AGLI Recortes de Prensa   Sábado 6 Abril 2019

La fórmula infalible: menos impuestos, más ingresos
OKDIARIO 6 Abril 2019

Maltratar al empresario y esquilmar al contribuyente; estos son los dos principios rectores de nuestra política económica, de indudable sabor socialdemócrata con independencia del gobernante de turno. Así pues, no debe sorprendernos que la consecuencia lógica de tales políticas sea un modelo productivo de baja calidad salarial, de altos niveles de paro y de escaso valor añadido; un modelo que nos permite ir tirando en los momentos de bonanza y que, en épocas de crisis, hace que estas resulten especialmente duras dentro de España. Ante esta situación, son de celebrar las propuestas económicas del programa electoral de VOX, que OKDIARIO adelanta en exclusiva.

Las recetas que propone el partido de Santiago Abascal están cargadas de sentido común. Una profunda rebaja del IRPF para todos los españoles -con especiales deducciones a las familias y a las rentas más bajas-, mejoras para el ahorro y en los planes de pensiones, una fiscalidad en línea con las economías más competitivas… Del conjunto de medidas que delinea VOX en su programa emerge un proyecto de país sugestivo y vibrante, cuyos tres carriles, en resumen, serían libertad económica, apoyo a los trabajadores y arropamiento a los emprendedores. Todo ello, a su vez, cimentado en el apoyo fiscal a las familias. Unas políticas centradas en cuidar el ahorro, la productividad y la natalidad están tocando –para mejorarlo– el núcleo esencial de la sociedad.

Si avanzar por este camino siempre es garantía de un futuro mejor, resultaría especialmente oportuno hacerlo en el presente momento, cuando ya comienza a divisarse en el horizonte los nubarrones de una próxima crisis. En los momentos de dificultad hay que focalizarse en lo esencial; y recetas como impulsar el poder adquisitivo, dinamizar la actividad económica y dejar de derrochar en gastos inútiles son garantía de supervivencia y de éxito. Mejor aplicarlas ahora, cuando todavía estamos sobre el caballo, que hacerlo más tarde, porque ello significaría que la izquierda y los independentistas han vuelto a descabalgarnos.

Abascal, el hombre del año
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 6 Abril 2019

Rafael Sánchez Ferlosio, q.e.p.d., tuvo talento suficiente para ganar los premios Nadal, Cervantes y de la Critica. Apellidarse Sánchez no le vincula con el grotesco maniquí que se enroca en La Moncloa y al que la cultura le produce urticaria. Sánchez Ferlosio nació en Roma y vivió como un sabio, nutriéndose de libros. Pedro Sánchez nació idiota, sufre constantes recaídas y prefiere vivir en las nubes. Vaya mi homenaje a un lúcido escritor que nos legó sentencias demoledoras: “Todos los nacionalismos son ridículos, y el más ridículo es el catalán”. Ahora se entiende porqué el okupa pacta con catalufos, le va lo estrafalario, meterle caña al Falcon, su juguete más exótico. Le pone perpetuarse en palacio, pues no tiene otra cosa que hacer.

Continuemos con los intelectuales, que los cenutrios no aportan sino ruina. Fernando Sánchez Dragó (y van 3 Sánchez, 2 superdotados + el torpe), presentó en “Es la mañana de Federico”, su último libro: “Santiago Abascal, España vertebrada” (Ed. Planeta), 72 horas de conversaciones con el líder de Vox. Aunque la idea primigenia del autor fuera reunir al hombre del año, Abascal, con eruditos de la talla de Escohotado o Savater, también fue convocado otro político de moda, Rivera, líder de C´s. Pero éste se rajó, para no toparse con el de VOX. El lince no se anima a vérselas con el toro. Desde que anda envolviendo en idilio a la guapa gitana Malú y su voz de cruda miel, parece ido y comete insensateces. Rivera, no desprecies tanto a Abascal, porque acabará dándote sopas con honda.

Tezanos, esbirro de Sánchez que vicia las encuestas del CIS según le exige su amo, no dio una en el clavo en las elecciones andaluzas, lo cual nos hace colegir que sus corruptas predicciones sobre al 28-A también son filfa. Nada se opone a que pensemos que va a ocurrir lo mismo de entonces, donde arrasó lo insólito y se produjo la primera gran victoria de Abascal, al sacar de la junta a los ladrones del sur, victoria a la que seguirán otras muchas. No deje de leer a Dragó en “España vertebrada”, y convénzase. El toro Abascal despachó a la gansa Díaz y al cisne Sánchez de una sola embestida y, una vez desplumados, los mandó a hacer el ridículo, profesión a la que aún se aferra el pelele en funciones. Pues Susana está de baja debido a tremenda depresión.

Intuir, según duchos en analítica, consiste en operar sin datos. Al ser intuitivo, antes que racional, creo más en lo que dicta el corazón que en esas encuestas elaboradas por tipos de baja calaña como Tezanos. Si hubo sorpresa el 2-D, ¿por qué no ha de haberla el 28-A? De su voto a quienes nunca traicionarán a España, y se llevará una alegría.

Otro año perdido en el combate contra el déficit
Editorial El Mundo 6 Abril 2019

A falta de cuantificar las últimas medidas aprobadas ayer en el Consejo de Ministros, ya se conoce la cuantía a la que asciende esta particular e irresponsable campaña electoral a costa de todos los españoles que el Gobierno ha venido desgranando semana a semana. La AIReF, el organismo independiente encargado de garantizar la estabilidad presupuestaria, ya ha calculado el coste de los decretazos de Pedro Sánchez, convalidados esta misma semana por la Diputación Permanente del Congreso, gracias a los votos de populistas, independentistas y Bildu. En total, los viernes electorales costarán este año a los contribuyentes 920 millones de euros, si sumamos el pago de las cuotas a la Seguridad Social a los cuidadores, la recuperación del subsidio para mayores de 52 años, el aumento del permiso de paternidad a ocho semanas y el ingreso mínimo vital para familias con hijos a su cargo. Si a esto se añade el coste de la revalorización de las pensiones con el IPC, la cifra total podría rondar los 1.500 millones euros. Algo más, si se incluye la parte del plan trienal para reducir el desempleo de larga duración, con un coste de 1.313 millones, anunciado ayer.

La primera consecuencia de estas medidas, de marcado carácter electoralista, es el aumento en una décima del déficit previsto para 2019, que el Gobierno había fijado en el 2%. La AIReF ha advertido que el déficit podría haber sido mayor si se hubieran aprobado los Presupuestos, porque aunque de esa forma se habría logrado una mayor recaudación a través de los nuevos impuestos previstos, no se han puesto en marcha algunas inversiones en infraestructuras que hubieran incrementado aún más el déficit. El Banco de España, que había previsto un déficit del 2,5% como consecuencia de los decretazos, ha advertido en reiteradas ocasiones del peligro que supone bajar la guardia en la lucha contra el déficit, porque aunque España vaya a salir en los próximos meses del procedimiento por déficit excesivo de la UE, aún permanecerá bajo la vigilancia de Bruselas. No hay que olvidar que el objetivo marcado por el Gobierno de Rajoy para este año era del 1,3%, elevado al 2% por Nadia Calviño. Esto supone que, dada la prolongada agenda electoral, nuestro país habrá perdido, una vez más, una oportunidad para reducir el déficit público.

Afortunadamente, el inicio de la campaña electoral impedirá al Gobierno volver a utilizar de manera ilegítima la figura del decreto ley (prevista para casos de urgente necesidad) y el Consejo de Ministros como su propio comité electoral. La AIReF, por eso, instó a todos los partidos para que el Gobierno que salga de las urnas diseñe, de forma perentoria, una nueva estrategia fiscal que garantice la sostenibilidad de la economía española y regrese a la senda del déficit. Porque como han señalado muchos expertos, el aumento del gasto del público está enmascarando un alarmante deterioro de la economía debido a la bajada de los índices de producción industrial, de las exportaciones y de la inversión, como consecuencia de la coyuntura internacional.

La ambición de Sánchez de permanecer a toda costa en La Moncloa no solo pone en peligro la estabilidad política del país por su alianza con separatistas y populistas, sino que puede truncar la dinámica creciente de nuestra economía. Los españoles no se merecen que el esfuerzo realizado durante años para superar la crisis sea dilapidado en pocos meses por un político irresponsable.

¿Se vivía mejor en el franquismo?
Pío Moa gaceta.es 6 Abril 2019

Obviamente, depende mucho de lo que se entienda por vivir mejor. En la ideología hoy dominante vivir bien se asocia a la capacidad de consumo, y es evidente que esta no ha cesado de aumentar, al compás de invenciones técnicas como el ordenador o el “móvil”, pero sobre la base económica ya creada en el franquismo, la época de mayor y probablemente más equilibrado desarrollo económico antes o después. De hecho se ha creado una mentalidad productivista y consumista que parece reunir en sí misma el sentido de la vida.

Pero creo que “vivir bien” debe asociarse mejor con los índices de salud social, que apenas son considerados, o son enmascarados por la ideología dominante: índices de suicidio, de consumo de drogas, alcoholismo, sobre todo juvenil, fracaso familiar, fracaso escolar, aborto, prostitución y negocios relacionados con ella, violencia doméstica, asesinatos, delincuencia común y política, población penal, corrupción, ludopatías y otras patologías semejantes, etc. En todos estos índices la situación ha empeorado muy notablemente con respecto al franquismo, aunque tampoco ha llegado a los niveles de los países más “avanzados” de Europa, salvo en algunas drogas, robos con violencia y quizá alcoholismo juvenil. Cabría incluir también el índice de propiedad de las viviendas, que ha proporcionado gran estabilidad y patrimonio a la gente común, y que se intenta también ir reduciendo para “europeizarnos”.

Se dirá que de todas formas entonces no había libertad y ahora sí. Es otro error: había más libertad personal que ahora. Esto se constata en una obviedad en la que no se repara: el estado franquista era reducido, mientras que el actual es casi seis veces mayor, lo cual se traduce en un control y vigilancia burocrática que no ha cesado de expandirse. Actualmente se quiere incluso suprimir el dinero “contante y sonante”, de modo que las personas puedan ser controladas hasta en sus gastos más nimios. Por no hablar de las cámaras de vigilancia en lugares públicos, cada vez más numerosas, y controles electrónicos de todo tipo. Cabría hablar de “libertad vigilada”.

Hay, sin embargo, más libertades políticas y se puede votar a uno u otro partido. Pero incluso en ese aspecto las cosas han ido a peor. La actual democracia se votó desde los logros del franquismo y no contra este, y la confusión entre democracia y antifranquismo ha generado una progresiva desvirtuación de estas libertades, con la imposición de leyes totalitarias, incluso alguna de tipo norcoreano como la de memoria histórica, censuras invisibles pero muy eficaces, etc. El franquismo no pudo ser democrático porque vino a salvar in extremis una cris histórica de gran calado, y porque nadie la pedía (¡salvo los comunistas y asociados!, lo cual no puede ser más significativo). Y nadie la pedía ni la echaba de menos, como recordaba Julián Marías. Era así porque en la idea y memoria común la democracia se identificaba con una república caótica y un frente popular abiertamente criminal, deseados solo por los antifranquistas, antaño y ahora.

Pero se decidió la democratización desde el franquismo con la idea implícita de que “aquello” no podía volver. Y estamos viendo que vuelve. Por eso la cuestión del franquismo es la cuestión clave de la degradada democracia actual, y recuperar la verdad de la historia un punto esencial en su regeneración. Una regeneración que ya fue un clamor popular tras la experiencia de Felipe González, y que fue traicionada inmediatamente por el PP de Aznar, el gran responsable de que la situación haya seguido deteriorándose hasta el actual golpe de estado permanente a cargo de un nuevo frente popular.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)
*********************
Para difundir lo más ampliamente posible:

*En manos de los actuales partidos, un proceso electoral no es “la fiesta de la democracia”, como dicen los cursis, sino un concurso de embustes, demagogias y estafas a la gente.

*Si VOX quiere convertirse en una alternativa real, debe ser implacable en la denuncia de los partidos que han llevado a España a una crisis que amenaza su subsistencia, por disgregación y por disolución en una UE cuya seña de identidad más precisa es la ideología LGTBI

*Expulsar al Doctor y su mafia es una necesidad imperiosa. Pero de nada serviría si se hace bajo la batuta de un PP que es quien ha traído precisamente al Doctor.

*El mayor enemigo para el PP no es el Doctor y su PSOE, con los que Casado y su pandilla ansían volver a los “diálogos” mafiosos. Es VOX. Si VOX olvida esta evidencia, será fagocitado.
***********
Una hora con la Historia es un programa diseñado directamente contra la tiránica ley de memoria histórica, la leyenda negra y otras tendencias culturales y políticas que atentan contra la libertad y socavan la nación española. Se opone, por tanto, a las tendencias de los partidos y gobiernos, a la mentira totalitaria que nos obligan a pagar a todos mediante subvenciones. La cuenta para contribuir es: BBVA, “Tiempo de ideas”, ES09 0182 1364 3302 0154 3346
Entender cuándo cayó la II República tiene importancia decisiva para interpretar los sucesos posteriores hasta el día de hoy. En Una hora con la Historia”: https://www.youtube.com/watch?v=qQSH_svyens

Hacia el medio milenario del siglo de oro
Amando de Miguel Libertad Digital 6 Abril 2019

Naciones hay muchas; cada año surge alguna nueva. Pero hay muy pocas con el suficiente espesor histórico como para que pueda manejar la cifra de siglos y aun de milenios. Una de ellas, qué casualidad, es la nación española. Tuvo su época de esplendor, el llamado Siglo de Oro, con límites elásticos que exceden los cien años. Comprende más bien cuatro generaciones, o sea, algo más de 120 años. Es decir, entre 1520 y 1650. Habrá que prepararse a ir conmemorando años tras año el medio milenario de aquella época áurea. Es todo tan convencional como la celebración anual de los cumpleaños en las vidas individuales. En ambos casos la función expresa de tales fastos es el refuerzo de los lazos que unen a la nación o a la familia.

Me temo que, de momento, solo destaca un partido político dispuesto a celebrar las fechas de los sucesivos medios milenios de nuestro siglo de oro. Se llama Vox, con ese monosílabo latino que tanto ruido empieza a hacer. Ojalá no sea el único dispuesto a impulsar sin complejos las celebraciones que digo para vertebrar a España por este costado rememorativo. Sería maravilloso que cundiera ese sentimiento de honrar la verdadera memoria española entre todas las fuerzas que ahora contienden por los escaños del poder.

Una nación es el concurso espiritual de los individuos que conviven sobre un territorio y los que antes lo habitaron. Convivir es también odiarse, y hasta matarse real o simbólicamente, pero de modo más sencillo solazarse con las glorias comunes. Esa es la verdadera memoria histórica, que no necesita ninguna ley.

Estamos a tiempo de comenzar la gran política de conmemoraciones del medio milenio español. No se trata tanto de rememorar acontecimientos precisos como de celebrar procesos que acumulan destacados epónimos. Por ejemplo, podríamos inaugurar el año que viene con estas dos magnas celebraciones: la conquista de México y la primera circunnavegación de la Tierra. Ambas fueron hazañas descomunales. No hay que arrugarse ante la palabra conquista para referirse a la constitución de lo que iba a ser con el tiempo la nación mexicana, un hecho portentoso de transferencia cultural. Supuso, por ejemplo, la introducción en tierras mexicanas de la imprenta y de la universidad, dos instituciones que tardaron mucho más tiempo en llegar a otros procesos colonizadores. En contra de la leyenda negra sobre las crueldades de los conquistadores, la verdad se impone: México es una sociedad mestiza. No se puede decir lo mismo de otras muchas colonias europeas, incluidos los Estados Unidos de América.

La primera circunnavegación de la Tierra, con la expedición de Magallanes-Elcano, fue una portentosa hazaña que tardó más de dos siglos en replicarse por segunda vez, con el inglés capitán Cook.

Los dos acontecimientos que digo nos dan para un decenio de grandes fastos nacionales e internacionales. En las décadas que siguen tendrán ocasión los españoles de acordarse públicamente del resto de las exploraciones americanas, lo primeros pasos innovadores de la Compañía de Jesús, la gran literatura del Siglo de Oro, la escuela científica de Salamanca, el apogeo de las bellas artes, para terminar con Cervantes y Velázquez. Pocas naciones hay en el mundo que hayan acumulado tanta inteligencia en un lapso tan corto.

No estaría mal que los políticos añadieran a sus preocupaciones urgentes esta otras que suponen una mirada más a largo plazo, una generosa "larga duración".

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

El paro demuestra que la ralentización es mayor de lo temido
Daniel Lacalle elespanol 6 Abril 2019

“There’s gonna be a heartache tonight, so turn off the light”. Glenn Frey, Bob Seger.

Hace ya un año que alertamos de los importantes riesgos que se ciernen sobre la economía española y, desde hace meses, la desaceleración es más preocupante. Sobre todo, porque el Gobierno la niega.

Los efectos de la brutal subida de impuestos al trabajo -escondida bajo el subterfugio de “subir el salario mínimo interprofesional”- han vuelto a dejar importantes señales de alarma que no podemos ignorar. Tras los peores meses de enero y febrero (comparados con esos mismos meses de otros años) desde 2013, el paro de marzo muestra elementos preocupantes.

El paro registrado descendió en 33.956 personas en marzo, el menor descenso desde 2014. Uno de los peores datos desde la crisis de 2008. La contratación indefinida cae un 7,0% en variación interanual y cierra su peor trimestre desde 2013. Afortunadamente, la afiliación crece en 155.104 personas en marzo, pero en los primeros tres meses es de solo 19.411 personas.

En febrero ya fueron malos datos: el paro registrado aumentó en 3.279, el peor febrero desde 2013. El paro aumentaba sólo entre los menores de 25 años y entre las mujeres. ¿Y en enero? El paro registrado subía en 83.464 personas, el peor comportamiento en dicho mes desde 2014.

¿El resultado? Un aumento del paro de 52.787 personas en tres meses.

Ya en febrero caía un 3,21% la contratación indefinida y en marzo, como comentábamos, un 7,0% interanual. El peor trimestre desde 2013. En marzo de 2018 crecían a un ritmo del 8,42% anual.

Otros datos que nos deben preocupar:

-Contratos indefinidos a tiempo completo en marzo 2019: -4,1% interanual.

-Contratos indefinidos a tiempo parcial: -11,21% interanual.

Especial incidencia en jóvenes y mujeres: La reducción del paro de las mujeres fue del -2,65% interanual. Es la mitad que el promedio de los últimos 4 años (2015-2018).

-Los contratos indefinidos hechos a mujeres menores de 25 años caen un -10,27% interanual. Esta disminución para los hombres menores de 25 años es de -6,63%, quedando un promedio para este segmento de edad del -7,04%.

-Los contratos indefinidos provenientes de contratos de formación se desploman un 73% interanual.

-Los contratos formativos caen un -15,96% interanual.

-La afiliación a la Seguridad Social del Sistema Especial del hogar cae un -2,82% interanual. 11.851 personas, frente a 8.330 de marzo de 2018.

-La afiliación media del Sistema Especial Agrario fue de -1,3% mensual.

-La afiliación media de las mujeres creció un 2,95% en marzo. El dato más bajo desde 2014.

¿Qué nos dicen estos datos? Que estamos muy lejos de una tendencia positiva y desde luego que es evidente el deterioro entre los sectores más débiles tras las amenazas a empresas y aumentos de impuestos al trabajo encubiertos.

La economía española sufre una ralentización que se muestra más claramente en los sectores más desfavorecidos -como siempre ocurre cuando se ponen escollos al crecimiento- y los indicadores adelantados que publica el Ministerio de Economía se añaden a los pobres datos de empleo de marzo, señalando una docena de indicadores en negativo, como muestra también el índice de indicadores adelantados de la OCDE para España, que se encontraba en territorio negativo en el dato publicado en marzo.

El peligro de todo esto no es una ralentización moderada, ni siquiera si es generalizada en la UE, sino que estamos ignorándola. Mientras en toda Europa los debates económicos discuten cómo afrontar la desaceleración, aquí nos lanzamos a la autocomplacencia. Y ya alertamos en los datos de marzo de 2018 que no podíamos confiar en la tendencia si no se implementaban políticas de oferta, atracción de inversión, reducción de impuestos y mejora de la renta disponible.

El Gobierno de Sánchez ha hecho lo contrario. Implementar una enorme subida de impuestos al trabajo encubierta. Y el resultado es evidente. Empeoran lo que fingen defender. Como siempre. Luego dirán que la culpa es de los mercados.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los socios de Sánchez pasan al cobro
Editorial ABC 6 Abril 2019

Al PNV ya ni siquiera le valen el nuevo aluvión de transferencias prometidas por Sánchez, ahora le pide revisar el «modelo de Estado». Mientras, Podemos le exige un referédum separatista

Sin esperar a la campaña electoral, ni a negociaciones poselectorales, la coalición de la moción de censura contra Rajoy se ha convertido ya en la candidatura de Sánchez para la Presidencia del Gobierno. Los socios ya le están poniendo precio. Y muy claramente. Ayer el presidente del PNV, Andoni Ortúzar, lo dejó claro: el precio de los nacionalistas vascos será la revisión del «modelo de Estado» en España. Tan crecidos están que no tienen empacho en reconocer ante las cámaras de televisión que, como plantear eso en la campaña es delicado, se hará después de votar. De nuevo la ocultación, otra vez la trampa y la mentira. Y lo hacen mostrando con igual impudicia los precios que cada cual sabe que puede obtener por prestar apoyo al líder socialista.

Ya hablábamos ayer en estas páginas del desastre que suponía que Sánchez aceptase el «voto indigno» de los proetaras de Bildu. Resulta casi obsceno, ver a Otegui ufanándose de haber salvado los «decretazos» y de cómo en la víspera le llamaban con insistencia los socialistas para rogarle el apoyo. A partir del momento en que el PSOE acepte el apoyo de Otegi -ya aceptó los votos manchados de sangre que le dio Bildu en la moción de censura-, todo lo demás es cuestión menor. Los separatistas catalanes, por su parte, tienen la oferta oculta de los socialistas -en forma de «lapsus» de Miquel Iceta- de un referéndum con mayoría y plazo, al que se llegaría previos el indulto de los posibles condenados en el juicio del 1-O y la normalización del lenguaje separatista -conflicto, diálogo, solución pactada, votación en Cataluña, estatuto soberanista-. El «no» de los nacionalistas catalanes a los presupuestos generales fue más por táctica que por estrategia.

Y en este panorama, Podemos también ayer puso negro sobre blanco sus precios e intenciones, incluyendo el derecho a la autodeterminación en su programa electoral, para que no haya dudas, mientras Pablo Iglesias se postula como ministro del Interior de un futuro Ejecutivo de Sánchez. Con un poco de retrospección, nada de esto debería sorprender a nadie. Desde 2003, el plan del PSOE ha sido derogar el pacto de 1978, alentar la memoria revanchista y pasar a una etapa constituyente contra la derecha. Sus aliados, entonces y ahora, no podían ser otros que los de la moción de censura y de los «decretos sociales». El votante socialista ya sabe que votará exactamente esto: la coalición del PSOE con todos aquellos que quieren arruinar la democracia constitucional española.

Vuelve la serpiente
Fernando Rayón. larazon  6 Abril 2019

Lo ocurrido esta semana en la Cámara Vasca cuando Julen Arzuaga expresó su «desprecio absoluto» por policías, guardias civiles y ertzainas que «hacen un lobby infecto y asqueroso» y «son los nazis que protestan porque hubo un juicio de Nuremberg», puso contra las cuerdas la negociación y posterior apoyo que Bildu acababa de dar a Sánchez en el Parlamento para sacar adelante sus seis decretos leyes.

Por mucho que el Gobierno intentara ayer desmarcarse de Otegi y su partido, es evidente que un gobierno de España no puede pactar nada con los herederos del terrorismo que no sólo no se arrepienten de sus crímenes, sino que quieren señalar como verdugos a los que defendieron la democracia incluso a costa de su vida. Por eso, Otegi no puede ser apoyo de Pedro Sánchez por mucho que él se empeñe. Y Sánchez tampoco puede apoyarse en ese partido ni negociar transferencias que ni siquiera Zapatero se atrevió a hacer.

En Moncloa vivieron un principio de semana de negociaciones con Bildu para sacar adelante los decretos de Sánchez. Y ayer, al final de ella, para intentar sofocar el incendio de Vitoria, exigían a los abertzales que pidieran perdón por los crímenes de ETA. Nunca lo harán. Pero, por mucha precampaña en la que estemos no se puede celebrar un día el éxito de la democracia–Adriana Lastra dixit– para aprobar al día siguiente con el PNV la ley de Abusos Policiales con la abstención de Bildu y Podemos, como si nada hubiera pasado.

La guinda la puso ayer la portavoz del Gobierno Isabel Celaá cuando dijo que no había nada en la ley de Abusos Policiales que equiparara a las víctimas de ETA con las de la policía. No, para eso el Gobierno ya tiene a Bildu.

El odio de Bildu lleva a la policía «de vuelta a los años de plomo»
Lamentan el silencio de Pedro Sánchez y Marlaska, que se une al del PNV en Vitoria
Laura L. Caro ABC 6 Abril 2019

Hay una fotografía, la que ayer ilustraba la portada de este diario, que para los constitucionalistas y las víctimas del terrorismo es en sí una metáfora del País Vasco: los diputados del PP encarándose con el portavoz de EH Bildu que el jueves llamó «nazi» a la policía, mientras en la bancada del Parlamento de Vitoria, un diputado del PNV con un lazo amarillo en la solapa asiste impávido a la escena y el lendakari Javier Urkullu la contempla de brazos cruzados. «Igual que el presidente del Gobierno de España y el ministro del Interior que tampoco se han manifestado en contra de las acusaciones de este diputado...», recalca el portavoz de la Asociación de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo (Acfsevt), Paco Zaragoza, que llama la atención sobre ese silencio compartido tan significativo ahora, cuando peneuvistas y abertzales acaban de dar su apoyo clave en el Congreso de Madrid para sacar adelante los decretos electoralistas de Pedro Sánchez. Y cuando a su vez, los socialistas apoyaba anteayer la aprobación de la llamada ley de abusos policiales impulsada por sus aliados vascos, que se hará realidad gracias a que el actual Ejecutivo retiró un recurso de inconstitucionalidad contra el texto que planteó el anterior de Mariano Rajoy. La Fundación Víctimas del Terrorismo emitió ayer un comunicado suscrito por todas las asociaciones de su mismo ámbito para expresar su «total rechazo» a esa norma y el «apoyo incondicional» a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cuyo honor creen que se ha intentado mancillar.

Lo ocurrido retrotrae a los peores tiempos. «Estos días nos llevan de vuelta a los años de plomo del terror», confesaba Zaragoza, que se dice sorprendido por que «todos estos representantes públicos -en referencia a Urkullu, Sánchez y Fernando Grande-Marlaska, titular de Interior- permitan que un señor parlamentario, en ejercicio de unos derechos que nosotros hemos defendido con nuestra sangre, pueda llamanos nazis y toda una serie de lindezas sin ningún tipo de miedo, y con la garantía de que no le va pasar nada». Se refiere a la inmunidad parlamentaria, «que él y su grupo tienen -insiste- gracias a que muchos de nuestros compañeros defendieron incluso con su vida las leyes para que los ciudadanos españoles tuvieran derechos».

En efecto, el espectáculo de dirigente abertzale Julen Arzuaga tildando, entre otros, de «lobby infecto» a los agentes que presenciaban el pleno de la Cámara Vasca durante la aprobación de la ley que pretende «reparar» a las víctimas de abusos policiales, ha indignado gravemente y sacudido a los colectivos que reúnen a los profesionales insultados, aparte de a las asociaciones de víctimas del terrorismo. Si el mismo jueves era Dignidad y Justicia quien anunciaba una denuncia por un posible delito de odio contra Arzuaga, ayer confirmaba la interposición de acciones legales también el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que lo hará por calumnias e injurias. «Es una falta de respeto que se ponga en cuestión nuestra dignidad después de lo que hemos padecido», lamentaba en declaraciones a ABC su portavoz, Ramón Cosío. Por su parte, la mencionada Acfsevt, plantea llevar ante el juez al diputado por el doble supuesto del delito de odio y la concurrencia de injurias y calumnias. «el odio le salía por los ojos, en los gestos de las manos, se notaba en su grupo parlamentario, que asentía a todo», rememora Zaragoza. Fuentes vascas implicadas en la defensa de las víctimas del terrorismo expresaron en conversación con este dirio su confianza en que el juez tendrá en cuenta que Julen Arzuaga «habló en castellano, cuando habitualmente lo hace en euskera, y llevaba el discurso por escrito... no fue fruto de un calentón, era premeditado, llevaba por escrito su mala baba». Pero las mismas fuentes deslizaban el temor a que, tratándose de un parlamentario parlamentario, «la inmunidad sea impunidad».

«Es paradójico que aquellos que siguen sin condenar la violencia de ETA, el asesinato, la amenaza, la extorsión, llamen nazis a los que han protegido y velado por nuestras libertades y el Estado de Derecho», reflexionaba Carmen ladron De Guevara, abogada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, desde donde solo hay palabras de agradciiento «para el trabajo y el sacrificio en vidas humanas» que policias y guardias civiles todos estos años.

No hay posibilidad legal ni fáctica de llevar a cabo su plan
Jaime Ignacio del Burgo okdiario 6 Abril 2019

La primicia que publica hoy OKDIARIO informando que La Moncloa, es decir, Pedro Sánchez, estudia la unión fiscal de Navarra y el Pais Vasco, como paso previo a un referéndum para consumar la integración de ambas Comunidades, si se confirma, o es que el presidente cesante no tiene escrúpulos a la hora de violar la Constitución, es un iluminado o un ignorante, o todo a la vez, con tal de satisfacer su ambición de permanecer en el poder a cualquier precio. Porque no hay ninguna posibilidad legal ni fáctica de llevar a cabo un plan tan descabellado. Tendría para ello que vulnerar la Constitución, el Amejoramiento del Fuero navarro y el Convenio Económico, que no se olvide es una norma bilateral que no puede modificarse más que previo acuerdo entre el Estado y Navarra, y ello dentro del pleno respeto a la autonomía tributará de Navarra amparada por la Carta Magna y el Amejoramiento, que también es fruto de un pacto incorporado al ordenamiento jurídico por una Ley Orgánica de las Cortes Generales.

Por otra parte, solo el Parlamento navarro y nadie más tiene la potestad de convocar por mayoría absoluta un hipotético referéndum para decidir si Navarra quiere o no ser Euskadi. Si la ciudadanía navarra dijera “sí” comenzaría un largo proceso para acordar las condiciones de la integración, que después de ser aprobadas por las Cortes por mayoría absoluta, habrían de someterse a un segundo referéndum del pueblo navarro. Así lo exige la Constitución en la disposición transitoria cuarta, que por cierto no fue fruto de ninguna imposición del PNV sino un gran éxito de la UCD. Los seis parlamentarios centristas de los nueve que representamos a Navarra en las Cortes constituyentes (Jesús Aizpún, Ignacio Astrain, Pedro Pegenaute, José Gabriel Sarasa, José Luis Monge y yo) resistimos la enorme presión política del PNV, del PSOE y de la extrema izquierda y las amenazas de ETA (que intentó perpetrar un atentado contra mí en vísperas de la Navidad de 1977) y conseguimos rechazar, con el respaldo del presidente Adolfo Suárez, la pretensión de incluir a Navarra en el Consejo General Vasco como si formara parte indiscutible de Euskadi. Fuimos nosotros los que exigimos que solo el pueblo navarro, y nadie más, podía decidir su integración en la CA vasca si así lo ratificaba el pueblo navarro en referéndum. Y así se plasmó en la disposición transitoria 4ª de la Constitución.

Si hubiera posibilidad de reformar la CE habría que suprimirla siempre que se ratificara como principio general que para cambiar el estatus de Navarra el único legitimado sería el pueblo navarro, reforzando las garantías que contiene la transitoria como podría ser la exigencia de mayoría de tres quintos en el Parlamento y mayoría del censo electoral en un hipotético referéndum.

Eso figura en los principios de refundación del PPN en 2007 y en los Congresos del PP. Sin olvidar que el pueblo navarro refrendó la CE en 1978 con el voto favorable de la mayoría absoluta del censo electoral.
En suma, es evidente que Sánchez no podría llevar a cabo el descabellado plan que un grupo de sabios de Moncloa está estudiando, sin perpetrar un auténtico atentado contra la Constitución.

Sin contar con que es ridículo pensar que mediante un contrafuero tan descomunal se allanaría el camino para un referéndum de integración en Euskadi. Todo lo contrario. Otra cosa es que Sánchez esté maniobrando en la oscuridad con Urkullu para intensificar la estrategia que Arzallus anunció al inicio del contencioso Navarros-Euskadi en agosto de 1977: “Llevaremos la guerra política a Navarra hasta doblegar su voluntad”.

Perversas intenciones ocultas.
Vicente A. C. M Periodista Digital 6 Abril 2019

PEDRO SÁNCHEZ OCULTA SUS INTENCIONES EN LA CAMPAÑA ELECTORAL DEL MISMO MODO QUE EL ABOGADO DE LOS GOLPISTAS PINA QUISO LEER PARCIALMENTE UN INFORME MÉDICO DE LESIONES.

La estrategia del gurú del PSOE, Iván Redondo, no puede ser más simplista: no hablar ni incluir aquello de lo que no interesa que se debata por dañar la imagen. Ya tenemos varios ejemplos en temas de gran calado como el obviar el golpe de Estado de Cataluña, como si nunca hubiese ocurrido y el PSOE no hubiera apoyado las medidas de intervención del artículo 155 de la Constitución y después pactara el apoyo de los golpistas a la investidura y cediera a sus exigencias. O como el asunto de los indultos sin siqiera haberse iniciado el juicio del proceso; ni el tema de pactos poselecciones; ni tampoco su gran plan para España con aquello de la plurinacionalidad y que España es una nación de naciones. Esta es, en resumen, la campaña del engaño propia del trilerismo político al que ya nos tiene acostumbrados este radicalizado PSOE. Lo malo es que ya otros exlíderes como Felipe González, se apuntan al carro y venden el sistema de Estado Federal, se supone que en un intento de mantener una Unidad que ni los abertzales ni los golpistas catalanes desean. Y que conste que creo que una república federal tipo Alemania sería una buena solución para este berenjenal de autonomías que aspiran algunas a ser Estados con un alto grado de independencia.

Al pueblo se le puede engañar fácilmente, sobre todo cuando se acude a los sentimientos más básicos y se apela al miedo como forma de convencer de “o nosotros o el caos”. Todos lo usan de una u otra manera bien de forma directa o de forma subliminal en imágenes o mensajes que produzcan el efecto deseado. Una estrategia propia de los profesionales de la publicidad y de los sociólogos, esos modernos gurús que interpretan la voluntad de las personas mediante complicadas fórmulas estadísticas valorando unos cientos de encuestas para inferir la opinión de millones de personas. Se muestra así una sociedad adocenada, aborregada cuyas respuestas a ciertos estímulos se pueden vaticinar en base a estas estadísticas y análisis de l comportamiento. Y es que desgraciadamente los seres humanos compartimos genéticamente muchas de esas respuestas. Baste como ejemplo las expresiones gestuales de asombro llevándonos las dos manos a las sienes que podemos ver en las gradas de los estadios de fútbol cuando algún futbolista falla una ocasión de gol. En esas respuestas generales y consideradas normales se basa precisamente la sociología de masas.

Eso deja al ser humano en muy mal lugar porque le priva de algo que es de lo que más se enorgullece y que más valora: la individualidad. Si todos nos comportamos de forma muy similar ante determinados estímulos ¿Qué parte queda para el libre albedrío? La filosofía nos enseña que la formación del ser humano puede ser radicalmente diferente dependiendo de cantidad de factores del entorno en el que se desarrolle. Aquello que decía Ortega y Gasset de "Yo soy yo y mis crcunstancias". En este caso se trata de la formación ideológica o política y de comportamiento social, existiendo casos extremos de adoctrinamiento y culto al líder, como el del pueblo de Corea del Norte que causan horror por la servidumbre, idolatría, fanatismo y mansedumbre de millones de personas donde la individualidad no existe y se ha transformado en una colectividad similar a la de una colmena de laboriosas abejas. Una característica de los regímenes totalitarios comunistas o de corte militar, donde no se admite la disidencia y se impone el terror. Ejemplos como el de Cuba, Venezuela,Corea del Norte o la Chile de Pinochet,o la Alemania Nazi, nos muestran lo peor del sometimiento de los pueblos por los poderes públicos.

Por eso, aquellos que buscan el sometimiento e imponer su doctrina esconden sus intenciones y las disfrazan de políticas sociales. Partidos como PODEMOS, cuyos máximos dirigentes fueron en su día asesores de esos regímenes, -labor por la que fueron generosamente recompensados-, son un peligro para la democracia. Sin embargo, su nacimiento fue completamente diferente donde se vendía la estructura de los círculos de debate y las tomas de decisiones en plan asambleario. De eso hemos pasado al culto al líder, la eliminación de la disidencia y la dedocracia imponiendo a los candidatos a las agrupaciones regionales o locales. Una práctica que es también habitual en otros partidos que se dicen democráticos, como el PSOE de Pedro Sánchez, el PP de Pablo Casado o CIUDADANOS de Albert Rivera. Todos parecen ser muy aficionados al “paracaidismo” como forma de aterrizar a sus candidatos como números 1 electorles en las agrupaciones o federaciones de sus partidos.

Todo ello contribuye a una degradación democrática de la política española que debería ser un servicio a la sociedad y se ha convertido en una asociación tipo casta que se sirve de la sociedad en su propio beneficio. Todos mienten. Porque mentir no solo es faltar a la verdad de forma consciente, sino también ocultar la verdad de nuestras intenciones reales. Nadie quiere descubrirlas hasta que no consiga sus objetivos. En este caso, hacerse con el poder y como el dicho: "Prometer hasta convencer y una vez conseguido, olvidar lo prometido”. La realidad es que todos asumen como algo normal que los programas electorales y los pactos son para incumplirlos. Aunque todos se esforzarán en convencernos que han cumplido con su programa y lo que no hayan hecho no será nunca su culpa sino por las circunstancias ajenas a su voluntad. Ya lo decía Mariano Rajoy cuando nos subió los impuestos y dio una limosna a los pensionistas con subidas ridículas del 0,25%.

Quisiera creer que mis conciudadanos no van a votar del modo que estos gurús prevén que harán siguiendo dócilmente la senda que les marcan los mensajes falsos y promesas vanas. Quisiera pensar que cada español y española han adquirido una cultura política para discernir la paja del trigo y no dejarse engañar por los profetas del apocalipsis de uno u otro signo. Cada uno debe votar según su conciencia le diga. Pero lo que sí que les pido es que valoren muy bien su decisión porque, aunque su voto no valga lo mismo dependiendo de dónde resida, lo importante es decidir que España quieren, si la que puede volver a depender de sus enemigos o la que plantea un futuro de Unidad y de cohesión en una Europa que aún debe desarrollarse y consolidarse. Quisiera creer en la individualidad de cada cual y no en que opte por integrarse en una colectividad que bloquee el desarrollo personal y coarte las libertades.

Pedro Sánchez miente de forma obscena y oculta sus intenciones impostando un mensaje que no siente, como es el que no admitirá la independencia de Cataluña, o no pactará con los enemigos de España. Nos jugamos demasiado como para que millones de españoles se dejen engañar de esta manera tan burda por este impresentable sujeto y su camarilla y pongan en peligro la España que hemos recibido de nuestros antepasados. Una nación entre las grandes del mundo cuya historia, cultura y logros han sido envidiados y atacados. No dejemos que sean unos pocos que ni se sienten ni les podemos llamar españoles, que se confabulen para destruir lo que es nuestro y amamos. Porque la España que yo quiero no es la que pretende modelar Pedro Sánchez y ese transfigurado PSOE que le apoya.

Pedro Sánchez actúa como el abogado, Jordi Pina, de Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez, que el juez del Tribunal Supremo del juicio del 1-O ya ha amonestado varias veces. La penúltima por no leer íntegramente el parte médico de uno de los policías agredidos, ocultando información para dar un sentido totalmente contrario al que el parte reflejaba. Pero eso los golpistas ya lo hicieron en Bélgica con el juez Pablo Llarena alterando declaraciones sin reflejar lo dicho realmente. Pedro Sánchez oculta la parte del programa que no ha incluido porque no simplemente les desnuda ante los ciudadanos y deja ver todas sus vergüenzas. Porque tienen mucho de lo que avergonzarse en menos de un año de Gobierno okupa.

¡¡¡VOTAR PSOE ES VOTAR A LOS GOLPISTAS Y ENEMIGOS DE ESPAÑA!!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

El federal
La «federalización» gonzalera supone deshacer toda la historia de España
Ignacio Ruiz-Quintano ABC 6 Abril 2019

El Federal es Felipe González, ese hombre de «Estao», que ha dicho:
-Sólo hay una salida seria, la federalización.

Como diría el calvo de «Pawn Stars», ¿qué tenemos aquí? ¿Un Hamilton o un Proudhon? ¿Federalización es federación? ¿Federación o confederación? ¿Conoce nuestro hombre de «Estao» la diferencia? ¿Sería capaz de explicársela Muñoz Machado, el Pi de la Academia?

La «federalización» gonzalera es el pastelazo que el Estado de Partidos viene amasando desde el principio, y supone deshacer, al margen de la Nación (es decir, del hecho nacional español), toda la historia de España, que tiene siglos «pa’ asar una vaca». Si a Fraga le cabía el «Estao» en la cabeza, a González le cabe el «Estao» en los bolsillos. Con su «federalización» (pacto de unión de estados separados es la síntesis federal), se trata de trocear y repartir, que en eso consiste el Consenso, donde González es un P… Amo: él concibió las Autonomías como agencias de colocación y nos impuso el Sistema Proporcional, ese arrecife que da vida (y subvención) a todos los separatismos. Como con Rumasa, ahora con España.

Su lógica de Universidad Carlos III enseña que, si lo unido quiere irse, lo separado querrá venir. Y por lógico tienen a Peces Barba, que en estas disquisiciones tampoco fue un Caldwell Calhoun: presumía de leer a Maritain y democristianeaba con Ruiz Giménez («Sor Citroën», por su Dyan-6 amarillo), que deliraba con un Estado Federal (¡pacto de unión de estados separados!) y le seguían Gil Robles Jr. y demás cristianos.

La «federalización» es el negocio de unos tipos que González nos quiere hacer pasar por sencilla costumbre política, como el vizcaíno de aquella anécdota de Gecé que «con sus amigos y tal los domingos salían en lancha con unas nescachas politas de buen ver y tras comer y beber las tiraban al agua y cuando chapoteando querían salir, pues, ¡pues, pum, pum!, con remos en la cabeza. ¿Por qué? ¡Sencillas costumbres locales!»

Y de nescacha polita, España.

El PSOE, Julen Arzuaga y otros canallas
José Antonio Zarzalejos elconfidencial 6 Abril 2019

Reproduzco un párrafo del editorial de ayer viernes del diario 'El Correo' que, bajo el título de 'Inadmisible provocación', decía lo siguiente: "Pero ocurrió lo peor. El desmán oratorio del portavoz de EH Bildu, Julen Arzuaga, dirigiéndose a los representantes sindicales de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que asistían al pleno desde la tribuna de invitados, comparándolos con los nazis y los genocidas. Términos que la presidenta, Bakartxo Tejeira, debió reprobar de inmediato, emplazando a Arzuaga a contenerse en sus expresiones, cuando después anunció que las retiraría del acta. Es significativo que al día siguiente de secundar en el Congreso los decretos-leyes del Gobierno Sánchez en aras a un bienestar a compartir, EH Bildu optara por devolver al país a la exasperación que generó con su provocadora actitud en el parlamento vasco. Dos caras distintas ante una sociedad que creía encaminarse hacia la normalidad; sencillamente porque la izquierda abertzale necesita preservar su lado irreductible y bronco".

Los insultos a los cuerpos policiales por Julen Arzuaga desde la tribuna parlamentaria de la Cámara de Vitoria son la expresión del odio que se sigue remansando en la formación que dirige ese "hombre de paz" que es Arnaldo Otegi. En Euskadi ETA no mata ya, pero su discurso ha permanecido. Es el de los canallas —es decir: tipos despreciables y miserables— que mantienen la justificación de sus crímenes. La banda terrorista asesinó a 860 personas. La mayoría de ellas, guardias civiles, policías nacionales, policías municipales, ertzainas y hasta un mosso d'Escuadra, además de gendarmes franceses. Pero también a dirigentes populares y socialistas. Y a civiles. Y a militares. Todos inocentes, pero víctimas "colaterales" del "conflicto" entre el Estado y Euskalherria según la brutalidad diagnóstica de los matarifes etarras y sus epígonos.

En el País Vasco no hay violencia, pero no hay auténtica paz. Lo que ocurrió el jueves en el parlamento vasco, en el debate sobre la ley de reparación de abusos policiales entre 1978 y 1999, refleja una realidad que han tratado de ocultar o eludir una legión de taimados y de ingenuos. O de voluntaristas. EH Bildu es legataria de ETA con una gran aceptación social. En las autonómicas de 2016, fue la segunda fuerza política con 224.254 votos y 18 escaños de los 75 que integran el parlamento vasco.

En las generales de 2015 obtuvo dos escaños en el Congreso con 218.467 sufragios y en 2016, aunque disminuyó en voto, mantuvo sus dos puestos en la Cámara baja nacional. Esta misma semana el sondeo del Gobierno vasco atribuye a los proetarras tres diputados. O sea, va en aumento. Dos datos más: EH Bildu colabora estrechamente con ERC. Irán a las elecciones europeas en coalición y se integrarán en el grupo parlamentario de los republicanos la próxima legislatura. Al tiempo, ha firmado con el PNV el borrador de un nuevo Estatuto vasco groseramente inconstitucional.

¿Cuál es el auténtico peligro con EH Bildu? Sencillamente, su legitimación democrática a través del blanqueo ético que le proporcionan los partidos con los que pacta. Ya se advirtió del estúpido buenismo de Idoia Media, secretaria general del PSE-PSOE, al aparecer el pasado enero en la primera página de 'El Diario Vasco' retratada, compartiendo mesa y mantel navideño con Arnaldo Otegi —el jefe de los canallas como Julen Arzuaga— lo que motivó la petición de baja en el partido de José María Múgica, hijo de Fernando, dirigente socialista asesinado por ETA el 7 de febrero de 1996 en las calles de San Sebastián. La polémica sobre esa fotografía de la secretaria general del PSE se calificó por parte de los socialistas vascos como "nauseabunda" ya que lo que pretendía era "una imagen más amable de la política", mientras Pedro Sánchez no veía "ningún elemento para la polémica". Vaya ojo.

Aunque se discrepe de las descalificaciones hiperbólicas que la oposición hace del PSOE y de su secretario general, no queda otro remedio que compartir su inquietud ante una actitud del socialismo tan complaciente hacia fuerzas políticas como EH Bildu, cuyo propósito político es reventar el Estado y reivindicar la criminalidad de la banda terrorista ETA. Los "bildutarras" fueron parte de la mayoría de la moción de censura y el miércoles pasado convalidaron los decretos-leyes de Gobierno. Impedirles que voten la censura a Rajoy o que respaldan medidas del Ejecutivo es imposible.

Pero, y mucho más después de la canallada del jueves en el parlamento vasco, sería razonable que un portavoz autorizado del Gabinete socialista declarase indeseables los apoyos de los que, además de amparar la trayectoria terrorista de ETA, insultan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que aportaron el mayor número de víctimas en defensa de la libertad y de la democracia. Se trataría de que el socialismo —que también sufrió en sus carnes el terrorismo— no deje pasar este estremecedor episodio de odio sin un reproche taxativo y con un distanciamiento político insalvable respecto de los que lo han protagonizado. Isabel Celaá, tras el Consejo de Ministros de ayer, cubrió el expediente. Poca cosa para la gravedad del asunto.

De los españoles asqueados
Ramón Pérez-Maura ABC 6 Abril 2019

Bien decía ayer en estas páginas Luis Ventoso que tiene que haber socialistas asqueados con la actitud del sanchismo de de estar a partir un piñón con los asesinos de ETA, que al fin se han enterado de que es mucho lo que le pueden sacar al Gobierno central sin necesidad de asesinar. El silencio cómplice de los socialistas del Parlamento Vasco el pasado jueves ante las infamias proferidas por un batasuno a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado que estaban invitados en la tribuna fue algo verdaderamente espeluznante. Pero lo fue más todavía el silencio culposo del PSOE, que no abandonó el recinto -como muy dignamente hizo el PP-. Ni mucho menos del PNV, con Urkullu y Eguibar contemplando la escena impávidos.

Yo tenía la esperanza de que la política vasca hubiera entrado en otra fase. Hubo un hecho reciente que me dio muchas esperanzas. La ciudad de San Sebastián tiene un alcalde del PNV, Eneko Goia. Él ganó las elecciones de 2015 tras una legislatura de la ciudad en manos de los batasunos. Recuerdo haber coincidido con Goia en los cursos de verano de la Universidad del País Vasco en el verano de 2015. Goia explicaba a sus interlocutores que había recibido un ayuntamiento arrasado por los cuatro años de gestión batasuna. Y lo explicaba con cierta pasión para justificar la causa que enfrentaba.

Oigo a muchos interlocutores que la mejora de la ciudad ha sido relevante -bien es verdad que empeorar era casi imposible-. Pero hace dos semanas hubo un hecho que me pareció muy notable. El sábado 23 de marzo el ayuntamiento que preside Goia colocó cuatro placas en el suelo en recuerdo de cuatro víctimas de ETA. Que un nacionalista haga eso, me parece notable. Pero más teniendo en cuenta quiénes eran las víctimas del atentado del 4 de octubre de 1976. La más conocida era Juan María Aralacue Villar, a la sazón presidente de la Diputación de Guipúzcoa, miembro del restringido consejo del Reino que presidía Torcuato Fernández-Miranda y en el que Araluce era uno de los dos consejeros en representación de la Administración Local. Junto a él fueron asesinado su conductor, José María Elicegui Díez, y sus tres guardaespaldas: Antonio Palomo Pérez, Luis Francisco Sanz Flores y un tercero al que no se ha podido poner la placa porque no se había localizado a ningún familiar directo que autorizase a hacerlo y hoy en día ése es un requisito imprescindible con la ley de protección de datos vigente. Huelga decir que esos policías a los que homenajeó el Ayuntamiento de San Sebastián son a los que llamaba nazis Julen Arzuaga el pasado jueves. Y aunque no se refiriese expresamente a Araluce, padre de la hoy presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Maite Araluce Letamendía, no me cabe la menor duda de que también le consideraba un nazi o algo peor si lo hubiese -yo diría que un estalinista, pero seguro que Arzuaga no cree que eso sea una descalificación-. Pero a mí me consuela saber que hay peneuvistas de bien que están dispuestos a reconocer a las víctimas de ETA. Algo que hace mucho tiempo que yo dudaba que existiera.

Las reacciones a la intervención de Arzuaga el pasado jueves asquearon no sólo a muchos socialistas, también a muchos otros españoles. Españoles que vemos hasta dónde está dispuesto a llegar Pedro Sánchez para garantizarse el apoyo de los que tienen las manos cubiertas de la sangre de Araluce, Elicegui, Palomo y Sanz.

Los nazis de Nuremberg y los Mossos de Corps
Javier Somalo Libertad Digital 6 Abril 2019

El Parlamento vasco aprobó esta semana la ley de "Reconocimiento y Reparación de Víctimas de Vulneraciones de Derechos Humanos". Dicho así, podría parecer normal tras décadas de terrorismo de ETA. Pero resulta que el objeto último de dicha ley es, más bien, apuntar en el balance sangriento los abusos policiales. Durante el debate, un tal Julen Arzuaga, diputado de Bildu, se permitió dirigirse a los policías presentes en la cámara:

Para mí ustedes son los nazis que protestan porque hubo un juicio en Núremberg. Para mí ustedes son los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de derechos humanos. Esto es indignante, inaceptable y asqueroso.  (…) están haciendo un lobby infecto, asqueroso, para que no se reconozca a las víctimas que han generado.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, nacida en Bilbao y educada en Deusto, ha querido marcar ciertas distancias en respuesta a la oportuna pregunta de Ketty Garat sobre el escándalo. Pero la impostura no ha hecho más que acentuar la infamia. Resulta que el pregonado fin de ETA –por la izquierda y por la derecha– significaba que el terrorismo iba a alcanzar el poder local y autonómico y a condicionar el nacional por dejar de matar, o sea, por haberlo hecho. Un esquema de estímulo-respuesta de lo más ejemplar en democracia.

Para Celaá, los abusos policiales son "algunos casos identificados, concretos y pocos" y, desde luego, el portavoz de Bildu "tenía que haber empezado pidiendo perdón por los crímenes de ETA". Pero, ¿es posible que exista un partido legal que tenga que disculparse por asesinar y que, para más inri, ni lo haya hecho? ¿Es posible que un Gobierno se sirva de su apoyo, que lo recabe para seguir en el poder? Claro que sí. Por eso el PSE prestó su apoyo al PNV para que esta norma sobre abusos policiales salga adelante aunque Celaá considere "lamentabilísimo" el discurso del batasuno que llamó nazis a policías y guardias civiles. Hay formas menos groseras de sacudirse los GAL de la solapa, dar la mano a ETA para soportar la falta de escaños y no despeinarse.

Dice Celaá que Bildu tiene "cuentas pendientes con la democracia". ¿Y cómo se pagan mil asesinatos? ¿A cuánto sale el muerto? Gratis. De hecho, es el Gobierno de España el que está pagando vilmente transfiriendo más competencias a cambio de un apoyo a los decretos del Titanic, que se hunde, sí, pero con el pasaje dentro. Si Bildu "tiene cuentas pendientes con la democracia" no puede ser un partido político que forme parte del sistema democrático. Para eso se hizo la Ley de Partidos, hoy pantomima. Por eso tenía toda la razón Pablo Casado cuando denunció que el tiro en la nuca ha surtido efecto. Lo único que ya no se lleva en el País Vasco son las capuchas. Perverso pero cierto.

La guardia de Torra
Los Mossos de Corps, una suerte de guardia armada de la familia golpista, son otro ejemplo de lo que puede suceder en una democracia cuando el Estado se pone en almoneda. Se trata, según El Periódico, de una división especial de los Mossos que no dependerá de la Consejería de Interior sino de Presidencia. Tampoco tendrá influencia alguna la cúpula policial autonómica porque a Torra no se le borra de la mente aquella imagen de mossos constitucionalistas apoyando a la Policía Nacional en Cataluña.

Las funciones de este cuerpo de élite del Golpe serán la protección del presidente y su familia, así como la de los expresidentes y sus familias y la seguridad en las instalaciones del palacio de la Generalidad, incluida la sede prófuga de Waterloo. Cobrarán más que el común de sus compañeros y supongo que distinguirán sus uniformes con algún ribete atemorizador, quizá una calavera sobre fondo amarillo.

Nada nuevo bajo el sol. Es el paso es lógico y, en cierto modo, irremediable: todo golpista necesita rodearse de una guardia privada capaz de neutralizar disidencias y defender al líder. Y luego habla Tezanos –que sigue en su puesto– de la noche de los cuchillos largos en la derecha…

Sin embargo, a efectos judiciales, cabe agradecer tanta sinceridad por parte del gobierno rebelde de Cataluña que acaba de confesar su interés por la defensa armada de un golpe acreditadamente violento. Revisitar la Historia sería el mejor argumento de Derecho de la sentencia contra el Golpe de la Generalidad. Y el ponente podría ser, eternamente, Sísifo.

Como cabía esperar, Isabel Celaá también considera preocupante, aunque menos "lamentabilísimo" que lo de ETA, la posible formación de este cuerpo parapolicial de Torra. No tardaremos en ver a Celaá avergonzándose de las ruedas de prensa de Celaá y esbozando esa sonrisita propia del que considera imbécil al auditorio.

La búsqueda desesperada de apoyo por parte de un gobierno que no conoce las urnas define a la perfección su calidad democrática: golpistas, terroristas y populistas lo sostienen. Por mucho que quieran achacarlo a un canturreo franquista es la verdad, despojada de todo adorno o exageración. ETA, golpistas y populistas.

A ver si los de Colón quieren poner el huevo.

Javier Somalo, director del Grupo Libertad Digital.

La deriva del PSOE
Ernesto Ladrón de Guevara  latribunadelpaisvasco.com 6 Abril 2019

Milité en el Partido Socialista de Euskadi (PSE) durante casi dos décadas. Eran épocas en las que se hacían políticas de Estado, pese a los múltiples errores y fracasos sobre los que no voy a insistir. Eran épocas en las que la lucha partidaria no generaba más quiebras de Estado que la propia rivalidad por el poder. Abandoné ese partido tras la constatación de que para los socialistas la alianza con los nacionalistas era algo consustancial, sistémico. Y que pese a las deslealtades congénitas de los de -en aquel momento- Xabier Arzallus, las dependencias respecto a los nacionalistas constituían un síndrome sin remedio, y dejaban tiras de dignidad por el camino con tal de desplazar a la derecha de las instituciones.

Desde la II República quedó claro que, para la izquierda, y por tanto para el PSOE, que la democracia se justificaba si se sacaba a la derecha de las instituciones. No había para su cosmovisión una democracia que se fundara en la pluralidad política y en la aceptación del turnismo político basado en la voluntad ciudadana y el respeto a ésta cuando, por el sino de los tiempos, girara la mayoría de los votos hacia la derecha. No lo fue en la II República, cuando ganó la derecha en el año 1933. Azaña, a diferencia de otros republicanos como Madariaga, Sánchez Albornoz, y, de alguna manera, también Besteiro o el mismo Lerroux, no aceptaba la configuración de una República de los ciudadanos que oscilara de la izquierda a la derecha y articulara una convivencia constitucional estable y sostenida en el tiempo. Eso fue el hundimiento de la II República y, a la postre, la Guerra Civil.

Llevamos el mismo camino.

Es sintomático que Sánchez, una persona a mi modo de ver inmadura y de convicciones democráticas muy frágiles, se apoyara ayer en partidos políticos que, en buena lid, hubieran estado ilegalizados en países de tradición democrática por tener sus raíces en la ruptura del Estado constitucional y en la violencia como forma de lograr el poder. Tal es el caso de Bildu, partido nacido de lo que se llamaba Alternativa K.A.S., de apoyo a ETA.

En el mismo contexto en el que Sánchez arrastraba su dignidad de presidente en funciones del Gobierno de la nación, suplicando a Bildu su apoyo a los reales decretos convalidados por la Permanente del Congreso, en una actitud innoble de hacer populismo electoral con los presupuestos del Estado una vez disuelto el Congreso, Bildu escenificaba lo que es, una banda de impresentables que no solamente no reniegan del pasado criminal de sus conmilitones sino que insultaban gravemente a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, incluida la Ertzaintza, llamándoles nazis. Eso desde la tribuna del Parlamento vasco.

Ese mismo Partido Socialista, desnaturalizado e irreconocible, que indignaría a Fernando Buesa, Casas, Fernando Múgica o Carrasco, si estuvieran vivos y ETA no les hubiera asesinado, apoyó ayer la ley de víctimas de abusos policiales, cuando aún no se ha hecho la luz sobre el asesinato por ETA de 300 personas y sobre el nombre y apellidos de quienes apretaron el gatillo o colocado el amonal.

Las llamadas víctimas de abusos policiales, recibirán de oficio una indemnización, mientras las víctimas de ETA aún están esperando Memoria, Justicia y Reparación.

Que nos explique Sánchez qué tiene que ver su política con estas palabras de sus compañeros de Partido en 1899:
“En el caso vasco no existen razones ni históricas ni de ningún otro tipo que puedan aconsejar la secesión de la región de la nacionalidad española.

Las provincias vascongadas son españolas desde siempre, si acaso hubo algún tiempo en que Euskeria formó nación independiente, lo que nosotros negamos en redondo, ese hecho se pierde en la lejanía de los tiempos primitivos, y no tuvo, después de todo, otro fundamento que la independencia de Castilla, de Aragón o de Navarra, esto es, de los Príncipes y soberanos.

Incluso dentro de la comunidad nacional gozan de situación privilegiada. Las provincias vascongadas vienen perteneciendo constantemente a la nación española hace muchos siglos, sin que se las trate como a país conquistado, sino al contrario dispensándoles franquicias de que no disfrutaban las demás provincias, hecho ante el que no nos pronunciamos, pues esas libertades y otras mayores deseamos para todas las regiones, pero anotamos solamente para que se vea la sinrazón del separatismo vizcaitarra.

El idioma vasco con regresión manifiesta ni su folklore condenado a la uniformidad, ofrecen asidero para pretender un hecho diferencial con vocación política.

No tiene ningún fundamente pues el separatismo vizcaitarra, que no puede tenerse por tal el orgullo de la riqueza del país, el afán de notoriedad de cuatro tipos y la locura de cuatro necios”

(La lucha de Clases, revista socialista, Bilbao. 1899)

¡Ah, la República!
Jesús Laínz Libertad Digital 6 Abril 2019

¿Recuerda usted, cinéfilo lector, las sofoquinas que se agarraban las lapidadoras barbudas de La vida de Brian cuando a alguien se le ocurría pronunciar la blasfema palabra Jehová? Pues aunque nos parezca un chiste, la izquierda nos recuerda todos los días que es muy capaz de superarlo con una notable cantidad de palabras convertidas en tabúes no muy distintos del Jehová montypythonesco. Y con el agravante de que la lista de palabras prohibidas aumenta sin cesar al dictado de la Santa Iglesia de la Corrección Política. Le reto, igualitario lector, a que coja papel y lápiz y anote las palabras antaño normales y hoy convertidas en problemáticas que se le vayan ocurriendo. Se sorprenderá de la longitud de su lista.

Pero hoy le propongo hablar de la otra cara de la moneda: las palabras reverenciadas por la izquierda, ante cuya presencia cae postrada de hinojos y anula, aún más si cabe, su exigua capacidad de razonar. En concreto, centrémonos en una de particular importancia en nuestros días: República.

Porque, según establece el evangelio izquierdista, una república es una cosa tan inevitablemente democrática como inevitablemente fascista es una monarquía, incluidas –aguantémonos la risa– aquel criminal caos bolchevique llamado Segunda República y la presente monarquía constitucional española.

Por eso, ante la palabra república, el izquierdista se extasía, levita, alcanza orgasmos políticos ignotos por los pobres infieles. Ni siquiera sería capaz el izquierdista medio de definirla adecuadamente y de explicar sus ventajas frente a una monarquía, pero da igual: el evangelio dice lo que dice y quien se atreva a ponerlo en duda es un hereje fascista merecedor de hoguera.

Los separatistas catalanes, que no son tontos –desde luego, mucho menos que los izquierdistas españoles–, han tomado buena nota de ello, y ése es el motivo por el que repiten sin parar la palabrita, con el objetivo de ganarse aliados en la izquierda española. ¿No se ha fijado, republicanísimo lector, en que en eslóganes, gritos y carteles la palabra independencia ha ido desapareciendo paulatinamente para ceder el sitio de honor a república? No por casualidad. "¡La república no existe, idiota!" ha sido una de las frases del año.

El ejemplo más reciente y evidente es el del nombre de la coalición formada para las elecciones europeas de 2019 por los separatistas catalanes, vascos y gallegos de ERC, Bildu y BNG: Ahora Repúblicas. No la han bautizado Ahora Independencias, no. Ahora Repúblicas. Sabia maniobra semántica, porque no le quepa a nadie ninguna duda de que bastantes miles de izquierdistas descerebrados de toda España les van a votar, como hicieron en 1987 con Herri Batasuna, la del simpático lema "Lo que más les duele", que cosechó en aquellas elecciones europeas uno de cada tres votos fuera del País Vasco y Navarra. Aunque, al fin y al cabo, votando a Podemos conseguirían lo mismo.

Y, efectivamente, los izquierdistas españoles se han tragado el anzuelo hasta el fondo: ¡Tan malos no deben de ser estos separatistas y tan injustas no deben de ser sus reclamaciones! ¡Si lo que quieren es la república! ¡Lo mismo que nosotros!

Los izquierdistas españoles están tan ofuscados por sus dogmas, que hasta ha tenido que venir Pedro Sánchez a declarar hace un par de meses que había empezado a darse cuenta de que los independentistas catalanes se querrían independizar de España tanto si hay una monarquía como si hubiera una república. E incluso llegó nuestro preclaro presidente al extremo de recordar que, aunque ahora el separatismo catalán ataca al rey y a la monarquía parlamentaria, ya se quiso separar de España en la Segunda República. "Da igual la forma de Estado, da igual que sea monarquía o república, la cuestión es separarse de lo que consideran que no es su país, que es España", resumió Sánchez.

Pero abandone toda esperanza, esperanzado lector. Haber constatado esta evidencia no le impedirá a Sánchez destruir España junto con sus socios comunistas y separatistas si gana las elecciones del 28 de abril. Pues no le quepa ninguna duda de que varios millones de analfabetos políticos volverán a votar al PSOE, ese partido al que le repugna la nación que aspira a gobernar. El pueblo español no da más de sí.

Y si, por aritmética electoral, no lo consigue Sánchez ahora, otro socialista lo conseguirá en un futuro no lejano. ¿Imaginaciones catastrofistas de este calenturiento juntaletras? No, palabras recién salidas de la boca de Miquel Iceta:

Los independentistas deben renunciar a plantear el referéndum de independencia durante diez o quince años, hasta que haya un cambio de mentalidad en la opinión pública española que permita los cambios necesarios en la Constitución para admitir el derecho de autodeterminación (…) Si el 65% de los catalanes es favorable a la independencia, la democracia deberá encontrar un mecanismo para habilitarla.

Más claro no puede estar. Y esos diez o quince años no es una cantidad lanzada al azar, ya que el odio inoculado a los niños durante dos generaciones acabará llegando masivamente a las urnas en ese tiempo. Es matemáticamente inevitable. A lo que hay que sumar que el PSOE siempre contará con la colaboración del PP para seguir allanando el camino al separatismo.

www.jesuslainz.es

El PSOE también usa el paro como arma electoral
EDITORIAL Libertad Digital 6 Abril 2019

Si algo ha demostrado Pedro Sánchez es que está dispuesto a todo con tal de mantenerse en el poder, desde pactar con los golpistas y la extrema izquierda, enemigos de la democracia y los derechos y libertades básicas, hasta emplear las instituciones en beneficio propio vía decretazos para comprar votos de cara a las elecciones generales, sin importar la elevada factura que supondrá para el conjunto de los contribuyentes o la estabilidad económica del país. La subida de las pensiones, el incremento salarial a los funcionarios o la histórica oferta de empleo público que aprobó recientemente el Gobierno del PSOE son tan solo algunas muestras del particular electoralismo que ejerce Sánchez con el dinero de todos. Hasta tal punto llega su ambición política que incluso usa a los parados como arma electoral.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un plan destinado, en teoría, a luchar contra el paro de larga duración, en alusión a los desempleados que llevan más de un año sin trabajar, un problema que afecta especialmente a los jóvenes, mayores de 50 años y personas de baja cualificación. Sin embargo, la medida en cuestión, además de no solventar ninguno de los problemas que pretende combatir, supondrá un nuevo despilfarro de recursos públicos. En concreto, el plan en cuestión contará con más de 1.300 millones de euros durante tres años para, según las estimaciones del Ministerio de Trabajo, reducir los parados de larga duración en 422.000 personas, a razón de unos 3.100 euros por parado.

Si a esta cuantía se suma, además, el subsidio para parados mayores de 52 años y la cotización de personas dedicadas al cuidado familiar, el presupuesto total ronda los 4.000 millones de euros. Por desgracia, esta ingente cantidad de dinero no servirá para recolocar parados, sino para aumentar y prolongar el reparto de pagas y prestaciones con el único fin de captar votos, lo cual, más allá de resultar inmoral, al aprovecharse de gente necesitada para ganar las elecciones, resulta muy injusto, puesto que esta estrategia únicamente contribuye a anquilosar el problema del paro en España.

De hecho, lo único que ha logrado Sánchez hasta el momento es frenar tanto la creación de empleo como la reducción del paro. Prueba de ello es que otra de sus medidas estrella, como es la histórica subida del salario mínimo interprofesional y el incremento de las cotizaciones sociales, ya se está traduciendo en la destrucción de puestos de trabajo y una abrupta caída de la contratación indefinida a nivel interanual, que perjudica, especialmente, a los más jóvenes y menos cualificados.

Tal está siendo el desastre que están cosechando sus políticas en materia laboral que el Ministerio de Trabajo ha optado por ocultar en sus notas oficiales el descenso de los contratos indefinidos, tras las caídas registradas en febrero y marzo, después de encadenar 60 meses de alzas ininterrumpidas. Y todo ello sin contar que el Gobierno también está disparando el empleo público, a imagen y semejanza de lo que hizo Zapatero tras el estallido de la crisis, para intentar ocultar los malos datos de paro y ocupación. El socialismo es el mayor enemigo de trabajadores y parados.

La única solución posible al crónico drama del paro que sufre España consiste en contar con un mercado laboral muy flexible, menores costes laborales y un sistema de políticas activas de empleo eficiente para formar y recolocar parados mediante la externalización de dichas funciones a través de empresas privadas, dejando al margen a sindicatos, patronal y el antiguo Inem, tal y como sucede la mayoría de países ricos.

Manos blancas frente a Sánchez
Segundo Sanz okdiario 6 Abril 2019

Las manos de los Adriana Lastra, Rafael Simancas o Patxi López de turno que telefonearon a la ex alcaldesa aeneuvista de Hernani, la misma que pidió un aplauso para los etarras Igor Portu y Mattin Sarasola tras segar las vidas inocentes de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio en el salvaje atentado de la T-4 de Barajas, están ya manchadas de miseria y ruindad. Y por elevación, también las del cobarde Sánchez, que debió dar la orden para conseguir como fuera el voto de los proetarras a sus decretazos.

“Un sinfín de llamadas” dijo Otegi haber recibido del Grupo socialista para que Sánchez sacara adelante sus seis dardos electoralistas. Repito, quienes del partido que sostiene al Gobierno marcaron el teléfono móvil de Marian Beitialarrangoiti nunca volverán a tener las manos limpias, porque se han puesto del lado de los cachorros de ETA, de los herederos del «frente político» de la banda asesina.

Además, al mismo tiempo han liquidado la coartada del Gobierno de Sánchez para sostener que ellos no pactaron con los proetarras la moción de censura. Igual que han negociado esta vez lo hicieron entonces. Lo cuenta en su libro La Moción la periodista Lucía Gómez-Lobeto: el líder socialista estrechó la mano de Beitialarrangoitia en el bar del Congreso reservado sólo a sus señorías, lejos de la cámaras. Lo hizo en agradecimiento por el apoyo y después de que el PSE pidiera a Bildu que no les dieran “mucha caña” en el debate para no sacar al jefe a paseo. El Señor Avión ya no puede engañar a nadie.

Y lo peor está por llegar. Porque el que fuera un “hombre de paz” para Zapatero quiere ser un “socio estable” para Sánchez. Ya no cabe más indignidad en este presidente, que es capaz de alimentar los deseos del príncipe de la barbarie. Sí, Otegi, el mismo que fue condenado a seis años de cárcel por integrar el comando de ETA político-militar que secuestró en 1979 a Luis Abaitua, director de la fábrica de Michelín en Vitoria. Diez días de cautiverio en un zulo, perdido en medio del monte, de dimensiones muy similares a las que sufrió el funcionario de prisiones y hoy miembro de VOX José Antonio Ortega Lara. Una cueva de 2,5 metros de largo por 1,5 de ancho.

Zapatero ya fue al caserío Txillarre de Elgoibar el pasado septiembre a besarse con ‘el Gordo’. Y ahora, el blanqueo del raptor batasuno y sus conmilitones, socios por cierto del independentismo catalán, continúa con Sánchez con su trato de aliado político. Para detener esta humillación, para que Marlaska no acerque a más verdugos, para no tener que soportar al Obama de Pozuelo descolgando otra vez el teléfono de quien califica a la Policía Nacional y a la Guardia Civil como “nazis de Nuremberg” o “lobby infecto y asqueroso”, hay que levantar la manos blancas de la libertad, del recuerdo y tributo a los que ya no están. También para exigir el esclarecimiento de más de 300 crímenes de ETA sin resolver.

El maltratador Eguiguren hizo el trabajo más sucio, Patxi López heló la sangre de la madre de Pagaza, Zapatero dio las primeras esperanzas a los terroristas y Sánchez va directo a completar la obra de la normalización, a recibir a Otegi en La Moncloa con honores de demócrata. Canalla.

Sánchez agradeció en persona a la portavoz de Bildu su apoyo a la investidura en un encuentro privado
Agustín de Grado okdiario 6 Abril 2019

Los contactos bilaterales de los socialistas con los bildutarras para que la moción de censura a Mariano Rajoy saliera adelante y el agradecimiento posterior del presidente recién investido, Pedro Sánchez, a la portavoz de Bildu en el Congreso, han sido revelados por la periodista Lorena Gómez-Lobato en ‘La Moción’ (Samarcanda), libro que acaba de salir a la venta y que se presenta como “una crónica no contada de los diez días que cambiaron la historia de España”.

Gómez-Lobato cuenta cómo aquellos días frenéticos la formación heredera de Batasuna, aunque sus dos votos no son indispensables (a Sánchez le bastaba con el respaldo de Podemos, PNV y los independentistas catalanes) “está más al corriente de cómo van las negociaciones que la de Albert Rivera”.

Los dirigentes abertzales saben que su apoyo perjudica al candidato socialista y, aunque está claro desde el primer momento que lo ofrecerán gratuitamente “siempre que sea para impedir que se imponga la derecha”, se resisten a hacerlo público pese a que, reconocen a Gómez-Lobato, las relaciones con el PSOE “están normalizadas desde hace bastantes años”.

Los socialistas vascos, con su secretaria general a la cabeza, Idoia Mendía, se reúnen con los bildutarras sin que estos pongan ninguna línea roja al apoyo, más allá de la recurrente reivindicación del acercamiento de los presos a cárceles del País Vasco. Lo que sí pactaron los socialistas con Bildu, según relata Gómez-Lobato en ‘La Moción’, fue la intervención de la diputada Marian Beitilarrangoitia para fijar la posición de los bildutarras. Los socialistas pidieron a Bildu que no diera “mucha caña” a Sánchez, “para que este no se vea obligado a responderles”.

El debate de la moción de censura se desarrolló según el patrón previamente acordado por las dos partes. Hasta tal punto que, según revela Gómez-Lobato en su libro, “el propio Pedro Sánchez, nada más ganar la votación, subirá a la cafetería reservada a sus señorías para agradecer el apoyo a la portavoz abertzale lejos de cámaras y periodistas”.

La portavoz de Bildu a la que Sánchez dio las gracias por su apoyo a la investidura había sido condenada en 2009 por la Audiencia Nacional a un año de prisión y siete de inhabilitación por un delito de enaltecimiento del terrorismo. El 12 de enero de 2008, durante la presentación de la candidatura de ANV, en un discurso ante más de 400 personas, pidió “este chaparrón de aplausos que nos habéis ofrecido, lo más caluroso posible, a Igor Portu, Mattin Sarasola y a todos los presos políticos vascos que se encuentran dispersados en las cárceles de Francia y España”.

Igor Portu y Mattin Sarasola fueron los terroristas autores del atentado contra la T4 de Madrid en el que fallecieron dos personas.

El Supremo da la razón a Jiménez Losantos: "No vulneró el derecho al honor del pueblo de Cataluña"
Según la Sala, en la demanda presentada por el abogado de la Generalidad se equipara incorrectamente la parte con el todo.
Miguel Ángel Pérez Libertad Digital 6 Abril 2019

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por el abogado de la Generalidad de Cataluña contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que consideró que el presidente de Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos, no vulneró el derecho al honor del pueblo de Cataluña.

Todo ello por unas manifestaciones realizadas en el programa Es la mañana de Federico de esRadio en septiembre de 2013, con ocasión de la cadena humana denominada "Via Catalana cap à la independència", organizada en la Diada de aquel año. La defensa de Jiménez Losantos ha sido dirigida por la prestigiosa abogada María Dolores Márquez de Prado.

Las manifestaciones que Jiménez Losantos realizó, en las que el abogado de la Generalidad basa su demanda, se refirieron concretamente a quienes participaron en la cadena humana organizada como la "Vía Catalana hacia la Independencia" el 11 de septiembre de 2013; a quien entonces ostentaba la presidencia de la Generalidad de Cataluña, Artur Mas; al Barça; a la Generalidad de Cataluña; al Gobierno de España y al entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Según el Supremo, "valoradas de modo conjunto sus manifestaciones, puede considerarse que se referían también a lo que el Juzgado de Primera Instancia denomina 'miembros o colectividades' integrantes del pueblo catalán que comparten las 'tesis soberanistas'. No es correcto, por tanto, afirmar que las declaraciones del demandado afectaron al honor del 'pueblo catalán', pues no fueron referidas al conjunto de la ciudadanía catalana sino a un determinado sector político y social, el identificado con las tesis soberanistas, y a algunas personas e instituciones que el demandado situaba en ese sector, así como a otros ajenos a los anteriores, en concreto, el Gobierno de España y el Ministro de Asuntos Exteriores, por su conducta con relación a los acontecimientos que en esa época sucedieron en Cataluña".

"Sentado lo anterior", añade la sentencia, "no puede estimarse una acción que está dirigida a la protección civil del honor del 'pueblo catalán' porque la demanda incurre en una sinécdoque incorrecta, al identificar la parte con el todo, esto es, un determinado sector político del 'pueblo catalán' con el 'pueblo catalán' en su totalidad. El honor del 'pueblo catalán' no es vulnerado por unas declaraciones que, en un contexto de contienda política y social, vienen referidas a un determinado sector de la sociedad, por más relevante que pudiera ser en ese momento".

Por último, el Supremo sostiene que "el recurrente invoca 'los valores de la pluralidad, la democracia y la discrepancia' para justificar que se estime vulnerado el honor del pueblo catalán. Pero justamente esos valores son incompatibles con la tesis de la demanda, que, en el contexto de una contienda política, identifica el 'pueblo catalán' con un determinado sector del mismo, que es fundamentalmente el identificado con el proyecto político de quienes ostentaban el gobierno de la Comunidad Autónoma, de forma que se excluye del concepto de 'pueblo catalán' al discrepante que no participa de ese proyecto político, lo que es difícilmente compatible con los valores de democracia, pluralidad y respeto a la discrepancia que se invocan".

El Tribunal Supremo impone las costas del recurso de casación presentado contra Jiménez Losantos a la Generalidad de Cataluña.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial