AGLI Recortes de Prensa   Martes 14  Mayo 2019

Declive democrático en Cataluña
Editorial ABC 14 Mayo 2019

Las sociedades se envenenan por un nacionalismo separatista que no acepta el imperio de la ley, las reglas de la democracia y la igualdad entre ciudadanos

La presión del nacionalismo excluyente produce graves distorsiones que no sólo se reflejan en la inestabilidad institucional o la conflictividad jurídica. Sus peores efectos, porque son los más duraderos y menos reversibles, son los que hacen mella en el tejido social y en la calidad de la democracia. Un dato lo demuestra: en la provincia de Gerona, en un tercio de sus municipios sólo se presentan para el 26-M candidaturas del ámbito separatista, como Esquerra Republicana, JpC y la CUP. Son 78 de 221 localidades en las que estarán ausentes los socialistas, el Partido Popular, Ciudadanos y, por supuesto, Vox. El partido de Abascal sólo compite en cuatro municipios, además de la capital. Podría decirse que este escenario -en el que, por ejemplo, el PP pasa de 70 a 30 candidaturas, mientras Ciudadanos llega al frío número de 25- es resultado de la libre evolución política de los acontecimientos. Tal explicación no sería más que una cortina de humo para evitar enfrentarse al problema de la limpieza ideológica a la que aspira todo nacionalismo separatista, más aún cuando está animado por un cierto fanatismo etnicista y supremacista.

Esta historia nacionalista ya es conocida, porque es la misma que, por otros medios, sucedió en el País Vasco. La depuración del censo electoral en las provincias vascas fue lenta pero inexorable y se tradujo en el exilio de decenas de miles de ciudadanos que dejaron de votar opciones constitucionalistas para el Parlamento de Vitoria, las diputaciones provinciales y los municipios. Sin duda habrá quien diga que cualquier comparación entre lo sucedido en el País Vasco y lo que ocurre en Cataluña es una exageración. Y lo sería si el análisis se detuviera sólo en los medios -la táctica- y obviara la estrategia, que es hacer la vida imposible al mayor número de catalanes no nacionalistas para que acaben desistiendo con una muerte civil o política. Para que acaben sin voz ni voto.

Estos procesos son a largo plazo y en sus comienzos nunca se manifiestan de forma burda y escandalosa. Aunque los avisos son claros. El infame tuit que compartió la expresidenta del Parlamento catalán Núria de Gispert, en el que se comparaba a Inés Arrimadas, Juan Carlos Girauta, Enric Milló y Dolors Montserrat con cerdos enviados a la exportación es un síntoma muy significativo -unido a otros de similar pelaje- de la situación en Cataluña. Los que piden altura de miras y «luces largas», literatura envolvente de una propuesta de cesión a los nacionalistas, deberían aplicar esos mensajes para ver lo que le pasa a las sociedades envenenadas por un nacionalismo separatista que no acepta el imperio de la ley, las reglas de la democracia y la igualdad entre ciudadanos. El empobrecimiento de la democracia en Cataluña es un problema de máxima gravedad que pone al futuro Gobierno en la responsabilidad de proteger la convivencia y la libertad política frente a la estrategia del separatismo.

Retroceso socialista
OKDIARIO 14 Mayo 2019

En pocas décadas la Comunidad de Madrid ha pasado de ser una ciudad de funcionarios, capital administrativa del reino, pero sin especial relumbrón ni empuje, a convertirse en el motor financiero y económico de España. No es ningún secreto cómo se ha realizado esta transformación; ha sido gracias a unas políticas liberales, que han operado en esta urbe una transformación con escasos precedentes en cualquier otro lugar de Europa. La estabilidad de los Gobiernos regionales ha sido un factor clave; un cambio así no se logra ni en una ni en dos legislaturas.

Todo esto puede irse al traste –y en corto espacio de tiempo– si Ángel Gabilondo (PSOE) se convierte en el nuevo presiente autonómico con el apoyo de la extrema izquierda. Y decimos “en corto plazo” por dos motivos: con semejantes socios de Gobierno, nadie imaginará que las políticas puestas en marcha serán especialmente amigas de la inversión y el crecimiento y, en segundo lugar, porque a Gabilondo se le podrá acusar de muchas cosas, pero no de no ir de frente.

Su idea de recuperar el impuesto de sucesiones ya es una declaración de principios de por dónde piensa avanzar en política económica para lograr el apoyo de los madrileños. Penalizar la propiedad en base a onerosos gravámenes impositivos no sólo es una injusticia de libro, que afecta especialmente a las personas de rentas medias y bajas, sino que también es toda una muestra de sus intenciones –en sentido negativo– de hacia dónde tiene pensado conducir sus esfuerzos: hacia el culto al Estado y la confiscación fiscal; es decir, hacia una mayor desigualdad, porque la riqueza será menor y acabará concentrada en menos manos, mientras que el nivel medio de vida decrecerá a ojos vista. No digan que no lo avisamos.

Fascinados con Cataluña y otros cuentos
Cristina Losada Libertad Digital 14 Mayo 2019

Cuando los corresponsales vinieron a cubrir el 1-O, parte de ellos llegaron pertrechados con la noción de que la 'rebelión catalana', que daban por unánime, tenía que ver con la guerra civil y con la dura represión aplicada en Cataluña por el bando de los vencedores. Estos tópicos encajaban muy bien con los que el separatismo ha ido forjando sobre sí mismo o eran prácticamente idénticos. A fin de cuentas, una de las industrias culturales más exitosas -subvencionadas, claro- del nacionalismo catalán ha tenido por objeto la fabricación de un 'relato' sobre Cataluña y el franquismo como opuestos inconciliables.

Para la fábrica de la mentira histórica, el punto de partida y el punto final es una Cataluña, es decir, una Cataluña nacionalista, que es demócrata desde tiempo inmemorial y que, por ese carácter constitutivo suyo, se habría distinguido por rasgos ejemplares, únicos y excepcionales con respecto al resto de España: resistir heroicamente el embate de las fuerzas del general Franco, sufrir después las represalias más atroces incluido el intento de erradicar la 'cultura propia' y liderar la lucha antifranquista durante la larga noche de la dictadura. Todos esos supuestos son falsos. Qué sorpresa.

No hay sorpresa, obviamente. El nacionalismo separatista catalán miente más que habla sobre cualquier hecho histórico que potencie el combustible emotivo de su mezquina causa. Lo sorprendente es que alguien ajeno compre esa mercancía, y más cuando del antifranquismo se trata. Tampoco fue hace tanto tiempo. Pues precisamente. Hay gente por ahí que sabe cómo fue aquello y, sabiéndolo, lo modifica y tergiversa a conveniencia. Sospecho que ese fue el caso de Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya prematura muerte tanta consternación ha causado, cuando le explicó al periodista Jorge Bustos, según ha revelado en un artículo, a qué se debía la fascinación de la izquierda española y de su partido con el nacionalismo catalán.

Rubalcaba le dijo, y eso fue a finales del año pasado: "Entiéndelo, yo era un chaval de Cantabria fascinado con Cataluña. Mi generación acudía a Barcelona a las reuniones antifranquistas". Qué raro. Fue lo primero que pensé: a ver si el PSOE entonces no tenía organización en Madrid, y sí en Barcelona. Aunque eso, francamente, es inverosímil. O no la tenía en ninguno de los dos sitios o la tenía en ambos. Pero no se puede contar con la ingenuidad del personaje. Se amparaba en el relato fabricado por el nacionalismo, el mito de una Cataluña vanguardia del antifranquismo, y le ponía el cebo de su experiencia personal, para justificar algo que sabía difícilmente justificable.

Cierto. El mito de aquella Barcelona de los 70 ha tenido mucho recorrido. Por eso Rubalcaba recurría a él. Pero es un mito. Un mito que se ha tejido más en torno a la gauche divine, tomando copas en Boccaccio y al mundillo cultural, que sobre los que allí llevaban el peso de la actividad contra la dictadura. Y, como es lógico, el lugar donde tenían su 'sede central' el grueso de las organizaciones y grupos antifranquistas era la capital de España. El centro de la 'subversión' estaba allí. Otra cosa no, pero reuniones antifranquistas se hicieron de sobra. Había donde elegir. No era necesario irse a otra ciudad para catarlas.

Cuanto más se manosea el antifranquismo, más se deforma. Hay intentos de apropiación que dejan en ridículo al que los hace. Es el caso de Errejón, quien ahora, como candidato a presidir Madrid, anunció que su primera medida será poner una placa en recuerdo de los antifranquistas en los sótanos de la actual sede de la Comunidad, que en tiempos de la dictadura ocupó la Dirección General de Seguridad. Añadía el candidato: "Los madrileños de edad que peinan canas saben lo que se escuchaba cuando uno pasaba por las calles adyacentes".

A Errejón le ha contado la historia su padre, que estuvo allí detenido, pero ese adorno final, para darle más dramatismo, lo descuadra todo. Lo que daba a una -una- de las calles adyacentes a la DGS eran los ventanucos de algunos calabozos, cosa que recuerdo bien porque lo comprobé a la salida. Allí metían a los detenidos, pero los interrogatorios los hacían en plantas superiores del edificio, al menos en la época a la que se refiere Errejón. Nada de lo que ocurriera en los interrogatorios se podía escuchar en la calle. Las policías secretas suelen preferirlo así. Mire, si no, Errejón cómo eran las celdas especiales de la prisión de la Stasi en Berlín: estaban acolchadas, para que no saliera ni entrara ningún sonido. Es verdad que a tanta sofisticación no parece que se llegará aquí.

El antifranquismo retrospectivo es, de por sí, una criatura ficticia. Además se está mostrando insaciable. A este paso, con ese apetito, no va a dejar nada del antifranquismo verdadero.

En defensa de la nación española
Amando de Libertad Digital 14 Mayo 2019

Es fundamental la idea de la nación española como una realidad histórica.

Con la polvareda de la campaña electoral "perdimos a don Beltrane", es decir, dejamos de interesarnos por lo fundamental. Bien estar que nos preocupamos por la salud individual, el bienestar de la familia propia, las satisfacciones que se derivan del círculo íntimo (amigos, colegas, vecinos, parientes, etc.) con el que coincidimos cotidianamente. Sigue siendo placentero que nos solacemos con los avatares de nuestro club de fútbol, con las competiciones deportivas de nuestro gusto, con las asociaciones a las que pertenecemos. Siguiendo esas ampliaciones en el radio que mide la circunferencia de nuestros intereses, llegamos por fin a la cosa pública.

Quizá sea un tanto fatigoso centrarnos en las ilustradas preocupaciones por el destino de la humanidad o el cambio climático. Pero podemos reconocer que nos resulta más hacedero acercarnos un poco más a las personas que comparten nuestra nación. Funciona también lo que antes se llamaba "patria chica", la localidad, la región, el paisaje de nuestra infancia y posterior desarrollo vital. En consecuencia, bien están las elecciones locales para elegir a los burgomaestres de nuestro pueblo. Todo eso representa un cúmulo de vivencias interesantes, pero insuficientes para una mente abierta.

Una abstracción legítima y útil es que los españoles nos sintamos europeos, como podemos identificarnos con los cristianos, con la amplia comunidad hispanoparlante o con la humanidad entera. Pero esas pertenencias más amplias se estrechan por la realidad de que el mundo se halla organizado en naciones. España es una de ellas, aunque quepa la paradoja de que algunos españoles no se sienten como tales. Al igual que hay bautizados indiferentes o ateos, también encontramos varones y mujeres que no se identifican con el sexo (ahora dicen "género") aparente que la naturaleza les dio. Todo lo cual no quita para que al final se destaque la identificación nacional, aunque sea para negarla. Una forma de negación es el nacionalismo, valga la paradoja. El nacionalismo (ahora dicen "soberanismo") significa hipostasiar la patria chica, la comunidad de la lengua familiar, el particularismo regional o local.

Es un hecho que ha habido (algunos dicen ahora "han habido") eminentes personajes públicos que se han interesado por el pasado y el porvenir de esa gran nación que llamamos España (que algunos llaman "Estado"). No está mal que sigamos cultivando esa hermosa tradición. No va contra nadie.

Todavía aparecen de vez en cuando los que a sí mismos se consideran "intelectuales", aunque muchos de ellos no pasen de escribir aburridas novelas más o menos eróticas, cantar canciones con mucho ruido o hacer películas subvencionadas. Tendríamos que ser algo más exigentes con el título del menester intelectual. Extiéndase a la dedicación de pensar sobre la nación a la que se pertenece, la sociedad en la que a uno le ha tocado vivir. En definitiva, sería bueno revitalizar la actividad del elenco de personas que se desviven por sus compatriotas en el amplio espacio del pensamiento, de la creación cultural.

Puesto que la nación es una realidad polémica, no nos importe decir que se impone una actitud de defensa de la nación, una posición reactiva (ahora dicen "proactiva"), que es la típica del trabajador intelectual o científico. Tan polémica es la cosa que la nación no equivale al censo de los ahora empadronados, sino que incluye también a los antepasados y a los que vinieron de otras tierras en el pasado para medrar en esta nuestra.

La disposición de ensalzar o menospreciar a la nación propia se convierte en una de las señales que distingue hoy a las ideologías políticas prevalentes. Hay también una izquierda separatista, la que no ve más allá del cono de sombra que proyecta la torre del campanario del pueblo de origen.

Es fundamental la idea de la nación española como una realidad histórica. Es decir, no basta con la referencia a los contemporáneos, sino a los que se consideraban españoles hace un siglo o varios siglos. Pocas naciones habrá en el mundo con tal espesor histórico como el que distingue a España. Lo cual no ha sido siempre una realidad pacífica o unánime. Españoles han sido también los rechazados y perseguidos por sus ideas o por otras circunstancias difíciles de alterar. Por eso hablamos también de "las dos Españas", siendo la última dicotomía la que provocó la guerra civil por antonomasia, todavía viva en el hipotálamo de la memoria colectiva de muchos españoles. No superaremos la guerra civil, sus planteamientos y consecuencias, mientras no reconozcamos al mismo tiempo el mérito de los sinceros defensores de cada una de las dos Españas. Por desgracia, seguimos alterando los nombres de las calles para evitar los apellidos franquistas o de derechas. Y es que vivimos en una España donde la izquierda cultural se ha hecho hegemónica. Se impone, pues, un decidido esfuerzo de patriotismo en la dirección conciliadora. El cual rechaza igualmente los particularismos y separatismos en la dirección de diluir o desvertebrar el sentimiento nacional español.

España seguirá siendo una realidad contradictoria. En nombre de la libertad, españoles seguirán siendo los que no quieren serlo. Desde luego es muy español desacreditar a España. Hasta ese punto resulta polémica y atractiva la actitud de defender intelectualmente a la nación española. Solo se exige desprender de algunos complejos e inercias, producto de la pereza mental.

Entrevista al candidato de Vox a la Alcaldía de Madrid
Entrevista a Ortega Smith: "El Ayuntamiento de Madrid dejará de estar al servicio de los partidos"

Fernán González okdiario 14 Mayo 2019

Javier Ortega Smith se cita con OKDIARIO en la Plaza del Dos de Mayo y se encuentra con un grupo de chavales con rapados y rastras y accede a hacerse fotos con ellos. Mientras, comprueba lo degradado del entorno. "Son una vergüenza estas pintadas", lamenta.

Javier Ortega Smith, el candidato de VOX a la Alcaldía más importante de España confía en entrar con fuerza en ‘Cibeles’, más de los 2 o 3 que prevé el CIS. Apuesta "porque el Ayuntamiento deje de estar sobre los hombros de los madrileños" y dejar de subvencionar la "kultura" (sic.) de la extrema izquierda. Desde la Plaza del Dos de Mayo sostiene que "de 55.000 afiliados, la prensa, por más que busca y rebusca, sólo ha encontrado 3 ó 4" candidatos salpicados por corrupción o por pasados oscuros.

PREGUNTA: ¿Para VOX es muy importante la historia de Madrid?
RESPUESTA: La historia es el pilar de cualquier Nación. Una Nación que está condenada al fracaso si no la conoce. Nunca aprenderá de sus errores. Aquí recordamos a quienes supieron que tenían que darlo todo en defensa de la patria, el ejemplo de Doaíz y Velarde. Hoy nos encontramos en una situación similar, pero los que quieren romper nuestra unidad están dentro: separatistas, totalitarios, aquellos que no creen en la libertad, aquellos que prefieren tener como socios a proetarras, que tienen de ejemplo a dictaduras castristas…

P: Ya se presentó a alcalde en 2015, ¿qué ha cambiado desde entonces?
R: Mantenemos toda la ilusión. Creemos en la necesidad de cambiar un Madrid de la presión fiscal a un Madrid de la sociedad, de un Madrid del abandono de las instituciones a un Madrid puesto al servicio de los madrileños. Ahora lo afrontamos con mucha más fuerza y capacidad. Ya estoy hablando en mi condición de diputado. Vox tiene más fuerza en número de afiliados, en aquella campaña tendríamos 2.500 afiliados.

Ortega Smith compaginará su trabajo en el Ayuntamiento con el Congreso de los Diputados

P: Si me lo permite, Usted es pluriempleado: Supremo, Congreso y ahora Ayuntamiento, ¿lo compatibilizaría?
R: Más bien soy pluriactivo, sólo tengo sueldo de Secretario General, no he cobrado aún del Congreso. En cuanto a compaginar distintas responsabilidades, hemos compaginado el equipo de la Secretaría General (construcción y organización interna los últimos dos años y medio), con nuestra actividad política (campañas electorales, medios…) y, a la vez, un proceso contra los golpistas desde enero del 2017. El juicio está a punto de terminar y podremos tener más tiempo. Ese tiempo lo utilizaremos en compaginar la tarea, espero, al frente del Ayuntamiento como futuro alcalde si así lo quieren los madrileños. Pero también con las responsabilidades como diputado nacional.

P: ¿Conocéis los distritos de Madrid en profundidad?
R: No he estado en el gobierno ni he sido concejal de oposición, pero me rodeo de un equipo que lleva más de 20 años trabajando en todos los ámbitos municipales (economía, movilidad, medio ambiente, urbanismo…). Tenemos una candidatura muy solvente. Hablo con ellos permanentemente sobre cualquier cuestión. Queremos reformar de arriba a abajo el Madrid municipal, la institución municipal, esa gigantesca máquina burocrática con demasiados intereses políticos y poca vocación de servicio. Se resume en: hasta ahora los madrileños han tenido que soportar sobre sus hombros a un Ayuntamiento insaciable en los impuestos e ineficaz en la gestión, ahora el Ayuntamiento va a recoger sobre sus hombros la responsabilidad de ayudar a los madrileños.

P: ¿Qué cosas concretas han aportado vuestros los concejales fichados del PP, Henríquez de Luna y Martínez Vidal?
R: Todo el programa en materia de urbanismo, movilidad, medio ambiente, economía, administración… Llevamos tres meses reuniéndonos, lo hemos compaginado con la campaña de las generales. Ha sido duro pero con personas que tienen tanta experiencia es muy fácil. Van al centro de la cuestión. Por eso tenían muy claro, por ejemplo, que Madrid Central es una auténtica barbaridad: está colapsando la ciudad, generando más contaminación, arruinando negocios… Ellos y los técnicos llevan dos años viviendo los desastres del Madrid Central y la realidad la conocen bien.

Los fichajes del PP de personas que no tenían hueco en el proyecto del PP han configurado el proyecto económico, de movilidad, medio ambiente, etc.

P: También habéis fichado a críticos del PP como Rubén Olmeda, ¿son personas que no tenían hueco en el proyecto del PP como dicen ellos?
R: Es verdad. Ya no formaban parte. En nuestra candidatura la mayoría no viene del PP. Vinieron de Ciudadanos, del PP, pero la mayoría, como yo, de nuestra casa o desde que se fundó Vox. Cuando el PP hablaba de bajar impuestos, mantuvo la presión fiscal más alta. Hablaba de la buena gestión y limpieza y abandonó el mantenimiento. Y, lo más importante, decían que iban a enfrentarse a la izquierda sectaria pero le abrieron las puertas. Evidentemente no forman parte del proyecto del PP. Como todos aquellos que en su día pudimos haber votado al PP, yo mismo… Pero el nivel de traición, de desengaño…

P: Ha hablado de impuestos, seguridad, limpieza, ¿ésas serían sus prioridades y las concejalías que pedirían?
R: Somos el único partido que propone suprimir el impuesto de la plusvalía, una auténtica barbaridad confiscatoria. Reduciremos el IBI al mínimo legal. Haremos una revisión de los altísimos valores catastrales. Promoveremos su revisión y los índices de calles. Queremos bonificaciones importantes para las familias numerosas y para edificios protegidos. Si bajamos impuestos hay que reducir en el mismo volumen los gastos. No recortaremos en limpieza o mantenimiento como hasta ahora. Cortaremos gastos políticos: subvenciones a chiringuitos de una supuesta ‘kultura’ y eventos que favorecen a cuatro lobbies. Queremos un Madrid saneado económicamente para limpiar esta plaza histórica y toda pintarreajeada… Es una vergüenza. Hay que acabar con el vandalismo y hacer que paguen los que ensucian.

P: El PP promete ‘devolver’ a los madrileños 466 millones al año en impuestos, ¿Vox ha hecho algún cálculo?
R: Escuchar al PP que quiere rebajar impuestos cuando mantuvo la mayor presión fiscal y deuda… Cuando uno gestiona tiene que prever ingresos y lograr un equilibrio. Que no se gaste más de lo que se ingresa. Hay que recaudar lo justo, no más, y gastar con capacidad y eficacia, sin endeudarnos más. Ahorraremos intereses y tendremos mayor capacidad de gasto. Una de las cosas que ha pasado con Carmena, lamentablemente, es que, pese a la positiva amortización de la deuda del PP de más de 1.000 millones, sólo se ha gastado un 34% de las inversiones. Los madrileños han dejado de recibir limpieza, seguridad, obras públicas, políticas sociales… por la mala gestión. Tan malo es derrochar el dinero, como no saberlo gastar eficazmente.

P: ¿Qué puede hacer Vox para evitar que entren en sus filas personas con un pasado no deseable como en Marbella o Alcalá?
R: Tenemos un equipo de organización que se ha tomado esto muy en serio: que no sean arribistas, que no vengan por interés personal, que no tengan casos de corrupción, que no tengan casos graves con la Justicia. Buscamos las mejores personas para defender España. Lo que hemos hecho es un éxito, porque, de más de 55.000 afiliados, la prensa, por más que busque y rebusque, sólo ha encontrado 3 ó 4. Por cierto, no buscan casos en otros partidos como Podemos, plagados de corrupción, condenados en firme por delitos contra la libertad sexual, por corrupción, etc. Pero me parece muy bien. Los que vengan será por vocación de servicio, de honradez, de trabajar de verdad. Habrá más casos. Lamentablemente la sociedad está así. Pero sin ninguna duda, caso que localicemos, caso que se expedientará y será expulsado. No vamos a tolerar uno solo. Localizaremos los casos excepcionales y actuaremos como otros partidos no han hecho, ni siquiera con sentencias condenatorias.

P: El CIS os da entre 2 y 3 escaños en Madrid, ¿os lo creéis?, ¿funcionará el miedo a Vox que insufla la izquierda?
R. El CIS es un centro de cocina de encuestas. Se van adaptando en función del interés político, ahora del PSOE. No nos importa lo más mínimo. Nos importa la voluntad de los madrileños que nos saludan por la calle, ilusionados con el proyecto. Saben que hay una expectativa muy cierta de lograr cambiar este Ayuntamiento y sacar a Carmena y sus políticas de extrema izquierda. Los madrileños van a ser valientes y se van a quitar de encima todos los prejuicios con las encuestas manipuladas, los medios de comunicación que intentan enviar un determinado mensaje. Votarán con libertad y en función de los programas, no en función de las propagandas.

Un consejo para Javier Ortega
Nota del Editor 14 Mayo 2019

Para mejorar la eficacia de la acción municipal hay dos puntos fundamentales que hay que eliminar.

Primero las subvenciones de cualquier tipo (vivienda, ascensores, ventanas, coches, aislamiento, etc.) porque van contra el sentido común porque si alguien subvenciona es porque antes se lo ha detraído a otros, lo que constituye un atraco para una compra de votos contraria a los mas elementales principios éticos.

Segundo las juntas de distrito, que en pequeño son como las autonomías (y así nos va); hay que defender y aplicar la eficiencia y ubicar los servicios necesarios, no superfluos, donde resulten más eficaces para España.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Entrevista al candidato de Vox a la Alcaldía de Madrid
Ortega Smith: "Abascal cerrará todos los chiringuitos"
Fernán González okdiario 14 Mayo 2019

El candidato de Vox a la alcaldía de la capital, Javier Ortega Smith, considera que Santiago Abascal "nunca tuvo un chiringuito" pero "promovió" el cierre de organismos "inútiles". En una entrevista con OKDIARIO, el dirigente valora asuntos como la okupación, los manteros, los refugiados, la prostitución o el Orgullo.

Javier Ortega Smith, candidato de Vox a la Alcaldía de Madrid, afronta las últimas semanas de campaña electoral de cara al 26-M divulgando su programa. Durante esta entrevista con OKDIARIO, en la Plaza del Dos de Mayo, un espontáneo le increpa a grito de "¡¡Visca Catalunya Lluira!!" (‘Viva Cataluña libre’). El dirigente recoge el guante y cambia de tercio la entrevista.

ORTEGA SMITH: Esto es precisamente lo que queremos combatir. Son sectarios, antidemocráticos… Personas como la que ha gritado están dividiendo a los españoles, causando enfrentamientos y generando un daño tremendo a la economía y a la imagen pública. Por ellos estamos en política, para luchar contra los totalitarios.

PREGUNTA: ¿Qué se puede hacer para ello desde el Ayuntamiento? C’s propone reforzar los símbolos españoles, por ejemplo.
RESPUESTA: Me alegra. C’s tenía complejos porque sacar una bandera española era de fachas. Nos ponían cordones sanitarios, éramos muy ultras. Nosotros no tenemos complejo porque la bandera es de todos. No tenemos ningún afán de propiedad y de exclusividad. Ojalá todos los partidos lo asumieran con naturalidad. En Madrid, la extrema izquierda sectaria pintarrajea a todo aquel que no piensa igual. Nuestra policía municipal actuará en coordinación y no habrá un solo barrio adueñado por la delincuencia. Nuestros vecinos podrán pasear a cualquier hora con tranquilidad sin ser acosados ni por delincuentes ni por sectarios.

P: ¿Qué harán en materia de seguridad?
R: Es muy importante respetar a la Policía Municipal, un cuerpo totalmente denigrado por la alcaldesa. Nosotros dotaremos de medios necesarios a los agentes para sacar el máximo número de ellos a las calles. Deben tener mayor capacidad de actuación con un plan en perfecta coordinación. Si se ve a alguien pintando, se le denunciará, será perseguido. Contra quien ‘okupe’ una casa habrá firmeza. El Ayuntamiento será acusación y denunciará el delito, no ser cómplice ni aplaudirlo como hacía Carmena con la inmigración ilegal, con los manteros, con los okupas…

P: ¿Mantendría el sistema de trabajos a la comunidad para no pagar las multas?
R: Carmena no ha inventado nada. En la legislación penal ya se recogen los trabajos en beneficio de la comunidad. Hay que mirarlo con mucho cuidado. Hay que evitar el delito, vivimos bajo la permanente amenaza de la multa del ayuntamiento. Que circula con coche, multa; que abres un negocio, multa porque hay no sé qué cosita mal… La infracción se han convertido en un arma de recaudación y eso no puede ser.

P: Carmena puso la lona del ‘Welcome Refugees’, pero no ha sido capaz de acoger todos los que han llegado.
R: No puedes estar haciendo un efecto llamada desde las Administraciones. ¿Tenemos que acoger en Madrid todas las personas del planeta para que luego sean utilizados como unos esclavos de mano de obra barata en la calle? El tema de los manteros es una auténtica vergüenza. Lo queremos combatir, no puedes tener a personas tiradas en la calle y siendo utilizadas por las mafias. No puede ser que los policías miren para otro lado por orden de la alcaldesa.

P: Una medida polémica ha sido la autorización del uso de armas para defensa personal en la vivienda. ¿Lo van a impulsar desde el Ayuntamiento?
R: No es una política municipal, lo haremos en el Congreso. Algunos manipuladores y otros partidos han dicho que queríamos convertir España en el lejano Oeste, todos con pistola en el cinto. Ni muchísimo menos. Reformaremos el Código Penal para que cualquier español en legítima defensa pueda defenderse sin que después sufra una persecución penal. Que si tiene una licencia de caza, la use, no que se den ni más ni menos licencias. Igual que si usa un cuchillo, o un jarrón, o un pico… que quede exento de cualquier responsabilidad penal. En esos casos la ley tiene que proteger a la víctima.

P: ¿No creen que les puede restar votos?
R: No. Nadie se cree la manipulación de los medios ya, tenemos que escuchar a algún pseudoperiodista diciendo algo así como que Abascal quería ir al Congreso con el arma… hay que ser mezquino y poco inteligente. Tratan de idiotas a los españoles pero son mayores, saben perfectamente lo que decimos cuando nos escuchan. Creemos que las manipulaciones de los medios cada vez son menos menos creíbles. Estamos diciendo algo sencillo, de sentido común, sensato.

P: ¿Con ustedes se va a acabar las ‘okupaciones’?, ¿qué piensan hacer?
R: No vamos a hacer demagogia porque el Ayuntamiento tiene las capacidades que tiene, pero lo que no vamos a hacer, como ha hecho la alcaldesa, es favorecer la ‘okupación’. Promovemos el respeto a la propiedad privada. Iniciaremos todas las acciones legales con nuestra policía, procedimientos, querellas, demandas… para proteger la propiedad. Tampoco vamos a cruzarnos de brazos, ni haremos como la alcaldesa. Es decir, apoyar y aplaudir el delito.

P: Otra medida que puede restar votos es el traslado del Orgullo a la Casa de Campo, ¿es viable económicamente optar por un parque protegido?
R: Cuando los madrileños nos escuchen lo entenderán lo van apoyar. No resta votos, va a suscitar un gran apoyo general de la población. Hay algunos lobbies que pueden saltarse la ley, orinar en la calle, dejar todo sucio, ruido hasta las 5:00 horas y no dejan dormir a los vecinos. Vamos a hacer una ciudad en la que podamos vivir todos. No tenemos ningún problema ni con el Orgullo Gay, ni con ningún tipo de manifestaciones ya sean éstas provida, de ámbito deportivo, reivindicaciones sindicales… Es un derecho de expresión, de manifestación, de huelga, pero también hay un derecho a la libre movilidad de las personas, de descanso, a mantener limpia la ciudad.

Vamos a intentar dentro de lo posible conjugar ambos derechos y si, por ejemplo, una carrera popular deportiva, en vez de cortar las arterias de la ciudad, se puede puede hacer en un entorno natural como la Casa de Campo o El Retiro pues bienvenido sea. Si podemos conseguir que la semana del Orgullo se desarrolle en esa zona, tendrán su fiesta, su cabalgata y el resto de madrileños su vida normal, y podrán descansar. No estamos de acuerdo, y lo digo sin ningún complejo: en nuestro partido hay homosexuales como en cualquier otro y bienvenido sea. No tenemos por qué hacer diferenciación, son iguales, no hacemos distinción de las personas ni por la religión, ni por la orientación. ¿Por qué tiene que haber unos privilegios y si criticas te tachan de homófono, de racista, de xenófobo? Queremos que el derecho se aplique a todos igual.

Y lo que vamos a pedir es responsabilidades por los posibles daños en la Casa de Campo… No se puede aceptar que haya actos de exhibicionismo y de sexo explícito en la vía pública. El que va por la calle no tiene que estar viendo ese espectáculo.

P: ¿Qué les parece la prostitución? El PSOE la ha intentado abolir en este mandato.
R: Es un tema tremendo. La mayoría de casos son actos de esclavitud moderna, pierden su dignidad. No lo vamos a favorecer. Haremos todo lo posible para ayudar a esas personas para que puedan salir de la prostitución. Detrás hay mafias que se están aprovechando de las necesidades, incluso con secuestros. Queremos que aquellas personas que libremente quieran dedicarse a esto, lo hagan de verdad porque quieren. Nos parece triste que una persona tenga que utilizar su cuerpo para ganarse la vida. Haremos todo lo posible en coordinación con las asociaciones para darles otras salidas laborales a estos hombres y mujeres. Es el oficio más antiguo del mundo y va a existir siempre, pero velaremos porque no esté cerca de colegios, que no haya exhibicionismo en la calle, en la Casa de Campo, etc.

P: Llega San Isidro y la feria, ¿qué harían ustedes?
R: Esto es muy importante, estamos hablando del Madrid de la tradición, el Madrid castizo. Algunos quieren convertirlo en una fiesta laica sin símbolos religiosos. Queremos belenes, cabalgatas con camellos, pajes… Que los niños no sientan que están en carnavales. Hay quienes creen en un globalismo, donde todo se diluya, pero creemos que hay que fomentar la fiesta popular con las asociaciones de vecinos que de verdad trabajen. No los chiringuitos que fomentan ideologías políticas. Hay que fomentar tradiciones.

P: Ha mencionado los chiringuitos y se critica que Abascal estuvo en varios en Madrid, ¿entidades como esas existirían ahora con Vox?
R: Abascal nunca tuvo un chiringuito. Tuvo que ir desde los 14 años con escolta porque ETA lo quería matar, igual que a su padre. Saltó a la política para defender la libertad y la vida en el lugar más difícil de España, el País Vasco. Estuvo en la Comunidad en dos organismos. Después promovió el cierre de ambos. Todo esto demuestra que nuestro presidente está dispuesto a cerrar todos los chiringuitos que son inútiles.

En cuanto a los otros chiringuitos, todos los de la extrema izquierda, de amigos de sus partidos que viven del presupuesto público, los cerraremos. ¿Cómo? Cerrando el grifo. Si usted quiere dedicarse a promover la cría del caracol o la defensa del Che Guevara, hágalo pero con su dinero. Hay que gastarlo en lo importante: la seguridad, la sanidad, la buena educación, las guarderías para familias que no tienen recursos. No en 50.000 chiringuitos de asociaciones de todo tipo que, al final, viven del cuento. Por ejemplo, ahí están las asociaciones de ideología de género, de LGTB,

P: ¿En qué ex alcaldes y ciudades se fija Vox Madrid?
R: En Carlos III, que hizo Madrid para los madrileños. Debemos aprender de los errores del pasado y no caer en demagogias. Se habla siempre del viejo profesor, Tierno Galván o del Madrid de la Movida, que pudo tener su parte positiva, no lo discuto, en la música; pero hubo una parte negativa durísima. Se fomentaba y se permitía y les parecía muy moderno, que en los parques la juventud se arruinara la vida con drogas, alcohol… Tenemos que fomentar otro tipo de ciudad, la del deporte, del comercio tradicional. El concepto de capital, una de las grandes del mundo y a la que vienen tantos turistas. Una ciudad en la que por ejemplo el Ayuntamiento ayude con la primera vivienda a una pareja joven. Un ayuntamiento que te haga más fácil la vida.

España roja y rota
Isabel San Sebastián ABC 14 Mayo 2019

Si el CIS acierta en su augurio y los españoles votamos en las municipales y autonómicas como pronostica el Instituto, el 27 de mayo el mapa de España aparecerá teñido de rojo y no mucho tiempo después la Nación se romperá. No lo hará de un día para otro, pero la estructura política consagrada en la Constitución de 1978 se volverá irreconocible y más pronto que tarde la soberanía dejará de pertenecer al conjunto de la ciudadanía para dividirse por territorios. Regresaremos a las taifas.

Bien es verdad que el sondeo de Tezanos adolece de abundantes fallas que merman su credibilidad. La primera y principal de ellas es la total dependencia de su autor con respecto al presidente Sánchez, sin menospreciar el hecho de que el estudio de campo se hiciera antes de las generales. Aún así, el peligro está ahí, es real y conviene tener muy claras las dramáticas consecuencias que tendría para el país esa arrolladora victoria de la izquierda aliada a la extrema izquierda y al separatismo en todas las administraciones públicas, desde el más pequeño ayuntamiento hasta La Moncloa, pasando por las autonomías que gestionan nuestros hospitales, nuestras escuelas y nuestro derecho a legar a nuestros hijos lo mucho o poco que hayamos podido ahorrar trabajando, sin tener que entregar a las voraces fauces de Hacienda el consiguiente tributo confiscatorio.

Si la división del centro-derecha, las pugnas pueriles entre líderes y ciertos discursos extremistas producen el mismo efecto que el pasado 28-A, podemos prepararnos para lo peor. Sin resistencia capaz de frenar sus planes en algún feudo autonómico de peso, como Madrid, o en la capital que actualmente gobierna Manuela Carmena, Pedro Sánchez y sus socios tendrán las manos libres para llevar adelante los propósitos que ya han adelantado y los que ocultan astutamente, como hicieron con el sablazo fiscal de 26.000 millones anunciado justo después de su victoria en las urnas: liquidación o asfixia de la educación concertada; vuelta de tuerca al adoctrinamiento y a la dictadura lingüística en todas las regiones susceptibles de sufrirla (que les pregunten a los valencianos víctimas de «Acció Cultural del País Valencià», prima hermana de la catalana Òmnium Cultural dedicada a promover las mismas actividades por las cuales su presidente, Jordi Cuixart, se sienta en el banquillo del Supremo); subidas de impuestos; incremento del gasto; crisis económica; paro.

La herencia hallada en Andalucía por la actual administración del PP y Ciudadanos tras cuarenta años de socialismo, empezando por esas 500.000 personas borradas de las listas de espera de la sanidad pública, sumadas a las 34.000 desaparecidas de las solicitudes de asistencia a la dependencia, da una idea de lo que cabe esperar de ese mapa bermejo que nos dibuja Tezanos. En cuanto a la España rota, por si no bastara la influencia determinante de Torra, Junqueras u Otegui para sostener a Sánchez en su poltrona, ya se ha encargado él mismo de sugerir su fórmula mágica de «solución» para Cataluña: recuperar el estatuto declarado inconstitucional por el TC en 2010, que entre otros desafueros otorgaba rango de nación a dicha comunidad y consagraba en ella un poder judicial propio. Ese apaño supondría la liquidación de facto de la Carta Magna, aunque no sería la primera vez que dicho tribunal supedita sus decisiones a la conveniencia del ejecutivo de turno. Sin ir más lejos, lo hizo en 2012 al desautorizar al Supremo y legalizar a Batasuna, tal como exigía la mal llamada «paz» pactada por Zapatero con ETA.

Es mucho lo que nos jugamos. Demasiado para desoír el deber de votar con la cabeza.

Voto a Vox con la inteligencia
Nota del Editor 14 Mayo 2019

Con la desgraciada experiencia que tenemos en España, la única posibilidad para salir del atolladero es potenciar a Vox para que pueda endezar la situación a la que nos han empujado el Partido Perdedor y la izquierda de memoria retorcida y falaz.

La 'basura blanca' de Cataluña
José García Domínguez Libertad Digital 14 Mayo 2019

Cierto Jordi Graupera, uno de los muchos jóvenes universitarios independentistas que la Fundación La Caixa premió a partir del cambio de siglo con generosas becas internacionales para que pudieran formarse en las mejores universidades privadas de Estados Unidos y que ahora mismo constituyen ya la nueva élite intelectual del separatismo catalán, está siendo muy citado durante estas vísperas municipales por un artículo en La Vanguardia donde se refería a los castellanohablantes que arribaron a Cataluña en la década de los sesenta como white trash (basura blanca). Tras establecer una comparación con USA, el lugar de donde procede la expresión, Graupera aclaraba a sus lectores en el diario del Conde de Godó que "tanto los blancos como los negros desprecian a esa pobre basura blanca. Hoy, el término se aplica a los blancos que viven en roulottes, sin expectativas, que no participan políticamente". Para el agraciado becario Graupera, un habitual de las tertulias más tronadas de TV3 y aspirante a la Alcaldía de Barcelona en representación de una candidatura de fundamentalistas hiperventilados, la basura blanca afincada en Cataluña constituye, y desde siempre, la base electoral del PSC. Una visión, la de que el PSC encarna el refugio natural de esa morralla española de los barrios deprimentes de la periferia que no quiere integrarse en la generosa cultura que les da de comer, que, lejos de constituir una extravagancia del tal Graupera, refleja el genuino sentimiento profundo de los catalanistas todos, tanto el de los dirigentes como el de los dirigidos. La única diferencia es que ese Graupera se atreve a ponerlo por escrito y en el periódico de los Godó.

De ahí la desolada perplejidad que se apoderó de los catalanistas, en 2017, cuando un partido que agrupaba a casi toda la basura blanca, pero que no era el PSC, logró no sólo imponerse en las elecciones regionales, sino ganar también en la mismísima Barcelona, demarcación donde Ciudadanos obtuvo, recuérdese, nada menos que 868.000 votos ( un 26% del total escrutado en la provincia). Ocurrió ayer mismo, hace apenas un par de años. Entonces, aquellas siglas intrusas obraron el insólito prodigio de ser las más votadas en Pedralbes, barrio donde multitud de edificios conservan una segunda puerta de entrada, la exclusiva para el servicio, y en Torre Baró, el rincón perdido de la ciudad donde habitan muchos de los que usan a diario esas segundas puertas segregadas para acudir a trabajar. En cambio, ahora, y con un candidato de primera como Manuel Valls, Ciudadanos se apresta a obtener unos resultados de tercera. A estas horas, Valls, simplemente, ya no cuenta. Con suerte, logrará rascar seis puestos de concejal. Con mucha suerte. ¿Qué ha ocurrido en ese intervalo tan breve de tiempo para que el fugaz espejismo de la hegemonía barcelonesa de Ciudadanos se vaya a desvanecer en la más absoluta nada? Pues ha ocurrido que lo que había roto de modo brusco el procés, el clásico predominio del eje izquierda / derecha a la hora de decidir el sentido del voto, se ha empeñado Rivera en reconstruirlo del modo más absurdo y contraproducente posible.

Ciudadanos ganó en Barcelona y también en Cataluña cuando supo situar al eje nacional como referente prioritario, el único de hecho, en la confrontación interpartidaria. Pero la irreflexiva ambición personal de Rivera, su desmedido afán por apoderarse del espacio electoral de la derecha española, ha conseguido no sólo acabar con cualquier remota posibilidad de expulsar de La Moncloa a la izquierda a corto y medio plazo, sino también destruir toda expectativa de que su partido pudiera hacerse con las importantes cuotas de poder institucional en Cataluña que parecían al alcance de su mano. Para eso ha servido el tan cacareado giro a la derecha de Cs. Para que el PSOE siga mandando sine die en Madrid. Para que Colau solo se tenga que preocupar de la Esquerra a fin de conservar su sillón en la Plaza de San Jaime. Y para que los catalanistas del PSC hayan recuperado la tutela y la patria potestad electoral de la basura blanca que tanto temían haber perdido, y para siempre, hace apenas 24 meses. Todo un genio Rivera, sí.

Baleares sigue la peligrosa senda del nacionalismo
Editorial El Mundo 14 Mayo 2019

Cataluña y el País Vasco demuestran hasta qué punto el chantaje nacionalista pone en riesgo la unidad nacional. Si esta amenaza es hoy verosímil se debe no solo a la porfía de los separatistas en su desafío al Estado, sino al colaboracionismo de los partidos tradicionales a la hora de cabildear el apoyo parlamentario de diferentes gobiernos desde la Transición. Lo relevante, llegados a este punto, es realizar propósito de enmienda y preservar la cohesión territorial -que a la postre constituye la garantía de una ciudadanía de libres e iguales- de cualquier contigencia partidista. Pues bien, resulta tan grave como descorazonador observar cómo no solo no se corrigen errores del pasado sino que algunos partidos -especialmente en la izquierda- demuestran su contumacia a la hora de respaldar, por acción u omisión, políticas que amparan el apartaheid cultural que busca consolidar el nacionalismo xenófobo y segregador.

Un caso paradigmático de esta lacerante realidad se localiza en Baleares. El PSOE se apoyó en los nacionalistas de Més y Podemos para desbancar al PP del Gobierno autonómico. Tal como explicamos hoy en EL MUNDO, desde entonces la socialista Francina Armengol, con el respaldo de Pedro Sánchez, no ha dudado en hacer pivotar su estrategia sobre las bases de una política pancatalanista que también se extiende en la Comunidad Valenciana gracias a Compromís, socios de los socialistas en esta autonomía. El pancatalanismo, siguiendo la definición expresada el pasado sábado en nuestras páginas por el intelectual Xavier Pericay, constituye una doctrina que participa de la ficción de los Países Catalanes y que reivindica la existencia de una unidad política que excede el marco constitucional. A corto plazo, los efectos de ese planteamiento se materializan en la inmersión lingüística y la exigencia del catalán como requisito indispensable para acceder a la función pública, siguiendo los patrones del independentismo catalán. Pero, a medio y largo plazo, lo que persigue esta política es dar cobertura legal a la aspiración de convertir en Estado un territorio que, en realidad, nunca ha existido como unidad política soberana. Ni Cataluña fue nunca un reino ni Mallorca puede desligar sus vínculos históricos de la Corona de Aragón.

Tanto en el ámbito de la enseñanza como en los medios de comunicación, incluso en el propio discurso articulado por sus dirigentes regionales, los ciudadanos de las Islas Baleares han visto durante los últimos años cómo el PSOE está siendo copartícipe de la importación de un modelo calcado al desarrollado por el nacionalismo catalán. Urge poner coto a una deriva que, en última instancia, ya sabemos que conduce a la deslealtad institucional, la ruptura de la legalidad y la quiebra de la convivencia.

EN MATERIA EDUCATIVA
Así acabará VOX con el adoctrinamiento catalanista y la ideología de género en Baleares
Agencias. eltorotv.com 14 Mayo 2019

El candidato de VOX al Parlamento balear, Jorge Campos, ha presentado este lunes las propuestas de la formación en materia educativa de cara a los comicios del 26 de mayo y, entre otras cuestiones, ha reiterado la apuesta de la formación por un modelo educativo que “recupere” la “libertad de la educación” y “acabe” con el “adoctrinamiento catalanista y la ideología de género” en los centros.

Así se ha expresado Campos en una rueda de prensa celebrada en el Estudio General Luliano en la que el número 5 de VOX al Parlamento regional, Carlos Serra, ha detallado que la formación aboga por un modelo de escuela diferenciada “dentro de las ramificaciones” de las ofertas, aunque el partido insiste en que la segregación por sexos en los centros educativos no se traduce en ninguna propuesta electoral ya que la formación defiende la libre elección de las familias.

Además, la formación ha propuesto implementar un “pin parental” para que los centros “informen a las familias” sobre los contenidos y charlas en horario lectivo que “puedan entrar en conflicto” con “cuestiones de conciencia” por motivos “políticos, morales o religiosos”.

“Los datos actuales de fracaso y de abandono escolar son insostenibles, el actual modelo educativo ha fracasado y se debe reformar en profundidad”, ha sostenido Campos. Así, ha avanzado que las propuestas de Vox en materia educativa se centran en asegurar la “libertad de elección de centro, la libre elección de lenguas, la evaluación de resultados de las escuelas y la posibilidad de que las familias veten actividades que vayan contra sus creencias”.
Apuesta por ‘todos los modelos de educación’

“VOX Baleares aboga por todos los modelos de educación, no nos decantamos por ninguno porque tiene que existir oferta pública, privada y concertada. Dentro de las ramificaciones de las ofertas, nosotros abogamos por el modelo diferenciado, no porque nos guste más o menos, simplemente porque es un derecho que tienen los padres”, ha señalado Serra en relación a la segregación por sexos en los centros educativos. “La escuela diferenciada no tiene ninguna restricción legal porque los altos tribunales han ratificado su legitimidad”, ha añadido.

Sobre la propuesta del ‘pin parental’, el número 5 de VOX al Parlamento de Baleares se ha referido a un ejemplo y ha citado la charla que en 2017 el rapero Josep Miquel Arenas, ‘Valtònyc’, dio en el IES Santa Margalida sobre libertad de expresión.

“Los padres deben decidir si aprueban los contenidos de los centros y si autorizan o no la asistencia de sus hijos a charlas que pueden entrar en conflicto con cuestiones de conciencia personal familias, motivos políticos, morales o religiosos”, ha señalado.

Precisamente en los centros educativos, VOX plantea implementar la “transparencia de resultados académicos” y “eliminar la zonificación escolar” para que las familias “no estén sólo sujetas” al criterio de proximidad a la hora de elegir un centro sino que “haya más, como el criterio de la calidad”.

Además, Serra ha recordado que VOX propone un “cheque escolar” a través del cual la Administración pagaría a las familias un importe -“el gasto medio por alumno”, según Serra- que podrían hacer efectivo “en la escuela que quieran”, ya sea pública, privada o concertada.

“Las familias que no se habían planteado que sus hijos estudiaran en escuelas privadas lo podrían hacer, ya que tendrían libertad absoluta para escoger centro escolar ya sea público, privado o concertado”, ha señalado Serra.

‘Escuelas de alfabetización’
En relación a los estudiantes extranjeros, VOX plantea la creación de “escuelas de alfabetización” , una red de escuelas para jóvenes extranjeros para que “primero aprendan bien las lenguas oficiales” para su posterior ingreso en la “escuela ordinaria”.

Asimismo, la formación también propone la creación de guarderías de 0-3 años como medida de conciliación de la vida laboral y familiar además de tener en cuenta como mérito en la lista de interinos la aprobación de oposiciones.

El modelo finlandés, ‘un gran mito’
Preguntado por el modelo educativo ideal en Baleares, Serra ha señalado que sería “aquel que no restringiera la libertad de los padres a la hora de escoger el modelo educativo, defendemos un sistema liberal”, ha reiterado Serra, quien ha asegurado que el modelo educativo finlandés “es un gran mito” y “ya se hacen publicaciones sobre el fracaso de la educación en Finlandia”.

“Abogamos por un modelo en el que los alumnos estén bien preparados y en igualdad de oportunidades para estudiar en cualquier escuela, en lugar de estar constreñidos a restricciones ideológicas”, ha declarado Serra.

“El modelo actual ha fracasado y estamos sufriendo la irresponsabilidad de los diferentes gobiernos autonómicos y de la nación que inciden en mantener el mismo sistema. Hay que cambiar el modelo educativo, que es el del futuro país, porque sino vamos directos al pozo”, ha zanjado Campos.

Si hablas español eres basura blanca
Miquel Giménez vozpopuli.es 14 Mayo 2019

El candidato por Barcelona és capital, lista impulsada por la ANC en las municipales barcelonesas, Jordi Graupera, definía en un artículo a los parados sin estudios castellano hablantes como White Trash, basura blanca. Todo sonrisas, amor y fraternidad, como pueden ver.

Graupera es un separatista de libro. Periodista, doctor en filosofía, profesor universitario de catalán, su recorrido profesional transcurre plácidamente por todos los meandros de los medios del régimen: Cataluña Radio, Avui, La Vanguardia, Ara, El Periódico, RAC 1, El Singular, El Nacional, Revista de Catalunya y un sinnúmero más, amén de haber colaborado con la celebérrima fundación convergente CatDem y la no menos conocida Fundació Catalunya Oberta. Ningún riesgo, ninguna empresa propia, ningún trabajo fuera de su zona de confort, ninguna creación de riqueza o de puestos de trabajo. Es decir, ningún fruto que ofrecer a su país. Así ya se puede ser partidario del lacito amarillo, qué caramba.

En el diario del Conde de Godó, Graupera se explayaba en su día en un artículo titulado justamente así, White Trash, basura blanca, a propósito de una reflexión de Antoni Puigverd acerca de que Cataluña no había sabido construir un sueño nacional colectivo. El ahora candidato, recogiendo ese guante envenenado del soberanismo intelectualoide de gesto mohíno de aristócrata desmenjat, afirmaba que eso se debía a la emigración – según el – que vino a Cataluña en los años sesenta a ganarse la vida. Siguiendo una de las más repulsivas y repetitivas de las tesis nacionalistas, los venidos de “fuera de Cataluña” se mostraron impermeables a la cultura y la lengua del país, alentados primero por el régimen franquista y luego por el PSC. La obsesión que los de la estelada tienen con Franco y la socialdemocracia es rayana en lo patológico.

Según Graupera, aquellos padres condenaron a sus hijos a ser White Trash y quizá valga la pena abundar en el significado de esa expresión estadounidense. En los States se denomina así al colectivo de personas blancas sin medios, sin dinero, que viven en roulottes por no tener ni un techo bajo el que guarecerse y no participan en política. Marginados del sistema, sí, pero orgullosos de ser blancos, lo que significa la confirmación empírica acerca de que ser pobre no equivale a poseer un mínimo de inteligencia, un ápice de moralidad o de razón. Que su pobreza radique en la injusticia de un sistema caníbal en lo social es lo de menos. Igual que en mi tierra: Som Catalans, lo demás qué importa.

Graupera lo basa todo en la sumisión del que llega, al que considera inferior por no ser catalán, negándole de entrada la condición de igual

Graupera lo basa todo en la sumisión del que llega, al que considera inferior por no ser catalán, negándole de entrada la condición de igual. Es más, lo considera inferior justamente por español. La única opción que le queda es el agradecimiento al Patrón-Cataluña por darle trabajo. Lo decía Marta Ferrusola: los que no hablan catalán siendo de fuera son unos desagradecidos, porque nosotros les hemos dado pan. Ese nosotros, entendido como plural mayestático, implica una concesión biológica que divide a la sociedad entre etnias, entre lenguas, entre lugar de procedencia. Puro racismo. Es el famoso ascensor social, que clamaba por la integración en el ideal nacionalista mediante el uso imperativo del catalán, así como de un acatamiento ciego a la consigna convergente. Fuera de la patria catalana, no existe salvación. Para Graupera, heredero de este discurso, solo puedes redimirte si renuncias a tus raíces, sustituyéndolas por el imaginario separatista. Eso implica rechazar a tus padres, a tu familia, a tu lengua materna, a toda tu herencia cultural y sentimental. Es igual. La falacia separatista acerca de que son integradores cae estrepitosamente con argumentos de esta calaña.

Que las tesis nacional separatistas han sido un éxito no hay más que verlo a diario en las escuelas. Hablar en español es motivo de miraditas suspicaces y ya no les digo si un alumno manifiesta en voz alta que se siente español o luce una bandera nacional en su mochila. Ahí tenemos que darle la razón, tristemente, al tal Graupera, cuando en aquel artículo vaticinaba que muchos de aquellos hijos de los que llegaron desde toda España se han convertido en separatistas mucho más feroces que los de los siete apellidos catalanes. Parados y sin poder soñar siquiera con poseer una mínima parte de la fortuna de la familia Pujol, pero catalanes y bien catalanes, que con eso no hace falta cenar ni pagar la luz.

Y es que en este lodazal racista que pretenden vendernos como la arcadia feliz, no hay nada más estúpido que ser separatista viviendo en Cornellá, apellidándote Fernández, estando en el paro y siendo tu lengua materna el español. Yellow Trash, si a eso vamos.


Recortes de Prensa   Página Inicial