AGLI Recortes de Prensa   Sábado 12  Octubre  2019

Vox solicita al Supremo la suspensión inmediata de la exhumación de Franco
Vozpópuli 12 Octubre 2019

Vox ha presentado este sábado un recurso ante la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo pidiendo la suspensión inmediata de la exhumación de los restos mortales de Francisco Franco por vulneración de la Ley Orgánica de Régimen Electoral (LOREG). El recurso se presenta después de que la Junta Electoral Central inadmitiese a trámite la solicitud de la formación que preside Santiago Abascal.

Exhumación
El Gobierno cierra el Valle de los Caídos y valora el traslado de los restos de Franco en helicóptero

La formación advierte en su recurso de la posibilidad de que los trabajos para trasladar los restos mortales pueda producirse este mismo domingo, día 13. "Todo hace pensar que la exhumación tendrá lugar este domingo", ha explicado VOX en el recurso en el que hace alusión al cierre temporal del Valle de los Caídos desde este viernes y al acuerdo del Consejo de Ministros que prevé su ejecución antes del 25 de octubre previa comunicación con una antelación de 48 horas a la familia.

En el escrito presentado al Supremo solicitando medidas cuatelares, Vox ha denunciado la "indebida utilización" de la exhumación de Francisco Franco "con evidentes fines partidistas en periodo electoral" y ha solicitado a la sala judicial que ponga fin al proceso "evitando la producción de un perjuicio de imposible reparación".

"Una vez celebradas las elecciones, difícilmente se podrá dar reparación a los actos realizados en periodo electoral si aquellos que infringen nuestro ordenamiento no son atajados fulminantemente", sostiene Vox. En su opinión, el acuerdo que prevé la exhumación, traslado y reinhumación de los restos mortales de Francisco Franco "va a influir en el criterio a tomar por los electores de cara a las próximas elecciones y, por ende, infringe el principio de neutralidad política que debe regir la actuación de los poderes públicos en aras de garantizar la pulcritud del mismo proceso electoral".

Vox ha recordado que Francisco Franco recibió sepultura en el Valle de los Caídes en 1975 y "no hay ninguna razón de urgencia que impida demorar la exhumación a la celebración de las Elecciones Generales". Por ello, el partido justifica las medidas cautelares ordenando al Gobierno de España que "se abstenga de cualquier clase de publicidad y divulgación" por ser "un acto prohibido por la LOREG".

El plan “antibloqueo” de Sánchez
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 12 Octubre 2019

Pedro Sánchez, continuo embustero y presidente en disfunciones, le reveló a Ana Rosa Quintana en T-5 la última patraña que ha urdido para afrontar su pesimista percepción de lo que le darán las urnas el 10-N. Ante el asombro de la comunicadora, el iluminado desnudó, con total impudicia, sus taras mentales y habló de un gran proyecto que, como toda moneda, por falsa que sea la suya, tiene dos lados opuestos: la adaptación a aquellos regresivos tiempos del latrocinio socialista, o la inadaptación a una época nueva que busca olvidar aquel saqueo feroz y que, por supuesto, no le interesa. Le place estar de okupa en Moncloa, donde hay poco que hacer. Cree ser el dueño del palacio y no admite mudanza.

Analizaré ese gran proyecto que, Ana Rosa escuchó educadamente, con la elegancia que atiende a todo el mundo. El vidente expuso, por decir algo, “su plan antibloqueo”. Los imanes del poder ya le habían convertido en un ser más estúpido de lo que era. ¿Cómo puede tener un plan “antibloqueo” e iniciar la campaña humillando a sus cuatro adversarios (C´S, PP, UP y VOX), riéndose de unos oponentes con los que habría de desbloquear el lío en el que nos ha metido? ¿Será otro ardid para embaucar a los partidos que traguen y le permitan formar gobierno? ¿Nadie avisó al fantoche que el autobombo acaba en autodecepción? ¿Acaso es un plan para anular a quien aporte luz y dé salida a su oscuro laberinto? Su plan no es otro que vaguear en La Moncloa, con lo cual seguiremos bloqueados. Menuda chapuza de plan. Menudo soplagaitas sin rumbo.

Suprimir las vacaciones parlamentarias hasta pasado diciembre es otra trampa para que suden los esbirros y poder presentar, en 2020, unos gastos inusitados, con tal de retener entre sus ávidas garras los Presupuestos Generales del Estado del vampiro Montoro, todavía vigentes. Pues no en vano su tesis, Cum Fraude, le encumbra como doctor de paja en economía, siendo sinónimo de ruina y despilfarro. Lograr en las urnas una mayoría amplia, en la que ni él cree, sería un viaje – ida y vuelta – al éxtasis y, de no lograrla, se iría a tomar vientos o, directamente, a tomar por saco. Zeus quiera que mengüen sus votos y se interrumpa el orgasmo del ególatra, dando razón a esa gente que sueña con tener otro presidente que se preocupe por ella.

Hasta las encuestas lo atestiguan. Pablo Casado, un David firme con la honda cargada de convicciones, puede noquear a Pedro Sánchez, un gigante de algodón conocido por el filisteo Goliat, fantasma lleno de antojos y vacío de músculo. Así anda la lucha, bíblico/a-electoral. David se deja el alma por el país en el que cree y Goliat apenas se preocupa de su ego. Los demás outsiders, también deben tenerse en cuenta. Las bravas y leales falanges de VOX alcanzan la luna en las encuestas y los muy nobles C´S, buscan el podio, a sabiendas de que nunca defraudan. UP, tras la dispersión de sus tribus y las vejaciones a las que han sido sometidos por Sánchez, esperan la hora de rajarle el gaznate. El payaso Errejón, lindo títere de moda, pasa de puntillas como una bailarina volátil sobre las encuestas del 10-N.

Sánchez ordena mentir al CIS
Carlos Dávila okdiario 12 Octubre 2019

Están tan preocupados en La Moncloa y en la sede del PSOE con las últimas encuestas que se publican que no es imposible que Sánchez ordene a su fiel escudero José Félix Tezanos que adelante en tiempo y forma los resultados del Centro de Investigaciones Sociológicas. Mentiras incluidas. El aún presidente no encuentra razones para explicarse cómo la insoportable exhumación de Franco acarrea apenas un exiguo rédito electoral para su partido. Es más: lo que si le trasladan los suyos al aún presidente es que el personal entrevistado (en el caso del CIS no menos de 18.000 personas) están hasta el mismo gorro del "Franco, si; Franco, no" que ha desatado la estólida iniciativa de Sánchez. Vamos, que nadie va a acudir a votar en función de que la momia franquista salga o no del Valle de los Caídos. Curiosamente, el único partido que está rentabilizando esta situación es Podemos que lleva todos los días a Cuelgamuros a miles de personas, dispuestas -me dicen- a hacer de guardia mora (la preferida de Franco) ante la tumba de su Caudillo. O sea, que Sánchez se está llevando un inmenso soplamocos con la exhumación, lo que ha dado lugar a que muchos simpatizantes del PSOE culpen al gurucillo Redondo de una campaña que no moviliza ni un solo voto a favor del PSOE.

Es más: Michavila y otros demóscopos van diciendo que esta monserga de Franco le depara mejores logros en las encuestas a Iglesias que a Sánchez. Tanto es así que en estos últimos días lo que se está apreciando es un reforzamiento de los llamados dos polos: por la derecha VOX y por la izquierda Podemos. Sánchez está aburriendo hasta el bostezo con este "road show" que le ha preparado el gurucillo. Fíjense: mientras su entrevista con Vallés en Telecinco obtuvo una audiencia de apenas el 10 por ciento, cuatro puntos por debajo de su cuota habitual, la aparición de Abascal en el programa de Motos ha sido un auténtico bombazo. A Sánchez, tedioso, repetitivo y maestro ciruela, cada día le soporta menos gente, esto a pesar de que Tezanos le está preparando un sondeo de mermelada unos de cuyos puntos fuertes es la consideración que atesora Sánchez ante los españoles: nada menos que un cuarenta y cinco por ciento le creen el mejor presidente de la democracia. En los alrededores de La Moncloa, lo ven, no hay vergüenza.

A Sánchez lo que le están transmitiendo es un coloquial y castizo: "Tú tranquilo, jefe que ganamos de calle". Se trata ahora mismo de descalificar todos los sondeos privados porque a los oficialistas les parecen unos productos diseñados para crear ambiente, no una muestras científicas (naturalmente como de la de CIS) destinadas a prever qué pasará el próximo 10 de noviembre. No oteamos en todos sus términos qué presentará el CIS más pronto que tarde pero algo sí puede avanzar el cronista: Sánchez no bajara del 31 por ciento en estimación de voto, lo que le puede alzar hasta los añorados 140 escaños con los que el aún presidente viene soñado desde la misma noche electoral del pasado abril. La incógnita es qué se atreverá a hacer Tezanos con el PP. No es de esperar que le atribuya los casi 100 escaños con que Gad 3 y Sigma 2 le regalan los oídos a Pablo Casado. Resulta gracioso: fuentes cercanas a La Moncloa están intentado decolorar estos pronósticos con una especie tóxica como ésta: "El electorado no se está movilizando a favor del PP". Un periodista amigo proclive al PSOE de siempre, me comentaba el alcance de esta especie con una cita muy culta, nada menos que de Tucídides en su "Historia de la Guerra del Peloponeso". Escribía el intelectual y militar ateniense: "La creencia en la inevitabilidad de un conflicto puede convertirse en una de sus principales causas", lo que traducido a los intereses del trío Sánchez-Redondo-Tezanos, puede quedar así, al estilo de Goebbels: "Una mentira repetida cien veces se convierte en una verdad". En la guerra de encuestas, sector privado versus sector público, Sánchez ordena mentir al CIS. ¿De qué es capaz este aún presidente? Respuesta de un antiguo escolar del Ramiro de Maeztu: "Con él piensa siempre en lo peor".

La dimisión de Pedro Sánchez
JORGE BUSTOS El Mundo 12 Octubre 2019

Qué vas a hacer si sacas un solo escaño menos que en abril. Qué vas a hacer, piedra en el camino, y que harán los aventureros afines a tu causa: la del resentimiento nacido del fracaso. Decidiste forzar otras elecciones la misma noche en que abriste el regalo que no merecías, porque solo expresaba el rechazo a Vox. Y creíste que el pueblo te quería, pero que aún debía quererte más. Ahora pretendes que te voten los españoles que no votaron bien y que te invista el Parlamento que ya te ha tirado cuatro veces. Ni la derecha ni el centro ni la izquierda ni el nacionalismo se fían de ti, porque los has engañado a todos. No es que mientas constantemente: es que estás privado de la facultad de reconocer una verdad, de fijar un compromiso, de expresar un sentimiento sincero. Es el destino del político robot. Cada día te cargan un programa en el disco duro: neoliberal en Wall Street y populista con las pensiones; plurinacional en Pedralbes y españolazo en Extremadura aunque te equivoques de jamón, porque a veces la máquina se gripa. Pero qué vas a hacer si, aunque hayas rendido a tus zapatones de Joker a una abrumadora escuadra de medios públicos y privados, sigues sin subir en los sondeos. Qué vas a hacer con tu vida si pierdes el Gobierno. Eres capaz de seguir de secretario general, como me insinuó aterrado uno de las Juventudes que espera tu caída, como tantos buenos socialistas.

Traicionaste a Rubalcaba -eso fue antes de sobreactuar en su funeral- lanzando a escondidas tu candidatura a primarias. Susana te puso en la silla con condiciones y también la traicionaste. Estalló el multipartidismo y llegó el bloqueo, y los tuyos tuvieron que echarte de Ferraz cuando te disponías a dar un pucherazo tras un biombo, porque solo echándote podían desbloquear España. Te hiciste bolivariano para seducir a una militancia que apenas reprimía la admiración por aquel Iglesias. Y ahora pierdes el sueño si te lo nombran. Te encaramaste al poder pactando con los mismos golpistas a los que acababas de aplicar el 155 con Rajoy, pero no convocaste las elecciones prometidas hasta que lo que queda del PSOE se rebeló contra tus cesiones al separatismo y este te tumbó los presupuestos. Ahora prometes estabilidad y gasto al mismo tiempo con tal de que la recesión te pille a cubierto en Moncloa.

Si retrocedes, espero del PP -anteayer lo comentaba con uno de sus dirigentes- que pida tu cabeza como premisa para dejar gobernar al PSOE. Ojalá Borrell regrese para relevarte: se activaría el consenso de las reformas profundas. En cuanto a ti, saldrás de Moncloa sin haber aprobado unos Presupuestos socialistas. En el mejor de los casos tendrán que hacértelos liberales y conservadores para capear la crisis. Entonces a algunos se les caerá la venda. A otros no nos has engañado jamás.

Tras el empacho, dieta…
José María Gay de Liébana okdiario 12 Octubre 2019

Los excesos siempre se acaban pagando. Cuando nos atiborramos más de la cuenta – por ejemplo, en Navidades – los kilos que ganamos obligan luego a someterse a una cura de adelgazamiento para recuperar el peso ideal. Cada vez somos más mayores y el entusiasmo laboral no es el mismo cuando acumulas años que cuando eres un chaval; ergo, la productividad laboral se resiente. Nuestra tasa de fertilidad no va sobrada: cada vez hay menos chavales. Además, vivimos más años y la longevidad ya es una impronta de nuestras vidas. El envejecimiento de la población, con lugares donde hay más pensionistas que cotizantes a la Seguridad Social, es una realidad. Aumentar las pensiones cada año según el IPC es una bonita promesa, quizá realizable a corto plazo, pero que a medio plazo implicará falta de dinero para poder pagar pensiones in crescendo. El empacho llevará a la dieta: las pensiones se recortarán en mayor o menor medida.

En todo caso, hablar de que las pensiones se actualicen al IPC y de que tal propuesta sea insertada en la Constitución, es un arma de doble filo. Por lo pronto, porque un precepto constitucional que hoy se acuerde, mañana puede echarse atrás. Más que nunca, ahora las cosas no son para siempre, como sucede con el trabajo. Y segundo, prometer que las pensiones se actualicen al IPC, en tiempos como los presentes, es apostar por un crecimiento excesivamente progresivo del gasto público cuando precisamente es indispensable reajustarlo porque de lo contrario su obesidad nos conducirá a una situación harto delicada. Ésa tendría que ser la labor de los responsables de nuestras finanzas públicas que se encuentran, indiscutiblemente, en una situación frágil y vulnerable.

Ahora bien; el déficit público no es solo un porcentaje sobre el producto interior bruto (PIB), sino la diferencia entre lo que se gasta de más y lo que se ingresa, en millardos de euros… Así que, si gastamos mucho más de lo que ingresamos, la pérdida es mucho mayor y para pagarla se ha de recurrir nuevamente a la deuda. Y como ya hace tantos años que nuestra senda es deficitaria y que nuestra deuda se multiplica, el panorama se tuerce.

Por tanto, el déficit público es un valor absoluto que se referencia sobre el PIB. Aumentar el gasto en pensiones con recesión económica – entendida ésta como el período ulterior a la fase expansiva del ciclo económico, cuando la actividad económica se encoge, se frena el consumo y la inversión, decrece el empleo y aumenta el paro -; dispara el déficit sobre el PIB y más en términos porcentuales. ¡Pan para hoy, hambre para mañana!, aunque uno entienda que, ante la proximidad de las elecciones del 10-N, sea el momento propicio para pescar votos en un caladero muy valioso: los 8.862.296 de pensionistas de la Seguridad Social, en septiembre de 2019, son votos potenciales en favor del gobierno que está pagando ahora sus pensiones y que cobran religiosamente cada mes; son, pues, 8.862.296 de explicaciones en pro de las promesas de aumento de pensiones, sustentados por 19.223.638 de afiliados ocupados a la Seguridad Social que están cotizando.

En 2008, los pensionistas eran 7.700.749 frente a 18.305.613 afiliados ocupados. De un ratio, en 2008, de 2,37 afiliados ocupados a la Seguridad Social sobre cada pensionista, hemos pasado a un ratio de 2,16, con un detalle significativo: los salarios de 2008 y los de 2019, no son exactamente los mismos y las condiciones de contratación laboral, tampoco. Otrosí, la pensión media de jubilación entonces se situaba en 822 euros mensuales y hoy es de 1.139 euros.

El Constitucional renuncia a tramitar por vía de urgencia el recurso de los Franco contra la exhumación
El Tribunal Constitucional ha acordado no resolver por la vía de urgencia el recurso presentado por la familia Franco contra la exhumación del dictador.
Luz Sela y Teresa Gómez okdiario

Antes del 25 de octubre. Ésa es la fecha límite que el Gobierno de Pedro Sánchez ha dado para sacar a Franco del Valle de los Caídos. Sin embargo, hay un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional que resolver. La familia del dictador ha solicitado que se paralicen los planes del Ejecutivo y piden la suspensión cautelarísima de la exhumación. Pero el tribunal de garantías no resolverá con carácter de urgencia.

Los magistrados del Constitucional se reunieron este jueves en un Pleno donde se acordó que no tramitarían el recurso de amparo presentado por la familia contra la exhumación "por la vía urgente" sino que se adoptarán los trámites habituales. Esta decisión contó con el beneplácito de su presidente.

El recurso presentado por los Franco ha sido trasladado al secretario general, que ha encargado un informe a uno de los letrados del tribunal para que elabore un estudio técnico. En base a este documento, tres magistrados decidirán si se estudia el amparo o se inadmite de plano. Fuentes judiciales explican a OKDIARIO que esta fase puede llegar a alargarse durante varias semanas ya que se trata de "un recurso muy extenso y complejo".

Durante el tiempo en que se esté elaborando dicho informe, previo al dictamen, la sentencia emitida por el Tribunal Supremo no será suspendida. Por ello, el Gobierno de Sánchez podrá proceder a la exhumación antes de que el tribunal de garantías se pronuncie.

Fuentes consultadas por este periódico explican que esperaban que el Gobierno de Sánchez no fijara una fecha hasta que el Constitucional resolviese el recurso. No obstante, reconocen que "no tendrá mucho recorrido jurídico" y apuntan que el 95% de los recursos presentados no prosperan.

En las 120 páginas del escrito presentado por el abogado de la familia Franco se pide la suspensión cautelarísima de la exhumación y se adjunta otro recurso contra la providencia del Supremo que advierte al prior de que no tiene autoridad para prohibir o rechazar la salida de los restos.

Vox pide a la Junta Electoral frenar la exhumación de Franco por «vulnerar la neutralidad» del 10-N
Carlos Cuesta okdiario 12 Octubre 2019

Vox no quiere que Pedro Sánchez utilice la exhumación de Franco como argumento electoral. El partido de Santiago Abascal ha solicitado este viernes ante la Junta Electoral Central la suspensión inmediata de la ejecución del acuerdo de exhumación del dictador, “al entender que el anuncio por parte del Gobierno de la inminente actuación en el Valle de los Caídos vulnera los principios de neutralidad y legalidad que deben regir las actuaciones del Gobierno de España e infringe, además, la Ley Electoral General”, tal y como aclara el partido a OKDIARIO.

Desde Vox señalan que se trata de “una norma que, tal como reza en su artículo 50, prohíbe “desde la convocatoria de las elecciones hasta la celebración de las mismas”, todo acto “organizado o financiado, directa o indirectamente por los poderes públicos, que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos”. Además, señala la ley que “durante el mismo período queda prohibido realizar cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de éstos, cualquiera que sea la denominación utilizada”.

Por ello, VOX ha decidido denunciar la “utilización partidista e interesada que ha realizado el Gobierno de España en funciones, tanto en el tratamiento de urgencia que ha dado a la exhumación de Franco, como a las sucesivas comunicaciones emitidas al respecto” y hace notar el carácter inminente de la exhumación: “Queda patente en el mismo acuerdo adoptado este viernes, que establece un plazo máximo del 25 de octubre de 2019 y mínimo de las 48 horas siguientes a la comunicación a la familia del día y hora exactos de la extracción, y que ordena, además y de manera inmediata, el cierre temporal del recinto del Valle de los Caídos, hasta la finalización de las operaciones de ejecución”. “Así, todo hace pensar que la exhumación tendrá lugar este domingo”, se añade en el texto”.

“Francisco Franco -señala el escrito presentado por VOX ante la JEC- fue enterrado en el Valle de los Caídos en 1975 y no hay ninguna razón de urgencia que impida demorar la exhumación a la celebración de las Elecciones Generales”.

La Junta Electoral rechaza en menos de una hora la petición de Vox de frenar la exhumación de Franco
Carlos Cuesta okdiario 12 Octubre 2019

La Junta Electoral acaba de batir el récord de velocidad al tumbar en menos de una hora la petición de Vox de frenar la exhumación de Franco por violar la neutralidad del 10-N. El partido de Santiago Abascal había solicitado este viernes ante la Junta Electoral Central la suspensión inmediata de la ejecución del acuerdo de exhumación, “al entender que el anuncio por parte del Gobierno de la inminente actuación en el Valle de los Caídos vulnera los principios de Neutralidad y Legalidad que deben regir las actuaciones del Gobierno de España e infringe, además, la Ley Electoral General”, tal y como ha adelantado OKDIARIO.

Pero, en menos de una hora y de forma urgente, la Junta Electoral ha tumbado la reclamación asegurando que carece de “fundamento” en relación a las “competencias” de la Junta Electoral. Vox ya ha anunciado que recurrirá la decisión.

La exigencia de Vox señalaba que la ley electoral es “una norma que, tal como reza en su artículo 50, prohíbe “desde la convocatoria de las elecciones hasta la celebración de las mismas”, todo acto “organizado o financiado, directa o indirectamente por los poderes públicos, que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos”. Además, señalaba que la ley “durante el mismo período” prohíbe realizar “cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de éstos, cualquiera que sea la denominación utilizada”.

Por ello, VOX había decidido denunciar la “utilización partidista e interesada que ha realizado el Gobierno de España en funciones, tanto en el tratamiento de urgencia que ha dado a la exhumación de Franco, como a las sucesivas comunicaciones emitidas al respecto.

Pero la Junta Electoral ha salido al paso cortando en seco la reclamación. Ha señalado de inmediato que “dado el carácter urgente con el que se ha planteado este asunto”, se ha adoptado la siguiente resolución: “Inadmitir a trámite la solicitud de medida cautelar “inaudita parte” presentada a las 18,55 h. del día de hoy en el Registro de la Junta Electoral Central, por ausencia manifiesta de fundamento en relación con las competencias que legalmente corresponden a la Junta Electoral Central”.

Porque, según la Junta, "el objeto de la medida cautelar es una decisión el Consejo de Ministros adoptada en el día de hoy dentro de un procedimiento administrativo que ha estado sujeto al control jurisdiccional, vía a la que, en su caso, puede acudir para ejercitar las pretensiones que estime oportunas”.

La familia Franco apelará al Tribunal de Estrasburgo si el Constitucional no frena la exhumación en 24 horas
OKDIARIO 12 Octubre 2019

La familia Franco ha solicitado este viernes al Tribunal Constitucional que se pronuncie antes de 24 horas sobre las medidas cautelarísimas que solicitó para detener la exhumación de Franco. En caso contrario, los denunciantes anuncian que acudirá al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Los nietos del dictador han presentado este escrito ante el Tribunal Constitucional después de que el Gobierno haya notificado a la familia el acuerdo adoptado en Consejo de Ministros sobre la exhumación de los restos de Franco, que se producirá antes del 25 de octubre según ha anunciado en rueda de prensa la vicepresidenta Carmen Calvo.

"Atendiendo a las razones de extrema y notoria urgencia que concurren en el presente caso", los representantes legales de la familia piden al Constitucional que se pronuncie en 24 horas sobre las medidas cautelarísimas que se solicitaron en el recurso de amparo presentado ante la resolución judicial del Supremo que da luz verde al Gobierno acceder a la basílica para la exhumación.

El objetivo de esta petición es, según el escrito al que ha tenido acceso Efe, "que no devenga ineficaz la vía interna utilizada para la obtención de la tutela cautelar solicitada". La representación legal de la familia del dictador advierte, asimismo, de que si no se responde en este plazo "entenderemos que se ha agotado la vía interna y procederemos a solicitar la tutela cautelar ante el Tribunal de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo".

La familia Franco presentó este jueves un recurso de amparo de 120 páginas al tribunal de garantías en el que pide como medida cautelarísima que paralice la exhumación de los restos del dictador de la basílica del Valle de los Caídos. El Constitucional tiene previsto decidir a principios de la próxima semana si acuerda o no la paralización.

A confesar
Nota del Editor 12 Octubre 2019

Si la esperanza de la familia Franco está en el Tribunal de Estrasburgo, que Dios nos coja confesados. Hay que apoyar a Vox, único grupo capaz de parar estas tropelías. El tal "tribunal" no tiene nada de justicia, al contrario es una merienda de enchufados por los respetivos gobiernos a quienes obedecen sin rechistar, auqnue de cuando en cuando se ponen al lado de los terroristas, quizás por miedo.

Españoles, Franco ha resucitado
Juan Manuel de Prada ABC 12 Octubre 2019

La reciente sentencia del Tribunal Supremo, por la que se autoriza la remoción de los restos fúnebres de Franco, nos permite reflexionar sobre la desintegración del Derecho. La sentencia, desde el punto de vista de la racionalidad jurídica, es un atropello despepitado de la inviolabilidad de los lugares de culto, el derecho que asiste a las familias sobre las sepulturas de sus antepasados y el respeto debido a los muertos. No sólo se salta alegremente principios básicos de cualquier ordenamiento jurídico, sino que pisotea (digámoslo así) los fundamentos mismos de la civilización. Pues el elemento común a cualquier civilización que merezca tal nombre es el respeto a los muertos, incluso a quienes en vida fueron viles, pues los muertos nos recuerdan que somos frágiles y mortales; y todo afán justiciero se aplaca ante la gravedad definitiva de un cadáver. Por mucho que se disfrace con piruetas leguleyas y coartadas democráticas, el desenterramiento y traslado de los restos fúnebres de Franco es un ejercicio macabro de barbarie y resentimiento que nos devuelve a la selva.

En las épocas más oscuras de la Historia estas bestialidades se hacían por las bravas, porque los demonios del resentimiento vagaban libres y en porreta; ahora estas bestialidades se han vuelto atildaditas y asépticas, incluso con apariencia «respetuosa», porque los demonios del resentimiento se visten con toga y puñetas. Pero esta sentencia del Tribunal Supremo -como tantas otras evacuadas por este y otros órganos judiciales- nos prueba que el Derecho ha dejado de ser determinación de la justicia, para convertirse en un barrizal positivista nacido del arbitrio humano; o, dicho más exactamente, nacido del arbitrio del poderoso de turno, que utiliza las leyes y las sentencias judiciales para enmascarar sus pasiones. Si el Derecho todavía fuese, siquiera remotamente, determinación de la justicia, la mera posibilidad de desenterrar cadáveres causaría honda repugnancia moral; y no habría juez que se aviniese a dar cobertura legal a tal desafuero. Pero la justicia ha dejado de ser el fundamento del derecho positivo, y el poderoso de turno se convierte así en creador de un derecho que, por supuesto, ya no es expresión de la racionalidad jurídica, sino puro ejercicio del poder, acto de voluntad desenfrenada del Estado Leviatán; o, utilizando la escalofriante expresión hegeliana, «libertad del querer», puro nihilismo jurídico apoyado en conveniencias políticas cambiantes, cuando no en pulsiones y pasiones convenientemente disfrazadas de espantajos políticamente correctos. Porque nuestra época, tan atildadita, ya no puede permitir que los demonios vaguen libres y en porreta.

Contra quienes convierten la justicia en la decisión coyuntural e interesada del más fuerte ya nos advertía Platón en el libro IX de su diálogo Las leyes: «De cualquiera que esclavizase las leyes poniéndolas bajo el imperio de los hombres, sometiere la ciudad a una facción y despertase la discordia civil, hay que pensar que es el peor enemigo de la polis». Esta sentencia, que atropella la inviolabilidad de los lugares de culto, el derecho de las familias sobre las sepulturas de sus antepasados y el respeto debido a los muertos, es también el acta de resurrección de Franco, que nunca en los últimos años había estado tan vivo como hoy. Han resucitado a Franco, a la vez que han enterrado el Derecho. Y todo por resentimiento, el resentimiento de los hijos de papá cuyas familias medraron con Franco y que ahora, encaramados en las altas instituciones del Estado, necesitan inventarse una mitología antifranquista que sepulte la terrible verdad de sus vidas.

12-O, compromiso con España
Editorial ABC 12 Octubre 2019

La situación política general en España vuelve a conceder a la Fiesta Nacional del 12 de octubre la oportunidad de constituirse en una conmemoración patriótica, en el mejor sentido del término, es decir, como la afirmación de los valores en los que se funda la patria española. Celebrar el día de hoy con esta perspectiva no es incurrir en patrioterismo alguno, ni imponer un modelo excluyente de españolidad, ni negar la diversidad propia de ciudadanos y territorios que conviven en España. Consiste en reconocer la existencia de una realidad histórica que es la fuente de legitimidad del orden constitucional de 1978, expresada en la soberanía del pueblo español, y que se funda en la unidad, la solidaridad, la igualdad y la libertad de los españoles. La síntesis de estos valores se retrata en la imagen de los poderes del Estado, con la Corona al frente, asistiendo al desfile de unas Fuerzas Armadas al servicio del poder civil y del orden constitucional, encarnado en la bandera nacional. En efecto, una nación se representa en sus símbolos, los cuales, lejos de ser meros recursos emocionales del pueblo, tienen un profundo significado político y cívico.

El pulso permanente de los separatistas en Cataluña no debería ser el único motivo para realzar la importancia de la Fiesta Nacional como un escenario de unidad y cohesión. Hoy es oportuno insistir en que a España le falta desde hace años un proyecto político integrador, digno de llamarse nacional, es decir, basado en y dirigido a la nación española como el sujeto soberano del destino del país. En su lugar, los españoles reciben políticas oportunistas, fragmentarias y condicionadas al visto bueno de formaciones nacionalistas y de extrema izquierda cuya apuesta es la derogación de todos los valores que hoy se conjugan en los actos del 12 de octubre. No sólo cuestionan la democracia constitucional de 1978, las bases del Estado de Derecho y la unidad del Estado, sino que también hurgan en las heridas del pasado para que vuelvan a sangrar, niegan la historia común de los españoles y exigen respeto a sus mentiras, mientras, ellos sí, se envuelven en banderas inefables y en cuentos medievales. No acuden a los actos oficiales de hoy porque no soportan la idea de que España se haya convertido en un país moderno, avanzado y democrático a pesar de sus resentimientos y ansias de revancha. Ningún partido que se reconozca como nacional debería legitimar a los adversarios de la democracia española.

Los lemas electorales del 10-N que invocan a España tendrían que ser compromisos irrenunciables para la próxima legislatura. El primero de ellos, no volver a condicionar el gobierno nacional al apoyo de separatistas, para que sus votos no sean moneda de chantaje. Muchas cambiarían de raíz si ese gran acuerdo por España fuera una realidad y no sólo un buen deseo.

El valor del español
Parte de la economía de nuestro país no se genera en una oficina. Está en la lengua que se comparte en las aceras, que supone el 15,6% de nuestro PIB, o en los monumentos que descansan bajo el sol
Óscar Reyes. Madrid. larazon 12 Octubre 2019

Aunque las finanzas no vayan del todo bien, España siempre podrá presumir de ser uno de los países del mundo que más valor genera, y el Día de la Hispanidad nos lo recuerda. Lo hace a través de elementos de nuestra historia que producen, como la cultura, el patrimonio o la lengua común, que suponen el 15,6% del PIB de nuestro país. Todos ellos son parte esencial de nuestra economía, para la internacionalización de las empresas, para el flujo de inversiones, para el comercio y para sectores con tanto peso como el turismo.

Entre todas las virtudes de España hay una que destaca sobremanera, la lengua. En el mundo la hablan 577 millones de personas y 480 millones de ellas la tienen como materna. Obviamente, es un enorme beneficio poderse comunicar con facilidad con tanta gente y con un continente casi entero por las naciones hispanohablantes de América Latina y la cantidad de ciudadanos que dominan el español en Estados Unidos.

LENGUA.
Entenderse es un factor fundamental en el comercio, y los estados que comparten lengua intercambian bienes y servicios un 70% más que los que no tienen un habla común. Así, el español ha sido una herramienta de vital importancia a la hora de buscar socios en la época de mayor aperturismo comercial de nuestro país. Es decir, en los últimos años, cuando las exportaciones han aumentado un 32,4% entre 2011 y 2018, pasando de los 215.230 millones de euros a los 285.024 millones en 2018.

La lengua común también incrementa los flujos de inversión en un 580%, pues comprender el contexto jurídico en el que se invierte el capital da bastante seguridad. De esta manera, España es el decimo noveno país en recepción de inversión (19.000 millones de dólares), y ocupa esta posición, en buena medida, al capital que llega desde América Latina y la sociedad hispanohablante de Estados Unidos.

El director de la investigación “Valor económico del español”, promovido por Fundación Telefónica, con 14 volúmenes publicados entre 2007 y 2015, José Luis García Delgado, afirma que “el idioma común ha actuado como una peculiar renta de situación con excelentes réditos; ha multiplicado por tres las exportaciones españolas y por siete los flujos financieros (inversión directa exterior)”.

Por otra parte, la lengua ha sido un factor fundamental para la internacionalización de las empresas españolas, que primero (en los 80 y 90) optaron por expandirse hacia América Latina por las facilidades para comunicarse en el continente. A partir de ahí, continuaron creciendo hasta que nuestro país puede sumar 24 grandes multinacionales, según Funcas. García Delgado mantiene que “compartir el español ha sido un factor de primer orden” en la internacionalización de las empresas.

De todas ellas, Inditex se encuentra en la lista de compañías con más valor bursátil en todo el mundo, siendo uno de los referentes del sector textil en todo el planeta. España cuenta con el mayor contratista a nivel mundial por volumen de negocio, ACS. Además, con dos bancos (Santander y BBVA), entre los 50 primeros con mayor capitalización, y una operadora de telecomunicaciones (Telefónica) entre las 10 con mayor capitalización.

En definitiva, la lengua es la principal causa del posicionamiento y la visibilidad que España tiene en el panorama internacional, siendo el vigésimo sexto país más competitivo según el Banco Mundial. La comunidad hispanohablante es uno de los motores de la economía global, ya que sus compras anuales representan el 9% del PIB del planeta.

CULTURA.
Algunas de ellas forman parte de nuestras industrias culturales: la literatura, la música o el cine español. Escritores como Arturo Pérez-Reverte, cantantes como Alejandro Sanz o directores como Pedro Almodóvar, han trasladado lejos de nuestras fronteras la cultura nacional y gracias a sus obras han generado un valor que termina repercutiendo en nuestro país. Hasta el punto de que España es la tercera nación con mayor influencia cutural del mundo, solo superada por Italia y Francia.

De hecho, aunque tengamos nombres propios que brillan internacionalmente por sí mismos, una tarea pendiente es promocionar mejor el conjunto de nuestra cultura, siguiendo el ejemplo de los dos citados estados europeos. Ése es el camino para aprovechar del todo el potencial de este sector y que genere aún más valor en nuestra economía. De momento, representa el 3% del PIB (30.000 millones de euros anuales), crea unos 700.000 empleos y acumula el 2,5% del gasto de los hogares.

Mención aparte merece el producto de moda, las series. España ha sabido sacar partido de su tirón, vendiendo creaciones como “Élite”, “Vis a Vis” o la reconocida en todo el mundo “La Casa de Papel” a la plataforma con más usuarios, Netflix. La aportación a la economía es bastante gruesa. Según el informe “Las oportunidad de los contenidos de ficción” de PwC, la producción de series suma 655 millones de euros al PIB.

PATRIMONIO.
Y de la pantalla a la calle, al patrimonio histórico y natural que se extiende por toda España. Somos el tercer país con más Patrimonio de la Humanidad, contando 48, tras los 55 de Italia y los 54 de China. Pero no solo la arquitectura, los monumentos, las ciudades históricas o los paisajes conforman el patrimonio español. Existe otro valor más intangible. Somos el país con mayor superficie de biodiversidad conservada con 222.356 kilómetros cuadrados, superando a Francia (con 184.682 kilómetros cuadrados) y a Reino Unido (con 150.865 kilómetros cuadrados).

La riqueza que generan la cultura y el patrimonio son incalculables. “Intuitivamente se entiende que es muy alto, en efecto; y, aunque difícil (por la variedad de fuentes y de criterios de computación), podría intentarse un cálculo agregado. Ésa es una investigación pendiente, que necesitará, claro está, un equipo plurinacional”, apunta García Delgado.

El catedrático Javier Rivera Blanco, por su parte, cuenta en un estudio publicado por la Fundación Alternativas que “el censo de bienes declarados en España supera los 120.000 bienes y, según estudios, de cada euro invertido en ellos, retornan 22”.

Otra manera de acercarnos a conocer su aportación a la economía es el turismo, pues nuestros visitantes se deciden por España por sus edificios históricos, sus costumbres, su paraje natural... De este modo, el sector supone el 14,6% del PIB nacional, un total de 178.000 millones euros, según datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

GASTRONOMÍA.
Otro de nuestros atractivos es la gastronomía, la calidad de nuestros alimentos y de nuestros cocineros. De hecho, el 15% de todos los turistas les mueve este motivo, indica KPMG. Nuestra fama ha sido cultivada, entre otras cosas, porque en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo, España es el que más tiene con siete.

En cuanto a productos concretos, el más destacado es el vino, pues exporta 22,1 millones de hectolitros cada año (más de 3.000 millones de euros), lo cual demuestra el enorme prestigio con el que cuenta este sector nacional y su capacidad para generar riqueza económica. Tampoco hay que olvidar las carnes, especialmente los derivados del cerdo, cuyas exportaciones superan los 4.700 millones de euros, o el aceite de oliva, que suma ventas al extranjero por más de 4.000 millones de euros, señalan desde la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas.

Y es que la gastronomía en España es uno de los fuertes de nuestra economía. Un estudio de KPMG concluye que supone una producción valorada en 338.000 millones de euros, equivalente al 33% del PIB, y ocupa a unos 3,73 millones de trabajadores. Es decir, al 18% de todos los empleados de nuestro país.

DEPORTE.
España cosecha grandes éxitos gastronómicos. Tantos como deportivos. Somos una gran potencia en este sentido y, por ese motivo, ocupamos el quinto puesto en cuanto al peso de su deporte nacional en el PIB, un 1,4%, alrededor de 15.000 millones de euros. No obstante, Jaume García, catedrático del Departamento de Economía y Empresa de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), cree que “hay un amplio margen de crecimiento en España, en referencia a lo que ocurre en otros países”.

Para sacar partido a todo el potencial, señala, “es necesario ser competente, ya que serlo garantiza ser competitivos. Es necesario que todos los agentes que participen de esta industria trabajen juntos”. Entre ellos, las casi 20.000 empresas que tienen alguna vinculación con el deporte en nuestro país.

TRANSPORTE.
Del patrimonio deportivo al civil, las infraestructuras, que también resultan claves de las economías desarrolladas. Y si en algunas destaca España son en las dedicadas al transporte. En primer lugar, se deben destacar las ferroviarias. Somos el cuarto país con mejores redes de este tipo, solo superados por Japón, Suiza y Hong Kong (o lo que es lo mismo, somos líderes dentro de la Unión Europea).

Aunque quizá el dato más relevante es el relacionado con la alta velocidad. En este tipo de redes, España es el primer país europeo, con 3.240 kilómetros, y el segundo del mundo tras China. La alta velocidad es el futuro (más bien cercano) del sector ferroviario, y todos los países están desarrollando sus líneas.

Como el nuestro está tan bien posicionado y sus empresas tienen años de ventaja en la elaboración de estas redes, están siendo reclamadas para participar en grandes proyectos internacionales ferroviarios de alta velocidad, como son el AVE a la Meca o el de California, el llamado “tren bala”. La rapidez con la que en el pasado España se ha implicado en estas infraestructuras está siendo un generador de valor añadido en el presente.

Es un caso parecido al de las carreteras. Nuestro país es el que más kilómetros posee en toda la UE, con alrededor de 170.000, seguido por Alemania con 130.000 y por Francia con 120.000. Un liderazgo que ha permitido a empresas españolas como Acciona estar presentes en proyectos de relevancia internacional como la autopista Toowoomba Second Range Crossing, en el estado de Queensland, en Australia, y la autopista A-30 en Montreal (Canadá).

Igualmente Aena Internacional está presente en la gestión de aeropuertos alrededor del mundo. 12 en México, seis en Estados Unidos, tres en Colombia, tres en Reino Unido, tres en Bolivia, uno en Suecia y uno en Angola. Ha conseguido estos contratos gracias a su eficacia y eficiencia en la gestión de los aeropuertos, que son los terceros que más tráfico de pasajeros acogen en la Unión Europea (209 millones), después de los británicos (264 millones) y los alemanes (212 millones).

Cualquier colaboración de una empresa nacional lejos de nuestras fronteras supone una exportación directa a nuestra economía. Pero también indirecta, pues genera una imagen de confianza hacia lo español, esa etiqueta que viaja alrededor del mundo produciendo un valor añadido intangible pero que sin el que nuestro país no tendría tanta riqueza como de la que disfruta.

El indulto de Jordi Pujol
José García Domínguez Libertad Digital 12 Octubre 2019

El único nacionalista catalán conocido que, una vez concluida la represión de la inmediata posguerra en toda España, pasó una breve temporada por las cárceles del general Franco, pese a los muy largos y célebres cuenta años de su dictadura, Jordi Pujol i Soley por más señas, reo entonces enjuiciado aún no por delitos comunes, abrevió sobremanera su estancia en prisión gracias a un indulto particular que el interfecto solicitó personal, discreta, humilde y respetuosamente al mencionado general. Asunto, como tantísimos otros de su vida, maquillado, oscurecido y deformado hasta tornar por entero irreconocible la verdad en su libro de memorias, Pujol firmó de su puño y letra la petición del indulto a Franco, huelga decir que de ninguna inimaginable amnistía, el 17 de octubre de 1961. Solo cinco días antes, un nada casual 12 de octubre, había aparecido en el Boletín Oficial del Estado un decreto por el cual el jefe del mismo Estado ofrecía la concesión de una excarcelación extraordinaria a los condenados que quisieran acogerse a ella.

El 10 de noviembre se lo otorgaron. Y tan pronto como el 22 de noviembre, el futuro padre de la pàtria ya estaba en la calle. Detalle escasamente épico de la mítica peripecia resistencia de Pujol, el de su humillación ante el dictador para librarse de la trena, que si hoy se conoce, aunque únicamente sea en algunos ambientes muy restringidos merced al tupido manto de silencio que se acaba de tender sobre la obra donde se cuenta, es gracias a esa imprescindible biografía no autorizada del fundador del nacionalismo catalán moderno que acaban de publicar Manuel Trallero y Josep Guixà, la que lleva por título Pujol. Todo era mentira (Almuzara). Y cuyo exhaustivo subtítulo no me resisto a hurtar a los lectores: "Educación nazi, trastornos mentales, vinculación al Opus, negocios familiares corruptos e impostura patriótica de Jordi Pujol". Por lo demás, obra, la de Trallero y Guixà, de difusión perfectamente clandestina (a mí me ha sido imposible dar con ella en ninguna de las principales librerías de Barcelona).

Y es que cuando se habla de la ya legendaria valentía del gremio periodístico local a la hora de plantar cara a la voluntad castradora y uniformista del catalanismo político con mando en la plaza tiende a olvidarse el parejo amor por el riesgo temerario en defensa de la libertad que igual retrata a los dueños y directivos de las grandes editoriales con sede en Barcelona y Madrid (que en eso tampoco se distinguen en nada). De ahí la evidente anomalía de que la obra fundamental para conocer la verdad sobre la persona determinante en el proyecto de destrucción de la soberanía nacional en Cataluña haya tenido que ser compuesta y distribuida por una empresa tan meritoria, pero también tan artesanal, como la pequeña editora de Manuel Pimentel, Almuzara. Nadie más se ha atrevido, por lo que pudiera pasar. Y después, clamoroso, el silencio. Ni una sola crítica, ni una sola mención ni mucho menos una sola entrevista a los autores en los grandes y menos grandes medios de comunicación domésticos. También por lo que pudiera pasar. Y tampoco, que yo sepa, en los de Madrid. O sea, lo de siempre. Lean con urgencia el libro. Si son capaces de encontrarlo, claro.

'Thanksgiving' versus 'Columbus Day'
MARÍA ELVIRA ROCA El Mundo 12 Octubre 2019

La autora lamenta que los hispanos cada vez más numerosos en Estados Unidos no afirme con orgullo lo que representa el 12 de octubre y que, en cambio, colaboren con entusiasmo a la destrucción de su historia.

Es difícil saber cuántos hispanos de entre los que viven en Estados Unidos saben realmente qué es lo que se celebra el Día de Acción de Gracias. En realidad es difícil saber cuántos son en total los hispanos que hoy viven allí. Es una cantidad creciente y difícil de precisar pero desde luego en absoluto insignificante. La cuestión demográfica no debe perderse de vista nunca cuando se afronta el problema de las relaciones del grupo WASP, el angloprotestante, y el hispano-católico en el interior de EEUU.

Hay en el país 325 millones de habitantes, de los cuales 59 millones son hispanos. Entre los lugares de origen destacan México en primer lugar, seguido por Puerto Rico y Cuba. Los estados en los que se concentran mayor cantidad de población hispana son California, Texas, Florida, Nueva York, Illinois, Arizona, Nueva Jersey, Colorado, Nuevo México y Georgia. En 1950 la población étnica calificada como hispanic no superaba el 1%. Se calcula que en 2050 será del 25%. Un poco más a largo plazo encontramos, según un informe del United States Census Bureau emitido en diciembre de 2012, que la población hispana de niños y jovenes superará al grupo WASP: "In contrast, while 52.7 percent of those younger than 18 were non-Hispanic white in 2012, that number would drop to 32.9 percent by 2060. Hispanics are projected to make up 38.0 percent of this group in 2026, up from 23.9 percent in 2012" [En contraste, mientras que el 52,7% de los menores de 18 años eran blancos no hispanos en 2012, ese número se reducirá al 32,9% en 2060. Se proyecta que los hispanos constituirán el 38% de este grupo en 2026, frente al 23,9% de 2012].

Es evidente que la presencia cada vez más numerosa de los hispanics en Estados Unidos provoca un gran desasosiego al grupo angloprotestante. De este malestar es síntoma muy evidente el libro que en 2004 publicó Samuel P. Huntington titulado Who are we? The challenges to America's National Identity. Para Huntington el mayor peligro que Estados Unidos afronta es la hispanización. Tampoco hay que olvidar que (quizás, quizás) el Partido Republicano permitió que Trump llegase a candidato porque quienes le disputaron la nominación eran dos hispanos: Ted Cruz y Marco Rubio. Hay por lo tanto grandes inquietudes en el grupo étnico que últimamente se denomina a sí mismo non-Hispanic White.

Si preguntas a un alumno estadounidense de enseñanza media (sea WASP, hispano, chino...) te dirá probablemente que el día de Acción de Gracias es muy importante para Estados Unidos porque celebra la supervivencia de los primeros que llegaron y usará los términos pilgrims o settlers o Massachusetts. No usará la palabra conqueror, que pertenece en el universo mental anglosajón a la historia de España y sólo a la historia de España. Los anglosajones nunca conquistan. Se expanden dulce y suavemente (settlers) por aquellos territorios que ocupan y la desaparición de las poblaciones preexistentes es un accidente del destino. Es lo que nos dice el vocabulario: pilgrims o settlers frente a conquerors. Pero lo cierto es que estos dulces pilgrims o settlers fueron unos conquerors más duros y eficaces que sus equivalentes hispano-católicos.

Nada más llegar, estos dulces pilgrims acabaron con la población nativa. El único indio que sobrevive en Massachusetts está en el escudo del Estado. Muy pronto estos dulces settlers se convirtieron en hábiles cazadores de cabelleras e hicieron de esta actividad un lucrativo negocio. Es más, era una práctica promovida oficialmente por las autoridades. Desafío a cualquiera a encontrar pruebas de que esta práctica monstruosa fue alguna vez no ya promovida sino meramente consentida en los territorios del Imperio español mientras éste existió.

Acorde con la dualidad dulces settlers vs. horrid conquerors, el mundo de la imagen ha venido a lo largo de los siglos a reforzar la superioridad moral del Thanksgiving frente al Columbus Day.

Cuando Mitch O'Farrell y Hilda Solís solicitan la eliminación del Columbus Day en Los Ángeles no lo hacen por ninguna de las razones que alegan para justificar su propuesta, que es, según ellos, compensar las injusticias cometidas con los pueblos indígenas del territorio. Si tal cosa fuera remotamente cierta, buscarían hacer justicia a los indígenas que perecieron víctimas de un genocidio que se cometió hace muy poco tiempo (véase Benjamin Madley, An American Genocide. The United States and the California Indian Catastrophe, 1846-1873) y, por tanto, dejó huellas que están muy cerca de ahora y muy lejos de Colón. Por ejemplo: ¿quiénes eran los dueños de Palo Alto y de otras grandes fincas de California antes de la ocupación por los estadounidenses de esta zona en 1848? Las leyes españolas reconocían a los indios el derecho de propiedad. ¿Y si Palo Alto, la flamante finca con que Stanford dotó a su universidad hubiera sido territorio confiscado a los indígenas por las nuevas autoridades del Estado? Este daño en el caso de Palo Alto y otros grandes latifundios podría repararse todavía. ¿Por qué O'Farrell y Solís se van hasta Cristóbal Colón a buscar culpables y no a los registros de confiscaciones de propiedades en California tras 1848? Uf, qué miedo. Lo que podría encontrarse ahí. Inquietante asunto: who was the owner of Palo Alto? Parece el título de un thriller y es que lo es. Pero posiblemente ni O'Farrell ni Solís tendrían mucho futuro si se atreviean a hacer preguntas tan incómodas y molestaran a los owners de ese estado. Se acuerda uno de la nariz de Jack Nicholson en China Town... Definitivamente es mejor quitar el Columbus Day y cortarle la cabeza a fray Junipero Serra. Es mejor y más rentable. Los owners WASP serán agradecidos a los fabricantes de esta cortina de humo. Ambos saben que lo que han hecho sosiega las inquietudes y refuerza la autoestima del grupo WASP dominante y al mismo tiempo sirve para ofrecer una cabeza de turco que explique tan falsa como confortablemente la desaparición de las poblaciones indígenas en California.

Lo patético de esto no es que los WASP busquen limpiar su conciencia sino la sumisión con que los hispanos (Solís, por ejemplo) siguen los dictados del grupo dominante y colaboran en el desprestigio de los orígenes de su propia cultura. De ahí la importancia simbólica que todo esto tiene y su potencial destructivo. A los hispanos les han hecho creer que despreciando su origen español pueden alcanzar la redención y no se dan cuenta de que los WASP son fuertes y poderosos porque nunca se han dedicado a la destrucción violenta de una parte de sí mismos. Eso les hubiera debilitado desde el principio, como ha debilitado a los hispanos hasta desarrollar en ellos un sentimiento de pura esquizofrenia con su historia. Por eso los WASP veneran a los que llegaron en el Mayflowers y les rinden homenaje y no permitirán bajo ningún concepto que nadie se atreva a solicitar la supresión de esta fiesta. Estados Unidos se independizó de Inglaterra, sí, pero sigue honrando cada año la llegada de los ingleses que, rodeada del correspondiente aparato mitológico, consideran el origen de su nación. Los hispanos en cambio colaboran con entusiasmo en la destrucción de su historia y de su origen y no saldrán jamás de la miseria de la subordinación cultural hasta que no sepan afirmarse orgullosamente en lo que son: una cultura mestiza que habla español y celebrar con alegría el origen de su mundo, el 12 de octubre de 1492. Como hacen los anglos con su Thanksgiving Day.

María Elvira Roca Barea acaba de publicar Fracasología. España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días, obra con la que recientemente ha recibido el Premio Espasa 2019.

Las tropelías de un apolo-geta
Ramón Rivera lagaceta.eu 12 Octubre 2019

Concluido el fiasco en el intento de formar un gobierno capaz de atender las apremiantes necesidades ejecutivas del pueblo español, la brecha entre la ciudadanía y la despreciable ralea política se ha trocado en insalvable abismo que difícilmente puede salvarse con el puente del perdón.

El padre Juan de Mariana de la Escuela de Salamanca definía al tirano como aquel que da la espalda a su pueblo aun cuando no fuese sanguinario o cruel. Si aplicamos los términos de esta brillante definición, por boca del sabio jesuita adelantado a su tiempo, el APOLO-GETA que nos gobierna es un “tirano de manual” que vive anclado en el oportunismo y la mentira sin concesión alguna a la ética o el patriotismo y esto, después de haber pasado por manos del felón Zapatero y del no menos criticable por su estulticia y cobardía Rajoy, es lo último que le faltaba al tan castigado pueblo español, que no comprende la actitud de algunos cuyo instinto natural los conduce irremisiblemente “A DAR LA ESPALDA” y sólo cabe recordar las razones que esgrimía Javier Fernández, socialista íntegro, que trató de segarle la hierba a este individuo infundiendo su valor y hombría de bien a una panda de personajillos que componían la ejecutiva del partido ahora en manos de nuestro apuesto APOLO-GETA, y como decía Groucho Marx a los infelices que componían el consejo de administración que había cometido el inmenso
error de otorgarle su confianza:

“Habiendo partido de la nada ha alcanzado las más altas cotas de la miseria” Y aquí estamos, a punto de extraer de nuestra exigua bolsa la friolera de CIENTO TREINTA MILLONES DE EUROS para satisfacer la frívola ambición de este sujeto que no se para en barras a la hora de abrazar a los despreciables herederos de ETA y a los no menos despreciables hipócritas del separatismo catalán. Mientras, los traidores taimados del norte palmotean disimuladamente olfateando la presa que una vez cobrada va a justificar su actitud desleal de traidores mercenarios siempre dispuestos a seguir cualquier oscuro designio que los conduzca a la disgregación de la nación. Y, esto es tanto más grave cuando la crisis asoma sus peludas orejas tras los macizos de flores que nos pintan nuestros ministros palmeros con un auténtico desprecio de su honor y dignidad, viniendo aquí al caso la frase de Napoleón: “No hay nada más peligroso que un tonto trabajador”

Y yo, sin ánimo de corregir al genial estratega, me atrevo a apostillar.

SI, UN AMORAL SIN ESCRÚPULOS ENAMORADO DE SI MISMO.

Y aconsejo a los lectores que oigan una canción interpretada por la tristemente desaparecida y genial Olga Guillot, que se titula “RATA DE DOS PATAS” y es muy apropiada en esta circunstancia. ¡QUÉ DISFRUTEN!

El prior se defiende: ‘La exhumación afecta a los principios religiosos y morales’
Redacción eltorotv.com 12 Octubre 2019

El prior de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, ha defendido que la Abadía ha actuado «siempre dentro de la legalidad», en cuanto a la exhumación de los restos de Francisco Franco, que el Gobierno tiene previsto llevar a cabo dentro de las próximas dos semanas.

Así lo indican después de que este jueves 10 de octubre, el Tribunal Supremo respondiera a la petición de autorización por parte de la Abogacía del Estado para que el Gobierno pueda acceder «ya» a la Basílica del Valle de los Caídos.

Si bien, un día antes, el prior de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, contestó al Gobierno en funciones que no autorizará la entrada a la Abadía para proceder a la exhumación. «Lamentando la virulencia con la que se ha planteado un problema que podía (y puede) resolverse con diálogo, comprensión y prudencia por parte de todos los afectados, en defensa de los mismos principios morales y religiosos que movieron nuestra anterior negativa y en defensa de la inviolabilidad de los lugares de culto y ‘res sacra’ católicas, le comunico que esta Abadía no autoriza el acceso a la Basílica», aseguró.

Así lo indicó Cantera en una carta enviada como respuesta a otra misiva que le envió la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, en la que le daba un plazo de cinco días para comunicar su posición con respecto a la exhumación.

Libertad religiosa e inviolabilidad de los templos
En la carta, el prior del Valle de los Caídos explicaba que se siguen manteniendo las razones por las que denegaban su autorización al Gobierno para entrar en el templo y exhumar de Franco. En concreto, que «no existe el consentimiento de la familia» y que «se mantienen los principios religiosos y morales afectados», en concreto, el derecho a la libertad religiosa y a la no intromisión de los poderes civiles en los lugares de culto.

Además, señalaba que los monjes alegaban en su mayor parte vulneraciones de derechos fundamentales «cuya última palabra no le corresponde al Tribunal Supremo sino al Tribunal Constitucional y, en su caso, al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo».

El Abad de Solesmes
Sobre el prior de la abadía sólo tiene autoridad el Abad de Solesmes, Philippe Dupont, y el Papa. Precisamente, a finales de septiembre, Dupont señaló a Europa Press que no le corresponde pronunciarse sobre la exhumación y apuntó que su posición «siempre será seguir las decisiones y las instrucciones de la Santa Sede».

Fuentes cercanas al Abad de Solesmes aseguraron que la exhumación de Franco del Valle de los Caídos es una cuestión que está «vinculada a la historia de España y a los elementos políticos». Por ello, sostiene que no le corresponde él -«que es francés»- pronunciarse sobre estos asuntos «que pertenecen a los españoles». En cualquier caso, para el Abad de Solesmes, «también es necesario respetar los derechos de la familia», tal y como expresó hace algunos meses.

Por su parte, el Vaticano se remitió a la postura oficial reiterada en diversas ocasiones en relación a la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, tras la negativa del prior Santiago Cantera a autorizar la entrada en la basílica, según señalaron a Europa Press fuentes de la Santa Sede. La postura oficial de la Santa Sede es que no se opone a la exhumación del, «si así lo han decidido las autoridades competentes».

El Gobierno exige clausurar el Valle de los Caídos para exhumar a Franco
Redacción eltorotv.com 12 Octubre 2019

El Gobierno cerrará desde este viernes a las 18.00 horas el Valle de los Caídos con la intención de ejecutar la exhumación de los restos de Francisco Franco «entre el 18 y el 22 de octubre», han informado fuentes del Ejecutivo.

La orden para el cierre temporal, pero inmediato, del Valle figura en el acuerdo definitivo aprobado este viernes por el Consejo de Ministros con el que se pone punto y final a un procedimiento iniciado hace un año y que se ha topado con múltiples obstáculos consecuencia de los numerosos recursos planteados por la familia de Franco y su entorno, que se opusieron desde el principio a la exhumación. Pero con el aval del Tribunal Supremo.

Sin embargo, y pese a lo que tanto Sánchez como la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, venían sosteniendo en los últimos días, la decisión del Consejo de Ministros de este viernes no establece el día concreto de la exhumación, sino un plazo para acometerla que va desde este mismo 11 de octubre al próximo día 25.

Calvo ha atribuido este cambio de criterio a que el Gobierno necesita «días para tener el Valle de los Caídos cerrado, con condiciones de seguridad, con las decisiones técnicas para llevar a cabo esta operación» que concluirá con la reinhumación de los restos de Franco en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo.
Suscríbete a nuestro nuevo canal

El acuerdo del Consejo de Ministros especifica que «con al menos 48 horas de antelación» se avisará a la familia de la fecha y hora concreta de la exhumación, que propondrá la vicepresidenta al presidente para que dé el «último OK». Con la misma antelación, ha añadido Calvo, se informará también a los medios de comunicación, que podrán ser testigos de la salida de los restos de la Basílica desde la explanada del Valle.

A la familia se le permitirá estar presente, si así lo desea, en la exhumación, traslado e inhumación, cuando se podrá celebrar «una breve e íntima ceremonia acorde con sus preferencias religiosas», precisa el acuerdo.

El Ejecutivo, aclaran fuentes del Gobierno, adoptará las medidas que sean necesarias para que nadie, tampoco los familiares, puedan tomar imágenes ni grabar sonido en los actos de exhumación y reinhumación. En todos estos momentos, así como en el traslado, estará presente la ministra de Justicia, Dolores Delgado, como notaria mayor del Reino.

Las ventajas de la conversación bilingüe
Mercè Vilarrubias cronicaglobal 12 Octubre 2019

Una conversación bilingüe es aquella que llevan a cabo dos hablantes cuando cada uno habla en una lengua distinta, siendo las dos lenguas comprendidas por ambos interlocutores. La conversación bilingüe es una realidad de cada día en Cataluña y en las muchas otras comunidades del mundo. Aquí, por ejemplo, es frecuente que unos hablen catalán y otros, español, en las reuniones de trabajo en Barcelona y las zonas más bilingües. Las conversaciones bilingües son también la experiencia de muchas familias catalanas, en las cuales el padre habla en español, por ejemplo, y la madre, en catalán. Ambas lenguas se hablan indistintamente en la casa. Unos miembros hablarán más una, otros, la otra, pero todos se entienden. También en el día a día podemos escuchar en bares y otros lugares públicos a grupos de personas hablando juntos, unos en catalán, otros en castellano.

Las conversaciones bilingües en Cataluña no se limitan a los catalano y castellanohablantes. Lógicamente también se dan entre los hablantes de otras lenguas cuando hay comprensión mutua. Es frecuente, por ejemplo, que hijos nacidos en Cataluña de padres marroquíes hablen en casa la lengua de origen de los padres, pero cuando llegan a la adolescencia, se pasen al español y se dirijan a sus padres en esta lengua, mientras éstos continúan respondiéndoles en árabe.

Si nos centramos en el uso social de las dos lenguas de Cataluña en las interacciones de la vida cotidiana, podemos decir que la conversación bilingüe es una buena opción. Uno habla en castellano, el otro en catalán y ambos se entienden. Nadie debe sentirse violentado y todos pueden hablar en la lengua que quieren.

Debería hacérseles pedagogía de la conversación bilingüe a los sectores fundamentalistas lingüísticos catalanohablantes, los cuales viven convencidos de que cuando ellos abren la boca para pronunciar unas palabras en catalán, irremediablemente el interlocutor adquiriere el deber moral de contestarles en esta misma lengua.

Hace unos años, leí una entrevista a Josep Ramoneda (quién le ha visto y quién le ve) en la que afirmaba que la cuestión de las lenguas en el día a día de las personas en Cataluña debería funcionar así: cuando uno sale a la calle y se dirige a alguien en catalán, esta persona debería responder en idéntica lengua. De la misma manera, argumentaba Ramoneda, si uno sale a la calle y se dirige a otro en español, sobre este último recae la obligación de responder en idéntico idioma.

El singular enfoque de Ramoneda es compartido por aquellos sectores catalanohablantes inclinados a la fanatización lingüística. Su lógica es la siguiente: tenemos un hablante A (normalmente ellos mismos como catalanohablantes) que se sitúa como iniciador de la conversación y que exige ser respondido en su lengua para poder “vivir en catalán”. Mientras, su interlocutor, el hablante B, es situado en el papel de marioneta al servicio de que el hablante A pueda vivir en la lengua de su elección. Obviamente, la comunicación entre las personas no se parece en nada a este escenario. La comunicación, mal les pese a los extremistas lingüísticos, es cosa de dos. Tantos derechos tienen el hablante A como el hablante B, y una buena forma de canalizar ambos derechos es a través de la práctica de la conversación bilingüe.

Respecto a las motivaciones para llevar a cabo conversaciones bilingües por parte de las personas dentro de las familias, entre amigos o en los lugares de trabajo, son diversas e incluyen también motivaciones políticas. En más de una ocasión, algunas personas me han relatado, disgustadas, que ellos han iniciado una interacción lingüística con un desconocido en la calle o en un servicio y que éste les ha respondido todo el tiempo en catalán, a pesar de que ellos le hablaban en español, aduciendo que el interlocutor lo hacía por motivos políticos. Puede que, efectivamente a veces, o con frecuencia, haya razones políticas para mantenerse hablando en catalán mientras el interlocutor habla en español. Sin embargo, debemos aplicar el mismo principio: tantos derechos tienen el hablante A como el B. Y respecto a los motivos concretos que puedan llevar a una persona a no cambiar la lengua, estos pueden ser motivos políticos, no pasa nada. Porque la cuestión no es que uno hable en catalán cuando el otro se le dirige en español; la cuestión es que no quiera imponer su lengua al otro. No importan los motivos por los que uno opte por hablar siempre en catalán --o en castellano-- si no aspira a imponerle su lengua al interlocutor. Son ambos interlocutores, de común acuerdo, quienes deben encontrar cómo comunicarse, sea hablando en una sola lengua si pueden ponerse de acuerdo, o, mejor, practicando la conversación bilingüe.

Las conversaciones bilingües son la forma más óptima de comunicación en las comunidades bilingües donde las dos lenguas autóctonas son comprendidas prácticamente por todos. No es el caso del País Vasco, pero sí de Galicia y de la Comunidad Valencia y Baleares, además de Cataluña. En estas cuatro comunidades, nadie debería tener que privarse de hablar en la lengua que quiere, ya que puede ser comprendido por los otros.

En conclusión, la conversación bilingüe es una práctica comunicativa ejemplar porque implica diversidad lingüística real, libertad de elección lingüística para los hablantes y respeto para todos. Potenciémosla.

El supositorio
Nota del Editor 12 Octubre 2019

Esto es como las estalagtitas y estalagmitas, la gota china y las mentiras repetidas 1000 veces. Poco a poco quieren meternos el supositorio, sin que nos demos cuenta. Siguen empeñados en que nos dejemos invadir por las lenguas regionales. Como las lenguas regionales son una riqueza, estamos empeñados que que se las queden, no queremos nada.

Roca Barea: "Las élites intelectuales españolas han sido irresponsables y han vivido del discurso del fracaso"
La historiadora María Elvira Roca Barea, ganadora del Premio Espasa 2019, habla de su nuevo libro 'Fracasología. España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días'.
Karina Sainz Borgo vozpopuli.es 12 Octubre 2019

La intelectualidad española ha sido cómoda y cobarde. Prefirió el victimismo derivado de la leyenda negra y la hispanofobia afrancesada del XVIII a plantarse ante su propia responsabilidad. Así de dura se muestra María Elvira Roca Barea en en su libro Fracasología. España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días, con el que se alzó como ganadora del Premio Espasa de Ensayo 2019. Se trata de un texto que no pretende contentar a nadie y en el que casi toda intelectualidad de los últimos 300 años carga con el estigma de la cobardía y el victimismo como forma de vida.

En estas páginas, la profesora e investigadora malagueña profundiza algunas ideas que trabajó en Imperiofobia y Leyenda Negra (Siruela), un ensayo que ya sobrepasa las 23 ediciones y en el que plantea la existencia de la hispanofobia, un conjunto de tópicos e ideas que configuraron de forma negativa la identidad española y que consiguieron una profunda penetración a través de las corrientes culturales fundamentales en Europa. Del Humanismo italiano y la fobia de Flandes hasta la Ilustración; del nacionalismo germánico al italiano. Versiones falseadas, asegura ella, que terminaron por sedimentar hasta crear la piedra caliza de la baja autoestima española.

La intelectualidad española prefirió el victimismo derivado de la leyenda negra y la hispanofobia afrancesada, asegura Roca Barea

Si en aquel libro no quedó títere con cabeza, en este mucho menos. Roca Barea asegura que una parte importante de las élites intelectuales y políticas más prestigiosas considera que España no solo tiene una historia desastrosa de la que hay que avergonzarse, sino un núcleo profundo (castizo) que es moralmente inferior al de otros países de su entorno. El objetivo principal de Fracasología es exponer las razones por las cuales los tópicos de la hispanofobia se asumieron en nuestro país y se afianzaron con el tiempo.

Desde el siglo XVIII se asocian a la idea de España conceptos como decadencia, fracaso, anomalía, excepcionalidad… y comienza una relación conflictiva de buena parte de las élites españolas con su propio país, que culmina con las guerras napoleónicas y todavía perdura. Nada pudo hacer el patriotismo liberal del siglo XIX por desterrar las ideas negativas sobre España, asegura, y responsabilizó a la Generación del 98 de acentuar el sentimiento de fracaso hasta llevarlo al paroxismo. De ello habla la historiadora en esta entrevista concedida a Vozpópuli.

Según 'Fracasología', desde hace tres siglos España vive ninguneándose. Plantea que los intelectuales mantenían una relación casi ancilar con los discursos hispanófobos. ¿Por qué?Con el cambio de dinastía, el argumentario tradicional de la hispanofobia francesa se trasladó a España. Las nuevas élites tenían que vestir su ropaje o asumir determinadas ideas si querían tener una posición confortable. Asumir ese discurso les permitió la proyección política, intelectual, literaria… Ese discurso les confiere prestigio, y no hay que olvidar que el prestigio es importante en el mundo de las ideas. Es justo ese prestigio lo que explica la perdurabilidad de esa actitud a largo del tiempo.

Desde el siglo XVIII se asocian a la idea de España conceptos como decadencia, fracaso, anomalía, excepcionalidad…"

Dice que las mentiras no se combaten con la verdad sino con la explicación de las causas por las que esa mentira se esparce. ¿Qué ha fallado en la explicación y enmienda de la ‘fracasología’?No hay de qué extrañarse. Hubo un momento que la propaganda se transformó en libros de historia. Lo falso se convirtió en una versión establecida del pasado. Por ejemplo, el Archivo de Indias fue creado por la irritación y el malestar que produjeron las historias de España que escribieron Reynard y Robertson, libros que funcionaban no como panfletos sino como fuente de conocimiento. Aquel archivo que contendría los documentos para contestar a esas versiones falsas no sirvió para contradecirlas. Fue una genialidad, sin duda, pero no fue suficiente. No se trata de atacar el origen, sino de contrarrestar la continuidad histórica que produce.

Algo de eso tiene el Don Carlo de Verdi, que es, en buena medida, pura propaganda… ¿De dónde viene Don Carlo? Pues de un texto que se escribió en la última parte del siglo XVIII Es pura propaganda, claro, pero envuelta en un drama teatral, de Schiller. Es pura propaganda, pero convertida en literatura de calidad. Eso quiere decir que ya no es un panfleto sino literatura. Fíjese si está vivo todavía, está tan vivo como para mantener su éxito vigente, porque ya no es un panfleto.

Desde el siglo XVIII, las élites españolas se vuelcan en la opinión ajena y asumen esa posición de perro apaleado y de pobrecitos, como si fuésemos un felpudo"

¿Por qué a España le cuesta tanto defenderse de la propaganda? No lo hizo en el siglo XVII pero tampoco en el XXI. El tema catalán es la gran prueba. En la época de la España hegemónica no existía interés en ocuparse de los asuntos de la propaganda, porque España estaba a otras cosas. Desde el siglo XVIII, cuando se instala esa concepción afrancesada, que es hispanófoba, las élites españolas se vuelcan en la opinión ajena, viven de ella, y asumen esa posición de perro apaleado y de pobrecitos, como si fuésemos un felpudo. Esa es la actitud que tienen los españoles desde el siglo XVIII.

La Reconquista o Isabel la Católica son gestas que generan antipatía. ¿A qué se debe esa irritación? ¿A la apropiación del Franquismo o porque contradice esa lógica? Hay una gigantesca confusión entre las cosas de una época y el régimen político. La República no tuvo un himno oficial, pero el Himno de riego, cumplió esa función. Si vamos a la letra, en ese himno dice que nosotros somos hijos del Cid y que estamos muy orgullosos. Si ve la propaganda que se hace durante la guerra civil española, verá que los mineros de Asturias se reclaman los hijos de Pelayo y herederos de la reconquista. Estos hechos no eran una reivindicación exclusiva del franquismo, también lo fue de la República. El franquismo hizo una apropiación indebida de la historia de España pero la República también. Quienes piensan que la historia de España es propiamente un territorio particular del franquismo han terminado aceptando lo que el régimen quería que aceptaran. Es un asunto curioso y un tanto penoso.

Pero inflamable al fin y al cabo. Abascal ha generado mucha irritación con el uso de la Reconquista.Lo haga Abascal o cualquier otro, el peligro está la apropiación indebida de episodios de la historia de España como asunto suyo. Aunque fuera por el aprendizaje acerca del daño que esto hizo durante el franquismo, se podría haber evitado. Esto es algo que no se puede permitir. La historia de España es la historia de los españoles e incluye hechos que son maravillosos y otros penosos, en cualquier caso, habría que dejarla en su territorio, para aprender de ella y no para convertirla en una herramienta para crear resentimiento de unos españoles y otros. Esto es de una negatividad absoluta y total.

Lo haga Abascal o cualquier otro, el peligro está la apropiación indebida de episodios de la historia de España como asunto suyo"

Es muy dura con la Generación del 98. Los responsabiliza del pesimismo intelectual de España.Esa generación ya viene deprimida y todos esos planteamientos existencialistas que tienen son previos a la pérdida de Cuba. Hay una acomodación a posteriori de esa depresión que ellos ya traían y que se enmarca en la crisis del fin de siglo europea, que tiene manifestaciones más o menos semejantes en todo el continente, donde este tipo de fenómenos históricos y literarios suelen ser simultáneos. La creación del problema de España a partir del 98 generó un ambiente intelectual de pesimismo que ha durado generaciones y que a mi modo de ver ha sido tremendamente perjudicial. Las élites intelectuales españolas han sido irresponsables y van vivido del discurso del fracaso.

Se lo pregunto porque lo plantea en el libro ¿España también tiene la culpa del suicidio de Larra? Larra se suicidó de resultas de su mal carácter, según Mesonero Romanos y según otros contemporáneos suyos de la desilusión por la devolución de cartas de Dolores. Hasta donde yo sé, el primero que afirma que Larra se suicidó por culpa de España fue Antonio Machado. Pero insisto, una vez más, esto es una creación de a posterirori. Quién sabe por las razones, vaya a usted a saber por qué se suicidó Larra, pero en su momento a nadie se le ocurrió que era culpa de España. Eso forma parte del discurso de la generación del 98.

Otros intelectuales europeos vieron el malestar del fin de ciclo como parte del aburrimiento burgués o el materialismo, pero no colocaron a sus propios países como causa de ese malestar. La Generación del 98 no sabe reaccionar a los retos y desafíos que tiene en frente, ante esa incapacidad para reaccionar positivamente o al menos para reaccionar de alguna manera, se dedican a problematizar España. Al cargar la culpa sobre España, ésta deja de ser propia. No es su generación la responsable de la gestión catastrófica que se hace de algunos problemas, en absoluto. Ellos dicen ‘no soy España, yo estoy fuera del problema España’, lo cual supone un aliviadero colosal.

La creación del problema de España a partir del 98 generó un ambiente intelectual de pesimismo que ha durado generaciones"
Eso explicaría que haya funcionado tan bien el discurso de la ‘fracasología’,porque es exculpatorio Desde hace muchísimo tiempo tiene mucho prestigio un tipo de intelectual que no se considera España sino que se sitúa fuera de España y problematiza España. Dicen no ser culpables del fracaso nacional porque lo denuncian constantemente, pero ellos no. Psicológicamente es perfecto.

Entonces no ha sido propagan extranjera, ha sido una decisión.
¡Claro! Adoptas ese discurso, que es prestigioso fuera de España, y lo usan para homologarse con el resto colocándose fuera de España, porque España es el problema, no ellos. Es la cuadratura del círculo, obtienes tantas ventajas. Una vez descubierta la vena, cómo vas a renunciar a esa posición . Es sencillísimo unirse a eso, adquirir prestigio, sentirse cómodo.

Voltaire murió exiliado por sus obras prohibidas pero jamás escribió una palabra en contra de Francia Imagínate si hubiese sido español. Porque se trata de eso: España terminó teniendo la culpa de todo.

Es durísima con Unamuno, en especial en sus reflexiones sobre raza y lenguaje. ¿Por qué le reprocha tan duramente?Unamuno es un gran escritor y también un gran filósofo, sin darse cuenta de que su influencia y la de muchos de su generación en la opinión pública es tremenda y a pesar de eso tiene unas posiciones mu cambiantes. Hoy se me ocurre esto, pero a los tres mese se me ocurre lo otro. Creo que en general tenemos unas clases intelectuales que en lo que a España se refiere entran como elefante en una cacharrería, sin pensar en el daño que pueden llevar a causar. Ojalá los intelectuales españoles hubiesen aprendido de Francia, la intelectualidad francesa cuida su país y ha servido para salvaguardar a Francia en esos momentos de mayor crisis. Cada vez que en Francia ha ocurrido un problema grave ahí estaba la intelectualidad Francesa, en cambio en España de eso no hemos tenido.

Ojalá los intelectuales españoles hubiesen aprendido de la intelectualidad francesa, que cuida su país y ha servido para salvaguardar a Francia en los momentos de mayor crisis"

¿Los intelectuales del siglo XX y XXI han corregido ese, esa visión trágica y autodestructiva?No lo corrigieron con el franquismo, en absoluto, nada más hay que ver los libros de texto y la influencia constante en el problema y la tragedia de España y España como problema y a lo largo de los cuarenta años de democracia tampoco ha habido una corrección importante por la sencilla razón de que la creación de un sistema autonómico produce una historia fragmentada de los distintos hechos diferenciales, en la que todo el mundo está buscando sus agravios y sus resentimientos, lo cual también habría que estarle poniendo velas a esa España mala. Por distintas razones, ha habido una continuidad que nos ha llevado a esa crisis territorial que tenemos.

Usted plantea el tema catalán como una consecuencia de esa ‘imperiofobia’ y ‘fracasología’. Estamos atravesando una crisis de relato, la pregunta es si se trata de una crisis de crecimiento. Sí, pero es una crisis de crecimiento que puede llevar a la mejoría o no. En general, en el ámbito hispano está afectando a todos por distintas razones, porque de repente occidente ha perdido la hegemonía y eso no había ocurrido nunca, porque los medios de comunicación nuevos y las migraciones ha conectado unos países con otros dentro del ámbito hispano y esto ha generado sinergias que se están echando a andar. Esta situación de ahora pude dar lugar a una oportunidad fantástica para Iberoamérica si sabe superarla bien. Toda gran crisis es una gran oportunidad.

Calificar unos hechos de una manera o de otra te define ideológicamente y eso ha balcanizado cualquier discusión. ¿Quién ha sido el principal motor de esa balcanización?Si se refiere a España, en concreto, el principal motor de eso ha sido un régimen autonómico que en principio estaba bien concebido y una vez desquiciado se convirtió en un generador d de la visión de la propia para justificarse a sí mismo. Fabricaron la historia como fuente de agravio. ¡Dónde está esa España que supuestamente invadió todo? ¿Quién invadió Andalucía? Todo el mundo está buscando un agravio, un hecho que le permita impulsar el resentimiento.

Los estadounidenses e ingleses han procurado cuidar sus mitos fundacionales, en España estamos a patadas con nuestros símbolos"

Describe la polémica con el 12 de octubre como transferencia de la culpa, un ciclo perpetuo por el que España se disculpa una y otra vez.Esto ha generado debates agrios desde que el mundo es mundo No hay nada nuevo. La tendencia a juzgar todas las fiestas que apuntan a la hispanidad ocurren desde que se fragmentó el Imperio y cada una de las partes consideró a las demás como contendientes, a partir de ahí se genera esta conflictividad en la que el relato tradicional que ha venido de Francia pero antes de Bartolomé de las Casas según el cual la actividad de España en América fue el horror de los horrores, sólo hay que compararla con el Día de Acción de Gracias, que en los EEUU no genera polémica. Ellos consideran la llegada de los ingleses es el origen de su nación. Fíjate la diferencia de los dos hechos históricos. Los estadounidenses e ingleses han procurado cuidar sus mitos fundacionales, porque de la fortaleza de esos mitos depende su concepción como nación, mientras que en España estamos a patadas con nuestros símbolos y nuestros hechos fundacionales.

En su próximo libro Paul Preston plantea cómo a lo largo del siglo XX las élites sabotean el progreso en España... parecen coincidir usted y él en esa idea. Tenemos élites de poca calidad, pero unos cuadros medios muy importantes. Este no es un país que haya vivido al margen del mundo occidental nunca jamás. No se qué le lleva a Paul Preston a concluir que España ha estado impedida de la modernidad. Yo intento explicar por qué el discurso del fracaso en España se impuso, sin tener que ver con la España real. Ese discurso del fracaso lo imponen sus élites culturales. Ese ha sido el problema y a lo mejor el señor Preston tiene también un problema de ese tipo. Pero no lo sé, porque no he tenido oportunidad de leer lo que ha escrito Preston.

¿Es usted una historiadora patriota?Esto es sentido común. Nací en un país que me puso vacunas, me dio una educación pública, me ha dado bastantes oportunidades y lo único que quiero es entregárselo a mis hijos en las mismas condiciones o mejores de las que me han entregado a mí. Es puro sentido de la responsabilidad. Pero vamos, no niego el patriotismo. Claro que creo en el patriotismo como una forma de amor propio.

Su libro Imperiofobia molestó mucho, ¿por qué? ¿por sus tesis o por el éxito que ha tenido?Imperiofobia ha molestado a muy pocas personas en relación con la enorme cantidad de gente que le ha gustado. Entiendo que haya quienes no les gusta. La unanimidad siempre me ha parecido autoritario, lo que me parece de mal gusto es el insulto y la difamación, pero estoy de acuerdo con la diferencia de opiniones.

12 de Octubre: una llamada a repensar la historia común
La autora anima a conmemorar la fecha del Descubrimiento de América y argumenta por qué no hubo "genocidio" ni "etnocidio" por parte de España.
María Saavedra Inaraja elespanol 12 Octubre 2019

Dejar de contar la historia no lleva a borrar hechos del pasado. Sin embargo, hay quienes así parecen creer cuando muestran una beligerante actitud contra la conmemoración de determinados actos históricos. Omitir la historia, o retazos de ella, es un error. Y puestos a errar, lo peor es la historia sesgada, la que simplifica un relato de los hechos que contiene verdad… pero solo una parte de la verdad.

Esto es lo que ocurre cada vez que se aproxima el día 12 de octubre. Día de la Hispanidad, Día de la Raza, Columbus Day, Día de los pueblos indígenas… Parece que cada cual tiene poder para transformar según su mirada una efeméride. ¿Hay verdaderamente algo que celebrar, o debería ser una suerte de acto de catarsis en que los españoles nos sometamos a una moción de censura universal y terminemos implorando el perdón por lo que un puñado de antepasados nuestros hizo en el Nuevo Mundo? ¿O debemos centrarnos en recordar uno de los mayores descubrimientos de la historia de la humanidad?

Lo cierto es que la fecha llama a invocar el espíritu de Colón. Con su nombre, Simón Bolívar quiso bautizar la nación por él soñada, la Gran Colombia, justificando este nombre “como tributo de justicia y gratitud al criador de nuestro hemisferio".

Pero siempre hay algún aventurero intelectual que centra su mirada en un supuesto genocidio. Ningún gran descubrimiento, ninguna hazaña, ningún paso hacia delante de la humanidad merece ser celebrado si su herencia son ríos de sangre y lágrimas. ¿Y es esto así?

Si pretendemos ser justos con la historia, no es riguroso hablar de genocidio en la América española, puesto que en ningún momento por parte de España hubo voluntad de exterminio de los pobladores nativos del recién descubierto continente. Salvo que utilicemos el término de manera figurada para referirnos al enorme descenso demográfico producido en el continente americano a partir de la llegada de las tres naves capitaneadas por Cristóbal Colón.
En medio siglo, la población de las Antillas prácticamente había desaparecido. En el continente también hubo un brusco y notable recorte de las poblaciones nativas, aunque proporcionalmente en cantidades muy inferiores a las antillanas. ¿Y cómo es posible que ese puñado de españoles que conformaban las huestes de los conquistadores pudiera –en caso de que así lo desearan– acabar de manera masiva con los pobladores nativos?

El enemigo no era el hombre, no. El gran enemigo de las poblaciones indígenas de la América española (y recalco española) fueron los malditos virus para los que unos pueblos aislados durante siglos del resto del mundo no estaban preparados, por no haber generado anticuerpos. La gripe, el sarampión, la viruela, se convierten en armas de destrucción masiva para aquellos pobladores. Y eran armas con vida propia, en absoluto impulsadas o manipuladas por los españoles.

Si alguien se muestra escéptico ante esta realidad, no tiene más que recordar los estragos que la epidemia de peste de 1348 causaron en Europa, donde falleció más de un tercio de la población del continente.

No hubo pues, genocidio. Ay, pero entonces surgen voces que dan vida a una interesante alternativa: la del etnocidio. La huella de la herencia española en América pasó por la aniquilación de toda forma cultural y religiosa originaria.

Sin entrar en leyendas negras o doradas acerca de la realidad cultural, política y social de los pueblos encontrados por los españoles, sería ingenuo pensar que hombres procedentes de un mundo católico y renacentista pudieran asumir la actitud de antropólogos del siglo XXI al encontrar pueblos tan alejados de sus modelos culturales. España tenía conciencia de haber alcanzado un nivel de civilización que era el más elevado en aquel momento: sobre la base grecolatina, con sus aportes al derecho, la lengua, la literatura, el arte,… se apoyaba la antropología cristiana y unos brotes culturales que anunciaban el Siglo de Oro de la cultura española.

No hubo 'etnocidio' en América: lejos de un exterminio étnico o cultural, lo que queda es un mundo mestizo

Así pues, al llegar a lugares donde contemplaron rasgos y actuaciones incompatibles con esa cultura de la que se sentían orgullosos, ponían los medios para evitarlos. Y sin embargo, a la vez, paradójicamente, con aquellos primeros soldados y misioneros españoles surge la base de la ciencia etnológica.

La curiosidad intelectual, junto con el deseo de conocer más para evangelizar mejor, nos ha dejado esa magna obra literaria que son las Crónicas de Indias, un conjunto de relatos sin parangón en la historia de las civilizaciones en el que de manera espontánea sus autores toman la pluma y se lanzan a describir lo que ven en aquellos pueblos. Y contamos así con el relato escrito a veces con admiración, muchas veces con rechazo, pero siempre con interés, acerca de la vida, sociedad e historia de aquellos pueblos. ¿Cómo tendríamos tantos documentos sobre la historia de los incas, teniendo en cuenta que los pueblos andinos no desarrollaron sistemas de escritura antes de la llegada de los españoles? Pudo pasar de otra manera, pero la historia es la que es, y gracias a esos cronistas podemos conocer muchas realidades que es posible se hubieran perdido para siempre.

Ese legado, por tanto, va mucho más allá de un mero baño de sangre, expolio de metales preciosos y aniquilación de culturas autóctonas. Es un legado que pasa por levantar universidades (la primera en Santo Domingo, de 1538), construir hospitales y escuelas, llevar la imprenta, y emplearla para traducir textos castellanos y latinos al quechua, aymara, maya o náhuatl, las principales lenguas habladas en la América prehispánica, que en gran medida se han conservado gracias a esos libros impresos.

Y lejos de un exterminio étnico o cultural, lo que queda es un mundo mestizo; quizá quien mejor simbolice lo que supone ese mestizaje biológico y cultural sea el Inca Garcilaso. En su obra imprescindible, los Comentarios Reales de los Incas, es capaz de poner por escrito esa fusión de elementos recibidos de su madre, una noble inca, y su padre, capitán español. La identidad del Inca Garcilaso es fiel reflejo de la identidad de la América española que, con sus luces y sus sombras, llega hasta nuestros días fragmentada en 19 repúblicas independientes.

El uruguayo José Enrique Rodó, fallecido en Italia en 1917, hablando de la identidad de los hispanoamericanos (así le gustaba llamarlos) decía que le preocupaba el “naufragio de la tradición” de los pueblos que habían formado parte de la América española. Y añadía algo muy interesante, que debería hacernos pensar no solo a los americanos sino también a los españoles, al acercarnos a nuestra historia: “Si hemos de mantener alguna personalidad colectiva, necesitamos reconocernos en el pasado y divisarlo constantemente por encima de nuestro suelto velamen”.

Es una manipulación la dialéctica de obligar a elegir: ¿defendemos el legado español o los derechos de los indígenas?
En resumen, Rodó hablaba de la necesidad de reconocerse como colectivo en el hecho de ser algo propio, tener un carácter personal. Y su experiencia en Europa le llevó a comprender que fuera de América había unos lazos inmateriales, invisibles, que conectaban a todos los americanos que se encontraban en Europa. Y esos lazos no eran los específicos de cada una de las repúblicas americanas. Esa vinculación, de carácter inmaterial, se encontraba en lo que tenían todos en común, fruto de la herencia española, que sin diluir las singularidades de cada pueblo, había logrado crear un sentimiento de comunidad.

Hoy sigue existiendo esa realidad: una lengua hablada por más de 500 millones de personas, un bagaje cultural que se va exportando y tiene cada vez mayor fuerza en los Estados Unidos, el símbolo de una identidad común forjada a partir de un 12 de octubre de hace 527 años, y debe ser celebrada.

Es una burda manipulación la dialéctica artificiosa de obligar a elegir: ¿defendemos el legado español o defendemos los derechos de los pueblos indígenas? Polémica insana, negativa y muy poco respetuosa con la historia. Porque a día de hoy ciertamente tenemos por delante un largo recorrido en la valoración y respeto de las identidades indígenas. Pero no podemos olvidar que en 1504, en su lecho de muerte, Isabel la Católica dejaba por legado en su testamento la obligación de sus sucesores en el trono de velar por el buen cuidado de aquellos indios, cuando otras naciones contemporáneas los hubieran esclavizado, puesto que era la práctica habitual.

La corona castellana los consideró como súbditos libres, y elaboró ese magnífico monumento que son las Leyes de Indias precisamente por entender, adelantándose quinientos años a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que aquellos pueblos recién descubiertos, por su situación de vulnerabilidad merecían recibir una protección especial por parte de las autoridades delegadas de la Corona.

No siempre se respetaron estas leyes; y sin embargo, en la actualidad, cuando hablamos de Estado de Derecho, alabamos la bondad o perversión de un gobierno precisamente en función de su actividad legislativa, aunque no siempre se respeten las leyes promulgadas. Pues si existió una legislación “garantista” en los albores de la Edad Moderna, esa fue la castellana, precisamente haciendo especial énfasis en la protección de los indios, “nuestros buenos súbditos y vasallos”, como les llamó la reina en el lejano año de 1501.

*** María Saavedra Inaraja es doctora en Historia de América de la Universidad CEU San Pablo y miembro del Consejo Asesor de The Hispanic Council.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Supremo condena por unanimidad a los líderes del 'procés' por sedición y malversación
La Sala Penal no acoge la acusación de rebelión al descartar que hubiera voluntad de usar la violencia con el fin de lograr la independencia.
María Peral elespanol 12 Octubre 2019

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha alcanzado un acuerdo unánime para condenar por sedición, y no por rebelión en ninguna de sus formas, a los líderes del 'procés' que han sido juzgados por los hechos ocurridos en el otoño de 2017 y que desembocaron en la proclamación de la independencia unilateral de Cataluña.

La condena por sedición afectará a todos los acusados por este delito: el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras; los exconsejeros Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Joaquin Forn, Dolors Bassa; la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los lideres de ANC y Ómnium Cultural Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Los otros tres acusados -los exconsejeros Santiago Vila, Meritxell Borrás y Carles Mundó- serán condenados a penas de inhabilitación y multa solo por desobediencia, dada su intervención en la celebración del referéndum del 1-O pese a haber sido prohibido por el Tribunal Constitucional y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La Sala ha descartado la rebelión consumada, que fue el cargo que mantuvo la Fiscalía desde el inicio del proceso judicial en diciembre de 2017 hasta el final del juicio oral celebrado entre el 12 de febrero y el 12 de junio pasados. Tampoco ha acogido la posibilidad de una rebelión en grado de conspiración, delito que se mencionó, dentro del catálogo de los posibles, en la resolución por la que el tribunal admitió a trámite la querella de la Fiscalía que dio origen al proceso.

El Supremo ha llegado a la conclusión de que los incidentes violentos ocurridos tanto el 1-O como los días 20 y 21 de septiembre, cuando los independentistas trataron de impedir los registros judiciales ordenados en el marco de la investigación de los preparativos del referéndum ilegal, no supusieron que la violencia fuera concebida ni utilizada por los condenados como elemento estructural del plan para lograr la secesión.

Suprimir el orden constitucional
Los hechos han sido considerados como sedición porque se trató de impedir, fuera de las vías legales y por la fuerza en momentos puntuales, la aplicación de las leyes y de las resoluciones judiciales.

De acuerdo con fuentes conocedoras de la sentencia, la sedición cometida por los dirigentes del 'procés' fue una conculcación de orden público para alterar o suprimir el orden constitucional, finalidad coincidente con la rebelión, de la que la Sala se separa al no apreciar la voluntad de los condenados de hacer un uso instrumental de la violencia.

La condena incluirá también el delito de malversación de fondos públicos, aunque no en toda la extensión instada por las acusaciones. Mundó, Borrás y Vila serán absueltos del cargo de malversación por el que el fiscal y la Abogacía del Estado les pedían siete años de cárcel. Su condena, por tanto, será únicamente a multa e inhabilitación por desobediencia.

La sentencia será notificada el próximo lunes. La intención es hacerlo antes de que las Juntas Electorales Provinciales terminen de examinar las listas y proclamar a los candidatos en los comicios del próximo 10 de noviembre. El fallo inhabilitará para todo cargo público a los 12 condenados, lo que les invalida para concurrir a la contienda electoral.

En el supuesto de que la notificación de la sentencia -que es firme- se retrase y algún condenado sea proclamado electo, la Abogacía del Estado tendría que interponer los correspondientes recursos.

El Gobierno debe contemplar una reacción violenta
Editorial El Mundo 12 Octubre 2019

La sentencia deberá cumplirse, la ley deberá acatarse y el orden público en toda Cataluña deberá garantizarse con toda la fuerza legal

En vísperas de que conozcamos la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe separatista de octubre de 2017, nuevas informaciones arrojan inquietantes conclusiones respecto del escenario que el secesionismo prepara para recibir el fallo, presumiblemente condenatorio. Como publicamos hoy, la Audiencia Nacional ha abierto un nuevo procedimiento vinculado a la operación Judas que investiga en estos momentos la creación de un CNI catalán formado por personas procedentes del ala más radical del independentismo. Se trataría de un órgano ajeno al organigrama oficial de la Generalitat de Quim Torra pero coordinado con ella que dirige en la sombra a los denominados Comités para la Defensa de la República (CDR). Este órgano mixto de inteligencia se ha venido dedicando a dar instrucciones concretas a los siete detenidos por pertenencia a organización terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos.

Los hechos que revelamos son extremadamente graves. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han interceptado comunicaciones en las que se animaba expresamente a los integrantes del denominado Equipo de Respuesta Táctica (ERT) -una suerte de subgrupo específicamente violento de los CDR- a promover acciones violentas bajo el argumento de que constituían «una herramienta esencial para la independencia». Y estas operaciones, a juicio de los investigadores, estaban tuteladas por el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña, organismo de enlace con el Govern de Torra que coordinaba según el juez el intento de asalto al Parlamento catalán tras conocer el fallo del Supremo.

Se entiende así el nombre de Judas con que se ha bautizado esta investigación. Porque todo apunta a que nos encontramos ante una escisión desleal de una parte del Estado en Cataluña que usa los resortes y el presupuesto público para volverse contra el resto del Estado con el claro objetivo de romperlo. Es decir, la peor traición a la lealtad institucional exigida en la Constitución y el Estatuto. Que estos planes se hayan ido desarrollando en los últimos meses con la complicidad de Torra no solo justifica su censura -esa ante la que se abstuvo el PSC, llevado de su infame equidistancia- sino que exige una actitud de máxima vigilancia y previsión por parte del Gobierno de Sánchez. Ya nadie puede llevarse a engaño: a la vista están las intenciones subversivas del movimiento separatista capitaneado por Torra y articulado por órganos oficiales y oficiosos entregados a labores insurreccionales.

Quedan pocas horas para que conozcamos la sentencia judicial quizá más decisiva desde que echó andar la democracia de 1978. A tenor de la experiencia pasada y de la más reciente, no cabe esperar de la Generalitat ningún ejercicio de responsabilidad, incluyendo el papel de los Mossos. Del Gobierno de España, en cambio, sí esperamos que no cometa los mismos errores que en su día cometió Mariano Rajoy, desbordado por unos acontecimientos que eran bien previsibles pero cuyas señales se empeñó en ignorar. La sentencia deberá cumplirse, la ley deberá acatarse y el orden público en toda Cataluña deberá ser garantizado con toda la fuerza legal que sea precisa. Apelamos singularmente al ministro Marlaska, que ha protagonizado dos bochornosos episodios de bronca a la cúpula de la Guardia Civil: debe deponer esa actitud y cerrar filas con sus agentes.

Del 12-O al 10-N: de Franco al "procés"
España celebra su Fiesta Nacional sometida a un test de estrés institucional sin precedentes y en vísperas de una repetición de elecciones sin pactos post electorales claros.
A. Rojo. Madrid. larazon 12 Octubre 2019

El 12 de octubre es el epicentro del calendario político de la nación: ninguna otra cita reúne en la capital a mayor número de autoridades del Estado. El Rey, el presidente (en funciones) y el Gobierno al completo, los presidentes del Congreso y del Senado, los presidentes autonómicos (con los ausentes habituales), los Jefes de Estado Mayor del Ejército y la Armada, los líderes de todos los partidos políticos (también con los ausentes habituales), vocales del CGPJ, magistrados del Supremo y de la Audiencia, la plana mayor del cuerpo diplomático acreditado en España, rectores universitarios, el mundo de la alta empresa, directores de periódicos y medios de comunicación... todos ellos reunidos durante apenas dos horas entre las pilastras toscanas y las ramas de laurel en estuco del Comedor de Gala del Palacio Real.

Sin embargo, pocos años la Fiesta Nacional ha venido envuelta en una tormenta política tan perfecta como la que vive el país en estos momentos. Tres frentes independientes entre sí han confluido en esta ocasión para elevar la temperatura ambiente en los tradicionales corrillos que se producen entre las altas personalidades del Estado con motivo de la recepción en el Palacio Real.

El primero de ellos en importancia es sin duda la inminente sentencia del Tribunal Supremo en el juicio del procés, el penúltimo capítulo de la crisis soberanista en Cataluña considerada por buena parte de la España constitucionalista como el mayor reto al que se ha tenido que enfrentar el Estado desde la Transición. Los líderes políticos tendrán oportunidad de acercar posturas o hacer más patentes sus diferencias a la hora de encontrar la solución a un problema que volverá a someter a un duro test de estrés al entramado institucional del país en los próximos días. Otra sentencia del Supremo, la decisión de exhumar los restos del general Franco, tampoco contribuirá a calmar los ánimos, especialmente entre los representantes del poder político –tanto legislativo como ejecutivo- y el ejecutivo– con los representantes de un poder judicial cada vez más acusado desde diversas instancias de falta de independencia y de politización. En cualquier caso en este punto conflictivo de la agenda política hay un aparente consenso entre los principales líderes ya que, es preciso recordarlo, la votación de esta polémica decisión no registró ningún voto en contra en el Congreso de los Diputados. La incorporación este año al desfile militar y a la recepción en el Palacio Real del candidato de Vox a la presidencia del Gobierno, Santiago Abascal, tampoco estará marcada por la polémica que acompañó en años anteriores la presencia de miembros de Podemos en los actos de la Fiesta Nacional aunque a buen seguro será vitoreado por los asistentes madrileños al tradicional desfile militar. Por parte de Podemos acudirá este año, como en anteriores citas, la vicesecretaria del Congreso Gloria Elizo.

Pero sin duda será la cada vez más cercana cita con las urnas la que más tiempo suspenderá la atención de los presentes hoy en la recepción real, aunque solo sea porque el futuro de algunos de los presentes estará marcado por el resultado que arrojen las urnas. Sánchez, Casado y Rivera (Iglesias no asistirá como es habitual y Abascal salvo sorpresa de última hora tendrá un papel limitado en lo que a política de pactos se refiere) están llamados a desbloquear la situación política tras las elecciones generales y no sería la primera vez que un contacto informal en una cita de este tipo ha supuesto el primer paso en una cadena causal que ha desembocado en pactos de investidura... o de moción de censura.

Semana clave para la Corona
Además, en lo que respecta a la Jefatura del Estado, la cita de mañana tiene una connotación más: el acto de este sábado supondrá el pistoletazo de salida a un semana clave para la corona ya que para el jueves está prevista la llegada de los Reyes, la Princesa de Asturias y la Infanta Doña Sofía a Oviedo para una entrega de premios que este año será histórica. En efecto está previsto que la heredera pronuncie su primer discurso público con todo lo que ello supone para proyectar una imagen de permanencia y continuidad de futuro en un país que vive un periodo, como se apuntaba anteriormente, de máxima tensión institucional. Esto sucederá el próximo viernes, jornada en la que se repetirá décadas después la célebre imagen de un Felipe de Borbón de 13 años en 1981 dirigiéndose por primera vez a su audiencia en el Teatro Campoamor. Aunque había sido ya publicado ampliamente lo cierto es que la confirmación de la cita histórica no llegó hasta la mañana de ayer, cuando Zarzuela publicó la agenda de la Familia Real y en el apartado del viernes apareció por primera vez: «Palabras de la Princesa de Asturias». Doña Leonor no cumplirá los 14 años hasta el 31 de octubre por lo que este hito en su vida se producirá con las misma edad que tenía su padre hace ya 38 años.

Y a la semana siguiente seguirán las citas de alto contenido institucional para los Reyes. Don Felipe y Doña Letizia asistirán el martes 22 a la ceremonia de entronización del nuevo emperador de Japón Naruhito donde acudirán más de 100 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo. Al día siguiente dará comienzo la visita de Estado a Corea del Sur, que durará hasta el jueves 24. Y ya en la recta final de la campaña electoral, los días 4 y 5 de noviembre, Doña Leonor asistirá a la entrega de los premios de la Fundación Princesa de Girona, que se celebrará en Barcelona después de que el ayuntamiento de Gerona boicoteara la presencia de los reyes en esa ciudad.

Por dignidad, Sánchez no puede aceptar los votos de Bildu
OKDIARIO 12 Octubre 2019

Que Bildu esté dispuesto a favorecer la investidura de Pedro Sánchez no debería sorprender a nadie. Para la formación proetarra es esencial que el candidato socialista siga en La Moncloa. Arnaldo Otegui es consciente de que la continuidad del presidente en funciones es determinante para que su formación pueda seguir teniendo una influencia decisiva en Navarra, donde su apoyo por la vía de la abstención a la socialista María Chivite le ha otorgado una enorme capacidad de influencia.

Por decirlo de una forma muy clara: Bildu gana en Navarra con Sánchez de presidente y Bildu pierde si el PSOE no gobierna en España, una retroalimentación de intereses políticos que el dirigente proetarra tiene muy clara y que se traducirá en el apoyo, como informa OKDIARIO, a una eventual investidura del actual jefe del Ejecutivo en funciones.

Lo que demuestra que la voluntad constitucionalista de la que presume Sánchez se da de bruces con la realidad: su futuro político depende en gran parte de los apoyos de los mismos partidos independentistas que le hicieron presidente del Gobierno. Y éstos, más allá del ruido de fondo, son los principales interesados en que siga en La Moncloa.

Como venimos informando, Bildu está vendiendo muy caro su apoyo al socialismo en Navarra, tanto que en apenas unos meses ha logrado la creación urgente del grupo de trabajo para la plena implantación del euskera en Navarra; el control de las seis secretarías clave en las comisiones del Parlamento foral y el voto del PSN a favor de que se haga con el control local del territorio. Para que luego digan los socialistas que no gobiernan con el apoyo de los proetarras.

Bildu ha encontrado en la figura de Pedro Sánchez un chollo al que hay que mantener a toda costa, mientras que el presidente en funciones ha encontrado en la formación de Otegui el apoyo estructural que necesita para aspirar a seguir gobernando. Por una cuestión de dignidad democrática, Sánchez no puede aceptar los votos de quienes tienen las manos manchadas de sangre.

Para que luego digan que son gente de paz
OKDIARIO 12 Octubre 2019

El hecho de que el Ejército, como informa OKDIARIO, haya desplazado a Cataluña una unidad especial experta en seguridad, tras constatar que sus instalaciones serán objetivo de las iras separatistas después de la sentencia del procés, revela cuál es la situación en Cataluña, un territorio bajo la permanente amenaza del doble frente secesionista -político y "civil"-, conjurados en una permanente estrategia de confrontación con el Estado. Para que luego vengan los separatistas a decir que Cataluña es un remanso de paz y un ejemplo de convivencia democrática.

El temor de las Fuerzas Armadas no está basado en suposiciones, sino en los datos recabados por los responsables del Centro de Seguridad del Ejército de Tierra (CESEGET), que apuntan a que la Capitanía General de Barcelona, sede de la Inspección General del Ejército, será el objetivo principal de los separatistas radicales.

El diagnóstico de la situación en Cataluña lo describió con precisión meridiana el general Pedro Garrido, director de la Guardia Civil en esa Comunidad, pero sus palabras han sido consideradas "inoportunas" por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Ese es el problema, que mientras el independentismo intensifica su estrategia de confrontación hasta el punto de que el Ejército tiene que desplazar una unidad especial para defender sus instalaciones, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se mueve en una ambigüedad insultante, fruto de sus cálculos electorales.

Sánchez mira a Cataluña no con los ojos de un gobernante dispuesto a defender el interés nacional, sino con los ojos de un político rentista que actúa a conveniencia de parte. Hará lo que más le interese: seguir a lomos del apaciguamiento o aplicar el artículo 155 de la Constitución, dependiendo de lo que entienda que pueda ser mejor para sus aspiraciones políticas personales.

El Ejército de Tierra se prepara para ser objeto de las iras de los separatistas, el director de la Guardia Civil en Cataluña expresa la firme voluntad del Cuerpo de defender el marco constitucional y el Gobierno de España, abrazado al tacticismo electoral, le afea la conducta a un general que ha dicho verdades como puños. Esta es la triste realidad nacional. Este es el paraíso catalán.

¡A por ellos!
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 12 Octubre 2019

Los supremacistas vienen a por Cataluña, precisamente para poder explotarla mejor si la dejan frágil, castigada y dividida.

Cuando un destacamento de la Policía Nacional encargado de impedir la consumación del referéndum ilegal partía rumbo a Cataluña desde algún lugar de España, una voz solitaria gritó: "¡A por ellos!". La exhortación se transformó en viral y el aparato de propaganda de los golpistas la convirtió arteramente en símbolo de una presunta catalanofobia extendida por toda España. Una interpretación falaz, desde luego, porque la instigación no estaba dirigida contra los catalanes que componen la base social del Principado, sino contra los cabecillas de la sublevación que machacaba -y sigue machacando- a la mayoría de los ciudadanos leales al sistema constitucional que conviven pacífica y laboriosamente en este territorio
Muy cobardes

Paradójicamente, el "¡A por ellos!" continúa vigente, con una carga demoledora, pero quien lo profiere ahora es el núcleo más atrabiliario de la tribu endogámica, y lo dirige contra la buena gente cosmopolita que configura la mayoría de la sociedad catalana. Catalanes autoproclamados puros a por otros catalanes tachados de impuros. Para medir la magnitud del autoodio, basta leer la abundante información que publicó La Vanguardia del domingo 6 de octubre sobre los planes que elabora el conglomerado lumpen bautizado con el nombre contradictorio de Tsunami Democràtic para sepultar la libertad, la igualdad, la Constitución y la prosperidad en Cataluña cuando se dicte la sentencia del Tribunal Supremo. Ojo: porque estos planes depredadores los aplicarán los muy cobardes en la Cataluña que dicen amar, donde gozan del respaldo logístico y el estímulo ideológico del Govern retrógrado, y no en el resto del Reino del que pretenden amputarse. Sus víctimas serán sus vecinos y comprovincianos catalanes bajo la mirada atónita del resto de los españoles celosos de sus derechos e inmunizados contra esta plaga cainita.

"Un tsunami que va para largo", de Alex Tort; "El momento crítico", de Lola García; "La vía de la confrontación", de Jordi Amat; y "Vienen olas", de Marius Carol, compendian en esa edición del 6 de octubre la estrategia de los bárbaros autóctonos que vienen, ellos sí, "a por Cataluña".
Desangrando Cataluña

Cuenta Alex Tort con martirizada sintaxis que Tsunami Democràtic irrumpió en escena después de un conciliábulo que celebraron los capitostes de partidos y grupos sociales antiespañoles en Ginebra, el 31 de agosto y el 1 de septiembre, conciliábulo que contó con "el apoyo sin condiciones e inmediato de Marta Rovira, Oriol Junqueras, Carles Puigdemont, Quim Torra y Pere Aragonès". La estructura de la banda es típicamente mafiosa, "con un trabajo estudiado para mantener el anonimato de una militancia activista e independentista. (…) Correo electrónico cifrado con servidores en Suiza. (…) Una web registrada en julio en Saint-Christopher y Nevis, Estado insular de las Antillas. (…) Quién hay al frente es una incógnita. (…) Se organiza de arriba abajo, en árbol: una cúpula idea las acciones que las hace llegar a través de ramificaciones hasta el peldaño más bajo, los coordinadores municipales".

Lola García recuerda que Carles Puigdemont presidió las deliberaciones donde se planificó este a por los catalanes que se iniciará con cinco marchas organizadas por la ANC "que partirán de Girona, Vic, Berga, Tárrega y Tarragona y que en tres días se plantarán en Barcelona". Con transporte, alojamiento y vituallas a cargo de los paganos de siempre, o sea los contribuyentes damnificados por la chirigota. Añade la columnista, directora adjunta del diario: "Los mossos esperan que se produzcan numerosos cortes de autopistas y carreteras durante varios días a partir de la sentencia. No descartan intentos de asaltar infraestructuras estratégicas. (…) Los Mossos calculan que paralizar por completo Catalunya precisaría de 50.000 activistas, cifra que no creen posible movilizar en este momento. Pero la voluntad de los organizadores es mantener la presión el máximo de días posible". Desangrando Cataluña gota a gota, todos a una, como recomienda el sibarita prófugo Toni Comín desde su opulento búnker belga (El Periódico, 9/10).
Excedidos de testosterona

Al impulsor del independentismo dosificado, Jordi Amat, le duele la torpeza de sus cofrades excedidos de testosterona. Examina el libelo Reunim-nos, de Carles Puigdemont, y comprueba que "las páginas más relevantes son aquellas en las que el dirigente independentista hace una apuesta explícita por un cambio de paradigma de la unilateralidad a la confrontación". Y vuelve a lo ya sabido, alterando la fecha que menciona Tort: "El 30 de agosto en Ginebra, en confluencia con esta vía, las entidades parapolíticas y miembros destacados de los partidos independentistas tomaron una decisión conjunta: se decidió que la campaña Tsunami Democrátic cobijara la confrontación que se activará cuando la sentencia se haga pública". Independentista pero no ciego, Amat se pregunta "si esta estrategia es útil y factible, si acerca o aleja al independentismo de su objetivo y sobre todo si en la práctica debilitará más a la sociedad catalana, la economía catalana y las instituciones de autogobierno catalanas. (…) Más que una ofensiva para afrontar unas fuerzas que sabemos desiguales, de hecho lo que podría provocar es una autolesión".

La autolesión preocupa al director del diario, Marius Carol: "Los tsunamis son fenómenos de la naturaleza asociados a menudo a un maremoto, que comportan grandes olas de tamaño y energía que suelen causar serias catástrofes. (…) Se anuncian acciones basadas en la desobediencia civil y en la lucha no violenta que irán ganando intensidad a medida que pasen los días. El independentismo quiere movilizar a su gente como protesta, pero sería inteligente que el resultado de estas acciones que durarán hasta enero no nos dejen a los catalanes un país aun más frágil, castigado y dividido".
Muro de contención

Ruego inútil. Los supremacistas vienen a por Cataluña, precisamente para poder explotarla mejor si la dejan frágil, castigada y dividida. El CNI y las Fuerzas de Seguridad del Estado tendrán que actuar con la eficacia que les faltó el 1-O, para desbaratar a tiempo esta nueva embestida de la manada cavernícola contra el bienestar y el progreso de Cataluña y la integridad de España. El muro de contención erigido para frenar el tsunami devastador deberá ostentar una consigna imperativa que he repetido infinitas veces en estas páginas y que lleva la firma del mismísimo Marius Carol, circunstancialmente envalentonado y realista ("Salir de la rueda del hámster", LV, 4/12/2017):

O enterramos el procesismo o cavará nuestra tumba.
Ya sabemos quiénes son los vándalos que están cavando la tumba de Cataluña (Carol dixit). Ahora sí: ¡A por ellos!

Sánchez, en el desfile del 12-O: un candidato a prueba de pitidos
A un paso de la campaña, vuelve al escenario en el que le increparon hace un año.
Fernando Cancio. Madrid. larazon 12 Octubre 2019

Con el Gobierno en funciones, a un mes de las elecciones y con la sentencia del procés y la exhumación de Franco a las puertas. Con este panorama se celebra hoy en Madrid el tradicional desfile del Día de la Fiesta Nacional. De hecho, quizás sea una de las paradas militares con más carga política de los últimos años, en la que se mirará con lupa a las autoridades asistentes para ver quién habla con quién, cuánto tiempo y sus reacciones. Y para que nadie se olvide de uno de los asuntos estrella, una pancarta en la planta 18 del edificio que se encuentra tras la tribuna real les recuerda, por segundo año: «Cataluña, siempre España».

Un acto que ya conoce el presidente en funciones, Pedro Sánchez, a quien en su estreno del año pasado los ciudadanos recibieron con pitidos y gritos de «¡okupa!». Pese a ello, ha mantenido el mismo recorrido, apto para abucheos, en lugar de refugiarse en otros escenarios con la gente más alejada de las autoridades. Unas autoridades entre las que habrá muchos políticos «novatos», como siete nuevos presidentes autonómicos (Madrid, Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla y León, La Rioja y Navarra) o el líder de Vox, Santiago Abascal.

Más allá del contexto político, el desfile de hoy será un homenaje por los 30 años de participación en misiones en el exterior de las Fuerzas Armadas y estarán representadas no sólo algunas de las operaciones más destacadas desde 1989, sino que también participarán 116 militares de países en los que está desplegada España. En concreto, por el Paseo de la Castellana pasarán efectivos del Regimiento de operaciones especiales «Ranger» de Líbano, paracaidistas de Senegal y soldados de las Fuerzas Armadas de Mauritania y Mali. En este reconocimiento al espíritu expedicionario no podía faltar la primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano hace 500 años, por lo que entre las banderas que abrirán el desfile a pie estará la del buque «Juan Sebastián de Elcano».

Estas serán algunas de las novedades de un desfile muy similar al del año pasado. Eso sí, en esta ocasión no lloverá y todo apunta a que podrán volar todos los aviones, al contrario que hace un año. En total, participarán 4.200 efectivos, 150 vehículos y 76 aeronaves.

A las 11:00 darán comienzo los actos con la llegada de Don Felipe y Doña Letizia, junto a sus hijas, a la Plaza de Lima. Allí les esperarán Sánchez; los ministros de Defensa e Interior en funciones, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska, respectivamente; el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general Fernando Alejandre, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. Tras los saludos protocolarios y el pase de revista, cuatro paracaidistas se lanzarán con la bandera.

Será esa la enseña que se izará en el mástil que hay frente a la tribuna real, ante el cual tendrá lugar el homenaje a los que dieron su vida por España, que en esta edición tendrá muy presentes a los 186 caídos en misiones en el exterior. Las salvas de ordenanza romperán el silencio y retumbarán los motores de los siete aviones de la «Patrulla Águila», que pintarán en el cielo los colores de la bandera. Dará comienzo así el desfile aéreo, en el que estarán representadas prácticamente todas las aeronaves de los dos Ejércitos y la Armada, además de otras de la Guardia Civil, la Policía Nacional, Salvamento Marítimo y la Agencia Tributaria. Una nueva pasada de la «Patrulla Águila» dará paso al desfile terrestre, muy centrado en las misiones y la cooperación internacional.

Será a las 12:00 cuando los Reyes se dirijan al Palacio Real, para la recepción a las autoridades. Y allí, en los tradicionales corrillos, volverán a escucharse las palabras sentencia, Cataluña o elecciones.

Abascal no asusta. Hay que sacar a Franco
Javier Somalo Libertad Digital 12 Octubre 2019

Ante la falta de niños traumatizados, el voto del miedo se tambaleó y las alertas antifascistas sonaron como un matasuegras en la madrugada.

Suele decirse, y es cierto, que la política alcanza su verdadera influencia ideológica cuando penetra en ámbitos de la vida cotidiana. Por eso hay tanta ideología maquillada en las revistas del corazón, en las series de televisión y en los programas de entretenimiento.

El poder en la televisión y el control de lo que llaman "cultura" siempre han sido los objetivos prioritarios de la izquierda. Felipe González, en los años ochenta, dejó claro que RTVE sería "un instrumento fundamental" y Alfonso Guerra siempre quiso ser ministro de Cultura. No en vano, una intervención suya en un programa deLa Clave de José Luis Balbín dedicado a la poesía fue calificado por el todavía entonces ministro Pío Cabanillas como el peor revés para el ya agotado gobierno de la UCD.

Pablo Iglesias también ha confesado lo importante que es impregnar de política desde los telediarios a las series pasando por los programas presuntamente ligeros, las antiguas "variedades". En una entrevista en 2013, cuando todavía hablaba en macarrónico y no sabía programar el riego automático de una finca, fue de lo más sincero:

"Si el Gobierno depende de ti, tú tienes que exigir un mínimo de horas de televisión (…) Eso vale más, con todos los respetos, que la consejería de Turismo. Pa ti la consejería de Turismo. A mí dame los telediarios. Dame uno de los dos telediarios al día y tú te dedicas de gestionar los campos de golf en Andalucía que dan puestos de trabajo".

Y si a la izquierda le resulta fundamental controlar la televisión, a la derecha le es consustancial el cedérsela.

La ideología, como en las librerías, ha de estar en las secciones de ficción y de no ficción y, a poder ser, premiada o autopremiada para rodearla de una indiscutible autoridad sintética, similar al "reconocido prestigio" que tanto se usa para ascender y hasta para llegar sin coartada a determinados puestos de nómina pública.

Pablo Motos, uno de los menos sectarios entretenedores políticos, estuvo tenso, sin gracia y preguntando por cosas que no había visto, oído ni leído. Al fin y al cabo, la polémica funciona a las mil maravillas en televisión y la visita de Santiago Abascal al programa El Hormiguero fue convenientemente azuzada en redes en forma de boicot. La conclusión previa era lógica: será líder de audiencia, como así fue.

Pero más allá de que el marketing haya casado bien con la presunta indignación por la visita de Abascal a un plató de variedades conviene abundar en el tópico para desmontarlo. A Abascal se le pregunta si es facha, si admira a Franco y se envuelve su llegada a plató en una polémica –artificial o no– propia del medievo. No ocurre lo mismo con Pablo Iglesias o Íñigo Errejón porque la extrema izquierda sí está normalizada. No hay que hacer condenas previas ni pedir perdón antes de entrevistar. Iglesias y Errejón defienden activamente hoy, en el siglo XXI, dictaduras que siguen vigentes y que defienden sin ambages como modelos de referencia. Hablar de Venezuela, Cuba o Irán, de su realidad, causa poca o ninguna reacción social. Los fachas exageran. Hugo Chávez, Fidel Castro, Ernesto Che Guevara o Ho Chi Minh son ahora personajes de camiseta, iconos pop que si se mancharon de sangre fue porque era necesario para alcanzar un bien superior. Tal es el comunismo. Ayer y hoy. Y así está aceptado por la Real Academia de la Ceguera Voluntaria, compuesta por toda fuerza que se diga democrática.

Cuando se describen los detalles del quehacer comunista suele tomarse a la ligera, como exageración indocumentada y nadie en el show business les preguntará en serio no ya por la memoria del comunismo sino por su inventario actual de atrocidades. Por quedarnos tan solo en el reciente aniversario, el lema de "El trabajo os hará hombres" que recibía a los homosexuales en el campo de trabajos forzosos de Camagüey sigue sin aparecer en la trasera de las camisetas del Che. Con lo bien que quedaría.

En el acto de Vistalegre que Motos no vio aunque preguntara por ello, Abascal no defendió el franquismo ni añoró dictadura alguna. Se agarró a la Transición a la que llegaron tarde los socialistas y formuló un discurso de reconciliación del que siempre huyó el socialismo cuando murió Franco porque aguaba su ansiada revolución post-mortem. Que fueran el rey Juan Carlos y Adolfo Suárez, herederos de Franco, los que buscaran a Santiago Carrillo en Rumanía a través de Nicolás Ceaucescu fue algo que molestó sobremanera y que obligó a Felipe González a cambiar de estrategia a marchas forzadas. La reconciliación no era una buena noticia para la izquierda socialista que había estado calentando en el banquillo para salir al campo cuando se apagara "la lucecita de El Pardo" y, salvo honrosas excepciones, nunca antes.

Para aprobar y elogiar esa parte del discurso de Abascal no es necesario compartir el programa de Vox ni ser de derechas. Hace poco más de veinte años todo el mundo lo compartía o ni siquiera se lo planteaba. Y luego habrá votantes de Vox que se encuentren en misa con votante de ERC pero nadie preguntará qué hay entre los votantes de Podemos aunque nos hayan dejado sobradas muestras. En el caso de Bildu, socio del PSOE y amigo fundacional de Podemos, lo dramático es que ni siquiera hay que hacerse la pregunta.

Abascal tenía que ser la mujer barbuda, el salvaje montaraz que debuta encadenado bajo una carpa mugrienta para escándalo de padres y madres. Ante la falta de niños traumatizados, el voto del miedo se tambaleó y las alertas antifascistas sonaron como un matasuegras en la madrugada. Si Abascal ya no asusta hay que sacar a Franco. Antes de las elecciones, por supuesto. Es el momento de pasearlo por si salieran de los armarios las banderitas apolilladas y quedara pólvora seca.

Carmen Calvo fue este viernes la "carnicerita de Córdoba", avatar de Carlos Arias Navarro, anunciando la gran exhumación por la tele. Hasta habló de que el Gobierno ha "alcanzado los objetivos". La salvó su natural falta de gracia porque iba camino de considerar a la derecha cautiva y desarmada. Y aunque su exposición fue pobre, lo llevaba bien aprendido: "La noticia es histórica: el dictador Franco, antes del día 25 no estará en el Valle de los Caídos". Es decir, el Gobierno cierra el Valle y va a por Franco, no cabe titular más apropiado en vísperas electorales, con un golpe independentista en curso y las encuestas tocando las narices a Iván Redondo.

Dice la vicepresidenta que se hará "con la mayor discreción y respeto", que "los elementos fácticos [sic] serán privados, sin medios de comunicación" pero que, "como hay derecho a la información, acomodaremos a los medios para la toma de imágenes". Garantizó que la prensa estará alejada y convenientemente acordonada pero, al destacar la complejidad del operativo exhumador (esos deben de ser los hechos fácticos) citó, sin más detalle, el empleo de "medios aéreos". Cabe imaginar que el féretro no será trasladado como los dinosaurios de Parque Jurásico, así que es de suponer que se refiere a imágenes aéreas oficiales de la histórica gesta del Gobierno de Sánchez que, 44 años después, ha "alcanzado sus objetivos". Quizá sean esos medios aéreos que nunca se han usado para mostrar la afluencia a manifestaciones molestas de fachas irredentos en Madrid o Barcelona.

También habrá que suponer que los telediarios y los programas que exhiben –con éxito pero sin efecto– a la mujer barbuda no dispondrán de esas imágenes para la campaña. Si Rosa María Mateo ya tenía presupuestados los gastos de plató para debates electorales antes de que acabaran las rondas de consultas, no quiero pensar en el despliegue que pergeña para filmar el largometraje de Cuelgamuros.

El avatar de Arias Navarro insistió en que la exhumación se realizará "no más allá del día 25 para que esté fuera de las fechas electorales". O sea, un par de días antes del arranque oficial de la campaña, toda una garantía. ¿Y por qué no después, para que esté indudablemente fuera de fechas electorales? El fallo del Supremo estaría tan vigente entonces como ahora.

Pues tiene razón Vox al reclamar ante la Junta Electoral Central. No ya por la exhumación sino por la fecha elegida por el Gobierno, que eso no es asunto del Tribunal Supremo. Y vuelve a tenerla cuando, tras un alarde de inmediatez por parte de la JEC –pocas horas después– para negarle a Vox la admisión a trámite de su reclamación, lleva la denuncia a los tribunales por la vía de lo contencioso. Alguien tendrá que hacer el trabajo sucio, aunque sea a trancas y barrancas, y cargar con los apelativos. Luego se beneficiarán los que han delegado en Vox su autocensura.

Una cosa es segura e inmutable: con el PSOE nunca habrá unas elecciones tranquilas.

Sentencia del 1-O
Interior hospeda a los policías fuera de Barcelona para evitar que sean cercados con barricadas
Luz Sela okdiario 12 Octubre 2019

El operativo diseñado por Interior ante la respuesta del independentismo a la sentencia del 1-O contempla diversificar al máximo a los policías en distintos hoteles de la periferia catalana, evitando concentrarlos en Barcelona, en previsión de barricadas de los radicales. Los agentes se distribuyen en establecimientos de las distintas provincias.

El objetivo, señalan fuentes policiales, es evitar que los independentistas puedan bloquear en Barcelona a todo el operativo, cercando a los policías e impidiendo sus movimientos por la comunidad.

El ministerio de Grande-Marlaska ha previsto un operativo gradual, desde el pasado 1 de octubre -aniversario del referéndum ilegal-, en varias fases. El despliegue consta de hasta 1.000 efectivos de la Policía Nacional y otros 1.000 de la Guardia Civil, según las mismas fuentes. Los policías proceden de Málaga, Galicia, Sevilla, Valencia, Bilbao, Pamplona y Madrid y tienen como principal misión la protección de edificios del Gobierno e instalaciones de interés, aunque también "colaborarán con los Mossos" en seguridad ciudadana, competencia que corresponde a la policía autonómica.

Barcelona, epicentro
Los esfuerzos, según fuentes del cuerpo, se concentrarán en Barcelona con el propósito de trasladar una "imagen pública" de control. La previsión es que se produzcan acciones habituales del independentismo más radical, sobre todo cortes de carreteras, como ya ocurrió el pasado 1 de octubre, y bloqueo a distintas vías de movilidad y acceso.

Aunque el operativo está diseñado, en principio, hasta el 18 de octubre, se prolongará si existen incidencias o previsión de altercados, según fuentes policiales. A la Policía se suman los agentes de seguridad ciudadana de USECIC y los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, que también permanecen en Cataluña desde el segundo aniversario del referéndum ilegal.

El despliegue, explican estas fuentes, es indicio de la poca confianza de Interior en las órdenes de la dirección de los Mossos. No obstante, Sánchez aseguró este miércoles, en una entrevista en Telecinco, que la relación con el cuerpo autonómico "es muy positiva y lo seguirá siendo en las próximas semanas". El Gobierno, admitió también, "ha contemplado todos los escenarios", desde la Ley de Seguridad Nacional al artículo 155, en caso de que se detecte pasividad de la policía catalana ante protestas por la sentencia del ‘procés’.

El consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, evitó este lunes trasladar un mensaje de contundencia sobre la actuación de los Mossos en ese momento y avisó de que se debería proteger "el libre ejercicio de derechos y libertades" de la sociedad catalana. Eso, dijo con ambigüedad, garantizando "la seguridad ciudadana velando por la convivencia pacífica".

"Todos somos conscientes de la complejidad de la etapa y que en los próximos días podría incrementarse más", admitió Buch. La pasada semana, el director general del cuerpo autonómico, Andreu Martínez, presentó su dimisión desmarcándose así de la actuación del Gobierno catalán ante la respuesta del independentismo a la sentencia del Supremo.

Por otro lado, la Guardia Civil se sabe objetivo prioritario de los radicales. Interior y el director General de la Benemérita han dado instrucciones a Comandancias de toda España, a excepción de Canarias, para que se desplacen hasta la región, como publica OKDIARIO. La información que tiene el Ministerio apunta a que la ira del separatismo se dirigirá prioritariamente hacia los cuarteles de la Guardia Civil , sus casas-cuartel y el personal estable del cuerpo en Cataluña.

El decano republicano
Jesús Laínz Libertad Digital 12 Octubre 2019

Republicano, anticatalanista y, en 1933, presidente del Gobierno, al estallar la guerra civil, manifestó su adhesión a Franco.

Alrededor de la cuna de la Segunda República pulularon numerosos recién llegados a la causa republicana. Algunos de ellos representaron papeles muy destacados tanto en su alumbramiento como en su gobernación, como los exmonárquicos Miguel Maura y Niceto Alcalá-Zamora. Pero entre tanto advenedizo destacó alguien que podía presumir de un largo currículo republicano: el cordobés Alejando Lerroux.

Desde joven ejerció de activista, de periodista y hasta de duelista, por lo que dio con sus huesos en chirona en no pocas ocasiones. Y en otras, para escapar de la justicia por sus polémicos escritos o por su complicidad en la Semana Trágica de 1909 y la huelga general de 1917, tuvo que exiliarse en Francia y Argentina. Han pasado con notable celebridad a los anales de las citas los incendiarios párrafos que escribió en 1906 para incitar a la juventud a enderezar el rumbo de España por medios revolucionarios:

Jóvenes bárbaros de hoy, entrad a saco en la civilización decadente y miserable de este país sin ventura, destruid sus templos, acabad con sus dioses, alzad el velo de las novicias y elevadlas a la categoría de madres para virilizar la especie, penetrad en los registros de la propiedad y haced hogueras con sus papeles para que el fuego purifique la infame organización social (…) No os detengáis ni ante los sepulcros ni ante los altares. No hay nada sagrado en la tierra, más que la tierra y vosotros que la fecundaréis con vuestra ciencia, con vuestro trabajo, con vuestros amores (…) El pueblo es esclavo de la Iglesia: vive triste, ignorante, hambriento, resignado, cobarde, embrutecido por el dogma y encadenado por el terror al infierno. Hay que destruir la Iglesia (…) A toda esa obra gigante se oponen la tradición, la rutina, los derechos creados, los intereses conservadores, el caciquismo, el clericalismo, la mano muerta, el centralismo, la estúpida contextura de partidos y programas concebidos por cerebros vaciados en los troqueles que fabricaran el dogma religioso y el despotismo político. Muchachos, haced saltar todo eso como podáis (…) Luchad, matad, morid.

Consideró que la monarquía era el gran obstáculo para la libertad y el progreso de España. Junto a su volcánico republicanismo, la faceta de su actividad política que más le caracterizó y que le procuró los mayores éxitos fue su beligerancia contra el catalanismo rampante desde el 98, al que definió, con agudeza, como "el hijo degenerado del contubernio monstruoso entre una aspiración literaturesca, romántica, y un malestar social subido al periodo agudo con motivo de la catástrofe nacional".

Con motivo del asalto al ¡Cu-cut! por los militares en noviembre de 1905, dio a la prensa un artículo ("El alma en los labios") en el que apoyó a los asaltantes y afirmó que, de haber sido militar, habría ido a quemar "La Veu, el ¡Cu-Cut!, la Lliga, el palacio del obispo (…) y varios conventos, escuelas de separatismo".

Se opuso al apoyo de los republicanos a la Solidaritat Catalana y, ganándose el apodo de "Emperador del Paralelo", se convirtió en la bestia parda de los catalanistas y enemigo irreconciliable de Cambó y Prat de la Riba.

Progresivamente evolucionado hacia un republicanismo moderado, fue uno de los firmantes del Pacto de San Sebastián y ministro de Estado en el gobierno provisional. Pero no tardaría en comenzar a descorazonarse, en mayo de 1931, por una quema de conventos que parecía inspirada por sus fogosos escritos anticlericales de un cuarto de siglo atrás. En sus memorias calificó aquellos hechos como "el primer borrón y la primera vergüenza" de la República naciente.

Vencedor su Partido Radical en 1933 en colaboración con la CEDA, Lerroux alcanzó la presidencia del gobierno, por lo que le tocó lidiar con la revolución socialista y el golpe de Companys de octubre de 1934. Caído su gobierno el año siguiente por los escándalos del estraperlo y el asunto Nombela, perdió influencia hasta el punto de no conseguir acta de diputado en las elecciones de febrero de 1936.

Ante el asesinato de Calvo Sotelo por guardias de asalto y miembros del PSOE, la familia Lerroux decidió ponerse a salvo en Portugal. El mismo 18 cruzó la frontera y algunos días después se le unió el resto de la familia. Su casa fue saqueada, y muchos de sus compañeros, que habían ejercido de ministros, diputados y alcaldes del Partido Radical, fueron asesinados por los republicanos.

Desde el refugio portugués, Lerroux publicó una nota de apoyo a los alzados y envió a Franco varias cartas manifestándole su adhesión. A su compañero de partido Vicente Sierra le escribió para explicarle que apoyar a los alzados era sinónimo de colaborar "con la razón, con la justicia, con el significado histórico de nuestra civilización y progreso".

El 30 de enero de 1937 publicó en el periódico parisino L’Illustration un largo artículo en el que explicó a los lectores franceses su opinión sobre la guerra de España:

Desde el falso triunfo electoral conseguido en febrero por el Frente Popular, España era era el teatro de las violencias más criminales, por las que nadie era castigado. En Madrid eran continuos los incendios y los asesinatos, incluso en pleno día. El gobierno ni lo persiguió ni tomó las más elementales medidas de precaución (…) Me pregunto si, para renovar completamente el Estado actual, no hará falta destruirlo o si bastará con abrir un paréntesis y suspender la intervención de la democracia, es decir, de todos, en la dirección de los asuntos públicos; restringir las libertades individuales para subordinarlas al interés supremo de la nación y concentrar todos los poderes de un pueblo, que se niega a disolverse en la anarquía o a perecer en la impotencia, en las manos de una autoridad, o más bien de una dictadura, que se pusiera inmediatamente manos a la obra y que no cerrara el paréntesis hasta haber conseguido restablecer el orden material, la paz social, el prestigio de la ley, la disciplina del trabajo sin lucha de clases, la justicia sin privilegios, todo ello al ritmo normal de los pueblos que contribuyen al progreso universal, sin fiebres, convulsiones ni delirios, sin que la fuerza bruta de la revolución intervenga para nada en sus actividades, incluso mediante la fórmula legal de la represión (…) Y toda mi obra de sacrificio voluntario, jalonada a lo largo de mi vida por persecuciones, procesos, prisión, condenas y exilio, se perdió en el momento en el que llegó la revolución. Porque para mí la república es la patria, el pueblo, la democracia, la libertad, la justicia, la paz, el orden, el trabajo fecundo, el progreso social, moral y político bajo la autoridad de un poder ejecutivo respetado, capaz, enérgico, austero, estable y firme. Pero todo se hundió de repente: ya no queda ni parlamento, ni democracia, ni libertad, ni justicia, ni orden, ni paz. ¿Qué queda, entonces, Dios mío, de la república? Y, como no concibo la patria sin la república, ¿qué queda de la patria? Porque la patria no puede ser ni esta horda salvaje que, con el pretexto de igualdad social, roba, saquea y asesina; ni esa banda de intelectuales primarios que la dirigen y que, prefiriendo que la obra de veinte siglos de civilización desaparezca, no tienen el heroismo de morir con ella, ni la grandeza, ni la nobleza de asumir sus responsabilidades. Antes de huir, seguros de su impunidad, han saqueado el tesoro nacional, robado los bienes privados, dejando tras ellos, como carne de cañón, el miserable rebaño que pagará con su sangre (…) No se trata de un pronunciamiento militar, sino de un alzamiento nacional tan sagrado, tan legítimo, como el de la independencia en 1808. Mucho más sagrado todavía, puesto que no se trata sólo de la independencia política, sino también de la organización social y económica, del hogar, de la propiedad, de la cultura, de la conciencia, de la vida, en fin, de toda una civilización y toda una historia.

Al cumplirse el primer aniversario del alzamiento, escribió a Franco:

Excelentísimo señor: En el día de hoy se cumple el año del alzamiento nacional que, con el ejército a la cabeza, se inició para salvar a España de la anarquía y de la barbarie. El mismo día pasaba yo esta frontera y los sucesos me han retenido en el apartamiento de este país acogedor. Pocos días después me di la satisfacción de ofrecerle por teléfono mi adhesión personal. Pensando exclusivamente en la patria y abriendo un paréntesis en las actividades con que pretendí servirla, sin renunciamientos ni abdicación algunos, he confiado todas mis esperanzas en su alta representación en la hora de la duda, pero con la seguridad en mi espíritu de que la victoria premiará su sacrificio y el de los españoles que colaboran en la patriótica cruzada. Y me permito celebrar en mi soledad este aniversario, ratificando por escrito mi adhesión leal y desinteresada al hombre que por designio providencial asume la representación nacional en momentos supremos de dolor, de sacrificio y de heroísmo. Con toda consideración, respeto y afecto le saluda; Alejandro Lerroux.

En noviembre de aquel mismo año puso punto final a La pequeña historia, libro en el que plasmó su juicio sobre una guerra cuya culpa cargó sobre unos gobernantes republicanos ("siniestros muñecos fracasados en el régimen caído, sin energía, sin capacidad, sin grandeza de alma, y hasta sin sexo", escribiría sobre Azaña y Alcalá-Zamora) que habían acabado con el imperio de la ley:

Cuando el general Franco apareció en el horizonte de las esperanzas nacionales con la espada en alto, en España ya no existía un Estado ni forma alguna de legalidad. Desde mucho antes la autoridad y la ley habían dejado de ser una garantía para los derechos esenciales de la personalidad humana. Ni la vida, ni el hogar, ni la propiedad, ni la conciencia de cada ciudadano tenían otra seguridad que la que pudieran proporcionarle sus propios e individuales medios de defensa (…) Yo me he preguntado algunas veces cómo habrían reaccionado las democracias que gobiernan, por ejemplo en Inglaterra o en Francia, si en su territorio hubiesen podido ocurrir durante semanas y meses consecutivos sucesos como aquéllos, cuya relación estadística se leyó en el Parlamento español sin que nadie la desmintiera o atenuara, detallando todo género de delitos realizados desde que llegó al poder el Gobierno del Frente Popular. Y todavía hoy me pregunto qué habrían hecho en esos países el gobierno y la opinión si hubiesen visto levantarse en su respectivo Parlamento a un ministro que, luego de oír el discurso de un diputado de la oposición, hubiese declarado: Contra ese hombre, jefe del partido monárquico, ninguna violencia será delito (..) Sigo preguntándome qué habría ocurrido si, inmediatamente después de tales inverosímiles manifestaciones, el diputado aludido hubiese sido asesinado por agentes de la autoridad, dependientes del gobierno y directamente subordinados al ministro que pronunció aquella frase, invitación al asesinato que se ejecutó con todas las agravantes que ha podido prever y consignar en sus códigos la ciencia penal. En España la opinión no reaccionó, el Parlamento no protestó contra el ministro criminal, el Gobierno no le destituyó, los tribunales no persiguieron a los criminales, los criminales no sólo siguieron inmunes, impunes y en libertad, sino que fueron premiados (…) Inglaterra y Francia y las democracias gobernantes de otros muchos pueblos han seguido fingiendo que creían en la existencia de un Estado español y una legalidad española bajo el gobierno de los que habían provocado, tolerado o amparado con la impunidad el saqueo, el incendio y el asesinato (…) La autoridad del Estado y todo lo que constituía una legalidad había dejado de serlo de hecho en cuanto fue incapaz de conservar el orden para la convivencia social y no podía garantizar los derechos individuales, ni reprimir y castigar a los que los atropellaban. Los españoles no estaban obligados a subordinarse a poderes que, al faltarles la base de una legalidad, se había convertido en arbitrarios y anárquicos y, sobre todo, ineficaces.

Y negó que Franco se hubiera rebelado contra un régimen democrático legítimo, sosteniendo, por el contrario, que fue el que defendió la ley y el orden contra una República convertida en anarquía criminal:

Al perecer el Estado y la legalidad de hecho, sus titulares representantes habían perdido de derecho el de exigir a los españoles la obligación de la obediencia. La resistencia y la desobediencia ya no eran delito porque faltaba la autoridad legítima que tuviese derecho a exigir lo contrario. Imperaba la anarquía. Y cuando la anarquía se apodera de un país, y el desorden se convierte en crimen, no se le ocurre a nadie otra manera de establecer una disciplina que apelar a la fuerza (…) Aquéllos, todos, habían dejado de ser legítimos desde que sus agentes se convirtieron en ejecutores y asesinos. La democracia se había convertido en demagogia (…) Luego el ejército no se sublevó: actuó en funciones de poder supletorio cuando todos los demás perdieron su eficacia y su legitimidad (…) El general Franco no se sublevó (…) Hablar de sublevación en este caso es no solamente un absurdo jurídico, sino también una mentira histórica (…) A la hora presente nuestro ejército no sólo defiende la independencia nacional, amenazada por hombres y doctrinas que niegan la Patria, sino también el hogar, la familia, la propiedad, el honor de nuestras mujeres, la vida de nuestros hijos, la religión de nuestros padres, ¡hasta la tumba de nuestros mayores, que ha sido sacrílegamente profanada! El ejército no se sublevó contra el pueblo, que ya no era pueblo, sino rebaño de fieras. No se sublevó contra la República, puesto que salió de sus cuarteles con la bandera de la República, al compás del himno de la República y al grito de "¡Viva la República!". No se sublevó contra la ley, sino por la ley que todos habían jurado defender y que aquéllos habían traicionado. No se sublevó contra la autoridad, que ya no tenía titulares legítimos, ni hombres, ni súbditos, sino para establecer una autoridad. La posteridad hará justicia al gesto heroico del general Franco y al impulso patriótico del ejército. Los espíritus apegados a las apariencias de la legalidad, como los fariseos a la letra de su doctrina, pueden tranquilizarse. Ni Franco ni el ejército se salieron de la ley, ni se alzaron contra una democracia legal, normal y en funciones. Ni hicieron más que sustituirla en el hueco que dejó cuando se disolvió en la anarquía de sangre, fango y lágrimas.

A pesar de su alegría por la victoria de Franco, matizada por su deseo de que el nuevo régimen hubiera consistido en un breve puente hacia otro régimen democrático, no le fue permitido el regreso a España por su antigua vinculación con la masonería, de lo que fue absuelto en 1945. Continuó residiendo en Portugal hasta su regreso dos años más tarde a España, donde, anciano, enfermo y olvidado, fallecería cristianamente en junio de 1949. Al funeral del viejo republicano liberal, defensor de la legalidad frente a los socialistas y finalmente partidario del 18 de julio como solución al caos, acudieron exministros republicanos, exministros monárquicos con el conde de Romanones a la cabeza y gobernantes franquistas como el a la sazón presidente de las Cortes, Esteban Bilbao. Todo un símbolo de la reconciliación nacional que Lerroux siempre deseó.

www.jesuslainz.es

Iñaki Arteta: "Si para negociar con el Gobierno hay que poner muertos encima de la mesa, todo es empezar"
DAVID LEMA El Mundo 12 Octubre 2019

De prestigio internacional, premiado en la SEMINCI de Valladolid, finalista en los Goya con 'Trece entre mil'... el cineasta vasco ultima el proyecto 'Descendientes', un relato donde se acerca a la verdad de los que han sufrido en "estos tiempos de aparente paz"

Para Iñaki Arteta (Bilbao, 1959) la "enfermedad crónica" que padece el País Vasco no tiene mucho remedio. "Que nos muramos todos", dice, por exagerar. Pero sí. Que llegue una generación capaz de mirar atrás sin la cercanía del presente y que discierna, sin titubeos, dónde ha estado el mal: "No hay ideología que haga bueno el asesinato". El tratamiento, largo, requiere de pequeñas píldoras de historia y muchas dosis de dolor que Arteta, vía celuloide, se encarga de suministrar. Y lo hace como (casi) todo cineasta, "buscando dinero debajo de las piedras". Considera que sus filmes tienen más sentido si son apoyados por la sociedad civil que comparte su inquietud por el tratamiento dado a las víctimas de ETA y a su terror. Por eso el crowfunding, apoyos financieros que le brindan asociaciones como la Fundación Villacisneros, o ciclos como El terrorismo de ETA en la gran pantalla que organiza estos días el Instituto de Seguridad y Cultura "hacen crecer el valor de nuestras películas". Cine social. Pero... ¿todavía quedan cosas por contar sobre ETA? "El miedo ha hecho que durante demasiados años los que debieran ser los encargados de narrar lo que ha pasado hayan esquivado el asunto, por lo que hay muchas lagunas". Eso sí, comprende que hoy ya pocos atienden al "cáncer" del País Vasco porque los ciudadanos están más preocupados por otro, "mimético", que se ha propagado por el cuerpo hasta otro órgano: Cataluña.

¿El documentalista es un historiador?
No, el historiador es un académico que maneja fuentes que no tiene por qué manejar el documentalista, que es un autor que interpreta la realidad. El documentalista puede ser más o menos riguroso, pero interpreta a través de su filtro personal.

¿La objetividad documental es una ilusión?
El documental es subjetivo. Quienes buscan la objetividad máxima deberían saber que es imposible alcanzarla, porque desde el instante en el que pronuncias o escribes tres palabras ya estás difundiendo una opinión, ya te has colocado en una parte. Desde el primer momento me he situado en un lugar de la cancha para observar lo que ha pasado en el País Vasco: en el del ciudadano, contra el asesinato, frente al abuso nacionalista, en favor de los derechos humanos y de la libertad, de que no se mate a nadie por una ideología. Y desde esta postura me he acercado a las víctimas, a intelectuales, etc, pero siempre desde mi perspectiva.

¿Qué lleva a una víctima como Ortega Lara a hallar cobijo en Vox y no en uno de los partidos con los que llegó el fin de la violencia de ETA?
Casi hasta el 2000 las víctimas no tuvieron ni siquiera presencia en la vida política de este país. Se asesinaba a personas y sus familias quedaban desamparadas hasta el punto de que pensaban que algo mal habrían hecho y nadie les hacía sentir que eran unos ciudadanos asesinados injustamente, que eran inocentes. En 1980, tras un asesinato terrorista no había prácticamente demonización popular, sin embargo, el 100% de los muertos en la banda terrorista han tenido una respuesta social. Ningún partido estuvo a la altura de la necesidad que generaban las víctimas, aunque durante un tiempo la derecha ha sido más sensible hacia las víctimas o hacia las asociaciones de víctimas.

¿Cuál era el problema, políticamente hablando, claro, de amparar y socorrer a las víctimas?
No lo sé. Pero quienes han encontrado dificultades para acercarse a ellas, como son los casos del nacionalismo o de la izquierda, deberían reflexionar. Incluso hoy la facción más extrema de la izquierda española considera que aquello no estuvo mal del todo o que el terrorismo tenía justificación "porque fue antifranquista". Claro, fue antifranquista ocho o nueve años y durante cuatro décadas atacó a la democracia.

¿Por qué ETA concitó el respaldo social que otros grupos, como el GRAPO, no consiguieron?
La ideología terrorista tenía una conexión directa con el nacionalismo y en el País Vasco hay mucho nacionalista. No todos hubieran sido partidarios de la violencia como vía para conseguir la independencia, no todos querrían las pistolas, pero contemplaban con simpatía o con una compresión tremenda lo que estaban haciendo a ese país que decían defender a base de asesinatos, extorsiones y expulsiones.

"La sociedad vasca ha acabado premiando a los que asesinaban y mataban". ¿Se refiere a Bildu?
Y a los nacionalistas, pero sobre todo a Bildu, sí.

¿No le parece exagerado? Ni Bildu ni el PNV son bandas terroristas y son opciones electorales legítimas.
Hitler también ganó unas elecciones y al principio no mató a nadie. Hay procesos democráticos que acaban degenerando, o se acaban defendiendo ideas no legítimas por medios democráticos. Creo que cualquier ideología de corte supremacista no debería entrar en el juego democrático.

Pues si en los últimos comicios autonómicos casi el 60% de los electores votó nacionalismo o a los definidos como herederos políticos del terrorismo, ¿qué le pasa a la sociedad vasca?
La sociedad vasca sigue tan enferma como antes. El hecho de que haya acabado el terrorismo en términos sociológicos no ha cambiado las mentes de los ciudadanos vascos. ¿Por qué la gente vota a Bildu o votaba a Herri Batasuna? ¿Por qué? Porque no le parece mal que se matara en su nombre. Eso significa que es una sociedad que no es sana.

¿Qué ha ganado el independentismo con el terrorismo que no hubiera podido lograr con la política?
Para empezar, la expulsión de decenas de miles de familias. Entre 100 y 150 mil personas escaparon durante años, lo que supuso una alteración del censo electoral. Lo sabía Milosevic: un tercio de asesinados, otro de expatriados y te apoderas del país porque el tercio restante es de los tuyos. Tal alteración del censo es suficiente para modificar la historia del País Vasco: así se moldea la sociedad en términos nacionalistas y se enseña que, al final, el voto útil es el nacionalista pues el nacionalismo va a Madrid y siempre trae algún cheque. ¿Estamos sobrefinancionados? Que se fastidien los extremeños. Vivimos mejor que en ningún sitio gracias a ello y eso calla muchas bocas.

¿Que el PSOE negocie con Bildu es participar en el juego democrático o, al entender de voces como Rogelio Alonso, es humillar a las víctimas?
Estoy con Rogelio Alonso. Me parece que es un desprecio a la historia y me apena, porque conozco a muchos socialistas. Cierto es que ellos también han sufrido persecuciones y asesinatos. Uno puede comprender que las coyunturas se acumulan, que el paso del tiempo nos aleja de lo pasado, que hay que ser pragmáticos... Pero no puedo compartir que haya que ser ambiguo cuando se trata de terrorismo. ¿Con quién estás hablando? ¿Con unos drogadictos que han dejado las drogas o con un pederasta que no se arrepiente y al que le vas a dejar tu casa con tus niños? Cuando el PSOE trata con Bildu, ¿con quién lo hace? ¿con personas diferentes a las que han soportado la acción terrorista? No. Y ni se han arrepentido ni han dado muestras de negar su pasado.

¿Qué se legitima con estos acuerdos?
El PSOE adopta así una postura en absoluto sana. Pragmática, sí, se consigue gobernar, pero a cambio de legitimar a los terroristas. Estamos ante políticos que consideran que su historia ha sido una historia inmaculada según la que tenía que matarse. Ahora siguen peleando sin matar por lo que defendían antes.

"Y luego quieren que seamos españoles, ¡ni por el forro!", dijo Andoni Ortuzar el Día del Partido. El PNV avanza en un estatuto para dialogar entre iguales con el Gobierno central. ¿Dónde queda aquello que se llamaba el nacionalismo moderado?
Ningún nacionalismo es moderado porque tiene un carácter supremacista. Ese estatuto no verá la luz porque no congrega las mayorías suficientes; además, la ruptura con España no le conviene al nacionalismo. Los nacionalistas no están dispuestos a perder la sobrefinanciación a cambio de una frontera, eso no entra en la mente de ningún nacionalista sensato. Tienen en su poder diputaciones, ayuntamientos... tienen el poder. Y cualquier escenario alternativo es mucho más incierto. Pero comprendo que mantengan el discurso rupturista, indispensable para que los suyos sigan en tensión. El nacionalismo necesita estar pegado a España, pero siempre con una tensión que le coseche beneficios y sirva para alimentar a sus bases, confiados en que los conducirán a la tierra prometida.

¿El resto de España es capaz de comprender lo ocurrido en el País Vasco?
[Larga pausa] La palabra correcta es empatía. Creo que sí ha habido una gran empatía, pero es cierto que cuando a uno se le va pasando la enfermedad, se van olvidando de ti. La sociedad ha olvidado el cáncer de los vascos y ahora está más preocupada por el que ha salido en Cataluña.
Se reclama la independencia, una futura amnistía, se exige la expulsión de la Guardia Civil desde el Parlamento, se detiene a radicales... ¿Se puede comparar la situación actual en Cataluña con la pasada en el País Vasco?
La situación es mimética. Yo eso todo lo he visto ya, desde esa defensa ciega a terroristas, incluso con manifestaciones...
...En la Cataluña actual no hay condenados por terrorismo.

Bueno, ETA también empezó así: diez años con sabotajes, robando bancos... hasta que comenzó a matar a personas. No se debe ser ingenuo y creer que esto ya se ha acabado por que los han detenido. Fíjese: siempre hay quien apoya a estos grupúsculos, lo que hace que se sientan protegidos. Así ocurrió en Euskadi. Y para alguien que decide emplear la violencia sentir que hay una parte de la sociedad que le apoya, que le anima, que lo defenderá si acaba en la cárcel... Eso, eso acoraza al terrorista. Ya hay quien va diciendo, como cierto intelectual en La Vanguardia hace unos días, que igual ya no queda otro camino que la violencia, ¡que eso del diálogo ya se ha acabado!... y eso es alimento para el más exaltado. Las claves de todo las da el caso vasco. Por ejemplo, si el precio de pacificar una situación conflictiva es disminuir al máximo la presencia del Estado, el Estado, lamentablemente, acepta. ¿Y qué piensa un nacionalista?: "Pues como en Euskadi: la Guardia Civil, la financiación... Y la independencia, pues más adelante".

¿Limitar la financiación sería una cura para la enfermedad, un arma para combatir el nacionalismo?
Incluso podría ser peor. Sería dar alas al Espanya ens roba. Si los nacionalistas creen tener la justificación de que España les va a robar tendrían una excusa para ser más beligerantes. Choca con mi concepción de país, de solidaridad, pero eso no tiene nada que ver con la enfermedad. En Euskadi, por culpa del terrorismo, se ha construido una sociedad endogámica en lo económico, sin inversión, sin turismo hasta hace nada... Una sociedad envejecida, nada próspera. Si no fuese por el concierto...

¿Por qué Quim Torra no condena lo ocurrido con los CDR y critica la operación policial?
Los nacionalistas viven en una fantasía supremacista que les hace creer que conseguirán lo que ansían y que el pueblo se lo exige. Esa fantasía requiere que alguien, como ocurrió con ETA o ocurre con los CDR, intervenga, presione al Estado y negocie e incluso que los terroristas sean recibidos. A ver: ¿cuánto cuesta, lamentablemente, que un Gobierno te mande una delegación de negociación? Poner muertos encima de la mesa, pues todo es empezar. La violencia, ante una lamentable actitud del Estado, es muy útil. ETA negoció con todos los presidentes de España y Torra ampara a los radicales porque confía en su aportación en favor del proceso. No le gusta coger la pistola, pero, al participar, entra en un juego muy peligroso. Una vez más, la clave la tenemos en el pasado vasco: conecto ideológicamente con ellos y sus objetivos me convienen. Los CDR y Torra comulgan, quieren un país idéntico. Se traslada a la gente la sensación de que son ellos los que llevan la iniciativa, que el proceso va de abajo arriba cuando es de arriba abajo... Pero la gente se lo cree y se cabrea, y los de arriba los sacan a la calle y van presionando más, y van presionando al Estado... ¿El siguiente paso puede ser la violencia? Pues sí, ojalá no lo sea, pero puede ser, porque siempre hay más calenturientos que creen que si no es por la fuerza no se avanza. Y comprueban que la fuerza funciona. Y la historia se repite. Es lamentable.

¿Qué implica la condena al frente jurídico etarra?
La condena... El acuerdo en el que admiten su pertenencia a ETA. Es la constatación de lo que en su día mantuvieron Garzón o Aznar de que todo es ETA. Por una parte es anecdótico, por otra, perverso. Porque esta gente dice "sí, soy de ETA, qué pasa" y elude la cárcel. En otra mano, si usted era de ETA, todos estos años que ha estado manteniendo que nadie era de ETA, ni los que eran de ETA.... esto, para la historia, para quien sepa descifrarlo, está bien. Pero habría preferido que confesaran que eran de ETA y fueran a la cárcel. Llega tarde en el sentido de que en Euskadi todos lo sabíamos y a la parte nacionalista le da igual.

¿Igual de tarde que la resolución de los cientos de casos todavía sin resolver?
Todo llegará con un retraso enorme y con unos efectos... Una familia que perdió a su padre en los 80 y tiene que esperar a 2019 para que se reabra el caso pierde su confianza en la Justicia. Pero qué menos que esclarecer los asesinatos y analizar qué se hizo mal para no repetirlo. Aunque mirando Cataluña solo puedes decepcionarte: no hemos aprendido nada.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial