AGLI Recortes de Prensa   Lunes 13  Mayo 2019

Esto pinta fatal
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 13 Mayo 2019

"En la grande polvareda" de la demolición nacional, será el turno de Pablo Iglesias, que sobre las ruinas del Estado querrá levantar su república bolipersonal

Para los defensores de España y la libertad, claro. Sus enemigos van a encontrarse, si las urnas no lo remedian el día 26, el camino libre dos o tres años para liquidar el Estado de Derecho y el régimen constitucional que lo sustenta, con la monarquía parlamentaria y la soberanía nacional de todos los españoles como bases esenciales y, por tanto, derruibles. Unos irán a la república catalana, referéndum ilegal mediante, con la asistencia de los jueces de medio Supremo y tres cuartos de Prostitucional, que ya han mostrado la patita acomodaticia al sanchismo-podemismo con su obsceno respaldo a la candidatura de Puigdemont, por órdenes fiscales de Delgado a la que oímos: "información vaginal, éxito asegurado". Y si es fiscal, igual.

Otros irán a la república étnica vasca o euskaldún, seguramente por el camino de la catalana, que parece el más fácil, con Iceta al frente de los mozos de escuadra parlamentarios que deben favorecer el Golpe de Estado, no ya sólo en Cataluña, sino en toda España y acaudillado por un Gobierno que jurará defenderla con tanto énfasis como empeño pondrá en derribarla. Los comunistas, en fin, para los que abre camino el PSOE como en 1936, irán en lo que vaya quedando de la España nacional a la República Bolivariana Ibérica por el camino del Estado Federal, engendro palabrero con el que el PSOE viene disimulando su férrea alianza con el separatismo.

No faltarán en ese trance miñones profesorales que pidan a la Corona que se federalice, siguiendo algún ejemplo retroaragonés, pre-austracista o post-carlista, que de todo habrá y para todo sobrarán historiadores de lance. Ya en su día lo predicó el padre Arzallus (a quien sus feligreses emigrantes en Alemania llamaban El nazi, cómo sería), que exigió, en su estilo, una relación personal de la Corona con los "territorios históricos" vascos, entiéndase también navarros. El Rey debería jurar ante el roble de Guernica "Jaungoikoa eta lege zarra", o sea, "Dios y leyes viejas", como si Zumalacárregui no hubiera perdido nunca la primera guerra carlista ante los liberales.

Entonces, "en la grande polvareda" de la demolición nacional, será el turno de Pablo Iglesias, que sobre las ruinas del Estado querrá levantar su república bolipersonal, con los restos del PSOE/PPCC/PV/G/C, para entonces sólo emoticonos. Nos quedan dos semanas.

Elecciones 26-M
Ortega Lara pide a Casado que "arregle los problemas" del PP sin "ensuciar" a Vox
OKDIARIO 13 Mayo 2019

La irrupción de Vox en la escena política ha supuesto una pérdida de votos para el PP. Ante las acusaciones de los populares, los de la formación de Abascal se defienden.

Ha sido este domingo por la tarde, en un acto público de apoyo a la candidata de Vox a la alcaldía de Jaén, Salud Anguita, cuando el cofundador de Vox, José Antonio Ortega Lara, ha pedido a Pablo Casado que "ponga en orden su casa" sin "ensuciar la del vecino". En una clara defensa frente a las críticas dirigidas por el líder de los populares a la formación de Santiago Abascal, cuya irrupción en el tablero político ha supuesto la fragmentación del voto en la derecha y la pérdida de votantes del PP.

José Antonio Ortega Lara ha ignorado las acusaciones recibidas por parte de quienes tachan la aparición de Vox como una forma de garantizar el gobierno de la izquierda y ha vuelto a pedir el "voto patriótico" para su partido. El exfuncionario de prisiones, secuestrado durante 532 día por la banda terrorista ETA, insiste en que apelar al voto útil es un llamamiento desesperado y considera que el argumento "está muy depauperado".

Asegura Ortega Lara que los 25 escaños conseguidos por Vox en las últimas generales del 28-A, que avalan un total de 2,7 millones de votantes, han supuesto un paso más para que las ideas que defienden dispongan de "un altavoz" institucional. El mismo que conquistaron, previamente, con los 12 diputados obtenidos en las elecciones andaluzas lo que les ha permitido "tocar teclas y sacar al debate" temas "de los que nadie se atrevía a hablar".

Ortega Lara pide el "voto patriótico" para Vox porque el argumento del "voto útil está muy depauperado"

Y se ha mostrado muy satisfecho con el gran "movimiento social" con el que cuenta Vox, como partido político que nace apoyado en dos principios básicos: la defensa de la vida, la libertad y la propiedad, como derechos fundamentales; y la defensa de la unidad de España y de su integridad territorial.

Precisamente por esto último, el exfuncionario asegura que Vox apuesta, en materia autonómica, por recentralizar competencias y que sea el Estado quien gestione, en exclusiva, materias como educación, sanidad, justicia e interior. Dado que entienden, explica Ortega Lara, que el modelo vigente "no ha cumplido con las expectativas para las que fue creado", y en lugar de ello ha generado "diferencias, desigualdades y enfrentamientos entre las distintas comunidades".

Ortega Lara ha afirmado, además, que España debe seguir en Europa, pero ha abogado por "una Europa de las naciones, no de los burócratas".

¿Quién se fía de Rivera?
 larazon 13 Mayo 2019

Hacer cómputos electorales por bloques –de izquierdas y derechas– puede llevar a engaño o, lo que es peor, a confiar la victoria propia en el apoyo posterior de los supuestos aliados. Una cosa fue el pacto que propició el relevo en la Junta de Andalucía, después de casi treinta años de gobierno socialista ininterrumpido, con una corrupción institucional estructural (caso ERE) y un clientelismo que había convertido a la administración autonómica en la mayor empresa de contratación andaluza. La repetición de este acuerdo en otras comunidades no será automático. En primer lugar, porque no hay nada escrito que obligue a su cumplimiento y, en segundo lugar, porque tanto PP como Cs miran, como debe ser, por sus propios intereses electorales.

Los resultados de las generales del 28-A dejaron claro que la división del voto en el centroderecha no favoreció al partido que lideraba este bloque, el PP, que la dispersión aseguraba la victoria en intención de voto, pero no el número de diputados suficientes. Pablo Casado lo sabe y es lógico, por lo tanto, que pida la máxima concentración de votos en su formación. Las elecciones del 26-M se presentan como una segunda vuelta que, sin serlo, sí pueden hacer recapacitar a electores que consideren que es necesario concentrar el voto. Las autonómicas en la Comunidad de Madrid pueden ser un ejemplo de esta dispersión que sólo perjudicará a los populares. Según un sondeo de NC Report que publicamos hoy, la formación de Casado perdería 11,7 puntos porcentuales con respecto a los 33,4% de las autonómicas de 2015, lo que supondría 12 escaños menos y el 21,7%. Por su parte, Cs obtendría el 19,4%, que es un incremento del 7,1% y 27 diputados. A pesar de su ascenso, no conseguiría superar al PP, que es el objetivo prioritario de Albert Rivera.

Entre Vox, que alcanzaría el 7,9 porcentual y 14 escaños, y Cs suman casi milimétricamente la caída de los populares. Si bien el bloque de estos tres partidos obtendría la mayoría con el 50,2% de los votos y 71 escaños, deja abierta otras posibilidades que no están todavía descartadas. La más clara es que la suma de PSOE y Cs superaría, con 64 escaños, la de cualquier otra alianza improbable. Rivera dejó muy claro que no daría su apoyo a Pedro Sánchez, pero nada dijo de dárselo a otro candidato, en este caso a Ángel Gabilondo, por lo que jugará sus cartas al margen de los intereses del PP. De ahí que Pablo Casado y la candidata Isabel Díaz Ayuso deban contar con sus propias fuerzas para remontar unos datos que, sobre el papel, no son los mejores, y hacer valer la buena gestión que los populares han realizado en la Comunidad de Madrid desde 1995. Sin duda es una plaza que tiene un significado importante, por población, presupuesto y significado político.

Hay un dato de especial relevancia en el sondeo que publicamos. La operación encabezada por Íñigo Errejón con el apoyo de Manuela Carmena no alcanzaría el objetivo que se había propuesto: convertirse en una alternativa real con sumara con los socialistas. Pero es que, además, no supera a Unidas Podemos, quedándose a un punto por debajo. Entre ambos tendrían los mismos votos que en la anterior legislatura. De confirmarse estos resultados, la pugna entre Errejón y Pablo Iglesias quedaría abierta y emprendería un nuevo capítulo si caen los «ayuntamientos del cambio» de la órbita de Podemos, toda vez que Más Madrid debería abstenerse para que Gabilondo fuera presidente. Casado puede encontrar un aliado en Rivera, o no. Esa es la cuestión: la indefinición y el descrédito actual de Cs. Nadie se fía de Rivera.

El liderazgo de un Pollo Pelado sin cabeza
Nota del Editor  13 Mayo 2019

¡Qué manía ! Llevamos cuarenta años y pico oyendo la misma monserga, y el PP no ha movido un palo en favor de España y los españoles. Desde "centroman" que afirmaba que los españoles podemos hablar español en España, claro, en Madrid que es España, pero vaya Vd a cualquier lugar donde el español es lengua impropia y luego pida amparo al defensor del pueblo, a los tribunales de justicia regionales, al tribunal constitucional, al tribunal de derechos humanos y luego solicite plaza en las cataratas del Niágara para lanzarse si no tiene valor para cortarse las venas.

El PP tiene que desaparecer, previo levantamiento de alfombras, y hay que apoyar a Vox, el único grupo que defiende España y a los españoles

Sánchez impulsará la revisión de los Estatutos autonómicos para incluir la "singularidad territorial"
Luz Sela okdiario 13 Mayo 2019

La mayoría en el Congreso y Senado permite a Pedro Sánchez tramitar sin problemas las reformas de los Estatutos de Autonomía que aprueben las correspondientes Cámaras autonómicas.

La mayoría de izquierdas en el futuro Congreso, y la mayoría absoluta de que dispondrá el PSOE en el Senado, asegura a Pedro Sánchez un terreno muy favorable para impulsar una de sus medidas prioritarias: la revisión de los Estatutos de Autonomía para reconocer las "singularidades" de los distintos territorios, una de sus principales propuestas para abordar la cuestión territorial.

Según figura en el mismo programa electoral con el que los socialistas concurrieron a las elecciones generales, la intención es recoger "una definición más precisa de los aspectos identitarios, históricos, culturales, políticos y lingüísticos, así como a una organización institucional y territorial adaptada a las peculiaridades de cada comunidad". El mismo programa añade que "el límite a ese reconocimiento es la igualdad de todos los españoles y españolas en el ejercicio de derechos y libertades y la igualdad en cualquier parte del territorio".

El polémico Estado ‘plurinacional’
La propuesta abunda en el concepto de Estado ‘plurinacional’ que el propio Sánchez acuñó tras su llegada a la Secretaría General del PSOE. La revisión de los Estatutos debe ser impulsada desde las propias comunidades, y aprobados en Pleno, pero esa reforma habrá de ser luego ratificada por Congreso y Senado. Y es en estas Cámaras donde el PSOE dispondrá de las mayorías necesarias para aprobarlos, así como para evitar que el procedimiento se dilate durante años, como ocurrió en algunos casos recientes.

La reforma estatutaria está prevista en un trámite complejo, como recoge el reglamento del Congreso.
Una vez recibida en la Cámara la propuesta de reforma, la Mesa de la Cámara -donde PSOE y Podemos sumarán mayoría en la próxima legislatura- "procederá al examen del texto y de la documentación remitida, al objeto de comprobar el cumplimiento de los requisitos constitucionales y estatutarios establecidos". En caso de considerarse cumplidos, se remitirá al Gobierno y se ordenará su publicación.

La propuesta de reforma habrá de ser sometida a un debate de totalidad en el Pleno, que comenzará con la presentación de la propuesta por una delegación de la Comunidad Autónoma correspondiente. Si la votación es favorable, se abrirá un plazo de presentación de enmiendas al articulado y se remitirá el texto a la Comisión Constitucional del Congreso que, de acuerdo a los resultados electorales, estará presidida por un miembro del PSOE. La tramitación se hará después conforme a lo previsto para los proyectos de ley.

El PSOE promoverá así la "participación de las comunidades autónomas en las actuaciones y decisiones del Gobierno de España", algo que, en su opinión, "favorece una auténtica integración".

Esa participación se concretará, por ejemplo, en "el ejercicio de competencias del Estado por su carácter supraterritorial o por ser de interés general pero que inciden en el territorio de una determinada comunidad autónoma; la participación en la designación de los integrantes de instituciones del Estado o distintos organismos económicos y/o reguladores pues su actuación tiene incidencia sobre las comunidades autónomas; la participación en los asuntos europeos en cuanto las decisiones comunitarias afectan al ejercicio de las facultades competenciales de las comunidades autónomas, o la participación en la elaboración de planes y estrategias nacionales, para que todos aporten su visión del Estado".

Asimismo, se impulsará una "clarificación del reparto competencial", al considerar los socialistas que "el modelo de reparto derivado de la Constitución, con referencias genéricas y remisión a los Estatutos, ha generado diversos problemas que deben abordarse".

Esta situación, consideran, ha derivado en una "falta de claridad en el reparto, con duplicidades o ausencia de ente competente en otros casos; excesiva conflictividad al no estar bien definido el marco del reparto y, en consecuencia, excesiva intervención del Tribunal Constitucional".

Así, aspiran a recoger en la Constitución "las facultades concretas del Estado en las distintas materias competenciales, de la forma más precisa posible". "Todo lo que no se atribuya al Estado por la Constitución será competencia autonómica".

Un hombre de partido
EDITORIAL LD 13 Mayo 2019

El respeto debido a todos los muertos no pueden ser pretexto para falsificar una trayectoria política cuyas nefastas consecuencias

La muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, días después de sufrir un grave derrame cerebral, ha concitado un clamor de obituarios y declaraciones en los que todos los partidos medios de comunicación han glosado su figura como si nos hubiera dejado el último gran estadista del siglo XX.

La izquierda considera a Rubalcaba, con absoluta justicia, como un gran servidor del PSOE y el responsable de los hitos recientes del socialismo. Una trayectoria que los populares parecen celebrar también, a tenor de gestos como el del ex presidente Mariano Rajoy, que ha despedido al político socialista con un artículo que no ofrece dudas sobre su sincera admiración hacia el finado.

"Ha sido una de las personalidades más importantes de la reciente historia de España y como tal merece ser honrado y reconocido. Fue un hombre de Estado y un adversario digno de respeto y admiración".

La pérdida de una vida humana es siempre un suceso trágico, pero esta corriente natural de afecto no puede llegar hasta el extremo de falsificar la trayectoria política de un dirigente involucrado en los episodios más negros de la reciente historia de España.

Rubalcaba fue el portavoz de los últimos gobiernos de Felipe González, cuando el crimen de Estado y los apabullantes casos de corrupción que afectaban a los socialistas como el de Filesa acorralaban al PSOE y amenazaban con enviar a sus dirigentes a la cárcel y al partido a la oposición. Antes de eso, Rubalcaba había sido uno de los principales muñidores de la Logse, la malhadada reforma educativa que los socialistas impusieron a mediados de los años ochenta del siglo pasado, con la que depauperaron la educación pública en España hasta extremos nunca antes conocidos.

La vuelta del PSOE al poder en 2004 llevó también la firma indeleble del desaparecido dirigente socialista. Suya fue la estrategia de politizar los terribles atentados del 11-M, que culminaron con el cerco violento de las sedes del PP en toda España durante la jornada de reflexión y propiciaron una victoria electoral en la que tres días antes nadie confiaba.

Su papel protagonista en el Caso Faisán, el chivatazo policial que impidió la desarticulación de la cúpula de la banda terrorista ETA, fue su particular contribución a la estrategia de rendición que llevaría a cabo Zapatero durante su segunda legislatura, con Pérez Rubalcaba a los mandos de la operación.

Pocos políticos han ejercido una influencia tan decisiva en los episodios más negros de nuestra historia reciente. Por eso, el dolor personal por su pérdida y el respeto debido a todos los muertos no pueden ser pretexto para falsificar una trayectoria política cuyas nefastas consecuencias seguimos padeciendo, aún hoy, todos los españoles.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Multas lingüísticas en Cataluña: la persecución permanente
La "Plataforma per la Llengua" se jacta del señalamiento a una agencia inmobiliaria que no atendió a una cantautora en catalán.
Pablo Planas (Barcelona) LD 13 Mayo 2019

La Generalidad de Cataluña ha impuesto una multa de 1.600 euros a una inmobiliaria por no haber atendido en catalán una consulta telefónica sobre una vivienda en alquiler. La cantautora Montse Castellà denunció en la organización separatista "Plataforma per la Llengua" que había sido insultada y vejada por hablar en catalán cuando preguntaba por teléfono las características de una piso anunciado por Barcelona Business Society (Barcelona Selecta).

La denuncia data de abril del año pasado y se basa en un supuesto de catalanofobia, según la "Plataforma per la Llengua" y la propia denunciante, que escribió un artículo en El Nacional en el que aseguraba que una persona con acento italiano le había dicho "me cago en ti mala puta y en tu idioma catalán".

La empresa niega los insultos pero admite que no atendió en catalán a la demandante y acepta la sanción de la dirección general de Comercio de la Generalidad, fundamentada en un apartado de la ley autonómica de Comercio, Servicios y Ferias en el que se exige que la atención al público se lleve a cabo en catalán.

El Tribunal Constitucional sentenció que las multas a las empresas por razones lingüísticas eran inconstitucionales, toda vez que en las relaciones entre particulares no se podían aplicar los mismos criterios que en las relaciones entre particulares y administraciones, obligadas a prestar atención en las dos lenguas oficiales de Cataluña.

Sentencias incumplidas
Sin embargo, los fallos del Constitucional se toman como papel mojado por parte de la administración catalana, que no ha parado de atender las denuncias y señalamientos de la "Plataforma per la Llengua" para multar a comercios y empresas que no rotulan en catalán o que, a juicio de los activistas separatistas, no atienden bien en catalán. Así, en 2017 se impusieron se impusieron 67 sanciones y se recaudaron 75.700 euros. En 2018 la actividad sancionadora aumentó, con 79 expedientes, aunque la recaudación fue menor, de 50.800 euros.

En la mayoría de los casos se trata de sanciones a bares y restaurantes por carecer de menús en catalán o porque el personal no entiende ese idioma o utiliza el español para responder a las consultas realizadas en catalán.

Persecución del español
"Plataforma per la Llengua" es una de las entidades más subvencionadas por la Generalidad, diputaciones y ayuntamientos y la más activa en la persecución del español en Cataluña. Organiza boicots contra productos etiquetados en español y ha llegado a crear una aplicación para puntuar a los comercios en función de las competencias lingüísticas del personal.

Al hilo de la última multa de la Generalidad el candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, Josep Bou, propietario de una cadena de panaderías, ha explicado que ha sido multado en dos ocasiones por la Generalidad por incluir palabras en español en carteles con ofertas a pesar de que todos sus establecimientos están rotulados en catalán. Así, ha definido la situación como "sectaria" e "intolerable".

La profesora que vapuleó a Puigdemont: "Cataluña es un peligro para la democracia"
Marlene Wind se hizo célebre en España por dejar en evidencia a Puigdemont en una charla en Copenhague. En su nuevo libro, señala Cataluña como ejemplo de la amenaza populista
David Brunat elconfidencial 13 Mayo 2019

Marlene Wind (Skive, Dinamarca, 1963) es profesora de Ciencias Políticas y directora del Centro de Política Europea en la Universidad de Copenhague. Especialista en mediación europea, recibió el premio Mujeres de Europa en 2009 como uno de los mayores especialistas en ese campo. En España, su rostro se hizo famoso el 22 de enero de 2018. Ese día, en la Universidad de Copenhague, sometió a Carles Puigdemont a uno de los mayores escarnios discursivos que ha sufrido el 'expresident' en su periplo por las varias instituciones europeas en las que ha dado charlas sobre la independencia de Cataluña. La profesora le lanzó una batería de preguntas incómodas que Puigdemont, sorprendido, esquivó como pudo.

Wind publica ahora en España el ensayo 'La tribalización de Europa' (Espasa), en el que señala el populismo identitario como una de las grandes tendencias globales y, al mismo tiempo, uno de los mayores peligros para la democracia y el Estado de derecho. Cataluña ocupa en las sucesivas páginas del ensayo un papel fundamental como paradigma de tribalización de una sociedad, junto a Hungría y Reino Unido.

PREGUNTA. En el primer párrafo del libro ya pone usted las cartas sobre la mesa con Cataluña. Se refiere al independentismo como "movimiento populista".
RESPUESTA. No hay más que ver cómo actúan. Emplean las mismas tácticas que vemos en otros populismos identitarios, es decir: utilización de los medios de comunicación, simplificación de temas complejos, uso de ardides para llamar la atención de la prensa, también esa forma de singularizarse como un pueblo especial con una cultura superior a la española. Es la retórica clásica del "ellos contra nosotros" basada en eslóganes simplistas, típica de regímenes como el de Hungría. Incluso esa obsesión de celebrar referéndums para escuchar la voz del pueblo como esencia de la democracia. ¿Quién es el pueblo, solo el que vota? Es populismo de manual.

¿Quién es el pueblo, solo el que vota en un referéndum? Es populismo de manual

P. Esa descripción no coincide precisamente con los altos valores democráticos y progresistas que pregonan en Cataluña.
R. Lo sé. Es realmente una paradoja, pero es una táctica muy deliberada. El independentismo catalán necesita apoyo internacional para tener algún éxito, y para ello ha de convencer en Europa. El problema es que si tomas su retórica y la comparas con sus hechos no se sostiene. ¿Cómo podrían abrazar el proyecto integrador europeo si ni siquiera son capaces de abrazar el proyecto común español? Esa es la pregunta que muchos europeos se hacen. La retórica del independentismo catalán es pura contradicción y la gente en Europa se está dando cuenta.

P. En Cataluña le responderán que le han tendido la mano a España durante 40 años y ya se han hartado de que la respuesta sea el expolio y la opresión.
R. Quizá fuera verdad durante la dictadura de Franco, pero eso ya es historia. España es hoy un país muy descentralizado en el que las autonomías deciden sobre muchos aspectos como el sistema educativo, la cultura y los medios de comunicación. Cataluña estuvo seguramente oprimida durante la dictadura, pero me cuesta creer que ese sea el caso hoy.

P. Usted es danesa. Seguramente sabe que a los líderes catalanes les gusta decir que Cataluña será la Dinamarca del Sur cuando sea independiente. ¿Qué le parece?
R. (Carcajada). ¡Pero ya no lo dicen! [en referencia al rapapolvo que se llevó Carles Puigdemont en su visita a la Universidad de Copenhague]. Es un poco rara esa comparación. Si se refieren a mejorar la calidad de vida y el Estado del bienestar, los catalanes gozan ya de estándares muy altos que han alcanzado con mucho esfuerzo, es verdad, pero también gracias al resto de España. La prueba es que Cataluña es un lugar privilegiado, una de las autonomías más ricas. Solo por el hecho de que una de las bases de la independencia es la insolidaridad hacia el resto de España, con quien no quieren compartir su riqueza para que ellos también se conviertan en esa presunta Dinamarca del Sur, invalida cualquier comparación con mi país. Sencillamente me parece inapropiado.

P. Quizá lo digan por ese complejo tan español de creer que en Escandinavia todo es mucho mejor.
R. Es posible. Aunque no creo que sea muy amable por parte de los catalanes distinguirse del resto de España diciendo que ellos son como escandinavos en base a extraños argumentos. Quizá deberían tratar de mejorar el conjunto de España y contribuir al desarrollo al social en lugar de intentar situarse por encima.

P. ¿Tiene salida este conflicto?
R. Se pueden hacer muchas cosas si se retoma el diálogo entre Madrid y Barcelona, si se abren canales de comunicación. Y aquí me gustaría referirme a los muchos errores que ha cometido el Gobierno español, particularmente el anterior de Mariano Rajoy. Desde Madrid, se puede manejar el conflicto catalán mucho mejor de lo que se ha hecho hasta ahora. Se ha infravalorado el poder de comunicación del movimiento independentista, fue un error quedarse en silencio durante años y no responder a sus 'fake news' y sus historias tergiversadas. La Generalitat ha sido muy hábil propagando esa narrativa de la nación oprimida, del maltrato por parte de Madrid. Y me sorprende que Madrid no hiciera nada al respecto. El Gobierno español ha demostrado no entender cómo funcionan las redes sociales, cómo trabajan los medios internacionales, no ha entendido lo importante que es decirle al mundo que España es una democracia plena con un gobierno legítimo que está tratando de solucionar el conflicto catalán lo mejor que puede.

En definitiva, ha sido muy fácil para los independentistas venderle su discurso a los medios internacionales, que se han tragado sus historias sin siquiera preguntar a Madrid si eso es así o no. El Gobierno de Pedro Sánchez parece que ha entendido mejor que hay que contrarrestar la propaganda, pero también tender la mano para el diálogo. No puedes solo enviar a las fuerzas policiales y quedarte callado. Ese fue el gran error. Espero por el bien de España que Pedro Sánchez haya aprendido la lección.

P. Mucha gente en España critica el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. La reunión en Barcelona entre Pedro Sánchez y Quim Torra se interpretó como una traición, hay campañas políticas que se han basado exclusivamente en rechazar el diálogo. No lo ponen tampoco fácil los españoles.
R. Criticar el diálogo con Cataluña es una forma muy inmadura de reaccionar por parte del resto de España. Ahí está el enorme crecimiento de Vox. Las sociedades civilizadas necesitan el diálogo. Del lado separatista deben bajar las armas, empezando por dejar de propagar mentiras sobre España y abandonar ese lenguaje violento de hacer ver que viven bajo una dictadura. En el resto de España han de entender que la única salida es el diálogo y la negociación. Nada va a mejorar si se critica continuamente a Pedro Sánchez por acercarse a los políticos catalanes. No existe otra alternativa. Todas las voces han de ser escuchadas, también las de los independentistas.

P. ¿Que sucesivos gobiernos hayan permitido a Cataluña llevar al extremo el proyecto independentista demuestra que España es el país más tolerante y receptivo de Europa, o por el contrario demuestra que es un país débil?
R. Es increíble que España permitiera a los catalanes hacer todo lo que han hecho. Ha demostrado lo peligroso que es no contrarrestar la narrativa populista y quedarte en silencio. Ya metidos en esa dinámica, tendrían que haber seguido igual con el referéndum. Ignorarlo, darle la espalda. Los independentistas deseaban que hubiera problemas y lo lograron. Fue un referéndum poco serio, con gente votando varias veces y la mayoría de catalanes quedándose en casa, y aun así lograron transmitir a los medios internacionales que aquello era una lucha por la libertad contra la opresión de Madrid. El Gobierno debería haber pensado: "Si miles de catalanes quieren pasar la tarde votando en un referéndum, pues muy bien". Pero ocurrió todo lo contrario.

Permitir a Cataluña desarrollar una educación que dificulta hablar castellano en las aulas es algo que no habría pasado en ningún otro país europeo

P. El tribalismo bebe de distintas fuentes según el país en el que se desarrolle. En su libro, usted incide particularmente en la educación en Cataluña.
R. Permitir a Cataluña durante décadas desarrollar su propio sistema de educación, en el que se dificulta hablar en castellano en las aulas, es algo que no habría pasado en ningún otro país europeo. Habría sido inconcebible. Es muy fácil adoctrinar a las generaciones jóvenes con sentimientos separatistas si no se les inculca un sentido de pertenencia a su país, en este caso España. No digo que en la escuela haya que arrinconar el catalán, un idioma bonito y fuerte, pero no puede ser el único idioma de enseñanza. No sé cómo España no ha insistido todos estos años en algo que para mí es fundamental para explicar todo lo que está ocurriendo.

P. La escuela en catalán fue una concesión al nacionalismo de Jordi Pujol para purgar los pecados de la opresión cultural franquista.
R. Está bien, pero eso hay que revisarlo. Sencillamente se me hace muy extraño que un país que quiere permanecer unido no insista en que la lengua común se sitúe al mismo nivel que el catalán. Cuando permites que el castellano sea reducido al mismo número de horas que el inglés creo que estás muy lejos de entender cuán importante es una lengua para la unidad de un país. Me apena que los niños y jóvenes en las escuelas catalanas no aprendan bien un idioma tan poderoso a nivel global como el castellano.

P. La discriminación positiva es justamente la forma de proteger un idioma minoritario y oprimido durante siglos frente a un idioma tan dominante como el castellano. Ese es el argumento que emplea Cataluña, donde se considera una política totalmente exitosa que ha favorecido la cohesión social.
R. Es un argumento ridículo, permítame que le diga. Fíjese en todas las lenguas minoritarias de Europa. Hoy son más fuertes incluso que en anteriores generaciones. La cultura no se suprime por la integración europea o por culpa de las lenguas predominantes. Al contrario, hoy la gente habla varios idiomas, su lengua materna más inglés o francés y no sienten que su lengua esté oprimida. El catalán nunca desaparecerá por dejar entrar el castellano en la escuela, es un argumento artificial. La cultura catalana tiene una identidad fuerte con mucha penetración social dentro de Cataluña. No deberían ser chovinistas hacia aquellos que hablan castellano y que quieren vivir en una España unida.

P. Está tocando quizás el punto emocionalmente más sensible de todos.
R. Lo sé, y es la raíz de todos los problemas. Es difícil discutir con los catalanes sobre este tema, son muy sensibles, pero hay que cambiar el modelo si se quiere que las futuras generaciones de catalanes sientan España como algo suyo. No existe otro lugar de Europa en el que eso ocurra. En Suiza, los cantones enseñan en su lengua predominante, pero jamás usan ese idioma como arma contra la unidad del país. Al contrario, los suizos se esfuerzan para que todo el mundo se maneje bien en todos sus idiomas oficiales. Igual en Bélgica, donde dos grandes minorías hablan flamenco y francés sin usar la lengua como herramienta de odio. Todos los rótulos y señales están en ambos idiomas. ¿Por qué no puede suceder lo mismo en Cataluña? Prohibir los rótulos en castellano envía un mensaje muy negativo al resto de España: no nos gustáis. Es un mensaje lleno de odio y no creo que el odio haga avanzar a Europa. Fíjese en lo que ocurrió en los Balcanes en los años 90. Es muy contradictorio decir que abrazas los valores europeos cuando no permites rotular un negocio en castellano. Insisto, me parece una forma muy chovinista de conservar tu cultura.

P. ¿Cataluña ha sido la gasolina en el fuego de Vox?
R. Por supuesto ha influido, pero no diría que es la única razón. El tema de la inmigración es fundamental. Lo de Vox es un fenómeno que se alimenta de varios frentes.

P. Si la tribalización es el mayor peligro para el futuro de Europa y Cataluña es una de las puntas de lanza de esa tribalización, la conclusión parece obvia.
R. El movimiento tribal no es exclusivo de Cataluña, lo vemos en muchas partes de Europa. Entiendo que a los independentistas catalanes no les guste verse en el espejo como gente tribal sino como una sociedad moderna y sofisticada y muy democrática. Sin embargo, envolver la acción política en identidad cultural es tribal. Es lo de 'Hungría solo para los húngaros', o el movimiento del Brexit que añora los viejos días imperiales del 'Britannia rule the waves' y mira con desprecio a Europa porque no es tan sofisticada como ellos. La tribalización ha contagiado a varios lugares y es un peligro enorme para la convivencia. Si dejamos que triunfe es capaz de romper la Unión Europea. Ese es mi mensaje en este libro.

P. ¿Cómo interpreta que el independentismo catalán sea fundamentalmente un movimiento de clases medias acomodadas?
R. Los votantes del Brexit y de Donald Trump tienen un perfil similar, salvando las distancias. Gente acomodada, blancos y conservadores. Es curioso que los pobres y los mejor educados quieran la unidad y las clases medias luchen por un nacionalismo tribal. Los asuntos identitarios han calado muy fuerte entre las clases medias occidentales. Parece como si cierto tipo de gente estuviera buscando un sentido a sus vidas y hayan abrazado el nacionalismo para reforzar su autoestima e identidad.

P. Es curioso como los nacionalismos, particularmente en España, se consideran a sí mismos movimientos progresistas. Su retórica seduce incluso a los partidos de izquierdas.
R. El independentismo y el populismo de derechas usan el mismo discurso, se pongan como se pongan. Si usas la cultura como arma, si empleas constantemente la retórica del 'ellos contra nosotros', da igual si te consideras progresista o el summum de la democracia, lo que estás haciendo es una guerra cultural y eso es de derechas. Siento decirlo.

P. Usted en el libro lamenta lo difícil que resulta a los gobiernos y a las élites académicas oponerse a las políticas identitarias. ¿Por qué cuesta tanto?
R. Porque los populistas han sido muy listos y habilidosos al construir un discurso en el que el enemigo son las élites políticas e intelectuales. Los vimos en Estados Unidos y lo estamos viendo en Europa. Dicen: ¡las élites están oprimiendo a la gente corriente, al pueblo! Y esos académicos, que en el pasado lucharon por los valores liberales, no insisten ya más en eso porque luego la gente los tacha de élites despóticas y les manda callar. Muchos políticos e intelectuales siguen en 'shock' por lo que ha ocurrido con Donald Trump y el Brexit, y ahora prefieren callar. Piensan "me equivoqué al no ver venir el auge del populismo. Si eso es lo que quiere la gente, pues adelante". Y es un grave error. Necesitamos más que nunca defender la diversidad y los valores liberales como garantía de futuro para la Unión Europea. No debemos ser tolerantes con los intolerantes, no podemos albergar dentro de Europa a ese tribalismo excluyente que socava la democracia liberal que tanto sufrimiento ha costado. Mi libro es un grito de alerta a los líderes políticos de Europa, porque no están a la altura del momento histórico que vivimos. Estamos asumiendo lentamente los valores de la democracia iliberal, viendo cómo se socavan las instituciones sin que nadie haga nada. Yo no quiero vivir en una Europa con los valores democráticos de Rusia.

P. Intuyo que para usted Cataluña es un ejemplo de democracia iliberal.
R. Absolutamente. La Generalitat usa esas técnicas al lanzar al pueblo contra las élites españolas, al considerar el juicio del Tribunal Supremo como ilegítimo porque está manipulado por el poder político. Vivir inmerso en las teorías de la conspiración es uno de los rasgos más evidentes de la democracia iliberal y un peligro para nuestro sistema democrático. Inventarse historias sobre el enemigo, que en Hungría es Bruselas y en Cataluña es Madrid, intoxica a la sociedad. Sus responsables políticos demuestran una gran falta de respeto por la democracia y por el Estado de derecho. Debemos levantarnos contra la tribalización urgentemente, pero de un modo civilizado. No gritar como hacen ellos, porque gritan mucho. Los gritos y el odio no son la solución.

Yo quiero mi independencia, ofrezco diálogo y negociación
Nota del Editor 13 Mayo 2019

Ofrezco diálogo y negociación, claro, pero con gente honesta y honrada. Atributos carentes en la mayoría de los profesionales de la política. Como en España hay tipos muy válidos, seguramente subcontrataré la sanidad y la seguridad. De la justicia, educación y demás me encargaré personalmente, no puedo fiarme de lo que hay.

Vox, en el País Vasco: ¿proyecto de futuro o de fracaso?
Francisco López  latribunadelpaisvasco.com 13 Mayo 2019

A estas alturas es absurdo hacerse trampas en el solitario. En el País Vasco, una vez que la izquierda ha quedado reducida a un papel sumiso y servil del secesionismo, el 28 de abril ha supuesto una debacle sin precedentes del constitucionalismo. Además, en el peor momento, cuando el ultranacionalismo vasco, tanto el “moderado” como el de las pistolas, nos tiene preparada tras las próximas e inminentes autonómicas una crisis aún más grave que el golpe de Estado del 1-O.

Había expectación sobre el papel que Vox haría en Euskadi. Se partía de un principio, cultivado por los nacionalistas y la izquierda sumisa, de que en la Arcadia euskalduna no había hueco para un partido que fuera además de españolista, “xenófobo, homófobo, machista y franquista”. Imposible. Una vez que han hablado las urnas, mientras a nivel nacional los así calificados obtenían 2.677.173 votos con el 10,26 % del total, en el País Vasco el resultado era de ocho puntos menos, siendo especialmente significativo Guipúzcoa, con un pobre 1,63 %.

El pueblo natal de su dirigente, Santiago Abascal, ni tan siquiera llega a la media provincial. Amurrio, con 152 sufragios y 2,47%, creo que es el mejor ejemplo de un fracaso: ni en tu pueblo te votan. La localidad con más éxito ha sido Ribera Baja en Álava donde se ha llegado a un asombroso 8,02%.

Otro aspecto a valorar es que, comparando con 2016, ese crecimiento se ha producido exclusivamente canibalizando el voto constitucional de PP y Ciudadanos. Incluso sumando las tres fuerzas y con tan alta participación se han perdido votos (1).

En principio, el fracaso es evidente e inapelable. De todas formas, recordemos que se suponía qué era imposible que una fuerza de este tipo pudiera implantarse en Euskadi y al menos, en ese aspecto, llegar al 2,21% ya supone un cierto grado de implantación y de los datos obrantes existe la posibilidad real de que en Guecho los 2.484 sufragios (5,09%) y en Irún los 1.123 votos (3,33%) puedan obtener un concejal, lo que no dejaría de ser un hito, ¡un electo “ultra”! Si en las municipales guardan la fidelidad de voto, gracias a la previsible menor participación, también tienen posibilidades en localidades como Santurce o Basauri, donde pasan del 2%.

Y, sin embargo, hay margen de recuperación

Ante estas perspectivas tan negras, cuando vamos a entrar en la tercera década de este siglo, se empiezan a evidenciar profundos cambios en la sociedad y políticas vascas, que paradójicamente ofrecen a los partidos constitucionalistas en general y en particular a una fuerza como Vox no implicada en el “consenso progre”, la posibilidad de recuperación y ganar espacios al asfixiante nacionalismo que ahoga la libertad en Euskadi. Estos son algunos de los factores que hasta ahora no han sido suficientemente valorados:

. El fracaso de las consultas consultivas sobre la autodeterminación en el País Vasco evidencian que si bien hay un núcleo duro de ultras en el PNV y en la coalición EH-Bildu, un importante sector de sus votantes tiene escaso compromiso ideológico. Es decir, más de los que inicialmente sospechábamos les votan por inercia, tradición familiar, por “ser de izquierdas”, por su gestión a secas o… sencillamente porque no se han planteado otra cosa, ya que los “nuestros” tampoco han sido capaces de ponerles frente al espejo de sus contradicciones.

. Como en todos los países de Europa occidental, el factor inmigración está cambiando radicalmente la estructura poblacional vasca. Euskadi no es diferente a nuestros vecinos europeos. A pesar del férreo control de medios, las tensiones por el aumento de actos delictivos, problemas de convivencia comunitarios, dependencia de ayudas sociales, son evidentes y salen a la luz. Un sector de la población está molesto por lo que consideran impunidad por los comportamientos de parte de los inmigrantes y si bien aún no se han traducido en cambios electorales a nivel global, si ya tuvieron eco en las elecciones municipales de 2015: el uso de este tema salvó a Maroto de lo que previsiblemente iba a ser un desastre y ahí está el sorprendente resultado de Yolanda Couceiro en Portugalete, donde desasistida por las siglas con las que se presentaba y en solitario, logró unos asombrosos 770 votos (3,29%) con una campaña basada en la denuncia de este problema.

. El factor inmigración tiene un segundo plano. La presencia de decenas de miles de inmigrantes ya nacionalizados, muchos de ellos hispanoamericanos, poco a nada afines al nacionalismo y que son los primeros en sufrir los efectos de la inmigración ilegal, tanto a nivel de seguridad ciudadana como de empleo (2). No está mal recordar que Donald Trump, con su programa de control migratorio, consiguió el mayor apoyo obtenido nunca por un presidente republicano entre el colectivo de los nacionalizados. Es decir, los partidos constitucionalistas, en general, y Vox, en particular, tienen un nicho de voto para atraer en un corto plazo.

. ?En el tema de la inmigración, tanto el PNV, como la izquierda y EH-Bildu se han caracterizado tanto en Madrid como en Vitoria por la oposición y torpedeo a toda iniciativa eficaz de control, posicionándose en contra de que España tenga una política seria y coherente en esta materia, siguiendo el camino marcado por países como Australia, Suiza o sin irnos tan lejos, Andorra. Y esto les ha salido y les sale gratis porque nadie, absolutamente nadie, empezando por Vox, ha puesto sobre la mesa este apoyo tácito a la inmigración ilegal y a la protección de los delincuentes extranjeros.

?La ley de Violencia de Género y toda la demás legislación “de igualdad”, tanto la ya implementada como la prevista para los próximos meses, ha dejado, está dejando y va a dejar miles de agraviados, producto de la abolición práctica del principio de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Vox, como único abanderado en una materia donde izquierda y ultranacionalistas se han pringado a niveles inimaginables apoyando el descerebrado feminismo interseccional, podría ser el más beneficiado.

. Otra derivada es el apoyo que en Euskadi todo el ultranacionalismo vasco ha realizado a la llamada “diversidad sexual” y cuyo extremo más delirante ha sido la aplicación de hormonas a menores de hasta cuatro años para el cambio de sexo, por supuesto sin respaldo científico que avale la eficacia del “tratamiento”. Cualquier 'friki' de esta materia, que debería estar reservada al ámbito privado, obtiene apoyo, financiación y hasta privilegios. En Navarra, los delirios en esta materia se han plasmado en el programa Skolae que sorprendentemente ha estado desaparecido en la campaña electoral vasca, como si Geroa Bai no tuviera que ver nada con el PNV.

. Los nuevos votantes. Una de las características de las últimas elecciones generales fue la gran implantación de Vox entre los jóvenes. La experiencia catalana nos indica que si bien el control ultra de las escuelas las convierte en fabrica de independentistas, la propia asfixia identitaria también fabrica rebeldes. Desde que el mundo es mundo, juventud es rebeldía o al menos rechazo al poder y para los menores de treinta años el poder omnímodo y total es PNV y EH-Bildu. Los que mandan, unos en las instituciones y los otros en los ayuntamientos, sindicatos y cultura. Recordemos que en Cataluña la resistencia se impulsó gracias a los jóvenes, en especial los Jóvenes de Artos que protagonizaron la primera gran respuesta en la calle al 1-O. Ese es un factor a explotar, en especial cuando es un grupo, en especial los varones, que se va a ver duramente afectado cuando se desarrollen las reformas legales que van a invertir la carga de la prueba en los casos “de género”.

. El ultranacionalismo vasco ha abrazado el animalismo incluso en sus variantes más absurdas. Por primera vez existe la posibilidad de introducir una cuña en el hasta ahora absoluto monopolio del mundo rural por los secesionistas.

Errores de campaña
Lo cierto es que todas estas posibilidades de erosionar el monopolio político del secesionismo vasco han sido desaprovechadas, tanto por Vox, que gracias a sus planteamientos generales hubiera sido el máximo beneficiario, como por PP y Ciudadanos. Pero también hay que dejar claro que en todos los casos son inocentes los responsables políticos y la militancia de los partidos constitucionalistas en el territorio vasco.

La disolución de ETA no se ha traducido en la llegada de la libertad política. El miedo a entrar en listas electorales, a significarse públicamente en los ámbitos local y provincial, a realizar una normal actividad, lleva a que sólo una mínima parte de los afiliados esté en condiciones de realizar una acción política normalizada. Y al no lograr listas, no avanzan en las elecciones, no consiguen electos y no pueden conseguir medios y personas con dedicación exclusiva.

Esto se traduce a una dramática debilidad de las estructuras de las tres fuerzas políticas en el País Vasco y en menor medida en Navarra. En este campo hay una responsabilidad de los aparatos centrales que deberían ofrecer el máximo apoyo, de modo que todo lo que se pueda hacer a distancia fuera asumido por voluntarios desde fuera del territorio vasco-navarro: gestión de redes sociales, elaboración de dosieres informativos, vídeos, memes, material de propaganda, confección de octavillas y folletos, traducciones al y desde el euskera, asesoría en materia de comunicación, etc.

Esto ha sido particularmente evidente en el caso de Vox cuya debilidad de estructuras es dramática y se ha traducido en una campaña electoral deprimente. Y esto es exclusiva responsabilidad de una dirección que habla de “Reconquista”, pero que en el País Vasco no ha puesto ningún medio para iniciarla. Esperemos que ahora que a nivel nacional ya hay consolidación, se planteen qué hacen con los vascos.

Cuando los medios son dramáticamente escasos y además se cuenta con la hostilidad y odio de la práctica totalidad de los aparatos informativos, como ocurre en el territorio vasco-navarro, es más necesario que nunca optimizar recursos y ese ha sido el gran fracaso de Vox, campo en el que ha cometido errores letales.

. Plantearon una campaña idéntica al resto de España. Un responsable de Vox me lo dijo con franqueza en una red social: “decimos lo mismo en todos los sitios”. Error. Ese fue el gran error de UPYD y en el que se vuelve a tropezar. En todos los sitios hay que defender los mismos principios, pero la realidad de un país tan grande y variado como el nuestro impone una adaptación de discursos, tanto a nivel territorial como en segmentos de población. No es ni esconder ni engañar, es poner el acento en aquellos aspectos que más pueden interesar al destinatario. Esto es de preescolar de Comunicación.

. En unas elecciones, tan importante como movilizar a tus votantes, es desanimar y desmovilizar a los adversarios. No se hizo nada en esta línea.

. Se realizó una campaña identitaria en torno a España, lo cual teniendo en cuenta que en Euskadi mucha gente o es hostil o ni frío ni calor, no auguraba, tal como se vio en la práctica, mucho éxito a la hora de penetrar en esos votantes nacionalistas que votan por inercia, tradición familiar o ignorancia. Hubiera sido contraproducente que Vox escondiera la bandera, pero que en el plano iconográfico fuera el gran referente, no auguraba nada bueno. Sólo quiero recordar algo: Gregorio Ordóñez no necesitó envolverse en la rojigualda para convertirse en un peligro para ETA y sobre todo rescatar votos del PNV… al contrario. Fue su capacidad de atracción al votante nacionalista menos ultra la que le hizo peligroso y precipitó su asesinato.

. Cuando se parte de una situación de debilidad, tanto en medios como a pie de calle, no hay que dispersar mensajes y no hay que hacer experimentos. Vox en Euskadi, siguiendo la línea nacional, abarcó demasiado en vez de concentrarse en lo único que en Europa ha provocado grandes trasvases de voto desde la izquierda a la derecha: la inmigración. Este tema ha puesto negro sobre blanco la hipocresía progresista en materias tales como igualdad y derechos de las mujeres, seguridad ciudadana, cultura y religión, vivienda, empleo, renta garantizada y presión fiscal, sanidad, educación, etc. Quizá en estas primeras elecciones el resultado no habría sido espectacular pero se pondrían las bases para una acción a medio y largo plazo a fin de destrozar la primacía ideológica que una izquierda cutre y casposa ha impuesto en el País Vasco. España es Europa, y aunque a veces se tarde más, siempre se han repetido los mismos fenómenos y movimientos ideológicos.

?. Obviamente, aunque se centre la campaña en la inmigración, es inevitable asumir dos o tres temas más sobre los que incidir. En la región donde las “amas” han estado tradicionalmente más empoderadas que en ningún otro sitio de España desvelar la estafa de la ideología de género era singularmente fácil. O el tema rural… ¿Cómo es posible que el partido del agro y la caza haya estado total y completamente ausente en este tema, sin mensajes específicos, cuando la inquietud en ese sector era tan grande que se vivió una gran manifestación en San Sebastián?

. Preocupación por la gestión de las Administraciones Públicas. El votante vasco siempre ha estado singularmente interesado en esto, tanto que el PNV ha labrado su éxito en proclamar su gran capacidad de gestionar las instituciones. Real o no, ese es su gran poder y su aval para exigir el desmantelamiento de la Administración estatal. Gregorio Ordóñez lo percibió con claridad, logrando apoyos en las elecciones al volcarse en la gestión municipal desde su puesto de concejal y decir con audacia algo que retrata cómo la prioridad era ir a pescar en los caladeros de votos nacionalistas: “El PP es la versión mejorada del PNV”. (3) El desinterés de Vox por esta materia ha sido completo.

. Sus planteamientos no se enuncian de modo didáctico. Una de las cosas que más asombran y que fue general a los tres partidos de centro y derecha, es la falta de pedagogía. Parecía que se dirigían en exclusividad a convencidos, cuando había que explicar el porqué era importante mantener la unidad de España, cambiar la actual ideología de género, la política inmigratoria o el modelo de gestión económica basado en abrasar a impuestos.

. Una de las grandes apuestas de Vox fue la ilegalización de partidos independentistas, que cuenta con un rechazo abrumador en el País Vasco. Si hay algo que pedir a las fuerzas políticas es el realismo: que no vendan imposibles. Es cierto, como dicen sus dirigentes, que en Portugal, Francia o Alemania están prohibidos los partidos independentistas. Formalmente sí, pero en la práctica todo el mundo sabe, cuando Portugal tenga una grave crisis, qué fuerza exigirá la confederación o incluso independencia de Madeira; quiénes son los partidos independentistas de Córcega, Bretaña, Iparralde, Occitania o Rosellón, y, en Alemania, quién defiende la secesión de Baviera o la anexión de la zona danesa de Schleswig-Holstein a Dinamarca (4).

. Como ya le ocurrió a UPyD, a Vox se le ha atragantado el tema foral y eso que en el País Vasco teníamos un modelo de estrategia fácil de seguir, el del PNV. En 1978, lanzó un mensaje a la sociedad claro e inequívoco que se puede resumir en algo así como “queremos la secesión, pero no hay prisa, por eso estando en contra de la independencia nos puedes votar con tranquilidad porque nuestro plan va a largo plazo, y mientras tanto hay cosas más acuciantes que nosotros gestionaremos mejor”. ¿No se podría hacer un planteamiento similar reconociendo expresamente que la modificación del estatus foral y autonómico se realizaría de forma gradual y con el respaldo de una sociedad a la que se va a informar?

. Deficiente gestión de las redes sociales. Aunque finalmente los datos del escrutinio han evidenciado que su influencia estaba sobredimensionada, cuando hay hostilidad y/o apagón en la práctica totalidad de los medios informativos, como ocurre en el País Vasco y Navarra, la comunicación a través de ellas se convierte en crucial para ampliar la base social. Producto de esa falta de medios atrás denunciada, el panorama de la sección vasca y navarra de Vox es desolador. Salvo Nerea Alzola, que ya partía de una experiencia política y se nota, Vox-Navarra y algún militante suelto, el resto de las cuentas presentaban una absoluta carencia de contenidos propios. Se limitaban a reproducir noticias de las cuentas nacionales y poco más. En resumen, un desierto que en vez de dar impulso, se convertía en un hándicap al ofrecer la imagen de fuerza sucursalista “de Madrid”. Así, no es extraño que el ultranacionalista Diario de Noticias de Álava, en un análisis del uso de redes por las distintas fuerzas durante la campaña, con regocijo pusiera el foco en este monumental error.

Camino a las autonómicas. La necesidad de un nuevo rumbo
Tras los extraordinarios resultados de PNV y EH-Bildu en las elecciones generales, ya se da por seguro que para otoño habrá adelanto de las elecciones autonómicas, decidiéndose directamente el futuro de España, tal como la conocemos. Durante esta legislatura ha estado funcionando una comisión parlamentaria que supuestamente plantea la actualización del Estatuto de Guernica dentro del marco constitucional, pero que en realidad va a alumbrar una unión confederal que dinamitará fácticamente la Constitución de 1978. Han aprendido del secesionismo catalán y el golpe de Estado que consume la ruptura lo harán con el control de todos los mecanismos de poder, empezando por la Justicia.

Esto supone para las formaciones constitucionalistas un desafío al presentarse en el momento más crítico, con un electorado envejecido y desmotivado, con unas estructuras reducidas a su mínima expresión y una sociedad civil completamente desmovilizada, incapaz de disputar al ultranacionalismo las calles como sí han hecho los catalanes.

Dentro de los constitucionalistas, para Vox la situación es aún peor tras la debilidad electoral mostrada en las elecciones generales. Cara a las municipales y forales, prácticamente no hay margen de reacción con un planificación ya hecha, pero aún pueden introducir matices y pequeños cambios que permitan preparar la que será la cita autonómica, donde si tienen las ideas claras y no cometen errores, podrían dar la sorpresa al no estar implicados en el “consenso progresista”.

Estas son algunas de las líneas que tendrían que acometer, por supuesto compatibles con otras:
. Inmigración, inmigración e inmigración. Los nervios con los que están reaccionando los partidos y medios vascos a plantear este tema, son el mejor síntoma de que es la mejor línea a seguir.

. Centrarse en la inmigración permite después desarrollar otros aspectos del programa en temas sociales que son duramente impactados por la falta de control en las fronteras: seguridad ciudadana y justicia, igualdad, cultura y religión, vivienda, educación y sanidad, renta básica y otras ayudas sociales, etc. Al afectar a cuestiones sociales decisivas para la izquierda, en especial Podemos y EH Bildu, su base electoral puede tambalearse en cuanto se ponga el foco en los efectos actuales y sobre todos futuros, gracias a las medidas legislativas de apoyo a la inmigración y a la delincuencia, tanto actuales como en cartera para su inmediata aplicación con la nueva legislatura, que figuran en sus programas (5).

. Concentrarse en inmigración debe inevitablemente complementarse con otros temas, porque cuando el discurso gira única y exclusivamente en torno a una cuestión, lógicamente genera desconfianza. En este aspecto es vital no dispersarse y ceñirse a dos o tres temas bien seleccionados.

. Administrar los esfuerzos de sus sufridos militantes y los escasos recursos, concentrando la propaganda en aquellas zonas geográficas y grupos poblacionales entre los que ese discurso puede ser mejor comprendido y recibido. El resto habrá que fiarlo a lo que pueda caer de las intervenciones en los medios generalistas.

. Revitalización de las redes sociales, que sean vivas, dinámicas y todos los días hay que incluir noticias, denuncias, reflexiones sobre su ámbito local y regional, evitando esa imagen sucursalista que dan ahora. El curioso que llegue a sus cuentas, sea o no sea simpatizante, tiene que sentirse atraído a su seguimiento.

. Generación de vídeos, memes, resúmenes y informes, octavillas que sean didácticos. Su difusión por las redes sociales, incluido guasap, sí hará que éstas sean eficaces. En un territorio tan hostil como el vasco, el objetivo no debe ser defender principios sino explicarlos a un público que está en la inopia más absoluta.

. Pacto de no agresión entre los partidos constitucionalistas, al menos hasta que pasen las elecciones autonómicas, con mesas de coordinación con capacidad de resolver conflictos. Se olvida frecuentemente que cuando se entra en guerras fraticidas entre fuerzas del mismo bloque se suele generar desaliento y abstención, que es lo único que no nos podemos permitir. Gracias a la pluralidad de planteamientos cada fuerza tiene bazas propias que no tienen los demás de erosionar el asfixiante dominio nacionalista.

. Y como dicen los expertos en comunicación que el último punto es el más importante, la necesidad más urgente: crear grupos de voluntarios que desde fuera del País Vasco ayuden a los que están sobre el terreno.

Y tras el 26 de mayo, ¿qué?
Muchas veces el enemigo es el que te da más y mejores pistas e indicaciones de qué camino a seguir. Desde que en Cataluña explotó la rebelión ciudadana contra el separatismo, se percibe entre los partidos ultranacionalistas vascos un cierto grado de preocupación y alerta. Tienen todo controlado, pero por debajo de esta calma chicha son conscientes que las cosas no están aparentemente tan claras. La desabrida reacción de los que mandan cuando se cita el tema de la inmigración, es un indicio de cuál es su punto débil. Al fin y al cabo, su actual política pro-inmigratoria no es más que parte de una arriesgada jugada por la secesión, con la que buscan tapar la vergüenza de que todo empezó con un racista y xenófobo como Sabino Arana y acallar críticas: “¿Cómo vamos a ser racistas con lo bien que tratamos a los inmigrantes y refugiados a los que abrimos las puertas y con los que somos solidarios?”.

El león está dormido, pero en cualquier momento puede despertar. Y ellos, cuyos tentáculos llegan al último rincón de la sociedad vasca, lo saben mejor que nadie. En cualquier momento puede despertar… y políticamente hablando, devorarles.

No soy de Vox, fuerza de la que me separan demasiadas cosas, pero con objetividad tengo que reconocer que son los únicos que pueden provocar un cambio en el panorama electoral vasco. Como dije al principio, ser la única fuerza que cuestiona los “consensos progres”, le ofrece un plus de credibilidad y sinceridad en sus planteamientos que no tienen PP, Ciudadanos y no digamos ya el PSE-PSOE. Y tengo además la seguridad de que una vez se quebrara la impunidad política de los secesionistas, el resto de fuerzas constitucionalistas, incluidos los socialistas, se beneficiarían de los desencantados del nacionalismo.

El tiempo se agota. Para otoño tendrán lugar muy probablemente las elecciones autonómicas decisivas y sólo recordar que, en ellas, España se la juega. Esperemos que todos sean conscientes en esto. No es momento de egoísmos ni dogmatismos y hay que actuar en consecuencia.

(1) Hay que tener en cuenta que el votante constitucionalista vasco tiene una edad media alta y no hay relevo generacional.
(2) El Confidencial, publicó el 5 de mayo de 2017 un esclarecedor artículo sobre el creciente malestar de los “nuevos españoles” ante la falta de control inmigratorio, Inmigrantes contra la inmigración: "Lo poco que hay es para los que ya estábamos”
(3) El Diario Vasco, 30 de octubre de 1990.
(4) Uno de los tres jueces del caso de Puigdemont era un discreto colaborador del partido separatista danés SSW. El Confidencial Digital, 18 de abril de 2018 : “Uno de los jueces que excarceló a Puigdemont es un ‘nacionalista danés’”
(5) Esta afirmación no es una exageración. En estos días la izquierda en Navarra está linchando políticamente al alcalde socialista de Ribaforada porque colaboró con la expulsión de un delincuente senegalés.

Traducciones al y desde el euskera. Vox proyecto de defensa de España
Nota del Editor 13 Mayo 2019

No es de Vox porque le separan demasiadas cosas. Como yo digo, si quisiéramos escribir una constitución no nos pondríamos de acuerdo ni en el título. Dar consejos cuando hay tanta distancia es algo sospechoso. Pero lo que más me llama la atención es eso de hacer más traducciones al y desde el euskera, como si no tuviésemos todos el deber de conocer el idioma español.

Vox es un proyecto de defensa de España y de los españoles y cualquier español que sienta algo de responsabilidad por los ataques que sufre debe apoyar y votar a Vox.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial