AGLI Recortes de Prensa   Viernes 3  Mayo 2019

Reflexión sobre el futuro de VOX
Javier Tejedor eltorotv.com 3 Mayo 2019

Que no nos engañe la derechita cobarde, sus medios y sus adláteres con su falso discurso sobre la fragmentación del voto, como si nuestro voto fuera de su propiedad eternamente, hagan lo que hagan.

VOX ha obtenido unos extraordinarios resultados en estas elecciones consiguiendo 24 diputados y grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados, con 2.677.171 votos.

Quizás se pusieron las expectativas muy altas. Pero este resultado lo hubiésemos firmado todos los votantes de VOX hace unos meses, cuando se decía que VOX entraría en el Congreso con uno o dos parlamentarios.

Siento con orgullo mi voto realizado a VOX, del cual no me arrepiento y que volvería a repetir a sabiendas del resultado. El PP es la traición y la cobardía personificada. Recordar que los romanos siempre acababan con los traidores aunque les ayudaran, porque decían que al final siempre te traicionan.

He votado en conciencia y con enorme ilusión, como jamás lo había hecho en mi vida a quién defiende mis ideales de manera clara, firme y sin ambigüedades. VOX ha conseguido que me afilie a un partido político por primera vez en mi vida y nací en 1965.

El verdadero y único culpable de que la izquierda pueda gobernar España después de las elecciones del 28-A es el PP, que con sus traiciones, su corrupción, la entrega de todas las televisiones a la ideología de izquierdas, su actitud, su inacción, su abandono de la defensa de los valores y principios de sus votantes, ha logrado que una gran parte de ellos le abandonaran, unos hacia VOX y otros hacia Ciudadanos. Pero para las próximas elecciones generales, yo le pronostico la desaparición total, como sucedió con la UCD. VOX y Ciudadanos le fagocitarán, uno por la derecha y otro por la izquierda.

También debemos recordar a la derechita cobarde, que si Rajoy hubiera modificado la Ley electoral y convocado elecciones en su momento, y no será porque Sánchez no se lo advirtió, le dijo que si no lo hacía, le presentaría una moción de censura para convocar elecciones.

Entonces Sánchez no hubiese llegado al Gobierno hace un año y no hubiese tenido la televisión pública controlada, que era la única televisión aparte de Intereconomía, que no estaba en manos de la ideología de izquierda, ni hubiera tenido la fuerza demagógica del Real Decreto para crecer en populismo y conseguir engañar de nuevo a una parte de los españoles.

También recordar a los que dudan de si VOX tiene sentido o no, que el PP de Casado acaba de aprobar recientemente el nuevo Estatuto de la Región de Murcia, incluyendo en el, la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Violencia de Género, ambas promulgadas por la izquierda.

VOX es sumamente necesario para defender de manera clara, rotunda y sin cobardía, la unidad de España; la libertad de pensamiento derogando la Ley de Memoria Histórica; la igualdad real entre hombres y mujeres frente a la Ley con la sustitución de la Ley de Violencia de Género por una de Violencia Intrafamiliar en la que hombres y mujeres tengan los mismos derechos y sean castigados por igual ante los mismos delitos; la defensa a ultranza de nuestras fronteras; la expulsión de la inmigración ilegal; la inmigración se afrontará atendiendo a las necesidades de la economía española y a la capacidad de integración del inmigrante; el cierre de las mezquitas salafistas que menosprecian a la mujer; garantizar el derecho a ser educado en español en todo el territorio nacional; fin de subvenciones públicas a partidos políticos y sus fundaciones, sindicatos, patronales y organizaciones de proselitismo ideológico, partidos y sindicatos deben ser sostenidos con las aportaciones de sus afiliados y simpatizantes; Promulgar leyes antiokupacion y anti usura; los españoles podrán hacer uso de la fuerza para defender su hogar, para ello se ampliará el concepto de legítima defensa, reforma del poder judicial para una independencia real del poder político; fortalecer nuestras fronteras; levantar un muro infranqueable en Ceuta y Melilla; dar a policías y FFAA todos los recursos materiales y humanos para que puedan cuidar nuestras fronteras con total eficacia, junto con el amparo legal correspondiente; reforma del sistema electoral para que valga lo mismo el voto de todos los españoles.

Y la última reflexión de todas y quizás la mas importante, la izquierda y la derecha han tenido prácticamente el mismo número de votos unos 11.015.241 y otros 11.072.504, por tanto aunque no se hubiese fragmentado tampoco podrían gobernar porque necesitarían el voto de los independentistas y ahí está el verdadero problema de España. Es necesario ilegalizar a los partidos que promueven la independencia de regiones de España, aprovechándose de nuestro actual e injusto sistema electoral en el que el voto de todos los españoles no vale por igual. Y en este punto solo está VOX.

VOX es la esperanza, la resistencia y el guardián de los verdaderos valores y la libertad del pueblo español, pero además cuenta con las mejores y mas valientes personas.

No es hora rendirse, es hora de dar no un paso al frente sino dos. Si perseveramos, venceremos. ¿Quién dijo que esto fuera a ser fácil?
Por España VOX.

La estafa del voto útil
Gonzalo Duñaiturria okdiario 3 Mayo 2019

En la recién fenecida campaña electoral, el Partido Popular no dejó de repetir la necesidad de depositar nuestra confianza en sus siglas, solo siglas, apelando al mal llamado “voto útil”. Lo curioso de semejante apelación es considerar que la utilidad del voto es monopolio suyo, que ellos son quienes únicamente son merecedores de recabar la confianza del ciudadano, sin explicar el motivo por el cual, quien entienda que los planteamientos y valores expuestos por VOX merecen nuestra confianza, deposita un voto inútil, perdido, vano o estéril.

El desnortado y decadente Partido Popular no entiende que los ciudadanos cuando votan, piensan más en las consecuencias de su papeleta que en la utilidad de la elección. Y dentro de las consecuencias encontramos el riesgo. El riesgo que no asume un partido sin principios alimentado únicamente por su pasada labor de gobierno que si bien tiene luces, desde la perspectiva de hoy en día se encuentra plagado de sombras. Olvidan que el voto se gana mediante el ejemplo y la coherencia, no sólo cumpliendo las promesas electorales, no sólo no mintiendo, no sólo no corrompiéndose hasta las entrañas, sino siendo leales. Y lealtad significa coherencia, y coherencia no es ofrecer ministerios y al día siguiente vilipendiar y repudiar por fariseos intereses de escaparate de barrio.

El Partido Popular no sabe a estas alturas que el voto es tan valioso que supone una afrenta pedirlo como regalo. Por mucha teatralidad que se escenifique, sin estrategia ni principios, los dirigentes populares desconocen que el voto nunca puede ser cautivo por miedo a que gobiernen otros. No acaban de asumir que aquellos que pudiendo hacerlo, no sajaron el problema soberanista en Cataluña por miedos y complejos, que aplicaron una confiscatoria política fiscal contra sus propios votantes y miraron hacia otro lado cuando muchos de sus cargos se hincharon caídos en la putrefacta corrupción no merece hoy nuestra confianza. Y por ello debe ser castigado en las urnas sin contemplaciones, como bálsamo regenerador que les ponga ante el espejo de sus mentiras y traiciones.

Una nueva generación de votantes se ha dado cuenta de que la clase política está acostumbrada a prometer cosas que incumple sin sonrojo mientras la gente les regalaba el voto sin merecerlo. Pero el nuevo escenario político está demostrando que el voto no es suyo y que ya las prebendas y regalos por cuatro años ya no están de moda. Desconocen hoy los populares que el ciudadano no está encadenado a que sean los de siempre los que rijan su destino. No es útil aquel voto destinado a aquellos que incumplen sus promesas, a los corruptos, a los que se avergüenzan de sus supuestos valores.

Sí. Yo también apelo al voto útil. Porque el único voto útil es el que cambia las cosas y afronta con valentía, honestidad y sin complejos los problemas de una sociedad. La sociedad ya sabe que el verdadero voto útil debe ir a quien habla claro y abre nuevos caminos ante un presente incierto y un futuro desdibujado. El voto útil debe ser para aquellos que sin azorarse dan prioridad a lo importante y por lo tanto es aquel que emanan de la conciencia y se sustenta en principios inmutables, valores imperecederos y propuestas reales. Como señala el Diccionario de la RAE, útil supone aquello “Que trae o produce provecho, comodidad, fruto o interés”.

El resultado de las pasadas elecciones generales y el triunfo de la izquierda no es culpa de VOX. Es consecuencia de un Partido Popular que se ha derruido en sus traiciones, mentiras y corrupciones. Parece que no aprenden. Su huida hacia adelante tiene como medio el uso de la neblina y la confusión.

Ya lo dijo Harry Truman, ex presidente norteamericano: “Si no puede convencerlos, confúndalos”.

83 años después, ¿otro pucherazo?
Sigfrid Soria eltorotv.com 3 Mayo 2019

Domingo 28 de abril, 18.50 horas GMT, la APP 28A Elecciones Generales 2019 daba información del 5% del recuento de voto, ¡diez minutos antes del cierre de los colegios electorales en península!

Concretamente, otorgaba 100 escaños al PSOE. Por el contrario, en esos primeros minutos informativos sobre el “recuento”, a VOX hubo circunscripciones en las que ese “recuento” otorgó el mismo número de escaños que se mantuvo hasta el 100% del proceso. Oye, tecnología punta del tercer milenio DC.

83 años y dos meses antes, se celebraron en España las últimas elecciones generales de la II República, en las que hubo un pucherazo del Frente Popular, en las que el PSOE hizo todo lo que estuvo en su mano para cambiar el rumbo de la historia alzándose fraudulentamente con el poder con las inestimables y repugnantes aportaciones del trío Prieto-Largo-Negrín, los cuales se afanaron en destruir la democracia para imponer una dictadura marxista leninista como la de la URSS de Stalin. Esas bastardas intenciones socialistas y sus indiscriminadas matanzas de civiles fueron abortadas por los Generales Mola, Sanjurjo, Queipo de Llano, Cabanellas y Franco. Cabe recordar que la II República ya recurrió a Franco dos años antes para que abortase otro golpe de estado liderado también por el PSOE, como no. El caso es que el vergonzante asalto al poder por los socialistas, manipulando el recuento de votos y el reparto de escaños, en febrero de 1936 acabó de hecho con la democracia de la II República 5 meses antes del alzamiento del 18 de julio.

Pero pese a que entre aquel momento de la historia y el actual han transcurrido más de 8 décadas, las coincidencias entre ambos impresionan y dan miedo a cualquier demócrata. Los compañeros de viaje del PSOE golpista de los años 30 del siglo XX eran exactamente los mismos que los del PSOE de 2019, esto es, comunistas y separatistas catalanes y vascos. ¿Puede afirmarse, pues, que el objetivo de Pedro Sánchez es el que tenían claro Largo Caballero, Indalecio Prieto y Juan Negrín? Sabemos los objetivos de aquellos y deducimos los de Sánchez, a cuenta de los mismos compañeros de viaje que abraza y que asimismo anhelan destruir España.

A todos los españoles nos llega hoy una insoportable peste a pucherazo con ingredientes blockcheindianos, a fuego de apepés soristas y cocinado por globalistas, eugenésicos, contranaturistas y antitradicionalistas con pretensiones de instaurar un nuevo orden moral adoctrinado, consumista y moralmente relativista. ¿Vamos a permitirlo?

Ni una razón para pensar que los votos de Vox vuelvan al PP
Carlos Dávila okdiario 3 Mayo 2019

No hay ni una sola razón, ni una sola razón, para suponer que el voto basura, los 2.700.000 votos basura que apoyaron a Vox hace unos días, vuelvan al Partido Popular. 2.700.000 votos que hubieran dado el triunfo al centro-derecha unido. Esto es tan claro como lo siguiente: en Navarra, la única región de España donde el centro-derecha -salvo Vox, que es la ultraderecha- que han ido unidos, ha ganado el centro-derecha. Y es muy posible, fíjense ustedes, que dentro de unos días, el día 26 de este propio mes, en Navarra cambie todo un Gobierno. Un Gobierno que ahora han usurpado los pan-vasquistas, los que son partidarios de la secesión y de la independencia con el País Vasco.

Por tanto, no hay ni una sola razón. Los votos de Vox están en las urnas. Volverán a estar en las urnas. Hace muy poco tiempo, un par de días, hablando con un dirigente de Vox, este me decía: que no, que lo lógico es que los votos del PP vayan a Vox, no que los nuestros vayan al PP. Esa es la composición de lugar que se hacen. Además, se hacen otra composición de lugar: que ha habido fraude electoral. Fíjese usted donde llegan. Nos comparan con Zimbabue o Senegal, y esto no puede ser.

La ultraderecha sigue en pie. Por tanto, los votos basura no cuenten ustedes con ellos, no cuenten con que después de un proceso de raciocinio, de reflexión, vuelvan donde solían, vuelvan al PP para impedir que todos los socios del Partido Socialista y de Podemos estén también en las autonomías y los municipios en los gobiernos respectivos.

Carlitos basura
Nota del Editor 3 Mayo 2019

Hace algunos años, parecía que apuntaba en la buena dirección. ahora ha perdido el norte. Parece que el reciente pasado del PP ha desaparecido de su memoria, debe ser cosa de la edad.
El PP tiene que desaparecer, votarles es dejarse insultar otra vez. Las personas sensatas deben votar a Vox. Los partidos sensatos deberían haberse preocupado antes por la educación, por el español y por reducir el fiasco autonómico.

El PP, Vox y el factor separatista
Roberto L. Blanco Valdés 3 Mayo 2019

Tras su hecatombe electoral, el PP ha aceptado (¡a la fuerza ahorcan!) lo que no pocos analistas veníamos hace tiempo sosteniendo: que su decisión de desplazarse a la derecha para competir con Vox suponía un craso error que podría acabar reforzando a quienes pretendía contener. Pues si hay algo que enseña la sociología electoral es que al competidor se le combate desautorizándolo, y no dándole de un modo u otro la razón.

Si Casado y su equipo hubiesen aceptado antes de las elecciones lo que ahora parecen considerar una evidencia, quizá su derrota habría sido menos clamorosa. Pero su autocrítica y la subsiguiente decisión de la dirección popular -volver al centro, lo que, por cierto, es más fácil enunciar que practicar- podría llevar al PP a cometer nuevos errores si no analiza correctamente lo que ha ocurrido en España en el espacio electoral que antes monopolizaba el PP, cuyos votantes superan el PSOE y Podemos solo por centésimas: 42,83 % frente a 43,65 %.

Dicho claramente: aunque la errática estrategia del PP frente a la extrema derecha ha favorecido muy probablemente el espectacular resultado de Abascal, ni la aparición de Vox ni su rápido crecimiento, primero en las andaluzas y luego en las generales, tienen que ver esencialmente con los errores del PP en relación con el desafío catalán (tesis de Aznar), sino con la propia sublevación catalana, que acabó produciendo una reacción del todo previsible: la aparición de un partido de extrema derecha españolista que convierte la defensa de la unidad nacional en su seña principal de identidad.

Sin duda, Vox recoge, por la extrema derecha, diversos descontentos, algunos de ellos coincidentes con los que, por la extrema izquierda, auparon a Podemos (la corrupción y las perversiones de la profesionalización política, sobre todo). Pero Vox es antes que nada un partido nacionalista español, curiosamente el primero que existe desde 1982 pese a las constantes provocaciones de los nacionalismos. De hecho, lo raro no es la creación de Vox: lo llamativo es que, tras medio siglo de crímenes de ETA, un intento de sublevación separatista en el País Vasco y una sublevación separatista frustrada en Cataluña, haya tardado tanto en aparecer.

Por eso, más allá de su terrible derrota, la coyuntura del PP es infernal. Porque la solución de sus problemas a medio plazo (volver a competir en el centro del sistema, en el que se ubican la inmensa mayoría de los electores) podría a corto incrementar su trasvase de votos hacia Vox, que es por donde el PP ha sufrido el 28 de abril la sangría que lo ha conducido al peor resultado de su historia. Mientras el nacionalismo catalán siga sublevado, Vox tendrá munición para criticar eso que llama «la derechita cobarde»: porque Vox, un partido antisistema, podrá seguir haciendo toda la demagogia del mundo y diciendo todas las majaderías que se le ocurran a Abascal, pues seguirá habiendo electores dispuestos a comprarlas.

El centro de la nada
Nota del Editor 3 Mayo 2019

El PP ha sido el centro de la nada. Habría que haberle concedido una medalla en natación: nada por aquí, nada por allí, nada mejora, todo empeora.

Que nos quieran silenciar, insulten, marginar, condicionar, indoctrinar, intoxicar estigmatizándonos como extrema derecha porque queremos desmontar el tinglado autonómico y muchos se quedarían sin puesto de cobro, indica muy poco nivel ético.

Más España y más democracia (III): Franco define.

Pío Moa gaceta.es 3 Mayo 2019

*El régimen liberal de la Restauración fue en extremo mediocre. Pero su mediocridad era productiva: superó pronunciamientos y guerras civiles, iba industrializando el país y se democratizaba poco a poco.

*La derrota ante Usa en 1898 sumió al país y a la Restauración en una gravísima crisis moral, que impulsó los separatismos, utopismos tiránicos (PSOE), terrorismo anarquista y regeneracionismos. Todos ellos demoledores de la idea de España y antidemocráticos, aunque utilizaran la bandera de la libertad.

*Aquellas fuerzas confluyeron en la II República. Esta, parcialmente democrática, se sumió casi inmediatamente en el caos, aumentó enormemente la miseria y generó odios sociales feroces. Para naufragar finalmente en el régimen criminal del Frente Popular.

*La guerra civil se produjo por el hundimiento de la legalidad republicana. Fueron las fuerzas político-sociales impulsadas por “el desastre del 98? o nacidas de él las que trajeron la república y la destrozaron, impidiendo la convivencia social en paz y libertad.

* Las experiencias republicana y del Frente Popular, presentadas como ejemplos de libertad, desacreditaron la democracia para muchos años. Casi nadie quería la vuelta al caos y al crimen. Por eso el franquismo duró 40 años sin más oposición “democrática” que la comunista.

*Contra leyendas “democráticas”, Franco fue quizá el militar y estadista europeo más destacado del siglo XX. Acabó con la miseria y odios republicanos, evitó a una parte de Europa la salvaje guerra mundial, reconstruyó el país e impulsó el “milagro económico español”. Superó así la crisis abierta por “el 98?

*El franquismo hizo de España el único país europeo sin deudas de ninguna clase, políticas, morales o económicas, con Usa y la URSS de Stalin. Esto da a España una autoridad moral que sus gobernantes posteriores transformaron en lo contrario.

*Sin ser demócrata, el franquismo creó condiciones para una democracia estable, al superar los odios y miserias anteriores. Así, el pueblo decidió en el referéndum de 1976 la democratización “de la ley a la ley”, desde el franquismo y no contra él.

*Aquel referéndum sí rechazó la democratización propuesta por un amasijo de fuerzas que se sentían herederas del Frente Popular (y, en definitiva, del 98). Y que habrían traído un nuevo caos. En ningún caso la democracia podía venir de ellas.

*Pese a su fracaso en el referéndum, las fuerzas del 98 y del Frente Popular lograron asentar la idea corrosiva de que la democracia exigía el antifranquismo. Y una derecha ideológica e intelectualmente huera la ha ido aceptando. De ahí la vuelta al pasado, a los separatismos, leyes tiránicas y odios sociales…

* Tampoco es casual que el antifranquismo una a los personajes más corruptos, despóticos y enemigos de España. Ese lazo une a los Rajoy, Soraya, Casado, Feijoo…, con el Doctor y sus chicas, con Torra, Urkullu, Susana, los de los EREs, etc.

*Así, la cuestión de Franco cobra máxima actualidad , aunque muchos se hagan los desentendidos. Si no se resuelve, la putrefacción política se hará demoledora. En torno a la profanación de sus restos se librará la primera batalla política y judicial. Aquí no puede haber incomparecencias.

* Es preciso que las figuras de Franco y del franquismo sean realmente conocidas de los españoles frente a la repugnante propaganda que hoy predomina, gracias a la complicidad de la derecha. Por mi parte escribí Los mitos de la guerra civil y Los mitos del franquismo, precisamente para acabar con esa indigencia. Los dos libros fueron boicoteados por la derecha hegemónica del PP y sus medios adictos. Pero debieran ser ampliamente conocidos y utilizados.

**************
Ruiz Soroa ha expuesto en El País que, contra las leyendas separatistas, la represión franquista en Vascongadas fue mucho más suave que en el resto del país. Utiliza estudios del desacreditado escritor stalinista Francisco Espinosa, pero en definitiva fue así, y el articulista no se explica esa lenidad en la represión.

La causa, sin embargo, no es difícil de entender. El PNV, en su política de traición a todo y a todos, no dejó de rendir importantes, aun si involuntarios, servicios a los nacionales. Así, se ocupó de impedir la voladura de los altos hornos y demás industrias de Bilbao, que pasaron enseguida a trabajar a pleno rendimiento para los nacionales. Poco después los separatistas sabotearon una ofensiva de sus aliados izquierdistas en Santander y acabaron traicionándolos en la rendición de Santoña. En aquella ocasión Franco obtuvo su primera victoria de masas, con un enorme botín de guerra y decenas de miles de prisioneros, muchos de los cuales fueron incorporados a las tropas nacionales (cosa que suele ocultarse), donde no dieron ningún problema. Esa victoria de masas debe mucho a los sabotajes y traiciones del PNV a sus aliados del Frente Popular. A quienes siguió traicionando en el exilio, informando sobre ellos al FBI.

Vistas así las cosas, los nacionales no tenían muchos motivos de resentimiento contra el PNV, aunque los considerasen traidores a España y a la Iglesia al haberse aliado con los exterminadores de esta. En fin, son cosas que debieran ser muy ampliamente sabidas, pero que para la mayoría resultan novedades increíbles, por el predominio de una historiografía falsaria.

El artículo de Ruiz Soroa viene ilustrado con una foto de Guernica en ruinas. Creo recordar que Jesús Salas Larrazábal señaló que esa foto no correspondía a Guernica.
************
En Una hora con la historia: La División Azul dejó contentos a rusos y alemanes. A los alemanes por su comportamiento heroico, como decía Helmut Kohl al visitar el Alcázar de Toledo; y a los rusos por su comportamiento humanitario con la población civil, como han destacado historiadores rusos. Eso ha permitido actos de camaradería entre veteranos españoles y rusos con motivos de aniversarios bélicos. Recuerdo que en una famosa iglesia de Nóvgorod solo dejaban fotografiar algunas partes a los españoles. https://www.youtube.com/watch?v=T7_YwJSJw2k

Un congreso de Valencia para Casado
Emilio Campmany Libertad Digital 3 Mayo 2019

Un manto de corrección política ha caído sobre Génova, 13. Los medios de comunicación oficiales y todo el establishment patrio interpretan que Casado se equivocó girando a la derecha y aconsejan que lo que debe hacer ahora es volverse hacia el centro. Se recuerdan ahora los éxitos de Rajoy, que, desde la moderación, supo aglutinar el voto de la derecha española. La recomendación ha echado raíces en el jardín genovés y todos los que iban a ser candidatos con Casado para las municipales y autonómicas abrazando los viejos principios del PP reniegan ahora de ellos como se repudia a una mujer al día siguiente de haberle jurado lealtad por haber surgido la ocasión de casarse con una más rica.

La operación es inmoral. Da una idea de cuánto habría tardado Casado en abandonar los redescubiertos principios de haber llegado al Gobierno. En definitiva, pretende hacer lo mismo que Rajoy, que intentó en 2008 ganar unas elecciones con los principios y, al no conseguirlo, se desprendió de ellos como quien se cambia de calzoncillos. La estrategia da por hecho que lo importante es quién encabece el partido, no las ideas que tenga. Igual que Rajoy valió para dirigir la oposición a la negociación con ETA y luego para asumirla y santificarla, Casado quiere valer para recuperar los ideales del PP y para abandonarlos después.

El periodismo del régimen saluda con júbilo que el PP de Casado se haya dado cuenta de que para lo que está (y por lo que se le tolera, aunque eso no lo dicen así) es para gestionar el régimen cuando la excesiva liberalidad socialista lo quiebra, recuperar la economía y que pueda otra vez venir el PSOE a despilfarrar. Ahora, si lo que pretende es combatir las ideas socialistas que cada vez empapan más nuestra sociedad, que se olvide.

Con todo, la estrategia no sólo es inmoral, sino equivocada. Rajoy no ganó las elecciones de 2011 por prescindir de las ideas con las que perdió en 2008, sino por los errores de Zapatero y por haber traicionado éste a su electorado plegándose a las exigencias de la UE, Estados Unidos y China. Asimismo, la derrota de Casado en 2019 no se debe a su intento de recuperar la fe en la ideología liberal-conservadora. Se debe a que una parte de su potencial electorado no le creyó. En la firmeza en la defensa de la unidad de España era mucho más fiable Ciudadanos, y en el deseo de gobernar con los valores conservadores era más creíble Vox.

¿De verdad creen en Génova que pueden recuperar a los votantes perdidos volviendo a no ser nada, presentando como único aval su capacidad de gestión? Si tan seguros están de que, con las tácticas de Rajoy, volverán a ser el gran partido de centroderecha que un día fueron, debería salir Casado en la tele prometiendo bajar los impuestos y añadiendo, para que no se preocupen los votantes de izquierda, que, cuando gane, los subirá aún más que Sánchez. Parece mentira que una estrategia tan claramente ganadora no se les haya ocurrido antes.

El sicariato de Caracas
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 3 Mayo 2019

Poco ha tardado la Madre Teresa de Caracas en volverse Pablenin, el hombre-lobo-rojo de Galapagar. Poco ha durado la moderación del Colón de los Pañales. Poquísimo ha esperado a sacar la patita el sicariato del genocida Maduro en España, crecido como anda tras el batacazo electoral de los que defienden la libertad para Venezuela: PP, Ciudadanos y Vox. Y menos aún ha tardado en demostrarse la estupidez de Casado y Rivera dejando salir indemne al Padre Tinaja en los debates cuando hablaba del precio del alquiler y la paz mundial, como una Miss Universo cualquiera. Nadie le recordó su condición de portavoz del régimen bolivariano que, tras la era del Gorila Rojo, que albergó en su palacio de Miraflores a etarras y monederos y festejaba como propios los éxitos de Podemos -con razón, porque los financiaba-, hoy reúne en la narcosangrienta de Maduro a los países liberticidas más temibles del mundo: China, Rusia, Irán, Turquía y Cuba.

Una semana ha durado el "viraje a la socialdemocracia" pregonado por el verdadero diario del Ibex 35, El País, cuya maxideuda de 2.400 millones de euros financian los bancos y empresas más poderosos de España, esos que, según Pablenin y su actual Krupskaia, "mandan sin presentarse a las elecciones". O sea, como su amigacho el protogolpista Roures, a cuya fastuosa fiesta de cumpleaños en el Villamagna acudieron en hábito canino Pablo y Monedero, el mismo del despacho en Miraflores junto al de la ETA, el del medio millón de dólares por un informe que nunca hizo sobre una moneda que nunca existió... y le perdonó Montoro. Sólo hay algo comparable a la afición a la pasta de esta casta: su inextinguible pasión por la criminalidad comunista, de Lenin al Hijo de Chávez, Maduro, o sea, el primo de Pablo.

Desde Stalin, no había en España una izquierda tan salvaje como la podemita, que piensa quedarse medio Gobierno. Defender abiertamente a un régimen que provoca la estampida de cuatro millones de personas, cuyos niños mueren en las incubadoras y cuyas mujeres deben prostituirse para comer, sin que las femirrojas digan nada, no se veía desde antes de la invasión de Checoslovaquia en 1968, condenada por el PCE y aplaudida por Fidel Castro. ¡Y este es el socio preferente de Sánchez!

"¡Con Rivera, no!", aullaba Ferraz. Pero con Otegi, sí. Y con Maduro, también.

Decálogo para voxistas desconcertados, bisoños o impacientes
Fernando José Vaquero Oroquieta.  latribunadelpaisvasco.com 3 Mayo 2019

Más de lo mismo; incluso si cabe, a peor. Así puede resumirse la situación de España una vez conocidos los resultados electorales del 28-A. Pese a ello, ha acontecido una verdadera novedad: la irrupción de Vox. Guste o no.

España es asimétrica: en demografía, geografía, riqueza, conciencia nacional… A resultas de ello, el impacto de Vox ha sido territorialmente muy irregular.

Absurdamente algunos, acaso muchos y no todos esperanzados por ello, aguardaban una especie de milagro: ¡50 diputados e incluso más! Y es que el “pensamiento mágico”, las soluciones milagrosas, los atajos… siempre son una tentación; especialmente para bisoños, impacientes e inmaduros, políticamente hablando.

Dada la proliferación hasta el agotamiento de todo tipo de pronunciamiento al respecto, vamos a intentar, modestamente, aportar algunas claves interpretativas básicas –pero, no por ello, que deban darse nunca por supuestas- de esta irrupción que ha “erotizado” a unos (a decir de Íñigo Errejón) y noqueado a otros (especímenes privados de acta y consuelo, como Javier Maroto).

1.- En política puede haber sorpresas: nunca milagros.
Pasar de 46.000 votos a más de 2.677.000 es una auténtica proeza. Se mire como se mire. Pero generarse la expectativa de alcanzar 40, 60, 80 escaños (¿por qué no 200?), es propio de un pensamiento irracional e inmaduro. La confusión de deseos con realidad caracteriza las mentalidades infantiles; también en política.

2.- La política no es Dios. Tampoco Vox.
Aunque Vox hubiera conseguido 50 escaños, España seguiría invertebrada: los nacionalistas, creciendo; las izquierdas, enconándose; las fracturas sociales, ensanchándose; la población española, envejeciendo; los jóvenes, precarizándose... La realidad continuaría imponiéndose, en definitiva. Y si la política no es Dios (una aparición fulgurante, un terremoto apacible, un milagro casi divino…), sus instrumentos, mucho menos. En consecuencia, por imperativos de salud mental, individual y colectiva, hay que desacralizar política y partidos: tales pueden ayudar. Es más, están para ello; no para robar a sus conciudadanos. Pero la consistencia social e individual debe radicar en sus posturas previas consustanciales ante la vida: valores y principios, religiosos o no; pero nunca en meras operativas tácticas a corto plazo y ensoñaciones consoladoras. En conclusión: paciencia y mirando a largo plazo.

3.- Los partidos son un termómetro de la sociedad; no son emanaciones esotéricas.
De tal modo, los políticos –los de Vox a su vez- ni son extraterrestres, ni villanos de la peor calaña.

El sistema electoral privilegiará un modelo u otro de político, ciertamente, pero el sustrato humano es común: en apetencias, valores, ambiciones, miserias. Acaso exagere alguno de sus rasgos, pero la base, es similar.

De modo que, aspiraciones personales legítimas al margen, el cálculo individual a corto, mirando en el exclusivo interés de cada uno, no es la mirada propia de la acción política: ni en Vox… ni en ningún partido; salvo los estructuralmente corruptos o devenidos como tales irremediablemente. Que un candidato que “te cae mal”, haya salido o no, es tu problema; no el del partido.

4.- Los partidos deben servir a la sociedad.
Todo partido debe conciliar sus esfuerzos con las organizaciones ciudadanas de las que puede nutrirse y a las que debe servir; en aras de los objetivos comunes. Pero el realismo nos enseña que la tentación de servirse de la sociedad para los propios intereses es eterna; por lo que deben establecerse mecanismos legales que traten de impedirlo: en el seno de los partidos y en la división de poderes del Estado. Vox también avanzará en ello: su “vida” lo exige.

5.- No hay partido político sin cultura política.
Todo cambio político, acelerado o capitalizado por un partido, siempre está precedido por el cambio cultural y social. La ideología política precisa de mediaciones culturales que la hagan plausible. Vox no surge de la nada: capitaliza un descontento social ante la incompetencia de Rajoy ante las agresiones separatistas, la traición del PP a sus electores y los efectos “inesperados” de las políticas de género (sean sus víctimas de derechas, de izquierdas o mediopensionistas). Todo ello puede racionalizarse, elaborando un sistema interpretativo y unos instrumentos intelectuales y mediáticos adecuados. Unos simples eslóganes y unos cuantos tópicos compartidos, por mucho impacto en redes que alcancen, no consolidan un estado colectivo de ánimo y su movilización al servicio del cambio socio-político.

6.- Toda estrategia conlleva tácticas. Toda táctica debe enmarcarse en una estrategia.
Los partidos deben trabajar tácticamente (a corto plazo) con una mirada estratégica (a largo plazo). Diversos medios lícitos al servicio de un fin.

O dicho de otro modo: “bienvenidos a la resistencia”; tal y como afirmó Abascal el mismo 28 de abril. Aunque suene mejor hablar de “reconquista”, recordemos que la española duró ocho siglos. Nadie ha prometido, ni puede hacerlo, éxitos inmediatos o recetas mágicas. Únicamente: trabajo, trabajo… y trabajo. Paciencia y mirada larga; segunda vez que lo afirmamos.

7.- Las estructuras determinan la acción política colectiva.
El modelo de partido de Vox, hora mismo, ha devenido centralista, elitista y nada participativo. Si los voxistas quieren ser tratados como afiliados y no como súbditos, deberán hacerse oír, trabajar e implicarse en las estructuras del partido. Pero se trata de un trabajo callado y a largo plazo. Mientras tanto, los grupos de Whatsapp, por poner un ejemplo significativo, sirven, ante todo, para generar mal ambiente. O se limitan como herramienta de trabajo muy concreto o generarán una pérdida de tiempo y mucha desmoralización. En definitiva: lo real debe prevalecer sobre lo virtual. De tal modo que desde un partido hay que dar la cara: nadie puede esconderse por mucho tiempo detrás de un perfil falso.

8.- Los partidos políticos son hijos de su tiempo.
Y es que la Historia demuestra que, en caso contrario, se vuelven prescindibles. Salvo voluntad expresa -de dirigentes y militantes- de construir un modelo alternativo (inédito, por cierto) a los hoy existentes y, al igual que otros partidos, también los “nuevos” siempre serán objeto del deseo de arribistas, oportunistas y sinvergüenzas. Tales especímenes, aunque indeseables, no son Vox; ni Podemos, ni el PP. La línea política es superior a las apetencias personales. Por sentido común, tales sujetos deben ser extirpados o, al menos, contenidos; pero para ello deben existir cauces democráticos, de participación y de garantías. Transparencia y responsabilidad. Do ut des.

9.- Hay que tomar partido.
Todo partido, antes o después, debe definirse por completo, que no para siempre: concretar su programa, adaptarlo, saber evolucionar.

Por ello, Vox se encuentra en una encrucijada estratégica: o intenta sustituir al PP, como su versión auténtica (liberal-conservadora), o se plantea -antes que después- abrirse a las necesidades de los trabajadores y sus agendas sociales (al modo de los populistas europeos). Transversalidad -“giro social”- es futuro. Encerrarse en el gueto patriotero es renunciar de antemano a constituirse en un partido de mayorías sociales. Si, además, se termina imponiendo una agenda económica liberal, Vox únicamente podrá ambicionar una recreación de Alianza Popular. Y sin Aznar.

10.- Trabajo, trabajo y más trabajo.
Hasta que se conozcan los resultados electorales de mayo, la consigna de todo partido político sensato debe ser la de trabajar todos en la misma dirección. Ya habrá tiempo, después, para modificar el modelo de partido, exigir cuentas a candidatos y electos, separar activos de morralla, concretar y redefinir la línea ideológica.

Todas estas consignas se resumen en una: bajar del reino de los sueños y las apetencias personalísimas al de la realidad. Y es que el conocimiento puede hacer libres. Pero para ello hay que dejar de mirarse el ombligo, leer, formarse, pensar. Y cuando decimos leer, no nos referimos a “mirar el móvil”. Si sólo miramos el móvil, seguiremos siendo esclavos. También en política.

Nada de lo expuesto es inédito, ciertamente; pero conviene recordar, constantemente, enseñanzas y verdades básicas; que acaso por presentarse como tales, no son reconocidas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El escenario en el que se dirimirá el futuro de la nación española
Rafae Núñez Huesca eltorotv.com  3 Mayo 2019

Hay momentos en la historia en los que las naciones resisten incluso a sus peores gobernantes. Momentos de vigor y músculo inmunes a los malos gobiernos.

No es el caso de España, una vieja nación cuyo devenir histórico no está en absoluto garantizado. Se atentó en 2017 contra su unidad, en un golpe político-civil, y hoy permanece el desafío. Abierto. Explícito. Más grave y peligroso cuantas más hojas caen del calendario. Porque, que nadie se llame a engaño: el tiempo juega a favor del separatismo. La política educativa, mediática, cultural, deportiva y asociativa de la Generalitat sigue operando a pleno rendimiento y ganando voluntades infantiles de cara al futuro referéndum.

Sólo un triunfo de las llamadas derechas hubiera intentado frenar semejante maquinaria de ingeniería social. El resultado electoral del 28A, por contra, garantiza el status quo. Garantiza, en fin, paz política a corto plazo a cambio de un referéndum de secesión a medio plazo. En 10 o 15 años, según palabras de Miquel Iceta. Una fecha para la que dos tercios de los catalanes ya serán favorables a la secesión. Un escenario -continuaba Iceta- para el que la democracia española debería dar “una salida democrática” al anhelo de libertad del pueblo catalán.

Esto es, un referéndum de secesión. Vamos hacia ese escenario, con una izquierda mayoritaria y de vocación “plurinacional”, con unas fuerzas separatistas por completo hegemónicas en Cataluña y el País Vasco y con una derecha desmoralizada y en retroceso. El Partido Popular ha desaparecido de Cataluña, donde sólo ha logrado un diputado de 32 posibles. Y no tendrá escaño por ninguna de las tres provincias vascas. Tampoco Vox. Ni C’s. Bildu, por contra, duplica su apoyo. Y en ERC se concentran la mitad de los diputados que salen de Cataluña. Este es el escenario en el que habrá de resolverse la llamada “crisis territorial”

La resistencia de Frankenstein
GABRIEL TORTELLA. El Mundo 3 Mayo 2019

Fue Alfredo Pérez Rubalcaba quien llamó "Gobierno Frankenstein" a los planes que tenía Pedro Sánchez hace ya algunos años para buscar el apoyo de los separatistas catalanes y vascos y echar a Mariano Rajoy del Gobierno. Se refería Rubalcaba a la novela de Mary Shelley sobre un científico que, uniendo elementos dispares de diferentes cadáveres, forma un cuerpo humano al que da vida mediante descargas eléctricas. Este ser humano artificialmente creado, adquiere iniciativa propia, es sumamente violento y constituye un verdadero quebradero de cabeza para Víctor Frankenstein, su creador. Llega a exigirle que cree un segundo monstruo, éste del sexo femenino, para poder así aparearse y reproducirse. No se trata de contar aquí la historia sino de explicar qué quería decir Rubalcaba con esta aparentemente extraña denominación para referirse a los planes de Sánchez. Lo que quiero subrayar aquí es que, como en la novela, el monstruo heterogéneo finalmente tomó cuerpo en las Cortes por medio de una descarga eléctrica llamada moción de censura a finales de mayo de 2018. Fue la primera moción de censura que se ha llevado a cabo con éxito en nuestra democracia, precisamente porque Sánchez, como Frankenstein, había llevado a cabo cuidadosamente el ensamblaje de las diversas piezas constitutivas del monstruo.

El engendro era algo más que un Gobierno: era una abigarrada coalición de elementos dispares cuyo único punto en común era la intención de arrebatar el poder al Partido Popular y mantenerlo alejado mientras ellos, gobierno socialista y abigarrada coalición, forcejeaban por lograr los diversos y contradictorios fines que les habían llevado a coaligarse. Parecía lógico que, una vez apartado del poder el PP, Sánchez hubiera formado un Gobierno provisional para convocar elecciones, dado lo artificial y antinatural de la coalición de la moción de censura y la falta de apoyo parlamentario de que disfrutaba, para que las urnas convalidaran (o no) este inesperado giro político. Pese a que Sánchez había prometido hacer esto, una vez en el poder y nombrado su Gobierno, se aferró con firmeza al banco azul al tiempo que emitía mensajes contradictorios acerca de la duración que otorgaba al gabinete. Era evidente que estaba improvisando y que en su cabeza formulaba una frase semejante a la de Madame Buonaparte, madre de Napoleón, que viéndose convertida en un personaje en la corte imperial de su hijo, decía ingenuamente a quien quería escucharla: "Pourvu que ça dure...", es decir, "Mientras esto dure ...".

Pero igual que a Víctor Frankenstein, el monstruo recién creado planteaba a Sánchez problemas cada vez más difíciles de resolver y le daba innumerables quebraderos de cabeza. Especialmente molestas eran las exigencias de los separatistas catalanes, aunque las de los vascos tampoco eran grano de anís, mientras que las socias de Unidas Podemos estaban dispuestas a llevar a cabo tareas auxiliares de mediación, pero más de una vez se pusieron respondonas y exigieron trato preferencial. Las tensiones en la coalición, en especial las exigencias de J. Torra en Pedralbes, la derrota del PSOE en Andalucía y el tono amenazador de la oposición convencieron por fin a Sánchez en diciembre de que había que tratar de librarse del monstruo acudiendo a elecciones que dieran fuerza al Partido Socialista para rechazar sus exigencias y le permitieran, si no gobernar con mayoría, sí hacerlo en coalición con un solo socio (que sólo podía ser Unidas Podemos o, más lejanamente, Ciudadanos). Todo dependería, naturalmente, del reparto de escaños.

Pues bien, las elecciones han tenido lugar, y el Partido Socialista las ha ganado, en el sentido de que ha aumentado muy considerablemente su número de escaños y de votos, muy por encima de sus rivales. Pero, como en el famoso y brevísimo cuento de Augusto Monterroso, "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí". Tampoco a Frankenstein le fue fácil dar esquinazo al monstruo. A pesar de los alborozos de rigor en la noche electoral, la victoria ha dejado muchas cosas sin resolver (no voy a emplear el adjetivo pírrica por respeto al lector). Quizá la principal de estas cosas irresueltas sea que la verdadera victoria electoral del día 28 de abril ha sido la de los separatistas, que, ellos sí, han visto claramente reforzadas sus posiciones. En esto la reciente elección recuerda a la del 15 de marzo de 2004, cuando el triunfo de los socialistas vino también acompañado del de nacionalistas de todo pelaje y latitud. ¿Recuerdan ustedes cómo acabó todo aquello?

La verdadera victoria para el PSOE ha sido el hundimiento de su eterno rival, el PP. En cuanto al número de escaños (que fuimos viendo bajar a medida que avanzaba el recuento y que quedó muy lejos de las obsequiosas predicciones de Tezanos), resultó ser de 123, exactamente el que obtuvo el PP de Rajoy en 2015, que éste desdeñó tomar como base para formar gobierno, y que condujo, tras largos conciliábulos, invectivas y reproches, a repetir las elecciones en 2016. Claro que para Rajoy aquella cifra de 123 era un fracaso después de haber tenido cuatro años de mayoría absoluta; esta misma cifra, en cambio, parece un gran triunfo del PSOE después de tres años resistiendo con 84 diputados. Se da el problema añadido de que los votos que han permitido al PSOE crecer en 39 escaños son en gran parte a expensas de la fiel escudera Unidas Podemos, que ha perdido 29 escaños, de modo que a la ansiada coalición de izquierdas siguen faltándole bastantes diputados (11) para alcanzar la mayoría absoluta. Es decir, los votos de los nacionalistas siguen siéndole a la izquierda necesarios para gobernar. Parafraseando a Monterroso, tras las elecciones, el monstruo de Frankenstein todavía está aquí.

Y con el monstruo están todas las exigencias disparatadas e incompatibles que llevaron a Sánchez a romper la baraja el pasado diciembre y convocar elecciones. De momento, los tenaces pensionistas ya se han manifestado en su escenario favorito, Bilbao, para reclamar que, aprovechando la debilidad del Gobierno, se le exija el blindaje del poder adquisitivo de las pensiones con el índice de precios. Es bien sabido que esto llevaría el sistema a la quiebra en pocos años y que la única manera de evitarlo sería emprender una reforma a fondo que casi inevitablemente exigiría sacrificios más bien que blindajes. El anterior Gobierno de Sánchez, el de la moción de censura, prometió ambiguamente que llevaría a cabo el blindaje, y para Unidas Podemos se trata de un compromiso irrenunciable. Este es uno de los muchos laberintos que esperan al triunfante Partido Socialista en cuanto forme Gobierno.

El mayor laberinto de todos es, por supuesto, el del separatismo, en especial el catalán, que ahora viene crecido después de la rotunda victoria de Esquerra. Naturalmente, sus 15 escaños no le dan derecho a sacar de la cárcel a su líder y otros dirigentes, pero bien presionarán para que así sea de un modo o de otro. Esto implicaría infringir la ley o, en el mejor de los casos, conceder un indulto que ofendería a muchos. Pero esta no es, ni mucho menos, la única exigencia de un recrecido separatismo. Quieren que se acceda a su pretensión de un referéndum solamente en Cataluña sobre su independencia (por cierto, un pequeño aparte: ¿no sería más democrático y constitucional un referéndum en toda España sobre la autonomía de Cataluña?), y es evidente que lo quieren ahora, porque difícilmente pueden encontrar mejores condiciones en el futuro.

Pero hay muchos laberintos más: la financiación de todas las dádivas prometidas por el PSOE en esa campaña electoral gubernamental que ha llevado a cabo hasta el mismo día de las elecciones promete dar muchas noches de insomnio a las ministras de Economía y de Hacienda. El crecimiento de la Deuda Pública adquiere ritmos alarmantes y va camino de alcanzar el fatídico 100% del PIB. El repunte del paro en el primer trimestre de 2019 marca una ruptura de la tendencia al descenso de varios años. Podemos y el PSOE han venido negando que esto tuviera relación con el gran aumento del salario mínimo, pero últimamente ya no hablan del tema. Están también las inminentes exigencias del separatismo vasco. Y un largo etcétera...

Después de cometer horrendos crímenes, el monstruo de Frankenstein huyó al Polo Norte y prometió inmolarse a lo bonzo. En la novela no queda claro si lo hizo. Al monstruo español, por nuestra parte, le acabamos de dar cuatro años más de vida.

Gabriel Tortella es economista e historiador. Sus últimos libros son Capitalismo y Revolución y Cataluña en España (con J.L. García Ruiz, C.E. Núñez, y G. Quiroga), ambos editados por Gadir.

El norte de Navarra habla 'abertzale': Alsasua y el "voto útil nacionalista" impulsan a Bildu
Jose Mari Alonso. Bera (Navarra) elconfidencial 3 Mayo 2019

“Hemos estado abandonados de la mano de Dios durante muchos años. UPN nos ha tratado como ciudadanos de segunda. ¿Qué esperas?”. El comentario en cuestión procede de las calles de Lesaka, un pequeño municipio de Navarra de 2.700 habitantes, pero esta aseveración que encierra una profunda carga de crítica bien podría escucharse en una de las localidades que forman parte del norte de la comunidad foral, donde las urnas hablan el idioma nacionalista. De no ser por el tono que utiliza, del sentido literal de la frase bien podría interpretarse que este vecino se siente molesto por, en cierto modo, tener que justificar el color político de la localidad, como si tuviera que pedir perdón por el sentido del voto.

Pero no es así. Con sus palabras, quiere dejar sentado que este municipio respira nacionalismo de forma natural, al igual que el corredor del norte de Navarra, configurado históricamente como un coto privado del PNV y de la izquierda ‘abertzale’. El dominio nacionalista en el área limítrofe con el País Vasco y Francia es una realidad asentada que no extraña. Como tampoco lo es, al menos de 'puertas para adentro', que Lesaka haya sido una de las localidades bajo control ‘jeltzale’ que en las elecciones generales haya dado el triunfo a EH Bildu.

Es cuestión, en esencia, de cálculos. Por resultados. La experiencia electoral dice que Geroa Bai, la marca del PNV en Navarra, tiene 'a priori' la puerta cerrada a uno de los cinco escaños al Congreso de los Diputados que están en juego por la comunidad foral en las elecciones generales, mientras que para EH Bildu está entreabierta. Por ello, y más si cabe con la amenaza 'real' en estos comicios del triunfo del 'trifachito' —palabra que se ha impuesto en el vocabulario nacionalista para aludir a PP, Ciudadanos y Vox—, el denominado voto útil parece haberse orientado de un mayor modo hacia la coalición ‘abertzale’. Es el peso del 'voto útil nacionalista'.

“Bildu coge prestados votos de Geroa Bai en estas elecciones”. Quien habla, Jon, es de los que han cambiado de papeleta el 28-A. Oier, por su parte, hacía mucho tiempo que no acudía al colegio electoral en unas generales. Ellos, con el sentido de su voto, con su actitud, han contribuido a que EH Bildu haya más que duplicado el número de municipios en los que se ha impuesto en las elecciones generales. De ser la lista más votada en 32 localidades en 2016 ha pasado a ser la fuerza mayoritaria en 73 municipios, la inmensa mayoría, núcleos de la parte alta de Navarra.

En su conjunto, la antigua Batasuna ha logrado 46.640 votos, 15.000 más que en 2016 —ha pasado de recabar el 9,36% al 12,77%—, impulsada por la alta participación. Por su parte, Geroa Bai, el partido de la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, también ha experimentado un crecimiento al hilo de la mayor movilización ciudadana, si bien no ha obtenido ni la mitad de los sufragios logrados por EH Bildu —ha conseguido 22.150 votos, apenas el 6% del total, situándose como quinta fuerza política en la comunidad foral—. “Si el PSOE logró captar el voto útil en las elecciones generales que auparon a Zapatero, en estos comicios el PNV y Bildu han sabido decir ‘nosotros somos el voto útil”, subraya el profesor de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco Rafa Leonisio para explicar esta mayor movilización de la izquierda en Navarra.

En todo caso, si se habla en términos de efectividad, el notable ascenso experimentado por EH Bildu no le ha servido tampoco para lograr el anhelado escaño. Situada como cuarta fuerza en el conjunto de Navarra, la coalición ‘abertzale’ estuvo en la lucha hasta el final en dura pugna con el PSN, que le arrebató el asiento por 408 votos, a expensas del recuento del voto extranjero —aunque no parece que vaya a cambiar la situación—. No se ha logrado representación en el Congreso, pero EH Bildu valora como exitosos los resultados del 28-A, ya que considera que el crecimiento experimentado sienta las bases para ganar peso institucional en las trascendentales elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo. Pero esa va a ser otra batalla, a tenor del sentir de la calle. “Estoy convencido de que el efecto de Bildu de las generales no será tan grande en las municipales”. Palabra de Jon. En su caso, volverá a la esencia de su voto.

En todo caso, sin anticiparse al futuro, que dirá si este ascenso es coyuntural o no, el presente dice lo que dice: que en la zona norte de Navarra, donde el euskera se impone en el día a día de los ciudadanos, se habla más si cabe 'abertzale' tras el 28-A. En algunos municipios del norte donde en 2016 se habló mayoritariamente en el idioma de Podemos, que se aprovechó de la ola en la que estaba subido el partido de Pablo Iglesias en el conjunto de España, hoy se impone con autoridad el lenguaje de EH Bildu. Y hay diferentes motivos que explican su notable crecimiento, según se escucha a pie de calle. Ha habido trasvase de voto nacionalista, pero también una mayor movilización del propio electorado ‘abertzale’. La antigua Batasuna, ante la amenaza de la derecha en España, ha sido capaz de movilizar a unas bases que, históricamente, no han comulgado con las elecciones generales —de hecho, ni siquiera la propia izquierda ‘abertzale’ ha prestado interés a su presencia en Madrid hasta hace bien poco—.

Pero hay otro tercer factor muy importante. Alsasua. La condena a ochos jóvenes de este municipio a penas de entre dos y 13 años de cárcel por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en octubre de 2016 y la estratégica decisión de EH Bildu de poner al frente de la candidatura al Congreso por Navarra a la madre de uno de los condenados han incrementado los votos a la coalición ‘abertzale’ a modo de solidaridad con los condenados y de protesta por la decisión de la Audiencia Nacional, que ha indignado al mundo nacionalista.

Bera, el municipio situado más al norte de Navarra, junto a la frontera guipuzcoana, está a un centenar de kilómetros de distancia de Alsasua, pero Javi —nombre ficticio, porque no quiere identificarse— ha votado con los pies puestos en esta localidad. Y como él, asegura, otros tantos vecinos de esta población de 3.760 habitantes gobernada por EH Bildu, que ha visto cómo sus apoyos se han incrementado un significativo 52% en estas elecciones generales con respecto a las anteriores. “Alsasua, sin duda, ha influido muchísimo a la hora de votar”, asegura. Bera, al igual que “el resto de municipios” del norte de la comunidad foral, está “muy sensibilizada” con la “vergonzante” sentencia de la Audiencia Nacional y, de hecho, “muchos vecinos” han acudido a las diferentes movilizaciones convocadas en los últimos dos años largos en Alsasua y Pamplona para denunciar la condena impuesta a los ocho jóvenes. Alsasua, según se coincide en resaltar de forma generalizada, ha estado muy presente en todo el corredor norte navarro a la hora de acudir a las urnas. El ‘efecto Alsasua’ se ha dejado notar en este propio municipio, gobernado por Geroa Bai, donde EH Bildu se ha impuesto tras casi duplicar los apoyos recibidos en relación a 2016: ha logrado 1.115 votos, el 26,85% del total.

En Bera, todavía permanecen en pie los carteles electorales de EH Bildu con el rostro de su cabeza de lista al Congreso, Isabel Pozueta, la madre de Adur Ramírez de Alda, sobre el que ha recaído una de las mayores penas por el caso Alsasua, al ser condenado a 12 años de prisión por un delito de atentado a los agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones y tres delitos de lesiones con el agravante de abuso de superioridad y discriminación. A escasos metros de un panel que pide el voto para la coalición 'abertzale', llevó hace unos días su campaña electoral Navarra Suma, la coalición integrada por UPN, PP y Ciudadanos.

“Ya está bien de tratar de enfrentar a los navarros, ya está bien de imponernos la uniformidad del pensamiento único nacionalista. El nacionalismo vasco cree que el norte de nuestra tierra les pertenece. Vamos a romper la espiral de silencio impuesta por el nacionalismo. Es imperdonable que haya gente que vive con miedo a expresar sus ideas en libertad”, clamó el número uno de la lista, Sergio Sayas. Lo que es “imperdonable”, replica un ciudadano de esta localidad, es que UPN se haya aliado con el partido de Albert Rivera, una formación de “marcado carácter antiforalista” que “quiere cargarse el convenio [económico] navarro”.

Ha habido alianzas anteriores entre UPN y el PP, su socio histórico, pero este vecino considera que en esta ocasión la formación liderada por Javier Esparza ha atravesado una línea roja. “¿Pero cómo se puede ir de la mano de alguien que quiere cargarse lo que es propio de Navarra?”, censura. La coalición que lidera el partido regionalista ha ganado las elecciones generales, si bien ha perdido cerca de 20.000 votos respecto de los apoyos que las tres fuerzas obtuvieron en 2016. “Ha habido mucha gente que no es nacionalista que ha dado su voto al PSN porque no acepta esta alianza”.

Así lo consideran, entre otros, dos jubilados que apuran un vino junto a la puerta de un bar de Lesaka. A escasos metros, una pintada en una puerta reclama en euskera “amnistía y libertad” junto al símbolo de ETA. Es uno de los numerosos vestigios de la banda terrorista que aún persisten en el corredor norte de Navarra. Lo que sí ha desaparecido en términos generales son los carteles electorales de la cita con las urnas de este domingo. Da la sensación de que el municipio ha enterrado las elecciones generales a expensas de que la campaña regrese en apenas dos semanas. También la cercana Etxalar, donde la plataforma local Herri Taldea gobierna con mayoría absoluta dentro de un ayuntamiento en el que EH Bildu tiene uno de los siete concejales, parece haberse olvidado de las elecciones generales, en las que la coalición 'abertzale' ha desbancado a Podemos como primera fuerza. Tan solo unos carteles llamando al pasado Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) 'abertzale' rompe el silencio político visual de un entorno del que disfrutan numerosos ciudadanos franceses atraídos por la belleza de sus parajes.

Se impone la calma a la espera de la inminente batalla electoral, en la que, según consideran algunos vecinos de esta franja norte de Navarra, EH Bildu lo va a tener difícil para volver a imponerse en los 73 municipios en los que ha ganado en estos comicios. Como tampoco lo tendrá fácil el PSN para ser la fuerza mayoritaria en las 54 localidades en las que ha sido la lista más votada —41 más que en 2016—, entre ellas alguna gobernada por Bildu, como Tafalla. Es mayoritario el sentir de que el mapa político del 26-M va a ser “muy diferente” al que ha salido del 28-A. “No creo que Bildu gane en tantos municipios”, remarca uno de los dos jubilados tras finiquitar el vino. “Ya veremos qué pasa”, contesta su compañero de poteo antes de emprender camino a otra taberna.

"En estas elecciones, hemos realizado un gran despliegue para estimular el voto de cara a las municipales y al Gobierno de Navarra", admite Bildu

En cuestión de días, se disiparán las dudas y se verá si el viento de cola favorece a la coalición ‘abertzale’. "En estas elecciones, hemos realizado un gran despliegue para estimular el voto de cara a las municipales y al Gobierno de Navarra", reconocen fuentes de EH Bildu. De hecho, los cuatro escaños logrados en el País Vasco han superado las expectativas de la formación liderada por Arnaldo Otegi, que preveía tres asientos en el Congreso al inicio de la campaña. Una de las grandes prioridades de cara al 26-M es la de retener el Gobierno foral, que esta legislatura ha estado sustentado en el cuatripartito integrado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra. Para ello, confía en que la alianza de UPN con Ciudadanos pase factura a la formación regionalista. De momento, a nivel municipal, EH Bildu tiene garantizadas 16 alcaldías en Navarra, por ser la única fuerza que ha presentado candidatura. En su conjunto, 48 de las 272 localidades que componen la comunidad foral ya conocen a sus alcaldes por la presencia de una única lista electoral, de las que 28 corresponden a agrupaciones electorales independientes, tres al PSE y una a Navarra Suma.


Recortes de Prensa   Página Inicial