AGLI Recortes de Prensa   Lunes 15 Julio 2019

El vicio nacional de hacer política
Amando de Miguel  Libertad Digital 15 Julio 2019

Releo una trepidante novela de Pedro Mata, Más allá del amor y de la vida (Madrid: Pueyo, 1926). Seguramente se la embauló Camilo José Cela durante su estadía en el pabellón de reposo de la sierra madrileña. La verdad es que el relato de Mata me parece un estupendo antecedente de La colmena del de Padrón. Un personaje de Más allá… es don Fermín María Ortiz de Miravalles y Fernández de Córdoba, secretario particular del ministro de la Gobernación. El hombre anota el estilo de los políticos de su tiempo y su dedicación primordial de "hacer política". La describe así: "La difícil y arriesgadísima tarea de engañar, prometer, no cumplir, dar explicaciones, doblegarse ante el fuerte, engreírse con el incauto, no servir a nadie y tener satisfecho a todo el mundo" (p. 228). Me parece una acertada descripción de lo que podríamos llamar la vieja política de los partidos establecidos en la España actual; tan poco han cambiado las cosas en un siglo.

Se comprende la actitud general de rechazo hacia los nuevos partidos que nadan contra corriente y anticipan una política con otro talante. El primero en ofrecer el nuevo estilo fue Ciudadanos, transformado pronto en C’s o Cs, cuando se desvirtuó, más que nada por las veleidades de su caudillo Albert Rivera. Antes de que Cs se asentara le surgió un formidable competidor, Vox, que también vino a proponer una nueva forma de hacer política. La cual ya no es "tender puentes", como ahora se dice con metáfora imprecisa, sino la de construir puentes. Esa fue la noble tarea de los pontífices de la antigua Roma. En definitiva, Vox no sueña solo con "desalojar a la izquierda del poder", como proclaman los otros partidos de la derecha, sino levantar un nuevo tiempo de sociedad con unos principios y valores que difieren sustantivamente de los del PP o de Cs. Es lógico que quienes tienen que pactar con Vox muestren una especie de despreciativo ninguneo hacia los últimos en llegar.

En esta situación de los inestables pactos de la derecha es clave la súbita transformación del carácter de Albert Rivera, el fundador de Cs. Acorde quizá con sus recientes devaneos sentimentales, el de Barcelona, antes tan derecho como un huso, ahora se muestra oblicuo. Él mismo diría "transversal" para justificar su pertinaz resistencia a departir tanto con Sánchez como con Abascal. Es lógico así que se muestre obnubilado ante su imposible querencia de ser jefe de la oposición, o mejor, de ser jefe del Gobierno, aunque sin contar con los votos para ello. Seguramente se ve empujado a tal empeño por los fuertes intereses económicos que le han alzado hasta el selecto club Bilderberg y otros campos elíseos. Lo cual le lleva a parecer obseso con el poder. La consecuencia inmediata es que el hombre se ve impelido a ser obstruccionista tanto de un Gobierno de la izquierda como de la derecha. Para defenderse de tantas incoherencias, Albert se muestra obcecado respecto a pactar con Abascal. Lo curioso es que ambos se alzaron en su día como una cerrada oposición al nacionalismo y lógicamente se entendieron muy bien.

En definitiva, el apolíneo Albert no tiene más remedio que aparecer obstinado en ceder ante Vox, algo tan español como mantenella y no enmendalla. Es otra forma de decir que aquí se va a seguir dejando al PSOE que haga política en el sentido que decía el personaje de Pedro Mata. Puede que sea un tanto exagerado personalizar el desdoblamiento de la personalidad de Albert Rivera, que quizá se deba más al influjo de la colla de sus adláteres. Malo es cuando hay que recurrir a la psicología para interpretar conductas colectivas.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Un escapulario de Ávila y la libertad
Pedro de Tena  Libertad Digital 15 Julio 2019

Escribo estas líneas desde Ávila, una ciudad asombrosa que todo español debería conocer para conocerse. Ayer tuve una iluminación sobre los peligros que corre la democracia española, ese portento que un señor de la provincia, Adolfo Suárez, logró hacer real formalizando una transición reconciliadora desde una dictadura, otra de las numerosas gestas nacionales que seguimos sin valorar adecuadamente. Me sobrevino la luz visitando la casa natal de Santa Teresa. No soy creyente, pero soy respetuoso con todo lo que recíprocamente me respeta. Allí, entre campanas y el rezo de un rosario en plena novena de la Virgen del Carmen –de carmelitas vamos, claro está–, observé un tenderete gobernado por devotas y situado a la entrada de la iglesia con diversos objetos destinados a la venta al público.

Rosarios, estampas, misterios, recuerdos de la santa y otros artículos, había escapularios. Unos diminutos, como los de la infancia que muchos recordarán, y otros, más grandes, los de la Virgen del Carmen, colgantes de pecho y espalda, famosos siempre por poseer –y hasta el viajero decimonónico Richard Ford lo mencionó en Cosas de España (1846)– la virtud de reducir al mínimo las penas del Purgatorio. Es más, según la tradición sólo durará la estancia en ese infierno menor hasta el sábado siguiente de la muerte si en ese momento se portaba el escapulario. Pero lo importante fue la frase que una de las mujeres que lo vendían me dijo cuando me lo incluía en una bolsita de plástico: "Ya ve usted, yo lo llevaría por la calle, pero tal y como están las cosas, no puedo".

Tal y como están las cosas. Esto es, era una mujer con miedo, con temor a llevar un símbolo de su fe religiosa por la calle. La verdad es que me impresionó, y fue cuando sentí la iluminación de que hay algo que está corroyendo la sociedad española heredera de aquella transición que, a pesar de sus defectos, fue un modelo a seguir por todo el mundo. Vivimos en una nación en la que pueden hacerse fiestas y caravanas de los diferentes orgullos, donde hay diferentes manifestaciones públicas y expresiones radicales sobre un aluvión de cosas diferentes, pero una señora de Ávila, devota de Santa Teresa, siente angustia por salir a la calle con su escapulario de la Virgen del Carmen.

No es que me diera pena, es que sufrí un ataque de indignación. No hace mucho que la intolerancia repulsiva de una izquierda enferma que no ha sido nunca, no es ni quiere ser demócrata ha maltratado a Ciudadanos en Sevilla y Madrid por estar presente en una celebración del Orgullo LGTBI. Pero ese agravio con agresiones lo fue por causa de Vox, la ya famosa derecha más extrema al parecer del mundo mundial por orden de una izquierda con infalibilidad para dictaminar esencias y atribuir pecados. Pero, díganme, ¿se conoce algún acto de Vox que haya agraviado, insultado, menospreciado, agredido o violentado a alguien en este país? Aquí, lo que conocemos y de lo que hay pruebas suficientes es que ETA y otros grupos izquierdistas o separatistas son los que han matado por razones políticas a ciudadanos demócratas, y que son colectivos y manadas de izquierda y separatistas los que agreden a quienes discrepan de ellos. Nadie más, ni PP, ni Cs, ni Vox, ni siquiera el PSOE, con algunas lamentables excepciones, ni tampoco IU, con otras, ha destrozado sedes ajenas ni golpeado ni violentado a nadie. Recuérdese: los que presentaron a una candidata a la alcaldía de Ávila que había sido condenada por asesinato fueron otros.

Pero no sólo los hechos son importantes. También lo son las palabras, los mensajes, los recados, subliminales o no, que se lanzan sobre la conciencia y el ánimo de las personas. ¿Qué señales, qué avisos, qué intuiciones puede haber tenido una señora de Ávila para tener miedo de llevar su escapulario del Carmen por la calle, objeto que tiene derecho a portar como otros exhiben tatuajes, velos, banderas o carrozas?

La tolerancia, virtud esencial de la democracia, y uno de sus elementos genéticos, exige reciprocidad. Es esa reciprocidad lo que se está perdiendo en la democracia española, más que claramente en la izquierda política radical, que no en Vox ni en Ciudadanos, ni en el PP, ni siquiera en el PSOE y mucha IU. Algunos no entienden que una sociedad democrática puede ser gobernada por los partidos ganadores de unas elecciones limpias, pero no debe ser invadida, ocupada, dominada y atemorizada por ellos, ni por nadie.

Y volvemos a lo mismo. Los totalitarios se impondrán si los demócratas no hacemos nada. Todavía estamos a tiempo. Por ello, adquirí uno de aquellos escapularios. Faltaría más.

Carmena fundió las arcas públicas madrileñas
EDITORIAL  Libertad Digital 15 Julio 2019

Manuela Carmena y su equipo de Gobierno llegaron a presumir de que estaban por encima de la media nacional en lo que a reducción de la deuda se refiere. Los neocomunistas se cuidaban mucho de señalar que el mérito de ninguna de las maneras era suyo, sino de Ana Botella y de las obligaciones en tal sentido impuestas a todos los ayuntamientos de España por el Gabinete Rajoy; obligaciones que Carmena y su banda consideraban poco menos que un atentado contra la democracia...

Los concejales de Carmena blasonaban, sí, de una austeridad que era producto de una imposición del enemigo y, aun peor, de su tremenda incompetencia, materializada en la falta de ejecución de las inversiones previstas.

Pero es que hasta ese pretendido éxito, proclamado a los cuatro vientos por una prensa izquierdista de la misma catadura moral que ese descalificable Gobierno municipal que los madrileños han repudiado a las primeras de cambio, era mera apariencia, una fenomenal mentira, como está constatando con espanto el equipo de José Luis Martínez Almeida.

Y es que los primeros datos apuntan a que los podemitas han dejado un agujero de más de 400 millones de euros en el Ayuntamiento de la capital, a lo que hay que sumar un descenso brutal, del 70%, en el superávit anual de las cuentas municipales. Esos más 400 millones representan el 10% del presupuesto total del Ayuntamiento y, por descontado, revientan los límites marcados por la regla de gasto, que ya sentenció Carmena con la expansión presupuestaria que pergeñó, sin vergüenza, para este año electoral. La desviación casi duplica la que perpetró el anterior concejal comunista de Hacienda, el pésimo Carlos Sánchez Matom un tipo del que finalmente ni siquiera la propia Carmena quería oír hablar.

Para colmo, el equipo de la llorada Carmena –qué bochorno de izquierda mediática e intelectual– aumentó el déficit en 103 millones de euros en este último año para comprar votos y garantizarse la reelección, lo que terminó por descabalgar unas cuentas públicas ruinosas que obligarán a adoptar importantes recortes de aquí a final de año.

Todo esto no es más que la enésima prueba de lo letal que es la izquierda para la prosperidad de una sociedad. De ahí la imperiosa necesidad de llegar a acuerdos en la mayor cantidad de instituciones para impedirle que haga los destrozos que suele. Instituciones como los Gobiernos regionales de Madrid y Murcia, sin ir más lejos...

La vuelta a Snchz en 80 días
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 15 Julio 2019

Recordaba ayer Paco Rosell que se cumplen 80 días de Sánchez y el luctuoso evento me trajo a la memoria el novelón de Julio Verne que para su adaptación al cine tuvo la infeliz ocurrencia de fichar a Cantinflas. Cuando Mario Moreno hace de roto mexicano te ríes si lo entiendes, pero pasado por Hollywood era un Felipe González disfrazado por Churubusco Azteca para entrar por la cara en los USA. Amando de Miguel y José Luis Gutiérrez explicaron en La ambición del César la adaptación del lenguaje cantinflesco a la política española por el demagogo sevillano, devenido estadista por comparación con sus sucesores. Ayuno de la brillantez trilera de la prosodia felipista, Sánchez hace del cantinfleo algo parecido a una estrategia. Es otra forma de liarla que no se limita a lo verboso sino que se instala en lo que, con permiso de Arcadi, llamaríamos factual institucional.

Sánchez consigue, como Cantinflas, que, pasando de frase a frase, de idea a mohín, de ocurrencia a confesión fingida, y de falsa sinceridad a sincerísima trola, perdamos de vista no lo que va diciendo, sino lo que está haciendo, que es una barbaridad tras otra y que nos devuelve siempre a Pdr Snchz. Es como si el tiempo no pasara por sus consonantes, sin que, por falta de vocales, consigamos oír sus aspavientos musculares, sustituto cum fraude del verbo que debería usar para dirigirse a la nación que pluriniega.

Llevamos 80 días de presidente en funciones con una sola función: la perder el tiempo y el dinero de todos artillando su candidatura presidencial cuando le convenga convocar elecciones, otra de las prerrogativas que ha hurtado al Jefe del Estado. Nunca un candidato sin escaños para llegar a presidente se había coronado rey de la república de su casa, que a eso ha reducido Snchz la monarquía parlamentaria. Llevamos meses de años de interinidad permanente, en la que ayer el leptosomático Rajoy y hoy el brioso zascandil se han instalado gustosos. La desvestidura es la nueva forma de investidura; la Moncloa, una vacante siempre ocupada, dizque en funciones, pero deben de ser funciones de okupa, por un tío que no se baja del Falcon. Nos iremos a septiembre, noviembre o marzo de cualquier año y un tal Pdr Snchz seguirá provisionalmente fijo. Votar, para qué, si no sabemos más que empatar. Y han abolido los penaltis.

Un filoburgés de mierda
RAÚL DEL POZO El Mundo 15 Julio 2019

Los paranoicos sospecharon que los nuevos filósofos franceses fueron una creación de la CIA para evitar que los comunistas llegaran al poder. Después del triunfo total del capitalismo los agentes siguen en bañador enlazando los años sabáticos, porque ya no hay peligro. Han caído las últimas banderas en Grecia, en España la socialdemocracia repudia a los de Podemos, y en Europa, triunfa la ultraderecha, aunque aquí Vox ha sido la quinta fuerza en los cinturones rojos; donde sí ha fardado ha sido en la antigua Zona Nacional.

Algunos nuevos filósofos, después del mayo español ni se han desenganchado del compromiso, ni defienden el pensamiento débil sino el ortodoxo y avisan del peligro de la llegada de la fuerza de choque. Daniel Bernabé ha proclamado que ser de Vox es ser un peligro público. Este escritor y librero, autor de La trampa de la diversidad, ha sido entrevistado en Otra vuelta de tuerka por Pablo Iglesias, que le presenta como un intelectual de izquierdas que ha conseguido algo insólito: que la izquierda lo lea y lo discuta con pasión. Su libro armó una gran escándalo. Alberto Garzón lo criticó por su idealismo exagerado respecto al movimiento obrero y estalló la polémica. En La trampa de la diversidad se explica que la política de la identidad y de los derechos civiles -el feminismo, el animalismo, la ecología- disgrega la lucha de clases, la izquierda queda reducida a un juego de ofensas y, por tanto, carece de una posición rotunda ante la amenaza ultra. Critica el ñoñismo cursi de los progres y eso que no hace alusión a los antisistema con pañuelos llorando al paso de los camiones que llevan a los cerdos al matadero. En la entrevista critica el Mayo del 68 como coartada e inspiración del neoliberalismo y la clase media. Después de aparecer en Otra vuelta de tuerka lo han puesto a parir en las redes. "Un filoburgués de mierda que considera la diversidad una trampa", "huele a cuero viejo". Lo machacan porque le gusta el whisky caro, y habla de obreros.

Otro nuevo filósofo, César Rendueles, escribe: "Vox está ocupando espacios que la izquierda deja libres. La buena noticia es que lo está haciendo muy mal". Dice que Vox tiene candidatos recién salidos de una viñeta de Martínez el Facha y un proyecto territorial propio de la Restauración. Y avisa del error histórico de las fuerzas progresistas. "Vox -escribe- ha desarrollado una estrategia de nicho vacío. El primer nicho vacío es el patriotismo. La izquierda en España no ha sabido o podido romper la monopolización espuria de los símbolos nacionales por parte de la derecha".

Sí, los planes de estudio estatales manipulan a los ciudadanos
Juan Ramón Rallo El Confidencial 15 Julio 2019

La libertad de enseñanza impregna tanto a la oferta como a la demanda de educación. Es decir, no solo consiste en que los tutores legales de los menores (generalmente los padres) dispongan de libertad para escoger centro docente, sino también en que los centros docentes puedan organizarse flexiblemente en respuesta a las preferencias de esos tutores legales. Actualmente, sin embargo, la libertad de enseñanza por el lado de la demanda se halla notablemente limitada: es verdad que podemos escoger el centro privado que deseemos, pero siempre que hayamos costeado previamente una plaza en la escuela pública aun cuando no queramos utilizarla (de modo que, en la práctica, solo las rentas medias-altas disfrutan de la autonomía financiera para, habiendo pagado tributariamente su plaza en la pública, volver a pagar de nuevo una plaza en la privada). Y, a su vez, la libertad por el lado de la oferta se halla casi por entero cercenada: todos los centros han de impartir el mismo plan de estudios a todos los alumnos, sin que el centro pueda proponer su propio itinerario formativo (la única diversidad que existe se da entre los planes de estudios de las distintas autonomías o en los planes de estudios de centros extranjeros: pero todos ellos siguen siendo planes de estudio diseñados por políticos).

Para muchos, resulta lógico que los gobiernos impongan un currículo unificado de contenidos a impartir: en caso contrario, los menores podrían alcanzar la edad adulta sin haber adquirido aquellos conocimientos básicos que necesitan para insertarse en sociedad. El problema es que, en un mundo donde el conocimiento (y la accesibilidad al mismo) crece de un modo tan sumamente explosivo, no está muy claro qué conocimiento básico debe priorizarse sobre qué otro conocimiento básico: ¿por qué la enseñanza de Música es más importante que la de Latín? ¿Por qué Plástica en lugar de Filosofía? ¿Por qué Literatura española antes que Programación Informática? Nuevamente, deberían ser los tutores legales quienes configuraran las prioridades del plan de estudios que cursarán sus pupilos (evidentemente, con el consejo profesional de los orientadores de las propias escuelas).

A este respecto, claro, el temor es que los padres traten de manipular o adoctrinar pseudocientíficamente a sus hijos: que les transmitan mentiras y que los aíslen de la verdad. Pero que existan límites negativos a qué puede impartírsele a un menor (y a cómo puede impartírsele) no implica que haya que configurar e imponer positivamente la totalidad del plan de estudios. Del mismo modo que existen límites negativos a cómo unos padres pueden alimentar a sus hijos sin que el Estado les imponga positivamente el menú que deben ofrecerles cada día a sus vástagos, también cabe compatibilizar el derecho del menor a desarrollarse cognitiva e intelectualmente con la muy amplia discrecionalidad que sus tutores legales deberían poseer al respecto.

Además, quienes colocan el grito en el cielo con respecto al riesgo de manipulación que los padres podrían ejercer contra sus hijos, suelen desdeñar o minusvalorar el riesgo de que políticos y burócratas, a través de la configuración del currículo nacional, adoctrinen a los estudiantes para reforzar su control sobre la ciudadanía. Y haríamos mal en minusvalorar la capacidad que poseen los planes de estudio estatales para moldear la mente de los alumnos incluso en etapas cognitivas avanzadas.

Por ejemplo, entre 2004 y 2010, el Partido Comunista Chino llevó a cabo una reforma del plan de estudios de bachillerato con el objetivo de influir en la visión de los alumnos sobre cinco áreas: convencerles de que el gobierno chino es un estado de derecho, persuadirles de que las instituciones chinas son instituciones democráticas, volverlos más recelosos hacia la economía de mercado, reforzar la identidad nacional multiétnica de China y aumentar su preocupación por el medio ambiente.

Pues bien, varios años después, diversos economistas sondearon los valores y las actitudes políticas de 2.000 estudiantes universitarios chinos (los cuales habían sido expuestos en distinto grados a la reforma curricular) y descubrieron que, en efecto, la modificación del plan de estudios sí había sido eficaz para incrementar la confianza de estos estudiantes hacia la burocracia china, para aumentar su percepción de que el país constituye una democracia preferible a la que prevalece en Occidente y para intensificar su escepticismo hacia una economía de libre mercado no planificada en parte por el Estado (en cambio, los investigadores no hallaron efectos estadísticamente significativos sobre la identidad nacional o la preocupación por el entorno).

En suma, los gobernantes sí son capaces de insuflar ideas y valores a los ciudadanos a través de los planes de estudio que ellos mismos diseñan. Pensar que, disponiendo de una herramienta tan poderosa para reforzar el statu quo político, la élite gobernante renunciará a utilizarla en su propio beneficio resultaría de una ingenuidad extraordinaria. De hecho, para comprobarlo, basta con observar cómo se pelean los distintos partidos nacionalistas españoles por controlar esos planes de estudio con el propósito de imponer o reforzar entre sus ciudadanos una determinada identidad nacional (sea ésta la identidad española, la catalana, la vasca, la gallega, etc.).

En definitiva, y como ya recordamos la semana pasada, Vox tiene mucha razón al reclamar la libertad de enseñanza de los tutores legales —los padres— sobre los menores. Y para respetar esa libertad de enseñanza, no solo es necesario implantar un sistema de cheques escolares en favor de las familias sino, sobre todo, liberalizar la oferta educativa acabando con el monopolio administrativo sobre los planes de estudio. Si de verdad PP y Ciudadanos quieren colgarse la medallita de liberales, que empiecen rubricando un gran pacto autonómico alrededor de este derecho fundamental de padres y menores. ¿O es que acaso antepondrán la preservación de su privilegio político a manipular las mentes de los ciudadanos frente al escrupuloso respeto del derecho parental a formar a sus hijos?

La sabiduría de las masas

Nota del Editor 15 Julio 2019

Eso de una persona un voto, es un disparate, y no me critiquen por decirlo, porque hay votos en blanco, inválidos, falsificados, vendidos, comprados, informados, desinformados, creyentes y finalmente separatistas-nazionalilstas que valen más.

Así que eso de que los tutores, o sea, los padres, madres, abuelos, abuelas, padrastros, madrastras, adoptantes, adoptantas, los que pasaban por allí y demás, tengan la posibilidad de diseñar planes de estudio, suena a disparate.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ignominia
Isabel San Sebastián ABC 15 Julio 2019

¿Alguien se imagina a un predicador de la yihad islamista presidiendo un organismo dedicado a la defensa de los derechos humanos en la ciudad de Nueva York? No, ¿verdad? Los neoyorquinos que vieron desmoronarse sus Torres Gemelas tras los ataques del 11-S, sepultando bajo los escombros a millares de inocentes, jamás consentirían tamaña afrenta. Las víctimas de esa masacre, sus deudos y sus amigos son tratados a día de hoy con respeto, con veneración incluso. Reciben honores de sus compatriotas, no desprecio y humillaciones como sucede en España. Allí nadie se plantearía otorgar la condición de interlocutor válido a un terrorista irredento ni aceptar como un actor más de la escena pública al tentáculo político de una banda criminal que rehusara obstinadamente condenar los atentados perpetrados por su brazo armado. Allí no negocian con esa gentuza, no «dialogan», no claudican. Aquí la vileza llega al extremo de entregar la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos y Cultura Democrática de las Juntas Generales de Guipúzcoa precisamente a un representante de los asesinos. De sus portavoces. De quienes han rentabilizado desvergonzadamente en las urnas todos y cada uno de los muertos, los secuestrados, los extorsionados, los amedrentados para que abandonaran su tierra, los huérfanos, las viudas... A Bildu, antes llamado Batasuna, Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y demás sinónimos de ETA.

En un escarnio añadido a las víctimas, relegadas al ostracismo de la memoria y la dignidad para mayor gloria de los victimarios, tan obscena elección ha tenido lugar precisamente un doce de julio, aniversario del asesinto a cámara lenta del concejal popular Miguel Ángel Blanco, abatido por el sicario Txapote de dos tiros en la cabeza disparados con un arma de calibre corto con el fin de prolongar su agonía. ¿Cabe mayor crueldad? Pónganse en el lugar de esos padres, de los miles de padres y madres amputados de sus hijos por esa ralea sanguinaria cuyos herederos recogen hoy sin pudor la cosecha de poder sembrada a base de sangre y pólvora. Sientan su impotencia, repliquen su dolor, enciéndanse con su ira, porque ira, dolor e impotencia es lo único que esta sociedad ingrata permite expresar a esas víctimas. Esa es la «paz» que nos construyeron unos gobernantes cobardes, carentes de honor y de empatía. Nuestra monumental derrota colectiva, reflejada en la unanimidad que ha respaldado semejante nombramiento. Ni siquiera el juntero del PP ha mostrado su rechazo a que un bildutarra alcanzara posición tan inmerecida.

«Derechos Humanos y Cultura Democrática» ¡Qué repugnante sarcasmo! La zorra más despiadada al cuidado de las gallinas. Los expertos en justificar lo injustificable («algo habrá hecho»), en señalar presas a los pistoleros y en sacar provecho electoral del terror ajeno, al frente de una entidad encargada de promover los derechos de las personas, como si la vida y la libertad no fuesen los primeros de ellos. Los maestros en el arte de la intimidación, la violencia de baja y alta intensidad, la división, el enfrentamiento, la discriminación y el supremacismo, embajadores de los valores inherentes a la democracia. Entre sus cometidos figura, contengan las arcadas, «consolidar la convivencia ciudadana tras el fin del terrorismo». ¿Qué fin del terrorismo? Deberíamos decir su victoria, puesto que son los vencedores quienes imponen su relato a los vencidos, su versión, su asquerosa tergiversación de lo ocurrido.

El elegido para tan alta tarea, Joxemari Carrere Zabala, seguirá las huellas de José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, que también integró una comisión de Derechos Humanos en el Parlamento vasco, antes de huir de la Justicia acusado de gravísimos crímenes. La ignominia tiene precedentes. La historia se repite.

Independentismo en Cataluña
El pozo sin fondo de TV3: pide una "inyección urgente" tras haber recibido 500 millones de Torra
Gonzaga Durán okdiario 15 Julio 2019

TV3 ha recibido más de 500 millones de subvenciones públicas desde que Quim Torra se convirtió en presidente de la Generalitat. La televisión catalana es el instrumento más caro del separatismo.
Hacienda ‘pilla’ a TV3 y le multa por intentar defraudar con una "simulación de contrato"

La cadena pública de TV3 es arma fundamental el separatismo en Cataluña. Quim Torra lo sabe y, pese a las dificultades financieras por las que atraviesa la Generalitat (su deuda asciende a 78.831 millones, la más alta de España), se muestra generoso con el dinero de todos los catalanes. El Govern que preside concedió a TV3 250,7 millones de euros en 2018 y 256,4 millones para este año. O lo que es lo mismo: 507,1 millones en subvenciones en dos años.

Estas ayudas económicas las ha recibido la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), en la que se encuentran TV3, Catalunya Ràdio y las webs de la corporación.

El CCMA cerró el ejercicio económico de 2018 en números rojos: 11,3 millones. Ese año la Generalitat estuvo intervenida por el artículo 155 durante medio año hasta la llegada de Torra al Govern. Y a pesar de eso, el nuevo president decidió inyectar 250,7 millones de euros en TV3, un 5,09% más en relación a los 238,5 millones que destinó el ex presidente de la Generalitat fugando en Bélgica, Carles Puigdemont, en 2017.

Esos 12 millones de euros adicionales que recibió la cadena pública no la evitó de cerrar el ejercicio de 2017 también en números rojos: 7,4 millones de euros.

Debido a estas pérdidas en los dos últimos años, Torra autorizó el pasado 12 de junio una inyección de 32,2 millones en la CCMA, tal y como consta en el Diario Oficial de la Generalitat, según adelantó ‘Economía Digital’. Estas nuevas ayudas tienen como objetivo "compensar las pérdidas de ejercicios anteriores". También se acordó una reducción del capital en 24,5 millones de CCMA SA, que es es la sociedad que gestiona TV3 y Catalunya Ràdio. Este capital social se queda ahora en tan sólo 516.000 euros.

La presidenta en funciones de la CCMA, Núria Llorach, compareció la semana pasada ante la comisión de control del Parlament de Cataluña para pedir a la Generalitat una nueva aportación extraordinaria de 16,2 millones. Justificó la petición como medida "urgente" para afrontar las necesidades financieras de este año a través de una inyección que no estaba prevista en los presupuestos del Ejecutivo catalán.

En su intervención parlamentaria Llorach afirmó que, de esos 16,2 millones, el Govern de Torra ya le había concedido un suplemento de crédito de 8,6 millones que tendrá como finalidad pagar los gastos de personal. Todavía quedan pendientes 7,6 millones que estarían destinados a la contratación de contenidos de cara a la temporada que comienza en septiembre.

Desajustes de Torra
La presidenta en funciones de la CCMA recalcó ante el Parlament que sufren una "falta de financiación" por tres causas, según apuntó ella misma: el descenso de los ingresos publicitarios, el aumento de los gastos de personal y el cambio de criterio del Gobierno central en la aplicación del IVA.

Esta "falta de financiación" se debe en gran parte al Govern de Quim Torra, puesto que con su llegada decidió premiar a toda la cúpula de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) con unos sueldos de hasta 830.000 euros anuales pese a las pérdidas que registró el ente en 2018. Vicent Sanchis y Saül Gordillo, director de Catalunya Ràdio, cobran desde el año pasado hasta 109.080 euros brutos anuales. Nuria Llorach también percibe un sueldo similar.

TV3 mantiene un conflicto con Hacienda desde hace unos meses por la aplicación del IVA en las subvenciones recibidas a lo largo de los últimos cuatro años: el Ministerio público le reclama a la cadena pública el pago de hasta 167,4 millones como coste fiscal por ayudas recibidas.

La CCMA tiene abierta demás otra inspección de Hacienda, en concreto sobre los pagos del IVA de 2012 a 2017, según reconoce la propia entidad pública en su memoria anual de 2018. Otras cadenas públicas también mantienen una inspección similar por parte del Ministerio público en las que se reclama más de 500 millones.

El Govern paga 6 millones a universidades extranjeras mientras asfixia a las catalanas
La Generalitat, que recortó un 30% el gasto en el sector público universitario y subió las tasas un 60%, ha repartido subvenciones a centros de todo el mundo a través del Institut Ramon Llull
María Jesús Cañizares Cronica Global 15 Julio 2019

No hay dinero para mejorar la financiación de las universidades catalanas. Pero sí para subvencionar cátedras repartidas por todo el mundo. Entre 2016 y 2019, la Generalitat ha concedido ayudas a centros repartidos por todo el mundo por un valor total de casi seis millones de euros, según los datos de la Consejería de Cultura a los que ha accedido Crónica Global.

Algunos ejemplos de universidades extranjeras subvencionadas por la Generalitat de Cataluña entre 2016-2019 (en euros)
2016 2017 2018 2019
Sao Paulo 20.250 22.250 22.250 22.250
Chicago 25.507 25.507 25.507
Harvard 36.000 41.500 36.000
Tokio 7.000 7.000 7.000 7.000
Birmingham 55.496 55.496 55.496
Massachussets 24.000 26.000 26.000
Montreal 32.810 34.310 33.000
Queen Mary of London 35.000 38.000 33.000
Masarykova 27.000 27.000 30.000
Hamburg 22.065 20.264 20.264
Chile 6.764 6.764 6.764 5.400
Columbia 38.000 38.000 38.000

Lo ha hecho a través del Institut Ramon Llull (IRLL). Tokio, Montreal, Sao Paulo, Chile, Los Ángeles, así como un largo listado de universidades europeas, son las beneficiarias de esas partidas. Hace un mes, los rectores decían ¡basta! y exigían que la financiación universitaria se convirtiera en una prioridad para el Gobierno de Quim Torra. Pero más allá del impulso de un futuro Pacte Nacional per a la Societat del Coneixement y de echar las culpas al déficit fiscal y la aplicación del 155 –ese ha sido el tono de las intervenciones de la consejera de Empresa, Àngels Chacón, en sede parlamentaria--, la situación sigue encallada, siendo la universidad de Cataluña la más cara de España, lo que favorece la desigualdad social.

Así, el IRLL otorgó en 2016 más de 2.400.000 euros a universidades extranjeras, mientras que en 2017 --año clave para el procés en el que se celebró el referéndum de independencia y se aprobó la declaración unilateral de independencia (DUI)--, la cifra alcanzó casi los 3.000.000 euros. En 2018 hubo un descenso hasta los 1.500.000 y, en lo que va de 2019, el Govern acredita pagos por valor de 50.000, según los datos facilitados por la Generalitat en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el diputado socialista Rafel Bruguera.

Las cifras demuestran que son las universidades británicas las más beneficiadas, pues en tres años, han recibido más de un millón de euros

En abril, Crónica Global desveló que la Generalitat había subvencionado once universidades británicas, algunas de ellas muy vinculadas al procés. Se trata de un total de 561.233 euros, destinados principalmente a través del Institut Ramon Lull, pero repartidos principalmente entre tres centros que tienen vínculos con el independentismo: Glasgow (157.300€), London School of Economics (129.000€) y Durham (104.736€).

Proyección exterior de la lengua y la cultura catalana
La consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, justifica esas subvenciones en la necesidad de promover la “proyección exterior de la lengua y la cultura catalana” e “impulsar la creación de plazas docentes de estudios catalanes en las universidades del exterior, así como cátedras y de centros de estudio, y contribuir a su mantenimiento mediante la concesión de ayudas”.

Así, mientras el Govern invierte en proyección académica exterior mediante estas generosas ayudas, la universidad pública catalana se mantiene como la más cara: la financiación autonómica se ha recortado un 30% y las tasas han subido un 60%.

Por ello, el PSC presentó una batería de preguntas en el Parlament. La Consejería de Cultura menciona la información de este medio, que tuvo acceso a los datos proporcionados por las propias cátedras inglesas a Foro de Profesores, a través del Freedom of Information Request.

Según el Gobierno catalán, esos datos no se corresponden con los que obran en poder de la Ramon Llull. En efecto, las partidas que acredita a instancias del PSC, como se ha visto, son superiores y alcanza el millón de euros, porque incluyen además las de Diplocat y otros organismos. Así, entre 2016 y 2018, el Govern admite haber concedido ayudas que alcanzan los 1.060.000 euros, siendo las más beneficiadas la Queen Mary University of London, con 135.717 euros en tres años, y la Universidad de Birmingham, con 166.488 euros.

Protesta de los rectores
A finales de junio, los rectores de las ocho universidades públicas catalanas exigieron al Govern a adoptar "un compromiso presupuestario para hacer frente a la grave situación financiera" que sufren estos centros y a desarrollar un marco legislativo que favorezca la autonomía universitaria.

Los rectores de las universidades de Barcelona (UB), Autónoma de Barcelona (UAB), Politécnica de Cataluña (UPC), Pompeu Fabra (UPF), Girona (UdG), Lleida (UdL), Rovira i Virgili (URV) y Oberta de Cataluña (UOC) reclamaron con urgencia que la Generalitat "asuma que las universidades públicas son una prioridad para el futuro del país".

Y es que Cataluña sigue siendo la comunidad autónoma con los precios universitarios más altos. En 2012, el Gobierno de Artur Mas recortó la inversión en estos centros públicos un 30%. La Generalitat intentó compensar este tijeretazo subiendo los precios de las tasas un 66%.

Informes comparativos entre comunidades
Según un informe elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario (OSU) en base a datos del curso 2016/17, la matrícula en los mismos estudios puede llegar a costar más del triple en una comunidad autónoma que en otra, siendo Cataluña donde los precios son más altos. Los estudios de humanidades suelen tener los precios más bajos, y los de ciencias de la salud los más altos. La mayor diferencia de precio entre unos y otros se da en Cataluña (857 € de diferencia por curso), seguida por Castilla y León (791 € por curso) y Aragón (724 € por curso).

Otro informe, en este caso de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) redunda en las diferencias de precios de los centros, colocando de nuevo a Cataluña como comunidad donde los estudios universitarios son más caros.

Moción parlamentaria
Por este motivo, el pasado 27 de junio, el Pleno del Parlament aprobó una moción, presentada por el PSC y los comunes, en la que se insta al Govern a recuperar para 2020 la financiación de las universidades públicas de 2010, lo que supone una inversión de 900 millones, y rebajar un 30% las tasas en el curso 2019-2020. La iniciativa fue apoyadas por Ciudadanos, CUP y PP, mientras que los partidos de gobiernan, Junts per Catalunya y ERC, se abstuvieron.

Ahora hace falta cumplirla.
El Ejecutivo de Quim Torra ha explicado que se ha puesto en marcha el denominado Pacte Nacional per a la Societat del Coneixement, que tiene entre sus prioridades fijar las bases de un nuevo modelo de financiación de universidades, que las dote de los recursos necesarios para asegurar su suficiencia, estabilidad y continuidad.

ERC tumbará en Lérida la defensa del castellano
ANDRÉS NEF. Lérida. El Mundo 15 Julio 2019

Pueyo, el nuevo alcalde, planea revertir la cooficialidad acordada por PSC y Cs en 2015
Suma nuevos episodios el desacomplejado soberanismo de Miquel Pueyo, que el pasado 26 de mayo conquistó con las siglas de Esquerra Republicana de Catalunya el fortín municipal que era Lérida para el PSC. Durante sus primeras semanas al frente del Consistorio ha impulsado la instalación en la fachada del Palau de la Paeria de una pancarta con un gran lazo amarillo y el lema Llibertat presos polítics i exiliats, y la puesta en marcha de una comisión del 1-O que analizará de forma «objetiva y transparente» lo que pasó el día del referéndum ilegal de 2017.

Ahora se propone la vuelta del catalán como lengua preferente en el Ayuntamiento. O al menos eso se desprende de una entrevista publicada por Nació Digital en la que asegura que su equipo de gobierno -formado por ERC, JxCat y el Comú de Lleida- se ha comprometido a «defender el catalán en la Paeria y a protegerlo como lengua amenazada que es». Con ello, Pueyo pretende poner fin al acuerdo alcanzado por el anterior gobierno socialista y Ciudadanos en 2105 para modificar el reglamento de usos lingüísticos del municipio e igualar el uso del catalán y del castellano al mismo nivel, y que significó la inclusión del castellano en la señalización de la ciudad y en los programas de la fiesta mayor así como su utilización en la documentación oficial después de que sólo figurase si se solicitaba con anticipación.

Una cooficialidad de los dos idiomas que según Pueyo generó «un problema donde no lo había porque en Lérida no había habido nunca tensión por la lengua», y que tuvo «un impacto limitado» aunque reforzara «una de las ideas fuerza de Ciudadanos, el tema lingüístico». Según el nuevo edil nacionalista el idioma catalán volverá a recuperar el estatus que tenía antes del pacto firmado entre su predecesor socialista, Ángel Ros, y el partido naranja en el inicio de la pasada legislatura, a través de un proceso que se hará de una manera «tranquila».

Entre las medidas que Miquel Pueyo contempla ahora están la posible retirada del castellano de la rotulación de las señales de tráfico de Lérida; el uso del catalán como lengua única en los programas de la fiesta mayor de la ciudad; o la preferencia del catalán en la documentación oficial así como en las tramitaciones municipales con la posibilidad de que «haya documentos que se puedan hacer en castellano si así se requiere». Pueyo, que es doctor en Filología Catalana y profesor de Periodismo y Comunicación en la Universidad de Lérida además de director de Planificación lingüística de la Generalitat en el año 2004, ha publicado diferentes libros relacionados con la lengua catalana. Entre ellos, los títulos Llengües en contacte en la comunitat lingüística catalana (1991) o El fantasma de la mort del català (2007).

Lazos amarillos
El Ayuntamiento de Lloret de Mar pierde el juicio contra los quitalazos a los que acusaba de hurto
okdiario 15 Julio 2019

Simpatizantes de Els Segadors de Maresme retiraron un gran lazo amarillo y el ayuntamiento de JxCat les denunció por hurto.

Quitar lazos amarillos no es un delito de hurto. Así lo ha considerado un juzgado de Blanes ante la denuncia del Ayuntamiento de Lloret de Mar, en poder de JxCat, contra un grupo que retiró un gran lazo amarillo de una rotonda de la localidad.

Els Segadors de Maresme, como se denomina el grupo que protagonizó la iniciativa para limpiar Lloret de Mar de lazos amarillos, fue denunciado por el consistorio del municipio por un supuesto delito de “hurto”.

Simpatizantes de esta plataforma llevaron a cabo una de sus acciones el pasado mes de febrero en la localidad. Se retiraron algunos lazos amarillos en una rotonda, y un representante en nombre del Ayuntamiento se presentó en la comisaría de los Mossos para denunciar un “hurto” de lazos por parte de este grupo.

Lo que más molestó al Ayuntamiento fue la retirada de un lazo de grandes dimensiones que se encontraba situado en esa rotonda. Una imagen de dicho lazo apareció poco después en las redes sociales del grupo Els Segadors, pero la plataforma asegura desconocer quién fue el autor de dicha retirada.

El pasado 9 de julio, en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº6 de Blanes, la causa fue desestimada y se decretó la libre absolución de los representantes de Els Segadors de Maresme. La magistrada consideró que había una “falta de prueba de cargo” suficiente como para considerar el delito de hurto. “No han quedado acreditados en modo alguno los hechos que determinarían la declaración de responsabilidad penal de la sociedad denunciada” asegura la sentencia.

Tras conocer la absolución, desde Els Segadors de Maresme han manifestado que es una “pena que un ayuntamiento gaste recursos municipales en colocar símbolos partidistas en espacios comunes y gaste dinero en pagar a sus abogados para ir contra organizaciones como Segadors que sólo buscamos la neutralidad en los espacios comunes”.



 


Recortes de Prensa   Página Inicial