AGLI Recortes de Prensa   Sábado 29  Junio 2019

ZP y Sánchez, tal para cual
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 29 Junio 2019

El político que abandona la razón y abraza lo irreal tiende a erigirse en un ascético peligroso. Este es el caso de ZP, Shoemaker, como se le conoce en la Casa Blanca, donde acudió, a invitación de Obama, sin saber una palabra de inglés y en compañía de sus dos preciosas hijas góticas. Tan absurdamente tosca resultó la aparición de los ZP en la residencia de los Obama, que la agencia EFE censuró las fotos de la prole, pues, de haberlas publicado, habrían supuesto, antes que una visita cordial a un país amigo, un elogio al terrorismo islámico. Aquella estampa demuestra lo poco que le preocupaba, al siervo del postureo, la imagen de nuestro país.

Hoy, el sucesor del siniestro místico, atiende por Sánchez, otro falso anacoreta que baraja insensateces, aparentado ser lo que nunca fue. Jamás dará la cara, pues carece de convicciones. Ambos defienden el edén comunista que padece Venezuela, donde todo civil extenuado u opositor, que se oponga al asesino de Maduro, acabará incluido en la limpieza de plagas, ya que, en ese otro lado del mar, ratas y seres humanos son equiparables. Aún así, la escasa lucidez del maniquí en funciones no se agota y merece aplauso, por no abrir la boca. No hay mejor política que no proferir sandeces. Quien nació sin juicio, luce en silencio, descontando los subtítulos.

¿Qué nos conviene más, la democracia directa, inmediata,.exaltada y propuesta por Sánchez, que facilita la revolución y la dictadura, al verse obligado a pactar con terroristas para mantenerse en el poder, o la democracia indirecta, canalizada, tranquila y siempre honesta, de la gente de bien, que asegura la evolución y las libertades de todos los españoles? El ego triplicado de Sánchez y ZP, nos va a arruinar el futuro.

La mayoría de las proposiciones a favor de la democracia directa, andan en manos de conocidos delincuentes. Sánchez lo sabe y traga baúles. Quiere ser el rey del ocaso. Lo único que le importa a estos dos pavos es desprestigiar a España.

Ciudadanos no puede dar la espalda al deseo de la mayoría de madrileños
OKDIARIO 29 Junio 2019

En los últimos días Ángel Gabilondo cumple con su papel. Habiendo quedado el PSOE primero en las elecciones regionales madrileñas, y contemplando la tendencia al bloqueo para ver quién preside la Comunidad, Gabilondo plantea a Ignacio Aguado, presidente regional del tercer partido más votado, la posibilidad de formar gobierno. Los números cuadrarían. Gabilondo, desde luego, actúa en buena lógica para la defensa de sus intereses.

Pero una cosa son los números y otra, el relato que los anuda y les otorga una forma coherente hasta convertirlos en verdad. Y la verdad de la región madrileña es que la mayoría de sus ciudadanos quieren, de manera abrumadora, un Gobierno autonómico de centroderecha. De hecho, Ciudadanos concursó a las elecciones generales y autonómicas presentándose como un inequívoco partido de centroderecha. La traición a sus votantes sería muy grande, en el caso de que por unos dimes y diretes con Ayuso y Monasterio Ciudadanos acabase haciendo presidente a Gabilondo, un señor muy educado y afable, sin duda. Y ex ministro de Zapatero.

Todo partido político tiene que combinar su estrategia por alcanzar el poder con el servicio a unos principios que, a su vez, son la vía de acceso para mejorar el interés general de los votantes. En su estrategia madrileña, Ciudadanos trata de maximizar su resultado, no quedando tampoco bajo la sombra de ningún otro partido en el proceso de la negociación. Hasta aquí, todo OK. Conviene recordar que, ni en el escenario más adverso para el PP, C’s ha logrado dar el sorpasso a los populares. Si sus principios son de centroderecha, si no parece que vayan a sobrepasar al PP en el futuro, y si están al servicio de España, el resultado de esta negociación parece obvio: tripartito de derechas y refundación de las derechas. Cuanto más tarde en realizarse este proceso, más tiempo gobernará Sánchez. La cuestión es saber el tiempo que será necesario emplear para ir desde la fase uno –la estrategia– cuando esta estrategia se revela agotada, a la fase dos –principios– y a la tres –España–. Confiemos en que no sean 10 años. Pero todo puede ser.

Como buenos desgraciados, los golpistas son unos desagradecidos
OKDIARIO 29 Junio 2019

Uno de los rasgos definitorios de la ideología nacionalista es la necesidad constante de buscar un enemigo sobre el cual focalizar todos los males. Así, alimentándose con el combustible del odio, tratan de conseguir dos objetivos: cohesionar la comunidad que afirman representar y ofrecer una válvula de escape a las tensiones artificiales que el propio nacionalismo genera. La profundización en esta dinámica genera una paradoja, porque, si bien el nacionalismo tiene como fundamento la mentira, las fricciones sociales que genera en cambio son muy reales. Por tanto, no es raro que para mantener activa su espiral de odio hacia el enemigo –exterior o interior, eso ya es accesorio– tengan que adentrarse en el terreno de las paranoias conspirativas.

Esto es lo que está sucediendo, punto por punto, con el incendio de Tarragona. Los hechos: más de 6.500 hectáreas calcinadas en plena ola de calor, un fuego de unas dimensiones que reclama la intervención de las Fuerzas Armadas y la solidaridad, espontánea y activa, de todas las regiones de España para ayudar a los tarraconenses en tan difícil momento. Es la escenificación de la abominación de la desolación de acuerdo con los parámetros independentistas; vemos que Cataluña forma parte de una comunidad más grande, que es España; que los españoles no odian a Cataluña, sino que la aman y la quieren ayudar cuando pasa un mal momento; y –horror de horrores– el Ejército español resulta que es una institución benéfica, que se desvive por los catalanes, al punto de poner en riesgo las vidas de sus soldados para que cese cuanto antes el terrible incendio. También vemos una cosa más sutil, pero no por ello menos real. En el día a día de Cataluña se puede mantener la ficción de que es una nación independiente, pero cuando vienen mal dadas, la autosuficiencia se desmorona. Entonces hace falta España, y tanto que sí.

Todos estos hechos, y las percepciones que generan, no los pueden soportar los independentistas, porque evidencian que sus teorías y proyectos no dejan de ser una bufonada siniestra que se deshace al contacto con la realidad, al igual que un arbusto reseco se deshace en cenizas cuando le lame una lengua de fuego.

Como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. Ante una situación así, convendría que el conjunto de los catalanes reflexionase sobre qué sería de su destino si gentes de tan siniestra imaginación como los independistas tomasen el control efectivo del territorio.

Los desencantados
Javier Somalo Libertad Digital 29 Junio 2019

Cuando el PP dejó de cumplir su labor en Cataluña surgió Ciudadanos. El nacionalismo hacía valer su condición de histórica bisagra gubernamental sin encontrar reproche alguno y ni siquiera las mayorías absolutas sirvieron para reflexionar. Ciudadanos no era entonces un partido nacional pero entró en escena para cubrir en Cataluña un vacío que no tardaría en ser letal para la democracia en toda España. El PP perdió sus votos hasta casi desaparecer de Cataluña y renunció al diagnóstico por esos disimulos que ahora defiende Rajoy sin tapujos como dijo en una reciente entrevista en el Diario de Avisos: "En política hay que hacerse el loco muchas veces".

La reciente crisis de Ciudadanos supone, pues, desencanto entre los desencantados porque hay una facción que cree que es mejor apoyar la investidura de Pedro Sánchez y evitarle el trago de pactar con el separatismo. A simple vista podría parecer que ese sector, en el que han despuntado Luis Garicano, Toni Roldán o Javier Nart, no hace sino cumplir las esencias de aquel movimiento antinacionalista que surgió ante el abandono acomodadizo del PP. Sería, en definitiva, evitar que un gobierno nacional vuelva a echarse en brazos de enemigos de España para sacar adelante una legislatura.

Sin embargo, creo que la respuesta de Albert Rivera en el Consejo General de Ciudadanos es mucho más acorde a sus principios fundacionales: "Diremos no a Sánchez y sí a España". Razones sobran: Sánchez no está obligado a formar gobierno si no es viable y la responsabilidad de hacerlo o no es sólo suya, jamás de la oposición. Si la aritmética le aboca a permanecer en La Moncloa en la peor compañía posible para España es porque él acepta esa posibilidad. De lo contrario, habría centrado su política de pactos en pedir al centro derecha un gobierno de urgencia, con un programa de urgencia para una situación de indudable emergencia. La realidad dice todo lo contrario: empezó los pactos con aquellos que dice rechazar. Ahí está Navarra y ahí queda la puesta de largo de Otegi en TVE muy a pesar, por cierto, de la ministra Margarita Robles, quizá la próxima desencantada de toda esta historia.

Decir "no a Sánchez" no convierte a Rivera –ni a Pablo Casado– en culpable de un gobierno antiespañol. La elección sobre el futuro de España no es de Rivera ni de Casado, es de Sánchez y ya han quedado claras sus preferencias. Así que lo mejor es poner fin a la grosera pantomima y, por supuesto, no formar parte ella. Por eso creo que Rivera ha sabido zanjar la crisis de los desencantados de Ciudadanos con un mensaje nacional en el que, además, no ahorró reproches contra los que reciben sentados y con las manos en los bolsillos a las víctimas de ETA porque prefieren tendérselas a Otegi. Lo de menos es que Rivera anime a sus críticos –luego lo han querido negar "fuentes del partido", que es como no decir nada– a montar otro partido que llevaría el desencanto original a un bucle infinito que aburriría al pobre Sísifo.

Pero algo falla en el enfoque de Rivera. Si el renovado Ciudadanos post-crisis planta cara a "Sánchez y sus tentáculos", ¿por qué insisten en abrazarse al kraken con tal de no sentarse con Vox para impedir en Madrid o en Murcia la llegada de políticas que se supone que no quieren para España? ¿Por qué la determinación contra el Doctor No es tan laxa allí donde no tienen más remedio que contar con Vox porque Vox ha obtenido votos? Toda la razón que gana Rivera en el discurso ante los suyos y contra Sánchez la pierde en la práctica municipal y autonómica, origen de cualquier posible remontada, de cualquier atisbo de esperanza. El discurso de Rivera en el Consejo General de Ciudadanos podría ser rubricado sin adendas por Pablo Casado y por Santiago Abascal pero cuantos más remilgos exhibe Ciudadanos contra Vox, más tiende a equivocarse Vox, un partido que también surgió del desencanto por la indiferencia pasada del PP ante el nacionalismo. Y ahora que Pablo Casado parece corregir el rumbo, la tripulación anda huida en otros partidos. Cuánto mal hizo Rajoy y qué enorme traspié nacional dio Aznar en Cataluña.

Rivera acierta y se equivoca en cada discurso y la España de los partidos sigue ocultando a la España de los ciudadanos, con minúscula, que es la que importa. En algún momento tendremos que pasar de la política a los políticos para no perder valores individuales que resultan triturados por las estructuras de los partidos y que, unidos, harían una gran labor en estos tiempos.

Otegi no es Ternera
Pero mientras el centro derecha cae rendido a sus desencantos, en la izquierda no se hace ascos a nadie aunque se esfuercen en que lo parezca.

Este viernes, la inefable portavoz del Gobierno Isabel Celaá quiso poner tiritas después de la herida televisada de Otegi y antes de la hemorragia que pueda causar la imagen del terrorista bisagra. Ya no es el PNV el que puede salvar al Gobierno sino un partido "legal y con escaños" que es de ETA, una banda terrorista que ya no dispara porque ha rentabilizado las balas.

Celaá se esmeró en parecer la bestia negra del terrorismo. "No olvidamos ningún atentado (…) Nadie tiene derecho a causar dolor a otro ser humano (…) las víctimas son héroes de nuestro tiempo…". Y en el guion apareció un cameo que Celaá quiso exprimir sin resultado: Josu Ternera, el terrorista malo, el aniquilador, el sanguinario. Resulta que hemos pedido la extradición a Francia para que rinda cuentas por tanta maldad. Le espera el juzgado de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional para darle un repaso de lo lindo. "Hoy sabe Josu Ternera –dijo solemne la portavoz– que no hay otra alternativa que rendir cuentas".

Tanta determinación no tenía otro objeto que distinguir a Josu Ternera de Arnaldo Otegi. ¡Como si fueran distintos! Si uno mató más es porque tuvo más oportunidades o se le daba mejor. El caso es que mató mucho pero su amigo –porque son muy amigos–, que también disparaba, no pidió perdón y pierde el trasero cada vez que hay que homenajearlo. Celaá lo intentó hasta el último momento llegando a decir algo que no pareció llamar la atención de los periodistas: "Merecen homenaje las víctimas y también lo merecen quienes desde la política contribuyeron al final de la violencia". Ahí está, Arnaldo Otegi alias "bisagras". Una vez más, el "hombre de paz" ungido por Zapatero que ahora tiene capacidad parlamentaria –eso es lo grave y lo que demuestra que ETA no ha perdido– para que Sánchez no salga de La Moncloa. No cabe mayor ignominia.

Y de ahí pasó a las negociaciones para la investidura de las que, a duras penas, dijo que no pasarán del mes que viene: "Sería frívolo pasar de julio". ¿Y si no sale?, preguntaba la prensa: "No nos vamos a poner en el escenario de una investidura fallida". Llegó a decir, en un alarde de su altiva escasez de recursos, que la negociación "no es de suma cero, hay que pensar en win-win"... Hay epitafios peores, pero como titular y hasta como frase coloquial deja mucho que desear. El caso es que, por mal que vaya la cosa, dijo la portavoz , "tiene que quedar claro que el gobierno no quiere ir a nuevas elecciones, a pesar de lo que dan los sondeos, por respeto a la ciudadanía". Ahí queda. Se hará, nadie obliga a nadie. Y en Podemos –vino a decir– que no pidan tanto porque "no hay mayoría absoluta con Podemos y por eso hay que dejar espacio a otros partidos" antes de entrar en coalición, cooperación o aglomeración.

Para el Gobierno la culpa sigue siendo de PP y Ciudadanos, que no hacen nada por evitar que el Sebin, los golpistas o el televisivo Otegi tengan las llaves de La Moncloa. Pues bendita culpa. La pena es que no sepan entenderse después entre los que se niegan, con razón, a escribir esa página negra.

Muchos desencantados, demasiados. Y los ciudadanos, hartos.

Javier Somalo, director del Grupo Libertad Digital.

Ciudadanos y Vox deben ser serios
José María Rotellar okdiqario 29 Junio 2019

Después de más de un mes de la celebración de las elecciones municipales y autonómicas, en las que el bloque del centroderecha consiguió sumar mayorías en muchos municipios y comunidades autónomas, lo lógico sería que todos esos gobiernos estuviesen encarrilados. Sin embargo, nos encontramos con el hecho de que algunos gobiernos municipales -donde el 15 de junio era la fecha de constitución de las corporaciones y, por tanto, debían quedar resueltas las alianzas-, no se materializaron con las opciones de centroderecha porque, en el último momento, se incumplió algún acuerdo o hubo algún voto en blanco, o en otros lugares se llegó al esperpento de no saber qué iba a suceder hasta instantes antes, como en el Ayuntamiento de Madrid, porque la negociación se dilató hasta el límite por parte de los dos partidos minoritarios de dicho bloque.

Ahora, en los pactos para las comunidades autónomas está sucediendo algo similar: se está prolongando innecesariamente el acuerdo cuando los tres partidos implicados coinciden en las líneas esenciales del programa a desarrollar, especialmente en la parte económica. Pues bien, Ciudadanos y Vox deben comportarse de manera seria. Es más, si es que no quieren apoyar un gobierno de centro-derecha es preferible que lo digan claramente, aunque sus votantes, lógicamente, no se lo perdonarán. Lo que no es de recibo es que anden mareando a todo el mundo por una riña casi infantil entre ellos: Ciudadanos no quiere salir en las fotos con Vox y éstos tienen su empeño en sentarse con los de Ciudadanos. Ciudadanos no quiere ni ver a Vox pero quiere los votos de ellos; Vox dice que no quiere que gobierne la izquierda, pero rompe negociaciones, cambia de estrategia o dice que su socio preferente deja de ser el PP (por cierto, si deja de ser el PP, ¿quién va a serlo?). Mientras tanto, sus votantes asisten sorprendidos y enfadados a tal sinsentido, pues lo que desean es que se plasme aquello por lo que han votado: un gobierno liberal-conservador.

La fragmentación del voto le ha hecho perder fuerza a dicho bloque de centroderecha, pero, además, ha introducido una falta de seriedad que los votantes no se merecen y que de perseverar en el error ambos partidos Ciudadanos y Vox- se lo harán pagar en las urnas los votantes.

La defensa de España de Vox
Nota del Editor 29 Junio 2019

Vox no debe permitir los insultos, la irracionalidad, la estupidez de los jefecillos de Ciudadanos. Vox está para quedarse y para demostrar las carencias, falsedades y traiciones de los grupos que quieren destruir España de forma directo o indirecta.

Violencia callejera
La inseguridad de la Barcelona de Colau espanta al turismo asiático tras la muerte de la doctora Kim
Pelayo Barro okdiario 29 Junio 2019

La muerte de una alto cargo del gobierno surcoreano amenaza con pasar factura al sector turístico en Barcelona. El clima de inseguridad y la mala fama puede dinamitar un nicho de visitantes que se ha disparado en la última década.
Muere en Barcelona el alto cargo del Gobierno surcoreano que sufrió un robo desde una moto

El clima de inseguridad que reina en la Barcelona de Colau amenaza con espantar al turismo asiático. La muerte de una mujer surcoreana tras sufrir un tirón en plena calle "tendrá efectos" en la cifra de visitantes, según advierten desde círculos diplomáticos surcoreanos. Un turismo de calidad, urbano y cultural, que se había multiplicado por diez en la última década.

Hace una década, los turistas surcoreanos que viajaban a España no llegaban a los 50.000 anuales. Hoy en día, la cifra se ha multiplicado por diez, acercándose al medio millón de visitantes. Ya es el tercer país asiático que más visitantes aporta a España, siguiendo de muy de cerca a China y Japón. Pero la tendencia se puede romper por la percepción de ciudad peligrosa que se está ganando Barcelona en el mercado asiático.

“El turista asiático es de por sí muy miedoso y trata de evitar irse de vacaciones a lugares donde pueda tener algún tipo riesgo” admiten fuentes diplomáticas surcoreanas a OKDIARIO. De hecho, explican, la seguridad es “de lo más valorado por el turista asiático a la hora de elegir un destino, y siempre se suele viajar en grupos grandes precisamente para sentirse más seguros”.

"Extremar la precaución"
Este jueves se confirmaba el fallecimiento de Hyewon Kang Kim, una alto cargo del Ministerio de Cultura de Corea del Sur que permanecía ingresada grave desde el lunes en un hospital de Barcelona. Un individuo en moto le asaltó en el barrio de Poblenou y le intentó quitar el bolso con el método del tirón. La mujer se resistió y acabó golpeándose la cabeza contra el suelo. Las graves heridas internas acabaron por causarle la muerte. El autor no fue detenido y no se conoce su identidad.

La noticia de su fallecimiento ha causado un fuerte impacto mediático en Corea del Sur. De hecho, en las principales cabeceras del país se recuerda a quienes viajen a España que deben "extremar la precaución", mientras en las crónicas inciden en que el autor del robo no ha sido detenido.

Según relatan fuentes diplomáticas a OKDIRAIO, doctora Kang Kim era una eminencia en su país. Era la directora de un importante centro cultural en su país, algo similar o equivalente al Instituto Cervantes español.

Antes y después para el turismo
Según admiten las fuentes consultadas por OKDIARIO, podría suponer un "antes y un después" en el atractivo turístico de España -y especialmente de Barcelona- para el mercado surcoreano.

Además, se trata de un turista con un perfil interesante para el mercado español, ya que según las estadísticas oficiales los visitantes surcoreanos tienen un gasto superior a los 350 euros al día, según datos de Frontur.

Barcelona es una de las grandes apuestas del mercado turístico surcoreano. De hecho, en 2018 se inauguró una nueva ruta aérea directa entre la ciudad condal y Seúl, operada por la compañía Asiana Airlines y con cuatro vuelos por semana.

Según se refleja en el documento ‘Plan Estratégico de Marketing’ de Turespaña, la empresa pública de promoción turística, la atracción de turistas de Corea del Sur es de “importancia estratégica clave”. Principalmente por su "propensión al gasto en destino" y por el "potencial diversificador y desestacionalizador". En otras palabras, que es un turismo que no solo viaja en verano y que no se siente atraído por el ‘sol y playa’, sino por la cultura y los destinos urbanos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La ingenuidad de ZP: por qué el Estatut iba a destapar la caja de los truenos
La derogación del recurso previo de inconstitucionalidad provocó que el texto legal catalán se ratificara por votación popular antes de ser supervisado por el tribunal competente
Laura Fàbregas cronicaglobal 29 Junio 2019

“Apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento de Cataluña”. Esta frase formulada por el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero se ha convertido en uno de los principales lemas del nacionalismo para exhibir las supuestas promesas incumplidas del Gobierno central. Pero, más allá de las consignas políticas, con la perspectiva de los años la pregunta que parece despejarse es que esta premisa, con los mecanismos de contrapoderes inherentes a la democracia, no podía depender exclusivamente del exjefe de Gobierno socialista.

La reaparición de Zapatero en los medios catalanes para hablar de la posibilidad de indultar a los nueves líderes independentistas procesados por el Tribunal Supremo ha hecho emerger de nuevo el conflicto político que se derivó de la sentencia del Estatut, del 28 de junio de 2010. Muchos han señalado la corresponsabilidad que tuvo el Partido Popular en la crisis política con su campaña de recogida de firmas contra la ley suprema catalana, pero pocos han destacado que fue un proceso viciado de origen.

Recurso de inconstitucionalidad previo
Cuando se aprobó la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional se estableció un sistema de recurso previo para las leyes orgánicas y los proyectos de Estatuto de Autonomía. Si alguien legitimado (el presidente del Gobierno, Defensor del Pueblo, 50 senadores o 50 diputados) presentaba el recurso, la ley una vez aprobada y antes de entrar en vigor o, en el caso de los Estatutos, antes del referéndum en la Comunidad Autónoma quedaba en suspenso hasta que el Constitucional dictaba sentencia.

“Con la excusa de que se estaba usando mucho y que se paralizaban reformas, el PSOE derogó ese articulo en 1986. Por esa razón, cuando se reformó el Estatuto de Cataluña no podía presentarse recurso previo y la sentencia llegó después del referéndum”, explica el abogado y experto en derecho constitucional Tsevan Rabtan.

No se anuló el concepto de nación
La percepción que ha quedado en el imaginario colectivo catalán es que el alto tribunal “destrozó el Estatut”. Así se expresaba este miércoles en RAC1 el exdiputado de Podem Xavier Domènech. Pero, ¿qué hay de cierto en ello?

La realidad es que el tribunal declaró inconstitucionales 14 artículos de los 223 que tenía el texto legal. La mayoría de los artículos modificados o suprimidos estaban relacionados con el poder judicial autónomo: se impedía la creación de un poder judicial autónomo de Cataluña o se eliminaba el carácter exclusivo de la vigilancia del Síndic de Greuges (el Defensor del Pueblo en Cataluña) sobre la Administración catalana. El tribunal consideraba que este artículo del Estatut habría imposibilitado que el Defensor del Pueblo actuara ante la Administración de la región.

Como explica el ensayista Daniel Gascón en El golpe posmoderno, “a menudo se dice que se anuló el reconocimiento de Cataluña como nación. En realidad, el tribunal estableció únicamente que, al estar en el preámbulo, la definición de Cataluña como nación carecía de valor jurídico”.

Un Estatut con más artículos que la Constitución
Otra de las características del texto legal catalán es que constaba de más páginas y artículos que la Constitución, que jerárquicamente está por encima. Mientras el Estatut tenía de inicio 223 artículos, la Carta Magna registra 169 que se resumen en 38 páginas.

Antes del fallo del Constitucional, además, tanto el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como la Comisión de Constitucionalidad del Congreso de los Diputados habían detectado posibles inconstitucionalidades. Pero fruto del cambio legislativo se decidió someterlo a votación antes de que el tribunal competente se pronunciara.

Primera manifestación multitudinaria
La sentencia provocó una de las primeras manifestaciones multitudinarias de protesta. Con el lema Som una nació, nosaltres decidim, convocada por Òmnium Cultural, se sumaron todos los partidos políticos catalanes a excepción de PP y Cs.

Según refleja en su libro el exletrado mayor del Parlament Antoni Bayona tampoco la manera en que se redactó la resolución por parte de los magistrados del Constitucional fue, a su juicio, la más constructiva. En No todo vale, contrapone dicha sentencia con la respectiva a la Declaración de Soberanía que hizo el Parlament en 2013 como ejemplos antagónicos de cómo incendiar un conflicto o tratar de buscar una salida política.

Pese a todo, la protesta contra la sentencia se enfocó como un choque de legitimidades. De acuerdo con el eslogan de la manifestación, el tribunal había maltratado la voluntad de los catalanes. Pero, como añade Gascón, “este tipo de conflictos entre poderes, y entre instituciones nacionales y regionales”, se producen en otros países y también “entre el Estado español y otras comunidades”.

El TC anula artículos del Estatuto de Aragón
Sin ir más lejos, el Constitucional anuló los artículos del Estatuto de Autonomía de Aragón relativos a la gestión de recursos hídricos, porque consideró que invadían competencias estatales.

En Estados Unidos, el Tribunal Supremo ha de resolver a menudo litigios entre el Gobierno federal y los Ejecutivos estatales. Por ejemplo, el tribunal revisó en su momento la reforma sanitaria realizada por la Administración Obama, pese a haber sido aprobada por las dos Cámaras de representantes.

En el caso Hollingsworth contra Perry, el Supremo canceló la prohibición del matrimonio homosexual, pese a votarse en referéndum. Otro caso, más anterior en el tiempo, fue en 1963, cuando el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, emitió la orden 3542, que obligaba al gobernador de Alabama George Wallace a cumplir la consigna de los tribunales federales que permitía que dos estudiantes negros se matricularan en las clases de verano de la Universidad de Alabama.

Más vale tarde que nunca
Después de la crisis que destapó la sentencia del Estatut, PP y PSOE llegaron a un acuerdo en 2014 para volver a incluir el recurso de inconstitucionalidad previo, pero solo para los Estatutos. Dejando de lado las leyes orgánicas. “Es decir, hoy sí cabría paralizar el proceso y que se votase un texto tras la sentencia”, añade Rabtan.

El pronunciamiento sobre este recurso tampoco prejuzga la decisión del Tribunal en los recursos o cuestiones de inconstitucionalidad que pudieran interponerse tras la entrada en vigor del Proyecto o de la Propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía.

La crisis que abrió el Estatut ha servido para volver a implementar el recurso de inconstitucionalidad previa. Una constatación de que se ha intentado corregir todo lo que se ha podido de una crisis en la que se cometieron errores, pero no solo desde el Estado.

El Gobierno podría acabar con el adoctrinamiento
Antonio Jimeno cronicaglobal 29 Junio 2019

El lamentable incidente en la escuela Font de l’Alba de Terrassa, de una agresión por parte de una maestra a una niña de 10 años, podría ser el principio del fin del adoctrinamiento político partidista en los centros educativos de Cataluña. Ello se debe a que los padres, además de denunciarlo ante el Departamento de Enseñanza, lo han denunciado ante los Mossos d’Esquadra. Y también a que la prensa no secesionista ha difundido la noticia y a que la ciudadanía catalana constitucionalista, viendo los objetivos políticos de la otra parte, ya se ha empezado a organizar en entidades muy activas.

Si los hechos denunciados son ciertos, es decir, si ha habido una agresión física en el interior de la clase, con consecuencia de una dorsolumbalgia confirmada por un informe médico, y si el motivo ha sido que la alumna dibujó una bandera de España y escribió “viva España” en su cuaderno escolar, se trataría de una agresión física a un alumno de Primaria por motivos políticos, un hecho incompatible con la legislación educativa catalana (LEC), la española (Lomce), los acuerdos en educación de la Unión Europea y con la Declaración de los derechos del niño de 1959.

Como el objetivo ha de ser solucionar este caso en concreto y con él otros casos similares, y no el azuzar un enfrentamiento entre partidos políticos que seguramente no aportaría ninguna solución, lo mejor sería que la maestra pidiera disculpas a la alumna de forma sincera y pública, es decir, en el mismo lugar donde sucedieron los hechos. Solo esto permitiría que dicha maestra fuera considerada por todos como una maestra que sabe corregir sus errores, que sus relaciones con esta alumna fueran las normales y que esta niña no tuviera ningún problema para volver a ir a dicho colegio.

Se equivocan los que piensan que lo mejor es animar a esta maestra a que niegue que ella haya hecho nada mal, a proponer al resto de los docentes que la han de defender simplemente porque es una compañera, y a incitar a los padres de otros alumnos a que la respalden para así apoyar al colegio. Con todo ello lo único que van a conseguir es que esta maestra pierda la oportunidad de rectificar un error y, además, convertir en cómplices de un maltrato a esos docentes y a esos padres.

Como el incidente ya ha llegado al Departamento de Enseñanza de Cataluña, ésta tiene que actuar y tomar una decisión justa, es decir una decisión en la que la víctima no vuelva a ser la alumna, como sería el cambiarla de centro, ya que ello supondría una nueva injusticia. Tampoco puede ser prolongar durante el próximo año la decisión tomada para los pocos días que faltaban para el final de curso de que la maestra estuviera acompañada en ese aula por una segunda docente. Enseñanza no solo debe solucionar este problema concreto, sino todos los problemas similares y ello solo se puede conseguir estableciendo que los centros educativos han de ser políticamente neutrales, es decir, estableciendo que en ellos solo estén autorizados los textos, las expresiones, las banderas y los símbolos que están recogidos en la Constitución Española y en el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que son las dos grandes leyes compartidas por todos, pero no los que solo representan las ideas que defienden unos determinados partidos políticos y que no están recogidos en los documentos anteriores.

Si Enseñanza no estableciera la medida anterior y, por lo tanto, permitiera la continuidad del adoctrinamiento político partidista en las aulas, debería actuar el Ministerio de Educación. Lo primero que debería hacer es tener datos directos de lo que se está enseñando en cada uno de los centros de Cataluña. Esto lo puede conseguir realizando pruebas externas al final de la Primaria y al final de la ESO. Estas pruebas deberían estar diseñadas, pasadas y corregidas por tribunales constituidos por funcionarios docentes directamente dependientes del ministerio. Estas pruebas, cuya superación debería ser imprescindible para acceder a la etapa educativa siguiente, no solo permitirían detectar si hay centros en los que la enseñanza se está utilizando con fines políticos partidistas, sino que permitirían garantizar a las familias que las calificaciones que reciben de los centros realmente reflejan los niveles académicos alcanzados por sus hijos y comportaría un gran estímulo para que el alumnado se esforzara más en aprender.

Se trata de una medida eficaz y que, además, no precisa ni de una nueva aplicación del artículo 155, ni de la recuperación de las competencias educativas por parte del Estado. El Departamento de Enseñanza de Cataluña continuaría asumiendo todas las competencias educativas, excepto la de concesión del título de haber finalizado satisfactoriamente la enseñanza obligatoria. Es lógico que sea así, ya que esta es una competencia exclusiva del Ministerio de Educación y no es lógico ni bueno que la siga delegando, cuando hay una abrumadora cantidad de pruebas que demuestran que se están enseñando contenidos y valores contrarios a nuestro ordenamiento.

Aprovechar la enseñanza para introducir en los niños y adolescentes unas determinadas ideas políticas es una gran tentación para los partidos que quieren cambiar radicalmente un país por los siguientes motivos: porque en las primeras etapas de la vida es cuando resulta más fácil introducir los sentimientos de pertenencia a un grupo y a unas ideas, porque solo dos años después de acabar estos estudios estos alumnos ya tienen derecho a votar, porque casi nadie se entera de lo que realmente se está promoviendo en las aulas y porque además todo ello lo paga el propio Estado que quieren romper.

En el siglo XXI, los grandes cambios sociales ya no se hacen mediante revoluciones violentas, actos terroristas o declaraciones de guerra; se hacen desde las escuelas y desde los medios de comunicación. Por eso es imprescindible que la sociedad detecte lo que está pasando y lo evite. El próximo curso el Gobierno de España podría acabar con el adoctrinamiento escolar y, si no lo hace, habrá que buscar a otro.

Denuncian "detenciones políticas" de constitucionalistas en Cataluña
Los arrestados por quitar lazos, 'estelades' y poner váteres en casas de independentistas ven una "caza de brujas" y critican que "se les coja a ellos y no a los que atacaron al juez Pablo Llarena"
Ignasi Jorro cronicaglobal 29 Junio 2019

"Detenciones políticas" de constitucionalistas. Esto es lo que denuncia el entorno de las siete personas, seis hombres y una mujer, que fueron arrestadas ayer en Cataluña por los agentes de los Mossos d'Esquadra. El entorno de los activistas, que están acusados de quitar lazos y estelades y de colocar tazas de lavabo ante casas de independentistas, critica que "se coja a estos ciudadanos y no a los que atacaron la casa del juez Pablo Llarena, por ejemplo".

En conversación con este medio, dos personas cercanas a los siete detenidos, que formaban parte del grupo llamado Justicieros Nocturnos, vertieron duras críticas contra la policía catalana. "Los mossos detienen a siete personas por un presunto delito contra los derechos y libertades pero aún estamos esperando a que arresten a los que atacaron con pintura la casa del juez Pablo Llarena --el instructor del macrojuicio del procés-- en Sant Cugat del Vallès (Barcelona)". Hay más. "Gente de este entorno recibió llamadas anónimas la pasada semana. Se les preguntó quién eran ellos y si eran de grupos quitalazos como Segadors del Maresme. Tras ello, se les ha detenido. Parece una caza de brujas ideológica", lamentan.

Mossos: "Actuamos con arreglo al Código Penal"
Preguntado por la cuestión, un portavoz de los Mossos d'Esquadra se limitó a repetir a este medio la información que ya se conoce. Siete personas están detenidas por presuntos delitos contra los derechos fundamentales y las libertades. Cuatro de ellos fueron puestos bajo custodia policial en Mataró (Barcelona); uno más en Sant Celoni, en la misma provincia, y otros dos en la Ciudad Condal. La misma fuente oficial se negó a valorar las acusaciones del entorno de los detenidos y enfatizó que los Mossos "actúan siempre con arreglo al Código Penal y el ordenamiento jurídico vigente". Aclaró también que los arrestos parten de diligencias iniciadas por el cuerpo autonómico de seguridad.
detenidos mossos justicieros nocturnos

Ello no ha convencido al entorno de los acusados, que ha llamado a concentrarse hoy sábado por la mañana ante los juzgados de Girona. En algunas de los pasquines de la convocatoria, se tilda a los siete arrestados de "presos de consciencia". Cualquiera que fuera su calificación, los Mossos indicaron que desconocen cuándo pasarán a disposición judicial para que el magistrado de guardia decida en qué situación quedan.

Muy activos... y polémicos
Los Justicieros Nocturnos iniciaron sus actuaciones en mayo de 2018. Entre sus acciones anónimas destacan la retirada de pancartas y banderas independentistas de ayuntamientos, iglesias y espacio público de poblaciones como Mataró, Arenys, Òrrius, Sant Andreu de Llavaneres, Calella, Sant Celoni o Vidreres, entre otros municipios catalanes. Más polémico, se les acusa de tratar de llevarse una estelada de la rotonda de entrada a Argentona --algo que no está probado-- y de dejar inodoros y lazos amarillos arrancados ante los domicilios de alcaldes independentistas o del miembro del secretariado de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y mosso d'esquadra Albert Donaire.
detenidos justicieros nocturnos mossos

Asimismo, el grupo llevó su protesta hasta la plaza de Sant Jaume de Barcelona el 12 de enero de este año, a la plaza de Colón de Madrid el 18 de febrero para pedir la dimisión de Pedro Sánchez o a la Via Laietana de la Ciudad Condal en septiembre del pasado año. En esta arteria se unieron a unas 1.500 personas que marcharon contra el modelo de inmersión lingüística en las escuelas catalanas. Los mossos separaron la marcha de una contraprotesta de los comités de defensa de la república (CDR) y terminaron cargando contra estos últimos.

Unamuno contra la revolución izquierdista
Jesús Laínz Libertad Digital 29 Junio 2019

Unamuno, que ingresó en 1894 en las filas socialistas bilbaínas, dejó claro en 1936 su desprecio por la República y su arrepentimiento por apoyarla.

La vida de Miguel de Unamuno comenzó con una guerra civil y concluyó con otra. Pues, nacido en Bilbao en 1864, le tocó sufrir el asedio carlista en el invierno de 1874, experiencia infantil que inspiraría su primera novela, Paz en la guerra. Y el destino le tenía preparado fallecer la nochevieja de 1936, recién estallada una nueva guerra civil que atormentaría sus últimos meses de vida.

Opuesto al incipiente bizkaitarrismo sembrado por los hermanos Arana, ingresó en 1894 en las filas socialistas bilbaínas y colaboró con artículos de opinión en el periódico La lucha de clases. Pero sus simpatías por el socialismo fueron atenuándose hasta que tres años después lo abandonó desengañado.

Reflejó su antimonarquismo en numerosos artículos, como los publicados en 1918 en el periódico El mercantil valenciano que le valieron una condena a dieciséis años de prisión y una fuerte multa por acusar al monarca y a su regia madre de no ser más que marionetas de los recién vencidos Hohenzollerns y Habsburgos en contra de los intereses de España, condena de la que fue indultado para, aprovechando la ocasión, dar a Alfonso XIII un baño de benevolencia.

Por su oposición a la dictadura de Primo de Rivera, acabó desterrado en Fuerteventura en 1924, desde donde no se privó de escribir cartas a sus amigos calificando al dictador de mentecato, borracho y putero. Tras unos pocos meses en la isla llegó el indulto, pero Unamuno prefirió establecerse en Francia a regresar a España.

Destituido Primo de Rivera en 1930, Unamuno regresó a tiempo para asistir a los últimos coletazos de la monarquía. Se presentó a las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 por la Conjunción Republicano-Socialista. Elegido concejal, le cupo el honor de proclamar la República desde el balcón del ayuntamiento salmantino celebrando el comienzo de una nueva era y la conclusión de "una dinastía que nos ha empobrecido, envilecido y entontecido".

Dos semanas después, el 1 de mayo, Unamuno desfiló al frente de la manifestación obrera junto a Prieto y Largo Caballero. Salió elegido diputado como independiente por la Conjunción Republicano-Socialista y se distinguió en los debates constitucionales, fundamentalmente en lo relativo al estatuto catalán, con el que fue muy crítico por considerar que privaría de derechos a los no nacionalistas, y a la oficialidad de las lenguas regionales, a la que se opuso con rotundidad, sobre todo para la enseñanza. En la votación para elegir presidente de la República, para la que contó con el apoyo de un nutrido grupo de escritores como Salinas, Guillén, Bergamín y Diego, se llevó el chasco de obtener solamente un voto, al igual que Ortega, resultados ridículos en comparación con los 362 del vencedor, Niceto Alcalá-Zamora.

Además de recuperar el rectorado de la Universidad de Salamanca del que había sido destituido por Primo de Rivera, fue nombrado presidente del Consejo de Instrucción Pública y ciudadano de honor de una República para cuyo advenimiento él siempre presumió de haber contribuido más que nadie debido a sus incesantes escritos contra Alfonso XIII, su reclusión en Fuerteventura y su posterior exilio voluntario en Francia.

Pero su descontento por el nuevo régimen no hizo más que crecer ya desde los debates constitucionales. "Aquellas Constituyentes de nefasta memoria. Dios nos perdone", las calificaría cuatro años después. Nunca pudo ocultar Unamuno su desprecio por el Parlamento:

A veces vibra la Cámara bien; pero otras… otras es el aullar de una jauría de perros lobos que en la tinieblas barrunta la presa.

En una entrevista concedida a La Voz en agosto de 1931, señaló a separatistas y comunistas como los principales causantes de la "situación caótica" que ya en fecha tan temprana empezaba a vislumbrar:

¡Qué majaderos son los separatistas! Cualquier aldehuela nos demandará el mejor día su estatuto. Son los separatistas una cuadrilla de literatos fracasados compuesta de locos y de vanidosos. No saben lo que piden. La única petición clara es que quieren ser guapos. Y la majeza es una endemia muy española. Y el comunismo es la enfermedad de moda. Si a la majeza del separatismo le llamamos endemia, llamémosle epidemia a la de esos señoritos denominados comunistas españoles. Estos últimos aún son más locos, más vanidosos, más ignorantes y más literatos fracasados que los primeros. A unos y a otros se les puede aplicar exactamente la terminación de uno de los pensamientos de Maquiavelo: Doy la vida por la vanidad.

El 25 de noviembre de 1932 pronunció una sonada conferencia en el ateneo madrileño en la que manifestó, como ya habían hecho otros artífices republicanos como Ortega y Marañón, su desilusión:

Vengo como quien va a un sacrificio, con el ánimo bastante deprimido. He dicho que me dolía España, y hoy me sigue doliendo. Y me duele, además, su República.

Así comenzó un discurso en el que fue desgranando las numerosas taras que encontraba en el régimen por el que tanto había trabajado. Para empezar, reprochó que Azaña, con su célebre frase sobre la primera oleada incendiaria de mayo de 1931 ("todos los conventos de Madrid no valen la vida de un republicano"), abriera la espita de la violencia "aceptable" por ser ejercida por "buenos republicanos". Continuó denunciando que la Ley de Defensa de la República, con su secuela de arbitrariedades y cierres de periódicos de la oposición, otorgaba a los ciudadanos menos instrumentos de defensa que la Inquisición. Y dedicó especiales ataques a los estatutos de autonomía y a "esa monserga de la personalidad diferencial de las regiones":

El autonomismo cuesta caro y sirve para colocar a los amigos de los caciques regionales. Habrá más funcionarios provinciales, más funcionarios municipales; habrá un Parlamento y un Parlamentito. Es decir, existirá una enorme burocracia. En vez de una República de trabajadores vamos a hacer una República federal de funcionarios de todas clases. Dios quiera que vuestros hijos encuentren en esa nueva sociedad que se avecina las satisfacciones que yo no podría encontrar. ¡Que esa República federal de funcionarios de todas clases encuentre un ideal! No es lo que yo soñaba. ¡Qué le vamos a hacer! Presencio con tristeza que ha desaparecido toda serenidad. Yo sirvo a un sentimiento de justicia, y me aterra que con otros se cometan injusticias. No me gusta eso, no quiero llevar dentro de mí un alma de déspota.

No eran pocos ni insignificantes los que compartían en aquellos días las críticas de Unamuno, entre ellos el ferviente republicano Antonio Machado:

La cuestión de Cataluña, sobre todo, es muy desagradable. En esto no me doy por sorprendido, porque el mismo día que supe el golpe de mano de los catalanes lo dije: los catalanes no nos han ayudado a traer la República, pero ellos serán los que se la lleven. Y en efecto, contra esta República, donde no faltan hombres de buena fe, milita Cataluña. Creo con don Miguel de Unamuno que el Estatuto es, en lo referente a Hacienda, un verdadero atraco, y en lo tocante a enseñanza, algo verdaderamente intolerable.

Todos estos y muchos otros desacuerdos, unidos a su enorme desprecio por Azaña ("No hay nada más peligroso en política que un resentido con talento"), llevaron a Unamuno a no presentarse a las elecciones de 1933 y a centrarse en su actividad académica. En mayo de aquel año presentó su dimisión como presidente del Consejo de Instrucción Pública por su oposición a un proyecto de enseñanza que juzgó fanáticamente anticlerical y demasiado complaciente con las exigencias de los catalanistas.

La creciente violencia política le atormentaba por considerarla anunciadora de tragedias. Así, el 29 de septiembre de 1934, una semana antes de que el PSOE y la Esquerra desencadenaran la revolución, pronunció estas agoreras palabras con motivo de su jubilación como catedrático:

Y ahora, estudiantes míos, tengo que deciros otra cosa. Seria congojoso que os ejercitarais en el abuso de las armas de fuego –o de las llamadas blancas– y que las escondierais en el mondado libro de matute, pero más congojoso será que os dejéis ganar del ejercicio de otras armas peores. Me refiero a las de la calumnia, la injuria, la insidia y el insulto de que tanto empiezan a abusar vuestros mayores. Os están enseñando a calumniar, a injuriar, a insultar a la generación de vuestros padres y abuelos. Os están incitando a despreciarlos. Os están incitando a renegar de los que os dieron vida. Vosotros, estudiantes españoles, que os ejercitáis en la investigación científica, histórica y social, en la dialéctica –escuela de tolerancia y de comprensión de la concordancia final de las discordias; de la coincidencia de las oposiciones, que dijo el Cusano–, vosotros tenéis que enseñar a vuestros padres –a nosotros– que esa marea de insensateces –de injurias, de calumnias, de burlas impías, de sucios estallidos de resentimientos– no es sino el síntoma de una mortal gana de disolución. De disolución nacional, civil y social. Salvadnos de ella, hijos míos. Os lo pide al entrar en los setenta años, en su jubilación, quien ve en horas de visiones revelatorias rojores de sangre y algo peor: livideces de bilis. Salvadnos, jóvenes, verdaderos jóvenes, los que no mancháis las páginas de vuestros libros de estudio ni con sangre ni con bilis.

Tres meses y dos mil muertos más tarde, el 6 de enero de 1935, día de Reyes, Unamuno dirigiría esta alocución a los niños españoles en nombre del presidente de la República:

Os hemos dado mal ejemplo, muy mal ejemplo, y estamos avergonzados de ello. No sé si también arrepentidos. Nos figuramos que nuestros juegos son más serios que los vuestros porque en los nuestros se matan los jugadores. Hay muchos de nosotros que quieren enseñaros nuestros juegos. ¡Decidles que no! (…) Decidles que las escuelas de España deben ser la verdaderas Casas del Pueblo, y que no queréis que entren en ellas nuestros malditos juegos de guerra civil.

Con el paso del tiempo, los síntomas no hicieron sino agravarse. El 7 de junio de 1936 publicó en el diario madrileño Ahora un artículo, titulado "Ensayo de revolución", en el que describió la violencia contra unos jueces por parte de las hordas revolucionarias:

Hace unos días hubo aquí, en Salamanca, un espectáculo bochornoso de una Sala de Audiencia cercada por una turba de energúmenos dementes que querían linchar a los magistrados, jueces y abogados. Una turba pequeña de chiquillos –hasta niños, a los que se les hacía esgrimir el puño– y de tiorras desgreñadas, desdentadas, desaseadas, brujas jubiladas (…) Y toda esta grotesca mascarada, reto a la decencia pública, protegida por la autoridad. La fuerza pública, ordenada a no intervenir sino después de… agresión consumada. Método de orillar conflictos que no tiene desperdicio.

Un mes después, el 3 de julio, a sólo dos semanas del asesinato de Calvo Sotelo y el estallido de la guerra, Unamuno denunció el insoportable clima de violencia sembrado por el Frente Popular. Para ello contó tres anécdotas –"frutos de la tan cacareada revolución"– de las que había sido testigo. La primera, la de un zángano que había manoseado a una joven que paseaba acompañada por su familia. Cuando su padre le reprendió, el aguerrido mocetón se puso a gritarle "¡Fascista, fascista!", ante lo que la familia tuvo que escabullirse para evitar ser aporreada por los compinches del otro. La segunda, la de un gamberro que, censurado por un guardia por hacer sus necesidades en la calle, se irguió amenazante espetándole "¡Que soy del Frente Popular!". Y la tercera, la de unos niños de unos doce años que irrumpieron en una iglesia chillando puño en alto "¡Maldito sea Dios!" y "¡Hay que darles unas hostias!".

Unamuno achacó estos sucesos, "y muchos más de la misma laya" a la "barbarie, zafiedad, soecidad, malos instintos y estupidez" de la que se aprovechaban los doctrinarios izquierdistas "para hacer comulgar con ruedas de molino soviético a los papanatas que les leen". Y aprovechó para dejar bien claro su desprecio por la República y su arrepentimiento por haberla apoyado:

Cada vez que oigo que hay que republicanizar algo me pongo a temblar, esperando alguna estupidez inmensa. No injusticia, no, sino estupidez. Alguna estupidez auténtica, y esencial, y sustancial, y posterior al 14 de abril. Porque el 14 de abril no lo produjeron semejantes estupideces. Entonces, los más que votaron la República ni sabían lo que es ella ni sabían lo que iba a ser esta República. ¡Que si lo hubiesen sabido…!

Dejémoslo aquí, que la guerra está a punto de estallar. Ya llegarán los tiros en la próxima entrega.

www.jesuslainz.es
 


Recortes de Prensa   Página Inicial