AGLI Recortes de Prensa   Jueves 6  Junio 2019

Golpes de estado
Gabriel Albiac ABC 6 Junio 2019

ES 27 de octubre de 1922. Israel Zangwill conversa en Florencia con Curzio Malaparte. Decenas de miles de «camisas negras» están en marcha hacia Roma. Zangwill, brillante escritor inglés, judío de origen ruso, filántropo más que político, no entiende nada de lo que el joven -y ya tan cínico- Malaparte le describe: la evidencia de un golpe de Estado triunfante. Zangwill es un hombre culto. Ha estudiado la Revolución francesa y conoce de primera mano la rusa. Se niega a llamar a esta payasada carnavalesca una revolución. Ni siquiera un golpe de Estado. «¡Es todo una comedia!», exclama. «No llegaba a entender» -anota, condescendiente, Malaparte- «cómo se puede hacer una revolución sin barricadas, sin combates en las calles y sin aceras llenas de cadáveres». Y eso lo incapacita para entender la «táctica insurreccional moderna»: la que está desplegando Mussolini.

El «golpe de Estado fascista» no pone el momento militar más que como una amenaza última -y despiadada- para aquellos que se opongan a su victoria irremisible. Zangwill insiste en su estupor: «Todo se desarrolla en un orden perfecto. ¡Es una comedia, no puede ser más que una comedia!». Y Malaparte enumera desapasionadamente lo que no es comedia: «los camisas negras habían ocupado por sorpresa todos los puntos estratégicos de la ciudad y de la provincia, es decir, los órganos vitales de la organización técnica, las fábricas de gas, las centrales eléctricas, la dirección de Correos, las centrales telefónicas y telegráficas, los puentes, las estaciones de ferrocarril…». El golpe había ya triunfado. Habría sangre, sólo si algún suicida se resistía al éxito del Duce. Pero el Estado había pasado ya a manos de los fascistas.

El fiscal Zaragoza fue ayer impecable al citar a Kelsen. No, lo que define a un golpe de Estado moderno (esto es, fascista) no es el uso efectivo de las armas: eso da, más bien, signo de que algo falló en su organización. Un golpe de Estado es, en efecto, «la sustitución de un orden jurídico por otro por medios ilegales». Pero su éxito es tanto mayor cuanto menor sea el coste en cadáveres. «¿Cuántos muertos ha habido?», pregunta Zangwill. «Ninguno», responde Malaparte. Para el primero, es el signo de que no asiste a un golpe sino a una bufonada. Para el segundo, es la evidencia de que el golpe fue perfecto.

Los autores del golpe de Estado en Cataluña tuvieron un mentor: Benito Mussolini. Y el suyo fue el golpe fascista perfecto, tal como lo diseñan los escuadristas italianos en octubre de 1922. Aunque muy mejorado. Lectores, sin duda, de la Técnica del golpe de Estado, a la toma sorpresiva por asalto de los puntos neurálgicos del poder, que Curzio Malaparte disecciona con finura de entomólogo, los hombres de Pujol, de Mas, de Junqueras, de Puigdemont la sustituyeron por una lenta estrategia de apropiación de las instituciones del Estado en Cataluña que duró cuatro decenios. Ni siquiera ocultaron nunca su propósito: reduplicar la estructura del Estado, para que, llegado el día, el nuevo Estado pudiera suplantar al viejo y seguir funcionando como si nada hubiera pasado. Si todo funcionaba bien, la violencia sería mínima. Si alguien se resistía, se echaría mano de esa privada fuerza armada que eran los mozos, que siguen siéndolo.

Se dio el golpe de Estado fascista en la Cataluña del 21 de Octubre de 2017. Fracasó. En tiempos más poéticos, un golpista sabía que el fracaso significaba la pena de muerte. Somos más civilizados: que tan sólo se pudran en la cárcel.

España tiene un "problema serio": registra el mayor déficit estructural de la zona euro
El agujero fiscal baja del 3% y España sale del procedimiento de déficit, pero sus cuentas públicas se mantienen en una situación muy delicada.
M. Llamas Libertad Digital 6 Junio 2019

España acaba de salir del procedimiento de déficit excesivo diez años después. Fue en 2008, tras el estallido de la crisis financiera internacional, cuando el agujero fiscal superó la barrera del 3% del PIB, incumplimiento así el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la denominada regla de oro de la zona euro, por la cual los países miembros no pueden registrar un desequilibrio superior al 3% y una deuda de más del 60% del PIB. Tras rozar el 11% en 2009, el déficit cerró en el 2,48% el pasado año, por debajo del citado límite, de modo que la Comisión Europea acaba de cerrar el expediente abierto a España por este motivo tras una década de desvíos.

Sin embargo, pese a tratarse de una buena noticia, no significa que el problema de las cuentas públicas esté resuelto, ni mucho menos. De hecho, tal y como revela Funcas en un reciente informe sobre la evolución del ajuste fiscal, "la sociedad española tiene todavía pendiente el reto de asumir que tiene un problema serio con los desequilibrios de sus cuentas públicas". Y la razón no es otra que el llamado déficit estructural, que mide el agujero presupuestario sin tener en cuenta el positivo o negativo impacto del ciclo económico sobre el gasto y los ingresos.

Para empezar, cabe recordar que el Gobierno ha incumplido los objetivos fijados en materia de déficit. El 2,48% del PIB registrado en 2018 se sitúa por encima del 2,2% que se había marcado el propio Ejecutivo de Pedro Sánchez y se queda aún más alejado del 1,3% acordado inicialmente con la autoridades comunitarias y que, por el momento, es el objetivo que marcan los Presupuestos vigentes. Además, España padece el cuarto mayor déficit público de la UE, tan sólo por detrás de Chipre, Rumanía y Francia. La media de la UE es ligeramente superior al 0,5%, mientras que el de la zona euro se sitúa por debajo de esa cifra.

Pero lo más preocupante no es este mayor o menor déficit coyuntural, sino el fuerte desequilibrio estructural que todavía sufre el sector público. La Comisión Europea sitúa a España en el pódium de los países con mayor déficit estructural en 2018, con un 3,2%, tan sólo superado por Hungría y Rumanía, que no están en el euro. Es decir, España registra el mayor déficit estructural de la zona euro, lo cual dificulta enormemente la reducción de la deuda con respecto al PIB. De ahí que Bruselas pida al Gobierno un ajuste de 7.800 millones de euros en 2020, bien mediante recortes del gasto o aumento de ingresos, en línea con lo exigido también este año, para ir reduciendo ese déficit estructural.

Y es que una elevada deuda pública hace a España "vulnerable a escenarios de reducción del crecimiento económico, subida de tipos de interés y tormentas financieras. Además, un déficit estructural por encima del 2% limita sobremanera la capacidad de respuesta ante un choque macroeconómico. El efecto de los estabilizadores automáticos llevaría rápidamente el déficit muy por encima del 3%, imposibilitando la apuesta por impulsos fiscales de tipo discrecional", advierte Funcas.

Esto significa que España tiene muy poco margen fiscal en un escenario de frenazo o recesión económica. En tal caso, el gasto tiende a subir y la recaudación a bajar, y, dada la actual combinación de alto déficit estructural y deuda, el agujero presupuestario volvería a crecer de forma intensa y rápida en caso de dificultades económicas, tal y como sucedió durante la crisis, poniendo de nuevo en cuestión la solvencia del Estado.

No en vano, España aparece entre los países con una mayor deuda pública de la UE, sólo por detrás de Grecia, Italia, Portugal, Chipre, Bélgica y Francia.

De ahí, precisamente, que las previsiones no sean nada halagüeñas para las finanzas públicas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que desde 2014 a 2018 la ratio de deuda se redujo sólo en 3,2 puntos del PIB (del 100,4% al 97,2%), a pesar de que el fuerte crecimiento económico habría contribuido a restar 14,8 puntos. Esta diferencia de más de diez puntos "es culpa del déficit, que sigue impulsando al alza los pasivos financieros", aclara el informe.

En plena desaceleración económica y con un déficit estructural elevado, el imprescindible descenso de la deuda pública se antoja complicado en los próximos años. Partiendo de la base de que tanto la Autoridad Fiscal como el Banco de España prevén un agujero fiscal superior al 2% del PIB este año, lo grave es que el FMI proyecta hasta 2024 un desequilibrio medio del 2,2% y un déficit estructural equivalente al 2,5% del PIB. Como resultado, la deuda se mantendrá por encima del umbral del 90% durante el próximo lustro. La Comisión Europea, por su parte, es incluso más pesimista, ya que sus simulaciones contemplan un nivel de deuda por encima del 96% en 2029, en un escenario optimista de crecimiento económico y bajos tipos de interés.

Además, la consecución del equilibrio presupuestario se enfrenta a un gran inconveniente desde el punto de vista político y social: mantener el actual nivel de gasto público, próximo al 41% del PIB, exigirá una mayor presión fiscal, según avanza Funcas. "España se halla claramente por encima de la media [de la OCDE] en el peso relativo de las cotizaciones sociales y, en menor medida, en la imposición sobre la propiedad. En cambio, está por debajo en la tributación sobre el consumo, el IRPF y el impuesto sobre sociedades. Y en los tres casos, en mayor medida por la existencia de gastos fiscales de todo tipo que por unos tipos impositivos inferiores", añade.

Es decir, si los españoles quieren el actual nivel de gasto sin incurrir en peligrosos agujeros fiscales, tendrán que pagar más, pese a que las encuestas muestran que cuando se les pregunta qué se debería hacer para reducir el déficit público, una amplia mayoría se declara contraria a reducir el gasto, pero también a elevar los impuestos, al igual que la mayoría de políticos.

Un ataque ilegal a las autonomías para freírnos más a impuestos

OKDIARIO 6 Junio 2019

Los ciudadanos podrán acusar a Pedro Sánchez de muchas cosas, pero no –llegados a este punto– de esconder sus intenciones. Su apuesta por los recursos de la demagogia para mantenerse en el poder ha sido descarada desde antes de ganar las elecciones generales. Uno de sus objetivos es elevar de forma masiva los impuestos que gravan las clases medias para, de este modo, ampliar las redes asistenciales –es decir; clientelares– del Estado, y que ello luego tenga su traslación en más votos. Poder, poder y poder. No rasquen en busca de argumentos más profundos. No hay mucho más.

La enésima prueba de que estas son sus intenciones lo descubrimos cuando Sánchez, que no tiene dificultad alguna en pactar con los independentistas, emprende, en cambio, el camino de la centralización de competencias cuando el actual modelo implica recaudar menos impuestos. La unidad territorial de España importa poco, pero el dominio fiscal del Estado sobre el territorio importa, y mucho.

Una de las medidas más exitosas de los ejecutivos autonómicos del Partido Popular, ya gobierne en solitario o en coalición con Ciudadanos y Vox, es la reducción del impuesto de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio, cuyo pago genera enormes dificultades económicas a las familias españolas de rango medio y modesto. Hablamos de un gravamen que, tal y como está estructurado en nuestro país, sobrepasa de lejos las necesarias competencias de progresiva distribución de la riqueza, propias de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho, deriva hacia una criminalización y persecución de la propiedad privada.

Desconocemos si Sánchez, con su precario Gobierno en solitario, tendrá capacidad y tiempo para armonizar al alza los gravámenes en todas las regiones. Lo que sabemos es que tiene intención de ello. Ahora mismo la política española atraviesa un momento de tranquilidad, porque el PSOE necesita tiempo para trenzar sus alianzas de gobierno a nivel municipal, autonómico, nacional y europeo. No les llevará mucho tiempo. A lo sumo, un par de meses. Recuerden que tras la tempestad viene la calma, y que luego de la calma, viene de nuevo la tempestad.

Bruselas tampoco se cree a Sánchez y le exige que recorte en 12.000 millones su plan de gasto
Borja Jiménez okdiario 6 Junio 2019

La Comisión Europea ha exigido a Pedro Sánchez que, si logra ser investido, recorte en 12.000 millones de euros su plan de gasto para el año 2020. En caso contrario, subrayan en Bruselas, no logrará garantizar que ajuste el déficit.

Bruselas ha pedido este miércoles al Gobierno en funciones que no aumente el gasto público más allá del 0,9%, unos 4.500 millones de euros; frente a los 16.300 millones en los que pretendía subirlo Pedro Sánchez, que supondría un incremento de aproximadamente el 4%.

La Comisión Europea espera del futuro Ejecutivo un recorte de 7.800 millones de euros al año en el déficit estructural, algo que no consideran viable con el fuerte aumento de gasto público que pretenden Pedro Sánchez y su probable socio de Gobierno, Pablo Iglesias.

De hecho, esta ‘alianza’ Sánchez-Iglesias se podría ir al traste con este nuevo movimiento por parte de Bruselas, toda vez que Unidas Podemos tiene entre sus líneas rojas un fuerte aumento del gasto.

La Comisión Europea pide que se "garantice" que el crecimiento del gasto "no exceda del 0,9% en 2020". Pedro Sánchez, sin embargo, contempla un fuerte aumento del gasto público compensado con un fuerte incremento de los impuestos.

Bruselas, a fin de cuentas, considera que hay “riesgo de una desviación significativa” del ajuste recomendado para 2019 y 2020. El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha explicado que, en base a los datos de Plan de Estabilidad, el “cumplimiento” de esas metas “no está asegurado”, con lo que seguirá “los acontecimientos presupuestarios” y de política financiera del próximo Ejecutivo.

La Comisión Europea ha pedido este miércoles cerrar el expediente abierto a España en 2009 por déficit excesivo, tras haber reducido el desvío de las administraciones públicas el año pasado hasta el 2,5% del PIB desde el 11% registrado hace diez años.

Aunque la decisión todavía debe ser confirmada por los ministros de Economía y Finanzas, España pone fin a una década bajo el brazo ‘corrector’ del Ejecutivo comunitario, que ha marcado la política presupuestaria de tres gobiernos distintos: primero el de José Luis Rodríguez Zapatero, después el de Mariano Rajoy y finalmente el de Pedro Sánchez.

Las cuentas españolas pasan ahora a estar controladas en el llamado brazo ‘preventivo’, en el que, en lugar del déficit nominal, se tienen en cuenta los esfuerzos estructurales. Es decir, aquellos que se realizan sin tener en cuenta la aportación del ciclo económico.

SANTIAGO ABASCAL
Vox dispuesto al «harakiri político» antes que ceder al chantaje de Cs
Redacción gaceta.es 6 Junio 2019

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado este martes que su partido no va ser «cómplice de la tomadura de pelo ni del cordón sanitario» que Cs les quiere imponer y ha asegurado que prefiere hacerse el «harakiri político» antes que ceder al «chantaje» de la formación naranja.

En una entrevista en esRadio, Abascal ha advertido de que si Cs sigue imponiéndoles el cordón sanitario, «el PP podría gobernar en solitario con nuestro apoyo».

Abascal ha recordado a Ciudadanos que Vox no se ha opuesto a que Begoña Villacís sea alcaldesa de Madrid o Ignacio Aguado presidente de la Comunidad madrileña y ha recordado que lo que plantean es «un acuerdo global» porque la «alternativa ideal es el tripartito (PP, Cs y Vox)».

El líder de Vox también ha desmentido que se haya reunido con el secretario general del PP, Teodoro García Egea, para pedir consejerías en la Comunidad de Madrid a cambio de apoyar a la popular Isabel Díaz Ayuso.

Ha insistido en que su partido no apoyará gobiernos donde haya miembros que no quieran sentarse con ellos a dialogar y ha reiterado que es «hipersensible» ante lo que percibe como un chantaje, «y ante el chantaje, prefiero el harakiri político».

Abascal también se ha referido a la enmienda a la totalidad a los presupuestos de Andalucía, anunciada ayer, y ha explicado que la intención de su formación no es bloquear sino negociar.

Ha recordado a Cs que los presupuestos andaluces sin el apoyo de Vox son «papel mojado» y ha emplazado a la formación naranja a aceptarles como interlocutor. «Que no nos ninguneen», ha dicho.

Respecto a las actas sobre la negociación con ETA, Abascal ha reiterado que su formación estudia querellarse contra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero «por los delitos de colaboración con banda armada, revelación de secretos y traición».

Enseñanzas políticas del juicio
Agapito Maestre Libertad Digital 6 Junio 2019.

Algunas cosas aparecen nítidas en el juicio contra los golpistas catalanes. Sí, ya está claro que la Abogacía del Estado está al servicio del Gobierno de Pedro Sánchez. Peor aún, la Abogacía del Estado ha sido instrumentalizada por el Gobierno para ponerla al servicio de los golpistas. Es obvio para quien se toma en serio la Justicia –es decir, para los ciudadanos de a pie, no la casta política e ideológica– que se juzga a unos golpistas por rebelión. ¡Mas el Derecho, ay, es un saber incierto, ambiguo y contingente! Porque el Derecho es susceptible de mil hermenéuticas, o mejor dicho, todo puede ser posible con el Derecho, si trata de fundamentarse en el derecho del más fuerte. Por desgracia para la democracia española, la perversa interpretación que convierte la rebelión en sedición podría salir triunfante, entre otros motivos, porque la apoya el más fuerte: el Gobierno de España. Porque el Derecho es, casi siempre, el Derecho del más fuerte, preparémonos para lo peor.

Este juicio también ha puesto en evidencia que el pasado Gobierno de Rajoy y la entera Oposición, los políticos en general de España, no quisieron saber nada del proceso como golpe de Estado, o peor, fueron incapaces de detener la asonada golpista del independentismo catalán. Su impotencia fue propia de gente que desconoce la historia de España y, por tanto, no tiene capacidad de predicción. Por el contrario, fueron el discurso del Rey y la actuación tanto de jueces y fiscales, como de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado los principales factores a la hora de detener el golpe de Estado del independentismo catalán en otoño de 2017. Y también ha quedado claro que fue la espontaneidad social de los españoles, de los ciudadanos de la nación española, manifestándose en la calle contra el proceso golpista y defendiendo el orden constitucional, la base para que actuaran las instituciones del Estado contra el proceso de rebelión del mesogobierno catalán.

Pero, nadie se engañe, hay algo más nítido que las anteriores conclusiones, a saber, el proceso golpista continúa vivo, porque el independentismo y el nacionalismo catalán no sólo siguen despreciando la Constitución, sino que tratan de sustituir su legitimidad democrática por otra de carácter totalitario. Además, el independentismo, hoy como ayer, sigue recibiendo respaldo ideológico de grandes medios de comunicación y, sobre todo, de algunos partidos políticos, supuestamente, defensores del orden constitucional. De ahí que sea trascendental para todos los españoles la sentencia del tribunal que juzga a los criminales que encabezaron el proceso de rebeldía. Será determinante esa sentencia no sólo para castigar al rebelde, sino sobre todo para reforzar el orden democrático.

Mientras los nacionalistas catalanes no asuman que no hay otra legitimidad que la basada en la Constitución, solo se podrá tratar con la fuerza legítima que surge del Estado de Derecho. La gran enseñanza de este juicio es sencilla de retener: quien pacta con los nacionalistas y separatistas corre el riesgo de ser tildado de colaboracionista y cómplice de los golpistas.

Un grave error de Vox
 larazon 6 Junio 2019

Se equivoca Vox en su intento de veto de los Presupuestos de Andalucía. Ha invertido el orden de los factores, como si en política diese lo mismo: si quiere cambiar la política, según dicen, el primer paso es la aprobación de unas cuentas que daría alas a los proyectos del nuevo gobierno de coalición de PP y Cs, y que contó con el apoyo necesario de sus 12 diputados. Impedir su aprobación ahora supondría el fracaso del nuevo gobierno, con consecuencias que, suponemos, a Vox no le gustarían, como una posible vuelta del PSOE a San Telmo. Deben ser conscientes de ello y asumir su responsabilidad en lo que sería una grave crisis que afectaría, además, al conjunto del país. Si con ello, además, piensa que hará valer sus votos, comete un error. Lo hará una vez, pero no más.

Hoy es el día tope para presentarse las enmiendas a la totalidad del proyecto de Presupuestos y, aunque hacerlo como ha amenazado Vox, abriría la primera crisis importante en el llamado «pacto de Andalucía», todavía deja abierta algunas posibilidades para salvar la situación: que el partido de Santiago Abascal la retire antes del pleno del próximo día 12 en el que deberá votar, incluso no votar su propia iniciativa. A eso se agarra como última solución el gobierno de Moreno Bonilla, una situación límite, teniendo en cuenta que Vox le apoyó. Será difícil de mantener esta posición ante su propio electorado, que, como bien saben, proceden precisamente de PP y CS.

Los motivos expuestos no son muy sólidos, como decir que las cuentas tienen un «tufo socialdemócrata»; sostener su veto en el dinero que se destina a combatir la violencia de género, las políticas de migración o la memoria histórica le da un cariz en exceso ideológico alejado de la gestión de los problemas de los ciudadanos. Hay datos objetivos sobre la situación económica que debería hacer recapacitar a Vox, porque estos presupuestos, con importantes inversiones en sectores productivos (4.000 millones) favorecerán a este contexto. Después de 37 años de gobierno socialista ininterrumpidos, el Ejecutivo de Moreno Bonilla ha sido bien recibido y ha favorecido algunos datos positivos: el crecimiento de Andalucía ha sido en el primer trimestre del 0,9%; la creación de sociedades mercantiles creció el 0,7%; el pasado marzo, Andalucía ha adjudicado por 700 millones de euros la emisión de deuda pública, cuya demanda superó en 2,7 veces el importe de la emisión y se ha cerrado a un menor coste que la lanzada en octubre de 2018; está respondiendo al pago de proveedores en menos días de lo que se hacía en febrero; y en el primer trimestre, el déficit público se ha reducido un 35%. Son datos que se confirman con las previsiones publicadas por el BBVA en pasado 30 mayo, en el que mantiene un crecimiento del PIB de la economía andaluza para este año en el 2,3%.

Vox y cualquier partido responsable debería tenerlo en cuenta y saber que no votar ahora los Presupuestos no sería beneficioso para la economía andaluza y la estabilidad política de la comunidad. No es un buen camino que Vox haga valer los votos forzando una crisis tan fuerte en Andalucía, que es donde el centroderecha ha ensayado una fórmula de coalición que ha resultado una alternativa sólida y convincente a la mayoría de izquierdas de socialistas y Unidas Podemos. Albert Rivera ha impuesto la estrategia de que la negociación con el PP debe hacerse al margen de Vox, aunque luego necesite sus votos para tener la mayoría. De ser así, no cabe duda de que estas tres fuerzas deberán negociar sobre una base común o, por el contrario, dejar de hacer cálculos electorales partiendo de un tripartito que, de hecho, no existe. El partido de Abascal está demostrando mucha irresponsabilidad en poner encima de la mesa la estabilidad de Andalucía. Está a tiempo de rectificar

La inadmisible guerra de Ciudadanos y PP contra Vox
Nota del Editor 6 Junio 2019

Persistir en el despilfarro e insulto del tinglado de la violencia de géreno, el disparate de la inmigración descontrolada y el quinto frente gerracivilista de la memoria histórica supone utilizar mecanismos innobles y traidores para tratar de marginar a Vox, que es el espejo de las debilidades de Ciudadanos y PP.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Vox, convidado de piedra
Antonio Burgos ABC 6 Junio 2019

Para comprender mejor la falta de lógica y el desprecio a sus votantes de las perrerías que le están haciendo a Vox en vísperas de los pactos municipales y autonómicos, recurriré al entremés de los refranes. Ciudadanos quiere que Vox sea como el sastre del Campillo, que cosía de balde y encima ponía el hilo. Para lo cual le dice: «Mucho te quiero, perrito, pero pan, poquito». O si quieren, pasamos al mundo de la copla para que lo entiendan mejor todavía. Cs quiere que Vox sea en la derecha como «La otra» de Rafael de León: «Yo soy la otra, la otra,/ y a nada tengo derecho,/ porque no tengo un anillo/ con una fecha por dentro». Sus votos sí los quieren, claro que los quieren, pero ya está. Dicen que Vox callado está más guapo. Saben que pueden hacerle cuantas perrerías tengan por conveniente, porque con tal de que vivas tranquila... Ah, no, que esto es de otra copla, me estoy haciendo un lío con el cancionero y el refranero... Saben que pueden hacerle cuantos desprecios se les ocurran, porque al final Vox será la fiel infantería de los votos de investidura para que no gobiernen los que pactan con comunistas bolivarianos, separatistas catalanes y filoetarras vascongados anexionistas de la españolísima Navarra.

Al echar la derecha las cuentas de los números gordos de los pactos, entró mucha alegría con el llamado «pacto a la andaluza», que desalojó al Régimen Socialista de la Junta y que confundía autonomía y partido, machihembrados. Pero no se tiene en cuenta la quina que tuvo que tragar Vox en el pacto a la andaluza de la Junta. El señor de Cs, que no tuvo inconveniente en reunirse en la estación de ferrocarril de Jerez con los de Podemos y con quien hiciera falta, huía como gato escaldado de la fotografía con Vox. Con Vox, que negocie el PP, que no le importa, y que luego nos cuenten lo que han acordado... para que nos voten y nos lleven al poder. Quieren que Vox se agarre a la brocha, porque le han quitado la escalera, con el pretexto que es de ultraderecha. Lo cual me hace muchísima gracia. Aquí Podemos no es la ultraizquierda, ni Bildu es la extrema izquierda radical separatista vascongada, heredera de la ETA de tan sangrienta y triste memoria. Con Podemos y con Bildu, y con los separatistas catalanes puede uno hablar, negociar, retratarse. Lo que quieran, que no hay peligro de lesa democracia. ¿Pero con Vox? Huya, huya, que pueden hacerte una foto con Abascal, y eso puede arruinar tu carrera política y tu prurito de colocarte en el centro.

En la famosa foto de Colón, tan célebre ya y tan manipulada como la histórica de las Azores, nadie quería retratarse con Vox. Cuanto más trates como apestados a los de Vox, más demócrata eres. Sí, sí... No sabes que desprecias a los 500.000 andaluces que votaron a Vox en las autonómicas o a los 2.677.173 españoles que lo han hecho en las generales. Con los representantes de la birria de 258.840 votantes de Bildu si es muy democrático sentarse a negociar; pero hacerlo con Vox contamina. Hay que colocar al partido de Abascal en un lazareto y someterlo a la cuarentena de no tirar de él más que cuando nos interesen sus votos de investidura. Y entonces, que nunca sea directamente, sino a través de persona interpuesta, a través del PP mismo, que no se le caen los anillos por sentarse a negociar con Vox... aunque luego no cumpla lo acordado en los papeles que se hayan firmado, que esa es otra.

Me parece lógico el cabreo de Abascal y la enmienda a la totalidad de Vox a los presupuestos del Gobierno del Cambio en la Junta. Para repartir dinero a los mismos chiringuitos de antes y para confirmar en el cargo a los prohombres del Régimen Andaluz no votó la gente a Vox. Los quieren de convidados de piedra: «Vótanos y calla». Y con toda la razón los del Vox ya están hartos de ir de estatuas del Tenorio.

Santiago Abascal, el antifascista del siglo XXI
Cristina Seguí okdiario 6 Junio 2019

A Albert Rivera la izquierda española y el separatismo le han fabricado cientos de gifs haciéndose más pases que El Vaquilla. Le han motejado de “Falangito”, de “facha”, y de líder de “Ciudagramos”. En alguna ocasión, hasta le han grafiteado “Nazi” en la puerta de la tienda de su madre. Aunque muchas menos veces que las dianas de la ETA que tuvo que borrar el hijo de Abascal Escuza de la grupa del caballo de su padre.

A Rivera, también le incrustaron una vez una bala en su frente fotografiada. Por suerte, exactamente, 19 veces menos veces que los intentos de asesinato con emboscadas sorteadas y cables cruzados para decapitar a los Abascal en la Sierra Salvada. A Rivera le han llamado “golfo” más veces que a Mafo, y la jauría etarra ha desinfectado a su paso en Miravalles como si aquel agujero mugriento de Ternera fuera el Mauthasen de los catalinos españolazos en lugar de Vizcaya. A priori, pues, al líder de Ciudadanos se le presuponían ya suficientes experiencias como acosado, señalado, y estigmatizado, como para cortarse una mano antes de encerrar a Abascal en el “gueto de los fascistas intratables” para mayor gloria y gozo de la ultraizquierda y el nacionalismo, y antes de desinfectar cualquier resquicio de Abascal de los pasillos del Congreso como si fuera un paleto de Chapela de Miravalles.

Sin embargo, Albert Rivera se perfila como el prototipo de persona idóneo para mantenerse y prosperar en la política de alto nivel toda su vida a costa de ser el primero que propina el golpe a los demás o a su propia ética con tal de sobrevivir en un espectro político que ni siquiera él mismo tendrá claro más allá del próximo cuarto de hora. Cada vez que el líder de Ciudadanos sale a un plató, lo hace siendo plenamente consciente de que en España no hay suficiente derecha sociológica para tres partidos, y que uno de los del “trifachito de Colón” se escindirá en las próximas dos legislaturas. Habida cuenta de los frustrados intentos de los naranjas por adelantar al PP en las urnas, no parece que vayan a ser los de Casado, luego la estrategia de supervivencia de Rivera pasa por su negativa a normalizar a la formación de Santiago Abascal ensayando frente al espejo como si fuera Monedero “VOX es la auténtica ultraderecha aberrante”.

Lo curioso es que, cada vez que Rivera, embadurnado de pote nº5 Caribbean Beyond Perfecting y de su tradicional inutilidad operativa, emplaza desde un plató a la formación de derechas en el bando “anticonstitucionalista” junto a Podemos, ERC y Bildu; Ortega Smith, Espinosa de los Monteros o Macarena Olona tienen la maldita manía de aparecer como acusación del golpismo desde el Tribunal Supremo diciendo que “nos jugamos la defensa de los derechos de todos los españoles”, desde el atril del Congreso pidiendo socios para recuperar el recurso de la Ley de Abusos Policiales que Sánchez regaló a Bildu y al PNV, o desde la sala de prensa para anunciar el estudio de las acciones penales contra Zapatero por colaboración con banda armada y revelación de secretos tras dejar la justicia francesa con el culo al aire al Gobierno más sucio de nuestra democracia.

Es todo loquísimo; como cuando tu mejor amiga te dice “este sólo te quiere clavar y chao” cuando tu novio te a buscar a casa con el cura y con el anillo.

Pues para ser tan fachita, parece que a Abascal se le está dando de puta madre explicarle a Rivera de qué va ser el auténtico antifascista del S. XXI.

Del sainete a la tragicomedia
Noé de la Cruz eltorotv.com 6 Junio 2019

Empezamos por la definición de “TRAGICOMEDIA” del Diccionario, ampliada ligeramente para la ocasión: “Obra dramática de Teatro que contiene elementos propios de la tragedia y de la comedia, como la presencia de personajes de diferentes estamentos sociales y de diversos registros de lenguaje”.

“Obra dramática de teatro, de representación pública y callejera, que contiene elementos propios de la tragedia y de la comedia, como la presencia de personajes de diferentes y contradictorios estamentos sociales, políticos y laborales, y de diversos registros de lenguaje, verdadero, engañoso, contradictorio, mentiroso, insultante, excluyente, ofensivo, y mucho más.

Estamos en el momento del reparto del botín. El PSOE “ganó las Elecciones” y lo festejó de manera ostensible, presentándose, desde el principio, como el “amo” de la finca. Se olvidó de su traición en Elecciones de años anteriores en los que, en diferentes sitios, a nivel Nacional, Autonómico y Local, ganó el Partido Popular. En algunos casos la diferencia fue considerable, sólo a falta de un Diputado o de un Concejal, en relación al segundo, con varios diputados menos, que era el PSOE.

La distancia con el ganador no le importó. Reunió a todos los enemigos viscerales del PP, les ofreció un puesto relevante en la línea de mando. En algunos casos les regaló Alcaldías y Presidencias de Autonomías. Dejó al ganador “pegado a sus dos palmos de nariz, nariz superlativa”, como dijera Francisco de Quevedo. Madrid, Castilla La Mancha, Andalucía, Cantabria, entre otros muchos. Consumó la traición. Ahora se encuentra recogiendo lo que sembró, su merecido, su propia medicina envenenada.

En todo caso, para el Socialismo Real del Señor Presidente y para su antecesor y maestro, Zapatero, la mentira, la traición y la obsesión enfermiza por el poder no es ninguna novedad. Poco a poco se va sabiendo todo aquello que deducíamos. Nos engañaba a propios y a extraños o pensaba que nos engañaba. Cuando la mentira es la forma habitual de relacionarse con los demás, no son creíbles ni siquiera cuando dicen alguna verdad. ETA, con el señor Zapatero consiguió “una gran tajada”, la mayor parte de los objetivos por los que mataba. Toda esta nauseabunda operación era conocida por medios de comunicación afines y por demasiados periodistas, que se saltan “a la torera” los principios sagrados de su profesión.

Una pregunta al aire: ¿Sabe Ciudadanos, que tiene en sus manos la salvación del futuro de este País, diciendo, como dice, que lo quiere mucho? VOX no es lo que le dicen los anti demócratas. No se dejen comer el “coco”. Reflexionen sólo cinco segundos, pongan a un lado las mentiras de socialistas, de comunistas y de separatistas. Analizadas sus propuestas, su conducta y su defensa a ultranza de la Constitución, VOX es un partido profundamente democrático, aunque, por falta de experiencia, haya tenido algunas afirmaciones innecesarias y poco oportunas. Juntos, le podéis dar la vuelta a la mayor parte de los desastres del Señor Doctor, a la regresión al socialismo marxista del Presidente por accidente, Zapatero, a los olvidos, omisiones y desaciertos del Señor Rajoy y a la generosidad y negligencia de los anteriores Presidentes.

No sabéis lo que nos duele pensar en nuestra querida Cataluña, País Vasco, Navarra, Madrid y tantas ciudades y pueblos, que quedarían en las peores manos. Si queréis tener futuro, demostrarlo ahora. Después será tarde. A pesar de las bondades que nos cuentan de la economía, ya están cayendo pequeñas y medianas Empresas. Empiezan a denegarles los créditos y se verán obligados a reducir empleados y, en algunos casos, a cerrar.

Gracias al Tribunal Supremo, que, por lo menos, ha dado el parón al socialismo marxista en la manipulación, no sólo de los vivos, sino también de los muertos. Que los deje en paz, que ya no son peligrosos.

Una sugerencia para el Presidente: Tape la boca al indigno Ábalos o céselo de inmediato. Nos está haciendo mucho daño a todos, incluyéndolo a usted y a los suyos. Comparar a VOX con Bildu es un insulto a la inteligencia, que él no tiene, ni a los principios más elementales, que en él no han germinado.

Por otra parte pienso, si no le ha pasado el Presidente a su acólito la función de repetir constantemente las inventadas maldades de VOX. El Señor Sánchez las ha creado y las ha vociferado con naturalidad, contra un partido digno, que quiere que los cosas se hagan mejor, no para unos cuantos, sino para toda la sociedad.

Cataluña y los carniceros de España
Javier Caraballo elconfidencial 6 Junio 2019

Los niños catalanes de la próxima generación sabrán que su pueblo fue masacrado, cruelmente arrasado, un domingo de octubre, cuando se habían reunido las familias y los amigos para votar por su libertad. Estaban de fiesta, todo eran risas y felicidad, compañerismo e ilusión, cuando apareció en el horizonte un ejército de policías y de guardias civiles, pisando fuerte al raso, como las legiones romanas, y, sin mediar palabra alguna, arremetieron brutalmente contra aquella gente pacífica y festiva, los apalearon, los golpearon y, cuando caían al suelo, seguían pateándolos en la cabeza, en la espalda, en los testículos, en la barriga; gritos, aullidos, terror y espanto.

Los niños catalanes escucharán estas historias y sabrán que aquel día los carniceros de España no dejaron a ningún catalán sin golpear, solo porque salieron de fiesta a votar por su libertad. Joan Pau Salvadó, uno de los testigos de las defensas, que acudió a declarar en el juicio del ‘procés’, describió hasta emocionarse la escena trágica que vivió ese día: “Los policías llegaron en formación, formación militar, y tal como llegaban nos golpeaban en la barriga, en el hígado, en las partes bajas, y a los más altos, cuando bajaban de dolor, les abrían la cabeza… Recuerdo perfectamente el ruido de las porras cuando abrían las cabezas. Vi a amigos, a familiares, a conocidos, y vi a los carniceros del pueblo”.

Mucho antes que ese testigo, que era una voz más del independentismo catalán, algunos dirigentes habían dicho que lo sucedido el 1 de octubre de 2017, cuando se convocó el referéndum ilegal de Cataluña, fue la mayor masacre civil ocurrida en el continente desde la noche de los cuchillos largos de la Alemania nazi. "El balance de heridos no existe en Europa desde la II Guerra Mundial”, como dijo Jordi Sànchez, uno de los líderes de la revuelta que ahora están procesados. Pero ¿fue así? ¿Sucedió realmente lo que piensan los independentistas catalanes, lo que enseñarán a sus hijos, lo que escribirán en sus libros de historia? No, claro que no, pero es muy probable que nada de eso les importe.

No es así, y ni siquiera repararán en que hay algo que no cuadra: que si aquel día nefasto los independentistas se hubieran enfrentado a un ejército de despiadados carniceros que rompían las cabezas con las porras, y sonaban como sandías al abrirlas, como creía recordar aquel testigo, el parte médico de las víctimas no sería el que se produjo. Cuatro heridos, dos leves y dos graves, uno de ellos por un infarto y el otro por el impacto de una pelota de goma en el ojo. Ni uno más. Todos los demás, hasta 800, que ese día fueron atendidos por servicios médicos, tenían, según acabó informando la propia Generalitat, “mareos, contusiones o crisis de ansiedad”. La misma gravedad que la de más de 400 policías y guardias civiles, que también fueron atendidos por contusiones y heridas leves por patadas, arañazos y golpes. La diferencia es que las fuerzas de Seguridad del Estado no comparan lo ocurrido con ninguna guerra, sino con el balance de cualquier manifestación por una protesta laboral.

En su informe final en el juicio del 'procés', el fiscal Javier Zaragoza aseguró que la versión que se ha construido sobre lo ocurrido en Cataluña en el otoño de la revuelta ha sido un “ejercicio de cinismo sin precedentes: se ha inventado el concepto de violencia pacífica”. El cinismo de contemplar cómo los protagonistas de aquel ataque a la legalidad, a la Constitución que nos hemos dado, se presentan ahora como mártires de la libertad que traicionaron. Por eso dijo Andrés Trapiello, en El Confidencial, que al lado de los independentistas procesados, “Tejero, Armada y Milans del Bosch parecen hombres de honor porque reconocieron su fracaso y aceptaron las penas impuestas”. De haber sido ellos, los golpistas del 23-F se hubieran quejado del trato recibido por Gutiérrez Mellado, cuando se encaró al entrar en el Congreso. Y hubieran presentado la escena de los guardias civiles saliendo por las ventanas como un gesto heroico de desobediencia pacífica.

Que no, que fue un golpe de Estado de acuerdo a la denominación clásica de Hans Kelsen, también citado por el fiscal Zaragoza: “El golpe de Estado es toda modificación no legítima de la Constitución, es decir, no efectuada conforme a las disposiciones constitucionales, o su remplazo por otra”. ¿Que no prosperó?, como dicen las defensas. ¿Qué no quedó en nada? Tampoco el golpe de Estado de Tejero prosperó, fracasó, pero eso no les evitó, ni nadie cuestionó, que fuesen procesados por golpistas, por un intento frustrado de golpe de Estado. Esto de ahora es igual.

La deslealtad del nacionalismo catalán es histórica. Y sin necesidad de remontarse más allá, las dos últimas veces que se les ha tendido la mano han acabado apuñalándola. Primero con la República, el 6 de octubre de 1934, y posteriormente con la democracia española, en septiembre y octubre de 2017. La prueba más flagrante de que hubo golpe de Estado contra la Constitución es la misma aplicación del artículo 155, redactado expresamente para aquella comunidad autónoma que “no cumpliere las obligaciones de la Constitución”.

Y fue el mismo Tribunal Supremo el que validó la aplicación de ese artículo en Cataluña, cuando recurrieron desde el Parlament. “La gravedad extraordinaria de lo sucedido no parece necesitar de más explicación”, dijo entonces en su sentencia el Tribunal Supremo. Ahora que se acaba el juicio por la revuelta independentista, solo cabe esperar, y acatar, la sentencia futura con la determinación de que, sea cual sea, no puede modificar la realidad, los hechos probados y sucedidos. Por eso es tan necesario que, por lo menos en esta ocasión, no impongan una versión nuevamente deformada, eso que algunos llaman ‘el relato’ y que, en el colmo del disparate y la manipulación, han llegado a denominar como el de ‘los carniceros de España’ contra el pacífico catalanismo.

Zapatero: desmemoria, indignidad e injusticia
EDITORIAL Libertad Digital 6 Junio 2019

Si se tiene presente que José Luis Rodríguez Zapatero continuó negociando y cediendo ante ETA después de que la banda terrorista perpetrara el atentado de la T-4, en el que fueron asesinados Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, a nadie debería extrañar la noticia de que el entonces presidente del Gobierno sabía que ETA estaba fabricando explosivos tres meses antes de ese crimen. De hecho, el inicio de los contactos entre los representantes socialistas y los terroristas se produce antes incluso de que ETA hubiera anunciado su primer comunicado de tregua y dejado de asesinar.

Lo cierto es que la mayor parte del contenido de las actas que recientemente se han difundido ya era conocido en 2010, gracias al diario El Mundo. Ya entonces esa documentación intervenida a ETA venía no a desvelar sino a confirmar nauseabundos compromisos del Gobierno socialista que ya habían sido denunciados por muy pocos medios de comunicación. Compromisos como el de dar una salida a los presos, el de derogar la Doctrina Parot o el de abrir las puertas de la legalidad a las nuevas siglas de los proetarras fueron denunciados mucho antes de que los corroborasen las actas intervenidas. Compromisos tales como el de no practicar detenciones o el de seguir con las negociaciones pese a la constancia de que ETA seguía extorsionando con el mal llamado impuesto revolucionario no necesitaban confirmación en unas actas ni deberían sorprender a nadie con la más mínima noción de lo que supuso el chivatazo del bar Faisán.

En parecidos términos cabe hablar del sanguinario terrorista Josu Ternera, recientemente detenido, a quien Zapatero hacía llegar mensajes a través de Jesús Eguiguren, según confesión propia del entonces líder de los socialistas vascos. ¿Nos vamos a creer que el presidente del Gobierno no sabía que el responsable de la matanza en la casa cuartel de Zaragoza estaba desde 2002 en busca y captura por orden del Tribunal Supremo? ¿Cuántos medios de comunicación denunciaron a Zapatero y a Eguiguren por incurrir en algo tipificado como delito en el artículo 408 del Codigo Penal, "la omisión del deber de perseguir delitos y a sus responsables"?

Como ha recordado el presidente de Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos, al recibir la Medalla de Oro de la asociación Dignidad y Justicia, "las víctimas del terrorismo han sido las más abandonadas porque molestan". Y molestan porque recuerdan lo falsa que es una paz sucia edificada sobre la indignidad, la injusticia y la desmemoria.

Franco y el barco de la ETA

Pío Moa gaceta.es 6 Junio 2019

Siempre escribo este blog con la intención (o ilusión) de que sus lectores lo difundan ampliamente. Pueden verlo también en www.piomoa.es

*¿Cómo es posible que no llegue al público la evidencia del carácter “norcoreano” de la ley de memoria histórica y de la identificación de sus promotores con los chekistas y la ETA? Por el PP, siempre auxiliar de separatistas y totalitarios.

*Cuando se conmemora el desembarco en Normandía se olvida siempre que fue posible por las victorias del ejército soviético. Una deuda moral, política e histórica de la que solo España está libre.

*Algunos miserables lamentan que los useños no invadieran España para volver a imponer aquí a los ladrones y asesinos del Frente Popular. La democracia, según ellos. Su afición al crimen nunca falla.

*****************
La resolución del Tribunal Supremo contrariando, al menos provisionalmente, los planes del Doctor y su banda de ultrajar los restos de Franco, pone al descubierto dos cosas: la importancia de los jueces serios como última barrera frente a los abusos tiránicos del poder, y el disimulo e hipocresía con que tratan los medios una cuestión de máxima transcendencia política.

El ultraje a los restos de Franco es consecuencia lógica de una ley de memoria histórica que pretende imponer a los españoles una versión particular de la guerra civil y la etapa histórica posterior: la versión de los perdedores, que casualmente eran un conglomerado de totalitarios y separatistas. La ley es en su concepción radicalmente antidemocrática y de tipo norcoreano. Y no menos delictivo es su supuesto básico de que los asesinos y torturadores de las chekas, abandonados por sus jefes al terminar la guerra y juzgados y ejecutados por el bando vencedor, eran inocentes víctimas, fusilados por sus convicciones democráticas. Es decir, los autores de esa ley no solo son “norcoreanos”, sino que identifican la democracia con el crimen y a sí mismos con los criminales. Nada más revelador, en cuanto se aparta su palabrería justificativa.

Estos hechos saltan los ojos apenas se los mira de frente. Pero han quedado ocultos, o más bien han sido ocultados, en un país donde presumen de demócratas todos los periodistas y por supuesto los políticos, desde los etarras a los peperos. Los escasísimos analistas e historiadores que hemos expuesto la realidad nos hemos visto aislados y silenciados en este régimen caído en la farsa y la patraña institucionalizadas.

La cuestión de la tumba de Franco revela una democracia fallida, que pretende funcionar con leyes antidemocráticas y ataca la misma continuidad histórica de España, socavada por quienes se sienten herederos de los separatistas y totalitarios derrotados hace ochenta años. Del franquismo proceden la monarquía actual, la supervivencia de una Iglesia salvada del exterminio por Franco y hoy empeñada, al parecer, en autodestruirse; y la misma democracia, solo posible a partir de la sociedad próspera, moderada y libre de los odios republicanos legada por aquel régimen. Mientras que del antifranquismo impostado de separatistas y corruptos, promotores de la ley de memoria histórica, provienen todas las amenazas a la libertad y a la propia España. Es preciso redoblar el esfuerzo por explicar y alertar a la sociedad de los muy graves peligros que dicha ley trae consigo.

De modo similar a como se intenta birlar a la opinión pública el alcance del planeado ultraje a los restos de Franco, casi todos los medios tratan de desviar la atención de las actas de los tratos mafiosos entre la ETA y el gobierno de Zapatero. Tratos aplicados después por el PP de Rajoy. Esta cuestión está muy directamente imbricada con la de Franco. El régimen anterior encaró el terrorismo de la ETA y pudo haber acabado con él de no ser por el apoyo de gran parte del clero y de los gobiernos de Francia a los asesinos. Pero por la misma razón, la ETA se convirtió en fetiche de los “demócratas antifranquistas”, que ni eran demócratas ni habían sido antifranquistas más que con el pensamiento.

Los etarras en cambio habían luchado y se habían arriesgado, eran antifranquistas de verdad (y por tanto demócratas, según la versión que se iba imponiendo). Enseguida se les ofreció la “salida política” que, como la ley de memoria histórica, convertía implícitamente el crimen en un modo aceptado de hacer política. En La transición de cristal (descatalogada) en Los nacionalismos vasco y catalán en la guerra, el franquismo y la democracia, he expuesto el enorme poder corrosivo de esas concepciones fraudulentas sobre la democracia y la propia identidad nacional de España. Los partidarios de la colaboración con banda armada, llevada a su culminación por Zapatero, tienen el máximo interés en disolver estas cuestiones en el magma de sus chanchullos y corrupciones diarios, y de asuntos secundarios como los impuestos y similares. Como se le escapó a un enviado de Zapatero, “estamos en el mismo barco”. PSOE, PP , separatistas y ETA están, efectivamente, en el mismo barco. Es lo que debe terminar de comprender la sociedad.

********
Cómo derrotó España el criminal aislamiento decretado al terminar la guerra mundial por regímenes comunistas, democracias y dictaduras diversas: https://www.youtube.com/watch?v=dJuWZeoFYPQ

CiudadanOK con los protagonistas de los premios Dignidad y Justicia: "Hay que reconocer a los héroes"
OKDIARIO 6 Junio 2019

La asociación Dignidad y Justicia ha celebrado este miércoles el acto de su entrega anual de premios elogiando el trabajo de los fiscales del juicio en el Tribunal Supremo contra los líderes del ‘procés’ separatista, amén de comprometerse a revisar "una a una" las actas de la última negociación con ETA.

CiudadanOK ha estado presente en el acto, y allí ha charlado, por supuesto, con Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia. Éste ha agradecido al "Ejército el que siempre se presa a dejarnos hacer aquí este acto para poder reconocer a personas como Federico Jiménez Losantos, o el inspector Torrontera, que falleció en el atentado de Leganés… Es importante reconocer a las víctimas, las españolas y las internacionales. El terrorismo es un problema internacional y tenemos que luchar contra ello".

En el acto, la organización presidida por Daniel Portero ha entregado su medalla de oro al periodista Federico Jiménez Losantos, que ha alertado del "golpe de Estado en Cataluña que no ha terminado". "El que olvida una víctima, olvida a todas las víctimas", ha comentado, apelando a que se investiguen los 379 atentados sin autor condenado para los que Dignidad y Justicia reclama "un mayor compromiso".

Se ha premiado, además, con la medalla de plata a los periodistas Fernando Lázaro, "referente del periodismo de investigación" y "altavoz del relato de las víctimas", y Roberto Ballesteros, así como a diferentes representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y del CNI.

Los momentos más emotivos se han vivido con el discurso del padre de Ignacio Echeverría, víctima del atentado terrorista de Londres de junio de 2017, y la entrega de las medallas de oro a título póstumo a Amiad Yisrael, un bebé que falleció al poco de nacer debido a los disparos de un terrorista palestino. Lo mismo ha ocurrido con Francisco Javier Torronteras, el agente del GEO que falleció por la explosión en el piso de Leganés de los terroristas del 11-M.

Portero recordó que "decíamos que ‘dentro de unos años se nos olvidará’. Pues no, aquí está Joaquín Echevarría, queremos incluso que él entregue una medalla y tenga la oportunidad de hablar"

Al acto celebrado en la Escuela de Guerra del Ejército, que ha comenzado con un minuto de silencio y el himno de España, han asistido el director general de la Policía, Francisco Pardo, y la directora de la Oficina de Víctimas del Ministerio del Interior, Sonia Ramos, así como una amplia representación de mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de integrantes de la Audiencia Nacional.

Dirigentes políticos han conversado distendidamente en plena negociación para la formación de gobiernos locales y autonómicos. En uno de los múltiples corrillos, por ejemplo, han dialogado durante unos minutos Edmundo Bal y Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, con Javier Ortega Smith (Vox) y José Luis Martínez-Almeida (PP). La representación ‘popular’ la ha completado la candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial