AGLI Recortes de Prensa   Viernes 30  Agosto 2019

Una tomadura de pelo
Editorial ABC 30 Agosto 2019

Las continuas especulaciones sobre la supuesta negociación que el PSOE y Podemos están dispuestos a retomar para investir a Pedro Sánchez se han convertido en una tomadura de pelo a todos los españoles. Haya o no acuerdo final, no procede esta pantomima teatral con la que se intercambian en público falsos gestos, ni el cinismo de ofrecer propuestas programáticas vacías que si fueran sinceras ya se habrían pactado en abril. España lleva cuatro meses en una parálisis absoluta, y todo entre el PSOE y Podemos se ha convertido en una farsa sin el más mínimo respeto por los votantes. No es necesario que PSOE y Podemos mantengan la incertidumbre hasta el 22 de septiembre; al contrario, lo imprescindible es que generen certidumbre de una vez por todas. Su permanente oportunismo táctico causa hartazgo en la ciudadanía, y además Sánchez e Iglesias demuestran que no tienen credibilidad. PSOE y Podemos dicen una cosa y su contraria hasta convertir cada palabra en un guión disparatado. Ayer Iglesias dio por válido el mismo acuerdo de investidura que rechazó en julio alegando que era insultante conceder a Podemos ministerios ornamentales. Lo que no le valía ayer, sí le sirve hoy. Algo intuye Iglesias sobre el pésimo resultado que obtendría en las nuevas elecciones, y algo sospechan los diputados de su grupo sobre las altas probabilidades de que la mitad de ellos pierdan sus escaños… y su cómoda vida en política. Por eso le exigen ceder. Vuelve así la conducta mendicante de Podemos, al tiempo que el PSOE busca excusas para dar por inválida hoy la misma coalición que sí propuso en julio. Todo es surrealista.

En el fondo Sánchez sabe que si acepta una coalición con Podemos, permitirá la resurrección de un partido en estado ruinoso. Y si por el contrario consigue gobernar en solitario, su debilidad será máxima y España quedaría abocada a otras probables elecciones. Por eso es razonable que no crea en Iglesias y sopese ir a las urnas. Pero eso es lo que Sánchez tiene la obligación de aclarar públicamente cuanto antes. Todo este montaje intermedio hasta conocer una decisión final resulta cansino, causa inestabilidad y no sirve ni como entretenimiento para saber quién es más culpable de los dos. No deben abusar de la paciencia de los españoles mientras escenifican una dignidad sobreactuada. Ya es conocido que la desconfianza mutua entre Sánchez e Iglesias parece irreversible, y por eso no tienen derecho a mantener a los ciudadanos en vilo ni a frivolizar con el papel constitucional del Rey. España ya tiene suficiente con que el Parlamento esté inactivo, con el incipiente frenazo económico, con que las renovaciones de órganos constitucionales sigan en dique seco, con el golpe asestado a la financiación de autonomías y ayuntamientos, y con soportar una política-ficción carente de nivel.

Nunca tienen bastante
José T. Raga  Libertad Digital 30 Agosto 2019

Todo Gobierno, como todo sujeto individual, aspira a disponer de más y más recursos, con la ridícula pretensión de que así llegará a tener satisfechas todas sus necesidades. ¿O es que al asalariado le es suficiente con su salario?

La primera lección que los jóvenes aprenden cuando empiezan estudios de economía es que las necesidades de los hombres son ilimitadas –cuando alcanzamos el umbral deseado, aparentemente de plena satisfacción, se descubre un nuevo umbral, mucho más alejado, de necesidades que nunca antes pensamos satisfacer–. Frente a éstas, los recursos de que disponemos están limitados, es decir, son escasos, lo que nos obliga a seleccionar las necesidades prioritarias frente aquellas otras que pospondremos para momentos de mejor fortuna, aunque nunca lleguen a producirse.

¿Por qué los Gobiernos tendrían que ser diferentes? Los gobernados, sin embargo, tenemos muy claro que, para que el Gobierno disponga de un euro más, nosotros tenemos que privarnos de otro. Aun así, hay quienes piensan que conviene que el Gobierno disponga de cuanto más mejor, olvidando que también ellos serán de los que se sacrifiquen pagando.

Las apetencias del Gobierno por allegar más recursos han llegado al esperpento en este verano que aún no ha terminado. Rebuscando por dónde puede recaudar más tributos, se le ha ocurrido la peregrina e indocumentada idea de gravar, supongo que con una tasa, la utilización de las autovías de mayor circulación.

Hombre, puestos a gravar, mejor las de mayor circulación, que nos proporcionarán más ingresos. ¿Que eso congestionará las vías secundarias, que son la de mayor siniestralidad? Qué más da; lo que importa es la recaudación necesaria para mantener en buen estado la red de tales carreteras; como si el Estado tuviera cajas distintas, cada una para lo suyo, unas llenas y otras vacías.

¿Que puede haber tributos –impuestos, tasas, exacciones parafiscales…– finalistas? No hay duda de que puede. Lo que el poder –central, autonómico y local– debería de saber es que en origen el impuesto sobre hidrocarburos –en su vertiente de carburantes–, que grava su consumo en los vehículos de transporte por carretera –por eso no lo pagan íntegramente los usos agrícolas, las naves y aeronaves– fue finalista, para financiar las necesidades –construcción y mantenimiento– de la red viaria.

Ministros y consejeros de Hacienda y Fomento, y no sólo éstos, tienen la obligación de conocer la historia de las finanzas públicas españolas. Aquello de que para ser ministro sólo se requiere conocer cómo hay que moverse por los procelosos terrenos de la política corresponde a un tiempo muy, muy pasado.

¡Entérense de dónde están y para qué! Además, respeten a los contribuyentes y sus bolsillos; es un deber moral, que obliga también a los que no la tienen.

Calculada pasividad de Pedro Sánchez
Editorial El Mundo 30 Agosto 2019

En su retorno a la escena política, Pablo Iglesias quiere retomar la negociación donde quedó en julio, cuando rechazó la oferta de coalición a la baja que le planteó el PSOE y tumbó la investidura de Sánchez. Pero tan cierto es que Iglesias trata ahora de enmendar su error para evitar unas elecciones con sondeos adversos, como que Sánchez se ha instalado en una pasividad calculada e irresponsable que delata su deseo de llevar a los españoles otra vez a las urnas porque está convencido de que mejorará resultados. Por eso demora la ronda de contactos con los partidos, cuando sería su deber anticiparla para no exponer la función arbitral del Rey. Por eso alienta el enfrentamiento de cariz preelectoral con su "socio preferente". Por eso evita comparecer en las Cortes y rendir cuentas ante los medios. Por eso se muestra una y otra vez incapaz de anteponer el bien común al interés personal. Y pese a todo, impertérrito, Sánchez se atreve a seguir reclamando "generosidad" a los demás.

El pleno de ayer, forzado por la oposición para que Carmen Calvo diera cuentas de la errática gestión del Open Arms, escenificó el desencuentro de todos los grupos con el Gobierno. Pero la especialidad de Sánchez no es la gestión política, sino la campaña perpetua.

Un Gobierno incompetente preso de su demagogia
EDITORIAL  Libertad Digital 30 Agosto 2019

Si alguien puede llegar a pensar que, al haber sido criticado a derecha e izquierda, el Gobierno ha defendido una posición central y razonable en el debate de este jueves sobre la gestión del caso Open Arms, está muy equivocado.

Carmen Calvo ha hecho un resumen bastante ajustado a la realidad no de lo ocurrido con el barco de esa ONG de oscuros intereses, sino del desempeño de Pedro Sánchez desde su llegada a la Moncloa, hace ya algo más de un año. Porque esta nueva etapa del PSOE en el poder viene caracterizándose por dos elementos que han salido a relucir en el debate parlamentario: una demagogia y una incompetencia sin límites.

Lo peor es cuando la incapacidad abrumadora y la manipulación permanente se dan de bruces con una realidad en la que los problemas son más complejos que una película de buenos y malos. Una realidad que exige tomar decisiones informadas, cabales y rápidas, sobre la base de que no se pueden solucionar mágicamente los problemas más complicados y de que, por lo tanto, hay que limitarse con frecuencia a gestionarlos de la manera menos mala posible.

En el caso concreto del Open Arms, el Gobierno ha sido presa de sus decisiones demagógicas y electoralistas en el pasado, de su incapacidad para mantener un discurso coherente en el presente y de su dedicación enfermiza al electoralismo tras los resultados del 28 de abril. Y para qué hablar de la incompetencia que ha rodeado todo lo relacionado con el P45 Audaz, un barco que ni siquiera podía atracar en Lampedusa y que al final se ha movilizado… para recoger a quince inmigrantes.

Como bien ha apuntado Cayetana Álvarez de Toledo, todo esto ha sido una "impúdica exhibición de mal gobierno" y, lo que quizá sea aún peor, un ejemplo acabado de la inmoralidad de un Ejecutivo que presume de humanitario pero que en realidad hace "negocio electoral, politiqueo, bajo la máscara de la solidaridad".

Esta es la verdadera cara de este Gobierno capitaneado por Pedro Sánchez, un incompetente rodeado de semejantes que jamás ha estado a la altura de sus responsabilidades.

La presión de la investidura es para Pedro Sánchez y para nadie más
EDITORIAL. ESdiario 30 Agosto 2019

El líder del PSOE se esconde del Parlamento, no dialoga con nadie y pretende echarle la culpa a todo el mundo de algo que es responsabilidad exclusiva suya: lograr la presidencia.

El curso político se reanuda con la incertidumbre, ya casi sistémica en España desde 2015, de si arrancará la actividad de las Cámaras, se logrará la investidura de un presidente y se podrá conformar un Gobierno operativo: si ni lo elemental está claro, y no lo está nunca desde las Generales de la Navidad de 2015, resulta casi imposible confiar en que lo importante esté atendido.

Esa certeza, en sí misma, es escandalosa. Y achacable a Sánchez, de manera particularísima, más que a nadie: ha sido él quien obligó a repetir Elecciones en 2016, quien trató por todos los medios de bloquear al ganador de los comicios, quien impulsó una moción de censura en la peor compañía, quién convocó a los españoles a las urnas con adelanto y quien ahora, tras vencer, es incapaz de culminar tan personalista itinerario poniendo en marcha la legislatura.

La comparecencia de Carmen Calvo en el Congreso para explicar, sin éxito, la política migratoria del Gobierno, confirmó sobre todo que Sánchez ignora de toda esa secuencia previa y busca la rendición de sus rivales, cuyo único papel a su juicio es respaldarle gratis o, en su defecto, la repetición electoral.

El máximo responsable
Que el relato del bloqueo quiera cargarle la situación a todos menos a su primer responsable no esconde la evidencia, política e institucional, de que corresponde al candidato tejer las alianzas y acuerdos necesarios para completar su insuficiencia parlamentaria propia.

Sánchez se comporta como un César sin ejército suficiente, pero desde 2015 esa estrategia frívola le ha salido bien

Tanto apelar a la pluralidad, al consenso y al parlamentarismo como antídoto contra el supuesto rodillo de la derecha y, a la hora de la verdad, Sánchez se comporta como un César sin el ejército suficiente.

Propaganda preelectoral
Fue él quien apeló al Congreso como alternativa a la mayoría absoluta, apelando a su fragmentación como un síntoma de enriquecedora pluralidad; pero es él ahora quien más intenta limitar la acción del resto de partidos a una mera muleta sordomuda cuya única misión es investirle a él.

En los próximos días veremos cómo se carga la presión, de manera alternativa, sobre Podemos y Ciudadanos, bien para lograr la presidencia de manera gratuita, bien para preparar el terreno a la propaganda preelectoral típica de la antesala de otras Elecciones.

En ambos casos la frivolidad es la misma, pero eso a Sánchez no le importa y una parte de la razón le asiste, al menos en términos electorales: todas sus estratagemas, incluidas las internas en el PSOE, han tenido por corolario un beneficio personal. Y pensará, con razón, que esta vez también.

"Pajines" y "aídos"
Cristina Losada  Libertad Digital 30 Agosto 2019

Al vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, le preguntaron por qué había pocas mujeres en el Gobierno autonómico formado por el PP y Ciudadanos. Yo hubiera respondido que no me pongo a contar cuántas mujeres y cuántos hombres hay en un equipo de Gobierno, pero admito que decir algo tan sencillo es una provocación al propagandismo de cuota. Aguado dijo que prefiere no poner a "aídos" y "pajines", sino a personas con el mérito y la capacidad adecuadas para el cargo que van a ocupar, y ha desatado una tormenta de acusaciones de machismo, más la cólera corporativista del clan ministerial de ZP.

Treinta exministros de Zapatero han firmado un manifiesto en el que tachan lo de Aguado de "repugnante afirmación", "intolerable ataque a dos compañeras ministras" y "manifestaciones machistas", y reclaman la intervención de Albert Rivera. Los firmantes no han conseguido la paridad: son 13 mujeres y 17 hombres. Pero en su caso, sólo en su caso, están exentos de cumplir la norma. A la vista del texto, también están exentos de cumplir ciertas normas de redacción. "Es más grave que un exabrupto de los que abundan en algunos políticos de extrema derecha", escriben. Es posible que Aguado se haya quedado corto al poner en duda la preparación y capacitación de sólo dos miembros de aquellos Gobiernos.

Bibiana Aído y Leire Pajín quedaron en el imaginario público como las más visibles representantes de los efectos perversos del propagandismo de cuota: el que abrazó Zapatero desde el minuto uno, cuando presumió, y con él tantos otros, de formar el primer Gobierno paritario de la historia. El primero de la historia de España, de Europa o del mundo entero, que entonces todo cuanto hacía el presidente socialista era inaugural y cósmico. Fue Pajín, precisamente, quien compuso el lema de aquella época extraordinaria cuando elevó la coincidencia de mandatos de Zapatero y Obama a "acontecimiento histórico" planetario.

Si juegas en la Champion de las conjunciones planetarias, no necesitas bajar al nivel del mito kennedyano de "the best and the brightest". Y, en efecto, es difícil decir que los Gobiernos de Zapatero reunieron a los mejores y más brillantes. En los casos de Aído y Pajín, el hecho es que cuando fueron nombradas se resaltó que su experiencia era escasa. Además de su pertenencia a familias con buenas aldabas. En el partido, que es donde hay que tenerlas. El propio Zapatero, al presentar a Aído, no destacó su preparación ni sus méritos como directora de la Agencia Andaluza de Desarrollo del Flamenco. Presumió de que iba a ser "la ministra más joven que ha tenido España". Cualquiera hubiera dicho, después de oír al presidente, que la había nombrado por ser joven y mujer.

Nada de esto importa, en realidad. El manifiesto no pretende tanto defender el prestigio de Aído y Pajín como redoblar los ataques a Ciudadanos en esos frentes que los socialistas, desde aquella era cósmica, pugnan por monopolizar y convertir en la línea divisoria que separa el Bien del Mal. Con cualquier pretexto, Cs será acusado de machista y homófobo, como lo fue en los incidentes del Orgullo Gay, y, no en menor grado, de complicidad con la extrema derecha. Yo sólo espero, en fin, que los manifiestos indignados que están por venir no los escriban pajines ni aídos.

Asaltar los cielos
Samuel Vázquez / CdV esdiario  30 Agosto 2019

El autor rememora el auge y caída de Pablo Iglesias, con una curiosa teoría sobre cómo fue usado y qué ha quedado de aquel legado instalado peligrosamente en la sociedad.

No sé si ustedes lo recuerdan pero en el amanecer de Podemos lo jóvenes burgueses que venían a tomar el cielo por asalto repetían un mantra constantemente: la deuda es ilegítima, no la reconocemos y cuando lleguemos al poder no la pagaremos porque ese dinero se necesita para políticas sociales.

Cinco años después de la enésima revolución patrocinada desde el poder para que el efecto rebaño haga mucho más fácil manejar el descontento, de lo único que han podido presumir por twitter esos mismos jóvenes después del mandato de gobierno de Manuela Carmena es de que la alcaldesa ha reducido la deuda.

Goebbels y Gramsci crearon los aparatos de propaganda más efectivos que conoció el siglo XX, y entre sus máximas estaba la de la perversión del lenguaje: si lo hacen los otros “los recortes matan”, si lo hacen los míos se llama “reducción de deuda”.

La cuenta corriente
Querían asaltar los cielos pero sólo traían debajo del brazo una escalera de pintor vieja. Hoy en España gobierna el mismo partido que gobernaba cuando estalló el 15M, y en Madrid ¿quién gobierna?, el mismo partido que gobernaba cuando estalló el 15M. Disidencia controlada, otra victoria del poder.

¿Qué es lo que ha cambiado entonces?, pues básicamente la cuenta corriente de aquellos un poco más listos a los que el establishment puso el altavoz en la mano para que guiara al rebaño y luego pagó con 30 monedas de plata. El líder de la revolución tiene ahora un marquesado.

No hay mayor victoria del establishment de poder que hacer creer cada cierto tiempo a una generación que está iniciando una revolución que va a cambiar el mundo para que al final no cambie nada.

Sánchez, ¿el último tirano?
Cómo se escogió al líder no fue baladí, un intelectual de baratillo desconocido para el gran público pero no para ellos. Tertuliano de televisiones como Intereconomía o La 13 donde se llevaba autenticas tundas de opinadores como Jiménez Losantos, incluida aquella mítica frase de “me recuerdas a mí cuando era gilipollas”.

Mileurista recién salido de la cafetería de la facul que se desempeñaba como profesor sustituto de una asignatura para dar una baja en la facultad donde mandaban los suyos, la Complutense de Madrid, que fueron quienes le enchufaron. Jamás obtuvo plaza alguna por méritos.

Roma no paga traidores pero el poder en España sí, vayan a ver su choza y verán como sí. Puede que haya dos o tres personas que conocieran que el final del movimiento que iba a cambiarlo todo sería el de no cambiar nada, el resto se ha ido tirando del barco de una u otra manera según han ido descubriendo el engaño en el que es ya el mayor Juego de Tronos de la política en democracia.

La historia es así: los tiempos eran malos para el socialismo que iba a cosechar la mayor derrota de su historia, y se temía la desaparición del partido como en Italia, así que se movilizó a la parte más manipulable de la sociedad en la calle para que en vez de quedarse en casa fueran a votar, no por el PSOE pero sí para cualquier muleta que les permitiera sobrevivir.

Cinco años después de la enésima revolución patrocinada desde el poder para que el efecto rebaño haga mucho más fácil manejar el descontento

La idea era asaltar Izquierda Unida, pero los antaño comunistas eran ya una pieza más del juego del poder político y la vieja guardia no entendía de ideas, sólo de poltronas, así que no se dejaron.

No obstante IU dobló sus votos después de la epopeya de indignación dirigida desde arriba, y en el papel de engañados, como siempre, los de abajo.Eso permitió entre otras cosas no perder Andalucía, lo que se había considerado un punto de no retorno.

Pero la chavalería rebelde decidió ir por libre, y si antes les manipulaban unos, ahora con las huestes de Mariano ya en el poder serían manipulados por los otros. El PP rescató una televisión que estaba a punto de cerrar y en quiebra, y les dejaron salir mañana, tarde y noche como a Emilio Aragón en el Telecinco de los 90.

Nuevo objetivo: dividir a la izquierda, y menguar las fuerzas del partido eterno rival: el PSOE. Cuando vieron que el monstruo crecía demasiado y una serie de alcaldías de ciudades importantes dieron la voz de alarma pasaron al plan B, esas mismas televisiones que antes ponían la alfombra roja, ahora se tornaban críticas.

Sabían que la pieza era caza menor, y también sabían que la revolución no era más que esa pieza menuda y con coleta. No dejaría el poder nunca, como todo comunista ansía el poder por encima de todo y jamás lo dejará aunque todo se derrumbe a su alrededor.

El megáfono
Sea como fuere los jóvenes siempre estuvieron manipulados, por unos u otros. Desde el cole, deberíamos ya informar a nuestros chavales que la política denosta el liberalismo porque 40 millones de personas en su libertad individual somos invencibles, pero colectivizados en rebaño sólo hace falta dominar al que lleva el megáfono, el resto sólo repite los eslóganes del líder.

La situación actual es de esperpento, las huelgas y manifestaciones que desde aquella de los artesanos del Valle de los Reyes contra Ramsés siempre han sido contra el poder, se hacen ahora de la mano de este.

El poder de control del estado es ya incontrolable. Puedes ver una manifestación feminista y en la pancarta de cabeza al gobierno en pleno… y ningún joven se hace preguntas. Así los quieren.

España carece de política migratoria
 La Razon 30 Agosto 2019

No está de más felicitarse por el retorno de la actividad parlamentaria en nuestro país, por mucho que la sesión de ayer nos dejara con la sensación de que el motivo de la convocatoria, la gestión gubernamental de la crisis migratoria provocada por el buque Open Arms, quedaba en un segundo plano, con los principales portavoces parlamentarios, especialmente los de la izquierda, más pendientes de no dar un paso en falso que terminara con las últimas posibilidades de llegar a un acuerdo de investidura. No era, por supuesto, fácil sustraerse al discurso generalista sobre la cuestión de la inmigración irregular en Europa, donde las posiciones ideológicas cuentan ya menos que el coste en votos, por más que la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, en una intervención de altura parlamentaria, pusiera el dedo en la llaga de un electoralismo populista, común a la izquierda y a la extrema derecha, que pasa por encima del sufrimiento de las personas, pero, ciertamente, ninguna de las incógnitas de una operación incomprensible tuvo respuesta, y no será porque la popular y la representante de Ciudadanos, Inés Arrimadas, no plantearan las debidas preguntas.

Sí, ninguna de las cuestiones de una peripecia que ha supuesto un insólito encontronazo dialéctico entre el armador y el capitán de un buque de bandera española con toda una vicepresidenta del Gobierno, por más que se hallara en funciones, amén de un enfrentamiento diplomático con Italia, también trufado de invectivas ministeriales, para acabar con el despliegue de un barco de guerra, enviado a aguas territoriales italianas, quedaron resueltas en la sesión parlamentaria de ayer.

Sin duda, de haber forzado Unidas Podemos la comparecencia del jefe del Gabinete en funciones, Pedro Sánchez, tampoco se hubiera profundizado en un caso que, lejos de representar un hecho aislado, marca una tendencia preocupante, pero, al menos, sabríamos si el Gobierno, en realidad, tiene alguna estrategia general sobre el problema migratorio, más allá de reaccionar a la lectura de los periódicos. Y, así, no ha quedado aclarado en qué condiciones está obligado a obedecer las órdenes del Gobierno de la nación un barco de bandera española ni cuáles son las razones administrativas y jurídicas que permitieron a la vicepresidenta Calvo amenazar con una multa de 900.000 euros a la ONG en cuestión ni, por supuesto, que consecuencias puede esperar a partir de ahora un armador español que incumple flagrantemente y con publicidad una prohibición expresa del Ministerio de Fomento, que es el organismo del que depende la marina mercante.

Cuestiones, todas ellas, que escapan a la mera gestión del episodio de Lampedusa e implican el respeto debido a una legislación que obliga a todos. Tampoco aclaró el Gobierno ni el baile de puertos nacionales ofertados ni la razones que llevaron a enviar el buque «Audaz» a una misión de «ferry», como si la Armada no tuviera otras misiones más importantes, ni sabemos si el ruido de fondo del enfrentamiento verbal entre la vicepresidenta Calvo y la ministra de Defensa, Margarita Robles, con el titular de Interior italiano, Matteo Salvini, dejó sorda y muda a nuestra diplomacia, que tiene una cierta pericia, pero que, al parecer, fue incapaz de advertir del cambio de situación que la Fiscalía latina iba a dar al asunto.

Con todo, lo peor es que en la comparecencia flotó sobre el hemiciclo la sensación de que el Gobierno socialista actuará en estos casos, que seguirán presentándose, de acuerdo al efecto que tengan sobre la opinión pública y desde el mero cálculo electoral. Con un agravante: que cuando las mafias se recomponga del bloqueo de las costas de Marruecos, no habrá un Salvini al que culpar.

Gratis y de lujo
Carlos Esteban eltorotv.com 30 Agosto 2019

Es opinión aceptada que la guerra de Vietnam se perdió en Norteamérica más que en las selvas de Indochina. Había entonces en Estados Unidos servicio militar obligatorio, con lo que la guerra suponía que podían interrumpir la vida de tus hijos varones para mandarlos a morir en los remotos manglares. Eso propició un movimiento pacifista de lo más sincero que acabó por cambiar la política americana.

Pero cuando se abolió el servicio militar, el pueblo americano se volvió bastante más guerrero y permisivo con las ambiciones geoestratégicas de su política exterior, y las aventuras militares se multiplicaron. Si no tengo que preocuparme de que me envíen a mí o alguno de los míos a las trincheras, es fácil ser un general de sofá.

Hay pocas cosas tan reveladoras como el pago. Cuando alguien paga por algo, está haciendo un ejercicio de sinceridad. Es la encuesta en la que no se miente, aquella en la que hay que sacrificar algo para probar una preferencia.

Y ese es el problema, que nuestras élites no tienen que pagar el precio de sus decisiones, sino que lo cargan exclusivamente sobre las espaldas del pueblo impotente mientras cosechan exclusivamente sus beneficios. Es lo que el profesor Quintana Paz llama en un reciente artículo “ideas de lujo”, es decir, aquellas que se puede permitir la élite porque no va a pagar sus consecuencias. Son todo ventajas sin ninguno de sus inconvenientes, que pagan otros.

Ayer en el Congreso Santiago Abascal recordó todo esto en relación con la inmigración ilegal. Sencillamente esa palabra, “ilegal”, debería bastar para que todos los que estaban oyéndole, encargados de aprobar nuestras leyes, tuvieran la misma opinión. Pero no es así porque, una vez más, el consenso y la propaganda hacen que no tengan que pagar por las ideas que defienden.

Hasta ahora.

La percepción de impunidad en Barcelona
Antonio Robles  Libertad Digital 30 Agosto 2019

El alarmismo por la falta de seguridad en Barcelona aumenta a ojos vistas. No sólo por la evidencia de las estadísticas, también por la gravedad de los delitos y por cómo se perciben. Ya no son pequeños hurtos, también son reyertas a plena luz del día y crímenes en las calles. Y sobre todo imágenes de peleas, tirones y puñaladas difundidas por las RRSS, a veces en vivo y en directo, que han creado una sensación de cercanía a nuestras casas y calles, a los lugares comunes de nuestra ciudad que transitamos a diario, y que acabamos por metabolizar como si nos pasaran a nosotros mismos. El mundo no es como es, sino como lo percibimos. Y esa sensación aumenta la cercanía del peligro y la gravedad del delito.

Por eso el aumento del alarmismo tiene mucho que ver con la percepción que tenemos de la falta de seguridad. Esa percepción, y no sólo la falta de medios y prevención, es posiblemente la causa primera del aumento de los delitos y de la sensación de miedo. Tanto para la ciudadanía que los sufre como por la sensación de impunidad que tienen los delincuentes. Me explico.

La entrada de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona alteró por completo las relaciones de autoridad del poder municipal con colectivos sociales al margen del sistema (okupas, manteros, menas y, en general, inmigrantes no regulados), desmantelando la autoridad pública frente a tales colectivos. A veces de forma ostentosa: la Policía municipal pasó a ser sospechosa por el mero hecho de ser autoridad; y esos colectivos pasaron a ser víctimas por el mero hecho de estar en condiciones sociales adversas. Era la consecuencia del populismo de una señora que no alcanzó a ver las consecuencias de poner en cuestión la propiedad privada, el poder del Estado y la impunidad de colectivos que no son legítimos por ser excluidos sociales, sino por cumplir como el resto con obligaciones fiscales, respetar la propiedad y acatar las leyes del país.

Pronto manteros y okupas pasaron de temer a la Policía a enfrentarla, de huir con sus ventas ilegales a la menor presencia municipal a ocupar el espacio público con total impunidad. La percepción del delito cambió; la percepción de la impunidad ante él, también. No sólo había cambiado la percepción de la inseguridad por parte de la ciudadanía, también la del delincuente ante la autoridad: pasó de temerla a no temerla. Ada Colau y su buenismo estaban en la raíz del problema.

Esa erosión de la autoridad policial va paralela a la permisividad de nuestro Código Penal con los multirreincidentes. Sobre todo a partir de 2017, con la interpretación del Tribunal Supremo de la reforma del Código Penal de 2015 que aumentaba las penas. La interpretación del TS suavizaba la agravación de penas por hurto sin violencia e intimidación, reduciéndolas a meras multas si lo sustraído no pasaba de los 400 euros.

El sentimiento de impunidad con el que actúan los reincidentes les lleva a hacer de la delincuencia una profesión. Por poner un solo ejemplo donde esta pedagogía permisiva no evita el delito, sino que lo anima: el 12% de los menas (menores extranjeros no acompañados) han delinquido alguna vez.

Todo ello es causa y consecuencia de la impunidad inducida por las políticas antisistema de Ada Colau, que ignora lo costoso y lento que es crear la percepción de respeto a la ley, y lo fácil y rápido que es destruirla. No es extraño en una señora que llegó al Ayuntamiento afirmando que estaba "dispuesta a desobedecer leyes injustas…"

Coda: y el mal se extiende. Hoy, la publicidad de empresas de seguridad nos acribilla porque la impunidad de los okupas de cualquier vivienda y los asaltos compulsivos de mafias organizadas a segundas viviendas menos protegidas son tremendos.

Abascal sale en defensa de los guardias civiles heridos en Ceuta: ‘Que pague Marruecos el muro’
Agencias eltorotv.com 30 Agosto 2019

El presidente del PP, Pablo Casado, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, han expresado su apoyo a los seis agentes de la Guardia Civil que han resultado heridos en el salto masivo de la valla de Ceuta por parte de 153 inmigrantes. También el presidente de Vox, Santiago Abascal, se ha pronunciado por este episodio, exigiendo una mayor defensa de las fronteras y más dotación a los agentes.

«Quiero enviar todo mi apoyo y mis deseos de pronta recuperación a los agentes heridos hoy en este asalto masivo a la valla de Ceuta», ha expresado Rivera en un apunte de twitter, recogido por Europa Press, en el que demanda «más medios y más apoyo del Gobierno para hacer cumplir la ley y proteger las fronteras».

Un total de 153 personas de origen subsahariano han accedido irregularmente a Ceuta a primera hora de la mañana de este viernes en el primer intento de salto en grupo de su perímetro fronterizo terrestre desde hace un año, y seis agentes de la Guardia Civil han resultado heridos y trasladados al Hospital Universitario para recibir atención médica.

En este sentido, Casado ha reclamado la necesidad de proteger a las Fuerzas de Seguridad del Estado y reforzar su presencia en las fornteras. «Es necesario proteger a nuestras FCSE, reforzar su presencia y modernizar los sistemas de control de las fronteras», ha apuntado en su cuenta de Twitter. «Mis deseos de pronta recuperación de los agentes heridos en Ceuta», ha manifestado en ese mismo apunte.

Por otro lado, Abascal ha trasladado el apoyo de Vox a los funcionarios heridos y ha denunciado en su perfil de twitter la gestión del Gobierno en esta cuestión, pues según el líder de Vox, los guardias civiles y sus familias «están desamparadas».

«De nuevo nuestro abrazo y cariño a los guardias civiles heridos y a sus familias que viven en vilo los saltos fronterizos que están desamparados por estos gobiernos de la vergüenza, los de ahora y los de antes», ha censurado Abascal.

Además, ha reclamado mayor inversión en dotar a los agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado para defender las fronteras y ha exigido que Marruecos pague el «muro infranqueable». «En vez de tirar el dinero regalándoselo a Marruecos, invirtámoslo en apoyar y dotar a nuestros guardias civiles y policías en la defensa de fronteras, y démosles apoyo legal –propone–. Y el muro infranqueable, que lo pague Marruecos con el dinero que le hemos regalado y han malversado».

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Chivite avala el «Día del adiós» de Alsasua y el fiscal ve posible delito
Está previsto que se celebre mañana y se busca hostigar a la Guardia Civil para que abandone Navarra y el País Vasco. El juez decidirá hoy.
Francisco Velasco. La Razon 30 Agosto 2019

Este sábado está previsto que se celebre en la localidad navarra de Alsasua el «Ospa Eguna» o «Día del adiós», enmarcado en las fiestas del municipio. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado al juez Ismael Moreno que prohíba el acto por considerar que puede incurrir en un delito de provocación al odio y/o un delito de terrorismo. Sin embargo, la presidenta del Gobierno foral, María Chivite, no ve ningún problema en que se celebre un acto que tiene como finalidad principal la burla y el hostigamiento a la Guardia Civil. «El “Ospa Eguna” se lleva celebrando desde el año 2010, por lo tanto ha coincidido con siete años de Gobierno del PP en España y también durante cinco años de Gobiernos de UPN» y que ningún Gobierno del PP o de UPN lo prohibió.

Así, señaló, en una entrevista concedida a RNE, que no comparte «ni en el espíritu ni los fines» del «Ospa Eguna», pero precisó que «la democracia no puede prohibir un acto porque un colectivo o una asociación concreta estima que los participantes podrían cometer un delito», ya que debe ser la Fiscalía quien actué si ve que se puede cometer algún tipo de delito, «pero no antes».

Sin embargo, la Fiscalía no ha tenido que esperar a que se celebre ese acto contra la Guardia Civil para, en el informe emitido tras la denuncia presentada por Dignidad y Justicia, pedir al juez que decrete la prohibición del mismo, «por ser indiciariamente constitutivo de delito»; y que se informe de ello al Departamento de Interior del Gobierno que preside Chivite para que adopte las medidas necesarias para impedir que dicho acto se lleve a cabo, y, en caso de que se vulnere tal prohibición se identifique y ponga a disposición judicial a quienes no respeten la decisión.

Y ello, porque el Ministerio Público no tiene dudas de la verdadera finalidad de «Ospa Eguna»: «generar un ambiente de presión y hostilidad sobre los miembros de la Guardia Civil, generando un clima de terror entre sus componentes destinados en las comunidades autónomas de Navarra y el País Vasco, hasta conseguir su aislamiento social y su expulsión, al considerar a dicho Cuerpo de Seguridad “fuerza de ocupación del Estado español”». Una reivindicación histórica de la banda terrorista ETA «y que en la actualidad se sigue llevando a cabo por cierto sector de la izquierda abertzale».

Junto a ello, el fiscal cita a un informe de la Guardia Civil donde se destaca que el «Ospa Eguna» es el colofón anual a las «innumerables iniciativas» contra este Cuerpo, «que de modo continuo, se realizan en Alsasua»

Una nueva pantomima de Sánchez
Carlos Dávila okdiario 30 Agosto 2019

Una nueva pantomima de Sánchez, se trata de eso. Este rastreo social que está haciendo de reunión en reunión con asociaciones afines no va a valer para nada, porque esta gente no influye para nada en la anticipación o no anticipación de las elecciones generales. Lo único que le falta es reunirse con los fans de Raphael o con los buscadores de setas del Alto Llobregat, pongamos por ejemplo.

No se va a reunir, con toda seguridad no se va a reunir, con las asociaciones de víctimas del terrorismo, porque le podrían la cara colorada. Fíjense ustedes lo que está pasando en Navarra. De pronto, se ha visto cómo el Partido Socialista está en el poder en el Viejo Reyno gracias a los votos de Bildu. Los votos de los sucesores de ETA. Esa ETA que mató a mucha gente, mucha gente incluso del Partido Socialista. Esto está sucediendo para que en esta pantomima se gane tiempo, para que Sánchez pueda dilatar la decisión de hacer elecciones anticipadas, o no.

Cada día que pasa, contra lo que piensa mucha gente, yo les anticipo que no va a haber elecciones anticipadas. De que al final Podemos se va a plegar a un gobierno monocolor con algunas piruetas; pequeñas gangas que le dará el partido de Sánchez o el propio Sánchez. Esto va a pasar; va a haber una decisión de apoyar a Sánchez, mientras que Sánchez, que hace lo quiere y como quiere, lleva cinco meses en la Moncloa sin tomar una sola decisión política que valga para el futuro de España.

El separatismo ‘friki’ debe darnos miedo, no risa
Sergio Fidalgo okdiario 30 Agosto 2019

El verano es la época del año en la que sacamos al ‘friki’ que llevamos dentro: nos ponemos bañadores de colores imposibles, atuendos que harían estallar el cerebro a cualquiera que tenga un mínimo de buen gusto, tomamos mojitos de combinaciones absurdas y visitamos bares y disco pubs con actuaciones musicales en directo dignas del peor Museo de los Horrores del Rock. Y los separatistas, como no podía ser de otra manera, también lo dan todo.

Los calores veraniegos nos traen a honorables jubilados y tenderos de todo tipo bailando sardanas con forma de lazo amarillo, como si la vida de Oriol Junqueras o Josep Rull dependiera de la perfección del baile. O a los Pensionistas por la República Catalana destrozando una versión del maravilloso ‘Yellow submarine’ de Los Beatles gritando “groc, groc, groc és el nostre color [el amarillo es nuestro color]”.

En las playas vemos parasoles amarillos, camisetas amarillas, toallas amarillas, chancletas amarillas y bañadores amarillos; activistas secesionistas se ponen en los puentes de las autopistas con ‘esteladas’ y lazos amarillos a cantar “Libertad presos políticos”; en las fiestas mayores se versiona el ‘¡Qué viva España!’ de Manolo Escobar cantando en catalán “esto no es España”; los típicos ‘gigantes’ de los pasacalles llevan lazos amarillos o pancartas a favor de Junqueras y compañía…

Todo muy pintoresco, rozando el ‘frikismo’, y si a uno no le importa demasiado la ideología que transmite, lo puede encontrar incluso divertido. A fin de cuentas, la exageración, la sobreactuación es la base del esperpento, y puede tener su gracia si uno no siente amenazados sus derechos como ciudadano de un país democrático. Las payasadas, aunque sean liberticidas, pueden tener su gracia a la primera impresión.

Pero no podemos engañarnos: aunque muchas de estas situaciones sean ridículas, y nos cause sorpresa ver actuar de forma patética a señores y señoras de avanzada edad, no tienen nada de divertidas. No se engañen, no dan risa, dan miedo, porque el fanatismo que demuestran es infinito. Muchos de estos secesionistas son los mismos que gritan “somos un pueblo pacífico” mientras boicotean los comercios de sus convecinos constitucionalistas o les retiran el saludo. O les dicen a sus hijos o nietos en edad infantil que no jueguen con los niños de padres refractarios al secesionismo. O acosan a los padres que han exigido, vía judicial, enseñanza en castellano para sus hijos.

En los pueblos del interior de Cataluña o se comulga con el separatismo, y con su parafernalia de lazos amarillos y de “libertad presos políticos”, o uno tiene muchos números para convertirse en un apestado social. Hemos vuelto a los tiempos del franquismo en los que la clave para vivir bien era “no te metas en política”. Si no se cuestiona el nacionalismo que invade todos los ámbitos de la sociedad, si no se opina en voz alta la discrepancia con los abusos del secesionismo, las zonas que domina el independentismo son cojonudas. Se come bien, los paisajes pueden ser muy bonitos, hay servicios públicos aceptables y las comunicaciones no están mal.

Los que distinguen entre ‘separatismo friki’ y ‘separatismo serio’ se equivocan, porque son la misma cosa. Gabriel Rufián ahora sale criticando a los del ‘Institut Nova Història’, que son los que defienden que Cristóbal Colón, Miguel de Cervantes o Leonardo da Vinci eran catalanes. Pero lo hace por oportunismo político, para dar a entender que hay un separatismo ‘responsable’, el de Esquerra Republicana, que no tiene nada que ver con el sector más alocado del soberanismo.

Pero no es cierto: el separatismo ‘friki’ ha sido alentado desde los partidos independentistas que dominan las administraciones públicas catalanas. A los de la ‘Nova Història’, como a otros exponentes del sector más radical, como los de Plataforma per la Llengua y su espionaje estilo Mortadelo y Filemón sobre la lengua que se habla en los patios de los colegios, se les ha subvencionado, se les ha dado bola en TV3 y en Catalunya Ràdio, se les ha prestado atención desde los organismos públicos.

Son sus criaturas, porque son lo mismo. Así que la próxima vez que vean a un separatista haciendo el ‘friki’ no se rían mucho. En cinco años podría ser el próximo presidente de la Generalitat. Vean si no el caso de Quim Torra…
 


Recortes de Prensa   Página Inicial