AGLI Recortes de Prensa   Viernes 19 Abril 2019

Apuntes de campaña (I)
Gonzalo Duñaiturria okdiario 19 Abril 2019

Llevamos una semana de campaña electoral que desembocará en unas elecciones cruciales para el devenir de España como nación. Por primera vez en nuestra democracia, los resultados no se analizan desde una perspectiva de “partidos” sino de “bloques”. Quizá, como en el resto de Europa, la llamada “partitocracia” ha fenecido engullida por la lejanía de los partidos, su falta de ofertas, su carencia de compromiso con la realidad y con los ciudadanos. Destaca el atractivo de las encuestas y como estas, cuando no reflejan la realidad al contener cerca de un cuarenta por ciento de indecisos, marcan la agenda de mensajes y gestos. Sobresale Ciudadanos y su desaforada política de fichajes “externos”, con ese mensaje de pescar fuera los peces que no tienen dentro. Despunta el sinfín de banderas nacionales que copan los mítines del Partido Popular, cuando hasta hace pocas fechas, casualmente hasta la fulgurante aparición e VOX en el panorama político, se recomendaba ocultarlas para no ser confundidos con peligrosos “fachas”.

Pero sobre todo prevalece la violencia de una extrema izquierda carente de mensaje, de oferta, de ilusión. La violencia de la izquierda radical con el silencio de la “otra” izquierda. Una violencia verbal y física reflejo del complejo de esa progresía qué derrotada en el debate de las ideas, vencida por el devenir de la historia, muestra su cara de odio, rencor y aversión hacia su contrario, su enemigo, a quien no solo hay que derrotar sino devastar. Para esta izquierda, quien osa contradecirla carece de inteligencia y de moral, no tiene derecho a hablar y se hace imprescindible colocar a su oponente en la diana, a veces de forma literal. Quien se oponga a sus falsos y erróneos axiomas es un “fascista” que sirve a los rastreros intereses creados de la clase dominante. Es la violencia de cambiar los papeles con él asidero del silencio cómplice, donde el “tolerante” y el “demócrata” es en definitiva el “intolerante progre”. Es el reflejo de un no saber perder que en unos casos alienta la violencia, en otros la justifica y gran parte de las veces la practica. Ganar en la calle lo que se pierde en las urnas, la “alerta antifascista” y el “no pasarán”, este último grito tremendamente equivocado, porque pasaron.

Quizá el diagnóstico sea tan sencillo como empezar a asumir que desde que se debate en el mundo de las ideas, la izquierda lleva la violencia en su ADN, pues el mundo de las ideas es incompatible con la revolución permanente, revolución que crea y agita falsas tensiones sociales para desencadenar un cambio de régimen que sojuzgue y someta a la sociedad en el fango de la pobreza, la sumisión y el desaliento. Y la mejor manera de hacerlo es con la violencia para intimidar, callar y si es posible y mediante cualquier medio, expulsar a quienes se opongan a ello mediante ideas y futuro. Mediante libertad.

Y con la aquiescencia del candidato del PSOE, que no está dispuesto a afear la conducta a quienes le auparon a la Moncloa y en pocos días pueden volver a hacerlo. Al PSOE de hoy no le importa que en España se esté generalizando un clima peligroso, coactivo y violento contra la derecha, y para ello se agazapa en el falso mensaje de superioridad moral donde solo ellos son demócratas y quien se atreva a disentir queda como mínimo evidenciado.

Frente a ello, reflexión y valor para el próximo día 28. Por nosotros, la verdadera libertad y España, por esa España viva que reclama su verdadero futuro. El futuro de Víctor Hugo, cuando afirmó que: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable, para los temerosos, lo desconocido y para los valientes la oportunidad”.

Debate y autorretrato de Sánchez
EDITORIAL ABC 19 Abril 2019

EL PSOE creía tener asegurada una campaña electoral suave, ya ganadora, que diera todo el protagonismo a un Pedro Sánchez moderado y centrista. Al final, la naturaleza política del candidato socialista ha quebrado el artificio creado a su mayor gloria. El escándalo de los debates televisados ha retratado fielmente al Pedro Sánchez político, es decir, un dirigente sin palabra ni compromiso, oportunista hasta el extremo, manipulador de la televisión pública y confiado más en los errores ajenos que en sus propias virtudes. Primero quiso que el debate televisado en Atresmedia contara con Vox para avivar públicamente el conflicto de voto en la derecha. Cuando la Junta Electoral censuró la participación de Vox, la táctica del PSOE se vino abajo, pero Sánchez halló la coartada perfecta para librarse del debate con sus contrincantes: Televisión Española recuperó su debate a cuatro y luego lo programó para el próximo martes, el mismo día en que Atresmedia tenía previsto el suyo. El PSOE sabía que para Casado, Rivera a Iglesias, renunciar al debate ya apalabrado era un acto de seguidismo a Sánchez que no podrían asumir. Y ha sucedido lo que el PSOE quería: que la máxima responsable de RTVE, Rosa María Mateo, humillara el ente público hasta límites insospechados, como mera agencia de propaganda de Sánchez; y que los demás candidatos se mantuvieran fieles a su palabra y anunciaran que su debate es el de Atresmedia y no el de TVE.

Este es el candidato socialista. Un político marrullero que concibe su actividad pública como un ejercicio permanente de supervivencia personal, objetivo que justifica no ser leal a la palabra dada, esconder siempre sus verdaderas intenciones y poner las instituciones públicas a su servicio personal. Se entienden mejor con esta crisis de campaña que está sufriendo ciertos episodios de su paso por La Moncloa. No dijo la verdad con su tesis doctoral, un plagio sin paliativos, pese a que usó la Presidencia del Gobierno para difundir un falso informe a favor de su supuesto trabajo académico. No quiso comparecer en el Senado para explicar sus falsedades con la tesis porque decía que quería «prestigiar» la Cámara Alta. No se ha atrevido a un cara a cara con Pablo Casado, el líder del que a día de hoy es el primer partido con representación parlamentaria y único candidato de la oposición en condiciones de gobernar. Se resiste de manera sospechosa -como informa hoy ABC- a cumplir con los requerimientos de información que le ha dirigido el Consejo de Transparencia sobre sus viajes en avión oficial. Sumen a todo esto sus conversaciones y pactos ocultos con separatistas e independentistas. Pedro Sánchez se ha retratado a sí mismo de manera auténtica, pero no ha resultado una imagen distinta de la que ha dibujado su paso por La Moncloa desde la moción de censura, la de un político en el que no se puede confiar.

RTVE: Debate en zona hostil.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 19 Abril 2019

PEDRO SÁNCHEZ SE ESCUDA EN SU COMITÉ DE CAMPAÑA PARA NO ASISTIR AL DEBATE COMPROMETIDO EN ANTENA-3 Y ACEPTA EL MISMO DEBATE A CUATRO EN SU FEUDO RTVE.

Hay que ser cínico. Tras las denuncias presentadas por sus socios de moción de censura y de Gobierno: PNV, JXCAT y Coalición Canaria (CC) ante la Junta Electoral Central y la decisión de ésta de suspender (léase prohibir) la celebración del debate a cinco que se había programado y estaba ya todo pactado para el próximo 23 de abril donde iba a participar Santiago Abascal por VOX, Pedro Sánchez se escuda ahora en su Comité de campaña electoral para rechazar ese debate y aceptar el ofrecido el mismo día y a la misma hora por RTVE, el feudo socialista y podemita al mando de la sectaria Rosa María Mateo y territorio hostil para el resto de participantes. Si ya resulta de un cinismo supino escudarse en una ley que fue reformada precisamente para coartar la libertad de expresión y los intereses informativos de las cadenas privadas, más lo es aún el argumentar como hace José Luís Ábalos que más de un debate no es asumible. Pero es que ese debate a cuatro en RTVE como ahora ofrece A-3 estaría mutilado por la ausencia de una de las fuerzas políticas a la que todas las encuestas le confirman su irrupción en el arco parlamentario con una nutrida representación tras la realidad de las elecciones autonómicas andaluzas.

Esta ley orgánica, que partía de una proposición con la autoría conjunta de los Grupos Parlamentarios socialista, popular, CiU y EAJ-PNV, fue aprobada por amplia mayoría en el Congreso de los Diputados en el 2011, a sabiendas de lo antidemocrático de la reforma de ese artículo 66, ya de por sí polémico, como los mismos empleados “progresistas” de RTVE han querido ahora denunciar al no estar de acuerdo con la obligación de emitir espacios de propaganda de todos los partidos con representación parlamentaria aplicando lo de la pluralidad y proporcionalidad, así como la debida neutralidad tan ausente en los espacios informativos y de debate políticos en esa cadena pública como el que dirige el periodista Xabier Fortes. Resulta curioso que la JEC en la suspensión del debate a cinco se argumente que VOX no es un grupo político significativo ya que no ha conseguido el 5% de los votos en el ámbito territorial del medio, aunque consiguiese por encima del 11% en las elecciones en Andalucía. ¿Y cuál es exactamente ese ámbito territorial del medio A-3?, pues todo el territorio nacional español. Sin embargo, en el 2015 donde se permitió la asistencia al debate de CIUDADANOS y PODEMOS en el debate también de A-3, se consideró que sí habían cumplido ese requisito al obtener representación en el parlamento de la UE, que no está precisamente en el ámbito territorial de ese medio, sino en Bruselas.

Es vergonzoso ver cómo Pedro Sánchez se aprovecha de una decisión de la JEC promovida por sus socios y así no mancharse las manos con esa indignidad. La ley electoral no contempla en ningún caso ese límite, ya que, por esa misma razón, no se podría emitir ninguna propaganda electoral de ningún partido que no tuviese ya representación parlamentaria previa, lo que va totalmente en contra de la pluralidad política. Todavía recuerdo de las primeras elecciones democráticas aquellos "cortes" en las radios de partidos diversos y variopintos que nunca lograban obtener votos suficientes como para obtener diputados, ni siquiera en la circunscripción regional donde se presentaban. Y esa publicidad era gratuita, aunque solo durase los escasos segundos que duraban los cortes publicitarios a veces hechos de forma casi casera sin los medios técnicos ni ecomómicos de los grandes partidos. Eso sí, la mayoría también limitados al ámbito territorial de las emisoras que los emitían, que raramente superaban los cien kilómetros de alcance de la señal de radio. Pero ¿Quién es la JEC para decidir y catalogar de forma unilateral a un determinado partido o formación política como “grupo político significativo”?

Ahora hasta Pablo Iglesias se revuelve contra una decisión en la que se excluye a una formación política como VOX que se sitúa en las antípodas de su ideología y sabe que al no contar con su asistencia ellos pierden una gran oportunidad para hacer valer su apodo de “el trío trifálico” o los de la foto de Colón. Una oportunidad que Pedro Sánchez también buscaba pero que, tras el fiasco del debate a nivel femenino entre “las Montero” Irene y Mª Jesús, con Inés Arrimadas y Cayetana Álvarez, ya no lo veía demasiado claro y ha preferido esconderse en una RTVE donde el debate será “moderado” por alguien de la absoluta confianza de la “casa”, es decir de Ferraz y de José Luís Ábalos. Ese sujeto que ha dicho que dos debates es demasiado para una campaña electoral, que es lo mismo que pasa cuando un púgil que posee el fajín de campeón del mundo, se muestra reacio a ponerlo en riesgo con rivales que se lo pueden arrebatar.

Pedro Sánchez elude el debate con VOX o un cara a cara con Pablo Casado al que desprecia para hacer ver que no es rival de su categoría. Algo que Mariano Rajoy en su momento no hizo por simple tlante democrático con el máximo representante del PSOE como líder de la oposición. En su lugar muestra su cobardía al elegir ahora un escenario nada neutral porque se siente inseguro de sus aptitudes e incapaz de defenderse en asuntos como: el del despilfarro económico que disfraza de “viernes sociales”; o el de sus clamorosos silencios ante el tema de los indultos a los golpistas y callar sin responder a que no se apoyará en ellos para gobernar de nuevo si es elegido; o el tema de las concesiones a los proetarras y nacionalistas vascos con las transferencias de competencias que deben seguir quedando en el Gobierno de España, con el lema de "más autogobirrno", etc. Y en resumen, todos aquellos temas que su equipo de campaña ha querido pero no ha podido ocultar a la opinión pública para no dejara en evidencia las verdaderas intenciones de quien se presenta falsamente como moderado, sosegado y en una actitud pedagógica, casi paternalista, con el resto de candidatos. Sobre todo con los de esa derecha a la que califica cínicamente como extrema e incluso ultra y en la que incluye a un CIUDADANOS que ya fue su socio en su primer intento de llegar a ser Presidente del Gobierno. Lo que finalmente sí logró por la puerta de atrás, moción de censura mediante, y con el apoyo de los enemigos de España, que antes también eran así considerados por el PSOE al que intentó y ahora sí se ha dejado engañar o llevar por razones nada ejemplares.

Y todo eso es lo que quiere que sus votantes olviden y mejor no recuerden a la hora de votarle. Porque hay que ser muy sectario, olvidadizo y ruin para, a pesar de todas esas realidades, votar a un sujeto tan nefasto e impresentable como es él y a un partido que ya no representa a ese socialismo de la socialdemocracia europea y que se ha radicalizado y alineado con compañias nada fiables y peligrosas para la Unidad y el futuro de España y de los españoles.

¡¡¡VOTAR PSOE ES VOTAR A LOS GOLPISTAS Y ENEMIGOS DE ESPAÑA!!!
¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

España
"La enseñanza no puede funcionar con 17 sistemas"
Un 12% de la población sitúa a las políticas educativas como el principal problema del país, según el CIS, un asunto al que los candidatos dedican poco espacio en esta polarizada y crispada campaña electoral.
Susana Campo. La Razon 19 Abril 2019

La Educación, al igual que la Sanidad, es uno de los temas que nunca abandona la agenda política, aún más en un país como España donde la normativa educativa se modifica casi siempre que el Gobierno cambia de signo. Aunque, en esta polarizada y crispada campaña, los eslóganes relacionados con el sistema educativo no ocupan grandes titulares ni abren informativos, la realidad es que los profesionales del sector analizan con lupa las propuestas de los partidos.

En el arranque de las vacaciones de Semana Santa que vacía las aulas españolas y llenas las calles de devoción y procesiones, LA RAZÓN se cita en el madrileño Café Comercial con cuatro representantes del ámbito educativo en el cuarto debate organizado por este medio para dar voz a los problemas reales de los españoles. Ellos conocen cómo se estructura el currículo escolar y están preocupados por el sobrecargo de asignaturas, hablan de las carencias en los centros educativos donde algunos no cuentan con acceso a Internet en pleno siglo XXI, les inquieta el adoctrinamiento en las aulas, en especial en Cataluña, donde la inmersión lingüística perjudica a los alumnos castellano hablantes, defienden el derecho a elegir centro educativos y no entienden ese afán por cambiar las leyes educativas cada cuatro años.

Sandra Fernández es licenciada en Psicología . Está embarazada de cinco meses y entre las decisiones que ya ha tomado respecto a la educación de su hijo es que acudirá a un colegio concertado. «Ya lo he hablado con mi marido. Yo estudié en un colegio concertado. Mis padres tomaron esa decisión, no fue mía, evidentemente, pero ahora quiero lo mismo para mi hijo porque la atención es más personalizada y específica para cada alumno. Y claro, en un colegio público hay muchas carencias», asegura.

Precisamente, garantizar la libre elección del centro educativo es una de las propuestas del Partido Popular en este ámbito, ya que sostienen que el derecho a la educación pertenece a las familias y que a las administraciones les corresponde garantizar esa libertad porque son los padres quienes deben elegir la formación que quieren para sus hijos. En la misma línea, se manifiesta Pedro Caballero, padre de dos jóvenes de 13 y 18 años y presidente de la CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos), que representa tres millones y medio de familias españolas: «Yo quiero una escuela pública y también una concertada de calidad. Respeto las dos opciones y la libertad de los padres para poder elegir», sentencia Pedro. En el debate también está Ramón Izquierdo, docente en un centro de Guadalajara y presidente de la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza que reclama «una serenidad del sistema educativo de mínimo diez o quince años», en referencia a las más de siete leyes educativas que se han aprobado en España desde la democracia. De hecho, antes de la disolución de las Cortes, el PSOE tenía elaborado un anteproyecto de Ley de Educación para derogar la LOMCE de 2013, ley del PP que modificó la LOE de 2006, de los socialistas.

Incorporar nuevas asignaturas al currículo escolar es otra de las promesas electorales que llevan los partidos en su programa. Ciudadanos propone una materia sobre la Constitución y Podemos apuesta por la creación de una asignatura sobre Feminismo. El rechazo hacia la propuesta es frontal. José Luis Pazos, padre de dos universitarios y defensor de la escuela Pública, insiste en que «el currículo está absolutamente sobredimensionado y sobrecargado. Todos sabemos que no da tiempo a abordar todo el contenido, de ahí que se esté sacando cosas del aula porque no se llega a cubrir todas las materias ». Pedro, por su parte, recuerda que ya existe un temario «apretado» por lo que meter esas asignaturas con calzador obligaría a «determinar cómo añadirlas y formar a nuestros profesores». De la misma opinión es Ramón, profesor de educación física en el colegio El Doncel de Guadalajara, que denuncia la excesiva carga de asignaturas en los programas escolares. Por su parte, Sandra opina que «hay que utilizar el sentido común» y no «saturar» a los estudiantes con materias huecas.

El adoctrinamiento en las aulas preocupa a los españoles. La multiplicación de colegios con lazos amarillos en las escuelas de Cataluña o la apropiación de los centros para celebrar referendos ilegales es uno de los motivos por los que algunas formaciones llevan en su programa medidas para evitar este uso partidista del espacio público. Los de Pablo Casado proponen que se refuerce la Alta Inspección y Vox apuesta por el español como lengua vehicular obligatoria frente a las cooficiales. Sobre este asunto, Ramón, reconoce que su asociación ha tenido «dificultades serias para formar candidaturas. Hay mucho miedo entre el profesorado que no es nacionalista. Y eso es inadmisible». Además, asegura que «llevamos muchísimos años sin convocar oposiciones al cuerpo de Inspectores de Educación»´

Respecto a la marginación del castellano en algunas comunidades, señala que «entiendo que hay que conocer las lenguas cooficiales pero éstas no pueden ser un impedimento ni prevalecer una sobre otra». El presidente de Concapa muestra su enfado y preocupación por esta batalla lingüistica: «Una Comunidad valenciana o catalana donde el español va en decremento, perdone pero no», señala con indignación, «tenemos que conocer las dos», añade. «Esta situación genera desasosiego, sobre todo en las familias, y los primeros perjudicados son nuestros hijos». Por su parte, José Luis considera que «quienes vivimos fuera de las comunidades autónomas con dos lenguas maternas vemos que hay una pugna por imponer una de las dos».

En este momento, el debate se reconduce hacia la distribución de competencias en materia de educación, un asunto que divide a los participantes en esta mesa redonda. Ramón asegura que «la transferencia es buena y que no hay devolver las competencias» mientras que Pedro insiste en que «la educación está transferida, pero el Estado es quien tiene la potestad y tiene que ser, por lo tanto, el garante de que se cumpla la Ley. No podemos tener 17 autonomías y 17 sistemas educativos», sentencia. En esta línea, se manifiesta Sandra que recuerda cómo sus primos y ella estudiaban materias y contenidos distintos de pequeños.

Si llegan a la Moncloa, tanto Podemos como PSOE proponen aumentar el gasto en educación. Los de Pablo Iglesias lo elevarían hasta el 5,6% del PIB y los de Pedro Sánchez hasta el 5% en 2021. Preguntamos hacia dónde creen que debería dirigirse ese hipotético aumento presupuestario. Ramón lo tiene claro: «Inversión en el profesorado y menor relación ratio-alumno». Sandra apuesta por la innovación y la modernización, mientras que Pedro abordaría el fracaso escolar, el acoso en las aulas y las ayudas para las familias. José Luis, por su parte, insiste en que no se trata de aumentar la inversión sino de «optimizar los recursos. Hay que huir de las cifras mágicas», insiste. «No se trata de ofrecer cheques guardería si no de plantear una verdadera política de familia», puntualiza. «En eso estamos de acuerdo», le interrumpe Pedro, «hasta que no conciliemos la vida laboral y familiar, será imposible avanzar».

Planteamos si la formación se ajusta con la demanda profesional y su opinión respecto a la Formación Profesional, otra apuesta que se incluye en los programas electorales, en concreto el Partido Popular. Sandra asegura que ni se planteó esa opción: «Yo estudié en una Universidad privada porque hay menos alumnos y la formación es más específica». Pedro sostiene que es «una salida como otra cualquiera» y aboga por «la necesaria la colaboración de las empresas». Idea que también comparte José Luis que culpa, precisamente, a los empresarios de que no despegue la formación profesional.

Para terminar, todos coinciden en pedirle «sentido común» a la clase política y que eviten hacer anuncios electoralistas porque de la educación depende el futuro.

Gilipolleces a pares "tenemos que conocer las dos"
Nota del Editor 19 Abril 2019

Eso de defender lo políticamente correcto, es decir, los mayores disparates, es una maldad imperdonable. Meter el el mismo saco al PSOE y Podemos  con Vox, es un insulto: ambos partidos defienden y practican la destrucción de España y Vox defiende España y a los españoles. Y darle unas migajas de entrevista a Vox es otro insulto.

A ver si se enteran de que hay que derogar todas las leyes de lenguas regionales. ¿Qué significar que hay que conocer las dos, donde está escrito el deber de conocer lengua regional alguna ?

¿Porqué ha de ser obligatorio conocer cualquier lengua regional ?. ¿ Y si viajas, tendrás que conocer más de una ?

Sánchez se hunde en su propio maquiavelismo
OKDIARIO 19 Abril 2019

El motivo de ser de las campañas electorales es el intenso contraste de ideas para que los ciudadanos puedan decidir con suficientes elementos de juicio quién les representará en la próxima legislatura. En esta campaña vemos a Pedro Sánchez actuar de forma exactamente contraria a la descrita. Su objetivo es pasar desapercibido y que el hundimiento de Podemos refluya hacia el PSOE, y poco más. Por supuesto, nada de entrar en su política de pactos postelectorales. Tema espinoso donde lo haya, del cual mejor evadirse con generalidades.

Y de esta posición deriva su plantón a los debates. Primero se negó a celebrar un cara a cara con el líder de la oposición, Pablo Casado. A una propuesta lógica y normal, Sánchez, sin embargo, respondió que no; demasiado foco sobre sus ideas y sobre su persona; demasiada claridad de la que sería imposible escapar. Acto seguido, se avino a un debate a cinco en Atresmedia, Vox incluido. Disimularse en el ruido ambiente mientras acusaba a Casado, Rivera y Abascal de formar lo que el PSOE llama el “trifachito” era, sin duda, una opción interesante; pero la Junta Electoral vetó a Vox y toda la estrategia se vino abajo. El siguiente paso: irse corriendo a TVE –una cadena de menos audiencia y sobre la que Sánchez tiene el control– y esperar que los otros tres candidatos dócilmente le hicieran caso.

El problema para Pedro Sánchez es que toda paciencia tiene un límite y que España es una democracia; un régimen de normas y procedimientos donde el dictamen de los ciudadanos es libre y soberano. ¿Realmente ha creído que detentando su actual cargo, la Presidencia del Gobierno de España, podía volar bajo el radar de la opinión pública y, al mismo tiempo, retorcer hasta el límite las más elementales reglas de una campaña? Todo maquiavelismo es en esencia erróneo, porque piensa que la conciencia puede llegar más lejos que la realidad, y no; al final la realidad, el peso de las cosas, acaba siempre por imponerse. Y esto es lo que le ha pasado a Sánchez; a su liviano manual de Maquiavelo for dummies se le han acabado las páginas en vivo y en directo, antes de que lleguemos al día 28. Más grave es otra cuestión de fondo. ¿Qué planes alberga Sánchez para rehuir con semejante intensidad cualquier debate sobre sus ideas y alianzas?

Sistema fiscal responsable
José T. Raga  Libertad Digital 19 Abril 2019

No. No me he vuelto loco y desde luego no estoy valorando el sistema fiscal español como responsable. Estoy, simplemente, llevando mi recuerdo a la argumentación, breve por demás, con que la ministra Calviño se consideró exculpada, ante las reflexiones –denuncias o, al menos, advertencias– de diversos organismos por el nivel de déficit y de deuda alcanzado en los últimos meses –cuatro de once– del Gobierno del presidente Sánchez.

La situación es de suma gravedad y, teniendo en cuenta la publicidad de la misma –no se ha enterado el que no quería enterarse–, para los españoles con conciencia de serlo supone una humillación afrentosa. No merecemos este trato, y España no merece que se publicite la duda sobre su solvencia y responsabilidad.

Quitar importancia a los dictámenes de la Airef, a las advertencias de la Comisión Europea, a los informes del Fondo Monetario Internacional, a la opinión del Banco de España, del Servicio de Estudios del BBVA… es, se mire como se mire, una irresponsable desfachatez.

Y de una actitud irresponsable no puede salir un sistema fiscal responsable. Como no salió un sistema fiscal responsable de los Gobiernos del presidente Rodríguez Zapatero, ni de los del presidente González. Lo social, simple excusa.

La ministra Calviño debió saber esto antes de aceptar el encargo –yo creo que lo sabía sobradamente–, pero alegar ahora que lo importante no es el volumen de déficit, ni de deuda, sino que el sistema sea responsable obliga a preguntarle qué sistema le merece la calificación de "responsable". ¿El español?

El primer signo de responsabilidad de un sistema fiscal es su suficiencia y estabilidad, además del necesario equilibrio entre el incremento de bienestar derivado del gasto público y el sacrificio de bienestar por el pago de impuestos.

Vivir y acrecentar la deuda pública por conscientes déficits, electoralmente complacientes, es un signo de irresponsabilidad que debería avergonzar a cualquier Gobierno. Un Gobierno pródigo –el que gasta más de lo que tiene– no está legitimado para gobernar, salvo en casos muy excepcionales, por situaciones de catástrofe.

¿Qué ocurriría, pregunto a la Sra. Calviño, ante una crisis financiera semejante a la de 20o7-o8, con los bancos, actuales acreedores de esa deuda? Esos bancos, que según Pablo Iglesias nos roban a todos los españoles, ¿cómo recuperarían los créditos concedidos a las Administraciones Públicas? Resultado: quiebra de las Administraciones Públicas, quiebra de los bancos prestamistas y quiebra del pueblo español.

¿Por qué el Estado no acude al mercado internacional de capitales para financiar los desmanes de sus Gobiernos? Simplemente, porque no tiene crédito. La izquierda, en general, tiene un concepto muy erróneo del sector público y de su financiación: con frecuencia se ha oído que el Estado nunca quiebra. Pues no, hoy son varios los Estados quebrados que otrora fueron paladines de riqueza.

Repasemos la historia y no tropecemos en la misma piedra; los descerebrados y descabalados abundan hoy en nuestro mundo. Es una simple advertencia.

'El País' y la inmersión lingüística
Mercè Vilarrubias Cronica Global 19 Abril 2019

El diario El País publicó el pasado 16 de abril un confuso editorial de título Arma arrojadiza. A muchos lectores se nos atragantó el desayuno: el editorial pecaba de todos los males que el mismo editorial criticaba. Veámoslo en dos partes.

La primera parte se refiere a la educación en general. El editorial tacha las propuestas de Ciudadanos y del PP respecto a la educación de sectarias y divisivas. No hay duda de que en este tema hay una gran dificultad para forjar consensos entre los partidos mayoritarios. En España no ha calado la idea de que la educación no es de izquierdas ni de derechas, sino que se rige por principios propios. Desde la democracia, ha sido imposible consensuar en España una Ley Orgánica de Educación entre los partidos precisamente porque unos quieren una educación de izquierdas y otros, de derechas.

Es esta una realidad objetiva e insoslayable. Sin embargo, el editorial de El País señala a Ciudadanos y al PP como los únicos agentes de unas propuestas divisivas y sectarias mientras que no hace mención de cómo también el PSOE, cuando ha gobernado, ha hecho sectarismo con la educación. Si los partidos no se ponen de acuerdo en que este debería ser un tema de Estado es porque todos impiden el acuerdo. Para todos los actores políticos la educación es un arma arrojadiza, incluyendo no solo a los cuatro partidos nacionales sino también a los nacionalistas de las diversas comunidades.

Lo que impide ver las cosas como son es que estamos en periodo electoral y El País no quiere hacer ninguna crítica al PSOE. Por eso los sectarios son los otros. Y cualquier cosa que digan los otros será mala y nefasta.

Con ello llegamos a la segunda parte del análisis del editorial en cuestión. En un punto del texto se hace referencia a la inmersión lingüística y el adoctrinamiento.

“Ambos partidos (PP y Cs) abogan también por la utilización de la alta inspección para perseguir un supuesto adoctrinamiento difícil de determinar y que puede derivar en un intento de control ideológico de carácter partidista; y un tratamiento del castellano como lengua vehicular que no busca la convivencia sino la confrontación con otras lenguas cooficiales".

La inmersión y el adoctrinamiento, dos cuestiones importantes que son objeto de intensos debates y objeto también (el uso del castellano como lengua vehicular) de numerosas sentencias judiciales, todo ello es despachado de un plumazo por el editorial. Resulta que el adoctrinamiento es difícil de probar... cuando hay un informe de la Alta Inspección que da cuenta de ello. También el sentido común da cuenta de ello: no hay más que abrir un libro de Historia de Bachillerato del País Vasco, Cataluña o Baleares. Pero no, parece que lo del sesgo nacionalista en los libros de texto es una cuestión metafísica que jamás podrá llegar a ser elucidada. Ahora bien, si Ciudadanos y el PP quieren introducir cambios en los libros de texto, entonces sí, entonces ello "puede derivar en un intento de control ideológico de carácter partidista".

Respecto al español, Ciudadanos y el PP exigen que este sea también lengua vehicular en la educación. Para el editorial esta petición busca la confrontación. O sea que pedir bilingüismo es buscar la confrontación y seguir manteniendo el monolingüismo actual es convivencia. La gimnasia mental, a estas alturas, nos resulta muy, muy pesada.

Otra cuestión sería decir que la manera en que Ciudadanos y PP abordan este tema no es la mejor. Pero en el editorial no se nos explica nada en esta línea. No se nos dice, por ejemplo: la inmersión monolingüe en catalán es objeto de debate y se debe escuchar a todos, pero la posición del PP y Ciudadanos en este tema no contribuye a un debate sereno por esta y esta otra razón. No. Lo que hace es tachar la petición de bilingüismo escolar per se de ser contraria a la convivencia y si además la promueven estos dos partidos, será solo para crispar y confrontar.

La inmersión como arma arrojadiza, efectivamente. Pero para todos, incluyendo al propio periódico. Hace pocos años El País tenía la puerta abierta al debate y al pluralismo en este tema. Entonces el diario acogió múltiples artículos de opinión y reportajes sobre la inmersión y el sesgo ideológico de los libros de texto. Había pluralismo de opiniones y los editoriales reconocían que la inmersión era objeto de debate y cuestionable en ciertos aspectos. Ahora, El País ha cambiado y más en campaña electoral. Quiere proteger al PSOE, que quiere proteger a los nacionalistas y la consecuencia de todo ello es que volvemos atrás en el tiempo: la inmersión es buena; quien diga lo contrario es un sectario y un facha. ¿Se ha desvanecido, para los tiempos venideros, la posibilidad de una crítica razonada y razonable a la inmersión en El País?

Credibilidad de El País
Nota del Editor 19 Abril 2019

Hace ya muchos años que dejé de considerar "El País" como un medio que tuviera alguna credibilidad. En quella época, parecía el órgano de opinión del PSOE, si alguna vez el PSOE ha tenido opinión, puesto que se trataba de las más burdas formas de intoxicar al personal. Y parece que no se han molestado en nombrar ni indicar la posición de Vox en el gravísimo asunto de la inmersión lingüística, donde defiende claramente que cualquier español tiene que poder estudiar en español en cualqueir parte de España. Y luego dicen que el PSOE y su Dr cum fraude impulsan a Vox.

Cuenta atrás en La Habana
El régimen comunista cubano está tan herido de muerte como el venezolano
Hermann Tertsch ABC 19 Abril 2019

Se equivocan los medios europeos cuando titulan desde el miércoles que «Trump impone graves medidas contra Cuba» o «EE.UU. prepara una ofensiva anti-Cuba». Recuerda a cuando el diario «Pravda» acusaba al físico disidente Andrei Sajarov de «actividades antisoviéticas» o a Lech Walesa y a Juan Pablo II de «ofensiva antipolaca». Cuando habla de Donald Trump, la prensa europea se parece mucho a aquella máquina de mentir que era el órgano comunista soviético «Pravda». Sus dictados ideológicos, fobias y deseos eclipsan toda realidad. Porque Trump no impone medidas contra los cubanos ni contra Cuba. Impone medidas contra el aparato de la dictadura para forzar a esta a reformas para el respeto los derechos y la libertad de los cubanos. Aquello que cándidamente se buscó con el embargo -que ridículamente algunos llaman bloqueo-. El intento de liberar Cuba en 1963 en la Bahía de Cochinos fue el último esfuerzo real de cambio de régimen. Todo indica que el segundo es ya el principio del fin del régimen castrista. Las empresas europeas, muchas españolas, que se han beneficiado de las condiciones de la tiranía para sus negocios habrán de optar entre su complicidad con el régimen comunista y la probidad necesaria para otros mercados como el de EE.UU. Sucedió con la Sudáfrica del apartheid. Pretender como hace el Gobierno de Pedro Sánchez que la Unión Europea y sus miembros hagan de la defensa del régimen criminal comunista una bandera de guerra contra EE.UU. es una insensatez propia de Sánchez, de Podemos y algún comunista en el aparato de Bruselas. Que podría salir cara.

En marcha por tanto las leyes contra el régimen que tiene al país secuestrado en la tiranía, el terror, la miseria y la necesidad desde hace 60 años. Y secuestra otros países como Venezuela. En Washington, la coincidencia de la crisis venezolana y un Trump que prepara su segundo mandato han llevado a una conclusión cierta y letal para el régimen cubano. La Venezuela comunista es un peligro para la región y EE.UU. y lo es como colonia del régimen cubano. Sea o no necesaria una intervención militar en Venezuela, lo cierto es que la intervención militar allí la hizo Cuba hace veinte años. Y para acabar con el régimen de Maduro hay que apuntar a la cabeza. Que está en La Habana. Operación en marcha. Se intensifica con la limitación de transferencias monetarias y otras sanciones que tendrán efectos económicos, políticos y psicológicos importantes. Como lo tuvo el boicot al régimen del apartheid sudafricano. El régimen comunista atenta como el racista contra la dignidad humana. Y se impone la convicción de que es inaplazable acabar con el régimen comunista de Cuba. Entre los cargos acumulados en 60 años están el envenenamiento de sociedades enteras, exportación de crimen y odio ideológico, saqueo de pueblos cercanos, narcotráfico, promoción de inestabilidad y corrupción y proyectos totalitarios y asesinos.

La ley Helms-Burton había sido aprobada bajo Bill Clinton. Y parcialmente en suspensión por lo mismo que se han ignorado las violaciones de los derechos humanos en Cuba y sus actividades criminales en el hemisferio. Todos querían evitar tensiones con aliados que han protegido a la dictadura de los Castro en Europa e Iberoamérica. Eso ha cambiado. En Iberoamérica hay un consenso contra la dictadura comunista de Cuba como jamás lo hubo. Las únicas salvedades son el delincuente nicaragüense Daniel Ortega que puede acabar ante el Tribunal de La Haya junto a Nicolás Maduro y el descartado López Obrador que parece empeñado en naufragar antes de haber navegado. Los pijos izquierdistas españoles que han comprado casa en Cuba podrían tener desagradables sorpresas. Los cubanos honrados no lo lamentarán.

Qatar Papers (1)
Qatar: “Un lobo con ropa de oveja”

Giulio Meotti (*) latribunadelpaisvasco 19 Abril 2019

Según un nuevo libro, escrito por dos periodistas franceses, Christian Chesnot y Georges Malbrunot, titulado “Qatar Papers: Cómo el Emirato financia el Islam en Francia y Europa”, Qatar ha distribuido 22 millones de euros solo a proyectos islámicos en Italia. Esta financiación ha tenido virtualmente un solo beneficiario: la Unión de Comunidades y Organizaciones Islámicas en Italia (UCOII), acusada de estar cerca de la organización de Qatar, la Hermandad Musulmana, cuyo portavoz es el medio de comunicación de Qatar, Al Jazeera, ubicada en la ciudad de Doha.

“Qatar es hoy un importante financiador del islam en Europa”, dijo Malbrunot en una entrevista. Su libro, una importante exposición de la penetración islamista en Europa, señala que Qatar ha financiado 140 mezquitas y centros islámicos en Europa por un monto de 71 millones de euros. El país con la mayoría de los proyectos (50) fue Italia, donde el Centro Al Houda de Roma recibió 4 millones de euros.

Tariq Ramadan, nieto de Hasan al-Banna fundador de la Hermandad Musulmana, a quien varias mujeres han acusado de violación y abuso sexual, ha recibido 35.000 € al mes de Qatar por ser un “asesor”. El Complejo Cultural Musulmán de Lausana, Suiza, recibió $ 1.6 millones. Qatar, en 2015, donó un nuevo edificio de £ 11 millones en el St Antony’s College de Oxford, donde Ramadan es profesor.

Qatar también ha sido extremadamente activo en Francia. Según el libro, el emirato financió el Centro Islámico de Villeneuve-d’Ascq y el Lycée-Collège Averroès, la primera escuela de fe musulmana fundada en Francia. Lycée-Collège Averroès se convirtió en el centro de un escándalo cuando uno de sus profesores renunció después de escribir que la escuela era “un foco de antisemitismo” y promoción del islamismo “entre los alumnos”.

Qatar también ha financiado otras mezquitas en Francia. La Gran Mezquita de Poitiers, por ejemplo, se encuentra cerca del sitio de la Batalla de Tours (también conocida como la Batalla de Poitiers), donde Charles Martel, gobernante de los francos, detuvo al avance del ejército musulmán de Abdul al-Rahman, en el año 732. La mezquita de Assalam en Nantes y la Gran Mezquita de París son otros ejemplos.

En su libro anterior, “Nos très chers émirs” (“Nuestros queridos emires”), Chesnot y Malbrunot expusieron la estrecha relación que existe entre el establecimiento político francés y la monarquía de Qatar. Entre los beneficiarios de Qatar se encuentran el Instituto Europeo de Ciencias Humanas, una instalación islámica cercana a la sucursal francesa de la Hermandad Musulmana, que ofrece cursos de teología islámica.

Entre los islamistas descritos en el libro se encuentra el clérigo con sede en Doha, Yusuf al Qaradawi, quien condonó los atentados suicidas con bombas durante la Segunda Intifada; respaldó una fatwa por matar a estadounidenses en Irak y alentó a los musulmanes a viajar al extranjero para luchar en guerras civiles en Siria y Libia. Qaradawi también pidió la “conquista de Roma” y anunció en la televisión egipcia en 2013 que sin la muerte como castigo por abandonar la religión (apostasía), “el Islam no existiría hoy”.

“Hemos estado reportando la penetración ideológica y religiosa de Doha durante años”, dijo Souad Sbai, el presidente nacido en Marruecos del Centro de Estudios Averroes de Italia. “En forma de inversiones y operaciones financieras, Qatar extiende su red de proselitismo todos los días, con graves daños a las sociedades europeas, incluida Italia”. El periódico L’Opinione delle Libertà cita a Sbai llamando a Qatar “un lobo disfrazado de oveja”.

Elzir Izzedin, el imán de Florencia y presidente de UCOII, admitió hace tres años: “Llegaron 25 millones de euros de Qatar”.

Qatar también estuvo detrás de la fundación de una universidad islámica para 5,000 estudiantes en la pequeña ciudad del sur de Italia, Lecce.

También hace dos años, con una inversión de más de 2,3 millones de euros, Qatar estaba llevando a cabo importantes proyectos islámicos en la isla del sur de Italia, Sicilia, donde Qatar aparentemente apoya alrededor de una cuarta parte de las mezquitas.

Según el presidente del Foro de Medio Oriente, Daniel Pipes , “Doha no depende solo de la diáspora islamista en Occidente para avanzar en su agenda; también trabaja para influir directamente en los políticos occidentales y el público”:

“Sus estaciones en idioma inglés producen una propaganda astuta contra los enemigos de Qatar, disfrazados de la retórica liberal occidental. La última aventura de Al Jazeera es su canal de medios sociales, AJ está dirigido a los jóvenes estadounidenses progresistas. Sus documentales sobre los males de Israel, Arabia Saudita y la administración de Trump, se encuentra entre la cobertura brillante de las campañas de derechos de los transexuales y los llamamientos emocionales por la difícil situación de los solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos, temas aparentemente incongruentes para una emisora controlada por un régimen de Wahhabi”.

“Doha también busca influir en las instituciones educativas occidentales. La Fundación Qatar, controlada por el régimen, entrega decenas de millones de dólares a escuelas, colegios y otras instituciones educativas en toda Europa y América del Norte. De hecho, Qatar es ahora el mayor donante extranjero para las universidades estadounidenses. Los fondos están destinados a la enseñanza del árabe y las lecciones sobre la cultura de Oriente Medio y su inclinación ideológica a veces se manifiestan sin vergüenza, como en el plan de lecciones en las escuelas estadounidenses titulado “Expresa tu lealtad a Qatar”.

El periódico más grande de Italia, Il Corriere della Sera, describió el activismo qatarí en el país:
“El 24 de mayo, el Príncipe Hamad Bin Nasser Al Thani, miembro de la familia real de Qatar, estuvo en Piacenza, donde inauguró el nuevo centro islámico junto a las principales autoridades de la ciudad; el mismo día se mudó a Brescia para cortar el listón de la ampliación de la mezquita local. Dos días después, un príncipe sonriente Al Thani reapareció en Mirandola, en la provincia de Módena, para la inauguración del nuevo centro de oración musulmán, dañado por el terremoto de 2012 y presentado como nuevo, a diferencia de la iglesia parroquial local. El 28 de mayo, el jeque fue inmortalizado en Vicenza, nuevamente para la apertura de un centro islámico. El 5 de junio, se realizó otra ceremonia de corte de cinta, esta vez de un complejo para la oración y una escuela coránica en Saronno (Varese), incluso flanqueada por el vicario episcopal”.

Un analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa, el Coronel Emilio Sánchez de Rojas, acusó a Qatar y Arabia Saudita de “campañas de influencia en Occidente”. Qatar ha estado financiando mega-mezquitas en toda Europa. El objetivo de Qatar es aparentemente islamizar la diáspora europea.

Como dijo el diputado alemán y experto en Oriente Medio, Rolf Mützenich, en 2016:
“Desde hace bastante tiempo tenemos indicios y pruebas de que los salafistas alemanes están recibiendo ayuda, aprobada por los gobiernos de Arabia Saudita, Qatar y Kuwait, en forma de dinero, el envío de imanes y la construcción de escuelas y mezquitas coránicas”.

The Economist también se ha centrado en la toma de las mezquitas europeas por parte de Qatar.
En 2014, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos no solo destacó a Qatar como fuente de fondos para al-Qaeda; parece que Doha también ha sido, con algunas suspensiones, un partidario principal de Hamas, la organización terrorista palestina que persigue la destrucción del Estado de Israel. Durante la “Primavera árabe” en 2011, Qatar, que a través de Al Jazeera, ha sido acreditada por “participar en la creación del entorno para la Primavera Árabe”, apoyó a los islamistas, probablemente para reemplazar a los dictadores seculares en Túnez, Libia y Egipto.

Qatar también ha sido acusado de financiar el Estado Islámico (ISIS). El general Jonathan Shaw, un ex jefe de Estado Mayor de Defensa en Gran Bretaña, declaró que Qatar y Arabia Saudita son responsables de la propagación del Islam radical. “Esta es una bomba de tiempo que, bajo el pretexto de la educación, el wahabí salafismo realmente se está incendiando en el mundo. Y se financia con dinero saudí y qatarí y eso debe terminar”, dijo Gen Shaw.

A medida que el gasto ideológico de Qatar en Occidente avanza, muchos europeos, aparentemente perdidos detrás de una ceguera voluntaria, persiguen sus inútiles acusaciones de “discurso de odio”, “racismo” e “islamofobia”, mientras que los musulmanes radicales se infiltran en sus democracias y continúan rodeándolos.

(*) Artículo original de © israelnoticias.com | https://israelnoticias.com/islam/qatar-lobo-ropa-oveja/

Varios de los yihadistas detenidos tras los atentados de París y Bruselas poseían copias digitales de este documento
“Cómo sobrevivir en Occidente”. Así es el manual de infiltración de los terroristas islamistas en las principales ciudades europeas
www.latribunadelpaisvasco.com 19 Abril 2019

La identificación y el desmantelamiento de las redes terroristas yihadistas que se van implantando en el viejo continente es el inmediato desafío de las fuerzas de seguridad y de los servicios de información de los principales países de la UE. Pero, además, existe otro gran riesgo, más solapado y oculto, que según los expertos consultados por La Tribuna del País Vasco, no está recibiendo, ni de lejos, la atención y la prioridad policial que merece. Se trata del tema de los yihadistas infiltrados por el terrorismo islamista en ámbitos importantes de las sociedades occidentales con el fin de recoger información estratégica, acercarse con seguridad a potenciales objetivos contra los que atentar e, incluso, prepararse militarmente para atacar a órganos vitales de Occidente en el momento más oportuno.

Hasta el momento, se han detectados islamistas infiltrados en el Ejército alemán, en las fuerzas policiales francesas y en las fuerzas armadas españolas, y todos los análisis apuntan a que esta práctica se extiende a múltiples servicios públicos, empresas privadas y asociaciones no gubernamentales. Para facilitar estos procesos de infiltración, los musulmanes cuentan con un permiso espiritual, denominado “taqiyya”, que les “autoriza” a cometer “diversos pecados” (beber alcohol, comer carne porcina, vestir sin reglas, no cumplir con los rezos, etc.) con el fin de introducirse con más eficacia en nuestras sociedades abiertas.

Varios de los terroristas islamistas que han cometido los últimos atentados de París y Bruselas, previamente a sus ataques, llevaban vidas absolutamente liberales y durante su día a día fumaban, bebían, escuchan música pop, asistían a los clubes de moda y vestían llamativa ropa juvenil. Mientras tanto, preparaban sus asaltos suicidas.

El plan de infiltración islamista es tan elaborado que el autodenominado Estado Islámico, a lo largo del pasado año, distribuyó entre sus redes terroristas en Europa y Estados Unidos un detallado manual, redactado en inglés, en el que se recogen con todo lujo de detalles los más variados consejos para vivir en cualquier ciudad occidental sin levantar ningún tipo de sospecha.

El documento, que ha sido intervenido a varios terroristas detenidos tras los atentados islamistas de París y Bruselas, lleva por título “How to survive in the west” (“Cómo sobrevivir en Occidente”) y, fundamentalmente, recoge los principios básicos que deben seguir los terroristas islamistas para infiltrarse con éxito en las sociedades occidentales.

Lo más inmediato, según el informe, es ocultar la identidad musulmana. “Si vistes como un musulmán tienes más posibilidades de ser detenido por la policía”. Posteriormente, lo más importante es conseguir recursos económicos y, para ello, está permitido absolutamente todo: “estafas, contrabando de secretos industriales, chantajes o fraudes”.

El manual que los islamistas entregan a sus yihadistas infiltrados recomienda a éstos cambiar de aspecto físico, modificar sus nombres, utilizar disfraces, emplear solamente el buscador TOR (especializado en indexar lo que se conoce como “la Internet profunda”), practicar mucho deporte (“a poder ser en los gimnasios o en los parques, que son prácticas muy comunes en Occidente”), ejercitarse con armas de paintball y practicar estrategia con videojuegos como “Call of Duty”.

Curiosamente, los islamistas ponderan la práctica del “Krav Maga” (conjunto de artes marciales diseñado por las fuerzas de seguridad israelíes y utilizado por unidades antiterroristas de múltiples países) y aconsejan su aprendizaje a través de tutoriales en Youtube.

El tutorial de infiltración del terrorista islamista también incluye detalladas explicaciones para la fabricación de todo tipo de detonadores y explosivos y para la supervivencia en entornos hostiles, así como minuciosos y extensos análisis “militares” de algunos de los últimos grandes atentados realizados en Europa.

Si lo que necesita el terrorista es un plan de huida, el documento también ofrece algunos consejos: utilizar el pasaporte real para evitar que se detecte una identidad falsa; elegir la entrada a Siria a través de Turquía, especialmente a través de la ciudad de Sanliurfa, donde abundan los contrabandistas, y contactar a través de las redes sociales con “hermanos” que puedan ayudar en la escapada.

Nota: Por seguridad, y a título exclusivamente informativo, La Tribuna del País Vasco publica solamente las primeras páginas del documento “Cómo sobrevivir en Occidente”

******************* Sección "bilingüe" ***********************

TVE, al servicio de Pedro Sánchez
Editorial El Mundo 19 Abril 2019

Se acabe celebrando o no algún debate entre los candidatos a La Moncloa esta campaña, todo lo que ha ocurrido en las últimas horas, de enorme gravedad democrática, refleja que Pedro Sánchez no tiene escrúpulos para poner a su servicio organismos públicos como RTVE, en línea con lo que ha hecho con otras muchas instituciones del Estado en sus meses de mandato. Tanto como le gusta presumir al todavía presidente del Gobierno de respaldar la televisión pública, le ha dado dos estocadas en menos de una semana, aunque la de ayer es la puntilla para la escasa credibilidad que aún pudiera mantener la corporación en manos de Rosa María Mateo. La administradora única ha demostrado un servilismo al PSOE tan elocuente al cambiar la fecha del debate propuesto a los candidatos, plegándose al deseo de Sánchez, que incluso profesionales de la cadena promocionados en esta etapa como Xabier Fortes o el presentador del TelediarioCarlos Franganillo se revolvieron de inmediato contra ella. Por dignidad y para no emborronar más su carrera en los medios, a Mateo sólo le queda la opción de dimitir tras el bochornoso episodio que está dominando la campaña electoral y que ha roto la estrategia de los socialistas a los que hasta ahora les sonreía el viento de cara.

Sánchez nunca ha querido debatir. No se atreve a confrontar programas ni a participar en duelos dialécticos porque no quiere responder a cuestiones medulares por las que le interrogarían sus rivales, tal como le ocurrió con la ministra de Hacienda en el debate a seis. Montero fue incapaz de aclarar si el PSOE indultaría a políticos si son condenados por el procés o cuántas naciones hay en esa España plurinacional de la que hablan con tanta frivolidad. Y, por ello, escamoteando a todos los españoles su derecho a saber qué piensa realmente el candidato socialista sobre el futuro de nuestra Nación, éste se negó primero a participar en un cara a cara con Pablo Casado, después se apuntó a un debate en Atresmedia a cinco que incluía al líder de Vox -ahí ya demostró lo poco que le importa RTVE, a la que dejó tirada-, y, finalmente, se ha desdicho de su compromiso y sólo está dispuesto a acudir a la televisión pública imponiendo la misma fecha en la que ya estaba anunciado el debate de Atresmedia. Una trampa de mal jugador para intentar que no se puedan celebrar las dos citas, o incluso que finalmente no tenga lugar ninguna. Y en esa estrategia vergonzosa le ha ayudado Mateo, cambiando el debate del lunes al martes, como si TVE fuera la televisión de un partido.

Es presumible que esta cadena de errores le pasará factura electoral a Sánchez. En todo caso, sus contrincantes no deben doblegarse al chantaje socialista. Los españoles habrán de valorar si puede dirigir un país alguien instalado en la huida permanente e incapaz de confrontar ideas en un espacio plural y neutral.

Recital fullero
La polémica del debate retrata de nuevo la catadura de Sánchez
Luis Ventoso ABC 19 Abril 2019

Como advirtió sagazmente Abraham Lincoln: «Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo». El recorrido de Sánchez por la vida pública ha resultado un recital de fullerías, pero siempre se las fue apañando para engañar a unos u otros y sobrevivir. Ha hecho cosas realmente graves, que en una democracia más rigurosa te cuestan el puesto, como faltar a la verdad en sede parlamentaria, o utilizar la oficina de prensa de La Moncloa para emitir un comunicado falsario a fin de intentar sacudirse las pruebas de plagios en su tesis. El Sánchez que comparaba a Torra con Le Pen pasó en solo cinco meses a gobernar con el apoyo de los partidos golpistas y Bildu. Incluso firmó un pacto secreto de 21 puntos con el presidente separatista catalán, que cuando Torra lo destapó resultó tan escandaloso que se vio forzado a convocar elecciones. Ha cortejado a Otegui para que le visase sus decretos propagandísticos. Ha destacado por su falta de respeto a las instituciones democráticas y al juego limpio. Con descaro inédito, ha convertido en arietes partidistas unos organismos del Estado pagados por todos los españoles, sean de izquierdas o derechas, como RTVE y el CIS.

Por eso resulta curioso que al final sea una polémica imprevista, la de los debates electorales, la que desvela por todo lo alto la catadura de Sánchez. Desoyendo a Lincoln, se creció tanto que pensó que ya podía engañar a todo el mundo todo el tiempo. Pero sus añagazas con los debates han logrado el milagro de poner de acuerdo a PP, Cs y Podemos, que protestan soliviantados y anuncian su intención de no concurrir. Su descaro en la manipulación de RVTE resulta tan notorio que el consejo de los periodistas del Ente Público, de marcado sesgo proizquierdista, se quejó ayer airado de las maniobras tejidas mano a mano por Rosa María Mateo y Ferraz.

Un resumen del culebrón explica cómo las gasta Sánchez. Primero rechazó la oferta de debate de RTVE, porque quería que estuviese presente Vox, a fin de que los partidos de derecha polemizasen entre sí y presentarse como el gran estadista moderado y santurrón. Así que dijo «no» a RTVE y a dedo entregó el debate a Atresmedia -la compañía que le ha editado su libro-, aceptando la fecha del día 23. Pero Sánchez no contaba con la Junta Electoral, que de manera insólita impidió la participación de Vox. El debate a cuatro ya no le venía bien, así que, cambiando de idea, ayer remarcó que debe acogerlo la televisión pública, jeta absoluta, pues él mismo impuso días atrás una privada. Fiel servidora de su señor, Rosa María Mateo fijó el debate a cuatro de RTVE para el mismo día en que lo tenía previsto Atresmedia, a fin de evitar que esta cadena siguiese adelante dejando vacío el atril de Sánchez. Toda esta maniobra fulera ha indignado al resto de partidos y a los periodistas de RTVE (y también a la propia Atresmedia, con lo que Sánchez ha calculado mal, pues pueden pasar de apoyarlo a criticarlo).

El resumen del culebrón cabe en dos palabras: Puro Sánchez. No hay más que explicar.

La España que quieres
Antonio Robles  Libertad Digital 19 Abril 2019

¿Aceptaría firmar una hipoteca sin saber el tipo de interés, o comprar un coche que el comercial se negase a mostrar? No me estoy choteando de usted, todos los días, a todas horas, nuestros políticos intentan vendernos productos sin atenerse a ninguno de los requisitos que en la relación vendedor-cliente son de obligado cumplimiento. Y sin embargo no protestamos, se lo consentimos y, lo que es peor, lo asumimos como algo normal.

Vuelvan a la pregunta inicial. ¿Cómo es posible que permitamos a Pedro Sánchez negarse a asistir a un debate a cuatro en Atresmedia, aun sabiendo que su negativa está basada en una estrategia de campaña para no exponerse ante los clientes que pagamos sus honorarios? ¿Cómo es posible que no nos sublevemos, aun sabiendo que actúa como ese comercial que se niega a mostrarnos el tipo de interés de nuestra hipoteca? En este caso, además, se permitió conchabarse con Atresmedia para incluir un quinto candidato (Vox) con el fin de afianzar el relato guerracivilista de Colón, y hoy conspira con TVE para hacer coincidir su debate con el de La Sexta, el día 23, para darse una coartada.

Que este juego de tramposos forme parte de la propaganda política no es novedad. Pero una cosa es que forme parte del juego sucio de la política y otra, muy distinta, que los ciudadanos lo consintamos, que no tengamos herramientas para defendernos de ella ni exijamos nuestros derechos como propietarios de la nación.

Pedro Sánchez debería estar obligado, como cualquiera en su puesto, a ponerse al servicio de los ciudadanos para que estos puedan recabar información y elegir con criterio. La Administración debería ser tan transparente para el ciudadano como éste lo es para la Administración. Pero a menudo esa reciprocidad no se da. El ciudadano ha de sujetarse a los plazos establecidos por la propia Administración, dar la información que se le demanda etc. Sin embargo, la Administración no está sujeta a plazos o los incumple, y no se rige por las mismas normas que impone a los demás.

¿Acaso no es una estafa a la ciudadanía negarse a mostrar los planes que comprometen nuestra hacienda, nuestra seguridad y nuestro futuro? ¿Por qué entonces consentimos que dedique toda su acción política a transgredir la buena praxis y a no rendir cuentas ni a exponer de forma transparente sus proyectos y sus intenciones en debates reglados, donde el ciudadano evalúe y contraste la valía de cada uno de ellos?

Ya se le vieron las trazas en las elecciones anteriores, donde sin rubor alguno se sacó de la manga una historia melodramática, seguramente inventada, de una misma señora que le abordó en Cataluña, en Extremadura y en cuantos mítines le vino en gana, y cuyo nombre fue cambiando, confundido por su propia inventiva. Miente tanto que confunde sus propias mentiras al reutilizarlas. Nos mintió cuando aseguró que nunca pactaría con populistas, nos mintió cuando nos dijo que la moción de censura contra Rajoy era para convocar elecciones, nos mintió cuando afirmó que lo del procés era rebelión, y cuando sostuvo lo contrario; nos mintió cuando obligó a la Abogacía del Estado a eliminar de la acusación el delito de rebelión.

La estafa en los manejos de los debates es intolerable. Todo su empeño consiste en zafarse de su responsabilidad con la verdad; vive del embuste, y actúa como un cuatrero en mitad de la noche. Nada bueno se puede esperar de tipos como éste. Es nuestro compromiso como clientes exigirle la garantía y factura legal de su venta, o, de lo contrario, el libro de reclamaciones. Estará a disposición de todos el 28 de abril.

Coda. Su mentira electoral, "La España que quieres", lo dice todo, porque no dice nada. Sólo trata de involucrar al elector en sus propios deseos para robarle el voto. ¡Como para comprarle un coche usado!

Santiago Abascal: "La izquierda nunca ha aceptado la democracia"
Santiago Abascal dice en una entrevista en LD que "no se arrepiente de ningún fichaje" y avisa de que los resultados del 28-A darán sorpresas.
Maite Loureiro  Libertad Digital 19 Abril 2019

Santiago Abascal sale a nuestro encuentro en un bar cercano a la sede donde hacemos tiempo hasta la hora acordada para la entrevista. "Vengo a desayunar con vosotros", dice antes de las 11 de la mañana. Pide una tortilla de atún y rechaza el pan: "No debo", se excusa amablemente en referencia a la dieta. Asegura que hace menos deporte del que le gustaría por el ritmo de trabajo que lleva y admite que sin un entrenador es difícil mantener la disciplina.

Charlamos sobre su juventud en el País Vasco y también en Galicia, de donde procede parte de su familia y donde pasó algunos veranos en Sangenjo. "Iba cuando todavía era un pueblecito pesquero", dice con añoranza. "Volví hace poco y la casa de piedra en la que me alojaba es ahora un edificio", se lamenta recordando parte de su infancia.

Nos comenta lo abrumado y agradecido que está por el apoyo de la gente y hablamos de cómo, en poco tiempo, sus actos se han convertido en un auténtico fenómeno de masas, como si de una estrella del rock se tratara. Nos muestra orgulloso varios colgantes que esconde debajo de la camisa, regalos de los simpatizantes que acuden a sus actos: "Esta es la medalla de la Virgen de Covadonga y esta la Cruz de San Benito. También me han regalado el Cristo de la Buena Muerte de la Legión".

PREGUNTA (P): ¿Qué sientes cuando ves que quienes acuden a tus mítines se arriesgan a ser increpados o agredidos?
RESPUESTA (R): Siento, en primer lugar, que estamos acertando porque estamos haciendo que se resquebrajen todas las traviesas de la dictadura de la corrección política y eso es un gran triunfo. A la vez siento preocupación por esa gente que viene a los mítines de Vox y un gran enfado por la responsabilidad que tiene el presidente del Gobierno. Esos encapuchados y embozados solo son la avanzadilla de la dictadura progre de Pedro Sánchez. Son los comunistas en algunos lugares y los proetarras en el País Vasco. Son los apoyos que Pedro Sánchez ha necesitado para llegar ilegítimamente al Gobierno de España.

P: ¿Hay un retroceso de libertades?
R: No tengo ninguna duda. Estamos viviendo una de las campañas en las que el odio y la violencia están prendiendo de una forma más clara. Hay una batasunización de la política española. Estamos acostumbrándonos a ver con normalidad cosas que nos parecían impensables hace 15 años, cosas que solo ocurrían en el País Vasco y que ahora ocurren por toda España. La izquierda se ha quitado la careta gracias al zapaterismo porque la izquierda nunca ha aceptado la democracia, nunca ha aceptado los resultados electorales y tiene que utilizar la presión social para conseguir sus objetivos. Fundamentalmente la violencia política en España durante toda la democracia ha venido de la izquierda y el separatismo, la inmensa mayoría.

Después de desayunar, nos trasladamos a la sede del partido. Un trayecto de apenas unos metros que parece interminable porque varios transeúntes le paran para saludarle, hacerse fotos con él y pedirle que "no les defraude": "Eres nuestra esperanza", le dicen. Incluso un conductor estaciona el coche en mitad de la calle y se baja para darle la mano y pedirle que "salve" a España.

La entrevista se desarrolla horas antes de que Vox sea excluido del debate de Atresmedia, que afrontaba "con tranquilidad". Acudimos a su despacho en el nuevo local que inauguraron hace apenas un mes: "Se nos quedó pequeño el día que lo abrimos", asegura Abascal señalando a algunos de los trabajadores y voluntarios que colaboran con Vox. En el camino le entregan cartas, le enseñan unas láminas de toros y le traen un cuadro de su padre y su tío montando a caballo en su tierra natal. En su día a día le acompañan fotos de sus cuatro hijos y su mujer, Lidia Bedman, ‘instragramer’.

P: ¿Te atreverías a hacer un pronóstico sobre lo que va a ocurrir el 28A?
R: No nos creemos las encuestas porque hay muchos medios de comunicación que las publican, que son las hojas de propaganda de los grandes partidos. En Andalucía se pronosticaba una modestísima entrada de Vox en el Parlamento andaluz y ni una sola puso encima de la mesa la posibilidad de una alternativa a la corrupción socialista en Andalucía. Desde Vistalegre, a Vox se le ha estigmatizado, se ha dicho que éramos un partido fascista, xenófobo, racista, machista, borrachos nos acaban de llamar desde El País, y eso hace imposible que la gente conteste en libertad cuando una empresa de encuestas le pregunta qué va a votar. Nuestro pronóstico es que el resultado va a ser sorprendente para mucha gente y que va a estar muy por encima del pronóstico de las encuestas.

P. ¿Estaríais dispuestos a entrar en el Gobierno con PP y Cs si dan los números?
R: La experiencia de Andalucía es buena en algunas cosas y muy mala en otras. Es buena porque se ha podido desalojar al socialismo corrupto y espantar al comunista chavista pero es mala porque PP y Cs no se atreven a derogar las leyes totalitarias de la izquierda en materia de memoria histórica, de género... no se atreven a colaborar con la policía en materia de inmigración para expulsar a los 52,000 ilegales que están aprovechándose de la sanidad andaluza y provocando el colapso en las listas de espera. Creemos que no es suficiente con que Vox apoye desde fuera, es necesario que Vox lidere la alternativa. Lo que tienen que plantearse ellos es si apoyarían un gobierno de Vox.

P. ¿Qué propuestas serían irrenunciables en esa futura negociación?
R. Vox es un partido muy firme y con unas convicciones muy claras pero es un partido lleno de gente sensata. Vox no puede pretender, si no tiene la mayoría absoluta, imponer todo su programa electoral. Esas renuncias son normales y las entiende cualquiera. Si los españoles nos dan una gran mayoría tendremos que renunciar a mucho menos que si somos la tercera fuerza de esa alternativa al Frente Popular y separatista. Serán los números los que digan qué es irrenunciable pero nuestra prioridad es el restablecimiento del orden constitucional en Cataluña, la detención del golpismo que sigue en marcha, la ilegalización de los partidos separatistas y la recuperación de competencias. Además de eso, la derogación de las leyes ideológicas del zapaterismo y una drástica rebaja fiscal que devuelva a los españoles y las familias el protagonismo que merecen.
"Hemos estado a punto de permitir que los mossos cayesen en la traición"

P. Al día siguiente de intervenir Cataluña, ¿qué es lo primero que habría que hacer?
R: Al día siguiente no se va a resolver el problema. No queremos engañar a nadie. El odio ha anidado en Cataluña, la desafección hacia España es clara en una parte de la población, pero para que se pueda revertir esa situación es necesario hacer una política a largo plazo y que sea muy contundente en sus inicios. ¿Qué hay que hacer? Lo que no se hizo con ese artículo 155 de broma de Mariano Rajoy, Pablo Casado y Albert Rivera. Es decir, intervenir TV3, recuperar las competencias en materia de educación y disolver los mossos d’Esquadra que se han convertido en un cuerpo auxiliar al servicio del golpismo, con un matiz, hay que hacer una pasarela para que los mossos leales a la Constitución puedan incorporarse al cuerpo nacional de policía. Hemos estado a punto de permitir que los mossos cayesen en la traición, siendo además un cuerpo armado.

P. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez han sido criticados por conceder pocas ruedas de prensa ¿si llegas a la presidencia del Gobierno te someterás más a menudo a las preguntas de los periodistas?
R. Es un compromiso que no voy a establecer porque, no es que me sienta muy maltratado por los medios, es que somos muy maltratados por los medios de comunicación, en general, con excepciones. Y nos hemos dado cuenta que para comunicarnos con los españoles no les necesitábamos, que podíamos hacerlo por otras vías, por las redes sociales o medios de comunicación alternativos que actúan con libertad. No nos vemos en la obligación de comparecer especialmente y de manera asidua. No tengo por qué dar una entrevista a quien nos llama borrachos.

P. Vox propone regresar a la ley del aborto del año 85 modificando el supuesto de daño psicológico para la madre ¿de qué forma?
R: El peligro para la salud de la madre no puede ser una excusa psicológica, tiene que ser una cuestión que los médicos determinen y que sea de verdad un peligro para la salud de la madre. Nosotros más que plantear la penalización, la persecución, lo que queremos es dar alternativas. Facilitar a todas esas familias que tienen un embarazo no deseado, que puedan llegar hasta el final con ese embarazo. Todas esas personas que lo están pasando mal porque están en paro, hay que ayudarlas, el Estado está para eso. Ahora todo se encamina a facilitar el aborto. Cuando una mujer se queda embarazada lo primero que se le pregunta es si es deseado. Queremos que lo primero que se ponga encima de la mesa es ¿qué necesitas para llegar a buen término? Hay que cambiar la visión sobre el aborto, apostar por la vida porque tenemos también un gravísimo problema con la natalidad que afecta a todo, a las pensiones…

P. ¿Cambiar la visión? ¿A qué te refieres?
R: Soy consciente, y no lo ocultamos, de que este no es uno de los asuntos que nos da más votos pero es la posición de Vox, sabemos que no podemos convencer al resto pero creemos que en España tiene que imperar más la cultura de la vida que la de la muerte y vamos a trabajar por ello aunque nos quite votos.

P. ¿No os resta votos que se asocien a Vox ideas manifestadas por algunos de vuestros fichajes más polémicos sobre, por ejemplo, el Holocausto?
R: Nos han llamado nazis y sionistas, de todo, pero no estoy arrepentido por ningún fichaje. Un debate historiográfico de un historiador no afecta a Vox y tenemos muy claros cuáles son los dos regímenes que han ocasionado más muertes a lo largo de la humanidad y han sido el régimen nacional socialista y el comunista y en el caso del nacional socialista, además, de una manera industrial y planificada y ahí tenemos absolutamente clara nuestra posición y nuestra condena.

P: ¿Vais a emprender acciones legales contra quienes os comparan con los nazis como el director del Cis, José Félix Tezanos, o la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo?
R: Estamos ahora ocupados con la acusación popular contra el golpismo separatista, acusación popular que ha suplido las carencias del Estado, las carencias de esos partidos que ahora nos insultan, y no tenemos capacidad de querellarnos contra todos los que nos insultan. Además estoy convencido de que cada insulto de esos son un buen puñado de votos. Por tanto, que sigan insultándonos porque insultan a mucha gente, como la hoja de propaganda del PSOE, que es El País, que llamó borrachos a los votantes de Vox. Frente a esos insultos nosotros, con serenidad, el 28 de abril, vamos a darle a España un gran cambio.

P. Se habla de Vox como un partido nacionalista español ¿Lo es?
R: No me siento identificado con esa definición. Yo vengo de donde vengo y creo que el nacionalismo es una hinchazón exagerada del sentimiento y además es una hinchazón contra otros y a nosotros no nos caracteriza. Nosotros nos sentimos más identificados con el patriotismo, un patriotismo de verdad, no de broma, de pega, descafeinado, de esos que solo son capaces de hablar del patriotismo constitucional. Estamos en una posición intermedia, ni somos nacionalistas exacerbados ni somos patriotas constitucionales porque nuestra patria no es la constitución, nuestra patria es España.

P: Sobre vuestras política migratoria, a una persona que entra ilegalmente en España pero demuestra que ha venido a trabajar, que no comete delitos e incluso puede tener aquí familia, ¿se le debe impedir de por vida regularizar su situación aunque pueda ser beneficioso para el país?
R: Hay normas muy claras y no hay que hablar de las excepciones. El mensaje que hay que lanzar a los que traten de venir es que si entran ilegalmente no se van a poder quedar porque el problema es que, sí, puede haber casos de personas que han entrado ilegalmente, que pueden tener arraigo y acabar beneficiando al país, pero lanzar el mensaje de que eso es posible supone que vengan otros muchos que no quieren beneficiar al país sino que quieren beneficiarse de las ayudas sociales del país y que además no están dispuestos a integrarse entre nosotros. Por lo tanto ahí vamos a ser muy firmes. Creemos que hay que reforzar nuestras fronteras con los medios materiales y jurídicos necesarios que hay que dar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y hay que lanzar el mensaje de que quien entra ilegalmente en España se va inmediatamente de España, que no a poder ser regularizado ni va a poder acceder a las ayudas sociales ni a ningún tipo de sanidad. Eso es muy importante para terminar con el efecto llamada, que es una política suicida, porque aquí no cabe toda África.

P: Priorizar una inmigración sobre otra en función de su origen ¿no es discriminatorio? ¿podría ser inconstitucional?
R: Es una discriminación que hacen casi todos los países. Eligen las cuotas de inmigración en función de muchas cosas. Puede ser por origen o puede ser por profesiones. Nosotros lo que decimos, y no nos vamos a bajar de ese burro, es que hay inmigrantes hispanoamericanos que son nuestros compatriotas hispanoamericanos en realidad, hermanos hispanoamericanos, que se adaptan bien a vivir entre nosotros, comparten la mayor parte de los valores. En cambio las personas procedentes del mundo islámico no se adaptan de la misma manera. Hay que priorizar una inmigración sobre otra con toda claridad ¿eso es discriminatorio? Igual de discriminatorio que cuando uno abre la puerta de su casa y decide quién entra y quién no entra pero eso no choca para nada con la Constitución que dice que los españoles son iguales ante la ley y que no puede haber ningún tipo de discriminación. Pero España sí puede discriminar quién entra en España y quién no entra en España. Si llama alguien a la puerta le tenemos que preguntar quién es, qué quiere, qué viene a aportar, qué viene a pedir e incluso qué tiene en la cabeza.

P: ¿Cerraríais la puerta a la inmigración procedente de países islámicos?
R: Yo creo que a esa inmigración no hay que priorizarla en ningún caso y hay que evitarla porque además ya hemos visto a qué tipo de problemas está dando lugar en toda Europa. Por suerte en España esa inmigración es menor, todavía. Hay quien dice no es un problema, que no estamos en los niveles de Europa. Bien, yo no quiero que lo sea, por eso preferimos ponernos la venda antes que la herida.

P: Proponéis que a los inmigrantes nacionalizados que cometen delitos graves se les pueda retirar la nacionalidad...
R: No es normal que alguien que se nacionaliza y que actúa contra el propio país pueda mantener la nacionalidad. A un español de origen no le podemos retirar la nacionalidad pero a un español de adopción que lucha contra el país, contra sus libertades, que acaba siendo un yihadista, por ejemplo, hay que retirarle la nacionalidad inmediatamente.

P: ¿No supone eso asumir que el sistema jurídico español es incapaz de dar respuesta a ese tipo de delitos?
R: Podríamos tener condenas, es una opción, pero yo creo que es mucho mejor mandarles de vuelta a cusa y con condenas además a través de acuerdos con sus países. Lo que queremos es que paguen pero que paguen en su país. No les queremos con nosotros.

P: ¿Hay que eliminar las subvenciones al cine?
R: Soy partidario de eliminar las subvenciones ideológicos y creo que el cine español se ha convertido en gran medida en algo ideológico. Soy partidario de eliminar las subvenciones a los partidos políticos, a los sindicatos, a las organizaciones patronales y también a las ONGs ideológicas. Hay cosas que se subvencionan que no son cultura. ¿Qué creo que tiene que subvencionar el Estado del cine? Todo aquello que tenga que ver con el patriotismo, con la cohesión nacional. España tiene motivos para hacer grandes producciones sobre nuestra Historia que las han acabado haciendo en Hollywood históricamente. ¿Por qué no podemos apostar por ello? Ahí yo creo que el Estado sí tiene algo que hacer. Apoyar las paranoias de un director, dando una visión de una España chusca y negra, eso que se lo paguen ellos solitos.

P: ¿Las subvenciones al patriotismo no son ideología?
R: Eso no es ideología, es sentido común.

P: ¿Y las subvenciones a los toros?
R: Eso es cultura, sin ninguna duda, no habría que retirarlas.

P: Propones que patronal, sindicatos o partidos políticos se financien con las cuotas de sus afiliados ¿Y la Iglesia?
R: La Iglesia, que ya se defiende ella solita, a veces poco, lo que tiene es un acuerdo con el Estado para que los ciudadanos marquen una X y decidan. No lo decide el Estado, lo deciden los ciudadanos. Tiene una posibilidad de que se encauce a través de la declaración de IRPF, que tiene cobertura constitucional. Creo que además la Iglesias está haciendo una gran labor en materia social, cultural, de defensa del patrimonio y eso hay que tenerlo en cuenta. Una labor que al Estado le costaría mucho más dinero. El único problema es que la Iglesia, quizá, debido a esa manera de financiarse a través del Estado, ha perdido la libertad frente a los poderes públicos, para defender algunas posiciones que choquen con el poder político, sobre todo con la izquierda. Y eso es una cosa que preocupa mucho a los cristianos.

P: ¿Habría que cambiarlo?
R: No, solo planteo esa reflexión.

P: ¿Quién es para ti José María Aznar?
R: Ha sido un buen presidente para España, con sus luces y con sus sombras. Estas cosas que ha dicho últimamente... es José María Aznar en un mitin.

P: ¿Le consideras tu padrino político?
R: No, no es verdad. Le tengo respeto, no lo comparto todo y menos las cosas que anda diciendo últimamente. Ni soy su enemigo ni su hijo político.

P: José María Marco, Herman Tertsch, Sánchez Dragó...¿es Vox un refugio de los intelectuales de derecha?
R: Vox es un refugio para todos esos españoles que tienen sentido común, que tienen sentido patriótico, que tienen sentido de la libertad, de la igualdad en todo el territorio nacional, y eso abarca a mucha gente. No se si votarán a Vox o no pero son personas con las que he tenido interlocución desde hace mucho tiempo como la he tenido con Gustavo Bueno, con Amando de Miguel y con personas que ideológicamente son variopintas, incluso que podríamos llamar heterodoxos, y a mi me gusta estar cerca de ese tipo de gente.

P: ¿Qué piensas cuando ves a Pablo Casado y Albert Rivera subidos a un tractor?
R. Lo mismo que cuando les veo defender la tauromaquia, que Vox ha hecho un gran servicio a España. Yo me alegro de verles encima de un tractor, de que Vox haya puesto encima de la mesa debates sobre los que no se hablaba y por eso, independientemente del resultado del 28 de abril, que estoy seguro de que será muy bueno para nosotros, Vox ya ha ganado porque ha puesto todos esos debates encima de la mesa y ya no van a poder esconderse. Da igual si Vox tiene 9 o 99 escaños. Esos debates van a estar en las Cortes generales y además con mucha fuerza.


Recortes de Prensa   Página Inicial