AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 29  Mayo 2019

La situación política y su origen
Pío Moa gaceta.es 29 Mayo 2019

La situación
Lo que está ocurriendo en España es bastante similar a lo sucedido en 1936 después de las fraudulentas elecciones de febrero. Aquellas elecciones propiciadas por el derechista “de centro” Alcalá-Zamora, uno de los máximos responsables de la guerra, originó un verdadero asalto a la legalidad republicana por el Frente Popular, que desembocó en la guerra civil, en realidad en su reanudación, pues ya la habían iniciado izquierdas y separatistas en octubre de 1934, con fracaso.

En la actualidad está ocurriendo algo semejante. Zapatero emprendió la demolición progresiva de la democracia y de la unidad nacional, con sus leyes tiránicas, su rescate de la ETA y su impulso renovado a los separatismos. El papel de Alcalá-Zamora lo ha cumplido aquí el PP de Rajoy y los suyos, empeorando al de Aznar. Estos políticos se han plegado sistemáticamente a las exigencias a ilegalidades de los separatistas y a las leyes totalitarias de Zapatero, debilitando de tal modo la democracia que sus enemigos, que no pudieron liquidarla con la llamada “ruptura” en 1976, se sienten ahora capaces de ir “a por todas”: a por la desintegración del país, a por la monarquía, la Iglesia y las libertades más elementales, herencia del franquismo. Tal es el programa del Doctor y los separatistas, que puede llevar a salidas imprevisibles, incluso muy violentas.

Una de las causas por las que ha triunfado en las elecciones el nuevo frente popular ha sido la equivocada estrategia de “unidad de la derecha” contra el PSOE. A lo largo de décadas pocas políticas han resultado más nefastas que el mito de “la unidad de la derecha” y el voto útil. La labor del PP en todos estos años ha consistido en seguir las políticas de izquierda y separatistas, y neutralizar cualquier resistencia a ellas. Como bien decía VOX hace tiempo, España es el único país occidental en que no existe una derecha. Las mil felonías del PP han hecho quebrar por fin el mito. No hay, ni puede haber, esa unidad que los ingenuos predican de PP, C´s y VOX. Empezando porque se disputan el mismo electorado y porque para VOX, el partido emergente y por fin alternativo, esa “unidad” significaría su desaparición. El PP es muy consciente de ello, y toda su estrategia se ha centrado en fagocitar a VOX. Insistir en una unidad que no existe en los hechos es entrar en el terreno de los sueños o más bien de las pesadillas.

Al contrario, a VOX (y a los españoles en general) le conviene recordar todas las fechorías del PP y guardar las distancias con é y con C´s. Solo después de unas elecciones, pero no antes, podría llegar a acuerdos comunes y parciales con ellos. Un programa alternativo solo puede condensarse en un lema: MÁS ESPAÑA Y MÁS DEMOCRACIA. Porque las dos están en serio peligro por las mafias políticas que han venido desgobernando la nación. El lema puede explicarse muy claramente, y puede concretarse en una serie de medidas clave. De momento, VOX es un partido prometedor, pero por ahora demasiado débil para detener las fechorías del Doctor y compañía (y se debilitará más si acepta la política “unitaria”). Existe, no obstante, una posibilidad de que el poder judicial esté a la altura de su dignidad y paralice los desmanes de Doctor y compañía, que ya se anuncian por todas partes. De momento el análisis no puede ir más allá

Por volver a los orígenes, al morir Franco, la izquierda y los separatistas parecían haber aprendido la lección de la historia. No ha sido así. Simplemente se encontraron demasiado débiles ante la brillante herencia del franquismo, que han venido demoliendo tenazmente hasta llegar a la actual situación de golpe de estado permanente. Con la complicidad de una “derecha de centro” radicalmente miserable. Y con el error de base de la derecha llamada extrema, que vio desde el principio el peligro, pero seguía anclada en concepciones de los años 30 y no entendió que el pueblo, por abrumadora mayoría, había elegido la democracia DESDE y no CONTRA el franquismo, ni entendió tampoco que la lucha contra la izquierda y los separatismos debía realizarse DESDE y no CONTRA la democracia, para lo cual se partía en excelentes condiciones, debido a la decisión democrática abrumadora del referéndum del 76, intencionadamente olvidado por todos los partidos, que establecía una continuidad entre el franquismo y la democracia y excluía las pretensiones “rupturistas”. Las cuales ahora, después de tantos años, vuelven a cobrar una fuerza más que alarmante.

Sánchez, ¿el último tirano?
Samuel Vazquez / CdV esdiario 29 Mayo 2019

No se puede establecer comparación con nadie de infausto recuerdo, pero sí con algunas de las técnicas que elevaron a algunos dirigentes políticos. ¿Es el caso de Sánchez? ¿O de Iglesias?

Para construir un tirano Joseph Goebbels ideó un método con 11 principios. Busquen quien los aplica hoy a rajatabla y encontrarán al último tirano.

1º- Principio del enemigo único:
Hitler lo focalizó en la palabra judío. A los judíos había que perseguirlos porque eran la causa de todos los males, y a quién disintiera del führer acusarle de pro-judío y perseguirle también. Hoy tenemos a los fachas para ese cometido.

2º- Principio del contagio:
Reunir a todos los enemigos en una única categoría. De tal manera que todo el que no apoye al líder es un facha, da igual cómo se haya conducido en la vida hasta ahora, si ahora critica al líder supremo es un facha.

3º- Principio de transposición:
Cargar sobre el adversario todos los errores. Tu ideología puede destrozar países enteros, pero siempre será culpa de los yanquis, del capitalismo o de Trump, también vale Franco, quien sea con tal de que eludan la responsabilidad los verdaderos responsables.

4º- Principio de exageración:
Cualquier anécdota pasa a ser una amenaza grave. Para eso tienen métodos como el neo lenguaje, los lobbies de poder, la corrección política o el pensamiento único.

De tal suerte que si por ejemplo se te ocurre criticar la ideología de género pasas de inmediato a ser una persona que justifica los asesinatos de mujeres.

5º- El principio de la vulgarización:
El más importante de todos los principios para extender ideologías que han destrozado países enteros y que siempre nos dejan la misma foto: colas de hambre, odio visceral entre compatriotas, muerte y desolación.

El discurso debe adaptarse para que lo entienda hasta el más tonto de las personas a las que va dirigido. Simplificarlo todo en malos y buenos, en nosotros contra ellos. El esfuerzo intelectual debe ser mínimo o la masa irá perdiendo adeptos.

6º- Principio de orquestación:
Propaganda de pocas ideas repetidas incansablemente: la casta, el neoliberalismo, el capitalismo, el heteropatriarcado…

7º- Principio de renovación:
Cuando el adversario esté desmontando nuestra última calumnia, pasamos a la siguiente.

8º- Principio de verosimilitud:
Construir argumentos de informaciones fragmentadas. Si alguien de los tuyos va a una huelga y agrede a policías o a terceros, destroza mobiliario urbano y comete todo tipo de tropelías, cuando sea detenido se saca un tweet que diga: “huelga no es delito”, y todos los fanáticos del partido deben repetirlo hasta la saciedad por las redes.

9º- Principio de silenciación:
Ya no se puede hablar de Venezuela, ni de Grecia… pronto tocará otro país, cuando lo destrocen tampoco se podrá ya hablar de él.

10º- Principio de transfusión:
La propaganda opera desde un sustrato preexistente, ya sea la guerra civil, Franco, la transición, etc.

11º- Principio de unanimidad:
Llegar a convencer a mucha gente de que se piensa como “todo el mundo”. Hablar en nombre de la gente, del pueblo…colectivizar en rebaños de uniformidad intelectual.

Con estos 11 principios se consigue muchas veces que sea la propia democracia la que alumbre a un tirano mediante elecciones libres. Tenemos ejemplos desde Hitler hasta Chávez.

Como decía la Reina Amidala: “Así es como muere la libertad, con un estruendoso aplauso”. Recemos para no ver en España al último tirano.

Hasta nunca, Carmena
Diego Sánchez de la Cruz Libertad Digital 29 Mayo 2019

La gestión de Ahora Madrid en materia urbanística, fiscal y de movilidad ha sido nefasta durante estos últimos cuatro años.

Hace ahora cuatro años, el Partido Popular logró un flojo resultado en las elecciones municipales. Los azules se hicieron con el 24% de los sufragios, un fuerte correctivo frente al 38% que habían alcanzado en los comicios locales de 2011. La cosa fue distinta en la capital de España. Esperanza Aguirre se hizo con el 35% de los sufragios y acarició la mayoría absoluta de la mano de Ciudadanos, pero se quedó a un solo concejal de la alcaldía de Madrid.

Así fue como llegó al poder Manuela Carmena, cuyo gobierno será recordado como un nefasto paréntesis marcado por la propaganda y el desgobierno. Quizá el ejemplo más notorio de su fracaso está en la política de vivienda; prometió 4.500 viviendas municipales, pero solo entregó las llaves de 60 pisos; anunció medidas para abaratar el precio del comprar o alquilar, pero su estrangulamiento de la oferta hizo que los precios aumentasen más de un 40% durante la legislatura; afirmó que no habría más desahucios, pero se registraron más de 12.000 lanzamientos; prometió una vivienda más social, pero terminó en brazos de colectivos okupas; dijo estar comprometida con la transformación urbana de la ciudad, pero bloqueó las grandes operaciones urbanísticas de Chamartín, Plaza de España, Campamento o Vallecas. Difícil hacerlo peor.

Otra cuestión que ha condenado a la derrota a Carmena es su guerra al coche. En los dos primeros años de la legislatura, el Ayuntamiento comunista eliminó 30 kilómetros de carriles para el tráfico rodado y limitó a 30 kilómetros por hora el límite de velocidad permitido en el 85% de las calles. Luego llegó el protocolo anticontaminación, un engendro que el PP no llegó a aplicar, pero que la extrema izquierda puso en marcha con entusiasmo, reforzando el veto a los coches.

La siguiente vuelta de tuerca fueron los radares y las sanciones, hasta el punto de que en Madrid se producen hoy 8.000 sanciones diarias, a razón de casi 100 euros cada ticket. Pero la traca final llegó a finales de 2018, cuando se prohibió la entrada de vehículos al centro de la capital. Todo esto se justificó apelando a la lucha contra el cambio climático, pero los indicadores de contaminación han subido durante la legislatura, al contrario de lo que pasó en los mandatos anteriores, cuando un tráfico mucho más fluido redundó en menos emisiones contaminantes.

En materia presupuestaria, el gabinete encabezado por Carmena heredó unas cuentas saneadas, con un superávit de más de 1.000 millones de euros. En vez de agradecérselo a su predecesora, Ana Botella, el nuevo gobierno anunció primero el impago y la auditoría de la deuda para, después, romper con las agencias de calificación que evalúan las obligaciones del Tesoro local.

En paralelo, el nuevo gobierno comunista prometió una explosión de gasto que nunca llegó a consolidarse. ¿El motivo? Una bochornosa incapacidad de gestionar los presupuestos de la ciudad que dejó los niveles de ejecución en mínimos históricos. Por cada 100 euros de gasto que prometía Carmena en enero, las cuentas de diciembre arrojaban apenas 30 o 40 euros desembolsados. De manera que, entre la herencia recibida y el fiasco de la ejecución, Carmena terminó amortizando deuda a mansalva. De ese desapalancamiento, las tres cuartas partes fueron aprobadas por Botella, mientras que el resto se explica por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, cuya Regla de Gasto obligó a la exjueza a amortizar deuda con todo ese dinero que fue incapaz de manejar según lo prometido.

A pesar del superávit, Carmena optó por subir impuestos y castigar a los madrileños con una presión fiscal municipal cada vez más abultada. Las subidas en gravámenes como el IBI, el ICIO o la Plusvalía Municipal han elevado la recaudación en más de 325 millones. Programas de bonificaciones fiscales a autónomos y empresarios, como Madrid Tax Free, han pasado a mejor vida. Las arcas estaban llenas, pero a los comunistas no les pareció suficiente. Año tras año, los impuestos subieron de forma reiterada.

En 2015, las fuerzas del centro-derecha (PP, Ciudadanos y Vox) sumaron 760.508 votos. Cuatro años de Carmena han sido suficientes para elevar su resultado conjunto hasta los 830.577 sufragios. En paralelo, la suma de Carmena con PSOE e Izquierda Unida sumó 796.658 votos en las pasadas elecciones, frente a los 770.427 del pasado 26-M. Un fiasco en toda regla que abre las puertas a nueva nueva época municipal, liderada por el popular Martínez Almeida, cuya figura empezó a cobrar relevancia pública de la mano de este diario.

Los anteriores puntos describen a la perfección los fracasos de Carmena y marcan el camino a la alianza de PP, Cs y Vox. Hace falta mucha más oferta de vivienda. Hay que terminar con Madrid Central y revertir las restricciones a la circulación. El superávit debe mantenerse, pero hay inversiones pendientes y los impuestos tienen que bajar de forma significativa.

A todo esto hay que sumarle dos tareas más: auditar y purgar la red de subvenciones y "chiringuitos" creada por Carmena y mejorar la limpieza y la seguridad urbana. Conociendo a Almeida, Villacís y Ortega Smith, no me cabe ninguna duda de que, en 2023, todas estas cuestiones habrán mejorado. El mandato de los madrileños es claro y no da lugar a dudas. Madrid quiere ser libre y abierta, no un campo de experimentación de la izquierda más trasnochada, populista e incapaz.

NO ADMITIRÁN ‘CORDONES SANITARIOS’
Santiago Abascal advierte: ‘VOX hará valer sus votos para formar gobiernos’
Redacción gaceta.es 27 Mayo 2019

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha destacado esta noche que su partido se ha consolidado como una nueva alternativa a la izquierda y ha advertido de que van a hacer valer sus votos y no admitirán «cordones sanitarios» en las comunidades y municipios donde serán determinantes para formar gobiernos.

«Que no olvide nadie que Vox va a hacer valer su votos. Esto significa que no vamos a permitir cordones sanitarios de ningún tipo, insultos, estigmas o etiquetas de aquellos que para gobernar van a pactar con nosotros», ha avisado Abascal.

En declaraciones en la sede nacional del partido tras conocer el escrutinio de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de este domingo, el líder de Vox ha sentado las bases de las negociaciones.

«Quien quiera contar con nuestro apoyo para una mayoría alternativa tendrá que ser respetuoso y flexible como Vox se compromete a ser», ha garantizado.

Ha resaltado que «ha comenzado una nueva etapa política en España» y ha subrayado que han logrado consolidar una alternativa «clara, limpia y valiente» frente a los postulados de la izquierda y el separatismo y que han demostrado que se puede construir una mayoría política «sin complejos».

Según ha incidido, a los 24 diputados nacionales y su senador, Vox ha conseguido sumar este domingo tres escaños en las elecciones europeas, en las que han pasado de 250.000 votos a 1,3 millones.

Pero ha añadido que también cuentan ya con representación en los Parlamentos autonómicos de Murcia, Madrid, Extremadura, Castilla y León, Cantabria, Aragón, Asturias, Baleares, Andalucía y Comunidad Valenciana.

Ha asegurado que no solo estarán en estas instituciones, sino que serán determinantes en Murcia y Madrid y en el 30 por ciento de las capitales de provincia para elegir a los alcaldes.

Entre ellas, ha mencionado Burgos, Almería, Santander, Badajoz, León, Jaén, Guadalajara, Palencia, Teruel, Zaragoza, Alicante, Córdoba, Granada y Madrid, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El candidato a la Alcaldía de Madrid y secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha destacado que, como prometieron, sacarán a la «izquierda sectaria» del Ayuntamiento.

«Tal y como prometimos, a partir de mañana, se acabó el Madrid Central y el expolio fiscal a los madrileños», ha asegurado Ortega Smith, que ha agradecido la «confianza» y «valentía» de los madrileños y ha afirmado que «Madrid se recupera para la libertad».

También ha expresado su satisfacción el cabeza de lista de las europeas, Jorge Buxadé, quien ha dicho que, gracias a Vox, los españoles van a tener un partido en el Parlamento Europeo que «sopla con los vientos que soplan en Europa».

Abascal no respaldará ningún gobierno municipal o autonómico si se veta a Vox en las negociaciones
Carlos Cuesta okdiario 29 Mayo 2019

Santiago Abascal no está dispuesto a pasar por el ninguneo y el desprecio mostrado a su formación y a sus votantes en la última negociación, la llevada a cabo para la concreción del Gobierno de Andalucía que aupó a Juanma Moreno a la Presidencia y a Juan Marín a la vicepresidencia.

Vox quiere que aquellos que se benefician de sus acuerdos y que van a tener que poner en marcha programas de Gobierno convoquen formalmente a su formación para negociar los términos de los futuros Ejecutivos autonómicos y locales. En caso contrario Vox avisa: si no hay un respeto mínimo y una convocatoria formal, no respaldará los Gobiernos territoriales.

No se trata de una ocurrencia ni mucho menos. Santiago Abascal dio la llave de la gobernabilidad en Andalucía. Y la dio tras sentarse y negociar formal y oficialmente con el PP, pero con el insulto y el ninguneo permanente de Ciudadanos, el mismo partido que se benefició del apoyo de aquellos a los que no deja de llamar “extrema derecha” para sentar consejeros e incluso a un vicepresidente, Juan Marín.

Ciudadanos repite posición
La situación se vuelve a repetir. Ciudadanos ha comunicado ya su negativa a reunirse con el partido de Santiago Abascal pese a necesitarle en un buen número de plazas si de veras quiere echar a la izquierda. El primero en abrir fuego en esta dirección, de hecho, fue el responsable de Ciudadanos en uno de los Ejecutivos territoriales más importantes, el de Madrid. Ignacio Aguado señaló que la formación naranja se va a "limitar" a hablar con el PP y su líder en esta comunidad, Isabel Díaz Ayuso, para intentar llegar a un acuerdo de Gobierno.

"Nos vamos a limitar a hablar con el PP, es lo que dijimos en campaña, fuimos sinceros y honestos y es lo que vamos a hacer, hablar con ellos, luego veremos qué hace el resto de partidos al respecto", señaló Aguado en referencia a Vox y dejando claro que no tiene la más mínima intención de sentarse a negociar con el partido de Abascal.

La situación puede tensarse por culpa de esta actitud de Ciudadanos. Y es que Vox no está dispuesto a repetir una escena en la que, con el propósito de expulsar a la izquierda de diversas plazas españolas, como la andaluza, haya un partido, el de Albert Rivera, que sin comprometerse a nada acceda a cargos y poder sin ni siquiera tener garantías mínimas de cumplimiento de un programa pactado con Vox.

La insistencia de Ciudadanos en despreciar a Vox se puede convertir, de este modo, en un problema para la gobernabilidad, no sólo en Madrid Comunidad, sin también en otras regiones y ayuntamientos. Y es que Vox ha entrado con poder decisivo para cerrar pactos de gobernabilidad del centroderecha también en la Región de Murcia (con cuatro diputados) y con presencia ajena a gobernabilidad en Baleares (tres escaños), Aragón (otros tres), Cantabria (dos diputados), Asturias (también dos) y Castilla y León (con un escaño).

Abascal además puede ser determinante en el 30% de las capitales de provincia: Madrid, Zaragoza, Alicante, Ceuta, Melilla, Córdoba, Burgos, Almería, Santander, Badajoz, León, Jaén, Guadalajara, Palencia y Teruel.

La UCO desvela que UGT y CCOO usan una trama común para quedarse fondos de formación en Extremadura
Carlos Cuesta oldiario  29 Mayo 2019

UGT y CCOO han participado en una trama de desvío de fondos de formación en Extremadura cuyo impacto podría superar los 100 millones de euros, según la acusación popular del PP. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil acaba de desvelar en su investigación que ambos sindicatos han operado, además, con una red conjunta de empresas encargada de elevar falsamente el coste de los servicios de formación prestados a los trabajadores y parados con el fin de quedarse el inflado de las facturas.

osteriormente, el dinero -cargado a las subvenciones públicas que concedía el Gobierno socialista de Fernández Vara y de su predecesores del PSOE- se ha desviado durante años a Madrid con el fin de costear los gastos generales de ambos sindicatos, tal y como refleja el informe de la Fiscalía y de la Guardia Civil (UCO) a los que ha tenido acceso OKDIARIO.

El informe de la UCO revela con claridad como una de las empresas usadas por el organismo encargado de los cursos de formación en CCOO -el FOREM- era ECT: “A través de comprobaciones realizadas por esta Unidad, se observa que ECT figura entre los mismos [entidades y centros de formación con los que FOREM colabora]. Este hecho da a entender que es una empresa con la cual FOREM pudiera poseer algún tipo de vinculación”.

Acto seguido la UCO apunta que “a través de su propia página web, se obtiene que ECT, a través de sus asociados forma a más de 200.000 alumnos, tiene convenios con más de 15.000 empresas y colabora con la impartición de formación continua y ocupacional con numerosas instituciones, agentes sociales y empresas”. Y entre ellas, la Guardia Civil llama la atención sobre los convenios que mantiene con CCOO y el FOREM, pero también con el otro sindicato implicado en la trama de desvío de fondos de formación en Extremadura: “UGT” y su organismo encargado de los fondos de formación, “IFES”.

CCOO también inflaba facturas
Hay que recordar que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha puesto la lupa en el sindicado Comisiones Obreras (CCOO) tras encontrar, de hecho, un esquema similar al de UGT, con una red de sociedades que inflaban las facturas de los servicios y que permitían que este otro sindicato -ligado históricamente a IU y ahora apadrinado por Podemos- absorbiese fondos de formación de Extremadura y los destinase a pagar sus propios gastos en la estructura nacional del sindicato.
 
Así, la investigación cuenta ya con pruebas de que ambos sindicatos idearon un mecanismo de latrocinio y desvío de los fondos de formación regionales que, pese a que legalmente debían acabar en los trabajadores y parados, sin embargo, fueron destinados a financiar las estructuras nacionales de los dos grandes sindicatos de este país, tal y como investiga la Justicia en la trama extremeña.

Tanto la Fiscalía como la UCO han confirmado la existencia de una estructura societaria comandada por Forem -la división de formación de CCOO que se dedica al fomento del “estudio y la investigación en materia de empleo y formación profesional y social”- y por una compañía que realizaba subcontrataciones de forma sistemática para poder acceder al dinero de los fondos. Esta empresa era precisamente ECT: la Escuela de Conducción y Transporte.

Los informes judiciales señalan sobre esta empresa que está “radicada al parecer en Getafe”. Y que “acerca de su posible vinculación con la Fundación Forem” de CCOO, resulta que “tras comprobar 31 acciones formativas (con empresas y autoescuelas ya mayoritariamente extremeñas) habría podido acceder a un beneficio de 39.666,83 euros (de los 191.411,41 € que luego justifica Forem Extremadura por esas acciones formativas que le subcontrató). Del análisis policial resulta que directamente ECT no aportaría ningún bien ni servicio formativo, sino que se trata de una empresa que obtiene tal ganancia actuando como mera intermediaria sin aportar valor añadido”. En este caso, por lo tanto, el nivel de desvío ilegal de fondos podría superar el 20%.

La mecánica era exactamente la misma que mantenía UGT: introducía sociedades que inflaban los costes para llevarse parte del dinero destinado a fondos de formación por el Gobierno socialista de Guillermo Fernández Vara. La UCO ha partido de ese caso y ha detectado, además, que, lejos de ser un ejemplo aislado, un elevado número de gastos de los cursos de formación financiados por las subvenciones públicas están plagados de irregularidades.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Sectarismo centrista
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 29 Mayo 2019

Apenas ha pasado una semana de la humillación nacional del 20 y 21 de Mayo, con Sánchez diciéndole a Junqueras "no te preocupes", y con los presidentes del Congreso y Senado compitiendo en sumisión al golpismo con Mari-Ana Pastor, que ofreció un agasajo postinero a los presos del 1-O que venían a las Cortes a ciscarse en España, en la Ley y en el Rey. Ante tan ruin actitud, Rivera protagonizó una vibrante protesta contra Prevaritxell, espontáneamente aplaudida por Cayetana Álvarez de Toledo y algunos del PP y por Santiago Abascal y los diputados de Vox. Los marisorayos que cercaban al líder del PP dijeron que no había intervenido porque "no es un jabalí parlamentario", condición animal que achacaban al de Cs. Pero el líder del PP, excelente orador, le ha pegado a Sánchez, por su asociación con comunistas y golpistas, tantas cornadas como Rivera. Y no de jabalí, de miura. No intervino porque lo tenían intervenido a él los que descontaban la derrota de los Almeida, Ayuso o Azcón que han ganado lo que ha perdido Feijóo.

Apenas ha pasado una semana de aquellos juramentos contra la democracia española. Y tras unas elecciones que obligan a pactar en ayuntamientos y autonomías a los tres partidos que se oponen a liquidar la Nación y la Constitución -quitar el poder del que abusan las autonomías es, como la tarjeta sanitaria de Rivera o el 155, un modo de defender España- ya despunta esa variante de la superioridad moral de la Izquierda que es el sectarismo centrista, dispuesto a sentarse con el partido de Sánchez, al que Rivera puso a caldo, y a humillar al de Abascal, que lo aplaudió.

Ayer, Ciudadanos emitió un mensaje de Igea en el que aseguraba que pactaría la entrega de Castilla y León al PSOE; otro, de Arrimadas diciendo que estudiarían cada caso; y otro de Villegas diciendo que no se sentaría con Vox, como dice el fracasado Valls mirando a Le Pen, sin recordar que en España el "Le Pen catalán" era Torra, según Sánchez.

Yo entiendo que Cs pacte a izquierda y derecha si tiene razones para hacerlo, pero España no se divide hoy en partidos de izquierdas y derechas, sino en partidos que defienden a España y partidos que la quieren destruir. Abascal defiende a España; Sánchez e Iceta, a Iglesias, Bildu y Junqueras. A esos, no a Vox, es a los que hay que ponerles cordón sanitario. Y bozal.

Hacer la cama a Rivera
Emilio Campmany Libertad Digital 29 Mayo 2019

Pedro Sánchez ha estado en el Elíseo fraguando una alianza con los liberales europeos, encabezados por Emmanuel Macron. Esto es lo que dice El País para envolver a nuestro presidente en funciones con el aura de estadista que no tiene. A lo que ha ido realmente Sánchez al Elíseo es a rodearse de estucos y arañas y a sentarse en la silla de De Gaulle. Ha echado de menos la escolta de dragones a caballo, pero menos da una piedra. Más allá de esto, como misión secundaria, habrá intentado convencer a Macron de que haga de Borrell una Mogherini II, el sucesor de la jefa de la diplomacia europea, o sea, de la nada. Qué más da quién suceda a Federica Mogherini. El único que quizá se alegrara algo sería Maduro cuando viera a quien le salvó el trasero durante sus horas más bajas catapultado a ese puesto de tronío inútil.

También fue Sánchez a París con otra idea, la de convencer a Macron de que, como supuesto jefe de Rivera, le obligara a apoyar al PSOE y renunciara a ser aliado de Vox. Dice también El País que en Europa no se entiende que un partido liberal se alíe con la extrema derecha y reniegue de los socialistas. En Europa no puede extrañar esto porque partidos que son mucho más extremistas que Vox han sido aliados de Gobierno de muy diversos partidos de centroderecha sin provocar escándalo fuera de la izquierda. Lo que debería escandalizar en Europa, y no lo hace por influencia de medios tan sectarios como El País, es que el PSOE sea aliado de filoetarras, golpistas y populistas comunistoides bolivarianos.

La alianza de la que habla el periódico español es tan antinatural como la que pudieran suscribir monárquicos y republicanos. Pero la cuestión es que, en España, lo que distancia a Ciudadanos y al PSOE no es que unos sean liberales y los otros socialistas, sino que unos defienden la unidad de España y los otros no. Esto no tiene nada que ver con lo que llaman los socialistas "agenda europea", y que no es otra cosa que la profundización de los valores de la izquierda. Esto tiene que ver con España y su unidad. Y para defenderla Vox puede ser un socio más o menos incómodo, pero mucho más fiable que el PSOE, que no cree en ella y está dispuesto a venderla por cuatro años de alquiler en la Moncloa.

Rivera puede estar tentado de dar la enésima pirueta y apoyar al PSOE en las comunidades autónomas que le parezca. Ya se lo harán pagar los votantes que se sientan, con razón, defraudados. Lo que de ninguna manera puede hacer es investir a Sánchez, ni siquiera con la promesa de un 155 que con toda seguridad dejará de honrar por acción u omisión. La inclinación del PSOE a pactar con los nacionalistas no es, como pretenden hacernos creer, una coyuntural necesidad fruto de la aritmética, a la que por otra parte podrían, si quisieran, renunciar. Es una alianza estratégica a largo plazo cementada con la urticaria que a todos ellos, socialistas y nacionalistas, les da España.

Sánchez quiere que todos sólo le quieran a él
OKDIARIO 29 Mayo 2019

La línea argumental que está empleando Pedro Sánchez para ser investido Presidente resulta ciertamente curiosa. A cada uno de los partidos políticos que por acción u omisión están dentro de la ecuación de la gobernabilidad les viene a decir lo mismo: ustedes, en aras del interés general de España, pensando desde criterios abstractos y desinteresados, tienen que favorecer a toda costa mi propia y personal investidura, sí, la mía, la de Pedro Sánchez. Vamos a generar entre todos un "horizonte de estabilidad". Unidas Podemos tiene que renunciar a coaliciones y ministerios, Ciudadanos ha de levantar el “cordón sanitario” en torno al PSOE y Vox lo mejor es que no haga absolutamente nada y se esté bien quietecito en el rincón de la auto-demonización. Ni que decir tiene que ninguna de estas formaciones le está haciendo caso alguno, porque lo propio de la competición política –y lo que el mismo sentido común también dicta– es que cada uno defienda lo mejor que pueda sus particulares intereses. Al PP no le dice nada porque es el único partido con fuerza que nunca apoyará al PSOE.

Aunque el argumento no deja de tener tintes surrealistas, Sánchez se lo está tomando en serio. Prueba de ello es que su reciente viaje a París ha consistido en internacionalizar esta estrategia para pedirle a Macron que le pida a Rivera que pacte con él y sólo con él. “No se entiende en Europa que un partido que se autodefine como liberal pacte con la ultraderecha”, sostiene Sánchez metiendo el dedo en el ojo a Vox, reprochando acto seguido a Ciudadanos esta supuesta “contradicción”. Por supuesto, Albert Rivera tiene plena discrecionalidad para desarrollar la estrategia de pactos que considere más oportuna, pero la auténtica contradicción sería que ahora apoyase a Sánchez, tras afirmar en dos campañas electorales consecutivas que jamás haría tal cosa y que su objetivo es liderar la oposición del centroderecha.

Habrá que ver cuál es el resultado práctico de este encuentro parisino. Macron sin duda tiene gran peso dentro de la familia de los demo-liberales europeos, si bien es igualmente cierto que ha salido debilitado de estas elecciones dentro de la propia Francia, donde Le Pen por primera vez le ha derrotado. En cualquier caso, no parece que vayan a tomarse decisiones antes de la sentencia –y de los posibles indultos– en el juicio del procés. De momento, toca esperar.

Varapalo de Estrasburgo al victimismo de los golpistas
EDITORIAL Libertad Digital 29 Mayo 2019

Martes negro para el golpismo catalán. Por un lado, la Fiscalía del Tribunal Supremo (TS) ha descartado plantear al tribunal del 1-O la posibilidad de condenar a los golpistas sólo por el delito de sedición, por lo que mantendrá el escrito provisional de acusación con el que llegó a juicio, y en el que se plantea que el procés fue un delito consumado de rebelión. Por otro lado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha desestimado el recurso presentado en su día por Carmen Forcadell y otros 74 demandantes contra la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de suspender cautelarmente la celebración de un pleno del Parlamento de Cataluña el 9 de octubre de 2017 para que el entonces presidente regional, Carles Puigdemont, hiciera una valoración de los resultados de la consulta secesionista.

Bien está que el Ministerio Público, en una nueva muestra de independencia frente al Gobierno de Pedro Sánchez y una Abogacía del Estado que sólo ha querido ver un delito de sedición en la violenta consumación del referéndum ilegal y en la posterior declaración unilateral de independencia, haya mantenido un escrito de acusación contra los golpistas ajustado a la gravedad y naturaleza de los delitos perpetrados, tal y como ha quedado corroborado en las numerosas sesiones del juicio, que ya está próximo a su fin. Sin embargo, no es menos letal para el victimismo de los golpistas y para su bochornosa propaganda, destinada tanto a denigrar el ordenamiento jurídico español como a presentar a sus políticos presos como si de presos políticos se tratase, la sentencia de Estrasburgo no se limita a justificar la suspensión del Pleno del 9 de octubre en base al artículo 56 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, que prevé la posibilidad de adoptar medidas preventivas para evitar que el recurso ante el TC pierda su objeto. El TEDH también recuerda, de acuerdo con el TC, que un partido político puede hacer campaña a favor de un cambio en la legislación o en las estructuras jurídicas o constitucionales del Estado, siempre que utilice medios legales y democráticos y proponga un cambio compatible con los principios democráticos fundamentales. También considera necesario impedir que los parlamentarios que representan a una minoría en el Parlamento se vean privados del ejercicio de sus funciones, como observó el TC en sentencia del 26 de abril de 2018.

Así las cosas, ya podrá en los próximos días el máximo responsable de la intentona golpista de 2017, Carles Puigdemont, pasear por Europa su victimismo ante su más que previsible pérdida deL acta de eurodiputado, que lo cierto es que, a los ojos de la legislación española, del Parlamento Europeo y del TEDH, tanto él como el resto de los acusados no dejan de ser unos golpistas que sólo buscan rehuir la acción de la Justicia.

Estrasburgo desenmascara a Puigdemont
 El Mundo 29 Mayo 2019

En una dura resolución, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó ayer la demanda contra España interpuesta por 76 diputados secesionistas del Parlament de Cataluña -encabezados por su ex presidenta Carme Forcadell y el prófugo Puigdemont- por considerarla "manifiestamente infundada". La decisión del Tribunal, la segunda en la que se pronuncia sobre el procés, supone, por los términos en los que está redactada, un sonoro revés para los golpistas que están siendo juzgados en el Supremo, cuyas esperanzas han estado siempre depositadas en Estrasburgo. Otra prueba del absoluto desprecio que los independentistas han manifestado siempre hacia el Estado de derecho español.

En este caso, los independentistas habían denunciado que el Tribunal Constitucional suspendiera un pleno previsto para discutir los efectos del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, alegando que de esta forma se había violado el derecho de reunión y la libertad de expresión de los parlamentarios autonómicos. Los siete magistrados de Estrasburgo, sin embargo, han dado la razón al TC español argumentando que la suspensión del pleno respondía a "un bien social imperioso" y que fue "necesaria", como lo habría sido en cualquier "sociedad democrática". La resolución añade que la convocatoria del pleno supuso una "falta de respeto manifiesta" a la decisión que el TC había tomado para proteger el orden constitucional. Por lo tanto, concluye el Tribunal, no se debía admitir a trámite una demanda que exigía la convocatoria de un pleno incompatible con los principios democráticos y el ordenamiento legal. Y recuerda a los demandantes que, al día siguiente del pleno suspendido, el ex president Puigdemont compareció ante el Parlament y declaró unilateralmente la independencia, contraviniendo la ley española y el derecho internacional. Hay que felicitarse por la resolución de Estrasburgo porque, más allá de su importancia en este caso concreto, sirve de advertencia a los golpistas juzgados y a los fugados: la Justicia europea nunca aprobará la desintegración territorial de un Estado de la UE.

Pero los separatistas recibieron ayer otra mala noticia judicial, esta vez desde la Fiscalía del Tribunal Supremo. Después de tres meses y medio de vista oral, los cuatro fiscales que participan en el juicio han anticipado que en las conclusiones definitivas, que harán públicas en los próximos días, mantendrán contra la mayor parte de los procesados las acusaciones por delito de rebelión, no de sedición, así como las penas de cárcel que se pedían en el escrito provisional elaborado antes del juicio. Por más intentos que han hecho los secesionistas para evitar el juicio, incluida su pretensión de ampararse en el aforamiento, nada evitará que se sometan al imperio de la ley.

Estrasburgo y los dados

Nota del Editor 29 Mayo 2019

Estamos tan acostumbrados a los disparates del  tribunal de Estrasburgo, que en cuanto sueltan una sentencia normal, parece que se trata de ángeles celestiales. Lo mejor que puede hacer ese tribunal es desaparecer y ahorrar un monton de dinero a los europeos. Sus sentencias son como partidas de dados, aunque amañadas para favorecer a los terroristas, separatistas y otros afines.


Recortes de Prensa   Página Inicial