AGLI Recortes de Prensa   Sábado 30  Marzo 2019

EDITORIAL Libertad Digital 30 Marzo 2019
Los viernes del despilfarro y la compra de votos
Cada “viernes social” anunciado por Sánchez engordarán el déficit en unos 1.200 millones, cuyo coste recaerá en familias y empresas españolas.

Nuevo Consejo de Ministros y nueva ocasión que aprovecha el Gobierno del PSOE para engordar su particular campaña electoral haciendo uso del dinero de todos los españoles, a pesar de que las Cortes han sido disueltas y la vía del decreto ley fue ideada exclusivamente para aprobar medidas de urgente y extraordinaria necesidad, exigencia que, evidentemente, no se cumple.

En esta ocasión, el Ejecutivo ha anunciado la creación de más de 33.000 plazas de funcionarios para 2019 en la Administración General del Estado, con todo lo que ello supone en cuanto a incremento del gasto estructural. Asimismo, entre otras medidas, el Ministerio de Hacienda acaba de derogar la famosa regla de gasto por la puerta de atrás, ya que permitirá a ayuntamientos y comunidades autónomas gastarse el superávit acumulado en 2018, en lugar de destinarlo a la reducción de su elevado endeudamiento. La aplicación de esta regla, incluida en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, fue clave a la hora de poner algo de orden en las quebradas cuentas de la Administración territorial, especialmente a nivel local. Sin embargo, Sánchez vuelve a abrir el grifo del despilfarro y el despropósito presupuestario para que sus barones dispongan de manga ancha de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales.

Si a todo ello se suman todas las medidas electoralistas aprobadas en las última semanas, no es de extrañar que el Banco de España advirtiera en su último informe sobre las negativas consecuencias de la política expansiva que está protagonizando el PSOE. En concreto, el regulador financiero avanzó que el déficit rondará el 2,5% del PIB este año, casi el doble del objetivo inicialmente acordado con Bruselas, del 1,3%, y apenas una décima menos que el descuadre registrado en 2018. Este desvío, superior a los 12.000 millones de euros, significa, ni más ni menos, que cada uno de los "viernes sociales" anunciados por Sánchez engordarán el déficit en unos 1.200 millones de euros adicionales, cuyo coste, evidentemente, recaerá, una vez más, en las familias y empresas españolas.

Disparar el gasto con semejante descaro y grado de irresponsabilidad ya es grave de por sí, pero hacerlo, además, en un contexto como el actual, donde la desaceleración económica se intensifica, constituye un creciente factor de riesgo a tener muy en cuenta. La combinación de elevada deuda pública, superior al 97% del PIB, alta tasa de paro, descuadre fiscal y, sobre todo, una política económica sustentada sobre las subidas de impuestos y la imposición de nuevas trabas y dificultades a la creación de riqueza y empleo es, sin duda, la receta ideal para regresar, tarde o temprano, al atolladero de la crisis.

España no necesita históricas ofertas de empleo público para que el PSOE compre votos, sino unos servicios ágiles y eficientes, al igual que no precisa de nuevas prestaciones o subvenciones, sino un mercado laboral flexible que permita acabar con la lacra del paro para que la gente pueda ganarse la vida honradamente por sus propios medios, al tiempo que se facilita el nacimiento y el desarrollo de las empresas, así como la mejora de su productividad, única vía posible de subir los salarios de forma sana y sostenible en el tiempo. El modelo de Sánchez no es otro que el del clientelismo político, la ineficiencia administrativa y el asistencialismo social, cuya aplicación condenaría al país a una creciente senda de empobrecimiento.

Déficit, deuda y PIB: la 'hora bruja estadística' que golpea a Sánchez
A pesar de que el PSOE insiste en negar la desaceleración de la economía española, la realidad le demuestra que se equivoca.
Libre Mercado Libertad Digital 30 Marzo 2019

Una lluvia de datos estadísticos desde primera hora de la mañana de este viernes golpean al Gobierno de Pedro Sánchez. En un fenómeno similar al de la cuádruple hora bruja de la bolsa, donde coinciden cuatro veces al año el vencimiento de futuros y opciones sobre índices y acciones, se han conocido las cifras de PIB, déficit y deuda. Y nos son nada esperanzadoras. A pesar de que el PSOE insiste en negar la desaceleración de la economía española, la realidad le ha vuelto a demostrar que nuestro país ha entrado en un punto crítico.

Por el lado del PIB, la economía española se frenó y sólo logró crecer un 2,6% en 2018, cuatro décimas menos que en 2017, lo que supone su menor alza desde el ejercicio 2014, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, Estadística ha rebajado una décima los crecimientos del PIB que estimó en su día para el tercer y cuarto trimestre de 2018, hasta el 0,5% y el 0,6%, respectivamente, coincidiendo con la entrada en La Moncloa de Pedro Sánchez.

El INE también ha revisado a la baja el crecimiento interanual del PIB del cuarto trimestre, que se situó en el 2,3%, dos décimas menos que en el trimestre anterior y una décima por debajo del dato avanzado a finales de enero, de acuerdo con la Contabilidad Nacional publicada hoy por el organismo estadístico.
Déficit y deuda, disparados

En cuanto al déficit del conjunto de las administraciones públicas cerró el año pasado en los 31.805 millones de euros, el equivalente al 2,6% del PIB. El Gobierno presume de que ha cumplido con Bruselas, ya que se queda por debajo del 2,7% que aumentó la ministra de Economía, Nadia Calviño, este verano por que le resultaba imposible cumplir con el 2,2% que acordó inicialmente el Gobierno de Mariano Rajoy.

Para el ejercicio 2019, la meta oficial de déficit público es del 1,3% del PIB, a pesar de que el Gobierno de Pedro Sánchez intentó relajar sin éxito el objetivo al 1,8% del PIB. De hecho, el Ejecutivo ya ha advertido en varias ocasiones de que la no aprobación de los Presupuestos de 2019 elevará el déficit hasta el 2,3% o 2,4% del PIB, por lo que el próximo Gobierno resultante de las elecciones generales del 28 de abril deberá acometer un ajuste de en torno a 13.000 millones de euros.

El tercer dato de la discordia es la deuda del conjunto de las administraciones públicas, que se incrementó en el pasado año hasta los 1.173.988 millones de euros, con lo que marcó nuevo máximo histórico y cerró el ejercicio en el 97,2% del PIB, nueve décimas menos que 2017, pero tres décimas por encima del objetivo marcado por el Gobierno del 96,9% del PIB.

Ha sido el Banco de España el que ha publicado los datos de endeudamiento. En términos absolutos, la deuda pública alcanzó su nivel anual más alto de la historia, con 1,174 billones de euros, por encima del ejercicio 2017 (1,144 billones de euros), 2016 (1,107 billones de euros) y 2015 (1,073 billones de euros).

Ruinosa factura de un Gobierno irresponsable
Editorial El Mundo 30 Marzo 2019

Legislar con responsabilidad en tiempos electorales se ha convertido en un ejercicio de ciencia ficción. Cuando se acerca el momento de depositar el voto, ciertos gobernantes prescinden de su función pública -que en ocasiones implica asumir decisiones impopulares- y optan por regalar el oído y el bolsillo del votante de un modo descaradamente demagógico. Lo hizo José Luis Rodríguez Zapatero, con un desenlace cuya sola mención nos retrotrae a una de las peores coyunturas económicas que recordamos, y lo imita imprudente y torticeramente Pedro Sánchez. Torticeramente porque el presidente del Gobierno advirtió desde el principio que el suyo sería un Ejecutivo de transición, pero ello no le ha impedido apurar sus últimas bocanadas en La Moncloa para sacarle el máximo rédito electoral posible de cara a la cita con las urnas. Lo que está haciendo Sánchez en su final de mandato es un escándalo: desde diciembre no ha hecho más que tratar de comprar con dinero público el favor de 14 millones de votantes a través de decretos y medidas de intenso tufo electoralista.

La más zafia ha sido la subida de las pensiones. Conocedor del poder que tiene un colectivo de 8,8 millones de personas, el Gobierno ha intentando capitalizar su descontento. Primero, coqueteando con medidas absolutamente populistas como ligar las pensiones al IPC. Quizá arrastrado por Podemos, que acabó rompiendo una comisión sinonímica de consenso: el Pacto de Toledo. Y después, engañando: no es un secreto que en abril de 2018 Cristóbal Montoro pactó con PNV y Cs una subida del 1,6%. Sánchez simplemente la heredó y añadió una décima en compensación por la inflación. Similar es el caso del Salario Mínimo Interprofesional, con el que se calcula que intentará atraer a 1,3 millones de trabajadores que cobran las nóminas más bajas del mercado laboral. Mientras el Gobierno del PP había cerrado con los agentes sociales una subida progresiva hasta los 850 euros en 2020, otra vez de la mano de Podemos Sánchez pisoteó a la patronal y prescindió de los sindicatos para elevarlo de un plumazo a los 900 euros. Estos dos son los ejemplos más paradigmáticos del trilerismo gubernamental de este PSOE. Pero no los únicos. Ayer se aprobó la mayor oferta de empleo público para la Administración General en más de una década. Sumada a la subidas salariales a los funcionarios, espera rascar votos en un caladero de 2,5 millones de trabajadores. Y para el último consejo de ministros -los mal llamados "viernes sociales", mejor llamados viernes electorales-, se reserva la traca final de una ayuda para 1,3 millones para parados de larga duración.

A todo gobernante decente le guía el interés común. Y ese no consiste en abrir el grifo sin control, sino en trabajar para equilibrar gastos e ingresos evitando demagogias ruinosas en momentos contracíclicos. Certifica el Banco de España que ya no soplan vientos de cola. Que el empleo y la producción han perdido su inercia ascendente. Que la desaceleración ya no es un fantasma. Y que para que nuestra economía no caiga es vital mantener los equilibrios en la balanza pública. El afán electoralista del Gobierno lo lleva a negar una política de reducción del déficit público. Así, no es de extrañar que el déficit no vaya a bajar del 2,5% del PIB en 2019, frente a la estimación inicial del 1,3%. Si a ello le sumamos la preocupante ausencia de reformas estructurales, el grado de vulnerabilidad de nuestra economía pasa a ser demasiado alto

Sánchez sigue la senda de Zapatero
Editorial ABC 30 Marzo 2019

España ha realizado un gran sacrificio para reducir el enorme agujero fiscal que dejó en herencia Rodríguez Zapatero, próximo al 10 por ciento del PIB, hasta un nivel mucho más manejable, pero Pedro Sánchez amenaza con repetir los errores que cometió el PSOE en el pasado, ya que aumenta el gasto de forma irresponsable y descuida la consolidación presupuestaria. El déficit público cerró el pasado ejercicio en el 2,6 por ciento del PIB, tras bajar en casi 4.000 millones de euros, situándose así por debajo del límite del 3 por ciento que marca la normativa comunitaria por primera vez desde 2007, cuando estalló la crisis financiera. Sin embargo, dicha consecución se ve lastrada por el peligroso cambio de rumbo que está protagonizando este Gobierno. En primer lugar, porque Sánchez ha incumplido de forma deliberada el objetivo de déficit acordado inicialmente con Bruselas, fijado en el 2,2 por ciento, siendo el mayor desvío que se registra desde 2012, el fatídico año en que el Estado tuvo que acudir al rescate de las cajas de ahorros. Y, en segundo término, porque, lejos de corregir esta deriva, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció ayer que pretenden repetir e incluso ampliar dicho incumplimiento, tras fijar en el 2 por ciento la meta de déficit para este año, muy por encima del 1,3 negociado con la Comisión Europea y validado por el Congreso. La razón de este incremento es la política de gasto emprendida por Sánchez desde su llegada al poder con el fin de comprar votos. El problema estriba en que el Gobierno gasta lo que no tiene, puesto que la ausencia de Presupuestos impide la puesta en marcha de nuevas subidas fiscales, de modo que la larga lista de prebendas aprobada en las últimas semanas por decreto ley carecerá del suficiente respaldo financiero, con el consiguiente aumento del déficit. En concreto, la propia Montero admitió que el agujero podría escalar este año hasta el 2,2 por ciento, con lo que, para alcanzar el objetivo del 2 por ciento, recortarán unos 3.000 millones de euros en inversiones, en lugar de reducir el gasto superfluo que acumula el sector público.

Y todo ello sin contar que, pese al descuadre que presenta la Seguridad Social, de más de 17.000 millones de euros, el PSOE apuesta en su programa electoral por ligar las pensiones al IPC de forma permanente y sin ningún plan alternativo para garantizar la sostenibilidad del sistema. Retrasar la eliminación del déficit constituye un grave error, especialmente en el actual contexto, donde la desaceleración del PIB y las turbulencias internacionales, sumadas a la perjudicial política económica del Gobierno, ponen en riesgo el crecimiento y la creación de empleo. España carece de margen de maniobra para afrontar nuevas dificultades, ya que la deuda pública ronda el 97 por ciento del PIB. Sánchez reproduce el modelo de Zapatero.

Vox quiere incluir la capitalización en el sistema de pensiones
"Yo sí le miro a los ojos al PP y le digo que ha sido nuestra derecha más cobarde", dice Iván Espinosa de los Monteros
Libre Mercado Libertad Digital 30 Marzo 2019

Vox sigue perfilando su equipo económico. Esta semana hemos conocido que el consultor Rubén Manso ocupará el segundo puesto en la candidatura al Congreso de los Diputados que presentará la formación conservadora en la provincia de Málaga. Manso es inspector en excedencia del Banco de España y cuenta con una dilatada trayectoria en la esfera privada.

Desde la constitución del partido, la agenda económica de la formación que lidera Santiago Abascal colgaba de Iván Espinosa de los Monteros. Sin embargo, el acelerado crecimiento de Vox ha obligado al empresario a buscar nuevos aliados en este campo. Manso está llamado a jugar un papel central en esta nueva etapa, sobre todo tras meses de trabajo en los que se ha encargado de coordinar los documentos económicos de Vox de la mano de un grupo de expertos conformado por empresarios, inversores, consultores y juristas.

Esta semana, Vox ha empezado a desgranar algunas de sus ideas económicas para las elecciones que están por venir, como, por ejemplo, el cierre de todas las televisiones públicas, incluida RTVE. El lugar escogido fue el Salón Real del Círculo de Labradores, en Sevilla. Dicho espacio acogió una mini-cumbre económica en la que Iván Espinosa de los Monteros estuvo acompañado por José Manuel Cansino, catedrático de Economía Aplicada, o Francisco José Contreras, catedrático en Filosofía del Derecho.

"Adoctrinamiento anti-empresarial"
El primero en tomar la palabra fue Cansino, que insistió en que "no basta con decir que hay que bajar impuestos. A menudo se habla con superficialidad de reducir la presión fiscal, porque se identifican con claridad las medidas de recorte de la presión tributaria, pero no se explican los ajustes de gasto que deben acompañar este tipo de propuestas". En este sentido, Cansino aplaudió que Vox haya cargado las tintas contra "la elefantiasis de la Junta de Andalucía, que se concentra principalmente en el enorme tamaño de la llamada administración paralela".

El catedrático denunció también el contenido de los libros de texto de las asignaturas económicas que estudian los jóvenes andaluces: "Basta con leer los libros de las asignaturas relacionadas con la Economía para entender por qué persiste el socialismo en tantos rincones de Andalucía. Cada año, 380.000 niños estudian libros que estigmatizan socialmente al empresario y cargan contra la economía de mercado, con ánimo de mantener en pie la retórica de la lucha de clases".

"Cierre de Canal Sur"
A continuación le llegó el turno a Francisco José Contreras. En su intervención, el catedrático cargó las tintas sobre "el gravísimo problema demográfico que atraviesa España". A su juicio, "la sostenibilidad de todo nuestro sistema económico está en jaque por la crisis de natalidad que estamos viviendo. Por eso nos hemos asegurado de que el programa de Vox está repleto de medidas que pretenden ayudar a la familia. Igual que otros partidos impregnan sus programas de ideología de género, nosotros impregnamos nuestro programa de políticas de apoyo a las familias".

Refiriéndose a la negociación con el PP para el acuerdo de investidura, Contreras criticó que los azules insistieron reiteradamente en "propuestas que encierran una clara mentalidad socialista. Por ejemplo, habíamos propuesto el cierre de tres de los cuatro canales autonómicos de televisión. Hay que recordar que nuestra propuesta de máximos era cerrar los cuatro, pero para eso hacen falta reformas en el Estatuto de Autonomía que requieren el voto favorable de dos tercios del Parlamento. Por tanto, propusimos dejar solamente en funcionamiento Canal Sur y reducir un 50% su presupuesto. ¿Qué hizo el PP? Lo dejó en un compromiso de racionalizar el gasto que acarrean todos estos canales y en una promesa de aumentar la eficiencia de dichas estructuras".

"Instituciones que permitan el crecimiento"
"En el libro Por qué fracasan las naciones, Daron Acemoglu y James Robinson ponen de manifiesto que la riqueza de un país no se explica por su ubicación geográfica, sus recursos naturales o su tradición religiosa. La clave es otra. La clave son las instituciones y, más específicamente, el mantenimiento del imperio de la ley y de un marco que permita la creación de riqueza. En este ámbito, España tiene mucho trabajo por hacer. Somos un país muy creativo, con grandes empresarios, grandes autónomos, grandes trabajadores… Sin embargo, no tenemos un marco institucional que permita el crecimiento. Por eso hay que promover un cambio en las instituciones", señaló Iván Espinosa de los Monteros en su intervención.

El vicesecretario de Relaciones Internacionales cargó a continuación contra el PP: "Nos hablan de ampliar el concierto vasco, una idea que quizá podría funcionar en otro país u otro contexto, pero que en España supone ignorar los problemas territoriales que tenemos. Una de sus figuras más relevantes, Ana Pastor, se proclama orgullosamente socialdemócrata. Son un partido tibio en la defensa de España y la libertad. Por eso, cuando algunos dicen que no les aguantamos la mirada llamándoles derechita cobarde, yo les miro a los ojos y les digo que el Partido Popular ha sido la derecha más cobarde que ha conocido España en los siglos XX y XXI".

Los ejes del programa económico de Vox
Espinosa de los Monteros apuntó que la formación presentará su programa económico "próximamente", apuntando que incluirá "un modelo y una memoria en la que se detallarán de forma concreta los puntos de gasto que vamos a reducir y los impuestos que vamos a bajar". El empresario desgranó a continuación las ideas-fuerza de dicho documento: "En primer lugar, tenemos que recuperar la unidad de mercado, que ha sido destrozada y nos ha llevado a un modelo con diecisiete regulaciones distintas; en segundo lugar, vamos a reducir el tamaño del Estado y también vamos a informar mejor a los contribuyentes sobre los impuestos que pagan; en tercer lugar, vamos a simplificar radicalmente los procesos de contratación, para que el mercado laboral sea mucho más flexible".

El vicesecretario de Relaciones Internacionales del partido que lidera Santiago Abascal se refirió después a la Seguridad Social: "Desde hace décadas, el sistema está funcionando cada vez peor. Peor aún, es matemáticamente imposible que el sistema vaya a ofrecer mejores pensiones. Por tanto, seamos realistas y honestos, cambiemos el sistema y permitamos el desarrollo de un modelo de previsión mixto, que compagine las pensiones de reparto con las pensiones de capitalización. Hay que hacerlo de forma sensata, hay que decirle la verdad a los españoles, hay que tratar como adultos a los trabajadores y hay que empezar a preparar el futuro". A corto plazo, y a la espera de materializar esa reforma, Espinosa de los Monteros pidió "menos impuestos al ahorro" y "reglas que permitan que los españoles mayores de 65 años sigan trabajando".

CONFERENCIA DE ESPINOSA DE LOS MONTEROS
‘Más sociedad y menos Estado’: VOX presenta su programa económico
Agencias eltorotv.com 30 Marzo 2019

Dice que “con un millón pedido a simpatizantes y afiliados” para las elecciones “haremos más que PP y PSOE con 60 solicitados a la banca”.

El vicesecretario de Relaciones Internacionales de VOX, Iván Espinosa de los Monteros, ha pedido este viernes un apoyo “suficiente” para su partido en las urnas de las elecciones generales del próximo 28 de abril para que “podamos tomar al menos algunas de sus medidas”, algo que no sucederá estando en una situación de relativa “debilidad como en Andalucía”, según ha advertido.

Así lo ha apuntado en una conferencia pronunciada en el Salón Real del Círculo de Labradores de Sevilla, donde Espinosa de los Monteros ha desgranado algunas de las propuestas que plantea VOX para “hacer a España grande otra vez”.

En esa línea, Espinosa de los Monteros ha defendido que en VOX están “preocupados y ocupados en mejorar el futuro de esta gran nación” que es España, un país con “un enorme potencial que hasta ahora no ha sido desarrollado completamente”. Así, ha manifestado que España cuenta con “gente con mucho talento”, con “grandes empresarios, autónomos creativos, deportistas, músicos, cocineros con mucho tesón, esfuerzo y éxito”, pero no pasa igual con los políticos, en los que en VOX tiene “muy poca confianza”.

De hecho, ha aseverado que en VOX tienen “una enorme confianza en los españoles y muy poca en los políticos, incluso en nosotros mismos como políticos”. Además, ha aludido, sin citarlo, a lo manifestado esta semana por el expresidente del Gobierno y del PP José María Aznar, cuando aseveró que “a mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una derechita cobarde porque no me aguanta la mirada”.

“Cuando algunos dicen que no le aguantamos la mirada, yo le miro a los ojos y digo que el PP ha sido la derecha más cobarde que se ha conocido en España en los siglos XX y XXI”, ha replicado Espinosa de los Monteros.

‘Más sociedad y menos Estado’
Entre sus propuestas, aparte de una “defensa de España, de la unidad de la nación”, y de “la libertad en muchos ámbitos”, ha explicado que, si hubiera que ponerle un subtítulo al programa económico de VOX, podría ser el de “más sociedad y menos Estado”.

Entre las medidas económicas de VOX ha destacado por encima de todas la de “recuperar la unidad de mercado” y, al respecto, ha criticado que en España se divida el mercado “en 17 mercados pequeñitos y muchas veces incompatibles entre sí”.

En materia de empleo ha indicado que en VOX no se van a “poner la medalla” de decir que “nosotros vamos a crear empleo”, pero se ha preguntado “cuáles, de los últimos ministros de Trabajo que ha tenido España, han creado antes de ser ministros un solo puesto de trabajo”, o cuántos de los actuales ministros “han cotizado algún día en el sector privado” o han intentado “cobrar una factura o liquidar un IVA”. Además, ha abogado por “simplificar la contratación” y eliminar “barreras” para ello.

Espinosa de los Monteros ha abogado por contar con “gente que no haya estado nunca contaminada por la administración pública” combinada junto a otras personas que “conozcan el funcionamiento del Estado”, y al respecto ha destacado que VOX está “reclutando” a profesionales como abogados del Estado, diplomáticos o inspectores de Hacienda.

El sistema de pensiones ‘no funciona’
Espinosa de los Monteros también se ha referido a las pensiones y ha advertido de que el sistema actual “no funciona”. “No es una cuestión de opinión, sino que es matemático e imposible que los que hoy tienen menos de 40 años alcancen una pensión con el sistema actual”, ha sostenido el dirigente de VOX, que por ello apuesta por caminar hacia otro sistema “de una manera sensata”.

Entre sus propuestas ha citado la de que se pueda “compatibilizar una pensión con una actividad” y ha dicho que hay que decidir entre si “queremos seguir manteniendo el estado del bienestar de los españoles” y que estos “alcancen algún día una pensión”, o “el estado de bienestar de los políticos”, manteniendo sus “chiringuitos”.

Espinosa de los Monteros también ha reivindicado a la familia como “el último reducto de libertad, donde los españoles sienten más libertad frente a la intromisión del Estado”, y ha apelado a “un programa estable” para la educación y que a los escolares puedan conocer o al menos les suene “lo que es el mundo de la empresa”. En esa línea, ha considerado que “no tiene ningún sentido” la “desconexión” que aprecia “entre el mundo del empleo y el de la educación”.

El representante de VOX también ha realizado una defensa del derecho a la propiedad privada como algo “absolutamente esencial”, así como de la “reunificación de funciones esenciales”, de la devolución de competencias al Estado, de que haya “mismas prestaciones y mismos servicios” en sanidad para todos los españoles, y de bajadas de impuestos como el de Sociedades y el IVA.

Asimismo, ha criticado la existencia de medios de comunicación públicos que, a su juicio, funcionan como unos aparatos de “propaganda política a costa” de los contribuyentes que aboga por “eliminar”.

Otra propuesta de VOX es “eliminar subvenciones a partidos, sindicatos y patronales”, algo que encuentra “resistencia de los políticos porque viven de nuestros impuestos”, según ha señalado Espinosa de los Monteros.

Al hilo, ha contrapuesto que, mientras que PP y PSOE han pedido para la campaña electoral de los comicios del 28 de abril “60 millones” de euros, en VOX han solicitado, “no a los bancos, sino a nuestros propios donantes, afiliados, simpatizantes, un millón”, y ha augurado que “con un millón vamos a hacer más que ellos (PP y PSOE) con 60 millones”, según ha proclamado.

Daniel Lacalle: "Lo primero que haremos será revertir todos los decretos del despilfarro
El responsable de Economía de los populares desgrana en LD su programa para el 28-A y asegura que seguirán adelante con su "revolución fiscal".
Libre Mercado Libertad Digital 30 Marzo 2019

"Muchas cosas que ocurren ahora me recuerdan a lo que pasó en 2008". Daniel Lacalle, como muchos otros observadores, asiste a esta campaña electoral con una cierta sensación de déjà vu: un presidente que ha logrado cohesionar a la izquierda no a través de un programa de reformas, sino con un mensaje de odio a la derecha que viene; un PSOE que crece fagocitando a su amenaza de extrema izquierda (de IU a Podemos); propuestas populistas que llegan del Consejo de Ministros sin que quede muy claro cómo se pagarán o impactarán en el déficit; Franco y la Guerra Civil como baza electoral; y, sobrevolando este panorama, una economía que se desacelera cada día que pasa, pero no tan rápido como para que se noten los efectos antes de la cita con las urnas.

Además, por si esto fuera poco, el PP debe hacer frente a la irrupción de VOX, una amenaza directa para los populares, que ven peligrar su flanco derecho, el que siempre pensó que tenía más cubierto.

El escenario es complicado y, quizás por eso, Pablo Casado ha decidido jugársela con una apuesta arriesgada: abrir las listas y dejar que entre aire freso a Génova con el fichaje de un puñado de independientes de eso que ahora se llama la "sociedad civil". De todos ellos, Daniel Lacalle (que irá de número 4 en la lista de Madrid) es quizás el más conocido.

Consultor de éxito, autor super-ventas y habitual en las tertulias televisivas, el hasta ahora director de Inversiones de Tressis Gestión, Lacalle será la cara del PP de Casado en materia económica. Ya era, desde hace meses, el principal asesor del líder popular. Ahora, además, tendrá la responsabilidad de defender las propuestas en los medios de comunicación.

Esta semana, Lacalle ha estado en Libertad Digital, en el primero de los encuentros que mantendremos con los responsables de Economía de los partidos de centro derecha. Durante más de una hora, respondió a las preguntas de Manuel Llamas, Domingo Soriano y Carmen Tomás. ¿Su diagnóstico? La economía española se desacelera rápidamente y, si no hacemos nada, puede volver a entrar en recesión o estancamiento. ¿Su oferta electoral? Atraer inversión haciendo que sea más atractivo para una empresa venir a España; mantener la recaudación ampliando las bases imponibles, no subiendo los tipos a los que ya pagan; y flexibilizar la economía española, eliminando las barreras que impiden el crecimiento y desarrollo de las empresas.

Los siguientes son los grandes temas que se trataron en la entrevista y las propuestas de Lacalle. ¿Las podrá aplicar como próximo ministro de Economía? Lo primero es ganar las elecciones y eso, según dicen las encuestas, no será nada fácil:

- Coyuntura económica y pactos políticos
"España corre el riesgo de entrar en una nueva crisis si cae en la autocomplacencia"
"Muchas cosas que ocurren ahora me recuerdan a lo que pasó en 2008"

Libertad Digital: "¿Está mintiendo este Gobierno como hizo el de Rodríguez Zapatero en 2008?". Daniel Lacalle: "El Gobierno está edulcorando la realidad de manera muy agresiva. El PIB no es difícil de retocar. Puedes doparlo un poco, no mucho ni durante mucho tiempo… pero lo puedes hacer. En el último trimestre, lo que más crece es la aportación del consumo público".
"En enero, lo que ha habido es una brutal subida de los impuestos al trabajo"

"La primera medida que tomaremos será revertir todos los decretos del despilfarro. Y en el mismo Consejo de Ministros aprobaremos la revolución fiscal y la autopista administrativa"

Libertad Digital: "¿Qué feeling tiene Daniel Lacalle con Luis Garicano y Toni Roldán (Cs) o con Iván Espinosa de los Monteros (VOX)? ¿Podrían ponerse de acuerdo en temas económicos?". Daniel Lacalle: "Si tú hablas con los responsables de Economía de PSOE o Cs, los grados de diferencia son muy pequeños. La cosa se pone insoportable cuando entran los Podemos de turno, porque estos buscan el caos. Estamos tensando el debate económico, pero los que lo están tensando son los extremos, sobre todo Podemos. Porque VOX no es como la Liga Norte o Le Pen en Francia. Desde el punto de vista económico sería muy fácil llegar a acuerdos [con VOX y Ciudadanos]".

- Impuestos y financiación autonómica
"La fiscalidad en España está destinada a recaudar lo máximo posible, a corto plazo, de lo que queda. Nuestra revolución fiscal no quiere sacar más de lo que ya hay, sino ampliar las bases imponibles, atraer más inversión y crear empleo. No se puede aumentar el esfuerzo fiscal a los que ya están empleados"

"El problema de España no es de curva de Laffer. Tenemos un problema de alto desempleo, pequeño tamaño de las empresas y economía sumergida. Recaudamos menos que la media de la UE porque tenemos el doble de paro y empresas más pequeñas. Tenemos empresas mucho más vulnerables ante el ciclo"

El sistema de financiación autonómica está generando incentivos perversos. Tiene que haber mayor autonomía pero también responsabilidad crediticia. Tenemos que ir hacia un sistema de corresponsabilidad fiscal"

"Se puede facilitar la cohesión entre CCAA sin convertirlo en un sistema en el que sean siempre los mismos los que pagan y los que reciben. Y que los que reciben lo usen como excusa para crear una administración paralela. No puedes dar más autonomía para el gasto sin autonomía para los ingresos"

- Pensiones y mercado de trabajo
"No tiene ninguna lógica hablar del déficit de la Seguridad Social de forma aislada. De qué te sirve, si tienes un déficit de 100.000 millones, decir que la Seguridad Social no tiene déficit. Si tienes un rescate, las pensiones las tendrás que recortar un 10-20%, como ha pasado en otros sitios. Las pensiones sólo serán financiables si las cuentas públicas son sostenibles"
"Ahora nos gastamos el 11% del PIB en pensiones. Y llegaremos, en el máximo, al 15%: ¿es financiable? Sí"

"Cubrir el incremento del gasto en pensiones con impuestos no ha funcionado en ningún país"

"En España tenemos un problema de falta de derechos de los contratadores. Contratar es muy caro y muy complejo. Hay que facilitar la contratación: reducir el número de contratos, los costes y la carga burocrática"

"Lo primero que tenemos que hacer es facilitar el crecimiento empresarial. Tenemos empresas muy pequeñas y muy vulnerables cuando llegan las crisis"
"La reforma laboral fue esencial para acabar con la sangría del paro: destruíamos 3.000 empleos al día"

Energía
"[Con su nuevo plan energético] Sánchez está lanzando un Plan E encubierto de 47.000 millones en ladrillo"
"España genera el 0,5% de las emisiones a nivel mundial, no puede asumir el 10% del coste"

"El único impuesto al sol que hay son las enormes subvenciones que pagamos a las renovables"
"La política energética de PSOE y Podemos es como elegir entre Betamax y VHS. Pensar que los paneles solares del futuro o los rotores eólicos van a ser como los actuales es un error. Están mirando la tecnología desde un punto de vista estático. Lo que tiene que hacer España es liderar el cambio tecnológico, con una fiscalidad atractiva y sin elegir ganadores vía subvenciones"

"Prescindir de la energía nuclear supone, inmediatamente, un aumento enorme del recibo de la luz. La transición energética necesita de la nuclear y el gas. Y cerrar las nucleares, como hizo Alemania, cuando tienes al lado un país con 52 reactores… Esto se tiene que decidir a nivel europeo"

"Decir que vas a prohibir los coches de gasolina en 2040 es como si en 1930 un Gobierno hubiera dicho que en 1960 estarían prohibidos los coches de caballos. Por una parte es una obviedad; pero, por otra parte, te estás cargando la inversión actual en un sector que ahora mismo en España produce 1,8 millones de vehículos y genera más de 200.000 puestos de trabajo"

¡ Qué bien Si nos pudiéramos fiar del PP!
Nota del Editor 30 Marzo 2019

De todos modos, el plan no me convence porque, defecto de muchos economistas, trata de equilibrar ingresos y gastos, aumentando ingresos (impuestos) sin mirar los gastos (para reducirlos).

El estado debe ser eficaz y todo el rollo de las autonomías y la corresponsabilidad fiscal es un disparate. Las autonomías tienen que desaparecer, y con ellas toda su maraña normativa.

Pero volviendo al pirncipio, falla la parte contratante de la primera parte que es el PP, del que hoy no se fía ni el tonto de la esquina (sin ánimo de insultar a nadie)..

Repetir 2008 con esteroides: el 'plan Sánchez' para arruinar España
Daniel Lacalle elespanol 30 Marzo 2019

“I'm the world's forgotten boy the one who's searchin' to destroy”. Iggy Pop.

Pedro Sánchez ha presentado el mayor expolio fiscal de la historia a familias, autónomos y empresas en su programa de 110 medidas para la ruina.

Un hachazo fiscal de 66.000 millones de euros adicionales por año (ojo, anual), que pagará la clase media. Porque si todavía queda algún ingenuo que se crea que una cifra tan brutal la van a pagar los ricos, tiene un problema con las matemáticas y la realidad.

El número total de ricos en 2017 no llegaba a las 224.300 personas en un país de 46 millones. La cifra de expolio fiscal que Sánchez anuncia supondría consumir toda su riqueza global (sí, global, activos líquidos, inmuebles y acciones en todo el mundo) en ocho años, solo con el hachazo anual adicional. Ni en sueños. El que piense que el 0,5% de la población va a sufragar gastos anuales y continuados adicionales a los que ya sufraga de 66.000 millones de euros (repito, todos los años) es claramente ingenuo.

En España hay 90.788 personas que ganan más de 150.000 euros al año, según la Agencia Tributaria. Estos suponen un 0,5% del total de declarantes por IRPF que, sin embargo, aportan a las arcas públicas casi el 16% de la recaudación total por este impuesto. Su tipo efectivo es del 43,7%.

En 2017 los ingresos tributarios por el Impuesto sobre Sociedades sumaron un total de 23.143 millones. En 2018, hasta noviembre, la cifra alcanzaba 21.955 millones. Esa cifra no crece eternamente y los ciclos existen. Como señala la Agencia Tributaria, la mayor parte del incremento procede de cinco empresas. Con la mitad de las pymes en pérdidas y los beneficios empresariales en España en descenso anualizado estimado para 2019-2020, pensar que se van a recaudar decenas de miles de millones más de “las rentas altas y grandes empresas” es simplemente mentir. En España hay sólo 3.034 grandes empresas, un 0,2% sobre el total, cuya aportación a la recaudación del impuesto de sociedades es del 43%. Su tipo efectivo es del 19% de media.

No, ellos no van a sufragar la orgía de 66.000 millones anuales acumulables y adicionales.

Repitan conmigo: El expolio de Sánchez no lo van a pagar ni “los ricos” ni las “grandes empresas”. Lo vamos a pagar usted y yo. Y Sánchez lo sabe.

Sánchez, el PSOE y cualquiera que sume, saben que este brutal aumento de impuestos, el mayor de la democracia, lo vamos a pagar todos. Las clases medias y las familias. Un PSOE que se queja de las subidas de impuestos de la crisis (que luego se bajaron), pero ha aumentado los impuestos más que la media nacional en todas las comunidades donde gobierna.

Lo que hará Sánchez es lo que PSOE y Podemos siempre hacen magistralmente: bajar el listón de rico y pasarle la factura a usted. Enormes subidas de cuotas a los autónomos añadidas a las ya impuestas, aumentos masivos del IBI, de los impuestos indirectos y directos, y bajar el listón de renta alta hasta que el ciudadano de clase media más despistado caiga en la trampa y se entere de que, oh sorpresa, le acaban de hacer rico por decreto. Como han hecho siempre, como con el Impuesto de Sucesiones, expoliando a familias con valoraciones de catastro, multiplicadores y ajuares que hacen que inmuebles que no se venderían por 200.000 euros, con suerte tributen como “más de un millón de euros” de valor inflado.

No solo ignoran el riesgo de ralentización y crisis. No solo asumen que los ingresos récord de 2018 se van a mantener eternamente. No solo hacen todo lo contrario a lo que debería hacer un país con alto paro y empresas débiles, que es atraer inversión y empleo. Es que encima tienen la desvergüenza de decir que quiere hacer de España una “nación de emprendedores” mientras atracan a impuestos cualquier iniciativa empresarial. Nación de emperdedores es lo que van a hacer, de nuevo.

Estamos ante un 2008 con esteroides, y otro Plan E escondido tras la falacia verde (no es un plan de transición ecológica, sino de transición gasista, que es la energía que más aumenta su peso) que también supone el mayor aumento de coste para el contribuyente al elegir el método más ladrillero y caro para descarbonizar. Diez veces más caro que hacerlo vía competencia entre energías y libre mercado.

Sánchez y el PSOE, que tanto hablan de los populismos, han copiado casi punto por punto la orgía de gastos prometida por Salvini, Syriza o LePen. Y además supondrá un expolio de más de 3.000 euros anuales por familia en nuevos impuestos, sin contar con los 37.000 millones de euros de agujero fiscal que ya se acumula con los viernes de despilfarro.

Por supuesto, el plan es un despropósito que lo único que va a redistribuir es la miseria. Es un asalto al contribuyente, a los creadores de empleo y a los ahorradores para subvencionar administraciones paralelas, contrataciones millonarias de amigos y regar con el dinero de los demás a los socios de legislatura que pretenden atraer. En realidad, es un plan de peronismo a la española, que busca trasladar al siguiente gobierno una carga de costes fijos y consolidables imposible de revertir, que está dejando al país al borde de otro 2008 usando el Consejo de Ministros, el BOE y nuestro bolsillo como financiación de campaña.

Este plan no es un regalo ni es redistribución de nada y no tiene nada de social. Es repetir el 2008 a lo bestia, y cuando destruyan la economía, como siempre hacen, le echarán la culpa de los recortes a otro.

Esto no es política social, es firmar la mayor hipoteca de la historia a cargo del dinero de todos los españoles. A la recesión por un sillón.

¿Y listas desbloqueadas pa’ cuándo?
Segundo Sanz okdiario 30 Marzo 2019

El torrente de figuras de la sociedad civil, sin experiencia previa en la carrera política, que ha inundado las candidaturas de los todos los partidos para las comicios municipales, autonómicos, generales y europeos de este intenso año electoral abona la idea de que urge una reforma del modelo vigente para ir hacia otro de listas desbloqueadas.

Si afamados entrenadores de baloncesto, astronautas, empresarios de renombre, militares, periodistas, tertulianos, toreros, escritores, árbitros de fútbol y otras caras conocidas han emergido como nunca en las planchas de las distintas formaciones con representación parlamentaria (VOX ya tiene un senador) es porque el sistema de representación en esta partitocracia atraviesa su momento más crítico. Urge que los ciudadanos puedan votar a estos ‘fichajes’ de la calle y a sus políticos de confianza sin los corsés de las actuales papeletas cerradas. Dicho de otro modo, que no se vean obligados a votar con la nariz por una candidatura donde aparecen uno o varios nombres que no comparte por llevar a sus espaldas una mochila demasiado pesada o trayectoria truculenta.

El modelo al que suelen dirigirse las miradas en España es el alemán. Otra vez los germanos como ejemplo a seguir en política, salvo que te llames Pedro Sánchez y hayas plagiado tu tesis doctoral, porque en ese caso no dimites, a diferencia de lo que hicieron Karl-Theodor zu Guttenberg (2011) y Annette Schavan (2013), y pones al Estado a tu servicio para tapar uno de los mayores escándalos de los últimos años.

En el modelo alemán, pensado para reforzar la cercanía entre el ciudadano de a pie y el diputado, las papeletas se dividen en dos partes, de modo que puedan emitirse dos votos de forma independiente. En la casilla de la derecha o segundo voto (Zweitestimme) aparecen los partidos que concurren en cada Estado federado o länder y se presentan con una lista cerrada para cada uno. El votante se tiene que inclinar aquí sólo por unas siglas. Aquellas fuerzas que obtienen más del 5% de estos “segundos votos” —como se les conoce en la jerga política alemana— y el número de escaños (598) se reparte a escala nacional siguiendo la fórmula Sainte-Laguë, similar a la ley D’Hondt pero más beneficiosa para los partidos pequeños.

Y luego está, he aquí lo significativo, la casilla de la izquierda o primer voto (Erstestimme), donde se puede votar directamente a un candidato (con su nombre y apellidos) de la circunscripción electoral. Hay 299 distritos en Alemania y cada uno de ellos envía a un solo representante al Parlamento, esto es, aquel que consigue el mayor número de papeletas. Con todo, a los 599 asignados con el segundo voto se les restan los logrados de manera directa con el primer voto, de modo que la elección más decisiva sigue siendo la de las siglas del partido.

En España, es Ciudadanos el partido que más se ha acercado al modelo alemán, llevando un modelo similar de “doble voto” en su programa para las pasadas generales. También Podemos ha coqueteado con el proyecto de la plataforma +Democracia en esta línea. O Alfredo Pérez Rubalcaba cuando era secretario general del PSOE. O Esperanza Aguirre siendo presidenta de la Comunidad de Madrid.

El problema está en que el debate está enfangado por las discusiones sobre la proporcionalidad en el reparto de escaños y mientras esto, que afecta sobre todo a los nuevos partidos, no se resuelva, será imposible mejorar la conexión elector-representante. Hace falta voluntad política y perder el miedo.

Ya está bien de la gaita de la Memoria Histórica
OKDIARIO 30 Marzo 2019

Las tensiones que están aflorando dentro del recién constituido Gobierno andaluz, y de la que se hace eco de forma exclusiva OKDIARIO, son el reflejo, en el plano político, de un debate que causa profundo malestar en amplísimos sectores sociales. La Ley de Memoria Histórica, tal y como fue formulada por el Gobierno socialista en 2007, nunca debió salir a la luz. Las heridas del traumático siglo XX español, en vez de cerrarlas, pretende en realidad ahondar aún más en ellas, y de paso ganar una guerra que aconteció hace ya 80 años. Y es más, mediante una burda instrumentalización de los hechos más dolorosos de nuestro pasado colectivo, la Ley de Memoria Histórica también trata de imponer, en el presente y de cara al futuro, su particular prisma ideológico al conjunto de los ciudadanos. Bastante propaganda tuvimos que aguantar los españoles durante 40 años de dictadura, para que ahora, en plena democracia, el PSOE y sus adláteres de izquierda nos quieran imponer su maniquea cosmovisión; maniquea además de falsa, porque la izquierda tuvo una responsabilidad nada desdeñable en aquella espiral de fanatismo y violencia.

Tiene enorme sentido el veto de los representantes de VOX a los Presupuestos autonómicos que presentarán PP y Ciudadanos, si de ellos no desaparecen antes los fondos públicos destinados a perpetuar esta ley inicua. Máxime cuando la economía de Andalucía, tal y como venimos informando desde OKDIARIO, se encuentra, tras 37 años de Gobierno socialista, en el furgón de cola de España y de toda Europa. Lo urgente es destinar dinero público para ayudar a todas las personas que no han podido cobrar las prestaciones de dependencia; y que no han podido hacerlo, tal y como informábamos esta misma semana desde este periódico, por la desidia y falta de interés superlativo de la anterior administración autonómica, de cuño socialista.

El pasado común de los españoles, si hay que abordarlo desde una perspectiva legal, debe tener un enfoque ancho, llena de matices y de sensibilidades; una perspectiva en la que quepa toda la Historia de esta gran nación que es España. Nadie está en en el derecho de patrimonializar nuestro pasado, y menos aún de hacerlo con fines partidistas. Urge promulgar un nuevo texto legal, que permita que todo el mundo se sienta identificado, y antes urge retirar una ley divisiva, que nunca debió ser promulgada.

Propaganda ayer y hoy
Nota del Editor 30 Marzo 2019

Hay algunos sujetos que no pierden ocasión para meter una cuña contra Franco de la manera mas indocumentada. Comparar la "propaganda tuvimos que aguantar los españoles durante 40 años de dictadura" con la que nos sueltan  en la "democracia" es una estupidez, un disparate, la diferencia es tan brutal que salta a la vista el plumero de quienes siguen insistiendo.

CRITICA AL PP
Abascal: “La derechita cobarde es ahora también la derechita mentirosa”
Redacción gaceta.es 30 Marzo 2019

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha vuelto a referirse este jueves al PP como la “derechita cobarde”, pero ha añadido que ahora también es la “derechita mentirosa”, por haber incumplido el acuerdo que había firmado con su partido para gobernar en Andalucía.

Abascal ha participado en un acto de Vox en Santander que ha llenado el Palacio de Festivales de Cantabria con más de 1.500 personas, ante las que ha criticado al PP por decir que va a desarrollar la Ley de Memoria Histórica del PSOE en Andalucía, cuando, según ha subrayado, había alcanzado un acuerdo con su partido para derogarla.

También ha acusado a los populares de incumplir el acuerdo con Vox para repatriar a 52.000 inmigrantes ilegales de Andalucía al negarse a dar los datos de esas personas de los que dispone la sanidad andaluza a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según ha aseverado.

“Es decir nos ha engañado. Es decir, tenemos a la derechita cobarde que ahora también es la derechita mentirosa”, ha sentenciado Abascal, quien también ha criticado que “mientras mienten y manipulan” se dedican a hablar de pactos postelectorales y están “vendiendo la piel del oso antes de cazarlo”, en lugar de “vender ideas”.

Y ha denunciado que, mientras convierten a su partido en el “muñeco del pim, pam, pum”, la “urgencia” es parar el “golpe de Estado separatista”, que considera el “mayor problema” de España, para lo que ha reclamado que “hay que retomar el poder en Cataluña, suspender la autonomía e ilegalizar a los partidos separatistas”.

Para eso, Abascal ha subrayado que “hay que expulsar” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que, según ha reiterado, ha llegado al poder “pactando con los amigos de los terroristas, con los separatista y con los comunistas”.

“Esa es la urgencia”, ha incidido Santiago Abascal, quien ha tachado de “inútil” haber votado al PP. “Si con 186 escaños se pusieron de rodillas, imaginaros si tienen 70, salen corriendo”, ha aseverado.

El acto de Vox, que estaba previsto que comenzara a las 20.00 horas, ha arrancado con casi 20 minutos de retraso porque su líder ha salido a dirigir unas palabras a las casi 1.000 personas, según la organización, que se han quedado sin poder entrar en el Palacio de Festivales que ya había completado su aforo.

Abascal ha estado acompañado en la capital cántabra por la presidentes de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, y en Cantabria, Ricardo Garrudo, y por el candidato de este partido al Congreso de los Diputados por Cantabria, Emilio del Valle.

Órdago de VOX en la Junta de Andalucía
VOX vetará los Presupuestos andaluces si PP y C’s no eliminan las subvenciones a la Memoria Histórica
Raquel Tejero okdiario 30 Marzo 2019

La ley Memoria Histórica aprobada por la izquierda andaluza es línea roja para VOX. Los de Santiago Abascal exigen que no haya más fondos públicos para su desarrollo para aprobar los presupuestos del primer gobierno de centro-derecha en Andalucía.

El pacto que dio un vuelco histórico al gobierno de la Junta de Andalucía no se encuentra en su mejor momento. El partido de Santiago Abascal vetará los Presupuestos autonómicos si el PP y Ciudadanos no cumplen con dos premisas clave: cesar el riego de subvenciones a la Memoria Histórica y poner fin a las ayudas públicas que no sean de “clara utilidad pública y social”.

Las partidas, que aún no están fijadas, pueden suponer la ruptura del consenso entre los partidos que simbolizaron el cambio del gobierno andaluz y que acabaron con 40 años de hegemonía socialista. Alejandro Hérnandez, portavoz de VOX en el Parlamento de Andalucía, ha asegurado a OKDIARIO que se tratan de dos línea rojas que el partido no está dispuesto a cruzar.

La tensión entre los tres partidos ha ido aumentando en estos cuatro meses. El pacto de VOX con el PP que permitió la investidura de Juan Manuel Moreno incluía la sustitución de la ley andaluza de Memoria Histórica por una Ley de Concordia y un mayor control en las subvenciones de la administración a las asociaciones que no cumpliesen los requisitos de utilidad pública.

VOX aseguró que se convertiría en una figura vigilante para que no se incumpliesen los acuerdos alcanzados. Y los de Abascal no están dispuestos a apoyar los primeros presupuestos de un gobierno de centro-derecha en Andalucía si el PP no cumple su palabra.

Todo empeoró la semana pasada cuando el Parlamento aprobó una iniciativa del PSOE que reivindicaba la utilidad de la Ley de Memoria Histórica. La abstención de PP y Cs provocó que la medida saliera adelante. VOX se enfadó. Entendía que, si de verdad se va a aprobar una ley que sustituya a la anterior, es “incongruente” que se invierta “más tiempo y fondos en modificarla”.

Hérnandez ha asegurado que si PP y Cs continúan por esta vía, “VOX no apoyará la aprobación de presupuestos”. El gobierno andaluz aún no ha presentado un proyecto de presupuestos. Pero la formación de Abascal quiere dejar las cosas claras y mantener una posición firme acerca de la negociación que invistió a Juan Manuel Moreno.

Ignacio Garriga, candidato por Vox en Barcelona el 28-A
Ignacio Garriga: «Suspenderemos la Generalitat hasta la derrota del golpismo»
De madre guineana, sin pelos en la lengua y con el abecé de Vox bien aprendido, Garriga aspira a ser el primer diputado catalán de Vox en el Congreso
Àlex Gubern. Daniel Tercero. ABC 30 Marzo 2019

Ignacio Garriga es el representante de Vox en Cataluña más importante, con hilo directo en la dirección nacional y el cabeza de lista por la circunscripción de Barcelona para la cita electoral del 28 de abril. ABC le entrevista a un mes de las elecciones generales.

¿Qué voz de Cataluña es la que pretende llevar Vox al Congreso?
Voy a dar voz a ese movimiento de resistencia, heroico, que lleva años silenciado en Cataluña, a dar voz a aquellos que se han sentido abandonados por el Estado. A aquellos que vieron como en un momento de crisis nacional el PP se dedicaba a tocar el violín mientras se hundía la nación y otros jugaban a la estrategia electoralista.

¿Qué distingue Vox de PP y Cs?
Estos dicen una cosa y hacen la contraria. Lo vimos en la etapa de Rajoy, al que consideramos el gran traidor de España, que permitió que se celebrasen dos referéndums en Cataluña y que se pusiese en jaque la unidad de España. En Vox verán un compromiso firme con la defensa de la nación, sin pactos ni compravendas de poder.

¿Y con respecto a Cataluña?
Defendemos la intervención de Cataluña, lideramos la acusación popular contra el golpismo y fuimos los primeros en pedir la aplicación del 155 antes de que otros lo hiciesen tarde y mal. El 155 del PP fue tibio y de cobardes por no intervenir TV3. Pactaron un 155 descafeinado que no logró revertir la situación. Proponemos suspender la autonomía hasta la derrota sin paliativos del golpismo, es decir, hasta que haya la depuración de responsabilidades civiles y penales de todos los responsables y asociaciones que hayan estado alrededor de este contubernio. Y la ilegalización de los partidos que van en contra de la unidad nacional. Queremos desmontar el Estado autonómico.

¿Desmontarán el Estado autonómico sin explicar que requiere una reforma de la Constitución, no es un engaño al electorado?
Planteamos un objetivo de máximos, y está claro que hay camino a recorrer.

El PP alerta de que en muchas circunscripciones la división de la derecha favorece a la izquierda.
El PP hace demagogia. Juegan al miedo porque son cobardes.

¿Sin el proceso independentista Vox existiría?
Existiríamos, pero habría que ver si el crecimiento hubiese sido tan exponencial. Pero nuestro discurso hubiese calado. Ponemos en jaque los discursos que nadie se atreve a cuestionar. Somos un movimiento de reacción.

Las grandes proclamas, ¿no es populismo?
Si populismo es poner encima de la mesa los problemas del pueblo, soy el primer populista. Si defender la legalidad es ser un radical, soy un radical.

Usted es hijo de madre guineana. ¿Vox es un partido racista?
Vox defiende a la persona, desde la concepción hasta la muerte natural. Igualdad a ultranza: no discriminamos, y quien me quiera ver entenderá que no miraré jamás con desprecio a mi madre o a mis hijos. Los verdaderos culpables del drama del Mediterráneo son la izquierda radical y la derechita cobarde que por miedo a hacer un discurso valiente en inmigración fomentan el efecto llamada.

Hoy celebran una concentración en Barcelona, ¿qué pasó con Colau?
Solicitamos el Sant Jordi, nos dijeron que sí y dimos la paga y señal. Luego, se inventaron que tenían obras. Demuestra miedo y cobardía, pero se les volverá en contra.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Colau respeta la manifestación de los golpistas, pero no a VOX
OKDIARIO 30 Marzo 2019

En las páginas de OKDIARIO lo venimos diciendo desde hace semanas; en periodo electoral, el respeto a las normas y procedimientos democráticos tiene que ser máximo, entre otros motivos para validar así el resultado que con posterioridad emitan las urnas. Este respeto tiene que adentrarse en lo obsesivo por parte de las personas que ostentan algún cargo de representación en las instituciones públicas.

La actitud de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, está siendo radicalmente opuesta a la hasta aquí señalada. Tal y como informamos desde OKDIARIO, el Ayuntamiento ha emitido un comunicado a VOX advirtiendo que no ayudará a retirar los vehículos aparcados en la zona donde el partido político tiene previsto concentrarse este sábado en favor de la unidad de España. Esta actitud es más grave por cuanto es reincidente, dado que hace semanas Ada Colau también denegó a la formación liderada por Santiago Abascal el uso del Palau Sant Jordi.

Con independencia de las filias o las fobias que despierte VOX, es un partido que cumple con todas las credenciales para concurrir a las próximas elecciones y, por tanto, ha de contar con las mismas facilidades que el resto de formaciones. Lo que no resulta de recibo es que mientras la alcaldesa de la Ciudad Condal no se cansa de poner palos en las ruedas a VOX, no tenga reparo alguno en mostrar tolerancia, complicidad y apoyo a los partidos independentistas; a esos cuyos representantes están siendo juzgados por el Tribunal Supremo por unos hechos gravísimos, en que trataron de subvertir el orden constitucional. Qué pena que Barcelona no cuente con una regidora que esté a la altura de esta gran ciudad. Continuará el declive de la ciudad mientras continúe Colau de alcaldesa, que nadie lo dude.

Vox dispara el pánico de Casado y Rivera
Estefania Molina elconfidencial 30 Marzo 2019

El pánico avanza imparable por las vísceras de la derecha, como una plaga, arrasando a Partido Popular y Ciudadanos. "Imagínate. Están acojonados. El PP catalán presenta sus candidatos en Barcelona media hora antes del acto de Vox. Las comparaciones por la asistencia pueden ser odiosas", me confiesa un popular. Ni se aman, ni cooperan. Se odian íntimamente. Santiago Abascal exhibe hoy su poderío en el feudo de Cs, Cataluña. Y Albert Rivera viaja a Ciudad Real, donde Vox tiene un gran apoyo, según los sondeos.

Es el sainete de una derecha más preocupada por frenar los trasvases de votos internos que por ensanchar su base el 28-A. "Uy, ¡y no hemos visto nada aún!", celebra un áulico de Moncloa. El nerviosismo en el PP por Vox arroja a diario estampas folclóricas —pintorescas: generales, toreros...—. "Alguien tendrá que hacer de diputado", se burla un parlamentario saliente. Las listas de Pablo Casado son ya el programa político para suplir el auge identitario 'voxita'. Y a veces sublima el esperpento, como con los patinazos de Suárez Illana con el aborto.

Por su parte, la estrategia de Rivera es desconcertante. Cs lucha hace desde hace semanas para frenar la fuga de votos hacia la derecha: veto a Pedro Sánchez, al PSOE e, incluso, a Ángel Gabilondo en Madrid, uno de sus candidatos mejor valorados, desembarco de Inés Arrimadas en el Congreso… A la vez, Cs rechaza las listas conjuntas al Senado con el PP. Eso hubiese sido un aval de fuego sobre su blindaje a la derecha. Incluso, complicaría la tarea de un posible Gobierno de Sánchez para presionar con el 155, en caso de controlar esa cámara. Cs sólo prevé esa coalición con el PP post 28-A. ¿Quo vadis?

En su afán de sorpasar a Casado, Rivera cree que es mejor no pactar antes con ellos. Ahora bien. La jugada les deja de facto las manos libres para acuerdos postelectorales. En un contexto de polarización, a Ciudadanos le perjudicaría que se repitieran las elecciones si la derecha no suma. La marcha de Arrimadas del Parlament deja huérfano su buque insignia: "Renunciaron a Cataluña", critica un popular. Cs apostó fuerte y se juega mucho en el hecho de ser crucial para el próximo Gobierno.

Ajeno a ello, Vox galopa con su maniobra 'made in USA'. "Buscan activar un votante que es diferente entre sí, pero que puede sentirse vinculado al rechazo por los mismos temas", analiza un estratega de Podemos. Armas, feminismo, caza, memoria histórica… El combate contra lo ‘políticamente correcto’ inocula desconfianza en los ciudadanos, sobre si los políticos de turno les mienten. Cala, pues se dirigen a sus nichos de voto directamente a través de las redes, desacreditando y evitando la tarea de los medios.

Aunque es difícil vaticinar qué lugar ocupará Vox el 28-A. A corto plazo, se ve como un apéndice del PP. Y José María Aznar sale a confrontarle, a cuenta de la "derechita cobarde". En el largo plazo, hay dudas sobre su arraigo. Vox renuncia al discurso transversal de barrio obrero —que usó el Frente Nacional francés para captar voto socialista desafecto—. Si bien, su identitarismo tiene recorrido por el 'procés' y la inestabilidad política. Pero la estrategia puede cambiar a las puertas de una desaceleración económica.

En el impase, el sainete testosterónico de la derecha encumbra al PSOE. El Gobierno del relator se ha convertido en el partido de orden de la política española. "No contesta cuando le insultan, se mantiene en su sitio", dicen sobre Sánchez un grupo de señoras en el autobús. Los asesores de Moncloa explotan esa imagen de estadista. Exhibiciones de color con las banderas. Y un paquete de medidas sociales populistas que aparte el eje territorial de la campaña, pese a las meteduras de pata de Miquel Iceta­.

Una derecha que se comporta como una izquierda y 11 millones de votos dispersos que podrían arrebatar Congreso y Senado a Casado y Rivera. Si no cooperan, quizás ninguno de ellos llegue nunca a presidente. A Robert Axelrod, estudioso de la Teoría de Juegos, le valió un Premio Nobel descubrir que el egoísmo clásico del dilema del prisionero no siempre es el escenario más beneficioso. A la derecha le puede costar el Gobierno —o varios gobiernos—.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial