AGLI Recortes de Prensa   Sábado 22 Junio 2019

Vox y el peligro del faroleo
Segundo Sanz okdiario 22 Junio 2019

La potente irrupción de Vox en los ayuntamientos y parlamentos autonómicos ha llevado a la formación de Santiago Abascal a ser una fuerza imprescindible para la configuración de gobiernos de centroderecha. Es por ello por lo que tanto PP como Ciudadanos se han visto obligados a conseguir su plácet en plazas importantes. Sin embargo, estas negociaciones no han estado exentas de un tira y afloja en el que Vox estableció condiciones maximalistas que a la hora de la verdad se diluyeron como un azucarillo.

Así ocurrió, por ejemplo, en el Ayuntamiento de Madrid, donde se escuchó a Espinosa de los Monteros decir que no tenía problema en que Manuela Carmena fuera alcaldesa si PP y Ciudadanos no atendían sus demandas. Un órdago que terminó siendo interruptus porque Vox acabó invistiendo al popular Almeida sin asegurarse puesto alguno en la Junta de Gobierno del Consistorio capitalino. En esta línea, horas antes de que se constituyeran los ayuntamientos el pasado 15 de junio, el partido comunicó a la prensa que había alcanzado un acuerdo con populares y naranjas según el cual Vox obtendrá “concejalías de gobierno” en proporción a sus resultados en cada localidad. Sin embargo, su entrada en la Junta de Gobierno es inviable por la negativa de Ciudadanos. La cesión de tres juntas de distrito es su trofeo hasta el momento.

Tampoco con su apoyo a que sea Ciudadanos quien presida la Mesa de la Asamblea de Madrid, Vox se aseguró un solo puesto en un futuro Ejecutivo autonómico de populares y naranjas. Los de Rocío Monasterio no tuvieron más recompensa que una vicepresidencia en dicha Mesa, pero sin recorrido alguno puesto que PP y Ciudadanos se aseguraron la mayoría en el órgano de gobierno de la Cámara.

Y tres cuartos de lo mismo pasó en los Presupuestos andaluces, en los que el grupo de Francisco Serrano retiró in extremis su enmienda a la totalidad sin grandes cambios en las cuestiones más ideologizadas heredadas del socialismo y sin que Ciudadanos se sentara a negociar los pactos territoriales.

Es evidente, porque su electorado nunca lo entendería, que Vox se habría dado un tiro en el pie entregando el gobierno de Madrid a Carmena, la Mesa de la Asamblea al PSOE o tumbando los Presupuestos andaluces de la mano de los socialistas y Podemos. Y es evidente que tenía que hacerse valer a golpe de reinvindicaciones de máximos, como en toda negociación. Sin embargo, el problema aquí es de credibilidad, de no generar falsas expectativas ante los votantes. Se pueden exigir contraprestaciones legítimas, pero sin hacer bandera de la amenaza en sobreexposiciones mediáticas. Vox debe andar con pies de plomo para evitar desautorizaciones como la de Burgos y no caer en el peligroso vicio del faroleo, lo que le convertiría en futuras negociaciones en un interlocutor facilón.

Faroles y estrellas
Nota del editor 22 Junio 2019

Critican a Vox porque antepone España a lo demás, sacrificando recursos que podrían ayudar a conseguir más votos en el inmediato futuro. Está claro que Vox es la estrella que guía y los faroles se los marcan quienes piensan que con un poco de barniz van a conseguir que olvidemos su inutilidad y traiciones.

A ver si recordamos quienes y porqué nos han arrastrado hasta aquí, en manos del Dr cum Fraude y sus mariachis del quinto frente, independentistas, filoterroristas y otros enemigos declarados de España.

C’s asumió el pacto PP-Vox para la Alcaldía de Madrid pero se negó a firmarlo por el veto a Abascal
Carlos Cuesta okdiario 22 Junio 2019

C’s supo la misma noche del pasado viernes 14 el contenido del documento acordado entre el PP y Vox para convertir en alcalde a José Luis Martínez-Almeida. Un texto al que ha tenido acceso OKDIARIO y en el que se reconoce expresamente que Vox tiene derecho a "concejales de Gobierno". La formación naranja asumió el texto como base de la votación que tendría lugar el día siguiente pero se negó a firmar el acuerdo para no figurar formalmente en el documento.

Vox sigue reclamando al menos una concejalía de área del Ayuntamiento de Madrid. C’s sigue negándose a admitir la más mínima presencia de los hombres de Abascal en los equipos de Gobierno de cualquier ciudad o comunidad autónoma. Pero tan cierto como eso es el hecho de que la noche del pasado viernes 14 de junio, en la que se cerró el famoso y polémico documento donde se recoge el reparto de poder entre PP y Vox, un partido más fue informado de todos los detalles del mismo. Ese partido fue Ciudadanos.

Los de Rivera tuvieron información de primera mano al ser avisados por teléfono de los detalles del acuerdo. La formación naranja asumió el texto como base de la votación que al día siguiente convirtió a Martínez-Almeida en alcalde de Madrid. Y el texto -al que ha tenido acceso OKDIARIO- reconoce expresamente que Vox tiene derecho a “concejales de Gobierno” en “proporción” al voto obtenido en las elecciones. Eso sí, tras aceptarlo Ciudadanos como base del acuerdo para investir al popular como alcalde, José Manuel Villegas -secretario general de C’s- rechazó firmar el texto para no figurar formalmente en el acuerdo.

A altas horas de la madrugada
La escena se vivió de madrugada. Tras horas de negociación y de desencuentros en el Hotel Orfila de Madrid, pegado a la sede del PP en la calle Génova. Hubo momentos de fuerte tensión en los que los hombres de Santiago Abascal llegaron a abandonar la reunión. Pero tras regresar al Hotel Orfila, Iván Espinosa de los Monteros y Javier Ortega Smith -por parte de Vox- cerraron un acuerdo con Teodoro García Egea y Javier Maroto -por el lado del PP-. El compromiso se plasmó en un documento. Ese texto fue aceptado y firmado por PP y Vox, con las rúbricas de García Egea y Ortega. Y con los términos ya aceptados por las dos formaciones, fue comunicado a Ciudadanos por teléfono.

La formación naranja no rechazó el documento. Al revés: es tan obvio que asumió su contenido como base del respaldo a Martínez-Almeida como alcalde, que horas después los tres partidos sumaban sus votos para que el líder del PP de Madrid fuese investido.

OKDIARIO ha accedido al texto completo del documento firmado. Incluso ha publicado ya parte del mismo rubricado por PP y Vox donde se recogieron los términos exactos de la negociación del acuerdo de gobernabilidad en la Alcaldía de Madrid. Y el extracto del documento hecho público recoge el término “concejalías de Gobierno y puestos de responsabilidad directiva de entes municipales”.

Desde las filas populares destacan que ese término no es excluyente de las concejalías de Distrito y que, para hacer referencia a las concejalías de la “Junta de Gobierno” se debería haber indicado con esos términos.

Pero, al margen de eso, lo cierto es que Ciudadanos también asumió lo plasmado en el texto como paso imprescindible para el acuerdo.

El PSOE cuela su doctrina de género en el Poder Judicial para "reeducar" a los jueces
Carlos Cuesta okdiario 22 Junio 2019

Una guía de género para jueces califica de "maltrato institucional" cuestionar la versión de la mujer

El Gobierno logró en su pasado mandato que la doctrina plasmada en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género se colase en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como materia formativa de jueces y magistrados. El proceso cuenta con el respaldo del Grupo de Expertos en Violencia Doméstica y de Género del Poder Judicial. Supone el inicio de un amplio mecanismo de formación en esta materia para todos los jueces encargados en exclusiva de abusos, agresiones, violaciones o cualquier tipo de violencia machista, pero también para otros jueces que no llevan estos asuntos en exclusiva. La formación -a la que el PSOE y Podemos han llegado a referirse como “reeducación”- incluye la difusión de una Guía de Buenas Prácticas donde se pide “no cuestionar las denuncias por violencia de género”.

La formación se ofrece desde finales de 2018. Se centra en “Violencia Doméstica y de Género” y se dirige a los jueces y magistrados que obtengan plaza en alguno de los Juzgados de Instrucción, Mixtos o Penales, o en las Secciones de las Audiencias que conozcan de esta materia, pero sin competencia exclusiva sobre ella. La medida tuvo el respaldo del Acuerdo de la Comisión Permanente que aplicó los postulados del Pacto de Estado contra la Violencia de Género aprobado por el Congreso de los Diputados.

El Consejo General del Poder Judicial -órgano de gobierno de todos los jueces- cuenta, de hecho, con un ‘Grupo de Expertos y Expertas en Materia de Violencia Doméstica y de Género’ que se encarga de impulsar estas iniciativas.

"Maltrato institucional"
Ese Grupo emitió a finales del pasado año una Guía de Buenas Prácticas a la que se pide que se amolden los profesionales judiciales en caso de una denuncia contra un hombre por violencia de género. En ese documento se dicen literalmente las siguientes frases: “No se les debe cuestionar la veracidad de lo que cuentan” y “la Administración de Justicia no puede recibir a las víctimas cuestionando, aplicando criterios apriorísticos o prejuicio de género, que sea verdad lo que están denunciando”.

La guía y los criterios lanzados en esos procesos formativos de los jueces incluyen una advertencia: “La víctima [mencionada de ese modo, sin haber habido aún juicio] no puede dar ‘marcha atrás’ a raíz del maltrato institucional”, porque, según este protocolo de actuación judicial, si se les cuestiona la denuncia, debe considerarse como un caso de “maltrato institucional”.

Es decir, que según esa guía, la denuncia es cierta desde el primer momento, sin ni tan siquiera abrirse la instrucción, ni dar voz al acusado, ni celebrarse el juicio; y, además, el juez que no lo asuma estará practicando “maltrato institucional”, mostrará “prejuicio de género” y certificará tener un comportamiento “apriorístico”, algo que será difícil que le ayude en su carrera judicial.

Y todo ello lo enseña, como parte de un proceso educativo, el CGPJ que tiene capacidad para ascender, premiar, descender o castigar a los jueces en su actuación judicial.

La Guía exige acto seguido que no se caiga en la “victimización secundaria” porque, dando de nuevo por certificada ya la veracidad de la denuncia desde su presentación, no se debe permitir “un choque frustrante entre las legítimas expectativas de la víctima y la realidad institucional, involucrando una pérdida de comprensión acerca del sufrimiento psicológico y físico que ha causado el hecho delictivo, dejándolas desoladas e inseguras y generando una pérdida de fe en la habilidad de la comunidad, los profesionales y las instituciones para dar respuesta a las necesidades de las mismas”.

Y finaliza -dando de nuevo por juzgado lo que no lo está- que “las víctimas llegan a la Policía y a la Justicia con una lógica ansiedad provocada por lo que han sufrido, por lo que se deben tomar medidas de buen trato y atención que les reduzca el nivel de ansiedad”. Por ello, de nuevo, “no se les debe cuestionar la veracidad de lo que cuentan. La Administración de Justicia no puede recibir a la víctimas cuestionando, aplicando criterios apriorísticos o prejuicio de género, que sea verdad lo que está denunciando […]”. Y, sobre todo, “la víctima no puede dar “marcha atrás” a raíz del maltrato institucional.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El marianismo del doctor Sánchez
El doctor Sánchez sólo quiere hacerse el mártir
Juan Manuel de Prada ABC  22 Junio 2019

Aunque se suele tildar al doctor Sánchez de vulgar plagiario, lo cierto es que en sus copias siempre se esconde una intención taimada. A medida que se acerca su investidura, al doctor Sánchez le ha dado por transmutarse en el lorito del marianismo:

Ahora mismo -acaba de afirmar-, la única alternativa (porque así lo han querido los españoles y porque el PSOE dobla en escaños a la segunda fuerza) es un gobierno del PSOE. Es importante trasladar al PP y a Cs su responsabilidad. ¿Qué proponen? ¿El bloqueo, unas nuevas elecciones? Como partidos de Estado que dicen ser, su responsabilidad es no bloquear.

Que es, exactamente, lo mismo (sólo habría que trabucar las siglas) que decía Rajoy en vísperas de su investidura. Pero Rajoy, por mucho que quisiera envolverse de misterio con sus galleguesos y sus dontancredismos y sus habanos humeantes, era hombre primario. Cuando, en vísperas de su investidura, «trasladaba» la responsabilidad al PSOE reclamándole «responsabilidad de Estado», quería cargarse al doctor Sánchez, que era quien bloqueaba tozudamente su elección. Y Rajoy creyó primariamente que había logrado su objetivo, al provocar una rebelión de la vieja guardia socialista que destronó al doctor Sánchez; pero, a la postre, lo único que logró fue convertir al doctor Sánchez en una bomba de resentimiento, que -como nos enseña Marañón- es una fuerza radiactiva capaz de dotar al hombre más inane de una «fortaleza advenediza que lo aúpa, mientras urde su venganza». Si el ínclito gallego hubiese leído a Marañón, no se habría empeñado en «trasladar la responsabilidad» a los socialistas y en destronar al doctor Sánchez, sino que habría dejado que bloqueasen su investidura, para luego batir a sus adversarios en unas nuevas elecciones. Pero Rajoy, ¡ay!, sólo leía el «Marca».

El doctor Sánchez, como buen resentido, no es hombre primario al estilo de Rajoy, sino burbujeante de maquiavelismos. De ahí que, aunque plagie las palabras de Rajoy en vísperas de su investidura, su intención es completamente distinta. El doctor Sánchez no quiere provocar rebeliones internas en los partidos de la derecha que provoquen el destronamiento de sus líderes (pues los que hay le parecen de perlas para sus propósitos), sino tan sólo hacerse el mártir, lamentando hipócritamente la falta de «responsabilidad de Estado» de PP y Cs, para lograr la investidura con el apoyo de Podemos y Esquerra, a quienes entretanto -mientras hace llamamientos a la «responsabilidad» de la derecha- debilita en su posición negociadora, para luego contentarlos con cualquier limosnilla. Artimaña que podría funcionarle con el declinante Podemos, que parece conformarse con puestos birriosos de alguacilillo o cagatintas en cualquier negociado ministerial; pero que con Esquerra Republicana no le va a servir de nada, porque con el catalán viejo no hay tus, tus (y quien trata de engañarlo prueba enseguida su venganza, que como nos enseña Cervantes causa «temor y espanto»).

Si en verdad los partidos de la derecha desearan desactivar los manejos del doctor Sánchez, le facilitarían la investidura, haciendo alarde de «responsabilidad de Estado». De este modo, le harían probar una dosis de su propia medicina maquiavélica; y harían inviable su mandato, pues un doctor Sánchez entronizado por la derecha provocaría la tremolina de Podemos y los separatistas, que no le dejarían gobernar. Y, en medio de la tremolina, la derecha se podría preparar para las siguientes elecciones, presentándose unida y sin vetitos. Pero la derecha española siempre es primaria, según «ese vicio tan español de traducir las ideas en virilidades glandulares», al que se refería Pemán.

Sánchez, Bildu y Vox
Javier Somalo Libertad Digital 22 Junio 2019

Sánchez hereda gustoso al hombre de paz que disparaba y que ahora hasta puede contribuir a la estabilidad socialista en La Moncloa.

Dice Isabel Celaá: "Todos los partidos con escaños son legales y legítimos". Lo dice pero no lo cree. Y a mí me pasa lo mismo pero por distinta razón.

Sobre Vox, partido con escaños, dice Celaá:
"Vox es una fuerza de ultraderecha que pensamos que no debería estar en las instituciones. Por lo tanto aspiro y confío en que las relaciones entre las fuerzas políticas vayan por otros derroteros y se pueda acomodar un buen gobierno para Andalucía".

La portavoz en funciones se expresó así cuando el partido de Santiago Abascal irrumpió en Andalucía con doce escaños, supongo que gracias a los votos en unas elecciones legales y legítimas. Poco antes, Pablo Iglesias ya había lanzado desde la casa de servicio de su villa la famosa "alerta antifascista".

Carmen Calvo, vicepresidenta en funciones, no se quedó atrás:
"A las mujeres de este país nos van a devolver al armario del franquismo (…) A este Gobierno le preocupa Vox, un partido con un ideario anticonstitucional (…) En Londres, París o Berlín se habría cerrado el paso a la ultraderecha con cordura democrática".

Lo del armario no está mal tirado, pues estaba lleno de socialistas escondidos en aquella época. Pero, al caso: Bildu, partido fundado por Arnaldo Otegi, no debería tener escaños porque emana de la banda terrorista ETA aunque, lógicamente, no aparezcan las siglas en sus estatutos. Lo malo es que en España nunca pasa nada porque, en determinados casos, basta con una fórmula –que encima se pervierte– para ser considerado parte del sistema aunque se sepa a ciencia cierta que ese partido en cuestión quiere dinamitarlo tan literalmente como lo intentó durante medio siglo. Ni siquiera lo ocultan. En su "oferta política", documento publicado en su web, EH-Bildu dice:

Euskal Herria es una nación.
Euskal Herria tiene que decidir libremente su futuro.
Euskal Herria, un sujeto a construir entre todos y todas para todas y todos.
Euskal Herria necesita de todos los instrumentos políticos y económicos.
Defendemos el derecho a decidir y la territorialidad del pueblo vasco basándonos en los parámetros de las bases democráticas y el realismo político y respetando la pluralidad.
Euskal Herria en Europa. Apostamos por la Europa de los Pueblos.

Y, por supuesto, define esa "territorialidad del pueblo vasco": "Araba, Bizcaia, Gipuzkoa y Nafarroa". Sin entrar ya en que Bildu es el brazo político de una banda terrorista, ¿este no es un "ideario anticonstitucional"? ¿Debería estar este partido en las instituciones? Pues es lo que denuncian Celaá y Calvo –y casi todo el PSOE– de Vox.

Los partidos de ETA fueron una vez ilegales, cosa de la que ahora se avergüenza Isabel Celaá cuando trata de huir de las preguntas de Ketty Garat. "Hubo un tiempo en que… pero ahora no, ahora todos los partidos son legales". Gran conquista democrática esa de omitir el deber de persecución del delito. Puedes matar mil veces y después ocupar un escaño… si sirve para que mi partido gobierne. Participar en un golpe de Estado tampoco está mal visto. No sé qué harían en Londres, París o Berlín –Carmen Calvo pixie– pero no me extrañaría nada que la propia Celaá propusiera una reforma de la Ley de Partidos a la medida de la desaparición de Vox, formación de la que dice –que no se olvide ni ella– "que no debería estar en las instituciones".

Pedro Sánchez se quejó el jueves de que la derecha está pactando en secreto, de que el PP esté viéndose a escondidas con Vox y que nadie conozca el contenido de los acuerdos. Dice de Ciudadanos: "Pacta con el PP acuerdos que no se dan a conocer a la ciudadanía, algo que me parece gravísimo y me hace temer lo peor".

¿Le va a pedir Sánchez a la oposición las actas de esas reuniones tan secretas? Porque hay otras mucho más interesantes: las de ETA con Zapatero, con un gobierno del PSOE, las que reflejan hasta qué punto el PSOE dobló la rodilla con muertos encima de la mesa. Las que nos mostraron cómo se evita una operación policial desde el Gobierno o cómo se pide perdón por usar mal la terminología acordada con la banda. Aquellas actas son hoy la crónica de la vergüenza pasada y por llegar. Basta leer la información que publica Miguel Ángel Pérez para horrorizarse con las intenciones que ya entonces contempló el Gobierno de Zapatero sobre Navarra. Se lo cuenta a la juez francesa Laurence Le Vert un etarra, Carlos Yurrebaso, que tenía línea telefónica directa de salvoconducto con el entonces director general de la Policía, Víctor García Hidalgo. Han pasado muchos años y hoy Navarra se negocia sin complejos con una ETA que tiene escaños, legal y legítima a ojos del PSOE.

Tanto hincó el PSOE la rodilla que ahí sigue desde entonces, hundida en el barro, artrósica, casi inválida, pidiendo turno ahora para arrastrase hasta La Moncloa. Y Sánchez hereda gustoso al hombre de paz que disparaba y que ahora hasta puede contribuir a la estabilidad socialista en La Moncloa. Eso sí que es "gravísimo" y hace "temer lo peor".

Y creo que aquí es donde PP, Ciudadanos y Vox pueden y deben mostrar menos fisuras. Es en esto donde PP y Ciudadanos están obligados a tender un cordón defensivo en torno a Vox contra los que tratan no ya de equipararlo a Bildu sino de despeñarlo a favor de Bildu. El partido del torturador contra el partido del torturado. Y es ahora cuando Vox debe sacar lo mejor de sí para denunciar la infamia de forma coral, sin adornos ni cuota de pantalla. Hay vidas rotas, décadas de miedo y la historia de una democracia desagarrada en cada uno de los casi mil asesinatos y en cada una de las traiciones a su memoria. No ha tardado en verlo y expresarlo Pablo Casado al decir que en Vox "está Ortega Lara y no Josu Ternera". Buen resumen, rotunda evidencia que espero que Twitter no malogre en ninguno de los tres partidos. Con esto no se puede jugar.

Sánchez y sus portavoces insisten en cargar la responsabilidad de sus pactos sobre PP y Ciudadanos. De modo que si el PSOE accede al poder gracias a formaciones políticas antidemocráticas será porque el centro derecha no ha acudido en su auxilio con la abstención en la investidura, como si una ley obligara sin remedio a Pedro Sánchez a ser presidente del Gobierno. No cabe mayor burla.

Si el PSOE está dispuesto a entrar de lleno en la colaboración con el delito, que lo haga sin compañía constitucionalista y quede retratado definitivamente. Si no, que vuelva a convocar elecciones. El Rey le ha encargado formar gobierno, no cargarse España.

Cataluña oficializa el totalitarismo
EDITORIAL ABC 22 Junio 2019

Para la Generalitat de Quim Torra, «no se ha podido evidenciar fehacientemente maltrato físico» en el caso de la alumna de diez años que el pasado martes fue presuntamente agredida por su profesora por dibujar en clase una bandera de España. La denuncia interpuesta por la madre de la menor -que detalla cómo la maestra agarró por detrás a la niña, la tiró al suelo, la agarró por la camiseta y la expulsó de clase- es papel mojado para el departamento de Educación catalán, que se ha limitado a abrir un expediente disciplinario. En el arrebato independentista de la profesora «no se percibe motivación ideológica», aseguran los responsables de un sistema educativo que se limita a difundir en las aulas la ideología xenófoba y supremacista de Torra. Inhabilitada para seguir en contacto con los alumnos, la maestra se enfrenta a una simple falta leve, un pellizco de monja que viene a animar al resto de profesores a profundizar en el temario de la exclusión y el odio a todo lo español. Difamar, insultar, adoctrinar e incluso agredir sale gratis en la Cataluña de Torra. Lo sabe el claustro del instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca, una de cuyas integrantes reconoció ayer ante la Justicia que organizó un «debate» sobre el 1-O en su aula, pero «sin humillar» a los hijos de los guardias civiles que la acusan de los delitos de discriminación y contra la integridad moral.

En la república totalitaria de Torra, la presidenta de su «asamblea nacional» se refiere a una reportera incómoda como «esa española» mientras su organización lanza un buscador de marcas para excluir a las empresas que no comulgan con el credo separatista, y los profesores organizan «debates» infantiles sobre la Guardia Civil y golpean a los niños que pintan banderas de España. No hay mejor retrato de una sociedad enferma que el que proyecta Cataluña.

Tensión extrema en Navarra: "Sánchez la está vendiendo a los del ETA mátalos"
Javier Rodríguez. ESdiario 22 Junio 2019

Casi todo el mundo lo da por hecho: el PSOE gobernará Navarra gracias a Bildu, el partido que no ha condenado aún el terrorismo de ETA, encabezado por un dirigente condenado por pertenencia a una banda armada que, además, asesinó a destacados dirigentes socialistas.

La tensión es máxima en Pamplona y en toda la región, y para muestra la presencia de urgencia allí de Pablo Casado, presidente del PP y autor de unas durísimas palabras, expresadas en tono calmado, dirigidas directamente a Pedro Sánchez, responsable de un pacto que él mismo, de manera tajante, había negado y ahora parece casi hecho: alcanzar la presidencia, con María Chivite, gracias al voto a favor de Geroa Bai y la abstención de la nueva Batasuna.

"España no merece un Gobierno que mienta", dijo Casado en referencia a lo que Sánchez, Ábalos o Calvo dijeron, negando insistentemente que el PSOE fuera a lograr el poder con el apoyo "por acción u omisión" del partido de Otegi.

"No puede comprar un Gobierno vendiendo a Navarra", añadió el popular, que reveló las conversaciones que, casi a la desesperada, han mantenido el PP, Ciudadanos y UPN para intentar evitar lo que consideran un desastre.

Sánchez blanquea a Bildu en Navarra y se trabaja una investidura "Frankenstein"
"Es muy triste. Los que nos decían "ETA mátalos", los de la paliza a los guardias civiles de Alsasua, ahora son la llave", explicó Casado antes de implorar casi a Sánchez que no sume a Navarra a una vía de abertzalización ya iniciada con Uxúe Barcos la pasada legislatura: " Aún está a tiempo de evitarlo", concluyó sin demasiada esperanza.

Las palabras de Casado, muy similares a las de Rivera en las últimas fechas, coinciden con la convocatoria de una manifestación espontánea frente a la sede del PSOE navarro, prevista para este sábado a las 19h. No está claro quién encabeza la concentración, si bien Navarra Suma, la coalición ganadora de las Elecciones, ha insistido en que no tiene su firma ni considera necesario el evento.

Fueron Ábalos, Calvo y el propio Sánchez quienes anunciaron que no tomarían el poder en Navarra por Bildu ni "por acción ni por omisión"

El pacto entre PSOE, Geroa Bai (el PNV navarro) y Bildu para presidir el Parlamento Foral presagia un acuerdo mayor para el Gobierno, ante el cual Ferraz pretende un imposible: desvincular a Bildu de un éxito, colocar a Chivite en la presidencia, que solo es posible gracias al partido abertzale.

La investidura de Sánchez al fondo
Los cuatro años de Uxúe Barcos al frente del Ejecutivo autonómico ya han supuesto un avance histórico de las políticas euskaldunas en una región anclada como pocas en la tradición histórica española: la imposición del euskera en las aulas o el uso de la Ikurriña han jalonado la gestión de una dirigente que, sin tapujos, se ha confesado abertzale de manera pública y ahora tendrá la llave del poder junto a Otegi.

Probablemente a cambio del apoyo de PNV, ERC y la propia Bildu a la investidura de Pedro Sánchez, que ya los tuvo en la moción de censura contra Mariano Rajoy de hace un año.

La mayoría invisible
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 22 Junio 2019

Los invisibles no podemos dejar de sentirnos reconfortados cuando alguien, en el universo visible, rompe el silencio.

No es lo mismo la mayoría invisible que la mayoría silenciosa. La mayoría silenciosa está compuesta por aquellos ciudadanos que se abstienen de pronunciarse públicamente respecto de las situaciones críticas que se plantean en su sociedad. Su comportamiento puede ser producto de la abulia, la ignorancia o el miedo, pero también puede suceder que los más prudentes callen mientras se toman su tiempo para reflexionar sobre la mejor manera de afrontar los problemas. Así se explica que, imprevistamente, la mayoría silenciosa salga en masa a la calle para expresar su opinión y sus deseos, como lo hizo en Cataluña para defender la solidaridad y la convivencia entre los españoles contra la embestida del totalitarismo supremacista. Con el añadido de que, gracias a la vigencia del régimen democrático constitucional, esta mayoría puede hacer valer civilizadamente su voluntad en las urnas con una legitimidad mayor que la de la vía asamblearia.

Ceguera selectiva
Lo malo es que, si bien la mayoría silenciosa hace oír su voz periódicamente, tanto en las plazas como en los colegios electorales, los cabecillas del golpe secesionista, sus ideólogos y sus panfletistas, no se dan por enterados de su existencia y su peso demográfico. El complejo de superioridad étnica de estos individuos atrabiliarios los mueve a despreciar a las personas que no comparten la genealogía, los mitos y la lengua de su tribu, hasta el punto de que no las ven. No las ven, aunque sean sus vecinos, compañeros de estudio y de trabajo, socios, proveedores, clientes e incluso familiares.

Estos expulsados del microcosmos tribal componen la mayoría invisible.

A la ceguera selectiva de la casta endogámica, se suma el hecho de que algunos observadores que deberían estar más atentos a la realidad tampoco se enteran de la existencia de los marginados. No reaccionan como deberían hacerlo ante el escándalo de que millones de conciudadanos suyos residentes en cuatro provincias del Reino de España malvivan sometidos a un régimen de apartheid. Para ellos estas víctimas también son invisibles.

Llaman la atención, en este contexto, los opinadores presuntamente objetivos y equidistantes que se conduelen locuazmente por el rigor de las sanciones que la justicia aplica a los supremacistas alzados contra la ley, al mismo tiempo que se desentienden de los padecimientos que los susodichos supremacistas imponen a la mayoría invisible. O, mejor dicho, invisibilizada por sus opresores.

Lamentaciones de fariseos
Los fariseos derrochan lamentaciones por las familias de los reos en prisión preventiva, que están separadas de sus seres queridos mientras dura el juicio y, probablemente, seguirán estándolo después de que este concluya si les aplican las penas severas que piden los fiscales. Estos plañideros tienden el manto de la invisibilidad sobre los cientos de miles de familias fracturadas por el procés, o que asisten, impotentes, al inmisericorde lavado de cerebro de sus hijos por un sistema escolar que se ensaña con los padres cuando estos piden que se cumplan las leyes y las sentencias que garantizan la enseñanza en castellano y sin adoctrinamientos sectarios.

Un manto de invisibilidad que también oculta a quienes sufren discriminaciones en el trabajo, o en su actividad empresaria o profesional, o en su convivencia social, por su negativa a participar en el carnaval secesionista. En Irán, los ayatolás han instalado un teléfono para denunciar a quienes se apartan de la ortodoxia musulmana ("Irán estimula la delación", LV, 16/6). En Cataluña, los sátrapas supremacistas fueron los pioneros de la delación represiva al inaugurar una cueva, en el 2010, para denunciar a los comerciantes que rotulan en castellano. Las semejanzas no son casuales: el odio al pensamiento libre coloca en la misma plataforma inquisitorial a los fundamentalistas religiosos y los fanáticos políticos.

Avalancha de mentiras
Los dos millones de catalanes que votan a los partidos independentistas son muy visibles y protagonizan todos los comentarios. Pero pocos sacan de la invisibilidad a los tres millones quinientos cincuenta mil conciudadanos suyos que completan el censo y permanecen al margen del procés. Fernando Ónega se preocupa, con ánimo aparentemente pacificador, por los efectos que tendrá la sentencia del Tribunal Supremo y amonesta ("El dilema", LV, 13/6):

Pase lo que pase, hay otra sentencia que no la escribe el Tribunal Supremo: es la voluntad del 48 % de los catalanes que se quieren marchar. No son mayoría pero son un 48 %.

En realidad son el 39 % del censo electoral, pero aunque fueran el 48 % estarían muy por debajo del índice que justificaría una secesión si la Constitución la permitiera, y esta es la razón por la que el Tribunal Supremo juzga a los conspiradores que montaron las hostilidades contra la mayoría invisible, con una avalancha de mentiras, difamaciones, defraudaciones, discursos cainitas y movilizaciones intimidatorias que envenenaron la mente de quienes, según Ónega, se quieren marchar de su país: España. Un éxodo en el que, para más inri, pretenden arrastrar, por la fuerza bruta, a la mayoría abrumadora que Ónega y sus colegas conciliadores se niegan a ver.

Minoría bien disfrazada
Si los tres millones quinientos cincuenta mil catalanes son invisibles, es más fácil convertir la minoría restante bien disfrazada en un fantasmón disuasorio. El predicador Francesc-Marc Álvaro nos amenaza con esta comparsa ("El tiempo que vendrá", LV, 13/6):

No se puede gobernar España teniendo en contra la mitad de Catalunya. Si esta no es una de las lecciones del procés, ninguna lo será.

¿La mitad de Cataluña contra España? Tal vez el 39 % mientras siga abducido por los embaucadores, pero Álvaro omite otro cálculo más realista que no concierne a la gobernabilidad de España sino a la de Cataluña: no se puede gobernar Cataluña teniendo en contra al 61 % de los ciudadanos leales a la monarquía parlamentaria y a la Unión Europea, aunque los renegados los hayan reducido a la invisibilidad.

Paradójicamente, es el mismo Álvaro quien asume abochornado la estolidez de sus correligionarios secesionistas, que corren de un lado a otro como pollos sin cabeza ("El Govern Torra y los olvidos", LV, 6/6):

El drama del actual Govern es que no satisface ni a los unos ni a los otros. A pesar de algunas gesticulaciones, no es lo que quieren la ANC y los CDR. A pesar de algunos discursos, no es lo que exigen los sindicatos, las patronales, los colegios profesionales y todos los sectores que tienen problemas, como las universidades públicas, por ejemplo. (…) Gobernar es mucho más que leer proclamas y visitar ferias.

Cortar de raíz la subversión
Los invisibles no podemos dejar de sentirnos reconfortados cuando alguien, en el universo visible, rompe el silencio y se acuerda de que nosotros también formamos parte -la parte mayoritaria- de la sociedad catalana. Como lo hace este editorial ("Torra hace su balance", LV, 14/6):

No esperamos del president Torra que eche piedras sobre su tejado. Pero sí que al hacer balance, se atenga a la realidad: está utilizando la Generalitat no como lo que debería ser -el sistema institucional de todos los catalanes- sino como una herramienta en pro de la independencia de Catalunya. La realidad es que actúa en dicho organismo como un activista soberanista más que como el presidente de todos. A medio y largo plazo está por ver que esto le beneficie, por más optimista que se muestre ahora. Ni a él ni a sus compatriotas.

Los defensores jurídicos y mediáticos de los reos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia podrán desgañitarse declamando las imaginarias virtudes cívicas de los encausados, pero quienes formamos parte de la mayoría invisible maltratada por estos abusadores sabemos, por haberlo experimentado en carne propia, de qué lado está la razón.

Si después de que el Tribunal Supremo dicte su sentencia, los rebeldes que todavía usufructúan puestos de mando en el gobierno regional, continúan amenazando con repetir la DUI y colgando belicosos lazos amarillos en los edificios públicos, la Fiscalía deberá abrir nuevos expedientes para cortar de raíz la subversión que no cesa. Entonces los constitucionalistas recuperaremos la visibilidad y los totalitarios se eclipsarán en las tinieblas.

El minuto más reciente que demuestra qué es Bildu y arruina el blanqueo del PSOE
ESdiario 22 Junio 2019

El vídeo que deberían ver obligatoriamente en La Moncloa. Es el diputado proetarra, Jon Arzuaga, este mismo jueves. Con ellos quiere el PSOE gobernar Navarra... y España.

Tras el volantazo histórico de los socialistas en Navarra, entregando al nacionalismo la Presidencia del Parlamento y coqueteando abiertamente con Bildu, el PSOE nacional y La Moncloa, se han lanzado a una campaña de blanqueo de la formación proetarra, a la vez de Arnaldo Otegi ha comenzado a deslizar que se abstendrá, junto a Esquerra, y permitirá la investidura de Pedro Sánchez.

Pero para aquellos que pretendan enterrar el pasado reciente de Bildu, este mismo jueves se produjo un episodio en el Parlamento Vasco que deja bien a las claras las compañías con las que Sánchez pretende auparse al poder.

Y no es la primera vez. Ya hace unas semanas, el parlamentario Jon Arzuaga saltó a los medios por insultar gravemente a miembros de la Policía y Guardia Civil que asistían a un pleno en la Cámara de Vitoria.
El diputado de Bildu que se hizo "un Rufián" se busca la ruina y se gana una querella

Este jueves, se debatía una polémica iniciativa del nacionalismo en la llamada Ley de Abusos Policiales. Entonces, Arzauaga protagonizó un impresentable ataque al PP, al que acusó de "hipócrita" por dar cobertura presuntamente a las torturas. "Al PP solo le interesan los malos tratos que se producen en otros países", espeto Arzauga.

Pero, de inmediato, le replicó el parlamentario del PP vasco, Carmelo Barrio, con una vibrante intervención. "El mayor torturador que ha habido ha sido ETA", le plantó.

La Moncloa a cambio del País Vasco
OKDIARIO 22 Junio 2019

El filósofo Fernando Sabater acaba de dar de lleno en la diana cuando en Onda Cero, refiriéndose a Pedro Sánchez, ha pronunciado la siguiente frase: “Es escandaloso que alguien diga que si no se le apoya, está dispuesto a ir con cualquier fuerza”. Acto seguido, entrando en la polémica en torno a Vox, ha añadido que “no gustan por sus ideas, pero lo que ha significado Bildu, que viene de ETA y tiene el planteamiento político etarra, eso son otras cosas”.

Difícilmente podría resumirse mejor el chantaje al que ahora Sánchez quiere someter al conjunto de la sociedad española. Tampoco debería de sorprendernos dicha actitud. Su obstinación no resulta novedosa; viene de lejos. De hecho, ya ha sometido al país a casi cuatro años de parálisis política. Esa terquedad unida a su falta de escrúpulos a la hora de pactar con la extrema izquierda y los independentistas, más una sucesión de carambolas –de las que él mismo ha sido el primer sorprendido– le ha llevado, por fin, a ganar unas elecciones generales. Tardó un cuatrienio, pero lo ha conseguido. La victoria, en cualquier caso, es precaria. El peor resultado de Rajoy en unos comicios generales supera en escaños y votos a Sánchez.

¿Por qué Rajoy no pudo afianzar su legislatura y Sánchez, en cambio, parece capaz de hacerlo? La pregunta tiene respuesta sencilla: porque no tiene escrúpulos en pactar con los independentistas. Obviamente, este apoyo es a cambio de algo. En el caso del PNV y EH Bildu, a cambio de un nuevo estatuto para el País Vasco que reconozca a este territorio como “nación”, le otorgue aún más autogobierno y permita la celebración de un hipotético referéndum.

Prueba de que estas medidas son las que se están negociando es la disposición del independentismo a posponerlas. Primero quieren afianzar a Sánchez en La Moncloa para, de este modo, luego tener cuatro años por delante en los que avanzar hacia su proyecto que –no nos engañemos– tiene como fin la ruptura de España.

Sombrío historial el de Sánchez. Repasémoslo: ha ocasionado casi un año de gobierno en funciones, una investidura fallida, una repetición de elecciones, la expulsión de su propio partido, una moción de censura y una precaria victoria electoral. Y todo, para esto.

Si el mal menor es éste, cómo será el mal mayor
OKDIARIO 22 Junio 2019

El declinar de Barcelona continúa imparable. Tras revalidar el cargo de alcaldesa, las dos primeras decisiones de Ada Colau han sido expropiar un piso a un banco y permitir que los independentistas proyecten en la fachada del ayuntamiento un mensaje explícito de apoyo a los presos golpistas. Un comienzo difícilmente empeorable y, desde luego, todo un aviso a navegantes.

El procés, en cuanto a proyecto de ruptura unidimensional y a corto plazo, puede darse por finalizado gracias a la acción judicial de nuestro Estado de Derecho. Lamentablemente, esto no significa que el independentismo, en cuanto a dinámica política, vaya a desaparecer en Cataluña. Antes bien, contemplada la actual correlación de fuerzas en dicha comunidad y en el conjunto de España, todo hace pensar que el malestar, la provocación permanente y la exclusión del disidente continuarán siendo en Cataluña la tónica dominante durante los próximos años. Con unas fuerzas constitucionalistas divididas y un presidente de Gobierno que busca el apoyo y apaciguamiento de los secesionistas, poco se puede hacer salvo defenderse e ir construyendo en el orden cívico y político una alternativa plausible al caos actual.

El problema es que mientras se construye esta alternativa, en una de las regiones más importantes de España seguirá creciendo la marejada de fondo. Y si a ello le sumamos todo lo que está por venir en el País Vasco y Navarra, el panorama político español resulta, cuanto menos, inquietante. Nos gustaría dibujar un diagnóstico con tonos más risueños pero hay determinadas situaciones –decía Ortega y Gasset– ante las que mantener una visión optimista significa no haberse enterado absolutamente de nada.

Para revertir la actual situación, resulta del todo perentorio la unidad del centroderecha español. Sólo así podrá ofrecerse una alternativa viable y eficaz al actual proceso de ruptura de España que hoy en día tiene en Madrid, dentro de La Moncloa, uno de sus principales vórtices.

¿Quién defiende a la niña de la bandera?
José García Domínguez Libertad Digital 22 Junio 2019

Junto a una breve, aséptica, telegráfica, lacónica nota en la que se me informa de que una profesora decidió pegar en clase a cierta niña de diez años que había cometido una bandera de España en un trabajo escolar, leo en la prensa local de mi provincia, Barcelona por más señas, que el llamado defensor del pueblo catalán, cargo humorístico al que en lengua vernácula se le dice sindic de greuges, ha emprendido un importante viaje de trabajo al extranjero que le mantiene ajeno a esas irrelevantes bagatelas domésticas. Tan perentoria obligación, al parecer, tiene que ver con unas conferencias destinadas a atacar a España por haber impedido la sublevación de la Generalitat contra la legalidad constitucional, charlas que piensa impartir personalmente en esos destinos exteriores. El síndico, Rafael Ribó, un pensionista de 74 años que en su día fuera secretario general del PSUC, el difunto partido de los comunistas catalanes, ha partido a cumplir con esas obligaciones urgentes e inexcusables asociadas a su cargo en las ciudades de Londres y Nueva York, metrópolis en las que tiene previsto permanecer varias semanas, acompañado de su actual pareja sentimental, una joven llamada Judit Macaya.

Aunque el vínculo entre ambos viajeros transatlánticos no sólo resulta ser afectivo, ya que la señorita Macaya ocupa a su vez un puesto de trabajo en la misma institución defensora de los catalanes que preside Ribó. En concreto, la acompañante Macaya desempeña en la actualidad el empleo de jefa de gabinete del acompañado Ribó. Huelga decir que la factura de la gira correrá con cargo a los siete millones de defendidos por la pareja, incluidos los padres de la niña golpeada por su patriótica maestra en el colegio. Con un sueldo base de 124.000 euros, del que lógicamente se excluyen las dietas por desplazamientos, Ribó cuenta con un equipo de 70 colaboradores de su confianza para poder llevar a cabo su labor de defensa de los derechos de la ciudadanía catalana. Aunque no hace mucho tuvo que prescindir de los servicios de uno de ellos, su amigo personal Jordi Sànchez, ya que la Justicia española lo ha metido en la cárcel por haber participado en la organización del golpe de Estado del 1 de Octubre. Gajes del oficio.

Siempre acompañado por la señorita Macaya, el pasado mes de febrero Ribó pasó unos días en Roma, capital muy del gusto de ambos según ha trascendido. Por supuesto, con cargo al erario. Tras la estancia transalpina, la parejita partió hacia Atenas, la capital griega, donde al parecer era muy necesaria la presencia de Ribó. Aunque no tardarían ambos en volver a su amada Italia. Así, en marzo pasado Ribó se desplazó al Valle de Aosta durante una semana, un paraje bucólico en el que también su presencia resultaba en extremo perentoria. Nada extraño, por lo demás, cuando se constata en las memorias oficiales de la propia Sindicatura que, solo o acompañado de la señorita Macaya, el defensor Ribó realiza una media de 50 viajes internacionales al año. Dios quiera que ninguna maestra irritable le pegue en alguno de ellos.

Sectarismo educativo catalán
La misma cobardía que ha esgrimido y aventado la Alta Inspección se ha puesto de manifiesto en el Ministerio de Educación y Formación Profesional que preside la indigente intelectual ministra, Isabel Celaá,…
Jesús Salamanca diariosigloxxi 22 Junio 2019

Esto es una prueba de cómo se ha degenerado la educación y la enseñanza en Cataluña. El profesorado es el primer culpable, pero no el único, del adoctrinamiento que comenzó con los gobiernos del corrupto, Jordi Pujol. Tal situación ha llegado hasta hoy donde sigue habiendo un importante sector del profesorado profundamente sectario, cargado de odio y desesperación; son malos profesionales, granos en el trasero dentro del ámbito educativo catalán, ejemplos vivientes de lo que no debe ser el personal docente.

Pero no solo el profesorado tiene la culpa del adoctrinamiento. La inspección tiene mucha, además de dejadez y de no saber estar a la altura, no sé si por miedo a represión o al qué dirán: Por eso, si no saben estar a la altura lo mejor que pueden hacer es dejar esa profesión. Bien es verdad que los sucesivos gobiernos catalanes han ido colocando a dedo a sus afines para reprimir y amedrentar al personal docente, a los progenitores y al alumnado. El odio y el adoctrinamiento no se asienta en una sociedad de la noche a la mañana.,

También tienen su parte de culpa un estimable sector de los padres. Han callado durante tanto tiempo que ahora resulta imposible volver atrás. Y quienes lo han intentado se han estrellado con la red clientelar, con otros padres pronacionalistas e independentistas y con la represión que se ejerce desde determinados equipos directivos y asociaciones de padres y madres, además de grupos vecinales o grupos políticos donde el odio es su principal bandera.

¿Se acuerdan de ANC y Òmnium Cultural? Pues, eso; asociaciones dispuestas a todo con tal de no dar un paso atrás y romper la unidad nacional desde un sector fascista que impera en Cataluña y se mueve por allí como "Pedro por su casa"; estos mismos grupos han recibido, desde hace años, fondos públicos no declarados y de los que la Hacienda Pública ni se ha enterado. Precisamente los dos grupos que inicialmente pedían "un muerto" en las revueltas para echárselo a la Guardia Civil y a la Policía Nacional.-

No olviden otra culpable: la Alta Inspección. En el caso de Cataluña es la mayor vergüenza (en las demás comunidades autónomas también es un lastre, pero con la suerte de que los problemas educativos no han alcanzado el nivel que en Cataluña) que preside el mundo educativo. Ha estado callada, agazapada, viviendo de las vacas gordas y riendo las insensateces permanentes que observaban en los centros educativos. Han reaccionado cuando han comprobado que la sociedad no aguantaba más el sectarismo y cuando los medios han difundido que en las aulas --desde la educación infantil-- se presiona al infante para que "beba" fascismo catalanista desde los primeros niveles educativos.

La misma cobardía que ha esgrimido y aventado la Alta Inspección se ha puesto de manifiesto en el Ministerio de Educación y Formación Profesional que preside la mediocre ministra, Isabel Celaá, quien tras recibir informes objetivos de la situación se ha limitado a decir que "no es para tanto" y que esos informes son antiguos: Yo me pregunto: ¿Si son tan antiguos por qué no se actuó antes? Otros chapuceros importantes fueron los titulares del Ministerio de Educación de la época de Zapatero.

Y con esas banderitas sectarias hemos llegado hasta aquí. Por cierto, cuando el ministro Wert quiso cortar todo eso ya era tarde y el vulgar y represor catalanismo enseguida "levantó las patas". Ahora nos encontramos con que una maestra ha "zurrado la badana" a una niña por pintar la bandera de España en clase. Sí, como lo leen: ¡Una maestra española, que cobra del erario público, abofeteando a una niña de diez años por sentirse española y ponerlo de manifiesto en papel! Ver para creer, pero también para actuar con contundencia.

Una sociedad envenenada
Gregorio Morán. vozpopuli  22 Junio 2019

Hay como mínimo dos maneras de describir la situación que se vive en Cataluña. Una consiste en apelar a las grandes palabras, a la retórica y exclamar, con voz campanuda, “los tribunales de Justicia no pueden sustituir a los problemas políticos”. Y luego quedarse tan pancho porque la otra parte no se atreverá a preguntar de qué problemas políticos se trata.

La otra fórmula se reduce a escuchar las boberías de espíritu tertuliano -la tertulia mediática ejerce las veces de lo que fueron los debates de la Ilustración, hasta ahí hemos caído- e ir introduciendo algún apunte que obligue al todólogo a poner en cuestión su infranqueable castillo de naipes.

En el medio de esta pantomima ideológica se encuentra la mayoría de la población catalana que contempla con estupor la confirmación del dicho gallego todo es empeorable. Lema que goza de poca estima en el mundo mediterráneo donde los cielos son azules, la gente muy contenta de haberse conocido y se desborda la imaginación en volutas de felicidad compartida. La idea de los cielos plomizos, la frustración contra el medio y la tristeza congénita están muy mal vistos, tanto que se han borrado del imaginario: sólo quedan en la realidad cotidiana.

Cuando su discurso sobre el fracasado golpe de Estado en Cataluña -decir “rebelión” cuando quienes la ejecutan son los mandos de las instituciones catalanas viene a ser un eufemismo-, Felipe VI entendía que estaba en juego en primer lugar la Monarquía, pero los conjurados apreciaron que había sido partidista; cuando está en riesgo tu cabeza o tu corona, que vienen a ser lo mismo, lo obvio es defenderla. Ahora bien, lo que ningún analista alcanzó a pensar es que el Rey cometió un error al no recitar algunos párrafos en catalán. Cuando escuché este reproche por primera vez no podía dar crédito a lo que oía. O sea que para quedar bien en Cataluña con quien te quiere echar lo mejor es que le digas lo mucho que le estimas.

Las elecciones municipales fueron un espejo. ¡Qué importantes eran para el viejo carlismo los municipios! Me sorprende que nadie haya recogido la insigne aportación de una concejal de la Cataluña profunda que juró o prometió el cargo “por el año 1714 y la defensa de los Fueros”.

Estamos atados por la cobardía del lenguaje, la variante más fácil de lo políticamente correcto. El presidente Torra, elegido por corrimiento de escala y sin urnas, representa una opción de extrema derecha en Cataluña. ¿Alguien podría medir su diferencia con Abascal y la extrema derecha hispana? No existe más que para nosotros porque hubo un día, hace ya muchos años, que se abolió la lucha de clases. Convergencia no era el partido corrupto de la extrema derecha catalana, competidor de éxito frente al PP, sino los representantes de lo más granado del pueblo catalán.

En Barcelona hay miseria, explotación, corrupción, matonismo y clases sociales, pero la Generalitat las ha borrado del mundo mediático y además ha conseguido el consenso necesario para que la izquierda funcionarial -ya no hay otra- asuma el nacionalismo como liberador. Jordi Pujol sigue asistiendo a misa todos los días en su iglesia vecina. Está en su derecho, incluso de confesar y comulgar, porque la Iglesia catalana le garantiza que no ha pecado y no tiene nada de qué arrepentirse. Me consta que los feligreses de su clase y razón le saludan con reverencia y en ocasiones hay algún conato de aplausos. Imagino que con Toto Riina en Palermo hubiera ocurrido lo mismo si la policía y los tribunales se lo hubieran permitido.

Tras el fracaso de Manuel Valls hay un éxito sobreentendido. Sin darse cuenta, hasta el final ha logrado un retrato con vitriolo de la sociedad barcelonesa -Cataluña es Barcelona y el resto parroquias por cristianar-. Primero fue su bautismo patriótico que le calificaba entre el Ibex 35 y el gabacho, dos categorías muy al uso de los analfabetos funcionales. La izquierda asentada considera la marca Ibex-35 como una definición de los poderes que controlan la vida política; ahora han dejado de utilizarla porque sin el IBEX-35 ellos ya no serían lo que son. Lo de “gabacho” nos retrotrae al absolutismo carlista en el que se mueven con tanta soltura las familias que consiguieron, a un precio de coste, colocar a la antigua clase política. Ya no se admite a nadie más; el cupo está cubierto; ahora sólo se da paso a los subalternos.

Detengámonos en ese momento cenital en el que Valls, un político profesional dentro de un mundo de pazguatos inspirados, entrega sus tres votos a Ada Colau. Como por arte de magia de la política esos tres -luego quedarían en dos, ¿quién iba a pensar que Corbacho, un drogadicto del cargo público, no iba a mercarse otra sobredosis?- hacen el efecto de 30 y retratan la imagen del conjunto. Ciudadanos le expulsa, como él mismo deseaba porque ya carecía de cualquier futuro en esa banda de buscadores de destinos. Pero el gesto más llamativo es el de Ada Colau: apaña los tres concejales, imprescindibles para sentar sus reales en el Ayuntamiento y no depender absolutamente de los socialistas, el batallón de reclutas nacido para rebaño: alimentación asegurada y el pasto donde decidan los jefes. Los echó Colau apenas ayer, pero ahora los admite, bendito sea el santo nombre del patrono.

Ada Colau pertenece a una especie abundante en los últimos años de la política catalana: la incorporación del “lumpen societario”; marginales con estudios de chichinabo salidos del arroyo de la política y esforzados aspirantes en la especialidad de pesos plumas: Gabriel Rufián y Ada Colau podrían considerarse paradigmas. Si te regalan tres concejales, lo menos que hace una persona decente es agradecerlo en público. Ella no, le desagrada esa familiaridad; como el chuleta de bar desprecia al parroquiano que le paga la ronda. Al día siguiente puso el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento, el escapulario “indepe” de uso obligado para los creyentes. ¡Para que se enteren de quién manda en la taberna!

No voté a Valls, ni a nadie: se me atascaron las tragaderas, pero observo sus gestos, condenados a exitosos fracasos, y no dejo de pensar en aquellos empleados del erario de la cultura, siempre atados a munificientes limosnas, que le calificaron de fracasado histórico. Decir tamaña simpleza de quien alcanzó las más altas cotas de un Estado serio como el francés, y que lo diga con farfullera cobardía la inteligencia servil, no deja de ser el mayor elogio que puede conseguir un político.

Tarrasa, la punta del iceberg: 70 denuncias por adoctrinamiento en las escuelas catalanas durante el 'procés'
"
La respuesta de las instituciones ha sido nula", aseguran desde la Asociación Escuela Bilingüe. El Defensor del Pueblo ha emitido un informe en el que critica al Ejecutivo central por su inacción frente al "adoctrinamiento" en Cataluña
Joaquín Hernández vozpopuli.es 22 Junio 2019

La denuncia de la agresión de una profesora a una alumna en Tarrasapor pintar una bandera española es solo una punta del iceberg de un problema más profundo.


La "conflictividad" en las escuelas catalanas parece haberse intensificado al hilo del procés separatista. La Asociación Escuela Bilingüe (AEB) ha presentado unas 70 denuncias por "adoctrinamiento" en centros educativos públicos catalanes desde septiembre de 2017, una cifra que se ha "disparado" en estos dos años, según advierten desde la propia asociación a Vozpópuli.

En el momento en el que se meten a los centros educativos al servicio de un objetivo político ilegal, se introduce la conflictividad en los colegios"

"Muchas Ampas y directores de centros educativos se posicionaron a favor del referéndum y la escuela pasó a estar en el centro del debate político. En el momento en el que se meten a los centros educativos al servicio de un objetivo político ilegal, se introduce la conflictividad en los colegios", dice Ana Losada, de la AEB.

"Ahora bien, también ha sucedido que hay cosas que ya no se dejan estar como quizá pasaba antes", incide. "Los niños y las familias constitucionalistas, con la repercusión del procés, han empezado a caer en la cuenta de la importancia de denunciar las prácticas que revelan un uso político de instituciones que son públicas y de todos; eso influye en que el tema de las denuncias se haya disparado".

Entre esas prácticas que, a juicio de Losada, vulneran la neutralidad política de los centros educativos, aparecen la celebración de actos políticos independentistas en los centros, el uso por parte de profesores de lazos amarillos y la colocación de 'marcas' o placas por parte de la independentista Asamblea Nacional Catalana en algunas instituciones con lemas del tipo "Aquí votamos, aquí ganamos", entre otras pancartas nacionalistas que copan las paredes que niños de infantil y primaria ven cada día, y las represalias a profesores y alumnos que no comulgan con el nacionalismo, además del cariz nacionalista de algunos libros que se imparten.

"La democracia aspira a la educación mientras que el nacionalismo prioriza la cultura. Para el nacionalismo, la educación tiene como cometido principal crear una sociedad homogénea alineada sobre los valores idiosincrásicos", escribieron la AEB y Societat Civil Catalana en un informe en el denunciaban represalias a profesores por no sucumbir al "sectarismo" nacionalista, la manipulación de los niños y el uso de lo público para la propaganda separatista. El escrito, del verano pasado, no parece haber hecho demasiada mella en las autoridades catalanas, conocedoras del mismo.

Las denuncias han sido presentadas ante la Inspección Educativa catalana y la estatal. "La respuesta de las instituciones por lo general ha sido nula"

Las 70 denuncias de la AEB - que involucran a bastantes más centros educativos, alguna incluso a 20-25 centros - han sido presentadas ante la Alta Inspección Educativa catalana y la estatal. "La respuesta de las instituciones por lo general ha sido nula", dice Losada.

Algunas de las reclamaciones están pendientes de investigación por parte del Defensor del Pueblo Estatal, que en su momento llegó a recomendar a la Generalitat que retirara lazos amarillos de edificios públicos, algo que el 'president' no hizo hasta que se lo pidió el Síndic de Greuges.
Libertad de expresión

"El Defensor del Pueblo catalán es una institución más dentro del engranaje nacionalista", dice Losada. La Alta Inspección Catalana, en cualquier caso, ha tendido a dar carpetazo a sus denuncias aludiendo a la autonomía de los directores de los centros educativos y/o la libertad de expresión. La Alta Inspección estatal, "cuando ha contestado, nos ha dicho que no tiene competencias".

"Denunciamos porque sabemos que es importante hacerlo y dejar por escrito el problema, pero la realidad es que nadie nos hace caso", denuncia Losada. "De todas formas, lo cierto es que la gente que está en contra del uso político de las escuelas ha empezado a hablar. Una parte de la sociedad que estaba callada ha empezado a dejar de estarlo. La palabra adoctrinamiento ha comenzado a formar parte del vocabulario de las familias".

Una parte de la sociedad que estaba callada ha empezado a hablar. La palabra adoctrinamiento ha empezado a formar parte del vocabulario de las familias"

Por lo pronto, el Defensor del Pueblo estatal, en su informe anual 2018, criticó abiertamente a los gobiernos de Mariano Rajoy y de Pedro Sánchez por permitir el "adoctrinamiento" en las escuelas catalanas, manifestado en hechos que vulneran la "neutralidad" de los centros educativos como el uso de símbolos "propios de una ideología" como, considera, son los lazos amarillos.

El estudio, conocido en los últimos días, hace hincapié en la 'inacción' del Gobierno central en un área en el que, deduce el Defensor del Pueblo de las respuestas a sus requerimientos por parte de Educación, la última palabra la tiene la Generalitat.

Cataluña
El odio a España en el colegio de Tarrasa donde fue presuntamente agredida una niña: "Hablar en castellano es equiparable a insultar o agredir"
La supuesta agresión a una menor por escribir "viva España" y dibujar una bandera de España no ha sido el único caso en este colegio. En noviembre, se dejó a una clase entera sin un premio por un alumno que osó hablar en castellano en el patio
Álvaro Medina vozpopuli.es 22 Junio 2019

La escuela Font de l'Alba de Tarrasa se ha convertido en el centro de la última polémica en Cataluña por la supuesta agresión de una profesora a una niña por el mero hecho de escribir "viva España" y dibujar la enseña nacional.

El colegio no desmiente los hechos denunciados esta semana por la familia de la menor, guardando un silencio sepulcral, mientras en la familia se ha implantado el mutismo absoluto, pidiendo la eliminación incluso del parte médico, que se ha publicado sin consentimiento expreso de los padres de la menor de tan solo 10 años.

La familia guarda también silencio por orden de su defensa jurídica, según ha constatado Vozpópuli. Es una reacción normalizada en este tipo de asuntos por el miedo a los movimientos separatistas. También hay quienes han querido sacar rédito político de la situación, como la convocatoria de una manifestación pese al expreso deseo de la familia de no realizar ningún acto de este tipo.

La profesora había roto el dibujo. "No pudo ni quedárselo", lamentan fuentes cercanas a la familia a Vozpópuli. Con la supuesta agresión, ya denunciada, las redes sociales difundieron el parte médico, un documento confidencial y unipersonal, sin el consentimiento expreso de la familia, que ha ido pidiendo cuenta a cuenta el borrado del mismo. La abogada de la familia no ha respondido a las preguntas de Vozpópuli, pese a la insistencia, argumentando que se informará más adelante de la denuncia.

"En manos de los abogados"
"Pido, por favor, que no se realice ningún acto. El tema está en manos de abogados, donde tiene que estar", ha reclamado en un mensaje la madre de la menor supuestamente agredida. Fuentes cercanas a la familia han comentado a Vozpópuli que ella "solo busca justicia con la supuesta agresora". El problema de la familia es que varios hermanos de la menor estudian en el mismo centro y tiene "miedo" por las posibles represalias.

Las concentraciones realizadas en la puerta del centro se han convocado al margen de la familia, generando aún una mayor preocupación en el entorno. "La abogada le pidió que no se hiciera bajo ningún concepto ninguna manifestación, aunque fuera para apoyarles, al menos de momento. Quienes la habían convocado en un inicio la desmontaron en ese mismo momento", han indicado. Pero hubo asociaciones y un partido político que siguieron adelante.

"Si se hacía algo, tenía que ser a nivel ciudadano y bien hecho, no de cara a la galería, como hizo Vox", señalan las mismas fuentes. "Las imágenes de los niños sobraban, si fuera al revés los pondríamos de vuelta y media por adoctrinamiento, lo de ayer una chapuza y todo por una foto", han aseverado.

Las redes sociales han pasado por alto la presunción de inocencia y han atacado directamente a la supuesta agresora, que ha borrado todo rastro de la misma, según ha comprobado este medio. Se han difundido sus imágenes personales, así como de amigos y familiares. Ante este acoso, la profesora ha cerrado todas sus cuentas personales, tal y como ha comprobado este medio.

La supuesta agresora será la profesora de una hermana
Según ha podido conocer este medio, una de las hermanas de la menor agredida irá a la misma clase de la profesora el próximo curso, si no se producen cambios en el centro. Este es el principal temor de la familia, sobre todo de la madre.

"La profesora es agresiva", según aseguran algunas familias del centro. "Tiene por norma coger a los niños del brazo o de la cabeza, levantarlos y expulsarles del aula", prosiguen. "No lo hace solo por motivos ideológicos, sino también para corregir determinados comportamientos", han afirmado.

En esa clase se lleva una cuenta de los malos comportamientos, donde hablar en castellano conlleva el mismo efecto negativo que el insulto o la agresión física. La clase parte de una puntuación a la que se les resta la puntuación de cada mala conducta. "Un punto menos por insulto, otro por hablar en castellano, otro por agredir... Se castiga así a todo el conjunto por el comportamiento de uno de los alumnos", han apuntado familias conocedoras de estos procedimientos.

De esta forma, en excursiones, salidas escolares o actividades del colegio, si la clase no tiene los puntos suficientes, sufre un castigo. "Que uno solo hable en castellano significa que sufre las consecuencias todo el conjunto, provocando así las reacciones contra quien lo haga por parte de sus propios compañeros".
Sin premio tras haber hablado en castellano

En noviembre de 2018 se constató estas prácticas, según ha afirmado la diputada de Ciudadanos Sonia Sierra a Vozpópuli. Una clase se quedó sin el premio al haberse quedado sin puntos porque un alumno habló en castellano en el patio del recreo. El 3 de diciembre se presentaron estos hechos en un informe ante la Síndica, que respondió vía oral y no por escrito, que "no puede hacer nada, ofreciéndoles la posibilidad de acudir al Defensor del Pueblo".

Tal es el miedo de las familias que pocas se atreven a dar el paso de la menor supuestamente agredida. Ciudadanos, como partido político, "no puede denunciar debido a que no es parte en los hechos".

En ningún momento se pone en entredicho la denuncia realizada. "La ley lo ampara", replicó la Síndica al concejal de Ciudadanos en Terrassa. "No se desmienten estos hechos en ningún momento ni se dice que es mentira", ha proseguido Sierra en una entrevista a Vozpópuli en el Parlament. Aún no hay respuesta oficial sobre este hecho.

"Tienen un sistema de puntos y cuando se realizan infracciones se restan a la bolsa", ha comentado Sierra. Estas infracciones eran: "Hablar en español en el patio de recreo, insultar o agredir", ha confirmado la diputada. "Se produce una penalización y no hay premio". "Hace que todo el grupo se pueda poner en contra", ha confirmado.

En otros centros escolares del mismo municipio se han producido hechos que muestran el odio al castellano. "Una madre extranjera pidió en una charla informativa explicaciones debido a la dificultad al entender el catalán", ha puesto de manifiesto Sierra. "La charla se hizo en catalán íntegramente", ha apuntado.
 

"Yo también la pinto", la campaña viral de S'Ha Acabat
Numerosos usuarios de Twitter, como Josep Bou, concejal del Ayuntamiento de Barcelona, han mostrado dibujos e imágenes dibujadas de la bandera de España como gesto de solidaridad con la niña supuestamente agredida.

La campaña ha sido iniciada por la asociación S'Ha Acabat, que ha logrado la retirada de las pintadas separatistas en la Universidad Autónoma de Barcelona.

La periodista de Antena 3 azote del independentismo: "Quieren convertir 'español' en insulto"
Blanca Basiano, despreciada por Elisenda Paluzie (ANC) por "española", deja Cataluña con la sensación de que la situación está "sin solución a la vista ni a medio ni a largo plazo"
Gerard Mateo CG 22 Junio 2019

La periodista de Antena 3 Noticias Blanca Basiano (Pamplona, 1980) deja Cataluña tras siete años en los que ha vivido la evolución del procés en primera persona, desde Artur Mas hasta Quim Torra, y así, en primera persona, lo ha contado. Su última rueda de prensa la cubrió el jueves, con motivo de una presentación de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), a cuya presidenta, Elisenda Paluzie, poco gustaron las preguntas de la reportera.

“Qué desagradable aquella periodista… ¿de qué medio era? La morena… la española esta. Qué pesada, qué pesada. No te voy a dar el titular que quieres, borde”, comentó Paluzie con su compañero David Fernández sobre Basiano recién terminado el acto, con una sonrisa para disimular, sin apenas mover los labios y sin percatarse de que los micrófonos seguían abiertos. Un hecho que, por cierto, ha pasado inadvertido para el grueso de los medios de comunicación subvencionados en Cataluña y para TV3.

–¿Se ha disculpado Elisenda Paluzie con usted?
–No, no he tenido ninguna noticia.

La informadora “pesada” (Basiano acepta el término porque, como periodista, tiene que “serlo”) denuncia que “lo más grave” es que quieran “convertir” la palabra “español” en un insulto, que la usen “de forma despectiva”, para “despreciar”. Rechaza, en cambio, los calificativos “borde” y “desagradable”. “Siempre intento preguntar y repreguntar y hacerlo siempre desde el respeto y la educación”, argumenta en conversación con Crónica Global. Que las preguntas sean incómodas no es su “problema”.

Pero, ¿qué le preguntó a la líder de la ANC que tanto le molestó? “Nada del otro mundo”, explica. El motivo del acto era la presentación de un portal para que los consumidores independentistas hallen comercios y empresas afines a la causa, pero el planteamiento le generó dudas y se dirigió a Paluzie para aclararlas: “Le pregunté si era un listado de empresas que están a favor de la independencia o no, si esto divide, si es un boicot y si va en detrimento de la economía catalana”. La respuesta fue que “no había entendido nada”, que era su “problema”. Estaban mandando un mensaje “encubierto”.

El desprecio de Paluzie a Basiano
El idioma como excusa para evitar respuestas

“La sorpresa llegó después”, recuerda. Así se enteró de lo ocurrido: “Mi compañero Quim, el operador de cámara, estaba grabando imágenes de recurso posteriores a la rueda de prensa, algo habitual para las informaciones en televisión. Estaba grabando con los auriculares puestos, Paluzie y Fernández estaban hablando, y se dio cuenta de todo. Me dijo: Me parece que te están dedicando unas palabras”.

Quien sí se disculpó con Basiano fue la nueva portavoz del Govern, Meritxell Budó, después de que esta se negase a responder en castellano las preguntas que no se hubieran hecho antes en catalán, durante la rueda de prensa posterior al Consell Executiu del 11 de junio. “Reconozco el gesto” de la disculpa pública, una semana después, en el mismo escenario: “Se lo agradecí”. Rectificó y “hay que normalizar” el bilingüismo. Eso sí, sostiene que algunos “intentan escudarse en el idioma para no contestar algo incómodo”.
“Nunca hemos sido muy bien recibidos”

No obstante, ¿fue el veto de Budó una represalia contra Basiano por una rueda de prensa anterior, en la que la periodista preguntó y repreguntó para saber por qué la portavoz del Govern aseguraba que el independentismo había ganado en Barcelona a pesar de perder tres concejales? No lo cree la informadora, pero matiza: “Cuando le pones los números encima de la mesa y te intenta liar tienes que repreguntar”.

Basiano llegó a la delegación de Antena 3 Cataluña en 2013. “Nunca hemos sido muy bien recibidos” por las instituciones, esgrime. Tuvo “bastantes encontronazos” con el jefe de gabinete de Artur Mas. Asume que “es complicado muchas veces hacer un directo o cubrir una información cuando sacas un micro determinado”. “Cuando saco el micro de Antena 3 (nunca lo he escondido) en según qué manifestaciones o en según dónde, por desgracia ya sé lo que va a pasar, y eso ha ido in crescendo” a medida que avanzaba el procés.

Los momentos más tensos vividos por Blanca Basiano en Cataluña
Escupitajos, insultos y pedradas

El momento más “tenso” lo vivió en febrero, con motivo de la huelga convocada en Cataluña por el inicio del juicio del procés: “Es una sensación muy mala”. “Nos intentábamos apartar, nos seguían, nos atosigaban, nos quitaron el cable de la cámara”, continúa, y sentencia que “manipulador” es lo “más suave” que le gritan cuando saca el micrófono de la cadena. Todo el mundo “tiene el derecho de poder informar libremente”, y “un periodista no se puede convertir en el centro de la noticia”, lamenta.

También fue “muy tenso” el 21 de diciembre del 2018, fecha del Consejo de Ministros en Barcelona. Los agentes de los Mossos d’Esquadra tuvieron que sacar de la zona al equipo de televisión porque les tiraban de todo. “A mí me han escupido, me han tirado piedras, he vivido situaciones realmente complicadas, y nadie he visto que se haya disculpado”. Problemas los ha tenido con jóvenes, estudiantes, y con gente mayor. Por ello valora más el gesto de Budó, nunca antes visto, como tampoco que un compañero de otro medio saliera en su defensa en esa rueda de prensa.

–¿Ha llegado a pasar miedo?
–Miedo no, pero sí mucha impotencia. Tienes que ser prudente.

Este viernes se despidió de Cataluña tras siete años, en los que ha aprendido que, en la autonomía, las instituciones no tienen “tan asumido” como en Madrid que los periodistas están para preguntar y denunciar, que todo es “muy cerrado”. Pero, en el otro lado, también han aprendido que tienen que recibir preguntas incómodas “y saber responder, y no pasa nada”. ¿Qué papel han tenido los medios en el desarrollo del procés? “Cada uno tiene que ser consecuente con lo que hace y trabajar con rigor”, concluye.

Blanca Basiano se marcha, “pero no por esto”, matiza mientras sonríe. Es por asuntos personales, por temas familiares. “La vida te hace elegir y determinar qué es prioritario”, declara, mientras se acuerda de todos los compañeros que deja atrás, como también del cariño y el apoyo recibidos. “El problema es que me voy dejando esta situación que está sin solución a la vista ni a medio ni a largo plazo”, razona.

La Generalitat presenta una situación dramática del uso del catalán para justificar más 'inmersión'
Tras casi 30 años de imposición en las escuelas, un estudio afirma que el catalán "está arrinconado" y que su situación es "muy precaria".
Noelia O.R. elespanol 22 Junio 2019

El InformeCAT, un estudio que evalúa el estado de la lengua catalana y que acaba de presentarse en Barcelona, traslada una imagen catastrófica sobre su uso e implantación. "El 35% de los estudiantes de magisterio de Lérida suspenden por las faltas de ortografía en catalán", "solo una de cada 10 tesis doctorales se escriben en lengua catalana", "sólo el 14,6% de las conversaciones de los alumnos de la ESO en el recreo son en catalán"... son algunas de las conclusiones del informe, que ha sido realizado por Plataforma per la Llengua, una ONG que cuenta con el respaldo de la Generalitat de Cataluña.

Uno de los temas en los que más se incide es el de la educación. Pese a que cada vez son más las familias que denuncian la desaparición del castellano en las aulas, el estudio denuncia "las carencias del actual sistema educativo a la hora de garantizar a los ciudadanos competencias en lengua catalana" y lamenta que los alumnos se comuniquen entre sí mayoritariamente en castellano.

Una de las causas de esa tendencia se encuentra, para los autores del informe, en "la internacionalización del sistema universitario", que provoca que "el catalán quede arrinconado" y no llegue a "asumir el estatus de lengua hegemónica".

Las conclusiones del trabajo son sorprendentes si se tienen en cuenta los esfuerzos de las Administraciones catalanas por extender el catalán por todos los medios posibles y a cualquier precio, incluso con multas, y sobre todo por cuanto la política de inmersión lingüística obligatoria lleva aplicándose casi tres décadas en toda Cataluña, en concreto desde el curso 1992-93. Sin embargo los autores abogan por insistir en la inmersión.

"Incumplimiento de derechos lingüísticos"
"El catalán queda arrinconado porque no se aplican medidas de protección" y "la situación del catalán en la Justicia continúa siendo muy precaria", son otras de las afirmaciones a la hora de valorar los "déficits y problemas" del catalán.

En cuanto el estudio entra a valorar la situación del catalán en los medios de comunicación y en la cultura, introduce cifras económicas siempre en detrimento del catalán, pesa a que la Generalitat otorga cuantiosas subvenciones para su promoción. Así, se asegura que casi 4 millones de euros (el 77,5% de las ayudas) se habrían destinado a la producción de largometrajes en una lengua diferente al catalán y el 60% del presupuesto del Instituto Catalán de Empresas Culturales (ICEC) se destinaron a música cantada en lengua no catalana.

En este punto, los responsables de Plataforma per la Llengua acusan al Festival de Sitges de "romper por segundo año el compromiso de aumentar el catalán en las proyecciones a pesar de recibir ayudas de 600.000 euros de la Administración catalana".

En cuanto a la Justicia, la plataforma considera que "la situación del catalán continúa siendo muy precaria" y culpa a los funcionarios de "exigir ilegalmente a los ciudadanos para que usen el castellano en contra de sus derechos lingüísticos".

"Erradicar la catalanofobia"
Todas estas cuestiones representan "un reto para las instituciones", según la Plataforma per la Llengua, que recuerda a las formaciones políticas el compromiso que adquirieron ante los ciudadanos: "Los partidos que integran los gobiernos del cambio se comprometieron públicamente durante la campaña electoral con una serie de medidas legislativas y ejecutivas a favor del catalán para erradicar la catalanofobia".

También se aprovecha la actual situación política en España tras las elecciones del 28-A y del 26-M para presionar a los partidos: "Deben permitir reeditar gobiernos progresistas y teóricamente favorables a la normalización del catalán".


Recortes de Prensa   Página Inicial