AGLI Recortes de Prensa   Jueves 18 Abril 2019

Los dioses enloquecen a quienes quieren perder
Carlos Esteban eltorotv.com 18 de Abril de 2019

Iba todo tan bien, marchaba todo tan como un reloj, al ritmo previsto y con el viento de popa y mar en calma, y ha tenido que llegar Vox a estropearlo todo.

¿De qué te quejas, españolito? ¿No te gusta lo que hay? Pues esto es una democracia, vota al partido que te apetezca y ya está, luego no llores porque habrá sido tu decisión, el pueblo ha hablado. Si te parece que da igual, que todos hacen lo mismo, que la dirección es la misma y no hay modo de cambiar el rumbo, ¿qué quieres que hagamos, conspiranoico? Así funcionan las democracias, la sociedades abiertas.

Y llegó Vox, y todo el decorado saltó por los aires.

Llegó Vox y el sistema enseñó la patita -no: tantas patas como un ciempiés- por detrás del impoluto escenario Potemkin.

Lo veíamos fuera. En Gran Bretaña, en Francia, en Estados Unidos, en Italia, en Alemania. Un rumor que crecía, pueblos que se sentían estafados, la sorda ira que iba creciendo y sembrando con sus votos ‘incorrectos’ el pánico entre nuestros mandarines.

Pero España era diferente. Aquí estaba todo atado y bien atado. Al PP se le había dado el papel de derecha, de la única derecha posible, el muñeco de pimpampún del régimen, el que pierde hasta con mayoría absoluta, el payaso de las bofetadas a quien llamar ‘fascista’ suavemente, entre guiños y codazos, mientras recibe y sigue servil las decisiones de la izquierda cuando, como guardeses fieles, le calientan la Moncloa a los socialistas hasta que vuelvan.

Y llegó Vox, oh, llegó Vox y todo el mundo en el chiringuito perdió los papeles.

En las férreas manos de la Comisaria Gallego, el ‘diario de reverencia’ de nuestra santa democracia, el BOE oficioso del sistema, El País, igualó el tono a su fondo, perdió toda su antaño admirable hipocresía, sus retorcidas formas de manipulación, para convertirse en un panfleto chillón que niega escraches, que ningunea el riesgo constante de atentado que ha vivido Santiago Abascal, que llama a los votantes de Vox borrachos de brazo en alto, que saca, en fin, su verdadero rostros de oligarca arrogante e indignado con la insolencia del servicio.

La Junta Electoral decide que Vox no debe tener representante en el debate de candidatos televisados, porque no tiene representación en el Congreso, un criterio que no aplicó en su día a Ciudadanos o Podemos. Pero es que hay prisa, no es el momento de disimular.

Los dioses enloquecen a quienes quieren perder, decían los clásicos, y este es el enésimo ejemplo. Porque todas estas tretas lamentables no hacen más que delatarles, desenmascarar al actor, levantar el velo de la farsa delante de todo el mundo. En su desesperación, le están haciendo la campaña a Vox.

El uso del español en los programas electorales de los partidos constitucionalistas
www.latribunadelpaisvasco.com 18 de Abril de 2019

 

[Img #15542]


Sánchez no quiere debatir con nadie
 La Razon 17 de Abril de 2019

Pedro Sánchez ha declarado en numerosas ocasiones que los partidos deben debatir y contrastar sus programas electorales. Llegó a decir que quien no quiera hablar con su adversario no merece ser presidente. Claro que entonces (25 de noviembre de 2015) estaba en la oposición y ahora está en La Moncloa, que antes le convenía mostrar las flaquezas del entonces presidente del Gobierno y ahora no quiere que se las muestren a él, que son muchas, a no ser que sea en determinadas condiciones que le podían ser favorables. Sánchez quiere imponer el formato del debate, la cadena y el día, sin olvidar que él, ahora, sólo es un candidato. La decisión de la Junta Electoral Central (JEC) impidiendo el debate que estaba previsto celebrarse en Atresmedia entre PP, PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos y Vox –tras un recurso de dudosa fundamentación de otros partidos minoritarios que se veían agraviados por la participación de esta última formación– ha trastocado los planes de la campaña de Sánchez. Ante esta decisión, el presidente del Gobierno ha decidido no acudir al debate. Su intención, según ha manifestado, era debatir con todos los partidos, incluido con el de Santiago Abascal, al punto de que hizo de este encuentro, previsto para el próximo día 23, el punto central de su campaña. Sería su aparición pública con más audiencia y, por lo tanto, más comprometida.

Tampoco escondió sus intenciones de dejar en evidencia a las formaciones del centroderecha, situándose como el partido de la moderación, mientras recibía las críticas de PP, Cs y Vox. Sánchez está en su derecho de trazar la estrategia que considere, pero lo que no tiene justificación es que, tras comprometerse con un grupo de comunicación, rompa el compromiso atendiendo a sus intereses electorales y faltando a su compromiso con los ciudadanos, como tantas veces dio. Es la primera vez que un partido de la importancia del PSOE da un portazo tan sonado, planteando una situación inédita hasta ahora –el presidente del Gobierno deja plantada a la oposición–, ya que, además, y como es lógico, Atresmedia mantiene su propuesta de debate con Casado, Iglesias y Rivera por su compromiso con la información y con los espectadores.

La ausencia de Sánchez no está a la altura de un presidente del Gobierno. La justificación de que, ahora sí, prefiere asistir a un debate en RTVE agrava aún más su comportamiento, pues decir que es su obligación asistir «en primer lugar» a la cadena pública no se ajusta a la verdad de los hechos: Sánchez siempre quiso ir al debate de Atresmedia, así lo anunció y se organizó con el consenso de los partidos convocados. Por lo tanto, no se trata de una disputa entre medios de comunicación por la sencilla razón de que RTVE nunca mostró interés especial ni luchó por emitir este debate. Que ayer Sánchez pusiera como condición para participar en la mesa propuesta por la cadena pública que sea el día 23, el mismo día del debate de Atresmedia, es sencillamente una falta de respeto a todos, medios de comunicación y electores.

La decisión de Sánchez ha sido un grave error y las consecuencias están siendo nefastas porque a estas alturas de la campaña todavía no se sabe las fechas exactas de emisión en la cadena pública, cuya propuesta ni siquiera está teniendo buena acogida en las otras cadenas comerciales, lo que demuestra el desconcierto que está produciendo esta iniciativa. Hay que decir, además, que la decisión de la JEC no ha sido la más acertada. No se corresponde con unos tiempos en los que las campañas electorales son abiertas y la televisión no es el único medio, aun siendo fundamental; además, va contra el derecho a la información, pues es un medio privado quien opta por un formato de debate. Está claro que Sánchez no quiere debatir, que ha rehuido el cara a cara con Casado –el mismo que él reclamó con Rajoy y finalmente se celebró–, que no quiere campaña, sino utilizar el Gobierno electoralmente.

El feudo de VOX: El Ejido, terreno abonado para el «Spain first»
Ángel N. Lorasque. La Razon 17 de Abril de 2019

Fina nos advierte nada más poner un pie en El Ejido: «Aquí nadie reconocerá que vota a Vox, pero la verdad es que la mayoría está con ese partido, lo único que todavía da cierta vergüenza decirlo en público, por lo de que son de extrema derecha, pero son los que más tirón tienen ahora». En este pueblo almeriense de poco más de 80.000 habitantes, el partido de Santiago Abascal arrasó en las elecciones a la Junta de Andalucía, su primera prueba de fuego en el ruedo político, convirtiéndose en el partido más votado. Sumó 7.377 votos, seguido del Partido Popular, que se quedó con poco más de 6.000, lo que supone el primer «oro» para la formación que lleva la defensa de España por bandera. Y es que en este mar de plástico, como se conoce a El Ejido, se dan los ingredientes perfectos para la explosión ultra: una elevada presencia de inmigración, inseguridad, problemas de convivencia y una renta media baja que roza los 17.000 euros anuales. Adentrarse en este municipio de Almería es una absoluta experiencia cultural y visual. Los miles de invernaderos cubren prácticamente la totalidad del territorio, sólo se ven carpas de plástico que se unen en el horizonte con el Mediterráneo. Las imágenes aéreas de la NASA que se hicieron públicas el año pasado dan buena cuenta de ello.

Aquí, la agricultura es prácticamente la única forma de vida, pues el turismo es escaso (extraño tratándose del sur de España) y sus vecinos han experimentado cambios sociales brutales en las últimas décadas. Según datos del año pasado aportados por la Junta, en El Ejido hay censados 26.206 inmigrantes, la mayoría de ellos de Marruecos, y sobra decir que hay un número elevado que no figura en las estadísticas, lo que, en principio, supone un 29% de la población.

Así, los ejidenses han vivido en primera persona la reconversión del pueblo. «El bulevar ya no es lo que era, los inmigrantes se han hecho con él. Por allí paseábamos tranquilamente y ahora nos sentimos extraños en nuestro propio pueblo, en nuestra ciudad», lamenta Fina, que nos invita a su casa, un impresionante ático a la entrada del pueblo donde se aprecia la magnitud de las estructuras de plástico que asfixian el municipio. Ella es empresaria y, en cierto modo, echa la culpa a los de su gremio, los responsables de traer hasta la costa almeriense a las hordas de extranjeros. «Muchos han sacrificado su bienestar por el de sus hijos. Es decir, aquí los agricultores de toda la vida y los empresarios no querían que sus hijos tuvieran la misma vida que ellos. Les dieron estudios, se fueron a la universidad y aquí cada vez había menos jóvenes para trabajar en el campo. Así que fueron llegando los inmigrantes, los cuales, además, salían más baratos. Corrió la voz entre ellos, en sus países de origen, de que había trabajo en El Ejido y ahora estamos como estamos. Eso sí, aquí paro no hay, trabajo hay para dar y tomar», dice esta empresaria que ronda los 50 años y que asegura que en sus negocios no trabaja «ni un moro, sólo una rumana y una rusa». Al parecer tuvo alguna mala experiencia laboral con ellos. «Roban, no son de fiar», matiza.

Nos cuenta que en breve serán las fiestas del pueblo, San Marcos, «y si bajas a la calle allí solo verás a inmigrantes, los de aquí ya ni salimos», apunta. Según Fina, pocos locales acuden a los festejos, pero eso no es lo peor para ella. «Lo más problemático es que las mujeres ya no nos atrevemos a ir solas por la noche por la calle. Una cosa es que los obreros te lancen piropos, otra que te sientas amenazada, acosada. Todo esto es lo que ha dado alas a Vox. Es una situación que llevamos arrastrando años y nadie ha cambiado nada. Como este partido es nuevo, parece que se le quiere dar una oportunidad, eso sí, casi todos son votos ocultos», dice.

En este contexto, Abascal vio un filón y decidió realizar uno de sus primeros actos públicos en la localidad. La semana pasada Javier Ortega Smith, secretario general del partido de ultraderecha, también realizó un encuentro con los vecinos. «Aquí casi siempre hemos tenido al PP en la Alcaldía, es un voto conservador, pero parece que la gente quiere más», concluye Fina. Es más, el candidato de Vox en El Ejido, Juan José Bonilla, es un antiguo miembro del PP que decidió dar el paso al frente después de que su padre muriera hace casi dos décadas a manos de un inmigrante.

La cuestión de la regulación de los flujos migratorios en España es una de las máximas de la «troupe» de Abascal. Defienden que sólo quieren que haya inmigrantes con papeles, el resto, a la calle. Pero lo cierto es que sus políticas, para algunos, parecen una absoluta caza de brujas contra lo que ellos denominan «la islamización» de España. Para la formación verde, la «Reconquista del siglo XXI» ha empezado. La Plaza Chica de los Mercados de El Ejido poco tiene que envidiar a la de Jmaa el Fna de Marrakech. Aquí se escucha más hablar árabe que castellano. Por la calle Jacinto Benavente pasean centenares de mujeres con hiyab cargando a sus numerosos hijos. También lo hacen por la calle Manolo Escobar que desemboca en el bulevar, epicentro del pueblo. «Nosotros decimos que vamos a Marruecos cuando nos dirigimos a esa calle. Ahí no verás más que locales de moros, de túnicas y cosas de esas», dicen Rosalía y José, que pasean con su nieta en el carricoche. «Esta es la niña de mi hijo. La tuvo con una brasileña, quién me lo iba a decir», explica con cara de circunstancia. «A mí me gusta mucho Vox, habla claro, no como los otros. Parece que los políticos tienen miedo a los inmigrantes, pero Abascal dice las cosas como son», asevera José, que además se queja de la falta de policías por la calle. «Yo sólo te digo que antes aquí los vecinos dejábamos las puertas abiertas y no pasaba nada. Ahora eso es impensable, vivimos en una inseguridad constante. Y no se te ocurra salir a la calle con un colgante de oro porque no duras ni un minuto con él. Aquí, los extranjeros han traído la delincuencia y el robo», dice muy consternada Rosalía.

¿Pero no consideran que, desde fuera, pueda parece que ustedes son racistas?, le pregunta un servidor a Serafín, un comerciante de toda la vida. «Da igual lo que piensen fuera, porque aquí los que vivimos somos nosotros. Mira, en los colegios, el 60% de los niños es musulmán. Además no se adaptan a nuestras costumbres, que es lo que deberían hacer. Sacan los colchones por las ventanas. Hemos pasado de ser un pueblo de cortijos en los que podíamos dormir con la puerta abierta a vivir en alerta. Pero, vamos, que en el fondo tenemos lo que nos merecemos, por haber aceptado que vinieran aquí todos los moritos», dice.

Rocío es filóloga, tiene 26 años y le parece que lo que defienden sus vecinos es «una locura». «La gente no está acostumbrada a la multiculturalidad. Yo he vivido muchos años en Londres y allí hay médicos indios, empresarios musulmanes... lo que ocurre es que aquí no se les permite conseguir una formación adecuada, se les explota, se les paga mal y no se les permite ascender laboralmente. Luego pasa lo que pasa», defiende. Lo que le preocupa a Sara es que el pensamiento «xenófobo» de su pueblo no solo está relacionado con la gente mayor, sino que también lo muestra la gente de su generación. «Me da mucha vergüenza, sinceramente. Yo en breve me iré a Estados Unidos, aunque lo que me espera allí con Trump tampoco es mucho mejor», dice con una sonrisa. El magnate estadounidense reconvertido en presidente de la primera potencia mundial es sin duda una inspiración para Abascal y en localidades como El Ejido el lema de «España primero» ha calado con fuerza.

Vox, extrema derecha, ultraderecha y feudo rodeado por Lorasque
Nota del Editor 18 de Abril de 2019

No me explico como este tipo largue a Vox todo tipo de disparates y después de hablar con los sufridos españoles de El Ejido, no se haya dado cuenta de que si no vota a Vox, les está haciendo un flaco favor a ellos y a España. Vamos, que no se ha enterado de nada.
 
El fantasma de VOX
Julia Navarro diariosigloxxi 18 de Abril de 2019

MADRID, 17 (OTR/PRESS) Para el PSOE es una contrariedad que la Junta Electoral Central no permita que en el debate previsto por Atresmedia participe VOX. Y es que no hay nadie que esté haciendo tanto porque gane el PSOE como Vox. La aparición de VOX ha supuesto para el PSOE poder recuperar votantes que se le habían ido escapando a Ciudadanos, a Podemos y a la abstención.

No es extraño que esos votantes que se habían ido hayan decidido regresar para votar de nuevo socialismo. El voto al PSOE es un "voto útil", la mejor manera de conjurar a la derecha extrema que se ha colado, vía Andalucía, en la política española.

Escuchar a Santiago Abascal resulta inquietante, a él y a los otros líderes de VOX, inquietante y sorprendente, porque realmente cuesta comprender como con el discurso que gastan pueden convencer a nadie.

Decía al principio que nadie está haciendo tanto porque gane el PSOE como VOX, pero tampoco nadie está haciendo tanto como el PSOE por inutilizar al PP alentando el miedo hacia VOX.

En realidad estamos asistiendo a la misma estrategia de Francois Mitterand con el Frente Nacional. Mitterand tenía claro que para vencer a la derecha tenía que dividirla y se aplicó con inteligencia a ese objetivo. Así que levantó el "veto" en la televisión pública al Frente Nacional y desde las filas del socialismo francés empezaron a airear el espantajo del Frente Nacional.

Claro que en España los asesores de Mariano Rajoy hicieron lo mismo cuando apareció Podemos. Sabían que la formación morada podía quitar votos al PSOE, como así sucedió, de manera que le dieron todo el aire que pudieron.

Ahora el PSOE le está pasando la tarjeta de visita al PP y azuza el miedo entre los ciudadanos mas templados que ven que VOX puede obtener no solo representación parlamentaria sino tener relevancia en las nuevas Cortes.

El caso es que VOX tiene un protagonismo desmesurado y no solo eso, ha conseguido lo más sorprendente: derechizar de tal manera al PP que éste ha dejado de ser un partido de centro derecha para convertirse en un partido rancio.

Claro que Ciudadanos también se ha contagiado del "efecto" VOX, lo que les ha llevado a abandonar el centro y lo peor es que no le hacen ascos al partido de Abascal.

Aún así el resultado de las elecciones aún depende de los indecisos. Aún quedan unos cuantos días para decidir el voto, y lo único cierto es que la aparición de VOX lo ha emborronado todo.

Julia PSOE, S, C
Nota del Editor 18 de Abril de 2019

Al tener una bicicleta en propiedad, nunca se me ocurriría votar al PSOE, al socialismo, al comunismo. En una locura de juventud, ya metí la pata, es decir, el voto, una vez, y desde entonces estoy my arrepentido y sigo trabajando, colaborando para corregir mi error. Desconocimiento de la historia, indoctrinación con las mentiras  de la izquierda. Cualquiera que haya leído un poco se da cuenta de que la izquierda es la mayor locura que ha sufrido y sufre la humanidad.

PSOE: Misión imposible
Sigfrid Soria eltorotv.com 18 de Abril de 2019

¿Qué película ofrece el PSOE a los españoles en la campaña electoral para las generales del 28 de abril de 2019?

Ethan Hunt nos llevó en 1996 a vibrar en unos escenarios inverosímiles, divertidos, novedosos, modernos y tecnológicos. En aquel proyecto se invirtieron 80 millones de dólares y recaudaron 458 millones, casi seis veces más. Todo un éxito. 22 años después y tras 5 películas, se estrenó la sexta entrega con una inversión de 178 millones y una recaudación, por ahora, de 791 millones, unas 4,5 veces más. 6 éxitos en 22 años y una estela de diversión, risas, palomitas y la magia que siempre rodea las tardes de cine. En cuanto a la fórmula, tan sencilla como que a la gente nos gusta que el bien y el mal estén diferenciados y que al final, siempre ganen los buenos propinando importantes lecciones a los malos. Habiendo vivido esa gratificante experiencia, nos vamos satisfechos a tomar algo y hasta la próxima, que quizás sea dentro de tres o cuatro años tras los que volveremos a caer voluntariamente en el mismo esquema, por mucho que aquella propuesta sea la séptima, dará igual. Porque la saga Misión Imposible es fiable, predecible y, por tanto, una apuesta segura respecto de las expectativas con las que acudes a verla.

Pero, ¿qué película ofrece el PSOE a los españoles en la campaña electoral para las generales del 28 de abril de 2019? De entrada, el Partido que saca pecho de una antigüedad centenaria oculta su oscurísima etapa desde su fundación hasta la actualidad. Comenzando por algún momento de su endiablada historia, comenzamos por la Semana Trágica de Barcelona en la que en 1909 el terrorista socialista Francisco Ferrer dijo: “No nos interesa hacer buenos obreros y empleados, buenos comerciantes. Queremos destruir la sociedad actual desde sus comienzos”. Dicho terrorista lideró matanzas y profanaciones de tumbas. Al año siguiente, 1910, Pablo Iglesias calificó a Ferrer como un “hombre de ideas” y afirmó: “El PSOE viene a buscar aquí (al Congreso), a este cuerpo de carácter eminentemente burgués, lo que de utilidad pueda hallar, pero la totalidad de su ideal no está aquí. La totalidad ha de ser obtenida de otro modo. Mi partido está en la legalidad mientras ésta le permita adquirir lo que necesita; fuera cuando ella no le permita alcanzar sus aspiraciones”. El fundador del PSOE, además, amenazó de muerte al presidente del Gobierno de España, Antonio Maura, el cual 15 días después recibió tres tiros. Ocho años después y en línea con la revolución rusa, el PSOE trató de desestabilizar España promoviendo violentas revueltas en el denominado Trienio Bolchevique 1918-1921. La historia continúa y nos lleva a 1923 y al apoyo del PSOE al golpe de Primo de Rivera. En 1931, algunos altos dirigentes del PSOE negaron el derecho al voto de la mujer. En 1934 el PSOE lideró un golpe de estado contra la II República, pues seguía empeñado en implantar en España un sistema totalitario marxista leninista como el de Stalin en la URSS. En 1936, el PSOE integra el Frente Popular con el objetivo irrenunciable de acabar con la democracia y abrazar la dictadura del proletariado, abocando a los españoles a la guerra civil. En ese año participa directamente en las checas que asesinaron a más de 60.000 españoles civiles y roba 510 toneladas de oro de la cámara acorazada del Banco de España por un valor a día de hoy que podría superar los 20.000 millones €. Ya en la presente etapa democrática, un gobierno del PSOE practicó terrorismo de estado asesinando y haciendo desaparecer cadáveres en cal viva y protagonizó innumerables casos de corrupción convirtiendo a los socialistas en el Partido más corrupto de la historia de España. Y, por último, el PSOE ha demostrado en los últimos 40 años que cada vez que ha abandonado el poder, ha dejado atrás gravísimas situaciones de recesión económica, tasas de paro de récord y cifras de deuda y déficit disparadas. Al fin y al cabo, miseria para los españoles.

Aunque los perversos hechos históricos protagonizados por el PSOE, que acabo de relatar anteriormente y que tan cuidadosamente ocultan los socialistas, podrían constituir en sí mismos el guion de una película de terror, hay uno que no he incluido y que he reservado para exponerlo a continuación: el actual presidente del Gobierno de España, del PSOE, lo fue hace 10 meses gracias a quienes poco antes lideraron un golpe de estado intentando acabar con nuestro país, golpistas que están siendo juzgados por rebelión en el Tribunal Supremo. Además de por esos, el actual presidente fue apoyado en su llegada al poder, sin el voto de los españoles, por un Partido chavista comunista cuyo líder fue financiado por un país fundamentalista islámico y por quienes han llevado a un absoluto caos económico y humanitario a Venezuela, pese a haber sido una potencia petrolera. Son evidentes las contrapartidas letales, e inasumibles para España, que exigen quienes hicieron presidente al iluminado del PSOE que, para remate, plantea reeditar los mismos pactos con los mismos enemigos de España para seguir gobernando después de las elecciones.

La Misión Imposible que nos ofrece Ethan Hunt, entrega tras entrega, es un juego de niños comparada con la que nos ofrece Pedro Sánchez, ya que lo verdaderamente imposible del 2º es que algún español le vote, dado el nauseabundo pasado que tiene el guion del PSOE y, sobre todo, el maldito futuro que plantea. Espero que este artículo de opinión no se autodestruya, ni lo destruya nadie, en cinco segundos. Pero, nunca se sabe.

La amenaza yihadista sigue viva
Editorial ABC 18 de Abril de 2019

La detención de un yihadista en Marruecos ha evitado lo que podría haber sido un atentado de consecuencias incalculables en Sevilla. Se trata de un ciudadano marroquí, matriculado en la Universidad de Sevilla, que según algunas fuentes aspiraba a suicidarse con explosivos en alguna de las numerosas concentraciones de público de la capital hispalense. La detención se produjo hace días por orden de la Audiencia Nacional y gracias a la colaboración entre los servicios de información de España y Marruecos, coincidiendo con la difusión a través de una red de mensajería de un vídeo en el que Estado Islámico llamaba a atentar contra España durante la Semana Santa. La amenaza era explícita, pero no nueva, porque España sigue presente en el imaginario terrorista como esa Al-Andalus que tiene que formar parte del nuevo Califato que persigue el yihadismo violento. El registro del domicilio del sospechoso en la capital andaluza arrojará información sobre sus planes y sus vínculos con otros posibles grupos yihadistas, pero es evidente que la amenaza islamista permanece sobre las sociedades europeas. Además, la derrota de Daesh sobre el terreno en Siria e Irak y el retorno de terroristas extranjeros a sus países de origen son factores que los servicios de inteligencia valoran en sus previsiones sobre acciones terroristas en suelo europeo. La masacre en las mezquitas musulmanas australianas no ha hecho más que aumentar el riesgo de un atentado.

La detención de Zouhair el Bouhdidi confirma la importancia de la colaboración con las autoridades marroquíes para la prevención del terrorismo, en beneficio de ambos países, porque Marruecos también está en la diana de grupos como Daesh y Al-Qaida. El mantenimiento de las alertas terroristas y el intercambio constante de información entre aliados deben formar parte por mucho tiempo de la política de seguridad nacional e internacional. Desde el 11-S, el concepto de seguridad ha cambiado cualitativa y cuantitativamente en las democracias occidentales. Ahí están los atentados de Atocha, Londres, París o Bruselas para recordarlo a quienes consideran que los gobiernos exageran sus medidas de prevención o critican la desproporción de algunas reformas legales, que han dejado de ser excepcionales para convertirse en habituales. A pesar de éxitos policiales como el de la detención Zouhair el Bouhdidi, nunca se puede garantizar una seguridad absoluta cuando el terrorista no es un grupo, sino un fanático radicalizado en su propia casa con internet. La noticia de la detención del yihadista no impidió a Sevilla vivir la Semana Santa en las calles, siguiendo los pasos de las procesiones como un gesto de respuesta cívica a la amenaza terrorista, cuyo principal objetivo es privarnos de nuestro modo de vida, basado en la libertad.

Según documentos incautados en Siria al autodenominado Estado Islámico
www.latribunadelpaisvasco.com 18 de Abril de 2019

Múltiples células de terroristas islamistas planean sembrar "el horror" en Europa

Según asegura el diario británico “The Times”, el autodenominado Estado Islámico (EI), tras perder sus territorios en Siria e Irak, ha centrado sus esfuerzos en sembrar el terror en Occidente con atentados indiscrinados en Europa y Estados Unidos. El periódico londinense afirma que, según documentación “escalofriante” hallada en diferentes equipos informáticos de los líderes islamistas derrotados en Siria, el EI busca replicar el ataque terrorista que llevó a cabo en el club Bataclan de París, en el que 89 personas fueron asesinadas el 13 de noviembre de 2015.

Los detalles de los planes para "difundir el horror en los corazones de los enemigos de Alá" revelan con todo lujo de detalles cómo los terroristas del Estado Islámico continúan dirigiendo redes internacionales, moviendo a sus asesinos a través de las fronteras europeas, pagando operaciones y planeando robos a bancos, ataques de vehículos, crímenes y potenciando su “división” dedicada a realizar ciberataques en cualquier lugar del mundo.

Los documentos a los que ha tenido acceso la edición dominical de “The Times” muestran cómo las operaciones en el extranjero serán dirigidas por el miembro de ISIS Abu Khabab al-Muhajir quien, al parecer, controlaría una célula de los terroristas en Rusia y otras dos en Alemania. Otro grupo tendría todavía su base en el noreste de Siria bajo un mando separado.

Según la información incautada, el primer paso de los nuevos terroristas del Estado Islámico en Europa será robar dinero mediante atracos a bancos o pirateando informáticamente entidades financieras; posteriormente, comenzarían a realizar atentados, entre los que se incluyen ataques con embestidas de camiones, como los que los islamistas ya han llevado a cabo en diferentes países de la UE como España, Alemania, Francia o Suecia, entre otros.

En una carta fechada en diciembre de 2018, y dirigida el líder de los terroristas islamistas, Abu Bakr al-Baghdadi, un miembro del Estado Islámico llamado Abu Taher al-Tajiki escribe: "Le informaremos en nuestra (próxima) carta de los objetivos que alcanzaremos, si Alá quiere, y son objetivos que destruirán la mundo económico en Europa y difundirán el horror en los corazones de los enemigos de Alá”. El mismo terrorista adelanta que uno de los objetivos podría ser un tren de alta velocidad en Alemania y el segundo un oleoducto cerca de Basilea, en la frontera con Francia.

El coronel español Pedro Baños Bajo, uno de los mayores expertos occidentales en geopolítica, estrategia y análisis contraterrorista, ha confirmado a través de Twitter esta información: "Según documentos encontrados, #ISIS planea nuevos atentados extremadamente violentos en Europa. #DAESH sigue activo y presente en muchos lugares del planeta. Todavía tiene capacidad para causar mucho dolor. ¡No bajemos la guardia!"
 


************


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Fuero y huevo de un debate
La Junta Electoral hurta a los españoles la oportunidad de evaluar por sí mismos a todos los candidatos, sin exclusiones ideológicas
Isabel San Sebastián ABC 18 de Abril de 2019

La Junta Electoral prohíbe la participación de Santiago Abascal en el único debate de líderes previsto en esta campaña, alegando que Vox carece de representación en el Congreso. Aplica con rigor digno de mejor causa una legislación que en este caso no es fuero, sino huevo, toda vez que la lógica democrática, la libertad de expresión y opinión, el derecho de los ciudadanos a una información plural y el mapa demoscópico que trazan todas las encuestas en estas elecciones cruciales aconsejaba una discusión abierta entre los cinco candidatos, todos ellos varones, por cierto, a pesar de la insistencia con que la izquierda usa y abusa de la palabra «mujer», atribuyéndose su representación.

Los árbitros de nuestros comicios no interpretaron la norma con igual dureza cuando se trató de acoger en la pequeña pantalla a los dirigentes de Podemos y Ciudadanos, en vísperas de las anteriores generales. Tampoco Pablo Iglesias y Albert Rivera encabezaban entonces formaciones que hubieran llegado al Congreso, pero bastó su presencia en el Parlamento Europeo para autorizar su participación en un debate similar a este. Porque de lo que se trata, en definitiva, es de proteger la calidad de nuestra democracia, dotar al pueblo soberano de elementos sobre los que fundar su juicio y brindar iguales oportunidades a cuantos partidos concurren a las urnas. ¿Contribuye a esos empeños la decisión anunciada ayer? No, por mucho que se asiente en un texto legal. Flaco favor se hace a la transparencia vetando en el escenario a un actor que, guste más o guste menos, desempeña un papel protagonista. La resolución huele por tanto que apesta a prejuicio ideológico, máxime considerando la manga extraordinariamente ancha que se ha tenido siempre aquí con grupos que abogan abiertamente por dinamitar la Constitución y romper la unidad nacional, que justifican la perpetración de un golpe de Estado en Cataluña, alientan actos de acoso al adversario o se niegan a condenar el historial terrorista de ETA, entre otras razones porque su cabecilla ha sido parte integrante de la banda.

La Junta Electoral hurta así a los españoles la oportunidad de evaluar por sí mismos la formación, capacidad, cultura, cintura y educación de quienes pretenden gobernarlos. Bien es verdad que tampoco estarán presentes en esa confrontación dialéctica los números uno del PNV, Bildu, JpCAT, ERC y Bildu, que son los que llevaron en andas a Sánchez hasta la Moncloa y probablemente tendrán la llave para repetir la jugada. Una pena. Habría resultado impagable ver al presidente socialista fingir discrepancias con sus socios separatistas y a estos recordarle ciertos favores pendientes de ser cobrados. En compensación por evitarse ese bochorno, al cabeza de cartel del PSOE se le fastidia la posibilidad de contemplar a sus adversarios del centro derecha pelearse entre sí, reforzando aún más la imagen de división que lastra sus candidaturas. Excluido Abascal, involuntariamente beneficiado por el papel de víctima que le ha regalado la Junta, es de esperar que Pablo Casado y Rivera actúen con inteligencia, como hicieron el martes Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas, evitando el cuerpo a cuerpo y centrando sus dardos en la ministra María Jesús Montero, cuya actuación produjo auténtica vergüenza ajena. Se le abren a una las carnes pensando que una persona tan carente de respuestas como sobrada de crispación pueda repetir mandato. Pero esa es exactamente la utilidad de los debates. Poder medir a los candidatos. A todos sin excepción.

La JEC se desacredita vetando a VOX.
Vicente A. C. M. PD 18 de Abril de 2019

LA JUNTA ELECTORAL CENTRAL PROHIBE A LA CADENA DE TV ANTENA -3 EMITIR EL DEBATE A CINCO INCLUYENDO A VOX POR SER EXTRAPARLAMENTARIO. LA MISMA QUE PERMITE UNA RUEDA DE PRENSA ELECTORAL A ORIOL JUNQUERAS DESDE LA CÁRCEL.

La Junta Electoral Central (JEC) vuelve a entrar en campaña, cual elefante en cacharrería, a consecuencia de las denuncias presentadas por los partidos independentistas PNV, JXCAT y CC, que solo se presentan en sus correspondientes regiones autonómicas y no a nivel nacional.Finalmente ha decidido prohibir la celebración del debate a cinco (PSOE-PP-C’S-UP’S-VOX) por incumplir el artículo 66.2 del Reglamento en cuanto al mantenimiento de la “pluralidad” y por incluir a VOX que es un partido sin representación parlamentaria. Hay que decir que el citado punto 2 del artículo 66 fue incluido en el año 2011. Es decir que estaba en vigor cuando se produjo un debate televisado donde se incluyeron a partidos extraparlamentarios como CIUDADANOS y PODEMOS en la campaña electoral de las elecciones generales del 2015, con las comparecencias de Pablo Iglesias y Albert Rivera. Hasta ese año 2011 el tema de la pluralidad y demás exigencias solo se recogía en un único punto de ese artículo 66 y aplicaba exlusivamente a los medios de comunicación públicos y no privados.

Lo que recoge el mencionado artículo 66 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, conocida como la LOREG:

“Artículo 66. Garantía de pluralismo político y social
1. El respeto al pluralismo político y social, así como a la igualdad, proporcionalidad y la neutralidad informativa en la programación de los medios de comunicación de titularidad pública en período electoral, serán garantizados por la organización de dichos medios y su control previstos en las Leyes. Las decisiones de los órganos de administración de los referidos medios en el indicado periodo electoral son recurribles ante la Junta Electoral competente de conformidad con lo previsto en el artículo anterior y según el procedimiento que la Junta Electoral Central disponga.
(*)2. Durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales así como en la información relativa a la campaña electoral de acuerdo a las Instrucciones que, a tal efecto, elabore la Junta Electoral competente.”

(*)Este punto 2 fue añadido por la Ley Orgánica 2/2011.

Es evidente que el interferir en los medios de comunicación privados coarta la libertad de expresión y el derecho a la información veraz de la realidad social de un país. Porque además las mismas razones por las que se permitió a CIUDADANOS y PODEMOS participar en un debate inédito a cuatro, en lugar de los tradicionales cara a cara entre PSOE y PP, deben ahora ser aceptadas, tanto mas en cuanto que VOX es un partido con representación parlamentaria en la Autonomía de Andalucía. En aquella otra ocasión CIUDADANOS Y PODEMOS habían conseguido representación parlamentaria en las elecciones al Parlamento de la UE. Así que el argumento dado por la Junta Electoral Central es nulo de pleno derecho.

Sin embargo, parece que el grupo A-3 media ha decidido aceptar la imposición de la JEC y reprogramas un debate a cuatro sin VOX, a pesar de la intromisión inaceptable en la gestión privada de la información que en ningún caso viola ese controvertido punto 2. Porque, ya puestos, si se quiere pluralidad, deberían estar en el plató todos los partidos con representación parlamentaria en una especie de debate inmanejable, que nunca puede sustituir ni ser una mal remedo de los que se producen en el Congreso de los Diputados o en el Senado durante la legislatura, donde está tasado el tiempo de intervención de cada grupo parlamentario y los turnos de réplica y contrarréplica. Y como se sabe muy bien, el tiempo de la televisión privada es “oro”, porque su financiación proviene básicamente de la publicidad y no de los Presupuestos Generales del Estado. Por eso, para que un debate sea efectivo y se pueda moderar de modo adecuado, debe establecerse una optimización de los comparecientes. Y eso se había realizado basados en unas encuestas que, de modo general, marcaban las tendencias de votos centradas de forma mayoritaria en esos cinco partidos que habían sido invitados. Lo mismo que sucedió en la célebre emisión del 7 de diciembre del 2015 con la presencia de Soraya Sáenz de Santamaría por el PP, Pedro Sánchez por el PSOE, Pablo Iglesias por UNIDOS -PODEMOS y Albert Rivera por CIUDADANOS.

Parece evidente la intencionalidad política que subyace de abortar un debate que sin la presencia de VOX carece totalmente de sentido y puede volverse en contra de los que acepten participar en ese debate mutilado. Por otro lado, también los medios públicos como RTVE incumplen de forma grosera el tema de la pluralidad exigida por la ley, ya que ayer mismo se celebró un debate a cuatro que debería haber incluido a esos partidos denunciantes PNV, JXCAT (que no tiene representación parlamentaria en el Congreso y sí en el autonómico de Cataluña) y CC y otros tantos actualmente con representación parlamentaria, como ERC, PDECAT, COMPROMÍS, y resto de integrantes del Grupo Mixto. Esta incongruencia desvirtúa un artículo que se aplica a criterio de los señores magistrados y catedráticos en Derecho que lo componen en cada legislatura.

Porque esa “omnipotente JEC” tiene su mandato desde el inicio de la legislatura vigente hasta que se constituya la nueva JEC en la siguiente. Su composición es la siguiente:
- Ocho Vocales Magistrados del Tribunal Supremo, designados mediante insaculación por el Consejo General del Poder Judicial. De aquí dos de ellos serán elegidos Presidente y Vicepresidente de esa JEC.
- Cinco Vocales Catedráticos de Derecho o de Ciencias Políticas y Sociología, en activo, designados a propuesta conjunta de los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores con representación en el Congreso de los Diputados.
- El Secretario de la Junta Electoral Central es el Secretario General del Congreso de los Diputados.
- El Director de la Oficina del Censo Electoral participa con voz y sin voto en la Junta Electoral Central.

La JEC a veces actúa de “motu propio” y otras, como en esta ocasión, vía denuncia. En cualquier caso, las decisiones no parecen seguir una misma doctrina ni la misma argumentación. Hubo silencio en el 2015 y ahora hay una clamorosa intromisión más que discutible. En mi humilde opinión, creo que no se pueden poner mordazas a la libertad de información y de opinión.

La democracia pierde sentido y se degrada con decisiones tan discriminatorias como la de impedir un debate que todos desean y esperaban en un momento decisivo en la Historia de España donde están en juego nada menos que el futuro de España ante la amenaza secesionista y la actitud de partidos como PSOE y UNID@S PODEMOS de clara connivencia con los enemigos de nuestra nación.

Lo realmente humillante e indignante es que a un golpista como Oriol Junqueras no se le haya suspendido, al menos hasta que se emita sentencia, su derecho al sufragio pasivo ante la gravedad de los delitos por los que está siendo juzgado. Esta aberrante situación ha hecho posible que este sujeto junto a otros camaradas suyos también juzgados y en prisión preventiva o fugados, puedan impunemente presentarse como candidatos por sus respetivas formaciones políticas en las elecciones generales del próximo 28 de este mes. Lo insólito es que además se permita a Oriol Junqueras, y por ende a cualquier otro preso, el que pueda celebrar una rueda de prensa en la cárcel dando su particular mitin electoral, por supuesto a favor de la independencia de Cataluña, la cual él mismo y el resto del Gobierno del Generalidad y parlamentarios autonómicos proclamaron de forma unilateral en aquella sesión indigna de finales de octubre del 2017.

La JEC queda desacreditada por vetar a VOX y por permitir este acto de campaña de Oriol Junqueras que, además, es competencia exclusiva de Instituciones Penitenciarias. Aunque como depende del Ministerio de Interior del PSOE seguro que aceptará esta “imposición” en lo que es sin duda un trato de favor inadmisible.

¡¡¡VOTAR PSOE ES VOTAR A LOS GOLPISTAS Y ENEMIGOS DE ESPAÑA!!!

¡¡LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE INFORMACIÓN!!

¡Qué pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

Sánchez sólo quiere en la televisión a sus órdenes
OKDIARIO 18 de Abril de 2019
Lo peor del carácter español –la picaresca– comienza a emerger en esta campaña donde menos le correspondería hacerlo: en la misma Presidencia del Gobierno. Sánchez primero se negó a mantener un debate cara a cara con Pablo Casado, el líder de la oposición; prefería un show a cinco en una televisión privada de gran audiencia para allí encarnar el papel de la moderación institucional frente a la algarabía circundante. No pudo representar el rol de “yo o el caos” desde el momento en que la Junta Electoral prohibió la presencia de VOX, supuestamente para no dar cabida a un partido sin representación parlamentaria. Pero Atresmedia, incluso con un debate mermado a cuatro participantes, lógicamente quería mantener el compromiso contraído con sus espectadores. Sin embargo, Sánchez, desencantado con esta nueva puesta en escena, un tanto deslucida para sus intereses, ha optado por llevarla sí o sí hacia TVE, un terreno gris –por eso rechazó inicialmente celebrar allí el debate– y de su absoluto control.

Esto, por decirlo de forma muy suave, no es serio. Que el presidente del Gobierno hurte a los ciudadanos un debate cara a cara con el líder de la oposición, no es serio. Que la Junta Electoral no permita a VOX participar en dicho debate –cuando sí dejó a Podemos hacerlo en 2015–, no es serio. Que anden los candidatos azacaneados de plató en plató, pendientes del capricho de primadonna Sánchez, tampoco es serio. Notorio el contraste entre la gravedad de lo que está en juego –el orden constitucional y la unidad de España– y la campaña que está desarrollando Sánchez; de tono menor y perfil zigzagueante, rehuyendo las cuestiones nucleares para refugiarse en una telegenia de manual. No, Pedro, esto decididamente no es serio.

En el fondo, nada de la secuencia de hechos descrita debería de extrañarnos en exceso; la táctica, que no estrategia, de Sánchez, sacada de un Maquiavelo for dummies, es la consecuencia de una política sin ideología ni rumbo, donde lo único claro parece ser la apuesta del poder como fin en sí mismo. ¿Verdad que al lector no le costaría imaginar a Sánchez pactando con Ciudadanos o con Podemos, Bildu y PdeCat? Con tal de seguir pernoctando en palacio, lo mismo vale Julio César que Julián Callejas. La cuestión es que en la naturaleza del poder va de suyo ejercerlo desde una posición y con algún propósito; y cuando se practica de esta manera, sin cimientos ni perspectivas, entonces por fuerza brota toda la vacuidad del personaje. Más que tremendo, tremebundo Sánchez.

Licenciados en totalitarismo
Teresa Giménez Barbat okdiario 18 de Abril de 2019

El escrache al que fueron sometidos en la UAB Alejandro Fernández, Maite Pagaza, Manuel Valls y Cayetana Álvarez de Toledo vuelve a poner de manifiesto hasta qué punto el radicalismo se ha adueñado de la universidad, donde llueve sobre mojado. No en vano, la entidad convocante del acto que despertó la ira de la jauría cupera, S’ha Acabat, lleva siendo hostigada por este y otros grupúsculos desde su fundación, en una flagrante violación de las libertades asociativa y de expresión, y del más elemental sentido de la convivencia. La epidemia no es privativa de esta institución. No hace un año, una banda de extremistas reventó en la Universidad de Barcelona una conferencia sobre Cervantes en la que debía intervenir, junto con otros ponentes, el historiador Ricardo García Cárcel. Los asistentes, convocados por Sociedad Civil Catalana, fueron insultados, amenazados y zarandeados por un centenar de camisas pardas que, al igual que los sujetos que el jueves la emprendieron con Álvarez de Toledo y el resto de los oradores, se arrogaban la potestad de dictar qué actividades se celebran en el centro y cuáles no tienen cabida en él. La criba no tiene misterio: las favorables a la Constitución Española jamás se libran de la tunda.

Hace 9 años, yo misma sufrí, acompañando a Rosa Díez, el boicot en la UAB de la quinta de niñatos que entonces gobernaba el Campus. Recuerdo cómo Salvador Cardús, todo un decano, imploraba, y digo bien, ‘imploraba’ a un individuo que se había sentado sobre la mesa del estrado que depusiera su actitud, pues con ella (‘¡No seas ingenuo!’, le decía) le estaba haciendo ‘el juego’ a los españolazos. Nada de qué asombrarse, pues el compadreo entre rectores y revoltosos estaba y está a la orden del día, como quedó patente la semana pasada. Añádase a ello la circunstancia de que la policía no suele estar presente en las universidades (un vestigio inexplicable, pues obedece a la preservación del alma máter como templo de la libertad, que es precisamente lo que la turba, con la complicidad de sus mayores, impide que sea) y el cuadro (clínico) estará completo.

No se trata de un fenómeno exclusiva ni fundamentalmente catalán, como evidencia el caso de la madrileña Complutense, donde la propia Rosa Díez sufrió el sabotaje de Pablo Iglesias, profesor de la casa, acompañado de sus acólitos. Ni tan siquiera se circunscribe al ámbito universitario español. La aversión a la discrepancia que suponen los escraches, con el consiguiente deterioro del pluralismo político y académico, y lo que el psicólogo social Jonathan Haidt llama “infantilización” de las mentalidades, es una tendencia que caracteriza a buena parte de los ámbitos culturales, educativos y políticos de lo que aún llamamos Occidente.

La moda anglosajona de los llamados “espacios seguros”, la mengua creciente y bien documentada de la diversidad ideológica dentro de nuestras universidades, donde las voces liberales y conservadoras cada vez encuentran más difícil acomodo, y la asfixia del debate público son fenómenos claramente relacionados. En un entorno donde el espectro de lo que es correcto pensar y discutir cada vez se estrecha más y donde la protección de las identidades prima sobre el desafío intelectual, y en definitiva la búsqueda de la verdad mediante el uso de argumentos convincentes, las personas corren el riesgo de perder el hábito de disentir de forma civil. Irónicamente, esta obsesión posmoderna por ciertas identidades seguras, a menudo bendecidas por la izquierda hegemónica, relativista y poscolonial nos está llevando a un espacio público posliberal donde el silencio, la censura, o la violencia son la única respuesta disponible. Malas noticias para nuestra democracia.

Terrorismo de ETA
El último nº 1 de ETA queda hoy en libertad: ya hay más crímenes sin resolver que etarras en la cárcel
Pelayo Barro okdiario 18 de Abril de 2019


David Pla, el último jefe de ETA, sale de prisión este jueves. Mientras sigue bajando la cifra de etarras que están dentro del sistema penitenciario (228 en cárceles españolas), el número de asesinatos sin resolver permanece invariable: 307 víctimas no conocen el nombre de su asesino.

David Pla, el que fuera el último número uno de ETA, quedará este jueves en libertad. La excarcelación del líder etarra se suma a la lista de terroristas que han ido abandonando el sistema penitenciario en los últimos años.

Él fue quien leyó el comunicado en el que la banda terrorista anunciaba el cese de su actividad armada en 2011. Lo hizo junto a su pareja sentimental, Iratxe Sorzábal, ambos detenidos en 2015 y condenados por pertenencia a banda Armada. Ha cumplido menos de cuatro años en prisión en Francia. Se ha desestimado la petición de expulsión permanente de España que pesaba sobre él, por lo que podrá volver a la localidad de Hernani donde residía y donde ya se le prepara un recibimiento con honores.

El número de etarras en las cárceles sigue descendiendo y ya es inferior al de asesinatos cometidos por la banda y que aún están sin resolver. La última cifra oficial reflejaba 228 presos etarras en prisiones españolas, mientras aún quedan más de trescientas víctimas a las que aún no se ha puesto nombre a sus asesinos.

Son 307 los asesinados por la banda terrorista ETA cuyas muertes aún quedan por esclarecer. Los colectivos de víctimas han señalado insistentemente esta cifra como el principal obstáculo para “pasar página” después de décadas de hostigamiento por parte de los pistoleros de la banda.

Con la desaparición de ETA no ha habido ningún compromiso político explicito para que estos asesinatos sean investigados por la justicia. Suponen un tercio de todos los asesinados por ETA, un 36 por ciento respecto a las 857 víctimas que se cobró la banda en sus 60 años de existencia.

El dato es aún más significativo en la actualidad. Y es que como denuncia el Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), presidido por Consuelo Ordoñez, el número de asesinatos sin resolver de ETA ya supera ampliamente a la cifra de etarras que cumplen condena en prisión.

Según la última cifra oficial, de finales de 2018, en el sistema penitenciario español hay 228 miembros de ETA cumpliendo condenas. Extraoficialmente, el número a fecha de hoy es algo menor ya que se han producido algunas salidas.

Excarcelaciones como la de Asier Aginako, liberado el pasado mes de febrero al alegar que sufría una grave enfermedad. O la de Germán Urizar, que asesinó al policía de 27 años Juan Manuel Cruz y que tras su liberación fue recibido con honores en las calles de Bilbao.

Interior acerca presos
Desde las asociaciones representativas del colectivo de víctimas se denuncia que mientras el número de etarras presos seguirá descendiendo, el de casos sin resolver permanece inalterable. La investigación sobre estos 307 casos la realizan directamente estas asociaciones con sus propios recursos.

El pasado verano Interior recuperó un protocolo de acercamientos de presos etarras al País Vasco que había diseñado el Partido Popular pero que nunca había llegado a aplicar. Un protocolo “de voz”, ya que como denuncian a OKDIARIO fuentes de la Subdirección General de Servicios Penitenciarios no hay “nada por escrito”.

Desde entonces, los acercamientos a cárceles del País Vasco han sido un goteo constante. Los requisitos prioritarios son que el preso tenga más de 70 años, tener alguna enfermedad grave y en segundo nivel haberse arrepentido de los crímenes y haber pedido perdón. Pero como denuncian desde prisiones, no todos los que han sido acercados cumplían esos requisitos.

JUICIO A LOS GOLPISTAS
Un agente afirma que en Lérida ‘sacaron a niños de un colegio para que nos llamaran asesinos’
Agencias ltorotv.com 18 de Abril de 2019

El presidente del tribunal que juzga a los golpistas, el magistrado Manuel Marchena, ha vuelto a abroncar este miércoles a la defensa del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, por el enfoque de las preguntas que estaba dirigiendo a un efectivo de los antidisturbios de la Policía Nacional, y le ha exigido que interroge sólo por hechos con trascendencia jurídica.

Ha sido el abogado Benet Salellas el que había tomado la palabra en el juicio que se está celebrando en el Tribunal Supremo para interrogar al sexto agente de Policía que declaraba este miércoles como testigo, quien ha contado su experiencia en la intervención que realizó junto a su equipo en un centro de atención primaria (Cappont) de Lleida durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Según el testimonio de este policía, en un momento dado del operativo, concretamente durante el repliegue, vio cómo un civil era atendido por lesiones que habría sufrido en el enfrentamiento entre antidisturbios y manifestantes. El abogado de Cuixart le ha preguntado si sus compañeros o él “se interesaron” por el estado del hombre.

El agente sólo ha contestado que se fueron de allí rápidamente y ya no volvieron, dando a entender que la respuesta es negativa, si bien Marchena no ha dejado continuar ni al testigo ni al letrado, al que ha pedido que interrogue por hechos de trascendencia jurídica para este procedimiento.

No preguntar por ‘sentimientos piadosos’
Salellas ha replicado que este asunto está incluido en el escrito de defensa de Cuixart, pero el magistrado le ha cortado: “El objeto del proceso está claramente delimitado y si ha incluido en su escrito hechos que no tienen trascendencia jurídica…. Preguntar el sentimiento piadoso o no piadoso de un sujeto que está actuando como fuerza de intervención pública no tiene trascendencia jurídica, lo haya incluido o no en su escrito de defensa”.

“No vamos a discutir usted y yo. Está perdiendo el tiempo y nos lo está haciendo perder a nosotros”, ha aseverado el presidente del tribunal, visiblemente molesto, ya que esta no ha sido la primera vez que Marchena ha cortado a Salellas durante la sesión de este miércoles, pues el letrado ha preguntado a otro testigo, otro policía nacional, por el tipo de lesiones que sufrieron votantes durante una intervención el 1-O.

Y además, esta semana el magistrado ya había llamado la atención al equipo de defensa de Cuixart por el contenido de las preguntas que estaba dirigiendo a otros policías que actuaron el día del referéndum independentista. Fue, en concreto, tras el reproche que hizo la fiscal Consuelo Madrigal, cuando advirtió de que esta vista “no es un juicio a la Policía”.

Marchena tomó la palabra entonces para requerir a todos los abogados de los acusados que “no formulen sus preguntas partiendo de versiones que ellos consideran probadas o acreditadas”, después de lamentar que es algo que lleva pidiéndoles desde hace varios días, aunque “sin éxito”.

Niños en primera línea
Por lo demás, el juicio ha transcurrido con la normalidad habitual, con los testimonios de policías nacionales que, ya fueran miembros de la policía judicial o de los antidisturbios, actuaron el 1-O para tratar de impedir la votación.

Un subinspector que estuvo ese día en cuatro colegios ha relatado al tribunal que en la escuela oficial de idiomas de Lérida vio a unos niños que estaban con su padre en la primera línea de los manifestantes para entorpecer el acceso de los policías al centro. Por eso, se acercó al hombre y le sugirió que saliera de allí “por lo que pudiera pasar”. “Yo con mis hijos no haría eso, no los pondría nunca en peligro”, ha apuntado en respuesta a preguntas del fiscal Fidel Cadena.

Como otros testigos, este policía ha explicado los “insultos, empujones y golpes” que recibió ese día en la mayoría de los centros donde intervino, una situación que, según ha reconocido, ha visto “muchas veces”, incluso “en sitios peores”, como por ejemplo las manifestaciones del 15-M.

Las defensas han intentado ofrecer otra versión de los hechos, preguntando al testigo si las personas congregadas en los centros gritaban que sólo querían votar. “Nos daban patadas y cuando íbamos a repeler el ataque levantaban las manos y decían ‘somos gente de paz'”, ha replicado.

Salellas lo ha intentado también y el subinspector ha apuntado que cuando le decían que lo que querían era votar él les contestaba que ese no era su problema: “Yo les decía: ‘eso no me lo diga a mí, tenemos una orden judicial'”, ha narrado.

Este policía ha contado también una historia algo rocambolesca sobre un hecho que le sucedió el 1 de octubre por la tarde, cuando se dirigió a una clínica para que le observaran las lesiones que había sufrido en las actuaciones de la mañana. Según ha dicho, se percató de la presencia de un hombre al que ya había visto en varias ocasiones ese día, por lo que le preguntó si le estaba siguiendo.

El testigo ha indicado que el hombre no se supo explicar y que cuando le preguntó si era mosso d’Esquadra se limitó a callarse, aunque también asintió con la cabeza. “Fue un error no identificarle. Pero luego fue muy amable y me acompañó hasta la puerta de Urgencias”, ha afirmado.

Lo sentían, pero no colaborarían
Finalmente, el séptimo agente en declarar antes del receso de la mañana, perteneciente a la Brigada de Información de Lérida que ese día actuó como policía judicial, ha manifestado a preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal que los mossos d’Esquadra a los que vio y se dirigió ese 1 de octubre en los centros en los que intervino le señalaron expresamente su negativa a prestar apoyo, ni siquiera para mediar y sacar a las personas mayores de entre la masa de concentrados.

“¿Verbalizaron que no participarían?”, le ha preguntado concretamente la fiscal, a lo que el agente ha respondido afirmativamente. Se lo dijeron la pareja de mossos presente en cada uno de los cuatro colegios que visitaron, si bien en el primero de ellos –el centro Cappont– los mossos le pidieron que comunicara su petición a un superior: “Cuando llegó el caporal dijeron que no, que lo sentían, pero que no iba a participar”.

Este agente ha coincidido con los cuatro miembros de antidisturbios que habían testificado antes que él en subrayar la violencia que se produjo en este lugar cuando la comisión judicial salía con las urnas, que ha llegado a calificar de “turba violenta”.

Fue en este momento, con un número de concentrados que duplicaban e incluso triplicaban a las 200 personas que se encontraron a la entrada, cuando se produjeron los golpes, empujones y patadas en las que unos seis policías resultaron lesionados.
“Sacaron a los niños de un colegio para que nos llamaran asesinos”

La fase de testigos policiales solicitados por las acusaciones en el juicio ha concluido este miércoles, en vísperas de las fiestas de Semana Santa, con la comparecencia de una veintena de agentes, entre ellos un subinspector de la Policía Nacional que ha extendido los incidentes al día después del referéndum ilegal, el 2 de octubre. En esa jornada él observó cómo sacaron a los niños de un colegio situado frente a su comisaría en Lérida para que les llamaran ‘asesinos'”.

El testigo, que ha calificado de “barbaridades” lo que vio durante aquellas jornadas en Cataluña ha explicado este incidentes a preguntas del fiscal Jaime Moreno, relatando que los niños que fueron colocados frente a las instalaciones policiales debían tener entre ocho o diez años.

“Nos llamaban asesinos y nos decían que habíamos matado gente”, ha añadido. Se ha referido también a un gesto que hacían los pequeños y que no ha podido verse al declarar el agente sin que su imagen pueda ser emitida por la señal de televisión ni captada por el público en la sala.

Este mismo policía resultó herido en la jornada del 1-O cuando intervino en el centro Caperrella y fue arrastrado por el suelo por varios concentrados, que le golpearon y le causaron una lesión de muñeca.

El “más activo” en la agresión fue un “varón” que fue detenido, según ha recordado el testigo, que ha añadido que una situación como la vivida aquellas horas no la había visto nunca antes.

El último testigo del día ha contado otro episodio ocurrido también frente a la comisaría de la Policía Nacional en Lérida. A primera hora de la tarde del día 1 se empezó a concentrar una gran cantidad de gente, hasta alcanzar las aproximadamente 2.000 personas.

Mientras, “pequeños grupos” de jóvenes de entre 17 y 30 años “se dedicaban a correr por las calles adyacentes” a la comisaría “lanzando arengas” en las que gritaban “vamos a tomar la comisaría”, “vamos, que podemos con ellos” y “a por ellos, que somos más”.

Por eso, los mandos de la comisaría ordenaron formar equipos para proteger las instalaciones policiales. Desde primera hora de la tarde hasta las nueve de la noche el testigo y los miembros de su equipo estuvieron cubriendo una zona y luego les cambiaron hasta situarse frente a los manifestantes.

Pasadas las diez de la noche, el testigo recibió el impacto de una piedra en la frente procedente de “la masa”, pero el escudo de la Policía Nacional de la gorra que llevaba puesta evitó males mayores. No obstante, cuando se quitó la gorra notó que un chorro de sangre le corría por la cara, por lo que sus compañeros le llevaron dentro de la comisaría para curarle y después acercarle al médico.

A preguntas del fiscal Javier Zaragoza, el oficial ha relatado que durante la concentración frente a la comisaría se formó un cordón de agentes de orden público de los Mossos d’Esquadra, pero ha dicho que “no hicieron nada”. Después, cuando ha sido interrogado por Judith Gené, del equipo de defensa del exconsejero Joaquim Forn, ha aclarado que en esa protesta “no fue necesaria la intervención” ni de la policía autonómica ni de la nacional.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial