AGLI Recortes de Prensa   Lunes 2  Septiembre 2019

Sánchez quiere que le hagan presidente como le hicieron doctor
EDITORIAL  Libertad Digital 2 Septiembre 2019

Los últimos movimientos de Pedro Sánchez, tras reaparecer de su definitorio retiro veraniego, anticipan su decisión de ir a una nueva convocatoria electoral. En efecto, todo parece indicar que el escaqueado Sánchez no tiene intención de presentarse a una nueva investidura, sino que dejará que expire el plazo del próximo día 23, lo que provocará la disolución automática de las Cortes Generales.

Pablo Iglesias pretende retomar a toda costa una negociación que fracasó miserablemente en julio, cuando el líder de Podemos rechazó la oferta que le habían presentado los socialistas. La negativa del potentado comunista dejó las manos libres al presidente en funciones para agotar los plazos e ir a nuevas elecciones, convencido como parece estar de que estas hundirán a Podemos en la irrelevancia. No es casual que, en lugar de negociar con los demás líderes un acuerdo de investidura, Sánchez se haya dedicado últimamente a reunirse con colectivos de izquierdas, pues lo que pretende es arrasar los caladeros electorales podemitas.

Cabe temer que unas nuevas elecciones a finales de noviembre, con la sentencia del golpe separatista recién dictada y sin una mayoría parlamentaria clara en el horizonte, no hagan sino generar más inestabilidad política cuando las cosas se empiezan a poner color de hormiga en el ámbito económico.

Todo eso a Sánchez, desvergonzado oportunista, le da igual. En todos estos meses no ha hecho nada para merecer ser presidente del Gobierno, y nada hará en los días venideros. En su estupefaciente endiosamiento, piensa que tienen que ser los demás los que le lleven en volandas a la Moncloa. Que le deben la Presidencia del Gobierno como le debieron en su día el doctorado de la vergüenza. Por ser él quien es.

Por eso no debería serlo.

Mercado laboral
España tiene más parados jóvenes que 13 países de la UE juntos y el doble que Alemania
Calixto Rivero okdiario 2 Septiembre 2019

El drama del desempleo juvenil sigue siendo una de las tareas pendientes de la economía española. El número de desempleados jóvenes asciende a 489.000 personas en España, el 32,1% de la población activa menor de veinticinco años, según los datos de julio de 2019 publicados por la oficina estadística europea (Eurostat).

Los números son inquietantes al leerlos en contexto. España tiene más parados jóvenes que quieren entrar y no pueden en el mercado laboral que 13 países de la UE juntos. Sumando los parados jóvenes de Bulgaria (17.000), la República Checa (21.000), Dinamarca (38.000), Irlanda (43.000), Letonia (7.000), Lituania (12.000), Luxemburgo (3.000), Malta (3.000), Nueva Zelanda (100.000), Austria (48.000), Portugal (72.000), Eslovaquia (21.000) y Finlandia (51.000), aún hay 53.000 menos jóvenes en situación de desempleo en el conjunto de estas economías que en España (en estos 13 países hay 436.000 en total frente a los 489.000 nacionales).

Además, España cuenta con el doble de parados menores de 25 años que Alemania, a pesar de que su población es mucho mayor. En España hay 489.000 frente a los 247.000 de la locomotora europea, según las cifras de Eurostat. Sin embargo, en España hay 47 millones de habitantes y en Alemania más de 82 millones. Sólo Francia tiene más parados jóvenes que la economía nacional (538.000) pero la tasa en porcentaje de la población activa es inferior (19,2% frente al 32,1% de España).

El problema es que, en plena desaceleración y con una crisis global en ciernes, será más difícil afrontar este lastre estructural del mercado laboral español. España es el segundo país de la UE con la tasa de desempleo juvenil más alta, solo superado por Grecia, donde asciende al 39,6%.

Examen al desempleo juvenil en la UE
En julio de 2019 había 3,19 millones de menores de 25 años desempleados en el conjunto de la UE, de los que 2,24 millones estaban en la zona euro, lo que supone 167.000 y 149.000 menos que hace un año, respectivamente.

La tasa de desempleo juvenil entre los Veintiocho se redujo en julio al 14,3%, desde el 15% de un año antes, mientras que en el club de países que comparten la moneda comunitaria se situó en el 15,6%, desde el 16,7% de julio de 2018.

Aunque según Eurostat el número de desempleados jóvenes en España se ha reducido en 9.000 jóvenes con respecto a junio y en 26.000 en comparación con el mismo mes de 2018, lo cierto es que el volumen sigue siendo demasiado elevado en comparación con el resto de socios comunitarios.

Sánchez cocina el fracaso del PSOE
 La Razon 2 Septiembre 2019

El PSOE, o mejor dicho, Pedro Sánchez, ha dado por finalizada su ceremonia de la confusión política, su gira de verano por toda España y se apresura ya a mostrar sus cartas. Unos naipes trucados que son los mismos que puso sobre la mesa el pasado mes de julio y con los que no logró ganar la partida. Porque eso es para él la gobernabilidad de España, la estabilidad política y económica de nuestro país: un envite. Y eso, claro está, puede salir bien o mal. Y a él le salió muy mal. En ese más de lo mismo que hemos visto desde hace meses, mañana tiene previsto presentar sus 300 medidas que pretenden ser la base de un acuerdo programático con Unidas Podemos y quien quiera sumarse, y que hace propias –según afirma Sánchez– «la mayoría de las propuestas de Pablo Iglesias», seguro como está de que «aún queda tiempo para negociar un “Gobierno de coalición progresista”».

Lo cierto es que, como ya avanzó LA RAZÓN en su encuesta del domingo, los españoles culpan al presidente en funciones de ser el verdadero responsable del impás económico, administrativo y político que sufre nuestro país. La sociedad –y no solo los políticos– están convencidos de que Pedro Sánchez ha decidido agotar los tiempos en reuniones estériles, como las mantenidas con los denominados «colectivos sociales», para conducirnos a unas nuevas elecciones en noviembre. Un escenario rechazado por la mayoría de los españoles y que dispararía el rechazo contra el PSOE para apuntalar el crecimiento del PP, el gran beneficiado de esta táctica errada y errática. De hecho, la encuesta de hoy mismo en LA RAZÓN apunta a que el 6,8 por ciento de los votantes socialistas se abstendría en una nueva convocatoria electoral. Algo que afectaría de lleno al cálculo de la representación parlamentaria del PSOE en el Congreso, además de a Cs, en cuyas filas la abstención ascendería hasta el 9,7%. Por no hablar de Vox, donde hasta el 25,3% de sus votantes cambiarían su voto en favor del Partido Popular y el 6,4% se abstendría. Un juego de vasos comunicantes y de pérdidas de votantes que afectarían de manera sensible a la representación en el Congreso.

Por eso no son baladíes las palabras del presiente nacional del PP, Pablo Casado, que ayer, desde Ávila, reiteró su negativa a facilitar la investidura de Pedro Sánchez e hizo un juego de palabras sobre la posible plataforma «España Suma» ante hipotéticas elecciones al señalar que «allí donde el PP ha sumado, España ha sumado». Una estrategia ante el vacío de Gobierno que existe en estos momentos que Sánchez ha criticado con fuerza al calificarlo de «frentista». Casado aseguró ayer también que su partido «desbloqueará la situación si Pedro Sánchez nos quiere llevar a nuevas elecciones». Mientras, la aritmética con la que juega de manera tan irresponsable Sánchez sigue sin darle la llave de La Moncloa.

El escenario electoral también se complica ante la inacción del Ejecutivo socialista en seguridad, inmigración y unidad nacional. El «think tank» socialista sabe que juega contrarreloj. De ahí la ocurrencia de Pedro Sánchez de lanzar ahora una nueva ocurrencia: que existe una «tercera vía» frente al gobierno de coalición o la repetición de elecciones, que es la negociación de un «programa común progresista». Compromete a Unidas Podemos, a los renombrados por él «nacionalistas» –antes independentistas– y la nacionalistas vascos y regionalistas cántabros. Todo para volver a la casilla de salida. La que todo el país vio el pasado mes de julio: su deseo de arañar unos cuantos votos en unas elecciones generales que convertirá en su tabla de salvación. En su último cartucho. Aunque podría convertirse más bien en una ruleta rusa de incierto resultado. El hastío de los votantes podría acabar con su resistencia.

Cantos de sirena o todos contra Vox
Nota del Editor 2 Septiembre 2019

Si votamos a Vox fue porque el PP tiene que desaparecer. Es inadmisible que pretendan seguir tomándonos el pelo tras cuarenta años repitiendo el mismo truco.

Sánchez dependerá de Iglesias ahora y el 10N, con él o sin él en el Gobierno
EDITORIAL ESdiario 2 Septiembre 2019

Mucho más grave que incluir a Podemos en su Gobierno es desarrollar su programa. Y a eso está dispuesto y obligado Sánchez, ahora y después de otras Elecciones.

Si Pedro Sánchez no se fía de Podemos para compartir Gobierno de coalición, mucho menos debiera hacerlo para aplicar un programa conjunto: lo primero es básicamente un asunto de nombres y sillones, mientras que lo segundo marca y decide el rumbo de todo un país en un momento no precisamente sencillo.

Y sin embargo, lo que aleja a Sánchez de Iglesias es lo primero, lo que en sí mismo desvela la naturaleza de su conflicto, una mera pugna de egos y de siglas por un espacio electoral que tiene poco o nada que ver con los intereses globales de España.

Errores suicidas
Porque al líder socialista, más que tener o no a Irene Montero o Pablo Echenique en su Ejecutivo, lo que debiera preocuparle es lo que sin embargo está dispuesto a hacer, con ellos fuera del Consejo de Ministros: orientar la política económica, social, cultural y tal vez territorial por unos derroteros equivocados, en el mejor de los casos, y directamente suicidas en otros.

De coalicicón o de cooperación, ahora o el 10N, el Gobierno resultante será igual de equivocado y negativo para España

Estar dispuesto a desarrollar un programa conjunto con Podemos pero sin Podemos es bastante más preocupante que incluir a Podemos en el Gobierno para, a continuación, apaciguar su populismo e incluso ahogarlo con un reparto de puestos que certifica, por lo demás, en qué ha derivado el partido que vino a cambiarlo todo: en una suerte de proyecto cesarista donde importan más los sillones que las propuestas.

La dependencia de Sánchez
Sánchez ya pactó los presupuestos con Podemos, y con Iglesias y los secesionistas la moción de censura; lo que demuestra que es mucho más importante lo que hace y hará con el Gobierno que los colores políticos que lo conformen: aunque solo haya ministros del PSOE, la dependencia de populistas y nacionalistas será enorme, por mucho que el foco se ponga en los nombres y la distribución de cargos.

Un Gobierno de coalición o uno de cooperación serán igual de negativos para España, y conviene recalcarlo antes de que el impúdico pulso entre Sánchez e Iglesias se decante con la rendición del segundo o con la convocatoria de nuevas Elecciones que no cambiarán gran cosa: este PSOE, ahora o el próximo 10N, seguirá siendo un dependiente de Iglesias, Rufián o Urkullu. Y eso, por encima de los cargos institucionales que se intercambien, no puede traer nada bueno.

La generación de los "ofendiditos"
Juan José Cámara esdiario  2 Septiembre 2019

Con el recio estilo que le caracteriza, Clint Eastwood lamentó recientemente la dictadura de lo políticamente correcto "Todo el mundo está harto en secreto de la corrección política. Es la generación de lameculos con la que vivimos ahora. Vivimos en una generación de maricas".

Y es que en las redes sociales todo es motivo de censura para los "ofendiditos" con piel delgadita que al ser alérgicos a la lectura suelen lanzar sus autos de fe puritanos sobre lo audiovisual: Katy Perry no puede vestirse como una geisha porque es blanca y eso sería "apropiación cultural",los "Simpson" serían racistas,"Friends" homófobos , el anuncio de "Gillette" que presenta a los hombres blancos heterosexuales sin excepción como maltratadores y acosadores sexuales en potencia, unas zapatillas de Nike con la bandera americana también son ofensivas.. y un largo étcetera.

Pero no solo desde las filas conservadoras les llega a los millenials las críticas: Antonio Navalón , fundador de "Cuadernos para el dialógo" y periodista de "El País" en un artículo criticaba su " falta de vinculación con el pasado y su indiferencia, en cierto sentido, hacia el mundo real son los rasgos que mejor los definen".

Generación Z: descreídos, impulsivos y preocupados por la educación
Según estudios realizados para la revista "Time" la mitad de los millenials prefieren no tener un empleo a tener uno que odian y su elección de carrera cursada no estuvo definida por el salario sino por el estilo de vida; es una población ideal para las grandes marcas y vendedores ya que carecen de una conciencia clara del ahorro y aunque gran parte de ellos esta en el paro tienen mucho más poder de compra que sus padres lo que sin duda apunta al deseo de los padres de que sus hijos experimenten los beneficios económicos que les fueron negados a ellos mismos cuando eran niños; es decir, se ha extendido exponencialmente el trastorno de la personalidad del síndrome del "niño rey".

Lo más preocupante es que es la generación que menos valora la libertad de expresión: un 40% se inclina por censurar discursos que puedan ser ofensivos lo que habla claramente de una generación incapaz de lidiar con puntos de vista distintos a los suyos.

Pocos parecen ver que los millenials al fin y al cabo no son más que el producto de un modelo educativo que frente al de las sociedades tradicionales busca un cambio social e ideológico del mundo bajo la coartada ideológica del progreso: el rechazo de la autoridad ("son los niños los que deberían educar a sus padres" decía Marx) , la nivelación por debajo ,un relativismo nihilista que unido a la eliminación del servicio militar han liquidado ya todos los ritos de paso de la infancia a la edad adulta, algo que desde el "Agogé" espartano o la "toga viril" romana siempre han estado presentes en nuestras sociedades y cuyo objetivo era el fortalecimiento del carácter, la camaradería, la competitividad y la identidad grupal.

La alienación
Si hay un film que caracterizó a la generación anterior (generación X) fue "El Club de la lucha" que sí era nihilista (como los millenials) pero, a cambio, hacía una lúcida crítica a la sociedad de consumo alienante.

En dicha obra Chuck Palaniuk escribió "no eres especial,no eres un hermoso y único copo de nieve" y dicho término ("Snowflake"/copo de nieve) define a las personas sobreprotegidas,muy vulnerables emocionalmente que no pueden hacer frente de una manera argumentada a las perspectivas que los desafían, que perciben la crítica y la discrepancia como una agresión a la libertad lo que lleva a la censura y a la intolerancia en el debate.

Una generación que asiste impasible a la desaparición de los derechos sociales y económicos, a la precariedad laboral, a la imposibilidad de formar una familia o a la abolición de la vida comunitaria pero que solo les importa los "nuevos" derechos civiles de pequeñas minorías cuyas "luchas" son generosamente subvencionadas por corporaciones y gobiernos vía ONGs; son sin duda la generación más conformista de la historia.

Primero el PSOE, después el país
Editorial El Mundo 2 Septiembre 2019

El bloqueo tiene sometidos a los españoles a una mezcla de incertidumbre y hastío que sale a relucir cuando son preguntados. La encuesta que Sigma Dos ha realizado para EL MUNDO no deja lugar a dudas: hasta un 93% de los consultados opta para calificar la situación política española como regular, mala o muy mala. Y tienen claro quién es el principal responsable de que la repetición electoral esté cada día más cerca. Hasta el 60,7% piensa que Pedro Sánchez anhela el retorno a las urnas para mejorar sus resultados, conclusión que se extrae fácilmente de su poco disimulada pasividad.

El plan de Sánchez se explica si olvidamos la responsabilidad de Estado y atendemos solo al móvil partidista. El sondeo que publicamos hoy concede un aumento al PSOE significativo aunque pírrico que permitiría a Sánchez ganar su investidura con los votos socialistas y las abstenciones de Podemos y ERC. Pero la abstención de los separatistas no parece demasiado factible tras el fallo de una sentencia contra los golpistas. Por lo demás, tampoco el partido de Pablo Iglesias, por menguada que quedara su representación, renunciaría a poner precio a su colaboración ni para la investidura ni para la gobernabilidad. El poder de Sánchez nació de la inestabilidad patrocinada por sus socios de censura, y parece condenado a no conocer otro estado. En cuanto al centroderecha, castigado por la fragmentación, una alianza de PP y Cs lograría controlar el Senado, lo que debería motivar una reflexión en ambos partidos.

Los datos apuntan a que el candidato socialista -todavía no nombrado como tal por el Rey- está pisando las huellas de Rajoy en 2016. Coinciden incluso los números: Rajoy sacó 123 en los primeros comicios y subió un 4,6% en los segundos, tras los cuales logró ser investido. Sánchez ha sacado 123 en abril y nuestra encuesta le otorga un incremento del 4,7% en noviembre. Las repeticiones electorales benefician a los partidos mayoritarios, más si están en el poder. Sin embargo, el contexto político y económico nacional e internacional no tiene nada que ver. En 2016 el separatismo no había dado aún su golpe ni amenazaba con volverlo a repetir tras una sentencia judicial adversa; en 2016 soplaban vientos de cola en la economía, mientras que ahora los indicadores pronostican la sombra de una nueva recesión; en 2016 Trump no gobernaba EEUU ni había declarado una desestabilizadora guerra comercial a China; en 2016 acababa de producirse el referéndum del Brexit, pero nadie imaginaba la drástica consumación del divorcio que pretende Boris Johnson y que se produciría en plena campaña del 10-N.

Para evitar un deterioro económico e institucional que afectaría incluso a la Corona, Sánchez debería concentrar sus energías en asegurar su investidura, y no en fabricar relatos de campaña para atribuir a sus competidores los efectos de la búsqueda de su interés personal.

Ochenta ya
Ricardo Artola  Libertad Digital 2 Septiembre 2019

Hace ya ochenta años que comenzó la Segunda Guerra Mundial, lo cual quiere decir que alguien que fuera mayor de edad por entonces (según los baremos actuales) hoy tendría 98 años. Es decir, que los que fueron conscientes de lo que estaba ocurriendo van a dejar de poder dar testimonio de lo ocurrido. Solo nos quedará la historia, que no es poco.

Aquí los hechos no son tan relevantes, puesto que la invasión de Polonia por parte de Alemania, desencadenante último de la guerra, fue originada por una pantomima de los alemanes, que pretendían hacer creer al mundo que los pobres polacos habían intentado penetrar en su país (en realidad se trataba de soldados alemanes con uniformes polacos).

Una vez iniciadas las hostilidades, la maquinaria militar alemana (que rápidamente se volvería mítica y aún hoy nos sigue asombrando) barrió a los valerosos pero impotentes polacos en menos de un mes. Por si fuera poco, a partir del día 17, contaron con la ayuda del Ejército Rojo que también invadió el país, en este caso desde el Este, en virtud de un acuerdo infame entre las dos superpotencias ideológicamente antagónicas: la Alemania nazi y la Unión Soviética de Stalin.

La invasión de Polonia crearía uno de los regímenes de ocupación más salvajes que recuerda la historia. Los alemanes desmembraron la parte que ocuparon como quien trocea un filete en el plato, y aplicaron toda su dureza racial a sus habitantes, mientras que los soviéticos desplegaron su hospitalidad comunista (en un anuncio de lo que harían en todo el Este de Europa en 1945) en el territorio que les había correspondido. Ser polaco en otoño de 1939 fue uno de los peores destinos que deparó la historia de un siglo convulso.

Tampoco hay que olvidar que si había un país que encarnara "el problema judío" (desde la perspectiva nazi) ese era Polonia. Allí los judíos eran una minoría relevante numéricamente; la mitad de los judíos exterminados en el Holocausto tenían un carné de identidad polaco y en el territorio de ese país desmembrado se ubicaron varios de los peores campos de exterminio nazis, con Auschwitz a la cabeza. Ah, y también conviene recordar el debe de los polacos que se aprovecharon de la brutalidad alemana para hacerse con bienes judíos o que, directamente, tomaron una iniciativa exterminadora que incluso asombró a los nazis, como la aterradora matanza de Jedwabne. Por tanto, al recordar el inicio de la guerra, también nos viene de inmediato a la cabeza la infamia de la Soah. Sin Polonia y los polacos no se entiende el Holocausto.

Militarmente la campaña de Polonia solo sirvió —aparte de para machacar a los polacos, que habían recuperado sufridamente su soberanía no muchas décadas antes de 1939— para comprobar el abismo en la forma de hacer la guerra entre la Wehrmacht (así se llamaba el ejército alemán de la época) y el resto de potencias militares del momento. Polonia inauguró la llamada "Guerra relámpago", doctrina militar incubada desde la frustración de las trincheras durante la Primera Guerra Mundial, y que, de manera muy sucinta, consistía en utilizar de manera simultánea (y abrumadora) las fuerzas de infantería, carros de combate y aviación, para penetrar de forma muy rápida y profunda en territorio enemigo, sin preocuparse, inicialmente, en las posibles bolsas de resistencia que quedaran en el camino. Para eso estaba la infantería, que avanzaba a otro ritmo.

Pero el 1 de septiembre de cada año, no solamente nos recuerda el inicio de la guerra (a veces con aniversarios redondos, como en este caso) sino que nos sirve para rememorar el conjunto de la Segunda Guerra Mundial, su significado profundo y las interpretaciones cambiantes.

Recientemente se han publicado algunas obras que pretenden convencernos de que estaba claro, desde el principio, que Alemania no podía ganar la guerra. Uno de los autores que defiende esta tesis está dedicando una tetralogía (o más) a su explicación y, al leerlo, uno piensa en la imagen del gato que se enreda con una madeja de lana. La historia tiene que explicar los hechos desde la época en que se produjeron, aunque goce del privilegio de conocer el final. Y, desde la época, da la impresión de que nadie, ni primeros ministros ni simples soldados, ni mujeres en las fábricas, ni judíos aterrados en los guetos, ni amigos ni enemigos, dudaron de la posibilidad muy real de que Alemania hubiera ganado la guerra e impuesto un régimen atroz de existencia para los europeos y, quizá, en todo el mundo, como fantasea la distopía de El hombre en el castillo.

Y, como siempre que rememoramos el inicio de la Segunda Guerra Mundial, hay que recordar la enorme paradoja de que las potencias occidentales (Francia y Gran Bretaña fundamentalmente) fueron a la guerra por Polonia, pero, al final, dejaran que cayera en manos de la Unión Soviética, en un ejercicio que nos recuerda el dicho español de "saltar de la sartén para caer en las brasas". Bien es verdad que, entre medias se había producido una brutal inversión jerárquica en el orden de las naciones que anunciaba el fin de la hegemonía mundial de Europa y el mundo bipolar de la guerra fría.

Ricardo Artola es autor de La Segunda Guerra Mundial. De Varsovia a Berlín.

Carta a los españoles (XV)
Enrique Domínguez Martínez-Campos eltorotv.com 2 Septiembre 2019

Queridos amigos:

En un debate en el Congreso sobre la OTAN F. González mintió como sólo él sabía hacerlo. Aseguró a Calvo Sotelo que él se comprometía a sacar a España de la OTAN si nuestro país era admitido en la Organización. Y, luego, Solana apostillaba que “allá ellos con su OTAN…; nos parece malo para España y para la paz”. Ésta era la nítida posición del PSOE ante nuestro ingreso en la OTAN en 1981.

En este año François Mitterrand logró hacerse con la presidencia en Francia. Socialista, deseaba implantar en ese país la llamada autogestión a todos los niveles para hacer converger la igualdad socialcomunista con la libertad de las democracias occidentales. El PSOE estaba encantado con la idea que, si llegaba al poder, era también la suya. Porque la autogestión era la disgregación de toda la sociedad en grupúsculos autónomos en todos los ámbitos: empresa, escuela, familia, etc.

A finales de mayo se iba a celebrar en Barcelona el Día de las FFAA. El Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), acompañado por el Capitán General de Cataluña, visitaron la víspera a Pujol en la Generalidad para regalarle una Bandera de España. “Nos gustaría que la colocara aquí, en su despacho, presidente”, le dijeron. Después escribió Pujol: “Pasado el Día de las FAS me libré de la amable imposición (?), y ordené quitarla… En el despacho del presidente de la Generalidad, con la bandera catalán basta”. Iba a comenzar la llamada “guerra de las banderas”.

En relación con la Enseñanza, Pujol ha escrito que la transferencia de esta materia a la Generalidad “se realizó en poco tiempo”, incluida la inspección escolar, durante los gobiernos de UCD. “La enseñanza fue un objetivo principalísimo de nuestro gobierno. La enseñanza es la herramienta fundamental para construir un país y, en nuestro caso, para construir Cataluña… La inmersión lingüística, o sea, hacer que la lengua habitual de la enseñanza, sobre todo hasta los 16 años, fuese en catalán… (tenía que ser) la lengua vehicular…”. ¿Es necesario algún comentario?

Por estas fechas dimitió el primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Alonso Puerta, después de denunciar la corrupción de su partido –PSOE- cuando desde éste se indicó la conveniencia de la revisión de los contratos de recogida de basuras en los Ayuntamientos en los que gobernaba para conseguir, a través de ellos, las correspondientes “mordidas” para rellenar las arcas del Partido y de algunos bolsillos particulares.

Cuando el Alcalde, Tierno Galván, supo que Alonso Puerta denunció a su Partido le dijo, con un cínico paternalismo propio de un marxista redomado como él que, mira hijo mío, con esto no vas a conseguir nada, sino que te vas a crear muchos problemas. Aquél fue el comienzo de una serie larguísima de casos de corrupción protagonizados por el PSOE de los “100 años de honradez”.

Por otro lado, a partir del mayo francés del 68, todo el socialismo y la socialdemocracia europea comenzaron a acorralar a la familia tradicional, símbolo de la sociedad más reaccionaria y ser “una fábrica de ideologías autoritarias y de estructuras mentales conservadoras”. Los católicos de izquierdas de esos años asumieron que “cualquier tipo de proyección paterna puede arrogarse ningún tipo de autoridad”. O bien, que “la supervivencia síquica de la figura paterna ha de quedar sepultada”. Así, a finales de los años setenta, el matrimonio católico indisoluble era para el progresismo “una prisión” (declaración del grupo parlamentario del PSOE). De modo que con UCD comenzó el desmantelamiento de la familia tradicional (despenalización del adulterio, del amancebamiento, del comercio de anticonceptivos, etc.).

Poco después el ministro de UCD Fernández Ordóñez, en julio de 1981, lograba la aprobación en el Congreso de la Ley del Divorcio.

Por su parte, el ministro de Defensa, Alberto Oliart, anunció que era muy posible que el Tribunal Supremo tuviera que revisar las condenas que pudiera establecer el Tribunal militar que estaba juzgando a los implicados en el 23 F. Entonces, ¿con qué objeto se mantenía aquel juicio protagonizado por la Justicia Militar? ¿Para humillarla, desprestigiarla y liquidarla?

Fracasado el intento de formar un gobierno de salvación nacional con el 23 F, el PSOE se lanzó sin ningún reparo para lograr el poder: “Antes de que el PSOE llegara al poder, ya tenía gente en el gobierno, como Fernández Ordóñez; antes de que llegara a TVE, ya tenía gente en televisión; y antes de que ganara las elecciones, ya tenía gente en los ministerios. Quiere decirse que en 1981, después del 23 F… el Partido encuentra una enorme facilidad para hacerse con gente que, desde dentro, le va facilitando información para dominar todos los temas. Cuando Guerra decía… que podía tirar de la manta porque tenía 200 o 300 <dossiers>, era cierto. Eran los informes… de todos y cada uno de los funcionarios, grandes y chicos, que tenía colocados ya en su <caballo de Troya>”, escribió Pablo Castellano. Es decir, era su Watergate como el que acabó con Nixon en EEUU, pero a lo bestia y en plan más burdo. ¡Y a todo el mundo le pareció bien!

En el mes de agosto Calvo Sotelo planteó formalmente en el Congreso el ingreso de España en la OTAN. PCE y PSOE se opusieron rotundamente. Este último con el ambiguo lema del “OTAN, de entrada NO”. Y nadie entonces se creía que España se iba a arruinar como consecuencia de pertenecer a la Organización. Pero Guerra insistía en la negativa: “El eventual ingreso en la OTAN convertiría a España en una colonia de EEUU”, ¡nada menos! Y por eso España podía ser, además, “una diana mucho más probable en caso de conflagración atómica”. La demagogia socialista llegaba ya a estos extremos. Y así, toda la máquina propagandística del PSOE se puso en marcha para evitar aquel ingreso. Con el apoyo de comunistas, sindicatos de clase, asociaciones culturales, feministas, pacifistas, medios de comunicación, relativistas, buenistas y tontos útiles.

En octubre el PSOE celebró su XXIX Congreso. El Partido se presentaba unido gracias a la férrea disciplina impuesta por Guerra. En aquél, González dijo: “No vamos a representar nunca los intereses de la totalidad de los españoles, pero sí podemos interpretar, defender y servir, los intereses globales de España, de la nación española”. ¡Vaya! Aquello no estaba mal. Al menos, el carismático líder no parecía pretender jugar con la unidad de España. De momento.

Pero fijó en seis las legislaturas (casi 25 años) para que el Partido llevara a cabo su ideario revolucionario cultural, para cambiar lenta y progresivamente toda la sociedad española. Y se veía obligado a “recurrir” a otros “colectivos” para llevar adelante su revolución, “la transformación socialista de la sociedad”. No de forma violenta a través del proletariado obrero, que en la práctica ya no existía en España.

En relación con la enseñanza dio a entender que era de la exclusiva propiedad socialista. Al igual que el masón y maestro Rodolfo Llopis decía que había que apoderarse del alma de los niños, ahora el PSOE de González/Guerra reclamaba para sí la práctica exclusividad del tema de la enseñanza en nuestro país. Había que “socializarla” desterrando esa antigualla figura de la excelencia y el esfuerzo. En maestros y alumnos.

De modo que se iba prefigurando ya lo que podía suceder en nuestro país con una UCD prácticamente desintegrada y un PSOE cada vez más fuerte y con más poder en todas partes.

Un abrazo a todos.
******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sánchez y la democracia orgánica
Amando de Miguel  Libertad Digital 2 Septiembre 2019

Si será débil el Gobierno de Sánchez que no ha logrado realizar su propósito primordial de desenterrar a Franco.

El presidente del Gobierno, un tal Sánchez, lleva un año en funciones, que quiere decir sin obligación de rendir cuentas al Parlamento. Para combatir el hastío, el hombre se dedica a recibir a lo que en otros tiempos se llamaban "las entidades naturales de convivencia", aparte de las fundamentales (familia, municipio y sindicato). Ya ha recibido en audiencia colectiva y fotogénica a los representantes y representantas de los homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, zoosexuales, asexuales e incestuosos. Se ha reunido con los dirigentes de los sindicatos subvencionados. Ha concedido su atención a los dirigentes de la memoria histórica, sección guerra civil y herederos y panegiristas de las brigadas internacionales. Faltan todavía muchos colectivos y colectivas. Por ejemplo, sin ánimo de ser exhaustivos: los investigadores científicos residentes en el extranjero, las casas regionales de Hispanoamérica, las sectas religiosas, los autores anónimos (negros) de tesis doctorales, los manteros y otros vendedores ambulantes, las comisiones de festejos populares, los vigilantes y monitores de playas y piscinas, los productores de huertos familiares, los operadores de drones, los influencers de las redes sociales, los usuarios de patinetes eléctricos, los vendedores de libros recogidos de los contendores de basura, los arqueólogos aficionados, los músicos del metro madrileño, los castellers de Cataluña, las sociedades gastronómicas del País Vasco y zona de influencia, los venenciadores de las bodegas andaluzas, las víctimas de la gota fría y otros desastres meteorológicos, los guardias prometidos (antes jurados), los inspectores de alcantarillas, los fabricantes y exportadores de castañuelas, la asociación de zahoríes y encuesteros, los organizadores de tomatinas, la asamblea de veganos anónimos, los animalistas en acción, los grafiteros artísticos, etc.

Quedan por reclamar audiencia en el hotelito de la Moncloa multitud de entidades y gremios de la llamada "sociedad civil", que incluye también a los militares francos de servicio. Es decir, todos los que no son líderes de los partidos políticos, pues algunos de estos últimos hace tiempo que no han pisado las alfombras de la Moncloa.

Asombra que el Gobierno en funciones sea tan remiso al permanente conciliábulo, al que le obliga su precaria situación de en funciones. Su querencia por la sociedad civil quizá sea un remanente o regusto implícito de lo que en su día fue la simpar democracia orgánica. Son nostalgias que laten en la conciencia de los y las socialistas.

Al paciente Sánchez se le ha visto feliz saludando a los heteróclitos representantes de la sociedad civil. En cambio, parece un tanto tímido al tener que platicar con los presidentes de los otros partidos. Se comprende, debe de ser la timidez característica de los jugadores de baloncesto. O quizá sea una práctica derivada del contrato con Iván Redondo, la metempsícosis de Gregorio Pontemkin, valido de Catalina II de Rusia.

No sé si lo que se me acaba de ocurrir es constitucional o no, pero me parece de sentido común. Puesto que el presidente Sánchez lleva meses tratando infructuosamente de formar Gobierno, no veo por qué el Rey no llama a otro dirigente de su partido, después de todo, el más votado. La idea es que así sería más fácil formar Gobierno. Si todavía no fuera posible, el Rey podría encargar esa tarea al presidente de cualquier otro partido nacional, aunque fuera minoritario. La alternativa de unas nuevas elecciones generales no resuelve nada, pues volveríamos a estar como estamos. Es más, puede que accedan a las Cortes algunos nuevos partidos, como el animalista o el islamista. Tiempo al tiempo.

De momento, al igual de lo que ha ocurrido varias veces en Italia, Bélgica y otros países dizque de nuestro entorno, España bien podría seguir funcionando con un Gobierno en funciones. En ese caso se comprende que haya que apelar a las consultas con la sociedad civil, cosa que hacía Franco con naturalidad. Ese experimento de democracia orgánica duró 40 años y más que viviera el Caudillo. Si será débil el Gobierno de Sánchez que no ha logrado realizar su propósito primordial de desenterrar a Franco.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Barra libre de odio a la Guardia Civil
Isabel San Sebastián ABC 2 Septiembre 2019

¿Se imagina alguien un Día del Adiós o de la Expulsión celebrado en cualquier pueblo de España bajo el lema «fuera judíos», «fuera musulmanes», «fuera mujeres», «fuera gais» o «fuera negros»? ¿Sería concebible un Día del Inútil referido a esas mismas personas? No ¿verdad? Si cualquier autoridad municipal, peña popular o ciudadano particular tuviese la ocurrencia de convocar semejantes barbaridades, se enfrentaría de inmediato a un sinfín de denuncias que se saldarían con una condena segura, los medios de comunicación se le echarían unánimemente encima y todos los partidos políticos harían frente común para expresar su más firme rechazo. En España están prohibidas expresiones de odio de ese tipo formuladas contra judíos, musulmanes, mujeres, gais o negros. Son delito. De hecho, constituyen flagrantes delitos de odio manifestaciones de esa naturaleza lanzadas contra cualquier colectivo, excepto la Guardia Civil y la Policía. En su caso hay barra libre. Somos tan «demócratas», tan tolerantes... tan cobardes y desagradecidos que permitimos que se injurie impúnemente a los integrantes de nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad como si les fuera en el sueldo aguantar lo que nadie más aguanta. En opinión de Ismael Moreno y otros jueces de la Audiencia Nacional, la Ley no les ampara a ellos. A ellos se les puede odiar, menospreciar, insultar, amenazar, zaherir y humillar a voluntad, por un salario mensual que pocas veces supera los mil euros netos y, sobre todo, porque el honor es su divisa. Porque a pesar de sufrir ese trato infame ellos cumplen con su deber y permanecen en su puesto, soportando lo insoportable y arriesgando a diario la vida por proteger la suya, querido lector, la mía y la de Ismael Moreno.

Lo sucedido estos días en Alsasua, Echarri Aranaz (cuna de mi llorado Salvador Ulayar, quien tuvo que exiliarse de su tierra después de que su padre, Jesús, fuese abatido de un tiro en la cabeza cuando caminaba por la calle con él, un chaval de 13 años) y otras localidades del País Vasco y Navarra produce tanta repugnancia como estupor, tanta indignación como vergüenza, tanta pena como rabia. ¿Y aún tienen nuestros líderes la desfachatez de decirnos que ETA ha sido derrotada? ETA sigue causando terror en las almas de los pusilánimes aunque sus pistoleros ya no maten. ETA ha impuesto su relato. En los nidos donde asentó históricamente sus camadas, las crías de esa bestia asesina se divierten hoy mofándose de quienes durante décadas le plantaron cara a costa de un sacrificio inmenso. Más de trescientos guardias civiles y doscientos policías murieron víctimas de atentados a lo largo de los años en esa pugna contra el terror, defendiendo nuestro Estado de Derecho, para verse obligados ahora a agachar mansamente la cabeza y apretar los dientes porque odiarles e injuriarles está amparado, o eso dicen, por la libertad de expresión. «Fiestas» lo llaman los hijos de Satanás que les señalan. Y, con el beneplácito de la Justicia, se dedican a escenificar supuestos actos de tortura en las calles, emulando los que sus mayores de la metralleta denunciaban sistemáticamente, siguiendo el manual del buen terrorista, en cuanto eran detenidos; pasean carteles exigiendo la marcha de los uniformados; abren puestos de «tiro al fatxa» o montan homenajes por todo lo alto a los etarras hijos del pueblo, tanto más grandiosos cuanto mayor número de víctimas acumulara el homenajeado. Ni que decir tiene que al frente de esos ayuntamientos ondean las insignias negras de Bildu y Geroa Bai, con quien Pedro Sánchez negoció su investidura y la socialista Chivite ha pactado el Gobierno foral.

¡De vomitar!

Carta a los españoles (XIV)
Enrique Domínguez Martínez-Campos eltorotv.com 2 Septiembre 2019

Queridos amigos:

Como os decía, nadie estaba seguro de nada a las 10 de la noche del 23 F. La JUJEM emitió una Nota a esa hora, supervisada por Sabino Fernández Campo, en la que, en ningún caso, se reclamaba en ella que Milans del Bosch retirara los grupos tácticos acorazados de las calles de Valencia, o que el general Armada se hiciera cargo de la situación.

Cerca de las once de la noche el general Gabeiras regresó desde la reunión de la JUJEM al CGE. Se encerró con el general Armada en su despacho. Y sobre las 23:15 horas Gabeiras despedía a Armada al pie de la escalera del palacio de Buenavista porque éste se iba al Congreso. Amigos que estaban presentes allí pudieron ver a Gabeiras darle una palmada en el hombro a Armada y decirle: “Adiós, presi”.

Cuando llegó al hotel Palace Armada vio al general director de la Guardia Civil, Aramburu Topete, y al general jefe de la Policía Nacional, Sáenz de Santamaría. Cruzó luego la calle y entró en el Congreso. Nadie le puso obstáculo alguno para entrar.

Allí se entrevistó con el teniente coronel Tejero. Cuando Armada le pidió que se retirara con sus guardias, Tejero le contestó que no recibía más órdenes que las del general Milans. Armada llamó a Milans a Valencia. Y Milans le dijo al teniente coronel Tejero que obedeciera a Armada.

A partir de aquí hay dos versiones verosímiles. Una, en la que Armada le enseña una relación del gobierno que él iba a formar y presidir en la que figuraban socialistas –F. González como vicepresidente-, comunistas del PCE, de AP, etc. Otra versión indica que el papel que le enseñó Armada a Tejero era sólo el número de Valencia para que hablara con el general Milans del Bosch. En cualquier caso, Tejero se negó en redondo a salir del Congreso y, menos, a aceptar aquel supuesto gobierno en el que figuraban “los rojos”. Es decir, quien frustró en primer lugar la operación fue el teniente coronel Tejero.

El general Armada, con ánimo de derrota, llamó a Zarzuela para decir que no había logrado su objetivo. Él había entrado en el Congreso porque “estaba dispuesto a sacrificarse” por España y la Corona. Mientras cruzaba la calle para llegar al Palace, TVE comenzaba a emitir el famoso mensaje del Rey sobre las 01:15 horas del 24 de febrero, grabado unas dos a tres horas antes. Después Armada reconoció que “el Rey se enfadó cuando salí del Congreso”.

Vuelvo a repetirme la pregunta que me hacía en alguna de mis cartas anteriores: ¿Qué papel desempeñaba el general Armada en todo este proceso? Mientras se emitía el mensaje del Rey SM llamó al general Milans del Bosch para ordenarle que retirara de las calles de Valencia los grupos acorazados. Orden que Milans cumplió de inmediato.

Prácticamente, las FFAA españolas en su conjunto y el Ejército en particular demostraron mantener una disciplina ejemplar, permaneciendo sólo atentos a las órdenes del Rey. Sin embargo, correrían luego ríos de tinta, entonces y hasta hoy mismo, culpando a los MILITARES de aquellos hechos. No sólo por odio hacia todo lo militar sino por ocultar la trama civil que estuvo detrás del 23 F.

Viéndose aislado por completo, el teniente coronel Tejero, al mediodía del 24 de febrero, dio la orden de que fueran saliendo del Congreso los miembros del gobierno y los diputados. Omito detalles que pueden leerse en la prensa de la época. Pero la mayoría habló de una “inolvidable noche de tortura”, o “del peligro de que aquello podía haber sido una masacre”, o “pensábamos que a algunos nos iban a fusilar”.

El hecho evidente, triste, y que ya fue imposible enmendar a lo largo de los siguientes años, fue lo que se consideró por todos el contragolpe del general Armada. Con un gobierno de concentración nacional, lo que se pretendía lograr en dos o tres años sin apenas oposición en el Congreso era lo siguiente:

-Reforma constitucional, sobre todo el Título VIII.
-Revisión de la legislación derivada, hasta entonces, de la Constitución.
-Nueva Ley Electoral.
-Plan de saneamiento económico.
-Nueva Ley de Orden Público.
-Campaña dura y sistemática para acabar con el terrorismo.
-Nueva línea de actuación en política exterior.

A continuación se disolverían las Cámaras y se convocarían elecciones generales. En mi opinión, si todo ello hubiera ocurrido así, fue para España y todos los españoles una gran ocasión perdida, muy difícil después de poder ser recuperada.

El socialista Pablo Castellano escribió: “En el partido del señor González se hizo el silencio muy rápidamente. Se despachó el asunto con un comunicado de la dirección cargado de tópicos, mas no hubo análisis ni discusión… en el Comité Federal”.

El ministro del Interior, Juan José Rosón, después de aquel golpe de Estado llegó a decir que era mejor que no se conocieran todos los detalles de su contenido porque era “en extremo delicado”.

El día 27 todos los partidos políticos y agentes sociales movilizaron a los españoles en apoyo de la Constitución y la democracia. En Madrid se manifestó un millón de personas. Y a continuación todos alababan al Rey. Se había ganado el cargo cuando terminó con la “sublevación militar”.

Desde finales de febrero hasta mediados de julio de 1981 se llevó a cabo la instrucción sumarial de la causa 2/81 –más de 15.000 folios- elaborada por el tribunal militar, en la que se encausaron a 32 militares y a un civil, Juan García Carrés. Para la gran masa de los españoles habían sido los MILITARES los culpables de todo. Fuimos la cabeza de turco perfecta para los políticos. Éramos sospechosos de todo.

Poco después el gobierno de Calvo Sotelo encargó al despacho de abogados de Eduardo García de Enterría un borrador de Ley que regulara la situación política/caótica que podía ser el famoso Estado de las Autonomías. Esa nueva capa de la Administración que nos iba a costar a todos lo del “chocolate del loro” (hoy, 2019, unos 100.000 millones de euros al año). Así se elaboró la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico, la famosa LOAPA. ¿Lograría esa Ley frenar o poner límites al desmadre que se veía venir con tanta Autonomía y tan poca España?.

En el mes de mayo el general Valenzuela, jefe del Cuarto Militar de SM, sufrió un atentado preparado por los cafres asesinos de ETA. Resultó herido pero murieron sus dos ayudantes y el conductor del vehículo.

También la banda de asesinos de Terra Lliure procedente de los elementos radicales de la Esquerra catalana, hizo su presentación oficial en el estadio del Camp Nou. Lanzaron panfletos en los que se definían como una ”organización revolucionaria que lucha por la independencia total de los países catalanes”. Secuestró en este mes de mayo al periodista Jiménez Losantos por apoyar el “Manifiesto de los 2.300” y le pegaron un tiro en la pierna como advertencia a todos los que se oponían a sus designios.

De modo que Vascongadas y Cataluña tenían ya, además de sus políticos nacionalseparatistas, sus correspondientes bandas de asesinos para que no decayera en ningún momento el ánimo de la secesión en ambas regiones. ¿Qué hacía el gobierno? Tratar que, con las Fuerzas de Seguridad del Estado, lo cafres asesinaran lo menos posible.

Un abrazo a todos.

La «nueva historia catalana», al servicio y en nómina del «procés»

El Institut Nova Història de Catalunya, acusado de financiarse opacamente con fondos públicos
Miquel Vera. Barcelona ABC 2 Septiembre 2019

El Institut Nova Història de Catalunya (INHC) lleva años acaparando titulares con disparatadas teorías, supuestamente científicas, que proclaman la «catalanidad» de personajes como Miguel de Cervantes, Cristóbal Colón, Santa Teresa de Jesús, Erasmo de Rotterdam, Leonardo da Vinci o incluso la Gioconda. A pesar de las críticas recibidas por dar una pátina académica a mitos y leyendas del nacionalismo catalán, el citado organismo recibe generosas aportaciones de las instituciones catalanas. Además, tiene entre sus valedores a grandes nombres del independentismo, empezando por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien nunca ha escondido su afición a mezclar historia, fantasía, romanticismo y política.

«Nosotros, los catalanes, hemos descubierto América. Y el resto ha sido una gran mentira al servicio de España que ahora ya no nos tiene que preocupar ni espantar», escribió el consejero de Políticas Digitales de la Generalitat de Cataluña, Jordi Puigneró, en las conclusiones de un libro sobre el descubrimiento del Nuevo Mundo firmado por el fundador del INHC, Jordi Bilbeny. El dirigente neoconvergente también aseguró que esa «gesta» nunca podría ser obra de un «puñado de bobos que ni sabían dónde iban». También Quim Torra ha escrito artículos para esta institución.

Los vínculos entre el gobierno catalán y el Instituto no se quedan solo en las «aportaciones» de prohombres del «procés» al corpus literario de la «Nueva Historia». También ha habido subvenciones, generosas, y espaldarazos mediáticos para dar visibilidad y relevancia a las polémicas investigaciones del INHC. Estas «sinergias» han llegado al Parlament, donde Ciudadanos y el PSC han registrado recientemente una batería de preguntas para indagar acerca del respaldo institucional al instituto. También se quieren conocer las concesiones, contratos y licitaciones que la Generalitat y sus empresas han dado a empresas que comparten domicilio social en la misma dirección que el Institut Novo Història. Es el caso de «Tarea Servicios de Animación SL» o «Jan BCS», firmas que, según El Confidencial, recibieron hasta 1,9 millones de euros en 2018. Por otra parte, se quiere indagar acerca de la difusión dada en los medios de la Generalitat (TV3, Catalunya Ràdio y en el canal cultural autonómico «33», principalmente) a las tesis del Instituto.

«Es esperpéntico que responsables institucionales den cobertura y credibilidad a las seudoinvestigaciones de esta organización. No siguen ningún método científico y han sido criticados por historiadores catalanes de todos los colores, incluso independentistas», lamenta el diputado del PSC Ferran Pedret en declaraciones a ABC. Asimismo, señala que las investigaciones del polémico organismo ofrecen una «interpretación» de la historia centrada en fundamentar con argumentos aparentemente científicos mitos «fundacionales» de Cataluña. «Creen que engrandeciendo supuestos personajes o mitos apuntalan mejor determinadas reivindicaciones políticas, pero realmente lo que hacen es un daño enorme al país, a la ciencia y al prestigio de los historiadores catalanes», resalta Pedret.

Desde Ciudadanos también se critica con dureza los vasos comunicantes INHC-Govern. La diputada Sonia Sierra preguntó recientemente a la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, por las ayudas dadas a una organización dedicada a la difusión de «teorías conspirativas y sin rigor científico». Asimismo, recordó que Bilbeny, la cara más visible de la entidad, tiene su tesis doctoral paralizada porque «ningún catedrático avala sus disparates». Finalmente, propuso a la cámara catalana posicionarse en contra de las ayudas al Instituto, cuestión que podría abrir una grieta en el ejecutivo de Torra. ¿El motivo? ERC no ha exhibido demasiada afección a las tesis de la «Nova Historia». Posiblemente la formación académica de Oriol Junqueras (investigador, doctor en historia y antiguo profesor de la UAB) aleja a los republicanos de unas teorías que sí fascinan al «president» Torra. A pesar de ello, en 2013 ERC reconoció a este organismo con su premio Lluís Companys por la «labor de investigación, estudio y divulgación de la historia» con un carácter «iconoclasta e innovador».

A pesar de ello, Gabriel Rufián disparó este verano contra la entidad. «Ninguna seudociencia ni ninguna seudohistoria debería ser financiada con dinero público. Ni el tierraplanismo ni el antivacunismo ni el Institut Nova Història. Ya vale de dar excusas a quienes nos quieren pequeños, ridículos, enfadados y perdiendo», apuntó el portavoz de ERC en el Congreso en un mensaje en las redes sociales. El propio instituto, que no ha respondido a las preguntas de ABC, salió al paso de las acusaciones y difundió este mes de agosto un comunicado en el que resaltaba su pertenencia al mundo de la «ciencia» y lamentaba las críticas de las que estaba siendo blanco. «El Institut Nova Història es una entidad privada sin ánimo de lucro. La infraestructura permanente y el esfuerzo de investigación del INH se sustenta a partir de donativos de personas y entidades privadas», resumió la entidad en alusión a Rufián.

Llega a España el etarra ‘Txeroki’ para ser juzgado por el asesinato del juez Lidón en 2001
OKDIARIO 2 Septiembre 2019

La Policía francesa detiene al proetarra Joseba Álvarez, organizador de la ‘contracumbre’ del G7

Francia ha entregado este lunes a las autoridades españolas al etarra Garikoitz Aspiazu Rubina, conocido como ‘Txeroki’, e ingresará en unas horas en la prisión madrileña de Soto del Real a la espera de ser juzgado por el asesinato de un magistrado en 2001.

Según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, ‘Txeroki’ llegó pasadas las 11.00 horas a la frontera española de Irún y tras el reconocimiento médico y los trámites policiales saldrá rumbo la cárcel de Madrid, lugar al que llegará previsiblemente a media tarde. ‘Txeroki’ cumple condena en Francia, que accedió a entregarle temporalmente a España para ser juzgado por el asesinato del magistrado José María Lidón en 2001 en Getxo (Vizcaya), hechos por los que ya se juzgó al etarra Urtzi Murueta, acusado de haber ordenado el seguimiento al magistrado, si bien finalmente resultó absuelto por falta de pruebas.

Por este asesinato la Audiencia Nacional sí condenó a 26 años de cárcel a otro etarra, Orkatz Gallastegi Sodupe, una pena que confirmó luego el Tribunal Supremo. Precisamente, además, la semana pasada las autoridades francesas entregaron temporalmente a otro etarra, Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, Ata, para ser juzgado en España por otra causa pendiente.

Tras sendos juicios que se celebrarán en la Audiencia Nacional, ambos serán devueltos al país galo para seguir cumpliendo allí condena.

‘Txeroki’ tuvo ya un primer juicio en España por el que fue condenado a 377 años de cárcel por el intento de asesinato de la ex teniente de alcalde de Portugalete (Vizcaya) en 2002, a lo que se le sumaron otras condenas y alguna absolución por falta de pruebas. En Francia, ‘Txeroki’ cumple pena por varias causas y sobre Ata han recaído dos cadenas perpetuas por el asesinato de guardias civiles y un policía galo, considerado la última víctima mortal de ETA.

Después de la llegada de ‘Txeroki’ se espera la de la histórica etarra Soledad Iparraguirre, ‘Anboto’, que termina de cumplir pena en Francia y está previsto que sea extraditada a España este miércoles para ser juzgada por el asesinato del comandante del Ejército Luiciano Cortizo en 1995 en León.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial