AGLI Recortes de Prensa   Viernes 19  Julio 2019

Acabar con el español como lengua común
Mateo Requesens eltorotv.com 19 Julio 2019

Para comprender el protagonismo de las lenguas regionales en el proceso de deconstrucción de la Nación española y su transformación en un conjunto de mininaciones confederadas bajo un mismo Estado, resulta revelador observar el empeño que los nacionalistas catalanes, gallegos o vascos ponen en sustituir los hábitos lingüísticos de los hablantes en sus respectivas regiones, ya se trate de Cataluña, Baleares, Valencia, Galicia o Vascongadas.

En todos los estatutos de autonomía y en las leyes lingüísticas que los desarrollan se ha elevado a categoría indiscutible la idea de que la lengua “propia” de los habitantes de aquellos territorios no es el español, lengua ajena, que habría acabado imponiéndose debido al protagonismo político de Castilla, sino los dialectos que sus ancestros usaban en la Edad Media o en épocas anteriores, eso sí, convenientemente compilados, unificados y reinventados en el siglo XX por las academias de la lengua creadas al efecto. Con semejante concepción no es de extrañar que se considere como una anomalía que tales lenguas no se usen mayoritariamente. “Minorización” que hay que corregir mediante la normalización lingüística. Cincelada esta idea en las normas orgánicas que diseñan el Estado de las Autonomías, por supuesto el Tribunal Constitucional siempre ha dado por buena la inmersión lingüística, sin otro límite que no excluya totalmente el castellano, aún única lengua oficial del Estado.

Pero hete aquí que en los últimos tiempos oímos cada día más voces que propugnan que todas las lenguas regionales se han de convertir en lenguas oficiales del Estado en igualdad de condiciones con el castellano. Primero se lo escuchamos al PSOE de Pedro Sánchez, comprensible, dado que pretenden colar el imposible concepto de España “nación de naciones”.

La última incorporación al coro viene de sectores cercanos a Sociedad Civil Catalana, Joaquin Coll o la profesora Vilarrubias, proponen que, haciendo oficial el gallego en Sevilla, el catalán en Valladolid o el vasco en Badajoz, se podrá exigir más fácilmente el respeto para los derechos de los castellanohablantes en las regiones con lengua “propia”. Acertaba en su reciente critica Arcadi Espada, no se trata de derechos, no se trata de que los hablantes de vasco, catalán o gallego no entiendan el español, se trata de que no lo quieren entender y no lo quieren usar con un señor de Sevilla, Badajoz o Valladolid. Haciendo oficiales fuera de sus autonomías las lenguas regionales, se las convierte en nacionales, porque, en definitiva, de lo que se trata es de cincelar en las tablas de la ley que el español no es la lengua de los vascos, catalanes o gallegos. Se trata de negar que España tiene una lengua común.

Andalucía funciona
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 19 Julio 2019

A estas alturas no hay gobiernos autonómicos en Madrid, Murcia, La Rioja, Aragón y, desde ayer, Navarra, porque Vox, Ciudadanox o Podemox lo impiden con exigencias, intemperancias, dilaciones, peticiones de consejerías y debates sobre tonterías que sólo demuestran el afán de sus líderes por presumir en la política nacional de lo que impiden en lo regional. La excepción es Andalucía, que ayer votó los Presupuestos de 2019 y 2020, fruto de la colaboración de PP, Ciudadanos y Vox, y de algo que falta en autonomías tan importantes como Madrid: el respeto a los representados por parte de los representantes, que empieza por respetarse ellos mismos.

La Junta de Andalucía va a pagar por primera vez todo lo que debe a los ayuntamientos y diputaciones, va a hacer la mayor inversión en Sanidad y Educación que se ha realizado en la región y se dispone a gastar todo lo presupuestado, sin perder fondos europeos por incuria ni acumular multas cuantiosísimas por morosidad en el pago a entes locales y provinciales. Y la clave es el entendimiento del PP con Ciudadanos y Vox, y la forma en que presumen de lo que hacen conjuntamente por el bien de los andaluces, dejando atrás la fotomanía de Rivera y Abascal o las chulerías aristogatas.

Juan Bravo es el consejero, o sea, titán de Hacienda y está emulando uno de los trabajos más difíciles de Hércules, la limpieza de los establos de Augías, seguramente menos sucios que las cuentas del socialismo andaluz. Y ha encontrado la forma de explicar lo que hacen y con quién, elogiando a Ciudadanos como socios de gobierno y a Vox como socios parlamentarios. Hace unos días se produjo el milagro de que Juan Marín, de Cs, elogiara al nuevo jefe regional de Vox, Alejandro Hernández, que en pocas semanas ha hecho olvidar al juez Serrano y ha sido clave en que estos Presupuestos se hayan aprobado con la rapidez que la situación económica precisa, por lo que no se hacía, que es pagar lo debido, y por lo que queda por hacer, que es empezar a crear empleo y cegar los pozos, que son simas, de despilfarro.

¿Y por qué lo que hace rápido y bien el centro-derecha en Andalucía no lo hace en las autonomías caprichosamente paralizadas? La única explicación que se me ocurre es que ni Moreno, ni Marín ni Hernández hablan el lunes en las Cortes. Y rinden cuentas a sus representados.

Gracias a Vox
Nota del Editor 19 Julio 2019

Si Andalucía está mejorando se debe a Vox, ya que "ciudadanos" ayudó al PSOE a mantener el tinglado desde las elecciones anteriores y el PP es el causante de la situación actual de España en manos del Dr Cum Fraude.

"ciudadanos" y otros muchos están empeñados en que Vox desaparezca, y ello implica la desaparición  de España. El PP tuvo numerosas ocasiones de hacer algo por España, e hizo todo lo contrario, así que esperamos que termine de hundirse.

El farsante y el ingenuo
Emilio Campmany  Libertad Digital 19 Julio 2019

Cuando Felipe González y Aznar coinciden en público, hay noticia. En esta ocasión lo ha sido su asistencia a un foro tecnológico, aunque de lo que han hablado es de política. O mejor, de actualidad política, que no es lo mismo. No deja de ser un símbolo que el moderador del encuentro haya sido Eduardo Serra, exministro de sendos Gobiernos presididos por los dos. La imagen que se pretendía trasladar era la de que antaño había unos mínimos que estos adversarios políticos compartían gracias a la centralidad de la que los dos participaban. Símbolo de esa centralidad es el mismo Eduardo Serra, allí presente, que supuestamente basó en la mucha centralidad que atesora el no tener empacho en ser ministro de uno y luego de otro. Ahí estaba la prueba evidente de lo muy centrados que estaban Aznar y González. Hogaño, según ellos, las cosas han cambiado. Hay dos bloques mortalmente enfrentados, que cada vez se alejan más del bendito centro.

Hacía tiempo que no era posible asistir en España a tanta impostura, y eso que es una época en que todo el año es carnaval. Para empezar, Eduardo Serra no fue ministro de ambos por su moderación, sino por ser testaferro de intereses ajenos. Luego, Felipe González no tiene nada de centrista. Su partido llegó a la legalización de la Transición con el marxismo debajo del brazo. Y aunque fue González quien hizo que renunciara a él, aquello no pasó de artimaña táctica y nada tuvo que ver con ninguna convicción ideológica, que es algo de lo que González está completamente huérfano. El expresidente socialista fue un izquierdista de corte populista, pulida imitación de los muchos que, dentro de esa ideología, ha dado Hispanoamérica. Con todo, mucho más grave es su amplia responsabilidad en lo que es hoy el partido socialista. Fracasado su proyecto de convertir al PSOE en el PRI español y que gobernara indefinidamente gracias, entre otras cosas, a la corrupción, se dio cuenta de que la única forma que tenía ese partido de volver al poder y conservarlo era estableciendo una alianza estratégica, no táctica, con el nacionalismo, incluido el de derechas. No fueron Sánchez ni Zapatero quienes inventaron esta fórmula de la que hoy se queja cínicamente González. Fue él quien lo hizo, si bien con la ayuda inestimable de ese fouché de vuelo gallináceo que es Juan Luis Cebrián.

Entonces, ¿por qué se presta Aznar a avalar esa imagen? Pues porque también él, que tiene de centrista lo que Gengis Khan, quiere ser reconocido como tal. Después de haberle evitado la cárcel a González y haber incumplido su promesa de devolver la independencia a los jueces, debe de creer que tiene todo el derecho del mundo a que González le ponga la medalla de la moderación que otros le niegan. Farsante uno e ingenuo el otro, que se deja engatusar una y otra vez por la indulgente condescendencia del tontiastuto.

El ejemplo andaluz
EDITORIAL  Libertad Digital 19 Julio 2019

El cambio de Gobierno en Andalucía se ha visto este jueves simbólicamente consolidado con la aprobación de los Presupuestos regionales. A pesar de que operarán durante menos de seis meses por la demora en su tramitación, es de desear que supongan el inicio de una profunda transformación de las estructuras de poder levantadas durante cuatro décadas de régimen socialista.

El Gobierno andaluz, integrado por PP y Cs, ha superado con éxito esta primera prueba de su mandato, pero justo es reconocer el importante papel desempeñado por Vox. No solo por su generosidad al apoyar unas cuentas que no va a gestionar, sino porque gracias a sus diputados se ha iniciado con el necesario ímpetu el desmontaje de la Administración Paralela con que los socialistas controlaban la sociedad andaluza de la más caciquil de las maneras.

Estos primeros Presupuestos del cambio tienen en la mira los entes públicos creados por el PSOE para colocar a decenas de miles de paniaguados. Solo por eso ya habría merecido la pena expulsar a los socialistas del poder; pero es que, además, la política económica del nuevo Ejecutivo regional incluye importantes bajadas de impuestos para los sectores productivos, otro principio fundamental que PP, Cs y VOX comparten y han plasmado en unas cuentas que contribuirán a la reactivación de la economía.

El acuerdo de las fuerzas del centro-derecha es una buena noticia para los andaluces y un ejemplo para los tres partidos en Madrid y Murcia, donde las negociaciones para formar Gobierno se están dilatando más de lo deseado por el electorado liberal-conservador. Así parece haberlo entendido Vox, que este jueves hizo un nuevo esfuerzo en forma de cesiones para facilitar la investidura de Fernando López Miras.

El ejemplo andaluz, signado por la generosidad y la altura de miras, sin descuidar la necesaria fiscalización de lo acordado, pone de manifiesto que es perfectamente posible desarrollar dinámicas de cooperación que permitan generar espacios seguros ante un Gobierno de izquierda liberticida comandado por Pedro Sánchez.

Este es el camino
José Ramón Barros Cabalar okdiario 19 Julio 2019

Parece que, al fin, el horizonte de la gobernabilidad se despeja definitivamente en la Comunidad de Murcia; y lo hace de acuerdo con la lógica electoral y del sentido común. Los murcianos optaron de forma mayoritaria por el centroderecha y los tres partidos que representan esta opción ideológica –Ciudadanos, Vox y Partido Popular–. Este jueves Vox ha dado un paso al frente presentando un documento para desbloquear la investidura de López Miras que ahora deben aceptar PP y C’s. Aunque el acuerdo todavía debe plasmarse sobre el papel, pensemos por un momento qué habría sucedido si las negociaciones se someten a la cerrazón de cada formación política; el PSOE acabaría gobernando en una Comunidad donde no tiene el poder desde hace décadas; las mismas décadas –no parece casualidad– que han establecido el rumbo definitivo de Murcia hacia el despegue económico y social.

Madrid se encuentra en una situación de impasse político y el escenario guarda evidentes similitudes con Murcia: mayoría absoluta del centroderecha –en el caso de que los tres partidos tengan a bien unirse–, victoria electoral por puntos del PSOE, riesgo de detener el progreso de la región si la izquierda vuelve al poder, etc. Sólo hay una diferencia: en este caso, sin demérito a Murcia, es mucho más lo que está en juego. Hablamos de una Comunidad, la madrileña, cuyo Producto Interior Bruto supera al de Portugal y que es, de hecho, el motor económico de España. El eje de captación de empresas y capitales que después revierten al conjunto de la nación no debería caer en manos socialistas.

El ejemplo de lo que ha sucedido en el ayuntamiento madrileño con Manuela Carmena, donde la ciudad ha retrocedido en todos los frentes –urbanístico, económico, higiénico, cívico…– debería servir de efecto disuasorio, de aviso a navegantes. Ayuso, Aguado y Monasterio saben que es mucho lo que está en peligro, y que es demasiado sencillo ponerle solución, como para luego no hacerlo. Insistimos; la conexión murciana es el camino.

Sánchez e Iglesias se hacen trampas y pasan la factura a España
EDITORIAL ESdiario 19 Julio 2019

Los mismos líderes que pactan y bloquean España desde 2015 son incapaces ahora de llegar a un acuerdo que, decían, era fundamental. El espectáculo por las cuotas de poder es ya indecoroso.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llevan pactando casi todo, gobiernos incluidos, desde las Elecciones Autonómicas y Municipales de 2015: así gobernaron Madrid o Castilla-La Mancha, impulsaron una moción de censura o, entre otros hitos, acordaron unos Presupuestos Generales del Estado presentados con boato en La Moncloa y finalmente frustrados.

En ese tiempo, ambos han promocionado la idea de que esa alianza progresista era espléndida para España, incluso aunque se apoyara a menudo en el independentismo, y que era la antesala razonable de un gran acuerdo de gobernación que le diera al país las políticas y la estabilidad que no ha tenido en los últimos cuatro años, obviando que esa evidente carencia era achacable, precisamente, a quienes se presentaban como garantía de lo contrario.

Un escándalo
Con esos antecedentes, sorprende el coro casi unánime que intenta imponerle a PP y sobre todo Ciudadanos un papel incompatible con el sentido común, el de elemento de desbloqueo de una nueva presidencia de Sánchez. Y escandaliza, directamente, que se pase por alto la contradicción flagrante entre lo que el PSOE y Podemos han venido haciendo hasta ahora y lo que, con un espectáculo deplorable, se niegan a hacer ahora: llegar a ese acuerdo que tanto ansiaban y venían aplicando en otros ámbitos más domésticos.

Sánchez e Iglesias llevan pactando desde 2015 y ahora, cuando pueden hacerlo, anteponen ambos sus intereses personales

Todo ello demuestra el cinismo de ambos y certifica que su única estrategia real es el interés de parte. Sánchez ha pasado de tildar de "embajador del chavismo" a "socio preferente" al mismo líder e idéntico partido; con la misma frivolidad con que exigió endurecer el delito de rebelión apenas quince días de llegar a La Moncloa con el voto separatista.

Un sainete eterno
E Iglesias, por su parte, ha pasado de anteponer la necesidad de imponer determinadas políticas en España para "la gente" a subordinarlo todo a su presencia nominal en el Consejo de Ministros. Entre ambos, por distintas razones, están bloqueando de nuevo España, sumida en un sainete eterno que remite a la situación estructural de Italia y le añade una tensión territorial específica que no existe en el país transalpino.

Si ese duelo de egos e intereses gremiales acaba provocando nuevas Elecciones Generales, las cuartas en menos de cuatro años, ambos deben pagarlo. Y el resto de partidos han de estar preparados para ello, trabajando desde ya en fórmulas que eviten que su fraccionamiento invalide los votos que conjuntamente tienen y auxilien, a la postre, a sus caprichosos rivales políticos.

La depreciación del candidato Sánchez
 La Razon 19 Julio 2019

En la interesante y clarificadora entrevista que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, concedió ayer a La Sexta, sobresale un mensaje que lanzó insistentemente: no quiere que Pablo Iglesias forme parte de su futuro Ejecutivo, si es que se materializa algún tipo de acuerdo con Unidas Podemos. No dejó ninguna duda de que el problema no era otro que el líder de Podemos, él y sólo él, causa por la que las negociaciones habrían llegado a un punto grotesco: no estamos acostumbrados a ver a todo un presidente despotricando en una televisión del socio preferente que le llevará a La Moncloa. Toda una anormalidad. Efectivamente, el enemigo lo tiene dentro y quiere tomar posesión de la parte que le corresponde, algo que Sánchez sabe que será una hipoteca permanente para esta legislatura.

Si Iglesias entrase en el Gobierno, nadie duda de que él sería el centro, sea o no vicepresidente. O que habría dos gobiernos, el del PSOE y el de Unidas Podemos. El argumento central esgrimido para vetar a Iglesias en el Consejo de Ministros no es cualquier cosa: la diferencia en cuestiones de Estado y, de manera especial, sobre la crisis independentista. La acusación de Sánchez es inapelable: Iglesias considera que los procesados por el 1-O son presos políticos y no se puede «permitir el lujo de tener a un vicepresidente» que lo único que haga ante una crisis de este calibre sea «mirar para otro lado o silenciar». En el origen de esta tragicomedia está que Sánchez es presidente gracias al apoyo de los independentistas.

La situación es endiablada y muestra con claridad la debilidad de su «mayoría de progreso»: Sánchez no se fía de Iglesias, pero necesita su apoyo en el grado que sea, de ahí que este último esté forzando hasta lo indecible al candidato socialista, que, a su vez, acepta y soporta afrentas que van más allá de lo admisible para un partido como el viejo PSOE. El último caso es impedir el gobierno de La Rioja: una sola diputada ha vetado la futura presidencia socialista. Otra amenaza se ha producido en Navarra: no habrá gobierno entre socialistas y nacionalistas vascos si Podemos no está en ese gobierno. Dada la esperpéntica negociación entre PSOE y UP, la posibilidad de que fracase la investidura los próximos días 23 y 25 está cada vez más cerca, lo que, de entrada, supondrá una depreciación política del candidato al ser incapaz de conseguir una mayoría.

En esta situación, no es descartable que Iglesias proponga que Sánchez dé un «paso al lado» y ceda el puesto a otro candidato. De plantear su abandono, lo cual entra en la lógica de UP de desgastar a Sánchez para seguir ocupando el foco mediático, es improbable que el actual líder socialista se aparte y ceda el paso. En un partido que está hecho a su medida y que ha relegado en cargos públicos y orgánicos a todos los que no le apoyaron cuando llegó a la secretaría general, nadie en estos momentos podría sustituirle. Esa es la realidad del nuevo PSOE. Que Iglesias quiera convertir a Sánchez en parte del problema es una verdadera burla cuando es él quien está bloqueando la situación bajo un cálculo partidista: mostrar como trofeo antes sus bases –y en menor medida a sus electores– que él influirá y controlará la política del Gobierno si es ministro.

Que este razonamiento es producto de la ensoñación de un líder que empieza a dar síntomas de aislamiento social protegido por un núcleo fiel e impenetrable lo demuestra el poco interés que ha despertado la consulta a las bases para saber si quieren que el propio líder entre en el Gobierno como ministro de peso. Como era de esperar, ha ganado con el 70 por ciento de apoyos, pero teniendo en cuenta que la participación ha sido tan solo del 26,7, lo que indica que su política ególatra ya no levanta tantas pasiones. De nada ha servido consultar a las bases cuando la decisión ya estaba tomada, aunque las consecuencias demuestran la gran irresponsabilidad de Iglesias. Albert Rivera puede seguir empecinado en su «no es no», pero la estabilidad política le exige mucho más.

Agárralo como puedas
Las trampas cruzadas de Sánchez e Iglesias son ya de comedieta
Luis Ventoso ABC 19 Julio 2019

Las negociaciones entre socialistas y comunistas para que Sánchez pueda gobernar con 123 escaños pelados se han tornado tan serias y rigurosas que en cualquier momento saldrán los Monty Python por la puerta de Ferraz y Groucho Marx del chalé de Galapagar. El glorioso Gobierno progresista y social para todas y todos ha degenerado en el cutre juego de las sillas. Agárralo como puedas. El respetable, ya acantonado ante el grifo de cerveza de los chiringuitos playeros, comienza a percibirlo todo como una inextricable comedieta de enredo.

Sánchez e Iglesias son de fachadas antagónicas. Uno llegó a la política bajo el apodo ya periclitado de «Pedro el Guapo». Gasta gran planta, camina admirando su propio reflejo y le agradan las corbatitas estrechas y embutirse en trajes ceñidos a lo Guardiola. El otro transita encorvado, viste de hipermercado por imagen de marca y preserva la coleta como un souvenir del rebelde que ya no es (se trata de un padre de familia de posibles e hipotecado). Pero en realidad Pedro y Pablo se parecen. Ambos son madrileños y generacionalmente coetáneos, uno de 47 años y el otro rumbo a los 41. Ninguno ha dado palo al agua en una empresa privada. Los dos son adictos al eslogan huero, al trilerismo político y a las purgas para afianzarse. Los dos venderían hasta a su sombra para conservar sus poltronas.

Pablo tiene un alto concepto de su capacidad de supervivencia. Lógico. Con sus consultas teledirigidas ha logrado proezas tan notorias como salir vivo del bochorno del chaletazo. Además ha tachado a todos los protagonistas de la foto fundacional de Podemos, hasta convertirlo en la empresa particular de él y su mujer. Iglesias es un liante habilidoso, ciertamente. Pero su problema es que se enfrenta al cum laude de la marrullería política: el doctor Sánchez. El presidente en funciones cuenta además con una ventaja: para él la verdad es un concepto elástico. Se puede decir una cosa y la contraria y ambas son válidas. El lunes, Sánchez desmintió en una radio amiga que Iglesias le hubiese pedido una vicepresidencia en la última reunión entre ambos, el pasado día 9: «No, no me ha pedido nunca eso», zanjó. Ayer, ese mismo Sánchez se vio con su Ejecutiva y les contó todo lo contrario, que Iglesias le exigió ser el vicepresidente social y también los ministerios de Trabajo y Hacienda y llevar la comunicación de La Moncloa. ¿Cuándo mintió Sánchez: el lunes o ayer? Nunca: solo importa lo que dice en cada instante. Antes lo llamaban amoralidad. Ahora, «tacticismo redondiano».

Un partido populista, comunista y antisistema, que se caracteriza por su analfabetismo numérico, quiere la cartera de Hacienda de un país capitalista del primer mundo y su apolillado líder, una vicepresidencia. Un presidente con 123 escaños pírricos pretende gobernar como si fuese De Gaulle. Como decorado: trolas cruzadas, provocaciones, parálisis... y los Presupuestos de Rajoy todavía en vigor (por fortuna). Mel Brooks o Louis de Funes no habrían firmado una comedia tan disparatada. Pero el mayor de los chistes deja rictus amargo: es lo que hemos votado los españoles.

Puestos de libre designación
El Gobierno ha creado más de medio millar de puestos ‘a dedo’ desde que está en funciones
Luz Sela okdiario 19 Julio 2019

La situación de interinidad del Gobierno de Pedro Sánchez no disuade a los distintos ministerios de convocar plazas de libre designación.

El Gobierno, a través de sus distintos ministerios, ha convocado más de medio millar de puestos de libre designación, los comúnmente conocidos como ‘a dedo’, desde que el pasado 4 de marzo Pedro Sánchez firmase el decreto de convocatoria de elecciones, entrando por tanto en funciones.

La mayoría de estos puestos se corresponden con secretarios o ayudantes en los distintos departamentos, aunque los hay de todo tipo y categoría. Entre ellos, por ejemplo, se encuentran encargados de comunicaciones para la Presidencia de Gobierno, entre cuyos requisitos se pide experiencia en la "atención telefónica a altos cargos". También distintos puestos de seguridad para La Moncloa.

Estas convocatorias se hacen públicas a través del Boletín Oficial del Estado (BOE), en sus respectivos ministerios. La situación de interinidad del Ejecutivo no ha disuadido de la designación para estos puestos, que permiten una amplia discrecionalidad en su elección. En la práctica, son los ‘jefes’ de cada departamento -cargos políticos- los que tienen la última palabra sobre la contratación, de entre los candidatos. El Gobierno de Sánchez ya disparó la contratación de personal ‘a dedo’ cuando se vaticinaba un inminente anticipo electoral, como publicó OKDIARIO.

El procedimiento de libre designación exige que quien opte a la plaza sea funcionario, perteneciente a cuerpos habilitados. Pese a los requisitos que se exigen en cada puesto, la elección final confiere una amplia libertad al cargo político responsable.

El mismo proceso de contratación reconoce que existe una "apreciación discrecional por el órgano competente de la idoneidad de los candidatos en relación con los requisitos exigidos para el desempeño del puesto". Las convocatorias requieren presentar el modelo de solicitud adjunto a la plaza a la que se opta, junto con el currículum vitae, en el que consten los títulos académicos, años de servicio, puestos de trabajo desempeñados en la Administración, estudios y cursos realizados y otros méritos, además de las características del puesto que el candidato viniera desempeñando.

Asesores
La provisión de plazas suele limitarse a uno o dos puestos, aunque hay también convocatorias más llamativas. El Ministerio de Exteriores es el que acostumbra a convocar más puestos: por ejemplo, en este periodo se recoge una convocatoria de hasta 33, entre los que se incluye el de un asesor para el propio ministro (Josep Borrell). Sus funciones serán las de ofrecer "asesoramiento en política exterior en el ámbito multilateral, derechos humanos, seguridad y desarme y Europa Oriental".

En otra convocatoria, un mes antes de que se celebrasen las elecciones generales, el Ministerio de Fomento abre procedimiento para buscar "ayudante de Secretaría de Ministro" y "Secretario del Director de Gabinete del Ministro". En estos puestos se requiere "experiencia en atención telefónica, preparación de reuniones, gestión de viajes, correspondencia y archivos".

Otras convocatorias se refieren a técnicos que asesoren en temas tan diversos como asuntos informáticos, de ciberseguridad, políticas territoriales, igualdad o relaciones con las Cortes. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, convocó también distintos puestos de coordinador de área, responsables, entre otros, de asesorarla en reuniones y eventos internacionales de alto nivel en cuestiones de cambio climático o protección del Patrimonio Natural.

Apenas tres días después de la convocatoria electoral, como informó este periódico, la Secretaría de Estado de España Global -que dirige Irene Lozano- convocó hasta cinco puestos de secretario y dos de ayudante de secretario. Sin embargo, la mayoría de estas plazas quedó desierta, como se desprende de la reciente resolución de la convocatoria.

La Unión Europea y los movimientos separatistas
General de Brigada don Luis Feliú Bernárdez. eltorotv.com 19 Julio 2019

Movimientos separatistas existen a lo largo del mundo, a menudo derivados de conflictos por el poder o por los recursos. Naturalmente también existen en la UE y pueden afectar especialmente al propio ser de la Unión que es un proyecto basado en la estrecha cooperación entre sus estados miembro.

La mayoría de los partidos nacionalistas apuestan por su independencia con la intención de permanecer como miembros de pleno derecho dentro de una “Europa de los pueblos”. La búsqueda del conflicto con el Estado es permanente para los partidos nacionalistas para conseguir la secesión territorial y la aprobación por naciones u organizaciones internacionales o supranacionales. No obstante el asunto central es si los demás estados de la UE reconocerían a las regiones separatistas si violasen el Orden Constitucional de las naciones concernidas.

En ese proceso, algunos partidos nacionalistas podrían pretender la redefinición del concepto de nación para congregar nuevos grupos culturales, étnicos o lingüísticos que configurasen una nueva nación en una nueva UE. Esa utopía nacionalista supondría un peligro para la estabilidad y seguridad de Europa y para el proceso actual de integración europea. Es por ello, que a pesar de la intoxicación separatista realizada en Europa por partidos nacionalistas, las naciones de la UE y la Comisión, el Consejo y el Parlamento han sabido mantenerse firme para proteger a la UE.

En cuanto al derecho de secesión es preciso hacer unas acotaciones. La ONU establece el derecho de autodeterminación, o dicho de la forma de los partidos nacionalistas, el derecho a decidir, solamente para aquellas naciones que fueron ocupadas y colonizadas por potencias europeas, norteamericanas o asiáticas por la fuerza. La mayoría de los 193 estados reconocidos por la ONU actuarían con mucha precaución si tuvieran que decidir, dentro del marco legal del derecho internacional, sobre una escisión de uno de sus miembros y de la UE creando un nuevo estado sujeto al derecho internacional. Si uno de los factores en los que se apoyan las reivindicaciones nacionalistas es la lengua propia, la ONU se preguntaría porqué habiendo casi 6000 lenguas en el mundo, solo hay 193 naciones reconocidas por la Organización.

En la UE el separatismo o nacionalismo está presente a través de la “European Free Alliance” (EFA) que es un partido o alianza de 46 partidos nacionalistas !!!!, de ellos 6 españoles, reconocida en el parlamento europeo y organizado desde 2004 aunque en algunos de ellos la palabra “nacionalista” no figure en su denominación. Lo mas significativo de todo es que los partidos separatistas basan sus reivindicaciones principalmente en “diferencias culturales, étnicas o lingüísticas”.

Además de la EFA, desde los años 80 muchos estados miembro de la UE llevaron a cabo un proceso de descentralización para reforzar el autogobierno con funciones descentralizadas en determinadas regiones. Como resultado, la UE fundó en 1994 el “Comité de las Regiones”. Los partidos regionalistas y nacionalistas se han beneficiado de regulaciones especiales y cuotas mínimas para tener representación en el Parlamento europeo. Sin embargo, todas esas decisiones tomadas por la UE y las naciones europeas con la finalidad de acomodar los deseos de determinados grupos y partidos nacionalistas han sido utilizadas de forma espúrea, interesada y fraudulenta en beneficio de las tesis independentistas y objetivos separatistas. Sin duda, el fin ultimo perseguido por esos partidos es la independencia.

En Europa son las regiones que tienen un mayor nivel de autogobierno y autonomía las que están buscando la independencia, luego aumentar ese nivel no resuelve el problema. El peligro estriba en que otras regiones europeas con menos competencias y derechos en ese sentido se sintieran impelidas a seguir el ejemplo de las primeras creando una situación de anarquía inmanejable en Europa.

Por lo tanto, el mecanismo que reclaman algunos partidos independentistas es la celebración de un referéndum dentro de su territorio como valor democrático indiscutible e instrumento de democracia directa. El problema es que ese referéndum debe respetar el orden constitucional, los estatutos de autonomía y los standards democráticos occidentales y de la UE, en otro caso no sería admitido por la Unión.

En definitiva, el separatismo busca por un lado una estrategia internacional del conflicto lo que podría poner en riesgo la paz en Europa frente a terceros estados y por otro una estrategia interna de ampliación de la UE a nuevos estados derivados de procesos secesionistas lo que incrementaría el riesgo de conflicto entre los estados miembro de la UE.

Tras el Tratado de Lisboa, la UE se juega su futuro por la presión nacionalista y es por ello que debe permanecer firme, de lo contrario todos a parte de los 34 partidos nacionalistas en Europa, de ellos al menos 3 en España, podrían poner en peligro el futuro de la Organización

Cartas a los españoles (IX)
Enrique Domínguez Martínez-Campos eltorotv.com  19 Julio 2019

Queridos amigos:
Por fin llegó el mes de septiembre del 79 para celebrar el PSOE su Congreso extraordinario –el “XXVIII y medio” lo llamaron algunos- después de la dimisión de F. González. El carismático líder llegó a él con el triunfo asegurado. Allí ni hubo debate, ni repaso de la negra historia del Partido, ni reflexión política alguna. Allí se impuso el felipismo de la mano del director de orquesta, A. Guerra.

González expuso que Marx había dicho muchas tonterías, “¿o es que Marx era Dios?”. Por tanto, fue elegido de nuevo secretario general del PSOE por una masa de militantes enfervorecidos que deseaban ocupar puestos de relevancia en todas las capas de la Administración del Estado. Pablo Castellano dijo que de este PSOE debía desaparecer la O de obrero (¡en 1979!). Si el filósofo Julián Marías había manifestado que “el PSOE sufre la pesada tara de una visión negativa de la Historia de España”, cien años después de su nacimiento y porque había que ser más socialista que marxista, ¿se podía borrar de un plumazo el gravísimo daño que este partido le había hecho a España? ¿De esta forma se convertía en un partido socialdemócrata? ¿Acaso se refundó para llamarse de otra forma?

Lo que quedó escrito y declarado por González fue que él no había sido nunca socialdemócrata ni sería socialdemócrata. ¿Qué ideología asumió aquel PSOE desde entonces? Con González/Guerra la del culto a la personalidad del líder y la “revolución tranquila” que se “pensaba llevar a cabo en 25 años” de esa “primera pasada” por la izquierda en España desde 1939. Después, la ideología que cada líder del PSOE impusiera para beneficio propio y del Partido, no para beneficiar a la mayoría de los españoles.

A partir de este verano del 79, la UCD de Suárez comenzó a dar síntomas de desintegración al criticar los jefecillos de cada grupo que la componían al presidente. La reacción de éste fue recluirse en la Moncloa y rehuir todo contacto con su grupo parlamentario.

Por otro lado, era ya raro el día en que ETA o GRAPO no cometían algún asesinato. Este 1979 sería el año más sangriento del terrorismo en España (no 1980 como han dicho casi todos). Manuel Arbeloa, presidente del Parlamento Foral de Navarra, decía: “… me veo obligado a decir bien alto que basta de funerales, de flores y de discursos; que en Euskadi (Vascongadas), por culpa de unos y otros (?), ya no se puede vivir…; que esto es un continuo día de difuntos”.

Por su parte, el exjesuita y nacionalseparatista Javier Arzallus decía: “Antes de hablar de paz, hay que terminar la guerra pendiente (?). Tienen que restituirnos antes los conciertos que no quitaron. Soy partidario del diálogo con ETA… No se puede tratar a ETA como si fuera una cuadrilla de asesinos”. Éste era el portavoz del PNV en el Congreso, un “nacionalista moderado”.

La situación política, económica y terrorista era tan grave que al gobierno se le había ido de las manos. El propio Suárez llegó a hablar de “racionalizar el proceso autonómico”. En Andalucía se convocó un referéndum para saber la opinión de los andaluces. UCD se opuso. El PSOE lo apoyó y, naturalmente, a partir de ese momento los socialistas serían los amos de aquel cortijo.

El 3 de octubre se aprobó la Ley de creación del Tribunal Constitucional. Por fin, UCD y PSOE se pusieron de acuerdo para aprobar una Ley que definiera cómo pagar el gasto de las Autonomías: la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). Pujol quería para Cataluña un cupo, como el vasco. Y dijo: “Con esta Ley Cataluña pasaba a ser tratada económicamente como una Comunidad Autónoma más”. Y eso para los nacionalseparatistas catalanes era un sacrilegio.

Debido a la incertidumbre que existía en casi todos los órdenes especialmente los medios no cesaban de hablar de “ruido de sables”, de “involución”, o de golpes de Estado que podían dar los militares. Después de haber sido detenidos dos militares por la “Operación Galaxia” 20 días antes de celebrarse el referéndum sobre la Constitución, la institución militar estaba en boca de todos. Y así, el general Torres Rojas, en una audiencia con el Rey a primeros de diciembre como jefe de la División Acorazada, le dijo que su Unidad estaba dispuesta a “regar con su sangre el mantenimiento de la unidad de España, su independencia y el ordenamiento constitucional”. El Rey le abrazó. Sólo un mes después, en enero de 1980, Torres Rojas era cesado fulminantemente en el mando de la División por el señor Gutiérrez Mellado en virtud de una mentira publicada en “Diario 16”. Puedo asegurar que, desde el punto de vista institucional, las FFAA españolas ni preparaban golpes de Estado ni nada que se le pareciera. Estaban a las órdenes del Rey –como nos había pedido Franco en su testamento- y esa orden la estaban cumpliendo en su práctica totalidad. A pesar de la actitud y malos modos con ellas del señor Gutiérrez Mellado.

Como se ha dicho, 1979 fue el año más sangriento en España a manos del terrorismo. Fueron asesinadas con el tiro en la nuca o con el coche bomba 80 personas. A éstas debieron sumarse otros 80 muertos por el incendio provocado en el hotel “Corona de Aragón” en Zaragoza (inicialmente se dijo que fue un “accidente”) más 21 asesinadas por el GRAPO. Total, 181 personas. A razón de un asesinato de estos cafres cada dos días. Una verdadera carnicería. Algo insoportable. ¿Saben cuál era la reacción de los medios de comunicación y los políticos de izquierdas? Diálogo, mucho diálogo entre el gobierno y la banda terrorista. La vía policial, según todos éstos, no era la adecuada.

El victimismo chantajista del PNV se puso de manifiesto el 20 de enero de 1980. Este partido incalificable anunció que su grupo parlamentario (15 diputados y senadores) abandonaba Congreso y Senado porque el ritmo de traspasos de competencias por parte del gobierno era demasiado lento. El PNV lo quería todo en el menor tiempo posible. Mientras, el socialista Chiqui Benegas decía: “No soporto más que en este pueblo (Vascongadas) se mate como se mata… ¿Cómo poder creer que los que matan con la frialdad de los desalmados puedan crear una nueva vida en Euskadi (Vascongadas)?”. Pero criticaba al gobierno por su inacción poniendo a igual nivel a gobierno y terroristas.

Antes de celebrarse las primeras elecciones autonómicas en Cataluña, en la campaña electoral Pujol decía: “Si ustedes nos votan, votarán una determinación: la de construir un país, el nuestro (es decir, el de los nacionalseparatistas). Votarán la voluntad de defender un país, el nuestro, que es un país agredido en su identidad (?). Votarán una ambición: la de hacer de Cataluña no un país grande por su fuerza material…, sino un país grande por su cultura, su civismo y su capacidad de convivencia…”. ¿Desde cuándo el totalitarismo nacionalseparatista admitía la convivencia?

Así pues, vascos y catalanes nacionalseparatistas ya configuraban un problema muy serio para España en 1980. A partir de este año unos y otros no cesarían de ir logrando pequeños triunfos frente a los “gobiernos de Madrid”, que los fueron permitiendo. Cobarde y vergonzosamente.

El trilingüismo se extenderá en colegios e institutos de Madrid
Se pasa de 22 a 48 centros a partir del próximo septiembre. Los alumnos de Primaria acabarán con un nivel A1
J.V. Echagüe. La Razon 19 Julio 2019

Español, inglés y francés y/o alemán. Poco a poco, el trilingüismo se va abriendo paso en la región. Hace dos años se implantó en dos centros; durante el curso que acaba de terminar se encontraba en 22; y, a partir del próximo mes de septiembre serán un total de 48. Más del doble que en 2018.

Así lo aseguran a este diario fuentes de la Consejería de Educación del Gobierno en funciones de la Comunidad de Madrid, cuya experiencia positiva en los programas bilingües ha llevado al Ejecutivo a replicar la experiencia en la enseñanza de tres idiomas. Está previsto que, en dos meses, los alumnos de 29 colegios y 19 institutos tomen contacto con otras lenguas. En Educación Primaria, además del inglés, los estudiantes tendrán un primer contacto, pudiendo elegir la opción de español-francés o español-alemán. El objetivo es que, cuando acaben el sexto curso, alcancen un nivel A1. Una fase en la que ya serán capaces de comprender y utilizar expresiones cotidianas y frecuentes, así como de solicitar o facilitar información personal básica –domicilio, pertenencias, etc– .

Mientras, ya en Secundaria, los institutos incrementarán el número de horas lectivas de la materia Segunda Lengua Extranjera, o impartirán alguna asignatura en francés o alemán. Además, los alumnos trilingües que acaben Primaria podrán continuar su formación en una sección lingüística de francés o alemán durante la etapa de Secundaria.

Los centros implicados contarán con el apoyo de un auxiliar de conversación que, además de ayudar en el aprendizaje del idioma, también ilustrará a los estudiantes sobre la cultura y las tradiciones del país a través de materia como Educación Física y Educación Artística. Mientras, el profesorado empleará una metodología basada en la compresión y expresión oral y en la comprensión lectora. Ese proceso de aprendizaje estará contextualizado: se recrearán dramatizaciones sobre situaciones usuales en la vida cotidiana de los alumnos, con el uso de formas verbales esenciales. El programa cuenta con el apoyo de las embajadas francesa y alemana, que han proporcionado formación al profesorado en el Instituto Francés y en el Goethe Institut.

La Comunidad recuerda que el método bilingüe aplicado en la Comunidad de Madrid ha despertado el interés de países como Francia y Finlandia, que han estudiado «in situ» el funcionamiento de estos programas en la región.

De Covadonga a la nación española
Robert Steuckers latribunadelpaisvasco 19 Julio 2019

Prólogo de Robert Steuckers al último libro del profesor Carlos X. Blanco: "De Covadonga a la nación española. La hispanidad en clave Spengleriana"

La obra de Carlos X. Blanco trata de la historia de España, de la Reconquista desde el choque inicial de Covadonga, donde la primera resistencia victoriosa a la invasión de los moros inicia la lenta recuperación de la Península Ibérica por parte de sus pueblos combativos del noroeste. Ya se han escrito innumerables obras sobre estas páginas épicas de la historia, pero la obra de Carlos X. Blanco posee una originalidad sin igual: la obra está directamente inspirada en las tesis del alemán Oswald Spengler, quien inspiró la Revolución Conservadora, tesis spenglerianas de las que nuestro autor es hoy en día un insigne especialista en España.

Para Carlos X. Blanco, la idea spengleriana de "centinela" se aplica a los pueblos ibéricos del noroeste de la Península Ibérica. Después del choque inicial de Covadonga, vendrán las órdenes de caballería españolas, los almogávares, después la Orden del Toisón de Oro, los tercios, esto es, los mejores regimientos de infantería de los siglos XVI y XVII, etc., todas ellas fueron unas estructuras militares dotadas con el espíritu de "pueblos centinela".

Este espíritu de caballería es el fundador del Imperio y, en el lenguaje de Oswald Spengler, el cual Carlos X. Blanco hace suyo al aplicarlo a la materia que es la historia de España, consiste en un espíritu propiamente "fáustico". Deriva este espíritu fáustico de la naturaleza eminentemente campesina de la España de los pueblos del noroeste, de su lealtad a la institución de la propiedad de la tierra de la hacienda (1) que se ocupa de la agricultura y la ganadería y, por lo tanto, una concreción fundamental en oposición, quizás, a la otra España, más urbana, más civilizada (En el sentido negativo que Spengler le da a la palabra " civilización"). Pero sin la contribución de esta cultura fundada en la tierra (foncière), fáustica, sin esta aspereza rural, España no habría conocido su gloriosa historia.

Pero hoy España, al igual que todos los demás pueblos de Europa, bascula hacia el consumismo, el cual Carlos X. Blanco describe como neobarbarie, un estado que es peor que cualquier otra cosa. La barbarie ciertamente era un estado no político, no imperial, ni siquiera preimperial, pero, por el contrario, la neobarbarie es el resultado de una delicuescencia irremediable, que ya no permite ningún desarrollo político. Sin embargo, creo que España aún conserva, más que los otros pueblos de Europa, el significado de su historia, incluso si éste es tenue en comparación con lo que podría haber sido por causa del último siglo transcurrido sumido en amnesia americanomorfa, amnesia que aún estamos experimentando hoy.

La destacada revista Desperta Ferro produce, a intervalos regulares, números excepcionales sobre las páginas de la historia de España y Europa. A pesar de su alto valor intelectual y su carácter científico, esta revista se vende en todos los quioscos. Este es un signo de la supervivencia, en plena barbarie, de este espíritu de resistencia campesino, territorial y fáustico. El objetivo de Carlos X. Blanco es reactivar la energía que se manifestó en Covadonga, reactivar el espíritu celto-germánico y visigodo que fue decisivo en la etnogénesis de la nación imperial española. Esta etnogénesis, como la mayoría de las etnogénesis, se formó en la lucha multisecular por la reconquista del territorio, forjando tipos humanos imbatibles como el hidalgo.

Carlos X. Blanco también nos lleva a través de los meandros de la historiografía española, la cual interpretó de muy diferentes formas esta dialéctica entre el celto-germanismo del noroeste y el carácter de lo mediterráneo de la costa oriental de la península, más mozárabe y, por tanto, más inclinado al cosmopolitismo. Estos largos debates son, de hecho, en gran parte desconocidos fuera de España, si bien sería muy ventajoso que no fueran ignorados toda vez que ponen de relieve dinámicas contradictorias que han tenido un significativo impacto en todos los procesos que se han desarrollado a lo largo de la historia del continente europeo.

Según Carlos X. Blanco, vivimos un período de decadencia, donde reina la oclocracia, el poder de las multitudes sin preparación, sin médula anímica interior, sin columna vertebral ética. Esta oclocracia, requerida por la oligarquía o lo que hoy llamamos la "superclase", precipita a los pueblos hacia la decadencia moral y física, espectáculo al que asistimos cotidianamente.

El mensaje de Carlos X. Blanco, el propósito de la escritura de este nuevo trabajo de inspiración spengleriana, es iniciar un proceso similar y necesario al que desencadenó la batalla de Covadonga, esta vez bajo el ímpetu de los elementos aún sanos de todas las naciones del mundo decadente sometido a la oclocracia y la oligarquía y a reiniciar un proceso de reconquista.

Este libro tiene una doble función: filosóficamente, sirve para aplicar de forma original y fructífera los análisis spenglerianos propios de la revolución conservadora; en un plano político y metapolítico, es útil para instar a los lectores a iniciar un espíritu de resistencia y reconquista.

(1) Nota editorial: Robert Steuckers emplea en este prólogo el término español "hacienda" que, en su versión específicamente asturiana, Carlos X. Blanco denomina en el texto, en numerosas ocasiones, a la manera tradicional del Principado, "casería" y que se corresponde exactamente con aquel.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

El nacionalismo sigue avanzando
Editorial El Mundo 19 Julio 2019

El problema del estéril tacticismo que perpetúa el bloqueo político es que nos roba la atención que merece el desafío fundamental de la España contemporánea: la silenciosa erosión de los derechos de ciudadanía allí donde el nacionalismo impone su ley. Por desgracia encontramos a diario ejemplos de esta amenaza. El colegio de Tarrasa en el que una maestra represalió a una niña de diez años por dibujar una bandera nacional y escribir "Viva España" ha enviado una carta al padre en la que reconoce los hechos. Pero en lugar de tomar medidas contundentes contra la profesora, se limita a comprometerse a que ni la niña ni sus hermanas coincidan en el aula con ella. Semejante reacción no es solo un parche: es una humillación adicional. El problema no es que un día a una docente fanatizada se le vaya la mano: el problema es el modelo de la inmersión lingüística, que fabrica en serie esa clase de docentes, aleccionados y aleccionadores de hispanofobia hasta el punto de espiar a los niños -con el consentimiento de la Generalitat- para que no usen el español ni en el recreo, como publicamos hoy. La triste verdad es que los castellanoparlantes son hoy en Cataluña ciudadanos de segunda.

Y el problema es que ya no solo es en Cataluña. El revalidado Govern balear de la socialista Francina Armengol -con los nacionalistas de Més y Unidas Podemos- ya se ha puesto en marcha para conseguir sacar adelante en esta legislatura una ley de educación que blindará la inmersión lingüística en las aulas. Lo que supone erradicar por completo de las Islas la libre elección de lengua de los padres. El dinero de todos financiando un programa de exclusión sociolingüística: este es el plan del socialismo y sus socios en Baleares.

Nada muy distinto a lo que sucede en la Comunidad Valenciana. Donde el conocimiento del valenciano va camino de convertirse en un requisito excluyente para obtener una plaza. La Ley de Función Pública, de próxima aplicación, establece la prioridad del requisito lingüístico para el ámbito sanitario, y solo se tolerará su exención de forma provisional, por una excepcionalidad bien justificada, hasta que el puesto pueda ser ocupado por una persona que domine el valenciano. Nadie ha explicado mejor lo que supone semejante disparate que el sindicato médico, que se pregunta si una parada cardíaca se trata de diferente modo en castellano, valenciano o euskera; "porque si eso es lo que alguien piensa en su departamento tenemos un problema de cohesión social, de concepción de la atención sanitaria y de libertades cívicas".

En efecto, este un problema de retroceso de libertad. Mientras el Gobierno de Sánchez disimula sus pactos con independentistas agitando el espantajo ultraderechista, perfectamente irrelevante en el terreno legislativo, la amenaza real del nacionalismo en el poder sigue socavando la nación de ciudadanos libres e iguales.

Sánchez se alía en Navarra con el partido de la banda que asesinó a 11 compañeros
OKDIARIO 19 Julio 2019

Cualquier llamamiento a la responsabilidad institucional por parte de Sánchez será carente de todo valor desde el momento en que se consume la tragedia en Navarra. Porque bien trágico resulta, para el socialismo en cuanto tal y para todos los que nos identificamos con los valores de la Constitución, que el PSOE –el partido que ha visto caer a 11 compañeros por las balas de ETA– finalmente acepte el apoyo de los amigos de los asesinos y le ofrezca a Bildu algo a cambio.

Sánchez disfruta ahora de un momento dulce. Todas las encuestas hablan a su favor, y de tener que repetir elecciones muy probablemente subirá en escaños, si bien no hasta los 150 diputados que le susurran sus spin doctors monclovitas. Pero tácticas como las puestas en práctica en Navarra serán las que caven su tumba. De hecho, este camino descendente ya lo ha iniciado, aunque está lejos de llegar a su final. Veámoslo más en detalle.

En su respuesta a las recientes declaraciones de Felipe González, en las que el ex presidente criticaba las dificultades que tiene el actual inquilino de La Moncloa para formar gobierno, Sánchez, en su entrevista en La Sexta, ha señalado que "me gustaría que dijese lo mismo que en 2016; que se abstuvieran PP y Ciudadanos y facilitasen la formación de Gobierno". En la misma entrevista, Sánchez también se queja de que Aznar considere que el actual PSOE no es un partido constitucional.

Pero González no pide esta abstención porque sabe –no lo dice, pero sí lo insinúa– que el diagnóstico de Aznar es lamentablemente cierto. El PSOE está dejando de ser el partido político que siempre ha sido para convertirse en un mero agregador de poder, capaz de aliarse con filoetarras, secesionistas y radicales de extrema izquierda; y cuando no se alía con ellos, no es porque no deba hacerlo, sino porque no le conviene, que son dos cosas muy distintas. Cuando el momento torne de dulce a difícil, esta descapitalización política, moral y simbólica iniciada en Navarra será el final de Sánchez.

Menuda comedia
Pasemos el trámite de esta próxima semana y vayámonos a la playa que ya está haciendo mucho calor
Carlos Herrera ABC 19 Julio 2019

Si un partido te ayuda a montar una moción de censura, te permite gobernar con menos de noventa escaños, te ofrece apoyo para sacar los Presupuestos y luego te garantiza sus votos en una investidura, lo más normal es que quiera un mordisco del bocadillo, es decir, colocarse donde se manda, donde se decide, donde se gasta. Otra cosa es que tú quieras sus votos pero no su presencia cercana: si eso ocurre el que debe afrontar la contradicción eres tú y dar las explicaciones pertinentes. Ayer Pedro Sánchez lo vino a decir: cualquiera gobierna con ese tipo. Yo meto en el gobierno a quien haga falta, pero que no sea Iglesias, la iluminada de su pareja o pobres bobos como Monedero y así. Es decir, Sánchez puede querer pacto, pero con humillación, y a eso no parecen dispuestos los morados. Normal, por otra parte.

Aunque también parece normal que el candidato propuesto por el Rey no quiera en su gobierno, y menos que en ninguna parte en la Vicepresidencia, a un individuo que va diciendo por ahí que en España hay presos políticos, que Cataluña y quien lo pida tiene derecho a la autodeterminación, que es el Ibex el que manda, o que hay que echar al Rey. Con eso no se gobierna: eso te monta cualquier día un cisma en el consejo de ministras y sale a la opinión pública a hacer posturitas de revolucionario (con chalé). Bien. Entendido. Este ataque de responsabilidad de Estado le sienta muy bien al mismo tipo que en Navarra admite pacto con Bildu, en Baleares con independentistas y en Barcelona le ríe las gracias a Colau, la que planta lazos amarillos así tenga oportunidad. Le sienta muy bien pero no acaba de convencer. Sánchez, no debería extrañarnos, acaricia otros horizontes. No resultaría descabellado llegar a la conclusión de que, en realidad, ha estado utilizando a la gente podemita para fabricar la excusa con la que llegar a nuevas elecciones, y ello posiblemente por estar convencido por alguien de que sus opciones se dispararían. Además del factor disolvente de la sentencia del Supremo sobre el «procés». Basta con hacerse la víctima y cargar las responsabilidades en la cuenta de Iglesias y sus mariachis: Sánchez es un perfecto cuentista y este tipo de comedias las hace bien, apoyado por dos escuderos que se reparten los argumentos cada mañana en función de las pequeñas tácticas, Ábalos y Calvo, la más bonita. La vicepresidenta decía ayer que si Podemos votaba que «no», haría lo mismo que Vox: nadie le ha replicado, que yo haya oído, que ellos en Murcia han hecho lo mismo, votar como Vox no al candidato López Miras.

Unas nuevas elecciones permitirían gastar cada viernes todo lo que fuera necesario para garantizarse apoyos cautivos hasta la próxima convocatoria de noviembre y hacer cargar a Iglesias con la culpa del bloqueo. Podemos sabe que entrar en el gobierno es lo único que les permitiría salvar la cara y evitar el fracaso, pero eso también lo sabe Sánchez, que quiere su derrumbe y sus votos. Un poco de comedia y de nuevo a las urnas.

Este perfecto comediante -que prometió elecciones de inmediato si removía a Rajoy de su asiento, cosa que evidentemente no cumplió- no ha querido trabajar su investidura, ha pretendido la adhesión gratuita y sin contrapartidas de unos y otros para, finalmente, hacerse la víctima dolida de un frente antidemocrático formado por todos los que no son él. Cita en noviembre, 155 si hace falta de por medio, desmerengamiento de su competidor directo y y con un poco de suerte y regando a todos los Santos que la izquierda no se desmovilice -ojito con eso-, arreando que es gerundio a partir de enero. Pasemos el trámite de esta próxima semana y vayámonos a la playa que ya está haciendo mucho calor.

‘Topos’ en el recreo de los niños catalanes: así les espiaban cuando hablaban castellano en el patio
Plataforma per la Llengua engañó a escuelas, profesores y alumnos para controlar sus hábitos lingüísticos: fueron vigilados 750 alumnos.
Cristian Campos El Espanol 19 Julio 2019

La entidad catalanista Plataforma per la Llengua, autodenominada 'la ONG del catalán', infiltró topos en las escuelas para espiar los hábitos lingüísticos de profesores y alumnos. El resultado de ese espionaje es un informe que los responsables de la entidad hicieron público ayer y según el cual "sólo" el 14,6% de las conversaciones en los patios de las escuelas urbanas catalanas se llevan a cabo en catalán.

"El estado de la lengua requiere que nos activemos desde todos los frentes posibles", dijo Òscar Escuder, presidente de la plataforma, durante la presentación de los resultados de su estudio, que está disponible en su página web. El informe, titulado Estudio sociolingüístico en los patios de las escuelas e institutos de las zonas urbanas de Barcelona y cuyas conclusiones fueron avanzadas hace unas semanas coincidiendo con la emisión de un documental de TV3 que difundía una visión catastrofista del catalán en las escuelas, se ha llevado a cabo con una polémica metodología.

Con el teórico fin de evitar distorsiones en los resultados, Plataforma per la Llengua infiltró observadores de incógnito en las escuelas espiadas, que eran tanto de titularidad pública como privada. La excusa utilizada fue la de desarrollar una actividad escolar cuya finalidad real no era la confesada a los profesores y las autoridades de las escuelas, sino la de espiar la lengua en la que hablan espontáneamente profesores y alumnos.

En cada una de las escuelas espiadas, Plataforma per la Llengua seleccionó al azar a quince alumnos y un profesor y les pidió su colaboración, en inglés, para una actividad que requería la interacción de todos ellos. Mientras alumnos y profesor llevaban a cabo la supuesta actividad, el observador anotaba el idioma -catalán o castellano- en el que hablaba cada uno de ellos y cómo reaccionaban a la interacción con el otro idioma.

Clasificados como conejos
Antes de su selección como conejillos de indias, los alumnos habían sido clasificados como catalanohablantes, castellanohablantes o bilingües. También las escuelas habían sido clasificadas en función de su localización en zonas de mayoría catalanohablante o castellanohablante.

El estudio no ofrece datos de las escuelas o de los alumnos espiados, lo que permite poner en duda la fiabilidad de sus resultados. Sí se afirma en el informe final que las escuelas que han participado en el estudio, sin ser conscientes de ello, son cincuenta en total, pertenecientes a los treinta y cinco municipios más poblados de Cataluña y con representación de las cuatro provincias. El total de alumnos espiados es de setecientos cincuenta.

El estudio, presentado por Escuder, afirma que el catalán sólo está presente en el 24,3% de las conversaciones en el patio de las escuelas. Según la plataforma, mientras que en primaria el uso del catalán llega al 35%, en la ESO cae hasta el 14,6%. Por lo que respecta a los profesores, el 27,8% de ellos se dirige en castellano a los alumnos, "de manera que no se respeta la condición de lengua vehicular del catalán, tal y como marca la LEC" (la Ley de Educación Catalana).

La Plataforma per la Llengua señala que el porcentaje de uso del catalán baja hasta el 13,8% "en las zonas donde es más necesario". Es decir, y siempre en su opinión, en los entornos "claramente castellanohablantes". "En estos centros, el uso del catalán cae hasta el 6,88% en primaria y desaparece por completo en la ESO, con un 0% del uso", según Escuder, que también insistió en la que consideró una de las conclusiones más impactantes del estudio: que el catalán es minoritario incluso en zonas claramente catalanohablantes, donde sólo un 45,8% de las conversaciones se produce en catalán.

Los parados hablan español
Según la entidad, lo que está en juego "no es sólo la salud de una lengua, sino sobre todo la cohesión social del país, la construcción de una sociedad basada en la justicia social y que combate los prejuicios". Acerca de la relación entre la lengua usada por los niños y la justicia social, el presidente de Plataforma per la Llengua afirmó que, según el último InformeCAT, realizado también por la misma entidad, "las personas que usan el catalán de forma habitual, ya sean de origen catalanohablante o no, sufren la mitad de paro que los que hacen uso habitualmente del español. Es decir, que los que usan habitualmente el catalán tienen más oportunidades laborales".

La presentación del estudio finalizó con el anuncio de la firme voluntad de la plataforma de dedicar todos los esfuerzos posibles a que "todos los ciudadanos del país, ya sean de Ciudad Meridiana o de Gràcia, de Badia del Vallès o de Banyoles, sientan que el catalán les pertenece y que les es propio".

Inmigrantes y subordinación
Antes, los responsables de la entidad habían censurado a los profesores acusándoles de "relajación lingüística" y achacado a los inmigrantes y a "los prejuicios lingüísticos" de los catalanohablantes la situación del catalán. Según Escuder, cambiar al castellano cuando tu interlocutor habla en ese idioma es un acto de "subordinación lingüística".

A la vista de los resultados de su estudio, Plataforma per la Llengua está preparando una campaña para fomentar el uso del catalán en las escuelas. Según explica el periodista Albert de Paco en un artículo publicado el 24 de junio en Vozpópuli, la plataforma recibió entre 2013 y 2018 subvenciones exentas de concurso por valor de 3.720.000 euros gracias a dos convenios trienales aprobados por el exsocialista Ferran Mascarell, luego consejero de Cultura de la Generalidad con Artur Mas.

Dictadura lingüística
Torra permite que se espíe a maestros y alumnos para denunciar el uso del español
Una asociación subvencionada por Torra espía a los profesores y alumnos
Raquel Tejero okdiario 19 Julio 2019

Los 'espías' apuntaban si los profesores y alumnos hablaban en español
La asociación recibe una subvención de Torra de 620.000 euros anuales
‘Apartheid’ lingüístico en Cataluña: campaña para que no se hable español con los inmigrantes

La Plataforma per la Lengua, autodenominada la ONG del catalán, espió a alumnos y profesores de los colegios catalanes para elaborar un informe sobre el uso del español en los centros educativos. La plataforma recibe anualmente 620.000 euros en subvenciones por parte de la Generalitat de Cataluña.

Este jueves la asociación ha presentado un estudio sociolingüístico realizado en "los patios de las escuelas e institutos de las zonas urbanas de Cataluña". El documento reconoce que el método utilizado para la recopilación de datos se ha "hecho de incógnito, para que ni profesorado ni alumnado supiera que se estaba observando el comportamiento lingüístico para no alterarlo”.

La nota de prensa elaborada por la propia organización asegura que el estudio se ha llevado a cabo en el recreo y en las aulas. Esto significa que sus ‘confidentes’ se encontraban dentro de las aulas y en el patio de los colegios para detectar quienes no hablaban catalán.

El propio informe afirma que los centros educativos tampoco han sido informados "de toda la realidad de la actividad", sino que se les ha pedido la colaboración para "una investigación de otro tipo a partir de una actividad lúdica a la hora del recreo”. El ‘estudio’ observaba a 15 alumnos y a un profesor por centro. La asociación organizaba una actividad ficticia y observaba el comportamiento de los niños y maestros para luego reflejarlo en su informe.

El estudio se "ha realizado en 50 centros educativos de los 35 municipios más poblados de Cataluña”. La organización catalanista asegura que "el 24,3% de las conversaciones son en catalán” en estos centros. El informe realizado por los ‘espías’ ha “destacado que un 27,8% -más de 1 de cada 4 profesores de la ESO se dirige en castellano a los alumnos, de manera que no se respeta la condición de lengua vehicular del catalán”.

De esta manera señalan al profesorado, al que acusan de no hablar suficientemente en catalán a sus alumnos. Sus conclusiones aseguran que existe “cierto relajamiento del profesorado” en materia lingüística.

La plataforma se atreve a aventurar que “seguro que muchos jóvenes que hoy optan por el castellano volverán al catalán pasada la adolescencia”.

Cree que uno de los problemas reside en la “la ola migratoria” y los prejuicios lingüísticos de la mayoría de catalanohablantes, que "cambian automáticamente de lengua cuando alguien no es de aquí”.

CATALUÑA
Informe de Plataforma per la Llengua
Quim Torra permite espías en los recreos para comprobar si los niños hablan catalán
VÍCTOR MONDELO. Barcelona El Mundo 19 Julio 2019

Una ONG subvencionada se introdujo "de incógnito" en 50 colegios y vigiló el "comportamiento lingüístico" de alumnos y profesores. Un infiltrado en el patio fingía desconocer el español y el catalán y tomaba nota desde un rincón

El Govern de la Generalitat presidido por Quim Torra permitió espiar a alumnos y profesores de escuelas catalanas para comprobar si hablaban en castellano dentro de los centros educativos.

Así lo admitió ayer la Plataforma per la Llengua, una ONG volcada en la defensa de la inmersión lingüística -y fuertemente subvencionada por la Generalitat- que realizó una «observación de incógnito» en 50 colegios de Cataluña para estudiar los «comportamientos lingüísticos» de los escolares y sus docentes.
A
Según admitió ayer públicamente la propia entidad, varios de sus miembros acudieron a los colegios con el pretexto de realizar una «actividad lúdica» en el patio «que no tenía nada que ver con la lengua», cuando su intención real era tomar nota del idioma que profesores y alumnos utilizaban «espontáneamente» sin saber que en realidad estaban siendo investigados.

Tampoco conocían que los datos recabados iban a formar parte de un estudio que la Plataforma per la Llengua dio a conocer ayer y en el que denuncia que «el catalán sólo se habla en el 24% de los patios de escuelas e institutos catalanes» y que «el 27% de los profesores de Secundaria habla en castellano a los alumnos en el recreo». Una «situación anómala», sostiene la organización, que «no respeta la condición de lengua vehicular del catalán que marca Ley de Educación de Cataluña (LEC)».

La Plataforma per la Llengua reconoce que «los centros educativos no fueron informados de toda la realidad de la actividad» y que tampoco «fue posible informar a nadie del propósito de la investigación para evitar el riesgo de la fiabilidad de los datos». Sin embargo, durante la rueda de prensa en la que presentó su investigación, admitió que sí avisaron a la Consejería de Educación de la Generalitat del proyecto, sin que este fuera vetado en ningún caso por el titular de la cartera, el dirigente de ERCJosep Bargalló, ni en último término por el president Torra.

La entidad -también dedicada a delatar a los comercios que rotulan o etiquetan en castellano- se jacta de la «metodología de recogida de datos» empleada para elaborar su particular «estudio sociolingüístico en los patios de escuelas e institutos de zonas urbanas de Cataluña». Sostiene la organización que «el método más adecuado para conseguir una observación fidedigna es la observación de incógnito, que implica que los sujetos de estudio no saben que se observan sus comportamientos lingüísticos». «Si el sujeto de estudio es consciente de que se están observando sus hábitos lingüísticos, es muy probable que no actúe de manera natural», argumenta la Plataforma per la Llengua para defender su forma de proceder.

El miembro de la entidad se dirigía en inglés al profesor encargado de dirigir la actividad, bajo el pretexto de que no sabía hablar catalán ni castellano, y después observaba desde un rincón la lengua en la que el docente estudiado «daba las indicaciones a los alumnos». «La actividad estaba diseñada para que los alumnos se comunicaran entre ellos espontáneamente, para tratar de averiguar la lengua habitual de relación entre ellos durante el recreo», reconoce la Plataforma per la Llengua a lo largo de su estudio.

«Mientras tanto, el observador iba tomando nota de en qué lengua se producían las interacciones entre cada alumno y entre el profesor y los alumnos. Este procedimiento se repetía cinco veces hasta llegar a 15 alumnos y la misma dinámica fue replicada en cada uno de los 50 centros para recoger datos de forma sistemática», detalla la organización.

El presidente de la Plataforma per la Llengua, Òscar Escuder, defendió ayer su forma de actuar porque Cataluña se juega la «pervivencia de su lengua [la catalana]». «Estamos en una situación de emergencia lingüística», alegó para pedir una inmersión más estricta.

Así actuaban los infiltrados
De incógnito. Los espías lingüísticos realizaban una «observación de incógnito», porque «si el sujeto de estudio es consciente, es muy probable que no actúe de manera natural».
En inglés. Simulaban no saber hablar ni catalán ni castellano para no condicionar a la clase. Se dirigían a los profesores en inglés y luego pasaban a realizar la observación.
Anotaciones. A continuación se retiraban a «un rincón», donde iban «tomando nota de en qué lengua se producían las interacciones entre cada alumno y entre profesor y alumnos».

Cataluña
Ofensiva del nacionalismo para imponer el catalán a los niños
La Plataforma per la Llengua impulsa una campaña para presionar a la comunidad educativa con el uso del catalán en la escuela
Según el informe, solo el 24,3% de las conversaciones que se dan entre alumnos en los patios son en catalán
La asociación ha realizado el estudio espiando a los niños en sus horas de patio
Javier Gallego. Barcelona. La Razon 19 Julio 2019

La inmersión lingüística se ha revelado ahora insuficiente en los planes del nacionalismo. La Plataforma per la Llengua, influyente organización en defensa del catalán, ha presentado esta mañana un estudio en el que ha concluido que los alumnos de los municipios más importantes de Cataluña usan preferentemente el castellano en el patio. Una circunstancia que el presidente de la entidad, Òscar Escuder, ha definido de “emergencia lingüística” y ha considerado que es una “anomalía”.

Para corregir esta tendencia, la entidad, que ha alabado la inmersión lingüística como “clave” para adquirir la competencia lingüística pero incompleta para promover el uso, prepara una ofensiva en otoño que interpele a la comunidad educativa y que vuelva a poner “en el centro del debate la importancia de promover el uso social del catalán en los centros educativos”.

Según los propios impulsores, el informe ha servido para comprobar qué grado de uso del catalán hay en las escuelas de zonas urbanas -es decir, de los 35 municipios más poblados de Cataluña- durante los momentos de ocio y para rebatir que se esté imponiendo el catalán. Según el documento, solo el 24,3 por ciento de las conversaciones que se dan entre alumnos en los patios son en catalán -el 75,7 por ciento son en castellano-. En cambio, este porcentaje se invierte cuando las conversaciones son entre profesores y alumnos, también en el patio: el 79,5 por ciento de las conversaciones son en castellano -el 20,5 por ciento en catalán-.

Estas son las principales conclusiones del informe, titulado “Estudio sociolingüístico en los patios de escuelas e institutos de zonas urbanas de Cataluña” y elaborado en 50 centros educativos -25 de primaria y 25 de secundaria- de los 35 municipios más poblados de Cataluña. En el estudio se han diferenciado hasta tres tipos de zonas en función de la Condición Lingüística Ambiental (CLA), que mide el nivel de conocimiento de una lengua entre la población. Así, los impulsores del estudio han puesto énfasis sobre algunos datos que les han despertado inquietud: por ejemplo, que entre los alumnos de secundaria de centros de CLA “alta” -es decir, lugares que se presupone mayoritariamente catalanohablantes- hablan más en castellano (54,1 por ciento) que en catalán (45,8 por ciento). Un dato que ha acentuado la preocupación porque en las escuelas de CLA “baja”, el estudio recoge que las conversaciones son al 100 por cien en castellano entre los estudiantes de secundaria.

El documento, en todo caso, se ha convertido así en un nuevo recurso del nacionalismo para agitar el debate lingüístico, que durante las últimas semanas se viene intensificando. Escuder ha asegurado que se plantean ahora tres objetivos en la ofensiva que van a lanzar en los próximos meses: volver a situar en el centro el debate de la lengua y tomar conciencia; concienciar a todos los miembros de la comunidad educativa (profesores, padres, entrenadores, monitores); y, mejorar las políticas lingüísticas (llevarán a cabo peticiones a muchos ámbitos, entre ellos a la conselleria de Educación y la conselleria de Cultura, o los Ayuntamientos).

Por otro lado, Escuder ha diagnosticado que el catalán “está subordinado al castellano” y ha responsabilizado a los propios catalanohablantes de ello. “Es decir, si en una conversación encontramos catalanohablantes y castellanohablantes, en la mayor parte de los casos se renuncia al catalán y se adopta el castellano”, ha afirmado Escuder. También ha situado como una causa vital la “ausencia de referentes culturales”, algo que ha ilustrado con que el catalán es “minoritario” en plataformas como Netflix, HBO, Youtube o Instagram. Para remediarlo, ha reclamado que, de aquí en adelante, haya “un criterio de peso” en las subvenciones que se otorguen desde la conselleria de Cultura al “mundo de la música y audiovisual”.

Ofensiva separatista para imponer el catalán en los colegios
Redacción eltorotv.com 19 Julio 2019

Anuncian una campaña para promover «el uso social del catalán en la comunidad educativa», tras detectar que solo se habla en el 24,3% de escuelas e institutos.

La ‘Plataforma per la Llengua’ está preparando una campaña para promover en otoño «el uso social del catalán en la comunidad educativa», tras detectar una situación «anómala» en un estudio que observa que el catalán se habla en el 24,3% de patios de escuelas e institutos, por debajo del 36% de la población general, y han visto un descenso del uso en alumnos y profesores al pasar de Primaria a Secundaria.

En rueda de prensa este jueves, el presidente de la entidad, Òscar Escuder, ha afirmado: «No solo nos jugamos la pervivencia de una lengua, con todo lo que comporta, sino que nos estamos jugando la cohesión social, la inclusión y la igualdad de oportunidades, por lo que con esta acción perseguirán concienciar también al entorno, como monitores y padres».

El estudio, publicado parcialmente hace unas semanas, detectó que el catalán estaba presente en el 24,3% de las conversaciones en los patios, y si bien eran el 35% de las conversaciones en Primaria, su presencia cae al 14,6% en Secundaria: «En primaria -el uso del catalán- es bastante alto, pero en secundaria podemos decir que más de uno de cada cuatro profesores no usa el catalán».

El técnico de Educación de la entidad afín al separatismo Marc Guevara ha detallado que el 27,8% de los profesores de Secundaria se dirige a los alumnos en castellano cuando está en el patio, mientras que en Primaria lo usan el 12,4%.

En el estudio han participado 750 alumnos y 50 profesores de 50 centros educativos -25 de Primaria y 25 de Secundaria-, entre los que hay 40 públicos y diez privados, y que están en los 35 municipios más poblados de Cataluña, llegando a una muestra de 4,6 millones de habitantes, el 61% de la población-, con representación de las cuatro provincias.

¿Por qué España aceptó derogar la doctrina Parot?
OKDIARIO 19 Julio 2019

La Doctrina Parot, en esencia, consistía en que un preso sólo podría obtener beneficios penitenciarios sobre cada una de las condenas que le habían sido impuestas, empezando por las de mayor gravedad y prosiguiendo de una en una. Así quedaba garantizado que el etarra, cuando le habían impuesto varias condenas a tenor de la gravedad de sus crímenes, estaría en prisión un mínimo de 30 años. En la práctica equivalía a una cadena perpetua cuando aún no existía la prisión permanente revisable.

En la corte de Estrasburgo que derogó 2013 esta doctrina establecida por el Supremo se sentaba un magistrado español, Luis López Guerra, de reconocida afinidad socialista, que maniobró todo lo que pudo para que finalmente el alto tribunal aboliese dicha jurisprudencia. No sucedió por casualidad, sino dentro de la inercia política de negociación con ETA iniciada por el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero. El precio puesto a cambio de dejar las armas era el desmantelamiento de la arquitectura legal con la que los terroristas estaban siendo derrotados. La alternativa –un final duro contra ETA– probablemente hubiese significado más muertos. Hubo gente que pensó que era un precio razonable. Aquella negociación fue una de las muchas herencias envenenadas a las que el posterior ejecutivo del Partido Popular tuvo que hacer frente.

Pero una cosa es la percepción política de un hecho; y otra, la estrictamente humana. La puesta en libertad el próximo 18 de agosto de Rafael Caride Simón, el etarra que asesinó a 21 inocentes en el atentado de Hipercor, hace que por su sentencia en España –fue extraditado a nuestro país tras permanecer siete años en cárceles francesas– pague menos de un año por asesinato. Caride es un etarra arrepentido, que ha cumplido con todos los requisitos para acogerse a la vía Nanclares. Incluso se ha reunido con familiares de las víctimas de sus atentados. En cualquier caso, cumplir menos de un año por muerto, más que una condena, parece un chiste siniestro.

Audiencia Nacional
El etarra que asesinó a 21 personas en Hipercor saldrá en libertad tras cumplir 19 de los 790 años de condena
María Jamardo okdiario 19 Julio 2019

Será el próximo día 18 de agosto cuando el jefe del 'comando Barcelona' saldrá en libertad definitiva gracias a los beneficios penitenciarios que se aplican a los etarras arrepentidos.

El autor de la peor masacre de la banda terrorista ETA saldrá el próximo 18 de agosto de prisión. Rafael Caride Simón fue el encargado de colocar el coche bomba en los bajos del Hipercor de Barcelona un aciago 19 de junio de 1987. A sus espaldas, 21 muertos, 45 heridos y un destino ligado a otro histórico sanguinario de la banda, Santi Potros.

Abandonará la cárcel tras cumplir 19 años de los 790 a los que fue condenado por la Audiencia Nacional -el 25 de julio de 2003- como autor material del atentado, en su condición de jefe del comando Barcelona. Y lo hará porque, una vez anulada la Doctrina Parot, puede beneficiarse de las reducciones de pena que se aplican a los presos por sus días de trabajo en el centro penitenciario y su buen comportamiento.

Así está previsto en el Reglamento del Servicio de Prisiones: "El trabajo que presten los penados en horas extraordinarias, o como destinos, o con carácter auxiliar y eventual en los establecimientos, se computará, a efectos de la redención, por el número de horas que constituya la jornada legal de trabajo".

A favor de Caride Simón, además, juega su condición de etarra arrepentido. El dirigente de la banda terrorista en Barcelona se acogió a la vía Nanclares, que habilita tanto el acercamiento de los presos a las cárceles más próximas al País Vasco como la reinserción de los ex terroristas. Siempre que reúnan una serie de requisitos legales que Caride Simón ha cumplido: condenar la actividad de ETA, reconocer el daño causado a las víctimas -y repararlo- así como colaborar activamente con la Justicia en la resolución de los casos pendientes.

Por ello, hace un tiempo que Caride disfrutaba de un régimen de semilibertad, previo a su excarcelación definitiva. Se ha reunido con familiares de algunas de las personas a las que asesinó en Hipercor y en el atentado perpetrado contra un furgón de la Guardia Civil -en el que murió un agente- por el que resultó condenado a 142 años de prisión.

Fuentes judiciales confirman a OKDIARIO que la fecha de "licenciamiento" para su puesta en libertad firme y definitiva ha quedado fijada el próximo domingo 18 de agosto. Así consta en una comunicación oficial a la que ha tenido acceso este diario, en exclusiva.

Lenguas en peligro
Manuel Toscano. vozpopuli  19 Julio 2019

El asunto de la vitalidad de las lenguas reaparece periódicamente en los medios de comunicación. Es fácil encontrarse de tanto en tanto con alguna crónica en prensa sobre alguna lengua ignota que desaparece con la muerte del último hablante. Va camino de convertirse en un género periodístico menor, prueba de la creciente preocupación por las lenguas minoritarias.

En las últimas semanas hemos visto resurgir esa preocupación en medios de comunicación y redes sociales a propósito del catalán. ‘Quant temps li queda al catalá?’ (¿Cuánto tiempo le queda al catalán?), era la pregunta que aparecía en un reciente vídeo promocional de TV3. Anunciaba un documental del programa 30 minuts sobre la lengua catalana, emitido el pasado 30 de junio en la televisión autonómica. Al inicio del programa, el presentador señala la discusión entre filólogos y llenguaferits sobre si el catalán ‘está sentenciado’ y adelanta el pronóstico de algunos sobre su desaparición en pocas décadas. Por no faltar, no falta mención al uso de las lenguas en el patio de los colegios que obsesiona a los zelotes: ‘El catalán ya ha perdido la partida en los patiosde los colegios. ¿La puede llegar a perderen todos sitios?’.

Se ha criticado el alarmismo o la ‘visión apocalíptica’ que ofrece el programa. ¿Son exagerados o infundados esos temores? Antes de responder, sería bueno ampliar la perspectiva. Contamos para ello con la literatura sobre lenguas en peligro, uno de cuyos hitos fue el estudio seminal de Michael Krauss, ‘The World’s Languages in Crisis’, publicado en un número monográfico de Language (1992). El trabajo de Krauss ha tenido gran trascendencia, pues no sólo ofrece una panorámica de las lenguas en el mundo, sino que fue de los primeros que difundió las categorías de lenguas moribundas y lenguas amenazadas.

Según el profesor Michael Krauss sólo un 10% de las lenguas del mundo tienen garantizada su perdurabilidad futura, y entre ellas está el catalán, utilizado por más de nueve millones de personas

Según sus estimaciones, aproximadamente el 50% de las lenguas del mundo están moribundas, entendiendo por tales que ya no son aprendidas por las nuevas generaciones y por tanto irán desapareciendo a medida que desparezcan sus hablantes mayores. Más difícil es hacer cálculos sobre las lenguas en peligro, pues se trata de lenguas que aprenden cada vez menos niños y que previsiblemente dejarán de trasmitirse a las nuevas generaciones conforme avance su proceso de declive. Ante la falta de datos fiables, Krauss optó por hacer una estimación de cuántas lenguas podemos considerar seguras y descontar el resto. Para ello utiliza dos criterios para considerar si una lengua está o no en peligro: por un lado, un umbral de viabilidad de al menos cien mil hablantes; y, por otro, el reconocimiento y apoyo oficial de las autoridades políticas, sean las de un Estado o de unidades subestatales o regionales. Según sus cuentas, sólo un 10% de las lenguas del mundo estarían fuera de peligro. De atender a sus criterios, para tranquilidad de los espectadores de TV3, el catalán está en el diez por ciento seguro. No sólo excede sobradamente el umbral de hablantes indicado, sino que cuenta con el reconocimiento como lengua oficial en los territorios de las comunidades autónomas en las que se habla.

Para hacernos una idea, redondeando hay unas siete mil lenguas en el mundo, de las cuales aproximadamente la mitad son habladas por menos de diez mil hablantes y un cuarto del total por menos de mil personas. Por tanto, muchas cuentan con apenas unos centenares de hablantes y carecen de escritura, gramáticas o diccionarios. El catalán, en cambio, es usado por más de nueve millones de personas, de los cuales unos cuatro millones lo tienen como primera lengua (L1), goza de altos niveles de alfabetización, tradición literaria y estatus de lengua oficial. Las comparaciones saltan a la vista.

Estos datos están sacados de Ethnologue, el mejor catálogo internacional de lenguas existente, que utiliza la escala EGIDS (Expanded Graded Intergenerational Disruption Scale) para medir el grado de disrupción en la transmisión intergeneracional de las lenguas; con ella se aprecia el uso y transmisión de la lengua, su vitalidad por así decir. La escala va de cero a diez: si en el cero se sitúan las grandes lenguas internacionales, como el inglés o el español, del 8 al 10 se clasifican las lenguas moribundas, casi extintas o extintas. La posición del catalán está claramente arriba, en el nivel 2, como lengua de amplio uso social e institucional en ámbitos como la enseñanza, la administración pública, los medios de comunicación o el mundo laboral. Por comparación, las lenguas amenazadas, aquellas que hablan personas de todas las edades pero pierden hablantes, aparecen en 6b.

¿Por qué a pesar de todo persiste la creencia de que el catalán está en peligro? Sospecho desde hace años que detrás de esos temores hay una cierta visión acerca de las lenguas, de acuerdo con la cual cuando dos lenguas entran en contacto se abre una suerte de guerra soterrada entre ellas. Aunque otros lingüistas hablan de ‘guerra de lenguas’, ha sido el politólogo canadiense Jean Laponce quien mejor ha expuesto la idea de que las lenguas responden a un ‘imperativo territorial’. Serían como animales territoriales que necesitan de un espacio propio para sobrevivir y para ello han de ser capaces de rechazar la penetración de otras lenguas invasoras en su territorio. El bilingüismo, en consecuencia, sería siempre una situación inestable en las sociedades modernas, pues esconde una competición feroz entre las dos lenguas por atraer hablantes de la otra. El desenlace sólo puede ser a la larga la supremacía de una u otra; cuando hay grandes diferencias en el tamaño de los animales, la competencia resultaría además desigual.

Todo cuidado es poco con las metáforas. Como sabemos, la conducta de las lenguas no es más que el efecto emergente de incontables decisiones individuales y actos de comunicación. Esa supuesta guerra entre ellas ocurre en realidad del modo más pacífico, al decir de Laponce, cuando las gentes entran contacto y se comunican unas con otras. ‘Cuanto mejor se llevan las personas, peor se portan las lenguas entre sí’, asegura. Ahora bien, ¿nos debería importar que las lenguas se lleven mal o que las personas se lleven bien? El problema de esta forma de ver las cosas es que desplaza la atención hacia la suerte de esos animales fabulosos que serían las lenguas, cuando no son otra cosa que regularidades sociales que facilitan los intercambios comunicativos, en lugar de atender a los intereses concretos de los hablantes individuales.

Conviene reparar en los detalles de esta concepción territorial de las lenguas y sus consecuencias. No es baladí suponer que las lenguas tienen un ‘territorio propio’ o hablar de ‘lenguas invasoras’. De ahí a la adscripción esencialista de una lengua a un territorio, al margen de los usos de los hablantes individuales, sólo hay un paso. Conocemos bien el aprovechamiento político que los nacionalistas lingüísticos hacen de esta manera de ver las cosas. Argumentos como los de Laponce sirven para atizar y fomentar los sentimientos de inseguridad lingüística. Si creemos que, tras las apariencias de convivencia entre ciudadanos que se comunican en una sociedad plural, se desarrolla una guerra encarnizada entre lenguas, es inevitable ver la lengua en peligro. De hecho, veremos amenazas por todas partes, desde el patio del recreo a los anuncios de los comercios. Puesto que las lenguas están en guerra, quien usa la lengua rival es un enemigo potencial y, si es de los nuestros, un traidor. De lo que se seguiría la necesidad de policía lingüística.

Como señaló una observadora de la situación en Quebec, el sentimiento de inseguridad lingüística se cultiva por parte de políticose intelectuales; si arraiga, es casi imposible de desmontar pese a las evidencias. Hay una moraleja aquí: un régimen oficial de bilingüismo, por simétrico que sea, nunca calmará la ansiedad de quien sólo contempla el monolingüismo como estación segura.

El secuestro del idioma
Francesc Arroyo Cronica Global 19 Julio 2019

Hace unos días, un dirigente de la izquierda catalana expresaba su preocupación por una situación que puede derivar en conflicto. Tras recordar que había visto que TV3 “informaba” (las comillas no son suyas) sobre las amenazas contra el uso de la lengua catalana, añadió: “La verdadera amenaza es que esa lengua sea secuestrada por los independentistas”. En efecto, lo peor que podría pasar en Cataluña es que el uso de un idioma u otro acabara siendo utilizado como un lazo amarillo o la chapa del toro de Osborne: un identificador identitario.

Hay una extraña y subvencionada Plataforma per la Llengua que se dedica a hacer estudios sobre los usos idiomáticos en Cataluña. Su credibilidad es tan escasa que sus resultados ni siquiera coinciden con los de la propia Generalitat. Basta con fijarse en que el nombre de la entidad remite a “la” lengua. Como si sólo hubiera una, naturalmente, la catalana. Un intento de negar que en Cataluña, la mayor parte de la gente tiene al menos dos. Esta entidad busca difundir la idea independentista de que a cada territorio administrativo (ellos lo llaman patria) corresponde un único idioma. Algo que no aguanta la prueba de la observación empírica. En lo que denominan “Estado español” (no dicen en cambio “Estado francés” ni “canadiense”) hay bastantes idiomas. Los más utilizados son el castellano, el catalán, el gallego, el vasco. Pero hay otros: el bable, la fabla, el aranés. En Francia se habla francés y vasco y catalán y bretón, pero no sólo. En Bélgica el alemán es lengua oficial, como el francés y el flamenco. En los países nórdicos, se habla sueco, noruego y finés. Pero en Noruega, Suecia y Finlandia (como en Groenlandia y Canadá) los inuit utilizan una lengua común, con variedades notables.

No vale la pena seguir enumerando casos. Tampoco merece mucha discusión un argumento cualitativo según el cual el catalán es una lengua hablada por 10 millones de europeos. Para que salga esa cifra mágica hay que suponer que todos los catalanes, valencianos, baleares y parte de los aragoneses, franceses e italianos tienen el catalán como primera lengua. Que no es así resulta más que evidente. Si lo fuera, la Plataforma per la Llengua sólo tendría una posibilidad: disolverse por haber alcanzado sus objetivos. Para seguir con el momio necesitan decir que todo está fatal y como prueba ahí está Rosalía usando el idioma como le da la gana. Pero es que la cuestión cuantitativa es irrelevante en materia de derechos, porque el derecho lingüístico es individual.

El independentismo utiliza la lengua (las mentiras sobre la lengua) como bandera, porque se trata de un asunto emotivo que se resiste a ser tratado racionalmente. Habrá que tratarlo así, porque si se permite a los independentistas que impongan el criterio de que sólo es buen catalán quien utiliza esta lengua y a su modo, la batalla estará perdida. Y estará perdida para la convivencia y para el catalán, que pasará de ser la lengua de 10 millones de hablantes a serlo de apenas dos millones o menos.

No ayuda, desde luego, que el sector más ultramontano del PP haya hecho bandera de lo contrario. Cuando critican la exigencia del conocimiento de las lenguas locales a los funcionarios, lo hacen desde la suposición de que los derechos del funcionariado son superiores a los de la ciudadanía: un absurdo, porque para ser funcionario hay que ser ciudadano. Es el ciudadano el que tiene derechos; el funcionario está para servirle. Si no le gusta siempre puede hacerse cartujo. Ser funcionario no es obligatorio. Ser ciudadano, en cambio, nadie puede evitarlo.

Los fanáticos más notables se han apuntado al secuestro de la lengua. Ahí está Meritxell Budó, portavoz del Gobierno (por llamarlo de algún modo) de Torra, negándose a responder a preguntas en castellano; ahí está Joan Canadell, diciendo que hablar en castellano es una pérdida de tiempo; ahí está Elisenda Paluzie, utilizando “española” como insulto. Ellos son la verdadera amenaza para el catalán. Si consiguen convencer a los 5,5 millones de catalanes que no votan JxCat ni ERC de que el catalán es sólo de los independentistas, este idioma habrá empezado un declive inevitable.

Lo que no consiguió el dictador pueden lograrlo los secesionistas. Los mismos que denuncian que en los patios de los colegios los niños juegan en el idioma que les da la gana, los que critican que los chavales vean los dibujos animados que quieran (podrían meterse con su calidad, pero sólo les preocupa el idioma), los mismos que sostienen que hablar muchos idiomas es un problema. Ellos son el verdadero problema.

Topónimos
Mercè Vilarrubias Cronica Global 19 Julio 2019

Con la llegada de la democracia y el autogobierno, las comunidades bilingües se encontraron con un gran trabajo por delante para recuperar y revitalizar el catalán, el euskera y el gallego. Con el amplio consenso social con el que contaban entonces, los filólogos se pusieron manos a la obra.

En todo proceso de recuperación de una lengua existen tres áreas nucleares a partir de las cuales se construyen las políticas lingüísticas. Estas áreas son:

Corpus: se establece la gramática y el vocabulario de la lengua por parte de una autoridad lingüística.
Status: se define el rango de la lengua (oficialidad plena u oficialidad solo en partes del territorio) y las normativas sobre el uso institucional, administrativo y educativo de la lengua en cuestión.
Aprendizaje: se definen los planes de estudio, el profesorado y los centros educativos a través de los cuales la lengua será enseñada a escolares y a adultos hablantes de otras lenguas.

Veamos en más detalle la cuestión del corpus. Un elemento importante del corpus es el establecimiento de topónimos. En el caso del catalán, durante el franquismo se decía Lleida cuando uno hablaba en esa lengua, topónimo que no ha sido revisado. Sin embargo, otros topónimos sí que necesitaban el establecimiento de su forma en catalán. Por ejemplo, Osca (se decía Huesca), Palau-solità i Plegamans (se decía Palau de Plegamans) o Tolosa de Languedoc (se decía, oralmente, Tulús). Estos son tres ejemplos del establecimiento de topónimos en catalán por parte del Institut d’Estudis Catalans. Una vez estos y otros fueron establecidos en el corpus estandarizado del catalán, se comunicaron y promocionaron. Los hablantes, gradualmente, empezaron a usarlos hasta que se consolidaron.

Hasta aquí todo es normal.

Sin embargo, los filólogos catalanes encargados de establecer los nuevos topónimos y dar el visto bueno a los que ya eran de uso normal en la sociedad catalana se excedieron en su tarea toponímica. No satisfechos con establecer los topónimos para el catalán, tomaron decisiones sobre la toponimia de otra lengua, el español. Nadie les había requerido, lógicamente, que entraran en la toponimia del español. Los topónimos en español ya estaban establecidos y si hubiera algún problema o confusión, sería la Real Academia Española la que dirimiría la cuestión. Por ejemplo, cuando Checoslovaquia se dividió en dos en 1993, la RAE estableció que los nuevos países pasarían a llamarse en español la República Checa y Eslovaquia.

Los filólogos nacionalistas tenían al español en su punto de mira. Las otras lenguas no les interesaban. Jamás el Institut d’Estudis Catalans ha dicho a la Academia de la Lengua Francesa que en francés debe escribirse siempre Catalunya y no Catalogne. Exigirlo hubiera sido una extravagancia además de que no le hubiera hecho el menor caso.

El interés político (no filológico) llevaba a entrometerse en la toponimia del español. Y lo consiguieron en gran parte, no solo los nacionalistas catalanes sino todos. A Coruña dicen los paneles informativos en la autovía de salida de Madrid dirección norte. Los Gobiernos españoles accedieron a la demanda de los filólogos nacionalistas y A Coruña, igual que Lleida, Girona, o Gipuzkoa pasaron a ser los nuevos topónimos en español –topónimos que venían dictados por filólogos especialistas en el corpus de otras lenguas–.

Actualmente, la situación en la que nos encontramos es esta, tal y como se explica en el Diccionario Panhispánico de Dudas:

Gerona. Nombre tradicional en lengua castellana de la provincia y ciudad de Cataluña cuyo nombre en catalán es Girona. Salvo en textos oficiales, donde es preceptivo usar el topónimo catalán como único nombre oficial aprobado por las Cortes españolas, en textos escritos en castellano debe emplearse el topónimo castellano.

El objetivo de la intromisión en la toponimia española por parte de los filólogos nacionalistas es claro: expulsar la toponimia española es catalanizar, euskadunizar o galleguizar totalmente los pueblos o ciudades aludidos. Lleida, por ejemplo, no tiene nada que ver con el español. Ni siquiera tiene nombre en esta lengua. La cuestión toponímica se guía por el objetivo nuclear de la política lingüística: hacer del español una lengua ajena? a la comunidad.

Así, frente a las demandas de A Coruña, Catalunya o Bizkaia en textos no oficiales en español debemos decir no. Reconocemos, por supuesto, la autoridad y legitimidad de las Academias catalana, gallega y vasca para poner reglas en las lenguas objeto de su trabajo. Pero aquí acaban sus funciones. Más allá, ya no les corresponde a ellos decidir qué debe decirse y qué no.
Caride Simón saldrá entonces de la cárcel alavesa donde se encuentra en la actualidad, después de haber permanecido privado de libertad durante más de 27 años. Perpetrado el atentando de Hipercor, huyó con Santi Potros a Francia donde se mantuvo escondido y continuó su actividad terrorista. Tras su detención por las autoridades francesas en Toulouse, en febrero de 1993, pasaría 7 años en prisiones francesas hasta su extradición, en el año 2000, a España.


Recortes de Prensa   Página Inicial