de Casado, limitada a pedirle a Vox que se retire en provincias pequeñas y a Cs que se integre para el Senado, está en esa misma línea.

Todos deben poner más de su parte, en fin, para sortear el evidente riesgo de que el centro derecha gane como nunca pero tenga imposible traducir ese peso en representación institucional. Ésa es la tarea de Casado, Rivera y Abascal para las próximas semanas. Y si no son capaces de atenderla, que luego nadie se lleve las manos a la cabeza.

La derecha desnortada
PP y Cs se mueven por la precampaña a bandazos. Con su rumbo errático han permitido que Vox les marque el paso
Ignacio Camacho ABC  28 Marzo 2019

Es posible que las proyecciones demoscópicas y las percepciones sociales se estén equivocando pero la precampaña de la derecha huele a batacazo. Mientras Sánchez va por ahí prometiendo dentista gratis, rentas básicas y matrículas subvencionadas a los universitarios, el PP y Cs se mueven a bandazos y ofrecen sensación de rumbo errático. Han permitido que Vox los lleve del ronzal y les condicione el discurso, la estrategia y hasta la selección de los candidatos. Abascal les marca el paso a través de eficaces mensajes subterráneos que difunde en las redes y los grupos de whatsapp según el manual del gurú trumpista Bannon. Ni Rivera ni Casado encuentran el tono; se les empieza a notar desorientados, titubeantes y cada vez más preocupados por la sombra del fracaso. Nerviosos ante la crecida del PSOE en las encuestas, espantan fantasmas a manotazos. Penalizado por la división, el bloque liberal-conservador carece además de un liderazgo claro y ese vacío lo puede conducir a la frustración de ganar en votos y perder en escaños.

La propuesta de un gabinete de coalición que ha efectuado Rivera es tan obvia que su propia formulación causa extrañeza. Todo el mundo la da por hecha si suman masa crítica suficiente para componerla. Salir con eso a estas alturas resulta una ocurrencia que sólo puede transmitir la impresión de falta de mejores ideas. Pero casi peor ha sido la desdeñosa respuesta -el Ministerio de Exteriores- con que el líder del PP ha reaccionado a la oferta. Ambos se comportan como niños repartiéndose en la puerta de la escuela unos caramelos que aún no han sacado de la tienda. Ninguno de ellos parece comprender que lo que se tienen que repartir, ya que no han sido capaces de unir sus fuerzas, son los papeles que les permitan desalojar a la izquierda. No aciertan con la letra ni con la melodía ni con la tecla.

Enfrente, Sánchez va de paseo, atento sólo a no cometer errores y dejar que los adversarios se hagan daño entre ellos. Su mayor inquietud actual consiste en que se desfonde Podemos, al que necesita como costalero. Los socialistas, quizá confundiendo la realidad con sus sueños, han comenzado a acariciar la posibilidad de prescindir del independentismo para seguir en el Gobierno. En todo caso están satisfechos porque han cerrado la frontera por la que se escapaban hacia Ciudadanos muchos votos de centro. En realidad la ha cerrado el escoramiento de los naranjas hacia el flanco derecho en su intento de disputar un territorio que ya tenía dueño. Ese duelo interno achica a los tres contendientes el terreno y los aboca a enfrentarse con la ley d’Hont y sus implacables efectos.

Tras el precedente andaluz nadie puede, por supuesto, descartar que surja una sorpresa escondida, una sacudida de rebeldía. Pero ahora mismo el presidente tiene la partida donde quería: en ese punto en que él puede marcar los tiempos y la iniciativa.

Hay que votar a Vox y dejar de repetir los mismos errores
Nota del Editor  28 Marzo 2019

El PP ha desperdiciado todas las oportunidades que recibió, sus propuestas no tienen credibilidad y por tanto debe desaparecer. En cuanto a Ciudadanos, más de lo mismo. Por ello cualquier español sensato debe difundir la necesidad de votar a Vox.

Operación blanqueo
¿Es fiable Sánchez cuando se envuelve en la bandera española? No
Luis Ventoso ABC  28 Marzo 2019

Sánchez presentó ayer su programa electoral, en un acto de gala en el teatro Gran Maestre de Madrid. Lo hizo con trece banderas españolas plantadas a su espalda. No son pocas. Sabe que su principal talón de Aquiles es su pachangueo con los independentistas, por lo que está tratando de virar apresuradamente y escenificar apego a lo español. El PSOE lleva un lustro enfrascado en una enrevesada empanada federalista y cuestionando la vigencia de la Constitución de 1978. Con esos malabares políticos, siempre genuflexos ante el nacionalismo, solo ha conseguido cargar de razón al victimismo separatista. Sin embargo, en cuanto sonaron los clarines electorales la primera medida del PSOE fue adoptar un logo con la palabra España y un corazón a su vera.

¿Es creíble el nuevo Sánchez españolista? En la misma jornada en que el todavía presidente se envolvía en trece banderas españolas, el líder socialista en Cataluña, Iceta, declaraba a un periódico separatista vasco que en cuanto un 65% de los catalanes quieran la independencia habrá que dársela. Doble baraja.

Sánchez se encuentra en plena Operación Blanqueo. Frente a su maniobra se podría activar la Operación Recuerdo. El PSOE es el partido que brinda con Otegi en Nochebuena y que condena con su voto que el buque insignia de la Armada atraque en el País Vasco. El PSOE es el partido que aboga por la reforma de la Constitución, porque la ve superada, una antigualla tardofranquista. El PSOE ha nombrado una delegada del Gobierno en Cataluña que deja caer que convendría indultar a quienes con toda la saña quisieron quebrar España. El líder del sindicato socialista UGT, Álvarez, un asturiano reconvertido acomplejadamente al filonacionalismo, visita en alegre francachela a los presos separatistas. Sánchez gobernó con el apoyo de los partidos que acababan de intentar un golpe de Estado y el de los proetarras (y volverá a hacerlo si no le llegan los votos, como así será). Sánchez ordenó a la Abogacía del Estado rebajar la acusación contra los presos, con el ánimo de que a cambio Torra y Puigdemont le visasen los presupuestos. Sánchez nada dijo cuando su socio Iglesias incurrió en la inmensa indignidad de negociar los presupuestos en la cárcel con Junqueras, cerebro del golpe. Sánchez ha estado lento, o ausente, a la hora de defender al Rey de las injurias, boicots y desprecios de los mandatarios separatistas, simplemente porque no le venía bien para sostenerse en el poder. Sánchez nos hizo pasar por el oprobio de recibir en La Moncloa a un Torra que lucía el lazo amarillo, símbolo de la insurrección contra España. Sánchez se puso de perfil cuando la Junta Electoral ordenó retirar la propaganda amarilla. Sánchez ocultó a los españoles un documento de 21 puntos, que dio por bueno y en el que Torra le exigía mediadores internacionales (solo la precipitada delación del propio Torra y la manifestación de Colón frenaron la traición).

Pregonan que Sánchez ganará las elecciones. Lo dudo. Hay todavía más de un 20% de indecisos y no creo que los españoles sucumban a una epidemia de amnesia.

Juegos de guerra
Gabriel Albiac ABC  28 Marzo 2019

Un millón trescientos noventa y dos mil trescientos euros pagó la Generalidad, a cambio de ser tratada como un territorio bajo amenaza de guerra. Leo esto en el ABC de ayer. No me escandaliza: a partir de cierta edad, escandalizarse es sólo exhibir ignorancia. Más bien, refuerza mi convicción de que, a lo largo de estos decenios suicidas, que se extienden desde el día mismo en que Jordi Pujol tomó el poder en Cataluña para alzar una fortaleza de corrupción impune, los independentistas han llevado siempre una iniciativa frente a la cual la tolerancia del Estado ha rayado en la humillación gustosa.

1.392.300 euros no es una cifra disparatada. Sobre todo, si la paga tu enemigo. Sobre todo, si a cambio de ella, se te dan garantías de hacerte aparecer, ante las más elevadas instancias de la opinión pública mundial, como un pueblo mártir. Como una pobre nación torturada y saqueada por el mismo imbécil al que le birlas el millón y casi medio que paga la escenografía de esas perversidades.

Lo importante no es siquiera la competencia o eficacia del lobby Independent Diplomat al cual se paga. Lo importante es la etiqueta bajo la cual la contratación se consuma: la de una entidad que dice ocuparse de sociedades amenazadas por la guerra. En rigor, no hace siquiera falta que el tal lobby mueva un dedo. Hace falta que cobre. Y que cobre por una función explícitamente proclamada: evitar que los genocidas españoles hagan una de sus tradicionales razias de exterminio contra la civilizada y pacífica ciudadanía de la Cataluña asediada.

La guerra no es sólo el avatar brutal del choque de las armas. La guerra es la mitología básica de una especie, la humana, que se sabe en inagotable conflicto y en permanente riesgo. De eso da cuenta el pensador que acuñó la palabra «filósofo», un griego efesio que, hace dos mil seiscientos años, anotaba serenamente -sin miedo y sin esperanza, diríamos nosotros- cómo «la guerra, de todo es padre, de todo es rey». Porque la guerra dice los mayores miedos. Y saber invocarla con astucia es ya un modo eficaz de inducir el terror que pueda -eso enseñaba el maestro Sun-Tzi- vencer sin necesidad de dar batalla.

Vencer sin dar batalla: la estrategia de Pujol, luego la de Mas, fue ésa: acumular la potencia necesaria para hacer temer un choque insurreccional. E imponer, desde ese miedo, la renuncia -y, al cabo, la rendición- de una España ya lo suficientemente sangrada para financiar el pequeño paraíso cataláunico. Esa estrategia exigía tres pies: a) privilegios económicos exorbitantes, sobre cuya base alzar la futura Hacienda catalana; b) una fuerza armada lo bastante operativa como para dar a entender que un choque con ella no saldrá gratis; c) un estado de ánimo internacional que vea con alarma máxima el riesgo de ese choque.

Es el inmemorial juego de la guerra. Al cual llamamos política. Pujol y Mas lo condujeron hasta su última frontera. Puigdemont la traspasó, luego tuvo miedo y salió huyendo. Como ha empezado a huir ahora aquel Trapero que estaba destinado a ser caudillo militar de la epopeya. Pero toda la maquinaria sigue en pie: el dinero robado por la Generalidad para financiar la independencia sigue ilocalizado, los «mozos» siguen ajenos a la autoridad española, la campaña de opinión pública internacional es más intensa que nunca.

Los gobiernos de Madrid actuaron tarde y blandamente. De lo que venga después de las próximas elecciones dependerá el desenlace. «La guerra», enseña Sun-Tzi, «es arte de simulacro».

¡Alerta patriótica!: contra el Frente Popular y secesionista.

Vicente A. C. M Periodista Digital  28 Marzo 2019

EL PP ACEPTA EL OFRECIMIENTO DE CIUDADANOS DE COALICIÓN PATRIÓTICA, AUNQUE DICE QUE LLEGA TARDE.

Pues no, Sr. Casado, nunca es tarde cuando se trata de salvar a España de las malas intenciones de un PSOE desquiciado por reeditar el pacto de Gobierno con los proetarras, los mercenarios nacionalistas vascos, los partidos golpistas catalanes y el enemigo número uno de España, los bolivarianos de PODEMOS. Estos son los que llamaron a sus huestes en ese “alerta antifascista” en la que englobaron al PP, C’s y VOX. Porque lo que parece es que a esta extrema izquierda en la que se ha deslizado el PSOE y la ultraizquierda de PODEMOS, le gusta eso de los tríos. Ya empezó el PSOE con Zapatero y Rubalcaba cuando aludían al “trío de las Azores” para culpar a Aznar y al PP de haber traído el terrorismo islámico a España con los atentados en los trenes de cercanías en Madrid. Y ahora se apunta a la campaña de PODEMOS con una Irene Montero, sustituyendo a su pareja en el liderazgo por estar de permiso de paternidad, propalando el calificativo sexista “trío trifálico” en un ataque de feminismo radical obsceno e inaceptable. O el PSOE cuando se refiere al “trío de Colón” por la concentración de ciudadanos en la Plaza de Colón en Madrid bajo la mayor bandera de España colocada en un mástil, llamados por los tres partidos en rechazo a la política de Pedro Sánchez de pactos con los enemigos de España.

Un ataque feroz que viene acompañado de mensajes difamatorios y de apelar a una involución en los derechos y libertades si se produce esa coalición de “las derechas”. Y aquí la única involución real es la que ha protagonizado Pedro Sánchez y este PSOE radicalizado y guerracivilista que se empeña en resucitar fantasmas de un pasado que parecen desear que vuelva. Una actitud que recuerda aquél PSOE del Frente Popular aliado con comunistas y permisivo con los anarquistas, que pone en cuestión toda la transición hacia la democracia y quiere pasar factura por aquella amnistía y perdón mutuo que hubo entre los protagonistas de los dos bandos de la contienda civil. Tras más de 40 años transcurridos desde aquella transición, el PSOE quiere ahora reescribir la Historia y cobrar viejas cuentas con los que ya no están. Porque aquella guerra civil y años previos que la provocaron pasó hace más de 80 años, mas o menos la esperanza de vida actual de hombres y mujeres en la España de hoy. Así que no creo que queden muchos de los que vivieron y protagonizaron esos terribles años de odio, rencores y venganzas.

Lo que sí parece demostrado es que Pedro Sánchez se ha apoyado en los enemigos de España para mantenerse en el poder. Un apoyo que tuvo un pago mercenario en forma de generosas aportaciones económicas y en el peligroso juego de llegar a un pacto con los separatistas catalanes en un diálogo imposible, salvo que se esté dispuesto a dar la impresión de ceder a las pretensiones de los secesionistas. Un apoyo que cesó en el momento en que los medios de comunicación descubrieron el asunto vergonzoso de la figura del “relator”, que no era sino un intermediario para resolver conflictos entre dos que se consideraban “pares”, ó sea, entre dos Gobiernos soberanos. Tras este fiasco, y el obligado rechazo e indignación popular, junto al cambio de régimen en Andalucía por la coalición PP-C’s con el apoyo de VOX y el fin del sultanato de Susana Díaz y del PSA, Pedro Sánchez decidió adelantar las inevitables elecciones generales para aprovechar el declive de PODEMOS y su repunte en las encuestas sobre intención de voto.

El ofrecimiento de C’s viene en un momento clave para sus previsiones de mantener su mensaje de “centro” puesta en cuestión por aceptar el apoyo de VOX En Andalucía y la célebre concentración en Madrid en la plaza de Colón en la que se veía a Albert Rivera muy incómodo por la temida foto con Santiago Abascal, aunque fuese de lejos y como haciendo que no iba con él. Ha bastado el ligero desliz (para mí intencionado) de José Ábalos, el sindicalista y estratega Ministro del Gobierno de Pedro Sánchez, al manifestar su preferencia a pactar con C’s en vez de con los independentistas, que ya se le han ofrcido para apoyarle tras las elecciones, para que el pánico se apodere ante la perspectiva de hacer una sangría de fuga de votos de izquierda hacia el PSOE, cuando ya PP y C’s están sufriendo una fuga de votos masiva hacia VOX. Albert Rivera ha decidido hacer algo insólito en política y es, primero anunciar su rechazo a apoyar al PSOE Pedro Sánchez (pero no a otro candidato) y anunciar públicamente su ofrecimiento a gobernar en coalición con el PP a casi un mes de las elecciones. Solo la absoluta desesperación justifica tamaño desatino.

El tema es que si hacemos caso a las encuestas, que son como son y no como querríamos que fuesen, no se cuestiona que el PSOE sería la opción política más votada, a pesar de sus evidentes actos de connivencia con los separatistas en lo que puede calificarse como traición. Algo que no puede extrañar en quien traicionó a su propio partido y cuando pudo recuperar el poder volvió a las andadas para facilitar lo que su desmedida ambición le impulsaba, ser investido Presidente del Gobierno de España, aunque fuese con el apoyo bastardo de los enemigos de España. Pero esta vergonzosa realidad no parece importar, al menos en esas encuestas, a los que fueron preguntados. Y eso, estimados conciudadanos, me provoca tristeza y una profunda decepción. No quiero pensar que lo que mueve a mis compatriotas es más el sentimiento de castigo a un PP que no supo estar a la altura y ha decepcionado, que el apoyo a un partido que también padece al menos los mismos defectos que el PP y en caso necesario volvería a pactar con los separatistas que quieren destruir nuestra nación. Y no quiero, aunque debería, lanzar una “alerta patriota anti secesionista”, pero sí una dura advertencia de lo que ya sabemos qu es una certeza en cuanto a las pretensiones de Pedro Sánchez con tal de seguir en el poder.

La “coalición patriótica” es absolutamente necesaria para que Pedro Sánchez y sus seguidores no consigan su objetivo. El ofrecimiento del PSOE a C’s de pactar su apoyo a la gobernabilidad, que no compartir el Gobierno, no resulta creíble simplemente porque no dudaría en aceptar de nuevo el apoyo de los golpistas y aducir que lo hace obligado por el rechazo de C’s. Es un ultimátum en el que se impone una condición de “o me apoyas o tú serás el culpable de que pacte con los independentistas”. Y aquí los únicos responsables de tamaña insensatez y traición serían Pedro Sánchez y el PSOE.

Solo espero que mis compatriotas no se dejen arrastrar por las mentiras de este PSOE que es el que ha involucionado de forma drástica a tiempos que no deseamos que vuelvan a repetirse. Pedro Sánchez es la imagen misma del egoísmo, del populismo y de la ambición sin límites además de un sectarismo enfermizo que solo busca el enfrentamiento de la sociedad y reabrir heridas que ya estaban cicatrizadas. Nadie quiere que se olvide, pero sí avanzar hacia el futuro y no mirara a un pasado que solo causó dolor y sufrimiento a los españoles. No aceptaremos que se nos robe la esperanza en ese futuro por la ambición de un solo hombre y de grupos involucionistas ultraizquierdistas y apátridas financiados por otros países donde las libertades están secuestradas y reprimidas.

Si la coalición patriótica es la solución, bienvenida sea y acabe con esta pesadilla de un PSOE que nos vuelve a llevar a la ruina y a la destrucción.

¡¡¡VOTAR PSOE ES VOTAR A LOS GOLPISTAS Y ENEMIGOS DE ESPAÑA!!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

Otra campaña de Zapatero
Editorial El Mundo  28 Marzo 2019

Pedro Sánchez está haciendo una campaña electoral muy parecida a la de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008. Su estrategia consiste en disparar el gasto público con coartadas sociales, fomentar el empleo temporal a través de más inversión pública, alardear de una moderación desmentida por sus hechos -Zapatero lo llamaba talante- y guardar un silencio sepulcral sobre las hipotecas territoriales que tiene contraídas con el separatismo si quiere mantenerse en el poder. Confiado a la volatilidad de la memoria del votante y al control de un formidable aparato de propaganda nacido del poder, Sánchez está incurriendo en los mismos errores que su predecesor Zapatero, quizá porque el sanchismo no es otra cosa que un zapaterismo llevado al extremo. Pero el objetivo de ambos líderes siempre fue mantenerse en el poder, no decir la verdad a los ciudadanos.

Un plan de retorno para 24.000 españoles que se fueron al extranjero en la esperanza de atraerse su voto, aunque Sánchez no ha puesto en marcha las becas específicas para investigadores. Un colchón de 580 millones a los pensionistas, aunque el secretario de Estado de la Seguridad Social advierte de la insostenibilidad del sistema y recibe por su sinceridad el rapapolvo de la ministra Magdalena Valerio. Un manguerazo de 6.000 millones a los ayuntamientos que recuerda demasiado al contraproducente Plan E de Zapatero. La mayor oferta de empleo público que se recuerda. Un ingreso mínimo vital para erradicar la pobreza infantil. El incremento del permiso de paternidad a ocho semanas este año. El plan de compensación a 500.000 parados en previsión del nefasto efecto de la subida del salario mínimo. La ampliación del subsidio de desempleo para mayores de 52. Pero el descarado tufo electoralista de todas estas propuestas no es lo peor; lo peor es el agujero que supondrán en las arcas del país con el déficit más alto de toda la Unión Europea. España lleva demasiados años sin adoptar las reformas pendientes por culpa del bloqueo político y está por ello mal preparada para afrontar el escenario de desaceleración que todos los indicadores vaticinan. Sánchez sabe del ajuste que Bruselas le exige, pero para él lo importante es ganar las elecciones al coste que sea. Ese ya lo pagaremos los ciudadanos, como ocurrió durante la infausta segunda legislatura de Zapatero.

Entretanto, Sánchez oculta que ha retirado del programa su propuesta de actualizar el delito de rebelión, o que no renuncia a la mesa de negociación con mediador para satisfacer las condiciones de diálogo que reclaman los separatistas. Por no hablar del indulto si hay condena. Sánchez se afana por silenciar que el primer problema de este país sigue siendo el desafío independentista en Cataluña; por eso corresponde a la oposición colocar este grave asunto en el centro de la campaña y enfrentar a Sánchez con su responsabilidad pasada y su tentación futura.

Los intereses del Gobierno y la ceguera voluntaria de la Abogacía del Estado
EDITORIAL Libertad Digital  28 Marzo 2019

Aún más grave que la ceguera voluntaria de la Abogacía del Estado resulta la nada velada disposición de los socialistas a recurrir al indulto.

Todo el mundo puede intuir las razones por las que, tras la dimisión de Eduardo Torres Dulce como fiscal general del Estado (diciembre de 2014), el Ministerio Público se dedicó a retirar del escrito inicial de acusación contra los golpistas del 9-N todos los cargos que conllevaran penas de cárcel. Bien fuese motu proprio, bien fuese para allanar servilmente el camino a lo que poco más tarde se conocería como operación Diálogo –a cargo de Soraya Sáenz de Santamaría–, el hecho vergonzosamente cierto es que el la Fiscalía fue paulatinamente retirando los cargos de usurpación de funciones judiciales y malversación de fondos públicos contra Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, lo que desembocó en un injusta sentencia que ni castigaba ni disuadía a los responsables de esa primera consulta secesionista.

Llegados al juicio de lo que no deja de ser la segunda fase del proceso subversivo inaugurado en la Diada de 2012, queda clara la razón por la que se ha omitido en el escrito de acusación de la Abogacía del Estado contras los máximos responsables del 1-O –y de la posterior declaración unilateral de independencia de Cataluña– toda referencia a la violencia que pueda implicar un delito de rebelión como el que sí sostienen que se produjo tanto la Fiscalía como la acusación popular, ejercida por Vox. Esta razón es no es otra que la orden expresa dada por la abogada general del Estado, Consuelo Castro, tal y como ha desvelado en esRadio el exjefe del Departamento Penal de la Abogacía del Estado, Edmundo Bal, quien se negó a estampar su firma en un escrito que "decía la verdad pero no toda la verdad".

Nuevamente cabe preguntarse si la razón por la que Castro exigió la supresión de toda referencia a la violencia –hasta en 23 ocasiones está presente, sin embargo, en el escrito de la Fiscalía– obedece a una ceguera voluntaria por parte de esta ardorosa defensora de la liberticida normalización lingüística del gallego en el ámbito de la Justicia o si más bien es que trata de avenirse a las posiciones de Pedro Sánchez, quien, una vez aupado a la Presidencia del Gobierno por las formaciones secesionistas, dejó de ver el delito de rebelión en el proceder de los golpistas.

En cualquier caso, y con independencia de a qué sea debido, el hecho cierto es que resulta una vergüenza que la Abogacía del Estado no haya querido ver la violencia desatada por los golpistas, que todos los españoles pudieron contemplar por televisión y que los testimonios que se están escuchando en el juicio no hacen otra cosa que recordar.

Con todo, por bochornosa que sea esta ceguera voluntaria del Gobierno y de la Abogacía del Estado, todavía resulta mucho más grave y mucho más efectiva la nada velada disposición de los socialistas de recurrir al indulto como forma de garantizar la impunidad a quienes han tenido y quieren seguir teniendo como socios de gobierno.

Una muestra más del por qué la política no funciona
Antonio García Fuentes Periodista Digital  28 Marzo 2019

No tengo que investigar mucho ni salirme de mi propio entorno, para reflejar un conjunto global o mundial, del porqué la política no funciona y del porqué los pueblos se anquilosan o los anquilosan quienes los dominan; y no, no hay que señalar a ningún grupo o partido político, en general son todos lo mismo o tan parecidos, que los hechos confirman cuanto hoy relato. Por ello me refiero a la ciudad donde nací y vivo, cuyo municipio lleva siendo saqueado desde hace muchos años.

“Jaén: El consistorio cuadruplica su gasto en personal en veinte años: GASTO: Los salarios de la plantilla acaparan el treinta y siete por ciento de todo el gasto del Ayuntamiento. PERSONAL: El número de personal en nómina ha crecido un 113 por ciento en dos décadas: El aumento de personal contraviene los distintos planes de ajuste del Estado”. Todo ello figura en primera plana y en grandes tipos, del diario “VivaJaén del 12 de Septiembre del 2018; en páginas interiores amplían datos.

Los culpables de todo ello, aún resisten y además se siguen presentando en las elecciones, para con ello, muchos de sus “cabezas o dirigentes”, puedan seguir chupando de los fondos públicos y sin ningún escrúpulo; mientras los ya esclavizados contribuyentes, soportamos subidas ya confiscatorias de injustos impuestos; y aun así, la tesorería del municipio está en quiebra y haciendo todo cuanto consiguen imponer para que la deuda crezca de forma tan brutal, que ahora mismo y para disimularla tratan de alargarla a tan larguísimos plazos que ya veremos si lo consiguen o no, pero de cualquier forma es cargar de deudas absurdas no sólo a los vivos, sino a los que nacerán a lo largo de vete a saber cuántos años o siglos venideros.

¿Qué a pesar de tantos y tantos disloques los servicios municipales funcionan a satisfacción de los indefensos habitantes del municipio? No en absoluto; simplemente apuntemos, que de tal forma el municipio decae, que aun siendo capital de una provincia más que rica, sus habitantes decrecen de forma alarmante y tienen que huir de ella para emigrar a lugares donde puedan encontrar un medio digno de vida.

Los servicios municipales, en general son un desastre, puesto que más que servicios, ya son “inservicios” y donde todo en general va “manga por hombro”, cada cual y por cuanto se denota claramente, hace lo que mejor le viene en gana, empezando por el primer alcalde (“mantenemos veintisiete alcaldes-concejales) y terminando por el último que cobra un sueldo de tan ruinoso municipio; por tanto detallar individualmente zonas públicas, es de absoluta vergüenza y que al parecer, nadie o muy pocos tienen, en ese pomposo que se autodenomina “servicio público”.

A estas alturas y esperando ya próximas elecciones, ni sabemos a quienes elegir o no elegir, puesto que “un más de lo mismo” es lo que tememos nos espera; ya que los que están dentro del negocio lucharán por el sueldo de forma desesperada y los que tratan de echarlos, harán lo mismo y dirán lo que tengan que decir; pero que sin escrúpulos, yo dudo cumplan lo que prometen y teniendo en cuenta que la mayoría, de administrar “una ruina tan arruinada como ésta”, deben estar ayunos de saberes; y menos de intenciones, de limpiarnos de la cantidad de parásitos que nos han devorado y nos siguen devorando; puesto que es aquí donde está el quid de la cuestión, o sea, de la limpieza general de parásitos del negocio, puesto que un ayuntamiento (o un Estado) no son otra cosa que un negocio a administrar; y de ahí dependerá siempre la buena marcha del mismo lo la ruina consiguiente.

Ruina de la que nunca responden los culpables, por cuanto no hay leyes que controlen tanto desmán como se comete en lo que se dice, son “administraciones públicas; pero que en mayoría, los que llegan a mangonearlas, se las apropian como privadas y las saquean sin contemplaciones”.

Las consecuencias de todo ello, “las estamos viendo diariamente en todos los ámbitos o niveles locales, provinciales, regionales o nacionales de este pobre mundo, siempre devorado por esos parásitos que como dicen de aquel caballo del “bárbaro Atila”… por donde pasaba, no volvía a crecer ni la yerba.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Por qué Sánchez oculta sus intenciones reales en Cataluña?
EDITORIAL ESdiario_com  28 Marzo 2019

El mismo día en que Pedro Sánchez borraba del anticipo de su programa electoral toda alusión al conflicto territorial en Cataluña, su delegado en la Comunidad, Miquel Iceta, se descolgaba con unas declaraciones tremendas en el periódico de cabecera del independentismo vasco, sugiriendo que a España no le quedaría otro remedio que aceptar la separación si el apoyo de los catalanes a esa traumática e inviable salida llegara al 65%.

No son dos hechos ni casuales ni aislados el uno del otro, sino la consecuencia de una premeditada actitud sincronizada desde Ferraz que intenta decir en cada sitio, en función de las circunstancias, lo que su interlocutor quiera oír.

Doble juego
El despliegue de banderas españolas en la presentación de Sánchez obedece a la necesidad de recuperar una imagen constitucional antes de las Elecciones; mientras que las palabras de Iceta atienden a la necesidad de cuidar el granero electoral catalán y, especialmente, al socio potencial que es sin duda ERC para los socialistas ante un eventual entendimiento doble en La Moncloa y la Generalitat.

Es inadmisible la actitud del PSOE al respecto de Cataluña: esconde sus planes concretos tras alimentar los peores

En esa misma línea hay que encajar la puesta del líder del PSC por los indultos, expresada ya hace meses; las reuniones de Sánchez con Quim Torra; el despido del abogado del Estado que respaldaba la acusación de rebelión para el juicio en el Supremo y, por supuesto, el apoyo secesionista a la moción de censura que concedió la presidencia a Sánchez.

Que en todo ese viaje se coquetee con un referéndum de independencia es una frivolidad irresponsable, por mucho que se desmienta luego. Como lo es llenar el debate de concepto etéreos sobre la España "plurinacional" o "federal" que de repente desaparecen cuando se acerca el momento de pasar por las urnas.

Un pollo sin cabeza
La conclusión es que, en éste asunto crucial, es imposible saber qué planes reales tiene Sánchez, pero no es difícil intuir que pueden ser los unos y los contrarios en función, estrictamente, de qué le puede acercar más a su objetivo personal.

Ante un asunto tan delicado como la organización territorial de España, que toca el núcleo central del Estado de Derecho, es inadmisible la actitud del PSOE, pero indiciaria también de cómo gestionará en el futuro el problema: como un pollo sin cabeza sin otro fin que conservar el poder al precio que sea.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial