AGLI Recortes de Prensa   Jueves 29  Agosto 2019

Sánchez, inasequible a la mentira
Editorial ABC 29 Agosto 2019

Es incomprensible que el Gobierno en funciones de Sánchez sea tan incombustible a la mentira y que siempre salga indemne de su desprecio permanente a la verdad. El último de los engaños que Moncloa ha puesto en marcha con ese desahogo que le caracteriza, ha sido el de argumentar ante las Comunidades asfixiadas económicamente que Hacienda no puede liberar 4.739 millones para cumplir con las entregas a cuenta previstas en la financiación autonómica. Primero, el Gobierno dijo a las autonomías que encontraría el modo de hacerlo. Después, justificó su negativa a repartir ese dinero apelando a la prohibición que recogía un supuesto informe de la Abogacía del Estado que resultó inexistente. Y después, de golpe y porrazo, Moncloa anuncia la aparición de otro informe de la Abogacía, sobre el que pesan sospechas de haber sido realizado ad hoc, y en cuestión de horas el pasado martes, para justificar su presión a las comunidades, especialmente a las que no gobierna el PSOE.

Pero con Sánchez ningún español puede sorprenderse ya de nada. Moncloa utilizó a la Abogacía del Estado más veces en su exclusivo beneficio, generando un profundo malestar interno en la institución por el desprestigio al que el PSOE la ha sometido, hasta convertirla en otro órgano servil con los objetivos de Sánchez. Lo hizo el Ministerio de Justicia para abandonar a su suerte al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor del golpe de Estado del 1-O en Cataluña, cuando fue acosado por el separatismo. Y lo hizo poco después para forzar a la Abogacía a acusar por sedición, y no por rebelión, con tal de hacer gestos políticos que apaciguasen al separatismo.

Ahora, Hacienda no solo inventa un informe-coartada con el que escudarse para castigar a las autonomías cortando el grifo de su financiación, sino que, para arreglar el desaguisado a posteriori, exige a la Abogacía un dictamen redactado a medida para defender la pasividad e indolencia del Gobierno. Es verdad que un Ejecutivo en funciones no puede disponer a capricho de casi 5.000 millones de euros para regar a las autonomías. Pero Sánchez ha gobernado un año a base de decretos, inventó los «viernes sociales» estando en funciones para hacer campaña con el dinero de todos, y ahora se cubre con dudosos legalismos para negarse a liberar un dinero con el que se financian servicios públicos esenciales, en vez de asumir que España se halla ante una excepcionalidad política que podría justificar la entrega de esos fondos a las autonomías. Sánchez lo tiene claro. Hay demasiadas pruebas de que concibe el poder como un cortijo particular en el que la Abogacía del Estado, el CIS, los aviones oficiales, o un Parlamento cerrado porque le viene en gana, están a su servicio, y no al de todos los españoles. Daría para una tesis doctoral.

Sánchez ya está en campaña
OKDIARIO 29 Agosto 2019

Nos guste o no, hay que reconocerlo: Pedro Sánchez está en racha. Si hay repetición de elecciones, los sondeos internos que maneja la potente maquinaria de análisis político-electoral del PSOE auguran a los socialistas una subida hasta los 150 disputados. Y si no celebramos nuevos comicios, ello se deberá a que Sánchez finalmente ha logrado ser investido presidente.

Es posible que Podemos sólo facilite su investidura, condenando al líder socialista a un precario gobierno en solitario en el corto plazo. Pero, aún así, el tiempo correría en favor de Sánchez, pues podría escenificar desde el Ejecutivo que es la fuerza útil de la izquierda, y que si no puede llevar a cabo sus proyectos, ello sucedería por culpa de la terca ambición de Iglesias.

La conclusión es evidente: tarde o temprano, dentro de tres meses o dentro de tres años, cuando Sánchez vuelva a enfrentarse a unas elecciones, los socialistas probablemente robarán a los podemitas en torno a 15 o 20 diputados. En el campo de la izquierda, el desgaste corre a cargo de Podemos, y el viento sopla a favor del puño y la rosa.

Como Sánchez navega a favor de la corriente, y además ésta le lleva a buen puerto, con toda lógica ha decidido actuar con calma. De momento, prosigue sus reuniones con diversos colectivos sociales. Todo tiene aroma de teatrillo. En cuanto a las negociaciones reales, de esas, por el momento, no hay ni rastro de convocatoria; Sánchez prefiere dejar que Podemos se cueza a fuego lento, en la ansiosa encrucijada de las decisiones. A esta situación, tan propicia para el líder socialista, hay que añadir una paradoja final; los Presupuestos aprobados por Mariano Rajoy antes de la moción de censura continúan en vigor, favoreciendo el crecimiento de la economía y del empleo. Y de este buen clima social también se beneficia Sánchez.

¿Qué diablos le pasa a la izquierda?
Carlos García-Mateo okdiario 29 Agosto 2019

Una señora de muchas lecturas y en absoluto conservadora me dijo un día que yo le había echado un cable al franquismo por escribir que “Franco fue un gobernante muy popular”. En el antifranquismo sin franquismo hay un aspecto melancólico, e incluso podría haber un principio freudiano. Archivé para mis adentros que echarle un cable a un régimen muerto hace cuarenta años tenía cierta gracia. Así, ¿de qué manera, dotado de qué extraordinario vigor pudiera reflotar, por ejemplo, el hundido Imperio Austrohúngaro? Escribir para resucitar. Pero no a Franco, a quien no guardo ninguna simpatía, sino a Francisco I.

Los muertos, los imperios y los regímenes extinguidos solo resucitan en la fantasía o las películas, podría haber contestado a mi querida señora. Pero nunca lo hice porque la severidad requiere tiempo y sosiego. De hecho, no existe nada tan severo como el tiempo. A ningún historiador puede sorprender que un gobernante, dictador o autócrata que ostenta tantas décadas el poder haya gozado en alguna época de cierta popularidad.

Ocurrió, por ejemplo, con Nicolae Ceaucescu, a quien el pueblo adoraba en los años sesenta y después acabó detestando como se detesta a un padre sobre el que hemos descubierto un terrible secreto. Esta indisposición sobrevenida de la izquierda respecto a Franco es una impostura. Tiene relación con el motor de las expectativas, con la aspiración al poder. Nada que ver con la justicia histórica ni las conquistas sociales, por más que insista el discurso en tales elementos. Tampoco con una súbita afición a la Historia, porque de otros episodios, como la dictadura de Primo de Rivera en la que el PSOE colaboró, nadie se acuerda. Del mismo modo, se omite el nefasto papel del socialismo (Largo Caballero) durante la República y la Guerra Civil.

En lo que se refiere a las grandes conquistas sociales, el trabajo está acabado: el Estado social, en Europa, es viejo. Ya en el siglo XIX, Bismarck y el positivismo burgués hicieron mucho más por las clases bajas que Marx, Engels y todo el ejército de frikis igualitaristas. Hasta la Segunda Guerra Mundial, la izquierda dominante (comunismo) se presentó como una alternativa revolucionaria al Estado burgués. También en España. Si bien nuestra particular guerra civil dejó esas opciones fuera del juego político durante cuarenta años. Y Franco, favorecido por la dinámica de la Guerra Fría, hizo su Estado social. En democracia, el PSOE significó la revancha, pero en la forma socialdemócrata, por supuesto antirrevolucionaria. Los socialistas, liderados por Felipe González, prefirieron así olvidarse del general que aún guarda reposo en el Valle de los Caídos.

Tras la caída del muro de Berlín y muerte del modelo socialista real, la lenta reacción de la izquierda fue ir moviendo su discurso hacia terrenos de sentimentalismo pop, algo que ya había abonado Foucault: las identidades, la condición sexual; o los pobres animales y plantas que se mueren por culpa del capitalismo y sus exigencias. A esta corriente mundial se suma ahora el fenómeno (local) de la nostalgia por Franco. Pero el cinismo pseudo-revolucionario comienza a encantarse, y sin duda se encallará.

Mientras, la derecha, a remolque cultural, se apunta también a la histeria igualitarista. Y todo esto sucede en un mundo al galope sobre la inconsistencia intelectual. Un mundo fatuo, encantado con ciertas boberías. Interesa persuadir al electorado de que el fantasma del caudillo continúa habitando despachos, instituciones y palacios de este país. Al menos hasta que Sánchez se asegure la poltrona.

Carlos García-Mateo es escritor y autor del blog Barcelonerías.

El extraño caso del informe de la Abogacía del Estado
Edmundo Bal ABC 29 Agosto 2019

El martes, en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados dos grupos parlamentarios reclamaron la comparecencia de la Ministra de Hacienda para que explicara por qué no se había procedido a ejecutar la actualización de las cantidades previstas para la financiación de las comunidades autónomas; actualización que preveía la fallida ley de presupuestos generales del Estado que pretendía aprobar Pedro Sánchez, y cuyo fracaso derivó en la celebración de las últimas elecciones generales. No salió adelante la petición, porque Podemos se unió al PSOE en la votación para proteger a la Ministra. De modo que, por culpa de un gobierno «de izquierdas» y sus socios, los servicios públicos que prestan las comunidades autónomas a los ciudadanos pueden acabar siendo de peor calidad si estas administraciones tienen que cumplir con el límite de déficit que fija el mismo Gobierno. Servicios públicos como sanidad, educación, dependencia, atención a las víctimas de la violencia de género y todo tipo de prestaciones asistenciales, puestas en peligro por la irresponsabilidad de Sánchez, su ministra Montero y sus socios populistas.

Además, la Ministra de Hacienda se escudó para negar la financiación en un supuesto informe de la Abogacía del Estado. ¡Y dicho informe no existe, al menos por escrito! Cuando se pregunta a un ministro en sede parlamentaria sobre una cuestión de esta relevancia y la respuesta es que existe un informe, si después resulta que dicho informe no existe, lo menos que podemos decir es que ese ministro o ministra ha incurrido en falsedad y en incompetencia. Porque te van a pillar seguro. La Ministra Montero intentó justificarlo más tarde aduciendo que fueron consultas verbales, de esas que no se pueden ni probar, ni negar. ¿En un tema de esta importancia se da una respuesta con base en informes verbales? ¿Existiendo la petición de una comparecencia parlamentaria?

El miércoles, un día después de la sesión de la Diputación Permanente, apareció al fin el informe de 13 folios de la Abogacía del Estado… en el diario El País. Quizás en lugar de ineptitud es prepotencia, en el sentido de que cree la Ministra que no tiene que dar explicaciones al pueblo español. A lo mejor no existía el informe y se ha confeccionado a toda prisa. Igual se trata de una maniobra para presionar en favor de una investidura de Pedro Sánchez, ahogando financieramente a las comunidades autónomas para acelerar la formación de un Gobierno con competencias plenas que pueda desbloquear la financiación. Cuando se miente, cuando se oculta, es lícito plantear cualquier hipótesis como plausible.

El informe, al parecer, señala que el gobierno en funciones no puede actualizar las cantidades a transferir a las comunidades autónomas, porque ello comprometería futuros gobiernos. Esta conclusión resulta escalofriante. ¿Quiere ello decir que futuros gobiernos, por su pura voluntad, pueden decidir que no se financien adecuadamente desde el Estado los servicios públicos que prestan las comunidades autónomas? ¿No es obligatorio por parte del Estado proporcionar la adecuada financiación de las comunidades autónomas de acuerdo con los parámetros que las Leyes disponen? La respuesta es evidente. Pero estamos ya acostumbrados en este país a que este aspecto de la financiación autonómica nunca se trate desde el punto de vista estrictamente técnico, sino desde el punto de vista político, y éste es el verdadero problema. Y así, si quiero tener contento al PNV, le subo el Cupo sin siquiera valorar el coste de los servicios que financia dicha transferencia del dinero de todos, o usando al servicio de un partido político los órganos del Estado para que justifiquen que el Cupo está bien calculado. Si quiero tener contentos a los independentistas catalanes, les prometo una riada de millones en el proyecto de presupuestos sin siquiera justificar por qué esos miles de millones no se invierten en el tren de Extremadura, en fomento del empleo, en esta o aquella autovía, en ayudas a la dependencia, a las familias, a los autónomos.

En fin, el martes asistimos a un espectáculo más de ineptitud o prepotencia por parte del gobierno de Sánchez. Se trate de una cosa u otra, o ambas, lo evidente es que la señora Montero no pueda seguir siendo Ministra de Hacienda.

* Edmundo Bal es diputado de Ciudadanos y abogado del Estado.

Un discurso realista para Europa
Agapito Maestre  Libertad Digital 29 Agosto 2019

El discurso de Emmanuel Macron a su cuerpo diplomático señala un parteaguas en la política internacional de la UE. Nadie confunda la parte melancólica que contiene esa plática con el realismo que lo determina. Es un diagnóstico real para buscar soluciones plausibles. Es el primer dirigente político de una gran nación que reconoce sin ambages la decadencia de Europa. Pronto tendremos que hablar de ruina o algo peor… Europa podría quedar reducida a un gran parque temático para que discutan sus diferencias los multiculturalistas rígidos respecto de los multiculturalistas de boutique, que el gran periodista Tom Wolfe clasificó como multiculturalismo "chic radical", mientras que EEUU y China siguen diseñando la política mundial desde el afianzamiento de sus propios Estados-nación.

El discurso de Macron pasará a la historia por ser el de un jefe de Estado de Europa que da la razón a la principal queja, sin duda alguna, fundamentada en sólidos argumentos y narrada con precisión por algunos grandes filósofos, ensayistas y novelistas europeos de las últimas décadas: Europa carece de perspectivas. No tiene salida. Muchos son los autores que podríamos citar para suscribir esta conclusión, pero valga el juicio de alguien que, siendo durante más de cuarenta años el sostén intelectual de la socialdemocracia europea, hoy reconoce su absoluto fracaso: "La decadencia de los partidos socialdemócratas se debe a su indefinición. Nadie sabe para qué son necesarios". En efecto, entre otros, fue Jürgen Habermas quien reconoció hace más de un año lo que ahora ha venido a suscribir Macron:

Me han pedido que hable de Nuevas Perspectivas sobre Europa, pero no consigo pensar en ninguna, y la descomposición de estilo trumpiano que está afectando incluso al corazón de Europa me obliga a poner en tela de juicio las que tenía.

Sí, veinticuatro horas después de la cumbre del G-7 en Biarritz, que ha tenido más importancia de la que están dispuestos a reconocer miles de periodistas, Macron ha elevado a categoría lo que era una atmósfera espiritual compartida por millones de europeos: ha desaparecido por completo el contexto mundial en el que, hasta ahora, los países europeos se sentían casi incuestionablemente a gusto. El balance hecho por Emmanuel Macron no puede ser más certero para Francia y para el resto de la UE:

Estamos asistiendo al fin de la hegemonía occidental en el mundo. Sabemos que las civilizaciones desaparecen. Europa desaparecerá. El mundo se estructura hoy en torno a dos grandes polos, EEUU y China.

En resolución, o estamos con EEUU y, por supuesto, empezamos a resaltar y estudiar con detenimiento el estilo Trump, o nos damos por vencidos y acorralados por el esclavismo chino. Por cierto, el estilo Trump, dicho sea de paso, no se agota en los venablos y descalificaciones que le lanza una izquierda obtusa que le dio por fracasado antes de empezar su mandato, y menos aún tiene que ver, en mi opinión, con lo que mi viejo maestro llama "descomposición por el estilo tumpiano"… Pero esto lo dejamos para otro día.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

España Suma o el valor de la unión
EDITORIAL  Libertad Digital  29 Agosto 2019

Ciudadanos, Vox y PP no deberían escatimar esfuerzos a la hora de forjar una alternativa lo más eficaz posible al horror que supondría un nuevo Gobierno de Sánchez.

Ante la cada vez más probable celebración de unas nuevas elecciones generales el próximo 10 de noviembre, algunos líderes políticos parece que han tomado conciencia del perjuicio que puede entrañar el hecho de que partidos claramente comprometidos con la unidad de España y con programas no demasiado dispares –sobre todo si se tiene bien presente lo que supondría un Gobierno de socialistas en comandita con la extrema izquierda podemita y los separatistas golpistas– concurran separados a las urnas. El español no es un sistema electroral estrictamente proporcional y carece de una circunscripción única, por lo que partidos llamados a entenderse pueden perder unos escaños cruciales al no presentarse en alianza.

Buen ejemplo de esa toma de conciencia es la propuesta que Pablo Casado ha hecho a Ciudadanos y a Vox para que los tres partidos se integren en una coalición electoral, España Suma, que no dejaría de ser, en líneas generales, una ampliación de la marca Navarra Suma, bajo la que concurrieron juntos en la Comunidad Foral PP, UPN y Ciudadanos en las pasadas elecciones generales, así como en las elecciones autonómicas y municipales.

Desgraciadamente, este intento de aunar esfuerzos para conformar una alternativa a un Frente Popular comandado por Pedro Sánchez ha sido rechazado tanto por Vox como por Ciudadanos. Con respecto a la formación que lidera Santiago Abascal, podría entenderse que viera con escepticismo una coalición con PP y, sobre todo, con Cs, habida cuenta de que éste se ha negado a combatir Gobiernos municipales y regionales con Vox. Con todo, hacen mal Abascal y compañía al negarse a explorar la posibilidad de esa coalición, que no debe hacerles perder más escaños de lo que les auguran las encuestas en el caso de que se presenten en solitario a las hipotéticas elecciones del 10 de noviembre.

En cuanto a Ciudadanos, parece que Albert Rivera sigue instalado en la ficción de que su formación ha dado el sorpasso al PP y que es él, y no Pablo Casado, el líder de la oposición. Por eso se niega tanto a un acuerdo con el PSOE que tenga por objetivo moderar a Pedro Sánchez como a una alienza con PP y con Vox con vistas a desalojar al socialista falsario.

Con todo, parece que Cs ha suavizado su rechazo a la oferta de Casado. Así, ha pasado de hablar de la excepcionalidad de una coalición como Navarra Suma a mostrarse abierto a una coalición con el PP también en el País Vasco y en el Senado. Pero se trata de un acuerdo menos ambicioso que el postulado por el PP y en el que no parece contemplar la concurrencia de Vox.

Especialmente oportuna sería una coalición del centro-derecha en el Senado, por lo caro que se paga la división del voto en la asignación de senadores y lo decisiva que podría ser la Cámara Baja para la reactivación del artículo 155 en una Cataluña que ominosamente sigue en manos de los golpistas.

Ciudadanos, Vox y PP no deberían escatimar esfuerzos a la hora de forjar una alternativa lo más eficaz posible al horror que supondría un nuevo Gobierno de Sánchez sostenido por comunistas, golpistas y proetarras. Ante esa perspectiva, las innegables, numerosas y legítimas diferencias entre PP, Ciudadanos y Vox no tienen la menor importancia y han de dejarse de lado.

Y dale con la desmemoria
Nota del Editor 29 Agosto 2019

Muchos ya se han olvidado de la tropelías del PP y se niegan a que desaparezca, como si un cambio minúsculo, de Rajoy a Casado, supusiera el efecto mariposa de la regeneración de un partido incapaz de defender España. Hay que apoyar a Vox y dejarse de volver a las andadas. Cuarenta años son muchos para seguir repitiendo los mismos errores.

Barcelona, epicentro del combate lingüístico al nacionalismo
El tema del idioma empieza a entrar en la agenda política de la mano de Societat Civil Catalana y con el objetivo de que el nacionalismo no la use como "arma política"
Laura FàbregasCronica Global 29 Agosto 2019

La cuestión lingüística entra, poco a poco, en la agenda política. El próximo 7 de septiembre Societat Civil Catalana (SCC) organiza la Jornada sobre Convivencia Lingüística en Cataluña, donde participarán destacadas figuras del mundo académico, diplomático y periodístico que desde hace tiempo han abordado este debate en distintos foros y medios de comunicación.

De momento, el PSOE es el partido que más interés ha mostrado en la jornada. La secretaria de Estado de la España Global, Irene Lozano, será la encargada de inagurar el evento. El resto de partidos constitucionalistas --Cs y PP-- han sido también invitados, y desde SCC esperan finalmente contar con ellos. “En las conferencias de la mañana se dará una visión más genérica y servirán para poner sobre la mesa cuál es la ventaja del bilingüismo. Para ello contamos con ponencias que versarán sobre la historia de las dos lenguas”, explica la vicepresidenta Alexandra López-Liz, que añade que las conferencias de la tarde "se espera que sean más movidas", con más discusión sobre asuntos candentes como la Ley de Lenguas.

Ley de Lenguas
Uno de los temas centrales es saber cuáles son los pasos que dar para que el nacionalismo deje de patrimonializar el tema lingüístico. En este sentido, se hablará de la propuesta legislativa que defienden la lingüista Mercè Vilarrubias y el diplomático Juan Claudio de Ramón. “Intentaré dar razones a favor de la aprobación de una Ley de Lenguas, un marco regulatorio que desarrolle nuestro artículo 3 de la Constitución y del que carecemos. La idea, que comparto con Mercè Vilarrubias, es pasar de un sistema que impone deberes morales hacia las lenguas, a un sistema donde lo que cuente sean los derechos de todos los hablantes”, abunda Juan Claudio de Ramón.

El ensayista intervendrá también en otra de las conferencias para explicar cómo se ha gestionado la “tensión lingüística” entre anglófonos y francófonos en Canadá, país donde residió como diplomático español. Otros de los expertos que le acompañará serán Djurdja Roganovic, del Instituto francés de Geopolítica en París y que conoce el tema de la “cohabitación lingüística” en Eslovaquia y Serbia; y el portavoz de Ahora Plataforma, Gorka Maneiro: “En mi ponencia explicaré el modelo lingüístico vasco y cuáles son las discriminaciones que este modelo lleva consigo”. Y es que el exdirigente de UPyD informa a instancias de este medio que reclamará “modificaciones legales para acabar con “las discriminaciones y la imposición lingüística” que se sufre en el País Vasco desde hace décadas. “Estudiar en castellano está limitado y eso tiene consecuencias en el acceso en el empleo público”, remacha.

Ley de Educación catalana
Otros conocidos opositores al sistema educativo de la Generalitat, como el profesor suspendido de sueldo y empleo, Francisco Oya, o la maestra jubilada Carmen Leal, debatirán sobre el tema de la educación pública catalana. “Carmen Leal era una profesora de instituto de literatura y es una de las personas que más conoce sobre la materia”, añade la vicepresidenta de SCC.

Pese a la coincidencia de opinión entre ponentes en muchas cuestiones candentes, como el uso que hacen los nacionalismos catalán y vasco de la lengua “como arma política”, hay notables divergencias sobre otros aspectos, como la conveniencia o no de una Ley de Lenguas. Dos de los ponentes más contrarios a la inciativa serán el periodista Arcadi Espada y el editor Pedro Gómez Carrio. El objetivo de la entidad, no obstante, es avanzar de forma constructiva para encontrar soluciones a la falta de cohesión territorial en España. Y el tema de las lenguas y su uso político no es menor.

"Tratan de fomentar el odio contra la Guardia Civil en Alsasua"
Dignidad y Justicia pide la prohibición del acto de Alsasua contra la Guardia Civil
J.M.Zuloaga. La Razon 29 Agosto 2019

La Asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero, ha presentado una denuncia en la Audiencia Nacional en la que solicita que, previa información de las Fuerzas de Seguridad y del CNI, se prohíban los actos del “Ospa Eguna” en Alsasua, el próximo 31, cuya finalidad es exigir la salida de la localidad de los agentes de la Guardia Civil.

“Entiende esta Asociación que la convocatoria del acto no es un hecho aislado, sino de una dinámica que se celebra cada verano en diferentes pueblos de las Comunidades Autónomas de Navarra y País Vasco cuya finalidad no es otra que, acosar y generar un ambiente de presión sobre un determinado colectivo, como son los miembros de la Guardia Civil, generando un clima de terror entre los miembros allí destinados hasta conseguir su aislamiento social, cuya finalidad última es conseguir la expulsión de Navarra y el País Vasco de la Guardia Civil, al considerar a dicho Cuerpo de Seguridad como una “fuerza de ocupación del Estado Español””.

“Se trata –agrega--de una reivindicación que históricamente ha llevado a cabo la organización terrorista ETA y que en la actualidad se sigue llevando a cabo por cierto sector la izquierda abertzale y en territorios gobernados por entidades políticas como EH Bildu (como en el presente caso)”, subraya. “Importante mención la persecución que, durante más de cinco décadas, ha sufrido dicho colectivo por parte de la organización terrorista ETA, resultando asesinados más de doscientos guardias civiles, así como el ser una vieja reivindicación de dicha organización terrorista, la expulsión de dicha Comunidad Autónoma de dicho Cuerpo de Seguridad del Estado, puesto que la Guardia Civil ha sido tradicionalmente un objetivo permanente de ETA, justificando la banda terrorista los atentados sobre la misma, como así se ha ido recogiendo en multitud de documentos de la banda”.

Entiende Dignidad y Justicia que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de un delito de provocación al odio, la discriminación o violencia contra un grupo”. Asimismo, se solicita la identificación de los organizadores y de los autores de la convocatoria, que se realiza mediante un cartel, que se adjunta.

A este respecto, la Asociación se hace eco de las informaciones publicadas por LA RAZÓN sobre este asunto y, en concreto, sobre dicho cartel en el “se observa el perfil de dos agentes con tricornio junto
al lema “Alde Hemendik” “Fuera de aquí”, y contra los que un muñeco lanza una granada, u objeto que lo aparenta, en una clara intención agresiva. Además, sobre una maleta se puede leer “Utzi herria bakean”

(“Dejad el pueblo en paz”) y la clásica flecha amarilla que simboliza la expulsión de la Guardia Civil de Navarra y el País Vasco, tradicionalmente reivindicado por el movimiento Alde Hemendik, y a quienes consideran miembros del estado opresor, mismos símbolos y dinámicas que se han podio ver en otro carteles publicitando actos contra la Guardia Civil y demás Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como es el caso de Oñate o recientemente Echarri Aranaz, localidad que celebró el “día del inútil” en referencia a dicho Cuerpo de Seguridad del Estado”.

Recuerdan que en el año 2011, la entonces alcaldesa de Alsasua, perteneciente a la formación política EH Bildu, como en el presente caso, se «cagó» en la Benemérita. «Me cago en vuestra puta calavera». Ésta fue la frase que dirigió a los agentes de la Guardia Civil que habían acudido a la azotea del Teatro Municipal de la localidad para investigar la colocación de una pancarta en la que se pedía la salida de las Fuerzas de Seguridad de la localidad. En el informe que la Benemérita remitió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, se indica que la alcaldesa, Garazi Urrestarazu Zubizarreta, llamó, en un primer momento, «hijos de puta» a los guardias.

Posteriormente les aclaró que no le habían entendido, que, simplemente, se había «cagado» en su «puta calavera». Un año después, en 2012, Alsasua fue de nuevo escenario de una «pantomima» contra las Fuerzas de Seguridad. Los organizadores de este «Ospa Eguna» simbolizaron la toma del cuartel de la Guardia Civil para expulsar a la Benemérita del pueblo. Para ello, construyeron, en una de las plazas, una caseta que trataba de simbolizar el edificio oficial, con la Bandera Nacional incluida, del que echaron a unos supuestos agentes y donde cambiaron la enseña nacional porla ikurriña o cuando mostraron muñecos simulando las torturas de los agentes”.

“En el año 2018, dicho acto comenzó con un paseo vestidos diferentes sujetos de terneros, para a continuación en un escenario subieron diferentes mujeres vestidas de brujas, en el suelto había diferentes objetos como un tricornio, una biblia, y una maqueta de cartón de una casa cuartel de la Guardia Civil , con la bandera de España, dichas brujas pusieron una cruz, un cartel en contra de la prensa española y representaron una especie de aquelarre, destrozando todos los objetos anteriormente dichos barriéndolos fuerad el escenario,. Sacando finalmente una flecha de color amarillo y negro, que forma parte del anagrama del “Halde emendik” para enarbolarlo y pedir la expulsión de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Foral, del País Vasco

y Navarra. A continuación subieron dos jóvenes y leyeron un manifiesto en contra de la represión del Estado y, entre otras expresiones, manifestaron “la necesidad dereclamar el Alde Hemendik pues la Guardia Civil, ha detenido, torturado, encarcelado y asesinado a miles de vascas y vascos, ha reprimido a todo un pueblo y ocupado militarmente nuestra tierra... debiendo dar un paso adelante”, no aceptando la presencia de la Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Foral por ser enemigos del pueblo trabajador vasco, arengando al resto de pueblos a luchar contra las fuerzas de ocupación, llamándoles a organizarse en cada uno de los mismos para provocar el miedo en los que están en el poder”. “Todas las convocatorias realizadas con anterioridad se han realizado acciones y escenificado situaciones que no pueden sino entenderse como absolutamente denigratorias, vejatorias e infamantes contra la Guardia Civil que no vienen sino a caricaturizar y ridiculizar a dicho Cuerpo de Seguridad, desprestigiando y deslegitimando a dicho Cuerpo de Seguridad del Estado español, por el mero hecho de serlo”.

La AVT y El Hombre Transexual
Álvaro Martínez ABC 29 Agosto 2019

Mientras tiene en barbecho las Cortes, que no pisa desde que rechazaron su candidatura a la Presidencia del Gobierno, y antes y después de las vacaciones en Doñana, Pedro Sánchez se ha reunido con decenas de asociaciones por la igualdad de género, con cuatro grupos ecologistas, con quince entidades de la llamada «Memoria Histórica», con los sindicatos y los empresarios, con «representantes de la comunidad científica», con las ONG entregadas al «desarrollo sostenible» y con una veintena de agrupaciones, observatorios y fundaciones de gais, lesbianas, bisexuales, intersexuales y transgénero, entre las que se encontraban el Club Titanes y El Hombre Transexual.

Es claro el perfil de la mayoría de los grupos elegidos para entretener este tiempo de bloqueo, para aparentar seguramente cercanía con una mayoría social y contrarrestar que en ese Congreso de los Diputados, al que tanta manía le ha cogido, solo le apoyan los socialistas y el diputado del partido de Revilla. Mal que a Sánchez le pese es allí, y no en esas otras reuniones particulares, donde reside la voluntad de los españoles. Y allí, hasta el momento, ya sabemos lo que pasa: 124 de 350 escaños, a 52 de la mayoría absoluta.

Pero lo más triste de esta sectaria maniobra, de este tristísimo y tramposo aparentar cercanía e interés por los problemas de los ciudadanos, es que haya excluido a las víctimas del terrorismo de esta ronda de contactos con la sociedad civil. Tras casi 900 asesinados y 16.000 heridos en 3.600 atentados, 86 secuestrados, 4.500 ataques de la llamada «kale borroka», más de 10.000 extorsionados, con unos 200.000 vascos que se fueron de su tierra por el terrorismo... con todo este torrente de dolor que lleva a cuestas todo español de bien, Pedro Sánchez no ha considerado oportuno incluir en su ronda de contactos a las víctimas del terrorismo, pese a que la última petición que la AVT giró a La Moncloa es de este mismo verano. La respuesta: «En estos momentos no es posible encontrar fecha para el encuentro que solicita», afirma el director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y secretario del Consejo de Seguridad Nacional, Iván Redondo. Sí ha encontrado fecha Sánchez para recibir al Club Titanes y a El Hombre Transexual.

¿La AVT?, quita quita, a ver quién le pide luego a Bildu que lo vuelva a llevar a La Moncloa.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial