AGLI Recortes de Prensa   Sábado 1 Junio 2019

Demasiados errores en el recuento electoral
Editorial El Mundo 1 Junio 2019

La democracia es un sistema de gobierno y de convivencia que necesita como asidero la confianza de los ciudadanos. Antes que nada, en el funcionamiento de las instituciones y en la limpieza y transparencia absolutas de los procesos electorales. Es uno de los indicadores que determinan lo que los politólogos juzgan democracias de calidad o de baja intensidad, según los casos. La nuestra está en el primer grupo, sin duda alguna. Pero no se puede permitir episodios tan chuscos como la interminable catarata de errores en el recuento de votos de las elecciones del domingo, porque despierta inevitables suspicacias y genera dudas indeseables. Tan groseros han sido estos fallos que, en lugares tan importantes como León o Ibiza, por citar dos ciudades, los resultados iniciales distaban mucho de la realidad y ha habido que esperar varios días para que un recuento de las actas pusiera las cosas en su sitio y los ciudadanos supieran quién opta finalmente a gobernar las alcaldías. Estamos, por tanto, ante un hecho grave.

No puede ponerse de perfil el Gobierno y habrá de asumir responsabilidades por este desaguisado. El Ministerio del Interior adjudicó el contrato para el recuento y volcado de resultados de las municipales, autonómicas y europeas a la empresa Scytl, que presentó una oferta en baja temeraria, tal como la califican expertos: nada menos que un 20% más barata que las compañías competidoras. Pero lo barato aquí sale muy caro. Y los técnicos y funcionarios de Interior se temían lo peor ante el 26-M porque los simulacros realizados durante abril y mayo ya estuvieron plagados de errores. Tuvieron que terminar antes de tiempo por problemas técnicos en el proceso de constitución de las mesas y en el envío de los datos a la central de información de Madrid. Esos fallos se repitieron durante la jornada electoral y han desembocado en esta situación lamentable.

España había logrado ser ejemplo de rapidez y eficacia en los recuentos de votos en elecciones. Y varios países se han interesado estos últimos años por el sistema que se empleaba aquí. Es, además de serio en lo político, una verdadera pena que esa imagen se vea empañada. Es lógico que el PP haya exigido ya la comparecencia de Marlaska en el Congreso por lo ocurrido. Hacen falta explicaciones y depuración de responsabilidades.

España se juega mucho en la Comunidad de Madrid
Daniel Lacalle elespanol 1 Junio 2019

“You had us all strung out with promises of peace but your cover plan was to deceive”. Steve Harris.

La Comunidad de Madrid debería ser un ejemplo a seguir por todos en el desarrollo de nuestro modelo autonómico. Sin embargo, nos encontramos ante el peligro de que se destruya un modelo de éxito para que avance el intervencionismo que ha hecho tanto daño a Andalucía o Extremadura durante años.

Lo que se pretende hacer con la Comunidad de Madrid es exactamente lo que se ha llevado a cabo en otras comunidades autónomas gobernadas por el socialismo: poner escollos y trabas al crecimiento, el empleo y la inversión y luego echarle la culpa de los malos resultados a no haber aplicado suficiente socialismo. Crear clientes rehenes del aparato burocrático socialista.

Empecemos por las mentiras que se dicen sobre la Comunidad de Madrid:

-“Paraíso fiscal”. Lo que no se puede hacer es tener un infierno fiscal y culpar a otros por no serlo. La fiscalidad en la Comunidad de Madrid es igual a la de otras comunidades y países de la UE. ¿Cuál es el problema? Que las comunidades con más presión fiscal sobre la renta están todas en manos del PSOE, y en vez de solucionar su modelo extractivo, quieren asfixiar a los madrileños… Mientras no tienen ninguna queja con Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, La Rioja, Canarias, Ceuta o Melilla, que tienen niveles de competitividad y presión fiscal iguales o mejores que la Comunidad de Madrid. Es decir, no es que estén en contra de un modelo fiscal eficiente y atractivo, es que quieren esquilmar única y exclusivamente a Madrid.

-“Falta de solidaridad”. En el periodo 2009-2018 la Comunidad de Madrid ha aportado al Fondo de Garantía de Servicios Públicos con el resto de las regiones 24.000 millones de euros, según el Ministerio de Hacienda.

Los recursos sujetos a liquidación, que suponen casi el 73% de los ingresos no financieros de la Comunidad de Madrid, proporcionan una financiación per cápita 215 euros inferior a la media de las comunidades autónomas de régimen común.

Muchos argumentan que los impuestos no los pagan las comunidades autónomas, sino los ciudadanos. Y es correcto. Pero sí dependen de los gobiernos los presupuestos, la política fiscal y económica sobre todo orientada a la creación de empresas y atraer capital. Y es lo que nos jugamos en la Comunidad de Madrid.

Otros dicen que Madrid se beneficia “porque es la capital”, un argumento claramente incorrecto cuando se mira la menor financiación, la mayor solidaridad y que la Comunidad de Madrid, según el Ministerio de Hacienda, tiene el mayor déficit fiscal de España (la diferencia entre lo que se aporta y se recibe). Pero también cuando se mira al País Vasco, un ejemplo similar de fiscalidad adecuada y atracción de empleo e inversión sin “capitalidad”.

La nota media de los alumnos madrileños en las pruebas de lectura, matemáticas y ciencias supera el promedio de la OCDE en 4,9 puntos porcentuales. En evaluación de Sanidad, su nota está 5,4 puntos porcentuales por encima del promedio nacional. En la Comunidad de Madrid hay 82 empresas por cada 1.000 habitantes, un 15% por encima de la media nacional. En Madrid, 1 de cada 2 ocupados (el 51%) tiene educación superior. La media española es del 43%, según la EPA.

Madrid es una de las regiones que mejor han salido de la crisis. En 2016 ya había recuperado los niveles de PIB per cápita previos a la crisis y el crecimiento promedio anual del PIB per cápita desde 2008 ha sido del 0,83%, frente al 0,63% nacional.

Los madrileños y los españoles nos jugamos mucho en el asalto del socialismo a un modelo de éxito que debe seguir siendo un ejemplo de libertad y de crecimiento.

Los madrileños se juegan que se modifique la política impositiva que ha permitido que Madrid sea la región con mayor crecimiento del PIB, un crecimiento superior al 14% en cuatro años y que además financia sobradamente unos servicios públicos de extraordinaria calidad, como acreditan los indicadores independientes internacionales.

Los madrileños se juegan un gobierno comprometido con la reducción del déficit público, que ha caído en 1,2 puntos esta legislatura y que se encuentra a 16 centésimas del equilibrio presupuestario. Y como consecuencia de ello, los madrileños se juegan tener la región con la deuda más baja de todas las regiones de régimen común (14,6% sobre PIB), y también una región donde se ha reducido el pago a los proveedores en 75 días y se paga dentro del margen de la ley. Y eso lo saben inversores y emprendedores.

Porque los madrileños también se juegan que los inversores sigan confiando en nuestra economía, la más atractiva para la inversión extranjera, que ha invertido casi 75.000 millones de euros en toda esta legislatura. Y también la de los empresarios, que han creado casi 80.000 empresas en los últimos cuatro años.

Los madrileños se juegan por tanto mantener el ritmo de creación de empleo que ha provocado que se generen más empleo de calidad. Nunca ha habido tantos madrileños trabajando como ahora. Un empleo en general de calidad, en el que el 80% de los trabajadores tiene un contrato indefinido, mientras que la media española se sitúa en el 74,1%.

Los madrileños se juegan seguir reduciendo el desempleo registrado, que ha caído en más de 110.000 personas en esta legislatura, y más de 70.000 parados menos de larga duración, lo que ha provocado una bajada de la tasa de paro de casi 6 puntos porcentuales.

Los madrileños se juegan tener un gobierno que exija y defienda un sistema de financiación justo, transparente y equilibrado, que mantenga la solidaridad de Madrid con el resto de españoles, pero que al tiempo corrija la infrafinanciación que trajo y aprobó en 2009 un Gobierno al que pertenecía el propio Ángel Gabilondo. ¿Cómo puede el señor Gabilondo representar a los madrileños después de haber sido el gran culpable del injusto sistema de financiación autonómica que tanto ha perjudicado a la Comunidad de Madrid?

A todos los españoles les interesa que la Comunidad de Madrid siga siendo la economía motor de España, porque gracias a ello, desde 2009, la Comunidad de Madrid ha aportado más de 24.000 millones de euros de sus presupuestos de ingresos a la solidaridad con otras regiones, para que se puedan sufragar los servicios públicos. Una solidaridad de la que los madrileños están orgullosos, pero que puede mermarse con las seguras consecuencias que tendría un gobierno de socialistas redistribuidores de la nada y creadores de burocracia. Porque Madrid ha demostrado que la mejor manera de ser solidario, redistribuir y mejorar el bienestar de todos es tener una fiscalidad atractiva y un modelo de crecimiento. Crear riqueza para aumentar el bienestar. Los que ponen escollos al crecimiento solo distribuyen paro y miseria.

El PSOE ‘convenció’ a dos vocales para cambiar el resultado de la mesa que le da la Alcaldía de León
Carlos Cuesta okdiario 1 Junio 2019

El Ayuntamiento de León ha caído del lado del PSOE gracias a la modificación de los resultados en una sola mesa electoral. Una mesa en la que VOX había sacado un resultado claramente superior al del resto de partidos y en la que las vocales presentes en la jornada electoral han asegurado ahora, después de haber entregado y firmado por triplicado las actas, que se equivocaron al escribir el resultado y que, realmente, la cifra de VOX correspondía al PSOE y viceversa.

Pues bien: en dos de las declaraciones de estas vocales realizadas ante la Junta Electoral se reconoce que fueron visitadas por miembros del PSOE después de la jornada electoral, que fueron estas personas del Partido Socialista las que les advirtieron “del error”, y que incluso les ofrecieron acompañarles “para ir ante Notario y verificar que ha sido un fallo de transcripción”. Todo ello aparece en las declaraciones a las que ha tenido acceso OKDIARIO.

El cambio del resultado en la mesa fue clave. La pérdida de esos votos hizo perder al partido de Santiago Abascal el concejal decisivo y que éste lo ganase el PSOE. Resultado: las posibles alianzas del PP para mantener el Ayuntamiento de León se desvanecieron y fueron a parar a los socialistas, que podrán gobernar gracias a ese concejal y el apoyo de Podemos y UPL.

Por un puñado de votos
La Junta Electoral de Zona de León, de hecho, se ha basado en ese cambio de criterio de las vocales para admitir las reclamaciones presentadas por el PSOE y UPL sobre la mesa 7-5B del colegio de Las Pastorinas de León.

La mesa era totalmente clave: gracias a esos votos Vox mantenía un concejal en el Ayuntamiento leonés. Al perderlo, lo ha ganado el PSOE. Y todo por un puñado de votos: la decisión traspasa al PSOE los 130 votos que figuran en el acta a nombre de VOX; a cambio, da a los de Abascal los 28 inscritos en el acta a nombre de los socialistas. Pero es más: Vox, al perder esa mesa, queda fuera por completo del Ayuntamiento de León por no superar el 5% legal para entrar en el reparto de concejales.

"Un fallo de transcripción"
La polémica saltó el jueves pasado, cuando la presidenta y dos vocales de la mesa en cuestión, junto con la representante de la Administración, declararon ante el juez Muñiz Tejerina, que preside la Junta Electoral de Zona, que habían tenido un “fallo de transcripción”. Un error por el que, según su versión de ese día, “el número de votos hecho constar en el Acta de Sesión de las Elecciones Municipales como de VOX”, en realidad “corresponde a PSOE”.

El salto era brutal. VOX dejaba de ganar en esa mesa y pasaba a hacerlo el PSOE. Y por ello, el pleno del Ayuntamiento de León ha quedado con el siguiente resultado: 10 concejales para los socialistas; PP: 9; Ciudadanos: 4; UPL: 3; y Podemos: 1. Dicho de otra manera, José Antonio Díez (PSOE) puede pactar con Podemos y UPL para desbancar al actual regidor del PP, Antonio Silván.

Y en medio de esa situación, las declaraciones de dos de las vocales clave ante la Junta Electoral de zona han desvelado un par de notas de gran importancia. La primera corresponde directamente a la presidenta de la mesa electoral. Y en ella reconoce literalmente “que se ha puesto en contacto el PSOE con ella para ver si quedaban para ir al notario y verificar que ha sido un fallo de transcripción el número de votos hecho contar en el acta” y que “en realidad” el número de votos anotado en el acta como perteneciente a VOX “corresponde al PSOE”.

La segunda de las declaraciones clave es de la vocal segunda de la mesa: “Manifiesta igualmente que tuvo conocimiento del error porque habló con una compañera que fue apoderada en la mesa por PSOE y al preguntarle si en su mesa había ganado el PSOE y si no le importaría manifestarlo ante notario”.

Tanto PP como VOX han anunciado recursos ante la Junta Electoral Central. Y es que el acta es un documento público que se firmó por triplicado. Ese documento ha sido tumbado por unas declaraciones donde se observa la presencia e interés del PSOE en la modificación del resultado y de la versión de las vocales.

El Banco de España tumba la política económica del PSOE
EDITORIAL Libertad Digital 1 Junio 2019

Son muchos los organismos que han activado las señales de alerta debido a errónea política económica del Gobierno, pero Sánchez y sus ministros han optado por hacer oídos sordos.

El Banco de España ha lanzado esta semana todo un jarro de agua fría sobre la senda económica que ha emprendido el Gobierno de Pedro Sánchez en el último año, lo cual no ha sentado nada bien a la cúpula socialista. El organismo regulador, que, a diferencia de la negra etapa de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se ha caracterizado en los últimos años por su rigurosidad a la hora de emitir análisis y recomendaciones, ha tumbado, uno por uno, los principales hitos económicos del Ejecutivo, empezando por el crecimiento del PIB.

En su informe anual de 2018, advierte, entre otros aspectos, que el avance de la economía nacional se sustenta sobre pilares endebles, ya que, por un lado, la productividad sigue siendo muy reducida y, por otro, buena parte del crecimiento registrado en 2018 responde a factores que son insostenibles en el tiempo, tales como el aumento discrecional del gasto público o el excesivo consumo sin ahorro previo, reproduciendo así las negativas prácticas del pasado.

Las políticas expansivas llevadas a cabo por Sánchez han engordado de forma artificial el PIB, pero a costa de elevar el déficit estructural del sector público, lo cual es muy grave, ya que intensifica la vulnerabilidad de la economía española ante un empeoramiento del contexto internacional a nivel financiero o comercial. Que el país todavía no haya logrado equilibrar las cuentas públicas con una deuda próxima al 100% del PIB resulta muy preocupante, sobre todo si se tiene en cuenta que la guerra comercial entre EEUU y China, el Brexit o el estancamiento de la zona euro, con Italia como nuevo factor de riesgo, pueden acabar desatando una nueva tormenta.

Asimismo, el Banco de España enfatiza la necesidad de mantener la reforma laboral de 2012 e incluso profundizar en ella con el fin de reducir la temporalidad, lo cual choca de plano con las críticas vertidas por el Gobierno a este cambio legislativo. Aunque lo más significativo del informe son, sin duda, sus advertencias sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), la fijación del precio de los alquileres y la complicada situación de la Seguridad Social.

En cuanto al primer punto, el regulador insiste en que la histórica subida del SMI aprobada por el Sánchez podría acabar destruyendo miles de puestos de trabajo, por mucho que, hasta el momento, su impacto no se haya reflejado en los datos de afiliación. Todavía es pronto para calibrar sus efectos, pero, en todo caso, su aplicación no ayudará a la creación de empleo, lo cual, con una tasa de paro todavía próxima al 14%, constituye una enorme irresponsabilidad.

En materia de alquileres, el Banco de España alerta de que fijar los precios por ley, tal y como defienden los aliados del PSOE, restringirá aún más la oferta de vivienda, intensificando con ello su encarecimiento. Y en cuanto a las pensiones, su diagnóstico no puede ser más certero, tras avanzar que la financiación del actual modelo de reparto corre serio peligro en caso de que no se pongan en marcha nuevos ajustes y reformas.

Son muchos los organismos, tanto públicos como privados, que han activado las señales de alerta en los últimos meses debido a la desnortada y errónea política económica que ha desarrollado el Gobierno, pero Sánchez y sus ministros han optado por hacer oídos sordos. Las consecuencias se verán tarde o temprano y el problema es que no las pagará Sánchez, sino todos los españoles.

Fernando Sánchez Dragó: "La corrección política es la Inquisición sin potro de tortura"
EMILIA LANDALUCE El Mundo 1 Junio 2019

Fernando Sánchez Dragó lleva toda la vida buscando el cadáver de su padre, Fernando Sánchez Monreal, asesinado en 1936 por el bando sublevado. Su último intento fue hace unos meses cuando remitió a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica una muestra de ADN para compararlo con dos cadáveres hallados. La respuesta evidencia bien esa España cainita de buenos y malos: "Sánchez Dragó es una persona incómoda para la Asociación y eso frena cualquier iniciativa que lo implique". Una bajeza aunque incómodo sea uno de los adjetivos que mejor describa al escritor.

Por hacerle caso en sus predicciones respecto al éxito de Vox he tenido que pagar una cena a base de vino muy bueno y jamón Joselito...
Yo también he perdido alguna que otra cena...

Pues tendrá que decir algo porque...
Yo creo que la decepción, el bajonazo, fue el de las generales, no el de las autonómicas y municipales. Y se debió al voto del miedo y al voto útil que alentaron los medios. Por eso, en el último momento, mucha gente se echó para atrás y no votó a Vox. ¿Dónde estaban todos esos que llenaban los mítines?

El resultado evidenció que Vox venía del PP.
Vox no robó votos al PP. Al contrario, añadía votos a la derecha porque había mucha gente decepcionada por Rajoy (y el viraje socialdemócrata del partido) que había dejado de confiar en el PP. Luego es verdad, evidentemente, que también roba votos al PP, pero ahí se produce una confusión entre la copia y el original, porque toda la campaña previa de Casado era idéntica a la de Santi...

Decepcionado entonces.
Seguramente en las próximas elecciones Vox dará la campanada, pero a lo mejor me pego otro planchazo exactamente igual. Mire, cuando los escritores nos metemos a hablar de política es como cuando los políticos se ponen a escribir poemas. Malo.

Es que ejercer de Casandra suele acabar...
A los escritores nos gusta prever el futuro cumpliendo un papel parecido -salvando todas las distancias- a Platón, Empédocles y los filósofos griegos que se convertían casi todos en consejeros de los tiranos de Siracusa, la magna Grecia, la propia Atenas, etc. Y acababan fatal todos, defenestrados, lapidados, vendidos como esclavos. Esta historia se repite siempre. Y pasó también con la Generación del 98, en la Guerra Civil... Este país está atenazado por la querella de los castizos y los ilustrados, una constante que empezó con la llegada de los Borbones a España en el siglo XVIII, y que sigue estando ahí, con las discusiones por los toros, la caza... Es que ejercer de Casandra suele acabar...

Los Borbones prohibieron los toros...
Los toros ya los quiso prohibir el Vaticano en la época de Felipe II excomulgando a todo aquel que asistiera. Felipe II se negó a acatar la excomunión.

Tuvo que ser Capmany, catalán, quien en 1812 revocara la prohibición de celebrar corridas. Y ahora...
Sí, es curioso. De hecho, en Cataluña había una afición taurina extraordinaria.

¿Con quién gobernará Sánchez?
Pedro Sánchez sólo tiene un móvil en este mundo que es mantenerse en el poder. Le da absolutamente igual la ideología. Se irá acomodando a las circunstancias de los pactos y a Europa como, por otro lado, ya hicieron Zapatero y Rajoy.

¿Y Albert Rivera?
Albert Rivera es un buen político que quería ser el pequeño Macron español.

En esa batalla de los ilustrados y los castizos usted se sitúa...
Yo soy las dos cosas, evidentemente. Me gustan los toros, me gusta la caza, no porque practique la caza sino porque entiendo los valores, la ética y la estética de la caza... Y soy un ilustrado. En esa batalla de los ilustrados y los castizos usted se sitúa...

Y reaccionario.
Claro. Los reaccionarios es que reaccionan. La palabra suele identificarse con lo ultramontano, con lo derechista, y no es verdad. Un revolucionario comunista en Rusia era tan reaccionario en su día como lo pueda ser un votante de Vox en este momento. Esa es la actitud lógica de cualquier ser humano, y más aún si eres intelectual, dicho lo de intelectual con todas las comillas del mundo, porque yo detesto la palabra. Un ciudadano tiene que ser reaccionario frente a sus circunstancias.

¿Por qué los viejos comunistas son ahora tan "fachas"?
Siempre se ha dicho que a los 18 años se es incendiario y a los 40 años bombero. Aparte de eso, que es verdad, nunca fui comunista, yo era antifranquista. Entonces la única herramienta para manifestarse era el comunismo. ¿Qué sabía yo de comunismo? Por supuesto, me sabía la Historia universal y me había leído el manifiesto comunista pero no sabía lo que era el comunismo. Por otro lado, la segunda vez que estuve en la cárcel nos hicimos con un Paris Match que leímos y releímos cientos de veces. En la revista había un test, de estos, muy cartesiano, que hacen los franceses, para averiguar cuál era tu postura política. A todos les salió que más o menos rojos, comunistas,... pero a mí me dio que era liberal con gran sorpresa para todos. Y el test del Paris Match tenía razón. Lo que pasa es que yo era un liberal que luchaba contra Franco. Lo cierto es que a mí ni entonces tampoco me interesaba la política. Yo lo que quería es ser Hemingway y correr aventuras.

Usted ha defendido que Franco debe quedarse en el Valle de los Caídos...
Por supuesto. Por lo pronto los muertos no se tocan, los muertos se respetan. Y en cualquier caso, desde luego, las únicas personas que tienen derecho moral a tocar a los muertos es la familia, los descendientes. Lo demás es un delirio de necrofilia y de misa negra. Además lo hacen porque creen que ganan votos pero no ganan ni uno. Quizás tampoco los pierdan, pero desde luego nadie va a votar o a dejar de votar a un partido u a otro porque saquen a Franco del Valle de los Caídos. Es ridículo. En cualquier caso, esto forma parte de otra tradición española que es la necrofilia. España es el único país del mundo en el que los milicianos de Madrid y los soldados de Salamanca gritaban ¡Viva la muerte!, el famoso grito de Millán-Astray. En ninguna parte del mundo se ha gritado viva la muerte, vamos, es una contradicción filosófica delirante. Se trata de una afición española, numantina.

Castiza como usted.
Sí, es verdad, castiza.

Usted ha defendido el golpe del 18 de julio pero...
La Historia universal se deconstruye a base de golpes de Estado. Esto es igual que lo de ser o no ser reaccionario. Un golpe de Estado puede ser bueno o malo. Muchas de las cosas que tanto gustan a quienes acusan de golpismo a todo el mundo son cosas que se han conseguido a través de golpes de Estado. En la Historia universal hay multitud de ejemplos. En Roma, en Grecia, en Italia, en la Revolución Francesa.... Volviendo a la Guerra Civil, volviendo a España. El primer golpe de Estado que hubo lo dieron los socialistas en Asturias en el 1934. Eso fue un golpe de Estado contra el orden institucional. El segundo golpe de Estado fue el pucherazo de las elecciones del 1936 que está absolutamente demostrado. Media España apoyaba ese golpe que desencadenó una Guerra Civil atroz en la que mataron a mi padre...

¿Cree que vivimos en una sociedad en riesgo de fractura?
Soy mucho más pesimista que todo eso. Creo que la especie humana ya ha llegado a su punto final y que está a punto de extinguirse. Suelo decir que el apocalipsis ya ha llegado. Lo que pasa es que la gente no se da cuenta porque, inspirado por la Biblia, se cree el Armagedón, una batalla, el bien contra el mal. Yo creo más que el deterioro del ecosistema es tan brutal e irreversible que inevitablemente la especie humana está condenada a la extinción, como todas las especies por otra parte.

Muchos creen que el Estado Nación acabará por desaparecer. Claro que eso al lado del Apocalipsis que usted anuncia es una nadería...
Es el impulso centrífugo frente al centrípeto, y el centrípeto frente al centrífugo. Por una parte la globalización es el impulso centrífugo. Y por otra parte, el miedo ante la globalización -y eso es también es lo que explica un poco el fenómeno de Vox, o tantos fenómenos similares más potentes que existen en Europa o Trump- hace que la gente quiera volver a ese mundo que conoció cuando era niño. También me pasa a mí.

¿Entonces Vox y el nacionalismo catalán son idénticas respuestas al mismo fenómeno?
Psicológicas sí. Pero yo lo noto en mí mismo. A menudo la gente me dice que cómo yo siendo de izquierdas, que estuve en el Partido Comunista, ahora resulta que apoyo a Vox. Entonces les digo dos cosas. En primer lugar, yo apoyo a Vox exactamente por los mismos motivos por los que me llevaron a meterme en el Partido Comunista cuando estaba bajo Franco: por llevar la contraria, para suscitar ese cortocircuito que es tan fecundo para un escritor. Vox es correr una aventura, como lo era ser antifranquista en aquella época. Es decir: el impulso psicológico es el mismo.

Otra vez la nostalgia del Franquismo.
Es una mera coincidencia. Si no hubiera sido franquista habría sido republicano. Yo tengo nostalgia de aquel mundo que ha desaparecido. Ese mundo ni es franquista ni deja de ser franquista. Cambien tengo nostalgia de lo que era Italia en los años 50, los 60, cuando la conocí. O de lo que era París en los años maravillosos, años 30, los años de la Generación Perdida. Evidentemente en mi deriva política influye muchísimo la nostalgia de esa España maravillosa que yo conocí, que no tiene nada que ver con el franquismo. Si no hubiera estado Franco hubiera sido igual. Era la sociedad la que era maravillosa entonces. No había empezado el deterioro brutal del mundo. El mejor país que yo he conocido era la España de los años 50, 60 y de la primera mitad de los años 70. Era extraordinaria. No estoy hablando de Franco. Italia también lo era. Y Francia. Había libertad todavía. Había ilusión. Había esperanza. Había relaciones humanas, había hombres y mujeres.

Pero no había libertaz...
Curiosamente en la España de Franco, en teoría, no había libertad, ¿pero qué libertad no había? No había libertad de asociación política, de partidos políticos pero es que eso le importaba nada a la gente. España era un país estupendo para una persona normal, para ser un joven de alma enérgica y valiente como decía Espronceda. Podías irte a correr los Sanfermines, irte a los toros, recorrer las calles de Madrid a altas horas de la madrugada sin esos turistas que son... Era un mundo maravilloso aquel. Entonces todos tenemos nostalgia.

¿Y ahora no es así? Madrid sigue...
No, ahora es todo lo contrario. Está todo acartonado, encasillado. Ya nadie se expresa con libertad. No hay nada, estamos en plena entropía.

Usted es un conservador.
Soy un conservador anarquista, sí, pero claro: ¿cuál era el secreto de este mundo que yo estoy evocando? No había leyes. O mejor dicho: había muy pocas leyes. Un país necesita una sola ley: "Mi libertad termina donde empieza la libertad del prójimo", bastaría con respetar esto. Naturalmente luego hay que articular unas cuantas normas elementales de convivencia. Y de repente irrumpe esta democracia que es una máquina de vomitar leyes. Saturno devorando a sus hijos. Leyes y más leyes. Todos los políticos -y da igual que sean de derechas o de izquierdas- en cuanto detectan un vacío legal, hacen una ley. Todo está controlado. No sé. Hasta los regalos de bodas tienes que declararlos a Hacienda. ¡Adónde vamos a llegar!

Le iba a preguntar por la corrección política.
Es la más feroz herramienta de liberticidio de la Historia universal. Es la Inquisición sin necesidad de potro de tortura y por consiguiente es mucho más peligrosa. La corrección política es la muerte de todo. De la literatura, del arte... Todo esto ya está pasando y si mueren las bellas artes desaparece la libertad. No solo la libertad de expresión, sino la libertad de pensamiento, de imaginación. Luego está la corrección política servida por internet, que puede convertir el ser humano en pura ciencia ficción. Eso conduce a que ahora los chicos jóvenes son aburridos y ni siquiera follan... Y si follan, follan fatal. No saben cómo era el mundo. Esa España de Hemingway, esa España de Frank Sinatra, de Ava Gardner, de Orson Wells...


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Navarra, piedra de toque del PSOE
Editorial El Mundo 1 Junio 2019

Si los socialistas navarros se apoyan en Bildu para alcanzar el poder, todo el discurso constitucionalista de Ferraz naufragará

El PSOE de Pedro Sánchez se ha quejado reiteradamente de que la oposición, en concreto PP y Ciudadanos, lo hayan situado fuera de la tradición constitucionalista, a cuyo prestigio contribuyó decisivamente la larga ejecutoria de Felipe González. Si de verdad Sánchez, reforzado en Moncloa tras el ciclo electoral, quiere seguir la estela de estadista del mejor González y no el pésimo legado de Rodríguez Zapatero -a cuyo cuestionamiento de la Transición y de la nación se ha añadido esta semana el baldón definitivo de las actas de su negociación política con ETA-, tiene en los pactos poselectorales una prueba de fuego para demostrar su talla. Y en concreto, tiene esa prueba en Navarra.

En la Comunidad Foral la coalición inequívocamente constitucionalista de Navarra Suma -formada por UPN, PP y Cs- se alzó con una contundente victoria de 20 escaños, por los 11 que obtuvo el PSN. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, comprometió su palabra en el veto a Bildu. Y sin embargo, la socialista María Chivite ya ha iniciado contactos con la nacionalista Uxue Barkos -nueve escaños por Geroa Bai- para concurrir a la investidura como presidenta de Navarra, objetivo para el que necesita a Podemos y la abstención de Bildu. Si Chivite, con casi la mitad de escaños, se encarama con tales apoyos a la presidencia, todo el discurso sanchista que exige a Cs no apoyarse en fuerzas radicales como Vox para tocar poder naufragará en la incoherencia más estrepitosa.

Cabe recordar que en 2007 el entonces candidato del PSN a presidir la Comunidad Foral, Fernando Puras, hubo de dimitir porque Ferraz le prohibió pactar con el nacionalismo vasquista y la izquierda comunista, como era su deseo. Sería triste constatar que, 12 años después, a la dirección federal del partido del Gobierno ha dejado de importarle la compañía no solo del nacionalpopulismo de izquierda sino de los mismos herederos políticos de ETA. Cabe recordar que este Gobierno ya mendigó por teléfono a los de Otegi el apoyo a uno de sus decretazos electorales. Y recordemos que los de Otegi ya han exigido la alcaldía de Pamplona a cambio de apoyar al PSN en la comunidad. Un cambalache bochornoso entre el partido que gobierna España y la izquierda abertzale, ante la mirada atónita e indignada de una mayoría de navarros, y de españoles en general.

Por si, dados los antecedentes, fuera ya poco confiable la firmeza de Sánchez respecto del independentismo, sea catalán o vasco, el hecho de que el PNV empuje al PSOE hacia el pacto con Geroa Bai no permite hacer pronósticos demasiado esperanzadores. Sin el PNV, Sánchez no solo no puede gobernar: es que ni siquiera puede ser investido. Por todo ello, el sanchismo no estará en disposición de dar una sola lección más de constitucionalismo y moderación mientras no demuestre con sus actos lo que se harta de reclamar a los demás en mítines, comparecencias y entrevistas. En cambio, si se abre a facilitar el Gobierno a la lista que ha aglutinado el mayor respaldo de los navarros bajo la bandera común del constitucionalismo -con abrumadora distancia respecto del segundo-, se habrá colocado en un plano de legitimidad y autoridad moral que le permitirá exigir a otros aquello que predica con su ejemplo. En Navarra tiene su piedra de toque. Ojalá acredite la altura de miras de 2007. Si no es así, Navarra quedará seriamente abocada a la vía nacionalista identitaria que concluye en la integración en Euskadi. Viejo sueño acariciado no solo por el PNV, sino también por los albaceas de ETA. Esperemos que Sánchez no cometa semejante error.

Un tiempo sombrío para España
 
larazon 1 Junio 2019

Hace un año, la moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy salió adelante en el Congreso con el respaldo de 180 diputados. Entonces, el candidato Pedro Sánchez aprovechó la tóxica agitación política promovida con evidente intención tras la sentencia de la trama Gürtel para armar una mayoría multipartidista que fue merecidamente bautizada como frankenstein, pues el líder del PSOE se rodeó de independentistas, nacionalistas vasquistas, populistas, comunistas y proetarras. Fue la cuarta moción de censura celebrada en democracia, pero la primera en prosperar. En aquellas horas se pudieron adoptar decisiones que hubieran evitado lo que llegó a continuación y que se ha prolongado hasta hoy con un horizonte extra de cuatro años, pero el entonces jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, decidió abocar a la sociedad a un desenlace traumático de los gobiernos populares y al estallido de un periodo de excepcionalidad e incertidumbre controlado por la izquierda y sus aliados.

Sin duda, el papel del que fuera presidente del PP resultó decisivo y su responsabilidad insoslayable. Si su actuación hubiera sido otra, es probable que los doce meses subsiguientes habrían sido diferentes y las perspectivas políticas, menos inquietantes. Es evidente que el tiempo da y quita razones y que es también un juez inclemente y despiadado. Hoy, nos parece indiscutible que Mariano Rajoy cometió un gravísimo error con su incomprensible comportamiento en horas cruciales para el devenir de la nación, que pudo y debió afrontar el final de su tiempo político con altura de miras y sentido de Estado, con la grandeza de entender e interiorizar que su momento político había llegado y que era el instante de brindar su último servicio al país que había dirigido durante los últimos años. Aunque convulso y complejo, para quien hubiera estado centrado y con la mente únicamente dispuesta hacia el interés general, era evidente que tocaba apartarse y despejar la encrucijada. Con ello, habría dado continuidad a los gobiernos populares que habrían afrontado el horizonte electoral desde el poder y, por tanto, en condiciones más favorables y con mejores expectativas. Todo lo contrario que al PSOE, que se le habría arrebatado un instrumento, el poder, que, visto lo que ha sucedido después, era esencial.

La historia más cercana de España tomó aquel día un desvío inadecuado, con un trazado revirado e irregular que nos ha conducido hasta la fecha después de varias paradas electorales que no han hecho sino ahondar las preocupaciones y desenfocar el futuro. Porque en el año transcurrido, con Pedro Sánchez al frente de un gabinete sostenido por 84 diputados, el deterioro de la normalidad institucional ha sido flagrante, así como la decadencia y el desgaste de cánones medulares de las democracias representativas que considerábamos intocables. La instrumentalización partidista del Consejo de Ministros, el perverso y alegal uso del instrumento extraordinario de los decretos, el abuso de la iniciativa ejecutiva y legislativa en periodo electoral, la ocupación por comisarios de instituciones como el CIS y RTVE, entre otras, o el tendencioso manoseo de la Abogacía del Estado e incluso de la Fiscalía al servicio de la estrategia cortoplacista del Gobierno socialista han sido las señas de la era sanchista que la retratan y dejan en evidencia. España no está mejor, pues sus principales desafíos –el territorial, económico, demográfico e institucional– no sólo siguen ahí, incólumes, sino que presentan más complicaciones y peligros. Un año después de aquella moción, del desistimiento por incomparecencia de Rajoy, afrontamos una larga etapa de hegemonía de una izquierda capaz de cualquier despropósito en el pulso con los golpistas, amenazante en lo económico y fiscal, adoctrinadora en lo educativo e ideologizante en lo institucional y lo público.

El paradigma de la destrucción del Estado constitucional
Ernesto Ladrón de Guevara  latribunadelpaisvasco.com 1 Junio 2019

No me gustaba nada el nacional-catolicismo de Franco, pues como persona liberal que soy prefiero una sociedad abierta, plural, diversa y que respete la dignidad humana que se basa fundamentalmente en el uso de su libre albedrío. Pero menos aún me encandila este Estado controlado por las logias, social-masónico, que ha convertido la democracia en un sistema caracterizado por la cleptomanía, la falta de transparencia en los comportamientos y los tejemanejes que llevan a dar puñaladas por la espalda al electorado.

Una clara manifestación de esto que digo es la manía de concertarse para burlar la decisión mayoritaria de los electores que se manifiesta en pretender que la opción más votada sea la que gobierne, cosa que cada vez se cumple menos, sobre todo por los nacionalistas, que acostumbran a usar de la democracia a la medida de lo que les conviene sin respetar las convenciones al uso.

Ejemplos hay muchos. Uno de los más recientes es la posición de chantaje de Ortuzar, presidente del PNV, que amenaza a Sánchez con no apoyarle en la investidura si no posibilita a Geroa Bai (franquicia del PNV en Navarra) la conservación del cuatripartito actual, que es la quinta columna de los nacionalistas para la integración de Navarra en el País Vasco una vez que el proceso de moldeamiento cognitivo de los ciudadanos en Navarra se vea culminado con la ikastolización del sistema. Esto lo sabemos bien los alaveses que peinamos canas, pues lo hemos sufrido. Tanto es así, que se ha logrado cotas de batasunización de la sociedad alavesa jamás soñadas por los nacionalistas.

La coalición electoral formada por Ciudadanos, UPN y Populares ha sido con diferencia sobre el inmediato contrincante, la más votada. De hecho, comparen los votos de la coalición vencedora “Más Navarra” con los de Geroa Bai (20 escaños “Más Navarra”, 9 “Geroa Bai”) —Ahí radica el escándalo—. Sin embargo, estos partidarios de la ruptura “democrática” han enseñado una vez más la “patita” revelando sus intenciones de arrastrar a Navarra, quieran o no quieran los navarros, hacia la construcción del país ensoñado; es decir esa Euskal Herria que llegaba hasta los confines de Castro Urdiales, la Rioja, hasta el Valle de Arán, tal como lo pergeñó en una noche mental diarreica, su creador filonazi, Krutdwig. En definitiva, los nacionalistas vascos y catalanes no tienen en sus genes la idea de separar a su territorio sino de dominar al resto de los españoles en una idea imperial. Lo que no sabemos es lo que harán los socialistas, aunque lo suponemos visto los precedentes.

Los precedentes son, al parecer, según lo que va saliendo a la luz, los del pacto de Zapatero — o su Gobierno de entonces, que es lo mismo— con ETA, para que dejara las armas.

Según se dice y algo de verdad habrá si suena de buena fuente, Zapatero pactó con ETA la integración de Navarra en el proyecto supremacista del nacionalismo vasco. Y mucho vislumbro que se haría con artes poco nobles en ese artificio creado para llevar a los navarros por encima o por debajo de su voluntad hasta el redil.

Los tiempos van dando la razón a esta hipótesis y como botón de muestra lo de Ortuzar, que no se hubiera atrevido a salir al ruedo con este ímpetu si no hubiera algo que le confirmara la posibilidad real de dar el salto en el proceso de conformación de esa masa crítica territorial y política suficiente para segregar la Vasconia vasconizada y la originaria, extendida hasta Tudela pasando por la capital fundada por Pompeyo (Pamplona) y, por tanto, territorio básicamente de orígenes romanos.

Ese pacto traidor, como traidor es el mismo Zapatero; traidor a su país, traidor a su electorado, traidor a la Constitución y traidor a la causa socialista originaria que era el contrapunto a los nacionalismos secesionistas, está trayendo estas consecuencias. Y mucho me temo que las palabras de la secretaria general de los socialistas vascos rechazando las pretensión de Ortuzar sean una mera vestimenta para maquillar lo que viene después, cuando Sánchez justifique la venta de Navarra por un plato de lentejas como necesidad hecha virtud para lograr un Gobierno socialista apoyado en los que rompen el Estado constitucional y la nación de nuestros antepasados.

Si me equivoco me sentiré muy complacido. Dios lo quiera.

La política en España se viste con ropajes de Bruto (Marco Antonio Bruto) el conspirador que condujo al asesinato de César por la espalda.

Pero, queridos conciudadanos votantes de los socialistas. Disfruten de lo votado.

Hay que dejar que Sánchez se cueza en su salsa
“Calificando la política republicana de izquierdas: política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta; una y otra vez trata a los políticos que le rodean de obtusos, loquinarios, botarates, gente impresionable, ligera, sentimental y de poca chaveta, insufrible por su inepcia, injusticia, mezquindad y tontería” Manuel Azaña
Miguel Massanetdiariosigloxxi  1 Junio 2019

Sin duda alguna hemos entrado en una fase de la vida política en la que el respeto por las leyes, la tergiversación de la verdad, el ataque sin cuartel a lo que queda del centro derecha, la descalificación injustificada de partidos defensores de ideas conservadoras que, en la actualidad, una parte importante de las ciudadanía española considera incompatibles con los conceptos de lo “políticamente correcto”, debido a la idea de que, el simple ataque a algunos puntos de la Constitución ya significa su incumplimiento mientras que, aquellos que actúan directamente contra ella, los que pretenden violar sus preceptos y los que se niegan a acatarla son considerados, a todos los efectos, grupos a los que se debe respetar porque, como ocurre en los sucesores de la banda criminal ETA, BILDU, hubieran dejado de matar ( después de que fueron derrotados por el Estado y sus fuerzas de seguridad) para instalarse en las instituciones, ahora reciban las subvenciones del Estado y, desde sus respectivos cargos, sigan trabajando para conseguir los mismos objetivos que la desaparecida banda buscaba; sólo que, en este caso, lo hacen con el beneplácito de los que presumen de ser demócratas y respetuosos con la Carta Magna. Para ellos, el separatismo catalán y vasco, verdadero peligro para la unidad de nuestra nación y artífices de una verdadera batalla contra el Estado de derecho, no son peores que la ultraderecha, que por mucho que se intente marginarla de la política española, excluyéndola, todavía nadie la ha podido acusar de vulnerar ni un solo artículo de nuestra Constitución, sean cuales sean sus ideas, objetivos o declaraciones que, por venir de la derecha ya son satanizadas por las izquierdas, aunque no constituyen ningún peligro para España si, quienes las sostengan, espetan el camino constitucional para intentar llevarlas a la práctica.

Es curioso cómo, entre los que defienden la superioridad moral de las izquierdas, algo que se ha demostrado ser falso desde que, para hacerse con el poder, no han dudado en mentir, contar falsedades, calumniar, engañar con falsas promesas a los ciudadanos y, para rematar la jugada, recurriendo a, en pleno periodo de gobierno interino, ir promulgando decretos leyes con los que compraron el voto de aquellos ciudadanos que vieron, en alguno de ellos, el cumplimiento de sus propias aspiraciones. Para ello tuvieron la inestimable colaboración de la mayoría de medios de comunicación que, tanto en zonas independentistas como en el resto de España, disponían de una eficiente quinta columna de periodistas, infiltrados, dispuestos a hacer valer su pretendida superioridad ética y moral desde su puestos en los medios de comunicación, para vender una imagen falsa de sus oponentes de la derecha cuando, la realidad, lo que verdaderamente ocurrió y parece que ya nadie lo recuerda es que, a finales del 2011, esta nación, dirigida por el inepto de Zapatero, estuviera a punto, con la colaboración de un gobierno tan inepto como él, mediante una serie de errores garrafales de su gestión y de su desconocimiento de lo que necesitaba un país, como el nuestro, afectado por una grave crisis, para poder intentar superarla sin caer, necesariamente, en la quiebra soberana. Tuvo que ser el PP quien tomara las medidas desagradables, poco populares, extremas en algunos casos y difíciles de aceptar por un pueblo que veía como se perdían los puestos de trabajo, se desmoronaban sus esperanzas y, por si fuera poco, tuvo que apretarse el cinturón para, con el esfuerzos de todos, evitar lo peor: tener que ser rescatados como, por cierto, les ocurrió a los griegos que pagaron muy caro, y siguen pagándolo, el haber optado por escuchar los cantos de sirena del comunista, señor Tsipras, que les hizo creer, junto a su amigo, el economista Varoufakis, que se podrían enfrentar a Europa y salir bien parados de tal enfrentamiento. Fracasaron estrepitosamente y, finalmente, tuvieron que someterse al control de la CE, renunciando a sus “delirios de grandeza”. Hoy en día, el señor Tsipras está completamente desacreditado, en horas bajas y sus posibilidades de éxito en las elecciones próximas parece que son casi nulas.

Sin embargo, por increíble que pueda parecer, España ha vuelto a las andadas colocándose en una situación que, a muchos, recuerda aquellos años anteriores a la Guerra Civil, con los sucesivos gobiernos republicanos que se sucedieron en el poder hasta que, ya próximos al colapso, en febrero de 1936, España se entregó al famoso Frente Popular que tan amargos resultados y tanto número de víctimas propició hasta que se produjo el levantamiento del 18 de julio. Es evidente que no se han reproducido aquellos lamentables sucesos de crímenes callejeros, incendio de iglesias y conventos, asaltos, patrullas de la CNT y la FAI dedicadas a robar, asesinar, torturar y trasladar a ciudadanos inocentes, por el mero hecho de ser personas ricas, profesionales liberales, directores de empresas o, simplemente, por ser católicos en un tiempo en el que pertenecer a la Iglesia ya era de por sí un motivo para ser asesinado.

Por mucho que nos lamentemos de ello es evidente que, separatistas y comunistas, han conseguido crear una situación que amenaza con prorrogarse, por lo menos, durante los cuatro años en los que los socialistas estén instalados en el poder; con el preocupante añadido de que, tal y como pintan las cosas, no sería raro que para gobernar durante todo este tiempo, tengan que recurrir a compañeros de viaje de la extrema izquierda que, con sus patéticas y obsoletas ideas proletarias cercanas al totalitarismo soviético, sean capaces de lograr que, todo lo que se haya conseguido en España durante el tiempo que llevamos de democracia, dentro de un par de años, cuando la inercia de del anterior gobierno de centro-derecha se acabe y empiecen a tener efecto las reformas implantadas por el gobierno de Sánchez, que va a surgir del resultado de las pasadas elecciones, empiecen a afectar a la economía de la nación, una economía incapaz de resistir el incremento desproporcionado del gasto público, el consiguiente endeudamiento y el aumento de nuestro déficit público, todo ello como consecuencia de una política de estatalización económica, que desanime a emprendedores y capitalistas que tuvieran intención de invertir, en una nación donde los impuestos y las cargas laborables hagan inviables, económicamente, a las empresas que, evidentemente, se van a encontrar en una situación de inferioridad respeto a las de la competencia a la hora de competir con ellas en precios, calidad y costes. Algo que ya se atisba en Cataluña y, especialmente, en Barcelona, gobernada por una alcaldesa comunista que ha hecho todo lo posible para erradicar el turismo y enfrentarse a los derechos de propiedad de los ciudadanos en cuanto a la libertad de disponer de las viviendas de su propiedad, aplicando sus facultades municipales para, sin cumplir con las requisitos legales exigidos, pretender chantajearles para que apliquen alquileres sociales, imponerles gravosos impuestos especiales si las mantienen vacías o amenazar, incluso, con su expropiación.

De hecho, desde que, el señor Pedro Sánchez lleva la batuta de la administración pública, el número de “funcionarios”, por calificarlos de alguna manera, empleados en empresas públicas, simplemente para pagar favores políticos y conservar votos, se ha elevado hasta llegar a cifras parecidas a aquellas que convirtieron a los países de detrás del “telón de acero” en naciones burocratizadas, de economías dirigidas fracasadas y habitadas por ciudadanos condenados a vivir en la pobreza, desprovistos de sus libertades y sujetos a la vigilancia del llamado “Estado protector”, algo que en la potente Rusia corrió a cargo de la KGB del señor Stalin.

Los que más se vienen alegrando del vuelco que la elecciones ha producido en el mapa político español, sin duda alguna, son los separatistas que se han librado de que, sus enemigos más directos, los de las derechas, pudieran interferir en su plan de independizarse algo que, evidentemente, van a tener más sencillo si sólo se trata de llegar a acuerdos con el señor Sánchez que, como ha venido demostrando desde que asumió el control del PSOE y se hizo con el gobierno, a través de la moción de censura; está intentando por todos los medios, congraciarse con el separatismo catalán pese a que, de puertas para afuera, no le queda más remedio que intentar demostrar que nunca va a apoyar el independentismo pero, es obvio, que sigue con su plan de crear una España federal lo que permitiría, según cree él, satisfacer a los separatistas si se les asegurarse disponer de transferencias como la Justicia, la Hacienda y la enseñanza impartida, totalmente, en lengua catalana. Pese a que no lo ha admitido públicamente, no tenemos la más mínima duda de que, si ahora no puede intervenir para impedir que los encausados por el referéndum ilegal del 1.0, enjuiciados por el TS, pudieran ser condenados si el tribunal los declarase culpables de los cargos que pesan sobre ellos; no nos queda la menor duda de que, llegado el caso de que los acusados fueren condenados, el PSOE del señor Sánchez, por medio de la facultad del Gobierno para indultar, con el objetivo de conseguir el apoyo de los catalanes, pese a la gravedad de los cargos que pesan sobre los supuestos cabecillas del intento revolucionario español, estaría dispuesto a concederles a todos ellos el indulto que permitiera que regresasen como vencedores a su tierra.

Y lo peor de todo, señores, no es que tengamos unos políticos que intenten acabar con lo poco que ya va quedando de España, lo que más nos preocupa es que, los ciudadanos españoles, parecen encantados con los cambios que ellos mismo han venido propiciando con sus votos. Nadie puede negar que existen muchos españoles a los que les seduce este viraje, que les gusta el que la justicia se imparta en las calles, al estilo jacobino de la Revolución Francesa. Nos cuesta entender que, pese a los graves perjuicios causados por las bandas de okupas a la propiedad privada, resulte que no se ha tomado medida legislativa alguna para dar la seguridad a los propietarios de que las viviendas de su propiedad no van a ser objeto de la barbarie de cualquiera que entre en ellas, pese a estar cerradas, propiciando la posibilidad de un procedimiento abreviado de desahucio inmediato, para quienes incurren en semejante ocupación. Obligando a quienes asaltaron tales viviendas a pagar los desperfectos que hubiesen causado en ellas, amén de una indemnización por el tiempo que hubiesen permanecido en ella los ocupantes ilegales. No existe, entre los legisladores, intención alguna de evitar que sucesos, tan perjudiciales para la propiedad privada, dejen de producirse a fin de evitar que los propietarios particulares deban de asumir de su propio bolsillo las carencias en materias sociales de la propia Administración.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, mucho nos tememos que esta situación de caos legal, la idea de que debe desaparecer la propiedad privada o que la economía del país deba estar dirigida por el Estado, sean los próximos planes de este gobierno socialista del señor Sánchez, con la “eficaz” colaboración de las izquierdas ( estas sí que deberían ser proscritas por sus intentos de acabar con España), especialmente de la izquierda extremista del señor Pablo Iglesias, quizá la más agresiva a la hora de dar el cambiazo a la Constitución, naturalmente, para rehacerla desde su propio punto de vista de antisistema empedernido, pese a vivir, a cuerpo de rey, en su casoplón de la sierra. ¡Vivir para ver!

Una comisión para las actas de ETA
Segundo Sanz okdiario 1 Junio 2019

Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Una máxima que debería justificar la apertura de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados para arrojar luz sobre las concesiones del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero a la banda terrorista ETA, como reflejan las actas de negociación que ahora están viendo la luz.

El Ejecutivo actual —aún en funciones— es del mismo signo que entonces y bajo su mandato, tras las disolución de las anteriores Cortes y las elecciones del 28 de abril, se han producido dos hechos relevantes: la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior que gestionó el alto el fuego de ETA de marzo de 2006, con los secretos se ha podido llevar a la tumba, y la detención del jefe etarra Josu Ternera en Francia tras 17 años fugados de la Justicia. El primero ya descansa en paz, pero el segundo todavía tiene que responder a multitud de interrogantes. Ahora que está de moda que los presos desfilen por la Carrera de San Jerónimo, no habría inconveniente en que Ternera, una vez fuese entregado por las autoridades francesas, compareciese de manera presencial, como lo hizo Pablo Crespo —sin esposas— en la Comisión Bárcenas, o por videoconferencia desde la cárcel, como Francisco Correa.

¿Cómo fueron los encuentros clave entre el Gobierno de Zapatero y los emisarios de ETA? ¿Y entre la banda y los dirigentes del PNV? ¿Dónde están las armas empleadas que quedan por entregar? Las actas de aquella negociación entre el Ejecutivo y ETA, en poder de la asociación de víctimas Dignidad y Justicia, ya han dado pistas del nivel de miseria moral con que actuó el amigo de Maduro. Pero faltan equis por despejar.

La Administración Zapatero ofreció a ETA, por ejemplo, un “estatuto único” para País Vasco y Navarra, la legalización de Batasuna, no detener etarras, liberar a De Juana Chaos y otros presos enfermos, acabar con la ‘Doctrina Parot’ o solucionar el problema financiero de la banda terrorista a través de una organización internacional para que dejaran de enviar cartas de extorsión.

Semejante deslealtad no merece estar recogida únicamente en las actas transcritas por quienes tienen las manos llenas de sangre como causantes 858 muertes. La historia más negra del buenismo político ha de quedar recogida en el boletín oficial de la Cortes Generales, sede de la soberanía popular, siendo la creación de una comisión de investigación la mejor fórmula para llegar a unas conclusiones al respecto lo más actualizadas y ajustadas a la realidad, posible.

Justo ahora en que el PNV chantajea a Pedro Sánchez con Navarra para que dé el gobierno a los nacionalistas y los proetarras, los mismos que ansían ese “estatuto único”, la apertura de dicha comisión, para la que es necesaria la firma de dos grupos parlamentarios o una quinta parte del hemiciclo, sería una muestra incontestable de la firmeza de los demócratas frente a los totalitarios. Y sobre todo, una renuncia al blanqueamiento y al olvido.

Paren el mundo
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 1 Junio 2019

Si queremos librarnos de la epidemia de nacionalpopulismo totalitario que nos amenaza, no nos queda otro recurso que movilizar los anticuerpos.

Deberíamos haberlo previsto, o por lo menos intuido, cuando la Iglesia católica, ya minada por los escándalos de corrupción económica y sexual, eligió Papa al vocinglero demagogo peronista Jorge Mario Bergoglio. La sociedad occidental estaba tocando fondo. Ahora, ya dan ganas de repetir el ruego de Mafalda, la protagonista universal de las viñetas del dibujante argentino Quino: "Paren el mundo que me quiero bajar". El desquiciado Donald Trump lanza órdagos a una Unión Europea donde sus clones Nigel Farage, Matteo Salvini, Marine Le Pen y un equipo de imitadores balcánicos y bálticos soliviantan a las masas estimulando resentimientos atávicos y delirios supremacistas. El nazi Carl Schmitt y el populista peronista Ernesto Laclau son los ideólogos de moda. Los libros de Albert Camus y Karl Popper se cubren de polvo en las estanterías. Cuando despertamos, Rusia, China y el Estado Islámico siguen allí. Paren el mundo.

Dos renegados
A la olla podrida de sembradores de cizaña se sumarán en el Parlamento europeo, si la justicia no lo impide, dos renegados de la ciudadanía española: Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, enfrentados entre ellos por el juego sucio del primero contra el segundo y electos ambos el 26 de mayo. Concurrieron en listas separadas: la de Puigdemont en solitario porque incluso el PNV, aliado tradicional de CiU y sus marcas posteriores, se negó a mezclarse con histriones de tan baja estofa, y la de Junqueras amancebada con los blanqueadores de los asesinos etarras. El hecho de que ambas listas sumaran votos suficientes en Cataluña, la comunidad vasca y el resto de España para enviar diputados al Parlamento europeo ya basta para justificar el pedido de Mafalda.

Llegados a este punto, vale la pena recordar que si estos dos flamantes eurodiputados electos -pero no investidos- están imputados en España por delitos de rebelión, sedición, desobediencia y malversación, ello es posible porque se trata precisamente de ciudadanos españoles sometidos a las leyes de su país. Su condición de españoles la corrobora nada menos que la panfletista Pilar Rahola, contradiciendo su contumaz discurso discriminatorio ("El Estado", LV, 25/5):

España, pues, es un ente político, tan representado por Aznar como por Puigdemont, tanto por Sánchez como por Junqueras. (…) Puigdemont puede hablar en nombre de España, porque ese es su Estado, mientras no tenga uno propio.

Y si la justicia interpreta que lo que habla este personaje atrabiliario o cualquiera de sus cómplices en nombre de España puede constituir un delito, ya sea de difamación, de traición o de odio, debe sentarlo en el banquillo de los acusados si lo tiene dentro de su jurisdicción o pedir su extradición si se ha fugado fuera de sus fronteras. Lluís Foix pone los puntos sobre las íes ("Campaña, presos, justicia", LV, 22/5):

Quien diga que España no es una democracia tendría que presentar el caso de un país en el que varios políticos de un gobierno se saltan la legalidad constitucional, proclaman la secesión, y mientras se les juzga se les permite presentarse a unas elecciones. No conozco un caso semejante.

La trampa del contubernio
También habrá que acogerse al pedido de Mafalda si Ernest Maragall cumple su propósito de convertirse en alcalde de Barcelona. Argumentan los secesionistas que la suya fue la candidatura ganadora. Es cierto que obtuvo un puñado de votos por encima de Ada Colau, otra que inspira el deseo de bajarse del mundo. Pero su investidura implicaría la transformación de Barcelona en la capital de una república fantasma independiente del Reino de España. Una degradación desprovista de respaldo ciudadano. Maragall encabeza, con su precario cómputo, una escala de minorías en la que figuran tanto constitucionalistas como supremacistas. Lo certifica Lola García ("Objetivo: sustituir a CiU", LV, 27/5):

El porcentaje de voto independentista en la ciudad se quedó en un 39%.
Entiéndase bien: Lola García no se refiere solo a la candidatura de Maragall sino a la suma de todos los independentistas que compitieron en Barcelona. El 39% es la pesadilla de estos rebeldes. Es también el porcentaje que la suma de los independentistas obtuvo en las municipales de toda Cataluña: 1.300.000 votos sobre 3.550.000 sufragios emitidos. En las elecciones del 21-D habían cosechado dos millones. Marcha atrás a toda máquina. Datos incontestables que dejan al descubierto la trampa del contubernio de trileros que nos vende el enredador plumilla Jordi Juan en plan entreguista ("Todos vencen menos Pablo", LV, 27/5):

El resultado de ayer vuelve a poner en valor la necesidad que los triunfadores en España (PSOE) se entiendan con los vencedores en Catalunya (ERC) y se dejen de tacticismos y de miradas cortoplacistas. El PSC, que también ha tenido una buena noche, tiene un papel clave a jugar en estas próximas semanas.

Pobre Barcelona
Pobre Barcelona, que el hagiógrafo del pistolerismo de los años 1930, Quim Torra, trató de humillar con saña retrógrada en un mitin de JxCat, en Gerona. Enric Juliana reproduce textualmente su agravio y lo comenta sarcásticamente a continuación ("Diccionario de mayo", LV, 26/5):

Barcelona ha abdicado de ser la capital de Catalunya. Girona ha tenido que ejercer la capitalidad del país." (…) Nacionalismo esencialista con ratafía. La "Catalunya catalana" frente a la Babilonia barcelonesa.

Esta Babilonia cosmopolita es la que Maragall promete extirpar mediante la cirugía republicana, con la mirada puesta en la Arcadia étnica de 1714 y en la Gerona del tractor y los purines. Joaquín Luna complementa, con su habitual mordacidad, el exabrupto de Torra, aunque lo hace bajo un título controvertible próximo al clamor de un explorador a merced de los caníbales ("Colau, Collboni, Valls… ¡pacten!", LV, 29/5). Luna denuncia que lo que se pretende es:

Supeditar las ambiciones de una gran ciudad que siempre fue por libre -y no le fue nada mal- a una república bicéfala y surrealista cuya capital del alma es y será… Girona.
Lo dicho: pobre Barcelona.

Movilizar los anticuerpos
La ilusión de parar el mundo y bajar de él no pasa de ser una fantasía de Mafalda. Si queremos librarnos de la epidemia de nacionalpopulismo totalitario que nos amenaza en la vida real, no nos queda otro recurso que movilizar los anticuerpos, que afortunadamente existen. Todo depende de que los encargados de armar las mayorías constitucionalistas en las autonomías y los municipios mediante pactos y coaliciones renuncien, transitoriamente, a sus apetitos personales, a sus prejuicios sectarios y a sus ortodoxias dogmáticas. Y que actúen con exquisita urbanidad cuando debatan sus diferencias tácticas, por respeto a quienes los hemos votado y esperamos de ellos un comportamiento ejemplar. Para disputas tabernarias, ya basta con las que se entablan entre los felones de la anti-España.

El problema consiste en la barrera de desconfianza que ha levantado, por sus trapicheos secretos y sus transacciones públicas con los enemigos de España, a los que debe su investidura como presidente de Gobierno, el mandamás insaciable del partido que debería ser una de las tres vigas maestras del frente cívico, junto al PP y Ciudadanos. Un frente cívico que funcionó cuando puso en marcha -aunque débilmente- el artículo 155. Se explica, por eso, que avance entre los constitucionalistas la tendencia a rechazar al impresentable Pedro Sánchez, por un lado, mientras se entablan tratativas con los dirigentes locales del PSOE, por otro.

Cuidemos que los anticuerpos movilizados nos inmunicen contra las infecciones, cuyos portadores son los comunistas de diverso pelaje y los supremacistas étnicos, primos hermanos de la ultraderecha antieuropea. Un pelotón de tránsfugas ha abierto las puertas del Reino de España a estos indeseables con pactos espurios que les complacería repetir. Si nos une el espanto, frustraremos la embestida.

Francesc Carreras ataca a Rivera y protege a Sánchez
Pablo Sebastián republica 1 Junio 2019

El que fuera uno de los fundadores de Ciudadanos y a quien se le llama ‘el padre político’ de Albert Rivera, el catedrático emérito de Constitucional Francesc de Carreras, acaba de publicar en el diario El País un asombroso artículo en el que critica con dureza a Rivera y oculta todos los desmanes y connivencias de Pedro Sánchez con el golpismo catalán y el populismo de Podemos.

Se olvida Carreras del ‘pacto Frankenstein’ de Sánchez durante la moción de censura que le llevó al poder, ahora hace un año, utilizando a Iglesias, Junqueras, Puigdemont, Urkullu y Otegui de costaleros en su ascenso al Palacio de La Moncloa.

En cuyos jardines Sánchez se paseaba con Torra (con lazo amarillo incluido) camino del posterior aquelarre de Pedralbes, donde Torra le entró a Sánchez el manifiesto de la locura secesionista y nuestro presidente se lo agradeció ofreciéndole la figura del ‘relator’, o mediador, en las conversaciones entre el Gobierno de España y la Generalitat.

Lo que al catedrático Carreras le debe parecer muy bien, como lo de cesar al Abogado del Estado que representaba a España en el juicio del Tribunal Supremo para rebajar la acusación de rebelión a sedición. Y otros muchos y variados regalos de Sánchez al golpismo y a sus aliados de Podemos, los que piden el referéndum de autodeterminación y dicen que en España ‘hay presos y exiliados políticos’.

Y todo ello mientras Sánchez mantiene viva la posibilidad de los indultos -lo que también le parecerá muy bien a Carreras- a los golpistas que resulten condenados en la sentencia del Tribunal Supremo, siguiendo el escandaloso ejemplo del tercer grado al corrupto Oriol Pujol.

Naturalmente, imaginamos que Carreras conoce todo esto pero cree que hay que ‘salvar al soldado Sánchez’ de su propio desvarío. A sabiendas que Sánchez hizo todo esto, no por ‘el diálogo y la convivencia’ en Cataluña como pregona (ocultando que el problema catalán es de ‘legalidad’) sino solo en su propio beneficio personal y para alcanzar el poder.

De lo que se deduce que si Rivera le vuelve a garantizar el poder a Sánchez éste hará lo contrario de lo que hacía hasta ahora sin pestañear. De ahí el tupido velo con el que Carreras oculta las vergüenzas de Pedro Sánchez, y la vara con la que el catedrático -¡por el bien de España!- fustiga a Rivera y le exige que ayude a Sánchez en la investidura con un pacto estable de Gobierno apoyado por los 180 escaños de ambos partidos (123 del PSOE y los 57 de Cs).

Lo que para Carreras sería algo muy bueno porque según su criterio le da contenido y utilidad al papel de la ‘bisagra’ de Cs. Lo que prueba que este emérito catedrático ha perdido el norte político y democrático. Sobre todo cuando acusa a Rivera de entrar en la batalla de los bloques ideológicos de la mano de PP y Vox.

Lo único cierto en todo ello es que Sánchez ha impuesto la batalla de los bloques ideológicos (con la momia de Franco de por medio) para justificar sus pactos con los populistas de la extrema izquierda de Iglesias y con los golpistas catalanes de JxCat y ERC, de los que no anda muy lejos el PSC.

Después de lo que ya hemos visto y de lo que Sánchez se trae entre manos en sus negociaciones con Podemos y ERC, ¿quién le ha dicho a Carreras que Sánchez y este PSOE- PSC son partidos constitucionalistas y de fiar? En el lado constitucional sólo quedan Cs y el PP. Porque Sánchez solo ha sido el protector del populismo de Podemos y del soberanismo catalán.

Y si Rivera pacta un Gobierno con Sánchez (como quieren Carreras, El País, Macron, el Ibex 35, La Corona y la embajada de Donald Trump en Madrid), ¿quién le garantiza a Rivera que Sánchez no concederá indultos y aplicará la ley en Cataluña, incluso el 155 si Torra regresa a las andadas de Junqueras y Puigdemont?

Un pacto de Gobierno de Sánchez con Rivera supone tanto como meter a Cs en la boca del lobo. Para que luego, a la primera discrepancia catalana o de cualquier otro orden, Sánchez rompa la coalición y sustituya a Cs por Podemos y ERC. O anuncie un adelanto electoral (Roma no paga traidores) que dejaría a Rivera y Cs completamente destrozados, a la intemperie y sin capacidad de recuperación.

El Equipo Dalí entrega un diccionario de español al colegio que prohíbe hablarlo
Borja Jiménez okdiario 1 Junio 2019

El Equipo Dalí ha entregado un diccionario de español en el centro Ferran Sunyer de Barcelona, el colegio que saltó a la fama por prohibir a sus profesores y alumnos hablar en español y jactarse de ello. De hecho, en la puerta de la escuela se suele poner un papel en el que pone: "Nunca hablaremos castellano delante del alumnado".

El Equipo Dalí ha ‘atacado’ de nuevo. Esta vez lo ha hecho en el colegio que trata de evitar a toda costa el uso del español en aulas, pasillos, patios, comedores, salas de profesores y demás instalaciones del centro, que exige que todo tipo de comunicación se haga en catalán.

El Profesor, apodo con el que se conoce al líder del Equipo Dalí, pide que los alumnos de Cataluña "aprendan la lengua de esta tierra", pero le parece "totalmente inaceptable" que, a pesar de que muchos alumnos usen habitualmente el español como primera lengua, ésta sea ignorada.

El Profesor ha pedido al centro Ferran Sunyer de Barcelona que "revisen su política lingüística", eliminando la indicación de ‘nunca hablar castellano delante de los alumnos’. El objetivo del Equipo Dalí pasa porque subsanen la situación para que "los docentes puedan hablar entre ellos en la lengua que prefieran, de igual forma, puedan comunicarse con los alumnos en la lengua que los alumnos prefieran, si es en catalán, en catalán, pero si es en castellano, en castellano".

El Equipo Dalí ha explicado a OKDIARIO que la entrega del diccionario de español se trata de un gesto de "respeto y amistad".

La Generalitat de Cataluña impone impuso restricciones al español en un documento difundido en los centros escolares. El texto no solo establece limitaciones al uso del español en el aula, sino que impone a los profesores el empleo del catalán en todo el recinto escolar como lengua de preferencia.

"La lengua catalana no es únicamente una lengua objeto de aprendizaje. Es la lengua de la institución y, por tanto, la lengua de uso habitual en todos los espacios del centro, en la relación con la comunidad educativa y con todos los estamentos sociales en general”, se puede leer en la normativa bajo el título "Documento para la organización y la gestión de centros: El tratamiento de las lenguas en el sistema educativo".

Hasta el momento los profesores tenían cierta libertad de cátedra a la hora de elegir la lengua en la que impartían sus clases. Aunque muchos de ellos se quejaban de continuas presiones para que éstas fuesen en catalán, no existía una normativa clara al respecto y si el director así lo decidía se podía elegir entre español o catalán. Las nuevas reglas, sin embargo, se endurecerán para favorecer al catalán.

ETA exigió a Zapatero liberar a De Juana Chaos en 24 horas: “Si no, ponéis un muerto encima de la mesa”
M.A. Ruiz Coll okdiario 1 Junio 2019

La banda terrorista ETA exigió al Gobierno de Zapatero en septiembre de 2006 que liberara al asesino Iñaki de Juana Chaos "en 24 horas", como condición para seguir adelante con las negociaciones que se desarrollaban con la mediación de los expertos del Centro Henri Dunat de Suiza.

De Juana Chaos acababa de ponerse en huelga de hambre en prisión, para protestar por la decisión de la Audiencia Nacional de procesarle por la publicación de dos artículos en el diario Gara, en los que amenazaba a políticos, jueces y funcionarios de prisiones.

En las conversaciones que se desarrollaban en Suiza, ETA decidió usar el estado de salud del terrorista como moneda de cambio, y exigió a los negociadores del Gobierno su puesta en libertad "inmediata", bajo la amenaza de romper el "proceso".

Los interlocutores designados por Zapatero cedieron ante el chantaje de ETA: se comprometieron a presionar a la Fiscalía y a poner en libertad "en unos días" tanto a De Juana Chaos, como a otros siete etarras etarras que se encontraban "enfermos" en siete prisiones (entre ellos, Josu Uribetxeberria Bolinaga).

El ‘chivatazo’ del Faisán
Las negociaciones se habían iniciado en mayo de 2005, apenas un año después de la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a La Moncloa. La delegación negociadora de ETA estuvo encabezada por Josu Ternera (que aparece identificado como George en las actas que ya están en poder de la Audiencia Nacional), junto a los terroristas Ramón Sagarzazu Gaztelumendi (Txang) y Juan Carlos Yurrebaso (Robert).

Por su parte, Zapatero envió a negociar al líder de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, y al ex consejero de Interior del Gobierno vasco Rodolfo Ares. Los contactos alcanzaron su punto más crítico en el verano de 2006, cuando la banda logró burlar, gracias al chivatazo del bar Faisán, la operación puesta en marcha por el juez Fernando Grande-Marlaska (hoy ministro de Interior) contra el aparato de extorsión de ETA.

Cuando los negociadores se volvieron a sentar a la mesa el 26 de septiembre de 2006, el clima se había enturbiado aún más, debido al auto de procesamiento y a la huelga de hambre de Iñaki de Juana Chaos en prisión.

"Esto se puede arreglar en 24 horas", dijo en aquella reunión el portavoz de la banda terrorista, "si este tema va mal, y si los daños que pueda sufrir Iñaki resultan irreversibles, en ese caso, entenderemos que ponéis un muerto sobre la mesa y entonces esto se acaba. ¿A qué estáis jugando?". La advertencia resultaba un sarcasmo, viniendo de una banda que había puesto más de 800 muertos sobre la mesa para obligar al Gobierno a negociar.

Grande-Marlaska es "un accidente"
El portavoz de ETA planteó a sus interlocutores otras exigencias: que cesaran por completo todas las detenciones, la derogación de la doctrina Parot, la puesta en libertad de los siete terroristas enfermos que se encontraban en prisión y que la "mesa de partidos", que se desarrollaba paralelamente entre el PSOE y Batasuna, alcanzara un acuerdo para anexionar Navarra al País Vasco.

El representante del Gobierno de Zapatero decidió culpar de las detenciones al actual ministro de Interior, que instruía la causa por el chivatazo del bar Faisán: "Marlaska se puede considerar un accidente, precisamente como la kale borroka. No ha habido detenciones operativas policiales, fuera de las realizadas por Marlaska (…) La derecha decidió utilizar el único recurso que tenía para torpedear el proceso. Ahí nos hicieron mucho daño. Rompieron nuestra credibilidad".

Este interlocutor del Gobierno exigió que cesara por completo la kale borroka (se habían registrado 97 actos de violencia callejera desde la última reunión de los negociadores, celebrada en junio) y que ETA dejara de enviar cartas de extorsión pidiendo dinero a los empresarios.

"Nosotros no tenemos nada que ver con la kale borroka, que es la consecuencia y no la causa", respondió cínicamente Josu Ternera, "¿cómo no se va a encender la kale borrola, si para alimentar a la fuerza a Iñaki de Juana le atan de pies y manos? Eso es gasolina". Ternera recordó que la Fiscalía pedía para De Juana 90 años de cárcel por los artículos amenazadores que había publicado en el diario proetarra Gara.

Condenado por 25 asesinatos
Los negociadores del Gobierno se retiraron de la reunión durante 45 minutos para "hablar con Madrid". Cuando volvieron a sentarse a la mesa, anunciaron que estaban dispuestos a ceder ante las exigencias de ETA: "Lo de Iñaki y los presos enfermos se puede hacer en un plazo corto. Pero hay que parar la kale borroka y las cartas [de extorsión]", anunció su portavoz.

Los negociadores volvieron a encontrarse 24 horas después. Y, de nuevo, la primera cuestión que pusieron sobre la mesa los representantes de ETA fue la puesta en libertad de Iñaki de Juana Chaos, en prisión como autor de 25 asesinatos.

"Quisiéramos que antes de que acabe la reunión este asunto estuviera resulto", dijo uno de los portavoces de ETA, quien de nuevo exigió la puesta en libertad de los siete terroristas presos: "Vosotros veréis cómo lo hacéis, sin hacer mucho ruido, con carácter humanitario… es cosa vuestra".

El representante del Gobierno de Zapatero anunció entonces la disposición de presionar a la Fiscalía para "arreglar en días" la situación de De Juana Chaos, para que al menos fuera trasladado al País Vasco: siempre que abandonara la huelga de hambre antes de la celebración del juicio (por la publicación de los artículos en Gara), el Gobierno se encargaría de concederle la prisión domiciliaria "por razones humanitarias. Este tema no se ha tratado en esta mesa", advirtió el portavoz del Gobierno de Zapatero, "si se filtrara en ese sentido lo consideraríamos muy grave".

De Juana huye a Venezuela
El juicio se celebró en octubre y De Juana Chaos fue condenado a doce años de cárcel, como autor de un delito de amenazas terroristas, aunque el Supremo rebajó luego esta pena a tres años. El terrorista se casó en febrero de 2008 en la cárcel de Aranjuez con Irati Aranzabal (con otros dos presos de ETA como testigos) y quedó en libertad en agosto de aquel mismo año.

Cuando en noviembre de aquel mismo año la Audiencia Nacional ordenó detenerle de nuevo, como autor de un delito de enaltecimiento del terrorismo, De Juana ya había huido de España: buscó protección en Venezuela, donde regenta una licorería. Nunca ha pagado los ocho millones de euros que adeuda como indemnización a los familiares de las 25 personas a las que asesinó.

Los enviados del Gobierno se disculparon con ETA por un "lapsus" de Zapatero: dijo "Euskadi" y no "Euskal Herria"
EsRadio y Libertad Digital tienen acceso a las actas de la negociación del Gobierno socialista con la banda terrorista.
Miguel Ángel Pérez Libertad Digital 1 Junio 2019

Los enviados del Gobierno se disculparon con ETA por un "lapsus" de José Luis Rodríguez Zapatero al anunciar el inicio de las conversaciones oficiales con la banda terrorista en junio de 2006. Así se desprende de las actas de la negociación del Gobierno socialista con la banda terrorista, a las que ha tenido acceso esRadio y Libertad Digital.

El supuesto lapsus era haberse referido durante su discurso institucional, pactado palabra por palabra con los etarras, al País Vasco como "Euskadi" en lugar de "Euskal Herria". Éste último término empleado por Batasuna y ETA incluye la anexión de Navarra y del llamado País Vasco francés.

José Luis Rodríguez Zapatero anunciaba el 29 de junio de 2006 el inicio de conversaciones con la banda terrorista, tres meses y una semana después del anuncio del alto el fuego permanente de ETA. El entonces presidente del Gobierno esperaba el final del periodo de sesiones para realizar su declaración institucional en el vestíbulo principal del Congreso de los Diputados.

Durante su discurso, Zapatero subrayaba que "los ciudadanos de Euskadi disfrutan del mayor autogobierno que han tenido nunca" y señalaba que "el futuro de Euskadi exige un gran acuerdo de convivencia política". Esta mención a Euskadi, en lugar de a Euskal Herria no sentó nada bien a los etarras capitaneados por Josu Ternera que negociaban con los emisarios socialistas encabezados por Jesús Eguiguren.

Los reproches se registraron en la reunión del 26 de septiembre de 2006, al que asistieron tres enviados del Gobierno socialista camuflados bajo las siglas GO-2, GO-3 y GO-4 y de la banda terroristas EO-1 (Josu Ternera), EO-2 y E-4. Por parte de Lau (mediadores), acudieron 4 y la duración de la reunión fue aproximadamente 6 horas. Uno de los puntos del día era "el incumplimiento de la declaración efectuada por Gorburu (Zapatero)".

El etarra Josu Ternera bajo las siglas EO-1 comienza su intervención: "No se acordó en qué escenario tenía que hacer la declaración oficial acordada por las dos partes pero se emplearon muchas horas en puntualizar cada término y dicha declaración fue acordada para que la efectuara en su integridad. Ese incumplimiento es considerado muy grave por E (ETA), para nosotros es una falta total de credibilidad y consideramos por todo ello que el proceso está congelado".

Un emisario del Gobierno GO-3 toma la palabra para rebatir a Ternera: "No la hizo en el Parlamento para no generar más polémica. Tengo que decir también que a Batasuna le gustó mucho. La intervención/declaración la hizo de memoria... Es verdad que tuvo algún lapsus como el de 'Euskadi'".

Otro negociador del Gobierno interviene, GO-2: "Ha sido un pequeño incumplimiento. De todos modos tenéis que valorar que lo que ha hecho Gorburu (Zapatero) no se hace en ningún sitio hoy en día: decisión, foros... Eso es más importante que los incumplimientos hechos".

El terrorista Josu Ternera (EO-1) replica: "La cuestión no es que Gorburu haya hecho la declaración de memoria y, que por tanto ha habido fallos, sino que no ha hecho lo acordado y lo ha deformado". Después otro etarra EO-4 puntualiza: "Estáis repitiendo constantemente tres territorios y Constitución. Esa práctica diaria que estáis llevando no ayuda nada al proceso. Cuando Batasuna saluda en sentido positivo la declaración es evidente por qué lo hace. Es decir, lo hace porque, igual que nosotros y la Izquierda Abertzale, quiere que el proceso vaya hacia adelante. Eso vosotros lo sabéis y al decírnoslo ¿Qué pensáis, que somos tontos?".

Recordamos que Zapatero tuvo otro "lapsus" en diciembre de 2006, cuando se refirió al atentado de la T-4 de Barajas que causó la muerte de dos personas como "un accidente".

A lo largo de la negociación, las actas reflejan como el término "accidente" era empleado por los emisarios del Gobierno y por los etarras para calificar hechos que no podían preverse o evitar y que por tanto, había que asumir para seguir adelante con el proceso de negociación. En este contexto, la operación encabezada por el juez Fernando Grande-Marlaska contra el aparato de extorsión etarra en el bar Faisán fue calificado como "accidente" por los emisarios de Zapatero, ante el enfado de los terroristas.
La anexión de Navarra al País Vasco

Durante las negociaciones, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero puso sobre la mesa el Acuerdo de Loyola, que preveía la creación de un órgano común con atribuciones ejecutivas para el País Vasco y Navarra.

Los socialistas lanzaron esta propuesta después de que Batasuna reiterara en la mesa política la petición de un Estatuto de Autonomía para las "cuatro provincias", lo que incluía Navarra. En esa ronda de encuentros, exigían al PSOE que tomara el compromiso de reconocer "el derecho de autodeterminación" y un referéndum para decidir sobre un estatuto "a cuatro".

LAS MEMECES DEL INDEPENDETISMO EN CATALUÑA
Brutal acoso a los empresarios que no rotulan en catalán: "¡Tortilla de patatas en castellano! ¿Algo que alegar?"
Un dueño de un local social en Cataluña intimidado por una separatista por rotular sus carteles y letreros sólo en castellano y no en catalán
Periodista Digital 1 Junio 2019

Una vez más asisitimos al suicio acoso y presión en Cataluña sobre los empresarios que siguen defendiendo que esta comunidad autónoma es España, y rotulan en nuestra santa lengua.--Acoso independentista al ingenioso espectador que coló la bandera de España en TV3--

Una separatista actuando como una comisaria política, delatando e intimidando al dueño de un local por rotular sus carteles solamente en castellano y no en catalán.

Así es el vídeo que se está haciendo viral en las redes, según recoge Gonzaga Durán en okdiario.--Acoso oficial a los comerciantes de Sants por no rotular en catalán--

El dueño de este local social mantiene una actitud pacífica y de indiferencia ante el intento de intimidación de la activista.

"Hola, esta grabación que estoy haciendo es para advertirle que todos los letreros de su local social están en castellano. A partir de este momento usted tiene la obligación de ponerlos, como mínimo, en castellano y en catalán. En castellano como en Madrid, pero el catalán no puede faltar"

Eso narra la separatista, mientras graba enfocando en todo momento al comerciante.

"¿Alguna cosa que alegar o no dirá nada en esta grabación?, ¿nada que alegar?", le pregunta la activista separatista, a lo que el dueño del local responde: "Nada que decir señora". Lo hace de forma educada mientras atiende a un cliente.

Esta respuesta no gusta a la autora de este vídeo, que a continuación sale al exterior del local para denunciar que los letreros de fuera tampoco están en catalán.

"Muy bien. Vean al propietario del ‘todo en castellano' y su local social. Por fuera también en castellano. La tortilla de patatas también en castellano, todo en castellano. Las pistas también en castellano. Absolutamente todo en castellano. Que este vídeo sirva como prueba".

Asi concluye la separatista al final de su vídeo.

Las multas
Artur Mas llegó a la Generalitat de Cataluña en 2010, y desde entonces el Govern ha impuesto más de 1.000 sanciones a comercios por no rotular en catalán y ha ingresado hasta la actualidad más de un millón de euros.

En 2010, con Mas al frente del gobierno autonómico, se ingresó 221.500 euros con este tipo de sanciones. Esta cifra se ha ido reduciendo con el paso del tiempo, puesto que en 2017 se superó los los 75.000 euros recaudados por la Generalitat y en 2018 los 50.000 euros.

La entidad censora que multa a aquellos comercios por rotular en castellano es la Agencia Catalana de Consumo (ACC), que depende del Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña.

Según los datos aportados por esta entidad, en 2018 se impusieron 78 sanciones, frente a las 67 de 2017, las 70 de 2016, las 68 de 2015, las 57 de 2014 o las 88 de 2013, año al que hay que remontarse para encontrar más sanciones que las impuestas en 2018.

¿Qué dice la ley?
El régimen jurídico que establece los derechos lingüísticos de las personas consumidoras en sus relaciones con los empresarios y comerciantes que prestan sus servicios o comercializan sus productos en el ámbito territorial de Cataluña se encuentra establecido en la Ley 22/2010, de 20 de julio, del Código de consumo de Cataluña y en la Ley 1 / 1998, de 7 de enero, de Política Lingüística.

En su artículo 4, la Ley catalana establece que "las personas consumidoras tienen derecho a recibir en catalán cualquier información de carácter fijo".

Es decir, "cualquier elemento informativo de carácter fijo deberá estar redactado al menos en catalán con independencia de su soporte (por ejemplo los carteles o rótulos de las empresas o establecimientos que contengan información relacionada con la actividad comercial desarrollada, siempre y cuando tengan carácter permanente)".


 


Recortes de Prensa   Página Inicial