AGLI Recortes de Prensa   Lunes 16  Septiembre 2019

El antes y el después de la economía española por la 'era Sánchez'
José María Rotellar Libertad Digital  16 Septiembre 2019

Después de llevar a cabo la moción de censura que tuvo carácter destructivo, pues pese a que la Constitución indica que debe ser constructiva, realmente no lo fue, hemos pasado de tener una cierta estabilidad política y presupuestaria, con una política económica que aunque fuese mejorable era previsible y ortodoxa, a vivir en un escenario de absoluta inestabilidad, tanto política como presupuestaria, sin gobierno, con una posible repetición de elecciones y con una inexistente política económica.

Esto genera malas expectativas en los agentes económicos, especialmente motivadas por esa incertidumbre sembrada. Y la incertidumbre es uno de los mayores enemigos de la economía y, por tanto, también del empleo.

Pues bien, si analizamos, una vez más, la comparación de los últimos datos disponibles con los que recibió Sánchez al llegar al Gobierno, ahora que nos encontramos a las puertas de esa potencial convocatoria electoral, podemos observar que la economía se está desacelerando cada vez con mayor intensidad. Esto no quiere decir que nos estemos hundiendo ni que se perciba todavía claramente en el empleo, pero sí que estamos en un momento en que lo que podría ser sólo la parte bajista de un ciclo económico, puede terminar convirtiéndose en algo mucho más grave. Si se toman malas decisiones y no se adoptan medidas reformistas, la economía caerá más.

De hecho, esa mayor incertidumbre en la política española, que se transfiere a la economía, puede verse reflejado en el menor diferencial de crecimiento económico que vamos a tener en 2020 en comparación con la Unión Europea frente al que tenemos en 2019. De crecer casi un punto más en 2019, vamos a pasar a crecer sólo tres décimas más en 2020.

Por ejemplo, uno de los sectores donde más cae la actividad en España es en el sector industrial. Dicho sector, que es el segundo por importancia en la economía española, es el que más rápidamente reacciona frente a unas expectativas, pues las inversiones que realiza son cuantiosas y para acometerlas tiene que tener muy en cuenta las perspectivas de la economía. ¿Y qué vemos en la industria? Que esas malas expectativas están haciendo efecto en forma de postergar o anular inversiones.

Así, desde que gobierna Sánchez la entrada de pedidos en la industria cae un 9,1% y la cifra de negocios en la industria baja un 6,1%.

Por otra parte, la creación de empresas cae un 11,4% desde que gobierna Sánchez y se cierra un 6,4% más de empresas que cuando llegó.

En cuanto al sector inmobiliario, aunque la construcción todavía se mantiene en unos niveles de crecimiento considerables, se comienza a ralentizar. Un indicador bueno para ver la evolución de lo que está sucediendo es el comportamiento de las hipotecas. Y al observar dicho indicador, comprobamos que el número de viviendas hipotecadas cae un 4,7% desde mayo de 2018, y que el capital prestado disminuye desde entonces un 3,3%.

La inversión extranjera, de la que ya he hablado en diversas ocasiones en anteriores artículos, también muestra un descenso considerable, con un retroceso de 15.745,9 millones de euros respecto al momento en el que Sánchez llegó al Ejecutivo, que equivale a un descenso del 77,7%. A ello se une también un peor comportamiento interanual (-41,1%) y trimestral (-56,5%).

El sector exterior también se resiente. El informe trimestral de Banco de España ya señala que prevé una aportación negativa del sector exterior, tanto por caída de las exportaciones (por menor renta extranjera y por menor competitividad española, siendo el sector de la automoción el que más sufrirá el retroceso exportador) como por diminución de las importaciones. Con los datos actuales, podemos decir que las exportaciones descienden un 1,5% respecto a mayo de 2018 y las importaciones son desde entonces un 3,6% menores.

Del mismo modo, en el segmento de los préstamos hipotecarios, se ha producido un incremento de 30 puntos básicos en el coste de la financiación para los prestatarios, tal y como indica Banco de España en su informe trimestral sobre la economía, originado por la decisión del Gobierno de cambiar el sujeto pasivo en el AJD ligado a operaciones hipotecarias y hacer que lo soporten las entidades financieras.

Como el conjunto de analistas dijo, eso se está trasladando a los clientes, a los que se les repercute o en comisiones o en diferencial, en definitiva, en un mayor coste. De ese modo, esos 30 puntos básicos para una operación de 30 años suponen el siguiente encarecimiento de la financiación:

Un préstamo de 150.000 euros se encarece en 267 euros al año.
Uno de 250.000 euros lo hace en 445 euros anuales.
Uno de 350.000 EUR, lo hace en 623 EUR/año.

Y en empleo, ya veíamos hace dos semanas el deterioro del mercado laboral, con el peor agosto en paro registrado desde 2010 y en afiliación desde 2008, con un descenso importante, un 19,91% interanual, en el número de contratos indefinidos, que da una menor estabilidad en el empleo respecto a mayo de 2018, cuando crecía un 19,62%.

En definitiva, ahora que nos encontramos ante una probabilidad elevada de repetición de elecciones, conviene tener a mano cuál ha sido la marcha de la economía desde el momento en el que se produjo la moción de censura, que es claramente negativa. Los datos hablan por sí mismos, de manera que hay que ser muy conscientes de la etapa económica en la que entramos, que no se debería dejar en manos de quien quiere expandir el gasto público, subir los impuestos, incrementar déficit y deuda e intervenir más en la economía. Se necesita todo lo contrario: impuestos bajos, gasto limitado y reformas profundas.

Las cuatro recetas para sortear la crisis que Pedro Sánchez debería aprender
Daniel Rodríguez Asensio Libertad Digital  16 Septiembre 2019

Europa está más cerca de la recesión técnica. Países como Italia o Alemania se acercan al abismo de los dos trimestres consecutivos con tasas de crecimiento del PIB negativas y, con ellos, Europa entra en la cuerda floja. España no es inmune, ya desde el tercer trimestre de 2018, cuando nuestra economía empezaba a presentar los primeros síntomas de desaceleración.

Ahora, ya estamos ante una situación muy similar a la de las principales potencias europeas. Es más, incluso los líderes políticos de la izquierda hablan de "desaceleración" como parte del argumentario que, tras la careta de intentar llegar a acuerdos, solamente pretende ir a unas elecciones a favor de los intereses del PSOE.

Nos acecha una crisis de carácter industrial, en un entorno de máxima incertidumbre y con indicios de problemas de liquidez en los mercados financieros. Podríamos haber gestionado la desaceleración como hizo Estados Unidos, en el momento en el que Trump detectó síntomas de fin de ciclo, o como lleva ya planteando Alemania varios meses. Todos ellos, con algunos elementos comunes de los que deberíamos aprender.

¿Qué rumbo estratégico debería adoptar España para hacer frente a una situación tan incierta? Estas son las cuatro ideas clave:

1. Menos impuestos y cargas administrativas
España no es un infierno fiscal, pero está cerca. No sólo tenemos una cuña fiscal (diferencia entre lo que el empleador desembolsa y lo que el trabajador recibe en términos netos) alta, si no que evoluciona de forma divergente a como lo hacen los países de la OCDE. Dicho de otra manera:

Nuestra cuña fiscal es 7 puntos y 9 puntos más elevada que, por ejemplo, la de Irlanda o Reino Unido, respectivamente. Esto es importante tenerlo en cuenta, especialmente cada vez que políticos como Ximo Puig o Adrián Barbón acusan a Isabel Díaz Ayuso de competencia desleal o sucedáneos. No competimos entre regiones, competimos con cualquier parte del mundo. La inversión no elige entre Madrid o Valencia, si no entre Madrid, Londres, Lisboa, Berlín, etc. Y no salimos especialmente favorecidos en la foto.

Mientras que la cuña de la OCDE disminuye año tras año, la nuestra se incrementa. Es decir, incrementamos la presión fiscal, tanto para las clases más necesitadas como para las más pudientes. Del leviatán español no se libra nadie.

A todo lo anterior hay que añadir una estructura autonómica que supone, en algunos casos, la introducción de hasta 13 tributos propios a mayores de la regulación estatal.

Por si el coste económico no fuera barrera suficiente para la entrada en el país de inversiones y para la paralización de proyectos, también arrastramos desde hace varios años el problema de la elevada burocracia. No en vano, España ocupa el lugar número 30 de 189 economías sobre las que el Banco Mundial mide la facilidad para hacer negocios. Tampoco salimos bien parados en el índice de competitividad global, que nos sitúa como el número 26 de 140 países, con países como Korea, Israel o Islandia por delante.

Así, la burocracia y las excesivas trabas administrativas desde todos los niveles del Estado son una traba enorme a la hora de poner en marcha la iniciativa privada.

2. Tamaño de nuestras empresas
Seguro que han oído muchas veces aquello de que los impuestos no se pueden bajar porque "nuestra capacidad recaudatoria está muy por debajo de la media de la Unión Europea", o similares. Los mismos que pretenden que los inspectores de la Agencia Tributaria salven las cuentas públicas persiguiendo el fraude (algo que ha fracasado tantas veces como se ha prometido en campaña) tienen el valor de decirle a uno de los mejores cuerpos de funcionarios del Estado lo mal que trabajan. Y se quedan tan anchos.

La iniciativa privada no se ha recuperado totalmente de la crisis de 2012. Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE) que elabora el INE, el número de empresas en España en 2018 ascendió a 3,3 millones. Estamos, por tanto, ante un tejido empresarial que ha decrecido en 85.000 empresas (-2,5%) en los últimos diez años, a pesar del impulso experimentado desde 2014 (218.000 empresas más). Pero hay más: la composición del tejido empresarial español está notablemente sesgada en favor de las microempresas, cuya importancia en términos cuantitativos es mayor a la que se observa en otras economías comparables.

En su informe país de 2015, el Fondo Monetario Internacional ahonda en esta cuestión y declara: "La baja productividad de la economía española está explicada en parte por el predominio de empresas pequeñas y poco productivas(…) Como resultaba esperable, el análisis empírico de la productividad empresarial, utilizando datos a nivel empresa para el período 2006-2013, confirma que el tamaño corporativo está fuerte y positivamente correlacionado con el la productividad total de los factores a nivel empresa".

No sólo eso. Una estructura de pymes es una estructura con menores beneficios y peores condiciones laborales. Dicho de otra manera, una economía más cíclica, con salarios más bajos y recaudación deficitaria. ¿Les suena?

Debemos avanzar en la modernización de nuestro tejido productivo, y eso no se hará ni con un SMI mayor ni con la Tasa Google/Tobin. Se hace eliminando barreras al crecimiento y concienciando a los sindicatos de la importancia de tener grandes empresas a nivel país.

3. Flexibilidad el mercado laboral
Seguro que todos ustedes recuerdan cómo Europa entera sufría la crisis del año 2008, especialmente en los años 2011 y 2012, mientras Alemania la veía por la televisión. ¿Su truco? Podríamos hablar de finanzas saneadas o de su competitividad a nivel internacional, y no mentiríamos. Pero lo que realmente salvó a Alemania de la crisis subprime fue su capacidad para poder ajustar el mercado laboral por horas y no por puestos de trabajo. Dicho de otra manera, el número de horas trabajadas en el país se redujo drásticamente por la compleja situación internacional, pero no fue necesario hacer un ajuste tan importante en el número de empleados como, por ejemplo, en nuestro país.

Deberíamos haberlo aprendido, y la reforma laboral va en ese sentido, pero está incompleta. La flexibilización del mercado laboral en España ha resultado ser un éxito absoluto, tanto en creación de empleo como en la mejora de condiciones laborales. Por eso, hay que continuar por esa vía ahora que la recesión acecha.

Los salarios llevan varios años mejorando y el número de afiliados a la Seguridad Social está en máximos históricos. Sin embargo, aún existen rigideces en el mercado y la movilidad, tanto geográfica como funcional, evolucionan a la baja.

4. Incentivos a la responsabilidad de las CCAA
Decía Pedro Sánchez hace sólo unos días, en la sesión de control al Gobierno, que las finanzas del Estado están bajo control. Y no le falta razón… si no fuera porque el déficit de la Seguridad Social, el de las CCAA y el de las entidades locales está desbocado. España puede enfrentarse a un escenario de déficit del 2,8% y eso, con los primeros problemas de liquidez en los mercados, no nos lo podemos permitir.

Más del 30% del presupuesto público está gestionado por las Comunidades Autónomas y, tras años de aplicación del FLA como mecanismo de financiación extraordinario, su déficit está lejos de ser cumplido. Y, lo que es más importante, los incentivos para cumplir con los compromisos financieros son prácticamente inexistentes, mientras que los existentes para que el Estado se responsabilice ante los ciudadanos de sus malas decisiones fiscal es altos.

Las Comunidades Autónomas se echan a la yugular del Gobierno por la negativa de éste de realizar las entregas a cuenta correspondientes al sistema de financiación autonómica, y tienen razón. Es un dinero que han recaudado en 2017 por encima de lo presupuestado y, por lo tanto, les corresponde. Mantenerlo en manos del Estado por intereses partidistas y personalistas es una irresponsabilidad.

Pero no nos engañemos. Una lucha contra el sistema de financiación actual no se desata por lo que debería ser un problema puntual de tesorería, sino por agujeros que comenzaremos a ver en las cuentas públicas en los próximos trimestres. La AIREF ya ha avisado de que pocas comunidades van a cumplir este año. Algunas, como Cataluña, ya tienen 2 de cada 3 euros de deuda con el FLA como acreedor. Si hay que dar un siguiente paso, sólo queda nacionalizar. Y no creo que ninguno de nuestros políticos esté por la labor.

10-N: el chantaje a la nación de Sánchez
Editorial El Mundo  16 Septiembre 2019

Hoy comienza la ronda de contactos del Rey con los representantes de los partidos. Es el procedimiento que marca la Constitución para nominar a un candidato a la investidura. Pero el único candidato posible llega a estas reuniones en Zarzuela sin apoyos. Y es así porque así lo ha querido. Su soledad es el resultado lógico, el único posible, de su calculada pasividad desde las urnas de abril hasta hoy. Todo se ha desarrollado como si, en la misma noche electoral, Sanchez hubiera decidido que él merecía más y sus rivales menos. Y encaminó toda su estrategia a forzar una repetición electoral, hipotecando la marcha de un país entero al engorde de su poder.

Partidos, autonomías y ciudadanos asisten atónitos al espectáculo. El de la caprichosa voluntad de un político tornadizo que nunca aclara su proyecto -con la izquierda radical y el separatismo?, ¿con el centro?, ¿gran coalición?- porque no desea poner cortapisas a su ambición, y porque en realidad le vale cualquier salida que le asegure la ocupación solitaria del poder. La estrategia de Sánchez consiste en una gigantesca toma de rehenes: o él o el caos. Sin negociación seria. Sin ofertas bienintencionadas ni acuerdos adultos. El principal culpable del bloqueo de España en 2016 fue Sánchez. En 2019 vuelve a serlo.

España no suma
José García Domínguez Libertad Digital 16 Septiembre 2019

Diseñado con la intención evidente de hacer el máximo daño posible a Ciudadanos y, de modo solo accesorio, a Vox, España Suma, el último movimiento táctico del Partido Popular, recuerda mucho a aquella otra hábil encerrona, la que le organizó Albert Rivera a Rosa Díez cuando, bajo la aparente intención tan inocua y benemérita de unir fuerzas con UPyD, maquinó una ofensiva relámpago que logró desmantelar en apenas semanas el partido de su principal competidora por entonces. Aquello estuvo tan bien concebido desde el punto de vista operativo que en el PP han decidido imitarlo ahora, ofreciéndole a Rivera una dosis de su propio veneno. Pillerías y argucias de la pequeña política, ya se sabe. Pero, más allá de esos juegos de pícaros con los que unos y otros tratan de engañarse entre sí, lo notable es que da la sensación de que, e igual Rivera que Casado, parecen hablar y actuar en serio cuando postulan como objetivo inmediato la unificación del grueso del electorado que por convención se designa como centro-derecha bajo una única sigla partidaria. Sigla que Casado asocia al PP y Rivera a Ciudadanos. Porque lo en verdad notable es eso, que salvo Vox y Podemos, que juegan en otra liga, los tres grandes partidos del sistema (al PSOE le ocurre lo mismo con Podemos) crean posible dar por finiquitado ya el proceso de fragmentación de los espacios políticos que acabó con el bipartidismo en España tras la Gran Recesión.

Así, también el PSOE parece persuadido a estas horas de estar en condiciones de eliminar la siempre incómoda presencia de Podemos, recolocando a los de Iglesias de nuevo en la insignificancia apenas testimonial de una Izquierda Unida Bis. Como si España todavía siguiera siendo diferente a estas alturas del siglo XXI y las grandes mutaciones políticas que vive Europa, transformaciones radicales que se están llevando por delante la división tradicional de partidos en todos los grandes (y menos grandes) países del continente, aquí no fuera a ocurrir. Algo, ese muy interiorizado prejuicio de considerar que la quiebra del bipartidismo hispano no sería más que un breve paréntesis circunstancial fruto de la irritación pasajera del electorado, que, entre otros efectos colaterales, puede que esté llamado a acabar de modo prematuro con la carrera política de Albert Rivera. Y mucho más pronto que tarde. Porque la fragmentación está aquí para quedarse. En eso, como en todo lo demás, España ni es única ni es especial. La gran corriente de fondo que está modificando en todas partes el tablero político europeo, un vendaval que impulsa la mundialización de la economía con sus ubicuos efectos corrosivos sobre las viejas clases medias occidentales, no se va a parar en los Pirineos por mucho que lo deseen Rivera y Casado.

Por mucho que lo sueñen, el bipartidismo no va a volver nunca. Como nunca volverán el partido socialista francés o la democracia cristiana italiana. En todas partes, los partidos tienden a confluir cuando representan intereses de grupos sociales homogéneos. Y tienden a fragmentarse cuando esos intereses que ellos articulan resultan demasiado heterogéneos y contrapuestos como para convivir bajo una misma bandera. Las élites políticas madrileñas, sí, son en general intercambiables, pero los espacios políticos que hoy se articulan en torno a PP y Ciudadanos, la España conservadora de las clases medias tradicionales y envejecidas del interior, y la España mucho más joven y formada de las nuevas clases medias emergentes, las urbanas integradas en los sectores de la economía que se relacionan y compiten con el exterior, ya no se parecen tanto como para compartir idéntico proyecto político (la muy singular isla de Madrid quizá represente la excepción a esa pauta general). No, definitivamente, España no suma.

PP y ETA ya se comprenden
Pío Moa gaceta.es 16 Septiembre 2019

El programa “Una hora con la Historia” está dirigido contra la ley de la cheka. Necesita que sus oyentes lo difundan y apoyen económicamente. Necesitamos 300 personas que ordenen a su banco ingresar diez euros al mes. Sea usted uno de los resistentes. La cuenta es: BBVA tiempo de ideas”, ES09 0182 1364 3302 0154 3346
************

Píldoras contra el mareo

**Dice un fulano que mientras otras “pisaban moqueta”, él se jugaba la vida con la ETA. Gran error de la ETA amenazando a unos tipos del PP que en realidad querían ser sus amigos. Corregido el error, viene la comprensión.

**”El PP no tiene razón de ser sin el PP vasco”, dice Casado: Y es verdad: ambos PP han apoyado a ZP, el rescate de la ETA, el apoyo al PNV y la eliminación del estado en Vascongadas.

** Dice Casado que el PP no tiene razón sin el PP vasco. No el PP en Vascongadas, sino el PP vasco. El partido confederal que aspira a confederalizar a España. Quizá el PP implosiones como la UCD. No sería malo para España y la democracia.

**Cayetana tildó de “tibias” las posturas del “PP vasco”. La tibia es ella. El PP vasco es claro y resuelto en su colaboración con el separatismo y la ETA.

** Al “estadista” Feijoo le gustaría una coalición PP-PSOE. ¿Para qué? Para seguir progresando en la desintegración del país, la corrupción y la destrucción del estado de derecho. Llevan años haciéndolo. No saben hacer otra cosa.

**Machicalvo dice que feminista no lo es cualquiera, que para ser feminista hay que ser como ella. Y tiene razón.

España
Al Qaeda recuerda a los musulmanes la obligación de “reconquistar España"
Les recuerda la necesidad de proteger las comunicaciones por teléfono e internet
J.M.Zuloaga. larazon 16 Septiembre 2019

Al Qaeda Central (AQC) señala, en una publicación interna, la obligación, según ellos, de los musulmanes de recuperar los territorios que invadieron en su momento y fueron recuperados por los cristianos, entre ellos Al Andalus (España).

“La yihad se convierte en una obligación, incluso individual, para todos los capaces de liberar esos territorios de la ocupación que sufren por parte del enemigo”.
En este punto, es donde hacen referencia a Al Andalus, que marca un antes y un después a la hora de acometer esta “misión”.

“La verdad permanece, es un problema sobre el que existe un consenso absoluto de todos los eruditos de las diferentes escuelas del islam”, entre ellos el “Shaykh Osama” Ben Laden.
En el mismo documento, hacen referencia a la obligación que tienen los yihadistas de cuidar las comunicaciones telemáticas para no ser detectados por el “el enemigo”.

Citan un documento de su propio departamento de seguridad interna como consecuencia de la pérdida de tres de sus cabecillas, que atribuyen a que sus llamadas telefónicas fueron detectadas.
Citan un documento elaborado por el propio “Osama (que Allah tenga piedad de él) hace casi diez años. Arroja luz sobre el hecho de que la
falta de responsabilidad en un moujahid (combatiente) lo hace aún más peligroso que un espía”.

“Hay un valioso activo de inteligencia en el área, que proporciona continuamente un flujo de información al enemigo, y el enemigo nunca se cansa de explotar este activo”.
“La comunicación por móvil e internet es más peligroso, ya que es extremadamente difícil de controlar: tenlo en cuenta si vas a decir algo por teléfono o en internet No exagero cuando digo que representan una amenaza más peligroso que los espías”.

La plaga del plagio
Amando de Miguel Libertad Digital 16 Septiembre 2019

Hace unos cuantos años me encontraba yo sumido en la placidez de la lectura de un ensayo sobre las condiciones de vida de los españoles. Su autor era el célebre escritor Juan Esclavo Gañán, perito en premios literarios. Me llamó la atención un párrafo con el que yo me encontraba plenamente de acuerdo. Solo que incluía un mínimo cálculo estadístico manifiestamente erróneo. Tardé poco en comprobar que el párrafo en cuestión pertenecía a un libro mío, en el que había deslizado el mismo dato estadístico por error. Es decir, el párrafo se había copiado bonitamente sin corregir la errata estadística y sin señalar la procedencia. Era la mejor demostración del plagio de Esclavo Gañán. Nunca dije nada hasta hoy.

Entiendo que esto de los párrafos plagiados es un pecadillo de escasa monta, parte de la picaresca de los escritores, tan afanados algunas veces en lograr la nombradía con el mínimo esfuerzo. Otra cosa es que los plagiarios ostenten luego altos cargos de representación política. Ahí vienen obligados a una conducta ejemplar en todos los órdenes. Es el caso reciente del presidente del Senado, catedrático de Filosofía y miembro destacado del Partido de los Socialistas Catalanes. El diario ABC ha demostrado que un libro suyo contiene no sé cuántos párrafos que son simplemente corta y pega de otros libros, cuyos autores no aparecen citados.

Claro que la acción fraudulenta del presidente del Senado queda oscurecida por el caso de la tesis doctoral del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español. La tesis fue un trámite que le facilitó el puesto de profesor de Economía en una universidad madrileña, un buen escabel para su carrera política. En un celebrado debate electoral, el presidente de Ciudadanos mostró un ejemplar de la ominosa tesis. Se lo ofreció a otro de los participantes en el debate, Pedro Sánchez, con el sarcasmo de: "Seguramente usted no la habrá leído". El doctor Sánchez no se dio por enterado de la grave ofensa que significaba el gesto de su contrincante. De esa manera se confirmaba indirectamente que el doctor Sánchez no había escrito su tesis doctoral, por otra parte, con abundantes plagios. También resulta raro que de la tesis no se haya derivado ninguna publicación o una serie de investigaciones, como suele ser sólito en esta materia. De esa forma resulta difícil que el público o la comunidad científica pueda juzgar el caso.

La misma picaresca de los plagios o hurtos intelectuales se ha aireado últimamente contra un alto cargo de la Junta de Castilla y León, del Partido Popular, quien, al parecer, fusiló algunos artículos de manera impune. Ignoro si el hombre ha dimitido o ha pedido perdón.

En la república de las letras se pueden perdonar estos pecadillos, algo así como el borrón de los escribanos de antaño. Pero la cosa es mucho más grave cuando los plagiarios desempeñan un cargo público de especial relevancia. Tampoco es cuestión de judicializar estas fechorías intelectuales. Bastaría con el gesto de que los autores así señalados dimitieran de sus cargos. Antes de llegar a tal humillación solo cabe una salida: demostrar la falsedad de las acusaciones de fraude intelectual. En el caso del presidente Sánchez, tendría que renunciar también al título de doctor, suponiendo que fuera falsa la imputación de haberse servido de un negro (con perdón) para redactar su tesis. Una cosa resulta sospechosa: el presidente Sánchez, doctor en Economía, no suele hablar de cuestiones de economía en sus intervenciones públicas.

Lo grave, con serlo, no es que haya políticos que puedan pasar por plagiarios. Lo que irrita es que tales conductas no merezcan la protesta generalizada de la opinión pública, adormecida como está por el fútbol y otras drogas.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Nepotismo de carril: Renfe promociona el libro de Sánchez
OKDIARIO 16 Septiembre 2019

Renfe es una entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Fomento que tiene entre sus objetivos prestar servicios de transporte de viajeros y mercancías. Que se sepa no está entre sus funciones la de promocionar los libros del presidente del Gobierno en funciones, aunque tal vez en medio de la vorágine política hayan cambiado su objeto social y no nos hemos dado cuenta.

Lo cierto es que Manual de resistencia, la obra de Sánchez esculpida por la mano de Irene Lozano que rinde culto y pleitesía a la figura del jefe del Ejecutivo, es uno de los 14 libros que Renfe ofrece gratuitamente a sus clientes para leer en sus estaciones y trenes.

Sorprende que una obra publicada el pasado febrero haya sido incluida en la Play Renfe, la plataforma en la que la empresa dependiente de José Luis Ábalos vierte distintos contenidos multimedia para que los usuarios puedan deleitarse durante el viaje. Hay pocos libros, pero casualmente uno de ellos es el de Pedro Sánchez. Y eso que, según la compañía, la oferta de libros varía mensualmente para que los clientes habituales puedan disfrutar de distintos títulos.

Parece que para los responsables del invento, Manual de resistencia sigue estando de rabiosa actualidad siete meses después de su publicación, porque permanece inamovible como oferta literaria de última hora y no hay quien la desbanque del elenco de libros seleccionados. Lo que lleva a pensar que Manual de resistencia ha hecho honor a su nombre y se resiste a que lo bajen del vagón. Obviamente por razones que tienen que ver más con eso que suele llamarse nepotismo que por razones de mercado.

Alguien debiera dar una explicación sobre la insólita permanencia en la Play Renfe del libro del presidente del Gobierno, más que nada porque Renfe es una empresa pública y está obligada a guiarse por criterios de transparencia e imparcialidad. El asunto desprende un tufo que apesta.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Iglesias inventa el Gobierno en cómodos plazos, y Rivera, el de rebote
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  16 Septiembre 2019

Vivimos los minutos de la basura, casi descontada la cita electoral, pero en materia de invenciones, soluciones imposibles y engañifas a granel, asistimos a sucesos extraordinarios. Lo más llamativo en el orden de las ocurrencias, no se sabe si para despistar al enemigo o a la opinión pública, es lo que Pablo Iglesias ofreció a Sánchez en los diez minutos de teléfono que al final consiguió: formar un gobierno a prueba hasta los Presupuestos Generales del Estado, y si para entonces se había demostrado su ineficacia, se disolvería y tan amigos, o sea, tan enemigos; pero si funcionaba -nadie sabe quién lo decidiría o con qué criterio- seguirían juntitos y en coalición.

Desprotección de la esposa a prueba
Yo de la Erudita de Galapagar, me mosquearía. La unión a prueba es una institución matrimonial de algunas tribus de Oceanía, y consiste en disfrutar del sexo y la convivencia, a veces hasta la procreación, sin firmar ante el brujo y la asamblea ningún compromiso matrimonial. Al principio, se quiso interpretar como un alarde de libertad sexual sin afán posesivo, pero estudios posteriores aclaran que en la unión a prueba todas las bazas están de parte del hombre, que prueba la satisfacción sexual que le produce la mujer y su capacidad de procrear, sin ratificar un compromiso y pasando a otra UTE (Unión Temporal Extramatrimonial). Cuando ni la fertilidad es suficiente, la madre queda a cargo de la criatura, sola o con la tribu, y si también puede evitar un marido desagradable, ella y la criatura quedan sin protección material. El triunfo del cristianismo en Roma como "religión de mujeres" se basó en asegurar la monogamia y la legitimidad de los hijos. El matrimonio político a prueba, sería, pues, un feo precedente para el civil.

Por otra parte, esta improvisación del Marqués de Galapagar debería también preocupar a su cultísima consorte, porque sugiere una voluntad de no dejar el cargo y seguir su camino solo, como cuando era Pablenin de Titania. Si, como hizo creer a tantos, acaso a ella misma, Iglesias pensaba dejar Podemos en manos de su cultísima esposa, estas ocurrencias llamadas a cosechar el rechazo y la mofa de Sánchez, su apetecido cónyuge, acaban con todo protagonismo en Podemos que no sea el del Líder. La del partido morado habría sido una sucesión a prueba. Otra pista que delata a Iglesias es que Podemos pidió ayer la creación de un "organismo" para acoger a mujeres "indígenas" desplazadas por el "cambio climático". Suena fatal.

A la Moncloa, de rebote y sin plazos
Si la estrategia de Iglesias es la de llegar al Gobierno como sea -anteayer por asalto; ayer, rechazando al PSOE; hoy, abrazándose a él- la de Albert Rivera es aún más difícil de desentrañar, porque todos los elementos en que se basa han sido, hasta ahora, desmentidos por la realidad electoral. Todo iba bien en las encuestas hasta que tropezó y finalmente cayó Rajoy. En el tropezón, Cs le asistió para que no cayese del todo, y lo mantuvo en el Gobierno, a cambio de promesas de regeneración que jamás cumplió.

Ciudadanos iba primero en todas las encuestas cuando se produjo la corrupta sentencia condenatoria de Rajoy. Y le faltó tiempo a Rivera para decir que aquella línea prevaricadora del juez De Prada, amigo de Garzón y los bildutarras, marcaba "un antes y un después" en la relación de Cs y PP. Lo que no sospechó es que lo que en él era un farol, en el PSOE era parte de un pacto con la purria separatista y la horda podemita para echar a Rajoy mediante una moción de censura. Cuando la anunciaron se quedó sin sitio, sin discurso y se esfumó como alternativa de Gobierno, hasta ahora mismo.

La caída de Rajoy arrastró la de las "niñas ashishinas", Soraya y Cospedal, que compitieron por sucederle. Entonces apareció Casado y la pugna quedó entre Soraya, con el apoyo directo de Rajoy y todo el aparato, salvo Cospedal, que apoyó a Casado contra su enemiga… y la hizo perder. Eso fue unos meses después de la caída de Rajoy, y si hasta entonces era verosímil que el voto del PP se pasara a Rivera como alternativa al PSOE, desde entonces se fue frenando esa traslación por exasperación.

En las generales de abril, Casado recibió la patada destinada a Rajoy, pero desde entonces el PP ha ido recuperando poco a poco su perfil de alternativa de Gobierno, mientras Rivera se enrocaba en su estrategia de sustituir al PP en vez de complementar al PSOE -o intentarlo al menos- para evitar que estuviera en manos de los comunistas y los separatistas. La convicción de que Sánchez tenía hecho, desde la investidura, un acuerdo de Gobierno con Podemos, respaldado por el PNV, ERC y demás pandilla, le llevó a asegurar durante la Investidura que "la banda de Sánchez" pactaba ya sillones tras la puerta del Salón de Plenos, en la "habitación del pánico".

No había "habitación del pánico"
Lo malo fue que al día siguiente se demostró que no había tal pacto. Y en vez de cambiar su estrategia, Rivera se enrocó e insiste en lo mismo, le tocó mucho las narices al PP para formar gobierno en Madrid y Murcia, y sigue empeñado en presentarse como alternativa a la izquierda, no se sabe con qué escaños, ni qué alianzas, ni qué programa, ni con qué relación con Vox, ineludible tercera pieza del electorado "a la derecha de la izquierda".

Yo fui el primero que sugirió para Rivera la "alternativa Borgen", la estupenda serie danesa en que un partido minoritario de centro es capaz de fraguar una alianza de Gobierno junto a los dos mayores y algún marginal. Pero la base de aquello era la percepción de que Birgitte no molestaba a los socialdemócratas ni a los conservadores, y podía aliarse con una extrema derecha que odiaba más a la derecha moderada que al centro-izquierda. Y en aquel momento, Rivera era visto con simpatía como "el mal menor", aceptable para los socialistas -por eso pudo acordar gobierno con Sánchez- y para un PP desnortado que conservaba muchos votos, pero sin horizonte.

Entonces sucedieron muchas cosas, todas nacidas del Golpe de Estado en Cataluña: la cobarde inhibición del PP, el súbito crecimiento de Vox como rechazo a Rajoy; la percepción de Rivera como el alter ego de la popularísima Inés Arrimadas… y la caída de Rajoy, Soraya y Cospedal. El mapa del centro-derecha se alteró sustancialmente, de dos partidos se pasó a tres… pero el discurso de Rivera no cambió.

Adiós a la hipótesis "Borgen"
Sin embargo, la posibilidad de una hegemonía de Ciudadanos sólo puede basarse ahora en sustituir al PP como líder de la Derecha -y con permiso de Vox- o al PSOE en el centro-izquierda. Esto último es muy improbable. Y lo primero, salvo terremoto, también. Rivera podría tras las elecciones tragarse su condena al "sanchismo", pero creo que no lo hará. Y que si "Borgen" fue posible en el pasado, en el futuro, antes veremos "El ala Oeste de la Casa Blanca" que "Los hombres en la sombra", que anticipó el milagro de Macron a partir del PSF y los poderes económicos. Reñido con el PSOE, enfrentado al PP y tratando como apestado a Vox, no sé de dónde puede sacar los votos que le permitan llegar a la Moncloa.

Hace dos años, podía llegar de rebote a la presidencia del Gobierno. Dentro de dos meses, no veo cómo puede siquiera mantener unos escaños que le permitan abjurar de todos sus dicterios contra el "sanchismo", que podría contar con la abstención del PP para no darle siquiera ocasión a Cs de aparecer como complemento presente y alternativa futura de Gobierno.

En fin, que si Iglesias quiere llegar al Gobierno ofreciendo el pago en cómodos plazos, Rivera pretende llegar a la Moncloa de rebote y en tres paredes, cuando ya no se juega al pádel del PP sino al frontón del PSOE. No sé cuál de los dos lo tiene peor.

El PP y sus maquetos
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo  16 Septiembre 2019

Alfonso Alonso está perfectamente preparado para crear el PPV, un pay-per-view del PNV al estilo de Arancha Quiroga, símbolo de aquel PP de Rajoy y Soraya que en 2008 decidió liquidar al PP de María San Gil; y antes, de Iturgaiz; y antes, de Mayor Oreja; y antes, de Gregorio Ordóñez; sin olvidar a los Abascal y a Ortega Lara, símbolos heroicos. El sorayo Alonso manipula en su beneficio a las víctimas de esa época, pero él fue uno de los verdugos de los que más habían arriesgado y perdido. Recuerdo cuando Soria y Sánchez Camacho, encargados por Rajoy de provocar la salida de San Gil, encargada de la ponencia política del congreso de Valencia, cumplieron órdenes. Cuando María se negó a una redacción complaciente con el nacionalismo, Soria le envió este mensaje: "Arriba España". Luego lo trataron como la trató.

Defender a España ya era fascista en aquel PP pero no había llegado a la xenofobia, como Alonso en la semana de su aclamada conversión de renacuajo de Soraya en rana de su "amigo" Casado. El judas vitoriano dijo en la Ser que invitaría a Cayetana al País Vasco (nunca se perdió un funeral) para que entendiera el foralismo, que por lo visto no es algo político sino telúrico, que se absorbe como savia de alcornoque; y añadió una gracia de batzoki: "Mañana se juega la final de baloncesto entre España y Argentina, y yo prefiero que gane España. Aunque respeto mucho a los argentinos".

Desconozco cuántos argentinos nacidos en Madrid, como Cayetana, conoce Alonso. Supongo que ninguno. La ignorancia en el PP de Soraya aderezaba la obediencia perruna. La brillante oradora Dolors Montserrat, que precedió a Cayetana como portavoz del PP, también le prohibió hablar "en nombre de Cataluña". ¿Le fallaba el ADN? Pero tratar como maqueto o forastero al adversario no era cosa del PP vasco sino del racista PNV. Arana llamó maquetos a los españoles; y a España, Maketolandia.

El PPV es un renacuajo bizcaitarra que busca convertirse en batracio jeltzale. Alonso es, por ahora, sapo cancionero. Pero si la barba de Casado no es la de Abascal sino la de Rajoy, entonará su gorigori. El PP euskaldún de Alonso cortaría el cupón del cupo y mojaría pan en la yema del huevo, que es la raíz del Fuero: el privilegio. Algo incompatible con una España de ciudadanos libres e iguales. Alonso odia a Cayetana. Lógico.

El frente del odio de Puigdemont
Editorial El Mundo  16 Septiembre 2019

Nada une tanto como el odio compartido a un enemigo exterior, aun cuando ese enemigo sea imaginario. Carles Puigdemont y Marta Rovira coinciden con Arnaldo Otegi en el empeño de destruir la democracia constitucional -la misma que garantiza sus derechos- y la integridad territorial de España. Por eso no puede sorprendernos, aunque nos repugne, la reunión que los tres separatistas celebraron en mayo con la Fundación Henry Dunant, institución radicada en Suiza que medió entre ETA y el Gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero a petición de la organización terrorista.

EL MUNDO cuenta hoy en exclusiva los detalles de este encuentro en Ginebra con el que el golpista prófugo esperaba obtener ventajas propagandísticas para prolongar su impunidad. Consciente de que la sentencia del 1-O -que ya está muy próxima- puede reactivar la euroorden contra él y el resto de huidos, su pretensión es que la Henry Dunant interceda ante el Ejecutivo español para encontrar una solución a la situación de los políticos presos, incluido el indulto. En cuanto a Rovira, ya fue una de las invitadas principales de la contracumbre organizada por la izquierda abertzale contra el G-5 celebrada recientemente en Biarritz.

Todo apunta a que Otegi, inmerso en su miserable operación de lavado de imagen para presentarse como "artesano de la paz" en futuros comicios, está ejerciendo de mediador para hacer frente común con el separatismo catalán y seguir chantajeando a un Pedro Sánchez que no tuvo reparo en mendigar el apoyo de Bildu para sus decretazos electoralistas. Ni tampoco para gobernar Navarra con los batasunos, que imponen contrapartidas como las que hemos visto en Huarte o en la declaración contra el Tribunal Constitucional que el PSN ya firma con Bildu en defensa de su infumable ley de "abusos policiales". No es extraño que Otegi guarde un buen recuerdo de los servicios prestados por la Henry Dunant, cuyos negociadores trataban como iguales a los representantes del Gobierno y a los terroristas.

Aunque a algunos les convenga la amnesia, no nos cansaremos de recordar qué es Bildu. Hoy mismo arranca en la Audiencia Nacional el juicio a dos cargos de Bildu -Amaia Izko, que compagina la acusación de terrorismo con su concejalía en el Ayuntamiento de Pamplona, y el ex senador Iñaki Goioaga-, entre otros 45 acusados de integrar el órgano de coordinación del llamado frente de makos o de cárceles para el control de los presos y huidos. Para los acusados en este macrojuicio a una de las últimas grandes estructuras de ETA, la Fiscalía reclama condenas de entre ocho y 14 años de cárcel por integración en organización terrorista y penas de inhabilitación para cargo o empleo público que oscilan entre 10 y 15 años. Eso es Bildu. El cómplice político de ERC y Puigdemont. El socio de Sánchez en Navarra.

Comunidad Valenciana
Los efectos de la dictadura lingüística: el vídeo de un niño valenciano incapaz de traducir al español
Raquel Tejero okdiario 16 Septiembre 2019

El Gobierno de Puig presiona a los alumnos que no quieren valenciano: “Estarás en desventaja"

La asociación Hablamos Español ha editado y publicado un vídeo en el que muestra los efectos adversos derivados de la inmersión lingüística. En la creación se escucha la voz de un niño valenciano traduciendo con dificultad al español varios párrafos de sus libros de texto.

“En España hay tres ‘vesantes’”, lee el joven de diez años. El vídeo muestra la falta de vocabulario del niño que no consigue traducir correctamente ciertos términos y los sustituye por palabras similares al valenciano que está leyendo. En este caso, el menor de diez años no consigue encontrar la manera de sustituir ‘vessants’ por su traducción en castellano, ‘vertientes’ y la traduce como ‘vesantes’.

Otro de los ejemplos se puede escuchar cuando sustituye el término ‘cajita’ por ‘cápsula’ por parecerse ésta más a la palabra en valenciano, ‘caseta’.

El vídeo, que dura apenas un minuto, muestra varios fallos de traducción en los que puede apreciarse la falta de soltura a la hora de hablar el español. El experimento ha sido realizado por la organización que lucha contra la dictadura lingüística en distintos puntos de España. Según ha podido saber OKDIARIO de fuentes de la asociación, la idea surgió de un padre cansado de ver "cómo a su hijo le costaba más de lo normal estudiar y hacer los deberes".

“Con el vídeo se quiere demostrar cómo se dificulta a los menores el estudio por no hacerlo en la lengua materna y cómo no aprenden muchos términos en español”, ha expresado la misma fuente.

Hablamos Español
Esta asociación se define como una asociación apartidista sin ánimo de lucro, que ha sido creada por personas de diferentes lugares de España para defender los derechos lingüísticos de los hispanohablantes. Proponen una política lingüística homologable a las de los países con varias lenguas oficiales, es decir, "basada en la libre elección de lengua; una política que tenga como eje los derechos de las personas, y que estas no se pongan al servicio de la conservación de las lenguas"


 


Recortes de Prensa   Página Inicial