AGLI Recortes de Prensa   Domingo 25  Agosto 2019

¿Funcionan los «frentes populares»?
Álvaro Vargas Llosa ABC 25 Agosto 2019

Con España pendiente de si el PSOE y Unidas Podemos pactarán un acuerdo que permita a don Pedro Sánchez formar Gobierno, conviene echar un vistazo a la experiencia de los «frentes populares». Desde los años 70, sólo hay dos precedentes europeos de un eventual cogobierno, hoy, entre el PSOE y Unidas Podemos. El primero, a mediados de esa década, ocurrió en Portugal tras la caída de la dictadura y por poco desemboca en una guerra civil, pues un sector más bien liberal quería una democracia burguesa y el otro, la revolución. Llegado al poder Soares, socialista cuerdo, lo primero que hizo fue apartar a los comunistas del poder. El segundo, a inicios de los 80, fue el de Mittérand, que, con el «programa común» en ristre, aplicó medidas estatistas, provocando la hecatombe que lo llevó, en 1984, a hacer un viraje copernicano denunciado por los comunistas como una traición.

Desde entonces, no ha habido nada similar. A finales de los 90, Jospin nombró algunos ministros comunistas en Francia, pero no tuvieron incidencia, salvo en la semana laboral de 35 horas, mientras que en Alemania los socialdemócratas gobernaron con los verdes, que eran zurdos, pero terminaron haciendo unas reformas liberales (Agenda 2010) que desgarraron a la izquierda. En 2015, los socialistas portugueses se aliaron con los rojos sin invitarlos a formar parte del Gobierno, pero mantuvieron las reformas liberales de la derecha y añadieron otras.

Las conclusiones son tres. Primero: los «frentes populares» que han tenido algún éxito han sido aquellos que han significado la negación de sí mismos. Segundo: cuando han aplicado programas socialistas, los comunistas han abandonado el barco. Tercero: cuando han aplicado programas revolucionarios, los socialistas han fracasado y han tenido que dar un bandazo ideológico (además, han sucumbido electoralmente).

Las coaliciones de izquierda más antiguas se dieron en contextos muy distintos a los de la segunda posguerra. El «Bloc des gauches», en la Francia de inicios del siglo XX, naufragó en parte por la economía y porque unos querían democracia y otros, la revolución. La Conjunción Republicano-Socialista fracasó en sus dos versiones en España por la desunión y las rivalidades internas, porque los socialistas tenían dos almas, una reformista y otra revolucionaria, y porque los republicanos eran de izquierda, de derecha y todo lo contrario. Luego, a mediados de los 30, el Frente Popular francés de Léon Blum se acabó cuando los comunistas lo acusaron de no ser revolucionario; por su parte, el Frente Popular español, como es sabido, tenía casi tantas izquierdas afuera como adentro de la coalición y la minoría liberal fue desbordada por corrientes socialistas que despreciaban la democracia, para no hablar de los rojos que respondían servilmente a Moscú.

En la España de hoy, el problema catalán y la desaceleración económica harían impracticable siquiera por unos meses la aplicación de un programa que satisficiera a Podemos, lo que garantizaría una crisis en caso de que el PSOE pretendiera gobernar sin excesos delirantes. Y si los socialistas intentasen lo segundo, permitiendo a Podemos dictarles la pauta, la debacle económica sería inmediata, dado el nulo margen de irresponsabilidad (marcha atrás en la reforma laboral, aumento sofocante de impuestos) que tolera la menguada economía española. Por no hablar de la reacción de la derecha que provocaría en el país un avance de la causa independentista catalana con la bendición oficial del Gobierno. El PSOE estaría cavando su tumba. Todo lo cual sugiere que, en política, mezclar dos aceites a veces es más complicado que mezclar agua y aceite.

Doñana y el lince presidencial
FRANCISCO ROSELL El Mundo 25 Agosto 2019

En su enciclopedia Naturalis historia, Plinio el Viejo, el erudito militar y procurador romano, se refiere al ave distintiva de la fauna hispana que es el gorrión y la describe en términos que explicarían su extinción en algunos predios patrios: "En sintiendo aire corrupto de pestilencia, desalojan el lugar y allí donde se conservan es señal de sanidad". Atendiendo a Plinio el Viejo, se hubiera agradecido su protección en los años álgidos de la corrupción. Habría hecho las veces de los canarios que eran bajados a los pozos hulleros para advertir del mortífero grisú. Al enmudecer su trino, los mineros huían, fiados a Santa Bárbara, a toda mecha para no fenecer asfixiados como sus custodios.

En Andalucía, no obstante, se prefirió rescatar el lince ibérico, en vez de salvaguardar el gorrión, lo que hubiera hecho buena falta ante una sistémica corrupción institucional. Hallándose en vías de extinción este felino, su preservación reportaba -qué duda cabe- una impagable vitola conservacionista. Contribuía además a tapar desmanes en el entorno de Doñana como la frustrada construcción de la "Marbella del Atlántico" por familiares y amigos de González al calor de la Expo-92 de Sevilla o la riada tóxica de la balsa minera de Aznalcóllar en 1998.

A este fin, no se escatimaron recursos para convertirlo en el símbolo de su política medioambiental multiplicando las imágenes de melífluos altos cargos dándole el biberón a alguna cría nacida en cautividad. Hubo una consejera que enmarcó una foto dedicada de su garra y letra por una pareja de linces dándole las gracias "por salvarnos la vida".

Junto al felino en extinción, en épocas vacacionales, conviven en Doñana los linces presidenciales que alberga el Palacio de las Marismillas. La heredad donde el duque de Medina Sidonia erigió una mansión a su mujer, doña Ana Gómez de Mendoza, hija de la intrigante princesa de Éboli, para salvaguardarla de las secuelas de la conspiración de la que participó su madre contra Felipe II mercando con los secretos de Estado que trajinó el infiel secretario real Antonio Pérez. El bosque de doña Ana, lugar de asueto de los presidentes de la democracia, excepto Suárez y Calvo-Sotelo, ha colmado de dicha a todos, si bien a ninguno como González, quien anotó en su libro de firmas: "Nada, salvo Doñana, me produjo síndrome de abstinencia".

Los melancólicos atardeceres de Doñana cautivan tanto que, a veces, hacen perder el sentido de la realidad a los moradores de esta residencia vacacional de Estado. Nadie se ha librado de ello como tampoco del denominado «síndrome de la Moncloa». Ni González ni Aznar, quien creyó haber cerrado con la suegra de Blair la reversión de Gibraltar a España. Ni tampoco Zapatero -"Hacía un día de sol y había dormido fenomenal", evocó del mortal atentado de ETA en Barajas- o Rajoy, si bien éste no haya verbalizado en exceso la capacidad de embrujo de Doñana. Empero, nadie como el nuevo lince presidencial que se enseñorea de las Marismillas, Pedro Sánchez, anticipándose a la otoñal berrea electoral que tanto desenfreno desata, había tronado del modo en que éste lo hizo hace hoy una semana. Sonó como si de improviso se hubiera soltado un disparo furtivo y la oxigenada brisa marismeña se hubiera llenado de un denso olor a pólvora.

Desde su arribo a las Marismillas, éste había adoptado la inmovilidad de esos búhos que aguardan estáticos la salida del sol sin que nada inquiete su pupila roja. Era como si ese perenne vigía del Bosque de doña Ana que es el gran poeta Caballero Bonald, quien alarga su vista cansada a través del anteojo luminoso y calidoscópico de la copa de manzanilla, le hubiera susurrado al presidente en funciones los versos de Baudelaire: "Hay que saber estarse quieto, y del tumulto tener cuidado". De súbito, quebraba el aire calmo de Doñana, con las aves que lo habitan acogidas al regazo de la naturaleza, con ese estruendo de escopeta de cazador.

Tras desentenderse 19 días del barco de la ONG española Open Arms, con centenar y medio de emigrantes rescatados a bordo y anclado frente a las costas italianas de Lampedusa sin poder entrar en puerto, al igual que el ministro del Interior transalpino, el ultraderechista Matteo Salvini -ambos en vísperas electorales-, Sánchez el Imprevisible se rectificaba asimismo. Tras negar su venida a España, pese a los ofrecimientos de los puertos más próximos de Barcelona o Valencia, facultaba su desembarco nada menos que en Algeciras, el muelle más apartado y sobrepasado por la emigración del otro lado del Estrecho.

Sus principios son tornadizos y volubles cual desquiciada aguja de marear. Siempre al albur de una encuesta o tal vez de una conversación telefónica con la estrella hollywoodiense Richard Gere, visitante ilustre del Open Arms por unas horas. No extrañe que haga quedar a su ministro Ábalos peor que Cagancho en Almagro. En las vísperas, molesto con "los abanderados de la humanidad que no tienen que tomar nunca una decisión", éste dijo que España no podía actuar unilateralmente porque era una cuestión a europea. Se está especializando en afirmar lo que el presidente desmiente en horas.

Si el diablo mata moscas con el rabo cuando se aburre, Sánchez daba un recital de cómo enredar con un asunto altamente inflamable. El lince Sánchez creyó matar dos pájaros de un tiro. De un lado, atajaba las críticas de quienes le recriminaban la chepa que le estaba apareciendo tras sacar pecho en junio del año pasado con la acogida en Valencia del Aquarius. Todo ello para granjearse notoriedad internacional con el rescate en aguas italianas de este buque de emigrantes y que organizó con pareja prosopopeya a la que Fraga desplegaba como ministro para dar la bienvenida al turista que redondeaba alguna cifra millonaria. De otro, buscaba poner en aprietos al Gobierno andaluz y desestabilizar su alianza con Vox provocando la reacción de Abascal cual Júpiter Tonante para movilizar al votante de izquierda de cara a una eventual repetición de los comicios de abril. Ya entonces se valió del trampantojo de "¡que viene la extrema derecha!", como el torero que cita al morlaco en el albero. A Sánchez le ha fallado su ojo de lince o se ha cegado tanto que se ha confundido de escopeta y ha usado esta vez la carabina de Ambrosio contra sus rivales.

Esta descubierta agosteña revela que Sánchez es capaz de cualquier cosa. Si Zapatero engañaba con su apariencia de "Bambi", como le bautizó Guerra -a la sazón, ex presidente del Patronato de Doñana y antes contador de galápagos allí-, el antaño Blanco (José Luis)boy's ya no sorprende ni a propios -que se lo pregunten a una amortajada Susana Díaz- ni a extraños tras ensartar la cabeza barbada de Rajoy con la pica de su "moción de censura Frankenstein". Dicho lo cual, hay que estar muy ciego o hacérselo para no percatarse de que una emigración descontrolada es el principal factor de desestabilización de la Europa del bienestar y de las libertades consolidada tras la II Guerra Mundial.

No se puede jugar frívolamente con un problema de este calibre y tratar de obtener ventajismo político con una cuestión con la que el PSOE ha hecho demagogia desde los escaños de la oposición, con su demencial "papeles para todos", y que ahora persiste desde el banco azul del Gobierno. Mucho menos en una España fronteriza con África que acucia la colaboración de países como Marruecos y a los que no se les puede mandar mensajes como el del Aquarius o del Open Arms. Menos mal que las autoridades judiciales italianas han finiquitado el culebrón del Open Arms con el desembarque de los emigrantes y la intervención del navío. Si se hubiera culminado el intento de Sánchez de que el P45 Audaz de la Armada hubiera trasladado a todos ellos a España desde aguas italianas, supondría el inicio de que la Marina española reemplace al Open Arms en su cometido. Un acicate para que las mafias arrojen emigrantes cerca de puertos españoles.

Con la excusa de que no se puede poner vallas al campo, se le hace el caldo gordo a los esclavistas del siglo XXI con la complicidad impagable de ciertas ONG que tornan en cooperantes necesarios y lavan la cara a los explotadores al endosar la culpa a unos gobiernos occidentales que serían los causantes de la miseria de estos expatriados. Con esta política de probaturas y titubeos, el Gobierno causará un efecto llamada que atraerá a cargueros con inmigrantes apretujados en sus bodegas.

Adviértase que, de igual modo que emigran quienes están en mejores condiciones de salir de sus países, salvo que sean territorios en guerra, este éxodo del país se dispara cuando comienza a salir de la pobreza. Fue lo que pasó en España, sucedió en Asia y sobrevendrá en África. Como pronostica Jeffrey G.Williamson, catedrático en Harvard, ese avance económico no desterrará las pateras, sino que obligará a prepararse para la mayor presión migratoria de la historia: la africana.

Es evidente que las circunstancias de la inmigración son más fuertes que la voluntad de los Estados. Precisamente por ello, no puede suceder que los gobernantes se fíen a la improvisación y recurran al arbitrismo. En asunto tan crucial, no se puede aprovechar agosto para soltar ocurrencias porque sólo cosecharán inevitablemente los mayores fiascos, como el del Open Arms, y se dañará irreversiblemente la convivencia.

Ante la inmigración, es absolutamente suicida avivar el fuego con improvisaciones al atardecer de Doñana. Lejos de desalentar a las mafias, dejan en sus manos el timón. Si periódicamente se legaliza lo que antes se declaró incompatible con la ley, se traslada a quienes quebrantan la norma un mensaje alentador para sus expectativas de negocio como mercaderes de personas. España ha cimentado su civilización gracias a las migraciones y debe seguir haciéndolo, si bien facilitando la integración y evitando el desarraigo de los recién llegados, si se quiere preservar la convivencia. Sus gobernantes han de impedir los movimientos migratorios anárquicos y que la instalación del emigrante dependa sólo de su decisión unilateral.

En terreno tan pantanoso, junto al de la cuestión nacional y la crisis económica que acecha sin desaliento, se impone un pacto de Estado entre los partidos con capacidad para gobernar y que, con los ajustes pertinentes, fijen una política marco en la que la sal de la inmigración se vuelque poco a poco en el agua para que pueda diluirse adecuadamente, enriquecerla y no pudrirla. Ante un reto de imprevisibles consecuencias y que tan graves contratiempos generó en la Europa de entreguerras, sería un desatino que el PSOE tuviera la tentación de tratar de consolidarse en el Gobierno zascandileando con una política inmigratoria que persiguiera resquebrajar al electorado rival y disminuir sus posibilidades de acceder en el Gobierno, como hizo en las elecciones de abril. Un juego peligroso, pero tentador para Sánchez y Salvini, dos caras de la misma moneda de cómo utilizar la emigración como instrumento de agitación y captación del voto. Aspiran a vivir de los problemas de la gente, no a solucionarlos, al igual que esos malos médicos que sólo sueltan a sus pacientes camino del cementerio.

Las seis grandes mentiras de la izquierda sobre la recuperación de Portugal
Diego Sánchez de la Cruz  Libertad Digital 25 Agosto 2019

El Gobierno socialista ha mantenido intacta la senda de reformas y ajustes emprendida en Portugal.

En los últimos años, el correcto desempeño económico de Portugal ha hecho que la izquierda occidental convierta al Ejecutivo de António Costa en uno de sus principales referentes. Sin embargo, un vistazo riguroso a las medidas implementadas por nuestro país vecino es suficiente para poner de manifiesto la fragilidad de este relato.

1. La crisis arranca con la izquierda en el poder
Portugal entró en crisis con un gobierno de izquierda. Desde 2005, la jefatura de Gobierno estaba en manos del Partido Socialista. Al frente del gabinete estaba José Sócrates, cuyo Ejecutivo fue incapaz de frenar la deriva económica desatada con el inicio de la Gran Recesión. El político luso cayó en desgracia, perdió las elecciones de 2011 y terminó encarcelado por un caso de corrupción, fraude fiscal y blanqueo de capitales.

2. Sí hubo austeridad, y fue draconiana
El relato que pretende instalar la izquierda occidental habla de Portugal como un bastión que representa la perfecta alternativa a la austeridad draconiana que implementaron otros países europeos. Sin embargo, la República lusa implementó realmente uno de los programas de ajuste más profundos de la pasada crisis, con medidas de estabilización valoradas en el 17% del PIB, un 42% más que España y un 54% más que Irlanda.

3. Los ajustes se volcaron por el lado del gasto
El paquete de medidas de ajuste se concentró principalmente en recortar el gasto. Aunque las subidas de impuestos generaron recursos equivalentes al 7% del PIB, lo cierto es que los ajustes presupuestarios tuvieron aún más peso, hasta el punto de que alcanzaron el 10% del PIB y supusieron el grueso de los esfuerzos de consolidación. Entre las medidas adoptadas, hubo reducciones de la inversión pública, congelaciones en la contratación de nuevos funcionarios, rebajas salariales de los empleados del Estado, recortes en las transferencias sociales, ajustes en las pensiones, limitaciones del gasto sanitario…

4. La reforma laboral golpeó la negociación colectiva
El número de trabajadores cubiertos por los acuerdos de negociación colectiva se ha reducido drásticamente como consecuencia de las reformas introducidas en el mercado de trabajo. En 2011, había 1,2 millones de asalariados dentro de dicho esquema de fijación salarial, mientras que hoy apenas hay 200.000 trabajadores en dicha situación.

El poder de los sindicatos fue golpeado notablemente y, en paralelo, se introdujeron reglas que endurecen notablemente la facilidad de cobrar un subsidio de paro. No solo eso: la indemnización por despido bajó de 22 a 14 semanas por año trabajado, mientras que el salario mínimo estuvo congelado durante años.

5. La recuperación se produjo con la derecha en el poder
La mejora en los indicadores macroeconómicos no llegó con el acceso de António Costa al poder, sino que se produjo con el conservador Passos Coelho en el Gobierno. El paro, que llegó a rondar el 15%, acumulaba tres años de caída cuando el centro-derecha salió del poder. Algo similar ocurre con el crecimiento, que también enlazó tres años de mejora antes de que Costa se convirtiese en primer ministro.

Por tanto, la herencia recibida fue más que favorable para los intereses del Ejecutivo socialista. De hecho, el país luso venía de abandonar prematuramente el programa de rescate en 2014, puesto que el buen funcionamiento de los ajustes hizo innecesario recurrir a la totalidad de los fondos comprometidos con la UE y el FMI.

6. Costa no ha desarrollado otra forma de hacer política
En líneas generales, la política fiscal de Portugal ha mantenido un tono moderadamente liberal desde que Costa es primer ministro. Más allá de algunas subidas en los impuestos Especiales, el resto de las figuras tributarias se han mantenido constantes o incluso han sido revisadas a la baja. En cuanto al gasto, el anterior Gobierno lo redujo del 52% al 45% del PIB, mientras que Costa ha profundizado esa línea y dirá adiós a su primera legislatura con el peso del Estado oscilando entre el 43% y el 44% del PIB.

Estado Islámico 2.0: el terror que viene
FRANCISCO CARRIÓN El Mundo 25 Agosto 2019

Hubo quienes, parapetados en la calma de sus despachos, festejaron el derrumbe del califato como el estertor de su terror. Pero nada más lejos de la realidad. Cinco meses después de que su andamiaje se precipitara hacia el vacío, el autodenominado Estado Islámico prepara su regreso a escena. Un informe de expertos de la ONU alerta de que la organización podría lanzar una nueva oleada de ataques a nivel internacional, con Europa como uno de sus objetivos principales, antes de finales de este mismo año. "En cuanto tenga el tiempo y el espacio para reinvertir en sus operaciones externas, el IS [Estado Islámico, por sus siglas en inglés] dirigirá y facilitará ataques internacionales junto a los atentados inspirados en el grupo que siguen produciéndose en muchos lugares del planeta", pronostica el documento elaborado por expertos del comité de antiterrorismo del Consejo de Seguridad de la ONU. "La reducción actual de tales ataques, por consiguiente, podría no durar mucho, posiblemente hasta finales de 2019", advierten.

Las huestes de la organización que lidera Abu Bakr al Bagdadi nunca han desaparecido de Siria e Irak, los confines en los que fue declarado su califato. En Irak, la amenaza yihadista ha resurgido con fuerza en las últimas semanas, en una cadena de ataques sorpresa y emboscadas contra fuerzas de seguridad en zonas de Kirkuk, Diyala o Sinyar. En lo que va de año, los ataques se han cobrado la vida de 274 personas. "El IS se está reconstruyendo en áreas remotas en las que las fuerzas iraquíes lo tienen difícil para garantizar el orden", subraya un informe del departamento de Estado estadounidense publicado a principios de mes.

En el monte Sinyar, en el noroeste de Irak, sus embestidas propagan el mismo pánico que hace un lustro, cuando los yihadistas irrumpieron en sus pueblos secuestrando a sus mujeres y liquidando a varias miles de personas. "Los terroristas han lanzado varios ataques en las últimas semanas. En la última ocasión, mataron a dos vecinos", relata a EL MUNDO Jaled Murad, superviviente de uno de los fusilamientos firmados por el IS que se gana ahora la vida como centinela en la ciudad de Sinyar, a la que han regresado con enormes recelos un centenar de familias. A caballo de ambos países, el IS mantiene a unos 18.000 militantes, organizados en una constelación de células durmientes que ha reivindicado emboscadas, asesinatos y secuestros.

Fuentes de ingresos activas
La ONU, a partir de las informaciones proporcionadas por los servicios de inteligencia de los países miembro, estima que las finanzas del IS manejan aún entre 50 y 300 millones de dólares, a pesar de la pérdida del territorio y de las fuentes de ingresos que lo convirtieron en el grupo terrorista más rico del planeta. Sus arcas han adelgazado pero tienen aún en su poder medios de generar ingresos como la extorsión a los civiles que residen en las zonas en las que se mueven sus militantes, el pago de rescates o inversiones en negocios como el contrabando de automóviles, el cultivo de cannabis o la explotación de piscifactorías. "También se cree que el grupo guarda datos sobre las poblaciones que estuvieron bajo su control y que podrían ser utilizados para la generación de ingresos futuros", reseña.

Europa, golpeada salvajemente desde el establecimiento del califato en 2014, sigue siendo especialmente vulnerable. "El IS supone aún una amenaza destacada en Europa pese a haber perdido capacidad para perpetrar ataques directos", indica el informe. "Últimamente se han registrado pocos ataques de 'lobos solitarios', lo que sugiere que incluso la capacidad para inspirar acciones se halla en declive", desliza la investigación. "Sin embargo, se ha detectado recientemente un resurgimiento de la comunicación entre el comando central del IS e individuos en diferentes países europeos".

El retorno de los militantes que una vez engrosaron las filas del IS en Siria e Irak continúa siendo uno de los focos de mayor inquietud para los expertos. Según estimaciones de las naciones europeas, entre 5.000 y 6.000 nacionales viajaron a Siria e Irak durante el último lustro para unirse, en su mayoría, al IS. Aún hoy el paradero del 40% de quienes emprendieron el periplo -unos 2000- permanece en zona de sombras y se especula que podrían haber retornado a casa. "Algunos pueden unirse a Al Qaeda o a otras marcas terroristas que puedan nacer. Algunos se convertirán en líderes o en agentes de radicalización", vaticina.
Radicalización en las prisiones

Unas incógnitas que se suman a la realidad de las prisiones europeas. "La radicalización de criminales dentro del sistema carcelario permanece como un desafío a reseñar", apostilla el informe, que vocea su temor por la radicalización de los "reclusos afectados por la pobreza, la marginación, la frustración, la baja autoestima y la violencia". El riesgo resulta aún mayor si se considera que la primera oleada de retornados del califato podría empezar a cumplir sus condenas y salir de prisión el próximo año. "Los programas de desradicalización no se han demostrado plenamente eficaces", denuncian los expertos.

Tras la desalentadora radiografía trazada por el organismo subyace, además, el error de cálculo de la estrategia estadounidense. "Al igual que la administración Obama asumió que la muerte de Osama Bin Laden y los cambios registrados durante la Primavera Árabe conducirían a la desaparición de Al Qaeda, las suposiciones de Trump y su equipo sobre los resultados de su esfuerzos antiterroristas se están demostrando erróneos", argumenta en declaraciones a EL MUNDO Michael Smith, analista experto en terrorismo de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

"El IS es una empresa más duradera de lo que muchos políticos occidentales parecen entender", lamenta Smith. "No comprenden que el IS es algo más que un grupo yihadista capaz de gobernar. Se ha auto definido explícitamente como un grupo terrorista en su propaganda oficial. Incluso cuando se le niega la capacidad de gobierno, puede seguir generando respaldo y contando con miembros que continuarán participando en campañas terroristas contra los enemigos de la organización, por lo que resulta razonable anticipar que el IS seguirá tratando de movilizar recursos para perpetrar ataques en Europa". Incapaz de refutar los hechos, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo reconoció esta semana que la realidad resulta "complicada". "Hay ciertos lugares en los que el IS es más poderoso hoy que hace tres o cuatro años. Pero el califato es pasado y su capacidad para perpetrar ataques externos es mucho más difícil ahora", arguyó.

Proceso de rediseño
La probada resiliencia del grupo, capaz de adaptarse a los distintos escenarios y aprovechar las flaquezas ajenas, es una de sus mayores bazas. Según la ONU, el IS se encuentra en proceso de "adaptarse, consolidarse y crear condiciones para un eventual resurgimiento". El proceso de rediseño incluye el seguimiento de la situación política de los distintos países europeos y el establecimiento de objetivos que contribuyan a "exacerbar la disidencia y las tensiones ya existentes".

Además del viejo continente, la ONU también observa con alarma el empuje del yihadismo en África occidental -el IS declaró hace un año una provincia en la República Democrática del Congo- o en Asia central tras la cadena de atentados que padeció Sri Lanka y que los expertos consideran una acción firmada sin conocimiento de la cúpula de la organización, "instigada y dirigida localmente bajo inspiración de la ideología del IS". "La comunidad internacional ha hecho progresos en muchos sentidos y, ahora que la parte esencial de la lucha ha acabado, los gobiernos se sienten con la responsabilidad de centrarse en otros asuntos. Sin embargo, como demuestra la situación en el campamento siria de Al Hol, la amenaza del IS continuará, especialmente si miles de familiares de miembros del grupo son mantenidos en condiciones miserables sin ninguna opción de futuro", admite a este diario Colin Clarke, investigador del The Soufan Center de Nueva York.

El problema de la inmigración musulmana
Vicente Torres Periodista Digital 25 Agosto 2019

La inmigración musulmana es inasimilable, pero eso no lo dice Vox, aunque seguramente también, sino Juan Eslava Galán. Pero no solo él, sino también cualquier otra persona que haya cultivado el arte de pensar.

El Islam es una religión ideada por una sola persona, lo que viene a indicar de forma inequívoca que necesariamente ha de tener una intencionalidad. Ésta sale a relucir enseguida: Islam significa sumisión. Otros tipos avispados han inventado otras religiones con este requisito.

El ser humano es libre por naturaleza, por tanto, la sumisión atenta contra esa libertad. La sumisión es castradora. Otra cosa es que muchos seres humanos tengan miedo a la libertad y caigan en lo que Étienne de la Boétie llamó la servidumbre voluntaria.

Estas religiones basadas en la sumisión son antidemocráticas por naturaleza, porque la democracia precisa personas adultas, responsables y libres.

Los gobiernos democráticos son tan idiotas que a cualquier cosa que le pongan el título de religión le otorgan un aura de respetabilidad. Hay una salvedad a esto, y es que con la religión católica se tienen muchos menos miramientos.

En algunos países democráticos no solo se consiente al Islam, que es una bomba de relojería que un día u otro tiene que estallar, sino que se tienen con los practicantes de esta religión unos miramientos y unas consideraciones que resultan muy peligrosas. Hay que poner carne de cerdo, jamón y embutidos en los menús de todos los colegios. Por el bien de la civilización. En lugar de eso, se dan clases de Islam. ¡Qué poco quieren a los niños quienes toman esas medidas!

Todos los países en los que rige el Islam están muy atrasados. Basta con que Vox proteste contra los musulmanes para que la izquierda se lance a protegerlos y mimarlos. Eso da idea de que la izquierda es primaria.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ni "migrantes" ni "náufragos": inmigrantes ilegales traídos por negreros
Federico Jiménez Losantos  Libertad Digital 25 Agosto 2019

Dicen los clásicos orientales, más clásicos por más antiguos, que el que nombra una cosa, la crea para poseerla. Ahora, que hasta el concejal más lerdo habla de "relato", como si nunca hubiera existido "propaganda", son los medios de comunicación, el eslabón más débil de la inteligencia occidental, los que bautizan o rebautizan las cosas como si hasta entonces no existieran o no las hubiera nombrado nadie. Por eso, lo primero que hay que hacer ante un fenómeno mediático y político es ver los términos en que nos cuenta el fenómeno, y si hace falta, romperle la crisma en el sentido literal del término, que es desposeerlo de la fe de bautismo mediático. Y los dos últimos casos, a cuenta del "Open Arms", son "migrante" y "náufrago".

Migran las aves, las personas emigran o inmigran
Cuando se organizó la caravana de ilegales en Centroamérica para entrar ilegalmente en los Estados Unidos atravesando México fue la primera vez en que se generalizó la palabra "migrante" para referirse a lo que antiguamente se llamaban "espaldas mojadas", "carne de coyote" o, simplemente, lo que eran: inmigrantes ilegales. Migrantes lo son las aves y otras especies que, siguiendo su instinto, vuelan de una zona cálida a otra fría o viceversa cubriendo trayectos de miles de kilómetros. Doñana es el notario de esa actividad viajera entre Europa y África. Entre nosotros, las cigüeñas y las golondrinas han sido las aves migrantes más frecuentadas por los poetas: "Volverán las oscuras golondrinas", dijo Bécquer; "… y augura que vendrán los liberales /cual torna la cigüeña al campanario", añadió Antonio Machado, contra el turno de partidos en la Restauración.

Lo que los progres americanos, tan creativos como nefastos, por lo contagiosos, querían decir al llamar "migrantes" a los ilegales en los USA es que no podían hacer más que lo que hacían, que eran víctimas de algo que no podían dominar, como el instinto viajero de las aves, y no cabía pedir cuentas legales por ese delito. Doblemente falso: eran emigrantes de su país de origen y aspiraban a ser inmigrantes, aunque ilegales, en otro. Y lo hacían, en su inmensa mayoría, buscando mejor nivel de vida para ellos y para sus hijos. Noble actitud, si no fuera necesario controlar la población que disfruta de los servicios sociales de un país, porque, si no han sido parte de su creación y lo son de su financiación, lo destruirían.

Y si eso es cierto en Norteamérica, que estaba casi vacía cuando la descubrieron los españoles y se ha ido llenando con inmigrantes, más lo es en Europa Occidental, donde a la presión de la Oriental, empobrecida por el comunismo, se añadió, por culpa de Merkel y otros demagogos, una enorme avalancha de refugiados y delincuentes, que de todo había, casi siempre musulmanes y provenientes de Medio Oriente a través de Turquía. Unos venían huyendo de la guerra de Siria, en la que la UE no quiso entrar. Otros, por la trata de personas, negocio más rentable que el de la cocaína.

Y los ideólogos anticapitalistas, que desde la caída del Muro buscan siempre algo a lo que agarrarse para deslegitimar esta sociedad en que tan ricamente viven, y que tienen en la casta mediática un socio incondicional, descubrieron en los negreros del Mediterráneo, una vez que Turquía, por mucho dinero de la UE, dejó de ser puerto franco, una mina de propaganda antisistema. Creíamos que con el "Aquarius" lo habíamos visto todo, pero lo del "Open Arms" con TVE incorporada a la mafia de la trata de personas en calidad de flotador, que no salvavidas, lo ha superado con creces.

Un pájaro nada migrante, Oscar Camps, ha buscado deliberadamente destruir la imagen y la política de control de fronteras del ministro del Interior italiano, Salvini, que cumple con su obligación. Un fiscaletto ha ayudado a Camps y su banda a deteriorar aún más la legalidad europea, declarando "náufragos" a esos "migrantes" que no son ni una cosa ni la otra. Quizás también a que Salvini gane las elecciones, contra los medios y los lelos, que en Italia, la víctima de la demagogia de Merkel, son menos.

La aristocracia moral europea: Bildu y compañía
La aristocracia moral de Occidente está indignada. Ayer, en Biarritz, el hijo del terrorista Ternera, el terrorista Otegui y la forajida Rovira, al frente de la contracumbre del G7, condenaron severamente lo que pasa en el Mediterráneo. Yo también, pero por lo contrario: creo que el Open Arms debería ser desguazado; Oscar Camps, juzgado por colaboración con la mafia negrera; Rosa María Mateo, por colaborar con Camps; y así hasta el Presidente en funciones electorales, Doctor Cumfraude, que ha utilizado un buque de guerra para instalar a quince ilegales en España. Al delito político de vulnerar la frontera le ha añadido el económico del derroche. Pero todo viene por llamar "migrantes" y no inmigrantes ilegales a esos delincuentes. Sánchez puede gastar nuestro dinero y enlodar a la Armada porque cumple una "misión humanitaria", la de rescatar a pobres náufragos hambrientos. Sólo que no son pobres, porque pagan 3.000 euros por llegar a Europa por barca ilegal o por barco humanitario coordinado con la naviera negrera.

Y tampoco son náufragos
Un profesor de Derecho Marítimo, J. M. Ruiz Soroa, explicaba ayer en El Mundo, para que lo entendiera el fiscaletto, que no había náufragos en el Open Arms ni en otros barcos que objetiva y subjetivamente (de ahí sus insultos a Salvini y luego a Carmen Calvo y su empeño en desembarcar en Italia y no en el puerto más cercano: Túnez) colaboran con los negreros. "Náufragos de conveniencia", los llama Ruiz Soroa porque la obligación de auxiliar al que está en peligro en el mar no puede aplicarse en este caso, y menos todavía cuando Camps se negó a desembarcar en Túnez. No son "náufragos" porque no han sufrido ningún accidente. Reclamarlo así es un clarísimo fraude de Ley. Por no hablar del empeño en delinquir llevando a un país europeo inmigrantes ilegales –Soroa dice "migrantes", ha picado- cuya premeditación delictiva les llevó a pagar previamente su transporte. Nada hay involuntario en eso que llaman drama, cuando es simple delito.

Lo intolerable es que, contra la orden de la Autoridad Marítima, el Open Arms se ha empeñado en delinquir. Y la UE –no sólo Italia- no puede acostumbrarse a este tipo de actividad delictiva. Porque, como dice Soroa, "El caso termina y los desatados sentimientos de simpatía descansan. Pero lo que quedará es que habrá náufragos de conveniencia (y algunos morirán por ello) mientras tengan la esperanza confirmada de que habrá unos rescatadores esperándoles ahí fuera. Un bucle mortífero insostenible que por algún lado hay que cortar."

Sólo Vox ha estado en su sitio
El zascandileo de Sánchez no puede sorprender. Podemos está con el Ternerita, Otegui y la forajida Rovira por Skype, es decir, con el delito. Lo que no entiendo es la actitud de PP y Ciudadanos, que sólo han pedido que Sánchez se explique, pero no que se cumpla la Ley, en toda la UE, que incluye a España, el segundo país tras Italia más expuesto a esos pájaros nada migrantes que colaboran descaradamente con los negreros. Sólo Vox ha hecho lo que se supone que debe hacer un partido que defiende el Estado de Derecho: atacar a los delincuentes en los medios –pocos- que le hacen eco y llevarlos a los tribunales. Por lo visto, asociar el nombre de un partido al de Salvini es más peligroso que los delitos que combate. ¿Por interés electoral? ¿Y por qué actúan los partidos que colaboran con su pasividad en la actividad de los negreros y sus ayudantes? Ni siquiera por electoralismo, sino por simple pánico mediático. No acaban de entender PP y Cs que los españoles estamos hartos de sentimentalismo tercermundista, de tan sucia complicidad con los amigos de la nueva trata de negros, del blanqueo progre de la trata. Si sólo lo ha entendido Vox, mejor para Vox.

La barrera
Entre Sánchez y sus probables socios había en Biarritz veinte mil policías por medio. Un mapa de situación perfecto
Ignacio Camacho ABC 25 Agosto 2019

A un mes de que expire el plazo para formar Gobierno, Pedro Sánchez ha tenido este fin de semana en Biarritz la oportunidad de contemplar el mapa político y moral de quienes pueden ayudarle a hacerlo. Porque allí, alegremente mezclados con los chalecos amarillos franceses, los sindicatos radicales vascos, el tristemente célebre Bloque Negro, las plataformas anti desahucios y otros movimientos anticapitalistas y antiglobalizadores del mundo entero, han participado en los actos de protesta contra el G-7 los dirigentes de Bildu y de Podemos, algunos de los cuales por cierto hicieron sus pinitos contestatarios en la violenta contracumbre de Génova a principios del milenio. Lo mejorcito de cada casa: hasta el último jefe oficial de ETA, David Pla, en inexplicable libertad por un contencioso no resuelto del marco judicial europeo, se paseaba con su banderita entre los manifestantes, tan ufano y contento. La víspera de esta «festiva y familiar» concentración habían sido heridos varios agentes por disparos de morteros caseros. El retrato de situación era perfecto: entre el presidente, reunido con sus colegas más selectos, y sus eventuales socios de investidura en el Parlamento había una barrera de ¡¡veinte mil policías!! por medio.

Las consignas gritadas por el colorido coro altermundista dejan poco lugar a dudas sobre su identidad y vocación antisistema. No ha faltado ninguna causa ni ninguna bandera habitual de combate o resistencia contra el capitalismo y el liberalismo al que la extrema izquierda culpa de la totalidad de los males del planeta. Y en amable deferencia al escenario tan próximo a la frontera, han añadido la autodeterminación «política, económica, cultural, alimentaria y energética». Además, por supuesto, de la solidaridad con los presos vascos -es decir, de la ETA- y con «los pueblos que sufren», entre los que Cataluña figuraba junto a Palestina, Sudán, Hong-Kong o Crimea como víctimas de imperialismos opresores contra su voluntad de independencia. Los nuevos parias de la tierra.

Como Sánchez es un pragmático que carece del vagaroso idealismo progresista de Zapatero, aunque recuerde a su antecesor en muchos aspectos, cabe imaginar que no habrá albergado dudas de estar en el lado correcto. Su sentido del poder es lo bastante intenso para descartar cualquier simpatía o parentesco con quienes cuestionan un statu quo en cuyo seno se halla tan satisfecho. Por eso no se entiende -y si se entiende es peor- que exista la más mínima posibilidad de que llegue con ellos a un acuerdo. En el G-7 nadie le habrá dicho nada porque los mandatarios de la élite mundial son discretos, pero en septiembre, si su desconfianza hacia tan ilustres candidatos a aliados va en serio, le bastará recordar a la opinión pública española dónde estaba cada cual en este momento. Y si no lo hace sabremos de qué es capaz para continuar en el puesto.

Corrupción
De África a Sudamérica: así perfeccionaron los Pujol su estrategia de corrupción
Liliana Ochoa. Tono Calleja.www.vozpopuli.com 25 Agosto 2019

Cada vez que estaba apunto de anunciarse una licitación de obra pública en Sudamérica y en África, Jordi Pujol Ferrusola recibía un mensaje o una llamada de sus contactos. Al finalizar la conversación, el primogénito del Molt Honorable President ofrecía los proyectos a sociedades como el Grupo Isolux Corsán y Acciona "para ver si están interesadas en su adjudicación", gestión por la que cobraba comisiones ilegales, según recoge la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en un informe al que ha tenido acceso Vozpópuli.

La sección de blanqueo de dinero ha entregado las conclusiones de sus pesquisas al juez de la Audiencia Nacional que investiga la corrupción de la "familia-organización" del expresidente catalán Jordi Pujol Soley. En dicho informe, los agentes han acreditado "que los opulentos ingresos percibidos por JPF [Jordi Pujol Ferrusola], merced a facturaciones de sus sociedades instrumentales a mercantiles del grupo Isolux, son todos sin excepción comisiones por su intervención en la adjudicación de contratación pública".

A lo largo del texto han insistido en que los pagos de Isolux Corsán al primogénito de los Pujol "han sido una constante en los últimos años". La policía judicial ha concluido que los supuestos asesoramientos, intervenciones en la redacción de contratos, actividades de tecnoestructura y trabajos de marketing que aparecen reflejados en las facturas "no existieron". Según han explicado los investigadores, las comisiones ilícitas devengadas "se relacionarían con contratación pública gestada en África y Sudamérica" en las que han hallado vinculaciones "aún más evidentes con corrupción que en España".

En el marco de las pesquisas, los agentes han determinado que se trata de un "modus operandi" por parte de Isolux Corsán, "que sistemáticamente aparecía relacionada en múltiples casos de corrupción, con procedimientos abiertos por haber sobornado a autoridades públicas, causando perjuicios millonarios a las arcas públicas de países".

La UDEF ha detallado en su informe una "serie de hechos ocurridos en diferentes países, todos ellos en vías de desarrollo que conforme a lo trasladado en medios de comunicación públicos se asociarían a conductas semejables a la corrupción, en los que habría estado involucrado el grupo Isolux Corsán". Y ha advertido de que el "objetivo de esta inclusión no guarda relación alguna con la presente investigación", sino demostrar la "existencia de una línea directiva de actuación".

Sudamérica
Entre las personas investigadas destaca, tal y como adelantó El Confidencial, la expresidenta de ArgentinaCristina Fernández de Kirchner, "a quien habrían pagado desde el grupo Isolux al menos 12,6 millones de dólares", según recoge el informe.

Como parte de la investigación, la UDEF ha analizado un terminal telefónico de Pujol Ferrusola y ha identificado a un cargo de Isolux Corsán en Sudamérica involucrados "en un proceso judicial en Argentina de reciente actualidad, y muy trascendente a efectos públicos, conocido como 'Los Cuadernos de Centeno". Se trata de Mario Maxit, director comercial de la compañía en la región, quien -según las investigaciones- repartía mochilas repletas de dinero a funcionarios de la administración estatal de Argentina en la sede de Isolux. Varios de estos pagos de habrían realizado con la "avenencia de Cristina Kirchner", de acuerdo a las anotaciones de los mencionados cuadernos.

Jordi Pujol Ferrusola también se ha visto involucrado en adjudicaciones irregulares en Paraguay, donde Ernesto Dos Santos, "persona que sería quien contactaría directamente con mandatarios políticos en Sudamérica", presumía de tener contacto directo con el ministro de obras y de poder "modificar los pliegos de licitaciones", según correos a los que ha tenido acceso la policía judicial.

En el marco de las pesquisas, también se han hallado una serie de facturas, todas ellas vinculadas a una "supuesta colaboración en proyectos de construcción y concesiones de infraestructuras en México" realizada por Jordi Pujol Jr. de la que no ha sido capaz de entregar "ni un solo documento que diera fe de esos trabajos".

Este modus operandi se habría repetido también en Chile, donde la Fiscalía de ese país ordenó en 2015 el registro de las oficinas del Grupo Isolux Corsán en relación con un presunto soborno y fraude constituido en la construcción de la Universidad de Santiago. De aquella operación se obtuvieron varios documentos "en los quedaban meridianamente claro el envilecimiento de la contratación pública, ejercido por el socio de Jordi Pujol Ferrusola, [Juan Carlos] Goycoechea, acreditando fehacientemente varias dádivas a autoridades y funcionarios".

"Protegido ante la Hacienda Pública"
En un mensaje del 10 de enero de 2014, Dos Santos -a quien la UDEF define como el 'conseguidor'- ofreció al mayor de los hijos del expresident que crearan una sociedad instrumental "en aras a repartirse el dinero fruto de comisiones".

En concreto, hace referencia a la creación de una sociedad en Paraguay, "propietaria en un 99% de JPF, y que esta cobre el dinero de Isolux, para luego proceder al reparto de comisionares a Marco, a su padre y a Dos Santos". Pujol Ferrusola respondió ese mismo día que necesitaba "estar protegido ante la Hacienda Pública española" en ese momento y avisó de que si cambiaban las cosas más adelante ya le avisaría y cambiaría los contratos.

De los contactos que mantuvo el primogénito de los Pujol con el director comercial de Isolux en Sudamérica se han extraído datos "íntimamente conexos con los hechos investigados" en los que también ha participado Dos Santos, el conseguidor de licitaciones. Según la policía judicial, Jordi Pujol Jr. "mantuvo una pugna" con ambos "por el cobro de la comisión que le correspondía en relación con una licitación".

Los agentes han hecho hincapié en que el primogénito del Molt Honorable President estaba "al tanto de la evolución" de las adjudicaciones en Sudamérica gestionadas por Maxit y Dos Santos. En este sentido, han explicado al magistrado que instruye la causa en la Audiencia Nacional que cuando Dos Santos tenía conocimiento de que un gobierno iba a "licitar un proyecto público de gran envergadura", contactaba con Jordi Pujol Ferrusola. El hijo del líder catalán posteriormente ofrecía los proyectos a sociedades como el Grupo Isolux Corsán y Acciona "para ver si están interesadas en su adjudicación".

África
Entre la documentación intervenida en la causa también se halló un contrato en el que aparecía Jordi Pujol Ferrusola en representación de una mercantil instrumental para el cobro de comisiones asociadas a una licitación pública en Uganda, a la que habría concurrido el grupo Isolux Corsan. En el mismo informe se hace referencia a facturas emitidas entre 2010 y 2012 en concepto de supuestos servicios ofrecidos por Isolux y otras compañías en Gabón.

La UDEF también ha recogido los negocios del grupo en Congo. En concreto, un contrato por ocho millones de euros para el suministro e instalación de una subestación de energía eléctrica. "En este proyecto público habría desarrollado un papel importante como interlocutor en la zona con contactar con las autoridades locales africanas Josep Duro Coma", a quien el propio Jordi Pujol Ferrusola reconoció como "colaboradores suyos para intermediar en esos países", según el informe.

Asimismo, los agentes de la policía judicial han comunicado al juez José de la Mata la "existencia de presumibles comisiones ilícitas percibidas por Jordi Pujol Ferrusola (...) que resulta ser un contrato en el que las partes se reparten el 50% de la retribución (...) sin especificar la empresa adjudicataria y dejando como organismo gubernativo licitador bien a Camerún o a Guinea Bissau".

"Comportamiento sistemático"
En una resolución del 17 de enero, a la que tuvo acceso Vozpópuli, el magistrado instructor ya advertía que los diversos delitos cometidos por las redes de corrupción lideradas por Jordi Pujol Ferrusola y otros miembros de su familia obedecen a un "patrón de comportamiento sistemático y a una metodología sustancialmente uniforme".

En aquel auto, De la Mata concluía que la organización criminal recurría de forma sistemática "al tráfico de influencias y otras actividades corruptas"; y que el dinero de las mordidas "se parapetaba" en distintos países, como por ejemplo Panamá, México, Andorra o Argentina, "tras una frondosa estructura societaria". Y para esconder estas sumas, los Pujol contaban con la ayuda de "falsedades documentales que les daban cobertura"

La (nueva) “Era de la deshonestidad”
José Rosiñol. vozpopuli  25 Agosto 2019

Pues parece que estamos en lo de siempre…parece que la solución al “conflicto catalán”, léase: la solución al conflicto del separatismo catalán, pasa y debe pasar por la asunción de los marcos mentales y las prenociones nacionalistas, no salimos de este bucle sin fin en el que sólo las “reivindicaciones” del separatismo están legitimadas para entrar en el cuadrilátero en el que se ha convertido la arena sociopolítica catalana.

La última “propuesta de resolución” del conflicto la podemos leer en La Vanguardia de la mano de Juan-José López Burniol, el autor hace una propuesta de cuatro puntos que debería llevar a cabo una Gran Coalición (de izquierdas y derechas) en Madrid para desbloquear la situación en Cataluña, es paradójico que estas “demandas” en forma de cuatro puntos se presuponen como el necesario denominador común y punto de encuentro de todos los catalanes o de una gran mayoría de ellos (obviando a los que no estamos de acuerdo), por lo que paso a comentar, punto por punto lo expuesto por Burniol:

a) "El reconocimiento nacional de Cataluña”: ¿qué significa “reconocimiento nacional"? ¿hablamos de una concepción estado/nación ilustrada y, quizás, antagonista a “España”? ¿nación histórica –espíritu de las naciones de Hegel-? ¿nación cultural o idiomática de Fichte? ¿acaso el concepto de nacionalidad recogido en la Constitución no es más cercano a lo que es la realidad sociopolítica catalana recogida, incluso, en los estudios del CEO (el CIS catalán)? ¿en serio hemos de dar plácet de legitimidad a los que creen en las naciones preexistentes y por encima ya no solo de las leyes sino también de los ciudadanos? ¿de veras hemos de gastar nuestras energías en yermos debates nacionalistas cuando precisamente el problema hay que resolverlo por elevación, esto es, mirando a Europa? Parece que estamos ante el problema y el prisma anacrónico que se enfrentó Aristóteles, mientras se ensalzaba el sistema político de las Polis griegas, su discípulo, Alejandro Magno, a golpe de sarissa, estaba construyendo un mundo nuevo en el que las teorías platónicas/aristotélicas ya formaban parte del pasado…

b) "La atribución exclusiva a la Generalitat de las competencias identitarias (lengua, enseñanza y cultura)": ¿competencias identitarias? Para empezar, cabría preguntarse ¿más exclusividad aún cuando el problema es precisamente el contrario: la conculcación de los derechos a la pluralidad de los catalanes por la obsesión precisamente por imponer un identitarismo excluyente por parte de la Generalitat? ¿alguien cree que existe algún tipo de imposición totalitaria en estas tres competencias cuando únicamente se pide que se vele y reconozca la diversidad lingüística y cultural en Cataluña y que la enseñanza sea un reflejo natural de la misma? ¿acaso es normal que la única forma de poder ejercer estos derechos, ante la agresividad de las instituciones públicas catalanas, sea recurrir a la justicia y exponerse a la muerte civil por parte del aparato de presión social creado por el separatismo?

c) "La limitación de la aportación al fondo de solidaridad y una Agencia Tri­butaria compartida": Entramos en el meollo de la cuestión ¿limitar la solidaridad respecto qué y a quién? ¿se referirán al actual (y menguante) superávit comercial de las empresas catalanas con el resto de comunidades? ¿quizás estarán hablando de la solidaridad del barrio de Pedralbes en Barcelona con el de Nou Barris? ¿o quizás del Municipio de Sant Cugat con el de Ripollet? Lo lamentable de este tipo de juegos del lenguaje es que esconden, precisamente, cierto clasismo junto a un complejo de superioridad impropio de las democracias porque ¿acaso no son las personas y las empresas las que pagan los impuestos en función de sus rentas y riquezas y esa es la base de la verdadera solidaridad en una comunidad de ciudadanos? Fijémonos en el marco mental que subyace a estos planteamientos, ya no solo es el clasismo, estamos ante una visión organicista de las sociedades y aquí está la clave del porqué de la aparente irresolubilidad del problema con el separatismo catalán.

¿Agencia Tributaria compartida? Esta especie de espiral tautológica solo es una perversión (más) del lenguaje, parte de la lógica aquella de “la República no existe, idiota”, porque la Generalitat es Estado y proponen compartir una función del Estado con el Estado…y en esa estamos, perdiendo el tiempo en fuegos de artificio en vez de focalizar en la optimización de los recursos públicos y la delimitación del alcance y las posibilidades de los mismos.

d) “La consulta a los ciudadanos catalanes para que ratifiquen, en su caso, el acuerdo adoptado”: Parece que volvamos al punto de partida del lío en el que estamos metidos en Cataluña desde hace unos cuantos años, ¿una consulta, pero qué tipo de consulta? ¿acaso pretenden volver a reeditar la trampa de la consulta del Estatut para reforzar la estrategia actual de parte del separatismo, esto es, el giro posibilista de ERC, que consiste básicamente en proyectar su final apoteósico a diez o quince años vista?

Resulta llamativo cómo se pide una Gran Coalición en el gobierno de la Nación y, sin embargo, el Parlament de Cataluña solo se ha puesto de acuerdo para aprobar una ley en más de año y medio

De todo lo expuesto hasta aquí, algunos comentarios más que creo relevantes:

No podemos caer en este tipo de trampas conceptuales, no hemos de creernos que las reivindicaciones políticas del nacionalismo por supuestos déficits económicos, fiscales o competenciales son los que han provocado la deriva separatista, esa es una inversión de la realidad, el separatismo, como buen movimiento romántico, tiene un sueño teleológico y busca (y la mayoría de veces inventa) argumentos supuestamente racionales con los que “hechizar” a una parte de la ciudadanía y darle la vuelta a la realidad, ellos tienen un proyecto y construyen un armazón seudo-argumental para sostener lo insostenible.

Por otro lado, resulta llamativo cómo se pide una Gran Coalición en el gobierno de la Nación y, sin embargo, el Parlament de Cataluña solo se ha puesto de acuerdo para aprobar una ley en más de año y medio ¿cómo pretendemos desde Cataluña dar lecciones cuando no somos capaces siquiera de consensuar la naturaleza del problema y la realidad que subyace a ella? Esta realidad pasa porque no estamos ante un problema entre “Cataluña y España” (no existe esa situación dicotómica), ni siquiera ante un problema competencial, fiscal o jurisdiccional, estamos ante la pretensión de imponer una ideología por parte de una minoría nacionalista (47,5% votos en las elecciones del 21 de diciembre de 2017), estamos ante una tiranía de la minoría sobre una mayoría, y esta ideología, este programa separatista está por encima de las leyes democráticas, de la democracia y de los ciudadanos, en resumen: el problema en Cataluña es un problema entre catalanes, entre aquellos que se han creído los cantos de sirena nacionalista y aquellos que no somos considerados como ciudadanos o, peor aún, no somos considerados como verdaderos catalanes y, por tanto, no dotados con derechos cívicos. Como decía más arriba estamos ante la confrontación entre esa visión organicista de las comunidades de la “Edad de la deshonestidad” en las que el individuo está supeditado a la “nación” frente a la democrática en la que el ciudadano es y debe ser el centro de la política y de la libertad, como decía Heinrich Heine a mediados del siglo XIX previniendo de un nacionalismo que luchaba por la libertad de Alemania, pero no por la libertad de los alemanes…

Para finalizar y partiendo del Principio de la Realidad, esto es, de que estamos ante un problema entre catalanes y que hay una parte considerable de ellos que aún creen en el programa secesionista proyectado por la Generalitat. ¿Cómo podemos encarar este conflicto? Para empezar por reconocer que no existe una voz unívoca que expresa indefectiblemente la opinión de “Cataluña”, que somos los catalanes los que nos hemos de poner de acuerdo antes de exigir a los demás lo que tienen que hacer, que todo pasa por el diálogo, pero un diálogo democrático y sincero, pero a qué me refiero con “diálogo democrático”, pues cosas tan básicas como que en democracia solo se puede hablar desde el cumplimiento y el respeto a la Ley a sabiendas de que ésta es modificable y perfectible si existen la mayorías y los consensos necesarios, que hemos de dar la misma legitimidad a todos los actores políticos que representen a la sociedad, que dichos agentes deberían representar al máximo número de ciudadanos y que estuvieran recogidas todas la sensibilidades, que lo que se buscase fuese maximizar el bien común y huir del esencialismo y, desde la sinceridad, si queremos (re)construir una sociedad plural, abierta y vanguardista como una vez fue la catalana, hemos de empezar por ser honestos con nosotros mismos y dejar de lado el cinismo que ha señoreado en la política catalana durante los últimos decenios.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial