AGLI Recortes de Prensa   Lunes 7  Octubre  2019

Vox no pierde fuelle
El partido de Abascal y Ortega Lara sigue siendo necesario.
EDITORIAL Libertad Digital  7 Octubre 2019

El nuevo éxito de convocatoria de Vox en Vistalegre alimenta la sensación de que el partido liberal-conservador ha llegado a la escena política para quedarse. A menos de tres semanas de que comience oficialmente la campaña electoral, la formación de Santiago Abascal volvió este domingo a llenar hasta la bandera el simbólico recinto madrileño donde se consagró como fuerza política nacional hace apenas un año.

Vistalegre Plus Ultra fue todo un baño de masas para Abascal y compañía en un ambiente de euforia y gran optimismo, no en vano los sondeos auguran que Vox podría incluso incrementar su representación parlamentaria en los comicios del 10-N.

Todo parece indicar, por tanto, que el partido de Abascal ha superado con nota el test que supone para cualquier formación de nuevo cuño su entrada en las instituciones, circunstancia que pone a prueba sus proclamas y posiciones, siempre más fáciles de aventar cuando se desempeña el papel del outsider.

Las posiciones que viene defendiendo Vox conectan perfectamente no solo con sus votantes, sino con un amplio sector del electorado liberal-conservador que asiste estupefacto a las maniobras de Pedro Sánchez y el resto de la izquierda para hacer campaña desde el guerracivilismo más infame, cobarde y oportunista.

Abascal y los suyos demuestran con frecuencia que no les arredran los vergonzosos y entreguistas complejos tradicionales del centro-derecha. En lugar de inclinar la cerviz y asumir la hegemonía cultural de la izquierda, Vox se enfrenta con descaro a los popes progresistas y denuncia las manipulaciones sin cuento que perpetran desde unos medios –públicos y privados– intoxicadores hasta la indecencia.

Muchos pensaban que Vox se diluiría a las primeras de cambio y que sus votos volverían al PP una vez amortizados Rajoy y los sorayos. No parece que ese vaya a ser ese el futuro inmediato del partido de Abascal y Ortega Lara; y menos mal, visto que el PP tiende a cobardear en cuanto se le presenta la ocasión y que Ciudadanos está más que dispuesto a bailar al ritmo de la yenka.

Así las cosas, resulta que Vox sigue siendo necesario. Por su gallardía a la hora de romper tabúes políticamente correctos y porque dificulta notablemente que PP y Cs traicionen de la peor manera a los millones de votantes que no se resignan a vivir sometidos a un consenso socialdemócrata cada vez menos presentable y defendible.

Vox tiene mucha razón
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 7 Octubre 2019

Vi ayer en directo, en streaming, el mitin completo de Vox en Vistaalegre, y menos mal que lo vi, porque, de creer lo que han contado algunos periodistas presentes, pensaría que Abascal se había vuelto loco. Fue justo lo contrario: hizo un soberbio discursoen campo abierto y enarboló con convicción y emoción la bandera de la reconciliación nacional frente al manoseo de la guerra civil por el PSOE, los comunistas y los separatistas. Es decir, que dijo e hizo justo lo contrario de lo que dicen que hizo y dijo.

Lo que dijo sobre la "historia criminal" del PSOE es rigurosamente cierto. Si acaso, se quedó corto. Pero no citó un solo hecho, un solo crimen, desde el golpe de Estado de 1934 al crimen de Estado de los GAL, que no esté acreditado hace decenios; este último, por cierto, en EL MUNDO. Su responsabilidad en la guerra civil la denunció ya Besteiro, tras luchar contra la bolchevización del partido de 1933 a 1936, en Anticaballero, de su confidente Gabriel Mario de Coca. Prieto pidió perdón a los españoles, antes de morir, por organizar el golpe de Estado del 34, aunque no confesó su parte en el secuestro y asesinato de Calvo Sotelo, al que mató gente de su escolta que también intentó asesinar al otro líder de la derecha, Gil Robles, para provocar el alzamiento militar que estaban seguros de ganar.

En cuanto a lo dicho por Ortega Smith sobre los crímenes de Companys véase en mi libro Memoria del Comunismo un amplio resumen de todo lo publicado por Barraycoa, Ucelay Da-Cal y otros historiadores catalanes. ¿O es que la Memoria Histórica consiste en tragar, como denunció Olona, el alpiste totalitario del Gran Hermano de Orwell?

Recordando la verdad histórica, Abascal enunció la verdad política de la exhumación de Franco, que es tapar la corrupción del PSOE sacando a un muerto de su fosa y prohibiendo enterrarlo a su familia. Podría haber celebrado la victoria del bando nacional, como Ortega, Marañón y tantos otros, pero no lo hizo, digan lo que digan los manipuladores. Ensalzó la reconciliación nacional y la Transición como hazaña histórica, gracias a una común idea de España.

Ah, y el de Vox es también el único mitin donde se vitorea al Rey como símbolo de la Nación y defensor de la Constitución. Ese al que insultan comunistas, separatistas y juntaletras de mísera condición.

Veto sí y veto no: maquíllate, maquíllate
Pedro de Tena Libertad Digital 7 Octubre 2019

Todo el mundo acusa ya, o terminará acusando, a Albert Rivera de tener más disfraces que Fantômas y más trucos que Houdini. No soy precisamente alguien que haya simpatizado con Ciudadanos desde que consintió en mantener el régimen andaluz durante una legislatura más apoyando a Susana Díaz, ahora, cada vez más, una dolorosa de Triana. Como muchos otros, confié en su voluntad de regeneración. Sin embargo, comprobé, tras una memorable reunión en su sede de Sevilla con varios diputados recién electos en 2015, que el carácter esencial de ese partido, tan digno y admirable en Cataluña durante un tiempo, era el funambulismo ideológico, si es que hay alguna idea sincera en sus cabezas, y el maquillaje sistemático para aparentar ser lo que conviene en cada momento. Pero demonizarlo porque veta y deja de vetar es injusto.

Bienaventurados los políticos porque se vetan los unos a los otros, podría escribirse en un evangelio negro de los partidos españoles. Es lo que se deduce, no sólo de sus sermones planificados y falaces, sino de sus comportamientos sistemáticos. Pondré sólo unos ejemplos recientes. ¿Acaso no fue Pedro Sánchez el primero que vetó a Rajoy como presidente del gobierno y le llamó indecente en diciembre de 2015? ¿Acaso no es cierto que lo vetó hasta el punto de acabar con él en una moción de censura actuando de mamporrero el propio PP? ¿No es verdad que Pedro Sánchez, además de a Vox, ha vetado a Pablo Iglesias de manera pública y notoria? ¿No se aviene con los hechos que Pablo Iglesias vetó a Íñigo Errejón en la cúpula de Podemos?

Sigamos un poco. ¿Es tal vez falso que entre Pablo Casado y Soraya Saénz de Santamaría hubo vetos mutuos y vetos a mansalva en las famosas primarias que acabaron con la pequeña saltamontes? ¿Es tal vez falso que Susana Díaz vetó a todo sanchista conocido para las candidaturas de las elecciones andaluzas que ganó perdiendo la Junta? ¿No es acaso acorde con la verdad que Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta por carambola divina, ha vetado a todo aquel que le haya siquiera criticado? ¿Es que se miente cuando se dice que Vox veta también a Ciudadanos y a otros, según? Vetar no es democrático porque es inmisericorde con la necesaria oposición e irrespetuoso con las minorías. Pero es lo que hay en esa España enferma.

Por eso, ahora que, aunque con condiciones aparentes, Albert Rivera levanta el veto a Pedro Sánchez –algo que nos ha costado unas nuevas elecciones porque inexplicablemente no ha sido posible antes–, no importa demasiado. Vetar es algo que hacen todos los políticos –y muchos otros actores sociales, Iglesia inclusa–, desde hace mucho tiempo. Es más, vetar a los adversarios es el único modo de sostener una supuesta democracia interna en partidos y organizaciones varias, democracia que es una patraña. No existe tal cosa. Con la excusa de evitar el galimatías y el desgobierno que acarrearía, la democracia en el interior de los grandes entes sociales y políticos no existe. Actuar como Caifás rasgándose las vestiduras por el levantamiento blasfemo de un veto político es de risa.

Que los políticos y otros sujetos sociales, no sólo en España, se disfrazan cada día maquillándose a conveniencia es cosa de andar por casa en la democracia y en las dictaduras. Pero podemos ser hipócritas y no reconocer que el arte del disfraz es el arte propiamente humano, dado que es el ser humano el único ser de la naturaleza, que sepamos, que puede mentir simulando unas intenciones que no tiene. Rivera se disfraza ahora de centro-izquierda, cuando hasta hace dos días se disfrazaba de centro-derecha. Pero Casado se disfrazaba de derecha fuerte no hace tanto y Pedro Sánchez se ha disfrazado de españolista bajo una superbandera de España mientras proclamaba su nación ininteligible de naciones y se cargaba el movimiento españolista en Cataluña. Ahora se disfraza de mártir de la izquierda mientras Pablo Iglesias se ha disfrazado de modesto acólito cuando le impidieron ser sumo sacerdote. Y así, todos sin excepción. Vox, por ejemplo, se atavía con un traje de anticorrupción nacional mientras con la mano izquierda admite el blanqueo de todos los interinos (muchos de ellos enchufados) en las diferentes Administraciones por todos los partidos y en toda España.

Seamos serios. La única manera de sobrevivir en este caos moral es vetar a quienes no sirven a nuestros intereses –que hay que saber cuáles son, oigan–, y maquillarnos bien para que ninguno de los que pueden vetarnos a nosotros lo hagan. Eso de la verdad, la integridad, la sinceridad, la honradez y la coherencia es algo de otro mundo. Los que llevamos décadas siendo carne de limbo porque no entendemos de cielos ni de infiernos y hemos sido, y seguimos siendo, tontos de remate podemos perseverar en engañarnos, pero es tan cansino…

Vox 'Plus Ultra'
Abascal: «Hemos pasado del megáfono del que algunos se reían a ser una avalancha imparable»
Raquel Tejero | Palacio de Vistalegre okdiario 7 Octubre 2019

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha sido el encargado de cerrar el acto que el partido ha celebrado en el madrileño Palacio de Vistagre. “Hemos pasado de guijarro a avalancha”, ha comenzado el líder de Vox su discurso frente a las 13.500 personas que han acudido hasta el lugar.

“Estamos aquí para celebrar el éxito porque nos lo han querido quitar los medios de comunicación y los demás partidos”, ha afeado. Abascal ha confesado que su partido hubiese firmado hace un año, en el acto que celebraron en el pasado mes de octubre, “haber tenido un solo diputado y ahora tienen 24 en el Congreso”.

“Nosotros no queremos el poder por el poder como quieren el presidente sin escrúpulos que hoy está en el Palacio de la Moncloa” en referencia a Pedro Sanchez.

Abascal también ha hecho mención a la exhumación del dictador Francisco Franco. “No dejan descansar ni a los muertos. Los restos del general Franco son sólo la excusa porque el objetivo es reescribir la historia. Nosotros nos hemos dado cuenta de ello”, ha asegurado.

El líder de Vox ha hablado sobre “nuestra triste Guerra Civil” en la que ha asegurado que muchos de los asistentes al acto contaría con abuelos “en el bando republicano y en el bando nacional”.

“La historia del Partido Socialista es una historia criminal”, ha defendido desde el escenario donde ha hecho un repaso sobre ciertos puntos de la historia del PSOE.

“En este momento de desorden y relativismo tenemos que volver a respetar a los muertos que lucharon por España como ellos creían que tenían que hacer”, ha mencionado volviendo a la Guerra Civil y a la polémica exhumación del dictador.

Abascal también ha arremetido contra los violadores a los que ha deseado “la cadena perpetua”. En el carro hay que montar a esas víctimas y bajar a los “vagos y maleantes”.

Además, ha atacado a las “autonomías para amar a la patria porque es algo natural”. “Hay que proteger a la familia y vengo acompañado de mi familia”, ha señalado el líder de Vox.

Respeto a la inmigración ha defendido que su partido no va a permitir que “les digan cómo tienen que cuidar las paredes de su casa”. “Frente al globalismo hay alternativas”, ha añadido. "No va a venir Macron, ni Merkel a decirnos cuáles son los pactos que se hacen en España", ha rematado.

Abascal también ha tenido palabras para el separatismo catalán y “su terrorismo” en forma de CDR. “Se está permitiendo que alguien como Torra no sea detenido inmediatamente”, ha criticado.

El discurso ha ido orientado también a avisar al resto de fuerzas políticas de que “Vox es el único partido que ha tenido un gesto en el Senado al presentar un solo senador para ser más eficaces”. “Ellos se ponen de acuerdo y han hecho propaganda ideológica”, ha mencionado en referencia al Partido Popular y a Ciudadanos.

Vox Plus Ultra
Vox culmina su acto entre banderas de España: «Os defenderemos de enemigos exteriores e interiores»
Raquel Tejero | Palacio de Vistalegre okdiario 7 Octubre 2019

Vox ha culminado su acto en el Palacio de Vistalegre. Hasta el lugar se han desplazado 13.500 personas que han llenado el recinto. El encuentro de precampaña ha estado guiado por el diputado Iván Espinosa de los Monteros que ha dirigido las intervenciones intercaladas con vídeos creados por el partido que han repasado la historia del partido y, sobre todo, sus intervenciones en las instituciones.

La líder Podemos en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha sido la encargada de abrir el acto tras la presentación de Espinosa de los Monteros.

“Las élites no estaban dispuestas a aceptar que hubiera un grupo de españoles que cuestionara sus dogmas”, ha mencionado Monasterio en sus primeras frases. “Nos critican por luchar por ustedes. Queremos mirar a nuestros hijos y decirles, sin mentir, que les vamos a dejar una España mejor”, ha continuado.

Monasterio asegura que el resto de formaciones “coloca el interés de España en el último lugar” y por ello, según ha declarado desde el escenario, su partido "está para hacer frente a los que aún están pensando en las dos Españas”.

La segunda intervención ha sido protagonizada por el eurodiputado, Hermann Tertsch. “La reacción nacional se está produciendo y ya es imparable”, ha asegurado. “La patria va a tener defensores y tenemos que crear una nueva España que salga del letargo y la intimidación permanente”, ha añadido.

Tras el eurodiputado, ha sido el turno para uno de sus compañeros en el Parlamento Europeo. Jorge Buxadé ha estado acompañado por Reyes Romero, diputada por Sevilla que ha protagonizado un discurso en el que han recordado la alianza de izquierdas “que se pone de acuerdo para gastar el dinero de todos los españoles”. El discurso de Romero, se ha basado en la exposición de datos tales como las dotaciones del Gobierno a los “chiringuitos feministas”. Romero se ha quejado del gasto público en asesores, en celebración de elecciones o en asuntos tales como la memoria histórica.

En el turno de Buxadé se ha hecho un repaso de las iniciativas llevadas a cabo por el partido en las instituciones. “Por primera vez se ha escuchado en el Congreso cómo se puede acabar con las autonomías”, ha defendido.

Apoyo a las FCSE
A continuación han subido al escenario, los diputados Macarena Olona e Ignacio Garriga. Olona ha criticado “la nación en la que se os ha impedido que os sentíais orgullosos de ser españoles”. La diputada cree que ahora “no se vive en libertad” y ha puesto de ejemplo a Garriga que “tiene que vivir en Cataluña con escolta”. Además ha recordado que, durante los años en los que vivió en el País Vasco como abogada del Estado, la Guardia Civil tenía que “mirar debajo de su coche”.

Olona ha asegurado que “no le vale con 24 diputados” sino que “lo que quiere es un presidente como Santiago Abascal”.

Inmigración
Como penúltima intervención ha sido Javier Ortega Smith, líder del partido en el Ayuntamiento de Madrid el que ha tomado la palabra. Smith ha hecho mención a personajes como el multimillonario George Soros, al que ha acusado de “apoyar a las mafias que impulsan a los inmigrantes a viajes suicidas”. “Esas mafias tienen apoyo en España con los gobiernos traidores que les facilitan la entrada”, ha añadido.

“Las ONG se benefician de la tragedia ajena”, ha aseverado. “Lo más terrorífico es el efecto llamada que consiste en no aplicar unas leyes de inmigración que dejen muy claro que el que entre ilegalmente en nuestras fronteras será devuelto a sus países de origen”.

Corrupción universitaria
Juan Manuel de Prada ABC 7 Octubre 2019

Nunca nos cansaremos de repetir que la corrupción que padecemos es la consecuencia natural de una política que ha abjurado de su misión primordial, que no es otra sino la protección de los bienes morales. En una época donde el asesinato del inocente, la opresión del pobre, la inversión del orden natural y la defraudación del jornal del trabajador (lo que en los catecismos antañones se llamaban «pecados que claman al cielo») se convierten en estandartes democráticos, amparados y jaleados por leyes inicuas, resulta natural que surjan gentes sin escrúpulos que se dedican a la rapiña y al saqueo de nuestros bienes materiales, en volandas de las ambiciones desmedidas y el ansia de honores y riquezas. Y seguirán apareciendo bajo expresiones cada vez más aberrantes y descaradas, mientras no tengamos gobernantes que restauren los bienes morales que han sido escarnecidos y vilipendiados.

En estos días, ABC ha destapado un escalofriante caso de corrupción universitaria, con expedición de doctorados de pacotilla, tribunales de Monipodio y producción en cadena de tesis clonadas. Entre sus beneficiarios se contó el ínclito doctor Sánchez, elegido por la plutocracia para regir los destinos de los españoles durante los próximos años. Ya nos advertía Torres Villarroel contra quienes se gradúan con nocturnidad, «entre gallos y medianoche, y comprando la borla incurren en una simonía civil de las muchas que se cometen en la Corte, adonde vienen a recuas los mulos cargados de panzas de doctores, licenciados y bachilleres». Hoy ya no bastaría con una recua de mulos para cargar con los titulillos de chichinabo que expiden las universidades españolas, convertidas en un cortijo donde una patulea de urracas y polillas del erario público consiguen sin esfuerzo los honores académicos que los aureolen de prestigio ante las masas cretinizadas.

Fue Felipe González, ese gran prohombre del capitalismo de amiguetes, quien amparó la proliferación de universidades de chichinabo, supuestamente para favorecer nuestro sistema educativo con aportaciones de la «iniciativa privada». Todas las universidades que entonces surgieron como champiñones sobre un mantillo de putrefacción son chiringuitos que, en el mejor de los casos, se aprovechan de las pretensiones de los papás ricachos que rabiaban porque sus hijitos ceporros no podían acceder a las universidades de mayor ringorrango; y, en casos aún peores, lavaderos con fachada respetable de los contubernios financieros más mugrientos. Y, para legitimar toda esta cochambre, vino como pintiparado el malhadado Plan de Bolonia, que envileció para siempre los estudios universitarios y convirtió las universidades, antaño templos del saber, en grimosas escuelas de coaching, viveros de analfabetos funcionales y vendedores de crecepelos; a la vez que arbitró métodos de promoción completamente opacos, donde el amiguismo, la prevaricación y el cambalache imponen sus reglas.

Sospecho que la olla podrida que en estos días ha destapado ABC sólo es la puntita de la cúpside del promontorio de un iceberg de magnitudes colosales. Pero, mucho más bochornosa que la actitud de la universidad implicada en el escándalo, es la complicidad vergonzante de las universidades no implicadas, que callan como profesionales del amor mercenario, en un repulsivo pacto de silencio mafioso, tal vez porque guardan trapos tan sucios como los que este periódico ha expuesto al público escrutinio. Su silencio solidario nos vuelve a dejar claro que la corrupción del sistema es endémica. Y seguirá siéndolo mientras no se restauren los bienes morales.

¿Somos patriotas?
Juan Antonio Sagardoy Bengoechea ABC 7 Octubre 2019

En 1945, recién terminada la II Guerra Mundial, Georges Orwell decía que «el nacionalismo no debe ser confundido con el patriotismo. Entiendo por patriotismo la devoción por un lugar determinado y por una particular forma de vida que no se quiere imponer...; contrariamente, el nacionalismo es inseparable de la ambición de poder».

Hay detractores del patriotismo, al que consideran una fórmula que favorece la integración forzada, la xenofobia, el odio, e incluso, las guerras. Y asimismo hay quien sostiene que los políticos manipulan a las masas amparados en el patriotismo.

A lo largo del tiempo, y después de la Ilustración, se impone el término Patria en alternancia con el de Nación (especialmente en la Revolución Francesa) y se tornó en palabra clave en las revoluciones de independencia de los países suramericanos respecto de España.

El patriotismo no es una virtud, sino un sentimiento. Un sentimiento de pertenencia a una comunidad con su historia, sus costumbres, sus gentes, sus paisajes, sus glorias y desgracias. En definitiva, es tener un arraigo vital en este mundo que te incardina a una tierra o a una nación. Es responder a la pregunta de «¿qué eres?» diciendo «soy español».

El patriotismo no nace por generación espontánea, sino que se hace. Se hace desde la escuela, conociendo y valorando la historia de tu patria y sin tergiversaciones burdas y partidistas. Esto último es típico de los nacionalismos excluyentes, que llevan a tener una visión política de la Historia, en lugar de una visión histórica de la política. Borrar, como parece que se ha hecho, a los Reyes Católicos de los libros de Historia es miope y fraudulento.

En 1812, Agustín Argüelles, tras promulgarse la Constitución, después de los heroicos combates defendiendo a España de la invasión francesa, dijo una frase memorable: «¡Españoles, ya tenéis Patria!».

El patriotismo puede desnaturalizarse por exceso y por defecto. Por exceso cuando se magnifica la globalización, la mundialización. Siempre me ha parecido una «boutade» decir que uno es «ciudadano del mundo». ¡Pues claro! No vamos a serlo de Marte o Júpiter. Y por defecto, que tiene mucha más influencia en nuestras vidas, están los nacionalismos excluyentes, agresivos, que hacen incompatible ser español y a la vez catalán, vasco o gallego. Es un reduccionismo que lleva en sí mismo una carga de resentimiento, de negación, de visión estrecha. Es absolutamente compatible ser y sentirse un buen catalán o extremeño o andaluz y a la vez, con todo orgullo, un buen español. No solo es compatible sino que tiene una gran lógica, pues España, como Patria, se ha forjado con el esfuerzo, el empeño y la ilusión de cada una de las regiones que componen España. Yo personalmente y con gran normalidad me siento muy navarro y muy español. Sentirme navarro y no español me parece un sinsentido.

En los momentos actuales los nacionalismos excluyentes que nos acechan suponen un peligro evidente para lo que es y significa España. Y solo tiene explicación en términos de poder. Se quiere la exclusión de España, la independencia, porque se quiere mandar sin ninguna conexión con esta entidad superior que es España. Y para ello se fomentan los sentimientos nacionalistas con todos los medios al alcance de los políticos regionales. Y resulta un contrabando ideológico el explotar los sentimientos, las costumbres, la lengua, el folclore, e incluso la gastronomía, para la «separación» y no para la «integración diferenciada».

España es una gran Nación, una gran tierra, y como nos decía García de Enterría, «España, como Roma o Grecia, ha sido durante más de mil años algo de más entidad que una nación; ha sido una cultura entera, que traspasa siglos y continentes, la única universal, con la anglosajona, que en este siglo que todo lo ha reducido subsiste aún». Y afortunadamente hoy España ya no es solo la que huele a tomillo y a romero -en bella expresión de Madariaga-; afortunadamente, hoy, esa España ya no huele sólo a tomillo y a romero, sino también a figuras sobresalientes en el mundo del arte, de la literatura, del deporte; a poderosas empresas de amplia implantación internacional; a lugar civilizado de ocio y descanso; a pueblos cultos y cuidados y tantas cosas positivas más. Una figura tan respetada como Michel Camdessus decía no hace mucho que «esta es la hora de España, la hora en que España siga sorprendiendo al mundo».

Ser patriota es sentirse orgulloso de nuestra historia, con sus claros y sus sombras. Con sus poetas, sus descubridores, sus científicos, sus deportistas, sus gentes de a pie y todo lo que hemos hecho a lo largo de la historia. Aquel siglo XVI esplendoroso en el que España era el centro del mundo tiene su contrapeso en otros avatares históricos de los que nos sentimos menos orgullosos. Pero es nuestra historia, que debemos asumir porque es nuestra, la historia de España.

Hay un patriotismo de cortas miras que se agota en el mundo del deporte y en lucir de vez en cuando nuestra bandera. Eso no basta. Tenemos que hacer lo necesario por valorar nuestros símbolos nacionales: la bandera, el himno, y los demás elementos identificadores e integradores de nuestra Patria. Tenemos la desgracia de que en las escuelas, al contrario de lo que ocurre en EE.UU., no se enseña a los niños a ser patriotas, a estar orgullosos de su Patria. Y qué envidia me da ver en una calle de Lucca, Italia, el letrero que decía «Giuseppe Mazzini. Patriota». Quizá por remembranza del franquismo, lucir la bandera o escuchar el Himno Nacional resulta sospechoso hasta el punto de calificar como fachas a quienes cultivan esa forma de exteriorizar su patriotismo.

Hay una mayoría silenciosa que se vanagloria de España en su integridad frente a una minoría vocinglera que ataca la unidad de España y que no es capaz de combinar su nacionalismo periférico con el nacionalismo global.

En una reciente encuesta de «La Razón», se constata que el 75% de la población se siente orgullosa o muy orgullosa de ser española, el 19% no, y el 61,4% cree que debería haber más patriotismo. Pero recientes estudios demoscópicos indican que a la hora de una agresión exterior solo estarían dispuestos a defender España el 21%. Ello nos indica que tenemos mucho que hacer para inculcar el patriotismo entre nosotros. Un patriotismo que nos una más, que nos anime a contribuir con nuestro esfuerzo diario a que España sea una tierra de habitar y de visitar que merezca la pena y teniendo muy presente que hoy ser patriota es defender la unidad de España. En definitiva, no ser patrioteros de salón sino patriotas de corazón.
=================================================
Juan Antonio Sagardoy Bengoechea es académico de número de la real de jurisprudencia y legislación. Miembro del colegio libre de eméritos

Independentismo en Cataluña
La Justicia acumula 4 recursos sin resolver por el adoctrinamiento escolar contra la Guardia Civil
María Jamardo okdiario 7 Octubre 2019

La Audiencia de Barcelona acumula un total de cuatro recursos sin resolver contra la decisión de archivo, del Juzgado de Instrucción número 7 de Martorell, sobre la causa penal instada contra los docentes del IES Palau de San Andrés de la Barca, por supuesto adoctrinamiento a sus alumnos en contra de la Guardia Civil.

Es el actual balance de la situación procesal en el tribunal barcelonés que, en las próximas semanas, tendrá que pronunciarse sobre si reabre el procedimiento judicial -instado desde varias asociaciones de guardias civiles- para depurar responsabilidades políticas por los comentarios vertidos por varios docentes contra los miembros de la Benemérita, tras la actuación de los agentes el 1-O, en presencia de sus hijos y el resto de escolares del centro.

Esto es, la Audiencia de Barcelona deberá determinar si acusa formalmente, tal y como solicita la Fiscalía en uno de los cuatro recursos pendientes de resolución, a nueve de los profesores del instituto catalán, como presuntos autores de un delito de odio.

Por el momento se encuentran registrados un total de 4 impugnaciones contra las decisiones previas del juzgado de primera instancia que instó el sobreseimiento de la denuncia presentada, de forma inmediata, contra 5 de los docentes identificados por los adolescentes.

Además, se mantienen a la espera de pronunciamiento: el recurso planteado por la acusación particular de una de las alumnas afectada, contra la instrucción individualizada de los otros 4 denunciados, al entender que supone una "vulneración del principio de unidad procesal"; así como los dos presentados por el Ministerio Público y la misma acusación, solicitando al tribunal provincial la reapertura íntegra del caso.

Versión única
De ahí que el abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) Jorge Piedrafita, haya insistido a la Audiencia Provincial, a través de un nuevo escrito interpuesto este miércoles, en la importancia de iniciar una nueva investigación de los hechos. El letrado considera acreditado, en las actuaciones previas, que los docentes "se extralimitaron en sus funciones".

Motivo por el que las respectivas conductas de los 9 profesores, que se ampararon en la "libertad de cátedra" para defenderse de las acusaciones de adoctrinamiento a sus alumnos, en contra de la Guardia Civil, "no pueden quedar impunes".

"En primer lugar, porque la libertad de expresión no es un valor absoluto; en segundo porque los contenidos planteados en el debate escolar por los docentes fueron unilaterales y no contaban con autorización previa de la dirección del centro, ni de los padres de los menores; y, tercero y último, porque una de las propias denunciadas reconoce que se prestó una versión sesgada de los hechos", declara Piedrafita a OKDIARIO.

Una de las alumnas de 1º de Bachillerato -hija de uno de los agentes destinados en el cuartel de San Andrés de la Barca, narró cómo el día después del 1-O- su profesora explicó que "no podía darles clase porque los guardias civiles que actuaron", en cumplimiento de un mandato judicial, lo hicieron como "salvajes".

Se ofreció un "punto de vista" propio y único a los alumnos, "omitiendo el esencial respeto a los valores de la Constitución y a las sentencias de los tribunales", sostiene el abogado de AEGC, "merecedor de un reproche jurídico severo" dado que existió una "evidente incitación al odio de los escolares, menores de edad, a los alumnos hijos de guardias civiles previo menoscabo de la figura y profesión de sus padres", añade.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Estado debe defender la sentencia
Editorial ABC 7 Octubre 2019

El separatismo ya prepara la respuesta, como siempre coactiva, a la sentencia del Tribunal Supremo a los procesados por el golpe del 1-O, prevista para mediados de mes. En esta ocasión, y después de que los CDR hayan quedado «manchados» con la detención de una célula que manejaba material explosivo y preparaba la toma del Parlament, la respuesta está siendo capitalizada por un ente que se hace llamar «Tsumani democrático», que aparece como una suerte de falso «blanqueante» del independentismo más radicalizado, si bien toda su respuesta está basada también en el boicot al imperio de la Ley y la Justicia, a la convivencia con el intento de colapso o bloqueo de las vías de comunicación catalanas.

Este grupo ya ha ensayado algunas acciones saboteadoras como la «toma» de entidades bancarias, a las que en la cantinela separatista se consideran «cómplices de financiación la represión». Naturalmente, tanto la ANC como Ònmiun han elaborado un plan de movilizaciones para activar solo unas horas después de la sentencia. Entre unos u otros, el objetivo es colapsar Cataluña durante dos o tres días. Hablamos, por tanto, de un chantaje (anunciado preventivamente) con el fin de acosar al tribunal que ultima el fallo prometiendo «generar una situación de crisis generalizada en el Estado español que se prolongará en el tiempo».

Si van con explosivos, como los que tenían los elementos del CDR desarticulado, seguro que será más difícil. Pero tanto los del Tsumani como el resto de plataformas prosabotaje deben saber que el Estado no se va dejar amedrentar. Conviene no ser muy optimistas con la colaboración que prestarán los Mossos, vistos los precedentes. Por eso es esencial que el Gobierno en funciones, en especial el Ministerio del Interior, tenga elaborados planes para impedir «esa crisis generalizada» con la que los separatistas amenazan al Estado.

Islas Baleares
La socialista Armengol aumentó un 29% los proyectos de imposición del catalán y de apoyo al separatismo
Segundo Sanz okdiario 7 Octubre 2019

El Ejecutivo de la socialista Francina Armengol aumentó en un 29% los proyectos de "fomento del catalán" en Baleares en el año 2018. Así lo denuncia Ciudadanos, que llevó el pasado martes al Parlamento regional una iniciativa en la que instaba al Gobierno autonómico a dejar de otorgar subvenciones a "entidades politizadas" de "imposición lingüística" del catalán y de apoyo al separatismo.

En concreto, el Gobierno de PSOE y los nacionalistas de Més (ahora también está Podemos en el Ejecutivo) incrementó en un 29% los proyectos subvencionados para el "fomento del uso de la lengua catalana", así como un 47% las entidades beneficiarias, incluidas aquí ayudas públicas para organizaciones que hacen propaganda independentista.

Entre estas iniciativas que hacen apología del separatismo se encuentran la Plataforma per la Llengua, entidad que "aconseja a los castellanoparlantes a hablar en catalán para no ser vistos como inmigrantes y que señala los comercios y establecimientos donde se hable o rotule en castellano", lamenta Ciudadanos. Otro de los proyectos es el Festival MUR, que en su última edición (la del próximo 12 de octubre) pide la libertad de los "presos políticos" en Cataluña, en alusión a los golpistas del 1-O, al tiempo que incluye en su cartel al rapero Valtònyc, fugado en Bélgica tras ser condenado por enaltecimiento del terrorismo y amenazas e injurias a la Corona.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial