AGLI Recortes de Prensa   Martes 6  Agosto 2019

Evitar elecciones salvo si fuera peor evitarlas
Editorial El Mundo 6 Agosto 2019

No son frecuentes las declaraciones públicas del Rey sobre cuestiones que atañen a la pugna partidista. Así debe ser para garantizar la absoluta neutralidad de la alta magistratura que encarna. Pero no se debe olvidar que la Constitución le concede un importante protagonismo en el proceso de formación de Gobierno, regulado y limitado en el artículo 99. Y ello sumado al hecho de que el Monarca debe velar por el buen funcionamiento de las instituciones le da toda la auctoritas para urgir a los partidos a dialogar para "encontrar una solución" que no aboque a los españoles a volver a las urnas.

Se confunden quienes quieran ver en lo que no es sino el normal ejercicio de responsabilidad del Rey una injerencia política o una toma de posición. Pero, dicho eso, Don Felipe no escogió ni el momento más adecuado ni la expresión más acertada para analizar la preocupante situación política. El hecho de que su primer mensaje público sobre este asunto se produjera en un acto tan trivial y tradicional como el posado de la Familia Real en Marivent es desafortunado. Y, si bien es cierto que una repetición electoral sería un fracaso de la política, creemos que no cualquier acuerdo sería bueno para España y para el interés general. Si la única fórmula de Gobierno pasara por una investidura de Pedro Sánchez respaldada por partidos independentistas con sus dirigentes encausados por golpismo y en una formación heredera de ETA, probablemente lo más sensato sería devolver la palabra al conjunto de los españoles.

Porque de lo que se trata no es de colmar la ambición personal del presidente en funciones. Sino de garantizar la gobernabilidad y de dotar a las instituciones de estabilidad. En el tiempo que resta hasta la inevitable disolución de las Cortes, los grupos tienen que buscar fórmulas en esta dirección. Empezando por el PSOE, que ganó las elecciones. Sánchez acudió a una investidura sin negociar nada hasta la víspera, en un claro ejercicio de irresponsabilidad. Y con lo ocurrido en Navarra ha demostrado que prefiere apoyarse en partidos que sólo desean romper España antes que autoenmendarse y explorar, por razón de Estado, un acercamiento real a los constitucionalistas. Así las cosas, no es descabellado que el PP le pidiera ayer que deje paso a otro candidato que sí pudiera concitar un consenso transversal. Los populares incluso plantean fórmulas como que un candidato acordado entre PP y Cs -que suman más votos que el PSOE- pueda optar a una investidura y pida la abstención de los socialistas con el mismo argumento que éstos defienden de que hay que permitir la gobernabilidad. Todas son alternativas posibles, sean más o menos viables. Y el Rey hace bien en urgir a todos a que se explore lo que haga falta.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sánchez es el problema
 La Razon 6 Agosto 2019

El fracaso de la investidura de Pedro Sánchez dejó claro que no disponía de la mayoría que le anunció al Rey en la ronda de consultas. Esperemos que la próxima se ciña a la realidad de los votos con los que cuenta. Que con 123 diputados –el candidato con menos diputados que ha optado a La Moncloa– está abocado a la inestabilidad si se iba a apoyar en Pablo Iglesias. Era su socio principal, como había anunciado la misma noche del 28 de abril, pero en setenta días ha sido incapaz de cerrar un programa de gobierno y unas condiciones mínimas para recibir el apoyo en la investidura. Las sesiones del 22 y 23 de julio y la votación del 25 –con momentos del mejor esperpento valleinclanesco–, ofreció al país una imagen muy poco edificante de una clase política –especialmente la nueva– dispuesta a alargar el bloqueo si no se cumplían sus aspiraciones ministeriales. Y ahí acabó la cosa.

Donde era un Gobierno de cooperación, pasó a ser de responsabilidades compartidas; de Gobierno de coalición, pero sin Pablo Iglesias, se convirtió en una vicepresidencia y tres ministerios. Ahora se habla de la «fórmula portuguesa», es decir, apoyo parlamentario. Esta estrategia fallida hay que atribuírsela exclusivamente a Sánchez, por lo que su candidatura ha quedado devaluada y, de ser la solución, se ha acabado convirtiendo en el problema. Con esos bandazos es realmente difícil tener un proyecto de país, en lo económico, en los social y en la organización territorial. La propuesta del PP de que Sánchez debería dejar paso a otro candidato también del PSOE sería una solución si el perfil de Sánchez se ajustara a lo que se reclama de un gobernante. Sería la manera de volver a ajustar un acuerdo con sus socios que, además de Podemos, son los mismos que apoyaron la moción de censura. Pero extraños socios que le negaron el voto de investidura.

Hay una desconfianza evidente hacia su figura, que se basa en el principio político de no ofrecer lo que no se tiene. Y Sánchez ofreció responsabilidades de Gobierno a Iglesias que realmente no quería darle. Por el mismo motivo: porque tampoco se fía de él. Si se quiere evitar de nuevo elecciones, la propuesta del PP es una salida, pero choca frontalmente con un hecho que es lo que define la trayectoria política de Sánchez: quiere ser presidente a toda costa. Y sólo él. No concibe que nadie de su propio partido pueda sustituirle, si es que hubiese alguien realmente solvente entre sus más fieles.

En la moción de censura demostró que le da lo mismo con qué socios puede llegar a La Moncloa y lo ha vuelto a demostrar en Navarra al hacerse con el gobierno foral gracias a EH Bildu. Si hubiera sido capaz de ver que las aspiraciones de Iglesias eran ocupar la integridad del Gobierno –que ya es no verlo si tal era la ambición–, debería haber previsto otra estrategia, que ahora ya resulta lejana e inviable: la de un acuerdo con Cs. Sánchez está en su derecho de reunirse con cuantos agentes y colectivos sociales considere, aunque no sean los que tengan los votos de investidura, pero a nadie se le escapa que es una forma de presionar a Unidas Podemos. Alguna opción debe entrar en sus cálculos porque el tiempo pasa y lo hace en su contra, pero, sobre todo, del conjunto de la sociedad española. Entre 2015 y 2019, se ha acudido tres veces a las urnas, que podrían ser cuatro si no se llega a una acuerdo en septiembre.

Entre comicios y la subvención que le corresponden a los partidos, se han gastado 544 millones de euros. Pero tan grave como este gasto que ahora resulta baldío por los resultados que ha dado, es la demoledora imagen de las instituciones paralizadas, lo que ya está teniendo efectos en la credibilidad económica de España en un momento en el que se están dando señales de recesión. Un Parlamento paralizado es el mayor argumento para los demagogos de la antipolítica. Sánchez sigue tocando la lira.

El mismo Sánchez, el mismo gobierno
Editorial ABC 6 Agosto 2019

Como ayer recordó el secretario general del PP, lo ideal es que no haya elecciones, aunque el principal obstáculo para la formación de gobierno siga siendo la incapacidad de Pedro Sánchez para sumar, más de tres meses después de los comicios, una mayoría suficiente. En una nueva vuelta de tuerca a la situación de bloqueo provocada por Sánchez, Teodoro García Egea llegó a pedir al presidente del Gobierno en funciones que sea el PSOE quien se abstenga para facilitar un ejecutivo de PP y Ciudadanos. Donde las dan las toman. La llamada de atención del Rey a las distintas fuerzas políticas para que pongan todo su empeño en evitar una repetición electoral es la expresión del sentir mayoritario de la sociedad, pero no una invitación para que el presidente del Gobierno en funciones vuelva por sus fueros, malgaste el tiempo disponible hasta septiembre con la ejecución de un nuevo ejercicio de pirotecnia política y propaganda y, finalmente, protagonice otra función parlamentaria concebida para su mayor gloria. Nada hace suponer, sin embargo, que Sánchez haya tomado nota y rectificado el rumbo de unas estrategias dilatorias que, sostenidas por el CIS de Tezanos, responden exclusivamente a su interés personal.

Sánchez se reunió ayer con representantes de asociaciones ecologistas -ignorando a sectores del conservacionismo tan relevantes como el de la caza o el toro de lidia- y por la tarde se citó en Valencia con los dirigentes de Compromís, enésimo brindis al sol de quien entiende una «ronda de contactos» como mera exhibición. Hace dos semanas, la abstención -puramente táctica- del grupo que lidera Joan Baldoví en el Congreso reveló el entendimiento entre el PSOE y los nacionalistas valencianos, con los que Sánchez quiso hacerse ayer una foto para ilustrar una nueva página de su voluminoso álbum de diálogos.

El choque de trenes que el candidato socialista provocó con Podemos en el Congreso y sus recurrentes ofertas a Cs para que se sume a un proyecto de corte moderado no se compadecen con el ritual escénico que comenzó ayer en Madrid y Valencia. Si Sánchez quiere realmente articular una mayoría que evite la repetición de los comicios, ha de anunciar públicamente qué ha cambiado en las últimas semanas y, partiendo de la rectificación de lo que ha sido su política, qué tiene que ofrecer al constitucionalismo -incluido el PP- para que tolere con sus votos la formación de un nuevo ejecutivo. El rechazo frontal de Ciudadanos y el PP a Sánchez está fundamentado en su alianza con el separatismo, no solo instrumental en la moción de censura del año pasado, sino medular en Ferraz para aislar al centro-derecha desde la etapa de Zapatero. Un nuevo gobierno obliga a proponer una nueva forma de hacer política. No es el caso de quien se sirve para ganar cuotas de poder de la abstención de Bildu.

Es así, pero...
La peculiar situación política española pone en duda lo que debería ser normal
Luis Ventoso ABC 6 Agosto 2019

España trata tan bien a sus enemigos que a veces pareciera que estuviésemos ante uno de los países más tontos del orbe. Nuestra democracia presenta una peculiaridad respecto a otras como la gala, la estadounidense o la germana. Dadivosos como nadie, aquí acogemos en el corazón del sistema a partidos que tienen como objetivo manifiesto destruir la unidad nacional, o liquidar el marco constitucional. Las cartas magnas de Alemania, Francia o Portugal, perfectamente honorables, incluyen títulos que establecen que todos los partidos han de respetar la unidad y la soberanía nacional. El artículo 21 de la Constitución alemana declara «inconstitucionales» a los partidos que «tiendan a desvirtuar o eliminar el régimen fundamental de libertad o democracia o a poner en peligro la existencia de la República Federal de Alemania».

Podemos ha estado muy cerca de entrar en el Gobierno (de hecho Sánchez los agasajó con una vicepresidencia y tres ministerios). Así que cuando Iglesias le dio su inexplicable portazo de divo, millones de españoles respiramos aliviados, porque el morado no es un partido cualquiera, sino una formación antisistema de extrema izquierda. Iglesias ha venido reiterando que su meta es liquidar el modelo institucional de nuestra democracia, abrir un proceso constituyente, derribar la monarquía y convertir a España en una república donde se admitiría la autodeterminación. España ya no sería la nación que conocemos, sino una laxa federación de taifas con su economía intervenida.

Las alternativas de Gobierno son harto simples. Sánchez solo tiene dos opciones: que le den el plácet PP y Cs, que se niegan, porque recelan de su probado palanganeo con los nacionalistas (véase Navarra); o una repetición de la alianza del PSOE con los comunistas antisistema y con los independentistas que organizaron un golpe de Estado hace solo dos años. Si no vamos a otras elecciones, la alternativa a día de hoy es el Gobierno Frankenstein 2. No hay más. Supondría un panorama pésimo para las empresas españolas, para las anchas clases medias, para la unidad nacional y para la imagen exterior del país (el capital global, que es medroso y piensa fríamente en sus beneficios, no suele entusiasmarse por invertir en países con gobiernos socialistas encamados con populistas de extrema izquierda y separatistas). Nadie mete su dinero en un avispero.

Cuando nuestro magnífico Jefe de Estado comenta que lo mejor sería evitar unas nuevas elecciones, tiene razón desde un punto de vista formal. Esa es la pauta usualmente correcta. Pero la anómala situación política española plantea disyuntivas complejas. Parte del público, entre el que me incluyo, considera que un Gobierno con los peores socios imaginables sería más dañino para el país que intentar aclararnos mediante otros comicios.

Existiría una salida sencilla y cabal, por supuesto: un Gobierno de Sánchez tutelado por Rivera. Pero poner de acuerdo a Mr. Ego y Mr. Súper Yo semeja misión imposible. Lo cual nos lleva de cabeza a Podemos, Bildu y ERC. La orquesta del Titanic, con el doctor Sánchez gesticulando con una batuta sin partitura.

POLÉMICO ESTUDIO
Tras la plataforma infiltrada en los colegios catalanes
Los oídos 'espía niños' de la cuñada de Quim Torra
LEYRE IGLESIAS El Mundo 6 Agosto 2019

Cómo la mujer de su hermano Pere es una pieza fundamental del 'ejército de espías de la lengua' que vigiló a 750 niños durante los recreos en 50 escuelas

En su día, Rut Carandell i Rieradevall parecía llamada a ser alguien en la política catalana. La larga militancia de esta abogada en defensa del independentismo sin matices salpica la hemeroteca de hace una década, cuando peleó para convertirse en secretaria general de Esquerra Republicana y después rompió con el partido y fundó una escisión radical, Reagrupament. Por aquella época, el hermano de su marido, un editor algo excéntrico y prácticamente desconocido llamado Quim Torra i Pla, se sumó entusiasta al nuevo partido de su cuñada. Diez años después, la historia ha cambiado. Rut Carandell fracasó una vez, y dos, y su presencia pública se diluyó. Hasta que, de forma inesperada, el cuñado Quim, por elección del fugado Carles Puigdemont, llegó al Palau de la Generalitat.

El primer incidente conocido de Carandell tras tantos años de irrelevancia pública es reciente y rozó el esperpento. El pasado 15 de junio se supo que dos parientes de Quim Torra se presentaron en el salón de plenos del pueblo de la familia, Santa Coloma de Farners (Gerona), y en protesta contra el acuerdo de gobierno local gestado entre el PDeCAT y el PSC se llevaron el retrato del president. Las protagonistas del robo temporal -el cuadro fue devuelto cuando al fin los nacionalistas formaron gobierno juntos y los socialistas fueron excluidos- eran nada menos que Montserrat, la hermana de Torra, y su cuñada Rut. Rut Carandell. Sin embargo, quién sabe si por no enfadar al president, su nombre apenas se difundió.

Tampoco ahora Rut Carandell (Barcelona, 1966) ha salido de las sombras, y eso que está detrás de otra de las grandes polémicas del verano: el ejército de espías de la lengua que ha observado de incógnito a 750 alumnos y 50 profesores en 50 colegios e institutos catalanes.

La abogada nacionalista, defensora acérrima del president y esposa de su hermano pequeño Pere, integra la Plataforma per la Llengua, la autodenominada «ONG del catalán» que ha elaborado una investigación en medio centenar de centros educativos para comprobar, vigilando en los patios, en qué lengua hablan los estudiantes fuera de clase.

La metodología del estudio ha generado mucha controversia: la Generalitat abrió las puertas de esos colegios e institutos a espías que ocultaron el objeto de su investigación, que se dirigían en inglés a los docentes para despistar e iban apuntando lo que decían los chavales en el recreo.

EN LA EJECUTIVA
Así es como muchos han puesto nombre a la Plataforma per la Llengua, una asociación nacida en 1993 como heredera de la radicalísima Crida a la Solidaritat (conocida por sus manifestaciones con antorchas y sus boicots), y en la que Rut Carandell no es una simpatizante más, sino una de los 22 miembros de su ejecutiva, según figura en la web del colectivo.

El primer nombre de la lista es su presidente, Òscar Escuder i de la Torre, un dentista que dirige el servicio de cirugía maxilofacial del hospital Parc Taulí de Sabadell y que fue quien presentó el estudio junto a su autor, el filólogo Marc Guevara.

El quinto nombre es el de la cuñada de Quim Torra. En su breve currículum afirma trabajar como técnica jurídica en la Administración local. Además, destaca su experiencia como letrada en los ámbitos del derecho privado y administrativo y como técnica de planificación lingüística. «También ha trabajado un año y medio en la Plataforma per la Llengua», añade en su presentación. Según la auditoría de las cuentas de la asociación que el Grup Integral d'Auditors realizó en 2015, el colectivo gastó en los salarios de sus 19 empleados más de medio millón de euros.
Carandell junto a Pere Torra, en una manifestación independentista en Bruselas en diciembre de 2017.INSTAGRAM

¿Cuál ha sido su papel en el impulso y la ejecución del Estudi sociolingüístic als patis d'escoles i instituts de zones urbanes de Catalunya? La opacidad reina en torno al informe, de 29 páginas. No está claro cuántos espías participaron ni si todos eran empleados de la plataforma. Crónica no ha podido averiguar si Carandell -que sabe inglés- se prestó a infiltrarse en alguno de los colegios. Su relevancia en la cúpula de la plataforma que impulsó y aprobó el proyecto, en todo caso, es indiscutible.

"OBSERVACIÓN DE INCÓGNITO" Y EN INGLÉS
¿Y cómo se desarrolló el cuestionado estudio de campo?

El método, según se explica en el informe, fue «la observación de incógnito»: «En las 50 escuelas de la muestra llevamos a cabo una actividad que no tenía nada que ver con el idioma, sino que estaba diseñada para extraer los datos de interés. Tampoco se informó a las escuelas sobre la realidad completa de la actividad, pero se les pidió que colaborasen (...)». Fuentes del sector educativo afirman que incluso los directores de los centros desconocían el proyecto en el que estaban participando sus alumnos.

En cada centro el espía observó a 15 estudiantes y al profesor que en ese momento vigilaba el patio. A los alumnos los reunieron allí en un «rincón discreto» y en grupos de tres para llevar a cabo una actividad de ocio que la plataforma se niega a revelar. Mientras tanto, el observador miraba y anotaba, haciéndose pasar por alguien que no sabía español ni catalán: «Sólo hablaba inglés».

Los resultados han alarmado a la plataforma: el uso del catalán es del 35% en los patios de Primaria y del 14,6% en los institutos. De modo que ni una cuarta parte de las conversaciones se desarrolla en este idioma.

SUBVENCIONES MILLONARIAS
Los vínculos de la Plataforma per la Llengua con la Generalitat no se limitan a la presencia de la cuñada del president en su ejecutiva. Con la función -dicen- de promover el catalán «como herramienta de cohesión social», las subvenciones públicas que recibe son abultadas. Según un escrito que hace tres años envió el entonces consellerSanti Vila al Parlament, entre 2012 y 2016 la Generalitat regó a la plataforma con más de 2,3 millones de euros. El convenio firmado ese último año entre el Govern y la asociación preveía otros 1,86 millones hasta 2018. En conjunto, 4,2 millones en seis años. Entre los objetivos de las ayudas que figuran en el Diario Oficial de la Generalitat aparece alguna partida llamativa, como una destinada a la «red interreligiosa por la lengua».

Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona y madre de tres hijos, Carandell estuvo durante un tiempo a sueldo del Govern, cosa que ocultó cuando en 2009 lanzó Reagrupament. Entonces presumía de que en sus 23 años como militante de ERC «nunca» tuvo cargos remunerados. Se le olvidó que durante tres años fue secretaria de Administración y Función Pública como mano derecha del entonces conseller de ERC Joan Carretero, a quien Pasqual Maragall expulsó del tripartito en los tiempos del Estatut. Ahora Carandell defiende el voto para Puigdemont.

En la Plataforma per la Llengua, la letrada sólo continúa una labor que ya inició como fundadora de la Associació de Juristes en Defensa de la Llengua Pròpia, que pretende catalanizar los tribunales. La diferencia es que ahora son las palabras de niños jugando en los patios las que llegan a sus oídos. Y lo peor para ella, probablemente, es que la mayoría son en español.

Generalitat de Cataluña
Torra gasta 4 millones en subvencionar a los periódicos en catalán
Raquel Tejero okdiario 6 Agosto 2019

La Generalitat de Cataluña gobernada por Quim Torra ha publicado una convocatoria de ayudas destinada a financiar a periódicos en papel que publiquen su contenido en catalán. La dotación dispuesta para ello es de 4.094.000 euros.

La subvención está destinada a empresas periodísticas y entidades sin ánimo de lucro que realicen publicaciones periódicas en catalán. El Govern considera que estas entidades juegan un papel importante "en la construcción del espacio catalán de comunicación” y "deben enfrentarse, sin embargo, a una situación de desventaja competitiva respecto a otros medios hechos en otros idiomas con muchas más expectativas de mercado”.

Por ello han puesto a disposición de las mismas más de cuatro millones de dinero público para que puedan continuar con su actividad. Las subvenciones se repartirán teniendo en cuenta la tirada que cada una de las empresas o entidades pueda llevar a cabo y la posibilidad económica de las mismas.

Torra gasta 4 millones en subvencionar a los periódicos en catalán

Esta dotación supone la financiación parcial de los medios de comunicación elegidos por tan solo un año. Por lo tanto, se trata de una subvención anual de la Generalitat que gasta en cada periodo esta cantidad o similar.

Extensión a otros territorios
Este tipo de ayuda ha sido otorgada también otros años. Uno de los cambios principales de la misma es la supresión de la exigencia de distribuir dentro del territorio catalán un mínimo del 25% de la tirada.

El Gobierno catalán persigue con esta variación la divulgación de estas publicaciones al resto de España. El sector más catalanista defiende una extensión de Cataluña a otros lugares como Aragón, intentando integrarlo en los ‘Países Catalanes’. Además, también animan a distribuir las publicaciones en catalán en otros países de la Unión Europea “y el mundo” en general.

450.000 € en difamar a España
La Generalitat catalana ha gastado más de 450.000 euros públicos en la creación de una página web, Cataloniavotes.eu, dedicada a denigrar la imagen de España en el exterior. La web fue creada en abril de 2014 por el Ejecutivo de Artur Mas para promocionar el referéndum ilegal de independencia del 9-N. Después su sucesor, Carles Puigdemont, decidió mantenerla con continuas actualizaciones para hacer propaganda del referéndum del 1-O.

La plataforma digital pagada por la Generalitat todavía se puede consultar en Internet en cuatro idiomas (inglés, alemán, francés y español). Ofrece titulares tan tendenciosos como "España continúa persiguiendo la lengua catalana", "Cataluña, en un estado de excepción de facto tras la operación española anti-referéndum" y "Persecución judicial a políticos, ayuntamientos y cargos locales relacionados con el proceso independentista catalán".

Covite: ‘Un Gobierno que depende de los herederos de ETA es inaceptable’
Redacción eltorotv.com 6 Agosto 2019

«Es un chantaje y las víctimas vamos a pagar las consecuencias de ese chantaje porque sabemos cuáles son esas exigencias: legitimar la trayectoria criminal de ETA».

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha criticado que el nuevo Gobierno de Navarra, presidido por la socialista María Chivite, «vaya a depender de la voluntad y de que se cumplan las exigencias de EH Bildu, siendo así la segunda legislatura del Ejecutivo foral en la que se les cede espacio público a los herederos de ETA para que sigan legitimando el proyecto político» de la banda terrorista.

En opinión de Covite, «hasta que EH Bildu no condene la historia de terrorismo de ETA y no asuma sus responsabilidades y complicidades con la banda terrorista, cualquier Gobierno que dependa de esta fuerza política será inaceptable, política y moralmente, aunque no se haya pactado directamente con ella», según la presidenta del colectivo, Consuelo Ordóñez.

A su juicio, «ésta no es una cuestión que atañe exclusivamente a las víctimas del terrorismo, sino que es un déficit democrático que afecta a toda la sociedad». «No todas las fuerzas políticas son apoyos legítimos para un Gobierno, las que no condenan el terrorismo de ETA, promueven el odio y defienden un proyecto político totalitario y excluyente, como EH Bildu, han de ser rechazadas siempre», ha defendido Ordóñez.

Asimismo, a través de un comunicado, Covite ha censurado que la portavoz de EH Bildu en Navarra, Bakartxo Ruiz, «se vanaglorie de que la abstención de los herederos políticos de ETA ha sido clave para que el Gobierno de Navarra se constituya, y de que amenace con dejar caer este gobierno si no se cumple con las exigencias de la izquierda abertzale».

Chantaje a las víctimas
«Es un chantaje y las víctimas vamos a pagar las consecuencias de ese chantaje porque sabemos cuáles son esas exigencias: legitimar la trayectoria criminal de ETA y seguir trabajando por los objetivos de ETA como si esta nunca hubiese existido», ha sostenido el colectivo.

A su juicio, «el PSN ha caído en la trampa de la normalización que quiere imponer la izquierda abertzale para asentar la impunidad fáctica y moral que tiene sobre la trayectoria de ETA».

Asimismo, Covite ha considerado «inaceptables» las palabras de Bakartxo Ruiz respecto a los homenajes públicos a terroristas. En este sentido, Consuelo Ordóñez ha reivindicado que «no se puede ver con normalidad que los asesinos de nuestros familiares sean jaleados como héroes en las calles donde han sido asesinados».

«Que los homenajes a etarras se sigan celebrando con impunidad es, además de humillante para las víctimas, irresponsable y negativo, dado que en esos homenajes siempre hay niños en primera fila. ¿Quién nos garantiza que en unos años esos niños no volverán a empuñar las armas? No podemos seguir ignorando la radicalización violenta de los más jóvenes en el País Vasco y Navarra», ha apuntado la presidenta de Covite.

Blanquear a ETA
Para el Colectivo de Víctimas del Terrorismo, «si EH Bildu ha sido un actor político determinante en la formación de Gobierno de Navarra, se debe a que los gobiernos españoles cedieron a la exigencia de ETA de que sus brazos políticos fueran legalizados -sin condenar el terrorismo- para así dejar de matar». «Esto ha sido lo que más ha blanqueado a ETA. Les ha permitido seguir luchando por sus objetivos políticos desde nuestras instituciones, los mismos objetivos políticos por los que mataron, hirieron, secuestraron, amenazaron y forzaron a marcharse del País Vasco y de Navarra a miles de personas», ha concluido Covite.

Habla la viuda de José Ignacio Ustarán, asesinado por ETA: «Intentan imponer la dictadura del olvido»
Charo Muela denuncia que las honras a los terroristas acrecientan el dolor de las víctimas «por la voluntad de pasar página».
C.S. Macías. La Razon 6 Agosto 2019

En 1980, ETA asesinó en Vitoria al político y candidato de UCD a las primeras elecciones al Parlamento Vasco José Ignacio Ustarán. Hasta hace poco era uno de los más de 300 crímenes sin resolver de la banda terrorista, pero el pasado mes de junio la familia respiró con cierto alivio al conocerse que la Audiencia Nacional reabría el caso. Una alegría que, sin embargo, se vio empañada de nuevo con los últimos homenajes a etarras del pasado mes, en los que las víctimas veían cómo los asesinos eran recibidos como héroes. Por este motivo, para que nadie reescriba la historia de ETA y sus asesinatos, la viuda de Ustarán carga duramente contra estos recibimientos y contra «la voluntad de pasar página» en lo que ella misma denomina «La dictadura del olvido».

Lo hace en una carta pública en la que deja claro que «¡Ni quiero, ni puedo, ni debo olvidar!». Charo Muela, su viuda, estaba en su domicilio ese negro 29 de septiembre de 1980 en el que tres terroristas entraron en su casa y se llevaron a su marido para poco después acabar con su vida de dos disparos. No olvida, como dice, porque ve «una sociedad que, mayoritariamente, antes no quería ver y ahora no quiere recordar».

Según explica en su breve pero dura misiva, esos homenajes a etarras excarcelados, «las bravatas del hombre de paz» o los resultados electorales cosechados por los «herederos de aquellas décadas de terror», son signos evidentes del «afán de algunos de enterrar por segunda vez a los que murieron a manos de los que hoy son recibidos en sus pueblos con honores». Unos honores, añade, «que aquella sociedad enferma, narcotizada, negaba a los asesinados».

No entiende cómo alguien puede aplaudir a un asesino y sólo lo explica en ese deseo de muchos de no recordar: «Practicaron o consintieron la dictadura del terror y ahora intentan imponer la dictadura del olvido», apunta mientras asegura tajante: «¡Pues no!». Porque tiene claro –y avisa a los etarras y a sus seguidores de que «no vamos a olvidar». «¿Cómo olvidar que muchos de los que mataban u ordenaban matar ocupan hoy escaños y cargos políticos? ¿Tenemos que olvidar a los autores de casi 300 asesinatos que no han sido juzgados ni, en algunos casos, identificados?», se pregunta la viuda del político asesinado.

Y lo hace en un momento en el que ve como, después de casi cuarenta años, la Audiencia Nacional reabre el caso de su marido. Reconoce que tanto ella como sus cuatro hijos intentaron que la muerte de Ustarán «no quede impune». Y ahora, su esperanza está en esa nueva investigación y en que «los actuales medios tecnológicos o los papeles de Francia permitan identificar a la mujer y a los dos hombres que se lo llevaron de nuestra casa para matarlo».

Su carta concluye con una pregunta que dice hacerse «a diario»: «Si alguno de ellos ha recibido el premio democrático de ser diputado, concejal o alcalde». Porque, reconoce, «lo cierto es que no han pagado por lo que hicieron».

Tiene claro que ni quiere olvidar ni puede hacerlo. Y los homenajes a etarras, en lugar de desanimarle, le dan fuerzas para seguir exigiendo justicia y que se recuerde a las víctimas con honores. Y no a los asesinos.

Lecturas estivales
Mateo Requesens eltorotv.com 6 Agosto 2019

Aunque el mes de agosto de este año el curso político sigue activo con la incertidumbre de si en otoño tendremos gobierno Sánchez o nuevas elecciones, es tiempo más sosegado para pararnos a reflexionar un poco. En vez de consumir frases afortunadas en las redes sociales, ojear titulares de digitales, compartir memes y videos por WhatsApp, algún momento al día podemos sacar para dedicarlo a leer un libro.

Me atrevo a sugerirles alguna lectura, no busquen best sellers, ni obras que salgan en las listas de los más vendidos. Si buscan lo más cool, u otro necio anglicismo para estar a la última en entretenimiento superficial, no sigan, en estos títulos sólo encontrarán contenidos sobre los que pensar.

El Privilegio Catalán: 300 años de negocio de la burguesía catalana.
Jesús Laizn es un santanderino que lleva toda la vida denunciado los despropósitos e imposturas del separatismo patrio. En este libro encontramos las claves que desmontan el victimismo del catalanismo, que muy al contrario de su discurso oficial, ha sido siempre tratado con un mimo exquisito por los gobiernos de España.

Jesús Laizn repasa el camino seguido por un regionalismo burgués que desemboca en separatismo por razones de pura avaricia, pese a que gozó de los privilegios del proteccionismo del estado español durante siglos. Ningún motivo de queja tiene una Cataluña que fue la metrópoli imperial española del siglo XIX, así como la principal beneficiaria del tráfico y tenencia de esclavos. La intransigencia de los industriales catalanes ante las reivindicaciones autonomistas y librecambistas de los cubanos fue la chispa que prendió la guerra independentista. Y, tras el 98, pasaron en un instante del más exaltado patriotismo español al separatismo. En el siglo XX la burguesía catalana, separatista cuando le convino, fue el principal apoyo a la dictadura de Primo de Rivera y protagonista esencial del alzamiento del 18 de julio. Y Cataluña fue la región más beneficiada de la política económica del régimen franquista.

Eso no estaba en mi libro de historia de Cataluña.

Para seguir desmontando los mitos del catalanismo Javier Barraycoa nos ofrece una visión de Cataluña sin más hechos diferenciales que los que podemos encontrar en cualquier otra región española. Repasando la historia nos encontramos con catalanes forjando la Nación española desde la época de los visigodos, pasando por la Edad Media, hasta anteayer. Nada diferente a las aportaciones de castellanos, aragoneses, vascos, valencianos o gallegos.

Frente a la arrogancia supremacista de elementos como Torra, Barraycoa además nos arranca una sonrisa al destapar que en realidad los catalanes no son los inventores del «pan con tomate», cuando en realidad lo pusieron de moda los murcianos que emigraban a Barcelona para construir el Metro o ser los padres de la «escudella», que no es otra cosa que una variante de los cocidos de cualquier provincia, introducida por los judíos sefardíes y a la que se le añadía carne de cerdo para no ser acusados de falsos conversos. Igualmente, la sardana nunca fue un baile popular en Cataluña excepto en algunos pueblos de la Costa Brava; los famosos «castells» provienen de las «moixigangas» -construcciones de figuras con cuerpos humanos- que se celebraban 300 años antes en Valencia, y la conjunción copulativa «i» entre apellidos se trataba de un atributo castellano que fue copiado por moda.

Sobre la Leyenda Negra
Siguiendo con esto de desmontar mitos, nunca está de más recordar que esa manía que tenemos los españoles de flagelarnos con nuestro pasado, que en cierto modo aqueja también hoy a todo Occidente, no está justificada. Iván Vélez, en una obra con un agudo análisis de fondo, nos muestra que la Historia de España, con sus claroscuros, no es tan “negra” como algunos la pintan. Frente al discurso del genocidio indígena, la intolerancia religiosa o la pretendida brutalidad y codicia que guio la conquista de América, se abre paso la verdad sobre el proyecto civilizacional católico e integrador que caracterizó al Imperio español.

Nos dice el autor que “el problema de la Leyenda Negra no es que exista, es la interiorización de sus postulados. Es algo suicida, porque asumir esos complejos te lleva a la autodestrucción”. Efectivamente somos un producto de la decadencia del Imperio, pero la Nación española es homologable con cualquiera de las Naciones europeas, no hay nada de lo que avergonzase históricamente.

Antes que nadie: Aventuras insólitas de unos españoles que quisieron ser demasiado
Pese a que vio la luz ya hace unos años, esta obra de Fernando Paz es ideal para leer en estas fechas. Un relato amable y ameno nos lleva de aventura en aventura protagonizada por heroicos españoles que, con su sola voluntad, mucho antes de Livingston y Stanley, buscaron las fuentes del Nilo, antes que Cook exploraron el Pacífico o llegaron a Alaska, la Antártida o la Isla de Pascua.

¿Sabía que a fines del siglo XVI se consideró seriamente la conquista de China? ¿Y que un español estuvo a punto de gobernar Camboya? ¿Sabía que las grandes derrotas inglesas de la edad moderna fueron infligidas por España? ¿Qué el más grande marino del siglo XVI fue español y fundó la primera ciudad de los actuales Estados Unidos? ¿O que enviamos embajadas a Asia central para establecer alianzas contra los turcos? Y muchos más episodios desconocidos por nosotros mismos y de los que Hollywood sacaría material para una docena de películas de haber sido protagonizados por anglosajones.

El orbe a sus pies. Magallanes y Elcano: cuando la cosmografía española midió el mundo
Ya que estamos con gestas hispánicas, este año se celebra el V Centenario de la vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano. Pedro Insua nos narra la primera circunnavegación de la tierra y nos recuerda que, si a Magallanes se debe el logro de superar el Cabo de Hornos y hallar el paso que une el Atlántico y el Pacífico, con lo que se sorteó el muro que el continente americano representaba para la navegación, fue a Elcano a quien debemos la demostración empírica de la esfericidad de la tierra, al surcar el océano Índico y bordear por el Atlántico el continente africano sin hacer escalas.

La obra, además de abordar las peripecias de la expedición, nos traslada a su marco histórico, los conflictos diplomáticos entre España y Portugal, y el espíritu de la época que abriría a Europa las puertas del mundo.

La sociedad multietnica: pluralismo, multiculturalismo y extranjeros
Nunca viene mal repasar la conocida obra de Giovanni Sartori para ser conscientes del principal reto al que se enfrenta la Europa del siglo XXI. La globalización y la inmigración en masa han elevado el multiculturalismo a uno de los conceptos políticamente correctos de nuestro tiempo, de tal manera que todo el que se oponga a su dictado es racista, xenófobo y malvado.

Sartori insiste en que una sociedad saludable no puede ser una sociedad cerrada, pero esto no significa que deba carecer de fronteras, al contrario, se presupone que debe tenerlas para evitar la autodestrucción. El multiculturalismo constituye así una degeneración del ideal pluralista que confunde el respeto por la diversidad con el respeto por costumbres ajenas a Europa que ignoran los más elementales principios de convivencia en que se basan las sociedades occidentales. Argumenta Sartori, que, si nos empeñamos en dar la ciudadanía y derechos colectivos a gente que ignora estos principios, cuando no chocan frontalmente con ellos, lo que se logrará es poner en serio peligro nuestra sociedad, no integrar a estas masas de inmigrantes extraños a Europa.

Historia de la yihad: catorce siglos sangrientos en el nombre de Alá
En este libro José Javier Esparza estudia la yihad desde los orígenes del islam en la Arabia de Mahoma hasta la moderna guerra santa de Osama Bin Laden, para comprobar que en catorce siglos esta doctrina no ha evolucionado gran cosa y sigue impregnada a día de hoy de la misma intolerancia que tenía en los primeros días de la expansión de los seguidores del profeta. Se trata de imponer la religión musulmana a sangre y fuego si fuera preciso y exterminar al infiel que no se someta a los dictados del islam.

Esparza matiza. Si bien no todos los musulmanes son islamistas —aquellos que quieren adaptar la vida política a los preceptos del Corán—, ni todos los islamistas son yihadistas —los que quieren imponerlo por la fuerza y el terror—, sí es un hecho que estos últimos se han convertido, a ojos de muchos musulmanes, en la vanguardia de la religión.

Lectura imprescindible para conocer qué filosofía hay detrás de los lobos solitarios que degüellan infieles y atropellan transeúntes en Europa o los grupos radicales que ametrallan o vuelan por los aires a todos los occidentales o cristianos que pueden en cualquier lugar del mundo.

El dominio mundial. Elementos del poder y claves geopolíticas
El tablero del poder mundial exige un juego despiadado en el que cada cual vela por sus intereses, sin más cuidado ético en estos tiempos de información instantánea que guardar las apariencias. Esta es una de las conclusiones que podríamos sacar de la lectura de la obra del Coronel Pedro Baños, que nos recuerda en cierta manera la teoría de las élites y de la lucha por el poder en los escritos de Vilfredo Pareto.

A la fuerza militar, la economía, la diplomacia, los servicios de inteligencia, los recursos naturales, la capacidad tecnológica, instrumentos clásicos de la lucha por el poder, se unen, como ya anunció en su día Albin Toffler en su “Cambio de poder”, el conocimiento y la comunicación de masas. Pero además en la actualidad hay otras herramientas para alterar el equilibrio de poder, destacando la demografía. Si queremos comprender el futuro geoestratégico de un mundo en pugna entre las dos grandes potencias, EE.UU. y China, con una Rusia en tercer plano y una Europa que cada día tiene menos capacidad de decisión en ese tablero mundial, este libro nos ofrecerá muchas pistas.

Como ven, unas propuestas para cargarse de argumentos y disfrutar de la lectura mientras esperamos un nuevo curso político y los nuevos disparates con que nos asombrará nuestra clase política. Mientras, pasen un buen verano.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial